elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Embajada

Este es el plan de Nicolás Maduro con Corea del Norte y Kim Jong-un por Daniel Gómez – ALnavío – 3 de Octubre 2019

Todo cobra sentido. El viaje del hijo de Nicolás Maduro a Corea del Norte. La apertura de la embajada en Pyongyang. La misión de Diosdado Cabello como mensajero. Es el trabajo previo a la visita que “muy pronto” hará Maduro a Kim Jong-un. Quiere sellar la alianza. Quiere establecer el eje Caracas-La Habana-Pyongyang. Quiere ratificar el desafío a EEUU. Quiere asesoramiento para evadir sanciones. Los detalles se los ofrece al diario ALnavío una fuente de inteligencia cercana a Maduro.

En Corea del Norte son expertos en eludir sanciones / Foto: KCNA
En Corea del Norte son expertos en eludir sanciones / Foto: KCNA

“Muy pronto iré a Corea. Tú abriste ya la puerta. El camino”, le dijo Nicolás Maduro Diosdado Cabello este miércoles.

Maduro lo logró: visitará Corea del Norte. Desde que llegó al gobierno, ha hecho esfuerzos por acercarse al país asiático. Permitiendo una embajada en Caracas, celebrando en Venezuela sus efemérides, apoyando los esfuerzos de Kim Jong-un

Poco a poco ha estrechado los lazos, aunque lo cierto es que, en los últimos meses, la relación ha tomado un nuevo impulso. Según una fuente de inteligencia cercana al régimen le dice al diario ALnavío, lo que busca Maduro en Corea del Norte es asesoramiento para evadir sanciones. Son expertos en eso.

De acuerdo con una investigación del Centro de Estudios de Defensa Avanzada de EEUU, Corea del Norte emplea los siguientes mecanismos para evadir sanciones:

– Un complejo sistema de traslados en puertos.

– Envíos secretos en mar abierto.

– Empresas fachada.

Bradley O. Babson, presidente del Foro Económico República Popular de Coreaen la Universidad Johns Hopkins de Washington, agrega en un reportaje para La Vanguardia que:

– El gobierno norcoreano es cada vez más resolutivo eludiendo sanciones.

– También cuenta con apoyo de empresas extranjeras.

Otros detalles se pueden leer en un informe de Naciones Unidas publicado este agosto:

– Corea del Norte es una amenaza cibernética.

– Sus hackers han robado 2.000 millones de dólares en criptomonedas en los últimos años.

El diario ALnavío también cuenta con el testimonio de un testigo de excepción en una de Nicolás Maduro. Esto se preguntó el mandatario:

– ¿Cómo hacen los de Corea del Norte para eludir las sanciones?

El acercamiento a Corea del Norte coincide con el mayor cerco a Maduro. Este se ha agudizado como consecuencia del Informe Bachelet y de las medidas decretadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Se ratifica el desafío del chavismo y de Maduro hacia EEUU y hacia la comunidad internacional. Demuestra que por muy bloqueado y acosado que esté, tiene margen de maniobra, actúa con independencia y escoge a los amigos. A los compañeros de viaje”.

En julio el hijo de Maduro, Nicolasito Maduro Guerra, visitó Corea del Norte con una delegación de las Juventudes del PSUV, el partido chavista, y se deshizo en alabanzas a Kim Jong-un.

En agosto Maduro abrió una embajada en Pyongyang y el vicecanciller para Asia, Rubén Darío Molina, encargado de la misión, estableció contacto con altos funcionarios norcoreanos.

El paso definitivo lo dio Cabello, número dos del chavismo y presidente de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, al ejercer de mensajero de Maduro la semana pasada.

Maduro tenía una carta para Kim Jong-un y Cabello se la entregó a través de un intermediario. Nunca se reveló su contenido, pero ahora se intuye que la misiva está relacionada con la visita que Maduro quiere hacer a Pyongyang.

También se sabe que Maduro mató dos pájaros de un tiro. Le envió la carta a Kim Jong-un para definir su viaje. Y a Cabello lo mantuvo lejos de Caracas ya que Maduro estaba en Moscú reuniéndose con el presidente de RusiaVladímir Putin. Como dijo al diario ALnavío esta misma fuente en otra ocasión, Cabello, al ser presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, considerada un suprapoder por el chavismo, sería el encargado de tomar una decisión en el país en caso de que algo sucediera.

De Corea del Norte, Cabello también trajo acuerdos.

– Tremendos acuerdos, dijo Maduro.

– Muy largos, agregó Cabello.

– Se pierden de vista los acuerdos con la República Democrática de Corea, sentenció Maduro.

Más que los acuerdos, la fuente destaca que: “Se ratifica el desafío del chavismo y de Maduro hacia EEUU y hacia la comunidad internacional. Demuestra que por muy bloqueado y acosado que esté, tiene margen de maniobra, actúa con independencia y escoge a los amigos. A los compañeros de viaje”.

Eso sí, Maduro deberá tener cuidado con estos compañeros de viaje. “No toleran la corrupción. Y ellos saben que en todas las instancias del gobierno hay corrupción”. Eso dice la fuente, que sabe de lo que habla porque se ha reunido con funcionarios de la embajada de Corea del Norte en Caracas, incluido el embajador, Ri Sung Gil.

También es importante destacar que Maduro ratificará este miércoles la alianza con Cuba. “La que nadie podrá romper”. Y es que Cuba también es un factor importante en la relación con Corea del Norte. Una fuente en Washington dijo a este diario que Maduro se acercó a Kim Jong-un por recomendación de La Habana.

En noviembre de 2018, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, visitó Corea del Norte y se reunió con Kim Jong-un. Este contacto confirmó los lazos de amistad que tienen estos dos países.

Sin ir más lejos, este lunes, al poco de marcharse Cabello, aterrizó en Pyongyang una delegación de la Fiscalía Suprema de Cuba, encabezada por Alicia Montesinos Li, vicefiscal general. Allí estableció alianzas de “cooperación jurídica”. ¿Para las sanciones? No se ofrecieron detalles al respecto.

De momento, la Agencia Telegráfica Central de Corea del Norte, que ha venido dando seguimiento a los viajes de Maduro, no ha dicho nada sobre la “muy pronta” visita del mandatario.

Comunicado de Partidos, Asociaciones, ONG venezolanos en España – 9 de Septiembre 2019

Un acto del embajador de Maduro en Madrid tensa el pulso entre la oposición de Guaidó y el chavismo español por David Placer – ALnavío – 6 de Septiembre 2019

El gobierno español ha autorizado una manifestación en contra del régimen venezolano justo en el lugar donde el embajador de Nicolás Maduro, Mario Isea, ofrecerá una charla para alabarlo. La izquierda española se prepara para apoyar al embajador, aunque hasta ahora no cuentan con permisos para manifestarse.

El embajador Mario Isea prepara su próxima charla en Madrid. / Foto: Facebook de la Embajaenezuela
El embajador Mario Isea prepara su próxima charla en Madrid. / Foto: Facebook de la Embajaenezuela

La oposición venezolana en Madrid y los movimientos españoles que hacen propagandade la revolución bolivariana tomarán la calle el viernes 13 de septiembre con motivo de la charla que dará el embajador del régimen de Nicolás Maduro en EspañaMario Isea.

El acto fue promocionado bajo el título “La revolución bolivariana bajo la amenaza estadounidense”, pero a última hora fue cambiado por otro de temática muy distinta: “El sistema educativo en la República Bolivariana de Venezuela”.

El gobierno español ha autorizado la manifestación opositora contra la charla del embajador de Nicolás Maduro, Mario Isea, y prepara un dispositivo policial para evitar cortes de tráfico como los ocurridos en 2017 por una manifestación multitudinaria contra otro acto de Isea

La delegación del gobierno español ya toma previsiones ante una posible confrontación entre grupos en la entrada y en la salida de la charla de Mario Isea que se celebrará en una pequeña sala del Ateneo de Madrid, con capacidad para 88 personas. En la charla también participará la profesora universitaria Arantxa Tirado, que viajó a Venezuela para difundir vídeos en McDonald’s y en las farmacias para asegurar que en Venezuela no se pasa hambre y hay medicinas.

La delegación del gobierno español, autoridad que autoriza las manifestaciones, ha confirmado que hasta ahora sólo ha otorgado los permisos para una manifestación en contra del régimen de Nicolás Maduro. Los convocantes, la Plataforma de Ayuda para Venezuela y la Asociación Española Venezolana por la Democracia (Aseved), han recibido la autorización, pero con restricciones.

No podrán invadir la calzada de circulación de vehículos ni cortar el tráfico. La manifestación también tendrá un horario restringido: desde las 19:00 hasta las 21:00 horas. Estas condiciones evitarían la repetición de manifestaciones masivas como el cerco al centro cultural de la Embajada por la charla “Venezuela por la justicia y la paz”, el 11 mayo de 2017.

Esa manifestación contra el régimen de Maduro terminó con calles cortadas y con un amplio despliegue policial que incluyó unidades antidisturbios y hasta helicópteros policiales. El embajador de Maduro, entonces, declaró a los medios de comunicación españoles que había sido “secuestrado” por los manifestantes.

Los grupos simpatizantes del chavismo, entre los que se encuentran Izquierda Unida y la Plataforma de Solidaridad con Venezuela, participarán en el acto de apoyo al régimen venezolano. Fuentes cercanas a la delegación del gobierno explicaron a ALnavío que los grupos habían solicitado también otro permiso para manifestarse en la defensa del chavismo. Pero la delegación del gobierno no lo ha confirmado. Lo que la institución sí ha ratificado es que sólo está aprobada la manifestación en contra del régimen de Nicolás Maduro.

El gobierno español no descarta aprobar también el permiso de manifestación para los adversos al régimen siempre y cuando se produzcan en espacios diferenciados que impidan la confrontación violenta de grupos contrarios. Los portavoces de la delegación del gobierno explican que, sin permiso oficial, los simpatizantes del chavismo sólo podrían manifestarse si el grupo no supera las 20 personas. El gobierno ya prepara un dispositivo policial para evitar altercados.

El opositor agredido convoca la nueva manifestación

Uno de los convocantes y solicitantes del permiso, el activista y dirigente político de la Causa R en España, Manuel Rodríguez, fue agredido en el último evento organizado por la embajada de Maduro en Madrid el 26 de junio pasado. El dirigente asistió a un encuentro en el que el régimen venezolano hizo publicidad de la política de vivienda de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. El ponente de la charla era el embajador Mario Isea pero finalmente fue sustituido por el exministro de Vivienda de Chávez, Farruco Sesto.

Tras la conferencia, Rodríguez tomó la palabra para cuestionar el discurso oficialista. De inmediato fue rodeado por afectos al régimen, golpeado y expulsado de la sala. Ahora, el organizador de la manifestación contraria al chavismo pide prudencia.

“Hemos hecho una convocatoria pacífica y lo hemos destacado en la invitación que se está difundiendo por redes sociales. No podemos tener confrontaciones violentas con los simpatizantes del régimen chavista en España porque eso sólo los beneficia a ellos”, explica Rodríguez, que denunció a los organizadores del último acto chavista en Madrid ante la policía.

Tras la agresión a Rodríguez, grabada en vídeo y difundida por las redes sociales, el Ayuntamiento de Madrid, bajo el control del alcalde del PPJosé Luis Martínez Almeida, anunció que no prestará más espacios municipales para la celebración de actos de enaltecimiento del chavismo. Pero la embajada de Maduro, que no paga los sueldos de los trabajadores desde mayo, sigue organizando actos en el Ateneo de Madrid, una institución con la que mantiene un convenio de colaboración.

La compañera de mesa de Isea, Arantxa Tirado, profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona, también ha recorrido Cataluña para dictar conferencias que intentan difundir una imagen positiva del régimen de Maduro. Tirado, que ha recibido el “Botón de Oro” del consulado de Maduro en Barcelona, también ha hecho publicidad de la manifestación opositora y ha pedido a los chavistas españoles acudir al acto con trajes “a prueba de fuego”. La politóloga sostiene que la oposición venezolana quema chavistas en la calle.

La embajada chavista en Madrid contrata a dirigentes de IU y regala viajes a Willy Toledo por Fernán González – OK Diario 27 de Julio 2019

dependencias-de-la-embajada-de-venezuela-en-madrid-con-el-embajador-en-el-centro.-655x368.jpg
Dependencias de la embajada de Venezuela en Madrid con el embajador en el centro.

Carmena envió una “afectuosa” despedida al embajador chavista en Madrid
Willy Toledo reapareció para defender a Maduro y dice que si se actúa en Venezuela habrá “un Vietnam”

Los empleados de la Embajada de Venezuela en Madrid están indignados. Tienen dificultades para cobrar mientras se ha contratado a un ex portavoz de Izquierda Unida como consejero política y a Willy Toledo se le pagan vuelos a Caracas.

Los empleados locales de la Embajada chavista están muy sorprendidos estos días por el fichaje de Juancho Santana como consejero político, que hasta junio ejerció como portavoz de Izquierda Unida en Majadahonda con un sueldo de 55.000 euros anuales brutos.

Su fichaje, como ha informado PD América, se produce mientras los trabajadores llevan meses con retrasos en el pago de las nóminas.

Según explican las fuentes consultadas por este periódico, acaban de cobrar la nómina de mayo y tienen pendiente aún la de junio y julio. La excusa que les dan es que están sufriendo embargos y que tienen que recibir el dinero del consulado de Barcelona que, a su vez, recibe dinero “a través de Serbia”.

Además, se ha recortado sobremanera el horario de los trabajadores rasos. Ahora solo van a su puesto laboral unas horas de lunes a miércoles. Entre los afectados por los recortes y los impagos hay casi una decena de personas.

Sin embargo, Santana no cobra como el resto de empleados de base y tiene un puesto dentro de la consejería política de la embajada. Su contratación está siendo utilizada por la embajada para fichar a colaboradores para difundir su propaganda prochavista.

Así, la embajada ha agradecido a partidos como el Partido Comunista de los Pueblos Españoles que hayan empapelado ciudades como Valladolid con carteles que rezan: “Pedro Sánchez imperialista y golpista. ¡Maduro presidente!”.

Anuncio de la Embajada chavista sobre su colaboración con partidos comunistas.
Anuncio de la Embajada chavista sobre su colaboración con partidos comunistas.
La indignación de los trabajadores se ha disparado también al conocer que mientras no están cobrando ellos ni los pensionistas venezolanos en España con derecho a ayudos, la embajada no está teniendo reparos en invitar a sus amiguetes.

Viaje de Willy Toledo

Es el caso del actor Willy Toledo que ha sido invitado por la embajada a un viaje a Caracas. PD América ha descubierto una factura en la que se ve cómo la embajada pagó cuatro vuelos al intérprete español en 2017. El actor viajó a Caracas con escala en París con la aerolínea Air France.

En una cadena de emails, la embajada le pregunta al artista si el viaje comprado le parece bien: “Hola Willy, confírmame que estás conforme por esta vía. Gracias”. A esto, Guillermo Toledo desde su email personal le contesta: “Todo bien. Sin problemas. Allí estaré. ¡¡Muchas gracias!!”.

Contra las cuerdas

Esta situación de descontrol total en la embajada hace presagiar a muchos la proximidad del fin de esta misión diplomática. Las fuentes consultadas avanzan que el embajador Isea va a viajar próximamente a Caracas e intuyen que pedirá un recorte mayor del personal. De esta forma sólo quedarían los diplomáticos.

Por su parte, Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y presidente encargado de Venezuela, ya ha nombrado a otro embajador en España. Se trata de Antonio Ecarri que ha sido recibido incluso por el Gobierno de España que también ha llamado a consultas a Isea para aclarar varias temas polémicos.

 

El eurodiputado Leopoldo López: “Si Bachelet quiere ver presos políticos que toque la puerta del embajador de España” por Daniel Gómez – ALnavío – 18 de Junio 2019

En la residencia del embajador español en Caracas, Jesús Silva, se refugia el opositor venezolano Leopoldo López, hijo del eurodiputado Leopoldo López Gil. Por eso este le dice a Michelle Bachelet, alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, que si quiere ver presos políticos en su visita a Venezuela, que vaya a la residencia de Silva. Ahí está su hijo, también conocido como “el preso político más famoso del mundo”.

“Si alguien puede ser útil hurgando dentro de una dictadura esa es la señora Bachelet” / Foto: ONU
“Si alguien puede ser útil hurgando dentro de una dictadura esa es la señora Bachelet” / Foto: ONU

La expresidenta de Chile Michelle Bachelet, alta comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, arribará a Caracas este miércoles. La visita genera expectación máxima. Desde que asumió el cargo en septiembre de 2018 ha sido objeto de presiones para que acuda a Venezuela. Para que contemple en primera persona lo que dicen los informes de la ONU: que el régimen de Nicolás Maduro persigue, reprime y mata. Eso es lo que hará a partir de mañana.

“Si Bachelet quiere ver presos políticos que toque la puerta del embajador de España”. Esta es la recomendación que Leopoldo López Gil, eurodiputado del Partido Popular, le hizo a la alta comisionada en una rueda de prensa este miércoles.

En la residencia del embajador español en CaracasJesús Silva, se refugia el hijo del europarlamentario, Leopoldo López, luego de que el 30 de abril, por orden del presidente encargado, Juan Guaidó, fuera liberado del arresto domiciliario al que le sometía el régimen. Liberado para un alzamiento contra Maduro que no prosperó y que obligó a López, conocido como “el preso político más famoso del mundo”, a resguardarse en la embajada española.

Al margen de la recomendación, el eurodiputado dijo que “si alguien puede ser útil hurgando dentro de una dictadura esa es la señora Bachelet”. Lo dice porque ella fue prisionera y objeto de torturas en 1975, bajo la dictadura de Augusto Pinochet en Chile. “Tiene la experiencia para saber dónde están torturando y encarcelando”.

Leopoldo López Gil también aludió a una cuestión ideológica. Bachelet es socialista, “como se dicen los sátrapas en Venezuela”. ¿Ablandará esto a la alta comisionada? Esto el eurodiputado lo deja en el aire.

Agregó que, en la visita, Bachelet corre el riesgo de que el régimen “le enseñe lo que ellos quieren que se vea”. En este sentido, ha ocurrido un acontecimiento que puede ser revelador: la liberación del diputado opositor, Gilber Caro, este lunes, en vísperas de la llegada de Bachelet. ¿Casualidad?

Bachelet llega el miércoles y se quedará en Venezuela hasta el viernes en la noche. Ese día ofrecerá una rueda de prensa a las 21:30 en la que compartirá las impresiones de una visita en la que supuestamente se cumplen las condiciones exigidas desde Ginebra a Maduro: que les deje reunirse con todos.

La agenda divulgada por la ONU informa sobre reuniones con Nicolás Maduro. Con los ministros del régimen. Con altos funcionarios gubernamentales. Con Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia. Con Tarek William Saab, fiscal general. Y con Alfredo Ruiz Angulo, defensor del pueblo.

También conversará con Guaidó. Con los diputados de la Asamblea Nacional. Con parlamentarios de la Asamblea Nacional Constituyente, el Parlamento inventado por el chavismo, así como con otros referentes políticos en Venezuela. Desde delegados de sindicatos hasta líderes religiosos.

Queda por ver si, como dijo Leopoldo López Gil, Bachelet tocará la puerta del embajador de España en Venezuela.

La Embajada de Maduro en España pagó un millón de euros por obras que no se ejecutaron por Daniel Gómez – ALnavío – 11 de Junio 2019

A finales de 2015, la Embajada de Venezuela en España encargó a la empresa Consorcio BMT, fundada en octubre de ese mismo año, una obra de 1.034.999,25. “Las obras nunca se hicieron, pero el millón y pico de euros sí se pagó”, declara a ALnavío la doctora en Ciencias de la Información, Virginia Linares. La empresa, en cambio, afirma que sí las realizó.

“Las obras nunca se hicieron, pero el millón y pico de euros sí se pagó”  / Foto: PCE
“Las obras nunca se hicieron, pero el millón y pico de euros sí se pagó” / Foto: PCE

10 de diciembre de 2015. Consorcio BMT, empresa a nombre de Pedro Miguel González Martín como administrador único, elabora un presupuesto de 1.034.999,25 euros para rehabilitar y acondicionar la residencia del embajador de Nicolás Maduro en MadridMario Isea, en la avenida Miraflores, 34, así como la sede de la Embajada de Venezuela, ubicada en Capitán Haya,1.

Las obras fueron requeridas por el Ayuntamiento de Madrid y el presupuesto, admitido por la Embajada de Venezuela. ¿Qué ocurrió? “Las obras nunca se hicieron, pero el millón y pico de euros sí se pagó”, declara a ALnavío la periodista venezolana, Virginia Linares, doctora en Ciencias de la Información, profesora universitaria en Madrid y colaboradora en medios como La Razón.

La confirmación de que las obras no tuvieron lugar se la suministran a Linares fuentes directas de la Embajada, las cuales se mantienen en el anonimato. Esas fuentes llevan trabajando con Isea desde que se ordenó la obra.

“Se supone que iba a haber un cambio de tuberías exigido por el Ayuntamiento y finalmente hubo unas pocas pintadas en la Embajada”, explica Linares. “En la residencia del embajador se cambiaron unos muebles viejos por unos de Ikea y ya”

“Se supone que iba a haber un cambio de tuberías exigido por el Ayuntamiento y finalmente hubo unas pocas pintadas en la Embajada”, explica Linares. “En la residencia del embajador se cambiaron unos muebles viejos por unos de Ikea y ya”.

ALnavío se ha puesto en contacto con la Embajada de Venezuela en Madrid y con la empresa Consorcio BMT. Esta sí respondió. Fue el propio Pedro Miguel González Martín quien afirmó que las obras se realizaron. De hecho, dice que este mismo jueves van a cubrir una fuga de agua en garantía con la obra.

“Tenemos los certificados del proyecto, hecho por arquitectos españoles”, declaró, al tiempo que invitó a este diario para comprobar que efectivamente sí se ejecutaron los trabajos.

En el presupuesto original, al que tuvo acceso Linares y también este diario, se detalla cómo las obras no eran simplemente pintar y cambiar muebles. El documento especifica demoliciones en la Embajada y en la residencia de Isea. Trabajos técnicos, mecánicos y sanitarios de alta cualificación. Como dice Linares, las fuentes de la Embajada nunca vieron demoliciones ni complicados trabajos técnicos.

La actividad del empresario que firmó la obra

Sobre el dueño de Consorcio BMT hay apenas información. Lo único son los reportes que comparte la web Infocif, la cual ofrece documentación comercial y datos sobre todas las empresas registradas en España.

Por tanto, de Pedro Miguel González Martín se sabe que participa en otras cuatro empresas diferentes a Consorcio BMT. Estas son Soluciones Tecnológicas Fusionet, SL Hostelería González MartínezAgman Services Surcero Global SL. Sobre estas tres últimas da la casualidad de que están domiciliadas en calle Castelló13, sótano derecha. Cerca del Parque del Retiro. Justo en la misma oficina donde tiene la sede Consorcio BMT.

Cabe destacar que la ubicación de la sede se sabe gracias a Infocif. En calle Castelló, 13, sótano derecha no no hay ninguna identificación que muestre que esas empresas tienen actividad en el lugar.

Sobre Consocio BMT tampoco abunda la información. Sí se sabe que se fundó con un capital de 3.000 euros el 21 de octubre de 2015, dos meses antes de que la Embajada de Venezuela en Madrid le encargara el proyecto del millón de euros.

ALnavío sigue trabajando en un caso al que la periodista Linares bautizó como EmbajadaLeaks. Hay más testimonios de trabajadores. Y hay más documentos que señalan supuestas corruptelas de la Embajada de Venezuela en Madrid. “Una casa de locos”, como la definen fuentes internas. Basta con un detalle: Muchas veces, mientras los trabajadores discuten en los despachos, una música suena de fondo. Es el embajador, Mario Isea, quien, como si con él no fuera la cosa, canta.

Canada closes its embassy in Venezuela – CBC News – 2 de Junio 2019

Venezuelan opposition leader Juan Guaido, who many western nations have recognized as the country’s rightful interim ruler, gestures as he speaks to supporters during a rally against the government of President Nicolas Maduro in Caracas, Venezuela, on May 1, 2019. (Carlos Garcia Rawlins/Reuters)
Canada is temporarily shutting down its embassy in Venezuela, according to Foreign Affairs Minister Chrystia Freeland. 

In a press release Sunday, Global Affairs confirmed all operations would be suspended effective immediately.

Canada will also be “evaluating the status” of Venezuelan diplomats to Canada appointed by President Nicolas Maduro.

“As Venezuela slides deeper into dictatorship, and as Venezuelans continue to suffer at the hands of the illegitimate Maduro regime, the regime has taken steps to limit the ability of foreign embassies to function in Venezuela,” Freeland’s statement said.

“Unfortunately, at the end of this month, Canadian diplomats in Venezuela will no longer be in a position to obtain diplomatic accreditation under the Maduro regime, and their visas will expire. Therefore, we are left with no choice but to temporarily suspend our operations at the Embassy of Canada to Venezuela.”

The U.S. withdrew its remaining embassy staff from Venezuela in March, citing a deteriorating situation.

Venezuela is in the throes of a historic political and social crisis marked by shortages of food and medicine that has driven three million people to flee the country in recent years.

For several months, Canada has advised Canadians to avoid all travel to Venezuela.

Freeland said Canada will still provide consular services through its embassy in neighbouring Colombia.

Los problemas que le genera a Maduro la renuncia de Isaías Rodríguez por Juan Carlos Zapata – KonZapata – 24 de Mayo 2019

El problema no es que Isaías Rodríguez haya renunciado a la embajada de Italia. Que al fin y al cabo ya Isaías Rodríguez no era embajador. Ni él quería a Nicolás Maduro, que es lo de menos, ni Maduro lo quería a él, que es lo demás.
Isaías Rodríguez no se quería con Maduro / Foto: Venevision.net
Isaías Rodríguez no se quería con Maduro / Foto: Venevision.net

Entonces el problema es que a Maduro se le abrió un boquete en Italia. No por lo que ejerciera Isaías Rodríguez sino por lo que representaba. Era el embajador formal. Y embajador es embajador, mucho más cuando la comunidad internacional tiene cercado a Maduro. Ahora a Maduro se le dificulta designar embajador en Italia. Tendrá que conformarse con un encargado de Negocios. Y si Isaías Rodríguez ya era un ausente en la escena diplomática italiana, cualquier funcionario de menor rango que se designe, lo será todavía más. De manera tal que Maduro se quedará sin embajadores en Italia. Porque es sabido que tampoco tiene en el Vaticano.

Maduro pensaba eso pero Isaías Rodríguez añoraba los tiempos en con Chávez le fue bien. Cuando estuvo en la Asamblea Nacional Constituyente. Cuando estuvo en la Vicepresidencia Ejecutiva. Cuando estuvo en la Fiscalía. Bueno, el paso por la Fiscalía fue penoso y allí se deterioran las relaciones con Chávez. Y por ello no repite. Se le cruza Luisa Ortega Díaz. Cuando Chávez activa el CREA, lo deja por fuera. Designa a José Vicente Rangel, a Germán Mundarain, a Roy Chaderton y Luis Brito García. A Isaías Rodríguez lo margina. Y marginado lo recoge Germán Saltrón. Más tarde salta a la embajada de España y luego a Italia en 2011. Muere Chávez y llega Maduro y comienza la pesadilla. Más de una vez Maduro, de vuelta de Rusia, hizo escala técnica en Roma y no se bajaba del avión para no verle la cara.

Maduro dirá que en Italia cuenta con activistas que lo defiendan, mejor que lo que hacía el ex embajador, a quien no le dio la oportunidad de hacerlo, rencillas mediante. De hecho, una periodista y un profesor italianos, mandaban más que Isaías Rodríguez, y son los que llevan la voz por Maduro, y son los que tomarán más protagonismo. A Isaías Rodríguez lo habían marginado de la Expo de Milán, donde asumieron el papel principal, entre otros, el cónsul de la ciudad, Giancarlo Di Martino, articulista radical de la causa madurista. Y ahora vino lo de la Expo de Venecia. Aguantó lo de Milán pero no aguantó lo de Venecia. Entonces dijo lo que dijo. Que para qué gastar dinero en un evento de esa naturaleza un país que no paga los sueldos al personal diplomático, que no puede pagar los arriendos, que no pagar las deudas atrasadas. Retrató al Estado madurista arruinado. Y esto va con todo el servicio diplomático. Por lo que Isaías Rodríguez estaba diciendo una gran verdad. Y esa verdad es la que provocó la ruptura definitiva.

Porque la ruptura venía. Isaías volvió a Caracas en 2017 para participar en la Asamblea Nacional Constituyente como todo un radical. Aspiraba a presidirla y se equivocó. Soñó inclusive volver a la Fiscalía General, y se equivocó. Qué iluso. Si tenía el antecedente de cómo Maduro había ido moviendo piezas desde sus tiempos en la Cancillería en beneficio propio, en beneficio del proyecto de poder propio que el grupo civil que acompañaba a Hugo Chávez en el poder comenzó a estructurar, previendo la muerte de este. No lo hicieron José Vicente Rangel ni Alí Rodríguez Araque. Entonces, cuando eran cancilleres, Chávez no estaba enfermo. Pero Maduro, antes de la enfermedad, en la enfermedad y después de la muerte, pensó en estrategia. Pensó en Francia, donde atornilló a Michel Mujica, pensó en Milán, donde designó a Gian Carlo Di Martino, pensó en Londres, pensó en Polonia, pensó en Turquía, pensó en España. Pensó inclusive en la FAO. Pensó en Rusia. Maduro pensaba con Calixto Ortega que a la sazón era el vice canciller para Europa, y ejecutaba, como ejecuta hoy en el Tribunal Supremo de Justicia en calidad de magistrado. Y también contaba Maduro con Temir Porras, asesor, para estos azares de la guerra del poder. Maduro con Chávez fue un canciller activo. En la OEA, en América Latina, en Europa, en la ONU. Para Maduro, el súper canciller, Isaías Rodríguez no era nadie. No estaba en el foco de los aliados, casi que de nada.

Maduro pensaba eso pero Isaías Rodríguez añoraba los tiempos con Chávez. Cuando le fue bien. Cuando estuvo en la Asamblea Nacional Constituyente. Cuando estuvo en la Vicepresidencia Ejecutiva. Cuando estuvo en la Fiscalía. Bueno, el paso por la Fiscalía fue penoso y allí se deterioran las relaciones con Chávez. Y por ello no repite. Se le cruza Luisa Ortega Díaz. Cuando Chávez activa el CREA, lo deja por fuera. Designa a José Vicente Rangel, a Germán Mundarain, a Roy Chaderton y Luis Brito García. A Isaías Rodríguez lo margina. Y marginado lo recoge Germán Saltrón. Más tarde salta a la embajada de España y luego a Italia en 2011. Muere Chávez y llega Maduro y comienza la pesadilla. Más de una vez Maduro, de vuelta de Rusia, hizo escala técnica en Roma y no se bajaba del avión para no verle la cara.

Los acreedores han tomado nota de lo dicho por Isaías Rodríguez en cuanto a las finanzas. Eso agita a los acreedores. No solo en Italia. También el mundo. Los agita de verdad porque ya no es chisme. Que los funcionarios no cobren. Que anden ejerciendo otros trabajos para sobrevivir. Que anden aguardando las remesas cada cierto tiempo como el coronel de El Coronel no tiene quien le escriba. Viendo hacia la puerta, viendo hacia el despacho, viendo si el embajador regresa del viaje de Turquía con un maletín y en ese maletín trae los dólares o los euros.

A Guaidó se le despeja un campo. El tren diplomático puede aprovechar esta oportunidad de hacer un lobby más efectivo. Porque Italia sigue sin reconocer a Guaidó y sin reconocer a Maduro. Pero ya se inclina más hacia Guaidó. La colonia italiana en Venezuela sigue siendo numerosa.

Los activistas de Maduro afianzan su rol. Y lo que en apariencia no lo es, se puede transformar en una incomodidad. Queda gente herida en la misión en Roma. Hay gente herida en Madrid. Hay gente herida en París.

Isadora de Zubillaga, la embajada de la prudencia por Manuel Gerardo Sánchez – The Objective – 20 de Mayo 2019

Isadora de Zubillaga es la embajadora de Venezuela en París desginada por Juan Guaidó en febrero de 2019. Asegura que “el carácter de nuestra lucha es tan pacífico que el mundo entero lo sabe”

download.jpg

Ha sido figura pública desde que, en 2006, se alistara en las huestes del partido político Voluntad Popular. Su nombre, no obstante, siempre a la zaga de personajes más controvertidos que se queman en el candelero mediático, pasa desapercibido. Otros muchos la han eclipsado, bien porque gusta de la discreción, la arcana compostura que la caracteriza, bien porque no ha detentado cargo de poder hasta ahora. Sus maniobras son de otras índoles, muchos más reservadas, tras bambalinas, “o estratégicas”, como ella asegura. No maquilla su proselitismo ni tampoco reniega de su fidelidad a Leopoldo López, quien la fichó como directora del despacho internacional de la Alcaldía de Chacao, cuando aún este gobernaba el municipio, antes de la inhabilitación y el presidio que lo proscribieron de los cargos de mando. Es cofundadora de la tolda naranja, cuyo devenir, a veces accidentado, a veces a trompicones, promete cambios. Hoy, más que nunca, aviva ilusiones con la presidencia interina de Juan Guaidó. Fue él, y no otro, en el ejercicio de sus competencias, quien la designó en febrero de 2019 como embajadora de Venezuela en Francia.

Sin más preámbulos, el haz de luz que la ilumina, la presentación formal que resuelve el anonimato de una carrera escarchada con no pocos éxitos —por su gestión como defensora de los derechos humanos es también ganadora del premio Sájarov 2017—. Ella es Isadora Suárez de Zubillaga, la especialista en ciencias económicas graduada en la Universidad de Boston que, en sigilo y sin aspavientos de arrogancia, teje una bien pensada urdimbre de alianzas extranjeras con el fin de derrocar a la dictadura de Nicolás Maduro.

“Ella sabe más de lo que dice”, sisea un conocido que prefiere no identificarse. Hace alarde de una moderación diplomática rayana en evasión. Su discurso, por momentos predecible, no chirría con el que campea la oposición mientras discurre una gesta como la de David contra Goliat. Corea sin tartamudeos el estribillo que, el 23 de enero de 2019, compusiera Guaidó tras ungirse, por apego a la ley y a la letra, líder de la “Unidad Democrática”: “cese la de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”. A pesar de sucumbir a la simple enunciación, defiende los postulados del Plan País: las verdades, las obviedades y los problemas que no hallan asidero ni solución. Por ejemplo: “Capítulo I. La Venezuela que viene. Recuperar el Estado y ponerlo al servicio de la gente. Empoderar a los venezolanos a fin de liberar sus fuerzas creativas y productivas”. ¿Pero cómo? “Aquí no hay nada improvisado. Tenemos años trabajando en el Plan. Es verdad que, en un principio, puede quedar como un cuento ya conocido. Hemos repetido hasta la saciedad las mismas fórmulas porque estamos seguros de que esa es la manera de rescatar lo perdido. También es la forma de hacerle entender a todo el mundo que estamos preparados para tomar las riendas. Hay profesionales muy capacitados diseñando los programas que se van a implementar. En una primera fase, por ejemplo, solventar los apagones del sector eléctrico, la distribución de agua potable, ayuda humanitaria y salud”, suscribe sin pecar de intemperancia.

“Aquí no hay nada improvisado. Tenemos años trabajando en el Plan País.”

– Isadora de Zubillaga

Zubillaga sabe que el cáncer del chavismo ha devastado geografías humanas, que no pueden esperar más. Que se despeñan por la escarpadura del crimen y de la impunidad. Que se sumen, sin aparente contención, en la mendicidad, en la hambruna y en la enfermedad, entre otras calamidades, en tanto Nicolás Maduro se aferra a la silla de Miraflores. Pero se persuade de que la crisis institucional en Caracas está en su fase terminal. Confía en la ciudadanía, en la Asamblea Nacional (AN) y en la planificación que rumió junto a Carlos Vecchio, Julio Borges, Freddy Guevara y el diputado Francisco Sucre. Esa que logró que más de 50 países reconocieran no solo la investidura ejecutiva de Juan Guaidó, sino también su talante demócrata y moral. La que se arroga el triunfo de las sanciones aplicadas a chavistas por los Estados Unidos y la Unión Europea y la que celebra los pronunciamientos en detracción a la tiranía de autoridades como Luis Almagro, Mike Pompeo, Donald Trump y el Grupo de Lima.

“El éxito de esta campaña internacional se debe a que ha sido para Venezuela y no para satisfacer intereses particulares. También porque el mensaje es claro: rescatar los derechos humanos. Su violación trasciende partidos y filosofías. Hemos puesto al trasluz, las atrocidades del régimen y cómo ha pisoteado leyes y principios constitucionales. El carácter de nuestra lucha es tan pacífico que el mundo entero lo sabe. Se trata de una oposición no violenta contra un monstruo que maneja las armas, que controla a la policía y a la guardia y a los colectivos, que sojuzga a la disidencia con intimidación, cárcel, persecución y tortura”, repasa el rosario de desgracias quien, antes de la embajada gala, consagraba sus pulsos en la defensa de los derechos de los presos políticos. Estuvo en el equipo multidisciplinario que, en 2011, ganó en la Corte Interamericana de Derechos Humanos de San José de Costa Rica el caso de Leopoldo López.

La reacción, la convergencia de denuncias y clamores de voces cuyos influjos arropan a buena parte de la región —Iván Duque, Jair Bolsonaro, Mauricio Macri y Sebastián Piñera, por nombrar apenas un puñado— son consecuencias de concomitancias que agrían entusiasmos y afectan las economías de América. Entre ellas, corrupción y contrabando, narcotráfico, paramilitares como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y, por supuesto, los miles y miles de venezolanos que franquean fronteras para huir de la escabechina, el luto y las ruinas que ha impuesto en veinte años el socialismo rojito. “El gran factor que rebosa el vaso es la migración masiva. Este deslave ha hecho que los países vecinos padezcan los males del chavismo. Se están desbordando con un drama que no era suyo. No tienen las posibilidades ni las capacidades de absorber la magnitud del drama. ¿Cómo integrar en sus respectivos sistemas a la gran avalancha de personas en condiciones terribles de miseria, escolaridad, desnutrición?”, se atribula la embajadora y saca la cuenta de una cifra que se hincha cada día.

De acuerdo a cálculos recientes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) más de 3 millones 400 mil venezolanos han abandonado sus hogares. A pesar de la morriña y el adiós que atenazan el pecho, a pesar de la fascinación y la extrañeza que conjuran los paisajes ajenos, a pesar del gentilicio que remarca la alteridad, la diáspora criolla se vigoriza e infla con una única esperanza: el retorno en libertad —aunque suponga inestabilidad para los anfitriones que la hospedan—. “Es que el éxodo se convirtió en un tema de seguridad regional. Y yo diría mundial, pese a que me gusta mantener nuestra coyuntura y su impacto negativo en la zona de influencia. Porque cuando se acomode, la región será la principal beneficiada. Una buena economía en Venezuela, fuerte y recuperada, va a incidir positivamente en ella”, da muestra de un optimismo cartesiano que, sin embargo, naufraga cuando lee o escucha las arengas acre de Diosdado Cabello ―el cacique del PSUV la acusó en 2014 de malversación de fondos y lavado de dinero, razón de su exilio en España―. Cae hacia atrás como Condorito por la contumacia de Maduro: insistir en que la causa de tanta penuria y sed y oscuridad es la “guerra económica de Donald Trump”, manipulación con tufillo cubano. “El régimen necesita precipitar esta situación. Le conviene el caos. Se beneficia con el gran número de desplazados. No le interesa el desplome de producto interno bruto (PIB), tampoco la no producción de petróleo con tal de mantenerse en el poder. La inseguridad ciudadana es política de Estado”.

Para frenar la depredación que no se justifica sino en el sadismo y en la perversidad, para reducir la sevicia dirigida a un pueblo que no desmaya —marcha tras marcha, cabildo tras cabildo— en su propósito emancipador, naciones, como Estados Unidos y Canadá, han deliberado y han decidido imponer las famosas sanciones a jefes y siervos del chavismo. Métodos que la propaganda oficial adultera con el mentís de que son castigos para el pueblo y no para particulares que han incurrido en dolo, estafa, enriquecimiento ilícito, entre otros delitos. Para Cuba, China y Rusia lejos de aplacar la vorágine y la polarización dentro de la República Bolivariana las agravan y volatizan. Humo que ciega como el de los cañones de las pistolas y bombas lacrimógenas. Estos mecanismos de limitación e impedimento, sin embargo, han surtido efecto para restañar flujos de divisas y fugas de capitales. Pero no han detenido injusticias ni abusos. No han empujado a los capataces del gabinete de Nicolás Maduro, ministros y alto mando militar, a saltar la talanquera de la deserción.

Isadora de Zubillaga, la embajada de la prudencia 1

Foto: Uxio da Vila

“Pero eso no significa que no sean de gran valor. Entiendo que muchos desconfíen. Son años de opresión, pero estas sanciones, como la confiscación y congelamiento de bienes y cuentas a funcionarios, el ingreso a listas negras como la del Departamento del Tesoro, cancelación de pasaportes y abrogación de visados, prohibición de transportar crudo a Cuba, entre otras muchas, desestabilizan a la cúpula. Ella se sabe arrinconada, está desesperada, sin plata y con menos capacidad de acción”, desovilla los argumentos que la alivian, acaso porque sabe que las conexiones y pactos que ella ha ayudado a imbricar apuran reacciones inevitables. Y abren la hendidura por donde se filtran la desconfianza, la traición, la confabulación y el golpe acomodaticio que a punto estuvieron de asestar el 30 de abril Maikel Moreno y Vladimir Padrino López, presidente del Tribunal Supremo y ministro de la Defensa, respectivamente.

¿Contempla Isadora Zubillaga la sonora posibilidad de la intervención extranjera? ¿Qué opinión le merece la aplicación del artículo 187 numeral 11 de la Constitución? Amiga del disimulo, lo mismo que Juan Guaidó, quien a pesar de sus vacilaciones el 16 de mayo aseveró la existencia de una reunión con el Comando Sur de los Estados Unidos, se escabulle del interrogante con primor de marisabidilla. La embajadora vuelve a sus miramientos y remarca las afirmaciones de su pregón. “La presión está surtiendo efecto, no siempre es visible y debemos insistir sobre todo en Europa. Muy pronto veremos resultados”.

Entonces, como articuladora de la ofensiva internacional, ¿cuáles son las particularidades, lo más puro, la quintaesencia de la estrategia? “Va dirigida hacia dos direcciones. La primera es regional. Hago énfasis particular en el Grupo de Lima. La línea va a ser más hemisférica, porque será desde la Organización de Estados Americanos (OEA). La segunda va más allá del Atlántico. Que Europa se haya convertido en una fuerza de solidaridad no es poca cosa. El consenso del continente no es nada fácil. A veces la gente lo desestima, pero yo le respondo que es muy importante que se haya obtenido la anuencia de 28 países, que están dispuestos a sancionar a personas que hayan infringido normas o cometido infracciones individualmente. Están de acuerdo en parar la venta de equipos de represión y armamento a Venezuela. Están abiertos a encausar una vía exploratoria para resolver el problema de manera pacífica, negociada”, sostiene mientras unas supuestas negociaciones con un grupo de contacto en Noruega acucian el rechazo popular.

“Por último, resalto la agilización de nuestro caso en La Haya. Algunos gobiernos se han avenido a la propuesta planteada por otros: iniciar la investigación en Fiscalía. Entre ellas, Francia y Alemania. Y me detengo un segundo en este punto. Tradicionalmente la política europea hacia Latinoamérica la conducía España, por los vínculos históricos. Pero hemos visto una solidaridad y acompañamiento enormes desde Francia, Alemania y Reino Unido… las grandes potencias”, explica didáctica. Siempre pausada, así consiguió tender puentes desde la Alcaldía de Chacao hasta Curitiba, Medellín, Bogotá y Guayaquil, cuando trabajaba en un proyecto titulado “Diplomacia de las ciudades”.

Mientras en Venezuela cada hora alumbra cambios, noticias aciagas, y acontecimientos inesperados, Isadora Zubillaga observa a distancia. Analiza y hace lo que debe: propalar su mensaje de solidaridad y justicia para un pueblo que no aguanta más tormentos. Hace mutis ante las actuaciones de la familia López Mendoza —que para algunos contrarios fecundan suspicacias y entuertos—. Entrenada en las lides del silencio, no comenta los ardides o las socaliñas con las que Leopoldo López consiguió no solo el indulto y la liberación, sino también los tejemanejes que él mismito presumió en sus declaraciones después del 30 de abril. ¿Estuvo más que involucrado en las negociaciones frustradas con la Casa Blanca? Una elipsis. Para evitar que un enjambre de dudas zumbe dentro de su boca, no menciona nada acerca de la postulación de Leopoldo López Gil como candidato del Partido Popular al parlamento europeo.

Nunca habla a la virulé, organizada, se reúne con Emmanuel Macron y Theresa May y con quien sea necesario. En su agenda o teléfono móvil atesora los contactos de Enrique Krauze, Sergio Ramírez y Mario Vargas Llosas. Son cercanos a su bureau José María Aznar, Felipe González y Yorgos Papandréu. Por el presidente de la Internacional Socialista siente una especial admiración, un embeleso casi frenesí. Él ha bendecido a Voluntad Popular y, por añadidura, a ella misma. Para nadie es un secreto que su partido no apostata del credo socialdemócrata y laborista. ¿Isadora Zubillaga enarbola las banderas del libre mercado, de la descentralización del poder, del individualismo entendido como condición ontológica de la doctrina liberal, en fin, de las ideas del capitalismo de Smith, Popper o von Hayek? “Yo creo en valores como la libertad, la democracia y la solidaridad. Creo en medidas sociales progresistas que puedan sustentar un estado de bienestar. Yo lo llamo la política del sentido común y de la honestidad”, responde sin empaparse. No profesa ideologías. Mas no puede olvidar que el inicio de la catástrofe, de la desolación y del hundimiento ético e institucional del Venezuela tiene un nombre y apellido ideológico. Se llama: socialismo del siglo XXI.

Dimite el embajador de Maduro en Roma al no tener dinero para subsistir por Ángel Gómez Fuentes – ABC – 21 de Mayo 2019

Isaías Rodríguez tuvo que vender su coche y su esposa las joyas porque no le llegó el dinero de Venezuela para sus gastos

isaias_rodriguez-kmEC--620x349@abc.jpg

«Mi esposa acaba de vender las prendas que le regaló su exesposo para poder mantenernos frente al bloqueo norteamericano. Estoy intentando traspasar el vehículo que compré al llegar a la Embajada», dice el embajador en su carta a Maduro.

En su etapa de embajador, Rodríguez defendió con ahínco el régimen chavista, negando que el país sufriera una crisis humanitaria. En un convenio organizado por el Congreso de los diputados en Roma, un asistente le gritó a Isaías Rodríguez tras negar en su intervención la crisis venezolana: «¡Vergüenza!». El entonces embajador le respondió alzando la voz: «En Venezuela no hay una crisis humanitaria; estamos teniendo una agresión para tomar nuestro petróleo como ocurrió en Irak. Venezuela es víctima de una guerra petrolera. Tenemos la culpa de poseer el mayor yacimiento petrolero del mundo».

 

A %d blogueros les gusta esto: