elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Gas

Russia to Take Control of Western Oil Fields in Venezuela, in Talks on Eastern Fields – Rapidan Energy Group – 22 de Noviembre 2019

PDVSA remains the most interesting institution in Venezuela, reflecting the state of internal politics, the collapsed economy, the effects of US-led international pressure, and the opportunistic positioning of Russia and others still allied with the Maduro government. This SitRep explores five PDVSA-related developments that tend to support our current base case assessments of Venezuela in 2020 (see our November 14 SitRep for details): 1) Russia’s voracious appetite for a bigger share of the Venezuelan upstream is paying off; 2) Venezuelan oil production has managed to recover by 0.2 mb/d despite US sanctions; 3) gasoline stocks are at critical lows, posing a serious threat to Caracas (Maduro’s top priority); 4) Russia is leading PDVSA’s cost-cutting push; and 5) PDVSA is the prize that Maduro and other regime heavyweights such as Diosdado Cabello continue to fight over.

Russia inks takeover of western oil fields, eyes the east

Russia’s determined play to expand its share of the Venezuelan upstream appears to be succeeding as PDVSA edges closer to agreeing to hand over total control of Venezuela’s western oil fields to Rosneft. The contracts are based on a concession model used for the Patao and Mejillones offshore gas fields (also operated by Rosneft). Rosneft would oversee production and pay royalties to the government, which would not have a hand in field operations. Rosneft is also eager to finalize its takeover of Venezuela’s eastern oil fields and is already evaluating the costs to reactivate wells that have been shut-in.

Russia makes hard push to slash PDVSA costs

Rosneft’s representative in Venezuela, Pavel Kemenets, is on a mission with PDVSA to cut down on inefficient spending in projects where Rosneft is involved. Rosneft’s goal is to reduce payroll by 80 percent, mostly through attrition. It pays salaries exclusively in Petros and has suspended insurance coverage for oil workers. Moreover, all service contracts are on hold pending a complete audit designed to identify waste, fraud, and corruption.

Defying US sanctions with a 0.2 mb/d bump in November

Shipping data for the first half of November indicates exports are up 0.2 mb/d m/m. Most of the increase is coming from storage, which is freeing up space for Rosneft and other IOCs to resume upstream operations. PDVSA continues to leverage its relationship with Rosneft to market crude oil, most of which slips out of Venezuela by way of ship-to-ship transfers to tankers operating with their transponders turned off. Venezuelan oil exports have also risen thanks to barter transactions that comply with US sanctions (mainly refiners receiving Venezuelan crude in exchange for petroleum products).

Furious efforts to prevent gas shortages in Caracas

Information flow indicates gasoline stocks are down to critical levels. Storage tanks require urgent maintenance and most of the gasoline that PDVSA is marketing is contaminated with water and sediment. Long lines, common across Venezuela, have reached Caracas despite direct orders from Maduro to keep Caracas well supplied. However, PDVSA is confident new shipments will arrive in time to avoid fuel shortages in the capital.

Borraron a Venezuela y PDVSA del mapa energético mundial por Juan Antonio Avellaneda – KonZapata – 23 de Septiembre 2019

Dos acontecimientos de la semana pasada, uno inesperado, siguen demostrando esta triste realidad. Que Venezuela, que alguna vez fue potencia energética mundial, referente en la OPEP y suplidor seguro, hoy ya no figura en el mapa energético mundial. Pero en ningún aspecto.
De PDVSA cuando se habla, se habla en negativo / Foto: PDVSA
De PDVSA cuando se habla, se habla en negativo / Foto: PDVSA

El ataque con drones a instalaciones sauditas ha sido la disrupción petrolera más grande de la historia. La Agencia Internacional de Energía señala que este inesperado hecho significó la salida del mercado de 5,7 millones de barriles diarios de crudo. Esto supera los 5,6 millones que se esfumaron entre 1978-1979 por la revolución en Irán o los 4,3 millones perdidos en la guerra árabe-israelí de 1974.

Como se esperaba el lunes 16 de septiembre los mercados amanecieron consternados por el ataque de los drones y el crudo se disparaba hasta un 15%. Sin embargo, este hecho no terminó afectando considerablemente el precio del crudo ni los mercados en proporciones como en las otras ocasiones mencionadas.

Es que el mercado petrolero ha cambiado. Hoy, Estados Unidos, Rusia y Arabia Saudita controlan el mercado. El anuncio de Estados Unidos, país cada vez menos vulnerable con respecto al petróleo, de que sacaría barriles de su reserva energética calmó las aguas.

En esta semana convulsionada por este ataque se celebraron reuniones de emergencia de la OPEP en Viena. Hubo encuentros estratégicos. Los analistas hablaron del tema. El mundo de la energía estaba a la expectativa. Y el nombre de Venezuela nunca apareció. Analistas y medios especializados ya no toman en cuenta a Caracas.

Alguna vez Venezuela fue el país que calmaba los mercados, o al que se le pedía subir la producción. Venezuela era importante. Pero como productor marginal, perdió toda influencia.

En esta semana convulsionada por este ataque se celebraron reuniones de emergencia de la OPEP en Viena. Hubo encuentros estratégicos. Los analistas hablaron del tema. El mundo de la energía estaba a la expectativa. Y el nombre de Venezuela nunca apareció. Analistas y medios especializados ya no toman en cuenta a Caracas.

El segundo acontecimiento fue la conferencia Gastech. Ocurrió a finales de la semana pasada en a la capital energética del mundo: Houston, Texas.

Esta es la conferencia y exhibición más importante de gas natural y contó con la presencia de los principales presidentes de empresas gasíferas del mundo, algunos mandatarios de países y ministros. Inclusive este domingo, el presidente Donald Trump voló a Houston para reunirse con el Primer Ministro de IndiaNarendra Modi, quien fue una especie de vedette en este evento.

India firmo acuerdos por más de 7.000 millones de dólares de gas líquido LNG con empresas norteamericanas. El mundo observa al gas natural como la mejor alternativa para generar electricidad por lo poco contaminante que es.

Es tiempo de recordar el proyecto Mariscal Sucre en Venezuela o la Plataforma Deltana, inmensas reservas de gas que buscaban ser comerciales vía LNG; todo ello quedó en el olvido. Venezuela estaba llamada a ser potencia de LNG. Ahora ni siquiera tiene presencia en este tipo de eventos.

PDVSA siempre tuvo claro que potencias emergentes como India, China, Corea del Sur, entre otras, serían fuertes compradores de LNG. Hoy Estados Unidos se come ese mercado.

Por Latinoamérica, en Houston tenían presencia Petrobras, Ecopetrol y Petroecuador. PDVSA quedó en el olvido.

Irónicamente en el evento hubo participación de la empresa energética de Cuba, es decir Cuba asiste a estos eventos, Venezuela no. Ojalá y PDVSA reaparezca en el Gastech de 2020 en Singapur.

La historia petrolera de Venezuela parece vivir de una gloria pasada, de unas reservas gigantescas enterradas en el subsuelo, de planes gasíferos que sólo son planes en teoría pero con la cruda realidad de un país que de ser líder en este campo hoy ni siquiera es uno más. Esta destrucción es el legado petrolero del chavismo. De PDVSA cuando se habla, se habla en negativo.

Cuba raciona la venta de gas licuado por crisis en Venezuela – La Patilla – 26 de Agosto 2019

licuado
Punto de venta de gas licuado en Cuba (archivo) – Cubanet
La Empresa Estatal de Gas Licuado publicó este mes un paquete de medidas que regulan la venta de los cilindros de gas licuado, tanto para los clientes del “mercado racionado” como para aquellos que adquieren el producto de forma “liberada”, según informaciones de la Unión Cuba-Petróleo (Cupet).

En un documento firmado por Yoan Osorio Olazabal, jefe del Grupo de Mercado de la Empresa de Gas Licuado, se detallan las nuevas regulaciones que comenzaron a regir el pasado 19 de agosto y que afectan a todas las provincias del país. Las medidas se deben a “dificultades presentadas con el arribo de gas licuado al país”, según la prensa oficial.

Los medios provinciales culparon al embargo estadounidense por impactar “negativamente en la posibilidad de contar con el financiamiento para la sostenibilidad de algunos servicios fundamentales” y agregaron que las nuevas restricciones serán “por tiempo indeterminado”.

Ahora, una familia compuesta por cuatro personas deberá esperar 32 días para tener derecho a comprar una balita de gas licuado de 10 kilogramos a través del mercado racionado. Mientras que en los hogares con ocho habitantes el ciclo alcanza los 18 días. “Los clientes normados no podrán comprar gas liberado”, advierte el documento.

Por décadas, el producto se comercializó exclusivamente a través del mercado racionado o como un privilegio para dirigentes y algunas personas con necesidades especiales, pero desde 2013 su venta liberada comenzó a extenderse por todo el país, comenzando por La Habana y Santiago de Cuba. Los clientes solo tenían que hacer un contrato y podían adquirir el producto cada vez que quisieran.

“Para evitar la sensación de que estamos ante una nueva crisis como la de los 90 el Partido sólo autorizó a hablar del racionamiento a los medios provinciales. Los nacionales no han publicado nada. Es una medida similar a la que tomaron cuando decidieron topar los precios”, explica desde La Habana un periodista de Juventud Rebelde que no quiere revelar su identidad.

Desde el 1 de agosto de este año, los clientes del servicio liberado solo pueden comprar 1 balón cada dos meses y no se están haciendo nuevos contratos de este tipo debido a un “aumento de la capacidad”.

Un usuario de la red social Twitter lamentó la medida, a la que catalogó de “impopular” y, en con ironía, agradeció “a los directivos de esta empresa por tener siempre en cuenta al pueblo”.

En Güira de Melena, Artemisa, la medida no ha tomado por sorpresa a los vecinos. “En los últimos meses hubo mucha inestabilidad en la venta de gas licuado liberado y en los puntos de venta que tenemos aquí en el municipio tuvimos más días sin producto que con producto”, cuenta Moraima Fowler, residente en esta ciudad de unos 25,000 habitantes.

“En mi casa ya tuvimos que volver a la leña porque con la olla eléctrica no podemos cocinar todo”, detalla Fowler. “Por suerte nunca desmantelamos el fogón del patio, porque muchos vecinos que pensaron que el gas licuado se iba a mantener estable creyeron que no iban a tener que volver a la leña y al humo”.

Fidel Castro decretó el 2006 como “Año de la Revolución Energética” y emprendió una campaña de reemplazo de equipos eléctricos encaminada a ahorrar combustible y divisas convertibles. Por todo el país se repartieron bombillos ahorradores, se sustituyeron refrigeradores y se vendieron a precios subsidiados ollas arroceras y de presión eléctricas.

“Aquí nos vendieron una olla reina (de presión multiuso) y una hornilla eléctrica”, cuenta la artemiseña. “Pero eso se nos rompió hace rato y ahora cocinamos la mayoría de las veces con gas licuado, una olla arrocera que compramos en la shopping y leña”, aclara. Con las nuevas regulaciones, consideran que “habrá que cocinar menos”.

El racionamiento del gas licuado fue precedido por medidas a nivel nacional para racionar alimentos y artículos de primera necesidad en los mercados estatales que venden en divisas. La economía cubana hace aguas desde que su principal aliado y benefactor, el régimen de Nicolás Maduro, se ha visto obligado a reducir considerablemente la entrega de subsidios a la Isla para afrontar su propia crisis. A esta coyuntura adversa se le suma la caída de la producción de gas nacional, que pasó de 1,244 millones de metros cúbicos en 2015 a 970,100 metros cúbicos en 2018, según cifras oficiales.

María Cristina Argüelles, una ama de casa en Cienfuegos dijo a este diario que escuchó en la radio que el racionamiento del gas obedece a “las medidas de [Donald Trump] para asfixiarnos”. La mujer hace referencia al aumento de las sanciones estadounidenses en respuesta al pedido del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, para que cese el envío de combustible a precios preferenciales a Cuba.

Argüelles, de 48 años, teme que con el regreso de los apagones la gente no tenga con qué cocinar. “Hace unas semanas tuvimos apagones imprevistos de más de seis horas. Ahora no solo tenemos que zapatear todos los días la comida que está escasa y cara, sino también que inventar cómo la cocinamos porque ni combustible hay”, agregó.

“En el Período Especial (a principios de los 90) íbamos recogiendo cuanto palo seco encontrábamos y después hacíamos una fogata entre dos ladrillos, poníamos encima una plancha de zinc y ahí cocinábamos todo”, recuerda la mujer.

“Lo que bien se aprende no se olvida. Ya lo dijo [Miguel Díaz] Canel, somos continuidad”, agregó.

El colapso de la infraestructura es la nueva excusa de Maduro para atacar a la oposición por Zenaida Amador – ALnavío – 26 de Agosto 2019

Sólo en la última semana han ocurrido tres incidentes de alta envergadura en Venezuela que atentan contra la operatividad de servicios fundamentales como el Metro de Caracas, el sistema de despacho de la industria petrolera y el llenado de gas doméstico en uno de los principales estados del país. Si bien son muestras claras de que la infraestructura se cae a pedazos, también son la nueva excusa de Nicolás Maduro para arremeter contra la oposición.
Maduro no puede ocultar el colapso de la infraestructura / Foto: @NicolasMaduro
Maduro no puede ocultar el colapso de la infraestructura / Foto: @NicolasMadur

Las llamaradas que se generaron este sábado tras una explosión en un centro de llenado de gas de Petróleos de Venezuela despertaron la alarma de la comunidad y aunque al paso de unas horas se pudo controlar el incendio sin pérdidas humanas, se estima que consumió 80% de la infraestructura.

Este centro, ubicado en el estado Miranda, en el perímetro de Caracas, tiene capacidad de llenado de 5.000 cilindros diarios de bombonas de gas doméstico, un bien preciado en Venezuela, donde hay déficit de bombonas y fallas severas en el suministro de gas. La pérdida casi total de la instalación vaticina una agudización de la escasez del producto que afectará a más de 70.000 familias.

En el caso de las fallas eléctricas del Metro de Caracas la respuesta es la misma: sabotaje. Como parte de esta línea discursiva, la semana pasada el servicio de transporte informó que fue cortado con segueta un cable de alimentación de electricidad y eso generó fallas en parte del sistema.

El lunes pasado se reportó el incendio en la sala de máquinas del tanquero Proteo, propiedad de Petróleos de Venezuela, que estaba anclado en la Bahía de Amuay, muy cerca de la principal refinería venezolana. La embarcación ya se encontraba inoperativa cuando ocurrió el incendio, hecho que fijó los reflectores sobre el estado de la flota de cargueros de PDVSA.

“El Proteo fue devuelto a PDV Marinahace varios meses junto a una docena de tanqueros por parte de la naviera alemana Bernhard Schulte Shipmanagement, que operaba gran parte de la flota de PDVSA, en medio de reclamos por demoras en el pago de honorarios”, reseñó Reuters.

El sábado 17 de agosto se descarriló uno de los trenes del sistema Metro de Caracas con saldo de ocho personas con lesiones leves. Los usuarios tuvieron que salir del tren por sus propios medios, sin recibir asistencia formal del personal del Sistema Metro. A diario padecen que los trenes se queden varados por falta de electricidad, que las fallas paralicen las operaciones a mitad de la jornada, que el alumbrado y el aire acondicionado en las estaciones y trenes no funcionen, pero el descarrilamiento ya coloca el deterioro del Metro en un nivel superior.

Estos hechos son parte de la cotidianidad de los venezolanos, quienes ven a diario el colapso de los servicios y el desmantelamiento progresivo de la infraestructura básica del país.

Sin embargo, la postura del régimen de Nicolás Maduro ante el desmoronamiento generalizado es que los incidentes que se registran son causados por sus enemigos políticos.

De hecho, hasta la fecha no se tiene información oficial sobre los elementos que generaron los megapagones de alcance nacional que se han experimentado desde el 7 de marzo. Sólo existe la versión de los funcionarios de Maduro de que todo se debe a ataques de alta sofisticación tecnológica, cibernética y electromagnética, así como a ataques directos hechos por francotiradores a las instalaciones eléctricas y a la penetración de un virus en el sistema por acción directa de Estados Unidos.

En el caso de las fallas eléctricas del Metro de Caracas la respuesta es la misma: sabotaje. Como parte de esta línea discursiva, la semana pasada el servicio de transporte informó que fue cortado con segueta un cable de alimentación de electricidad y eso generó fallas en parte del sistema.

Delcy Rodríguez, vicepresidenta ejecutiva de Maduro, aseguró que todo se debió a que “la derecha extremista, fascista” decidió en una reunión “atacar los servicios públicos”. Dijo que la oposición ataca “el Sistema Eléctrico Nacional para dejar a nuestro pueblo sin electricidad, sin transporte, sin agua”.Las fallas del Metro de Caracas son atribuidas a sabotaje / Foto: Metro de Caracas

Las fallas del Metro de Caracas son atribuidas a sabotaje / Foto: Metro de Caracas

Por su parte el gobernador del estado Miranda, Héctor Rodríguez, que es uno de los representantes de Maduro en la mesa de diálogo con la oposición con mediación de Noruega, señaló que la explosión en la planta de llenado de gas de este fin de semana fue provocada por el partido Primero Justicia.

“Las investigaciones conducen a que un sabotaje generó la explosión. Esto coincide con las acciones iniciadas por Primero Justicia para atacar los servicios públicos del Estado”, aseguró.

Se trata de una nueva vuelta de tuerca en los señalamientos del régimen de Maduro contra las organizaciones políticas que se le oponen y que respaldan a Juan Guaidó, quien, como presidente de la Asamblea Nacional, asumió las funciones ejecutivas de la República en enero pasado. Desde entonces a sus líderes se les acusa de “vendepatria”, traidores y conspiradores, además de señalarlos de haber preparado atentados para asesinar a Maduro.

Sobre esta base ya hay 27 diputados de la Asamblea Nacional alejados de sus funciones, dos de ellos presos, mientras que la mayoría están en el exilio y refugiados en resguardo de su seguridad.

Pero por más que el régimen de Maduro intenta endosar sus responsabilidades a otros el colapso de la infraestructura es una realidad.

Entre 1999 y 2012 Venezuela llegó a disponer de cerca de un billón de dólares en ingresos, pero eso no se tradujo en la necesaria inversión para mejorar y potenciar la industria petrolera, o para mantener y ampliar la infraestructura básica. Al contrario, la desinversión, el sobreendeudamiento y los manejos dolosos terminaron por desmantelar PDVSA que es la principal fuente de generación de ingresos de la nación y, en consecuencia, el deterioro se extendió a todas las áreas.

Rusia explotará campos de gas en Venezuela en condiciones preferenciales – Descifrado – 9 de Agosto 2019

Una parte de la deuda que tiene Venezuela con Rusia es reembolsada en hidrocarburos, según acuerdos entre la petrolera estatal venezolana Pdvsa y Rosneft.

rosneft-1-696x464.jpg

El gigante ruso del petróleo Rosneft se beneficiará de condiciones preferenciales en el desarrollo de dos campos de gas en Venezuela, gracias a una enmienda a un acuerdo entre Caracas y Moscú publicada este jueves en el portal jurídico ruso.

Según la enmienda, Rusia y Venezuela se comprometen a “crear condiciones favorables, evitar discriminaciones y dar asistencia a la sociedad Rosneft y al Grupo Rosneft”, filial del grupo ruso en Venezuela, en el desarrollo de dos yacimientos de gas.

Entre esas “condiciones favorables”, figura principalmente una exoneración de impuestos en Venezuela para Rosneft, sus proveedores y sus subcontratistas en la explotación de los dos yacimientos, según la agencia de prensa TASS, que precisa que se trata de gas de esquisto, reseñó AFP.

Los dos yacimientos son los de Patao y Mejillones, situados en el mar Caribe frente a las costas del estado de Sucre (este).

Su explotación por Rosneft, ya conocida, fue integrada en un protocolo sobre la “cooperación en la ejecución de proyectos estratégicos comunes”, firmado en 2009 por ambos países. El presidente ruso, Vladimir Putin, aprobó esa enmienda en junio, según Tass.

Rusia es, junto con China, uno de los principales aliados de Venezuela, que atraviesa una profunda crisis política y económica. Este respaldo incluye a Rosneft, que lleva a cabo varias inversiones en el país.

Una parte de la deuda que tiene Venezuela con Rusia es reembolsada en hidrocarburos, según acuerdos entre la petrolera estatal venezolana PDVSA y Rosneft.

Rosneft aprovecha y con grandes facilidades impositivas se posiciona sobre reservas de gas de Venezuela por Fabiola Zerpa y Peter Millard – La Patilla / Bloomberg – 20 de Junio 2018

Imagen de archivo. El jefe de la petrolera estatal rusa Rosneft, Igor Sechin (izquierda) saluda al ministro de petróleo de Venezuela, Manuel Quevedo, bajo la mirada de Nicolás Maduro (al centro), en Caracas 16 de diciembre de 2017. Palacio de Miraflores / vía REUTERS

El gigante petrolero controlado por el estado de Rusia, Rosneft PJSC, está obteniendo concesiones baratas en Venezuela, en profunda crisis creada por el socialismo, y aspi ingresar en al mercado de gas natural en el extranjero a bajo precio.

Un acuerdo firmado tanto por Rusia como por Venezuela a principios de este mes otorgará a Rosneft reducciones de impuestos para producir y exportar gas desde los campos de Patao y Mejillones, en la costa este de Venezuela. El documento, que también incluye un “precio justo de mercado” en el caso de una expropiación, realiza cambios a un acuerdo bilateral alcanzado en 2009, según un documento presentado por el gobierno ruso.

El acuerdo subraya que Rusia está a la vez apoyando y ganando con el régimen de Nicolás Maduro en un momento en que Estados Unidos está sancionando a Maduro y China ha recortado su apoyo. El gas venezolano podría ofrecer a Rusia nuevos puntos de entrada tanto en Asia como en Europa.

“China está retrocediendo en términos de su exposición financiera”, dijo Andrew Stanley, miembro asociado del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, en una entrevista telefónica. “Mientras que los rusos, en los últimos años, han ido en la dirección opuesta, se han reforzado y han visto a Venezuela como un plan oportunista”.

Desde 2014, Rosneft ha prestado alrededor de $ 6,5 mil millones a Venezuela a cambio de petróleo, según datos compilados por Bloomberg. Petróleos de Venezuela SA, o PDVSA, ha estado reembolsando los préstamos mediante la entrega de barriles de crudo a Rosneft, y tenía una deuda pendiente de aproximadamente $ 1,8 mil millones en el primer trimestre, según una presentación de la compañía.

Como resultado de los cambios firmados por el presidente ruso, Vladimir Putin, Rosneft y sus proveedores estarán exentos del valor agregado y los impuestos de importación para desarrollar los dos campos de gas, que están cerca de donde Exxon Mobil Corp. se está apresurando a extraer petróleo en la vecina Guyana. . El acuerdo fue presentado en línea por el sitio web de información legal de Rusia, que publica decretos del presidente y su aplicación a tratados internacionales.

El acuerdo se produce cuando los principales funcionarios de Estados Unidos, incluido el asesor de seguridad nacional John Bolton, han acusado repetidamente a Rusia, así como a Cuba, de apoyar al régimen de Maduro.

Rosneft también está considerando ingresar a otro bloque de gas natural, conocido como Bloque 5 de la Plataforma Deltana, que está mucho más cerca de una frontera, El Esequibo, que ha sido muy disputada, según dos personas familiarizadas con el plan. Maduro se ha comprometido a impedir que Exxon explore en el área disputada.

Trinidad y Tobago

Se estima que los campos albergan 6,4 billones de pies cúbicos de gas natural, el doble de las reservas probadas de gas en toda la vecina Colombia. Los campos están a menos de 100 kilómetros (62 millas) de Trinidad y Tobago, donde la disminución de la producción nacional ha dejado a las instalaciones de exportación con capacidad adicional que podría llenarse con la producción de Venezuela.

Portavoces de PDVSA y Rosneft en Venezuela declinaron hacer comentarios.

Rosneft tendría dos opciones para exportar el gas. Podría construir una planta de gas natural licuado en Venezuela, o podría conducir el gas a Trinidad, donde hay trenes de GNL con capacidad de reserva.

Los cambios muestran que el gobierno venezolano es pragmático, dado que los campos petroleros deben negociarse en condiciones favorables para ser competitivos, según Antero Alvarado, de la consultora Gas Energy Latin America. Pero expresó dudas sobre cómo Rosneft monetizará el gas.

Venezuela no tiene instalaciones de GNL, dijo Alvarado, y Rusia no tiene fuertes vínculos comerciales con la cercana Trinidad, el lugar obvio para venderla inicialmente. El acuerdo sugiere que Rusia podría presionar para tener una mayor presencia en Trinidad en el futuro.

Participación más profunda

“La profunda participación rusa con el productor regional de energía Trinidad es un motivo de preocupación”, dijo Caracas Capital Markets, una correduría, en una nota a los clientes. “Los rusos ya dominan la producción de gas en Asia y Europa y están desarrollando una capacidad masiva en Siberia y el Ártico”.

Rusia tiene una historia de apoyar a los aliados políticamente alineados como Maduro para desafiar la influencia de los Estados Unidos en los asuntos exteriores. Rosneft ha estado obteniendo los activos de PDVSA desde 2011 cuando compró la participación de la compañía petrolera de Venezuela, en la compañía de refinación Ruhr Oel GmbH en Alemania. Continuó participando en tres proyectos de petróleo pesado en la cuenca del Orinoco, así como dos empresas conjuntas en la región del lago de Maracaibo.

Se endureció

No todos los rusos en la industria petrolera de Venezuela se han beneficado como Rosneft. Lukoil vendió su participación en un proyecto de petróleo pesado venezolano a Rosneft en 2014. A principios de este año, Gazprombank vendió su participación restante en la empresa conjunta Petrozamora en el oeste de Venezuela a un comprador no revelado.

Aún así, los estrechos lazos que Rosneft ha construido con Maduro le dan un incentivo para aprovechar la opoprtunidad.

“Inicialmente, eran los chinos quienes hacían todos los préstamos a los venezolanos, y luego los rusos se hicieron cargo de algunos de los grandes proyectos petroleros en Venezuela, y eso es algo que los rusos quieren proteger y cuidar”. dijo Ruaraidh Montgomery, directora de la firma de investigación energética Welligence Energy Analytics, con sede en Houston.

Maduro le regaló dos nuevos yacimientos de gas a Rusia por Sabrina Martín – Panampost – 13 de Junio 2019

El consorcio estatal Rosneft tendrá 100% de ambos proyectos gasíferos en Venezuela y la opción de exportar todo el gas extraído en los dos yacimientos.

A pesar de que Donald Trump ha pedido a Putin que retire sus tropas de Venezuela y que deje de apoyar al régimen de Nicolás Maduro, el país europeo ha hecho caso omiso y por el contrario mantiene su apoyo a la dictadura. (Kremlin)

Nicolás Maduro le regaló dos nuevos yacimientos de gas a Rusia, otorgándole el 100% del proyecto y todos los derechos del gas explotado; con ello Vladimir Putin reta al gobierno de Estados Unidos y refuerza su estadía en el país suramericano.

A pesar de que Donald Trump ha pedido a Putin que retire sus tropas de Venezuela y que deje de apoyar al régimen de Nicolás Maduro, el país europeo ha hecho caso omiso y por el contrario mantiene su apoyo a la dictadura.

Ver imagen en Twitter

Maibort Petit@maibortpetit

Vladimir Putin aprobó los planes de la petrolera estatal Rosneft para explotar dos yacimientos de gas en Venezuela.

Como parte del acuerdo, el consorcio ruso no abastecerá al país sino que exportará todo lo extraído – https://buff.ly/2Rfi7Cw 

Este jueves 13 de junio, Vladimir Putin aprobó los planes del consorcio estatal Rosneft de explotar dos nuevos yacimientos de gas donde poseerá 100% de dicho proyecto y la opción de exportar todo el gas extraído en ambos yacimientos.

Se trata de los yacimientos de Patao y Mejillones, situados al norte de la península de Paria y que se enmarcan en el Proyecto Mariscal Sucre.

La petrolera rusa ya participa como socio minoritario en varios proyectos conjuntos de producción de petróleo en Venezuela, como Petrovictoria, Petromonagas y Petromiranda, en la faja petrolífera del Orinoco, así como Boquerón y Petroperijá, en el estado de Zulia.

En marzo Nicolás Maduro decidió trasladar la oficina de Petróleos de Venezuela de Lisboa a Moscú para reforzar la asociación estratégica entre ambos países.

Además, este mismo jueves, la usurpadora Cancillería de Maduro anunció la pronta visita de Nicolás Maduro a Moscú.

Rusia se ha convertido en uno de los mayores aliados de Maduro, pues le provee de armamento, tecnología y otros recursos.

Trump cede ante Rusia

Un artículo publicado por el diario ABC de España revela que Donald Trump ha flexibilizado su posición de presionar a Rusia en relación con Venezuela, a tal punto que sugiere que ha dejado de ser una amenaza ante Estados Unidos.

«En las conversaciones directas mantenidas entre la Casa Blanca y el Kremlin, así como en los contactos entre el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, y el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, la Administración Trump podría ya haber cedido a alguna exigencia de Moscú respeto a la presión estadounidense en el «extranjero próximo» de Rusia a cambio de la aceptación de Vladimir Putin de que haya nuevas elecciones presidenciales en Venezuela. La necesidad de una salida negociada se está abriendo paso habida cuenta de que ni (Juan) Guaidó -presidente interino de Venezuela- ha podido acabar con Maduro, ni Maduro con Guaidó», reza el artículo escrito por Emili J. Blasco.

Analistas internacionales aseguran que Rusia sigue respaldando a Maduro no solo para aumentar su presencia en América Latina e incomodar a Estados Unidos, sino también porque Venezuela le ha otorgado millonarias concesiones en materia financiera.

La petrolera rusa Rosneft ha canalizado más de 17 000 millones de dólares en préstamos al régimen chavista durante la última década. Lo anterior mientras que la empresa europea ganó tres millones de toneladas de petróleo en 2017 de sus operaciones en Venezuela. En general, Rusia ha invertido en muchas industrias venezolanas, desde banca hasta ensamblaje de autobuses. Al mismo tiempo, Venezuela ha sido uno de los mayores compradores de armas rusas entre los países latinoamericanos.

Debido a estas deudas y otros lazos económicos, Putin ha respaldado a Maduro, pues podría pensar que si el presidente (e) Juan Guaidó, asume el poder, los que apoyaron a Maduro probablemente serán expulsados, y el acceso privilegiado de Rusia a los campos petroleros de Venezuela sería revocado.

3 problemas de PDVSA que colapsan el sistema eléctrico en Venezuela por María Rodríguez – ALnavío – 29 de Marzo 2019

Todas las explicaciones (y excusas) sobre los apagones en Venezuela no han tenido en cuenta -hasta ahora- el papel de PDVSA. La petrolera estatal no puede hacer frente a sus necesidades eléctricas de forma autónoma y se conecta a la red central. Esto incide en la sobrecarga del sistema. Pero también hay más explicaciones de por qué PDVSA “es sin duda un factor más de la crisis energética”, según detalla al diario ALnavío Jorge Alejandro Rodríguez, experto en electricidad y articulista de The New York Times.

PDVSA es un factor más de la crisis energética / Foto: PDVSA
PDVSA es un factor más de la crisis energética / Foto: PDVSA

El régimen de Nicolás Maduro ha dado una gran cantidad de supuestas explicaciones sobre el colapso energético en Venezuela. Con el megapagón de comienzos de marzo, el régimen acusó directamente a Estados Unidos de lanzar un ciberataque contra la sala de controles de El Guri. De esta central procede 80% de la energía eléctrica de Venezuela.

Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, echó por tierra la excusa del ciberataque: “Todos los técnicos coinciden en que eso es imposible por una razón simple: es un sistema analógico”, aclaró en Twitter Guaidó, quien además es ingeniero.

La explicación de los expertos fue la siguiente: un incendio afectó las tres líneas que conectan la estación central de El Guri con las subestaciones Malena y San Gerónimo B.

¿Y los nuevos apagones? Maduro atribuye las nuevas fallas a ataques perpetrados a las instalaciones eléctricas por parte de opositores a su régimen -léase Juan Guaidó-, lo que entra en franca contradicción con los señalamientos hechos tras el apagón del 7 de marzo por el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, según los cuales tales instalaciones serían militarizadas y supervisadas por las Fuerzas Armadas. “No tienen una explicación sensata, creíble”, dijo Guaidó.

Maduro llegó incluso más allá este miércoles y detalló que el último “sabotaje eléctrico” consistió en un “ataque terrorista realizado con un fusil” en el patio de los autotransformadores de El Guri.

Expertos en el área atribuyen las fallas a problemas acumulados por más de una década en mantenimiento y falta de experiencia de quienes dirigen el sector. También a la falta de inversiones y corrupción.

Pero todas las explicaciones no han tenido en cuenta que PDVSA también incide en que estos apagones se sucedan. Un factor que sí analiza el economista jefe de Torino EconomicsFrancisco Rodríguez, y Jorge Alejandro Rodríguez, experto en electricidad, articulista de The New York Times y exvicepresidente de generación y transmisión de energía en la empresa venezolana Cadafe.

Para ambos expertos PDVSA es un factor más de la crisis energética, un factor de triple acción. Pero ¿por qué? ¿Qué tres cosas hace (o no hace) la industria petrolera de Venezuela que contribuyen a los apagones?

1 Producción de gas por los suelos

No es nada nuevo que la producción de gas en Venezuela esté en mínimos. Esto también impacta en la crisis energética, tal como explica Francisco Rodríguez en el último informe de Torino Economics. “Aunque los bajos niveles de operación en el sistema termoeléctrico son un problema de larga data, una de las razones que contribuyó a la crisis fue la baja disponibilidad de gas y diésel como consecuencia tanto de la disminución de la producción de PDVSA como de las sanciones adoptadas el 28 de enero por Estados Unidos y que impidieron la compra de derivados petroleros a entidades con sede en ese país”, subraya Rodríguez.

“Hay que tomar en cuenta que la producción de gas en el país se encuentra en el piso, de manera que la casi totalidad de las turbinas termoeléctricas que habrían de operar en gas o con gas están utilizando diésel, que tampoco se está produciendo y que se estaba importando en cantidades muy importantes. Todo esto configura un cuadro de crisis”

Una valoración que comparte Jorge Alejandro Rodríguez. En declaraciones al diario ALnavío, este experto sostiene: “Hay que tomar en cuenta que la producción de gas en el país se encuentra en el piso, de manera que la casi totalidad de las turbinas termoeléctricas que habrían de operar en gas o con gas están utilizando diésel, que tampoco se está produciendo y que se estaba importando en cantidades muy importantes. Todo esto configura un cuadro de crisis”.

2 Falta de mantenimiento

PDVSA, como las centrales generadoras de electricidad en el país, también tiene falta de mantenimiento. Desde Torino Economics subrayan que la industria petrolera “no pudo reemplazar sus generadores”, los que utiliza para el autoabastecimiento de electricidad, y tuvo que buscar otras opciones. En un artículo de Francisco Rodríguez y Jorge Alejandro Rodríguez publicado en The New York Times tratan esta cuestión. “General Electric (GE) Siemens fabrican la mayoría de los generadores eléctricos empleados en la industria petrolera de Venezuela y gran parte del equipo principal utilizado en las plantas hidroeléctricas del país. Las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos a Venezuela dejaron sin la capacidad de pagarle a estos proveedores extranjeros”, explican.

En este sentido, Jorge Alejandro Rodríguez afirma al diario ALnavío que “los proveedores de las tecnologías necesarias para el funcionamiento de los grandes grupos generadores, de la red troncal de transmisión extra alta tensión y alta tensión, son muy pocos en el mundo. Un grupo de empresas que no se van a arriesgar ante las sanciones previstas”. ¿Y los aliados actuales de Maduro, Rusia, Turquía y China? “No poseen las tecnologías necesarias. En el caso de China, si tiene algunas, no son tecnologías propias, sino que operan bajo licencias, que también tienen a su vez restricciones en su uso”, recalca el experto.

Y ¿qué solución adoptó PDVSA ante la falta de autoabastecimiento de electricidad? Así se llega al punto 3.

3 Conectarse a la red central

“En la medida en que la industria petrolera no pudo reemplazar sus generadores, comenzó a aprovechar la red eléctrica del país con mayor intensidad, lo que contribuyó a la sobrecarga del sistema”, explica Francisco Rodríguez en el informe de Torino Economics.

Por su parte, Jorge Alejandro Rodríguez precisa que, “aunque el sector petrolero venezolano no es un gran consumidor de electricidad”, al conectarse a un sistema “tan precario” como el que actualmente existe en el país, inevitablemente ayuda a sobrecargar el sistema.

De aquí cabe subrayar dos cuestiones. Una. Con sus afirmaciones, ambos expertos constatan que PDVSA no puede hacer frente a sus necesidades eléctricas de forma autónoma y debe conectarse a la red central. Y dos. Que esa consecuencia incide en la sobrecarga del sistema y, por tanto, en los apagones que afectan gravemente la vida cotidiana de los venezolanos que aún permanecen en el país.

¿Cuánto influyen las sanciones de EEUU en los apagones?

Otra cuestión es cuánto pueden influir las sanciones de EEUU a la crisis energética en el país. Una disyuntiva que Francisco Rodríguez y Jorge Alejandro Rodríguez también tratan conjuntamente en el artículo de The New York Times.

“No se puede concluir a la ligera que las sanciones hayan sido algo más que un factor secundario en las causas de los cortes masivos de electricidad que sufre Venezuela. Es evidente que la escasa inversión, la falta de mantenimiento y la crisis económica del país, acentuadas por la corrupción y los absurdos subsidios a la electricidad, son las principales causas. En este sentido, Hugo Chávez y Nicolás Maduro sin duda son los principales responsables del derrumbe del sector eléctrico”, subrayan ambos expertos.

En declaraciones a ALnavío, Jorge Alejandro Rodríguez insiste en este “rol secundario” de las sanciones como efecto sobre la crisis. Recalca que “las sobrecargas en el sistema de transmisión ya son inevitables. Y sólo pueden solucionarse con el funcionamiento de las plantas térmicas”. Algo que “la situación actual no permite preverlo”.

“Para salir de esta crisis energética, o para al menos que se mantenga un nivel precario de funcionamiento distinto a los racionamientos por bloques de energía que ya se anuncian, es necesario un acuerdo político, de mínimos, en tanto que Nicolás Maduro no salga del poder. Si saliera del poder, se podría solventar sin duda alguna con una mayor celeridad”, concluye el experto.

No obstante, la realidad es que “no se sabe cuándo se restablecerá completamente la energía”, tal como alerta la Embajada de EEUU en Venezuela. De ahí que esta institución inste a los estadounidenses a abandonar el país “mientras haya vuelos comerciales disponibles”. Para los que se queden, varios consejos: asegurarse de tener suministros adecuados, evitar acudir a manifestaciones y grandes concentraciones, estar atentos a las últimas noticias locales, mantenerse en contacto con familia, amigos y allegados, y revisar los planes de seguridad personal.

Detrás del Acuerdo Gasífero con Trinidad por Einstein Millán Arcia – Aporrea – 26 de Agosto 2018

FALSO APROVECHAMIENTO DEL GAS:

Partiendo de la premisa que para 2006 el déficit oficial de gas en Venezuela rondaba los 1.500 MMPCD [http://wikileaks.vicepresidencia.gob.bo/VENEZUELA-S-PROPOSED-MEGA-NATURAL], la carencia real de gas del país de haberse mantenido el mismo nivel de industrialización y consumo de entonces, se ubicaría conservadoramente hablando alrededor de 3.900 MMPC en la actualidad.

Habría que hacer la acotación que dicho déficit en parte se atenúa (se maquilla) debido a dos factores coyunturales que actualmente prevalecen:

  • Uso de gas de desinfle proveniente de proyectos de recobro mejorado descontinuados en la región de norte de Monagas, el cual añade un colchón de cerca de 2.000 MMPCD @ 2.500 MMPCD. Dicho estimado surge al normalizar la relación gas petróleo de producción en el activo Norte De Monagas [https://www.aporrea.org/energia/a265848.html]
  • El exterminio del aparato industrial, el uso de hidrocarburo liquido en termo generación y la alicaída infraestructura termoeléctrica “realmente activa.

EL GAS DE COSTA AFUERA:

Los primeros pozos perforados en Gran Mariscal/Plataforma Deltana fueron probados en conjunto; es decir con todas las arenas abiertas (contradiciendo la ley), mostrando un flujo absoluto (AOF) de hasta 75 MMPCD para el caso del primer pozo del campo Dragón; el del famoso fogonazo. Dicha producción cedió rápidamente como consecuencia de “arenamiento” acelerado por las considerables fuerzas erosiónales y el escaso componente tecnológico. La plataforma utilizada; la famosa “Aban Pearl” se fue a pique apenas corto tiempo después de comisionada, como consecuencia de la inadaptabilidad de la misma a la condiciones de trabajo por un lado, y por el otro lado a su avanzado deterioro. Como referencia, la figura siguiente compara el tipo de plataforma Aban Pearl con la utilizada en el campo vecino de Trinidad y Tobago.

El proyecto “Gran Mariscal/Plataforma Deltana” sufrió múltiples atrasos desde su inicio. Hasta el sol de hoy Venezuela aun espera por la integración de esa anhelada burbuja de gas al desarrollo industrial.

Para el caso Venezolano y bajo el escenario actual de precios, producir gas (como) libre para exportación no ser parece por el momento un negocio rentable. Sobre todo cuando producirlo involucra operaciones costa afuera en Gran Mariscal y Plataforma Deltana, de elevado costo de capital y mantenimiento (CAPEX/OPEX), a menos que dicho gas se “monetice” apalancado en proyectos aguas abajo. Producir gas para exportación en Gran Mariscal y Plataforma Deltana sin otro apalancamiento, significaría un daño patrimonial descomunal para la nación, aunque quizá un lucrativo negocio para pocos.

El costo de producir un barril equivalente (BOE) en Gran Mariscal/Plataforma Deltana es oneroso porque sus operaciones son onerosamente ineficientes y porque así lo ha promovido la corrupción allí experimentada. Producir un BOE en ese activo ronda los US$25 @ US$30.

PDVSA ha perforado unos 8 pozos en esos activos, de los cuales dos permanecen abandonados. Perforar un pozo en esos campos representa entre US$25 y US$35 millones, sin contar con unos US$2 @ U$3 millones de costos de completación (por pozo) y US$1.0 @ US$1.5 de costo de conexión, mientras que perforar un pozo en el activo gasífero Anaco con más de 22 TCF de reservas probadas y 45% aun por desarrollar representa solo entre US$6 @ US$8 millones.

El proyecto Gran Mariscal/Plataforma Deltana ha consumido la lujuriosa cifra de entre US$10 a 12 billones desde su inserción en 2007, incluyendo la compra de terrenos con sobreprecio y la fallida infraestructura abandonada en Guiria.

PDVSA Y ATLANTIC LNG; TRINIDAD:

Recientemente Venezuela y Trinidad firmaron un acuerdo para el [https://www.facebook.com/notes/pdvsa-tv/venezuela-y-trinidad-y-tobago-firman-acuerdo-en-materia-energ%C3%A9tica/1008559599315706/] suministro de gas desde el campo Dragón en Venezuela hasta Hibiscus (Shell) en el noroeste de Trinidad. Según información privilegiada el objetivo seria iniciar con un suministro de 150 MMPCD para luego estabilizar en alrededor de 500 MMPCD más allá de 2020. Trinidad enfrenta un creciente deterioro en su producción gasífera desde 2013, que ha impactado severamente su capacidad de exportación de LNG.

Atlantic LNG (ALNG); la empresa que procesa dicho gas, se ha visto forzada de reducir su nivel de actividad en más del 30%, obligándola a enfrentar despidos masivos y poniendo presión política al gobierno. Más allá de las razones que pudiese tener Trinidad, surgen varias interrogantes sobre cual seria la conveniencia y potencial real de ganancia para Venezuela. Si analizamos los convenios acordados por PDVSA en el pasado, tenemos lo siguiente:

  • En el caso de Perla Cardón IV (costa afuera/offshore), PDVSA reconoce a Eni y Repsol un precio de alrededor de US$3.69 por cada mil pie cúbicos (MPC) de gas producido, aun a sabiendas que dicho gas no es libre sino gas condensado retrogrado de elevado valor comercial, lo cual “apalanca” la economía del proyecto. Aun así, acuerda cancelar un precio por encima del mercado (Henry Hub).
  • PDVSA igualmente paga a Repsol en “Quiriquire gas” (tierra/onshore) un precio de cerca de US$ 2.80 por MPC.
  • PDVSA holding reconoce a PDVSA Gas Anaco (tierra/onshore) un valor de alrededor 1.01 US$ por MPC

En consecuencia y rigurosamente hablando, el precio por MPC a percibir por PDVSA en un eventual convenio con Trinidad debe ser estimado en función de costos y márgenes específicos del proyecto. Sin embargo con lo anterior en mente, las expectativas de precio de ese gas considerando el nivel de complejidad y costos de operación en Gran Mariscal/Plataforma Deltana, debería en el peor de los casos estar por encima del valor reconocido a Repsol en Quiriquire Gas y en el mejor de los casos por encima del precio reconocido a Eni y Repsol en Perla Cardón IV.

La construcción de “Atlantic LNG (ALNG)” inició en 1996 y su operación comercial arrancó en 1999 con un solo tren, teniendo su primer envío de LNG en 2000. En 2002 se arranco el segundo tren, en 2003 el tercero y en 2005 el cuarto tren. Precisamente en 2012, cuando Ramírez y Del Pino anuncian desistir de la intención de construir la planta de licuefacción asociada a Gran Mariscal/Plataforma Deltana, Shell informa la intención de adquirir los intereses de Repsol en ALNG, incluida una capacidad de 4.2 TM anuales de LNG en los 4 trenes (un 25% por tren @ 14.5 MT total anual). En 2013 Shell absorbe las acciones de Repsol pasando a ser junto a BP socio mayoritario, con NGC teniendo solo un 10%. Hoy es la misma Shell a través del gobierno Trinitario quien también recibirá el gas Venezolano.

Tres eventos fundamentales propiciaron la decisión de Respsol de separarse de dichos activos; en orden de importancia: a) complicada situación financiera, b) “eyección” del mercado argentino y c) impulso de la producción no convencional de los EEUU.

Shell por el contrario, tenía asegurado contratos en el mercado canadiense y suramericano y contaba a la vez una robusta situación financiera. Pero quizá lo más importante era que también contaba con un “aliado complaciente” y cuyo poder de negociación estaba “disminuido, penetrado, minado” y por ende destinado a caer en sus fauces; PDVSA.

Shell no es una empresa que hace planes al boleo, por el contrario toma muy en serio la planificación de cualquier proyecto y negocio. Si Shell tenía la intención de adquirir ALNG y ha estado en el mercado trinitario en funciones tanto aguas arriba como aguas abajo desde mucho antes, porque no pensó en acelerar su producción gasífera propia en sitio; localmente. Será quizá porque los costos de producir y acelerar cada mil pie cúbico de gas les son prohibitivos?

LA ECONOMIA DEL GAS:

Los proyectos gasíferos a diferencia de los de hidrocarburo líquido, se construyen desde la entrega física del gas hacia el desarrollo del activo. Se diseñan las facilidades en función de las características termodinámicas del gas, las necesidades volumétricas, especificación del mercado de destino y la capacidad de entrega (deliverability) del activo. Finalmente se asumen los compromisos en función de su sostenibilidad en el tiempo.

En la PDVSA de Ramírez y Eulogio comenzaron al revés; comenzaron a construir las facilidades sin tener robustez en la evaluación de las reservas, propiedades de los fluidos, ni el potencial sostenible de entrega. Hoy día esa PDVSA anegada de aprendices al frente de la toma de decisión, pone a Venezuela en posición de un riesgo que involucra perder mucho dinero con la entrega de cada pie cúbico de gas a Trinidad.

Los costos de transporte por gasoducto por cada mil pie cúbico (MPC) promedia aproximadamente US$0.50-US$0.60, mientras que para superficie (mar) en el caso de LNG unos US$0.35-US$0.45, sin contar con el costo de licuefacción/regasificación de US$ $1.35-US$1.50 por MPC. Bajo condiciones normales, el costo de transporte por gasoducto supera el de superficie (mar) a partir de unas 3.500 @ 4.000 millas. Este no es el caso de Dragón, donde la longitud de gasoducto a construir por Shell seria de unas 17 @ 18 millas. Suponiendo un diámetro conservador de 20 pulgadas, el costo de dicho tendido rondaría los US$41 millones (US$120.000 per mile-inch offshore). Es decir, la inversión de Shell en dicho tendido asemejaría el costo de perforar y completar un solo pozo al costo de PDVSA.

La ganancia para Trinidad sería grande, tanto política como financiera. Atlantic LNG tiene los mercados, la capacidad instalada en sitio y por supuesto sus márgenes de ganancia asegurados. Venezuela por el contrario, seguiría siendo como siempre, la perdedora preferida ya que la economía y costos no cierran. La idea en todo caso seria que PDVSA no expusiera un centavo, sino que más bien negociara como se debe negociar en situaciones donde los indicadores financieros lucen marginales, como en efecto es el caso de Gran Mariscal/Plataforma Deltana.



En secreto 1000 millones de dólares para Maduro por Carlos Ramirez López – Blog de Carlos Ramirez López – 26 de Agosto 2018

El 25 de agosto 2018 aterrizó en Maiquetía el avión de Caribean Airlanes donde llegó el primer ministro de Trinidad Tobago (TT) Keith Rowley quien fue trasladado a Miraflores donde lo esperaba Nicolás Maduro, listos para firmar un contrato por 1.000  millones de dólares para el suministro de gas natural que será llevado por medio de un gasoducto que construirá la empresa  Royal Ducht Shell desde Campo Dragón, estado Sucre, hasta la isla caribeña.

MIENTRAS EN VENEZUELA SE SUFRE ESCASEZ DE GAS

Con esta actuación se comprometen bienes que forman parte de la reserva gasífera nacional en momentos en que en nuestro país se padece de una fuerte escasez del producto.

CONTRATO QUE CONSTITUCIONALMENTE DEBERÍA PASAR POR LA ASAMBLEA NACIONAL

Se trata de un contrato de interés nacional sujeto a la obligación de pasar por la autorización de la Asamblea Nacional como establece el artículo 187.9 constitucional a lo que Maduro ha hecho caso omiso pues como la misma prensa de Trinidad lo ha denunciado, todo se hizo en secreto.

Lo que de dicho contrato se supo es lo que declaró el ministro trinitario en su viaje de regreso cuando eufórico, copa de champaña en mano dijo que para su país era un gran éxito ese negocio pues estaban adquiriendo el gas a un precio mucho más barato que el que hasta ahora compran a National Gas Company.

MINISTRO TRINITARIO HA RECHAZADO A REFUGIADOS VENEZOLANOS

Se destaca el hecho de que el representante de Trinidad, su primer ministro Keith Rowley es el mismo que pocos días atrás rechazó recibir a venezolanos, y ante la solicitud de la ONU para que reciba a refugiados venezolanos dijo “No somos China, no somos Rusia. Somos una pequeña isla y no podemos, ni permitiremos a la ONU a forzarnos a que seamos un campo de refugiados”.

A %d blogueros les gusta esto: