elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Industria Petrolera

“Se necesitan 12 años para volver al entorno económico previo a Maduro” por Alonso Moleiro – El País – 20 de Mayo 2019

El director de la junta de PDVSA nombrado por Guaidó asegura que Venezuela será “un mar de oportunidades una vez cesada la usurpación”
Alejandro Grisanti, director de la Junta de PDVSA nombrado por Guaidó.
Alejandro Grisanti, director de la Junta de PDVSA nombrado por Guaidó.

Economista e ingeniero, con estudios en Estados Unidos, Alejandro Grisanti (Caracas, 1966) fue director para América Latina de la firma Barclays Capital y fundador de Ecoanalítica, una de las firmas más respetadas en Venezuela en materia de análisis financiero. Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países, lo ha colocado al frente de la nueva junta directiva de Petróleos de Venezuela (PDVSA), nombrada al fragor de la pugna por el cese de la usurpación de Nicolás Maduro. La Asamblea Nacional ya ha colonizado parte de las estructuras externas y propiedades de PDVSA en el exterior, comenzando por la estratégica Citgo, una de las joyas de la corona, la refinería y distribuidora de gasolina estadounidense propiedad del Estado venezolano. Guaidó tiene apuro por asumir la legitimidad de la representación de la compañía en el tablero internacional y ha encomendado a algunos de sus mejores cuadros en esta tarea.

Pregunta. ¿Cómo interpreta la comunidad internacional la dualidad existente en torno a la gobernabilidad en Venezuela, representada también por PDVSA?

Respuesta. Dependiendo del sistema judicial de cada país se ha podido avanzar más lento o más rápido. En Estados Unidos hemos avanzado mucho: tenemos el control de Citgo y nombramos una nueva Junta Directiva. No es un tema sencillo. Con las sanciones a Venezuela del 28 de enero, toda empresa estadounidense que tuviera alguna deuda con PDVSA la debía depositar en cuentas de fideicomiso. Son activos inmovilizados. Estamos indagando sobre la ubicación y el tamaño de esos fondos. Eso hay que hacerlo con cada una de las refinerías y compañías con las cuales PDVSA tenga deudas. La idea es tomar el control progresivo de los activos que tiene PDVSA en el extranjero.

P. La decisión de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, de autorizar los intereses del pago del bono Venezuela 2020 ha sido muy criticada. Se ha afirmado que se está pagando una deuda al 10% de su valor en un país sin recursos.

R. Nosotros recomendamos a la Asamblea autorizar ese pago. Entiendo que pueda sonar contradictorio en estas circunstancias. Es una decisión que tuvimos que tomar. No hay una orden ejecutiva del Gobierno de Estados Unidos que proteja los activos de Venezuela si no cesa la usurpación. Este bono tiene la deuda colateralizada y existía el riesgo de que Venezuela perdiera la propiedad de Citgo en caso de no pagar.

P. Para reorientar la estrategia y salvar el negocio petrolero venezolano será necesario reformar el marco legal vigente, que contempla la obligatoriedad de la mayoría accionaria de PDVSA para la explotación de crudos.

R. Hay dos puntos. Uno es cómo incrementar inmediatamente la producción con las compañías trasnacionales que siguen en el país. Ellas han aceptado la minoría accionaria frente a PDVSA, pero se han creado estructuras legales donde podrían asumir el control de las operaciones. Estas empresas nos han comunicado que podrían desde el comienzo aumentar la producción. El otro, es que es necesario dar garantías a todas las empresas que tengan dinero invertido con Maduro, como Repsol, China Petroleum, Rosneft. Estamos dispuestos a respetar sus derechos de propiedad y buscar soluciones para reactivar la producción. Hay canales informales de comunicación con ellos. El mensaje del presidente Guaidó es claro: Venezuela es un mar de oportunidades una vez cesada la usurpación. Esos países tienen que saber que todos estaremos mejor sin Maduro. La producción china y rusa también viene cayendo en Venezuela hoy en día. Tenemos que establecer relaciones estratégicas de largo plazo con ellos.

P. ¿Cuánto le puede tomar a Venezuela estabilizar su entorno económico?

R. En el sector petrolero se necesitarán unos tres años para reconstruir lo que Maduro ha destruido, y unos 12 años, en total, para tener de nuevo el entorno que tenía la República antes de Maduro. A pesar de eso, el fin de de la usurpación, el cambio de rumbo, el fomento al crecimiento, se van a sentir rápidamente.

The U.S. and Russia Are Playing a High Stakes Game of Poker in Venezuela by Dr. Kent Moors – Oil & Energy Investor – 3 de Mayo 2019 

As the drama intensifies in the streets of Caracas, the future of Venezuela will play out in a high stakes game of diplomatic poker between the U.S. and Russia.

I have had a chance to compare notes with contacts in the policy apparatus of both nations, and will be conferring with colleagues in the global energy community upon return to my base in Florida tomorrow.

Suffice it to say, this is going to be one long weekend.

Yet three overriding matters of importance have already emerged from my conversations…

A Failed Military Coup

First, Washington wants to guarantee a transition of power without sacrificing U.S. hegemony in the huge Venezuelan oil reserves becoming available.

The heavy oil from the Orinoco basin, until recently considered exportable only at discount, is now an important element in crude mixes needed by refineries globally. That the Citgo network in the U.S. remains owned by Venezuelan state oil company PDVSA is also of concern.

Second, it is no longer enough that the current president there abdicate power and escape to someplace like Cuba.

The Trump Administration has belatedly concluded that allowing him a stage anywhere is tantamount to jeopardizing the transition back in Caracas. The clumsy switch of emphasis in midstream earlier this week out Venezuelan opposition figures in an embarrassing once the crowds flooded into a confrontation with military units still loyal to the incumbent.

Third, the U.S. needs to provide a way out for Russia.

Moscow has provided Caracas with significant financial support, has support troops in country, and will not allow Washington to control Venezuela after any transfer of political power there.

It is this last element that makes the current crisis a source of serious geopolitical friction.

That just happened to be the subject of one of my specialized briefings recently. Entitled “Russian-U.S. Tensions Increase over Venezuelan Oil Control,” it laid the situation out this way:

Venez-Faila

It seems we cannot escape focusing on the collapse underway in Venezuela and the impact that train wreck is having on the world of oil. Yet, there is on overriding reason why this attention is warranted. Unless international parties are very careful, this one is going to usher in some nasty collisions

In both my academic and intelligence careers, I spent a fair amount of time considering what happens in so-called “failed states.”

These are countries in which the government has lost three essential ingredients to rule: (1) sovereignty (determined by the application of central law) over the territory within national borders; (2) overseeing a functional domestic economy and fiscal system; and (3) acting as a working member of the international community. Put simply, a failed state has lost the ability to provide either legal or economic protection to its citizens.

Venezuela fell well within that definition some time ago.

Traditionally, a failed state was hallmarked by an internal administrative implosion – figuratively looking like a ball having its air sucked out. That, in turn, produced a power vacuum that tended to suck in both neighboring states and major global players.

As I came to recognize personally during the Cold War, failed states were dangerous as a cause of heightened tensions between dominant powers. Upon occasion, usually through the use of surrogates, that would even extend to hostilities.

More recently, there has been an alternative developing in which failed states are marginalized rather than targeted by the big boys. But that has not been the case when the states in question have something the major powers cannot ignore.

Like oil.

Monroe Doctrine, Monroe Problems

Venezuela need not be regarded as an emerging fire sale for this to occur. Yes, on paper Caracas has the world’s largest crude reserves and, until a few years ago, was regularly the second largest producer in OPEC (after Saudi Arabia).

But this is not a 1941 Japan desperately looking for a source of energy. Both primary countries in the current environment – the US and Russia – have ample domestic supply and are two of the three (once again, the other is Saudi Arabia) largest producers worldwide.

Today, my questions have two distinct elements. First, how does the condition and reliability of Venezuelan oil production and exports effect American or Russian market penetration and pricing?

Second, given that oil exports are the dominant driver of Venezuelan revenues, how does the collapse in that sector weaken the Caracas governments position in the Western Hemisphere?

Both elements impact on what Washington and Moscow do. The second also has echoes of how traditional failed states threatened to widen a conflict zone.

Russia continues to support Nicolas Maduro, the holder of the Venezuelan presidency following the last (highly suspicious) election. Maduro was the hand-picked successor of Hugo Chavez, He succeeded to the office after Chavez’s death in 2013 and subsequently won a contested election on his own.

On the other hand, the US is backing Juan Guaido. Guaido is the president (i.e., presiding officer) of the National Assembly, the country’s legislature that invalidated the election of Maduro. Thereupon, the Assembly invoked a clause in the country’s constitution to appoint their presiding officer (Guaido) as national acting president.

To nobody’s surprise, Russia and the US have been unable to reach any consensus on what to do. Talks in Rome resulted in a failure of the two powers to find common ground.

Russian sources have told me that they hardly anticipated a diplomatic breakthrough but used the occasion of talks to provide a very public warning to the US not to intervene militarily. Here, given matters of geography and troop disposition, Washington would clearly have the upper hand, at least initially.

However, aside from a few media pundits, none of my sources inside The Beltway (of all political persuasions) regard an American incursion into Venezuela a valid option. All of my contacts agree that moving US troops into Venezuela is easy enough. But extricating them would be a nightmare.

Yes, one keeps all options “on the table” in such posturing. Yet those alternatives having no realistic and calculable end games usually are moved to the back of the policy queue.

The danger emerges when events deteriorate a situation beyond initial major power intentions. Venezuela is starting to remind me of the Congo crisis in the early 1960s.

Come On Shake Your Economy, Do the Congo

Then, power vacuums, civil wars, and ethnic unrest led to several African “proxy wars” between Moscow and Washington during the 1960s. CIA and KGB/GRU were active as precipitating actors in all of them.

None more so than in the Congo, where three contesting presidents clashed, assassinations ensued, and a nation was thrown into an ugly bloodbath. The current Democratic Republic of the Congo (which is neither genuinely democratic nor a republic) still bears the scars of the earlier period.

A few years ago, as part of a government assignment, I was drawn into this ongoing mess. The issue involved a dispute between the DRC and neighboring Uganda over oil rights abutting their border in the lake region sourcing the White Nile. The underlying disagreements had not changed much in fifty years.
Back then the Soviets supported one president (Lumumba), the Americans another (Mobutu). Moscow sent in troops (mostly Cuban) while Washington responded with increased covert operations. One of these operations was the killing of Lumumba.

Matters in Washington reached a head one evening when members of the Congressional leadership forced President Lyndon Johnson to recall regular US troops already in air transit across the Atlantic for deployment in the Congo.

Crises have a way of starting out as small calculated steps only to morph into snowballs racing down hills out of control.

We are at such a juncture today with Venezuela.

Cit-Come, Citgo

That US and Russia could not agree in Rome is hardly news. Nonetheless, the abortive talks have highlighted one main issue. Central to the disintegration of the domestic economy has been Venezuela’s inability to control the revenue flow from its own oil exports.

And it is of some interest that this issue currently centers on one aspect of that oil control…one on which both Moscow and Washington can agree.

As I have noted previously, continuing Russian and Chinese loans to the government in Caracas have resulted in Venezuelan losing control over its oil export revenues. Nonetheless, those loans remain in default.

Both debt holders have moved “upstream” to acquire effective control over Venezuelan oil assets. Among those elements of interest has been acquisition of the crude oil itself. That has set the stage of the latest flash point between Russia and the US.

PDVSA, the Venezuelan national oil company, has confirmed that oil contracted to the US has been redirected to Russian state oil major Rosneft. This is in response to US sanctions, according to my PDVSA contacts.

But the gravamen goes deeper. The oil exports in question are intended for Citgo, the refinery and retail network in the US still technically owned by PDVSA. In addition, much of the PDVSA debt associated with Citgo is already held by Rosneft.

The disposition of that debt has been the source of some concern in Washington. As presently constructed, a Rosneft move to acquire compensation for defaulted credits extended to PDVSA would effectively mean Rosneft would acquire control over assets in the US.

For American policy makers, Rosneft obtaining control over crude oil still under Venezuelan export authority is preferable to the Russian company acquiring US domestic assets (and/or revenue flows from them).

As a result, the Rosneft move has led to a rather muted response from Washington.

Meanwhile, PDVSA has been losing a series of US court challenges on matters ranging from nonpayment to bribery. This is accentuating the crisis, promoting straight seizure of PDVSA assets in the US, and likely to divide further American and Russian positions.

In short, one shot evaded. But there is a barrage forming on the horizon.

Sincerely,

Gente del Petróleo: su próxima cita con la historia por Gustavo Coronel – Blog Las Armas de Coronel – 28 de Abril 2019

gse_multipart55967

La Gente del Petróleo ya ha tenido dos citas con la historia y se prepara para una tercera cita. Las dos primeras han sido (1), la reunión de 400 técnicos y gerentes de la industria petrolera con el Presidente Carlos Andrés Pérez en Miraflores en Enero de 1974, en pleno debate sobre el curso que tomaría la nacionalización (Estatización)  de la industria petrolera; (2), la huelga petrolera de 2003-2003, en defensa del profesionalismo y del apoliticismo en la industria petrolera.

PRIMERA CITA

 La primera de estas citas le dio un vuelco decisivo a la fisonomía de lo que sería la “nacionalización” petrolera. Hasta el momento en el cual los técnicos y gerentes petroleros decidieron participar activamente en el debate petrolero la matriz de opinión estaba dominada por el sector político de izquierda a izquierda extrema, el cual pedía una nacionalización a sangre fuego, sin indemnizaciones, sin contacto alguno post-nacionalización con las ex-concesionarias y con la empresa estatal CVP como empresa matriz. El sector político de izquierda, apoyado hasta por COPEI, partido político de derecha, había arrinconado al gobierno y al partido de gobierno Acción Democrática para exigir el control total de Estado en el negocio petrolero. Aquella reunión de los 400 petroleros con el Presidente Carlos Andrés Pérez y su gabinete y asesores fue de gran valor informativo para el Presidente Pérez, haciéndole ver que la toma de control de la industria petrolera por parte del Estado tenía aspectos complejos que el sector político y sus mismos asesores desconocían. Así lo admitió, al hablar con los asistentes al evento después de terminadas las presentaciones que se le hicieron ese día.

A inicios de la década de 1970 se había comenzado a hablar seriamente de nacionalizar la industria petrolera venezolana a través del adelanto de lo que se llamó la Reversión Petrolera, lo cual tenía que ver con no esperar hasta 1983, cuando vencerían las concesiones petroleras, sino tomar el control de la industria antes de ese año. La razón esgrimida era poderosa. Se trataba de que las empresas concesionarias, sabiendo que sus concesiones terminarían en 1983 y que el gobierno venezolano no pensaba renovarlas, habían disminuido  sus inversiones a mediano plazo y prácticamente eliminados las inversiones de largo plazo. No tenía sentido para ellas hacer inversiones que no podría recuperar en el tiempo. Aunque esto era un paso lógico para ellas, la industria petrolera venezolana iba perdiendo reservas probadas  y eficiencia operacional año tras año. Una vez decidida la nacionalización a nivel político se hacía necesario ejecutarla cuanto antes. El sector político parecía pensar que el petróleo se “vendía solo” y así lo decía. Los gerentes y técnicos venezolanos de la industria petrolera sabían que esto no era cierto. Esta industria no era una simple tienda que, al cambiar de dueño, simplemente seguiría vendiendo sus mercancías a los vecinos del barrio. Era una industria internacional, la cual requería grandes inversiones que, hasta ese momento, eran aportadas por las empresas concesionarias pero que, después de la nacionalización, debían ser aportadas por el Estado. La industria petrolera requería de una constante actividad tecnológica que le permitiera mantenerse competitiva en el mercado internacional, un factor que debía desarrollarse en el país pero el cual aún no existía. Necesitaba canales eficientes de comercialización internacional, los cuales el Estado aún no poseía. Todo ello hacía necesaria una transición armoniosa y progresiva entre las ex-concesionarias y el Estado. El debate que se estructuró entre el mundo político y la Gente del Petróleo fue largo, intenso, apasionado pro, al final, representó una victoria para la Nación. Se llevó a cabo la decisión política pero ella fue moldeada por los insumos de la Gente Del Petróleo. El extremismo de izquierda sufrió una derrota y, como resultado, la nueva estructura de la industria petrolera “nacionalizada” (realmente, estatizada) permitió a Venezuela obtener grandes beneficios por bastantes años. Sin embargo, debemos apuntar, el buen desempeño de la industria petrolera estatizada comenzó a verse comprometido por una creciente tendencia a su politización. Estas señales comenzaron a aparecer en la década de los 80, tal como fue la eliminación de su autonomía financiera durante el gobierno de Luis Herrera Campíns. Cuando una empresa está obligada a ir al mundo político en búsqueda de financiamiento, como le sucedió a PDVSA, está condenada a entrar en un juego perverso de intereses partidistas o personales, lo cual inevitablemente conduce a la contaminación política de sus procesos de decisión.

LA SEGUNDA CITA

La segunda cita de la Gente del Petróleo con la historia se presentó en los años 2002-2003, cuando el Presidente Hugo Chávez Frías, por admisión propia (oír su discurso en la Asamblea Nacional, del 15 de Enero de 2004, mencionado en: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2009/12/pdvsa-en-2002-violacion-protestas.html)  nombró a un presidente de PDVSA  – Gastón Parra – quien era un enemigo declarado de los gerentes y técnicos venezolanos de la industria y desconocía la complejidad de la industria petrolera y el escenario mundial en el cual PDVSA debía actuar. Esta designación, declaró Chávez, tuvo como objetivo  provocar una reacción de los gerentes y técnicos y poder así echarle mano a la empresa.

No se equivocó Chávez al prever la digna reacción de la Gente del Petróleo. Reaccionaron en contra de esa designación que llevaba a la politización, mediocrización y degradación de la empresa. Se rebelaron en contra de esa designación y ello llevó a una conmoción nacional. Al extenderse la protesta de la Gente del Petróleo a los diversos sectores de la Sociedad Civil se produjo una manifestación popular como nunca antes se había visto en Venezuela. Una marcha gigantesca que partió del este de la ciudad hacia el centro produjo una reacción violenta por parte de Chávez, la cual produjo muertes de manifestantes y una cadena de eventos que llevó a la Fuerza Armada a pedirle la renuncia a Chávez, lo cual fue aceptado por Chávez, según le comunicó al país en cadena televisiva nacional el General Lucas Rincón. La torpeza militar llevó al regreso de Chávez al poder de la mano del General Raúl Baduel. Como resultado de este evento el régimen de Chávez despidió a unos 22000 técnicos y gerentes, iniciando así el desmantelamiento de la empresa, la cual  cuenta en 2019 con 150.000 empleados para una producción de menos de un millón de barriles diarios, una tercera parte de lo que 40.000 empleados producían en 1999, a la llegada de Chávez al poder.

La postura de la Gente del Petróleo en estos eventos fue cónsona con su lealtad a la institución. Se trató de una protesta eminentemente institucional, la cual llevó a la pérdida de sus carreras profesionales dentro de la empresa. La Gente del Petróleo pagó un altísimo precio por su postura honesta. Perdieron empleos, hogares, carreras, futuros, tranquilidad familiar. Muchos de ellos tuvieron que irse del país, acosados por las huestes de Chávez y han sido objeto de absurdas represalias y multas millonarias que carecen de toda validez legal. El despido de la Gente del Petróleo por parte de Chávez y la llegada de una serie de presidentes y directivos corruptos e ignorantes ha llevado a PDVSA a la quiebra operacional y financiera.

Hoy mucha de esa Gente del Petróleo despedida hace 16 años está en el exterior y se ha creado una nueva vida en diversos países del mundo. Un alto porcentaje de esa diáspora no regresará al país. Otros miembros del grupo han llegado ya a la edad del retiro y no podrán hacer aportes directos a la futura industria petrolera venezolana. Otros, en Venezuela o en el exterior, aún esperan la oportunidad del regreso. Para la Gente del Petróleo se acerca, más y más, el momento de su Tercera Cita con la historia.

LA TERCERA CITA

En medio de la inmensa tragedia venezolana, la cual nos ha afectado a todos, jóvenes y viejos, quienes se fueron y quienes han permanecido en el país, se vislumbra claramente la llegada del día en el cual la pesadilla chavista/madurista habrá terminado y comenzará la larga y penosa tarea de reconstruir material y espiritualmente el arruinado país que es hoy Venezuela.  Además de ser ciudadanos integrales y de requerirse su aporte para las labores cívicas más diversas la colaboración directa de la Gente del Petróleo será necesaria para llevar a cabo la tarea de recoger los vidrios, de agarrar los pedazos del Humpty Dumpty petrolero y tratar de reconstruirlo, aprovechando para eliminar los errores del pasado.  Esta nueva cita con la historia requerirá de la misma decisión y empeño que la Gente del Petróleo mostró cuando el debate sobre nacionalización y cuando debió rebelarse en contra del plan de Chávez de tomar el control revolucionario de la industria. La primera batalla se ganó, la segunda batalla se perdió y ahora viene la tercera batalla por la recuperación de la industria petrolera nacional.

Como el mosquito que vuela alrededor del elefante la Gente del Petróleo observa la situación de la Industria Petrolera Nacional, IPN, y piensa: “Yo sé lo que hay que hacer pero, por donde comienzo?”  Lo que ve es dramático: campos petroleros descuidados, equipos y oleoductos corroídos bajo el sol, estatuas de Chávez arrumbadas en los pasillos de los edificios, casas abandonadas, taladros inactivos, tanques de agua o petróleo sucios y sin tapas, carreteras abrumadas por la maleza circundante, vendedores de petróleo que no tienen producto que vender, geólogos que no exploran , ingenieros que no completan pozos, refinadores que ven con impotencia o indiferencia la plantas operando a un 30% de su capacidad instalada, gerentes contrabandistas de gasolina o rateros de alto vuelo, cómplices de los contratistas, ex-presidentes de la empresa estatal fugados con millones de dólares robados y con aspiraciones presidenciales, militares dueños de compañías de servicio fantasmas que saquean lo que queda por saquear, gerentes que se endeudan con los rusos, con los chinos, con los japoneses para regalarle petróleo a Cuba, a Nicaragua, a Bolivia,  bolichicos y banqueros, todos en una criminal conspiración para exprimir hasta la última gota de petróleo de la Nación para su beneficio.  La ruina física que encontrarán es inmensa pero peor aún es la ruina moral de quienes han usurpado el lugar de la Gente del Petróleo, desde Ciavaldini hasta Quevedo, muchos de ellos gozando impunemente de sus riquezas mal habidas.

Como sucedió antes la Gente del Petróleo estará a la altura de su responsabilidad ciudadana en lo que tiene que ver con esta inmensa nueva tarea. En realidad, ya ha comenzado a actuar. Existen al menos una media docena de planes bastante detallados para guiar las diferentes etapas de la reconstrucción y rehabilitación de la IPN. Hay, por supuesto, diferencias de apreciación sobre el tiempo y los niveles de inversión que serán necesarios para ver la producción petrolera venezolana al mismo nivel de la etapa pre-chavista pero pensamos que etas diferencia se resolverá sobre la marcha, a medida que se vaya revelando ante los ojos de la Gente del Petróleo la verdadera situación operacional, gerencial y financiera de la IPN. Existe una significativa convergencia de criterios sobre los pasos que hay que dar, un primer paso de diagnóstico y recuperación de confianza, un segundo paso – en paralelo con el primero –  de estabilización de la producción y un tercer paso de aumento progresivo de la producción.

Quizás el punto fundamental de decisión para el futuro de la IPN será el concerniente al modelo de gestión que se vaya a implantar. Allí hay consensos parciales como los que existen sobre una amplia participación del sector privado y sobre la creación de una agencia reguladora de los hidrocarburos que negocie,  supervise y regule las contrataciones que la Nación haga con empresas privadas para el desarrollo del sector petrolero.

Sobre lo que habrá más discusión es  si el país debe o no tener una empresa estatal de petróleo, habida cuenta de la experiencia que la Nación ha tenido con PDVSA durante sus 44 años de vida. Consideramos que lo que se decida sobre este punto determinará el éxito o el fracaso de esta nueva etapa. La Gente del Petróleo está llamada a dar su aporte sobre este tema con el mismo sentido de responsabilidad ciudadana que mostró durante sus citas anteriores con la historia. Mientras más rápidamente se pronuncie, mejor, ya que hay opiniones encontradas sobre este tema, al cual regresaremos en un capítulo posterior.

La destrucción y el abandono de la producción petrolera en el estado Zulia – El Nacional – 28 de Abril 2019

La ciudad de Cabimas, en el estado Zulia, se posicionaba como la segunda más grande, y se encuentra ahora en la ruinas. El empleo escasea y los comercios de la zona cierran sus puertas ante las crisis venezolana.

Ezio Angelini, presidente de la Cámara de Comercio de Maracaibo, considera que el sector empresarial nacional se acerca a la quiebra como consecuencia del cierre masivo de comercios e industrias. “95% del comercio en Maracaibo está cerrado, y las pérdidas nacionales desde el sector ya suman 230 millones de dólares diarios por la paralización”, indicó para ABC.es

La producción de crudo en el occidente del país se sitúa en alrededor de 220.000 barriles diarios, de acuerdo con datos de la Comisión de Energía y Petróleo de la Asamblea Nacional. La cifra supone una disminución de 75% con respecto al volumen de hace 10 años, cuando el fallecido presidente Hugo Chávez ordenó la nacionalización de las empresas de servicios del lago de Maracaibo. A partir de ese momento hubo una caída de la producción de Pdvsa de más de 650.000 barriles diarios.

No existen cifras oficiales, pero los sindicatos del sector señalan que cerca de 25.000 empleados de áreas operacionales clave, como ingenieros, geólogos, operadores de plantas, electricistas y mecánicos, entre otros, están renunciando para emigrar.

El Lago de Maracaibo llegó a tener, en momentos de máxima explotación, más de 450 pozos bombeando crudo, mientras la superficie estaba atestada de buques tanqueros, gabarras y lanchas de mantenimiento. Por otra parte, los constantes derrames de petróleo no solo contaminan el lago e impiden la reproducción de peces, sino que los vecinos de Cabimas deben convivir con los malos olores.

Pdvsa se ha convertido en la principal responsable del deterioro ambiental del lugar por la falta de mantenimiento de la infraestructura. La empresa carece de equipos y personal capacitado para abordar el problema.

Del paraíso al infierno: decadencia de la industria petrolera del lago de Maracaibo – Caraota Digital – 28 de Abril 2019

download-1.jpg

La mañana del 14 de diciembre de 1922 la tierra se estremeció en la ciudad de Cabimas, en el estado Zulia, y un estruendo dio pie al chorro de petróleo que comenzó a brotar del subsuelo del pozo El Barroso II.

La costa este del lago de Maracaibo puso a Venezuela hace casi un siglo en el mapa del mundo. No obstante, el estado de abandono de la industria petrolera, antes el motor de la economía del país y en la actualidad un lugar desierto donde los piratas campan a sus anchas, es símbolo de la destrucción del tejido productivo del país, publicó en una nota el portal web ABC Internacional.

El oro negro transformó la economía y cultura de un país hasta entonces agrícola, altamente rural y pobre. Decenas de empresas transnacionales se instalaron en las riberas del lago que antes ocupaban campesinos e indígenas. En solo un año los 3.000 habitantes de lugar pasaron a ser 30.000.

Sin embargo, la realidad cambió. Cabimas, que era la segunda ciudad más grande y poblada del estado está en ruinas. Otrora un pilar fundamental de la economía venezolana, se encuentra sufriendo los golpes de la crisis del país. Las  casas de trabajadores están cada día más desoladas, el empleo escasea y los comercios bajan sus santamarías unos tras otros.

Ezio Angelini , presidente de la Cámara de Comercio de Maracaibo, señaló que lo que se vivía en el Zulia era dramático para industriales y comerciantes. “No es difícil pronosticar que el sector empresarial nacional se acerca a la quiebra, que va a traer como consecuencia el cierre masivo de comercios e industrias”, aseguró.

“El 95 % del comercio en Maracaibo está y las pérdidas nacionales desde el sector ya suman 230 millones de dólares diarios por la paralización”, indicó.

La producción de crudo en el occidente de Venezuela, principalmente en Zulia, se sitúa en torno a los 22.000 barriles diarios, según datos de la Comisión de Energía y Petróleo de la Asamblea Nacional (AN).

Foto relacionada

Esto supondría un debacle del 75 % con respecto al volumen de hace diez años, cuando el fallecido presidente Hugo Chávez ordenó la nacionalización de las empresas de servicios del lago de Maracaibo. Desde ese momento se produjo una caída en la producción de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) de más de 650.000 barriles diarios.

Ahora la elite de trabajadores que se peleaban por mantener sus puestos de trabajo están huyendo y abandonando sus empleos.

Con el nombramiento del mayor general Manuel Quevedo hace dos años como presidente de Pdvsa y ministro del Petróleo y Minería, un militar sin experiencia en el sector, los críticos de Maduro consideraron que sólo ayudó a acelerar el proceso de decadencia de la compañía.

En los últimos meses el general Quevedo ha militarizado el aparato petrolero, amenazando a los trabajadores con ser arrestados por sabotaje, corrupción o incitación al odio.

No existen cifras oficiales, pero los sindicatos del sector señalaron que en torno a 25.000 empleados de áreas operacionales clave, como ingenieros, geólogos, operadores de plantas, electricistas y mecánicos, entre otros, han renunciado para emigrar.

El efecto de los apagones

Recientemente Venezuela fue afectada por múltiples apagones continuos que se extendieron, en algunos estados del país, hasta por más de 80 horas. Esta situación afectó la producción de petróleo. Según el último informe de la consultora Torino Economics, marzo registró una caída del 28,3%, llevando el bombeo petrolero nacional a apenas 732.000 barriles diarios.

La creciente delincuencia en Venezuela es también responsable del declive de la industria del petróleo, que además tiene que lidiar con la escasez de piezas y la fuga de talento en un negocio que aporta el 9% de los ingresos en divisas que recibe la nación.

Por otra parte, los constantes derrames de petróleo no solo contaminan el lago e impiden la reproducción de peces, sino que los vecinos de Cabimas deben convivir con los malos olores. Pdvsa se ha convertido en la principal responsable del deterioro ambiental del lugar por la falta de mantenimiento de la infraestructura. La empresa carece de equipos y personal capacitado para abordar el problema.

PDVSA : ser o no ser por – ProDaVinci – 20 de Marzo 2019

 

 

download-1.jpg

“No debemos olvidar en la euforia de este gran momento nacional que el camino de nuestra independencia económica recién se comienza. Será tarea cotidiana sin complacencias ni complicidades. Ahora no tendremos excusas para nuestros fracasos. La tarea es absolutamente nuestra y la riqueza que podamos crear será obra nuestra. Pero también ahora seremos responsables o culpables de la miseria de nuestros niños, del abandono de nuestros cultivos y del desamparo de nuestros hogares”.

Discurso de Carlos Andrés Pérez en agosto de 1975 con motivo de la Nacionalización de la Industria de los Hidrocarburos

Desde el momento de su creación, Petróleos de Venezuela (PDVSA) ha sido objeto de admiración, envidia (que es otra forma de admiración), odio, sospecha, indiferencia y, para abreviar, de casi todo el espectro de sentimientos humanos por parte de los venezolanos. Durante toda su existencia, PDVSA ha sido sinónimo de la industria petrolera venezolana y aún hoy, a pesar de estar sumida en una crisis sin precedentes, o quizás por ello, continúa siendo una pieza central a la hora de tratar de entender los derroteros por los cuales transita la República.

En esta hora menguada que vive Venezuela, sabios y legos se enfrascan en un debate apasionado sobre si PDVSA debería o no existir en la Venezuela reconstruida postchavismo, aunque nunca nos queda claro si discuten sobre lo mismo, ya que sospecho que cada uno tiene una idea propia de lo que es o de lo que significa PDVSA.

Cuando hablamos de PDVSA, ¿a qué nos referimos?

·         ¿A la PDVSA de la etapa postnacionalización que le tocó recuperar la industria de los efectos de la falta de inversión de las compañías extranjeras, y que derrumbó el mito de que las reservas petroleras del país eran de muy corta vida?

·         ¿A la PDVSA de los cambios de patrón de refinación, exploración de la Faja del Orinoco y comienzos de la internacionalización, con una visión de convertirse en actor importante del mercado mundial?

·         ¿A la PDVSA de la llamada Apertura Petrolera, que ante la ingente base de recursos del país convenció al país político de la necesidad de atraer de vuelta la inversión extranjera para desarrollar las oportunidades existentes y buscaba nuevos espacios industriales?

·         ¿A la PDVSA actor y víctima de los enfrentamientos políticos de principios del siglo XX?

·         ¿A la PDVSA “roja rojita” que nació de la anterior y que derivó en un conglomerado de clientelismo nacional e internacional?

·         ¿A una PDVSA ideal todavía por definir?

Cada uno de nosotros tiene una memoria o idea muy particular de cómo era PDVSA o cómo debiese ser, dependiendo de la edad, de si trabajó en ella o no, si le fue bien o no, de su sesgo profesional o político y, sobre todo, si se ve o no con un rol futuro en ella. Todo esto hace que la respuesta a la pregunta no sea única o definitiva.

Rómulo Betancourt, presidente de Venezuela y autor del libro “Venezuela, Política y Petróleo”, que a pesar de los años transcurridos es el mejor esfuerzo de un político venezolano por escribir sobre su visión de la relación entre el petróleo y la política, expresó lo siguiente en su discurso de cierre de campaña presidencial en 1958:

“Estamos viviendo de prestado de una riqueza, de la riqueza del petróleo, que nos va a durar apenas unas pocas décadas. Contra reloj, en ese lapso tenemos que crear una economía nuestra, una agricultura poderosa, una ganadería próspera, una industria potente, para que cuando desaparezca el petróleo y no quede de él sino el testimonio de unas cabrias enmohecidas y unos socavones en Oriente y Occidente, no veamos ese fenómeno con desoladora tristeza, sino como algo que se esperaba y para lo cual estábamos preparados”.

“…porque Venezuela, después de treinta años de industria del petróleo del país, no puede continuar siendo una espectadora pasiva, con los brazos cruzados, de la forma cómo se explota, de la forma cómo se refina, de la forma cómo se comercializa el petróleo nacional.”

Creía Betancourt, al igual que muchos de sus contemporáneos, que por una parte el petróleo como fuente de riqueza económica para Venezuela tenía sus días contados y por la otra en la necesidad imperiosa de que los venezolanos, en particular el Estado, se ocuparan de tomar control político y operacional de la industria petrolera.

Es así como la Corporación Venezolana del Petróleo (CVP) es creada bajo la figura de instituto autónomo por decreto Nº 260 del 19 de abril de 1960 y publicado en la Gaceta Oficial Nº 26.233 del 21 de abril del mismo año. Esta primera compañía estatal tendría una actuación modesta en las actividades de exploración y producción y será fusionada con otras operadoras durante el proceso de nacionalización de 1975-1976; la construcción de una empresa petrolera requería de una combinación de recurso humano, tecnología y músculo financiero que el Estado no estaba en capacidad de proveer.

En 1975, durante la presidencia de Carlos Andrés Pérez, se aprueba la Ley Orgánica que Reserva al Estado la Industria y Comercialización de Hidrocarburos (LOREICH), como culminación de un proceso de cada vez mayor control de la actividad por el Estado. En esa ley se crea PDVSA como una empresa que funcionaría como casa matriz, con la responsabilidad de la planificación y el control financiero y operacional de la industria. La operación como tal quedaría en manos de las 14 empresas (ahora propiedad del Estado) que en ese momento existían en Venezuela, argumentando que con esto se garantizaba la continuidad operacional. Esta decisión fue en su momento bastante polémica, ya que algunos preferían que fuese la CVP la que fungiese como casa matriz y única operadora.

Para nuestros propósitos, es importante explicar que la PDVSA original era pequeña en tamaño y modesta en alcance: tenía principalmente un rol de coordinación de las filiales; estas, seguramente veían a PDVSA como una incomodidad necesaria. PDVSA, además, servía de muro de contención entre la operación petrolera, por definición una actividad técnica, y el mundo político, función en la que sin duda fue exitosa por largos años.

En el transcurrir del tiempo, PDVSA se fue fortaleciendo en su rol de casa matriz y el balance del poder organizacional fue migrando de las filiales a la casa matriz. El contacto con el Gobierno, el control presupuestal y las decisiones sobre las carreras de los ejecutivos se convirtieron en las palancas por medio de las cuales se fue consolidando su autoridad sobre las filiales. La operación y la concentración de know-howtécnico/comercial continuaba, sin embargo, en las filiales operadoras, que además se habían venido consolidando en solo cuatro de ellas.

Un factor de gran importancia en la transformación que tuvo PDVSA en esa etapa fue el relevo generacional. De una industria totalmente poblada por obreros, técnicos y profesionales formados en los tiempos y las formas de las multinacionales, una nueva generación se empieza a abrir paso en la estructura. Aunque educada en la tradición de excelencia de las operadoras extranjeras, la nueva camada genera una cultura de empresa estatal con rasgos de multinacional, creando un híbrido organizacional, particular de cada filial y de cada región operadora y que ven en PDVSA un “primus inter pares”.

En esa consolidación como casa matriz, PDVSA empieza a atraer a lo mejor del personal de la industria y a los profesionales que salen de las mejores universidades nacionales y del plan de becas Mariscal de Ayacucho. Además, los proyectos transformadores de la industria: cambio de patrón de refinación, desarrollo de la Faja del Orinoco, Internacionalización, Apertura Petrolera, etc., aunque ejecutados por las filiales, son coordinados y motorizados desde la casa matriz. PDVSA ya no es una Siberia organizacional, sino el paso obligado para aquellos que buscan ascender e influir en la corporación.

En enero de 1998, con la fusión de las cuatro filiales operadoras bajo el paraguas de PDVSA, otra corporación surge. PDVSA no es ahora solo una entidad coordinadora, sino que formaliza su control sobre las operaciones e intenta crear una identidad cultural propia, diferente al legado de las multinacionales; esta decisión fue y es todavía cuestionada por muchos, pero no es el objetivo aquí abrir esa particular discusión. Basta decir que los acontecimientos posteriores no nos permitieron juzgar los efectos de esa decisión con la perspectiva adecuada.

De 1999 a la fecha muchas cosas han pasado con PDVSA, ahora convertida en instrumento de política partidista, foco de corrupción y divorciada de su actividad primigenia: desarrollar y comercializar los recursos de hidrocarburos de Venezuela. Esa PDVSA chavista se nos presenta a muchos como la antítesis de todo lo que debería ser el guardián honesto de nuestros recursos de hidrocarburos: débil técnica y organizacionalmente. Una oscura etapa de la que debemos aprender lo perverso que puede ser un Estado que monopolice la sangre que mueve la economía de un país.

En suma, siempre el mismo nombre, PDVSA, pero nunca la misma organización.

Regresemos entonces a la discusión de si debemos o no “rescatar” a PDVSA y qué significa eso en realidad. Como hemos visto, no existe una única PDVSA que nos sirva de modelo para el mentado rescate, sino que seguramente existen otras versiones diferentes a las que aquí se mencionan. Más aún, me atrevo a asegurar que ninguna de las versiones de PDVSA del pasado es la adecuada para enfrentar el estado de colapso en que hoy se encuentra la industria petrolera nacional.

¿Qué hacer?

Antes de aventurar cualquier estrategia, es necesario entender cuáles son las variables que influyen sobre la industria petrolera venezolana, su inserción en el mercado nacional e internacional, y de ahí esbozar una visión futura.

Así las cosas, es importante contestar ciertas preguntas: ¿cuál es el futuro del petróleo? ¿Cuál es la visión del rol de la industria petrolera nacional en el modelo de desarrollo del país? ¿Cuál es el estado de las instalaciones existentes? ¿Cuál es el rol del capital privado? ¿Cuál es el rol de una compañía estatal? ¿Cuáles son las necesidades de inversión en el sector?  ¿Cuáles son los requerimientos tecnológicos? ¿Con qué recurso humano se cuenta? ¿Cuál es el mejor vehículo legal/económico para que el Estado ejerza su rol? ¿Qué implicaciones institucionales tienen las respuestas a las anteriores preguntas?

Una vez contestadas las preguntas sobre el sector, debemos entonces proceder a entender el entorno general en el cual opera la industria: ¿Cuáles son las necesidades de ingreso petrolero de parte del fisco? ¿Cuál es la disponibilidad de fondos de parte del Estado para invertir en el sector? ¿Existe capital político para las reformas que se buscan implantar de manera sostenible? ¿Existe interés real y sostenido del capital privado para participar en el sector?

De modo que rescatar a PDVSA, cualquier cosa que esto signifique, no puede ser un objetivo a priori, menos aún el producto de la nostalgia por tiempos mejores, o la búsqueda de resarcimiento de derechos vulnerados o retribución política. La decisión debe ser el resultado de un análisis serio de lo que se quiere hacer con la industria petrolera nacional. Además, hay que tener muy en cuenta que estas decisiones no pueden ser ejercicios de escritorio, sino que deben estar basadas en la realidad ineludible de que, por primera vez en nuestra larga historia petrolera, la infraestructura de la industria, sus niveles técnicos y su cultura organizacional han sido dañadas hasta niveles de colapso generalizado.

La idea que encarna PDVSA ha demostrado tener una resiliencia extraordinaria en el imaginario de la sociedad venezolana, en particular porque su destrucción por el chavismo la convierte en objeto de nostalgia.  En retrospectiva, no era imposible predecir el destino de PDVSA: ser contaminada con la política y finalmente ser destruida. Lo admirable es lo exitoso que fueron sus diferentes líderes en la era pre Chávez en hacer de ella una institución de excelencia, a pesar de la política.

PDVSA es mucho más que un buen recuerdo, es una muestra de lo que podemos construir como sociedad, pero es una criatura de su tiempo y de su circunstancia. PDVSA puede y debe ser sustituida por otra idea o institución que refleje mejor este tiempo y esta circunstancia; ese es el reto de la generación que hoy se asoma al escenario de la historia, más ligera de equipaje.

La actual coyuntura es la oportunidad para soñar con un mejor futuro y diseñar una nueva industria petrolera nacional, construida sobre las lecciones del pasado, la ruina que es el presente, y adecuada los enormes retos de Venezuela y a la nueva e inquietante realidad de mercado que enfrenta el petróleo en el entorno mundial.

Venezuela y la transición: un destino incierto por Michael Penfold – El País – 11 de Abril 2019

Es imposible llegar a unas elecciones justas y libres sin una transición política con plenas garantías democráticas para todos

Un barrio de Caracas, durante un apagón de luz masivo.
Un barrio de Caracas, durante un apagón de luz masivo. HÉCTOR GUERRERO EL PAÍS

Venezuela es víctima de una tragedia económica como la que escasos países han vivido en el mundo entero, pero dentro de poco, va a experimentar un completo deslave humanitario. Una cosa es habitar en un país que padece la peor hiperinflación en la historia latinoamericana contemporánea, pero otra muy diferente es que esa misma población ahora tenga que sufrir simultáneamente el descalabro de servicios públicos básicos como electricidad, agua y transporte.

Cualquier sistema político, indistintamente de su naturaleza, crujiría frente a un desastre socioeconómico de esta magnitud.

El régimen de Maduro ha logrado plantarse reprimiendo, bloqueando la realización de un referéndum revocatorio, declarando en desacato al poder legislativo, extendiendo falsas negociaciones, ilegalizando partidos políticos, violando la Constitución para convocar írritamente una Constituyente y también manipulando las instituciones para inhabilitar candidatos y simular eventos electorales, entre ellas, los comicios presidenciales. La última ola de protestas que se inició el 10 de enero de 2019, liderada por Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional, fecha en la que Maduro pretendía dar inicio a un segundo periodo constitucional sin contar con la necesaria legitimidad de origen, es sin duda el esfuerzo de mayor escala por precipitar una transición política en el país.

Tres meses más tarde —a pesar que a Juan Guaidó lo han llegado a reconocer como presidente encargado más de 60 países del planeta y cuenta con niveles de popularidad de más del 61%—, Maduro continúa en el palacio presidencial de Miraflores con apenas 14 puntos de aprobación. De modo que la única pregunta relevante para el caso venezolano es: ¿por qué no se termina de iniciar un proceso de transición democrática para restaurar la Constitución?

Venezuela en muchos sentidos apunta a la vanguardia de los nuevos tipos de autoritarismo globales que han probado ser extremadamente resistentes. Estos regímenes de nuevo cuño están construidos sobre dos pilares fundamentales: partido hegemónico y control militar. Esta combinación hace que estos sistemas sean mucho más inmunes a las crisis económicas y sociales. Son mucho más complejos de desmontar. El tema electoral es manipulado desde el plano partidista a través de un diseño hegemónico apoyado sobre el control institucional del Estado; y también del condicionamiento social del voto por medio del uso a gran escala del clientelismo político y la corrupción. No obstante, cuando la manipulación institucional de ese rostro electoral falla, estos sistemas también tienen una alta capacidad de represión tanto formal como para-estatal. En función de estas diferencias, las transiciones se vuelven más complejas que aquellas en sistemas estrictamente dictatoriales como las que vivieron los chilenos, argentinos o brasileños en el siglo pasado. Es mejor mirar a Egipto, Zimbabue, Argelia, Nicaragua, Rusia y Turquía, países con algunos de los cuales Caracas ha establecido potentes alianzas, entre las que también destacan sistemas totalitarios más antiguos como China, Irán y Cuba. Los críticos que le exigen rapidez a la oposición venezolana en el desmantelamiento de este entramado no pueden obviar esta realidad. Es un gran error caer en la trampa de la exigencia del tiempo (si no es rápido no funciona) y aceptar más bien que las rutas para lograr la transición pueden ser muy variadas; pero que dadas esas restricciones el proceso tiene ineludiblemente que incorporar a los principales factores internos de un sistema que es inherentemente inercial y resistente.

Aun así, ¿por qué no se ha iniciado la transición democrática? Las razones no tienen que ver con la falta de condiciones objetivas económicas ni sociales y mucho menos por la ausencia de suficientes presiones internacionales ni populares: la causa quizá estribe en que todavía no hay una alternativa transicional que sea lo suficientemente apetecible para aquellos factores internos que la puedan precipitar. Aún no existe en el caso venezolano una oferta pública que sea altamente atractiva para todos los actores relevantes que sostienen a la coalición dominante en el poder, incluyendo a los militares, que los induzca a aceptar los beneficios de un cambio político. Esa oferta pública, que debe ser el principal trabajo político de la Asamblea Nacional, tiene que cubrir una oferta institucional en lo militar (la amnistía es insuficiente), en lo transicional (no solo jurídico sino sobre todo en lo político para que sea lo suficientemente inclusivo y que impida que haya una cacería de brujas) y también electoral (que blinde la ruta comicial y le garantice espacios a los chavistas para que no sean barridos). Es indudable que su implementación no depende de la Asamblea Nacional, y mucho menos de Guaidó, pero para hacerla creíble —y para hacerla menos incierta—, es necesario dibujarla.

En esa implementación, los militares van a actuar corporativamente pues controlan el sector petrolero, minero y alimentario además de todo el comercio ilegal. Sus rentas pueden fácilmente representar más del 10% del PIB. Es ilusorio pensar que los militares simplemente se van a quebrar internamente a través de un golpe de estado para favorecer a la oposición o inmolarse por la revolución sin proteger primero colegiadamente sus intereses. También es ilusorio que los militares vayan a apoyar incondicionalmente a Maduro pues su supervivencia corporativa también podría estar en juego ante la magnitud del colapso económico y social. Hasta ahora los militares no han actuado como a la oposición le hubiese gustado pero tampoco han hecho todo lo que a Maduro le hubiese servido. Si actúan muy rápido le podrían dar demasiado poder a unos grupos en los que desconfían y, si actúan muy tarde, la anarquía que supone el creciente poder de grupos irregulares sobre el territorio así como el deterioro de la infraestructura, podría terminar de arroparlos.

La estrategia de Maduro es resistir en el poder. Hasta ahora ha mostrado disposición y capacidad para hacerlo. Actúa como un típico revolucionario latinoamericano. Sin embargo, en este momento Maduro aún si sobrevive no garantiza gobernabilidad, ni acceso a financiamiento para estabilizar la economía, ni capacidad para atender la crisis de servicios básicos y mucho menos la posibilidad de convencer a los Estados Unidos que remuevan las sanciones internacionales. Estas limitaciones son un problema muy serio tanto para los militares, que se mantienen leales pero muy inquietos ante un futuro que promete un desmembramiento del orden estatal y una disminución exponencial de sus rentas, como para los mismos chavistas, que aun siendo la principal minoría política del país, ven la transformación de su proyecto en una simple apuesta a ciegas por el poder. Es por ello que el proceso de cambio político, aún si se retrasa, es irreversible. El régimen difícilmente pueda volver a donde estaba hace meses atrás, mucho menos ahora con la profundización de la crisis eléctrica y los problemas de suministro de agua en todo el territorio nacional.

Por otro lado, Guaidó es un fenómeno político de masas, lo cual es sorprendente tanto por lo vertiginoso como por los pocos medios independientes existentes; la Asamblea Nacional está fortalecida y reconocida internacionalmente como la única institución legítima por lo que cualquier salida pasa por ella; y a pesar de la migración y de las penurias económicas, la gente se mantiene movilizada ante una demanda de cambio que es prácticamente infinita. Estas fortalezas no las tiene la oposición democrática ni en Egipto ni en Turquía ni en Rusia. Tampoco en Nicaragua.

Transcurridos tres meses desde los eventos posteriores al 10 de enero de 2019, cada vez resulta más claro que lo único que puede estabilizar y relanzar a Venezuela son unas elecciones justas y libres. No hay otra salida. Pero es prácticamente imposible llegar a ese objetivo sin una negociación que genere una transición política con plenas garantías democráticas para todos, incluyendo incluso a aquellos que controlan el poder. En Venezuela, ya no hay rutas exprés para producir esa transición porque no hay imposiciones unilaterales. De modo que la transición no es posible decretarla, sino que es necesario acordarla políticamente a través de mecanismos de negociación que muy probablemente sean secretos. Cualquier otra opción, que no sea concertar políticamente un cambio radical del modelo existente, es condenar al país a la profundización de un mayor caos económico y social, lo cual va a conllevar a repercusiones migratorias aún más grandes en el resto de América Latina. Las distintas fuerzas del país, por más que desconfíen el uno del otro, no tienen ninguna otra posibilidad sino comenzar a cooperar para producir un escenario de este tipo. Tan solo de esta manera, Venezuela puede llegar a superar la miseria y la oscuridad en la que se encuentra tristemente sumergida. La transición está cerca pero requiere de mucha astucia y olfato político para ser construida.

Michael Penfold es profesor titular del IESA e investigador global del Wilson Center.

La industria petrolera de Venezuela no será lo que fue por Andrew J. Stanley y Frank A. Verrastro – Center for Strategic & International Studies (CSIS) / La Patilla – 29 de Marzo 2019

El logotipo corporativo de la petrolera estatal PDVSA se ve en un tanque en una instalación petrolera en Lagunillas, Venezuela, 29 de enero de 2019. REUTERS / Isaac Urrutia

En los últimos tres años, por una variedad de razones pero originadas por décadas de mala administración, la producción petrolera venezolana se desplomó en más de un 50 por ciento, desde 2,3 millones de barriles por día (b / d) en enero de 2016 a 1,1 millones de b / d en enero de este año. La producción continúa colapsando y ahora está muy por debajo de la marca de 1 millón b / d luego de la implementación de las sanciones de EE. UU. a PDVSA, y más recientemente después de apagones eléctricos generalizados.

Y mientras la situación política continúa evolucionando, los desarrollos recientes, incluida la intensificación de la presión internacional y estadounidense, parecen hacer que una transición de poder en el país sea cada vez más probable, aunque el momento y el proceso siguen siendo inciertos.

Más allá de hacer planes para enfrentar la máxima prioridad de contener el desastre humanitario que se produce en Venezuela y que se extiende fuera de sus fronteras, muchos analistas y varias entidades gubernamentales se están preparando para una transición al desarrollar estrategias para la reforma económica y el restablecimiento de sectores clave, incluido el industria petrolera de la nación. En un intento por abordar los desafíos del sector petrolero, el siguiente análisis que profundiza en la industria petrolera venezolana, describe la condición extrema en que se encuentra el sector hoy en día y examina un rango de posibilidades hacia donde la producción puede avanzar de manera realista en el corto a mediano plazo bajo diversos escenarios políticos. También examinamos una variedad de riesgos de inversión y los desafíos importantes que enfrentan para restaurar los niveles de producción a largo plazo.

Más que una década de mala gestión y las semillas de destrucción

El colapso de la producción petrolera de Venezuela y el deterioro general de su industria petrolera no es un desarrollo reciente. Mientras que el declive precipitado de los últimos tres años atrajo la atención mundial sobre la situación petrolera del país, Hugo Chávez sembró las semillas de la destrucción hace casi dos décadas, poco después de que asumiera el cargo presidencial en 1999. El gobierno de Chávez heredó una industria petrolera de primer mundo, en ese momento PDVSA era una de las compañías petroleras estatales más capaces a nivel mundial.

Antes de que Chávez asumiera el cargo, la producción de petróleo aumentó a lo largo de la década de 1990 y alcanzó un máximo de 3,5 millones de b / d hacia el final de la década. Este éxito de producción fue en gran parte consecuencia de la enorme dotación de recursos y la decisión de abrir el sector petrolero a la inversión extranjera (La Apertura Petrolera). Desafortunadamente, el colapso del precio del petróleo a fines de la década de 1990 impactó severamente tanto en la producción como en los ingresos del petróleo y le proporcionó a Chávez la munición política necesaria para revertir las políticas del pasado y afirmar un mayor control sobre PDVSA.

En 2002, Chávez despidió al directorio de PDVSA, junto con varios altos ejecutivos y los reemplazó con aliados políticos. Los disturbios creados por estas acciones, junto con el descontento generalizado con la economía de bajo rendimiento, llevaron a un intento de golpe y, finalmente, a la huelga general de 2002-2003 cuando las operaciones de PDVSA se detuvieron casi por completo durante nueve semanas. La huelga finalmente fracasó y, en respuesta, Chávez se movió más agresivamente para reinar en PDVSA, nombrando a un aliado personal, Rafael Ramírez como presidente.

A principios de 2003, el gobierno despidió a más de 18.000 de los 33.000 empleados de PDVSA, muchos de los cuales eran altamente calificados y experimentados. 1/Posteriormente, PDVSA entró en una espiral de burocratización, alcanzando un total de 150.000 empleados para el 2014. La compañía asumió mayores responsabilidades, incluida la administración y el financiamiento de una variedad de programas sociales de Chávez, a menudo utilizados como herramientas políticas para mantener su popularidad. La administración de Chávez y la nueva administración de PDVSA instituyeron otros cambios en el sector petrolero a mediados de la década de 2000, incluyendo la revisión de los términos de contratos con terceros, el aumento de los impuestos y las tasas de regalías, y la necesidad de una mayor propiedad de PDVSA en las empresas mixtas. La mayoría de las compañías internacionales finalmente aceptaron los nuevos términos. ConocoPhillips y ExxonMobil fueron notables excepciones, y sus activos fueron posteriormente expropiados. Chávez incautó otros activos de la industria petrolera en 2009 después de estatizar el sector de servicios petroleros.

Venezuela: Producto Interno Bruto (GDP en inglés) y producción petrolera

Estas acciones, junto con la ley de hidrocarburos que Chávez introdujo en 2001 restringió severamente las inversiones en el país en las últimas dos décadas, un período durante el cual los precios del petróleo se ubicaron en altos niveles históricos. La consiguiente subinversión y mala gestión del sector llevaron al colapso de la producción más reciente. La dramática caída en el precio del petróleo en 2014 simplemente expuso el daño infligido a PDVSA y a la industria petrolera de la nación por parte de Chávez y luego por Maduro en el transcurso de casi 20 años.

El problema ahora es la falta de ingresos para mantener los conceptos básicos en funcionamiento, problemas que se ven agravados por la corrupción y la falta de seguridad en el país. Los campos petroleros en todo el país carecen de todo, desde plataformas y equipos operativos hasta piezas de repuesto y personal experimentado para las operaciones de perforación. En el lago de Maracaibo, una red eléctrica no confiable interrumpe regularmente la producción; en los campos desafiantes de la subcuenca de Maturin, en el este, la ausencia de proveedores de servicios petroleros (debido a problemas de impago) está provocando descensos abruptos. Más recientemente, la incapacidad de mantener a los mejoradores de crudo en funcionamiento y asegurar niveles adecuados de diluyentes (para mezclarse con crudos pesados) está causando grandes pérdidas en el Orinoco.

Operaciones actuales y la imagen a corto plazo

Venezuela produce la mayoría de su petróleo de dos cuencas, Maracaibo en el oeste y la cuenca oriental, que incluye la subcuenca de Maturín y el cinturón de petróleo pesado del Orinoco. Las reservas de petróleo pesado del Orinoco son vastas y no son técnicamente complicadas de producir, pero requieren mucha energía y requieren una gran cantidad de procesamiento. La mayor parte de la producción ahí se realiza mediante “empresas mixtas” o compañías mixtas, compuestas por compañías petroleras internacionales y PDVSA. Las reservas convencionales en y alrededor del lago Maracaibo también contienen varias empresas mixtas, pero la mayoría de la producción ahí es producida por PDVSA por su cuenta, esfuerzo propio, que es la misma manera para gran parte del petróleo liviano y mediano producido en la subcuenca de Maturin.

Las pérdidas de producción son notables en las cuencas de Maracaibo y Maturín

 

Para entender de manera efectiva lo que puede suceder en Venezuela en términos de producción de petróleo en el corto a mediano plazo, primero es útil identificar dónde el país produce actualmente su petróleo y quién lo produce (por ejemplo, PDVSA es esfuerzo propio o mediante empresas mixtas). Hasta hace poco, la mayor parte de las pérdidas de producción en Venezuela provenían de Maracaibo y Maturin, mientras que la producción del Orinoco se mantuvo relativamente estable hasta 2017. Además, la mayoría de las caídas se centraron en los campos operados por PDVSA. Como resultado, a principios de 2019, la producción de las empresas mixtas en el Orinoco representó más del 40 por ciento de la producción total. Sin embargo, esa imagen sigue evolucionando y, en la situación política actual, la producción del Orinoco también está empezando a colapsarse. Los problemas van desde la escasez de diluyente utilizado para hacer que el petróleo pesado sea exportable, los problemas operacionales de los mejoradores y las instalaciones de procesamiento (exacerbados por los recientes cortes de energía), y una vez más la imagen de la exportación interrumpida a EEUU, impactada por la última ronda de sanciones. A falta de grandes inversiones y mejoras operativas (todas ligadas al cambio político), es probable que las cosas empeoren aún más.

La producción por esfuerzo propio de Pdvsa se ha precipitado

 

No es sorprendente que la perspectiva de la producción en Venezuela sea altamente dependiente de la perspectiva política. La situación política es fluida y evoluciona rápidamente. La declaración de Juan Guaidó lleva la unidad a una oposición previamente fracturada, obteniendo un apoyo internacional significativo. Sin embargo, al menos por el momento, Maduro continúa aferrándose al poder con deserciones limitadas de altos oficiales militares en su campo. Mientras que Rusia y China siguen apoyando a Maduro, las últimas acciones de la administración Trump sugieren que la presión de Estados Unidos se intensificará. Estas dinámicas dan la sensación de que inevitablemente se producirá una transición de poder, pero sigue siendo muy incierto en cuanto a cuándo y cómo podría desarrollarse este proceso.

Con base en estas dinámicas, como se muestra en la gráfica anterior, hemos desarrollado tres escenarios ilustrativos para la producción de petróleo venezolano. El primer escenario (“Deadlock actual”) asume que Maduro se aferra al poder y las sanciones continúan en su forma actual. Este caso asume que las tasas de disminución masiva de la producción observadas en Maracaibo y Maturin durante 2017 y 2018 continúan, mientras que la tasa de pérdidas en las cinco empresas mixtas principales en el Orinoco aumenta debido a problemas relacionados con el suministro de diluyentes y el mantenimiento de los mejoradores. El siguiente escenario (“Transición exitosa”) asume una transición de poder rápida y limpia hacia el final de este trimestre. La producción se recupera particularmente en proyectos de empresas mixtas en el Orinoco, mientras que las tasas de disminución en otros lugares se detienen lentamente. Esto requerirá la eliminación inmediata de las sanciones y algún tipo de alivio de la deuda y apoyo financiero para ayudar a que los proveedores de servicios regresen al país. El escenario final (“Double Down”) se basa en el supuesto de que todas las partes se duplican mientras Maduro se esfuerza por retener el control. Este escenario contempla la transición de Estados Unidos a sanciones secundarias completas; esto restringe severamente las exportaciones y rápidamente empuja la producción a 400 mil b / d. Suponiendo una transición política en el cuarto trimestre de 2019 y un levantamiento inmediato de las sanciones después de la transición, la producción del Orinoco puede recuperarse con fuerza, pero llevará tiempo reconstruirse desde una base mucho más baja.

Restaurar la producción venezolana a niveles vistos antes de la designación más reciente de PDVSA en un período razonable puede ser posible, pero requerirá una transición de poder rápida y limpia y el levantamiento de todas las sanciones. Sin embargo, incluso en los escenarios más optimistas, Venezuela luchará por recuperarse a 1,3 millones de b / d para fines de 2020. Bajo ese escenario, abordar la situación de seguridad extrema en el país será crucial para crear las condiciones necesarias para el retorno de los socios de la compañía para restablecerse en el país y restaurar la producción en proyectos compartidos, junto con el reingreso de los proveedores de servicios petroleros para ayudar a detener las disminuciones en los proyectos de PDVSA.

Perspectivas de inversión a largo plazo y desafíos

La historia proporciona ejemplos útiles de intentos de restaurar el perfil de producción de un país después de una guerra, conflictos políticos y años de subinversión y abandono (Irak, Libia, Irán, Azerbaiyán, México, etc.). Todos exhiben diversos grados de éxito. Restaurar la producción de Venezuela probablemente involucrará un proceso de múltiples etapas para detener los declives actuales, construir una base restaurada y atraer inversiones para agregar nuevos volúmenes incrementales. Sin embargo, en casi cualquier escenario, restaurar la producción a los niveles de 2016 y más allá llevará años, no meses.

Si bien el panorama de la producción a corto y mediano plazo está muy centrado en lo que se puede restaurar, detener y volver a poner en línea inmediatamente cuando se levantan las sanciones, la perspectiva a largo plazo en cualquier escenario del “día después” depende en gran medida de las perspectivas de inversión. . La pregunta es, ¿quiénes son los posibles candidatos para asumir estas inversiones?

Con respecto al clima de inversión de Venezuela, es útil identificar las clases de posibles inversores. Primero, hay personas con activos existentes en el país, aquellas compañías que tienen experiencia con la geología y las operaciones y vínculos establecidos con operaciones y operaciones posteriores. Estas empresas tienen un gran interés en hacer que las cosas vuelvan a funcionar, ya que son partes interesadas heredadas con inversiones sustanciales en el balance, y en muchos casos, cuentan con un grupo de trabajadores experimentados y calificados. Un subconjunto significativo de esta clase de inversionistas legados incluye a los campeones nacionales, en particular de Rusia y China, entidades cuya motivación de inversión puede no reflejar únicamente la economía del proyecto. Finalmente, está la clase de potenciales nuevos inversionistas, algunos con historia previa en Venezuela (incluida la expropiación) y otros en busca de oportunidades de exploración. Dados los riesgos involucrados, es probable que sea mucho más difícil atraer a estas empresas al país.

Cuando se trata de evaluar el riesgo y seleccionar las perspectivas de inversión, las compañías operativas comparten universalmente una variación de los criterios de riesgo. Estos incluyen problemas tanto por debajo como por encima del suelo y pueden clasificarse en cuatro encabezados principales: riesgos geológicos, tecnológicos, comerciales y políticos. 2/ Las consideraciones geológicas y técnicas son obstáculos bajos para Venezuela. La base de recursos es enorme y las técnicas de extracción bien conocidas. Para los asuntos comerciales y políticos, sin embargo, los riesgos son sustanciales.

Desde un punto de vista comercial o financiero, varias consideraciones afectarán tanto el tiempo como el ritmo de la (re) inversión en el país. Esto incluye temas relacionados con adjudicaciones de proyectos, términos de contratos, tasas de regalías, restricciones de asociación (si las hubiera), operaciones, el rol de PDVSA, así como el tratamiento de los acuerdos existentes. Por ejemplo, ¿se respetarán, rechazarán o modificarán los contratos de la era de Maduro no aprobados previamente por la Asamblea Nacional? Dado que Venezuela buscará maximizar los ingresos para financiar a su nuevo gobierno, habrá una tensión natural entre garantizar un flujo de ingresos suficiente para el país y permitir que los inversores recuperen los costos irrecuperables de manera oportuna.

En una nota positiva, el presidente Guaidó y, más recientemente, Ricardo Hausmann, el nuevo representante de Venezuela en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), han expresado su apoyo al cumplimiento de los contratos existentes (incluidos los que tienen compañías rusas y chinas) y dan la bienvenida a la inversión extranjera, tanto de empresas heredadas y nuevos inversores. Queda abierta, al menos por el momento, la pregunta sobre el rol de PDVSA. Algunos sostienen que, a la luz de su historia y experiencia, la compañía tendrá que desempeñar un papel central, aunque más específico en la gestión de la producción actual y futura, mientras que otros argumentan de manera convincente que su historial reciente de corrupción y mala gestión ahora lo hace ineficaz e inadecuado para esa tarea

Todos parecen estar de acuerdo en que las instituciones internacionales y los países donantes deberán proporcionar asistencia masiva para que Venezuela se recupere y ayudar a restaurar la infraestructura y la capacidad críticas. El alivio de la deuda, a través de los aplazamientos, el perdón o la renegociación de las obligaciones, seguramente también será una prioridad. A medida que se reconstruya el nuevo gobierno, habrá presión para reclutar, capacitar y retener a trabajadores calificados, por lo que el pago a la fuerza laboral también será un requisito a corto plazo.

El levantamiento de sanciones para permitir que la ayuda y los flujos financieros entren y salgan del país y para la adquisición y compra de los artículos, bienes y servicios necesarios serán un imperativo político y económico. En la actualidad, sin embargo, no está claro qué tan pronto tales restricciones y bajo qué condiciones se eliminarán esas sanciones. ¿Estará el gobierno de los Estados Unidos, por ejemplo, preparado para levantar todas las sanciones al mismo tiempo que se transfiere el poder de Maduro a Guaidó? ¿O se eliminarán las sanciones después de las elecciones nacionales, lo que podría llevar meses? ¿Las sanciones serán provisionales como los acuerdos internacionales de financiamiento, condicionadas a que el país siga un determinado conjunto de criterios y contenga disposiciones de “compensación” (como en el acuerdo con Irán) en el caso de que no se cumplan tales condiciones? Todas son Implicaciones para las inversiones.

En términos políticos, la historia de la actividad de nacionalización del país, la corrupción y los cambios abruptos en el gobierno presentan obstáculos importantes para atraer nuevas inversiones a gran escala. No es sorprendente que la práctica anterior de Chávez de no cumplir con los términos de los contratos y expropiar activos probablemente persiga a la industria venezolana en los próximos años. Incluso bajo un nuevo gobierno, estos eventos pasados pueden disuadir a algunos inversores de volver a involucrarse nuevamente, mientras que requieren un apetito de riesgo mucho mayor y, por lo tanto, una mayor tasa de obstáculos para la inversión para otros. Y mientras los partidos de la oposición están unidos en la búsqueda de reemplazar a Maduro, sus opiniones sobre una amplia gama de otros temas distan mucho de ser uniformes.

Hay al menos cinco partidos de oposición importantes, pero más de una veintena de otros con representación en la Asamblea Nacional. Cada uno tiene su propio liderazgo y prioridades. Además, los partidarios chavistas representan casi el 20 por ciento de la legislatura. Los cambios en el liderazgo y la gobernabilidad pueden proporcionar un soplo de aire fresco y reavivar el interés en la inversión extranjera, sin duda. Pero a las administraciones a menudo se les conceden cortos períodos de gracia para demostrar su capacidad para administrar funciones gubernamentales y mejorar las condiciones para la población con eficacia. Y el cambio frecuente presenta riesgo de inversión. Los ejemplos recientes de Irak, Libia y el Caspio proporcionan evidencia de los principales desafíos que enfrentan los gobiernos para restaurar y reformar sus economías y cómo los cambios repentinos pueden poner nerviosos a los inversores.

Es posible que se requiera una revisión de la ley de hidrocarburos para acomodar los cambios en los contratos para ofrecer términos fiscales más atractivos. Esto llevará tiempo. Además, dependiendo del nivel de degradación de los campos petroleros y de la infraestructura relacionada, los costos de remediación, rehabilitación y restauración en áreas asediadas por décadas de negligencia y deterioro a menudo pueden exceder los costos de inicio en los campos verdes. La seguridad jurídica, la seguridad (personal y operacional) y las cuestiones de responsabilidad también pueden ser importantes. Dicho esto, existen soluciones, soluciones alternativas y compensaciones para hacer frente a ciertas deficiencias, pero no todas las empresas están dispuestas a aceptar.

Un último factor que nubla las perspectivas de inversión con respecto a Venezuela es que el mercado global del petróleo ha cambiado significativamente desde las exitosas rondas de inversión en el país a fines de los noventa. El petróleo se encuentra en una etapa de abundancia percibida con muchas oportunidades, incluida una serie de nuevas perspectivas de ciclo corto. Además, las preocupaciones en torno a los problemas de la demanda máxima de petróleo y el cambio climático en relación con la extracción y el uso de combustibles fósiles reducen aún más el atractivo de Venezuela basado solo en el tamaño de los recursos.

Bajo casi cualquier escenario que uno pueda imaginar, rejuvenecer la industria petrolera de Venezuela será una alta prioridad para un nuevo gobierno. Pero por todas las razones identificadas, hacerlo no será fácil, rápido ni barato, y no sin contratiempos en el camino.


Andrew Stanley es miembro asociado del Programa CSIS de Energía y Seguridad Nacional en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington, DC.  Frank Verrastro es vicepresidente senior y miembro fiduciario del Programa de Energía y Seguridad Nacional.

1/ David G. Victor, David R. Hults y Mark C. Thurber (eds.), Petróleo y gobierno: las empresas estatales y el suministro mundial de energía (Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press, 2014).

2/ Los riesgos ambientales y climáticos reciben cada vez más atención especial, pero para nuestros propósitos, incorporamos los riesgos regulatorios relacionados con el medio ambiente en la columna comercial y las iniciativas relacionadas con el clima generalizado (mantenerlo en el terreno) en los encabezados comerciales y políticos.

Los comentarios son producidos por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), una institución privada exenta de impuestos que se enfoca en temas de políticas públicas internacionales. Su investigación es no partidista y no propietaria. El CSIS no toma posiciones políticas específicas. En consecuencia, todas las opiniones, posiciones y conclusiones expresadas en esta publicación deben entenderse como exclusivas del autor (es)

En Petroleo, Se Hara Lo Que Se Pueda y No Lo Que Se Quiere por Alexander Guerrero – Energia21 – 20 de Marzo 2019

download.jpg
Presenta un conjunto de argumentos para aclarar que en venezuela, en petroleo no se puede hacer todo lo que se quiere…sino lo que se pueda hacer…. 
 El fin del Petroestado y el arribo del NarcoEstado,
Alexander Guerrero EAntes de empezar la discusión sobre las alternativas en el petroleo, tenemos que hacer algunas precisiones, la opinión publica confunde quizás por propaganda de los gobiernos desde desde los tiemposde la nacionalización a PDVSA con la industria petrolera todo, de la cual PDVSA es parte,específicamente las instalaciones industriales en términos de infraestructura industrial que abarca, desdela exploración hasta el transporte. El resto se corresponde con la propiedad del recurso en el subsuelo, una parte en termino de reservas en produccion, y recurso fuera de produccion cuya  dimensiones y volúmenes es discusión diaria entre expertos petroleros.
Como economistas aclaramos que el petroleo en recurso no tiene valor intrínseco, es decir, su precio escero por barril, podremos contar como capital el petroleo en reserva bajo produccion, siempre y cuando exista en un contrato y balance puestos en el mercado, en este sentido hay que considerar hay algunas consideraciones importantes en relación a contratos privados y contrato del Estado, en este caso, el contrato no circula en los mercados toma la forma de ingreso fiscal, es el segundo paso del mecanismo de captura de renta, y es lo que define en poder del Estado derechos de propiedad difusos, del Estado y no dela operadores que es del Estado.
Así podemos separar el todo y debido a esa partición identificar donde está el problema. PDVSA es solouna operadora del Estado encargada de extraer el petróleo y llevarlo los mercados,no es dueña del petroleo, Bajo esta separación del recurso de la industria, se pueden identificar propiamente el y los problemas que hoy han colocado a la industria petrolera en un competidor marginal, e identificar probables soluciones, tanto en el marco del mercado como bajo monopolio del Estado, que es por dondela industria ha entrado en los hemos llamado el colapso de la industria petrolero.
El colapso se nos presenta fenoménicamente como una fuerte caída de competitividad, acotando que lanaturaleza actual del mercado petrolero internacional empujado por los sales americanos constituyen aunun shock de oferta, por lo general esos shocks de oferta tienen una duración larga,, bajo ese shock deoferta llevamos unos cinco años, La caída de la conectividad la muestra PDVSA por desinversión, lo cualno es nada extraños, ya lo discutíamos en 1999 cuando se conoció el proyecto de Constitución de Chavez,donde se rediseñaba en términos fiscales -absolutos- el mecanismo de captura de renta. En se fenómenode caída de la competitividad de los petróleos venezolanos acotamos una serie de factoresinterrelacionadas, la mayoría de ellos en el lado de la oferta -costos de produccion y costos detransacción- y unos pocos causado por la política, en el lado de la demanda.
La promesa observación, y no guardo ningún esquema temporal correlacionado seriamente, sino queiremos identificando según el modelo institucional que implico la constitucionalización del petroleo, unafrase que cubre un periodo de cambios institucionales dirigidos a destruir el grado del rule of lawexistente, hasta la aprobación de la Constitución. La primera observación nos dice que nuestro petroleo hadejado de ser vita para el mercado internacional, es decir, su impacto marginal es debilitados precisamente por el impacto de los costos en produccion y exportación, un ciclo económico altamenterecesivo, que problemón podría o ha causado damos y grandes importantes yacimientos, donde al parecer,El Flurrial es el marcador de lo expresamos arriba y en la discusión que continua. Así marcamos que lacaída encadenada de la produccion de petroelo venezolano abarca unos 12 años, quiere decir que nuestro petróleo no esvitalpara el mercado internacional, hasta hoy se han producido se producen 2.300.000BD menos, y como la oferta en el mercado es infinita
” los precios no sintieron el colapso petrolero venezolano. Interesante reportar que en ese mismo tiempo de colapso de la produccion y exportación de petroleo un acuerdo entre la OPEP y Rusia fue impuesto para evitar la caída de los precios, o alternativamente hacerlos subir, los resultados son no concluyentes, lo que es natural, en momentos de unshock de oferta, al final inclusive cayendo las exportaciones de petroleo los precios seguían cayendo descontando el efecto del colapso petrolero nacional Leyendo esta secuencia lógica del mercado petrolero, la conclusión -ceteris paribus- económica tiene que ver con la observación indicada arriba y explica la pérdida de competitividad del negocio petrolero en territorio venezolano y en poder del Estado.Como lo sabemos por evidencia empírica y por teoría económica, los esquemas de asociación, llamadosventures entre PDVSA y sus socios no se definen por la naturaleza fraudulenta de como definen losderechos de propiedad en esas sociedades, particularmente porque el modelo de empresas mixtas, creanuna figura de derechos de propiedad contractuales débiles dado que no se permite expresar en los balances, por el lado de las privadas, y por el lado las empresas extranjeras estatales, el fenómeno no seexpresa con claridad en torno a la repercusión de sus efectos.
De todos modos, en uno y otro caso los derechos de propiedad de los socios aparecen debilitados yarruinados por la Estatal PDVSA. Estas consecuencias aparecen de inmediato por la perversión de los balances de sus socios, que impiden la creación de figura de reforzamiento de los derechos de propiedad;recordemos que esos derechos de propiedad se diluyen en el camino del petroleo al fisco y de allí aPDVSA y sus socios es decir, el paso por un filtro fiscal, lo cual ha debilitado los derechos de propiedad,razón por las cuales el sistema de empresas mixtas tambien ha colapsado, la produccion ha caído, y ello ha ocurrido con particular énfasis en los ventures entre PDVSA y sus socios petroleros en poder deestados similares a la relación PDVSA con el Estado venezolano en la produccion de petroleo extrapesados.
Las causales de este fenómeno son ampliamente conocidas, aunque el debate en la opinión pública se ha centrado en lo político, queda claro que, tecnología, finanzas y desinversión, corrupción, perdida de mercados rentables, superveniencia fiscal extendida a sobre los socios y que se ha expresado en la caída de la inversión de ellos, por incumplimiento de PDVSA en sus obligaciones financieras, como socio mayoritario en esos ventures; generado en el cambio constitucional impuesto por la ANC según la cual laConstitución de 1999, reubicaba el mecanismo de captura de renta en el Gobierno de manera directa, el síndrome de yacimientos petroleros fiscales.
Ese ha sido el circuito fiscal que se colapsa porque el ingreso petrolero es fiscal en primera instancia y luego en poder fiscal, por allí comienza y por ahí mismo termina, al caer el ingreso fiscal por caída de la produccion, el cual es nuestro caso, colapsa la balanza de pagos y desde ella repercute en la industria petrolera, coadyuvando costos al alza, caída de produccion y pérdida de competitividad. Acotemos quelos acuerdos políticos entre Venezuela, China, Rusia, Petrocaribe, India Alba, han sido obligaciones político económica del gobierno Venezolano, en la creación de un mercado que sustituyera el americano,abandonado por razones pecuniarias de corrupción y políticas, nada explica haber dejado el mayor cliente,donde habían millón y tanto de barriles diarios de crudos a procesar, para crear una alianza de países conlos cuales Venezuela pagó los costos de transacción de la política
antimperialista, de elevado costo, que consolidamos en 225.000 millones de dólares en un periodo de diez años.Hasta acá los aspecto institucionales, políticos y económicos interrelacionados en el pivote fiscal, todo lo cual condicionan la presión fiscal sobre el negocio petrolero todo, A estos factores económicos políticos e institucionales causante de ese proceso de agotamiento, hay que agregar las razones geológicas que accionaron un comportamiento perverso en la industria -caso El Flurrial- donde mal manejo y bajo la tensión y presión fiscal, pero crucialmente depredado por la tercera
nacionalización del petroleo, la ley deactividades conexas que también afectó considerablemente la produccion de petroleo en las riberas dellago de Maracaibo; además por lo que llamamos ingreso petrolero ex ante, la geología pareciera estar perjudicada por la brusca caída de la produccion por efecto de la desinversión y presión fiscal.
El impacto total trajo como consecuencia la caída de la inversión y en agregado el alza de costos marginales que ha amenazado seriamente la competitividad de la industria petrolera venezolana, y que ha colocado al petroleo venezolano pesado y extrapesado con niveles de costos apenas marginalmente menores – en el margen- que el promedio de costos de los shale americanos. Un estudio realizado porRystad analiza esa aglomeración de costos en el mercado internacional, creando un escenario de elevada peligrosidad en un tobogán de caída de la produccion que no se detiene, por el lado de la demanda y un proceso de cierre, descontinuados, etc.
En este aparte hay que agregar el severo impacto de los costos de transacción que trae el diseño institucional e de los ventures por debilidad de los derechos de propiedad y que trajo la desinversión dePDVSA en esos ventures, y su impacto en la caída de la produccion y el deterioro del flujo de caja de sus asociados, AL final en 2013, el gobierno firmo acuerdos de endeudamiento por 27500 millones de dólares con sus socios para recibir de ellos préstamos para que PDVSA invirtiera su aporte en esos proyectos.Esos acuerdos colapsaron casi todos, PDVSA tenía que pagar con especies barriles de petroleo y asi la produccion que caía estaba comprometida, no se logró ni una cosa n la otra, más deuda, menos produccion y caída del ingreso y el colapso general de la economía y la industria petrolera.
El socialismo petrolero llegaba al sus finales con una deuda colosal de 145 mil millones de orales y una caída de la produccion de 2.3 millones de BD, una hiperinflación para el venezolano es el resultado y un empobrecimiento inédito, cinco millones y medios de migrantes venezolanos al mundo y un EstadoFallido, La renta del petroleo habia legado a niveles negativos pagada por la hiperinflación, el impuesto inflacionario pagado al Gobierno por los fondo no generados por via fiscal del petroleo/ De allí al infinitoy más allá, la renta del petroleo será infinita, una predicción particular a la cual llegó en un modelo de producción que evaluó trimestralmente.
Es importantes agregar como referencia a lo que se han llamado mitos, las mentiras y falsas creencias que
hoy para hacerlo no tan fuerte son como leyendas urbanas…y una de ellas no se nombra en las
conversaciones y allí en los escasos espacios donde cuando no hay “bombeo y auto bombeos”, la cualtiene que ver con la creada parecer de un lado cuando uno piensa que detrás de caída de la producción, elmás largo tiempo de caída de la producción, en un país sin conflicto bélico, se encuentran otros factoresademás de un mal manejo económico de esa industria, lo cual, no es monopolio de estos 20 años son quetrae un back leg de más o menos 50 años.
Así caía la ideología “petrolera” impuesta por J.P. Perez Alfonzo terminaría como el socialismo petrolero,Perez Alfonso dejo un legado perverso, no producir por razones fiscales -mayor renta fiscal petrolera- ymenor produccion y caída el efecto multiplicador del PIB petrolero que cae en la medida que el precio del petroleo subía. Expliquemos algunos detalles. La industria ha impuesto sus ventures la Política y la política benevolente que conserva el petróleo en el subsuelo para que los precios subieran y disminuir lainversión para que el ingreso fiscal petrolero creciera y no cayera con relación al crecimiento económico.Esa regla política y no económica se ha mantenido en lo que ha sido un suicidio cometido por toda laclase política de ayer y hoy, así llego la OPEP, la nacionalización, la Apertura fue un by pass fiscal con lahistoria falsa que con el empuje en inversión y producción en los petróleos extrapesado el fisco tendríamayores ingresos. En esos dos decíamos que el supuesto era falso porque sus economias no existían. Asíocurrió.
Pese al colapso y hacia el futuro, las cosas lucen esta vez más sencillas, solo se podrá hacer, por las buenas o las malas, lo que se pueda hacer, las opciones son escasas, y en términos de costo beneficio, lasopciones que convergerán en una en esta oportunidad no estará directamente en nuestro dominio. En otras palabras, para recuperar la industria se requieren considerables recursos financieros, los cuales el Estadoni PDVSA lo poseen, muere otro de los mitos, recuperar es un esfuerzo que pudiera convertirse en unmisallocation de fondos y mala inversión, afortunadamente el Estado no posee fondos, y curiosamente esos fondos podrían producirse en los campos, pero el peso del Estado como propietarios y productor nodejara que un dime salga del subsuelo.
Resta eliminarle monopolio estatal y subastar el petroleo -si se dispone- para que inversionistas extranjeros los exploten ceteris paribus , con costos en los niveles de los petróleos no convencionales en el mercado internacional, el espacio para el Estado es prácticamente ninguno, en otras palabras losi nversionistas pedirán incentivos fiscales -ninguna renta para la política- y el bien se iría potencialmenteal mercado internacional y un pais empobrecido no podrá pagar el combustible a precios internacionales,el enclave que nos trajo el socialismo. 
No sabemos si nuestro petróleo encuentra el camino a los mercados, las condiciones de hace 100 años oinclusive las de hace 45 años no son las mismas, hay otros o más players del lado de la oferta que ayer,del lado de la oferta ha habido cambios muy importantes, tecnología, modelos de negocios, colapsos como el nuestro y el de Indonesia hace unas pocas décadas….tiene hoy un mayor impacto marginal en los precios que ayer, particularmente en USA, donde parece que en esas condiciones hay como arroz picado,y la perspectiva mundial, según lo acota Rystad es halagadora. El colapso venezolano no ha sido realmente es un golpe fuerte a la oferta de petroleo -y con ello al precio- el impacto marginal es bajo,calidad de crudos en recursos, descapitalización humana, deterioro de la infraestructura, una enorme deuda que pesa sobre el petróleo una tonelada, tanto que es una de las cargas que atentan contra eso que llaman recuperación.
Por el lado de la demanda el juego ya no es como en los sesenta y setenta, la energía ya tiene muchos nombres y la competencia entre ellas está dándole a la demanda otra cara…Ya no se habla del pico de la oferta, lo cual se descubre con la realidad que era una falsa historia, similar a aquella de los límites decrecimiento del Consejo de Roma, aquellos sabios malthusianos que decían que muchas cosas se acabarían, Simon en su Ultimate Resource explica muchas cosas económicamente hablando -costo beneficio- desde el ángulo económico, que finalmente asume el rol de predecir la demanda.
El impacto de la política sobre los precios del petroleo ha reducido su impacto marginal, lo que junto al impacto tecnológico en la oferta muestran un escenario en lustros muy distinto. Ante ese escenario se enfrenta Venezuela, con un Estado Fallido que de trozo el capital de pais confiable y llevo al nivel deescasa competitividad de los petróleos que acá se producen, un pais con mala conducta y un EstadoFallido no parecieran ser muy como atractivos. El conocido Survey sobre el petróleo y el mercado que hace anualmente Fraser Instituto, coloca a Venezuela desde 2009 como el pais menos indicado para muchos inversionistas. El IEA en un interesante trabajo encuentra que en el camino las dificultades sont an serias que matemáticamente podría tardarse hasta 40 años para producir petroleo para los mercados internacionales en volúmenes que se tenían en 2018.
El colapso petrolero, es en primer lugar el colapso del Estado como dueno y productor, y eso no es mala noticia, pero la inercia estatista venezolana difícil de roer, piensa a lo ciego que no ha pasado nada, sale el chavismo entran ellos y voila, todo será como antes. El paso de la política, la corrupción, el uso del petroleo para lavar capitales del narcotráfico, las grandes oleadas migratorias, y el estado de descapitalización de la industria petrolera como un todo, tiene un enorme peso para volver, el trabajo enesos frentes es endemoniado y el capital cultural que el venezolano tiene no pareciera comprender las news y las señales que dan precios y costos, precios como factor de ingreso y costos como factor de oferta.
Alguien tendrá que auditar -como las empresas de seguros- los costos ocultos, y estos sabemos son físicos, además de los políticos y económicos. Como se puede observar, el espacio es estrecho para que todos los que ayer estaban quepan hoy, me explico Estado, socios, inversionistas, deuda, destrucción de la infraestructura, todo apunta que el único camino aparentemente posible, bajo la contabilidad de costos de esas restricciones que es el mirar hacia el enclave, y esto pareciera estar en la cultura del venezolano quedurante muchas décadas le dijeron que el petroleo era de ellos, lo cual era y es falso.
El rentismo se restriega contra el piso como los reptiles, no se da por derrotado, y ha vendido fantasías estos años, las cuales han crecido en la medida que se “acerca” el momento en que el chavismo desaparezca del mapa político, al menos por ahora. Todos inclusive gente muy seria y en cetros académicos importantes está contando con el petroleo para recuperar toda la economía, pareciera no haber modelado el impacto petrolero por varias décadas, digamos en los últimos 50 años, para ponerlo en un número en mis estimaciones econométricas el impacto del petroleo en el crecimiento económico es negativo, es decir, eso de motor o máquina del crecimiento es una mentira piadosa mencionada por gente que no lo ha calibrado, o es un deseo, o simplemente una vieja leyenda urbana, otro mito…
Eso ha llevado a que políticos hacinados en la AN hoy repitan, como hizo el Diputado Guerra la semana pasada que no está de acuerdo con privatizar el petroleo, la gente que no conoce, incluyendo a esos políticos, y muchos otros sin darse cuenta dicen “PDVSA no se privatizara”, pero estan equivocados, PDVSA es una empresa colapsada por varias razones y de ellas un colosal descarado máquina de lavarcapitales (ex embajador en Venezuela Brownsfield lo dice a cada rato con un estudio debajo el brazo donde se re cerrarla y privatizar la infraestructura, y acá muchos se comen otro conundrum. Que sirve y para qué y que no sirve y que se hace son eso. De manera que al final muchos se quedaran con los crespos hechos si el mercado internacional no se interesa en Venezuela.
Que se tendría que hacer, diseñar rápidamente un rule of law petrolero, es decir, escribir reglasque protejan derechos de propiedad, que se repiten los contratos y ello lleva por derogar la ley empresas mixtas, y algo aún más importante, desconstitucionalizar el petroleo y en general todo el subsuelo y suelo cargados de cualquier recurso, comenzado por la tierra que siembra. En este campo que hay que actualizar velozmente y sin retardos por via legislativa, las resistencias serán fuertes, aun domina una especie de inercia que les dice que con ellos en el mando las cosas serán distintas.
Un problema serio lo constituye el volumen de fondos requeridos para asegurar una produccion continua,nuestra estimación en unos 38 mil millones de dolares al inicio
 – 
 en unos tres años para producir 100.000según barriles por día, no se tienen, ni se tendrán, el peso de la deuda es inmenso, el flujo de caja de una industria produciendo por debajo del millón de barriles aun no paga el servicio de su deuda….antes de cualquier cosa se paga a si misma para seguir produciendo, sin embargo este años, la caída nos pondrá en una produccion de 700 mil barriles…son las expectativas del mercado…Y eso hay que hacerlo ya, pero acá habrá resistencias políticas, dado el resabio inercial que ha configurado la clase política durante 75 años,vivir del petroleo, sus resistencias son rentistas; el credo oficial de los Diputados en la AN pareciera serel mismo de siempre, la historia no pasa por sus predios y ellos junto con los recuperadores con sus experimentos de ingeniería social, la caja negra de ideas, soluciones y resultados han vuelto por el camino, creo que muchos se llevaran sus sorpresas…
Quizás sea más conveniente por ahora asegurar que el petroleo que se produce vaya a las necesidadesenergéticas venezolanas y no al fisco como lo están pensando los recuperadores de oficio, los rentistas deoficio, y algunos empujados por su propias ansias de coronar sus viejas ambiciones.…En ese orden solo se podrá hacer lo que se pueda y no lo que se quiera, significa no abrir la industria petrolera, está abierta pero mal abierta, se trata simplemente de privatizar contratos y para ello un arduo trabajo que podría comenzar con una Gran Subasta internacional.
El paso hacia el enclave, quizás no podemos aspirar a otra cosa más que eso. En otras palabras, todos losque cambian ayer en el espacio petrolero no caben hoy sobran los políticos, falta capital humano, peroeventuales inversionistas podrán traerlo, dependerá de necesidades microeconómica. Así tendríamos un rule of law y una Gran Subasta Petrolera…dos tremendas señales, que el mercado puede maniobrar desdeluego concluyendo que lo que se espera es que el petroleo extrapesado abundante tenga capacidadcompetitiva, y los que son menos pesados que hay menos, tenga ídem, y esta vez el Estado y el Fiscosobrarían, tendrían impuestos, pero estos estarían en niveles que no afectarían la delicada posicióncompetitiva en los mercados.
Bájense la nube los que piensan y prometen fondos, si no se hicieron cuando éramos competitivos, no setendrán en las condiciones actuales, y esos actuales creo es una década de intensas inversiones donde elfisco el gobierno recibirá sus impuestos acordados, y más nada. Y si estan pensado como realmente loestan decenas de diputados en la AN entonces la película es otra, asolo se podrá hacer lo que se puedahacer, ¡¡¡no lo que se quiera!!!
El primero la monopolización después de la reversión y creación del monopolio Estatal (1975), la segunda la Leyde Empresas Mixtas (2005-2007) y la tercera la ley de actividades Conexos (200

PDVSA: Ser o no ser por Luis A. Pacheco – ProDaVinci – 20 de Marzo 2019

PDVSA: Ser o no ser

“No debemos olvidar en la euforia de este gran momento nacional que el camino de nuestra independencia económica recién se comienza. Será tarea cotidiana sin complacencias ni complicidades. Ahora no tendremos excusas para nuestros fracasos. La tarea es absolutamente nuestra y la riqueza que podamos crear será obra nuestra. Pero también ahora seremos responsables o culpables de la miseria de nuestros niños, del abandono de nuestros cultivos y del desamparo de nuestros hogares”.

Discurso de Carlos Andrés Pérez en agosto de 1975 con motivo de la Nacionalización de la Industria de los Hidrocarburos

Desde el momento de su creación, Petróleos de Venezuela (PDVSA) ha sido objeto de admiración, envidia (que es otra forma de admiración), odio, sospecha, indiferencia y, para abreviar, de casi todo el espectro de sentimientos humanos por parte de los venezolanos. Durante toda su existencia, PDVSA ha sido sinónimo de la industria petrolera venezolana y aún hoy, a pesar de estar sumida en una crisis sin precedentes, o quizás por ello, continúa siendo una pieza central a la hora de tratar de entender los derroteros por los cuales transita la República.

En esta hora menguada que vive Venezuela, sabios y legos se enfrascan en un debate apasionado sobre si PDVSA debería o no existir en la Venezuela reconstruida postchavismo, aunque nunca nos queda claro si discuten sobre lo mismo, ya que sospecho que cada uno tiene una idea propia de lo que es o de lo que significa PDVSA.

Cuando hablamos de PDVSA, ¿a qué nos referimos?

  • ¿A la PDVSA de la etapa postnacionalización que le tocó recuperar la industria de los efectos de la falta de inversión de las compañías extranjeras, y que derrumbó el mito de que las reservas petroleras del país eran de muy corta vida?
  • ¿A la PDVSA de los cambios de patrón de refinación, exploración de la Faja del Orinoco y comienzos de la internacionalización, con una visión de convertirse en actor importante del mercado mundial?
  • ¿A la PDVSA de la llamada Apertura Petrolera, que ante la ingente base de recursos del país convenció al país político de la necesidad de atraer de vuelta la inversión extranjera para desarrollar las oportunidades existentes y buscaba nuevos espacios industriales?
  • ¿A la PDVSA actor y víctima de los enfrentamientos políticos de principios del siglo XX?
  • ¿A la PDVSA “roja rojita” que nació de la anterior y que derivó en un conglomerado de clientelismo nacional e internacional?
  • ¿A una PDVSA ideal todavía por definir?

Cada uno de nosotros tiene una memoria o idea muy particular de cómo era PDVSA o cómo debiese ser, dependiendo de la edad, de si trabajó en ella o no, si le fue bien o no, de su sesgo profesional o político y, sobre todo, si se ve o no con un rol futuro en ella. Todo esto hace que la respuesta a la pregunta no sea única o definitiva.

Rómulo Betancourt, presidente de Venezuela y autor del libro “Venezuela, Política y Petróleo”, que a pesar de los años transcurridos es el mejor esfuerzo de un político venezolano por escribir sobre su visión de la relación entre el petróleo y la política, expresó lo siguiente en su discurso de cierre de campaña presidencial en 1958:

“Estamos viviendo de prestado de una riqueza, de la riqueza del petróleo, que nos va a durar apenas unas pocas décadas. Contra reloj, en ese lapso tenemos que crear una economía nuestra, una agricultura poderosa, una ganadería próspera, una industria potente, para que cuando desaparezca el petróleo y no quede de él sino el testimonio de unas cabrias enmohecidas y unos socavones en Oriente y Occidente, no veamos ese fenómeno con desoladora tristeza, sino como algo que se esperaba y para lo cual estábamos preparados”.

“…porque Venezuela, después de treinta años de industria del petróleo del país, no puede continuar siendo una espectadora pasiva, con los brazos cruzados, de la forma cómo se explota, de la forma cómo se refina, de la forma cómo se comercializa el petróleo nacional.”

Creía Betancourt, al igual que muchos de sus contemporáneos, que por una parte el petróleo como fuente de riqueza económica para Venezuela tenía sus días contados y por la otra en la necesidad imperiosa de que los venezolanos, en particular el Estado, se ocuparan de tomar control político y operacional de la industria petrolera.

Es así como la Corporación Venezolana del Petróleo (CVP) es creada bajo la figura de instituto autónomo por decreto Nº 260 del 19 de abril de 1960 y publicado en la Gaceta Oficial Nº 26.233 del 21 de abril del mismo año. Esta primera compañía estatal tendría una actuación modesta en las actividades de exploración y producción y será fusionada con otras operadoras durante el proceso de nacionalización de 1975-1976; la construcción de una empresa petrolera requería de una combinación de recurso humano, tecnología y músculo financiero que el Estado no estaba en capacidad de proveer.

En 1975, durante la presidencia de Carlos Andrés Pérez, se aprueba la Ley Orgánica que Reserva al Estado la Industria y Comercialización de Hidrocarburos (LOREICH), como culminación de un proceso de cada vez mayor control de la actividad por el Estado. En esa ley se crea PDVSA como una empresa que funcionaría como casa matriz, con la responsabilidad de la planificación y el control financiero y operacional de la industria. La operación como tal quedaría en manos de las 14 empresas (ahora propiedad del Estado) que en ese momento existían en Venezuela, argumentando que con esto se garantizaba la continuidad operacional. Esta decisión fue en su momento bastante polémica, ya que algunos preferían que fuese la CVP la que fungiese como casa matriz y única operadora.

Para nuestros propósitos, es importante explicar que la PDVSA original era pequeña en tamaño y modesta en alcance: tenía principalmente un rol de coordinación de las filiales; estas, seguramente veían a PDVSA como una incomodidad necesaria. PDVSA, además, servía de muro de contención entre la operación petrolera, por definición una actividad técnica, y el mundo político, función en la que sin duda fue exitosa por largos años.

En el transcurrir del tiempo, PDVSA se fue fortaleciendo en su rol de casa matriz y el balance del poder organizacional fue migrando de las filiales a la casa matriz. El contacto con el Gobierno, el control presupuestal y las decisiones sobre las carreras de los ejecutivos se convirtieron en las palancas por medio de las cuales se fue consolidando su autoridad sobre las filiales. La operación y la concentración de know-howtécnico/comercial continuaba, sin embargo, en las filiales operadoras, que además se habían venido consolidando en solo cuatro de ellas.

Un factor de gran importancia en la transformación que tuvo PDVSA en esa etapa fue el relevo generacional. De una industria totalmente poblada por obreros, técnicos y profesionales formados en los tiempos y las formas de las multinacionales, una nueva generación se empieza a abrir paso en la estructura. Aunque educada en la tradición de excelencia de las operadoras extranjeras, la nueva camada genera una cultura de empresa estatal con rasgos de multinacional, creando un híbrido organizacional, particular de cada filial y de cada región operadora y que ven en PDVSA un “primus inter pares”.

En esa consolidación como casa matriz, PDVSA empieza a atraer a lo mejor del personal de la industria y a los profesionales que salen de las mejores universidades nacionales y del plan de becas Mariscal de Ayacucho. Además, los proyectos transformadores de la industria: cambio de patrón de refinación, desarrollo de la Faja del Orinoco, Internacionalización, Apertura Petrolera, etc., aunque ejecutados por las filiales, son coordinados y motorizados desde la casa matriz. PDVSA ya no es una Siberia organizacional, sino el paso obligado para aquellos que buscan ascender e influir en la corporación.

En enero de 1998, con la fusión de las cuatro filiales operadoras bajo el paraguas de PDVSA, otra corporación surge. PDVSA no es ahora solo una entidad coordinadora, sino que formaliza su control sobre las operaciones e intenta crear una identidad cultural propia, diferente al legado de las multinacionales; esta decisión fue y es todavía cuestionada por muchos, pero no es el objetivo aquí abrir esa particular discusión. Basta decir que los acontecimientos posteriores no nos permitieron juzgar los efectos de esa decisión con la perspectiva adecuada.

De 1999 a la fecha muchas cosas han pasado con PDVSA, ahora convertida en instrumento de política partidista, foco de corrupción y divorciada de su actividad primigenia: desarrollar y comercializar los recursos de hidrocarburos de Venezuela. Esa PDVSA chavista se nos presenta a muchos como la antítesis de todo lo que debería ser el guardián honesto de nuestros recursos de hidrocarburos: débil técnica y organizacionalmente. Una oscura etapa de la que debemos aprender lo perverso que puede ser un Estado que monopolice la sangre que mueve la economía de un país.

En suma, siempre el mismo nombre, PDVSA, pero nunca la misma organización.

Regresemos entonces a la discusión de si debemos o no “rescatar” a PDVSA y qué significa eso en realidad. Como hemos visto, no existe una única PDVSA que nos sirva de modelo para el mentado rescate, sino que seguramente existen otras versiones diferentes a las que aquí se mencionan. Más aún, me atrevo a asegurar que ninguna de las versiones de PDVSA del pasado es la adecuada para enfrentar el estado de colapso en que hoy se encuentra la industria petrolera nacional.

¿Qué hacer?

Antes de aventurar cualquier estrategia, es necesario entender cuáles son las variables que influyen sobre la industria petrolera venezolana, su inserción en el mercado nacional e internacional, y de ahí esbozar una visión futura.

Así las cosas, es importante contestar ciertas preguntas: ¿cuál es el futuro del petróleo? ¿Cuál es la visión del rol de la industria petrolera nacional en el modelo de desarrollo del país? ¿Cuál es el estado de las instalaciones existentes? ¿Cuál es el rol del capital privado? ¿Cuál es el rol de una compañía estatal? ¿Cuáles son las necesidades de inversión en el sector?  ¿Cuáles son los requerimientos tecnológicos? ¿Con qué recurso humano se cuenta? ¿Cuál es el mejor vehículo legal/económico para que el Estado ejerza su rol? ¿Qué implicaciones institucionales tienen las respuestas a las anteriores preguntas?

Una vez contestadas las preguntas sobre el sector, debemos entonces proceder a entender el entorno general en el cual opera la industria: ¿Cuáles son las necesidades de ingreso petrolero de parte del fisco? ¿Cuál es la disponibilidad de fondos de parte del Estado para invertir en el sector? ¿Existe capital político para las reformas que se buscan implantar de manera sostenible? ¿Existe interés real y sostenido del capital privado para participar en el sector?

De modo que rescatar a PDVSA, cualquier cosa que esto signifique, no puede ser un objetivo a priori, menos aún el producto de la nostalgia por tiempos mejores, o la búsqueda de resarcimiento de derechos vulnerados o retribución política. La decisión debe ser el resultado de un análisis serio de lo que se quiere hacer con la industria petrolera nacional. Además, hay que tener muy en cuenta que estas decisiones no pueden ser ejercicios de escritorio, sino que deben estar basadas en la realidad ineludible de que, por primera vez en nuestra larga historia petrolera, la infraestructura de la industria, sus niveles técnicos y su cultura organizacional han sido dañadas hasta niveles de colapso generalizado.

La idea que encarna PDVSA ha demostrado tener una resiliencia extraordinaria en el imaginario de la sociedad venezolana, en particular porque su destrucción por el chavismo la convierte en objeto de nostalgia.  En retrospectiva, no era imposible predecir el destino de PDVSA: ser contaminada con la política y finalmente ser destruida. Lo admirable es lo exitoso que fueron sus diferentes líderes en la era pre Chávez en hacer de ella una institución de excelencia, a pesar de la política.

PDVSA es mucho más que un buen recuerdo, es una muestra de lo que podemos construir como sociedad, pero es una criatura de su tiempo y de su circunstancia. PDVSA puede y debe ser sustituida por otra idea o institución que refleje mejor este tiempo y esta circunstancia; ese es el reto de la generación que hoy se asoma al escenario de la historia, más ligera de equipaje.

La actual coyuntura es la oportunidad para soñar con un mejor futuro y diseñar una nueva industria petrolera nacional, construida sobre las lecciones del pasado, la ruina que es el presente, y adecuada los enormes retos de Venezuela y a la nueva e inquietante realidad de mercado que enfrenta el petróleo en el entorno mundial.

A %d blogueros les gusta esto: