elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Frente Amplio

Venezuela: Una Dictadura de Dos Jaulas por Rafael Collins – IF Revista Digital –  5 de Enero 2020.

Rafael Collins
Escritor, abogado y periodista. Actualmente trabaja como periodista en la Secretaría de la Universidad de Carabobo y profesor en la escuela de Comunicación Social de la Universidad Arturo Michelena. Cuenta con una obra publicada sobre la migración venezolana y los casos de asesinato y tortura en las protestas del año 2014 y 2017 titulada “La normalidad de las cosas”.
Es un sentimiento creciente entre los venezolanos que, tras años de intentos fallidos por salir del chavismo se han dado cuenta que estamos enfrentando a una sola dictadura que encierra a la población entre dos jaulas.

La primera jaula todos la conocemos bien, y es en sí misma, el chavismo sin ningún edulcorante. Sus rejas están hechas -en sentido primario- de socialismo, populismo, manipulación, mentiras, tráfico de influencias, difamación; cuando eso falla usan la violencia y son capaces de encarcelar y asesinar. Todo el funcionamiento de esa jaula es financiado con el saqueo de los recursos del país, y -más recientemente- con narcotráfico, contrabando de minerales y cualquier fraude a la ley que les permita lavar dólares.

Dentro de esa jaula, en un principio entraron de forma voluntaria millones de venezolanos que, por las razones que sea, se identificaron con el resentido discurso de Hugo Chávez. Al poco tiempo muchos trataron de salir, quizá al darse cuenta de que era un proyecto más tenebroso de lo que esperaban, por eso, muy hábilmente la dictadura planificó la construcción de una segunda jaula, donde les daba la ilusión a esas personas de haberse salido de la primera, e incluso creer que luchaban contra el dictador.

Esa segunda jaula ha cambiado de nombre en muchas ocasiones, pero para fines didácticos vamos a identificarla con sus nombres y siglas actuales:

Mesa de la Unidad Democrática / Frente Amplio (MUD-FA)

Esta segunda jaula, en principio se disfrazó con la causa de la libertad de Venezuela y centró la construcción de sus rejas con una palabra que en contextos normales tiene connotación positiva: “UNIDAD”, ¿les suena familiar? Seguro que sí.

Nos dijeron que la única forma de salir del chavismo era “si nos uníamos”. Hasta ese punto todo parecía lógico y así lo hicimos, con la lamentable consecuencia de que, esa unidad nunca fue unidad de propósito (liberar a Venezuela), sino unidad en torno a un grupo de políticos socialistas corruptos, aunque creo que en esto último estoy siendo redundante, pues ser socialista es -de antemano- tener predilección por la corrupción, por apropiarte de lo ajeno, por intervenir en asuntos que no te competen, por violar las libertades individuales.

Así pasaron años y años de decepciones, desde Manuel Rosales a Capriles, a Henry Ramos con su famosa frase de “doblarse para no partirse”. Años y años de diálogos apaciguadores que se orquestaron en fraude a la voluntad de los venezolanos, años y años que tienen su cumbre en la presidencia interina de Juan Guaidó. En este punto es donde a esta jaula se le notan las rejas con mayor claridad.


Años y años de diálogos apaciguadores que se orquestaron en fraude a la voluntad de los venezolanos, años y años que tienen su cumbre en la presidencia interina de Juan Guaidó


Por eso los invito a analizar, ¿De qué está formada la segunda jaula? Por desgracia descubrimos que comparte los fundamentos del chavismo: socialismo, populismo, manipulación, mentiras, tráfico de influencias y difamación. ¿Cómo se financian? La respuesta es más que obvia: con corrupción.

¿Qué pasa cuando se trata de salir de la segunda jaula? Comienza el chantaje de la “Unidad”.

Te acusan de “chavista por romper la unidad” como condición obligatoria para salir precisamente del chavismo, pero basta que trates de hacer aportes a esa “unidad” con la intención de que realmente funcione y vaya en la dirección correcta, para que seas ignorado, menospreciado o en el caso más grave, acusado de radical intolerante, guerrero del teclado o partidario de la secta. Solo por estar cansado de hacer lo mismo una y otra vez, y en consecuencia tener los mismos inútiles resultados una y otra vez.


Basta que trates de hacer aportes a esa “unidad” con la intención de que realmente funcione y vaya en la dirección correcta, para que seas ignorado, menospreciado o en el caso más grave, acusado de radical intolerante


Así, tras la monumental decepción del 2019, hemos llegado a un despertar inédito de la población que ha identificado que la segunda jaula solo sirve para sostener la primera y gran jaula, que es el chavismo. Son cómplices, no les interesa la libertad de Venezuela, ni tener verdaderas elecciones libres; solo les interesa el poder para seguir con la corrupción.

Sueñan con llegar a un acuerdo mafioso que les permita controlar por algunos años el poder ejecutivo, pero en ningún caso, con darle a los ciudadanos lo que se merecen para empezar a construir un mejor país, que es justicia, libertad, seguridad jurídica, libre mercado y respeto a la propiedad privada.

Por eso, y ante la evidencia que una salida completa del chavismo los dejaría al desnudo en su entramado de corrupción, han decidido ser agentes activos de la cohabitación con el régimen sangriento de Nicolás Maduro.

Toca romper ambas jaulas o nunca más tendremos a una Venezuela próspera y decente.

 

La oposición a Maduro busca impulso tras años de asfixia por Alonso Moleiro – El País – 24 de Diciembre 2018

Las fuerzas críticas ganaron en 2015 las elecciones, pero sus estructuras se han venido abajo con la represión

Geraldine Moreno, con una foto de su hija Rosa Orozco, en Caracas el pasado día 5.
Rosa orozco, con una foto de su hija Geraldine Moreno, en Caracas el pasado día 5. 

La oposición al chavismo en Venezuela intenta recuperar la iniciativa después de años de asedio del régimen y fracturas internas. Mientras el presidente Nicolás Maduro se prepara para formalizar, el 10 de enero, la renovación de su mandato hasta 2025, las fuerzas críticas con el oficialismo, que rechazaron participar en las últimas elecciones presidenciales, celebradas el pasado mayo, buscan reponerse de los golpes sufridos. Un grupo de dirigentes opositores y gremiales presentó el miércoles en Caracas un programa para un hipotético escenario de cambio de Gobierno. Una “propuesta integral para el rescate de Venezuela” cuando se cumplen 20 años de la primera victoria electoral de Hugo Chávez.

En la edad de oro de la antipolítica, el malestar con Chávez descansaba entonces sobre todo en la clase media, con picos nada desdeñables en los estratos pudientes. El primer líder que enfrentó al mandatario y ejerció una breve rectoría en las masas opositoras fue Henrique Salas Romer, gobernador del Estado de Carabobo, al frente de Proyecto Venezuela, cuya candidatura obtuvo el 39% de los votos frente al 56% que logró Hugo Chávez.

Coordinadora Democrática. Persuadidos de que un Chávez que no escondía su intención de extender su mandato representaba un peligro para Venezuela, la primera tentativa unitaria de todas las fuerzas democráticas venezolanas tuvo lugar en 2002, y fue conocida como la Coordinadora Democrática. Fue una plataforma política fruto de una alianza entre la Confederación de Trabajadores de Venezuela y la patronal Fedecámaras, en la cual tuvieron influencia sectores culturales de la sociedad civil, directivos de medios y gestores petroleros en rebeldía. Los partidos políticos participaban, pero no lideraban aquella alianza. Chávez había ganado varias elecciones regionales de manera inapelable, pero en el seno de aquella coalición carburaba un malestar que encontró eco en las Fuerzas Armadas.

En 2002 tuvo lugar un fracasado intento golpista que dañó mucho el discurso opositor sobre la defensa de la democracia. En el chavismo todavía nadie hablaba de socialismo y no se había expropiado una sola empresa.

La Coordinadora Democrática se descalabró en agosto de 2004, una vez que Chávez derrotó de nuevo a las fuerzas opositoras en un referéndum revocatorio que consultaba al pueblo sobre la continuidad del presidente, una figura constitucional ideada por Chávez que presumiblemente reforzaba el carácter “protagónico” de su proyecto y que jamás se ha vuelto a concretar porque Nicolás Maduro lo ha impedido.

La Mesa de la Unidad Democrática. Al evaluar las causas de aquel fracaso, los debates posteriores abonaron mucho la idea de rescatar el protagonismo de los partidos políticos. Tras pasar varios años dispersa y dividida en torno al dilema de si es preferible votar o no, en 2009 se pudo concretar un rediseño unitario de la oposición, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), plataforma de partidos inspirada en la Concertación chilena en contra del dictador Augusto Pinochet. Destacaban en la MUD Primero Justicia, partido emergente fundado en 2000; Acción Democrática, Copei, Proyecto Venezuela y Un Nuevo Tiempo.

A pesar de ser criticada por su proceder parsimonioso, la MUD devolvió a la oposición un eje necesario para iniciar un diálogo con las masas y aumentar su influencia social. Con el político y escritor Ramón Guillermo Aveledo en la secretaría ejecutiva, se organizó un voluntariado técnico solvente, se consolidaron espacios unitarios y se hicieron dos trabajos programáticos para la transición. Del paraguas de la MUD emergieron Henrique Capriles, Leopoldo López y María Corina Machado, que comenzaron a recorrer el país y a dialogar con la gente, encarnando un recambio generacional en la política entre un grupo de formaciones que iban desde el liberalismo hasta la socialdemocracia.

Con los precios del petróleo en su pico más alto, y el populismo de Chávez en el paroxismo, la Unidad Democrática alcanzó con Henrique Capriles el 44% de los votos en las elecciones de 2012, y el 49%, solo décimas por detrás de Maduro, en las de 2013, las que se celebraron tras la muerte de Chávez.

La MUD alcanzó finalmente una clamorosa victoria en las parlamentarias de 2015, con tres cuartas partes de los escaños de la Asamblea Nacional.

Diferencias internas. A partir de ese momento, la MUD comenzó a resquebrajarse. Los dirigentes opositores quisieron afincarse en el Legislativo para activar algún mecanismo constitucional que sacara a Maduro del poder y mostraron su interés en investigar la generalizada corrupción del chavismo.

Con la misma velocidad, Maduro y su número dos, Diosdado Cabello, endurecieron sus modales, vetando todas las iniciativas legislativas con su control sobre el Tribunal Supremo de Justicia. En 2017, cuando el descontento salió a la calle, sobrevendría una violenta represión y parte de la dirigencia opositora terminó en el exilio, asilada en embajadas o en la cárcel.

La actitud hostil del chavismo reavivó las diferencias en torno al camino a seguir, y produjo reacomodos con agendas individuales que condujeron al fin de la MUD.

El Frente Amplio por Una Venezuela Libre, nueva coalición de partidos y actores sociales, que ha incorporado a actores que han roto recientemente con el chavismo, lleva todo 2018 deliberando y haciendo un diagnóstico de la dimensión extraelectoral de la crisis venezolana. Queda la incógnita de si será la herramienta que usen los partidarios del cambio en el país. Los sectores opositores son claramente mayoritarios en Venezuela, pero sus partidos y dirigentes con frecuencia son vistos con decepción y rechazo.

Plan País: La Venezuela que Viene – frente Amplio Nacional – 29 de Noviembre 2018

Cómo poner fin a la pesadilla de Venezuela por Ricardo Hausmann – ProDaVinci – 5 de Diciembre 2018

Unknown-1

Desear que un problema desaparezca, rara vez es una estrategia efectiva. Mientras la comunidad internacional ha estado enfocando su atención en otros asuntos, la catástrofe venezolana se ha profundizado. Y de continuar las tendencias actuales, ella solo puede empeorar.

Con un día de trabajo al salario medio, ahora se compran 1,7 huevos o un kilo de yuca, la caloría más barata disponible. Un kilo de queso local cuesta 18 días de trabajo al salario medio, y un kilo de carne cuesta casi un mes, dependiendo del corte. Los precios se han estado elevando a tasas hiperinflacionarias durante 13 meses seguidos y la inflación va camino a exceder la marca de 1.000.000% este mes. La producción continúa cayendo como una piedra: según la OPEP, en octubre de 2018 había bajado el 37% en relación al año anterior, o casi 700.000 barriles diarios.

De acuerdo a Alianza Salud, una coalición de ONG, los nuevos casos de malaria en 2018 se han multiplicado por 12 desde 2012, lo que se traduce en un total de más de 600.000, que es el 54% de todos los casos en Las Américas. Amplias extensiones de territorio venezolano han sido cedidas a organizaciones delictivas, entre ellas grupos terroristas como las FARC y el ELN de Colombia, que actúan en colusión con miembros de la Guardia Nacional en la producción de oro y coltan, como también en el narcotráfico.

Como consecuencia, los venezolanos han estado saliendo de su país de manera masiva, creando una crisis de refugiados de proporciones semejantes a la siria, y que es la más grande de la historia de Las Américas. Dado que Facebook informa que tiene 3,3 millones de usuarios venezolanos en el exterior, mi equipo de investigadores en el Center for International Development de la Universidad de Harvard estima que debe haber por lo menos 5,5 millones en total. Entre quienes tuiteaban solo desde Venezuela en 2017, para noviembre, más del 10% había dejado el país. Pese a sus valerosos esfuerzos, Colombia, Ecuador y Perú encaran cada vez mayores dificultades para hacer frente al flujo de refugiados.

Es más que evidente que los problemas de Venezuela no se resolverán a menos que y hasta que haya un cambio de régimen. Después de todo, tanto el régimen como el colapso económico son consecuencia de la eliminación de los derechos básicos. Los venezolanos no pueden invertir y producir para satisfacer sus necesidades debido a que se les han arrebatado sus derechos económicos; y tampoco pueden cambiar políticas desatinadas porque también se les han arrebatado sus derechos políticos. Un giro requiere el reempoderamiento de los venezolanos.

Afortunadamente, se vislumbra un fin a esta pesadilla, pero ello exigirá coordinación entre las fuerzas democráticas venezolanas y la comunidad internacional. El 10 de enero marca el fin del periodo del presidente Nicolás Maduro, el que comenzó con su elección en 2013. Su elección a un segundo periodo en mayo de este año fue una farsa: no se permitió que participaran los principales partidos de oposición y sus candidatos, y Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, Japón y los países más importantes de América Latina, entre muchos otros, se negaron a reconocer el resultado de dicha elección. Esto significa que no reconocen la legitimidad de la presidencia de Maduro más allá del 10 de enero.

La solución lógica es que la Asamblea Nacional, elegida en diciembre de 2015 con una mayoría de dos tercios de la oposición, resuelva el impasse constitucional designando a un nuevo gobierno interino y a un nuevo alto mando militar, capaces de organizar el retorno a la democracia y de poner fin a la crisis. Sin embargo, los diputados están actuando con cautela en relación a esto, puesto que, en el mejor de los casos, temen ser ignorados o, en el peor, ser encarcelados, exiliados o torturados a muerte y luego arrojados por la ventana de un décimo piso, como le ocurrió en octubre a Fernando Albán, concejal de la ciudad de Caracas. A menos que las fuerzas armadas respeten las decisiones de la Asamblea Nacional, será muy difícil hacerlas cumplir.

Es por ello que esta solución requiere de la coordinación entre la comunidad internacional y las fuerzas democráticas venezolanas. Estas no saben con certeza cuánto apoyo internacional van a recibir, y la comunidad internacional tampoco sabe con certeza cuáles son los planes ni el nivel de cohesión que tienen dichas fuerzas.

Como es el caso con todos los problema de coordinación, hay buenos y malos resultados que se autocumplen. Por ahora, dado que la comunidad internacional no ha dejado en claro a quién se reconocerá como gobernante legítimo de Venezuela después del 10 de enero, las fuerzas democráticas venezolanas no han logrado unirse en torno a una solución.

Pero los venezolanos han estado haciendo sus tareas y sentando las bases organizacionales para el cambio. Los partidos políticos, los sindicatos, las universidades, las ONG y la Iglesia Católica se han unido para formar una iniciativa llamada Venezuela Libre. Han organizado congresos en los 24 estados del país, en los que han participado 12.000 delegados, y, el 26 de noviembre, llevaron a cabo un evento nacional para lanzar un manifiesto que esboza el camino de regreso a la democracia. Además, han estado elaborando un detallado plan económico, que han discutido ampliamente con la comunidad internacional, para superar la crisis y restaurar el crecimiento.

Esta es una excelente oportunidad para que la comunidad internacional se mueva hacia una solución coordinada: una negativa explícita a reconocer a Maduro después del 10 de enero, junto con el reconocimiento de las decisiones de la Asamblea Nacional con respecto al gobierno de transición, y ayuda para implementarlas. Además, es preciso enviar un claro mensaje a las fuerzas armadas venezolanas de que las decisiones de la Asamblea Nacional deben ser respetadas.

Una solución a la catástrofe venezolana no solo es deseable, sino también posible. El mundo no puede dejar pasar esta oportunidad. El 10 de enero puede convertirse en un nuevo comienzo.

La profecía autocumplida del Padre Ugalde por Luis Manuel Aguana – Noticiero Digital – 3 de Diciembre 2018

La nueva puesta en escena realizada por la MUD / Frente Amplio en la UCV el pasado lunes 26 de noviembre, a través del llamado Congreso Nacional Venezuela Libre, tuvo como particular toque la estrategia política cada vez más utilizada por la oposición oficial de presentar sus propuestas a los venezolanos utilizando vocerías principales no pertenecientes a los partidos políticos, para que estas no sean rechazadas por el país por aquello del desprestigio de la clase política opositora, y en especial luego del escándalo de corrupción Gorrín-Andrade que se han negado persistentemente a discutir en la Asamblea Nacional.

Por algo será…

Pero en esta especialísima oportunidad la voz cantante la oposición oficial en la UCV la llevo el Padre Luis Ugalde, ex Rector de la UCAB, y sus palabras fueron de especial trascendencia: “De la misma manera hoy esta Venezuela de muerte está con dolores de parto y necesita nacer de nuevo: la política, la economía, la sociedad, el alma de Venezuela, necesitamos nacer de nuevo. No se trata de pequeños cambios superficiales, sino de renacer profundo, en Espíritu y en Verdad, dejando atrás lamentables prácticas políticas del pasado y del presente…”.

No podría estar más de acuerdo con las palabras del Padre Ugalde que Venezuela tiene que renacer, dejando atrás las “lamentables prácticas políticas del pasado y del presente…”. Eso debería ser así. Sin embargo, lo triste es que lo que paso en la UCV el 26 de noviembre es justamente todo lo contrario de esas palabras.

La estrategia de relanzar, utilizando el manto protector de la sociedad civil, a una clase política completamente desprestigiada que insiste en no querer aclarar lo que pasó con los reales que repartió Raúl Gorrín a diestra y siniestra en Venezuela, no precisamente se podría catalogar como dejar atrás “las practicas políticas del pasado y del presente”.

Pero el país está desesperado por un cambio, incluso sabiendo quienes son los proponentes de ese cambio. Prefieren eso a que las cosas continúen como van. Incluso se le vende al país una fecha mágica, el 10 de enero, que recuerda los famosos “seis meses para salir del régimen” del discurso de Henry Ramos Allup aquel 5 de enero de 2016. Nadie recordó que Maduro no es presidente de Venezuela desde el 9 de enero de 2017 por Abandono del Cargo, situación corroborada con una sentencia firme del TSJ legítimo que lo declara corrupto el 29 de octubre de 2018 por haberse probado corrupción propia y legitimación de capitales, lo que origina desde ahora, no el 10 de enero de 2019, un vacío de poder que hay que obligatoriamente llenar inmediatamente.

De allí que el Padre Ugalde, convertido en el nuevo vocero principal de la MUD, destaque en su discurso: “Todos con la mirada y las acciones puestas en el necesario y constitucional cambio de gobierno el 10 de enero de 2019. El cambio vendrá, no porque la dictadura lo facilite, sino porque la movilización de Venezuela entera que quiere renacer y recuperar la vida se hará indetenible, con unidad en la diversidad, y la libertad reverdecerá con pluralidad democrática productiva y creadora”.

De nuevo de acuerdo con el Padre Ugalde. Ese es nuestro deseo, pero no para el 10 de enero de 2019 sino desde el 9 de enero de 2017 cuando la Asamblea Nacional declaro el Abandono del Cargo y no llamo al entonces Vicepresidente Tarek El Aissami para que ocupara interinamente la Presidencia de la República y convocara a elecciones generales en los siguientes 30 días como lo pauta la Constitución. ¿Es que hubo un cambio desde aquel entonces a esta parte que no nos dimos cuenta? ¿Es que ahora los militares si van a intervenir?

Pero no es solo la fecha 10 de enero de 2019 que nos anuncia el Padre Ugalde en su discurso de la UCV y prácticamente toda la clase política, es el detalle de la conformación del gobierno de transición que ahora nos explica en su último artículo publicado en El Nacional: “En la formación del gobierno de transición tiene un papel central la legítima AN y en su integración debe haber una decidida y creíble participación del mundo empresarial, de la Fuerza Armada democrática, de una mujer destacada en las luchas sociales o en el mundo laboral y de alguna persona significativa del “proceso”; todos decididos y con compromiso previo sobre las medidas básicas y las elecciones democráticas, con un modelo económico capaz de conseguir un fuerte apoyo internacional y estimular la producción nacional e inversión recuperadora”.

Allí claramente la MUD nos está diciendo a través del Padre Ugalde que el 10 de enero de 2019 habría un acuerdo entre la oposición oficial y el régimen para que alguien “del proceso”, que en este momento supongo que se debe estar negociando, forme parte de esa transición. Es decir, un dialogo oculto para producir ese cambio. Porque de otra manera no se podría entender que el gobierno se deje sustituir por el solo hecho de que se le acabo el periodo constitucional.

Y si ese personaje “del proceso” propuesto por el Padre Ugalde no es del régimen sino del llamado “chavismo light”, es claro que debe tener fundamentos suficientes para decir que habrá un cambio de gobierno apoyado por una fuerza militar que someta al régimen. Y no creo que los tenga porque sino ya estuviera preso en el SEBIN. El régimen tiene bien controlados sus cuarteles, como lo demuestran las decenas de militares presos. Pero como dice el viejo dicho militar “los militares son leales hasta que dejan de serlo”. Y hasta ahora no han tenido suficientes razones para dejar de serlo. ¿En que se basa el Padre Ugalde para concluir que dejarán de serlo el 10 de enero?

De la opción militarista Larrazábal II propuesta por el Padre Ugalde en diciembre del 2016 a la propuesta de esa Junta hay un salto cuántico, en especial porque la hace sin explicar el pequeño detalle que para cambiar al régimen se necesita el concurso de quienes tienen los fusiles, como dijo en diciembre de 2016, confiando en que la sola participación de “la Fuerza Armada democrática” en la Junta será suficiente.

En mi última nota del año 2015 comentaba que había escuchado por primera vez un concepto en el IESA hace mas de 20 años: “Una profecía autocumplida o autorrealizada es una predicción que, una vez hecha, es en sí misma la causa de que se haga realidad”. Es increíblemente interesante como nos han aplicado eso a los venezolanos una y otra vez sin darnos cuenta.

El Padre Ugalde está decretando esa transición, en la espera que el respaldo político y militar de ese proceso se presente en el camino solo con su propia formulación. Y creo que eso es sumamente irresponsable como todo lo que lleva el sello de la MUD. Sería otra grave decepción para el pueblo venezolano. El Padre Ugalde pretende forzar al país a una profecía autocumplida, que en el caso de darse, iniciaría un proceso de cambios donde la MUD/Frente Amplio sobrevivirían a su grave problema de extinción al que se está viendo condenada, no solo por haber traicionado a los venezolanos en reiteradas oportunidades, sino por su insistencia de no dejar atrás las “lamentables prácticas políticas del pasado y del presente”, como paradójicamente indicó el Padre Ugalde en su discurso de la UCV.

Ese plan de realizar primero un Congreso que unifique una propuesta de la “sociedad civil”, le hace la cama posterior a la MUD para forzar un estado de regreso al “liderazgo de calle” -que perdió por habernos traicionado el 16 de julio de 2017- que supuestamente se generaría al no cumplirse ese cambio profetizado para el 10 de enero de 2019. Una manipulación abierta y clara a esa sociedad civil a la que pretenden engañar de nuevo. ¿Necesitan más sangre en las calles para recuperar el liderazgo perdido? ¿Es este un nuevo montaje basado en una promesa que saben de antemano que no cumplirán? Pero el régimen también juega. Maduro anunció que se juramentará el 10 de enero en su Constituyente y dará inicio al golpe final de aprobación del bodrio comunista constitucional en el cortísimo plazo. Eso desaparecería la Asamblea Nacional y atornillará al régimen.

Creo que está lejos de la conveniencia de los venezolanos, del mismo Padre Luis Ugalde y de la Iglesia Católica venezolana, que este distinguido educador se haya convertido en un operador político y vocero de la MUD. Es un rol dañino y toxico para nosotros. Y eso pasa cuando se confunden los roles y esa circunstancia es aprovechada por los mercaderes de la política para usar a quien sea para lograr sus fines. Utilizando a un operador político de la talla del Padre Ugalde, la MUD se esconde detrás del prestigio de esa sotana y se libera de cualquier error que los haga blanco del desprecio ciudadano. De acuerdo a ese criterio nadie se atrevería a culpar o satanizar las decisiones que tengan ese frente disfrazado de Iglesia, al ser esta la institución más prestigiosa del país. Tal vez lo más conveniente sería que el Padre Ugalde colgara los hábitos y se dedique enteramente a la política con el partido MUD, antes de que ocurra nada que lamentemos todos.

Y eso sería un grave error. Venezuela necesita desesperadamente que sus políticos asuman sus responsabilidades y encaren abiertamente el juicio bueno, malo, regular o pésimo de los ciudadanos, y que los intelectuales y pensadores cumplan con su misión de orientar, en especial si son sacerdotes de la talla del Padre Ugalde. Sin eso nadie sabe en qué juego se encuentra, aumentando la confusión de la gente y alargando penosamente la grave crisis que padecemos. Solo así podremos renacer profundos “en Espíritu y en Verdad”, tal y como lo claramente lo expuso el Padre Ugalde para los venezolanos.

Frente Amplio Venezuela Libre hace público su manifiesto – ProDaVinci – 26 de Noviembre 2018

El lunes 26 de noviembre de 2018, en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, se llevó a cabo el Congreso Nacional Venezuela Libre, con la intención de comunicar las conclusiones y propuestas resultantes de los 24 Congresos Regionales que se realizaron durante el mes de noviembre en todos los estados.

La presentación del acto fue hecha por Gerardo Blyde, quien durante cinco meses presidió la Comisión Organizadora, mientras que la responsabilidad de inaugurar el Congreso fue de Luis Ugalde s.j., exrector de la Universidad Católica Andrés Bello.

1. ¿Qué se dijo?

Sobre la renovación del período presidencial el próximo 10 de enero, el Frente Amplio comunicó que “Nicolás Maduro pierde todo vestigio de legitimidad, lo que previsiblemente aumentará la crisis política y el aislamiento internacional de la dictadura”.

“El 10 de enero no es una fecha mágica. Un liderazgo responsable no puede crear falsas expectativas ni confundir a la sociedad. Nadie puede incurrir en el error de autoimponerse fechas límites que terminan haciéndole el juego al régimen y sembrando frustración en la calle”, concluyeron.

El Frente Amplio apostó “por la protesta pacífica y no violenta”, y acordó “acompañar, visibilizar y articular los reclamos sociales, fortalecer la organización popular y apuntalar los principios de confianza, solidaridad y esperanza para alcanzar la Libertad y el bienestar que todos aspiramos y merecemos”. Igualmente se comprometió en la generación de un plan nacional de gobernabilidad, producto de “inventariar, reunir y analizar las principales propuestas de país y de políticas públicas”.

Además de una constante mención del trabajo de las bases, en el acto fue constante el mensaje de apoyo a los presos políticos y a sus familiares.

2. Los voceros

La vocería estuvo dividida en duplas que atendieron temas en específico, tanto de la experiencia de los Congresos como de las propuestas. Sobre el relato de lo vivido en cada una de las regiones se pronunciaron Elaisa Ferris, del Frente de Mujeres, junto a Marlon Díaz, presidente de la FCU recién electo de la Universidad de Carabobo. En torno a una definición del Frente Amplio como una nueva instancia para la activación política, el acompañamiento y la organización de la protesta y la discusión de las propuestas, intervinieron Negal Morales, Secretario de la Asamblea Nacional, y el profesor Ángel Oropeza. Sobre cada uno de los temas que se abordaron en las mesas y la manera en la que se recogieron las propuestas, hablaron la diputada Manuela Bolívar e Hilda Rubí, en representación del Congreso de Jóvenes.

En el abordaje de los temas políticos más sensibles estuvieron a cargo los diputados Stalin González y Juan Miguel Matheus. Para el llamado a la acción, la vocería la asumieron Sergio Sánchez, miembro del Secretariado del Frente Amplio y representante del llamado chavismo disidente, y Sairam Rivas, miembro del Congreso de Jóvenes, y quien fuera presa política en 2014.

José Virtuoso s.j., actual rector de la UCAB, hizo el prefacio a la lectura de Manifiesto Venezuela Libre, a cargo del profesor Víctor Márquez, Presidente de la APUCV, quien recordó la historia política del trabajo conjunto entre la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Católica Andrés Bello. Tras la lectura del Manifiesto, el texto fue validado por todos los delegados regionales en una consulta dirigida por Maya González, del Frente de Mujeres, y Marco Licini, Consejero Universitario de la UCAB.

3. Texto del Manifiesto:

Somos el Congreso Venezuela Libre. El encuentro de una gran cantidad de sectores sociales y políticos, de las fuerzas democráticas de todo el país, convocados por el Frente Amplio para intercambiar propuestas y coordinar acciones. Representamos una nueva forma de organización del país democrático. Resueltamente decididos a construir una instancia de encuentro social y político a través de la cual pondremos en marcha el cambio político definitivo en nuestro país. El país nos demanda construir una Unidad Superior, y no descansaremos en este esfuerzo.
Nuestros objetivos son transparentes y democráticos: accionar todas nuestras decisiones desde el consenso que resulta del debate eficaz y oportuno, organizar las fuerzas democráticas que componen a la sociedad venezolana, plantear las líneas estratégicas de la lucha por el cambio definitivo en la política nacional y, sobre la base de estas orientaciones, ser la voz que cuente la historia verdadera del proceso que estamos llevando adelante.
Así, a partir de las propuestas e ideas esenciales del Congreso Nacional Venezuela Libre, resultado de los exitosos Congresos Regionales, hacemos de conocimiento público el siguiente Manifiesto:

I. Este Congreso marca el inicio de una etapa de reunificación de todas las fuerzas democráticas dispuestas a enfrentar a la dictadura para superar la crisis humanitaria que azota a los venezolanos, permitir que todos vivamos en condiciones dignas del ser humano, conquistar la libertad y, en lo adelante, evitar que el populismo y el autoritarismo la pongan en riesgo.

II. Definimos el 10 de enero de 2019 como una fecha que representa un hito histórico en esta etapa oscura de la vida nacional. Ese día vence el periodo presidencial vigente. Con ello desaparece por completo cualquier vestigio de legitimidad de un dictador totalitario que por la vía de los hechos ya carecía de ella, razón por la cual, a partir del 10 de enero, ocurriría una usurpación continuada del poder presidencial, pues quien pretende ejercerlo lo haría sin la legitimidad de origen que solo da la voluntad del pueblo.

III. Por ello, nos organizamos desde ahora en instancias tácticas, estratégicas y logísticas para darle cauce al creciente malestar social del pueblo venezolano, víctima de una terrible crisis humanitaria y de un brutal proceso de empobrecimiento generalizado, a través de la protesta pacífica de calle que aumente la presión sobre la dictadura y haga cesar la usurpación.

IV. El Frente Amplio Venezuela Libre se compromete a construir las bases de un Acuerdo Nacional que defina las reglas de una transición ordenada e inmediata y que garantice la plena vigencia de la Constitución de 1999 como instrumento jurídico- constitucional que unifica el sentimiento de la mayoría del pueblo venezolano. En este sentido, reconocemos a la Asamblea Nacional como la única institución con legitimidad democrática y responsabilidad institucional para garantizar y conducir la transición.

V. Junto a las reglas para una transición ordenada e inmediata, el Frente Amplio Venezuela Libre se compromete a presentar un Plan de Políticas Públicas para ser ejecutado en el momento de la reconstrucción nacional. Serán diez las prioridades de este Plan de Gobierno en Consenso:

  1. Atención de la emergencia humanitaria compleja en materia de salud y alimentación, con énfasis en nuestra población más vulnerable.
  2. Cambio del modelo político, económico y social.
  3. Atención inmediata a la crisis económica. Detener la hemorragia causada por la hiperinflación y recuperar el poder adquisitivo de la población.
  4. Recuperación de los servicios públicos para hacerlos eficientes y sostenibles.
  5. Reestructuración de las instituciones y lucha frontal contra la corrupción, que incluya la recuperación de activos provenientes de ella.
  6. Respeto a los derechos laborales, a fin de garantizar el acceso de todos al trabajo, a un salario digno y a la posibilidad de crecer económica y socialmente en progreso y en paz.
  7. Reforma integral del sistema de seguridad ciudadana, que incluya no sólo la reducción drástica de los índices de criminalidad que desangran a nuestro pueblo sino también la recuperación de territorios tomados por grupos irregulares, y respeto de los Derechos humanos de todos por igual.
  8. Compromiso pleno con la educación masiva y de calidad de los venezolanos, para que sin importar lugar de nacimiento o situación social, todos tengamos la posibilidad de desarrollar nuestro potencial como seres humanos.
  9. Compromiso con el restablecimiento de la dignidad de nuestra Fuerza Armada Nacional, con la mejora en las condiciones de vida y de servicio de sus integrantes, todo lo cual pasa por el respeto estricto a su naturaleza y funciones, descritos de manera clara en el artículo 328 de nuestra Constitución Nacional.
  10. Reconciliación nacional y justicia, y desmontaje del lenguaje y prácticas de odio que dividen y explotan a los venezolanos.

VI. El Frente Amplio Venezuela Libre se ofrece como el lugar de encuentro nacional para coordinar la Protesta Social y la Defensa de la Democracia, que tendrán como fin último la transición democrática.

VII. El Frente Amplio Venezuela Libre anima a la comunidad internacional a continuar reconociendo las luchas democráticas del pueblo venezolano, y a intensificar la presión y las acciones que contribuyan con la salida de la dictadura. La dictadura venezolana es una amenaza para todos los pueblos libres del mundo, y en especial de nuestra América.

VIII. El nuestro es un compromiso con la construcción de una estructura organizativa funcional y efectiva, que haga posible reforzar la necesaria organización ciudadana y la acción de nuestros objetivos en cada uno de los rincones del país. Para ello hacemos un llamado al trabajo conjunto con otras organizaciones ciudadanas y populares. La Unidad Superior es nuestro norte.

IX. Convocamos a toda la ciudadanía a defender la Constitución, y de manera especial a los hombres y las mujeres de la Fuerza Armada Nacional a asumir su responsabilidad con el inmediato restablecimiento del orden constitucional. La dictadura es un peligro para todos los venezolanos, tanto civiles como militares. La represión es contra todos por igual y se da en las calles y dentro de los cuarteles también. Necesitamos rescatar el espíritu cívico de unidad del 23 de enero de 1958.

X. Los hijos e hijas de esta tierra llamada Venezuela, hoy le decimos al mundo, a nuestros hermanos de otras latitudes y pueblos, que estamos decididos a ser plenamente libres. Gritamos a todos los vientos que NO habrá dictador alguno que pueda contener la fuerza y la férrea determinación del pueblo de Venezuela en la lucha por su libertad, su soberanía, su felicidad, su prosperidad, y por una sociedad democrática e inclusiva.

Todos somos hijos, hermanos o hermanas, padres o madres, somos el PUEBLO DE VENEZUELA, y podemos encontrarnos en la Constitución vigente. Somos el país con el que soñamos ser y por el cual luchamos: un país de oportunidades, un país de igualdad, de acceso a bienes y servicios públicos, donde se respeten TODOS los derechos de TODOS, incluyendo a quienes disienten de nuestras ideas.

 

Conoce las líneas de acción del congreso “Venezuela Libre” – Venepress – 26 de Noviembre 2018

El documento contempla 6 puntos importantes para la reestructuración del país

Conoce las líneas de acción del congreso “Venezuela Libre"

Organizado por el Frente Amplio, este lunes 26 de noviembre se llevó a cabo el congreso nacional “Venezuela Libre” en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en donde acordaron las “Líneas de Acción Preliminares

Mesa 1: Organización del Frente Amplio Venezuela Libre

Debido a la importancia y necesidad de organizarse como ciudadanos, expresada por la regiones en el  Congreso Venezuela Libre y ante “un régimen opresor que divide, desinforma, persigue e intimida a los venezolanos” se debe avanzar en la organización que permita articular una fuerza popular.

También se expresaron serias y profundas críticas a la forma organizativa actual del Frente, exigiendo así que su estructuración nacional sea más eficiente y operativa, al igual que sus estructuras estadales.

En este sentido, el Congreso Venezuela Libre ha recogido las siguientes líneas:

  1. Descentralizar la organización de nuestro movimiento hasta los niveles más fundamentales de nuestra sociedad; no solo nacional y estadal, sino también sectorial, municipal, parroquial, vecinal -de suma importancia- y alrededor de cada centro de votación.
  2. Construir una UNIDAD SUPERIOR en la diversidad. No tenemos que pensar igual para articularnos en torno a un mismo objetivo: la salida de este desastre, el rescate de la democracia y la Constitución, y la reconstrucción de Venezuela.
  3. Mejorar los canales de comunicación entre ciudadanos organizados alrededor del frente amplio. En este sentido, resalta la necesidad de que la comunicación interna sea bidireccional, con enlaces regionales, tomando en cuenta la realidad de cada sector y cada zona del país.
  4. Hacer del FAVL una plataforma político social cuyo principio sea la amplitud y la inclusión.
  5. Establecer espacios federales y periódicos de deliberación política, social y económica.
  6. Crear comisiones de trabajo permanentes para promover y hacer seguimiento de los objetivos y actividades en torno a los 6 grandes temas abordados en el Congreso Venezuela Libre, tomando en cuenta la realidad de cada región, y manteniendo la dinámica de construcción de abajo hacia arriba. Estas Comisiones deberían ser operativas, que reporten al Secretariado y que den continuidad a cada uno de los temas tratados en las mesas de trabajo. Que discutan las lineas de acción y las implementen.
  7. Facilitar la formación del liderazgo político y ciudadano, en los temas y aspectos necesarios para la lucha por la democracia y la reconstrucción nacional.
  8. Establecer estrategias para sumar factores que aún no están incorporados en la lucha unitaria.
  9. Instalar una sala situacional para análisis político social, que permita encauzar la dinámica de trabajo, evaluar permanentemente el estatus de la organización, y corregir rumbos cuando sea necesario.
  10. Relanzar al Frente, incluso asumiendo la renovación del nombre y transformarlo en Movimiento Venezuela Libre, que se asemeja a la impactante denominación que tuvo cada congreso regional con el nombre del estado y con el nombre del Congreso. El Frente debe recrear el modelo de sociedad democrática que proponemos para Venezuela, por lo que su funcionamiento debe ser profundamente incluyente, respetuoso de las diferencias, y profundamente democrático.
Mesa 2: Comunicaciones

Una vez reconocido que la alternativa democrática ha tenido debilidad en comunicaciones y sabiendo que el gobierno ha impuesto “ férreo y amenazante control de los medios” el Frente Amplio planteó el debate a través de los 24 congresos regionales.

Teniendo en cuenta que la conexión con el pueblo es fundamental, es necesaria la creación de una estrategia a través de medios tradicionales, incluyendo también las nuevas tecnologías. En ese sentido, se recogieron las siguientes propuestas:

  1. Difundir nuestro mensaje, valorando el impacto de los medios formales en conjunto con medios actuales y comunicaciones interpersonales. Se debe garantizar la utilización de todos los medios y estrategias posibles, segmentando geográfica y políticamente el mensaje del Frente Amplio. De igual forma se debe reforzar la comunicación en zonas rurales y fronterizas a través de la creación de redes populares de información para contrarrestar el poder comunicacional del gobierno en dichas áreas.
  2. Construir una narrativa unitaria basada en valores comunes como el trabajo, el respeto a la constitución y las leyes, solidaridad, esperanza, futuro, confianza, tranquilidad, respeto e inclusión. La narrativa debe tener como eje central los problemas de la gente, con sus respectivas soluciones y debe ser capaz de contener los logros de todos los sectores en función de fomentar el sentimiento de unidad nacional.
  3. Crear una comisión o estructura comunicacional nacional y descentralizada que pertenezca a la estructura del Frente que permita crear estrategias comunicacionales y difusión de mensajes. Así mismo se solicita crear una sala situacional que facilite hacer seguimiento y monitoreo de los hechos noticiosos y comunicacionales que puedan facilitar la lucha democrática. Por otro lado, la comisión debe realizar una labor de diagnóstico y levantamiento de información sobre la cantidad de medios en el país.
  4. Formar comunicacionalmente al pueblo a través de talleres en comunicación 2.0, vocería y liderazgo.
  5. Defender la libertad de expresión, articulando y generando protestas en defensa de los medios de comunicación en todo el país. Debe ser una política del frente la lucha contra la censura, el acceso a las fuentes de información y la democracia.
  6. Crear una comisión con el fin de neutralizar las noticias falsas y estrategias de desinformación de los laboratorios comunicacionales del gobierno.
  7. Unificar el boletín informativo del frente amplio y crear una red de difusión.
  8. Diseñar una aplicación del frente amplio disponible para teléfonos inteligentes que contenga la agenda, principios, denuncias y propuestas.
  9. Crear un manual de estrategias y conceptos que afiance los valores comunicacionales del Frente Amplio nivel nacional.
Mesa 3: Estrategias y acciones de lucha
  1. Perseguir y promover la unidad superior y de propósito de todas las fuerzas vivas de la sociedad venezolana. Los activistas, sindicalistas, defensores de Derechos Humanos y militantes de partidos políticos deben fomentar la solidaridad entre los venezolanos y estar dirigidas a profundizar las contradicciones internas de la coalición dominante.
  2. La protesta debe ser pacífica y no violenta, amparada en el artículo 68 de la Constitución. La lucha debe fortalecer a la Asamblea Nacional como espacio idóneo para adelantar la transición democrática. Así mismo, la lucha internacional debe centrarse en estrechar los lazos entre Venezuela y las naciones democráticas para así incrementar la presión sobre el régimen autocrático. Por otro lado, la lucha dentro de la opinión pública se basará en la presencia del Frente en todas comunidades.
  3. El 10 de enero de 2019 se avizora como una fecha importante para la lucha democrática, se plantea la reunificación social para hacer frente a la inconstitucional pretensión de Nicolás Maduro de continuar usurpando el poder.
  4. Visibilizar las protestas y el descontento popular, en la calle y desde la calle, con la gente como el eje principal, para así ofrecer el testimonio de la lucha democrática.
  5. Articular las protestas, dejando a un lado las parcelas políticas e intereses personales, haciendo presencia y acompañando, en lo posible, a las centenas de protestas que semanalmente retumban en el país.
  6. Crear una sala situacional de conflictividad social, que aporte herramientas para las
  7. tareas anteriormente descritas. Este espacio debe levantar y proyectar el testimonio de quienes levantan la voz y exigen sus derechos.
Mesa 4: Transición y elecciones

El cambio político debe ser legítimo, pacífico y democrático, lo que es imposible sin un acuerdo nacional que haga viable la consumación de elecciones auténticas. “El régimen no ha entendido eso y nos empuja hacia un colapso que no beneficia a nadie . Hasta ahora se ha valido de artilugios para aparentar procesos fallidos que se han burlado incluso de los esfuerzos de la comunidad internacional para apoyar una salida pacífica y efectiva a nuestra crisis.”

De acuerdo a las prioridades recogidas en las mesas de trabajo que se realizaron en todo el país, el cambio político debe lograr:

  1. Restablecer la independencia de los poderes públicos: CNE, TSJ, PODER CIUDADANO. Restituir las atribuciones de la Asamblea Nacional y extinguir la ilegitima Asamblea Nacional Constituyente.
  2. Convocar y organizar elecciones presidenciales libres, justas y transparentes .
  3. Otorgar amnistía de presos políticos e inhabilitados. Retorno de exiliados. Rehabilitación de partidos políticos ilegalizados.
  4. Atender la emergencia económica y social, aprovechando los recursos ofrecidos por la comunidad internacional y las capacidades de la sociedad venezolana.
  5. Disminuir la violencia criminal y política. Desarme de grupos paramilitares e irregulares para rescatar la soberanía territorial.
  6. Lograr un Acuerdo de Gobernabilidad de largo plazo entre los factores democráticos con garantías de participación política, justicia transicional y reconciliación. La pluralidad es elemento fundamental de la convivencia.

La transición dará paso a un Gobierno de Unidad Nacional después de unas elecciones libres. Una elección de este tipo “requiere una reestructuración del CNE desde su máximo nivel que incluya todas sus comisiones técnicas y sus oficinas regionales.”

Mesa 5: Propuestas para el desarrollo nacional y regional

La política económica y social de la nueva Venezuela estará orientada a elevar la calidad de vida de los venezolanos y superar la pobreza. Esto enmarca nuestras acciones en tres fases inmediatas:

1.- La atención de la emergencia humanitaria.

2.- La estabilización de la economía.

3.- La implementación de reformas estructurales del estado.

Estas propuestas fueron desarrolladas en cuatro aspectos fundamentales para garantizar su conducción y ejecución: Transformación del Estado, superación de la pobreza, economía y producción y derechos humanos.

Transformación del Estado:

Para la estabilización de la economía, el Frente Amplio plantea como punto inicial la eliminación del actual sistema de control cambiario, fijando así una taza competitiva y el blindaje de los equilibrios para evitar una demanda excesiva de divisas que sobrepase las necesidades reales de la economía nacional.

Una de las decisiones más inmediatas será devolver la autonomía, independencia y capacidad al Banco Central para garantizar una política monetaria responsable t realizar una revisión y reforma legal para fortalecer la economía.

“Dada la actual situación de precariedad y crisis de Pdvsa”, este ente se verá reestructurado y redimensionado para su consolidación como una empresa pública y competitiva en el sector de hidrocarburos, maximizando así la producción de petróleo y gas, garantizando el mayor beneficio para la nación. Asimismo, se realizará un proceso de revisión y auditoría a la deuda externa con el fin de generar propuestas para su renegociación.

Para ello, se deberá desarrollar y garantizar los siguientes aspectos básicos:

  1. Plan de corto plazo de importación y distribución de insumos necesarios para distintos sectores de la producción industrial y agropecuaria.
  2. Plan de regularización y protección de la propiedad de tierra.
  3. Capacitación técnica de trabajador y productor.
  4. Creación de nuevo esquema de financiamiento al productor.
  5. Bancarización y acceso digital de los trabajadores del campo.
  6. Accesibilidad de los servicios públicos indispensables para la producción.
  7. Plan de seguridad en las zonas rurales.
  8. Plan integral para mejorar la comercialización de los productos del campo.

Superación de la pobreza:

Según el Frente Amplio “los subsidios serán directos y estratégicos, condicionados y sujetos a una política de reinversión de la renta petrolera y de repatriación de capitales” a través de la creación de un “Fondo Patrimonial para la Inversión Social y del Desarrollo” promoviendo así un mecanismo donde participen el Estado, ONG’s y las empresas privadas.

También el sistema educativo será reformado para contar con ciudadanos integrales, con alto nivel de competencia y valores democráticos con compromiso para el desarrollo del país. “El fomento de la inversión para la investigación, desarrollo, innovación y emprendimiento será un incentivo fundamental para el trabajo como mecanismo de generación de oportunidades para todos y el desempeño profesional como fuente poderosa de superación de la pobreza y el desarrollo humano sustentable.”

Derechos Humanos:

Es importante el establecimiento de planes de ayuda humanitaria con enfoques para la ayuda material y financiera, también el fortalecimiento del sistema nacional de protección de los derechos humanos a través del marco legal e institucional apegado a la constitución y los pactos internacionales de los derechos humanos, tomando en cuenta la participación del Estado en las diferentes instancias internacionales.

Es necesaria la creación de programas de formación e información permanentes a todos los venezolanos en derechos humanos, democracia, valores trascendentales de la humanidad, la reestructuración de los sistemas de seguridad ciudadana con enfoque en garantizar los derechos humanos, el desmontaje de la delincuencia organizada y grupos armados, la evaluación y estudios de casos de víctimas para recibir debida reparación y garantizar acceso a la justicia evitando la revictimización, el sometimiento del Estado a la auditoria internacional en torno al cumplimiento de las obligaciones de derechos humanos son líneas estratégicas en este particular.

Finalmente, se debe construir un sistema de salud que garantice el acceso universal, oportuno e igualitario a un servicio de calidad. “Para lograrlo, la revisión y reforma de las leyes que limitan las libertades individuales serán ejes fundamentales de las políticas en torno al tema que se han de aplicar para la garantía de estos derechos.”

Mesa 6: Organización y estrategia internacional

El país ha hecho énfasis en la necesidad de articular y generar redes en los países con mayor cantidad de venezolanos, proteger y garantizar los derechos electorales y procurar estabilizar la condición jurídica de los venezolanos en el exterior.

En ese sentido se han identificado una serie de propuestas:

  1. Realizar un censo de emigrantes, preferiblemente organizado por la Asamblea Nacional, que sirva para obtener y compilar estadísticas ciertas sobre los venezolanos que se encuentran fuera del país. La medida permitirá la defensa de los Derechos Humanos de los emigrantes venezolanos.
  2. Garantizar los derechos electorales de los venezolanos en el exterior. Debemos centrar los esfuerzos para la reapertura del registro electoral que facilite y permita la participación de la diáspora. La presión en los consulados es fundamental para lograr que los venezolanos satisfagan sus derechos civiles.
  3. Crear un programa de incentivos y garantías para el retorno de los venezolanos. Se recomienda que la Asamblea Nacional y la Comisión de Política Exterior participe en la creación del programa.
  4. Solicitamos a la comunidad internacional que fije posición de caras al 10 de enero de 2019, fecha en la cual los venezolanos se enfrentan a una nueva etapa en el proceso de rescate de la democracia.
  5. Articular a la diáspora en los países con mayor presencia de emigrantes. La articulación se plantea pueda ser a través de la constitución del Frente Amplio en los diferentes países o a través de una organización que pertenezca al organigrama del Frente.
  6. Canalizar la ayuda económica que se recibe a través de donaciones y remesas. La Asamblea Nacional debe garantizar la protección de dichas donaciones e incluso se recomienda la creación de un programa que lo permita.
  7. Reforzar la difusión de la situación de los venezolanos en el exilio a través de mecanismos de comunicación estratégica.
  8. Instar a las demás naciones que estabilicen la situación de los venezolanos en el exterior.
  9. Incentivar y canalizar, a través de la creación de una red de Organizaciones No Gubernamentales venezolanas que estén en el exterior, el apoyo a iniciativas sociales en Venezuela, supervisadas por la sociedad civil.
  10. Extender la invitación a los principales actores de la comunidad internacional a que realicen visitas a Venezuela para constatar la realidad venezolana.
  11. Solicitar que todas las agrupaciones del Frente Amplio se pronuncien, conjunta o separadamente sobre las decisiones de los diferentes organismos internacionales.
  12. Aumentar la presión ante la Corte Penal Internacional.
  13. Solicitar el aumento de las sanciones, específicamente a Nicolás Maduro.
  14. Crear una oficina para la atención técnica del emigrante o Ministerio de la Diáspora.
  15. Crear redes universitarias que permitan a los venezolanos reincorporarse a sus estudios en cualquier lugar del mundo.

Estas son las líneas fundamentales de las deliberaciones y conclusiones que se produjeron en los 24 congresos estadales del Frente Amplio Venezuela Libre, terminando el día 26 de noviembre en el Aula Magna de la UCV.

La estrategia del miedo por Trino Márquez – La Patilla – 14 de Noviembre 2018

download

Se ha convertido en un lugar común decir que el de Maduro es el peor gobierno que ha tenido Venezuela, y probablemente el continente, desde que se llevan registros estadísticos que miden el desempeño de los gobiernos. Cualquiera sea el indicador económico, social o institucional que se tome, durante los seis años de su mandato, todos han retrocedido, algunos en escala superlativa: la inflación, la caída de la producción petrolera, la escasez, la desnutrición infantil, la productividad económica, la informalidad, el éxodo de venezolanos, el colapso de la infraestructura. La lista podría ser infinita.

Este deterioro golpea directamente al gobernante. Según el  Perfil de Consultores 21 correspondiente al tercer trimestre de 2018, 67% de los venezolanos evalúa de forma negativa al gobierno;  62% lo considera el principal responsable de la crisis económica y 66% cree que es el culpable del aumento de los precios, es decir, de la hiperinflación. La mayoría de la gente no se traga el cuentico de la ‘guerra económica’.

Entonces, ¿por qué la gente no sale a protestar de forma masiva y permanente? De acuerdo con el mismo estudio, 70% de los venezolanos piensa que existen razones para protestar; sin embargo, 54% tienen miedo de hacerlo. El asesinato de Fernando Albán y el trato cruel a los presos políticos persiguen convertir el miedo en una estrategia exitosa.

Frente a ese dato, responder que el venezolano es un pueblo cobarde sería demasiado simple y superficial. Sin ser una gente con propensión a inmolarse, como los fanáticos islamistas, cuando ha tenido que demostrar coraje, no se ha arredrado. El 11 de abril de 2002 una inmensa masa de hombres y mujeres fue a Miraflores a pesar de las amenazas y de que sabían que los chavistas estaban dispuestos a asesinar a quienes intentaran llegar al palacio.  El pueblo no se acobardó. Los muertos fueron fundamentalmente del bando opositor.  En 2017 fallecieron más de 140 personas, la gran mayoría jóvenes, quienes enfrentaron con escudos de cartón, chinas y bombas caseras a unos cuerpos de seguridad armados hasta los dientes,

La respuesta de por qué la gente tiene temor a protestar de forma tal que ponga el riesgo  la estabilidad del gobierno y lo obligue a cambiar sus desastrosas políticas o a negociar su salida, reside en otro lugar, no en la cobardía de los ciudadanos. A partir de los datos proporcionados por Consultores 21 intentaré armar una trama algo más compleja.

Los venezolanos piensan de forma pragmática. El estudio referido arroja que 72% de los venezolanos posee el carnet de la patria y 84% ha recibido las bolsas Clap alguna vez. La estrategia del gobierno consiste en atar la entrega de esas bolsas a la posesión del carnet y, por supuesto, al inmovilismo, sumisión y renuncia a cualquier forma de acusación contra Maduro y sus aliados. El carnet y las bolsas de comida, se han convertido en dos poderosos instrumentos para chantajear y apaciguar el enorme descontento de la gente. Para una amplia franja de compatriotas, esas bolsas de comida representan la única manera de proveerse de comida, al menos por pocos días. El costo de perder esa menguada fuente de suministro resulta demasiado alto.

La precaria situación de la oposición es otro factor que desmoviliza a la gente. Los venezolanos desconfían y rechazan a Maduro y su gobierno, pero no ven otra opción distinta y fiable. La oposición no aparece en el horizonte como una alternativa frente a un gobierno inepto y corrupto. Además, el gobierno cuenta con el apoyo de los militares, su columna vertebral. Maduro se encarga de reforzar este vínculo cada vez que puede. Las afinidades entre el gobernante y las Fuerzas Armadas no son ideológicas, sino crematísticas: les entregó la nación para que su cúpula se enriqueciera sin medida. El ‘partido militar’ junto al Psuv lucen como las dos grandes fuerzas nacionales. La dirigencia opositora quedó en un plano marginal. Para colmo de males, la MUD, principal referencia política nacional (aparece con 30% de identificación, por encima del Psuv, que alcanza 29%, y muy alejado de  PJ, partido que le sigue en el orden de preferencias, que exhibe 8%), fue demolida por la propia oposición.  ¡Los disparates de la insensatez!

Es imposible exigirle a un pueblo castigado, pero desmoralizado, desconcertado y sin conductores políticos confiables, que enfrente en la calle a un régimen inescrupuloso y cruel como el que preside Maduro. Mientras no aparezca una referencia nacional cohesionadora, confiable y que encarne una opción creíble de triunfo, las protestas  de la gente por falta de luz, agua, gas o transporte colectivo, continuarán siendo numerosas,  aunque dispersas y con pocas probabilidades de comprometer la permanencia del gobierno. Esa clase de revueltas fragmentas tampoco obligarán a Maduro  a sentarse en torno de una mesa para  buscar una salida concertada a la crisis.

Esperemos que el congreso del Frente Amplio alumbre alguna solución.

Un espacio abierto para todos los venezolanos, Congreso Venezuela Libre será el 23 de noviembre – Venezolanos Siempre – 8 de Noviembre 2018

FrenteAmplioVirtuoso.jpgSerá un espacio para el encuentro y la construcción de consensos en la sociedad. Las inscripciones estarán abiertas en la página web del Frente Amplio Venezuela Libre hasta el viernes 9 de noviembre y las discusiones girarán sobre seis ejes temáticos

El Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL) anunció que el próximo 23 de noviembre realizará en Caracas el Congreso Venezuela Libre, donde están llamadas a participar las fuerzas sociales y políticas que buscan apuntalar la organización de la sociedad venezolana y acordar un proyecto de reconstrucción nacional. El principal objetivo de este encuentro es construir desde la base la “unidad superior” de todos los factores democráticos y trazar la ruta para lograr el cambio político en el país.

José Virtuoso, rector de la Universidad Católica Andrés Bello, detalló que con el Congreso Venezuela Libre esperan trazar una ruta de esperanza que permita alcanzar un consenso ciudadano en la lucha contra la crisis que atraviesa la nación. Virtuoso aclaró que todos los venezolanos están invitados a sumarse a esta iniciativa, pertenezcan o no a las decenas de organizaciones sociales y políticas que conforman el Frente Amplio Venezuela Libre.

“Buscamos fundamentalmente tres grandes productos: soñar el país que queremos, consensuar el país que deseamos y tercero, consensuar las estrategias de lucha para lograrlo y organizarnos para ello. El sujeto clave para lograr esto son todos los venezolanos, todas las organizaciones que han demostrado su aporte a esta lucha: sindicatos, empresarios, ONG, universidades, estudiantes, partidos políticos, estudiantes y organizaciones vecinales, gremios. Esta es una convocatoria para que nos encontremos, para que profundicemos y acordemos”, puntualizó el sacerdote jesuita.

Virtuoso alertó sobre la necesidad de lograr espacios de encuentro que permitan a los venezolanos unirse en defensa de la Constitución vigente y el derecho a elegir libremente. “El Congreso Venezuela Libre a largo plazo es muy importante, por todo lo que hemos dicho, por consensuar esa unidad superior, pero en el corto plazo tiene una importancia clave y cardinal: es el lugar donde todos los actores venezolanos podemos encontrarnos para defender el derecho a vivir en democracia, a vivir en libertad y a vivir en justicia”, agregó el religioso.

Gerardo Blyde, coordinador de la comisión organizadora del Congreso Venezuela Libre, explicó que este encuentro nacional estará precedido por una serie de encuentros regionales que comenzarán el lunes 12 de noviembre y finalizarán el domingo 18 de noviembre. Detalló que los debates girarán alrededor de seis ejes temáticos: estrategia y acciones de lucha, transición y elecciones, propuestas de desarrollo regional y nacional, organización y estrategia internacional, organización del Frente Amplio Venezuela Libre en todos los estados, y comunicaciones de las acciones que desarrolle el Frente Amplio Venezuela Libre.

“Esta comisión organizadora nacional y las estadales estarán encargadas de compilar todas las propuestas incluso aquellas que sean contrapuestas. El hecho aquí no es imponerse, sino escuchar, que nos volvamos a escuchar los venezolanos los unos a los otros”,  puntualizó el ex alcalde del municipio Baruta.

Blyde insistió en que el Congreso Venezuela Libre permitirá a todos los sectores de la población deliberar, debatir y aportar. Informó que las inscripciones estarán abiertas en la página web del Frente Amplio Venezuela Libre (www.frenteampliovenezuela.com) hasta el viernes 9 de noviembre a las 12:00am y aseguró que en el exterior, donde hay diáspora venezolana, se realizarán encuentros similares.

“Vamos a compilar los informes que cada comisión organizadora estadal nos va a remitir, vamos a agrupar las propuestas por materias, las vamos a entregar al secretariado y la junta organizadora del Frente Amplio Venezuela Libre, para que entonces se prepare el gran congreso nacional”, detalló Blyde.

Por su parte Sergio Sánchez, vocero del Movimiento Amplio Desafío de Todos, afirmó que en el chavismo existe una gran fractura que aún no termina de expresarse públicamente. Por ese motivo consideró que es necesario tender puentes para integrar a quienes disienten del gobierno de Nicolás Maduro.

“Hay una cantidad de actores que se vienen desprendiendo pero que no han decidido dar el paso por la lógica de la polarización. Hay que entender que por encima de cualquier diferencia ideológica, cualquier diferencia programática, somos venezolanos y hay que parar el hambre, parar la muerte que avanza sobre Venezuela, necesitamos recuperar la soberanía en manos del pueblo. Hay una cantidad de actores del chavismo muy grande que están manifestando la necesidad de dar ese paso y encontrarnos en esta unidad superior”, expresó el representante del chavismo disidente.

El Congreso Venezuela Libre impulsará un gran movimiento nacional con un objetivo claro: unir a todos los venezolanos para luchar por un cambio democrático que les permita salir de la crisis y conquistar el país que sueñan y que entre todos pueden construir. Las inscripciones pueden realizarse en el sitio web www.frenteampliovenezuela.com

A %d blogueros les gusta esto: