elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Hiperinflacion

Inflación acumulada hasta septiembre es de 3.326% por Estefani Brito – El Nacional – 9 de Octubre 2019

La Comisión de Finanzas informó que la inflación para septiembre fue de 23,5%, mientras que la interanual llegó a 50.100,3%. Afirmó que los índices inflacionarios por medicamentos y alimentos se establecieron en 46,2% y 42,6%, respectivamente

La inflación acumulada en los primeros ocho meses de 2019 se ubicó en 3.326%, con una inflación de 23,5% para septiembre, informó este miércoles Alfonso Marquina, integrante de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional.

En comparación con el mes de agosto que la cifran inflacionaria alcanzó 65,2%, en la inflación en septiembre se desaceleró a 41,7%.

Marquina explicó que esta aparente desaceleración del índice de inflación de debe a la emisión de dinero inorgánico por parte del régimen de Nicolás Maduro y la contracción del consumo de los ciudadanos debido a los altos costos de los productos.

Destacó que el incremento de la inflación para septiembre por rubros fue mayor, siendo los más altos los medicamentos con 46,2% y el de alimentos con 42,6%.

“Los mecanismos que parece manejar el régimen usurpador para detener la inflación, no es otra cosa que poner al pueblo a pasar hambre. El salario mínimo para este mes solo cubre 2,24% de la canasta básica alimentaria. Por culpa del usurpador el pueblo está pasando hambre”, manifestó el parlamentario.

Resaltó que, a pesar de que la cúpula gobernante pretende que el pueblo dejé de comer, demandar y consumir rubros para retener el precio del dólar y desacelerar la inflación, esta se mantiene y podría alcanzar cifras por encima de los siete dígitos para finales de año.

La cifra interanual, de septiembre de 2018 a septiembre de 2019, se ubicó en 50.100,3%, agregó el legislador.

Aumento a trabajadores

En relación al aumento solicitado por los trabajadores, por encima del costo de la canasta básica alimentaria, que en agosto se ubicó, según cifras del Cenda, en 2.498.746,69 bolívares, Marquina afirmó, que “los gremios y trabajadores tienen el legítimo derecho a reclamar salarios dignos”.

A su juicio, debido a la situación de atraso en el país, el cual “ha llevado a que se pulverice el salario”, y ante la dolarización de la economía, hoy los venezolanos se encuentran ante una realidad en la que “los anaqueles están llenos pero con precios dolarizados”, por lo que continúan sin poder acceder a los productos de la canasta básica.

Ante la posibilidad de que Maduro equipare el salario mínimo al petro, afirmó que sería “como pagarle con chapitas a los venezolanos”, en vista de que esta moneda digital “es inexistente, no la reconoce ni el pueblo ni el mundo”.

“La situación que vivimos actualmente tiene una sola causa y es la usurpación de Nicolás Maduro y la corrupción. La única solución para poder vivir con un mínimo de dignidad, de implementar un cambio político y económico, es con un cambio de gobierno”, enfatizó.

Los números que la dictadura de maduro no presentó en la ONU – Asamblea Nacional – 28 de Septiembre 2019

Venezuelan health system collapses, forcing migration by Beatriz Afanador – CRS Catholic Relief Services – 19 de Agosto 2019

Miguel is one of millions who’ve fled Venezuela, which has been in economic and social crisis since 2015. A drastic fall in the price of oil, its main export, led to a progressive decline in local production capacity, resulting in food shortages, hyperinflation, the collapse of the health system and social unrest.

young Venezuelan migrants in Colombia

Young Venezuelans, who do not have access to migrant shelters, camp in the streets and green areas of the border city of Cucuta in Colombia.

Photo by Nicolo Filippo Rosso for CRS

Six years ago, Miguel was severely burned in an accident. Ever since, he has struggled to find proper medical care. The first time he was hospitalized, he contracted bacterial infections because of substandard conditions in the facility.

“In Venezuela, there was no infectious disease specialist. They didn’t even know what he had,” explains his brother Oscar, who has accompanied Miguel throughout his journey. “When we took him to places so that they could assist him, they told us that they had to amputate his arms in order to save his life.”

Miguel tried recovering at his mother’s home and regained just enough energy to begin working again. He had a job repairing cell phones, but the injuries to his hands made that a challenge—so he learned to use his feet instead.

Gradually, though, another infection developed, as did anemia from malnutrition. The average Venezuelan has lost 24 pounds since 2017, and as much as 87% of the country’s population has been pushed below the poverty line. Severely malnourished, Miguel was unable to get out of bed. That’s when his family made the decision to leave for Colombia.

Like many Venezuelan families, Miguel’s was forced to migrate in search of lifesaving healthcare. The World Health Organization reports that Venezuela’s health system has been reduced by 85%, and infectious diseases such as measles, diphtheria and malaria are on the rise. In fact, the collapse of health services is a main factor driving Venezuelan migration today.

Venezuela migrants head to Colombia

Migrants walking their long journey from Venezuela to Colombia. From there, many will continue on foot to Peru, Chile and Brazil in search of a new life.

Photo by Nicolo Filippo Rosso for CRS

“We took a long time to get him out, because the situation he was in was difficult. Back in Venezuela, they sold us the blood that got his hemoglobin to an acceptable level so that he could get out of bed,” says Oscar.

A close friend helped transport Miguel and his family to a city near the Colombian border. They traveled the rest of the way on foot. By the time they reached the border, Miguel could barely cross the Simon Bolivar Bridge to Colombia without his mother and brother’s help. Upon seeing Miguel’s critical condition, Colombian immigration agents had him transported by ambulance to the nearest hospital.

Volunteer doctors at Casa de Paso Divina Providencia—a shelter run by the Catholic Diocese of Cucuta—say that most migrants are suffering from malnutrition. Untreated chronic diseases like high blood pressure, diabetes and hypothyroidism are also common among them.

During his time in Colombia, Miguel has managed to overcome the infection and is receiving the food and care he needs. Doctors predict that with several surgeries he will also recover the mobility of his hands.

“We believed in God, and here they told my mother that they can save her son’s hands. He has no problem now. They will not be amputated,” says Oscar.

Across 14 dioceses in 10 states, and in the capital of Caracas, Catholic Relief Services and Caritas Venezuela are supporting the health of people in need. In May, CRS and Caritas Venezuela piloted the use of e-vouchers as a means of accessing food for vulnerable families in Caracas. We are now expanding to multiple areas, with an estimated 1,700 families participating in Caritas Venezuela’s nutrition rehabilitation program. Over the next 12 months, CRS and Caritas Venezuela plan to scale the program to benefit 12,000 families as well as the participating business and shop owners.

With our partners throughout the region, CRS is responding to the needs of families in Venezuela as well as those who have fled to Colombia, Brazil, Peru, Ecuador, and Trinidad and Tobago. Throughout Latin America, CRS supports local partners, including the Scalabrinian Mission and Living Water Community, to provide health care, food, shelter, protection, water and sanitation services, and cash to more than 43,000 Venezuelans affected by the humanitarian crisis.

*Names have been changed to protect privacy.

 

Economía a la deriva por Ramón Peña – La Patilla – 25 de Agosto 2019

download

Hace un año, el Golem gobernante anunció un “modelo económico único en el mundo” que anularía la dolarización de los precios, utilizando el Petro como dolarizador del salario. Un revolucionario proceso que resumió con un algoritmo de su propia cosecha: “¡Cero mata cero”!

Pero la economía suele ser reacia a las babiecadas. Se ha profundizado la dolarización del sistema monetario y propende a afianzarse como patrón de las transacciones diarias, en todo menos en el salario. El Banco Central porfía en la ampliación de la base monetaria, como su único modo de financiar el enorme déficit fiscal, con emisiones carentes del respaldo en divisas que Pdvsa no está en capacidad de suministrarle. El Bolívar se desmorona día a día y se marginaliza como unidad de cuenta. No hay manera de contener la preferencia por el Dólar. De muy poco ha servido aplicarle a la banca el recurso de un encaje legal de 100%, que, de paso, cercena el crédito a la deprimida actividad productiva privada.

La oferta monetaria que irresponsablemente dinamiza el Banco Central desborda toda posibilidad de equilibrio ante una oferta interna de bienes mermada al extremo. Casi dos tercios de las empresas privadas nacionales que existían hace dos décadas han desaparecido. La aceleración de precios de bienes de consumo –nacionales e importados- alcanza un ritmo superior al de la devaluación del Bolívar. Ya lo aprecian los propios tenedores de reservas en divisas y los receptores de remesas del exterior. El salario minimo real es menos que una limosna.

La salud es víctima crítica de este desequilibrio. La oferta se ha reducido drásticamente: emigración de médicos, escasez de insumos, de equipos especializados o capacidad de repararlos. Servicios casi todos denominados en dólares.

La economía sigue a la deriva. El guasón se rie de lo que dice, continúa durmiendo como un bebé y salsea burlón sobre la tarima.

El dólar se dispara y acelera el aumento de los precios en Venezuela por Jean Manzano – El Nacional – 20 de Agosto 2019

1563486891953
Para los economistas, la inestabilidad que impulsa la subida del dólar obedece a que la oferta de divisas es personal y la demanda muy alta por la anarquía en el manejo de las finanzas públicas

El precio del dólar en Venezuela se ha elevado de tal modo que en tan solo un mes la cotización oficial registró un salto de 101%, cambio que empezó a intervenir en los precios de una variedad de productos y servicios básicos.

En la economía del país predomina la necesidad de importar lo que consume la población ante la escasa producción nacional.

Esto hace que la tasa del dólar sea la referencia al momento de fijar tarifas, costos y márgenes de ganancias ante el aumento descontrolado de los precios que destruyen la confianza en el bolívar.

La Comisión de Finanzas del Parlamento afirmó que la inflación en julio se ubicó en 33,8%, reseñó Infobae.

Lo que representó 10 puntos más que el mes anterior. Además, en lo que va de este año, ofrece un salto de 1.579%.

Para los economistas, la inestabilidad que impulsa la subida del dólar obedece a que la oferta de divisas es personal y la demanda muy alta por la anarquía en el manejo de las finanzas públicas.

El régimen venezolano no ahorró durante la abundancia de recursos que recibió con la alta venta de petróleo.

A un año de la reconversión: la triste historia del bolívar devaluado
Por el contrario, se endeudó de tal modo que perdió el acceso al crédito y no invirtió en la industria petrolera para mantener la producción del crudo.

El economista Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, aseguró que para nadie es un secreto el motivo por el cual el cambio se refleja de la manera en que lo hace.

«En un país con hiperinflación, con la principal industria exportadora en picada, con un gobierno irresponsable en el manejo de las finanzas públicas que destruyó la confianza en la moneda y con un gravísimo problema político, no se puede pretender que el tipo de cambio no refleje semejante entorno», explicó Oliveros.

A un año de la reconversión: la triste historia del bolívar devaluado por  Didiana Archila – El Nacional – 20 de Agosto 2019

Desde el año 2007 ha habido 7 billetes con el rostro del Libertador, más que la cantidad de la familia de los bolívares fuertes. Economistas coinciden en que no se atacó el origen de la hiperinflación y solo se ajustó la unidad de cuenta

Conos monetarios
Foto: Gustavo Matute @BigMatu_photos

A un año de la reconversión monetaria, economistas coinciden en que el poder adquisitivo del bolívar soberano está devaluado. Señalaron que el régimen no ha implementado las políticas necesarias para la estabilización económica del país.

Leonardo Vera, profesor universitario y miembro de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, criticó los paliativos intentados para reducir la hiperinflación: “Realizaron la reforma del encaje legal que, si bien disminuye la aceleración de la inflación, no soluciona ningún problema. Además, presumo, que al no aumentar el salario intentan frenar el consumo. Son paños de agua tibia que tendrán impacto un negativo en la economía”.

Para el economista y profesor universitario Ronald Balza la inversión de roles entre el Estado y Petróleos de Venezuela es el punto de partida al que se sumaron más problemas. “Antes Pdvsa traía dólares, se los daba al gobierno y este los convertía a bolívares. Pdvsa dejó de traer dólares y el gobierno le daba bolívares, para emplearlos en gastos que no conocemos puesto que no figuran en ningún presupuesto. Esto en un país con dos problemas adicionales: que la producción estaba cayendo y que no había un mercado cambiario funcional. Al conjugar esos tres factores se generó esta situación de hiperinflación, escasez y crisis en la que estamos”, indicó.

Balza explicó que la reconversión monetaria es una medida necesaria, pero no suficiente para solucionar la crisis económica del país, ya que a su juicio, funciona desde el punto de vista transaccional: “Es un ajuste en la unidad de cuenta que se debe acompañar con una política económica que permita atacar su origen. Si por el contrario, se hace la reconversión y su origen no se ataca, sucede lo que pasó en 2018, en un año se perdió el poder adquisitivo y ahora se tuvo que ampliar nuevamente el cono”.

Cono monetario actual. 4 de los 11 billetes no son aceptados en establecimientos por su ínfimo poder adquisitivo | Foto: Gustavo Matute @BigMatu_photos

Calificó de paradójica la última ampliación del cono monetario. “El poder de compra del billete de 500 bolívares es bastante pobre. El Banco Central de Venezuela decidió sacar billetes de 10.000, 20.000 y 50.000 bolívares, lo cual es ilógico porque tienes billetes de baja y alta denominación, pero no puedes usar ninguno con comodidad. Este cono tiene una tronera que impide su uso de manera eficiente», indicó.

“La reconversión no corrigió los problemas fundamentales sino que por estar mal hecha creó otros problemas con el efectivo”, subrayó.

“En la historia de Venezuela, el país nunca estuvo expuesto a situaciones de este tipo por carecer de tasas inflacionarias altas. A diferencia de otros países latinoamericanos como Perú, Bolivia y Nicaragua”, recordó Vera.

Bolívar: símbolo de la devaluación del último decenio

El actual cono monetario cuenta con cuatro billetes que tienen la cara de Simón Bolívar. Los bolívares fuertes tuvieron tres. Desde el año 2007 ha habido siete billetes con el rostro del Libertador, más que la cantidad de papeles de la familia de los bolívares fuertes.

Un total de siete billetes con la cara de bolívar desde 2008 | Foto: Gustavo Matute @BigMatu_photos

Hace un año, un pasaje costaba 100.000 bolívares fuertes, es decir, 1 bolívar soberano. Hoy, el pasaje mínimo se ubica en 700 bolívares. Hace un año se requería del billete más alto para pagar un viaje en transporte público, hoy se requiere el que, hasta hace poco, fue el más grande de los soberanos, 500 bolívares, y 200 bolívares adicionales.

Pasaje
Pasaje antes de la reconversión: BsF 100.000 = 1 BsS. Hoy el pasaje está en BsS 700 = 70.000.000 BsF. | Foto: Gustavo Matute @BigMatu_photos

Los primeros 4 billetes de los 11 del actual cono monetario ya no son aceptados por su ínfimo poder adquisitivo. El de 50 bolívares todavía está circulando, pero los vendedores prefieren los de mayor denominación.

El 20 de agosto de 2018 entró en vigencia  el nuevo cono monetario que se denominó bolívar soberano. El régimen suprimió cinco ceros a la moneda nacional y fue una de las medidas del “programa de recuperación económica” del gobierno de Maduro.

La moneda anterior, el bolívar fuerte, circuló desde el primero de enero de 2008. Por 8 años, la economía nacional funcionó con 6 billetes (2, 5, 10, 20, 50 y 100) y 7 monedas (1; 5; 10; 12,5; 25; 50 céntimos y 1 bolívar) aunque estas se devaluaron con mayor rapidez.

En diciembre de 2016, el BCV anunció la incorporación de 6 billetes nuevos a la familia de los fuertes: 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000) y 3 nuevas monedas (10, 50 y 100).

Caras repetidas de los conos y sus ampliaciones | Foto: Gustavo Matute @BigMatu_photos

Dada la creciente inflación, en menos de un año, para noviembre de 2017, el Ejecutivo anunció en cadena nacional un nuevo billete que se sumaría a la familia de los bolívares fuertes: el de 100.000 bolívares.

Meses después, en junio de 2018, el régimen informó también en cadena nacional la supresión de 5 ceros a la moneda nacional y la reconversión al bolívar soberano. Un nuevo cono monetario de 10 piezas: 8 billetes (2, 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500) y dos monedas (50 céntimos y 1 bolívar).

¿Nuestra patria es independiente y nuestro bolívar soberano?

La inflación sigue su curso y la desconfianza por la moneda local continúa.

Como monetario
Foto: Gustavo Matute @BigMatu_photos

Señaló que la eliminación de ceros del bolívar comenzó con medidas del fallecido presidente Hugo Chávez. “Desde la creación del BCV en 1939, la unidad monetaria no cambiaba, solo cambió sus figuras, ilustraciones o la firma del presidente de la institución”, concluyó.

Inflación acumulada hasta julio se ubicó en 1.579% – El Nacional – 8 de Agosto 2019

El diputado Alfonso Marquina indicó que la caída de los niveles de la hiperinflación en el país tiene una relación directa con la reducción del consumo de los venezolanos, que cayó 35% en 2019

Alfonso Marquina, miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional

La Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional informó que la inflación acumulada hasta el mes de julio fue de 1.579,2%. El diputado Alfonso Marquina presentó este jueves los índices actualizados.

El parlamentario señaló en una rueda de prensa que en julio la cifra se ubicó en 33,8%. Esta cifra representa un incremento de casi 10 puntos porcentuales con respecto al mes de junio. También indicó que la inflación anual fue de 264.782,2%.

Marquina explicó que la caída de los niveles de la hiperinflación tiene relación directa con la reducción del consumo de los venezolanos, que cayó 35% en lo que va de año.

Dijo que en 2012 el consumo de carne de res pasó de 23 kilos mensuales, a 4 kilos en 2019, una reducción de 80%. En el caso del pollo y los huevos, la caída en los últimos 4 años ha sido de 70%. En el año 2015 el venezolano que ganaba un salario mínimo accedía a 22 kilos de pollo, pero actualmente compra 5 kilos al mes.

«Hay que decir que no es que la hiperinflación se ha reducido, sino que se ha desacelerado. El pueblo de Venezuela está pasando hambre, se consiguen productos, pero son inaccesibles por sus costos”, indicó.

Marquina precisó que el salario mínimo de los venezolanos, 40.000 bolívares, representa 3% de lo que se necesita para acceder a la canasta básica alimentaria. “Vemos un aumento cruel de la desnutrición, los venezolanos no tienen poder adquisitivo”, expresó.

Unidad Venezuela@unidadvenezuela

.@DipMarquina: ” Me corresponde anunciarle al país, que de acuerdo a los estudios la inflación para el mes de julio del año 2019, alcanzo la cifra de 33.8% ”

Video insertado

Inflación de 445.000% hace imposible vivir en Venezuela – El Nacional – 12 de Julio 2019

El diputado Ángel Alvarado señaló una caída del 40% en la economía y ubicó el salario mínimo en seis dólares

1541946519587.jpg
La inflación en Venezuela fue de 24,8% en junio pasado, desacelerándose con respecto a mayo, mientras que el índice anualizado llegó a 445.482,2%. Esto, de acuerdo con lo que indica un informe del Parlamento (de mayoría opositora) que preside Juan Guaidó, y el cual fue presentado el miércoles.

El legislador explicó por rubros que en la categoría de alimentos y bebidas no alcohólicas la inflación fue de 22%, en tanto en bienes y servicios diversos se situó en 102,4%. Por último, en el transporte público llegó a una tasa de 26,4%.

Alvarado explicó, a su vez, que la ralentización de la inflación en junio, en comparación con mayo, se debió a que “el tipo de cambio, que también influye en la formación de los precios, ha estado un poco más estable”. Asimismo, señaló otros motivos como la caída del consumo y la contracción económica.

La inflación acumulada durante el primer semestre fue de 1.155%, acotó la comisión.

En el enfoque de Alvarado, quien es economista de profesión, el ingreso mensual de los venezolanos apenas permite adquirir 3,5% de la canasta alimentaria, lo que implica que el salario mínimo sigue siendo un salario de hambre.

El Banco Central de Venezuela admite que el PIB se ha hundido un 52% con Maduro por Florantonia Singer – El País – 29 de Mayo 2019

Tras cuatro años de silencio estadístico, la institución divulga los indicadores que confirman la recesión sostenida que vive el país petrolero desde mucho antes de las sanciones de EE UU

Latas de atún en un mercado de Venezuela.
Latas de atún en un mercado de Venezuela. GETTY

El Banco Central de Venezuela llevaba desde 2015 sin publicar indicadores económicos. Hasta este martes, cuando los datos que se han ocultado de forma sistemática aparecieron inesperadamente reflejados en la página web de la institución. Las cifras ahora conocidas revelan una caída del PIB 52,3% desde 2013, cuando Nicolás Maduro fue elegido presidente. El Banco Central estima, además, que la inflación ha alcanzado la cifra más alta en la historia reciente del país al pasar del 180,9% en 2015 al 130.060% en 2018.

Aun así, es el primer reconocimiento explícito del régimen chavista del inmenso deterioro en el que está inmersa la economía venezolana. De hecho, para la inflación acumulada en los primeros cuatro meses de 2019, el régimen de Maduro tiene una estimación aún peor que la de la Asamblea Nacional, que lo calcula en el 666%. El banco central lo sitúa en más del 1.047% solo entre enero y abril.

La información que se divulgó por sorpresa el martes incluye la balanza de pagos. Estos datos revelan que las importaciones. Estas últimas cayeron de 57.183 millones de dólares (millones de euros) en 2013 a 14.886 millones (millones de euros) en 2018, una caída en picado mucho antes de que Estados Unidos impusiera sanciones económicas y petroleras al país, lo que ha mermado aún más las arcas públicas.

Ese descenso en las compras del exterior explica a las claras el fuerte desabastecimiento de bienes que padecen los venezolanos, dado que es una economía que tiene que importar la práctica totalidad de los bienes que consume. Esa curva coincide con la de los ingresos por exportaciones de petróleo, que se redujeron a un tercio —de 85.603 millones de dólares en 2013 a 29.810 millones de dólares en 2018—, a causa de la abrupta caída de la producción de crudo por los malos manejos de la petrolera estatal y por la corrupción. Este año, la producción de petróleo en Venezuela ha caído a su mínimo histórico: 740.000 barriles diarios, por primera vez por debajo de Colombia, según ha señalado la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). El petróleo es la principal, y casi única (96%), fuente de ingresos del país caribeño.

El informe del Banco Central dibuja una economía totalmente demolida. Según la institución, el sector de la construcción cayó un 95% entre el tercer trimestre de 2013 y el tercer trimestre de 2018; el de manufactura, un 76%; el comercio, un 79%, y las instituciones financieras, un 79%. Según los datos difundidos el martes, hacia finales de 2018 el colapso se aceleró.

Según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, la economía venezolana caerá un 25% adicional este 2019, lo que se sumará a la caída del 52,3% estimada desde 2013, con datos del Banco Central y de la consultora Ecoanalítica. El organismo emisor reduce la caída acumulada desde 2013 al 47,7% porque no ofrece datos del PIB más allá del tercer trimestre de 2018.

La reiterada excusa de Nicolás Maduro para justificar la profunda crisis que se vive en Venezuela, que también tiene expresión en el aumento de la pobreza y el desempleo tras 18 meses en hiperinflación, ha sido la “guerra económica” que desde Estados Unidos y otros países no alineados a su Gobierno han emprendido contra el país y su mandato.

En noviembre pasado, el Gobierno de Nicolás Maduro iba a ser sancionado por el Fondo Monetario Internacional con la pérdida de voto dentro del organismo por el incumplimiento en la rendición de cuentas sobre el manejo de la economía. El ultimátum que el organismo hizo que el BCV comenzara a enviar parte de los datos atrasados. Ahora, la difusión sorpresiva de estas cifras, señalan algunos economistas, podría responder al cumplimiento de un requisito en una posible búsqueda de financiamiento internacional en medio de la apretada situación financiera que enfrenta el régimen de Maduro. Ningún portavoz del Gobierno ni del BCV reaccionó ayer a lo revelado.

En las últimas semanas, de manera silenciosa, la economía cotidiana ha dado un viraje. Una aparente liberación de los precios, que ha permitido que los anaqueles de los supermercados vuelvan a estar llenos, y del mercado cambiario, en el que ahora pueden participar los bancos privados, ha sorprendido a los venezolanos. No obstante, los cambios son insuficientes para mejorar la situación, pues en cualquier caso son pocos los que en la destruida economía venezolana pueden pagarlos.

El Banco Central publica reveladoras cifras oficiales tras años de silencio – BBC News – 29 de Mayo 2019

Maduro.El presidente venezolano Nicolás Maduro ha negado reiteradamente que el país esté atravesando una crisis económica ni humanitaria.

Luego de pasar varios años de silencio, el Banco Central de Venezuela publicó este martes varios datos sobre la economía del país en 2018: inflación del 130.000% y una contracción del 22,5%.

Este decrecimiento de casi una cuarta parte de la economía viene a corroborar el diagnóstico de diversos organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional, que dijo que Venezuela sufre “una de las peores crisis económicas de la historia”.

Los datos hechos públicos por el banco contienen otras cifras negativas, como el colapso de la producción de petróleo, alrededor del 90% de las exportaciones del país sudamericano.

La publicación de los datos por parte del BCV resultó una sorpresa tras cerca de cuatro años sin cifras oficiales e incluso alguna que no se ofrecía desde 2012, según el analista Asdrúbal Oliveros.

Declive económico

En 2018, los ingresos que llegaron por ventas de petróleo al exterior cayeron un 6,68%, hasta situarse en US$29.810 millones.

Según diversas estimaciones, la producción de crudo de Venezuela se sitúa ahora al nivel de hace 70 años a causa de la mala gestión de la petrolera estatal, PDVSA.

Dos preguntas y una triste certeza por Guillermo D. Olmo, corresponsal de BBC News Mundo en Venezuela

En un país a la cola de los indicadores mundiales de transparencia, la publicación tras años de silencio de datos esenciales de su economía por parte del Banco Central deja casi tantas preguntas como respuestas.

Los datos ahora hechos públicos por el BCV son pésimos, pero quienes viven en el país encuentran a diario motivos para preguntarse si no se quedan cortos y la realidad es aún peor.

Otra pregunta es por qué salen a la luz ahora.

Una hipótesis es la de que, consciente de lo insostenible de su gestión económica, el equipo de Nicolás Maduro se prepara para solicitar algún plan de asistencia financiera internacional, para lo que la publicación de la contabilidad nacional es requisito indispensable.

La otra es que se publican ahora a instancias de funcionarios desafectos para dañar la imagen de un gobierno que va perdiendo lealtades en instituciones claves.

No sería la primera vez que los expertos detectan descoordinación entre el Ejecutivo y el BCV, que podría convertirse en un frente más del pulso que libran Maduro y el líder opositor Juan Guaidó.

En realidad, lo único que queda claro lo sabían muchos antes de que lo confirmara el Banco Central, que la economía venezolana lleva años en fase de derribo.Línea.

Mujer en una cocina con una cazuela.La crisis económica y política que atraviesa Venezuela ha provocado que más de tres millones de venezolanos hayan abandonado el país.

Venezuela vive un pronunciado declive de su economía cuyo inicio es ubicado por los expertos a finales del año 2014.

La oposición, que exige la renuncia de Nicolás Maduro por considerarlo un gobernante ilegítimo, suele argüir el desastre económico como una de las razones por la que es necesaria su salida del poder.

El gobierno de Maduro negó reiteradamente que el país sufriera ninguna crisis económica y solo últimamente ha empezado a admitir problemas de los que culpa al “bloqueo criminal” impuesto por Estados Unidos.

De acuerdo con cifras de Naciones Unidas, más de tres millones de venezolanos han abandonado el país en los últimos años en busca de mejores condiciones de vida.

A %d blogueros les gusta esto: