elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Industria Petrolera

Endeudamiento de Pdvsa puede llegar a 35 mil millones de dólares por Gabriela González – El Estimulo – 15 de Febrero 2019

Pdvsa-2-1100x618

Este jueves se abordó la situación de la empresa más importante del país, Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa), durante un evento celebrado en el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) ubicado en Caracas en el que participaron un panel de expertos en el área petrolera y energética, como también Juan Guaidó, juramentado como Presidente Interino de Venezuela el pasado 23 de enero frente a una multitud de personas.

Toro Hardy asegura que en pagos vencidos, el monto alcanza los cinco mil millones de dólares en intereses. Asimismo rechazó que se haya “hipotecado” en 100 % a Citgo.

De hecho, quien fue parte del directorio de Pdvsa, indicó que se necesitarían entre 25 y 35 mil millones de dólares por año durante nueve años para llegar a los niveles de producción de hace 20 años.

Por su parte, sostuvo en su intervención que la única manera de recuperar la empresa es con una “cuantiosa inversión”: “Podemos sacarla adelante pero es necesario una nueva forma de pensar”.

El economista pidió además pensar en energías menos contaminantes ya que se estima que para 2040 habrá una baja en la demanda de petróleo.

Por otro lado, el gas y los problemas en esta industria también fueron abordados. Según Antero Alvarado, el 89 % del país depende de bombonas de gas.

También asegura que el déficit de gas propano en el país se ubica en 41 %.

Alvarado señaló que es necesario llevar una “red de gas” a todo el país y también, “una inversión gigantesca” pues para él, “aquí está todo por hacer”.

Además, envió un mensaje a los funcionarios y empleados: “No tengan miedo”.

El también presidente de la Asamblea Nacional, cuestionó la versión del gobierno de qué hay países que buscan apoderarse de los recursos del país ya que el petróleo de Venezuela tiene unas características específicas que requieren inversiones específicas.

“No por tener petróleo tenemos riquezas. No por tener hoy movilizados a la gente tenemos democracia. Venezuela vive una dictadura”, dijo.

Asimismo, destacó lo que se viene haciendo con el Plan País para recuperar, entre otras cosas, la industria.

En cuanto a la ayuda humanitaria, Guaidó volvió a enviar un mensaje a la Fuerza Armada Nacional (FAN): “Hemos hablado muy claro a la FAN. Se acerca el 23 de febrero, una fecha muy importante para la sociedad no solo para atender la emergencia sino que puede ser la oportunidad de abrir las compuertas de la libertad de Venezuela. En 8 días tienen la oportunidad (FAN) de ponerse del lado de la Constitución”.

También rechazó las declaraciones de Nicolás Maduro sobre recibir ayuda de la Organización de Naciones Unidas (ONU): “Entonces, ¿cuál es el bloqueo del que hablaban”, indicó mientras aseguró que era una “excusa” hacia la comunidad internacional.

Desde el foro se aseguró que también se rebajará en nuevas leyes de “transparencia” y la creación de una Agencia Venezolana de Energía bajo el control del Parlamento y designada por el Presidente de la República.

Exitoso Foro petrolero con asistencia Presidente(e) por Eddie Ramirez – IESA – 15 de Febrero 2019

2.-.jpg
Felicitaciones efusivas a los organizadores y participantes en el Foro que acaba de finalizar en el IESA. Nuestros compañeros Beatriz García, Rafael Gallegos, Javier Larrañaga, Pedro Castillo , Antero Alvarado  e Iván Freites dieron mensajes contundentes. Beatriz realizó la presentación del acto, Rafael fue el moderador, Javier habló de refinación, Pedro de producción de crudo y Antero de gas. Estoy seguro que el Presidente (e) Guaidó quedó muy bien impresionado y, lo más importante, que hay un plan  y contamos con la gente para recuperar la industria petrolera. Quedó claro que en Pdvsa todavía hay valiosos recursos humanos con los que hay que contar y que nadie debe temer de que se le violen sus derechos laborales.
Desde el punto de vista de alguien que no conoce de petróleo, pero que he tenido la suerte de  compartir con profesionales que sí saben y además presenciar presentaciones de los presidentes de las filiales entre 1988 y 2002, y  leer para modestamente poder divulgar,  pienso que en estos momentos debemos cerrar filas con el presidente (e) Guaidó y que los expertos se preparen para rescatar Pdvsa y la industria petrolera, gasífera y petroquímica. Desde luego será un Pdvsa redimensionada muy diferente a la que conocimos, pero seguir predicando que no es recuperable no tiene sentido. Es como si dijéramos que Venezuela no es recuperable porque está deteriorada física y moralmente, y porque hay miles de corruptos. Pdvsa está allí y es recuperable como fue la petroquímica en su tiempo. Será de menor tamaño, porque la mayor producción tendrá que venir de las empresas mixtas. El Intevep y el Cied  tendrán que apoyarse en las universidades y otros entes y, desde luego, tendrá que haber gran apertura al sector privado.

El petróleo y el Plan País por José Toro Hardy – El Nacional – 14 de Febrero 2019

José Toro Hardy

Conforme a las políticas petroleras previstas en el Plan País, se preservará la propiedad de la nación sobre los yacimientos de hidrocarburos. Sin embargo, puesto que el objetivo es maximizar la producción de petróleo y gas, es evidente que habrá que realizar una cuantiosa inversión.

Durante muchos años la política petrolera se basó en la búsqueda de mayores precios descuidando los volúmenes producidos. Ahora es indispensable recuperar la producción.

El ingreso petrolero es el resultado, principalmente, de dos variables: cuánto petróleo se produce y a qué precio se vende. Pretender equilibrar el gasto público con base en precios resulta imposible, porque se requerirían precios superiores a los 200 dólares por barril. Pretender equilibrarlo sobre la base de producción es una tarea que tomaría muchos años.

Tal afirmación se hace evidente al revisar el estudio realizado por el Grupo Orinoco, presidido por Arnoldo José Gabaldón. Se trata de un extraordinario trabajo coordinado por Francisco Javier Larrañaga, quien sobresale entre los más calificados profesionales de la Pdvsa meritocrática. Allí se constata que en un escenario de crecimiento acelerado le tomaría a Venezuela unos 5 años en alcanzar una producción de 2,5 millones de barriles por día.

Para ello habría que reactivar unos 7.470 pozos cerrados (categoría 2), perforar 3.803 pozos nuevos, realizar 2.700 trabajos de reacondicionamiento, inyectar vapor a 5.209 pozos y aumentar de 26 actuales a 104 el número de taladros operativos.

Proyectando las cifras mencionadas, nos tomaría 9 años alcanzar nuevamente la producción de 3,5 millones de b/d que teníamos en 1998. Casi una década recuperar el nivel de producción que teníamos 20 años atrás. Eso nos habla del nivel de destrucción masiva a que ha sido sometida nuestra industria petrolera.

Conforme a las cifras del Grupo Orinoco, estamos hablando de erogaciones, entre inversiones y gastos, de unos 25.000 millones de dólares por año. Los tiempos podrían acortarse y aspirar a mayores niveles de producción si pudiésemos contar con inversiones más altas que requerirían condiciones jurídicas y fiscales capaces de atraerlas.

El Estado venezolano carece de los recursos para afrontar tal esfuerzo. Si los tuviese, su prioridad debería ser la atención de la crisis humanitaria y un enorme esfuerzo para enfrentar los acuciantes problemas de la educación, la salud, la seguridad y la justicia.

Por tanto le corresponderá al sector privado, nacional y extranjero, un papel vital en la recuperación de nuestra industria petrolera. Tanto más cuanto que la vida útil del petróleo como agente energético se está acortando. Los principales pronosticadores a escala mundial calculan que la participación del petróleo en la matriz energética disminuirá sensiblemente.

La Agencia Internacional de la Energía advierte que la demanda mundial de petróleo seguirá creciendo por unas dos décadas más, pero que a partir de 2040 cederá progresivamente ante otros agentes energéticos menos contaminantes. Tenemos, pues, una “ventana de oportunidades” que nos obliga a actuar de inmediato –para mañana es tarde– a riesgo de que nuestras reservas de hidrocarburos se queden para siempre en el subsuelo.

Visto que ni el precio ni el volumen pueden resolver a corto plazo el problema del ingreso petrolero, la variable que más puede incidir en la recuperación de la economía es el efecto multiplicador de las enormes inversiones que se requieren no solo en petróleo, sino también en los demás sectores de la economía.

Todos los países que disponen de petróleo están también al tanto del tema de la “ventana de oportunidades”. Todos están tratando de atraer inversiones. Sin sacrificar soberanía, tenemos que aplicar una política petrolera que nos permita ser competitivos. Ese es uno de los objetivos del Plan País en materia petrolera.

El presidente Guaidó y la industria petrolera venezolana por Boris Santos Gómez Úzqueda – El Nacional – 11 de Febrero 2018

Boris Santos Gómez Úzqueda

En la era socialista de Hugo Chávez (1999-2013), Venezuela suplía al mercado 3,1 millones de barriles de petróleo por día (mbpd).

Ahora, en 2019, en la era comunista de Nicolás Maduro, apenas el país acomoda en el mercado, y a duras penas, 1,1 mbpd (según la OPEP).

Claramente, el modelo izquierdista no funcionó para gerenciar y gestionar la industria petrolera venezolana.

El presidente de Venezuela, el señor Juan Guaidó, además de expulsar al último vestigio de la dictadura de Chávez/Maduro y reorganizar el país para su pacificación y elecciones libres, tendrá que enfrentar una dura realidad económica: salvar el petróleo venezolano y reorganizar sus medios de producción.

La clave es una reingeniería total del sistema.

Desde un Consejo Nacional de Energía –integrado por notables de la industria– podría encarar el rediseño de los sistemas de producción de petróleo, gas y generación eléctrica. La buena noticia para el presidente Guaidó es que tendrá dinero para paliar la crisis de alimentos en Venezuela y, de manera paralela, reorganizar la industria petrolera.

Hay a disposición del presidente Guaidó –una vez que se deshaga del último resquicio del régimen madurista– el dinero de Pdvsa “congelado” en Estados Unidos (activos por aproximadamente 7.000 millones de dólares y los depósitos que se realizan por las operaciones de la subsidiaria Citgo).

Este cuerpo de notables –que podrían ser venezolanos y amigos latinoamericanos que ayuden a la industria– que integren un Consejo, tendrían la misión principal y prioritaria de:

1) elaborar una nueva ley del petróleo y energía de Venezuela, con enfoque en Pdvsa para su reingeniería total, a fin de ser puesta a consideración de la Asamblea Nacional,

2) elaborar un riguroso análisis contable-financiero de manera de determinar, con precisión, cuánto dinero ingresó y cuánto de ese dinero se dispuso y despilfarró, señalando a los responsables de tal descalabro financiero,

3) reposicionar a Venezuela como país suplidor de crudo, analizando contratos actuales, situación de exportación y relaciones comerciales con Estados Unidos,

4) analizar la situación de las subsidiarias de Pdvsa en Estados Unidos y el manejo de fondos necesarios para la modernización de la industria,

5) proponer y ejecutar, con aprobación presidencial, un plan de inversiones y mejoras tecnológicas y la elaboración de un nuevo “banco” de personas con capacidad de mando gerencial,

6) analizar cuál es la situación financiera con proveedores de dinero de Rusia y China en la industria petrolera y prever la posibilidad de reducir esas dependencias de dinero, analizando si los contratos fueron suscritos con base en la legalidad,

7) calcular el envío de petróleo a Cuba y cobrar por el mismo lo propio a los otros países del Caribe que recibieron petróleo a precios “de regalo” en la era chavista. Y cobrarles retroactivamente y dejar de hacer envíos “de cariño”,

8) elaborar una estrategia de largo plazo para la exploración y explotación de campos en la Faja del Orinoco,

8) elaborar un plan de upgrade, de mejora, modernización e incremento de la capacidad de tecnología y refino en el centro de refinación de Paraguaná, Puerto La Cruz y El Palito y la Refinería Isla en Curazao, operada por Pdvsa,

9) al no haber control cambiario (entiendo que debe dejarse sin efecto el control cambiario vigente desde 2003), se termina la obligación política de Pdvsa de vender sus dólares al Banco Central de Venezuela a precio demasiado bajo, de manera que tendrá dinero (divisas) para su propia modernización,

10) cortar la nómina de empleados que ingresaron por complicidad con el régimen. Basta de ñoquis, como dicen en Argentina, basta de vagos que viven de posiciones laborales del Estado por ser parte “del partido”,

11) analizar la situación de los bonos de la compañía y generar una programación de pagos con base en nuevos ingresos y evitar los default por pagos atrasados,

12) implementar la cero tolerancia a la corrupción. Aquí un apunte: una investigación del Parlamento indicó que 11.000 millones de dólares se perdieron de las arcas del Estado venezolano por malversaciones en Pdvsa en el lapso 2004-2014. ¡Una barbaridad! ¡Ese monto supera las actuales RIN reserva internacional neta de Bolivia!

13) Analizar la industria de gas natural en Venezuela que –aunque no tiene la importancia del petróleo– es otro componente económico que debe ser parte de evaluación y proyección, lo mismo que la industria de generación, distribución y comercialización de electricidad en el país: unificación de un solo ente ejecutivo: un Ministerio de Petróleo, Gas y Energía, al mando de toda la reestructuración del sector.

La industria petrolera venezolana está hecha un desastre, peor aún cuando Maduro entregó el control de Pdvsa a militares (noviembre de 2017).

Lo mismo que la industria eléctrica. Los apagones de luz han sido frecuentes en Venezuela. Todo el sector merece una reingeniería total.

Lo que sí debe ser objeto de muchísima atención es el destino de los –mal calculados– 750.000 millones de dólares por exportaciones de crudo durante una década que fueron recibidos por Venezuela y administrados discrecionalmente por el régimen de Chávez/Maduro.

Cambiando las condiciones del escenario político del comunismo a la libertad, en menos de un año se sentirá la recuperación y reinstitucionalización de Pdvsa. Coincido con los expertos economistas Jesús Casique y con José Toro Hardy, quien calcula que Venezuela necesitaría préstamos por 30.000 millones de dólares y sobre todo un “cambio de políticas” para elevar la producción en 400.000 barriles diarios en un año. Todo el mundo va a invertir nuevamente en un país liberado de las cadenas de la tiranía. No habrá problema de liquidez para nuevas inversiones sabiendo el mundo que Venezuela es –nuevamente– un Estado de Derecho.

Señor presidente Juan Guaidó, me tiene listo para ser parte de los equipos que usted vaya a conformar con el objeto de trabajar por la recuperación de la industria petrolera venezolana. Como latinoamericano me duele muchísimo que el petróleo venezolano y el gas natural boliviano se hayan desperdiciado. Estoy a su orden para trabajar sin pedir ni un centavo por honorarios.

Interpretación histórica de lo que está pasando en Venezuela por Carlos Balladares Castillo – El Nacional – 30 de Enero 2019

Escribir en tiempos de cambios genera vértigo. No sabemos si la palabra dicha ya ha perdido vigencia al momento de escribirla, y más aún al salir publicada. Muchos en el mundo no comprenden lo que vivimos en el país y caen en los trajinados lugares comunes. La “izquierda caviar” que disfruta de vivir en países capitalistas al mismo tiempo que promueve regímenes que sería incapaz de soportar, solo ve una supuesta democracia social presionada por el imperialismo yanqui. Se hace necesario dar unas coordenadas mínimas para no ser manipulados por la propaganda de los movimientos totalitarios, y ayudar especialmente a tanto periodista extranjero que por ignorancia usan la neolengua del régimen. A continuación ofreceré algunas de esas “coordenadas” desde la historia, y me atreveré finalmente con una conclusión-hipótesis. Para ello me sustento en un esfuerzo historiográfico de varias décadas entre los que puedo nombrar a Mariano Picón Salas, Mario Briceño Iragorry, Germán Carrera Damas, Elías Pino Iturrieta, Manuel Caballero, Graciela Soriano, Inés Quintero, Tomás Straka (muy especialmente su texto del 2015: República fragmentada), entre otros.

1. Venezuela es un país con una larga tradición liberal y republicanaque se inicia con el proceso de Independencia a principios del siglo XIX la cual busca la igualdad de derechos (eliminación de la segregación étnica) que permita la movilidad social, y las libertades de comercio, autonomía regional (federalismo) y manumisión para los esclavos. En ella está la legitimidad constitucional que siempre ha sido importante en la justificación de las acciones políticas. La acción de la Asamblea Nacional que llevó a la juramentación de su Presidente como encargado del Ejecutivo Nacional está enmarcado en estos “pilares” o “fundamentos” de nuestro Estado y valores. Ha habido una sistemática violación de los mismos por el régimen chavista-madurista y ante la mayor de todas que fue el ilegal establecimiento de una Constituyente para convertirse en un suprapoder (que llama a elecciones presidenciales sin garantía alguna) se tenía que actuar, lo cual se hizo cuando el período del anterior Presidente (Maduro) finalizaba el 10 de enero pasado de manera que constitucionalmente el poder legislativo debía llamar a un gobierno de transición.

2. La democracia está íntimamente ligada con la anterior coordenada pero aporta nuevos aspecto a la misma, surgiendo en 1928 pero haciéndose dominante en nuestra mentalidad política y llegando al poder por primera vez en 1945, para después de una interrupción pretoriana (década militar desde 1948) consolidarse por 40 años desde 1958. El pueblo, me atrevo a decir, logró comprender en todos estos años de lucha por la democracia que solo a través de ella podría hacerse realidad la libertad que promovía el liberalismo. Pero además, aprendió que un Estado y una sociedad democrática no podrían hacerse realidad con la sola formalización de los principios legales y la realización elecciones frecuentes, sino que debía estar organizado en una pluralidad de partidos y grupos y las mayorías debían de disfrutar de un mínimo de bienestar. Ese fue el proyecto democrático que fue naciendo desde 1936 y se consolidó en 40 años desde el 23 de enero de 1958. El problema fue que por otros factores que ya explicaremos entró en crisis y las mayorías eligieron a un dirigente que la destruiría a nivel estatal e intentaría también hacerlo socialmente. Pero muchos resistieron y a pesar de tantos errores en los últimos 20 años, esa fuerza que anhela vivir en libertad ha salido a las calles de nuevo y apoya a un líder que “no se proclama libertador”, ni mesías, “ni la encarnación de un pueblo”, ni el heredero de Bolívar, sino simplemente “un servidor público”.

3. La modernización fue una meta que desde 1930 e incluso un poco antes significó el desarrollo de la infraestructura del país y todos los servicios de electricidad, comunicaciones, agua, sanidad y salud; que en pocas palabras era asumir el logro de las condiciones de vida de las clases medias de los Estados Unidos; y dar el salto a las libertades. Esto se vería impulsado no solo por la democracia tal como explicamos en el anterior factor sino por el petróleo que describiremos a continuación. El hecho cierto es que en los últimos 20 años todos estos logros se han ido perdiendo o reduciendo de manera acelerada generando un gran descontento.

4. Desde 1914 (aunque con mayor énfasis desde 1936) Venezuela no se puede explicar sin el petróleo. El mismo significó un cambio radical en lo que se refiere a nuestros ingresos, y por tanto la posibilidad de hacer realidad el proyecto liberal que no se había completado, permitiendo consolidar la unidad nacional, la fortaleza del Estado, y la aparición del capitalismo aunque uno de tipo rentista (Tomás Straka). El rentismo que inicialmente generó un rápido bienestar y crecimiento económico (desde 1958) permitiendo que Venezuela tuviera la más voluminosa clase media de Iberoamérica en los setenta, trajo consigo también un pernicioso populismo que llevó a la desvalorización del trabajo y a ver el Estado como el que está obligado a proveernos de bienes. Cuando cayeron los precios del petróleo a partir de los ochenta y se mostraron las consecuencias entrópicas del modelo, las clases medias empezaron a empobrecerse y los pobres a crecer y dejar de disfrutar buena parte del apoyo asistencialista estatal. En esta crisis el proceso modernizador empezaría a paralizarse o deteriorarse y la democracia perdería su apoyo popular renaciendo con fuerza los dos elementos siguientes del punto 5 y 6.

5. El personalismo político, el culto por el hombre fuerte que por medio de la violencia se impone a los demás, el irrespeto a la ley y a las instituciones por parte del poder desnudo y sin control es una realidad que se ha mostrado de manera recurrente en nuestra historia. Se desarrolla desde el siglo XIX dominado por los caudillos y en el siglo XX donde los militares ejercieron un control pretoriano del poder. Pero poco a poco se irá debilitando con la democracia, la tradición cívica, las instituciones y la modernización. A pesar de ello nunca desaparecerá del todo y reaparece con cada crisis, siendo la última la de la democracia y el rentismo petrolero en los noventa. Hugo Chávez (quien surge en política por un acto personalista y violento: un intento de golpe de Estado el 4 de febrero de 1992) y cada uno de los dirigentes chavistas aprovecharán esta situación y serán su mejor expresión en las dos últimas décadas. El fenómeno se ha fortalecido a medida que pierden popularidad, haciéndose cada vez más violento e insoportable. Ya son más de 300 los asesinatos en protesta especialmente en los últimos 5 años, miles de detenidos, más de 500 presos políticos, por no hablar de las torturas y exiliados junto a las prácticas de censura a los medios. La última semana con gran horror observamos que en las protestas han sido encarcelados niños y más de 40 asesinados.

6. Las Fuerzas Armadas nacen como institución desde 1910 asumiendo un claro rol pretoriano (influencia de la alta oficialidad o el ejército en la política nacional) bajo los argumentos de que es el heredero del Ejército Libertador que logró la Independencia y la nación por lo cual tiene el derecho de seguirla construyendo. La democracia, la tradición liberal y la modernización han sido elementos que han reducido su influencia pero al entrar en crisis han hecho que este rol se fortalezca de nuevo. Su papel en los últimos 20 años ha sido protagónico e incluso ha asumido “la ideología” chavista. A pesar de todo esto no dejamos de confiar en la condición institucional de los militares y en la siembra que los factores democráticos han tenido en ellos.

Les pido disculpas por lo largo de la explicación de estas 6 coordenadas pero son ellas las que permiten la comprensión de lo que hoy se vive en Venezuela. Y lo que se vive es un conflicto entre dos tradiciones y factores: la liberal-democrática-modernizadora versus la personalista-autoritaria-pretoriana “catalizada” por el rentismo petrolero. En este sentido considero que si la primera se fortalece por medio de mecanismos como más legalidad (acciones de la Asamblea Nacional apegadas a la Constitución) y civilismo-democrático (protestas pacíficas, cabildos abiertos, etc.) la segunda se irá debilitando. Y más aún si la presión de los países democráticos tanto de Occidente como Iberoamérica está con nosotros, hecho que ha logrado una gran diferencia en relación a otros ciclos de lucha en el pasado. Si a esto le sumamos lo petrolero que hoy lunes 28 de enero ha recibido un vuelco importante con las sanciones de Estados Unidos, las cosas se complican mucho para el autoritarismo en Venezuela. Nunca antes los demócratas habíamos tenido en estos 20 años de dominio del personalismo político tantas posibilidades de lograr la transición a la democracia; es por ello que debemos ser sensatos, firmes y no bajar la guardia por creer que ya se logró la meta. La democracia nos espera pero hay que cuidar su renacimiento.

 

Venezuela has fallen face first into the economic abyss by Catherine Philp – The Times – 25 de Enero 2019

No country has fallen so far, so fast, as Venezuela without a war or natural disaster to trigger its downward spiral.

The oil boom of the Seventies brought Venezuela a wealth unparalleled on the continent. Concorde flew into Caracas to ferry rich Venezuelans to Paris to shop on the Champs-Élysées. Those perusing the Spanish-speaking boutiques of Miami were nicknamed “dames dos” — give me two. Scotch whisky consumption was the highest in the world.

The riches were not confined to a wealthy few. Thanks to the oil bonanza that funded massive government spending, Venezuela boasted the highest growth rate and the lowest inequality in Latin America. Even the middle class drove Cadillacs and Buicks. It was one of only three democracies in the region, along with Costa Rica and Colombia.

Venezuela remained the richest country in Latin America as late as 2001, three years after Hugo Chávez came to power and launched his “Bolivarian revolution”. The charismatic Chávez used Venezuela’s oil riches to fund his missions of universal healthcare, social housing, literacy and subsidised food, as well as nationalising key industries. He was hailed as the leader of the “pink tide” a continent-wide shift towards left-wing populism and confrontation with the US known as chavismo.

While oil prices remained buoyant his social policies were partially successful, winning him admiration from the left worldwide. But the missions failed to address structural inequalities and left Venezuela dependent on oil revenue, which would prove disastrous as prices fell. In 2010 he declared “economic war” amid mounting food shortages as his leadership took on an increasingly authoritarian cast. Nicolás Maduro, his deputy, was elected president after his death from cancer in 2013, continuing his increasingly disastrous policies. Fast forward to 2019 and Venezuela has fallen face first into the abyss, urged on by the collapse of oil prices and production, as well as chronic economic mismanagement.

Last year inflation hit 1,300,000 per cent, pitching it into territory previously occupied by the Weimar Republic and Robert Mugabe’s Zimbabwe. The central bank’s response is simply to print more money, fuelling further inflation. The Maduro government stubbornly insists the blame lies with US sanctions, foreign speculators and conspirators.

Three quarters of Venezuelans lost an average of 19lb last year on what is referred to as “the Maduro diet”. Long queues form for scarce everyday items such as cooking oil and lavatory paper, giving rise to the new profession of queueing on behalf of others. Three million Venezuelans, a tenth of the population, have left the country, fleeing its 90 per cent poverty rate.

The public health system has collapsed as hospitals run out of imported medications and surgical supplies. Infant mortality has risen 30 per cent, more than half of all children are malnourished and malaria cases have almost doubled.

Economic output has halved. Millions in the capital, Caracas, are without running water because power cuts have paralysed pumps from reservoirs. Blackouts are common.

In such circumstances, most countries would by now have turned to the International Monetary Fund for a bailout. Venezuela, however, broke off relations with the lender of last resort in 2007 under Chávez. The country’s two main creditors are Russia and China, whose loans have so far staved off default.

Situación de la industria petrolera – Programa de Cesar Miguel Rondón – Circuito Exitos – 21 de Enero 2019

Sergio Sáez ingeniero mecánico, con experiencia en cargos gerenciales y ejecutivos en Pequiven, Bariven, Maraven, expresidente de puertos del litoral central y miembro de la junta directiva de COENER y vía skype desde Vinhedo Brasil los acompañó Javier Larrañaga ingeniero y exgerente de PDVSA, conversaron en el foro con César Miguel Rondón, acerca del estado de la industria petrolera en Venezuela.

Escuche la entrevista completa aquí, por el Circuito Éxitos.

http://audioteca.exitosfm.com/audio-player/?audioid=http://audioteca.exitosfm.com/wp-content/uploads/2019/01/EX-2019-01-21-Foro.mp3&title=%C3%89xitos.-%20Sergio%20S%C3%A1ez%20ingeniero%20mec%C3%A1nico,%20con%20experiencia%20en%20cargos%20gerenciales%20y%20ejecutivos%20en%20Pequiven,%20Bariven,%20Maraven,%20expresidente%20de%20puertos%20del%20litoral%20central%20y%20miembro%20de%20la%20junta%20directiva%20de%20COENER%20y%20v%C3%ADa%20skype%20desde%20Vinhedo%20Brasil%20los%20acompa%C3%B1o%20Javier%20Larra%C3%B1aga%20ingeniero%20y%20exgerente%20de%20PDVSA&album=exitos.png

Nuevo guiso en PDVSA en contrato con una empresa fantasma creada en 2018 por Gustavo Coronel – La Patilla – 7 de Enero 2018

La PDVSA roja nos tiene acostumbrados a los grandes guisos desde que Rafael Ramírez estuviera al frente de esa corporación. Pero Manuel Quevedo no quiere quedarse atrás en su afán de arruinar y saquear lo que queda de la empresa petrolera. Dio a los militares la facultad de firmar toda clase de contratos para ganar comisiones.

Ahora, acaba de firmar un contrato por 25 años con una empresa de origen nigeriano, creada en 2018, sin experiencia alguna, para manejar y vender la producción de los campos de Tía Juana, Lago de Maracaibo y Ayacucho 5, en la Faja.

La empresa de maletín se llama EREPLA y, según dicen ellos mismos:  fue establecida en 2018, como una compañía de responsabilidad limitada incorporada bajo las leyes de Delaware para promover proyectos de exploración y desarrollo de petróleo en los mercados de energía emergentes y de transición. Es la entidad operativa con sede en los EE. UU. de una sociedad de cartera propiedad de Eroton Exploration and Production. Company Ltd. en Nigeria (“Eroton”), una compañía nigeriana, y Amicitia, una compañía de inversiones propiedad en parte de Harry Sargeant III, Harry Sargeant IV, Paul Okoloko y Ali Rahman, respectivamente, todos ellos ciudadanos de los Estados Unidos.

Según este contrato-guiso firmado entre los nigerianos, los inversionistas estadounidenses y PDQuevedoSA la empresa fantasma suministraría taladros y personal para “aumentar” la producción en estos campos a cambio de la mitad de la producción, la cual sería comercializada por su cuenta. El contrato será por 25 años, con posibilidad de ampliarlo por 15 años más.  Según la empresa fantasma este contrato les dará gran autoridad para manejar la operación sin interferencia de PDVSA.

La empresa dice ser de USA pero, como ha averiguado Alek Boyd, ver: http://infodio.com/040119/pdvsa/erepla/services/ofac, la tal empresa fue incorporada en Malta un día antes de serlo en Delaware, en Noviembre de 2018. ¿Cómo puede una empresa que tiene menos de dos meses de creada firmar un contrato de producción petrolera con PDVSA por 25 años? Esto parece de locos pero es de Okolokos (el nombre del presidente de la empresita de Nigeria).

Este guiso es un insulto a los venezolanos. Es otro guiso más en la línea de CAMIMPEG, la empresa fantasma de los militares, de Southern Procurement Services, de Horizontal Well Drillers y otras ficciones de la imaginación de Manuel Quevedo, el aprendiz de brujo que maneja los restos de PDVSA como si fuera una fábrica de adoboncitos  en Tocuyito.

En estos momentos EREPLA está gestionando un permiso en Estados Unidos para operar en Venezuela, dada su “condición” de empresa estadounidense. Sin embargo, eso aún está por verse, ya que USA ha establecido sanciones que impiden a empresas de ese país hacer negocios con PDVSA. La Asamblea Nacional de Venezuela debe denunciar y rechazar vigorosamente este nuevo intento de guiso que Quevedo y su pandilla tratan de llevar a cabo, a fin de saquear los escombros de una PDVSA que ya no existe como empresa.

Harry Sargeant III, el dueño de la mayoría de las acciones de la empresa fantasma, es un multimillonario republicano, nombrado “Chairman” del Comité de Finanzas del Partido Republicano en Florida. EROTON, la socia nigeriana, es una modesta empresa de 200 empleados, ver:  http://erotonep.com/Assets.html, sin mayor proyección internacional.  La empresa está dirigida por los hermanos Okoloko.

Debemos recordar que el Sr. Quevedo es ahora, por rotación, el nuevo presidente de la OPEP. ¿Y quién es el Secretario General de la OPEP?  Mohammed Barkindo, de Nigeria.

¡Qué manera de manejar una empresa petrolera!

Este guiso debe ser investigado a fondo.

En 2018 las exportaciones de crudo de Venezuela cayeron a su mínimo en 28 años – La Patilla – 3 de Enero 2019

Un balancín no operativo es fotografiado cerca de Atapirire, Venezuela, 10 de mayo de 2018. REUTERS/William Urdaneta/

Venezuela, que una vez fue el mayor exportador de petróleo de América Latina, cerró 2018 crujiendo ya que las ventas en el extranjero cayeron al nivel más bajo en casi tres décadas. En un nota, Bloomberg destaca que tanto las exportaciones como la producción alcanzaron mínimos en décadas

Comenta Bloomberg que “El país, que alberga las mayores reservas de crudo del mundo, exportó un promedio de 1.245 millones de barriles por día el año pasado, el nivel más bajo desde 1990, en la medida que la producción se desploma en medio de una crisis económica y humanitaria. Mientras que los acreedores han buscado apoderarse de sus activos, para recuperar el dinero que se les adeuda, incluidas cargas de petróleo y sus preciadas refinerías de Citgo en los EE. UU,”

Espiral descendente

Las exportaciones de petróleo crudo venezolano caen a su nivel más bajo desde 1990

 

 

La caída de las exportaciones agrava el dolor, ya que el petróleo es la principal fuente de ingresos del país y financia al régimen del presidente Nicolás Maduro. La producción de crudo de Venezuela se redujo en más de la mitad en los últimos cinco años a un promedio diario de 1,346 millones de barriles este año, según datos de fuentes secundarias de la OPEP.

En Diciembre en una nota a sus clientes, la consultora noruega Rystad Energy prevé la declinación de los campos maduros en Venezuela de un 35% en 2018, respecto a la producción de 2017.

 

 

El recuento de taladros en actividad es actualmente de 25 en noviembre, (26 en octubre) en comparación con un estimado de 60-70 equipos necesarios para normalizar la declinación natural de los campos maduros que se ubica entre el  6-7% por año.

Como resultado, Rystad pronostica que algunos campos maduros, como El Furrial, Tia Juana y Bachaquero, perderán alrededor de la mitad de su producción en 2018.

Reuters, en un trabajo especial publicado en diciembre afirmó que “Se proyecta que el valor bruto de las exportaciones petroleras de PDVSA caerá a 20.900 millones de dólares este año en comparación con los 24.900 millones de dólares del año pasado, según cálculos proporcionados a Reuters por el Centro Internacional de Energía y Ambiente del IESA, una escuela de negocios en Caracas”.

 

 

Hace una década, el valor de las exportaciones era cuatro veces más alto, de unos 89.000 millones de dólares, según datos de PDVSA. La petrolera no ha publicado su balance financiero de 2017 y tampoco estadísticas sobre su gestión este año.

5 desafíos económicos para la sobrevivencia del gobierno de Maduro por Zenaida Amador – ALnavío – 28 de Diciembre 2018

Son incontables los retos de Nicolás Maduro en su afán por sostenerse en el poder, pero en materia económica hay al menos cinco puntos clave que debe enfrentar para seguir adelante en medio de la crisis institucional, el rechazo internacional y el estigma de ser señalado como un presidente ilegítimo.
En materia económica Maduro enfrenta al menos cinco puntos clave / Foto: Presidencia
En materia económica Maduro enfrenta al menos cinco puntos clave / Foto: Presidencia

Nicolás Maduro culmina su primer período presidencial sin atender ninguno de los problemas de fondo y deja a Venezuela sumida en una profunda depresión económica, con una hiperinflación que algunos temen pueda prolongarse por años, sin recursos para atender las necesidades básicas de la población y en situación de impago con los acreedores externos, y padeciendo los coletazos de las sanciones internacionales impuestas a su gobierno por desligarse del camino democrático.

El interés es seguir gobernando a cualquier precio, lo que implica desafíos de toda índole en diversos planos, especialmente cuando el régimen comienza a ser identificado como una dictadura, lo que generará un trato internacional en consecuencia. De cara al inicio de este nuevo ciclo en materia económica hay al menos cinco retos para quienes pretenden sostenerse indefinidamente en el poder.

1- Cazar ingresos

Sin ingresos no hay margen de maniobra. Eso lo sabe el Gobierno, que lleva a cuestas la responsabilidad de haber dilapidado el billón de dólares en ingresos por exportación de hidrocarburos que la nación percibió desde 1999 y de -en paralelo- destruir a la industria petrolera que es la generadora de tales recursos.

Se estima que en 2019 los compromisos de deuda de PDVSA y de la República sumen 10.000 millones de dólares, sin hablar de los compromisos externos vencidos del Gobierno central que rondan los 5.000 millones de dólares

Hoy PDVSA produce con dificultad alrededor de un millón de barriles diarios, que casi en su totalidad están comprometidos en pagos de deuda. Algunos economistas estiman que dado este cuadro prácticamente en 2019 no habrá flujo de caja, lo que pinta un panorama altamente complejo.

De allí la urgencia de buscar dinero, pero a partir del 10 de enero, cuando a la vista de más de una veintena de países esté en entredicho la legitimidad de Maduro, se hará más cuesta arriba la posibilidad de cerrar acuerdos o de contratar nuevo financiamiento en términos beneficiosos para el país.

Si bien han sido múltiples los anuncios del Gobierno acerca de acuerdos por varios miles de millones de dólares con países aliados e inversionistas extranjeros, nada de esto termina de concretarse. Pero dada la magnitud de la crisis todo hace pensar que las autoridades forzarán estos arreglos.

Los acuerdos y convenios que de forma poco transparente se vienen cerrando alrededor del sector minero parecen ser la solución mágica del Gobierno para hacerse con un hilo de oxígeno, por lo que se muestra indiferente ante el ecocidio y la ola de crímenes que acompañan a la descontrolada explotación minera en el sur del país.

2- Navegar el default

En línea con lo anterior para Maduro será todo un reto lidiar con los compromisos de deuda, las acciones legales de los acreedores y el riesgo inminente de perder uno de los principales activos de la nación: Citgo.

Si bien la estrategia aplicada hasta ahora ha sido la de ganar tiempo, no es mucho el margen que tiene el Gobierno venezolano para seguir corriendo la arruga si carece de ingresos y de producción petrolera para responder a las obligaciones.

Se estima que en 2019 los compromisos de deuda de PDVSA y de la República sumen 10.000 millones de dólares, sin hablar de los compromisos externos vencidos del Gobierno central que rondan los 5.000 millones de dólares.

Esto puede incluso llegar a lesionar las relaciones del Gobierno con sus aliados. La firma Ecoanalítica cree que Venezuela no podrá pagar los compromisos pendientes con China.

Por ello es de esperar que el Gobierno pactará acuerdos altamente lesivos para la nación, pero que le permitirán sostenerse a la espera de algún cambio favorable en las circunstancias.
¿Podrá pagar Venezuela los compromisos con China? / Foto: @NicolasMaduro

3- Abrir canales en medio de las sanciones

Directamente vinculado con los dos puntos anteriores, al cuestionado y sancionado gobierno de Nicolás Maduro se le vuelve urgente abrir vías a través de las cuales evadir las restricciones que ya han impuesto varios países y a las que pudieran sumarse más a partir del 10 de enero.

Meses atrás Tareck El Aissami, como vicepresidente del Área Económica del gobierno de Maduro, aseguró que se avanzaba en el plan de abrir cuentas fuera de Estados Unidos en monedas diferentes al dólar para evadir las sanciones. Se trabajaba en “un nuevo esquema de corresponsalía para los bancos públicos en Asia y Europa”. Esta ardua tarea sigue su curso.

Así la corrupción chavista acabó con Petróleos de Venezuela

A la par de esto necesita garantizar los canales para vender los minerales que extrae, como el oro, evadiendo las sanciones y arreglar algunos suministros para atender precariamente las necesidades de la población.

Tejer nuevas conexiones financieras y comerciales es prioridad y, dada la urgencia del caso, cualquier arreglo que se pacte a cambio de un flujo mínimo de ingresos para la sobrevivencia se traducirá en un mayor beneficio para los terceros involucrados que para la nación.

4- Lidiar con la dolarización de facto

Los venezolanos no quieren los bolívares. La velocidad a la que pierden poder de compra lleva a los ciudadanos a deshacerse del dinero a cambio de lo que sea, porque prácticamente cualquier cosa tiene más valor que la moneda nacional. No en vano el presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea NacionalRafael Guzmán, estima que dada la hiperinflación para febrero el bolívar habrá recuperado los cinco ceros que le borraron con la reconversión monetaria de agosto.

Tejer nuevas conexiones financieras y comerciales es prioridad y, dada la urgencia del caso, cualquier arreglo que se pacte a cambio de un flujo mínimo de ingresos para la sobrevivencia se traducirá en un mayor beneficio para los terceros involucrados que para la nación

Así, con una inflación en el orden de 4% al día, se ha acelerado la dolarización de facto en la economía, ya sea porque muchos usan el dólar como referencia ante la locura de precios que mueve al mercado, porque algunos reciben parte de sus remuneraciones en moneda dura o porque otros se benefician de las remesas que envían sus familiares desde el exterior. Lo cierto es que el bolívar está siendo desplazado, al punto de que en las zonas fronterizas se impone el uso del real brasileño o del peso colombiano.

Aunque lo lógico sería pensar que para el Gobierno es urgente hacerle frente a la situación y corregir los errores que alimentan la hiperinflación, el desempeño de Maduro y sus funcionarios indica que la prioridad será lidiar con el problema y aprovecharlo para sus fines políticos. Es muy probable que el Gobierno use la coyuntura para seguir empujando el cambio monetario que se ha propuesto bajo el paraguas del petro, que enmascara esta misma dolarización, y con el cual reeditar la experiencia de Zimbabue al estilo chavista. No se resolverán los problemas, pero se ganará tiempo.

5- Contener el desbordamiento social

En los primeros 10 meses de 2018 se reportaron más de 10.000 protestas en Venezuela por demandas básicas (alimentos, transporte, servicios públicos, etc.). Aunque se trata de un número que supera los registros de 2014 y 2017, cuando la protesta política alcanzó picos históricos, el malestar social se mantiene encapsulado.

El Gobierno mantiene a raya la situación evitando la conexión entre el descontento social y la lucha política, para lo cual usa la fuerza pública y la persecución de líderes políticos, estudiantiles, sindicales y comunitarios

A la par de esto ha usado la propia crisis para aumentar en la población la dependencia del Estado. En la actualidad un 63% de la población recibe las “ayudas” del Gobierno a través de las llamadas Misiones, como indica la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi).

Pero sin recursos para costear esta red de reparto es muy probable que radicalice sus acciones de control y profundice la represión como vía para contener la conflictividad social.

A %d blogueros les gusta esto: