elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Hugo Chavez

“Maduro está más cerca de Pinochet que de Allende” por Silvia Ayuso – El País – 10 de Abril 2018

El escritor venezolano presenta en París su novela de más éxito, Patria o Muerte (Premio Tusquets 2015)
1523310929_352237_1523311096_noticia_normal_recorte1.jpg
Alberto Barrera Tyskza (Caracas, 1960) ha cambiado por unos días las calles de México, donde reside desde que tuvo que marcharse de Venezuela, por las de París, para promocionar la salida en francés de su novela de más éxito, Patria o Muerte (Premio Tusquets 2015). Pero el escritor que supo retratar todo un país a través de la enfermedad y muerte de Hugo Chávez no se siente con fuerzas para escribir una segunda parte retomando la historia con la elección de Nicolás Maduro y la vertiginosa crisis sin fondo en que parece sumida Venezuela. “En este momento, la tragedia es tan impactante que no permite una elaboración literaria”, lamenta. “Vas por la calle y ves gente recogiendo basura o que se muere porque no tiene insumos médicos. Eso tarda mucho en que se pueda volver literatura. Ahora es solo tragedia”.

Pregunta. ¿Cómo se cuenta hoy Venezuela?

Respuesta. Tampoco sé yo cómo se contaría hoy, es difícil. No era fácil predecir lo que iba a pasar después de la muerte de Chávez y, de hecho, creo que mucha gente pensó que Maduro no iba a durar tanto. Pero con el paso del tiempo ha resultado ser alguien capaz de ir quitándose los enemigos internos, y se ha afincado en el poder. Ha ejercido la represión como nadie nunca pensó, de una manera salvaje y muy fuerte, y se mantiene atornillándose cada vez más ahí, concentrando más poder y soportando incluso la falta de legitimidad internacional, sin ningún reparo.

P. ¿Cree que se le subestimó?

R. No sé ni siquiera si él quiere estar todavía ahí, o si en más de un momento se ha dicho: “Ya no me quiero hacer más cargo y quiero esconderme de la historia”; y no puede o no lo dejan. Él también representa un poder que pueden ser los cubanos, o los militares, o ambos. Es impresionante el poder que Maduro ha dado a los militares, ha militarizado a la sociedad más que Chávez, que era militar. Si uno piensa en términos de la izquierda latinoamericana, Maduro está mucho más cerca de [el dictador chileno Augusto] Pinochet que de Salvador Allende.

P. ¿Pueden cambiar algo las elecciones de mayo?

R. No creo. Lo que busca Maduro es legitimidad, así sea artificial, la posibilidad de invocar un proceso electoral, aunque demasiados países no lo reconozcan. Pero eso no soluciona la crisis.

P. En la época en que se sitúa Los últimos días del Comandante parecía imposible en Venezuela no hablar de política. ¿Cómo es ahora?

R. Hoy el tema fundamental es la economía, y eso es un éxito del oficialismo, porque es una forma de control, la gente no habla de política sino de dónde va a conseguir la comida, en qué precio están… Las discusiones se han reducido a un tema: sobrevivir.

P. Escribió la biografía Hugo Chávez sin uniforme y una novela. ¿Siente fascinación por él?

R. Es un personaje que determina demasiado en la vida de los venezolanos, en mi generación. Entender a Chávez es también entender al país; Chávez no existe solo, el líder carismático necesita carismados, hay que preguntarse qué pasó, qué país es ese, qué somos los venezolanos para que se produjera un fenómeno como Chávez, y ahora estamos en esta voltereta en la que hemos perdido 20 años. Tenemos un país arruinado, una sociedad dividida y diezmada. Ya nuestra idea de país es totalmente distinta y por lo tanto nuestra idea de futuro, cada uno tiene un hermano, un hijo repartido por algún lado…. y tu idea de cómo vas a envejecer y morir cambió. Este personaje, este Chávez que refunda el caudillismo en Venezuela y que es caudillo militar, hombre mediático, showman petrolero y religioso, me parece muy interesante, sigue siendo una parte lamentable de la tradición latinoamericana.

P. ¿Y Maduro?

R. Siempre sentí que su tarea, en una buena parte, era proteger la imagen de Chávez. Y lo ha logrado. Se ha hecho cargo de la tragedia, devotamente está asumiendo esa carga, quedando mal ante la historia, pero lo está haciendo. Creo que hay una decisión de salvar a Chávez de esta crisis, de no asociarlo. Maduro es como un sacerdote que hace el trabajo sucio y se sacrifica por Chávez. Y hasta ahora, uno puede decir lo que sea, pero ahí se mantiene.

P. ¿Cómo pasarán a la historia Chávez y Maduro?

R. Me figuro que pasarán a la historia, pero es muy temprano, no sabemos quién podrá contar la historia. Uno de los grandes trabajos ahora es ver cómo queda una memoria, unos testimonios de todo esto. Es interesante que de las manifestaciones de 2014 queden muy pocos registros, y muchos de los que estaban en las redes fueron borrados. La memoria histórica es fundamental.

P. En el futuro, ¿Maduro tendrá su novela propia?

R. No la escribiré yo, no creo.

 

La paja, el trigo y Henri Falcón por Ibsen Martínez – El País – 21 de Marzo 2018

UnknownEl candidato es remedo imperfecto del Chávez que en 1997 aseguraba no ser comunista

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, se ha servido de una figura de los Evangelios para advertir que la candidatura presidencial de Henri Falcón es instrumento de la dictadura de Maduro. “Habíamos pedido a la oposición venezolana que separara la paja del trigo”, ha dicho Almagro, “y Falcón es la paja que se ha separado sola”.

Temí por un instante que Falcón respondiese con algo sobre la paja en el ojo ajeno y la viga en el tuyo. Sucede que Falcón imposta grotescamente los gestos del telepredicador aficionado a las locuciones bíblicas que fue Hugo Chávez. El maestre técnico de tercera Henri Falcón es, al fin, vástago político de Chávez.

Un vistazo a YouTube y apreciará usted cómo Falcón intenta desplegar en público la misma gestual, el tono de voz, las pausas y giros suasorios de quien fue su comandante la noche en que juntos salieron a matar inocentes para derrocar un Gobierno legítimo.

El parecido de Falcón con Chávez pudiera no ser cosa estudiada y emane, más bien, de algo interior sumamente genuino: la metempsicosis, vulgo reencarnación. Ante un micrófono, el mismo tic con que el “presidente eterno” solía sorber mocos en mitad de una frase nos remite, en Falcón, al Chávez preelectoral que en 1998 aseguraba a Jorge Ramos no ser comunista y valorar el papel de la empresa privada. Falcón no ha sido, por cierto, el único político de oposición venezolano que condena las declaraciones del secretario general de la OEA sobre la sangrienta tragicomedia electoral que tantas muertes, prisiones y éxodo ha precipitado desde 2014.

“Almagro no ayuda”, afirmó tersamente, hace solo semanas, Henry Ramos Allup, expresidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), al criticar la incansable gestión del secretario general en pro de la restauración de la democracia en Venezuela.

Desazona a estas alturas ver una nutrida fracción de sedicentes políticos de oposición, algunos de ellos promotores del llamado Frente Amplio (esa operación de rebranding de la MUD, como la llama Héctor Schamis), fingir ver en Falcón un puente hacia la democracia y la convivencia ciudadana.

Aunque sus dichos alimentan la general suspicacia de que los tiene por paniaguados de Nicolás Maduro, han tenido eco en el gremio opinador de tuiteros, columnistas y hasta en la aceitosa subespecie de los demoscopas anfibológicos, esos hablantinosos del tipo “si bien es cierto, no es menos cierto”.

Todos se han ido moviendo hacia un sibilino consenso según el cual las elecciones convocadas por Maduro son, ciertamente, una invitación al degüello, pero que, en aras de restituir al voto su calidad de arma absoluta, conviene acudir y ofrecer el pescuezo a la cuchilla. Según estos fundamentalistas del voto a cualquier precio, no hay que sobrevalorar el papel de la comunidad internacional porque donde se bate el cobre es en Venezuela, no en Bruselas ni en los despachos de la OEA.

Vistas así las cosas, se arguye, no debería perderse de vista que Falcón es un disidente del chavismo; en el peor de los casos es un chavista light. Y que, al fin y al cabo, fue jefe de campaña presidencial de Henrique Capriles. El argumento de fondo en favor de votar masivamente por Falcón es el ya manido de que un gran volumen de votos puede derrotar el fraude. Acaso tengan razón los falconistas y yo sea un inactual impolítico, pero aborrezco la idea de seis años más de dictadura y pienso, con Almagro, que eso es todo lo que logrará apuntalar quien participe en la farsa electoral.

Prefiero dejarme aconsejar por lo que veo en YouTube: un militar exgolpista, de taimado traje y corbata, remedo imperfecto de Hugo Chávez.

 

Unos sufren y otros celebran 5 años sin Chávez por Sonia Domínguez Ramírez – Yo influyo – 5 de Marzo 2018

Este lunes se conmemora el quinto aniversario de la muerte de Hugo Chávez, el controvertido presidente venezolano quien instauró el socialismo en su país y que, a decir de su sucesor, Nicolás Maduro, se destacó por su lucha en “la Revolución Bolivariana por rescatar el amor a la Patria, y defender la soberanía de la nación frente a los ataques de sectores imperialistas”.

hugo_chavez.jpg

El rostro de Venezuela se ha transformado dramática y radicalmente desde que 1998 Chávez llegó por primera vez a la presidencia, la cual solo dejó a causa de su deceso después de haber sido mandatario por seis veces de manera consecutiva.

Hoy para nadie es indiferente la figura de Chávez, mientras algunos lo laurean otros lo señalan como el personaje que sembró la desgracia para los venezolanos.

Entre contrastes

Ante la carencia de datos oficiales, la Universidad Simón Bolívar (USB), la Central de Venezuela (UCV) y la Católica Andrés Bello (UCAB) se dieron a la tarea de realiza un estudio a nivel nacional para conocer cómo vivían los venezolanos, es así que de acuerdo a los resultados de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población Venezolana (ENCOVI 2017), en donde se desprendió el dato de que entre 2015 y 2017 aumentó en 10 puntos porcentuales el empeoramiento de la calidad de vida de las personas, no solo en lo que se refiere a la pérdida del poder de compra, sino en lo que concierne a las dimensiones más estructurales de los hogares.

Después del ingreso, la precariedad de los servicios a la vivienda, las condiciones de la vivienda y el empleo, así como la protección social son las principales causas de la pobreza que se padece en el país.

De acuerdo al ENCOVI 2017, de 2014 a 2017 se presentó un incremento de beneficiarios de Misiones Sociales ya que aumentó de 8.3 a 42.8 el porcentaje de personas que reciben ayuda por parte del estado, sin embargo las misiones pasaron a ser una bolsa o caja de comida que está vinculada al Carnet de la Patria.

El gobierno venezolano ofrece a la población productos de primera necesidad a través de las cajas o bolsas de CLAP (Comité Local de Abastecimiento y Producción) la cual tiene un costo de 25 mil bolívares y contiene cuatro kilos de arroz, 10 de pasta, un litro de aceite, seis latas de atún, 2 salsas de tomate, 1 mayonesa, dos kilos de lenteja, dos de caraotas, uno de azúcar, medio kilo de leche y dos harinas de maíz.

La encuesta señala que la frecuencia de recepción de las bosas/cajas CLAP es discrecional. Poco más de la mitad de los hogares beneficiarios no la reciben periódicamente, porcentaje que aumenta al 69% en las ciudades pequeñas y caseríos.

Mientras esta es la realidad día a día en Venezuela, en varias partes del mundo aplauden este legado dejado por Hugo Chávez.

Hoy da cuenta la Agencia Venezolana de Noticias que a cinco años de la desaparición de Chávez, el presidente ruso, Vladimir Putin, junto a su pueblo y miembros de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) se sumaron a los actos conmemorativos con ofrendas florales, expresaron su respeto al líder bolivariano y ratificaron los lazos de amistad entre ambas naciones.

Mientras que en Hong Kong, la comunidad chino-venezolana junto a estudiantes presentaron el libro Testimonios gráficos del comandante Hugo Chávez en la República Popular China, a un lustro de su pase a la inmortalidad.

Y por otra parte, el pueblo Ziortza Bolibar, municipio de la provincia de Vizcaya, del país Vasco, un grupo de militantes también rindió homenaje al Libertador Simón Bolívar y expresó su solidaridad con Venezuela ante las arremetidas de la derecha contra el pueblo y el Gobierno Bolivariano. Estas actividades contaron con la presencia del viceministro de Relaciones Exteriores para Europa, Yván Gil.

 

 

Miseria y dictadura, el legado de Hugo Chávez por Ludmila Vinogradoff – ABC – 5 de Marzo 2018

Se cumplen cinco años de su muerte y Maduro la conmemora con una purga militar

caracas-chavez-kYyD--1240x698@abc.jpg
Hoy se cumplen cinco años de la fecha oficial de la muerte de Hugo Chávez. Para conmemorarlo, su heredero, Nicolás Maduro, ha preparado una reunión de la Alianza Bolivariana (Alba), con participación de Evo Morales, para apoyar su reelección el 20 de mayo.

Chávez fue un teniente coronel del Ejército que logró 15 minutos de fama con su expresión «por ahora», cuando el 4 de febrero de 1992 dio un golpe de Estado frustrado contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez. Su asonada militar le sirvió para lanzarse como candidato en 1998 y ganar la presidencia de Venezuela, que con astucia y la bonanza petrolera le permitieron perpetuarse en el poder hasta que el cáncer lo venció en 2013.

Antes de morir entregó el país a Maduro, quien aplicó su «Plan de Patria», cuyos resultados se traducen en la miseria y destrucción que ha sufrido el país más rico de la región en estos cinco años, además de una deriva dictatorial que pretende perpetuar con una llamada a las urnas sin las garantías mínimas para la oposición.

El régimen ha puesto al sector castrense al frente de la economía, las finanzas, la producción de Petróleos de Venezuela y el Arco Minero. Pero la exaltación entre el oficialismo al que aún se venera como «comandante eterno» contrasta con las medidas represivas para aplastar posibles rebeliones y descontento en los cuarteles. Este sábado se publicó un decreto que degrada y expulsa de la Fuerza Armada a 24 altos oficiales, entre ellos el vicealmirante en el exilio Mario Iván Carratú Molina, el exministro de Defensa Raúl Baduel y el capitán Juan Cagaripano, estos dos últimos presos. En total, hay 137 militares privados de libertad y acusados de rebelión y traición a la patria, según la periodista Sebastiana Barráez. Se suman a los 240 presos políticos civiles, según el Foro Penal Venezolano. En los cuarteles los soldados se sienten vigilados hasta en su sombra por el G-2 cubano.

En el plano social, la severa crisis económica ha impulsado un éxodo de más de cuatro millones de venezolanos por hambre, inseguridad y falta de empleo. Más del 60% de los jóvenes quiere abandonar el país para buscar trabajo en otro sitio y enviar algo a sus familiares e hijos pequeños que se quedaron.

Celebración bolivariana

El legado de Chávez se traduce en miseria y hambruna con una inflación de 2.700% en 2017 y de 13.000% para 2018 y una caída en la economía de 15% del PIB, la hiperinflación está desesperando y matando de hambre a los venezolanos. Los precios tienen menos de 24 horas de duración. Solo quedan activas unas 2.300 empresas de 260.000 empresas que había cuando Chávez tomó el poder.

La reelección de Maduro significa continuar o empeorar en esa línea y el boliviano Evo Morales ha venido a apoyarlo y recibir otro tanto del venezolano para su campaña en el altiplano andino. Hay un intercambio de apoyos para continuar en el poder.

Hell of a fiesta by Enrique Krauze – The New York Review of Books – 8 de Febrero 2018

krauze-620x349.jpg

A

In the spring of 2017, and all through the year, social media feeds in Venezuela were filled with images of deprivation and despair: long lines of people hoping to purchase food; women fighting over a stick of butter; mothers who could not find milk to buy; children picking through garbage in search of something to eat; empty shelves in pharmacies and stores; hospitals without stretchers, drugs, or minimum levels of hygiene; doctors operating on a patient by the light of a cell phone; women giving birth outside of hospitals. Venezuela’s economy, the economist Ricardo Hausmann wrote in a recent study, is suffering a collapse that is “unprecedented” in the Western world.1 Between 2013 and 2017 the country’s national and per capita GDPs contracted more severely than those of the US did during the Great Depression and more than those of Russia, Cuba, and Albania did after the fall of communism.

Krauze-1-030818.jpgThis is a humanitarian crisis of immense proportions. By May 2017, Venezuela’s minimum monthly wage wasn’t enough to meet even 12 percent of a single person’s basic food needs.2 A survey of 6,500 households by three prestigious universities showed that 74 percent of the population had lost on average nineteen pounds in 2016. Infant mortality in hospitals has risen by 100 percent. Diseases nearly eradicated in many countries, like malaria and diphtheria, have flourished; illnesses largely new to the area, like Chikungunya, Zika, and dengue, have spread. Caracas is now the most dangerous city on the planet. All this is happening in a country that has one of the largest oil reserves in the world.

None of the present crises seemed likely in 2007 and 2008, when I made a number of visits to Venezuela. Caracas was seen as the new Mecca for the European, Latin American, and American left. Progressive news organizations, magazines, and newspapers including The Guardian, The New Yorker, and the BBC reported favorably on Hugo Chávez, whose presidency lasted from 1999 until 2013. They mentioned the dangers of his cult of personality but yielded to it all the same. Chávez, as the writer Alma Guillermoprieto succinctly noted in these pages, was “indisputably fascinating, and often even endearing.”3 Leer más de esta entrada

¡Cuidado con la culebra! por Raúl Fuentes – Zulianosonline – 4 de Febrero 2018

unnamed-2.jpgLeyendo un muy bien escrito y estructurado artículo de Federico Vegas, “El Papa y la culebra” (Prodavinci, 28/01/2018), imaginé un mural elaborado de acuerdo con los cánones del realismo socialista e inspirado en el fresco pintado por Miguel Ángel –Creazione di Adamo– en el techo de la Capilla Sixtina. Fue una visión especular y fugaz, pero vívida, del comandante hasta siempre, cachetón e inflado, cubierto a medias con una túnica escarlata, y situado a la izquierda de la composición, digitando, ¿pariendo?, con el índice de su siniestra, a un robusto bigotón de impúdica desnudez. «El alumbramiento de Nicolás», que así podría llamarse la representación pictórica de la escena percibida en esa alucinación o manifestación espontánea del inconsciente, se relaciona con el exacerbado culto a la personalidad y la veneración mágico-religiosa del golpista que duerme su largo adiós en el cuartel de la montaña, mas con los ojos abiertos en todas partes. Y, especialmente, con el peculiar concepto de pueblo manejado por el obrero mandón y su divino maestro.

Umberto Eco asegura que la rosa «es una figura simbólica tan densa que, por tener tantos significados, ya casi los ha perdido todos» (Apostillas al nombre de la rosa, 1983). Probablemente el sustantivo pueblo haya sido afectado por diversas y contradictorias acepciones. ¿El pueblo que, según Jean Jaques Rousseau, nunca se equivoca, es el mismo que, de acuerdo con la sentencia de Joseph de Maistre, se da el gobierno que merece? No creo que para la condescendencia del autor de El contrato social y la displicencia de un acérrimo enemigo de la ilustración y su «teofobia del pensamiento», pueblo sean una sola y misma cosa; puedo, no obstante, conjeturar que, cuando Hugo Chávez se llenaba la boca con ese vocablo, lo hacía, sin tener muy claro de lo que hablaba, en sentido diverso al de los pensadores citados. Lo mismo ocurre con el legatario de su autoritarismo. Para uno y otro, pueblo es una mezcolanza de lumpen, marginalidad y pobres irredentos que siguen creyendo en pajaritos grávidos: un «pueblo» que le sienta bien a la ambición de perpetuidad del nicochavismo, disciplinado mediante el clásico condicionamiento pavloviano con base en premios y castigos. Para asegurarse la lealtad de esa masa domeñada por carencias, compensadas esporádicamente con un bono navideño, pascual, vacacional, de preñez, de carnaval, ¡te conozco mascarita!, o un incremento inflacionario de las míseras pensiones y el siempre insuficiente salario mínimo que no alcanza ni para adquirir un cartón de huevos, la revolución bonita prescindió de dos tercios del país incurriendo en delitos considerados de lesa humanidad por el Estatuto de Roma –instrumento constitutivo de la Corte Penal Internacional, suscrito por Venezuela y adoptado con carácter de ley (Gaceta Oficial Extraordinaria n.° 5507 del 13 de diciembre del 2000)–, como el apartheid, la privación de libertad sin el debido proceso y la discriminación por razones ideológicas. La lista Tascón y el carnet de la patria son ejemplos palmarios de la sectaria exclusión propiciada por el socialismo del siglo XXI en nombre… ¡del pueblo! ¿Cuál?

Se asegura en el Antiguo Testamento (Génesis 1:26) que Dios creó al hombre a imagen y semejanza suyas y lo hizo jefe de la misión paraíso para que viviera feliz como una perdiz con su costilla; Hugo hizo lo propio con su engendro, y lo destinó a reinar en esta desgraciada tierra de gracia. A diferencia de Adán, Nicolás no será expulsado por su hacedor, sino por quienes padecen los rigores de su régimen infernal –pero esta es otra historia que, esperemos, será prontamente escrita–. También pretendió Chávez moldear con el barro del dogmatismo un nuevo Juan Bimba, cuyo arquetipo, debemos inferir, sería, ¡qué susto!, el recién bautizado «carnicero de El Junquito», a objeto de que «el soberano» sirviese de caja de resonancia de sus caprichos. El resultado de esa genética revolucionaria es la horda de hominicacos y verduleras que invadió el capitolio y en el relajo prostituyente limita su ejercicio deliberante a la calistenia de la mano alzada, a fin de respaldar, sin discusión alguna y con la sumisa señal de costumbre, arbitrarias e inconstitucionales disposiciones con las que se niega identidad y representación popular a dos tercios del país, para que una irrisoria, aparente y circunstancial mayoría ratifique a Maduro en un plebiscito calculado para alargar un mandato que apesta a podrido desde su inicio.

En palabras de Octavio Paz: «Una nación sin elecciones libres es una nación sin voz, sin ojos y sin brazos». Se me ocurre que una buena forma de poner a prueba su valor axiomático sería que la Venezuela relegada, contraria a lo que ya es una dictadura sin disimulo y decepcionada de un liderazgo engolosinado con los caramelitos de cianuro de un posible acuerdo con un gobierno que, a las primeras de cambio, le pintará una paloma, como ha sucedido en ocasiones anteriores, se alborote y rebele contra la tiranía y su oficiosa oposición y decida boicotear la mascarada electoral, postulando como candidato al ganador de un gran sorteo nacional organizada por los eficientes administradores de las loterías de animalitos; así, sería un burro, un mono, una jirafa, una iguana, un chivo, o un ciempiés –no importa si un mamífero, un ave, un reptil, un pez o un insecto– el que le dispute el cetro de Mr. Venezuela al antiguo metro-cochero. Entonces tendremos plena certeza de que la Venezuela de hoy es muda, ciega y mocha, y habremos comprobado que el poeta azteca y premio Nobel de Literatura dio en el blanco con su alegórica sentencia.

Otro mexicano, Carlos Monsiváis, que ejerció el periodismo con humor y sin pelos en la lengua y, como Paz, cultivó con inteligencia y brillo el ensayo, amén de la crónica, la sátira y la ironía, aseveró que «el fraude electoral es la cortina de humo de la clase gubernamental para ocultar la pésima selección de su candidato». En nuestro caso, es inocultable la mediocridad del pretendiente; sin embargo, es evidente que el madrugonazo comicial es un vaporoso telón rojo tras el cual se esconde el premeditado fracaso de un diálogo intermitente en el que, ¡hasta cuándo!, pierde precioso tiempo parte de la dirigencia opositora; tiempo que estaría mejor invertido en poner sus células grises a idear soluciones creativas y viables para exorcizar el hechizo de la serpiente encomiada por Vegas en el artículo que motivó las divagaciones por concluir de hoy domingo 4 de febrero, aniversario de un golpe traicionero. Y, ¡atención!, presten oídos al gran Benny Moré: ¡Cuidado con la culebra que muerde los pies!

 

El pentágono de nuestra ruina por Gustavo Coronel – Blog Las Armas de Coronel – 28 de Enero 2018

gse_multipart55967El narco-régimen venezolano tiene su pentágono, el cual ha ayudado a una pandilla de unos 600 grandes ladrones y asesinos principales  a mantenerse en el poder durante 19 años. Este grupo de los 600 posee un segundo anillo, un ejército de malandros integrado por banqueros, embajadores, colectivos, clepto-ministros, bolichicos contratistas, facilitadores de diálogos, presidentes y ex-presidentes latinoamericanos, grupos terroristas internacionales, burócratas internacionales comprados con petróleo, políticos de oficio con agendas personales y asesores mercenarios, el cual le ha servido al pentágono del narco-régimen como fuerza de choque ante la oposición doméstica genuina y  la acción internacional.

CUBA CASTRISTA

En el tope del pentágono se encuentra la Cuba Castrista como principal ideólogo y estratega. Desde los inicios del gobierno chavista los Castro y sus expertos colocaron primero a Chávez y luego a Maduro bajo su influencia, convirtiendo a Venezuela en una colonia  política y financiera. $50.000 millones de dinero venezolano ha sido transferido a la isla castrista. A través de grupos políticos subordinados, como el ALBA, Cuba ha logrado expandir su influencia, ayudado por el inmenso caudal de dinero venezolano, liderando lo que ha sido una Liga Cleptocrática Regional, la cual llegó a controlar en su apogeo a Argentina (Kirchner), Brasil ( Lula y Roussef), Bolivia (Morales), Uruguay (Mujica), Paraguay (Lugo), Nicaragua (Ortega), Ecuador (Correa), Honduras (Zelaya) y la OEA (Insulza), con influencia en Colombia (FARC y ELN) y con aliados en Irán, Libia, Irak, Palestina y otros países ideológicamente afines. Esta alianza macabra de castristas y castrados  se ha venido desintegrando con la caída del poder o la muerte de varios de los líderes en los países mencionados, quienes llegaron a utilizar corporaciones regionales (Odebrecht, PDVSA), dinero venezolano y hasta el narcotráfico como herramientas para  consolidar su permanencia en el poder.

CHÁVEZ – MADURO – CABELLO

Esta fatídica trilogía ha sido el brazo político doméstico del pentágono. De los tres bandidos  Chávez fue el original, dotado de un carisma que permitió el engaño al por mayor de la población. Ayudado por un torrente de dinero nunca visto antes en Venezuela estableció una política de alivio de la pobreza a base de dádivas y subsidios, un pez al día, la cual hizo creer a los pobres del país que estaban escapando efectivamente de la pobreza. Al no existir políticas estructurales de ataque a la pobreza y a las enfermedades: educación, empleos, estímulos a la industria, hospitales de calidad, etc., cuando se debilitó el torrente de dinero petrolero se terminaron los sueños de los pobres y regresó la pobreza con más intensidad que nunca. Maduro ha presidido esta etapa de desintegración nacional, al carecer de capacidad o voluntad de rectificación, un analfabeta que ni siquiera pudo ser un buen chofer de autobús. El papel de Cabello ha sido de niño malo, de mano agresora, de zar del narcotráfico, una especie de Fulgencio Batista venezolano mantenido a raya por algunas de las otras fuerzas del pentágono. Su ambición de poder le ha permitido ir ganando terreno y poder y, si este narco-régimen durase mucho más, es casi inevitable verlo llegar al poder de una u otra manera. Sin embargo, al régimen se le acabó el tiempo y el dinero y  Cabello ya transita por la calle de la amargura.

FUERZA ARMADA

La participación de la Fuerza Armada venezolana, como cómplice directo y hasta principal co-responsable del desastre, representa una de las mayores tragedias venezolanas  de toda su historia, no solamente por el mál que ya ha hecho sino porque su papel futuro está gravemente comprometido y el país deberá considerar seriamente su eliminación, si ello fuese políticamente posible. Desde que Chávez llegó al poder y se rodeó de ideólogos de mentalidad acomplejada, como Norberto Ceresole y Heinz Dieterich, impuso en el país una creciente alianza cívico-militar que comenzó con la prostitución de los más altos niveles castrenses. Los ministros de la Defensa comenzaron a hablar en términos políticos, de Patria, Socialismo o Muerte y a aparecer en los desfiles del cinco de Julio dando discursos de corte cubano-castrista. Esto fue apenas la fachada pero la tendencia totalitaria los ha ido llevando a la criminalidad, al tener entre sus altos rangos a gente comprometida con el narcotráfico, con el contrabando de extracción y con una actividad genocida en materia de distribución de alimentos. Hoy día los militares corruptos controlan decenas de empresas contratistas, se han apropiado de la toma de decisiones en el sector petrolero y minero, se han hecho co-responsables por los desastres ambientales en Guayana y otros sitios del país y le han dado la espalda al pueblo. Son parte importante de la pandilla.

ANC-TSJ -CNE y Tareck

Estas tres instituciones del narco-régimen, ayudados por el pequeño Fiscal General, Tarek William Saab, representan los brazos ejecutores de los fraudes políticos que se desarrollan casi a diario en Venezuela. Las decisiones que se generan en el tope del pentágono son racionalizadas y puestas en marcha por este trío de instituciones degradadas e integradas por funcionarios corruptos y hasta por asesinos. Sus acciones son abiertas, cínicas, apoyadas por la Fuerza Armada y defendidas por el cuerpo de bandidos que integran los embajadores del narco-régimen en todo el mundo, cada uno más despreciable que el otro. Las violaciones  a la constitución son recibidas con indignación por el país inerme o con resignación y maniobras paralelas por la pseudo-oposición, algunos de cuyos líderes están decididos a entregar el alma a fin salvar algunas migajas del poder político. Y para que no haya confusión con líderes dignos como Ledezma, Machado, López, Gana Venezuela y sociedades profesionales, universidades, estudiantes y venezolanos en general, los líderes de esta pseudo-oposición son Ramos Allup, Falcón, Rosales, voceros como Juan José Caldera, y pretendientes del Plioceno político venezolano como Claudio Fermín y otros, quienes han llegado a represntar hoy un apéndice del narco-régimen. Estos personajes no solo continúan su diálogo en República Dominicana sino que se alistan para ir a las “elecciones presidenciales” que el mundo verdaderamente democrático ha rechazado de plano.

PDVSA-PETROCARIBE

PDVSA, la empresa petrolera del estado es hoy una cloaca gerencial y operacional que no se distingue del resto de la pudrición que existe en el régimen. Peor aún, lidera la pudrición. Desde 2003 PDVSA está en manos de la pandilla y sus ex-presidentes han sido indiciados de corrupción internacionalmente y, simultáneamente, hasta  por el mismo narco-régimen, como es el caso de Eulogio del Pino y Rafael Ramírez. PDVSA ha sido el brazo financiero del narco-régimen, ha presidido la entrega de la riqueza petrolera venezolana a Cuba, a los países del caribe a fin de comprar sus lealtades, ha enviado maletines llenos de dinero a la Sra. Kirchner, a Evo Morales, ha financiado la corrupción en Nicaragua, ha desviado el ingreso petrolero hacia fondos sin transparencia como es el caso del FONDEN, todo ello ordenado por Chávez y Maduro y ejecutado por la gerencia corrupta de la empresa. Además, la gerencia ha hecho caída y mesa limpia, PDVSA ha sido saqueada por su misma gerencia a través de contrataciones fraudulentas hechas con sus cómplices y familiares. Todo un despojo que hace la empresa insalvable desde el punto de vista financiero, operacional y ético.

SE IMPONE UNA INTERVENCIÓN

Un país agotado por las privaciones y por la carencia de liderazgo efectivo ya no está en condiciones de generar suficiente dinámica interna para poder expulsar al narco-régimen por sí solo. Este agotamiento se ha acentuado con la actitud de parte del liderazgo político venezolano, decidido a coexistir pacíficamente con el narco-régimen y a hacerle concesiones  que invaliden la acción de la justicia, a cambio de crear una transición en la cual los representantes de esa oposición y del narco-régimen podrían compartir el poder. Evidentemente esta no es una opción ética y un error estratégico ya que – en las palabras de Churchill – “el apaciguador es quien alimenta al cocodrilo, esperando que se coma a otros antes que a él”.

En Venezuela se impone una intervención, la cual ya ha comenzado con las sanciones individuales que han hecho USA, Canadá y la Unión Europea a los corruptos, narcos y violadores de los derechos humanos del narco-régimen. Estas sanciones deberán ser aplicadas también por los países del Grupo de Lima  (ya Canadá lo hizo). En segundo lugar deben aplicarse sanciones económicas severas al narco-régimen. En tercer lugar, las sanciones diplomáticas. Ya Colombia y USA han dicho que no reconocerán las elecciones convocadas por la ANC. En este sentido se han mostrado más decididos a defender la democracia venezolana que aquellos venezolanos quienes han dicho que si van a ir a esas elecciones, bajo las reglas del CNE de Lucena y ordenadas por la ANC de Delcy Rodríguez.

Si nada de esto funciona se impone una intervención multilateral de tipo militar en el país.

Del por ahora …. al ¿Y ahora qué? por William Cárdenas Rubio – Red Internacional del colectivo – 21 de Enero 2018

oscar-perez-muere Óscar Pérez lo logró! Los derrotó muriendo con valor y dignidad! Tuvo la entereza que no tuvo ni el mismo Hugo Chávez cuando, rendido el 4 de febrero de 1992, aprovechó su intervención de un minuto en la televisión para causar un auténtico terremoto, al pronunciar aquel famoso “POR AHORA”, nacer a la vida política de Venezuela y provocar la mayor tragedia que jamás ha vivido nuestra sociedad.

Gozaron los insurgentes de entonces, incluido un acobardado Diosdado Cabello, de todo el respeto a sus derechos ciudadanos, sin reparar en que habían cometido un acto de traición, al utilizar las armas que la patria les había confiado, para insurgir en contra de sus instituciones democráticas.
También el 11 de abril del 2002, cuando Hugo Chávez provocó la Masacre de El Silencio, sus derechos fueron resguardados, se le ofrecieron todas las garantías, se respetó su vida y hasta se le brindó el auxilio espiritual, que requirió entre lágrimas y sollozos.
Con Óscar Pérez sucedió todo lo contrario. Hasta 600 hombres de los diferentes organismos de inteligencia, seguridad del estado, de las Fuerzas Armadas y grupos terroristas paramilitares, que actúan a las órdenes del alto gobierno, fueron movilizados para reducir de manera artera, cruel y despiadada, a un grupo de 8 personas, entre ellas una mujer y un niño, que habían manifestado su disposición de rendirse y entregarse a las autoridades.
 
Más de 150 vehículos transportaron aquel extenso y macabro pelotón de verdugos, que han protagonizado una de las páginas más tristes y vergonzantes de la historia de nuestras Fuerzas Armadas, pues valiéndose de la superioridad numérica, haciendo uso de fusiles automáticos de asalto, carros blindados, tanques, lanza misiles y granadas, con un escandaloso poder de fuego, procedieron a ejecutar extrajudicialmente a Óscar Pérez y las personas que le acompañaban, incluyendo en la operación los correspondientes tiros de gracia.
Lo que nunca pudieron imaginar era que aquellos 8 hombres ya heridos, mantuvieran su firmeza y dignidad, como nunca ellos lo habrían hecho, para con una valentía poco común, grabar en vídeos su sacrificio, permitiendo que todo el mundo se enterara, en tiempo real, de lo que estaba ocurriendo aquella mañana del 15 de enero pasado, y especialmente, que esa Comunidad Internacional, que no termina de reaccionar, evidenciara finalmente el carácter de un régimen violador de los derechos humanos, que ha cometido uno de los crímenes más odiosos que hayamos conocido jamás.
Las imágenes demoledoras de La Masacre del Junquito remueven la conciencia de todos, para llevarnos a la conclusión de que esto no puede continuar, que hay que ponerle fin a nuestra tragedia, para honrar el sacrificio de Óscar Pérez y los suyos, de los 140 jóvenes inmolados el año pasado, de los asesinados anteriormente, de los miles de heridos y detenidos ilegalmente, de los torturados, de los perseguidos y de todos aquellos que han sufrido en sus carnes la acción de unos criminales desalmados.
Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Néstor Reverol, Freddy Bernal, Tarek El Aissami, y tantos otros que tendrán que responder ante la justicia como autores mediatos de este crimen de lesa humanidad, perdieron su última batalla. Pensaron que pasando por encima de la vida de estos mártires con toda la fuerza arrolladora de sus ejércitos y armas, iban a lograr una gran victoria, pero resulta que el valor de Óscar Pérez y sus compañeros, armados tan sólo con un teléfono celular, los ha derrotado.
Nunca antes un aparato tecnológico tan aparentemente inofensivo como un teléfono celular, ha evidenciado ser un arma con tanto poder de destrucción.

Los Presidentes Ricos y… la Herencia de Chávez por Thays Peñalver – Notiespartano – 20 de Enero 2018

1511394358_1509979393_captura_de_pantalla_2017-11-06_a_las_10-41-26_a-_m.jpg

Si usted se fija bien en la última historia presidencial, Hugo Chávez nació en una casita de barro, durante la dictadura.

Y nada más llegada la democracia fueron sacados a una casa de verdad, con luz eléctrica; se le educó gratuitamente, se le operó y trató gratis. A su padre se le educó en programa especial y se le transformó en maestro, en coordinador, en director de colegio, director de grupo y jefe de sección hasta llegar a la cúpula de los destinos públicos, jubilándose a los 20 años de trabajo y con lo reunido pasó de un rancho de bahareque, con techo de palma a dos aguas a comprar con su esfuerzo de profesor y empleado público una finca de 20 hectáreas, con tractor, desgranadoras, ordeñadoras y más de 100 animales de todo tipo (1).

Ya quisieran hoy los campesinos tener esas oportunidades.

Era como para estar agradecidos con la democracia porque salieron de la miseria, algo que en 150 años de dictadura y botas militares nadie soñó en su familia.

Sus hijos serían profesionales universitarios, educados gratuitamente y a todos se les dio empleo digno. Y aún siendo ellos la prueba más clara de que Venezuela es la tierra de las oportunidades, se empeñaron en mentir descaradamente, sobre que la democracia nunca dio oportunidades a los pobres.

Abra, amigo lector, cualquiera de las biografías del despropósito que dirige esta “nueva República”, y se encontrará con una única constante. La mayoría de los ministros, gobernadores y alcaldes nacieron en la pobreza durante la dictadura militar o el comienzo de la democracia, como muchos de nosotros; el resto son representantes de la clase media baja.

La mayoría de ellos siendo pobres, pudieron estudiar gratuitamente en las escuelas y liceos, asistieron gratuitamente a las universidades que no existían en dictadura, absolutamente todos consiguieron buenos empleos.

Del liderazgo principal en los ministerios, a todos y especialmente a los comunistas, la democracia les permitió no solo graduarse, sino que fueron enviados a las mejores universidades de Europa y Estados Unidos a hacer sus maestrías y doctorados.

Algunos nacidos en la pobreza y llegado Chávez, todos ellos ya eran universitarios, maestros y doctores, con sus casas y automóviles, todos tenían buenos empleos y una vida digna.

¿Pueden ellos decir que los pobres no tuvieron oportunidades, siendo ellos la prueba clara de lo contrario?,

¿Pueden ellos hablar de que los oligarcas no les dieron oportunidades, si sus propias biografías son prueba categórica de lo contrario?

Y ¿quiénes fueron los oligarcas?

¿Rómulo Betancourt? Hijo de un inmigrante canario establecido en la Guarenas del siglo XIX.

¿Raúl Leoni? Hijo de otro inmigrante radicado en El Manteco asolado por la malaria.

¿Carlos Andrés Pérez? Que nació en un rancho del siglo XIX y que salió a lomos de un burro de su tierra.

¿Jaime Lusinchi? Hijo de una increíble doña María que regentaba una pensión y a veces se iba sin comer a la cama para que su hijo pudiera estudiar medicina.

¿Rafael Caldera? huérfano de padres españoles y criado en el estricto hogar de Tomás Liscano.

Si algo ha tenido la presidencia democrática de Venezuela, sus ministerios y la mayoría de su funcionariado toda la vida, es que ha estado “100% libre de ricos y burgueses”.

¿Justicia, Independencia de Poderes?

¿Acaso no hay mayor mentira cuando los golpistas hablan de la justicia de la 4ta. República, cuando ellos querían nombrar al Fiscal General, Ramón Escobar Salom, para su Junta de Gobierno?

La verdad es que Chávez su familia y quienes hoy gobiernan estaban relegados a vivir como todos los dictadores y comunistas que se adueñan de un País, porque el cabito terminó viviendo en un hotel de París con botellas de coñac de 1.000 dólares de la época; Marcos Pérez Jiménez en su cuenta tenía nada menos que el presupuesto de la educación de todos sus ancestros.

Mientras que a Rómulo Betancourt hubo que hacer una colecta para comprarle una casa porque no tenía dónde vivir y aceptó el regalo condicionado a que una vez muerto, la casa sería un museo.

Sus hijos, por tanto, no heredaron absolutamente nada, como tampoco heredaron fortuna los hijos de Leoni. Conozco a los hijos de Lusinchi que heredaron solo buenos recuerdos, y Caldera legó su dignidad a toda prueba, como Luis Herrera del que nadie puede negar que más allá de sus quesos llaneros, jamás se preocupó en hacer fortuna.

Dejo de penúltimo al “hombre más temido y odiado por Chávez, Carlos Andrés Pérez, que muere en estado de semiabandono (por los millones que votaron por él).

Y de último dejo al hombre que nunca sabremos cuánto legó a sus hijos Hugo Rafael Chávez Frias.

Infórmense como viven, y no se como hizo el inocente, porque con “su sueldito”, dos ex esposas y varios hijos, es difícil.

Pero a Venezuela sí le dejó el más catastrófico legado:

Hugo Chávez dejó partido en dos al país, prostituyó el ejercicio ético y moral de la función publica, destruyó a la izquierda, reinstauró el militarismo, instauro el Estado forajido, el Narcoestado y el Estado fallido, destruyó le ética y moral de las FFAA, triplicó la deuda pública nacional nacional e internacional, acabó con PDVSA y las empresas básicas de Guayana, quebró las arcas, y parafraseando a Cabrujas:

“Ni la caída del muro de Berlín, ni Yeltsin inaugurando un McDonald’s junto a la tumba de Lenin, hicieron tanto por la derechización nacional”.

La revolución conservadora de Chávez por José Guerra – Finanzas Digital – 17 de Diciembre 2017

Jose-Guerra1-300x345.jpgEl año 2018 muy probablemente será el último del chavismo en el poder. En unas elecciones democráticas, competitivas, con reglas claras y sin fraude, con el actual apoyo que tiene el gobierno, no es posible ganar unas elecciones presidenciales. Con esto llegaría a su fin veinte años de atraso y volverá Venezuela a la senda del progreso, la solidaridad y la estabilidad.

Hugo Chávez se propuso hacer una revolución en Venezuela y la hizo. Al principio no dijo que haría una revolución, mientras fue candidato. La revolución que encabezó Chávez fue una revolución conservadora en el sentido que con ideas del siglo XIX quiso aplicarlas en el siglo XXI sin percatarse que el mundo había cambiado y con él el concepto mismo de revolución. Esta revolución conservadora retrotrajo a Venezuela a etapas superadas de su historia. Tenía Chávez una visón estatista de la sociedad al pensar que desde el Estado una burocracia benefactora, encarnando los deseos del pueblo, podría sustituir los mecanismos universalmente eficientes para asignar recursos en la economía. Así se embarcó en un esquema de controles de precios y cambio que terminaron acabando con la producción y generando la más monumental corrupción de la historia venezolana con la asignación discrecional de las divisas.

Todo el esfuerzo por desconcentrar al Estado en su rol empresarial fue desmontado por la revolución conservadora y el sector público volvió a ser dueño de empresas hoy quebradas. Estatizó el acero y hoy Venezuela dejo de exportar acero para importarlo. Expropió la CANTV y actualmente Venezuela tiene el peor servicio telefónico de América y el internet más lento del mundo. Estatizó la Electricidad de Caracas y la ciudad no tiene electricidad suficiente a parte de la centralización de todas las empresas en CORPOELEC lo que terminó en un fracaso espectacular. Quiso hacerse la revolución conservadora vendedora de alimentos para lo cual expropió la cadena de Abastos CADA y la Cadena Éxitos llamándolas Abastos Bicentenarios y ahora éstas fueron a la bancarrota. Antes la revolución conservadora había quebrado a MERCAL y PDVAL. La revolución conservadora tenía que producir cemento y para ello expropio empresas privadas muy eficientes que lo producían y exportaban, hoy Venezuela no produce cemento suficiente y debe importar una buena parte. La revolución conservadora pretendió redistribuir la tierra y el resultado ha sido la caída vertical en la producción agroalimentaria y Venezuela está en manos de los proveedores del exterior hasta en rubros donde era superavitaria como el arroz.

Donde el daño ha sido mayúsculo es en petróleo. Estatizó la revolución conservadora las empresas de la Faja del Orinoco y aquellas que suplen bienes y servicios y ello llevó a que la producción de petróleo haya caído en 2017 a menos de 1.800.000 barriles diarios empleando más de 150.000 trabajadores cuando en 1998 Venezuela producía 3.000.000 de barriles diarios con 30.000 obreros y empleados. Dejará la revolución conservadora una estela de pobreza y desolación, pero habrá con qué recuperar a Venezuela.

 

A %d blogueros les gusta esto: