elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Italia

Grupo de parlamentarios de España e Italia llegarán este martes a Caracas para respaldar a Guaidó por Caleb Zuleta – ALnavío – 25 de Noviembre 2019

Una delegación de parlamentarios de España e Italia viaja a Caracas con la finalidad de celebrar encuentro con la Asamblea Nacional. Fuentes bien informadas apuntaron que al menos un grupo de cinco diputados y senadores de España y de Italia estarán arribando a Venezuela este martes. En la delegación figura el senador de Italia Pier Ferdinando Casini, expresidente de la Cámara.

Este es un encuentro que se ha suspendido dos veces, dijo la fuente. Se trata de que parlamentarios de varios países de Europa y América brinden apoyo efectivo a la Asamblea Nacional que preside Juan Guaidó, único poder legítimo en Venezuela. Los diputados de la Asamblea Nacional también pondrán al corriente a las distintas delegaciones de la situación del país. La crisis de Venezuela se sigue profundizando y el régimen de Nicolás Maduro no cuenta con ideas ni herramientas ni recursos para solucionarla.

En el grupo de España figuran el senador Javier Maroto y los diputados José Ignacio Ecaniz, Valentina Martínez, y Belén Hoyo. Todos del Partido Popular. Martínez es la responsable de relaciones internacionales del PP. La Asamblea Nacional cursó invitación a parlamentarios del PSOE, del PP y Ciudadanos.

Supo el diario ALnavío que Pier Ferdinando Casini ha intentado viajar a Venezuela en varias ocasiones. Pero ha recibido la recomendación de que no lo hiciera porque el régimen de Maduro no le permitiría la entrada. No sería la primera vez que a parlamentarios de Europa y América no los dejan entrar al país.

En esta ocasión, la embajada de Italia en Venezuela se informó sobre el asunto para obtener garantías del régimen de Maduro. En la Cancillería de Maduro le informaron a la embajada que no habría problema alguno. Pero después circuló otra información. Que el senador puede viajar a Venezuela, “pero no por estas fechas”. ¿A qué se refieren? Tal vez la versión tenga que ver con las jornadas de protestas convocadas por Juan Guaidó.

Los problemas que le genera a Maduro la renuncia de Isaías Rodríguez por Juan Carlos Zapata – KonZapata – 24 de Mayo 2019

El problema no es que Isaías Rodríguez haya renunciado a la embajada de Italia. Que al fin y al cabo ya Isaías Rodríguez no era embajador. Ni él quería a Nicolás Maduro, que es lo de menos, ni Maduro lo quería a él, que es lo demás.
Isaías Rodríguez no se quería con Maduro / Foto: Venevision.net
Isaías Rodríguez no se quería con Maduro / Foto: Venevision.net

Entonces el problema es que a Maduro se le abrió un boquete en Italia. No por lo que ejerciera Isaías Rodríguez sino por lo que representaba. Era el embajador formal. Y embajador es embajador, mucho más cuando la comunidad internacional tiene cercado a Maduro. Ahora a Maduro se le dificulta designar embajador en Italia. Tendrá que conformarse con un encargado de Negocios. Y si Isaías Rodríguez ya era un ausente en la escena diplomática italiana, cualquier funcionario de menor rango que se designe, lo será todavía más. De manera tal que Maduro se quedará sin embajadores en Italia. Porque es sabido que tampoco tiene en el Vaticano.

Maduro pensaba eso pero Isaías Rodríguez añoraba los tiempos en con Chávez le fue bien. Cuando estuvo en la Asamblea Nacional Constituyente. Cuando estuvo en la Vicepresidencia Ejecutiva. Cuando estuvo en la Fiscalía. Bueno, el paso por la Fiscalía fue penoso y allí se deterioran las relaciones con Chávez. Y por ello no repite. Se le cruza Luisa Ortega Díaz. Cuando Chávez activa el CREA, lo deja por fuera. Designa a José Vicente Rangel, a Germán Mundarain, a Roy Chaderton y Luis Brito García. A Isaías Rodríguez lo margina. Y marginado lo recoge Germán Saltrón. Más tarde salta a la embajada de España y luego a Italia en 2011. Muere Chávez y llega Maduro y comienza la pesadilla. Más de una vez Maduro, de vuelta de Rusia, hizo escala técnica en Roma y no se bajaba del avión para no verle la cara.

Maduro dirá que en Italia cuenta con activistas que lo defiendan, mejor que lo que hacía el ex embajador, a quien no le dio la oportunidad de hacerlo, rencillas mediante. De hecho, una periodista y un profesor italianos, mandaban más que Isaías Rodríguez, y son los que llevan la voz por Maduro, y son los que tomarán más protagonismo. A Isaías Rodríguez lo habían marginado de la Expo de Milán, donde asumieron el papel principal, entre otros, el cónsul de la ciudad, Giancarlo Di Martino, articulista radical de la causa madurista. Y ahora vino lo de la Expo de Venecia. Aguantó lo de Milán pero no aguantó lo de Venecia. Entonces dijo lo que dijo. Que para qué gastar dinero en un evento de esa naturaleza un país que no paga los sueldos al personal diplomático, que no puede pagar los arriendos, que no pagar las deudas atrasadas. Retrató al Estado madurista arruinado. Y esto va con todo el servicio diplomático. Por lo que Isaías Rodríguez estaba diciendo una gran verdad. Y esa verdad es la que provocó la ruptura definitiva.

Porque la ruptura venía. Isaías volvió a Caracas en 2017 para participar en la Asamblea Nacional Constituyente como todo un radical. Aspiraba a presidirla y se equivocó. Soñó inclusive volver a la Fiscalía General, y se equivocó. Qué iluso. Si tenía el antecedente de cómo Maduro había ido moviendo piezas desde sus tiempos en la Cancillería en beneficio propio, en beneficio del proyecto de poder propio que el grupo civil que acompañaba a Hugo Chávez en el poder comenzó a estructurar, previendo la muerte de este. No lo hicieron José Vicente Rangel ni Alí Rodríguez Araque. Entonces, cuando eran cancilleres, Chávez no estaba enfermo. Pero Maduro, antes de la enfermedad, en la enfermedad y después de la muerte, pensó en estrategia. Pensó en Francia, donde atornilló a Michel Mujica, pensó en Milán, donde designó a Gian Carlo Di Martino, pensó en Londres, pensó en Polonia, pensó en Turquía, pensó en España. Pensó inclusive en la FAO. Pensó en Rusia. Maduro pensaba con Calixto Ortega que a la sazón era el vice canciller para Europa, y ejecutaba, como ejecuta hoy en el Tribunal Supremo de Justicia en calidad de magistrado. Y también contaba Maduro con Temir Porras, asesor, para estos azares de la guerra del poder. Maduro con Chávez fue un canciller activo. En la OEA, en América Latina, en Europa, en la ONU. Para Maduro, el súper canciller, Isaías Rodríguez no era nadie. No estaba en el foco de los aliados, casi que de nada.

Maduro pensaba eso pero Isaías Rodríguez añoraba los tiempos con Chávez. Cuando le fue bien. Cuando estuvo en la Asamblea Nacional Constituyente. Cuando estuvo en la Vicepresidencia Ejecutiva. Cuando estuvo en la Fiscalía. Bueno, el paso por la Fiscalía fue penoso y allí se deterioran las relaciones con Chávez. Y por ello no repite. Se le cruza Luisa Ortega Díaz. Cuando Chávez activa el CREA, lo deja por fuera. Designa a José Vicente Rangel, a Germán Mundarain, a Roy Chaderton y Luis Brito García. A Isaías Rodríguez lo margina. Y marginado lo recoge Germán Saltrón. Más tarde salta a la embajada de España y luego a Italia en 2011. Muere Chávez y llega Maduro y comienza la pesadilla. Más de una vez Maduro, de vuelta de Rusia, hizo escala técnica en Roma y no se bajaba del avión para no verle la cara.

Los acreedores han tomado nota de lo dicho por Isaías Rodríguez en cuanto a las finanzas. Eso agita a los acreedores. No solo en Italia. También el mundo. Los agita de verdad porque ya no es chisme. Que los funcionarios no cobren. Que anden ejerciendo otros trabajos para sobrevivir. Que anden aguardando las remesas cada cierto tiempo como el coronel de El Coronel no tiene quien le escriba. Viendo hacia la puerta, viendo hacia el despacho, viendo si el embajador regresa del viaje de Turquía con un maletín y en ese maletín trae los dólares o los euros.

A Guaidó se le despeja un campo. El tren diplomático puede aprovechar esta oportunidad de hacer un lobby más efectivo. Porque Italia sigue sin reconocer a Guaidó y sin reconocer a Maduro. Pero ya se inclina más hacia Guaidó. La colonia italiana en Venezuela sigue siendo numerosa.

Los activistas de Maduro afianzan su rol. Y lo que en apariencia no lo es, se puede transformar en una incomodidad. Queda gente herida en la misión en Roma. Hay gente herida en Madrid. Hay gente herida en París.

Dimite el embajador de Maduro en Roma al no tener dinero para subsistir por Ángel Gómez Fuentes – ABC – 21 de Mayo 2019

Isaías Rodríguez tuvo que vender su coche y su esposa las joyas porque no le llegó el dinero de Venezuela para sus gastos

isaias_rodriguez-kmEC--620x349@abc.jpg

«Mi esposa acaba de vender las prendas que le regaló su exesposo para poder mantenernos frente al bloqueo norteamericano. Estoy intentando traspasar el vehículo que compré al llegar a la Embajada», dice el embajador en su carta a Maduro.

En su etapa de embajador, Rodríguez defendió con ahínco el régimen chavista, negando que el país sufriera una crisis humanitaria. En un convenio organizado por el Congreso de los diputados en Roma, un asistente le gritó a Isaías Rodríguez tras negar en su intervención la crisis venezolana: «¡Vergüenza!». El entonces embajador le respondió alzando la voz: «En Venezuela no hay una crisis humanitaria; estamos teniendo una agresión para tomar nuestro petróleo como ocurrió en Irak. Venezuela es víctima de una guerra petrolera. Tenemos la culpa de poseer el mayor yacimiento petrolero del mundo».

 

I gialloverdi, il Venezuela e la crisi in ambasciata di Maurizio Stefanini – IL FOGLIO – 21 de Mayo 2019

Il diplomatico di Maduro in Italia rinuncia all’incarico. Ora sia il regime sia Guaidó potrebbero designarne un altro. Quale dei due sarà accolto dal governo italiano diviso?

I gialloverdi, il Venezuela e la crisi in ambasciata

 l’ambasciatore venezuelano Julian Isaias Rodriguez a Roma per una manifestazione pro Maduro (foto LaPresse)

Classe 1942, avvocato del lavoro, nel Venezuela pre-chavista, Rodríguez era un esponente del Movimento elettorale del popolo (Mep), un partitino di sinistra radical-trasformista che si è poi allineato col regime chavista. Quando entrò in vigore la nuova Costituzione nel 2000 fu addirittura il primo vicepresidente di Chávez, e poi fino al 2007 procuratore generale. In seguito ambasciatore a Roma nel 2017 si era però fatto eleggere lo stesso all’Assemblea Costituente voluta da Maduro per esautorare l’Assemblea nazionale in mano all’opposizione, e nell’estate del 2017 era stato secondo vicepresidente dell’organismo, prima di dedicarsi di nuovo all’incarico italiano.

Insomma, Rodríguez è un gerarca di primo piano, ma a volte è sembrato a disagio nel ruolo del difensore di cose indifendibili, come ha detto anche al Foglio). Nella lettera di rinuncia ci sono alcuni passi che sembrano marcare una presa di distanza. “Non ne posso più! Si è mancato di rispetta alla Ambasciata in cui la rappresento, e ho 77 anni”, “sappia, presidente, che il suo popolo non solo è incorruttibile ma anche difficile da abbindolare. Molto al di là dei partiti questo popolo è una grande famiglia che deve superare l’odio”.

Al contempo Julián Isaías Rodríguez manifesta però a Maduro “immenso rispetto per questa battaglia degna e valente che ha condotto contro l’impero declinante”, e dà colpa alle sanzioni per la situazione di ristrettezza economica che non solo ha fatto arrivare all’ambasciata un avviso di sfratto per morosità ma gli avrebbe creato difficoltà personali. “Me ne vado (dalla carica) senza rancore e senza denaro. Mia moglie ha appena venduto i gioielli che le aveva regalato il suo ex-marito per poterci mantenere di fronte al blocco statunitense”. “Sto tentando di rivendere il veicolo che avevo comprato nel venire all’ambasciata e, come lei sa, non ho conto in banca, perché i gringos mi hanno sanzionato e la banca italiana mi ha cacciato dalla sua clientela”.

Conclusa la vicenda Rodríguez ora il problema è tutto italiano: chi arriverà in sostituzione, e soprattutto, da chi sarà designato? Lo scontro tra il dittatore del Venezuela Maduro e Juan Guaidó rispecchia la frattura nel governo italiano: un ministro degli Esteri e un sottosegretario stanno con Guaidó, un altro sottosegretario la pensa in modo diverso ed esponenti di un partito di maggioranza continuano a stare con Maduro.

In questo momento 54 Paesi del mondo riconoscono Guaidó come legittimo presidente, e accolgono i suoi ambasciatori man mano che vengono designati. Il caso più eclatante è stato quello di Washington, dove il cambio di consegne è stato per un po’ ritardato per l’occupazione della sede diplomatica da parte un gruppo di estrema sinistra pro Maduro, infine sgomberato con la forza. Altri 21 governi si dichiarano per Maduro e 18 sono neutrali. Ma l’Italia come esito dello scontro tra Cinque Stelle e Lega sta in un quarto gruppo di dieci paesi che riconosce l’Assemblea nazionale come unica autorità legittima, ma non la proclamazione del suo presidente come presidente ad interim.

A questo punto, dunque, sia Maduro sia Guaidó potrebbero decidere di designare un nuovo ambasciatore, e entrambi potrebbero presentarsi in contemporanea dal presidente Sergio Mattarella per presentare le credenziali. E il governo che farà?

Con durísima carta a Maduro, Isaías Rodríguez dice adiós a la embajada en Italia – La Patilla – 20 de Mayo 2019


Con una dura y fuerte carta Isaías Rodríguez presentó su renuncia como embajador de Venezuela en Italia. En la misiva dirigida a Nicolás Maduro, asegura que nació “para martillo” y del cielo le caen los clavos.

“No he aprendido a regatear indulgencias y ello es terrible y agotador en la política del día a día. Afortunadamente, el dolor proporciona confianza y seguridad (…) Sepa usted, Presidente, que sigo senderos rectos como los de una lanza”, dijo Rodríguez.

Asimismo, expresa que “no tiene usted que aceptar o reprobar esta carta. La haré pública porque es definitiva. No es irrevocable porque nada es irrevocable en la vida. Es simplemente definitiva, señor Presidente. No me vea ni me sienta vulnerable. Esa expresión es “neonazi” y no suena bien”.

Igualmente, aseguró que ha visto mucho ha “visto mucho marketing al lado suyo y también al lado de Chávez. La gente constantemente se bautiza, pero jamás se libera
de sus pecados”.

Rodríguez también alegó que aunque se siente orgulloso de haber sido embajador de Maduro, “en este momento, siento como si me quitara una de las tantas contracturas que tengo”.

“Renuncio, Presidente, a mis dosis de insomnio, estrés, aflicción y a las víboras con cabeza triangular que desde hace mucho tiempo lo acompañan”.

A continuación la carta completa:

Carta de Renuncia. Isaías R… by on Scribd

“A Maduro lo vi con muchas dudas de poder llegar a elecciones libres” por Daniel Vittar

Ricardo Merlo, viceministro de Relaciones exteriores de Italia, integró la misión europea en Caracas. El líder chavista les habló una hora de lo bien que está el país.

El líder opositor venezolano Juan Guaido con el vicecanciller italiano, Ricardo Merlo, en la embajada italiana en Caracas.

El aire de esperanza que hubo durante la última semana y que auspiciaba un acuerdo que permitiera convocar a elecciones libres en Venezuela se volvió a enturbiar.

Una misión del Grupo de Contacto internacional respaldado por la Unión Europea se reunió este jueves y viernes con los más altos dirigentes del chavismo y de la oposición para sondear esta posibilidad, y el resultado fue adverso, particularmente por la rígida posición de Nicolás Maduro y de la cúpula de gobierno.

“A Juan Guaidó, a Henrique Capriles y a otros dirigentes de la oposición los vi dispuestos a encarar una apertura democrática, inclusive aceptando la renovación del Parlamento. Pero a Maduro lo vi con muchas dudas de poder llegar a elecciones libres”, dijo a Clarín el viceministro de Relaciones Exteriores de Italia, Ricardo Merlo, uno de los integrantes de esa delegación.

El líder opositor venezolano Juan Guaido con el vicecanciller italiano, Ricardo Merlo, en la embajada italiana en Caracas.

El líder opositor venezolano Juan Guaido con el vicecanciller italiano, Ricardo Merlo, en la embajada italiana en Caracas.

El grupo de contacto está conformado por España, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, Suecia, el Reino Unido, Costa Rica, Uruguay, Ecuador y Bolivia.

Si bien es crítico de las políticas aplicadas por Maduro, busca facilitar un acuerdo negociado para permitir elecciones lo antes posible.

De hecho, por su posición más mediadora tiene acceso a todos los sectores relevantes de Venezuela. Se los considera mucho más moderados que el Grupo de Lima, e insisten en una “solución pacífica y democrática en manos de los venezolanos”.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, recibe a la misión del Grupo Internacional de Contacto. (DPA)

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, recibe a la misión del Grupo Internacional de Contacto. (DPA)

Pese a esta postura complaciente, la misión de esta semana no fue como se esperaba y el grupo se sintió desanimado. Emitieron un comunicado conjunto muy diplomático, a través del cual intentaron quedar bien con ambos bandos.

“Todos los interlocutores expresaron su aprecio por los esfuerzos del grupo de contacto y animaron a que continuara su compromiso”, dice el comunicado, sin explicar nada.

Según pudo saber Clarín, la realidad fue más incómoda de lo previsto. Estuvieron con Maduro una hora y media, pero la primera hora la utilizó el mandatario para dar un discurso con la verborragia habitual. Sólo pudieron dialogar 30 minutos.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Italia, Ricardo Merlo, junto al obispo Raúl Biord, segundo Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Italia, Ricardo Merlo, junto al obispo Raúl Biord, segundo Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana.

Empezó calificando de “fascista” al dirigente opositor Leopoldo López, quien se encontraba detenido y fue liberado por el jefe de los servicios de Inteligencia (SEBIN) que se rebeló contra la cúpula de gobierno.

Luego el líder chavista calificó a Gauidó como “un neofascista”. Pero lo que más sorpresa le causó a la misión diplomática fue que se definió a sí mismo como “centro moderado”.

El monólogo de Maduro continuó con una descripción utópica de Venezuela, elogiando lo bien que está el país y los logros “de la revolución”, para finalizar advirtiendo que Estados Unidos estaba preparando una invasión y que el chavismo iba a resistir.

Ante los enviados europeos sostuvo que el gobierno cuenta con dos millones de milicianos armados para defenderse.

¿Qué les dijo Maduro, cómo percibió su postura frente a la posibilidad de encontrar una salida negociada?

Creo que Maduro no percibe la realidad tal cual es. En Venezuela no hay estado de derecho, no hay separación de poderes. Hay un gobierno de facto cívico-militar que no reconoce a la única autoridad elegida por el voto popular que es la Asamblea Nacional (Parlamento), y ha creado un organismo paralelo para vaciar de poder a esa institución, que es la Asamblea Nacional Constituyente, integrada por gente fiel al gobierno. La libertad de prensa es cero. La televisión y los diarios están manejados por el gobierno. Todos es a favor del gobierno.

¿Qué le pidieron a Maduro?

Le pedimos elecciones lo más rápido posible, pero elecciones democráticas, transparentes, controladas por organismos internacionales. En un momento yo le pregunté si ellos hacían alguna autocrítica, y se quedaron mudos. Tardaron un rato en responder, y no dijeron nada concreto.

¿Cómo vio la situación en Caracas?

La situación política y social es dramática, la de derechos humanos es terrible. Nosotros tenemos dos diputados venezolanos, elegidos democráticamente, refugiados en la embajada de Italia. Son Américo de Grazia y Mariela Magallanes. Yo le pido a los organismos internacionales de Derechos Humanos que vengan a Venezuela y vean lo que ocurre para denunciar esta situación.

¿Hablaron con la gente? ¿Qué les decían?

Mire, le describo la situación con un ejemplo: fui a comer a un restaurante donde el plato que pedí salía 60.000 bolívares, y el camarero que me atendía cobraba un sueldo de 18.000 bolívares. ¿Cómo pueden vivir así?

¿Se reunieron también con representantes de la Iglesia venezolana?

Sí, estuvimos con el obispo Raúl Biord, segundo Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana. Explicaron que la situación es mucho más dramática de lo que se ve, con chicos que se mueren de hambre y enfermos que no sobreviven por falta de medicamentos e insumos esenciales. Ellos también reclaman elecciones lo antes posible.

¿Cómo fue el encuentro con Juan Guaidó?

Con Guaidó tuve un desayuno privado en la embajada de Italia. Está dispuesto a participar en una nueva convocatoria a elecciones, inclusive a llamar a comicios para renovar el Parlamento que él preside.

¿Cómo sigue el trabajo del Grupo de Contacto?

Nosotros vamos a continuar reclamando elecciones libres en Venezuela lo antes posible. Queremos ver si este encuentro que tuvimos con Maduro fue sólo una puesta en escena o va aceptar finalmente negociar una salida.

Italia rompe el cerco europeo a Maduro por Eduardo Martínez – Revista Zeta – 29 de Abril 2019

La visita a Caracas en Semana Santa de un consejero de Giussepe Conte, premier de Italia, habría resultado en un rompimiento del cerco de la Unión Europea al gobierno de Nicolás Maduro.

En todo caso, estaríamos en presencia de una especie de “Divorcio a la italiana”, la célebre película con Marcello Mastroiani y Stefania Sandrelli de 1961, que dibujó la manera italiana de abordar las crisis, con ambigüedad y poca claridad.

Esta ambigüedad se manifiesta en la posición del Premier Conte, quien señala que deben hacerse elecciones presidenciales en Venezuela -lo que constituye un claro desconocimiento del nuevo período presidencial de Nicolás Maduro-, y acto seguido no reconoce la presidencia de Guaidó –lo que constituye un desconocimiento de la presidencia interina de Guaidó.

En declaraciones exclusivas al diario milanés “Il Corriere della Sera”, publicadas el pasado Viernes Santo, el premier Conte confió que en cuanto a la crisis en Libia –de gran importancia estratégica para Italia- había sostenido conversación telefónica con el presidente Donald Trump. “Lo invité a ayudarme a buscar una solución política. La opción militar, apoyada también por miembros de la comunidad internacional, ha fracasado”, dijo. A lo que añadió que “en Libia vimos que teníamos razón, porque hablamos con todos los actores libios y con el tablero de ajedrez del Mediterráneo. Incluso Venezuela nos ha criticado, y en cambio las cosas van en nuestra dirección”.

Cuando un periodista le señala que “en realidad al principio parecías apoyar al régimen de Nicolás Maduro”, Conte aseguró que “Nunca como un gobierno. Y no es casualidad que ahora estemos llevando a cabo una mediación a favor del diálogo con la Santa Sede, apoyada por los Estados Unidos. Estamos con el pueblo venezolano, que en parte es de origen italiano, y siempre hemos pedido elecciones presidenciales creíbles y transparentes”.

Estas declaraciones no pasaron desapercibidas para el resto de la prensa italiana. Por una parte, el reconocimiento de un encuentro telefónico con el presidente Trump. En segundo lugar, y no menos importante, fue la revelación de una acción conjunta con el Vaticano, en relación a la crisis venezolana.

El diario “La República” se sumergió al día siguiente en los cabos sueltos de las declaraciones de Conte. Recurrió a sus fuentes en Washington y en la Santa Sede. El diario fechó la llamada telefónica para el miércoles 17 de abril. Un día después de que el Consejero Diplomático de Conte, el embajador Pietro Benassi, concluyera una misión discreta en Caracas. La nota del periodista confirmó los temas tratados en la conversación de los dos jefes de gobierno: la crisis militar en Libia  y la crisis en Venezuela, así como también la presencia en Caracas de un enviado del gobierno de Italia.

Libia es un asunto de vital importancia geopolítica para Italia. Apoya al gobierno de Tripoli de Fayez Mustafa Serraj, en momentos en que el mariscal Khalifa Haftar inicia un ataque contra el gobierno reconocido y apoyado por Italia. En cuanto a Venezuela, La República aseguró que “Trump y Conte acordaron la urgencia de celebrar elecciones presidenciales en Venezuela a través de un proceso democrático efectivo”.

El vaticanista Giancarlo De Palo, de la web “Libero Reporter”, abordó el suceso político bajo el titular: ¿Qué tiene que ver Libia con Venezuela? Pregúntale a Donald Trump. De Palo apuntó que el premier italiano habría solicitado a Trump “apoyo estadounidense en Libia, a cambio del reconocimiento italiano del presidente venezolano Guaidó”. Según el periodista:  “Conte habría preparado el terreno al enviar al diplomático italiano Benassi a una entrevista con Guaidó”. Una aseveración que en Caracas no está muy clara. “Conte favoreció a la flema anglosajona con respecto al rechazo inmediato de las posiciones vergonzosas y retrógradas y marxistas en favor de Maduro que aún sobreviven con Alessandro Di Battista, en el Movimento de 5 estrellas (MVS)”, señaló De Palo. Di Battista es un nombre, que según los políticos romanos, “los venezolanos no deben olvidar” por su presunta vinculación con el gobierno de Caracas.

Benassi en Caracas

La visita del embajador Benassi estuvo precedida por un impresionante flujo de invitaciones a los integrantes de la comunidad italiana en Venezuela. En la invitación, fechada para el lunes 15 de abril, se precisó que estaría el embajador de Italia, Silvio Mignano, los cónsules generales en Caracas y Maracaibo, y un representante del gobierno de Italia cuyo nombre se mantendría en secreto por razones de seguridad.

Ese “nombre tapado” resultó ser el embajador Pietro Benassi, un diplomático de carrera, que con la coalición que llevó a Conte a presidir el gobierno italiano, alcanzó el más alto puesto logrado en su carrera: Consejero diplomático del Presidente del Consiglio.

Como era previsible, el desconocimiento del nombre del enviado  despertó reservas entre los integrantes de la comunidad italiana en Venezuela. Un viejo inmigrante italiano, de gran experiencia en estas reuniones con representantes del gobierno de Roma, señaló que “este hombre vino seguro a negociar con Maduro; y se reúne con nosotros para aplacarnos y esconder el objetivo de su visita”. Tema que parece haber recibido ecos en otros miembros de la comunidad italiana, porque son innumerables las penurias y protestas de los italianos en Venezuela. Rechazan al gobierno de Maduro. Se quejan del trato dado en los consulados, y resienten la poca ayuda a los italianos necesitados que viven en el país suramerciano.

La reunión, realizada en el auditórium del Centro Ítalo Venezolano (CIV), situado en un lado de la autopista de Prados del Este, habría resultado un desastre, según la opinión de varios miembros de la comunidad. Lo que recogió la página web “Agora Magazine”, publicada en italiano desde Caracas, señaló: “enésima ocasión perdida”.

A pesar de los intentos de los directivos del club social de señalar que allí no se hablaba de política, la concurrencia no perdió la oportunidad para reclamar y decirle en su cara a Benassi lo que pensaban. Entre ellos Franco Castiglione, expresidente del CIV.

En todo caso, el visitante Benassi durante el encuentro no habló claro del verdadero objetivo de su visita a Caracas. Aunque mencionaría que al día siguiente tendría reuniones con diversos representantes políticos.

La noticia de ese objetivo vendría de Italia, a raíz de las declaraciones del Premier Conte, y de Caracas, de lo poco divulgado en el parte diplomático de la cancillería venezolana.

De acuerdo con una nota del Palazzo Chigi –sede de la presidencia del Consiglio- “Durante su visita a Caracas, el Embajador Benassi, junto con el Nuncio Apostólico en Venezuela, Monseñor Aldo Giordano, se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y varios miembros de la Asamblea Nacional de Venezuela”.

En la nota de prensa de la cancillería venezolana, se enfatiza el discurso “pacífico” del régimen imperante en Venezuela, y no se menciona cuál fue la posición que el embajador Benassi trajo de Roma.

En cuanto a la presunta reunión con Guaidó, fue imposible confirmar si hubo ese encuentro presumiblemente del martes 16 de abril. Tanto las oficinas de prensa de la Asamblea Nacional y de Guaidó, así como el encargado de llevar las relaciones con Italia, vía telefónica señalaron “desconocer si tuvo lugar esa reunión”.

El M5S responde a Guaidó que Italia debe evitar la interferencia exterior – El Nacional – 7 de Febrero 2019

El presidente interino de Venezuela pidió el apoyo de los dos vicepresidentes del gobierno italiano, Di Maio y Matteo Salvin en cuanto al tema del gobierno de transición que espera llevar a cabo en el país

1549542315736.jpgEl viceprimer ministro Luigi Di Maio (d) y el primer ministro, Giuseppe Conte (i), posan para los medios durante la presentación de la tarjeta de la renta básica, este lunes en Roma (Italia)
El líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y vicepresidente del gobierno italiano, Luigi Di Maio, le dijo al presidente de interino de Venezuela, Juan Guaidó, que Italia “debe evitar cualquier interferencia exterior” en la situación que vive el país.

“Hace unos días recibí una carta de Juan Guaidó y ayer, en nombre de un diálogo que Italia debe establecer con Venezuela, contesté. Creo que son los venezolanos los que tienen que decidir sobre su futuro, de manera pacífica y democrática y, sobre todo, en las urnas”, subraya Di Maio.

El también ministro de Desarrollo Económico y de Trabajo reconoce que “Venezuela está pasando por un período complejo y doloroso de la historia” y por ello está “convencido de que el gobierno italiano debe evitar cualquier interferencia externa”.

En la carta, muestra la disponibilidad de Italia para actuar de “mediador entre las dos partes”, en referencia a Nicolás Maduro y a la oposición, con el fin de propiciar “un camino común de legitimidad política que surja a través de nuevas elecciones, libres y supervisadas por organismos internacionales”.

Considera que “son los venezolanos los que tienen que decidir su futuro, de manera pacífica y democrática” en las urnas y por eso reitera que el gobierno italiano debe mantener “un enfoque neutral y sin injerencias en el proceso que conduce a estas elecciones”.

Lo tiene que hacer, prosigue, “fomentando un diálogo más constructivo entre las partes, también con el objetivo de no generar mayor división a nivel internacional y su posibles consecuencias en términos de desestabilización del país”.

Finalmente, Di Maio se refiere al papa Francisco para reconocer que sus palabras siempre son importantes y le anima a hacer un llamado en este sentido porque sería “un gesto útil para el establecimiento de un diálogo”.

Italia es uno de los pocos Estados europeos que no ha reconocido a Guaidó como presidente interino de Venezuela y su gobierno de coalición se ha limitado a pedir elecciones libres.

En el Ejecutivo italiano existe división de opiniones entre los socios, pues la Liga es partidaria de la caída del presidente Maduro, mientras que el M5S prefiere evitar injerencias.

El líder opositor venezolano escribió a los líderes de las dos formaciones dos cartas en las que aseguraba que quería explicar sus planes para una transición democrática mediante elecciones “libres y transparentes” y para “solventar la presente crisis humanitaria”.

Además, expresaba su deseo de enviar a Roma una delegación formada por el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, Francisco Sucre, y por su representante en Europa para la Ayuda Humanitaria, Rodrigo Diamanti.

El próximo 11 de febrero Salvini recibirá a esta delegación en Roma.

Ni los 160.000 italianos que viven en Venezuela conmueven al Gobierno de Italia por Daniel Gómez – Alnavío – 5 de Febrero 2019

Italia es la única potencia de la UE que no reconoce a Juan Guaidó. Los motivos que advierten los analistas consultados por ALnavío son variopintos. Lo que es unívoco es que este posicionamiento atenta contra el sentir de la comunidad italiana en Venezuela. Y al respecto también se expresó el presidente de Italia, Sergio Mattarella. Un hombre que “cuando habla, se le escucha”. Por esto último la postura de Roma respecto a Guaidó puede cambiar de un instante a otro.

La posición del Movimiento 5 Estrellas tranca el reconocimiento de Guaidó / Foto: Gobierno de Italia
La posición del Movimiento 5 Estrellas tranca el reconocimiento de Guaidó / Foto: Gobierno de Italia

19 países de la Unión Europea reconocen a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, pero Italia no. ¿Por qué? Se lo explican a ALnavío el ítalo-venezolano Mauro Bafile, director del diario La Voce d’Italia de Venezuela, y el italiano Francesco Pasetti, investigador del Centro de Información y Documentación Internacional de Barcelona (Cidob),

Ambos analistas coinciden en lo siguiente. En que en Italia existe un Gobierno de coalición que es un caos; por la falta de experiencia, las discrepancias ideológicas, y los conflictos internos. Y en que las relaciones internacionales, con Rusia, y con el propio chavismo, afectan la toma de decisiones.

Los analistas también señalan que la posición de Italia todavía no es definitiva. Y que más pronto que tarde Roma se alineará con Bruselas y los 19 países de la UE que ya reconocen a Guaidó.

Maryhen Jiménez Morales, investigadora en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Oxford, dice que la señal que manda el Gobierno de Italia no reconociendo a Guaidó tiene un fuerte peso “emotivo”

El caso es que la ausencia de Italia es llamativa. Porque hay más de 160.000 italianos viviendo en Venezuela. La mayoría de ellos emprendedores. Empresarios.

La Cámara de Comercio Italiano-Venezolana es una de las más influyentes del país. Reúne propietarios de pequeñas y medianas industrias. Fábricas, tiendas de ropa, de autos, cafeterías, restaurantes. Al respecto de esto último, hay quienes dicen que en Caracas se comía mejor pasta que en la propia Italia. Una exageración. Pero que refleja la importancia de la comunidad italiana en Venezuela.

Otro dato se lo advirtió un experto aeronaútico a este diario. Los vuelos a Caracas cada vez son más baratos. Y esto es consecuencia de que los emigrantes con negocios allá -gallegos, canarios e italianos- se resisten a abandonar el país lo que pueda pasar. No compran vuelos, se quedan en Venezuela, y así protegen negocios.

Por todo esto sorprende el no reconocimiento de Italia a Guiadó. Y como dice a este diario Maryhen Jiménez Morales, investigadora en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Oxford, la señal que manda el Gobierno de Italia no reconociendo a Guaidó tiene un fuerte peso “emotivo”.

“Esto es una señal psicológica que no favorece mucho a la población venezolana porque significa desconocer a esa comunidad ítalo-venezolana que busca una respuesta en su propio Gobierno”, apunta la investigadora.

“Se trata de una decisión que no refleja el sentir de los italianos en Venezuela”, agrega el director de La Voce d’Italia. “Si Italia no modifica su postura eso puede tener un impacto político importante”, afirma el investigador del Cidob.

Los partidos que gobiernan Italia

Para entender la posición de Roma hay que definir la naturaleza del Ejecutivo, cuyo primer ministro es un tecnócrata, Giuseppe Conte, quien media dentro de un Gobierno de coalición compuesto por un movimiento sin ideología y un partido de ultraderecha.

Por un lado, está el Movimiento 5 Estrellas. No es un partido como tal, sino como su propio nombre indica, se trata de un movimiento. Amplio, pues abarca posturas tanto de derecha, como de izquierda. Además, se fundó en 2009 y de ahí su falta de experiencia en política.

Un tecnócrata media entre los líderes de La Liga y el Movimiento 5 Estrellas / Foto: Gobierno de Italia

Uno de los elementos que defienden es la postura diplomática de no intervención. Un gesto con el que gobiernos de izquierda, como Uruguay y México, justifican el no reconocimiento a Guaidó. Y con el que el líder del movimiento y viceprimer ministro italiano, Luigi Di Maio, defiende la postura de Italia ante Guaidó.

Por otro lado, está La Liga. Un partido ultraderechista, con posturas nacionalistas, machistas y xenófobas, fundado en 1991, pero sin relevancia política hasta ahora. Estos, a diferencia del Movimiento 5 Estrellas, defienden abiertamente a Guaidó.

“Estamos causando mala impresión. Es la Constitución de Venezuela la que dice que, terminado el mandato de Maduro, el dictador rojo, se hace cargo el presidente de la Cámara, Guaidó”, explicó este lunes Matteo Salvini, secretario general de La Liga, y viceprimer ministro.

No es una posición definitiva

Hay otra peculiaridad en el sistema italiano. Hay un jefe de Estado y ese es el presidente, Sergio Mattarella, elegido directamente por los parlamentarios. “El presidente es una figura con mucha experiencia, muy conocedor de las leyes y de la economía”, afirma Basile. “En Italia cuando habla el presidente se le escucha”.

El presidente de Italia sobre Venezuela: “Nos exige sentido de responsabilidad y claridad sobre una línea compartida con todos nuestros aliados y nuestros socios”

Y Mattarella habló este lunes. Se acordó de la comunidad italiana que vive en Venezuela. De los dos millones de venezolanos -dijo el presidente, las Naciones Unidas hablan de tres millones- que han huido del país. Y al respecto apuntó: “Nos exige sentido de responsabilidad y claridad sobre una línea compartida con todos nuestros aliados y nuestros socios”.

Tanto para el director de La Voce d’Italia como para el investigador del Cidob, este mensaje es un evidente llamado a la reflexión: que los líderes del Movimiento 5 Estrellas replanteen su postura sobre el reconocimiento de Guaidó y se unan a la UE.

Para entender por qué el Movimiento 5 Estrellas no se pronuncia sobre el tema venezolano, hay que mirar el tablero internacional. Pasetti apunta como un factor “las buenas relaciones de la formación con el gobierno de Vladimir Putin”. Y es que Rusia es uno de los pocos aliados que le quedan a Maduro en estos momentos.

Por otro lado, el investigador del Cidob señala la posición antieuropeísta que defiende el Movimiento 5 Estrellas, y que, además, comparte con La Liga. “Este es otro factor para considerar, pues puede ser otra manera de ir en contra de Bruselas”.

La relación del Movimiento 5 Estrellas con el chavismo

Por su parte, Bafile advierte que el Movimiento 5 Estrellas siempre “estuvo muy cerca del chavismo”. Recuerda entonces el evento celebrado en Caracas el 5 de marzo de 2017. La conmemoración de la muerte de Hugo Chávez a la que asistió una delegación del Movimiento 5 Estrellas, encabezada por Manlio Di StefanoOrnella Bertorotta y Vito Petrocelli.

“No se sabe qué movió a esos representantes a Caracas. Pero su presencia allí, donde asistieron a todos los actos de la conmemoración, es contraria al sentir de los italianos en Venezuela”.

Respecto al horizonte cercano, piensa que “en los próximos días veremos a Italia alinearse con la UE”. Considera que el llamado de Mattarella tiene mucho peso y descarta que los vínculos del Movimiento 5 Estrellas y La Liga con Rusia vayan a influir en esa decisión. “Si así fuera, Salvini no hubiera llamado a Maduro dictador”.

¿Por qué Italia se alinea con Rusia y no reconoce a Guaidó como presidente de Venezuela? por Silvia Nieto – ABC – 2 de Febrero 2019

Las relaciones entre Moscú y Roma han sido estrechas durante todo el siglo XX

Del anuncio de Di Stefano se derivan dos realidades: la primera, que Italia rompe con el consenso más o menos alcanzado por los países miembro de la Unión Europea, con el que Austria o Grecia también tienen sus reservas; la segunda, que, como se ha podido percibir desde que los populistas de la Liga Norte (extrema derecha) y el Movimiento 5 Estrellas (M5E, antisistema) alcanzaran el poder, las relaciones con Putin van viento en popa. Aunque es evidente que las simpatías del vicepresidente Matteo Salvini tienen mucho que ver con la buena sintonía que Roma disfruta con Moscú, lo cierto es que, antes que él, los ex primeros ministros italianos Romano Prodi Silvio Berlusconi también sucumbieron a los encantos del Kremlin, aferrándose, en realidad, a un hilo rojo que une a Italia con Rusia desde el siglo pasado.

Acuerdos secretos

Para comprender el trato entre ambos países, hay que remontarse al primer hito de esas relaciones, que se fecha en octubre de 1909. Fue entonces cuando el zar Nicolás II y el rey Víctor Emanuel III firmaron el acuerdo secreto de Racconigi Bargain, por el que Moscú se comprometía a respetar los intereses italianos en el norte de África a cambio de que Roma respetase los de Moscú en los Balcanes. Según explica el historiador Christopher Clark en «The Sleepwalkers: How Europe Went to War in 1914» (Penguin Random House, 2014), los italianos, que rubricaron poco después otro acuerdo con el Imperio Austro-Húngaro que convirtió en agua de borrajas el alcanzado con Rusia, tenían como deseo último practicar una política internacional «independiente y resuelta».

Terminada la Primera Guerra Mundial, ni Rusia ni Italia salieron indemnes del conflicto. El enfrentamiento aupó a los bolcheviques al poder en Moscú tras la revolución de 1917 y labró el sendero idóneo para que los fascistas marcharan sobre Roma en 1922. El cuerpo diplomático de Mussolini y Stalin se puso manos a la obra, como recuerda Angelantonino Rosato en un artículo para el European Council of Foreign Relations, negociando «el reconocimiento mutuo de esferas de influencia en el Mediterráneo (Roma) y en el centro y el este de Europa (Moscú)». Además, «durante este periodo, la Italia fascista y la Unión Soviética casi firmaron una alianza global para contrarrestar la supremacía alemana en Europa». La aceleración de la historia daría al traste con esos contactos, cuando Roma secundó la ofensiva contra la Unión Soviética lanzada por la Alemania nazi en junio de 1941. Precisamente, y a modo de anécdota, sería la intervención italiana en la operación Barbarroja la que inspiraría la muy melodramática «Los girasoles» (Vittorio De Sica, 1970), una película italiana protagonizada por Marcello Mastroianni y Sophia Loren.

Comunismo y economía

Cabría esperar que la Guerra Fría, con una Italia ubicada en el bloque occidental, hubiera puesto punto y final a los vínculos con la Unión Soviética. Nada más lejos de la realidad. La revista «The Economist», en un artículo de marzo de 2015, explicaba cómo los tratos entre ambos países gozaron de una salud favorable en ese periodo. «Durante la Guerra Fría -se leía en un artículo-, los gobiernos italianos (dirigidos por la Democracia Cristiana la mayor parte de las décadas desde 1945) fueron incodicionalmente proestadounidenses. Pero el Partido Comunista Italiano era fuerte; sus líderes, de hecho, vivían en la Unión Soviética. Fiat, un gigante industrial italiano, construía fábricas allí». En efecto, el PCI fue una de las fuerzas políticas más importantes del país, llegando a desafiar el poder de los democristianos, que, sin embargo, fueron incólumes hasta inicios de los 90.

Caído el Muro de Berlín y avanzada la década, con la llegada al poder de Putin en Rusia y de Romano Prodi y luego Berlusconi en Italia, ese trato se consolidó. De hecho, en Farnesina, el portal del Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia, se hace referencia a esas conexiones: por ejemplo, se resalta cómo el país ha intentado atenuar las tensiones generadas por las «sanciones impuestas a Rusia por la Unión Europea y sus aliados occidentales desde 2014», y también se destaca que «el nivel de las relaciones económicas entre Italia y Rusia sigue siendo sustancial». Más cerca de la actualidad, la vinculación entre la Liga Norte de Salvini y la Rusia de Putin se cimienta en entendimiento ideológico. El vicepresidente, por ejemplo, fue fotografiado con una camiseta con la imagen del mandatario ruso en Moscú. Por supuesto, tampoco escatima halagos hacia él. Aunque ha emitido críticas contra Maduro, su postura no parece imponerse en Roma, donde mandan las tesis del M5E favorables al chavismo y oportunas para no incomodar al Kremlin.

 

A %d blogueros les gusta esto: