elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Economia

The world’s most miserable countries – The Economist – 18 de enero 2018

Forget happiness. Where will be the most miserable place in the year ahead? The World in 2018 asked the country analysts at The Economist Intelligence Unit (EIU), a sister company to The Economist, for their pick. Sadly, they found plenty of competition.

Americans enraged by President Donald Trump and Britons in despair about Brexit will keep arguing over which country has it worse. Yet neither comes close to winning the global gloom contest. Among rich countries, a case can be made for Greece, still suffering after a catastrophic slump in the euro crisis; Greeks were the most stressed people in the world in a recent Gallup survey. But in 2018 their economy should be growing again.

North Korea could experience a double whammy in 2018. Not only will it suffer under the ghastly dictatorship of Kim Jong Un, but it could face physical destruction if its war of words with Mr Trump turns into a real war. That prospect is scary, but still unlikely.

Venezuela has a strong claim, too, despite being a middle-income country sitting on the world’s largest oil reserves. Thanks to chronic mismanagement, its economy has shrunk by a quarter since 2014, and the EIU forecasts a further painful fall, of 6%, in 2018. Inflation is on course to exceed 1,000%. Foreign-exchange constraints will mean extreme shortages of food and medicine will continue. Debt default, and a virtual economic collapse, are all too likely. Instead of tackling these woes, President Nicolás Maduro seems more interested in trampling over the opposition, often violently. The presidential election due in 2018 will not be fair, if it happens at all.

Still, you might rather be there than in Yemen. It was already the poorest country in the Arab world even before its current civil war. But since early 2015 more than 10,000 civilians have been killed and 3m-4m internally displaced (closed borders make leaving the country difficult). Yemen is now on the brink of famine and is suffering from the largest cholera outbreak in modern history (over 750,000 suspected cases, and rising). The worst is probably yet to come.

That is hard to beat, you might think. Alas, several countries in sub-Saharan Africa will give Yemen a run for its misery. They include Burundi (one of the world’s poorest countries, slipping into a deepening dictatorship); the Central African Republic (where sectarian violence is pushing out aid groups and refugee flows are increasing the risk of the country splitting into a Muslim north and a Christian south); and the Democratic Republic of Congo (where an intensifying political crisis risks destabilising its whole region, amid violence that displaced nearly 1m people in the first half of 2017).

Newest and saddest of them all
However, the unfortunate winner of the EIU’s non-prize is the world’s newest country, South Sudan. It gained independence in 2011 and has been in a state of crisis for almost all of its existence. Inflation has been above 150% since early 2016. The presidential and parliamentary terms run until July 2018, but there will either be no elections or at best a flawed one. Either could herald a deeper disaster. The UN is warning that persistent tribal conflict could lead to genocide.

The country has fallen apart in all but name. Conflict between the army and tribal militias has led to widespread ethnic cleansing. Unpaid troops loot aid convoys with impunity. A third of South Sudanese have fled their smouldering homes to avoid being killed. Many huddle in UN camps, and women are raped if they venture out for firewood. Some 6m people face acute hunger, and 1.7m are on the brink of famine. If security remains poor, and the rains are meagre (again), the country could easily tip further into crisis. Nowhere will be more miserable in 2018.

 

Estados Unidos advierte a inversores sobre el Petro – La Patilla – 16 de Enero 2018

1502299967083

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos advirtió este martes a los inversores estadounidenses que deben ser precavidos con la nueva criptomoneda venezolana, el “petro”, al señalar que operar con esta divisa podría contravenir las sanciones contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“La información disponible indica que, una vez que sea emitida, la moneda digital petro parecería ser una entrega de crédito al gobierno venezolano”, dijo un portavoz a Reuters, citando las sanciones estadounidenses que prohíben negociar nueva deuda del país sudamericano o la petrolera PDVSA.

“Por lo tanto, el petro venezolano podría exponer a los estadounidenses a riesgos legales”, agregó.

 

Venezuela, el país donde los precios suben mientras esperas la cola por Florantonia Singer – El País – 15 de Enero 2017

1516020700_738939_1516043993_noticia_fotograma.jpg
Los precios cambian en horas en los establecimientos, mientras los ciudadanos reducen el consumo

Óscar Ortiz tiene 21 años, casi los mismos que la revolución bolivariana. En la víspera de Navidad vivió de cerca la hiperinflación, una enfermedad que han sufrido algunas economías en el mundo, documentada en 57 ocasiones desde el siglo XX, y que en Venezuela venía merodeando como un fantasma desde hace un par de años.

Las referencias de estos episodios en América Latina, los últimos de principios de la década de los noventa del siglo pasado, ya lucen lejanas para un veinteañero como Ortiz. Pero en noviembre la Asamblea Nacional de Venezuela –opositora del régimen de Nicolás Maduro- anunció que el país había entrado oficialmente en ese complicado proceso de empobrecimiento, aunque el Banco Central de Venezuela no ha divulgado indicadores económicos desde 2014. Los economistas consideran que se produce hiperinflación con una subida mensual de precios mayor al 50%.

“Cuando estaba en la cola porque el punto de venta tenía fallas, el dueño del negocio nos dijo que el precio de las cervezas no era ese sino otro más caro y empezó a remarcarlas. Nadie dijo nada. Había leído que en los países en los que pasó eso los precios cambiaban en horas, pero la verdad no pensé que fuera a pasar así”, cuenta el joven estudiante universitario sobre su experiencia del 22 de diciembre, cuando hacía fila en una licorería en Altagracia, una pequeña ciudad en los llanos venezolanos.

La lentitud de los puntos de pago con tarjeta -un mal generalizado en Venezuela por la desinversión en las plataformas tecnológicas ante la restricción de divisas- no solo le hizo perder tiempo, sino también más dinero por la volatilidad de los precios.

En ese momento las cervezas que quería comprar costaban 10.000 bolívares y de un momento a otro pasaron a 13.000, un incremento de casi 30 %. Dos semanas después de la escena, el mismo producto cuesta más de 20.000 bolívares.

El acelerado aumento de precios ha arrasado con los bolsillos de los venezolanos. Es tema de conversación recurrente y motivo de lamentos cada vez que se está frente a un mostrador para pagar. Durante el último mes los venezolanos, 82 % de los cuales vive por debajo de la línea de la pobreza, quedaron aún más rezagados en la carrera contra la hiperinflación.

Maduro nunca se ha referido a la hiperinflación. Sin embargo, este fin de semana su gobierno tomó medidas que de alguna manera reconocen el problema, aunque terminan agravando el profundo desabastecimiento que vive el país. El viernes 5 de enero ordenó a los supermercados a regresar los precios de 50 productos a lo que marcaban el 15 de diciembre, como si se tratara de una máquina del tiempo. El precio de un paquete de galletas María en un supermercado en Caracas, que estaba en 60.000 bolívares, pasó a 10.000 bolívares de un momento a otro, tras la visita de los fiscales del gobierno.

El resultado: el sábado se reportaron enormes colas de gente que quería aprovechar la rebatiña, algunos intentos de saqueo y disturbios y la militarización de los establecimientos. El domingo, muchos supermercados, arrasados por las compras masivas, no abrieron. La imposibilidad de reponer mercancía con este nuevo control de precios vislumbra un enero mucho más complicado para los venezolanos; de mucha mayor escasez de alimentos y en consecuencia, de más hambre.
En noviembre la inflación en Venezuela fue de 56,7 %, según las mediciones que comenzó a hacer en 2017 la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, ante la ausencia de cifras oficiales. Firmas privadas como Ecoanalítica calculan que en diciembre el indicador llegó a 81 % y la variación anual supera el 2.700 %.

Aumentos que se hacen agua

Maduro ha decretado 20 aumentos del salario mínimo desde que llegó al poder en 2013, 6 de ellos se aplicaron durante el último año en un intento infructuoso por correr detrás de la veloz inflación; el más reciente, de 40 %, fue anunciado el propio 31 de diciembre. Pero la caída del poder adquisitivo del salario mínimo es tal que solo permite comprar 5 % de la canasta básica de bienes. Así, los venezolanos corren con una amplia desventaja en la carrera contra la inflación.

Cuando asumió el cargo, una de las primeras promesas de Maduro fue “pulverizar” el dólar paralelo que indirectamente rige parte de la economía ante las restricciones para obtener divisas, tras 14 años de controles de cambio y de precios. Esas políticas, sin embargo, lo que han hecho es diluir bolívar y alimentar la inflación y la escasez de productos.

Los economistas también señalan que la enorme impresión de billetes que hizo el Banco Central de Venezuela durante diciembre, para cubrir el déficit fiscal y el pago de compensaciones y bonos, ha abultado la ya enorme masa monetaria y echado más gasolina a la aguda crisis económica que vive el país sudamericano.

 

Annual Report of the Bolivarian Republic of Venezuela – SEC – 21 de Diciembre 2017

En el siguiente enlace se puede apreciar el Informe oficial presentado por el Gobierno de Venezuela ante la SEC ( Security Exchange Commission) con las variables económicas del periodo 2012 – 2016.

Form 18-K SEC

En el mismo se pueden apreciar los siguientes parámetros :

 2012                                     2016                            

PIB (%)                                      5,6                                     (16,%)

Inflación                                  21,1                                     255

Exportaciones (MM$)        97.877                                    27.403

Reservas (MM$)                  29.887                                    10.992

Precio Barril (US$)               103,4                                      35,2

 

 

Declaración Estado de Excepción y de Emergencia – Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.356 – 14 de Enero 2018

gaceta.jpg_1609701233.jpg_1609701233

En Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.356 de fecha 9 de enero de 2018, fue publicado el Decreto N° 3.239 de la Presidencia de la República, mediante el cual se declara el Estado de Excepción y de Emergencia Económica en todo el territorio Nacional, “dadas las circunstancias extraordinarias en el ámbito social, económico y político, que afectan el Orden Constitucional, la paz social, la seguridad de la Nación, las instituciones públicas y a las ciudadanas y ciudadanos habitantes de la República, a fin de que el Ejecutivo Nacional adopte las medidas urgentes, contundentes, excepcionales y necesarias, para asegurar a la población el disfrute pleno de sus derechos, preservar el orden interno, el acceso oportuno a bienes, servicios, alimentos, medicinas y otros productos esenciales para la vida”.

DECRETO
Artículo 1°. Estado de Excepción y de Emergencia Económica en todo el Territorio Nacional, dadas las circunstancias extraordinarias en el ámbito social, económico y político, que afectan el Orden Constitucional, la paz social, la seguridad de la Nación, las instituciones públicas y a las ciudadanas y los ciudadanos habitantes de la República, a fin de que el Ejecutivo Nacional adopte las medidas urgentes, contundentes, excepcionales y necesarias, para asegurar a la población el disfrute pleno de sus derechos, preservar el orden interno, el acceso oportuno a bienes, servicios, alimentos, medicinas y otros productos esenciales para la vida.

Artículo 2°. Con fundamento en la declaratoria de Estado de Excepción y de Emergencia Económica a que refiere el presente Decreto, podrán ser restringidas las garantías para el ejercicio de los derechos consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, salvo las indicadas en el artículo 337 constitucional in fine, y las señaladas en el artículo 7° de la Ley Orgánica sobre Estados de Excepción, cuando se trate de la aplicación de alguna de las medidas excepcionales que a continuación se indican:
Establecer las regulaciones excepcionales y transitorias necesarias para garantizar el impulso de los motores Agroalimentario, de producción y distribución de los rubros considerados como estratégicos para la satisfacción de necesidades de los habitantes de la República.
Facultar a la Administración Tributaria para reajustar la Unidad Tributaria (U.T.), con base a los análisis técnicos que correspondan, cuando el órgano competente que autorice se encuentre inhabilitado legal o judicialmente para hacerlo.
Disponer los recursos provenientes de las economías presupuestarias del Ejercicio Económico Financiero 2017, si las hubiere, con la finalidad de sufragar la inversión que asegure la continuidad de las misiones sociales para el pueblo venezolano, el financiamiento de la recuperación en el corto plazo de la inversión en infraestructura productiva agrícola e industrial y el abastecimiento oportuno de alimentos, medicinas y otros productos esenciales para la vida.
Autorizar erogaciones con cargo al Tesoro Nacional y otras fuentes de financiamiento que no estén previstas en el Presupuesto Anual, para optimizar la atención de la situación excepcional. En cuyo caso, los órganos y entes receptores de los recursos se ajustarán a los correspondientes presupuestos de ingresos.
Dictar medidas extraordinarias que permitan a la autoridad monetaria nacional agilizar y garantizar a la ciudadanía la importación, distribución y disponibilidad oportuna de las monedas y billetes de curso legal en la República Bolivariana de Venezuela.
Dictar medidas que permitan la incorporación al sistema económico nacional de criptoactivos a partir de instrumentos que generen seguridad sobre la base del aprovechamiento nacional de las materias primas, recursos minerales e hidrocarburos de la República y su aplicación productiva en el corto plazo al mejoramiento de las condiciones económicas del pals y el desarrollo nacional.
Autorizar de manera excepcional y temporal operaciones de comercialización y distribución de bienes y servicios en las zonas fronterizas, bajo regímenes especiales monetarios, cambiarios, fiscales y de seguridad integral.
Aprobar y suscribir contratos de interés público y sus enmiendas, para la obtención de recursos financieros, asesorías técnicas o aprovechamiento de recursos estratégicos para el desarrollo económico del País, sin sometimiento a autorizaciones o aprobaciones de otros Poderes Públicos.
Conformar estructuras organizativas que garanticen a nuestro pueblo y al sector productivo público y privado el expedito y justo acceso al sistema cambiario que impulsa el Estado venezolano y dictar regulaciones contundentes, transitorias y excepcionales que impidan las campanas de desestabilización y distorsión a la economía, impulsadas por factores nacionales y foráneos a través del sistema de tecnología de la informática y el ciberespacio.
Conformar estructuras organizativas y dictar regulaciones transitorias y excepcionales, para la realización de los procedimientos que garanticen la oportuna, eficiente y equitativa producción y distribución de alimentos, materias primas, productos e insumos del sector agroproductivo, industrial, agroalimentario, farmacéutico, de higiene personal y aseo del hogar.
Dictar y autorizar excepcionalmente, sin sometimiento alguno, las operaciones de financiamiento, así como, las reprogramaciones de los proyectos señalados en el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Especial de Endeudamiento Anual para el Ejercicio Económico Financiero 2018.
Diseñar y ejecutar planes especiales de seguridad pública que hagan frente a las acciones desestabilizadoras que atenten contra la paz de la Nación, la seguridad personal y el resguardo de las instalaciones y bienes públicos y privados.
Aprobar la formulación presupuestaria del Banco Central de Venezuela, cuando el órgano a quien correspondiere dicha aprobación se encuentre inhabilitado legal o judicialmente para hacerlo.
Organizar procesos de centralización, control y seguimiento que optimicen el acceso a los programas sociales que en el marco de la acción de gobierno se otorgan a las ciudadanas y los ciudadanos, para lo cual podrá valerse de los medios electrónicos mas idóneos y asignar los recursos financieros que fueren necesarios.
Establecer mecanismos especiales de supervisión, control y seguimiento, de procura, obtención y suministro de la materia prima, producción de los rubros esenciales, fijación de precios, comercialización y distribución de los productos estratégicos necesarios para la agroproducción, alimentación, salud, aseo e higiene personal.
Activar, potenciar y optimizar el funcionamiento de un Sistema de Determinación de Costos, Rendimiento y Precios Justos, combatiendo el lucro exorbitante en detrimento del acceso a los bienes y servicios fundamentales asociado a los rubros estratégicos que determine el Ejecutivo Nacional.
Dictar un marco regulatorio transitorio y excepcional que permita, a través de la banca pública y privada, el financiamiento de proyectos del sector agroindustrial para el desarrollo de un nuevo esquema productivo, bajo las líneas de acción emanadas de la Gran Misión Abastecimiento Soberano.
Implementar políticas integrales que garanticen la evaluación, seguimiento, control, protección y resguardo de los productos, bienes y servicios del sistema agroindustrial nacional; asi como, el de producción, almacenamiento, distribución y comercialización de alimentos, fármacos, productos de higiene personal, aseo del hogar y del sistema eléctrico nacional.
Generar mecanismos que viabilicen la cooperación de los entes públicos, privados y del Poder Popular, en función de ampliar los canales de distribución oportuna de alimentos y fármacos, priorizando la atención de niños, niñas, adolescentes y adultos mayores, e incorporando las instancias del Gobierno Local y Regional.
Dictar normas regulatorias que permitan la implementación inmediata de medidas productivas de agricultura urbana en los espacios públicos o privados ubicados en los centros urbanos, que se encuentren libres, ociosos, subutilizados o abandonados, para que sean aprovechados para el cultivo y producción de alimentos.
Establecer rubros prioritarios para las compras del Estado, o categorías de éstos, y la asignación directa de divisas para su adquisición, en aras de satisfacer las necesidades más urgentes de la población y la reactivación del aparato productivo nacional.
Aprobar el redireccionamiento de recursos disponibles en Fondos Especiales, para el financiamiento de actividades de urgente realización en el marco de la recuperación económica y la garantía de derechos fundamentales de la población.
Decidir la suspensión temporal y excepcional de la ejecución de sanciones de carácter político contra las máximas autoridades del Poder Público y otros altos funcionarios, cuando dichas sanciones puedan obstaculizar la continuidad de la implementación de medidas económicas para la urgente reactivación de la economía nacional, el abastecimiento de bienes y servicios esenciales para el pueblo venezolano, o vulnerar la seguridad de la Nación.
Dictar los lineamientos que correspondan en materia de procura nacional o internacional de bienes o suministros esenciales para garantizar la salud, la alimentación y el sostenimiento de servicios públicos esenciales, tales como servicios domiciliarios, de salud, educación y seguridad ciudadana, en todo el territorio nacional, en el marco de acuerdos comerciales o de cooperación que favorezcan a la República, mediante la aplicación excepcional de mecanismos expeditos de selección de contratistas y su ulterior contratación, que garanticen además la racionalidad y transparencia de tales contrataciones.
La planificación, coordinación y ejecución de la procura nacional e intemacional urgente de bienes o suministros esenciales para garantizar el normal desenvolvimiento del Sistema Eléctrico Nacional.

Artículo 3°. El Presidente de la República podrá dictar otras medidas de orden social, económico, político y jurídico que estime convenientes a las circunstancias, de conformidad con los articulos 337, 338 y 339 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, con la finalidad de resolver la situación extraordinaria y excepcional que constituye el objeto del presente Decreto e impedir la extensión de sus efectos.

Artículo 4°. El Ministerio del Poder Popular con competencia en materia de economía y finanzas podrá efectuar las coordinaciones necesarias con el Banco Central de Venezuela a los fines de establecer límites máximos de ingreso o egreso de moneda venezolana de curso legal en efectivo, asi como restricciones a determinadas operaciones y transacciones comerciales o financieras, con el objeto de fomentar el uso de medios electrónicos debidamente autorizados en el pals.
Artículo 5°. A fin de fortalecer el mantenimiento y preservación de la paz social y el orden público, las autoridades competentes deberán coordinar y ejecutar las medidas que se adopten para garantizar la soberanía y defensa nacional, con estricta sujeción a la garantía de los derechos humanos.

Artículo 6°. Corresponde al Poder Judicial y al Ministerio Público realizar las actividades propias de su competencia a fin de garantizar la aplicación estricta de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la Ley. Para reforzar la lucha contra el delito e incrementar la celeridad procesal, asi como las atribuciones que le correspondan en la ejecución del presente Decreto.

Artículo 7°. Este Decreto será remitido a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, a los fines de que se pronuncie sobre su constitucionalidad, dentro de los ocho (8) días siguientes a su publicación en Ia Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, de conformidad con el artículo 31 de la Ley Organica sobre Estados de Excepción.

Artículo 8°. Este Decreto tendrá una vigencia de sesenta (60) días, contados a partir del 09 de enero de 2018, prorrogables por sesenta (60) días más de acuerdo al procedimiento constitucional.

Artículo 9°. El Vicepresidente Ejecutivo y los Ministros del Poder Popular quedan encargados de la ejecución del presente Decreto.

Artículo 10°. El presente Decreto entrará en vigencia a partir del 09 de enero de 2018.

Dado en Caracas, a los nueve días del mes de enero de dos mil dieciocho. Años 207° de Ia Independencia, 158° de Ia Federación y 18° de la Revolución Bolivariana.

Carta abierta al presidente Nicolás Maduro – Academia de Ciencias Económicas – 12 de Enero 2018

Ante la grave situación que aqueja hoy al pueblo venezolano:

En nuestra condición de profesionales de la economía, nos dirigimos a Ud. preocupados por la crisis por la que atraviesa el país. Nos alarma el rápido deterioro que ha experimentado el bienestar de la población desde 2014, particularmente durante el año recién concluido. El ejercicio de la Presidencia de la República, máxima responsabilidad ejecutiva en la conducción de los asuntos públicos, no puede ser ajeno a esta angustia. Esperamos que, consciente de este deterioro, Ud. entienda la imperiosa necesidad de tomar las medidas que permitan superar cuánto antes esta situación.

Su gobierno acaba de entregar a la Securities Exchange Comission (SEC) de los EE.UU. un informe sobre el desempeño de la economía venezolana en 2016. En él se recoge una caída del 16,5% con respecto al año anterior (2015), el tercer año consecutivo de contracción según cifras oficiales. La mayoría de los analistas estiman una reducción adicional del PIB entre el 10 y el 12% para el cierre de 2017, lo que implicaría una contracción del ingreso promedio por habitante del 37% con respecto a 2012, último año en que este indicador experimentó crecimiento. La historia moderna registra reducciones de tal magnitud y tan abruptas, solo en medio de cruentas guerras que devastan la producción y el comercio.

Este colapso de la actividad económica no sorprende al observar los datos sobre inversión que registra el informe que su gobierno remitió a la SEC. La formación bruta de capital fijo cayó en un 38,4% en 2016 y en un 63% con respecto a 2012. Tan bajos niveles de inversión amenazan descapitalizar el aparato productivo doméstico al no poder reponer adecuadamente la depreciación de activos. Ello refleja un ambiente muy adverso a la actividad económica durante su gestión, que se traduce en una reducción de la capacidad productiva de la nación, una caída en la productividad laboral y la ausencia de oportunidades para ponerse al día con los avances tecnológicos por medio de nuevas inversiones.

El informe mencionado registra una brecha entre los ingresos y gastos del sector público consolidado de más del 17% del PIB para 2016 y un déficit promedio del 14% durante los cuatro primeros años de su gobierno. A esto ha contribuido el incremento de la deuda externa, la pérdida de ingresos fiscales de origen petrolero por las distorsiones en el régimen cambiario y la expansión imprudente del gasto público. Como Ud. sabe, esas brechas se han podido cerrar sólo mediante la emisión de dinero sin respaldo por parte del Banco Central de Venezuela (BCV). Según el Instituto Emisor, tal financiamiento –a las empresas públicas no financieras– se multiplicó por 30 durante estos primeros cuatro años de su gobierno, aumentando en 14 veces la Liquidez Monetaria.

Lamentablemente, esta perniciosa práctica se aceleró durante 2017. El BCV informa haber multiplicado el financiamiento referido más de 22 veces a lo largo del año. En total, esta emisión de dinero sin respaldo se ha incrementado 667 veces desde que Ud. asumió el cargo de Presidente, mientras que la liquidez monetaria se ha multiplicado por 162 durante ese período. Es imperativo poner coto a esta emisión inflacionaria si se quiere estabilizar los precios de los bienes y servicios en el mercado doméstico y defender el poder adquisitivo de los venezolanos. Para ello es menester sanear las cuentas públicas de manera de poder reducir su déficit.

Por sus elevadas responsabilidades en la conducción del país Ud. tiene que saber que una expansión de medios de pago de esa magnitud, mientras la oferta agregada decae, repercute en una presión alcista sobre los precios, imposible de contener. Asimismo, que la inflación comprime la capacidad adquisitiva de los asalariados y de todo aquel que perciba una remuneración fija. De hecho, el informe que su gobierno entregó a la SEC revela una caída en el consumo privado del 29,3% entre 2013 y 2016, una reducción del 32,1% por habitante.

 

Leer más de esta entrada

El panal por Oscar Bastidas Delgado – TalCual – 12 de Enero 2018

El-panel.jpg
Las monedas sociales, al igual que el trueque, constituyen una interesante e importante opción de gente con ánimo de enfrentar problemas comunes como valorar sus trabajos o buscar salidas a comercialización de productos locales. Ambas modalidades existen en pequeñas escalas a lo largo del planeta y se justifican en la medida en que son útiles a quienes las practican. En Venezuela son varias las experiencias de trueque mantenidas por años; algunas se sumaron por influencia de Chávez como la ya inexistente “Red Nacional de Sistemas de Trueke” constituida por seguidores del fallecido que en el 2008 que autodeclararon el 4 de octubre como “Día Nacional del Trueke” con base en supuestas experiencias.

Hoy, ante la escasez de bienes por la destrucción sistemática de la red empresarial venezolana y la caída en picada de la producción petrolera, ambas situaciones por la inoperancia gubernamental, es común observar trueques de comida, medicinas y repuestos de vehículos entre ciudadanos y hasta en empresas: un restaurante de comida mexicana del Centro Comercial Trasnocho, Las Mercedes, en Caracas intercambia dos cervezas por un paquete de Harina Pan.

Con las monedas sociales pasa otro tanto. Su concepto es respetable siempre que obedezcan a necesidades reales de valoración del trabajo cristalizado en bienes y servicios y faciliten la intermediación entre sus productores, considerando el tiempo de trabajo invertido, los riesgos inherentes al trabajo, las necesidades de sus demandantes, y por supuesto, como toda moneda, la confianza que brinden y la usabilidad o aceptación de ellas; confianza y usabilidad negadas con toda razón al bolívar. Estas razones justifican la puesta en marcha de las monedas sociales aún en sociedades con monedas fuertes y de amplia circulación como Brasil o Argentina, países estos en los que las monedas sociales tienen cierta presencia; recomendamos leer a la especialista Eloísa Primavera.

En Venezuela el último grito de la moda es El Panal, moneda dizque comunal impresa por el colectivo Alexis Vive, afecto al fallecido, en un sector de la Parroquia 23 de Enero de Caracas. Ella equivale a 5.000 Bs. y, a pesar del pretendido sesgo anticapitalista de sus emisores, está anclado al bolívar y a la hiperinflación por lo que cada día pierde poder adquisitivo; ojalá que cuando sus poseedores exijan sus reembolsos, el colectivo que tiene “la maquinita” de hacer panales tenga guardada la contraparte en bolívares y no imite a un BCV que ni barras de oro posee.

El Panal es consecuencia directa del harakiri económico de un gobierno que hace un año conmovió al país al proponer eliminar el billete de 100 y es incapaz de construir un cono monetario apropiado a las necesidades de circulante del país. Aunque El Panal tenga como excusa la compra – venta de arroz, fue la escasez de billetes de apropiadas denominaciones para las transacciones cotidianas lo que obligó a ese colectivo a emitirlo. Sobre El Panal se especula mucho, discutir sobre ella es perder el tiempo, jamás trascenderá sus límites parroquiales. Diferente es discutir sobre la falsa criptomoneda de Maduro, el Petro, ver artículo anterior; pudiese tratarse de una moneda digital, inorgánica y de etéreo respaldo para financiar el déficit de funcionarios que raspan la olla y pretenden ocultar los graves problemas del país.

Definitivamente, el único sector beneficiado con esta debacle madurista es el bancario; la casi totalidad de las transacciones del país, ¡de haber puntos!, se efectúa con aumentos de precios proporcionales a las comisiones bancarias por uso de tarjetas de débito y crédito. Si las monedas sociales fuesen relativa solución al desastre madurista: bienvenidas sean siempre que sean emitidas con transparencia y seguridad de reembolsos.

Dos años del decreto de emergencia…así se ha movido la economía venezolana – La Patilla – 12 de Enero 2018

El presidente Nicolás Maduro decretó nuevamente el estado de excepción y emergencia económica, con lo que cumple dos años gobernando bajo esa modalidad que le da libertades para dictar medidas sin pasar por la aprobación de la Asamblea Nacional, publica Banca y Negocios.

El primer decreto se emitió en enero de 2016, justo cuando la Asamblea Nacional de mayoría opositora se instaló para comenzar su periodo constitucional. La decisión fue rechazada por esa instancia, pero el Tribunal Supremo de Justicia la validó argumentando que el legislativo no cumplió con los lapsos legales.

Cada dos meses el Ejecutivo emite o renueva la emergencia económica. Al decreto se han ido incorporando elementos como los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), posibilidad de suspender garantías, entre otros.

El primer decreto de emergencia económica, señalaba que “las medidas a ser tomadas para proteger al pueblo en función de las amenazas existentes, deben ser de una gran magnitud e impacto en la economía nacional y de carácter estructural, sin afectar los derechos a la vida digna, la salud, la alimentación, la educación, el trabajo”. Sin embargo, dos años después, los números dicen algo diferente.

Hiperinflación

En 2017 Venezuela entró por primera vez en hiperinflación, técnicamente definida como un alza de precios mayor a 50% mensualmente. La falta de confianza en la moneda nacional, el incremento récord de la liquidez monetaria y una baja producción llevaron a los precios a topes nunca vistos y el proceso aún no se detiene.

Según el índice de precios de la Asamblea Nacional (el gobierno no emite cifras desde 2015) en 2017 la inflación fue de 2.616%. En un documento entregado por el Ejecutivo al regulador del mercado de valores de Estados Unidos (SEC) en diciembre, se indicaba que en 2016 la inflación fue de 274,4%. Firmas como Aristimuño Herrera & Asociados, estiman que se ubicó en ese año en 510%.

El principal combustible de la inflación en estos dos años ha sido el incremento de la liquidez monetaria. Entre enero de 2016 y diciembre de 2017, ese indicador ha aumentado 3.119%, al pasar de Bs 3,9 billones a Bs 127,3 billones.

Derrumbe de la producción

Solo en los dos años en que ha estado en vigencia la emergencia económica el Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo 29%, principalmente por el derrumbe en 2016, cuando la economía cayó 16,5%, según los datos proporcionados por el gobierno a la SEC.

Implantación de los Clap

Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) se crearon en 2016. Es una estrategia del gobierno que apunta a crear pequeñas unidades de producción para abastecer de alimentos y otros bienes. Sin embargo, su cara más visible es la caja o bolsa con unos 18 productos alimenticios básicos que, en el mejor de los casos, se vende mensualmente a las comunidades organizadas. Su precio pasó de Bs 4.500 en septiembre de 2016 a Bs 25.000 en enero de 2017. Un incremento de 900% en año y tres meses.

El gobierno compra a empresas privadas o importa directamente los productos que contiene este paquete de alimentos. Las compañías nacionales están obligadas a ofrecer la mitad de su producción a este sistema. Además, suplantó las ventas de otros programas gubernamentales como Mercal y Pdvsa. Este combo de comida en la mayoría de las ocasiones no incluye proteína animal.

Paralelo a este proceso, se permitió el ingreso de alimentos importados para ser vendidos a precios internacionales en supermercados y abastos, incluyendo las redes estatales como Abastos Bicentenario. Ninguna de estas acciones ha logrado frenar la escasez de alimentos ni de medicinas.

Crisis de efectivo y nuevo cono monetario

Una cifra nos muestra esta realidad en los últimos dos años. En la semana que se dictó el decreto de emergencia económica en 2016, la proporción de dinero en efectivo que había en el país con respecto a la liquidez monetaria era de 10,56%. La última semana de diciembre de 2017 ese mismo indicador se encontraba en 5,52%. Eso significa que aunque los venezolanos tienen dinero disponible en sus cuentas bancarias, no hay suficiente efectivo para que lo usen, teniendo que recurrir cada vez más a los canales electrónicos para hacer pagos hasta de un pan o un paquete de caramelos, pero dificultando otras operaciones como pago de pasaje e incluso la misma bolsa o caja del Clap.

El gobierno intentó sacar de circulación el billete de Bs 100 en diciembre de 2016, pero una ola de protestas, así como la sequía de efectivo que esto ocasionó, hizo que la medida se cancelara y ya se ha prorrogado su validez al menos 11 veces desde entonces.

Por otro lado, el BCV puso en circulación en enero de 2016, un nuevo cono monetario para “hacer más eficiente el sistema de pagos, facilitar las transacciones comerciales y minimizar los costos de producción, reposición y traslado de especies monetarias, lo que se traducirá en beneficios para la banca, el comercio y la población en general”. La espiral inflacionaria que le quitó poder de compra a las piezas salidas en 2008 con la reconversión, hizo lo mismo con las nuevas, pero en menos tiempo.

Además, los cajeros automáticos solo dispensan el billete de Bs 10.000, lo que deja por fuera las dos piezas de mayor denominación: Bs 20.000 y Bs 100.000, este último en circulación desde noviembre y que a enero de 2017, equivale a menos de un dólar según la tasa no oficial.

Devaluación del bolívar

El gobierno diseñó un nuevo esquema cambiario en 2016 llamado Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom), que entró en funcionamiento en 2017 a través de subastas que adjudicaron unos $300 millones entre mayo y agosto. En ese lapso la devaluación fue de 78%. Por su parte, la otra tasa, denominada Divisas Protegidas (Dipro) se mantuvo sin variación en Bs/$ 10.

Las subastas están suspendidas y el gobierno prometió para este mismo mes de enero su reactivación, tras señalar a las sanciones estadounidenses como las responsables de la paralización de ese sistema. Mientras tanto, en los dos años de emergencia económica el dólar paralelo subió 19.836,7%.

 

Hiperinflaciones socialistas por Asdrúbal Oliveros, Guillermo Arcay, Jean-Paul Leidenz – ProDaVinci – 10 de Enero 2018

El 2017 representó para Venezuela un hito histórico. Fue un año colmado de dificultades sociales, económicas, políticas y humanitarias. Cerró entre el default, la hiperinflación y el cuarto año de contracción económica consecutivo. La mesa está servida para que 2018 sea el año más difícil de nuestra historia moderna, y el Ejecutivo parece reacio a tomar medidas económicas que eviten un agravamiento del desastre. En este sentido, conviene anticiparnos al desenvolvimiento de nuestro proceso hiperinflacionario, el cual reúne características particulares que merecen ser resaltadas.

Dashboard 1.png

Anteriormente hemos hecho referencia en Prodavinci a los procesos hiperinflacionarios latinoamericanos de la década de los 80. Si bien existen múltiples coincidencias en términos de restricciones al crédito externo, presiones derivadas del ciclo electoral y antecedentes prolongados de inflaciones altas (aunque estables), el caso venezolano se distingue por la presencia de una élite gobernante de profunda convicción marxista. Leer más de esta entrada

La inflación cerró en 2.616% en 2017, según la AN – La Patilla – 8 de Enero 2018

WhatsApp-Image-2018-01-08-at-11.18.58-AM

Venezuela cerró el año 2017 con una inflación acumulada del 2.616 %, según cifras reveladas hoy por la Asamblea Nacional (Parlamento), que calculó en 85 % la inflación del mes de diciembre.

“No hay aumento de salario que pueda combatir esta situación”, dijo durante la presentación Rafael Guzmán, de la Comisión de Finanzas del Parlamento, el único poder del Estado en manos de la oposición, en alusión a los constantes aumentos salariales con los que el Gobierno trata de contrarrestar la explosión de precios.

“Somos el único país en hiperinflación (inflación de más del 50 %) del mundo”, afirmó el diputado opositor.

El Parlamento venezolano es la única institución oficial que publica cifras de inflación, después de que el Banco Central dejara de ofrecer números sobre este y otros indicadores económicos en 2015.

WhatsApp-Image-2018-01-08-at-11.18.59-AM.jpeg

Durante la rueda de prensa, el presidente de la Comisión de Finanzas, José Guerra, explicó la inflación desbocada por “la impresión de dinero del Banco Central de Venezuela (BCV) para financiar el déficit del Gobierno”.

“El 70 % del déficit del Gobierno venezolano para el año 2017 fue financiado con impresión de dinero”, dijo Guerra, que agregó: “La inflación es distinta a la hiperinflación porque la inflación dentro de todo es normal. Una hiperinflación es insoportable. Es la ruina de un país”.

Según el diputado Guerra -economista de profesión y con una larga trayectoria en el Banco Central a sus espaldas- “estamos hablando de un inflación que puede pasar 10.000 % si el BCV sigue financiando al Gobierno”.

Por su parte, el diputado Guzmán se refirió a la caída libre del bolívar respecto al dólar en el mercado paralelo como una de las causas de que los precios crezcan a diario en el país caribeño, y atribuyó al control de cambio impuesto por el Gobierno chavista desde 2003 como la causa de esta depreciación.

“El Gobierno mantiene control de cambio, es decir sigue entregando dólares a un grupito para que ese grupito siga metiendo esos dólares en el mercado negro: mientras exista control de cambio va a existir mercado negro”, dijo Guzmán.

En virtud del control de cambio, el Gobierno venezolano venía adjudicando dólares a empresas del sector privado a una tasa preferencial muy por debajo del valor de la moneda estadounidense en el mercado libre, que es ilegal en Venezuela.

Los críticos de este sistema lo denuncian como una fuente de corrupción, que permite a quienes obtienen dólares del Estado a tasa preferencial revenderlos en el mercado paralelo y hacer grandes negocios.

Sumido en graves dificultades financieras, el Gobierno venezolano no adjudica dólares ni ninguna otra divisa desde agosto pasado, lo que ha redoblado la presión sobre el precio del dólar en el mercado paralelo. EFE

 

A %d blogueros les gusta esto: