elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Economia

Dólar paralelo superó los 10.000 bolívares – El Nacional – 18 de Julio 2019

Esta semana ha sido de repuntes para el paralelo, mientras que el oficial se mantiene estable

El repunte del dólar paralelo representa un ascenso de 658,48 puntos en solo un día, pues al cierre de la jornada del miércoles se ubicó en 9.768,48 bolívares.

Se trata del segundo incremento significativo en la semana. El primero ocurrió el martes, cuando sobrepasó los 9.000 bolívares.

Mientras que esta semana ha sido de repunte para el dólar negro, la tasa oficial se ha mantenido estable. Entre la jornada del miércoles y este jueves, el dólar oficial solo ganó 130,97 puntos al pasar de 7.344,77 a 7.475,74 bolívares.

Expertos como Asdrúbal Oliveros han explicado que los incrementos significativos del dólar paralelo en los últimos días obedecen al aumento de la demanda de la divisa estadounidense debido a una inyección de bolívares por el pago de deudas y bonos gubernamentales.

Banco Central de Venezuela@BCV_ORG_VE

🔵|| Indicadores al cierre de la jornada de este jueves 18-07-2019. 🇻🇪

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Fitch Raises Venezuela’s Opposition Controlled Citgo Rating on New Bond by Mark Sadeghian, & John Kempf – Latin American Herald Tribune – 16 de Julio 2019

download

Fitch Ratings has upgraded the long-term IDR of CITGO Holding, Inc. (Holdco) to ‘CCC+’ from ‘CCC’, upgraded the ratings of all senior secured debt at Holdco to ‘B+’/’RR1’ from ‘B’/’RR1’, and assigned a ‘B+’/’RR1(EXP)’ rating to the new Holdco secured notes and term loan. Proceeds from the new secured notes and term loan will be used to pay off the company’s existing 10.75% 2020 Holdco notes.

Fitch has also affirmed the long-term IDR of CITGO Petroleum Corp. (Opco) at ‘B’, and affirmed the ‘BB’/’RR1’ ratings for Opco’s secured notes, term loan and IRBs. The Outlook at Opco remains Stable.

The main drivers for today’s actions are the company’s successful expected refinancing of its $1.875 billion 2020 Holdco maturity, which addresses near-term refinancing issues at Holdco, and also helps reduce contagion risk for CITGO through favorable revisions to change in control indenture language.

This revised language requires a double trigger prior to a mandatory change in control offer (90 day trigger, plus failure by rating agencies to affirm the existing rating). Fitch believes the new conditions have a lower probability of being triggered, as is discussed further below.

Following today’s transaction, approximately 85% of CITGO’s total consolidated debt will have this double trigger in place.

Transaction Summary: Net proceeds from the CITGO Holdco senior secured term loan and notes, as well as cash on hand, will be used to redeem the existing 2020 10.75% Holdco notes, related accrued interest and premiums, and to fund a 12 month debt service reserve account set up for the benefit of the noteholders.

The notes and term loan are secured by a 1st priority lien on the capital stock of CITGO Petroleum Corporation, equity interests in subsidiaries of the issuer (excluding those held by Opco), five terminals and three pipelines, as well as other tangible and intangible assets.

The term loan also has a maximum debt to cap covenant of 75% and an excess cash flow sweep.

CITGO’s ratings are supported by the quality of its refining assets, its modest capex requirements, a reasonably strong macro environment for refiners, the positive expected tailwinds of IMO 2020 for high complexity refiners, and the favorable impact of revised change in control language, which applies to most of CITGO’s debt following recent refinancing and consent activity.

Rating concerns are material and include the previously mentioned contagion issues; market access issues for CITGO on a stand-alone basis; the impact of weaker light-heavy crude oil spreads on coker economics; and exposure to hurricane risk for the company’s gulf coast assets.

The ‘CCC+’ rating at Holdco reflects Holdco’s high level of dependence on Opco for distributions to meet its debt payments.

Key Rating Drivers

Transaction Lowers Refinancing Risk: The announced transactions address refinancing concerns around the company’s largest maturity: the $1.875 billion 10.75% Holdco notes due 2020.

The refinancing of these notes is the second capital markets tap the company has done this year, and follows the issuance of a $1.2 billion Opco term loan B at the end of March. Both transactions demonstrated the company’s ability to access the markets during a challenging period for high-yield issuers in the energy space, albeit at relatively expensive levels.

To date, CITGO’s market access has been complicated by overhangs from PDVSA and related sanctions risk.
Reduced Change of Control Risks: CITGO has lowered the risk of financial contagion from ultimate parent PDVSA risk through the implementation of favorable change in control language in its indentures.

Existing change of control language clauses in CITGO’s debt could force the company to repurchase its debt at 101 in the event PDVSA is no longer its majority owner and CITGO is unable to obtain sufficient consents from lenders.

The financial weakness of parent PDVSA means that there are several paths that could trigger change of control.

However, CITGO has replaced the previous language with a more benign, two trigger test: less than majority ownership by PDVSA, and a related failure by rating agencies to affirm the ratings within 90 days.

Fitch believes that this test has a lower probability of being triggered for several reasons: the 90 day period gives more time and transparency around any refinancing process, easing bondholder concerns about completion; CITGO’s previously mentioned demonstrated market access; and the fact that the company’s credit profile would be expected to improve under nearly any other owner besides PDVSA, which limits incentives of bondholders to tender the bonds in the first place.

Including today’s refinancing, the new double trigger language now applies to approximately 85% of CITGO’s debt.

Higher Interest Expense Manageable: CITGO’s interest expense has risen following refinancing activity earlier this year, including the replacement of its low cost revolver and A/R Securitization facilities with a fully drawn $1.2 billion Opco TL-B (L+500). Nonetheless, Fitch views the increase as manageable in the context of CITGO’s strong FCF, limited capex needs and high cash balances.

Strong Refining Assets: CITGO owns and operates three large, high-quality refineries, providing sufficient economies of scale to compete with larger tier-one refiners. CITGO’s refineries have above-average complexity, including substantial coking capacity, which allow them to run a wide range of discounted heavy and sour crudes. The company should benefit from 2020 IMO regulations, which are expected to both boost distillate demand and result in additional discounting for heavy sour crudes. CITGO’s flexible refining system also allows for the processing of significant amounts of discounted light sweet shale crude, as well as favorable access to export markets, which is important to maintaining high utilization. CITGO’s assets have concentrated hurricane risk exposure, given that two of three of its refineries (78% of crude processing capacity) are on the gulf coast.

Robust Financial Results

CITGO Petroleum‘s financial results remain strong despite recent debt increases.

As calculated by Fitch, LTM EBITDA at March 31, 2019 stood at approximately $1.7 billion, while debt rose to $2.83 billion following the issuance of the $1.2 billion Opco term loan at the end of March to replace expiring revolver and A/R Securitization facilities.

As a result, LTM debt/EBITDA stood at 1.7x, versus 0.9x at YE 2018. Opco’s EBITDAR/gross interest plus rents stood at 5.1x, while FCF was $469 million.

Given existing OFAC sanctions against PDVSA and the resultant inability to move cash beyond the Holdco level, Fitch anticipates cash may build across the organization, improving net debt metrics.

Improved Governance: In line with U.S. sanctions, CITGO has severed all relationships with its PDVSA-appointed board and a new board has been installed by the Guaido-led faction of Venezuela, including Luisa Palacios as Chairwoman, Edgar Rincon, Luis Urdaneta, Angel Olmeta, Andres Padilla and Rick Esser.

Operationally, CITGO has ceased all financial and operational interactions with PDVSA, including oil related sales.

The new board has extensive energy sector experience but remains somewhat untested in its current board role.

Fitch believes governance is set to improve at the company post-separation and will continue to monitor the situation; however, challenges remain, including a lawsuit by the Maduro-appointed board to attempt to regain control of CITGO.

Parent-Subsidiary Linkage: Fitch rates the IDR of Holdco two notches below that of its stronger subsidiary, Opco.

The notching differential stems from the significant legal and structural separations between the two, primarily the strong covenant protections for Opco’s debt, which limits the ability of its direct parent to dilute its credit quality.

Key covenants include limitations on guarantees to affiliates, restrictions on dividends, asset sales, and restrictions on the incurrence of additional indebtedness.

Opco debt has no guarantees or cross-default provisions related to Holdco debt.

The two notch separation also reflects Holdco’s high level of dependence on Opco to meet its debt payments.

Based on the impact of OFAC restrictions “which have severed commercial, operational and control ties between CITGO and PDVSA, and have also led to the appointment of an independent CITGO board” Fitch no longer views the linkage between CITGO and PDVSA as material to the rating under Parent-Subsidiary Linkage.

While there is still indirect contagion risk from PDVSA from change in control clauses mentioned above, Fitch believes those are best addressed as a market access issue in the context of a stand-alone rating for CITGO.

CITGO HOLDING: Ratings for CITGO Holding reflect its structural subordination to Opco, and its reliance on Opco to provide dividends to cover its significant debt service requirements.

Dividends from Opco provide the majority of debt service capacity at Holdco, and are driven by refining economics and the restricted payments basket. CITGO Holding’s pledged security includes approximately $40 million to $60 million in EBITDA from midstream assets that are available for interest payments. These logistics assets are pledged as collateral under the CITGO Holding debt package.

Derivation Summary

At 749,000 bbl/d day of crude refining capacity, CITGO is smaller than investment-grade refiners such as Marathon Petroleum Corporation (3.0 million bbl/d), Valero (2.6 million bbl/d), and Phillips 66 (1.9 million bbl/d), but is larger than Hollyfrontier (457,000 bpd).

CITGO lacks the earnings diversification from ancillary businesses seen at a number of its peers in areas such as logistics MLPs, chemicals, renewables and retail.

However, CITGO’s core refining asset profile is strong, given the high complexity of its refineries, which allows it process a large amount of discounted heavy crudes and shale crudes, both of which boost profitability.

Given CITGO’s relatively strong asset footprint, cash flow potential, and size, Fitch informally estimates that, on a stand-alone basis (no financial contagion overhang resulting in impaired market access), the company could be rated significantly higher than it is currently.

Key Assumptions

Fitch’s Key Assumptions Within Our Rating Case for the Issuer (Opco)

–WTI oil prices of $57.50/bbl in 2019 and 2020, and $55/bbl in 2021 and the long term;
–Crack spreads that revert to inflation adjusted averages, adjusted for positive IMO impacts that peak in 2020;
–Capex of $325 million in 2019, which rises across the forecast to reflect increased internal reinvestment;
–Flat corporate SGA expenses on a $/bbl basis;
–FCF peaks in 2020 in line with the first full year of IMO implementation, then drifts lower as industry adjustments occur.

RATING SENSITIVITIES

Developments That May, Individually or Collectively, Lead to Positive Rating Action

CITGO Petroleum:

–Improved market access;
–Mid-cycle lease-adjusted FFO gross leverage below approximately 4.3x;
–Mid-cycle debt/EBITDA below 3.0x;
–Mid-cycle FFO fixed-charge coverage at or above approximately 3.3x.

CITGO Holding
–Improved market access;
–Tighter notching relationship between Holdco and Opco;
–Mid-cycle lease-adjusted FFO gross leverage below approximately 6.0x;
–Mid-cycle debt/EBITDA below 4.8x;
–Mid-cycle FFO fixed charge coverage at or above approximately 2.4x;

Developments That May, Individually or Collectively, Lead to Negative Rating Action

CITGO Petroleum

–Deterioration in market access, including inability to refinance debt in event change of control clause is
triggered;
–Mid-cycle lease-adjusted FFO gross leverage above approximately 5.5x;
–Mid-cycle debt/EBITDA above 4.1x;
–Weakening or elimination of key covenant protections in the CITGO senior secured debt documents.

CITGO Holding

–Deterioration in market access, including inability to refinance debt in event change of control clause is triggered;
–Mid-cycle lease-adjusted FFO gross leverage approaching 7.5x;
–Mid-cycle debt/EBITDA approaching 6.5x;
–Weakening or elimination of key covenant protections in CITGO Holding senior secured debt documents;
–Failure to complete Holdco refinancing as contemplated.

Liquidity and Debt Structure

CITGO Petroleum: At March 31, 2019, CITGO Petroleum’s liquidity was comprised of just under $1.6 billion in cash. This includes proceeds from Opco’s $1.2 billion term loan, which was issued at the end of March to replace liquidity from the company’s $900 million senior secured revolver and $320 million A/R securitization facilities. Fitch expects the company will maintain this liquidity on the balance sheet to handle large working capital swings and other cyclical needs. CITGO Petroleum also retains $290 million in industrial revenues bonds in treasury, which can be remarketed at the company’s option. CITGO Holding: At March 31, 2019, Holdco had cash of $1.84 billion on a consolidated basis excluding restricted cash; however, as stated, approximately $1.2 billion of this total was unavailable as it is expected to be held as a liquidity reserve at the Opco level. In addition, Fitch notes that cash moved up from the Opco to the Holdco level is likely to be trapped at that level, given OFAC restrictions on distributing it further up the chain, as well as a lack of mechanisms to move it back down.
STRONG RECOVERY: The recovery analysis was based on the maximum of going concern and liquidation value.

For liquidation value, Fitch used a 20% haircut for the company’s inventories, based on the fact that crude and refined products are easily re-sellable to peer refiners, traders or wholesalers, and a relatively light discount for CITGO’s net PPE, based on historical refining transactions.

These items summed to a total liquidation value of $4.2 billion.

Fitch’s going concern valuation for CITGO of $6.5 billion significantly exceeded this, comprised of the agency’s expected post default EBITDA of $1.3 billion multiplied by a 5.0x multiple.

The $1.3 billion EBITDA figure reflects Fitch’s view of a sustainable, post-reorganization EBITDA.

It was increased from the $1.2 billion level used previously to reflect CITGO’s strong recent financial performance, and the fact that Fitch expects IMO 2020 benefits may be more prolonged than earlier expected, thereby strengthening mid-cycle earnings for deep conversion refiners like CITGO over the next few years.

The 5.0x multiple is below the median 6.1x exit multiple for energy in Fitch’s ‘Energy, Power and Commodities Bankruptcy Enterprise Value and Creditor Recoveries (Fitch Case Studies – April 2019)’, and reflects somewhat lower multiples for refining versus the broader energy space, as well as recent RM transaction multiples.

Fitch believes CITGO’s parent has run the assets to maximize FCF to its parent over the last several years, nonetheless, Fitch expects there would be strong interest, regardless of any incremental capex needs.

The maximum of these two approaches was the going concern approach of $6.5 billion.

A standard waterfall approach was then applied. Subtracting 10% for administrative claims resulted in an adjusted EV of just under $5.9 billion, which resulted in a two notch recovery (RR1) for CITGO Petroleum’s new 2024 term loan and other secured instruments at the Opco level.

A residual value of approximately $3.3 billion remained after this exercise.

This was applied in a second waterfall at CITGO Holdco, whose debt is subordinated to that of Opco.

The $3.3 billion was added to approximately $400 million in going concern value associated with the Midstream assets ($50 million in assumed run-rate midstream using an 8x multiple), as well as $186 million in cash, which represents the approximate amount that will be escrowed in a debt service reserve account and dedicated to the new Holdco noteholders.

This resulted in total initial value at Holdco of $3.9 billion. No administrative claims were deducted in the second waterfall. As a result, Holdco secured debt recovered at the ‘RR1’ level.

Crisis en Venezuela: carne a US$2.000 y otros “caprichos”, el boom de los mercados de importación por Guillermo D. Olmo – BBC News – 15 de Julio 2019

Productos importados
La mayor parte de lo que históricamente se consume en Venezuela fue importado. La tendencia continúa pese a la crisis.

Más de US$2.000 por un kilo de carne importada de Japón.

Es una de las caras exquisiteces que pueden encontrarse en este mercado de la zona de Las Mercedes, tradicionalmente una de las más acomodadas de Caracas.

Vinos gran reserva de España y Chile, jamones ibéricos a US$150, fina pasta italiana y aromáticos quesos suizos adornan los anaqueles de un negocio difícil de imaginar en la Venezuela de la crisis.

En un país golpeado por la escasez de alimentos y medicinas y en el que, de acuerdo con las cifras de Naciones Unidas, más de 7 millones de personas necesitan ayuda humanitaria, cada vez hay más tiendas que se dedican a la venta de artículos importados, algunas delicias gastronómicas de alto coste.

Los habitantes de las principales ciudades venezolanas han notado su proliferación, de la que da fe Kismer Pérez, contable de una empresa que produce una bebida de arándanos y que ahora tienen en los llamados “bodegones” de importación a algunos de sus principales clientes.

Uno muy concurrido en la capital venezolana se ubica en la planta baja del lujoso hotel Eurobuidling.

Las existencias se agolpan en sus estrechos pasillos, por los que resulta difícil moverse a las horas de mayor afluencia de público.

Como sucede en cada vez más negocios de Venezuela, muchos clientes pagan en dólares.

Una mujer que prefiere no ser identificada explicó a BBC Mundo por qué acude asiduamente a este comercio.

Mercado.Los clientes cuentan que en estos negocios buscan los “caprichos” que no pueden encontrar en otros

“Aquí uno encuentra los caprichos que no hay en los mercados normales”.

Los “caprichos” no son solo delicias propias de la alta gastronomía, sino mayoritariamente artículos de consumo más extendido, como la crema de cacao que fabrica una compañía de fama mundial.

Lo que más sorprende es su precio: aquí un bote de este producto cuesta US$15, muy por encima de su precio en los supermercados de Estados Unidos.

También hay chocolates, mermeladas, perfumes, desodorantes, licores, caramelos…

Todo con un denominador común: viene del extranjero.

“Venezolanos de viaje”

“Esta es una sociedad en la que mucha gente ha estado durante años acostumbrada a viajar a Estados Unidos, sobre todo a Miami, y esa gente quiere tener aquí lo que podía comprar allí”, explica Federico, que después de años al timón de una empresa de impresiones ha visto en esta demanda insatisfecha una oportunidad y ha unido esfuerzos con unos socios para poner en marcha su propio “bodegón”.

El suyo, del que no quiere dar su nombre por temor a represalias de las autoridades, es virtual, como muchos de los que empiezan ahora. Publicita su oferta a través de Whatsapp y, sobre todo, Instagram.

“Hoy en Venezuela casi todo se vende por Instagram”, afirma.

Desde que el pasado enero arrancó con un primer lote de productos importados de Estados Unidos, las cosas han ido viento en popa, cuenta.

“Vendemos unos US$1.000 diarios y en cinco meses hemos superado las expectativas de todo el semestre”, cuenta.

Calcula que actualmente importan unos 2.500 kilos de mercancías de Estados Unidos al mes.

Él, como muchos de los que se han embarcado en esta por ahora lucrativa aventura, compra sobre todo en almacenes mayoristas estadounidenses y trae sus contenedores a través de los extendidos servicios de compañía puerta a puerta.

Mercado.Gran parte de los artículos importados proceden de Estados Unidos.

Esto le evita complicaciones con las autoridades migratorias venezolanas. “Ellos (las compañías puerta a puerta) saben a quién le tienen que pagar y por qué”, dice. Y le está permitiendo operar con un margen de beneficio de aproximadamente el 27%.

“Nosotros vendemos cada frasco de crema de cacao por US$7 y a cada uno le saco US$2”.

Los supermercados de importación no solo son cosa de la élite.

El que regenta hoy Richard (no quiere dar su apellido) en la zona de Macaracuay, en Caracas, nació como un pequeño negocio de alquiler de DVD.

Pero en 2016, siguiendo los consejos de un amigo, empezó a traer cosas de Panamá para venderlas.

“Como nos iba bien, decidí reformar el local y ampliar la zona de venta”, que terminó arrinconando a los estantes en los que aún hoy resisten unas pocos películas.

Richard.Richard es uno de los muchos pequeños comerciantes que han decidido apostar por los productos importados.

“La gente piensa que aquí solo vienen los ricos, pero entra gente de toda clase”.

Richard dice que tiene ahora proveedores de Estados Unidos, México y Turquía, y busca socios para empezar a traer ropa de las firmas de moda españolas. Las conversaciones con sus clientas le han convencido de que ahí otro potencial filón.

El dólar en Venezuela, clave

Pero, ¿cómo es posible que en un país en el que la economía se redujo casi a la mitad en seis años y que vive lo que el Fondo Monetario Internacional ha descrito como “una de las peores crisis económicas de la historia” muchos hayan encontrado en la importación su gallina de los huevos de oro?

El economista Henkel García, de la firma de análisis Econométrica, apunta a varios factores.

“En Venezuela hay una escasez de oferta, falta variedad, así que, quien puede, está dispuesto a pagar un sobreprecio por lo que quiere”.

Además, resultado de una de las muchas anomalías de la economía venezolana, en el contexto de la hiperinflación que vive el país, “los costos internos se han elevado tanto y la productividad es tan baja que resulta más barato importar que producir”, explica García.

El jabón, los refrescos edulcorados, la leche para bebés o los pañales son algunos de los artículos, que, dado que apenas se producen en Venezuela, se obtienen a precios más económicos fuera, incluso aunque haya que sumar el coste del envío.

El gobierno de Nicolás Maduro también está favoreciendo el fenómeno con la política económica que ha seguido en los últimos meses. Aunque, ante el silencio oficial, resulte imposible saber si lo hace deliberadamente o no.

Mercado.Muchos piensan que aquí solo entran los ricos, pero viene gente de todo tipo”, dice el dueño de uno de estos negocios.

Según los expertos, al haber reducido enormemente la emisión de bolívares, la moneda nacional, con el objetivo de combatir la subida de los precios, ha conseguido que la cotización del dólar en el mercado de cambio no suba tanto como antes, ni tanto cómo lo hacen los precios.

“Al haber un rezago del dólar con respecto a la hiperinflación, su poder de compra es mayor fuera”, explica García. Es una de las consecuencias de que en la Venezuela de la que más de 4 millones de personas se han marchado en busca de oportunidades, los precios de muchos bienes y mercancías sean superiores a los de Estados Unidos o Europa.

Además, desde hace algún tiempo las autoridades ya no persiguen con tanto celo a los comercios que no respetan el sistema de control de precios y venden por encima de los estipulados oficialmente.

Los comerciantes se han quejado durante años de que los importes máximos impuestos por el gobierno devoraban su margen de ganancias y eran una de las razones por las que muchos alimentos escaseaban y solo podían encontrarse a precios exagerados en el mercado negro, algo popularmente conocido como “bachaqueo”.

El gobierno y sus simpatizantes, en cambio, denunciaban las prácticas de acaparamiento con las que, según ellos, la “oligarquía” pretendía sabotear la llamada revolución bolivariana.

Vino.Entre los productos a la venta en este negocio de Caracas hay una gran variedad de vinos españoles.

Quizá como herencia de esta discrepancia, la mayoría de quienes se han lanzado a la venta de artículos importados prefieren mantener un perfil bajo ante las autoridades y evitar así posibles sanciones por una actividad que se desarrolla en una especie de limbo legal.

Federico sabe que opera en una zona gris. “Nosotros no tenemos permisos de los fabricantes para vender sus productos en Venezuela. Estamos intentando tener algún día permisos de las marcas”.

Sea como sea, Henkel García cree que la fiebre de la importación tiene los días contados.

“El rezago del dólar respecto a la hiperinflación no puede durar mucho. El gobierno tendrá que cambiar su actual política de restricción monetaria total porque tiene un tremendo impacto en la economía real y la falta de bolívares acabará generando un gran malestar social y una presión que tendrá que aliviar”.

Así que, concluye García, “muchos de estos comercios tendrán que cerrar porque ya no habrá negocio”.

Pero Federico no está tan convencido.

Él es optimista sobre el futuro de su nuevo proyecto empresarial: “En Venezuela hay gente que prefiere cerveza importada solo porque le da prestigio social decir que bebe cerveza importada. Mientras el producto no se fabrique en el país y aquí haya gente con dinero, habrá negocio”.

“Y aquí aún hay gente con dinero”.

Inflación de 445.000% hace imposible vivir en Venezuela – El Nacional – 12 de Julio 2019

El diputado Ángel Alvarado señaló una caída del 40% en la economía y ubicó el salario mínimo en seis dólares

1541946519587.jpg
La inflación en Venezuela fue de 24,8% en junio pasado, desacelerándose con respecto a mayo, mientras que el índice anualizado llegó a 445.482,2%. Esto, de acuerdo con lo que indica un informe del Parlamento (de mayoría opositora) que preside Juan Guaidó, y el cual fue presentado el miércoles.

El legislador explicó por rubros que en la categoría de alimentos y bebidas no alcohólicas la inflación fue de 22%, en tanto en bienes y servicios diversos se situó en 102,4%. Por último, en el transporte público llegó a una tasa de 26,4%.

Alvarado explicó, a su vez, que la ralentización de la inflación en junio, en comparación con mayo, se debió a que “el tipo de cambio, que también influye en la formación de los precios, ha estado un poco más estable”. Asimismo, señaló otros motivos como la caída del consumo y la contracción económica.

La inflación acumulada durante el primer semestre fue de 1.155%, acotó la comisión.

En el enfoque de Alvarado, quien es economista de profesión, el ingreso mensual de los venezolanos apenas permite adquirir 3,5% de la canasta alimentaria, lo que implica que el salario mínimo sigue siendo un salario de hambre.

Qué hacer frente a la abrumadora carga de deuda de Venezuela por Ricardo Hausmann , Alejandro Grisanti, José Ignacio Hernandez – La Patilla – 10 de Julio 2019

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha hecho campaña de cara a las elecciones del 20 de mayo. En Caracas, un grafiti de la campaña presidencial de Maduro, el 11 de mayo de 2018. Credit Luis Robayo/Agence France-Presse

Cuando finalmente abandone la escena política en Venezuela, Nicolás Maduro dejará atrás una pesada herencia de opresión, sufrimiento y devastación económica. También dejará una montaña de obligaciones denominadas en moneda extranjera contra el sector público venezolano –que hoy está en incumplimiento de pago casi en su totalidad- por más de 150.000 millones de dólares. Al gobierno interino de Venezuela le tocará tomar medidas prontamente para frenar la profunda crisis humanitaria, restaurar la economía destruida del país y hacer frente a este legado colosal de deudas. Los tres esfuerzos se deben intentar de manera simultánea. Ninguno será fácil. Así lo reseña project-syndicate.org

Para brindar orientación sobre qué esperar cuando comience el proceso de restructuración de la deuda, la Asamblea Nacional y el gobierno interino difundieron un documento técnico que describe los principios que el gobierno interino espera seguir para hacer frente a la deuda. Por supuesto, ninguna reestructuración de estas obligaciones puede comenzar antes de que el gobierno interino asuma el control de la maquinaria estatal en Venezuela y se levanten las sanciones económicas internacionales que le han sido impuestas al régimen de Maduro. Cuando llegue ese día, cuatro principios esenciales guiarán el pago de las demandas comerciales heredadas.

Primero, el acuerdo debería ser lo más amplio posible. Maduro y su antecesor, Hugo Chávez, contrajeron deudas con un grupo asombrosamente diverso de acreedores: bancos, tenedores de bonos, proveedores, titulares de laudos arbitrales, inversores expropiados y otros más. A diferencia de la mayoría de las reestructuraciones de deuda soberana en los últimos 40 años, ésta no será una restructuración de deuda exclusivamente en bonos o préstamos de bancos comerciales. Todas las demandas comerciales heredadas, no importa su origen, tendrán que ser tratadas dentro del programa de recuperación económica de Venezuela.

Segundo, sólo las demandas reconciliadas serán elegibles para participar en la restructuración de deuda. Muchas de las obligaciones contraídas por el régimen serán relativamente fáciles de verificar y cuantificar. Sin embargo, las circunstancias que rodean la contracción de otras deudas son opacas; en este contexto, la opacidad genera sospecha. El gobierno interino espera designar un agente de reconciliación de obligaciones cuya tarea consistirá en eliminar las demandas corruptas, fraudulentas o infladas contra entidades del sector público venezolano antes de que comience la restructuración de la deuda. El pueblo venezolano, los entes multilaterales que apoyarán la recuperación económica de Venezuela y otros acreedores comerciales del país insistirán en que este proceso de limpieza se lleve a cabo de manera eficiente y transparente.

Tercero, una vez que se hayan reconciliado y cuantificado las obligaciones para fines de la restructuración, quienes las presenten serán elegibles para participar en la restructuración de la deuda en iguales términos que todas las demás obligaciones reconciliadas. Con muy escasas excepciones, no se brindará ningún trato especial a las deudas basadas en su origen (bono, préstamo, factura impaga, daños por expropiación y demás), el domicilio o carácter del tenedor (acreedores institucionales o minoristas), la identidad del deudor original del sector público, si la demanda anteriormente había sido sujeto de decisión judicial o no.

En cualquier ejercicio de este tipo, un trato preferencial otorgado a una categoría de acreedores necesariamente resulta en una desventaja proporcional para todos los demás. La rivalidad y el resentimiento entre acreedores generados por esta discriminación podrían resultar fatales para un programa de restructuración de deuda integral del tipo que debe emprender en breve Venezuela.

Cuarto, el gobierno interino necesitará un programa con el Fondo Monetario Internacional para acceder al financiamiento tanto de fuentes oficiales como del sector privado que será esencial para la recuperación económica de Venezuela. Ese programa incluirá una proyección del FMI respecto del nivel de deuda que la economía venezolana podría razonablemente pagar en el mediano plazo. Será de vital importancia que el acuerdo de reestructuración de las deudas contraídas por Chávez/Maduro sea consistente con esas proyecciones y no ponga en peligro el cumplimiento por parte de Venezuela de su programa con el FMI.

El objetivo de estos cuatro principios es agilizar un proceso que, de otra manera, podría ser extremadamente complicado, peligrosamente prolongado y profundamente divisivo. Nadie es tan ingenuo como para esperar que la restructuración de la deuda de la era Chávez/Maduro sea fácil o agradable. Sin embargo, el gobierno interino está comprometido a garantizar que sea justa y transparente.

Cómo zafarse de $150.000 millones de deuda externa según exministro de Chávez por Carlos Seijas Meneses – TalCual – 28 de Junio 2019

El economista Rodrigo Cabezas, ministro de Finanzas de 2007 a 2008, sostiene que para refinanciar la deuda externa se requiere de la elaboración de un plan completo de recuperación que genere confianza en los actores externos y les transmita la certeza de que la economía venezolana va a crecer, que el país resolverá la hiperinflación y que va a trabajar para alcanzar equilibrios económicos sociales


Durante los gobiernos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro, la deuda externa escaló hasta los 150.000 millones de dólares.

En menos de 20 años, Venezuela adquirió compromisos con diferentes acreedores. El país tiene deudas soberanas, de empresas públicas, principalmente Pdvsa; deudas multilaterales, por ejemplo, con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que está en default (incumplimiento de pago); deudas bilaterales con China y Rusia y deudas garantizadas que tienen como sustento activos de Pdvsa en el extranjero. La nación también tiene compromisos con suplidores, además de notas provisorias y deudas comerciales.

Los expertos sostienen que el legado de muchas acreencias que dejan dos décadas de chavismo harán que el caso venezolano sea único, y que su reestructuración se convertirá en una de las más complicadas de la historia.

Según el cronograma de pagos de la deuda externa venezolana ofrecido por Rendivalores, en julio Venezuela debe desembolsar $70.312.500; en agosto, $633.450.000; en septiembre, $228.750.105; en octubre, $4.058.400.282; en noviembre, $1.519.570.649; y en diciembre, $45.001.710.

¿Pero cómo puede Venezuela zafarse de $150.000 millones de deuda externa? El economista Rodrigo Cabezas, ministro de Finanzas de 2007 a 2008, afirmó que, en primer lugar, no se puede refinanciar sin antes elaborar un plan completo de recuperación que genere confianza en los actores externos. Un programa que les transmita la certeza de que la economía venezolana crecerá, que el país resolverá la hiperinflación, que trabajará para alcanzar equilibrios económicos sociales, que rescatará la industria petrolera y aumentará la producción y los ingresos en divisas, y que además asegure que la nación no irá a un conflicto.

Se trataría de un programa de recuperación que el gobierno de Maduro no elaboró ni para hacerle frente a la recesión que inició en 2014. “Ahora vivimos la recesión más prolongada, profunda, generalizada y devastadora de nuestra historia”, expresó.

Entre el tercer trimestre del 2013 –año cuando Nicolás Maduro asumió el poder– y septiembre de 2018, la economía se contrajo 52,3%, según el Banco Central de Venezuela (BCV).

La experiencia me ha indicado que la confianza en los actores de la economía es vital, es importante. Haciendo esto, el acreedor puede dar el beneficio de la duda al programa que se presente”, expresó el exfuncionario de Chávez

Explicó que, desde la ciencia económica, es posible instrumentar una política económica que permita dotar de un plan de estabilización macroeconómica y crecimiento, un programa anti hiperinflacionario (máxima prioridad), y un plan de recuperación operativa y financiera de la industria petrolera. “El gobierno es responsable de crear un clima político, económico y social que favorezca la confianza y el diálogo democrático”, dijo.

Según el exministro, los objetivos de una reestructuración de deuda externa son: alargar todo lo que se pueda los plazos de pago, reducir las tasas de interés en lo posible, y quitar pago de deuda, intereses o de capital en los primeros años, dependiendo del que más pese.

“Si negocias con sentido de nación, de patria, de bandera venezolana, y no con esquema de deudor, como pasó otras veces, pues tú puedes tener un buen refinanciamiento que te alivie y que incluso te permita volver, si es posible, a emitir deudas en Wall Street, si tu programa lo requiere”.

¿Puede el actual gobierno adelantar un proceso de recuperación económico social de Venezuela? De acuerdo con Cabezas, no, pues el “bloqueo económico y financiero” por parte de Estados Unidos y la Unión Europea es un “obstáculo estratégico” para un proceso de recuperación económico social de Venezuela.

Las sanciones impactan y limitan en extremo el financiamiento global del plan macroeconómico, la operación de reestructuración y refinanciamiento de la deuda externa del gobierno central y de Pdvsa, la recuperación de la industria petrolera nacional y el acceso a mecanismos del mercado mundial de bienes y servicios, como bancos corresponsales, cartas créditos, mercados financieros, y transporte marítimo y aéreo, advirtió.

Citgo sigue en peligro

El título más emblemático emitido por Pdvsa es el bono 2020, pues la junta directiva de la estatal designada por Maduro otorgó como garantía prendaria 50,1% de las acciones de su filial en Estados Unidos, Citgo Petroleum Corporation. Si en algún momento la petrolera deja de pagar, los acreedores podrían tomar la garantía.

No obstante, es el único título que Maduro ordenaba pagar, pues Citgo, que posee tres refinerías ubicadas en Luisiana, Texas y en Illinois y 48 terminales de almacenamiento y distribución, fue antes de las sanciones impuestas en enero por Washington destino clave para el crudo venezolano por la importante generación de ingresos.

La firma Ecoanalítica calcula que al final del último trimestre de 2018, el país exportó 1,15 millones de barriles diarios, de los cuales 650.000, casi 60%, fueron a Estados Unidos.

A finales de enero, el Departamento de Estado dio el control de bienes, activos y propiedades del gobierno de Maduro en cuentas bancarias en Estados Unidos al presidente de la Asamblea Nacional (AN), el diputado Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países, incluyendo Estados Unidos.

Washington extendió en marzo la licencia para que la empresa refinadora de petróleo siga operando. “Esta extensión autorizará por más tiempo las actuales operaciones de Citgo al tiempo que prohibirá que cualquier beneficio regrese al régimen ilegítimo de Maduro”, dijo un portavoz anónimo del Tesoro en un comunicado.

El 16 de mayo pasado, la junta administradora ad hoc de Pdvsa, designada por el Parlamento, informó que canceló un pago por 71,5 millones de dólares en intereses del bono 2020 para salvaguardar los activos de Citgo.

“De no haberse realizado este pago, se hubiese disparado una cadena de eventos que podrían redundar en la pérdida total de los activos Citgo, creando no solo precedentes inconvenientes para el manejo ordenado de la deuda venezolana, sino también la pérdida de una pieza crucial para la recuperación de Venezuela y su industria petrolera”, informó en un comunicado.

Según la consultora Eurasia Group, si bien los esfuerzos de la oposición significan que deberían poder preservar la propiedad de Citgo por ahora, esto será difícil de sostener a largo plazo, dada una multitud de acreedores extranjeros que apuntan a Citgo. “La única excepción sería algún tipo de acción ejecutiva por parte de la administración de Trump para suspender todas las acciones de los acreedores, similar a lo que se hizo en el caso de Irak”.

El economista Manuel Sutherland, director del Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO), sostiene que en lugar de pagar 71,5 millones de dólares, se debió buscar que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas emitiera una resolución como la 1483 que adoptó en mayo de 2003, que dispuso el levantamiento del embargo contra Irak; o solicitar protección al gobierno de Trump a través de una Orden Ejecutiva como la número 13303 que emitió el expresidente George W. Bush para que inversionistas no tomaran barcos petroleros, refinerías ni activos internacionales de Irak como restitución de las deudas contraídas por el gobierno iraquí.

“La deuda externa no debió pagarse desde hace mucho rato, debió irse a una negociación para reestructurarla, pero el gobierno de Maduro la siguió pagando a costa de reducir las importaciones de alimentos y medicinas, y la oposición no hace otra cosa que continuar con esa política errada del gobierno”, dijo Sutherland

El director del CIFO no cree que el pago del bono detenga “la rapiña” que se tiene contra Citgo por las varias demandas de la petrolera estadounidense ConocoPhillips y la minera canadiense Crystallex International Corp. “Será prácticamente imposible pagar en octubre los 913 millones de dólares que se deben”, añadió.

El 27 de octubre Venezuela debe cancelar $71.559.991 por cupones y $841.882.250 por amortización correspondientes al bono Pdvsa 20.

El economista Víctor Álvarez, Premio Nacional de Ciencias, también afirmó que existen alternativas para negociar el pago de los intereses de Pdvsa 2020 y alertó que Citgo no se salvó al cancelar los 71,5 millones de dólares, pues, efectivamente, en octubre está previsto un pago de más de 900 millones de dólares. “¿De dónde va a salir ese dinero? Tarde o temprano, el juego se va a trancar”, expresó.

El 25 de junio, la administración de Maduro solicitó a una corte de Delaware, en Estados Unidos, recuperar el control de Citgo y de otras subsidiarias estadounidenses de Pdvsa, lo que le permitiría retomar el manejo de los casi 30.000 millones de dólares anuales en ingresos de la refinadora.

Venezuela Análisis de entorno por Benjamin Tripier – El Universal – 22 de Junio 2019

Una auditoría de DDHH

La semana fue dominada por una especie de auditoría sobre el tema DDHH. En una auditoría hay dos momentos, uno cuando salen a la superficie todos los problemas por el mero hecho de la investigación y el disclosure, y el segundo, que aun no ha llegado, que es el de la evaluación, análisis e informe, con hallazgos y recomendaciones. El primer momento, fue el de escuchar a los familiares y constatar lo que se ya se presume en cuanto al tema de salud, torturas y el poder omnimodo del estado, sin mecanismos de equilibrio y compensación de ese poder.

Mis inicios profesionales, hace ya dos millones de años, fue como auditor de sistemas; estoy familiarizado con el mecanismo. Ya en la etapa del levantamiento de información y documentación de hallazgos hay algo que se llama quick fixes, que no es otra cosa que la identificación de situaciones graves y gravísimas, que deben ser informadas y hasta solucionadas, antes del informe; y a veces antes de abandonar el campo. Lo que uno a veces encontraba es que por más que la gerencia quisiera solucionar ciertas fallas, su falta de gobernabilidad lo hacía imposible de lograr. Nuestro caso en Venezuela es que el poder se ha ido compartimentando y ya es difícil que un solo funcionario, por mas presidente que sea, tenga la capacidad, por sí solo, de solucionarlo. En este sentido, la secuencia de reuniones de Bachelet nos muestra una primera aproximación al mapa del poder, ANC (Cabello), FANB (Padrino López), seguridad (Reverol), partido (Isturiz y Menedez), fiscalía (Saab) y ejecutivo (Maduro/Flores/Delcy). El tema es, en qué medida, aguas abajo, podrán/querrán implementar las recomendaciones, algunas de las cuales son críticas, pues se trata de personas, con nombre y apellido que están siendo víctimas de situaciones que en normalidad no deberían ocurrir (p. ej. colgar a alguien de los pies y torturarlo, no es normal).

La sola lectura de las declaraciones de familiares, parte el corazón, y deja una sensación de nausea que hace difícil darle importancia a algo más. Uno diría, primero soluciona esto YA, y luego hablemos de política, no antes, no condicionado. En nuestro siglo XXI latinoamericano, este tipo de cosas ya no son aceptables.

Cuando llegue el momento del informe, en un par de semanas, veremos cuanto de objetividad y cuanto de apoyo a la izquierda contiene. Pero más allá de su contenido, creo que la sola divulgación de las denuncias debería ser suficiente para darle un giro a la situación y tratar de retomar la sindéresis, porque esto así, se sigue saliendo de control!

Diga lo que diga el informe, creo que esta visita, debe marcar un antes y un después, para nuestra vida dentro del país. La revolución debe dar un vuelco, y la oposición también. Si bien ambos son parte de este entramado, no hay que olvidar que quien tiene el poder, también tiene la responsabilidad, y es quien debe comenzar a corregir; así le cueste perder el gobierno, porque gobernar para hacernos pasar la tragedia de vida diaria que tiene el venezolano promedio, no tiene sentido.

Se está pagando un precio muy alto para sostener una revolución que ya no es viable; por lo menos no en las condiciones que está planteada. Cuando no había alternativas, yo puedo entender que luchara por mantenerse; pero hoy, cuando cualquier alternativa es percibida como mejor, creo que ha llegado el momento de pensar en entregar. Como dice la gente en la calle: “esto no puede seguir así”, “algo tiene que cambiar”.
El rol de EEUU en nuestra realidad es definitorio, pues ya ha mostrado que los contrapesos de Rusia y China no son suficientes para afectar su política con respecto a Venezuela. Están comprometidos con Guaidó y con la salida de Maduro; y han mostrado consistencia en cuanto a las sanciones como estrategia de “ablandamiento” aunque no de definición. Lo de la definición lo veían a partir de un golpe militar o una fractura de la FANB.

El 30A, fecha relevante, se dieron cuenta de que la FANB es chavista, en serio, y no solo declarativa. Por lo que el planteamiento de la nueva estrategia (que aun no conocemos) seguramente tendrá en cuenta esa variable y asusta un poco imaginar que es lo que harán. A estas alturas, y sin perder sus objetivos, creo que una acción razonable sería enviar un emisario secreto y confiable (que no manipule el mensaje ni la respuesta) para que se reúna con Maduro, porque en definitiva, cualquier resultado pasará por estas dos personas: Trump y Maduro.

Social
La semana pasada Angelina Jolie y esta semana Bachelet. Es increíble que tenga que venir gente de afuera para decirnos formalmente lo que ya todos sabemos. No nos hacen falta más diagnósticos, ni evidencias; la gente “huye” del país por alguna razón, y es responsabilidad del estado solucionarlo. Y si no puede hacerlo, permitir que alguien más lo haga.

La diferencia entre Caracas, sujeto de la visita de Bachelet, y el resto del país, es abismal, por no mencionar la frontera con Colombia que es casi zona de guerra. Lo que pasa en el interior es dantesco, no solo en cuanto al perfil de problemas que ya identificó, sino a los que no tuvo acceso, como la falta de luz y gasolina por períodos muy largos, y todo lo que se desprende de allí.

La protesta, como válvula de descompresión social, está muy limitada por los mecanismos de infiltración y control que ha desplegado el gobierno; lo que hace pensar que hay una cierta presión que se está acumulando y que podría rebasar los controles y explotar. Ese es un ángulo que solo se descomprimirá con mejor calidad de vida.

El apoyo popular a una solución militar, nacional o extranjera, aumenta en la misma proporción que lka calidad de vida se deteriora. La genta, a todos los niveles, está cansada de que no pase nada. Ya no les importa si este cae, y sube aquel, si entra este o sale el otro; lo que quieren es que comencemos a mejorar porque, como dicen, “a esto no lo aguanta nadie”. Y el gobierno debería estar atento a estas señales, pues al provenir de las bases (bottom up) se harán imposibles de controlar por parte de sus líderes, especialmente si los de bajo son soldados, y los de arriba son comandantes. Estamos en una situación muy peligrosa y el liderazgo está jugado en los límites.

Política
Es impresionante el ataque del chavismo y de algunos dirigentes opositores, contra Juan Guaidó y la esperanza que él representa. Y lo más triste del tema, es que ninguno está ofreciendo algo mejor. Tal vez sería el momento de que el chavismo reconozca, que así la mande a la dimensión “detrás del espejo”, la oposición no va a desaparecer, ni va a ser derrotada. Si lograra, una vez más dividirla, solo postergaría una situación que regresará a la vuelta de un año, fortalecida y más virulenta. Claro que alguien podría decir que eso le daría tiempo al gobierno para sostenerse en el poder.

Creo que ya todos nos cansamos de este juego; de repetir lo mismo año tras año. Esta vez, este 2019, todo hace pensar que es un punto de inflexión y que se tomará un rumbo diferente a lo visto en estos últimos años. Y la diferencia está en el deterioro incontrolable e inédito del país, y en la voluntad de EEUU de contribuir al cambio. Ya no hay retroceso en los 54 países que apoyan a Guaidó, y, por más matriz en contra que traten de crearle, hay que reconocer que él, es el más fresco de los liderazgos que hay hoy en el país. Ni de un lado ni del otro hay alguien, que en este momento, represente la esperanza. Yo diría que no hay que atacarlo, sino que aprovecharlo. Podrá venir de VP, pero ha demostrado tener más amplitud de criterio que cualquier otro dirigente chavista, u opositor.

Del chavismo, espero, en su justa lid, que lo ataque, porque es un adversario; pero de los propios dirigentes opositores, me parece hasta oprobioso, lo que están haciendo.

Aun así, los cambios que vendrán, no serán tan rápidos, y tendremos que pasar por situaciones más difíciles y violentas de las que podemos imaginar. Luego, entonces sí, cuando cada uno reconozca que necesita del otro, podrá pensarse en negociar: ni un minuto antes, ni uno después. Porque el otro camino, es que uno derrote al otro, y eso no quiero ni siquiera imaginarlo, pues sería de resultado incierto y con mucha sangre de por medio. Tal vez Guaidó sea la solución…solo tienen, ambos, que darle un pensamiento.

Económico
Cada vez más, el fantasma del chavismo dogmático está pesando sobre la continuidad de esta liberalidad económica incipiente que estamos viviendo. En cualquier momento podríamos retroceder, cancelar las mesas de cambio, y sacar la Sundde a la calle. Y si hoy nos parecen altos, los precios, a partir de ese momento, habría un disparo de la inflación de los que ya hemos visto en el pasado, y de “precio techo”, pasaríamos a “precio piso”.

La mezcla de sistema de precios con subsidios ha resultado traumática para nuestra economía. Los precios deben tener su propio esquema genuino de formación, mientras el subsidio debe ir para apoyar a aquellas personas que no puedan pagarlos. Cuando se intentó subsidiar a los productos (casi toda la historia del chavismo), lo que se logró fue una corrupción, escasez y desabastecimiento, de tal magnitud, que le quitó el componente monetario a la inflación, y la convirtió en estructural y de oferta. Y esa es nuestra espada de Damocles, pues ante cualquier perturbación que afecte las expectativas, el desabastecimiento reaparecerá y volveremos a empezar la tortura de no conseguir ni productos ni servicios.

En informes anteriores les decía que era necesario un pronunciamiento político que apoyara la continuidad de esta estrategia que está resultado lenta, pero positiva. Por primera vez hay una coherencia entre lo monetario y lo real, con lo cambiario, como bisagra entre esos dos ámbitos. Con sanciones crecientes a la vista, lo razonable es que el sector privado se haga cargo del abastecimiento, y que el estado se ocupe de los subsidios, sin mezclar esos dos mundos.

Maduro no pasa la prueba económica de Michelle Bachelet por Daniel Gómez – ALnavío – 22 de Junio 2019

En 2013. Se lo dice la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, a Nicolás Maduro. En 2013 comenzó la crisis económica de Venezuela y no en 2017 cuando empezaron las sanciones, tal como defiende el régimen.

Bachelet está especialmente preocupada por el estado de los hospitales / Foto: ONU
Bachelet está especialmente preocupada por el estado de los hospitales / Foto: ONU

En su visita a Venezuela, la alta comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones UnidasMichelle Bachelet, escuchó relatos “dramáticos”. De torturas. De falta de libertades. De represión. Y también, del colapso económico que castiga a los venezolanos desde 2013. Mismo año en el que Nicolás Maduro llegó al poder.

“Las causas de esta crisis económica, la cual se ha exacerbado dramáticamente desde 2013, son diversas. He hablado con el Estado sobre la necesidad de resolverla con el apoyo de las distintas agencias de la ONU que están en el país”, dijo en la noche del viernes la alta comisionada.

Como se ve, Bachelet fecha el comienzo de la crisis en 2013. No en 2017 como insisten desde el régimen aludiendo las primeras sanciones internacionales que se impusieron contra dirigentes chavistas.

Es cierto. Bachelet habla de sanciones. Las critica. Pero no las de 2017. Critica las que impuso Estados Unidoseste 2019 y en la misma frase deja claro que la crisis económica ya venía de antes. “Me preocupa que las sanciones de este año sobre las exportaciones petróleo y comercio al oro agraven la prexistente crisis económica”

Es cierto. Bachelet habla de sanciones. Las critica. Pero no las de 2017. Critica las que impuso Estados Unidos este 2019 y en la misma frase deja claro que la crisis económica ya venía de antes. “Me preocupa que las sanciones de este año sobre las exportaciones petróleo y comercio al oro agraven la prexistente crisis económica”, declaró.

Por si siguen quedando dudas sobre la posición de Bachelet, en marzo, cuando presentó el informe oral sobre Venezuela en Ginebra, dijo que la “devastadora crisis social y económica comenzó antes de la imposición de las primeras sanciones económicas en 2017”.

En la visita, Bachelet vio los efectos de esa crisis en primera persona. “La situación humanitaria se ha deteriorado de forma extraordinaria, incluyendo el derecho a la alimentación, al agua, a la salud”, comentó.

Se mostró especialmente preocupada con el estado del sistema sanitario. Afectado, explica, por la crisis eléctrica, la falta de materiales, medicinas y médicos que han abandonado el país a causa del éxodo.

“Me dicen que el Estado gasta en derechos económicos y sociales el 75% del presupuesto nacional. Pero también me dicen venezolanos que no les alcanza para comprar lo que necesitan”, afirmó Bachelet.

Con todo, la alta comisionada pide al régimen que ponga “prioridad a los derechos de salud y comparta los gastos destinados a este ámbito y a otros derechos socioeconómicos”.

¿Se comprometerá Maduro a hacer público el presupuesto? De momento, lo que el régimen sí ha aceptado es la presencia de dos técnicos de la ONU en Venezuela. Para “asistir, analizar y monitorear la situación”. Para que accedan “libremente” a supervisar los centros de detención. Así como para controlar la “comisión nacional de prevención de la tortura” y la “evaluación obstáculos para acceder a la justicia” que deberá implantar el régimen.

Venezuela se debate entre el cambio político y una mayor destrucción económica por Zenaida Amador – ALnavío – 17 de Junio 2019

Aun con el sombrío panorama que pesa sobre Venezuela, profesionales de las diversas áreas están trabajando en la preparación de las acciones para el día después de la salida de Maduro con las que será posible atender la emergencia del país y avanzar hacia su recuperación. El cambio político necesario y la forma en que se produzca lucen como la piedra en el zapato.

Guaidó: “Hay un solo futuro posible para Venezuela y es el cambio” / Foto: @jguaido
Guaidó: “Hay un solo futuro posible para Venezuela y es el cambio” / Foto: @jguaido

Cuando a Juan Guaidó le preguntan sobre el eventual desenlace de la crisis venezolana afirma que “hay un solo futuro posible para Venezuela y es el cambio, porque la alternativa a eso es la muerte”. Lo dice como presidente interino del país, tras cinco meses de presionar para que cese la usurpación del poder por parte de Nicolás Maduro; pero sus palabras parecen ser la síntesis de un pensamiento común entre los venezolanos.

Es claro que Venezuela está ante una disyuntiva histórica que puede conducir hacia una mayor destrucción en todas las áreas de la vida nacional o hacia un nuevo modelo que permita la recuperación productiva. Todos los involucrados en el proceso lo saben, incluyendo a los líderes del chavismo.

La más reciente encuesta de la firma Consultores 21 es un reflejo de esa idea que pesa entre los ciudadanos de un país desmantelado a causa de una ideología política. Según el estudio, 47% de los venezolanos quieren dejar Venezuela en busca de oportunidades en otros territorios.

Por su parte, un 68% de los industriales estima que de no cambiar las condiciones actuales que limitan la producción y el desempeño económico sus empresas tenderán a desaparecer en un periodo no mayor a 12 meses, como lo reveló la Encuesta de Coyuntura Industrial hecha por la Confederación venezolana de Industriales (Conindustria) en el primer trimestre de este año.

¿Será posible sobrevivir?

El diagnóstico

La economía venezolana hoy es 52,2% de lo que fue hace cinco años y sigue siendo destruida.

Las cifras oficiales del régimen de Nicolás Maduro reflejan que entre el tercer trimestre de 2013 y el tercer trimestre de 2018 el sector manufacturero tuvo una contracción de 76,28%. Esto indica que hubo actividades con contracciones abismales, donde destaca la de procesamiento de pescados con una caída de 99,9% en el citado período. La contracción del sector construcción, que es un empleador nato, fue de 94,7%.

Las encuestas que hace Conindustria entre sus afiliados ratifican que el tejido industrial está prácticamente destruido y que las compañías que siguen en pie en Venezuela operan a 18% de su capacidad instalada en promedio. Fedecámaras, que es el gremio que agrupa a todos los sectores de la economía, desde el agro hasta el comercio y los servicios, señala que hay empresas operando a 5% de su capacidad.

Como activador de esta destrucción hay un elemento que ha sido determinante: la decisión política de cambiar el modelo económico, colocando al Estado como actor y regulador, mientras avanza en la toma de control de los medios de producción.

Frente a este cuadro y sus consecuencias muchas transnacionales emblemáticas cerraron sus puertas en Venezuela, como Kellogg’s, Clorox, y más recientemente 3M.

Pero otras muchas se mantienen en el país. Se han reducido para adecuarse a la realidad del mercado y resistir, produciendo lo mínimo y con el personal indispensable. Otras dejaron atrás sus procesos de manufactura y hoy son sólo oficinas comerciales que facilitan algunas operaciones de importación, pero persisten.

¿Por qué lo hacen?

El potencial

Es claro que Venezuela está ante una disyuntiva histórica que puede conducir hacia una mayor destrucción en todas las áreas de la vida nacional o hacia un nuevo modelo que permita la recuperación productiva. Todos los involucrados en el proceso lo saben, incluyendo a los líderes del chavismo.

Aun frente a lo complejo de esta coyuntura son muchos los que están trabajando para que el cambio ocurra y muchos otros los que preparan la estrategia para hacer posible la anhelada reactivación en la era post Maduro.

A juicio de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, “el país sí puede superar la trágica situación a que lo han llevado”. Esto se logra a partir del cambio político y gracias a la aplicación de las medidas necesarias.

El régimen de Nicolás Maduro se ha dado a la tarea de perseguir a los líderes políticos que acompañan a Juan Guaidó en la búsqueda de una vía que lleve a su salida de la Presidencia, lo que ha implicado encarcelamientos, allanamientos y otras formas de amedrentamiento. A pesar del miedo que se intenta imponer, diversos sectores están trabajando con la mirada puesta en el país que es posible una vez que el chavismo (y con él su modelo económico) deje el poder.Conindustria: El tejido industrial está prácticamente destruido / Foto: Conindustria

El Plan País propuesto por Guaidó contiene las líneas programáticas para orientar las decisiones tras la salida de Maduro, pero la labor que realizan los equipos técnicos alimentará la verdadera concreción del plan con las acciones detalladas a desarrollar por áreas, con el inventario de recursos disponibles (incluyendo el talento humano) y los requerimientos legales para desmontar el actual andamiaje de controles y regulaciones con que se estranguló al país.

A lo largo de Venezuela hay grupos multidisciplinarios, donde participan académicos, profesionales, intelectuales y empresarios, entre otros, no sólo para radiografiar claramente la magnitud de la crisis sino para pensar en opciones de rápida aplicación que puedan ayudar a revertir los efectos negativos sobre la población y sentar las bases para la reactivación de la economía.

¿En qué consisten?

Las fases necesarias

El trabajo va desde las acciones de emergencia en salud y alimentación, debido a la crisis humanitaria, hasta la preparación de proyectos de más largo aliento que puedan optar a financiamiento internacional para atender deficiencias clave, como por ejemplo en materia de infraestructura, en especial por el colapso de los servicios públicos en todo el país.

Fernando Martínez Mottola, quien coordina parte de la labor de engranaje de los esfuerzos que dan vida al Plan País, señala que hay tres fases sobre las cuales trabajar desde el momento en que cese la usurpación del poder: “la primera, atender la emergencia; la segunda, lograr la estabilización y, por último, la etapa de crecimiento y desarrollo”.

La información que se ha ido recopilando es priorizada y ordenada dentro de estas fases, tomando en cuenta los requerimientos financieros, técnicos y legales, con el fin de garantizar que las medidas requeridas de forma inmediata, y que puedan tener un impacto social rápido, se ejecuten en las primeras semanas del llamado “gobierno de transición”, para luego ir avanzando con las demás.Fedecámaras: Hay empresas operando a 5% de su capacidad / Foto: Fedecámaras

Los empresarios que de una u otra forma han participado en la identificación de estas acciones también vienen preparando sus propios planes, donde lo primero es garantizar seguir de pie para aguantar la exacerbación de la crisis mientras el conflicto político se dilucida y lo segundo, desarrollar estrategias para el momento del cambio que les permitan reimpulsarse, incluyendo planes de inversión, en especial en el caso de los que cuentan con el apoyo de sus corporaciones fuera de Venezuela.

Algunas proyecciones apuntan a que, si todo ocurre según lo planeado, en cinco años el país podría estar dando pasos firmes hacia el crecimiento y el desarrollo.

Pero quienes participan en esta labor de planificación del país saben que la forma como ocurra la transición será determinante para el avance. La inestabilidad política es enemiga del proceso de recuperación y sin las garantías mínimas de gobernabilidad se haría aún más cuesta arriba adelantar los cambios esperados, por lo que se agudizaría la crisis y aumentaría el costo social asociado. De allí que los líderes políticos estén concentrando todos sus esfuerzos en lograr que “la salida de Maduro” no enturbie la reconstrucción de Venezuela, porque este factor puede ser tan pernicioso como su permanencia misma.

¿Está Juan Guaidó tan debilitado como dicen? por María Teresa Romero  – PanamPost – 14 de Junio 2019

Después del 30 de abril, no son pocos los que aseguran que Guaidó ha fallado. No obstante, la ardua lucha por la libertad de Venezuela está lejos de haberse estancado

Juan Guaidó en Charallave, Venezuela. (Foto: EFE)

Muchos dentro y fuera de Venezuela piensan que luego del fallido levantamiento cívico militar del pasado 30 de abril, el gobierno del presidente encargado Juan Guaidó quedó tan debilitado y el régimen usurpador de Nicolás Maduro tan fortalecido, que  la lucha democrática se estancó, mientras que la dictadura mafiosa se entronizó. No obstante, a mi modo de ver, esta es una lectura limitada y estática, que no toma en cuenta  la compleja y muy dinámica situación venezolana actual que tiende más bien a favorecer, pese al revés táctico de abril, al proceso de cambio emprendido en enero de este 2019.

Es cierto que el dictador Maduro continúa en el poder, que el ansiado quiebre militar dentro de las Fuerzas Armadas venezolanas no ha sido sustancial, y que las fuerzas de seguridad oficialistas –que cuentan con gran apoyo cubano-  están  utilizando  hoy más que nunca la represión en contra de los mismos militares que se les han volteado, así como hacia los líderes cívicos y políticos democráticos. Según la prestigiosa ONG Foro Penal, actualmente  hay 773 presos militares, políticos y de derechos humanos en  las cárceles venezolanas, muchos de ellos con visibles señas de tortura de todo tipo.

En particular, Maduro ha ido en contra de los integrantes demócratas de la Asamblea Nacional. De hecho, al momento de escribir estas líneas aún se desconoce el paradero del primer vicepresidente de la AN, Edgar Zambrano, secuestrado el 8 de mayo por el Servicio Bolivariano de Inteligencia  Nacional (Sebin), ente que llevó a cabo la acción valiéndose de una sentencia del ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia, y luego refrendada por la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente.  A través de estos organismos al servicio absoluto del régimen,  se continúa allanando la inmunidad parlamentaria de diputados. En la actualidad, al menos 31 diputados han sido obligados a abandonar su curul y se encuentran encarcelados o en la clandestinidad, en el exilio o desaparecidos.

Es obvio que el régimen busca acabar con la base legítima del gobierno encargado pero sin meter preso a su presidente Juan Guaidó, al menos por ahora.  Por eso,  incluso, ha lanzado la propuesta de adelantar las elecciones parlamentarias que oficialmente corresponden para el 6 de diciembre de 2020.

No obstante lo anterior, ni Nicolás Maduro y su dividida cúpula militar están tan fuertes como parece, ni el gobierno del presidente (E) Juan Guaidó está tan débil como hacen creer los del régimen y también muchos interesados de la oposición.  Por el contrario: al menos tres factores del contexto nacional tienden  a favorecer la posición del presidente Guaidó y a debilitar la del dictador Maduro. Estos factores, estrechamente vinculados entre sí, son los siguientes.

La economía está en el suelo y no deja de deteriorarse

Para los economistas, «la contracción de la economía venezolana es inédita, es raro ver un país con una contracción así sin haber pasado por una guerra o desastre natural».  Tomemos cifras del propio Banco Central de Venezuela (BCV)  que es una  institución al servicio absoluto de Nicolás Maduro y que por más de tres años no había publicado ninguna cifra económica y que en días recientes lo hizo, según dicen expertos,  presionado por Rusia y China que buscan que el régimen emprenda reformas económicas en virtud que la profundización de la crisis venezolana afectará  no solo sus intereses, sino también los de sus clientes regionales. Solo con el apoyo del FMI podrían cobrar sus deudas.

El reciente informe del BCV admite que en Venezuela ha ocurrido una catástrofe económica de magnitudes colosales que, además, se ubica antes del inicio de las sanciones comerciales impuestas por el gobierno de los Estados Unidos a la industria petrolera venezolana. Así, ese informe indica que entre el tercer trimestre de 2013 y el tercer trimestre de 2018 la producción total del país cayó en 52 %, el sector petrolero se contrajo en 47,4 %, la industria 76,2 %, la construcción 95% y el comercio 79 %. Y por otra parte la tasa de inflación pasó de 181 % en 2015 a 130 000 % en 2018.

Aun cuando estas cifras siguen siendo maquilladas y difieren de manera significativa de las que presentan entes como el FMI o la AN venezolana, demuestran que sigue en marcha el estrangulamiento financiero al régimen que, diga lo que diga, sí le importa y le es necesario para mantenerse en el tiempo.

El catastrófico deterioro social aumenta  y por ende el descontento popular

El impacto de la crisis  económica es devastadora en la sociedad venezolana y en especial en los más vulnerables. Tomemos como ejemplo solo el caso de los niños. Los expertos insisten en que  el país está en riesgo de perder una generación y hasta hablan de genocidio infantil. Señalan que la crisis ha afectado la formación de los niños, generando malnutrición, pobreza, abandono y en varios casos su muerte.  Solo entre 2014 y 2015 murieron 290 niños y a inicios del presente junio murieron 6 niños en el hospital de niños J M de Los Ríos, el más grande hospital público de Caracas, mientras esperaban trasplantes de médula ósea.

En las últimas semanas, el deterioro económico y social del país se ha ahondado de manera alarmante porque el régimen castrochavista ha casi inmovilizado al país con fallas en el suministro de gasolina. La empresa estatal PDVSA mantiene cerradas más de 500 estaciones por falta de combustibles. La escasez de gasolina y también de gas ha agudizado la emergencia humanitaria, que de por sí es ya bastante compleja,  y está impactando el transporte y la comida. Los que visitan el interior del país reportan pueblos fantasmas, donde cada vez son más escasos los lugares para comprar comida y donde casi no transitan vehículos.  En todo el país se incrementó el caos en el transporte público por la falta de unidades en circulación. Lo más preocupante es que según los propios trabajadores de Petróleos de Venezuela, las existencias de gasolina se agotarán en un mes.

Y en su afán de esconder esta y otras situaciones de deterioro y emergencia social, Maduro continúa cerrando medios de comunicación, censurando periodistas, y limitando cada vez más  la conexión a internet donde ya existe un bloqueo sistemático.  Al tiempo, se ha detectado una fuerte corriente de  desinformación y manipulación de noticias por las redes sociales. El oficialismo ha aumentado considerablemente en las últimas semanas la  ofensiva propagandista y de noticias falsas en contra de la oposición y del gobierno del presidente Guaidó.

A pesar de todo lo anterior,  Guaidó continúa firme movilizándose por toda Venezuela bajo la llamada Operación Libertad y la gente, desesperada, acude en masas a los mítines y concentraciones. Es impresionante. Las actividades continúan en particular en el interior del país,  pese a que las circunstancias antes descritas han mermado la capacidad de movilización  del propio Guaidó y su equipo, así como la de la población en general. Pero es que el pueblo se encuentra muy descontento y ven a Guaidó como  el único líder que es capaz de  revertir la situación de una forma pacífica. Ello quedó evidenciado en las más recientes encuestas de opinión pública.

De acuerdo al sondeo de junio de la encuestadora Datanalisis, la evaluación negativa sobre Maduro creció hasta el 84,1 % en mayo de este año.  En cuanto a popularidad, mientras la de Maduro apenas alcanzaba el 9,4 % en abril, la de Guaidó pasó de un 37,3 % en febrero a un 40,8 % en abril. Es más, ante la pregunta «si se convocaran nuevas elecciones presidenciales el próximo domingo, ¿por quién votaría?”, la compañía reveló que en febrero el 77,2 % de los encuestados elegiría a Juan Guaidó contra un 22,8% por Maduro. Pero ya para el mes de abril, la situación se habría incrementado a favor de Guaidó y un 81,2%  de los encuestados votaría por él.

 La situación militar tiende a complejizarse

Los propios sucesos del pasado 30 de abril cuando sucedió el fallido levantamiento cívico-militar para la salida de Nicolás Maduro del poder, ponen de manifiesto que las divisiones dentro de la cúpula cívico-militar que sostiene al régimen son fuertes aunque aún no se haya dado una ruptura aún entre ellas. Y cada día salen a la luz pública más evidencias de que en esa conspiración contra Maduro participaron altos oficiales y civiles del régimen.

En esa operación fallida actuaron gente supuestamente tan leal a Maduro como Manuel Ricardo Christopher Figuera, el general del Sebin que actualmente se encuentra escondido en Colombia y que es buscado por el régimen por haber puesto en libertad al líder del partido Voluntad Popular, Leopoldo López. Desde Colombia, por cierto, este general no sólo ha puesto en evidencia la situación de descontento y fragmentación que vive el sector militar y ha asegurado  que  continúa existiendo lo que llama una «megaconspiración» contra el madurismo, sino que también le ha dicho públicamente  al ministro de la Defensa,  Vladimir Padrino López, que es ya la hora de actuar para la reconstrucción del país, y la gobernanza y  reordenamiento del Estado. Apelando al liderazgo militar de López, le  ha solicitad que dirija el proceso de la transición democrática dada su importante influencia en los soldados en todos los grados.

Por otra parte, la persecución,  prisión e inhumana  represión y tortura que ha emprendido Maduro contra los militares tras el levantamiento del 30A, ha causado mucho malestar en ese sector. Varios han huido y otros han  desertado. El más reciente caso fue el del general de división (Av) Carlos Antonio Seijas García,  ex Director del Centro de los Servicios Logísticos de la Defensa Aeroespacial Integral de la Fuerza Aérea Venezolana.

La  situación militar es, pues, otro factor que está perjudicando a Maduro  y no por casualidad  este último mes les ha otorgado a los militares mayores beneficios y públicamente les ha solicitado lealtad. Y tal vez por esa incierta y compleja realidad militar es que el gobierno actual de Cuba ha invitado a la isla  esta primera semana de junio a Diosdado Cabello. ¿No será, como ya advierten algunos analistas que los cubanos están pensando en sustituir a Maduro por Cabello para así garantizar  la permanencia de la revolución venezolana?

La presión externa sigue y se fortalece

Pese a la sorpresa inmediata, después del 30 de abril el cerco de presión internacional diplomático en torno a Maduro se ha fortalecido, y esto constituye un factor fundamental cuando no se cuenta con la fuerza de las armas. Si bien esos sucesos de abril no dieron al traste con Maduro, sí sirvieron para demostrarle al mundo que la naturaleza totalitaria y criminal del régimen (y sus vínculos con Cuba, Rusia y China, entre otros) es más fuerte de lo que se pensaba. Ello está obligando a una mayor actuación política y diplomática por parte del gobierno de los Estados Unidos y de los demás aliados de Guaidó.

Lo anterior quedó demostrado en la más reciente declaración del Grupo de Lima, mucho más contundente que todas las anteriores (y recordemos que las declaraciones no son meras palabras, sino que conllevan compromisos),  así como en  las diversas conversaciones entre actores claves e intentos de mediación como el de Oslo. En todos ellos ha salido favorecida la posición política del presidente encargado  en cuanto a la ruta trazada (no puede haber elecciones presidenciales sin la salida de Maduro del poder). Tanto así que hasta el Grupo Internacional de Contacto –con una posición diferente y alineada a la del madurismo- se ha venido aproximando a la del Grupo de Lima.

La ardua lucha por la libertad de Venezuela, pues, está lejos de haberse estancado y a su nueva etapa (es decir, después del 30 de abril) Juan Guaidó llega mejor posicionado de lo que creen o desean algunos.

A %d blogueros les gusta esto: