elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Frontera

Venezolanos pidieron al canciller de España que ayude al país a salir de la crisis – El Nacional – 19 de Octubre 2019

Josep Borrell anunció este sábado que su país contribuirá con 50 millones de euros para ayudar a enfrentar el éxodo venezolano en la región

Canciller español

Un grupo de venezolanos pidió este sábado al canciller de España, Josep Borrell, que ayude al país a salir de la crisis. Asimismo, le expresaron su molestia por el ingreso del régimen de Nicolás Maduro al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Durante la visita del diplomático al Puente Internacional Simón Bolívar, en la frontera entre Colombia y Venezuela, un venezolano le explicó a Borrell la situación que aqueja al país.

«Tenemos muchos niños desnutridos, tenemos mucha gente en la cárcel (presos políticos) y muchos asesinatos», afirmó el hombre.

Además, cuestionó ante el canciller español que el oficialismo haya logrado un puesto en ese organismo, pese al informe de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que evidenció las múltiples violaciones de derechos humanos en Venezuela.

«No puede ser posible eso, señor Borrell. Así que esperamos de su parte una ayuda. Y que le diga a Pedro Sánchez que se pronuncie, que venga y se dé cuenta de la realidad que estamos sufriendo los venezolanos», agregó.

Borrell visitó, junto a su homólogo de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, la frontera colombo-venezolana para constatar la crisis migratoria de los venezolanos en ese lugar.

El ministro de Asuntos Exteriores de España anunció este sábado que su país contribuirá con 50 millones de euros en los próximos tres años. El objetivo es ayudar a Colombia y a los demás países de la región que enfrentan la crisis migratoria venezolana.

Manuel Cobela@mcobelaVV

Canciller español @JosepBorrellF visita frontera colombo – venezolana. Desde el Puente Simón Bolívar, venezolanos le dirigen mensajes. Video cortesía

Video insertado

Táchira: La tragedia del estado fronterizo venezolano por Miguel Henrique Otero – ABC – 27 de Septiembre 2019

Lejos de constituir la ventaja histórica es un peligro de inocultables magnitudes

El estado Táchira debe ser, ahora mismo, una de las zonas fronterizas más peligrosas del mundo. El que una sección de su territorio colinde con una parte de la franja oeste de Colombia, lejos de constituir la ventaja histórica, es un peligro de inocultables magnitudes.

Hay que recordar que, por décadas, los municipios fronterizos venezolanos mantuvieron prácticas de intercambio comercial, turístico, académico y familiar, benéfico para los dos países. Hubo un tiempo donde los visitantes venezolanos constituían un importante estímulo para hoteles, restaurantes y comercios al otro lado de la frontera. Miles de familias colombianas encontraron en nuestro territorio un lugar para vivir y trabajar. A pesar de los problemas y dificultades que son característicos de las regiones limítrofes, entre Táchira y el Norte de Santander se construyó una cultura viva y poderosa, flexible y tolerante, porque la frontera no perdió nunca su condición porosa para los habitantes de aquí y de allá, incluso cuando las cancillerías, alentadas por fervores nacionalistas, establecieron controles que impedían la libre circulación en ambos sentidos.

En los últimos veinte años, esa compleja realidad, la de una frontera de constantes intercambios, ha sido totalmente destruida. Las múltiples ventajas que ofrecía a los tachirenses han sido arrasadas por Chávez y Maduro. Y lo han sido, porque su territorio, sus bienes y sus habitantes, han sido entregados a la voracidad destructiva de las bandas armadas que son constitutivas de su poder.

A partir de ese pacto, de forma paulatina -en un comienzo, bajo modalidades muy discretas- Táchira se convirtió en un enclave de seguridad para los narcoguerrilleros. Se les permitió adquirir fincas y viviendas. Se crearon centros médicos que pudiesen atender sus necesidades de salud. Se obligó a empresarios del sector hotelero a reservar partes de sus instalaciones a los delincuentes amigos del gobierno. En las hemerotecas pueden encontrarse las denuncias que hizo Sergio Omar Calderón, gobernador del Táchira en ese momento, sobre la presencia de los delincuentes en la región.

Mientras que en 1999 se produjeron 44 secuestros en el país, dos décadas más tarde, en el 2019, la cifra se había disparado a 16 mil 917 casos. Un aumento superior a 38.000%. Lo aclaro de una vez: ambos datos provienen del oficial Instituto Nacional de Estadísticas. De estos secuestros, casi la mitad se produjeron en las regiones fronterizas del Zulia y Táchira, donde las FARC y el ELN ya circulaban con total impunidad.

De forma simultánea, otro fenómeno, ahora ampliamente documentado por organismos de inteligencia de Colombia, Brasil y Estados Unidos, tomaba cuerpo: la creación y diseminación de grupos paramilitares -que todavía algunos llaman ‘colectivos’-, cuyas armas provienen, casi a partes iguales, de CAVIM y de los arsenales de las FARC y del ELN. De hecho, hay armas con las que se han atacado y asesinado a jóvenes que protestaban, cuya huella balística ya había sido registrada en crímenes cometidos por las FARC en ataques al ejército de Colombia. La que era una frontera de intercambios civiles ha sido pervertida en un corredor para el tráfico de armas.

Operar a su libre albedrío

En efecto: Tráfico de armas, drogas, combustibles, productos de la petroquímica, cajas del CLAP, vehículos y equipos informáticos robados, oro, diamantes, coltán, reses, carnes refrigeradas, medicamentos y más. La frontera es ahora un terreno bajo el mandato de paramilitares, narcoguerrilleros, grupos de militares dedicados al tráfico de drogas, policías dedicados al secuestro y al sicariato, militares rusos, chinos y más.

El poder no solo les ha concedido licencia para operar a su libre albedrío, lo cual les autoriza a delinquir, sino que, además, les ha designado un coordinador, de modo que evitar conflictos entre los distintos grupos, y de ponerlos a todos bajo una dirección, que se encargará de movilizarlos, cuando el poder lo ordene. La opinión pública no ha tomado el pulso de lo que significó el nombramiento de Freddy Bernal como «Protector del Táchira», el 31 de diciembre de 2018. La designación, que tiene los ribetes de una payasada, no lo es en absoluto.

Bernal es el jefe absoluto de las operaciones paramilitares y militares en toda la región fronteriza. Unidades militares, FAES, policías, Dgcim, Sebin, FARC, ELN y de los grupos que operan en la zona. A todos estos cuerpos vienen a sumarse ahora los milicianos, a quienes están entrenando en el manejo de todo tipo de armas,incluyendo baterías de misiles instaladas por Rusia.

Ninguna de las dos imágenes es gratuita: Táchira es un polvorín y una bomba de tiempo. En su territorio, especialmente en tres de sus municipios fronterizos, están concentrados grupos de violentos al margen de la ley -sicarios, secuestradores, asaltantes, líderes de grupos de invasores-, militares desaforados y ambiciosos, milicianos intoxicados de discursos nacionalistas, funcionarios extranjeros -perros de la guerra- instalando armas y buscando la ocasión para hacer uso de ellas y lograr nuevos contratos.

Se están apropiando de fincas, expulsando a sus propietarios, creando las condiciones para instalar un enorme enclave para uso de narcoguerrilleros, paramilitares, militares y funcionarios corruptos. Está en curso un ataque a las autoridades civiles del estado, que incluye a la gobernadora escogida con los votos de los ciudadanos, de manera que entre el TSJ ilegal e ilegítimo, y la ilegal e ilegítima ANC, designen un nuevo gobernador, de modo de tomar el control total de la región.

Todo esto hace pensar en las oscuras energías que se están concentrando en la zona. Son muchas las vidas que podrían estar en peligro. En cualquier momento podría ocurrir una tragedia. Los venezolanos tenemos una responsabilidad: hay que defender al estado Táchira.

 

La frontera incandescente por AndyRobinson – La Vanguardia – 22 de Septiembre 2019

Paramilitares, guerrilleros y narcos colombianos tensan aún más el cisma entre Caracas y Bogotá, con EE.UU. de testigo


La frontera incandescente
Soldados vigilando las calles y protegiéndose de francotiradores en el municipio de Convención (Colombia) (Mauricio Dueñas Castañeda / EFE)

Los paramilitares más sanguinarios, el narcotizado Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las escisiones rearmadas de las FARC son los nuevos protagonistas de la crisis venezolana. Tres años después del histórico acuerdo de paz en Colombia, los principales actores de la cruel guerra interna que duró 52 años y se cobró más de 200.000 vidas, se han convertido en un elemento clave del peligroso aumento de tensiones en la frontera de Venezuela.

El presidente colombiano, el conservador Iván Duque, y sus aliados más estrechos en la Casa Blanca denuncian el apoyo del gobierno de Nicolás Maduro a los grupos rebeldes de la guerrilla colombiana que, tras rechazar el proceso de la paz, se refugian en territorio venezolano. Para Washington y Bogotá –y para la oposición que lidera Juan Guaidó– esto constituye una provocación militar que ha sido agravada por el desplazamiento de unidades militares venezolanas a la zona fronteriza. “Es la etapa previa a una agresión militar”, remarca Mauricio Jaramillo, un analista próximo al gobierno de Duque de la Universidad colombiana de Rosario.

La crisis venezolana

Guaidó usa las actividades guerrilleras para justificar su llamamiento a una intervención militar estadounidense

La decisión de activar el llamado TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) que autoriza el uso de la fuerza en defensa propia, se debe precisamente a las acusaciones de Colombia y EE.UU de que Maduro amenaza a Colombia al acoger a estos grupos armados. El TIAR, una suerte de OTAN latinoamericana, está integrado por un puñado de países como Argentina, Brasil, Chile y Colombia, y liderado por EE.UU.

Por su parte, el opositor venezolano Juan Guaidó utiliza las actividades guerrilleras para justificar su llamamiento a una intervención militar estadounidense y así derrocar a Maduro de una vez por todas. “La intervención militar extranjera ya existe en Venezuela (…). La guerrilla del ELN tiene 1.500 hombres en varios estados y ha matado a soldados venezolanos“, explicó Guaidó en mayo en una entrevista concedida a La Vanguardia .

Maduro apunta a las fotos de Guaidó con líderes del grupo paramilitar los Rastrojos

Por otro lado, Nicolás Maduro señala las explosivas fotos de Guaidó posando con líderes del grupo paramilitar los Rastrojos que salieron a la luz pública la semana pasada como evidencia, a primera vista, de la involucración de Duque en una alianza entre grupos delincuentes colombianos vinculados a la ultraderecha y la oposición de Guaidó. Maduro acusa a Duque de ser el artífice de la operación dirigida por los Rastrojos en la que Guaidó cruzó la frontera en febrero en Puerto Santander a 60 kilómetros al norte de Cúcuta, para asistir al concierto de Venezuela Live Aid e iniciar una gira por América Latina.

La operación de cruzar ayuda humanitaria estadounidense a Venezuela fue coordinada por el gobierno colombiano en colaboración con el Departamento de Estado estadounidense. El grupo Virgin del magnate británico Richard Branson organizó el concierto Venezuela Live aid, con la presencia de varios artistas de regaetón, en la víspera del intento de trasladar la ayuda. Guaidó llegó al final del concierto. No se sabe si la embajada estadounidense en Bogotá o Branson sabían de antemano que Guaidó cruzaría con el apoyo de los paramilitares colombianos.

Washington no ve equivalencia entre la posible alianza de Guaidó con los paramilitares colombianos y la de Maduro con la guerrilla. Ante preguntas de si las fotos son motivo de preocupación para la Administración de Trump, Carrie Filipetti, responsable de América Latina del Departamento de Estado dijo: “Guaidó puede hacerse una foto con quien quiera”. Sin embargo, arremetió contra Maduro por apoyar a la guerrilla: “Sabemos con certeza que está proporcionado refugio a las FARC y al ELN”.

ELN ya hace años que opera en la frontera venezolana

Lo cierto es que la presencia del ELN en Venezuela no es novedad. Hace años que esta guerrilla opera en el área de la frontera obteniendo ingresos –al igual que los paramilitares– del contrabando de bienes, petróleo y drogas. Las FARC también tenían bases en Venezuela.

Por eso, tanto el ultraconservador Álvaro Uribe como el más liberal Juan Manuel Santos incorporaron a Chávez y, luego, a Maduro al proceso de la paz. Santos, en su libro sobre el proceso de la paz, explica que los gobiernos venezolanos eran imprescindibles para llegar a un acuerdo con las FARC en el 2016.

Así mismo, hay una larga historia de colaboración entre los sectores radicales de la oposición venezolana y los paramilitares colombianos que, a su vez, han mantenido estrechos lazos con Uribe.

Lorent Saleh, nominado por un grupo de eurodiputados del PP español para el premio Sajarov por derechos humanos –galardón que obtuvo este año– fue fotografiado con líderes paramilitares en el 2016. “Hablamos con una mujer en Cúcuta que dijo que Saleh, compartía una casa con paramilitares donde se guardaban armas”, afirma Cañizares. “Hay gente en la oposición venezolana para la que todo vale”.

El régimen de Nicolás Maduro comienza los ejercicios militares mientras grupos irregulares asesinan en las calles de la frontera por Sebastiana Barráez – Infobae – 11 de Septiembre 2019

Luego del anuncio del líder chavista, que activó la alerta naranja y ordenó los ejercicios de la Fuerza Armada de Venezuela, en los municipios Bolívar y Pedro María Ureña está el mejor termómetro para medir lo que ocurre en la zona limítrofe. Las imágenes y los testimonios desde el lugar

Los municipios Bolívar y Pedro María Ureña le dan vida a la frontera, considerada la más activa de América Latina. Cada uno de ellos tiene un puente internacional, el Simón Bolívar, en San Antonio, y el Francisco Paula de Santander, en Ureña. Luego de las órdenes de Nicolás Maduro con la activación de Alerta Naranja y los ejercicios militares, se supone que ahí está el mejor termómetro para medir lo que ocurre en la zona fronteriza.

Hasta ahora no ha pasado de ser un acto más efectista que real, con cierto movimiento de vehículos oficiales, algo de tropa, pero más allá de eso y algunas alcabalas, no hay nada que ponga en alerta a la población.

Hace unos días sí llegaron militares y también una docena de autobuses Youtong rojos, que transportaron gran cantidad de personas. No se sabe si son civiles o grupos irregulares. También llegaron cuatro patrullas del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) con las cocteleras encendidas y un convoy de camiones de la Fuerza Armada.

Pero aun así, en un salón de pool llamado El Chaparrón, en Ureña, y a solo una cuadra de una gran alcabala que colocó la Guardia Nacional Bolivariana y el Ejército en la entrada del pueblo, el sábado mataron a balazos a un hombre. El punto de control móvil apenas se interesa para requisar a quienes llegan de los estados del interior de Venezuela con intención de pasar a Cúcuta (Colombia) a buscar alimentos, comidas y repuestos.

Los efectivos militares les cobran en pesos y a quienes no pagan los amenazan con cárcel por el delito de contrabando. Aunque los militares escucharon los tiros ocurridos en El Chaparrón y vieron a la gente que estaba en el lugar salir corriendo despavorida y gritando, ninguno de los funcionarios se dio por aludido.

El lunes 9 de septiembre mataron a dos hombres más: a un mototaxista en los Lavaderos de Aguas Calientes y a un bombero en la Integración en Ureña. Lo irónico del caso es que el pueblo está lleno de militares y servicios de inteligencia por el anuncio de Alerta Naranja en la frontera. Pero ni los grupos irregulares ni las bandas criminales respetan esas decisiones y mucho menos a los militares que andan por el pueblo.

Más alcabalas

Los habitantes de Ureña han visto a varias caravanas militares, pero desconocen dónde están asentados porque en el Comando de la GNB de Ureña no están.

Este martes llegó la fecha anunciada por Maduro para el arranque de los ejercicios militares. Tanto las alcabalas como los pasos fronterizos estaban como un día cualquiera.

Le pregunto a un residente de la zona cómo siente el impacto de los anuncios que hizo Nicolás Maduro. “Hay dos alcabalas móviles que antes no estaban ahí, en el Centro de Ureña frente a la Cruz de la Misión y en la entrada a Ureña, es mixta con guardia y ejército, aunque a veces se le suma el Cuerpo de Investigaciones Científicas penales y Criminalísticas (Cicpc) y Policía Nacional”.

La semana pasada vi dos tanquetas que pasaron por el frente de mi casa, de resto solo he visto unos cuantos vehículos militares y caravanas de camionetas Hilux beige escoltadas, que vienen y van desde Ureña hasta San Antonio”.

Aumentan los bonos

Desde el Alto Mando hacen esfuerzos por detener la avalancha de deserciones y de interesar a los militares en los operativos de la frontera. Es así como el Ministerio de la Defensa anunció hace unos días un bono de alimentación y transporte por Bs. 250 mil, aclarando que eso es aparte del ingreso mensual y de los dos bonos patrias que corresponden en septiembre por 100 mil bolívares. “La FANB tendrá además el bono especial de 200 mil bs. Quedando el ingreso mínimo en 615 mil”.

Aceleraron la entrega de las cajas de alimentos CLAP, desde generales y almirantes hasta soldados o cabos. Y les anunciaron que habrá un incremento de beneficios.

Pero a la par de eso, en los últimos días han ocurrido una serie de incidentes, con participación de efectivos militares en diversos delitos, desde lo ocurrido en Anzoátegui con cuatro efectivos de la Armada, la Aviación y el Ejército, adscritos a la  Brigada de Comunicaciones Audiovisuales (BRICOMA) de Barcelona, quienes en vehículo oficial llevaban 20 cajas de Pepino de Mar (Especie Marina en veda), para fines comerciales y porte ilícito hasta la proliferación de casos de militares trasladando drogas.

Nicolás Maduro amenaza a Colombia con misiles y ejercicios militares por Salud Hernàndez-Mora – El Mundo – 10 de Septiembre 2019

El Gobierno de Iván Duque responde mirando hacia otro lado, y reitera que no tiene la menor intención de iniciar una carrera armamentística y, menos aún, caer en provocaciones
Nicolás Maduro atiende a una reunión en el Palacio de Miraflores, en Caracas.AFP

Es un ladrido, más fuerte que en ocasiones anteriores, pero ladrido a fin de cuentas. Nicolás Maduro volvió a amenazar a Colombia sacando pecho con misiles de largo alcance y por medio de unos ejercicios militares cerca de la frontera, desde el martes y hasta el 18 de septiembre. Su vecino respondió mirando hacia otro lado, reiterando que no tiene la menor intención de iniciar una carrera armamentística y, menos aún, de caer en provocaciones. Como mucho, apela a la estrecha alianza con su poderoso amigo del norte ante un improbable ataque.

“Que ahora no salgan con bravuconadas”, contestó Iván Duque en un primer momento. “Más bien, en lugar de gastarse esa plata en misiles, que proteja al pueblo venezolano y le dé comida”.

Ayer, su consejero presidencial de Derechos Humanos y Asuntos Internacionales, Francisco Barbosa, elevó algo el tono, quizá por la preocupación de sus compatriotas que habitan cerca de Venezuela. Afirmó que existe “una alerta máxima por parte de las mismas autoridades colombianas frente a cualquier movimiento de ese tipo de cosas”. Enseguida lo matizó al agregar que Maduro acostumbra a realizar ese tipo de anuncios “cada vez que necesita oxígeno interno”, ante lo cual, Colombia no “entra en la histeria”.

Caracas había anunciado el despliegue de 3.000 militares en la línea que separa ambos países y que incluyen los estados Zulia, Táchira, Apure y Amazonas, un total de 2.219 kilómetros. Colombia, por su parte, aseguró que no contrarrestaría la amenaza enviando nuevos efectivos.

Pese a la serenidad que intenta transmitir el Gobierno Duque, hay voces que piden tomar más en serio a Maduro. “En Colombia caló la narrativa de la izquierda de que comprar material defensivo sólo es para hacer la guerra. Pero tenemos vulnerabilidades en materia de Defensa porque no hemos desarrollado capacidades bélicas disuasivas. El año pasado sacaron del Presupuesto los fondos para comprar misiles anti-aéreos”, dice a El MUNDO, Carlos Augusto Chacón, Director académico del Instituto de Ciencia Política Hernán Echevarría. “Uno no puede tener en el vecindario a un Estado criminal y ceder la responsabilidad de su defensa a Estados Unidos”.

Una alta fuente castrense, que pidió anonimato, coincide en la necesidad de mejorar la defensa frente a los misiles. Aunque no teme un ataque inminente, en caso de producirse, “Estados Unidos no podría afectar la trayectoria del misil por no contar con bases o portaviones cerca para impedirlo”.

Sin embargo, desde Bruselas, el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, advirtió: “Espero que no estén tan locos como para involucrarse en algún tipo de ataque a Colombia”. Si lo hicieran, “Colombia va a reaccionar y, obviamente, la apoyaríamos totalmente”.

Posición en línea con el analista de seguridad, Alfredo Rangel. A su juicio, “con la sombrilla de Estados Unidos en términos de protección estratégica, Venezuela nunca se atrevería a iniciar un ataque que provoque un conflicto bélico. Todo lo que hace en la frontera es una payasada, un elemento de distracción de la hecatombe humanitaria que vive su país. Rusia no tiene ningún interés y sin su apoyo, una intervención bélica resulta inviable”.

Lo que ninguno desdeña es la presencia intensiva de más de mil combatientes a lo largo de la frontera y en zonas de interior, de las guerrillas colombianas -ELN y las disidencias de las FARC-, utilizadas por Maduro como una quinta columna. Informes de inteligencia militar colombianos daban cuenta de la estrecha colaboración entre ambas organizaciones terroristas y el régimen bolivariano. Y la revista “Semana” reveló un documento del Servicio de Inteligencia Bolivariano y el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, donde consta la colaboración oficial de todo orden que prestan a los terroristas. Maduro ordenó no confrontarles y respetar los “centros de entrenamiento”, como llaman a los campamentos en suelo venezolano.

“Un gobierno tendría argumentos para bombardear las bases guerrilleras en Venezuela, donde están preparando ataques contra el Ejército y la población colombianas como medida de legítima defensa preventiva”, indica a El MUNDO Alfredo Rangel. “A los países que rechazan la dictadura y apoyan al gobierno en funciones, les quedaría difícil condenarlo”.

En breve Maduro le mostrará su poder militar a una Colombia que no se inquieta por Carlos Moreno – ALnavío – 9 de Septiembre 2019

En pocas horas comienzan los ejercicios militares ordenados por Nicolás Maduro en la frontera con Colombia tras su anuncio de un “alerta naranja”. Hay, según el régimen, 3.000 militares desplegados y un sistema de misiles que demostrará el poder de fuego, pero Colombia ni se inmuta con el amago belicista. Ni el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada ni el Ministerio de la Defensa hacen mucho ruido en las redes. Los jefes militares de Colombia andan activos en frentes que asumen más peligrosos.
Unos 3.000 militares venezolanos en la frontera son una nueva provocación de Maduro / Foto: MinDefensa
Unos 3.000 militares venezolanos en la frontera son una nueva provocación de Maduro / Foto: MinDefensa

En pocas horas comienzan los ejercicios militares con los que Nicolás Maduro busca tensar la cuerda en la frontera con Colombia, en los estados Zulia, Táchira, Apure y Amazonas.

Es un “alerta naranja” con el que, según él, se prepara para evitar cualquier asomo del gobierno de Iván Duque de atacar a Venezuela fabricando un motivo de guerra con un “falso positivo”, pero lo cierto es que Bogotá no hace caso y, hasta este lunes, no activa siquiera un reforzamiento de su frontera.

Maduro quiere distraer la atención en una suerte de número de escapismo que ya parecía haber planificado antes del informe que presentó este lunes en Suiza Michelle Bachelet, Alta Comisionada de los DDHH de la ONU, donde sentencia a su régimen de ser una máquina de represión y violación de los derechos humanos.

Iván Duque no ordena movimientos militares para reforzar la frontera pese al alerta naranja y la instalación de misiles activada por Nicolás Maduro en Venezuela. Sabe que hará más daño al régimen con el expediente que presentará en la ONU desde el próximo 24 de septiembre y donde revelará la protección de Maduro a la guerrilla de las FARC y el ELN. Rafael Ramírez, expresidente de PDVSA, advierte que a Maduro no le importa el riesgo de poner al país al borde de una intervención militar.

Maduro también quiere atraer los focos a su trinchera tras conocer que el gobierno de Iván Duque expondrá en la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas (desde el 24 de septiembre) un explosivo informe repleto de pruebas que revelan las profundas alianzas entre su régimen y las guerrillas colombianas del ELN y las FARC, a quienes da cobijo en suelo venezolano, como informó en exclusiva el diario ALnavío la semana pasada.

Se activa entonces el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional (CEO-FAN) y todas las unidades fronterizas bajo el mando del almirante Remigio Ceballos desde el martes 10 hasta el 28 de septiembre.

La última declaración oficial de Duque respecto a los ejercicios militares ordenados por Maduro fue una respuesta con tono de regaño, más que de enfrentamiento: “No salga con bravuconadas a hablar de misiles en la frontera. Más bien, en vez de gastarse esa plata en misiles proteja al pueblo venezolano y dele comida”, dijo el presidente de Colombia hace cuatro días.

El propio Maduro, a muy pocas horas del despliegue militar, no ha hecho mención al ejercicio, al “alerta naranja”, y a los sistemas antimisiles, ni en alocuciones ni en las redes sociales. En el mensaje más reciente en Twitter se le ve compartiendo con gobernadores aliados y disfrutando de una interpretación musical de la periodista china Xue Gao, quien tocó para él una tonada en el piano.

El propio ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, tampoco ha hablado de los ejercicios y en su cuenta oficial de Twitter replica una información de Remigio Ceballos que muestra imágenes de la Virgen del Valle, patrona de la Armada venezolana. ¿Por qué no han dado detalles del despliegue si Maduro vendió como una gran movilización de defensa nacional tales ejercicios?

Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos y Análisis de Conflictos, un think tank aliado del gobierno de Colombia, afirma que Maduro quiere demostrar fuerza, pero no cree en absoluto que se atreverá a probar una ofensiva.

“Quiere demostrar fuerza. Pero lo que sí nos va a decir es cuál es la capacidad para mover esos recursos y sus capacidades reales de defensa, más que sus capacidades ofensivas”, dijo al diario El Tiempo.

Los mandos militares de Colombia, y el mismo Iván Duque, están más enfocados en la búsqueda y captura de fugitivos de las FARC acusados de asesinar a candidatos políticos, y de ejecutar operaciones especiales en contra de irregulares.

De hecho, la información más destacada desde la Presidencia de Colombia es la firma del Pacto de Leticia que coordina acciones de Colombia, Brasil, Perú, Ecuador, Bolivia, Surinam y Guyana, para proteger la Amazonía. No hay mención alguna a los ejercicios militares ordenados por Maduro en la frontera.

Rafael Ramírez, expresidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA) y hombre de extrema confianza del fallecido Hugo Chávez, hoy opuesto a Maduro, advierte que éste, en su infinita irresponsabilidad, “no se da cuenta, o no le importa el hecho de que los enemigos del país, están esperando cualquier provocación o situación que justifique una intervención militar en nuestro territorio”, tal como reclamó en su artículo más reciente en el portal aporrea.org.

Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), ha tratado de explicar en qué consiste la “alerta naranja” de las FAN. Según él, es una estrategia militar para poner a los componentes en un “estado de vigilancia”.

“Es el paso previo a estar listos para cualquier acción militar de un enemigo y, en este caso, se le ha dicho al gobierno colombiano que aquí en nuestro territorio no vamos a aceptar ninguna excusa para entrar a Venezuela. Tendrán una respuesta militar de manera inmediata, precisa y concisa”, señaló.

Cabello no tiene más argumentos que los expuestos por Maduro y los repite afirmando que el gobierno de Colombia tiene adelantado un plan para generar ‘falsos positivos’, e “iniciar un conflicto militar contra Venezuela. Tienen todo listo”, dijo.

La fusión: narcoguerrilla y poder venezolano por Miguel Henrique Otero -Editorial El Nacional – 8 de Septiembre 2019

Miguel-Henrique-Otero-696x391

El anuncio que hicieron los narcoterroristas Márquez, Santrich y otros –regreso a las armas y alianza de las “nuevas” FARC con el ELN– culmina una etapa que comenzóen 2012. Ese año, además del inicio de las conversaciones para alcanzar un acuerdo que pusiera punto final a la violencia –entre las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos–, también marca el punto de inicio del incremento de la producción de cocaína en territorio colombiano –que había sido reducida de forma sustantiva por el Plan Colombia– y, directamente relacionado con lo anterior, un aumento significativo del involucramiento de civiles y uniformados venezolanos en las operaciones y el negocio del narcotráfico.

Muchos analistas de América Latina lo venían advirtiendo: el acuerdo de paz firmado en 2016 no resultaría viable. Para los entendidos en la materia, el que las FARC no cumpliera con el acuerdo del desarme en 180 días y que apenas entregaran un poco más de 7.000 armas en junio de 2017 encendió los botones de alarma. Desde entonces viene señalándose que una parte considerable de esas armas había sido trasladada a Venezuela, donde permanecerían a buen resguardo. La declaración de la misión de la ONU encargada de certificar el proceso sorprendió a los organismos de inteligencia, de Colombia y de otros países, porque señalaba que habían sido entregadas “la totalidad de las armas”, cuando en realidad no se disponía de información confiable sobre la cantidad, diversidad y la distribución de ese armamento. 

Y aunque el vínculo del régimen de Chávez y Maduro con las narcoguerrillas se estableció en 1999, en los últimos cinco años se ha producido un salto cualitativo: ya no son meros socios en sus múltiples actividades delictivas, sino que han pasado a ser un factor integrado, constitutivo del poder usurpador venezolano. La diputada a la Asamblea Nacional Gaby Arellano lo ha explicado con palabras que no dejan lugar a dudas: no es que una rama disidente de las FARC se ha trasladado a Venezuela. No. Es que las FARC están en Venezuela, donde sus dirigentes reciben un trato y prebendas superiores a las de un ministro: se desplazan a su antojo por el territorio nacional, viajan protegidos por largas caravanas de seguridad, se les provee alojamiento, comida, servicios médicos, servicios de telecomunicaciones y más, todo ello en medio de una cada vez más implacable hambruna y colapso de los servicios en todo el país.Mientras, por una parte, se negociaba un supuesto cese de la confrontación, entre los propios negociadores de las FARC, se ponía en práctica un plan auspiciado por los hermanos Castro, un plan B, consistente en instalar a las FARC y el ELN en Venezuela. 

La periodista Sebastiana Barráez ha hecho una denuncia que tiene especial relevancia: en Palma Redonda, municipio Ureña, estado Táchira, militares venezolanos están desocupando toda una zona. Cabe decir, están limpiando el lugar, llegando a este extremo: han asesinado a un propietario, por supuestos vínculos con los paramilitares. Las preguntas que derivan de este hecho son las que debemos hacernos los venezolanos: ¿se proponen, acaso, entregar ese territorio a las FARC, al lado de la frontera, para que sea base militar desde la cual ingresar al territorio de Colombia, atacar y luego regresar a protegerse en suelo venezolano?

Los demócratas venezolanos –y también los ciudadanos de Colombia– debemos asumir, por doloroso que sea, que la incorporación de las FARC y el ELN al poder venezolano es un hecho. ¿Para qué?, se preguntarán muchos. En primer lugar, para crear un brazo armado, capaz de una violencia inimaginable hasta ahora, al servicio del poder de Maduro y sus secuaces. Nadie debe llamarse a engaño: uno de los compromisos de las FARC y el ELN, a cambio de los bienes y ventajas que esta recibiendo –como la explotación de recursos mineros– es el de impedir el cambio político en Venezuela. No solo aumentará el uso del territorio venezolano como ruta de paso para los cargamentos de cocaína; no solo aumentarán los secuestros, las extorsiones, los asesinatos y todas las formas de violencia que el lector sea capaz de concebir; no solo tomarán el control absoluto de regiones estratégicas donde actuar impunemente y hacerse de los bienes ubicados en las mismas, sino que impondrán reinos de terror, con el propósito de impedir el derecho a la protesta, de impedir la acción ciudadana que exige un cambio inmediato en el país. 

La incorporación de las FARC y el ELN al poder de Maduro, proclamada a viva voz en el encuentro del Cartel de Sao Paulo que se celebró en Caracas a finales de julio, despeja en qué consiste el plan de Cuba hacia Venezuela: mantenerse en el poder al costo que sea, apropiarse hasta el último gramo de las riquezas del territorio venezolano, aumentar la participación en el negocio del narcotráfico, convertir a la Fuerza Armada Nacional en aliada institucional y militar de los peores criminales del continente.

Frontera Venezuela-Colombia: por qué Maduro activó la “alerta naranja” en la frontera – BBC News – 6 de Septiembre 2019

Un vehículo militar venezolanoVenezuela anunció el despliegue de militares en la frontera con Colombia.

La frontera de Venezuela con Colombia está en “alerta naranja”.

O al menos eso fue lo que anunció el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en un acto en un centro de estudios militares en Caracas esta semana.

Y lo justificó el mandatario por “la amenaza de agresión de Colombia contra Venezuela“.

Además, Maduro anunció la realización entre el 10 y 18 de septiembre de unos ejercicios militares denominados Soberanía y Paz en la frontera colombo-venezolana, así como el despliegue allí de un sistema de defensa antimisiles.

El gobierno venezolano acusa al de Colombia de estar preparando “falsos positivos”, como llaman a los casos en que hacen pasar ejecuciones extrajudiciales por combatientes abatidos.

Desde Colombia, el presidente Iván Duque rechazó las acusaciones de Maduro.

“Colombia no agrede a nadie. Este es un país que respeta la territorialidad de otras naciones”, dijo Duque.

El presidente Iván DuqueEl presidente colombiano Iván Duque aseguró que su país no tiene intenciones bélicas con su vecino.

El mandatario colombiano reclamó al “régimen” de Maduro que “proteja al pueblo venezolano y le dé comida”, en lugar de “gastarse la plata en misiles”.

¿Cómo empezó todo?

Las relaciones entre Colombia y Venezuela llevan años ya lejos de ser cordiales y cada cierto tiempo aumenta la tensión.

Esta última escalada dialéctica se produce a raíz del video difundido el pasado 29 de agosto en el que disidentes de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC ) anunciaban su retorno a las armas “en respuesta a la traición del Estado” colombiano al proceso de paz iniciado en ese país tras los acuerdos de 2016.

Poco después, las autoridades colombianas afirmaban que el video se había grabado en territorio venezolano y Duque aseguraba que Colombia se enfrentaba a “una banda de narcoterroristas que cuentan con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro”.

Duque se estaba haciendo eco de la conocida acusación de que la alta dirigencia chavista tiene vínculos con la guerrilla y el narcotráfico.

Un grupo de guerrilleros de ColombiaAntiguos guerrilleros de las FARC anunciaron a finales de agosto que volvían a la lucha armada.

Después llegó la reacción venezolana culpando al gobierno de Duque de haber boicoteado el proceso de paz.

La “alerta naranja” de Maduro ha sido solo el último episodio de una vieja divergencia.

¿Qué significa la “alerta naranja”?

Al poco de terminar la alocución de Maduro, muchos hicieron esta pregunta.

Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente y considerado uno de los dirigentes más poderosos en la Venezuela chavista, dijo en su programa televisivo semanal que“es el paso en el cual toda la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) entra en un estado de vigilancia”.

Según Cabello, se la había dejado claro al gobierno y al ejército de Colombia que “de entrar a Venezuela tendrán una respuesta militar de manera inmediata”.

Pero Rocío San Miguel, presidenta de la ONG Control Ciudadano, que monitorea la actuación de la Fuerza Armada y los cuerpos de seguridad en Venezuela, dijo al medio digital Efecto Cocuyo que “la alerta no existe como concepto operativo dentro la Fuerza Armada Nacional.

“Es probable que Maduro se haya confundido con el tema de los huracanes”, agrega San Miguel.

Diosdado CabelloCabello indicó que la FANB se pondrá en “estado de vigilancia”.

San Miguel explicó que los casos previstos en situaciones de emergencia en Venezuela son los llamados de acuartelamiento o el estado de excepciónpero que no descartó que se desarrolle ahora el concepto de “alerta naranja” ya que Maduro la anunció públicamente.

¿Es creíble el anuncio de Maduro?

No es la primera vez que Maduro anuncia el despliegue de sistemas de defensa antimisiles. Ya antes dijo que lo iba a hacer en la frontera con Colombia pero también en lugares como los barrios de Caracas, algo que anunció en 2013.

Tampoco sería la primera que el gobierno venezolano incumple objetivos que se había planteado en materia militar.

Los expertos en el mundo de la defensa recuerdan el caso de la fábrica de fusiles Kalashnikov que iba a construirse en colaboración con Rusia en la ciudad de Maracay y que nunca llegó a funcionar.

El pasado mayo, Maduro anunció que había autorizado la asignación de casi siete millones de euros (US$7,8 millones) para la fabricación de la subametralladora Caribe.

Sin embargo, los trabajadores de la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim), encargada de su producción, denunciaron esta semana que lleva tres años sin recibir suministros.

Una batería antiaérea de VenezuelaEl despliegue de fuerzas venezolanas en la frontera con Colombia incluirá, según Maduro, armas antiaéreas.

Esto alimenta las dudas sobre la capacidad operativa real de las Fuerzas Armadas venezolanas y de que los ejercicios militares anunciados por Maduro vayan a ser más que una puesta en escena.

Ya en febrero, cuando el líder opositor Juan Guaidó se acababa de autoproclamar “presidente encargado” y arreciaba la presión desde Estados Unidos y sus aliados para que abandonara el poder, Maduro anunció la celebración de unos ejercicios militares que describió como “los más importantes de la historia”.

Un experto militar de una embajada europea en Venezuela dijo entonces a BBC Mundo que el gran problema de la defensa venezolana ante una hipotética intervención estadounidense es la “falta de mantenimiento de los equipos”.

Otro inconveniente es la falta de moral de las tropas. Aunque, salvo excepciones, el alto mando militar no ha dado muestras de dudar en su lealtad a Maduro, entre la tropa la situación parece distinta.

Marines venezolanos en RusiaSolo un grupo de marines de Venezuela han realizado ejercicios militares en Rusia recientemente.

Abundan las historias de militares que ya no lo son o quieren dejar de serlo y Rocío San Miguel dijo en una entrevista a El País de España que se está produciendo “un goteo” de deserciones que “está erosionando la roca del apoyo a Maduro”.

¿Qué puede pasar entonces?

Maduro atribuyó al gobierno colombiano la intención de “empezar un conflicto militar” contra Venezuela.

A las declaraciones de Duque negándolo se suman los comentarios de expertos que ven muy difícil un conflicto armado con Colombia.

La probabilidad de una acción internacional de fuerza es muy, pero muy baja“, afirmó recientemente Luis Vicente León, presidente de la consultora Datanálisis.

Para Hebert García Plaza, de la consultora Well Thought Consultants, “la FANB ha quedado con unidades inoperativas desde el punto de vista de personal,entrenamiento capacidad de maniobrar“.

“Decirles al ejército de EE.UU. y Colombia, ‘estamos listos para defendernos’ es una irresponsabilidad”.

El presidente Nicolás MaduroYa en otras ocasiones Maduro ha anunciado despliegue de fuerzas antimisiles.

Con todo, los más de 2.000 kilómetros de frontera entre Venezuela y Colombia siguen siendo una fuente de inestabilidad para ambos países y para toda la región.

La ONG Human Rights Watch difundió en febrero un informe que afirmaba que lasluchas entre diferentes grupos armados que operan en la zona de Catatumbo habían derivado en muertes, violencia sexual, desapariciones forzadas y el reclutamiento de niños como soldados.

Según la organización, los venezolanos que huyen rumbo a Colombia de la grave crisis económica en su país, que ha perdido más de la mitad de su producto interno bruto desde que Maduro asumió la presidencia, se han convertido en potenciales víctimas de los grupos criminales que se disputan el vacío dejado por la desmovilización de las FARC como consecuencia del proceso de paz.

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados estima que más de cuatro millones de venezolanos han abandonado su país en los últimos años. Colombia es el país que ha recibido a más de ellos.

Línea

Maduro despliega tropas y anuncia un sistema de misiles en la frontera con Colombia – ABC – 5 de Septiembre 2019

El presidente de Venezuela acusó nuevamente a su homólogo colombiano por querer «agredir territorio venezolano»

maduro-k9bC--1240x698@abc.jpg

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, avanzó este miércoles en sus planes de prepararse para un eventual conflicto armado en la frontera con Colombia, provocado, según él, por el presidente Iván Duque, y para ello confirmó el despliegue de tropas en esas zonas y la puesta en marcha de un sistema de misiles.

«Ya las tropas están desplegadas» en esos territorios, dijo el mandatario tras recordar que 24 horas antes declaró una alerta naranja a las unidades militares de los estados de Apure, Amazonas, Táchira y Zulia -todos fronterizos con Colombia-, en vista de posibles «falsos positivos» en esas regiones.

Maduro acusó nuevamente a su homólogo colombiano por supuestamente querer «agredir territorio venezolano para ir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a armar un show político barato a costa de un conflicto armado».

«Ahora vamos a desplegar el sistema misilístico de defensa antiaérea, de defensa terrestre, blindada, vamos a desplegarla del 10 al 28 de septiembre», tiempo en el que se realizarán ejercicios militares en los 2.219 kilómetros de frontera que Venezuela comparte con Colombia, prosiguió el presidente de Venezuela.

Además, dijo que Duque «ha llevado a Colombia nuevamente a una situación de guerra» debido al rearme de un grupo de exdirigentes de la guerrilla de las FARC, encabezados por el que fuera el número dos de esa organización rebelde ya disuelta, Luciano Marín Arango, alias «Iván Márquez».

«La violencia de Colombia que se quede en Colombia, no la queremos aquí», remarcó.

Alerta naranja

Aunque los jerarcas militares venezolanos no se pronunciaron este miércoles, el número dos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Remigio Ceballos, difundió un vídeo en el que denuncia que su país «está siendo blanco de una guerra total y sin límites, sin ningún precedente».

«Guerra irrestricta, guerra terrorista, financiera, tecnológica, económica, guerra diplomática, psicológica, mediática y de telecomunicaciones, guerra de sanciones, guerra comercial», dice el almirante en el vídeo, que está ilustrado con imágenes de políticos contrarios al chavismo, como el expresidente colombiano Álvaro Uribe.

Este vídeo fue publicado por el Comando Estratégico Operacional de la FANB, que dirige Ceballos, y que difundió también varios mensajes sobre la cohesión, firmeza y fortaleza del cuerpo castrense «ante los constantes ataques».

Mientras tanto, el presidente de la Comisión de Defensa del Parlamento venezolano, Eliézer Sirit, consideró que la declaración de«alerta naranja» en la frontera es una «pantomima» y un «invento» del Gobierno de Maduro para «distraer» la presencia de miembros de las FARC en Venezuela.

«En primera instancia nos parece que es una pantomima más por parte del usurpador Nicolás Maduro (…) solamente ellos y los Castro -en referencia a los líderes de la revolución cubana- pudieran conocer el significado de la misma y la efectividad de esta», dijo Sirit en conversación telefónica con Efe.

El opositor indicó que la medida «es un invento» del régimen chavista «como una manera de distraer» la presencia de los «grupos irregulares» en Venezuela y de «crear angustia en la sociedad venezolana».

«Es una manera de disimular la responsabilidad que tiene el señor Maduro con autorizar la presencia de grupos irregulares en territorio venezolano, que violenta nuestra soberanía, que violenta nuestra Constitución», insistió.

Persecución a la oposición venezolana

Esta postura fue secundada por el diputado Franklyn Duarte, quien a través de la red social Twitter denunció que la llamada revolución bolivariana pretende usar la tensión con Colombia para perseguir a la oposición venezolana.

«El alerta naranja en la frontera en vez de combatir tanta corrupción y tantos grupos irregulares, veo que llevan la orden de falsos positivos y más persecución contra la dirigencia política del Táchira. Así demuestran las últimas actuaciones y redes sociales de comunistas», indicó el legislador, representante de la frontera en el Parlamento.

El Gobierno de Colombia consideró hoy que la prudencia debe ser la regla de oro ante las amenazas de Maduro.

Los dos países, que no tienen relaciones diplomáticas desde febrero pasado, han atravesado numerosas tensiones que nunca han llegado al enfrentamiento militar.

 

La migración y la trata de personas – Avila/Montserrate No. 30 – 1 de Septiembre 2019

Screen Shot 2019-09-02 at 2.46.15 PM.png

E l afán razonable de mostrar la migración de los venezolanos como un proceso que puede desatar aportes virtuosos a la sociedad de acogida, nos hace olvidar la profunda vulnerabilidad de esos ciudadanos que huyen de una crisis que empobreció a vastos sectores de la sociedad. A otros los condenó a ser dependientes estructurales del Estado y su inclinación política.

La oleada de migración forzada hacia el sur es cada vez más pobre en términos de su condición socioeconómica de origen. Lo que les convierte en altamente vulnerables ante varias formas de crímenes y explotación, entre ellas, la trata de personas.

Estos flujos de movilidad humana masiva han provocado crisis en las fronteras de los países de destino. Se dan las condiciones perfectas para la aparición del crimen organizado que se aprovecha de las necesidades de los migrantes: transporte, paso ilegal de la frontera, identificación, permisos de movilidad especial y financiamiento. Un problema en especial para mujeres, niños y niñas que viajan solos cuya vulnerabilidad extrema los hace víctimas fáciles de la explotación sexual, el maltrato y el tráfico.

En uno de los tres protocolos de Palermo se advierte expresamente contra el contrabando de migrantes a través de cualquier vía. En el más relevante de ellos, se diseñan las líneas de acción para que los Estados actúen sin dilación ni restricciones frente al crimen organizado dedicado a la trata y explotación sexual de personas.

Este protocolo ha sido adoptado por 171 países, entre ellos Colombia, Ecuador y Perú. Todos lo ratificaron en diciembre de 2003. Ahora estos países viven intensamente el episodio de la Movilidad Humana Venezolana. Sus Estados, que no se han mostrado indiferentes frente a la tragedia venezolana, deben mantener las obligaciones derivadas de participar de este protocolo y evitar tomar decisiones que agraven aún más el tránsito regular de los migrantes. Decisiones particulares que restringían el tránsito son justo lo requerido para la aparición del crimen organizado o no organizado que reconoce la aparición de un ‘mercado’, provocado por las decisiones irreflexivas de los Estados.

El crimen multinacional sabe oler la vulnerabilidad del migrante. Los elige por su particular necesidad inmediata. Es presa fácil para el engaño, ante las trabas para encontrar destino y estabilidad. El cierre de alternativas legales por parte de los Estados genera esta situación. El crimen sabrá aprovecharlas.

A %d blogueros les gusta esto: