elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Economia

¿Incremento o excremento? – Editorial El Nacional – 23 de Junio 2018

Por cuarta vez este año, el gobierno decide aumentar el salario nominal; en la práctica, y así lo interpreta el ciudadano de a pie, un torpedo a la línea de flotación del salario real, pues, cada vez que Nicolás Maduro y su gabinete económico deciden jugar monopolio con dinero virtual –el otro, ya sabemos, no existe o se lo llevaron blanqueadores y lavanderos– se vuelve añicos el poder adquisitivo de la población y, para colmo, muchas empresas deben cerrar o restringir sus operaciones.

En esta oportunidad llama la atención la reacción de la gente curada en salud por los perniciosos efectos de la suba sin fundamento de su paga, pues, implica el aumento exponencial del costo de los poquísimos productos disponibles en el mercado, al margen del monopolio asistencial y extorsionista de los comités locales de abastecimiento y producción.

Como aval de lo afirmado bastan las respuestas suministradas por consumidores consultados en la calle, todas coincidentes respecto a la impertinencia de la medida oficialista. Lo mismo sucede con los comentarios consignados por sus lectores en los medios digitales o colgados en las redes sociales. Una evaluación de ellos permite concluir que –y tal vez sea un caso sin antecedentes históricos y único en el mundo– la gente rechaza de plano la cosmética actualización por decreto de sus ingresos y preferiría que más bien se le indexase con bienes a los cuales pudiese meterle el diente.

El malestar causado por la torpeza ejecutiva –evidencia inocultable de su incapacidad para solventar los problemas financieros derivados de su testarudez y su poca comprensión de las ciencias económicas– concita hilarantes comentarios e intercambio de mensajes disparatados, sarcásticos, pero certeros, de esta suerte:

―¡Un dólar!: el dólar hoy cerró a 2.907.116,17 bolívares, como promedio general… pasa que le dio pena y quiso que los venezolanos ganaran una pizca más de 1 dólar al mes.

―No hay persona más bruta que este ser que tenemos como presidente: hace una y otra vez la misma cosa esperando resultados diferentes.

―No, él no espera resultados diferentes ni mejores. El plan es seguir hundiendo al país en la miseria, estimular la hiperinflación y dar bonos todos los meses como limosnas; este mes el 24 de junio, el mes que viene el del 5-J, etc.; y ellos siguen robando los dólares.

―Ese cerebro hueco como que no sabe que el kilo de sal está a 1.200 bolívares soberanos (1.200.000 bolívares fuertes o 1.200.000.000 bolívares de los de antes de la anterior reconversión).

―¿Y aún le dicen presidente?

―Mi incremento que me lo den con huevos…

―¿Incremento o excremento?

Podríamos llenar páginas enteras del periódico con la repulsa ciudadana a un aumento tenido, paradójicamente, por acelerador de la desvalorización de un signo monetario, desde hace mucho tiempo envilecido, que vergüenza da llamarlo bolívar; sin embargo, si es verdad que «para muestra basta un botón», lo pocos aquí listados nos dan una idea de repulsa concitada por el epiléptico manejo de la economía de parte de un gobernante que no conoce ni la O por lo redondo.

 

Dólar paralelo rompe la barrera de los BsF. 3 millones – NTN24 – 21 de Junio 2018

A principios del mes de enero la moneda norteamericana se comercializaba en el mercado en BsF 111.413,02

dolares_0_1.jpg
La divisa norteamericana se incrementó levemente a pesar del anuncio presidencial de un nuevo aumento salarial, superando este jueves la barrera de los 3 millones de bolívares por dólar.

El promedio de las páginas que cotizan y comercializan con la moneda norteamericana se estimó en Bs.F 3.047.646,15 (Bs.S 3.048).

La tasa sigue siendo muy superior al mercado de remesas abierto recientemente por el gobierno venezolano, a través de tres casas cambiarias en las que el precio del dólar establecido en Bs.F 2.200.000 (BsS. 2.200).

Los expertos estimaban un repunte de la moneda de Estados Unidos luego del aumento presidencial decretado el pasado día miércoles por Maduro que llevó el salario mínimo de BsF. 2 millones de bolívares a BsF. 3 millones.

Cabe destacar, que en enero del año 2018, el dólar se cotizaba en el mercado paralelo en apenas Bs.F 111.413,02.

DgPk0enWAAAT9Nv.jpg

 

Ranking de libertad económica – RunRunes – Junio 2018

Maduro vuelve a ajustar el sueldo mínimo para pesar de venezolanos por Stephanye Carrasco – Venezuela al Día – 20 de Junio 2018

La actual crisis política que viene azotando a Venezuela ha obligado al Gobierno Nacional a aumentar el salario mínimo cada dos meses en lo que va de año, motivado a que la desbordante inflación convierte en agua y sal el poco dinero que perciben los venezolanos por sus jornadas laborales.

El miércoles en horas de la noche el presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció durante una trasmisión por Venezolana de Televisión (VTV), canal del Estado, el aumento del sueldo mínimo pasado el salario base de Bs. 1.000.000 a Bs. 3.000.000, mientras que el cestaticket que se ubicaba en 1.555.500 quedó en Bs. 2.196.000 para un total de 5.196.000 bolívares, lo cual representa un alza del 103%.

Por otra parte, el Ejecutivo Nacional indicó que “el aumento de las pensiones pasa a 3.000.000 Bs y el bono de guerra pasa a 1.200.000 Bs, dando la suma de 4.200.000 Bs. para nuestros queridos pensionados”.

¡Abominable! Dos sueldos mínimos debe ganar un trabajador para poder comprar pollo

Es importante destacar, que en la actualidad un kilo de carne se ubica en más de 4 millones de bolívares y el de pollo en 2.400.000 bs, es decir, un venezolano con los ticket de alimentación solo podrá comprar un kilo de la proteína blanca la cual le deberá durar un mes.

Por otra parte, la canasta básica venezolana se ubica en más de 200 millones de bolívares, la cual no podrá ser cancelada con el nuevo sueldo anunciado por el Mandatario Nacional a pesar de que su aumento fue de un 103%, ya que el salario integral mínimo del país caribeño equivale a dos dólares

 

Venezuelan economy heading to complete collapse in months by Brian Wang – Next Big Future – 20 de Junio 2018

a20453880e5e888b580d884380ea9a26-730x430.jpg
Venezuela has begun to proactively shut-in oil production to cope with nearly replete terminal storage. This will further accelerate an output decline and bring them closer to 1 million barrels per day or even less.

According to energy ministry official data communicated to Opec, Venezuela produced 1.533mn b/d of crude in May, up by 28,000 b/d from 1.505mn b/d in April. However, this May statistic was a lie. Average production cited by secondary sources published by Opec report Venezuela’s May output at 1.392mn b/d, down by 42,500 b/d from 1.434mn b/d in April. Argus estimates May production at around 1.45mn b/d.

Output in early June has dropped to 1.1 to 1.2 million barrels per day, according to three PdV officials.

PDVSA is contractually obligated to supply 1.495 million b/d to those customers in June, but only has 694,000 b/d available for export.

The New York Times reports that oil workers are fleeing their jobs in Venezuela but are taking vital equipment with them. Desperate oil workers and thieves are stripping the oil company of vital equipment, vehicles, pumps and copper wiring, carrying off whatever they can to make money.

The Venezuelan government and its oil company are in default on more than $50 billion in bonds after failing to make interest payments since late last year. China has refused to continue lending Venezuela money in return for future payments in oil.

World courts have ruled that ConocoPhillips could seize Venezuelan shipments at refineries and export terminals in several Dutch Caribbean islands.

Previously analysts had talked about Venezuela falling to 1 million barrels per day by the end of 2018. This now appears optimistic for Venezuela. Venezuela could fall to zero oil production before the end of 2018. Dropping below 1 million barrels per day seems certain in July.

The implosion and collapse of Venezuela oil production could be nearly complete by August or September. If stolen parts and equipment cannot be repaired fast enough, then there will be even less money to keep workers or to fix things.

In March, 2018, Nextbigfuture predicted that the Venezuelan Maduro government would be overthrown in a military coup by the end of 2018. North Korea has terrible but stable conditions. Venezuela conditions continue to worsen at an unsustainable level.

The rapid collapse of the Venezuelan oil industry is in line with that prediction. The military needs to be paid off and if there is no money they cannot be paid off.

There is scientific analysis for the risk of a military coup.

Economic growth is a key factor. A Venezuela without oil in 2018 would have nearly -50% GDP growth in 2018. Some GDP at the beginning of the year and then heading to zero without oil.

Without money the food and the medical crisis both become worse.

So if there is a successful military coup, then the new leaders would need to cut some deal with foreign powers to the oil industry fixed and to get basic food and medicine worked out.

 

Más de 200 millones de bolívares mensuales necesitarás para obtener la canasta alimentaria – Yo Soy Venezolano – 20 de Junio 2018

El precio de la Canasta Alimentaria Familiar (CAF) de mayo de 2018 se ubicó en 220.138.620,81 bolívares, aumentando Bs. 119.963.639,83, 119,8% con respecto al mes de abril de 2018 y 22.115,6% entre mayo de 2017 y mayo de 2018.

Se requieren 220 salarios mínimos (1.000.000,00 bolívares) para poder adquirir la canasta, referida a una familia de cinco miembros: 7.337.954,02 bolívares diarios, 7.33 salarios mínimos diarios.

-Todos los rubros subieron de precio

Todos los rubros de la canasta alimentaria aumentaron de precio: raíces, tubérculos y otros, 266,4%; frutas y hortalizas, 193,4%; pescados y mariscos, 126,8%; café, 125,0%; azúcar y sal, 119,7%; cereales y productos derivados, 108,6%; leche, quesos y huevos, 107,5%; carnes y sus preparados, 90,6%; salsa y mayonesa, 78,1%; granos, 69,0% y grasas y aceites, 59,8%.

-Precios controlados

Debido a que no se publican oficialmente los precios controlados, administrados, justos o acordados, no es posible continuar realizando el seguimiento y la comparación de los precios regulados y los precios de mercado que se venían haciendo desde el año 2003.

-Escasez

Quince productos presentaron problemas de escasez: leche en polvo, atún enlatado, margarina, avena, azúcar, aceite de maíz, lentejas, arroz, harina de trigo, pastas alimenticias,harina de maíz, café, mayonesa, pan,queso amarillo: el 25,00% de los 60 productos que contiene la canasta.

Las variaciones de precios de los grupos que conforman la Canasta Alimentaria Familiar se detallan a continuación:

La yuca subió 353,6%
El tomate subió 352,7%
El coro-coro aumentó 171,1%
El ½ kilo de café aumentó 125,0%
El kilo de azúcar cuesta 642.878,78 bolívares, en promedio
La harina de trigo se vende en 1.570.000,00 bolívares el kilo.
La leche en polvo cuesta 3.938.775,51 bolívares el kilo.
El kilo de bistec se vende en 4.549.264,70 bolívares.
Salsa y mayonesa subió 78,1%.
Los granos aumentaron 69,0%.
La margarina subió 87,8%.
Un almuerzo cuesta 1.100.000,00 bolívares en promedio.

Nueva tasa de remesas Zoom refleja devaluación por Mariana Moreno – Punto de Corte – 18 de Junio 2018

DgANDCKXkAAYRBp.jpg
Nueva tasa de remesas Zoom refleja aceptación de devaluación por parte del gobierno

Este lunes la Casa de Cambio Zoom estableció en 2.200.000 bolívares la tasa de cambio para los dólares de remesas familiares. Explicó la institución que la tasa fue adjudicada en la más reciente subasta del Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (DICOM).

Con ello, se da por sentado que el gobierno venezolano acepta la devaluación crítica del bolívar. El mercado paralelo estableció en 2.299.173,33 bolívares el precio del dólar para este lunes y el viernes de la semana pasada la tasa del Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Dicom era de 80.000 bolívares por dólar.

La semana pasada Zoom ofertaba a una tasa de 1.303.270 bolívares y fuentes que no quisieron ser identificadas explicaron que la tasa había sido impuesta por el BCV (Banco Central de Venezuela) de forma privada.

A comienzos de este mes de junio Tarek El Aissami, entonces vicepresidente Ejecutivo de la República, anunció que el gobierno autorizó a tres casas de cambio (Italcambio, Zoom e Insular) para recibir remesas desde el exterior. La medida obedeció a un intento por acabar con el mercado paralelo de divisas.

El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) estima que ingresaron a Venezuela alrededor de $2.000 millones en concepto de remesas el año pasado, cifra que pudiera triplicarse este año, según informó el diputado Rafael Guzmán.

 

 

Riesgo País dificulta captar inversiones en Venezuela por Aurelio Concheso – Panampost – 18 de Junio 2018

Aurelio-Concheso_avatar_1475509658-80x80.jpgCuando algún día un gobierno venezolano tome las medidas de reforma monetaria requeridas para salir del foso en que la han sumido políticas económicas erradas, el país va a necesitar ingentes sumas de inversión y financiamiento para recuperar su aparato productivo. Una parte, la menor, tal vez venga de préstamos multilaterales o “gobierno a gobierno”.

Tanto esos préstamos privilegiados, como las aportadas por inversionista nacionales o extranjeros de manera directa o a través de fondos de inversión, solo vendrán si Venezuela mejora sustancialmente la percepción de “riesgo país” con que ahora la ven.

En un Mundo globalizado, los inversionistas tienen una gran cantidad de información sobre a cual basar sus decisiones. La primera medida es el riesgo país. Es decir cuanto más seguro o riesgoso es invertir en país X en vez de su vecino país.

Y obviamente si el riesgo es mucho más elevado del que se le asigna a países con los que competimos, habrá poco chance de que las inversiones fluyan hacia acá. En esto no valen los lugares comunes como “somos víctimas de la guerra económica”, “nos quieren robar la riqueza” o “las evaluadoras de riesgo son un brazo del imperio”.

Una de las evaluadoras más prestigiosa, y cuya evaluación abarca el mayor número de países es COFACE, ente de origen francés que evalúa y asegura los riesgos comerciales cuando alguien exporta y extiende crédito comercial a empresarios en un país recóndito. COFACE evalúa el riesgo de 160 países y clasifica el mismo desde A, con cuatro casillas, siguiendo por B, hasta el fondo del barril, riesgo E. ¿Dónde creen que se encuentra Venezuela en la evaluación de 2017?

Para ese año, en el Continente solo había un país con riesgo A2; Estados Unidos, lo siguen con riesgo A3 Canadá y Chile, y acto seguido con A4 Colombia, Panamá, Perú y Uruguay de ahí en adelante en riesgo B están Argentina, Brazil, Costa Rica y República Dominicana, C Bolivia, Ecuador, Salvador, Guatemala, Nicaragua y Trinidad y D, ya cerca del foso, Guyana, Haití y Surinam. ¿Los únicos en clasificación E? Cuba y Venezuela. Curiosamente el hermano Evo, y demás beneficiarios de la magnánima política de subsidios petroleros están mejor clasificados que los proveedores de eso reales perdidos.

A nivel mundial no existe ningún país E ni en Europa, ni en la CSIS de la ex Unión Soviética. En Asia solo hay dos, Afganistán y Timor, esta última difícil de encontrar en cualquier mapa. En África, continente al que antes se referían con sorna algunos opinadores de oficio nacionales cuando hablaban de “africanización” solo están Burundi, Eritrea, Sudan, Mozambique y Zimbawe, y en el medio Oriente zona bélica por excelencia, Siria, Iraq, Iran y Yemen. En total tan solo 13 de los 160 países padecemos el estigma de estar en clasificación E.

La pregunta es cómo se sale del foso y se empieza a recuperar credibilidad. La respuesta sencilla salta a la vista: implementando políticas macroeconómicas sensatas y sostenibles mientras se garantiza el Imperio de la Ley y la transparencia en la publicación de las cuentas públicas que todo inversionista espera de un país serio.

Ese objetivo debería ser un esfuerzo nacional sin distingos de signo político, y que incorpore no solo al empresariado sino a los trabajadores y los ciudadanos en general, que internalicen lo vulnerables que somos al estancamiento cuando nuestro vecinos de tamaño relativo comparable. Colombia y Perú, son vistos como riesgo A(4) mientras nosotros estamos donde estamos. Piense bien amigo lector, mientras esa situación se prolongue ¿A dónde cree que van a fluir las inversiones?

¿Cómo se divide el venezolano? por Luis Vicente León – ProDaVinci – 17 de Junio 2018

lvl-300x359Es claro que vivimos la peor crisis económica de nuestra historia sin guerra, que los ingresos están pulverizados, la población empobrecida, la inversión y la producción en el piso y el consumo deprimido. Pero es incorrecto tomar esto como la realidad para todos los individuos y empresas y esto explica la sorpresa que genera para muchos el hecho de que en el medio de la crisis haya algunos sectores activos, surgimiento de nuevos proyectos y consumidores resilientes, que mantienen su consumo parecido al que tenían en el país precrisis.

Este fenómeno no se puede despachar con el simplismo que pretende explicar las diferencias únicamente entre los enchufados y el resto del país.

La “clusterización” de la sociedad se genera alrededor de una variable clave: acceso a divisas. Pero ésta la define también la historia: 1) consumidores con acceso a moneda extranjera, resilientes-independientes, y 2) consumidores sin acceso a ellas: empobrecidos-dependientes.

En número de personas, el grupo empobrecido-dependiente es una clara mayoría (3/4 partes de la población). Sus ingresos están pulverizados. Su acceso al consumo está condicionado a los subsidios que reciben del Estado a través de los CLAP, los bonos y los subsidios cruzados del sector privado. Lo que ganan no define su consumo, pues éste no alcanza ni para un cartón de huevos. Sus accesos provienen de las transferencias de recursos del gobierno, que aunque bajas e irregulares, son usadas por éste como un mecanismo perverso de control político y social y a juicio de los resultados en términos de penetración y pacificación social, habrá que decir que ha sido políticamente útil al chavismo, aunque la población sea mucho más pobre y el país primitivo. Dentro de este grupo esté la población excluida. Aquélla que, sin recursos externos, tampoco tiene acceso a las políticas sociales y su vida queda marginada. No es un grupo menor. Alcanza casi el 14% de los venezolanos (6 puntos porcentuales más que a finales del 2017). Ellos no tienen recursos para cubrir necesidades fundamentales. Se concentran en la mendicidad, la minería de basura y la migración desesperada.

Pero en el otro extremo se encuentra una cuarta parte de los venezolanos con acceso a divisas y, por ende, al consumo convencional. La mayoría no tiene vínculos con el gobierno ni el chavismo, aunque por supuesto que ahí también estén ellos. Muchos han acumulado divisas en el exterior desde hace años, entendiendo que el ahorro en bolívares era una bomba de tiempo. Tomaron ventaja del verdadero bolívar fuerte, presente durante las décadas de sobrevaluación cambiaria y ahora sus ahorros sirven para compensar déficits en bolívares, con repatriaciones que les permiten mantener el consumo. Algunos reciben compensaciones en divisas de sus patronos para retenerlos en crisis. Éste es el segmento de alta capacidad de consumo. Los otros miembros de este mismo grupo son consumidores modestos, de estratos medios bajos y bajos, cuyo ingreso se ha hecho dependiente de las remesas que reciben de familiares en el exterior o de sus actividades en el sector informal. No tienen acceso a consumo de lujo, pero con una media de remesas o ingresos de 60 dólares al mes, estos grupos son capaces de cubrir necesidades básicas y mantener el consumo que su estrato tenía antes de la hiperinflación. Viven con limitaciones, pero son los papás de los helados entre sus pares.

Como verán, la crisis no sólo ha generado un empobrecimiento severo y dramático del país en su conjunto y una gran destrucción de valor, sino una división económica mucho más profunda en términos de la población, que se amplifica exponencialmente en revolución. Por cierto, ninguna sorpresa.

 

Venezuela’s Latest Desperate Plan by Simon Constable – Foreign Affairs – 15 de Junio 2018

 

Venezuela just keeps on delivering new economic absurdities.

The country, which has the largest oil reserves in the world, is now considering the idea of importing the stuff. An oil producer importing oil. It’s a symptom of Venezuela´s brand of socialism.

The state-run oil company, PDVSA, could start refining tens of thousands of barrels of imported oil each day this month, according to a report from Reuters on Wednesday.

It begs the obvious question as to why a country which has more than its fair share of oil reserves (supposedly the world´s largest) would even consider importing it.

The problem is that Venezuela in general, and PDVSA in particular, are blighted by the leftwing policies of the government which is currently headed by President Nicolas Maduro.

The country now produces around 1.3 million barrels of oil a day, down from 2.9 million barrels as recently as early 2014, according to data reported by TradingEconomics.com. That drop is due to a variety of reasons.

In the first place, the state-run oil enterprise is poorly run with political appointees taking precedence over seasoned petroleum engineers with expertise. In other words, the people in the critical technical and supervisory roles often cannot do their jobs.

Hyperinflation makes it hard for any business to run efficiently. Inflation in the country is now a staggering 34,458%, according to the latest estimates (June 14, 2018) from Steve Hanke, professor of applied economics at the Johns Hopkins University. That’s down from more than 37,000% earlier this month. Hanke uses the prices of goods inside the country to estimate the rate of inflation.

U.S. sanctions mean critical oil extraction equipment is hard to come by in the country. Drill bits and metal pipes quickly get worn out in the oil business because the oil itself is highly corrosive. Without replacement parts, the wells cannot operate.

However, that inability to extract crude oil makes no difference to the people and companies who have contracted with Venezuela for delivery of refined fuels. Fuels such as diesel or gasoline get produced by refining crude oil.

The need to fulfill signed contracts is likely why PDVSA may be considering importing crude oil, a substance of which the country has in abundance. However, if it can’t get the crude out of the ground at home, then it can’t refine the stuff. Hence there is a clear need to import oil from abroad.

Anyone who has flirted or is flirting with the idea that socialism offers a reasonable remedy for the drawbacks of capitalism should mull the utter absurdity of Venezuela’s current plight.

Considering importing additional oil into a country where it is already more abundant than anywhere else is not just ridiculous but also a reflection of an economic system that not only doesn’t work, but is largely collapsing.

The common refrain is that capitalism makes what is scarce abundant, whereas socialism makes what is abundant scarce. Exactly what is happening in this case.

The possible importing of oil is of course just the latest in a long series of laughable moves by this South American country.

Other Venezuela government actions that were high on the extra-dumb scale include the following two from recent months:

  • The idea of removing zeros from the currency, the Bolivar, in order to combat the country’s crippling hyperinflation. It is something that has never worked in the history of mankind. Worse still, it made a mockery of the increasingly dire humanitarian crisis in the country.
  • Launching a new oil-backed cryptocurrency named the Petro while providing few details of exactly how the copycat bitcoin-style money would work, indication of a lack of understanding of what Crypto currencies are all about.

One wonders when the regime will get the message that such gimmicks won’t fix a broken system.

Simon Constable is a writer, economics commentator, and a fellow at The Johns Hopkins Institute for Applied Economics, Global Health and the Study of Business Enterprise.

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: