elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Estudiantes

Students Fainting From Hunger in Venezuela’s Failing School System by Anatoly Kurmanaev and Isayen Herrera – The New York Times – 30 de Noviembre 2019

BOCA DE UCHIRE, Venezuela — Hundreds of children filed into their school courtyard to hear a local Catholic bishop lead prayers for their education.

“We pray for the youths who are on the streets and can’t come to school,” said Bishop Jorge Quintero, addressing the Augusto D’Aubeterre Lyceum school in the beach town of Boca de Uchire on a steamy morning in October. “There are a lot of them.”

By the end of the 15-minute ceremony, five children had fainted and two of them were whisked away in an ambulance.

The faintings at the primary school have become a regular occurrence because so many students come to class without eating breakfast, or dinner the night before. In other schools, children want to know if there is any food before they decide whether to go at all.

Venezuela’s devastating six-year economic crisis is hollowing out the school system — once the pride of the oil-rich nation and, for decades, an engine that made the country one of the most upwardly mobile in the region. These schools in the past provided children even in remote areas with a solid shot at the country’s best universities, which in turn opened doors to top American schools and a place among Venezuela’s elite.

Hunger is just one of the many problems chipping away at them now. Millions of Venezuelans have fled the country in recent years, depleting the ranks of students and teachers alike. Many of the educators who remain have been driven from the profession, their wages made nearly worthless by years of relentless hyperinflation. In some places, barely 100 students show up at schools that once taught thousands.
Teachers carry a student who fainted.
Credit…Adriana Loureiro Fernandez for The New York Times

The collapse of the education system in Venezuela is not only condemning an entire generation to poverty, but risks setting the country’s development back decades and severely stunting its growth potential, experts and teachers say.

“An entire generation is being left behind,” said Luis Bravo, an education researcher at the Central University of Venezuela in Caracas. “Today’s education system doesn’t allow children to become meaningful members of society.”

The government stopped publishing education statistics in 2014. But visits to more than a dozen schools in five Venezuelan states and interviews with dozens of teachers and parents indicate that attendance has plummeted this year.

Many schools are shuttering in the once-wealthy nation as malnourished children and teachers who earn almost nothing abandon classrooms to scratch out a living on the streets or flee abroad.

Middle school students during class.
Credit…Adriana Loureiro Fernandez for The New York Times

It is a major embarrassment for the self-proclaimed Socialist government, which has long preached social inclusion. The situation is in sharp contrast to countries that Venezuelan leaders have held up as role models — Cuba and Russia — both of which have managed to shelter the primary education system from the worst effects of a comparable downturn in the 1990s.

Students began skipping school in Venezuela shortly after President Nicolas Maduro came to power in 2013. A fall in the price of the country’s main export, crude oil, combined with Mr. Maduro’s ill-timed effort to double down on price and currency controls sent the economy into a recession from which it has not yet emerged.

Some Venezuelan children are staying home because many schools have stopped providing meals or because their parents can no longer afford uniforms, school utensils or bus fares. Others have joined parents in one of the world’s biggest displacement crises: About four million Venezuelans have fled the country since 2015, according to the United Nations.

Screen Shot 2019-12-01 at 7.14.14 PM.png
Credit…Adriana Loureiro Fernandez for The New York Times

Thousands of the country’s 550,000 teachers did not show up to classes when schools reopened in September, according to the national teachers’ union, ditching their $8 a month wages to try their luck abroad or in Venezuela’s booming illegal gold mines.

In Venezuela’s most-populous state of Zulia, up to 60 percent of about 65,000 teachers have deserted in recent years, according to estimates by Alexander Castro, head of the local teacher’s union.

“They tell us that they prefer painting nails for a few dollars than work for a minimum wage,” Mr. Castro said.

To keep schools going, the remaining teachers often teach all of the subjects or combine different school years in one classroom. Nearly all of the one dozen schools visited have slashed working hours; some open for only a day or two a week.A worker plants bananas and plantains on an old half-built stadium outside the Augusto D’Aubeterre Bolivarian school.

Credit…Adriana Loureiro Fernandez for The New York Times

In the village of Parmana in Venezuela’s central plains, only 4 out of 150 registered students attended school in October. The four students, of varying ages, sat in the same dilapidated classroom without electricity, practicing everything from the alphabet to algebra as the school’s sole remaining teacher tried to encourage them with a dejected smile.

The rest of the village’s children have joined their parents in the fields and fishing boats to help feed their families.

In the country’s second biggest city of Maracaibo, a sign outside a dilapidated school without electricity recently read: “Please come to classes, even without uniforms.” The children ask teachers at the entrance if there is food before deciding whether to come in.

Maracaibo’s biggest school no longer has any functioning bathrooms. It was designed for 3,000 students; only 100 now show up.

Half of the teachers didn’t return to work after the summer holidays to a school in the town of Santa Barbara outside the capital of Caracas, forcing the principal to enlist parent volunteers to keep the classes going.

Children ask for free fish from a fisherman as he unloads a catch from the day in Boca de Uchire
Credit…Adriana Loureiro Fernandez for The New York Times

On the other side of the capital, in the town of Rio Chico, most of the rooms in a local school are boarded up for lack of students and teachers. When the remaining pupils arrive, they first ask the whereabouts of the school’s cook, the teachers said.

Mr. Maduro’s mentor and predecessor, Hugo Chávez, made the expansion of public education one of the pillars of his popular “21st Century Socialism” campaign.

For a decade until 2013, the country made steady improvements in school enrollment thanks to generous school meals and handouts of food, utensils and cash to parents and children. Mr. Chavez built hundreds of new schools.

Mr. Chavez’s populist policies, however, had focused more on the quantity of students in school rather than the quality of the education. Then, as the country’s coffers ran dry, his government’s educational progress unraveled.

Yuxi Caruto, 17, feeds her daughter with watered cornmeal during lunch. Ms Caruto is a single mother who is also caring for a neighbor’s children, after she left to find a job in the city.
Credit…Adriana Loureiro Fernandez for The New York Times

As attendance collapsed, Mr. Maduro continued to claim his government was focused on education spending despite the “brutal economic war” waged by his enemies.

“In Venezuela, not one school has closed or will ever close, not one classroom,” the president said in a televised address in April. “We will never deny access to education.”

To boost the ranks of teachers, Mr. Maduro in August promised to send thousands of the ruling party’s youth members to the classrooms. Education experts say few of these untrained activists will add any pedagogical value or even make it to schools.

At the same time, Venezuela’s pool of real teachers is drying up. The number of graduates at Venezuela’s main teacher training center, the Libertador Experimental Pedagogical University, fell 70 percent from 2014 to 2018.

Venezuelan teachers have been among the worst affected by the country’s economic collapse, as gross domestic product shrank by two thirds since 2013 and minimum wages fell to $8 a month.

School workers protested outside the Ministry of Education last month.
Credit…Adriana Loureiro Fernandez for The New York Times

Mr. Maduro’s de facto dollarization of the economy this year allowed many public employees in Venezuela to supplement their official salaries in nearly worthless local currency, by charging in dollars for their services.

His backdoor liberalization of Venezuela’s controlled economy, however, brought little benefit to public schoolteachers in poor communities, whose pupils’s families have little access to foreign currency.

In Boca de Uchire, the Caruto family has stopped sending its nine children to a nearby school when the cafeteria doesn’t open.

“I can’t send them to class hungry,” said José Luis Caruto, a 36-year-old unemployed father of two.

His sister, Yuxi Caruto, 17, was the last in the family to drop out from school, discouraged by the unaffordable bus fare. She tried taking up studies again at a local community center, but its teachers stopped showing up after two weeks of classes.

She now spends her time taking care of her 1-year-old son.

“I want to learn to do the math and read and write rapidly. I’m scared that when my son grows and starts asking questions, I won’t know how to respond. But right now, we don’t even have enough to eat.”

An empty classroom in Maria de Lourdes Tamayo Gil Elementary school.
Credit…Adriana Loureiro Fernandez for The New York Times

Sheyla Urdaneta contributed reporting from Maracaibo, Venezuela.

Así están las escuelas en la Venezuela de Maduro: sin comida, sin libros… y sin estudiantes por Matthew Bristow – Infobae – 29 de Noviembre 2019

La dictadura resulta fatal para la educación: las aulas están medio vacías conforme el sistema escolar se desmorona en medio de una crisis económica en espiral y de la hiperinflación

Apenas dos estudiantes sentados en un aula de la escuela Cecilio Acosta en Los Teques, estado de Miranda (Bloomberg)
Apenas dos estudiantes sentados en un aula de la escuela Cecilio Acosta en Los Teques, estado de Miranda (Bloomberg)

Una generación de niños venezolanos está perdiendo la oportunidad de recibir una educación adecuada ante un absentismo masivo, el deterioro de los edificios y el éxodo de maestros cualificados. La educación era una prioridad para el Gobierno del difunto presidente Hugo Chávez, quien aumentó el gasto en educación pública y amplió los programas de alfabetización para los pobres. Cuando Chávez asumió el cargo en 1999, se comprometió a eliminar el analfabetismo en el país.

Veinte años después del comienzo del experimento socialista en Venezuela, las aulas están medio vacías conforme el sistema escolar se desmorona en medio de una crisis económica en espiral y de la hiperinflación.

En la Unidad Educativa Estatal Cecilio Acosta, a una hora de Caracas, el hedor de las aguas residuales impregna los pasillos sin luz y la pintura cae a trozos de las paredes. El edificio principal se inunda varias veces al mes, y los alumnos deben evacuar cuando llueve. La cafetería está cerrada porque está al lado de una alcantarilla abierta después de que el agua de la inundación colapsase las tuberías el año pasado. El jardín de infantes, para niños de 3 a 6 años, está abandonado. El centro en su conjunto tiene menos del 10% de los estudiantes que debería tener, según la maestra de primaria Nayibe Moreno.

La cancha de baloncesto inundada de la escuela Cecilio Acosta en Los Teques, estado de Miranda (Bloomberg)

La cancha de baloncesto inundada de la escuela Cecilio Acosta en Los Teques, estado de Miranda (Bloomberg)

Los estudiantes se adaptan a las condiciones”, dijo. “Es realmente muy difícil para ellos ir a otro lado, debido a sus circunstancias económicas”.

Los maestros también tienen que adaptarse: Moreno gana US$8 al mes.

La escuela, que se encuentra en la ciudad satélite de Los Teques y lleva el nombre de un escritor del siglo XIX, no tiene personal de seguridad, y ladrones entran y salen a su antojo a través de un agujero en la pared. En septiembre, robaron la bomba de agua, lo que hizo que los estudiantes dependieran de las entregas de un camión para calmar su sed.

La crisis se agudizó particularmente con el inicio de hiperinflación, que erosionó los salarios de los maestros a casi nada, dijo Leonardo Carvajal, profesor de política educativa en la Universidad Andrés Bello en Caracas. Los maestros del sistema estatal con plena cualificación a menudo no ganan lo suficiente para cubrir los costes de transporte al trabajo.

La deserción de los docentes es tal que muchas veces ya ni siquiera se molestan en ir a renunciar formalmente sino ya lo dejan”, dijo, solo aquellos con un profundo amor por la profesión aún se presentan a trabajar.

Un estudiante sentado en un pasillo de la escuela Cecilio Acosta en Los Teques (Bloomberg)

Un estudiante sentado en un pasillo de la escuela Cecilio Acosta en Los Teques (Bloomberg)

Un maestro atraviesa un río que inunda el área preescolar de la Escuela Cecilio Acosta en Los Teques (Bloomberg)

Un maestro atraviesa un río que inunda el área preescolar de la Escuela Cecilio Acosta en Los Teques (Bloomberg)

La cancha de baloncesto está llena de malezas, ante la falta de gasto en mantenimiento.

Antes el colegio era uno de los mejores”, dijo Moreno, y agregó que era un centro de capacitación para maestros.

Cecilio Acosta tiene 159 estudiantes matriculados este año académico, en el pasado llegó a tener 1.700, dijo. Es un caso extremo, debido a las inundaciones, pero el absentismo ha aumentado considerablemente en todo el sistema. En el extremo oeste de Venezuela, miles de niños cruzan la frontera al amanecer para estudiar en Colombia.

El número de niños no escolarizados en escuela primaria aumentó a 325.000 en 2017, según datos recabados por la UNESCO. Es el doble de la cifra de 2013, el año en que murió Chávez. El número de adolescentes fuera de la escuela en edad escolar aumentó un 46%, a 481.000. Los maestros que hablaron con Bloomberg dijeron que las tasas de absentismo han aumentado desde entonces.

Un escritorio en medio de un aula de la Escuela Cecilio Acosta en Los Teques (Bloomberg)

Un escritorio en medio de un aula de la Escuela Cecilio Acosta en Los Teques (Bloomberg)

La fachada exterior de la escuela Cecilio Acosta (Bloomberg)

La fachada exterior de la escuela Cecilio Acosta (Bloomberg)

Muchos padres dicen que no pueden permitirse el transporte a la escuela o los uniformes escolaresLos programas de nutrición también son una sombra de lo que fueron, según Carvajal. En Cecilio Acosta, los niños comen lo que está disponible y a veces tienen el mismo menú durante semanas. La dieta es rica en almidón (arroz, arepas, plátanos) y tiene poca proteína. A veces se les da mortadela de sardina, una salchicha hecha de puré de pescado que provoca una rebelión entre quienes deben comerla.

Un niño tiene que estar bien nutrido para capacitarse intelectualmente”, dijo Carvajal.

Una consecuencia de la escasez de maestros ha sido la aparición de los llamados maestros “piratas”, dice Carvajal. A veces, con 17 años, carecen de la titulación adecuada para impartir las clases que se les asignan. También carecen de autoridad, ya que con frecuencia apenas son mayores que los niños que se supone que deben enseñar, agrega.

La reacción de los militares venezolanos luego de que los cadetes recibieran a los manifestantes universitarios y su petitorio por Sebastiana Barráez  – Infobae – 22 de Noviembre 2019

La acción generó críticas al interior de la institución armada, pero muchos creen que el régimen de Nicolás Maduro la utilizó para hacer propaganda: por qué esta vez se evitó la represión y qué dice el documento estudiantil

Estudiantes venezolanos (Leo Álvarez)
Estudiantes venezolanos (Leo Álvarez)

La marcha de los estudiantes universitarios que se dirigió hasta el principal cuartel venezolano, el Fuerte Tiuna, puso en alerta al Gobierno Nacional y a la Fuerza Armada, que desde muy temprano se desplegó para bloquear los accesos a la instalación, a la vez que hubo mucho movimiento de tanquetas y equipos antimotines. Los estudiantes salieron de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y, con algunos obstáculos, una comisión finalmente fue recibida por un grupo de cadetes.

La acción trajo muchas críticas al interior de la institución armada, a pesar de que la cúpula militar se encargó de demostrar lo que han hecho con lo que es el crisol de la institución, sus estudiantes, los futuros oficiales. Aunque reconociendo que se pasa hambre y hay escasez de medicinas, un famélico cadete, el guardiamarina mayor, defendió ardientemente, ante los universitarios, que la causa es el bloqueo económico impuesto por los Estados Unidos. Con cara de frustración su interlocutor lo oyó en silencio, aunque con gestos de impotencia.

El estudiante universitario Rafael Punceles, Consejero Universitario de la Universidad Católica Andrés Bello, dijo: “El mensaje es que este país tiene que dar paso a la democracia y a la libertad, y tenemos que hacerlo juntos. El paso tiene que ser por una vía que permita una solución democrática y es con condiciones”.

“Aquí los estudiantes sabemos lo que implica los partidos políticos en este país. Y la Fuerza Armada no puede tener militancia política, no ponernos la franela de un color. En la Fuerza Armada tiene que haber Academia Militar. Ustedes tienen que saber que su deber es con la institucionalidad, con Venezuela”.

En tono de reproche señaló que “decir que alaban a un comandante supremo, indistintamente de lo que crean, es violar lo que significa qué es ser militar, que es defender a los venezolanos, la subordinación al poder civil. Y la convocatoria es para Fuerte Tiuna porque sabemos que el control militar lo tienen ustedes. Esas personas que gobiernan, que tienen nuestra foto, que nos investigan, tienen que entender que ¿para qué más persecución? El país está perdido. Es el momento de dar el paso adelante”.

El guardiamarina mayor, que es el cadete más antiguo de la Escuela Naval de Venezuela, dijo por su parte: “Aunque usted no lo crea, me siento muy orgulloso de que nosotros como Fuerza Armada y ustedes como pueblo, porque también somos pueblo, se puedan acercar aquí, con la Fuerza Armada y poder conversar ese tipo de cosas con nosotros, algo que no en todos los países del mundo se puede hacer. En Bolivia ningún civil se puede acercar al personal militar porque lo reprimen, los matan y al día siguiente no aparecen”.

“Nosotros también vivimos el día a día, también tenemos familia a quienes les falta un plato que comer, les falta medicamento, pero también estamos luchando contra ese bloqueo económico, porque el problema que tenemos es la injerencia norteamericana con Venezuela, que no nos permite, como venezolanos, surgir, ser un país desarrollado, un país potencia”, dijo el cadete.

La marcha de los estudiantes universitarios que se dirigió hasta el principal cuartel venezolano, el Fuerte Tiuna, puso en alerta al Gobierno Nacional y a la Fuerza Armada (Leo Álvarez)

La marcha de los estudiantes universitarios que se dirigió hasta el principal cuartel venezolano, el Fuerte Tiuna, puso en alerta al Gobierno Nacional y a la Fuerza Armada (Leo Álvarez)

Muchas deficiencias

Varios oficiales consideraron que sin duda que el Gobierno ordenó cero enfrentamientos, cero represiones. “La causa principal es que se estaba preparando en Colombia una marcha que amenazaba ser violenta y con consecuencias como las de Chile o Ecuador. Y Nicolás Maduro tiene demasiado interés en ese tema, no quería distracción en Venezuela”, le dice a Infobae un general con funciones en Fuerte Tiuna y quien confiesa que siguió con mucha atención, al igual que sus compañeros de componente, lo que estaba sucediendo con los estudiantes que salieron de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Un general retirado, por su parte, manifestó cierto pesimismo “especialmente después que vi cómo esos estudiantes civiles fueron incapaces de frenar al cadete que les metió una conferencia política. Si vamos a pelear o a sentarnos en una mesa para hablar con quién sea, debemos ir con las piedras en la mano”.

Está seguro de que “a ese cadete lo prepararon desde ayer y se aprendió el guión, porque el régimen hará toda una publicidad de eso. Si vas a confrontar tienes que hacerlo sin piedad y ponerlos en su puesto. Solo me preocupa que la generación de relevo, el que debe hacer frente a ese adversario, no esté preparada para hacerlo, porque ese adversario es perverso, no mide consecuencias”.

“Lo que hicieron fue enviar a un ‘menos que nadie’, pues eso es un cadete. En la academia decíamos: ‘Eres un moco pegado a la pared, la última vértebra de un perro muerto en estado de descomposición’. El mensaje que les mandó el régimen a los estudiantes fue: ‘Ustedes son insignificantes y así los trato’”.

Para un destacado oficial con el grado de capitán de navío “los estudiantes universitarios hicieron énfasis en el respeto a la Constitución de la República, a la Ley, al deber ser, pero el cadete solo recitó el mismo discurso de la dirigencia política de la revolución”.

“Tradicionalmente los cadetes eran el crisol de la institución armada, lo más sagrado, como los hijos cuando están pequeños y te sientes con la responsabilidad de guiarlos y te da miedo fallarles. Hoy lo que vi fue a un cadete que se esforzaba por demostrar ser un pichón de político, con un discurso trasnochado. Te confieso que me siento triste, muy triste. Ese cadete me convenció que la Fuerza Armada está peor de lo que creí”.

Para un general retirado del Ejército “con la penetración que el régimen tiene dentro de todos los grupos, sabían por adelantado que dicha marcha no sería una amenaza y más bien la utilizaron a su favor. La puesta en escena, el discurso del cadete con el estudiante refiriéndose a lo que pasa en Ecuador y Chile, pero no en Venezuela, además de Maduro cerrando con broche de oro en el patio de honor con sus estudiantes, ofreciéndole su ayuda para mejorar sus instalaciones y condiciones en general”.

“Es parte de toda una maniobra para tratar de limpiar su rostro que sumado a las conversaciones para las elecciones de diputados tendría como objetivo aliviar las sanciones que los están matando”.

Estudiantes con el documento (Leo Álvarez)

Estudiantes con el documento (Leo Álvarez)

El documento estudiantil

Aquí esta el texto del documento que los estudiantes entregaron a los cadetes:

“Hoy, 21 de noviembre, día del Estudiante Universitario, nos movilizamos para exigirle a la Fuerza Armada Nacional:

1. Apego a la Constitución.

2. Respeto a la Autonomía Universitaria.

3. Respeto a los Derechos Humanos.

1) La Fuerza Armada Nacional, según el artículo 328 de nuestra Constitución, tiene el deber de garantizar la seguridad, tanto de la Nación, como de sus ciudadanos. Representan una institución sin militancia política, al servicio de la Nación y por ninguna circunstancia, bajo el mando de parcialidad política alguna.

2) Le exigimos a la familia militar que respete constitucionalmente la autonomía de la Universidad Venezolana, establecido en el Artículo 109 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde el Estado tiene la obligación de reconocer a los estudiantes, docentes y egresados, quienes tienen la plena facultad de ejercerla.

3) Cada venezolano tiene la garantía de protestar pacíficamente por sus derechos, y como cuerpo de Defensa de la Nación, tienen la obligación de hacer respetar este y cualquier otro derecho como la libertad, la vida y la libertad de expresión. Las violaciones a los Derechos Humanos no prescriben, y son de responsabilidad individual, sin excusa de órdenes superiores y quienes las ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa.

Los invitamos a que se coloquen del lado de la ciudadanía, respaldando el llamado popular de un país que reclama mejores condiciones de vida, enmarcados en la construcción de una sociedad justa, plural y democrática, donde cada uno de los venezolanos nos comprometamos a hacer valer nuestros derechos, así como nuestros deberes.

Los estudiantes y el general Padrino López, ganadores de una protesta sin violencia ni represión en Venezuela por Pedro Benítez – ALnavío – 22 de Noviembre 2019

Dos sectores de la sociedad venezolana se cruzaron este jueves. Los estudiantes, el grupo más contestatario y movilizado de cualquier sociedad. Y los militares, los guardianes del orden. Todo estaba preparado para una confrontación que no ocurrió. Los dos ganaron. Los dos se cruzaron mensajes. Pero la tensión que acumula una sociedad llena de descontento sigue allí.
Los estudiantes marcharon hasta la base militar de Fuerte Tiuna / Foto: @Presidencia_VE
Los estudiantes marcharon hasta la base militar de Fuerte Tiuna / Foto: @Presidencia_VE

El 21 de noviembre de cada año los estudiantes venezolanos recuerdan la huelga universitaria que ese día, pero de 1957, desafió la última dictadura de un general presidente en el país. 62 años después el movimiento estudiantil universitario salió a la calle en medio de un contexto en el cual la protesta social, aunque no ha cesado, no tiene las dimensiones de otros momentos.

Sin embargo, los líderes universitarios optaron en esta ocasión por una acción audaz: marchar desde la Ciudad Universitaria hacia Fuerte Tiuna, la base militar más importante de Caracas y sede del Ministerio de la Defensa y de la Academia Militar. Es decir, el símbolo del poder militar en Venezuela. Desde donde manda el general Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa del régimen de Nicolás Maduro.

Aunque no fue una movilización multitudinaria, sí fue significativa porque se realizó simultáneamente en varias ciudades del país. En el caso de Caracas era previsible que la marcha ni siquiera pasara de la puerta de la Universidad Central de Venezuela (UCV) pues seguramente pelotones de la Guardia Nacional (GNB) y de la Policía la estarían esperando. Esto en el mejor de los casos. El régimen de Nicolás Maduro podía también hacer uso de sus grupos de civiles armados (colectivos) para que, como en otras ocasiones, le hicieran el trabajo sucio. Después de todo su objetivo es evitar que Venezuela se contagie con la ola de protestas que sacude al resto de Suramérica.

Las voces más agoreras preveían una jornada de violencia y represión en la que los estudiantes fueran la carne de cañón que alimentara el conflicto político. Y efectivamente las principales vías de Caracas amanecieron con un intimidante despliegue militar.

Pero ocurrieron dos hechos que no estaban previstos. Por un lado, los estudiantes (como han venido haciendo recientemente) evitaron todo acto que pudiera justificar la represión. El otro fue más sorpresivo: se les dejó marchar pacíficamente los casi dos kilómetros que separan la universidad de Fuerte Tiuna, donde a un grupo se le permitió entregar un documento ante una delegación de la Fuerza Armada Nacional (FAN).

No hubo estaciones de metro quemadas, ni locales comerciales saqueados como en Santiago de Chile. No se bloquearon vías públicas, ni ocurrieron incendios. Ni muertos, heridos o detenidos por la represión. Todo culminó en un diálogo entre un dirigente estudiantil y un cadete. Una puesta en escena convenientemente pensada para que este último transmitiera un mensaje obviamente preparado con antelación.

Alguien en el Alto Mando militar prefirió no reprimir. Ni en Caracas, ni en el resto de las ciudades donde los estudiantes se movilizaron. Alguien decidió enviar un mensaje conciliador. Sólo alguien tiene la autoridad para imponer esta estrategia en Venezuela hoy. Ese no es otro que el ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López.

Se puede alegar que en realidad esta fue una táctica inteligente. En el alto gobierno de Nicolás Maduro han seguido lo ocurrido en el resto de la región e intentaron prevenir la conocida escalada de protestas, represión y más protestas.

Después de todo el aparato policial al servicio de Maduro ha afilado sus métodos represivos a un nivel desconocido para la mayoría de los países del hemisferio y ha demostrado su disposición a matar. Ese es su principal disuasivo, tal como lo demostró en los 155 días de protestas de 2017, con un asesinado por día.

Pero hay un sector dentro del régimen para el cual todo tipo de diálogo es señal de debilidad. Para el cual la base del poder chavista viene de la confrontación en todo momento y en todo lugar. La cabeza visible y vocero de esa “política” ha sido siempre Diosdado Cabello.

El 23 de diciembre de 2015, cuando era presidente de la Asamblea Nacional, cerró la última sesión del Parlamento que todavía tenía mayoría chavista, profiriendo una amenaza: “no hay acuerdo posible, la confrontación es inevitable”. Esa era y ha sido su línea desde entonces. Ni pan ni agua a los adversarios. Cada intento de acuerdo entre el régimen chavista y la oposición lo cuestiona y sabotea abiertamente.

Por momentos su posición parece que se va imponiendo. Pero la Venezuela de hoy es un país desgastado emocionalmente que quiere una salida a la devastación. A ese cuadro no escapa la base chavista. Y como suele ocurrir en todos los grupos humanos, divididos siempre entre moderados y radicales, el régimen que encabeza Maduro también tiene un ala moderada que prefiere una negociación a la confrontación.

El líder de este grupo es el general Padrino López. Esto no lo hace ni más ni menos comprometido con el régimen. Sencillamente ha sido su conducta y estilo. Es una de las cosas que le ha permitido mantener unida a la FAN, donde también hay tendencias, disputas y ambiciones, pero como es típico de los militares latinoamericanos, cuentan primero los cañones y siempre prefieren la negociación. Padrino siempre prefiere la negociación antes que la confrontación. Maduro está en manos de él y de los militares. Son los únicos que lo sostienen. Por eso aparenta que negocia.

Sin calle, el chavismo perdió el factor disuasorio de otros tiempos. Su único valedor internacional es Rusia, gran aliado en este momento para evadir las sanciones de Estados Unidos y por aportar su aparato mediático internacional, pero no mucho más; razón por cual Vladímir Putin también es partidario de la negociación.

Ese es el otro respaldo de Padrino López, quien este jueves envió un mensaje a quien quiera escuchar. Impuso (por ahora) su estrategia. Venezuela no amanece con protestas por los cuatro costados. Por ahora. Hoy hay un reflujo, pero el malestar que está allí no se resolverá con bonitas palabras y buenas intenciones, sino con acciones concretas.

Elecciones triunfales en la UCV – Editorial El Nacional – 12 de Junio 2019

Las luchas estudiantiles han estado relacionadas con el establecimiento de la democracia desde el siglo XIX, cuando los jóvenes de entonces comenzaron a agruparse para cuidar de sus intereses y para defender la autonomía universitaria frente a los detentadores del poder. Desde tal época han destacado como vanguardia de la lucha de la civilización contra la barbarie, del republicanismo contra la arbitrariedad, en la cual han escrito páginas memorables.

Hoy siguen en su papel de adelantados de la sociabilidad republicana, por la conducta activa y altiva que han manifestado frente al autoritarismo chavista. Han acompañado a la universidad en sus carestías. Se han mantenido en las aulas para evitar el derrumbe de la institución. No solo han sido discípulos de sus catedráticos, sino también soporte y aliciente. Han soportado las embestidas desde los tiempos del “comandante eterno”, superadas en prepotencia, en vulgaridad y en cicatería por la usurpación reinante, sin ofrecer oportunidades a la oscuridad que representan.

Según las cifras suministradas por el Centro de Comunicación Nacional sobre las elecciones de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, la candidatura opuesta a la dictadura obtuvo 13.324 votos frente a los 1.828 sufragios obtenidos por los bachilleres que, aunque parezca mentira, todavía se identifican con los intereses del usurpador. La notable diferencia realza la gesta de los triunfadores, la victoria de una causa noble frente a los restos de la mediocridad y la sinrazón; pero, especialmente, remite a una historia antigua y denodada por los valores democráticos y por el apego a la ilustración, de la cual debemos sentirnos orgullosos todos los venezolanos. ¡Viva la UCV!

Los jóvenes que toman el relevo de la lucha contra el chavismo por Florantonia Singer – El País – 13 de Febrero 2019

Varias generaciones de estudiantes que desde 2007 han empujado la lucha política en Venezuela se reúnen en una vigilia en una plaza de Caracas

Estudiantes, durante la protesta de este martes en Caracas.
Estudiantes, durante la protesta de este martes en Caracas. C. GARCÍA REUTERS

Una plaza convertida en aula. Jóvenes sentados en el suelo, unos acostados con las cabezas en sus morrales o sobre sus compañeros escuchan a políticos, profesores, historiadores, intelectuales. Las luchas de independencia, la Guerra Federal, los jóvenes que en 1928 fundaron los primeros partidos políticos en Venezuela en democracia. Ahora, ellos se sienten con el testigo en la mano.

En la vigilia convocada en la Plaza Bolívar de Chacao (este de Caracas), rodeada por carpas, oxigenada con música y sesiones de stand up para pasar 12 horas de protesta pacifica, también se vieron las caras. Las franelas (camisetas) son un símbolo que hoy hereda este movimiento tras varios relevos en dos décadas de chavismo.

María José Osorio tiene 22 años y es, desde hace tres, estudiante de Ciencias Políticas en la Universidad Central de Venezuela, el mismo tiempo que lleva en el movimiento estudiantil venezolano. Era una niña cuando Guaidó y otros entonces universitarios como ella, como David Smolansky —hoy en el exilio— o los diputados Miguel Pizarro y Stalin González, dividían su tiempo entre el estudio y la política.

“Para mí esto es mi laboratorio de estudio, porque tenemos la responsabilidad de conocer y defender nuestros derechos políticos. Y la resiliencia del movimiento estudiantil, de adaptarnos y recuperarnos en este tiempo, es una referencia para los que seguimos en esto. Tengo primos y tíos que estuvieron en el movimiento de 2007 y ahora estoy yo”, dice la joven, que tuvo que negociar con sus padres para pasar la noche en una plaza, en la vigilia que se convocó en honor a los jóvenes que han sido asesinados, los miles que han sido apresados y los que se han ido del país los últimos años.

Del movimiento estudiantil de 2007 salieron, justamente de las universidades, los que hoy impulsan un nuevo desafío para el chavismo, al que hoy aseguran tener contra las cuerdas. A ellos se han sumado los que movilizaron las intensas jornadas de protestas de 2014 y de 2017 —que dejaron decenas de muertos— y los que este 2019 se suman a la ruta marcada por Guaidó.

Rafaela Requesens es parte de ese linaje. Tiene a su hermano, el diputado Juan Requesens, preso desde hace medio año. Asegura que hoy, en universidades sin comedor, sin acceso a Internet, con deserciones de alumnos y profesores, cuesta encontrar relevos. El mes que viene termina su carrera, pero su mirada está puesta en ese domingo en el que finalmente se celebren elecciones libres en Venezuela, la última parada del camino que se ha planteado la oposición para poner fin al régimen de Maduro y la salida que respalda la comunidad internacional al prolongado conflicto político y social venezolano. “Esta vez la lucha es distinta. Nos hemos comprometido a ser garantes de esa elección y a que en cada mesa de votación haya una franela del movimiento estudiantil velando por la democracia”, dice.

Ante un grupo de unos 200 compañeros que pasarán la noche en la Plaza Bolívar de Chacao, Carlos Egaña, de 23 años, estudiante de Letras de la Universidad Católica Andrés Bello, se aventura a pensar más allá. “El chavismo hace vigilias porque no pueden dormir; nosotros las hacemos porque somos capaces de soñar despiertos. Basta de pensar que hay que irse del país. Sueño con un país donde se pueda salir de noche, donde no se trate con condescendencia a los jóvenes, donde se discuta sobre la legalización de la marihuana, del matrimonio igualitario y el aborto”.

Video Movimiento Estudiantil – 10 de Enero 2019

Salida a la venezolana por  Alberto Rial – El Carabobeño – 2 de Diciembre 2018

Unknown
Las recientes elecciones de representantes estudiantiles en la Universidad de Carabobo dejaron muy despejado el descaro, la impunidad y el “por mis pistolas” que aplica la dictadura venezolana para imponer sus decisiones. Para aquellos que aún se pasan el tiempo “caracterizando” al régimen chavista y abogando por una solución democrática y electoral, la decisión surrealista del TSJ sobre una jornada electoral universitaria debería cerrar la reflexión metafísica y abrir el análisis a la realidad más cruda, pero más real: el chavismo no respeta leyes ni constituciones ni normas ni procedimientos. La constitución chavista no es la del 61 ni la del 99 ni la que están cocinando en la constituyente: lo que se hace en Venezuela es lo que le da la gana a un cogollo usurpador que no va a dejar su enchufe porque 90% del pueblo lo decida.

La frase que pronunció Mao Zedong en 1927, “el poder político sale del cañón de un arma” (political power grows out of the barrel of a gun, en su traducción al inglés), es la que mejor cuadra con el estilo de gobierno que tienen Maduro y sus compinches. Las decisiones se toman en Miraflores y para su implementación se pasan a la corte de personajes sin escrúpulos que forman, entre otros, el TSJ, el CNE, la Fiscalía o el SEBIN. Respaldando cada arbitrariedad están los cañones de las armas, los militares venezolanos, los que le aseguran el piso a la dictadura para que continúe con sus malas artes. En síntesis y sin mayores adornos, en Venezuela hay un régimen de fuerza cuyo único respaldo son las bombas, las balas y los socios caribeños que le brindan asesoría en control ciudadano, inteligencia y estrategia. No hay mucho más que buscar. Los ejemplos de esta tragedia son tantos que tapan el sol.

Venezuela está en un círculo vicioso. La salida democrática y electoral no funciona. La dictadura es implacable. Pero el país no puede seguir así, hacia el holocausto. Hay que salir de la caja de soluciones escritas e inventar la que se adapte a lo que hay y con lo que hay. Sin descanso. Hasta que el círculo se rompa.

El TSJ contra los estudiantes y el voto por Trino Márquez – La Patilla – 29 de Noviembre 2018

downloadLa sentencia de la Sala Electoral del TSJ con la cual intenta imponer a Jéssica Bello, candidata perdedora, como presidente de la FCU de la Universidad de Carabobo, forma parte de la estrategia adoptada por el régimen hace rato: utilizar las elecciones para destruir la democracia y desalentar a los ciudadanos con relación a la importancia de los comicios como escenario de lucha y del voto en cuanto instrumento de combate.

A pocos días de concretarse los comicios municipales, a menos de dos meses del fatídico 10 de enero y en medio de un ambiente donde aumenta la presión internacional con el fin de obligar al gobierno a buscar una salida negociada a la crisis nacional, que debería pasar por unas nuevas elecciones del Presidente de la República, Maduro les ordenó a los magistrados de esa Sala desconocer la elección de Marlon Díaz como legítimo presidente de la FCU. Se trata, obviamente, de una violación de la autonomía del  movimiento estudiantil, sector independiente de la sociedad civil, y de la autonomía universitaria; y, además, una maniobra dirigida a estimular la división entre los opositores, algunos de los cuales reflotarán el bizantino debate de si tiene algún  sentido participar en las citas electorales convocadas por el régimen.

La consulta en la UC se produjo después de once años de haber sido suspendidas por la misma Sala Electoral. Ya aparecieron las voces que denuncian a los “ingenuos” que creen en la importancia de acudir el próximo 9 de diciembre a los centros de votación para elegir los miembros de los concejos municipales. Los más radicales acusan a los promotores de esta opción de “colaboracionistas” o de farsantes.

Maduro disfruta con esas tremenduras. Radicaliza las posiciones, distrae la atención de los problemas centrales del país y atomiza a la oposición. El país continúa su marcha indetenible hacia el abismo, sin que el responsable fundamental de la tragedia pague en ningún terreno los costos de su indolencia.

La actuación de la sala Electoral hay que entenderla como lo que es: una provocación en el más estricto sentido de la palabra. Se provoca a los estudiantes y a las autoridades rectorales, a quienes se les pretende imponer en el Consejo Universitario a una estudiante que recibió una felpa en las votaciones (el estudiante que preside la FCU de una universidad autónoma tiene el derecho de asistir con voz, pero sin voto, a las sesiones del CU, máximo organismo del cogobierno universitario).

El movimiento estudiantil tendrá que decidir cuáles acciones  emprenderá para impedir que el fraude se concrete y los usurpadores impongan su voluntad desde el poder central, controlado de forma abusiva por Maduro. Los estudiantes cuentan con una inmensa simpatía en el país. Junto a la Iglesia Católica y las universidades, forman parte de ese pequeño grupo de sectores e instituciones que disfrutan del afecto y respeto de la opinión pública. Tendrán que valerse de ese prestigio para frenar la vocación servil del TSJ, uno de los órganos peor evaluados de la nación. Esas acciones de resistencia hay que emprenderlas porque Carabobo representa un globo de ensayo. Si se impone el capricho del régimen en la UC, luego podría convocar procesos electorales en las otras universidades nacionales y actuar del mismo modo o, aún peor: no le haría falta apelar al fraude o a la imposición judicial,  porque esas consultas se realizarían dentro de un clima marcado por la  abstención. El gobierno ganaría con facilitad. Tomaría los centros de representación estudiantil sin violencia e, incluso, con la complicidad de los abstencionistas. En Carabobo está jugándose el futuro inmediato de la resistencia universitaria.

Con relación al significado del voto, no conviene realizar proyecciones lineales a partir de la decisión de la Sala Electoral. La dictadura está aprovechando un momento de fragmentación, debilidad y confusión enormes del sector opositor, con la finalidad de destruir la confianza en las elecciones y en el sufragio popular. De ese modo taimado operan los regímenes autoritarios obligados por la nueva legalidad internacional a convocar periódicamente consultas comiciales. Con ellas tratan de darles un brochazo de legalidad a sus modelos.

A los demócratas nos corresponde aprovechar cada uno de esos escenarios para denunciar la ineptitud, el abuso, la corrupción y el fracaso generalizado de la gestión del gobierno. En medio de ese teatro de lucha hay que exigir condiciones electorales más equitativas y transparentes. La conquista de esos equilibrios no precede a las elecciones. Generalmente, son el resultado de confrontaciones tensas que se dan también en el campo de batalla electoral.

Las elecciones del 9 de diciembre no cambiarán el panorama nacional, pero le permitirán al alcalde de su preferencia desempeñarse con un concejo municipal que lo respalde. Así es que, anímese y vaya a votar si le parece que debe hacerlo.

¡”Estudio y fusil”! por Ramon Peña – Noticiero Digital – 26 de Noviembre 2018

download

Invocar con esta consigna a los estudiantes venezolanos a defender con las armas a los causantes de la mayor desgracia social vivida por este país, es la quintaesencia de la insolencia. Pero en boca de un jefe de Estado, es además un desquiciado acto criminal. No sabemos en qué antecedente se inspiró el Golem gobernante para semejante desafuero, las rebeliones de nuestros estudiantes jamás han sido de apoyo a opresores.

Los estudiantes de la llamada Generación del 28, desafiaron a las mesnadas de Juan Vicente Gómez, sufrieron prisión y exilio, pero no cejaron en sus protestas contra la tiranía. Muerto el dictador, en febrero de 1936, la Universidad Central de Venezuela guió aquella grandiosa manifestación cívica que, pese a balas y muertos, consiguió su propósito histórico de forzar al gobierno de Eleazar López Contreras a abrir el camino hacia la democracia.

El 21 de noviembre de 1957 los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela y de la Universidad Católica Andrés Bello se alzaron contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, precedidos de las protestas que ya protagonizaban los liceístas de la capital. Resistieron con heridas y prisión los embates violentos de los cuerpos represivos, pero fueron la clarinada que despertó el espíritu de combate de Caracas y otras ciudades del pais. Dos meses más tarde se materializaba la causa de aquella insurgencia con el derrocamiento del dictador.

El 10 de enero de 2019 vence la legalidad de este régimen. Es de un cinismo superlativo -risible de no ser trágico- que quien históricamente acumula la mayor cuenta de asesinatos de estudiantes, que ha hostigado y arruinado a las universidades nacionales, conjeture que los jóvenes se van a armar para perpetuarlo en el poder. No, esa será la fecha para que, cívicamente, sin fusiles, los estudiantes con la sociedad toda, pongan fin a los días de este sembrador de miseria.

A %d blogueros les gusta esto: