elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: FARC

Contrato con el diablo por Carlos Silva – El Nacional – 14 de Octubre 2019

El comandante estratégico operacional, Remigio Ceballos, tan proclive a las declaraciones políticas, no responde aún al planteamiento comprometedor que el 29 de septiembre le formuló Hugo “el Pollo” Carvajal desde la cárcel en Madrid.

@ceofanb ¿Detección de 54 aeronaves estadounidenses en territorio venezolano? Jajaja”, escribió en Twitter el ex jefe de inteligencia, con fama de que “lo sabe todo de todos”.

Y enseguida lanzó este misil que puso otra vez a temblar a más de uno: “Curiosamente, estos radares sirven para detectar aeronaves estadounidenses pero no para detectar aeronaves del narcotráfico auspiciado por Maduro”.

“El Pollo manejaba toda la inteligencia del país, tanto la civil como la militar. Conoce todas la rutas por donde pasa la droga para acabar en Europa y Estados Unidos”, ha dicho la juez Mildred Camero. “Tiene la lista de todos los militares narcotraficantes”.

VTV difundió el lunes declaraciones de Vladimir Padrino López según las cuales 58 aviones de exploración estadounidenses violaron el espacio aéreo venezolano, algo que el ministro de la Defensa atribuyó a la “arrogancia imperial, en su estrategia de asedio”.

Pero Padrino López, afectado también por la risa del Pollo –tal vez tan perturbadora como la del Joker– tampoco respondió por qué el Comando de Defensa Aeroespacial Integral, tan hábil en detectar aeronaves de “inteligencia estratégica”, no capta las del narcotráfico que llevan entre 240.000 y 300.000 toneladas de droga que transitan al año por territorio venezolano.

En su tuit de finales de septiembre el Pollo contó que en 2007 se ordenó capacitar personal en tecnología antiaérea rusa, pero cinco años después el ministro de la Defensa de entonces, que no mencionó por su nombre, decidió que se adquirieran radares chinos. “Debido a ese desorden –añadió– la operatividad y el mantenimiento de los famosos radares se da a duras penas”.

De manera que con la ayuda de la memoria del Pollo –en este caso prodigiosa–, su experiencia como hombre de inteligencia y buena disposición para hablar, podrían quedar al descubierto secretos corrosivos para los jerarcas del régimen.

Carvajal tiene grandes incentivos para colaborar con la justicia, y el ex embajador de Estados Unifos en Caracas William Brownfield ha pedido a su país que converse con el ex jefe de inteligencia por toda la “información de valor” que atesora. El diplomático habló convencido de que “hay que hacer un contrato con el diablo”.

Así entrena grupo irregular FBL en la escuela Vuelvan Caras de San Fernando de Apure – Punto de Corte – 29 de Septiembre 2019

(+Fotos) Así entrena grupo irregular FBL en la escuela Vuelvan Caras en San Fernando de Apure

Caracas, 29 de septiembre de 2019. Los grupos irregulares se siguen apoderando de territorio venezolano, así lo ha denunciado la Fundación Redes (Fundaredes).

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), también tienen presencia en las escuelas del país, así lo denunció el presidente de Colombia Ivan Duqie recientemente en la ONU, con pruebas en mano que algunos pretendieron señalar como falsas, ubicando el origen de una imagen de guerrilleros del ELN junto a niños de un colegio, en territorio colombiano y no en el venezolano tal como lo señala el informe entregado por Ivan Duque.

En las siguientes imágenes que nos entregan ciudadanos indignados por tal situación, fue captado otro grupo terrorista en el estado Apure denominado Fuerza de Liberación Nacional, aliados de la FARC y del gobierno cubano desde su fundación, según fuentes internas de la misma FBL.

Según Fundaredes, los principales estados invadidos son: Táchira, Zulia, Mérida, Barinas, Apure, Lara, Falcón, Anzoátegui, Monagas, Trujillo, Carabobo, Delta Amacuro, Amazonas, Aragua y Bolívar.

Es importante recordar que según Fundaredes 325 escuelas han sido censadas por grupos irregulares colombianos o venezolanos, poniendo en riesgo a 1660 niños que pudieran ser reclutados.

«En este momento, la guerrilla ha utilizado la fachada jurídica de una fundación llamada «Amigos de la Escuela», quienes viene de alguna manera cubriendo la ausencia del Estado en la distribución de la caja Clap«, explicó Tarazona.

Estas fotos, denunciadas hace unas semanas por nuestra periodista especialista en temas militares y de frontera Sebastiana Barráez, muestran cómo la Fuerza Bolivarianas de Liberación (FBL), guerrilla venezolana amparada por Maduro, entrena en la escuela Vuelvan Caras en San Fernando de Apure.

El entrenamiento estuvo dirigido por el diputado Orlando Zambrano alias Lapo, mejor conocido dentro de la FBL como “comandante Julio”. También se observan personas que tuvieron cargos importantes dentro de la Gobernación del estado Apure.

En la foto está Lisandro González, franela verde ex planificador de la gobernación de Apure. La de franela blanca es Leonor Olivares ex directora de FonPyme Apure. El que tiene la granera amarilla y roja es José Cabrera ex director de la gobernación de Apure y directivo del PSUV.

Nuestra fuente nos indica que la fotos fueron tomadas en el mes de junio del presente año.

Táchira: La tragedia del estado fronterizo venezolano por Miguel Henrique Otero – ABC – 27 de Septiembre 2019

Lejos de constituir la ventaja histórica es un peligro de inocultables magnitudes

El estado Táchira debe ser, ahora mismo, una de las zonas fronterizas más peligrosas del mundo. El que una sección de su territorio colinde con una parte de la franja oeste de Colombia, lejos de constituir la ventaja histórica, es un peligro de inocultables magnitudes.

Hay que recordar que, por décadas, los municipios fronterizos venezolanos mantuvieron prácticas de intercambio comercial, turístico, académico y familiar, benéfico para los dos países. Hubo un tiempo donde los visitantes venezolanos constituían un importante estímulo para hoteles, restaurantes y comercios al otro lado de la frontera. Miles de familias colombianas encontraron en nuestro territorio un lugar para vivir y trabajar. A pesar de los problemas y dificultades que son característicos de las regiones limítrofes, entre Táchira y el Norte de Santander se construyó una cultura viva y poderosa, flexible y tolerante, porque la frontera no perdió nunca su condición porosa para los habitantes de aquí y de allá, incluso cuando las cancillerías, alentadas por fervores nacionalistas, establecieron controles que impedían la libre circulación en ambos sentidos.

En los últimos veinte años, esa compleja realidad, la de una frontera de constantes intercambios, ha sido totalmente destruida. Las múltiples ventajas que ofrecía a los tachirenses han sido arrasadas por Chávez y Maduro. Y lo han sido, porque su territorio, sus bienes y sus habitantes, han sido entregados a la voracidad destructiva de las bandas armadas que son constitutivas de su poder.

A partir de ese pacto, de forma paulatina -en un comienzo, bajo modalidades muy discretas- Táchira se convirtió en un enclave de seguridad para los narcoguerrilleros. Se les permitió adquirir fincas y viviendas. Se crearon centros médicos que pudiesen atender sus necesidades de salud. Se obligó a empresarios del sector hotelero a reservar partes de sus instalaciones a los delincuentes amigos del gobierno. En las hemerotecas pueden encontrarse las denuncias que hizo Sergio Omar Calderón, gobernador del Táchira en ese momento, sobre la presencia de los delincuentes en la región.

Mientras que en 1999 se produjeron 44 secuestros en el país, dos décadas más tarde, en el 2019, la cifra se había disparado a 16 mil 917 casos. Un aumento superior a 38.000%. Lo aclaro de una vez: ambos datos provienen del oficial Instituto Nacional de Estadísticas. De estos secuestros, casi la mitad se produjeron en las regiones fronterizas del Zulia y Táchira, donde las FARC y el ELN ya circulaban con total impunidad.

De forma simultánea, otro fenómeno, ahora ampliamente documentado por organismos de inteligencia de Colombia, Brasil y Estados Unidos, tomaba cuerpo: la creación y diseminación de grupos paramilitares -que todavía algunos llaman ‘colectivos’-, cuyas armas provienen, casi a partes iguales, de CAVIM y de los arsenales de las FARC y del ELN. De hecho, hay armas con las que se han atacado y asesinado a jóvenes que protestaban, cuya huella balística ya había sido registrada en crímenes cometidos por las FARC en ataques al ejército de Colombia. La que era una frontera de intercambios civiles ha sido pervertida en un corredor para el tráfico de armas.

Operar a su libre albedrío

En efecto: Tráfico de armas, drogas, combustibles, productos de la petroquímica, cajas del CLAP, vehículos y equipos informáticos robados, oro, diamantes, coltán, reses, carnes refrigeradas, medicamentos y más. La frontera es ahora un terreno bajo el mandato de paramilitares, narcoguerrilleros, grupos de militares dedicados al tráfico de drogas, policías dedicados al secuestro y al sicariato, militares rusos, chinos y más.

El poder no solo les ha concedido licencia para operar a su libre albedrío, lo cual les autoriza a delinquir, sino que, además, les ha designado un coordinador, de modo que evitar conflictos entre los distintos grupos, y de ponerlos a todos bajo una dirección, que se encargará de movilizarlos, cuando el poder lo ordene. La opinión pública no ha tomado el pulso de lo que significó el nombramiento de Freddy Bernal como «Protector del Táchira», el 31 de diciembre de 2018. La designación, que tiene los ribetes de una payasada, no lo es en absoluto.

Bernal es el jefe absoluto de las operaciones paramilitares y militares en toda la región fronteriza. Unidades militares, FAES, policías, Dgcim, Sebin, FARC, ELN y de los grupos que operan en la zona. A todos estos cuerpos vienen a sumarse ahora los milicianos, a quienes están entrenando en el manejo de todo tipo de armas,incluyendo baterías de misiles instaladas por Rusia.

Ninguna de las dos imágenes es gratuita: Táchira es un polvorín y una bomba de tiempo. En su territorio, especialmente en tres de sus municipios fronterizos, están concentrados grupos de violentos al margen de la ley -sicarios, secuestradores, asaltantes, líderes de grupos de invasores-, militares desaforados y ambiciosos, milicianos intoxicados de discursos nacionalistas, funcionarios extranjeros -perros de la guerra- instalando armas y buscando la ocasión para hacer uso de ellas y lograr nuevos contratos.

Se están apropiando de fincas, expulsando a sus propietarios, creando las condiciones para instalar un enorme enclave para uso de narcoguerrilleros, paramilitares, militares y funcionarios corruptos. Está en curso un ataque a las autoridades civiles del estado, que incluye a la gobernadora escogida con los votos de los ciudadanos, de manera que entre el TSJ ilegal e ilegítimo, y la ilegal e ilegítima ANC, designen un nuevo gobernador, de modo de tomar el control total de la región.

Todo esto hace pensar en las oscuras energías que se están concentrando en la zona. Son muchas las vidas que podrían estar en peligro. En cualquier momento podría ocurrir una tragedia. Los venezolanos tenemos una responsabilidad: hay que defender al estado Táchira.

 

Los encuentros de ex-Farc con el Eln en Venezuela – El Tiempo – 21 de Septiembre 2019

Captura nuevo video Iván Márquez

Los exjefes guerrilleros de las Farc que anunciaron su rearme aparecieron en un nuevo video.

 
Este año ha habido dos reuniones claves en Venezuela entre las disidencias de las Farc y el Eln, según fuentes del Gobierno. La primera fue en abril, en Elorza, en el estado Apure, a la cual asistieron ‘Iván Márquez’ y alias el Zarco (disidente muy cercano a ‘Márquez’), ambos ex-Farc, con ‘Pablito’, ‘Lenin’ y ‘Bateman’, del Eln. 

Allí hablaron de la creación de grupos revolucionarios en América Latina para lanzar una plataforma continental bolivariana con miras a actuar en Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Chile.

La segunda fue en mayo, en el municipio de Simón Bolívar, también estado Apure, y en ella estuvieron por los ex-Farc, ‘Márquez’, el ‘Paisa’ y ‘John 40’, un claro narco de la exguerrrilla, mientras que del Eln estuvieron ‘Pablito’ y ‘Lenin’. Según reportes de inteligencia, hablaron del fortalecimiento de la Zodi, zona de defensa integral de Venezuela, afines al chavismo.

El presidente Iván Duque quiere que las salidas de los ministros al exterior sean muy productivas para el país. No quiere que se vean como salidas protocolarias. Por eso, les solicitó a los jefes de cartera que cada vez que viajen fuera de Colombia deben traer algo de beneficio para el país. 

Básicamente les ha pedido que deben llegar con algún acuerdo sobre inversión, ayudas o compromisos. Y eso deben reportarlo cuando vuelvan.

Alistan demanda al CNE

El partido Mais y el excandidato presidencial Gustavo Petro alistan una demanda contra el Consejo Nacional Electoral (CNE), el cual, según ellos, se demoró demasiado tiempo en girarles los gastos de reposición de votos de la campaña de 2018.

Este retraso, consideran, ocasionó que un banco les cobrara cerca de $ 3.500 millones de intereses por las acreencias de contienda. La campaña de Petro, en todo caso, ya le giró al Mais $ 500 millones de la reposición, según un acuerdo que tenían. Pero todavía le debe.

Respaldo mexicano al ministro

Durante una reunión con empresarios en México, uno de ellos sorprendió al ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, lanzándolo a la Presidencia de Colombia, una vez termine su gestión en favor del comercio nacional.

El funcionario, quien andaba en ese país buscando inversión extranjera, agradeció el apoyo ‘manito’, pero le respondió que tan pronto terminara su gestión como ministro a la única presidencia que aspiraría sería a la del conjunto residencial en el que vive.

Duque

El presidente Iván Duque con el nuevo embajador de Estados Unidos, Philip S. Goldberg

Duque recibe al enviado de Trump

El jueves, el presidente Iván Duque recibió, en la Casa de Nariño, las cartas credenciales del nuevo embajador de Estados Unidos en Colombia, Philip S. Goldberg.

Durante el encuentro hablaron de los temas de agenda como asuntos comerciales, la lucha contra el narcotráfico y la crisis migratoria.

El interés de los chinos

Esta semana estuvo en el Ministerio de Justicia una delegación del Gobierno chino para afinar puntos del tratado sobre repatriación de condenados colombianos en ese país. Lo que sorprendió a muchos fue que los asiáticos, adicionalmente, se mostraron muy interesados en la minería en Colombia. 

Por ello, antes de la reunión, se dirigieron fue a los miembros de un equipo técnico del Ministerio de Minas que fue convocado para absolver sus dudas. Preguntaron sobre legislación minera, las normas para la entrega de títulos mineros y otros asuntos. Después de eso, ahí sí escucharon a los abogados del Minjusticia sobre la repatriación.

El enredo en el que está el Congreso

El presidente del Congreso, Lidio García, está analizando qué camino tomar para reemplazar al fallecido magistrado del Consejo Nacional Electoral (CNE), Heriberto Sanabria.

García tiene dos opciones: la primera, designar al siguiente en la lista, quien, al parecer, no cumple los requisitos para estar en el tribunal electoral, ante lo cual entraría el exdirector del Agustín Codazzi Juan Antonio Nieto Escalante.

Pero hay otro camino: levantar la reserva de un concepto del Consejo de Estado de 2017 que indica que habría que hacer una nueva elección para el reemplazo de Sanabria. García espera tomar una decisión esta semana.

Las sorpresas de los nuevos embajadores

El nuevo embajador británico en Colombia, Colin Martin-Reynolds, está que no se cambia por nadie. A pocos días de haber llegado al país, pide recomendaciones sobre dónde ir, qué comer y qué hacer. Y así lo ha hecho saber a través de sus redes sociales, donde ha publicado fotos de las actividades que ha realizado.

En la embajada de EE. UU., su nuevo titular, Philip S. Goldberg, se declaró hincha de los Boston Red Sox, equipo de béisbol diferente al de su predecesor, Kevin Whitaker, quien era fanático de los Orioles de Baltimore.

Venezuela, puente del narcotráfico, se convierte también en productor por Ludmila Vinogradoff – ABC – 22 de Septiembre 2019

Debido a los vínculos que existen entre la narcoguerrilla colombiana, instalada en el país, y el cartel de los Soles, integrado por la cúpula de la FANB

El otrora exportador de petróleo Venezuela se ha convertido en una potencia emergente en producción y procesamiento ilícito de drogas, gracias al régimen de Nicolás Maduro, que ha dado el control del territorio a la narcoguerrilla colombiana, las FARC y el ELN, que actúan libremente en el país caribeño.

La denuncia la hizo a ABC el director de FundaREDESJavier Tarazona, una ONG venezolana que se ocupa de los derechos humanos y la educación, cuya preocupación por la grave expansión de los grupos armados irregulares lo ha llevado a hacer una campaña de alertas en Europa y en América Latina ante la CIDH de la OEA, la ONU y la Corte Penal Internacional.

«Lo que me preocupa es la indiferencia de las instituciones tanto en Venezuela como Colombia en el combate del narcotráfico, lo que ha permitido de cierta forma la expansión de los grupos irregulares criminales», dijo Tarazona a ABC después de su visita en la Fiscalía General de Bogotá, donde consignó los mapas y las pruebas documentadas de la presencia de las FARC y el ELN en el país bolivariano.

La presencia de la narcoguerrilla colombiana se localiza en 17 de los 23 estados de Venezuela. «Lo peor es que los líderes de las FARC como Iván Márquez y Jesús Santrich, entre otros, operan desde el palacio de Miraflores, la cúpula del poder en Caracas, que los protege y financia, y los trata como ministros con escoltas», afirma Tarazona.

En total cohabitan en el país unos 28 grupos irregulares armados, tanto nacionales como extranjeros, pero los cabecillas de las bandas colombianas que son ocho frentes guerrilleros en la denominada alianza entre el ELN y las FARC, ha expandido su narcotráfico hacia a las costas venezolanas desde el este ante las islas holandesas, Curazao y Aruba, y el oriente en el Caribe frente a las islas de Trinidad y Tobago, y Guyana.

El cartel de los Soles

Venezuela no solo es puente para la exportación ilícita de la cocaína desde Colombia, sino que ahora cultiva, produce y procesa los estupefacientes, en «cantidades incipientes pero importantes» debido a los vínculos que existen entre la narcoguerrilla y el cartel de los Soles, integrada por la cúpula militar de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas (FANB)», añade.

Las FARC y el ELN son el primer empleador en la frontera. «Lo vemos en los estados Táchira, Zulia, Apure, Barinas, Falcón, Aragua, Sucre, donde han expropiado o confiscado fincas y haciendas productoras de ganado. Como la mano de obra venezolana es barata y pagan en dólares entonces tienen un mercado laboral cautivo para sus operaciones ilícitas», dice.

Las bandas de narcotraficantes «poseen 228.294 armas que han sido declaradas como desaparecidas en los batallones del ejército bolivariano que estarían en poder de la narcoguerrilla colombiana», asegura Tarazona.

Proteger yacimientos

Además del narcotráfico esas armas también son utilizadas en otras nuevas actividades que les ha encomendado el régimen como la explotación del Arco Minero en el Orinoco, estado Bolívar, sur de Venezuela, donde protegen grandes concesiones de yacimientos de oro, coltán y diamante de los contratistas chinos, rusos, palestinos y turcos.

«Estos grupos armados son sanguinarios y decapitan a los que los delatan o roban materiales. Hemos registrado 1.200 desapariciones en 2018 y en lo que va de año ya se duplicó la cifra anterior», añade al mencionar que las poblaciones de indígenas de Bolívar y el Amazonas son las más afectadas.

Dijo que la narcoguerrilla colombiana controla cinco estaciones de radio en su área de influencia fronteriza. También tiene poder social. «El régimen de Maduro les ha entregado la repartición de bolsas de alimentos CLAP (Comité Local de Administración y Producción) a los chavistas registrados con el carné de la patria».

A través de su fundación, Tarazona recibe los datos de las actividades criminales de las FARC y el ELN de los propios oficiales y soldados venezolanos bajo anonimato que no están de acuerdo con susoperaciones ilícitas en el país. «Los tenemos bien detectados. Muchos han desertado de las filas del ejército y se han pasado para el lado de Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela y presidente de la Asamblea Nacional, quien posee toda la información necesaria».

Preguntado sobre las operación Guaicaipuro que Maduro ha desplegado esta semana en Táchira con un contingente de 3.000 hombres armados en la frontera, Tarazona dijo que era sólo un show para distraer la atención del verdadero conflicto que es la penetración de la narcoguerrilla colombiana en Venezuela, ahora convertido en un país potencia del cultivo de drogas.

Ante la reducción de la producción petrolera y la pérdida de su ingreso como principal fuente de divisas, el cartel de los Soles ha recurrido al narcotráfico manejado por las FARC y el ELN como su fuente de ingreso alterno pero a un costo social sangriento que competiría con los carteles mexicanos y centroamericanos.

 

Una Agenda de las Naciones Unidas para las Américas: Efecto del Aleteo de una Mariposa  por Diego Arria – Facebook – 21 de Septiembre 2019

download.jpgNo creo necesario acudir a Edward Lorenz con su Teoría del Caos y de su “Efecto del Aleteo de una Mariposa”, que puede generar hasta un tornado en lugares muy lejanos para advertir que toda America desde Canada hasta la Patagonia está en un espacio donde crecientemente el equivalente a un aleteo de una mariposa representado aquí por desbordes poblaciones involuntarios, terrorismo, falta de oportunidades, inseguridad, narco trafico y crimen organizado afecta a todos.

No reconocer la presencia de este “aleteo humano” es vivir en negación de realidades que representan un peligro que se manifiesta con mayor fuerza al ascender hacia el norte. Un ejemplo es que hoy Centro America y México están en cierta manera enfrentados a los Estados Unidos esencialmente por sus movimientos migratorios. Por otra parte iniciativas políticas surgidas en el Caribe-especifica mente desde Cuba vienen afectando a Venezuela y de hecho a Colombia y a toda la región.

Curiosamente la ONU en su división de grupos regionales clasifica a un segmento de nuestra región como GRULAC: Grupo Latinoamericano y del Caribe integrado por 33 miembros. Canada y Estados Unidos los países mas fuertes de America forman parte del Grupo Europa Occidental y otros, o sea no participan directamente en la formulación de políticas de la región de la cual son parte fundamental.

Para mi eso explica los criterios que aplica el GRULAC para la selección de sus representantes ante diversos grupos tales como el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, e incluso ante el propio Consejo de Seguridad que lejos de ser representativos de los mejores intereses de la región son a menudo los peores.

Hoy la narco tiranía venezolana representada por Nicolás Maduro estaría a punto de ser elegido miembro de este Consejo de Derechos Humanos sin importar que la propia Michelle Bachelet, Alta Comisionada de Derechos Humanos de las Naciones Unidas acaba de presentar su informe condenando las abominables acciones de persecución , tortura y toda clase de violaciones a los derechos humanos por parte del regimen.

Hoy la 74va Asamblea General le dedica un espacio central a una Cumbre Climática que me hace recordar que en 1968 Suecia levanto una alarma mundial sobre el peligro de las consecuencias de la llamada “Lluvia Acida” que no respetaba fronteras, que llevó a la ONU a celebrar en Estocolmo en 1972 su primera Conferencia de Estados miembros sobre el Medio Ambiente. Estuve presente en esa oportunidad cuando 113paises acordaron una agenda de acción muy concreta que de haberse atendido la ONU estaría hoy simplemente evaluando como hacer mas eficiente los acuerdos de 1972.

Recurro a recordar este evento a la luz de otros aleteos presentes hoy en las Americas pero de un carácter de la nmas alta peligrosidad para la estabilidad y paz de nuestra America que de no enfrentarse ahora amenazan con tener consecuencias mas que graves para todos.

La lluvia ácida que atrajo la atención del mundo tiene que ser imitada en una Agenda de las Americas reconociendo que los problemas en nuestra región parecen ser de carácter individual hasta que comienzan a trasladarse a todos.

Entiendo perfectamente-claro pero no lo comparto- que los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU actúan de acuerdo a sus intereses individuales a pesar de que la Carta de la ONU les concede privilegios especiales obligándoles a prevenir y eliminar amenazas a la paz y suprimir actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz.

Pero que el Secretario General de la organización que de acuerdo con el Articulo 99 de la Carta “podrá́ llamar la atención del Consejo de Seguridad hacia cualquier asunto que en su opinión pueda poner en peligro el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales”, no lo haga es realmente alarmante.

Y me refiero a que ante el aleteo desastabilizador del regimen de Maduro en la frontera con Colombia desde su territorio que ampara a fuerzas narcoterroristas colombianas del ELN y de las FARC, el Secretario General no puede limitarse a ser un simple espectador.

La Resolución 1373 del Consejo de Seguridad del 28 de septiembre de 2001 decidió que los Estados se abstengan de proporcionar refugio a quienes financian, o proporcionan refugios en sus territorios en contra de otros Estados. Todo esto ocurre hoy en territorio venezolano-admitido públicamente por Nicolás Maduro- sin que el Consejo de Seguridad se pronuncie por razones mas que criticables por la posición de Rusia y de China.

Pero que el Secretario General Guterres se abstenga ante semejante peligro-que no es un simple aleteo de una mariposa- es realmente censurable .

Una franja de Gaza en Venezuela: el caballo de Troya de las negociaciones por  Edgar Cherubini – El Nacional – 14 de Septiembre 2019

Como parte de la nueva estrategia de la dictadura tutelada por Cuba, a los pocos días de esa declaración de guerra, Maduro ordenó movilizar tropas hacia los estados Zulia, Táchira, Apure y Amazonas, en la frontera con Colombia para realizar maniobras militares conjuntas, incluyendo a sus organizaciones paramilitares de milicianos y “colectivos”. Para mayor gravedad, el general Padrino, su ministro de la Defensa, ordenó desplegar el sistema de misiles de defensa antiaérea: S-300, que los rusos han instalado en Venezuela, siendo el más avanzado de América Latina y el Caribe. A partir de ahora, los grupos armados de las FARC y el ELN podrán operar en Venezuela con total impunidad, creando una especie de “franja de Gaza” que se extiende a lo largo de la frontera occidental del país, desde la península de la Guajira hasta la frontera con Brasil, haciendo realidad el sueño de Chávez y Fidel: “Venezuela limita en el oeste y al sur con las FARC (Chávez dixit)”.

Para Venezuela y los países de la región se ciernen riesgos inéditos y una espiral de violencia imprevisible. El más peligroso e inminente es el de la precipitación acelerada del país hacia un Estado fallido, al existir el riesgo, si es que ya no ha sucedido, de que los armamentos livianos y portátiles que poseen las FANB terminen en las manos de las organizaciones narcoterroristas, de los paramilitares y escuadrones de exterminio aliados con bandas hamponiles que hacen vida en el territorio venezolano amparadas por el régimen y que en alianza con la narcoguerrilla se han distribuido el territorio nacional para proteger sus negocios criminales.

Ante este nuevo escenario, cualquier persona medianamente informada se pregunta: ¿Por qué Noruega aceptó que Cuba fuera la sede de las negociaciones de paz para Colombia, siendo este país el secular promotor de la subversión en Latinoamérica, el sostenedor de la narcoguerrilla y el que maneja los hilos de la dictadura en Venezuela? ¿Por qué Noruega hizo caso omiso a las denuncias que ubican en Cuba a los terroristas más buscados por Colombia y las agencias de seguridad internacionales? Durante las negociaciones entre el régimen de Maduro y la oposición democrática en las que Noruega es garante, ¿acaso la dictadura no ha arreciado su persecución y violencia contra los opositores, y descaradamente apoya militarmente a la narcoguerrilla, amenazando a Colombia? También nos preguntamos: ¿Es que acaso no fue en las negociaciones en Noruega que la OLP comandada por Arafat utilizó el mismo modelo para ganar tiempo, movilizar y rearmar a sus combatientes, irrespetando el acuerdo y continuar con sus ataques terroristas contra Israel?

Un indicio de dónde comenzar a hilvanar las respuestas lo leemos en el boletín del Gatestone Institute, que publica un trabajo titulado: “Cómo los déspotas interpretan los tratos con Occidente” (Bassam Tawil, “How Despots Interpret Deals with the West”, Gatestone Institute, Septiembre de 2019). Se trata de un breve análisis sobre las tensiones diplomáticas entre Irán, la Unión Europea y Estados Unidos sobre el acuerdo nuclear de 2015 con este país islámico, a raíz de sus amenazas de “borrar del mapa a Israel”. El tema de dicho informe debería sacudir la ingenuidad de los negociadores europeos y de todos aquellos que creen en el diálogo con terroristas, dictadores y déspotas, al evidenciar que los promotores del terrorismo cuando se sientan a negociar lo hacen para ganar tiempo mientras se rearman e incrementan su violencia y perversidad contra las democracias occidentales, interpretando cada gesto de acercamiento y diálogo civilizado como un signo de debilidad.

Una franja de Gaza en Venezuela

Debido a las coincidencias con los conflictos en Venezuela y Colombia, es interesante  revisitar los entretelones del acuerdo de Oslo firmado en 1993 entre Israel y la Organización para la Liberación de Palestina OLP, en la que participó el gobierno de Noruega como garante de los acuerdos.  El informe Gatestone retrata el objetivo de Yasser Arafat al participar en esas conversaciones, ya que la OLP nunca tuvo la intención de apartarse del terrorismo contra el Estado judío. Bassam Tawil comenta que un oficial de la OLP describió los diálogos de Oslo como un «caballo de Troya” y que, mientras avanzaban las conversaciones, Arafat tenía como objetivo “convertir el Acuerdo de Oslo en una maldición para Israel”, aprovechando ese tiempo para rearmarse y movilizar combatientes a zonas estratégicas. Sobre esto último cita el registro de la conversación con Arafat de otro oficial de la OLP, en la que el líder Palestino le expresó: “Por Allah, los volveré locos [a los judíos]. Por Alá, convertiré este acuerdo en una maldición para ellos. Por Allah, tal vez no en mi vida, pero tú vivirás para ver cómo los judíos huyen de Palestina. Ten un poco de paciencia”.

En 2000, Arafat pateó otra de las mesas de negociación y acuerdos en Camp David, lanzando una ola de terrorismo contra Israel, la famosa «Intifada», pese a que había recibido la oferta de Ehud Barak de “establecer un Estado palestino desmilitarizado en el 92% de Cisjordania y el 100% de la Franja de Gaza y el establecimiento de la futura Capital palestina en el este de Jerusalén, siendo rechazada por los palestinos sin siquiera una contraoferta. La OLP y Yasser Arafat, arremetieron con una campaña sin precedentes de atentados suicidas y actos terroristas cobrando la vida de miles de israelíes”. Israel nuevamente pagó un alto precio por una mesa de diálogo que se suponía debía promover la paz y la estabilidad en Medio Oriente, donde se trató la retirada israelí de la franja de Gaza, pero fue utilizado por la propaganda palestina como un signo de debilidad y retirada. Desde entonces, los palestinos no han cesado de disparar cohetes y perpetrar atentados contra Israel exclamando que los habían obligado a huir de Gaza.

Yo añadiría que ni a Hamas ni a la Autoridad Palestina les interesa la creación de un Estado Palestino, pues  eso significaría establecer y respetar las reglas de juego de la comunidad internacional y traicionar su juramento de jamás reconocer la existencia del Estado judío y de no cesar de luchar por su aniquilación.

Salvando las distancias, pienso que este complejo escenario geopolítico del Medio Oriente se refleja en Venezuela en variadas similitudes. Para resumir, en relación con Colombia, podemos decir que los acuerdos de Paz manejados por Noruega y Cuba solo han servido para que los criminales de la narcoguerrilla agrupados dentro del partido político FARC, ocuparan curules en el Congreso y ahora gocen de total impunidad, mientras su ala militar se reagrupaba y empoderaba en el santuario chavista. En cuanto a Venezuela, la comunidad internacional ha tratado de restaurar la democracia a través de las negociaciones promovidas igualmente por Noruega (…y Cuba), pero hasta la fecha, el chavismo no ha negociado, ya que con cada “diálogo” solo ha ganado tiempo, ha agudizado más la crisis en el país y ha incrementado la violencia y perversidad de su feroz dictadura, como si hubiera copiado a pie juntillas el modelo de negociación OLP-Arafat. Pero esto se complica debido a la reciente declaración de guerra de la narcoguerrila ubicada en Venezuela bajo la protección del régimen de Maduro y su cúpula militar, que han creado una inviolable franja de seguridad para los terroristas y la narcoguerrilla a lo largo de la frontera con Colombia y Brasil.

Pensando en voz alta, finalmente me pregunto: ¿es una coincidencia que Noruega sirva de facilitador y garante de acuerdos que no se cumplen, sino que por lo contrario son utilizados como “caballos de Troya” por los terroristas?

Venezuela: de aliviadero a base militar de la nueva guerrilla colombiana – Revista Avila/Monserrate – 15 de Septiembre 2019

Screen Shot 2019-09-18 at 1.26.36 PM.png

T odo parece apuntar a que el anuncio de vuelta a las armas realizado el 29 de agosto por tres altos exlíderes de las Fuerzas Armada Revolucionarias de Colombia (FARC) sea una nueva etapa de las “relaciones peligrosas” que el chavismo ha mantenido con los movimientos guerrilleros colombianos desde el momento mismo del arribo de Hugo Chávez a la presidencia de la República en 1999.

Chávez y el chavismo jamás ocultaron sus afinidades ideológicas y sus vínculos operativos con los grupos irregulares del país vecino. En el año 2008, en un Aló presidente , Chávez pidió que se le quitara a las FARC el calificativo de terroristas y se les declarara “fuerza beligerante” con un territorio bajo su control. Ese mismo año, cuando alias Raúl Reyes fue abatido en un bombardeo a un campamento de las FARC, el entonces presidente venezolano, en el mismo talk show, pidió y guardó un minuto de silencio por el jefe guerrillero sacrificado y acuso al gobierno colombiano de “cobarde asesinato”.

En julio de 2010, Luis Fernando Hoyos, embajador de Colombia ante la OEA, denunció que Venezuela se había convertido en aliviadero de las FARC, mostró pruebas de que en su territorio había 87 enclaves y más de 1.500 cuadros del frente guerrillero.

Y, desde 2013, tal y como lo ha denunciado la ONG venezolana Redes, una vez que Maduro accedió a la presidencia, la presencia del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en territorio venezolano se hizo rutinaria, maneja emisoras de radios, tiene presencia en numerosas comunidades indígenas del Amazonas y participa en el reparto de las bosas CLAP.

Pero el anuncio de los ex líderes de las FARC la madrugada del 29 de agosto abre un nuevo capítulo de esta relación. Porque de ser cierto lo que denuncian organismos de inteligencia del gobierno colombiano y varias ONGs venezolanas, el gobierno de Maduro ya no solo ofrece el territorio venezolano como aliviadero de la guerrilla, sino que con su apoyo de ahora en adelante Venezuela se convertiría en una especie de base militar desde donde la alianza de las nuevas FARC y el viejo ELN podrá organizar y dirigir sus acciones bélicas en territorio colombiano.

El nuevo escenario las fuerzas insurreccionales colombianas formarían parte de las estrategias de defensa del régimen venezolano ante la presión diplomática de Colombia. También un recurso para perturbar el proceso de paz.

Un gran reto para el gobierno y la nación colombiana cuyos demócratas deberían de manera conjunta aislar a los terroristas reincidentes y denunciar internacionalmente el apoyo del régimen venezolano. Un acto que lo convierte, definitivamente, en un Estado forajido.

¿Qué se deriva del informe de la revista Semana? por – Editorial El Nacional – 15 de Septiembre 2019

Me refiero a la revista Semana, de Colombia, y a los contenidos de la edición del 7 de septiembre de 2019, #1949, titulada “Manguala contra Colombia” (la Real Academia de España define manguala como “confabulación para fines ilícitos”). De acuerdo con lo señalado por la publicación, el contenido del reportaje se basa en documentos secretos del Sebin y del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. El solo hecho de que documentos de inteligencia salten al espacio público es un síntoma más, particularmente revelador, de que no existe la cohesión y unidad política e institucional que Padrino López y el resto del Alto Mando Militar proclaman: hasta en las unidades de inteligencia hay resquebrajamientos, disparidad de criterios y funcionarios que filtran materiales, para mostrar a los venezolanos y al resto del mundo, los extremos de ilegalidad que rigen las conductas del poder que somete a Venezuela.

Del material periodístico elaborado por la revista Semana se desprenden una serie de graves hechos, que listaré y ordenaré a continuación.

Uno. La alianza entre el poder usurpador de Nicolás Maduro y las narcoguerrillas del ELN y disidencias de las FARC no se limita a lo retórico o a meras declaraciones circunstanciales. Los acuerdos tienen una serie de implicaciones territoriales, militares, institucionales y con respecto a la propiedad de tierras y minas, que exceden todas las denuncias y estimaciones que se han venido publicando en los últimos tres o cuatro años.

Dos. Entre las múltiples perversiones de la narcoalianza, es obligatorio llamar la atención sobre el más grave y peligroso de sus contenidos, que compromete a sectores de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. La institución que estaría llamada a desempeñar el más decisivo rol ante organizaciones que son enemigas de Venezuela y los venezolanos, enemigas del Estado de Derecho y de la convivencia, que tendría como su tarea primordial, establecida en la Constitución, la de expulsar, con todos los recursos a su disposición, a esas bandas criminales del territorio venezolano; no solo las acoge, sino que las protege, les suministra apoyo y recursos, y les entrega zonas en distintas regiones, para que operen y puedan eludir la acción de la justicia.

El reportaje cita una denuncia de la organización no gubernamental  Fundaredes, que habría alertado que estos grupos tienen bajo su control, armas y municiones provenientes del Ejército venezolano. Añade Semana que existe un memorando del día 9 de agosto, firmado por el almirante Remigio Ceballos, la máxima autoridad del Ceofanb, dirigido a generales y a prácticamente todas las unidades regionales –REDI, ZODI y ADI–, que “por orden del presidente Nicolás Maduro Moros deberán evitar entablar enfrentamiento con personal de los grupos rojos en las zonas de entrenamiento y abastecimiento desde 080106002019 hasta nueva orden. Brindar apoyo logístico y entrenamiento”.

Tres. Los documentos permiten concluir que la FABN conoce con absoluto detalle dónde están localizados los campamentos y guaridas donde se han instalado los delincuentes –entre 1.600 y 2.000 aproximadamente–, que estarían distribuidas en casi todos los estados de Venezuela. Una parte de estos delincuentes, entre 15% y 20%, serían venezolanos, lo que, es evidente, forma parte de una estrategia para convertir al ELN y las FARC en fuerzas multinacionales.

Cuatro. No solo desestabilizar a Colombia: entre los descabellados propósitos de esta siniestra malanga está el de acopiar información de carácter estratégico-militar, relativa a lugares claves –posibles blancos– en el territorio colombiano, que podrían ser atacados en el caso de una confrontación militar entre estas bandas de delincuentes y sus socios venezolanos, y la nación colombiana.

Los ejercicios militares que Maduro ordenó realizar en la frontera, tienen algo de exhibicionismo, tal como ha escrito Rocío San Miguel. La pregunta que surge de todo esto: ¿a quién pretenden impresionar o atemorizar con el pavoneo guerrerista? ¿A la estructura militar del Estado colombiano? ¿Al presidente Iván Duque? ¿Al almirante Craig S. Faller, jefe del Comando Sur de Estados Unidos? ¿No es más que un señuelo –costosísimo, de acuerdo con los expertos– para desatar los ánimos patrioteros y crear un ambiente de mutuas amenazas?

¿O se trata de un claro e inequívoco mensaje, dirigido a los venezolanos y al resto de los demócratas del mundo, que viene a decir que no dejarán el poder, que continuarán matando y destruyendo las vidas de las familias venezolanas, que el diálogo no es más que una treta para ganar tiempo y complacer al buenismo y a la corrección política, pero que en realidad,de lo que se trata es de que esa alianza, la de militares, narcos y delincuentes, no dejará el poder en Venezuela, y que para ello harán uso de las armas contra quien sea y cuando sea necesario?

¿Esas bandas de criminales que no acataron nunca los llamados al diálogo en Colombia –el ELN– y que rompieron los supuestos acuerdos de paz –las disidencias de las FARC–, ahora aliados con militares y mafias del poder venezolano, autorizarán el diálogo, permitirán que en Venezuela se realicen elecciones libres y en igualdad de condiciones? Mi respuesta: el exhibicionismo militarista y todo lo revelado por el informe de Semana, que se suma a las innumerables denuncias que tienen realizando periodistas y organizaciones no gubernamentales  de Venezuela y otros países, no dejan lugar a dudas: no quieren diálogo sino confrontación. Balas en vez de palabras.

“¿Que ocultan las fotos de Guaidó?” por José Luis Farías – La Patilla – 15 de Septiembre 2019

Si algo no podemos subestimar en el régimen usurpador, es su infinita capacidad para mentir y manipular la verdad. Así es el poder sustentado en la fuerza totalitaria de un sistema concebido para perpetuarse.

La maldad se fortalece en sus estertores hasta el grado de la sinrazón, como lo expresara Goebbels con su consigna “vamos a vencer porque tenemos que vencer”, lanzada a tres meses de la caída definitiva de Berlín el 2 de mayo de 1945.

A todas luces, la publicación de unas fotos de Juan Guaidó con paramilitares del grupo “Los Rastrojos”, es la respuesta de la tiranía para tapar la denuncia hecha el día anterior, 11 de septiembre, del plan de Chávez “de inundar los EE.UU con cocaína de la FARC.”

Según la noticia difundida por el Nuevo Herald, “El fallecido presidente Hugo Chávez orquestó la incursión de su régimen en el narcotráfico como arma de doble filo que buscaba golpear a Estados Unidos, inundando sus calles con droga, y armar a las FARC para derrocar al gobierno democrático de Colombia, según documentos de la DEA presentados en la solicitud de extradición del ex jefe de espías chavista Hugo Carvajal.”

El reportaje del diario norteamericano revela que “La solicitud de 140 páginas muestra una detallada radiografía del denominado Cartel de Los Soles, confirmando que integrantes de la cúpula chavista, como los ex vicepresidentes Diosdado Cabello y Tareck El Aissami, estuvieron en la conformación de la agrupación desde sus inicios. El documento también muestra cómo el régimen coordinó con la guerrilla los envíos regulares de toneladas de cocaína a través de territorio venezolano como arma de guerra no convencional contra Estados Unidos.”

El tenor de la información debe haber causado pánico en la dictadura. Tanto que echaron mano rápidamente de la vieja técnica de “un escándalo se tapa con otro escándalo (que si es de tu enemigo, mejor)”.

Así, al día siguiente de saberse de las andanzas de Chávez con la narcoguerrilla aparecieron, “por casualidad”, las fotografías de Guaidó.

Las imágenes al parecer habían sido tomadas el 22 de febrero pasado cuando Guaidó cruzaba la frontera por alguna trocha hacia Colombia, para encabezar el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela, en vista de que por orden del usurpador se había prohibido su salida del país y cerrado militarmente el paso fronterizo.

Pero es ahora, siete meses después, y al día siguiente de la noticia que inculpaba a Chávez y su pandilla, cuando son difundidas y acompañadas de un descomunal show mediático de la dictadura con un desafuero inusitado y febril.

Todo bajo el mismo guión de siempre: la algarabía en el momento para acallar la noticia que los desnuda, denuncia donde los malos son sus adversarios, acusación, investigación y represión.

Desde entonces no ha descansado el fabuloso aparataje propagandístico del régimen usurpador manejado por el G2 cubano. Una operación a la cual se incorporaron supuestos opositores adversarios de Guaidó que no desperdician oportunidad para atacarlo bajo el pueril argumento de que él está obligado a saber con quién se retrata.

En la campaña de guerra sucia, propia de Goebbels, la dictadura ha puesto a circular por las redes sociales las fotos de Guaidó con la etiqueta de #Narcoproclamado para opacar la poderosa acusación contenida en el Informe de la DEA contra Chávez y sus secuaces.

El paredón moral en cuál se pretende colocar a Guaidó con la guerra sucia madurista se barniza con un toque de presunta legalidad exigiendo una “investigación” que Tarek William Saab abrió por “presuntos vínculos con narcotraficantes y paramilitares”.

Llama la atención la diligente decisión del otrora defensor de DDHH mientras se hace el pendejo con las imágenes de militares rusos vistiendo uniformes militares venezolanos

Por cierto, eso de hacerse el bolsa con los delitos “oficiales” es una vieja enfermedad de los “altos funcionarios” del régimen que ignoraron olímpicamente infinidad de acciones de Chávez y del propio Maduro para favorecer la narcoguerrilla colombiana

Todavía está fresca en la opinión pública la bienvenida a Venezuela dada por Maduro a los narcoguerrilleros Iván Márquez y Santrich, en tanto unos aplaudían y otros más apenados con semejante desfachatez apenas si alcanzaban a volver la mirada hacia otro lado.

Respecto al “Comandante Eterno” bastaría recordar que en enero de 2008 se quitó la careta con respecto a la FARC, exigió que se le quitara el calificativo de “terrorista” y se le reconociera como una “fuerza beligerante”. Aberración de la cual no se dio por enterado ninguno de los miembros del llamado Poder Moral.

Ni mucho menos cuando se supo en marzo del mismo año que el campamento guerrillero de Raúl Reyes en Ecuador fue bombardeado cuatro días después de recibir una llamada de un teléfono digital el 27 de febrero del mismísimo Hugo Chavez.

El bombardeo en el cual murió Raúl Reyes fue calificado por Chávez como un “cobarde asesinato”, montó un show movilizando tanques a la frontera y le guardó públicamente un minuto de silencio a un sujeto que tenía en su contra “varias condenas y 25 órdenes de captura por terrorismo, homicidio agravado, narcotráfico, secuestro con fines terroristas, rebelión, lesiones personales y porte ilegal de armas.”

A %d blogueros les gusta esto: