elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Hezbola

Remarks of Secretary Michael R. Pompeo With Venezuelan Interim President Juan Guaido – 20 de Enero 2020

INTERIM PRESIDENT GUAIDO:  (In Spanish.)

SECRETARY POMPEO:  President Guaido, thank you for being here today.  And thank you for joining a huge group of countries today who’s working on fighting terrorism all around the world, including in Venezuela.

A couple thoughts.  First, for the Venezuelan people, I want you to know that your president is a great leader who wants to take your country in the right direction – the direction of freedom, democracy, to restore economic prosperity.  You should know that countries across the world – in Latin America, where we are today, here in Colombia; in Europe; the United States; all across North America – the people, the democratic people of those countries are with you.  We’re here to ensure – to do everything we can to ensure that you get that opportunity, you get the chance simply to live the lives that you want, with democracy and freedom, so that you can take care of your families.  And President Guaido is working diligently to achieve that.

On the other hand, Maduro has engaged in activities that have now caused millions of people to have to flee Venezuela.  He’s destroyed lives.  He’s destroyed families.  He’s now added to his terror regime, working alongside terror organizations inside of his own country.  He’s now running an operation that looks more like a cartel than anything else that one could describe.  This isn’t good for Venezuela, it’s not good for the countries that are around Venezuela – here in Colombia, Ecuador, or all the countries of the region, for Peru, for Brazil.  These people have now had to flee those countries so that they could do the simple thing of taking care of their family because of Maduro’s terrorism.

The United States and all the countries that assembled here today for this Counterterrorism Ministerial will continue to work to solve this problem set.  We have a real opportunity to expand on democracy and freedoms throughout South America.  We’ve seen in the last years, we’ve seen it expand and grow.  We will get this hemisphere of freedom, and we’re prepared to work alongside President Guaido and the good people of Venezuela to deliver democracy.

Thank you for (inaudible).

MS ORTAGUS:  Okay.  Humeyra, go ahead.

QUESTION:  Hello.  Could you tell us a little bit about your meetings in Davos?  Are you going to be meeting with President Trump?  And how are you planning to get back into the country?  Are you not worried about getting arrested?

And to Secretary Pompeo:  Are you prepared to sanction Russia over its backing of the Maduro government?  For example, oil company Rosneft  Thank you.

INTERIM PRESIDENT GUAIDO:  (Via interpreter) (Inaudible) at the risk of being jailed or killed.  The dictatorship is brutal, and there are thousands that are maintaining (inaudible) in jail in several others.  The risk exists in Venezuela.  We are aware of that, and we have the duty to get a transition (inaudible).  Yes, there is a risk we assume on behalf of Venezuelans, in behalf of democracy.  It is – and this is important because we are not alone, the Venezuelans.  We are fighting in Venezuela.  We’re facing armed groups, paramilitary groups that are financed by the dictators.  We are joined in a cause.  We are a country united, fighting to recover democracy.  There is no problem among ideological tendencies.  It’s a problem of terrorism, a turning against democracy and freedom.

And as we go forwards, I will talk about details of our important meetings in Europe with the European Union.  And they will take place in Davos, yes.

SECRETARY POMPEO:  We don’t talk about particular sanctions, but everyone can fully expect that the United States is not done.  The work that we’ve done over these past months has been building to the place that we find ourselves today, and I would fully expect that there will be further actions that the United States will take to continue to support President Guaido and the Venezuelan people.

MS ORTAGUS:  Okay.  RCN?

QUESTION:  Yes, hi.  How are you?  Mr. Guaido, Mr. Secretary Pompeo, thanks for being here.  If is – if there’s evidence of the presence of Hizballah in Venezuela, will the Department of State of the United States will consider putting the regiment of Venezuela in the list of the countries that support terrorism?

SECRETARY POMPEO:  So we’re constantly evaluating which countries to designate as terrorist entities.  But make no mistake about it, whether it’s the ELN or the FARC, there are elements of Hizballah throughout many countries in South America.  Very happy today to see that the Colombians today added to their list of terrorist organizations Hizballah.  We’ve now seen multiple countries in Central and South America follow the lead of the United States, have designated Hizballah a terrorist organization.  And the United States is constantly reviewing how we can most effectively drive out this terrorism not only from the United States, but from the entire North American continent.

MS ORTAGUS:  Cami, CBS.

QUESTION:  Just to follow up on the first question, specifically what can European leaders do to help you?  And do you feel like you’ve lost momentum at home?

INTERIM PRESIDENT GUAIDO:  (Via interpreter) The fight for democracy does not lose momentum.  We find alternatives, different pathways; we reinforce mechanisms.  And we – when a dictatorship with links with the ELN and Hizballah and who has not been ashamed to infiltrate the different organizations in murdering political leaders in Venezuela.  They are very active.  And Venezuela has mobilized to (inaudible) is in Europe.  He’ll be in London tomorrow.  We’ll have bilaterals at the World Economic Forum.

But I prefer to talk about that later.  We live in a dictatorship, so we are implementing strategies to attain our objectives, reinforce the pressure against dictatorships.  The dictators won’t want to give up the power they’ve taken.  They generated the greatest migration in the continent.  We’re much more like Syria than like Cuba.  The indicators in terms of migration, access to services, the inflation, there’s no vaccines for our children – they are dying because of lack of food.

So this is a long-term strategy.  We’re facing it.  So there are forces that cannot be stopped when you seek democracy.  This is what we’re seeing in Venezuela.  We’re mobilizing.  We have demonstrating, and we are not going to be different in the next few months.

MS ORTAGUS:  Blu Radio.

QUESTION:  Mr. Secretary Pompeo, right here.  Colombia has now the same terrorist list as the United States, but the government had to make clear that FARC is not on our terrorist list since the peace process was signed.  Why after three years of the peace process FARC is still in the terrorist list of the United States?

SECRETARY POMPEO:  Each country makes its own sovereign decisions.  And I spoke with President Duque today.  There is no separation between our vision for how it is that terrorism needs to be fought.  We’re working together on that.  Our teams across multiple agencies are working to deliver on efforts to take – counter terrorism not only out of Colombia, but out of the provinces that adjoin Colombia from Venezuela.  We are united in that mission.  There is no daylight between how Colombia and the United States think about the battle for freedom and the fight against terrorists.

QUESTION:  But are you considering taking out FARC?

SECRETARY POMPEO:  May I – may I just go back?  You asked a question about what the Europeans can do.  There – it was suggested in that question somehow that there’s separation between how the Europeans and the Americans and others are thinking about this.  I was just with the leaders from Europe last night in Berlin.  They share the same view we do.  This is a failed state, and the fight for democracy is valuable and real.  It’s just as valuable and real to the Europeans as it is to the Americans.  And so we are working closely alongside them to deliver freedom for the people of Venezuela.  No one should – I’ve heard ideas, something of that we underestimated Maduro.  What’s been underestimated is the desire for freedom that rests in the hearts of the Venezuelan people.  We are collectively – the Europeans, the other countries in South America, and the United States – determined to deliver that outcome for the people of Venezuela.

QUESTION:  And you’re not afraid that losing momentum —

MS ORTAGUS:  Thank you, press.

QUESTION:  Thank you.

MS ORTAGUS:  Thanks, everybody.

QUESTION:  Thank you.

 

Hizbolá amplía sus actividades en Venezuela con el contrabando del oro por Ludmila Vinogradoff – ABC – 11 de Diciembre 2019

El grupo terrorista libanés actúa a la sombra del régimen de Maduro, al que protege y entrena, según Julio Borges, representante diplomático de Guaidó

tarek-kLg--620x349@abc.jpgEl vicepresidente venezolano El Aissami, contacto de Maduro con Hizbolá

Diversas organizaciones criminales y terroristas, entre ellas el Hizbolá, también han puesto su mira en el oro de Venezuela al amparo del régimen de Nicolás Maduro, que los tiene como su brazo armado, les financia y facilita pasaportes y documentación oficial de la república bolivariana. Hace poco Vanessa Neumann, la embajadora ante el Reino Unido designada por el presidente interino Juan Guaidó, denunció en un programa de radio en Caracas que el grupo terrorista libanés Hizbolá gana unos 1.000 millones de dólares por sus actividades ilegales, entre otras, la de contrabandear con el oro del denominado Arco Minero en el estado Bolívar.

Un poco antes, el diputado en el exilio Américo De Grazia también dijo a ABC que Hizbolá, junto a los grupos guerrilleros colombianos del ELN y las FARC, se encarga de proteger con las armas la explotación del oro y diamantes de «sangre» de «Nicolasito» el hijo de Nicolás Maduro, y los yacimientos auríferos de Cilia Flores, la primera dama. El diputado Américo De Grazia, en representación del gobierno de Juan Guaidó, se encuentra en la Cumbre del Clima en Madrid para denunciar la destrucción y el ecocidio que causan los grupos depredadores y terroristas en la zona de 112.000 kilómetros cuadrados del Arco Minero, situada en plena selva de la amazonia venezolana.

El gobierno de Israel tiene información de las actividades de Hizbolá en el país. El comisionado para las Relaciones Exteriores del gobierno interino de Venezuela, Julio Borges, se reunió este lunes con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, para denunciar los vínculos del régimen de Nicolás Maduro con el grupo terrorista libanés. «El régimen de Maduro tiene vínculos con organizaciones terroristas como Hizbolá, esto es una grave amenaza para la paz y seguridad de los gobiernos. Debemos encender las alarmas sobre el peligro que está detrás de esto», dijo el diplomático venezolano en una reunión que sostuvo con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, quien confirmó los lazos entre dictadura de Maduro y el grupo terrorista Hizbolá.

El representante de la política exterior del gobierno de Juan Guaidó también destacó que existe una alianza de Maduro y Cuba para acabar con valores como la democracia. «Maduro y el régimen de Cuba quieren acabar con la democracia de la región, están propiciando la desestabilización de los países de la región«, sostuvo.

La embajadora Neumann recalcó que Tareck El Aissami, vicepresidente del área económica del régimen venezolano, que aparece en la lista de los más buscados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, «es el principal contacto entre Maduro y Hizbolá». El grupo actúa a sus anchas en Venezuela. Tiene su centro de operaciones en la isla de Margarita y ha extendido sus tentáculos a todo el país. Imparte entrenamiento con armas letales a los grupos paramilitares, organizaciones criminales y francotiradores.

 

Socialismo desde adentro: un viaje por el interior de Venezuela por Antonella Marty – Panampost – 2 de Diciembre 2019

“Disculpe, señorita. No tenemos queso, puede ser solo un poquito de jamón porque tampoco nos queda tanto”

“Pongan al gobierno a cargo del desierto del Sahara y lo único que obtendrán es escasez de arena”. (Youtube)

Hace algunos días regresé de una gira de conferencias en Caracas y distintas zonas del interior de aquel país tan destrozado por las garras del socialismo. Un país que se ha convertido en la zona de las despedidas más dolorosas de la región, con un éxodo migratorio nunca antes visto y un caso de totalitarismo al que se le suman las peores mafias criminales antioccidentales del mundo: Venezuela.

Me ha tocado recorrer muchas calles en el interior del país, y lo he hecho en horas prudentes, ya que a partir de cierto horario hay una especie de toque de queda y, ante la inseguridad, ya nadie sale de su casa. Las calles de Caracas, de Mérida, de Puerto Cabello, de Naguanagua, entre otras, son sitios que reflejan los claros resultados de la ideología que más daño le ha hecho a la humanidad: el socialismo. En aquellas zonas se observa una devastación absoluta generada tras veinte años de populismo; zonas a las que parecen haberles pasado varias guerras mundiales por encima. Las fachadas de las casas están deterioradas, no hay colores, no hay materiales nuevos, todo es precario y todo se encuentra en mal estado.

Son muchos los detalles que uno puede llevarse de estas complejas visitas. Al pisar en el primer instante el Aeropuerto Internacional de Maiquetía. Una vez aterriza el avión de Copa Airlines, se pueden experimentar con claridad los resultados de las malas políticas socialistas: un aeropuerto internacional que otrora fue la cabeza aérea de América Latina, y que en pleno siglo XXI se ha convertido en un aeropuerto vacío que ya no recibe aerolíneas internacionales (solo Copa Airlines) y de resto algunas aerolíneas internas como Laser, Avior o Conviasa. Esto muestra que Venezuela se ha aislado del mundo y ha decidido acercarse a muy pocos países con los que se vincula de una manera casi carnal: Irán, Turquía, Rusia, China y Cuba. Todos ellos con grandes intereses en territorio venezolano. Respecto de la fuerte relación que tiene el régimen incluso con el terrorismo islámico, se observa que este aeropuerto cuenta con algo que se llama “Centro Islámico de Venezuela”. Aquí cabe recordar que hoy operan más de cinco campos de Hizbulá en el territorio venezolano.

Además, tuve la posibilidad de visitar otro aeropuerto: El Vigía, que queda a unos 45 minutos de Mérida, una tierra bella, repleta de paisajes naturales inigualables, pero que padece de manera todavía más cruda los nefastos resultados del chavismo. Este aeropuerto se ha convertido en un cementerio de avionetas con patentes provenientes de México. ¿Qué significa esto? Sí, lo que pensamos. Avionetas que utilizan los grupos narcotraficantes y luego dejan abandonadas allí, como sucede también con cientos de pistas ilegales que existen a lo largo del país. Mérida es la ciudad de una de las grandes cabezas del régimen de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello: Tareck El Aissami, el capo de la corporación sirio-venezolana desde donde se manejan las grandes redes del narcotráfico que se desenvuelve dentro de las Fuerzas Armadas de Venezuela. En estas ciudades opera incluso el cartel de Sinaloa, más precisamente en el estado Zulia, dentro de la Sierra de Perijá: el narcotráfico internacional hoy opera libremente en suelo venezolano con el total aval del régimen que forma parte central de aquella red que lo sostiene.

Al aterrizar en El Vigía, luego de ver aquel cementerio de avionetas narco y una gigantografía algo desgastada y sin color de Maduro, busqué el bus transfer que me llevaría hasta la ciudad de Mérida (no tuve que buscar mucho porque tan solo hay uno). A este bus le toma aproximadamente una hora arrancar, ya que debe esperar que se llene con pasajeros de varios vuelos, debido a que, como no hay gasolina, no pueden hacer muchos viajes a la vez, motivo por el cual tampoco hay viajes individuales como remises o taxis, todo por la falta de gasolina. De todos modos, este transporte deja a todos los pasajeros en un mismo punto de la ciudad de Mérida. Le consulté al conductor si había chance de que me dejara más cerca del hotel donde me hospedaría y su respuesta fue la siguiente: “Si nos alcanza la gasolina puedo llevarte, solo si nos alcanza”.

Y aquí está el otro gran problema del país petrolero: la escasez de gasolina. Como lo dijo en su momento el economista Milton Friedman: “Pongan al gobierno a cargo del desierto del Sahara y lo único que obtendrán es escasez de arena”.

Pero resulta altamente preocupante esta situación. He contemplado con mis propios ojos filas de más de treinta cuadras para poder cargar algo de gasolina y, lo peor, es que esas filas no son ni para el momento ni para cargar en el mismo día: son para mañana o pasado, nadie sabe cuándo vuelven a abrir los surtidores.

Jorge, un trabajador de la ciudad de Mérida, me contó lo siguiente: “Yo he llegado a pedir un día entero en el trabajo, una vez por semana, para poder hacer la fila para cargar gasolina. En esos días no produzco, no genero ingresos y paso el día entero en una fila, expuesto a la inseguridad”. En ciudades como Valencia (Carabobo) incluso se puede estar en una fila por más de diez horas esperando para cargar gasolina.

Además de este gran problema —que acarrea otros tantos como la imposibilidad de transportarse uno, de transportar productos para venta, de transportar a personas enfermas en ambulancias (aunque a hospitales carentes de insumos necesarios)— puede observarse otro que es la complejidad del uso de las telecomunicaciones ante la falta de señal y cobertura en todo el país. En Venezuela es casi imposible la comunicación telefónica y lo mismo sucede con el Internet (tengamos en cuenta que solo funciona el 3G y con suerte).

Los problemas que se refieren a la infraestructura y a los servicios públicos del país abundan por doquier. La infraestructura está plenamente quebrada, los puentes que no están caídos se encuentran cerrados porque están a punto de caerse ante la falta de mantenimiento e inversión. Todos los servicios públicos han colapsado en Venezuela: no hay casi agua potable, no hay acceso al gas y la electricidad se corta constantemente o se dan las típicas bajas de tensión cada dos horas.

La señora Mercedes, quien vive en la urbanización Los Caobos y con quien tuve la oportunidad de conversar, me contó con lágrimas en los ojos y un claro cansancio cómo funciona el racionamiento del agua en el condominio de aquella zona de Caracas en el que vive: “A nosotros nos hacen un aviso diario por un grupo de WhatsApp que tenemos los que vivimos en el condominio y nuestro conserje. En ese grupo el administrador del edificio nos avisa todos los días de qué hora a qué hora tendremos agua. Casi siempre hay un total de una hora de agua por día y en esa hora uno tiene que hacer todas las tareas que requieran agua, como lavar ropa, lavar platos y bañarnos. Suele haber media hora en la mañana, casi siempre de 6 a 6:30 a. m., así que uno tiene que despertarse temprano para aprovechar el agua del día, y luego nos dan otra media hora, generalmente, entre las 19 y las 19:30 p. m. A veces el agua no llega y se vacía todo el tanque, y a veces pasamos hasta dos días o tres días sin agua en todo el condominio, pero el racionamiento es algo de todos los días”.

La situación de la falta de luz también es altamente preocupante. De hecho, una de mis primeras conferencias en el estado Carabobo (Puerto Cabello) la di sin luz y con más de treinta grados de calor.

Por su parte, el profesor Gil, de la Universidad de los Andes, me dijo lo siguiente al respecto de la falta de electricidad: “En mi casa no se va la luz, a veces llega”. En Maracaibo lo más común es que la gente tenga un máximo de cinco a seis horas diarias de luz en sus hogares, lo mismo sucede en estados como Carabobo, donde el calor es agobiante y hay que sobrellevarlo sin ventiladores y sin aire acondicionado.

También me ha tocado ir a varias panaderías o algunos restaurantes (muchos de ellos con menús de comida bastante limitados ante la escasez de ciertos alimentos). En todos los sitios a los que he ido falta papel higiénico (por lo que uno siempre debe viajar con rollos encima), no hay sistemas para bajar la cadena del baño y, entonces, en muchos de aquellos baños solo hay baldes grandes con agua vieja que uno tiene que abrir y meter un balde más pequeño para botarlo en el inodoro y así hacer bajar el agua. Solo encontré dos o tres lugares con papel higiénico en Venezuela, y todos ellos tenían los baños con candado y con cajas en las que, de algún modo, se atesora el papel higiénico bajo llave.

En el viaje a Mérida tuve la oportunidad de conversar en el bus con el señor Alberto, quien se dedica a hacer trabajos de mecánica de automóviles. Me contó que ya no sale a la calle a protestar ante la falta de servicios públicos o ante la situación política del país porque está muy defraudado con como se han dado los últimos desenlaces: “Los jóvenes que protestaban ya se fueron del país, nosotros ya no podemos protestar, nos tuvimos que acostumbrar. Además, si uno molesta mucho llegan las fuerzas especiales y…”. En aquellos puntos suspensivos el señor Alberto hace una seña con la mano: la seña de un arma con el dedo pulgar y el dedo índice levantados.

Por otra parte, la señora Adela, a quien conocí en una de mis conferencias, me contó todo el proceso que llevan adelante para conseguir comida en el interior — partamos de lo siguiente: el salario promedio en Venezuela es de 50.000 bolívares, es decir, de dos dólares mensuales—: “Nosotros salimos de Mérida a Cúcuta (Colombia) en bus para comprar comida. Sale el bus en la medianoche, pasamos más de diez alcabalas con fuerzas de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y llegamos a las 4 de la madrugada a Cúcuta. Ahí esperamos hasta las 7 de la mañana que es cuando abre el mercado, compramos y tenemos que esperar con las bolsas a que salga otro bus que regresa recién a las 9 de la noche. Igual, al regresar a Venezuela, al pasar por la frontera, la GNB del régimen revisan todo lo que traemos y nos quitan buena parte de la comida o de los dólares que podemos conseguir. Nuestros ahorros ya no son en bolívares ni en dólares, son en alimento. Por ejemplo, el arroz cuesta más de 60.000 bolívares, eso es más de 2 dólares, es decir, un salario promedio no nos alcanza para comprar una bolsa de arroz, entonces tenemos que rebuscárnosla”.

El problema de la escasez de alimentos es claramente visible y mucho más en el interior de Venezuela. En mi caso, me tocó ir a un modesto bar en el interior del país y al pedir un sándwich de jamón y queso el camarero me respondió lo siguiente: “Disculpe, señorita. No tenemos queso, puede ser solo un poquito de jamón porque tampoco nos queda tanto”. A todo esto le respondo que sí, que por supuesto, que no pasa nada, pero que si podía poner un poco de mayonesa al sándwich. La respuesta del señor que atendía el bar fue la siguiente: “Es que tampoco tenemos mayonesa, pero puedo ver si queda algo de mantequilla”. Esta es la realidad de las consecuencias del socialismo.

De todas maneras, esto no es todo. Algo que me impacto fuertemente fue la visita al estado Carabobo, un territorio gobernado por el chavista Rafael Alejandro Lacava, del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Este joven gobernador parece tener una obsesión con el Conde Drácula: él mismo se hace llamar “Drácula”, se transporta en un automóvil negro con la imagen de un vampiro (al automóvil lo llama el “Dracumóvil”), celebra fiestas mensuales a las que llama “Dracufest” y allí vende cervezas a las que denominó “Dracubeer”. Todas las ciudades del estado Carabobo están repletas con el símbolo de un murciélago que representa al gobernador Lacava. Los peajes tienen una imagen inmensa de un murciélago, las patrullas policiales también y el número telefónico de la policía de Carabobo es 0-800 3722852 (es decir, 0-800 DRÁCULA). Todo esto en un estado que se está cayendo a pedazos y donde vivir se hace cada día más difícil.

Esto es Venezuela, un país con algunos de los paisajes más bellos de toda América Latina e incluso del mundo. Un país que en otro momento fue rico, próspero y lo tuvo todo, pero que hace veinte años, luego de largas décadas de socialismo vegetariano, cayó en las garras del peor socialismo carnívoro que ha visto nuestro hemisferio: el chavismo.

Los documentos secretos de Venezuela sobre el ministro Tareck El Aissami por Nicholas Casey – The New York Times – 2 de Mayo 2019

Tareck El Aissami enn 2017. El Aissami, exvicepresidente y ahora ministro de Industrias, está imputado por cargos de narcotráfico en Estados Unidos. CreditCarlos Becerra/Agencia Anadolu vía Getty Images

Es uno de los líderes más poderosos del gobierno venezolano, un hombre de mano dura que ha reprimido protestas, ha enfrentado a rebeldes y ha sido una presencia constante al lado de Nicolás Maduro, el presidente autoritario del país.

Pero durante años, Tareck El Aissami, uno de los confidentes más cercanos de Maduro, también ha sido objeto de amplias investigaciones por parte del servicio venezolano de inteligencia sobre sus vínculos con el submundo criminal.

Según un archivo secreto recopilado por agentes venezolanos, El Aissami y sus familiares han ayudado a colar a militantes de Hezbolá en el país, han hecho negocios con un narcotraficante y han resguardado 140 toneladas de químicos que se cree fueron usados para la producción de cocaína, lo que ha contribuido a convertirlo en un hombre rico mientras el país se ha sumido en el caos.

Venezuela, cuya economía está destrozada y su población pasa hambre, se encuentra en medio de una lucha desesperada por el control del país. Los líderes opositores están llamando a un levantamiento mientras que las autoridades civiles y militares del chavismo se aferran al poder, y se han presentado unidos en lo que se considera como una demostración de fuerza contra las recientes protestas callejeras.

Pero los documentos ofrecen una rara oportunidad para ver cuán fragmentados y nerviosos se han vuelto los servicios de seguridad de la nación, particularmente sobre la corrupción en los niveles más altos del gobierno.

El Aissami, exvicepresidente que ahora es ministro de Industrias y Producción Nacional del gobierno de Maduro, ha estado durante mucho tiempo en la mira de las autoridades estadounidenses. Fue imputado en marzo en una corte federal en Manhattan y hace dos años el Departamento del Tesoro lo sancionó después de investigar las acusaciones en su contra por trabajar con narcotraficantes.

Él y Maduro han desestimado las acusaciones, que atribuyen a una guerra propagandística establecida por el gobierno de Donald Trump para tumbar al gobierno venezolano.

Sin embargo, la propia agencia de inteligencia venezolana —que El Aissami alguna vez dirigió— ha alertado incluso en más casos sobre El Aissami y su familia desde hace más de una década y recopiló esas alertas en un archivo de documentos, hallazgos de investigaciones y transcripciones de entrevistas con narcotraficantes.

El archivo, entregado a The New York Times por un exoficial venezolano de inteligencia de alto rango y cuyos contenidos fueron confirmados de manera independiente por otro exoficial, narra testimonios de informantes que acusan a El Aissami y a su padre de reclutar a miembros de Hezbolá para expandir el espionaje y las redes de narcotráfico en la región.

El Aissami con Nicolás Maduro (derecha) en una reunión sobre economía en Caracas, el año pasadoCreditMarco Bello/Reuters

Hezbolá es considerada una organización terrorista por Estados Unidos y funcionarios estadounidenses dijeron que desde hace tiempo tiene presencia en América del Sur, donde ha ayudado a lavar dinero del narcotráfico. En 2008, el Departamento del Tesoro sancionó a otro diplomático venezolano tras acusarlo de recaudar fondos para Hezbolá y de ayudar a sus integrantes a viajar hacia Venezuela.

De acuerdo con el expediente, El Aissami y su padre, Carlos Zaidan El Aissami —un migrante sirio que alguna vez trabajó con Hezbolá durante sus visitas a su país natal—, buscaron cómo introducir a Hezbolá en Venezuela.

Los informantes les dijeron a agentes de inteligencia que el padre de El Aissami estaba involucrado en un plan para capacitar a miembros de Hezbolá en Venezuela “con miras a expandir las redes de inteligencia en toda América Latina y al mismo tiempo trabajar en narcotráfico”, según los documentos.

Esa información indica que El Aissami ayudó a impulsar ese plan al utilizar su autoridad sobre los permisos de residencia para emitir documentos oficiales a militantes de Hezbolá, permitiéndoles quedarse en el país.

El archivo no especifica si Hezbolá logró establecer su red de inteligencia o rutas de drogas en Venezuela. Pero sí menciona que miembros de esa organización se establecieron en Venezuela con la ayuda de El Aissami.

El exvicepresidente y ministro también colaboró con el mundo criminal de otras maneras: los documentos afirman que su hermano, Feraz, hizo negocios con el narcotraficante más célebre de Venezuela, Walid “el Turco” Makled, y que tenía casi 45 millones de dólares guardados en cuentas bancarias suizas.

Los documentos también muestran que El Aissami tenía vínculos con el narcotraficante, al señalar que emitió grandes contratos públicos a una empresa vinculada a Makled.

Según el archivo, mientras el país se dirigía a un colapso económico que forzó a millones de personas a huir de Venezuela y que ha causado una grave escasez de alimentos y medicinas, El Aissami se volvió un hombre rico.

Enfrentamientos entre opositores del gobierno de Nicolás Maduro y tropas que lanzaron gas lacrimógeno en Caracas, el 30 de abril CreditFernando Llano/Associated Press

Los documentos muestran que El Aissami —con ayuda de un testaferro que es blanco de sanciones económicas estadounidenses— compró un banco en Estados Unidos, parte de una constructora, una participación accionaria en un centro comercial panameño, tierras pensadas para un complejo turístico de lujo y varios proyectos inmobiliarios en Venezuela, incluyendo una “mansión millonaria” para sus padres.

El Aissami no respondió a nuestras solicitudes por escrito para una entrevista y en Venezuela no ha sido acusado formalmente por cargos de narcotráfico ni corrupción.

Pero el 8 de marzo, Estados Unidos anunció su imputación contra El Aissami, lo que lo convierte en el segundo miembro del gabinete de Maduro acusado por narcotráfico.

Néstor Reverol, actual ministro del Interior, también está imputado. Y dos sobrinos de la primera dama, Cilia Flores, fueron condenados en 2017 a penas de dieciocho años en una prisión estadounidense por intentar traficar 800 kilogramos de cocaína.

Efraín Antonio Campo Flores (segundo de izquierda a derecha) y Franqui Francisco Flores de Freitas, sobrinos de la primera dama venezolana Cilia Flores, fueron arrestados en Haití en 2015.CreditProcuraduría de EE. UU. en Manhattan vía Reuters

El gobierno estadounidense dijo que El Aissami estaba muy involucrado con narcóticos cuando fue sancionado en 2017, por lo que congelaron sus bienes junto con los de su presunto testaferro, Samark López. Se dijo que el funcionario supervisaba o en parte era dueño de envíos de drogas de más de una tonelada, que administraba una red internacional de negocios para lavar el dinero obtenido de la venta de narcóticos y que se alió con Makled, el narcotraficante.

Sin embargo, los fiscales estadounidenses nunca revelaron las pruebas para su imputación.

Los memorandos del servicio de inteligencia venezolano que fueron revisados por The New York Times ofrecen los detalles más precisos, hasta ahora, sobre cómo una de las familias más poderosas de ese país construyó un imperio, al reconstruir una saga familiar que se extiende de Siria a Venezuela y del submundo de las drogas al círculo presidencial.

Una de las pistas condujo a un camino solitario cerca de la frontera de Venezuela con Brasil.

Un oficial de la Guardia Nacional Bolivariana que fue entrevistado sobre una redada de 2004 les dijo a los procuradores que había una serie de “almacenes en estado de decadencia, que lucían abandonados”. Pero los sitios no estaban vacíos.

Estaban siendo usados para almacenar químicos, incluyendo 140 toneladas métricas de urea, un precursor que se utiliza para hacer cocaína, según los documentos.

La urea es una sustancia de venta controlada en Venezuela y los documentos indican que los dueños de los almacenes no tenían cómo presentar las licencias para la compra. Un investigador policial les dijo a los procuradores que la urea supuestamente fue vendida para ser usada como fertilizante, pero esa explicación era sospechosa porque no hay actividades agrícolas en la región.

Y luego apareció el dueño de los químicos: Makled.

Walid Makled fue condenado a catorce años de prisión en 2015 por cargos de narcotráfico y lavado de dinero.CreditJose Miguel Gomez/Reuters

La redada fue el principio del fin para el narcotraficante venezolano, que Estados Unidos quiere extraditar. La Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) empezó a consolidar los casos en contra de Makled por traficar drogas con ayuda de funcionarios de alto nivel. Makled fue capturado seis años después y en 2015 lo sentenciaron a catorce años de prisión en Venezuela por tráfico de drogas y lavado de dinero.

Pero aparentemente pasaron por alto a otro hombre clave en el caso: Haisam Alaisami, otro familiar de El Aissami y quien les dijo a los procuradores que era el representante legal de Makled Investments, la compañía del Turco. Dos personas que conocen a la familia identificaron a Alaisami como primo directo de Tareck El Aissami.

Alaisami no pudo dar más información sobre los posibles compradores de la urea y los investigadores derivaron el caso a la división de narcóticos de la agencia de criminalística y forense por “sospecha de contrabando”, según los documentos policiales que son parte del archivo.

Ni Makled ni Alaisami respondieron a solicitudes escritas para que hicieran declaraciones.

Alaisami tenía un familiar poderoso con El Aissami, quien se crio con él en Venezuela y con otros integrantes del clan que habían llegado desde Siria.

A medida que la investigación se fue moviendo por agencias estatales, El Aissami empezó a ascender en los círculos políticos de la izquierda de su país. Pasó de ser cercano al hermano del fallecido Hugo Chávez a ser legislador del Partido Socialista Unido de Venezuela y, en 2008, fue el ministro del Interior.

Ese año, una empresa subsidiaria de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) intervino en el caso: escribió una carta que decía que podía justificar los químicos encontrados en los almacenes.

En ese entonces no se presentaron cargos contra Makled ni Alaisami. Los documentos de los procuradores parecen mostrar que la urea incluso fue devuelta a Makled, quien aceleró su negocio de tráfico de drogas en Venezuela y en Colombia.

Otras ramas de la familia de El Aissami también buscaban hacer negocios con Makled.

En algún momento antes de 2010, Makled fue buscado por el hermano de El Aissami, Feraz, para que diera una suma considerable de dinero a una compañía de importaciones basada en Panamá, según el informe de inteligencia. El dinero sería usado para adquirir un tanque petrolero para usarlo como parte de un contrato con PDVSA.

Los hermanos El Aissami parecen haber estado muy involucrados en ese emprendimiento, según el informe. Feraz y un socio de negocios eran la imagen pública de la empresa mientras que Tareck, quien era ministro del Interior en ese entonces, firmó contratos públicos lucrativos con la empresa; entre ellos, uno que fue otorgado sin licitación para dar suministros al sistema carcelario de Venezuela, según el informe de inteligencia.

El Aissami Maiquetía, Venezuela, en marzo CreditYuri Cortéz/Agence France-Presse — Getty Images

Hubo otro hombre que generó sospechas respecto a la empresa de importaciones: López, el hombre que según los funcionarios estadounidenses actuó como testaferro de El Aissami en la red de tráfico de drogas.

El informe también incluye recibos bancarios de HSBC para cuentas vinculadas a Feraz, el hermano de El Aissami, por casi 45 millones de dólares; un dinero que el informe vincula a Makled, el narcotraficante.

HSBC cerró las cuentas de Feraz después de que Makled fuera arrestado por cargos de tráfico de drogas, de acuerdo con los documentos de inteligencia.

El archivo concluye con testimonios de informantes sobre los vínculos de la familia con Hezbolá, al detallar esfuerzos para reclutar a militantes que iban a establecer una red de tráfico de información y de drogas por América Latina.

Una de las fuentes para esa información fue el mismo Makled, quien describió cómo  El Aissami estaba involucrado en el plan, según un memorando de inteligencia.

Esa no es la única vez que El Aissami fue acusado de ayudar a Hezbolá o a Makled. Funcionarios estadounidenses, y algunos venezolanos, han hecho afirmaciones similares, aunque El Aissami ha negado tener vínculos con grupos militantes en el pasado, a pesar de los reportes periodísticos.

Pero los oficiales de inteligencia venezolanos sentían que tenían evidencia de lo contrario. El archivo termina con referencias a fotografías de personas que “pertenecen al grupo terrorista mencionado”.

 

Detenido en Madrid por narcotráfico un general chavista disidente a petición de EE UU – El País – 12 de Abril 2019

Hugo Carvajal, exjefe de la contrainteligencia militar venezolana, llamó a la rebelión y reconoció a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela el pasado febrero

El ex mayor general chavista Hugo Carvajal, en una imagen de archivo.
El ex mayor general chavista Hugo Carvajal, en una imagen de archivo. FERNANDO LLANO AP

La Policía Nacional detuvo este viernes en Madrid a Hugo Carvajal, general chavista que a finales de febrero rompió con el régimen de Nicolás Maduro y llamó a la rebelión. Fue una figura de primera línea de las Fuerzas Armadas, jefe de la contrainteligencia militar durante ocho años y diputado del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Carvajal es reclamado por Estados Unidos con la acusación de mantener vínculos con redes de narcotráfico.

El giro político del militar, que ya se había distanciado progresivamente del oficialismo, supuso un precedente significativo al tratarse de un alto cargo. Ocurrió en vísperas del pasado 23 de febrero, cuando la oposición a Maduro trató de introducir cargamentos con material médico y suplementos nutricionales a través de las fronteras de Colombia y Brasil. El intento fracasó, sin embargo, coincidiendo con esa operación se produjeron centenares de deserciones. La de Carvajal, que reconoció a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, fue la que más expectativas generó por un posible efecto dominó en las tropas, que finalmente no se dio. El ahora detenido llamó abiertamente a la rebelión. “Depende de ustedes, hermanos de armas, la forma en que todo esto termine”, afirmó en un vídeo difundido en las redes sociales.

“Como responsable de vigilar el estamento militar de Venezuela por más de 10 años siento el deber de ser claro con mi fuerza armada, esa que tanto me esforcé en protegerla de todo tipo de amenazas, desviaciones, injerencias. El día de hoy, técnicamente no tenemos capacidad de enfrentar a ningún enemigo. El que diga lo contrario miente”, continuó el exgeneral en referencia a la retórica belicista de Maduro, que desde que Guaidó lanzara su desafío se parapeta en las fuerzas militares y en la milicia, y a las precarias condiciones de las fuerzas armadas.

Ese día se puso a las órdenes de Guaidó. “Aquí está un soldado más por las causas de la libertad y la democracia, para ser útil en la consecución de restablecer el orden constitucional que nos permita convocar elecciones libres y así escuchar la verdadera voluntad de nuestro pueblo soberano”, dijo. No obsante, su decisión no tuvo más recorrido.

Las FARC y Hezbolá

Además de su inclusión en la llamada lista Clinton, Carvajal, apodado El pollo, fue acusado en el pasado de tener también vínculos con la guerrilla colombiana de las FARC y con Hezbolá. Las acusaciones contra Hugo Carvajal por parte de EE UU se sustentaban en el hallazgo de diversos documentos en el ordenador de Raúl Reyes, excomandante de las FARC, que apuntaban a su supuesta colaboración en la entrega de armamentos al grupo guerrillero y en un entramado de negocios relacionados con el narcotráfico.

“Toda la información que salió allí hasta la Corte Suprema de Colombia y España la desestimaron por malos manejos que sucedieron allí… Todo lo que aparecen por ahí me lo achacan a mí”, se defendió entonces el general, que dejó la Dirección General de Contrainteligencia Militar en 2014. No es la primera vez que Carvajal afronta una detención. Ya había ocurrido en 2014 en la isla caribeña de Aruba, donde había sido nombrado cónsul general por el régimen de Maduro y estaba a la espera de la acreditación oficial del Gobierno local. Permaneció tres días privado de libertad y después tuvo que abandonar la isla. <NO1>abandonar el territorio insular. El mayor general había sido nombrado un año antes cónsul general de Venezuela en Aruba, aunque en el momento de su detención aún aguardaba el visto bueno de las autoridades del país anfitrión.

Los métodos de los ejércitos de ocupación en Venezuela por Miguel Henrique Otero – El Nacional – 3 de Febrero 2019

Miguel-Henrique-Otero-696x391
Cada vez son más insistentes las denuncias que advierten de la impune presencia de Hezbolá en América Latina, especialmente en dos núcleos: en la llamada “triple frontera”, región que abarca territorios de Brasil, Argentina y Paraguay, y en Venezuela. Fundada en 1982 en el Líbano, Hezbolá ha alcanzado fama planetaria por el uso de camiones y carros bomba, secuestro de aeronaves, asesinato de personas secuestradas (cuyos cadáveres jamás han sido encontrados), atentados con explosivos en lugares públicos y un sinfín de otras prácticas con el objetivo de matar. Un sello de Hezbolá es el uso de barrios y lugares ocupados por niños como escudos humanos para su guerra en contra de Israel: se han publicado fotografías que muestran cómo este grupo terrorista mantenía lanza misiles en el techo de un centro escolar para niños con discapacidad.

En medio del gigantesco torrente informativo de los días recientes, ha pasado un tanto desapercibido que el grupo terrorista Hezbolá, por segunda vez, ha declarado públicamente su apoyo a Nicolás Maduro. En una comunicación de cinismo incalificable, los expertos asesinos denunciaron el show de los drones como un intento de acabar con la vida de Nicolás Maduro. Ahora han vuelto. El pasado 25 de enero, después de la juramentación de Juan Guaidó, una delegación de terroristas visitó la sede de la Embajada de Venezuela en Beirut para insistir en su apoyo a Maduro.

Desde hace años distintos informes de inteligencia lo vienen advirtiendo: a través de múltiples mecanismos y fachadas, primero Chávez y a continuación Maduro, se ha permitido la instalación, bajo protección gubernamental, de terroristas en territorio venezolano. Los investigadores siguen preguntándose qué justifica, por ejemplo, que durante varios meses hubo un vuelo diario entre Venezuela e Irán. Como se sabe, hay denuncias sustentadas de un negocio que tenía su centro en la embajada de Venezuela en Iraq, que consistía en la venta de pasaportes a terroristas de varias nacionalidades, que han actuado en el Medio Oriente. Lo han afirmado los expertos: del mismo modo en que Vladimir Padrino es el representante de los intereses rusos en Venezuela, Tarek El Aissami lo es de Hezbolá y de otros grupos terroristas. Varios medios de comunicación han señalado a Feras El Aissami, hermano de Tarek El Aissami radicado en Uruguay, como vinculado a las operaciones de narcotráfico de la triple frontera, para financiamiento de Hezbolá.

Otro de los socios fundamentales del régimen de Chávez y Maduro, es el Ejército de Liberación Nacional -ELN-, grupo que el pasado 17 de enero, hizo estallar una carrobomba en una escuela de cadetes en Bogotá, matando a 21 personas, causando heridas a más de 100 y rompiendo, de una vez por todas, la posibilidad de alcanzar un acuerdo para su pacificación. El expediente del ELN es monstruoso: entre 1985 y nuestro tiempo, han secuestrado alrededor de 7 mil personas. De ellas, unas 150 han sido asesinadas de distintas maneras. Entre las prácticas del ELN que cualquier lector puede recordar, están más de 600 ataques a oleoductos y otras infraestructuras petroleras, que han causado daños ambientales irreparables. El ecocidio es un rasgo de la personalidad criminal del ELN, que ahora opera minas, de forma ilegal, tanto en territorio de Colombia como de Venezuela. Todavía hoy, después que han transcurrido casi tres meses del ataque del ELN a efectivos militares venezolanos, que dejó tres muertos y varios heridos, no se ha dado una explicación convincente de esos graves hechos. El ELN, directamente vinculado a actividad de producción de cocaína y heroína en Colombia, y experto instalador de minas antipersonales con el objetivo de proteger los cultivos de la hoja de coca y de la amapola, es hoy, otro de los aliados más visibles del gobierno de Maduro. Como ya escribí en otro artículo, nadie debe olvidar aquellas palabras de Chávez en el 2008, en las que proclamó en la sede del Congreso Nacional, que el ELN y las FARC debían ser reconocidos como organismos políticos y salir de las listas de grupos terroristas.

Los métodos que forman parte de las prácticas de las FARC -agrupación que continúa operando en territorio venezolano-, quizás la banda criminal más poderosa y criminal de los últimos tres siglos en todo el planeta, incluyen el cobro de vacuna, el secuestro extorsivo, el cultivo de coca y el narcotráfico, la minería ilegal, la extorsión, el asesinato de civiles, policías, militares y periodistas, reclutamiento forzado de menores, atentados con una amplia gama y técnicas de explosivos, voladura de puentes, carreteras, estaciones de policías y viviendas, contrabando y mucho más. Un dato esencial: Human Right Watch estimó en el 2015 que, entre 20 y 30% de los miembros armados de la FARC eran menores de 18 años. El balance de su actividad es repulsivo: más de 220 mil asesinatos documentados, más de 28 mil secuestrados, más de 25 mil desaparecidos, más de 7 mil niños reclutados a la fuerza, casi 2000 ataques calificados de masacres.

Sigo: la más sólida experticia del G2 cubano, de los oficiales del ejército y de los asesores de seguridad -algunos de ellos actúan como diplomáticos-, no se limita a las escuchas telefónicas y a través de micrófonos, a la gestión de bases de datos de los enemigos de la revolución o a la formación de funcionarios en el oficio del espionaje: su maestría más destacada radica en el desarrollo de los más atroces métodos y sistemas de tortura. Basta leer o escuchar los testimonios de las víctimas que han sobrevivido y han escapado de la isla, para concluir, por ejemplo, que toda la perversión arquitectónica y violencia operativa de La Tumba, el infierno administrado por el Sebin, es obra de los castristas que participan en las decisiones del gobierno de Maduro. Cubano es el método que consiste en aplicar sesiones de tortura, hasta un límite, directamente supervisado por médicos, para impedir la muerte de la víctima y, de este modo, garantizar que uno o dos días después, volverá a castigársele.

Prácticas como sembrar pruebas y fabricar expedientes para impedir la acción de los opositores, se remonta a la Cheka creada por Lenin a finales de 1917, y que fue explotada hasta dimensiones inconcebibles por Stalin, y que causó la muerte a millones de disidentes y hasta de miembros del propio Partido Comunista. Los antecedentes de ataques de funcionarios policiales o de las fuerzas armadas, combinados con paramilitares se remontan a los primeros años de la Revolución Rusa, especialmente a 1919, cuando Stalin, personalmente, dirigía los ataques para despojar a los campesinos de Ucrania, de la producción de cereales.

Esta somera recapitulación, a la que podrían sumarse centenares de otros antecedentes, son las corrientes, influencias y métodos dictados por los ejércitos de ocupación que actúan en territorio nacional, y que han confluido en la cultura y en las ejecuciones por las cuales el SEBIN, la DGCIM, el FAES, el CONAS y otros organismos persiguen, reprimen, torturan, encarcelan, enjuician y matan a disidentes y demócratas.

A %d blogueros les gusta esto: