elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Iglesia

Padre Luis Ugalde: El chavismo es una ideología para producir seguidores incondicionales (I) por Juan Carlos Zapata – KonZapata – 25 de Enero 2019

Tiene sus dudas de que Diosdado crea en este proceso.”En esta etapa cree en el poder y que, de perderse el poder, se les pone difícil la situación”. De Maduro opina que viene de una militancia de izquierda en la que ya no cree. “Así como los Castro ya no creen en que Cuba sea el paraíso”. Para el padre Ugalde, el dinero contiene un monstruo que si lo dejas suelto se convierte en Dios. Con el poder político ocurre lo mismo.
El padre Ugalde se confiesa a fondo. / Foto: Captura de YouTube
El padre Ugalde se confiesa a fondo. / Foto: Captura de YouTube

Cuando el 1º de diciembre de 1957 los novicios escucharon y vieron pasar por el cielo los aviones de la Fuerza Aérea de Venezuela no sabían para dónde iban, de dónde venían, a qué se dirigían y qué estaba en juego. En el grupo de jóvenes estaba Luis Ugalde. Observaba el paso de los aviones y menos que nada imaginaba lo que ocurría en el país. Es que se les prohibía leer periódicos, escuchar radio y ver televisión. Estaban prohibidas, inclusive, las llamadas telefónicas, a menos que fuera para recibir la noticia de la muerte de un familiar. En aquella casa, ubicada en las montañas alrededor de Los Teques –el mismo punto donde funciona hoy el Intevep-, esas eran las normas que regían para la Compañía de Jesús, pues al fin y al cabo los jóvenes estaban allí para confirmar la vocación y la fe. Entonces, lo más importante eran los ejercicios espirituales, la oración, la meditación en silencio de la vida de Jesús.

-En una primera etapa no se habló de revolución. En 2005 comienzan a decir que con la Constitución no podían implantar el modelo y surge la decisión de cambiarla para hablar de socialismo. Entonces se resuelve que la palabra socialismo no se asocie a lo negativo sino a lo positivo. De tal manera que Bolívar es socialista. Y Cristo es el primer socialista. El más grande. Y cuando usted no es socialista, ¿qué ocurre? Está negando a Bolívar y a Cristo. El general Muller llegó a decir que con esa Constitución no se podía construir el socialismo. De allí viene el uso de Cristo.

Luis Ugalde había arribado a Venezuela en marzo en 1957, de modo que llevaba más de medio año aislado del mundo. Venía de Vergara, poblado pequeño cerca de San Sebastián; o sea, del País Vasco español. En enero de 1958 les dirían que había caído Pérez Jiménez y que un nuevo militar ocuparía el poder, Wolfgang Larrazábal, pero para ellos era lo mismo, seguía significando menos que nada, en tanto que hasta principios de 1959 no terminaba la etapa del noviciado y de manera irremediable, seguirían la disciplina espiritual que los colocaba en camino del sacerdocio.

¿Tenía vocación? ¿Estaba tocado por la fe? Claro que sí. No era una carambola de circo para escapar de la España franquista. Luis Ugalde había terminado el bachillerato en octubre de 1956. Su familia era creyente, y creía como se cree con la tradición de los pueblos. En su caso, la manifestación religiosa era por partida doble, pues había cursado el bachillerato en Javier, población en donde nació nada y más y nada menos que San Francisco Javier, y en el colegio, en la comarca, reinaba, se sentía, una especie de inclinación hacia la espiritualidad universal. De esto mismo estaba pleno Ugalde, quien decide a los 18 años hacerse jesuita pese a lo que ello implicaba: abandonar el país, abandonar el hogar y despedirse de la familia de por vida. Así fue como llegó a Venezuela. Así fue como del aeropuerto pasó directo a la casa campestre donde confirmaría la vocación.

Entonces sí creía, desde joven.

-Estaba convencido de mi vocación. En la casa de Los Teques confirmé mi vocación.

-¿Cómo se llega a confirmarse la fe, la vocación?

-Con mucho ejercicio espiritual. Oración. Recuerdo un mes entero de retiro espiritual. Meditando la vida de Jesús. En silencio.

-¿La vocación es igual siempre. Hay momentos en que se duda?

-En Alemania, a donde fui a estudiar teología, no solo confirmé la fe. Al mismo tiempo ocurre que todo el edificio se somete a una crítica. Se revisa. Para decirlo de otra manera: se derriba la Catedral Católica y se construye una capillita. Se empieza de cero. Entramos en otra manera de ver a la Iglesia y a la fe.

-¿Y cómo se tumba la Catedral? Son los pilares de la tierra, reza el título de una novela.

-Haciendo más cercano el evangelio. Ubicando al Jesús del amor y el perdón. Ello explica hoy que muchos se identifiquen con el mensaje del Papa Francisco.

II

Antes de viajar a Alemania, y luego de terminar el noviciado, había cursado filosofía y letras en la Universidad Javeriana de Bogotá, que era uno de los centros de mayor nivel de la región. Comenzaba así la etapa de la formación, del estudio en serio. La Universidad Católica en Caracas estaba en sus inicios. ¿Qué iba a imaginar que con los años sería Vice y luego Rector de esa universidad? El caso es que en 1962 volvió a Caracas directo a impartir clases en el Colegio San Ignacio. Era obligado a quemar también esa etapa, conocida como la del maestrillo. La idea era combinar la actividad práctica, en este caso la docencia, con lo espiritual. De esos años de maestrillo recuerda entre sus alumnos a Gustavo Tarre Briceño, Juan José Caldera, Diego Bautista Urbaneja, Leonardo Carvajal. Qué camada. Como no los separaba una distancia tan grande en edad, había una empatía natural entre aquellos alumnos del quinto año con su profesor. De tal manera que intimaban aún más con el deporte, charlas, caminatas. “Son buenos recuerdos”. En ese lapso, y hasta 1966, cuando partió a Alemania, alternaba el San Ignacio con los estudios de sociología en la Universidad Católica.

-Hay quiénes confunden al Papa. Lo señalan de comunista. De apoyar la Teología de la Liberación.

-En la Teología de la Liberación hay cosas buenas y otras insensatas.

-¿Y en Alemania la revisión crítica era predominante?

-La visión hacia el bloque soviético era muy crítica. Fíjate que la única institución que publica el primer manifiesto firmado por Vaclav Havel es el Centro Gumilla de Venezuela.

-¿Pero en esa revisión crítica, la fe, la Gracia del Espíritu Santo, la Santísima Trinidad, siguen siendo inamovibles?

-Claro, la Gracia del Espíritu Santo se sigue sintiendo. El sacerdote lo puede hacer de manera doble. Desde lo teológico y desde lo filosófico. La fe crítica fue muy importante. Pero sin llegar a ser ingenuos. En Berlín Oriental, en la Alemania comunista, había una pequeña comunidad de jesuitas que atendía un hospital. Lo que sostenía aquello era la fe. Como a los negros de la esclavitud en Estados Unidos. Era la fe la que los llenaba de esperanza.

III

Tuvo la suerte Ugalde de que, estando Alemania, Europa se convierte en un hervidero con el Mayo Francés. El mundo estaba cambiando. Es en 1968 también que el Papa viaja a Medellín y le dice a los obispos de América Latina que los cambios de la Iglesia en la región depende de lo que ellos hagan. Así que Ugalde vive el periodo postconcilio mezclado con los acontecimientos europeos. Antes, el Concilio Vaticano II, impulsado por Juan XXIII, anula la norma de que no se pueda visitar a la familia, por lo cual, de camino a Alemania, viaja a Vergara, después de 10 años. Vive en Frankfurt y alterna los estudios con el trabajo social, hombro a hombro con trabajadores españoles agrupados en la Hoac, Hermanos Obreros de Acción Católica. De allí surgieron algunos dirigentes que a la muerte de Franco se incorporaron al PSOE y al PC. Para todo este tiempo, que incluye dos visitas a Berlín Oriental, Ugalde asume esta explicación:

-Pasé de la cerrazón de Los Teques a la apertura de la Iglesia con Juan XXIII, la visión crítica en Alemania y la actividad social. En 1968, Franco metió mucha gente presa, incluyendo sacerdotes.

El cambio no excluye la fe. Que ello quede muy claro. En la novela Del amor y otros demonios, Gabriel García Márquez hace que el padre de Sierva María retome la fe y exprese que donde haya habido y se hubiera perdido la fe, queda una herida. Ugalde ha conocido sacerdotes que se han alejado de la fe. No es su caso, por supuesto. Dice:

-Las formas varían. Pero en definitiva lo que se impone es esto: qué le da sentido a la vida. ¿Es acaso esto un chinchorro de ilusiones colgado de la nada? Yo no tengo esa visión.

-¿Cómo la resumimos, padre?

-El amor es más fuerte que la muerte. Y la última palabra de la vida es el amor. Dios es amor. Y la frase no se desprende de un tratado de teología. Es como actúa Jesús. Es su ejemplo. Y es que Jesús irrumpe con el amor incondicional de Dios. Por ello no adora el poder político, no adora el poder económico y tampoco al religioso.

-No amarás a dos dioses.

-Una religión que se absolutiza se convierte en un instrumento de opresión.

La Iglesia ya pasó por etapas así…

-Por ello es que deben venir espíritus de renovación cristiano como San Francisco de Asís o Juan XXIII. Son fenómenos que sin duda avivan la fe.

-Y mejoran la Iglesia…

-La Iglesia como poder no tiene sentido si Dios no acerca a la gente. 

IV

-¿Cuándo habla de absolutos, el poder, el dinero, es una referencia al mal? En el chavismo, al que algunos quieren ver como una religión, se observan ambos absolutos. ¿Hay maldad en el chavismo?

-El dinero tiene en sí un monstruo que si lo dejas suelto se convierte en Dios. Con el poder político ocurre lo mismo. El poder se apodera de ti si dejas que el poder actúe sobre ti. El Tercer Reich era el tercer reino. Los nazis terminaron creyendo que Hitler era la reencarnación de Dios.

-En el chavismo se da la doble condición de dinero y poder.

-Lo cual conduce a un absoluto. Y ese absoluto que se identifica con el régimen, termina en dictadura. Pues el absoluto exige incondicionalidad. Hitler y Stalin manejaban muy bien eso. Se creían profetas.

-¿Y demonios?

-Y demonios. Ese reino necesita demonios, a los que hay que eliminar porque son enemigos del bien absoluto. Lo que aparece en Hitler y en Stalin también aparece en etapas de la revolución francesa con Robespierre. En Venezuela se habla de derechos humanos, y bajo Hitler también, pero no los tenías si no eras nazi. Es que si eres opositor, nunca lo puedes ser de buena fe.

Como los empresarios.

-Si eres empresario eres capitalista y el capitalista es agente del mal.

-¿Así piensan? Pues ellos han creado la boliburguesía, y a los grandes magnates….

-Ellos no se lo creen pero necesitan que la gente se los crea.

-Hay una esfuerzo por asociar a Cristo con la revolución. Se habla inclusive de una posición crística. Maduro comienza a copiar a Chávez de que su entrega es crística. Que el sacrificio de Chávez fue el de la cruz, fue crística.

-En una primera etapa no se habló de revolución. En 2005 comienzan a decir que con la Constitución no podían implantar el modelo y surge la decisión de cambiarla para hablar de socialismo. Entonces se resuelve que la palabra socialismo no se asocie a lo negativo sino a lo positivo. De tal manera que Bolívar es socialista. Y Cristo es el primer socialista. El más grande. Y cuando usted no es socialista, ¿qué ocurre? Está negando a Bolívar y a Cristo. El general Muller llegó a decir que con esa Constitución no se podía construir el socialismo. De allí viene el uso de Cristo.

-¿La Iglesia por qué no ha confrontado esa posición.? Cristo es otra cosa. El reino de Dios también.

-Hubo una vez que en la Universidad Católica que se propuso un foro: ¿Es Cristo socialista? Y yo dije que decir que Cristo era socialista es lo mismo que decir que era aviador. No había aviones y lo que se entiende por socialismo es una teoría del siglo XIX. Chávez me respondió. Dijo que “era un disparate lo que decía este cura”. Se nota que le dolió.

-Pero el debate público no se produjo ni se ha producido.

-No hay que entrar a discutir si Jesús era socialista. A pesar de que ellos han hecho otra asociación. Que Abel era socialista y Caín capitalista. ¿Con qué objetivo? La demonización. La Iglesia, con buen sentido, no se plantea un debate. Porque esto no es político-ideológico sino afectivo. Cuando murieron los cardenales Velasco y Castillo Lara y Chávez señaló que debían de estar en la V Paila del Infierno, la Iglesia se inhibió de responderle. ¿Qué ha ocurrido? Que a pesar de toda la campaña, la Iglesia hoy tiene más credibilidad.

-¿Está la Iglesia dividida en cuanto al chavismo?

-Hubo en el pasado unos cuantos que simpatizaron. Puedo decir que entre los obispos, hoy no hay uno solo que sea chavista. Entre los sacerdotes, pocos. En los centros pensantes, como Gumilla, en algún momento fueron dubitativos. Pero en los últimos trabajos no se aprecia eso.

-¿Por qué hubo esas dudas?

-Por las aspiraciones y las esperanzas que despertó Chávez. Puedo decir que esas esperanzas no murieron. Otra cosa son los métodos. Que si los gallineros verticales, el trueque, los saraos, la ruta de la empanada, los fundos zamoranos. De eso no queda nada. Fue pura retórica. Y el diseño partió de Chávez.

-Estamos en otro tiempo…

-Claro, se pasó del tiempo de las promesas al tiempo de las realizaciones. A Maduro le tocó esto último, y lo está pagando. La estatización de las empresas fue recibida con esperanzas por los trabajadores. Pero la realización no se ha cumplido.

-Del chavismo se ha dicho que se parece a una religión. Cuba penetró al chavismo no solo con el marxismo sino también con la brujería. Y esta parece ser más dominante que la ideología de manual.

-Estuve en Cuba tres veces, 1979, 1984 y 1986. En ese momento era claro que si eras comunista no podías ir a la iglesia. Los practicantes cristianos podían cursar ciertas carreras porque no tenían una visión científica de la vida sino religiosa. Así el sistema combatió la religión. Después se convencieron de que eso no funcionaba. Que era infantil perseguir a la religión. Los cristianos decían que preferían ir a la iglesia. Fidel aconsejó después a los nicaragüenses. Y en Cuba comenzó el cambio. La iglesia es un mundo organizado. Con una vivencia, una ideología. Pero las otras creencias no se pueden controlar, y las han fomentado en Cuba. En Venezuela también, en buena parte, pero de manera artificial. Esto tiene sus antecedentes. En Cuba hubo esclavos hasta 1.888. En Venezuela hasta 1.854 y desde el año veinte, el número de esclavos había envejecido, quedaban pocos. En Cuba, la esclavitud llegó a ocupar el 33% de la población. En Venezuela el 10%. Allá las culturas africanas están más enraizadas. En Venezuela quedan ciertas manifestaciones como Santa Bárbara, San Juan, San Benito.

La celebración de Santa Bárbara en el Círculo Militar de Caracas es masiva. Los militares son supersticiosos.

-En Venezuela la introducción de tales manifestaciones es más artificial. Se ve la artificialidad, aunque ahora hay rituales en las playas, en algunos lugares.

-Pero la dirigencia chavista va a Cuba a rituales de iniciación. Chávez inclusive se echaba las cartas, seguía algunos ritos.

-Creo que ha sido así. Se ha ido fomentando. Pero no puede ser orientada, dirigida. La verdad es que Chávez, él personalmente, era muy sincretista. Y ello se manifestó mucho en la etapa final que fue muy dramática. Se encomendaba a los espíritus de la sabana, del llano. En un mismo discurso se encomendaba a varias cosas. En otros era más cínico. Y cuando Chávez estaba enfermo se llegaron a celebrar misas en Cuba.

Y de pronto quiso volver a la Iglesia, pagando deudas, remodelando templos…

-Su cinismo llegaba a la situación de comparar a los obispos con los mercaderes del templo para recalcar que el “verdadero Cristo soy yo”.

Era blasfemo.

-Hay muchas cosas a la vez en el mundo del sincretismo. En Venezuela uno observa gente que es fervorosa de María Liona y también reza con fe el rosario. En las grandes manifestaciones de la Divina Pastora, La Chinita, La Virgen del Valle, es injusto ponerse a dividir entre religiosos y cristianos. En el Gobierno hay marxistas que le llevaron al Papa imágenes para que las bendijera. Soy poco inclinado a juzgar, pues en el contenido de esa religiosidad hay manifestaciones positivas. Otra cosa es que se manipule políticamente.

Con Chávez se ha manipulado.

-Se llegó a decir que iba a resucitar. Y que murió como Cristo.

V

-Muchos identifican a Diosdado Cabello con el rostro del mal. Por su gestualidad y su discurso.

-Tengo mis dudas de que él crea en este proceso. No dudo de que crea en el poder. En esta etapa cree en el poder, y cree que, de perderse el poder, se les pone difícil la situación.

-¿Y Maduro?

-Es más o menos lo mismo. Viene de una militancia de izquierda en la cual creyó pero en la que yo no cree. Así como los Castro no creen que Cuba sea el paraíso. Lo dijo Fidel Castro, que el comunismo cubano no “nos sirve ni a nosotros”.

-El padre Arturo Sosa dice que el chavismo es un sistema de dominación.

-Es una ideología para producir seguidores incondicionales.

-No creo que lleguen a ser una ideología. Es más agitación que otra cosa.

-La verdad es que intentaron hacer un cuerpo teórico bolivariano, porque el marxismo intelectual es muy frío, y no tiene consistencia en la realidad actual. Pero sí hay una consistencia en el control del poder hegemónico incondicional.

El chavismo se vendió como una esperanza.

-Ofrecía el bien. El discurso del amor y los que se opusieran representaban el mal.

-Sin embargo, el discurso apunta hacia otra dirección. También la práctica de la violencia.

-En la medida es que se acabó el dinero y el carisma de Chávez, ¿ Qué quedó?: la represión. Cuando se llega al poder ofrecen el bien total. Ahora la encrucijada es o entregas el poder o reprimes.

-Dijo que lo de Chávez fue dramático en la última etapa. Me pareció un suicidio. ¿Qué cree usted? Vale la pena llegar a esos extremos en estos tiempos.

-Fue una especie de suicidio, y no vale la pena. Pero él estaba metido en una dinámica y no podía dar marcha atrás. Hitler dijo que si los alemanes eran incapaces de detener al enemigo, pues estaba muy bien que les pasara lo que les pasó, pero que él se suicidaba. En estos procesos hay un punto de no retorno.

-En Cuba ahora hay reformas.

-Fidel no es tonto. Cae en cuenta y observa que aquello no tiene salida. Porque políticamente pensar que va haber una economía productiva que va generar excedencias, y al mismo tiempo igualdad, es imposible. El esquema económico en sí mismo genera divisiones y diferenciaciones. Lo que hay es que buscar mecanismos de compensación. Y desatar de alguna manera la solidaridad. Y si no se cree que la última palabra es el amor, no puedes ser radical en el reconocimiento de la vida de los demás. Hay que ser enemigo de los ídolos: dinero y poder.

La estrategia de Juan Guaidó comienza a dar frutos políticos por Orlando Zamora – KonZapata – 14 de Enero 2019

Quien sólo contempló el teatro de la juramentación de Nicolás Maduro ante el TSJ podría concluir que se aferra y prolonga su dominio político sobre Venezuela. Pero mirando el bosque completo, los acontecimientos no lucen nada tranquilizadores para el régimen.
Juan Guaidó genera sorpresas. / Twitter: @jguaido

Juan Guaidó genera sorpresas. / Twitter: @jguaido

La continuidad chavista en el Palacio de Miraflores se realizó sin pasión ni pueblo. Por el contrario, el cerco represivo de policías y colectivos fue más que elocuente en barriadas y urbanizaciones.

En lo económico el cuadro hiperinflacionario es desgarrador. A escasas 12 horas del 10 de enero, el dólar paralelo rompe records y se sitúa en 2.026,19 bolívares nuevos. En minutos salta a 2.189,47 bolívares soberanos.

Es el reflejo altamente negativo sobre el devenir inmediato, de un país que ha perdido toda la confianza en un Presidente sin respaldo político suficiente y sin nada nuevo que ofrecer.

Recordemos que la política es también la ciencia de lo inesperado. Lo apreciamos en lo que fue hasta ahora una debilitada Asamblea Nacional. Maniatada arbitrariamente por un TSJ partidizado, que le secuestró al Parlamento su función legislativa, pero jamás logro arrebatarle el poder político. Este reaparece en la vorágine del desconocimiento mundial al segundo gobierno de Nicolás Maduro. La AN y su joven presidente han cobrado un vigor político extraordinario, que si es conducido con sabiduría podría consolidar una transición democrática del poder constituido.

En el escenario internacional las primeras medidas de rechazo a las pretensiones continuistas del ilegitimo y usurpador mandatario venezolano fueron veloces y contundentes.

La lista es demasiado larga, hasta el Partido Socialista Obrero Español lo desconoce, sólo sorprende la asistencia al TSJ de Irlanda y el enviado del Papa, cuya presencia desdice a la Iglesia local que desconoció tal acto en el pronunciamiento de la Conferencia Episcopal.

No pudieron el chavismo ni sus socios o amigos cercanos contrarrestar, con unos supuestos enviados de 83 naciones, tan colosal rechazo del mundo Occidental, y de Japón e Israel.

Aunque escasas ciudades protestaron ese día, fue en el 11 de enero que una sorpresiva asistencia a la convocatoria a un cabildo con los parlamentarios de la Asamblea Nacional realizado en Chacao, frente a la Oficina de la ONU, generó un impacto inesperado. El presidente de la AN, Juan Guaidó, marcó la hoja de ruta. Pero, al redactar esta nota se produce la ilegal detención de Guaidó, un hecho sin precedentes que acarreará repercusiones. La contraorden de liberarlo revela debilidad y contradicción en el Poder Ejecutivo.

La estrategia de Juan Guaidó

Para algunos sectores radicales el pronunciamiento inicial de Guaidó fue ambiguo. No tiene para éstos el sabor de “choques de trenes”. No obstante, a nuestro criterio, son posiciones que no contemplan elementales principios de la política como: el número de fuerzas favorables en el momento; el sentido de la oportunidad coyuntural o manejo estratégico del conflicto; y el necesario viento de cola del hecho político decisivo, consumado bajo el calor de un gran apoyo popular.

Recordemos que la política es también la ciencia de lo inesperado. Lo apreciamos en lo que fue hasta ahora una debilitada Asamblea Nacional. Maniatada arbitrariamente por un TSJ partidizado, que le secuestró al Parlamento su función legislativa, pero jamás logro arrebatarle el poder político. Este reaparece en la vorágine del desconocimiento mundial al segundo gobierno de Nicolás Maduro.

La AN y su joven presidente han cobrado un vigor político extraordinario, que si es conducido con sabiduría podría consolidar una transición democrática del poder constituido. El plan trazado para la realización de cabildos abiertos se extiende por varias regiones del país.

Hasta este momento la Asamblea Nacional ha manejado con habilidad la nueva situación. Hay que impedir que los minúsculos radicales sin gran experticia política, desvíen el foco de la nueva estrategia ensayada por las fuerzas mayoritarias del Parlamento.

En este sentido es bueno recordar que en el mundo que estamos, las medidas que puedan asumir los más importantes países del planeta, van mucho más allá de la ruptura de relaciones diplomáticas. Abarcan el campo económico y financiero y los efectos pueden ser devastadores. Entes multilaterales, bancos centrales y empresas multinacionales coordinando acciones conjuntas son imbatibles y eso lo sabe el chavismo.

Exhortación del episcopado venezolano – 9 de Enero 2019

logo-cev

EXHORTACIÓN DEL EPISCOPADO VENEZOLANO

“LO QUE HICIERON A UNO DE ESTOS HERMANOS MÍOS MÁS PEQUEÑOS, A MÍ ME LO HICIERON” (Mt 25,40). 

1-Los Arzobispos y Obispos de Venezuela, con ocasión de la 111ª Asamblea Ordinaria, conscientes de nuestra responsabilidad espiritual y moral como ciudadanos y pastores, nos dirigimos al pueblo de Venezuela, al que pertenecemos y del cual somos servidores. Recibimos el año 2019, con la confianza puesta en Dios, como una buena oportunidad para el cambio que el país pide a gritos: la recuperación del Estado de Derecho según la Constitución y la reconstrucción de la sociedad venezolana, en dignidad, libertad y justicia para todos. Queremos alentar la verdadera esperanza del pueblo, sustentada en el misterio de la Navidad que celebra que el Hijo de Dios se hace humano y pobre para hacernos más humanos y solidarios.

2.- Como pastores, tenemos la obligación de preguntarnos por el sentido ético de la gravísima situación que estamos viviendo. Nuestras apreciaciones nacen de una valoración moral sobre la dignidad humana violentada, el bien común irrespetado y la verdad manipulada. San Oscar Arnulfo Romero, profeta y mártir de América, dijo: “si hay un conflicto entre el gobierno y la Iglesia, no es porque la Iglesia sea opositora sino porque el conflicto ya está establecido entre el gobierno y el pueblo, y la Iglesia defiende al pueblo” (Homilía del 21-10-1979). Todo poder humano es transitorio y se legitima si en su ejercicio produce un bienestar colectivo con especial atención a los pobres y excluidos, logrando así una sana convivencia en la pluralidad y la diferencia. El pueblo venezolano vive una situación dramática y de extrema gravedad por el deterioro del respeto a sus derechos y de su calidad de vida, sumido en una creciente pobreza y sin tener a quien acudir. Es un pecado que clama al cielo querer mantener a toda costa el poder y pretender prolongar el fracaso e ineficiencia de estas últimas décadas: ¡es moralmente inaceptable! Dios no quiere que por el sometimiento a injusticias sufra el pueblo. Urge, por tanto, asumir el clamor popular de un cambio, de una concertación para una transición esperada y buscada por la inmensa mayoría.

3.- Como señalamos en nuestra Exhortación del 11 de julio de 2018, “reiteramos que la convocatoria del 20 de mayo (para elegir el Presidente de la República) fue ilegítima, como lo es la Asamblea Nacional Constituyente impuesta por el poder ejecutivo. Vivimos un régimen de facto, sin respeto a las garantías previstas en la Constitución y en los más altos principios de dignidad del pueblo” (No temas, yo estoy contigo, n. 6). Por tanto, la pretensión de iniciar un nuevo período presidencial el 10 de enero de 2019 es ilegítima por su origen, y abre una puerta al desconocimiento del Gobierno porque carece de sustento democrático en la justicia y en el derecho.

4.- En esta crisis política, social y económica, la Asamblea Nacional, electa con el voto libre y democrático de los venezolanos, actualmente es el único órgano del poder público con legitimidad para ejercer soberanamente sus competencias. En efecto hace tres años (1-12-2016) el Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, pidió que se restituyera cuanto antes a la Asamblea Nacional el rol previsto en la Constitución. El voto de confianza que el pueblo venezolano le ha conferido debe ser retribuido con el cumplimiento de los deberes de los diputados, diseñando y redactando las leyes que necesita el país para el restablecimiento de la democracia y la vuelta a la decencia y honestidad en la administración de los fondos públicos. El Papa Francisco en el Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de este año nos interpela: “la función y la responsabilidad política constituyen un desafío permanente para todos los que reciben el mandato de servir a su país, de proteger a cuantos viven en él y de trabajar a fin de crear las condiciones para un futuro digno y justo. La política, si se lleva a cabo en el respeto fundamental de la vida, la libertad y la dignidad de las personas, puede convertirse verdaderamente en una forma eminente de la caridad” (1-1-2019).

5. Los venezolanos no podemos ser simples espectadores de lo que sucede en el país, pues somos ciudadanos y, como tales, actores de primer orden. La defensa de la libertad ha costado mucha sangre y muchos sufrimientos, para ver de lejos lo que la mayoría rechaza: políticas de hambre, persecución política, represión militar y policial, presos políticos, torturas, corrupción, ineficiencia e ineficacia en la gestión pública. Como ciudadanos y como instituciones nos toca asumir las responsabilidades que nos competen para mejorar la actual situación y recuperar el país con sus valores y potencialidades. Esto exige la articulación de todos los sectores sociales, promoviendo la creatividad y proactividad de muchas personas en la búsqueda de soluciones.

6. Como dijo el Papa Francisco, es necesario buscar juntos caminos de “concordia” y entendimiento, de unión del pueblo venezolano, de respuestas a los múltiples problemas y de defensa de los derechos humanos que nos permitan superar la crisis y atender a los más pobres. ¿A quién bendice nuestro Dios en la actual situación dramática de Venezuela? La respuesta que nos da Jesús es clara, profunda y desafiante: “Vengan benditos de mi Padre… porque tuve hambre y me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; era emigrante y me recibieron; estaba desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; en la cárcel y me vinieron a ver” (Mt 25,34-36). Es una pregunta acuciante para todas las personas de buena voluntad, cuya respuesta debe llevarnos a una acción eficaz.

7.- Somos conscientes que cuanto se haga por los más pequeños es a Cristo a quien se le hace, y por ello como Iglesia nos comprometemos en las diócesis y en las parroquias, en primer lugar, a seguir ayudando a la supervivencia, tanto de los más débiles y desprotegidos dentro del país como a los que han emigrado buscando trabajo y mejores condiciones de vida, así como refugio y asilo. En segundo lugar, a continuar trabajando en la defensa y promoción de los derechos humanos, en particular de los que carecen de todo, de los amenazados de muerte, de los perseguidos y privados de libertad. En tercer lugar, con mayor ahínco, nos proponemos seguir desarrollando programas de formación y organización que permitan la recuperación de la institucionalidad democrática y la reconstrucción del país de una forma pacífica. Todo esto enmarcado en el proceso de evangelización que promueve los valores de verdad, autenticidad, justicia, solidaridad, paz, reconciliación y fraternidad.

8. Tenemos muchas razones para agradecer a personas e instituciones. Al Santo Padre Francisco por su constante cercanía y preocupación por nuestra patria. El 7 de enero de 2019, en el Discurso a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede, expresó: “Deseo para la amada Venezuela que se encuentren vías institucionales y pacíficas para solucionar la crisis política, social y económica, vías que consientan asistir sobre todo a los que han sido afectados por las tensiones de estos años y ofrecer a todo el pueblo venezolano un horizonte de esperanza y de paz”. Igualmente, agradecemos a las Iglesias y Gobiernos de diversos países su solidaridad y su atención a los compatriotas que, producto de la crisis, han tenido que dejar el país en búsqueda de mejores condiciones de vida. Apreciamos el trabajo pastoral y de solidaridad que desarrollan día a día los sacerdotes, diáconos, religiosas y laicos, así como las muchas iniciativas que en este campo se están llevando adelante desde Cáritas a nivel nacional, diocesano y parroquial, desde la comisión de Justicia y Paz y las vicarías de Derechos Humanos, de otras organizaciones y asociaciones. Invitamos a articular iniciativas y proyectos en favor del pueblo a los hermanos de otras iglesias y de otras religiones, a las instituciones públicas y privadas, a los empresarios, profesionales, trabajadores y obreros, para trabajar por la paz y por un mejor país.

9.- Como creyentes cultivemos la oración personal y comunitaria. Con María, proclamemos que la misericordia de Dios llega a sus fieles de generación en generación, “porque el Señor hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón y derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes” (Lc 1,51-52). Aprendamos de María, nuestra Madre, que Tú, Señor Jesús, eres el alfa y la omega, el principio y fin de nuestra existencia, nuestro pan para el largo camino, nuestra alegría completa, nuestra paz duradera. Amén.

Con nuestra bendición, Los Arzobispos y Obispos de Venezuela

Caracas, 9 de enero de 2019

Posición del episcopado venezolano por Ovidio Pérez Morales – El Nacional – 3 de Enero 2019

Ovidio Pérez Morales

En vista de los acontecimientos políticos de estos iniciales días de 2019 me parece oportuno exponer sintéticamente la última toma de posición de la Conferencia Episcopal Venezolana ante la realidad nacional. La formuló en su Exhortación de la asamblea plenaria de julio pasado. Por cierto, justo la próxima semana, del 7 al 12, se tendrá una nueva asamblea general ordinaria de los obispos (la primera de las dos que estatutariamente, en enero y julio, se tienen cada año).

Con respecto a la crisis del país dicen: “Sin temor a equivocarnos (la) calificamos como una gran tribulación (Cfr. Ap 12, 7-12)”. Añaden que es “cada vez más grave” y destacan lo siguiente: “Una de las situaciones que clama dramáticamente desde su silencio es el fenómeno de la emigración. Venezuela se ha ido convirtiendo en un país en diáspora”, con todo lo que eso significa de dramas personales y familiares y de pérdidas para el país.

Los obispos afirman: “El principal responsable de la crisis por la que atravesamos es el gobierno nacional, por anteponer su proyecto político a cualquier otra consideración, incluso humanitaria”. Agregan: “Ignorar al pueblo, hablar indebidamente en su nombre, reducir ese concepto a una parcialidad política o ideológica, son tentaciones propias de los regímenes totalitarios, que terminan siempre despreciando la dignidad del ser humano”.

Sobre la consulta electoral de mayo, cuya ilegitimidad, extemporaneidad y graves defectos de forma advirtieron, dicen que “solo sirvió para prolongar el mandato del actual gobernante. La altísima abstención, inédita en un proceso electoral presidencial, es un mensaje silencioso de rechazo, dirigido a quienes quieren imponer una ideología de corte totalitario, contra el parecer de la mayoría de la nación”. Luego de señalar que desde el poder “se pretende conculcar uno de los derechos más sagrados del pueblo venezolano: la libertad de elegir a sus gobernantes”, hacen esta seria aseveración: “Reiteramos que la convocatoria del 20 de mayo fue ilegítima, como lo es la asamblea nacional constituyente impuesta por el Poder Ejecutivo. Vivimos un régimen de facto, sin respeto a las garantías previstas en la Constitución y a los más altos principios de dignidad del pueblo”. De inmediato ponen de relieve “las actitudes de prepotencia, autoritarismo y abuso de poder, así como la constante violación de los derechos humanos”.

Con respecto a qué hacer, los obispos comienzan por recordar la invitación divina “a no tener miedo, conscientes por nuestra fe, de que no estamos solos, sino que el Señor nos acompaña y nos fortalece en nuestras vicisitudes (…) la oración, el ofrecimiento del sacrificio y de las horas adversas nunca serán inútiles”. Y luego advierten que, sin pretender sustituir en su papel y vocación a los políticos, “ni convertirse en factor de gobierno o de oposición”, estimulan al laicado a intervenir activamente en la palestra política y alientan a la sociedad civil a comprometerse con el país.

Los obispos animan aquí “a las diferentes organizaciones de la sociedad civil, y a los partidos políticos, a exigir la restitución del poder soberano al pueblo, utilizando los medios que contempla nuestra Constitución”. A los líderes de la oposición les dice que “deben ofrecer al pueblo alternativas de cambio”. Y exhortan “a la Fuerza Armada a que se mantenga fiel a su juramento ante Dios y la patria de defender la Constitución y la democracia, y a que no se deje llevar por una parcialidad política e ideológica”.

Finalmente, el episcopado se compromete junto a las instituciones y organizaciones de la Iglesia a “continuar y reforzar” la acción solidaria, favoreciendo también “un cambio estructural en pro de la transformación de nuestra sociedad”. Agregan: “Puesta la confianza en Dios, afiancemos las exigencias en favor de la justicia y la libertad”.

Concluyo con una observación mía. En la línea de su misión evangelizadora, la Conferencia Episcopal Venezolana asume, pues, una posición profética, activa, clara y corresponsable, ante la gravísima crisis nacional, promoviendo el cambio de rumbo que urge en el país.

¿Salir de esto a como dé lugar? – Editorial Revista SIC – Noviembre 2018

download.jpg

Estamos tan mal como país, está todo tan destruido, el Gobierno está tan atornillado en el poder y es tan impostergable salir de esto, que tenemos que salir a como dé lugar?

Plantear cómo salir de esto, porque no se puede salir de cualquier modo, y adónde salir, porque no da lo mismo cualquier reemplazo ¿son en verdad exquisiteces que hay que postergar para concentrarse en lo verdaderamente decisivo, que es salir de este régimen?

Creemos que muchos conciudadanos están tan afectados por la devastación que este régimen ha causado en cada uno de los ámbitos del país, desde la vida de las personas –porque es verdad que la vida no vale nada–, hasta la economía –porque está destruida–, lo mismo que la convivencia, o la educación, o la salud, o el transporte, que solo anhelan que se acabe esta pesadilla.

Nosotros estamos igualmente afectados hasta lo más profundo de nosotros mismos, porque nunca nos habíamos imaginado que podíamos caer tan bajo como país. Pero no estamos de acuerdo en que debemos jugarnos todo a una sola carta. Porque nos puede suceder que después de que salgamos, sigamos lamentándonos de que, aunque salimos de la pesadilla, no hemos mejorado sustancialmente y los que han venido están tan atornillados como los de antes, aunque sea con otros métodos, menos directos, pero, en el fondo, tal vez tan crueles o más.

QUE CUANDO REINA EL MAL, NO TENGA PODER SOBRE NOSOTROS

Nosotros creemos que lo más decisivo que tenemos que hacer en nuestro país para estar a la altura de la situación, y así poder discernir qué hacer para responder a ella realmente, es empeñarnos en que nosotros y nuestros conciudadanos lleguemos a adquirir una consistencia personal realmente sólida, de manera que nuestra libertad se libere y la situación, que nos afecta tanto, no nos influya nada, porque nuestra vida sale de lo más genuino de nosotros mismos. Solo si hoy somos capaces de vivir de ese modo realmente humano, podremos arbitrar una verdadera alternativa superadora, a la que llegaremos gradualmente y que nunca estará completamente consolidada.

Por eso, aunque nos alegramos profundamente de que muchas parroquias y comunidades religiosas y otros organismos de la Iglesia estén haciendo más de lo que pueden para enfrentar la emergencia humanitaria, dando comida a muchos que no tienen con qué y consiguiendo medicinas a personas que, si no, se morirían, creemos que sin omitirlo, lo primero que nos pide Papadios en esta situación es abrirnos lo más que podamos y cada día más para recibir su relación y la de Jesús y para corresponderlos y aplicarnos a discernir el Espíritu y seguir su impulso y ayudar a los más que podamos a hacer lo mismo. Y desde esas relaciones fundantes, fomentar en nosotros y en los demás las relaciones de fraternidad con todos, privilegiando a los pobres y sin excluir a quienes excluyen. Cuando estas relaciones lleven la voz cantante, seremos libres respecto de la situación, aunque nos afecte hasta matarnos de mengua, de enfermedades desasistidas o de una bala asesina.

No nos adensaremos como personas a base de puro voluntarismo. Es imprescindible fomentar estas relaciones de hijos y de hermanos. Tenemos que descansar en Papadios hasta poder decir, como Jesús, que “no solo de pan vive el ser humano” sino de la relación con él y los hermanos.

No es fácil confiar en Papadios cuando parecería que vivimos, como Jesús en el Huerto, “la hora del poder de las Tinieblas”. Pero si, como él y con él, perseveramos en la relación, llegaremos a entregarnos a su voluntad, que no es, obviamente, que se impongan las Tinieblas, pero sí que cuando reina el mal, no tenga poder sobre nosotros porque somos capaces, como Jesús, de vencer al Mal a fuerza de bien.

HOY MUCHA GENTE VENCE AL MAL A FUERZA DE BIEN

Tenemos que decir con alegría que eso está sucediendo, sobre todo en gente popular que, no teniendo cómo vivir, vive, no solo se sobrevive, sino que vive en plenitud en medio de su estrechez y de un esfuerzo más allá de sus fuerzas. Estas personas son capaces de ir más allá de sus fuerzas porque viven obedeciendo al impulso del Espíritu, que mueve desde más adentro que lo íntimo de cada uno. Por eso es verdad que estas personas viven de milagro. En medio de su debilidad, viven humanamente y ponen humanidad por donde pasan. También viven así profesionales solidarios, por ejemplo, muchos médicos y profesores que trabajan, obviamente que para vivir, pero mucho más para ayudar con lo que pueden a dar salud y elementos para desenvolverse en la vida con dignidad. Estos también se sienten frecuentemente extenuados, pero les compensa la alegría de dar de sí, de darse a sí mismos; porque, como decía Jesús, “hay más alegría en dar que en recibir”.

CONSTRUIR UNA ALTERNATIVA SUPERADORA

Ahora bien, desde este empeño que no ceja, Dios nos está pidiendo también que nos dediquemos a pergeñar y construir una alternativa superadora.

En tiempos de Jesús, como no había democracia política porque mandaba inconsultamente el emperador de Roma, la alternativa solo podía tener como ámbitos a las personas, a las familias y a grupos y asociaciones, siempre que tuvieran poca visibilidad social. Hoy tenemos que comenzar, como hemos insistido, por lo personal; pero desde ahí tenemos que transformar todos los demás ámbitos; ante todo la familia y las demás comunidades primarias, para los cristianos las comunidades cristianas de base, comunidades de vida, el vecindario, el lugar de trabajo y las asociaciones en las que estemos implicados.

En todas ellas tenemos que fomentar la cultura de la democracia, que comprende los siguientes elementos: todos tenemos que hablar con verdad y responsabilidad; tenemos que escucharnos descentrándonos y dando lugar a los demás; tenemos que dialogar buscando entender lo que se trae entre manos y entendernos los participantes. Tenemos que tomar decisiones que expresen a ese nosotros que es la comunidad o el grupo, y tenemos que realizar cada uno responsablemente aquello a lo que nos comprometimos; tenemos que evaluar en conjunto, poniendo por delante los fines trascendentes que nos convocan; desde ellos tenemos que ser capaces de procesar los conflictos buscando no salirnos con la nuestra, sino el bien del grupo y de cada participante; tenemos también que celebrar el don sagrado de la vida de la que participamos y los logros del grupo.

Solo desde este modo de proceder, llegaremos a una verdadera democracia política. Que tenemos también que trabajarla para que no se quede en lo meramente procedimental, sino que contenga el bien común, no el de los que se han cogido el poder y sus comparsas, ni tampoco el del capital –como sucede a nivel mundial–, y que configure un verdadero Estado de derecho, con una verdadera separación de poderes; con apoyo a la empresa que acepte su responsabilidad social, que nada tiene que ver con la propaganda corporativa; con seguridad social y siendo el gobierno responsable ante la ciudadanía, incluso a nivel administrativo y penal.

Así pues, no es el momento de aprovecharnos de la situación prevalidos de la impunidad, ni tampoco de vivir para llorar el bien perdido, ni menos aún de llamar a los amos del dinero y de las armas para que nos salven de los ineptos corruptos. Es hora de vivir con dignidad, como verdaderos hijos de Dios y como hermanos de todos, vivir fomentando lo más genuino nuestro, vivir libres de corazón en el seno de la tiranía, libres para vencer al mal a fuerza de bien; no para buscar rencorosamente el mal de los que nos hacen tanto mal, sino para vencerlos a fuerza de bien.

Y para buscar con esta actitud una alternativa superadora. Que el Señor nos acompañe.

Iglesia venezolana realiza intensa labor con jóvenes encarcelados por  Jorge López – Yo Influyo – 2 de Noviembre 2018

El criterio que se sigue para el trabajo con menores infractores en una cárcel de Venezuela es que “Dios no da a nadie por perdido”, comentó para YoInfluyo.com, monseñor Jaime Villarroel, obispo de Carúpano.



Como parte de la pastoral social de la Iglesia venezolana, el obispo de Carúpano, monseñor Jaime Villarroel señaló en entrevista para YoInfluyo.com que están trabajando en un centro de detención para menores con cerca de 40 jóvenes, algunos se encuentran ahí por delitos muy serios como asesinato, robo o violación.

Dijo que con los jóvenes en prisión han realizado un trabajo, no sólo en la formación cristiana, sino también capacitándolos en oficios como electricidad, refrigeración, reparación de aparatos del hogar, así como actividades artísticas como tocar guitarra, y actividades escolares para que, quien lo necesite, pueda terminar su bachillerato.

Comentó que también hacen trabajo artesanal, que luego es dado a conocer y promocionado para que la gente ve lo que hacen estos jóvenes.

“En las cárceles el gobierno que debe dar comida, pero no les dan comida. También nosotros como iglesia estamos dándoles de comer” dijo el obispo y agregó que todos los martes hay una lectivo divina que preparan los jóvenes y el jueves la Eucaristía, cuya ceremonia también preparada por ellos.

Un sacerdote los confiesa periódicamente y el obispo va dos veces al mes a acompañar a los muchachos.

Sembradores de paz

“La directora del penal hasta este momento nos ha agradecido muchísimo y ha pedido que la Iglesia no deje de apoyarlos, porque desde que estamos ahí trabajando, también la violencia ha bajado dentro del penal, porque nuestras cárceles son muy violentas”, señaló.

El obispo compartió que los jóvenes le dicen que él debería ser el director de la cárcel y “a mí me llaman el abuelo por la barba blanca, la verdad que es una experiencia hermosa”, comentó.

Cuando algunos jóvenes, por beneficios procesales, llegan a salir de la cárcel, “vemos que luego acompañan al sacerdote en las misas, o ayudan en la casa parroquial y en la comunidad” por lo que monseñor Villarroel considera que hay una recuperación.

“Yo veo que esto es una cosa de Dios, el Señor de verdad está ayudando a recuperar a muchos jóvenes que están metidos en la violencia, que están metidos en unas situaciones de crímenes y asesinatos”.

Ante la cuestión de por qué hacer esto habiendo tantas necesidades en Venezuela, monseñor Villarroel dijo que “Dios no da a nadie por perdido, yo creo que es el criterio con el que debemos siempre actuar. […] Toda persona tiene posibilidad de nuevas oportunidades de recuperarse y aunque esté muy destruido y aunque haya cometido los crímenes que haya cometido hay que tenderle la mano”.

Venezuela es un campo de concentración por Jorge López – Yo Influyo – 1 de Noviembre 2018

El obispo de Carúpano Jaime Villarroel dijo que lo que pasa en Venezuela y comienza a ocurrir en Nicaragua puede pasar en cualquier parte del mundo.



“Hoy Venezuela es un campo de concentración”, así describió la situación ue vive su país el obispo de Carúpano, Jaime Villarroel, durante la conferencia que ofreció en la Ciudad de México el pasado 31 de octubre convocada por la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada México (ACN-México).

El comienzo

El prelado señaló que la situación que se experimenta en el país sudamericano inició en 1987 cuando Hugo Chávez Frías llevó a cabo un intento de golpe de estado; por el cual el presidente Rafael Caldera lo indultó más tarde.

El pueblo venezolano cansado de los partidos políticos y de la falta de resultados dio un voto de castigo y eligieron a Chávez en el año 1999, quien se había integrado a la vida política. Los ciudadanos “se dejaron llevar por la rabia”, explicó el obispo. Chávez Frías prometió erradicar la corrupción y distribuir la riqueza, por si fuera poco el aparato de justicia también estaba corrompido, “nos ofreció un caramelo envenenado”, dijo.

Una vez en el poder convocó a una Asamblea Nacional Constituyente de la que nació una Constitución y el pueblo la aceptó. “Era carismático y supo llegar a las clases más pobres”, aparentó ser como un caudillo, como el nuevo Bolívar, señaló monseñor Villarroel.

El obispo venezolano recordó cómo el entonces presidente violaba la constitución impulsada por él mismo, y su estilo para modificar la legislación cuando algo llegaba a estorbarle. Otro rasgo resaltado por monseñor Villarroel fue que Chávez tenía un discurso de división y amenazaba con la expropiación a los empresarios que no se doblegaban a sus decisiones, “de hecho sí las llevó a cabo tras lo cual las daba a personas poco preparadas para administrarlas”. Señaló que el régimen ha destruido el 80 % de las empresas y también expropió 8 millones de hectáreas con el mismo método.

Por otro lado, las rentas del petróleo le permiteron corrromper a muchas personas dentro y fuera del país. Ofrecía petróleo a precios muy bajos, lo que le ganó lealtades por el mundo.

País en ruinas

El obispo de Carúpano apuntó algunos datos que reflejan la situación de la población: el salario mínimo es de 3 o 4 dólares mensuales y un par de zapatos cuestan el salario de 2 años; las familias no pueden comprar un cuaderno para que los hijos puedan tomar apuntes en la escuela. Únicamente en septiembre la inflación fue de 270 por ciento. “El gobierno ha destruido el aparato productivo”, sentenció el obispo.

Monseñor Villaroel también se refirió a la situación de salud en Venezuela. Indicó que muchos médicos han salido del país a causa de los bajos salarios y dramáticamente se ven enfermedades como el dengue, que ya habia sido erradicada, así como otros males como el paludismo.

Manifestó que más de 3 mil personas que requerían tratamiento han muerto por no contar con una diálisis o no tener un antibiótico. Además, subrayó que la desnutrición en los niños se ha convertido en un mal irreversible.

No obstante, los problemas no terminan ahí. El prelado señaló que en la ciudad de Maracaibo falta la luz 3 o 4 días a la semana, y en ese lugar viven con temperaturas de 40 grados centígrados en promedio, por lo que las personas tienen que dormir al aire libre y, por no contar con refrigradores, se echan a perder los alimentos.

Ilegalidad en la Presidencia

Monseñor dijo con claridad que Nicolás Maduro no puede ser presidente de Venezuela porque un requisito para el cargo es haber nacido en el país; pero Maduro nació en Colombia.

La situación ya complicada con Chávez se agravó con Maduro. Muchos periódicos, indicó el obispo, han cerrado porque si son críticos con el gobierno no se les vende papel.

Denunció que se ideologiza a los pequeños ya que se les inculca que Chávez “es el padre de la patria” y se promueve el odio a la Iglesia. Se les enseña que la Iglesia vino a destruir todo en América.

Movimento externo, odio interno

Monseñor Villarroel indicó que entre los años ochenta y noventa se creó el Foro de Sao Paulo que pretende alcanzar sus fines en el continete mediante la ideología.

La retórica de Chávez y Maduro ha sembrado la división insistiendo que aquel que tiene cierto patrimonio es porque ha robado.

Sobre los obispos se ha dicho que son un cáncer que hay que erradicar, una cúpula podrida. El prelado enfatizó que el gobierno tiene grupos armados de choque para amenazar a los obispos. Indicó que Chávez intentó crear una iglesia reformada, y que estos grupos siguen trabajando.

Labor de la Iglesia

Sobre el papel de la Iglesia en medio de esta situación, comentó que su trabajo es como “una gota de agua en el desierto”, pero una gota que trae más esperanza de vida que 100 kilos de oro.

Mencionó que se alimenta a la gente por medio de las “ollas solidarias” en las parroquias donde la gente se reúne y se les puede ofrecer alimentos, además, de otros servicios de acompañamiento. Comentó que cuentan con un proceso de seguimiento a los niños que padecen desnutrición.

Pero también se busca la formación de la conciencia, pues cuando se está en la miseria se está dispuesto a todo para sobrevivir.

“Tengo mucho temor”, dijo y agregó que “uno no sabe lo que le puede pasar”. Comentó que su diócesis hubo una masacre de más de 60 muertos porque cárteles de la droga se enfrentaron, pero el gobierno echó los cuerpos al mar para que la gente no se enterara.

Por otro lado, señaló que el papa le ha agradecido al episcopado venezolano por resistir y ha pedido que busquen la unidad. El obispo Villarroel señaló que hay muchos deseos de venganza en Venezuela.

Cuando veas las barbas…

Monseñor Villarroel recordó que en 1999 les decían “que no nos iba a pasar lo que pasó en Cuba” y enfatizó que lo que pasa en Venezuela, y que en Nicaragua está pasando también, puede suceder en cualquier parte del mundo.

“No permitan que decidan por ustedes… no permitan que las ideologías los dividan”, concluyó.

Arzobispo venezolano será el nuevo Sustituto de Asuntos Generales en el Vaticano – La Patilla – 15 de Octubre 2018

download.jpg

En su primer día como Sustituto de Asuntos Generales, el Arzobispo venezolano de 58 años, Edgar Peña Parra, fue presentado a la Secretaría de Estado por el Papa Francisco, acompañado por el Cardenal Parolín, reseña VaticanNews.

La mañana del lunes 15 de octubre, Mons. Edgar Peña Parra asumió su nuevo cargo como Sustituto de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado. Nombrado por el Papa Francisco el pasado 15 de agosto, sustituye al Cardenal Angelo Becciu, que ha pasado a ser Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

Encuentro con el Papa Francisco

Esta mañana el Papa Francisco, acompañado por el Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, ha presentado al Prelado a todo el personal de las tres Secciones del Dicasterio Vaticano, representado por sus respectivos superiores, en la Biblioteca de la Secretaría de Estado. El Santo Padre y el nuevo Suplente saludaron personalmente a los funcionarios que se habían reunido para la ocasión.

El papel del Sustituto

El Suplente dirige la primera Sección del Secretariado de Estado que es especialmente responsable -según la Constitución Apostólica Pastor Bonus- “de la gestión de los asuntos relativos al servicio diario del Papa”; y de fomentar las relaciones con los diversos departamentos de la Curia Romana, “sin perjuicio alguno de su autonomía, y de coordinar el trabajo”.

Asuntos Generales se encarga también de “redactar y enviar las constituciones apostólicas, las cartas de decreto, las cartas apostólicas, las espístolas y otros documentos” que el Papa le confía; así como de llevar a cabo todos los actos relativos a los nombramientos que deben ser hechos o aprobados por el Pontífice en la Curia romana y en otros organismos dependientes de la Santa Sede. Asimismo, publica las actas y los documentos públicos de la Sede en el boletín titulado “Acta Apostolicae Sedis”; y divulga las comunicaciones oficiales relativas a los actos del Sucesor de Pedro y a la actividad de la Santa Sede.

Comunicado oficial de la Arquidiócesis de Caracas con motivo del fallecimiento del concejal Fernando Alban – 8 de Octubre 2018

Ante la muerte del Concejal Fernando Albán, el día de hoy 8 de octubre de 2018, cuando se encontraba detenido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) en Plaza Venezuela, manifestamos el profundo pesar de la Iglesia Católica de Caracas y  nos solidarizamos con el dolor de la familia Albán en estos momentos de incertidumbre y consternación.

Hacemos del conocimiento de toda la comunidad nacional e internacional que el Concejal del Municipio Libertador de Caracas Fernando Albán era hombre de sólidos valores cristianos y compromiso con los pobres. Por todos es sabido que desde el viernes 5 de octubre había sido detenido por el Órgano de Inteligencia Venezolana (SEBIN). La información dada hoy por el Fiscal General de la República nos deja perplejos y llenos de dudas razonables ante la tesis de un supuesto suicidio, no corroborado por una investigación profunda y objetiva.

Exigimos al Estado Venezolano que realice una investigación objetiva e imparcial sobre los hechos ocurridos en la sede del SEBIN en Plaza Venezuela, este lunes 8 de octubre. En tal sentido solicitamos que se establezca la verdad sobre lo ocurrido y se determinen las responsabilidades del caso, tomando en cuenta que el Concejal Albán estaba bajo la custodia del Estado Venezolano, quien es responsable de garantizar la vida e integridad personal de los detenidos. Repudiamos cualquier hecho contrario a la dignidad humana y al respeto de los Derechos Humanos de las personas que se encuentran privadas de libertad por hechos de naturaleza política y, en especial, lo sucedido con quien era Concejal de la “Comisión de Culto, Fomento e Impulso del Buen Vivir” por las Parroquias Santa Rosalía, San Pedro, El Recreo y San Agustín. Hombre comprometido con la acción social de la Iglesia Católica en Caracas con Caritas, “La Olla Solidaria”, en los barrios más humildes y “El kilo de amor” para la gente pobre. Hasta ayer se conoció que estaba sereno y tranquilo -inclusive- envió directrices a su equipo para que mantuviese el trabajado en favor de los pobres.

Elevamos plegarias a nuestro Señor Jesucristo por su eterno descanso, y para  que le otorgue a su familia el consuelo de la esperanza en la Resurrección. Así también oramos, para que en nuestra Patria se respeten los derechos humanos de todos los venezolanos, no se vulnere la dignidad del ser humano y el legítimo derecho a la vida de todos los ciudadanos, sin distingo alguno, y se instaure la justicia fundamentada en la verdad, único camino hacia la paz perdurable en nuestro país.

Que María Santísima, nuestra Señora de Coromoto nos guíe para construir el progreso de nuestra Patria por caminos de justicia, fraternidad y paz.

EMMO. CARD. BALTAZAR ENRIQUE PORRAS CARDOZO

Señores Obispos Auxiliares y Reverendos Vicarios Episcopales de la Arquidiócesis de Caracas

*Caracas 8 de octubre de 2018*

A %d blogueros les gusta esto: