elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Exodo

La huida por Ender Arenas – El Nacional – 18 de Julio 2019

Ender Arenas

A veces uno se levanta con ganas de abandonar el país. Uno lo piensa, lo repiensa. Uno se dice para sus adentros: Bueno, he llegado a los 60, y uno se pregunta si valdrá la pena instalarse en otro país en condiciones precarias y sin trabajo, o en uno que no tenga nada que ver con lo que siempre ha sido y ha hecho.

Sí, producimos miedo, no tanto porque somos diferentes. Pues, qué tan diferentes podemos ser de un barranquillero o de los habitantes de Lima (aunque en honor a la verdad, los peruanos son bastantes más feos); en verdad damos miedo por nuestra pobreza. Donde vamos, por esta razón o por cualquier otra ligada a la miseria que llevamos con nosotros, enseguida nos vinculan con el desorden, la prostitución, la delincuencia, en suma, con el peligro.

Todos los días se coloca en las redes sociales videos donde es común el acoso violento del que son objeto los venezolanos. Recientemente, una diputada panameña se desgañitaba introduciendo una ley migratoria excluyente de los extranjeros (léase, venezolanos). La xenofobia, que es realmente un movimiento espontáneo y natural del instinto gregario (dice Savater), que por supuesto es mala como casi todo lo que es espontáneo, gregario y natural (sigue diciendo Savater), en su caso, el de la diputada Rodríguez, parece ser una perversión diabólica por la manera como gesticulaba, como si fuera una reencarnación del peor de los fascistas; y ella pretende con dicha ley negarle al venezolano el trabajo y producirle una expulsión exprés. La xenofobia hay que desactivarla definitivamente.

Pero ahora, tratando de aprovechar la desmesura y perversión de la diputada panameña, el fiscal designado por la ANC, Tarek W. Saab, dice enfrentarse a los actos de xenofobia contra los venezolanos. El problema con el fiscal es que para nada aborda la causa del problema, que no es tanto la xenofobia de los nativos de los países que son destino de los venezolanos; el problema es que el país es invivible, que el chavismo y el madurismo instalaron lo que podríamos llamar un “precariato” que describe nuestra realidad hoy: crisis general de sociedad, con el colapso de toda la infraestructura y servicios públicos, inseguridad personal, inseguridad jurídica, inseguridad alimentaria, en fin, una crisis abierta que nos convierte en un país de riesgo pleno, sin todos los mecanismos de asegurabilidad que hacían de este país un país seguro para propios y extraños y que se convirtió en un país que expulsa a sus nacionales por su general precariedad. Así que al evadir las características del país hoy, las posiciones antixenófobas indignantes del fiscal son simples golpes de pecho donde no hay una sola idea rescatable.

Hausmann alerta de que el PIB de Venezuela caerá 62% a finales de 2019 – El Nacional – 18 de Julio 2019

El representante de Venezuela ante el Banco Interamericano de Desarrollo advirtió que un trabajador no puede alimentar a su familia con el salario mínimo venezolano. “No es casualidad que 5 millones de venezolanos hayan abandonado el país”, señaló

ricardo_1
El gobernador de Venezuela ante el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), Ricardo Hausmann, alertó este miércoles de que el producto interno bruto del país caerá hasta 62% para finales de este año.

Hausmann comparó la situación económica del país con la de las naciones vecinas y dijo que la crisis económica venezolana es 10 veces peor que la peor recesión que vivió Ecuador en su historia, 2 veces más grande que la Gran Depresión norteamericana y 3 veces superior a la mayor recesión económica de un país latinoamericano.

También advirtió que el salario mínimo venezolano no da para alimentar al trabajador y mucho menos a su familia, una situación de la que tampoco se salvan los trabajadores del sector público.

“No es casualidad que 5 millones de venezolanos hayan abandonado el país y que más o menos 10% se hayan asentado en Ecuador”, expresó.

En la sexagésima Asamblea de Gobernadores del BID se ha hablado mucho sobre la situación de Venezuela, y los ponentes reivindicaron la necesidad de que se les conceda asistencia internacional a los países receptores para paliar el peso humanitario y económico de la migración venezolana.

Tanto el primer mandatario ecuatoriano, Lenín Moreno, como la vicepresidente de Colombia, Martha Lucía Ramírez, lamentaron que esta situación esté superando la capacidad de acogida de ambos países, donde se calcula que se han asentado medio millón y más de 1,5 millones de venezolanos, respectivamente.

El delegado del presidente interino de Venezuela como gobernador del país ante el BID apuntó que la única manera que Venezuela tiene para salir de la situación de recesión económica es siguiendo el “Plan País”, un proyecto de reestructuración de la deuda diseñado por el equipo de Juan Guaidó.

El gobernador venezolano también señaló como culpable del problema al régimen de Nicolás Maduro, y advirtió acerca de la necesidad de destituirle para que el “Plan País” pueda hacerse efectivo.

Hausmann explicó que este plan económico consiste en reestructurar la deuda externa de Venezuela y abrir el sector petrolero a la inversión extranjera mediante una nueva ley de hidrocarburos.

El “Plan País” también propone rescatar la luz, el agua y la salud como elementos prioritarios para mejorar los niveles de vida de Venezuela a través de lo que ha llamado una transferencia social para atender la crisis humanitaria.

National Geographic muestra la amarga vida de los venezolanos que huyen de la crisis – La Patilla – 17 de Julio 2019

La diáspora venezolana ha incrementado a gran escala los últimos 5 años debido a la crisis política y económica que vive Venezuela. Según registros de migración de ColombiaEcuadorBrasil y Perú, la migración venezolana es el mayor desplazamiento migratorio en la historia del continente americano, siendo este uno el principal problema de la región, pues ninguno de estos países cuenta con los recursos para atender la ola masiva de ciudadanos que comienzan a llegar a sus territorios.

National Geographic Latinoamérica realizó un reportaje sobre el fenómeno de la “migración venezolana” en la frontera Venezuela-Brasil y lograron captar la precaria situación de muchas personas que en la actualidad cambiaron su statu quo de una manera muy repentina.
Discriminación, violencia y incertidumbre, es lo que mayormente viven los venezolanos que ahora viven en condición de refugiados en la frontera brasileña.

La asamblea del BID demuestra que la crisis de Venezuela es el problema más urgente de América Latina por Daniel Gómez – ALnavío – 18 de Julio 2019

Todos se refirieron a Venezuela en la Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo celebrada en Guayaquil. El anfitrión, Lenín Moreno, presidente de Ecuador, alertó sobre el impacto del éxodo y confió en una solución pronta a la crisis. Una crisis que es la “urgencia mayor” de América Latina, advirtió el jefe del BID, Luis Alberto Moreno. Una crisis en la que los latinoamericanos, agregó la vicepresidenta de Colombia, Martha Lucía Ramírez, deben actuar con paciencia y solidaridad.

Dice el presidente del BID que el de Venezuela es el problema más urgente de América Latina / Foto: BID
Dice el presidente del BID que el de Venezuela es el problema más urgente de América Latina / Foto: BID

En la Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) intervendrán expertos de todos los campos, se celebrarán más de 4.000 reuniones y se concederán préstamos millonarios, pero en la inauguración de este martes, el tema central fue Venezuela.

Lenín Moreno, presidente de Ecuador y anfitrión del evento que tiene lugar en Guayaquil, se refirió al éxodo venezolano y el impacto que tiene en su país.

“Acabo de recibir un informe que en Ecuador ya viven más de 500.000 venezolanos, eso tiene para nosotros un costo cercano a los 500 millones de dólares al año. Cada día entran a Ecuador 3.000 nuevos hermanos venezolanos, y la cifra llegó a ser de entre 5.000 y 6.000”, dijo en un discurso reseñado por el diario El Comercio.

Moreno admitió que el éxodo está por encima de “la capacidad de acogida” de Ecuador y que confía en una solución pronta al conflicto. Una solución política. “Cualquier intervención que venga del exterior será inútil”, dijo. “No pierdo la esperanza de que sean los mismos hermanos venezolanos los que encuentren una solución democrática y justa para esta crisis humanitaria”.

La crisis de Venezuela es un tema urgente para los venezolanos, y también para América Latina, y así lo dejó saber el presidente del BID, Luis Alberto Moreno. “La región tiene urgencias, pero ninguna es mayor que poder revertir el deterioro de Venezuela”, dijo Moreno.

Para el jefe del BID, Venezuela “ha retrocedido de manera abismal”. Y lo demuestra “una producción petrolera similar a la del siglo pasado”. En estos momentos PDVSAapenas produce 750.000 barriles de crudo diarios.

“Los venezolanos que en los años 50 tenían la mayor renta per cápita de América Latina, ahora tienen un índice de pobreza por ingresos del 94%. El tamaño de la economía es la mitad de hace cinco años”.

Todo esto, agregó Luis Alberto Moreno, “por la incapacidad del Estado para proveer servicios básicos”, y por “la anemia del sector privado a causa de las expropiaciones, falta de insumos, divisas y mercados”.

En la sesión inaugural de la asamblea también tomó la palabra la vicepresidenta de ColombiaMartha Lucía Ramírez, y también se refirió a Venezuela. “Hagamos más, hagamos mejor, para que entre todos recibamos la migración venezolana y que se incorporen realmente a nuestras sociedades, para que los hijos y las mujeres que vienen encuentren en nuestros países esa solidaridad”.

Ramírez sabe de lo que habla. Colombia es el principal destino del éxodo. El último censo oficial, de abril de 2019, apunta que casi 1,3 millones de venezolanos están viviendo en ese país. Por no hablar de los miles que diariamente cruzan la frontera para luchar contra la escasez.

Según Naciones Unidas, si la crisis en Venezuela no se resuelve, el éxodo superará los cinco millones de personas este año. Y eso lo sufrirá Latinoamérica. De ahí que en la reunión del BID este haya sido el tema principal.

El reflejo de Casas muertas en Venezuela por Robert Alvarado – El Nacional – 17 de Julio 2019

Robert Alvarado

 “Es difícil pedirle al pueblo que se inmole por la libertad, por la democracia, cuando piensa que la libertad y la democracia no son capaces de darle de comer…”. Rafael Caldera, ex presidente de Venezuela

Extrañamente está pasando como en  aquella novela de Miguel Otero Silva (https://www.youtube.com/watch?v=YXHe9ychEP4): Casas muertas. Ahí se toma como referencia  al pueblo  Ortiz, que no quiso morir con el paludismo, el gamonalismo y las guerras civiles. Los habitantes se van a emigrar a otras ciudades, como hoy en día pasa con los venezolanos, quienes huyen de un país en guerra, sin importarles que, aun arriesgando sus vidas, lo vital es salir de Venezuela, no importa la forma, bien sea a través de trochas, ríos y métodos irregulares que muchos desconocen, pero que son secretos a voces, unos incluso cruzando el río Táchira, con el riesgo de morir ahogados; por el mar en embarcaciones incipientes, expuestos al naufragio y perdiendo, así, la vida. Nadie cree lo antes comentado en esas historias. Muchos de ellos van cantando la canción de una desconocida hasta hace poco: la venezolana Reymar Perdomo, “Me fui” (https://www.youtube.com/watch?v=g-epKvMR5zA); otros, con lágrimas en los ojos, el corazón partido en mil pedazos y sin importarles dejar su vida y meterla en una mochila, así va la diáspora venezolana, que en cada hora del día salen por lo menos cuatrocientos venezolanos.

Todo esto fue producto de la corrupción administrativa que se incrustó desde siempre en el gobierno chavista. Muchos de sus altos funcionarios están vinculados a mafias organizadas, solicitadas internacionalmente, y a la corrupción con violación de los derechos humanos. En consecuencia, el gobierno de Maduro ha sido sancionado por Estados Unidos, y también sus colaboradores, entre ellos, el que hoy es declarado prófugo de la justicia estadounidense: el empresario Raúl Gorrín (https://www.elmundo.es/internacional/2018/11/22/5bf59ab7e2704e802b8b47d7.html), mientras que sus “socios”, Alejandro Andrade (ex tesorero de Hugo Chávez) y el banquero Gabriel Jiménez, permanecen bajo custodia de las autoridades de Estados Unidos.

Para muchos, incluso, ha alcanzado nuevas dimensiones, a juzgar por la cantidad de dinero que se transa a diario, especialmente en carros y viviendas de lujo, como muchas veces el comandante Chávez lo criticaba http://goo.gl/MyhW20  en reiteradas cadenas de  Aló, presidente, pero esto quedó hacia un lado.

Se volvió la corrupción una epidemia social que tiende a carcomer la base de la sociedad misma, y está siempre en contraposición con la equidad y conciencia de los intereses comunes. Se opone también contra los valores morales que deben prevalecer en los seres humanos. Ellos envidian al que tiene dinero trabajado; si no se  arrodillan a ellos,  les expropian  sus riquezas porque se cumple lo que decía Winston Churchill: “El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria”.

La decepción y la incompetencia del propio venezolano de todos estos hechos solo les retumbaba en los oídos con aquella frase del ex presidente Luis Herrera Campins: “A comprar las alpargatas porque lo que viene es joropo”. Sin embargo, nadie le creyó…

Nadie en el mundo cree esto de la crisis que se vive en Venezuela, porque este país es rico, pero con un pueblo pobre, vivir aquí, en este país, es otra realidad o tal vez se me denigre al ser catalogado como un ingenuo parecido a otra obra literaria de Gabriel García Márquez (http://goo.gl/xcK4Jh): El coronel no tiene quien le escriba. Un hombre de buena fe y bastante ingenuo vive en su pueblo esperando 15 años para recibir su carta de jubilación, o sea, la pensión que le va a cambiar su fortuna. Inconforme por un sistema gubernamental de la época, puesto que no recibe respuestas negativas o inesperadas de la vida cotidiana, ya el coronel, sintiendo temor, miedo o insatisfacción, que más tarde en la narración de la novela se refleja en la resignación y la pérdida de la esperanza… Así nos sentimos muchos venezolanos de buena voluntad, que, como yo, solo dice una verdad que a nadie le gusto escuchar. Hoy veo a los grandes edificios, donde  se ven los apartamentos en los que nunca se enciende la luz, estacionamientos con puestos vacíos o carros cubiertos con fundas y buzones atiborrados de correspondencia atestiguan el abandono en varias ciudades venezolanas. En donde millones de venezolanos que han ido a otros países, y lo más triste de todo es que la gran mayoría de ellos son jóvenes, así como que el 70% de estos tienen preparación universitaria, experiencia profesional, y técnica, por lo que en Venezuela solo queda una sociedad de ancianos.

Nada en la vida es fácil, pero tampoco difícil, y el camino por seguir es pedregoso y la distancia por recorrer no es una carrera de pocos metros. En que en este  maratón de 20 años solo hemos  encontrado  un camino de  piedras y tropiezos con muchos obstáculos, pero con el deseo de ver salir adelante a este país que se llama Venezuela y hoy lo vemos en esta representación del joven gallardo, honesto e impetuoso, como lo es Juan Guaidó, en el cual hemos cifrado la esperanza muchos venezolanos que están dentro y fuera del país. Este joven es reconocido como presidente interino de Venezuela por más de  50 gobiernos alrededor del mundo. Siendo la cabeza visible de la oposición, ha logrado mantener cierta unidad en torno a su fresca figura política, alrededor de su ruta de fin de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

En algún momento espero que a Guaidó se le cumplan sus objetivos porque significan el renacer de Venezuela. Lo narrado en la  novela de Miguel Otero Silva, Casas muertas. Aquel pueblo  guariqueño de Ortiz, ahora se refleja en todo el país, y espero que se escriba otra novela con el éxodo del pueblo venezolano a su tierra natal, Venezuela.

EE.UU. pide a la comunidad internacional más presión sobre Maduro en Venezuela por David Alandete – ABC – 12 de Julio 2019

El secretario general de la OEA pide a Borrell que en su nuevo cargo en Europa trabaje a favor del cambio democrático en Cuba

oea-kqn--1240x698@abc.jpg

Invitado a la Organización de Estados Americanos el representante especial para Venezuela del gobierno de Estados Unidos, Elliott Abrams, ha pedido a la comunidad internacional, incluidos los países europeos, «que condenen las violaciones de los derechos humanos en Venezuela», en especial después de que el régimen torturara y matara al capitán Rafael Acosta Arévalo, cuyo cuerpo ha sido enterrado sin que lo haya podido reconocer su mujer. ABC reveló en exclusiva las conclusiones de la autopsia del capitán, que revelaba los efectos de una brutal paliza.

«Esta violencia ha obligado a huir de Venezuela a cuatro millones de personas, que pronto serán cinco millones. La carga sobre los vecinos de Venezuela es muy grave, y no podemos agradecer lo suficiente el esfuerzo que hacen países como Colombia, Ecuador y Brasil, además de las islas antillanas», dijo Abrams, quien agradeció que el nuevo gobierno conservador de Grecia haya reconocido a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, algo que no había hecho anteriormente el populista de izquierda Alexis Tsipras.

En un punto de la conferencia, en la que han participado disidentes y diplomáticos venezolanos, el secretario general Almagro ha dicho claramente que, conforme están las cosas ahora, sólo EE.UU. puede solucionar la crisis en Venezuela. «Para que este proceso tenga éxito, dependerá esencialmente de la presión que ponga EE.UU. sobre dos factores fundamentales: sobre el factor cubano y el de la lógica criminal y usurpadora de Nicolás Maduro. Esa presión es responsabilidad de EE.UU. Aunque haya un proceso de negociación, si sale algo de esa mesa de negociación será por la presión aplicada por EE.UU. con las sanciones y otras amenazas creíbles», dijo Almagro.

La Unión Europea —y dentro de ella con especial énfasis España— ha defendido la necesidad de una negociación con el régimen que EE.UU. contempla con escepticismo. Recientemente el ministro español de Exteriores, Josep Borrell, acusó al equipo que encabeza Abrams de «actuar como un cowboy» en Venezuela. Preguntado por ABC por esas afirmaciones, efectuadas por quien asumirá la cartera de Exteriores en el nuevo ejecutivo comunitario, Almagro ha respondido que espera que Borrell demuestre firmeza y compromiso con la democracia no sólo con respecto a Venezuela sino también a Cuba.

«Si hay dos organizaciones en el mundo las cuales están inspiradas en los mismos valores de defensa de la democracia y protección de los derechos humanos y tienen mecanismos e instancias propias para la defensa de la democracia son la UE y la OEA», dijo Almagro. «Esperamos que actúe consecuentemente y que ambas instituciones actúen de la misma forma y con los mismos compromisos para restaurar la democracia en Venezuela y en Cuba».

Almagro ha puesto de relieve un dato que el general venezolano Manuel Christopher Figuera, huido de Venezuela tras el fracaso de un pronunciamiento contra Maduro, reveló en una entrevista publicada por ABC el jueves. «Dijo Christopher Figuera que había 15.000 cubanos en Venezuela», dijo el secretario general. «No conozco ningún país en el mundo, mucho menos en este continente, en el que Cuba haya intervenido para restaurar la democracia. Nunca ocurrió y nunca ocurrirá».

 

El Sistema de José Antonio Abreu aterriza en Miami gracias al éxodo venezolano por Daniel Gómez – ALnavío – 9 de Julio 2019

Bolivar Phill es una orquesta de 112 músicos profesionales asentada en Miami. Todos son venezolanos. Inmigrantes del éxodo. La mayoría, “hijos” de El Sistema de José Antonio Abreu, quienes ahora tienen “una ventana de esperanza para seguir haciendo música y vivir de ello”, declara al diario ALnavío uno de los fundadores de esta iniciativa, Anthony Pérez.

Ser inmigrante y vivir de la música no es tarea fácil / Foto: Bolivar Phill
Ser inmigrante y vivir de la música no es tarea fácil / Foto: Bolivar Phill

Al correo electrónico de Anthony Pérez no paran de llegar mensajes. Son de venezolanos que viven en Miami y quieren formar parte de Bolivar Phill, una orquesta compuesta íntegramente por músicos del éxodo en Estados Unidos.

Carlos AragónEva Moreno y yo nos pusimos como reto una orquesta de al menos 80 músicos, teniendo en cuenta que una orquesta regular suele ser de unos 50-60 músicos. ¡Llegamos a 112 músicos y no pudimos aceptar más! Se nos abarrotó la cosa, pero queremos encontrar una solución”, cuenta Pérez al diario ALnavío.

Hablar con Pérez no fue fácil. Al igual que el correo, tenía la agenda abarrotada. El pasado 30 de junio debutó Bolívar Phill en la sala de conciertos de la Universidad de Florida. “El concierto estuvo lleno y fue una total locura”. Fue un éxito, dice. Por eso, como vocero y fundador de la orquesta, se la pasaba de acto en acto. De reunión en reunión. De entrevista en entrevista.

Anthony Pérez lleva dos años en Miami. La inseguridad en Venezuela fue uno de los motivos que le obligaron a emigrar. Pero no el único. De hecho, la causa que más pesó en su decisión fue la incapacidad de hacer música.

Venezuela era un paraíso para los músicos, pero lastimosamente nada es perfecto y, de repente, todo se convirtió en un caos. Los servicios no funcionaban, había mucha inseguridad, así que decidí irme”, declaró.

Para Pérez, “Venezuela era el mejor sitio del mundo para hacer arte”. Y lo era, apunta, “gracias al maestro Abreu”. Se refiere a José Antonio Abreu y “al impresionante sistema de orquestas” que diseñó.

Este, conocido también como El Sistema, permitió que niños de todos los rincones de Venezuela tuvieron acceso a la música. Quizá el más destacado de esos niños fue Gustavo Dudamel, director de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles y uno de los músicos más reconocidos a nivel global. Pero existen otros miles de niños, como el propio Pérez, que se definen “hijos del maestro Abreu”, quien murió el 24 de marzo de 2018 en Caracas, a los 78 años.

“Yo vengo de El Sistema. Fue mi casa. Mi familia. Y el maestro Abreu fue como un padre”, declara.

Que el éxodo pueda seguir haciendo música

Pérez dice que en Bolívar Phill hay mucho de El Sistema. La orquesta, explica, se forma para educar, interpretar y promover la música en beneficio de los artistas profesionales del éxodo venezolano en Miami. “Abrimos una ventana de esperanza para seguir haciendo música y poder vivir de ello”.

¿Saben cómo funciona una orquesta? Porque no es nada fácil. Y menos cuando es tan numerosa. “En Bolívar Phillnos dividimos por secciones y todo se va armando como un lego. Trabajando minuciosamente cada sección como nos enseñó el maestro Abreu. Están las trompetas. Luego las juntas al resto de los vientos. Luego las juntas a la percusión. Por otro lado, están ensayando los violines, que se juntan con los chelos, las violas… Luego se juntan todas las cuerdas. Y luego las maderas. Maderas, metales, cuerdas y percusión. Cuando todo está ensamblado, se puede hacer un ensayo general”.

¿Saben cómo funciona una orquesta? Porque no es nada fácil. Y menos cuando es tan numerosa. “En Bolívar Phill nos dividimos por secciones y todo se va armando como un lego. Trabajando minuciosamente cada sección como nos enseñó el maestro Abreu. Están las trompetas. Luego las juntas al resto de los vientos. Luego las juntas a la percusión. Por otro lado, están ensayando los violines, que se juntan con los chelos, las violas… Luego se juntan todas las cuerdas. Y luego las maderas. Maderas, metales, cuerdas y percusión. Cuando todo está ensamblado, se puede hacer un ensayo general”.

Como montar un lego, pero con algo más de complejidad. Compleja también es la vida del inmigrante. Más cuando es músico. Anthony Pérez lo sabe bien. Es uno de los trompetistas más destacados de su generación. Fue miembro por 15 años de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela bajo la batuta de Dudamel. Tocó en el BBC Proms de Londres, en el Carnegie Hall de Nueva York, en el Festival de Salzburgo… Y, aun así, pese a este currículo, trabaja media jornada como conductor en Lyft(una empresa similar a Uber) para “redondear las cuentas”.

“Estamos buscando colaboradores económicos para llevar más lejos Bolivar Phill”, dice.

Pérez confía en dar más conciertos. No sólo en Miami. No sólo en Florida. No sólo en Estados Unidos. Quiere expandir la orquesta del éxodo por todo el mundo. “No sabemos qué tan grande puede ser Bolivar Phill. De hecho, hemos recibido llamadas de la comunidad venezolana en Madrid para ver si podemos hacer algo similar. La idea es expandirnos a nivel mundial”.

También se ha puesto en contacto con Dudamel. “No hemos hablado directamente con él. Pero enviamos una carta a su manager y este, con mucho cariño, nos dio una respuesta bien amigable para hacer cosas en el futuro”.

El imparable éxodo venezolano por Jorge Galindo – El País – 8 de Julio 2019

El mayor desplazamiento de personas en la región fuera de guerras y desastres naturales demanda una respuesta decidida y coordinada por parte de los países vecinos

 

Prácticamente la mitad de las personas que viven en Venezuela quiere emigrar del país. No es una forma de hablar: una encuesta realizada a finales de 2018estimaba la cifra en 47%. Un año antes, el mismo sondeo se paró en un 38%. Aplicando estas cifras a una población de más de treinta millones se antojan casi pocos los cuatro que ya han salido del país. Pero no lo son. Tampoco los que quedan por venir: estamos hablando de un éxodo de la magnitud del provocado por la guerra en Siria en el mismo tiempo, y que según las previsiones recogidas en el reciente informe presentado por la OEA podría incluso superarlo con creces.

El imparable éxodo venezolano

El movimiento es de tal escala que resulta difícil justificar que no se convierta en la absoluta prioridad de cualquier intento de coordinación internacional para afrontar la crisis venezolana. La razón es doble: primero, nada hace pensar que una eventual caída de Maduro seguida de una transición democrática frenase el éxito. Aunque la represión política es parte de los factores tras el éxodo, las causas principales hay que buscarlas en el profundo empobrecimiento que ha llevado a casi nueve de cada diez venezolanos bajo el umbral de la pobreza, así como en el desgarro del tejido social que lo ha acompañado. Por mucho que se pueda trazar la catástrofe económica a las malas decisiones del régimen, cambiarlo no va a acabar con la inflación ni reinstaurar la confianza dentro de las comunidades. El daño ya está hecho, y tardará mucho en arreglarse aunque se dispongan de todas las herramientas y ningún impedimento. En ese entretiempo, que probablemente dure varios años, la salida de personas en busca de una vida mejor no se detendrá.

Pero es que además el reto es tan descomunal que no puede ser enfrentado de manera eficaz por un solo país, o por un puñado de ellos de manera aislada y descoordinada. Colombia tiene en sus fronteras alrededor de 1,3 millones de personas de origen venezolano, de acuerdo con cálculos de su agencia migratoria. Perú, poco menos de la mitad. EEUU y España albergan alrededor de 300.000 cada uno; casi tantos están en Chile o en Ecuador.

El imparable éxodo venezolano

La cifra no ha dejado de progresar desde 2016, y aunque dejase de hacerlo (algo poco probable) estos valores ya reclaman la necesidad de una acción coordinada. Algo que, como argumentan los autores del informe de la OEA, se conseguiría más fácilmente si los migrantes venezolanos obtuviesen estatus de refugiado. Según las cifras compiladas por ACNUR y la Organización Internacional de las Migraciones, casi medio millón de venezolanos han solicitado la condición, la mayoría en Perú. Hasta ahora, menos de un 10% la han conseguido.

El imparable éxodo venezolano

El acceso a la condición de refugiados incrementaría la presencia de organizaciones internacionales, y podría facilitar la coordinación de la respuesta por parte de Estados con capacidades muy diferentes en lo que respecta a la acogida de migrantes: algunos, como Argentina o Brasil (por no hablar de EEUU o de España), tienen un pasado reciente construido en no poca medida por el asentamiento foráneo. No es el caso de Perú o Colombia. Los países andinos no tienen grandes contingentes de inmigrantes en periodo reciente, algo que se refleja en la enorme diferencia que existe entre la cantidad de venezolanos estimada en sus territorios y la de extranjeros con residencia permanentes.

El imparable éxodo venezolano

Este gráfico da una idea bastante aproximada de la enorme diferencia de capacidades, que afecta más a aquellos países que, por lazos geográficos, sociales o incluso familiares, están acogiendo los colectivos más nutridos de migrantes.

El riesgo de la xenofobia

Si en condiciones óptimas para quien se desplaza la migración es un proceso enormenente costoso, que erosiona recursos, estatus y redes de seguridad, la migración en situación de riesgo o empujado por una emergencia económica y social es aún más dura. Ello implica que los países de destino necesitan una inversión extra en acogida e integración. En un mundo con fronteras no sólo físicas sino también económicas e institucionales, es posible que esto genere tensiones en la población local. Y, de hecho, las encuestas de opinión en Perú y Colombia ya indican repuntes preocupantes de rechazo hacia las personas de origen venezolano.

El imparable éxodo venezolano

En Colombia, junio de 2019 ha sido el primer mes en el que una mayoría de ciudadanos ha respondido en la encuesta bimensual de la firma Gallup que su gobierno no debería acoger a quien venga de Venezuela. En paralelo, ha aumentado la visión negativa del local hacia el foráneo.

El imparable éxodo venezolano

En Lima, alrededor de la mitad de personas encuestadas por Ipsos para El Comercio consideró que la inmigración venezolana “aumenta la delincuencia” y perjudica la situación de los trabajadores de la ciudad

No hay evidencia sólida que permita soportar de manera fehaciente ninguna de las dos afirmaciones. Y quien se ponga a defender a los migrantes con datos para rebatirlas puede estar haciendo justicia a la verdad, pero también podría estar tendiéndose una trampa a sí mismo para el futuro: ¿qué pasa si en algún momento hay algún estudio que demuestra que los prejuicios negativos son ciertos? ¿Estará entonces justificado el ataque, el cerrar puertas y fronteras?

El argumento alternativo contra el discurso anti-inmigración no es más prometedor estratégicamente, aunque nos parezca más apropiado moralmente: la (casi obvia) idea de solidaridad hacia el vecino que está en una mala situación se libraría de cualquier prueba que alguien halle o fabrique contra él. Pero entonces habrá perdido a aquellos que, simplemente, consideran que “primero, los de casa” que los vecinos. A quienes sólo se les puede convencer con la idea de que la migración es “buena” para “los de casa”. Con lo que volvemos al problema del párrafo anterior.

Ambos tipos de argumentos (los empíricos y los normativos) son necesarios, ninguno se sirve por sí mismo, pero tampoco son suficientes para garantizar lo que al fin y al cabo debería ser nuestro objetivo: la seguridad inmediata de quien abandona su hogar para salvarse a sí mismo y a los suyos. Para eso se necesita más que palabras.

Concentración y acción coordinada

Es lógico y esperable que estas personas tiendan a concentrarse en ciertos países, en determinados municipios. Sea por accesibilidad, porque todos preferimos llegar a un lugar donde ya conocemos a alguien (y la migración se reproduce por ciclos de diáspora) para sentirnos más seguros, o por ambas razones. Es así que Puerto Santander o Villa del Rosario, ambos en el fronterizo departamento colombiano de Norte de Santander, cuentan con ratios de 23% o 17% de población migrante venezolana respectivamente. En cifras similares se encuentran Maicao, Arauca o Manaure. Estos son los Colombia y Perú _de_ Colombia. Los puntos de primera llegada, primer asentamiento, y también primera respuesta. Las entidades del estado colombiano, empezando por Migración Colombia y la coordinación de la frontera, han sido muy conscientes del reto de política pública ante el cual se han encontrado, respondiendo con todos los medios disponibles. Pero las proyecciones arriba descritas auguran un desafío mucho mayor: algo que el propio Ministro de Exteriores colombiano ya anticipaba en la entrevista que publicaba EL PAIS el pasado lunes.

Si estas situaciones de concentración llegan a desbordar las capacidades de respuesta y acogida de las respectivas entidades de gobierno, lo lógico, lo funcional, sería que las inmediatamente superiores se encargasen de redirigir recursos hacia ellas. De no suceder, las cifras negativas y la xenofobia subyacente crecerá. No necesariamente por el impacto directo, real, medible de la migración. Sino por el uso que de la percepción del mismo (distorsionada muchas veces) se haga desde medios de comunicación y tribunas de candidatura política. El miedo es un formidable captador de atención. Resulta demasiado tentador para quien vive de los votos y de la audiencia.

Tal es la paradoja para los gobiernos de la región. Si no actúan ya a una escala y una profundidad mucho mayor, y si no lo hacen precisamente porque tienen miedo de la desaprobación de un público cada vez más reacio a abrir sus puertas, no harán sino alimentar las probabilidades de que sea más difícil hacerlo después. Quizás esta ha sido el mayor interrogante que deja la recientemente cumbre de la OEA: a pesar del prolijo informe presentado sobre la migración venezolana, y a pesar de la buena voluntad recogida en la resolución final, cuando la marea mediática se ha retirado la playa no ha dejado al descubierto propuestas de suficiente calado. No se ve con el suficiente detalle de dónde van a venir los recursos a los que hace referencia la propia resolución para enfrentar la crisis, ni cómo van a llegar a las manos de quienes están en primera línea de respuesta humanitaria y de política pública.

Latinoamérica busca a su Angela Merkel, en definitiva. Busca a su líder de centro-derecha que no sólo abra puertas y ponga trabas a quienes desde su propio espacio ideológico intenta que se cierren, como ella hizo en la cúspide de la crisis siria de refugiados. Esto ya lo han hecho algunos, particularmente el presidente Iván Duque siguiendo la línea de su antecesor (y opositor en casi todo lo demás) Juan Manuel Santos. No: se necesita a alguien que haga del mayor desplazamiento internacional de la región en décadas su prioridad, que lo ponga como pilar de su legado en casa, y fuera. Y que entienda que cuando Merkel decidió desoír los reclamos de políticas duras no estaba tomando una posición noblemente desinteresada, ni tampoco pensaba exclusivamente en su figura y en cómo sería recordada. No: Merkel estaba ante todo haciendo un buen cálculo político para su propio interés y el de los suyos. La canciller alemana, la última gran líder del mundo libre, entendía perfectamente que si hoy cerraba las puertas a los necesitados de fuera mañana ni ella ni nadie que le sucediese en su partido tendría la autoridad para frenar el discurso xenófobo dentro de su propia casa.

UN Reports “Grave Violations” by Venezuela Regime by Carlos Camacho – Latin American Herald Tribune – 5 de Julio 2019

The Maduro Government registered 5,287 killings, purportedly for “resistance to authority,” by the police in 2018. Between January 1 and May 19 of this year another 1,569 people were killed, according to Government figures. Other sources suggest the figures may be much higher. Government motorcycle gangs — colectivos — were involved in another 52 deaths with 66 protestors killed during demonstrations this year, the United Nations reported.

CARACAS — The United Nations reported Thursday that it had “documented” an egregious series of “grave violations of economic, social, civil, political and cultural rights” in Venezuela under the Nicolas Maduro regime.

Maduro police forces were guilty of thousands of extrajudicial killings, “particularly the (National Police) special forces (FAES)…in 2018, the (Maduro) Government registered 5,287 killings, purportedly for “resistance to authority,” during such operations. Between 1 January and 19 May this year, another 1,569 people were killed, according to Government figures. Other sources suggest the figures may be much higher.”

Outstanding serious human-rights violations are “66 deaths during protests between January and May 2019, 52 attributable to Government security forces or colectivos”, an advance of a report, to be released in full Friday, stated.

Furthermore “civil and military forces have allegedly been responsible for arbitrary detentions; ill-treatment and torture of people critical of the Government and their relatives; sexual and gender-based violence in detention and during visits; and excessive use of force during demonstrations,” the UN stated.

The armed pro-Maduro biker gangs known as “colectivos” are mentioned more often than any other actor in the Venezuelan tragedy besides Maduro himself, with the UN adding that “colectivos, have contributed to the deteriorating situation by exercising social control and helping repress demonstrations,” in addition to being involved in 52 deaths so far this year.

Thus, Maduro – currently being investigated by the International Criminal Court and only the sixth head of state in history to be sanctioned by the US — suffers more international condemnation, only days after torture left a Navy Captain dead while in custody and violent repression left a teenager blinded after being shot in the face during protests.

Maduro is also the first ruler in history to have his wife and son sanctioned by the US alongside him, as well as being sanctioned by several other countries. A complete report has been scheduled for release early Friday morning in Geneva, Switzerland.

The report, from the office of High Commissioner for Human Rights Michelle Bachelet — a former left-leaning president of Chile — “urges the Government of Venezuela to take immediate, concrete measures to halt and remedy the grave violations of economic, social, civil, political and cultural rights documented in the country.”

And with more than 4 million Venezuelans already out of the country and 5,000 leaving it every day, the report warns that the humanitarian crisis which triggered that largest exodus in the history of the Western Hemisphere could get worse, stating that the ”unprecedented outflow of Venezuelan migrants and refugees will continue, and the living conditions of those who remain will worsen”.

Attacks against the opposition began over the last decade “and especially since 2016” and are “aimed at neutralizing, repressing and criminalizing political opponents and people critical of the Government.”

“A series of laws, policies and practices has restricted the democratic space, dismantled institutional checks and balances, and allowed patterns of grave violations”, the UN denounced for Venezuela under Maduro.

The report -based on 558 interviews with victims and witnesses of human rights violations and the deteriorating economic situation- highlights “the impact of the deepening economic crisis that has left people without the means to fulfil their fundamental rights to food and health, among others”.

The UN also noted the case of political prisoners, stating that “as of 31 May 2019, 793 people remained arbitrarily deprived of their liberty, including 58 women, and that so far this year, 22 deputies of the National Assembly, including its President, have been stripped of their parliamentary immunity”.

A %d blogueros les gusta esto: