elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Inflacion

BCV entrega datos de descontrolada inflación al FMI, muy por debajo de lo estimado por el organismo por Alex Vasquez y Andrew Rosati – Bloomberg/La Patilla – 29 de Noviembre 2018

REUTERS/Yuri Gripas

El Banco Central de Venezuela envió datos económicos claves al Fondo Monetario Internacional la semana pasada para evitar sanciones. Las cifras oficiales admiten que la inflación se salió de control a 860 por ciento en 2017, mientras que la economía se contrajo 15.7 por ciento, el cuarto año consecutivo de recesión, según una de las personas que no está autorizada a hablar públicamente sobre el tema.

Después de que Venezuela suspendió la publicación de datos de crecimiento e inflación en medio de una crisis sin precedentes, el FMI advirtió sobre posibles sanciones por retener estadísticas y el Banco Central de Venezuela cumplió compartiendo las cifras el 20 de noviembre, dijo la gente.

Venezuela ha utilizado los derechos especiales de giro del fondo para reforzar sus reservas internacionales en el pasado. La oficina de prensa del FMI declinó hacer comentarios. Un portavoz del banco central de Venezuela no respondió de inmediato una solicitud de comentarios.

Si bien la admisión de la inflación en Venezuela sigue el pronóstico del FMI para el 2017 de 2,818 por ciento, y la estimación del indice Cafe con Leche Bloomberg’s del 1,718 por ciento; los datos confirman el considerable colapso de la economía del país miembros de la OPEP ahora devastado por la escasez, el desmoronamiento de la industria petrolera y el colapso de servicios públicos. A falta de estadísticas oficiales, los inversores y economistas se han basado en cifras de multinacionales, grupos de expertos e incluso indicadores que hacen un seguimiento del precio de los productos básicos, como los huevos y el café.

El presidente Nicolás Maduro insiste en que los males de su país son el resultado del “sabotaje económico” a manos de sus adversarios en el país y en el extranjero, mientras que los economistas culpan en gran medida a la hiperinflación y el hambre de un complejo sistema de control de precios que engendra la corrupción.

La compilación de las estadísticas de inflación fue manejada por el director del banco central, Sohail Hernández Parra, dijeron las fuentes. Economista de formación, Hernández fue un diplomático de larga data que trabajó directamente cerca de Maduro en su anterior papel como ministro de relaciones exteriores.

Después de ajustar las cifras preliminares, el conjunto de datos enviado al FMI apunta a caídas abrumadoras en 2017 en todas las áreas principales de la economía. El banco central también enviará datos para el primer semestre de 2018, que aún se está compilando, según las fuentes.

Producto Interno Bruto 2017 -15.7%
Sector petrolero -15%
Fabricación -25%
Construcción -53%
Financiero -32%
Importaciones públicas -27%
Importaciones privadas -51%

Inflación proyectada 2018 – FMI

El avión se viene a pique por José Toro Hardy – La Patilla – 14 de Noviembre 2018

dTAO0vr1_400x400

El régimen venezolano luce como un avión que se quedó sin gasolina. El piloto tercamente insiste en mantener una ruta que lo llevará a estrellarse. Puede desviarse y planear hasta alguna pista que salve a los pasajeros; pero no, insiste en dirigirse a un destino al cual le resulta imposible llegar e inevitablemente se vendrá a pique.

¿Cuál es la situación actual de Venezuela?

En primer lugar, su economía colapsó. Cabe esperar que este año el PIB caiga en una cifra que puede oscilar en torno al 23%. En 5 años el tamaño de la economía venezolana se habrá contraído a menos de la mitad

La inflación, incontenible, campea por sus fueros. Ya padecemos la hiperinflación más alta del mundo y al proyectar las cifras, algunos economistas como Pedro Palma, Asdrúbal Oliveros y Alejandro Grisanti de Ecoanalítica, estiman que podría sobrepasar la cifra de 4 millones 126 mil por ciento. Por su parte el Fondo Monetario Internacional (prudente porque basa sus cálculos en cifras oficiales), la proyecta en 10.000.000 % para el 2019. Pero ese nivel, incomprensible, se queda corto frente a los cálculos de Ricardo Hausmann quien desde la Universidad de Harvard pronostica para ese año un nivel de 44 millones por ciento ubicándose entre las más altas que ha conocido la humanidad.

La inflación es por definición una espiral que, a menos que se introduzcan correcciones drásticas, cobra fuerza. Eso está ocurriendo. La inflación venezolana está en fase de aceleración y en los próximos meses va a adquirir mayor velocidad porque en el último trimestre se pagan aguinaldos, bonos, misiones y el gasto público se desboca. Incluso se prevé un nuevo aumento de salarios que será como arrojar gasolina al fuego de la inflación.

La Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional anunció que en octubre la inflación alcanzó a 148%. Si por definición hablamos de una espiral ascendente, en los próximos meses ha de crecer sustancialmente.

A los efectos del cálculo de la inflación de los próximos 12 meses, la fórmula a aplicar es:

(1+Interés promedio mensual)^12-1 x100.

De la fórmula anterior y suponiendo que la inflación promedio mensual se comporte conforme a su definición y vaya adquiriendo velocidad, se desprende que incluso las estimaciones de Hausmann podrían resultar conservadoras.

El crecimiento de la liquidez monetaria, producto de la emisión incontrolada de dinero digital por parte del Banco Central para financiar el gasto público, es la causa fundamental del cáncer hiperinflacionario que padecemos. En lo que va del año esa liquidez ha crecido en más de 19.500%.

Hay muchísimos Bolívares tratando de adquirir una cantidad de bienes cada vez menor en el mercado, lo cual conduce al crecimiento desbordado y sostenido de los precios. Ahora bien, al no encontrar bienes que comprar en el país, inevitablemente esos excedentes monetarios se desvían a la compra de dólares en el mercado paralelo. El resultado será un aumento del dólar en ese mercado cuyos niveles ni siquiera me atrevo a vaticinar por esta vía.

Los campos, después de un grotesco carnaval de expropiaciones, están semi abandonados e improductivos. Infinidad de industrias cerraron sus puertas. La contracción de las importaciones gravita severamente sobre sobre el sector manufacturero que carece de materias primas, insumos y repuestos.

Todo lo anterior se ve agravado por el derrumbe de la producción petrolera que en 12 meses ha declinado en 650.000 b/d y que pronto se ubicará por debajo del millón de b/d. La Agencia Internacional de la Energía afirma que se encuentra en “caída libre”. El sector aporta el 96% de las divisas que ingresan al país.

Al combinar los factores mencionados: Hiperinflación desbordada, contracción del Producto Interno Bruto, devaluación incontrolada, escasez creciente de alimentos y medicinas, caída libre de la producción petrolera, empobrecimiento severo de la población y, a todo ello le agregamos el aislamiento internacional creciente del régimen, el default y la migración de venezolanos que ya supera los 3.000.000 de ciudadanos, comprenderemos el panorama desolador en que el régimen ha hundido a Venezuela.

El avión se quedó sin gasolina. Inevitablemente se vendrá a pique.

Inflación diaria en América Latina – Ecoanalítica – Noviembre 2018

La inflación en Venezuela -Venepress – Noviembre 2018

Pedro Palma: Obligaciones en default de Venezuela alcanzan los USD 6.337 millones – Sumarium.com – 6 de Noviembre 2018

El director de Ecoanalítica, Pedro Palma, señaló este martes que “se ha acentuado la dolarización no formal de la economía” y acotó que “la destrucción del aparato productivo interno ha generado un crecimiento exponencial de la dependencia de las importaciones”.

Asimismo, indicó en el Foro de Ecoanalítica que actualmente “se produce menos de la mitad de lo que se producía en 2013. Se espera que la producción petrolera siga cayendo, ante la caída del número de taladros por debajo de los niveles de estabilización”.

Sostuvo que una mayor proporción de las importaciones “se ha realizado a dólares libres, con impactos sobre su encarecimiento y con mayores efectos inflacionarios“.

“La caída de la producción petrolera nos lleva a niveles del año 1950. Las obligaciones en default ya alcanzan un monto cercano a USD 6.337 millones. Frente a las restricciones en el flujo de divisas, esperamos que los escenarios de default en 2019 continuarán”, explicó.

Resaltó que la caída de los ingresos reales tributarios no petroleros “ha sido superior al 80%. Gran parte del financiamiento monetario del Banco Central de Venezuela (BCV) ha sido dirigido a Pdvsa”.

Dijo que en solo un año, la base y la liquidez monetaria “han aumentado 33.000% y 39.000%, respectivamente. La última semana de octubre, los precios crecieron 33,4%, lo que equivaldría a una inflación mensual de 239%. Esto implicaría un crecimiento anual de los precios de 227.000.000%“.

“Solo en el rubro de alimentos, la inflación fue de 42,9% en la última semana de octubre. La banca prácticamente ha desaparecido en Venezuela”, puntualizó al tiempo que destacó que dado el mayor aumento en los precios “respecto al ritmo de depreciación del tipo de cambio no oficial, el poder de compra de cada dólar ha mermado considerablemente”.

La data de la economía venezolana es un agujero negro por Juan Antonio Avellaneda – Konzapata – 15 de Octubre 2018

 La oportuna y veraz información financiera-económica en un país es la piedra fundamental para planificar políticas públicas que ayuden a mejorar el bienestar de la sociedad. Con data precisa y creíble se puede obtener dinero en los mercados financieros, se pueden diseñar medidas económicas que ayuden al crecimiento de la producción nacional y alcanzar diversos objetivos.
Con cuáles cifras planifica Maduro la  economía / Foto: Ministerio de la Presidencia de Venezuela
Con cuáles cifras planifica Maduro la economía / Foto: Ministerio de la Presidencia de Venezuela

Venezuela sufre en este aspecto el momento más oscuro de su historia económica. El silencio de la data. No la hay. No la aporta el Banco Central de Venezuela. No dice nada respecto a Inflación, Producto Interno Bruto y Balanza de Pagos. También es palpable la desinformación por parte del Instituto Nacional de Estadísticas sobre el desempleo.No se publican las estadísticas mineras sobre explotación del oro entre otros minerales. Todo lo anterior hace hoy casi imposible saber los números reales de la economía venezolana.

Solo del sector petrolero por sus características y gracias a la OPEP se obtiene una data más o menos clara de nuestra producción y exportaciones de crudo. Sin embargo PDVSA sigue siendo una caja negra que no publica estados financieros desde 2017.

El ejemplo de Pakistán puede marcar el futuro de Venezuela porque dentro de las muchas tareas de un nuevo gobierno, esta debe ser primordial, sacar a Venezuela de ese agujero negro de la data económica

Sin saber a ciencia cierta el Producto Interno Bruto (tamaño de la economía), inflación, desempleo, balanza de pagos, balance de deuda externa con China y Rusia, balance de deuda con proveedores, entre otros números, es difícil para los mercados financieros y el mundo económico mundial opinar y aconsejar a Venezuela sobre economía.

Ya la semana pasada lo decíamos en El Chavismo borra a Venezuela de las cifras mundiales

Y comentaba algunos de los motivos de este “apagón” de la data, de la información económica en Venezuela que llevó al Banco Mundial a crear categorías especiales para Sudamérica sin nuestro país.

Este semana en la reunión del Fondo Monetario Internacional en Indonesia, sucedió algo que puede indicar hacia dónde va Venezuela. Pakistán está solicitando ayuda al FMI. La fuerte carga de deuda externa con vencimientos a corto plazo llevó a este país a asiático a recurrir al FMI por un crédito. El multilateral le respondió a Pakistán que antes de cualquier transacción debe esclarecer la verdadera situación crediticia del país.

Pakistán, igual que Venezuela, ha recibido mucha ayuda de China y Rusia en términos bastante opacos y el FMI antes de cualquier transacción pide esclarecer estos préstamos. El nuevo gobierno pakistaní se ha puesto como primera prioridad ofrecer tanto a los mercados financieros como al FMI lo antes posible un informe claro y preciso de su data económica incluyendo todos esos préstamos chinos y rusos que recibieron en el pasado.

Hugo Chávez decía que la oposición era la nada. De tanto repetirlo se terminó cumpliendo la sentencia aunque de otra manera.

Digo que el ejemplo de Pakistán puede marcar el futuro de Venezuela porque dentro de las muchas tareas de un nuevo gobierno, esta debe ser primordial, sacar a Venezuela de ese agujero negro de la data económica y así poderelaborar diagnósticos acertados sobre políticas públicas que saquen al país de esta crisis que está padeciendo.

En esa misma reunión del FMI, se mostraron proyecciones del 2019. Una data que habla por sí misma.

Países con mayor decrecimiento económico:

Venezuela -5%.

Sudán del Sur -4,6%

Irán -3,6%

Guinea Ecuatorial -2,6%

Sudán -1,9%

Países con mayor inflación:

Venezuela 10.000.000%

Sudán del Sur 92,7%

Sudán 56,8%

Irán 27,7%

Liberia 22%.

Inflación Agosto 2018 – Asamblea Nacional

Tasa de inflación anual de Venezuela por Prof. Steve Hanke – The John Hopkins University – 19 de Agosto 2018

Time is running out to prevent civil war in Venezuela – The Washington Post – 10 de Agosto 2018


Venezuela’s President Nicolás Maduro. (Miraflores Palace via Reuters)

FOR YEARS, Venezuela’s democrats have struggled to salvage their country through peaceful means. The South American nation’s social and economic crisis is so profound, and its dictatorship so stubborn, however, that it would have been a miracle if at least a faction of the opposition did not resort to violence. That may be the reason for the bizarre detonation of explosives aboard two drones flying near President Nicolás Maduro as he addressed a military assembly in Caracas last week. Or it may not. Whatever the truth behind the apparent assassination attempt, in which seven people were injured, the relevant — and disturbing — consequence has been to give Mr. Maduro a pretext to clamp down on Venezuela’s already besieged opposition.

Responsible for dozens of deaths in a violent crackdown last year, the Maduro regime has unleashed its secret police again in the days since the explosions. Tuesday night, masked men presumed to be government secret police agents seized 29-year-old Juan Requesens, a leading regime opponent who sits in Venezuela’s near-paralyzed national legislature. Also, the government has issued an arrest warrant for Julio Borges, the former president of the National Assembly, who lives in Bogota, Colombia. In an especially clumsy attempt to divert attention from its own failings, Mr. Maduro pointed a finger of blame at the outgoing Colombian president Juan Manuel Santos, and the Maduro regime asserted that purported assassins were trained in that neighboring nation as well. He leavened these accusations with similar ones against his “ultra-right” opponents in Miami.

Having secured another term in a farcical election on May 20, Mr. Maduro was desperately trying to address his country’s predicted 1 million percent inflation rate, and other symptoms of the economic catastrophe brought about by his own policies and those of his socialist predecessor, Hugo Chávez. “The moment of economic recovery has arrived” were the president’s words before the drone exploded overhead, interrupting his speech. Actually, it is far too late for Mr. Maduro to repair the damage his regime has inflicted, as the continuing exodus of destitute Venezuelans demonstrates. Some 500 Venezuelans cross the border with Brazil in a remote section of the Amazon rain forest every day; the situation in the Brazilian state of Roraima has grown so chaotic and unsafe that a judge recently ordered a suspension of border crossings until adequate humanitarian assistance can be organized.

The Maduro regime’s priority is not its people’s well-being but its own survival. Attorney General Tarek William Saab has declared that the government now considers itself “in the midst of a wave of civil war.” This has the ring of self-fulfilling prophecy. And time is growing short to prevent it from coming true. The Trump administration continues to condemn the Maduro regime’s excesses and maintain financial sanctions against it, but there are limits, rooted in history, to how much any U.S. administration can or should intervene. What hope there is for Venezuela rests with the domestic opposition, which must continue its steadfast resistance through nonviolent means, and with Venezuela’s Latin American neighbors, which must accomodate those fleeing the regime, and find new, more effective, ways to put pressure on it.

A %d blogueros les gusta esto: