elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Iglesia

La «Olla Solidaria» socorre a miles de venezolanos sumidos en la pobreza por Ludmila Vinogradoff – ABC – 12 de Agosto 2019

Multitud de venezolanos comen una vez al día gracias a la Iglesia Chiquinquirá
Multitud de venezolanos comen una vez al día gracias a la Iglesia Chiquinquirá – L.V.

La Iglesia católica con los voluntarios tiende su mano a los más necesitados para que no se mueran de hambre

La cita es el sábado en la Iglesia Chiquinquirá. Entre 80 y 100 voluntarios se reparten la tarea de preparar y servir unos 850 platos de comida a los necesitados, que vienen desde los alrededores de Caracas, los Valles del Tuy, Higuerote y de los barrios más pobres de la capital.

Hace tres años los obispos de la Conferencia Episcopal Venezolano decidieron lanzar el programa social la «Olla Solidaria» para alimentar a los pobres pero en la Iglesia Chiquinquirá decidieron ir más allá y bautizar su jornada como la «Olla Milagrosa» en honor a San Isidro Labrador, un santo muy venerado en Madrid.

Carlos Gerome, un hombre sin dentadura con edad indefinida que se ve maltratado por la crisis, no se sonroja al auto calificarse en «situación de calle» o mejor dicho en la indigencia, dice a ABC. «Vivo en Chacao bajo un puente. Vengo aquí porque no quiero seguir comiendo de la basura», dice apretando contra su pecho su deshilachado morral, de los que el régimen chavista regala a los niños en las escuelas públicas.

Gerome llegó a Caracas desde su natal isla de Margarita. En la capital lo atrapó la crisis, se quedó sin trabajo y ahora deambula como alma en pena sin dinero para regresar a su isla donde podía pescar y no se moría de hambre sacando una sola sardina al día.

Pero Caracas es otra cosa. El régimen de Nicolás Maduro ha salvado la capital de dejarla sin gasolina. Aunque escasea se consigue agua, gas y electricidad de manera racionada y a cuenta gotas. Pero en el interior los venezolanos pasan seis meses sin los servicios básicos y cocinando a leña.

Por la escasez aunque menos aguda, la capital se ha visto desbordada de indigentes, mendigos y desplazados de la provincia que no han podido escapar caminando por la frontera hacia Colombia, Perú y Chile.

La FAO de las Naciones Unidas señala que el hambre se triplicó en los últimos dos años (2016-2018). En su último informe afirma que casi 7 millones de venezolanos están en el umbral de la hambruna. La pobreza extrema o la indigencia se disparó del 11% a más del 30% de lapoblación mientras que el 90% de los venezolanos (unos 27 millones de personas) se ubica en el nivel de pobreza general.

Ana Acevedo, tiene 62 años y es abuela de siete nietos. Vive en Antímano, un barrio pobre de la capital venezolana. «Es la primera vez que vengo a este comedor. Vivo con mi hijo, la nuera y los nietos en una casita. Soy lavandera y de eso vivimos pero lo que ganamos lavando ropa no nos alcanza ni para comer. Nunca he visto tanta miseria en los últimos 29 años que vivo en el barrio. El próximo sábado voy a traer a mis nietos a comer en la iglesia Chiquinquirá», dijo rompiendo en llanto.

Elsy Da Costa y Alcira de Hopkins, son dos de las voluntarias que coordinan la logística del comedor católico desde hace dos años y medio. «Empezamos a preparar la comida, cortar las verduras y hortalizas el viernes por la tarde, la refrigeramos y el sábado amanecemos cocinando. Nos ayudan algunos chef de restaurantes y tenemos la donación de pan de las panaderías amigas».

El nombre de la «Olla Milagrosa» surge inspirada en el santo madrileño San Isidro Labrador, cuya olla nunca se vaciaba cuando daba de comer a los pobres. “Ese es el milagro, una vez no teníamos arroz y rogamos al cielo. Bueno, de pronto apareció un paquete grande de arroz y lo cocinamos para los pobres”, dijo a ABC Alcira de Hopkins.

La parroquia San Judas Tadeo comenzó hace dos años y medio el programa con 60 platos pero ese mismo día se duplicó a 120. «Ha ido aumentando de manera veloz por la crisis y el hambre. Ya vamos por 850 platos la jornada del sábado y la demanda crece de manera vertiginosa», dice Susana Mas, coordinadora del sector farmacéutico de beneficencia.

El centro católico ha carnetizado a 600 personas que frecuentan todos los sábados la parroquia. La mayoría son personas de tercera edad, mujeres y niños. Pero hay otros 250 que no están afiliados sino que vienen de vez en cuando, cuando tienen apetito. Mientras esperan su turno reciben charlas de evangelización y valores humanos.

 

Una iglesia venezolana es finalista de la XI Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo – ProDaVinci – 15 de Julio 2019

La Iglesia San Juan María Vianney en Media Legua estado Vargas es seleccionada entre 997 obras como una de 32 finalistas de la XI Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo. Formará parte de la exposición de la Bienal en Asunción Paraguay entre el 5 y 11 octubre 2019.

La Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo celebra su XI convocatoria este año, con la participación 22 países. En esta oportunidad se presentaron 997 proyectos de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela. El jurado de la Bienal seleccionó de esta lista 210 proyectos entre los cuales figuran 4 obras en Venezuela:

  • Casa Guaparo – NMC Nómadas
  • Casa Núcleo – AGA estudio
  • Experimento Tropical Casa LP – Sánchez Taffur Arcquitectos
  • Iglesia San Juan maría Vianny Media Legua – Elisa Silva, Enlace Arquitectura

Tras la deliberación del jurado presidido por Gloria Cabral y Solano Benítez (Asunción), y formado por Gabriela Carrillo y Mauricio Rocha (Ciudad de México), Sandra Barclay y Jean Pierre Crousse (Lima), Josep Ferrando (Barcelona), Carlos Quintáns (La Coruña), Nicolás Campodónico (Rosario), Carla Juaçaba (Rio de Janeiro), Javier Corvalán (Asunción), y los comisarios de la XI BIAU Ana Román y Arturo Franco 32 obras fueron seleccionadas entre las cuales figura la Iglesia San Juan María Vianney de Elisa Silva y Enlace Arquitectura. Estas formarán parte de la publicación y exposición de la XI BIAU en Asunción Paraguay entre el 5 y 11 de octubre 2019. La ceremonia de inauguración y premiación se realizará el 7 de octubre.

La Iglesia está ubicada en un lugar privilegiado por su vista desde el lado norte de la cordillera de la costa hacia el Mar Caribe en el estado Vargas. Su razón de ser fue crear un lugar de culto donde la comunidad de Media Legua pudiera llegar caminando. El proyecto comenzó en el año 2008 con su diseño y luego se construyeron las fundaciones y paredes. Poco a poco, al paso de donaciones recibidas, se logró construir la estructura de la iglesia en un plazo de 10 años, aunque aún faltan los bancos, el mobiliario clérigo y el paisajismo. El proyecto se construyó con 47,000 USD, que fueron donados por la Fundación Adveniat de Essen Alemania, el Fondo Nueva Evangelización en Madrid y la Parroquia Santos Apostoles en Oviedo, ambos en España, y donaciones por entes privados en Venezuela. El Padre Abelardo Bazó inició el proyecto cuando fue párroco de Tarmas y ha sido su principal propulsor. Rafael Monterrey y su esposa Dilia han cuidado los predios de la Iglesia durante todo su proceso de construcción. Los cálculos estructurales fueron realizados por el Ingeniero Ricardo Silva y la estructura ha sido construida por personas de la comunidad.

La iglesia está hecha de bloques de cemento que actúan como paredes estructurales al ser rellenadas con concreto y cabillas de acero. Por encima de los 1,80 metros, comienzan a aparecer aberturas que crecen en tamaño a medida que suben fila por fila, creando paredes porosas que permiten que la luz entre y el aire circule. Tres aberturas traen el paisaje hacia el interior de la iglesia, enmarcando árboles y vistas.

Otros proyectos reconocidos en previas celebraciones de la BIAU han sido Alejandro Borges González en la III edición con Vivienda Unifamiliar Simbiosis II, Carlos Pou Ruan y Lucas Pou Ruan en la VI edición con la Villa del Cine, PA Puchetti Arquitectos en la VII edición con la Nueva Planta de Producción de Vacunas del Instituto Nacional de Higiene “Rafael Rengifo” Ciudad Universitaria de Caracas y  Enlace Arquitectura – Elisa Silva en la VIII edición con el proyecto Pavimento del Bulevar Sabana Grande. La BIAU es una iniciativa del Gobierno de España que inició en Madrid en el año 1998. Tras once ediciones representa una referencia fundamental de la arquitectura y del urbanismo en Iberoamérica.

Venezuela : Dramático video de los obispos – Conferencia Episcopal – 16 de Mayo 2019

La Conferencia Episcopal Venezolana ha distribuido un vídeo donde muestra los efectos que ha causado en el país la dictadura socialista bolivariana de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, y la respuesta de la Iglesia ante las durísimas realidades sociales a las que se está viendo abocado el país.

Funcionarios de Maduro tocaron las puertas de la Conferencia Episcopal para pedir asilo por Rosalinda Hernández – TalCual – 5 de Mayo 2019

El monseñor Mario Moronta informó que en los próximos días denunciarán el ataque de la GN ante los tribunales. “Quienes atacan las iglesias de Venezuela no tienen temor de Dios”

Hace 20 días representantes de la administración de Nicolás Maduro tocaron las puertas de Conferencia Episcopal Venezolana para pedir asilo, en caso de una salida del mandatario, afirmó este domingo el monseñor Mario Moronta durante una eucaristía realizada en apoyo a la iglesia atacada por la Guardia Nacional en San Cristóbal, estado Táchira.

Altos dirigentes han acudido a varios obispos para consultar que en el caso de que hubiere una situación contraria a ellos, si se mantenía el derecho de asilo que universalmente se le reconoce a la Iglesia. Por supuesto, la Iglesia está abierta para proteger a todos los que requieran atención. Pero sin ser alcahuetes, ni encubridores, que no lo somos”, dijo.

Según dijo, ningún dirigente o representante del oficialismo se ha acercado al monseñor pero si a varios obispos de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

“Si me llegan pues también lo discutiríamos si se encuentran dentro de las propuestas de la protección. Hemos protegido y estamos protegiendo a muchas personas que han sido atacadas”

La eucarística en desagravio al ataque con bombas lacrimógenas que hizo la Guardia Nacional el pasado viernes a la iglesia Nuestra Señora de Fátima, fue oficiada por el obispo de San Cristóbal junto a más de 20 sacerdotes. Pidió por la conversión de quiénes están haciendo el mal.

“Ya es hora que el mundo se de cuenta de lo que está pasando en Venezuela (…) Pidan perdón públicamente es lo menos que pueden hacer”, dijo Moronta a los funcionarios de la GN

Informó que en los próximos días denunciarán este ataque ante los tribunales nacionales e internacionales. Los feligreses que se encontraban en la misa del pasado viernes también informaron que 40 guardias nacionales ingresaron a la iglesia con motos. “Quienes atacan las iglesias de Venezuela no tienen temor de Dios”.

Los jesuitas latinoamericanos denuncian el sufrimiento del pueblo venezolano bajo la tiranía de Maduro – CPAL – 11 de Marzo 2019

Periodista Digital de España publica el comunicado final Seminario ‘Búsqueda de alternativas políticas a la crisis venezolana’, convocado por la CPAL y realizado la semana pasada en Lima.

Su voz, te reconcilia con la Iglesia

1

Venezuela: los esbirros chavistas arrestan a una joven en Caracas.

Igual que antes los obispos venezolanos, los jesuitas han sido mucho más claros y tajantes que el siempre calculador Papa Francisco, aunque usen su nombre y lo citen como referencia (Los obispos venezolanos condenan los arrestos y ataques contra ONGs).

En el comunicado final del Seminario ‘Búsqueda de alternativas políticas a la crisis venezolana’, los jesuitas no se han cortado un pelo o mordido la lengua

“Un pueblo que pasa hambre, que no tiene dónde recibir atención médica, que no cuenta con los mínimos servicios públicos, que sobrevive a pesar del irrisorio valor de la paga que recibe”

“Un pueblo que es perseguido cuando protesta, que vive múltiples formas de control social y político, con un gobierno ahora cuestionado en su legalidad y cada vez más totalitario”

2


Jesuitas de América Latina

Como servidores de la misión de Cristo en América Latina y El Caribe, entre el 4 y el 6 de marzo pasados nos reunimos 51 laicos y sacerdotes, incluyendo 19 jesuitas, de distintas áreas profesionales y académicas para reflexionar sobre alternativas políticas a la crisis de Venezuela. Fuimos convocados por la Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina y El Caribe – CPAL, contando además con el apoyo de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya de Lima y la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas.

El Seminario tuvo como eje central de la discusión la tarea de clarificar los factores principales de la crisis que hoy vive el país y que afecta a la sociedad venezolana sin distinción de clases sociales, muy particularmente a los sectores más empobrecidos. Las deliberaciones del grupo se centraron en tres grandes preguntas:

  • ¿cuál es el papel de los diversos actores sociales, políticos y armados en la coyuntura venezolana?
  • ¿cuál es la postura de los países y bloques transnacionales de poder que inciden en la crisis del país?
  • ¿cuál debe ser el aporte y la ruta de actuación de la Compañía de Jesús a partir de los diversos escenarios probables?

El dolor y la miseria creciente del pueblo venezolano, dentro y fuera de su país, nos entristece y nos interpela. Somos conscientes de que las causas que han llevado al deterioro de la democracia y las condiciones de vida del pueblo venezolano son de vieja data en Venezuela; con todo, la actual situación de miseria y quiebre de la institucionalidad de la democracia es éticamente intolerable y políticamente insostenible.

3

Una publicación compartida de Manos A La Obra Por Venezuela. (@manosalaobraporvenezuela) el 28 Feb, 2019 a las 7:58 PST

Los millones de migrantes presentes en casi todos los países de América latina (13% de la población venezolana) nos abren una ventana por la cual se asoma diariamente la pasión cotidiana -casi inaguantable- de la mayor parte de su pueblo; un pueblo que pasa hambre, que no tiene dónde recibir atención médica, que no cuenta con los mínimos servicios públicos, que sobrevive a pesar del irrisorio valor de la paga que recibe; un pueblo que es perseguido cuando protesta, que vive múltiples formas de control social y político, con un gobierno ahora cuestinado en su legalidad y cada vez más totalitario, que ha sido cooptado por un pequeño grupo de intereses corporativistas y que ha dilapidado escandalosamente la riqueza del país.

Queremos reafirmar que ejercemos nuestra misión de servicio en la Iglesia. Nos sentimos plenamente expresados en la posición de nuestros hermanos obispos de Venezuela quienes, conociendo de cerca el drama del país y el sufrimiento del pueblo, afirman que “vivimos un régimen de facto, sin respeto a las garantías previstas en la Constitución y en los más altos principios de dignidad del pueblo…

En esta crisis política, social y económica, la Asamblea Nacional, electa con el voto libre y democrático de los venezolanos, actualmente es el único órgano del poder público con legitimidad para ejercer soberanamente sus competencias” (111ª Asamblea plenaria Conferencia Episcopal de Venezuela, enero de 2019).””

 

En la “Fórmula del Instituto”, que contiene la quintaesencia de la experiencia y la inspiración de Ignacio de Loyola, se dice que la Compañía de Jesús fue fundada – entre otras misiones – para “reconciliar a los desavenidos”. Somos llamados a ser mensajeros de la reconciliación en la justicia y de la esperanza. “Para lograrlo tenemos que alcanzar una comprensión más profunda del misterio del mal en el mundo, y también del poder transformador de la misericordiosa mirada de Dios que trabaja por hacer de la humanidad una familia reconciliada y en paz” (Congregación General 36ª de la Compañía de Jesús, Decreto 1º, # 31). Por eso no nos quedamos contemplando únicamente los males, sino que también nos regocijamos con los múltiples signos de solidaridad y de generosidad que descubrimos entre el pueblo venezolano y entre nuestros pueblos hermanos, pues han alimentado la lucha y la resistencia pacífica y activa de las víctimas y sobrevivientes en ese hermano país.

Movidos a compasión ante el sufrimiento de tantas personas y después de analizar con profundidad la situación política, social, económica y geoestratégica de Venezuela buscando alternativas políticas a la crisis actual, los jesuitas queremos seguir:

  • impulsando, junto con muchas otras personas y organizaciones, alternativas políticas y de servicio que rescaten la centralidad y la dignidad inalienable de cada ser humano; y por eso rechazamos todas las formas de violar los derechos humanos, y toda manipulación del poder político que pretenda imponer un orden que no reconozca el disenso, la pluralidad, los derechos colectivos de los pueblos originarios, las libertades civiles y políticas, tal como están consagradas en la Constitución Bolivariana de 1999.
  • siendo solidarios y reforzar nuestro servicio y atención a los migrantes venezolanos en nuestros países, pues no solamente reconocemos su drama, sino que valorizamos su presencia y la riqueza que aportan en las sociedades que les acogen;
  • promoviendo, de diversas maneras, una comprensión cada vez más fina y completa de la realidad venezolana a través del trabajo de investigación, publicación, divulgación, enseñanza y formación que se realiza en nuestros diversos servicios apostólicos para contribuir a reducir la desinformación, los prejuicios y la polarización que existe en la opinión pública y generar una auténtica solidaridad.

Valoramos el interés de la comunidad internacional y sus iniciativas para ayudar al pueblo venezolano en la superación de la crisis. Creemos y defendemos expresamente el principio fundamental de la autodeterminación de todos los pueblos de la tierra. Por eso, afirmamos que la ayuda que se requiere para la solución de los problemas actuales de Venezuela amerita que las medidas de presión que se ejerzan desde el exterior deben ser pensadas de manera que no causen más daño a los que sufren y son afectados por el mal que se pretende corregir. Éticamente no es correcto ni bueno combatir un mal con otro mal que signifique empeorar la situación de miseria, exclusión y explotación de los pueblos, especialmente de los pobres e indefensos.

 

Tal como nos decía el Papa Francisco a los jesuitas en su discurso final a la 36ª Congregación general en noviembre de 2016, estamos convencidos de que “la Compañía de Jesús no está llamada a ocupar espacios sino a desatar procesos”. El Seminario realizado ha sido una bella experiencia de ese modo de servicio.

Rogamos al Señor nuestro Dios por todos los que forman el cuerpo apostólico de la Compañía de Jesús en Venezuela, así como por todos aquellos que acompañan, defienden, promueven y trabajan por la integración de los migrantes en diversos países del subcontinente. “Aun en los momentos en que afrontamos grandes desafíos y aparentes derrotas, seguimos soñando con ayudar a recrear un mundo diferente, porque hemos conocido “a Aquel que tiene poder para realizar todas las cosas incomparablemente mejor de lo que podemos pedir o pensar” (Efesios 3: 20). Por eso nos mantenemos firmes, “calzados los pies con el celo por el Evangelio de la paz”(Efesios 6: 15)” (Mensaje orante para aquellos jesuitas que trabajan en zonas de guerra y conflicto, 36ª Congregación General).

En nombre de los participantes,

Roberto Jaramillo Bernal, S.J.
Presidente de la CPAL

Irritante confusión por Luis Ugalde S.J. -TwitLonger – 20 de Febrero 2019

“Neutralidad positiva” “Neutralidad inaceptable” Luis Ugalde s.j.


Vivimos Tiempos de mucha tensión, confusión y deseos de que alguien desde fuera nos resuelva esta tragedia nacional. Algunos quisieran que el Papa nos liberara del usurpador. Para que esta ilusa esperanza no traiga más frustración, la Iglesia católica debe ser más clara y evitar confusiones y silencios que aumentan la irritación contra el Vaticano.
Para muchos es difícil entender que el Papa sea cabeza y servidor de la Iglesia católica y al mismo tiempo Jefe de Estado en un mínimo territorio pero con relaciones diplomáticas con casi todos los estados del mundo. El problema es que actuaciones razonables para el Estado Vaticano pueden resultar chocantes y escandalosas para la Iglesia Pueblo de Dios. En esa confusión estamos.
Neutralidad positiva Hace unos años Argentina y Chile llegaron a las puertas de la guerra por cuestiones fronterizas. El papel activo del Vaticano fue decisivo para frenar el conflicto y ahorrar muertos y odios. La mediación vaticana fue posible porque ambas naciones son de gran mayoría católica y sus gobiernos aceptaron la intervención como muy positiva por la creíble imparcialidad de un Estado sin tanques, con mucho reconocimiento moral e interesado en ayudar a ambas partes. Se le reconocía al Vaticano imparcialidad positiva (lo que recientemente el Secretario de Estado cardenal Parolín llamó “neutralidad positiva”) necesaria para ser árbitro o mediador.
Neutralidad inaceptable. No es esa la situación de Venezuela en la que los cristianos no podemos ser neutrales, sin traicionar a Cristo. Cuando un usurpador a mano armada secuestra la Constitución, arrebata las libertades, apresa, tortura y despoja de su patria y bienestar a millones… nadie en conciencia puede ser neutral entre el victimario y las víctimas. Jesús traza una radical diferencia y llama “benditos de mi Padre” a quienes atienden al hambriento, al exiliado, al preso y al enfermo, y “malditos de mi Padre” a los que niegan al prójimo la comida, la medicina, la patria y la libertad. Venezuela sufre un asalto a mano armada por bandidos que la dejan medio muerta, como en la parábola del Buen Samaritano (Lucas 10,25-). La Iglesia en Venezuela, a costa de su tranquilidad y aun de su libertad, tiene que abrazar y curar al hermano herido, como lo hizo en El Salvador de manera ejemplar Monseñor Romero (con mucha incomprensión y disgusto del Vaticano en ese tiempo) hasta ser asesinado por el poder dominante. Recientemente por esa virtud heroica el Papa Francisco ha canonizado con toda celeridad a San Romero de América y lo ha puesto como ejemplo de obispo y cristiano defensor de los perseguidos. En muchas otras ocasiones (por ejemplo en la etapa final de Pinochet) se produce el conflicto entre la Iglesia-Estado en buena relación con el Gobierno y la Iglesia-Pueblo de Dios, de ciudadanos que sufren y luchan por la dignidad humana y los derechos negados por ese Gobierno.
Nos sentimos orgullosos de nuestra Iglesia en Venezuela, y considero que nuestra Conferencia Episcopal (CEV) lleva tres lustros como la institución más lúcida y valiente frente a un régimen que hace mucho tiempo perdió la legitimidad, y con ello nos pone en el deber de cumplir con los artículos constitucionales 333 y 350 basados en la tradicional doctrina católica sobre la legítima rebelión contra el tirano. Tenemos pruebas de que esta actuación de la CEV cuenta con la comprensión y apoyo del Papa y de su Secretario de Estado y contamos con las oraciones y la solidaridad de diversos episcopados e iglesias del mundo. El Régimen trata de manipular esa realidad presentando al Papa como amigo empeñado en salvar su “socialismo del Siglo XXI” y enfrentado a la CEV degenerada en partido político contra este buen gobierno. Lamentablemente no faltan opositores que, malévola o ingenuamente, favorecen al gobierno que odian, atacando al Papa. El régimen ha abusado tanto con la manipulación del “diálogo” y la mediación del Vaticano, que el Papa ha enviado una carta al Sr. Maduro diciéndole que el Régimen, para perpetuar su poder y el desastre nacional, viola e incumple las buenas palabras de diálogos anteriores.
Baño de muerte y gobierno de transición. No es cierto que lo mejor sea someterse dócilmente a la dictadura para así evitar el baño de sangre, pues el baño de muerte ya es una terrible realidad que sufren millones, no es solo un peligro. Por eso Venezuela necesita salir cuanto antes del usurpador y formar un gobierno amplio de transición decidido a convocar elecciones presidenciales libres y democráticas (impedidas el año 2018) y restablecer la Constitución y los derechos humanos violados. Gobierno de Transición a la mayor brevedad 1) para establecer las condiciones para una elección justa y limpia (nuevo CNE y TSJ, eliminación de la ANC, habilitación de candidatos y partidos, actualización del REP, votación en el exterior, auditorías, empresa de soporte, máquinas electorales etc.). Según los entendidos todo esto tomará unos 9 meses y por eso conviene empezar ya. 2) De máxima urgencia en el tiempo es también el cambio de la disparatada política económica y el freno de la hiperinflación (va mucho más allá de la ayuda humanitaria), que no pueden lograrse sin mucha iniciativa privada e inversión y sin un apoyo internacional grande y sostenido de los gobiernos democráticos y de los organismos multilaterales. Nadie en sus cabales piensa que la prolongación del régimen actual puede traer bienestar a Venezuela. El usurpador Maduro no puede, ni quiere, convocar a elecciones presidenciales limpias, ni cambiar del modelo “socialista”; tampoco tiene credibilidad ni apoyo internacional y nacional, ni tendrá la de la Fuerza Armada.
La Iglesia de Cristo sin confusiones debe movilizarse más, nacional e internacionalmente, para liberar a Venezuela de la actual tragedia humana, evitando manipulaciones del Régimen. El Vaticano –si se presenta la oportunidad- estará dispuesto a contribuir a la salida no sangrienta del usurpador.
Caracas, 19 de febrero de 2019.

¿Qué papel debe jugar la Iglesia en la crisis en Venezuela? – NTN24 – 8 de Febrero 2019

El Vaticano se ha ofrecido como mediador si ambas partes lo solicitan. El Cardenal Baltazar Porras considera “inviable” una mediación del Vaticano

La posible mediación del Vaticano en la crisis de gobernabilidad que atraviesa Venezuela está sobre la mesa. El Papa Francisco estaría dispuesto a mediar si ambas partes así lo solicitan; sin embargo, la Iglesia venezolana considera “inviable” esta posibilidad, alegando falta de voluntad real por parte del régimen de Nicolás Maduro.

A través del Secretario de Estado, el Cardenal Pietro Parolin, el Vaticano se declaró en “neutralidad positiva” frente a la crisis venezolana y reiteró su disposición a servir como mediador, únicamente si existe una solicitud expresa de ambas partes.

La Iglesia se ha desempeñado en varias ocasiones como mediadora en la crisis de gobernabilidad en Venezuela pero en esta oportunidad las condiciones parecen haber cambiado. El Cardenal Baltazar Porras, arzobispo metropolitano de Mérida y administrador apostólico de Caracas, afirmó a una radio local argentina que abrir un diálogo en el país sería una hoja en blanco y calificó como “inviable” la mediación del Vaticano en la crisis en Venezuela, considerando que en los procesos pasados de diálogo no ha habido voluntad real para conseguir una salida.

Comunicado conjunto de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), de la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Venezuela (CONVER) y del Consejo Nacional de laicos de Venezuela (CNL) – 4 de Febrero 2019

download.pngdownload.jpgdownload-1.png

COMUNICADO CONJUNTO

1. Los miembros de las presidencias de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), de la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Venezuela (CONVER) y del Consejo Nacional de laicos de Venezuela (CNL), queremos compartir con todo el pueblo venezolano algunas preocupaciones sobre la dramática situación que estamos viviendo en el país.

2. Experimentamos en todas las comunidades a las que servimos, y en todo el contexto nacional, una dolorosa situación de injusticia y sufrimiento por la carencia de lo necesario para una vida digna y productiva, y la indefensión ante la justicia. Esto ha generado, con determinación y esperanza, la búsqueda de un cambio político a través de un proceso de transición pacífica y transparente, que lleve a elecciones libres y legítimas para retomar el rumbo democrático y lograr la recuperación del Estado de Derecho, la reconstrucción del tejido social, la producción económica, la moral en el país y el reencuentro de todos los venezolanos.

3. Al asumir esta ruta de transición hacia un proceso electoral, urge hacerlo de forma pacífica y con los instrumentos presentes en la Constitución Nacional, para evitar mayores sufrimientos y dolores al pueblo. Como creyentes y compañeros de camino, nos dejamos iluminar por la Palabra y la sabiduría que viene de Dios que “ante todo es pura y además es amante de la paz, comprensiva, dócil, llena de misericordia y de buen obrar, constante, sincera. Los que procuran la paz están sembrando la paz y su fruto es la justicia” (Sant. 3, 2.18).

4. Es moralmente inaceptable la creciente represión por motivos políticos, la violación de los Derechos Humanos y las detenciones arbitrarias y selectivas. Como ciudadanos y servidores de las comunidades, les exigimos a los organismos de seguridad del Estado que no sigan reprimiendo a sus hermanos venezolanos y asuman su verdadera responsabilidad de proteger al pueblo en toda circunstancia, particularmente cuando ejerzan el derecho a la protesta pacífica.

5. Urge que el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo cumplan con su primer deber que es el estar al servicio del pueblo y, de una vez por todas, se acaben los abusos de poder y antes descritos, en particular, lo que se refiere a las detenciones de menores de edad. No caigan en contradicción con las mismas leyes que profesan respetar, y siéntanse independientes de cualquier otro poder público a la hora de ejercer sus funciones.

6. Hacemos un reconocimiento y agradecimiento a los activistas que defienden y promueven los Derechos Humanos en momentos de crisis y tensión en el país, por el servicio que desempeñan a pesar de los riesgos, y les animamos para que continúen atendiendo a las víctimas que sufren injusticias. Pedimos el respeto y la seguridad personal y jurídica para quienes ejercen este digno servicio en Venezuela.

7. La Iglesia Católica comprometida desde hace muchos años en acompañar y auxiliar a la población más afectada, actuando de acuerdo a los principios de independencia, imparcialidad y humanidad, solicita sean concedidos los permisos necesarios para disponer de la ayuda humanitaria como un medio para mitigar el impacto de la crisis sobre la gente más vulnerable. Cáritas de Venezuela y las diversas instituciones de promoción social de la Iglesia con un extenso alcance en todo el territorio nacional, nos comprometemos a continuar el servicio que venimos realizando con equidad, inclusión, transparencia y efectividad.

8. En este momento crucial de la historia patria, invitamos a todo el pueblo venezolano a dar lo mejor de sí, cada uno en su ámbito de trabajo y acción, para que desde la unidad, la solidaridad y la responsabilidad ética, con un espíritu distendido, busquemos el bien común y trabajemos sin descanso en la reconstrucción de la Democracia y de la patria entera, evitando el derramamiento de sangre como bien lo ha expresado el Papa Francisco.

9. El pueblo Venezolano ha despertado, está en la calle porque anhela un cambio en el rumbo político y democrático del país. Las marchas del 23 de enero y la que se realizó el día 2 de febrero, día de la Vida Consagrada en la Iglesia, dan testimonio de la fuerza y la perseverancia de un pueblo que cuando es exigido responde positivamente ante el anhelo de un mejor futuro, donde la vida no esté en riesgo permanente, sino que hayan oportunidades para el desarrollo humano integral y la reactivación de los valores de la paz, la reconciliación y el encuentro.

10. Desde nuestra misión de creyentes, queremos incentivar la oración y una espiritualidad encarnada en las realidades que sufre el pueblo. Uno de los signos fundamentales de este momento es la Eucaristía como sacrificio y don de Dios en Jesucristo, por lo que invitamos a todo el pueblo para que participemos en la Eucaristía del domingo 10 de febrero, antesala de la jornada mundial por los enfermos, y así orar en todos los templos, en nuestras casas y comunidades, pidiéndole al Señor nos conceda la paz, la reconciliación, la libertad y la salud espiritual y corporal, y busquemos con creatividad gestos de fraternidad y solidaridad en las diferentes comunidades.

11. Confiemos en el Dios de la historia, Él es el Dios de la salvación en Jesús liberador que nos dice: “no tengan miedo, yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Mt. 28, 20). Que María de Coromoto, nuestra patrona nacional, nos acompañe siempre como pueblo.

Con nuestra cercanía.

Caracas, 4 de febrero de 2019.

José Luis Azuaje Ayala Arzobispo de Maracaibo Presidente de la CEV

Pbro. Francisco Méndez, SDB Presidente de CONVER

Dra. María Elena Febres-Cordero Briceño Presidente del CNL

Cardenal Porras pide abrir periodo de transición para elecciones libres en Venezuela – aciprensa – 1 de Febrero 2019

Imagen referencial / Foto: Facebook Voluntad Popular

Imagen referencial / Foto: Facebook Voluntad Popular

El Administrador Apostólico de Caracas, Cardenal Baltazar Porras, afirmó que la actuación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela está generando confianza en el pueblo e hizo un llamado a “abrir un periodo de transición que lleve a elecciones libres, con vigilancia internacional”.

En declaraciones al medio español Alfa y Omega, el Purpurado recordó la exhortación del Papa Francisco para que en Venezuela se dé “una solución justa y pacífica” a la crisis que enfrenta desde hace años y que ha provocado la migración de por lo menos tres millones de personas.

El Cardenal Porras expresó su deseo de que el cambio “se pueda dar de manera pacífica, lo más pronto y con el menor trauma posible”.

En la entrevista el también Arzobispo de Mérida aclaró que los obispos no están “con unos o con otros, sino recogemos las inquietudes de la gente y buscamos transmitir que la Iglesia está con quienes representan y buscan la constitucionalidad y la paz, y no con los que ilegítimamente quieren mantenerse a toda costa en el poder”.

El Cardenal Porras afirmó que “no hay otra salida más que la negociación. Una palabra con connotaciones muy distintas a diálogo que está vetada en Venezuela, es casi como un insulto”.

“Huele a cambio…”.

El Cardenal Porras aclaró que durante las manifestaciones contra el régimen de Nicolás Maduro los estallidos de violencia por parte de la población “son esporádicos. Nosotros hemos trabajado para que no se responda así, sino con una paciencia activa y una búsqueda de soluciones por la vía menos dramática. Las muertes y desapariciones dejan heridas difíciles de sanar”.

En ese sentido, dijo que la presencia de obispos, sacerdotes y religiosos en las calles transmitió serenidad y confianza a la gente. “Fue muy útil para evitar el desbordamiento de las pasiones. Muchos de los que reprimen lo hacen forzados. Pero también tienen sentimientos religiosos y cuando estás cerca te dicen ‘Bendígame, padre’”, relató.

El religioso aseguró que en Venezuela “huele a cambio. Hay más optimismo. Hasta ahora la gente parecía muy desesperanzada, pero ha despertado un clamor. A muchos les está inspirando confianza ver cómo actúa Guaidó, saliendo a la calle y contando lo que va haciendo”.

Asimismo, el sacerdote diocesano Tony Medina dijo que “la gente está muy deseosa de Dios. Han seguido viniendo a Misa estos días, y en Navidad de hecho tuvimos que sacar sillas a la calle. Yo solo predico la Palabra de Dios. Les digo que, más allá de salir a las calles o violentar, con rodilla en piso (rezando) se resuelve mucho más de lo que se pueda imaginar”.

Según el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, desde el 21 de enero se han registrado al menos 43 muertes durante las protestas contra el Gobierno de Maduro.

A %d blogueros les gusta esto: