elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Golpe Estado

Heinz Dieterich: “Venezuela está a un paso del abismo” por Andrea Sosa Cabrios y Denis Düttmann – Clarin – 15 de Septiembre 2017

El prestigioso sociólogo alemán, ex asesor de Hugo Chávez, señala que el gobierno de Nicolás Maduro es hoy una dictadura socialdemócrata. Pero que se está acercando a una dictadura militar.

 

SJJa-sF9b_930x525.jpg

El sociólogo alemán Heinz Dieterich conserva una boina roja que le regaló Hugo Chávez en 1999. Eran tiempos de cercanía entre el impulsor del “socialismo del siglo XXI” y el entonces presidente venezolano, que adoptó esa idea como impronta. La boina dedicada a Mirna, su pareja, luce intacta en su departamento de Ciudad de México, donde vive desde 1976. La amistad con Chávez, en cambio, se resquebrajó a partir de 2005, cuando Dieterich dijo que en Venezuela en realidad no había socialismo en el sentido histórico del término. A Chávez le molestó. Hoy Dieterich, de 74 años, es duro crítico del presidente Nicolás Maduro, al que considera una “mala imitación” de Chávez, y vaticina para el país un “desenlace catastrófico”.

– ¿Cómo describe lo que está pasando ahora en Venezuela?

-Con la decisión de estrangulamiento financiero de Donald Trump, la situación se acerca a un desenlace catastrófico. Siendo Estados Unidos el centro financiero del mundo, la medida de Trump tiene impactos mucho más allá de la simple posibilidad de contraer nueva deuda vía nuevos bonos. Todas las corporaciones privadas se orientan en lo que hace no sólo Wall Street sino el Tesoro de Estados Unidos. Ni China ni Rusia tienen una logística mundial comparable. Esto es un regreso a los años 60, a la Guerra Fría. Es lo que pasó con el bloqueo de Cuba: o estás con nosotros o eres nuestro enemigo. Maduro y su tropa no entendieron que tenían que buscar la solución negociada. Leer más de esta entrada

A todos los venezolanos por Miguel Pizarro – Blog Polis – 5 de Agosto 2017

images (51).jpgEste Gobierno ha decidido tomar el peor camino, ha decidido avanzar con un fraude que agravará la crisis, el hambre, la miseria, agravará el rechazo y la presión a su modelo político fracasado y acelerará su salida del poder. El camino que decidió Maduro llevará a que el mundo entero lo aísle, abrirá la puerta a sanciones internacionales y resoluciones peligrosas.
Maduro se inventó el fraude Constituyente para intentar llevarnos a una negociación que se convirtiera en sumisión, para que entregáramos todo a cambio de nada, para construir la decepción que necesita en medio de la rebelión popular más grande que ha existido, y no lo logró.
En este momento están llevando a cabo el fraude “revolucionario” más grande de nuestra historia. Hoy habrá ciudades militarizadas, toques de queda, zonas de seguridad alrededor de los centros, reglas laxas para ayudar al fraude y mucha amenaza. ¿Qué revolución es esa? ¿Una revolución que intenta obligar a votar bajo la amenaza de matar de hambre o dejar sin trabajo a empleados públicos? ¿Una revolución dispuesta a accionar armas en contra de todo un pueblo con tal de aferrarse al poder? Una revolución fracasada que nos ha llevado a la peor crisis económica, política y social de nuestro país.
El grupito privilegiado que hoy gobierna cree que el sentimiento de frustración alrededor de la votación de mañana servirá para detener el reclamo de esta mayoría que lucha sin descanso por el cambio que nuestro país necesita. Subestiman la molestia y el hastío de quienes sufren las peores consecuencias de la crisis, se burlan de la desesperación de quien no tiene a dónde ni cómo irse, de quienes saben que su destino está amarrado al destino de esta tierra. Su ceguera los hace creer que esta lucha continúa en el plano formal, en el de las sentencias, resoluciones o leyes ilegales, y no es así.
Nosotros debemos seguir. Somos más fuertes que sus maniobras y nuestros objetivos han sido claros desde un principio: elecciones generales, libres y transparentes; apertura del canal humanitario que nos permita solventar la crisis que hoy vivimos; respeto a la Constitución, a la Asamblea Nacional y a los poderes legítimos; y liberación de todos los presos políticos. Hoy más que nunca debemos mantener nuestras exigencias y nuestra lucha con más fortaleza, más resistencia y más convicción.
Durante 4 meses no es poco lo que hemos avanzado y el territorio político que hemos ganado. Lo que empezó siendo una lucha de 20 diputados frente a un piquete movió la conciencia de más de 7 millones de venezolanos, causó la toma de acciones y de posturas por parte de quienes anteriormente apoyaban a este régimen y quebró diques dentro de las bases de la dictadura generando presión. La fiscal general, la ex defensora del pueblo, diputados, exministros, militares activos y retirados, y grandes adeptos al ala gubernamental decidieron desmarcarse y exigir también respeto a la Constitución y a nuestro derecho como venezolanos de elegir, a través del voto, el futuro de este país.
No ha sido en vano la madurez política que hemos alcanzado. Nos hemos organizado, hemos entendido que la paz, la unidad y la razón son nuestras armas en contra de quienes solo predican el odio, la violencia y la división entre hermanos. Hemos entendido que los problemas políticos tienen soluciones políticas, que el inmediatismo y los atajos solo desencadenan más crisis y caos y que no hay fórmulas mágicas para desafiar a la dictadura.
Nos hemos enfrentado a situaciones para las que ninguno de nosotros estaba preparado. El régimen ha violado una lista entera de Derechos Humanos, ha desencadenado episodios innecesarios de censura, represión salvaje, asesinatos, persecuciones, detenciones, torturas físicas y psicológicas. Y ante esto nuestra respuesta ha sido, es y será convertir el dolor en fuerza y motivos para cambiar esta realidad que estamos viviendo. La lucha de quienes perdieron incluso su vida en una refriega jamás será en vano. Es nuestro deber rendir honor a su esfuerzo, no retroceder, no bajar la guardia y no rendirnos.
A quienes hoy cumplen las órdenes para cometer tan inhumanas acciones, esta lucha también es por ustedes, es por su familia que también sufre por culpa de la escasez, es para que más nunca sean amenazados para seguir mandatos, es para que su uniforme sea sinónimo de honor y respeto y jamás sea rebajado ni utilizado para accionar armas en contra de quienes defienden sus derechos. Los venezolanos no deseamos soluciones militares a problemas políticos, nosotros exigimos que se apeguen a nuestra Constitución, la respeten y la defiendan.
Este país tal y como está planteado es ingobernable. Cuando una minoría intenta cerrar los caminos constitucionales, electorales y pacíficos, está condenada a sufrir las consecuencias del descontento y el clamor de una mayoría que quiere cambio. Vienen tiempos de amenazas y probablemente de mayor violencia y detenciones que requieren de nuestra preparación física y mental. Quienes iniciamos esta lucha, creemos fielmente en que si este país no tiene futuro, nosotros no tenemos futuro, y es por eso que estamos dispuestos a asumir el costo necesario de la libertad, la justicia y la democracia para Venezuela.
Ante su violencia y su intento de amedrentarnos y frustrarnos, más miedo debe darnos que Maduro se quede para toda la vida y nos condene a la realidad que estamos viviendo. En nuestro país todos sabemos que el Gobierno y su modelo han fracasado, lo que está en discusión es que tan costoso será salir de esta tragedia para los venezolanos. No se trata de poner la lucha en la polarización de valientes versus moderados, ni jóvenes versus viejos. La lucha que está planteada es la del país entero versus Maduro y su cúpula corrupta. ¡Y esa lucha la vamos a ganar!
No faltarán quienes en estos tiempos quieran llenar de culpas y de señalamientos, quienes crean que la desesperanza y el desaliento es nuestro único camino. A ellos también les digo, es necesario tomar acciones y posturas y no quedarnos en el discurso. Hemos movido conciencias y a ese chavismo que ha tomado posturas en contra de la ANC y las pretensiones de Maduro, también les decimos que es hora de unir esfuerzos en todos los frentes y luchar unidos.
Yo he visto chamos caer, he visto a madres llorar, he visto a barrios enteros resistir y no estoy dispuesto a regalar ni mi futuro ni mi país. No estoy dispuesto a esconderme y retroceder. Estoy convencido de que estamos en el momento más importante de nuestras vidas, de nuestra historia y nos tocó a nosotros ser quienes protagonicemos la lucha por el futuro y el progreso de todos, entonces hagámoslo.
El país que soñamos sí es posible, no caigamos nuevamente en la desesperanza y el sentimiento de derrota que nos llevó a paralizarnos el diciembre pasado. Mantengamos la fuerza que nos ha guiado en esta lucha durante 4 meses: una lucha por ese país en el que nuestro sueldo represente el esfuerzo que hemos hecho para ganarlo, en el que comprar comida y medicinas sea un proceso sin horas de cola hasta conseguirlas, en el que llorar a amigos y familiares en el cementerio por culpa de la inseguridad sea cosa del pasado, y en el que podamos decirle con orgullo a quienes han emigrado que nuestro esfuerzo incansable también fue por ese boleto que los trae de vuelta. Esa Venezuela depende de la convicción, la fortaleza, la constancia y la unión que mantengamos. ¡NUESTRO PAÍS VALE CADA MINUTO DE LUCHA, DE RESISTENCIA Y DE ESFUERZO!

 

Al día siguiente del golpe constituyente por Asdrúbal Aguiar – RunRunes – 30 de Julio 2017

 

Unknown

El proceso de montaje, por el Poder Electoral, de una espuria constituyente pedida e inconstitucionalmente convocada por el narco-dictador Nicolás Maduro, de buenas a primera recuerda la similar tropelía que ejecuta el Consejo Nacional Electoral de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez el 15 de diciembre de 1957, antes de caer ésta el 23 de enero de 1958.

La Constitución de 1953 disponía que al vencer el quinquenio debían convocarse elecciones generales para presidente de la república, diputados y senadores al congreso, legisladores regionales y concejales municipales. No obstante, tanto como Maduro, el dictador las suspende y ordena realizar un plebiscito a su medida.

La situación del General dictador se ve comprometida – a pesar de sus obras faraónicas y de los ingresos fiscales ingentes que recibe – y su prestigio mengua. ¡Y es que el país de entonces es una república de letrinas cruzada, sólo su capital como una suerte de boutique, por obras de ingeniería y arquitectura impresionantes!

La migración del campo a las ciudades y la miseria de vida en que vive la clase trabajadora muestran el rostro ominoso de los pocos que se enriquecen en el poder, mientras la mayoría sufre víctima de una crisis humanitaria sin razones. Ello provoca la reacción adolorida de la Iglesia Católica con la célebre la carta pastoral del arzobispo de Caracas, Monseñor Rafael Arias Blanco. Entre tanto las cárceles pululan de presos políticos y las torturas son hábito en los sótanos de la Seguridad Nacional.

El dictador, así las cosas, amenaza a los funcionarios que no voten por él. Les ordena devolver a sus jefes la tarjeta roja opositora en prueba de haber depositado la de color azul que lo apoya. Sus rectores electorales trucan los resultados. Le otorgan la victoria al llamado “gordito del Táchira”. Ese fue el principio de su inmediato final. Lo demás es historia.

Hoy, Tibisay Lucena, esbirro electoral – en comandita con el estafador comicial que ha sido siempre Jorge Rodríguez, negociador de las célebres máquinas Smarmatic – monta un tinglado y organiza, en breves días, unas elecciones de conveniencia entre los suyos. Busca se cambie el orden de la república para que la revolución no abandone jamás el poder. Eso creen. Eliminan las garantías de pulcritud que han de revestir a los votos y abren centros de voto masivo a los que pueden acudir sus pocos votantes, arrastrados como bueyes.

Ayer, no más, en otras elecciones como las del 15 de diciembre de 2015 – salvadas por la disciplina vigilante opositora – obligan a los venezolanos a viajar hasta mesas distantes de sus residencias para frustrar los votos en contra del régimen. Les llenan de alcabalas electrónicas para ello. Ayer, no más, suspenden el referéndum revocatorio presidencial y las elecciones de gobernadores y alcaldes, arguyendo todo tipo de dificultades y obstáculos reglamentarios, inexistentes ahora y en la hora.

Tengo presente en mi memoria la patraña que se monta por este equipo truhan – el de la Lucena y Rodríguez – a fin de revertir los resultados del referéndum revocatorio de 2004, cuando el ex presidente Jimmy Carter acude en auxilio de Hugo Chávez como lo hace esta vez el impresentable Rodríguez Zapatero con Maduro.

En vísperas del golpe de Estado constituyente en curso, por si fuese poco, Zapatero lo declara legítimo. Le pide a Maduro tomar decisiones luego de ello. Y afirma el desacato en que se encuentra la actual Asamblea Nacional, electa libremente por el pueblo, mediante voto universal, directo y secreto. Esas tenemos.

No abundo, pero anoto lo que afirma, asimismo, en estos infaustos instantes en los que la vergüenza no encuentra recodo, otro ex presidente tan caro a ciertos actores de nuestra oposición, Ernesto Samper. Después de hacerle tanto daño al país junto Zapatero – responsables al igual que Maduro del asesinato de más de 100 jóvenes venezolanos – confiesa su devoción por la vida y obra del genocida cubano fallecido, Fidel Castro. Y pide de las generaciones políticas latinoamericanas actuales emular su ejemplo; que para mí no es otro que el mal ejemplo de un asesino que fusila en el paredón y mata de hambre a sus compatriotas antes de coludirse con el negocio del narcotráfico, e imponérselo más tarde al gobierno chavo-madurista.

Al día siguiente del golpe constituyente, que habrá de consumarse este domingo 30 de julio, la Venezuela decente y amante de la libertad sabe de su ruta; la que le fijó su consulta popular del último 16 de julio y 7.600.000 votos: Ha de desconocer, desde su primer día, a la constituyente golpista; seguir en su esfuerzo por exigir de la Fuerza Armada se lave el rostro y acate el orden constitucional; y reclamar de la Asamblea Nacional acelere su esfuerzo para organizar un gobierno de unidad nacional y transición hacia la democracia.

A la cárcel ya han ido los primeros jueces supremos designados por la Asamblea, otros les seguirán, sin lugar a duda; lo que no arredra, por lo visto, el sentimiento de resistencia nacional. El pueblo llano y los jóvenes, a la cabeza, saben mejor que la lucha por la libertad tiene su costo en dictadura. Lo están pagando, dándonos un ejemplo que ha de avergonzar a no pocos acomodaticios.

En suma, luego del nuevo golpe por consumarse nada cambiará en el corto plazo. Ya la Sala Constitucional – constituyente de 7 miembros avalada por Zapatero – ha profanado la Constitución y hecho mutar su texto, para desconocer la soberanía popular representada en la Asamblea y anular el Ministerio Público. Los presos políticos, ahora más de 400, allí siguen. Los miles de heridos se lamen sus heridas como símbolos de dignidad. El hambre no cesa ni la falta de medicinas. Queda, eso sí, algo muy claro: Desnudos y al aire como se encuentran los Zapateros y Lucenas el país sabe que sólo cambiaran las cosas cuando caída la dictadura haya elecciones libres, sin presos y con un poder electoral sano, reconstituido, ajeno al miasma revolucionario.

 

Informe Redstone sobre situación de descontento militar por Angel Monagas – La Patilla – 8 de Julio 2017

Es de importancia capital que todos conozcan este Informe. Tuve acceso a él, a través de algunos amigos del gobierno, que no comparten mucho de lo que sucede.

¿Conspiración en marcha? ¿Presión militar? ¿Golpe en proceso? Léalo y saque usted sus propias conclusiones. Solo agradezco la mayor prudencia, en el uso de la información que aquí se maneja.

1-Fuentes de inteligencia están notablemente sorprendidas que los informes que han hecho, en que se deja claro el descontento dentro de las Fuerzas Armadas, no se han tenido en cuenta por el gobierno para actuar en consecuencia.

2-La influencia de Diosdado Cabello crece al paso en que los miembros de su promoción en la academia militar, son nombrados comandantes de los REDI. Sin embargo, los informes acerca de su dominación sobre el estamento militar están sobrestimados.

3-El tiempo para los ascensos de coronel a general, son especialmente tensos este año. El Presidente Maduro, tratará de retardar los ascensos tanto como pueda, para evitar la desestabilización.

4-El ataque de helicóptero realizado por el agente del CICPC Oscar Pérez tiene los visos, a pesar de lo poco efectivo, de ser un auténtico intento de desestabilizar al régimen. Leer más de esta entrada

Venezuela: la muerte lenta por Gina Montaner – El Mundo – 29 de Junio 2017

14986464572219.jpg

Nicolás Maduro recurre a cualquier excusa para avanzar en su plan de estrangular lo que queda de estado de derecho

Lejos de vislumbrase una salida a la grave crisis que atraviesa Venezuela, a medida que pasan los días el bucle de sainete en el que está sumido el gobierno de Nicolás Maduro se enreda cada vez más. Claro está, en medio de esta farsa chavista, la tragedia la protagonizan los cientos de heridos y al menos 76 muertos, víctimas de la violencia que ejerce la policía política en las manifestaciones antigubernamentales que no cesan desde abril.

Ahora a este caos general, que alimenta un régimen que vive de sembrar el terror para justificar la autocracia, se ha sumado un episodio protagonizado por un funcionario de las Brigadas de Acciones Especiales. Sucedió este martes, cuando un hombre identificado como Oscar Pérez sobrevoló el Tribunal Supremo de Justicia en Caracas, a bordo de un helicóptero de esta división de la policía científica. Según el gobierno, Pérez, acompañado de un sujeto encapuchado y exhibiendo un cartel con la proclama “350 libertad -haciendo alusión al artículo de la Constitución que llama a desconocer a “cualquier régimen” que vulnere los principios democráticos- efectuó disparos y lanzó dos granadas sin causar mayores daños.

Por sus vídeos lo conoceréis: con un físico de Geyper Man este piloto de helicópteros, buzo, paracaidista y actor en una película titulada “Muerte Suspendida”, en su cuenta de Instagram “colgó” un vídeo conminando al pueblo a sublevarse “por la libertad” y exigiendo la renuncia de Maduro. Como una suerte de acartonado héroe de cómic, Oscar Pérez afirma, “Somos guerreros de Dios”.

No ha faltado tiempo para que el gobernante venezolano denunciara que hay un “golpe” en marcha contra su revolución bolivariana. Su ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas, acusó al piloto díscolo de estar al servicio de la CIA y de la embajada de Estados Unidos en Caracas. Y ya señalaron a Miguel Rodríguez Torres, quien fuera ministro de Interior y Justicia y hoy crítico del chavismo, de estar detrás del “complot”, asegurando que el supuesto “golpista” fue su piloto, algo que ha desmentido Rodríguez Torres, pues, según él, sólo volaba con pilotos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN).

Hasta el momento no se sabe a ciencia cierta cuáles son las motivaciones del piloto “subversivo” que ha protagonizado una breve escena más propia de un filme de acción que de un acto golpista. Pero una vez más se confirma que Maduro recurre a cualquier excusa para avanzar en su plan de estrangular lo que queda de estado de derecho con la elección de la Asamblea Nacional Constituyente prevista para el 30 de julio.El presidente de Venezuela lo ha dicho bien claro: si continúan las protestas en las calles, el gobierno defenderá el chavismo “con las armas”.

Y Vladimir Padrino López, al frente del ministerio de Defensa, ha exhortado a la Fuerza Armada Nacional a hacer uso de “instrumentos más letales” contra los “enemigos de la revolución”. Señales inequívocas de que no se detendrán para consolidar la dictadura porque es el único modo de sostener malamente lo insostenible. A fin de cuentas, su ejemplo a seguir siempre fue el sistema fallido que en Cuba impusieron Fidel y Raúl Castro hace la friolera de casi sesenta años. Sólo la represión feroz ha mantenido en pie el modelo castrista que en su día inspiró a Hugo Chávez.Por desgracia habrá más muertos, más encarcelados, más hambruna y más quebranto. Es lo que sucede cuando la única razón de ser de un gobierno es aferrarse vilmente al poder. Venezuela está atrapada en una espiral de muerte dolorosa y lenta.

Sebastiana Barráez destapó la verdad tras el ataque del helicóptero – Noticias al Dia y a la Hora – 29 de Junio 2017

sebastiana_barraez_23ene2014.jpgSebastiana Barráez, experta en temas de seguridad en Venezuela, afirmó que los tres hechos de ayer, entre los que se incluye el vuelo de helicóptero y el lanzamiento de tres granadas sobre la Corte, fueron “una puesta en escena para hacerle creer al país” que hay una amenaza golpista. “Es un montaje”, sentenció
El 27 de Junio, tres hechos, pusieron en alerta a los venezolano y al mundo. El presidente de Venezuela amenazó con usar las armas; un policía sobrevoló con un helicóptero el Tribunal Supremo de Justicia, llamó a la sublevación y lanzó tres granadas; y los diputados opositores fueron asediados por colectivos chavistas durante varias horas en las que permanecieron encerrados en el Parlamento.

Sebastiana Barráez, experta en temas de seguridad en Venezuela y periodista de investigación, afirmó en diálogo con Infobae que “la situación fue muy extraña, muy de montaje, muy a tufo de una puesta en escena que se le quiso hacer creer al país“.

Barrez asegura que en Venezuela, “en este momento”, no hay actos de insurrección y que ayer tampoco los hubo. Para ella, los tres incidentes de ayer están relacionados.

Sobre las amenazas de Maduro, afirmó que se trató de una orden a las FFAA. “Él, además de ser el presidente, es el comandante en jefe de las FFAA, les dio una orden”, aseguró.

Sobre el episodio en el que el policía Oscar Pérez sobrevoló el Tribunal Supremo, Barráez es más contundente aún.

“En paralelo a las declaraciones de Maduro, sobrevuela una aeronave, un helicóptero que despliega una bandera llamando al artículo 350 de la Constitución. Pero el espacio aéreo de Caracas es el más custodiado y vigilado de todo el país. Cómo es que sobrevuela Caracas y ni es neutralizado, ni cercado y no aparece ninguna de los aviones militares de última tecnología que tiene la aviación militar“, sospecha la experta y agrega: “En otras oportunidades hemos tenido la acción inmediata por la aparición de un drone…”.

las dudas persisten en torno al incidente en al sede del Parlamento. “En Caracas, el parlamento, el Palacio de Miraflores y el Tribunal Supremo están muy cerca, en al zona más custodiada del país, ¿cómo llegaron armados a asediar el Parlamento?“.

Para abonar a su teoría, asegura que este gobierno “nunca da explicaciones oficiales de los temas importantes”, sin embargo, detalla, el propio ministro de Comunicaciones del régimen “salió a hablar de un supuesto golpe de Estado”.

“La situación es muy de montaje”, insiste.

 

Un helicóptero de la policía científica ataca a balazos el Supremo de Venezuela por Alfredo Meza – El País – 28 de junio 2017

El presidente Nicolás Maduro condena el ataque y promete capturar a los responsables
1498612615_430884_1498643598_noticia_fotograma.jpg
Un helicóptero de la Policía Científica de Venezuela sobrevoló este martes la sede del Tribunal Supremo de Justicia en Caracas, efectuó disparos y arrojó cuatro granadas. La Guardia Nacional Bolivariana repelió el ataque, que se saldó sin heridos.

EL PAÍS pudo confirmar con dos vecinos de la zona que el temerario sobrevuelo de la aeronave, inédito en 18 años de era chavista, se produjo poco antes de las 18.00 (hora local) y provocó el caos entre las personas que a esa hora regresaban a sus casas. De inmediato, la zona fue acordonada. Varios vehículos militares han rodeado el Palacio de Miraflores en lo que parece un plan para defender al Gobierno.

El presidente, Nicolás Maduro, ha condenado el ataque y ha prometido capturar “más temprano que tarde” a la tripulación responsable. El jefe del Estado ha contado que una de las granadas arrojadas no llegó a explotar. “Este es el tipo de escalada armada que he venido denunciando. He activado a la Fuerza Armada Nacional para defender el derecho a la tranquilidad. Yo condeno el ataque y le exijo a la Mesa de la Unidad Democrática (coalición opositora) que haga lo propio”, ha agregado en un acto celebrado en el Palacio de Miraflores.

Más tarde el ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas, ha ofrecido más detalles del ataque, que ha tildado de “una escalada golpista”. Antes de arrojar cuatro granadas sobre el edificio del Supremo, el helicóptero, supuestamente robado de la base aérea Francisco de Miranda, en pleno corazón de Caracas, sobrevoló la sede del Ministerio del Interior y Justicia y disparó, siempre según la versión del régimen, 15 veces a la terraza, donde estaba un grupo de periodistas celebrando su día —en Venezuela se festeja el 27 de junio—. Más tarde, a eso de las 18.15 (hora local), la aeronave aterrizó en el techo de un edificio de apartamentos de la urbanización La Trinidad, al sureste de Caracas. “Estuvo unos 15 minutos en la azotea de las residencias Ríos de Venezuela antes de alzar vuelo de nuevo”, explicó Yagnai Fernández, una vecina del sector, a la periodista Marisela Castillo Apitz.

El helicóptero estaba pilotado por el inspector Oscar Pérez y mostraba una pancarta que decía 350 Libertad, en alusión al artículo de la Constitución que faculta a los venezolanos a desconocer el régimen que contraríe las garantías democráticas y menoscabe los derechos humanos. Pérez colgó varios vídeos en Instagram en los que asegura que forma parte “de una coalición de funcionarios militares, policiales y civiles en contra de este Gobierno transitorio y criminal”.

Pérez ha sido señalado por el régimen como el piloto del exministro del Interior Miguel Rodríguez Torres, quien, como frontal opositor de Maduro, forma parte de la deriva del chavismo que rechaza la inminente instalación de una Asamblea Nacional Constituyente. El exfuncionario rechazó las alusiones del Gobierno en Twitter. “Lamento desmentirlo de nuevo, señor presidente. Siempre volé con helicópteros del Sebin (policía política) al mando del comisario Pedro Pérez”.

Pérez se define en su perfil como instructor de vuelo e investigador de la policía científica. Hasta el cierre de esta información los cuerpos de seguridad intentaban ubicarlo sin éxito. Antes de perderse con rumbo desconocido a bordo de su helicóptero dejó como souvenir para los vecinos la pancarta con la que desafió al régimen en sus propias barbas. Libertad, 350.

 

Venezuela, ¿hay espacio para una tercera vía entre Maduro y la MUD? por Julio A. Fariñas – La Voz de Galicia – 25 de Junio 2017

El número de víctimas mortales, por las balas de los cuerpos encargados de la represión o por elhambre y enfermedades perfectamente, no deja de crecer a diario en Venezuela

farina.jpg
Maduro y la cohorte de cleptócratas que le sostiene en el poder siguen subidos a la balsa de la Asamblea Nacional Constituyente con la que se hacen ilusiones de salir a flote. La oposición, apiñada en torno a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) trata de hacer frente al temporal con el respaldo en la calle de la gran mayoría de Maduro y la cohorte de cleptócratas que le sostiene en el poder siguen subidos a la balsa de la Asamblea Nacional Constituyente con la que se hacen ilusiones de salir a flote.

La oposición apiñada en torno a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), trata de hacer frente al temporal con el respaldo en la calle de la gran mayoría de los ciudadanos, pero con pocas perspectivas claras de que escampe para comenzar la reconstrucción de un país hecho añicos. El chavismo crítico En medio de este desolador panorama se siguen oyendo voces que apuestan por una tercera vía alternativa que pasaría por el chavismo crítico y cuyo nexo es el rechazo a la Asamblea Nacional Constituyente, que oficialmente propugna Maduro y que se ha convertido en el banderín de enganche de todos aquellos que se han forrado a costa del chavismo y que son los que más tienen que perder cuando se vean apeados del poder.

La gran pregunta que se hacen a diario los analistas de la realidad venezolana es:¿hay espacio aún para esa tercera vía? Uno de los primeros en apuntarse a ella fue el gobernador chavista del estado Lara, Henri Falcón, que se integró en la MUD y al que en algún momento las encuestas situaban como el segundo político mejor valorado después de Leopoldo López. A eso mismo parecía querer jugar después de su extraño retorno del exilio el exgobernador del poderoso estado petrolero de Zulia y ex candidato presidencial Manuel Rosales. A ambos se les critica el querer pescar en el río revuelto de los ni-ni, ese 37 % de los venezolanos, que según las encuestas de enero, anteriores a la última oleada de protestas, no se identificaban ni con el gobierno ni con la oposición.

La última incorporación a la tercera vía ha sido la hasta ahora -todo apunta a que tiene los días contados- Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, una chavista confesa que saltó a la palestra el pasado mes de abril cuestionando el golpe de estado togado protagonizado por el Tribunal Supremo de Justicia, reivindicando la vigencia de la constitución chavista de 1999 y que desde entonces no deja de ser piropeada por sus ex correligionarios como indigna, traidora y aliada de la derecha. Hace poco más de un mes, concretamente el pasado 24 de mayo, a la misma hora en la que la Fiscala lanzaba una nueva ofensiva contra el madurismo, en otra zona de Caracas se presentaba una plataforma multisectorial en defensa de la Constitución de 1999, que pretende cambiar a Maduro, y en contra de la polarización. Entre los promotores aparecen exministros de Chávez como Héctor Navarro, Olly Millán, Ana Elisa Osorio y exmilitares próximos al comandante fallecido como Clíver Alcalá y Miguel Rodríguez Torres, ministro del Interior con Maduro como presidente. Al carro del chavismo crítico se ha subido también el grupo de Marea Socialista que lidera el politólogo Nicmer Evans que ha venido funcionando en los últimos años como corriente crítica al PSUV, el partido oficialista que encabezan Maduro y Diosdado Cabello. A todos estos se suman, aunque con matices, los promotores de «Alianza por la Venezuela que Queremos Todos» que coordina Werner Corrales, exministro y exembajador ante la ONU, la que propugna desde hace casi una década la unión de distintas organizaciones que buscan un gran pacto nacional que supere el clima de polarización que vive el país, fomentando la tolerancia y la cooperación pero desde las bases. Una de las propuestas más polémicas de este colectivo es su apuesta a una justicia transacional, algo que desde la oposición se asocia a una búsqueda de la impunidad de los crímenes cometidos por el chavismo. Cuando le plantean esta cuestión, Werner Corrales responde que «hay que ser realistas, ninguna transición puede ser pacífica a menos que se reduzca el coste de salida de quienes están en el poder. Por eso todos los sistemas de justicia transicional tienen algunos componentes diseñados ad hoc para que en esa sociedad particular se logre salir de la crisis.

Es lo que pasó en España, Argentina o Chile. Hay que dar un salvoconducto aunque sea por 5 o 10 años, pero nadie puede garantizar que, después, las propias instituciones de la sociedad no echen atrás esos acuerdos para que se castigue a los culpables». Con este panorama, las dudas sobre la viabilidad son difíciles de disipar, ya que a diferencia de los países que cita Corrales -España, Argentina, Chile- en el caso venezolano las dos partes enfrentadas son básicamente una banda de ladrones y sus sicarios contra la gran mayoría del pueblo venezolano. Los primeros tienen mucho que perder y están dispuestos a morir matando. A los segundos cada día le quedan menos fuerzas para sobrevivir. los ciudadanos, pero con pocas perspectivas claras de que escampe para comenzar la reconstrucción de un país hecho añicos.

En medio de este desolador panorama se siguen oyendo voces que apuestan por una tercera vía alternativa que pasaría por el chavismo crítico y cuyo nexo es el rechazo a la Asamblea Nacional Constituyente, que oficialmente propugna Maduro y que se ha convertido en el banderín de enganche de todos aquellos que se han forrado a costa del chavismo y que son los que más tienen que perder cuando se vean apeados del poder. Henri Falcón, que se integró en la MUD y al que en algún momento las encuestas situaban como el segundo político mejor valorado después de Leopoldo López. A eso mismo parecía querer jugar después de su extraño retorno del exilio el exgobernador del poderoso estado petrolero de Zulia y ex candidato presidencial Manuel Rosales. A ambos se les critica el querer pescar en el río revuelto de los ni-ni, ese 37 % de los venezolanos, que según las encuestas de enero, anteriores a la última oleada de protestas, no se identificaban ni con el gobierno ni con la oposición. La última incorporación a la tercera vía ha sido la hasta ahora -todo apunta a que tiene los días contados- Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, una chavista confesa que saltó a la palestra el pasado mes de abril cuestionando el golpe de estado togado protagonizado por el Tribunal Supremo de Justicia, reivindicando la vigencia de la constitución chavista de 1999 y que desde entonces no deja de ser piropeada por sus ex correligionarios como indigna, traidora y aliada de la derecha. Hace poco más de un mes, concretamente el pasado 24 de mayo, a la misma hora en la que la Fiscala lanzaba una nueva ofensiva contra el madurismo, en otra zona de Caracas se presentaba una plataforma multisectorial en defensa de la Constitución de 1999, que pretende cambiar a Maduro, y en contra de la polarización. Entre los promotores aparecen exministros de Chávez como Héctor Navarro, Olly Millán, Ana Elisa Osorio y exmilitares próximos al comandante fallecido como Clíver Alcalá y Miguel Rodríguez Torres, ministro del Interior con Maduro como presidente. Al carro del chavismo crítico se ha subido también el grupo de Marea Socialista que lidera el politólogo Nicmer Evans que ha venido funcionando en los últimos años como corriente crítica al PSUV, el partido oficialista que encabezan Maduro y Diosdado Cabello. Justicia transacional A todos estos se suman, aunque con matices, los promotores de Alianza por la Venezuela que Queremos Todos que coordina Werner Corrales, exministro y exembajador ante la ONU, la que propugna desde hace casi una década la unión de distintas organizaciones que buscan un gran pacto nacional que supere el clima de polarización que vive el país, fomentando la tolerancia y la cooperación pero desde las bases. Una de las propuestas más polémicas de este colectivo es su apuesta a una justicia transacional, algo que desde la oposición se asocia a una búsqueda de la impunidad de los crímenes cometidos por el chavismo. Cuando le plantean esta cuestión, Werner Corrales responde que «hay que ser realistas, ninguna transición puede ser pacífica a menos que se reduzca el coste de salida de quienes están en el poder. Por eso todos los sistemas de justicia transicional tienen algunos componentes diseñados ad hoc para que en esa sociedad particular se logre salir de la crisis. Es lo que pasó en España, Argentina o Chile. Hay que dar un salvoconducto aunque sea por 5 o 10 años, pero nadie puede garantizar que, después, las propias instituciones de la sociedad no echen atrás esos acuerdos para que se castigue a los culpables». Con este panorama, las dudas sobre la viabilidad son difíciles de disipar, ya que a diferencia de los países que cita Corrales -España, Argentina, Chile- en el caso venezolano las dos partes enfrentadas son básicamente una banda de ladrones y sus sicarios contra la gran mayoría del pueblo venezolano. Los primeros tienen mucho que perder y están dispuestos a morir matando. A los segundos cada día le quedan menos fuerzas para sobrevivir.

Focus Belli – Legítima Insurrección por Tulio Álvarez – América 2.1 – 20 de Junio 2017

Unknown-1.jpegMuchos son los riesgos que está asumiendo cada ciudadano y, en general, el pueblo venezolano en esta coyuntura liberadora. Pero el objetivo final es la mejor justificación del grave riesgo. Como enseña la historia de los grandes conflictos de la humanidad, el triunfo está en función de la definición, el coraje, la tenacidad y, por qué no admitirlo, elementos fortuitos que dependen de la elección del momento oportuno. El azar moral está en la ejecución de una estrategia después de asegurar todos estos factores. Ahora bien, la incógnita: ¿Será que estamos bien encaminados? Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: