elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Elecciones Presidenciales

Carta abierta de Hugo Carvajal sobre fraude electoral – 21 de Mayo 2019

Elecciones fraudulentas o R2P por Luis Manuel Aguana – TIC’s y Derechos Humanos – 26 de Marzo 2019

caricatura-lma-1990-con-ppv

Lo voy a decir claro y sin tapujos: existe un plan de la oposición oficial de venderle a los venezolanos unas elecciones con la participación de Juan Guaidó como candidato en contra de Nicolás Maduro. Y falta solo la aprobación de Leopoldo López. Aparte de la locura de aceptar a Maduro como supuesto candidato (no solo por ser extranjero y convicto por ladrón), y la estupidez de convencer a Venezuela de ir a unas elecciones saliéndose de la ruta establecida que comienza con el “cese de la usurpación”, el planteamiento es retrogrado y pasa por pensar a estas alturas que los que todavía nos quedamos en Venezuela somos un atajo de estúpidos resignados. Lo retorcido del solo planteamiento es asqueroso. ¡Por Dios! ¿Qué habremos hecho los venezolanos para merecer esa oposición?

Y aun si no fuera Maduro el candidato, plantear la inversión de la ruta –elecciones primero- porque aun no se produce el famoso “quiebre” del régimen, es simplemente suicida. De allí que Stalin González se encuentre trabajando a todo vapor para salir con una propuesta de unos Rectores del CNE “equilibrados”, y que como consecuencia del “arrase” de la figura de Guaidó a nivel nacional, Maduro o cualquier otro que ponga el régimen “perdería” las elecciones. ¡Y listo! Así saldríamos del régimen y todos seriamos felices, en especial la corrupción régimen-oposición. ¡Pareciera que no han vivido en Venezuela en estos últimos 20 años!

En lo particular espero que Juan Gerardo Guaidó Márquez (si, su nombre completo) no se preste a semejante vagabundería corrupta. Aunque de acuerdo a muchos analistas sería parte principal de cualquier jugada de cohabitación futura, porque es protagonista principal del acuerdo del G4 para esa solución política ante la dificultad de lograr el “quiebre” del régimen. Prefiero ver más de esta película para llegar a esa conclusión.

La insistencia de la oposición oficial en la ruta electoral para salir del régimen sin haber desalojado a Nicolás Maduro Moros de Miraflores no es de ninguna manera nueva. Viene desde mucho antes del Referendo Revocatorio abortado ilegalmente en 2016. Han desconocido la autoridad del Tribunal Supremo de Justicia legitimo en el exilio que sentenció en Bogotá a Nicolás Maduro Moros en Octubre de 2018, a 18 años y 3 meses de prisión, y ordenó un nuevo sistema electoral con base manual para Venezuela en sentencia del 13 de Junio de 2018.

Ese patético cuadro obliga a que toda solución que se le de a la crisis política venezolana pase por aceptar a los delincuentes que tienen secuestrado el poder en Venezuela, tolerando elecciones amañadas permanentemente con un CNE fraudulento y reafirmadas por un Tribunal Supremo de Justicia a las órdenes de Maduro, y presidido por un ex convicto. Esta postura recibe cada vez más el NO rotundo del pueblo venezolano.

Luego del 23 de Enero de 2019 con la irrupción al escenario político venezolano de una figura fresca que encarno las esperanzas casi perdidas de los venezolanos, y con el establecimiento de una ruta clara que comenzaba con la salida primero de Nicolás Maduro Moros del poder, se reactiva la protesta en las calles y se le da un nuevo impulso a la oposición de la gente a la tiranía.

El mantra, como he llamado a la secuencia lógica, 1) Cese de la usurpación; 2) Gobierno de Transición; y 3) Elecciones Libres, se posicionó de la mente de todos los venezolanos como la manera de resolver la crisis de nuestro país. Nadie cuestionó la lógica de esta sucesión de eventos. Pero el primer paso, que algunos “boys scouts” de la Asamblea Nacional creyeron que se daría de inmediato porque se iba a introducir “si o si” la ayuda humanitaria por la frontera el 23 de Febrero, no se dio. Se le mintió descaradamente al pueblo venezolano en ese “si o si” porque pensaron que las Fuerzas Armadas se “cambiarían de bando” solo porque el gobierno impediría que la ayuda humanitaria ingresara al país. Más improvisado imposible.

No pasó el “quiebre” y comenzó el calvario. El tiempo pasa y la aceleración de la crisis es brutal. Los apagones, la hiperinflación, la falta de agua, alimentos y medicinas, han agravado al extremo las condiciones de vida de los venezolanos. Y en el medio del camino, las tendencias medidas del respaldo de Juan Guaidó como Presidente de un Gobierno de Transición pasan del 81,4% el 23 de Enero al 63,3% el 14 de Marzo de 2019 (ver Meganalisis enhttps://twitter.com/Meganalisis/status/1107700862233862144) en una caída vertiginosa de casi 20 puntos. El respaldo popular es crítico para los políticos, y como hay que hacer algo porque el quiebre no se produce, ahora están preparando el brebaje de unas elecciones con Maduro para hacérselo tragar a los venezolanos. Y el “quiebre” nunca se producirá porque entendieron finalmente la realidad: las Fuerzas Armadas están destruidas y lo que queda de ellas está en poder de una fuerza militar extranjera, todo esto por obra y gracia del régimen castro-chavista-madurista.

¿Cómo es posible que la solución de Venezuela pase por tolerar, por la vía electoral, la existencia de unas Fuerzas Armadas controladas por un país extranjero? ¿Cómo es posible ni siquiera considerar que se vaya de nuevo a un proceso electoral, demostradamente fraudulento y controlado por el régimen? ¿Cómo es posible que aun la oposición oficial de Venezuela insista en un proceso electoral sin antes haber salido del régimen de Nicolás Maduro Moros, invirtiendo el orden de los factores de la ruta que se le vendió a los venezolanos? Mi respuesta es que todo eso es posible porque la oposición oficial ya es parte del régimen a través de operadores políticos comprados en la Asamblea Nacional.

De allí que entendamos que factores del gobierno del Presidente Encargado Juan Guaidó se opongan y obstaculicen internacionalmente la solución inmediata al problema venezolano como lo sería la aplicación de la Responsabilidad de Proteger (R2P) para Venezuela de la Comunidad Internacional, con la negación de la Asamblea Nacional a la autorización del empleo de misiones militares extranjeras en el país, como lo establece el Artículo 187, numeral 11, para el acompañamiento de la Ayuda Humanitaria (ver Factores del Gobierno de Guaidó se oponen y obstaculizan intervención en Venezuela

https://es.panampost.com/orlando-avendano/2019/03/25/se-oponen-intervencion/).

Entonces tenemos dos posiciones encontradas para resolver el problema y queda a los venezolanos decidir cuál de las dos debe ser aplicada: o unas elecciones fraudulentas controladas por el régimen o la aplicación del Principio de la Responsabilidad de Proteger (R2P) con fines humanitarios que ponga fin a la usurpación para continuar la secuencia planteada desde el 23 de Enero. Creemos que lo grave de la situación de Venezuela sobrepasó a Guaidó y a la oposición oficial colaboracionista por lo que creemos que ya el asunto debe ser consultado al pueblo venezolano.

La Alianza Nacional Constituyente Originaria-ANCO ha hecho una propuesta que plantea elevar a la consideración de los venezolanos, en Venezuela y en el exterior, este problema que nos agobia a todos, a través de una Consulta Popular, preguntando directamente a los venezolanos en los siguientes términos:

¿Autoriza usted, en ejercicio directo de la soberanía popular, a los países que en la Comunidad Internacional sean aliados de la libertad del pueblo de Venezuela, a que integren una Misión Militar Extranjera de Paz con fines humanitarios, para que ingrese en territorio venezolano con el objetivo de proteger, socorrer y liberar al pueblo, realizando las acciones que fueren necesarias para el cese inmediato de la usurpación en que ha incurrido Nicolás Maduro Moros al ejercer, de facto, la Presidencia de la República?(ver Manifiesto para la Consulta Mundial, enhttp://ancoficial.blogspot.com/2019/03/comunicado-anco-manifiesto-ciudadano.html). Esta autorización tiene unos alcances que pueden revisar en el referido enlace).

Una Consulta Popular de esta naturaleza tendría un poder de movilización incomparable y extraordinario en Venezuela. No sería un Cabildo, ni una Asamblea de Ciudadanos, ni una marcha, sería una manifestación de voluntad contundente e incontestable dirigida directamente a la Comunidad Internacional. De esa manera, ni la Asamblea Nacional, ni Juan Guaidó o ninguno de sus representantes en el exterior podrían hablar más por nosotros, quienes estamos sufriendo esta tragedia, ya que estaríamos ejerciendo de manera directa nuestra soberanía como lo establece el Artículo 5 de la Constitución Nacional. Quedaría de parte de la Comunidad Internacional venir o no en nuestro auxilio. Esta Consulta no estaría en contra de los esfuerzos de Juan Guaidó, sino todo lo contrario, sería una manifestación claramente complementaria a la ruta que se nos planteó a los venezolanos, cuyo primer paso es el “cese de la usurpación”.

No se puede luego tener un Gobierno de Transición y menos aun Elecciones Libres sin haber salido de estos delincuentes que han impulsado una invasión comunista armada dentro de nuestro país. Y eso no se puede hacer sin el uso de una fuerza armada inspirada en principios democráticos. Si esa fuerza ya no existe en nuestro país porque fue extinguida deliberadamente por los invasores, nosotros los dueños de la Soberanía debemos solicitarla.

Guaidó responde a Maduro y espera elecciones este año – El Estimulo – 20 de Febrero 2019

image-2019-02-19 (3)

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó dijo este miércoles que espera que el país pueda celebrar elecciones este año luego que el Consejo Nacional Electoral  deje de estar secuestrado por el gobierno de Nicolás Maduro.

El comentario fue una respuesta al reto que le planteó  Maduro el martes pasado de convocar a elecciones en las que, él pronosticó, que le daría una revolcada con votos.

“¿Por qué no convoca a elecciones para darle una revolcada con votos del pueblo? Convoque a elecciones, señor autoproclamado, señor payaso”, expresó Maduro refiriéndose a Guaidó durante un acto público en Caracas.

Venezuela está sacudida por una pugna de poder desde el 23 de enero, cuando Guaidó, jefe del Parlamento elegido en 2015, se juramentó presidente interino comprometiéndose a organizar nuevas elecciones luego que el Legislativo declarara usurpador a Maduro, quien inició su segundo mandato el 10 de enero tras unos comicios muy cuestionados.

Guaidó calificó los comentarios de Maduro como un simple chantaje y una declaración vacía para tratar de confundir a la opinión pública internacional.

Insistió en que el Parlamento venezolano está dando los pasos necesarios para poder organizar nuevas elecciones pero explicó que estas tiene que ser convocadas por el Consejo Nacional Electoral, órgano que, según dijo, está secuestrado por el régimen de Maduro.

“Para tener una elección realmente libre en Venezuela necesitamos renovar el Consejo Nacional Electoral, que ingrese la ayuda técnica internacional”, afirmó.

“No hay posibilidad de intervención como tal porque va a ser todo decisión de los venezolanos”, afirmó.

En tal sentido, explicó que logros de la oposición, como alcanzar mayoría en el Parlamento en 2015, las movilizaciones de protesta y la protección de los activos de la nación en el extranjero han sido una decisión propia de los venezolanos.

Acuerdo de la Asamblea Nacional sobre la ruta electoral – 19 de Febrero 2019

1-53b44899de.jpg

1
LA ASAMBLEA NACIONAL
 
DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
 En defensa de la Constitución, la Democracia y el Estado de Derecho
 ACUERDO PARA EL ESTABLECIMIENTO DE LA RUTA ELECTORAL PARA LOGRAR ELECCIONES LIBRES EN EL MARCO DE LA TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA
CONSIDERANDO
 Que Venezuela atraviesa una crisis institucional causada principalmente porla falta de renovación y legitimidad de titulares de los poderes públicos, loque ha eliminado las condiciones de integridad electoral que aseguranelecciones libres y transparentes y, en definitiva, la situación de lausurpación de la Presidencia de la República;
CONSIDERANDO
 Que la Asamblea Nacional, a través de su Junta Directiva ha planteado laruta para la restitución de la democracia en Venezuela, cuyo fin último serála realización de elecciones libres y transparentes;
CONSIDERANDO
 Que esta Asamblea Nacional, en su vocación democrática y deseos delibertad, decretó el Estatuto que rige la Transición a la Democracia pararestablecer la vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (Estatuto),
 cuyos artículos 6 numeral 5; 22, 23 y 30 se refieren ala necesidad de adoptar medidas para la renovación del Consejo NacionalElectoral y para la celebración de elecciones libres y transparentes, que tiene entre sus objetivos la reinstitucionalización de los órganos del Poder PúblicoNacional y el rescate de la soberanía electoral;
CONSIDERANDO
 Que el desmantelamiento del orden constitucional y democrático, junto conlas actuaciones de la ilegítima y fraudulenta asamblea nacionalconstituyente, destruyeron las condiciones de integridad electoral necesariaspara asegurar elecciones libres y transparentes, en los términos señaladosen el Estatuto;
CONSIDERANDO
Que la comunidad internacional, a través de distintos actores como laOrganización de Estados Americanos, la Unión Europea, así como los países integrantes del Grupo de Lima, han manifestado su disposición a colaborar con la celebración de elecciones libres y transparentes, dentro de las condiciones de integridad electoral exigidas por la Constitución, Tratados y Acuerdos Internacionales, en especial, la Carta Democrática Interamericana;
CONSIDERANDO
 Que la Asamblea Nacional es el único órgano representante de la soberanía nacional, conforme al artículo 5 de la Constitución de la RepúblicaBolivariana de Venezuela y, por tanto, detenta la legitimidad para realizar actuaciones orientadas a proponer una ruta electoral para Venezuela.
 ACUERDA
 
PRIMERO
. Declarar materia de prioridad el cronograma de reformas institucionales que permitan rescatar las condiciones de integridad electoral previstas en la Constitución, los Tratados Internacionales, el Estatuto, Leyes y regulaciones electorales, que garantice el derecho a postularse a cargos de elección popular; el derecho al voto de todos los electores tanto dentro como fuera del país; garantías de transparencia en el marco de la observación nacional e internacional calificada; la autonomía e independencia del Poder Electoral y del Poder Judicial, y los criterios de campañas electorales de manera justa y equilibrada.
SEGUNDO
. Adoptar con criterio de celeridad todas las decisiones necesarias para la relegitimación del Poder Electoral en el menor plazo posible y para garantizar normativamente los estándares internacionales de transparencia electoral, todo de conformidad con los artículos 30 y 33 del Estatuto.
TERCERO
.Iniciar los trámites para la conformación del Comité dePostulaciones Electorales para la designación de Rectores del ConsejoNacional Electoral.
CUARTO
.Celebrar convenios con los distintos órganos e instituciones de la comunidad internacional tales como, la Unión Europea, la Organización deEstados Americanos y países miembros del Grupo de Lima, para que brinden asistencia y colaboración en el proceso de reforma institucional orientado a rescatar las condiciones de integridad electoral, y luego, en el acompañamiento y observación de la elección presidencial que deberá convocarse de conformidad con el Estatuto, prestando especial relevancia ala garantía del voto de los electores residenciados en el extranjero.
QUINTO
.Dictar todas las decisiones que promuevan las condiciones que permitan la actualización del Registro Electoral, tanto en el país como en el extranjero.
SEXTO
.Adelantar los actos y medidas necesarias que permitan la auditoría del sistema electoral sobre todos aquellos recursos materiales, tecnológicos y datos utilizados en la ejecución de las distintas fases del proceso electoral,para que estos garanticen la transparencia y confiabilidad de dicho proceso.
SÉPTIMO
.Establecer las condiciones que garanticen el libre ejercicio de los derechos a la libre postulación a cargos de elección popular y al sufragio, de partidos políticos y de personas, de conformidad con lo dispuesto en laConstitución, en el artículo 31 del Estatuto y en los Tratados Internacionales.
OCTAVO:
Concretar el proceso de reinstitucionalización de los Órganos delPoder Ciudadano y del Tribunal Supremo de Justicia en los términos que determine el Estatuto a los fines de crear condiciones institucionales para la realización de elecciones libres y transparentes, con respeto a los resultados electorales y publicación oportuna de los mismos.
Dado, firmado y sellado en el Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, en Caracas, a los diecinueve días del mes de febrero de dos mil diecinueve. Años 209° de la Independencia y 159° de la Federación.

Maduro podría ser candidato en nuevas elecciones en Venezuela – El Universal – 12 de Febrero 2019

Francisco Sucre dijo que “el señor Maduro es libre de presentarse en esas elecciones, no como presidente en ejercicio sino como expresidente. Si lo postula su partido por supuesto lo aceptamos”

El delegado del juramentado como presidente encargado, Juan Guaidó reconoció este martes en Roma que el gobernante Nicolás Maduro podría ser candidato en unas eventuales nuevas elecciones en Venezuela.

 
“El señor Maduro es libre de presentarse en esas elecciones, no como presidente en ejercicio sino como expresidente. Si lo postula su partido por supuesto lo aceptamos”, dijo el jefe de la delegación enviada a Italia por Guaidó, Francisco Sucre -presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional- durante una conferencia de prensa celebrada en la sede de los corresponsales extranjeros.
“No queremos sustituir una intolerancia con otra intolerancia”, recalcó. “Es como decir que si el diablo va a misa. Porque Maduro huye de elecciones libres. También todo depende de si le ocurre lo mismo que a Lula (Da Silva) en Brasil”, comentó por su parte otro importante miembro de la delegación, Antonio Ledezma, exalcalde de Caracas, al referirse al expresidente brasileño, detenido desde 2018 por delitos de corrupción, por lo que no pudo participar en los comicios presidenciales del año pasado.
La delegación fue enviada a Roma por Guaidó para explicar sus planes políticos e intentar obtener el respaldo de Italia, entre los países más importantes que se han negado a reconocerlo como presidente interino.
El gobierno italiano se pronunció este martes inicialmente para favorecer las elecciones “lo más pronto posible” en Venezuela, pero no reconoció al opositor Guaidó como presidente interino del país sudamericano aunque respaldó a la Asamblea Nacional que lidera.

 

 

El equipo de Guaidó solicita ayuda a la OEA para celebrar elecciones en Venezuela por Antonia Laborde – El País – 12 de Febrero 2019

Los miembros de la oposición avanzan en la hoja de ruta para “el restablecimiento de la democracia” mientras Maduro reitera su rechazo a convocar unas presidenciales

El líder de la oposición a Maduro, Juan Guaidó.
El líder de la oposición a Maduro, Juan Guaidó. REUTERS

La maquinaria legislativa liderada por el Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, reconocido por la Asamblea Nacional —y decenas de países—, avanza con ritmo, mientras Nicolás Maduro no muestra atisbos de abandonar el poder.El representante especial del Gobierno de Guaidó ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Gustavo Tarre, adelantó este lunes en Washington que el líder opositor a Maduro solicitará esta semana al organismo ayuda para celebrar las próximas elecciones presidenciales. El círculo de Guaidó y la OEA planean que por primera vez sea el Consejo Nacional Electoral el que organice los comicios, apartando del proceso al poder ejecutivo.

Entre los pasos a seguir para poder celebrar unas elecciones presidenciales —además de que Maduro abandone el liderazgo del régimen—, el plan de Guaidó contempla que la sociedad civil designe a los rectores del Consejo Nacional Electoral, revisar el censo electoral para facilitar el voto a los exiliados y que “voten los que pueden y que no voten los que no”, distribuir de manera correcta los centros de votación y garantizar la transparencia. Todo este proceso burocrático impide fijar aún una fecha para los posibles comicios, pero el estatuto que rige la transición obliga a que ocurran dentro de los próximos 10 meses.

En la hoja de ruta propuesta por Guaidó para el restablecimiento de la democracia figuran tres puntos: fin de la usurpación, un Gobierno de transición, y elecciones libres, según lo establecido en el Estatuto para la transición a la democracia. Sobre el cese de la usurpación del Palacio de Miraflores, Tarre le pide al pueblo venezolano que sea impaciente y que exija que se vaya Maduro. A 20 días de que Guaidó asumiera como presidente interino con el apoyo de decenas de países, el régimen chavista descarta convocar unas presidenciales.

A finales de esta semana o comienzos de la próxima una parte de la ayuda humanitaria brindada por Estados Unidos debería llegar a Venezuela a través de la frontera con Colombia y Brasil. La recepción de 60 toneladas de medicinas y alimentos se vio frustrada la semana pasada cuando un camión cisterna y contenedores de carga cerraron el paso en un puente que une el municipio colombiano de Cúcuta con el venezolano Táchira. Maduro rechaza la idea de recibir la ayuda porque la considera una careta que esconde una intervención militar proveniente de Washington. “Yo no veo a un soldado con un fusil impidiendo el paso a la gente que le trae la comida a sus familiares”, respondió Tarre sobre un posible nuevo bloqueo en la ruta de la ayuda humanitaria, que el líder chavista ha calificado de “show”.

¿Dónde estás? ¡Venezuela y Guaidó te necesitan! – Editorial Venezolanos Siempre – 8 de Febrero 2019

vs2.jpg

La Asamblea Nacional y el presidente Juan Guaidó han definido una ruta para recuperar la democracia: el cese de la usurpación, la formación de un gobierno transitorio y la realización de elecciones libres. Para lograrlo debemos presionar con movilización popular y la comunidad internacional, hasta que se quiebre el bloque que sostiene a la dictadura y las Fuerzas Armadas se declaren neutrales y dispuestas a cumplir la constitución y las leyes.

En la tarea de rescatar a Venezuela los venezolanos en el exterior tienen un papel; además de ayudar a sus seres queridos y amigos para que resistan a la dictadura, tienen que estar listos para cuando se abra el proceso electoral, que ocurrirá en algún momento tras el cese de la usurpación y la constitución del gobierno transitorio.

Para eso la inscripción en el registro electoral es indispensable, pero no suficiente; tienen que organizarse para constituir mesas, que –de acuerdo con el proyecto de Ley Electoral que discute la Asamblea Nacional– seguramente se formarán en muchas ciudades donde no hay consulados; pero además habrá que organizarse para trasladar votantes desde sitios lejanos, para cuidar las mesas y los votos, y un sinfín de tareas más.

Venezolanos Siempre pone a la orden su plataforma internacional para esta tarea, pues necesitamos poder contactar rápidamente a los venezolanos en el exterior, sea por correo, por teléfono o whatsapp. Te invitamos a formar parte de esta gran base de datos, completando tus datos en el siguiente enlace:

Venezolanos Siempre

Por qué Juan Guaidó es tan diferente al liderazgo chavista por María Rodríguez – ALnavío – 6 de Febrero 2019

Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, representa un liderazgo que surgió “por necesidad”. Un liderazgo fresco, joven, innovador, pero sobre todo “institucional”, con un plan país y una hoja de ruta muy clara. Lo cuenta en esta entrevista al diario ALnavío Maryhen Jiménez Morales, investigadora en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Oxford.

Guaidó presentó el plan país para Venezuela / Twitter: @AsambleaVE
Guaidó presentó el plan país para Venezuela / Twitter: @AsambleaVE

Con apenas 35 años, Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, ha revolucionado la figura del líder en el país. No por ejercer un liderazgo mesiánico o carismático sino por las ideas que expresa. “De hecho, la gran diferencia entre Guaidó y otros líderes de la oposición venezolana en los últimos años es que Guaidó presenta un plan país y una ruta muy clara”, subraya en esta entrevista al diario ALnavío Maryhen Jiménez Morales, investigadora en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Oxford. La ruta de Guaidó no es otra que “el cese de la usurpación, el Gobierno de transición y las elecciones libres”.

“No da la impresión de que Guaidó sea un líder obsesionado con su figura o su imagen pública. Sino que está tratando de conducir al país hacia una solución. Con un plan, una estructura y una organización que no habíamos visto antes”, detalla la politóloga. Define el liderazgo de Guaidó como “fresco y joven”, y es que hace un par de semanas este político era relativamente desconocido. “Eso también lo ayudó. Porque la población venezolana estaba en cierta forma agotada de los liderazgos (opositores) anteriores” y de cómo se iban desvaneciendo por la represión, encarcelación y persecución del régimen de Nicolás Maduro.

Así, “Guaidó surgió por necesidad. No creo que estuviese buscando este liderazgo, pero le tocó y ha sabido manejar la situación de la oposición. También surgió como una opción fresca, innovadora, pero sobre todo institucional, que está tratando de recuperar el código de la política y el discurso institucional, basado en la Constitución, el Estado de derecho y poder recuperar la democracia”, recalca Jiménez Morales.

El 5 de enero Guaidó captó la atención mediática mundial con su discurso de toma de posesión como presidente de la Asamblea Nacional. Avisó a Maduro que, si seguía adelante con el segundo mandato, que se inició el 10 de enero pese al rechazo generalizado del país y de la comunidad internacional, sería considerado un “usurpador”.

La detención exprés de Guaidó a mediados de enero por parte de los servicios de inteligencia de Maduro alcanzó una repercusión mundial. ¿Ayudó eso a su puesta en libertad? En apenas una hora fue liberado e incluso llevó a Maduro a pedir perdón por este “error” y anunciar sanciones contra los agentes responsables.

Guaidó se consolidó como líder de la oposición venezolana precisamente cuando la Asamblea Nacional aprobó una resolución en la que definió al mandatario chavista como habían prometido: como “usurpador” del cargo.

El 23 de enero, la figura de Guaidó todavía se hizo más global. Ese día y tras una protesta masiva, juró como presidente encargado de Venezuela. No tardó en llegar el reconocimiento de la comunidad internacional. Aún hoy se siguen pronunciando países a favor de Guaidó para que convoque elecciones.

Pero ¿hasta qué punto Guaidó es el líder que Venezuela necesita? “Guaidó es un líder que puede llevar a Venezuela a un punto de quiebre para el régimen”, apunta Jiménez Morales.

Guaidó procede del estado Vargas. Para Jiménez Morales no es el típico líder de clase media caraqueño, “tiene experiencia más local, viene, entre comillas, del pueblo”. También es un punto a favor su formación. “Es un ingeniero civil, es decir, una persona que tiene una formación bastante técnica. Tiene una maestría en Estados Unidos, lo que nos permite pensar que ha visto otros contextos y otras formas de hacer las cosas y eso pudo haber enriquecido su liderazgo en Venezuela”, detalla la politóloga.

“Guaidó ha participado en las protestas estudiantiles, lo cual nos dice que está comprometido con la lucha democrática. Y en Voluntad Popular (su partido), ha tenido un liderazgo hasta ahora de bajo perfil. Sin embargo, no es un desconocido completo. Es diputado de la Asamblea Nacional desde 2010, de manera que también conoce y ha vivido de primera mano cómo han sido las dinámicas políticas bajo el régimen de Maduro”, explica Jiménez Morales.

Jiménez, investigadora en U. Oxford

Jiménez, investigadora en U. Oxford

La politóloga considera que “es muy pronto” para especular o atribuirle adjetivos negativos a Guaidó. “Ha tratado de contener los diferentes intereses y agendas de la oposición, mantener la unidad, y ha hablado siempre con mucha claridad. Mantiene una postura 100% segura de que el cambio en Venezuela viene. Y, en ese sentido, se presenta como la alternativa calmada e institucional que es lo que necesita el pueblo venezolano en este momento”, asegura la politóloga.

Pero el liderazgo de Guaidó no surgió de la nada. El político “ha sabido manejar una cooperación y coordinación que se viene haciendo tiempo atrás y más fuertemente desde la creación de la Mesa de la Unidad Democrática”, recuerda Jiménez. Es decir, que “hay un esfuerzo previo dentro de la oposición, en el cual Guaidó también se está apoyando”, insiste la experta, a lo que suma el apoyo de la comunidad internacional.

Un perfil elaborado por el Centro de Liderazgo a través del Conocimiento de Llorente y Cuenca destaca la “disciplina y sentido de persistencia” de Guaidó; su “mundo familiar afectivo”, en el que la Fe católica juega un papel importante; “una mente concentrada para el cumplimiento de propósitos” y “una visión social del espacio público”. Añaden que la perspectiva de Guaidó en términos ideológicos “oscila entre lo socialdemócrata y cierto progresismo moderado”.

Un líder “presidenciable”

Para que Venezuela avance hacia una democracia, según Jiménez “una vez se den las circunstancias para unas elecciones libres y justas, tendrá que competir todo aquel que quiera. Debería haber debates públicos dentro de los partidos para elegir a sus candidatos. Eso sería extremadamente positivo para Venezuela, justamente porque venimos de una tradición del dedazo en la que el líder del partido asigna, aprueba o desaprueba el liderazgo emergente”.

Y según vaya avanzando la hoja de ruta de Guaidó, su popularidad previsiblemente seguirá creciendo. ¿Se presentará Guaidó a unas futuras elecciones presidenciales? “Especulando, obviamente al ver cómo ha crecido la sociedad venezolana que lo apoya y con su liderazgo fresco, nuevo, institucional, que ha logrado despertar la esperanza en la población, pudiera pensar el propio Guaidó que sería un buen candidato presidencial. Y de hecho presidenciable lo es. Pero aquí viene la política interna de su partido. Una vez que Venezuela pueda tener elecciones libres, dentro de Voluntad Popular habrá otros liderazgos que considerarán lanzarse a la Presidencia”, explica la politóloga.

De todas formas, Jiménez Morales subraya que tomando el discurso de Guaidó, “creo que ahora está enfocado en no perfilarse como candidato presidencial sino en darle estabilidad a la sociedad venezolana con un Gobierno de transición. Quizás más adelante podrá ser un candidato presidencial”. Pase lo que pase, la politóloga recuerda: “Tiene 35 años. Le queda muchísimo tiempo para lanzar una candidatura”.

“España tardó en darse cuenta de la realidad del drama venezolano” por Amanda Mars – El País – 4 de Febrero 2019

“Es Maduro quien tiene la posibilidad de evitar un baño de sangre”, advierte el expresidente de la Asamblea Nacional venezolana, exiliado en Colombia

Julio Borges, durante una entrevisa con EL PAÍS, el año pasado.
Julio Borges, durante una entrevisa con EL PAÍS, el año pasado. INMA FLORES

Julio Borges (Caracas, 1969), expresidente de la Asamblea Nacional venezolana, es uno de los políticos opositores que más se ha movilizado por el reconocimiento internacional de Juan Guaidó como presidente interino del país y el fin del régimen de Nicolás Maduro. Exiliado a Colombia y acusado por el líder chavista de ser uno de los responsables del atentado contra él del pasado verano, es el representante de Guaidó en el Grupo de Lima -formado por 14 países americanos para abordar la crisis venezolana- que este lunes celebra una reunión crucial en Ottawa (Canadá). El pasado viernes, en una entrevista en Washington, veía irreversible el proceso para expulsar a Maduro.

Respuesta. Es algo que se venía proponiendo desde hace tiempo, sobre todo por el Gobierno español. Pero los acontecimientos han sido más rápidos que la propia idea y, hoy que termina de cuajar, parece un poco descuadrada de la realidad. El mismo nombre es un nombre no apropiado para el momento. Y el hecho de que se haya puesto una meta de 90 días en una situación tan crítica también está alejado de la realidad del país, pero tiene un aspecto importante, y es que inicia un reconocimiento del Parlamento Europeo y luego de distintos Ejecutivos del Gobierno de Juan Guaidó, con lo cual queda claro que el proceso que debe darse de transición en Venezuela tiene como centro las elecciones. Son unas elecciones con un Maduro desconocido, ignorado, ilegitimado por la Unión Europea, y eso es muy importante también.

P. ¿Qué opina del papel de España hasta ahora?

R. Creo que el Gobierno español tardó en darse cuenta de la realidad y la dimensión del drama venezolano y comenzó con posiciones que estaban alejadas de la realidad cruda del problema. Este es un problema que no debe entenderse como ideológico, de izquierda o de derecha, sino como un problema trágico democrático de derechos humanos. Creo que con el pasar del tiempo ha venido interpretando mejor lo que sucede en el país y esto tiene como una especie de punto muy importante que es el reconocimiento del Gobierno de Juan Guaidó.

P. Y a partir de ahora, ¿qué pasa si no pasa nada?

R. Ya ha pasado y va a seguir pasando porque se trata de una realidad histórica irreversible, esto es lo más importante que hay que entender. Es como si metieras a la historia en un tobogán, no tienes manera de frenarlo. En el caso de Venezuela, esto ya entró en un tobogán que significa que hoy hay un Maduro sin legitimidad dentro, sin legitimidad en la comunidad internacional y con una cantidad de presiones y sanciones democráticas muy importantes. Van a seguir ocurriendo cosas porque la destrucción de la industria petrolera sigue, la hiperinflación sigue, el descontento militar sigue, la protesta social sigue y todo eso unido va a crear un desenlace a mi modo de ver muy corto en Venezuela.

P. Muchos venezolanos en el exilio en Doral, en Miami, han expresado su temor a un baño de sangre. ¿Qué motivos hay?

R. Bueno, quien tiene esa posibilidad para evitarlo es Maduro. A mí lo que me preocupa es que el que ha cogido el camino de la violencia es Maduro. Se le han puesto todas las opciones: elecciones, mecanismos constitucionales, referendo revocatorio, negociaciones en República Dominicana, elecciones libres, Parlamento… Y todas las ha rechazado. Con esto lo que quiero decir claramente que Maduro no es una víctima, es un victimario, él es quien ha escogido el camino de la violencia y él es el que debería tener conciencia ahora que ese camino tiene que ser evitado.

P. El otro día decía que en las fuerzas armadas el 99,9% no está con Maduro y que son, casi literalmente, una decena de generales los que le sostiene. Y que por tanto, hacía falta un “rayo láser”. ¿Qué es ese rayo láser?

R. Es hacerle llegar a los diez militares, a los diez generales que sostienen el régimen, a su familia y a sus testaferros que esto se acabó, que se den cuenta de que el secuestro del banco ya se acabó, y que ellos tienen la posibilidad de entregar por su cuenta, y con la posibilidad de garantías y futuro; o ellos mismos estarían escogiendo el camino por las malas. La presión venezolana ya es insostenible, la presión internacional está determinada.

An Urgent Call for Compromise in Venezuela by Francisco Rodríguez and Jeffrey D. Sachs – The New York Times – 2 de Febrero 2019

The risk of a winner-takes-all approach in the country’s political crisis is extraordinary. It’s time to seek a negotiated transition.

The opposition leader Juan Guaidó, president of Venezuela’s National Assembly, addressing the news media on Tuesday after a session of the legislative body.CreditMeridith Kohut for The New York Times
The opposition leader Juan Guaidó, president of Venezuela’s National Assembly, addressing the news media on Tuesday after a session of the legislative body.CreditCreditMeridith Kohut for The New York Times

Over the past two weeks, the United States, with the support of several countries in Latin America, has recognized the government of Juan Guaidó, the president of Venezuela’s National Assembly, and given it control over the country’s oil revenues. By doing so, it has entered a dangerous game of chicken with the Venezuelan military: Abandon President Nicolás Maduro or face the devastation of the Venezuelan economy. The message is stark: Change regime or starve.

The United States is acting with typical bravado, assuming that all will be over soon: Mr. Maduro will leave, sanctions will be lifted and Venezuela and the United States will benefit. Mr. Maduro is widely despised inside and outside Venezuela, so many countries are falling in line with the Trump administration’s gambit.

The risks of this approach, however, are extraordinary. The United States government is making several assumptions: that the military is on the verge of changing sides; that it will do so in a disciplined manner; that Mr. Maduro lacks popular support; that Venezuela’s foreign allies, notably China, Cuba and Russia, lack the interest, will and means to support their ally; and that bygones will be bygones after a quick regime change.

These assumptions might prove to be correct, but could easily be incorrect. The Venezuelan military might prove to be hardened supporters of Mr. Maduro or splinter into pro-Maduro and anti-Maduro forces. Chavista popular forces might rally behind Chavismo’s leadership, despite pervasive starvation and hyperinflation. Civil violence could erupt. Mr. Maduro’s foreign allies might find the means to defend their own interests — for example, their claims on Venezuela’s oil — by supporting him or delaying regime change.

The United States’ track record of fomenting regime change is very poor. In Afghanistan, incredibly, it is negotiating a peace agreement with the Taliban after 18 years of a United States-led war to defeat the Taliban. Interventions in Iraq, Syria and Libya have also led to continuous strife. There is no guarantee that Venezuela would be any different.

The spiral of violence and chaos could start imminently. By commandeering Venezuela’s only lifeline to food supplies and oil field equipment, the United States has lit the fuse. By the Trump administration’s own estimates, sanctions will cost Venezuela’s economy $11 billion in lost oil revenue in the next year, which is equal to 94 percent of what the country spent last year in goods imports. The result is likely to be an economic and humanitarian catastrophe of a dimension never seen in our hemisphere.

We strongly urge an alternative approach, based on seeking a peaceful and negotiated transition of power rather than a winner-take-all game of chicken. We start from the proposition that the people of Venezuela should not be the victims of a power struggle between Mr. Maduro and the opposition, nor between the external backers of the two sides.

As much as Mr. Maduro’s foes hate to admit, and indeed find repellent, Chavismo still carries some political weight in the society and among the military. We therefore recommend a compromise solution rather than a fight to the finish. One of us recently wrote about a key historical case — Poland in 1989 — where two bitter foes, the existing Communist regime and the opposition Solidarity movement, agreed to cohabit in the government for a two-year transition period until future presidential elections. Leaders in both the government and opposition in Venezuela have expressed interest in negotiations, yet each side is also being encouraged by outside allies to ride out the struggle without compromise.

None of the foregoing is meant to excuse or deny the atrocious mismanagement of the country by the government of Nicolás Maduro, nor the serious evidence of multiple and systematic human rights violations by his forces. Yet we do not need to let the justifiable outrage at these abuses lead us blindly into a protracted conflict that could only increase the suffering of Venezuelans. What we need is an understanding that negotiation and compromise are key to a peaceful solution.

We urge all sides of the political battle to find common ground to prevent bloodshed, starvation, millions more refugees or political solutions dictated by outside forces. We believe that the world, and especially the country’s neighbors, should listen to Venezuelans themselves. The United States could eventually get its way in a winner-take-all struggle, but at the grave risk of the extreme suffering of millions of Venezuelans — beyond the great suffering to date.

As a first step, we recommend that Chavismo and opposition forces join to insist that the state-owned oil company Petróleos de Venezuela’s earnings be put to the immediate disposal of the Venezuelan people for two urgent uses: food and medicine, and oil field equipment and maintenance to keep the Venezuelan economy from collapsing. The use of these funds should be guided by a joint committee of the government and the National Assembly, with United Nations support. Mr. Guaidó, who has been handed Venezuela’s oil earnings by United States decisions, should immediately suggest such a solution in the interest of the nation’s survival and peace.

Second, both sides should agree to an interim government of experts to help bring Venezuela’s hyperinflation and economic collapse to an end. This interim government should have a limited mandate for economic stabilization and recovery, to carry the nation to new elections within one to two years. Leaders of the current government, possibly including Mr. Maduro, would play a limited and predetermined role in the interim government — for example retaining control of national defense — but their powers would be circumscribed and would not include the economy and reform of the electoral system.

The agreement should also include the appointment of new independent electoral authorities, which would be tasked with rebuilding the country’s electoral institutions in order to make a free and fair election possible. The international community, backed by the United Nations Security Council, should support such stabilization efforts and accept that elections would take place only after the end of the hyperinflation and the reform of electoral institutions, when social and political conditions are suitable.

Third, the transition government and the framework for future elections should be based on respect for the separation of powers and the independence of the judiciary, and the protection of human rights. Venezuela’s neighbors, above all, should champion negotiation and compromise rather than winner-take-all politics. Venezuela’s recovery, healing and peace are the nation’s, and the region’s, most urgent needs.

A %d blogueros les gusta esto: