elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Electricidad

Electricidad: ¿cómo se valora el acceso y la calidad de servicio en Venezuela? – ProDaVinci – 13 de Septiembre 2018

Captura de pantalla 2018-07-10 a la(s) 8.24.54 p. m.
El 35% de los usuarios del servicio eléctrico en ocho de las ciudades más pobladas del país reportaron que sufren apagones tres veces por semana o más. Este dato surge de la Encuesta de Percepción de Calidad de los Servicios Públicos en Venezuela del Observatorio Venezolano de los Servicios Públicos de la Asociación civil ESDA – Entorno, Sociedad, Desarrollo y Ambiente (@asoesda), estudio que analizó el estado de los servicios públicos a través de la evaluación de los consumidores en Barcelona, Barquisimeto, Caracas, Ciudad Bolívar, Maracaibo, Punto Fijo, San Cristóbal y Valencia.

La investigación revela que casi seis de cada diez encuestados consideraron que la calidad del servicio eléctrico es “muy buena”, “buena” y “regular hacia buena”, mientras que cuatro de cada diez la evaluaron como “muy mala”, “mala”, y “regular hacia mala”. La percepción del servicio es desigual entre ciudades. En Maracaibo, el 55,78% de los consultados declaró que su servicio es “muy malo”, y el 83,8% afirmó que sufre apagones una o varias veces al día, todos los días. En Barcelona se encontró que 67% de los encuestados afirmaron que su servicio es “muy bueno”, “bueno” y “regular hacia bueno”, aunque el 17,82% de ese grupo declaró que el servicio se interrumpe una vez al mes.

El estudio revela que ocho de cada diez encuestados tienen acceso al servicio eléctrico y 64,25% estaría “muy dispuesto” a pagar un aumento de tarifa si esto genera una mejora en el servicio.

Esta encuesta fue realizada por el Observatorio Venezolano de los Servicios Públicos de la Asociación civil ESDA – Entorno, Sociedad, Desarrollo y Ambiente (@asoesda), una organización dedicada a la investigación, análisis, asistencia e implementación de proyectos para generar políticas públicas orientadas a mejorar la calidad de vida de los venezolanos.

Ficha técnica

Nombre del Estudio: Encuesta de Percepción de Calidad de los Servicios Públicos en Venezuela

Diseño y ejecución de la encuesta: MEG Inteligencia de Datos

Cliente: Observatorio de Servicios Públicos

Fecha de recolección de la información de campo: del 25 de junio al 3 de agosto de 2018

Cobertura geográfica: 22 municipios que conforman 8 zonas metropolitanas de las regiones Centro-Capital, Norte-Oriental, Andes y Norte-Occidental

Tamaño de la muestra: 5.200 personas

Ciudades donde se realizó el estudio: Caracas, Barcelona, Barquisimeto, Maracaibo, Ciudad Bolívar, Punto Fijo, Valencia.

Marco muestral: venezolanos y extranjeros mayores de 18 años inscritos en el Registro Electoral al 31 de noviembre de 2017

Distribución de la Muestra: distribución proporcional por ciudad, municipio, parroquia con sobrerepresentación muestral para lograr representatividad de municipios clave.

Tamaño de las submuestras: Barcelona, 689; Barquisimeto, 535; Caracas, 1.010; Ciudad Bolívar, 460; Maracaibo, 610; Punto Fijo, 545; San Cristóbal, 620, y Valencia, 732.

Técnica de recolección: cuestionario estructurado vía encuesta telefónica. Entrevista directa a personas luego de chequeo de consistencia de sexo, edad y lugar.

Tipo de muestreo: muestreo simple aleatorio, proporcional por sexo y estratificado por conglomerado poblacional para establecer proporcionalidad de la muestral a nivel de parroquia por ciudad.

Nivel de confianza: 95%

Margen de error: Barcelona, +/- 3,7%; Barquisimeto, +/- 4,2%; Caracas, +/-3,1; Ciudad Bolívar, +/-4,6; Maracaibo, +/-4,0%; Punto Fijo, +/-4,2, San Cristóbal, +/-3,9; Valencia, +/-3,6. Adicionalmente, la muestra es representativa al nivel municipal para los municipios Sucre, Edo. Miranda; Libertador, Dto. Capital; Maracaibo, Edo. Zulia; Valencia, Edo. Carabobo; Iribarren, Edo. Lara; Bolívar, Edo. Anzoátegui; Carirubana, Edo. Falcón; San Cristóbal, Edo. Táchira, y Heres, Edo. Bolívar. El margen de error a nivel municipal es de +/- 4,6%.

La causa de la crisis eléctrica venezolana por Maibor Petit – Blog Venezuela Política – 1 de Septiembre 2018

No ha sido la falta de inversión la causante de la terrible crisis eléctrica que padece el país, pues cuantiosos han sido los montos que las distintas negociaciones, contrataciones y acuerdos han representado para el erario público venezolano.
Venezuela atraviesa por la peor crisis de energía eléctrica de toda su historia, un hecho que encontraría justificación en la falta de inversión pública en el sector pero, lamentablemente no es así si se revisan las grandes sumas que representan los múltiples contratos y negociaciones suscritas por el estado que supondrían la modernización y optimización del sistema y, sin embargo, no es así. Las razones de tal situación parecen estar más bien en la ausencia de políticas o en la incongruencia de estas cuando son aplicadas. La corrupción es, se deduce, el leitmotiv de los encargados de los organismos del ramo, que mediante estratagemas de todo tipo, entre ellos los sobrecostos, logran esquilmar el tesoro nacional sin que la colectividad obtenga beneficio alguno de tales inversiones.
A lo largo de nuestras entregas hemos dado a conocer a nuestros amables lectores los mecanismos de que se han valido las diferentes administraciones de la Corporación Eléctrica Nacional, Corpoelec, así como sus empresas filiales, para burlar la contraloría social sobre sus gestiones. Hoy traemos un nuevo ejemplo de las formas de actuar de los protagonistas de esta trama de corrupción que se ha enquistado en el país en las últimas dos décadas.
 Contratos de financiamiento que no se traducen en la mejora del Sistema Eléctrico Nacional pese a tratarse de milmillonarias inversiones. Obras contratadas de las que no se tienen noticias sobre sus resultados pues el secretismo se ha convertido en política de estado y poco o nada se dan a conocer los resultados que el gasto público supone.
Los convenios que presentamos en esta oportunidad se suscribieron durante la administración de Alí Rodríguez Araque, quien los firmó con el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) en el contexto de los acuerdos suscritos entre los gobiernos de China y Venezuela. Los mismos totalizan la cantidad de USD 2.250.233.084,24 equivalentes a Bs. 9.651.924.768,38.
 Tales cantidades estaban dirigidas al Proyecto de Diseño y Construcción del Desarrollo Hidroeléctrico “El Chorrín”, al Proyecto de Desarrollo y Recuperación del Sector Eléctrico que comprendía la construcción de la Planta Termoeléctrica 500MW en “El Vigía” y al Proyecto de Rehabilitación y Ampliación de la Unidad 6 del Complejo Termoeléctrico “Planta Centro” en el estado Carabobo.
La Comisión Mixta para el estudio de la crisis eléctrica en el país de la Asamblea Nacional, en su informe final[1] hace referencia, entre otros aspectos, a la gestión de Alí Rodríguez Araque al frente de Corpoelec y, en tal sentido, recomendó someter a investigación los proyectos contratados y ejecutados bajo su administración ante la sospecha de que se hubiera incurrido en posibles sobrecostos respecto a lo previsto en el Plan de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional, PDSEN 2005-2024: Tocoma, Termozulia II y III.
Del mismo modo, en relación al caso que nos ocupa, el ente parlamentario subrayó el hecho de que el Plan de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional PDSEN 2005-2024, hubiera descartado la expansión de la generación hidroeléctrica en el estado Bolívar pese a que EDELCA identificó un potencial de al menos 50TWh en las cuencas del Alto Caroní, específicamente en los ríos Paragua, Caura, Suapure y Cuchivero.
En este sentido, hizo mención a que el exministro de Planificación, Jorge Giordani, había defendido públicamente el desarrollo del Alto Caroní pero, posteriormente, a raíz de la primera crisis energética de 2003, cambió de parecer y recomendó la cancelación de todos los proyectos hidroeléctricos, decisión que finalmente fue adoptada en 2009 por Alí Rodríguez.
De todas maneras, hay que hacer la salvedad de que no obstante haberse producido esta prohibición, en el PDSEN 2013-2019 se incluyó la Central Hidroeléctrica El Chorrín, la cual debía aportar 380MW en 2018.
Destaca el informe de la Asamblea Nacional, que en 2015, como antesala a la tercera crisis energética de 2016, el para entonces ministro de energía eléctrica, Jesse Chacón, admitió que la cancelación de los proyectos hidroeléctricos en el Alto Caroní había sido un error y anunció el inicio de la ingeniería conceptual de la central hidroeléctrica Tayucay.
La comisión de la AN también se refirió al proyecto de la Central Termoeléctrica El Vigía en el estado Mérida, indicando que el costo de este proyecto estuvo en el orden de USD 956 millones.
Compareció ante la instancia legislativa el asesor legal de China Camc Engineering, empresa encargada de la ejecución de la obra, Julio Peng, quien destacó que la compañía asiática se había encargado de la termoeléctrica Don Luis Zambrano, de 594MW en el Vigía, cuyo contrato se firmó en 2010 con una inversión de USD 804 millones. Detalló que las dos primeras turbinas entraron en funcionamiento en 2013 y la tercera en 2015 y corresponden a dos turbinas de gas que en el presente trabajan con diesel y una a vapor, las cuales actualmente generan al 98 por ciento de su capacidad total. Sobre el costo del megavatio por encima del precio referencial, Julio Peng dijo que esto obedecía a que la tecnología empleada es más avanzada, así como también a las condiciones de la zona de instalación. Precisó que la asignación de USD 1.045 millones a la empresa incluía,  además de la planta, la instalación de una línea de transmisión de 56 km. Esta planta no tiene alimentación de gas natural por lo cual depende exclusivamente del combustible diesel, lo cual acorta los lapsos de mantenimiento.
La comisión observó una diferencia entre el costo anunciado y el costo referencial del orden de USD 317 millones a precios del 2005 que debe ser debidamente justificado.
A continuación conozcamos los detalles de los convenios entre Corpoelec y el Bandes.
Diseño y Construcción del Desarrollo Hidroeléctrico “El Chorrín”
El 2 de marzo de 2011, entre el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) representado por su presidenta, Edmeé Betancourt de García, titular de la Cédula de Identidad N° V-3.210.071, designada según Decreto N° 7.201, de fecha 28 de enero de 2010, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 39.358 de fecha 1 de febrero de 2010, y la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), representada a su vez por su presidente, Alí Rodríguez Araque, titular de la Cédula de Identidad N° 1.270.755, cuya designación consta en Decreto N° 7.177, de fecha 15 de enero de 2010, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 39.348, de fecha 18 de enero de 2010 y Acta de Asamblea Extraordinaria de Accionistas N° 07, de fecha 25 de mayo de 2010, se suscribió un Convenio de Asistencia Técnico-Financiera Interinstitucional que tenía por objeto el financiamiento del Proyecto de Desarrollo y Recuperación del Sector Eléctrico, en lo atinente al desarrollo del Proyecto de Diseño y Construcción del Desarrollo Hidroeléctrico “El Chorrín”, tal como le definía la cláusula segunda del mismo.
Este convenio se inscribía en el contexto de la Ley Aprobatoria del Acuerdo entre el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y el Gobierno de la República Popular China sobre Cooperación para Financiamiento a Largo Plazo, de fecha 16 de septiembre de 2010. En tal sentido, la Corporación Banco de Desarrollo de China otorgó a Bandes un financiamiento para fomentar la cooperación entre las dos naciones a través de proyectos de envergadura en las áreas de infraestructura, agricultura, minería, energía, tecnología, petroquímica, asistencia técnica, entre otros; con la finalidad de acelerar el desarrollo social y económico en Venezuela.
La cláusula tercera indicaba que el Bandes convenía en conceder a Corpoelec dicha asistencia financiera hasta por USD 280.000.000,00 equivalentes a Bs. 1.201.004.000,00, calculados Bs. 4,2893 por cada dólar.
Los desembolsos del Bandes estaban sujetos a las retenciones aplicables en materia fiscal y tributaria.
Se establecieron dos años como el periodo de para efectuar los desembolsos de acuerdo a lo estipulado en la cláusula quinta, advirtiéndose que al cesar dicho plazo cesaba toda obligación del Bandes de efectuar los desembolsos en ejecución del Convenio de Asistencia Financiera Interinstitucional y, en tal sentido, el monto se reducirá al monto utilizado hasta la fecha.
El monto no utilizado podrá ser reasignado a la ejecución de otro proyecto enmarcado en el financiamiento de gran volumen y largo plazo.
El Bandes estaba facultado para suspender o modificar el monto de la asistencia en cualquier momento y de manera unilateral cuando lo considerara conveniente o recibiera instrucciones del  Ejecutivo Nacional, sin que Corpoelec pudiera acometer acción alguna o reclamo alguno.
La cláusula sexta estipulaba que Bandes haría los desembolsos a favor de las contratistas que indicara Corpoelec, previa solicitud que debía ser suscrita por quien indicara la estatal eléctrica como autorizada para ello.
Bandes llevaría a cabo evaluaciones técnico financieras del proyecto periódicamente durante la ejecución del proyecto.
Corpoelec debía hacer rendiciones de cuentas mensuales, someterse a las supervisiones que Bandes dispusiera, así como también a las auditorías que en cualquier momento estimara conveniente llevar a cabo.
Se contemplaban igualmente los formalismos que este tipo de convenios acostumbra estipular.
Recursos en renminbi para El Chorrín
El 2 de septiembre de 2011, entre el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) representado por su presidenta, Edmeé Betancourt de García, titular de la Cédula de Identidad N° V-3.210.071, designada según Decreto N° 7.201, de fecha 28 de enero de 2010, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 39.358 de fecha 1 de febrero de 2010, y la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), representada a su vez por su presidente, Alí Rodríguez Araque, titular de la Cédula de Identidad N° 1.270.755, cuya designación consta en Decreto N° 7.177, de fecha 15 de enero de 2010, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 39.348, de fecha 18 de enero de 2010 y Acta de Asamblea Extraordinaria de Accionistas N° 07, de fecha 25 de mayo de 2010, se suscribió un Convenio de Asistencia Técnico-Financiera Interinstitucional que tenía por objeto el financiamiento del Proyecto de Desarrollo y Recuperación del Sector Eléctrico, que comprendía el desarrollo del Proyecto de Diseño y Construcción del Desarrollo Hidroeléctrico “El Chorrín”, tal como le definía la cláusula segunda del mismo.
En la tercera cláusula de este convenio se establecía el monto y los términos en que se llevaría a cabo la asistencia financiera, indicándose que el Bandes concedería con cargo a los recursos del financiamiento de Gran Volumen y Largo Plazo a Corpoelec hasta la cantidad de 2.898.000.000,00 Renmimbi (moneda de curso legal de la República Popular China emitida por el Banco Popular Chino. El yuan es la unidad básica del renminbi), equivalentes a USD 431.339.862,47, los cuales a la tasa preferencial de Bs. 4,2893 por cada dólar corresponden a la cantidad de Bs. 1.850.146.072,10).
Los desembolsos que Bandes estarían sujetos a las retenciones aplicables en materia fiscal y tributaria. Asimismo, los costos asociados a eventuales diferenciales cambiarías y gastos operativos, serán imputados al monto de la Asistencia Financiera Interinstitucional.
El tiempo de ejecución del financiamiento se fijó en dos años, por lo que vencido dicho plazo cesaría toda obligación del Bandes de efectuar los desembolsos del convenio y se reduciría hasta la cantidad utilizada hasta la fecha. El monto no utilizado podrá ser reasignado a la ejecución de otro proyecto enmarcado en el Financiamiento de Gran Volumen y Largo Plazo.
Bandes tenía la facultad de suspender o modificar, en cualquier momento y de manera unilateral, el monto de la asistencia cuando lo considerara conveniente o recibiera instrucciones al respecto por parte del Ejecutivo Nacional.
Los desembolsos, de acuerdo a la sexta cláusula, Bandes los emitiría en nombre de Corpoelec a favor de las contratistas que esta indicare.
Bandes realizaría las evaluaciones técnico-financieras del proyecto que estimare convenientes de manera periódica durante la ejecución del proyecto.
Igualmente, Corpoelec estaba obligada a presentar mensualmente rendiciones de cuentas y someterse a las supervisiones que Bandes dispusiera, así como también a las auditorías que en cualquier momento estimara conveniente llevar a cabo.
Se contemplaban igualmente los formalismos que este tipo de convenios acostumbra estipular.
Termoeléctrica en El Vigia
El 2 de marzo de 2011, entre el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) representado por su presidenta, Edmeé Betancourt de García, titular de la Cédula de Identidad N° V-3.210.071, designada según Decreto N° 7.201, de fecha 28 de enero de 2010, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 39.358 de fecha 1 de febrero de 2010, y la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), representada a su vez por su presidente, Alí Rodríguez Araque, titular de la Cédula de Identidad N° 1.270.755, cuya designación consta en Decreto N° 7.177, de fecha 15 de enero de 2010, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 39.348, de fecha 18 de enero de 2010 y Acta de Asamblea Extraordinaria de Accionistas N° 07, de fecha 25 de mayo de 2010, se suscribió un Convenio de Asistencia Técnico-Financiera Interinstitucional que tenía por objeto el financiamiento del Proyecto de Desarrollo y Recuperación del Sector Eléctrico que comprendía la construcción de la Planta Termoeléctrica 500MW en “El Vigía” (Cláusula segunda).
Para ello el 1° de diciembre de 2010, el presidente de la república firmó el Punto de Cuenta N° 302, que autorizaba la asignación de recursos provenientes de Bandes.
El monto y los términos de la asistencia financiera se establecieron en la tercera cláusula, la cual fijo en USD 280.000.000,00 la cifra que el Bandes concedería a Corpoelec con cargo a los recursos del financiamiento de Gran Volumen y Largo Plazo. Tal cantidad equivalía a Bs. 1.201.004.000,00, calculados al tipo de cambio referencial de Bs. 4,2893 por cada dólar.
La cláusula cuarta estableció que los desembolsos que Bandes estaban sujetos a las retenciones que en materia fiscal y tributaria aplicaran. Asimismo, los costos asociados a eventuales diferenciales cambiarios y gastos operativos, serían imputados al monto de la Asistencia Financiera Interinstitucional.
Bandes tramitaría los desembolsos presentados por Corpoelec para el manejo de los recursos asignados a través del convenio.
Las partes debían tener claro que la ejecución del cronograma de desembolsos estaba directamente relacionada a la ejecución del proyecto objeto del contrato y estaría sujeta a la disponibilidad financiera que Bandes tuviera para la fecha de la solicitud.
Del mismo modo, la cláusula quinta previó que el periodo de ejecución del convenio era por dos años y que una vez vencido ese plazo, cesaría toda obligación del Bandes de efectuar los desembolsos. EL monto del financiamiento se reduciría, de no haber sido utilizado en su totalidad para la fecha, a lo ejecutado para ese momento.
El monto no utilizado podría ser reasignado a la ejecución de otro proyecto enmarcado en el Financiamiento de Gran Volumen y Largo Plazo, Bandes tenía la facultad de suspender o modificar, en cualquier momento y de manera unilateral, el monto de la asistencia cuando lo considerara conveniente o le fuera instruido por el Ejecutivo Nacional.
Tal como se estableció en los otros convenios, Bandes realizaría las evaluaciones técnico-financieras del proyecto que estimare convenientes de manera periódica durante la ejecución del proyecto.
Corpoelec estaba obligada a presentar mensualmente rendiciones de cuentas y someterse a las supervisiones que Bandes dispusiera, así como también a las auditorías que en cualquier momento estimara conveniente llevar a cabo.
Se contemplaban igualmente los formalismos que este tipo de convenios acostumbra estipular.
Inyección de dinero chino para El Vigía
El 2 de marzo de 2011, entre el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) representado por su presidenta, Edmeé Betancourt de García, titular de la Cédula de Identidad N° V-3.210.071, designada según Decreto N° 7.201, de fecha 28 de enero de 2010, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 39.358 de fecha 1 de febrero de 2010, y la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), representada a su vez por su presidente, Alí Rodríguez Araque, titular de la Cédula de Identidad N° 1.270.755, cuya designación consta en Decreto N° 7.177, de fecha 15 de enero de 2010, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 39.348, de fecha 18 de enero de 2010 y Acta de Asamblea Extraordinaria de Accionistas N° 07, de fecha 25 de mayo de 2010, se suscribió un Convenio de Asistencia Técnico-Financiera Interinstitucional que tenía por objeto el financiamiento del Proyecto de Desarrollo y Recuperación del Sector Eléctrico contemplando la construcción de la Planta Termoeléctrica 500MW en “El Vigía”, de acuerdo lo especificaba el objeto del contrato en su cláusula segunda.
Para ello, el presidente de la república había aprobado el punto de cuenta N° 302, de fecha 1 de diciembre de 2010, autorizando la asignación de recursos provenientes de Bandes.
Según la cláusula tercera, el Bandes convenía en conceder asistencia financiera con cargo a los recursos del financiamiento de Gran Volumen y Largo Plazo a Corpoelec hasta por la cantidad de 4.732.000.000,00 Renmimbi equivalentes a USD 704.313.398,62 calculados a Bs. 4,2893 por dólar que sumaban la cantidad de Bs. 3.021.011.460,72.
Los desembolsos que Bandes efectuara estaban sujetos a las retenciones aplicables en materia fiscal y tributaria. Asimismo, los costos asociados a eventuales diferenciales cambiarlos y gastos operativos, serán imputados al monto de la Asistencia Financiera Interinstitucional.
El tiempo de ejecución del convenio era por dos años, que una vez vencidos cesaría toda obligación del Bandes de efectuar los desembolsos. El monto del financiamiento se reduciría, de no haber sido utilizado en su totalidad para la fecha, a lo ejecutado para ese momento.
El monto no utilizado podría ser reasignado a la ejecución de otro proyecto enmarcado en el Financiamiento de Gran Volumen y Largo Plazo, Bandes tenía la facultad de suspender o modificar, en cualquier momento y de manera unilateral, el monto de la asistencia cuando lo considerara conveniente o le fuera instruido por el Ejecutivo Nacional.
Igualmente se llevarían a cabo evaluaciones técnico financieras del proyecto por parte de Bandes y Corpoelec se obligaba a presentar mensualmente rendiciones de cuentas y a someterse a las supervisiones que Bandes dispusiera, así como también a las auditorías que en cualquier momento estimara conveniente llevar a cabo.
Se contemplaban igualmente los formalismos que este tipo de convenios acostumbra estipular.
Ampliación y rehabilitación en Planta Centro
En marzo de 2011, entre el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) representado por su presidenta, Edmeé Betancourt de García, titular de la Cédula de Identidad N° V-3.210.071, designada según Decreto N° 7.201, de fecha 28 de enero de 2010, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 39.358 de fecha 1 de febrero de 2010, y la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), representada a su vez por su presidente, Alí Rodríguez Araque, titular de la Cédula de Identidad N° 1.270.755, cuya designación consta en Decreto N° 7.177, de fecha 15 de enero de 2010, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 39.348, de fecha 18 de enero de 2010 y Acta de Asamblea Extraordinaria de Accionistas N° 07, de fecha 25 de mayo de 2010, se suscribió un Convenio de Asistencia Técnico-Financiera Interinstitucional que tenía por objeto el desarrollo del Proyecto de Rehabilitación y Ampliación de la Unidad 6 del Complejo Termoeléctrico “Planta Centro”, Estado Carabobo.
A través del Punto de cuenta N° 302, de fecha 1 de diciembre de 2010, de la presidencia de la república, se había autorizado la asignación de recursos provenientes de Bandes con cargo a los fondos del referido financiamiento, para el Proyecto de Desarrollo y Recuperación del Sector Eléctrico.
La cláusula tres estableció que el Bandes se comprometió a conceder asistencia financiera con cargo a los recursos del financiamiento de Gran Volumen y Largo Plazo a Corpoelec hasta por la cantidad de 3.726.000.000,00 Renmimbi equivalentes a USD 554.579.823,18, calculados a Bs. 4,2893 por dólar para sumar Bs. 2.378.759.235,56.
Como los convenios ya referidos, el tiempo de ejecución era por dos años, por lo que al cumplirse el plazo cesaría toda obligación del Bandes de efectuar los desembolsos. El monto del financiamiento se reduciría, de no haber sido utilizado en su totalidad para la fecha, a lo ejecutado para ese momento.
El monto no utilizado podría ser reasignado a la ejecución de otro proyecto enmarcado en el Financiamiento de Gran Volumen y Largo Plazo, Bandes tenía la facultad de suspender o modificar, en cualquier momento y de manera unilateral, el monto de la asistencia cuando lo considerara conveniente o le fuera instruido por el Ejecutivo Nacional.
Se contemplaban evaluaciones técnico financieras del proyecto por parte de Bandes y Corpoelec debía presentar mensualmente rendiciones de cuentas y a someterse a las supervisiones que Bandes dispusiera, así como también a las auditorías que en cualquier momento estimara conveniente llevar a cabo.
Se contemplaban igualmente los formalismos que este tipo de convenios acostumbra estipular.
Todos estos convenios fueron firmados y acordados de acuerdo a lo previsto por la Comisión Mixta de Alto Nivel China-Venezuela.
[1] Transparencia Venezuela. Asamblea Nacional. Comisión Mixta para el estudio de la crisis eléctrica en el país. Informe final. https://transparencia.org.ve/wp-content/uploads/2017/02/Informe-CMECEP.pdf

Un exorcismo “mollejúo” por Eugenio Montoro – 15 de Agosto 2018

UnknownPor estos días circulaba en WhatsApp una noticia donde un cura español, especialista en el oficio, recomendaba un “exorcismo magno” para sacar a los malos espíritus y el bojote de demonios que martirizan a la pobre Venezuela.

Aunque no pudimos leer el artículo completo pues de repente se fue la línea del celular, el cura es famoso por hacer este tipo de cosas raras y fue notorio con el caso de una joven poseída por varios diablos, que le costó varios años de trabajo para sacarlos, y que tuvo una cobertura periodística de detalle.

Para beneficio de los que no conocen del tema y no vieron la horrorosa película, diremos que el exorcismo es una práctica muy antigua en la Iglesia católica y aunque se ha venido a menos, aún se practica. En palabras cortas, se trata que una persona normal empieza a comportarse raro, a hablar diferente, a decir que es un diablo y cosas así. Esto viene a llenar de problemas a la familia y al principio pensar que se le fueron los tapones al familiar y se volvió loco.

Pero algunas familias creyentes en demonios buscan entonces la ayuda de algún cura y a veces ocurre que aparece un cura exorcista que, a través de paciencia, conjuros y rezos, hace que el diablo se marche y la persona vuelva a la normalidad. Los escépticos dicen que se trata de un problema de la mente y que el exorcismo es solo una terapia chapucera, pero en fin, de que vuelan, vuelan,

Aunque toda Venezuela está poseída por estos diablos rojos, el Zulia en general y Maracaibo en particular deben tener varios de los peores, ya que no hay explicación racional para tanta vaina mala junta.

Por ejemplo, desde hace mucho tiempo tenemos racionamiento de electricidad. Con sus variantes, a cada maracucho se le iba la luz por cuatro horas diarias. Cuando ya lo habíamos casi aceptado como forma de vida, ocurre un incendio debajo del puente sobre el lago que resulta ser a consecuencia de un problema en unos cables de transmisión eléctrica.

Desde ese día el racionamiento aumentó de cuatro a veinte horas diarias y nadie tiene mucha idea de cuando volveremos a nuestro mal menor de aquellos deliciosos cortes de apenas cuatro horas. El tráfico por el puente se ha restringido por las reparaciones del pavimento y nadie sabe que se hará con el cable roto, si dejará así o se hará algún parapeto.

La restricción del servicio eléctrico afecta a todos de una manera tan grande que aún estamos por entender la magnitud. Por lo pronto conservar alimentos refrigerados es casi imposible.

 Las comunicaciones también se han visto seriamente afectadas incluyendo los puntos de venta. El suministro de combustible ha pasado de muy malo a peor y hay una sensación de tragedia en hospitales, edificios con ascensores, en todo el comercio y en las pocas empresas que van quedando.

Pero los acontecimientos no detienen a los rojos en su empeño de seguir diciendo estupideces. Resulta que la versión oficial es que este despelote es, otra vez y por enésima vez, producto de un malvado sabotaje. Corpoelec debería oír a la población en las muchas colas, haciendo chistes y burlándose del “sabotaje” que siempre explica todo.

Este sistema de gobierno no funciona. Cualquier presidente sensato renunciaría, pero la posesión demoníaca del fanatismo marxista se lo impide.

Habrá que hacerle un exorcismo a Maracaibo. Uno mollejúo por que la cosa es mollejúa. Y que luego se riegue.

Contexto actual de la energía en Venezuela por Nelson Hernandez – Gerencia y Energía – Julio 2018

Venezuela en sombras por Ramón Peña – La Patilla -5 de Agosto 2018

Unknown

“Para nosotros es vital que todo el pais esté inundado de luz”.

V. I. Lenin

Por la suma de sus recursos naturales hidrológicos y petroleros, Venezuela ostenta el mayor potencial de generación eléctrica del continente. Pero superior ha sido la garra destructiva de la barbarie gobernante, exitosa en hundir al territorio en la penumbra. Estos administradores de la luz, que por años vienen castigando con interminables apagones a toda la provincia, habían evitado afanosamente oscurecer a los caraqueños, cuidándose de enfurecerlos, pero esta semana no pudieron evadir un mega apagón en la capital y sus inmediaciones.

La oposición más ortodoxa suele atribuir al libreto comunista cada una de las desgracias que, como ésta, nos acontecen. En muchos casos tienen razón, son hechos pautados por la realpolitik. Pero con la electricidad el asunto pudiera ser distinto. Para el excelso mentor del comunismo planetario, Vladimir Lenin, el comunismo significaba “el poder más la electrificación”. La electricidad como gran motor para el desarrollo de las fuerzas productivas socialistas. El novelista H. G. Wells, en su famosa entrevista a Lenin en 1920, se mostró escéptico ante el entusiasmo de éste en electrificar el país, pero en posterior visita a la URSS, en 1934, constató que el sueño de Lenin se había realizado con creces.

En 1998, el 95% del territorio venezolano estaba electrificado, calificado con un alto índice de confiabilidad, contábamos con empresas como Edelca, centro de referencia hidroeléctrica en el continente, la capital era servida impecablemente por La Electricidad de Caracas, existían ambiciosos proyectos de expansión. Pero no éramos inmunes a la sobrevenida plaga: gigantesca corrupción, plantas termoléctricas sobrepreciadas e inoperantes, negligente mantenimiento del sistema de distribución, proyectos pagados e irrealizados, como la represa Tocoma en el Caroní contratada a los Kirchner y, como complemento, la corporación estatal regida por incompetentes militares.

No anticipó el camarada Lenin la electricidad socialista en manos de seguidores de semejante pelaje.

 

Colapsaron los servicios por apagón en Caracas – El Nacional -1 de Agosto 2018

1530274791656.jpg

El ministro de Energía, Luis Motta Domínguez, dijo que el corte se debió a una falla en la subestación Santa Teresa. Sin embargo, el titular de Comunicación dio otra versión. Aseguró que se originó por una afectación en el Parque Nacional Guatopo

Gran parte de Caracas amaneció ayer en caos. Desde tempranas horas de la mañana la ciudad se quedó sin luz por una falla eléctrica, lo que causó que muchos negocios bajaran las santamarías, tanto en el este como en el oeste de Caracas, y que colapsaran los servicios como el transporte. Zonas de Vargas y Miranda también se vieron afectadas.

La mujer es una de las muchas personas que se vieron obligadas a buscar la manera de llegar a sus puestos de trabajo. Un empleado de una farmacia, ubicada en el oeste de Caracas, relató que cerca de las 8:40 am se cortó la luz justo cuando estaba dentro de la estación Los Dos Caminos, que fue desocupada por la falla y tuvo que tomar una camioneta hasta Chacaíto, donde se volvió a montar en otra unidad de transporte público para llegar a Parque Central, desde donde caminó hasta la parroquia Candelaria. Allí se encuentra el local.

Las aceras de la ciudad estuvieron sobre pobladas de ciudadanos que caminaban hasta su destino y se observaban largas colas en las paradas de autobuses. También se generaron atascos de vehículos, debido a que dejaron de funcionar los semáforos por la falla del sistema eléctrico. Las gasolineras tampoco funcionaron mientras duró el apagón.

Pese al uso de plantas eléctricas en locales ubicados en Los Cortijos, la avenida Francisco de Miranda, la Francisco Solano López, la Casanova y en el centro de la ciudad decidieron cerrar por temor a un posible conato de alteración pública.

“Más que un apagón es una muestra de un país en decadencia. ¿Cómo te explicas que por falta de luz tengas que paralizar tu vida en un día, en horas, que luego no vas a poder recuperar?”, comentó Francesco Di Martino, encargado de una tienda en La Florida.

Argenis Contreras también cerró su comercio. Desde su local, ubicado en Sabana Grande, debía cancelar la nómina de sus empleados a través de transacciones vía Internet, pero el apagón generó un colapso en el servicio. “Pude hacerlo desde mi teléfono, pero las líneas colapsaron y no había acceso a Internet ni con datos en tu cuenta”, comentó.

Lo que relató Contreras es consecuencia de una serie de cortes intermitentes que se originaron en los servicios de telefonía celular, fija y de Internet.

Otro de los servicios que se vio afectado fue el de los bancos. Cuando se fue la luz en Candelaria desalojaron a todas las personas que estaban dentro del Banco de Venezuela. Lo mismo sucedió en un banco privado, ubicado en el este de Caracas. “Llevaba adentro como 15 minutos cuando se fue la luz. Es lamentable y muy grave lo que está pasando. Por culpa del gobierno, que no sabe administrar ni gerenciar las cosas, el pueblo es el que está pagando las consecuencias”, expresó un hombre.

Dos apagones, dos versiones. El ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, informó por Twitter a las 6:35 am que hubo una interrupción del servicio eléctrico en 80% de Caracas, debido a una falla en la subestación Santa Teresa. El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, ofreció otra versión a las 2:45 pm: “Se produjo por una afectación en el Parque Nacional Guatopo, en el Peñón, Ocumare del Tuy, en el estado Miranda”.

A las 8:09 am, Motta Domínguez aseguró que 90% del servicio había sido restablecido, pero que las labores de mantenimiento eran complicadas por las fuertes lluvias en la zona de la falla. Sin embargo, fue a partir de esa hora cuando varias zonas del Distrito Capital comenzaron a reportar la falla.

Un segundo apagón se registró en varias zonas de la Gran Caracas a las 12:50 pm. En Los Cortijos se cortó dos veces la luz: de 8:30 am a 11:45 am y de 1:00 pm hasta las 2:00 pm. Al igual que el centro, que estuvo a oscuras desde las 9:00 am hasta las 9:30 am y luego desde las 12:50 pm hasta las 2:00 pm. Lo mismo sucedió en Santa Mónica y Candelaria.

En Los Palos Grandes, La Castellana, La Urbina, Petare y buena parte del municipio Baruta, como La Trinidad, eran más de las 3:00 pm y aún no había regresado la energía. Esas zonas estuvieron más de seis horas sin servicio.

Motta Domínguez dijo que recibió un informe del Sebin que atribuye la falla del servicio a un “corte de cables de control de los transformadores de tensión”, pero no explicó cómo se produjo en medio de la lluvia y en una zona de difícil acceso. Poco antes Rodríguez justificó el retraso en la restitución del servicio alegando que la culpa fue del clima: “Ya está identificada la falla eléctrica, pero las condiciones atmosféricas del lugar han dificultado los trabajos de recuperación”.

Sin embargo, sindicalistas advierten que la falla se debió a la falta de mantenimiento que han denunciado desde hace años atrás. Ángel Navas, presidente de Fetraelec, confirmó que la avería se originó en una línea de transmisión que va desde Santa Teresa el Convento, que alimenta, sobre todo, al este de Caracas. “El sistema se desestabilizó por falta de energía y cuando se da la falla causa inestabilidad en la Gran Caracas y en otras entidades como Vargas y Miranda”, explicó.

Alexis Rodríguez, sindicalista de Corpoelec, advirtió que han denunciado desde hace años las faltas de mantenimiento programado y de inversiones importantes. Dijó que la discusión del contrato colectivo, prevista para ayer, fue suspendida por el apagón.

Aeropuerto en penumbra. En dos oportunidades hubo corte eléctrico en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía. Uno fue a las 9:00 am y el otro a la 1:00 pm. En ambos casos se prolongó por más de una hora. Y aunque en la cuenta oficial del terminal en Twitter se asegura que las operaciones aéreas no se vieron afectadas por el apagón, empleados de las aerolíneas y pasajeros señalan lo contrario.

“Las plantas de emergencia no se activaron y hubo colapso en taquillas y pasillos. El vuelo a Santo Domingo de la línea Laser, previsto para las 12:30 pm, salió pasadas las 4:00 pm. Los vuelos a Miami salieron también con retraso. El de las 2:00 pm partió a las 6:00 pm, mientras que el de las 6:00 pm fue reprogramado para las 10:00 pm. “Todos los vuelos se retrasaron, al menos, hasta cuatro horas. Después que se normaliza el servicio hay que esperar hasta una hora más para que se activen los sistemas de cada aerolínea”, informó una tripulante de cabina de la empresa.

“Estuvimos parados en migración cerca de una hora; no tenía señal telefónica ni de Internet”, dijo a la AFP Estefanía Freire, quien esperaba en el aeropuerto para tomar un vuelo internacional.

En Conviasa los vuelos nacionales con destino Porlamar, Maturín, Las Piedras y La Fría salieron hasta con dos horas de retraso. “Cada vez que hay falla eléctrica se aplica un plan operativo y se procede al cierre de todos los accesos. Nadie entra ni sale a plataforma y zona de tráfico”, afirmó un empleado de seguridad de la aerolínea. Los vuelos de Avior, Venezolana, Estelar y Rutaca también se retrasaron.

El Zulia apenas genera el 17 % de su capacidad instalada por Delvis Rodríguez – Panorama –

termozulia_1_1_crop1527689876643_jpg_272675030.jpg_272675030.jpg

De los 2.000 megavatios (Mw) de capacidad instalada en sus plantas —principalmente Ramón Laguna, Termozulia y Rafael Urdaneta, entre otras, y sin incluir al Guri—, en el Zulia apenas se están generando 350 Mw, cifra que representa apenas un 17% del potencial máximo de las instalaciones.

Los datos reflejan que existe una capacidad indisponible de 1.650 Mw lo que obliga a las autoridades aplicar continuos racionamientos para preservar los pocos megavatios generados en una región “devoradora de electricidad” en medio de sus altas temperaturas.

 Corpoelec ha señalado que el complejo Termozulia cuenta con una capacidad instalada de 1.220 Mw que se suman a otras seis plantas: Ramón Laguna (660 Mw), Rafael Urdaneta (265,7 Mw), Santa Bárbara (36 Mw), Concepción (32 Mw), Casigua (61,6 Mw) y San Lorenzo (40 Mw) entre otras. 

 Las plantas deberían generar en la actualidad unos 1.500-2.000 megavatios de potencia, más lo aportado por el Guri (unos 1.000 Mw) para contar con una capacidad de generación  global de unos 2.500-3.000 Mw.

 El pasado 18 de mayo, el propio ministro para la Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, informó a PANORAMA, durante un recorrido a las subestaciones, la poca capacidad de generación disponible en el Zulia a causa, según él, de los “sabotajes” al sistema eléctrico. 

 “No tenemos la energía suficiente porque estamos dejando de transmitir energía desde la COL, nos quitaron 7 cables (…). No tenemos el control del sistema debido a los cortes y al sabotaje. Solamente controlamos la poca generación que tenemos ahorita de 350 Mw que está en la parte occidental que la están dando Termozulia, Ramón Laguna y Rafael Urdaneta (…)”, dijo la máxima autoridad en materia eléctrica.

 Luego añadió: “Pido paciencia a los zulianos. Sé que es difícil, que es un gran sacrificio pero este sacrificio es por culpa de aquellas personas, con intenciones políticas o no, que cortaron el cable y destruyeron toda la estructura que le cuesta al país no solamente mucho dinero sino también muchas horas y hombres de trabajo”.

 Datos del Min-Energía Eléctrica revelan entre el período 2008-2016, el Zulia tuvo disponibles entre 1.000 Mw y 1.550 megavatios. 

 En 2013, el para entonces subcomisionado de Generación Occidente de Corpoelec, Miguel Romero, informó que diciembre de ese año Termozulia y la planta Ramón Laguna alcanzaron su “máxima capacidad de generación” propia marcando un hito en la región.

 “Termozulia tiene 1.200 Mw disponibles y está al 98% de su capacidad, sumando la generación de Corpoelec más la generación de Pdvsa, a través de la planta en San Timoteo y de las dos unidades de Bajo Grande, se ha logrado alcanzar una generación entre los 1.800 y  1.900 megavatios disponibles, esto representa un hecho histórico en el estado Zulia porque es la máxima generación nunca antes alcanzada. Nosotros, tenemos un hito de poder llegar a los 2.000 megavatios de generación”, dijo en esa oportunidad Romero.

 Personal de Corpoelec aseguró, a este rotativo, que en la actualidad Termozulia se encuentra “en un 25% de su capacidad”, mientras que la Ramón Laguna no supera el “10% de su potencial de generación de electricidad”.

 El analista en el sector eléctrico e ingeniero radicado en Ciudad Bolívar, Saúl Romero, aseguró que “en materia eléctrica, el Zulia se encuentra en un estado muy vulnerable. Tener disponibles apenas 350 Mw es alarmante porque esto refleja que el estado no está generando prácticamente nada en energía eléctrica. Ahora está más dependiente del suministro del Guri y sus líneas de transmisión”.

 El experto insistió que el tema de la “demanda” también es algo por el que preocuparse. “La demanda en esa región oscila entre los 1.500 y 2.500 Mw, si solo se tienen unos 350 Mw más lo que aporta el Guri, estaríamos hablando que existe un déficit de unos 1.000 Mw. Por eso los continuos racionamientos de 4, 8 o 12 horas para mantener ese alto consumo a raya y que no colapse todo el sistema eléctrico”, apuntó.

Recientemente, el Grupo Ricardo Zuloaga —conformado por los expertos en el área José Aguilar, José Manuel Aller, Nelson Hernández, Miguel Lara y Ciro Portillo, entre otros—, calificó como “crítica” la situación del sistema eléctrico en el occidente.

 “La situación del sistema eléctrico de la Costa Occidental del Lago es de tal precariedad que va camino a convertirse en caótica. La generación propia de la zona está en un nivel inaceptable por la falta de mantenimiento. De unos 2.000 Mw instalados, solo funcionan 600 Mw o menos”, apuntó.

 Para el ingeniero eléctrico Manuel Rincón Morales la falta de megavatios disponibles se debe “principalmente a la falta de inversión, en los últimos cinco años, en las principales plantas eléctricas como Ramón Laguna y Termozulia. Además, ¿qué pasó con la Termoeléctrica de Bachaquero?, ¿dónde está la barcaza con un sistema de generación que estaba en San Lorenzo? ¿por qué se abandono el parque eólico en la Guajira? y ¿qué sucedió con los 600 Mw que iba a aportar Pdvsa Occidente?”.

 Morales recordó, además, que el expresidente Hugo Chávez en 2010 “prometió que el Zulia sería autosuficiente en materia eléctrica. La realidad es que la falta de mantenimiento y de inversión es lo que tiene en colapso el sistema eléctrico en el occidente”.

 En la actualidad, el Ministerio para la Energía Eléctrica y la Gobernación del Zulia ejecutan seis “frentes de trabajo” para potenciar la generación de electricidad en la entidad.

 “Se ejecutan todas las acciones para incrementar la generación en las plantas termoeléctricas del estado Zulia como Termozulia, Ramón Laguna, Guaicaipuro y Rafael Urdaneta. Muestra de ello es la incorporación de la TZ5 de Termozulia, que aporta 150 Mw al Sistema Eléctrico Nacional”, explicó recientemente una nota de prensa del Min-Electricidad.

 Igualmente, se labora en “la puesta en servicio de la unidad TZ1, además de la instalación del turbogenerador en la unidad TZ1 que, junto a la TZ2 y TZ3 funcionarán como un ciclo combinado y aportarán 450 Mw al SEN”. Otro frente es la recuperación de  la línea 230KV en el Puente General Rafael Urdaneta y la instalación de cuatro generadores que aportarán 120 megavatios más en Planta Ramón Laguna.

 Fuentes de Corpoelec aseguraron que en conjunto los trabajos permitirán recuperar en el mediano plazo unos 1.200 Mw.

Zulia, el estado petrolero de Venezuela, a 40º grados centígrados, sin luz ni aire acondicionado, hasta por 12 horas diarias – La Patilla – 16 de Julio 2018

Zulia, el estado petrolero de Venezuela, se queda sin energía

Vivir sin aire acondicionado en el Zulia, el estado más caliente de Venezuela con temperaturas de 40 grados centígrados en la sombra, es lo más parecido a vivir en un infierno por los apagones continuos y el racionamiento de luz que el régimen de Nicolás Maduro aplica a esa zona, publica ABC/España.

Los cortes de la energía eléctrica y la falta de solución del gobierno han aumentado el malestar de los zulianos que no ha tenido más remedio que salir a protestar a la calle encendiendo fuego en distintos puntos de Maracaibo, capital del estado, dando la impresión de ser una tierra en llamas.

El gobierno decidió aplicar un racionamiento eléctrico de 4 horas, pero los apagones se prolongan por más de 6, 10 y hasta 36 horas, generando desesperación por el calor de la zona.

En Zulia viven unos cuatro millones de habitantes. Es el estado petrolero que aporta el 60% de los ingresos al país y sin embargo sufre los embates de la crisis económica y humanitaria como ninguna otra región.

Sin electricidad los zulianos no pueden trabajar, ni desplazarse de un sitio a otro. Las empresas y los hospitales han cerrado porque no tienen luz. Las neveras, los aparatos electrodomésticos y los equipos electrónicos se dañan constantemente y ninguna autoridad asume la responsabilidad de las averías. Lo único que queda por hacer es protestar pero las autoridades no se hacen eco de las reclamaciones de los ciudadanos. En Caracas el gobierno de Maduro atribuye la crisis eléctrica a la oposición y la guerra económica pero no ofrece solucionar los problemas de los servicios.

Caracas: 15 horas de socialismo por Por Victor Maldonado C. – Panampost – 15 de Julio 2018

Nadie se queja. Nadie dijo nada. Esta es la ley de la selva y el socialismo es el depredador

camion-venezuela.jpg

5:00 a.m. Todavía está oscuro y una lluvia pertinaz enfría el ambiente y hace todavía más difícil el comienzo del día. La ciudad se ha vuelto perezosa. Ya no es como antes. Un silencio pasmoso es el recordatorio de que del ocaso hasta el amanecer la ciudad está vedada a los ciudadanos desarmados.  La noche es de la impunidad, la violencia y la de esa extraña fauna de nuevos adinerados que van escoltados en carros blindados, motos de altas cilindradas y guardaespaldas armados.

5:30 a.m. No hay agua. Van tres semanas sin que la empresa estatal de agua potable cumpla con su plan de racionamiento. Los baños son pocilgas infectas que desprenden ese olor a fermentación pútrida que se acumula sin saber qué hacer con ellas. La higiene personal es todo lo que puedas hacer con un tobo de agua.

5:45 a.m. El café se acabó la semana pasada. Un kilo ya cuesta dos salarios mínimos. No hay forma de comprarlo sin sacrificar alguna cosa más importante. Adiós costumbre matutina. Pero hoy se confabulan todas las escaseces para empujarme a un ayuno que se torna crecientemente insoportable. Hora de salir de casa a soportar otro día.

6:00 a.m.  Con las notas del himno nacional, aderezadas por la voz y las impertinentes intromisiones del “comandante supremo” voy camino a la parada de autobús. No sé por qué lo intento si todos sabemos que ya no hay quien preste el servicio, tampoco quien pague su costo. Temprano caigo en cuenta que no tengo efectivo en la cartera. Nadie tiene, a nadie le importa, porque el billete de ayer hoy vale menos, mucho menos.

6:45 a.m. Cuarenta minutos esperando por lo que nunca llegó. Llueve, todos estamos empapados, pero nadie se queja. Esa agua que cae del cielo reconforta y compensa la ausencia absoluta de agua potable que sufrimos en la zona. Mujeres con horarios más flexibles exhiben sus magros cuerpos mientras tratan de pasarse un trozo de jabón. La pobreza te confisca el pudor poco a poco.

7:00 a.m. Sigo en la parada. La gente se acumula y se desespera. Al fondo de la calle aparece un camión de estacas. Se detiene y permite que la gente se monte. La lluvia no es un impedimento para que el caos sea el único que ponga orden. Todos quieren irse, y poco a poco la plataforma se va volviendo una amalgama contrahecha de cuerpos que se entrometen unos con otros, intentando equilibrios imposibles que se extreman cuando el camión vuelve a ponerse en marcha. Allá quedaron los menos ágiles.

7:45 a.m. La ruta del camión concluye frente a la parada del subterráneo. Bajar significa terminar de embarrar la ropa. No importa. No hay tiempo. Hay que coger el metro. Cientos de transeúntes caminan como autónomas en los escombros de lo que alguna vez fue un transporte moderno. Por lo menos es gratis. Sin aire acondicionado los túneles bajo tierra tienen una atmósfera pesada y pegajosa. Pasan uno, dos, seis, ocho trenes totalmente desbordados. Mientras espero recuerdo que tengo hambre. Me distraigo imaginando un café imposible y una arepa rellena que ya no puedo comer. El hambre estraga. De repente soy masa que se mueve hasta una de las puertas. Me siento empapado pero sudoroso. El calor es insoportable. Pero allá vamos.

8:30 a.m. El metro sufre una avería. “Señores usuarios y usuarias del sistema subterráneo, en estos momentos estamos sufriendo un problema transitorio de falta de energía. Les sugerimos abandonar los vagones y seguir a pie por los túneles hasta la próxima salida”. ¡Esto no puede sucederme hoy! -pienso, mientras vuelvo a ser masa en movimiento-.

09:15 a.m.  Una bocanada de aire fresco me recibe mientras llego a las calles. Sigue lloviendo. Diez cuadras más y llego.

09:30 a.m. La oficina luce vacía. Un buen vaso de agua calma la sed. Aprovecho, me lavo la cara y trato de secarme los excesos de humedad y de barro que el día trajo consigo. El aire acondicionado hoy es capaz de mandarme al infierno, pulmonía mediante.  Trabajar me hace olvidar el ayuno.

12:30 p.m.  Alguien puso a disposición unos mangos. Colocados coquetamente en el centro de la mesa donde solíamos comer cuando las loncheras venían con algo traído de la casa. Dos mangos fueron mi frugal almuerzo. La ciudad es generosa. No nos deja desfallecer completamente. ¿Alguien tiene para compartir un café conmigo?

01:46 p.m. Otro corte del servicio eléctrico. Mi celular suena y es mi mamá. Se le acabaron las medicinas de la tensión. La jubilación no le alcanza ni para una semana de tratamiento. “Manda a decir tu papá que busques quien le compre el televisor para comprar comida. ¿No lo quieres tú?”.

03:00 p.m. Todavía no vuelve la luz. Oscuridad, sin ascensores, sin agua. Sin ganas. El grupo se reúne para pasar el tiempo. Pronto todo se vuelve interrogantes sin respuestas. ¿Se detendrá la inflación? ¿Algún día controlarán el hampa? ¿Alcanzarán los sueldos? La gente no ríe, pero intenta una mueca. ¡Esto no se aguanta! ¡Yo me voy como sea y a donde sea!

03:17 p.m. De repente volvió la luz. Pero todavía no vuelve internet. Alguien pide que hagamos el inventario de las máquinas que se dañaron. Nadie parece hacer caso a la solicitud. Todos vuelven lentamente a sus puestos de trabajo. ¡Algo hay que hacer! ¿Habrá pan en la panadería que está camino a la casa? Vuelve a llamar mi mamá. Volvieron a subir la matrícula escolar. Diez salarios mínimos. “Tu papá quiere vender el juego de comedor y las lámparas de la sala. ¿Tendrán algún valor?”.

04:30 p.m. Mi vida por una tasa de café. El reloj es un verdugo que administra los tiempos con sadismo. Tengo frío, hambre y me siento sucio. ¡Huelo mal, huelo a servidumbre atroz! ¿Cuándo se acabará esto? ¿Cuándo terminará esta hiperinflación, estos discursos sin fin que inventan culpables, esta compresión de las oportunidades? ¿Sobreviviré?

05:30 p.m. Terminó el día de trabajo. Nadie se queda ni un minuto más. ¿Para qué? No hay clientes, no hay productos, no hay dinero, no hay nada más que un inmenso esfuerzo para disimular el derrumbe que somos todos. Hoy somos la mitad de los que estábamos hace tres meses. La partida es fugaz. El tránsito tiene una sola vía, que va directo hacia la evasión. Las empresas también han perdido peso. Las esperanzas son más leves. El día se acorta. Viene la noche.

07:30 p.m. El regreso no fue distinto. Cada día somos más animales. Los camiones de estacas nos llevan como ganados. Nadie se queja. Nadie cuida al que está al lado. La señora que se cayó quedó atrás. Nadie dijo nada. Esta es la ley de la selva y el socialismo es el depredador. Hoy no me tocó a mí, pero quien sabe que puede ocurrir después. ¿Llegó el agua? ¡Se fue la luz! Mejor me tiro en la cama a la que me dirijo a tientas, e intento dormir. Mi casa huele a amoníaco fétido. ¿Será mi cuerpo? Pero el hombre es un animal de costumbres. ¿Me acostumbraré?

Victor Maldonado C.  Director de CEDICE Libertad y Director ejecutivo de la Camara de Comercio de Caracas. 

Se busca un gobierno saludable por Eugenio Montoro – Diario Contraste.com – 5 de Julio 2018

UnknownUna máxima dice que los buenos gobiernos son como la buena salud pues no se sienten. Esto también implica que si se sienten ocasionando penurias a los ciudadanos son malos gobiernos. No tenemos que hacer esfuerzo alguno para catalogar al régimen que dice gobernar a Venezuela, como superlativamente malo tal como si tuviéramos pésima salud.

No importa donde usted se encuentre, el tema usual es el costo de la vida. Los precios de las cosas y servicios cambian a gran velocidad, pero siempre hacia arriba. “Ayer fui a comprar una bobina para el carro, me pidieron una grosería de millones. Seguí buscando mejores precios y nada. En la tarde volví al primer sitio. No me vas a creer ya había aumentado y aquí me tienes pelando bolas sin carro”. “Dora, te cuento, tenemos que ponernos a cultivar tomates. Saqué la cuenta y con dos kilos de tomates diario vivimos tranquilas. Dora, me estás escuchando?

Alguien debe tener la culpa de este despelote. Si le preguntamos a un economista dice que la emisión de dinero sin control y el control de cambio son los factores de mayor influencia en la hiperinflación, pero si le preguntamos a los mandones nos dirán que es consecuencia de la “guerra económica”. En medio de las opiniones está el ciudadano común que, cualquiera sea la verdad, es el que debe pagar el precio y sufre el problema.

Pero de lo que no hay duda es que el ruido que produce el tema de los precios es ensordecedor, extenso y angustiante para todos, por lo que deberíamos concluir que el régimen, de tanto hacerse sentir, es malo.

Un tema que también se hace sentir es el de la electricidad que todos los zulianos sufrimos, cual peste, con frecuentes y largos cortes. Otro, es el drama de la salud que causa decenas de muertes diarias por falta de dotación de medicamentos y logística y nada hace más ruido en el alma que el dolor de ver a los jóvenes abandonando a su País por falta de futuro.

Así que, por donde se le mire, este régimen es una máquina de infelicidad y, a falta de propósito de enmienda, es necesario cambiarlo por algo sensato. Decir que hay que cambiar al régimen es fácil pero después de probar todo lo que usualmente ha hecho caer a malos gobiernos en todo el mundo sin éxito, nos encontramos como en una inmensa llanura de incertidumbre sobre lo que debemos hacer en adelante.

Un conocido me asegura que la cosa está tan enredada que sin hacer nada se solucionará este malpuesto asunto, que la declinación en entrada de divisas es tan brutal que hasta los cubanos se van a regresar a su isla. Va a pasar algo así como los solitarios arbustos en las zonas secas que por alguna razón se prenden en fuego y se queman completos y luego, también solitos, se apagan y queda el esqueleto de las ramas principales.

Dentro de esta aventura inédita en que nos ha tocado vivir no deja de ser una interesante teoría, pero no nos debemos confiar y hay que insistir en darle unos buenos machetazos al arbusto venenoso y reemplazarlo por otro que de frutos.

Cualquier iniciativa para crear opinión en contra del régimen, hacer protestas, pedir ayuda internacional rema en la dirección correcta. Exigir la renuncia de Maduro, exigir elecciones, solicitar una intervención de cualquier tipo son acciones correctas y ninguna es mejor que otra pues los tableros de juego son muchos y hay que jugarlos.

En el pasado, cuando los rojos que hoy tienen el poder eran opositores, jugaban hasta en los tableros de la delincuencia. No era extraño que asaltaran un banco, secuestraran a alguien, atacasen algún puesto de seguridad, infiltraran organismos de seguridad y defensa y actuasen en clandestinidad.

Hasta ahora la oposición venezolana se ha mantenido dentro del juego democrático, pero no ignora que existen otros tableros.

Esperemos que suceda lo mejor.

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: