elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Elecciones Parlamentarias

El colapso del gobierno de Nicolás Maduro por Fernando Ochoa Antich – Noticias Venezuela – 8 de Octubre 2017

Unknown.jpegII

En la primera parte de este artículo señale los errores políticos cometidos por Nicolás Maduro desde que el chavismo perdió la mayoría popular. La derrota que sufrió el PSUV en las elecciones parlamentarias no fue nunca asimilada ni interpretada por los incapaces capitostes del régimen. No entendieron que esa derrota indicaba que había sido un gravísimo error no rectificar la equivocada orientación política y económica del régimen mantenida por Hugo Chávez, apenas Nicolás Maduro asumió la presidencia, mediante un muy dudoso triunfo electoral. Sus últimas jugadas políticas, la criminal represión a la protesta ciudadana, la elección fraudulenta de una inútil Asamblea Nacional Constituyente Comunal, la utilización del presidente dominicano Danilo Medina para que invitara a un nuevo diálogo gobierno-oposición y la intempestiva convocatoria a las elecciones regionales, lo único que han logrado es evidenciar aun más, que la precariedad de su gobierno no le permite enfrentar, con una mínima posibilidad de éxito, la grave crisis nacional.

Esta visión del colapso del régimen madurista fue ampliada desde el punto de vista económico por Ricardo Hausmann en los siguientes términos: “La catástrofe económica de Venezuela eclipsa cualquier otra de la historia de Estados Unidos, Europa Occidental, y América Latina… Claramente una disminución del 40 % del PIB per cápita es un hecho muy poco frecuente…, pero también hay que considerar que el declive del ingreso nacional, incluyendo el efecto de la caída del precio petrolero, es del 51%… El despilfarro en la época de las vacas gordas dejó pocos activos que se pudieran liquidar en el periodo de las vacas flacas, y los mercados no estuvieron dispuestos a otorgar créditos a un prestatario con tal exceso de deuda. Entre 2012 y 2016, los ingresos fiscales no petroleros se desplomaron en un 70% en términos reales y durante el mismo periodo, la aceleración de la inflación hizo que los pasivos monetarios del sistema bancario cayeran en un 79% a precios constantes. En dólares el declive fue del 92%…Inevitablemente, también colapsó el nivel de vida…”

Tan grave situación demuestra que el gobierno de Nicolás Maduro no tiene ninguna capacidad de respuesta a los ingentes problemas que aquejan a la sociedad venezolana. Su permanente irrespeto al orden constitucional y la constante violación de los derechos humanos han comprometido totalmente su escasa legitimidad de origen. Es tal la gravedad de lo ocurrido que los gobiernos de los Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y la gran mayoría de los países de América Latina han decidido aplicar sanciones económicas en contra del gobierno de Maduro y de algunos de sus funcionarios. Esta situación, aunada al desconocimiento nacional e internacional de la ilegítima e ilegal Asamblea Nacional Constituyente Comunal, así como el pleno reconocimiento de la Asamblea Nacional, han fortalecido significativamente a la oposición democrática. La creciente crisis social, política y económica, en medio de un indetenible descontento popular, son delicados factores que muestran la necesidad de que en Venezuela se produzca urgentemente un trascendente cambio político.

Los venezolanos están más que convencidos de esa imprescindible solución. El desacuerdo en la opinión pública surge en la determinación de la forma de lograrlo. En este sentido, existen actualmente tres visiones sobre la vía para forzar el ansiado cambio político: la protesta de calle, la cual se desarrolló con gran fuerza durante 4 meses, pero, a pesar de que logró desenmascarar a la dictadura ante la opinión pública internacional, disminuyó progresivamente debido a la criminal represión del régimen, dejando en la conciencia de nuestro pueblo el recuerdo de los numerosos muertos que sacrificaron su vida en defensa de la libertad y la democracia; la intervención militar en sus dos formas de acción: la presión como factor de poder, con la finalidad de alcanzar un determinado fin político y la negativa de los cuadros militares al cumplimiento de órdenes inconstitucionales. Esta posible solución siempre tiene un número importante de partidarios. Nuestro pasado histórico la fortalece. La tercera forma de acción es el camino electoral. La cercanía de las elecciones de gobernadores obliga a una más larga discusión sobre sus ventajas y desventajas.

El régimen madurista tiene una marcada tendencia totalitaria, militarista y anti-democrática. No existe la menor duda al respecto. Sin embargo, a pesar de que su triunfo electoral dejó mucho que desear y la duda sobre su resultado no se ha disipado, éste fue finalmente aceptado ante la ausencia de poderes públicos libres e imparciales que atendieran los justos reclamos del sector opositor, pero también, esa circunstancia lo obliga a someterse a los procesos electorales establecidos en la Constitución Nacional. Sus triquiñuelas son más que conocidas. Ellas se mantendrán, pero ha quedado demostrado que si se vota masivamente y la oposición se activa efectiva y eficazmente en la defensa del voto, las posibilidades de realizar trampas disminuyen de manera importante. Así se demostró en las elecciones parlamentarias de 2015. Es verdad que después se cuestionó la mayoría calificada de la oposición, pero el éxito internacional y la legitimación de la oposición se originan fundamentalmente por el resultado de esa elección.

Estoy convencido que el pueblo venezolano, víctima de la ineficiencia y la corrupción de Nicolás Maduro y su camarilla, no se va a dejar embaucar con las desgastadas campañas de manipulación y guerra sicológica implementadas en la Sala Situacional de Miraflores para desmotivar y desmoralizar a los electores. Analicemos algunas de ellas. “Los gobernadores electos deben subordinarse a la Asamblea Nacional Constituyente”. Totalmente falso. En primer lugar, los nuevos gobernadores estarán subordinados a la Constitución Nacional y a la voluntad popular; además, todos los candidatos opositores han manifestado su rechazo a esa espuria Asamblea. Delcy Rodríguez, la flamante presidente de una Asamblea Nacional Constituyente Comunal no reconocida en su legitimidad por la mayoría de nuestro pueblo y por más de ochenta países, mantiene que dicha Asamblea fue la convocante a las elecciones regionales. Absolutamente falso. Esa asamblea no está en capacidad de ordenar nada por sí sola. La verdad es que esas elecciones fueron convocadas por el CNE a instancias de Nicolás Maduro pensando que esa sorpresiva convocatoria lo favorecería. Se equivocó una vez más.

Entre otras mentiras, Nicolás Maduro se ha dedicado a mantener engañosamente que existe un acuerdo entre gobierno y oposición. La oposición democrática aceptó la invitación del presidente Danilo Medina de manera acertada y prudente. No hacerlo podía comprometer el apoyo internacional. A la segunda convocatoria no asistió. El comunicado fue terminante: “no asistiremos a una nueva reunión mientras el gobierno nacional no libere a los presos políticos y se inicien las gestiones para permitir el acceso de donaciones de alimentos y medicinas a Venezuela”. En este momento no existe diálogo entre gobierno y oposición. Esa es la verdad. Lo demás son intrigas de baja monta para hacerle creer a los venezolanos que existen componendas a sus espaldas y desmotivarlos en su deseo de participar en la elección. Afortunadamente, el impacto negativo que tuvo esa campaña ha disminuido vertiginosamente y la tendencia se ha revertido hacia la participación. La encuestadora Datos, en su último sondeo concluye: si vota el 65 % de los venezolanos, la oposición gana todas las gobernaciones; si vota 55 % gana 19; si vota el 50 % gana 17; si vota el 45 % queda empatada.

Los venezolanos debemos entender que nuestra participación, en esta nueva justa electoral, representa no solo la legítima expresión de nuestra voluntad sobre la designación de un gobernador en particular, sino también, la voluntad de manifestar firmemente ante el mundo nuestro rechazo a la oprobiosa dictadura de Nicolás Maduro y su corrupta camarilla. Así, que todos a votar. Sería casi un suicidio no aprovechar la oportunidad para demostrar el rechazo generalizado al deplorable régimen madurista.

 

 

La piedra filosofal por Eddie A. Ramírez – Noticiero Digital – 7 de Febrero 2017

UnknownSegún viejas creencias, la piedra filosofal podía no solo convertir el plomo en oro, sino que también tenía propiedades místicas y mágicas. Incluso hay varias recetas para supuestamente producirla. Como aquí nos gusta la papa pelada y, como dice la canción gitana que canta mi amigo el venerable Antonio, preferimos la cuesta abajo en lugar de la de arriba, cada quien tiene su receta de cómo producir la piedra y así solucionar nuestros problemas.

En el 2002 la piedra filosofal era la huelga. Lamentablemente la misma solo logró unos acuerdos que el régimen incumplió, entre ellos el referendo revocatorio que lo demoró hasta que el precio del petróleo permitió el lanzamiento de las llamadas misiones, las cuales inicialmente convencieron a un pueblo que fácilmente se deja engañar con ofertas de dádivas. Como la huelga no tuvo el éxito deseado, sus promotores fueron descalificados.

En 2005 la piedra filosofal fue la abstención en las parlamentarias. Fue un mensaje rotundo, pero a los pocos días la dirigencia opositora reconocía a la Asamblea. Como fracasó, muchos sembraron la tesis de que ¨por haber entregado la Asamblea¨, el régimen tuvo rueda libre para hacer sus fechorías, pasando por alto de que en esas elecciones los partidos estaban disminuidos y no hubiesen sacado más de una docena de diputados.

En el 2014 la piedra filosofal era ¨la salida¨, la cual consistía en protestas en la calle e inclusive la pernocta. Los opuestos a esta solución no solo la criticaron, sino que incluso la sabotearon y hasta dieron la razón a los cobardes que agredieron a los estudiantes. Un dirigente llegó a justificar la prisión de Leopoldo. Para reprimir esas manifestaciones pacíficas el régimen violó masivamente los derechos humanos, lo cual despertó la atención internacional con la consecuente censura a los rojos.

En el 2015 la piedra filosofal era lograr una mayoría de la Asamblea Nacional, ante la cual el régimen debería abandonar sus abusos y podríamos tener un nuevo CNE y un TSJ decentes. Para sorpresa de todos, obtuvimos las dos terceras partes de las curules con la tarjeta única de la MUD. Como era de esperar, el régimen no respetó a nuestros diputados. Ahora, algunos reclaman que por haber ido sin la tarjeta de los partidos estos quedaron ¨fuera de la ley¨.

En el 2016 la piedra filosofal fue el referendo revocatorio presidencial. Haciendo honor a su totalitarismo el régimen no lo permitió. Ahora algunos opinadores alegan que fue un error y que lo procedente era apostar a las elecciones de gobernadores y alcaldes. Sin embargo, esa decisión del régimen fue la puntilla para que los más indecisos aceptaran calificar de dictadura al régimen e internacionalmente tuvo un elevado costo político para los rojos.

También en el 2016 algunos promovieron el diálogo como piedra filosofal. Pocos se oponen a un diálogo bien llevado, pero la oposición acudió sin una estrategia y con negociadores no aptos para este menester. El régimen se salió con la suya.

En el 2017 está por verse si la MUD cumple su promesa de reestructurarse y depurarse. Mientras tanto, algunos pontifican que las elecciones regionales son la perfecta piedra filosofal ante la cual el régimen deberá ceder. También algunos quieren revivir el diálogo y critican a los opositores que rechazaron a los mediadores. Un grupo valioso de ciudadanos promueve una Constituyente para la cual tienen aportes importantes. El punto débil es que piensan que se puede convocar sin la participación del CNE y, por otra parte, si se logra encaminarla, Maduro puede adelantarse y convocarla bajo premisas que favorezcan a los rojos.

Esta breve reseña permite visualizar que salir de un régimen totalitario no es sencillo. Desde luego que tenemos que seguir presionando para que haya elecciones regionales. También se puede iniciar un nuevo diálogo que tenga como base el respeto a la Constitución, incorporación de otros mediadores y cambio de nuestros negociadore. Sin embargo, no debemos esperar resultados positivos. El Pacto de la Moncloa en España tuvo éxito porque quienes estaban en el gobierno no querían perpetuarse. Si Franco hubiese estado vivo no se habría dado. Es decir, en el gobierno de Adolfo Suárez había voluntad de un cambio. En el caso de Pinochet frecuentemente olvidamos que el general se vio obligado a entregar porque el alto mando militar le retiró el apoyo.

Lamentablemente, para que Maduro ceda se requiere una de las tres siguientes condiciones: que su propia gente decida presionarlo, que la misma se la exijan los militares o que haya una protesta civil generalizada con una huelga en todos los sectores y presencia masiva en las calles. Desde luego que paralelamente hay que insistir en las regionales, pero como parte de una movilización general. Como dice ese gran luchador que es Pompeyo Márquez ¨Ninguna lucha se pierde cuando es por valores como la libertad, la independencia y la democracia. Cada vez que cometemos un error avanzamos¨.

Como (había) en botica: La ministra de Salud Antonieta Caporale le echa la culpa al capitalismo por inducir algunas enfermedades ¿Y los casos de paludismo, tuberculosis, difteria y desnutrición? La Fiscal Ortega tiene lista la investigación por las violaciones a los derechos humanos en el período 1958-1998, lo cual nos parece correcto, aunque ya asoma que fueron 10.000 casos lo cual no es creíble. ¿Por qué no investiga también los del período rojo, entre ellos el asesinato de José Manuel Vilas?¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

Se repetirían elecciones de Amazonas en diciembre por Jhonattan González – Notominuto – 17 de Noviembre 2016

El presidente de la República, Nicolás Maduro, lamentó hoy que la Asamblea Nacional (AN), con mayoría opositora, “esté de espaldas al país y en contra de los verdaderos intereses de los venezolanos”.

Asomó al 20 de diciembre como la posible fecha para elegir a los cuatro diputados a la Asamblea Nacional por el estado Amazonas, aunque destacó que establecer fecha era decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE).

“Vamos a ver los resultados cuando el CNE diga que tenemos elecciones el 20 de diciembre, no sé cuándo habrá elecciones, pero cuando lo diga demostraremos que el pueblo rectificó”, dijo en el acto de reimpulso de la Misión Transporte, efectuado en El Poliedro de Caracas.

“Que el pueblo despierte y abra los ojos: Tenemos una Asamblea Nacional de espaldas al país”, dijo desde el Poliedro de Caracas, donde dirige una jornada de trabajo de la Misión Transporte.

El Mandatario rechazó que, a su juicio, el Parlamento no cumpla con sus actividades como debe ser, y enfatizó que en lo que va de año ha dejado de sesionar en 31 oportunidades por falta de quórum.

AN reincorporó a los diputados de Amazonas – El Nacional – 28 de Julio 2016

Julio Ygarza, Nirma Guarulla y Romel Guzamana fueron juramentados por el diputado Henry Ramos Allup. Estuvieron casi siete meses esperando por una decisión del Tribunal Supremo de Justicia sobre sus suspensiones por supuesto fraude electoral

La directiva de la Asamblea Nacional reincorporó a los diputados de Amazonas y el representante indígena de la Región Sur este jueves.

Nirma Guarulla y Julio Ygarza (Amazonas) y Romel Guzamana (Indígena de la Región Sur) fueron juramentados de nuevo por el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup.

La elección de los legisladores fue rechazada por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia por supuesto fruade en los comicios. A raíz de esto, ellos mismos solicitaron su desincorporación para no perjudicar a la AN.

Luego de esperar más de seis meses por la decisión del TSJ, volvieron al Parlamento. Los parlamentarios argumentanque no pueden dejar sin representación sus localidades.

En el acto, les fueron certificadas sus acreditaciones y retornaron formalmente a sus funciones en el hemiciclo.

Un problema de todos por Henrique Capriles Radonski – El País – 5 de Junio 2016

Download (56)La oposición pide que el Gobierno de Venezuela respete las leyes y permita el revocatorio

Las catástrofes naturales, las guerras y las crisis económicas generan emigrantes y refugiados que huyen por miedo o hambre. Las guerras en África y Asia están desestabilizando a toda Europa Occidental; en los ochenta las guerras en Centroamérica expulsaron a millones de sus países. ¿Cuáles serán las consecuencias para los gobiernos del continente si el deterioro social, político, económico y de seguridad de Venezuela sigue creciendo? La diáspora venezolana ya está en marcha, pero, ante la crisis humanitaria que se ha desatado y el peligro de una mayor conflictividad, se puede afirmar que lo peor estaría por venir.

En los últimos dos años más de 50.000 venezolanos han sido asesinados por la falta de seguridad, la inflación de alimentos supera 700% y las fábricas privadas y públicas están paralizando su producción por falta de insumos. La escasez de medicinas y comida está generando muertes y saqueos todos los días. Los cortes de energía y agua han forzado a reducir la semana laboral y escolar. Más de un millón de personas han huido del país en la última década, el 90% en los últimos cuatro años. La desesperación y la irritación están creciendo aceleradamente. Hay brotes espontáneos de violencia todos los días. Una anarquía que deja la sensación de que no hay gobierno.

El Gobierno del Maduro se considera víctima de una guerra económica, pero la mal llamada revolución bolivariana no ha enfrentado una guerra contrarrevolucionaria como la que vivió Nicaragua en los 80 y tampoco un embargo como el que ha soportado Cuba durante medio siglo. Las relaciones comerciales y diplomáticas de Venezuela son normales con todo el mundo; EE UU no ha dejado de comprarnos petróleo, nadie nos ha agredido, ni cerrado mercados. El único culpable del desastre económico venezolano es el actual gobierno. El manejo en extremo festinado e ineficiente de la bonanza petrolera que ya concluyó, el desmantelamiento de la casi totalidad de la planta productiva y comercial del país y la pelea permanente con los empresarios, han derivado en emergencia humanitaria.

El año pasado la oposición unida ganó en las elecciones parlamentarias obteniendo la mayoría absoluta con 112 de los 167 escaños que tiene la Asamblea Nacional. Durante 17 años el gobierno se jactó de ser democrático, pero esta victoria de la oposición acabó con la farsa y ahora el gobierno de Maduro se ha alejado completamente de la Constitución y la democracia. No respeta las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional, rechaza la realización del referéndum revocatorio establecido por la constitución y demandado por los venezolanos, se opone a programar las elecciones de gobernadores, se niega a liberar a decenas de presos políticos, prohíbe el derecho de manifestación pacífica en el momento en que los ciudadanos tienen razones para protestar y se empecina en hacer más de lo mismo frente a la calamidad económica y social que ha creado.

El anterior gobierno argentino perdió las elecciones y entregó el poder, el gobierno brasileño rechazó políticamente las disposiciones de su parlamento, pero las aceptó; el gobierno de Nicaragua se entiende sin problemas con los empresarios, Cuba restablece relaciones con Estados Unidos y los guerrilleros de las FARC están por firmar la paz con el Gobierno colombiano. Maduro se empeña en mantenerse gobernando por la fuerza, afectando el futuro y exponiendo al país a un desastre humanitario. ¿Cuántos cientos de miles de refugiados y emigrantes venezolanos están dispuestos a aceptar los gobiernos de la región?, ¿Cuántos Chapos, Pablos y grandes capos tendrá que perseguir el mundo si Venezuela termina convertida en una gran retaguardia criminal?

Los opositores venezolanos somos clara mayoría y estamos organizados en partidos políticos, no estamos armados, no creemos ni promovemos la violencia, al contrario, en sentido estricto somos el mecanismo principal para evitarla. No podemos dar, ni queremos que nadie dé, un golpe de Estado. No queremos venganza ni persecución, no deseamos repetir la intolerancia que hemos sufrido, eso no ayudaría a resolver la crisis económica que sufren millones de venezolanos. Queremos un cambio legal ordenado y pacífico que permita reconciliar al país y reconstruir su economía. En definitiva, lo único que pedimos es que se respete la constitución y las leyes para que los venezolanos podamos votar y decidir mediante un referéndum revocatorio, establecido en el artículo 72 de nuestra carta magna.

Henrique Capriles Radonski, del partido Primero Justicia, es el líder de la oposición venezolana.

Jugando con lo prohibido por César Miguel Rondón – Yo Soy Venezolano.info – 6 de Mayo 2016

cesar-miguel-rondon-1450200195En un país de tan corta memoria, hagamos un poco de ella. Ubiquémonos más o menos por estas mismas fechas el año pasado. ¿Qué se oía con frecuencia? Voces alarmistas en contra de las elecciones parlamentarias; inclusive dentro de la misma oposición se escuchaban voces contradictorias. Y los voceros oficialistas se encargaron de sembrar la matriz de opinión de que esas elecciones parlamentarias no se realizarían oportunamente. Pero llegó la fecha señalada, el 6 de diciembre. Recordarán la de amenazas que hubo para ese día, que estaría lleno de violencia, lleno de dificultades. Pero no, el 6 de diciembre fue un día en paz, un día extraordinariamente cívico, un día ejemplar, y ganó de manera apabullante la oposición. A pocas horas del trancazo, cuando todavía mordían el polvo de la derrota, volvió el tono altisonante, arrogante y pendenciero de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y demás altos voceros del régimen. En ningún momento supieron entender lo que significó esa lapidaria derrota. Y vinieron las amenazas. Recordaran que, por ejemplo, para el 5 de enero, cuando se instalaría la nueva Asamblea, se esperan turbas y mucha violencia. Tareck El Aisami había advertido, desde su gobernación en Aragua, que no se podría instalar la Asamblea porque el “pueblo” lo impediría. Pero el 5 de enero de este año se instaló la Asamblea Nacional, y todo ocurrió en paz.

Algo parecido estamos viviendo ahora. Luego de la bofetada que recibió el régimen por parte del pueblo venezolano, que en escasos dos días recolectó dos millones de firmas, cuando solo se necesitaban poco menos de doscientos mil, la reacción ha sido idéntica: fanfarronadas. Que si no va haber referéndum este año, que si lo que se busca es esto, que si lo que se busca es lo otro. Pues bien, fanfarronada más fanfarronada menos, el referéndum va a ocurrir –y será este año- porque está en la Constitución.

Pero corre un rumor grave, delicado: aparentemente, en el directorio de hoy -viernes 5 de mayo-, el Consejo Nacional Electoral modificaría las reglas para que, con esa modificación, ahora sí resulte imposible realizar el referéndum en lo que resta de año.Señora Tibisay Lucena y demás integrantes del directorio del Consejo Nacional Electoral, ustedes están jugando con fuego. Están jugando con la voluntad, no solo de esos dos millones que firmaron en cuestión de horas, sino con la voluntad de los millones que votaron el 6 de diciembre. Millonada que, vista las circunstancias del drama agravado desde esa fecha hasta el presente, ha crecido de manera considerable. Están jugando con lo prohibido. Echándole gasolina al fuego. Y en ese mismo juego peligroso, irresponsable e imperdonable, están también, Diosdado Cabello, Aristóbulo Istúriz, Jorge Rodríguez y, por supuesto, Nicolás Maduro.

¿Qué es lo que pretenden?

Esto sería en la practica un autentico golpe de estado (¡otro más!). Es violar la Constitución de la manera más obscena, cruda, terrible y flagrante. Y si se viola la Constitución en qué quedamos los ciudadanos. Venezuela no es su club privado, Venezuela no es su patio de bolas criollas. Venezuela, todavía, es una nación digna y respetable porque los venezolanos, con las lamentables excepciones del caso, todavía somos ciudadanos dignos y respetables.

A %d blogueros les gusta esto: