elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Hospitales

Reconocimiento tácito – Editorial El Nacional  – 21 de Marzo 2020

La comunicación que le enviaron al Fondo Monetario Internacional es una prueba clara e indudable de que el régimen admite su incapacidad de afrontar la crisis de la pandemia del covid-19 por sí solo.

Es la clara admisión de que el tan cacareado sistema de salud a la cubana no funciona y no está preparado para responder a los venezolanos en estas horas tan oscuras. Bien lo han dicho numerosos analistas, el problema de la llegada de la pandemia a Venezuela se redimensiona si se piensa en el estado de emergencia humanitaria en el que se encuentra el país.

Por eso, el canciller del régimen no tuvo otra opción que contravenir una de las máximas del chavismo, enunciada por su líder máximo, el fallecido Chávez. Han tenido que dar su brazo a torcer y pedirle ayuda a uno de los organismos multilaterales más representativos del capitalismo.

Esto, porque ni que vengan millones de misionarios cubanos ni que China mande aviones de carga con todo lo necesario, es posible manejar los casos de contagiados que deben estarse multiplicando cada día, aunque no lo sepamos.

Los que eran excelentes centros de salud construidos en 40 años de democracia ahora son carcazas vacías. Se perdieron los equipos por falta de mantenimiento y se perdió el capital humano formado magistralmente en las universidades del país.

Ahora, los médicos venezolanos contribuyen en otros países a tratar a los enfermos y con su inmensa sapiencia y calidad humana seguro serán un bálsamo para los contagiados.

Ojalá pudiéramos traerlos de vuelta y asegurarles el ejercicio de su profesión como se lo merecen. Ellos sabes cuál es su deber, al contrario del régimen, que ahora se escuda detrás de las sanciones para justificar el estado de abandono de nuestro sistema de salud.

Pero que nadie se llame a engaños. Todo el mundo sabe que las sanciones no tienen incidencia en cuestiones de salud. También saben los venezolanos que para que el FMI responda afirmativamente al pedido del régimen antes exigirán garantías que ellos no están en capacidad de dar.

Una vez más, el venezolano está entrampado en un juego de intereses políticos y económicos. Ojalá reine la cordura y se pongan a trabajar para que podamos enfrentar la amenaza del covid-19.

Venezuela faces COVID-19 outbreak with hospitals that at times lack soap and water by Andrew J. Wight – NBC News – 19 de Marzo 2020

Epidemiologists in Venezuela are warning that a news media blackout and an already-ruined health care system is risking a medical disaster

MEDELLÍN, Colombia — Experts from Venezuela are warning that an already-crippled health care system makes it likely the country will be hit hard by COVID-19, which will in turn affect the entire Latin American region.

According to a report from the World Health Organization on Tuesday, there were 33 confirmed cases in Venezuela — all imported, or coming from those infected overseas — which signaled a sharp increase from Monday’s report of just two cases there.

Venezuela’s number of cases is, as of Tuesday, small compared to Brazil, which has nearly 300, and Chile, with just over 200, according to Microsoft’s COVID-19 tracker map. There have also been hundreds of cases reported in New York and Washington state.

The difference in Venezuela, however, is that it’s extremely hard to get a real idea of what is going on, experts say.

Adriana Tami, a clinical epidemiologist at the Universidad de Carabobo in Venezuela and the University Medical Center Groningen in the Netherlands, was recently in Venezuela working as a clinician and scientist.

Deteriorated medical equipment at the Guiria hospital, in Guiria, Venezuela, on March 14, 2020.Federico Parra / AFP – Getty Images“Since we know that the testing capacity is centralized at the National Institute of Hygiene, the only institution able to test, there must be a huge underreporting,” she said. ”As with any other disease in Venezuela, there is no official communication, nor epidemiological bulletins published by the Ministry of Health since 2016.”

According to Tami, Venezuelan authorities are perhaps even worse than North Korea or Iran in terms of providing information on the coronavirus causing COVID-19.

“Since Friday 13 March, when the first case was announced, the government closed down all the TV channels, only leaving only the official TV channel, so we can only really guess what is going on, but it is for sure, much more than what reported,” Tami said. “Some of my colleagues who have asked their superiors to be supplied with protective material have been threatened or sent away from the hospital.”

Dr. José Félix Oletta, a former Minister of Health of Venezuela and current member of the Venezuelan Society of Public Health, explained the repercussions from a lack of timely information.

“Lack of transparency of the Maduro regime prevents verifying consistency of official data,” he said, adding that most suspected cases will not be confirmed because the number of tests are limited, as are the resources to take and transport the viral samples.

Oletta told NBC that for now there is no overload of public hospital emergency rooms, but the capacity to attend to severe cases is very limited nationally, as are the number of intensive care beds and functioning mechanical ventilators.

Starting from zeroOletta, Tami and other Venezulen epidemiologists say they are bracing themselves for a worse case scenario.

“I don’t want to imagine what is coming in a country like Venezuela, where the health system is already in shambles, where hospitals lack water, and frequently electricity,” Tami said. “An epidemic like COVID-19 will be devastating.”

Image:A deteriorated medicine box at the Guiria hospital, in Guiria, Venezuela, on March 14, 2020.Federico Parra / AFP – Getty ImagesMedical professionals are desperately trying to prepare themselves, Tami said, sharing information and literature via Whatsapp groups. There is a lack of supplies, however, and this includes masks, goggles, gloves and other supplies to protect medical personnel, who are at a high risk of infection.

“And what then?” Tami asked, “Who will help patients?” The number of intensive care unit beds is completely insufficient to face COVID-19 for a country of over 30 million people, she pointed out.

On March 8, the Venezuelan NGO Médicos Unidos de Venezuela (United Doctors of Venezuela) put out the results of a survey they conducted to measure the health care sector’s level of preparedness.

In the section on hospitals, almost half of respondents said their facilities were not capable of maintaining “aseptic conditions,” that is, a level of cleanliness that doesn’t transmit disease.

“Even the basic measures, such as washing hands, are almost impossible because of lack of water and soap,” Tami said.

Venezuela’s global impact

Maria Eugenia Grillet is an ecological epidemiologist, specializing in vector-borne diseases, and a professor at the Central University of Venezuela in Caracas. She said the Venezuelan government began taking drastic early measures that may be effective: border closings, a general quarantine of the population, school closings, a ban on public gatherings and a 30-day closing of public spaces.

“We hope this helps prevent a large epidemic spike at first and flattens the curve, even if it extends the duration of the epidemic,” Grillet said. “But you are going to see a test of our public health systems.”

Image:A patient waits in the emergency room at the Guiria hospital, in Guiria, Venezuela, on March 14, 2020.Federico Parra / AFP – Getty ImagesIt is unknown if those measures will be enough to contain COVID-19, as Tami said Venezuela has been a hot spot of infectious diseases in the last five years, with epidemics of malaria, measles and diphtheria spilling over to neighboring countries.

Even though Colombia has already sealed its river, sea and land borders, Colombian national media outlets have reported that Venezuelans are already still illegally crossing the border using dangerous trochas (tracks).

“It is important to understand that South American countries are big countries with large borders that are very hard to control,” said Mohammed A. Mostajo-Radji, extraordinary ambassador for science, technology and innovation at the Bolivian Ministry of Foreign Affairs. “Illegal border crossing is a quite common phenomenon.”

What happens in Venezuela, he said, will have an impact on the rest of the continent.

“We are currently coordinating with all the member states of Prosur, but Venezuela is not being part of these conversations,” he said, referring to the organization of South American countries. “I fear that a collapsed health care system in Venezuela will have a major domino effect in the saturated systems of the other Latin American countries.”

“It is human nature to find help wherever you can find it,” Mostajo-Radji added. “While Venezuela keeps turning a deaf ear, we should all be getting ready for a humanitarian crisis.”

In the short term, the U.S. isn’t in a position to help Venezuela with COVID-19, according to Melissa Marx, a senior epidemiologist and an assistant professor at the Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health.

The U.S. government has helped low- and middle-income countries during previous health outbreaks, Marx said. As part of the Global Health Security Agenda, the CDC partners with other countries to help build core public health capacities and contain outbreaks before they become global epidemics.

In the short term, that may not be possible.

“It’s just coming too fast for us,” Marx said. “But in the long term, we absolutely could.”

Maduro detiene a médicos que denuncian las pésimas condiciones para atender el coronavirus por Ludmila Vinogradoff – ABC – 19 de Marzo 2020

También se han producido varios saqueos de camiones en el interior del país

El régimen de Nicolás Maduro ha detenido a cuatro trabajadores de la salud por denunciar las pésimas condiciones en los hospitales y exigir materiales médicos para poder atender a pacientes con el Covid-19 en el interior de Venezuela.

La ONG de derechos humanos Proveareportó que desde el martes la policía militar División General del Cuerpo de Inteligencia Militar (Dgcim) ha detenido a Rubén Duarte del estado Táchira, a Carlos Carmona de Monagas, Julio Molinos de Monagas y Maglys Mendoza de Monagas.

El médico Rubén Duarte informó en un vídeo en las redes sociales que en el Hospital Central de San Cristóbal en el estado Táchira no había condiciones mínimas para atender a los pacientes infectados del coronavirus

«No tenemos agua ni mascarillas ni guantes ni jabón. El Hospital Central no está equipado con los materiales médicos indispensables para trabajar. Pedimos a las autoridades sanitarias y de limpieza que nos envíen el equipamiento necesario», dijo Duarte antes de ser detenido por los agentes militares.

En el ámbito político, la policía secreta, el Sebin régimen ha detenido al diputado Tony Geara del partido Voluntad Popular, del estado Bolívar y ha revisado su residencia privada, sin orden judicial.

Geara es el segundo diputado que ha detenido Maduro en los últimos 10 días después del diputado Renzo Prieto, también de Voluntad Popular.

También se han producido varios saqueos en el interior del país como en Paraguachón, punto fronterizo en Guajira en el estado Zulia y en Puerto La Cruz en el estado Anzoátegui. Grupos de gente han tomado los camiones y los han vaciado, pese al control militar.

 

 

Locked up naked on a soiled mattress: Venezuela’s mental health nightmare by Rachelle Krygier and  Anthony Faiola – The Washington Post – 28 de Noviembre 2019 

At the Psychiatric Hospital of Caracas, most of the facility is unlit because management can’t afford new bulbs. Administrators have no food to give patients. (Andrea Hernandez/For The Washington Post)
At the Psychiatric Hospital of Caracas, most of the facility is unlit because management can’t afford new bulbs. Administrators have no food to give patients. (Andrea Hernandez/For The Washington Post)

Diagnosed decades ago with severe schizophrenia, 49-year-old Blanca Livia Arcineiga once managed her condition. Not so long ago, she was stable enough to work part time as a maid. She helped her elderly mother in the kitchen. They slept in the same bed.

Now she lies alone and naked on a soiled mattress inside a fetid room. Her family has barred the door — to keep her from attacking them.

As socialistsanctions-hit Venezuela reels from one of the worst economic implosions in modern history, Blanca is an example of one of its most dehumanizing side effects: an escalating mental health crisis.

Blanca’s condition deteriorated sharply in the past eight months, her mother said, because her family is unable to find or afford the medicines she needs. They’re now able to source only one of her eight prescriptions — an anticonvulsant. As a result, Blanca has regressed.

The family, with a household income of $16 a month, is surviving on yuca and plantains. They could barely afford the prisonlike gate across Blanca’s door.

“She hates me for it,” said Aurora García Sánchez, her 81-year-old mother, pointing through the bars. “But I had to lock her up.”

García looked down at her daughter’s distant eyes.

“Here’s my Blanquita,” she said. “I don’t know who she is.”

 

Years of failed socialist policies, economic mismanagement and corruption have exacted a heavy toll across Venezuelan society. For much of the population here, hyperinflation, joblessness, blackouts, and shortages of food and water have reduced life to a daily struggle to survive.

Rafael Ernesto Borges, 67, was a patient at the psychiatric hospital but now lives with his sister. His outbursts are growing more frequent. (Andrea Hernandez/For The Washington Post)
Rafael Ernesto Borges, 67, was a patient at the psychiatric hospital but now lives with his sister. His outbursts are growing more frequent. (Andrea Hernandez/For The Washington Post)
The peeling remains of a red cross on an ambulance door at the Psychiatric Hospital of Caracas. (Andrea Hernandez/For The Washington Post)
The peeling remains of a red cross on an ambulance door at the Psychiatric Hospital of Caracas. (Andrea Hernandez/For The Washington Post)

The impact on health has been acute.

The scarcity of medicines — aspirin and antibiotics, but also cancer drugs and antiretrovirals for HIV patients — has turned buckling state hospitals into squalid centers for hopeless, dying patients.

For the mentally ill, the sword cuts twice: The stress is exacerbating mental health symptoms and conditions to which the health-care system is no longer able to respond. Doctors say the lack of drugs and deteriorating conditions at state facilities are causing preventable deaths to soar.

At El Peñon hospital, one of the capital’s main psychiatric facilities, 14 patients have died since 2016 — including three this year — from poor conditions and a want of medication, according to two doctors who work there. The fatalities, the doctors said, were mostly elderly patients in dire physical condition who were transferred there from other state facilities closed for a lack of public funds.

The hospital and Venezuela’s Health Ministry did not respond to requests for comment. As public health has deteriorated, officials have stopped publishing data. But the doctors — who spoke on the condition of anonymity out of fear of government reprisals — said severe shortages of medical staff and drugs, including antipsychotic medications, have made deaths unavoidable.

Luis Blanco, 33, hugs his father, Elias, a 61-year-old with bipolar disorder who has become unstable for want of medicine. (Rachelle Krygier/The Washington Post)
Luis Blanco, 33, hugs his father, Elias, a 61-year-old with bipolar disorder who has become unstable for want of medicine. (Rachelle Krygier/The Washington Post)

“Their patients’ immune systems were already weak, and the hospital is in bad condition with no medicines and terrible food, so they got worse,” one doctor said.

More Venezuelans are also manifesting crisis-related stress, which doctors say has worsened mental illnesses, addiction and suicide rates.

Pedro Delgado, one of Venezuela’s leading private psychiatrists, said demand for substance-abuse treatment at his clinic has more than doubled in the past year. Yet the number of patients he can treat has steadily gone down, because fewer patients can afford treatment.

To assist crisis-weary Venezuelans, he said, he has offered discounts and worked with a nonprofit foundation that covers mental health care for those who can’t pay the full price.

“The biggest burden is on families,” Delgado said. “Taking care of their relatives without treatment is the definition of a nightmare.”

According to the World Health Organization, the suicide rate in Venezuela fell from 4.3 per 100,000 people in 2010 to 3.7 in 2014. With no official numbers available since then, the Venezuelan Observatory of Violence, which is conducting field research and tracking local media in several states, estimates that the number of suicides has at least doubled in the past four years to 9 to 9.5 per 100,000. In the state of Merida, it’s now 19 per 100,000, the group’s research suggests.

“It’s highly probable that most of the cases are tied to the crisis,” said Gustavo Páez, a researcher at the observatory.

 

Luis Blanco, a 33-year-old IT technician who lives in suburban Caracas, is struggling to cope with his father’s condition. The 61-year-old man has bipolar disorder and clinical depression. Unable to find or afford medication, Blanco said, he becomes aggressive. He often returns home with bruises from fights. Sometimes, he disappears well into the night.

“Of course, dealing with this disrupts my life,” Blanco said. “This week, I’ve arrived home late from work, and many times he’s not here. The other day, I got here at 10 p.m. and he wasn’t here, so I had to go out to try to find him. I couldn’t. I just waited. I had to give him his medicine.

“I ended up going to sleep at 2 a.m., after he showed up. And I have to wake up at 5 a.m. for work.”

Relatives are struggling to treat the mentally ill at home in part because the mental health hospitals have all but collapsed.

The Psychiatric Hospital of Caracas — one of the capital’s largest — comes into view on a hillside overlooking a warren of densely packed streets. Most of the hospital is unlit, because management can’t afford new bulbs. Administrators have no food to give patients. Most of the rooms are in such disrepair that the 200-bed hospital now accommodates only 20 patients. Doctors are rejecting several requests for inpatient treatment each week.

The washing machines don’t work, leaving patients in dirty clothes, even after soiling themselves. There are no supplies to clean the bathrooms. There’s no potable water at the hospital. Patients survive off supplies brought by relatives, or drink filthy water from drains.

Peter Williams Contreras, a union official at the Psychiatric Hospital of Caracas, sees a “grave violation of the rights of people with mental health issues.” (Andrea Hernandez/For The Washington Post)
Peter Williams Contreras, a union official at the Psychiatric Hospital of Caracas, sees a “grave violation of the rights of people with mental health issues.” (Andrea Hernandez/For The Washington Post)
A patient lies alone in the emergency section of the Psychiatric Hospital of Caracas. (Andrea Hernandez/For The Washington Post)
A patient lies alone in the emergency section of the Psychiatric Hospital of Caracas. (Andrea Hernandez/For The Washington Post)

“We can’t accept more patients, because without their medicines they can threaten the physical integrity of other patients as well as nurses,” said Peter Williams Contreras, a union official at the hospital.

“The entire country is in crisis and we’re in the middle of it,” he said. “The government has no policy for health, even less so for mental health. It’s a grave violation of the rights of people with mental health issues.”

In Venezuela, massive blackout continues as Maduro blames U.S. for outages

Nurse Johana Hernandez said a patient was recently brought in with an injured left foot. It became infected, she said, and the hospital had no medications to treat it.

“He got worms, and it kept getting worse,” she said. “The patient, who had schizophrenia, died one month ago.”

Behind the bars of a locked courtyard where female patients are kept, Dorelis Luz Díaz spoke of being scared. The 38-year-old has bipolar disorder. Since arriving here three months ago, she said, she has been kept in close quarters with a woman whom she and staff say is a violent schizophrenic who has been convicted of killing.

The woman threw her own feces into the courtyard as Díaz spoke.

Díaz has gone several months without her medication, including her once-regular doses of lithium, she and the nurses said. Speaking in breathless, rapid-fire sentences, she said her violent neighbor next door occasionally escaped her cell at night.

“The other day, in the middle of the night, she came and choked me, saying she wanted to take my clothes,” Díaz said. “I got really scared, because she choked me hard. Afterward, I threw myself on the floor and cried.”

Without medicine, Díaz said, “we get worse.”

“We relapse. I get depressed, I want to cry. I want to shout. Now I’m in my days of menstruation, and I don’t even have sanitary towels. I just get dirty.”

The following day, she seemed even more distraught.

“I peed on my bed,” she said. “I tried to clean the sheets, but there’s no soap.”

She looked down from behind the locked bars, gaunt.

“I miss food,” she said.

At the Psychiatric Hospital of Caracas, some patients are isolated because they become violent without their medications. (Andrea Hernandez/For The Washington Post)
At the Psychiatric Hospital of Caracas, some patients are isolated because they become violent without their medications. (Andrea Hernandez/For The Washington Post)

María Yanes Herrera: “La crisis de la salud está totalmente visibilizada” por  Hugo Prieto – ProDaVinci – 29 de Septiembre 2019

María Yanes Herrera: “La crisis de la salud está totalmente visibilizada”

De esta historia, la doctora María Yanes Herrera, médico internista y nefrólogo, tiene perfecto conocimiento. La crisis de los hospitales ya era un hecho en 2007 y pese a los ingentes recursos que recibió el país producto del boom petrolero (con un barril a 140 dólares) no se invirtieron los recursos necesarios para garantizarle a los venezolanos un acceso oportuno y de calidad en los centros de salud.

Yanes Herrera presidió la Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolanas y la Sociedad Médica del Hospital José Ignacio Baldó (mejor conocido como el Algodonal). En Venezuela nunca se ha invertido en salud lo que recomienda Naciones Unidas (el 5 por ciento del producto PIB). La emigración forzosa, producto de la emergencia humanitaria compleja, se traduce en un déficit alarmante de personal en los centros hospitalarios, desde médicos hasta enfermeras, pasando por laboratoristas. El drama que viven los pacientes de enfermedades crónicas es una tragedia que se mide en muertes que pudieron prevenirse.

Las cifras son extraoficiales debido al apagón estadístico que impera en Venezuela.

Más de 16 millones de venezolanos acuden al servicio público de salud, cuyas condiciones, en 2018, eran las siguientes: 53 por ciento de pabellones o quirófanos inoperativos; 88 por ciento de escasez de medicamentos; 94 por ciento de fallas en los servicios de rayos x y 100 por ciento de fallas en los servicios de laboratorio. ¿Qué significa esto?

Lo primero que quisiera decir es que Venezuela atraviesa por la peor crisis de su historia republicana. No solamente en el contexto de la salud, porque la crisis sanitaria que tenemos ya llegó a un punto de quiebre. Pasamos de crisis humanitaria, en 2013, a emergencia humanitaria compleja, que es lo que estamos viviendo actualmente. Esta emergencia abarca todas las variables que intervienen en la vida de los venezolanos y uno de los factores que más incide en el derecho a la vida es, fundamentalmente, el derecho a la salud, como lo establece los artículos 83 y 84 de nuestra Constitución. Eso es lo que más ha afectado la vida de los venezolanos.

Usted ha trabajado en distintos hospitales del sistema de salud público. ¿Cuál es el drama que viven los enfermos? ¿Cuál es el drama que se vive en los hospitales?

La crisis hospitalaria comenzó en 2007. Yo conozco esa historia, porque era la presidenta de la Sociedad Médica del Algodonal. Actualmente, ningún hospital se salva a escala nacional. No sólo estoy hablando de los nueve centros hospitalarios, los más importantes, del Distrito Capital. Me refiero a todos los hospitales en sus diferentes clasificaciones, desde el tipo 1 hasta el tipo 4, esa clasificación depende del número de camas. Los hospitales de mayor envergadura, es decir los que tienen más de 300 camas —el Clínico Universitario, El Algodonal, el Pérez Carreño—, no las tienen todas operativas y el paciente, pese al esfuerzo de los médicos y del personal de salud en general, no recibe una atención oportuna y de calidad. ¿Por qué?, porque no hay los instrumentos, no hay herramientas y las fallas, prácticamente, son a nivel general.

¿Cómo se puede planificar las llamadas operaciones electivas, digamos, una hernia inguinal, una operación de cataratas? ¿Dónde entra el paciente?

Usted entra a lo que llamamos la mora quirúrgica a escala nacional (alrededor de 300.000 casos). El paciente tiene que esperar hasta seis meses para que pueda ser operado en una cirugía electiva. Venezuela, de acuerdo a lo que establece la Constitución, debería tener un sistema de salud intersectorial, con principios de gratuidad y equidad, pero eso no existe, porque el sistema de salud se pulverizó, se desintegró. El paciente tiene que traer todos los insumos —desde gasa hasta algodón, pasando por el catéter que le van a poner, cualquiera que sea—, tiene que llevar un kitde cirugía y, en muchos casos, no tiene la capacidad para comprarlos. Es decir, no hay la dotación que tiene que tener un hospital para atender al paciente.

¿Si a un paciente le detectan una hernia umbilical en un módulo de salud de Barrio Adentro, digamos, si tiene un diagnóstico temprano, ¿qué sigue?

No tiene la capacidad de resolverlo. ¿A dónde lo vas a enviar? ¿A un hospital? ¿A un centro de salud tipo 3 que tenga esa especialidad? Ahí se va a topar con la falta de dotación y de insumos. Todos sabemos que Barrio Adentro es un sistema de salud paralelo que comenzó en 2003, donde se iba a impartir la atención primaria. Pero la medicina preventiva no sólo es la prevención de la enfermedad, también es la educación y la promoción de salud. Eso es lo que debería prevalecer. A Barrio Adentro se dirigió la atención, los recursos, en desmedro del sistema tradicional.

¿Diría que Barrio Adentro fracasó?

En mi opinión es un sistema fracasado, donde no se ven los resultados para lo cual fue establecido. Es decir, un sistema de atención primario y de prevención. Eso fracasó. De hecho, la mayoría de los famosos módulos hexagonales están abandonados.

El país se ha vaciado de profesionales de la más variada índole. Otros países de América Latina han fortalecido su sistema de salud con la participación de médicos venezolanos. ¿No resulta paradójico?

Ese es uno de los contextos que entra en la emergencia humanitaria compleja en lo que se refiere a la salud. No sólo hablo de los médicos. Hablo, inclusive, del personal de enfermería, del personal de bioanálisis. Hay un déficit de recursos humanos impresionante en los hospitales. Más de 25.000 médicos se han ido del país. Esa es la cifra que manejamos. Todos formados en las universidades tradicionales y reconocidas. Porque así como tenemos un sistema de salud paralelo, lamentablemente también tenemos una educación paralela en la medicina, como lo es el médico comunitario integral. Hay un pénsum de estudio que no cumple con las horas académicas para que un estudiante opte por un título de médico. De la emigración forzosa que sale del país por el puente Simón Bolívar —más de 5.000 venezolanos cada día—, no se escapan los profesionales y el personal de la medicina.

¿Cuáles son las especialidades más afectadas?

Yo diría que ninguna especialidad se salva. Pero son más los recién graduados e inclusive los que terminan su residencia de posgrado. Aquí no se salva ninguno. Afortunadamente, en otras latitudes, esos médicos han demostrado lo bien que han sido formados. Pero no hay garantías de que siga siendo así. Recientemente se quiso implementar un instructivo en el Hospital Clínico Universitario, que no sólo atentaba contra su autonomía, sino contra la formación académica de los estudiantes. Una cosa muy grave, porque ese hospital es el brazo derecho de la Escuela de Medicina Luis Razetti. La reacción inmediata de la comunidad hospitalaria en general lo impidió. Pero esa amenaza sigue latente.

La gente que emigra se va quedando, se va quedando… hasta que un día no vuelve. Eso le va a pasar a muchos médicos. Esa idea de que la gente va a regresar, no la veo tan factible. ¿Qué daño se ha producido? ¿Cuánto tiempo va a tomar, por ejemplo, volver al nivel que teníamos en 2013, año en que empezó la crisis humanitaria?

Hay gente que está trabajando en un plan para recuperar el sistema de salud en términos generales. Un factor importante de ese plan es la recuperación del personal que se perdió debido a la migración forzosa que produjo la emergencia humanitaria. Se perdieron todas las condiciones de trabajo. Se perdieron todas las condiciones de seguridad social. No hay una contratación colectiva. Todo eso se perdió. No será de un día para otro. El grupo Médicos Unidos del estado Aragua, por ejemplo, presentó un plan para esa entidad, que pudiera extrapolarse a escala nacional. Ese plan establece metas y objetivos a alcanzar en un plazo de 90 días, seis meses, un año y dos años. Ese plan lo debemos tener para cuando se produzca el cambio que todos queremos y que sabemos cuál es. Me estoy refiriendo —para no hablar de otras cosas—, al sistema que prácticamente ha destruido la salud en Venezuela. Yo tengo esperanza, tengo fe, de que cuando se produzca el cambio muchos médicos van a regresar.

Los recursos que se invierten en salud han caído en forma sostenida. En 2015 representaban el 3,1 por ciento del PIB y en 2018, apenas el 1,9 por ciento —data de la Organización Mundial de la Salud—. No sólo es un sistema fracasado sino inviable financieramente.

Eso no es nada. Antes de la debacle económica del 2013, a Venezuela le entraron recursos muy importantes por exportaciones petroleras. El precio del barril llegó a 140 dólares. Incluso entonces, el gasto en salud era ínfimo. Nunca llegó a los niveles que recomienda la OMS (5 por ciento del PIB). Aquí lo que está impactando es el caos y la crisis económica que hay en Venezuela. Lo primero que tiene que haber es una recuperación económica para poder aportar en salud los recursos que se necesitan. El gobierno no previó, para nada, el impacto que el desastre económico tuvo y tiene en el sector salud.

El otro tema tiene que ver con las enfermedades crónicas y los pacientes oncológicos. Uno de cada 10 venezolanos, por ejemplo, puede comprar los medicamentos para tratar el dolor que produce el cáncer. Más de seis mil venezolanos se han ido del país para poder comprar las medicinas que hacen falta para tratar el VIH. Dentro de la realidad sombría que estamos viviendo, ¿qué les queda a estos enfermos?

Es muy triste, porque uno como médico vive el día a día de estos pacientes y conoce la realidad. En Venezuela hay alrededor de 300.000 personas que padecen enfermedades crónicas de diversa índole. No solamente son los pacientes oncológicos, también son los pacientes que no tienen ni los recursos para adquirir las medicinas, o sencillamente no las hay o no llegan al país. En ambos casos, simplemente, son pacientes que corren el riesgo de morir. Es una cruda, una trágica realidad la que se vive en Venezuela con los pacientes de enfermedades crónicas.

Se puede decir, sin menoscabo a la verdad, que el Estado está condenando a estos pacientes a una muerte anticipada.

A una muerte que pudo haber sido prevenible, porque no es solamente el paciente oncológico o el paciente con VIH, es el paciente hipertenso que puede morir por causa de un infarto o un ACV, es el paciente diabético que puede morir porque no tiene la insulina, es el paciente con esclerosis múltiple que tiene tres años sin recibir los medicamentos de alto costo para todas esas enfermedades. Si bien estamos viendo más medicinas por vía de la Cruz Roja Internacional, no son suficientes. El drama de los pacientes trasplantados que han fallecido porque no hay inmunosupresores. Y los pacientes en diálisis, más de cinco mil han fallecido en los dos últimos años, de acuerdo a las declaraciones del expresidente del IVSS, porque no hay los insumos en diálisis. O porque el paciente no tiene los medicamentos para atenderse y muere por complicaciones de su enfermedad renal crónica. Es un drama terrible.

¿Por qué el gobierno niega la existencia de una emergencia humanitaria? ¿Por qué el representante del gobierno va a Bruselas y dice tal cosa?

Eso tiene su lógica, ¿qué se puede esperar de una persona que forma parte de este sistema? Eso es lo que tiene que decir y reiterar, que aquí no hay ninguna emergencia humanitaria compleja. Pero afortunadamente, el sol no se puede tapar con un dedo. Y así lo demostró el informe de la doctora Michelle Bachelet (alta comisionada de los Derechos Humanos de la ONU). Un informe que se presentó por primera vez el pasado 5 de julio y al que se le hizo una actualización el pasado 9 de septiembre. Ahí se demostró la violación a los derechos humanos en Venezuela, incluido el derecho a la salud y a la vida. Ya está totalmente visibilizada la crisis de salud que hay en el país. Me preocupa que no haya habido una respuesta ni del gobierno del señor Maduro ni de la comunidad internacional. La ayuda que llega a través de la Cruz Roja Internacional es insuficiente, tampoco está llegando al número de personas que realmente la necesitan. ¿Qué se importen medicamentos? Muy bien, pero que sean de calidad y debidamente registrados en el país, cosa que no está ocurriendo.

Vivimos una secuencia de enfermedades transmisibles —sarampión, difteria, hepatitis A, y de malaria, donde Venezuela ha retrocedido más de 40 años.

Para este año los expertos pronostican un millón de casos nuevos de malaria. Yo creo que la malaria es el reflejo del fracaso de las políticas sanitarias desde el punto de vista epidemiológico. Desde 1936 salía el Boletín Epidemiológico y es bajo este régimen que dejó de publicarse, creo que en 2008 se publicaron varios boletines, luego en 2016, hasta que se publicaron las cifras de mortalidad materna y mortalidad infantil que son los indicadores más fehacientes de que un país está o no saludable. Tenemos una crisis epidemiológica en falta de políticas y de controles para poder erradicar esas enfermedades. La erradicación del vector que propaga la malaria no está funcionando, así como las políticas de prevención y control de riesgos. Lo que ha habido es un gran retroceso. En la difteria, por ejemplo, el último caso fue en 1992 y en octubre de 2016 regresa, ¿por qué? Porque la cobertura en vacunación no llegó al 50 por ciento cuando debía ser del 95 por ciento, al menos en niños. Eso te dice que aquí no hay, en lo absoluto, políticas sanitarias para controlar esas enfermedades. Sarampión, en lo que va de año, ya van más de 5.000 casos.

Esas enfermedades, no sé si con la espada de Bolívar, van recorriendo toda América Latina.

Esa tragedia de enfermedades emergentes y reemergentes —sobre todo estás últimas— nos muestran como un país en franco atraso y retroceso. Nos hemos convertido en un país exportador de enfermedades a otros países. Ya Venezuela implica un problema regional en salud.

Encuesta Nacional de Hospitales – Medicos por la Salud – Julio 2019

Emergencia, una noche en un hospital venezolano por Héctor Escandell – Revista SIC – 20 de Agosto 2019

Y aquí estoy, al filo de la media noche, en la sala de espera de un hospital venezolano, acostado sobre unas tablas que intentan pasar como banquetas. Lo intentan, pero no les alcanza. Escucho el murmullo de los vigilantes, la gotera del baño y las historias. No me esfuerzo, los sonidos llegan de todas partes como lamentos sin sentido.

La abuela de mi esposa sufrió un infarto, el corazón se le apagó 87 años después de haber latido por primera vez. Pero volvió a encender como una locomotora, está estable. Son las 11:28 de la noche, es sábado 17 de agosto. La vieja está en mejor estado que este maltrecho edificio. «Aquí lo que hay es algunos médicos y las máquinas de cardiología, todo lo demás hay que traerlo», me dijo el tío cuando llegamos después de viajar dos horas desde Caracas hasta Maracay. La lluvia en el camino y la angustia de la emergencia nos hizo interminable el recorrido. Cada 20 o 30 minutos salgo a vigilar el carro, el parqueadero es la calle, no hay ni un solo farol. La penumbra asusta.

«Esta clínica antes era privada y esto era bellísimo», se lamenta un señor con quién me fumé un cigarro en la entrada. «El Centro Médico Docente de Cardiología lo tenía todo hasta que le agregaron el Bolivariano y mira cómo está». Repuso sin reparo, mientras aspiraba el humo con calma. Las grietas en las paredes se asemejan a las venas de la abuela, así me las imagino, pero no por el desgaste de los años sino por la desidia a la que está sometido este mamotreto de dos pisos.

Ya es domingo, el celular marca las 00:08 y mis vecinas de banqueta escuchan música a todo volumen, miran videos. Supongo que es para aliviar las penas de tener a un familiar conectado a un aparato, nosotros nos reímos, también para drenar, supongo.

Más temprano, cuando trajeron a la abuela infartada, los médicos que la recibieron pidieron agujas, soluciones, un macro gotero, tubos de ensayo para las muestras de sangre e insulina (es diabética), también le mandaron a hacer exámenes para determinar el daño al corazón. Todo se compró en la calle. Aquí no hay nada, de verdad. Afortunadamente, en las clínicas y tiendas privadas había todo lo necesario.

La luz

Estar aquí me hace aferrarme a Dios en todas sus expresiones, le pido por la abuela, por los enfermos de las otras camas, por los que no tienen dólares ni euros para comprar remedios. Pido por todos. También me agarro de la divinidad para que no falle la electricidad -aunque sea mucho pedir-. «En la tarde se fue la luz y todos quedamos inmóviles», me cuenta una prima con cara de pánico -todavía-. Afortunadamente fueron no más de 15 segundos. «Todo quedó en silencio», el sonido del terror.

Ya son las 00:43 y el doctor de guardia nos alerta que la abuela tiene tensión 60/40, está al límite, sobrevivió a un paro respiratorio en la tarde, el riesgo de sufrir otro es alto. Se acabaron las risas. El silencio volvió a la sala. Yo escribo. Doy gracias a Papá Dios por su vida y su soberana alegría.

Nacer en dictadura

Sacando cuentas, la abuela llegó a este mundo cuando Juan Vicente Gómez gobernaba a placer. Gomecismo en pleno. Luego, también sufrió la pura y dura dictadura de Marcos Pérez Jiménez, se gozó los años de la democracia en los que se casó, viajó, conoció, vio nietos y bisnietos. Tomó cerveza, ron y comió tequeños a granel. Esta doña me recibió en su casa hace siete años con una sopa y una birra, me echó la bendición y me adoptó como un nieto más. Sin más ni menos, es mi abuela también.

En medio del infarto pidió Coca Cola, su hijo mayor le mojó los labios con un poquito del melao color petróleo. Hubiese pagado por ver la escena. Épico. Mis visitas a su casa venían siempre acompañadas de refresco, siempre Coca Cola -original-, nunca de dieta. No hay nada más divertido que ver a una viejecita feliz y exigiendo sin remordimiento:

-Ya yo viví, esa Coca Cola de dieta no sabe a nada, no quita la sed.
-Pero abuela, eso tiene mucha azúcar, tu eres diabética.
-Que me importa, échame hielito.

También se toma sus cervezas los fines de semana y religiosamente desayuna aguacate, arepa y huevo frito con natilla. De Coro, supongo que eso le recuerda sus raíces, su pueblo. Nació en el occidente y en sus arrugas lleva tatuado el desierto, las playas y el queso de cabra.

Ya son las 2:52 de la madrugada, dormir sobre estas tablas es una locura. La sala de emergencia ya cerró, el vigilante habla con su colega y las cucarachas pasean sonámbulas por el pasillo. Debajo de mi zapato ya perecieron tres, las demás van muy rápido.

Estar en este hospital me hace recordar a los médicos migrantes, a los que antes trabajaban aquí y ahora reaniman corazones extranjeros. Son más de 30 mil, según el exministro de salud Rafael Orihuela. Esos especialistas ahora están regados por medio mundo, igual que los nietos de la abuela, pienso en ellos y en lo que darían por estar aquí. Es la diáspora con rostro, son nombres y angustias a miles de kilómetros. El WhatsApp de la familia arde con los mensajes de ánimo y cariño, los teléfonos repican en Miami, Bogotá, Buenos Aires, también titilan en alguna parte de Francia, Irlanda, Panamá y República Dominicana.

La espera

Me despierto con cada ruido, las tías no duermen, el reloj va en cámara lenta. Son 4:00 de la mañana. En la salita donde está la abuela hay un afiche que da cuenta de todos los pacientes atendidos durante el 2018, también cuelga un aviso de no comer y beber, otro de no fumar.

Con el alba todo se estremece. Prenden las luces y empieza la faena de una señora que limpia el piso con un coleto viejo. Los vigilantes se estiran y empiezan a dar órdenes. Ahí voy yo, a quitar el carro, ya son las 6:00 de la mañana.

Carreteras

Regreso a Caracas con las tablas marcadas en las costillas, atrás voy dejando la famosa Ciudad Jardín. “La cuna de la revolución” dice un afiche en la autopista. Este mismo trayecto lo hicieron los golpistas en el 92, el mismo día que Chávez y unos más iniciaron el camino que nos trajo hasta aquí. La abuela vivió todos estos años las aventuras y torpezas de la política venezolana. Su hoja de vida bien podría decir que es una sobreviviente de la bipolaridad de un lugar que alguna vez fue República.

La tensión de la abuela sigue igual, no mejora, no sube. Los riñones no responden. Así como tampoco responden los motores del socialismo, ni las promesas de Maduro. Por cierto, el apellido de la abuela es Maduro. Le arrecha que le pregunten si es familia de Nicolás. «la familia no se escoge». Dice roja de la rabia.

Voy a dormir un ratico. Les sigo contando.

Llamada entrante…

Era mi esposa, la abuela acaba de morir.

Son las 10:00 de la mañana y me preparo para volver a Maracay, ahora con mis papás y mi tía. Nos esperan más de 100 kilómetros antes de poder abrazar a la familia y entregarles un poquito de calma en esta tormenta que siempre llega con la muerte.

Los trámites para poder sacar a la abuela del hospital son complicados, copias y más copias. El carro fúnebre espera la hoja firmada por el médico para partir, los hijos y los nietos se reúnen, se abrazan y recuerdan.

Quiero decir que la abuela murió feliz, aunque estuviera rodeada por moscas su última noche, aunque sus hijos tuvieran que brincar de aquí para allá y de allá para acá buscando los remedios. También sé que ellos lo hicieron sin pesar. Quiero pensar que se fue contenta, aunque anoche garabateaba el nombre de Maduro en un acto de reclamo por los que están lejos.

Ya son las 7:40 de la noche del domingo, he vuelto a Caracas y termino de escribir esta crónica pensando en los enfermos, pidiendo por los familiares que no tienen para comprar remedios, por los médicos que quedan y el esfuerzo que hacen de trabajar sin nada más que la voluntad.

Y aquí estoy, 24 horas después de haber llegado al cardiológico de Maracay para ver por última vez a la abuela y casi un día de pasar una noche entera en la emergencia de un hospital venezolano. Estoy aquí, recordando y escribiendo.

Cambio y fuera.

Patients with Mental Illness Face Labyrinth in Venezuela – Latin American Herald Tribune – 7 de Agosto 2019

In a dark room in Venezuela’s most important psychological hospital, two elderly women lie on folding cots on worn mattresses amid tangled sheets that seem to be part of their bodies.

Their names are not posted at the head of the cots because it could have been other patients who occupied the beds the previous night at the Psychiatric Hospital in Caracas, an institution founded 126 years ago but which is going through very hard times.

The elderly ladies are just two of the thousands of mental patients in Venezuela who are forced to go through a double labyrinth, dealing both with their own afflictions and also the lack of public medical assistance that might help them get better.

“This has become a human overcrowding zone,” nurse Johana Hernandez told EFE after pointing out that only a small part of the hospital designed to attend to about 300 patients, something that she calls “a cultural right,” is operating amid the worst possible conditions.

“The more that you want to do things well, you can’t,” she said, pointing out the deplorable working conditions at the health center.

As Hernandez spoke with EFE, cockroaches and other insects crept along the walls, climbed into the patients’ beds and were visible in the areas where the nurses take their breaks, where every day after 6 pm five postgraduate medical students go home and leave the hospital without any doctors on call.

She said that the health center does have on hand a certain amount of medications to treat depression, schizophrenia and other ills affecting the 36 patients.

“We’re getting (the medications), but not in the amounts needed to be able to attend to everyone,” she said.

She showed EFE about 20 ampoules of sedatives with expiration dates in 2016, but added that they are used only in emergencies.

Due to the lack of maintenance personnel, trash, excrement and dead insects are to be found in the rooms, bathrooms and patios of the huge hospital, which has been without electric power in most of its rooms for 20 months.

“The hospital personnel are not on strike,” she said, but rather are working at the bare minimum level, although – despite all the difficulties – they are still manning their posts in the psychiatric department.

The debacle at the hospital is part of the ongoing discussion in Venezuela, a country that is going through the worst political and economic crisis in its modern history and where millions of workers can’t earn enough to cover their daily food expenses.

“To be honest, I don’t know what anyone earns here,” said Hernandez, who added that her pay, which is just a little over $6 per month, is only “symbolic” since she can’t live on it anyway.

“If I made that public, OK, I’d have to pay the consequences. I don’t know what those would be … (But) I can’t turn a blind eye and be one of the ones who kept quiet. No, as long as I’m here I’m not going to do that,” she said.

In Venezuela, hospital services are going through their own crisis period, amid the scarcity of medications and the low pay for doctors and nurses, who work for the state headed since 2013 by Nicolas Maduro.

Every day, there are dozens of protests demanding an end to the crisis and an improvement in public services, which are by far the least costly in the region.

Amid this crisis, the opposition and health workers unions have been calling for the opening of a humanitarian channel into the country whereby pharmaceutical products and other basic necessities could enter.

In recent months, shipments of medications and other medical materials have come into the country from the Red Cross and allied countries like Russia and China.

But Hernandez said that, at least in the case of this hospital, nothing has been received.

“Falta comida, medicamentos y ahora la luz”: los múltiples problemas dentro de un hospital de Venezuela – BBC News – 5 de Junio 2019

Los frecuentes apagones en Venezuela han afectado a millones de personas, que además tienen que hacer frente al severo deterioro económico que atraviesa el país.

El corresponsal de BBC Mundo, Guillermo Olmo, viajó al estado de Anzoátegui y visitó un hospital en el que los casos de malnutrición son cada vez más frecuentes.

A la falta de alimentos y medicamentos por la crisis, se suma la falta de electricidad que dificulta aun más las cosas para pacientes y médicos.

Mientras visitaba las instalaciones, se produjo un corte de luz.

El gobierno de Nicolás Maduro dice que los problemas en el suministro eléctrico se deben a un sabotaje. Pero en Anzoátegui, Guillermo Olmo se encontró con quienes aseguran que la causa es la falta de inversión y mantenimiento.

ABC entra en el hospital de la muerte en Caracas por V.S. De Abreu – ABC – 3 de Junio 2019

Madres de pacientes y médicos denuncian la situación del centro sanitario en el que han muerto seis niños, cuatro esperando un trasplante

La crisis sanitaria de Venezuela le está arrebatando el futuro a sus niños. Con una economía derrumbada durante dos décadas, un desabastecimiento de medicamentos que supera el 80% y un déficit de 90% en los hospitales, los pacientes crónicos no tienen más opción que pedir a Dios que los mantenga con vida.

El Hospital de Niños José Manuel de los Ríos es un reflejo despiadado de la realidad de Venezuela. Situado en el norte de Caracas, fue, desde su fundación en 1937, uno de los centros públicos más importantes del país y una referencia para el continente por su especialización en el área de pediatría. Hoy solo se habla del hospital por su deplorable condición.

Entrar al Hospital de Niños es desnudar la crisis que sufre Venezuela desde hace más de diez años, pero que en el último lustro se ha acentuado. La seguridad del recinto médico es extrema. Solo ingresan los pacientes con sus familiares, el personal médico y el administrativo, el resto debe aguardar en el patio o en lugares adyacentes. Todo el acceso está milimétricamente controlado. El centro está blindado. Al régimen no le interesaba testigos incómodos de lo que está sucediendo en el J.M. de los Ríos. Sin embargo, ABC logró acceder a sus instalaciones.

Durante tres horas recorrí el centro y pude comprobar lo devastador de su situación, y hablar con algunas de las familias que sufren el via crucis de las deficiencias y carencias del hospital. En él han muerto en las últimas semanas seis niños: cuatro de ellos esperaban trasplante de médula ósea, y otros dos por falta de respuesta en urgencias para suministrar medicamentos.

Escucho a doctores y enfermeras. Conversan entre ellos sobre la ayuda humanitaria que apenas llega al hospital, de los medicamentos que faltan y de lo que les han prometido que llegará. Entre susurros se quejan y se lamentan. Tienen miedo de que los escuchen, pero sienten impotencia por lo que sucede con los niños, «sus niños». Algunos de ellos han recibido amenazas por manifestarse contra las muertes de los pequeños pacientes.

Un hospital de 1940

Las causas de las muertes de estos seis niños derivaron de los múltiples fallos que presenta el J.M de los Ríos. «Fueron las continuas y habituales deficiencias que hay en el hospital. Trabajar ahora es como hacerlo en 1940 o 1950, porque no tenemos laboratorios, no hay Rayos X, no se pueden hacer tomografías, ni resonancias. Mucho menos pensar que se encontrarán medicamentos», cuenta preocupado a ABC un médico del centro sanitario, que pide no ser identificado por seguridad.

Giovany Figuera, de 6 años; Robert Redondo, de 7 años; Yeidelberth Requena, de 8 años; y Erik Altuve, de 11 años, cerraron sus ojos para siempre a finales de mayo. Sus muertes ocurrieron una tras otra y la noticia causó consternación en toda la población y trascendió a nivel internacional. Médicos y familiares aseguran que estas pérdidas pudieron evitarse y culpan al régimen venezolano por la indiferencia y la negligencia en los casos. Todos ellos eran parte de un grupo de 30 niños que esperaban trasplante de médula ósea.

«Esos niños que murieron tenían grandes posibilidades de recuperarse», comenta Ani Camacho, madre de Zabdiel Amaya, un niño de cinco años que fue diagnosticado con leucemia linfoblástica aguda cuando tenía dos años de edad. «Mi hijo es muy pequeño para entender que ellos no estarán más con nosotros. Nosotros los conocimos y compartimos porque iniciamos este proceso juntos. Me pregunto si me tocará pronto pasar por lo mismo que esas madres», agrega afligida.

Ani Camacho, madre de Zabdiel, de cinco años, que tiene leucemia
Ani Camacho, madre de Zabdiel, de cinco años, que tiene leucemia

Zabdiel es un paciente infantil que ingresa al hospital cada 15 días para recibir quimioterapia, y cada dos meses acude para una punción lumbar. Diariamente toma una pastilla, pero desde su hogar mantiene su lucha contra la muerte. En 2018 tuvo una recaída extramedular y los médicos informaron que debía ser trasplantado. Aún espera que eso ocurra.

El recorrido por el Hospital de Niños y conocer las carencias que sufre es desolador. El centro hospitalario ha perdido la capacidad de resolución en muchas áreas. La terapia intensiva está a punto de desaparecer. De once camas, solo dos están disponibles. El éxodo de profesionales de la salud también ha dejado heridas profundas. Solo cuentan con 90 de las 420 camas de hospitalización. De las nueve salas de quirófanos, operan apenas dos; mientras que de las catorce máquinas para diálisis, solo siete prestan servicio.

Y el deprimente escenario sigue. Son pocos los ascensores que funcionan dentro del hospital, el área de infectología, reinaugurada el año pasado, tiene filtraciones severas de aguas negras; y podemos leer un letrero escrito a mano, pegado en la puerta del servicio de Rayos X, que informa que no está disponible. A esto se suma la dieta deplorable que se suministra a los pacientes, restringida a arroz o pasta.

«El centro pasó de ser un hospital con estructuras y especialidades de tipo cuatro, según la clasificación internacional, a un hospital de tipo dos», dice su exdirector

«El centro pasó de ser un hospital con estructuras y especialidades de tipo cuatro, según la clasificación internacional, a un hospital de tipo dos», explica a ABC el doctor y exdirector del J.M. de los Ríos, Huníades Urbina.

Y seguimos explorando. El piso tres del edificio de hospitalización tiene zonas inservibles. Una de las áreas sufrió un incendio hace cinco años y siguen ahí los vestigios del desastre. Otra parte de ese nivel es aún más atroz. Las salas que deberían estar habilitadas para los pacientes, solo están ocupadas por los escombros y la desidia. Un cementerio de camas clínicas, pasillos espeluznantes, equipos médicos cubiertos de polvo y puertas rotas no son precisamente un escenario de una película de terror.

Una de las salas del Hospital de Niños J. M. de los Ríos, en Caracas
Una de las salas del Hospital de Niños J. M. de los Ríos, en Caracas

Cuestión de fe

Rosa Colina sabe que la acuciante crisis de Venezuela le ha restado probabilidades para que su hija cumpla su tratamiento. «Ha sido bastante difícil porque no solo ha sido ver cómo falla el servicio sanitario sino que todo nos afecta emocionalmente», afirma la madre de Cristina Zambrano.

Cristina, de 17 años, también es paciente del servicio de hematología del Hospital J.M. de los Ríos. Desde que nació padece de talasemia, y aunque de momento no necesita hacerse quimioterapia, debe tratarse con quelante para disminuir los niveles de hierro que ella acumula en sus órganos por ser una paciente politransfundida. Pero ese medicamento no existe en Venezuela.

Rosa Colina, con su hija Cristina Zambrano, de 17 años
Rosa Colina, con su hija Cristina Zambrano, de 17 años

«Muchas transfusiones de sangre recargan sus órganos y dejan de funcionar», explica serena Rosa. En lo más profundo, ella siente que el mejor tratamiento, casi el único, para su hija es mantener su fe en Dios. La otra opción: dejar de transfundirla, lo que pondría en riesgo la vida de Cristina cuyo estado de salud está milagrosamente controlado. Su patología ha causado una desnutrición moderada, Hepatitis C, y el año pasado sufrió una trombosis que le ha dejado secuelas para poder caminar. La joven debe ayudarse con un andador y asiste a terapia de traumatología en otro hospital porque en el J.M. de los Ríos no hay personal ni equipos para atenderla.

«A Cristiina afectó mucho saber que él había muerto y se deprimió -relata Rosa-. Tiene sueños por cumplir y yo sé que los va a cumplir», dice su madre

Yeidelberth, uno de los niños fallecido, y ella eran amigos. «Le afectó mucho saber que él había muerto y se deprimió», relata Rosa. «A veces Cristina pierde las fuerzas, pero ella sabe que mamá está aquí. Porque ella tiene un futuro maravilloso que la espera. Tiene sueños por cumplir y yo sé que los va a cumplir. Yo sé que en unos años nos vamos a reír tanto de la enfermedad como de esta situación», agrega convencida su madre.

En el momento de entrevistar a una madre, el equipo de seguridad del J.M. de los Ríos se percata de mi presencia, y se apresura a expulsarme del centro médico. Sin embargo, en un descuido de los agentes, y gracias a la ayuda de varias personas, escapo por uno de los pasillos. Para evitar que me identifiquen, me quito el tapabocas, el jersey y me suelto el pelo. Agentes de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) me buscan. Se ha dado la voz de alarma y la seguridad se ha reforzado en los pasillos y en el acceso. A pesar de ello, logro alcanzar la salida y escapar, con el pulso acelerado, tras pasar tres horas de terror en un hospital que un día fue uno de los más importantes de Venezuela y que hoy ya no tiene armas contra la muerte.

 

A %d blogueros les gusta esto: