elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Electricidad

Así vive Barquisimeto el colapso de servicios en Venezuela por Lirio Pérez Petit – El Estimulo – 24 de Junio 2020

Barquisimeto, la cuarta ciudad más populosa de Venezuela, la mejor planificada y capital musical del país, conjuga los males provocados por el colapso nacional de los servicios. Sus empecinados habitantes luchan a diario en busca de un cambio.

Barquisimeto, la del cuatro y el corrío, la cuna de Dudamel, Aquiles Machado y don Alirio Díaz. La cuarta ciudad más grande Venezuela era referencia por su planificación urbana, con zonas separadas de uso industrial, comercial y residencial. Esta urbe que es un tablero cuadriculado, de direcciones imperdibles de calles y carreras numeradas, hoy sobrevive al colapso que arrastra al país entero.

Ahora, habitar la capital musical de Venezuela es un ejercicio agotador: sin agua, sin gas doméstico, sin gasolina y sin luz hasta por varios días.

Del crepúsculo a la penumbra

Desde el apagón de marzo de 2019, Barquisimeto padece interrupciones del servicio eléctrico que, al principio, fueron advertidas y medianamente planificadas. Pero en las últimas semanas alcanzan hasta doce horas ininterrumpidamente. Las consecuencias para niños, adultos mayores y enfermos, para comerciantes empeñados en subsistir y para la vida doméstica, se miden en dinero, pero también en saldo emocional: angustia, impotencia y pánico. Cada vez ronda más la idea de cuándo será el día en que se quedarán esperando el golpe de la breakera, que avisa que “llegó la luz”, porque se habrá ido indefinidamente. El riesgo lo han advertido especialistas del sector.

En centros de salud tanto públicos como privados tienen plantas alimentadas por combustible, o dependen de termoeléctricas que les permiten mantener activas áreas prioritarias, como algunos pabellones y unidades de cuidados intensivos. Aunque la gobernadora Carmen Meléndez afirmó que “sin luz podemos vivir, pero sin agua no”, la bomba eléctrica que hace llegar el agua a los últimos pisos del Hospital Central Universitario Dr. Antonio María Pineda de Barquisimeto no la acompaña en su apreciación. Se dañó y con agua en recipientes subidos a tracción humana se asea a los pacientes y se lava las manos el personal asistencial.

Sin respiro

Pero en las casas también hay enfermos. La señora “Yola” tiene 88 años de edad y una condición respiratoria que la fatiga. Tendría alivio con un concentrador de oxígeno, pero ese equipo funciona con electricidad y en Cabudare (ciudad “hermana” de Barquisimeto), donde vive, hay hasta tres cortes diarios; entonces, necesitaría una planta, que tampoco tiene, ni mucho menos gasolina para hacerla funcionar.

Otra opción serían los cilindros de oxígeno medicinal. Las empresas de suministros médicos los “recargan” por 30 dólares y, dependiendo de cómo el médico lo indique, puede durar un máximo de cuatro días; o sea, la familia debe disponer de unos 200 dólares al mes para eso. No tienen ese dinero ni el cilindro vacío, y es que las empresas ya no los alquilan. Esto, debido a que personas sin escrúpulos se los llevaban y no los devolvían, porque son de uso lucrativo en talleres de refrigeración y latonería automotriz para soldadura. Queda procurar que Yola se mantenga calmada y rezar para que sus dedos no se tornen azules por falta de saturación de oxígeno.

Vivir cerca de hospitales se convirtió en una bendición para quienes habitan las casas “donde nunca se va la luz” y quieren ayudar a familiares que solo pueden llegar hasta allá caminando, porque tienen vehículos varados sin combustible.

Los propietarios de minoristas de alimentos han debido hacer grandes desembolsos en plantas generadoras, inversores de energía, puntos de venta inalámbricos, baterías, servicios de internet y otros malabarismos para mantener los negocios, satisfacer la demanda y conservar plazas de trabajo. Simón Salas, vicepresidente de la Cámara de Comercio de Lara, asegura que son esfuerzos muy grandes que, lamentablemente, inciden en todo: costos operativos y de bienes y servicios al público.

Vivir contra reloj

Una feria de verduras por kilo (iniciativa del cooperativismo con sello larense) abre hasta las 3:00 p.m., según el más reciente decreto de la “cuarentena”, ahora radicalizada. Pero el personal se va antes, “para que no nos agarre el toque de queda”. Parecía que “nos perdonarían”, pero un parpadeo indica que empezó otra tanda sin electricidad. Quejidos, gritos y hasta maldiciones al unísono. La cajera pide que se separen en dos colas quienes van a pagar con dólares en efectivo y quienes lo harán con tarjetas. La planta solo da como media hora de vida al punto. Una tarjeta “no pasa”.

  • ¿Intento otra vez?
  • Sí, hazlo (y ligo que el banco no me vaya a debitar dos veces el monto).
  • Nada, ¿vuelvo a tratar?
  • Sí, por última vez.

Se frota el chip en el cabello, le pone un cartoncito debajo a la tarjeta y “¡pasó!”

  • Clave, chica.
  • (Detesto ese tratamiento, pero, en fin). Yo quiero marcarla.
  • Es que si muevo el punto se le afloja la pila y se apaga. Y el banco no volvió a repararlos ni tiene nuevos.

Todos en la cola supieron mi clave, pero coroné los vegetales y frutas de la semana. Poquito, para que no se dañen con los apagones los que van en la nevera.

Patria racionada

En algunas zonas, alrededor de las 7:00 p.m., empieza la “ración de patria”. En sectores del este, se escucha el ruido de las plantas que algunos privilegiados tienen y se percibe el olor a gasolina quemada. Si los datos de los teléfonos siguen activos, se lee en Twitter que El Manzano -población montañosa al sur de Barquisimeto, tras cruzar el puente Macuto sobre el río Turbio- nunca se apaga, porque “ahí viven enchufados”.

También, que la FAES se llevó detenidos a seis habitantes de los populares bloques de la urbanización Antonio José de Sucre, en el centro-norte de la ciudad, por cacerolear durante un apagón. Al día siguiente, el ruido de las sirenas de las patrullas y de las escopetas de perdigones les indicaba que volvieron para abortar cualquier otro intento de protesta intradomiciliaria. Los muchachos siguen recluidos en la sede de la Policía Nacional Bolivariana, al oeste de Barquisimeto.

Faes detuvo a Renzo Prieto Coronavirus Vargas Periodista Darvinson Rojas

Dormir sería la opción, pero el sobrepensamiento, los zancudos y el calor no dejan. En 2015, el ingeniero electricista larense Luis Vásquez Corro advirtió públicamente el riesgo de apagón, debido al estado en que se encontraba la hidroeléctrica Guri, y se lo llevó preso el SEBIN (la policía política del chavismo)

¿Y si su declaración está vigente pero ni él ni otro especialista lo dicen por miedo a que los encarcelen? ¿Y si la luz no vuelve en días o semanas? Queda pasar el insomnio mirando las agujas del reloj y contando las horas para que el pitido de los reguladores de voltaje avise que regresó la energía y esperar un rato a que se estabilice para revisar cuáles electrodomésticos se habrán dañado y encender los aires acondicionados y ventiladores que sobrevivieron.

Lara verdeoliva

Hasta julio de 2017, la incompleta gestión de Alfredo Ramos en la alcaldía trató de hacerla la “ciudad ideal”, con una etiqueta en redes #MeGustaBQTO, que resultó de encuestar a los foráneos y preguntarles qué era lo primero que pensaban al escuchar el nombre de la capital del estado Lara.

Desde el año 2000, la conducción del estado quedó en manos militares: dos períodos del comandante de la Aviación Luis Reyes Reyes, “comprometido con el progreso”; dos del maestro técnico del Ejército Henri Falcón, que pasó de rojo a azul por las “cuentas claras” y el “progresismo”; y ahora la almiranta en jefe Carmen Meléndez, con quien supuestamente “llegó la esperanza a Lara”.

Muchos esperan, más bien, un viraje del timón. Los barquisimetanos añoran la época de Enelbar (Energía Eléctrica de Barquisimeto, sustituida por la centralizada Corpoelec). En ese entonces, “se pagaba el recibo de luz en taquilla” y su imagen corporativa era un bombillo amarillo de bulbo, simpático, cuyo nombre usaban las madres para regañar a los hijos:

“Tienes todas las luces prendidas, ¿tú crees que somos socios de Kilovatico?”.

Venezolanos sin servicios básicos estables: 74,6 % sin agua y 91,2 % sin luz por Sabrina Martín – PanamPost – 11 de Junio 2020

Una encuesta realizada por la Comisión de Expertos de la Salud reveló la gravedad de la crisis en servicios públicos

74,6% de los venezolanos no tienen acceso al agua de manera constante (EFE)

Los venezolanos, que enfrentan una crisis humanitaria sin precedentes, también deben lidiar con la escasez de agua en plena pandemia por el coronavirus.

Una encuesta realizada por la Comisión de Expertos de la Salud de la Asamblea Nacional reveló que 74,6 % de los venezolanos no tienen acceso al agua de manera constante.

En el estudio se destaca la precariedad en las fallas de todos los servicios básicos, la precariedad en el sistema de Salud del país y la falta de energía eléctrica.

Según la más reciente encuesta de Onusida, Venezuela está a una diferencia de 38 puntos del promedio regional en cuanto al acceso al agua potable.

La falta de agua es tan común que en medio de la pandemia, el régimen de Nicolás Maduro anunció como si fuera un logro, la adquisición de 252 camiones cisternas para surtir a la población; entre tanto no logra solucionar el problema de raíz.

Siendo el agua ahora más necesaria que nunca para combatir la pandemia por COVID-19, los venezolanos se manejan entre la indignación, la resignación y el ingenio para conseguir algunos litros.

«Hay agua intermitentemente, no siempre la tenemos, tenemos menos agua de la que necesitamos y, para complicar aún más el problema, el agua con frecuencia tiene problemas de calidad en términos de apariencia , porque llega con color, con mal olor, o tiene sabor indeseable. Cuando la apariencia no funciona, el agua no es potable», señaló el ingeniero José María De Viana, expresidente de la compañía estatal venezolana de abastecimiento de agua en una entrevista a la agencia de noticias DW.

«Llegamos a esto porque esa infraestructura está profundamente dañada, deteriorada, lo que quiere decir que, en distintas partes del sistema, está reducida la capacidad de traer agua desde los embalses», sentenció.

En varias ciudades, incluida la capital, Caracas, los ciudadanos han tenido que hacer largas filas para obtener agua de los camiones cisterna o de fuentes que no cuentan con el tratamiento adecuado, ya que se ha suspendido el suministro del preciado líquido.

Venezolanos acuden a fuentes de agua sin tratamiento de potabilización (EFE)

Sin luz

El estudio realizado por la Comisión de Expertos de la Salud también reveló que 91,2 % de la población se ve afectada por interrupciones y fallas en el servicio eléctrico.

En plena cuarentena, los cortes eléctricos han llegado ha superar las 24 horas mientras que la falta de agua es prácticamente permanente en todo el país.

Zulia y Táchira son unos de los estados más afectados por los cortes de luz, ciudadanos pasan hasta 24 horas sin electricidad. Otras zonas solo tienen luz de cuatro a cinco horas al día. A esto se le debe sumar el estrés por la falta de gasolina, agua y gas para cocinar, sobrevivir una cuarentena sin acceso a servicios básicos es una tortura.

Durante los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, entre los años 2010 y 2013, se destinaron unos 120.000 millones de dólares para proyectos de electricidad; y sin embargo el país se mantiene con constantes apagones.

El sistema eléctrico nacional se encuentra prácticamente en ruinas; el régimen de Nicolás Maduro se ha dedicado a canibalizar los equipos y las subestaciones eléctricas que suministran el servicio a la mayoría de los estados del país.

Desde hace más de 16 años el Estado venezolano no ha efectuado las inversiones necesarias en el sistema de generación termoeléctrica. Las plantas están trabajando a un 10 % o 20 % de su capacidad. Por esta razón, desde Caracas hasta estados en el interior del país sufren de apagones diarios y simultáneamente.

95,7% de los venezolanos reportan fallas eléctricas recurrentes – El Nacional – 12 de Mayo 2020

Más de 47% de la población no tiene acceso regular al gas doméstico

fallas eléctricas

Foto: Archivo

La Comisión de Expertos de la Salud para hacer frente a la pandemia de coronavirus informó que 95,7% de los venezolanos reportó fallas recurrentes en el servicio de energía eléctrica en el país durante abril y la primera semana de mayo. Esta información se basa en los datos obtenido por medio de una encuesta.

91,7% de los encuestados indicó que en su localidad ocurren cortes frecuentes de electricidad, otro 4% reportó que las fallas de luz duran más de 24 horas, varias veces a la semana. Solo 4,3% aseguró tener suministro constante de energía.

Gas doméstico

De igual manera, se reportaron dificultades en el abastecimiento de gas doméstico.

47,2% de los encuestados aseguró no tener acceso regular al servicio de gas doméstico, otro 26,8% afirmó que la distribución en su localidad se realiza entre una y dos veces por mes. Otro 21% dijo tener servicio semanal de gas.

TVV Noticias

@TVVnoticias

🇻🇪 La falta de jabón en los centros médicos se ubica en un 70%, mientras que la carencia de gel antibacterial es 85%, según la encuesta nacional sobre el impacto de COVID-19 en Venezuela.

Ver imagen en Twitter

TVV Noticias

@TVVnoticias

🇻🇪 Más del 94,4 % de los ciudadanos reportan fallas en el servicio de transporte, por ausencia, pocas unidades y precios inaccesibles. Los estados más afectados son Amazonas, Trujillo, Cojedes, Barinas y Sucre.

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

 

 

Venezuela en riesgos inminente de nuevo apagón nacional – Yo Soy Venezolano – 5 de Marzo 2020

Un grupo no gubernamental advirtió el jueves los riesgos de un nuevo apagón nacional ante la llegada de la temporada de sequía en Venezuela, donde en 2019 las fallas eléctricas sumaron 87.000, casi el doble que el año previo.

La nación OPEP sufrió en 2019 al menos seis grandes apagones nacionales, en fallas atribuidas por el Gobierno del presiente Nicolás Maduro a sabotajes y ataques de la oposición, mientras expertos señalan que los cortes son consecuencia de años de desinversiones en la infraestructura y equipos.

“Ya viene el ciclo seco y el problema se va a agudizar”, dijo Aixa López, presidente del Comité de Afectados por los Apagones, creado en 2010 y con representantes en los 23 estados de la nación sudamericana.

La principal hidroeléctrica del país, Guri, genera unos 5.600 megavatios pese a que tiene capacidad para 14.000, mientras las termoeléctricas apenas si están operativas, explicó.

En el país “van a seguir los apagones porque no se ha hecho nada” por mejorar la generación y distribución de energía, agregó López en una rueda de prensa que se hizo en un salón a oscuras por una falla que se registró en el servicio eléctrico en zonas del norte de Caracas.

En 2019 las fallas reportadas por usuarios al Comité fueron 87.267 y en los dos primeros meses de este año ya suman más de 10.000, en interrupciones que pueden extenderse desde algunas hora y hasta varios días, aseguró López. Las fallas eléctricas en 2018 fueron 46.566, según el Comité.

Andreina Yépez, de 43 años, una maestra en el estado Táchira, en la frontera con Colombia, dijo que “vivo en estrés por los apagones. Mis hijos ya no pueden ni hacer las tareas porque siempre estamos sin electricidad. A diario son ocho horas sin luz (…) Estamos agobiados”.

El Ministerio de Información no respondió de inmediato una solicitud de comentario.

Evolución apagones electricidad porNelson Hernandez – Febrero 2020

Fallas en el servicio eléctrico afectan 11 estados del país – El Nacional – 17 de Febrero 2020

Los tuiteros informan que en algunos sectores llevan hasta 24 horas sin luz ni Internet. Denuncian que carecen de otros servicios como gas, gasolina y agua.

apagón zulia servicio eléctrico

Foto archivo

Al menos 11 estados de Venezuela han reportado fallas en el servicio eléctrico. Usuarios de la red social Twitter denuncian largas horas sin electridad y fuertes bajones.

En varios estados andinos reportaron que han permanecido sin servicio parte del fin de semana y largos períodos durante este 17 de febrero.

Los tuiteros informaron que en algunos sectores llevan hasta 24 horas sin luz ni Internet y que tampoco tienen otros servicios como gas, gasolina y agua.

Señalan, además, que los cortes del servicio eléctrico son muy prolongados, lo que obstaculiza la actividad comercial de los estados.

Los reportes se han dado en los estados Anzoátegui, Apure, Aragua, Bolívar, Mérida, Carabobo, Lara, Trujillo, Portuguesa, Zulia y algunas zonas de Caracas.

YCF@yanezcoromoto

Todo el día sin el servicio Eléctrico en varios sectores del municipio Alberto Adriani Edo MÉRIDA. @corpoelecmerid_ @CORPOELECinfo @FBritoMaestre @NicolasMaduro @ivanrive3 @JEHYSONGUZMAN @dcabellor

NetBlocks.org

@netblocks

Confirmed: A series of power outages have knocked out internet connectivity in several states of as of 7:15 p.m. local time; real-time network data show impact in and parts of ; incident ongoing 🕯📉

Ver imagen en Twitter

Lo que el viento se llevó por Eugenio Montoro – Diario Contraste.com – 10 de Febrero 2020

Eugenio-Montoro-1.jpg         Hace unos días, después de una charla sobre cómo utilizar el viento para producir electricidad, un apreciado amigo, que allí también estaba, me sugirió el título para este artículo copiando el nombre de la muy famosa película. En efecto, durante la exposición, el presentador se había referido a los dos parques eólicos que existen en Venezuela, únicos por su gran tamaño, convertidos en enormes monumentos al fracaso.

            Los parques eólicos están formados, en el caso de los nuestros, por una especie de ventiladores gigantes de tres aspas a los que la fuerza del viento mueve. Con el fuerte giro de las aspas, y otros equipos especiales, se puede producir electricidad. Hay un parque en la Guajira y otro en Paraguaná dos sitios donde la brisa es fuerte durante casi todo el año.

En el parque de la Guajira se instalaron 12 ventiladores gigantes de los 36 proyectados y en Paraguaná 24 de los 76 proyectados. El costo de los parques fue de más de 400 millones de dólares y no producen electricidad ni para encender un bombillo de arbolito navideño.

Evidentemente a Chávez y compañía les importaba un carajo producir electricidad con el viento, pero si les interesaba cobrar la jugosa comisión que representaba la compra e instalación de estos gigantes mecánicos. La mejor prueba de lo improvisado del asunto es que ni siquiera se instalaron los cables para llevar la electricidad desde los parques eólicos hasta los sitios de distribución y uso.

El drama del film “Gone with the wind” se trasladó entonces a estos sitios llenos de super ventiladores, donde el viento pasó de largo llevándose los dineros de los venezolanos. Un monumento, entre muchos otros, al gobierno más pirata y ladrón que ha tenido esta maltrecha República.

Pero hay otro ángulo que nos conecta a la película. Esta se ambienta en la guerra de secesión de los Estados Unidos y no hay duda que, en Venezuela, también estamos viviendo una guerra.

El régimen con el apoyo de cubanos y fanáticos disfrazados de militares ha reprimido con disparos a matar a las muchas manifestaciones pacíficas que se han hecho. Esto es un acto de guerra. La destrucción total del Estado de Derecho, apresando, sin razón, a quien les venga en gana y amenazando constantemente, es un acto de guerra. El secuestro y control de los medios de comunicación, son signos del ambiente bélico. La salida de millones de personas del País por no poder soportar la miseria y la violencia son las consecuencias usuales de una región en guerra. Las alianzas con países de ideologías marxistas, guerrilleros armados y otros terroristas son signos del desespero por sobrevivir que ocurre durante la guerra.

Por su parte, muchos de los países aliados de la oposición al régimen han dado respuesta también con acciones de guerra, como la rotura de relaciones, sanciones a personeros del régimen, bloqueos de cuentas bancarias, prohibición de relaciones comerciales y otros. Internamente se mantienen acciones constantes de lucha y resistencia, usando redes sociales, así como la recuperación de bienes y empresas situadas en el exterior.

El nuevo ataque de guerra que adelantan los rojos, es el de nombrar, a su conveniencia, un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), haciendo malabares para que el Tribunal Supremo de Justicia, afecto al régimen, seleccione a los integrantes.

Frente a esta amenaza de agresión hay que responder con otra acción de guerra. En efecto, la Asamblea Nacional (AN) y el presidente Guaidó, deben amenazar, fuerte y claro al régimen, con que no habrá elecciones de ningún tipo a menos que se formalice un CNE integro y legal nombrado por la AN. De no existir un nuevo CNE decente, no habrá elecciones válidas y, en consecuencia, la AN y su presidente, a pesar de vencerse el período, seguirán en sus funciones tal como hasta ahora. Esto sería inédito, pero de seguro los abogados encontrarán el cómo justificarlo y de acuerdo a la Constitución.

Al no existir Estado de Derecho, se genera la arbitrariedad de la selva y, por tanto, cualquier acción que realice el régimen en contra de la oposición o sus representantes, hace ético el accionar una respuesta equivalente y proporcional. El importante filósofo Kant lo dice claramente, es ética cualquier acción que podríamos aceptar como ley universal y el derecho a la legítima defensa lo es.

La guerra, sea de la intensidad o particularidad que posea, requiere un comando unificado cuya tarea diaria es la de planear la derrota del enemigo y ejecutar las acciones para ello. Esta es la principal tarea de toda la oposición. Si la unidad entre los líderes opositores no es muy fuerte es porque algunos no han entendido que estamos inmersos en una guerra real.

Sin embargo, hay buenos vientos. Los brazos de la esperanza están muy abiertos para aprovecharlos y volverse poderosos molinos en la batalla final que se avecina.

 

Conoce las comisiones que cobró Diego Salazar por su mediación a favor de la empresa china Sinohydro Corporation LTD con PDVSA por Maibort Petit – Venezuela Política – 30 de Enero 2020

   Detrás del convenio suscrito entre China y Venezuela, supuestamente se escondería una trama de corrupción que sirvió para enriquecer a operadores vinculados con el oficialismo venezolano, entre quienes se cuenta Diego Salazar, quien habría obtenido jugosas comisiones por su intermediación para que la empresa china Sinohydro Corporation LTD —entre otras— suscribiera contratos millonarios con PDVSA en el contexto de la alianza entre los dos gobiernos. 
    La empresa china Sinohydro Corporation LTD forma parte de las compañías que, presuntamente, habrían pagado comisiones para la obtención de contratos millonarios en el contexto del convenio suscrito entre los gobiernos de Venezuela y China en 2010 conocido como el “Gran Volumen”. Además, esta firma es señalada en el informe final elaborado por la Comisión Mixta de la Asamblea Nacional que analizó la crisis eléctrica, por supuestamente haber cobrado sobreprecios en las negociaciones entabladas con Petróleos de Venezuela S.A. para la construcción de plantas eléctricas.

Las investigaciones desarrolladas por la justicia del Principado de Andorra con relación al caso de la Barra Privada d‘Andorra (BPA) en el que el empresario venezolano —entre otros—, Diego Salazar, primo del expresidente y de PDVSA y exministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, habría cobrado comisiones por el orden de los USD 200 millones a cinco empresas chinas a cambio de la asignación de contratos con la petrolera estatal, han arrojado nuevas evidencias de hechos irregulares.

   La jueza andorrana del caso, Canòlic Mingorance, reveló que Salazar estableció contacto con compañías chinas para fungir de facilitador en la obtención de los contratos, una diligencia en la que habría logrado la colaboración del secretario de la embajada de Venezuela en Pekín, Luis Enrique Tenorio. Este último supuestamente conformó una empresa en Panamá, la Phomphien Corporation, para ocultar los dividendos obtenidos con estas negociaciones fraudulentas, fondos estos que eran depositados en la BPA, refiere el diario español El País[1].
    La nota indica que la empresa Sinohydro Corp. Ltd contrató con PDVSA la construcción de la central eléctrica La Cabrera por USD 315 millones y que cinco días antes, Diego Salazar a través de su firma panameña Highland Assets suscribió una negociación con Francisco Jiménez Villarroel, quien fungía como gerente de la oficina de PDVSA en China, para ayudar a las empresas de esa nación a contratar con Venezuela.
   La titular del tribunal andorrano refiere que luego de esto, Sinohydro transfirió USD 50 millones a la cuenta de Diego Salazar en BPA. Eudomario Carruyo, quien se desempeñaba para entonces como director financiero de PDVSA, habría recibido de la empresa china USD 7 millones.
    Otra información del mismo diario[2] refiere que Sinohydro Corporation Limited se encargó de la ejecución de dos de las fases que comprendió la construcción de la planta termoeléctrica La Cabrera por USD 603 millones. Para justificar —continúa la información— Diego Salazar entregó un contrato suscrito entre Highland Assets Corporation y Sinohydro Corporation Limited por supuestos servicios de consultoría e intermediación. Este contrato con carácter confidencial al que logró tener acceso la jueza Canòlic Mingorance, establecía que Salazar obtendría el 10 por ciento “del importe neto cobrado en la negociación directa” de las infraestructuras contratadas.
   Ya en 2016, el portal Cuentas Claras Digital[3] había advertido de estas supuestas negociaciones fraudulentas a través de las cuales las empresas “China Camco Engineering CO Ltd (China CAMC), Sinohydro Corporation Limited y China Machinery Engineering Corporation (China CMEC), empresas energéticas estatales con contratos eléctricos en Venezuela, realizaron decenas de transferencias por cientos de millones de dólares a cuentas de empresas de maletín de Diego Salazar Carreño y Luis Mariano Rodríguez Cabello, su operador personal y testaferro, en Banca Privada de Andorra (BPA)”. En esa misma reseña se indica que Sinohydro Corporation Limited contrató en 2010 por USD 1.116 millones la ingeniería, procura y construcción de unidades generadoras de 772 MW en la planta termoeléctrica El Palito.
   En Venezuela Política[4] se dio un recuento pormenorizado de las distintas cuentas que presuntamente sirvieron para el lavado de millones de dólares provenientes de sobornos y negociaciones fraudulentas llevadas a cabo por diversos operadores en la BPA. Entre estas cuentas se reseñó la identificada con el número AD66 0006 0008 2512 0026 9407, abierta el 20 de junio de 2007 a nombre de Highland Assets Corp., la empresa panameña de Diego Salazar a la que hicimos referencia líneas arriba.
   Como representante de firma figuraba Luis Mariano Rodríguez Cabello y la cuenta presentaba un saldo al 18 de noviembre del 2011 de 3.415.714,39 euros. “El contrato de apertura de cuenta y los cuestionarios indican que el causahabiente de la referida cuenta es Diego José Salazar Carreño. Se asegura que los fondos se han originado a raíz de la intermediación en operaciones de petróleo. Se informa en el mismo formulario que la cuenta recibirá dinero de Worldwide Traders Line, S.A. y que de los 2 formularios no firmados por el cliente, uno establecido con la denominación de la persona jurídica titular de la cuenta, a saber Highland Assets Corp. y el otro para el beneficiario, la mercantil venezolana Iver DT Asesores de Negocios, C.A. siendo el gestor Pablo Laplana Morales. Existiendo un contrato entre el banco BPA y las mercantiles Highland Assets Corp., High Rise Proyects, S.A., Worldwide Traders Line, S.A., y Red Bouquet Fundation, pues parecerían sociedades pantalla”.
   Entre otras operaciones, la trama de movimientos registrados reveló que desde octubre del 2011, “en el apartado de crédito se aprecian múltiples transferencias procedentes de cuentas bancarias abiertas en entidades financieras mayoritariamente chinas, ordenadas por las mercantiles Shandong Kerui Petroleum Eguima CO LTD (China), China Camco Engineering CO LTD (China), Sinohydro Corporation Limited (China), CICI Venezuela C (USA), Yutong Hongkong Limited (Hong Kong), China Machinery Engineering Corporation (China). La cantidad total canalizada por medio de estas transferencias, ascienden a USD 179.291.702,76”.
 
Memorando de entendimiento de PDVSA y Sinohydro
  En nuestro poder se encuentra una copia del memorando de entendimiento suscrito el 3 de febrero de 2010 entre Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) y la citada empresa china Sinohydro Corporation LTD y que sirvió de marco para que tuvieran lugar las negociaciones a que hemos hecho referencia en las líneas precedentes.
   La firma que tuvo lugar en la ciudad de Pekín y tenía por objeto enfrentar la grave crisis energética que desde hace años aqueja a Venezuela.
   La estatal petrolera solicitó a Sinohydro que ofertara algunas plantas de energía de emergencia que permitieran a Venezuela hacer frente a la situación, un hecho que ocurrió en el contexto de la Octava Reunión de la Comisión Mixta de Alto Nivel China-Venezuela que tuvo lugar el 22 de diciembre de 2009.
   El propósito de PDVSA era el de hacerse de un conjunto de plantas de energía eléctrica que le permitieran resolver las contingencias surgidas de la crisis eléctrica, en específico, la idea era lograr una capacidad instalada de 900 MW en un periodo de entre seis  y nueve meses que constituirían la Fase I del proyecto.
  Posteriormente, esta capacidad instalada se incrementaría hasta 1.500 MW dentro en un lapso de doce meses contados a partir de la firma del contrato que iría acompañado de un anticipo.
  Se preveía una Fase III del proyecto, que elevaría la capacidad instalada hasta 2.700 MW en un periodo de un año.
   Ante la solicitud de PDVSA, la empresa china manifestó su interés en suministrar, instalar y poner en funcionamiento dichas plantas eléctricas y, en tal sentido, propuso conformar inmediatamente un grupo de trabajo de expertos en ingeniería que se encargaran de formular y presentar la propuesta integral el 22 de enero de 2010 a la estatal petrolera venezolana.
   Petróleos de Venezuela S.A. le dio el visto bueno a la proposición de Sinohydro Corporation LTD al estimar que la misma era viable tanto técnica como comercialmente, al tiempo que catalogó como eficiente el desempeño y experiencia de la compañía china.
   En tal sentido, PDVSA y Sinohydro acordaron construir las centrales eléctricas que atenderían la emergencia eléctrica en tres fases, a saber:
— Fase I, plantas con capacidad instalada de 900 MW construidas en un periodo de entre seis y nueve meses que comenzarían a contarse a partir de la firma del contrato y el pago del anticipo.
— Fase II, consistente en el incremento de la capacidad de las plantas hasta 1.500 MW en un plazo de doce meses.
— Fase III, destinada a elevar la capacidad instalada de las plantas hasta 2.700 MW en un periodo de un año.
   Se estableció que para llevar a cabo los trabajos de construcción de las plantas de emergencia, PDVSA debería en las dos semanas posteriores a la firma del citado memorando de entendimiento, designar al gerente del proyecto y establecer una oficina o dependencia destinada especialmente a la atención y desarrollo del proyecto, la cual sería el componente homólogo de Sinohydro por parte de la petrolera venezolana, esto con el objetivo de poner en marcha a la mayor brevedad las obras y concluirlas en el menor tiempo posible.
   Se advirtió que PDVSA entendía que Sinohydro no mantendría la oferta presentada en las mismas condiciones por más de dos o tres semanas, por lo que la estatal petrolera venezolana debía enviar a China a su equipo de ingenieros para concretar la negociación del contrato, el plan de acción y el cronograma en el menor tiempo posible.
   Las partes entendían que los contratos para la Fase II y III estarían sujetos a aprobación durante la negociación del contrato de la Fase I.
    Se estipuló que el idioma inglés se utilizaría en todos los aspectos que comprendía el memorando de entendimiento, su ejecución y conclusión, entrando en vigencia a la fecha de su suscripción con una vigencia de dos años.
    Se acordó que todas las diferencias surgidas entre las partes con relación a la interpretación y ejecución del memorando de entendimiento se resolverían de manera amistosa.
Firmaron el memorando de entendimiento en representación de Petróleos de Venezuela S.A., Rafael Ramírez, presidente de la estatal, mientras que por Sinohydro Corporation LTD lo hizo Liu Qitao, presidente la firma china.
La empresa china
   Según su página web[5], Sinohydro se estableció en China como contratista estatal de proyectos hidroeléctricos durante los años cincuenta y que a lo largo del tiempo ha ido ampliando su línea de negocios en el ámbito de la construcción. Refiere que cuenta con 130 mil empleados que conforman un equipo profesional versátil que brinda servicios integrales de financiamiento, ingeniería, compras, implementación y operación de proyectos de energía, conservación de agua, infraestructura de transporte y obras civiles como edificios públicos/privados o a instalaciones que comprenden puntos clave de desarrollo económico local.
    Bloomberg informa que Sinohydro tiene su sede en el N° 22 Chegongzhuang West Road, Haidian District, Pekín, 100044, China. Sus teléfonos son 86 10 5838 1999, Fax: 86 10 5838 1621.
    En la actualidad su directorio está conformado por Jun Liang (presidente y miembro de la junta ejecutiva), Guohua Shen (director financiero y miembro de la junta ejecutiva), Lixin Xiong (vicepresidente de la junta ejecutiva y vicepresidente ejecutiva), Fengqiu Liu (ingeniero jefe y miembro de la junta ejecutiva) y Haihua Tian (vicepresidente ejecutivo y miembro de la junta ejecutiva)[6].
    Sobre ella, el portal BN Américas la define como una empresa estatal china que ese estableció en la década de los años ’50 como una contratista de proyectos hidroeléctricos y hoy en día tiene un portafolio de negocios que cubre tres divisiones principales, a saber, construcción de infraestructura en los sectores de energía, agua, transporte y edificios; inversión en bienes raíces, concesiones y minería; y contratos de ingeniería, adquisiciones y construcción (EPC).  Refiere que la empresa tiene operaciones en más de 70 países alrededor del mundo, ubicándose en Caracas, Venezuela, su oficina regional para América. “Sus proyectos regionales incluyen la central térmica de Cabrera y la central térmica Palito, ambas en Venezuela; la presa de Chalillo en Belice; la planta hidroeléctrica Coca Codo-Sinclair en Ecuador (inaugurada en noviembre de 2016); entre otros proyectos en Trinidad y Tobago, Bolivia y Costa Rica”[7].
    Entretanto, el mismo portal, indica que Sinohydro Venezuela C.A. “es una empresa venezolana subsidiaria de la multinacional estatal china Sinohydro dedicada a la construcción de infraestructura orientada a la generación de energía. Inició sus operaciones en 2010 en Venezuela, tras los acuerdos para la construcción de las plantas termoeléctricas Palito, de 772MW, en el estado de Carabobo y Cabrera, de 382MW, en la costa norte del lago Valencia, ambos propiedad de la estatal petrolera venezolana Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) y concluidos en 2012. Sinohydro Venezuela tiene oficinas en Caracas, desde donde controla todas sus operaciones en Las Américas. Actualmente construye la planta termoeléctrica Batalla de Santa Inés, de 100MW, en el estado de Barinas para PDVSA”[8].
    En su portal informativo, Sinohydro hace referencia a dos proyectos desarrollados por la empresa en Venezuela, a saber, la planta termoeléctrica El Palito dentro Planta Centro en el estado Carabobo, la cual forma parte del paquete contratado con PDVSA, suscrito en abril de 2010. Se indica que esta planta “está diseñada para tener cuatro unidades de potencia con una capacidad instalada total de 772 MW. Según aseguran, dos de las unidades que la conforman comenzaron a funcionar a finales del mes de septiembre de 2012[9].
   El otro proyecto es la Central Termoeléctrica La Cabrera, con capacidad para generar 382 MW y supuestamente ejecutada entre 2011 y 2012[10].
El informe de la Asamblea Nacional
    La Comisión Mixta de la Asamblea Nacional para el estudio de la crisis eléctrica del país refiere en su informe final[11] que Rafael Ramírez, expresidente de PDVSA y exministro de Energía y Petróleo, a raíz de la crisis eléctrica de 2003 ordenó la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (PDSEN), que preveía la incorporación de 1.000 MW efectivos de generación por año hasta un total de 6.000 MW entre 2005 y 2010, de manera de evitar un déficit estructural en el último de estos años señalado.
    Advierten los parlamentarios que el incumplimiento del plan coincidió con la concentración en la Corporación Eléctrica Nacional, Corpoelec, (2007) de todo lo atinente al sector. Indican que en un intento de recuperar el tiempo perdido, la eléctrica y PDVSA procedieron a adjudicar directamente proyectos de generación sin respetar las directrices previamente establecidas y con un desembolso de recursos que superó en 180 por ciento el costo estimado originalmente por el PDSEN.
     Sinohydro de Venezuela formó parte de las empresas citadas por el ente legislativo, pero la representación de la compañía no asistió a la comparecencia aludiendo limitaciones logísticas, por lo que consignó la información de manera física.
    En el informe se indica que Sinohydro estuvo a cargo del proyecto Planta TermoCarabobo, contratado por PDVSA con recursos provenientes del Fondo Chino. El contrato se suscribió en 2012 y la fecha de finalización según el contrato era 2014. La obra fue concluida. Estos trabajos no formaban parte de los planificados en el PDSEN 2005-2014. El presupuesto a 2012 era de USD 1.116 millones, aunque a precios de 2005 era de USD 938 millones. El costo referencial PDSEN 2005-2024 era de USD 366 millones (USD 475 por kWe)
    La comisión de la Asamblea Nacional observa una diferencia entre el costo anunciado y el costo referencial del orden de USD 572 millones a precios del 2005, es decir un incremento de 156 por ciento, que no fue debidamente justificado.
    Respecto al proyecto de ampliación La Cabrera a 320 MW, la comisión parlamentaria refiere que esta obra contratada por PDVSA con la empresa Sinohydro se llevó a cabo con recursos provenientes del Fondo Chino, del Fondo Independencia 200 y del Fondo Cambio. El contrato se suscribió en mayo de 2011 y la culminación (según contrato) era para junio de 2014. Se informa que fue inaugurada en el citado año 2014. Era una obra programada en el PDSEN 2005-2014.
    Además de la instalación de dos turbogeneradores de 160 MW en ciclo abierto, la obra incluyó la construcción de 6 líneas de transmisión en 115 KV que permitían la interconexión de la Subestación La Cabrera con las subestaciones Caña de Azúcar, El Limón, San Vicente y San Ignacio, una subestación encapsulada en 115 KV y 5 Km de tubería para gas, que conecta la Estación de Regulación La Sisa con la estación de Regulación dentro de la Planta La Cabrera.
   Según el informe ejecutivo realizado por Coordinación de Administración de Control de Proyectos de Corpoelec en junio de 2011 —apunta la comisión mixta de la AN— se dice que el costo del proyecto era de USD 600 millones, monto que se confirma en la página web de PDVSA.
   Advierten los parlamentarios que el costo total del contrato (IPC y equipos mayores) a precios de 2005 era de USD 511.3 millones, siendo que el PDSEN 2005-2024 y el PMSPRSEN 2010-2030, estimaban que instalar 320 MW ISO en un sistema de generación en ciclo abierto que costaba USD 152 millones, por lo que se observa un diferencial de USD 359 millones.
[1] El País. “Empresas chinas pagaron 176 millones en sobornos para lograr contratos en Venezuela”. 29 de noviembre de 2018. https://elpais.com/internacional/2018/11/27/actualidad/1543315819_586995.html
[2] El País. “Los oscuros negocios del chavismo con China”. 24 de marzo de 2018. https://elpais.com/internacional/2018/03/20/actualidad/1521565763_095562.html
[3] Cuentas Claras Digital. “La emergencia eléctrica, China y la corrupción de Ramírez en Pdvsa”. 27 de noviembre de 2016. https://www.cuentasclarasdigital.org/2016/11/la-emergencia-electrica-china-y-la-corrupcion-de-ramirez-en-pdvsa/
[4] Venezuela Política. “Así pasaron miles de millones de PDVSA a las cuentas bancarias del BPA de exfuncionarios chavistas”. 8 de mayo de 2018. https://maibortpetit.blogspot.com/search?q=bpa
[6] Bloomberg. Company Overview of Sinohydro Corporation. https://www.bloomberg.com/research/stocks/private/snapshot.asp?privcapId=13484187
[9] Sinohydro. El Palito Thermoelectric Plant. http://eng.sinohydro.com/index.php?m=content&c=index&a=lists&catid=12
[11] Transparencia. Asamblea Nacional. Comisión Mixta para el estudio de la crisis eléctrica del país. Informe final. https://transparencia.org.ve/wp-content/uploads/2017/02/Informe-CMECEP.pdf

Breve historia de la Electricidad en Venezuela – El Chigüire Bipolar – 11 de Marzo 2019

Dios dijo “hágase la luz”, conectó la extensión a una planta de un primo que hace eventos y la luz se hizo.

Y creó muchas otras cosas, como el cielo, el mar, los animalitos, a José Vicente Rangel y un terreno llamado Venezuela. Allí puso petróleo, desierto, selva, montañas, prepagos, zancudos y abundantes recursos, como el agua. Aparte de usarla para mojar gente en Carnaval, esa agua era la que habríamos de usar para mover turbinas y aprovechar su potencial hidroeléctrico.

La electricidad llegó a Venezuela en 1888, cuando se instaló el alumbrado público en las calles de Maracaibo, en lo que los maracuchos, siempre inconformes, llaman “la última gran inversión que se hizo en Maracaibo”.

En 1956 comenzó a construir Macagua, la primera central hidroeléctrica del Caroní. Habían un montón de empresas como Edelca, CADAFE y La Electricidad de Caracas, entre otras, que funcionaban. Producían tanto que hasta daba para venderla a Colombia y Brasil. Claro, esa era la época donde no teníamos que poner containers en los puentes para “cuidarnos” de ellos.

En el mismo río Caroní, en 1957, se empiezan las obras de la Central Hidroeléctrica Raúl Leoni, que casi 20 años después se terminaría para convertirse en la planta hidroeléctrica más importante del país. Actualmente es la cuarta más grande del mundo. Menos mal que aquellos gobiernos fueron visionarios y decidieron hacer esa planta hidroeléctrica y no nuclear; porque con el chavismo ya tendríamos nuestro propio Chernobyl. ¿Se imaginan nuestros ríos llenos de chigüires mutantes con tres ojos, como Blinky?

Y de repente llegó Chávez y ordenó expropiar todo eso, crear un arroz con mango llamado Corpoelec y darle eso a los militares. ¡Adiós luz que te apagaste!

Pasaron los años y en vista del inminente colapso, decidieron hacer una central hidroeléctrica nueva, Tocoma, que por supuesto no se terminó nunca y que por supuesto también tuvo mil guisos y sobreprecios. Luego vino la crisis eléctrica de 2009-2013: una oscura época de embalses bajitos, iguanas mascacables y terroristas meteorológicos como El Niño y la Niña que nos dejó un par de apagones nacionales serios. Esto permitió la entrada en el spotlight de Derwick y los Bolichicos. No, esta no es una banda cutre de ska; es un grupo de jóvenes sin experiencia en el sector eléctrico a los que se les dio un cheque en blanco para montar plantas eléctricas chimbas. Esto para lo único que sirvió es para que se robara una plata todo aquel que no alcanzó a robar con Tocoma.

Hasta que llegó lo que tantos expertos advirtieron. La irresponsable mezcla de corrupción, improvisación, personal sin preparación y falta de mantenimiento dejó al sistema eléctrico nacional en la ruina, y cuando Diosdado quiso inaugurar su nuevo jacuzzi/piscina de olas, nos quedamos a oscuras. La única respuesta que tenemos es la misma excusa de siempre: que esto es un sabotaje del imperio. Y mientras nos repiten eso hasta el cansancio, no se consiguen ni linternas ni pilas.

Ahora vivimos una de las catástrofes más graves de nuestra historia como país. ¿Qué podemos hacer? Resistir, porque no queda otra. Aprovechar los 10 minutos al día que nos regala Corpoelec para cargar el teléfono. Y aprender de nuestros errores, para más nunca dejar que gente sin experiencia llegue a puestos claves. Ya podemos ver qué es lo que son “capaces” de hacer… claro, de día. Porque de noche no se puede ver nada.

Persisten fallas de servicio eléctrico en la Gran Caracas por Emely Marcano – El Nacional – 12 de Septiembre 2019

Entre los sectores afectados están El Cafetal, Colinas de Bello Monte, El Hatillo, Los Naranjos, Terrazas del Ávila, La California Norte, Santa Fe, La Almeda y Casco Central de Chacao

Sin Luz varias zonas de Caracas y Miranda
Foto: Archivo

Entre los sectores afectados están El Cafetal, Colinas de Bello Monte, El Hatillo, Los Naranjos, Terrazas del Ávila, La California Norte, Santa Fe, La Alameda y el casco central de Chacao.

Usuarios de Twitter también reportaron fallan en las telecomunicaciones.

Desde que comenzó la semana ha habido fallas en el suministro eléctrico en zonas de la Gran Caracas.

CORPOELEC Informa@CORPOELECinfo

se registra avería en la Parroquia El Recreo afectando los sectores: Bello Monte, Colinas de Bello Monte, Las Delicias, San Antonio, Sabana Grande. Personal operativo al tanto para restablecer el servicio eléctrico. @FBritoMaestre

CORPOELEC Informa@CORPOELECinfo

se registra avería en el Municipio Los Salias Parroquia San Antonio Los Altos afectando los sectores: Casco Central, El Sitio, San Juan, El Limón, La Anunciación, La Rosaleda. Personal Operativo al tanto de la situación para restablecer el servicio eléctrico @FBritoMaestre

Lohena Reverón

@lareveron10

Cuarto día de apagones en zonas de reportan en El Cafetal, Colinas de Bello Monte, El Hatillo, Los Naranjos, Terrazas del Ávila, La California Norte, Santa Fe, La Almeda y casco central de Chacao. 2:15pm.

rosa maria@rosi_c_g

Por lo que estamos viviendo en ya nos estamos hemanando mas’ con el Zulia!! Hasta hoy jueves van tres días que nos falta la luz por largas horas, mañana, tarde o noche. Y nadie explica nada. Ahora me pregunto? El gobierno de fiesta por regreso a clases.

A %d blogueros les gusta esto: