elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Historia

Como Emparan el 19 de Abril por Luis Ugalde – RunRunes – 17 de Abril 2018

 

LuisUgaldexRobertoMata-4325-e1519499432509Sin condiciones democráticas no hay elecciones democráticas, sino votación dictatorial para legitimar y perpetuarse en el poder. El Gobierno sabe que 15 millones de venezolanos quieren salir de esta tragedia; salir de Maduro y del modelo que ha destrozado al país. Ellos quieren además elecciones libres, justas y transparentes.

El régimen, asustado por la derrota de 2015, impuso fraudulentamente una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para tener un poder “supraconstitucional”, con él anular la Asamblea Nacional legítima y ejercer a su antojo los poderes judicial, ejecutivo, legislativo y electoral. Luego la ANC arrebató el triunfo de la gobernación del Zulia a Juan Pablo Guanipa porque este dignamente se negó a arrodillarse ante la ilegítima; a Andrés Velázquez le robaron la gobernación del Estado Bolívar falsificando actas y votos. Nadie puede ser tan ingenuo de pensar que ahora están dispuestos a entregar la Presidencia de la República en una votación q inventada por ellos para perpetuarse.

No hay condiciones democráticas con media docena de candidatos presidenciales rivales inhabilitados, partidos de la oposición anulados, árbitros comprados, un millón de votantes en el exilio impedidos; en fechas absurdas puestas a conveniencia para que la oposición no pueda organizarse, con una distancia ilegal de menos de 3 meses entre la convocatoria y la fecha de elección y con una coacción brutal con el carnet de la Patria y el hambre de la gente; y otra media docena de trampas inaceptables… Desde el Gobierno y descaradamente se ha proclamado que este régimen nunca entregará el poder y luego nos toma el pelo invitándonos a unas elecciones pulcras. No hay elecciones limpias con condiciones tan evidentemente tramposas y una ANC que decide en definitiva. Candidatos que anunciaron retirarse si no había condiciones democráticas, ahora juran que seguirán adelante sin condiciones…

Esta no es cualquier elección: estamos al final de un régimen que despertó mucho entusiasmo, pero ha ido quemando inmensas oportunidades, robando fortunas y arruinando todo hasta dejar a la población sin sistema de salud ni medicinas, sin seguridad, sin ingresos, sin producción, sin libertad y sin esperanza… Si logran que el 21 de mayo Venezuela y el mundo reconozcan el ya cocinado triunfo de Maduro, la trágica fuga de millones al exilio y el cierre de empresas se incrementarán. Los candidatos perdedores dirán que la oposición es la culpable de la trampa gubernamental y la ANC sacará de la manga una Constitución antidemocrática para perpetuarse, al estilo comunista.

19 de abril. Cuando el viejo orden entra en agonía irremediable, lo más inteligente y menos costoso para todos es seguir el ejemplo del capitán general Emparan el 19 de abril de 1810. Este Gobernador de Caracas cuando sintió que la gente lo rechazaba a gritos, dijo una frase memorable “Pues yo tampoco quiero mando”. Y se fue.

Si entonces la política de la Corte Española hubiera sido racional y sensata, ante la insostenibilidad del viejo imperio y la irremediable emancipación de sus colonias, hubiera organizado la transición sin echar un tiro, se hubiera ahorrado decenas de miles de muertos de ambos lados y preservado una futura relación ventajosa entre madre e hijas…

Lo que Venezuela vivió en su parto republicano entre 1810 y 1812 fue algo maravilloso: la transición a la Independencia con una muy sólida argumentación civil y democrática sobre el derecho de los pueblos a darse su propio gobierno y proclamarse independiente sin guerra. Si Madrid hubiera tenido visión, hubiéramos tenido una transición no traumática. Por el contrario, tuvimos la más larga (14) años y más sangrienta y destructiva guerra de todas las Américas y llegamos a 1825 con una Venezuela destruida, con las siembras abandonadas, la ganadería diezmada, la población desangrada y harapienta y la mayoría de sus líderes civiles muertos. La pesada deuda de guerra que duró un siglo, impidió una economía productiva y de paz y un sólido sistema educativo. Lo peor de todo, la guerra envenenó el alma venezolana sembrándola de caudillos, cada uno imponiendo su “república” con argumentos que salen de la punta de las lanzas y de los machetes. Triste, muy triste que después de la última batalla de 1902 amaneciera Venezuela en la misma pobreza que en 1825, sin democracia, sin ciudadanía y sin soberanía popular.

Nicolás Maduro, si quiere a Venezuela, renuncie como Emparan el 19 de abril y empecemos una novedosa transición civilizada. La votación del 20M no engaña a nadie, es un medio programado para perpetuar un gobierno y un modelo ruinosos. Maduro renuncie a la terrible destrucción de Venezuela y abra las puertas a la secuestrada esperanza. Su renuncia, antes y después del 20M, será esperanza de cambio y vida para millones y millones de desesperados.

 

El petroestado y el Chacal por Ibsen Martínez – El País – 13 de Abril 2018

Son vidas paralelas. La nacionalización de la industria petrolera venezolana generó una colosal transferencia de riqueza hoy perdida. El mítico El Chacal se enriqueció con el terrorismo y hoy pesan sobre él tres cadenas perpetuas

1522954649_744069_1523547815_noticia_normal_recorte1.jpgPoco antes de la Navidad de 1975, Illich Ramírez Sánchez, (a) Carlos, (a) El Chacal, condujo un ataque terrorista contra la sede de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Carlos irrumpió a sangre y fuego en la conferencia semestral de ministros petroleros causando la muerte a tres personas y capturando más de 60 rehenes. Exigió entonces al Gobierno austriaco la publicación de un manifiesto en apoyo a la independencia palestina. Sin embargo, su verdadera misión era secuestrar y asesinar al jeque Ahmed Zaki Yamani y al doctor Jashid Amouzegar, ministros de Arabia Saudí e Irán, respectivamente.

El Frente Popular para la Liberación de Palestina, en cuyo nombre obraba Carlos, buscaba castigar a ambos países por considerarlos traidores a la causa árabe. Dos semanas más tarde, el 1° de enero de 1976, Carlos Andrés Pérez nacionalizaba la industria petrolera venezolana.

Se trató de una transición sin estridencias antiimperialistas: las compañías extranjeras fueron cumplidamente indemnizadas. La medida trajo a los venezolanos una promesa de prosperidad inminente pues todo esto ocurría en mitad del boom de precios que siguió al embargo petrolero contra Occidente, acordado en 1973 por los países de la OPEP en represalia por el apoyo brindado a Israel durante la guerra del Kippur, en 1972.

El boom generó una colosal transferencia de riqueza al elevar los precios de tres a diez dólares por barril. Solo en el primer año —1973-1974—, entraron al Tesoro venezolano 10.000 millones de dólares, masa de recursos entonces inconcebible para un país de doce millones de habitantes.

Está en la naturaleza del petro-Estado la gestión maniaco-depresiva de los ciclos de precios del negocio petrolero. La fase maniaca se corresponde con los precios altos y alienta la convicción de que todo es posible para la petrochequera del Estado. Es tiempo de planificar en grande, de despilfarro, de endeudamiento sin tasa y múltiples ocasiones para la corrupción.

El embajador venezolano ante la OPEP llegó a ufanarse de ser compatriota de Carlos

La nacionalización infundió un sueño que Pérez llamó Gran Venezuela, cuyo programa insignia fue el Plan de Becas Gran Mariscal de Ayacucho. Miles de jóvenes marcharon como becarios a Estados Unidos y a Europa. Estudiaban disciplinas tan dispares como ingeniería de yacimientos, economía, medicina, lingüística transformacional, cine y astrofísica. La prensa los llamó “hijos de la nacionalización”.

Nacido en 1949, Carlos había sido ya, él también, becario en Europa, primero de sus papás y, luego, del Partido Comunista de la Unión Soviética. Fue en Moscú donde los movimientos palestinos lo captaron hacia 1970. Desde sus primeras andanzas como terrorista y sicario compartió veladas y lecho con bellas hijas de la nacionalización mientras sembraba la muerte por toda Europa con grotesca y sanguinaria chambonería.

Un torcido orgullo patriotero hizo que muchos becarios hallasen halagüeño que un compatriota hubiese comandado el brutal asalto en Viena. La coincidencia OPEP-Carlos quizá simbolizaba para ellos que Venezuela, ahora acorazada con petrodólares, podría llegar a ser un insoslayable jugador geopolítico, incluso en Oriente Próximo. Hasta el embajador venezolano ante la OPEP se ufanó de ser compatriota de Carlos, su homicida captor.

Meses antes, Carlos había asesinado en París a dos agentes del contraespionaje francés y a un soplón argelino, justamente en el curso de una fiesta de becarios venezolanos. La infructuosa cacería humana desatada en su contra en toda Europa y los sucesos de Viena dieron forma al mito de El Chacal, donjuán criollo, transgresor de reglas universales que invariablemente se sale con la suya confundiendo a los gringos.

La escena del crimen fue un minúsculo apartamento de 35 metros cuadrados. Sin embargo, yo calculo en varias centenas los exbecarios que he conocido que aún afirman vehementemente haber presenciado allí la balacera.

Los rehenes de Viena fueron liberados en Argel. Para iracunda decepción del Frente Popular palestino, Argelia entregó a Carlos una suma que pudo llegar a los 50.000 dólares, a cambio de las vidas de Yamani y Amouzegar. Entonces, Carlos desapareció con el dinero.

El socialismo del siglo XXI procedió al saqueo masivo y sostenido de los ingresos petroleros

Cuando volvió a vérsele, había roto con el Frente Popular y privatizado a su favor la empresa de ataques terroristas por encargo. Durante más de una década, Carlos la ofreció en outsourcing desde sedes dispersas en Europa del Este y el Cercano Oriente. Según sus cálculos y propia admisión, durante esos años causó la muerte de al menos 1.500 personas. Aunque llegó a convertirse al islam, no logró vencer nunca su adicción al whisky.

La nacionalización no cumplía aún veinticuatro meses cuando la Gran Venezuela se vio en aprietos con su deuda exterior. Dos nuevos booms sucesivos, la revolución iraní en 1980 y la guerra entre Irán e Irak en 1981, alteraron la dinámica del negocio petrolero global y por largo tiempo no hubo sino precios bajos. Desde entonces se manifestó en Venezuela un perverso y sostenido ciclo inflacionario que el socialismo del siglo XXI elevó a niveles catastróficos.

Hugo Chávez presidió el boom de precios más prolongado de la historia. A su turno privatizó PDVSA para sus propios demenciales fines de revolución hemisférica, volatilizando en tres lustros más de 800.000 millones de dólares. La deuda exterior supera hoy los 170.000 millones: el 152% del PIB. Sus extravíos totalitarios lo llevaron en 2003 a desmantelar la estatal PDVSA con el despido masivo de 19.000 gerentes y técnicos, la mitad de su nómina. El socialismo del siglo XXI procedió al saqueo masivo y sostenido de los ingresos petroleros y redujo la petrolera a un disfuncional y corrupto ministerio de ineficaces programas sociales.

La caída del muro de Berlín clausuró en 1989 las bases de Carlos en Europa Oriental. El terrorista, ya cuarentón, contempló brevemente mudar su operación y hasta llegó a sondear a las FARC colombianas. Al cabo, se decidió por Damasco solo para verse opacado por la marea yihadista. Cuando Siria entró en coalición con EE UU, poco antes de la primera guerra del Golfo, Carlos debió abandonar el país. Finalmente, en 1993 se refugió en Sudán. Sus rumbosos guateques y su modo de bailar lambada cobraron justificada fama en Jartum.

En 1994, Carlos fue entregado ignominiosamente por sus propios anfitriones a las autoridades francesas. En 2017, la industria petrolera venezolana entró en una espiral de muerte hecha de improductividad, desinversión y saqueo multibillonario. A ella ha contribuido decididamente la fracción chavista de gerentes exbecarios.

A finales de marzo pasado, Carlos, quien se describe a sí mismo como un “revolucionario internacional”, escuchó de un juez francés la tercera de una serie de sentencias a cadena perpetua mientras la industria petrolera venezolana languidece esperando el momento de declararse definitivamente en default.

 

Historias mínimas y ‘grancolombianas’ por Ibsen Martínez – El País – 4 de Abril 2018

UnknownLos verdugos de Venezuela se dicen bolivarianos sin que, desde 1830, hayamos sabido nunca qué habrán querido decir con ello nuestros gobernantes

Durante el asueto de Semana Santa leí la Historia mínima de Colombia, del filósofo, historiador y jardinero antioqueño Jorge Orlando Melo, un logro mayor que la inteligencia colombiana saluda ya con respeto y entusiasmo. Será larga la andadura de este libro notable.

El canon de Historia de nuestra región esperaba hace largo tiempo por este título que Salomón Kalmanovitz llama “pequeña obra maestra”. Palabras de Héctor Abad Faciolince: “No solo es uno de esos libros que nos hacían falta, sino que es un libro al que casi nada le hace falta: en su brevedad, es exhaustivamente certero, neutro, completo”.

Mientras avanzaba en su lectura, pensé muchas veces en los tristes tópicos con los que en Venezuela, desde hace casi 200 años, se despacha la tarea —mejor dicho: el deber— insoslayable de entender al país vecino. El relato que entrega Melo del violento siglo XX colombiano, y de lo ya corrido del presente siglo, es autorizadamente persuasivo. Los capítulos dedicados a la Independencia y a esa “ilusión ilustrada” que fue la Gran Colombia son un conciso dechado de erudición, pertinencia y buen decir. ¡Cuánto bien no haría su difusión en la Venezuela actual cuyos verdugos se dicen bolivarianos sin que, desde 1830, hayamos sabido nunca qué habrán querido decir con ello nuestros gobernantes!

La garrulería de Hugo Chávez, locuaz chafarote del siglo XXI, impartió a millones de oyentes venezolanos, a todas horas y durante tres lustros, la sicotrópica quincalla del culto a Simón Bolívar. Muchos adversarios del chavismo han denunciado el uso politiquero, de agitación y propaganda, que el régimen instaurado por Chávez ha dado a la memoria de Bolívar. Para ser justos, el desaparecido Gran Charlatán de Sabaneta no ha sido el único.

En los cepalistas años sesenta, por ejemplo, Venezuela fue literalmente empapelada por la cámara de industriales con un Bolívar de un metro ochenta que, señalándote con el índice, como el Tío Sam en un afiche de reclutamiento, increpaba: “Yo la hice libre, hazla tú próspera: consume productos venezolanos, ¡dile no al contrabando!”.

La firma autógrafa al pie del afiche hacía pensar que la frase corría en alguna carta al doctor José Rafael Revenga. Con todo, ningún mandatario venezolano había ido tan lejos como lo hizo Chávez cuando en 2010 contrató a Philippe Froesch, artista francoalemán que se dedica a reconstruir el rostro de figuras históricas.

Froesch admite haber sido contratado por Chávez para obtener, con tecnología digna de la serie CSI: Cyber, el “verdadero rostro” de Simón Bolívar, a partir de tomografías de su osamenta. Un vídeo muestra a la fiscal general Luisa Ortega Díaz, entonces parte de la cúpula chavista y hoy en el exilio, comentando emocionada, con presenciales gorro y bata quirúrgicos, la exhumación de los restos del Libertador ordenada por el Máximo Líder.

Un equipo de patólogos forenses, embutidos en trajes que evocan a los astronautas de 2001, Odisea en el espacio, de Stanley Kubrick, abren un sarcófago y manipulan tétricamente la osamenta de Bolívar, quien murió en 1830 y yacía en el Panteón Nacional desde 1876.

El propósito era verificar que los restos exhumados fuesen verdaderamente los de Bolívar y, de ser así, corroborar o invalidar la hipótesis de que el padre de la patria no murió tuberculoso, como me enseñaron en la escuela, sino que fue envenenado por un pérfido neogranadino infiltrado en su séquito.

El autor intelectual del magnicidio habría sido Francisco de Paula Santander, rival vitalicio de Bolívar y, según Nicolás Maduro, diabólica prefiguración de Juan Manuel Santos. O Iván Duque.

¿El pronóstico de Jorge Orlando Melo sobre el posconflicto colombiano? Mejor regálense este libro, amigos, y no corran al leerlo: disfrútenlo, subráyenlo.

 

Petroleros meritocráticos: de alabados a recriminados por Eddie A. Ramírez S. – Noticiero Digital – 3 de Abril 2018

UnknownLa historia narra casos de personas y grupos que son alabados cuando logran resultados que satisfacen a los más, pero que pasan a ser villanos cuando el éxito se esfuma. Todo depende de quienes narran la historia. Por ello es necesario que quienes viven determinados acontecimientos escriban sobre los mismos, aunque sea difícil evitar el sesgo.

En esta lucha en defensa de la democracia varios ciudadanos alabados en determinado momento, poco después fueron recriminados o cayeron en el desprecio. Probablemente ello se debe a que hemos vivido una situación atípica. La crisis de los partidos tradicionales, Acción Democrática y Copei, explican parcialmente errores y decisiones de apaciguamiento, como dice Martínez Meuci, que permitieron que un gobierno electo se transformara en una autocracia y finalmente en una dictadura totalitaria.

La Corte Suprema de Justicia aprobó una Constituyente en 1999 electa por votación no proporcional. La nueva Constitución disolvió todos los Poderes Públicos. En noviembre del 2000 la Asamblea Nacional aprobó la Ley Habilitante que dio carta blanca al presidente el cual , un año después, promulgó 49 Decretos-Leyes, varios de ellos violatorios de la Constitución. Estas medidas y el intento del gobierno de apoderarse de la CTV determinaron la alianza CTV-Fedecámaras, el paro cívico de diciembre 2001 y el Acuerdo Democrático de marzo 2002. Adicionalmente, se iniciaron las protestas con el lema “Con mis hijos no te metas”organizadas por la Asamblea de Educación.

Fue evidente que mientras los partidos políticos estaban inermes surgieron actores de la sociedad civil dispuestos a defender sus derechos.

Meritocráticos alabados: tirios y troyanos se extrañaron cuando el 25 de febrero 2002, El Nacional publicó un manifiesto firmado por los 34 más altos ejecutivos de Pdvsa y filiales rechazando los intento de politizar la empresa. Tal día como hoy, hace 16 años, la asamblea de trabajadores acordó iniciar un paro para rechazar la designación de cinco directores sin méritos,salvo ser afines al “proceso revolucionario”, y por la jubilación obligada de dos ejecutivos y la destitución de otros cuatro.

El 4 de abril se inició el paro petrolero y el día 9 de se sumaron la CTV, presidida por Carlos Ortega, y Fedecámaras, cuyo presidente era Pedro Carmona. El día 11 fue la gran marcha en apoyo a los petroleros. Se produjo la masacre propiciada por Chávez, Bernal y José Vicente. La Fuerza Armada le pidió la renuncia al presidente, la cual aceptó. Por mal manejo posterior la misma Fuerza Armada lo regresó a Miraflores. Pidió perdón, reincorporó a los siete despedidos por televisión y a catorce jubilados, pero poco después volvió a la andadas. Importantes personalidades y organizaciones apoyaron las acciones de los petroleros, quienes se convirtieron en ciudadanos alabados por defender principios y valores.

Meritocráticos recriminados: desde mayo del 2002 empezaron las presiones de la sociedad civil para que los petroleros realizáramos otro paro. Del lado de Pdvsa , su presidente Alí Rodríguez dejaba hacer o promovía que los talibanes que estaban en la empresa acosaran a quienes identificaban como no afectos al gobierno. Era evidente que el régimen estaba dispuesto a apoderarse de Pdvsa. El 2 de diciembre del 2002 la CTV y Fedecámaras convocaron un paro cívico al cual se sumaron a título individual miles de petroleros en defensa de la democracia. El paro logró que en la Mesa de Negociación y Acuerdos el gobierno aceptara respetar los principio de la democracia. Desde luego no cumplió. Casi 23.000 petroleros fueron despedidos ilegalmente.

Muchos de quienes apoyaron inicialmente al paro empezaron a deslindarse del mismo y a culpar a Carlos Ortega, a Carlos Fernandes y a los petroleros por haber iniciado dicha acción. Una primera recriminación fue que “debimos quedarnos en la empresa ofreciendo resistencia”. Evidentemente eso sería absurdo ya que el régimen no lo hubiese tolerado. Recordemos las palabras de Rafael Ramírez “quien no sea rojo-rojito lo sacaremos a carajazos”. Por otra parte, ¿qué hubiésemos hecho dentro de la empresa? ¿cometer sabotajes? Eso no lo haría ningún petrolero. Solo estaríamos avalando la corrupción y malas prácticas.

Recientemente el articulista Carlos Raúl Hernández escribió que “de no ser por el paro petrolero y otras excentricidades la revolución hoy solo estaría en la memoria” y Eduardo Fernández afirmó que “no estuve de acuerdo con el paro petrolero indefinido”. Respeto ambas opiniones, pero pienso que no se ha entendido que los rojos totalitarios decidieron perpetuarse en el poder y se olvida que desde el 8 de diciembre, seis días después de iniciado el paro, fueron separados de sus cargos los principales gerentes operacionales y gradualmente se produjeron los despidos. Evidentemente cuando alguien es despedido ya no está en paro. Ojalá no olvidemos las palabras de Chávez “tenía que tomar esa colina que era Pdvsa”. Ante una dictadura nadie debe permanecer pasivo.

Como (había) en botica: La masacre en Policarabobo es otra razón más para enjuiciar a Iris Varela y a Lacava ¡ No más prisioneros políticos, ni exiliados!

¿Cuándo “se jodió” Venezuela? por Victor Maldonado – Panampost – 30 de Marzo 2018

German Carrera Damas, historiador venezolano, habló alguna vez del “barco de los locos” conducido por Hugo Chavez y su síntesis anacrónica de toda la barbarie militarista.

sWeHGtd6_400x400.jpg

Escribo este artículo mientras las agencias internacionales no salen de su estupor por el resultado sangriento de un motín ocurrido en un centro de detención policial del estado Carabobo, en el centro norte de Venezuela. El saldo macabro sumó sesenta y ocho muertos, entre ellos dos mujeres que estaban allí de visita, con permiso de pernocta, una especie de autorización para la visita conyugal extendida. Lo ocurrido, primero fue censurado, los periodistas, que intentaron cubrir el hecho, hostigados, y luego simplemente inventariado, una reseña más de lo que aquí ocurre, dentro de la más absoluta normalidad socialista.

El fiscal general de la república despachó el hecho como si se tratara de hacer un inventario de oficina, eso sí, usando esa jerga leguleya-policial que pareciera darle distancia respecto de lo ocurrido. Un barniz peripatético de carácter discursivo, una especie de pañuelo en la nariz mediante el cual el responsable de la vigencia de los derechos humanos quisiera resaltar que él nada tuvo que ver “y que fueron designados cuatro fiscales para esclarecer los hechos”. El país de la mayor impunidad posible sonríe con irónico sarcasmo.

El inexorable colapso de las instituciones morales, la patética complicidad de las agendas subalternas, y la angustia ainstrumental de los ciudadanos, que no encuentran cómo enfrentar sus monstruos totalitarios, se trenzarán en un rápido olvido. También por eso estamos muy jodidos. Porque no somos capaces de hilvanar un argumento que nos haga ver que las sesenta y ocho personas que murieron fueron víctimas del descalabro judicial, la corrupción policial, y el desapego a los derechos humanos cuando se trata de los demás. La impunidad se ceba en ese deslave constante de acontecimientos, donde nada es suficiente, en el cual una cosa terrible sucede a otra más terrible aun, sin que se pueda procesar adecuadamente, sin que haya tiempo, ganas y energía para pedir un detente, exigir un reacomodo, y manifestar la convicción de que un país, conducido de esta manera tan primitiva, está condenado a la ruina.

Lo trágico es comprobar que esta tragedia carece de importancia a los ojos de la inmensa mayoría de los venezolanos, porque el país está reducido al espacio infinitesimal de la propia sobrevivencia en el cual los demás han dejado de ser parte de la república asediada que cada uno sufre intensamente.

Pero ¿cuándo comenzamos a jodernos de esta forma? ¿En qué momento llegamos a ser esto que indefectiblemente nos hace perder cualquier tipo de equilibrio? Si lo supiéramos perfectamente estaríamos mucho mejor de lo que realmente estamos. Pero hay atisbos que pueden convertirse en pistas. El primero de ellos ese complejo de sumisión ante el caudillo. Esas ganas de reducirnos a montoneras erotizadas cuyo proyecto vital es ir detrás de un líder autoritario que ni pregunta ni discute la ruta, que siempre es el abismo.

También influye esa deuda impagada con la generación de libertadores, respecto de los cuales siempre sentimos una condición de inferioridad, incapaces de calzar las botas del mito. O esa negación constante de conectarnos con la realidad que nos impulsa a recorrer los senderos de lo imposible, que siempre terminan dándonos esos terribles encontronazos con lo factible, que nos frustra y nos hace repetir el ciclo con otro “que esta vez sí lo va a lograr, esta vez no nos va a defraudar”. Esa misma obsesión compulsiva que nos hace despreciar los esfuerzos constructivos de la república civil a la vez que somos recurrentemente permisivos con el saqueo practicado por los militares, esos “civiles armados” que, a juicio de Thais Peñalver, tienen como único proyecto la rapiña del presupuesto público y el uso abusivo del poder.

German Carrera Damas, historiador venezolano, habló alguna vez del “barco de los locos” conducido por Hugo Chavez y su síntesis anacrónica de toda la barbarie militarista, de raíces decimonónicas, mezclada perfectamente con un socialismo derrotado en sus consignas pero incapaz de perder la esencia de su ideología, que no es otra que esas ganas voraces de concentrar poder para reivindicarse ellos mismos, para empatucar de colores el inmenso fracaso vital que resulta ser un “hombre de izquierdas, progresista y humanista”, pero que no duda en mantener un coito intenso y perpetuo con la fuerza pura y dura ejercida por un militar inculto y lleno de resentimientos. El historiador propone que la simbiosis, entre estas dos formas de parasitismo político, se confabula para proponer una “ideología de reemplazo” donde la realidad se sustituye por visiones, por figuraciones, con las cuales quieren encubrir la debacle de sus consignas y la decadencia irreversible del ideario socialista.

Es el “barco de los locos” porque “los náufragos del socialismo autocrático se convirtieron en el vagón de cola del tren histórico del militarismo”. Y ninguno de ellos dudó siquiera de practicar esa amoralidad que les permite la contumacia con la guerrilla, los carteles y el terrorismo. Para ellos, todo es relativo, todo vale.

Venezuela se jodió cuando intelectuales, empresarios y clases medias se confabularon para tomar por asalto un estado patrimonialista, hecho a la medida de las ambiciones de todos ellos, porque no era otra cosa que la articulación casi perfecta del populismo, el militarismo, el socialismo silvestre y la decadencia etílica del pensamiento social venezolano. Todos ellos corrieron tras el fatuo mensaje de reivindicación y justicia, pero chocaron de frente contra su propia hecatombe. Todos ellos proclamaron que en sus manos si podía ocurrir esa Venezuela de la redistribución rentista perfecta, pero todo ellos cayeron víctimas del opio de la corrupción y de esa “vida fácil” que algunos encontraron a la sombra de la tiranía.

Nos jodimos cuando comenzamos a criticar la pobreza del país, sin señalar la ruta de la riqueza y la prosperidad, que no es otra que el mercado de libre competencia, el trabajo productivo y el respeto por la propiedad. Nos jodimos cuando nunca aludimos al verdadero responsable de esa pobreza, que no era otro que ese populismo con capacidad infinita de practicar el capitalismo de estado, que algunos incluso vieron como una segunda independencia. Nos jodimos cuando ratificamos que la riqueza del país debía administrarse desde el gobierno, sin participación de los privados. Nos jodimos cuando manoseamos el estado de derecho para ponerlo al servicio de facciones y de las mayorías circunstanciales. Nos jodimos cuando no supimos ubicar a tiempo el rol de subordinados a la republica civil que debían tener las FFAA. Nos jodimos cuando nos pretendimos potencia y comenzamos a pagar las alianzas y a prostituir la agenda internacional.

Nos jodimos cuando caímos en la adicción del mesianismo providencialista, cuando compramos que, si no eran estos los hombres, tenían que ser otros los que dirigieran con probidad un gobierno todopoderoso, inmanejable, azotado por las carencias institucionales, y sempiterno despreciador del ciudadano. Nos jodimos cuando asumimos que todas nuestras soluciones se encuentran en el gobierno, y en el hallazgo del hombre fuerte pero bueno, que nunca se encontrará, porque ya sabemos que el poder corrompe.

Ahora, vivimos esa terrible circunstancia donde nada parece escandalizarnos. Ni la muerte, ni el hambre, ni la violencia, ni la irresponsabilidad, ni la corrupción, ni la práctica cotidiana de la crueldad. Nos jodimos porque no hacemos las preguntas ontológicas sobre la política venezolana. Y mientras no nos escandalicemos, seguiremos jodidos, hundidos en el lodazal autoritario, perdidos para siempre, entregados a ficciones, integrados a facciones, o peor aún, resignados a falsas soluciones y ansiosos de un salvavidas fraudulento, que no nos van a lanzar, tal vez porque vivimos el fin de los tiempos, donde el trigo se separa de la paja, donde el adentro no es lo mismo que el afuera, donde la luz contrasta con la oscuridad.

El engaño de la FAJA por Eddie A. Ramírez S. – Noticiero Digital – 20 de Marzo 2018

UnknownVenezuela es un país petrolero, aunque quizá podría decirse que lo fue. Ahora solo es uno con grandes reservas de petróleo, con riesgo de que se queden en el subsuelo. Relativamente pocos libros se han escrito sobre el tema y todavía menos sobre el descalabro de nuestra industria de los hidrocarburos desde que los rojos la tomaron por asalto en el 2003. Por ello, nos complace dar la bienvenida al libro de José Suárez Núñez que puede adquirirse a traves de Amazon, cuyo título tomé prestado para este artículo.

Este veterano periodista no se limitó a presentar y analizar información sobre la Faja Petrolífera del Orinoco, sino que hace un recuento desde los primero años de nuestra industria petrolera hasta el presente. Suárez ha cubierto esta fuente desde hace muchos años, por lo que ha tenido acceso a los presidentes y directores de Pdvsa, a ministros del área y a distinguidos especialistas.

En el período antes de la estatización de 1976, Suárez relata los primeros descubrimientos y explotaciones, la corrupción con las concesiones y la injerencia de las transnacionales durante la época del dictador Juan Vicente Gómez. Narra hechos poco conocidos como la carta de Preston Mc Godwin , jefe de la Legación estadounidense, en la que informa sobre “la absoluta corrupción de los tribunales de Venezuela”, algo que perdura. El empleo desde 1924 de mujeres zulianas como secretarias y mecanógrafas. La perforación en 1926 de un pozo en Cabimas al lado de la casa de Clementina Romero, a quien ordenaron no cocinar por el peligro de incendio.

El proceso de nacionalización incluyó a tres empresas venezolanas, por lo que el autor del libro señala que “en el fondo yacía un fuerte criterio estatista para ir creando el Estado todopoderoso” . Refiere que a Carlos Andrés Pérez le costó contener la presión de sectores extremistas que aspiraban se despidiera a trabajadores de la nueva empresa, por haber trabajado con las transnacionales. Así mismo, que Pérez instruyó a Alfonzo Ravard de no aceptar recomendaciones de los políticos.

El libro reseña los logros del cambio del patrón de refinación, las actividades de exploración , los resultados en producción y los beneficios de la internacionalización, la creación de las Asociaciones Estratégicas para extraer y procesar los crudos pesados de la Faja del Orinoco y los Convenios Operativos manejados por empresas privadas nacionales y extranjeras. También presenta opiniones sobre la eliminación de las filiales Maraven, Lagoven y Corpoven, lo cual según algunos destruyó el escudo protector contra la politización. Quien escribe este artículo considera que nada hubiese impedido que Chávez tomara por asalto a Pdvsa y que era necesario reducir costos y eliminar triplicaciones.

Suárez relata cómo Chávez se valió inicialmente de Mandini hasta que lo sustituyó por Ciavaldini, quien inició descaradamente la politización en la empresa; el período de Lameda, quien al ser destituido tenía el reconocimiento de los trabajadores y declaró que “ No se pueden pagar dividendos al Ejecutivo con ingresos que no han sido generados, porque es importante que Pdvsa no se descapitalice”. Lamentablemente eso fue lo que sucedió.

La bochornosa y corta actuación de Gastón Parra y la designación de cinco directores no calificados. El paro petrolero de abril del 2002. La designación de Alí Rodríguez Araque como presidente de Pdvsa, quien inicialmente fue bien recibido, pero que gradualmente permitió que que los rojos de la empresa actuaran como activistas. El paro cívico de diciembre 2002 y el genocidio laboral. Sobre estos tópicos Suárez Núñez refiere declaraciones de Juan Fernández y de Horacio Medina.

El libro contiene un capítulo escrito por Diego González sobre el mito de la Faja y consigna información sobre la corrupción con la venta de gasolina y el otorgamiento de contratos sin licitación. También las declaraciones de Luis Vierma, vicepresidente de Pdvsa en ese entonces, en las que reconoció que “Pdvsa otorgó un contrato por 1000 millones de dólares a una empresa con 800 millones de bolívares de capital y que no tenía taladros. Denuncias de dos diputados oficialistas por contratos irregulares a las empresas Cosma, C.A. y a Constructora Interbolivariana.

La corrupción con las gabarras, con el Fondo de Pensiones, valija de Antonini, el mal negocio del trueque, el pésimo acuerdo con China, las donaciones a Petrocaribe y al Alba, el pago a Cuba de 1.275 millones de dólares por tres meses de servicios médicos, la confiscación de empresa prestadoras de servicio. La mala gerencia, pocas inversiones y el exceso de personal, junto con lo señalado anteriormente, explican la debacle de Pdvsa. Esta empresa tiene una deuda elevada, importa gasolina, diesel y crudo ligero y la producción en febrero, incluyendo la de las empresas mixtas, fue de solo 1.586.000 barriles por día. La Faja, el Plan Siembra Petrolera y otras ofertas han sido claramente un engaño.

Como (había) en botica: Los militares y demás ciudadanos siguen protestando, el régimen sigue reprimiendo, Henry Falcón y el atrabiliario Semtei siguen engatusando y nuestros dirigentes siguen desuniendo ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

 

La Venezuela chavista y la suerte de los pobres por José Andrés Rojo – El País – 3 de Marzo 2018

Cuando un Gobierno abandona a los más necesitados, ha llegado la hora de que rinda cuentas

1520018494_765674_1520019486_noticia_normal_recorte1.jpg
La actitud de una parte de la gente de izquierda de España sobre Venezuela produce una infinita tristeza. Han decidido convertir lo que está pasando allí en un problema de aquí, de política interna, con lo que les interesa una higa lo que de verdad ocurre. Muchas veces su actitud es prepotente, resabiada, cínica. Construyen grandes discursos para echar paletadas de tierra sobre una realidad desoladora y consideran que todo vale bajo el barniz de las buenas intenciones.

Ya ha sucedido otras veces. Tras el triunfo de la revolución de octubre, fueron muchos lo que miraron a otra parte cuando algo rompía la imagen ideal que habían construido sobre el triunfo de la utopía comunista en la Unión Soviética. Así que resultaba latoso tener noticias sobre la suerte que corrían las personas que vivían allí. Mejor cultivar el cuento de las transformaciones profundas y la épica de la liberación. Los intelectuales tuvieron en esa tarea de ocultamiento y de justificación un papel muy activo.

No todo iba, sin embargo, a pedir de boca. A Osip Mandelshtam, por ejemplo, lo detuvieron en 1934 por escribir unos versos contra Stalin. A los cuatro años murió en Kolymá, en los campos de trabajo del Gulag. El sistema lo trituró sin mayores contemplaciones. Para muchos es uno de los mayores poetas rusos del siglo XX. Por lo que explica Igor Barreto en su último libro, hace un tiempo se encontró “en la parte alta del barrio de Ojo de Agua, en una zona llamada Monterrey”, con “un hombre alto, muy melancólico”. Era Osip Mandelshtam, tantísimos años después de su muerte en Siberia, de regreso al mundo en una zona marginal de favelas de Caracas. La vida te da sorpresas.

Cuenta Barreto que Mandelshtam se dedicó a leer los Cantos de Dante durante su cautiverio en las frías estepas. Y que de ahí salió un ensayo en el que reflexiona sobre el significado del tiempo. Lo que le interesa destacar es una de sus observaciones: “Aquí el presente puro está tomado como escapatoria. Totalmente separado del futuro y del pasado, el presente se conjuga como miedo, como peligro”.

El muro de Mandelshtam es un libro que pone los pelos de punta. El poeta venezolano Igor Barreto se ha encontrado con el poeta ruso en una de las zonas abandonadas de Venezuela y no han tenido inconveniente alguno en ocuparse de ese mundo donde reinan el miedo y el peligro. La pobreza es, por tanto, el asunto central de una exploración poética que recorre las zonas más oscuras y las experiencias más desoladoras de una gente condenada a sobrevivir en las peores condiciones. La violencia, la enfermedad, el vacío de ir sorteando las horas, los olores, la descomposición de toda esperanza, los estallidos de furia y la desoladora paz de la rendición, la muerte. Todo está ahí.

En uno de los poemas aparece una caja de madera en una vereda de Ojo de Agua. Al parecer en su interior está la definición de la pobreza, pero nadie consigue abrirla. Así que termina abandonada. “¿Qué interés pueden tener en una pobreza / que ya no les molesta?”, dicen unos versos. Y de pronto esas palabras adquieren una extraña resonancia. En Venezuela ha llegado el punto en que la pobreza ya no les molesta a los que gobiernan, ni les importa. Es el momento en que toca rendir cuentas. Y también la izquierda debería exigirlo. No hay otra.

 

Falcón podría ser el Pétain venezolano por Gustavo Coronel – Blog Las Armas de Coronel – 1 de Marzo 2018

images (2).jpgdownload.jpg

**Lo asesora Francisco Rodríguez, desde hace unos dos años
** Eduardo Fernández sería un canciller de lujo, afirma Falcón
*** La historia se repite, primero como tragedia, después como farsa, frase atribuida a Karl Marx, se comprueba en el caso venezolano

Uno de los capítulos más trágicos de la segunda guerra mundial fue la instalación en el sur de Francia del gobierno títere de Vichy, al mando del General Phillipe Petain, viejo héroe de la primera guerra mundial, convertido en traidor. A Pétain lo acompañó un grupo de colaboradores entre quienes figuraron Pierre Laval y el almirante Françoise Darlan.

Pétain se reunió con Hitler en Octubre de 1940 para negociar garantías de que Alemania respetaría las condiciones del armisticio y ofreciendo el sometimiento de su gobierno títere al nazismo. Entre otros crímenes de guerra se comprometió a perseguir a los judíos y envió unos 150.000 de ellos a los campos de concentración nazis.

El colaboracionismo de esa gentuza llegó al extremo de pelear en contra de los aliados en 1941 y 1942 en el Norte de África, cuando se opusieron a la llegada de las fuerzas aliadas. Las fuerzas armadas francesas, recibiendo órdenes del gobierno de Vichy, causaron más de mil muertes a las tropas aliadas que desembarcaron en Argelia, Orán y Marruecos. Lucharon contra quienes deseaban liberar a Francia!

Hoy, en Venezuela, se está montando, en pequeña escala, una farsa que tiene muchos puntos de contacto con aquella tragedia. Henri Falcón, un vulgar colaboracionista, mejor dicho, alguien quien siempre fue chavista y luego pretendió ser de la oposición, ha tomado la decisión de lanzar su candidatura para las ilegítimas elecciones presidenciales de Abril próximo. Y comienza atraer hacia sus filas a venezolanos quienes han coqueteado con él o con lo que él representa, gente como Francisco Rodríguez, el experto en finanzas que lo asesora y Eduardo Fernández, quien mantiene que los venezolanos deben ir a votar en Abril. Ver:https://www.lapatilla.com/site/2018/03/01/henri-falcon-quiere-como-jefe-economico-a-experto-prodolarizacion/

Ya sin careta, desnudo ante los venezolanos en toda su fealdad moral, Falcón habla de que le encantaría tener a Rodríguez como jefe de su equipo financiero y que Eduardo Fernández sería un canciller de lujo. Se podría argumentar que los señores Rodríguez y Fernández no son quienes lo han dicho y que Falcón usa sus nombres de manera inconsulta.

Pero no es así. Rodríguez ya lo asesora desde hace unos dos años y Fernández, quien dice no tener aspiraciones presidenciales, se ha manifestado en total acuerdo con participar en la votación de Abril y ha mantenido una postura política ambigua, nadando entre dos aguas. Fernández dice estar en contra del régimen pero tiene una postura a favor de una conciliación que jugaría a favor del régimen. Quienes no han tenido tal postura ambigua no son candidatos para un puesto en el gabinete de Falcón ni Falcón se atrevería a mencionarlos.

Lo que dice Falcón en sus declaraciones encaja muy bien en lo que he llamado EL ESCENARIO CABALLO DE TROYA, según el cual Falcón pudiera ser el “gallo tapado” del chavismo, a fin de lograr una transición que no les sea traumática. Ver:http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2018/02/el-escenario-caballo-de-troya-falcon.html . Este escenario, que suena a muchos como una simple travesura de mi parte, está tomando cuerpo.

En efecto, dice Falcón: “Me interesa colocar a Venezuela en la senda del crecimiento económico, atacar la hiperinflación, recuperar la producción de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y “generar confianza (…) para que retornen los capitales, la inversión”. Y agrega: “acudiré a los organismos multilaterales a conseguir financiamiento”, a pesar de que su asesor, Rodríguez, ha dicho en varias oportunidades que esto podría no ser necesario, ver: http://elestimulo.com/elinteres/es-mas-facil-reestructurar-deuda-de-la-republica-que-de-pdvsa/ yhttps://www.cnn.com/videos/spanish/2017/10/26/cnnee-dinero-sot-francisco-rodriguez-venezuela-necesita-un-rescate-del-fmi.cnn

Lo cierto de esto es que cada día parece ser más probable que Falcón esté jugando secretamente en combinación con el régimen de Maduro, a fin de lograr un inmoral acomodo que le permita un pedazo de la torta de poder político. El caso extremo de estas manipulaciones seria el escenario de una farsa electoral como la que describo en mi artículo arriba señalado. Lo más trágico de todo esto es la cantidad de gente considerada demócrata y honorable que se está plegando a estas maniobras sucias y despreciables del chavismo y de sus aliados cripto-chavistas.

El país solo podrá recuperar su dignidad si expulsa a las alimañas chavistas y a sus amigos del escenario político y enjuicia vigorosamente a quienes han cometido crímenes en contra de la Nación en los últimos 18 años. ¡Nada de negociados o de entregas!

La invasión de Cuba a Venezuela por Francisco Esteban Gómez – 16 de Febrero 2018

Venezuela por su riqueza petrolera y su cercanía a Cuba era un manjar muy apetecible y por ende, objetivo inmediato de la expansión del comunismo cubano como estrategia de fuerza en los años de la guerra fría. Con la buena pro del gobierno de Washington, en 1958, fue depuesto el General Marcos Pérez Jiménez.. Al año siguiente, para el 23 de Enero, Fidel Castro, ya logrado el triunfo de la Revolución, visitó a Venezuela.
Aquella visita bien merece un artículo aparte pero para nuestro propósito solo diré que la hizo a su manera, es decir burlando las normas internacionales establecidas.

Curiosamente quien no participó en la algarabía de esa visita fue el recién electo presidente Rómulo Betancourt quien durante la tensa reunión que sostuvieron, le dijo a Fidel Castro: ”Ustedes no han debido presentarse armados en Maiquetía”
Fidel vino a Venezuela con dos objetivos: buscar petróleo e implantar el comunismo. Lo primero le fue negado argumentando Betancourt razones económicas para aquel momento en Venezuela. Lo segundo no solo se inició, sino que incluso tomó un cariz de venganza personal ante la negativa de obtener petróleo. La invasión cubano-comunista había comenzado:

1959 – Fue durante esa visita que Fidel invita al entonces congresista por URD Fabricio Ojeda a viajar a Cuba, viaje que se llevó a cabo a finales de ese mismo año y en donde Ojeda recibió el debido adoctrinamiento para impulsar la guerrilla en Venezuela.

1960 – Promovido por el Partido Comunista de Venezuela, en conexión con Cuba, surge el primer foco guerrillero en La Azulita, Estado Mérida, liderado por Argimiro Gabaldón.

1961 – Como paréntesis de crispación en la población venezolana, y sin aparente relación alguna con los planes del Castro-comunismo, el 22 de Enero ocurre en el puerto de La Guaira, el secuestro del Barco “Santa María” por parte de un grupo armado de españoles y portugueses. Ese secuestro fue ideado por el nacionalista gallego José Velo Mosquera y dirigido por Henrique Galvao para llamar la atención internacional sobre los regímenes dictatoriales de la Península Ibérica.

1961 – El III Congreso del PCV decide aprobar la guerrilla para acceder al poder y se formó el “Frente Simón Bolívar” en las montañas de Lara, comandado por el mismo Gabaldón junto con Carlos Betancourt, Juan Vicente Cabezas y Tirso Pinto.

1962 – Fabricio Ojeda, renuncia al Congreso y acto seguido marcha a los Andes para organizar las FALN (Fuerzas Armadas de Liberación Nacional) pero a finales de ese año y luego de una serie de combates es detenido si bien escapa de la cárcel. Según el ex oficial de la inteligencia cubana Ulises Estrada, la creación de las FALN se enmarcó en una política de apoyo de Fidel Castro a los movimientos armados de Latinoamérica.

1962 – Douglas Bravo fundó el Frente Guerrillero “José Leonardo Chirinos” en la sierra de Falcón, y como comandante combatió con intermitencias contra el ejército. A este frente pertenecieron Teodoro Petkoff, Luben Petkoff, José Manuel Saher (alias Chema), Urbina (el asesino del Presidente Carlos Delgado Chalbaud) y Alí Rodríguez Araque, entre otros.

1962 – 04 May. Un grupo de oficiales de la Infantería de Marina, junto a algunos dirigentes del PCV y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) se alzan en armas contra el gobierno de Betancourt en Carúpano, mejor conocida como el “Carupanazo”. Dicha acción no contó con el respaldo popular y fue sofocada en menos de 24 horas, deteniendo a los conspiradores y a un diputado del PCV, Eloy Torres.

1962 – 02 Jun. Tiene lugar el “Porteñazo” sublevación en la base naval de Puerto Cabello (Edo Carabobo), dirigida por el capitán de navío Manuel Ponte Rodríguez, el capitán de fragata Pedro Medina Silva y el capitán de corbeta Víctor Hugo Morales. El gobierno envía efectivos de la Fuerza Aérea y del Ejército produciéndose el combate que termina con un saldo de más de 400 muertos y 700 heridos. Tras estas sublevaciones Betancourt ilegaliza el PCV y el MIR en todo el territorio nacional y mandó detener a sus principales dirigentes.

1963 – 13 Feb. El buque Anzoátegui fue capturado por una unidad guerrillera urbana de las FALN en rebeldía contra el gobierno de Betancourt. El buque Anzoátegui pertenecía a la flota de la Compañía Anónima Venezolana de Navegación (CAVN) zarpó del puerto de La Guaira con 35 tripulantes. Al frente de esta operación, estaba el cubano-español “Máximo Canales”, hoy Paúl del Rio. (pintor)

1963 – 24 Ago. Un grupo perteneciente a las FALN secuestró al jugador Alfredo Di Stefano de su habitación en el Hotel Potomac en la Urb.San Bernardino de Caracas en lo que fue catalogado, junto con la captura del buque Anzoátegui como un golpe mediático para dar a conocer mundialmente la lucha guerrillera contra el gobierno del presidente Rómulo Betancourt.

1963 – 29 Sep. Ataque al “Tren el Encanto” en la ciudad de Los Teques realizado por los guerrilleros castro-comunistas del FALN. Guillermo Antonio García Ponce, fue uno de los autores intelectuales del ataque que dejó trece huérfanos. Entre los guerrilleros se encontraba Teodoro Petkoff, actual director del vespertino “Tal-Cual”.

1964 – 9 Oct. las FALN secuestran el segundo jefe de la Misión Militar de los EE.UU, el coronel Michael Smolen como acción de protesta por la condena a muerte del guerrillero vietnamita Nguyen Van Troi, por haber colocado una bomba bajo un puente por el que iba a pasar el Secretario de Defensa Robert McNamara. Durante su secuestro Smolen recopiló información que permitió, después de liberado, ubicar y apresar a sus secuestradores, pudiéndose con ello desmantelar a las células urbanas de las FALN en las principales ciudades de Venezuela.

1965 – Desde el 29 de marzo hasta Noviembre se llevan a cabo fuertes enfrentamientos guerrilleros en La Trinidad, Sierra de Coro, en Humocaro Alto y Bajo, Estado Lara, en las cercanías de Azagua, Distrito Bolívar, del Estado Monagas. en El Potrero, Distrito Morán, Estado Lara, en El Jobo, entre Cabure y San Luis, Estado Falcón, y hasta en el Hospital Vargas de Caracas cuando conducen al guerrillero Juan Almérida Bolívar haciéndose pasar por enfermo.

1966 – A partir de marzo Douglas Bravo dirigió el Partido de la Revolución Venezolana o PRV. Siendo su rama armada el FALN que se había fusionado con el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fracción disidente de Acción Democrática, conformando ambas organizaciones el Frente de Liberación Nacional, abreviado todo como FALN-FLN.

1966 – 8 Jul. Con un grupo de militares cubanos Luben Petkoff desembarca en las playas de Tucacas, (Edo. Falcón) y se dirigen a las montañas falconianas. Venían entre otros los cubanos Ángel Frías, José Bouza y Arnaldo Ochoa, quien años después, siendo General de División, fue ejecutado por órdenes de Fidel Castro.

1966 – 18 Jul. Fidel Castro en persona despide a otro destacamento cubano de guerrilleros con destino a Venezuela, para dar apoyo a sus aliados guerrilleros venezolanos. En su arenga de despedida Fidel Castro señalaba como enemigo al Ejército de Venezuela al tiempo que los cubanos gritaban: “patria, socialismo o muerte, venceremos” que provocaron enfrentamientos continuos entre la guerrilla, incluso la urbana y el Ejército hasta fin de año.

1967 – 1 Mar. Una célula de las FALN secuestra a Julio Iribarren Borges, ex director del Instituto Nacional de los Seguros Sociales, y hermano del canciller Ignacio Iribarren Borges. Fue hallado muerto el 11 de marzo motivando la suspensión de las garantías constitucionales. El 6 de marzo en declaraciones al diario Granma de La Habana, el guerrillero Elías Manuitt Camero admite la autoría de las FALN sobre el asesinato de Iribarren. El suceso generó un fuerte rechazo en la opinión pública, incluyendo a varios militantes comunistas y por eso el 13 de marzo, Fidel Castro arremete en un discurso contra el PCV por considerar que tenía intenciones de cesar hostilidades contra el Gobierno venezolano y pactar la paz. Dos días más tarde, el PCV replicó sus declaraciones..

1967 – 8 May. Se produjo la invasión en Machurucuto. Su principal misión era entrenar a la guerrilla ubicada en Los Andes venezolanos para tratar de derrocar al presidente Raúl Leoni y así Fidel Castro poner en su lugar a un títere suyo para obtener los recursos venezolanos y con ellos financiar la intervención cubana en la Guerra Fría (EE.UU. Vs. Unión Soviética). En aquel intento junto a los cubanos estaba el hoy diputado por el Edo. Falcón Fernando Soto Rojas quien en el año 1977 marchó al Medio Oriente para sumarse como hizo Illich Ramirez, (El Chacal), como combatiente a la Resistencia Palestina. En la invasión estuvieron entre otros, los cubanos Antonio (Tony) Briones, Manuel Gil Castellanos, Del Toro,Tomassevich, García Planas, Borges y Pedro Cabrera Torres.

1968 – El enfrentamiento y captura del barco cubano “el Alecrin” y todo ello sin olvidar la mismísima presencia del “Che” Guevara en las guerrillas venezolanas, de donde salió despavorido porque según sus mismas palabras “en aquella vaina todos quieren mandar”

1969 – Como producto de la política de pacificación del gobierno de Rafael Caldera, los grupos guerrilleros habrían tomado una actitud de repliegue y de incorporación al debate democrático de Venezuela.

1972 – Integrantes de las FALN ejecutarían el secuestro del empresario Carlos Domínguez Chávez (El Rey de la hojalata) por el cual se pagaría por vez primera un rescate en Venezuela.

1974 – Dic. 29 Se restablecen las relaciones diplomáticas entre Cuba y Venezuela, rotas desde 1961.

1976 – Feb. 27 Un grupo de siete guerrilleros armados con ametralladoras llevan a cabo el secuestro del industrial norteamericano de la Owens Illinois William Frank Niehaus. El país quedó impactado pues hacía tiempo que no sucedía un secuestro de un personaje de tal nivel. Corría el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, el cual resultó afectado políticamente, pues suponían que los grupos revolucionarios que pudieran existir para ese año ya no estaban en una de guerrilla urbana.

1989 – Feb. 2 Con motivo de la llamada “Coronación” de Carlos Andrés Pérez por su segundo mandato, viene por segunda vez a Venezuela Fidel Castro. La fusión de la economía venezolana con la cubana era su única esperanza para mantener su proyecto comunista en Hispanoamérica en un momento en que la Unión Soviética le estaba retirando el apoyo económico que por décadas había mantenido al régimen castrista. Fidel llegó a Venezuela con más de 300 personas. Este excesivo séquito que supuestamente venía a proteger a Castro, en realidad tenía una función logístico-militar, trayendo armas en su equipaje el cual no fue revisado por la aduana venezolana siguiendo órdenes superiores y cuya finalidad no era otra que apertrechar y fortalecer la insurrección en Venezuela siendo su primera manifestación “El Caracazo”

1989 – Feb. 27 Se produce el “Caracazo” El castrismo había logrado su primer intento de desestabilización y derrocamiento.

1992 – Feb. 04 Fallida intentona de golpe de Estado liderada por un teniente coronel infiltrado por el comunismo, siguiendo directrices de Cuba, en las FF.AA. Su nombre Hugo Chávez Frías que logró apoyo popular debido al deterioro de la situación social y el aumento de la corrupción administrativa. Por cierto el mayor argumento para que ingresase en la Escuela Militar fue que “jugaba bien al beisbol”

1992 – Nov. Segundo intento de Golpe de Estado durante el cual los golpistas llegaron a bombardear algunos edificios públicos como el Palacio de Miraflores, el Ministerio de Relaciones Exteriores, y el Aeropuerto de La Carlota. La intentona fue nuevamente un fracaso.

1999 – Hugo Chávez gana las elecciones presidenciales. De esa manera el castro-comunismo se instaló, en Venezuela hasta nuestros días generando odios y miserias

 

Deudas con la juventud por Vladimir Villegas – Venepress – 12 de Febrero 2018

1518424760_Vladimir_Villegas_(1).jpgLa juventud venezolana sufre en carne propia uno de los peores momentos de Venezuela. La pobreza ha tocado la puerta de millones de jóvenes

Hoy se conmemora un aniversario más de la Batalla de la Victoria, escenificada en 1814, en la cual un nutrido contingente de jóvenes seminaristas, a cuya cabeza estaban José Félix Ribas y Vicente Campo Elías dieron, un paso importante en la ruta de la independencia al derrotar a los realistas dirigidos por José Tomás Boves.

Desde 1947, gracias a una decisión de la Asamblea Nacional Constituyente, se estableció el 12 de febrero como Día de la Juventud, en reconocimiento al arrojo y la valentía de esos muchachos que se jugaron la vida por el sueño de una patria libererada del yugo
español.

El 12 de febrero ha sido, es y será un día para la exaltar la rebeldía de la juventud venezolana. En distintas ocasiones, desde que fue instituida esta fecha, los jóvenes han reclamado sus derechos, y la respuesta del Estado en no pocos casos ha sido la represión.

Fui protagonista de movilizaciones en mis tiempos de liceísta y estudiante universitario en días como hoy. Muchos de quienes ahora son gobierno también protestaban por lo mismo: falta de dotación en las instituciones educativas, desempleo juvenil, la arbitraria recluta y otra formas de represión y abusos.

Hoy la juventud venezolana sufre en carne propia uno de los peores momentos de Venezuela. La pobreza ha tocado la puerta de millones de jóvenes, incluso profesionales, que se ven obligados a abandonar el país en busca de un mejor destino lejos de la tierra que los vio nacer. Otros insisten en lograr su sueño aquí, bien porque no quieren irse o bien porque se les ha cerrado esa posibilidad por distintos factores. Las cada vez más frecuentes y dolorosas despedidas en aeropuertos y mucho más en terminales de autobuses son el reflejo de la falta de opciones y de la clara percepción de que no existe para los jóvenes que se van la perspectiva de un futuro a corto o mediano plazo en su tierra natal.

Pero lo cierto es que hoy incluso el derecho a la vida está devaluado. Los muchachos son las primeras víctimas de la violencia y la delincuencia. Al igual que ayer, pareciera que ser joven es un delito, y si es un joven pobre, pues el delito es doble .

Los jóvenes que pasan a engrosar las filas de la delincuencia llegan a ese mundo incluso en plena niñez. Son víctimas y victimarios al mismo tiempo, y su destino termina siendo una vida corta, que culmina de forma violenta, como ha sido su existencia .El Estado, con su inoperancia e ineptitud, les truncó la posibilidad de tener una vivencia distinta. También las carencias en el hogar hacen lo suyo, por la ausencia de la figura paterna y no pocas veces de la materna.

La terrible situación del país, provocada por la nefasta política económica del gobierno, sostenida de manera terca e irresponsable, ha hecho mella en la juventud y en sus sueños. Al igual que en el pasado, la juventud ha estado presente en la lucha social y política en demanda de cambios y en defensa de los derechos del pueblo venezolano, consagrados en la Constitución de 1999, y vulnerados por quienes tienen el poder en sus manos y se olvidan de que ayer eran los antecesores de esos muchachos que hoy están inconformes con el actual estado de cosas.

Hay decenas de jóvenes presos por razones políticas. Algunos sometidos a tratos crueles y degradantes, y casi todos víctimas de violaciones al debido proceso. Debemos pensar en ellos, no olvidarlos, y brindarles alguna forma de solidaridad. Hablar del Día de la Juventud sin siquiera recordar que hay jóvenes presos políticos es un contrasentido.
De Igual forma es necesario ponernos en sintonía con lo que ocurre en las cárceles venezolanas,donde miles de muchachos, presos comunes, son tratados como animales,en medio de terribles, asquerosas e infernales condiciones de reclusión. Algunos seguramente son culpables de los delitos que se les imputa. Otros no. Pero tanto culpables como inocentes no tienen acceso a la justicia oportuna y a la preservación del derecho a la vida y a la integridad física, obligación ineludible del Estado venezolano.
Estamos en deuda con la joven generación. Le hemos fallado. Tenemos la obligación de dejarles un mejor país, con instituciones que funcionen, donde soñar con una vida mejor tenga sentido porque puede hacerse realidad. Estamos muy lejos del sueño de libertad y justicia de quienes siendo muy jóvenes se alistaron para enfrentar las tropas realistas y contribuir a derrotar el colonialismo español.

A %d blogueros les gusta esto: