elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Emigracion

Risus abundat in ore stultorum por Marelis Loreto Amoretti – Blog Cuenta tu historia – 7 de Febrero 2019

1. Introducción_01_cabecera.jpg

Después del Holocausto, los judíos sobrevivientes se prometieron a sí mismos que era indispensable contar, cuantas veces fuera necesario y desde todas las perspectivas, cómo fue el horror que vivieron, así como también lo que ha ido pasando con la comunidad judía desde entonces. No es casual que muchos directores y productores de cine sean judíos, pues el séptimo arte es probablemente la vía más expedita para hacer llegar un mensaje y tal vez un recordatorio.

El mundo entero reconoce el Holocausto, no así la tragedia comunista. A diferencia de la comunidad judía, los sobrevivientes del comunismo se han visto cercados por la propaganda de la hoz y el martillo que, ¡qué duda cabe!, es increíblemente convincente. El cine ha servido de herramienta para sus víctimas; asimismo la literatura. No obstante, el alcance ha sido tan corto y el poder de convencimiento de los comunistas tan potente, que en vez de frenar su avance y arraigo, el modelo se ha ido perfeccionando hasta llegar a este Comunismo versión 3.0: una organización criminal conformada por un triunvirato encarnado por el comunismo en su modelo cubano más el narcotráfico y el terrorismo, que es lo que hemos tenido en Venezuela.

La IV temporada de Cuenta tu historia sale al aire en medio de una conmoción en el país. El 10 de enero nos quedamos sin presidente legítimo así que el 23, en cabildo abierto (una figura colonial que apela a la reunión de los vecinos de una localidad en caso de emergencia, para tomar decisiones inmediatas), se juramentó como presidente encargado el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, tal como lo ordena la Constitución del 99 (es decir, la constitución que los propios chavistas escribieron).

Para quien no ha seguido detalladamente la historia contemporánea venezolana ni ha leído nuestra constitución, lo ocurrido el 23 de enero suena a golpe de Estado. La izquierda internacional y muchos medios de comunicación así lo han querido mostrar y de allí que miren para otro lado cuando el régimen toma represalias. Foro Penal, ONG conformada por abogados que dan asistencia jurídica gratuita desde hace más de 15 años a familiares y víctimas de detenciones arbitrarias del régimen, aseguró que la represión del 22 al 31 de enero ha sido la más fuerte que ha habido hasta ahora por parte del régimen chavista, con un saldo de 988 arrestos y 60 asesinatos.

1. Introducción_02_final.jpg
Ilustración de Manuel Coelho

Mientras internamente Venezuela vivía la represión, en el exterior la Comunidad Internacional debatía si era o no pertinente reconocer a Guaidó como presidente encargado. Después de veinte años de chavismo, mitad del mundo todavía aseguraba que lo nuestro era un problema entre derecha e izquierda, de ricos y petróleo, y no de acorralamiento y disminución sistemáticos de la población. La propaganda chavista tuvo un alcance descomunal y quienes denunciamos nos ganamos el desmerecimiento y la burla de los intelectuales, esos que desde las prebendas que les ofrece la democracia y el libre mercado, alaban un sistema que en realidad desconocen.

Para ellos, lo que magistralmente dijo el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani: risus abundat in ore stultorum. Este señalamiento, no obstante, lleva una verdad intrínseca devastadora: la multiplicación de estos necios (muchos de ellos más bien canallas) y su risa estruendosa, así como su alcance en las distintas esferas del poder, nos condenó a más años de los que tal vez hubiera durado el chavismo si no hubiera sido por su apoyo y aplauso.

Pero no es hora de lamentos. El fin de Maduro (no sabemos si del chavismo) parece estar cerca y la diáspora venezolana está atenta y concentrada. Todos piensan en sus familias y querencias que aún permanecen en el país, muchos temen sentir esperanzas, algunos creen que sus sueños de volver al país sí podrán concretarse. Y todos nos hemos vuelto embajadores. Para nuestra fortuna, Estados Unidos, Canadá, la mayoría de nuestros vecinos de América del Sur y en general de Latinoamérica, así como la Comunidad Europea y varios países europeos que no forman parte de la comunidad, han reconocido al presidente interino, dándonos un espaldarazo a los venezolanos y dejando en evidencia a la tiranía.

Desde nuestra zozobra y comprendiendo la importancia del registro así como la necesidad de mostrarle al mundo (y a nosotros mismos) que somos más que cifras, Cuenta tu historia sigue dándole voz a los protagonistas anónimos de la diáspora.

Tal vez no podamos contar nunca todas las historias de quienes se fueron del país; mucho menos de quienes se quedaron, pero habría que contar tantas como se pueda porque hacerlo sigue siendo un ejercicio de resistencia. Contarlas una y otra vez, de forma íntima, entre familiares y con los amigos, sobre todo esos nuevos amigos de otras nacionalidades que no entienden lo que ha pasado. Contar aunque sea desgastante, aunque sea agotador. Contar para que conformemos una memoria de la infamia y de sus consecuencias en la vida de cada uno de nosotros, así como de toda la nación.

La documentalista de la migración por Enrique Rondon – Venezolanos por el mundo – 10 de Febrero 2019

Luego de un fracaso migratorio, Marelis Loreto llegó a Guayaquil, Ecuador, donde desarrolla el proyecto Cuenta tu historia: autobiografías de la diáspora venezolana

Cuenta tu historia: autobiografías de la diáspora venezolana es un proyecto que tiene la estructura de un libro y funciona por temporadas. El 7 de febrero de este año comienzan a publicar la cuarta temporada.

Igual que un libro, cada historia tiene una introducción, siete capítulos y conclusión. Las introducciones y conclusiones de cada temporada son escritas por Marelis y cada uno de los capítulos es una historia diferente contada por su protagonista, en primera persona. 

Marelis, filósofa de profesión, aclara que no se trata de historias de vida, sino de algo más parecido a monólogos de teatro. “La imagen que pensé cuando la idea del proyecto estaba naciendo, fue la de una persona sentada en un taburete bajo una luz cenital, contándole a un público a oscuras cómo ha sido su proceso migratorio. Así, íntimo y anónimo”.

Sin edulcorantes ni eufemismos

Marelis fue la primera en sentarse en el taburete bajo la luz cenital. Su historia es la primera de la primera temporada y lleva por título Migrar: Sin edulcorantes ni eufemismos. Es el relato de dos “fracasos migratorios” que con el tiempo quedó en uno.

Luxemburgo era su sueño y el de su pareja, Luis Pérez Valero, musicólogo, compositor y docente “y para ello nos parecía entender que debíamos hacer una larga escala en otro país europeo, que decidimos que fuera España. Escogimos estudios por dos razones: para poder sacar nuestro dinero del país (lo cual no podía hacerse impunemente sin autorización del Gobierno/Estado) y para tener permiso de residencia. Es decir, para estar legales.

Escogí hacer estudios feministas movida por convicciones, creyendo que añadirle un elemento ‘práctico’ a mi currículum me abriría un abanico de posibilidades laborales. Pero tampoco era que me engañaba. Siempre supe que la renuncia al país pasaba directamente por la renuncia a mi carrera. En Venezuela somos raros los que nos dedicamos a la filosofía, pero en Europa no hay nada más común que eso. Gente que estudió filosofía y fanáticos del fútbol podrían abarcar fácilmente el 80% de la población española, de modo que trabajar en un zoológico recogiendo bosta de elefante era lo que me había planteado para ese proceso de transición, hasta que pudiéramos llegar a Luxemburgo”.

En España comprobó que en cuestiones legales, una cosa puede decir el papel y otra la práctica, la vida real. “si bien teóricamente sí es posible el cambio de estatus en España, en la práctica esto no ocurre a menudo. Y no ocurrió en nuestro caso. El estatus que sí estábamos a punto de perder era el de estudiantes para convertirnos en ilegales, al margen de la sociedad, con todas las imposibilidades que ello implicaba. Cuando vimos que estábamos a punto de caer en ese abismo dimos patadas de ahogados, tuvimos una alegría de tísico, pero luego decidimos renunciar a nuestra apuesta porque creímos que moriríamos –literalmente- en el intento”.

La primera víctima fue Bilbo, uno de los tres gatos que los acompañaron en la aventura. Le diagnosticaron diabetes “y eso fue determinante en nuestra decisión de regresar a Venezuela” a pesar de la solidaridad de los vecinos españoles que con frecuencia invitaban “a los chicos venezolanos” a compartir unas tapas.

 Muchachita los acompañó en España y ahora está en Guayaquil

Regresamos a Venezuela en el inicio del proceso inflacionario. Regresamos masacrados por nuestro propio fracaso, destruidos, sin fuerzas para hacerle frente a la hecatombe venezolana. Muchos nos llenaron de cariño pero pocos entendieron nuestra devastación. Yo enfermé al poco tiempo de haber llegado, enfermé tan profundamente que envejecí como unos veinte años.

A finales de 2016 mi esposo consiguió trabajo en Ecuador: un correo de un amigo con una oferta de trabajo, envío del currículum, respuesta, entrevista y “sí, véngase en dos semanas”. Nada parecido a nuestro intento previo. Aquí no hubo pre-tesis migratoria y sí hubo, por el contrario, seguridad laboral para él. Nos endeudamos para que él pudiera viajar adelante y nos volvimos a endeudar para que yo pudiera reunirme con él cuatro meses después.

El primer año en Guayaquil fue difícil para Marelis. Se proyectaba como un segundo fracaso migratorio porque la búsqueda de trabajo era infructuosa por la edad: Mayor de 40 años. La reconfortaba la calidez y solidaridad guayaquileña.

Sus únicos trabajos de ese primer año fueron a destajo y desde sus redes venezolanas: clases de filosofía por skype, corrección de textos y producción de artículos.

Me estaba consumiendo de la preocupación así que, cuando cumplí el año aquí, y entendiendo que necesitaba producir algo propio y que yo lo considerara importante, me ideé el proyecto Cuenta tu historia: autobiografías de la diáspora venezolana”. Eso la hizo renacer.

El proyecto tiene tres objetivos claros: 1) hacer registro de dos datos objetivos, a) lo que se vive dentro de Venezuela que termina siendo móvil para que la gente decida irse y b) con qué tiene que enfrentarse una vez en el exterior; 2) ser una ventana para los venezolanos anónimos, que muchas veces es tanto como un espacio para la catarsis de los protagonistas pues pocas veces uno tiene de verdad la oportunidad de ser escuchado sin juicio; y 3) referencia para aquellos que eventualmente decidan marcharse.

“El blog fue, desde un principio, el espacio natural para la publicación de las historias. La razón es obvia si se piensa que el proyecto no tiene ningún financiamiento. Cuenta tu historia no puede generar gastos. Blogger es gratuito, así que es la plataforma ideal”.

Todos para uno y uno para todos

Marelis ha ido armando su equipo ad hoc. Anavi Piñeroque ilustró la primera temporada, vive ahora mismo su proceso migratorio en Canadá; Natali Herrera-Pachecola fotógrafa que me acompañó en la segunda temporada, está en Estados Unidos; María Emilia Castellettambién fotógrafa que estuvo junto a nosotros en la tercera, vive en Venezuela; y Manuel Coelhoel ilustrador que me acompaña en la cuarta temporada que recién empieza, se mudó hace poco a Lima. El trabajo de cada uno es de altísima calidad pero además ha sido un gusto trabajar con ellos porque son muchachos responsables y comprometidos. Trabajar sin remuneración le resta incentivo, es normal, más cuando hay que concentrarse en salir adelante, de modo que su trabajo para Cuenta tu historia tiene un valor inmenso para mí.

El proceso para conseguir las historias es como sigue: hablo con el protagonista y le cuento del proyecto (y le mando el link del blog para que lo entienda mejor), lo enamoro y lo invito a que forme parte de él. En cuanto acepta fijamos una fecha para nuestro encuentro, que será por Whatsapp. El día fijado conversamos por mensajes de voz. Estos audios los transcriben mis transcriptoras estrellas (Sarah y Andrea, que están en Venezuela) para luego yo limpiarlos y editarlos. Una vez que el texto esté legible y amable se lo envío al protagonista. La razón de este paso es doble: es fundamental que el protagonista se lea a sí mismo vuelto texto. Contarle a otro nuestras experiencias, sabernos escuchados, puede resultar incluso un alivio para quien cuenta, pero leerse es un encuentro íntimo con uno mismo y muchas veces puede resultar doloroso. Considerando eso es que me parece primordial que el protagonista tenga esa lectura previa, antes de que se vuelva pública. La otra razón es de índole práctica: es para que el protagonista verifique que todo está en orden en la historia, que las cosas sí fueron como salen en el documento final. En cuanto la historia está lista y aprobada por el protagonista, pasa a manos del ilustrador. Por último lo subo al blog y lo dejo pendiente para publicación.

Las publicaciones duran 9 semanas, luego me tomo 4 semanas sin publicar para afinar la siguiente temporada hasta que llega el tiempo de publicar la nueva. Y así sucesivamente.

Todo proyecto tiene un final, ¿cuál será el final de Cuenta tu historia: autobiografías de la diáspora venezolana?

Delimitar el final de este proyecto no parece verosímil, porque el objetivo es hacer registro de la diáspora venezolana pero somos cerca de 5 millones. No es abarcable. Así las cosas, el límite es mi fuerza y mi disposición de tiempo para registrar tantas historias como sea posible. Por fortuna, como la estructura de publicación es por temporadas, si se me acabaran las fuerzas y no puedo continuar, con seguridad quedará cerrada la temporada y entonces sabremos que es la última.

Desde que empecé a materializar el proyecto pensé en buscar financiamiento,y es una idea que permanece, solo que es una vía que no sé muy bien cómo concretar. Lo que sí me queda claro es que eventualmente procuraré compilar las historias en un libro (o dos, o tres… lo veremos). Por lo pronto, suman 28 historias: 21 públicas y siete por salir a la luz. Y ya empecé a grabar las historias de los protagonistas de la quinta temporada. Siempre hay quien quiere contar su historia y allí estoy yo, para escuchar y luego volverlo texto. El proceso es una experiencia formidable.

Mi vida en Guayaquil…

Sobre nuestra vida en Guayaquil no hay tanto que contar. Luis pasa todo el día en la universidad y los gatos y yo permanecemos en casa, que es desde donde yo trabajo enCuenta tu historia y en cualquier tigre que me salga. Por ejemplo, en estos días escribí un artículo para Yo Dona, el sabatino de El Mundo, España, de quienes soy colaboradora eventual desde 2013.

Salimos poco. Ecuador es un país caro y afortunadamente nosotros somos del tipo que prefiere usar su tiempo para ver alguna película o leer un buen libro, así que no nos pesa. Tenemos un grupo de amigos venezolanos que son como nuestra familia acá y a ellos solemos visitarlos con alguna frecuencia. Por último está el cementerio, que es mi lugar preferido de la ciudad.

En general, a Luis y a mí siempre nos ha parecido importante visitar los cementerios de las ciudades que conocemos, pues ése es probablemente el lugar con más historias. Por cada tumba hay alguien que vivió una vida irrepetible y es estupendo elucubrar sobre esas vidas a partir de muy pocos datos: fechas de nacimiento y muerte, dedicatoria y el estado en que se encuentra la tumba.

En el caso del cementerio de Guayaquil, además de que es precioso, la primera vez que lo visité me hizo sentir exactamente lo mismo que sentía cuando iba a estudiar al Parque Los Caobos, en Caracas. Es curioso eso porque no se parecen en lo absoluto, pero la sensación en mí es la misma: una enorme tranquilidad que lo vuelve el espacio idóneo (fuera de casa) para leer. Además, hay colonias de gatos y puedo pensar en muy pocas cosas que me hagan tan feliz como estar rodeada de gatos mientras leo.

La última etapa antes de abandonar Venezuela por Maolis Castro – El País – 16 de Febrero 2019

La ciudad de San Antonio, fronteriza con Colombia, aprovecha el negocio de la migración

Una mujer con su bebé, en la frontera entre Venezuela y Colombia.
Una mujer con su bebé, en la frontera entre Venezuela y Colombia. FERNANDO LLANO AP

José Leonardo Maldonado selecciona a sus clientes desde la entrada de su casa. Los ve llegar arrastrando con sus maletas en búsqueda de hospedaje. “Cuando entran y salen rápido del hotel, con los mismos equipajes, yo intuyo que no tienen casi dinero para pagar y ofrezco en alquiler una de mis habitaciones por menos precio”, relata. Los carteles en la fachada de su vivienda ofertan “pasar una noche” en un dormitorio por 15.000 o 20.000 pesos colombianos (entre 4,7 y 6,3 dólares) no son suficientes. La competencia en San Antonio del Táchira, la última ciudad de la frontera venezolana antes de cruzar a Colombia, ha crecido al ritmo de la emigración.

Un hombre en la puerta de un cibercafé, donde se tramitan habitualmente las tarjetas de movilidad fronteriza.
Un hombre en la puerta de un cibercafé, donde se tramitan habitualmente las tarjetas de movilidad fronteriza. RAÚL ROMERO

San Antonio del Táchira es el “tercer país”, dice un grupo de amigos en una plaza. Casi todos los negocios están desolados en el día, mientras en las noches se hallan repletos de familias con equipajes. “Mi restaurante era uno de los mejores, en las noches se llenaba de gente que se divertía. Pero ya no viene nadie, apenas hago cinco almuerzos cuando antes hacía 300. No quiero cerrarlo porque tengo esperanzas de que sea lo mismo de antes, así que ahora debo rentarlo en las noches para hospedar a personas que están de paso”, indica S. C., una mujer que pide omitir su identidad.

Muchos locales han modificado su función para satisfacer las necesidades de los migrantes. En una venta de empanadas se anuncia que se alquila un espacio, sin colchón, para dormir una noche por 3.000 pesos y una agencia de viajes acumula a una decena de personas en la noche en su sala. Es un servicio que bordea entre la legalidad y la ilegalidad. “No soy el dueño del local, pero sí de la venta de comida. Rentar el sitio físico puede molestar a los propietarios. Pero es la única forma de sobrevivir”, señala otro comerciante.

La variedad es extensa. Los cibercafés encontraron una fuente de ingreso en la Tarjeta de Movilidad Fronteriza, un documento exigido por Migración Colombia y tramitado por Internet. El costo suele ser de 2 dólares, aproximadamente, y su plastificación de 50 centavos adicionalmente. Antes iban los estudiantes o los jóvenes a consultar internet, pero ahora se acercan a sacar su carné.

Un hombre en el centro de San Antonio, donde se ha extendido el negocio del alquiler de habitaciones por horas.
Un hombre en el centro de San Antonio, donde se ha extendido el negocio del alquiler de habitaciones por horas. RAÚL ROMERO

San Antonio se ha transformado en una ciudad dormitorio para muchos venezolanos. “Yo paso la mayoría del día en Colombia, trabajando y solo vengo a dormir a Venezuela”, dice Andrés Tovar, un vendedor de comida ambulante.

“Vivíamos en unas de las fronteras más dinámicas de América Latina y el intercambio comercial era impresionante. Mi papá tenía agencias de aduanas, pero tocó paralizarlas por completo. Quedan muy pocas en este momento. La zona comercial de San Antonio era muy conocida en sus años de apogeo, vendían muchos electrodomésticos y se importaba. Pero cambió la realidad y ahora casi todos los almacenes están cerrados”, explica la abogada Danny Rojas.

El sonido del arrastre de las maletas es característico del puente Simón Bolívar de Táchira. A unos pocos metros está Cúcuta, la ciudad colombiana fronteriza con Venezuela, adonde se trasladan cientos de personas a diario. Jair, de 18 años, trabaja como “carretillero” –transportador de mercancía en carreta– en esa vía durante horas. Para demostrar lo peor de su jornada se levanta la camisa y deja al descubierto una espalda insolada y rasguñada. “Un señor me pagó 20.000 pesos por llevar sacos pesados. Me emocioné por la plata, pero luego me arrepentí porque me dejó adolorido”, afirma. Sin embargo, él prefiere ganar el dinero así que regresar a El Vigía, en el Estado de Mérida, una localidad cercana a San Antonio del Táchira, porque está seguro de que estará “hambriento” a los pocos días. “Ahora puedo comer bien: un pollo, pan y otras cosas. Pero a veces me siento mal al comer porque pienso en mi mamá y mi hermanita. Creo que ellas pueden estar hambrientas. Les envío todo el dinero que puedo, pero desaparece rápido”, explica.

Los carretilleros ganan hasta 100.000 pesos en un día, más de cinco salarios mínimos mensuales en Venezuela. Pero los “trocheros” obtienen más dinero: son los que transportan mercancías o personas por caminos clandestinos hasta Colombia. Los negocios irregulares también han proliferado con la crisis en los andes venezolanos. Del control impuesto sobre la venta de gasolina ha florecido un mercado negro. Algunos admiten que acuden al comercio ilegal para generar ingresos adicionales, muchos reconocen que la crisis ha llevado al límite a los venezolanos.

Maduro y sus mentiras quedan al desnudo ante la BBC por Sabrina Martín – Panampost – 12 de Febrero 2019

Con sus extraordinarias preguntas, Guerin “desnudó” a Nicolás Maduro, lo dejó en evidencia y permitió que el mundo se entere la realidad de la crisis humanitaria.

Con sus extraordinarias preguntas, Guerin “desnudó” a Nicolás Maduro, lo dejó en evidencia y permitió que el mundo se entere la realidad de la crisis humanitaria sin precedentes que enfrentan los venezolanos (Twitter)
Un Nicolás Maduro con sobrepeso, temeroso y lleno de mentiras ofreció una entrevista a la BBC en la que no solo afirmó que la crisis humanitaria es un “show”, sino que además intentó engañar a la audiencia en todas sus respuestas a las preguntas formuladas por la periodista Orla Guerin.

Con sus extraordinarias preguntas, Guerin “desnudó” a Nicolás Maduro, lo dejó en evidencia y permitió que el mundo se entere de la realidad de la crisis humanitaria sin precedentes que enfrentan los venezolanos. Fue una entrevista muy valiente y para nada complaciente, a diferencia de, por ejemplo, la que realizó Jordi Evole.

Orla Guerin

@OrlaGuerin

I asked Nicolas Maduro, who still occupies the Presidential Palace, if he could tell me the cost of a kilo of cheese. He couldn’t give me a figure.
The answer is its almost an entire monthly salary.

Mientras en Venezuela recientemente murieron once niños por vómitos y diarrea, y pacientes con apendicitis se encuentran al borde de la muerte, Maduro asegura que la crisis humanitaria es un “show” auspiciado por Estados Unidos.

“Venezuela no es un país de hambruna. En Occidente se desfigura la situación en Venezuela para justificar cualquier intervención”, aseguró.

“Eso es un show que ha montado el gobierno de Estados Unidos con la complacencia del gobierno colombiano para tratar de humillar a los venezolanos”, agregó Maduro.

Para el usurpador de la Presidencia, la ayuda humanitaria canalizada por el presidente legítimo Juan Guaidó es una “migaja”, y en plena entrevista aseguró que se trata de “comida intoxicada”.

“Nosotros decimos no a las migajas que ellos pretenden traer, una comida intoxicada de sobra que tienen. Venezuela produce y trabaja, y nuestro pueblo no necesita ser mendigo de nadie”, dijo Maduro en un tono altanero.

Sin embargo desde Venezuela y fuera de las fronteras, los venezolanos piden a gritos la ayuda humanitaria para paliar la escasez de alimentos y medicamentos que ha causado la muerte de miles de ciudadanos.

Pero mientras Maduro habla de “migajas” para los venezolanos que comen de la basura, cualquier ayuda es necesaria, sobre todo cuando se está al borde de la muerte y en muchos casos al punto de desnutrición.

Maduro, que continuó mintiendo en la entrevista, señaló que Venezuela tiene un 4,4% de pobreza extrema. Pero las cifras del régimen chavista contrastan con la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi), realizada por las principales universidades de Venezuela, que establece que el 87% de las familias están bajo la línea de pobreza y el 61,2% viven en pobreza extrema.

Para el líder del chavismo “Venezuela no es un país de hambruna” y califica como “estereotipo” la realidad de la crisis humanitaria reflejada en los medios de comunicación tanto nacionales como internacionales. Asímismo, Maduro acusó a Trump de “bloquearle dinero” que tenía como fin la compra de alimentos y medicamentos.

“El gobierno de Donald Trump nos ha secuestrado US$10.000 millones de cuentas bancarias y otros miles de millones en oro en Londres que son nuestros, dinero con el que íbamos a comprar alimentos, medicinas, e insumos”, señaló.

Pero la afirmación de Maduro es completamente desmontable, sobre todo, porque recientemente emprendió un envío de 100 toneladas de ayuda humanitaria a Cuba. ¿Cómo es que denuncia un bloqueo económico para comprar alimentos y medicamentos para los venezolanos, pero sí puede enviar tal cantidad de productos a la isla?

En la entrevista, Maduro señaló que sus números oficiales revelan que solo se han ido del país 800.000 venezolanos; sin embargo esa es otra cifra desmontable, pues según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) existen al menos 3 millones de venezolanos refugiados y migrantes en todo el mundo.

Para Maduro la razón de la emigración es la supuesta “guerra económica y persecución financiera” internacional; sin embargo a pesar de que denuncia dichas “agresiones” sigue sin permitir el ingreso de ayuda humanitaria bajo la excusa de una “intervención internacional”.

Entre otras mentiras, el usurpador señaló que “Venezuela tiene los problemas que pueda tener cualquier país del sur, del tercer mundo, de América Latina”; pero ignora que el país suramericano tiene la inflación más alta del mundo, los salarios más bajos de la región y una escasez de alimentos y medicamentos que superan la economía de un país en guerra.

Para alegar que supuestamente en Venezuela hay democracia, Maduro señaló que el chavismo ha “ganado 23 de 25 elecciones”; sin embargo no comentó que los últimos comicios en el país suramericano son cuestionables y sin garantías debido a que se anuló a los principales partidos de oposición, apresó a los líderes políticos, inhabilito a candidatos opositores,  impidió la observación internacional y hasta modificó resultados electorales de la mano del chavista Consejo Nacional Electoral (CNE).

En plena entrevista Maduro también se dio el “lujo” de desmentir lo que no es un secreto ante el mundo: no es reconocido por la mayoría de los países democráticos y perdió legitimidad al usurpar el poder.

El dictador asegura que no son 50 países los que lo desconocen, sino solo 12. Una afirmación que a simple vista es una mentira pues la mayoría de los gobiernos de América y Europa lo desconocen como presidente.

Para Maduro, todo es una “guerra política del imperio estadounidense, de la extrema derecha y del Ku Klux Klan que hoy gobierna en la Casa Blanca para apoderarse de Venezuela”.

Sin embargo, el gobierno de Donald Trump se ha convertido en el primero en sancionar la corrupción y la violación a derechos humanos en Venezuela, se ha encargado de desmentir y mostrar pruebas de que el régimen se convirtió en un narcoestado y ante ello, ha decidido tomar medidas.

Trump, y los principales gobiernos del mundo, han decidido ayudar a destruir la dictadura, para que  Venezuela recupere la democracia.

Ante la pregunta: ¿Hay alguna circunstancia bajo la que usted consideraría dejar el poder? Por primera vez Nicolás Maduro dijo la verdad: “No se trata de una persona. Yo no estoy en el poder porque yo quiero ni se trata de que pueda dejar el poder como una decisión individual”.

Por primera vez el usurpador reveló que no es él quien manda, que detrás de él hay un equipo (presuntamente de militares) que lo mantienen en el poder. Al parecer, Maduro es solo un rehén.

Pero la pregunta que terminó de destruír a Nicolás Maduro en la entrevista fue: ¿Podría decirme cuánto cuesta un kilo de queso en Venezuela?

La respuesta: “Tiene distintos precios de acuerdo a la región”. Maduro no supo responder que en Venezuela un kilo de queso tiene el valor de un salario mínimo; que el sueldo mensual de un venezolano solo alcanza para comprar eso y no cubrir la canasta básica. El dictador reveló que no hace compras como el pueblo y que no tiene las mismas necesidades.

“Te quiero hijo, estoy orgulloso de ti” por Moisés Grillo – Diario de Avisos – 25 de Enero 2019

El padre de Juan Guaidó habla en exclusiva para el DIARIO desde Tenerife

El progenitor del presidente encargado de Venezuela, Wilmer Guaidó, fue el gran protagonista en la concentración celebrada ayer en la capitalina plaza de España; hubo políticos de CC, PSOE, PP y Cs

En el centro de la imagen, el padre del presidente encargado de Venezuela, Wilmer Guaidó, que ayer se convirtió en el auténtico protagonista de la concentración venezolanos en Tenerife. F. Pallero

“Estoy orgulloso de ti, ‘papá’ cumpliendo con tu país como siempre me has dicho; peleando por tu país. Te quisiste quedar y cumpliste. Es un orgullo inmenso para cualquier padre y para mí mucho más. Te quiero, un abrazo en la distancia desde aquí y pronto nos vemos”. Este fue el mensaje que a través de DIARIO DE AVISOS quiso lanzarle ayer desde Tenerife Wilmer, el padre del autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Jua Guaidó.

Wilmer quiso tomar parte ayer, junto a miles de sus compatriotas, de la concentración en Santa Cruz de Tenerife a favor del cambio político en su país, a la que también acudió con su esposa y dos de sus hijas, Mariavalentina y Gabrielle Guaidó.

Tras vivir en Tenerife desde hace 16 años, según confirmaron a este periódico sus familiares, y casi sin quererlo, el padre de Juan Guaidó se convirtió en el auténtico protagonista de todo lo que se desarrolló junto al Monumento a los Caídos de la plaza de España de la capital tinerfeña en la noche de ayer. Gran parte de los asistentes quisieron inmortalizar el momento que tildaban de “histórico” con el progenitor del autoproclamado presidente de la República de Venezuela.

Además de Wilmer Guaidó, también tomó la palabra el diputado de la Asamblea Nacional Popular y miembro de la comisión de Derechos Humanos, Ramón López, quién recordó que “el 23 de enero de 1958, hace 61 años, cayó la dictadura de Marcos Pérez Jiménez” y hoy -continuó- “se inicia con la Presidencia interina de Juan Guaidó, la caída de la dictadura de Nicolás Maduro y sus mafiosos”.

Además de los miles de venezolanos congregados, también se pudo identificar a representantes de Primero Justicia en la Isla (formación política opositora al Gobierno de Nicolás Maduro), al igual que altos cargos de todas las formaciones políticas del Archipiélago. Entre otros, tomaron la palabra la diputada regional del Partido Popular, Cristina Tavío, quién lanzó un mesaje contundente del líder del PP europeo, Antonio López-Istúriz, que emitió este pasado fin de semana, “estamos con los venezolanos, con la libertad y con la democracia”. Poco tiempo después también subió apoyaron las reivindicaciones de los venezolanos congregados, el vicepresidente del Cabildo de Tenerife, Aurelio Abreu (PSOE) y el concejal de Hacienda de Santa Cruz de Tenerife, Juan José Martínez (CC), Enrique Rosales (Cs) y los también concejales populares en la capital, Carlos Tarife y Carlos Correa se encontraban entre el público. El acto concluyó con un padrenuestro y con todos los asistentes entonando la letra de ‘Gloria al Bravo Pueblo’, himno venezolano.

16 AÑOS EN LA ISLA TRAS HUIR DEL RÉGIMEN DE HUGO CHÁVEZ

Wilmer Gauidó llegó a Tenerife hace 16 años junto a su esposa y dos de sus hijas, Mariavalentina y Gabrielle, queriéndose alejar del régimen de Hugo Chávez. A pesar de la situación, el progenitor de los Guaidó reconoció ayer que Juan quiso permanecer en Venezuela para “pelear por tu país” y “cumplió”, reconoció su padre al Diario.

The Venezuelan Drama in 14 Charts by Gerver Torres – Center for Strategic and International Studies – 16 de Enero 2019

5Gerver.jpg

This February marks the 20th anniversary of Hugo Chávez’s rise to power in Venezuela. Unfortunately, under his regime, one of the most prosperous and promising countries in Latin America and the developing world has been in a downward trajectory. How did this happen?

Chávez, a former military officer, rose to power by taking advantage of the social discontent generated by Venezuela’s poor economic performance over the past two decades and running an intense populist campaign of incendiary and divisive rhetoric. However, upon assuming power, Chávez began dismantling democratic institutions. By taking control of all branches of the state, he was able to circumvent the system of checks and balances. Progressively, his government became the authoritarian, militaristic, socialist, and corrupt regime that exists today.

On the economic front, state interventions in the private sector became increasingly common where all types of controls were imposed. Hundreds of private companies, both national and foreign, were interfered with or expropriated under different procedures and millions of hectares of land were seized.

Chart 1: Price of Venezuelan Oil, 1999-2012
At first, everything seemed to work well because the price of oil increased steadily—in a country that has heavily depended on oil resources for decades. At one point, in 2011, it reached $100 per barrel.

Source: Ministerio del Poder Popular de Petróleo

Chart 2: Total External Debt, 1999-2012
Taking advantage of the financial strength provided by the extraordinary oil revenue, the government borrowed massively from international markets.

Source: ECLAC

Chart 3: Venezuelan Imports, 1999-2012
With all those resources, the regime was able to expand public spending enormously, creating a big consumption boom that was increasingly satisfied by imports. Domestic production, severely debilitated and under constant threats, was woefully incapable of satisfying demands in any sector.

Source: Banco Central de Venezuela

Chart 4: Population Under the Poverty Line, 1999-2012
In different degrees, that boom was enjoyed by almost everyone. Poverty had been reduced because a portion of the oil revenue and loans were used to fund a wide variety of social assistance programs. These social programs made the regime more popular and enabled it to advance on its populist agenda.

Source: Encuesta Nacional Encovi 
Chart 5: GDP Per Capita, 2013-2018
The good times did not last long. By 2012-2013, the signs of a crumbling model had become apparent. A prolonged depression has ensued since then, rivaling in its magnitude the Great Depression in the 1930s in the United States and most of the worst economic crisis documented in modern economic history.

Source: IMF and own estimates (for 2018 a GDP decline of 15 percent is assumed)

Chart 6: Oil Production and Prices, 1999-2018
As history has repeatedly shown, it is not possible to have sustained economic growth while depending on the price of a single commodity and borrowing money. Moreover, the Venezuelan system became extremely corrupt and incompetent, which further reduced the already-declining resources. Venezuela’s main source of income became increasingly limited.
                                       Source: OPEC and Ministerio del Poder Popular de Petróleo

Chart 7: Total Imports, 1999-2017
As oil revenue fell and international reserves were depleted, the government responded by cutting imports massively. There were not enough dollars to pay for imports, and whatever was available was being used to service the enormous foreign debt and fill the pockets of government officials and collaborators.

Source: BCVECLAC, and Torino Capital

Chart 8: Industrial Establishments in Venezuela, 1999 and 2017
This meant that there was not enough foreign currency to import food, medicine, or raw materials needed to supply the companies that had managed to survive. Eventually, the foreign debt payments also became untenable, and the country was declared to be in selective default.

As the years passed, Venezuela became more dependent on oil revenue and loans from international financial markets. However, those two sources of funding have dried up. Still, Venezuela could not produce what could not be imported because either the infrastructure had been destroyed or it could not import the raw materials it needed for production. As a result, Venezuela, which in the 1990s used to produce 70 percent of the food it consumed and import 30 percent, now produced only 30 percent and imported 70 percent.

Source: Conindustria and Reporte 1

Chart 9: Annual Inflation Rate, 2012-2018
Although the Chávez regime did not have enough foreign exchange reserves to cover imports or service its foreign debt, this did not prevent the regime from printing bolivars, the national currency, at an increasingly frantic pace. This fueled massive inflation, which today represents the only ongoing case of hyperinflation in the world.

Source: IMF and Venezuela National Assembly

Chart 10: Monthly Minimum Salaries in Latin America
As a result of this uncontrolled inflation, wages plummeted. Wages in Venezuela are the lowest in the entire region and among the lowest in the world currently—$6 per month. More shockingly, not only is this the minimum salary, it is the country’s median wage. This means that half of the workforce is earning less than $6 per month.

Source:  ChileEcuadorBrazilArgentinaColombiaMexico,  HaitiCuba, and Venezuela

Chart 11: Population Under Poverty Line
By 2017 poverty had skyrocketed to record levels. Since data is only available up to that year, the above graph does not even reflect the impact of hyperinflation in 2018. Therefore, it is safe to assume that these statistics are much worse today. Practically the entire country is living in poverty.

Source: Encuesta Condiciones de Vida, Encovi 2016 and 2018

Chart 12: Beyond the Economic Numbers 
The terrible crisis facing the Venezuelan people goes beyond economic problems. Venezuela’s infrastructure, a long-time victim of negligence with limited investments, has practically collapsed. Blackouts have become widespread, occurring with increasing frequency and duration in every region. Access to clean running water is consistently declining, limited by continuous interruptions. Approximately 70 percent of public transportation is completely out of service. Telecommunications, from basic telephone services to the internet, experience constant failures.

Source: Comité de Afectados Por Apagones

Chart 13: Homicide Rate, 1999-2017
Crime is rampant in Venezuela as a result of the complete institutional collapse. The country has one of the highest murder rates in the world, as the judicial system and other parts of government meant to provide law and order are not working.

Source: Observatorio Venezolano de Violencia

Chart 14: Migration
Internal discontent is growing, but so is the repression by the regime. The country has around 235 political prisoners, many of whom have been tortured or kept in inhumane conditions.  Furthermore, the most important opposition parties have simply been outlawed. Venezuelans, feeling desperate and hopeless, are fleeing from the disaster brewing in their home country. According to the United Nations, at least 3 million, or around 10 percent of the national population, have left the country as of late 2018.

Venezuela has become a case of a failed state, and the repercussions are not limited to the waves of refugees flooding the region. The country has also become an international hub of criminal activity. At least 12 high ranking governmental officials including the Vice President Tareck Al-Aissami have been designated by the U.S. government as international drug kingpins.

Overall, the past two decades under Chávez’s regime have represented a brutal setback in all dimensions of social life for the Venezuelan people. This should serve as a dire warning to those in the region in the potential path of socialist and authoritarian leaders.

Gerver Torres is a non-resident senior associate with the Americas Program at the Center for Strategic and International Studies in Washington, D.C. 

Commentary is produced by the Center for Strategic and International Studies (CSIS), a private, tax-exempt institution focusing on international public policy issues. Its research is nonpartisan and nonproprietary. CSIS does not take specific policy positions. Accordingly, all views, positions, and conclusions expressed in this publication should be understood to be solely those of the author(s).

Robaron a estadounidense que intentó regalar comida en Caracas por Gustavo Rodriguez – ACN – 15 de Enero 2019

Gringo-2.jpg

El estadounidense Spencer Demetriest quien intentó repartir comida gratis en Caracas tuvo que regresarse a Cúcuta porque los guardias lo robaron.

Desde hace dos semanas reparte toneladas de alimentos a los migrantes venezolanos en una plaza de Cúcuta. Miles de personas hacen cola mientras la Policía Metropolitana de la ciudad intenta controlar el interminable flujo de hambrientos.

Spencer contó que intentó realizar su filantrópica obra en Venezuela, pero los guardias se lo impidieron. Contó al diario La Opinión de Cúcuta que cuando llegaba a Caracas por carretera lo martillaron en varias ocasiones. Al explicar el motivo de su viaje a los militares le quitaron dinero, lo estafaron. Como zamuros le caían para exigirle dólares y divisas.  Se indignó por lo que consideraba descarados robos y decidió volver a la capital del Norte de Santander.

Desde entonces reparte comida gratis en el parque Mercedes Ábrego. Allí miles de venezolanos se congregan para saciar su hambre. El estadounidense, nacido en Filadelfia, contrató siete carros ambulantes de comida rápida.

En Venezuela hay hambre

gringo.jpg
El altruista estadounidense regala un vaso de avena a un niño venezolano. Foto: La Opinión

Ayer lunes regaló a cucuteños y venezolanos 1.150 perros calientes, 350 pastelitos, 200 papas rellenas y 100 avenas. Además entregó gratis 100 chorizos y 100 mazorcas de maíz. La cuenta que pagó el filántropo gringo fue de dos millones 150.000 pesos.

Franklin Alberto Garnica, dueño de la panadería ubicada en una esquina del parque, dijo que el hombre le desocupó su negocio. “Él llegó, se paró en la puerta y dijo todo es gratis. Todo lo que pidan yo lo pago, ni le entendía. Entonces alcancé a cobrarle como a dos personas y se me paró al lado y volvió y me dijo que él pagaba todo lo que pidieran. Al cabo de dos horas, le facturé un millón 200.000 pesos”.

Spencer se comunica con dificultades con unas personas que lo ayudan. Para ello utiliza aplicaciones y el traductor de Google.

Lamenta que en Venezuela las autoridades son colaboren y se dediquen a estafar a los que pretender solventar la situación. Niegan que exista crisis humanitaria alguna. Por su parte, los migranets venezolanos se muestran agradecidos con la caritativa acción del estadounidense.

Venezuela: la ruleta de la vida cotidiana por Francesco Manetto – El País – 13 de Enero 2019

La grave crisis generada por el modelo chavista obliga a millones de personas a dedicar sus días a buscar cómo salir adelante

Un hombre lee un periódico, ayer en una calle de Caracas.
Un hombre lee un periódico, ayer en una calle de Caracas. YURI CORTEZ AFP

Despertar en Venezuela es, cada mañana, el paso previo a una pregunta vital. ¿Ha llegado el momento de irse? Se la hacen los jóvenes, las familias, los que se quedan a la espera de las remesas, las clases populares que sobreviven a duras penas con las ayudas del Gobierno y los que nunca habían temido el fantasma de la miseria. La lucha por la vida cotidiana, con la excepción de unos pocos privilegiados próximos a las autoridades, afecta a todos, aunque golpea con fuerza desigual. La toma de posesión el pasado jueves de Nicolás Maduro, que mantendrá el poder hasta 2025, es el último capítulo de una deriva institucional sin freno. A eso se añade una emergencia económica que convierte la rutina de millones de venezolanos en un juego angustioso en el que hay que combinar contactos, ingenio y suerte. Aunque, al final, todo acaba pareciéndose a una ruleta.

Los días de Mariana Silva, de 43 años, son un ejemplo de cómo se afronta esa carrera de obstáculos dentro de una familia de Caracas que en el pasado tuvo los recursos para pagar unas vacaciones sin lujos en España o en Roma. Tras estudiar Filosofía, trabajó en el Museo de Bellas Artes, en la Galería de Arte Nacional y en galerías privadas y ahora hace equilibrios cada vez que sale a comprar comida para sus hijos —de 23, 13 y 10 años— y un joven del que se hace cargo.

Mariana Silva, el viernes en la terraza de la casa que alquila.
Mariana Silva, el viernes en la terraza de la casa que alquila. F. M.

“Nosotros nunca fuimos millonarios, pero comíamos. Cogías una arepa y poníamos jamón, queso… Hoy es una arepa con queso blanco rallado, que es el más económico. Voy por los supermercados cazando. Si, por ejemplo, consigo un pescado de esos congelados a precios viejos, ayer encontré unos filetes a 900 bolívares el kilo –menos de 50 céntimos de dólar—, entonces compro diez paquetes y pasamos 10 días comiendo pescado”, relata. “En esta casa comer hoy en día un sándwich de jamón y queso es un lujo y no me da pena decirlo. Si consigo pasta a precios regulados, comemos cinco días pasta. Lo más irónico es que a todo esto tengo que dar las gracias a Dios, gracias por un malvivir”.

Desde su terraza, en la urbanización de Los Naranjos, se divisa una ciudad que, después de dos décadas de chavismo, sigue bajo el yugo de la brecha social. Pero ahora la inmensa mayoría de la sociedad, tras la desaparición casi absoluta de las clases medias, está más cerca de la pobreza o inmersa en las penurias. Puede permitirse vivir allí porque unos amigos que migraron le alquilaron una casa por 100 dólares mensuales. A ese gasto suma el colegio privado de sus dos hijas.

Los venezolanos no migramos porque no nos gusta el país, lo hacemos obligados

MARIANA SILVA

“En noviembre pagábamos 3.000 bolívares por cada niña —algo más de un dólar—, en diciembre subió a 12.000 y ahora a 22.000 más una cuota 30 dólares por familia. Pero cuando tú ves lo que hace un profesor, que a lo mejor vive en Petare, que se agarra cinco autobuses para llegar a las siete de la mañana, para pasar tiempo con tus hijos… ¿Qué hace un profesor con 4.500 bolívares al mes, que es lo que vale un cartón de huevos?”. Esa cantidad equivale a un salario mínimo, lo que perciben alrededor del 70% de los trabajadores con empleo formal.

Este sábado precisamente en el barrio popular de Petare, José Florentino, conocido por los vecinos como El Portugués desde los años del estallido social del Caracazo, vendía el kilo de bistec a 4.600 bolívares y el jamón ahumado a 6.000. Todos esperan ahora de Maduro el anuncio de un paquete de medidas económicas, porque la colaboración comercial con China, Rusia y Turquía que exhibe el Gobierno aún no se ha notado en la calle.

¿De dónde sale el dinero para sobrevivir? En el caso de Mariana Silva, de la venta de algunas de las obras de arte de la familia –su padre fue crítico—, del apoyo de los allegados y de unas cenas con ópera en vivo que organiza en su terraza. “Nosotras somos felices cocinando, cuando las cantantes cantan Las bodas de Fígaro una dice vale la pena”, relata Mariana Silva, que en 2017 fue muy activa en el movimiento de resistencia a Maduro.

Cuando su exmarido dejó su trabajo de bombero, se fue a vivir a Ourense, donde transporta vigas en las obras. Ella no quiere irse como han hecho más de tres millones de venezolanos, según Naciones Unidas. Lo intentó hace seis años. Vendió su vivienda e invirtió ese dinero en una casa de subastas en Bogotá. Los gastos la consumieron. “A los tres años me había comido todos mis ahorros. Eso fue en 2014 y yo sabía que Venezuela iba a peor. Los venezolanos no migramos porque no nos gusta el país, porque no nos gustan los venezolanos, lo hacemos obligados”.

La angustia de los que se van

Carmen Elisa Rubio, el pasado miércoles en la terminal de autobuses de La Bandera en Caracas.
Carmen Elisa Rubio, el pasado miércoles en la terminal de autobuses de La Bandera en Caracas. F. M.

Esa es la percepción que tenían, el pasado miércoles, los que esperaban para comparar un billete de autobús en la terminal La Bandera de la capital. Irse en busca de oportunidades no es una aventura ilusionante, sino un éxodo forzado, que se emprende a menudo con angustia e incertidumbre.La migración separó familias, afectos que a veces se recomponen en algún país de la región, sobre todo Colombia. Carmen Elisa Rubio, de 45 años, aguardaba con sus cinco hijos para poder hacerse con un pasaje. Su plan era viajar a la ciudad San Antonio, cerca de la frontera, cruzar a pie hasta Cúcuta y llegar finalmente a Medellín, donde su esposo trabaja como herrero.

Rosa Maribel Gómez, el pasado miércoles en la terminal de La Bandera.
Rosa Maribel Gómez, el pasado miércoles en la terminal de La Bandera. F. M.

Otra madre, Rosa Maribel Gómez, exfuncionaria de un consejo comunal, planea llegar al país vecino, donde ya residen más de un millón de venezolanos, a través de una trocha o paso fronterizo ilegal. Asegura que ya ha encontrado empleo como interna en una casa de Valledupar, norte del país, por unos 600.000 pesos mensuales, menos de 200 dólares que intentará ahorrar para aliviar la vida de sus hijos, que se quedan con la abuela.

Tomó esa decisión porque la hiperinflación, que la última reconversión monetaria no ha logrado contener, y la dolarización de la economía convirtieron su rutina en una batalla constante contra los precios. “Venezuela me obligó a migrar”, lamenta. Esa Venezuela que hoy es símbolo no solo de la deriva del chavismo sino de una lucha por la supervivencia sin precedentes en el país.

Los impensados países donde ha llegado la migración venezolana – El Nacional – 3 de Enero 2018

Llegar a otras latitudes es la carrera migratoria más urgente que los venezolanos han emprendido desde hace tres años

La migración venezolana se ha impulsado en los últimos tres años debido a la crisis que vive el país, acentuándose en los países de la región. Pero esa no ha sido la frontera, los venezolanos se han erradicado países en los continentes europeos, asiáticos e incluso africanos.

A pesar de las condiciones bajo las que se ven obligados a salir de su nación, las personas no han trazado límites en las naciones en las que se han establecido. La Organización Internacional de las Migraciones deteminó que 17% de la población del país se trasladó fuera de su país con destinos pertenecientes a los continentes lejanos.

Durante la consulta popular realizada por la oposición en el año 2017, se calcularon más de 1.000 votos desde el exterior provenientes de Nigeria, Kenia, Marruecos y Sudáfrica. También se contabilizaron sufragios en Taiwán, Tailandia, Singapur, Omán, Kuwait, Japón y Hong Kong.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) indicó en su último informe sobre la diáspora venezolana que al menos 5.500 personas salen diariamente de Venezuela, y al menos 3 millones de ciudadanos han emigrado desde el año 2015 a los países aledaños como Colombia, Ecuador, Perú y Argentina.

Para el 2019 habrá dos millones más de migrantes venezolanos – Venepress – 2 de Enero 2019

La ONU realizó unas proyecciones donde estima que para el 2019 el número total de la región puede llegar a los 5,3 millones de personas

Para el 2019 habrá dos millones más de migrantes venezolanos

 

La migración de criollos parece que no cesará para el nuevo año, ya que diferentes organizaciones internacionales y economistas pronostican que es muy difícil que ocurra un cambio en Venezuela.

2018 el año de la masiva migración de criollos 

https://e.infogram.com/8804706b-c7b3-444d-8038-c95827d8e0ca?src=embed

Venezuela, el país con mayor índice de malaria

La salud es otro de varios problemas que se viven cada día en el país suramericano.

Criollos “regados” en el mundo

 

A %d blogueros les gusta esto: