elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Emigracion

Coronavirus lockdowns across Latin America send Venezuelan migrants back to their broken homeland by Steven Grattan, Anthony Faiola and  Ana Vanessa Herrero -The Washington Post – 7 de Abril 2020

A Venezuelan family in Bogota attempts to hitchhike to the border. Under coronavirus restrictions, the highway is almost completely stopped; only the transport of supplies is allowed.
A Venezuelan family in Bogota attempts to hitchhike to the border. Under coronavirus restrictions, the highway is almost completely stopped; only the transport of supplies is allowed. (Nadège Mazars/for The Washington Post)

BOGOTA, Colombia — José Sanbrano stopped on a roadside in the Colombian capital to catch his breath. The 30-year-old migrant had been walking for 15 days. He had hundreds of miles more to go — uphill, through the Andes — before he would reach the broken homeland he once fled.

Venezuela.

Nearly 5 million Venezuelans have abandoned the collapsing socialist state in recent years, most of them to scrape out meager livings elsewhere in Latin America. But as countries from Argentina to Peru to Colombia shut down to slow the spread of the coronavirus, untold thousands of desperate Venezuelans, now jobless, hungry and living without a safety net, are heading home.

For a growing number, the decision has been agonizing. Sanbrano was working on a construction site in Quito, Ecuador, and sending back money for his young wife and infant son. When Ecuadoran President Lenín Moreno ordered a national lockdown, he quickly lost his job. Unable to pay the $60 monthly rent for his small room in the capital, and with no hope of finding new work, he was evicted.

Faced with the choice of hunger and homelessness in Quito or the compounding but familiar hardships in Venezuela, he opted to travel back to his family. He packed his few belongings and set out on the 1,590-mile trek back to Caracas.

“I’ve been sleeping and eating on the streets along the way,” Sanbrano said. “I’ve had to beg for food. It shames me that I have to do that.”

José Sanbrano has walked 15 days from Quito, Ecuador, to Bogota. He estimates it will take him another 15 to reach Venezuela.
José Sanbrano has walked 15 days from Quito, Ecuador, to Bogota. He estimates it will take him another 15 to reach Venezuela. (Nadège Mazars/for The Washington Post)

Venezuelan President Nicolás Maduro is seeking to portray himself as a benevolent father figure to his returning prodigal sons and daughters, even as his authoritarian government struggles to cope with their numbers in a country uniquely ill-prepared to respond to a pandemic.

“We’re looking out for our compatriots who are victims of xenophobia & have decided to return to [Venezuela], their homeland,” Maduro boasted on Twitter. “Here we’ve our arms opened to them as we have done with millions of people who have found in our country a land of peace & hope. Welcome!”

Maduro said 15,000 Venezuelans were on their way home. Internal numbers being shared by officials in Venezuela’s border region of Tachira state show at least 7,600 have arrived since mid-March. More are arriving at a rate of up to 500 per day.

Those numbers remain relatively small compared with the massive recent outflow of Venezuelans, which until the virus arrived was still running at 4,000 to 5,000 a day. But observers warn they could rapidly grow, further burdening Venezuelan hospitals already plagued by shortages of medicines, supplies, power and water.

Lockdowns and closed borders across Latin America, meanwhile, are likely to sharply curb the outflow in 2020. Neighboring Colombia, home to an estimated 1.8 million Venezuelan migrants, closed its border with the country last month. But it has kept open a humanitarian corridor to allow Venezuelans to return home.

Marianne Menjivar, Colombia and Venezuela director for the International Rescue Committee, said Venezuelans have nowhere to turn.

“If you’re a migrant or refugee, you don’t have an auntie you can go get some soup from in case you don’t have any money, or a grandmother who will lend you some money so you don’t get kicked out of your house,” she said.

Tony Taborada rests with his pregnant partner outside a gas station in Bogota. They have been walking two days.
Tony Taborada rests with his pregnant partner outside a gas station in Bogota. They have been walking two days. (Nadège Mazars/for The Washington Post)

Returning migrants are required to obtain medical checkups both before and after crossing the border, leading to hours, even days-long delays. That’s prompted some to turn to dangerous informal crossings, known locally as trochas, manned by armed groups.

Felipe Muñoz, Colombia’s presidential adviser on the migration crisis, said at least 1,000 Venezuelans arrived by bus in the border city of Cúcuta over the weekend with the intention of returning.

The operation is complicated by the strained relations between the two countries. Colombian President Iván Duque has expressed support for Venezuelan migrants in his country. But his government recognizes Venezuelan opposition leader Juan Guaidó, not Maduro, as the country’s rightful leader, and each government accuses the other of using armed groups to undermine its rule.

“We’ve had to negotiate with the other side, so they accept them little by little,” Muñoz said. “But that’s not something we want to be promoting, because we don’t want to have uncoordinated migration flows in the middle of a health emergency.”

On the Venezuelan side, at least some returnees are finding themselves herded immediately into quarantine. Freddy Bernal, designated by Maduro as the “protector of Táchira,” tweeted Sunday that the region was activating a containment plan based on the recommendations of the World Health Organization. Venezuelan officials elsewhere said they were preparing holding centers for returnees.

Yohana Briceño, 36, returned to Venezuela with her family of five Saturday. They had no coronavirus symptoms, she said, but were still being held in a facility near the border. They were sleeping on a concrete floor and sharing “filthy bathrooms” with 900 other returnees, she said by telephone. They haven’t been told how long they will be held.

“As soon as we crossed the border, everything changed,” she said.

A group of around 250 Venezuelans organized buses from Bogota to the border through word of mouth and a WhatsApp group.
A group of around 250 Venezuelans organized buses from Bogota to the border through word of mouth and a WhatsApp group. (Nadège Mazars/for The Washington Post)

With commerce shut down and unemployment soaring, some countries are eager to see their Venezuelan migrants gone. Bogota Mayor Claudia López said last week the city would not extend the rent assistance now offered to struggling Colombians to Venezuelan migrants.

“We already pay for food, child care, school,” she said. “Sorry, but we can’t cover rent.”

Several Colombian mayors have organized buses to send migrants to the border.

On a recent afternoon, at least 60 Venezuelan migrants were passing through Bogota on foot en route to Cúcuta, some 342 miles east. They pushed strollers, shopping carts and suitcases loaded with their belongings.

Some were able to pay the $30 bus fare to the border. Those who couldn’t planned to walk.

Yessika Silva came to Bogota from Caracas three years ago with her three daughters. On a recent afternoon, they desperately tried to hitchhike, with no luck.

“I haven’t been able to earn anything for weeks,” said Silva, 36. Her daughters, she said, are exhausted: “Their legs are throbbing.”

Briceño, still being held with her family, said they had struggled to build a new life in Colombia. She found work as a hairdresser; her husband did construction. But when the virus came, they lost their jobs.

“I had a dream of staying there,” she said. “We could have had a future.

“Now we are stuck [in Venezuela] with only God to help us.”

 

Faiola reported from Miami. Herrero reported from Caracas, Venezuela. Mariana Zúñiga in Caracas contributed to this report.

Un solicitante de asilo de clase media por Elvira Delgado – El País – 24 de Marzo 2020

El venezolano Félix Juvenal Freites dejó su país en el último momento, antes de que la inestabilidad política le tocase de lleno. En España, su vida es muy diferente a la que conoció antes

Félix Juvenal Freites, fotografiado para la exposición y el libro 'Mira con sus ojos' de la ONG Cesal.
Félix Juvenal Freites, fotografiado para la exposición y el libro ‘Mira con sus ojos’ de la ONG Cesal. IÑAKI LUNGARÁN

“Lo veía todo como una película, no me estaba pasando a mí”. Así describe Félix Juvenal Freites (El Tigre, Venezuela,1954), refugiado en España, la despedida de su hija y su esposa en el aeropuerto donde dejó su vida atrás para huir de las constantes persecuciones que sufría por parte del Gobierno venezolano. El 27 de abril de 2018, Juvenal aterrizó en España para comenzar, tal y como lo define él, “su nueva libertad”.

Félix Juvenal trabajó como gerente de recursos humanos de la empresa petrolera Pdvsa y como profesor de la Universidad de Falcón, empleos que describe con un gran orgullo. Una vida acomodada que se vio obligado a abandonar para mudarse a una vida muy modesta y con múltiples dificultades en España.

Venezuela vivió el 11 de abril de 2002 un golpe de Estado contra el entonces presidente Hugo Chávez, acontecimiento que derivó en el conocido Paro Petrolero, huelga nacional secundada por la oposición para forzar la renuncia del presidente. La paralización alcanzó tal envergadura que el Gobierno tomó duras represalias, despidiendo a unos 20.000 empleados de la petrolera Pdvsa (Petróleos de Venezuela S.A.), entre ellos, Juvenal: “Se nos prohibió absolutamente la entrada a nuestras instalaciones, nos sacaron de las casas, a los niños de los colegios. A partir de ese momento, comenzó a haber acciones en contra de esos 20.000 trabajadores”.

Desde este momento, Félix Juvenal comienza una dura carrera de obstáculos, consecuencia del continuo acoso realizado por el Gobierno venezolano. La lista Tascón, creada por Chávez, contenía los nombres de las personas señaladas como opositoras al régimen, motivo por el cual debían ser castigadas. Y Juvenal estaba en ella. “No conseguíamos trabajo, los servicios públicos estaban restringidos, había un discurso constante encabezado por el mismo presidente sobre que éramos unos traidores, vende patrias, aliados con los Gringo…”, explica Juvenal.

La mayoría de los empleados despedidos decidieron huir del país para evitar cualquier tipo de represión. Sin embargo, Félix Juvenal resiste

La mayoría de los empleados despedidos de la empresa petrolera decidieron huir del país para evitar cualquier tipo de represión. Sin embargo, Félix Juvenal resiste y continúa viviendo en Venezuela junto a su familia, tal y como relata él mismo: “A pesar de que no tenía ninguna posibilidad, yo decidí no salir de mi país”. Años más tarde, encuentra la oportunidad de trabajar como profesor de administración en la Universidad de Falcón.

Juvenal sufre el golpe más duro en el año 2012, cuando es declarado culpable de las pérdidas millonarias provocadas por el Paro Petrolero junto a 184 empleadosmás y condenado a pagar 103 millones de dólares (casi 93.000 euros), sin ningún tipo de justificación. “El juicio lo hicieron con criterio masivo en un barrio muy violento, crearon una especie de estadio y nuestros abogados nos recomendaron no ir. Cuando ellos hablaron, recibieron gritos de traidores”, declara entre varios silencios. Tras la publicación de la sentencia, la persecución fue cada vez mayor y le aconsejaron que se deshiciera de los bienes materiales y se resguardara, según cuenta Juvenal con gran conmoción.

“Metí mi vida en una maleta y me fui al aeropuerto”

Una llamada a su esposa procedente del aeropuerto establece el punto final de su vida en Venezuela. Al caer la noche, esta le advierte de que debe abandonar el país de inmediato o será encarcelado. “Metí mi vida en una maleta y me fui al aeropuerto”, comenta con tristeza. Se despide de su hija y su mujer en un infinito mar de lágrimas. “Lo veía todo como una película, no me estaba pasando a mí”. Su hija preguntaba constantemente ¿por qué se tiene que ir papá? “Ya en el aeropuerto, escuché mi nombre por megafonía. Se me paró el corazón”, relata Juvenal con nervios y seriedad. Afortunadamente, solo querían revisar su equipaje.

El 3 de mayo de 2018, cinco días después de llegar a España, la policía política irrumpe en su casa y presiona a su mujer para que confiese donde está Juvenal. Le envían varias cartas de citación, y las amenazas continúan y su esposa se ve obligada a abandonar la vivienda. A pesar de las diferentes persecuciones que sufre el entrevistado, España desestimó su solicitud de asilo político y protección internacional. “Me dieron la condición de residencia por razones humanitarias”, aclara.

Hace ocho meses, su mujer y su hija consiguieron trasladarse a España después de un largo año y medio separados, según cuenta él con gran emoción. Ahora, disfruta al máximo de su familia a pesar de las dificultades que aún sigue encontrando. “El otro día estuve bastante tiempo fuera de casa y al llegar mi hija me dijo: ‘Papá, hoy hemos estado muchas horas sin vernos”, cuenta con afecto y alegría.

Después de superar un obstáculo tras otro, Juvenal explica con orgullo su historia y sus ganas de seguir cumpliendo objetivos, como conseguir un trabajo, y asegura que solo puede mostrar un “agradecimiento infinito a España”.

Esta entrevista fue realizada en el marco del taller de periodismo humanitario de la Escuela de Periodismo de EL PAÍS y gracias a la colaboración de la ONG Cesal, que da asistencia a personas migrantes como Félix Juvenal Freitas.

Miopía por Gustavo Roosen – El Nacional – 24 de Marzo 2020

1563689788495

La miopía impide ver a distancia con claridad. Socialmente es lo que nos está ocurriendo. El día y su cuota de problemas nos impiden ver el mañana. El muy corto plazo nos cierra la visión del horizonte a largo alcance. El inmediatismo es parte de nuestro drama.

¿Alguien se está ocupando del futuro, cuya construcción depende en buena medida de las acciones de todos? ¿Alguien está pensando a Venezuela con esa proyección? Sería injusto sugerir que nadie. Lo cierto es que sí existen personas e instituciones que han hecho del futuro objeto no solo de su preocupación sino de una efectiva atención. Su trabajo, sin embargo, no será nunca suficiente sin una consciencia colectiva de la urgencia de hacerlo y de responder a preguntas claves como: qué queremos ser como país, con qué contamos, qué debemos hacer.

A la hora de pensar en estas preguntas resulta inevitable toparnos con los fantasmas de la nostalgia, de una equivocada visión de nuestras competencias, de la falta de percepción de los cambios ocurridos y de los que se anuncian. Pensar a Venezuela en términos del pasado –lo que fue, lo que pudo ser, lo que se perdió, lo que queda de ella- es negarle la posibilidad de trazar y construir un futuro realista y digno. La pretensión de construir el futuro copiando la nostálgica y benévola memoria del pasado no puede conducir a nada firme ni duradero.

Venezuela ha perdido en buena medida dos de sus fortalezas más mencionadas: el negocio petrolero y el bono demográfico. El negocio petrolero seguirá siendo importante, pero ya no tiene para Venezuela el peso y la promesa de antes. El negocio y el entorno petrolero dentro de la globalidad también se han transformado, sin mencionar la preocupación mundial sobre los efectos ambientales del uso de las energías fósiles. La OPEP ha perdido parte de su fortaleza, enfrentada ahora a la búsqueda de hegemonía de tres grandes competidores: Arabia, Rusia y Estados Unidos. Los otros productores, especialmente los que ofrecen menor volumen, cuentan cada vez menos en el juego. Ese es el caso de Venezuela.

La ventana de oportunidad que representaba para Venezuela el bono demográfico está también cerrándose. El bono demográfico es el período en el que la población activa e inactiva en edad de trabajar supera en cantidad a las personas económicamente dependientes, es decir, niños y adultos mayores. Un estudio reciente de la Cepal señala que la población de América Latina y el Caribe está envejeciendo con rapidez, y Venezuela más por la creciente y masiva migración, la más alta registrada en América Latina en su historia contemporánea. La pérdida de personas en edad productiva, muchas de ellas con altas calificaciones profesionales y técnicas, atenta contra la condición necesaria de mayor productividad y nos resta competitividad.

En el cambiante panorama mundial disponer de ventajas competitivas es crucial. Venezuela necesita recuperar las suyas, examinar sus verdaderas fortalezas y activarlas, siempre pensando en el largo plazo. Puede parecer elemental, pero sigue siendo fundamental priorizar la atención al recurso humano, su formación, su capacitación para el trabajo, el desarrollo de las capacidades que exige la globalidad. Y sigue siendo vital recuperar la condición de país agrícola, autosuficiente y exportador, así como construir una gran capacidad manufacturera e industrial, generadora de puestos de trabajo y con dirección innovadora y competitiva.

La visión de largo plazo choca contra el inmediatismo y el acomodo. Venezuela requiere construir su futuro aceleradamente, proactivamente y con estabilidad. El país ganaría bien poco con una postura empresarial inmediatista, dispuesta a aceptar una solución transitoria que le permita sobrevivir, e incluso crecer, pero sin una visión global del recorrido por hacer. Una recuperación circunstancial no es suficiente. Si no se garantiza la necesaria sostenibilidad no pasará de ser una ilusión.

Es necesario planificar con los pies bien puestos sobre la tierra. Y sin miopía.

Venezolanos en el mundo: «Mi temor es contagiar a mis padres con el virus» por  Hilda Lugo Conde – El Nacional – 19 de Marzo 2020

Eduardo Noda vive en Madrid, una ciudad en la que la sensación de soledad es tremenda, dice. Comparte apartamento con sus padres, de 72 y 81 años de edad, y una amiga trasplantada. “Creo que estaría más tranquilo si viviera solo”, agrega el caraqueño. Esta historia forma parte de una serie en la que venezolanos cuentan cómo viven en Europa, centro de la pandemia del covid-19, estos días de aislamiento, miedo e incertidumbre

Padres - Venezolanos en el mundo
Eduardo Noda vive desde hace 18 años en Madrid, ciudad donde el lunes murió una persona por coronavirus cada 16 minutos. Tiene una semana encerrado en el apartamento donde reside con sus padres, a quienes sacó de Venezuela hace dos años, y una compañera de piso. Actualmente no trabaja.

Después de casi dos décadas en la capital española, le sorprende la ciudad que recorre cuando por necesidad debe salir a hacer las compras para mantener a su familia. «Madrid es una mezcla entre un feriado, con domingo y toque de queda. Persiste una sensación de soledad tremenda que se rompe una vez al día cuando todos nos asomamos al balcón a aplaudir, principalmente, a los trabajadores de la sanidad. Ese gesto me emociona y nos emociona mucho. Porque es el momento en el que te topas con tu vecino, de balcón a balcón, que aplaude como tú, para rendirle honor a quien honor merece. Y aquí incluyo, también, a los que trabajan en los supermercados, a los que reponen los alimentos, a quienes traen la compra a tu casa, asumiendo el riesgo que eso implica. Todos son héroes, verdaderos héroes», comenta emocionado el periodista de 42 años de edad.

Noda siente miedo. Mucho. Vive con sus padres, de 72 y 81 años de edad, y con una amiga trasplantada. Su padre sufre de párkinson. «Creo que estaría más tranquilo si viviera solo. Los apartamentos en Madrid no son grandes, las dimensiones del piso no nos permiten separarnos lo suficiente uno del otro, de allí que el temor se amplifica. Yo soy alérgico y asmático, pero la verdad no me importa.  Me da pánico ser un positivo y contagiar a quienes viven conmigo. Tengo un cuadro familiar complicado».

Reconoce que, pasada una semana, él, sus padres y su amiga no sienten hastío por estar encerrados. Al contrario, cada uno se ha dedicado a ordenar papeles, asuntos pendientes. «En mi caso, hago cursos online y, como me gusta la repostería, le he dedicado el tiempo que antes no tenía. Y así se me pasan las horas muy rápido. Para mis papás sí es más complicado el encierro porque la monotonía aturde. Ver tele a veces cansa. Mi papá, por el párkinson, necesita moverse porque de lo contrario se le entumecen los músculos. Hace ejercicios diarios con una suerte de pedales. Tiene que estar en constante movimiento», destaca. Su madre, dice, extraña hacer la compra en el supermercado, salir a caminar, tomar sol, ver gente. «Eso la frustra».

Con su padre, campeón de dominó del Hogar Canario Venezolano, juega partidas diarias. «Las voy documentando en fotos. No sé cómo llegaremos al día 15 o 20. A lo mejor nos tiramos las piedras», ríe Noda.

Mantener el civismo

Desde hace una semana es el único que sale a hacer las compras. Y lo ha hecho solo una vez. Dice que por su zona, Legazpi, no hay situación de desabastecimiento aunque sí la ansiedad de personas por hacerse de papel higiénico, que no se encuentra en todos los lugares. «A veces compro más de lo que debo, pero para no tener que volver a salir pronto. Lo quiero evitar».

Por su sector no ha visto colas en supermercados, en contraste con la desesperación que muestran los noticieros de la televisión. «La gente por mi zona se lo ha tomado con más calma. En medio de esta situación de alarma creo que el civismo es vital», enfatiza.

Noda se pregunta cómo llegó España y básicamente Madrid –la ciudad más afectada del país- a esta situación. «Por qué no vimos lo que estaba pasando en Italia, ya allí sabíamos que no era una simple gripe, como la querían vender. No se entendió desde un principio la gravedad del asunto. Me hago muchas preguntas como ciudadano», expresa. Cree que vendrán momentos más difíciles, que no se ha llegado al pico de enfermos. Al día de hoy, según datos del diario El País, España registra 767 muertos y 17.147 contagiados, con un promedio 3.431 infectados por día. «Me pregunto cuánto tiempo más estaré sano».

El aislamiento, dice el caraqueño, le ha servido para valorar el contacto social, el abrazo, el beso que le das al otro. «Por más que te guste la soledad, que la aprecies, nadie podría asumir que un encierro obligado por tanto tiempo es positivo».

Espera que esta crisis deje lecciones. Ve un futuro incierto en el que habrá emergencia económica. «Espero que no sea como la crisis de 2008, quiero pensar que esto es coyuntural y que saldremos rápido de esta situación. Hoy todavía padecemos lo estragos de lo que nos dejó aquel tiempo. Me aferro a que esta situación será distinta. De lo contrario, los gobiernos no habrán aprendido nada. El ciudadano no puede volver a pagar los platos rotos», opina.

Aún es muy temprano para determinar si el gobierno ha tomado las medidas acertadas, porque nadie, ningún país, se preparó para esto. «Nadie previó la dimensión de lo que estamos viviendo. Pero esto no le quita responsabilidad al gobierno en la gestión de la crisis económica, y eso lo vamos a ver con el paso del tiempo».

Estas 3 psicólogas venezolanas ayudan en Madrid a reconstruir la vida de los que migran por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 17 de Marzo 2020

Estudiaron en la Universidad Católica de Caracas y jamás imaginaron que transcurridos los años iban a promover una misma empresa en Madrid. Las psicólogas Marcela González, Patricia Pizzolante y Olivia Szinetar han creado Sens. ¿Y qué es Sens? Un “centro de atención psicológica dirigido a promover la salud psíquica y emocional”. Los migrantes venezolanos se encuentran entre los principales que demandan los servicios. Migrar conlleva un cambio de vida. Y ello requiere ayuda. Hay que cuidar la salud mental, no sólo el cuerpo.
Marcela González, Patricia Pizzolante y Olivia Szinetar crearon Sens / Foto: ALN

Marcela González, Patricia Pizzolante y Olivia Szinetar crearon Sens / Foto: ALN

Olivia Szinetar migró primero, después lo hizo Patricia Pizzolante y por último Marcela González. En los planes de las tres estaban los estudios. Estudiar en Madrid un master, una especialidad, y homologar los títulos universitarios. No descartaban buscar trabajo, inclusive porque son especialistas en picoterapia y psicoanalítica. En Madrid se reencontraron. Hace ya un lustro. El tiempo vuela. Por esa época, Patricia y Olivia recién habían sido madres y no estaban en condiciones de emprender negocio alguno. Lo que querían era hablar sobre la experiencia de ser mamá.

Comoquiera que cada quien se proponía incursionar en el área de las consultas privadas, los reencuentros en 2015 fueron abriendo la puerta a la coincidencia de dictar talleres a padres y madres. Conocieron una persona que manejaba un centro de arte para niños. Y allí se dio la partida a los talleres. A raíz del segundo taller salieron a cenar y le dieron vuelta a un plan que les rondaba en la cabeza. Cada una de manera individual ya tenía pacientes. Las tres amigas tenían algo que aportar y en la suma ganaban todas.

-En los talleres empezamos -cuentan- a soñar en un proyecto que con el tiempo se convirtió en el centro de atención psicológica, Sens.

Había que pensar lo que querían hacer. En la misión, la visión. El mensaje de lo que se quería transmitir. Al principio, como todo proyecto que va tomando forma, eran muchas las ideas que se agolpaban. Entonces estudiaron el mercado. Y en paralelo dieron con Google Campus. Un programa dirigido a emprendedores. Entre otras, para madres emprendedoras. Se acercaron a Google Campus, en Madrid. Presentaron el proyecto. Hubo respuesta. Hubo acogida. Y eso fue el principio. En Google Campus se formaron en redes sociales, las que hoy llevan en Sens. Se involucraron con la cultura de España. Conocieron otros emprendedores. Y fue en esa gente en la cual se apoyaron. Eran personas que presentaban y salían a montar proyectos de todo tipo.

Sens funciona en la calle Montesa, en el número 35. Pero antes, “los talleres los hacíamos en otros espacios. Talleres de crianza y talleres para migrantes”. En los talleres fueron construyendo marca. Y en simultáneo construyendo marca en las redes. Y construyendo marca en medios de Venezuela y España. Aquí ha estado el foco de la inversión. En el esfuerzo personal. El trabajo individual y en equipo. “Hemos aprendido a ocuparnos de todo”, apuntan. El todo que ha permitido que ahora el grupo crezca con tres psicólogos más, dos españoles y una venezolana, y a punto de recibir practicantes..

En tres años ha sido un trabajo de talleres y consultas continuos. El punto es construir bienestar. Con reflexión y terapias. Que quienes lleguen a Sens encuentren profesionales que los van a acompañar en situaciones por las que están pasando. ¿Cómo qué? El proceso migratorio. De venezolanos y otras nacionalidades. El 40% de los clientes está conformado por venezolanos migrantes y de otros países. El 60% por españoles.

Los problemas comunes de los migrantes

-Nos hemos especializado en acompañar en el proceso de adaptación. Y eso significa hacerse una vida. Reconstruir una vida.

Que sea lo más sano y tranquilo. Que haya salud mental.

Porque migrar puede producir ansiedad. En el que migra opera “una movilización psíquica”. Y eso mueve a la angustia. Pero, apuntan, estar solo no calma la angustia. Hace falta que otro te oiga o que te ayude a “que oigas tu propia voz”.

-El migrante sufre por los cambios, señalan.

La atención puede ser individual. Pero también en familia. Ocurre que los padres “traen a los hijos y los padres también se benefician”. ¿Y por qué los hijos? ¿Qué hace sufrir a los hijos? La adaptación escolar. La adaptación social. Los años de la adolescencia. Aparecen problemas de sueño. Bloqueo en el aprendizaje. “Para un adolescente ser parte de un grupo es esencial, y cambiar de grupo es un problema”. Ya el adolescente no está en su país y con sus amigos. También “a los adolescentes se les ayuda en el aspecto vocacional”.

Olivia, Marcela y Patricia ofrecen algunos consejos para comenzar esta experiencia: “Estar abierto a ti mismo. Hacia afuera y hacia adentro. No compararse. La experiencia migratoria hace más visible la diferencia. La integración es un proceso y hay que tener paciencia. Hay fases en la integración”.

Puede pasar que a los padres no les gusta que el hijo cambie el lenguaje. Es que aparecen las expresiones nuevas. Las que aprende en el nuevo entorno. Al padre hay que explicarle que el hijo o la hija necesita integrarse y de allí las nuevas palabras. El padre debe entender que no está perdiendo el hijo ni tampoco olvidando el país donde nació.

Coinciden en afirmar que “la gente sale diferente de las terapias”. Que “el proceso de los niños mueve a veces el proceso de los padres”, quienes en ocasiones han aparcado su propia atención por ocuparse de los hijos. Hay el ejemplo reciente de una joven de 19 años que requirió atención por problemas de ansiedad y ahora tiene trabajo y amigos. Superó la situación gracias a “sus fortalezas pero también ayudó la terapia”, dicen.

Los padres también sufren

Sufren los hijos y sufren los padres. Sufren los adultos. Padres o no. La depresión en los adultos es común. Por la dificultad de incorporarse en el mercado laboral. Porque hay que reinventarse. Trabajar en otra cosa que no es la tuya. Así la psicoterapia los orienta y los ayuda a repensarse. A repensar las profesiones y a identificar intereses. A “encontrar habilidades para que te puedas reconstruir. Y que este profesional sea realista con su nueva situación”.

En las consultas se registran asuntos que pueden parecer triviales. Y no lo son. Surgen los conflictos de identidad. “Ya no es tu calle. Ya no es tu profesión la que ejerces. Ni es tu médico el que te ve”. Inclusive, puede ocurrir que en Madrid, en el nuevo grupo con el que te relacionas, “de pronto ya no eres el divertido” como lo eras en Caracas.

En Sens, Patricia, Marcela y Olivia atienden migrantes recién llegados. Otros que arribaron hace 5 años. “El tiempo psíquico no es el tiempo del reloj”. Madres que migran con hijos. Y mujeres que se convierten en madre en la nueva ciudad. Se atienden personas que vienen de Francia, India, México, Panamá, y también de España. “Los problemas son comunes”, señalan. “La madre que migra sufre lo mismo”.

Patricia, Marcela y Olivia tienen la ventaja o el valor agregado de haber migrado. Esa sensibilidad es un factor clave en la terapia. Inclusive Marcela ya era migrante en Venezuela. Su familia migró de Colombia a Caracas cuando ella tenía 5 años. Dice Marcela que “la idea de migrar otra vez no fue fácil”. En el master, en Madrid, comenzó a formarse en el tema migratorio. Además, apuntan, “traemos de Venezuela la experiencia de trabajar en diferentes estratos sociales”.

Sens es un centro certificado por la Comunidad de Madrid. Las tres amigas están registradas como psicólogas sanitarias. Para ello se requiere formación y horas clínicas. O sea, experiencia. Y es también todo un proceso que el centro sea certificado por la autoridad regional.

Cuentan con plataforma web. La plataforma Sens Online, una vía para atender gente que vive en Madrid pero con dificultad para movilizarse. También se atienden venezolanos radicados en Alemania, Australia, Sudáfrica, Londres. Explican: Es gente que quiere ser escuchada en su mismo idioma y que quien lo escuche responda a una cultura similar.

La diáspora de las batas blancas por María Yanes – El Nacional – 10 de Marzo 2020

En medio de la grave convulsión política, económica y social que sufre Venezuela se conmemora una vez más el Día del Médico, hoy 10 de marzo.

Prácticamente desde que se inició la era del socialismo del siglo XXI, los motivos para celebrar ese día han desaparecido por completo. Sin embargo, siempre será motivo para recordar y exaltar la memoria del doctor José María Vargas en el día de su natalicio, considerado el padre de la Medicina en Venezuela.

No obstante, los gobernantes inescrupulosos de la «revolución»que lamentablemente todavía tienen las riendas del poder han deshonrado su nombre y legado quitando su nombre al estado que lo vio nacer, aunque estoy segura de que para la gran mayoría de los venezolanos y sobre todo para el gremio médico seguirá siendo estado Vargas. Siempre mantendremos en nuestra memoria al médico sabio, científico, académico y docente. Primer rector de la Universidad de Caracas y también primer presidente civilista de Venezuela.

La crisis de salud más grande y jamás contada en Venezuela ha ocasionado la migración forzada de médicos venezolanos egresados de nuestras universidades autónomas, de las escuelas de medicina reconocidas y con un gran aval académico. La diáspora médica engloba no solo a médicos jóvenes, recién egresados de la carrera, los cuales en lo que apenas culminan sus estudios inmediatamente inician los trámites pertinentes para irse del país en busca de mejores oportunidades. También se han marchado muchos médicos de todas las especialidades, tanto médicas como quirúrgicas, y no hay distinción en la edad para migrar. La Federación Médica Venezolana maneja un número aproximado de 32.000 médicos, los cuales tomaron la decisión de afrontar nuevos retos en otros países con mejores opciones de futuro. Esto a su vez ha ocasionado un gran impacto en la crisis humanitaria, pues uno de los pilares fundamentales que la ha sustentado es el déficit de recursos humanos, no solo de médicos sino de otros muchos trabajadores del sector salud.

Las condiciones de trabajo en los centros hospitalarios aunado con la situación laboral del personal médico, tanto especialistas como residentes, han sido tristemente las causas fundamentales de esta migración forzada. También se suma la pérdida de la calidad de vida en Venezuela en todos los aspectos, por la cual ya han migrado casi 6 millones de venezolanos.

El salario básico de un médico residente de posgrado en un hospital dependiente del Min Salud ronda los 600.000 bolívares mensuales, incluido el cestaticket; los bonos por guardia se los pagan con mucha irregularidad. El salario de un médico especialista es poco más de 2 millones de bolívares mensuales, monto que incluye el pago de las guardias. Esto es menos de la cuarta parte de lo que cuesta la canasta básica con solo 13 rubros.

Nuestros hospitales se han ido quedando sin personal médico altamente capacitado, lo que ha impactado en la atención del paciente en muchas especialidades médicas y quirúrgicas y que ha sido uno de los motivos para que muchos servicios estén inoperativos. El ejemplo más fidedigno fue el cierre reciente de la unidad de terapia intensiva del hospital J. M de Los Ríos, en parte debido a la renuncia de tres médicos especialistas que trabajaban en dicho servicio.

Por otro lado, el número de médicos que concursan en los diferentes posgrados de las especialidades es cada vez es menor. La crisis también ha afectado a la docencia, pero a pesar de todo, el esfuerzo siempre está presente para mantener la calidad de la enseñanza en el pre y posgrado de la carrera profesional en el área de la medicina.

Para llegar a ser un médico egresado de nuestras universidades autónomas y de calidad se requiere el cumplimiento de por lo menos 9.000 horas académicas. El médico venezolano es uno de los que mejor se forman en América Latina, y por eso es bien recibido en los países adonde emigra. Sin embargo, es bueno aclarar la implementación de carreras paralelas de medicina por parte del “gobierno”, de las cuales han egresado médicos que no tienen los requerimientos que se exigen para llegar a serlo y que pudiéramos afirmar que han sido objeto de engaño y manipulación, lo cual representa una gran irresponsabilidad.

Para finalizar, me hago eco de las palabras que expresó un dirigente vecinal del 23 de Enero en la Misa de las Batas Blancas celebrada en la iglesia de la Chiquinquirá en marzo de 2018: “Los héroes no visten de verde, los héroes visten de blanco”. Seguiremos luchando por el rescate de la medicina venezolana y abogamos por el cambio que anhelamos la mayoría de los venezolanos para que nuestro país reciba nuevamente a las innumerables batas blancas que se han marchado.

Venezuela envejece aceleradamente por su éxodo masivo por Erika Hidalgo – El Estimulo – 2 de Marzo 2020

Un estudio reciente de la Cepal señala que la población de América Latina y el Caribe está enfrentándose a una agresiva disminución del crecimiento demográfico, y a posteriori a la reducción de las generaciones de relevo. Entre los factores, se señala la baja tasa de fecundidad, el aumento de la esperanza de vida y las migraciones

La población regional está envejeciendo con rapidez y Venezuela acelera su proceso por la creciente y masiva migración. El éxodo venezolano, cifrado en más de 4 millones de personas, se ha convertido además en una masiva fuga de recursos humanos, que deja al país sin generación de relevo.

Un informe sobre las proyecciones demográficas de América Latina y el Caribe, publicado esta semana por la Cepal, advierte sobre el acelerado envejecimiento poblacional y el reto que significará para la región el diseño de políticas públicas atinentes a dar soluciones a esa realidad en ciernes, que pareciera no tener vuelta atrás.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) señala que el fenómeno obedece a múltiples factores, entre ellos el crecimiento de la esperanza de vida, la disminución de la mortalidad infantil, el bajo nivel de fecundidad, y los movimientos migratorios.

En el caso de Venezuela, dice el documento titulado “Proyecciones de Población 2019”, el nivel máximo de personas se alcanzará en 2063, cuando el número de habitantes sea de unas 37.565.000 personas. Se trata de una cifra conservadora de crecimiento si se tiene que para 2019 las estadísticas hablan de unos 28.516.000 habitantes, y que el aumento en ese lapso de 44 años será de 9.049.000 personas.

Entretanto, la ralentización del crecimiento poblacional, debido a la disminución de la fecundidad, proyectan que para 2058 América Latina y el Caribe alcanzarán su máxima densidad demográfica, tras pasar de 648.121.000 en 2019 a 767.643.000 en 2058.

Éxodo venezolano sin pausa

El economista de la UCV, José Manuel Puente, PhD., Profesor Titular del IESA y profesor invitado en Oxford, Madrid y Salamanca, sostiene que la migración venezolana ha sido el mayor éxodo de población que se haya registrado en América Latina, en su historia contemporánea.

Apunta, además, que en el complejo cuadro venezolano se evidencia además un factor cualitativo que lo hace más grave aún. De acuerdo con sus cálculos, entre las 5 y 6 millones de personas que han salido del país en los últimos 20 años, la gran mayoría tiene altas calificaciones profesionales y técnicas. Lo que arrebata al país capital humano preparado.

“En ese proceso, Venezuela ha perdido a muchos de sus jóvenes con pregrado, maestría, doctorado, con especializaciones en medicina, en petroquímica, en petróleo, así como una parte importante de sus académicos”, comentó a El Estímulo, ante la realidad de que en Venezuela se queda la población inactiva laboralmente o cercana a la jubilación, de entre 50 a 80 años.

La huella de la migración intrarregional

De los movimientos migratorios recientes de países latinoamericanos y caribeños llama la atención la migración intrarregional que ha venido adquiriendo mayor importancia. Tal es el caso del reciente éxodo de personas haitianas a países sudamericanos, y los flujos migratorios procedentes de Venezuela y otros naciones de Centro América, reseña el informe.

La Cepal sostiene que la migración ha determinado cambios importantes en los países receptores, así como en las naciones de origen.

Para el período 2015-2020 se proyecta un saldo migratorio negativo para Venezuela de más de 3,3 millones de personas, cuyos principales países receptores en la región seguirán siendo Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.

Envejece la poblacional y se acerca el fin del bono demográfico

La preocupación principal que se manifiesta en el informe es que el bono demográfico está llegando a su fin, lo que enfrenta a los países a una disminución de la productividad, entendiendo por bono demográfico el periodo donde la población activa e inactiva en edad de trabajar superan en cantidad a las personas económicamente dependientes como niños y adultos mayores.

“La región en su conjunto se encuentra en una etapa de envejecimiento relativamente acelerada y se proyecta que ya en 2040 la población de personas de 60 años y más supere a la de menores de 15 años. Sin embargo, persiste la heterogeneidad regional con distintos ritmos de envejecimiento”.

Se estima que la relación de dependencia de la región comenzó a disminuir entre 1965 y 1970, marcando el inicio del bono demográfico. Se proyecta, además, que entre 2020 y 2025 la población dependiente (menores de 15 años y de 65 años y más) crecerá más que la población en edad de trabajar (de 15 a 64 años), lo que lleva aparejado un aumento de la relación de dependencia y el fin del bono demográfico en la región.

Aumenta la esperanza de vida y baja la mortalidad infantil

La esperanza de vida al nacer de la región sigue aumentando. Entre 2015-2020 en América Latina y el Caribe fue de 75,2 años; más elevada que en Asia (73,3) y África (62,7). Sin embargo, la brecha es significativa con respecto a América del Norte (79,2), Europa (78,3) y Oceanía (78,4), refieren los resultados del estudio.

Los datos muestran además que el aumento de la esperanza de vida. se debió principalmente a la reducción de la mortalidad en las primeras edades.

Como dato, nada curioso, en Venezuela especialmente, la esperanza de vida al nacer se contrajo, en los dos últimos quinquenios estudiados por la Cepal.

Las proyecciones muestran una creciente convergencia en la esperanza de vida entre las regiones, pero no suficientemente rápida como para cerrar las brechas entre regiones con los más altos niveles de mortalidad.

Disminuye la fecundidad, y cae por debajo del nivel de reemplazo

La tasa global de fecundidad (TGF) de América Latina y el Caribe en 2015-2020 se estima en 2,04 nacidos vivos por mujer, y por primera vez se ubica por debajo del nivel de reemplazo de 2,1 hijos por mujer, refiere el documento de la Cepal.

La proyección de la TGF de la región indica que seguirá bajando y llegará a 1,72 en 2070-2075, con una leve recuperación posterior que le permitirá llegar a 1,73 en 2095-2100.

Entretanto, La edad media de la fecundidad mostró una tendencia decreciente en la región entre 1950 y 2000 debido a la disminución del número de hijos que tuvieron las mujeres, y registró su valor mínimo en 2000-2005 con 27,0 años.

A partir de entonces, empezó a subir y actualmente se observa un valor de 27,3 años, lo que señala que la baja fecundidad viene acompañada de un número mayor de mujeres que tienen hijos a edades más avanzadas. Según las proyecciones, se prevé que esa tendencia se mantenga y que la edad media ascienda a 30,7 años en 2095-2100.

En el caso venezolano, sin embargo, el país se lleva el segundo puesto entre los 60 países con mayor tasa de fecundidad adolescente (15 y 19 años) del mundo en 2015-2020.

Monitoreo y construcción de políticas públicas

El dinamismo con que se dan los cambios demográficos en la región, en especial el descenso de la fecundidad y los movimientos migratorios, llevan a un constante monitoreo y revisión de las estimaciones y proyecciones de población.

La Cepal considera fundamental mantener un seguimiento para diseñar las políticas públicas requeridas en todas las áreas del qué hacer social y económico.

“Solo con información oportuna y de calidad es posible elaborar estimaciones y proyecciones de población que reflejen la realidad demográfica de los países y de la región”, detalla el documento.

El éxodo venezolano necesita más apoyo internacional dicen el Rey de España y el presidente de Colombia por Daniel Gómez – ALnavío – 2 de Marzo 2020

Turismo, comercio, cultura y el éxodo. Estos fueron los cuatro temas que articularon la reunión entre el rey Felipe VI y el presidente de Colombia, Iván Duque, este domingo en Montevideo. Desde allí lanzaron un mensaje para los venezolanos que migran.

Felipe VI está dispuesto a dar más apoyo al éxodo venezolano / Foto: Gobierno de Colombia
Felipe VI está dispuesto a dar más apoyo al éxodo venezolano / Foto: Gobierno de Colombia

“Dialogamos sobre crisis migratoria, generada por régimen de Maduro. Compartimos política fraterna con hermanos venezolanos y urgente necesidad de más apoyo internacional”.

Este es el mensaje que colgó en Twitter el presidente de ColombiaIván Duque, luego de reunirse con el Rey de EspañaFelipe VI.

El mandatario no puso el foco en las cuestiones de comercio, turismo y cultura -que también abordaron- sino en Venezuela. En el éxodo que este 2020 superará los seis millones de personas, según el pronóstico de la ONU, y que Colombia, por su cercanía con Venezuela, siente con más intensidad. Cálculos de Migración hablan de 1,6 millones de venezolanos del éxodo que ahora están viviendo en Colombia.

En este sentido, Iván Duque agregó que España tiene “un interés” por “mover una agenda de cooperación” con la que “aportar más recursos” para el éxodo venezolano. “Esto se recibe con mucho aprecio e interés”, declaró, según recoge la agencia EFE.

En el mensaje de Duque -además de la referencia a que la crisis es causada por el régimen de Nicolás Maduro– está el llamado que hace junto al Rey para pedir más apoyo internacional. Apoyo en términos financieros. Desde Bogotá recuerdan que los fondos internacionales para los venezolanos apenas llegan a los 125 dólares per cápita.

El presidente de Colombia se reunió con el Rey de España este domingo en Montevideo. En el marco de la asunción de Luis Lacalle Pou como presidente de Uruguay. El encuentro lo presenció la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya.

Sólo el 5% de los venezolanos que piden asilo en Europa pasan la prueba por Daniel Gómez – ALnavío – 26 de Febrero 2020

45.166 venezolanos pidieron asilo en la Unión Europea en 2019, más del doble que en 2018, cuando se aproximaron a los 22.000. Con estos números Venezuela se convierte en la tercera nacionalidad en solicitudes de asilo, por detrás de Siria y Afganistán, dos países golpeados por la guerra. El problema es que sólo 5% de los venezolanos pasan la prueba.

La mayor parte de las solicitudes se concentra en España / Foto: WC
La mayor parte de las solicitudes se concentra en España / Foto: WC

“Sólo el 5% de las decisiones de primera instancia emitidas a los solicitantes venezolanos que otorgan algunas formas de protección reguladas por la Unión Europea, ya sea el estatuto de refugiado o la protección subsidiaria, son aprobadas”, confirmó este jueves la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO).

El informe precisa que 45.166 venezolanos pidieron asilo en la UE y que la mayoría de las peticiones se concentraron en un país. No indica cuál, pero se infiere que es España, capital del éxodo en Europa.

La EASO recordó que todavía están pendientes 44.000 casos de venezolanos por resolver. 42% más que los registrados en diciembre de 2018.

Sin embargo, el informe agregó un dato que tampoco invita al optimismo a esos venezolanos que esperan por la prueba: en 2019 el índice de aprobación de las solicitudes cayó 18% respecto a 2018.

Venezuela es el tercer país en número de solicitudes de asilo por detrás de Siria, con un total de 72.000, y de Afganistán, que alcanzó los 60.000.

Venezuela es el tercer país en número de solicitudes de asilo por detrás de Siria, con un total de 72.000, y de Afganistán, que alcanzó los 60.000.

Por primera vez desde 2015, las solicitudes de asilo en la Unión Europea aumentaron respecto al año anterior. El incremento fue de 13% al acumular en las oficinas de la EASO un total de 714.000 solicitantes. La explicación de este fenómeno también está relacionada con los venezolanos.

“La mayor parte del aumento se explica por la gran cantidad de solicitudes presentadas por solicitantes que están exentos de los requisitos de visa al ingresar al Área Schengen, lo que explica por qué las solicitudes de protección internacional han aumentado, pero las detecciones de entrada ilegal en la frontera exterior han disminuido. Dichos solicitantes sin visa eran en su mayoría de América Latina e incluían, además de venezolanos, ciudadanos de Colombia, El Salvador y Honduras”, explicó el informe.

Más de 1,7 millones de venezolanos están radicados en Colombia – El Nacional – 26 de Febrero 2020

La Dirección de Migración colombiana indicó que más de la mitad de los venezolanos en su territorio no ha regularizado su estatus

FMI venezolanos
Ronaldo Schemid / AFP / Getty Images

La cantidad de venezolanos radicados en Colombia asciende a un total de 1.770.000, de acuerdo con los registros de las autoridades de ese país.

Juan Francisco Espinosa, director de Migración Colombia, informó que esa cifra se verificó hasta el 31 de diciembre de 2019. Señaló que 58% de los migrantes venezolanos están en ese territorio de manera irregular, dijo en un comunicado

En ese sentido, Espinosa afirmó que con la aplicación de medidas migratorias de regulación, se espera que los migrantes puedan estabilizar su estatus. Dichas medidas implican la facilitación de los aspectos judiciales.

También se detalló que las ciudades de Bogotá, Cúcuta, Barranquilla, Medellín y Calí, son las que alojan a la mayor cantidad de venezolanos.

El comunicado puntualiza que en comparación con 2018, el pasado año se evidenció una disminución de la migración venezolana hacia Colombia.

A %d blogueros les gusta esto: