elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Invasion

Grupos chavistas roban primeros apartamentos bajo el plan del usurpador Maduro “Ubica Tu Casa” – Alberto News – 28 de Septiembre 2019

A la fuerza y bajo amenaza cambian las cerraduras y pretenden obligar a las personas que cuidan los apartamentos o casas a desalojarlos, de lo contrario, les advierten que los visitarán los colectivos armados (grupos chavistas adscritos al partido de gobierno), denunciaron vecinos consultados por El Estímulo.

Los habitantes del edificio Cuatricentenario, ubicado en la avenida Presidente Medina en la parroquia San Pedro, recibieron el miércoles 18 de septiembre la visita de un grupo de personas, que a pesar de no presentar credenciales, se identificaron como fiscales, integrantes del supuesto “poder popular” y representantes de la junta interventora de la alcaldía Metropolitana. Estaban acompañados por funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana.

El Plan, que ha sido conocido en versiones fragmentadas, ha sembrado más incertidumbre en un mercado inmobiliario ya golpeado por el colapso de la economía y por un aumento de la oferta asociado a la diáspora de venezolanos que necesitan un capital para comenzar de nuevo en otro país.

Los denunciantes señalaron que estas personas fueron directamente a tres apartamentos ubicados en los pisos, 3, 5 y el PH, acerca de los cuales ya tenían información de que los inmuebles estaban vacíos, dos de ellos porque sus dueños se marcharon del país y otro por la muerte de su ocupante.

“Mi nombre es Mariela Vermet, mi hermana vivía en un apartamento en el piso 3 de este edificio, lamentablemente falleció en febrero y desde ese momento mi otra hermana y mi sobrina, cuidaron el inmueble. Mi hermana fallecida vivió en este apartamento por más de 52 años. Yo estaba fuera del país y vine a buscar las cenizas de mi hermana, pero al llegar me abordaron estas personas, bajo amenaza entraron al apartamento, me dijeron que sería adjudicado a una familia sin vivienda, y que si no entregaba el inmueble me visitarían los colectivos y me hicieron firmar unos documentos”.

 

Indicó que posteriormente asistió a una reunión vecinal y se enteró que el apartamento había sido adjudicado a un caballero que ella conocía, vecino del mismo edificio. Vermet afirmó que el sujeto vivía con otro pariente en la residencia y que en los últimos años se había encargado de ayudar con el cuido de su hermana fallecida.

“En mi familia decidimos entregar el apartamento para evitar problemas con los colectivos, nos consuela que la vivienda quede en sus manos, lo conocemos y sabemos que en los últimos meses de vida de mi hermana estuvo a su lado”, dijo.

Relataron los vecinos del edificio Cuatricentenario que, en el apartamento del piso 5, el grupo de personas que participan en el plan “Ubica tu casa”, llegaron al inmueble, tocaron la puerta y como no les abrieron, procedieron a romper la cerradura y entraron.

“Dentro del inmueble se encontraban una persona de la tercera edad con dos menores de 3 y 13 años de edad, pero para nada les importó y también les advirtieron que debían desalojar el apartamento, pues también sería ‘adjudicado’ a una familia”, señaló una de las vecinas, lo mismo ocurrió en el Pent House del edificio.

Ante la amenaza de las invasiones, los vecinos realizaron una asamblea, en donde participaron los habitantes de otros edificios, quienes apoyaron a las familiares de los dos dueños de los 2 apartamentos que trataron de ocupar, para que les cambiaran nuevamente la cerradura y ocuparan los inmuebles.

Los vecinos señalaron que las informaciones de apartamentos vacíos en la zona es proporcionada por los integrantes de las Unidades de Batalla Chávez, mejor conocidas como las UBCH que, supuestamente, cuentan con el apoyo del constituyente, Juan Carlos Alemán, acompañado por una ciudadana de nombre Sora Rojas, quien es parte de la Junta Liquidadora de la Alcaldía Metropolitana.

 

Comienza en Caracas la «okupación» de las casas vacías por el éxodo venezolano por Ludmila Vinogradoff – ABC – 25 de Septiembre 2019

Es una de las medidas del censo nacional de viviendas impulsado por Maduro

Ya comenzó la ocupación indebida e ilegal de viviendas vacías dejadas por el éxodo de cuatro millones de emigrantes venezolanos en varios inmuebles de Caracas, bajo la mirada complaciente de las autoridades policiales y amparada por el censo sobre viviendas que impulsa el régimen de Nicolás Maduro, denuncian los vecinos.

Los caraqueños viven ahora un clima de terror y zozobra. Los invasores marcan la propiedad, llegan con sus tenazas y violentan la cerradura de la puerta para apropiarse del piso. En otros apartamentos se hacen acompañar de dos supuestos abogados y sin orden judicial desalojan a sus habitantes y toman a la fuerza la vivienda.

El pánico de perder la propiedad de los inmuebles empezó hace una semana con el anuncio oficial del polémico censo nacional de viviendas. Los especialistas en materia de condominios de la comunidad como Elías Santana han criticado que el censo se ha adelantado pues debería hacerse en el 2021 y no ahora. También critican que deberían ejecutarlo los funcionarios del Instituto Nacional de Estadísticas y no los milicianos, activistas chavistas del partido gobernante y los colectivos armados como anuncia el régimen de Maduro.

El edificio Cuatricentenario de la parroquia San Pedro también ha sido afectado. Una de sus víctimas es Deliana Arguinzones. Contó como sucedió su desalojo. «Cuando llegué a la casa ya se encontraban dentro del apartamento dos abogados, un fiscal y varios funcionarios policiales uniformados, que, sin mostrar ninguna credencial, me informaron que el apartamento ya había sido asignado a otras familias y que debía desalojarlo».

«Esto es una vulgar invasión ejecutada por malandros como es el caso de la toma ilegal de un hotel en la esquina de Puerto Escondido, en este caso colectivos armados aliados a un concejal de Caracas, militante del UPV (Unión Patriótica de Venezuela, fundada por la fallecida Lina Ron), invadieron este espacio con la excusa de estar ejecutando el plan Ubica tú Casa», añade Carlos Rojas.

El plan «Ubica tu Casa» lo lanzó Maduro hace un año que ahora viene amparado por el polémico censo nacional de viviendas. El ministro de Planificación, Ricardo Menéndez dijo que el censo no era obligatorio pero si no lo hace entonces «no tendrá acceso a los sistemas de información y registro de los inmuebles».

La medida afecta a las viviendas y locales tanto del sector público como del privado. El impacto económico es multimillonario afirman los analistas. En 20 años el régimen chavista ha construido más de un millón de viviendas y las ha asignado a sus seguidores sin títulos de propiedad bajo condiciones de usufructo que no pueden traspasar a terceros. El dirigente vecinal Carlos Rojas denuncia que al más puro estilo de la ex Unión Soviética y Cuba, «marcan los apartamentos vacíos y llaman a colectivos para que los invadan».

 

Presidente de la Cámara Inmobiliaria aclara rumores de ocupación ilegal de viviendas por Nathanael Sánchez – La Patilla – 24 de Septiembre 2019

Foto: 2001

Venezolanos en el extranjero están a la expectativa sobre lo que podría suceder con sus inmuebles en Venezuela, esto, luego de conocerse el plan denominado “Casa por Casa” que se ejecuta como parte de la primera fase del XV Censo de Población y Vivienda.

Los rumores indican que esta medida de la administración de Nicolás Maduro podría derivar en invasiones a la propiedad privada, lo cual ha encendido las alarmas.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria Venezolana, Carlos Alberto González, en entrevista telefónica con 2001 OnLine, aseguró que los ciudadanos deben “tratar de corroborar que las noticias sean ciertas”, por lo que explicó la función del censo actual de viviendas para disipar la preocupación y zozobra que aqueja a los propietarios  tanto en el país como aquellos que están fuera, ante el temor de perder sus inmuebles.

Informó que tal censo de viviendas es una actividad normal realizada cada 10 años por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), al mismo tiempo en el que aseguró que este registro es un instrumento “útil y valioso que no debe ser rechazado per se”. Sin embargo, explicó que la preocupación existente se debe a que en esta oportunidad se incluyen a miembros de un partido político  (Somos Venezuela)  y a integrantes de la milicia, como ejecutores de la actividad, lo que genera desconfianza en los propietarios y enturbia los resultados de la consulta.

Criticó también que el proceso se ejecute “casa por casa”, puesto que a su juicio, se convierte “en una actividad infructuosa”, por lo que recomienda que el censo se produzca como en “años anteriores”  por lo que recomienda que se apoye el trabajo que vienen ejecutando las alcaldías a través  de los estudios de catastro y luego se produzca el censo como en años anteriores con el apoyo de profesionales y estudiantes universitarios.

Con respecto a las invasiones de viviendas que circulan en redes sociales, indicó que no se producen de forma “masiva” a escala nacional, sino que son hechos aislados ejecutados por delincuentes, por lo que enfatiza que estos actos deben ser informados para esclarecer la situación y generar la tranquilidad que merecen los “hermanos venezolanos en el exterior”.

“Hay que aclarar que son hechos que no se producen de forma masiva y deben ser informados a los propietarios para que tengan tranquilidad” expresó.

Opinó que ante una eventual invasión, los propietarios deben denunciar la situación, que constituye un delito, ante las autoridades policiales. “Es un delito. Es delinquir y no debe pasar. Las autoridades son las que deben actuar ante estos casos”, dijo.

Señaló, sin embargo, que los vecinos deben colaborar en la protección de las viviendas de sus compatriotas en el exterior, para al mismo tiempo garantizar el derecho de “ellos mismos” a la propiedad privada.

Instó a los ciudadanos a rechazar el plan “Ubica tu Casa”, dado a que no es una “política oficial”, por lo que espera que se produzca nuevamente un anuncio de parte de la administración del presidente Nicolás Maduro, como una vez, a su juicio, informó ante una situación similar, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC),  Diosdado Cabello.

“El Plan Ubica Tu Casa no es parte de una política oficial, por lo que espero que el Gobierno haga un pronunciamiento oficial como lo hizo una vez Diosdado. La gente debe rechazar esta situación”, puntualizó.

Flores perennes por Rodolfo Izaguirre – El Nacional – 14 de Julio 2019

Rodolfo Izaguirre

Me crispa y avergüenza admitir que todavía hoy, transcurridos veinte o más años de oprobios y ofensas, el país venezolano, bajo el socialismo bolivariano, sobrevive aturdido, descentrado. Comenzamos cada nuevo día con pie equivocado, damos brincos, tropezamos con piedras políticas, nos confundimos y nos estrellamos contra la espiral inflacionaria, resbalamos en la acera de los infortunios y sufrimos la crueldad de la diáspora y la agonía de no saber qué vamos a comer mañana.

¡Creo que somos flores perennes! Y lo es mi propio país cultural. Los museos nada ofrecen en sus espacios; no dan muestras de vida, sucumbieron en el desplome de la cultura oficial y el régimen militar; siguiendo la mejor tradición del nazismo, considera degenerado el arte que hacemos. Borró toda huella cultural de altura y nobleza para hundirse en los manglares de una “patriótica” mediocridad que solo le ha servido para pintarrajear las paredes y afear las ciudades suficientemente castigadas por las torpezas económicas y la crueldad de las aflicciones. San Cristóbal ya no es la misma; Maracaibo huele mal y es un desastre; Mérida perdió el encanto que alguna vez tuvo, y el resto del país vive en la oscuridad.

Pero hay, en la otra acera, en una zona perfecta y absolutamente privada, una vida cultural intensa y asombrosa. Se editan libros, hay reuniones, conferencias, existen en Caracas las librerías El Buscón y Kalathos que se manejan con criterios de una modernidad apasionante. Hay en ellas oxígeno suficiente para respirar y rozar nuevos horizontes.

Se celebran talleres con diversos propósitos; hay una plaza en Los Palos Grandes (¡posiblemente, la única!) que ofrece sus espacios no solo para el goce de una vida al aire libre (juegos, niños, ajedrez, taichí, actos culturales), sino para que Eugenio Montejo continúe vivo y Francisco Herrera Luque persista, a través de la Fundación que lleva su nombre, en la búsqueda de la luna de Fausto.

Las artes visuales son como flores perennes, persisten en sus fragancias. No sé cómo hacen los creadores para conseguir los materiales que componen sus obras, pero ellas aparecen en galerías que nacen y se sostienen en espacios que jamás imaginaron que iban a servir para actividades tan gloriosas y fascinantes: unas quintas en algunas urbanizaciones, un tercer piso en un edificio anónimo y allí nos esperan los prodigios del arte.

El Trasnocho, en Las Mercedes, es un oasis en permanente fervor. El teatro puede llevar acertadamente el nombre de Héctor Manrique, aunque hay otros teatreros de enorme talento; y el cine, el nombre de José Pisano (¡no puedo olvidar el magazine Moviola que dirigió en tiempos de La Previsora!). El Trasnocho también es aroma de café y cacao, espejos, una esclarecida galería de arte y la presencia de Solveig Hoogesteijn. ¡Se siente uno seguro allí!

Hay en Caracas portentosas colecciones de pintura, la Fundación Polar cumple tareas de asombrosa modernidad y todos sostenemos y expresamos pensamientos propios y admitimos que nuestros hijos son mejores que nosotros mismos y nos enorgullece saber que seguramente encontrarán un nivel laboral y una vida emocional armoniosa en el país que eligieron víctimas de la diáspora cruel desatada por el régimen militar.

Insisto en calificarnos como flores perennes. Más aún: como flores de loto que nacen en las aguas de los estanques o en el pantano, porque igualmente todos nacemos y florecemos en un país absurdo, áspero, caudillesco y petrolero que oficialmente odia o niega la belleza y persigue con saña la sensibilidad y la inteligencia y, sin embargo, persistimos en amarlo con abierta pasión. Y me pregunto: ¿qué he ganado yo? Y el Eclesiastés, en una Biblia que leo a veces, responde por mí: “No negué a mis ojos ninguna cosa que desearan, ni aparté mi corazón de placer alguno, porque mi corazón gozó de todo mi trabajo: y esta fue mi parte de toda mi faena”.

Comunicado de la Fundación Justicia, Paz y Solidaridad – 11 de Abril 2019

Ante el anuncio de distribución de Ayuda Humanitaria por parte del Comité Internacional de la Cruz Roja, de la Cruz Roja Venezolana y el ilegítimo gobierno de Nicolás Maduro

Este miércoles 10 de abril de 2019, el ciudadano Nicolás Maduro Moros, presidente de facto de la República Bolivariana de Venezuela, ha anunciado en cadena nacional de radio y televisión que “llegamos a un acuerdo, los comités internacionales de la Cruz Roja y el Gobierno Bolivariano, de trabajar para conjuntamente con los organismos de la Organización de Naciones Unidas, la ONU, (para) traer a Venezuela todo el apoyo, toda la ayuda de carácter humanitaria que pueda traerse”.

Al respecto, la Fundación Justicia Paz y Solidaridad, quiere hacer públicas ante la comunidad nacional e internacional, las siguientes consideraciones ante un tema tan complejo:

1. A lo largo de veinte años, desde la llegada de Hugo Chávez al poder, los venezolanos y el mundo entero ha sido testigos del desmantelamiento del orden interno y de la legalidad. A lo largo de este ominoso período se cuentan por centenares las víctimas de la desproporcionada represión propiciada por el estamento militar y los grupos paramilitares que actúan bajo la protección del régimen gobernante. Además de la destrucción de todo el aparato productivo en medio de la mayor bonanza petrolera que hayamos vivido, cuyos recursos fueron usados mayormente para la implementación de un sistema económico obsoleto, la creación de la mayor trama de corrupción de la historia contemporánea, respaldar al régimen cubano e incrementar el poder de influencia del Estado venezolano en la región para contrarrestar la influencia de los Estados Unidos y permitir la consolidación en toda Latinoamérica de factores y regímenes negativos, alentándose incluso que grupos extremistas islámicos pudiesen sentar base de entrenamiento y protección en nuestro territorio nacional, significando esto una grave amenaza para la paz de toda la región. A todo esto, se añade la consolidación de un cartel de tráfico internacional de drogas en el que se encuentran involucrados altísimos funcionarios del régimen de Chávez y de Maduro y que usa a la estructura y la seguridad del Estado para concretar sus fines.

2. Sumado a ello se presenta la explotación de nuestros recursos naturales, tanto en la Faja Petrolífera del Orinoco como en el Arco Minero, por parte de Cuba, China, Rusia, Turquía e Irán, entre otros países, cuyos dividendos sólo cumplen inmensos compromisos adquiridos por el régimen de Maduro. Esta invasión silenciosa del territorio venezolano significa la mayor ocupación por parte de fuerzas extranjeras en toda la región americana, que incluso más allá de las mismas explotaciones de recursos minerales, se ha traducido en la presencia de militares extranjeros pese a la prohibición explicita que existe respecto a ello en la Constitución Nacional de 1999 y que se usa como medida de garantía de los países antes nombrados para continuar sosteniendo el régimen que gobierna de facto a Venezuela.

3. En Venezuela se ha consolidado un Estado fallido y forajido, cuyos órganos que deberían ser administradores y garantes de justicia, seguridad y paz, sólo se han convertido en apéndice del régimen que lidera Maduro. Este testimonio de horror ha llegado a su punto culmen el pasado 23 de febrero del año en curso cuando las Fuerzas Armadas y Policiales, en unión a grupos paramilitares por el régimen, incluyendo privados de libertad del Centro Penitenciario de Occidente, que fueron armados para tal fin por órdenes de la ciudadana Iris Varela que detenta el cargo de Ministra de Asuntos Penitenciarios, IMPIDIERON el ingreso de la Ayuda Humanitaria que se encontraba en las ciudades fronterizas de Cúcuta (Colombia) e incineraron varios vehículos que la trasladan en el Puente Internacional Francisco de Paula Santander (Ureña-Venezuela) y de Pacaraima (Brasil) donde el pueblo indígena de Santa Elena de Uairen fue reprimido con una desproporcionada violencia ocasionándose la muerte de al menos 14 indígenas pemones y un centenar de heridos, así como del Barco “Puerto Rico” en aguas del Mar Caribe el cual fue expulsado bajo amenaza de fuego por parte de la Armada Nacional.

4. El Estado de Derecho y Justicia, marco del orden democrático, ha desaparecido en Venezuela. Y éste es el principal impedimento para que cualquier proceso de distribución de ayuda humanitaria coordinado por el régimen de Nicolás Maduro cumpla con los Principios Humanitarios de neutralidad, humanidad e imparcialidad establecidos por la Organización de Naciones Unidas mediante la resolución 46/182 del 19 de diciembre de 1991.

5. Sin embargo, la necesidad de iniciar el proceso de distribución de ayuda humanitaria es urgente. La Comunidad Internacional debe asumir con seriedad el compromiso de presionar para el restablecimiento de la democracia en Venezuela, sólo de esta manera se podrá detener el aumento de las víctimas de esta grave crisis, exclusiva responsabilidad del régimen de Maduro.

Es por eso, que la ayuda humanitaria NO puede significar para los venezolanos un paliativo que sólo otorga tiempo extra a la crisis. No se trata de solucionar por un corto lapso de tiempo. El fin del régimen es la única solución al drama que padecen los treinta millones de venezolanos.

6. Ante esta dramática situación, que solo agrava la crisis alimentaria y sanitaria que vive Venezuela, agotada la vía del diálogo para alcanzar una salida negociada y pacífica que condujera a elecciones libres y la imposibilidad de la sociedad civil, por su estado de indefensión, de enfrentar al régimen de Nicolás Maduro, la Comunidad Internacional debe asumir una postura más definitiva y hacer uso legítimo del principio de la RESPONSABILIDAD DE PROTEGER (R2P) a Venezuela, aprobado por la Organización de las Naciones Unidas en septiembre de 2005 en la que se acordó que “la comunidad internacional deberá estar dispuesta a adoptar medidas colectivas «de manera oportuna y decisiva», por medio del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, en cada caso concreto y en cooperación con las organizaciones regionales pertinentes, cuando proceda, si los medios pacíficos, que incluyen los diplomáticos, humanitarios y de otra índole, resultan inadecuados y «es evidente» que las autoridades nacionales no protegen a su población”.

Dicho principio fue oportunamente aplicado con resultados positivos en materia de protección a Sudán (2006), Libia (2011), Côte d’Ivoire (2011), Yemen (2011), Sudán del Sur (2011), Siria (2012) y la República Centroafricana (2013). Venezuela, inmersa en esta crisis sin precedentes en la región occidental, no puede ser la excepción. El número de víctimas producto de la hambruna y la escasez de medicinas, así como de la represión y de las prácticas sistemáticas de torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, aumenta al pasar las horas y el fin implica el derrocamiento del régimen de Nicolás Maduro.

7. Alentamos que la ayuda humanitaria ingrese a Venezuela y así como todo el país, esperamos que el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Cruz Roja Venezolana no acepten imposiciones inviables en este proceso. Estamos convencidos de que es necesario que Cáritas Venezuela y en su conjunto las Iglesias de diferentes confesiones se involucren como garantes de un proceso de justa distribución de esta ayuda.


Caracas, 11 de abril de 2019

Por el Consejo Directivo,

Alfredo Coronil Hartmann, Presidente
Loreno Fernández Escobar, Vicepresidente Ejecutivo
Egildo Luján, Vicepresidente Administrativo
Eduardo Blanco Larrazábal, Tesorero
Leopoldo Villasmil Herrera, Secretario

El chavismo advierte de que está dispuesto a “tomar los fusiles” para defender Venezuela – El Mundo – 6 de Febrero 2019

Video thumbnail
Diosdado Cabello a Guaidó: ‘No ha escuchado el silbido de una bala cerca de usted’ EL MUNDO 

El dirigente oficialista Adán Chávez, hermano del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), ha dicho este martes que el chavismo está dispuesto a “tomar” los fusiles para defender Venezuela ante una invasión, mientras el líder chavista Diosdado Cabello ha indicado que cualquier fuerza extranjera será “repelida”.

“Estamos preparados, dispuestos y dispuestas (…) para enfrentar en el terreno que sea necesario los intentos del imperio y sus aliados de invadirnos, de desatar una guerra en nuestro territorio, si tenemos que tomar los fusiles, los tomaremos, que nadie lo dude”, ha indicado Chávez aunque ha apuntado: “esto no es lo que queremos”.

El también asambleísta ha dicho esto en una sesión de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC), donde varios de sus miembros, entre ellos su presidente, Diosdado Cabello, ha advertido de que están dispuestos a defender su “patria”.

“Esto es un territorio que se respeta (…) cualquier unidad militar que intente penetrar a nuestro territorio será repelida y nuestro territorio será defendido por nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, no tengamos dudas de eso”, ha señalado Cabello.

El jefe de la Constituyente se ha dirigido entonces al jefe del Parlamento, el opositor Juan Guadió -quien se adjudicó las competencias del Ejecutivo como presidente encargado por considerar al presidente Nicolás Maduro ilegítimo-, y le ha dicho que tuviera en cuenta que el chavismo cuenta con la Fuerza Armada.

“Mire señor Guaidó: usted no ha escuchado el silbido de una bala cerca de usted. No sabe qué se siente cuando una bala pega a tres centímetros de una cuarta de dónde está usted (…) no tiene la más mínima idea de lo que eso significa”, apuntó al señalar que “una cosa es llamar al diablo y otro verlo venir de allá contoneándose”.

El Gobierno venezolano ha señalado en reiteradas oportunidades que la Administración del presidente estadounidense Donald Trump, y sus aliados en la región, buscan invadir Venezuela, para según han denunciado los portavoces chavistas, apropiarse de las riquezas del país.

Por ello, aseguran que se encuentran detrás de las acciones y decisiones que toma la oposición que, liderada por Guaidó, ha desafiado a Maduro en los últimos días llamando a movilizaciones.

La oposición considera que Maduro “usurpa” el poder tras haber sido electo en unos comicios tachados fraudulentos, y adelanta una hoja de ruta para desalojarlo del poder.

Una guerra silenciada, la invasión de Cuba a Venezuela por Damaso Jímenez – El Estimulo – 19 de Octubre 2018

pp75-1100x618.jpg
Venezuela agoniza ante un parásito “paraestado” invasor. Los 22 mil funcionarios castristas denunciados por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, es el último eslabón de una guerra silenciada que ya lleva 57 años.

Luis Almagro se atrevió a develar por fin el quid del asunto de la insoportable verdad que llevó al país a la más dura crisis y que tiene pasando hambre y viviendo en la miseria a millones de venezolanos, mientras otro tanto decidió mutar como extranjeros en el mayor movimiento migratorio sufrido por todo un país durante este siglo.

Almagro logra aclarar la existencia de un “paraestado” instaurado solo para mantener a Nicolás Maduro como fachada de un gobierno invasor, por encima de cualquier derecho constitucional de sus ciudadanos convertidos en rehénes.

La infiltración de 22 mil funcionarios de la dictadura castrocomunista en puestos estratégicos de poder para mancillar y someter a toda una nación despojada de sus normas, economía, trabajo, educación, cultura, forma de vida y modo de producción, es sin duda alguna un episodio de guerra moderna ganada por el intruso. Hasta ahora ningún país vecino ha puesto sus barbas en remojo.

¿Qué hace este ejército invasor moderno? Primero irrumpieron en los sistemas por internet y al acceso a datos privados desde las computadoras del Estado, para luego acceder a las cuentas bancarias, eliminando accesos desde fuera y amenazando con disponer incluso de los recursos de quienes tuvieron que abandonar el país.

Los funcionarios castristas tienen acceso a cualquier documento en las oficinas públicas, pueden sembrar o cambiar pruebas desde su particular justicia. Son los dueños de los pasaportes, tienen acceso al interruptor de la electricidad desde el Guri pudiendo dejar las ciudades a oscuras cuando se les antoje.

Eliminaron todo servicio médico y dejaron en la ruina a los hospitales, cancelaron todas las medicinas, son los amos de la soberanía alimentaria, se apoderaron de las fuerzas armadas que ahora son castristas y cubanas con Padrino (Vladimir, el ministro de Defensa) a la cabeza, tienen acceso a todo el armamento de guerra y cuentan para sí con los servicios de inteligencia para espiar, perseguir voces y acciones disidentes, de protesta o de resistencia de los venezolanos en su propio país, uno muy afectado y sometido como siempre lo previó Fidel Castro hace 57 años, el mayor enemigo de la República de Venezuela en 188 años, pero que nunca fue reseñado como tal en ninguna de las líneas de los libros de historia.

La guerra de Fidel formó parte de un plan implacable y maquiavélico concebido en las entrañas mismas de la maldad del castrocomunismo, los reductos soviéticos rusos, sus alianzas con el eje del terrorismo islámico y la bancada usurera china, para apoderarse de una patria hermosa, con riquezas inimaginables, habitada por ingenuos nativos que nunca fuimos educados sobre los verdaderos peligros que atentaban desde fuera y dentro del país contra la democracia y el sentido real de la Patria, con las miles de muertes que se produjeron y que fueron echadas al olvido.

Entre 1961 y 1967 miles de venezolanos murieron en defensa de la soberanía, pero se siguió conspirando gracias a una pléyade de asesinos y a la ayuda de una montonera de guerrilleros nacionales que nunca pagaron por sus crímenes, ni por los intentos de magnicidios, o la incursión de armamento para matar a los connacionales y por los ataques a la poblaciones rurales.

Un artículo del general Ángel Vivas, publicado en enero del 2011, da cuenta del rechazo de la FAN venezolana ante la invasión impuesta:

“La peor humillación al honor militar venezolano es que ahora se le rinde homenaje a Fidel Castro y a su tiranía aquí mismo, dentro de nuestro propio territorio, donde ellos derramaron la sangre de ese Ejército al que pertenezco, y a los descendientes de quienes la derramaron, a nuestros oficiales y soldados actuales, se les obliga por conducto de quienes debían evitarlo, sus generales y almirantes, a gritar el lema de nuestro enemigo, el lema creado en Cuba por el dictador Fidel Castro el 5 de marzo de 1960 ‘Patria, Socialismo o Muerte’. El mismo lema que gritaban los militares cubanos infiltrados en nuestro territorio en los años 60, cuando mataban a nuestros oficiales y soldados del Ejército de Venezuela, cuando cortaban sus genitales para colocárselos en la boca, cuando abrían con cuchillos sus gargantas para sacar por el orificio sus lenguas a la modalidad de corbata o cuando asesinaban a nuestros campesinos para infundir miedo y obligarlos a no denunciarlos”.

Fueron derrotados militarmente en Machurucuto en 1967 por los temidos “Cazadores” de ese insigne Ejército venezolano de principios de la democracia.

Los traidores venezolanos que ahora gobiernan se sumaron a una pacificación propuesta por Caldera en su primer gobierno que solo sirvió como estrategia para inocular el castrismo soviético al Estado desde el propio Ejército, con la infiltración de Hugo Chávez y otros árboles torcidos que fueron sembrados en complicidad para hacer vida desde 1971, primer gobierno de Caldera, en la Academia Militar de Venezuela.

Castro también fue el peor error cometido por CAP en la toma de posesión de 1989 en su segundo gobierno. Lo trajo como “payaso” de una extensa “coronación” para hacer las veces del divo de la prensa que lo acompañaría entonces, pero no contó con que entre su gruesa comitiva de invitados fueron colocados espías infiltrados en los principales barrios de la capital para llevar a cabo el para nada espontáneo “Caracazo” del 27 y 28 de febrero de ese año, poco menos de un mes después de esa asunción al poder.

Nadie duda que las dos asonadas de 1992 contra la democracia venezolana llevaron la firma del maligno comandante, gracias a la ambición de colaboradores políticos, empresarios, dueños de medios de comunicación y oficiales que se las jugaron todas como oportunistas en su afán de obtener mayor riqueza y poder, que fue lo que les prometió el mefístoles de la guerra a muerte contra la República de Venezuela.

Con Chávez en el poder, el sistema castrista se apoderó de Venezuela como una fuerza invasora que logró entorpecer la cotidianidad de los venezolanos desde sus propias oficinas públicas, espiando todos sus movimientos, estudiando la conducta bonachona, parrillera, amante del bonche, el puente, el fin de semana cervecero y la escapada permitida cortesía del cupo Cadivi, que mantuvo distraído a una clase media y popular con anormal fanatismo por un gobierno con fachada regalona, que como caballo de Troya preparó el golpe de timón y la peor traición contra una nación libre y soberana.

Ninguna nación del mundo permitiría una felonía tan flagrante de gobierno alguno. Sería un autogol, un acto de suicidio colectivo, una enorme estafa piramidal en complicidad con los estafados, pero Castro y Chávez lo ejecutaron a la vista de todos, promocionado incluso a cielo abierto a través de las misiones y el incomparable programa dominical “Aló Presidente”. La historia no absolverá a Hugo Chávez, figura irrefutable del acto de entrega de la Patria a estos “ Piratas del Caribe”.

Aún los venezolanos no hemos salido del estupor, pero tampoco hemos entendido lo que está ocurriendo. Acostumbrados a una economía subsidiada por el petróleo y una gasolina anclada a nimios céntimos, no hay nada que explique el por qué de tanta maldad y menos comprender que el país ha sido atacado infinidad de veces por el eje comunista liderado por los Castro.

Muerto Castro y Chávez, les sobrevive el poderoso sistema. Ahora con Maduro y los intocables 22 mil funcionarios en el poder el sistema convirtió una de las principales industrias petroleras del mundo no solo en chatarra para la expansión del castrismo en el resto de América Latina, sino en frontis operativo para los negocios del narcotráfico y el lavado y la utilización exclusiva de sus nimios recursos para los intereses de la cúpula terrorista.

Los venezolanos pasan actualmente por la peor crisis alimentaria inimaginable de toda su historia, con una economía destruida y una población desesperada, convertida en esclavos de un trabajo que jamás pagará ni la mitad de una cesta de alimentos básicos, o prisioneros de guerra del G2 cubano en los calabozos del SEBIN.

Un país más débil apoderándose de otro más grande y con mayores recursos a través del psicotrópico populismo ideológico.

Actualmente el muy repelido sistema castrista se mantiene en el poder gracias a la represión y a los recursos cuantiosos de los negocios oscuros que forman parte de la agenda secreta.

Sin fuerzas y rotos, los venezolanos lo han intentado casi todo para salir de esta guerra invasora y violenta de forma pacífica: marchas, contramarchas, protestas, tomas de calles, votación masiva, diálogo. Han caído en engaños, en trampas, han sido asesinados, convertidos en presos políticos, perseguidos, expropiados, despojados de sus bienes, secuestrados, expulsados, pero no han perdido la esperanza de retomar el destino.

Algunos sueñan incluso con una fuerza poderosa que les permita sacar a los usurpadores por las buenas o por las malas. Pocos lo han entendido.

La tercera invasión por Víctor Antonio Bolívar – El Nacional – 4 de Octubre 2018

1538661578330.jpg

Hay dirigentes políticos, algunos de izquierda, que no se han pronunciado sobre el abierto intervencionismo cubano que tiene lugar en el país en los tortuosos años de régimen castrochavista. Es como si se hubiesen quedado congelados en la épica fidelista de la Sierra Maestra. Más aún, es como si hubiesen borrado de sus memorias que, antes de esta, hubo dos invasiones que también consiguieron el terreno abonado con traición.

Hoy la tercera invasión es diferente en este sentido. Con una metodología “sui generis”, ese castrocomunismo ha logrado lo que las anteriores no alcanzaron, el poder. El 27 de febrero del 89 y los golpes militares del 92, sirvieron la mesa para que se desatara la epidemia que hoy diezma al pueblo venezolano. Luego el llamado “chiripero” terminó por traer esta peor plaga. Chávez, convertido en factótum, reclutó a las FAN para una causa ajena a su esencia. A los altos mandos les desnaturalizó al transformarles en un factor político-partidista, para corromperlos y desmoralizarlos, anulándoles su eficacia para preservar nuestra soberanía y finalmente ponerlos al servicio de los invasores.

Ha sido una invasión consensuada, que se ha materializado por una vil entrega a quienes no pudieron sembrar por la fuerza en el colectivo venezolano un comunismo que siempre ha rechazado. Así recurrieron a la inmoralidad de valerse de las vías democráticas con el velado fin de llevarnos a un régimen de facto, con un cogobierno de esos militares traidores y cubanos. De esa increíble manera el castrocomunismo, hoy con Maduro como gestor, con toda su resentida carga de odio y miseria, se instaló en Venezuela hasta nuestros días, primero desciudadanizándola y luego deshumanizándola por completo.

Por ello es increíble el inexplicable silencio de esos dirigentes ante esta trágica situación, y quienes por el contrario apuntan sus dardos contra los que muestran el coraje que a ellos les falta para denunciar internacionalmente a cubanos y traidores. La ofensiva contra este régimen requiere de todo cuanto acontezca en el plano internacional. Almagro y presidentes de otros países, así como dirigentes venezolanos, han sido objeto de inexcusables ataques por el solo hecho de enfrentar con determinación y valentía el peligro que representa este régimen para una Venezuela exhausta y una región que ya ha recibido embates del “internacionalismo” cubiche.

Como lo hemos sostenido, debe el TSJ declarar la traición a la patria y, en consecuencia, invadido y penetrado el Poder Ejecutivo y secuestrado el “poder constituyente” en Venezuela, por lo que debe pronunciarse por un gobierno de transición, con lo que marcaría una extraordinaria iniciativa en la agenda política del país. Todo ello, dejaría de bulto una condenable injerencia cubana que sensibilizaría a las instancias internacionales para las próximas decisiones, medidas y pronunciamientos que deben tomarse, fundamentalmente sobre la ayuda humanitaria y la actuación de la CPI, en el contexto de una determinante presión internacional.

Más todavía, los efectos que esa decisión del TSJ tendrían en el país serían determinantes en el seno de las FANB con respecto a esa tercera invasión cubana, así como también para enfrentar las pretensiones de imponernos a todo trance y en contra de la voluntad de los venezolanos lo que he denominado como la “constitución exprés”.

Un grupo de dirigentes opositores tuvimos la oportunidad de reunirnos en dos ocasiones con la presidente Bachelet. Una de ellas fue en Caracas, que se produjo motivada por la crisis política ya muy acentuada en el año 2007, en la que le hice ver para aquel momento que estábamos frente a una dictadura chavista en ciernes y que en el país no tendríamos una salida electoral con las condiciones que aún subsisten. Hoy, consciente ella de esa alta responsabilidad que ostenta, no la pondrá en entredicho. Con seguridad sabe que la protección de los derechos, en esta Venezuela deshumanizada, no puede esperar. Será más terrible lo que constate la comisión que designe para levantar otro informe, esta vez “in situ”. Se encontrará con una realidad más cruel que las referidas en los dos anteriores.

Cuesta creer que con toda esa avalancha de sucesos aún haya quienes, fuera de toda lógica, explicación o justificación, subestimen, e incluso rechacen, los efectos y la repercusión de estos acontecimientos en el futuro inmediato del país. Sobre todo, para una transición que solo espera un acuerdo de todos los factores políticos para tomar cuerpo.

Trump, AMLO y los tres futuros de Venezuela por Heinz Dieterich – Aporrea – 10 de Julio 2018

heinz_dieterich.jpg1. Invasión bélica, sublevación militar o levantamiento general

Los tres futuros posibles para Venezuela son la invasión militar, la sublevación militar y el levantamiento general civil. Los tres escenarios son interactivos; su probabilidad total casi el cien por ciento. Sólo imponderabilidades, como el impeachment (juicio político) o la desaparición física de Trump, podrían cambiar este futuro. Un ejemplo respectivo es la invasión militar de Reagan a Nicaragua. Bajo órdenes de Reagan, el Pentágono estableció en noviembre de 1986 un Cuartel General Marítimo en las costas de Nicaragua para dirigir la intervención bélica contra los sandinistas. Cuando la invasión estaba cerca, un periódico libanes publicó (3.11.) los datos del Irangate –venta ilegal de armas a Irán y tráfico de drogas de la CIA, para financiar la agresión contra Nicaragua– que exponían Reagan a la destitución política (impeachment) por el Senado. Ante ese peligro, el criminal de guerra tuvo que cancelar la agresión. Trump también está expuesto a un impeachment y tambaleándose por la guerra de hegemonía contra China, que va a perder. A corto plazo, sin embargo, los tres futuros mencionados para Venezuela son el escenario más realista.

2. Invasión gringa

El planteamiento de Trump de invadir a Venezuela (agosto, 2017), sólo puede sorprender a los ilusos y los que fingen asombro por la supuesta novedad. Toda persona medianamente culta sabe que el Pentágono tiene planes militares operacionales (contingency plans) para invadir a cualquier país del mundo en cualquier momento. Y toda persona latinoamericana medianamente culta conoce la criminal historia intervencionista de Washington en la Patria Grande. De ahí, que no merece un campanazo político o informático el informe sobre Trump: no hay novedad. Al contrario, es evidente, que una intervención bélica a Venezuela sería relativamente fácil. Hay cercanía geográfica; existe una extensa red logística militar gringa en el hemisferio, que incluye al Comando Sur y los “otanistas criollos”, los peones colombianos de la OTAN; el Consejo de Defensa Suramericano de la UNASUR prácticamente ha dejado de funcionar; los generales de pacotilla de las FANB nunca han estado en una guerra y su nada anoréxico Comandante en Jefe no podría repetir la hazaña de Fidel en Playa Girón, porque se quedaría atascado en la torreta del tanque que lo llevaría al campo de batalla.

3. ¿Por qué no ha habido invasión?

El argumento de que la invasión no se ha realizado, porque Trump teme el distanciamiento de los presidentes criollos, es obviamente de risa. Si no le preocupa arriesgar una guerra nuclear con China, porque le importaría la opinión de los empleados políticos imperiales del patio trasero. No, si no se ha enviado a la Cuarta Flota es, porque no ha habido una razón para hacerlo, un casus belli. El petróleo fluye (cada vez menos, por cierto), la venta de garaje transnacional florece, el Esequibo ya se perdió y la implosión del sistema madurista es inevitable e, incluso, calculable en el tiempo. Dado que a los mandamás les gustan las victorias fáciles, como la invasión de Reagan a Granada o de Hitler a Checoslovaquia, Washington no tiene que hacer otra cosa que esperar el curso determinístico de los acontecimientos. Si en algún momento Trump decide enviar a sus pretorianos, será para cobrar en prime time (hora estelar) televisivo los laureles propagandísticos de un easy victory para su electorado interno, frente a un país tan destruido que no podrá defenderse. Maduro y su pandilla le sirven en bandeja de plata al imperialismo una victoria regalada, tal como hicieron Saddam Hussein, Gaddafi y Noriega. Funcionan, objetivamente, como agentes del imperialismo monroeista. De ahí, que no conviene destruir a destiempo a un Calibán que es útil.

4. Hausmann y el intervencionismo

El 2 de enero, 2018, Ricardo Hausmann, profesor de orígen venezolano en la Universidad de Harvard, escribió:

“As conditions in Venezuela worsen…military intervention by a coalition of regional forces may be the only way to end a man-made famine threatening millions of lives.
Al empeorar las condiciones en Venezuela, una intervención militar de una coalición de fuerzas regionales puede ser la única forma para detener una hambruna generada por el hombre, que amenaza millones de vidas.”

Al formular esa propuesta de intervención, Hausmann debería recordar el tweet de Trump a la congresista Maxine Waters: “Be careful what you wish for — ten cuidado con lo que pidas”. Ante la decadencia total de las democracias burguesas criollas, con la matanza uribista sistemática de líderes sociales y desmovilizados en Colombia; el terror en Honduras; la corrupta y terrorista justicia de clase de Brasil, Ecuador y Argentina, contra Lula, Correa y Kirchner; la represión injustificable y disfuncional de Maduro y Ortega/Murillo; la de facto entrega de la política latinoamericana de Trump a la mafia monroeísta de Miami-Washington y el proyecto apocalíptico trumpiano de destruir a China (para recobrar el control del Pacífico), a la Unión Europea (para reconquistar el espacio atlántico) y a la arquitectura jurídica del sistema internacional, una intervención bélica estadounidense terminaría probablemente en una matanza sistemática de los cuadros bolivarianos de base y de nivel medio. Hausmann debería estar consciente de que no habría contrapeso endógeno venezolano para impedirlo. Como tampoco lo hay ahora, en Colombia.

5. Sublevación militar bolivariana

La posibilidad de una exitosa sublevación militar a nivel nacional, es relativamente escasa, debido a las repetidas purgas del régimen desde el mes de marzo. El sistema de espionaje y ejecución del SEBIN (Servicio de Inteligencia Bolivariana) –¿Cuándo se abandonará ese afán y newspeak de vincular todas las obscenidades del régimen con el nombre del héroe Libertador?– operado por los generales Reverol, González López, Padrino López y el teniente Diosdado Cabello, dentro de las FANB y a nivel nacional, hará imposible una organización clandestina nacional como la de Hugo Chávez (MBR-200). Lo que es posible, desde luego, son rebeliones espontáneas locales. Pero éstas, bajo las condiciones actuales y por sí solas, no tendrían la capacidad para derrocar al régimen.

6. Paro general y levantamiento

El escenario más probable del cambio es, por lo tanto, que la unificación nacional de la resistencia contra el régimen se producirá, como en todas las revoluciones clásicas: por el hambre y la deslegitimación total de la camarilla política dominante. Esa unificación, nunca lograda por los partidos políticos, ya es perceptible en la creciente auto-organización de las masas, generada por la falta de medios de subsistencia básica y las ridículas remuneraciones salariales. Sin centros nacionales de dirección todavía, pero con nuevos liderazgos que nacen en la lucha, esta auto-organización se está extendiendo horizontalmente por el país. Paralelamente se opera un gradual cambio de su carácter político: va de la protesta económica hacia la rebelión política. Cuando la protesta se vuelva masiva y violenta, fenómeno que es inevitable ante la frustración y el odio a los usurpadores, los generales de pacotilla y la tropa tendrán su prueba de fuego: ¿Dispararán contra el pueblo, como todos los gobiernos de clase, o no?

7. El precio del cambio

Para poder sacar a gobiernos clasistas ineptos de sus palacios, la historia exige generalmente una cuota de sangre, que puede ser mayor –como en la Revolución Mexicana– o menor, como en el derrocamiento del Presidente Fernando de la Rúa, en Argentina. La némesis de la historia sólo prescindió de esos sacrificios rituales de la transición en la implosión de los regímenes europeos del Socialismo del Siglo 20. Esas transiciones fueron históricamente a-típicas, porque los gobiernos socialistas entregaron el poder a la burguesía, básicamente, como un consejo de administración de una transnacional fracasada lo entrega a una nueva administración. En América Latina, el continente más desigual del planeta y gobernado por oligarquías antidemocráticas bicentenarias, las transformaciones no son ni serán pacíficas. Costarán sangre.

8. Chávez, AMLO, Lula

La experiencia venezolana de Hugo Chávez ilustró muy bien uno de los axiomas de la política, que podemos bautizar “la santa trinidad del éxito político”. O, para ser menos bíblico: Chávez dejó claro, cuáles son los prerrequisitos de una transición latinoamericana desde un gobierno fallido. Se necesita un líder con autoridad moral (o vanguardia colectiva), un programa convincente de rescate nacional y el apoyo de las masas. Al cumplir con esos requisitos situacionales, Hugo Chávez logró convertirse en apenas tres años –después de la cárcel– en Presidente de la Quinta República. La moraleja de la praxis de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y su proyecto de la Cuarta Transformación de México es la misma: vanguardia ética, un programa realista de desarrollismo democrático y el apoyo de las mayorías. Donde falta esta trinidad del triunfo, la transición y alternancia no son posibles. Por esa razón es poco probable, que la dictadura brasileña libere a Lula de su secuestro judicial, porque el ex obrero metalúrgico tendría un triunfo electoral abrumador garantizado. En Venezuela no existen las tres precondiciones de la alternancia actualmente, hecho por el cual, el escenario más probable de cambio es, a corto plazo, un paro general y una sublevación civil. Tal escenario incrementará un desenlace violento interno y una intervención militar externa.

9. Trump y Maduro: caimanes del mismo pozo

Maduro y Trump son caimanes del mismo pozo. Son destructores de los sistemas vitales para la reproducción y sobrevivencia de un país. Ambos están enfrascados en una guerra que no pueden ganar: Trump contra el status quo del mundo entero y Maduro contra las leyes de la economía política. Ambos representan las fuerzas de la anti-historia, cuyo perpetuum mobile (energía permanente) es la violencia. Terminarán, como Hitler, en la apocalipsis que ellos mismos generaron.

A %d blogueros les gusta esto: