elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Elecciones Regionales

AsíLoVíYo Elecciones Regionales por Gladys Socorro – Biendateao.com – 26 de Septiembre 2017

Gladys-Socorro-22.jpgVotar no es una opción, es una necesidad. Ya ni siquiera se trata de un partido político ni el nombre de un candidato, votar en Venezuela es un acto de supervivencia. Atrás quedaron las discusiones sobre quién es el mejor para la conducción política de las masas. Atrás quedó la irreverencia de votar nulo o sumarse a la abstención como medida de protesta por la mala gerencia de nuestros gobernantes. Hoy debemos entender y tener muy claro que la única carta constitucional que tenemos para exterminar a los chavistas en el poder es el voto.

En nuestro país los cargos de elección popular se ganan por mayoría simple, es decir, que aunque sólo vote el 10 por ciento de la población electoral, la persona queda ungida para mandar por el tiempo que lo establezca la Constitución. No es ético, pero es legal. No es legítimo, pero es constitucional.

Los chavistas lo saben y por ello se han empeñado durante 18 años en chuparnos las esperanzas, enfrentarnos entre nosotros, convertir en el coco al CNE y desvirtuar el voto de tal manera que ya hasta se lo hemos cedido sin importar que es nuestro derecho obtenido después de muchas luchas históricas, sangre y sacrificios. Hemos permitido que la desesperanza haya llegado a tanto que no nos importa siquiera que los únicos logros verdaderos y tangibles que hemos tenido frente a este gobierno autoritario han sido a través del voto: gobernaciones, alcaldías, Asamblea Nacional.

El 15 de octubre tendremos la oportunidad de comenzar a remover el tablero nacional. Muy osado sería quien dijera que la trágica realidad cambiará desde entonces, pero lo que sí es una gran verdad es que con la recuperación de los estados se abre la puerta para acabar con el gran problema de nuestro país: el gobierno de Nicolás Maduro y el sistema político que ha instaurado.

Seríamos poco coherentes si después de estar cuatro meses protestando en la calle, entre otras cosas por un cronograma electoral, ahora no votemos. Estaríamos rayando en la locura si con una inflación acumulada de 700 por ciento y una canasta familiar básica mensual en tres millones de bolívares no saliéramos a votar para castigarlos por este desastre. Seríamos muy masoquistas si nos cerráramos nosotros mismos la esperanza y posibilidad cierta de comenzar a retomar los espacios para quitarles el poder y la plata que los sustenta.

La decisión está en nuestras manos. Nada haremos con dejar pasar esta oportunidad para luego seguir quejándonos de lo invivible que han convertido a nuestro país. Las palabras sin acción son huecas, y pueden llegar a doler hasta lo más profundo. No todos tenemos las maneras para irnos de aquí, y muy pocos queremos hacerlo. Venezuela es mía y es el único país en el que quiero estar. Como reza el dicho popular: después de ojo sacado, no hay Santa Lucía que valga.

Hay que votar por Carmen Beatriz Fernández y Fernando Mires – Blog Polis – 22 de septiembre 2017

Unknown.jpegEl próximo 15 de Octubre se celebrarán en Venezuela las elecciones de gobernadores. Decidirán allí los electores quién gobernará su entidad y el proceso será simultáneo en 23 circunscripciones electorales. Son unas elecciones extemporáneas que debieron celebrarse el pasado diciembre, por mandato constitucional. Resulta que el chavismo, que alardeaba tanto de la muy frecuente convocatoria a las urnas, dejó de celebrar elecciones apenas comenzó a perderlas.

1.
Hoy en Venezuela 3 de cada 4 electores adversan duramente al gobierno de Maduro y así las cosas cualquiera podría esperar que la oposición se hiciera con al menos 20 de las gobernaciones. Pero no es exactamente así el pronóstico, porque mientras que el 25% chavista de la sociedad está convencido de ir a votar, el 75% opositor al régimen de Maduro se debate entre si ir a votar o dejar de hacerlo, con lo cual la batalla en las urnas electorales se hace mucho más equilibrada. Si la gran mayoría de los electores que se oponen al gobierno acuden a votar, la oposición podría incluso ganar las 23 gobernaciones. Eso no pasará, entre otras razones porque el gobierno usará toda su fuerza argumental para disuadir a los opositores de que vayan a votar. ¿Qué argumentos usará? Uno muy claro es categorizar a las negociaciones gobierno-oposición como evidencia de un pacto de convivencia, convencer a las bases opositoras de que hay acuerdos turbios y colaboracionismo. Otro argumento, ya más manido, es dejar en evidencia la parcialidad del árbitro electoral y su posibilidad de torcer el resultado de las urnas.
El dilema sobre si participar o no, no es banal. Porque seamos francos, estas elecciones regionales no van a sacar a Maduro del poder. Para ser aún más francos: los gobernadores opositores que se hagan con las gobernaciones donde ganen serán perseguidos, sus presupuestos minimizados, y quizás se creen estructuras paralelas a las gobernaciones regentadas por los candidatos perdedores. Pero podemos ser aún más cruelmente francos: es posible que los gobernadores opositores electos no puedan mejorar ni un ápice las condiciones de vida de los electores que confiaron en ellos y encima es también muy probable que el árbitro electoral trampee las elecciones.
Aún así estamos convencidos de que hay que votar. Hay que votar por y con convicción, para no ser lo que es mi adversario. En una preciosa película española titulada “La lengua de las mariposas” ambientada en los años de la República Española, el gran Fernando Fernán Gómez, que hacía de maestro de escuela asegura en una escena conmovedora: “si conseguimos que una sola generación crezca libre, tan solo una sola generación, ya nadie les podrá arrancar nunca la libertad, nadie les podrá robar ese tesoro”. Y tenía razón.
Con mucho menos sentido poético que Fernán Gómez, pero mayor contundencia cuantitativa, el académico Adam Przeworski condujo una investigación donde analizaba casi 3000 transiciones de poder, todas las ocurridas en el mundo desde el siglo XIX, y concluía algo muy parecido al maestro de “La lengua de las mariposas”: si una sociedad ha vivido al menos dos cambios de gobierno en su historia democrática, esa sociedad tiene muchas más posibilidades de resolver sus conflictos por la vía electoral que por la fuerza. Es ese un factor fundamental que diferencia a la dictadura venezolana de la cubana, la norcoreana o de las del medio oriente.
Si la sociedad venezolana se ha resistido con tal fuerza al proceso de tiranización que condujo el chavismo durante dos décadas, es, precisamente, por la fuerza democrática de esa sociedad fraguada durante dos generaciones bajo libertad. Hay que votar por nuestros valores, por la cultura democrática que poseemos. Porque es ella la que nos distingue como sociedad. Y es esa cultura, precisamente, la que a la dictadura le gustaría borrarnos.
Pero además hay que votar porque 15 o 18 gobernadores opositores, en lugar de los apenas tres que actualmente no pertenecen al oficialismo, harán más débil al régimen de Nicolás Maduro. Definitivamente.

2.

Definitivamente hay que votar. No obstante, hay fracciones dentro de la oposición que han hecho del no-votar una doctrina de acción, o una extraña militancia que levanta el abstencionismo como bandera. Claro está, siempre ha habido abstencionistas. Algunos, cuando ven inevitable la victoria, terminan por subirse al carro en el último segundo. Otros esperan las próximas elecciones para volver a enarbolar el estandarte de la abstención.
Lo nuevo, lo verdaderamente nuevo en vísperas de las elecciones regionales que se avecinan, es la virulencia desatada en contra del acto electoral. Más aún: por primera vez el abstencionismo ha asumido una forma orgánica. Un partido o coalición de partidos, o movimiento, llamado Yo soy Venezuela (?) se ha separado de la MUD, esgrimiendo el abstencionismo como programa de acción.
Ya ha sido dicho, el argumento de que “con este CNE no votamos” no convence a nadie. Las pruebas están al canto. Es el mismo CNE con el cual fue conquistada la AN. La historia electoral de Venezuela ha demostrado hasta la saciedad que, cuando hay vigilancia de mesa a mesa (mesa vigilada, mesa ganada) y avalancha de votos, no hay CNE que valga.
El argumento relativo a que votando se legitima a la dictadura padece de inconsistencia. Primero, no hay dictadura que se legitime con votos en contra. Segundo, no hay dictadura a la que le guste hacer elecciones. Si las hace es solo porque la presión internacional ha alcanzado niveles gigantescos. Tercero, lo que más desea la dictadura es que la abstención se imponga en el bando opositor. Esa es la única oportunidad que le resta y a ella está apostando con todo, para así mostrar al mundo que no es la dictadura, sino la oposición la que no quiere elecciones. No votar es sin duda el mejor medio para regalar a Maduro la legitimidad constitucional de la que hoy carece.
Afirmar que no se debe votar porque el llamado electoral lo hizo la constituyente significa asumir la lógica de Maduro. Las elecciones estaban previstas en la Constitución mucho antes de que fuera fraguada la constituyente. Con mayor razón si la oposición logra imprimir a las elecciones el sello de la defensa de la Constitución en contra de la constituyente. Las elecciones continuarán el camino trazado por las grandes demostraciones de masas, nacidas en abril, precisamente en defensa de la AN y de la Constitución y, por lo mismo, del sufragio universal.
Poner como alternativa la lucha de calles en contra de la alternativa electoral, es francamente absurdo. Las campañas electorales no se hacen en las nubes sino en las calles, en el puerta a puerta, en el boca a boca, en las manifestaciones, sobre todo en localidades donde, al no haber universidades, no llegan las demostraciones políticas cuando no hay elecciones
Pensar que la lucha de calles puede por sí sola derribar a la dictadura es infantil. Nunca ha ocurrido en la historia algo parecido. Creer que las demostraciones de calle pueden dividir al ejército, demostró ser una alternativa falsa. La dictadura venezolana no es una dictadura apoyada por militares. Es, hay que repetirlo, una dictadura de los militares.
Por lo demás, cualquiera esperanza en una asonada, golpe o división del ejército, es solo una hipótesis. Apostar los movimientos de calle a una hipótesis es una aventura. Lo mismo puede decirse acerca de la posibilidad de una intervención externa. Ofrendar vidas humanas para que, quizás, desde el exterior llegue la salvación, bordea la patología. Ni Trump ni nadie puede asumir desde fuera el rol político que le corresponde a la oposición venezolana.
Desde hace tiempo ya, la oposición ha definido su identidad como democrática, constitucional, pacífica y electoral. Esa definición le ha permitido mantener una continuidad política que produce asombro entre los observadores externos. El hilo constitucional lo tiene la oposición democrática en sus manos y no debe soltarlo jamás. A ese hilo pertenecen las elecciones periódicas. Romper ese hilo, o dejarlo abandonado en el camino, en nombre de fantasías irrealizables, significaría para la oposición negar su propia historia. O en palabras más directas, significaría capitular.
Todavía hay tiempo para que el partido de los abstencionistas recapacite. Está a punto de cometer un error histórico de enormes proporciones. Si persiste en caminar por una vía antielectoral, se colocará definitivamente al otro lado de la línea. Ya no serán más aliados, ni siquiera compañeros que equivocaron la ruta. Tampoco serán los amigos con los cuales estamos de acuerdo en los fines pero no en los medios. La historia moderna ha demostrado continuamente que la contradicción entre medios y fines no ha existido nunca. Los fines, en la política, están en los medios.
La unidad, la unidad y nada más que la unidad electoral es la alternativa. Hay que votar. Definitivamente sí; hay que votar.

La dictadura y las regionales por Elías Pino Iturrieta – El Nacional – 17 de Septiembre 2017

 

1480343142582.jpgLa elección de gobernadores obedece a una iniciativa gubernamental. Después de negarse a realizar las votaciones para el ámbito regional en el plazo que legalmente correspondía, de pronto nos invita a hacer cola. No tomó la decisión por los reclamos de la oposición, que desatendió de forma olímpica cuando los formuló a través de múltiples canales y en todos los tonos posibles. No respondió a las multitudes que llenaban las calles, debido a que solo consideró su existencia para reprimirlas hasta el extremo de asesinar a más de un centenar de jóvenes que las animaban. Sin embargo, cuando nadie lo esperaba, la dictadura ordenó a sus mucamas del CNE que nos dieran la licencia de sufragar en los estados. Solo la candidez puede explicar la maroma como producto del apego a la legalidad, asunto que jamás ha importado a los “revolucionarios”, o como el advenimiento de una sensatez con la cual jamás han fraternizado. Deben existir otros motivos, sobre los que se hará de seguidas una aproximación.

La clave de la condescendencia se encuentra en la apuesta realizada para la creación de una constituyente espuria. Acorralada por el rechazo de la sociedad y por la influencia de los diputados de la oposición en el desarrollo de una cadena de vibrantes protestas, la dictadura quiso fabricar un reducto ilegal para resguardarse de la realidad y logró el cometido. No encontró valladares insuperables, sino todo lo contrario. La oposición careció de fuerzas para evitar el atropello de un engendro ilícito, o no quiso encontrarlas. La sociedad presenció unas elecciones sin fundamento constitucional ni presencia de electores, porque no pudo detenerlas. Ni siquiera se ocupó de ventilar cabalmente el engaño que caracterizó la mascarada. A la Asamblea Nacional no le quedó más remedio que convivir con el adefesio, pese a lo que tiene de monstruosidad. Fueron fulminantes las reacciones de las democracias de América Latina y Europa ante el desafuero de un parlamento forajido, si las comparamos con las aguadas conductas de los líderes de la oposición y de los partidos que representan.

Según esperaba la dictadura, que para eso cuenta con laboratorios de última generación, las actitudes de la dirigencia produjeron desencanto en las mayorías de la sociedad, cuyos integrantes sentían que el fuelle de las protestas de la víspera bastaba para adelantar pasos prometedores hacia la democracia. Como sucedió exactamente lo contrario, como el gozo se fue al pozo en cuestión de semanas para que Maduro echara con confianza los dados de la constituyente, por fin tenemos permiso para ejercer un derecho que se nos había negado. El dictador aprovecha las vacilaciones del adversario, mientras se maquilla de demócrata ante la mirada foránea, en una operación de parapeteo de la cual espera salir de la precariedad en la cual se encuentra. Seguramente no aspira al triunfo arrollador que le niega su pésimo gobierno, pero puede sobrevivir sin el ahogo de sus horas más oscuras.

Cuenta con la aceleración que le ha dado al proceso para que apenas se organicen los opositores, con los pleitos de los partidos durante el desarrollo de las elecciones primarias, algunos realmente grotescos; con unas nominaciones que seguramente carecerán de aprobación entusiasta debido a la medianía de muchos candidatos, con la servidumbre de las mentadas fámulas del departamento electoral y con la apatía que se ha apoderado de grandes masas de electores. Maduro quiere salvar los muebles que están al borde del incendio y en ese trance se mueve con las pocas fuerzas que le quedan. Ve en las elecciones regionales un bombona de oxígeno obsequiada por los que van a competir con sus menguados ánimos dentro de un mes escaso.

Pero los líderes de la oposición no lo refrescaron a propósito, en un empeño colaboracionista. Las cosas se les fueron yendo de las manos hasta meterse en los apuros de la actualidad, que no son el prólogo de una derrota sino la obligación de volver a la ruta triunfal. Si hasta hace poco fue su obra un vínculo eficaz con la ciudadanía, el mapa espera el retorno del itinerario mientras la dictadura subsiste gracias a una respiración artificial. Con un adversario cuya potencia es solo de fachada, treinta días han de bastar para poner las cosas en su sitio.

 

De las primarias a las regionales por Trino Márquez – La Patilla – 14 de Septiembre 2017

ThumbnailTrinoMarquezLas primarias de la oposición, además de poco concurridas, dejaron algunas grietas entre Acción Democrática y Primero Justicia, dos de los más importantes partidos de los que integran la Mesa de la Unidad Democrática.

La baja participación hay que entenderla en el marco del desánimo general que ha invadido a la oposición. Luego de cuatro meses de enfrentamientos abiertos con el gobierno y más de ciento treinta asesinatos, la mayoría de ellos de jóvenes, no se logró ninguno de los objetivos fundamentales planteados. Nicolás Maduro se mantiene en el poder, la asamblea constituyente se instaló y está funcionando, no se fijaron las elecciones generales adelantadas y el régimen ha dado un giro aún más represivo. Este saldo negativo no ha podido ser contrarrestado por los efectos positivos obtenidos en ese ciclo de luchas: la destrucción de la democracia en Venezuela se convirtió en el centro de atención de la comunidad internacional, el gobierno de Maduro se encuentra aislado y desprestigiado, los crímenes de lesa humanidad y las constantes violaciones a los derechos humanos han sido condenados por el mundo y la crisis económica y social sigue agravándose, sin que el gobierno tenga ni la más remota idea de cómo resolverla. Las medidas que propone –más controles de precio, la cesta de monedas y la operación conejo, además de necias solo contribuyen a acentuar el descalabro.

A la raquítica participación de los electores también contribuyó el desconcierto que crearon dos hechos que deben separarse. La decisión de acudir a las elecciones para gobernadores, que dieron origen a las primarias, se adoptó sin que hubiera un debate transparente previo. A Henry Ramos Allup le pareció obvio que debía participarse, se fue al programa de Vladimir Villegas en Globovisión y fijó su posición. Le impuso una situación de hecho a la MUD. Como en los viejos tiempos. La audacia de Ramos Allup le salió bien a AD. Obtuvo doce de los veintitrés cargos en disputa. Esperemos que le salga bien también a la MUD y al país en la cita de octubre.

Los francotiradores que usualmente apuntan hacia la MUD aprovecharon para sembrar cizaña. Sin proporcionar ningún argumento sólido, acusaron a quienes decidieron acudir a los comicios regionales de “colaboracionistas”. Después de cuatro meses de lucha para salir del régimen, todo concluiría, según esos detractores, en la participación en unas simples votaciones para gobernadores. ¡Una traición inaceptable! Participar era claudicar, sobre todo después del fraude constituyente denunciado por Smarmatic. El desconcierto entre los electores fue mayúsculo. La inhibición en las primarias era una forma de quejarse.

Me anoto entre quienes defienden la importancia del voto y de las elecciones, no importa cuán adverso sea el ambiente. Sin embargo, creo que a la gente hay que tratarla con más respeto del que manifiestan algunos dirigentes, especialmente cuando se han alimentado expectativas situadas más allá de las fuerzas reales.

De lo ocurrido hay que extraer algunas lecciones que permitan llegar al 15 de octubre en las mejores condiciones posibles. Las fisuras que se abrieron entre AD y PJ, que tienen como escenario lo ocurrido en Aragua, deberían quedarse allí: un impasse surgido entre dos organizaciones que se disputaron las preferencias del electorado en un estado del país. Las posiciones hegemónicas y la arrogancia no son convenientes. Ismael García, difícil de digerir para una buena parte del electorado opositor, hasta hace pocos días fue un activo militante de PJ, donde aterrizó después de haber transitado por algunas agrupaciones, entre ellas, del chavismo, donde llegó a ser el jefe del Comando Maisanta.

Si AD quiere obtener el triunfo con ese candidato en Aragua, donde el oficialismo siempre ha triunfado, tendrá que desplegar sus virtudes persuasivas con toda la oposición, no solo con PJ. Debería despojarse de su arrogancia habitual. Irse a la televisión o a la radio a regañar a los dirigentes de PJ porque no respetan la “voluntad de los votantes” no hará más que ahondar las diferencias entre dos organizaciones que la nación necesita para alcanzar la victoria en esa entidad tan importante.

La polémica entre AD y PJ afortunadamente se circunscribió a Aragua. En el Zulia y otros estados donde las diferencias entre los candidatos vencedores y el resto de los aspirantes fueron estrechas, las heridas se sanaron con rapidez y sensatez. El enemigo madurista es demasiado poderoso e inmoral para estar peleando entre aliados. La tesis del enemigo principal debe prevalecer sobre cualquier disputa secundaria.

El Gobierno está haciendo todo lo posible por evitar que la derrota en las regionales sea catastrófica. Ya exigió que los nuevos gobernadores se sometan al mandato de la constituyente fraudulenta. Solicitud intrascendente, pues todos los poderes están subordinados a ese aquelarre. Vendrán nuevos y más poderosos misiles. Lo fundamental es que la oposición se mantenga cohesionada en torno a los candidatos electos, los programas que propongan y las organizaciones que se formen para impulsar esas candidaturas. Propinarle una severa derrota al gobierno debe ser el objetivo primordial.

Primarias en familia por Carlos Blanco – El Nacional – 13 de Septiembre 2017

 

1483570334697Las elecciones primarias de los partidos de la MUD permanecieron rodeadas de indiferencia hasta el día de su celebración, cuando se constató que la MUD que había entrado en ellas era diferente a la que había salido del horno electoral.

La discusión sobre el número de votantes puede ser irrelevante porque, como suele ocurrir, no conduce a ninguna parte. Para los promotores es “satisfactorio” por estas y aquellas razones, mientras que para los críticos es muy poco cuando se compara, por ejemplo, con la gesta del 16 de julio con casi 8 millones de ciudadanos, o con la abstención brutal de la farsa constituyente del 30 de julio.

Otra cosa es el ambiente que las precedió: desinterés, hastío y desesperanza. La mayoría opositora escogió no votar en esas primarias donde tuvieron lugar. Las causas pueden ser diversas, desde el desacuerdo con el camino escogido hasta considerarlas irrelevantes para la decisión de votar en las elecciones regionales, si es que estas tienen lugar. En todo caso, hay algunas conclusiones que son prominentes: 1) Muchos no asistieron como protesta ante el camino escogido por los partidos de la MUD al incumplir el mandato del 16 de julio por el cual votaron 7,6 millones; 2) Acción Democrática es el partido ganancioso; siempre tuvo en la mira las elecciones regionales y no el cambio inmediato de régimen, y 3) Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo aparecen como los partidos más golpeados.

Resulta una curiosidad histórica que los partidos relativamente nuevos hayan contribuido a organizar una “fiesta electoral” que le preparó la cama a una victoria de AD en el campo de la MUD, de la cual se convierte en primus inter pares. Además, lo que se propuso Chávez y luego los partidos “nuevos”, que era enterrar “el pasado”, no acontece siempre: de cuando en cuando un supuesto cadáver se levanta y les muerde el tobillo.

El caso de Voluntad Popular es lamentable y es producto de una política zigzagueante y ambigua. Tal vez consideraron que el capital político acumulado por el martirio terrible de Leopoldo López era suficiente como para soportar cambios tácticos frecuentes, y no ha sido así. Sea que los amigos de VP no votaron por este partido, sea que se abstuvieron, lo cierto es que la arrogancia política fue castigada. El caso de UNT es el hastío zuliano que buscó una vía de escape con Juan Pablo Guanipa.

Al final habrá que ver qué significan estas primarias que han dejado tantas magulladuras para el destino de las fuerzas democráticas. Por lo pronto, es un episodio más de este camino demasiado doloroso e infinito…

 

CNE confirma que elecciones regionales serán el 15 de Octubre – Q’ Pasa en Venezuela – 11 de Septiembre 2017

1501181245692Las elecciones de gobernadoras y gobernadores se realizarán el domingo 15 de octubre, tal como fue aprobado por el Consejo Nacional Electoral, cuya convocatoria, así como el cronograma de actividades estarán a disposición a partir de este martes 13 de septiembre.

De acuerdo con el cronograma, revisado y certificado por las autoridades electorales, la campaña electoral tendrá una duración de 20 días, desde el 23 de septiembre y hasta el 12 de octubre a las doce de la noche. La feria electoral, actividad que permite a las electoras y los electores conocer la oferta de candidatos y candidatas, así como practicar el voto, arrancará también el 23 de septiembre y culminará el 12 de octubre.

Para estas elecciones regionales ya se realizaron actividades previas, como el acto de escogencia de posición en boleta, el pasado 17 de agosto, y la auditoría del Registro Electoral (RE), el 16 de agosto, en la que participaron 18 organizaciones con fines políticos, cuyos representantes no opusieron observaciones, tal como lo indica el acta de auditoría firmada por todos los participantes.

El padrón electoral que será utilizado para este evento es el correspondiente al corte del 15 de julio pasado y será publicado este martes 12 de septiembre.

En la escogencia de los gobernadores y las gobernadoras de los 23 estados podrán participar 18 millones 94 mil 65 electores y electoras inscritos en el Registro Electoral. No se incluye a las electoras y los electores del Distrito Capital, debido a que esta entidad federal posee un régimen especial de gobierno, que no contempla la elección de gobernador o gobernadora.

Las auditorías continuarán con la correspondiente al software de la máquina de votación la cual se realizará este martes y miércoles, con la participación de los representantes técnicos de las organizaciones con fines políticos que participan en estas elecciones.

Como se recordará, esta auditoría tiene como objetivos constatar que la programación de la máquina de votación se corresponde con la función que debe cumplir el día de la elección, al momento en que el elector o la electora procede a ejercer su derecho al voto, y que la máquina refleja la voluntad del elector o electora; asimismo demostrar que las evaluaciones y verificaciones efectuadas no pueden ser cambiadas y que las aplicaciones revisadas y verificadas en la auditoría son las mismas que serán utilizadas en todas las máquinas que serán usadas en las elecciones.

 

Conozca a los candidatos de la MUD para las elecciones regionales

La alianza opositora anunció los nombres de 13 de los 19 candidatos que fueron electos durante la jornada de ayer

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) escogió este domingo a 19 de los 23 candidatos para las elecciones regionales que se realizarán este mes de octubre.

La coalición opositora informó, en la madrugada del lunes, los resultados de 13 de los 19 estados en donde se efectuaron los comicios. Sumados a los 4 estados en donde hubo consenso en la elección de candidatos, los venezolanos pudieron conocer los nombres de 17 aspirantes de la coalición opositora.

El presidente de la comisión de primarias, Francisco Castro, destacó que hubo retraso en la transmisión de actas. “Se trata de estados en donde los resultados no son claros”, destacó.

Por otro lado, informó que la comisión de primarias no recibió ninguna solicitud de candidatos sobre reconteo de votos. Aún falta por conocer los nombres de los candidatos en Bolívar, Barinas, Amazonas, Aragua, Yaracuy y Zulia.

Estos son los candidatos de la alianza opositora para las elecciones regionales del mes de octubre:

Anzoátegui: Antonio Barreto Sira
Apure: José Montilla
Carabobo: Alejandro Feo La Cruz
Cojedes: Alberto Galindez
Delta Amacuro: Larissa Martínez
Falcón: Eliezer Sirit
Guárico: Pedro Loreto
Lara: Henri Falcón
Miranda: Carlos Ocariz
Monagas: Guillermo Call
Mérida: Ramón Guevara
Nueva Esparta: Alfredo Díaz
Portuguesa: María Beatriz Martínez
Sucre: Robert Alcalá
Táchira: Laidy Gómez
Trujillo: Carlos Andrés González
Vargas: José Manuel Olivares

MUD anunció los nombres de 13 de los 19 candidatos a las regionales – El Nacional – 11 de Septiembre 2017

Los resultados de los comicios de la alianza opositora fueron anunciados en la madrugada del lunes

1505090849965.jpg
La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció los resultados de las elecciones primarias para elegir a los candidatos a los comicios regionales que se efectuarán en el mes de octubre.

Francisco Castro, presidente de la comisión de primarias de la MUD dio a conocer los nombres de 13 de los 19 candidatos que fueron escogidos durante la jornada de ayer. Los resultados fueron escrutados con 85% de participación.

Sumados a los 4 candidatos que fueron escogidos por consenso, ya se conocen la lista de 17 nombres que representarán a la alianza opositora en los comicios para escoger a los gobernadores de los 24 estados del país.

“El día de mañana seguiremos procesando el resto de los estados, siempre y cuando no presenten ninguna variación”, destacó Castro.

El presidente de la comisión de primarias dijo, además, que en el transcurso del día de hoy se darán a conocer los porcentajes de participación. “Lo responsable en este caso, es tener todo el material procesado y digitalizado para presentar los resultados”, aseguró.

Aún faltan los resultados de los estados Bolívar, Amazonas, Barinas, Yaracuy, Zulia y Aragua.

Las mesas de votación cerraron alrededor de las 6:00 pm. Sin embargo, los resultados fueron anunciados en la madrugada del lunes

El presidente de la comisión de primarias de la alianza opositora, Francisco Castro, resaltó el carácter cívico de los comicios. “Queremos agradecer al pueblo venezolano que ha participado masivamente en esta actividad política. Es un proceso que queremos destacar, que se ha desarrollado con la mayor motivación y espíritu democrático”, afirmó.

Bajo amenaza de destitución, Maduro ordena a gobernadores que sean electos a someterse a la constituyente cubana – La Patilla – 7 de Septiembre 2017

Maduro.jpg

El presidente Nicolás Maduro, expresó este jueves que los gobernadores electos en los próximos comicios regionales deben subordinarse a la Asamblea Nacional Constituyente.

“Imposible que asuma un gobernador sin que acepte por adelantado los resultados, todos tienen que subordinarse al poder constituyente o serán destituidos (…) La democracia y libertad reina en Venezuela”, manifestó.

Consideró que su principal motivación para convocar la ANC es conseguir “la paz económica”.

“Convoqué la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para restablecer la paz ciudadana y la paz política, e iniciar el camino para consolidar con bases sólidas la paz social y construir la paz económica”, indicó el Jefe de Estado.

Se tiene previsto que dará anuncios importantes medidas económicas importantes durante la sesión de la fraudulenta asamblea nacional constituyente (ANC) el día de hoy.

Esta será la segunda oportunidad en la que el presidente acuda a la ANC, dado que el pasado 10 de Agosto, el mandatario asistió para reconocer a esta instancia.

 

A %d blogueros les gusta esto: