elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Exodo

Nearly a Million Children Left Behind in Venezuela as Parents Migrate by Julie Turkewitz – The New York Times – 24 de Marzo 2020

Aura Fernández’s children in their shared bedroom in Maracaibo, Venezuela, missing their mother days after she left to go work in Colombia.

MARACAIBO, Venezuela — In their final minutes together, Jean Carlos, 8, held his mother’s hand like an anchor and promised to “take deep breaths” so he wouldn’t cry. His sister, Crisol, 10, hid angrily in the kitchen. His brother, Cristian, 12, hauled a blue suitcase into the yard.

Past the family gate, Aura Fernández, 38, a single mother of 10, beat back a surge of tears. Her bus came rolling down the road. Then she kissed her children, climbed aboard and disappeared.

“I love you,” she said just before setting out. “Study hard.”

Seven years into an economic collapse, Venezuela’s migrant crisis has grown into one of the largest in the world. Millions have already left. By the end of 2020, an estimated 6.5 million people will have fled, according to the United Nations refugee agency — a number rarely, if ever, seen outside of war.

But hidden inside that data is a startling phenomenon. Venezuela’s mothers and fathers, determined to find work, food and medicine, are leaving hundreds of thousands of children in the care of grandparents, aunts, uncles and even siblings who have barely passed puberty themselves.

Many parents do not want to put their children through the grueling and sometimes very dangerous upheaval of displacement. Others simply cannot afford to take them along.

The exodus is so large that it is reshaping the very concept of childhood in Venezuela, sending grade-schoolers into the streets to work — and leaving many exposed to the swirl of abusive players who have filled the vacuum left by the collapsing Venezuelan state, including sex traffickers and armed groups.

By one assessment, conducted by the Caracas-based aid organization Cecodap and the polling firm Datanálisis, migrating parents have left behind nearly a million children.

“You grow up fast,” said Ms. Fernández’s niece, Silvany, a 9-year-old with long hair and a husky voice. Her mother went to work in Colombia in October.

Since then, Silvany and her cousins have remained with her ailing grandparents. And the fourth grader has assumed many of the responsibilities for her little brother, Samuel, age 1, feeding him and cradling him at night.

“I’m his sister,” she said, “but really I’m the nanny.”

In rare situations, children have been passed from grandparent to cousin to neighbor, with each caretaker migrating or disappearing, until young people finally have found themselves alone.

“This is a phenomenon that is going to change the face of our society,” said Abel Saraiba, a psychologist at Cecodap, which provides counseling to Venezuelan children. These separations, he added, have the potential to weaken the very generation that is supposed to one day rebuild a battered Venezuela.

The departures are overwhelming community organizations, many of which have seen their donors — middle and upper class families — flee the country just as they need them most.

The arrival of the new coronavirus in Venezuela has isolated these children further. To combat the spread, President Nicolás Maduro has announced a countrywide lockdown, sending the military into the streets to enforce the measures.

The effort has cut many young people off from the teachers and neighbors who may be their only means of support. At the same time, borders are now closed, severing these children from the rest of the world and making it impossible for their parents to return, or to come and retrieve them.

Here in the state of Zulia, where Ms. Fernández left her children in January, the economic collapse is particularly stark. It was once the Texas of Venezuela: rich in oil and cattle, proud of its distinctly regional culture and home to a flourishing class of petroleum workers who bought nice cars and took expensive vacations.

Today, it is home to rolling blackouts, and jobs with monthly wages that barely buy two days’ worth of rice.

The day she left, Ms. Fernández wore an orange dress and carried a pink purse crocheted by her oldest daughter, packed with little more than her Bible, a toothbrush and a bottle of perfume.

Behind her she hauled the empty blue suitcase that she planned to pack with goods to bring home to her children.

As her bus bumped out of the neighborhood, she passed shuttered homes and once bustling shops, now plastered with “for sale” signs.

At a taxi station, she boarded a battered Ford Bronco and said a final goodbye to her son Erasmo, 19, who had accompanied her to the station. Then she sped out of town, past a welcome sign that read “Zulia, a shining destination.”

Already the distance from her children was ripping at her insides. “Are they OK?” she asked at one point. “Are they sick? Are they eating?”

For hours the car rattled down the highway, skirting the gulf. Then the driver dropped her in an often dangerous border town, where she hopped on a motorbike taxi, hugging the suitcase to her chest and throwing her face into the sun.

“I did not abandon my children,” she said during one stop, after the Bronco had popped a tire. “I left them because the situation is very difficult in Venezuela.”

It was evening by the time she marched across the border, marked by a towering archway and a chaotic crush of people. Then she took another motorbike and another bus before arriving, around dawn, at her destination.

Ms. Fernández had no telephone and it was unclear when she would see her children again.

In Venezuela, Ms. Fernández had managed cleaning supplies at a food company but found that she couldn’t survive on the meager salary. She left for Colombia for the first time in late 2016, placing her children in the care of her mother, Mariana Uriana, now 55, and father, Luis Fernández, 77. Both of them have health problems that make it difficult for them to get out of bed some days.

At the time, the country’s recession had already become a crisis, and the Fernández children were eating only once a day. They had no money for soap to wash their clothes, so they had stopped going to school.

Their fathers had long disappeared.

In Colombia, Ms. Fernández found a job as a housekeeper in the city of Barranquilla, and she began to send money home every two weeks, about $35 a month.

The children bought soap and returned to their classrooms.

But when Ms. Fernández came back in December, for Christmas, it was clear that not much else had changed. Her sister, Ingrid, the mother of Silvany, had joined her in Barranquilla, leaving the grandparents in charge of 13 young people, with the help of a sometimes present group of aunts and uncles.

And Ms. Fernández’s children were still eating only once a day. So she set off again.

Down a wide street here in the state capital, Maracaibo, sits a modest building, painted blue, called Casa Hogar Carmela Valera.

It is a boarding school for girls in need, run by cheery nuns who swish down its sunny hallways in long black habits. In the past, students came here after parents died or began to use drugs. Today, at least half of its residents have a parent abroad.

The girls share a peach-colored bedroom, a kitchen, a chapel, a small mess hall and patio with a basketball court and a stage.

The school has seen better times. It has running water for a short period about every two weeks, and the girls shower, cook and flush the toilet using water they save in any containers they can find. They have no light bulbs for one of their two bathrooms, which means they brush their teeth on slippery floors in the dark.

Sister Wendy Khalil, 39, said that the home is desperate for everything: Antibiotics, shampoo, toilet paper, vegetables, water tanks.

But her biggest concern is providing a degree of normalcy for her charges, keeping them busy with homework assignments and the occasional movie night so that they don’t have time to think about anything else.

“Say no to depression,” reads one of the signs on the patio. Last year, one of the students locked herself in the bathroom and threatened suicide after her parents left the country.

One day last month, the girls woke just after dawn, brushed their hair and headed to the chapel, where a priest led them in passionate prayer, accompanied by a nun on a guitar.

The girls spoke to God out loud, in rounds.

“Father, we pray for Venezuela,” one began. “Father,” they shouted together, “we pray for Venezuela!”

“For the women!” they went on.

“For the poor!”

“For those who are out of the country!”

Later, on the patio the girls played Cinderella and danced to pop songs. Then a spat broke out between a petite 7-year-old whose mother had left on Christmas Eve, and Ana, 10, whose black curls shook as she spoke.

“Your mom abandoned you,” taunted Ana.

“My mom did not abandon me!” the younger girl yelled.

Ana later felt bad. As one of the older students, she sometimes climbs into bed at night with the littler ones, comforting them as they cry.

“There was no food in my house,” they tell her.

“We are living in a time of crisis,” Ana said.

“No one” explained the country’s collapse to her, she said. “I realized it on my own.”

The day after Ms. Fernández left, her son Jean Carlos brought his well-worn notebook to class. Several of her children had been remarkable students, she said, particularly Jean Carlos, an aspiring doctor who began to read around age 3.

Since she left, though, some of them have regressed significantly, especially Crisol, who had learned and then suddenly forgotten her multiplication tables.

At school, Jean Carlos stared at the sentence on the board, which the students were supposed to copy until they had filled a page in their books.

“The table belongs to mom,” the sentence said.

“The table belongs to mom,” he wrote.

“The table belongs to —,” he wrote next.

“The table belongs to —,” he tried again, then again.

He couldn’t go on.

Socialismo del siglo XXI: el museo del horror por Tomás Páez – El Nacional – 23 de Marzo 2020

download.jpg

Escuchando y leyendo las palabras orientadoras de los doctores Gustavo Villasmil, Julio Castro y Rafael Orihuela, ex ministro de Salud en el período democrático, en torno a las acciones necesarias para enfrentar la pandemia del coronavirus y sus señalamientos, con datos, de la precariedad del sistema de salud de Venezuela (solo 84 camas UCI), resulta imposible evitar la indignación con la “pandemia del socialismo del siglo XXI”, dos décadas de desidia y despotismo que una de las asociaciones diásporicas, Venezuelan American Alliance, convertirá en museo virtual.

Período en el cual el régimen “administró”, es un decir, la mayor cantidad de ingresos conocidos en la historia de Venezuela. En lugar de utilizarlos para invertir en el sector eléctrico, o para ampliar y mejorar el sistema de salud, estos pasaron de sus manos a sus bolsillos y a cuentas bancarias en paraísos fiscales. Los saqueadores y la pandemia socialista acabaron con todo y dejan un sistema de salud en la indigencia.

Todavía hay quienes se vanaglorian de formar parte de ese equipo de demolición del país, cuyos inicios se sitúan en los dos sangrientos y fallidos golpes de Estado del año 1992. Ayer, como hoy, usaron los recursos de los venezolanos para sus fines personales y políticos. Los aviones, fusiles, tanques y camiones destinados a resguardar la soberanía nacional se utilizaron para imponer por la fuerza su proyecto, el socialismo del siglo XXI, cuya capacidad corrosiva desconoce límites.

Civiles y militares partícipes de esas intentonas, dizque para hacer frente a la corrupción, hoy pagan penas en cárceles o huyen de la justicia. Pienso en el ex capitán y luego tesorero de la nación, preso en Estados Unidos por haber robado los recursos a los hospitales, a la electricidad y a la seguridad de los venezolanos. La anticorrupción era un pretexto para el saqueo.

Ese inmenso latrocinio lo pagan los ciudadanos con desnutrición, escasez de todo, muerte y una migración forzada de más de 6 millones de venezolanos, superior a la de Siria, país en guerra.  Un dicho anónimo lo resume así: “Nadie se va de su hogar a menos que su casa sea la boca un tiburón».

Lo sucedido en Venezuela no puede caer en el olvido y esto me hace pensar en la exposición del campo de concentración de Auschwitz, finalizada recientemente. Ella reúne objetos de quienes fueron encerrados y perdieron la vida en los inhumanos barracones del más grande campo de exterminio. Ha sido concebida para recorrer el mundo en los próximos años como una manera de invitar a la reflexión ética sobre un hecho dramático e inhumano.

También viene a mi memoria la reciente exposición de 36 fotografías, de Juan Pedro Revuelta, de dos campos de exterminio humano, Auschwitz/Birkenau, realizada en el Instituto Sefarad en Madrid. Imágenes del horror: pelos, zapatos que “incorporan el instante mismo de la detención, de la muerte” en palabras de los organizadores. Imágenes elocuentes que convocan a evitar el olvido, la desmemoria de millones de vidas cercenadas.

Mientras estas exposiciones mostraban el horror del holocausto, evocaba con indignación el maridaje del ex presidente de Irán  Mahmud Ahmadineyad, quien negaba la existencia de los campos de exterminio, con el difunto presidente de Venezuela. En idéntica dirección se orientan las palabras de uno de los tres vicepresidentes de España, quien decía: “La maquinaria de exterminio se comportaba como cualquier policía que intentara impedir una manifestación en una cumbre mundial o que detiene emigrantes en cualquier ciudad”, una represión normal, pues.

Recordaba que en 2004 la policía allanó el Colegio Hebraica en Caracas, hecho que se repitió el año 2007. En 2009 el canciller Maduro expulsó al embajador de Israel en Venezuela; ese mismo año hombres armados profanan la sinagoga ubicada en Maripérez. Preocupados y enojados por estas señales de odio, nuestro querido profesor y amigo Heinz Sonntag convocó la reunión, en la casa que vence las sombras, en la cual creamos el Observatorio Hannah Arendt. En el año 2010 el difunto exclamó en un vídeo, con gestos suficientemente expresivos, lo siguiente: “Condeno desde el fondo de mi alma y de mis vísceras al Estado de Israel; ¡maldito seas, Estado de Israel!”, «Israel critica mucho a Hitler, nosotros también, pero ellos han hecho algo parecido, qué sé yo si peor a lo que hacían los nazis».

Palabras y gestos situados en las antípodas de otro presidente, López Contreras, quien dio cobijo a los judíos perseguidos, quienes fueron recibidos por la ciudadanía de Puerto Cabello con las luces de las casas y carros encendidas, en señal de bienvenida. Representaba la fibra humana de los ciudadanos venezolanos.

Se juntaban otras exposiciones en distintos museos y espacios. La exposición del Museo de Arte Moderno de Bogotá (Mambo) de la fotógrafa y forense Teresa Margolles, quien recoge en fotografía y objetos los caminos de la diáspora a través de trochas y piedras del río Táchira en la frontera colombo-venezolana. La exposición fotográfica de Ana María Ferris, No me mires, las imágenes de un secuestro o el fotolibro de Alicia Caldera con figuras de la frontera en la Guajira. Todas ellas muestran el rostro de los problemas y así los humanizan.

Por ello, cuando conocimos el proyecto quedamos maravillados. Una importante y necesaria iniciativa concebida por la diáspora y merecedora de nuestro respaldo. Una forma de luchar contra la desmemoria, para evitar la falsificación o desaparición de la realidad, para darle rostro a la tragedia humanitaria. En una entrevista reciente con Román Lozinski colocaron dos audios del señor Maduro, fingiendo humanidad, mostraba su preocupación por la diáspora cuya existencia negó hace unos pocos meses en las Naciones Unidas.

Los propósitos de este museo y de las exposiciones se nutre de la experiencia museística de otros países: documentar, estudiar, denunciar, difundir, auspiciar proyectos de investigación, mostrar dimensiones desconocidas de la realidad y evitar la desmemoria para impedir el retorno de la barbarie totalitaria. Igualmente, fortalecer la memoria colectiva intersubjetiva, que trasciende los recuerdos. Cuidado con no mirar hacia atrás y olvidar lo ocurrido. Es un medio para reforzar los antídotos con el fin de combatir la pandemia totalitaria. Como la salud, la democracia y las libertades, no se pueden dar por sentado.

Las imágenes fotográficas, las películas, los textos y los documentales le dan rostro a la tragedia humana y a la esperanza. Sirven como mecanismos de reflexión e inclusión social, facilitan la expresión de las emociones y evitan que estas se evaporen como los sueños. Con ellas se inmortaliza lo ocurrido, documentan la historia y son invaluables para la historia. Además, cumplen una función socializadora creando lazos afectivos y emociones, que constituyen el corazón de la política.

La memoria puede resultar muy corta. Lo vemos en quienes hoy, pese a todas las evidencias, enarbolan las banderas del socialismo soviético, cubano o venezolano o del nazismo, responsables de las mayores barbaries y hambrunas de la historia reciente de la humanidad. Por ello hay que insistir con las exposiciones, pues resultan de gran utilidad para estimular la sensibilidad social y una mayor comprensión del otro,  crean espacios para el diálogo y la construcción.

Me preguntaba por los contenidos de este museo. Afortunadamente disponemos de archivos fotográficos, fílmicos, grabaciones de radio y televisión, textos, con informes de lo ocurrido en cada sector, etc. Las fotografías: del horror de la morgue, de las agresiones y asesinatos en las marchas, las de la desnutrición y la escasez, la de los hospitales, ambulatorios, los vacíos módulos de Barrio Adentro, las de los proyectos de hospitales de los que solo hay cemento y cabilla, las cabillas oxidadas y los mojones de cemento de un supuesto tren entre Caracas y Puerto Cabello, figuras de colegios, liceos y universidades, las de la desnutrición y la muerte, las de la diáspora. Las grabaciones hechas a los compatriotas colombianos expulsados en 2015 cuyas casas fueron marcadas como hacían los nazis. Pensaba en las listas del odio, entregadas por orden de no sabemos quién, a Tascón o la otra lista Maisanta, las indignantes escenas del despido del capital humano de Pdvsa, las de la devastación en el Arco Minero, las del cierre de las empresas de Guayana, la de las empresas agrícolas expropiadas y acabadas. En estas exposiciones es preciso incluir a los socios del régimen, quienes ven como niños rollizos a los desnutridos, como una forma de evitar la pandemia global.

Esta ha dejado, además, muchas heridas sociales; su rostro es la precariedad y la miseria, la oscuridad, ha destruido la cultura del trabajo y el mérito y ha reducido a la nada la productividad. Esos espacios del museo deben servir para la reflexión y el diálogo. Denuncian la tragedia humanitaria y reivindican el derecho humano a vivir mejor, en democracia y libertad. Las imágenes, más propias de personas que viven y huyen de un país en guerra, invitan a la solidaridad humana con los venezolanos en el mundo.

 

Venezuela’s political quarantine – The Economist – 19 de Marzo 2020

20200321_AMD001_0.jpg

The virus may favour an unlikely deal between the regime and the opposition

As if it were needed, coronavirus is a cruel reminder that the man who holds all the power in Venezuela is not Juan Guaidó, whom some 60 countries recognise as its president, but Nicolás Maduro, the dictator who kept the office by electoral theft. Blaming foreigners for 36 detected cases of covid-19, on March 16th Mr Maduro ordered a lockdown of the country similar to those in Spain and Italy, placing the armed forces in charge of enforcing it. That may be medically sensible. It is also politically convenient.

Mr Guaidó, who is the speaker of the National Assembly, last month began a new round of street demonstrations against Mr Maduro’s regime, which will now presumably stop. They are a shadow of the massive protests that followed his proclamation as “interim president” 14 months ago, when Mr Maduro began a second term after a fraudulent election. In theory the opposition remains committed to ousting Mr Maduro and calling a democratic presidential ballot. But sweeping American sanctions on Venezuela’s oil industry have so far failed to break the regime. Talks between government and opposition broke down in September. That leaves the opposition with a dilemma.

Under the constitution an election for the National Assembly is due towards the end of this year. In 2015, in Venezuela’s last free election, the opposition won a big majority in the assembly. Mr Maduro’s people see the chance to seize the only institution they don’t control. Radicals in the opposition insist that the vote will be a farce and pledge to boycott it. Any credible election would have to include a fresh presidential vote, they say. Pragmatists fear that a boycott will render the opposition irrelevant. They see a faint opportunity for a deal.

Earlier this month representatives of the government and the opposition agreed on a procedure to appoint new members to the electoral authority. In theory the government would accept international observation of the vote, by the un and the European Union, says a European diplomat. But there are plenty of obstacles. Around 30 of the opposition’s legislators have been stripped of their parliamentary immunity by Mr Maduro’s puppet judiciary, and are either in exile or jail. Its main parties are banned on technicalities. Any deal would have to involve complete freedom to campaign.

But Mr Maduro has weaknesses, too. Thanks mainly to his mismanagement, Venezuela is in no condition to cope with the virus. Its hospitals were already death traps. Many of its doctors are among the 4.5m Venezuelans who have fled his rule. With Russian help, Venezuela’s production of oil, which accounts for 95% of its legal exports, has stopped falling (though it is still only 60% of its level of 2018). But this month’s plunge in the oil price leaves it below Venezuela’s average cost of production. On March 15th Mr Maduro wrote to the imf, which he has spent years denouncing as an imperialist tool, asking for a $5bn loan to fight covid-19. The imf turned him down because his government lacks sufficient international recognition.

There is little sign that Mr Guaidó’s backers in the administration of President Donald Trump are prepared to contemplate any deal in Venezuela. This week Mr Trump nominated Carlos Trujillo, a hardliner, to be his top diplomat on Latin America. The region continues to be polarised by Venezuela, as the battle to be secretary-general of the Organisation of American States, a 34-member club, has illustrated. Luis Almagro, the Uruguayan incumbent, is seeking a second term in a vote of foreign ministers due to take place on March 20th (virus permitting). A vocal opponent of Mr Maduro, he has been more effective at grandstanding than diplomacy, say his critics. But there is no space for nuance. Hugo de Zela, an experienced Peruvian diplomat who favoured a less confrontational approach, this week dropped out. Mr Almagro is likely to beat his remaining rival, María Fernanda Espinosa, a former Ecuadorean foreign minister widely seen as Mr Maduro’s candidate.

The hardliners have a problem. There is no evidence that sanctions alone will get rid of Mr Maduro. That means having to deal with him, one way or another. This week Colombia, which has no diplomatic relations with Venezuela, recognised that when its health minister spoke to his counterpart about the virus. None of this means caving in to dictatorship. It is merely to grasp that the virus offers a fresh opportunity for negotiations. “It’s a road,” says the European diplomat. “There is no other one.”

El FMI rechaza conceder un crédito de 5.000 millones a Maduro para contener el coronavirus por Alonso Moleiro / Florantonia Singer – El País – 17 de Marzo 2020

El organismo argumenta que “no hay claridad” sobre el reconocimiento del Gobierno venezolano. El país afronta la crisis con menos ingresos petroleros

Un grupo de migrantes, protegidos con mascarilla, la semana pasada en el principal paso fronterizo entre Venezuela y Colombia, en Cúcuta.
Un grupo de migrantes, protegidos con mascarilla, la semana pasada en el principal paso fronterizo entre Venezuela y Colombia, en Cúcuta.SCHNEYDER MENDOZA / AFP

El Fondo Monetario Internacional (FMI) desestimó la noche de este martes conceder al Gobierno de Nicolás Maduro un crédito de 5.000 millones de dólares para contener el coronavirus. La decisión, adoptada horas después de que Venezuela formalizara la petición, se debe a que “no hay claridad” entre los miembros de ese organismo sobre el reconocimiento internacional de ese Ejecutivo, ya que más de 50 países solo aceptan como presidente interino al líder opositor, Juan Guaidó. “Lamentablemente, el Fondo no está en condiciones de tomar en consideración esta solicitud”, informó un portavoz del FMI.

La respuesta, adelantada por la agencia Associated Press, llega después de que Maduro solicitara ese financiamiento para tratar de paliar el impacto de la pandemia en la maltrecha economía venezolana. La petición del mandatario, realizada por carta a la directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva, pretendía lograr “recursos” para el sistema de salud, asfixiado por una emergencia económica sin precedentes en la historia reciente de ese país. Este movimiento es, de todas formas, relevante políticamente porque choca frontalmente con los planteamientos de su Gobierno, duramente enfrentado al FMI y a los principales mecanismos internacionales de crédito.

En cualquier caso, esto demuestra que los venezolanos atraviesan por una crisis sanitaria en un país sin defensas. El impacto que ha tenido en la economía global la pandemia del coronavirus golpeará con dureza a los nichos de producción petrolera que aún se mantienen en pie en un país que ha reducido su PIB en dos tercios en los últimos seis años y es campeón en hiperinflación. “Este era un año malo por razones endógenas, de nuestro propio ciclo de colapso. Ahora, la variable exógena de la pandemia nos afectará fuertemente por la caída de los precios del petróleo que ha generado el coronavirus y la guerra comercial de Arabia Saudí y Rusia. Todavía con la caída de la producción, el petróleo sigue siendo el sustento de la economía venezolana”, señala el economista José Manuel Puente.

El fin de semana volvieron a verse colas en los comercios. Eran personas buscando provisiones para el encierro. Las compras nerviosas que genera toda crisis, en las que los venezolanos ya tienen entrenamiento. Con las flexibilizaciones de controles que emprendió Nicolás Maduro el año pasado, Venezuela había logrado recuperar un abastecimiento parcial, una recuperación artificial sustentada en la apertura de nuevas tiendas con productos importados, los llamados bodegones. Esta frágil mejora, según apuntan los analistas, se revertirá por la reducción de los ingresos para la importación de bienes.

El precio del barril venezolano está a la mitad (24 dólares)de lo que estaba a comienzos de año. El Gobierno cada vez tiene menos capacidad de maniobra financiera. El pronóstico de una contracción del 10% para este año que ha hecho el Fondo Monetario Internacional (FMI) posiblemente será mayor por el paso del coronavirus, apunta Puente. Junto a las sanciones internacionales y la descarnada lucha por el poder en el marco de una dilatada crisis política, las medidas anunciadas por el Gobierno de Maduro para enfrentar la pandemia -distanciamiento social, suspensión de clases y cierre de ciudades- aparecen como inhibidoras, y se aplican en un Estado quebrado, insolvente de recursos, con muy pocos instrumentos para emprender un intento de recuperación.

China, origen de la pandemia, es el principal socio comercial de Maduro, junto con Turquía. La paralización de este motor de la economía mundial ha tambaleado sus finanzas y en cascada también obligará a reevaluar sus inversiones fuera, añade Puente. “China ocupa un rol protagónico en nuestra economía a través del Fondo Chino, es un financista del proyecto bolivariano y la recesión que puedan tener serán un factor adicional que va a impactar en el país. En nuestro caso, cuando China tiene gripe, Venezuela empieza a estornudar”.

Los vulnerables

“El poco consumo que había en la calle se caerá de nuevo. En un país que tiene todavía amplios sectores viviendo una crisis humanitaria, una epidemia de este tipo, con medidas de aislamiento, pone en problemas a muchos sectores de la sociedad, desvalidos, desprotegidos por el Estado, sin capacidad para prepararse, para acumular víveres, aprovisionarse, aquí no habrá capacidad de atención”, agrega Orlando Zambrano, profesor de economía de la Universidad Católica Andrés Bello.

Los grupos más vulnerables son varios en Venezuela, donde más de la mitad de los habitantes vive en situación de pobreza. El salario mínimo en Venezuela es el más bajo de la región, unos 3,3 dólares. Es la remuneración que perciben alrededor de millones de pensionistas, la población más vulnerable al virus y con ninguna capacidad de prepararse. En un país con una economía que se ha vuelto miniatura, un gran sector está en el sector informal o trabajando por cuenta propia, formas que la dolarización ha favorecido para mejorar los ingresos que permiten vivir al día. La paralización a la que conllevan las medidas de aislamiento para controlar la epidemia serán un duro golpe para esas personas.

Otro grupo de familias vive de las remesas, una economía que ha generado la migración de 4,8 millones de venezolanos, con el mundo detenido y en recesión también verá impactado sus fuentes de ingresos.

Es lo que advierte el empresario Jorge Botti, expresidente de la patronal Fedecámaras. “La paralización de las actividades económicas tendrá un impacto económico y hay mucha preocupación hoy en el empresariado sobre la óptica, el enfoque que hará el gobierno de Maduro sobre la pandemia como nuevos operativos militares para distribuir medicinas, que han causado la escasez de estos años, y que sería nefasto volver a repetir”.

Cada venezolano del éxodo no es sólo un número sino un ser humano que se debate entre la nostalgia y la esperanza por Rafael del Naranco – ALnavío – 14 de Marzo 2020

No me agradan los dígitos que ahondan una situación apesadumbrada, y aun así, ayudan a percibir las esperanzas de hombres y mujeres que, como viene sucediendo hace años en Venezuela, abandonan el terruño en razón de las adversidades sociales y políticas, y salen en busca de otra tierra con la ilusión de comenzar a vivir de nuevo.
El que migra también siente nostalgia y el deseo de regresar algún día / Foto: WC
El que migra también siente nostalgia y el deseo de regresar algún día / Foto: WC

Las estadísticas, aun pareciendo impávidas, no mienten cuando afirman que el número de migrantes, refugiados y solicitantes de asilo provenientes de Venezuelahacia distintas partes del planeta, ascendió al comienzo de este año, a 4.810.443, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

En ese inventario no verifican los centenares de españoles, portugueses e italianos, que tras una existencia completa en la noble tierra de Simón Bolívar, han regresado al lar de sus orígenes, y ese éxodo nos recuerda el poema “Mi padre el inmigrante” de Vicente Gerbasi, el valorado poeta de Canoabo, estado Carabobo.

El documento público de la ONU recalca enfáticamente a su vez que Venezuela enfrenta una crisis humanitaria que ha motivado el flujo migratorio más significativo en toda la historia de la República.

Entre los ahíncos de afanes que envuelven a todo un ausente en sí mismo, hay un afluente de silencios y amapolas mustias, tintineo del aliento que gime en la oscuridad de su propia huida al tener que abandonar el suelo de su nacencia.

Adecuado sería recordar que ninguna pretensión del gobernante de turno, contraria a la ley natural, tiene valor. La naturaleza ha querido que todo ser humano sea libre, y no cabe suponer que los miembros de una sociedad se despojen de sus derechos para entregárselos a la voluntad de un individuo, drama que sucede ahora mismo en el lar que Rómulo Gallegos expresó al final de su inmortal obra Doña Bárbara: “¡Llanura venezolana! Propicia para el esfuerzo como lo fue para la hazaña, tierra de horizontes abiertos, donde una raza buena, ama, sufre y espera”.

Esos miles de compatriotas desplazados en busca de fronteras por mar y tierra representan el ramalazo desconsolado de una nación, cuya política ha sido una carcoma de proporciones espeluznantes.

Todo régimen que no resguarda a sus ciudadanos, y ha fragmentado violentamente el país, está condenado ante la historia. Los “tiranos banderas” del continente, ciegos de solemnidad, feroces de oficio, aunque pretendan demostrar impavidez, tintinean asustados en los aposentos del patio del pez que escupe el agua.

Toda odisea de expatriación es una desazón desde la alborada de los tiempos: dentro de cada persona hay la apetencia de hallar una tierra magnánima que tenga sabor a la que dejó atrás, aun a sabiendas de que muchos no llegarán, a cuenta de la dureza del sendero a recorrer.

Toda odisea de expatriación es una desazón desde la alborada de los tiempos: dentro de cada persona hay la apetencia de hallar una tierra magnánima que tenga sabor a la que dejó atrás, aun a sabiendas de que muchos no llegarán, a cuenta de la dureza del sendero a recorrer.

Nuestra persona, que ha sido toda ella emigrante, conoce los obstáculos y aldabas de las fronteras, y así, de tanto ver esos hitos sobre la raya del horizonte, sabe que todo desarraigo es una ruptura difícil de explicar. Es un ahogo que los años no ayudan a aplacar, y va postergando esperanzas que hablan de leche y miel tras las montañas que anhelamos cruzar.

Unos llegan, otros nunca, al volverse esa meta áspero viento de secano.

Aun con tanto padecimiento, el destino es seguir, ya que toda ruta está marcada para llegar hasta su final.

Antonio Machado, el poeta de la tarde mohína lo ha dicho: “Caminante, no hay camino. Se hace camino al andar”.

Colombia enfrenta sola la mayor crisis de refugiados de la región; es hora de ayudarlos por Jorge Castañeda – El Nacional – 12 de Marzo 2020

La crisis de refugiados de Venezuela es la peor que se ha experimentado en América Latina. En los últimos 15 años, más de 5 millones de venezolanos, una cifra que equivale al 16% de la población, han abandonado su país. Para fines de este año, 6 millones de venezolanos habrán salido de Venezuela. Solo la guerra civil de El Salvador, un país mucho más pequeño, desplazó durante la década de 1980 a una proporción similar de ciudadanos.

A pesar de que la diáspora es vasta y se extiende desde España hasta Chile, Colombia ha asumido una parte desproporcionada de la pesada carga por la afluencia de personas. Siendo uno de los tres vecinos continentales de Venezuela, ha acogido a la mayor cohorte de los refugiados que huyen de la dictadura de Nicolás Maduro. En comparación, Estados Unidos solo aceptará a 18.000 refugiados de todo el mundo este año fiscal.

Colombia comenzó a brindarles protección a los refugiados durante el gobierno anterior, liderado por Juan Manuel Santos, quien ganó el Premio Nobel de la Paz por alcanzar un acuerdo de paz con los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). La política de fronteras abiertas del país y de proporcionar atención médica y protección a los venezolanos continuó bajo su sucesor, Iván Duque, un tecnócrata de centroderecha, quien, a primera vista, no sería un candidato obvio para expresar tal solidaridad con los venezolanos pobres, especialmente porque ahora muchos de sus compatriotas se muestran menos empáticos con su difícil situación.

Los refugiados que cruzan la frontera hacia Cúcuta son, en su mayoría, indigentes: hombres, mujeres y niños que no solo huyen de la represión y las violaciones de los derechos humanos cometidas por Maduro, sino, más significativamente, del hambre, las enfermedades y la falta de bienes básicos como medicinas. Están huyendo de una crisis que se ha prolongado durante años sin un final a la vista.

Los exiliados venezolanos en España, México y Doral, un suburbio de Miami, son principalmente profesionales de clase media. Pero los que llegan a Colombia son en su mayoría pobres. Tanto los más de 1,6 millones de refugiados en Colombia —un país de 50 millones de habitantes— como los 3.000 que ingresan a diario necesitan mucho apoyo: documentos para trabajar, escuelas para sus hijos y atención médica. En los últimos años han nacido en Colombia más de 24.000 niños de padres venezolanos. El país les ha ofrecido la ciudadanía.

Duque no está pasando por un momento fácil como presidente. Al igual que Chile y Ecuador, Colombia se ha visto sacudida por protestas a causa de las tarifas del transporte, los aumentos del precio de la gasolina, la desigualdad, las deficiencias educativas y un sistema fiscal injusto. El sindicato de docentes exige salarios más altos. Miles han salido a las calles de Bogotá en apoyo de los acuerdos de paz que no entusiasman mucho a Duque. Las investigaciones sobre mala conducta militar durante la lucha interna de los últimos 20 años revelan delitos trágicos y vergonzosos.

Entonces, ¿por qué un presidente conservador, asediado por las protestas, se comporta de una manera tan improbable con los refugiados?

En primer lugar, detener el flujo de personas de Venezuela a través de la frontera porosa es casi imposible sin tomar medidas duras y costosas.

En segundo lugar, antes de la era de Maduro, eran los colombianos quienes solían cruzar la frontera hacia Venezuela. En las décadas de 1970 y 1980, el auge petrolero venezolano atrajo a unos 2 millones de inmigrantes colombianos, la mayoría de los cuales huían de la violencia de la guerra contra las FARC. Incluso hoy, después de los acuerdos de paz de 2016, Colombia tiene más personas desplazadas dentro de su territorio que cualquier otro país del mundo, excepto Siria. Muchos colombianos recuerdan esa historia, lo que hace que estén más dispuestos a recibir refugiados.

Finalmente, también influye la profunda aversión de Duque por la dictadura de Maduro. Al igual que su mentor —según algunos su patrón—, el ex presidente Álvaro Uribe, Duque ha estado en la vanguardia de múltiples intentos para destituir a Maduro o convocar a nuevas elecciones en Venezuela. Difícilmente podría rechazar o maltratar a las víctimas de un régimen que se ha propuesto derribar.

Esta actitud contrasta con la de otras naciones sudamericanas. Como dijo José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch para América Latina: “El ejemplo que sigue dando Colombia con su generosa acogida a los migrantes venezolanos es admirable. Ojalá que Chile, Argentina, México, Perú, Brasil, Ecuador y Estados Unidos replicaran, aunque fuera parcialmente, esta política humanitaria”. Lamentablemente, eso no ha sucedido.

Chile ha comenzado a exigirles visas y pasaportes a los refugiados venezolanos; la mayoría carece de ambos documentos. Ecuador, un importante país de paso, ahora también les solicita una visa para entrar. Perú, con 860.000 migrantes venezolanos, sigue siendo relativamente hospitalario, pero también ha empezado a establecer restricciones. México los acosa en aeropuertos y cruces fronterizos terrestres.

Colombia está prácticamente sola en este asunto. El financiamiento internacional para la crisis venezolana es escaso; la comunidad internacional ha gastado menos de 1.000 millones de dólares en los últimos 7 años. Según un estudio de The Brookings Institution, esto se traduce en 125 dólares por cada refugiado venezolano. En contraste, el mundo ha dedicado aproximadamente 1.500 dólares por cada refugiado sirio.

Washington debería proporcionar mucha más ayuda de la que da, pero también deberían hacerlo otras naciones ricas. La crisis en la región no es tan diferente en tamaño, impacto y tragedia a la de Siria. Es la mayor crisis humanitaria de América Latina en años, y el país más afectado por ella merece apoyo y ayuda.

Venezuela: diagnóstico complejo e incierto porvenir por Pedro Mario Burelli – El Nacional – 7 de Marzo 2020

Pedro Mario Burelli, ex director de Petróleos de Venezuela, indica que los venezolanos, y los extranjeros que quieran ayudar en esta terrible encrucijada, deben abrir los ojos, dejar de soñar con soluciones fáciles para problemas extremadamente difíciles e inclusive irresolubles

Esta es una lista parcial de problemas que no podemos ignorar. Problemas y distorsiones que se han acumulado en las últimas cuatro décadas, y con particular intensidad y malignidad durante la llamada Revolución Bolivariana.

La lista debe ampliarse, y definirse cada elemento con gran precisión, pero espero que este primer esfuerzo sirva como advertencia a quienes dentro y fuera de Venezuela -por desconocimiento, comodidad o complicidad- saltan a conclusiones erradas, simplifican diagnósticos o escenarios, y sueñan con soluciones milagrosas.

El porvenir de Venezuela será regido por todos los problemas que hoy la definen y por la muy compleja interrelación entre ellos.

(Nota: esta lista de problemas o crisis, dividida en grandes categorías, no tiene, a propósito, un orden en particular)

1. Lo humano e inhumano de la crisis

  • Padecemos una crisis humanitaria compleja que lejos de amainar crece cada día y tiene efectos graves a corto, mediano y largo plazo. 1 de cada 3 venezolanos padecen de inseguridad alimentaria, para 2.3 millones de ellos el tema es severo. En su reciente evaluación, el World Food Program de las Naciones Unidas estimó que son más de 9.3 millones los venezolanos necesitados de ayuda alimentaria inmediata. La escasez y/o carestía de las medicinas afecta a una proporción aún mayor de la población, y las estadísticas de muertes por enfermedades que habían sido erradicadas o por falta de fármacos y/o tratamientos son tan escalofriantes como dolorosas.
  • Observamos un aumento vertiginoso de la pobreza extrema y la marginalidad; se puede hablar de la pauperización estructural y extrema de la mayoría de la sociedad venezolana.
  • Se ha producido el colapso en la escolaridad a todos los niveles: preescolar, primaria, bachillerato y universitario. El número de niños fuera del sistema crece cada mes, la calidad de la educación es pésima en todos sus niveles y el Régimen insiste en la indoctrinación ‘chavista” como principal objetivo en primaria y bachillerato. La autonomía universitaria está totalmente vulnerada; el financiamiento a las principales universidades públicas se ha reducido al mínimo.
  • Colapso de la infraestructura social: hospitales, ambulatorios, escuelas, campos deportivos, parques, museos etc. La falta de construcción de planta física nueva, y de mantenimiento de la existente, ha llevado a Venezuela a niveles de calidad de infraestructura de hace 70 u 80 años. En algunos casos no existe operatividad alguna de las instalaciones con el consiguiente desamparo de quienes dependían de ellas.
  • Venezuela ha sufrido el éxodo continuo de profesionales y técnicos, con pérdidas importantes de médicos y enfermeros, maestros y profesores, e ingenieros y científicos de todas las ramas.
  • PDVSA y la CVG han perdido prácticamente toda su gerencia profesional y sus técnicos más cualificados. La Fuerza Armada ha sido diezmada por bajas y deserciones. En total, 5 millones de venezolanos han emigrado desde el 2013. La partida de jóvenes universitarios, y sobretodo aquellos graduados de las mejores universidades, es particularmente preocupante mirando al futuro. Según el World Economic Forum, en el mundo, solo Haití ha tenido una fuga de cerebros mayor que la de Venezuela.
  • Paliar, y luego revertir, la catástrofe humanitaria implica una operación de asistencia internacional con pocos paralelos en la historia ya que el daño y las carencias se extienden por todo el territorio nacional. Los retos financieros, logísticos y de seguridad serán enormes. Los cálculos más optimistas hablan de una fase de ayuda humanitaria sostenida de 9 a 12 meses. Otros calculan años de asistencia humanitaria y apoyo internacional en el delicado campo de la seguridad nacional y ciudadana.
  • El retorno de la diáspora no será tan rápido o completo como muchos pronostican (y todos queremos). Problemas que se destacan en este trabajo harán que el llamado ‘día después’ sea un periodo de mucha inseguridad y precariedad. Quienes han encontrado sosiego y empleo fuera del país difícilmente regresarán a Venezuela hasta no tener evidencia de estabilidad – en el sentido más amplio – y garantías ciertas de sustento económico. El círculo vicioso aquí es que la reconstrucción depende en cierto grado del retorno del talento que continúa emigrando.

2. Los derechos humanos dejaron de ser un derecho

  • Organismo Internacionales y reconocidas ONGs han reportado abusos sistemáticos de DDHH y crímenes de Lesa Humanidad perpetrados por el vasto aparato de represión civil y militar bajo órdenes de un núcleo duro (y sádico) del Régimen hoy de facto. El SEBIN, la DGCIM, la GNB, la Policía Nacional Bolivariana y sobretodo sus Fuerzas de Acciones Especiales o FAES, y la Fiscalía General de la República, son los instrumentadores de esta política y reciben para ello asesoría de los servicios de inteligencia y represión de aliados como Cuba, Rusia e Irán.
  • A pesar de un discurso ‘indigenista’, el Régimen abusa de los derechos de nuestros pueblos indígenas. Sin excepción, todos los pueblos indígenas sufren abandono y desplazamientos forzados. La crisis humanitaria ha afectado a todas las comunidades indígenas y los 34 pueblos indígenas que residen al sur del Orinoco están particularmente amenazados por la violencia y la destrucción del medio ambiente que caracteriza la minería ilegal e indiscriminada. Las matanzas que se han reportado son solo lo más noticioso de una profunda y vergonzosa tragedia que hay que detener cuanto antes.

3. El colapso del Estado y de la institucionalidad democrática

  • La Administración Pública ha sido efectivamente desmantelada. El clientelismo, la falta de profesionalismo, la ausencia de controles y la corrupción resultante han sido factores fundamentales en la quiebra operativa, financiera y moral del Estado y por consiguiente, del país. Como consecuencia, las herramientas administrativas disponibles a un Gobierno de Transición serán limitadas, y será imposible ejecutar una limpieza total en el corto y mediano plazo. Los funcionarios a ser designados por un nuevo gobierno tendrán que convivir con personal redundante, inútil o peor. Esto garantiza que la gestión pública será estructuralmente deficiente y precaria por años. Esta innegable realidad tiende a no estar muy bien calibrada en los planes para el hipotético ‘día después’ que comienzan a abundar dentro y fuera del país.
  • Colapso y desinversión en los servicios públicos y la infraestructura física del país. La planta física asociada a la generación y distribución de electricidad, los sistemas de saneamiento y distribución de agua limpias, las telecomunicaciones y el aseo urbano se encuentran en un estado deplorable, comparable a la de países de muy bajo desarrollo o aquellos abatidos por una guerra. Además, el retraso en inversiones, y el descuido en mantenimiento, afecta a todas las autopistas, carreteras, ferrocarriles, metros, puertos y aeropuertos del país.
  • El colapso de la gestión ambiental es particularmente preocupante por su impacto en toda la sociedad. La irresponsable eliminación del Ministerio del Ambiente, el desmantelamiento de organismos rectores y la corrupción en ejecución de obras, ha resultado en empresas hidrológicas sin supervisión (82% población no recibe agua de forma continua, 75% centros de salud no reciben agua de forma continua), cuencas productoras de agua intervenidas y contaminadas, y los embalses eutrofizados y también contaminados. Recordemos que sin agua no hay país!
  • Debido a la obsolescencia de la infraestructura petrolera y la falta de total mantenimiento y pericia se producen constantes derrames petroleros. Entre el 2010-2019 PDVSA fue responsable de decenas de miles de derrames de crudo y otras sustancias contaminantes del ambiente. Además, las empresas petroleras internacionales que operan en el país tampoco invierten en esta área, debido al desmantelamiento de la institucionalidad de la administración ambiental.
  • Actualmente el país no tiene activado el Sistema Nacional de Protección Civil. La Fuerza Armada no ha sido formada en materia de atención de desastres (Ej. terremotos, deslaves, inundaciones, incendios), tampoco los cuerpos de seguridad ciudadana. No hay planes de reducción de riesgos ambientales y adaptación al cambio climático ni protocolos de contingencia. No hay maquinaria para la remoción masiva de escombros. No hay equipos médico – hospitalarios tales como camas hospitalarias, sillas de ruedas, quirófanos portátiles, plantas eléctricas, camillas, entre otros que se requieren para dotar a edificaciones que pueden funcionar como refugios u hospitales de campaña. No hay capacidad instalada de comunicaciones alternativas, la telefonía móvil es muy vulnerable a la falta de energía eléctrica. En todas las ciudades grandes la población de bajos recursos supera el 60% y la extensión territorial de zonas informales supera el 40%. Estos desarrollos urbanos son vulnerables inherentemente, pero además están emplazados en laderas inestables o lechos de inundación de ríos.

4. El Estado mafioso y el desimperio de la ley

  • Venezuela se consolidó como un emporio para el Narcotráfico en todas sus fases: producción (en base a pasta de coca importada), transformación (en sofisticadas plantas industriales), tráfico y lavado del ingreso, con participación de componentes de la Fuerza Armada y funcionarios del Régimen, incluidos el Sr.Maduro, su esposa y muchos miembros de su Gabinete, además de un sinfín de actores externos. Clasificar al Estado Venezolano como un NarcoEstado es por tanto adecuado: el dinero del narcotráfico además ha comprado, y sigue comprando, a jueces, fiscales, funcionarios públicos, militares, policías, políticos, empresarios y medios de comunicación.
  • La ciudadanía está expuesta a una criminalidad rampante e impune aupada por personeros del Régimen y del partido PSUV, y alcahueteada por fiscales y jueces maleados. Así vemos a megabandas, pranes, trenes, sindicatos criminales, colectivos, la FBL – Fuerza Bolivariana de Liberación, el ELN y las FARC, hacer de las suyas en todo el territorio nacional. La inseguridad resultante es para cientos de miles la razón principal para abandonar el país. (Lamentablemente aun fuera del país los venezolanos siguen siendo presa de bandas criminales).
  • La corrupción endémica y la impunidad sistemática han degenerado en un desmoronamiento de la ética del funcionario público y de la ciudadanía en general. Décadas de impunidad han minado los principios y valores de nuestros conciudadanos y la inmensa crisis que se vive en el país los ha llevado, como a los cubanos, a ‘resolver’ como bien puedan, disponiendo de lo ajeno, y más aún de lo del Estado.
  • Los corruptos de gran escala, es decir individuos que en los últimos 20 años han robado o han hecho fortunas de cientos y miles de millones de dólares, aspiran preservar la impunidad y con ese fin ejercen una influencia desmedida sobre la política en Venezuela.
  • Se pudiera hablar de una Alianza Pro Impunidad (API) que agrupa a civiles y militares, funcionarios públicos, ‘empresarios’ y financieros que por encima de todo quieren preservar su dinero mal habido y su libertad. Para este grupo, la mayor amenaza es el sistema judicial de los EE.UU. por lo cual toda solución en la que Washington lleve la voz cantante es una amenaza que hay que bloquear. La mayoría de las divisiones dentro de la oposición se deben a las maniobras – cada vez más desesperadas – de la API.
  • Continúa el contrabando de extracción con incalculables costos para un Estado que se hace la vista gorda. Los principales rubros: gasolina, gasoil, lubricantes, asfalto y todo tipo de minerales. Los involucrados, sobretodo militares, actúan con el beneplácito o ‘licencia’ del Estado, o directamente como socios de importantes jerarcas del Régimen.
  • Presencia de la guerrilla colombiana a lo largo y ancho del territorio nacional: el ELN y la disidencia de la FARC llenan los vacíos del Estado y en algunos estados o municipios son efectivamente la autoridad única. Sin duda alguna existe una demostrable pérdida de control territorial por parte del Estado a favor de todo tipo de criminales, inclusive estos extranjeros.
  • Como es de esperarse en un Estado Mafioso, observamos el colapso integral del sistema de administración de Justicia y de todo el aparato de seguridad ciudadana. A la cabeza del Tribunal Supremo de Justicia está un criminal convicto cuyas actuaciones son delictivas y en completa sintonía con la nomenclatura del Régimen, que sin excepción está involucrada en múltiples actividades criminales, además de ser todos unos violadores consuetudinarios del ordenamiento constitucional de la República.

5. ‘El Dorado’ se tornó rojo, rojito

  • La explotación minera en todo el país, y en particular al sur del Orinoco, tiene las siguientes características: ilegalidad, depredación del medio ambiente, violencia descarnada, presencia creciente de guerrilleros y mercenarios extranjeros, abusos de DDHH y desplazamiento forzoso de comunidades indígenas, enfermedades/epidemias y desvío o apropiación indebida de minerales o del dinero producto de la venta del material minado. Se puede definir el sur del Orinoco, es decir 61% del territorio nacional, como un medio país fallido.
  • La naturaleza desordenada de la explotación minera al sur del Orinoco está propiciando un conflicto armado por el control de minas que tiene muchos paralelos con los conflictos por minerales en África. Ya se puede hablar de #OrodeSangre #DiamantesdeSangre #TierrasRarasdeSangre y #ColtandeSangre. De no detenerse este conflicto a tiempo, la gobernabilidad futura estaría en peligro, y también la integridad de Venezuela como país. Pasamos del petróleo a los minerales olvidando, parece que a propósito, todo lo aprendido en el sector petrolero, y en la muy exitosa fundación de la empresas extractivas de la CVG.

6. Diversas fuerzas armadas, todas fuera de orden y alineación 

  • Desarticulación de la organización militar con el propósito de lograr la eliminación efectiva de la Fuerza Armada como la Institución del Estado garante de la integridad del mismo, para evitar que se torne en un obstáculo para la consecución de los objetivos ‘políticos’ (o mas bien, criminales) del Régimen. Esto se ha logrado en gran medida desplazando de su control el uso legal de la fuerza del Estado hacia otras organizaciones y actores mejor alineados con los sórdidos objetivos del Régimen, en detrimento de la seguridad de toda la sociedad. La hipertrofia de las FAES y el reciente otorgamiento a la Milicia del rango de Fuerza dentro de la organización militar actual son prueba de esta peligrosa estrategia.
  • Se fracturó la línea de mando de la FANB y se pulverizaron la misión, la visión y los valores una vez compartidos. Eso y la participación creciente de la elementos de la FANB en actividades ilícitas convierten a esta organización militar en parte medular de la crisis y no de su solución. La posibilidad de un gran conflicto interno está latente en un país donde se militarizó la administración pública, se politizó a la Fuerza Armada, se fragmentó el monopolio de la fuerza y se criminalizaron la organización militar y las policías.
  • La reestructuración geográfica de las FANB en ZODIs y REDIs ha creado caudillos militares regionales que se ocupan de actividades económicas legales e ilegales, ejerciendo además control político-social en esos territorios implicando esto la disolución acelerada del Estado-Nación como está concebido hasta ahora. En algunos escenarios de conflicto podríamos ver al país fraccionado regionalmente con fuerzas militares, y otros elementos armados también por el Estado, enfrentados y controlando diferentes áreas del territorio nacional.
  • Hugo Chávez cambió la doctrina militar de Venezuela y luego cambió los requisitos de entrada a las diferentes academias militares, cambió el pensum de estudio de las mismas a una combinación de marxismo, castrismo y chavismo que poco tiene que ver con la formación de profesionales militares. Además no solo se aumentó el número de alumnos admitidos, sino que se aumentó el número de mujeres sin cuidado alguno a las distorsiones que ello pudiera traer en la disciplina y moral de la institución armada. Un reto inmediato de la Transición será qué hacer con los institutos de formación militar y todos los cadetes que cursan estudios en ellos.
  • La reinstitucionalización de la FANB será una tarea urgente y delicada para un Gobierno de Transición cuya estabilidad y duración, no solo va a depender de la atención a la grave crisis humanitaria y económica, sino que se verá amenazada desde el día 1 por un complejo problema de seguridad interna con grandes posibilidades de fragmentación territorial que pudiera implicar, en el corto plazo, la disolución del Estado, tal como lo conocemos actualmente, motivado por los múltiples y perversos intereses internos en pugna, e intereses internacionales ya en juego dentro de nuestro territorio. Vale advertir que los recursos humanos que se requerirían para reconfigurar la organización militar no pueden salir del seno de una organización tan desdibujada y corrompida.

7. La economía y sus infinitas distorsiones

  • Profundos desequilibrios macroeconómicos han destruido la capacidad de planificar, invertir y ahorrar. Muy pocos países han vivido una crisis de esta magnitud (caída acumulada de 75%+ del PIB en 5 años) y complejidad (no hay un solo sector sano en la economía), y ningún otro la ha sufrido adrede y sin propósito de enmienda.
  • La hiperinflación finalmente destruyó al Bolívar que para todos los efectos dejó de tener valor y por lo tanto dejó de ser moneda de circulación aceptada. Esto le resta al Estado, si tuviera esa intención, toda capacidad de corregir las principales distorsiones macroeconómicas.
  • La súbita -y no oficializada- dolarización de la economía está asociada con una estrategia deliberada de permitir a cárteles y mafias locales e internacionales lavar en Venezuela – sin restricción alguna – fondos provenientes de negocios ilícitos y la corrupción. Esto trae consecuencias tóxicas para el país. Por un lado crea una suerte de apartheid basado en acceso o no a divisas, y a la vez garantiza que en el tiempo los activos principales del país (empresas, concesiones, bienes inmuebles y tierras) caerán en manos de estas organizaciones criminales y de quienes por años han saqueado al país. A este paso el país será feudo exclusivo de criminales.
  • La República de Venezuela y PDVSA están en default en todas sus deudas externas e internas, y en pagos resultantes de litigios y de otras acreencias con socios. El monto total de la deuda, estimado en $160Bn, corresponde aproximadamente a 240% del PIB.
  • Años de desinversión, falta de mantenimiento, nacionalizaciones caprichosas, éxodo de dueños y empleados, y el colapso en la demanda han destruido la capacidad productiva del sector privado, con el consiguiente colapso en la generación de empleo. Hoy sobreviven 2.000 empresas de las 12.500 que había en enero de 1999.
  • Venezuela es el único país que ha perdido deliberadamente la capacidad de autoabastecerse en alimentos teniendo todas las condiciones para producir la mayoría de sus necesidades. La destrucción de la actividad ganadera, agrícola, agroindustrial y pesquera es casi total. La pérdida de soberanía alimentaria, y la hambruna resultante niegan al chavismo, por sí solas, toda bondad.
  • El sector financiero, y en particular la banca comercial, se redujo, aún más, como porcentaje del PIB y quedó a la merced de un Estado que no la interviene, pero que si la asfixia. La banca, poco rentable, descapitalizada y desactualizada tecnológicamente, enfrenta hoy un encaje legal que elimina cualquier posibilidad de emitir préstamos, y la pérdida de valor y confiabilidad del Bolívar desincentiva los depósitos de sus clientes que hoy lo que requieren son servicios de custodia para divisas en efectivo que son su modo de pago y único mecanismo de protección frente a la continua depreciación del mal llamado Bolívar Soberano.

8. Degollaron a la gallina de los huevos de oro, y a las demás también

  • Finalmente se dio el muy anunciado colapso total de PDVSA y del sector petrolero. En este sector la recuperación se hará difícil por lo complejo que será garantizar la seguridad jurídica y física en una eventual transición; por lo extenso de la destrucción operativa y administrativa de PDVSA; por los planes de producción de nuestros principales competidores y de países vecinos; por la calidad de nuestro petróleo más abundante, y por estar entrando el mundo en lo que podría ser el final del ciclo de los hidrocarburos.
  • La competencia ha sido y será feroz. En 1998 una guerra de precio iniciada por Arabia Saudita llevó al colapso de los precios del crudo en los mercados internacionales. La cesta Venezolana llegó a valer $7.50 en promedio siendo nuestro ‘break-even’ fiscal $10.35. Esa crisis, mal manejada por el gobierno del Presidente Caldera, tuvo mucho que ver con la elección de Hugo Chávez al final de ese año. Arabia Saudita triunfó al suspender Chávez la política de Apertura y el proyecto de Orimulsión. Rusia pasó de producir 4.6 MMBD en 1999 a 11.2 MMBD hoy. Venezuela que debería estar produciendo 6.0 MMBD solo produce 720 MBD. El país con las mayores reservas de petróleo ha quedado marginado por la estupidez de Hugo Chávez y sus ‘asesores’ petroleros, la impericia resultante del despido de 21,000 profesionales y técnicos de PDVSA en el 2003, por la corrupción rampante, y por la astucia de nuestros competidores que han sabido aprovechar todos estos imperdonables errores.
  • No existe sector alterno que pueda contribuir lo que el petróleo ha contribuido a la economía y al desarrollo de Venezuela por casi un siglo. Aun si se atrae inversión al sector, la recuperación será lenta y la necesidad de inversión hará que el sector consuma muchos más recursos de los que en el corto o mediano plazo puede generar para el Fisco. Esto nos obliga a imaginar un país con un ingreso per cápita muy bajo, es decir, mucho más pobre y por lo tanto proclive a sufrir aún mayor penuria y el continuo desangre de la emigración.
  • Colapso absoluto del resto del aparato productivo del Estado, y en particular de la empresas de la CVG, debido a la inepta gerencia, agobiante politización y desmedida corrupción. Esto también afectó a todas las empresas nacionalizadas por el Gobierno de Hugo Chávez, incluidas las más simbólicas: CANTV, EDC, CEMEX, Sidor y Sivensa.

9. Relaciones turbias y peligrosas

  • Existe una compleja relación con dos super potencias: China y Rusia. Con la primera existe una deuda importante que habrá que renegociar, y con la segunda una multitud de vínculos poco transparentes que tocan sectores claves como petróleo, gas, minería y la FANB. Estas relaciones hacen a estos dos poderes lejanos actores importantes en el futuro de Venezuela. Es difícil predecir qué actitud tomarán Beijing y Moscú en una transición eventual donde es previsible que los Estados Unidos y sus aliados jugarán un rol protagónico.
  • Desde el 2006 las FANB se han reequipado con material bélico de fabricación rusa. Esto obliga a mantener una relación en el corto y mediano plazo con un país cuyos objetivos y valores pueden estar en completa contradicción con los de un Gobierno de Transición o un gobierno democrático resultado de un eventual evento electoral. Invertir fondos para sustituir sistemas de armamento ruso por el(los) de otro(s) país(ses) no parece ser prioridad dadas las múltiples necesidades apremiantes del país. De todos modos habrá que definir en su momento si es prioridad política (y si es viable) romper este vínculo.
  • La penetración cubana ha trastocado los sistemas de educación, de salud, de registros y notarías, de identificación y de seguridad e inteligencia, y ha contribuido a ideologizar a jóvenes y a elementos diversos de la sociedad y la política. Mientras el castrismo se mantenga en el poder en La Habana habrá que prever el deseo de controlar el destino de Venezuela por las buenas, las regulares o las malas. Todo escenario futuro del país será afectado por una Cuba comunista necesitada de mucho de lo que Venezuela le ha dado desde el 2002.
  • En el intento desesperado por mantenerse en el poder, el Régimen de facto, y sus principales jerarcas, han optado for reforzar alianzas políticas, de negocios y criminales con un sinfín de actores externos. Desde las relaciones con Siria e Irán – que son poco transparentes pero muy peligrosas, a los negocios auríferos con Turquía y los Emiratos Árabes, al extraño acercamiento con la hiper sancionada Norcorea y el creciente rol de mafias o cárteles colombianos y mexicanos en la cadena de explotación y exportación de oro (Ej. el mercurio que se usa para la minería ilegal del oro viene de México y es el Cartel de Sinaloa quien monopoliza esas ventas; o que un porcentaje importante del oro sale del país vía Colombia y de allí se exporta como oro del país vecino). No es difícil visualizar en un futuro cercano una estructura de poder económico, político y territorial en el país que incluya a ciertos de estos ‘aliados’ que se han posicionado o bien a lo largo del período chavista, o en estos meses de usurpación y desesperación de Nicolás Maduro.
  • Finalmente, la precariedad institucional contribuye a una pérdida de capacidad de defender los intereses del país en general. Un ejemplo particularmente serio es el litigio fronterizo con una Guyana cuyas circunstancias cambian radicalmente al comenzar la explotación petrolera en aguas en disputa. En general la recuperación de la soberanía será compleja al tener que lidiar con países y grupos irregulares que se sienten con derechos adquiridos tras años de alegre convivencia con el chavismo.

10. Es la politica, ¡estupido!

  • El colapso del andamiaje político – partidos, líderes y prácticas – no solo no se ha resuelto, sino que se ha profundizado desde el 99. Los partidos no son mucho más que logos y colores. La política está muy desprestigiada.
  • El financiamiento de la política no es transparente y hay evidencia de que los grandes financistas de algunos partidos, y de muchos políticos, son individuos cuyas fortunas son mal habidas y están en la mira de autoridades judiciales de diversos países. Además, es bastante probable que el narcotráfico busque penetrar, o haya penetrado, los círculos opositores (es lo que han hecho en otros países).
  • El liderazgo político es deficiente en muchos sentido La brecha entre la capacidad y experiencia de nuestra dirigencia política y los retos que presenta el país son extremos. Por si sola esta brecha nos hace ser pesimistas sobre la conducción del país en el futuro inmediato. Dicho esto, existe en la generación de políticos jóvenes, incluido el Presidente (E) Juan Guaidó, un compromiso con el país y una sorprendente valentía que son razón para que muchos no pierdan las esperanzas.
  • La demostrable escasez de talento y experiencia en los cuadros de la política opositora hacen difícil imaginar una transición exitosa. Son más de 9.000 puestos claves que habrá que llenar en un gobierno Si ese gobierno no incorpora en los niveles más altos a profesionales y técnicos independientes podemos predecir su fracaso cuasi inmediato.

11. Las expectativas y el desencanto como variables

  • Finalmente, la crisis de expectativas que se avecina puede tener un impacto sobre la gobernabilidad, sobre la paz y sobre la recuperación del país tan o más grande que problemas tangibles, o físicos, antes descritos. En estos 21 años el país se ha desdibujado con discursos, planes y ejecutorias que obligan a replantearse el tipo de país que es viable a futuro.
  • Quienes simpatizan con el chavismo tendrán que entender que el manejo irresponsable de un boom de precios del petróleo no es un modelo repetible, factible o deseable. Hay quienes creen que hay un ‘chavismo bueno’ que puede retornar y paliar la penuria. En realidad vendrán años de vacas flacas y crecimiento dentro de limitaciones impuestas por las limitadas fuentes de financiamiento que estarán a nuestro alcance. La supervivencia de algo llamado ‘chavismo’ implicaría o bien un conflicto continuo y destructivo, o el abandono de mucho del pensamiento y líneas de acción de Hugo Chávez Frías.
  • Para los opositores, amarrados unos al llamado ‘Plan País’ y otros a un pasado hoy sepultado bajo las ruinas de la República Bolivariana, también habrá decepciones. El llamado ‘Plan País’ es un ejercicio noble fundamentado en escenarios poco probables donde se han omitido problemas que parecen haber ahuyentado a sus creadores. Temas como la criminalidad rampante, la Fuerza Armada y las amenazas a la seguridad nacional e integridad territorial, que tienen importancia vital a la hora de hablar del ‘día después’ y de una posible Transición, no han sido abordados con seriedad. El país petrolero donde el Estado reparte entre treinta millones la renta que doce mil producen no es repetible, ni deberíamos buscar repetirlo.

Conclusiones

  1. Siempre que se enfrentan tantas crisis ineludibles, el éxito está en definir y abordar prioridades con una lógica fácil de compartir y que se pueda validar con éxitos tempranos. Cada actor en la sociedad tiene su propio esquema de prioridades, pero le corresponde al liderazgo político (ese que lamentablemente hemos descrito como deficiente) armar un plan basado en grandes consensos y respaldado por equipos de expertos (venezolanos dentro y fuera de Venezuela e internacionales). Para ello es indispensable contar con apoyo internacional muy concentrado o especializado que contribuya a generar esos éxitos tempranos sobre los cuales se construirán las fases sucesivas del plan. Hay que generar confianza y compromiso colectivo para fortalecer el piso político y ganar de los ciudadanos la comprensión y paciencia que se requieren para atacar progresivamente, y no simultáneamente, este aterrador cúmulo de problemas.
  2. Utilizando el símil de un paciente con muchas dolencias, debemos abordar aquellas que son fatales antes que las que son de menor gravedad o urgencia. Un tumor etapa 4 en el cerebro con alto riesgo de metástasis siempre tendrá precedencia sobre un diagnóstico de colesterol muy alto o un fuerte dolor causado por el rompimiento del menisco en una rodilla.
  3. Los venezolanos, y los extranjeros que nos quieran ayudar en esta terrible encrucijada, tenemos que abrir los ojos, dejar de soñar con soluciones fáciles para problemas extremadamente difíciles e inclusive irresolubles. Si hacemos el diagnóstico correcto podemos sacar del quirófano a los médicos y enfermeros que nada saben de lo que nos está matando como individuos, como sociedad y como país. Hasta ahora los problemas se han agravado porque hay mucha ignorancia e improvisación tanto dentro como fuera de Venezuela. Un diagnóstico correcto y consensuado debería poner fin a esta absurda y costosa pérdida de esfuerzos y tiempo.
  4. Luego de siete años debemos concluir que ninguno de los problemas puede ser solucionado con Nicolás Maduro y sus secuaces en el poder o como parte de una aberrante coalición. Por lo tanto, tenemos que imaginar que la tarea de reconstrucción es posterior a la salida del poder de quienes hoy lo usurpan.
  5. El riesgo es que al salir Maduro del poder las prioridades la definirán un sin número de conflictos con elementos armados dispuestos a todo para sabotear o ponerle fin a un nuevo gobierno. Este escenario de conflicto, que es tan previsible como inevitable, generará más caos, dolor y éxodo. Sería prudente que el caso base que usemos contemple este riesgo y no un optimismo pueril, ergo, irresponsable.
  6. La reconstrucción de Venezuela será una costosísima tarea de una o dos Para ello debemos contar con el sostenido apoyo de la Comunidad Internacional en un sinfín de áreas. Debemos entender que en alguna de ellas el nivel de inherencia de extranjeros en nuestros asuntos domésticos será muy grande. Esto lo tenemos que asimilar sin reservas. Un país no es soberano, ni independiente, si no se puede alimentar o sanar a sí mismo, si no tiene recursos propios para rescatar sus sectores claves, si su población está indefensa frente a mafias de todo tipo, y si el Estado está arruinado bajo cualquier definición del término. La recuperación de nuestra autonomía, de nuestra independencia y de nuestra soberanía es una tarea adicional, pero primero tenemos que ponernos de pie y ganar algo de fuerza como sociedad.
  7. Venezuela tiene su futuro a riesgo. Llegamos aquí por la indolencia de unos y la criminalidad de otros. No hacer nada al respecto sería desastroso. Lo que hagamos estará lleno de riesgos adicionales y jamás tendremos una garantía de éxito. El reto es asumir de un vez la tarea de hacer país y para eso tenemos que dejar de hacer mucho de lo que llevamos años haciendo.

Venezuela envejece aceleradamente por su éxodo masivo por Erika Hidalgo – El Estimulo – 2 de Marzo 2020

Un estudio reciente de la Cepal señala que la población de América Latina y el Caribe está enfrentándose a una agresiva disminución del crecimiento demográfico, y a posteriori a la reducción de las generaciones de relevo. Entre los factores, se señala la baja tasa de fecundidad, el aumento de la esperanza de vida y las migraciones

La población regional está envejeciendo con rapidez y Venezuela acelera su proceso por la creciente y masiva migración. El éxodo venezolano, cifrado en más de 4 millones de personas, se ha convertido además en una masiva fuga de recursos humanos, que deja al país sin generación de relevo.

Un informe sobre las proyecciones demográficas de América Latina y el Caribe, publicado esta semana por la Cepal, advierte sobre el acelerado envejecimiento poblacional y el reto que significará para la región el diseño de políticas públicas atinentes a dar soluciones a esa realidad en ciernes, que pareciera no tener vuelta atrás.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) señala que el fenómeno obedece a múltiples factores, entre ellos el crecimiento de la esperanza de vida, la disminución de la mortalidad infantil, el bajo nivel de fecundidad, y los movimientos migratorios.

En el caso de Venezuela, dice el documento titulado “Proyecciones de Población 2019”, el nivel máximo de personas se alcanzará en 2063, cuando el número de habitantes sea de unas 37.565.000 personas. Se trata de una cifra conservadora de crecimiento si se tiene que para 2019 las estadísticas hablan de unos 28.516.000 habitantes, y que el aumento en ese lapso de 44 años será de 9.049.000 personas.

Entretanto, la ralentización del crecimiento poblacional, debido a la disminución de la fecundidad, proyectan que para 2058 América Latina y el Caribe alcanzarán su máxima densidad demográfica, tras pasar de 648.121.000 en 2019 a 767.643.000 en 2058.

Éxodo venezolano sin pausa

El economista de la UCV, José Manuel Puente, PhD., Profesor Titular del IESA y profesor invitado en Oxford, Madrid y Salamanca, sostiene que la migración venezolana ha sido el mayor éxodo de población que se haya registrado en América Latina, en su historia contemporánea.

Apunta, además, que en el complejo cuadro venezolano se evidencia además un factor cualitativo que lo hace más grave aún. De acuerdo con sus cálculos, entre las 5 y 6 millones de personas que han salido del país en los últimos 20 años, la gran mayoría tiene altas calificaciones profesionales y técnicas. Lo que arrebata al país capital humano preparado.

“En ese proceso, Venezuela ha perdido a muchos de sus jóvenes con pregrado, maestría, doctorado, con especializaciones en medicina, en petroquímica, en petróleo, así como una parte importante de sus académicos”, comentó a El Estímulo, ante la realidad de que en Venezuela se queda la población inactiva laboralmente o cercana a la jubilación, de entre 50 a 80 años.

La huella de la migración intrarregional

De los movimientos migratorios recientes de países latinoamericanos y caribeños llama la atención la migración intrarregional que ha venido adquiriendo mayor importancia. Tal es el caso del reciente éxodo de personas haitianas a países sudamericanos, y los flujos migratorios procedentes de Venezuela y otros naciones de Centro América, reseña el informe.

La Cepal sostiene que la migración ha determinado cambios importantes en los países receptores, así como en las naciones de origen.

Para el período 2015-2020 se proyecta un saldo migratorio negativo para Venezuela de más de 3,3 millones de personas, cuyos principales países receptores en la región seguirán siendo Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.

Envejece la poblacional y se acerca el fin del bono demográfico

La preocupación principal que se manifiesta en el informe es que el bono demográfico está llegando a su fin, lo que enfrenta a los países a una disminución de la productividad, entendiendo por bono demográfico el periodo donde la población activa e inactiva en edad de trabajar superan en cantidad a las personas económicamente dependientes como niños y adultos mayores.

“La región en su conjunto se encuentra en una etapa de envejecimiento relativamente acelerada y se proyecta que ya en 2040 la población de personas de 60 años y más supere a la de menores de 15 años. Sin embargo, persiste la heterogeneidad regional con distintos ritmos de envejecimiento”.

Se estima que la relación de dependencia de la región comenzó a disminuir entre 1965 y 1970, marcando el inicio del bono demográfico. Se proyecta, además, que entre 2020 y 2025 la población dependiente (menores de 15 años y de 65 años y más) crecerá más que la población en edad de trabajar (de 15 a 64 años), lo que lleva aparejado un aumento de la relación de dependencia y el fin del bono demográfico en la región.

Aumenta la esperanza de vida y baja la mortalidad infantil

La esperanza de vida al nacer de la región sigue aumentando. Entre 2015-2020 en América Latina y el Caribe fue de 75,2 años; más elevada que en Asia (73,3) y África (62,7). Sin embargo, la brecha es significativa con respecto a América del Norte (79,2), Europa (78,3) y Oceanía (78,4), refieren los resultados del estudio.

Los datos muestran además que el aumento de la esperanza de vida. se debió principalmente a la reducción de la mortalidad en las primeras edades.

Como dato, nada curioso, en Venezuela especialmente, la esperanza de vida al nacer se contrajo, en los dos últimos quinquenios estudiados por la Cepal.

Las proyecciones muestran una creciente convergencia en la esperanza de vida entre las regiones, pero no suficientemente rápida como para cerrar las brechas entre regiones con los más altos niveles de mortalidad.

Disminuye la fecundidad, y cae por debajo del nivel de reemplazo

La tasa global de fecundidad (TGF) de América Latina y el Caribe en 2015-2020 se estima en 2,04 nacidos vivos por mujer, y por primera vez se ubica por debajo del nivel de reemplazo de 2,1 hijos por mujer, refiere el documento de la Cepal.

La proyección de la TGF de la región indica que seguirá bajando y llegará a 1,72 en 2070-2075, con una leve recuperación posterior que le permitirá llegar a 1,73 en 2095-2100.

Entretanto, La edad media de la fecundidad mostró una tendencia decreciente en la región entre 1950 y 2000 debido a la disminución del número de hijos que tuvieron las mujeres, y registró su valor mínimo en 2000-2005 con 27,0 años.

A partir de entonces, empezó a subir y actualmente se observa un valor de 27,3 años, lo que señala que la baja fecundidad viene acompañada de un número mayor de mujeres que tienen hijos a edades más avanzadas. Según las proyecciones, se prevé que esa tendencia se mantenga y que la edad media ascienda a 30,7 años en 2095-2100.

En el caso venezolano, sin embargo, el país se lleva el segundo puesto entre los 60 países con mayor tasa de fecundidad adolescente (15 y 19 años) del mundo en 2015-2020.

Monitoreo y construcción de políticas públicas

El dinamismo con que se dan los cambios demográficos en la región, en especial el descenso de la fecundidad y los movimientos migratorios, llevan a un constante monitoreo y revisión de las estimaciones y proyecciones de población.

La Cepal considera fundamental mantener un seguimiento para diseñar las políticas públicas requeridas en todas las áreas del qué hacer social y económico.

“Solo con información oportuna y de calidad es posible elaborar estimaciones y proyecciones de población que reflejen la realidad demográfica de los países y de la región”, detalla el documento.

El éxodo venezolano necesita más apoyo internacional dicen el Rey de España y el presidente de Colombia por Daniel Gómez – ALnavío – 2 de Marzo 2020

Turismo, comercio, cultura y el éxodo. Estos fueron los cuatro temas que articularon la reunión entre el rey Felipe VI y el presidente de Colombia, Iván Duque, este domingo en Montevideo. Desde allí lanzaron un mensaje para los venezolanos que migran.

Felipe VI está dispuesto a dar más apoyo al éxodo venezolano / Foto: Gobierno de Colombia
Felipe VI está dispuesto a dar más apoyo al éxodo venezolano / Foto: Gobierno de Colombia

“Dialogamos sobre crisis migratoria, generada por régimen de Maduro. Compartimos política fraterna con hermanos venezolanos y urgente necesidad de más apoyo internacional”.

Este es el mensaje que colgó en Twitter el presidente de ColombiaIván Duque, luego de reunirse con el Rey de EspañaFelipe VI.

El mandatario no puso el foco en las cuestiones de comercio, turismo y cultura -que también abordaron- sino en Venezuela. En el éxodo que este 2020 superará los seis millones de personas, según el pronóstico de la ONU, y que Colombia, por su cercanía con Venezuela, siente con más intensidad. Cálculos de Migración hablan de 1,6 millones de venezolanos del éxodo que ahora están viviendo en Colombia.

En este sentido, Iván Duque agregó que España tiene “un interés” por “mover una agenda de cooperación” con la que “aportar más recursos” para el éxodo venezolano. “Esto se recibe con mucho aprecio e interés”, declaró, según recoge la agencia EFE.

En el mensaje de Duque -además de la referencia a que la crisis es causada por el régimen de Nicolás Maduro– está el llamado que hace junto al Rey para pedir más apoyo internacional. Apoyo en términos financieros. Desde Bogotá recuerdan que los fondos internacionales para los venezolanos apenas llegan a los 125 dólares per cápita.

El presidente de Colombia se reunió con el Rey de España este domingo en Montevideo. En el marco de la asunción de Luis Lacalle Pou como presidente de Uruguay. El encuentro lo presenció la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya.

El paro armado del ELN fue financiado por el gobierno venezolano por Luis Herrera Guerra – Venepress – 15 de Febrero 2020

El presidente (E) de Venezuela ofreció un balance sobre su gira internacional

El paro armado del ELN fue financiado por el gobierno venezolano

 

El Presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, precisó este sábado que el “paro armado” por el grupo del Ejército de Liberación Nacional (ELN) fue financiado por el gobierno venezolano con “dinero manchado en sangre”.

En un balance de su gira internacional, explicó que aunque no fue sencillo salir del país funcionaron “fieles a la constitución” lo apoyaron.

En este sentido aseguró que en su primera parada en Colombia, junto a 21 cancilleres enfatizaron su “lucha contra el terrorismo”, reiterando la realización de pasaportes diarios que fueron entregados a ciudadanos “iraníes” entre 2016 – 2018.

Subrayó que actualmente la migración venezolana puede llegar a seis millones de venezolanos, señalando que los indicadores del país se miden calificándolos en países de guerra.

Detalló que en el caso de Siria, se ha donado cinco mil dólares por refugiados mientras que en Venezuela son cien dólares por cada uno, un dinero que es pagado por programas internaciones y países como Colombia.

Trabajamos para atender a nuestros refugiados, hay cooperación en materia de inteligencia par avanzar, el próximo 20 hay una reunión en Ottawa para darle seguimiento a lo que hemos estado desarrollando”.

Aseveró que en su gira, descubrió la cantidad de migrantes que quieren regresar al país.

 

Guaidó, que también estuvo en el encuentro en Davos, manifestó que es la primera vez que asiste un Presidente venezolano en más de 28 años.

“No es una lucha contra el poder”, destacó.

En cuanto al tema económico, puntualizó que Venezuela ha dejado de producir 300.000 barriles de petróleo diarios.

Asimismo, señaló que están en contacto con Suiza para aliviar el tráfico ilegal de oro.

Próximamente se mantendrá una reunión con el Grupo de Lima, sobre la crisis humanitaria, agregando que se sumarán las de denuncias en la Corte Penal Internacional.

“Tenemos garantías a todos los que se pongan de lado de la constitución”, resaltó.

Con respecto al tema de Delcygate, comentó que la oficialista, Delcy Rodríguez, recibió un “rechazó” por dicha acción.

 

El líder opositor, precisó que no van a poder dividir  a los venezolanos, porque “seguiremos luchando”.

“Seguimos trabajando, no lo van a lograr”, sentenció.

Por otra parte, instó al pueblo “asumir nuestro rol”.

“Aquí es con movilización, en los próximos días estaremos anunciando la agenda de agitación”.

A %d blogueros les gusta esto: