elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Inflacion

Proyecciones Macroeconomicas – Foro IESA – 7 de Noviembre 2017

FORO IESA: “COLAPSO ECONOMICO DE VENEZUELA” PROYECCIONES MACROECONOMICAS ESTIMADAS:

1. Inflación durante los 12 meses terminados en 9/17: 1.081% Inflación estimada para año 2017: 1.438% Inflación estimada para año 2018: 4.700%

2. Dólar en mercado paralelo estimado al 31/12/17: 57.000.00 Dólar en mercado paralelo estimado al 31/12/18: 624.000.00

3. Caída del PIB en el año 2016: 15% Caída estimada del PIB año 2017: 14% Caída estimada del PIB año 2018: 24%

Se estima que Venezuela entre en hiperinflación en el 4º trimestre del año 2017. En este Foro “Colapso Económico de Venezuela”, se presentaron las perspectivas económicas del país realizándose un análisis de la situación económica actual y su proyección para los próximos meses.

RESUMEN DE LOS PUNTOS MAS IMPORTANTES:

• Venezuela ha estado en los 10 primeros lugares de inflación más alta del mundo, durante los últimos 15 años, liderando los últimos 3 años.

• La inflación estimada para el año 2017 cercana a los 1.133% con una contracción económica de –12%.

• Inflación estimada para el año 2018 puede variar de 2.100% a 3.000% con una contracción económica de –15%.

• El país nunca había tenido 4 años consecutivos de recesión económica ( 2014 – 2015 – 2016 – 2017) con muchas posibilidades que el año 2018 sea el quinto año consecutivo de contracción económica.

• En los últimos 20 años el país recibió la menor cantidad de inversión extranjera de todos los países latinoamericanos. Esta inversión extranjera dirigida mayoritariamente al sector petro-lero.

• Continuará la pulverización del salario y del poder adquisitivo de los trabajadores por los altos niveles de inflación.

82% del país no tiene acceso a la cesta básica alimentaria.

• El Dólar paralelo mantendrá su tendencia alcista principalmente por la inyección de bolívares del BCV. El techo no existe en este mercado. Las variaciones en el mercado paralelo ocurren por manipulaciones de un grupo y seguirán ocurriendo.

• Disminución de la producción petrolera se agravará en el año 2018, lo que provocará menos ingresos de divisas por petróleo. No se espera un alza importante en el precio del petróleo para el año 2018.

• Se espera que el país pueda cumplir con los compromisos de pago de deuda externa hasta el año 2018, sacrificando el mercado nacional. Después del año 2018 estará muy complicado el pago de deuda externa, por tal motivo, Vene-zuela tiene el riesgo país más alto de Latinoamérica.

• Los próximos 24 meses representan un período para sobrevivir. Siempre que en diciembre del año 2018 se logre cam-bio político y la aplicación de medidas económicas correctivas.

CONSIDERACIONES POLITICAS:

 Venezuela sigue siendo un país atractivo para realizar inversiones extranjeras de envergadura; sin embargo, deben darse las 3 siguientes condiciones principales.

* Cambio político del gobierno nacional.

* Aplicación de medidas económicas correctivas serias (desmontaje control cambiario, control de precios. Autonomía del BCV.

* Fortaleza del nuevo equipo de gobierno para mantener estas medidas económicas por un período de 5 años (acuerdo político nacional).

PROYECCIONES ECOANALITICA 2018

                        PESIMISTA                          CONTINUISTA                    OPTIMISTA

PIB                   – 13.1%                                    – 8.5%                                – 3.1%

INFLACION      8.600%                                  1.800%                                760%

TC NEGRO        1.342.744                             200.116                                68.100

DICOM                61.600                                200.116                                  68.100

Inflacion mensual y acumulada – Asamblea Nacional – Noviembre 2017

Venezuela sufrirá brutal contracción económica del 12 % en 2017 según FMI por Orlando Avendaño – Panampost – 10 de Octubre 2017

Según el Fondo Monetario Internacional, Venezuela es el país más miserable del continente. Inflación acentuada y contracción económica. (efxto)
El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que Venezuela padecerá una brutal contracción económica del 12 % en 2017.

“El recrudecimiento de la crisis política en Venezuela constituyente un pesado lastre para la actividad económica, que según las previsiones se contraerá mas de 10 % en 2017, a medida que disminuya la producción de petróleo y se agudice la incertidumbre”, se lee en el informe presentado por el FMI este martes 10 de octubre.

El texto, titulado Perspectivas Económicas Globales, asegura que Venezuela sufre una recesión cada vez más profunda y recuerda que durante el 2016 el Producto Interno Bruto del país latinoamericano se contrajo 16,5 %.

Asimismo, el Fondo Monetario Internacional prevé que la inflación de este año sea de 652,7 %. No obstante, arroja una cifra mucho más alarmante para el año 2018: la inflación sería de 2.349,3 %.

El informe de la institución presenta a Venezuela como el país del continente que tiene la recesión más profunda. De hecho, la mayoría de las naciones de la región ha disfrutado de un crecimiento económico, por más pequeño que sea.

Actualmente Venezuela padece la crisis más brutal de su historia contemporánea. A pesar de que el régimen chavista disfrutó de la mayor bonanza petrolera jamás vista, ha impuesto la ruina a un país que por décadas fue el más rico de Latinoamérica.

 

Caos económico en Venezuela: 36 mil litros de gasolina cuestan lo mismo que un cartón de huevos por Orlando Avendaño – Panampost – 2 de Octubre 2017

gandolas-pdvsa-1.jpg

Llenar el tanque de gasolina de una gandola que carga 36 mil litros, vale lo mismo que comprar un cartón de huevos en Venezuela. Una evidencia más de la crítica distorsión económica que padece el país latinoamericano.

Si el usuario va a utilizar gasolina de 91 octanos para un vehículo que cargue 36 mil litros (como una gandola); deberá pagar 36.000 bolívares en la estación de servicio. Y, si luego desea adquirir un cartón de huevos, el monto es el mismo.

El precio de este último varía. En algunos establecimientos va desde 34.700 hasta los 38.000 bolívares; el más alto registrado. No obstante, el promedio es 36 mil bolívares. Es un monto que aumenta progresivamente, debido a la inflación.

En enero de este año, el cartón de huevo estaba en Bs. 6.500; en marzo, en 9.700; en mayo, junio y julio; 12 mil, 13.700 y 14.700 respectivamente. Luego, padeció un elevado aumento hasta 24.000 bolívares en agosto; y ahora en varios establecimientos se acerca a los cuarenta mil bolívares. Mientras, el sueldo mínimo se queda corto: 136 mil; más un bono alimenticio de 189 mil.

Adquirir treinta y seis mil litros de gasolina de 91 octanos equivale a un cartón de huevo; pero también se pueden hacer otras comparaciones absurdas. El promedio de un combo en la cadena de comida rápida, McDonald’s, supera los treinta mil bolívares. Un quilo de queso Palmita, supera el costo de llenar una gandola: 42 mil bolívares.

 

 

¿Dónde va a parar el dólar? por Luis Vicente León – ProDaVinci – 1 de Octubre 2017

Dolares-AFP-640-1.jpg

La respuesta racional a la crisis sería abrir mercados, sincerar la economía, ajustar precios, estimular el aparato productivo y negociar para restablecer la institucionalidad y los derechos de la población a expresarse con elecciones libres transparentes, universales, directas y secretas. Si esta es la respuesta oficial tomará algún tiempo rescatar los equilibrios, pero la moneda y la economía se estabilizarían. Si el gobierno hace lo contrario, es decir lo que ha hecho hasta ahora, el resultado será mucho peor que lo que hemos vivido.

La devaluación es la consecuencia natural de hacerlo mal. En los debates académicos los economistas presentan sus análisis del problema y explican el impacto que tiene sobre la moneda la creación de dinero sin respaldo, la pérdida de reservas internacionales, los desequilibrios causados por la caída de la oferta interna de divisas, vinculada a la reducción del precio del petróleo y la producción de PDVSA; las manipulaciones de los operadores cambiarios ilegales (que se producen por la falta de transparencia que genera el control). Como si fuera poco, ahora añadimos el impacto de las sanciones financieras internacionales, que debilitan la generación de ingresos de la nación, produciendo mayores desequilibrios entre oferta y demanda de dólares. Todo eso se traduce a una sola variable fundamental: confianza.

Todo lo que hemos descrito, unido a la crisis política, social e internacional del país, afecta la confianza de los agentes económicos, incluyendo al venezolano común. Si no confían en que las autoridades son capaces de hacer lo que hay que hacer para rescatar el valor de la moneda, garantizar el funcionamiento adecuado del país, preservar la producción y la oferta de bienes y servicios, evitar las tentaciones de crear dinero artificial para financiarse con papelillo y ajustar sus gastos para adaptarse a su nueva situación de flujo de caja, entonces es natural que los tenedores de capital, las empresas y las personas que generan y acumulan bolívares sientan que estos van a perder valor a una velocidad exponencial, amenazando su patrimonio.

Si la expectativa es que sus bolívares valdrán cada vez menos intentarán protegerse. Salen de ellos y los canjean por moneda dura, llámese dólar o euros, incluso rupias, rublos, yuanes, pesos o lo que sea, en las que el mercado tiene una confianza infinitamente mayor que en el bolívar. El tema es que la oferta de esas divisas es restringida y su mercado interno es enano, por lo que la presión de demanda de los actores desesperados por protegerse impacta el precio día a día. Esto, amplificado por los agentes cambiarios interesados en tomar ventaja de la distorsión, crea una bola de nieve que se lleva por el barranco a la moneda nacional.

El tipo de cambio enloquece y la devaluación es salvaje e imparable. Los agentes que no quieren quedarse con sus bolívares y no consiguen divisas buscan bienes duraderos y presionan sus precios, adelantan las compras de insumos, materias primas y comida, y así se agrava la escasez. La inflación se desborda y refuerza la pérdida de valor de la moneda, la confianza empeora y volvemos a empezar el ciclo de destrucción económica en el que estamos.

No se puede decretar el rescate de los equilibrios. No se recupera la confianza agrediendo a los agentes económicos o internacionales. No se rescata la producción apresando productores. No gana valor la moneda aislándose internacionalmente, ni bloqueando elecciones. Y si esa es la respuesta oficial a la mamá de las crisis la respuesta a la pregunta ¿dónde va a para el dólar? es demoledora: Al infinito…y más allá.

Share via FacebookShare via GoogleShare via TwitterShare via LinkedIn

La economía de Venezuela retrocedió 50 años por Ahiana Figueroa – El Estimulo – 28 de Septiembre 2017

header_elinteres.png
Cifras nada alentadoras presentaron expertos sobre la actividad económica para 2018, cuando se prevé que la nación petrolera se mantenga en recesión. Durante el foro “¿Cómo presupuestar en 2018?”, organizado por Venamcham, destacaron que la reconstrucción del país será imposible sin el levantamiento de los controles, sin financiamiento externo ni con las actuales reservas internacionales.

¿Cómo sobrevivir al actual colapso macroeconómico de Venezuela? es la pregunta que analistas intentaron responder a los empresarios presentes en el foro de Venamcham ¿Cómo presupuestar en 2018?“.

Las inquietudes surgen ante los resultados de la economía del país en 2017, caracterizada por una constante inflación cuya proyección para finales de año la colocan en más de 1.000% y con una caída de la producción de 6,1% del Producto Interno Bruto (PIB). De acuerdo a estas cifras, Venezuela finalizará con un período más en recesión, tras perder el tercio de su economía en tan solo cuatro años (2014 a 2017).

“Debido a que no se tomaron medidas para reactivar la economía durante 2017, en 2018 Venezuela tendrá su quinto año consecutivo de recesión. El país tiene en consecuencia el ciclo recesivo más agudo en su historia contemporánea y el que haya vivido nación alguna en América Latina, al perder 35% de su PIB”, afirmó el economista y profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), José Manuel Puente.

Resaltó que Venezuela vive su peor crisis económica en 70 años y ha retrocedido 50 años en cuanto a ingreso per cápita y en oferta de bienes y servicios. “El crecimiento promedio per capita de la economía venezolana se coloca hoy en día en los mismos niveles de los años 50″.

De acuerdo a las cifras presentadas, entre 1998 y 2017 otros países -incluso con ideologías similares al chavismo- experimentaron una importante expansión en su economía, tal es el caso de Argentina (43,7%), Ecuador (72,8%), Brasil (53,5%), Colombia (91,8%). Mientras que Venezuela apenas creció 1,2%.

Recordó Puente que la política de controles de precio y de cambio es “uno de los pecados capitales” cometidos por el chavismo durante estos 18 años, cuyas consecuencias son una disparada inflación y un tipo de cambio paralelo que supera 2.800 veces al dólar Dipro.

“Los controles son el motivo principal de que Venezuela tenga 11 años ubicándose entre los 10 países con mayor inflación en el mundo y cerrando en primer lugar este año” y, agrega que ante esta escalada de los precios los aumentos al salario mínimo no han evitado que el actual sea el más bajo de los últimos 27 años en términos reales.

Sostiene que la reconstrucción económica será imposible sin la eliminación de los controles, sin financiamiento externo ni con las actuales reservas internacionales. “El sector externo está al borde del colapso, las reservas líquidas se colocan entre los 400 millones y 500 millones de dólares. Ya no importa cuál esquema cambiario se adopte si no se cuenta con las divisas necesarias a ofrecer al sector productivo venezolano”.

La profesora de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Sary Levy, coincide en que el gobierno no cuenta con los recursos en dólares suficientes para cubrir la demanda de la economía.

“Con el nivel de reservas que tiene el país, se debe escoger entre cancelar la deuda externa e importar para cubrir las necesidades básicas de la población. El Dicom no es un asunto de cambio del dólar como medio de pago o de una nueva cesta de monedas. Lamentablemente observaremos una caída de las importaciones en este tercer trimestre, el cual es un período en el que tradicionalmente se importaban los productos que se acostumbran en las navidades”, apuntó Levy.

Considera la economista que hacer un pronóstico sobre el próximo año luce “sumamente difícil” dada la actual crisis económica y la incertidumbre sobre las nuevas acciones o medidas que pueda tomar el gobierno.

Sin embargo, prevé para 2018 una tasa de inflación de 2.300%, lo que tendrá un impacto severo en la población. A su juicio, Venezuela ya entró en un proceso hiperinflacionario al registrar una tasa mensual de 20% en promedio.

“No es un futuro promisorio si permanece la política de controles y se fijan precios a los bienes a través del llamado Plan 50. Es necesario insistir en impulsar el cambio de las actuales políticas. Estamos como estamos por culpa de los controles. La economía no se maneja por decretos, sino a partir de incentivos, de diálogos y de consensos”, afirmó.

Destaca que las inversiones es una de las variables que más ha caído durante la actual crisis, debido a la baja de los ingresos de las empresas y la inflación. “Todos los sectores productivos señalan que hay una caída importante en sus ventas”, dijo durante su participación en el foro organizado por Venamcham.

A su juicio, la recuperación del país “será lenta”, debido a los retrasos tecnológicos, la fuga de talentos y el aislamiento del mundo académico.

 

Los records de Chávez por Otrava Gamás – Mediapart – 27 de Septiembre 2017

A pesar de la solemnidad y magnificencia con las cuales los líderes y militantes del chavismo hacen referencia al legado del difunto Hugo Chávez, la realidad nos muestra un país en ruinas. Un país conocido ahora por su larga lista de registros negativos que sirven para identificar a Venezuela internacionalmente como la nación mas corrupta del continente y la segunda con mayor inseguridad.

 

corrupcion2017.pnginflacion2017.pngmiseria2017.pngemigracion-fuente.jpgdolar2017.pngescasez-fuente.jpghomicidios-fuente.jpgnarcotrafico-fuente1.jpgjusticia-copy-copy.jpgmalversacion-fuente.jpgdesindustrializacion-fuente.jpgplagas-fuente.jpg

El crimen inflacionario por Enrique Marquez – Apertura Venezuela – 25 de Septiembre 2017

Diputado-Enrique-Márquez1.jpgLa racionalidad económica indica que nadie debe intentar gastar más de lo que recibe como ingresos. Quien quebranta este mandato, aterriza siempre en el mismo escenario: quiebra, endeudamiento y miseria. En Venezuela tenemos un refrán que lo resume: cada quien se arropa hasta donde le da la cobija. Un razonamiento que tiene validez para cualquier economía familiar, para la gerencia empresarial y la administración de un estado o un país.

Esta sencilla lección del sentido común no ha sido aplicada. Se tropieza obstinadamente con la misma piedra, se reciclan los mismos errores y se profundiza la debacle económica. Venezuela ha sido manejada, una y otra vez, con el criterio de un mal padre de familia, muy derrochador cuando tiene mucho y muy irresponsable cuando merman los ingresos.

Durante el gobierno de Hugo Chávez el petróleo se cotizó a precios jamás alcanzados y Venezuela vivió la bonanza de ingresos más prolongada de toda su historia. Sin embargo, el progreso económico y el bienestar social no lograron despegar. Al contrario, por mal modelo y peor administración, Venezuela despilfarró sus ingresos en un crecimiento sin precedentes del gasto público, multiplicando las empresas del estado y hasta regalando nuestra riqueza para ganar respaldos políticos en el continente y el mundo.

Injustificadamente se incrementó la deuda de la República a niveles no conocidos. Se pidió prestado a cuenta de la bonanza y se malgasto lo prestado. No se conocen obras de infraestructura que hayan asegurado la prestación del servicio de agua potable y electricidad, que hayan mejorado la vialidad del país o que hubieren multiplicado los hospitales y las escuelas. El gobierno de Chávez se dedicó a correr tras una ideología equivocada, buscando la igualdad de los venezolanos a través de la destrucción del aparato productivo, la persecución de sus empresarios y el cercenamiento de las libertades. Tras esa carrera desenfrenada, cuando acabó el tiempo de las vacas gordas, todos nos descubrimos más pobres y menos iguales.

A Nicolás Maduro le ha tocado administrar otra época, la de los bajos ingresos petroleros, y se empeñó en hacerlo peor que su predecesor. En lugar de apretarle el cinturón al gobierno, se lo angostó a la gente. Perpetró uno de los mayores crímenes que un gobierno puede cometer en contra de su pueblo: imponer la pobreza a la fuerza. En vez de jerarquizar el gasto decidió financiar el agujero fiscal, estimulando una economía inflacionaria y con la complicidad del BCV abrió las compuertas de la emisión de dinero inorgánico.

El gobierno financia sus gastos, cada vez más altos, con dinero que imprime sin respaldo real, y que inyecta a una destruida economía con muy baja oferta de bienes y servicios, generando el resultado que todos los economistas del mundo llaman a evitar: un descomunal y continuo incremento de todos los precios que hace imposible que la mayoría pueda adquirir medicinas y alimentos esenciales para vivir. Aumento de precios aún más dramático porque junto con la destrucción de la producción el gobierno le asesta, con la escasez, otro mazazo a la economía familiar de los venezolanos.

La inflación es un “crimen premeditado” cometido por el gobierno porque se niega a recortar sus gastos y corregir el camino equivocado. Le importa más acuñar su modelo que dejar de imponerle más pobreza y miseria a toda la sociedad. Nicolás Maduro ha tomado decisiones económicas a conciencia de sus resultados catastróficos y ha utilizado la fuerza para intentar doblegar la justa protesta de las mayorías. A Dios gracias no ha podido ni podrá doblegar la voluntad de un pueblo que está decidido a conquistar los cambios que hay que hacer en Venezuela.

La inflación es un impuesto que se debe pagar a la fuerza para financiar al gobierno. El pueblo debe pagar los productos y los servicios cada vez más caros, a medida que la espiral inflacionaria, convierte la moneda y el salario en sal y agua. Nuestra canasta alimentaria, según el CENDAS, ya supera los dos millones de bolívares fuertes, número que muestra la imposible labor de alimentar a una familia con los niveles salariales que mantiene el gobierno. Es así como es a los pobres a quienes más se les saca el dinero del bolsillo para transferirlo a las cuentas particulares de la clase gobernante.

El Nuevo País que queremos con urgencia requiere que esta situación sea revertida a través de la implementación de políticas públicas responsables y coherentes, para detener el crimen inflacionario y evitar que la pobreza siga expandiéndose. Sin llegar al análisis exhaustivo, proponemos como vitales la adopción de las siguientes:

– Sincerar el gasto público y establecer un nivel máximo de gastos al gobierno atado a lo que pueda recabar en impuestos, eliminando egresos dispendiosos para focalizarse en las necesidades prioritarias de la gente y la reconstrucción de calidad de vida para todos.

– Reformar la Ley Orgánica del BCV para devolver su autonomía de funcionamiento y la misión constitucional de defender la moneda. Proponemos que el BCV coloque un tope a la variación interanual de la cantidad de moneda en circulación, dejando de imprimir dinero inorgánico.

– Permitir un tipo de cambio en torno a sus valores de equilibrio y desmontar el control de cambios. Esta política debe ser adoptada analizando la dinámica del llamado mercado paralelo y generando sustentabilidad a la moneda.

– Suspender los controles de precios que no sólo han sido inútiles en la lucha contra la inflación, sino que generan la caída en la oferta de productos y servicios.

– Aplicar con sentido de solidaridad y de integración social responsable un plan de subsidio directo a las familias más pobres dentro de una visión progresista que permita a toda la sociedad acompañar a un nuevo gobierno en el camino de recuperación de la economía nacional y el restablecimiento de una democracia socialmente avanzada.

Venezuela en las puertas del colapso e implosión total por Alex Vallenilla – En Efectivo – 9 de Septiembre 2017

No hay dinero efectivo que pueda soportar los embates de la inflación, por eso los bancos no pueden pagar en taquillas, más de 15 mil bolívares. Es tal la quiebra generalizada en el sistema, que eso es apenas 0,75 dólares. Es así la pobreza en la que ya Venezuela está hundida. El sistema está colapsado, pudiera decirse que en 80%. No hay suficiente gas doméstico, en el interior del país se cocina a leña en muchas regiones rurales que antes recibían dotación de bombonas de gas. El sistema de telecomunicaciones, también falla, debido a que la falta de divisas no permite mantener en óptimas condiciones las plataformas de comunicación, fallan las redes telefónicas y la conexión a Internet.

En occidente hay racionamiento de gasolina, sólo se puede colocar 20 litros en estaciones de servicio que logran surtir. No hay suficientes alimentos, los pocos que hay, se venden a precios internacionales. El sistema sanitario está colapsado en 85%, no hay ni siquiera vacunas para los neonatos. El sector de la construcción está paralizado. No hay divisas, el propio vicepresidente ha dicho que ya no hay para el Dicom. Los sistemas de transporte público, están apenas en 30% de su capacidad y con tendencia a seguir sacando unidades de circulación por los costos para repararlas.

Se está ante el colapso general, que sigue avanzando. Toda esta crisis amenaza con fundirse en una sola, van tres años de desarrollo de tal colapso, hay quienes incluso lo ignoran. Todo ello conduce a una implosión social definitiva, de la que no podrán escapar los grandes jerarcas, arrastrados por la crisis y el caos que esta situación puede desatar.

 

 

Inflación Latinoamérica 2017 – Rendivalores/FMI – 14 de Septiembre 2017

A %d blogueros les gusta esto: