elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Elecciones

Declaración de la Unión Europea sobre la situación en Venezuela – La Patilla – 19 de Abril 2018

union-europea-reuters.jpg

La Unión Europea advirtió el jueves que podría imponer nuevas sanciones a Venezuela si considera que la democracia sigue viéndose socavada, después de que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro convocó a elecciones para el próximo mes en las que no participará el principal bloque opositor.

La jefa de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, dijo en un comunicado en nombre de las naciones que conforman la Unión Europea, que lamenta la forma en que el Gobierno de Maduro llamó a elecciones presidenciales y legislativas para el 20 de mayo, sin un consenso sobre las “condiciones para un proceso electoral creíble e inclusivo”.

A continuación el texto completo de la declaración:

“Declaración de la Alta Representante en nombre de la UE sobre la situación en Venezuela

Los acontecimientos recientes en Venezuela están causando una mayor polarización y están impidiendo el progreso en las múltiples crisis que enfrenta el país.

Las elecciones presidenciales se anuncian para el 20 de mayo y se celebrarán junto con la elección de los miembros de asambleas municipales y estatales.

Lamentamos profundamente que se hayan convocado elecciones sin un amplio acuerdo sobre el calendario electoral ni sobre las condiciones para un proceso electoral creíble e inclusivo. También lamentamos la existencia continua de presos políticos y los obstáculos para limitar la participación de los partidos políticos y los candidatos.

La reciente decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de limitar la participación en las elecciones locales y regionales a aquellos partidos que presentan candidatos para las elecciones presidenciales es un golpe más a la credibilidad del proceso. Esto solo exacerbará la polarización y creará más obstáculos para una solución política pacífica.

La Unión Europea hace un llamamiento al gobierno para que garantice elecciones libres, transparentes y creíbles que permitan la participación de todos los partidos políticos en igualdad de condiciones; una composición equilibrada del CNE; un calendario electoral acordado y viable y todas las garantías técnicas necesarias para que las elecciones se ajusten a las normas internacionales. Esas condiciones son necesarias para permitir misiones de observación internacional plenas e independientes.

La Unión Europea está plenamente comprometida en apoyar a Venezuela para encontrar soluciones pacíficas y democráticas y está dispuesta a utilizar todos sus instrumentos para apoyar los esfuerzos regionales e internacionales con ese fin.

En este contexto, la Unión Europea supervisará estrechamente el proceso electoral y la evolución relacionada sobre el terreno y está dispuesta a reaccionar mediante medidas apropiadas a cualquier decisión o acción que pueda seguir socavando la democracia, el estado de derecho y la situación de los derechos humanos en el país .

La Unión Europea también está preocupada y vigilando en estrecha cooperación con la ONU y otras organizaciones internacionales, el impacto social de la actual crisis económica que está afectando gravemente a la población, incluidos muchos ciudadanos europeos que residen en el país, y que conduce a la migración masiva actual eso crea desafíos para las comunidades anfitrionas, particularmente Colombia y Brasil, y la estabilidad regional. Como anunció el Comisario Stylianides durante su reciente visita a la región, la UE proporcionará asistencia a los afectados.”

 

Las incertidumbres de la realidad política venezolana por Michael Penfold – ProDaVinci – 15 de Abril 2018

Cualquier ejercicio de proyección de los escenarios políticos que se despliegue para el caso venezolano va a encontrarse con una dificultad predictiva.

La razón es que bajo ningún escenario las variables relevantes están bajo el control ni del gobierno ni de la oposición. La otra causa es que los escenarios más probables no son intrínsecamente los más estables. La dinámica plantea una serie de paradojas con la que se enfrentan permanentemente todos los actores políticos, tanto internos como externos, que actualmente están lidiando con la profunda crisis económica, social e institucional del país. Este trance también promueve distintos tipos de inconsistencias por parte de estos mismos actores, que en muchos casos conlleva a posturas irracionales, lo cual complejiza aún más la utilidad de cualquier esfuerzo prospectivo.

Varios ejemplos permiten ilustrar la situación. Maduro puede desear ser reelecto para otro periodo presidencial –así sea ilegítimamente–, pero la decisión de la comunidad internacional de reconocerlo escapa totalmente a su ámbito de influencia. Maduro puede prometer que una vez reelecto va a modificar su política económica para evitar los errores que llevaron al chavismo a quebrar la economía venezolana y a colapsar la industria petrolera; pero aun si lo hace, el financiamiento externo que requiere para darle credibilidad a un potencial programa de estabilización es de tal envergadura, que la posibilidad de implementarlo depende exclusivamente de la voluntad de los organismos multilaterales e incluso de la decisión de los chinos de desembolsar los recursos necesarios para enfrentar este conjunto de reformas. Maduro puede ordenar, debido a su férreo control sobre las autoridades electorales, que se cumpla la fecha de realización de los comicios presidenciales del 20 de mayo, pero lo cierto es que, así como esos comicios fueron pospuestos en abril, si los cuadros internos de la coalición oficialista se mantienen descontentos y si así lo desearan, podrían nuevamente ejercer suficiente presión como para postergar su realización. Leer más de esta entrada

Jorge Rodríguez: «Oficiales conspiraron con la derecha en Venezuela» por Carmen Muñoz – ABC – 23 de Marzo 2018

El ministro de Comunicación y jefe de la Comisión de Diálogo del Gobierno de Maduro afirma que «más temprano que tarde se le reconocerá al expresidente Zapatero su inmenso papel»

jorge-rodriguez-ky4--1240x698@abc.jpg
Jorge Rodríguez (Barquisimeto, 1965) hizo este jueves una visita relámpago a Madrid solo para contar «la verdad» del chavismo sobre la crisis generalizada que vive Venezuela. El ministro de Comunicación e Información, miembro del partido oficialista PSUV, jefe de la Comisión de Diálogo del Gobierno y jefe de campaña de Nicolás Maduro afirma en una entrevista a ABC que «es una barbaridad» la acusación de que su país se ha convertido en una «narcodictadura».

Al menos 34 militares han sido detenidos en las últimas semanas, según ha denunciado el abogado Alonso Medina Roa y diversas ONG, por una supuesta conspiración. Los analistas perciben una pérdida del apoyo de las FF.AA. al Gobierno de Maduro. ¿El ruido de sables es real?

Hay una unidad monolítica en este momento en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), alrededor de la Constitución y del comandante en jefe, que es el presidente constitucional Nicolás Maduro. En efecto, por razón de un oficial que fue abordado por otro y que de inmediato lo comunicó a sus superiores apareció una situación de unos pocos oficiales subalternos que estaban en contacto con factores de la derecha política venezolana a los efectos de promover acciones de complot y conspiración militar, ya completamente desactivado.

¿Son legítimas las elecciones del 20 de mayo cuando no participa la mayoría de la oposición y algunos de sus políticos más emblemáticos están inhabilitados para ocupar cargos públicos, como Leopoldo López o Henrique Capriles?

No es cierto que no participe la mayoría de la oposición. En Venezuela hay 18 partidos y en este momento 15 de ellos están participando en el evento electoral. Hay también una elección de diputados de los consejos legislativos estatales y ahí están participando todos los factores políticos de la oposición. De los cinco candidatos en liza al menos uno es de la oposición. Sería muy mezquino por parte de la extinta MUD (Mesa de la Unidad Democrática) señalar que Henri Falcón no pertenece a la oposición. Fue jefe de campaña de Capriles en los comicios de 2013, yo era el de Maduro.

Pero no han dejado presentarse a la MUD como marca.
La MUD ya ha dejado de existir. No, falso, les dimos todas las garantías, para eso estuvimos en República Dominicana, para firmar un acuerdo. No les han dejado participar otros. Hubo una llamada telefónica desde Colombia a Julio Borges (diputado opositor) para que no se firmara el acuerdo.

¿Quién estaba al otro lado del teléfono?
Factores de poder. El entonces secretario de Estado de EE.UU. Rex Tillerson curiosamente estaba en ese momento en Colombia reunido con el presidente Juan Manuel Santos.

¿Cómo valora la candidatura del exchavista, hoy opositor, Henri Falcón?
Es muy curioso que ahora digan que es exchavista. Henri Falcón, en efecto, así como otras muchas personas que ahora participan en la oposición, se inició en la vida política con el comandante Chávez, pero rápidamente abandonó la opción.

¿Molestó en el chavismo la fuga del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, el pasado noviembre?
No, es un prófugo de la justicia. Ocupa más espacio en los medios internacionales que el conocimiento que de él tienen los venezolanos. Prácticamente nulo.

¿No temen que por la ausencia de la oposición la mayoría de los países no reconozcan los resultados y la Unión Europea y Estados Unidos aprueben nuevas sanciones?
Las elecciones se van a celebrar con completa libertad, que venga a observarlas quien quiera. Algún día se sabrá cuál era la verdadera posición de Henry Ramos Allup y Henrique Capriles Radonski. Ambos estaban dispuestos a participar y presiones como la que mencioné antes lo impidieron.

¿Pero temen nuevas sanciones?
Son acciones unilaterales, de países que de manera grosera intentan agredir a Venezuela. Mientras más agresiones de este tipo haya, más mecanismos de consulta al pueblo vamos a seguir imponiendo. Hemos tenido 24 elecciones y vamos por la número 25 en 19 años de revolución bolivariana.

¿Figura en alguna lista de sancionados por la Administración Trump?
Creo que no, estoy en una lista de agresión del Gobierno de Canadá, país que por cierto ni conozco.

Su hermana Delcy Rodríguez preside la Asamblea Constituyente, tachada de ilegítima por una mayoría de países.
El artículo 247 de la Constitución dice con claridad que el presidente puede convocar en Consejo de Ministros una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), y eso fue lo que hicimos. Después estuvimos en arduas negociaciones con la oposición para que participara. La primera reunión fue en la residencia del embajador de España, en presencia del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. Estuvimos a punto de acordar con la oposición su participación en la ANC, pero otra vez el poder de veto de los factores más extremistas de la oposición impidieron un acuerdo.

Como jefe de la Comisión de Diálogo del Gobierno, ¿que le parece el criticado papel de José Luis Rodríguez Zapatero?
Más temprano que tarde se le reconocerá el inmenso papel del expresidente Rodríguez Zapatero para lograr lo que ahora es una realidad en Venezuela, el país está en paz, no hay violencia como la que vivimos en algunos meses del año pasado.

¿Cuándo piensan restablecer las relaciones con España? El embajador Jesús Silva fue declarado «persona no grata» por su Gobierno y expulsado de Venezuela el pasado enero. No ayuda precisamente que Nicolás Maduro llame «fascista» a Mariano Rajoy.
El país europeo que más comunicados ha emitido contra el Gobierno de Venezuela ha sido el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Las acciones agresivas unilaterales de España y de otros países de Europa son agresiones reales contra el pueblo y su Gobierno legítimamente electo. Siempre hemos sido muy respetuosos con lo que ocurre en otros países. A veces nos preguntamos será que en España no hay problemas.

¿Qué responde a las acusaciones de que su país es una «narcodictadura»? Entre los sancionados por la Administración Trump figura el vicepresidente Tareck El Aissami, acusado de tráfico de drogas.
Es una barbaridad, un completo absurdo, uno de esos falsos positivos que les encanta montar a los distintos gobiernos de EE.UU. Cuando se desclasifiquen esos documentos se verá que era mentira, como las armas de destrucción masiva en Irak o el acorazado Maine. Es muy curioso que el principal consumidor de droga del mundo, EE.UU., y el principal productor, Colombia, hablen del narcotráfico en Venezuela. Cuando no es un país ni que produzca ni que consuma.

Pero se ha denunciado que Venezuela sería un país intermediario.
Los organismos que más saben de droga en el mundo señalan que la droga que va principalmente de Colombia a EE.UU. no va por Venezuela y el Caribe, sino por el Pacífico principalmente.

¿Por qué no permiten la entrada de ayuda humanitaria en Venezuela? Se han visto imágenes de ciudadanos buscando alimentos entre la basura o a bebés abandonados en el metro de Caracas porque sus madres no podían alimentarlos.
Eso de los bebés es una cosa que de manera recurrente se publica en forma de falsas noticias y luego no conseguimos la prueba. En cuanto a la ayuda, la diplomacia humanitaria se refiere a dos eventos: situaciones de guerra y catástrofe natural. Venezuela no cumple ninguna de las dos condiciones. Tenemos problemas, sí, pero ya hemos venido solventando la gran mayoría en materia de provisión de alimentos y medicinas.

¿Ve a Maduro sentado en el banquillo de los acusados de la Corte Penal Internacional por violaciones a los derechos humanos? La exfiscal Luisa Ortega denunció el pasado viernes al presidente y dos altos cargos de su Gobierno por «masacrar» al agente de Policía Oscar Pérez y su grupo el pasado 15 de enero.
Por la Constitución, el fiscal general tiene el monopolio de la acción penal. Eso quiere decir que cualquier acción judicial que se haya tomado en Venezuela después de que se aprobó la Constitución en 1999 es responsabilidad directa de la Fiscalía General de la República. Quien imputa a Leopoldo López por los hechos violentos de 2014 es la fiscal Luisa Ortega Díaz. Está descubierto por el fiscal general Tarek William Saab una red de extorsión donde participaron fiscales cercanos a Luisa Ortega y su propio esposo, quienes en México y Panamá convocaban a gerentes petroleros para cobrarles comisiones. Esa es la razón por la que no se pudo avanzar más mientras ella fue fiscal en la lucha contra la corrupción. Apenas es destituida del cargo por la Asamblea Nacional Constituyente aparecen todas estas acciones contra la corrupción, que ocurría cuando era fiscal, ella cobraba millones de dólares para amparar a corruptos y delincuentes que pululaban en la empresa petrolera (Pdvsa).

Organizaciones como Foro Penal aseguran que en Venezuela hay más de 200 presos políticos, muchos de los cuales han denunciado torturas.
Foro Penal no es una organización de derechos humanos sino política que participa activamente en las reuniones de la llamada MUD. Una cosa es que haya presos políticos, como se ha intentado vender en el exterior, y otra cosa es que un político incurra en violaciones a la Constitución y por tanto tenga que atender un llamado de los organismos de justicia en Venezuela.

Usted es médico con un postgrado en Psiquiatría. ¿Qué le parecen los salarios que perciben sus colegas de profesión, la situación de los hospitales venezolanos y la escasez de medicinas?
Hay un situación real respecto a los salarios. El presidente Maduro ha hecho todo lo posible por defender los salarios en contra de la inflación inducida. Hemos tenido más de 20 incrementos salariales y una serie de sistemas de bonos que han venido protegiendo a la población. En este momento, casi el 100% de la población tiene acceso a la salud gratuita en Venezuela. Estamos corrigiendo los problemas con los medicamentos.

¿A qué se debe la escasez de bolívares?
Tiene que ver con una acción agresiva sobre todo desde un país vecino como es Colombia. Un bolívar cuesta diez veces menos en Cúcuta que en Bogotá, entonces se convierte en un recurso para el contrabando. En los próximos días van a tener noticias nuestras para corregir eso.

¿No le parece dramática la situación de los miles de venezolanos desplazados en Cúcuta?
Las migraciones en países como México, Colombia, República Dominicana, Perú, Haití o Ecuador no es un fenómeno que viviéramos en Venezuela. Y lo hemos empezado a ver, sobre todo en los últimos años, pero de ninguna manera con las cifras que opiniones interesadas han venido señalando en el extranjero. En Venezuela viven 5.800.000 colombianos. La población de Colombia son 40 millones de habitantes, es decir, más del 11% de la población de Colombia vive en Venezuela. Muchos de los que se están yendo son colombianos que se están repatriando, que prefieren volver a pesar de que los atendimos sin ningún tipo de xenofobia.

¿Que le parece la retirada de la invitación para que Nicolás Maduro para que asista a la Cumbre de las Américas, que se celebra en Lima el 13 y 14 de abril?
Creo que el único mandatario hasta ahora que no va a poder asistir a la Cumbre de las Américas es el expresidente Pedro Pablo Kuczynski. Maduro dijo que iba, el que no puede es Kuczynski.

 

El país a un paso del cambio y… ¿UD? por Simon García – Blog Polis – 20 de Marzo 2018

La gente en la calle clama, con rabia y desesperación, ante la crisis de todo, que hace insoportable la vida de cada uno. Fuenteovejuna murmura el nombre de un mismo culpable: Maduro. Los analistas y las diversas encuestas muestran un porcentaje asombroso de personas que, si fueran a votar, propinarían una derrota Guinness al gobierno del hambre.

Buena parte de los opositores se preocupan de las condiciones ventajistas, del repertorio de arbitrariedades y trampas que habrá que doblegar para que la determinante voluntad de cambio no sea escamoteada. Es un catálogo que conocen bien los que han cubierto mesas por la oposición y las organizaciones con experticia, en defensa del voto y observación electoral, que fueron soportes de la victoria unitaria en las elecciones de 2015. Su ayuda es ahora más necesaria que nunca porque las jiribillas vienen en talla extra-larga.

Pocos se ocupan de las condiciones en las cuales tendrá que participar un gobernante acosado por el fracaso, repudiado internamente por el propio chavismo, con una cúpula en guerra por algún botín, aislado internacionalmente y desenmascarado en el club de hinchas que lo veían como un proyecto de justicia social y ahora se espantan ante los primeros vagones de un tren de delincuentes. El 80% de la población valora negativamente la gestión y el 75% está dispuesta a castigarlo electoralmente. Dos condiciones que licúan un triunfo oficialista aún si marca las barajas.

El país está a un paso de lograr lo que ha deseado durante años, muchas veces prometido y siempre esfumado. Es cierto que hay inconvenientes como la divergencia de los cuatro partidos ejes de la MUD que exigen determinadas condiciones para participar y la posición de Henri Falcón quien, con el apoyo de tres partidos de fuerza modesta, está luchando por cambiar las condiciones a un punto que permita despedir a Maduro y sus políticas económicas en dos meses.

Pero las frustraciones, la pérdida de credibilidad en líderes, el desgaste de la confianza producida por campañas del gobierno para debilitar a la oposición y enfrentarla entre sí, han hecho mella en la certeza del cambio. Buena parte de la oposición se distribuye entre los que dudan en ir a votar y quienes han perdido toda esperanza en el voto.
El obstáculo que bloquea la victoria es la abstención. Un campo minado que puede hacer estallar la realización de un cambio de presidente y de modelo, a menos que se desarme con inteligencia y dedicación. Si no, esa extensa ausencia de política que es la abstención, amputará el ejercicio del voto y sustituirá la posibilidad de cambio por una irresponsable indiferencia.

La situación es compleja, dinámica y acelerada. Una ventaja es que los principales partidos no sean doctrinariamente abstencionistas. Otra, el lugar que va tomando la idea de que se le puede ganar a Maduro, una condición que la dictadura jamás soñó que se llevaría por delante a todas las otras que inventó para sacar a la oposición del campo electoral y una vez separada, disparar a una y otra parte. Pero las balas se le están convirtiendo en un bumerang de votos.

Unirse para cambiar por Ovidio Pérez Morales – El Nacional – 15 de Marzo 2018

Unknown.jpegEl reciente encuentro en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela de representantes de la sociedad civil organizada y la ulterior formación de un frente, tendientes ambos a un cambio del régimen, se sitúan en la línea de lo planteado repetidamente por la Conferencia Episcopal Venezolana y ratificado en el documento de su asamblea plenaria el pasado 12 de enero.

Para el episcopado está claro: “Con la suspensión del referéndum revocatorio y la creación de la asamblea nacional constituyente el gobierno usurpó al pueblo su poder originario”. Por consiguiente, “no habrá una verdadera solución de los problemas del país hasta tanto el pueblo no recupere totalmente el ejercicio de su poder”. El pueblo debe asumir “su vocación de sujeto social (…) Es el pueblo organizado el que tiene la última palabra. En unión con la mayoría de los venezolanos anhelamos que la dirigencia política y la sociedad civil presenten un proyecto de país creíble y realizable”.

Un año antes, en comunicado conjunto de pastores y laicos, se había dicho: “El pueblo clama por un cambio profundo de la orientación política del país, que sea producto de la decisión del pueblo soberano (Constitución, art. 5): o el socialismo del siglo XXI, ausente de la Constitución, o el sistema democrático establecido en la Constitución”.

Los obispos llaman, pues, a la sociedad civil (de la cual forman parte) a organizarse para que, con los partidos, logren el cambio urgente que el país necesita.

A continuación ofrezco un sencillo aporte en varios ítems con miras a la consolidación de una auténtica unión para realizar el cambio.

1. La indispensable unidad hacia el cambio debe ser amplia y abierta; ha de escuchar e integrar en lo posible a movimientos, grupos y personas tendientes al mismo fin por medios distintos, pero integrables en un proyecto común, en cuanto razonables y éticamente fundamentados. Pluralismo no es anarquía, ni unidad, monolitismo.

2. Es preciso unir al No un Sí. Al rechazo a las amañadas votaciones (falsas elecciones) debe acompañar una lúcida estrategia y acciones eficaces para lograr-forzar un verdadero cambio. Esta abstención activa tenga presente que la Constitución no se encierra en lo electoral, pues establece también otros caminos para la salud y el restablecimiento de la democracia, como referéndum, desobediencia civil, resistencia, rebeldía (Constitución, art. 71, 333, 350…).

3. Conditio sine qua non para ir a elecciones (que no se reducen a votaciones): la disolución de la espuria asamblea nacional constituyente y la invalidación de sus actos. La ANC, “máquina infernal”, es horca y guillotina contra toda disidencia y la institucionalidad democrática, por su pretensión de poder constituyente absoluto. Un referéndum (Constitución, art. 71) es instrumento apto para poner las cosas en su sitio.

4. El canal humanitario debe ser insistencia y propósito continuos, así como la búsqueda de una solución consistente a la emergencia social. Los hambrientos, los enfermos en grave peligro, los presos políticos, los forzados al destierro, entre otros, requieren atención inmediata. ¿Qué son crímenes de lesa humanidad?

5. La Fuerza Armada debe ser interpelada seriamente por la ciudadanía acerca de su fidelidad constitucional. Recibe oficialmente armas no para aprovecharse del poder y sostener dictaduras y totalitarismos, sino para respaldar al pueblo, que hoy reclama libertad y justicia. Debe merecer lo de nacional y justificar su referencia a Bolívar. El Alto Mando es máximo responsable al respecto.

6. La antipolítica y el descrédito de los partidos no surgen por generación espontánea. La gente común es más inteligente y crítica de lo que los líderes piensan; estos deben encontrarse con los representantes de la sociedad civil organizada para edificar la Venezuela deseable, y evitar el carnaval de egos, los manejos subrepticios y el mercado de alianzas. Términos criollos como guaraleo y quiquirijuiqui indican lo que se debe evitar.

En todos estos ajetreos por el cambio hay una exigencia de Bolívar, que de muletilla protocolar ha de convertirse en brújula de compromiso. La crisis actual es socio-económica-política-cultural, pero, más en profundidad, ético-religiosa. “Moral y luces son….”.

 

La mojiganga electoral por Eugenio Montoro – 13 de Marzo 2018

UnknownAclaremos de una vez lo de mojiganga. Así se le decía a una actuación ridícula que hacían pocos actores aficionados para distraer al público en los entreactos. Las mojigangas se hicieron frecuentes durante el llamado siglo de oro español cuando, al igual que en el renacimiento de Florencia y otras ciudades, apareció lo mejor en todas las artes y de manera especial el teatro.
Así, cuando se ponía en escena una obra del “monstruo” Lope de Vega, se alegraba el intermedio con una chanza usando algún tema de moda que hacía reír a la gente por lo tonto o lo ridículo. Posiblemente no hay mejor palabra que mojiganga para definir la farsa electoral que ha preparado el régimen venezolano.

Todo comenzó con la exigencia de renovar al CNE cuyos cuatro miembros de cinco, son militantes confesos del partido de gobierno. La oposición propuso entonces uno nuevo con solo dos miembros afectos al régimen, dos afectos a la oposición y uno de mutuo acuerdo. Tal como si para la final entre el Real Madrid y el Barcelona se acordase que un juez de línea fuese del Real y el otro juez de línea del Barza, que el que revisa las jugadas dudosas fuese del Barza y el árbitro del Real.

Pero, en fin, nada se acordó y el CNE se quedó tal cual estaba. Más obediente que nunca, fijó rápidamente una fecha para las elecciones de presidente las cuales, según Maduro, se harían ese día “llueva, truene o relampaguee” aunque, cómicamente, a los pocos días las tuvo que cambiar y se olvidó del sacro juramento.

La oposición decidió no participar en la mojiganga como una forma de expresar su desacuerdo con el ventajismo del régimen y muchos Países adelantaron opinión de que no la reconocerían y menos a Maduro si se auto corona.

Aparecieron unos candidatos sin importancia y, también, se inscribió un ex chavista que venía coqueteando como opositor. Por supuesto la reacción de los opositores no se hizo esperar, fue expulsado de las filas anti régimen y los improperios son abundantes.
Aparentemente la mojiganga terminaría el 20 de abril con unos resultados ya escritos por el eficiente CNE quien se asegurará que los otros candidatos tengan una aceptable votación para demostrar lo “competido” que estuvo el proceso y la “alta” participación. Maduro seguirá en Miraflores y a principios de 2019 será proclamado nuevamente como presidente. Viva la revolución. Carajo, nos la comimos.

En realidad, la cosa no está tan fácil para el régimen. Internamente el deterioro económico creciente mantiene a todos en alerta sobre un estallido social, un golpe de botas o ambas cosas. Externamente una gran cantidad de Países no reconocerán a Maduro ni a su gobierno si insiste en la mojiganga y la ruptura masiva de relaciones internacionales es una posibilidad de acción contagiosa.

Al perder Maduro su legitimidad, el que sea sometido a juicio en La Haya o en cualquier otro tribunal dejará de ser una especulación y las órdenes de captura internacional aparecerán.

Maduro y su combo realmente se están jugando la cárcel.

 

Gustavo Petro y la petroseñora por Ibsen Martínez – El Nacional – 9 de Marzo 2018

UnknownLos venezolanos a quienes en Colombia he escuchado hablar del asunto están muy preocupados por el empuje que en las encuestas muestra el candidato Gustavo Petro, ex alcalde izquierdista de Bogotown, a quien muchos juzgan criptochavista.

Con más razón ahora que Petro ha prometido que, de ganar las presidenciales, convocará una asamblea constituyente encargada de reescribir la Constitución colombiana según un diseño que el iluminado de Ciénaga de Oro debe tener ya muy bien pensado.

Tan solo imaginar a Petro en el acto de promover en Colombia un proceso constituyente a fines de este año obra en los exiliados venezolanos de estrato cinco y seis el efecto de un escalofriante repeluzno porque fue así, con la misma promesa de convocar una constituyente, como comenzó la era Chávez. Inútil será argumentarles que Colombia en 2018 no es la Venezuela de 1998. “Petro fue alto pana de Chávez, haz memoria. Tenían un plan. ¡Se retrataban juntos!”.

Conozco una dama que, en mi lejana adolescencia y, por dar más señas, fue candidata a reina en los festejos de la semana del Liceo Fermín Toro, en 1967, año remoto en que Caracas cumplió 400 años de fundada. Era sensación en las fiestas bailando el “Pata-pata” de Miriam Makeba. No ganó el reinado, pero anduvo cerca. Andando el tiempo, mi amiga cursó una maestría en Ingeniería de Yacimientos por la Universidad de Tulsa. La masacre de abril de 2003, cuando Chávez despidió de un sombrerazo a 17.000 empleados (47% de la nómina de la petrolera estatal), la aventó al exilio junto con su esposo, también él petrolero de nómina mayor. Conocieron mundo: Tampico, Alberta, Dubái, Guinea Ecuatorial… Cuando nos reencontramos en Colombia, en mitad del recordadísimo boom petrolero, había enviudado y trabajaba para una contratista de Pacific Rubiales o Ecopetrol. Su trabajo entrañaba inspeccionar kilómetros de tubería desde un helicóptero en vuelo a baja altura, o visitar plataformas de perforación costa afuera, 30 o 40 kilómetros Caribe adentro.

La petrosifrina tomaba fotos aéreas, bajaba luego del helicóptero, conducía glamorosamente su experticia y regresaba a tierra firme a presentar su informe. Le iba divinamente hasta que los precios del crudo se zambulleron. El tiempo no espera a nadie: la tecnología petrolera avanza tumbando caña como el alacrán y hoy día la ingeniera venezolana (que hace rato dejó atrás la edad del retiro), el helicóptero R44 y el protector solar La Roche-Posay 50 plus han sido exitosamente suplantados por un intrépido dron con software geosatelital operado desde una oficina con aire acondicionado en Barranquilla. Y ahora, para colmo, Petro.

Petro y la marea migratoria, el medio millón largo de desplazados venezolanos de estratos uno, dos y tres que han cruzado ya la frontera acapararon nuestra conversación la última vez que nos vimos. Tratando de no quemarse, cada candidato da vuelta y vuelta a la gravísima crisis migratoria que permanecerá en la sartén del Estado colombiano por largo tiempo. Muy especialmente Petro, quien, cuando le hablan de las decenas de miles venezolanos desplazados diariamente hacia Colombia por el régimen chavista que hasta ayer mismo alabó, prefiere denunciar los incumplimientos en el proceso de paz, la corrupción campante, la politización de la justicia, los líderes sociales asesinados, la ineficiencia de las EPS (empresas de salud privadas) y venderles a los colombianos la solución final que traerá su asamblea constituyente federativa.

“¡Pobre gente!”, exclama la petroseñora, quien con una socia quiere poner una posada-boutique en Guasca. Escapar de Maduro, el chingo, para que los agarre Petro, el sin nariz. Ni más ni menos que como aquel japonés que sobrevivió al bombazo de Hiroshima y tres días más tarde fue a hacerse ver en Nagasaki.

 

Smartmatic cesa operaciones en Venezuela ante incapacidad de certificar resultados – La Patilla – 6 de Marzo 2018

Después de 15 años de servicio y 14 elecciones asistidas brindando un sistema de votación seguro y auditable, Smartmatic cerró sus oficinas y dejó de operar en Venezuela.

Las razones del cierre son ampliamente conocidas. En agosto de 2017, después de las elecciones a la Asamblea Nacional de Constituyentes, Smartmatic declaró públicamente que el Consejo Nacional Electoral había anunciado resultados diferentes a los reflejados por el sistema de votación. Este episodio condujo a una ruptura inmediata de la relación cliente-proveedor.

Smartmatic no participó en las dos últimas elecciones (Elecciones regionales del 15 de octubre de 2017 y Elecciones municipales del 10 de diciembre de 2017), un hecho que fue informado puntualmente. Como la empresa no participó en estos procesos, y dado que los productos de la compañía no están cubiertos por la garantía y no fueron certificados para esas elecciones, Smartmatic no puede garantizar la integridad del sistema, ni puede certificar la exactitud de los resultados.

Smartmatic opera actualmente en unos 40 países de todo el mundo, en asociación con gobiernos, comisiones electorales y ciudadanos que desean llevar a cabo elecciones seguras, limpias y transparentes.

 

Prohibido flaquear por Eddie A. Ramírez S. – Noticiero Digital – 27 de Febrero 2018

UnknownDescartes nos enseñó a dudar. La ciencia ha logrado grandes avances gracias a que algunos ponen en duda lo que se daba por sentado. La duda es necesaria para no precipitarnos en la toma de decisiones. Sin embargo, es de timoratos seguir dudando cuando se tienen evidencias incontrovertibles de un hecho. Nuestra dirigencia política debe aceptar que llegó la hora de la verdad, como se dice en términos taurinos. Terminó la faena y es necesario despachar al toro. Desde luego que es en sentido figurado. No estamos frente a un toro de lidia porque el de Miraflores carece de trapío , por lo tanto el despacho solo se refiere a sacarlo del despacho que usurpa, es decir devolverlo a los corrales por mal desempeño. .

Tal día como ayer, hace dieciséis años, se produjo un hecho inédito en la historia venezolana de las empresas del Estado. Los treinta cuatro más altos ejecutivos de la industria petrolera no dudamos en realizar un pronunciamiento público titulado ¡Salvaguardemos a Pdvsa!, alertando a la ciudadanía de la intención de Chávez de tomar por asalto a Pdvsa y filiales para poner sus recursos al servicio de su “revolución”. Efectuamos ese pronunciamiento, apoyado mayoritariamente por el resto del personal, porque teníamos pruebas evidentes de la intención de politizar a la empresa. Desde entonces y hasta la fecha, los petroleros agrupados en la Asociación Civil Gente del Petróleo y en Unapetrol no hemos dado ni un paso atrás en defensa de principios y valores.

En general, nuestra dirigencia política se ha debatido en dudas de cómo enfrentar a un régimen que en sus inicios fue autoritario y violador de la Constitución y se convirtió en una dictadura totalitaria, cercana al narcotráfico y al terrorismo islámico. Marchas y contramarchas han terminado por desanimar a muchos. Sin embargo, llegó el momento de apartar las dudas y tomar una decisión unitaria y frontal.

En esta etapa hay que reconocer que la dirigencia ha estado a la altura de las circunstancia y en sintonía con lo que piensa la mayoría del país y del exterior: no aceptar la convocatoria a una elección donde el régimen descartó a algunos candidatos enviandolos a la cárcel, al exilio o inhabilitándolos, y, además, con un CNE tramposo y con la espada de Damocles de una Constituyente espuria que se atribuyó la potestad de hacer lo que le dé la gana a Maduro.

El distinguido Eduardo Fernández, sin duda un ciudadano intelectualmente honesto y que siempre ha luchado por una mejor Venezuela, sostiene que con este mismo CNE ganamos la mayoría de diputados en el 2015. También que, al ser mayoría, si presentamos un candidato y un plan de gobierno unitario, y nos organizamos para defender los votos lograríamos sacar a Maduro por la vía electoral. Fernández tiene algunos puntos válidos al señalar que la dirigencia opositora no realizó el trabajo adecuado, pero debería considerar otros aspectos.

Un analista ponderado como es Tulio Hernández, señaló en su artículo del domingo titulado “Hacer lo correcto”, que vivimos una etapa similar a la del dictador Pérez Jiménez cuando asesinó a Ruíz Pineda, cometió el fraude en la elección de la Constituyente y sacó del juego político a URD. Hoy, sostiene Hernández, “ con la prisión de Leopoldo López y el fraude de la Constituyente, quedó claro que se clausuraba la salida política. De ahora en adelante tenemos la certeza de que no se puede ir a elecciones sin condiciones justas y, además, convocadas por un ente ilegítimo. Puede venir un período de oscuridad mayor. Como el que dicen ocurre cuando se avecina el día”.

Por su parte, el general Fernando Ochoa Antich, un militar civilista, en su artículo “La salida militar”, dice que “la única manera de encontrar una alternativa a la violencia es solicitarle al CNE la convocatoria a elecciones, justas y transparentes, en el mes de diciembre de este año, o en una fecha más cercana, pero no en abril de 2018. Al cerrar esta posibilidad ha abierto el camino de una posible salida militar”. Ochoa cita el artículo 333 y escribe que “Esta norma constitucional obliga a cualquier miembro de la Fuerza Armada Nacional, como también a todo venezolano, a realizar las acciones que sean necesarias para contribuir en el restablecimiento de su vigencia. Es deber del ministro de la Defensa, del Alto Mando Militar y de todos los cuadros de la institución armada valorar la constitucionalidad del gobierno de Nicolás Maduro”.

Ojalá Henry Falcón recapacite y aspiramos que el resto de la dirigencia no olvide que no es asunto de fechas, sino de condiciones ¡Prohibido flaquear !

Como (había) en botica: En la Dirección de Inteligencia Militar ubicada en Boleita torturan a los detenidos. La luchadora Mercedes Montero nos envió una reseña del documental “Mujeres del caos venezolano”, de Margarita Cadenas, que será presentado en marzo en el London Human Rights Watch Festival. El diablo predicando moral: Rafael Ramírez se queja de los atropellos del régimen en su contra, pero olvida su amenaza de sacar de Pdvsa a carajazos a quienes no fuesen rojos-rojitos¡No más prisioneros políticos ni exiliados!

Lo que sabe Zapatero por Moisés Naím – El País – 25 de Febrero 2018

ekcn7iBy_400x400Los venezolanos quieren votar, pero no en elecciones donde las trampas y los trucos garanticen la continuidad de este Gobierno

¿Cómo se sentirían los españoles si un Gobierno con propensiones autoritarias convoca unas elecciones adelantadas en las que los partidos opositores están invalidados, sus principales dirigentes están presos o exiliados y el árbitro electoral es un ente controlado por el presidente que busca ser reelecto? Para ser más concreto, ir a unas elecciones que se celebrarán dentro de unas semanas y en las cuales el PSOE está invalidado, Pedro Sánchez está preso y Albert Rivera, en el exilio.

Eso sería inaceptable. Y, seguramente, eso lo sabe el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. Sin embargo, esa es la propuesta que Zapatero quiere que acepte la oposición venezolana.

Cuando decidieron negociar con el régimen de Nicolás Maduro su participación en las próximas elecciones, los grupos opositores tenían unos objetivos muy concretos: que se organizaran unos comicios presidenciales transparentes, libres y competitivos; que se liberara a todos los presos políticos; que se restituyeran los derechos políticos a los candidatos opositores arbitrariamente inhabilitados; que se reconociera la Asamblea Nacional elegida por el pueblo y, lo más importante, que se atendiera la crisis que está diezmando a los venezolanos. Nada de eso resultó aceptable para el Gobierno de Maduro

Y eso lo sabe Zapatero.

Todos los sondeos de opinión muestran que la mayoría de los venezolanos no quiere que Nicolás Maduro siga siendo su presidente. Y la gran mayoría desea que la salida del actual régimen sea democrática y sin violencia. ¡Quieren votar! Pero no en elecciones donde las trampas y los trucos garanticen la continuidad de este Gobierno. El Consejo Nacional Electoral es el árbitro, en teoría independiente, que está a cargo de garantizar la pulcritud de las elecciones. En la práctica es, desde hace casi dos décadas, un desvergonzado y transparente apéndice del Gobierno.

Eso lo sabe Zapatero.

La gran mayoría de los medios de comunicación están controlados directa o indirectamente por el régimen, que los usa como un potente instrumento de propaganda. También son la fuente de constantes e inmisericordes ataques a la oposición, a la cual no se le permite el derecho de réplica o la rectificación de las infamias que diariamente diseminan los órganos del Estado. Eso lo sabe Zapatero.

El Gobierno no ha permitido la presencia de observadores internacionales neutrales y cualificados en ninguna de las elecciones que ha habido y en las que están por venir. Eso también lo sabe Zapatero.

Más aún, los líderes de la oposición más populares, competentes y electoralmente competitivos están presos, han sido inhabilitados por jueces leales al Gobierno o han debido huir al exilio. Y sí, eso lo sabe Zapatero.

A los 28 años, David Smolansky fue electo alcalde de El Hatillo, una zona adyacente a Caracas. El alcalde más joven en la historia de Venezuela llevó a cabo una gestión exitosa y supo sobreponerse a las más burdas maniobras del Gobierno para hacerlo fracasar. La popularidad y el éxito de Smolansky resultaron intolerables para Maduro y sus esbirros. El joven alcalde fue acusado por el Tribunal Supremo de Justicia, otro apéndice del Gobierno, de no reprimir con violencia las protestas pacíficas que ocurrieron en su jurisdicción. Fue inmediatamente destituido y se ordenó su arresto y traslado a una cárcel donde rutinariamente los presos políticos son torturados. Smolansky se negó a entregarse y estuvo 35 días en fuga. Finalmente, se lanzó a un arriesgado periplo por el sur de Venezuela que le permitió entrar a Brasil por la ruta de la selva. En un gesto que les honra, las autoridades brasileñas lo acogieron. Hoy el joven político vive en el exilio y sueña con volver a trabajar por Venezuela. El de Smolansky no es un caso aislado. Otros 12 alcaldes han sido arbitrariamente destituidos, y la mitad de ellos han sido encarcelados y maltratados.

Y, por supuesto, todo esto lo sabe Zapatero.

Hace pocos días, el exjefe del Gobierno español participó junto con Pablo Iglesias, el líder de Podemos, en un acto de apoyo a Evo Morales, el presidente de Bolivia. Morales lleva doce años en el poder y aspira a un cuarto mandato. La Constitución boliviana no contempla esa posibilidad: un presidente solo puede permanecer en el cargo dos periodos consecutivos. En 2016 Morales convocó un referéndum nacional para eliminar esa limitación. Lo perdió. Sin amilanarse, el presidente apeló entonces al Tribunal Constitucional, cuyos magistrados no tuvieron problema alguno en decidir que Morales puede postularse una vez más a la presidencia de Bolivia.

La conducta de Evo Morales no merece el aval y el aplauso de un demócrata.

Y Zapatero lo sabe.

 

A %d blogueros les gusta esto: