elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Inseguridad

Captain murdered on oil tanker off Venezuela -port authority by Deisy Buitrago and Marianna Parraga – Reuters – 26 de Febrero 2020

Armed assailants murdered the captain of an oil tanker after boarding his ship while it was anchored off the coast of eastern Venezuela, according to a local union leader and a report from a Venezuelan port authority.

Six armed individuals boarded the San Ramon tanker early Monday morning in Pozuelos Bay and shot the captain, Colombian national Jaime Herrera Orozco, a report from the Puerto La Cruz port authority seen by Reuters said.

A coast guard sergeant guarding the ship was also injured, the report added.

Crime has become a growing problem here for OPEC member Venezuela’s moribund oil industry during a six-year economic crisis, marked by hyperinflation and shortages of basic goods. So-called pirates frequently rob equipment from oil wells in Maracaibo Lake in western Venezuela.

Jose Bodas, an oil workers union leader in Puerto La Cruz, said the tanker had been waiting to enter the Jose oil terminal to load with crude. He said it was the first time he could recall an attack of this type in eastern Venezuela, and it was the first death at the hands of “pirates” he knew of.

“This is a demonstration of the insecurity we face, which is also present in the oil fields and undoubtedly impacted production,” Bodas said in a telephone interview, adding that other members of the San Ramon’s crew were missing.

Authorities have not provided official information about the incident.

Neither Venezuela’s state oil company, PDVSA, nor the country’s oil or information ministries responded to requests for comment. Neither the Puerto La Cruz port authority nor Venezuela’s INEA maritime authority answered the phone on Tuesday, a national holiday.

The Mexican-flagged San Ramon has not transmitted its location since Dec. 10, when it was in the port of Manzanillo in Mexico, according to Refinitiv Eikon data. The owner of the tanker could not immediately be established.

Informe Anual de Violencia 2019 – Observatorio Venezolano Violencia – Diciembre 2019

INTRODUCCIÓN

En el año 2019 Venezuela ha vivido la mayor crisis social de la historia por la destrucción de la economía, la pérdida de capital humano por la emigración, el deterioro del estado de derecho y el incremento de la desigualdad social. En ese contexto de destrucción institucional, la violencia y la criminalidad han sufrido cambios importantes, pues la criminalidad acompaña los cambios en las sociedades, y procura adaptarse a las oportunidades que le ofrece el mejoramiento o empeoramiento de las condiciones de vida en esa sociedad.

En la búsqueda del poder o del dinero, los actores criminales administran la violencia para poder garantizarse un usufructo de la renta como resultado de la utilización de la fuerza, sea para depredar los frutos del trabajo o los recursos disponibles en ese territorio, sea para establecer condiciones desiguales que les permitan un acceso privilegiado a las fuentes de riqueza y de renta existentes en esa sociedad.

Durante este año 2019, en Venezuela se ha incrementado la destrucción del pacto social por la suma perversa y en apariencia contradictoria de anomia y autoritarismo, lo cual ha provocado, por una parte, una actuación arbitraria y discrecional de instituciones que incumplen sus obligaciones y violan derechos humanos, y por otra parte, la desconfianza de la población en instituciones y funcionarios cuyo desempeño está sujeto a normativas y regulaciones que son frecuentemente modificadas, con cambios impredecibles y sin un claro fundamento.

Y en lugar de la deseada independencia de los tres poderes en la sociedad, capaces de generar contrapesos, lo que existe de manera fáctica es una dualidad de poderes que durante este año ha permanecido y profundizado. A la existencia de dos poderes legislativos y dos poderes judiciales, se sumó en este año dos poderes ejecutivos. Uno de ellos con un presidente designado por la Asamblea Nacional legítima y reconocido por una parte de la sociedad y por varias decenas de países del mundo como el presidente encargado legítimo del país.

Aunque existe una Asamblea Nacional electa democráticamente, se estableció otra Asamblea legislativa distinta, una Asamblea Nacional Constituyente que fue convocada y electa con procedimientos no contemplados en la Constitución y que no ha asumido, en cualquier caso, la función para la cual fue convocada, que era redactar un texto constitucional, sino que en forma arbitraria se ha adjudicado a sí misma poderes para actuar como una instancia plenipotenciaria, capaz de normar y decidir sobre cualquier dimensión de la vida republicana.

El poder ejecutivo continúa gobernado bajo el “estado de excepción” establecido desde mayo del año 2016 y prorrogado de manera indefinida e inconstitucional varias veces, concentrando por esa vía cada vez más poderes y con cada vez menos controles y regulaciones. La Sala Constitucional se erigió como un macro poder capaz de modificar la Constitución. Las leyes se personalizan y se politizan, dejando de ser mecanismos de regulación social universal, para convertirse en instrumentos para la persecución casuística de los diferentes y disidentes. 2

En ese contexto, los mecanismos básicos de funcionamiento de las sociedades se pierden y el delito de distintos rostros encuentra nuevas y mejores oportunidades para actuar. Como no hay reglas universales y legítimas, el poder fáctico impone sus reglas y las aplica de manera arbitraria a los fines de obtener riqueza o de conservar el poder, o de conservar el poder para poder usufructuar de la riqueza.

En Venezuela, el año 2019, se ha consolidado lo que se puede considerarse la mayor crisis social en la historia de Suramérica.

Para acceder al Informe completo abrir el siguiente enlace :

INFORME-ANUAL-DE-VIOLENCIA-2019. OVV

Más de 5.000 personas han muerto en 2019 en Venezuela a manos de las autoridades por Ludmila Vinogradoff – ABC – 27 de Diciembre 2019

Este año se registraron menos muertes violentas que en 2018, debido a la emigración y a la falta de dinero. A pesar de esto, es el país más violento de América Latina

fuego-venezuela-kS5E--620x349@abc.jpg

En 2019 Venezuela se mantiene como uno de los países con mayor número de muertes violentas en la región y en el mundo con un saldo estimado de 16.505 homicidios que representan una tasa de 60,3 muertes violentas por cada cien mil habitantes. De todas ellas, más de 5.000 se han perpetrado a manos de las autoridades venezolanas. En conversación con ABC, el director ejecutivo del Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), Roberto Briceño León, aseguró que la disminución de cifras no representa una mejoría de la crisis social, sino todo lo contrario, «el empeoramiento de las condiciones de vida y de la crisis humanitaria compleja que atraviesa el país».

ABC tuvo acceso al Informe Anual 2019 del OVV, donde se hace un exhaustivo estudio de la grave crisis social que asola al país. Se clasifican las muertes violentas en tres tipos. De las 16.505 muertes, hay 6.588 asesinatos cometidos por los delincuentes, en segundo lugar hay 5.286 homicidios cometidos por los cuerpos de seguridad del Estado y que son clasificados como muertes por resistirse a la autoridad, y por último unas 4.632 muertes causadas por una intencionalidad indeterminada.

Los suicidios también han ido en aumento en los últimos cuatro años. Pese a la censura oficial, el OVV ha estimado que la tasa de suicidios oscila entre 9 y 10 casos por cada 100.000 habitantes, lo que representa un incremento del 140-170% desde 2015 a 2018. En términos generales se ha reducido la cifra de muertes violentas, pero el saldo de Venezuela está «muy por encima de cualquier de los otros países considerados violentos en América Latina».

Menos «oportunidades»

Este es el tercer año de disminución sostenida de muertes violentas. En 2018 Briceño León había anunciado que se produjeron unos 23.047 asesinatos en Venezuela, por lo que el país cerró ese año como el más violento de América Latina. Aunque el año pasado registró una reducción de 2.000 homicidios con respecto a 2017, la cifra todavía estaba entre las más altas de la región, al situar la tasa nacional de 81 homicidios por cada 100.000 habitantes, «prácticamente el doble de lo que se esperaba en Honduras».

En 2019, comparando con otros países de la región, Venezuela encabeza la lista de muertes violentas con una tasa de 60 homicidios por cada 100.000 habitantes. Le siguen El Salvador con 48, Jamaica con 47, Honduras con 42, Colombia con 25, México con 22 y Brasil con 19.

El informe también detalla las causas de la disminución de las muertes violentas. En primer lugar se debe a la destrucción de la actividad económica, la quiebra y cierre de empresas y el empobrecimiento del país, la emigración masiva y la falta de dinero. En vez de atracar a la gente, los delincuentes prefieren otras actividades más lucrativas como el tráfico de drogas, minerales y oro, contrabando de gasolina o la extorsión de las empresas.

Por otra parte, los delincuentes venezolanos han emigrado hacia otros países. La falta de servicios públicos y de dinero ha restringido el entretenimiento de la gente. Después de las siete de la noche las calles están solitarias por la inseguridad. «La inmensa letalidad policial se ha convertido en un factor relevante en la reproducción de la violencia en el país. Las muertes provocadas por los policías se mantienen en niveles extremadamente altos, registrándose en 2019 un promedio de 14,5 personas muertas cada día del año a manos de los cuerpos de seguridad», añade el informe.

 

Crimen organizado y corrupción en Venezuela – Coalición Anticorrupción /Transparencia Venezuela – Diciembre 2019

El mapa de los países más peligrosos en 2019 por Luis Cano – La Patilla – 28 de Noviembre 2019

El mapa de la peligrosidad en el mundo en 2019, realizado a partir de las recomendaciones de viaje del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, ha cambiado notablemente en el último año. Una quincena de países han empeorado su situación, Bolivia de forma más drástica que ninguno, mientras que una docena han vivido ligeras mejoras en su seguridad.

Exteriores establece una relación, país por país, de recomendaciones de viaje para los españoles antes de salir al extranjero. Estos consejos son actualizados de forma continua en función de los acontecimientos. A partir de la literalidad de estos avisos, indirectamente se desprende un índice oficioso de peligrosidad mundial, representado en este mapa interactivo a partir de colores. Pincha sobre cada país en el mapa para conocer las recomendaciones.

Máximo peligro

-Negro: «Se desaconseja el viaje bajo cualquier circunstancia». Nueve países.

La lista de países más peligrosos del mundo se mantiene en nueve países, los mismos que el año pasado, tres menos que en 2017. Permanecen en el máximo nivel de peligrosidad Siria, Afganistán, Yemen, Libia, República Centroafricana, Somalia, Eritrea, Sudán del Sur y Papúa Nueva Guinea.

-Rojo: «Se desaconseja a no ser por extrema necesidad». 16 países.

Bolivia es el país que ha vivido un mayor deterioro de su seguridad, debido a la reciente inestabilidad política, hasta el punto de alcanzar el segundo nivel de peligrosidad máxima. Exteriores recomiendo no viajar al país. La misma recomendación que desde hace dos años vive Venezuela, ya instalada en el riesgo. Nicaragua ha abandonado este trance este año, el único país en conseguirlo. Por el contrario, han entrado Bangladés y Liberia, más inseguros aún que el año anterior. Los otros países con nivel rojo, aquellos que Exteriores desaconseja el viaje salvo por razones de extrema necesidad, son: Haití, Irak, Pakistán, Corea del Norte, Egipto, Nigeria, Níger, República Democrática del Congo, Mali, Chad, Burkina Faso y Burundi.

Con zonas a evitar

-Marrón: «Se recomienda viajar con extrema precaución y abstenerse de hacerlo por determinadas zonas». 26 países.

Colombia, Nicaragua, Guatemala, Honduras y El Salvador son los países americanos que forman parte del nivel de extrema precaución y con zonas a evitar. Un estadio copado por países africanos (Kenia, Camerún, República del Congo y Sudáfrica, entre otros), pero con hueco también para asiáticos como Indonesia y Tailandia. Israel también forma parte de este rango, así como los territorios palestinos. Se mantiene en la lista Turquía. Argelia, Mozambique y Togo, que empeoran su situación, son novedades, mientras que Filipinas, Sri Lanka y Sudán salen después de haber mejorado su seguridad.

-Naranja: «Se recomienda viajar con precaución y abstenerse de hacerlo por determinadas zonas». 54 países.

El nivel más numeroso es, a su vez, el más heterogéneo, ya que la peligrosidad se restringe a zonas concretas y no a todo el país. Así, por ejemplo, Japón está por su riesgo sísmico, Corea del Sur por su frontera con el régimen de Pyongyang, y Rusia por su agitado Cáucaso. Los gigantes China India forman parte del nivel. La mayoría de los 54 miembros de la lista, no obstante, están ahí por la criminalidad en determinadas áreas. Así ocurre con países de Iberoamérica como BrasilMéxicoPerú Ecuador. También hay estados europeos: Serbia, Chipre, Armenia y Georgia. La lista ha aumentado respecto al año pasado, cuando eran 51, puesto que ha habido más incorporaciones por empeorar su situación, como Bahamas, que salidas por mejoras de su seguridad.

Precaución

-Ámbar: «Se recomienda extremar la precaución durante el viaje». Nueve países.

Argentina ha pasado este año a formar parte de este nivel por el aumento de la inseguridad. A diferencia del nivel anterior, no incluye zonas a evitar, pero la precaución extrema es generalizada en todo el país, principalmente por la criminalidad. La lista está formada por nueve países, principalmente africanos, como Madagascar o Ghana. Aunque también hay asiáticos como Malasia. Entran en este nivel Sri Lanka y Guinea-Bissau tras reducir su riesgo.

-Amarillo: «Se recomienda viajar con precaución». 42 países.

Países con delincuencia alta sin ser alarmante. África tiene aquí su suelo, con países como Marruecos o Guinea Ecuatorial. También Iberoamérica, con Chile, Uruguay, Bolivia, Cuba, República Dominicana y Costa Rica.

Sin restricciones

-Azul: «No hay restricciones específicas relativas a viajes a este país». 42 países.

Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Samoa y 35 países europeos (esto es, todos menos algunos balcánicos) forman el grupo con menor riesgo. Taiwán y Singapur son los únicos países asiáticos en un rango sin representantes africanos ni iberoamericanos. Singapur es única incorporación este año en una lista que no había variado desde 2016.

A pesar de los diferentes niveles de peligrosidad, Exteriores remarca en las recomendaciones de cada país, también de los más seguros: «Se recuerda que en estos momentos ninguna región del mundo y ningún país están a salvo de posibles actos terroristas».

Atropellaron dos veces a septuagenario en Ruiz Pineda y robaron sus pertenencias mientras agonizaba – Albertonews – 3 de Octubre 2019

Un jubilado de la Universidad Central de Venezuela (UCV) fue víctima fatal de un conductor que lo arrolló dos veces frente a la estación de Ruiz Pineda, cerca del barrio San Pablito, en Caricuao, en Caracas.

El hombre identificado como Carlos Eduardo Monasterios, de 78 años, era jubilado de la facultad de Odontología de la UCV y actualmente tenía varios clientes, a quienes les reparaba los equipos utilizados en esta área, informó el portal web El cooperante.

Este lunes a las 08:30 de la noche se dirigía a su vivienda en Ruiz Pineda luego de atender a un cliente y fue arrollado por un vehículo Fiat Palio frente a la estación.

El conductor se bajó, pero luego un grupo de vecinos comenzaron a gritarle, por lo que se montó en su vehículo y al acelerar volvió a atropellar a la víctima.

Mientras Monasterios se encontraba agonizando personas inescrupulosas le robaron sus pertenencias, entre ellas su teléfono. Se conoció que fue auxiliado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de la subdelegación Ruiz Pineda, quienes pasaban por el sitio, y lo llevaron al Hospital Dr. Miguel Pérez Carreño, pero no lo atendieron, por lo que lo remitieron al Dr. Domingo Luciani de El Llanito, donde falleció a las 02:30 de la madrugada del martes.

Sus familiares se enteraron del hecho luego de que un cliente llamara al teléfono de la víctima y le contestó un hombre, quien le dijo “bueno, yo me agarré el teléfono porque lo habían atropellado, ese señor está muerto”.

El cliente se comunicó con los familiares, quienes, por medio de un conocido, que es funcionario del Cicpc, lograron verificar lo ocurrido.

Inseguridad en aeropuertos pone en riesgo las rutas internacionales – El Nacional – 9 de Julio 2019

Más de 12 compañías han abandonado el país en los últimos años por motivos económios y para resguardar la vida de la tripulación y pasajeros

Aeropuero Internacional de Maiquetía

Iberia, Air France, Air Europa, Copa y Turkish son las aerolíneas que cumplen con rutas internacionales en Venezuela. Más de 12 compañías han abandonado el país en los últimos años y las que quedan están en riesgo por causa de la inseguridad en los aeropuertos.

“Es un problema de inseguridad integral, no solo referido al tema de los salud, sino a hurtos y robos”, agregó.

Señaló que la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos suspendió el pasado mes de mayo los vuelos desde y hacia Venezuela para resguardar la vida de la tripulación y pasajeros.

Reiteró que la Asociación Internacional de Transporte Aéreo IATA, y la Organización de la Aviación Civil Internacional son organismos rectores de la seguridad integral que deben cumplir los aeropuertos y las aerolíneas.

“Imposible estar en categoría 1 con esos niveles de inseguridad operacional que ponen en riesgo muchas vidas en cualquier aeropuerto nacional”, indicó el piloto.

Las pocas compañías que viajan al exterior dejan a su tripulación en países como República Dominicana y los vuelos llegan a Venezuela con tripulación nacional.

Venezuela es el país de Suramérica con la tasa de homicidios más alta – El Nacional – 8 de Julio 2019

Según el informe publicado por Naciones Unidas, Venezuela registró casi 57 homicidios intencionales por cada 100.000 habitantes

Venezuela fue en el año 2017 el país de Suramérica con los niveles más altos de muertes violentas. Registró casi 57 homicidios intencionados por cada 100.000 habitantes, según el Estudio Mundial sobre el Homicidio de 2019 publicado este lunes por Naciones Unidas en Viena.

Por detrás de Venezuela se sitúa a mucha distancia en esta lista Brasil, que registró una tasa de 30,5.

En todo el continente americano, solo El Salvador tiene una tasa de homicidios más alta, de 62,1.

Según el estudio elaborado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), Venezuela experimentó entre 1991 y 2017 “el incremento más dramático” de muertes violentas de toda América, al pasar de 13 a 56,8 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Caracas, la capital del país sumido desde hace años en una profunda crisis política, económica e institucional, en 2017 registró 122 muertes por 100.000 habitantes, multiplicando por más de dos las cifras de homicidios a nivel nacional.

El riesgo de morir asesinado en la nación petrolera es excepcionalmente alto para los varones de entre 15 y 29 años. La tasa de homicidios para esta franja de la población fue de 200 por cada 100.000 habitantes.

La situación en Venezuela en lo que a muertes violentas se refiere es similar a la de otros países de Latinoamérica como Brasil y México.

“Tienen una de las tasas de homicidios más altas del mundo, y todos se han visto afectados por la inestabilidad social y económica en las décadas recientes”, se lee en el informe.

Además, estos tres países tienen en común haber experimentado una caída de la población joven que, sin embargo, no se ha traducido en una bajada de la criminalidad, como ha ocurrido en sociedades más estables en las que también se ha reducido este segmento de la población.

Indicador de Paz Mundial: Venezuela es el país menos seguro de Suramérica – El Nacional – 25 de Junio 2019

El índice de Paz Global  del año 2019 reveló que Venezuela es actualmente el país menos seguro del continente americano y se encuentra en el lugar número 144 de todo el mundo.

En la actualidad, Venezuela ocupa la posición 11 de la región suramericana con un puntaje de 2.671, en baja de 2 puntos respecto a 2018.

Colombia se encuentra inmediatamente por encima de este en la posición 142, y Brasil en la 116.

Los 19 problemas de la seguridad ciudadana que debemos resolver – Alberto Ray – Junio 2019

En Venezuela, más tempano que tarde, llegarán los tiempos para encarar los más grandes retos que como nación tenemos. La reinstitucionalización del país, la estabilización económica y, por supuesto, la seguridad y el orden público son apenas la punta de un inmenso iceberg que habrá que comenzar a sacar bajo las aguas. Pero ¿Por dónde comenzar?, es evidente que si reconocemos cuáles son los problemas, podremos plantear mejores soluciones.

En un esfuerzo de síntesis sobre un tema de tantas complejidades, a continuación, resumimos en 19 puntos los temas de mayor urgencia y que tendrán que estar en la agenda de quienes pretendan conducir las impostergables políticas de seguridad para un país que reclama recuperar la paz en sus calles.

1- Venezuela tiene la tasa más elevada de homicidios del continente (seguido de Honduras) con 91 muertes violentas por cada 100 mil habitantes cada año. Durante el año 2017 alcanzamos la cifra de 300 mil homicidios acumulados desde 1999. Importante tener en cuenta que el 85% de estas muertes ocurren en la vía pública.

2- El número de armas de fuego ilegales que circulan por el país es incalculable, aunque existen cifras aproximadas creíbles que se ubican alrededor de 3.500.000. En Venezuela el 93% de los homicidios son producidos por estas armas.

3- El secuestro y la extorsión se han convertido en actividades criminales ampliamente extendidas por el territorio nacional afectando a la población de todos los estratos socioeconómicos del país. Son tareas muy lucrativas que permiten sostener a bandas que se especializan en este tipo de delitos. Es bien conocido que parte de las actividades criminales vinculadas con el secuestro y la extorsión operan en centros penitenciarios y en un número importante de casos se ha determinado la participación de funcionarios y exfuncionarios policiales y militares. Desde el 2012 la cifra de secuestros denunciados está alrededor de 450 casos por año. Se estima que existen una cifra negra de ocho a uno (8 secuestros no denunciados por cada denuncia). Esto arroja la cantidad 25000 secuestros en los últimos 7 años.

4- El robo y hurto de vehículos alcanza en Venezuela cifras astronómicas. En los primeros 9 meses del año 2017 fueron denunciados 8690 hurtos y 18.440 robos de vehículos. Esta actividad criminal se ha visto impulsada por los altos costos y escasez de repuestos automotores. A ella también se vinculan bandas criminales y delincuencia organizada con nexos internacionales. El impacto económico del robo y hurto de vehículos es significativo en el presupuesto familiar, que al verse afectado por la pérdida de su medio de transporte y sin posibilidades de recuperación a corto plazo, perjudica de manera significativa calidad de vida de la familia venezolana.

5- Venezuela se ha convertido en la ruta principal de extracción de droga desde Colombia al resto del mundo. A través del país circulan, en la mayoría de los casos con la anuencia de las más altas autoridades del Estado más de 70 toneladas de cocaína por año, que luego se distribuye a México, las islas del Caribe y Europa. El dominio del territorio por este modelo logístico de gran escala ha provocado que poblaciones enteras hoy se dediquen a colaborar con las redes del narcotráfico. Con el tráfico de drogas se anexan actividades paralelas como el blanqueo de capitales, la corrupción y en ocasiones la generación de subredes de microtráfico que se alimentan de estos canales de distribución.

6- La pérdida de la institucionalidad ha afectado gravemente el sistema de administración de justicia criminal, lo que se ha traducido en una impunidad casi absoluta en todos los delitos, alcanzando niveles de hasta un 96% en homicidios e índices aún más elevados en casos de robo, hurto, violaciones y lesiones personales. Aprovechando la impunidad como principal aliciente, políticas públicas equivocadas como las llamadas zonas de paz, el tráfico de estupefacientes y la cantidad de armas de fuego que circulan de manera ilegal por el territorio han estimulado la formación y desarrollo de bandas criminales dentro y en la periferia de las ciudades más grandes del país.

7- El déficit de funcionarios policiales en todos los niveles del Estado, el desmontaje de la meritocracia como vía de ascenso dentro de los cuerpos armados de prevención y protección, los bajos ingresos y beneficios sociales derivados del ejercicio de la profesión y las fallas severas en el equipamiento policial estrechan más aún las salidas al problema de la seguridad en el país. Para estar alineados a los promedios mundiales, en Venezuela serían necesarios alrededor de 83.000 funcionarios en labores de prevención y protección ciudadana, que representa 120% de la plantilla actual.

8- La policía de investigación criminal ha sido una de las instituciones más afectadas en el proceso de desinstitucionalización de la seguridad en el país. El déficit estimado de funcionarios de alrededor de 290% tomando en cuenta una plantilla actual de 13 mil funcionarios activos.

9- La centralización de la seguridad ciudadana producto de medidas de control político ha restringido las capacidades de las policías regionales y municipales. El gobierno nacional ha intervenido administrativa y operacionalmente prácticamente todos los cuerpos de orden público controlados por administraciones opositoras. De igual manera, les han limitado competencias y restringido o prohibido la utilización de determinados tipos de armamento.

10- La falta de oportunidades reales de empleo productivo a jóvenes y la desaparición de escuelas técnicas orientadas hacia la educación para el trabajo son el cultivo perfecto para que la delincuencia se ofrezca como la mejor alternativa para el “progreso” sobre todo en zonas populares y marginales en las que inclusive, se valora positivamente al “malandro” y se celebra su cultura. La mayoría de los delincuentes en Venezuela se inician en el oficio a partir de los 13 ó 14 años. En los planteles públicos la deserción escolar en los cinco años de bachillerato alcanza cifras impactantes. De cada 100 adolescentes que ingresan a la educación media, solo egresan 30 en 5to año.

11- El deterioro de las condiciones de vida, la pérdida de los espacios urbanos para el esparcimiento, la bajísima calidad de los servicios públicos y la incapacidad de las autoridades locales de resolver los problemas de convivencia ciudadana se han convertido en factores contribuyentes para el incremento de violencia y la ruptura del necesario tejido social para el sostenimiento de relaciones humanas dentro de los límites de la civilidad. Se estima que el 20% de los homicidios en el país tienen su raíz en problemas de convivencia no atendidos o resueltos en sus etapas tempranas.

12- La persecución y el delito político deben incluirse en el menú de crímenes que incrementan el clima de inseguridad del país. Sólo durante el 2017 se realizaron 5115 detenciones por protestas políticas en varias ciudades. Un número no conocido de ciudadanos han salido del país por causas políticas. Sólo en los Estados Unidos se han presentado entre enero y septiembre de 2017, 23.500 casos de asilo político. Se estima que mensualmente salen por la frontera colombo-venezolana alrededor de 25 mil ciudadanos venezolanos que no regresan luego al país.

13- Los colectivos armados se han constituido en fuerzas de choque parapoliciales que operan como herramientas de última de línea de defensa para el gobierno. Se estima que en el país existen alrededor de 25.000 personas afiliadas a organizaciones de esta naturaleza y que vienen siendo entrenados y armados por algunos sectores de las policías y la FAN. En las protestas acaecidas en Venezuela entre abril y julio del 2017 La Fiscalía General registró 38 muertes directamente vinculadas a grupos colectivos.

14- La explotación de recursos naturales controlados por grupos mafiosos vinculados al Estado es además de la droga, la otra fuente de recursos económicos que sustenta a organizaciones de delincuencia trasnacional con profundas ramificaciones en la Fuerza Armada Nacional y otras instancias del poder público. El estado Bolívar es uno de los espacios más afectados por actividades de explotación minera sin que se rinda cuentas al ciudadano, perjudicando no solo la economía de país, sino creando daños ambientales en algunos casos irreparables sobre una geografía altamente frágil.

15- El desarrollo de actividades subversivas en el territorio venezolano ha sido denunciado en instancias nacionales e internacionales, debido principalmente a la utilización de zonas fronterizas con Colombia como aliviaderos de grupos guerrilleros del país vecino. A esto se le agregan las reiteradas denuncias de los campos de entrenamiento de grupos radicales islámicos en el oriente de Venezuela y la Isla de Margarita, así como el despliegue del Frente Bolivariano en el Sur Occidente. Más recientemente, se ha hecho público en medios de escala global la emisión de pasaportes venezolanos a individuos vinculados con grupos terroristas y frentes de lucha islámica en Irán. Las complejidades detrás de estas denuncias ponen en evidencia que el espacio territorial venezolano ha venido siendo no solo utilizado, sino colonizado por grupos irregulares que se aprovechan de estas ventajas promovidas desde el mismo gobierno para operar con amplias libertades. De manera similar, la pérdida de territorio a manos de las bandas criminales en las ciudades viene reduciendo el espacio vital del ciudadano que observa cómo se reduce su radio de acción a espacios confinados dentro de ciudades y pueblos.

16- El ministerio público siendo el órgano impulsor de la política contra la delincuencia, se ha venido plegando históricamente a las líneas políticas del gobierno, convirtiéndose en el principal perseguidor de los opositores, actuando a través de inhabilitaciones políticas para el ejercicio de cargos públicos y la apertura de expedientes judiciales en tribunales que nunca deciden sobre las causas, pero mantienen a los ciudadanos en un permanente estado de zozobra jurídica. Paradójicamente, la Fiscalía no muestra la misma eficiencia en la investigación de delitos que azotan al ciudadano, acumulando miles de expedientes en un retardo procesal que perjudica a ciudadanos privados de libertad y a la vez, genera altas cifras de impunidad.

17- En el país existen alrededor de 800 jueces penales que a todas luces son insuficientes para agenciar diligentemente los miles de delitos denunciados en el territorio nacional. El déficit alcanza alrededor del 200% a nivel nacional.

18- Las cárceles y los recintos penitenciarios, como tanto se ha dicho, se han convertido en las universidades del delito. En los últimos años, además, son los cuarteles generales de bandas criminales organizadas desde dónde se trafica, se negocia y se extorsiona. Son espacios de impunidad y de extorsión desde dónde resulta prácticamente imposible esperar la debida regeneración del reo para su posterior inserción en la vida civil. En Venezuela existen 31 centros penitenciarios e internados judiciales con una población de 55.007 reclusos (año 2014) y un hacinamiento estimado en 190%. Otro aspecto relevante en relación con las cárceles venezolanas es el nivel de violencia presente. Entre 1999 y 2014 se han registrado 6.313 muertos y 16.318 heridos dentro de estos centros.

19- El modelo de Estado Criminal y la delincuencia organizada venezolana se inserta en la economía globalizada e interconectada como un espacio para negociarlo todo, inclusive la disponibilidad que tiene un Estado para ofertar su ciudadanía, soberanía, sistema bancario, espacio aéreo y hasta su Fuerza Armada. Es una especie de franquicia del crimen. Un sistema abierto para realizar los más extraordinarios negocios ilícitos a costos razonables y con bajísimo riesgo. Que Venezuela se haya convertido en un Estado Criminal (EC) que otorga pasaportes a terroristas y empela su principal industria petrolera para trasportar estupefacientes custodiados por efectivos del Ejército no es una novedad. Desde hace más de una década se acumulan casos en distintos tribunales del mundo sobre la participación directa de funcionarios en escandalosos delitos de corrupción, tráfico de drogas, violación de derechos humanos y apoyo a grupos irregulares; todos bajo la mirada cómplice de un sistema de justicia nacional adaptado para amparar y dejar impune a los responsables. Ahora, con la transformación de la estructura del Estado que abre la constituyente, las posibilidades de convertir a Venezuela en una plataforma sofisticada para delito internacional es de tal magnitud, que hasta el negocio petrolero quedaría subordinado a las redes del hampa globalizada.

Otros factores sociales como el embarazo adolescente, la prostitución, el consumo de drogas y alcohol se potencian para complejizar el problema de la seguridad. Las dificultades crecientes de la gente, aunadas al deterioro de las condiciones de vida en el país son elementos que contribuyen en la dinámica violenta de la sociedad venezolana. En este sentido vale resaltar que el alto costo y/o escasez de bienes de primera necesidad se suma al círculo vicioso del deterioro familiar, pues obliga a que padre y madres pasen la mayoría del tiempo en la búsqueda de recursos para subsistencia, redundando en hogares en los que no existe la presencia necesaria de adultos responsables en la formación de valores en niño y jóvenes.

Como conclusión estamos obligados a comprender que el problema de la inseguridad en Venezuela es materia de impostergable resolución. Cada día mueren en el país 74 venezolanos de manera violenta, por lo que no podemos seguir indolentes ante un drama que nos está extinguiendo como sociedad.

A %d blogueros les gusta esto: