elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: FANB

Toda Venezuela es ruta del narcotráfico por Ibéyise Pacheco – Diario Las Américas – 16 de Octubre 2019

 El general venezolano, quien fue director de Inteligencia Militar del régimen chavista, concedió una entrevista exclusiva desde su casa en Madrid, a la reportera Ibéyise Pacheco.

Aguardando el pronunciamiento de la Audiencia Nacional de España, luego de que la Fiscalía apelara la decisión que negó su extradición a Estados Unidos, el general venezolano Hugo “El Pollo” Carvajal, concedió una entrevista exclusiva a esta reportera. En su casa en Madrid, rodeado de su familia y amigos, el hombre que desde las vísceras de los servicios de inteligencia vigiló ¿o espió? al país durante más de 10 años, aceptó asomar parte del tesoro de sus secretos. Se guarda, al menos todavía para la opinión pública, la precisión de informaciones que las autoridades americanas aspiran ratificar y que lo mantienen como el testigo y/o protagonista más preciado, con conocimiento suficiente para desentrañar la operación criminal en Venezuela y posiblemente hacer tambalear la corporación delictiva sobre la que se sostiene Nicolás Maduro.

El hacha de guerra la levantó el 21 de febrero pasado, cuando reconoció a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela.

Carvajal fue alumno de Hugo Chávez en la Academia Militar desde donde nació una estrecha relación que se prolongó hasta la muerte del presidente. Desde su ascenso a coronel en el 2000 y hasta el 2003, fue director de Investigaciones de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM), donde continuó avanzando hacia la subdirección hasta que en el 2004, como general de brigada, asumió la dirección. Allí estuvo hasta enero de 2012 cuando su jefe máximo ya tenía la muerte marcada en la frente. La tradición es que en la dirección de la DIM nadie dure más de un año, cuestión de precaución. Demasiada información poderosa para un solo hombre que además es militar. “Estuve allí más de siete años, un record”, dice orgulloso “El Pollo” que sabe que la conclusión natural, es que Chávez creía plenamente en él.

La leyenda dice que era el hombre en quien Chávez más confiaba en Venezuela. “No es leyenda. Es la verdad”, afirma.

Parco y ostensiblemente cuidadoso, el general Carvajal arroja el titular al describir la situación del país: “Toda Venezuela es ruta del narcotráfico”. Lo hace con la conciencia de quien es señalado por ese delito desde Estados Unidos en este proceso judicial por el que aguarda y que podría significar perder o negociar su libertad. Al respecto, el general insiste en su inocencia. Antes de este proceso que lo mantuvo en prisión en España algo más de cinco meses, Carvajal había sido sancionado por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros, OFAC. Fue en el 2008 cuando el Departamento del Tesoro lo acusó de evitar que autoridades venezolanas interceptaran envíos de droga de las FARC. También fue señalado por suministrar armas y documentos de identidad a miembros de la guerrilla colombiana.

¿Cómo opera el narcotráfico en Venezuela?

La droga la transportan para su exportación por todas las vías del país. Las autoridades deberían y podrían evitar eso, pero hay intereses dentro del Gobierno de Maduro para que eso continúe.

Se está refiriendo al Cartel de los Soles…

He repetido que eso es un mito. Conozco muy bien a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, FANB, y te puedo asegurar que no está estructurada como un cartel. Lo que quiero decir, es que dentro del inmenso deterioro moral que existe, en la FANB se lucran del tráfico de droga y el Gobierno lo permite, es más lo estimula, aunque no necesariamente la institución opera como una estructura organizada. Repito, toda Venezuela está al servicio del narcotráfico porque la voluntad del Presidente no pasa por evitar la criminalidad. Ninguna exportación de drogas excluye la complicidad de funcionarios del Estado en puertos y aeropuertos. De eso se trata. Es la burocracia del Gobierno al servicio del delito. ¿Qué hace la autoridad aeronáutica que tiene la obligación se supervisar vuelos que salen y entran? ¿Y los jefes de seguridad? ¿Y las aduanas aéreas y marítimas? ¿Y la dirección antidrogas de la Guardia Nacional? Nadie ignora lo que allí sucede. Todos son cómplices. Se trata de operaciones delictivas puntuales en sectores claves. Es la multiplicación del delito que opera en cada lugar según su propia dinámica. No es que el director antidrogas de la Guardia Nacional instruya a su personal para actuar como socio del narcotráfico, pero los efectivos de ese componente –por el deterioro moral y económico- trabajan para que nada impida el transito de la droga por el país y para que sea enviada a distintas partes del mundo, transportada por los medios necesarios. Puedo asegurar que los jerarcas del régimen están al servicio del flagelo.

La estructura criminal en Venezuela no solo opera para el narcotráfico.

Cierto. La Fuerza Armada en especial, ha sido permeada por el crimen, las mafias, el narcotráfico y la guerrilla. Es un plan elaborado desde Cuba para tener a los militares a su lado. Con el tema del oro, por ejemplo. A las unidades militares que están en las minas, los dejan hacer lo que les da la gana. Permiten la extracción y saben para quién del negocio tienen que trabajar. Un ejemplo: un hato gigante llamado “La Vergareña”, en el estado Bolívar. El Gobierno dijo que iba a destinarlo a la producción agropecuaria y se lo entregó al Ejército. Allí ni se siembra, ni hay ganado. Los oficiales asignan pedazos de tierra y descaradamente cobran en centenares de miles de dólares a los interesados en explotar el oro. Otra situación muy grave se vive en la frontera con Colombia donde hay contrabando de drogas, de armas, de combustible, comida, medicinas, cobre, de lo que sea. Los militares que están en esa inmensa cantidad de alcabalas que hay en Venezuela -cosa inusual también-, cobran- y los jefes se hacen los locos. Esto que enumero es solo una parte de la corrupción y del plan -efectivo hasta ahora- para convertir a los oficiales en subalternos corruptos al servicio de las mafias.

¿Ve posible un enfrentamiento militar con Colombia?

Me preocupó el despliegue militar que hizo Venezuela en la frontera, pero por lo perversa que significa esa movilización utilizada como amenaza política. Colocar esa cantidad de equipos y recursos en la frontera lleva una intención, yo diría que macabra. Me recordó lo que sucedió en Argentina con el tema de Las Malvinas, para desviar el desastre que tenían dentro de su país. Venezuela está peor. Los equipos que movilizan son de cierta envergadura pero están inoperativos. Es el caso de que los cables que conectan los radares con las baterías de tiro fueron robados para fundirlos. No es saboteo, es la crisis y el deterioro. Para activar los equipos habría que reemplazar los cables, mandarlos a buscar a Rusia, etc. Las FANB están como el país: vueltas un desastre, disminuidas.

Colombia ha denunciado con contundencia la penetración de la guerrilla en Venezuela.

El Gobierno de Colombia se quedó corto al calcular que 30 por ciento de la guerrilla colombiana se encuentra en nuestro país. Fueron muy conservadores. En Venezuela hay más. Casi todos los jefes del ELN y de la disidencia de las FARC están en territorio venezolano. Y donde están los jefes, están los demás. La precisión de su ubicación la conoce el alto mando militar. No es un secreto. Por eso no hay excusas para que los guerrilleros estén dirigiendo hasta los operativos de seguridad internos. Son extranjeros que hacen vida en el país y controlan territorios. En lo personal no los veo produciendo droga, pero sí cobrando impuesto por el paso, haciendo transacciones, ayudando en seguridad, de eso no tengo duda. La guerrilla obtiene además ingresos por contrabando, extorsión y cuanto delito se les ocurra. No hay excusa para que la guerrilla esté ahora en Venezuela.

Lo que describo es del conocimiento del Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, a quien le gusta el dinero y solo le interesa estar bien en el poder. Su gracia es mantener a la Fuerza Armada corrompida al servicio de Maduro, quien a su vez está al servicio de Cuba.

Nunca se le debió permitir a la guerrilla ingresar a territorio venezolano.

Todo arrancó en el 2007, cuando comenzaron a pasarse grupos completos hacia el lado de Venezuela. Me llegaban los reportes y lo confirmé. Tengo las fotos de un poco de gente que mandé a detener.

¿Agredían a los venezolanos?

No, simplemente entraban a nuestro territorio. Eso era suficiente para generar inquietud entre los militares porque los guerrilleros se instalaban a hacer vida sin ser perturbados. En ese momento advertí al Presidente que esos hombres estaban uniformados y armados. La respuesta de Chávez fue: “Pueden resguardarse de este lado, pero no pueden estar ni uniformados ni armados”. Todo ocurrió en el marco de este proceso de liberación de rehenes donde Ramón Rodríguez Chacín aparecía como el más activo. Era evidente la intención política de generar confianza a estos grupos que liberaban algunos rehenes. Entendí que Venezuela estaba siendo ofrecido como territorio amigo para que los guerrilleros se resguardaran en el proceso de paz. Esto aumentó la tensión entre Chávez y el presidente colombiano Álvaro Uribe, que estaba muy molesto con todo eso. Después fue peor. La presencia de guerrilleros en el país se fue haciendo costumbre. A la advertencia de que se mantuvieran sin armas ni uniforme, no hicieron el menor caso.

Los militares comenzaron a ser espectadores. La guerrilla fue tomando territorios. El proceso de paz avanzó y finalizó y ellos siguieron en Venezuela. Nada justifica eso. Después de la firma no debería haber quedado un solo guerrillero en suelo venezolano.

¿Qué conoce del armamento de la guerrilla?

Tienen pistolas, fusiles, granadas de mano, no tienen armamentos especiales.

Pero se han registrado explosiones de minas antipersonales al sur del lago de Maracaibo, hacia la zona del Catatumbo.

El registro de esa mina en el Zulia es muy preocupante. Han sido sembradas por el ELN. Yo sé de dónde las sacaron: de los cubanos. Ningún país de la región debería tener minas en su poder. Eso está prohibido en tratados internacionales por lo destructivas e incontrolables que son. Puede morir cualquier inocente que no tenga relación directa con el conflicto. Y no es que quiera atribuir siempre la responsabilidad a Cuba, pero yo sé que ellos mandaron muchas minas para Venezuela. Estoy hablando del año 2015. De eso es responsable el Gobierno venezolano que las aceptó. Eso puede afectar la seguridad de Colombia y agredir a venezolanos.

¿Qué conoce de la estructura operativa actual de la guerrilla?

No voy a analizar el tema de Colombia. En tanto Venezuela, creo que nuestra FANB podría echar a los guerrilleros que permanecen en nuestro territorio, si hubiese voluntad. Ellos no tienen para resistir una fuerza militar. Están muy identificados y localizados.

Lo que sí me preocupa es lo que se ha ido constituyendo como una guerrilla venezolana: la llamada Fuerza Patriótica Bolivariana de Liberación, dedicada al narcotráfico, sicariato, secuestro, cobro de vacunas y que si bien está focalizada en los estados Apure, Táchira y Barinas, sus tentáculos nacen de un grupo político que responde a un sector militar que va controlando territorios, recluta jóvenes y se ha imbricado en la red criminal con aspiraciones de tomar el poder y desplazar a Maduro.

Nadie duda del rechazo dentro de la FANB a Maduro.¿Sobre qué se sostiene en el poder? ¿Sobre una élite corrupta de 200 generales?

Lo sostienen los corruptos, la camarita de generales que está arriba en la cúpula. De ahí para abajo es una cascada dramática de deterioro. Sin embargo, buena parte de esa cúpula también está contra Maduro. Me atrevería asegurar que 80 por ciento de esa élite lo adversa. Tú sientas a 100 de esos generales y 80 están en contra.

¿Aún cuando se están llenando sus bolsillos?

Sí. Su posición no es perceptible, ni se expresa, porque entre ellos es casi imposible comunicarse. Saben que están vigilados. Ellos no hablan esos temas. Eso le ha ido permitiendo a Maduro tomar el control porque el tiempo ha jugado a su favor. Es Maduro bajo la orientación cubana quien coloca a oficiales en lugares claves dispuestos a corromperse, siempre y cuando le respondan a él.

Hay tendencias grupos, aliados y sectores enfrentados.

Sí, pero prefiero guardarme un rato esa información.

¿Es un plan, una decisión política ser una dictadura?

Sí. ¿Por qué crees que dicen “no volverán”? Eso no es un simple eslogan. Lo repiten porque no quieren salir de ahí, no están dispuestos a hacerlo. Y no van a permitir que los sustituyan. Esa es una decisión tomada desde hace mucho tiempo.

Maduro habla recurrentemente de conspiraciones y atentados. ¿Alguno es cierto?

A estas alturas, creo que no. Nadie debe dudar que lo de los drones fue un show del Gobierno. Una oportunidad creada para apresar a políticos incómodos y encarcelar a militares sospechosos. Eso le permite al régimen afianzar el terror. No es que yo sea experto en atentados, pero cualquiera que vaya a armar una supuesta misión como esa, planificada en Estados Unidos, entrenada en Colombia para ser ejecutada en Venezuela… ¿Sabes lo que eso amerita? ¿Los muchos recursos que significan? Según ellos, se ejecutaría en el acto aniversario de la Guardia Nacional que siempre se ha celebrado en Fuerte Tiuna. Pero en secreto, cambian de escenario. Hay que colocarse en la mente de quien planificó el atentado, que debe haber estudiado el lugar, alquilado apartamentos y vehículos. ¿Cuál es la decisión inmediata ante una modificación intempestiva del lugar? ¡Abortar! Es obvio: todo lo de los drones fue mentira.

Después está lo del 30 de abril. Creo que Maduro conocía lo que se estaba planificando, lo propició y mantuvo el control de la información. Se trata de un caso donde aparecen involucrados el ministro de la Defensa, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, el director de Contrainteligencia Militar, el comandante del Ejército, el jefe del SEBIN y otros generales, ¿y Maduro no toma acciones contra ninguno? Nada, no hizo nada. La estructura de esa supuesta conspiración quedó intacta, salvo el general Cristopher Figuera, que se les escapó. Conociéndolos, pienso que ellos sabían lo que iba a suceder porque el movimiento había sido infiltrado. Cada invento de conspiración del régimen es para acabar con varios adversarios y desajustar al liderazgo político.

¿Se puede contar con una FANB aterrorizada, corrupta y desarticulada?

Mi relación con la FANB es contradictoria. Yo quisiera que en realidad Venezuela fuera otra…, cuando veo que ellos son culpables, entonces… ¿Qué pasa por la mente de esos generales que saben lo que está sufriendo el país? ¿Dónde está el general que tiene un territorio que vigilar y ve a la gente pasando hambre, sin electricidad, ni agua, ni medicinas, que conoce que los hospitales y las escuelas se están cayendo?

Pero si usted lo sabía, ¿por qué no reaccionó antes?

Yo hice hasta donde pude.

¿Cuál es el punto de quiebre para un general que está viendo una realidad frente a la cual tiene el deber de indignarse? ¿Cuál es el límite?

Ellos están viendo lo mismo que yo vi y más. Estuve en el poder hasta el 2014, cuando parecía que todavía se podía vivir en Venezuela. Maduro aceleró la miseria en el país.

¿Qué manera imagina para sacar a Maduro del poder?

Puede ser sin derramamiento de sangre. Lo que no creo es que salga a través de una negociación. Todo lo que está haciendo es para quedarse. Engaña al país, a la comunidad internacional, inventa falsos diálogos y estimula la migración. Quiere que la gente se vaya del país.

El férreo control cubano

Una sospecha todavía trabaja para esclarecer el general Hugo Carvajal: la manipulación ejercida por los cubanos sobre Hugo Chávez durante su enfermedad, hasta dirigir su muerte. En ese proceso, el presidente habría perdido el control, mientras los Castro modelaban al deseado sustituto, Nicolás Maduro, preparado desde su temprana juventud en la isla, sin soñar el poder que ejercería en Venezuela.

“A Chávez no le convencía Maduro. Desde 2005 ordenó investigar su condición de colombiano”, recuerda el general.

Continúa:

-Cuba es la génesis de la crisis venezolana. Si no atacas a Cuba como problema fundamental, no va a cambiar el sistema. A partir de 2002, Chávez fue cediendo espacio a los Castro. Se sentía acorralado después del 11 de abril. Yo no veía claramente lo que sucedía, pero seguía y respetaba a Chávez. Además, en ese momento no había emergencia económica. El desastre se desató con Maduro quien es un títere de esa dictadura. Ha costado para que la gente se convenza de eso.

La penetración de los cubanos en el país, es indiscutible. Las instituciones están tomadas por ellos, desde arriba hasta abajo.

Arriba, comenzando por la Presidencia de la República y la Fuerza Armada, por supuesto. En el Ministerio de la Defensa, el comedor para los militares cubanos es de 150 personas y hay dos turnos. Solo allí hay más de 300 hombres. Al principio manejaron la excusa de reorganizar las unidades militares. ¿Y ahora? Vigilan. Escrutan la actividad de los oficiales, averiguan con quién se reúnen, qué dicen y qué no dicen. Todo. Tienen acceso a información secreta militar. Eso que era sagrado.

Destaco el mayor de los peligros de los cubanos: ellos elaboran la estrategia política y comunicacional. Siembran matrices de opinión, en eso son expertos. El G2 cubano opera con el chisme de puerta a puerta. Han perfeccionado esa técnica y lo hacen muy bien. Y tienen ese gentío viendo, escuchando e informando. El espionaje es rudo. La parte informática la manejan los rusos.

Los ministros del Gobierno -incluido el alto mando militar- aceptan al cubano designado que con su equipo tiene acceso a toda la información. Entran como expertos, saben por dónde meterse y de ahí controlan hacia abajo. Penetran la estructura. Hablan como consultores, diseñan un plan, lo debaten y cuando te das cuenta ya están adentro mandando, decidiendo. Además, se apoderan de las roscas, hacen negocios porque son corruptos.

Los cubanos le dictan a Maduro los lineamientos de la política represiva. Deciden qué hay que hacer antes de cualquier protesta. Ordenan tomar previsiones porque saben cuándo la gente va a manifestar. Dirigen el ataque, mandan a matar. Nadie debe dudar que lo de los cubanos es un control férreo, implacable.

Los cubanos también se han encargado de dirigir y entrenar la ejecución de torturas. Es tan decisivo el poder de los cubanos que ha sucedido algo impensable para mí: que oficiales venezolanos torturen a sus compañeros militares. Muchos de los ahora torturadores venezolanos han recibido entrenamiento en Cuba. Es evidente que los oficiales que han ingresado recientemente bajo el mando de Nicolás Maduro a la Dirección de Contrainteligencia Militar, entraron con esa directriz de violar los Derechos Humanos.

Juan Guaidó ensaya una estrategia para que los factores de poder del chavismo presionen a Nicolás Maduro por Pedro Benítez – ALnavío – 11 de Octubre 2019

En política (como en la vida) se hace lo que se puede, no lo que se quiere. Se llama aceptar la realidad tal cual es y de allí intentar cambiarla. Es la lógica de la propuesta que Juan Guaidó, el presidente del Parlamento venezolano, reconocido como presidente interino del país por 55 países, ha presentado públicamente. Una solución salomónica.
Guaidó sigue al frente de la Asamblea Nacional y sigue recorriendo el país / Foto: @jguaido
Guaidó sigue al frente de la Asamblea Nacional y sigue recorriendo el país / Foto: @jguaido

Un relato bíblico del Primer Libro de los Reyes, narra la historia de dos mujeres que disputaban la maternidad de un niño. El hijo de una de ellas había muerto y las dos reclamaban al que estaba vivo. Para dilucidar el asunto se presentaron ante el sabio rey Salomón, quien optó por pedir una espada para partir al niño por la mitad y dárselo a cada una en partes iguales. Ante tal determinación una le rogó al rey que no lo hiciera y se lo entregara con vida a su rival. Mientras que a la otra le pareció justa la decisión.

A lo que Salomón respondió: “Entregad a aquélla el niño vivo, y no lo matéis; ella es su madre”. Así, por medio de ese ardid el sabio rey pudo establecer quién era la verdadera madre.

La historia ha demostrado una y otra vez que las dictaduras son más frágiles de lo que aparentan y caen porque se fracturan por dentro. La de Maduro tarde o temprano va a colapsar, pero no se puede saber cuándo. Lo que intenta Guaidó (contrario a lo que afirman sus críticos desde la acera opositora) es acelerar el proceso por medio de una negociación con el chavismo. Y con su propuesta busca evidenciar que el obstáculo a esa negociación no es otro que Nicolás Maduro.

Esa narración es el origen de lo que se ha dado en llamar una “solución salomónica”, que no busca dejar contentas por igual a las partes, sino que intenta impartir justicia ante una disputa de manera práctica.

Esa parece ser la lógica a la que está apelando Juan Guaidó para destrancar el empate catastrófico en el que ha caído la política venezolana. Ni él ha podido desalojar a Nicolás Maduro del poder, ni tampoco este ha podido sacarlo del terreno.

Luego de nueve meses de lucha, Maduro sigue contando con la lealtad de la Fuerza Armada Nacional (FAN), con el control de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), y las tenebrosas policías políticas, el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM). Es decir, con el principal poder de fuego dentro del país.

A eso hay que sumar su control sobre el muy averiado Estado venezolano, los tribunales y la mayoría de las gobernaciones de estado y alcaldías en los municipios, así como el respaldo de otros grupos armados que operan en distintas partes del territorio nacional como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia, y los colectivos en la ciudad de Caracas.

Pese a que su poder ha disminuido por el caos económico, la debacle de la industria petrolera y las sanciones norteamericanas, Maduro evidentemente es una realidad política. No tendrá legitimidad pero tiene las armas.

Por su parte, Juan Guaidó no tiene las armas pero si la legitimidad que le dan el Parlamento y el reconocimiento nacional e internacional. No sólo se las ha arreglado para mantener el respaldo de una inédita coalición internacional, además sigue contando con un apoyo mayoritario de la población, según los más recientes estudios de opinión pública, y no obstante que la acción política de Maduro ha intentado neutralizarlo sigue al frente de la desafiante Asamblea Nacional (AN) y sigue recorriendo el país.

Es una situación muy extraña en la que Maduro, que pareciera tener el poder para hacerlo, no se atreve a arrestar a quien le disputa la Presidencia, y tampoco a cerrar la Asamblea. Por el contrario, en lo que es una señal obvia de su debilidad, los diputados chavistas se reincorporan a la institución que preside la misma persona que se ha proclamado presidente del país. Es lo que se ha venido a llamar un empate catastrófico. Ninguno puede imponerse sobre el otro.Maduro no tiene legitimidad pero tiene las armas / Foto: PSUV

Ante eso Guaidó ha decidido mover ficha proponiendo públicamente que Maduro abandone el poder y él por su parte renuncie a la presidencia interina. En su propuesta el Consejo de Estado (una figura constitucional de carácter asesor) asumiría las competencias del Poder Ejecutivo y sería ese el gobierno de transición que convocaría elecciones presidenciales.

¿Cree Juan Guaidó que esta propuesta es suficiente para que Maduro abandone el poder? Evidentemente que no. Pero al igual que el rey Salomón no espera partir al niño en dos sino poner en evidencia a una de las partes.

La siguiente pregunta es: ¿Ante quién? La respuesta es: Ante los factores dentro del régimen (o que externamente lo respaldan) que han presionado a Maduro para que negocie un acuerdo estabilizador que implique el levantamiento de las sanciones estadounidenses. Puesto que Washington no las levantará mientras Maduro siga en el poder, para el chavismo esta es una propuesta razonable.

El joven presidente de la AN está admitiendo un hecho: el chavismo es una realidad en Venezuela. Y tarde o temprano habrá que transar con él. La única manera de que eso no ocurra es que se dé una intervención militar externa, que a estas alturas es muy claro que Donald Trump, el único con capacidad de usar esa opción, no está dispuesto a hacer para sacar a Maduro del poder.

Esto es algo que cierta minoritaria oposición en Venezuela se niega a admitir, bien porque no lo entiende, bien porque egoístamente no le conviene, aunque con ello retrase la posible transición en el país. Es parte de la naturaleza humana y ser atacado por ese flanco es un costo que Guaidó tendrá que pagar si quiere insistir por esa ruta.

La historia ha demostrado una y otra vez que las dictaduras son más frágiles de lo que aparentan y caen porque se fracturan por dentro. La de Maduro tarde o temprano va a colapsar, pero no se puede saber cuándo. Lo que intenta Guaidó (contrario a lo que afirman sus críticos desde la acera opositora) es acelerar el proceso por medio de una negociación con el chavismo. Y con su propuesta busca evidenciar que el obstáculo a esa negociación no es otro que Nicolás Maduro.

Nicolás Maduro ordenó enfrentar a los grupos irregulares, pero la Fuerza Armada no va a obedecer por Sebastiana Barráez – Infobae – 9 de Octubre 2019

Algunos de los esfuerzos que los militares hacen para presentar estadísticas que justifiquen su actuación se limitará a las acciones ante delitos menores o contra paramilitares, pero no contra las guerrillas que tienen tomado gran parte del territorio venezolano

Nicolás Maduro con militares (REUTERS)
Nicolás Maduro con militares (REUTERS)

En el marco del balance de los ejercicios militares en Venezuela, Nicolás Maduro habló desde el Puesto de Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb). Dijo que ordenó continuar con la Alerta Naranja, en su fase dos, a la vez que aseguró que “ningún grupo armado puede andar en territorio venezolano y para eso tenemos una poderosa Fuerza Armada Nacional Bolivariana”.

Al manifestar eso ante el Alto Mando Militar ampliado, se constituye en una orden para toda la Fuerza Armada (FANB), que 24 horas después parecía no darse por notificada, aun cuando Maduro colocó en un tuit: “En ejercicio pleno de nuestra soberanía nacional, he decidido continuar con el Alerta Naranja y con una FANB activa y desplegada, frente a las constantes amenazas que hace el gobierno de Colombia contra Venezuela. No permitiremos que ningún grupo armado agreda a nuestra Patria”.

Algunos de los esfuerzos que los militares hacen para presentar estadísticas que justifiquen su actuación se limitará a las acciones ante delitos menores o contra paramilitares, pero no contra las guerrillas que tienen tomado gran parte del territorio nacional. Menos aún después de que la última acción, donde murieron unos guerrilleros de las FARC en el estado Zulia, fue adelantada por un general que a los pocos días fue señalado de relacionarse con el narcotráfico, expulsado del cargo como jefe de la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi) y permanece detenido.

Vladimir Padrino López (AFP)

Vladimir Padrino López (AFP)

Tampoco a Padrino

El 5 de abril 2019 el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, ordenó a toda la estructura de la Fuerza Armada, a través del radiograma Nr. 1011, actuar firmemente “contra cualquier grupo armado que opere al margen de la Ley”. Nada pasó en la institución armada, por lo menos en cuanto a expulsar del territorio a la guerrilla colombiana. Seis meses después Nicolás Maduro repite la orden. Pero sino lo hicieron con el ministro de la Defensa que, para ese momento, gozaba de bastante prestigio y apoyo en el Gobierno, menos lo harán ahora.

En esa oportunidad, el radiograma dirigido a la institución armada destacó que “la FANB apoya irrestrictamente las decisiones del ciudadano Nicolás Maduro Moros, presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, nuestro Comandante en Jefe, en cuanto a la participación del pueblo organizado para garantizar la paz de la nación y actuará firmemente contra cualquier grupo armado que opere al margen de la Ley”.

Ahora Maduro dice, ante el Comando Superior y jefes de las Regiones de Defensa Integral (REDI), en el marco del balance de los ejercicios militares que concluyeron hace días: “Felicitaciones a nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana a sus cuatros componentes: Ejército, Armada, Aviación y Guardia Nacional Bolivariana y a la Milicia Nacional Bolivariana, felicitaciones”, dijo a la vez que aseguró que la Fuerza Armada está unida, cohesionada, leal y lista para el combate en defensa de la paz y de la soberanía territorial.

Dijo que “hemos aprobado un conjunto de recomendaciones para mantener como permanente las medidas de alerta y vigilancia frente a las amenazas externas, que nos vienen de Colombia, de donde viene la violencia, tráfico de droga, tráfico de combustible, los grupos armados de todo signo, el secuestro y todos los delitos binacionales y transnacionales”.

Guerrilleros del ELN

Guerrilleros del ELN

Guerrillas y paramilitares

Nicolás Maduro dijo que “todas las guerrillas y grupos paramilitares que han existido en Colombia son un fenómeno colombiano, que debe resolver el estado colombiano, por la vía constitucional, política, diplomática o por las vías que elija dentro de Colombia”. Para Venezuela no ha sido secreto alguno la existencia de la guerrilla como de los grupos paramilitares, pero desde la llegada de Hugo Chávez al poder, tanto las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como el Ejército de Liberación nacional (ELN), se sintieron más cómodos ante la inacción que contra ellos hubo por parte de la FANB. Con el tiempo, esa situación se convirtió en algo más que en tolerancia y pasó al plano de la participación conjunta de funcionarios militares con guerrilleros y paramilitares colombianos.

Aunque Maduro asegura que “todas estas amenazas y el conocimiento que tuve de los planes para crear un falso positivo y traer la guerra colombiana a territorio venezolano, me llevó a tomar esta decisión fundamental de activar la operación militar Soberanía y Paz 2019 y demostró la capacidad”, la verdad es que los ejercicios militares no significaron más que el enseñar el equipamiento militar venezolano ante una Colombia que no busca ni necesita en este momento una confrontación con Venezuela.

Observamos que el jefe del Ejecutivo Nacional manifestó satisfacción porque “después de estas tres semanas de ejercicios militares, estamos en mejor capacidad que nunca en 200 años para defender el territorio de Venezuela la soberanía y la paz del pueblo de Venezuela”.

No hay ningún militar sensato que crea eso. “Continuemos la marcha de una Venezuela que sueña con un mejor futuro y ama su derecho a la paz. Que no se mete con nadie, pero que está dispuesta a defenderse”. Esa aseveración de Maduro, pone a temblar a los oficiales más conocedores de la institución armada, esos que desconfían del apresto operacional de la FANB en estos momentos, que saben la imposibilidad de detener la deserción, que conocen lo que está sucediendo con la tropa en la frontera, donde la gran mayoría de los militares considera una necesidad justificada vender la gasolina de contrabando, para redondearse el salario. Esa es la Fuerza Armada a la que Padrino López y Nicolás Maduro le dan órdenes que no está en capacidad de cumplir.

Testimonio de torturas en cárcel militar chavista por Sebastiana Barráez – Revista SIC – Agosto 2019

Screen Shot 2019-10-06 at 11.27.57 AM.png

Una práctica recurrente en Venezuela

En los sótanos de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) en Caracas, han estado y están actualmente detenidos los oficiales considerados de mayor riesgo político y militar por el gobierno de Nicolás Maduro, a excepción del general en jefe (Ej) Raúl Isaías Baduel y el capitán (GNB) Juan Carlos Caguaripano

Infobae conversó con un oficial que permaneció en las celdas del DGCIM hasta hace unos meses, cuando el coronel Rafael Antonio Franco Quintero era el director de investigaciones de esa institución.

Solo estuvo 45 días en el año 2017, pero durante ese tiempo detenido este alto oficial, que ascendió de primero hasta los más altos grados en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), vio y vivió hechos aterradores. En consecuencia, hemos resguardado su nombre para protegerlo a él y a su familia.

“Los muchachos que conozco de la Marina y están allí presos son oficiales ejemplares, de primera, todos de la Infantería de Marina, de Operaciones Especiales”, afirma. El costo para las familias es muy alto: “solamente tres horas de visita a la semana en el DGCIM (refiriéndose al actual DGCIM). Para que tenga una idea, por ejemplo, en la cárcel de Ramo Verde el régimen es abierto, tienen hasta cantina, cocinas, la visita se puede recibir en la propia celda, tienen televisores y creo que unos dos o tres días de visita desde la mañana hasta la tarde”.

– ¿Cómo es en la DGCIM?

– En la DGCIM se tortura incluso a las familias, porque tienen que recorrer largas distancias, pagar hoteles, transporte, para tres horas de visita que en oportunidades las cancelan sin previo aviso. Allí vi gente venir de Margarita con sus hijos pequeños, o de la región andina, personas muy humildes, y no poder visitar a su familiar sin que se les haya avisado con tiempo. Es todo muy cruel, mucho más de lo que la propia imaginación puede recrear.

– ¿Usted estuvo en tiempos del coronel Franco Quintero?

– Sí, ese coronel, en mi opinión, es un psicópata. Nunca imaginé que una persona así pudiese, no solo ser parte de la FANB, sino considerarse humano. Su paso por la DGCIM fue terrible.

– ¿Por qué él en particular?

– Porque él fue quien cambió toda la rutina y condiciones de encarcelamiento a condiciones infrahumanas…

– Descríbame ese lugar, cuando estuvo ahí

– Las celdas son herméticas, las puertas son de lámina de hierro, no de barrotes. Con una ventana pequeña que también permanece cerrada 24 horas; el encierro es absoluto, no se puede ver hacia afuera de la celda. No tienen baño y las necesidades, salvo cuando se lo permiten, se hacen en bolsa plástica las sólidas y en potes de plástico las líquidas. Prohibió los libros, inclusive las biblias, prohibió suplementos alimenticios, nada que no fuese agua, quitó el teléfono del pasillo y creó la norma de los tres minutos una vez al día.

– ¿Recuerda algún caso cruel?

– En una de las celdas había cuatro jóvenes reos llaneros que tenían meses allí sin que sus familias supiesen si estaban vivos. Sus condiciones eran peores, ni siquiera se les permitía bañarse sino cada una o dos semanas, con la misma braga y ropa interior por no tener ningún familiar que se las llevase; usaban cuando se les permitía, la pasta y cepillos de dientes que les dábamos. Igual sucedía con el papel higiénico. No tenían ningún tipo de utensilio de higiene y su aspecto y conducta, dadas las severas condi‑ ciones, era como en las películas de guerra, que no levantan la cabeza y caminan arrastrando los pies; un grado de sumisión extremo provocado por este tipo de tortura blanca brutal, yo nunca había vivido o visto algo así.

Los familiares los describen como si estuvieran en campos de concentración. Eso mejoró un poquito cuando llegó el coronel Hannover Esteban Guerrero Mijares, pero parece que ahora es implacable.

Un sargento, cuando nos traía la comida, que era extremadamente reducida. Por ejemplo, en la mañana una arepa pequeña y dos cucharadas de arvejas, a esos jóvenes llaneros, en vez de darles las cuatro, le daban dos. A diferencia de otras cárceles donde se permiten los alimentos, allí está prohibido. El confinamiento es absoluto, sin libros, sin teléfonos y lo único para ingerir que se puede recibir es agua.

– Con la llegada del coronel Guerrero Mijares, empezaron a permitir que los familiares les llevaran alimentos, lo cual hizo que recuperaran algo de peso, pero volvieron a impedirlo. ¿Será que les gusta aplicar la tortura?

– No lo sé, pero le comento algo. Después que salí en libertad, a los 45 días gracias a Dios, el ministro Padrino López me mandó a llamar a su despacho y personalmente me pidió disculpas y aceptó que yo tuviese diferencias de criterio de manera muy amable. Sin embargo, me preguntó si había visto su entrevista con José Vicente del domingo anterior, lo que significa que él creía que yo tenía tv en la cárcel. Lo que no sabía es que cuando me llamaron tenía tres días sin bañarme y en absoluto aislamiento, lo cual no pude decirle en esa reunión porque mi órgano de investigación designado era mi propio órgano de reclusión, es decir, mientras tuviese cautelares estaba en sus manos.

– ¿Cuándo les permitían llamar, tenían privacidad?

– No, ¡qué va! Hacíamos una fila para llamar por teléfono y eran solo tres minutos desde que comienzas a marcar, caiga o no caiga la llamada. Cuando hacíamos la fila, no podíamos hablar entre nosotros. En ese famoso pasillo hay una celda de castigo de un poco más de un metro cuadrado cubierta, piso y paredes, de colchoneta podrida, donde el reo solo puede sentarse en el piso. La hediondez es tan grande que cuando usted pasa frente a esa celda el mal olor llega a la parte exterior; allí colocaban a los castigados, en ocasiones hasta dos. La celda no posee iluminación, es oscura 24 horas al día, y normal‑ mente los colocan con capucha y esposados con las manos atrás; comían del plato como perros. Algunos tenían la flexibilidad de pasar los brazos por debajo de las piernas hacia adelante y así podían burlar un poco esta barbarie. Yo, ante el temor de ser castigado, trataba de practicar en la celda el paso de los brazos hacia adelante y nunca lo logré. Rogaba a Dios no caer allí, moriría, creo que no lo resistiría, se lo confieso.

– ¿Qué pasa ahí en las noches?

– A las nueve de la noche apagan las luces de manera centralizada y la oscuridad, por ser un sótano, es absoluta. Usted abre y cierra los ojos y no hay diferencia. Así había que cuadrar muy bien la posición de la bolsa para necesidades, el pote para orinar, el papel, agua para beber, etcétera. En posiciones aprendidas, porque la luz  la volvían a colocar a la hora del desayuno. La cama era de concreto con una colchoneta encima. No hay sillas ni repisas ni nada adicional en la celda. Algunos compañeros, quienes de alguna manera tenían receta médica para ello, se mantenían allí a base de pastillas para dormir. Paradójicamente le puedo decir que le doy gracias a Dios por esa experiencia.

– Usted es un alto oficial, que hizo carrera durante décadas en la institución armada… ¿Qué fue lo que más le impactó de lo que vio en la DGCIM?

– Allí vi a jóvenes recién capturados de las protestas, normalmente los más importantes; los tenían semanas en el pasillo, manteniendo en su cabeza la capucha negra y esposados 24 ho‑ ras al día, excepto para comer o higiene. Y le digo que sentía una gran admiración por esos jóvenes que no cedían a todo este cruel trato y presión. Por alguna extraña razón el coronel (Franco Quintero) solo a mí me permitió a la mitad de mi estadía (tal vez una concesión ordenada por algún superior que me conocía) llevar tres libros y mi esposa me llevó mis libros preferidos: La Biblia, el Conde de Montecristo y Don Quijote.

Screen Shot 2019-10-06 at 11.27.02 AM.png

– ¿Puede describirme el área?

– El área es totalmente cerrada en el sótano con dos puertas para entrar al pasillo. Allí, un viejo aire acondicionado recoge el aire del baño y lo lleva a las celdas por ductos, en un eterno circuito cerrado sin tomas de aire del exterior. Puede imaginarse el efecto del aire viciado, com‑ binado con los malos olores y tener que respirar así en una celda cerrada, incomunicado y sin poder hablar con nadie día a día. En algunas oportunidades nos daban permiso para salir al pasillo y podíamos hablar y de repente volvíamos a la condición anterior. Estaba previsto, una vez a la semana, subirnos media hora a tomar sol, lo cual durante mis 45 días solo se hizo una vez. Las visitas son solo de dos personas que tienen que sentarse separadamente de las otras familias y no se puede hablar ni saludar entre familias.

– ¿Alguna razón para ello?

– No la dicen. Al terminar la visita éramos desnudados uno a uno en el baño, teniendo que flexionar las piernas en posición de cuclillas para verificar que no tenemos algo en el ano. Faltando unos 15 días para mi libertad que solo supe el día que salí cuando me mandaron a bañar, colocaron a un teniente en mi celda y para que usted tenga una idea, en oportunidades yo lo tenía que tranquilizar y decirle que respirara poco a poco por el efecto del aire viciado. El aislamiento para ellos es una forma adicional de tortura. – ¿Por qué? – Imagínese cómo será eso, que yo le decía a mi esposa que prefiero estar hacinado a solo, porque es terrible ver cómo pasan los días y usted sólo puede pensar o rezar.

– ¿Cómo fue su detención?

– Me detuvieron diciéndome en mi casa que era una entrevista. Y el trato no solo fue inhu‑ mano, sino que me metieron en una pequeña oficina de dos por dos con una silla rota, sin ventilación, cuatro lámparas potentes y pintada de marrón, paredes y techo. Ya allí comienza la tortura. Allí pasé desde las cinco de la tarde hasta la una de la mañana, sin comer, sin tomar agua y sin explicaciones. A la una de la madrugada, cuando llegó la orden de aprehensión, me pasaron a la celda, por supuesto sin agua y sin haber comido. Y aun así, puedo confesar que me considero afortunado.

– ¿Afortunado?

– Sí. Allí tenía dos meses un general, un palo de hombre, solo por ser amigo del general Baduel y siendo 10 años mayor que yo, bajo y de contextura delgada, había rebajado 20 kilos y no se le permitía de manera humanitaria que su familia le llevase algún suplemento. Esas personas me dieron la fuerza para resistir y en la soledad de la celda, rezar. No me imagino a alguien que no crea en Dios, sobrevivir en un sitio así. Para que algunos compañeros se distrajeran les escribía en papel fragmentos de la Biblia de los que levantan la moral y se los pasaba, cuando podía, por debajo de la puerta.

– Sé que no hay la mínima consideración para la atención médica. Quedó demostrado con el caso de Nelson Martínez, ministro y presidente de PDVSA

– No se pueden tener pastillas ni medicina en la celda. Si le duele la cabeza o ante cualquier otro problema, solo tendrá la medicina si se lo permite el custodio de guardia y se toman de sus pertenencias que son guardadas en otro lugar. Al cerrar las celdas en la noche no entra nadie hasta el otro día, no hay manera de ser atendido en caso de cualquier emergencia, incendio u otra cosa.

– ¿Cómo eran los custodios?

– La mayoría son formados en Cuba, de acuerdo a sus propios comentarios. Cuando abren la puerta para dar de comer, no la abren totalmente, solo lo suficiente para pasarle el contenedor de plástico con la comida, mientras un funcionario lo graba con una cámara como para dejar constancia que comió. Ahí se come con cubiertos plásticos que limpiamos con servilleta al terminar y los colocamos de nuevo en una bolsita con nuestro nombre. Cuando se les olvidaba los cubiertos, en vez de regresar los 20 metros donde se depositan, simplemente nos ponían a comer con las manos. Cuando cierran la puerta, que posee dos grandes bisagras, lo hacen con fuerza. Yo no entendía por qué y después entendí que, hasta esa insignificancia, formaba parte de toda esta tortura blanca.

– ¿Usted lo sentía así?

– Sí, es brutal el efecto psicológico de ver cerrar de nuevo la puerta hasta la próxima co‑ mida, o hasta el día siguiente con un fuerte golpe. No saber si es de día o de noche, no saber qué hora es, ya que no permiten relojes; escuchar solo el ruido del aire que a veces se apagaba y el sofocamiento aumentaba. No soy vengativo, pero de verdad le digo que estas personas han hecho mucho mal.

Militares venezolanos crearon el Estado Mayor en el exilio para el rescate de la FANB por Robert Lobo – Punto de Corte – 2 de Octubre 2019

Tienen registrados a 6 mil efectivos

Sebastiana Barráez| Militares venezolanos crearon el Estado Mayor en el Exilio para el rescate de la FANB: Tienen registrados a 6 mil efectivos

 

Caracas 02 de octubre de 2019. Un grupo de oficiales venezolanos presentará hoy miércoles en Florida el Estado Mayor Militar en el Exilio, además del listado parcial del Censo de Militares que se han inscrito para formar parte de lo que sería el próximo Gobierno o Gobierno de Transición. Además, presentarán el Proyecto de Ley para la Reinserción de Oficiales a la Fuerza Armada Nacional y el Proyecto de Ley Orgánica de la Fuerza Armada.

Por ahora, la cabeza visible de ese Estado Mayor es el capitán de la Guardia Nacional Javier Nieto Quintero, en compañía del teniente Lobzan Chacón, el mayor Ezequiel Solis, coronel Fidel Pastrán, capitán Julio Barazarte y como Sargento de Comando estará el sargento mayor Jesús Palmar Fernández.

Según explicó Nieto Quintero, “estamos presentando con humildad una organización necesaria para los acontecimientos que se avecinan en Venezuela. Por ello organizamos esta estructura que tiene en este momento, con un censo inicial, 2.780 ya registrados entre militares y fuerza policial, además de 3.320 listos para registrarse. Eso nos daría un total de 6.000 hombres dispuestos a ofrecer su apoyo para la reconstrucción de la institución armada”.

Por Colombia, el delegado es el teniente coronel Arturo Gómez Morantes
Por Colombia, el delegado es el teniente coronel Arturo Gómez Morantes

“Humildemente estamos invitando a los militares que aman a la Fuerza Armada proponiendo para que nos ofrezcamos en lo que podamos contribuir. Por ahora empezamos sincerando la cantidad de militares y policías en el exilio, que en los próximos meses será pieza esencial para estructurar un aparato de inteligencia confiable y comprometido con la gobernabilidad y la lucha por el país”, aseguró Nieto Quintero.

Cree que es necesario decirle, bien sea al gobierno interino, al TIAR, a Colombia, a los EEUU, a quien sea, que los militares comprometidos con la recuperación de la Fuerza Armada, pueden ser el reemplazo de las unidades de base. “El punto de partida es abrir el debate”.

El parte general de países

Los delegados

El delegado principal por Estados Unidos es Nieto Quintero. El censo de militares en ese país arroja: 240 ya registrados y 195 por registrar, según explicó. Entre ellos, tres generales (5 por registrar), 82 oficiales superiores (72), 73 oficiales subalternos (66), 25 tropa profesional (23), 9 tropa alistada (8) y 48 policiales (21). El coronel Fidel Pastrán Delgado es el delegado en Argentina, país donde han censado a 124 y están por registrar 88 militares y policías.

Por Colombia, el delegado es el teniente coronel Arturo Gómez Morantes, donde se han registrado 678 y está previstos que se registren 458 para un total de 1.136. El delegado por México es el teniente coronel Héctor Hernández Vegas, país donde se han censado 25 y prevén 72 más. En Chile, el delegado es el teniente coronel Ramón Zambrano Rivas y se han registrado 185, previendo que haya 171 más.

Si vamos a Europa, en España el delegado es el coronel Edmelcar Delgado Sánchez; en ese país se han registrado 132, aunque la gran mayoría son policías (105), prevén registrar 193 más con mayoría de militares.

En el caso de Perú, el representante es el capitán Iyerandi Delgado Urrieta; tiene registrado 453 y por registrarse hay 485. En Ecuador, la suma de censados también es importante, ya que llegan a 298 y en lista por registrarse hay 489. El delegado por Costa Rica es el capitán de corbeta Napoleón Martínez Beguett; se han registrado 28 y hay 33 más en lista.

La invitación al encuentro

Hay 8 registrados en Inglaterra y 26 por registrarse. El delegado es el inspector José Caamaño Valero.

El delegado de Brasil es Edicson Ramírez Narváez, en cuyo país hay 25 registrados y 59 que esperan hacerlo pronto.

En el caso de Venezuela, y por razones obvias, la información del delegado está clasificada, aunque ya se han registrado 386 y están por hacerlo 751 más entre militares y policías.

Hay 498 entre los 198 registrados y los 300 que están por registrarse en otros países, como República Dominicana, Nigeria, Kazashstan, Oman, Portugal, Guatemala, Canadá, Uruguay, Italia, Cambodia, Australia y Paraguay, Aruba, Emiratos Árabes, Belarús, Francia, Polonia, Curazao, Cyprus, Sao Tome and Prince.

La presentación de los delegados y el Estado Mayor será este miércoles a la una de la tarde en 2550 NW 100th Ave, Room 9, Doral Florida, 33172, según especifica la invitación hecha por la organización Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex).

Remigio Ceballos: Hemos detectado más 54 aeronaves de EEUU haciendo exploración en territorio venezolano – La Patilla – 29 de Septiembre 2019

El almirante y comandante estratégico operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb), Remigio Ceballos, aseguró que se han detectado más de 54 aeronaves norteamericanas haciendo exploración procedentes de los EEUU durante el mes de septiembre.

Denunció este domingo que durante el mes de septiembre detectó 54 vuelos de aviones de “exploración radioelectrónica” de Estados Unidos en el espacio aéreo venezolano.

“Pudimos detectar aeronaves, solamente en este período de 30 días más de 54 aeronaves haciendo exploración, aeronaves norteamericanas, en el espacio FIR (región de información de vuelo) de Maiquetía y en otras áreas”, dijo Remigio Ceballos, responsable del Comando Estratégico Operacional de la FANB (Ceofanb).

En un mensaje publicado en las redes sociales del Ceofanb, Ceballos indicó que entre los vuelos detectados figuró un avión EP-3 que estaría “haciendo exploración radioelectrónica” en la fachada atlántica del país suramericano.

Según el Ceofanb, las aeronaves fueron “captadas por los radares” del Comando de Defensa Aeroespacial Integral (Codai) como parte de las actividades relacionadas con los ejercicios militares, denominados Venezuela Soberanía y Paz, que se realizaron entre el 10 y el 28 de septiembre.

Es la cuarta vez en el año que las autoridades venezolanas denuncian la incursión de aviones estadounidenses en la región de información de vuelo (FIR) de Maiquetía, en el centro-norte de Venezuela y donde está ubicado el principal aeropuerto del país.

Denunció el 22 de julio que un avión espía estadounidense hizo una incursión en espacio aéreo venezolano, en medio de los señalamientos cruzados entre ambos países por un episodio similar ocurrido el viernes 19 de julio en la región de vuelo de Maiquetía.

CEOFANB@ceofanb

🛑URGENTE|
Operación . Cmdte CEOFANB AJ @CeballosIchaso denunció la detección de más de 54 aeronaves de exploración procedentes de los EEUU durante el mes de septiembre, los cuales fueron captadas por los radares del @CODAI_FANB.

Video insertado

¿Qué se deriva del informe de la revista Semana? por – Editorial El Nacional – 15 de Septiembre 2019

Me refiero a la revista Semana, de Colombia, y a los contenidos de la edición del 7 de septiembre de 2019, #1949, titulada “Manguala contra Colombia” (la Real Academia de España define manguala como “confabulación para fines ilícitos”). De acuerdo con lo señalado por la publicación, el contenido del reportaje se basa en documentos secretos del Sebin y del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. El solo hecho de que documentos de inteligencia salten al espacio público es un síntoma más, particularmente revelador, de que no existe la cohesión y unidad política e institucional que Padrino López y el resto del Alto Mando Militar proclaman: hasta en las unidades de inteligencia hay resquebrajamientos, disparidad de criterios y funcionarios que filtran materiales, para mostrar a los venezolanos y al resto del mundo, los extremos de ilegalidad que rigen las conductas del poder que somete a Venezuela.

Del material periodístico elaborado por la revista Semana se desprenden una serie de graves hechos, que listaré y ordenaré a continuación.

Uno. La alianza entre el poder usurpador de Nicolás Maduro y las narcoguerrillas del ELN y disidencias de las FARC no se limita a lo retórico o a meras declaraciones circunstanciales. Los acuerdos tienen una serie de implicaciones territoriales, militares, institucionales y con respecto a la propiedad de tierras y minas, que exceden todas las denuncias y estimaciones que se han venido publicando en los últimos tres o cuatro años.

Dos. Entre las múltiples perversiones de la narcoalianza, es obligatorio llamar la atención sobre el más grave y peligroso de sus contenidos, que compromete a sectores de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. La institución que estaría llamada a desempeñar el más decisivo rol ante organizaciones que son enemigas de Venezuela y los venezolanos, enemigas del Estado de Derecho y de la convivencia, que tendría como su tarea primordial, establecida en la Constitución, la de expulsar, con todos los recursos a su disposición, a esas bandas criminales del territorio venezolano; no solo las acoge, sino que las protege, les suministra apoyo y recursos, y les entrega zonas en distintas regiones, para que operen y puedan eludir la acción de la justicia.

El reportaje cita una denuncia de la organización no gubernamental  Fundaredes, que habría alertado que estos grupos tienen bajo su control, armas y municiones provenientes del Ejército venezolano. Añade Semana que existe un memorando del día 9 de agosto, firmado por el almirante Remigio Ceballos, la máxima autoridad del Ceofanb, dirigido a generales y a prácticamente todas las unidades regionales –REDI, ZODI y ADI–, que “por orden del presidente Nicolás Maduro Moros deberán evitar entablar enfrentamiento con personal de los grupos rojos en las zonas de entrenamiento y abastecimiento desde 080106002019 hasta nueva orden. Brindar apoyo logístico y entrenamiento”.

Tres. Los documentos permiten concluir que la FABN conoce con absoluto detalle dónde están localizados los campamentos y guaridas donde se han instalado los delincuentes –entre 1.600 y 2.000 aproximadamente–, que estarían distribuidas en casi todos los estados de Venezuela. Una parte de estos delincuentes, entre 15% y 20%, serían venezolanos, lo que, es evidente, forma parte de una estrategia para convertir al ELN y las FARC en fuerzas multinacionales.

Cuatro. No solo desestabilizar a Colombia: entre los descabellados propósitos de esta siniestra malanga está el de acopiar información de carácter estratégico-militar, relativa a lugares claves –posibles blancos– en el territorio colombiano, que podrían ser atacados en el caso de una confrontación militar entre estas bandas de delincuentes y sus socios venezolanos, y la nación colombiana.

Los ejercicios militares que Maduro ordenó realizar en la frontera, tienen algo de exhibicionismo, tal como ha escrito Rocío San Miguel. La pregunta que surge de todo esto: ¿a quién pretenden impresionar o atemorizar con el pavoneo guerrerista? ¿A la estructura militar del Estado colombiano? ¿Al presidente Iván Duque? ¿Al almirante Craig S. Faller, jefe del Comando Sur de Estados Unidos? ¿No es más que un señuelo –costosísimo, de acuerdo con los expertos– para desatar los ánimos patrioteros y crear un ambiente de mutuas amenazas?

¿O se trata de un claro e inequívoco mensaje, dirigido a los venezolanos y al resto de los demócratas del mundo, que viene a decir que no dejarán el poder, que continuarán matando y destruyendo las vidas de las familias venezolanas, que el diálogo no es más que una treta para ganar tiempo y complacer al buenismo y a la corrección política, pero que en realidad,de lo que se trata es de que esa alianza, la de militares, narcos y delincuentes, no dejará el poder en Venezuela, y que para ello harán uso de las armas contra quien sea y cuando sea necesario?

¿Esas bandas de criminales que no acataron nunca los llamados al diálogo en Colombia –el ELN– y que rompieron los supuestos acuerdos de paz –las disidencias de las FARC–, ahora aliados con militares y mafias del poder venezolano, autorizarán el diálogo, permitirán que en Venezuela se realicen elecciones libres y en igualdad de condiciones? Mi respuesta: el exhibicionismo militarista y todo lo revelado por el informe de Semana, que se suma a las innumerables denuncias que tienen realizando periodistas y organizaciones no gubernamentales  de Venezuela y otros países, no dejan lugar a dudas: no quieren diálogo sino confrontación. Balas en vez de palabras.

Cuba y Rusia sacrificarían su marioneta, provocando un conflicto bélico con Colombia por Laureano Pérez Izquierdo – Infobae – 9 de Septiembre 2019

¡VIENTOS DE GUERRA! Cuba y Rusia sacrificarían su marioneta, provocando un conflicto bélico con Colombia

 

Sobre Alberto Fujimori y Sixto Durán-Ballén pesa un triste y trágico pergamino. El presidente de Perú durante la completa década del 90 y el jefe de Estado de Ecuador entre 1992 y 1996 fueron quienes convirtieron en guerra un conflicto fronterizo. Ocurrió en enero y febrero de 1995. El primero buscaba la reelección; el segundo conseguir algo de oxígeno ante la impopularidad de su gobierno. La ambición de ambos provocó la muerte de un centenar de soldados sumados ambos países. Fue el último ensayo bélico en la región. Pero no fue la primera vez que en América Latina un mandatario se iluminaba con una idea semejante: Leopoldo Galtieri, -el penúltimo jefe de la dictadura argentina- había incurrido en el mismo plan en 1982 al intentar recuperar las Islas Malvinas provocando una confrontación con el Reino Unido.

Nicolás Maduro coquetea con un peligroso y similar razonamiento. Esos vientos y fantasmas agita el autócrata caribeño desde hace algunas semanas. No pronuncia la palabra “guerra”, pero sobrevuela su cabeza. Sobre todo en las recientes horas: el pasado 3 de septiembre ordenó la activación de un Alerta Naranja en el límite colombiano y la realización de ejercicios militares entre el 10 y el 28 de este mes. No informó cuál era la amenaza que pende sobre su nación o sus habitantes, ni cómo arribó a esa temeraria conclusión.

Lo resolvió cinco días después de que una facción de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciara su vuelta a las armas y lanzara amenazas contra Bogotá y su clase empresaria. El mensaje emitido a toda la región fue encabezado por Iván Márquez, histórico miliciano, y Jesús Santrich, prófugo acusado de pertenecer a una red de narcotráfico. Ambos están en Venezuela, de acuerdo a fuentes del gobierno de Iván Duque.

“Anunciamos al mundo que ha comenzado la segunda Marquetalia bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos de levantarse en armas contra la opresión”, afirmó el guerrillero que supo ser parte del proceso de firma de paz con la administración de Juan Manuel Santos. No está claro cuál sería esa opresión a la que se siente sometido Márquez teniendo en cuenta que su grupo armado -y él mismo- consiguió incontables hectáreas de forma legal y sillas en el parlamento. El discurso fue montado en tierra venezolana, donde se les regala refugio. Incluso dinero. No sólo a ellos, sino además a quienes podrían unirse a ellos y conformar parte de la nueva era de violencia política: el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Márquez y el caraqueño saben que los cabecillas del ELN se sumarán a su iniciativa. De este modo contarán con un músculo más potente para acosar al aparato estatal colombiano.

Es tal la connivencia entre el chavismo y los popes rebeldes de FARC que a estos últimos puede vérselos transitar en caravanas fuertemente custodiadas, como si fueran ministros del régimen. Márquez pasa sus días entre Apure y Caracas; a Santrich entre las capitales venezolana y cubana; Hernán Velásquez, El Paisa, es uno de los personajes más siniestros del grupo y pasa sus días en Bolívar. Y así, todos los jerarcas descontentos de la milicia.

La alianza tripartita provocó la reacción de Duque quien fue directo al conocer la resurrección de la lucha armada: “No es una nueva guerrilla, son narcoterroristas apoyados por Maduro”. De todas formas, mantiene la calma y aseguró que no cederá ante las provocaciones de su vecino. “Colombia no agrede a nadie”, advirtió pese a que el dictador del Palacio de Miraflores ya envió a tres mil soldados a la frontera. Los ejercicios militares se ejecutarán en los estados de Zulia, Táchira Apure y Amazonas.

“Maduro sólo busca cohesión nacional en medio de la crisis. Rebrotar el nacionalismo. No tiene los recursos suficientes y necesarios para encarar una guerra”, explica a Infobae un general en actividad que conoce en detalle no sólo la situación en la frontera, sino la historia y las internas de las FARC y el ELN, a quienes combatió. También enumeró las motivaciones que estarían detrás tanto del régimen vecino como de los guerrilleros. Para el militar, mientras el hombre que conversa con seres alados quiere activar las fibras más viscerales de su pueblo, los grupos terroristas persiguen otros objetivos: por un lado golpear el proceso que concluye el domingo 27 de octubre con elecciones regionales; por otro, territorialidad. “Habrá que estar muy atentos”, alerta el oficial colombiano en off the record. Los atentados ya comenzaron: candidatos locales perecen víctimas de ráfagas de fusil o explosivos desde el inicio de la campaña.

“Se equivocan. Es ingenua la posición de estas FARC. Le declaran la guerra a la clase política y empresaria de Bogotá, con lo que conseguirán que todo el aparato del Estado les caiga encima. Es un grave error”, pronosticó el general quien recordó que ya intentaron algo similar en el pasado y el resultado fue aplastante luego de que colocaran a la capital en su mira. Pero otro polo mucho más lucrativo reúne a la disidente FARC con el ELN: el narcotráfico. “Se repartirán territorios en el norte del país. No combatirán juntos, ni unidos. Será una distribución de tierras para el comercio de la droga”, describe otro coronel conocedor del movimiento guerrillero.

El chavismo (y Cuba) sólo podrá ofrecerle asilo clandestino de momento. Tanto como para planificar sus misiones y no arriesgar sus vidas. ¿Pero podría Caracas gestar un autoatentado, victimizarse ante el mundo, culpar a la Casa de Nariño y justificar así un ataque más allá de las fronteras? Parece difícil que el desprestigiado dictador convenza a alguien. No obstante, no sería la primera vez que persigue un giro semejante. La explosión de un drone en un acto público el 5 de agosto de 2018 se convirtió en un grotesco de proporciones teatrales, al extremo que el caudillo culpó al entonces presidente colombiano Juan Manuel Santos por el hecho.

El peor escenario

Provocar una conflagración resultaría catastrófico desde un punto de vista humanitario. E incontrolable. Más de un millón y medio de venezolanos ha huido en los últimos años y buscado refugio en sus vecinos de Colombia. ¿Cuál sería la reacción de los receptores con los inmigrantes ante una agresión chavista? ¿Y la de los desplazados? Ese sería el mayor dolor de cabeza de Duque, aunque también de Maduro: quedaría en la historia por atacar al país que cobijó a su pueblo -de incalculables lazos recíprocos- cuando más lo necesitaba.

El déspota igualmente tendrá que sopesar los movimientos regionales. Salvo Nicaragua, Cuba y Bolivia, no tiene aliados de peso en la región y es poco lo que estos socios puedan ofrecerle, salvo consuelo o malos consejos. México y Uruguay, aunque comprensivos con el régimen, no aceptarían nunca una agresión unilateral.

En ese preciso momento otros actores pondrían en funcionamiento su rol. Brasil, que comparte límite con Venezuela, aseguraría y reforzaría su frontera con presencia militar. Constituye la mayor fuerza armada de América Latina sin olvidar que su presidente, Jair Bolsonaro, es un militar que en ocasiones parecería moverse más por la gracia de impulsos que por las tradicionales y aceitadas vías diplomáticas. Su pulsión freudiana más radical parecería prevalecer por sobre otras cualidades. La tensión escalaría demasiado.

Pero además Bogotá contará con un apoyo incomparable: la Casa Blanca. Washington señaló reiteradas veces que la opción bélica no debía ser descartada. La logística y el armamento estarían garantizadas para Duque. La colaboración entre ambos gobiernos se cuenta en décadas. Ante un ataque injustificado por parte de la dictadura, tendrá de su lado al ejército más poderoso de la historia.

Otro factor es el interno. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) padece la pobreza estructural y su situación dista de ser propicia para afrontar una lucha. Las quejas de los soldados y superiores cada vez son más frecuentes. Ya no sólo por la realidad política, sino por la propia economía personal. Los beneficios que antes alentaban a jurar por sus líderes ya no existen. Ni para suboficiales ni para generales. La crisis a la que los condujo Maduro no distingue escalafones. ¿Ahora los quiere unidos ante una amenaza ficticia? Muchos familiares de los militares huyeron a Colombia en búsqueda de algo de futuro. Otros compañeros desertaron.

La situación interna en las FANB

En ese clima convive Vladimir Padrino López, el generalísimo del que su jefe desconfía. Le ordenaron que viajara a Nicaragua para unos festejos. No participa de los ejercicios militares. Eso sí, desesperado, muestra estertores de lealtad ante los desplantes: “Es antitético imaginar la posibilidad de una FANB subordinada a un proyecto entreguista, antinacional y desintegrador de nuestra soberanía”.

“Los generales en Venezuela ocupan todo el abanico de cargos públicos en la administración estatal. Eso quiere decir que no solamente se encargan de la dirección de la FANB, sino también de las empresas petroleras, algunos ministerios, la repartición y control de los alimentos, los puertos, las empresas estatales…”, reseña el oficial colombiano. “Este modelo creó en el cuerpo unos intereses de negocios de los que se han aprovechado los escogidos para enriquecerse. Sumado lógicamente a los que quedan en las filas con mando sobre las tropas y control territorial bajo su responsabilidad que han creado vínculos con el narcotráfico, facilitando el comercio de cocaína proveniente de Colombia a través de las FARC y el ELN, especialmente. Entonces, el grado es el mejor negocio que hoy se pueda tener en Venezuela. Este panorama explica en parte la lealtad a Maduro y su conformidad con la situación, siempre y cuando no pierdan las prebendas y el poder del cual han sido empoderados, con todo el conocimiento que el país se está destruyendo bajo sus pies”. El contraste con los subordinados es un cóctel explosivo.

Así las cosas, hay un factor clave. Una guerra convencional requeriría un desembolso extraordinario de cientos o miles de millones de dólares. Las arcas de Venezuela están flacas como para afrontar semejante gasto. Apenas puede darle de comer a sus soldados o mercenarios. Rusia y China -sus huéspedes más poderosos- no hipotecarían el futuro de sus negocios en la región por una empresa absurda destinada a fracasar. Demasiado lejos, demasiado costoso. Bastante con sus propios dramas como para sumar nuevos.

Maduro deberá aprender de los experimentos bélicos más recientes de la historia de la región. Podría terminar igual que aquellos dictadores que también pretendieron cohesionar a sus pueblos en torno a batallas perdidas de antemano para ganar algo del inevitable escurridizo tiempo.

 

Maduro despliega tropas y anuncia un sistema de misiles en la frontera con Colombia – ABC – 5 de Septiembre 2019

El presidente de Venezuela acusó nuevamente a su homólogo colombiano por querer «agredir territorio venezolano»

maduro-k9bC--1240x698@abc.jpg

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, avanzó este miércoles en sus planes de prepararse para un eventual conflicto armado en la frontera con Colombia, provocado, según él, por el presidente Iván Duque, y para ello confirmó el despliegue de tropas en esas zonas y la puesta en marcha de un sistema de misiles.

«Ya las tropas están desplegadas» en esos territorios, dijo el mandatario tras recordar que 24 horas antes declaró una alerta naranja a las unidades militares de los estados de Apure, Amazonas, Táchira y Zulia -todos fronterizos con Colombia-, en vista de posibles «falsos positivos» en esas regiones.

Maduro acusó nuevamente a su homólogo colombiano por supuestamente querer «agredir territorio venezolano para ir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a armar un show político barato a costa de un conflicto armado».

«Ahora vamos a desplegar el sistema misilístico de defensa antiaérea, de defensa terrestre, blindada, vamos a desplegarla del 10 al 28 de septiembre», tiempo en el que se realizarán ejercicios militares en los 2.219 kilómetros de frontera que Venezuela comparte con Colombia, prosiguió el presidente de Venezuela.

Además, dijo que Duque «ha llevado a Colombia nuevamente a una situación de guerra» debido al rearme de un grupo de exdirigentes de la guerrilla de las FARC, encabezados por el que fuera el número dos de esa organización rebelde ya disuelta, Luciano Marín Arango, alias «Iván Márquez».

«La violencia de Colombia que se quede en Colombia, no la queremos aquí», remarcó.

Alerta naranja

Aunque los jerarcas militares venezolanos no se pronunciaron este miércoles, el número dos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Remigio Ceballos, difundió un vídeo en el que denuncia que su país «está siendo blanco de una guerra total y sin límites, sin ningún precedente».

«Guerra irrestricta, guerra terrorista, financiera, tecnológica, económica, guerra diplomática, psicológica, mediática y de telecomunicaciones, guerra de sanciones, guerra comercial», dice el almirante en el vídeo, que está ilustrado con imágenes de políticos contrarios al chavismo, como el expresidente colombiano Álvaro Uribe.

Este vídeo fue publicado por el Comando Estratégico Operacional de la FANB, que dirige Ceballos, y que difundió también varios mensajes sobre la cohesión, firmeza y fortaleza del cuerpo castrense «ante los constantes ataques».

Mientras tanto, el presidente de la Comisión de Defensa del Parlamento venezolano, Eliézer Sirit, consideró que la declaración de«alerta naranja» en la frontera es una «pantomima» y un «invento» del Gobierno de Maduro para «distraer» la presencia de miembros de las FARC en Venezuela.

«En primera instancia nos parece que es una pantomima más por parte del usurpador Nicolás Maduro (…) solamente ellos y los Castro -en referencia a los líderes de la revolución cubana- pudieran conocer el significado de la misma y la efectividad de esta», dijo Sirit en conversación telefónica con Efe.

El opositor indicó que la medida «es un invento» del régimen chavista «como una manera de distraer» la presencia de los «grupos irregulares» en Venezuela y de «crear angustia en la sociedad venezolana».

«Es una manera de disimular la responsabilidad que tiene el señor Maduro con autorizar la presencia de grupos irregulares en territorio venezolano, que violenta nuestra soberanía, que violenta nuestra Constitución», insistió.

Persecución a la oposición venezolana

Esta postura fue secundada por el diputado Franklyn Duarte, quien a través de la red social Twitter denunció que la llamada revolución bolivariana pretende usar la tensión con Colombia para perseguir a la oposición venezolana.

«El alerta naranja en la frontera en vez de combatir tanta corrupción y tantos grupos irregulares, veo que llevan la orden de falsos positivos y más persecución contra la dirigencia política del Táchira. Así demuestran las últimas actuaciones y redes sociales de comunistas», indicó el legislador, representante de la frontera en el Parlamento.

El Gobierno de Colombia consideró hoy que la prudencia debe ser la regla de oro ante las amenazas de Maduro.

Los dos países, que no tienen relaciones diplomáticas desde febrero pasado, han atravesado numerosas tensiones que nunca han llegado al enfrentamiento militar.

 

La transición que viene por Ender Arenas – El Nacional – 29 de Agosto 2019

No cabe duda de que el caso venezolano ha sido una excepción en el continente, pues aquí se expresa casi como una regularidad sociopolítica que las democracias han sido y son destruidas por la violencia, mientras que con las dictaduras no ha sucedido ni sucede lo mismo.

En Venezuela ha ocurrido lo contrario. El ciudadano, para decirlo de alguna manera, fue un factor fundamental en la destrucción de su democracia. Se puede alegar cualquier cosa: hastío, fatiga, decepción, exclusión, etc., no importa el motivo; el caso es que el ciudadano, devenido en pueblo, se movilizó y mediante unas elecciones limpias le dio el poder a quienes después se dedicaron a destruir una a una las instituciones democráticas. ¡Paradoja! Las mismas que le permitieron llegar al poder.

20 años, a despecho del tango, han sido muchos y durante ellos se han originado cambios. Estos cambios han sido, por supuesto, en el orden político, en el que quedó interrumpido (de manera no violenta, válgame todos los dioses del universo) el proceso democrático. El régimen, con Chávez en el poder, canceló la política  (pues la única manera que se reconoce como política es la que hace el régimen, lo que hacen los sectores de la oposición democrática es desestabilización, golpismo, fascismo, etc.).

Así mismo, aunado a los cambios en la política se han originado cambios en la estructura social, alterándose la composición de los sectores sociales: se transformó radicalmente la significación política de algunos sectores sociales: los sectores medios, por ejemplo, organizados en los partidos políticos que ocuparon estructuralmente desde 1958 el aparato del Estado fueron desplazados por una nueva estructura clientelar, los sectores populares se modifican internamente, pues el sector obrero le ha dado paso a un sector informal o trabajadores por cuenta propia extraordinariamente vulnerables, empobrecimiento de sectores medios en general e incremento de la pobreza en las ciudades y el campo, mientras tanto los empresarios fueron asumidos como los enemigos de clase del proceso que comenzó en 1998.

Otro actor que ha sufrido un cambio radical son las Fuerzas Armadas, devenida en el actor dominante de todo el proceso político que el chavismo funda y hoy es el factor central en la sobrevivencia de un régimen que adolece de la base social de apoyo que alguna vez tuvo.

La presencia dominante de las FANB, la construcción temprana de enclaves autoritarios en la sociedad civil con los llamados colectivos armados, la presencia cubana en las estructuras fundamentales del Estado, especialmente la registrada en los aparatos de seguridad del Estado y la alianza con otras organizaciones de naturaleza irregular y estructuras organizativas de carácter paramilitar indican que a diferencia de otras transiciones producidas en el continente, como la chilena por ejemplo, la transición hacia la democracia en Venezuela no será de ninguna manera tranquila y ordenada, especialmente porque esta se efectuará en medio del más grande fracaso del modelo económico que puso a funcionar el chavismo: el llamado “socialismo del siglo XXI”, mediante la cual se organizó el más grande atraso vivido por país alguno en el continente.

Pero la tragedia parece mayor, pues el sector gobernante está igualmente fracturado y evita, junto con el sector extremo de la oposición, una negociación para buscar una salida política que evite un enfrentamiento violento, cuyos resultados serían indeseables para todos.

Sin lugar a dudas va a ser una transición difícil y poco ordenada, y es posible que en las primeras de cambio el sector que hoy es dominante, me refiero al principal actor que mantiene el actual status quo, la FANB, trate de generar una transición similar a la chilena: una vuelta a la democracia, pero limitada. La FANB difícilmente considerará regresar tranquilamente a los cuarteles, pues aunque no están tan cohesionadas como la chilenas en torno a una figura dominante como lo fue Pinochet, pues aquí la FANB tiene un liderazgo igualmente fraccionado, fueron politizadas e ideologizadas durante 20 años y han controlado ámbitos de poder económico y político determinantes durante este largo período que han originado conductas irregulares y corruptas en su cúpula.

La transición democrática deberá poner en funcionamiento la reinstitucionalización del país y renovar un profundo acuerdo con todos los sectores políticamente significativos en torno a los procedimientos democráticos y sus consecuentes formalidades. Creo que solo así podríamos superar los límites de una democracia tutelada por la FANB que mantendría los valores que el chavismo impuso en estos 20 años.

A %d blogueros les gusta esto: