elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Elecciones

Los peligrosos votistas por Alicia Freilich – El Nacional – 12 de Noviembre 2017

 

1480239147514.jpgLos sufragios continuos en tiranía militarista remontan a un episodio muy trágico de la historia judía durante el nazismo. La cúpula hitlerista comisionó agentes expertos en actuación teatral para simular arreglos, negociaciones, diálogos, con las autoridades administrativas de guetos en los territorios ocupados. Se consultó a las múltiples dirigencias de aquellos autogobiernos centenarios, hubo desconfiados que se abstuvieron, pero prevaleció el criterio de religiosos y votistas, gentes de fe, diestra en pactos de supervivencia comunitaria basada en su experiencia de siglos para conservar una tradición de larga historia sin tierra propia y mucha geografía ajena hasta la refundación de Israel, pronto harán setenta años. Los actores nazis pidieron datos, información minuciosa sobre la población judía en sus respectivas comunidades a fin de ubicarlos en puestos de trabajo seguros. Eso prometieron. A cambio de esa entrega serían protegidos por el Reich. Al final de aquella noche larga, todos fueron ceniza del Holocausto. El fascismo en todas sus máscaras es ideología de odiantes que simulan odiar el odio mientras lo practican.

Este episodio de colaboración, inocente o culpable, es uno de los más complejos, polémicos y dolorosos del judaísmo y, por desgracia, puede servir de ejemplo en la actualidad fascista mundial. Algunos pretenden silenciarlo por vergüenza, pero no puede, no debe olvidarse, así lo explicó en su momento Hannah Arendt con precisión analítica y profundo pesar en Los orígenes del totalitarismo (1951).

Marianne Kohn de Beker (Z’L, bendito su recuerdo) venezolana, filósofa por título de la UCV, discípula de Juan David García Bacca, humanista cotidiana, promotora de talleres, seminarios, fundaciones, cursos, congresos, dedicó su sabiduría vital a explicar cómo el fascio, pulpo siempre vivo, toca hoy día, envenena y despersonaliza países, regiones, sistemas, imperios, por paradoja con liderazgos ultrapersonalistas, filtrándose por entre los eventos más domésticos, en apariencia muy lógicos, convirtiendo el engaño populista, la mentira diaria, en método seductor que forja sumisión, error, trampas necesarias para crear y conservar la criminalidad con etiquetas de revolución, neodemocracia, independentismos.

El régimen chavista, fascio-totalitario, ya en su ciclo de cierre teatral, inicia el de la tiranía constituyente sin disfraz para eliminar a la Venezuela republicana constitucional y convertirla en colonia del imperio neoestalinista-castro-putinesco. Se valió mucho tiempo de los José Vicente Rangel, pero, ya perfeccionada, recurren a los electoralistas de oficio, cresta de una oposición formalista que pide, ruega, exige votar a los hambreados y enfermos, mental y físicamente debilitados. Votar cuando, como y donde lo ordena la dictadura: hoy sí, mañana quizá, ya no, veremos, pasado mañana sin falta, siempre votistas por inercia, incompetencia o conveniencia. Ojo, pero cuidado con una radical diferencia del Judenrat, el suicida experimento citado al principio de esta nota, pues aquellos cayeron del casi todo por inocentes. A estos les importa un rábano las evidencias del siglo XX y menos las locales, reinciden a sabiendas del resultado, sus egos grandes, manipulados y hasta gratificados consolidan el venefascismo. Antes bananero y cafetero, luego petrolero, ahora del arco minero.

La extinta MUD, sin el aval popular mínimo que exige lo racional, insiste en el diálogo con los odiantes constituyentes y sus delegados que la han desconocido de facto. Si pretende sobrevivir a través de ese disparate por demás repetido, revela que perdió no solo la sensatez, también la vergüenza.

“La historia me absolverá” es una frase de Hitler que plagió Fidel Castro. Queda por ver cuántos pueden olvidar a los 300.000 venezolanos en 20 años asesinados por balas, desnutrición y enfermedad, mientras los votistas absuelven al social-fascismo, se autoperdonan y promueven el voto que no elige.

 

¿Dónde estamos? por Humberto García Larralde – La Patilla – 5 de Noviembre 2017

Unknown.jpegLos resultados de las elecciones regionales han sembrado desconcierto entre las fuerzas democráticas. Asimismo, la decisión de los cuatro gobernadores adecos electos de juramentarse ante la fraudulenta ANC ha atizado la división entre los partidos que conforman la MUD. En vísperas de celebrarse nuevas elecciones (las municipales) y ante la agudización de los padecimientos de la población, conviene unas breves reflexiones sobre dónde se encuentra la lucha por restablecer la democracia en nuestro país.

1. ¿A qué nos enfrentamos?
A una dictadura militar de nuevo cuño, inspirada en el modelo cubano, que controla porciones crecientes de la economía y domina espacios decisivos del Estado para asegurar sus intereses. Se ampara detrás de una presidencia civil cobijada en una retórica “revolucionaria” en procura de legitimidad.

Fortalezas:
– Control de las armas y el ejercicio de la represión de la protesta sin cortapisas legales;
– Un menjurje ideológico fascistoide que combina invocaciones patrioteras antiimperialistas con consignas comunistas para “justificar” y “absolver” sus desmanes contra la población;
– Manejo discrecional de los recursos financieros del Estado sin transparencia ni rendición de cuentas;
– Instrumentación de mecanismos de control social a través de políticas clientelares (CLAP);
– Control del aparato del Estado, que ahora busca coronar con una ANC fraudulenta para reemplazar a la Asamblea Nacional y cambiar la constitución;
– Control de los medios de comunicación;
– Anuencia de un poder judicial que “valida” sus actuaciones inconstitucionales;
– Apoyo financiero de China y de Rusia;
– Tutelaje de Cuba en la instrumentación de tecnologías experimentadas de control y represión.

Debilidades:
– Pérdida de legitimidad, credibilidad y apoyo en la gran mayoría de la población ante agravamiento de la situación nacional, denuncias de enriquecimiento ilícito y la violación del orden constitucional;
– Pérdida de legitimidad internacional y reducción drástica de aliados, por iguales razones;
– Rechazo político mayoritario de las principales figuras de gobierno;
– Sanciones financieras y personales de parte de EE.UU. y amenaza de sanciones por parte de otros países, ante denuncias de corrupción y violación de los derechos humanos;
– Intereses creados y grillos ideológicos que impiden rectificar políticas para conjurar la crisis social;
– Cambios en el mercado petrolero internacional y reducción del ingreso por exportación de crudo que dificultan sostener sus políticas clientelares;
– Rivalidades entre agrupaciones mafiosas (militares y/o civiles) que controlan el poder;
– Alto costo político de la represión y de los arrebatos ejecutados para mantenerse en el poder, dada la insostenibilidad del modelo político-económico a futuro;
– El lastre de una ANC rechazada internacionalmente por encarnar la quiebra del orden constitucional.

2. ¿Con qué contamos?
Un liderazgo democrático dividido y desorientado sobre cómo reaccionar ante lo ocurrido en las regionales. Un pueblo desalentado que, ante la falta de claridad sobre cómo superar sus terribles penurias, ha retirado parte de su confianza a la MUD y se hace vulnerable a la manipulación clientelar.

Fortalezas:
– La convicción democrática mayoritaria del pueblo venezolano;
– Una Asamblea Nacional en el que las fuerzas democráticas son clara mayoría;
– El apego al orden constitucional y la invocación del Estado de Derecho;
– Apoyo internacional a la restitución de la democracia;
– Apoyo de profesionales calificados con propuestas de cómo superar la presente crisis;

Debilidades:
– Poco arraigo organizativo en los sectores populares;
– Rivalidades subalternas de liderazgo y entre partidos;
– Ausencia de visión compartida acerca de los grandes temas referentes al país que queremos;
– Visión inmediatista del liderazgo político;
– Poca presencia en los medios de comunicación;
– Inhabilitación política y/o presidio de los líderes más populares;
– Poca capacidad de contrarrestar acción fraudulenta del régimen en procesos comiciales.

3. Reflexiones: la batalla en el campo de la legitimidad
El proyecto militar es inviable y habrá de implosionar en un futuro no muy lejano. No obstante, ha exhibido una sorprendente capacidad de aferrarse al poder trucando procesos electorales, controlando sus bases de apoyo con prácticas clientelares y reprimiendo manifestaciones en contra, políticas dirigidas desde Cuba. Pero para mantenerlas, requiere desesperadamente de aires de legitimidad. Por ello ha sido gravísima la juramentación de gobernadores de oposición ante la ANC, obsequiándoles esa legitimidad. Las elecciones municipales son, para Maduro, otro ardid en su búsqueda. Estas elecciones, estarán sujetas a similares marramuncias que las anteriores, dificultando el triunfo de las fuerzas democráticas, a menos que puedan movilizar masivamente sus partidarios. La dirigencia de la MUD debe preguntarse si ello es factible, dado el escaso tiempo de preparación y el fardo representado por el revés regional.

Ante la baja probabilidad de que puedan remontarse las trampas, es previsible que la participación de los partidos opositores en estos comicios termine por conferirle mayor legitimidad al fascismo, desconcertando aún más a la población y desarmando la presión internacional. Éstas son dos fortalezas centrales a las fuerzas democráticas que no deben ser expuestas a tal deterioro. Pero no se trata de simplemente abstenerse de participar, sino de hacer una campaña agresiva de denuncia de las violaciones a la soberanía popular por parte del CNE y de la oligarquía militar-civil al montar comicios trucados. A la par, continuar con la crítica de las políticas de gobierno, causantes de la hiperinflación y del consecuente empobrecimiento de los venezolanos, en el marco de una narrativa que señale de manera clara y concisa que un nuevo gobierno tiene cómo sacar a Venezuela de esta terrible crisis.

Esta no es una postura anti-electoral. Al contrario, con elecciones presidenciales en el horizonte posible se requieren todos los esfuerzos para que éstas se realicen en condiciones que permitan un triunfo arrollador de la democracia. Y ello obliga a acumular las fuerzas que obliguen al fascismo a ceder. Es menester movilizar a la población en torno a una postura que no transija con el secuestro progresivo de los derechos ciudadanos, para capitalizar nuestra legitimidad en fuerza. Por lo mismo, las acciones de las fuerzas democráticas deben tener por objeto la deslegitimación de la oligarquía militar-civil, para minar sus fuerzas. No tiene nada que ofrecerle al país que no sea más miseria, represión y latrocinio. El zarpazo del TSJ fascista de pretender anular la inmunidad parlamentaria de Freddy Guevara es muestra de la desesperación en que se encuentra. Es una señal de debilidad. No pueden ni deben triunfar

La mayoría de la oposición boicoteará las elecciones municipales venezolanas por Alfredo Meza – El País – 31 de Octubre 2017

Los partidos más importantes de la oposición venezolana han decidido no presentar candidatos con sus tarjetas en las venideras elecciones de alcaldes del 10 de diciembre. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, no ha disimulado su enojo en una rueda de prensa posterior a los anuncios, sucedidos a lo largo del lunes, y ha asegurado que sus adversarios quieren “sabotear el proceso”. El gobernante amenazó con encarcelar a los dirigentes que llamen a “una insurrección contra el sistema electoral venezolano”. “En las cárceles hay bastante espacio”, agregó.

Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ) y Voluntad Popular (VP), las tres formaciones más relevantes, han considerado que no es posible obtener resultados fiables mientras las votaciones sean organizadas por la actual terna chavista del Consejo Nacional Electoral (CNE). Las toldas, que están agrupadas en una plataforma electoral llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), han denunciado que las reglas impuestas por el organismo comicial impiden que se manifieste en las votaciones el rechazo que, según casi todos los estudios de opinión, tiene el régimen bolivariano entre los venezolanos.

AD y VP amenazaron incluso con expulsar a los militantes que decidan inscribirse por cuenta propia. La organización que lidera el preso político Leopoldo López ha dicho en un comunicado: “No seremos copartícipes de un nuevo fraude contra nuestro pueblo, e instamos a los demás partidos a no convalidar un fraude anunciado y ya comprobado el 15 de octubre (en las elecciones de gobernadores, ganadas sorpresivamente por los candidatos del régimen)”.

Es un argumento similar al de Alianza Bravo Pueblo, del encarcelado alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, y al de Primero Justicia, la formación del presidente del Parlamento, Julio Borges, y el excandidato presidencial Henrique Capriles Radonski. “No participaremos con un sistema que es fraudulento”, explicó Borges en una entrevista concedida al canal Venevisión. Su organización ha elegido pasar de largo de la competencia municipal y prefiere concentrarse en lograr condiciones equilibradas para las elecciones presidenciales de 2018. “De lo contrario”, advirtió, “no se concretará lo que quiere el 80 % del país: que Maduro se vaya del poder”.

La oposición luce decidida a entregar los gobiernos locales al chavismo, a los partidos de oposición que aún creen que las victorias de los candidatos del régimen son la consecuencia de errores propios y no de trampas ajenas, o a los independientes que puedan superar los requisitos que exige el CNE para aprobar la postulación. Es una jugada de riesgo porque perderían en municipios donde el régimen jamás ha gobernado, como los del sureste de Caracas, rabiosamente opositores. Los partidos prefieren encomendarse en esta hora crítica al efecto que podrían causar las sanciones internacionales apuntaladas por Washington y a la eventual mejora de las condiciones electorales, que incluya la presencia de observación internacional, para volver a participar.

Con esta decisión los principales partidos de la oposición han formado un gran bloque abstencionista. Contra esa pretensión Maduro ha llamado “a defender la verdad del sistema electoral que está garantizado plenamente en cualquier condición, como fue el 15 de octubre”. “No puede ser que por cuestiones oportunistas se pretenda siempre atacar al poder electoral de manera ilegal e inconstitucional”, agregó.

El CNE, que responde a los intereses del régimen, ha respondido con prontitud al llamado de la Asamblea Nacional Constituyente -el congreso de soviets al que están sometidos todos los demás poderes, que no es reconocido por la oposición y la comunidad internacional- para convocar a las municipales. La oposición recibe la noticia aún perturbada por el varapalo sufrido en las elecciones regionales, cuando apenas obtuvieron cinco de las 23 gobernaciones en disputa. Las encuestas pronosticaban que se impondrían en al menos 12 provincias. Entre las causas de su derrota la MUD ha denunciado la acción interesada del CNE, que reubicó colegios electorales a 72 horas del día de la elección, que nunca publicó el cronograma electoral, ni permitió que se modificara el tarjetón a pesar del retiro de algunos candidatos.

Con sus dilaciones, además, el CNE siempre extendió el plazo para que el régimen pudiera enfrentar el proceso de renovación de todos los cargos de elección popular en las mejores condiciones posibles. Los errores estratégicos de la oposición también han contribuido para que ahora el chavismo luzca sólido, a pesar de la pavorosa crisis económica que lastra al país.

 

Almagro advirtió a políticos venezolanos que deben hacerse responsables de sus decisiones – El Estimulo – 29 de Octubre 2017

Almagro-1100x619.jpgEl secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, insistió en que la decisión de la oposición de acudir a las urnas el pasado 15 de octubre es una “falta de respeto” al pueblo venezolano, debido a que “no se puede ir a una elección si no se puede garantizar la vigilancia de los votos”. Sin embargo, manifestó que no puede decirle qué hacer a los actores políticos de Venezuela, pero sí les advirtió de que “cada quien se debe hacer responsable” de sus decisiones. Reveló además tener pruebas del supuesto fraude cometido en los comicios del 30 de julio, donde existiría al menos 3 millones de votos falsos.

Desde Salt Lake City, donde estuvo presente El Estímulo, Almagro considera que los factores políticos venezolanos “dejaron por el camino” los más de 7 millones de ciudadanos que se pronunciaron durante el llamado plebiscito del 16 de julio “y sorprendieron al ir a las elecciones regionales” y dijo que “no tiene sentido que acudan a las municipales”.

Manifestó que ante la convocatoria y la decisión de la Mesa de la Unidad de asistir no dijo nada, debido a que respetó la acción de la oposición porque creía que había una opción política en el proceso. En ese sentido, recordó que en los pasos para la redemocratización del país “no se puede jugar con las reglas del juego de una dictadura y no se puede entrar a participar con procedimientos que la dictadura está implementando para alargar su estadía en el poder”.

Basó su respuesta en lo ocurrido como la activación del referendo revocatorio, que fue anulado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) luego de que cinco tribunales estadales lo consideraran “írrito”, debido a una supuesta falta en la recolección de firmas, así como en el desconocimiento de los resultados del 16 de julio.

En esta oportunidad, la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente representa para el político uruguayo un “instrumento fundamental de opresión que ha creado el régimen (…) donde ahí terminan viendo y muriendo las expectativas y esperanzas de la democracia”.

“Mientras sigan jugando con esas reglas, será imposible la democratización de Venezuela”, subrayó.

El mismo día de las elecciones de la ANC, refiere Almagro, se entregaba un documento en seno de la OEA de aquellos gobernadores y alcaldes que han sido perseguidos por el gobierno del presidente Nicolás Maduro “y eso la oposición lo ha pagado caro”. Recordó que en la misma fecha, la compañía que prestaba servicio técnico al Consejo Nacional Electoral (CNE), Smartmatic, denunciaba que al menos un millón de votos eran fraudulentos.

“Tenemos evidencia que fueron al menos tres millones de votos”, dijo.

Aseguró que, para llegar a las elecciones en Venezuela, es necesario que se implementen garantías reales de que exista un proceso transparente y que “permita dejar la dictadura atrás en ese mismo proceso”. Agregó que mientras no se pueda, se deben establecer líneas de trabajo que permitan debilitar la estructura presente en nuestro país.

A su juicio, los “regímenes” dictatoriales en el Caribe y Centroamérica “son mucho más gruesos” y que hasta los momentos, “ninguno se ha ido por las buenas”.

Ante esto, recalcó que por eso es que desde el seno de la OEA se pide que se apliquen sanciones más severas contra Venezuela “para ver si así podemos poner al régimen de rodillas” y generar una salida, que a su juicio “es el único camino de paz hacia la paz”. Recordó que los caminos para la democracia en este sector del mundo han tenido ejemplos de la Historia “lamentablemente malos” porque en esta parte del continente, “los dictadores mueren en el poder como Fidel Castro, otros asesinados (…) o dejan el poder por procesos cruentos, como el proceso de Somoza, o han caído por presión popular como el de Pérez Jiménez o por intervención extranjera, como el caso de Noriega”.

Por ello, indicó que en el ente hemisférico se establecieron cuatro líneas de acción principales para ayudar a debilitar el gobierno de Maduro como: seguir denunciándolo por sus violaciones a los Derechos Humanos; apoyar y exigir sanciones de más países americanos, así como de la Unión Europea, a altos funcionarios venezolanos; seguir con las audiencias en la OEA para la determinación de crímenes de lesa humanidad en el país, con lo que serían juzgados los personeros del Gobierno que estén involucrados ante la Corte Penal Internacional y el apoyo a la institucionalidad democrática, como se realizó con la Asamblea Nacional y la instalación del TSJ en la OEA oara ayudar al restablecimiento del estado de Derecho.

 

Declaración de la tercera reunión del Grupo de Lima sobre la situación en Venezuela – 26 de Octubre 2017

post_canada1.jpgLos Cancilleres y representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú se reunieron en la Ciudad de Toronto, con el propósito de continuar su evaluación sobre la situación en Venezuela.

 

Tercera reunión del Grupo de Lima sobre la situación en Venezuela.

Los Cancilleres y representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú reunidos en la Ciudad de Toronto, el 26 de octubre del 2017, con el propósito de continuar su evaluación sobre la situación en Venezuela:

1. Reiteran su rechazo a los obstáculos, actos de intimidación, manipulación, coacción social y condicionamiento del voto, entre otras irregularidades que caracterizaron las elecciones regionales celebradas en Venezuela el 15 de octubre pasado, y consideran urgente la revisión del sistema electoral, incluyendo en particular, la renovación del Consejo Nacional Electoral con miembros nombrados por la Asamblea Nacional y la publicación de un cronograma de elecciones, las que deben ser supervisadas por observadores electorales independientes.

2. Exigen la inmediata liberación de todos los presos políticos en Venezuela y el cese de las medidas arbitrarias de inhabilitación de líderes políticos de oposición, así como de las restricciones a su libre circulación.

3. Reafirman su decisión de no reconocer los actos emanados de la Asamblea Nacional Constituyente y reiteran su pleno respaldo a la Asamblea Nacional democráticamente electa.

4. Deploran que el gobierno de Venezuela no permita el acceso a la ayuda internacional para atender las necesidades básicas de la población, en particular en materia de salud y alimentación, cuando la comunidad internacional está siendo testigo de la agudización de la crisis humanitaria en ese país. Según fuentes autorizadas, la desnutrición infantil se ubica en un 11.4%, equivalente a un estado de crisis según estándares mundiales, la deserción escolar en primaria se ha incrementado en un 45%, y la canasta básica aumentó 343% en el último año. En materia de salud, 85% de las personas que requieren medicamentos no logran conseguirlos y enfermedades que hasta el 2014 se creían erradicadas, como la malaria, se han incrementado en 76%.

5. Solicitan al Secretario General y al Sistema de las Naciones Unidas que contribuyan a atender dicha crisis y las continuas violaciones de los derechos humanos. Encargan a los Cancilleres de Canadá y de Perú que así lo expresen al Secretario General.

6. Expresan su preocupación por el éxodo de miles de venezolanos, situación que continúa agravándose y representa un enorme desafío para los países de la región y en especial para los países limítrofes.

7. Declaran que un acuerdo negociado entre ambas partes, con acompañamiento internacional y cumpliendo las condiciones previas solicitadas por la oposición, es la única salida pacífica para la crisis actual. Reiteran su disposición a apoyar todo esfuerzo de negociaciones creíbles y de buena fe. Exhortan a las diferentes fuerzas de oposición a mantener su unidad, ofreciendo un frente común programático, como condición indispensable para lograr la solución de la crisis venezolana.

8. Reafirman su compromiso de mantenerse vigilantes sobre la situación en Venezuela a nivel de Cancilleres y adoptar las medidas que correspondan, de manera individual o colectiva, para favorecer el restablecimiento del estado de derecho y el orden democrático en ese país.

9. Deciden reunirse en Chile en enero del 2018.

 

Mis fraudes no defraudan por Andrés Correa Guatarasma – El Universal – 22 de Octubre 2017

eluniversal.png

108-9751ajpg.jpg
“No tengamos miedo de denunciar situaciones inaceptables como las que se viven actualmente en Venezuela”
Antonio Tajani, presidente de la Unión Europea, 20-10-2017

ME ENCANTAN LAS elecciones participativas: yo les participo quién gana.

Me dan un flojera tremenda, no lo voy a negar. Empezando por definir la fecha, que no puede ser al azar ni predecible; siempre hay que sorprender. Organizarlas implica tener que justificar el sueldo y ya a estas alturas, francamente, una no  está para eso. Luego, el domingo en cuestión se hace largo, sobre todo porque ya todo lo tenemos cuadrado desde el viernes y aún así hay que poner cara de gente institucional, madrugar y trasnocharse para meter la coba.

Y a pesar de que suene contradictorio, eso mismo, la coba, me termina dando una gran satisfacción de la jalada cumplida. Del aporte, pues, a la revolución. Mucho más después de que el comandante nos dejó, porque con esta grisura es más cuesta arriba meter el fraude. Además del dolor de su popularidad ausente, está el riesgo de que se te aparezca de noche a reclamar por una gobernación mal adjudicada, la falta de maldades, traslados, muertos y multi votantes en los centros escuálidos, y/o un porcentaje que no haya sido lo suficientemente maldito o humillante…

Son varios retos, muchos diría yo. Sobre todo cuando son elecciones de gobernadores, parlamento o alcaldías. En las presidenciales todo es más fácil, pero en las otras es mucho lo que hay que cuadrar: tantas llamadas, tantos pedidos, tantos depósitos y transferencias por confirmar, las contraseñas de las cuentas que se me confunden, las comadres, los ahijados, los ministros, incluso del extranjero, porque te somos internacionales y multilaterales.

Todo el mundo quiere algo, muchas veces son pedidos contradictorios. Y una allí, paciente, tratando de complacer. Pero no siempre se puede, y entonces pido comprensión… con el riesgo de que el sacrificado termine pataleando y pasando datos en medio del berrinche. Por eso además hay que asegurarles la consolación, coordinada con La Habana obviamente, porque tampoco es que te soy maga.

El día en cuestión es agotador, porque esto es un proceso en caliente. Como el guiso de las hallacas, hay que estar encima. Una te tiene un plan, pero debe estar mosca, no se puede delegar ni confiar en nadie: si los escuálidos masoquistas votan, si los empleados públicos flojazos van o no van, los borrachos amanecidos, etc… entonces hay que ir acomodando, multiplicando, restando, ¿tú ves? Así se va el domingo de resurrección de muertos y números.

Y allí en la planificación entra también el mediano plazo: esa noche hay que meter el cuento, la cara e’tabla de anunciar que los escuálidos nos han vencido en algunas zonas y lo admitimos porque te somos demócratas. Pero allí tampoco termina la cosa: no es adjudicar, leer aquella sarta interminable de nombres, proclamar las tendencias irreversibles como San Pedro distribuyendo entre el cielo y el inferno, y ya.

No, qué va. Hay que tener también coordinado el plan B: las destituciones, la quitada de competencia, el presupuesto que ahora no va a llegar, la intervención de las policías, etc ¿Querías ser gobernador y alcalde de la oposición? Perfecto, ahora te la calas. ¿O es que tú crees que la democracia es gratis? No, mi amor, hay que sudar, aquí se gana y aquí se paga.

Yo te estaba triste, compungida por las sanciones del gringo loco que me fregó las cuentas y los viajes. Pero ya se me pasó… el domingo pasado quedé tan inspirada que soy capaz de convocar ya mismo las presidenciales, aprovechando esta buena racha de fiesta democrática del 30 de julio y el 15 de octubre.

Sé que me insultan, me impugnan y me aborrecen, pero no podrán negar que yo te soy transparente y mis fraudes nunca defraudan. Se equivocaron en el Oscar y hasta en el Miss Universo, pero mis números jamás se pelan. Que no cuadren es otra cosa.

Yo no improviso. No es mi responsabilidad que todavía haya ignorantos e ignorantas que no quieren terminar de entender cómo funcionan las cosas. Son brutos, no aprenden, ¿y la culpa es mía? Habrase visto semejante descaro, no te digo yo… ¡Na guará!, como dicen allá en mi pueblo…

Esta es la “máquina de delitos electorales” a la que se enfrentan los venezolanos al votar por Fiorella Perfetto – Caraota Digital – 21 de Octubre 2017

PORTADADEF.png
Sobre el ejercicio del sufragio en Venezuela pesa hoy una estructura que aplasta las tres condiciones básicas para que este acto pueda considerarse auténticamente democrático: la imparcialidad del órgano rector, la transparencia del proceso electoral y la confianza en el secreto del voto. Cada uno de estos pilares en los que descansa el sistema electoral venezolano, sucumbió por el peso de un complejo andamiaje que cobró vida tras la sumisión de los poderes al control del Estado y que hoy se erige como una organización para perpetrar delitos electorales, la violación sistemática de los derechos humanos y lograr así la permanencia del actual régimen en el poder. Caraota Investiga desmonta aquí los elementos que enfrentan los venezolanos al votar, esos que usa el Gobierno para consolidar el apartheid político en el país y atornillarse en el poder.

Los resultados del proceso electoral del pasado 15 de octubre son la expresión de una combinación de factores, una “tormenta perfecta” para asegurar “victorias” al oficialismo. Sólo comparable con un acto heroico, la coalición democrática decidió acudir a las urnas, el escenario natural de la confrontación republicana, allí donde los venezolanos dirimen sus diferencias políticas. Leer más de esta entrada

La clave para superar la depresión postelectoral por Iván Zambrano – El Estimulo – 16 de Octubre 2017

UB_articulo01-1100x617.png
De nuevo, llegó la depresión post electoral. Un déjà vu que nos azota desde hace 18 años. Los jóvenes que hemos vivido la mayoría de edad de la Revolución Bolivariana tenemos pocos recuerdos de lo que fue la vida fuera de la Quinta República. Parece que Dios nos sigue dejando en azul, ¿tendrá a Venezuela activada en su GPS? Mientras el Tribunal de la Justicia Divina se digna a sesionar, quienes apostamos por una salida pacífica nos seguimos aferrando a lo único que no podrá regular el gobierno: el buen humor.

A los 9 años mi mayor preocupación era poder llegar vivo a los 11. “Un asteroide acabará con el mundo en el año 2000”, repetía en 1998 el conductor de “Ocurrió Así”, Enrique Gratas, un señor al que le tenía tanto respeto como a Porfirio Torres, el locutor de “Nuestro Insólito Universo”.

Entre los cuentos macabros que oía en la televisión y la radio terminé creyendo en la Niña Vampira, el Satanás guatemalteco y, por supuesto, en el Chupacabras. Crecí siendo un niño que se asustaba cuando oía la armónica de “El Amoladoooor” y cuando veía cómo Tyanny se interponía entre el amor de Roxana y Servando en “De Sol a Sol”. Pero todos estos villanos se quedaron en pañales cuando conocí al más grande y mediático de todos: Hugo Rafael Chávez Frías.

Antes de que la Quinta República se instaurara, yo solo sabía que Salas Römer era “el bueno” y Hugo era “el malo”. “¡Coño de la madre! ¡Ganó Chávez!”, dije por primera vez a los 9 años de edad y mi mamá no me voló los dientes. Cuando cumplí 10 años ya tenía licencia para decir groserías abiertamente. Las aprendía viendo “South Park” y “Aló Presidente”. Chávez me parecía mejor animador de TV que político. Me hubiese encantado verlo en “Los Sábados de Hugo”, “Chaverísimo” o “Chávez tipo 11”; pero no, él quería un espectáculo más grande.

El mundo no se acabó en el 2000. Pude estar tranquilo hasta que salió a la luz la profecía maya que reprogramaba el Apocalipsis para 2012. Porfirio Torres seguía narrando las tétricas historias de “Nuestro Insólito Universo” y unas peores: las cadenas presidenciales. Ahora los anuncios importantes del Ejecutivo los hacía el mismo hombre que advertía la presencia de platillos voladores en el Ávila y barcos fantasmas en el Caribe.

El terror se apoderó de la cotidianidad. Los 5000 mil bolívares con los que compraba en la cantina, pasaron a ser 5 bolívares “fuertes”. El Escudo Nacional ahora tenía que dibujarlo con la cabeza del caballo mirando a la izquierda, y para hacer la bandera con papel lustrillo debía recortar una estrella extra. Además, al membrete de los trabajos debía agregarle “República Bolivariana de…”.

A los 12 años mi preocupación ya no era el fin del mundo, sino perder la virginidad. Nadie me paraba bolas, pero Chávez me enseñó a manejar mi frustración. En medio de una adolescencia de amores no correspondidos y elecciones en las que “El Comandante” salía victorioso, crecí sabiendo que no siempre se podía ganar.

Tiempo después, fui yo quien le dijo “No” a Chávez, junto a las otras 9.002.438 personas que votamos en el referéndum consultivo en contra de la reforma de la Constitución en 2007, con la que Chávez buscaba atornillarse en la silla. Es ese entonces yo tenía 18 años, el doble de la edad que tenía cuando dije “¡Coño de la madre! ¡Ganó Chávez!”.

Esa vez perdió, aceptó que la oposición había tenido una “victoria de mierda”. Él no se quedó con esa y, como buen tramposo, se jugó las cartas para alcanzar la reelección indefinida, como si realmente fuese inmortal. El poder lo envició, como a mí los ansiolíticos. Equaliv, Sedival, Paxil, Ipran, Rivotril, las golosinas que me volvieron invulnerable a la alegría o la tristeza.

Nada me conmovía ni me emocionaba. Era la mejor manera de sobrevivir a un país en el que los homicidios son números y no personas, en el que la vida vale lo mismo que el celular que cargas en el bolsillo, en el que todas las semanas se despiden seres queridos en Maiquetía o en el cementerio.

Hoy tengo 28 años, el triple de la edad que tenía cuando dije “¡Coño de la madre! ¡Ganó Chávez!”. La escasez de medicamentos y el alto costo de los vicios me han hecho tener que enfrentar la situación estando sobrio. Mi mayor prioridad, además de terminar de perder la virginidad, es encontrar la manera de reconstruir el país sin alimentar esa fantasía de “este gobierno sale a punta de plomo”. Yo no sé manejar una ametralladora y tampoco sería capaz de matar a nadie, a menos que esté jugando Resident Evil.

El humor es el arma con la que he aprendido a afinar mi puntería. Una cosa es que la situación de Venezuela no dé risa, y otra muy distinta es que tengamos que dejar de reír. ¿El país no está para chistes? Yo creo que no está es para malos chistes. Que en tu casa no haya agua y afuera esté lloviendo, es un mal chiste. Que la quincena te dure quince segundos, es un mal chiste. Ser un país rico y tener la mayor inflación del mundo, es un mal chiste, y esperar a que salga en Gaceta Oficial que vivimos en dictadura es el peor de todos los chistes.

¿De qué sirve estar las 24 horas del día sumergidos en un sentimiento de impotencia y frustración ante algunos problemas que se nos escapan de las manos? Hay que saber movernos hacia adelante, pero no con los músculos contraídos por la arrechera.

El humor no es evasión, es reflexión. Es el único lenguaje con el que algunos aprendimos a decir verdades, el sustituto del Ipran, el Lexapro y los demás antidepresivos que no se consiguen.

Los comediantes son un problema serio para los gobiernos del mundo. El humor le da una patada en el ego al poder, lo muestra vulnerable, lo desnuda. Hoy, a pesar del cóctel de amargos sentimientos que nos embargan, debo volver a mi oficio, el que me gusta y por el que me pagan: hacer reír.

Creo que hablo por muchos de los que se dedican al entretenimiento cuando digo que, aunque no sea fácil, seguiremos intentando hacer nuestro trabajo incluso en los días en los que se nos acaban las endorfinas.

Venezuela se puede quedar sin petróleo y sin misses, pero no sin el buen humor. El único recurso natural renovable que no ha podido regular el gobierno. El humor crítico es uno de los puntos débiles del poder. No en vano hay tantos presos políticos como comediantes censurados. En esta guerra yo elegí esta subestimada trinchera en la que cambiamos el plomo por carcajadas para combatir el mal chiste de la dictadura.

 

A %d blogueros les gusta esto: