elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Exodo

Last Chance for Venezuela by Michael Rowan – Latin American Herald Tribune – 27 de Julio 2020

” Those opposing the regime that has ruled Venezuela for 7,850 days without interruption have until December 2020 to implement a strategy to govern Venezuela,” writes political genius Michael Rowan, author of the just released How to Prevent Trump from Doing to America What Chavez Did to Venezuela. “Are they up to it or have they already surrendered?”

Those opposing the regime that has ruled Venezuela for 7,850 days without interruption – except for the ignominious 48 hours of the wannabe boss Pedro the Short in 2002 – have until December 2020 to implement a strategy to govern Venezuela.

Are they up to it or have they already surrendered?

If the opposition fails this last and final test of courage, Venezuela’s Cuban masters will rejoice in having established Castro’s Communist model firmly on the South American mainland, a great accomplishment for them and a stunning failure for western civilization, for 30 million Venezuelans, for the legacy of Simon Bolivar, and for 40 years of democracy.

Russian Communism provided the Castro brothers a grand opportunity to implement record-breaking poverty, misery, corruption and suppression for 60 years and counting. This was accomplished as if it was saving Cuba from the evils of capitalism and corruption, which actually were secret assets of the Communist party elite.

It looks like the Cubans have produced even worse results in Venezuela, South America’s first democracy and its richest nation. The Venezuelans suffering poverty in 1998 – about 45% of the population then — were promised a big share of the oil income that would make them comfortable, but it never happened.

Twenty-two years later, over 90% of the population is suffering from poverty and over $300 billion has been clandestinely siphoned off by political bosses, cronies, arms and cocaine traders. Billions more were handed to Cuban health, military and intelligence advisors, to thank them for helping suppress free speech, assembly, voting, property and life, as they did in Cuba.

Over the years, many Venezuelans initially opposed but later accepted and collaborated with the Chavez-Maduro regime, which meant working in tandem with Cuba’s military secret police to isolate, suppress, and condition Venezuela as Cuba, Russia and Chinese fellow travelers had done back home.

Tragically, many foreign democrats – even presidents — applauded Cuba and Venezuela for building democracy and reducing poverty for which there was no evidence. Skilled propaganda by Chavez and Castro plus U.S. ignorance about Latin America kept idiocy alive.

After the events of 2002 and 2004 there was little doubt about where Cuba (and then Russia, Iran and China) were heading Venezuela. The US was asleep at the wheel, functionally careless and historically ignorant about Latin America from the time of President Monroe, and didn’t notice what was happening in Venezuela as decades and even centuries rolled by.

But when 5 million refugees fled the country, oil cratered and a humanitarian crisis that had simmered for a decade produced health and nutrition facts that could no longer be ignored by the world, 58 nations representing most of the world’s GDP refused to recognize Venezuela’s rigged election machinery, and following the constitution of Venezuela, recognized the president of the duly elected National Assembly, an opposition legislator, as the legitimate interim-president of Venezuela. That was in February, 2019.

So, here was an historic opportunity for Venezuela to right itself, to normalize relations with the world, and to conduct an emergency humanitarian campaign to stop the bleeding, disease, famine and death that lurks in every corner of the land. But no. Here we are, 17 months later, and the opportunity is all but totally squandered. This is an atrocity of profound consequence.

Instead of dealing directly with Venezuela’s humanitarian crises, the legitimate government launched a legal and political effort to attach the foreign gold, oil and assets of the regime. A series of legal cases yielded close to $3 billion in gold, Citgo and other foreign accounts of the regime, which is fine. But meanwhile, five million Venezuelans fled to foreign lands creating social crises there, and the 30 million Venezuelans back home were devastated by everything from famine to poverty, homelessness, desperation and then the coronavirus. What good have you done for them?

As we write, an entire generation of young people is being crippled forever while their legitimate government is fighting for money that Venezuelans never see. Why didn’t the legitimate government set up offices where its 5 million refugees have settled and launch humanitarian programs which smuggled food, medicines, and money raised from the 58 friendly nations to Venezuelan residents and refugees? That would have worked way better than a concert on the Colombia border that Maduro effectively squelched.

Why did the legitimate government depend on the Maduro regime to let the humanitarian aid come across the border? Venezuela’s borders are a sieve. Tons of international aid could have been smuggled across porous borders everywhere, truly helping people while also building credibility for the legitimate government to govern for all.

For the last 17 months, why did the legitimate government stay under the thumb of the Maduro regime (and the Cubans) who knew every movement they made? What were they thinking?

Why does the legitimate government act as if a 22-year dictatorship will eventually obey the law when they became powerful billionaires by disobeying it?

Instead of surreptitiously organizing a rebel force to invade Venezuela, which was a major blunder, a legitimate government can transparently build a military capacity for defense with the agreement of the 58 nations. This was the best way to use Trump, who will be saying “We’re going to do something in Venezuela” until election day – he’s only looking for Florida votes.

Who still believes that the December election is going to do anything but destroy the legitimate government of Venezuela? Stop dreaming, and get a strategy. You’ve got 4 months max to get it done, or Venezuela belongs to Fidel and Hugo for the foreseeable future.

Mirando a la FANB por Isabel Pereira Pizani – El Nacional – 19 de Julio 2020

download
Dedicado a EA y otros como él

Desde el punto en que puede estar cualquier ciudadano venezolano es imperativo intentar mirar a la FANB, una institución creada con el fin especifico de defender la integridad del país, a nosotros y al territorio en el cual moramos. Con mi desviación profesional de analista de procesos, es imprescindible intentar un acercamiento a la FANB por dentro, más allá de sus movimientos burocráticos y las manifestaciones externas de su Alto Mando.

Hasta ahora el ciudadano común solo sabe a quién ascienden, a quién relegan, quién parece tener más poder. Vamos a intentar penetrar con preguntas más íntimas, las cuales son muy importantes porque se trata del único cuerpo que por virtud de la convención constitucional vigente tiene el monopolio de las armas. Los otros armados, en general, son delincuentes.

¿Qué tenemos que saber y conocer nosotros y ellos mismos de la FANB? Para comenzar, ¿cuán monolítica es?, ¿habrá fracciones? Y el tema que importa más: ¿qué ideas tendrán en la cabeza? ¿Cuál creen que es su deber? Habrá muchas interpretaciones, ¿Cómo reaccionan cuando se les intenta ideologizar? ¿Aceptan, solo murmuran entre dientes o cuestionan y se cuestionan? ¿Están tranquilos o inquietos? ¿A qué o quiénes creen deber su fidelidad?

Tenemos que partir de la idea que esta institución es parte del país. En sus estratos más amplios provienen de los sectores de la población más humildes de Venezuela, nación que Encovi ubica como una de las más pobres del mundo junto con Chad, Nigeria y el Congo. Allí están sus parejas, hijos, hermanos, primos, padres, tíos y toda la gama de parientes típicas de nuestro territorio. Si su gente está allí, deben saber cómo están viviendo, se deben haber preguntado: ¿están mejorando o empeorando?, ¿los miembros más jóvenes de sus familias tienen algún futuro por delante? ¿Y que está pasando con las generaciones que les preceden, padres, tíos, abuelos? ¿Saben, no saben, no quieren saber? ¿Cuál es la actitud? Con respecto a los sectores de la FANB de más alto rango, ¿qué saben, qué les cuentan sus altos jefes? ¿Han intentado, como Sidartha, salir del palacio (cuartel) para ver cómo vive la gente?

Si insertamos la FANB como parte de nuestra red institucional tendríamos que aceptar que debe reflejar los mismos indicadores, opiniones y valores que las ostentadas por el resto del país. Saber si estamos sufriendo o si somos muy felices con la manera que se ha gobernado,  cómo se ha dirigido la economía. ¿Qué saben de la hiperinflación?, ¿es un invento que debaten los economistas o es una realidad del país? Otra pregunta clave, ¿ustedes se comen sus ranchos en el cuartel?, pero su familia, ¿qué está comiendo, pueden comprar los alimentos que necesitan? Los niños, ¿pueden tomar la leche que requieren para formar sus músculos, huesos y mente como les corresponde?

¿Alguno de sus parientes o amigos cercanos forman parte de la torrente de 5 millones que han huido del país buscando soluciones? ¿Cuáles necesidades y angustias los llevaron a abandonar sus hogares y sus querencias, será porque son malos patriotas o porque desesperadamente buscaban una salida? Y ahora tienen que regresar por la pandemia que azota la humanidad y a los países a que han llegado, después del viacrucis que enfrentaron para poder enviar sus remesas a la familia. ¿Será justo calificarlos como bioterroristas, como armas de contagio en potencia? ¿Será justo que la FANB y otros cuerpos armados repriman a esos compatriotas que han pasado las verdes y las maduras para ayudar a sus familias, que ahora los incriminen, los traten como peligro potencial para todos? ¿O lo correcto, lo humano, seria apoyarlos a reinsertarse, cuarentenas dignas, sin atropellos y apoyo para volver a los hogares que los esperan?

¿Qué piensan en la FANB, en todos sus estratos, de la represión que practican la DGCIM, la FAES, contra las personas que deciden oponerse al régimen? No es un secreto que en Venezuela se tortura, que los militares  son los peor tratados, ¿qué saben del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo?, ¿cuál es la imagen que guardan de Oscar Pérez? ¿Conocen cuál era el mensaje que querían comunicar? ¿Por qué continuamente pequeños grupos se sublevan y pregonan que quieren cambiar la situación del país? ¿Será la primera vez que militares torturan a militares? ¿Por qué un militar respondió a un general que lo acusaba de traidor: Mi general tengo familia?

¿Les preocupa la manera como se están extrayendo riquezas del país, la destrucción de Pdvsa al punto de no tener gasolina para la gente ni para producir? ¿Qué pasa con el Arco Minero? ¿Cómo un joven italiano familiar de Alex Saab pudo negociar con Minerven para manejar el oro de los venezolanos? ¿Han buscado respuestas a las largas colas de ciudadanos tras gasolina para sus vehículos, son gente corriente u opositores alterando la tranquilidad de las calles? ¿Se preguntan por qué la ostentación de riqueza de los altos jefes, sus carros de lujo, sus nuevas viviendas situadas en los sitios más costosos de las ciudades? ¿De dónde viene esa riqueza? Los militares en el poder en general tienen a sus familiares viviendo en países ricos, en mansiones. Sabemos de una propiedad en la Avenida Foch de París de un general millonario, como jeque árabe, atribuida a un personaje que fue jefe del Seguro Social, organismo que recolecta el aporte de los trabajadores para su seguridad social. Hay otro que tiene sus hijos en España, donde hacen grandes fiestas costeadas con dinero robado a los hospitales, escuelas, universidades y a la comida de nuestra gente.

Para conocer la FANB tenemos que acompañarlos a preguntarse internamente qué piensan de estas tragedias que atormentan a los ciudadanos. ¿Cómo es posible que Venezuela haya perdido gente en lugar de crecer, que dejemos de reflejar los indicadores de Latinoamérica y ahora estemos al lado de los países más pobres de África, o que estamos igual o peor que Haití?

Estos temas tienen que filtrarse y reflexionarse entre los militares, no pueden esconderse detrás de sus uniformes, son venezolanos con armas, lo cual los hace más responsables de entender y actuar de acuerdo con las aspiraciones que alberga el país en su amplia mayoría. No hay excusas para no mirar la miseria, para comprender aquellos que ni siquiera agua potable tienen en sus casas, mientras los que controlan el poder ven series de Netflix y se regodean de un lujo asiático fruto de la corrupción.

No se pueden cerrar los ojos o repetir que se ignoraba lo que ocurría porque sus familias están envueltas en el horror que significa ser pobre u opositor en Venezuela. Sean las verdaderas fuerzas armadas que aspiran los venezolanos.

La destrucción esencial: el potencial humano por  Miguel Henrique Otero  – Editorial El Nacional – 19 de Julio 2020

2019082608585583990
El pasado 14 de julio, la Organización de Países Exportadores de Petróleo informó que la producción petrolera venezolana durante el mes de junio fue de 393.000 barriles por día. Esto significa que en un mes hubo una caída vertical e insólita de 180.000 barriles. Puesto que en mayo el promedio fue de 573.000 barriles por día, hablamos de un desplome de casi 32%: una cifra desquiciada, que escapa a cualquier forma de racionalidad.

Estos pocos datos son categóricos e inequívocos. No aceptan atenuantes o excusas. Son el resultado del planificado proceso de socavamiento y perversión de Petróleos de Venezuela y de la industria petrolera en conjunto, que Hugo Chávez activó desde el día en que accedió al poder. Medida tras medida, día a día, fueron liquidando la que era una de las empresas más importantes del mundo. Se despidió, violando las leyes laborales y los más elementales derechos, a más de 20.000 trabajadores de Pdvsa, para así despejar el terreno que ocuparían corruptos, ignorantes del negocio petrolero, incompetentes y rufianes, que se han encargado de su desmantelamiento.

Se distorsionó la misión empresarial para desfigurar su institucionalidad y convertir aquello en una oficina de contrataciones y prebendas, en gestora de falsos programas sociales, en centro de compras para el Estado (con toda la secuela de corrupción que eso produjo). Se nombraron en cargos de enorme responsabilidad, en áreas fundamentales para la operación, a enchufados, amiguitas y amiguitos, militantes y otros incapaces. Se dejó de invertir en las propias operaciones petroleras, con lo cual se estaba sellando el declive de la producción de la que somos testigos. Se abandonaron por completo, en acciones de irresponsabilidad que entrañan delitos de carácter penal, las obligaciones de mantenimiento que exigen operaciones industriales de alto riesgo, en las que se utilizan líquidos y gases de alta capacidad inflamable. Y, lo que es más conocido por la opinión pública, se firmaron convenios con decenas de países para entregar el petróleo a precios irrisorios, a veces por debajo del costo de producción, para garantizar lealtades políticas y diplomáticas. Lo escribo con plena comprensión de lo que afirmo: no hay en la historia de las instituciones un caso de destrucción tan alevoso e implacablemente ejecutado.

Esta sinopsis del procedimiento de demolición, con algunas inevitables variantes, ha sido aplicado al sistema de salud y hospitalario; a las más importantes infraestructuras del país –como el Teatro Teresa Carreño, un simbólico ejemplo–; al conjunto del sistema hidroeléctrico nacional; a la desfalleciente infraestructura educativa nacional, a las universidades, a los puertos y aeropuertos, a museos, salas de conciertos y bibliotecas; a los hipódromos, a represas y embalses; a los parques nacionales, a las regiones donde está avanzando, a velocidad asesina, la devastación causada por el saqueo promovido por Maduro, que lleva el nombre de Arco Minero.

Podría continuar enumerando decenas y decenas de ámbitos y casos en los que la destrucción ha hecho de las suyas. No hay exceso en esta afirmación: nada hay en Venezuela que haya logrado preservarse, nada que permanezca intacto, nada que no presente los síntomas que anuncian su próxima ruina.

Pero llegado a este punto de este artículo, todavía no me he referido a lo primordial: al doblegamiento de las capacidades humanas, a la feroz y constante práctica de debilitamiento y sometimiento de las personas. Es duro pensarlo y escribirlo: el régimen ha actuado para reducir, aplanar, hacer inviable el potencial de la sociedad venezolana. Al rebajar y rebajar las condiciones de vida, en todos los planos donde ello sea posible, está anulando el derecho, la posibilidad de aspirar a una vida de progreso y bienestar.

¿Qué potencial tiene una sociedad en la que 80% de la población vive bajo el asedio de la pobreza extrema? ¿Qué podemos aspirar, en todos los ámbitos de la vida pública –la producción, la formación, la investigación, el ejercicio profesional, las iniciativas de solidaridad, el desenvolvimiento de la política, la organicidad de la sociedad civil– cuando alrededor de 5 millones de compatriotas, en su mayoría jóvenes, muchos de ellos profesionales y personas sólidamente formadas, han huido del país y, en un porcentaje que luce relativamente alto, han logrado establecerse en otras partes del mundo, salvando todas las dificultades que ello representa? ¿Qué clase de prospección le está reservada a Venezuela hacia las próximas dos, tres o cuatro décadas, cuando ahora mismo hay 4 millones de niños y adolescentes que tienen problemas casi insalvables para asistir a la escuela, escuelas donde a menudo no hay maestros calificados, en las que no se cumplen los objetivos curriculares, donde no hay comedores, ni mucho menos computadoras, mi materiales escolares, ni electricidad, ni agua, ni mínima salubridad, ni seguridad, ni nada que remedie este creciente cúmulo de adversidades? ¿A qué expectativas se expone una sociedad que lleva en su seno a 700.000 niños que sobreviven bajo el hostigamiento de la desnutrición crónica, o en la que 60% del total de su población no alcanza a consumir las 2.000 calorías mínimas necesarias para aspirar a una vida activa y productiva? En definitiva, ¿de qué está hecho nuestro horizonte personal, social y como nación, cuando hora tras hora se van reduciendo nuestras capacidades reales de organizarnos y actuar, carcomido nuestro país por el hambre y las carencias?

“El debate tiene que fijarse en la pandemia y en los mecanismos para la salida de Maduro” por Alejandro Hernández – La Gran Aldea – 16 de Julio 2020

“El debate tiene que fijarse en la pandemia y en los mecanismos para la salida de Maduro”
Alejandro Grisanti, Economista e Ingeniero en Computación, PhD en Economía.

El economista afirma que hoy en Venezuela todos somos pobres y el ascenso social que antes daba la educación ha desaparecido. Por eso, Alejandro Grisanti estima que aun en medio de la crisis, agudizada por el Covid-19, debe quedar claro que se necesita el cambio de régimen que hará posible que el país sienta una mejora en el corto y mediano plazo. En la medida en que el deterioro crece, más tardará la recuperación.

El economista Alejandro Grisanti ha trabajado de cerca en los procesos hechos por el gobierno interino de Juan Guaidó para preservar activos de la nación y atender problemas externos, como los relacionados con la deuda. De hecho, fue hasta hace poco miembro de la Junta Administradora ad hoc de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) y parte de la Comisión Presidencial Consultiva para la renegociación de la deuda. No esconde sus opiniones y cree en la práctica de escuchar a los asesores, también es partidario de seguir levantando la voz dentro y fuera del país para lograr la transición que todo el país espera, y es uno de los expertos que le está llevando el pulso a la vulnerabilidad económica causada por la pandemia.

Su conclusión es abrumadora: El país más vulnerable dentro de la región bien sea por el impacto en exportación de materias primas, porque recibirá menos remesas, porque no tiene espacio para hacer una política fiscal contracíclica o porque no va a poder emitir deuda internamente es Venezuela.

-¿Cuál es su conclusión de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) que presentó la Universidad Católica Andrés Bello días atrás?

-Ese estudio es la mejor demostración de que el verdadero legado de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, en estos 20 años, es la miseria. Hoy en Venezuela todos somos pobres y el ascenso social que antes daba la educación ha desaparecido. El chavismo nos igualó hacia la pobreza y creó una crisis absolutamente generalizada, de la que no escapa ningún venezolano.

“El chavismo nos igualó hacia la pobreza y creó una crisis absolutamente generalizada, de la que no escapa ningún venezolano”

Alejandro Grisanti

-¿Una sociedad que sufra un colapso como el que acaba de mencionar es recuperable?

-Para eso lo primero que debe pasar es un cambio de régimen, para que venga un nuevo gobierno que restituya las libertades individuales y los derechos económicos a los ciudadanos. Yo era muy optimista con el Plan País en 2016 y 2017; hoy las condiciones son un poco más complejas, pero sin embargo, la última Encovi señala que la pobreza reciente apunta al 54%, eso indica que cuando podamos dar los estímulos adecuados para traer inversión en el sector petrolero y cuando tengamos unos nuevos gobernantes, que puedan ser interlocutores ante los organismos multilaterales para poder levantar los financiamientos que sirvan de motor de arranque, tendremos una recuperación relativamente rápida de la economía, va a ser más lenta que hace dos o tres años; pero sigo pensando que cuando salgamos de esta tragedia, Venezuela sentirá una mejoría en el corto y mediano plazo.

-¿Qué tanta responsabilidad tiene Cuba en el desfalco económico impulsado por el chavismo en estos 20 años?

El chavismo le ha dado a Cuba entre 2 mil y 3 mil millones de dólares al año en subsidios de exportaciones petroleras, lo que representa entre 60 y 70 mil millones de dólares en 20 años. Por su parte, La Habana proveyó al chavismo de una mejor inteligencia policial y una mayor capacidad de acción contra la oposición. Nicolás Maduro hoy ostenta el poder y mantiene el control territorial por el apoyo que tiene del castrismo.

-¿Han medido el impacto económico que la pandemia está causando en Venezuela?

-Hay dos formas de verlo: El primero es desde el punto de vista de infectados y fallecidos, aquí el régimen no queda tan mal; pero porque Maduro nunca ha valorado el impacto de sus acciones y en toda América Latina, fuimos el país que más rápido cerró su actividad económica luego del primer caso confirmado. Es decir, Venezuela paralizó su economía tres días después de que hubo el primer contagiado de Covid-19, cuando el promedio del resto de la región es dos semanas. El otro factor que ha influido es el rápido despistaje, los regímenes totalitarios pueden hacer mejor seguimiento a las libertades y el desenvolvimiento de los ciudadanos. En Venezuela están utilizando a los organismos de seguridad e inteligencia para acuartelar a la gente y poner fronteras entre los casos positivos y la población sana.

“Vamos a terminar este año con cifras más duras en términos de pobreza, con muchos más venezolanos queriendo emigrar y con un país más desintegrado”

Alejandro Grisanti

-¿Da por ciertas las cifras que ofrece el régimen?

-Más allá de que todos dudamos de lo que publica la dictadura, la diferencia con respecto a los demás países es muy grande. Aproximadamente Venezuela tiene unos 10 mil casos, mientras Colombia, que después de nosotros tiene la menor cantidad de contagios en la región, anda por 160 mil. Entonces por más que estén trampeando los números, estamos muy lejos de las cifras del resto. Así sea el triple de lo que dicen, igual la distancia es enorme. Por más que mientan, no tenemos los más de 300 mil pacientes que hay en Chile o Perú. Debemos recordar que la crisis ha limitado mucho la movilidad de los ciudadanos, así como la falta de gasolina; y a menor movilidad menor propagación.

-Y desde el punto de vista económico, ¿qué números y proyecciones han sacado?

-Estamos sacando un índice de vulnerabilidad económica para toda América Latina, es decir, analizamos cuáles son las naciones que serán más afectadas por el Covid-19 y cuáles serán las que resistirán mejor. Nuestro estudio coloca a Venezuela como el país que saldrá más dañado por el impacto de la pandemia en toda la región, porque tenemos una alta población informal; un elevado déficit fiscal; un enorme endeudamiento internacional; unas reservas internacionales bajísimas, y un sistema monetario prácticamente desaparecido; cuando sumas estos factores concluyes que tenemos las más grandes restricciones, por consiguiente vamos a sufrir el peor efecto económico de Latinoamérica y es bien importante que lo entendamos. De segundo está El Salvador y de tercero Nicaragua, pero sus resultados no están ni cerca de los nuestros.

-¿Cómo hicieron ese estudio?

-Analizamos el impacto en tres puntos: Materias primascomercio y remesas. El Covid-19 está afectando las materias primas y sobre todo las que tienen que ver con movilidad y con energía; entonces, los países que tienen mayor exposición a exportaciones petroleras, llámese Venezuela, son los que van a padecer una mayor contracción económica. También va a interrumpir el comercio y las cadenas de producción, eso lo vamos a ver con más fuerza en el segundo semestre, y aquellas naciones que tienen un alto porcentaje de componentes intermedios e importados en su producción nacional van a experimentar más dificultades que el resto, y aquí también entra Venezuela. Por último, está el área de las remesas, hoy tenemos a 5,1 millones de venezolanos en el exterior que mandan dinero para ayudar a sus familiares que están dentro del territorio, y por la crisis global ese mecanismo se va a ver reducido, tendrá un impacto importante. En conclusión, el país más vulnerable dentro de la región bien sea porque exporta materias primas, porque va a dejar de recibir remesas, porque no tiene espacio para hacer una política fiscal contracíclica o porque no va a poder emitir deuda internamente, es Venezuela. Es un índice que va del uno al cinco, el que está más sólido se acerca al uno y el que más débil al cinco.

-¿Cómo se están protegiendo nuestros países vecinos?

-El mayor impacto de esta pandemia lo sufrirá América Latina y eso va a llevar a muchos de estos países al Fondo Monetario Internacional y a las instituciones multilaterales. También ha llevado a un proceso de reestructuración de deuda amistoso y relativamente rápido a Ecuador y Argentina. Por supuesto que todos los gobiernos también se van a apalancar en el sector privado, lamentablemente el nuestro está absolutamente destruido.

-¿Y la deuda venezolana?, ¿cómo considera que ha sido el manejo del proceso por parte del presidente interino Juan Guaidó y la Asamblea Nacional?

-Con el manejo que ha llevado el Gobierno interino yo soy muy optimista en lo grueso, porque Venezuela viene trabajando con el mejor reestructurador de deuda de los últimos 40 años, que es Lee Buchheit, sin duda es la persona más referencial en el área y siempre ha trabajado ayudando a los países y no a los acreedores. Por otra parte, ha contratado al mejor escritorio legal de Nueva York para emprender la defensa y ser exitosos en nuestros procesos judiciales. Otra cosa que me hace ser optimista es que logramos explicar cuáles serán los cuatro pasos principales que se seguirán para la reestructuración y se aprobó en la plenaria de la Asamblea Nacional. Sin embargo, hay que oír a los asesores e irnos por sus recomendaciones a la hora de tomar decisiones.

-También ha tenido notorios desacuerdos.

-Sí, son varias cosas. Los procesos de reestructuración de deuda para que sean exitosos deben ser rápidos, amigables y tienen que contar con apoyo del mayor número de acreedores posible. En Venezuela nos ha afectado que hay incentivos para que una solución rápida y amigable no se dé, es decir, hay gente que cree que no pagar a los inversionistas, no resolver la parte de las acreencias o hacer política con la deuda es una buena estrategia, pero yo creo que son decisiones muy negativas y no las comparto.

-¿Quiénes son esas personas y qué intereses usted cree que hay detrás?

-Hay factores que no están oyendo a Lee Buchheit y no creen en una salida amistosa, sino que apuestan por el enfoque de la confrontación, donde el chivo expiatorio es el inversionista, que en Venezuela despectivamente se les llama bonistas, en algunos sectores hay una mayor inclinación hacia las querellas legales, ir a juicio y pelear en la corte algunos de los procesos que estamos sufriendo.

-El ex procurador especial José Ignacio Hernández dijo en una entrevista para La Gran Aldea que la actitud de los acreedores era “intransigente” y por eso no hubo otro camino que el de ir a juicio.

-Es público que yo estuve en contra de que la República llevara a juicio a los acreedores del PDVSA 2020, pero desafortunadamente como el resultado de este proceso está por venir, no puedo dar mayores detalles, porque no quisiera que me culparan si se llega a perder. Sería inconveniente que en esta entrevista salgan argumentos que puedan ser utilizados por los bonistas en contra de Venezuela. Quiero dejar claro que espero estar equivocado y que tengan razón quienes entraron en ese litigio; sin embargo, soy muy negativo, creo que vamos a tener un fallo en contra, pero, como dije antes, no puedo darte mi análisis.

-El economista Ricardo Hausmann también declaró a La Gran Aldea y dijo que había actores dentro de la política representando los intereses de los bonistas de “formas poco legítimas”, ¿tiene usted relación laboral con algún acreedor del PDVSA 2020?

-Yo no tengo relación con ningún acreedor de deuda venezolana, ni nacional ni extranjero; pero quiero insistir en que toda América Latina, con excepción de Argentina, se ve a los tenedores de deuda como unos inversionistas, lamentablemente en el caso venezolano hay una nube negra sobre los mercados financieros, porque las emisiones nacieron de grandes actos de corrupción cuyos responsables son Nicolás Maduro, Hugo Chávez y sus ministros. Pero esa animadversión que justificadamente existe, hay que enfocarla hasta ahí y no más allá. En los últimos cuatro años yo no he tenido ninguna relación de representación o de información con nadie, por eso no me siento aludido por la afirmación de Ricardo.

-¿Pero la denuncia del economista Hausmann tiene pertinencia?

-Bueno, si tiene pruebas que las presente. Yo creo que en Venezuela se intenta crear un manto de corrupción, que no siempre está justificado, para usarlo como herramienta política. Debo decir que también se ha utilizado el tema de conflictos de interés de una manera muy manipulada, para de alguna manera entorpecer contrataciones o sacar del juego a algunos interlocutores e imponer posiciones propias.

“Hoy en Venezuela todos somos pobres y el ascenso social que antes daba la educación ha desaparecido”

Alejandro Grisanti

-¿Por qué renunció a su cargo en la Junta Administradora ad hoc de PDVSA?

-Era un trabajo ad honoren y uno puede estar en esa condición un tiempo, pero no de manera indefinida. Mis principales fuentes de generación de ingresos podían tener un conflicto de interés con mi trabajo en la junta directiva de PDVSA, y por eso tomé la decisión de dejar el cargo. Acordémonos también de que apenas acepté la responsabilidad en el Gobierno interino, renuncié de manera pública a Ecoanalítica, eso me hizo quedarme sin ingresos.

-¿La protección del Gobierno americano a Citgo se mantendría si hay un fallo en contra de Venezuela en el litigio por el bono PDVSA 2020?

-En el caso del PDVSA 2020 esos acreedores obtuvieron una licencia del Departamento del Tesoro en el 2018 para poder actuar en el caso de que PDVSA no pagara, puesto que tenían una garantía con esos bonos, es el único acreedor o demandante contra la República que hasta ahora tiene esa posibilidad, por consiguiente, habrá que esperar y ver qué puede hacer el Gobierno americano. Hasta ahora lo que han hecho es suspender por periodos cortos la posibilidad de utilizar esa licencia.

-¿Cree que la oposición debe ir o no a las elecciones parlamentarias que impulsa el régimen de Maduro?

-Estamos en una encrucijada donde todos los caminos son malos. Yo creo que es muy difícil ir a estas legislativas que plantea Maduro porque no hay condiciones; pero tampoco estoy de acuerdo en que no haya elecciones y pasemos del interinato a la perpetuidad. El periodo constitucional de la Asamblea Nacional vence en enero de 2021 y creo que intentar prolongarlo no va a servir de nada, pero insisto: Todos los caminos son malos.

-Entonces, ¿qué hacemos?

-Ver cómo le sacamos el jugo a estos seis meses, cómo logramos arrinconar a Maduro y terminar con unas elecciones con garantías. Lograr seguir levantando la voz dentro y fuera del país para lograr la transición que todo el país espera. El debate tiene que fijarse ahí, en la pandemia y en los mecanismos para la salida de Maduro. Es prematuro y caemos en la trampa del régimen, centrar toda la discusión de hoy en la participación o la perpetuidad.

-¿Cómo terminará el año 2020 para los venezolanos, en términos sociales y económicos?

-Desafortunadamente seguiremos en caída. El régimen se siente fuerte y cree que puede ir a una elección de cualquier manera y vamos a terminar este año con cifras más duras en términos de pobreza, con muchos más venezolanos queriendo emigrar y con un país más desintegrado.

Three Snapshots of Venezuela’s Ongoing Crisis – Latin American Herald Tribune – 3 de Julio 2020

logo_lath.jpg

CARACAS/MARACAIBO – The severe crisis besetting Venezuela for more than five years is evidenced each day by the collapse of public services, massive emigration that has fractured families and the implosion of the economy, which just a few decades ago was an example for the region.

Each day, millions of Venezuela suffer in some way from at least one of these three issues, all of them related to the plunge in the economy of a country with the largest proven petroleum reserves on the planet and tourist potential that used to attract millions of visitors.

These are just three of the snapshots of life in a situation that the local parliament – which is mired in its own crisis with two competing governing boards who are fighting it out for control of the legislative branch – has called “complex” and which has many facets.

Here are three photographs that offer an overall view of the Venezuelan crisis and how it’s affecting the country’s citizens.

Retiree Hilda Marquez each day recalls with nostalgia her son Sergio, who years ago fled the Venezuelan crisis to settle in Chile, just like about 400,000 of his countrymen, according to official figures.

“I miss him like you can’t believe. You don’t want your children to leave, or for anyone to leave,” the 76-year-old told EFE.

But Marquez – who lives in a humble house in western Caracas – prefers to miss her son rather than see him return to Venezuela, where he will only face “calamities” and hunger.

“He tells me he’s doing fine, he’s continuing at his job, and now with things the way they are (due to the coronavirus pandemic) he tells me he’s working from home,” she said, recalling their last conversation. “And if things are good there, why would he come back here to have more troubles, like we’re having?”

Sergio is one of the five million Venezuelans who has fled the crisis in recent years, according to the International Organization for Migration.

Venezuelan experts have said that the migrants are helping their families financially by sending remittances – calculated at some $3 billion in 2019 – along with food, clothing, shoes and assorted other items.

But that doesn’t mitigate the sadness that the older people feel with their children and grandchildren living abroad.

Caracas resident Nelson Pacheco has a job in a bakery, where he earns the minimum wage – 400,000 bolivares ($1.95) per month.

He also works at the parking lot of a restaurant, a business that has suffered due to the coronavirus, and he gets social subsidies from the Nicolas Maduro regime.

Even so, his monthly earnings don’t exceed $10.

“It’s tough,” Pacheco told EFE regarding trying to live on less than 50 cents per day. “You have to know how to survive, how to stretch out the little you earn to be able to eat, (because) your pay doesn’t cover anything else.”

In Venezuela, more than seven million people – including public employees and retirees – bring in monthly amounts similar to Pacheco, meaning that some 25 percent of the population lives below the poverty line, according to the World Bank, which estimates that one must earn at least $2 per day to rise above that level.

How to make ends meet? Pacheco says that the solution many arrive at is “To beg, sometimes to beg.”

Maria Alvarado keeps several liters of water in containers to tide her over when the water service goes out in Maracaibo, her hometown and the capital of Zulia state, one of the regions hardest hit by the Venezuelan crisis.

“The water comes, sometimes, only every two weeks. Sometimes there’s none, and when it does come it’s like tamarind water,” the 33-year-old told EFE, comparing the color of the water to the brownish juice of a popular citrus fruit in Venezuela.

“It’s dirty,” said Alvarado, who lives in a house she shares with five other people, three of them younger siblings.

Rationing the water is a challenge, she said. A large part of what they can store comes from a private clinic near the house.

“The Zulia clinic supplies us with water from a well. Three times a week it gives water to the community,” she said.

But the biggest challenge for the family is preparing their food each day, given the ongoing cooking gas shortage in Zulia.

Maria could use the electric stove in the house, but the power blackouts are frequent in Maracaibo and that, too, makes cooking difficult.

“(The power) goes out every day,” she said.

The problems with the electricity are changing the consumption habits of Venezuelans, who – more and more – are getting food that doesn’t need to be refrigerated.

The shortages, in addition, have motivated Alvarado to think that public services in Venezuela shouldn’t be paid for anyway, and she hasn’t paid her utility bills for more than a year.

“They can’t charge for something that’s so inefficient,” she said.

In Venezuela, the public utilities have collapsed, but although there is a cost to the public for them, that cost is so low that they are almost free.

Electricity, for example, is the least expensive in the region and it is not cut off if users don’t pay their monthly bill.

“It should make them ashamed that we have an inefficient government,” Alvarado said before offering her solution to the crisis: regime change, “because whatever we do, we’re never going to solve things if we have an inefficient government.”

Un silencio atronador allana el avance de Maduro hacia su golpe final por Leonardo Mindez – Infobae – 27 de Junio 2020

Andres Manuel López Obrador, Rafael Correa, Alberto Fernández y Lula Da Silva se han mantenido en silencio mientras Nicolás Maduro avanza hacia una nueva parodia electoral.Andres Manuel López Obrador, Rafael Correa, Alberto Fernández y Lula Da Silva se han mantenido en silencio mientras Nicolás Maduro avanza hacia una nueva parodia electoral.

Venezuela se encamina hacia un nuevo salto al vacío en ese precipicio sin fondo en el que viene derrapando hace años y del que nada ni nadie parece poder rescatarla.

El último huevo de la serpiente acaba de ser fertilizado ante la indiferencia de los líderes regionales que todavía mantienen alguna sintonía con Nicolás Maduro.

Dejemos por un momento de lado los capítulos cotidianos de la hecatombe económica y social en que ha derivado el experimento bolivariano, con sus más de 5 millones de venezolanos en el exilio y el 80% de los que aun permanecen en el país sumidos en la pobreza y la lucha cotidiana por la subsistencia. Incluso en un continente acostumbrado a los altibajos constantes, la tragedia del desbarranco venezolano no registra antecedentes. La más reciente imagen del descalabro son las largas filas en las gasolineras para conseguir unas gotas del combustible importado de emergencia desde Irán, ante el desabastecimiento en un país que llegó a ser el segundo productor petrolero del mundo y donde la gasolina siempre fue mucho más barata que el agua.

Este drama sería más tolerable, por cierto, si en Venezuela funcionaran las instituciones de una república, si las libertades civiles no hubiesen sido conculcadas y no hubiera, al día de hoy, 424 presos políticos, según el conteo actualizado que lleva el Foro Penal Venezolano. Si una mayoría de los venezolanos hubiese elegido a Maduro en elecciones libres y democráticas y los partidos políticos pudieran funcionar con libertad y competir en igualdad de condiciones en los próximos comicios, habría una luz de esperanza al final del túnel. Pero nada de eso ocurre hace tiempo en la tierra de Simón Bolívar.

Para no remontarnos a la larga historia de la degradación paulatina de las libertades civiles bajo los gobiernos de Hugo Chávez y pasando por alto la oscura elección en la que su heredero menos lúcido retuvo el poder por algo más de un punto porcentual (según el escrutinio oficial) en 2013, sólo recordemos que hace dos años Maduro se hizo “reelegir” mientras los dirigentes opositores más reconocidos estaban proscriptos, presos o exiliados, los principales partidos políticos eran forzados a desertar de los comicios tras la imposición de requisitos absurdos para registrarse y con el ingreso prohibido para los veedores electorales internacionales de mayor prestigio. Aun en esas condiciones, menos del 30% de los venezolanos le habrían dado el 20 de mayo de 2018 su apoyo a Maduro de acuerdo al escrutinio oficial.

Como era lógico, aquellas elecciones no fueron reconocidas por la gran mayoría de las democracias occidentales. En enero de 2019, cuando Nicolás -como lo llaman en las calles de Caracas- quiso asumir su segundo mandato sostenido por el resultado de aquella parodia comicial, el quiebre fue inevitable. Como lo establece la Constitución Venezolana, la Asamblea Nacional erigió a su líder, Juan Guiadó, como presidente interino, a cargo de normalizar el funcionamiento institucional y convocar a nuevas elecciones democráticas. Desde entonces, Venezuela permanece en el limbo de un país partido en dos. Con un Presidente interino, reconocido por más de 60 naciones -incluidas casi todas las del continente americano, la Unión Europea y Japón- pero con ninguna capacidad real de acción. Y un gobernante de facto aferrado a su sillón en el Palacio de Miraflores con el respaldo de las Fuerzas Armadas, el apoyo ideológico en el continente de Cuba y Nicaragua y un último sostén económico de Rusia, China e Irán que esquivan como pueden las sanciones internacionales que va acumulando el régimen chavista.

Indira Alfonzo, la nueva presidenta del Consejo Nacional Electoral designada por la Corte Chavista, fue sancionada por el gobierno de Canadá por haber facilitado junto a otros funcionarios la reelección fraudulenta de Maduro en 2018. (REUTERS/Manaure Quintero)Indira Alfonzo, la nueva presidenta del Consejo Nacional Electoral designada por la Corte Chavista, fue sancionada por el gobierno de Canadá por haber facilitado junto a otros funcionarios la reelección fraudulenta de Maduro en 2018. (REUTERS/Manaure Quintero)

Maduro aprendió a sacarle jugo a la grieta geopolítica mundial. Donald Trump, Angela Merkel, Vladimir Putin y Xi Jinping pueden tirar y aflojar de esa cuerda. Nicolás, no. Necesita extremar la disputa bipolar para utilizar a las potencias enemigas como justificativo retórico de sus desgracias y seducir a las amigas como pata sudamericana de sus proyectos expansionistas.

En el medio han quedado un puñado de gobernantes y dirigentes de peso en el continente que fueron muy cercanos a Chávez, que no sienten el mismo aprecio ni respeto por Maduro, pero apenas se atreven a reconocer entre susurros algunos “desvíos” en sus acciones. El involucramiento activo del progresismo democrático para tratar de enderezar el derrotero bolivariano tendría un valor innegable. Pero una y otra vez prefieren mirar hacia otro lado y hacerse los distraídos cuando las papas queman y el régimen avanza en nuevas tropelías. Se trata del cuarteto integrado por los presidentes de Argentina y México, Alberto Fernández y Andrés Manuel López Obrador, y los ex mandatarios de Brasil y Ecuador, Lula da Silva y Rafael Correa, que aún conservan un amplio predicamento en sus países y entre las fuerzas progresistas.

Aferrado al sillón del Ejecutivo y con los jueces en su puño hace años, el Legislativo es el único poder del Estado que le presenta resistencia a Maduro desde que la oposición obtuvo la mayoría en las elecciones de 2015, las últimas con cierto grado de fair play. Nicolás, por supuesto, no lo puede tolerar. Ha intentado todo tipo de maniobras para licuar su poder y anular su funcionamiento, pero ahí siguen los legisladores resistiendo como pueden, obligados muchas veces a sesionar en otros edificios cuando las fuerzas de seguridad del régimen les impiden el acceso al Palacio Legislativo.

Pese a que el reclamo de la oposición y de la comunidad internacional es que en Venezuela se realicen de una vez elecciones presidenciales democráticas, Maduro sólo ha aceptado que se hagan este año comicios parlamentarios. Anunció que serán en diciembre -todavía sin fecha precisa- y empezó a montar su ingeniería para de una vez por todas acabar con esa piedra en el zapato y que el Parlmento quede en sus manos, aun cuando en ninguna encuesta el apoyo a su gobierno supera el 20% entre los venezolanos que aún viven en su país, ni hablar si se permitiera el voto de los que están en el exilio.

El plan ya quedó al descubierto. Hace dos semanas, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) chavista tomó para sí la atribución de designar a los integrantes del Consejo Nacional Electoral (la autoridad comicial) que por ley le corresponden al Congreso. ¿La justificación? Que los diputados todavía no habían llegado a un acuerdo para los nombramientos. Por supuesto, las cinco autoridades electorales designadas por el TSJ son fervientes chavistas o aliados confiables.

Como si fuera poco, a la semana siguiente el TSJ tomó otras dos resoluciones brutales: la intervención de los dos principales partidos opositores, Acción Democrática y Voluntad Popular, designando en ambos una nueva cúpula cercana al chavismo.

Nicolás Maduro asistió como invitado a la ceremonia en la que López Obrador asumió como presidente de México en diciembre de 2018 (Foto: Presidencia de México)Nicolás Maduro asistió como invitado a la ceremonia en la que López Obrador asumió como presidente de México en diciembre de 2018 (Foto: Presidencia de México)

En este punto, es inevitable recordar el caso boliviano. Aclaremos: Evo no es Nicolás. El gobierno de Morales logró un éxito económico, político y de integración social sin precedentes en Bolivia que le permitió gozar durante un largo período de un apoyo creciente entre los bolivianos. Pero en simultáneo, floreció durante su gestión un rasgo personalista y autocrático compartido con el chavismo y otros gobiernos de la llamada “marea rosa” latinoamericana. En plena efervescencia, Morales reformó la Constitución, logró su reelección, consiguió un aval judicial para convertir su segundo período en el primero con la nueva Carta Magna y así volver a presentarse para un tercer mandato. Y cuando llegaba finalmente el tiempo del relevo, organizó un referendo para modificar nuevamente la Constitución y volver a postularse a un cuarto período. Perdió. Pero decidió ignorarlo. Con el resultado electoral en contra, el desgaste de más de una década en el poder y su popularidad en baja consiguió igualmente que los jueces amigos lo habilitaran a presentarse. Así marchó, contra y viento marea, ante el descontento de una porción mayoritaria de los bolivianos que se sentía estafada y el silencio complaciente de sus aliados regionales, a buscar su re-re-reelecciónLa catástrofe estaba en marcha.

Que quede claro: el actual drama boliviano no comenzó ni en las elecciones del 20 de octubre pasado (que muchos veedores internacionales consideraron fraudulenta) ni el 10 de noviembre, cuando Evo Morales presentó su renuncia después de 20 días de protestas y enfrentamientos violentos en las calles y los pedidos de dimisión de sus históricos aliados de la Central Obrera Boliviana y el jefe de las Fuerzas Armadas (que muchos consideraron un golpe de Estado). Aquel fue el desenlace de un largo proceso en el que el ex presidente torció la ley y violó la voluntad popular sin que ninguno de los gobiernos cercanos le advirtiera que caminaba hacia un precipicio. ¿No es acaso ése el rol de los amigos? Aquí es donde la parábola venezolana parece hermanarse con la boliviana.

Tras las últimas maniobras del TSJ chavista, alzaron su voz con diferentes matices Estados Unidos, la OEA, la Unión Europea, el Grupo de Lima y el de Contacto. Todos advirtieron lo que es evidente: que este nuevo atropello apaga cualquier expectativa de una elección legislativa justa y transparente. Maduro ya parece cómodo con el desafío de esos contrincantes, a los que respondió con sus habituales sarcasmos.

Más angustiante es que, otra vez, no haya habido ninguna reacción de parte de los gobiernos de Argentina y México, los de mayor peso regional entre quienes conservan alguna confianza en que Maduro pueda conducir la crisis venezolana hacia una salida democrática. Nada se escuchó tampoco de parte de Lula da Silva y Correa, que se mantienen como voceros muy activos de la izquierda latinoamericana. Tampoco del Grupo de Puebla, que integran todo ellos junto a otros políticos e intelectuales progresistas del continente.

Hay un excusa que se repite por lo bajo en sus entornos: cualquier gesto público de condena a Maduro significa “hacerle el juego a la derecha”. Persiste también en sus frentes políticos, aunque se diga menos, un vínculo emocional y simbólico con lo que fue en sus inicios el sueño bolivariano. Todo aquello parece menor, de cualquier manera, ante la desgracia y la miseria a la que fueron arrojados millones de venezolanos por un clan gobernante que hace mucho abandonó cualquier proyecto progresista en pos de su propia supervivencia.

Alberto Fernández, Néstor Kirchner y Hugo Chávez, en noviembre de 2005.

Si nada hace modificar la hoja de ruta trazada por el régimen, el destino ya está escrito: en diciembre tendrá lugar una nueva parodia electoral que le permitirá a Nicolás quedarse con el único poder del Estado que aún no controla. Los venezolanos verán cerrarse así el último resquicio de la democracia representativa en su país.

¿Se espera que lo toleren mansamente? ¿Hasta cuando podrán aguantar esa burla permanente? ¿No aprendimos nada del caso boliviano? ¿Otra vez jugamos con fuego en Sudamérica pensando que no nos vamos a quemar?

Hay silencios que se oyen. Algunos aturden. Alzar la voz tarde, cuando la situación se desmadre, será hipócrita. Apenas volver a llorar sobre la leche derramada.

Leopoldo López Gil: El régimen es el responsable del mayor desplazamiento de venezolanos en el mundo – El Nacional – 20 de Junio 2020

Acnur informó que los desplazados y migrantes en el mundo crecieron en casi 9 millones de personas el pasado año hasta alcanzar el récord de 79,5 millones, aproximadamente el 1% de la población mundial

Leopoldo López Gil 11 europeos
Foto Archivo

Leopoldo López Gil, eurodiputado por el Partido Popular, recordó este sábado, día en que se celebra el Día Mundial de las Personas Refugiadas, que hay más de 5 millones de venezolanos desplazados por la crisis humanitaria ocasionada por el régimen de Nicolás Maduro.

Resaltó que la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), ha denunciado en su informe que Venezuela el es el segundo país en número de refugiados.

«En el #WorldRefugeeDay denuncio que hay más de 5 millones de venezolanos desplazados por la crisis humanitaria generada por el régimen de Maduro. @ACNURamericas ha denunciado en su informe sobre desplazamientos forzosos que el éxodo venezolano es el 2 mayor del mundo», indicó López Gil en Twitter.

Leopoldo Lopez Gil

@LeopoldoLopezG

En el denuncio que hay más de 5M de venezolanos desplazados por la crisis humanitaria generada por el régimen de Maduro. @ACNURamericas ha denunciado en su informe sobre desplazamientos forzosos que el éxodo venezolano es el 2 mayor del mundo

 Venezuela es el segundo país en número de refugiados

Acnur informó que los desplazados y migrantes en el mundo crecieron en casi 9 millones de personas el pasado año hasta alcanzar el récord de 79,5 millones, aproximadamente el 1% de la población mundial.

Según Acnur, Venezuela es el segundo país en número de refugiados, cuyo éxodo es de más de 5 millones de personas y supera así a naciones como Afganistán (2,7 millones) Sudán del Sur (2,2 millones) y Birmania (1,1 millones), quedando solo por debajo de Siria, con 6,6 millones de refugiados.

Líderes advierten sobre desaparición de Venezuela como Estado – Diario Las Américas – 17 de Junio 2020

Su territorio ya está siendo controlado y se ha visto parcelado por fuerzas iraníes y cubanas, mientras grupos paramilitares, terroristas y del narcotráfico hacen extracción de sus riquezas, mientras desfallece la población o emigra, incapaz de liberarse por sí sola, dice el comunicado que suscriben

María Corina Machado, cabeza de Vente Venezuela, el exilado alcalde metropolitano de Caracas y líder de Alianza Bravo Pueblo, Antonio Ledezma, el exembajador ante la ONU y expresidente del Consejo de Seguridad, Diego Arria, el expresidente de la OPEP y excanciller Humberto Calderón Berti, Carlos Ortega, presidente de la central obrera CTV, Enrique Aristeguieta Gramcko, exparlamentario y exministro, miembro de la Junta Patriótica de 1958, y el exministro Asdrúbal Aguiar, quien fuera presidente encargado, suscriben el manifiesto “La verdad sobre Venezuela ante el mundo”. En el mismo, previenen a la comunidad internacional y le urgen a que le ponga un final “al círculo vicioso de la retórica diplomática apaciguadora y que de suyo extiende sin resolver el sufrimiento indecible de los venezolanos”.

Recordando que más de 6.000.000 de venezolanos han abandonado su país mientras quienes permanecen han de sobrevivir con dos dólares de salario básico mensual, describen el despedazamiento de toda institucionalidad. Se han creado órganos de facto y otros formales y legítimos pero simbólicos que en paralelo compiten en todas las áreas del poder sin que ninguno cuente con poder soberano real sobre el país. Este, según la declaración, “permanece bajo el control fáctico de regímenes extranjeros despóticos (Cuba, Rusia, China, Irán) y organizaciones terroristas y narcotraficantes (Hezbollah, Hamás, las FARC y el ELN) que expolian sus riquezas, mientras en las zonas urbanas ejercen su poder disolvente grupos criminales que imponen la violencia y la mendicidad como sistema de vida”, afirman.

En el texto apelan a las observaciones y conclusiones de los organismos internacionales, quienes han verificado la disolución de la nación y el Estado venezolanos, al considerar, como lo hace la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que el poder público de facto que ejerce Nicolás Maduro Moros, “sirve para fines ajenos a la tarea encomendada” constitucionalmente. La ONU y su órgano de fiscalización de estupefacientes constata que “los grupos delictivos han logrado infiltrarse en las fuerzas de seguridad gubernamentales y han creado una red informal conocida como el “Cártel de los Soles”.

La CEPAL informa que sufre Venezuela el episodio inflacionario más alto de la región al ser de 130.630% en fecha previa a la pandemia del coronavirus, y entretanto la Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos, Michel Bachelet, observa que miles de venezolanos caen bajo la acción del “escuadrón de la muerte” o “grupo de exterminio” llamado FAES, dependiente del régimen de Maduro y sus cómplices.

“La verdad de Venezuela no acepta maquillajes. Ha de llamar a la sensibilidad y al escándalo del mundo democrático, por sobre la hora menguada que viven todos los países hoy sujetos a cuarentena”, señalan los líderes venezolanos. Bajo tal realidad los venezolanos, al vivir bajo secuestro, no pueden liberarse solos y menos simular experiencias electorales y democráticas como lo intentan Maduro y algunos opositores funcionales a la misma. No pueden quedar como letra muerta la obligación internacional de proteger, la aplicación de la Convención de Palermo para perseguir al crimen transnacional o el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR). Urge de una acción internacional que le devuelva la paz a Venezuela, según los firmantes.

Nuestra tragedia y sus “efectos negativos comienzan a desplegarse sobre la región y el mundo, cuyo silencio e inacción acaso pueda hacer cómplices a sus distintos gobiernos de haber condenado a una nación que fue faro de libertades en las Américas, desde 1810”, finalizan.

Transcribimos el documento completo

LA VERDAD SOBRE VENEZUELA ANTE EL MUNDO

-I-

Venezuela presencia el final trágico de su historia bicentenaria como nación de libertades y república, que fuera ejemplo de bienestar en democracia ante la región y el mundo.

Su territorio permanece bajo el control fáctico de regímenes extranjeros despóticos (Cuba, Rusia, China, Irán) y organizaciones terroristas y narcotraficantes (Hezbollah, Hamás, las FARC y el ELN) que expolian sus riquezas, mientras en las zonas urbanas ejercen su poder disolvente grupos criminales que imponen la violencia y la mendicidad como sistema de vida.

Más de 6.000.000 de venezolanos han emigrado, viendo fracturados sus lazos de nación y los familiares, y quienes se han quedado medran en lucha diaria por la supervivencia, el obtener los alimentos y medicinas que no se encuentran en el mercado o son de imposible acceso para una población con un salario mínimo promedio de dos dólares (US $ 2) mensuales.

Transformado en el país más violento de la región – 60,3 víctimas fatales por cada 100.000 habitantes – al punto de frisar las 349.545 muertes durante sus dos últimas décadas, a su crisis humanitaria compleja se le agregan ahora los efectos devastadores de la pandemia mundial del coronavirus, junto a la total paralización de sus actividades.

Huérfano de territorio y ya disgregados sus habitantes el Estado es hoy una farsa, incapaz del ejercicio unitario de sus competencias y potestades soberanas. Ha sido sustituido por las fuerzas despóticas y criminales enunciadas. Su organización formal medra parcelada o a través expresiones de poder material o simbólico paralelas y en todas sus manifestaciones, a todos los niveles. La Fuerza Armada, que ha sido destruida en su base piramidal bajo el comisariado cubano, ha de competir con organizaciones paramilitares o populares sea para la comisión de crímenes o para someter a la población. Y quienes dentro de esta y aquella se oponen son asesinados, encarcelados, torturados.

-II-

Los sesenta (60) Estados democráticos y libres del mundo que reconocen como último reducto de legitimidad a la Asamblea Nacional y el gobierno encargado de Juan Guaidó Márquez, son contestes en cuanto al diagnóstico anterior. Además, así lo confirman los organismos multilaterales de los que hacen parte:

✓ “La alteración del orden constitucional y el desconocimiento desde el punto de vista institucional del principio de separación de poderes tiene

consecuencias concretas en las y los habitantes de Venezuela quienes enfrentan serios obstáculos para ejercer sus derechos políticos y participar en la vida pública de la nación… La falta de independencia de las instituciones llamadas a velar por que ello sea posible ha conducido a que el poder público que les fue concedido sirva a fines ajenos a la tarea encomendada” (CIDH, 2017).

✓ “Los grupos delictivos organizados han transportado grandes cantidades de drogas ilícitas a Europa y los Estados Unidos… Hay indicios de que, en la República Bolivariana de Venezuela, los grupos delictivos han logrado infiltrarse en las fuerzas de seguridad gubernamentales y han creado una red informal conocida como el “Cártel de los Soles” para facilitar la entrada y salida de drogas ilegales” (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, 2019).

✓ “La República Bolivariana de Venezuela atraviesa lo que podría ser el episodio inflacionario más grave de la historia de América Latina y el Caribe, con una inflación que en 2018 habría alcanzado un 130.060,2% y una hiperinflación cuyo inicio se remonta a noviembre de 2017… A la fuerte y prolongada caída de la producción petrolera se suman la prolongada contracción de la demanda agregada interna, problemas en el suministro del servicio eléctrico y de combustible, y las severas restricciones que sobre la política económica imponen la hiperinflación y el limitado acceso a los mercados financieros internacionales” (CEPAL, 2019).

✓ “Los servicios de inteligencia (el SEBIN y la DGCIM) han sido responsables de detenciones arbitrarias, maltratos y tortura de opositores/as políticos/as y de sus familiares… Miles de personas, principalmente hombres jóvenes, han sido matadas en supuestos enfrentamientos con fuerzas estatales en los últimos años. Existen motivos razonables para creer que muchas de esas muertes constituyen ejecuciones extrajudiciales perpetradas por las fuerzas de seguridad, en particular las FAES [“escuadrón de la muerte” o un “grupo de exterminio”]…” (Alto Comisionado de la ONU para DDHH, 2019).

-III-

La verdad de Venezuela no acepta maquillajes. Ha de llamar a la sensibilidad y al escándalo del mundo democrático, por sobre la hora menguada que viven todos los países hoy sujetos a cuarentena.

Los venezolanos como víctimas hemos transitado todas las vías y formas posibles para rescatar al país de manos de la infamia y el crimen organizado transnacional que lo sujeta. Hemos participado de todas las formas de diálogo, negociaciones, experimentos electorales y hasta de simulación constitucional sugeridos por los grupos internacionales y personalidades que se han ocupado de lo nuestro. Ello ha conducido al fracaso y oxigenado al régimen imperante.

La conclusión es imperiosa. Solos no podemos los venezolanos. Estamos secuestrados. Acaso lo olvidan otras naciones que a lo largo de su historia conocen gobiernos al servicio del mal y la mentira, sobre todo en Europa. No pueden ser impasibles ante las mentiras institucionales y fraudes electorales que aún hoy se forjan por los factores de poder ilícito y usurpadores dominantes en Venezuela junto a sus oposiciones de conveniencia, para reducir el desprestigio mundial que a todos nos afecta.

Por lo demás, el abierto y acelerado establecimiento del gobierno iraní en Venezuela es clara manifestación de que se nos usa para el choque y la confrontación entre el fundamentalismo islámico y el sostenimiento de la paz en Occidente. Tanto como el régimen usurpador de Caracas, para encubrir, avanza hacia otra farsa electoral antidemocrática, pues al cabo, como lo han declarado las cabezas de este “la revolución no sale ni por las buenas ni por las malas”

-IV-

Urge otro destino que sea de esperanza y en dignidad para los venezolanos. Cabe conjurar el uso del territorio nuestro como base de fuerzas del terrorismo y la criminalidad transnacional asociadas a los intereses de gobiernos foráneos, sea Irán o Rusia, China y Cuba, desde donde se implementa la palmaria y señalada estrategia global de destrucción de la civilización de las libertades. Así consta, oficialmente, en documentos elaborados por Hugo Chávez Frías desde 2004.

Cabe ponerle fin al círculo vicioso de la retórica diplomática apaciguadora y que de suyo extiende sin resolver el sufrimiento indecible de los venezolanos. Urge de la comunidad internacional una nueva y precisa condena de la farsa electoral en la que avanza su régimen despótico en esta hora, en complicidad con falsos actores de oposición democrática. Ella cuenta con mecanismos políticos y jurídicos a su alcance. Los conoce a cabalidad, pero reclaman de voluntad política, como el principio universal de Responsabilidad de Proteger (R2P), las obligaciones que impone la Convención de Palermo contra la Delincuencia Organizada Transnacional, y en lo regional, el apoyo que a la acción colectiva multilateral facilita el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR). No pueden permanecer más como letras muertas. Una acción internacional que le devuelva la paz y su identidad a Venezuela es impostergable.

Los venezolanos cargamos sobre los hombros nuestras tragedias y con coraje, pero sus efectos negativos comienzan a desplegarse sobre la región y el mundo, cuyo silencio e inacción acaso pueda hacer cómplices a sus distintos gobiernos de haber condenado a una nación que fue faro de libertades en las Américas, desde 1810. Lo que es peor, la omisión o el retardo comienza a hacerles víctimas iguales del virus de violencia y autoritarismo que amenaza a sus propios países.

Solidarios con el sufrimiento de nuestros compatriotas, suscribimos esta declaración, a los 17 días del mes de junio de 2020.

María Corina Machado, Coordinadora de Vente Venezuela

Antonio Ledezma, Alcalde Metropolitano de Caracas y fundador de Alianza Bravo Pueblo

Diego Arria, ex gobernador de Caracas, exembajador, y expresidente del Consejo de Seguridad de la ONU

Humberto Calderón Berti, ex presidente de la OPEP, excanciller de la República, ex presidente de PDVSA, y exministro de energía y minas

Carlos Ortega, presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela

Enrique Aristeguieta Gramcko, miembro de la Junta Patriótica de Venezuela de 1958, exdiputado, exembajador, exministro encargado de relaciones interiores, y presidente de la Gran Alianza Nacional (GANA)

Asdrúbal Aguiar, exembajador, ex gobernador de Caracas, exministro de relaciones

Felipe González: «El chavismo ha sido un arma de destrucción masiva» por Elizabeth Fuentes – El Cooperante – 12 de Junio 2020

El expresidente español, protagonista fundamental de la transición en su país, le advierte al Psuv que de seguir sosteniendo a Nicolás Maduro, los arrastrará con su caída. Asegura que la inteligencia cubana en Venezuela está enfocada básicamente en vigilar a los militares.

Screen Shot 2020-06-12 at 1.38.16 PM

Caracas.- Para el expresidente Felipe González la gran diferencia que hay entre las transiciones que ha habido entre dictaduras y democracias en países como Chile, Argentina e incluso España – si se le compara con Venezuela-, es que en esas nunca hubo un elemento clave que sí ha tenido Venezuela y donde se ha basado la legitimidad de la lucha de los venezolanos: «Y es que la oposición venezolana ganó ampliamente las elecciones de la Asamblea Nacional…fue la voluntad del pueblo venezolano expresada libremente la que ampara a la oposición. Eso supone una enorme diferencia con el resto de las demás transiciones.»

En el encuentro virtual este jueves en el que también participaron el presidente de la Asamblea Juan Guaidó y Julio Borges y al cual acudieron más de mil invitados- periodistas, políticos, sociólogos y politólogos-, Felipe González demostró su amplio conocimiento e interés en la realidad venezolana, la cual sigue minuto a minuto.

Para González, Maduro lleva a la catástrofe a todo el pueblo de Venezuela.

«Destruyó hasta la propia constitucionalidad que ellos han creado. Han destruido todo y provocando un éxodo peor que en cualquier guerra. Ahora nos encontramos con un elemento añadido que nos azota a todos y es la pandemia…no podemos confiar en las cifras de un gobierno que miente absolutamente en todo».

Alguien le preguntó cómo combatir a un régimen sostenido en el aparato militar, a lo que González respondió que » Maduro se sostiene sobre los sables, pero no todos. Lo sostienen regímenes como el cubano y el de Putin, que está en retirada. Y algunos militares ya saben que el régimen es un cascarón vacío. No tiene legitimidad. Y algunos del chavismo ya deben saber que Maduro los arrastrará con su caída. En las FANB, solo es la cúpula militar está con Maduro. ¿Están todas con el Régimen? No es verdad. Sabemos que hay descontento en una parte de la FANB pero le tienen terror a las represalias. Ha habido torturas a militares presos, fuera de cualquier cuadro de legalidad y hay una inteligencia militar, que desgraciadamente, se dirige desde Cuba y que se dedica exclusivamente a vigilar a los Militares».

Cree que las elecciones en EEUU significarán un cambio en relación con Venezuela, en caso de que ganaran los demócratas?-, le preguntó uno de los convocados


En lo único en que el bipartidismo histórico americano ha mantenido consenso es en el compromiso con la libertad de Venezuela. Creo que, gane quien gane, nada cambiará. Aunque debo confesar que quizás sí porque de perder Trump, ganaremos en previsibilidad. Con Trump podemos esperar un tuit hoy y otro mañana que diga lo contrario. Por eso creo que se debe preservar la relación con EE. UU. Y que la estrategia de la oposición venezolana debe ser propia, autónoma. Y no como la de Maduro que depende de lo que diga Cuba.

Pero González no es amigo de intervenciones militares.

«Los venezolanos deben resolver sus problemas y si bien es necesaria la ayuda internacional, no soy partidario de intervenciones militares. Solo espero que la línea del Juan Guaidó se mantenga, que mantenga su firmeza de propósitos. Debemos saber que el régimen está dividido en su interior y que la subsistencia de algunos depende de que Maduro salga del Poder. Y eso lo sabe Maduro y lo saben las filas del Psuv. Venezuela es un régimen que está implicado en relaciones profanas con el narcotráfico. Y aún así no sobrevive. No tiene sostén. Se corrompe por dentro. Esto no es sostenible. Es un gobierno que contamina a quienes se le acerquen».

Partidario de una negociación entre ambos factores, confía en la fuerza de los venezolanos. Y advierte que se debe reconocer que parte del pueblo votó por el chavismo. «Aunque en Venezuela ha habido un arma de destrucción masiva disparada por el chavismo»

Finalmente señaló que » los venezolanos deben ponerse acuerdo porque el propósito de Maduro es no salir del Poder. Nunca va a aceptar una elección donde pueda perder el poder. No querrá ir a unas legislativas adonde vaya a perder y por lo mismo no habrá credibilidad en un diálogo con Maduro que busque transitar hacia la democracia Pero cabe recordar que Venezuela no es una tragedia nacional. Es un tumor que se expande por la Democracia latinoamericana», sentenció.

A %d blogueros les gusta esto: