elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Elecciones Presidenciales

Maduro aceptaría presidenciales con garantías a cambio de un levantamiento de sanciones – ABC – 18 de Julio 2019

Juan Guaidó y Nicolás Maduro
Juan Guaidó y Nicolás Maduro – AFP

Guaidó convoca para el próximo martes una «gran sesión» del Parlamento para hacer «anuncios importantes» sobre las negociaciones

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha convocado para el próximo martes una «gran sesión» del Parlamento en las calles de Caracas para hacer «anuncios importantes», en el marco del diálogo con el Gobierno de Nicolás Maduro para zanjar la crisis política que sufre la nación caribeña.

«Este próximo 23 de julio, nuestro presidente encargado y la Asamblea Nacional convocamos a una gran sesión de calle para realizar anuncios importantes sobre la lucha que llevamos adelante por la libertad de Venezuela», ha informado la sede legislativa en Twitter. «Convocamos a toda Venezuela a movilizarse. Juntos, con el poder de la fuerza ciudadana y el ejercicio del Parlamento Nacional, avanzaremos a una próxima etapa en nuestra lucha», ha declarado el líder opositor en la misma red social.

El anuncio se produce en medio de los contactos exploratorios entre Gobierno y oposición para reanudar un diálogo que ha naufragado hasta tres veces en los seis años que han transcurrido desde la muerte de Hugo Chávez, dirigido a pactar una solución a la crisis política. Representantes de Maduro y Guaidó realizaron en mayo una serie de reuniones en Oslo que la semana pasada se trasladaron a Barbados. Esta semana las partes han vuelto a la isla caribeña para negociar sobre una agenda de seis puntos cuyo contenido se desconoce.

Fuentes citadas por el diario venezolano «El Nacional» y por la agencia de noticias Bloomberg han revelado que Maduro accedería a adelantar las elecciones presidenciales a 2020 con un Consejo Nacional Electoral (CNE) completamente renovado a cambio de que Guaidó convenciera a sus aliados internacionales de que retiraran las sanciones contra funcionarios ‘chavistas’.

También contaron que podría haber una gran novedad en estos hipotéticos comicios. Maduro no sería el candidato del PSUV y quedarían igualmente descartados el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, y el vicepresidente económico, Tareck El Aissami, para ceder el puesto al gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez, de 37 años y experimentado en los gobiernos de Chávez y Maduro.

 

Inevitables elecciones contra la voluntad madurista por Javier Vivas Santana – El Nacional – 18 de Julio 2019

Javier Vivas Santana

Aquí el sentido de la política contemporánea es pragmático. Ni los chinos ni los rusos, aunque estén afinados en el contexto ideológico con la forma neototalitaria del régimen madurista, pueden continuar siendo parte de tantas negligencias y omisiones de un sistema no solamente colapsado en lo económico y social, sino que en lo político está terminando por destruir lo poco que queda de esas formas de gobierno en el mundo.

Es más, ahora comprendemos por qué Noruega, independientemente de consideraciones y referencias por su participación como auspiciante del diálogo entre representantes del régimen madurista y sectores de oposición, es obvio que para los escandinavos un gobierno de su magnitud y referencias, con excelentes resultados en todos los sentidos de políticas públicas, desarrollo, tecnología y nivel de vida de sus ciudadanos, y que son considerados un gobierno socialista, comprenden que Maduro como gobernante representa una afrenta y una vergüenza mundial; además, tampoco puede ignorarse que la presencia de los noruegos en esas negociaciones políticas también cuentan con el aval de Putin y Xi Jinping como máximos representantes de Rusia y China. ¿O de verdad piensan los maduristas que las opiniones de estos no están tras bastidores condicionando las posiciones políticas que al final encuentren una solución en Venezuela?

Aquí nada más hay que hablar. O los maduristas en contra de su voluntad y posiciones dogmáticas aceptan que debemos ir hacia unas elecciones generales que terminen por destrabar la crisis política como paso previo en búsqueda de soluciones ante los inmensos problemas económicos y sociales, o la salida del madurismo estará originada por dos vertientes: la primera por una diferida explosión social y militar cuyo punto de agotamiento está por romper el termómetro político; o la segunda, por una solución geopolítica que estaría dada posterior a 2020, después de una eventual reelección de Donald Trump, porque la emigración para ese entonces estaría cercana o superior a los 7 millones de venezolanos con tendencia al alza, para llegar incluso a los 10 millones de connacionales. Y es más que evidente que esa realidad debe ser evitada, máxime como espejo en la denominada izquierda internacional, donde, por cierto, habría que ver cuántos líderes mundiales de esa tendencia estarían dispuestos a retratarse con Maduro como referente para sus campañas políticas.

No podemos obviar que, mientras se llegan a esos acuerdos de fijar las condiciones y fechas de unas elecciones generales, la oposición tiene en sus manos un innegable poder constitucional –que tanto se jacta el madurismo, cuando dice “dentro de la Constitución todo fuera de ella nada”– si logra convocar a referendos revocatorios contra gobernadores –quienes cumplen la mitad del período en agosto 2019– y una consulta a la población sobre la permanencia de esa “constituyente” que en dos años se desconoce cualquier redacción de un nuevo texto que sustituya a la carta magna de 1999, en virtud de que tales consultas demostrarían el enorme rechazo que tiene el madurismo en el pueblo, razón por la cual, si el madurismo se negara a tales acciones políticas, quedaría nuevamente desnudo en sus posiciones aberrantes y de permanente conjugación de bazofia política que diluyen en su discurso ante la opinión pública nacional e internacional.

La continuación de las negociaciones en Barbados con el auspicio de Noruega tiene una única puerta de salida: elecciones justas y transparentes para una salida digna del madurismo que en este momento usurpa Miraflores. Negarse a esa posibilidad sería someterse a una salida violenta. Esperemos que la sangre no llegue al río.

Consultores 21: Venezolanos quieren presidenciales para salir de la crisis – El Nacional – 17 de Julio 2019

El director de la encuestadora, Saúl Cabrera, indicó que la figura de Nicolás Maduro desde que llegó a la silla presidencial tiene una valoración negativa, aunque hay 20% de la población que cree que alrededor de él está la solución a los problemas

1563372528946.jpg
Elecciones

Saúl Cabrera, director de Consultores 21, indicó este miércoles que el más reciente estudio de la compañía arrojó que la mayoría de los venezolanos quieren una solución a la crisis que incluya elecciones.

Para los venezolanos la principal preocupación sigue ligada al tema económico. En 2019 repuntó el problema de la inflación, mientras que el año pasado era la escacez.

“Ahora hay productos en los anaqueles, pero no hay dinero para pagar”, explicó Saúl Cabrera, quien añadió que la gente se está dando cuenta que para cambiar el problema económico, hay que solucionar el tema político.

Aseveró que todos los sectores que están alejados de la administración de Nicolás Maduro tienen buena percepción: La empresa privada,  iglesia católica, los estudiantes, los bancos y los medios de comunicación.

En el extremo contrario está el TSJ y el CNE. El mayor rechazo lo concentra el propio Maduro. Cabrera expresó, en relación a las reuniones de Barbados, que a un amplio sector no le gusta la palabra “diálogo”, cosa que le conviene al régimen.

“La gente piensa es en una negociación, porque entienden que con la radicalización no se logra nada”, sentenció.

¿Optimismo o pesimismo? Cómo se retoma la negociación entre Guaidó y Maduro por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 15 de julio 2019

La nueva ronda de negociaciones que comienza hoy lunes en Barbados estuvo a punto de no producirse. El sábado, los delegados de Juan Guaidó tenían la orden de mantenerse en el “congelador” y no viajar a esta isla del Caribe. La acusación del régimen contra tres escoltas de Guaidó de tráfico de armas de guerra, era interpretada como una agresión más, y una señal de que Nicolás Maduro no quiere elecciones presidenciales, que es el punto crucial que está sobre la mesa.
La delegación de Guaidó viajó a Barbados con pesimismo / Foto: @jguaido
La delegación de Guaidó viajó a Barbados con pesimismo / Foto: @jguaido

No era cualquier persona el portavoz de la denuncia. Era el ministro de Comunicación Jorge Rodríguez, y al mismo tiempo miembro del equipo negociador por parte de Maduro. No era tampoco sólo la denuncia, calificada de “olla” por parte de Guaidó: olla, en jerga periodística en Venezuela, es el montaje de una mentira; ahora se dice fake news. También era el hecho de que Jorge Rodríguez, a la vez de la denuncia, señalaba a Guaidó de estar “jugando un doble juego”, de mostrarse al mundo “como supuestos demócratas”, “defensores de los derechos humanos”, y lo que realmente, decía Jorge Rodríguez, es que “son unos criminales”, “golpistas”, que por un lado “están en una agenda de diálogo con el gobierno bolivariano y por el otro persisten en la agenda violenta, persisten en la agenda golpista”.

Son muchos señalamientos juntos. Son muchas acusaciones juntas. Criminales, golpistas, violentos, falsos demócratas. O como dijo uno de los negociadores del equipo de Guaidó al diario ALnavío: No había razón para vincular, “sin ton ni son”, la denuncia contra Guaidó por el caso de los escoltas con la negociación. Si ya de por sí, la negociación entraba y entra esta semana en un terreno no de lo concreto sino de dificultades, la denuncia, el tono, la forma, vincularla a la negociación, caldean el ambiente, que ya estuvo tenso en la ronda anterior, también realizada en Barbados. En este marco se entienden las palabras del Papa Francisco de este domingo: “Inspirar e iluminar a las partes en causa para que puedan llegar cuanto antes a un acuerdo que ponga fin al sufrimiento de la gente por el bien del país y de toda la región”.

Los delegados de Guaidó abordaron el avión este domingo. Pero lo menos que llevaban en el equipaje era optimismo. El discurso de Jorge Rodríguez es (cambiemos el tiempo verbal) una señal evidente de que el régimen de Maduro va a Barbados dispuesto a no negociar el punto de las elecciones presidenciales, que es el asunto de la discordia, el elemento de las dificultades. Un punto todavía más escabroso cuando se le coloca la siguiente coletilla, que pasa a ser el meollo del problema: Elecciones presidenciales sin Maduro en el poder.

El régimen de Maduro ha pasado la última semana haciendo énfasis en una versión. Que lo que dice el cronograma constitucional es que habrá elecciones parlamentarias y no presidenciales. Lo ha dicho Maduro, y lo ha dicho el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, quien además agrega que la ANC, podría convocarlas en cualquier momento, que la ANC tiene el poder para ello, ignorando lo que ha dicho la comunidad internacional, que todo acto que emane de ese organismo, no será reconocido. Otro miembro del equipo negociador de Maduro, el gobernador del estado Miranda, Héctor Rodríguez, también se ha volcado por esta versión. “Nosotros vamos a esa mesa diciendo ‘tenemos que respetar la Constitución’ y la Constitución venezolana dice que las diferencias sociales y políticas se administran de manera democrática y electoral. Tenemos un cronograma electoral previsto en la Constitución y el año que viene deberíamos convocar nuevas elecciones de la Asamblea Nacional. Eso será otra oportunidad para medir fuerzas…”. Para Héctor Rodríguez, la elección presidencial no aparece en el escenario.

Aquí hay que anotar también que mientras la vocería de Maduro se mantiene activa, la de Guaidó ha guardado discreto silencio en torno a las negociaciones, siguiendo las instrucciones de la mediación del gobierno de Noruega. Las actuaciones del régimen -persecuciones, detenciones, acusaciones, etc- y lo que dice en los micrófonos, son una manera de ejercer presión y hacer todo lo posible por marcar la pauta y los tiempos de la negociación. Pero en el comunicado de la semana pasada, el gobierno de Noruega dejó plasmada la necesidad de trabajar continuamente y de manera expedita.

Preguntado sobre todo este acopio de posiciones, la fuente del equipo de Guaidó señaló que todo parece indicar que se trata de una concesión a la línea dura de oponerse a las elecciones presidenciales. Ya al término de la ronda de la semana pasada, otra fuente consultada por ALnavío, se limitó a valorar el resultado como de “regular”, lo que pasa ahora a entenderse en un plano de claro pesimismo. En cambio, el ministro Jorge Rodríguez había señalado que la ronda fue exitosa. Y Maduro, por su parte, prefiere hacer énfasis en seis puntos que están sobre la mesa cuando, en verdad, es uno el punto de la discordia, y tiene que ver con él. Sobre este punto, es Diosdado Cabello el más claro al señalar que la elección de Maduro no está en discusión, que el periodo presidencial de Maduro apenas lleva seis meses y le restan por delante más de cinco años, y que negociar no significa claudicar. O peor, dice que se puede dialogar, pero que el chavismo no tiene nada que negociar. Cabello ratifica lo que afirma no sólo en el programa de televisión que conduce en el canal oficial sino también en actos de calle.

La fuente del equipo de Guaidó apunta: “¿Le temen tanto a unas elecciones presidenciales? ¿Prefieren llevar al país a una catástrofe aun peor de la que ya vivimos? Porque seguirán las sanciones por parte de los Estados Unidos y vendrán otras por parte de la Unión Europea”.

CEV pidió realizar elecciones presidenciales LIBRES “en el menor tiempo posible” – Yo Soy Venezolano – 12 de Julio 2019

Jesús-González-de-Zárate.jpg

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) exhortó este jueves a que se celebren elecciones presidenciales cuánto antes, con la supervisión de organismos internacionales, para así salir del gobierno de Nicolás Maduro, el cual consideran “ilegítimo y fallido”.

El arzobispo Jesús González de Zárate mostró el texto “Dios quiere para Venezuela un futuro de esperanza”, que afirma que ante “un Gobierno ilegítimo y fallido, Venezuela clama a gritos un cambio de rumbo, una vuelta a la Constitución”.

Dentro del documento, los obispos propusieron una elección “en el menor tiempo posible de un nuevo presidente de la República”, la cual deberá responder a la voluntad del “pueblo soberano” para que sea “realmente libre” y contar con condiciones “indispensables” como un nuevo CNE “imparcial” y un nuevo registro electoral.

Asimismo, se insta a una elección que permita el voto de los venezolanos en el exterior, tomando en cuenta que según estimaciones de la ONU, más de cuatro millones de connacionales están fuera del país. Piden también “una supervisión de organismos internacionales”, entre los que destacan a la ONU, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea.

Juan Guaidó y Héctor Rodríguez serían los candidatos en unas posibles próximas presidenciales en Venezuela por Ludmila Vinogradoff – ABC – 11 de Julio 2019

Los partidos venezolanos estarían barajando ir a elecciones sin Nicolás Maduro en el dialogo de Barbados.

Los partidos políticos venezolanos estarían llegando a consensos para llevar candidatos unitarios de cara a las próximas elecciones presidenciales sin Nicolás Maduro. Las conversaciones en Barbados, bajo la mediación de Noruega, parece que están dando resultados.

El candidatos por parte de la oposición sería Juan Guaidó (35), el presidente encargado de Venezuela y de la Asamblea Nacional. El del Partido Socialista de Unidad Venezuela (PSUV) sería Héctor Rodríguez (37), gobernador de Miranda.

Quien publica la primicia es el periodista José Gregorio Meza de «El Nacional»,el cual vaticina que las próximas elecciones presidenciales serían entre febrero y abril del próximo año porque el régimen de Nicolás Maduro está muy cuestionado y necesita una salida elegante: «El informe de Michelle Bachelet fue lapidario. Ni los más pesimistas del chavismo esperaban que iban a quedar tan mal parados», afirma.

«Los flecos que faltan por cortar están referidos a la conformación del Consejo Nacional Electoral, que se renovará completamente», añade el diario.

También afirma que «ya se sentaron los cuatro líderes de los principales partidos políticos de la oposición y están de acuerdo en que sea Guaidó el que se presente como candidato».

También está abierta la posibilidad de que Guaidó asuma un segundo período como presidente de la Asamblea Nacional. «Nada está descartado», expresa.

Un candidato de consenso

Por parte del chavismo, parece que se decantan por la elección de un candidato de consenso: «Hector Rodríguez, gobernador de Miranda, tiene todos los cupones comprados para serlo e incluso la gente de Maduro lo ve con buenos ojos. Falta ver si Diosdado le da la bendición, pero no parece que vaya a haber problemas», manifiesta.

Juan Guaidó también ha declarado sobre las negociaciones en Barbados. El también presidente de la Asamblea Nacional señaló este martes que «están dadas las condiciones para construir una salida a la crisis».

«No nos dejemos confundirNo nos dejemos dividir», dijo tras reunirse con el asesor especial de la Unión Europea para Venezuela, Enrique Iglesias.

Aseguró que, asimismo, en los encuentros de Barbados se tratarán: la salida de Maduro del poder, que se instaure un gobierno de transición y la realización de elecciones transparentes. También añadió que se está hablando sobre los presos políticos, la libertad de expresión y la trata de blancas en la frontera.

«Fin de la dictadura»

En la entrevista que concedió a una radio colombiana, Guaidó aseguró que participarán en todos los espacios que se aproximen a una solución real al conflicto venezolano, con base a la conocida agenda el cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

«Nuestro rol es presionar en todos los aspectos posibles», dijo al responder sobre la hipotética elección presidencial de 2020. «Nosotros aceptaríamos cualquier mecanismo que oriente a una solución real al conflicto venezolano aproximado a nuestra agenda. El cese de la usurpación es el cese de la dictadura».

Por otra parte, el gobierno de Trump afirmó que el diálogo en Barbados debe priorizar la salida de Maduro del poder en Venezuela. «Cualquier discusión sobre una transición debe incluir la partida de Maduro como condición previa para las elecciones», indicó a Efe un portavoz del Departamento de Estado.

El canciller del régimen, Jorge Arreaza, de inmediato les respondió: «Ante el estrepitoso fracaso de todas sus modalidades de agresión contra Venezuela, la administración de Donald Trump pretende destruir el proceso de diálogo político entre el gobierno y la oposición».

 

Carta abierta de Hugo Carvajal sobre fraude electoral – 21 de Mayo 2019

Elecciones fraudulentas o R2P por Luis Manuel Aguana – TIC’s y Derechos Humanos – 26 de Marzo 2019

caricatura-lma-1990-con-ppv

Lo voy a decir claro y sin tapujos: existe un plan de la oposición oficial de venderle a los venezolanos unas elecciones con la participación de Juan Guaidó como candidato en contra de Nicolás Maduro. Y falta solo la aprobación de Leopoldo López. Aparte de la locura de aceptar a Maduro como supuesto candidato (no solo por ser extranjero y convicto por ladrón), y la estupidez de convencer a Venezuela de ir a unas elecciones saliéndose de la ruta establecida que comienza con el “cese de la usurpación”, el planteamiento es retrogrado y pasa por pensar a estas alturas que los que todavía nos quedamos en Venezuela somos un atajo de estúpidos resignados. Lo retorcido del solo planteamiento es asqueroso. ¡Por Dios! ¿Qué habremos hecho los venezolanos para merecer esa oposición?

Y aun si no fuera Maduro el candidato, plantear la inversión de la ruta –elecciones primero- porque aun no se produce el famoso “quiebre” del régimen, es simplemente suicida. De allí que Stalin González se encuentre trabajando a todo vapor para salir con una propuesta de unos Rectores del CNE “equilibrados”, y que como consecuencia del “arrase” de la figura de Guaidó a nivel nacional, Maduro o cualquier otro que ponga el régimen “perdería” las elecciones. ¡Y listo! Así saldríamos del régimen y todos seriamos felices, en especial la corrupción régimen-oposición. ¡Pareciera que no han vivido en Venezuela en estos últimos 20 años!

En lo particular espero que Juan Gerardo Guaidó Márquez (si, su nombre completo) no se preste a semejante vagabundería corrupta. Aunque de acuerdo a muchos analistas sería parte principal de cualquier jugada de cohabitación futura, porque es protagonista principal del acuerdo del G4 para esa solución política ante la dificultad de lograr el “quiebre” del régimen. Prefiero ver más de esta película para llegar a esa conclusión.

La insistencia de la oposición oficial en la ruta electoral para salir del régimen sin haber desalojado a Nicolás Maduro Moros de Miraflores no es de ninguna manera nueva. Viene desde mucho antes del Referendo Revocatorio abortado ilegalmente en 2016. Han desconocido la autoridad del Tribunal Supremo de Justicia legitimo en el exilio que sentenció en Bogotá a Nicolás Maduro Moros en Octubre de 2018, a 18 años y 3 meses de prisión, y ordenó un nuevo sistema electoral con base manual para Venezuela en sentencia del 13 de Junio de 2018.

Ese patético cuadro obliga a que toda solución que se le de a la crisis política venezolana pase por aceptar a los delincuentes que tienen secuestrado el poder en Venezuela, tolerando elecciones amañadas permanentemente con un CNE fraudulento y reafirmadas por un Tribunal Supremo de Justicia a las órdenes de Maduro, y presidido por un ex convicto. Esta postura recibe cada vez más el NO rotundo del pueblo venezolano.

Luego del 23 de Enero de 2019 con la irrupción al escenario político venezolano de una figura fresca que encarno las esperanzas casi perdidas de los venezolanos, y con el establecimiento de una ruta clara que comenzaba con la salida primero de Nicolás Maduro Moros del poder, se reactiva la protesta en las calles y se le da un nuevo impulso a la oposición de la gente a la tiranía.

El mantra, como he llamado a la secuencia lógica, 1) Cese de la usurpación; 2) Gobierno de Transición; y 3) Elecciones Libres, se posicionó de la mente de todos los venezolanos como la manera de resolver la crisis de nuestro país. Nadie cuestionó la lógica de esta sucesión de eventos. Pero el primer paso, que algunos “boys scouts” de la Asamblea Nacional creyeron que se daría de inmediato porque se iba a introducir “si o si” la ayuda humanitaria por la frontera el 23 de Febrero, no se dio. Se le mintió descaradamente al pueblo venezolano en ese “si o si” porque pensaron que las Fuerzas Armadas se “cambiarían de bando” solo porque el gobierno impediría que la ayuda humanitaria ingresara al país. Más improvisado imposible.

No pasó el “quiebre” y comenzó el calvario. El tiempo pasa y la aceleración de la crisis es brutal. Los apagones, la hiperinflación, la falta de agua, alimentos y medicinas, han agravado al extremo las condiciones de vida de los venezolanos. Y en el medio del camino, las tendencias medidas del respaldo de Juan Guaidó como Presidente de un Gobierno de Transición pasan del 81,4% el 23 de Enero al 63,3% el 14 de Marzo de 2019 (ver Meganalisis enhttps://twitter.com/Meganalisis/status/1107700862233862144) en una caída vertiginosa de casi 20 puntos. El respaldo popular es crítico para los políticos, y como hay que hacer algo porque el quiebre no se produce, ahora están preparando el brebaje de unas elecciones con Maduro para hacérselo tragar a los venezolanos. Y el “quiebre” nunca se producirá porque entendieron finalmente la realidad: las Fuerzas Armadas están destruidas y lo que queda de ellas está en poder de una fuerza militar extranjera, todo esto por obra y gracia del régimen castro-chavista-madurista.

¿Cómo es posible que la solución de Venezuela pase por tolerar, por la vía electoral, la existencia de unas Fuerzas Armadas controladas por un país extranjero? ¿Cómo es posible ni siquiera considerar que se vaya de nuevo a un proceso electoral, demostradamente fraudulento y controlado por el régimen? ¿Cómo es posible que aun la oposición oficial de Venezuela insista en un proceso electoral sin antes haber salido del régimen de Nicolás Maduro Moros, invirtiendo el orden de los factores de la ruta que se le vendió a los venezolanos? Mi respuesta es que todo eso es posible porque la oposición oficial ya es parte del régimen a través de operadores políticos comprados en la Asamblea Nacional.

De allí que entendamos que factores del gobierno del Presidente Encargado Juan Guaidó se opongan y obstaculicen internacionalmente la solución inmediata al problema venezolano como lo sería la aplicación de la Responsabilidad de Proteger (R2P) para Venezuela de la Comunidad Internacional, con la negación de la Asamblea Nacional a la autorización del empleo de misiones militares extranjeras en el país, como lo establece el Artículo 187, numeral 11, para el acompañamiento de la Ayuda Humanitaria (ver Factores del Gobierno de Guaidó se oponen y obstaculizan intervención en Venezuela

https://es.panampost.com/orlando-avendano/2019/03/25/se-oponen-intervencion/).

Entonces tenemos dos posiciones encontradas para resolver el problema y queda a los venezolanos decidir cuál de las dos debe ser aplicada: o unas elecciones fraudulentas controladas por el régimen o la aplicación del Principio de la Responsabilidad de Proteger (R2P) con fines humanitarios que ponga fin a la usurpación para continuar la secuencia planteada desde el 23 de Enero. Creemos que lo grave de la situación de Venezuela sobrepasó a Guaidó y a la oposición oficial colaboracionista por lo que creemos que ya el asunto debe ser consultado al pueblo venezolano.

La Alianza Nacional Constituyente Originaria-ANCO ha hecho una propuesta que plantea elevar a la consideración de los venezolanos, en Venezuela y en el exterior, este problema que nos agobia a todos, a través de una Consulta Popular, preguntando directamente a los venezolanos en los siguientes términos:

¿Autoriza usted, en ejercicio directo de la soberanía popular, a los países que en la Comunidad Internacional sean aliados de la libertad del pueblo de Venezuela, a que integren una Misión Militar Extranjera de Paz con fines humanitarios, para que ingrese en territorio venezolano con el objetivo de proteger, socorrer y liberar al pueblo, realizando las acciones que fueren necesarias para el cese inmediato de la usurpación en que ha incurrido Nicolás Maduro Moros al ejercer, de facto, la Presidencia de la República?(ver Manifiesto para la Consulta Mundial, enhttp://ancoficial.blogspot.com/2019/03/comunicado-anco-manifiesto-ciudadano.html). Esta autorización tiene unos alcances que pueden revisar en el referido enlace).

Una Consulta Popular de esta naturaleza tendría un poder de movilización incomparable y extraordinario en Venezuela. No sería un Cabildo, ni una Asamblea de Ciudadanos, ni una marcha, sería una manifestación de voluntad contundente e incontestable dirigida directamente a la Comunidad Internacional. De esa manera, ni la Asamblea Nacional, ni Juan Guaidó o ninguno de sus representantes en el exterior podrían hablar más por nosotros, quienes estamos sufriendo esta tragedia, ya que estaríamos ejerciendo de manera directa nuestra soberanía como lo establece el Artículo 5 de la Constitución Nacional. Quedaría de parte de la Comunidad Internacional venir o no en nuestro auxilio. Esta Consulta no estaría en contra de los esfuerzos de Juan Guaidó, sino todo lo contrario, sería una manifestación claramente complementaria a la ruta que se nos planteó a los venezolanos, cuyo primer paso es el “cese de la usurpación”.

No se puede luego tener un Gobierno de Transición y menos aun Elecciones Libres sin haber salido de estos delincuentes que han impulsado una invasión comunista armada dentro de nuestro país. Y eso no se puede hacer sin el uso de una fuerza armada inspirada en principios democráticos. Si esa fuerza ya no existe en nuestro país porque fue extinguida deliberadamente por los invasores, nosotros los dueños de la Soberanía debemos solicitarla.

A %d blogueros les gusta esto: