elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Industria Petrolera

Petroleros: percepción externa e interna por Eddie Ramirez – Noticiero Digital – 27 de Noviembre 2018

downloadPor diferentes razones y culpa de lado y lado, la gran mayoría de los venezolanos no se han preocupado por conocer las actividades petroleras y mucho menos a la gente que las ha manejado, así como las contribuciones de esa industria a la agricultura. El objetivo de este artículo es narrar mi percepción sobre los petroleros como aporte para quienes escriban la historia.

La industria petrolera transnacional y la estatizada contó hasta el año 2002 con directivos, gerentes y trabajadores no solo preparados y honestos, sino también con calidad humana. Desde luego hubo una dosis natural de prepotentes y alguno que otro deshonesto, pero como grupo evidenciaron practicar principios y valores. Esa es mi percepción vista desde afuera de esa industria, cuando trabajé en el Servicio Shell Para el Agricultor y en la Fundación Servicio para el Agricultor(Fusagri), y desde adentro en mis 15 años en Palmaven, filial de Pdvsa. Sin duda actualmente hay trabajadores honestos y bien preparados, pero abundan las ovejas negras.

Durante mis años en el Servicio Shell para el Agricultor y en Fusagri tuve que interactuar en mayor o menor grado con trabajadores, gerentes y directivos petroleros. De esa época tengo una percepción como prestador de servicios de asistencia técnica al campo por encargo de la industria petrolera, antes y después de la estatización. Maraven fue la filial que más se interesó por tener una relación lo más armónica posible con los habitantes del medio rural. Quizá eso se debió a que la Shell tuvo la visión de crear la Fundación Shell.

Algunos piensan que el interés de la Shell era divulgar los productos de Shell Química, que incluían muchos pesticidas. Sin embargo puedo dar fe de que en el Servicio Shell se evaluaban productos de todas las casa comerciales y fue pionero en la recomendación de productos amigables con el ambiente. Eso fue posible por la visión de los ingenieros agrónomos Mauricio Báez, Luis Marcano Coello, y Jesús Silva Calvo, entre otros, pero también por el apoyo que prestaron los presidentes y directores de la Shell.

Cuando esa empresa visualizó que la nacionalización era inevitable dio un gran apoyo para que Marcano Coello fundara Fusagri para continuar con esa labor. Desde luego Alberto Quirós fue factor importante como presidente de Shell y de Maraven, así como Carlos Castillo. Tuve la grata oportunidad de relacionarme con distinguidos petroleros como Ramón Cornieles y Rafael Pardo, quienes siguen aportando ideas para el desarrollo del país. Después de la estatización, además de Maraven, Fusagri recibió apoyo para programas agrícolas y pecuarios por parte de Meneven-Corpoven y de Lagoven.

Durante mi permanencia en Palmaven, tuve el grato honor de contar con la amistad y consejos de Juan Chacín, quien fue presidente de Pdvsa y propició la creación de Palmaven como filial de apoyo a la agricultura y al mejoramiento del ambiente. Gran admiración sentí por el fallecido director Samuel Wilhelm, con quien compartí gratos momentos. Escuchar las sensatas opiniones del vicepresidente Pablo Reimpell fue un gran aprendizaje. Por cierto que en una oportunidad hice una presentación ante el directorio de Pdvsa y me dirigí a “ustedes los petroleros” ante lo cual el doctor Reimpell con su tradicional educación me corrigió diciéndome “Eddie será nosotros los petroleros”. A partir de entonces, y ahora más que nunca, me siento un petrolero a pesar de no ser experto en el tema.

Tuve la suerte de contar con dos jefes excelentes. Alfredo Gruber, quien fue el presidente fundador de Palmaven y Fernando Sánchez, ambos de una excepcional calidad humana y profesional. Renato Urdaneta y Arévalo Guzmán Reyes fueron , entre otros, excelentes profesionales y ciudadanos. Los presidentes de filiales como Armando Segnini, Emilio Abouhamad y Arnold Volkenborg evidenciaron gran sensibilidad social y siguen aportando ideas para la recuperación de la industria petrolera. Giusti puso en marcha los estudios de desarrollo armónico en las áreas operativas. Podría citar a cientos de ejecutivos y trabajadores con quienes el país tiene una deuda. Gustavo Coronel, otro petrolero y destacado luchador, ha escrito sobre algunos. Ojalá que los venezolanos lleguen a valorar lo que muchos de ellos hicieron y pueden hacer para la recuperación del país. Incluyo tanto a los que salieron antes del 2002, como a los que fueron despedidos ilegalmente. En próximo artículo mencionaré la correcta actuación de los altos directivos, gerentes y trabajadores de todos los niveles en el paro cívico de diciembre 2002.

Como (había) en botica: Felicitaciones a María Corina Machado y a Valentina Quintero, incluidas por la BBC entre las cien mujeres más influyentes del mundo, de las cuales hay solo nueve latinoamericanas. Rafael Ramírez no puede esconder su responsabilidad en la destrucción y corrupción en Pdvsa. Andrade, Isea, Gorrín, los “bolichicos” y otros están entre los saqueadores del país. Lo lamentable es que muchos los adulan en lugar de marginarlos ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

 

Las dos caras de la Crisis Energética en Venezuela: Hidrocarburos y Electricidad por Gustavo González Urdaneta – Diario Las Américas – 22 de Noviembre 2018

La crisis energética que afecta a la sociedad venezolana es resultado de un modelo del sector energía inviable, gestado por decisiones tomadas desde 1999 que lo transformaron en un sector politizado, desprofesionalizado, burocrático y plagado de irregularidades administrativas.

Con este modelo la seguridad energética del país y la situación de insuficiencia seguirá creciendo por lo que no será posible la reactivación del aparato productivo.

La solución a la crisis energética, por tanto, pasa por un cambio político que revierta los factores que caracterizan el actual modelo de sector energético venezolano (SEV). Pero, el cambio político, por sí solo, no es garantía de solución de la crisis energética.

Esta crisis en continuo crecimiento y deterioro es consecuencia de la destrucción operativa y financiera de las dos empresas estatales que tienen el control total de la energía en el país: PDVSA (Hidrocarburos) y CORPOELEC (Electricidad). La crisis es energética, tanto de hidrocarburos como de electricidad y son complementarias pues PDVSA le suministra los combustibles a CORPOELEC y esta a su vez le suministra el servicio de electricidad a PDVSA.

En una teleconferencia del 31.10.18 de VenAmérica con el Grupo Ricardo Zuloaga (GRZ) de Venezuela se evidenció que cada empresa tiene su propio círculo vicioso que empieza por el predominio del poder político del gobierno en ambas. En PDVSA la crisis se origina por una disminución de los recursos asignados a las actividades propias de la empresa originando un incumplimiento en los planes que, sumados a la ausencia de mantenimiento y la incorporación de negocios no modulares la han llevado a un gran endeudamiento. PDVSA se transformó en una empresa sin ingresos y con una deuda de 72G$.

En CORPOELEC, ignoran el valor del agua y son irresponsables en la operación de un sistema hidrotérmico porque han sobreexplotado la central de Guri, unido a la Incapacidad e ineficiencia total en la ejecución de obras en general que ha producido un incumplimiento de los planes desde el 2001, aunado al olvido total del mantenimiento, al fuerte subsidio en el servicio y al despilfarro y corrupción en el manejo de los recursos asignados al sector eléctrico. CORPOELEC se transformó en una empresa sin infraestructura adecuada que raciona entre 1,000 a 2.000 MW diarios a nivel nacional.

Aun cuando la solución de la crisis pudiera abordarse desde diferentes puntos de vista, los aspectos primordiales, adicional al cambio político, son el cambio a un nuevo modelo de gestión del SEV y a que al frente del mismo se coloque un equipo de profesionales con capacidad gerencial, con conocimientos sólidos del sector y de comprobada ética. Si un nuevo gobierno no asume estos dos nuevos compromisos, no solo se complicaría la solución de la crisis, sino que se atrasaría la solución de esta, comprometiendo la precaria gobernabilidad inicial que se tendrá en el país.

Recuperada la democracia, el nuevo modelo a implementar por el próximo gobierno debe tener una visión compartida de futuro, dentro de un modelo energético global y que todas las acciones estén alineadas con la visión de modelo consensuada que se establezca.

Hay que recuperar la institucionalización del sector, su jerarquía y organización, que valore el conocimiento y la meritocracia, con un sistema de información transparente y que mantenga satisfechos a sus usuarios y suplidores. El nuevo modelo debe permitir la sustentabilidad, sostenibilidad y garantizar la eficiencia de un sector que avance hacia un SEV auto sostenido, con la suficiente flexibilidad para adecuarse a los avances tecnológicos y a los cambios que ocurran en la matriz energética mundial con apertura a integrar nuevas fuentes de energía renovables. El nuevo modelo debe estar en capacidad de acompañar metas ambiciosas de crecimiento económico y de sostenido desarrollo nacional con un sistema de planificación y gestión centralizada pero descentralizado operativamente con participación del sector privado nacional e internacional.

"Advertisement"

El ocaso de la industria de hidrocarburos por Manuel Guevara/Manuel Sanchez – Transparencia Venezuela – Noviembre 2018

En PDVSA existe una corrupción sistémica, a todos los niveles, desde la presidencia hasta los niveles más modestos

Un valioso documento redactado por Manuel Guevara, miembro de Transparencia Venezuela, sobre el sector de los hidrocarburos en Venezuela, arroja mucha información sobre los desastres ocurridos en ese sector durante los regímenes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Ver Informe completo en:

Estudio-sector-hidrocarburos

El declive petrolero de Venezuela, de potencia a desastre por Lucia Kassai, David Marino and Jeremy C.F. Lin – Bloomberg – La Patilla – 15 de Noviembre 2018

El petróleo está en el centro de la economía venezolana. Representa el 95 por ciento de los ingresos de exportación del país y financia el régimen del presidente Nicolás Maduro.

 

Aún cuando los precios mundiales subieron a más de 80 dólares por barril el mes pasado, la producción de la nación cae en picada. Los productores de esquisto de EEUU aumentaron la oferta en un 23 por ciento el año pasado, mientras que en Venezuela, el propietario de las reservas de petróleo más grandes del mundo, el colapso económico hizo que la producción cayera un 37 por ciento.

 

La producción de petróleo crudo se hunde en la Venezuela de Maduro

 

 

A medida que la producción de petróleo de Venezuela se hunde hacia 1 millón de barriles por día, el nivel más bajo en siete décadas, el país se está quedando sin dinero para pagar alimentos y medicinas. Los salarios no pueden mantenerse al día con la hiperinflación, estimada en un absurdo 1.37 millones por ciento. Vivir en un país donde el precio de los alimentos puede cambiar en cuestión de horas llevó a más de 1,5 millones de venezolanos a huir en los últimos 4 años.

 

Los venezolanos huyen de un país en crisis

 

 

Las Naciones Unidas estiman que hay 3 millones de venezolanos viviendo en el extranjero, incluyendo unos 2.4 millones distribuidos en América Latina y el Caribe. Aquellos que buscan salir del país y no pueden pagar las tasas del mercado negro pueden enfrentar largas filas de días para obtener pasaportes.

La situación empeoró en agosto de 2017, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impuso sanciones financieras contra Venezuela y su petrolera estatal PDVSA en un intento por castigar a Maduro por la mala gestión económica y la corrupción endémica.

 

Disminuyen las importaciones de crudo de Venezuela

 

 

 

Los bancos estadounidenses se volvieron más cuidadosos al dar crédito a las refinerías estadounidenses para comprar crudo venezolano, temerosos de una posible prohibición total de las importaciones. Las compañías petroleras internacionales que operan en el país recortan las inversiones en medio de la preocupación de que se verían violando las sanciones.

 

China se hace cargo

 

La disminución de la producción de Venezuela ha reducido la influencia del país en América Latina. Donde una vez Venezuela proporcionó petróleo subsidiado a sus vecinos, ahora necesita acumular todo lo que produce para poder pagar a los tenedores de bonos, así como a China y Rusia, que han prestado casi $ 69 mil millones en la última década a cambio del petróleo.

Hasta ahora, la solución del gobierno era un incumplimiento selectivo que se estima en $ 6.1 mil millones de dólares en valores internacionales. Los préstamos otorgados por el Banco de Desarrollo de China y la compañía petrolera rusa Rosneft Oil han sido renegociados o pagados con demoras. Un bono que PDVSA continúa pagando es uno garantizado por su interés en Citgo, su brazo de refinación estadounidense que gana dinero.

Sin efectivo, Venezuela paga sus deudas a China e India con petróleo. Con la caída de la producción, Petróleos de Venezuela SA ha perdido sus propias refinerías. Mientras que las refinerías de los EE. UU. Están funcionando cerca de su máximo, las de Venezuela operan a menos de un cuarto de su capacidad. El resultado es la escasez de combustible, especialmente en el campo, que se suma al dolor de los venezolanos.

Utilización de la capacidad de la refinería

 

Las maniobras no han sido suficientes para detener una caída en las exportaciones de petróleo crudo que pagan deudas y aportan el efectivo necesario para que la economía funcione. Los envíos cayeron casi un cuarto en el último año.

 

Número de embarcaciones que cargan petróleo crudo venezolano

 

 

Últimamente, las compañías han tenido éxito en el uso de los tribunales para obligar a PDVSA a pagar algunas deudas. ConocoPhillips, PDVSA, con un brazo fuerte, acordará pagar un acuerdo de $ 2 mil millones, relacionado con las incautaciones de activos llevadas a cabo en 2007, bajo el mandato del fallecido presidente Hugo Chávez, luego de obtener órdenes judiciales que impiden que la petrolera venezolana use su extensa red de terminales petroleros en el Caribe. Las órdenes judiciales también impidieron que PDVSA administrara su refinería en Curazao, que se cerró debido a la falta de petróleo.

PDVSA acordó pagar a Conoco, firmando cargamentos de petróleo a la compañía estadounidense para liberar las terminales que necesita para almacenar y reexportar crudo y fuel oil.

Las señales apuntan a más problemas para la industria petrolera del país. Incluso mientras Venezuela toma prestados otros $ 5 mil millones de China para casi duplicar la producción de petróleo que ha caído a un mínimo de siete décadas, los analistas ven que la producción se hundirá aún más el próximo año, a menos de 1 millón de barriles por día.

El bombeo de crudo sigue a la baja en Venezuela por Alberto Toro Vielma – Venepress – 13 de Noviembre 2018

El nivel de producción es casi un 39 % menor que el promedio de 2017

El bombeo de crudo sigue a la baja en Venezuela

La extracción de petróleo en Venezuela mantuvo el pasado octubre su tendencia a la baja y se situó en 1,17 millones de barriles diarios, un 3,3 % menos que el mes anterior, informó hoy en Viena la OPEP.

Ese nivel de producción es casi un 39 % menor que el promedio de 2017, según los datos recogidos en el informe mensual sobre el mercado publicado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de la que Venezuela es miembro.

La OPEP atribuye esas cifras a “fuentes secundarias”, es decir, estimaciones de diversos institutos independientes.

El ritmo de bombeo en Venezuela lleva a la baja desde 2015 y la producción actual es la menor en tres décadas, con la excepción del radical desplome en 2002 y 2003, cuando una huelga en la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) hundió las extracciones por debajo de los 100.000 barriles diarios durante varios meses.

El informe no incluye los datos oficiales de las autoridades venezolanas sobre producción en octubre.

Las últimas cifras oficiales disponibles son los 1,434 millones de barriles diarios que Caracas comunicó para el mes de septiembre, 200.000 más de los que las fuentes secundarias calcularon para ese mes.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo el pasado septiembre que la producción petrolera se duplicará en un año con el plan de recuperación que se ha implementado la empresa estatal Pdvsa, y aseguró que en ese tiempo se deben cumplir metas, entre ellas, proveer “un millón de barriles para China”.

Chevron Stayed in Venezuela Long After Rivals Quit. Then It Had Second Thoughts by Kejal Vyas and Bradley Olson – The Wall Street Journal – 8 de Noviembre 2018

download.jpg
Profits are down and there’s a taint from working with the Maduro government; the company also fears a withdrawal could make things worse for the country

For nearly a century, Chevron Corp. has weathered dictatorships, coups and nationalization drives to keep pumping oil in Venezuela.

But recently, executives at the last U.S. oil major in the country have debated whether it may be time to get out, according to people familiar with their deliberations.

For now, Chevron hopes to hang on and outlast President Nicolás Maduro, as it did with his late mentor Hugo Chávez and other rulers.

“We’re committed to our position in Venezuela,” Clay Neff, Chevron’s president of exploration and production in Africa and Latin America, said in an interview Thursday following initial online publication of this story.

Chevron’s dilemma is both moral and commercial. The California-based giant long enjoyed close relations with the socialist regime that controls the world’s largest oil reserves, and has earned big money in Venezuela—about $2.8 billion between 2004 and 2014, according to cash-flow estimates by analytics firm GlobalData .

The company is aware a pullout could trigger a collapse of the government’s finances, because a significant chunk of its scarce hard currency comes from joint operations with Chevron.

Chevron has had to put up with many provocations in Venezuela, including late payments, requests for employees to attend political rallies and bickering over loans Venezuela sought because it couldn’t afford oil-field maintenance. Chevron’s joint ventures with the state oil company are regularly subjected to what Venezuelan prosecutors have labeled corrupt overcharging by vendors. Graft and the risk it will worsen have weighed on executives as they consider Chevron’s position in the country.

It has become harder to stomach since the big money disappeared from the Venezuela operations, say people familiar with the company. Chevron operations in Venezuela lost money from 2015 to 2017, according to GlobalData, then eked out a modest profit this year thanks to higher oil prices. Oil fields are aging, and unless more reserves are opened up, Chevron’s work in Venezuela will run out of steam in less than five years, GlobalData estimate

A turning point for foreign companies operating in Venezuela came in 2006, when Mr. Chávez began nationalizing oil fields managed by foreign operators and sharply raising taxes.

Rewritten contracts made Petroleos de Venezuela SA, known as PdVSA, the operator and majority owner of most projects. Chevron’s top U.S. competitors, Exxon Mobil Corp. and ConocoPhillips , balked at the changes, left, and filed suit. Exxon has yet to recover the full value of the billions in equipment and other assets it left behind. ConocoPhillips recently reached a $2 billion settlement.

Some European oil companies, such as Total SA and Equinor AS A (then called Statoil), remained but reduced their holdings.

Chevron decided to stay, and—led by a charismatic Iranian-American executive named Ali Moshiri—formed an array of partnerships with PdVSA. Mr. Moshiri, who was head of Chevron’s business in Latin America and Africa, sometimes appeared in public with Mr. Chávez, who called him a “dear friend” on one occasion.

Joint ventures Mr. Moshiri pioneered became a model for foreign companies doing business in Venezuela. A venture called Petropiar between Chevron and PdVSA is one of four so-called upgrader ventures between the state oil company and foreign operators to blend Venezuela’s tar-like heavy crude with lighter oil or other substances and make it transportable.

Though Chevron’s bet paid off financially for years, an oil-price crash beginning in late 2014 triggered a vicious cycle in which government revenue fell and then oil production did, too, as the country placed priority on debt payments over the heavy reinvestment oil fields need to stay healthy.

Since the end of 2017, Venezuela has defaulted on more than $6 billion in debt payments, according to Fitch Ratings, while its crude-oil industry has been reduced close to ruins by neglect and the departure of experienced engineers.

Oil production has fallen to 1.2 million barrels a day from 3.2 million daily in 2006, according to the Organization of the Petroleum Exporting Countries. A country with vast reserves now produces roughly as much oil as the U.S. state of North Dakota. As output has declined, and thus revenue, the country’s economic crisis has worsened.
With supermarket shelves nearly bare and prices soaring, two-thirds of Venezuelans reported losing 25 pounds of weight in 2017, according to a survey. Violence is rampant, including atrocities by police and soldiers. Hospitals lack medicine and clean water, yet the government rejects most humanitarian aid as a Trojan horse for foreign intervention. More than three million Venezuelans have fled, leaving those who remain to face crushing rates of murder, malnutrition and hyperinflation

Venezuela’s energy enterprises are under pressure from expanding corruption probes in the U.S. and Europe. A U.S. investigation, centering on allegations that PdVSA officials solicited vendors for bribes, has netted 15 guilty pleas, including from a number of PdVSA honchos.

An investigation in the tiny European nation of Andorra has led to money-laundering charges against 28 people, including former Venezuelan deputy ministers, who allegedly took $2 billion through kickbacks-for-contracts schemes from 2007 through 2012.

Zair Mundaray, a former Venezuelan prosecutor now in exile, said his team uncovered an alleged scheme at the Petropiar joint venture in which PdVSA executives skipped formal contract bidding and handpicked the vendors of a wide range of supplies, from oil equipment to cafeteria coffee, at exorbitant prices. The profits were distributed among certain Petropiar managers, PdVSA higher-ups and the suppliers, the charging documents said.

PdVSA and Venezuela’s Information Ministry didn’t respond to calls and detailed emails seeking comment.

Venezuelan charging documents and purchasing invoices reviewed by The Wall Street Journal allege that contractors pilfered more than $200 million in two years from the joint venture through markups such as $156,000 for printer/copiers and $9,000 for ink-jet cartridges.

Among the accused was Manuel Sosa, a former soap-opera actor who once dated a daughter of Mr. Chávez, whose company supplied the costly printer/copiers. Mr. Sosa pleaded guilty in December and was sentenced to four years’ house arrest in return for his cooperation. He couldn’t be reached for comment.

“Where were the checks? Where was the accounting?” asked Mr. Mundaray. “There’s absolutely no way that [Chevron] did not know what was happening.” He said he has given the evidence he collected to the U.S. Justice Department, which declined to comment.

Pedro Burelli, a former PdVSA board member and a Maduro critic, said Chevron “turned a blind eye to what was going on.”

“When you’ve agreed to work with a majority partner that is derelict, you’re just setting yourself up for a huge risk. You get deeper and deeper, when you should be hitting the red button, to get yourself out,” said Mr. Burelli.

Chevron said it complies with all applicable laws wherever it operates and expects its partners to do so as well. It said it doesn’t control the procurement process in the joint venture, in which Chevron has a 30% nonoperating stake. In oil and gas joint ventures, the operator typically has primary authority over costs, though minority partners are generally consulted and sign off on certain expenses. Chevron said nothing in documents it was shown suggested any wrongdoing by the U.S. company.

Oversight of the investigation changed hands just as it was picking up steam. Mr. Mundaray and his team left Venezuela in August 2017 after their boss, former Attorney General Luisa Ortega, criticized Mr. Maduro for alleged human-rights abuses. The president called the prosecutors traitors.

A new attorney general, Tarek William Saab, provided a list of people accused that lacked some names on Mr. Mundaray’s list.

One missing name was that of former Petropiar chief Francisco Velasquez, who the former prosecutors said splurged on a pink Ferrari and a villa at the exclusive Casa de Campo resort in the Dominican Republic while the oil project suffered backlogs and delays. He couldn’t be reached for comment. Mr. Saab didn’t respond to comment requests.
In April, two Chevron employees working at the Petropiar joint venture were jailed by Venezuelan military intelligence when they refused to sign a contract for oil-processing equipment priced at what they considered well above market value. The employees were released after six weeks of tense negotiations, but not before a thinly veiled threat from Chevron: free them or we will leave, people familiar with the confrontation say.

Chevron confirmed two employees were arrested in April and released in June but said, “We have no further information to share on this matter.”

A dwindling number of foreign companies are still doing business with the Maduro administration, which is facing threats of tougher sanctions by Washington. The U.S. has sanctioned dozens of Venezuelans, including Mr. Maduro, for allegations varying from corruption to human-rights abuses to drug trafficking. The sanctions bar American citizens and companies from doing business with them.

Mr. Maduro has said he wants foreign oil partners to use a cryptocurrency called the petro his government designed to evade U.S. sanctions on Venezuelan debt. The U.S. in March barred Americans from using the petro.

By staying in Venezuela, Chevron risks exposing itself to legal penalties under U.S. anti-corruption laws, some analysts say. Chevron said it “abides by a strict code of business ethics under which the company complies with all applicable international, U.S. and Venezuelan laws.”

Its managers’ meetings with government and PdVSA officials “comply with all applicable laws and regulations, including the U.S. sanctions directed towards Venezuela,” Chevron said.

About 700,000 daily barrels of the country’s oil production comes from joint ventures between PdVSA and foreign companies, consultants say. That includes about 200,000 to 250,000 barrels a day from Chevron ventures.

Joint-venture output has generated far more cash for the government in recent years than oil pumped by PdVSA alone, because the state company’s production has gone to repay debts to allies such as China and Russia or to be processed into gasoline the government provides almost free. That means a Chevron withdrawal would take a big bite out of government’s revenue.

Another foreign company, Royal Dutch Shell PLC, is weighing an exit from most of its remaining operations in Venezuela through a sale of its stake in a joint venture, according to people familiar with its plans. A spokeswoman for Shell said such a deal wouldn’t amount to a total exit, as the company is working to develop Venezuelan gas assets offshore that would supply nearby Trinidad and Tobago.

Some analysts believe other Western companies operating in Venezuela, such as France’s Total or Norway’s Equinor, might feel pressure to follow a departure or partial exit by either Shell or Chevron. At the same time, according to GlobalData, those that stay might be able to gain access to new fields or renegotiate contracts for better terms. Chinese or Russian companies such as PAO Rosneft could be beneficiaries of any such departures in the long run, analysts say.

Total, Equinor and Rosneft officials either declined to comment or didn’t respond to questions.

Signs of a troubled relationship between Chevron and the Venezuelan government emerged a year ago when Mr. Moshiri’s successor as head of Chevron’s Latin American and African operations, Mr. Neff, sat down for a meeting with Mr. Maduro and other Venezuelan officials.

Venezuelan officials snapped a photo without Chevron’s consent and publicized it. At Chevron headquarters in San Ramon, Calif., concerns grew that the company was being duped into making an appearance in Venezuelan propaganda, people familiar with the matter said.

While such photo ops had occurred before, the country’s worsening economic collapse, plus U.S. sanctions, are making them harder to tolerate, the people said. Chevron declined to discuss the Caracas meeting.

The company’s closeness with the government is generating rancor among PdVSA’s workers, who have been quitting in droves amid hyperinflation that has pummeled their salaries to the equivalent of less than $10 a month.

Jose Bodas, a union leader in eastern Venezuela where Petropiar is located, said photos of sports cars and European vacations posted on social media by managers angers workers who sometimes lack boots and hardhats.

“I’m not opposed to people having Ferraris and mansions, but this is all corruption,” Mr. Bodas said. “I don’t mind saying it—if you’re a multinational working with this government, you’re an accomplice to what’s going on.”

—Ginette Gonzalez and Samuel Rubenfeld contributed to this article.

Petróleo “rojo rojito” por José Toro Hardy – RunRunes – 8 de Noviembre 2018

Petrolera_.jpg

LA PRODUCCIÓN PETROLERA DE VENEZUELA VIENE CAYENDO EN TÉRMINOS DRAMÁTICOS. En 1998, al llegar al poder Chávez, superaba los 3.500.000 barriles diarios. Según fuentes secundarias de la OPEP se ubica hoy por debajo de 1,2 millones de b/d y cae a razón de unos 45.000 b/d por mes.  De haberse mantenido la Apertura Petrolera, nuestra producción debería superar los 6.000.000 de b/d.

¿Qué ocurrió?

El presidente Chávez quiso controlar a PDVSA y ponerla al servicio de su revolución. Así lo confesó con motivo de la presentación de su Informe Anual y Cuenta ante la Asamblea Nacional en el 2004. Pito en mano, comenzó a despedir a los principales gerentes de PDVSA. “Yo provoqué el paro. Ellos cayeron en la trampa”. Despidió a más de 20.000 trabajadores con un promedio 15 años de experiencia y conocimiento: 300.000 años en total. Es decir lanzó al cesto de la basura el cerebro de PDVSA.

Cuando Rafael Ramírez declaró que PDVSA era “roja rojita” le hizo un daño mortal. Le cambiaron su misión. Dejó de ser una empresa petrolera para dedicarse a mil funciones que no le correspondían.

La pusieron al servicio del Foro de São Paulo. La hundieron en un torbellino de corrupción indescriptible. Todo es producto de la politización, el dogmatismo, la corrupción, la ineficiencia y la ignorancia.

Después Chávez modificó la Ley de Hidrocarburos por vía Habilitante e inconsulta, a fin de acabar con la Apertura Petrolera. Elevó sustancialmente los impuestos, la regalía y la participación de PDVSA en las empresas mixtas que sustituyeron a los contratos anteriores. Creó un modelo absolutamente inflexible que no podía funcionar.

Endeudaron a PDVSA a niveles inconcebibles e impagables. Desconocieron contratos lo que ha llevado a numerosos arbitrajes internacionales que siempre perdemos. Degradaron a CITGO y hoy estamos a punto de perderla.

Engañaron al país con la Faja del Orinoco. Si bien es la mayor acumulación de petróleo “in situ” que se conoce, su petróleo es de tan mala calidad que conforme a normas internacionales se consideraba que apenas cerca del 5% era económicamente explotable con las técnicas actuales. Sin embargo, para afirmar que teníamos “las mayores reservas petroleras del mundo” elevó el factor de recobro al 19% contra todo raciocinio.

No tenemos las mayores reservas petroleras del mundo, pero sí tenemos más petróleo que el que tienen México, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina y Brasil juntos.

Tenemos pues suficientes reservas para aspirar a incrementar nuestra producción a unos 5 millones de barriles diarios por los próximos 30 años. Para hacerlo, habrá que gastar entre 25 y 30.000 millones de dólares por año entre inversiones y gastos de operación por los próximos 7 años solamente para recuperar la producción que teníamos en 1998, es decir, 3.500.000 b/d.  Mucho más si aspiramos a niveles más altos. El Estado carece de esos recursos.

Estamos contra reloj. Es un hecho que el petróleo, en razón de ser un combustible fósil que contribuye al recalentamiento de la atmósfera, comenzará a ser desplazado por otros agentes energéticos menos contaminantes tales como la energía solar, la eólica, los biocombustibles, el gas y otros.

Si  nos apuramos, aún tenemos una “ventana de oportunidades”. Según la Agencia Internacional de la Energía, de aquí al año 2040 la demanda global de energía crecerá en términos acelerados. Para esa fecha su solo crecimiento equivaldrá al actual consumo sumado de China e India juntas. Después el consumo de petróleo comenzará a declinar frente a otros agentes.

Esto lo saben los productores de petróleo y todos se están apresurando a atraer las inversiones necesarias para incrementar lo más posible su producción.

Tenemos que competir con ellos. Tenemos que flexibilizar las condiciones aprobando, a la mayor brevedad, una Ley Orgánica de Hidrocarburos realista, capaz de contribuir con ese objetivo. Será el efecto multiplicador de esas inversiones lo que servirá para recuperar nuestra economía.  El petróleo no es un fin en sí mismo. Es un medio cuyos recursos deben aplicarse a fin de enrumbar al país por la vía de un crecimiento económico y social equilibrado sostenible.

Venezuela requiere 180.000 millones de dólares en seis años para recuperar la producción petrolera – La Patilla – 8 de Noviembre 2018

Producción petrolera venezolana podría recuperarse en seis años / Foto: Archivo

El economista y analista Orlando Ochoa señaló que en seis años de gestión del gobierno del presidente Nicolás Maduro –que comprende de 2012 a 2018- el producto interno bruto de Venezuela registra una caída de 52,10%, principalmente por una desplome de 47,5% en la producción petrolera, que según indica disminuirá a 1,1 millones de barriles por día al cierre de año, publica la revista Petroguía.

Señaló que los cálculos que se han hecho para recuperar producción a un nivel de 2,9 millones de barriles por día representa una inversión por el orden de 180.000 millones de dólares en el lapso de seis años, de los cuales la mitad podría provenir de aportes de empresas privadas principalmente extranjeras, una cuarta parte por financiamiento y otra podría darse por el flujo de caja que vaya entrando por el producción incremental.

“El presidente Nicolás Maduro no puede levantar ni 1% de financiamiento de esa cantidad y por eso es inviable que se logre recuperar la producción durante su gobierno”, dijo Ochoa durante un foro organizado por la Escuela de Derecho de la Universidad Católica Andrés Bello. “Cada año de Maduro en el gobierno, en promedio, la economía se contrajo 11,5% y el acumulado después seis años muestra que se perdió la mitad de la economía venezolana”, añadió

“Hay un factor de incertidumbre por el estado en el que se encuentren los yacimientos, pero hay empresas que consideran que en el plazo de tres años se puede levantar 1 millón de barriles si se hacen bien las cosas”, dijo el economista. “Si están dadas las condiciones políticas y económicas, y se tiene un plan de estabilización macroeconómica, no hará falta mucho esfuerzo para convencer a las grandes empresas y al mundo conocedor del petróleo de que la recuperación de Venezuela y de su sector petrolero se puede lograr”, acotó.

Explicó que en las primeras de cambio sólo se requeriría aprobar una modificación del artículo 22 de la Ley Orgánica de Hidrocarburos para permitir una mayor flexibilidad en la composición accionaria de las empresas mixtas.

 

La penosa situación de nuestra industria petrolera y las nefastas consecuencias para el pueblo venezolano por Sergio Sáez – 27 de Octubre 2018

La culpa no es del ciego sino de quien le da el garrote

Del refranero popular

 Un breve esbozo de lo mal que se encuentra PDVSA y lo muy poco, por no decir nada, que puede aportar para evitar el colapso inminente del país.

 Dada la connotación de “secreto de Estado” que el régimen le ha impuesto a toda la información sobre la “principal industria de todos los venezolanos la “Industria Petrolera”, y a su principal empres “Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA)”, quienes nos dedicamos al humilde oficio de “Auditores Sociales”, no nos queda sino recurrir a la poca información que se escapa, algunas veces deliberada de los voceros oficiales, de alguna prensa internacional del mundo petrolero, del Secretariado de la OPEP, y de algunos articulistas que de alguna manera tienen acceso a información privilegiada y la comparten en portales web.

 Tengo que agradecerle a Einstein Millán Arcia y Antonio Sucre quienes publican en Aporrea.org sobre estos temas por sus recientes artículos en cuyos contenidos me soportaré para el ejercicio sobre el posible resultado de PDVSA en el ejercicio fiscal de 2018, que hago a continuación.

 Producción promedio probable de crudo.

Extrapolando la disminución intermensual última indicada en el boletín de la OPEP del 11 de Octubre de 2018 para el cuarto trimestre y promediando con los tres primeros trimestres, podemos estimar que la producción promedio para 2018 podría ser de 1.320.000 Barriles diarios (1.320 MBD)

 A Sept. 18, 2018 producción Crudo PDVSA (fuentes secundarias) fue de 1.197 MBD, mientras Minpopo Petróleo reportó 1.434MBD. La diferencia de 237MBD, que ha venido siendo reportada de manera creciente desde marzo 2018, se debe a que éste último incluye entre otros, condensado, diluyente (Nafta Pesada que integra el Crudo diluido) y liviano importado para mezclas tipo Merey, que OPEC no acepta para sus cálculos .

 COMPROMISO PDVSA CON OPEP

PDVSA se comprometió suplir como cuota OPEP 1.972MBD, por lo que estará incumpliendo en 652MBD, que a precio promedio de cesta venezolana hoy (486,02) Yuan/BL X 0,14 US$/Yuan = 68,04 US$/BL), estaría dejando de ingresar 44,36 millones de US$ diarios, equivalentes a 16.192 MMUS$ año

 

 PRODUCCIÓN EMPRESAS MIXTAS

Tomando la información que reporte Einstein Millán Arcia, [1]

 Para Octubre’2017 la FPO produjo unos 891 MBD, de los cuales el 64% de ese total; es decir 568 MBD correspondían a “negocios” con 10 empresas mixtas cuyos crudos requieren de dilución para su mejoramiento y entrega (DCO). Ese 64% constituye el barril más costoso e ineficiente que producen. Curiosamente también es el barril que protegen y defienden con mayor vehemencia, haciendo parecer que para esa PDVSA el negocio no es producir, sino importar….. La fracción del volumen total de la FPO que hoy aportan esas 10 empresas que requieren diluente, se ha elevado al 75% del volumen producido de la FPO, explicando el alarmante aumento observado en las importaciones de crudo y producto, el cual se ha multiplicado por 7 respecto a los niveles 2005-2011 y por 10 comparado con los del periodo 2002-2005.”

 ¿CUÁNTO LE CUESTA A PDVSA PRODUCIR PETRÓLEO?

En ausencia deliberada de información confiable de PDVSA, cito de nuevo a Einstein Millán Arcia, 1

 Entre 2014-2015, cuando la FPO producía al máximo histórico de la nueva PDVSA de entre 1.246.000 y 1.320.000 B/D; estas empresas que producen DCO aportaban cerca del 44% del volumen total de la faja. El impacto de las operaciones de estas empresas, en los costos de producción superaba ya para entonces US$3 por barril, llevando el barril corporativo hacia un alarmante nivel de US$18.05. Hoy, el costo de producir un barril corporativo debe ineludiblemente superar con creces los US$24 @ US$26 siendo conservadores.” (negrillas mío)

 A este costo de producción de un barril corporativo, el costo total anual de producción será de unos 11.563MMUS$.

 Para el Presupuesto Nacional se estableció que la actividad petrolera contribuirá con tres billones 708.124 millones de bolívares, de los cuales 202.124 millones se derivan de la contribución fiscal por el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y tres billones 506 mil provendrán de los dividendos de la industria petrolera.[2] Equivalentes a 308 MMUS$, a la tasa más alta del sistema de cambio controlado para la fecha de su presentación.[3]

 Es oportuno significar que el gobierno acordó exonerar del Impuesto Sobre la Renta a las empresas mixtas[4], con lo cual deja al Presupuesto Nacional sin este importante aporte

 COSTO ADICIONAL PARA EXPLOTAR LA FPO

Para la producción de un barril de crudo extrapesado requiere de un 33,33% de Nafta Pesada importada a precio internacional de 71,25USD por barril,[5] para un total de [0,3333 X 71,25 X (891-17) X 365 /1.000] = 7.576MMUS$ año; y produce alrededor de 1.158MBD de crudo diluido. Que se destina, tomando las referencias porcentuales y ajustándolas, señaladas por Antonio Sucre,[6] y las reportada por Einstein Millán referida a Sinovensa,[7] de la siguiente manera:

  • 136MBD de crudo diluido es producido por Sinovensa (empresa mixta con China) y esta compra la totalidad de su producción para exportar a China, que muy probablemente lo carga a cuenta del saldo deudor del Préstamo Chino
  • 196MBD de crudo diluido va a los mejoradores en Jose para producir unos 178MBD de crudos mejorados, y una recuperación de nafta de unos 17MBD, que se retornan a los campos de la FPO. El costo de producción de estos crudos mejorados se pueden estimar conservadoramente en unos 6US$/b mejorado, para un total de 390MMUS$
  • 133MBD de crudo diluido se mezclan con 45MBD de crudo WTI para producir 178MBD de Mezclas Merey de 16. El costo del WTI es de 66,92 US$/b (MOMR Oct 2018, USGulf -year to date-), para un costo anual de 099 MMUS$

 Quedando un remanente de 693MBD de crudo diluido para exportación

 CIRCUITO REFINADOR NACIONAL E IMPORTACIONES DE COMBUSTIBLES

El Circuito Nacional de Refinación está operando dificultosamente a menos de la tercera parte de su capacidad, motivado a problemas recurrentes por la falta de mantenimiento preventivo y programado, continuos accidentes por fallas operacionales, y largas paradas por falta de repuestos y equipos. Adicionalmente, la falta de crudos y de calidad uniforma para su alimentación, por lo que no logra abastecer el mercado nacional de combustibles, y tiene que recurrir a gravosas importaciones, parte de las cuales se van al exterior por el contrabando de extracción que ha sido fomentado por los organismos que deben combatir dichas prácticas. PDVSA está produciendo menos de la mitad de los combustibles que demanda el país, consumiendo unos 200 MBD de crudos con un costo de refinación de 8US$/b y un costo total de 584MMUS$ al año. Por tal razón, tiene que importar unos 250MBD de gasolina regular y gasoil para las plantas de generación térmica (a precios de: Gasolina regular US Gulf a 83,94 US$ por barril y Gasoil a 81,24 US$ por barril, muy probablemente desde CITGO), para un costo aproximado de (82,59 X 250 X 365 / 1.000) = 7.536 MMUS$ año. Es importante señalar que en la actualidad, PDVSA no recibe ingreso alguno por las ventas de combustible al mercado doméstico, pese al anuncio de venderlos a precios internacionales. Por el contrario, le entrega los productos a los expendedores sin cobrar, y el “despachador” cobra discrecionalmente en Bs Soberanos guardándolo como “propina”. Por su parte, el gobierno no ha podido, ni querido, controlar el contrabando de extracción.

 DISPONIBILIDAD DE HIDROCARBUROS PARA LA EXPORTACIÓN

El balance resultante es como sigue:

  • 106MBD de crudos (livianos, medianos y pesados)
  • 178MBD de mejorados
  • 178MBD de Mezclas Merey
  • 136MBD de diluido producido y adquirido por Sinovensa
  • 693MBD de crudo diluido

 Para un total de 1.291MBD de hidrocarburos, 462 de crudos y mejorados, y 829MBD de crudo diluido

 COMPROMISOS INELUDIBLES DE PDVSA

BANDES mantiene una deuda con china por préstamos y línea de crédito cuya deuda monta alrededor de unos 20.000MMUS$ (blindados por la Asamblea Nacional), que PDVSA Petróleo debe honrar con ventas de petróleo a cuenta, que compromete unos 650MBD de hidrocarburos (150MBD de Fueloil y 50MBD de crudos), con el agravante que si no tiene suficiente producto, debe cubrirlo con compras en los mercados mundiales vencido el plazo gracioso concedido de pagar solo los intereses. Por otra parte, tiene compromiso de suministrar unas 98MBD de hidrocarburos con Cuba para pagar la intromisión cubana en áreas sensibles y estratégicas del país, cuyo monto alcanza a 1.090 MMUS$ año, que paga religiosamente.

Tiene compromisos por compras adelantadas de hidrocarburos, préstamos y financiamientos con Portugal, Irán, Japón, que comprometen unos 200MBD de hidrocarburos.

 Todo lo cual representa compromisos ineludibles por 590MBD de crudo y 358MBD de productos, que no dispone en estas cantidades.

 ¿CÓMO SE ARREGLA PDVSA PARA SUBSISTIR?

Está obligada a seleccionar cuidadosamente las entregas de hidrocarburos, y da preferencia al mercado de los Estados Unidos, CITGO y otros clientes de USA que representan, muy conservadoramente, unos 580MBD de crudos, y los únicos que generan ingresos reales a PDVSA por alrededor de (72,15 X 580 X 365 / 1.000) = 15.274 MMUS$ año.

 Se ha visto obligada a rebajar las entregas a China Oil por concepto del “Préstamo Chino”, y a Rosneft por compras por adelantado. Dado el hermetismo de las autoridades de PDVSA, no se dispone de las cantidades. A todo evento cualesquier estas sean, no ingresan divisas a PDVSA pues se cargan contra las deudas contraídas y asignadas a PDVSA para su pago.

 Rebajó la cuota a Cuba a la mitad, 49MBD, y entregó a Cuba su participación en la refinería de Cienfuegos, lo cual no quiere decir que redujo el monto monetario de 1.090 MMUS$ que le carga Cuba por el Convenio Integral de Cooperación (CIC).

 BALANCE DE LA OPERACIÓN DE PDVSA (MMUS$ año)

Este modesto ingreso de 15.800 por concepto de ventas a clientes de PDVSA, no le alcanza para cubrir, entre otros:

 Costos de producción de crudo                                               11.563

Costos de refinación CRN                                                     584

Costos de Mejoramiento en Jose                                             390

Importación de Nafta Pesada                                                7.576

Importación de crudo liviano para mezclas                             1.099

Importaciones de Gasolina y Gasoil mercado doméstico           7.536

Pago a la intromisión del régimen cubano                              1.090

 Para un gasto total de                                                          29.838

 Déficit Operacional de Caja

Lo que indica que PDVSA experimentará muy probablemente un déficit de su caja operacional de (29.838 – 15.800) 14.038MMUS$

 Consecuencias inmediatas del Déficit de Caja Operacional

Es por ello que PDVSA no puede materialmente aportar nada al Fisco Nacional; ni vender divisas al BCV para incrementar las reservas internacionales; ni pagar los salarios, ni permitir la distribución de los gananciales del Fondo de Jubilación; ni a sus proveedores de bienes y servicios; ni distribuir dividendos a sus socios en las empresas mixtas; ni pagar los pleitos por confiscaciones de activos; ni el servicio de la deuda documentada, por lo que se encuentra en impago “default”, transformada en una empresa “maula”.

 Siendo que las restantes empresas del Estado, otrora generadoras de divisas por exportaciones, se encuentran hoy la mayoría paradas; a niveles mínimos de operación y/o cerrando operaciones, el país no tiene otras fuentes de ingresos de divisas. Es por ello que ha ocurrido a la más cruel y abominable depredación de las reservas naturales de Guayana, para explotar irracionalmente el oro, diamantes, piedras preciosas, y el coltán, destruyendo la naturaleza y comprometiendo las reservas de agua del rio Caroní. Transformando a Guayana en una “tierra de nadie” donde no existe ley más que la de los grupos irregulares extranjeros (ELN), las mafias, y el hampa organizada, con la vigilancia complaciente del ejército nacional y para beneficio de los personeros del régimen.

 El régimen imperante en el país logró su objetivo de destruir a todas las empresas productoras sin excepción, para someter a la población. Causando el mayor éxodo de ciudadanos venezolanos a otros países como jamás se había visto, en busca de mejores condiciones de vida con las cuales ayudar a sus familias mediante el envío de dinero, alimentos y medicinas. Con el agravante que para suplir las necesidades de alimentos, medicinas e insumos para las operaciones básicas tiene que importarlas, el país está siendo conducido aceleradamente a un atolladero, que requiere de la inmediata ayuda internacional para evitar la hambruna y muerte de sus ciudadanos.

 [1] Véase: PDVSA: Los Secretos de la Faja de Orinoco. Einstein Millán Arcia

https://www.aporrea.org/energia/a269843.html

[2] Véase: ANC aprobó presupuesto de la nación para el 2018 por 36 billones de bolívares Redacción Web / AVN

http://www.panorama.com.ve/politicayeconomia/ANC-aprobo-presupuesto-de-la-nacion-para-el-2018-20171130-0044.html

[3] Véase: Aprueba Venezuela presupuesto nacional para 2018

https://www.excelsior.com.mx/global/2017/11/30/1204774

[4] Mediante Decreto No 3569 de fecha 01 de agosto de 2018, publicado en la Gaceta Oficial Nº 41.452 del 2 de agosto de 2018, el gobierno nacional exoneró del pago del Impuesto Sobre la Renta (ISLR) a Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y sus empresas filiales y mixtas.

Véase: ¿Cuáles son las implicaciones de la exoneración del impuesto sobre la renta a PDVSA?. Carlos Bellorín y José Ignacio Hernández

https://prodavinci.com/cuales-son-las-implicaciones-de-la-exoneracion-del-impuesto-sobre-la-renta-a-pdvsa/

[5] Véase: MOMR Oct 2018, USGulf Price Nafta (year to date). 71,25 US$/b

[6] Véase: Un millón de barriles para China y el aumento de la gasolina

Antonio Sucre . 25/10/18 – www.aporrea.org/energia/a270992.html

[7] Véase: PDVSA: Los Secretos de la Faja de Orinoco. Einstein Millán Arcia.28/09/2018

https://www.aporrea.org/energia/a269843.html

 

El legado petrolero de Hugo Chávez Frías por Gustavo Coronel – La Patilla – 2 de Octubre 2018

Un grafitti dice “Fuerza Pueblo” con la silueta roja de Hugo Chávez en  Barinas, Venezuela Junio 12, 2017 | REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez

Durante el período 1999-2018 Venezuela ha sido material y espiritualmente destruida por un gobierno liderado, primero, por el fallecido Hugo Chávez Frías y, a partir de 2013, por Nicolás Maduro Moros.

Trabajo Especial de Gustavo Coronel | Geólogo, exdirector de Pdvsa

Agonizante en 2012 Chávez impuso al país a Maduro, quien ha acelerado el proceso de destrucción nacional comenzado por Chávez. Durante estos casi veinte años de régimen abiertamente dictatorial Venezuela ha experimentado cambios dramáticos, casi todos negativos:

1- Ha pasado de una tasa de inflación de 35% en 1999 a 14.000% en 2018
2- El Producto Interno Bruto experimentará este año una caída del 15% mientras el promedio en América Latina es de un aumento del 2-3%
3- El 70% de las empresas existentes en 1999 han cerrado sus puertas
4- Existe una crisis política, social y económica que ha colocado al país en el foso del progreso en la región latinoamericana.
5- La corrupción del régimen es de una magnitud nunca antes vista en el país
6- Unos dos millones de ciudadanos se han ido de Venezuela, en su mayoría miembros de la clase media, los mejor educados.
7- Desde el régimen se ejercen el abuso de poder, la represión a la disidencia y la ineptitud en las funciones de gobierno.
8- Venezuela ha sido transformada en un satélite político de la Cuba castrista, a la cual el régimen chavista le transfiere alrededor de 4000 millones de dólares al año, en dinero efectivo o petróleo.

Este escrito describe el proceso de destrucción que Hugo Chávez llevó a cabo en la industria petrolera venezolana, su trágico legado petrolero.

I. LA INDUSTRIA PETROLERA VENEZOLANA ANTES DE LA LLEGADA DE HUGO CHÁVEZ AL PODER

En 1999, cuando Hugo Chávez fue elegido presidente de Venezuela, la industria petrolera venezolana tenía casi 30 años de haber sido “nacionalizada”. Realmente nunca hubo una verdadera nacionalización sino una estatización de la industria, ya que el monopolio de la actividad fue a manos de una empresa 100% propiedad del estado, prohibiéndose a empresas petroleras privadas venezolanas como Mito Juan y Talón continuar llevando a cabo sus actividades. Durante estos treinta años PDVSA se mantuvo operando de manera razonablemente eficiente, aunque con el correr del tiempo el mundo político comenzó a intervenirla de manera progresiva. En la década de 1990 estudios hechos por empresas consultoras para PDVSA ya mostraban que PDVSA tenía exceso de personal y que su comportamiento y resultados operacionales y financieros eran inferiores a los de las grandes empresas transnacionales.

Sin embargo, sus aportes al país durante estos treinta años fueron positivos. Con excepción de un caso de espionaje industrial en donde un pequeño grupo de empleados de comercialización internacional de la empresa Maraven (Caso de los Petro Espías) se apropiaron indebidamente de dinero de la empresa, caso denunciado en su momento, la industria petrolera venezolana estuvo esencialmente exenta de escándalos de corrupción como los que han abundado en este siglo bajo el régimen chavista.

II. HUGO CHÁVEZ LLEGA A LA PRESIDENCIA

Al llegar a la presidencia en 1999 Hugo Chávez dijo que, en primer lugar, “resolvería los problemas políticos”, para luego encargarse de los asuntos económicos y sociales. Esta fue una curiosa manera de establecer prioridades, ya que es imposible separar lo político de lo económico y de lo social. En todo caso ello lo llevó, en un inicio, a designar a un tecnócrata de la industria petrolera, Roberto Mandini, como nuevo presidente de PDVSA. Esta designación apuntaba en la dirección correcta, ya que Mandini era un gerente probado de muchos años de experiencia en el sector petrolero. Sin embargo, Chávez le colocó al lado un “comisario político”, un ex-empleado de la empresa de bajo nivel, llamado Héctor Ciavaldini, quien había sido despedido de PDVSA por incompetente y la había demandado en búsqueda de dinero. La misión de Ciavaldini era la de informar a Chávez sobre Mandini.

Mandini no estaba acostumbrado a trabajar en estas condiciones. Su descontento con esta situación se incrementó rápidamente. A los pocos meses fue a Miraflores a hablar con Chávez y le exigió la remoción de Ciavaldini. Pensaba Mandini que Chávez apreciaría la diferencia entre un espía ignorante, Ciavaldini, y un gerente de primera línea como él.

Mandini se equivocó. El despedido fue él. Al tomar esta decisión Hugo Chávez dio el primer paso firme hacia la destrucción de Petróleos de Venezuela. Héctor Ciavaldini fue nombrado presidente de la empresa excediendo – con su pobre labor – las peores expectativas sobre su calidad gerencial. Comenzó, por instrucciones de Chávez, una cacería de brujas en contra de los gerentes profesionales de la empresa no afectos al nuevo gobierno y se involucró en una arrogante batalla en contra del sindicato petrolero con motivo del nuevo contrato colectivo.

En adición a sus abusos y desaciertos Ciavaldini continuó su demanda en contra de la empresa, lo cual representó algo nunca visto antes. ¡Una empresa demandada por su presidente!

Chávez se dio cuenta de la incompetencia de Ciavaldini y lo destituyó, nombrando en su lugar a un General del Ejército, Guaicaipuro Lameda, quien era un competente hombre de finanzas. Lameda visitó La Habana y tuvo una larguísima entrevista con Fidel Castro, dándose cuenta de que Chávez había caído bajo la tutela intelectual de Castro. A su regreso Lameda se convenció de que la única manera de mantener eficiente a PDVSA era con el concurso de la gerencia profesional. De manera progresiva se puso al lado de esa gerencia y en contra de los deseos de Chávez de manejarla políticamente. Chávez lo destituyó y Lameda se enteró de esta destitución en la radio, mientras manejaba su auto por Caracas.

III. LOS CUATRO PASOS EN LA DESTRUCCIÓN DE PETRÓLEOS DE VENEZUELA

Control político: el primer paso en la destrucción de PDVSA

Al despedir a Guaicaipuro Lameda Hugo Chávez tomó una decisión que generaría su salida de la presidencia, al menos por breve tiempo. Nombró presidente de la empresa a un profesor marxista de la Universidad del Zulia llamado Gastón Parra. Parra era un estudioso de los aspectos financieros y legales de la industria petrolera pero carecía de conocimientos sobre los aspectos gerenciales y operacionales de la industria petrolera y de experiencia en el plano internacional. Consideraba a los gerentes profesionales como vendidos al imperialismo estadounidense y sus escritos estaban llenos de críticas hacia la industria petrolera venezolana. En un discurso pronunciado en Enero 2004 Hugo Chávez admitió, con cínico orgullo, que este nombramiento había sido hecho por él para provocar una rebelión en PDVSA y poder llegar a controlarla políticamente.

Este nombramiento de Gastón Parra provocó una reacción de los empleados de PDVSA, la llamada Gente del Petróleo. Esta reacción desencadenó una movilización general de la población, culminando en una gigantesca marcha en Caracas, en la cual unos 700.000 venezolanos marcharon hacia el centro de Caracas. Chávez ordenó la represión de los manifestantes, quienes fueron agredidos a disparos desde el sector llamado Puente Llaguno. Igualmente Chávez ordenó al ejército salir a la calle con tanques y armas largas. El ejército se negó a cumplir esas órdenes y le pidió la renuncia. En la madrugada del 12 de Abril, 2002, el general Lucas Rincón (hoy embajador del régimen en Portugal) dijo a los venezolanos que la Fuerza Armada le había pedido la renuncia a Chávez y que este había aceptado el pedido. En un contragolpe militar días después el general Raúl Baduel restituyó a Chávez en la presidencia.

Chávez regresó a la presidencia decidido a tomar el control político de PDVSA, ahora con la excusa de la insubordinación de los empleados. Procedió a despedir a unos 22000 técnicos y gerentes de la empresa, decisión que condenó a la empresa a operar con una nómina progresivamente incapaz. La consecuencia de esta decisión fue no solo la caída en la calidad técnica y gerencial de la empresa sino la pretensión de remplazar calidad con cantidad. Hoy en día PDVSA tiene unos 160.000 empleados, casi cinco veces más de los que tenía en 1999.

El cambio en la Misión de PDVSA: segundo paso en su destrucción

Al regresar al poder, después de su breve expulsión, Hugo Chávez remplazó a Gastón Parra por Ali Rodríguez Araque, uno de sus cómplices de mayor confianza y le dio instrucciones que marcaron el segundo paso en el camino de la destrucción de la empresa. Le ordenó que cambiase la Misión de la empresa, de empresa petrolera a empresa social Desde 2002 hasta 2004 Rodríguez actuó para llevar a cabo esta orden. PDVSA pasó de ser una empresa que producía petróleo y gas para su venta a ser una empresa que construía casas, que financiaba programas sociales, que importaba comida y otras actividades no relacionadas con su misión original. Uno de los resultados inmediatos de este cambio fue el incremento de la nómina y otro, peor aún, fue el rápido incremento de la corrupción. La conversión de una empresa comercial en una empresa social es, de manera inevitable, una sentencia de muerte. Durante su presidencia de PDVSA Ali Rodríguez Araque puso los activos y equipos de la empresa a la libre disposición del gobierno de Chávez, lo cual dio origen a la híper-corrupción que se desarrolló a partir de su presidencia.

Ministro de Energía y Petróleo se convierte en presidente de PDVSA: el tercer paso en su destrucción

Cuando Rafael Ramírez, el ministro de Energía y Petróleo fue nombrado, simultáneamente, Presidente de PDVSA, se perdió toda posibilidad de mantener controles financieros y operacionales en la empresa. La misma persona se convirtió en supervisor y supervisado. Este es un pecado capital en la gerencia de cualquier empresa, la cual debe tener contrapesos institucionales. Estos contrapesos se perdieron con la llegada de Ramírez a PDVSA. Esta intolerable dualidad iba a durar unos diez años, desde 2004 hasta 2014. Durante este período se abrieron todas las compuertas de la corrupción. Ramírez manejaba la empresa como cómplice directo de Hugo Chávez. El ingreso petrolero que debía ingresar al país vía el Banco Central de Venezuela fue desviado, en gran parte hacia fondos financieros sin transparencia alguna, como es el caso de FONDEN. La empresa se comenzó a endeudar en gran escala para financiar las campañas políticas de Chávez. De una deuda de unos $3000 millones en 2001 PDVSA pasó a tener una deuda no menor de unos $80.000 millones en 2014, ya que se confiscaron numerosas empresas de servicios petroleros sin pagar indemnización, se emitieron bonos en dólares por un valor de unos $50.000 millones y se recibieron préstamos cuantiosos de Chevron, Schlumberger y de los gobiernos de Rusia, Japón y, particularmente, de China. Las finanzas de PDVSA se debilitaron de tal manera que el Banco Central de Venezuela comenzó a imprimir dinero inorgánico para inyectarle bolívares a PDVSA, una deuda interna que equivale hoy a unos $50.000 millones adicionales y que nunca va a ser pagada por la empresa.

Durante la presidencia de Rafael Ramírez el Director de Exploración y Producción fue Eulogio del Pino, quien luego lo remplazaría en la presidencia en 2014. Estos dos personajes actuaron sin controles para otorgar contratos multimillonarios a empresas sin credenciales. Ambos están bajo investigación de híper-corrupción. Del Pino está preso en Venezuela y Ramírez está perseguido por la justicia internacional. Los casos de presunta corrupción más notorios, los cuales no han sido debidamente investigados durante este período de Ramírez-Del Pino incluyen:

– Contratación de la gabarra Aban Pearl a una empresa intermediaria, a un sobreprecio de unos $350.000 diarios. Esta contratación arrojó pérdidas a la Nación por unos $300 millones

– Contratación de Gabarras de Perforación a la empresa PetroSaudí, una empresa corrupta, la cual le dio a PDVSA dos gabarras viejas a un grosero sobreprecio. Este contrato dio pérdidas a PDVSA por más de $1000 millones

– Adquisición de turbinas y otros equipos generadores de electricidad a la empresa Derwick Associates, a sobreprecios que han sido estimados en unos $1500 millones

-Contratación directa de tanqueros al empresario Wilmer Ruperti, luego demandado por la misma PDVSA, por falsificar su nombre en contrataciones con una empresa Rusa. Inexplicablemente Ruperti es aún contratista de PDVSA y ha financiado la defensa de los narco-sobrinos de Cilia Flores, condenados en Nueva York por contrabando de drogas

– Fraudes de contratación con Bariven, por parte de Roberto Rincón y asociados en Houston, con montos defraudados que se estiman en más de $1000 millones. Hay una media docena de gerentes de PDVSA presos en USA por este fraude, además de Roberto Rincón y su socio

– Lavado de dólares por parte de ex-empleados del Ministerio a cargo de Ramírez y de familiares del ministro, en bancos de Andorra y España. Hay gente presa en Venezuela y en España, incluyendo a Nervis Villalobos, ex-viceministro en el ministerio de Ramírez y Diego Salazar, primo hermano de Ramírez, además de los hermanos Luongo, del mismo grupo. Las sumas mencionadas por las informaciones de prensa montan a unos $4.000 millones de dólares

– Fraude relacionado con ventas de petróleo venezolano a través de empresas comercializadoras en conspiración con empresas venezolanas y empleados de PDVSA, por montos que se estiman en unos $10.000 millones. Este fraude ha sido objeto de una demanda en curso en el estado de Florida y ocurrió durante toda la presidencia de Ramírez y ocurre todavía

– El inmenso fraude de PDVAL, en el cual se importaron miles de toneladas de alimentos ya en mal estado y se enterraron cerca de los puertos venezolanos. Este fraude le costó a la Nación miles de millones de dólares y nadie ha sido castigado, ni siquiera investigado debidamente

– El saqueo del Fondo de Pensiones de los empleados de PDVSA, en el cual se perdieron unos $500 millones, sin que ello haya sido debidamente manejado por la empresa.

– El contrabando en gran escala de hidrocarburos a países limítrofes, manejado por presuntos cómplices de Ramírez y/o del Pino, tales como José Luis Paradas y su prima Gladys.

Un informe de la Asamblea Nacional de Venezuela responsabiliza a Rafael Ramírez por la pérdida para la Nación de unos $11000 millones, gigantesca suma con la cual Venezuela hubiera podido hacer tareas constructivas en favor de sus ciudadanos. En su momento el ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia venezolano, hoy bajo la presidencia de un asesino, prohibió cualquiera investigación en contra de Ramírez, quien anda libre todavía. La mayoría de los contratistas corruptos de PDVSA arriba mencionados no han sido llevados a la justicia y viven a todo lujo en USA o en Europa.

Control de PDVSA por el sector militar: cuarto paso en su destrucción

Una vez despedido Rafael Ramírez de la presidencia de PDVSA el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, nombró a Eulogio del Pino como nuevo presidente de la empresa, quien se mantuvo allí desde 2014 hasta 2017. Como hemos dicho arriba, del Pino era un cómplice de Ramírez. A pesar de tener mucha mejor formación académica, su formación ética no era mejor. Durante su paso por la presidencia de la empresa cometió, al menos, dos grandes crímenes en contra de la Nación: (1), le dio entrada a la empresa a los militares, ignorantes en materia petrolera, quienes han logrado contratos de servicios petroleros a través de una empresa fantasma llamada CAMIMPEG; y (2), estructuró un absurdo sistema de planificación corporativa en base al cual se involucraba a miles de obreros en la elaboración de un demagógico Plan Corporativo, el cual estaba línea con el grotesco Plan de la Patria, documento politiquero y cursi creado por Chávez para “guiar” las políticas del Estado. Este sistema de “planificación” llevó a los obreros a pensar que ellos eran los nuevos gerentes, lo cual ha incrementado el caos gerencial de la organización. En especial la entrada de los militares a controlar la empresa ha sido el golpe de gracia para PDVSA. Maduro nombró presidente a un general de la Guardia Nacional, Manuel Quevedo, completamente ignorante en materia petrolera y permitió la entrada al sector de una empresa militar llamada CAMIMPEG, sin experiencia alguna en el sector, la cual se ocupa de servir de intermediaria entre PDVSA y empresas de servicios de experiencia, con el fin de obtener una parte de los beneficios de los contratos. Esta intermediación simplemente ha representado una manera más de saquear a PDVSA.

IV. LOS RESULTADOS DE LAS POLÍTICAS PETROLERAS DEL CHAVISMO

Las consecuencias de las destructivas políticas petroleras impuestas por Hugo Chávez y por su sucesor, Nicolás Maduro, están a la vista y pueden resumirse de la siguiente manera (cifras aproximadas):

 

 

 

Estas cifras, aunque aproximadas, reflejan la realidad del colapso sufrido por PDVSA durante los 20 años bajo el régimen chavista. Pero las cifras solo nos dan parte de la historia. El centro de investigación, INTEVEP, ha prácticamente desaparecido. El centro de Entrenamiento Empresarial, el cual llegó a ser reconocido a nivel regional, ya no existe. Los accidentes industriales se han multiplicado. En 2012 una gran tragedia en la refinería de Amuay cobró 50 vidas y fue producto de falta de mantenimiento, por lo cual las empresas aseguradoras rehusaron pagar los daños. Los derrames petroleros también se han multiplicado y han contaminado ríos importantes, como el rio Neverí en el oriente de Venezuela. Las deudas de la empresa y su creciente incapacidad de pago le han restado credibilidad y prestigio internacional a la empresa. Sus tanqueros son capturados en puertos extranjeros por acreedores que exigen su pago. En la OPEP, Venezuela carece de la influencia que tuvo en el siglo pasado y las cifras de producción que utiliza la organización son diferentes a las que envía el régimen, el cual carece de credibilidad en el seno de la organización.

Toda esta tragedia ha sido causada por la política petrolera impuesta por Hugo Chávez, la cual se basó en dos componentes principales: (a), Total control estatal del negocio y (b), Utilización de los ingresos petroleros venezolanos como arma política doméstica e internacional.

(a) Control total del negocio

Aunque el control estatal ha sido una constante de la política petrolera venezolana durante los últimos 50 años, Hugo Chávez la llevó a extremos populistas y demagógicos, más que nacionalistas, que resultaron ser especialmente negativos para el país. En efecto, Chávez hostigó de tal manera a las empresas transnacionales que las más importantes se fueron del país, incluyendo Shell, British Petroleum, ExxonMobil, y ConocoPhilips, las cuales habían sido protagonistas del desarrollo de la Faja del Orinoco y factores fundamentales en la construcción de plantas especiales de mejoramiento del petróleo extra pesado en esa región. Al salir estas empresas se paralizó ese desarrollo. Durante el régimen chavista no se ha construido ninguna otra planta de mejoramiento para ese petróleo y, como consecuencia, Venezuela se ve obligada a importar petróleo liviano para mezclarlo con el petróleo pesado de la faja del Orinoco, a costos excesivos. En realidad, hasta esa actividad está paralizada porque PDVSA no tiene dinero para pagar por la importación.

Para agravar aún más la situación Chávez procedió a invitar a Venezuela, como remplazo de las empresas de experiencia, a un grupo de empresas de países ideológicamente afines, es decir, Rusia, China, Vietnam y Cuba. Ninguna de estas empresas tenía la misma tecnología o solidez financiera o gerencial de las que se habían ausentado. Ello provocó el estancamiento del desarrollo de la Faja del Orinoco, área que contiene significativas reservas de petróleo pesado que no se han desarrollado debidamente en los últimos 20 años. La relación entre estas empresas extranjeras y el régimen chavista ha sido tan insatisfactoria que algunas de ellas también se han ido del país, incluyendo a PetroVietnam. Hoy en día la inversión petrolera extranjera en Venezuela esencialmente ha desaparecido, ya que las empresas foráneas en la Faja y en otras áreas petroleras se mantienen a la expectativa, en vista de la inestable situación política y financiera existente en el país y a las caóticas actuaciones del nuevo presidente de PDVSA, General Manuel Quevedo. Más aún, estas empresas pidieron en Abril de este año al régimen que despida al general Quevedo por incompetente.

(b) utilización del ingreso petrolero venezolano como arma política doméstica e internacional

El tutelaje ideológico ejercido por Fidel Castro sobre Hugo Chávez llevó a la utilización del cuantioso ingreso petrolero venezolano para comprar lealtades políticas en la región latinoamericana y en todo el mundo para “la revolución bolivariana”, nombre que contaminó la figura del libertador Simón Bolívar. En el plano doméstico el ingreso petrolero no fue debidamente utilizado para la estructuración de programas de educación, de salud y de infraestructura que pudieran sacar a los venezolanos de la pobreza sino en la estructuración de una política de dádivas y limosnas diseñada para mantener a los pobres venezolanos con algún dinero en el bolsillo, a cambio de su lealtad política al régimen. Miles de millones de dólares fueron utilizados en financiar las llamadas “Misiones”, la cuales daban a los venezolanos pobres un pescado al día sin enseñarlos a pescar. Aunque es imposible saber cuánto dinero fue malgastado y robado en estas actividades populistas, no creo exagerado decir que sobrepasó los $200.000 millones. Estamos hablando del llamado gasto social entre 2005 y 2014, etapa durante la cual entraron a Venezuela no menos de unos $500.000 millones de ingresos petroleros.

Pero si la corrupción imperante en el plano doméstico fue horrorosa no es menos cierto que en plano internacional fue muy cuantiosa. Para comenzar, Hugo Chávez transfirió a Cuba petróleo subsidiado, prácticamente, por valor de unos $50.000 millones entre los años 2003-2012. Otros $15.000 millones de subsidio fueron a los pequeños países del Caribe y de Centro América, también en forma de subsidios. Chávez hizo promesas y dio dinero para la construcción o modernización de hasta 17 refinerías en todo el mundo, en Brasil, Nicaragua, Cuba, Jamaica, Siria y hasta las islas Fiji. Dio dinero a Irán, a Bielorrusia, a Hezbollah, a Uruguay, a la Argentina de los Kirchner, a las FARC, todo en base a acuerdos políticos. Dio contratos corruptos a Odebrecht, en complicidad con Lula da Silva. Financió, con dinero petrolero venezolano, las campañas presidenciales de Ollanta Humala en Perú, Daniel Ortega en Nicaragua, Frente Farabundo Martí en El Salvador, Andrés López Obrador en México, Rafael Correa en Ecuador, Cristina Fernández de Kirchner en Argentina y, sobre todo, Evo Morales en Bolivia. En total, unos $150.000 millones de dinero venezolano fueron a financiar los locos proyectos geopolíticos de Hugo Chávez en todo el mundo.

Hugo Chávez fue culpable de despilfarrar o de permitir el robo por sus amigos de una suma cercana a los $450.000 millones de dinero venezolano. El resto del dinero fue utilizado en proyectos y programas sociales que nunca dieron frutos, excepto la creación de una estructura de corrupción doméstica y transnacional.

Hoy en día la población venezolana es más pobre que cuando Hugo Chávez llegó al poder

V. CONCLUSIÓN

El trágico incremento de la pobreza en Venezuela es inexplicable ya que las presidencias de Chávez y Maduro obtuvieron ingresos totales que sobrepasan $1.3 millones de millones. Un país que obtenga esta magnitud de ingresos, con una población de 30 millones debería ser una tacita de plata. Pero Venezuela es hoy un país miserable, con una población hambrienta, enferma, desconsolada, sufriendo los abusos de un régimen cruel, inepto y corrupto.

El legado de Hugo Chávez ha sido uno de muerte, corrupción, enfermedad y destrucción material y espiritual. Quienes llevaron a cabo sus órdenes en el sector petrolero, fueron sus cómplices y deberán ir a la cárcel: Héctor Ciavaldini, Ali Rodríguez Araque, Rafael Ramírez, Asdrúbal Chávez, Eulogio del Pino, Nelson Martínez, Manuel Quevedo, las directivas de Petróleos de Venezuela desde 2004 en adelante, gerentes y empleados involucrados en la híper-corrupción imperante en la empresa. Son centenares de bandidos que deben ser castigados por la justicia. La mayoría de ellos andan libres, disfrutando de sus dineros mal habidos. Por ello es que la justicia deberá prevalecer.

Por qué si no hay justicia, habrá revancha.


REFERENCIAS

  1.  Para una amplia discusión de estos índices, ver: “1981-2015, Una Memoria Ciudadana”, Gustavo Coronel, Amazon Books, 2018
  2.  Detalles del proceso nacionalizador y post-nacionalizador de la industria petrolera venezolana pueden encontrarse en “The Nationalization of the Venezuelan Oil Industry”, Gustavo Coronel, Lexington Books, 1993, 1994
  3.  Ver: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2017/10/la-tragica-involucion-de-la-gerencia-en.html
    La trágica involución de la gerencia en PDVSA: de Alfonzo …

    lasarmasdecoronel.blogspot.com

    La crisis gerencial en PDVSA estalló en 2002, cuando el difunto nombró a Gastón Parra presidente de la empresa petrolera. Parra, a quien conocí muy bien, era un profesor universitario dotado de una estrecha visión de la industria petrolera, totalmente apegado a una visión marxista de la economía, quien apenas habría visto un pozo petrolero en fotografías.

  4.  Detalles en: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2009/12/pdvsa-en-2002-violacion-protestas.html y video de su discurso:https://www.youtube.com/watch?v=DhKxPNmewA0
    LAS ARMAS DE CORONEL: PDVSA en 2002: violación, protestas …

    lasarmasdecoronel.blogspot.com

    El 15 de Enero de 2004 Hugo Chávez presentó ante la Asamblea Nacional su versión de lo ocurrido en PDVSA durante 2002 y 2003. Hablando con un acento pomposo, mezcla de Fidel Castro y Joselo, el dictador dijo esencialmente que el 2003 “les había traído el regalo de PDVSA”.

    UD. LO VIO – CHAVEZ: “GENERAMOS EL PARO PETROLERO”

    www.youtube.com

    CHAVEZ: “LAS CRISIS SON NECESARIAS Y HAY QUE GENERARLAS…

  5.  La historia de estos acontecimientos es narrada en sumo detalle en: “The Silence and the Scorpion:, Brian Nelson, Nation Books, NYC, 2009
  6.  “Un futuro para Venezuela”, Revista SIC, Junio 17, 2005, http://revistasic.gumilla.org/2015/un-futuro-para-pdvsa/
    Un futuro para Pdvsa | Revista SIC – Centro Gumilla

    revistasic.gumilla.org

    José R. Medina. Han pasado ya más de diez años desde que el Gobierno tomó el control absoluto de la industria petrolera y decidió cambiar la misión y visión de dicha empresa; alineándola con el modelo país que el difunto presidente Chávez instauró en Venezuela.

  7.  Información del diario El Nacional: http://www.el-nacional.com/noticias/politica/saab-implica-rafael-ramirez-corrupcion-millardos-dolares_217146 ; http://www.reportero24.com/2014/04/25/gustavo-coronel-carta-a-rafael-ramirez-2/ y Wall Street Journal:https://www.wsj.com/articles/u-s-investigates-venezuelan-oil-giant-1445478342
    GUSTAVO CORONEL: Carta a Rafaél Ramírez | Reportero24

    www.reportero24.com

    “Que lástima que no exista la prisión perpetua…”. Sr. Ramírez: Deseo hablarle con la mayor seriedad y sentido de responsabilidad, indignado ante los desafueros que ustedes han cometido en estos pasados 15 años.

  8.  Ver Caracas Chronicles, Julio 2012 https://www.caracaschronicles.com/2012/07/18/the-aban-pearl-stew/
  9.  Ver: http://www.sarawakreport.org/2017/01/petrosaudis-1mdb-financed-venezuelan-adventure-and-the-money-it-didnt-make/
  10.     INFODIO, el blog de Alek Boyd tiene múltiples detalles sobre  corrupción en los contratos de Derwick Associates, ver:http://infodio.com/240518/francisco/dagostino/elemento/bribes/pdvsa/derwick
  11. http://www.recivex.org/ens-2006-11-27-EN.pdf ; http://resistenciabucarecaracas.blogspot.com/2007/12/gobierno-ruso-demanda-wilmer-ruperti.html
  12. http://elestimulo.com/elinteres/como-roberto-rincon-estafo-1-000-millones-a-pdvsa/ ; http://fcpa.stanford.edu/enforcement-action.html?id=588
    Foreign Corrupt Practices Act: Enforcement Action

    fcpa.stanford.edu

    Roberto Enrique Rincon-Fernandez (“Rincon”) was a resident of Texas who controlled, together with others, a number of closely held companies, which were used to secure contracts with Petroleos de Venezuela, S.A. (“PDVSA”), the state-owned and state-controlled oil company in Venezuela.

    ¿Cómo Roberto Rincón estafó $1.000 millones a Pdvsa?

    elestimulo.com

    El proceso de los Estados Unidos de América contra el millonario venezolano Roberto Enrique Rincón Fernández por fraude y sobornos por al menos 1.000 millones de dólares de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) da nuevas pistas sobre la corrupción en los gobiernos chavistas, e involucra sin nombrarlos a ejecutivos de la estatal, según las actas del caso.

  13. https://www.diariolasamericas.com/america-latina/andorra-investiga-35-exaltos-cargos-pdvsa-corrupcion-n4147702 ; https://elpais.com/internacional/2018/04/06/actualidad/1523042786_132646.html
    Andorra investiga a 35 personas por el saqueo de PDVSA

    elpais.com

    Un juzgado indaga la estructura de la petrolera venezolana por un desfalco de 2.000 millones

    Andorra investiga a 35 exaltos cargos de PDVSA por …

    www.diariolasamericas.com

    Una jueza de Andorra remitió a Venezuela una lista con los nombres de 35 personas a quienes está investigando el pequeño país europeo en una causa sobre una trama de corrupción que involucra …

  14. “Rebosan las cloacas de petróleos de Venezuela”, http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2018/03/rebosan-las-cloacas-de-petroleos-de.html
    LAS ARMAS DE CORONEL: REBOSAN LAS CLOACAS DE PETRÓLEOS DE …

    lasarmasdecoronel.blogspot.com

    Hace unas horas salió a la luz un nuevo saqueo de petróleos de Venezuela, algo de una magnitud sin precedentes, aún mayor que las notas estructuradas, que la Faja del Orinoco, que los bolichicos de Derwick Associates que las gabarras de Petrosaudí y Aban Pearl o los tanqueros de Ruperti.

A %d blogueros les gusta esto: