elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Inflacion

Inflación acumulada alcanza 508,47 % en el primer semestre de 2020, según la AN – Efecto Cocuyo – 8 de Julio 2020

Venezuela acumuló una inflación de 508,47 % en el primer semestre del año, luego de que el indicador cerrará junio en 19,5 %, informó este miércoles 8 de julio la Asamblea Nacional.

“Estamos presenciando una aceleración del ritmo al cual están aumentando los precios en Venezuela”, dijo el diputado José Guerra durante una reunión virtual de la Comisión de Finanzas del Legislativo, en la que presentó el Índice de Precios al Consumidor.

Explicó que la tasa de junio muestra un alza respecto a mayo, cuando la inflación fue de 15,3 % pero todavía se ubica lejos del índice de 80 % registrado en abril.

Guerra aseguró que este incremento mensual “guarda relación con la depreciación que ha tenido” la moneda nacional, el bolívar, “en las últimas semanas”.

“El peso de la devaluación se empieza a transferir en forma de aumento de precios“, remarcó, tras indicar que el signo monetario local se está depreciando en un 3 % cada día frente al dólar estadounidense.

El legislador mostró además las tasas de inflación de una veintena de países de Latinoamérica y subrayó que entre todas suman un 25 %, muy por debajo del “caso aparte” que es Venezuela.

Estos indicadores, dijo, son más graves al recordar que el país tiene “el salario más bajo” del continente, con unos dos dólares mensuales.

Mientras que la comisión parlamentaria ofrece datos acerca del índice de precios todos los meses, el Banco Central (BCV) no tiene una periodicidad fija.

El BCV retomó la publicación de cifras de inflación en 2019, pero mantuvo el silencio informativo al respecto durante 2016, 2017 y 2018.

El ente emisor informó en junio de que la inflación acumulada del país durante los primeros cinco meses del año 2020 alcanzó el 295,9 %, una cifra 113,3 puntos inferior a la reportada por la Cámara en el mismo periodo.

Venezuela vive una hiperinflación desde 2017 que, a juicio de la oposición que controla el Parlamento, se mantendrá hasta que pasen más de tres meses con una inflación por debajo del 50 %.

BCV: Inflación hasta mayo ascendió más de 295% – El Nacional – 8 de Junio 2020

El índice de precios al consumidor oficial se ubicó en el quinto mes en 38,6%

inflación

El Banco Central de Venezuela publicó las cifras de inflación de los dos últimos meses. En abril, el índice de precios al consumidor se ubicó en 27,5% y en mayo subió a 38,6%.

Mientras tanto, la inflación acumulada en los primeros cinco meses de 2020 ascendió a 295,9%.

Además, en el transcurso del confinamiento, se aceleraron los precios de productos alimenticios en 87,4%. De igual manera, la variación inflacionaria en bienes de salud se elevó 90,5%.

En lo que respecta al mercado cambiario, la tasa oficial para el precio del dólar cotizó en 198.185,10 bolívares este lunes.

 

Asamblea Nacional: La inflación de abril se ubicó en 80% – El Nacional – 11 de Mayo 2020

Ángel Alvarado, miembro de la Comisión Parlamentaria de Finanzas y Desarrollo Económico, indicó que los precios de los alimentos presentaron un incremento de 53%. Una familia debe disponer de al menos 208 dólares para adquirir la Canasta Básica Alimentaria

Crisis economica, bolivares, dolares, inflación abril
Foto: Archivo

El Índice Nacional de Precios al Consumidor de la Asamblea Nacional registró en abril una inflación en el país de 80%. La información la publicó este lunes Ángel Alvarado, miembro de la Comisión Parlamentaria de Finanzas y Desarrollo Económico.

El parlamentario indicó en Twitter que la inflación interanual fue de 4.210%, mientras que la acumulada durante los primeros cuatro meses del año quedó en 341%.

Por rubros, señaló que los alimentos presentaron un incremento de 53% en los precios, las bebidas alcohólicas 132%, las viviendas 112%, la salud 162% y el sector del transporte 108%.

Alvarado precisó que una familia venezolana necesita 208 dólares para adquirir la Canasta Básica Alimentaria.

«Explotaron los precios en abril», manifestó Alvarado.

Hasta el 7 de mayo, 98,7% de la población venezolana no contaba con ningún tipo de ahorros, de acuerdo con las cifras señaladas en la Encuesta Nacional Impacto Covid-19, publicada por el Centro Nacional de Comunicación.

Asimismo, los gráficos puntualizaron que la capacidad de resistir de los venezolanos, según sus ingresos, era de 1,3% durante más de un mes, mientras que solo 8% tenía los recursos económicos para cubrir sus gastos entre una semana y un mes.

Angel Alvarado@AngelAlvaradoR

Explotaron los precios en Abril para marcar 80% de inflación.

Por Rubros:

-Alimentos 53%
-Bebidas Alcohólicas 132%
-Vivienda 112%
– Salud 162%
-Transporte 108%

Interanual 4210%
Acumulada 341%

Canasta alimentaria 208$

Urge un cambio por la gente y para la gente!

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Claves para entender el nuevo aumento salarial por José Gregorio Silva y Julián Castillo – eldiario – 27 de Abril 2020

Este 27 de abril el régimen de Nicolás Maduro anunció un nuevo aumento salarial. En El Diario respondimos algunas de las preguntas más importantes sobre esta nueva medida

En el contexto de la cuarentena social preventiva por el avance del Covid-19 y el bolívar depreciándose diariamente, el régimen de Nicolás Maduro decretó un segundo aumento salarial en lo que va de 2020. En El Diario te presentamos varias claves con lo más significativo de la medida.

¿De cuánto es el nuevo salario mensual?

400.000 bolívares será el nuevo sueldo base, además de un bono de cestaticket de Bs 400.000. El denominado salario mínimo integral quedará en Bs 800.000, lo que representa un incremento de 77,7% con respecto al salario anterior.

Francisco Torrealba@torrealbaf

Actuando en defensa de los derechos de L@s Trabajador@s hoy el Compatriota Bolivariano Trabajador Presidente @NicolasMaduro ha procedido a ordenar el incremento del Salario Mínimo Nacional más el monto de Cesta Ticket Socialista y los montos de Pensiones y Jubilaciones.

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

¿Cuándo comenzará a regir el aumento?

El incremento se hará efectivo a partir del 1° de mayo, a propósito del Día del Trabajador.

¿A cuánto equivale el nuevo salario mínimo al dólar que fija el BCV?

A 4,68 dólares si se toma como referencia el salario mínimo integral de Bs 800.000, y a 2,39 dólares si se toma solo como referencia el sueldo base de Bs 400.000, según el tipo oficial de este 27 de abril reflejado en la cuenta en Twitter de el Banco Central de Venezuela.

¿A cuánto equivale el nuevo salario mínimo al dólar paralelo?

A 4,10 dólares si se toma como referencia el salario mínimo integral de Bs 800.000, y a 2,05 si se toma solo como referencia el sueldo base de Bs 400.000, esto basado en las distintas páginas que reflejan el dólar en el mercado paralelo al 27 de abril.

¿Cómo quedan los pensionados?

Los pensionados también cobrarán 400.000 bolívares a partir del 1° de mayo.

El ministro de Trabajo, Eduardo Piñate, indicó que se realizará un bono adicional de 300.000 bolívares mediante el denominado “carnet de la patria”, al que “se le sumarían otros bonos de protección” mediante esa misma plataforma.

¿Se realizará un ajuste de las tablas salariales de la administración pública?

Sí. Todos estos aumentos tendrán como base el nuevo salario mínimo integral que empieza a regir a partir del 1° de mayo. Esto incluye a funcionarios públicos, incluidos a los ya acordados en el sector salud, magisterio, universitario, sector eléctrico, petrolero, integrantes de la Fuerza Armada Nacional, Policía Nacional, entre otros.

¿Cómo se ha desarrollado la inflación durante el primer trimestre de 2020?

El incremento, anunciado por el miembro de la asamblea nacional constituyente Francisco Torrealba a través de su cuenta de Twitter, se produce en un contexto en el que la hiperinflación continúa golpeando el bolsillo de los venezolanos.

Cifras de Inflación del BCV

62,2%

enero

21,8

febrero

13,3

marzo

Las últimas cifras oficiales publicadas por el Banco Central de Venezuela (BCV) revelaron que durante el primer trimestre del año la inflación promediada fue de 32,4%.

Las estadísticas publicadas por el BCV son similares a las divulgadas por la Asamblea Nacional de Venezuela, que ubicaron los índices inflacionarios en 65,4%; 22,4% y 21,2% durante los meses de enero, febrero y marzo respectivamente.

¿El nuevo sueldo mínimo permite tener acceso a la Canasta Alimentaria?

De acuerdo con datos del Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda) el monto necesario para cubrir los gastos de la Canasta Alimentaria fue de Bs 19.156.813,68 durante el mes de marzo. El monto calculado por el Cenda equivalente a 236,66 dólares, lo que implica que una familia requiere casi 100 salarios mínimo para poder adquirirla.

CENDA@Cenda_Info

La para el grupo familiar en el mes de MARZO 2020 tuvo un costo de Bs. 19.156.813,68 / $ 236,66. Presentando una variación intermensual de 14,0% / Bs. 2.356.347,19.

Ver imagen en Twitter

El hambre exige una respuesta por Ramón Peña – La Patilla – 26 de Abril 2020

download

En Venezuela la auténtica noticia de primer plano en los diarios, si los hubiera, no sería el virus chino, sino el hambre. De la Covid-19 hemos estado a cierto resguardo, hasta la fecha, gracias a que el virus viaja por líneas aéreas internacionales, las cuales, en su mayoría, han eliminado a Venezuela de sus itinerarios. Pero nuestra inseguridad alimentaria no viaja, es sedentaria. Se domicilió aquí desde el inicio del proceso “revolucionario” de liquidación del bienestar y se expande indetenible a cada vez mayores capas de la población.

Según la Red Mundial Contra la Crisis Alimentaria, Venezuela es el cuarto país con inseguridad alimentaria aguda. Accedió al lamentable cuadro de honor del hambre universal, acompañando a Yemen, República Democrática del Congo, Sudán del Sur y Afganistán. Países en terribles conflictos armados. Reporta 9,3 millones de venezolanos que amanecen cada día sin certeza de poder alimentarse. Tal es la suerte de uno de cada tres de nosotros.

Con la sobrevenida dolarización de la economía –acogida alegremente por la dictadura- el precio de los alimentos inflado en bolívares incorpora a la marcha de la hambruna a todas aquellas familias que no disponen de ingresos o reservas en divisas. Estamos hablando de al menos ocho de cada diez familias para quienes hacer el mercado es hoy un acto de aflicción.

El cuadro de escasez e inflación alimentaria lo empeora la insólita carencia de combustible. Ante las desesperadas protestas por comida, la respuesta de la dictadura es, con el libreto acostumbrado: represión brutal y culpar e intervenir a los productores de alimentos.

Diezmaron la capacidad interna para producir alimentos, destruyeron las empresas estatales que generaban las divisas para importarlos, no tienen recursos financieros ni crédito internacional, están aislados mundialmente, sin capacidad para contener la inflación ni el alza del tipo de cambio. ¿La salida? Del modo que sea necesario: Un Gobierno  de Emergencia Nacional.

 

 

 

La Venezuela petrolera quiebra por el coronavirus y las sanciones de EE.UU. por Ludmila Vinogradoff – ABC – 24 de Abril 2020

El impacto es devastador. La economía venezolana presenta un cuadro agónico y ahora sí toca fondo, dicen los especialistas

El panorama es desolador para la economía venezolana ante el impacto que están causando las sanciones de la OFAC (Oficina de Control de Activos y Bienes Extranjeros) de Estados Unidos dictadas a seis empresas norteamericanas para que cesen sus operaciones en Venezuela hasta diciembre próximo.

La OFAC, adscrita al Departamento del Tesoro de Estados Unidos, emitió una nueva licencia para que las empresas petroleras norteamericanas, entre ellas Chevron y Halliburton, que operan en Venezuela, puedan sostener sus actividades hasta diciembre ante una eventual culminación de todas las operaciones.

Las nuevas restricciones son claras: «La perforación, elevación, procesamiento, compra o venta, transporte y envío de cualquier petróleo de origen venezolano o productos derivados» son actividades no autorizadas por la OFAC.

Tampoco están permitidos «el diseño, construcción, instalación, reparación o mejora de cualquier pozo, instalaciones o infraestructura en Venezuela, así como la compra o provisión de bienes o servicios, excepto lo requerido por seguridad». Además, incluye la prohibición de la compra-venta de diluyentes para producir gasolina.

«Las pusieron a jugar banco», dijo a ABC el especialista José Toro Hardy al referirse a las multinacionales norteamericanas como Chevron que tienen un plazo hasta diciembre para hacer sus maletas a menos que se produzca antes un cambio de gobierno en ese tiempo.

«Venezuela ha colapsado y está tocando fondo», añade el experto petrolero con las ultimas sanciones de la OFAC. Y el país ha colapsado porque el 97% de los ingresos en divisas provienen de la industria petrolera nacional, Pdvsa. Una vez destruida Petróleos de Venezuela, el país cae en la nada.

Ya lo decía el escritor Arturo Uslar Pietri, «si no sembramos el petróleo y desaparece la industria, tendremos a la Cruz Roja repartiendo sopa en cada esquina para alimentarnos». Y es tal cual lo pronosticó hace dos décadas el autor de «Canaima» y «Lanzas Coloradas».

Pero Nicolás Maduro no cree en los malos augurios de la caída petrolera, y ha asegurado: «El petróleo venezolano llegó a 10 dólares, pero estamos preparados y a Venezuela no la detiene ni petróleo a 10 dólares ni a -10 dólares, Venezuela va a seguir con resistencia, y con aguante su camino, dentro de la cuarentena de paz, de trabajo y atención».

Subida de precios desbocada y recesión

Las sanciones petroleras de Estados Unidos vienen a sumarse a la tragedia de Venezuela que ha provocado el coronavirus. La caída de la producción nacional de 3,2 millones hace 20 años a menos de 500.000 barriles hoy día, se añade a la caída de los precios a menos de cero por el barril en los mercados a futuro.

El FMI anunció sus proyecciones para 2020 y 2021, ya considerando los efectos del Covid-19. Para Venezuela proyecta que la tasa de inflación de 2020 será del 15.000% y que la economía caerá un 15% (previamente proyectaba una caída de 10%). América Latina: PIB: -5,2% Inflación: 6,2%

Todo este panorama conspira en contra de Maduro, aunque aparenta que no le afecta. «Maduro se podría aprovechar del coronavirus si tuviera como para aferrarse al poder, pero el problema es que no tiene cómo», sentencia Toro Hardy al mostrar que el país está en ruinas, colapsado y tocando fondo.

 

Inflación de febrero es la menor en poco más de dos años – RunRunes – 4 de Marzo 2020

Inflación de febrero es la menor en poco más de dos años

Ecoanalítica prevé que este año la inflación se ubicará en 2.717% y el Producto Interno Bruto se contraerá en un 10%

El director de la firma Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, señaló el lunes 2 de marzo que la inflación durante el mes de febrero de 2020 es la más baja que han registrado desde marzo de 2017 en Venezuela, en medio de una espiral hiperinflacionaria.

De acuerdo con la firma, la inflación de febrero fue sustancialmente menor a la de enero, cuando se situó en un 65,4%, según datos que mensualmente publica la Asamblea Nacional.

Por su parte, el Banco Central de Venezuela informó que en 2019 la inflación llegó al 9.585%. El precio de los alimentos se multiplicó por 80 el año pasado y el de los bienes relacionados con la salud, incrementó en un 180%.

En tal sentido, Oliveros aseveró: “Los precios no han dejado de subir, solo crecieron a menor ritmo”. Además, la firma prevé que la inflación este año se ubicará en 2.717% y el Producto Interno Bruto se contraerá en un 10%.

La desaceleración de precios se produce en un contexto donde el tipo de cambio del dólar no oficial se ha mantenido estable en las últimas tres semanas, con una cotización que ronda los 75 mil bolívares.

 

Banco Central de Venezuela: La inflación superó 9.500% en 2019 – El Nacional – 5 de Febrero 2020

La información constituye el segundo reporte de inflación anual que ofrece el organismo después de más de tres años de un silencio informativo

Hercon Consultores

Para 2019, el Parlamento calculó en 7.374,4% la inflación; un número cercano, aunque inferior, al que ofreció este martes el BCV | Archivo

El Banco Central de Venezuela informó este martes que la inflación cerró en 9.585,50% en 2019. Este dato confirma que la crisis económica que atraviesa esta nación está lejos de ser superada, pese a su enorme riqueza en recursos naturales.

La información constituye el segundo reporte de inflación anual que ofrece el organismo después de más de tres años de un silencio informativo -2016, 2017 y 2018- que rompió en 2019.

El BCV reportó una inflación de 130.060,2%, y casi 180 días después de que concluyó el año al que se referían los datos.

Pero para ese mismo período, el Parlamento, de contundente mayoría opositora y que hace sus propios cálculos en vista de la poca información que ofrece el BCV, situó la inflación en 1.698.844,2%.

Para 2019, el Parlamento calculó en 7.374,4% la inflación; un número cercano, aunque inferior, al que ofreció este martes el BCV.

Los servicios de vivienda, sin incluir la telefonía, se incrementaron 22.045,50% en 2019, de acuerdo con el BCV; los de salud, 17.872,40%.

En tanto que los servicios de transporte se incrementaron 13.032,60% y los alimentos y bebidas no alcohólicas 7.981,40%.

«El país requiere un cambio de modelo»

El economista Jesús Casique señaló que estos datos demuestran que la burbuja que se experimenta en algunas ciudades de Venezuela con los llamados bodegones, que expenden en dólares decenas de productos importados, no representa una palanca que reactivará la economía.

«El país requiere un cambio de modelo, respeto a la propiedad privada, libertad económica y reglas de juego claras que generen confianza», añadió el experto en Twitter.

Venezuela es el país con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, pero atraviesa desde hace más de un lustro una profunda crisis que se expresa en contracción de la economía, en alta inflación y escasez cíclica de alimentos y medicinas.

El régimen de Nicolás Maduro achaca los problemas de la economía a una presunta guerra económica desde Estados Unidos con el apoyo de un sector de la oposición.

Pero la oposición traslada los problemas de la economía venezolana a las políticas de Maduro y a la caída del bombeo de la estatal petrolera Pdvsa.

El campo de Venezuela colapsa y Caracas resurge por Anatoly Kurmanaev – The New York Times – 15 de Enero 2020

Parmana, un pueblo de pescadores a orillas del río Orinoco, en el centro de Venezuela, ha sido abandonado por el gobierno.

PARMANA, Venezuela — Desde su palacio en Caracas, el presidente Nicolás Maduro proyecta una imagen de fortaleza. Su control sobre el poder parece seguro. Los habitantes tienen un suministro regular de electricidad y de gasolina. Las tiendas están repletas de productos importados.

Sin embargo, más allá de la capital, esa fachada de orden se disipa de inmediato. Para conservar la calidad de vida de sus principales respaldos —las élites política y militar del país—, el gobierno de Maduro ha centrado en Caracas los recursos menguantes del país y ha abandonado grandes sectores de Venezuela.

“Venezuela está rota como Estado, como país”, dijo Dimitris Pantoulas, un analista político de Caracas. “Los pocos recursos disponibles se invierten en la capital para proteger la sede del poder, lo que ha creado un mini-Estado en medio del colapso”.

En buena parte del país, el gobierno ha abandonado sus funciones básicas, como la vigilancia, el mantenimiento de las vías, la atención médica y los servicios públicos.

En Parmana, un pueblo pesquero a orillas del río Orinoco, la única evidencia restante del Estado son los tres maestros que siguen en la escuela, la cual carece de alimentos, libros e incluso de un marcador para la pizarra.

La escuela en Parmana no tiene comida ni libros. Los estudiantes a menudo salen temprano, demasiado hambrientos para concentrarse.

Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

El primero en irse de Parmana fue el cura. A medida que se profundizó la crisis económica, desertaron los trabajadores sociales, la policía, el médico comunitario y varios maestros de escuela.

Según los habitantes del pueblo, cuando se vieron rebasados por el crimen, recurrieron a las guerrillas colombianas en busca de protección.

“Estamos olvidados”, dijo Herminia Martínez, de 83 años, al tiempo que dejaba un machete que usa para atender un descuidado campo de frijol bajo el calor tropical. “Aquí no hay gobierno”.

Hace un año, y por un momento, parecía que los críticos de Maduro iban a tener una oportunidad de expulsarlo. Un líder de la oposición, Juan Guaidó, había presentado el mayor desafío para el mandato de Maduro hasta la fecha: fue proclamado presidente interino y consiguió el respaldo de Estados Unidos y casi sesenta países más.

Ahora, los adversarios de Maduro han perdido fuerza. El gobierno de Trump sigue respaldando a Guaidó: el 13 de enero, Estados Unidos emitió nuevas sanciones en contra de los aliados del gobierno que intentaron bloquearlo en su intento por asumir el liderazgo de la Asamblea Nacional. A pesar de esta presión, Maduro pareciera haber garantizado su permanencia en el cargo, en parte por el éxito de sus políticas para levantar Caracas.

Sin embargo, la economía venezolana —que ha tenido una administración deficiente, sufrido la reducción en las exportaciones de petróleo y oro y, además, padecido las sanciones de Estados Unidos— está entrando en el séptimo año de una recesión devastadora.

Esta larga depresión, aunada a la disminución del Estado, ha provocado que buena parte de la infraestructura haya quedado abandonada.

Asimismo, ha producido la fragmentación de Venezuela en economías localizadas que tienen vínculos con Caracas que son solo nominales. Cuando la inflación desbocada le quitó el valor al bolívar —la moneda del país—, los dólares, los euros, el oro y las monedas de tres países vecinos comenzaron a circular en diferentes partes de Venezuela. El trueque es rampante.

Para obtener productos básicos en Parmana, unos venezolanos hacen trueques con pescado.

Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

“Cada lugar sobrevive a su manera, lo mejor que puede”, dijo Armando Chacín, director de la federación de ganaderos de Venezuela. “Son economías completamente distintas”.

Fuera de Caracas, los ciudadanos de la que alguna vez fue la nación más rica de América Latina pueden estar relegados a sobrevivir en condiciones casi preindustriales.

Casi la mitad de los habitantes que viven en las siete ciudades más importantes de Venezuela está expuesta a apagones diarios y tres cuartas partes se las arreglan sin un suministro confiable de agua, según un estudio que realizó en septiembre el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos, una organización sin fines de lucro.

En Parmana, las inundaciones del año pasado se llevaron el único camino que sale del pueblo, por lo tanto se quedaron sin la entrega regular de alimentos, combustible para la central eléctrica y gasolina. Para sobrevivir, los 450 residentes que quedan han recurrido a limpiar los campos con machetes, remar sus botes pesqueros y usar como moneda los frijoles que cultivan.

Guillermo Loreto, de 19 años, trabaja en el campo de frijoles de su abuela.
Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

Después de décadas de gastar el petróleo de una manera fastuosa, el gobierno venezolano se está quedando sin dinero. El producto interno bruto del país se ha contraído un 73 por ciento desde que Maduro asumió la presidencia en 2013: uno de los declives más pronunciados en la historia moderna, de acuerdo con estimados que hizo la Asamblea Nacional —el órgano legislativo que controla la oposición— a partir de estadísticas oficiales y datos del Fondo Monetario Internacional.

Al ser incapaz de pagar salarios significativos a los millones de empleados del Estado, el gobierno se ha hecho de la vista gorda a los tejemanejes, tráfico de influencias y negocios complementarios que hacen los trabajadores estatales para sobrevivir. El salario oficial del máximo general del ejército venezolano es de 13 dólares al mes, de acuerdo con Control Ciudadano, un grupo venezolano de investigación.

Al sector privado en Caracas —el cual ha sido difamado por el gobierno socialista de Maduro y por su predecesor, Hugo Chávez— se le ha permitido llenar algunos de los vacíos de los productos de consumo que generó la disminución de las importaciones del Estado.

En cuanto los sacrosantos controles económicos desaparecieron de la noche a la mañana, la capital se llenó de cientos de tiendas nuevas y salas de exhibición que ofrecen de todo, desde autos deportivos importados hasta frituras hechas de algas marinas producidas en Estados Unidos.

Y la carga del colapso del país ha caído principalmente en las provincias venezolanas, donde muchos habitantes han quedado totalmente aislados del gobierno central.

Girls waiting for fishermen to arrive with a catch that they can take home.

Credit…Adriana Loureiro Fernandez for The New York Times

Las regiones cercanas a las fronteras de Venezuela han recurrido al contrabando y al comercio transfronterizo para sobrevivir. Las ciudades agrícolas en el interior de Venezuela se han hundido en la subsistencia, ya que el colapso del sistema de carreteras y la escasez de gasolina diezmaron el comercio interno. Los sitios turísticos populares han sobrevivido gracias a la inversión privada y al abastecimiento de las élites.

Los comandantes militares locales y algunos caciques del partido gobernante con vínculos limitados con Maduro han tomado el control político de regiones remotas. A medida que la policía nacional perdía terreno, los grupos armados irregulares tomaron su lugar, incluidas las guerrillas marxistas colombianas, ex paramilitares de derecha, bandas criminales, milicias pro-Maduro y grupos de autodefensa indígenas.

En todo el interior venezolano, estos grupos a menudo se han encargado de hacer cumplir los contratos comerciales, castigar los delitos comunes e incluso resolver los divorcios, según decenas de testimonios de residentes recopilados durante meses en tres regiones.

El colapso del Estado venezolano ha seguido su curso en Parmana, un pueblo de pescadores y agricultores que alguna vez prosperó en las planicies centrales de Venezuela.

Por falta de pago, la unidad de la policía local empacó sus cosas y se fue un día de 2018, seguida por los trabajadores públicos que estaban a cargo de los programas sociales. Poco tiempo después, los locales ahuyentaron al destacamento de la Guardia Nacional del pueblo por su ebriedad y sus extorsiones.

Una estación abandonada de la Guardia Nacional Bolivariana
Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

Para remplazar a los guardias, los líderes del pueblo decidieron viajar a la mina de oro más cercana, la cual está bajo el control de las guerrillas colombianas, con la intención de pedirles que montaran un puesto en Parmana.

Durante los últimos cuatro años, a fin de proteger sus líneas de suministro, las guerrillas aniquilaron a los piratas de río que habían aterrorizado a los pescadores de Parmana, robando sus lanchas de motor y asesinando a varias personas.

“Necesitamos una autoridad aquí”, denunció Gustavo Ledezma, un tendero y el alguacil de la comunidad.

Las guerrillas “traen orden”, mencionó. “No bromean”.

El descenso de Parmana hacia la subsistencia sin ley es una caída pronunciada de sus días de gloria, cuando exportaba arroz, frijoles y algodón. Los humedales y los manantiales prístinos del pueblo atraían multitudes de turistas cada año.

“Parmana, Parmana, qué bonito contigo despertar”, decía una canción del legendario cantautor rural de Venezuela, Simón Díaz.

Las líneas eléctricas, que ya no suministran electricidad, se extienden a lo largo de una propiedad abandonada en Parmana.
Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

Chávez había visto el futuro de la economía venezolana en el potencial agrícola de la región. Hace una década, invirtió al menos mil millones de dólares en la construcción de un puente sobre el Orinoco para conectar la región con los mercados brasileños.

El puente, inconcluso, ahora está abandonado. Los manantiales de Parmana se secaron después de que un terrateniente con conexiones políticas desvió el agua hacia sus campos de algodón en 2013, y eso destruyó la industria turística.

En la actualidad, en las calles polvorientas del pueblo, los pescadores desesperados detienen a los choferes ocasionales que pasan de visita en busca de gasolina para los motores de sus botes.

Una familia sentada al lado de un montón de sandías de sus campos había intentado enviar un mensaje telefónico a un mayorista para que recogiera su cosecha, pero la torre celular llevaba dos semanas sin funcionar, y no estaban seguros de que fuera a llegar, o cuándo.

“Ahora hay que depender de uno mismo, no del Estado”, dijo Ana Rengifo, la lideresa del consejo comunitario.

Una celebración evangélica en Parmana. El servicio termina antes del anochecer por falta de electricidad.
Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

En octubre, el médico del lugar fue al pueblo más cercano a buscar medicamento para sus estantes vacíos. No volvió. La iglesia católica, abandonada, está llena de bates y las bancas han sido convertidas en leña.

El pastor de un grupo evangélico aún visita una vez por semana. El grupo se reúne a diario y canta pidiendo salvación pero se disperasa al atardecer por falta de electricidad.

La ambulancia de la localidad, sin llantas, se oxida bajo un cobertizo y su chofer abandonó el trabajo hace tres años para plantar frijoles y sobrevivir.

En la escuela, después de cantar el himno nacional y hacer calistenia, los estudiantes toman clases básicas de lectura y matemáticas pero vuelven a casa después de una o dos horas. Los profesores dicen que muchos de ellos están demasiado hambrientos y no se concentran.

A pesar del colapso del pueblo, la mayoría aquí prefiere quedarse en su tierra, donde pueden sembrar algo de comida, en lugar de arriesgarse a ir a otro lado.

“Sales y el hambre te mata” dijo Inselina Coro, una mujer de 29 años y madre de cuatro. “Al menos aquí vas al río y consigues un pescado”.

Coro vive con sus hijos y su novio, un pescador, en un cuartito de lámina corrugada con piso de tierra. Los seis comparten dos hamacas. Su hija mayor, Ana Herrera, de 14 años, está embarazada pero la familia no tiene medios para llevarla al doctor.

Los anhelos de Coro para su familia se limitan a mudarse a Caicara, un pueblo río arriba, a tres horas de distancia. ¿El motivo? “Allá hay electricidad”, dijo.

La familia de Inselina Coro prepara el almuerzo.
Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

La Asamblea Nacional publicó la inflación de 2019: 7.374,4% – El Nacional – 13 de Enero 2020

El diputado Ángel Alvarado advirtió que el aumento de los precios ha causado más exclusión, pues se ha abierto una brecha entre quienes tienen solo bolívares y aquellos que pueden acceder a remesas

Conos monetarios

El precio de los productos y servicios en Venezuela registró una inflación acumulada de 7.374,4% en 2019, indicó este lunes la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional.

El valor ofrecido es bastante menor que el resultado en 2018, cuando el país entró en un proceso de hiperinflación y la cifra se ubicó en 1.698.488%.

«Nos mantenemos en una senda de alta inflación», afirmó el economista y diputado Ángel Alvarado, miembro de la Comisión de Finanzas.

Diferencias sociales por la inflación

A juicio del parlamentario, la hiperinflación significa exclusión. Explicó que esto se debe a que se abre una brecha entre aquellos que tienen bolívares y quienes pueden acceder a remesas.

Alvarado precisó que durante diciembre los precios crecieron 33,1%, a diferencia de noviembre que se ubicó por debajo de 35,8%.

Los dos últimos meses del año presentaron resultados similares, debido a que en la época previa a la Navidad los precios «son muy activos» hasta la semana del 24 de diciembre, de acuerdo con el parlamentario. Después de esa fecha «a veces varían menos».

«Diciembre se comportó igual que noviembre; la diferencia es muy pequeña, pero el golpe viene en enero. Por eso en la primera semana de enero vimos una aceleración de los precios», explicó.

Por categorías, los precios de los alimentos y las bebidas no alcohólicas aumentaron 45,5% en diciembre, en tanto que los de bebidas alcohólicas y tabaco subieron 59%, vestido y calzado se incrementó en 39% y hoteles y servicios subió en 60,2%.

Silencio oficial

La Comisión de Finanzas del Parlamento venezolano empezó a ofrecer en enero de 2017 un índice de precios al consumidor, debido a que el Banco Central de Venezuela llevaba más de un año sin publicar la inflación y otros indicadores.

La cámara elabora el índice con base en los precios de una cesta de bienes y servicios representativa del consumo del venezolano, a los que se les asignan unos pesos relativos, manteniendo la metodología que seguía el Banco Central para elaborar la Encuesta de Precios que dejó de publicar durante tres años, aunque en mayo y octubre pasados presentaron algunas cifras, pero no completas.

El último resultado disponible del BCV correspondió a septiembre de 2019. En ese mes se registró una inflación de 52,2%, un salto con respecto a 34,6% que registró en agosto y 19,4% de julio.

El índice de precios acumulado en los primeros 9 meses de 2019 fue de 4.680%, de acuerdo con las cifras del BCV. Esta situación está por encima de la variación acumulada  de 3.326% calculada por el Parlamento venezolano para el mismo período.

A %d blogueros les gusta esto: