elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Economia

FMI: el colapso económico venezolano es de los peores de la historia moderna por Orlando Avendaño – Panampost – 20 de Abril 2018

Por un tiempo Venezuela fue dos veces más rico que Chile, cuatro veces más rico que Japón y doce veces más rico que China

petroleovenezueladebacle.jpg

Venezuela dejó de ser el país más rico de Latinoamérica para convertirse en el más miserable de la región. Es el gran triunfo del chavismo. (Minci)

Por un tiempo Venezuela fue la cuarta nación más rica del mundo. Hoy, el país más miserable de la región y uno de los que se encuentra en peores condiciones económicas del mundo. La inflación más alta de todos, una escasez sin precedentes y una ardua crisis humanitaria. Se trata de uno de los peores colapsos de la historia moderna y esto lo reconoce el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según dijo este viernes el economista en jefe de la institución financiera internacional FMI para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, la crisis económica que atraviesa Venezuela es una de las mayores que registra la economía mundial en, al menos, los últimos cincuenta años.

“Se trata de una de las principales crisis que hemos visto en la historia de la economía moderna. Si uno ve los colapsos económicos que han ocurrido en los últimos 50 años, el colapso actual de Venezuela se encuentra entre los primeros 15”, dijo Werner.

De acuerdo con el economista jefe del FMI para el Hemisferio Occidental, la principal causa de la catástrofe económica de Venezuela es “la caída en la producción de crudo que hemos visto en los últimos 18 meses, que ha sido espectacular”. “Ha caído en 50 % en un período muy corto”, agregó.

Debido al debacle, Venezuela hoy padece un estado de “hiperinflación”, de acuerdo con Werner. El Fondo Monetario Internacional estima que para este año la inflación será de 13.000 %.

Es una cifra que, de hecho, podría parecer conservadora si se le compara con otras estimaciones.

El estudioso de economía hiperinflacionaria y profesor de la Universidad Johns Hopkins, Steve Hanke, lleva desde hace tiempo un registro sobre la inflación de Venezuela y la de otros países que también atraviesan crisis económicas. En su última medición, Hanke estima que la inflación anual de Venezuela podría llegar hasta 18.926%; muy por encima de los demás países en la lista.

“Venezuela está en el tope con la inflación más alta del mundo… Y por mucho”, escribió el profesor Steve Hanke este viernes 20 de abril.

La ruina socialista de Venezuela: de ser uno de los países más ricos a uno de los más miserables

“Para 1950,mientras el resto del mundo trataba de recuperarse de la Segunda Guerra Mundial, Venezuela tenía el cuarto Producto Interno Bruto más rico del mundo.

El país era dos veces más rico que Chile; cuatro veces más rico que Japón y doce veces más rico que China”, se lee en un artículo del World Economic Forum.

Entre 1950 y 1980, la economía venezolana disfrutó de un aparente crecimiento económico. Era una nación rica, pero dependiente de los precios del petróleo. “Para 1982, Venezuela todavía era la economía más rica de Latinoamérica”.

Pero luego de 1983 —debido al impacto de una devaluación, producto de los bajos precios del petróleo—, la solidez de la economía venezolana empezó a desmoronarse.

En la década de los noventa, bajo la administración del segundo mandato de Carlos Andrés Pérez, la inflación que había dejado su predecesor, Jaime Lusinchi, disminuyó. El presidente venezolano intentó abrir la economía del país y liberarla; sin embargo, maniobras políticas le impidieron a Pérez continuar las reformas. Con la asunción de su sucesor, Rafael Caldera, la inflación se elevó. Y luego llegó la Revolución Bolivariana, bajo la tutela de Hugo Chávez Frías.

El militar tomó posesión en 1998 y “fue electo con la promesa de que Venezuela podría reducir la pobreza y dar un paso adelante hacia una mejora de los estándares de la vida, al añadir más presión a los ingresos del petróleo”. “El aumento de los precios del petróleo ayudó a que esto se volviera realidad en los 2000, y luego Chávez murió en 2012”, se lee en el artículo del World Economic Forum.

Apenas asumió Nicolás Maduro, el delfín de Chávez, los precios del petróleo se vinieron abajo. Fue una caída tumultosa que generó el inicio de una ardua crisis económica. El modelo rentista venezolano no se alteró, como lo exigía el país, sino que fue profundizado bajo la administración chavista. De hecho, según la OPEC al rededor del 95 % de los ingresos de Venezuela depende todavía de las exportaciones del petróleo.

Actualmente el país padece “escasez de comida, electricidad y otros bienes esenciales, y la violencia está escalando en Caracas”. “Más recientemente, el Gobierno está tratando de endurecer su control sobre el poder, y la mala gestión de la economía ha llevado a las personas a morir de hambre en las calles.

En Venezuela se vive una crisis humanitaria, que es extremadamente desalentadora de ver en un país que alguna vez fue de los más ricos del planeta”, señala el World Economic Forum.

La ciudad más barata por Marco Negrón – TalCual – 21 de Abril 2018

Caracas.jpg
Según el informe de este año del Economist Group, después de Damasco, la infortunada capital siria envuelta en una guerra civil cruenta e interminable, Caracas es la segunda ciudad más barata del mundo. No hace nada, sin embargo, los análisis de la Unión de Bancos Suizos (UBS) la colocaban en el extremo opuesto: en 2009, por ejemplo, ella ocupaba el puesto 12 entre las ciudades más caras del mundo, inmediatamente después de Munich y 30 posiciones por encima de Sao Paulo, la ciudad latinoamericana que más se le acercaba.

Esta cifra, calculada sobre la base de tipos oficiales de cambio que sobrevaloraban abiertamente la moneda nacional (entre BsF 2,6 y 4,3 / USD), contrastaba de manera estridente con la referida al poder adquisitivo de los hogares donde la supuestamente rica Caracas caía al puesto 61, el penúltimo entre las urbes latinoamericanas analizadas: se creó así la paradoja de una ciudad que calificaba entre las más caras del mundo pero contaba con una de las poblaciones más pobres de la región. Ese mismo año o el siguiente la UBS decidió excluir a Caracas de sus análisis porque el creciente desorden cambiario hacía prácticamente imposible cualquier cálculo confiable, la base, no está de más recordarlo, de una economía razonablemente moderna.

Las cifras que ahora presenta el Economist Group revelan la verdad de los hechos: la Caracas del socialismo bolivariano, más que una ciudad cara o barata, es en verdad una de las ciudades más atrasadas y pobres del mundo. La “ciudad socialista”, que algunos paniaguados del régimen pretendieron infructuosamente definir durante estos años, resultó ser finalmente eso: una que se hunde con sus habitantes en los tremedales del atraso y la miseria. Es una proeza perversa que en el país más urbanizado de la región reaparezcan, en sus ciudades metropolitanas y en pleno siglo XXI, las enfermedades que asolaron al medio rural de la Venezuela del siglo XIX y que la sabiduría, tesón y generosidad de una legión de héroes civiles, apoyados, justo es decirlo, en la emergente riqueza petrolera, había logrado erradicar al menos eso se creía- hace más de 70 años.
Pero también, ahora bajo el nombre de “moneda comunal”, ha reaparecido en nuestras ciudades la “ficha”, la moneda con la que se pagaba a los peones de las plantaciones del siglo XIX, de circulación restringida a la propia hacienda y que terminaba atando a ella al trabajador formalmente libre.

Cabalgando sobre el vertiginoso desarrollo de la globalización y las nuevas tecnologías, el mundo atraviesa una transición de dimensiones épicas, sin parangón en la historia y cuyo epicentro son las ciudades metropolitanas, montadas sobre sistemas en red cada vez más inteligentes y compitiendo por construir ambientes urbanos de la más alta calidad, capaces de atraer el recurso clave que sustenta el desarrollo de las sociedades del siglo XXI: el talento, la creatividad, la capacidad de innovar.

Es obligación de los caraqueños impedir que los “mineros del Guaire”, que se sumergen en aguas putrefactas en su desesperado intento de supervivencia, se conviertan en la perfecta metáfora de una sociedad que se creyó llamada a otros destinos y que hoy, frente a la mirada catatónica de quienes se han adueñado del poder, está asediada en todos los frentes.

Para ello no basta con desalojar a la funesta nomenklatura: además es esencial recuperar la ruta del crecimiento sostenible, un objetivo hoy inalcanzable sin el protagonismo de las ciudades. Y la construcción de esa ciudad futura, tan distinta de la actual, no puede esperar hasta mañana: pese a las enormes barreras, debe continuar todos los días; como mínimo en el pensamiento ciudadano y con la vista puesta en recuperar el talento fugado

250px-Palaciodelasacademiascaracas.jpg

Las Academias Nacionales se dirigen al presidente de la República, al ministro del Poder Popular de Economía y Finanzas y al presidente del Banco Central de Venezuela ante los anuncios en materia monetaria del Gobierno Nacional

Las Academias Nacionales, en cumplimiento de su función asesora de los poderes públicos y de sus responsabilidades ante el país, se dirigen al presidente de la República, al ministro del Poder Popular de Economía y Finanzas y al presidente del Banco Central de Venezuela, para comunicarles su opinión ante los recientes anuncios en materia monetaria.

La reconversión monetaria

El presidente Nicolás Maduro informó el jueves 22 de marzo de una reconversión monetaria que se aplicaría a partir del 4 de junio, consistente en la eliminación de tres ceros a las denominaciones en bolívares. Para ello se adoptará un cono de nuevos billetes de 2, 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 bolívares y de nuevas monedas de 1 bolívar y de 50 céntimos, que se llamarán “Bolívares Soberanos” (Bs.S) para distinguirlos de los que están actualmente en circulación. Tal medida, que repite una similar de 2007 y sucede a la introducción de billetes de mayor denominación en 2016, no detendría la terrible hiperinflación que de manera acelerada y lamentable empobrece hoy a los venezolanos. Tampoco es seguro que pudiera acabar con la generalizada escasez de efectivo que hoy perjudica a consumidores y pequeños comerciantes por igual.

La hiperinflación actual tiene su causa en la emisión de dinero sin respaldo por parte del Banco Central de Venezuela con la intención de cerrar la enorme brecha entre gastos e ingresos del sector público, ya que no se dispone de posibilidades de financiamiento internacional. Estos déficits han superado el 9% del Producto Interno Bruto (PIB) durante los últimos ocho años. En la forma de créditos a las empresas públicas no financieras, el ente emisor aumentó en más de 20 veces esta emisión monetaria en 2017, la cual pasó de Bs. 5,6 billones el 30 de diciembre de 2016 a más de Bs. 120 billones un año más tarde. Tal incremento explica la hiperinflación de 2.616% registrada por la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional en 2017.

La reconversión decretada obvia la necesaria eliminación de la desacertada práctica de emitir dinero sin respaldo, que desafortunadamente continúa. En las primeras ocho semanas de 2018 tal emisión monetaria había superado los Bs. 771 billones, un incremento adicional de 540%. Según la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, la inflación de 2018 hasta finales de marzo ya era de 453,7%. De no controlarse cuanto antes este flagelo, el billete de mayor denominación del nuevo cono, el de Bs.S. 500, tendrá para la fecha de su puesta en vigencia un poder de compra similar al que hoy tiene el de Bs. 100.000. A la tasa de cambio oficial del seis de abril de 2018, éste sólo equivalía USD 2. De continuar la inflación como en el primer trimestre, se aproximará para finales de año al 100.000%, haciendo necesario un nuevo cono monetario, pues el poder adquisitivo de Bs.S 500 sería apenas el que tendrá el de BsS. 20 en junio, fecha de su emisión.

Lo anterior agravará las terribles penurias que la hiperinflación impone a los venezolanos al destruir sus capacidades de sustento. Impedirá, además, el cálculo económico confiable, generará incertidumbre y fuga de capitales y arruinará aún más la economía, con severas pérdidas de empleo e ingresos. La reconversión monetaria, con un costo de varios millones de USD que podrían haberse dedicado a suplir las insuficiencias de comida y medicamentos que sufre la población, quedará anulada. Cabe señalar, en particular, lo dispendioso de acuñar monedas nuevas que rápidamente perderían toda función práctica.

La ausencia de información sobre las cantidades emitidas del nuevo cono y los lapsos programados para que suplante a los billetes actuales genera, adicionalmente, angustias a una población que ya vivió una situación de zozobra al verse conminada a deshacerse de sus billetes de Bs. 100 en diciembre de 2016. Finalmente, el necesario redondeo de precios para ajustarse a la nueva escala y el ajuste obligado en el precio de la gasolina podrán repercutir en una mayor inflación.

Finalmente, de acuerdo con la Constitución de la República, todo lo referente a la emisión de nuevas monedas y reconversión de las existentes es de la reserva legal y, por tanto, corresponde a la Asamblea Nacional su aprobación. Asimismo, es competencia del Banco Central de Venezuela todo lo referente a la política monetaria, la cual no puede ser ejercida por el Ejecutivo Nacional ni por una Asamblea Nacional Constituyente cuya legitimidad ha sido cuestionada.

El Petro

Las Academias Nacionales se consideran obligadas a emitir también su opinión sobre el lanzamiento de un nuevo medio de pago denominado PETRO. Según el White Paper del PETRO de fecha 30 de enero de 2018, se trata de un cripto activo emitido por el estado venezolano y respaldado por activos petroleros. Conforme a la normativa emitida por el Ejecutivo Nacional y por la Asamblea Nacional Constituyente, El PETRO deberá servir como un medio de intercambio de bienes y servicios por parte del Estado y la ciudadanía en general, y ser aceptado como medio para la liberación de obligaciones con el Estado, incluidos tributos y servicios públicos. Además, tendrá convertibilidad externa porque podrá ser intercambiado en bolívares o en otras divisas por el contravalor que represente el precio internacional del barril de petróleo.

Debe señalarse que, no obstante emitirse el PETRO con base en la tecnología blockchain, no es en estricto sentido una criptomoneda. Éstas no son emitidas por ningún gobierno y las respalda exclusivamente la confianza que otorga la inviolabilidad de su formulación digital. Son medios de pago fiduciarios por excelencia. Por el contrario, el PETRO, al ser emitido por un gobierno que ha sido declarado en default selectivo por agencias calificadoras de riesgo, pretende adoptar la forma de un crédito garantizado con recursos minerales del subsuelo para generar confianza. Esto viola el artículo 12 de la Constitución que señala que los recursos del subsuelo son “del dominio público y, por tanto, inalienables e imprescriptibles”. Esta previsión constitucional compromete la validez del PETRO como medio de pago por la indisponibilidad jurídica del pretendido subyacente, consistente en el compromiso de su intercambio como contrato de compraventa de un barril de petróleo de la cesta de crudo venezolano, permutable por petróleo en físico. Además, configura un volumen importante de crédito público no aprobado por la Asamblea Nacional, con violación de la Constitución de la República.

De esta manera, el PETRO obliga a su redención futura por parte del Estado. Representa, por tanto, un título de deuda pública de írrita legalidad, pues su colateral viola lo establecido en la Constitución y no cuenta con la aprobación de la Asamblea Nacional como corresponde a toda operación de crédito público. Además, es de dudosa calidad financiera, ya que su valor depende, en última instancia, de la capacidad de extracción de un barril de petróleo y/o de otros minerales que pretendidamente le sirven de garantía, en momentos de notorio colapso de la industria petrolera nacional y cuando están en entredicho las inversiones para explotar las reservas minerales del país por ser contratos de interés nacional que deben ser autorizados también por la Asamblea Nacional. En tal sentido, el PETRO constituye un activo financiero cuya aceptación como medio de pago es susceptible de enormes descuentos, dada la desconfianza inherente a su emisión y a sus pretendidas garantías.

El empeño en promover este medio de pago parece representar un ejercicio de ingeniería financiera dirigido a esquivar la asfixia financiera impuesta por las sanciones de Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá al sector público venezolano y a algunos de sus altos personeros por violaciones a derechos humanos, así como del ordenamiento democrático.

Las anteriores consideraciones suscitan una preocupación adicional por la posibilidad de que el gobierno, en su intento de obtener divisas, desestime las previsiones requeridas para evitar que el anonimato asociado con la formulación del PETRO sea aprovechado para captar dineros provenientes de operaciones de origen dudoso a nivel mundial, abocadas al lavado de capitales. Tal posibilidad habrá de suscitar mayor vigilancia sobre el país por parte de los órganos internacionales competentes para erradicar estos ilícitos y obliga al Estado venezolano a ser muy cuidadoso en la materia.

Preocupan adicionalmente declaraciones recientes del Presidente de la República promoviendo el uso del PETRO para el pago de servicios y otras transacciones con el gobierno, así como para la compraventa de inmuebles y otros activos. En tal sentido, es menester enfatizar que la moneda de curso legal de la República Bolivariana de Venezuela es el bolívar, como lo establece el artículo 318 de la Constitución. La puesta en circulación del PETRO con respaldo del Estado introduciría un bimonetarismo al margen del mandato constitucional que podría degenerar en una dualidad –como ocurre en la economía cubana– entre un medio de pago con convertibilidad externa por su respaldo supuesto en el precio del barril de petróleo, y otro, depreciado por la hiperinflación, sin convertibilidad práctica. Tal distorsión implicaría una discriminación odiosa a favor de aquellos que se benefician del intercambio externo y perjudicaría a quienes solo tienen bolívares no convertibles para sus transacciones.

Por último, la ilegítima creación de un medio de pago alternativo constituye una franca usurpación de las competencias constitucionales de la Asamblea Nacional para legislar sobre materia monetaria, así como las del Banco Central de Venezuela como autoridad monetaria única, en infracción de los artículos 318 de la Constitución y 7, 106 y 107 de la Ley del Banco Central de Venezuela.

En suma, la creación del PETRO constituye una decisión inconstitucional e ilegal del Presidente de la Republica, así como también de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente –que emitió recientemente un “Decreto Constitucional Sobre Criptoactivos y la Criptomoneda Soberana Petro”– que compromete la validez jurídica de cualquier transacción que implique su uso, por convertirlo en un objeto de intercambio ilícito y de endeudamiento ilegítimo. Adicionalmente instituye un perturbador bimonetarismo al introducir un medio de pago alternativo a la moneda de curso legal que distorsionará aún más la inestable economía venezolana, contribuyendo a la fatal disfunción del bolívar como unidad monetaria del país.

Conclusión

Las Academias Nacionales insisten en que la verdadera solución a la pérdida de efectividad del actual cono monetario, de la escasez de efectivo y de las limitaciones financieras que afecta no solo al Ejecutivo Nacional sino a toda la población, depende de políticas que abatan perentoria y eficazmente la terrible inflación que hoy arruina a los venezolanos. Esto implica sanear las cuentas del sector público, eliminar sus déficits y la necesidad de su financiamiento monetario, unificar y liberar el tipo de cambio con el respaldo de financiamiento externo, y levantar los controles y regulaciones que asfixian a la economía, en un marco de seguridades jurídicas y de respeto al ordenamiento constitucional que inspire confianza y atraiga inversiones.

Las Academias Nacionales manifiestan su perplejidad ante el hecho de que tales acciones, recomendadas de manera reiterada por ellas en distintas oportunidades y por otros profesionales altamente calificados, sean ignoradas por el gobierno a favor de políticas que han mostrado fehacientemente causar daño a la economía y el bienestar de los venezolanos.

Caracas, 10 de abril de 2018

Horacio Biord Castillo Presidente de la Academia Venezolana de la Lengua

Inés Quintero Montiel Directora de la Academia Nacional de la Historia

Alfredo Díaz Bruzual Presidente de la Academia Nacional de Medicina

Gabriel Ruan Santos Presidente de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales

Gioconda Cunto de San Blas Presidenta de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales

Humberto García Larralde Presidente de las Academia Nacional de Ciencias Económicas

Gonzalo Morales Presidente de la Academia Nacional de Ingeniería y el Hábitat

Declaración del Secretario Steven T. Mnuchin después de la reunión sobre Venezuela – 19 de Abril 2018

unnamed
Di la bienvenida a los colegas del Hemisferio Occidental, Europa y Japón para analizar la catástrofe humanitaria y económica en Venezuela. Las políticas del régimen del presidente Maduro tienen consecuencias que se extienden más allá de las fronteras de Venezuela, amenazando la estabilidad regional y la seguridad nacional.

Los participantes en la reunión estuvieron de acuerdo en que la destrucción de la economía por parte del régimen de Maduro ha creado una crisis humanitaria en toda regla que está provocando un gran éxodo de ciudadanos venezolanos. Revisaron los flujos migratorios desde Venezuela hacia los países de destino de todo el mundo, incluida una fuerte aceleración en las salidas, ya que los venezolanos huyen de la falta de seguridad y oportunidades económicas. Tomaron nota del llamamiento del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados para ayudar a los países de la región que están absorbiendo inmigrantes venezolanos, a lo que el Vicepresidente Pence anunció una importante contribución de los Estados Unidos.

El presidente Maduro continúa rechazando las ofertas de asistencia humanitaria internacional para abordar la salud y el bienestar de la población cada vez más empobrecida de Venezuela. En cambio, su gobierno ha dirigido la disminución de las importaciones de alimentos a una red de distribución administrada por el gobierno. Los participantes revisaron cómo el control del gobierno sobre la distribución de alimentos es un mecanismo para el control social, y recibieron un informe, basado en inteligencia financiera compartida, sobre las identidades conocidas de personas corruptas que están robando de este programa.

Se requieren acciones concretas para restringir la capacidad de los funcionarios venezolanos corruptos y sus redes de apoyo de abusar del sistema financiero internacional. Acordamos fortalecer la cooperación internacional y continuar compartiendo información a través de los canales apropiados sobre los activos de dichas personas y redes.

Mirando hacia el futuro, los participantes reconocieron que un gobierno en Venezuela que justificara el apoyo de la región y estuviera dispuesto a promulgar políticas económicas para reclamar la prosperidad de Venezuela para su pueblo, recibiría el apoyo de la comunidad financiera internacional. Los acreedores, ya sean privados o públicos, que proporcionarían un nuevo financiamiento al régimen de Maduro están prestando a un gobierno que carece de legitimidad para pedir prestado en nombre de Venezuela. Al notar el declive en la producción petrolera de Venezuela y el incumplimiento por parte de Venezuela de las obligaciones externas, los participantes coincidieron en que la recuperación llevará tiempo y requerirá de un apoyo externo significativo. Los países participantes acordaron permanecer en coordinación, de modo que las herramientas de la comunidad internacional estén preparadas para un rápido despliegue cuando las circunstancias lo justifiquen.

* Los siguientes países estuvieron representados en la reunión: Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Francia, Alemania, Guatemala, Italia, Japón, México, Panamá, Paraguay, Perú, España, el Reino Unido y los Estados Unidos.

 

Venezuela el ocaso de la revolución – Nueva Sociedad – Marzo/Abril 2018

El Estado mágico sigue ahí por  Edgardo Lander
Las continuidades y rupturas en la historia del petroestado venezolano
El Estado mágico. Naturaleza, dinero y modernidad en Venezuela, de Fernando Coronil (editado por Nueva Sociedad en 2002), es uno de los libros fundamentales para comprender Venezuela. Fue reeditado en 2013 por la editorial Alfa, deCaracas, y el prólogo de Edgardo Lander, que reproducimos casi en su totalidad, nos permite avanzar en un análisis de problemas actuales de Venezuela bajo la luz de un modelo rentista que se inició en la década de 1930 y perduró bajo la Revolución Bolivariana, que hoy se enfrenta a su momento más crítico.

Ver articulo completo : http://nuso.org/articulo/el-estado-magico-sigue-ahi/

Las vías enmarañadas del autoritarismo bolivariano por Fabrice Andreani Muchos de los fundamentos de la crisis que vive Venezuela, así como la evolución de la Revolución Bolivariana bajo el gobierno de Nicolás Maduro, estaban inscriptos ya de algún modo en la era Chávez. Bajo esta perspectiva, es posible leer las derivas políticas de estos últimos años –protestas, contraofensivas oficiales, retrocesos económicos– desde una mirada tanto intra- como parainstitucional, y dejar así de lado los análisis simplistas de ciertas izquierdas y también de derechas continentales.

Ver articulo completo : http://nuso.org/articulo/las-vias-enmaranadas-del-autoritarismo-bolivariano/

Socialismo y comunas en Venezuela por Margarita López Maya                                    El «sistema comunal» no estuvo inscripto desde el principio en el proyecto bolivariano de democracia participativa y protagónica. Sus inicios deben buscarse en el segundo gobierno de Hugo Chávez y, tal como se desprende de los reproches de este a ministros y funcionarios, las comunas y los consejos comunales no lograron cuajar como una nueva institucionalidad. Enredadas en la maraña de instituciones creadas por el chavismo y sin autonomía política, estas formas se superpusieron a tradiciones de asociatividad popular ya existentes y no lograron crear capacidades institucionales para las responsabilidades que se les asignaron.

Ver articulo completo : http://nuso.org/articulo/socialismo-y-comunas-en-venezuela/

Dolor país, versión Venezuela – Las protestas de 2017 y sus secuelas por Manuel Llorens
Venezuela fue sacudida en 2017 por un nuevo ciclo de protestas ciudadanas que duró cuatro meses y dejó un amplio saldo de personas fallecidas, heridos y presos políticos. Al final, este movimiento se agotó sin una clara resolución de la crisis política y económica que padece el país. Hoy se observa un incremento del autoritarismo, de la militarización y de la crisis, pero al mismo tiempo se percibe un creciente descrédito opositor. Tanto la Asamblea Nacional como la Asamblea Nacional Constituyente son instituciones desprestigiadas. Y todo apunta a una convivencia cada vez más precaria, con una población cada vez más vulnerable y sin salidas a la vista.

Ver articulo completo : http://nuso.org/articulo/dolor-pais-version-venezuela/

¿Cómo explicar la catástrofe económica venezolana? por Leonardo Vera    Venezuela está inmersa en la más severa crisis económica que haya encarado país latinoamericano alguno en la historia moderna, con sombrías perspectivas de recuperación económica en el corto plazo y sin que se vislumbre una voluntad política decisiva para diseñar e implementar un programa económico integral, que atienda los desequilibrios macroeconómicos, las profundas distorsiones de los precios relativos y la disfuncionalidad de instituciones que mantienen la economía en un estado de caos.

Ver articulo completo : http://nuso.org/articulo/como-explicar-la-catastrofe-economica-venezolana/

La feminización del chavismo por Anais D. López Caldera
Las mujeres pobres como instrumentos de la política social
Desde sus comienzos, el proyecto bolivariano incorporó en sus discursos una interpelación directa a las mujeres más pobres, reconoció su situación de exclusión y explicitó el compromiso de sacarlas de la pobreza. Sin embargo, las formas de promover la participación de las mujeres están asociadas a una visión que las limita al rol de madres y cuidadoras. A partir de entonces, el Estado chavista ha venido consolidando una suerte de ideología maternalista que exalta ese papel, sin contemplar las condiciones en que se desenvuelve la maternidad ni la existencia de otras mujeres no madres, no cuidadoras, que merecen también la atención de la política de género del Estado venezolano.

Ver articulo completo : http://nuso.org/articulo/la-feminizacion-del-chavismo/

La triste historia del sindicalismo venezolano en tiempos de revolución por Consuelo Iranzo
Una aproximación sintética
El sindicalismo venezolano atravesó con dificultades el proyecto impulsado por Hugo Chávez desde 1999. La antigua Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) levantó banderas políticas en favor de la democracia que la acercaron a sectores patronales antichavistas y la alejaron de los asuntos laborales, mientras que la central aupada desde el oficialismo renunció a la independencia y la libertad sindical. Pese a los intentos actuales de articular ambos bloques, ante un Estado autoritario, el sindicalismo venezolano se muestra, hasta el momento, incapaz de superar sus propias deficiencias y de jugar un rol relevante en medio de la profunda crisis que vive el país.

Ver articulo completo : http://nuso.org/articulo/la-triste-historia-del-sindicalismo-venezolano-en-tiempos-de-revolucion/

Los militares en la política y la economía de Venezuela por Francine Jácome           El creciente papel de los militares en la economía y política venezolanas ha ido a contracorriente de los objetivos de un mayor control democrático sobre los sectores de seguridad y defensa. Su creciente participación política y partidista –que incluye su desempeño como represores de protestas sociales y sus labores en el sector de inteligencia– y sus actividades empresariales han potenciado el auge del militarismo. El resultado es la desinstitucionalización, la desprofesionalización y la desconfianza social respecto de las Fuerzas Armadas y la constitución de una suerte de «socialismo militar».

Ver articulo completo : http://nuso.org/articulo/los-militares-en-la-politica-y-la-economia-de-venezuela/

Escenarios en la encrucijada venezolana por John Magdaleno                         Venezuela experimenta hoy la crisis más importante de su historia contemporánea, que se observa en una economía contraída y disfuncional, un esfuerzo estratégicamente deliberado del gobierno para consolidar el autoritarismo y una sociedad empobrecida, con oportunidades y condiciones de vida cada vez más precarias y psicosocialmente afectada por 19 años de intensa polarización. La pregunta que se plantea a partir de esta situación es si Venezuela está a punto de iniciar una transición hacia la democracia y una progresiva apertura de su economía o si, por el contrario, está por enfrentar una profundización del autoritarismo (o el arribo de un neototalitarismo) y una mayor estatización económica.

Ver articulo completo : http://nuso.org/articulo/escenarios-en-la-encrucijada-venezolana/

El FMI prevé que los precios suban en Venezuela un 1.800.000% en dos años por Francesco Manetto – El País – 17 de Abril 2018

1523934621_077871_1523963799_sumario_normal_recorte1-1.jpg
La economía del país se contraerá un 15% este año y caerá un 6% en 2019, según el Fondo, que alerta por la crisis humanitaria

El desastre económico de Venezuela ha provocado que la vida cotidiana de los ciudadanos dependa de unos cálculos vertiginosos. El Fondo Monetario Internacional (FMI) los pone negro sobre blanco en las previsiones publicadas este martes. El organismo que dirige Christine Lagarde calcula que el país caribeño cerrará 2018 con una inflación del 13.864%. En 2019, el valor de decenas de productos básicos seguirá creciendo hasta el 12.874%. Eso quiere decir que, en dos años, se prevé que los precios suban la astronómica cifra del 1.811.751%. Es decir, los precios se multiplicarán por más de 18.000 en el mismo período.

La cesta de la compra de los venezolanos ya se viene disparando desde hace años y la tendencia hiperinflacionista, en medio de una gravísima crisis política e institucional, no tiene, al menos por el momento, vuelta atrás. “Venezuela ha sufrido una intensificación de su crisis económica y humanitaria desde 2014”, recuerda el informe del Fondo.

Si las previsiones del FMI se cumplen, el episodio de hiperinflación por el que atraviesa Venezuela será el más grave de las últimas décadas en Latinoamérica. Ni siquiera la hiperinflación argentina de finales de los ochenta del pasado siglo (con subidas de precios que llegaron a superar el 3.000% anual) se puede comparar a lo que puede sufrir Venezuela. La escalada de precios, de cumplirse estos negros augurios, también sería superior a la de los episodios de hiperinflación en Perú (el 3.398% en 1999 y el 7.482% en 1990) y solo se le acercaría a la de Nicaragua, donde la subida de precios llegó a ser del 13.110% en 1987. El nivel de inflación venezolano solo se situaría en este siglo por detrás del de Zimbabue, donde la subida de precios llegó a ser del 500.000.000.000% en 2008.

 

El FMI prevé que los precios suban en Venezuela un 1.800.000% en dos años
A la hiperinflación se suma un cuadro macroeconómico desalentador. La economía se contraerá un 15% este año tras caer un 14% en 2017. El próximo ejercicio el descalabro del Producto Interior Bruto (PIB) será del 6%. Los datos del FMI dibujan un panorama que constituye una gran excepción en toda la región. Colombia, que comparte unos 2.200 kilómetros de fronteras con Venezuela, crecerá un 2,7%; Brasil, un 2,3%; Argentina, un 2%; Chile, un 3,4%; Bolivia, un 4%; Perú, un 3,7%; y Ecuador, un 2,5%.

Colapso petrolero
Las predicciones, más pesimistas que las proyectadas el pasado octubre, tienen que ver con el colapso de la producción petrolera y las exportaciones. En diciembre, cayó a 1,62 millones de barriles diarios, un descenso de más de 700.000 en un año, desplomándose hasta niveles de los años ochenta. Las expectativas para el sector son aciagas: el fondo recuerda que puede cerrar 2018 en alrededor de un millón diario.

La economía del país lleva años en caída libre y, cuando parece que las perspectivas no pueden empeorar, las decisiones políticas del régimen de Nicolás Maduro y la mala gestión franquean una nueva barrera. En noviembre, las agencias de calificación crediticia Standard & Poor’s (S&P) y Fitch declararon a Venezuela en default parcial por los graves problemas de liquidez después de un impago de 200 millones de dólares correspondientes a los intereses de los bonos que vencen en 2019 y 2024. A esto se suma el saqueo continuado de la petrolera estatal, PDVSA. Para tratar de hacer frente a esta situación, el Gobierno chavista lanzó una moneda virtual, el petro, utilizando como garantía las reservas de crudo, que no ha conseguido paliar la penuria.

La batalla diaria con los precios

Todas estas cifras se traducen, en el día a día, en una batalla contra los precios y la escasez imperante. El salario mínimo de un venezolano apenas supera los 1,3 millones de bolívares. Esto es, un puñado de dólares que según el cambio paralelo fluctúan entre 2,5 y menos de seis. Hasta hace unas semanas, con esa cantidad se podían comprar dos kilos de carne, pero su precio sigue aumentando. Al igual que el de los huevos, la harina, el arroz o verduras como la cebolla. Mientras tanto, unas élites minoritarias recurren a la divisa estadounidense para pagar algunos servicios como consultas médicas, vehículos de segunda mano o trayectos en taxi.

El Gobierno ha anunciado la creación de una nueva moneda, el bolívar soberano, que sustituya al bolívar fuerte, eliminando tres ceros, de modo que un bolívar soberano equivalga a 1.000 bolívares fuertes. El bolívar fuerte ya sustituyó al bolívar tradicional por la misma razón de uno a mil, de modo que un bolívar soberano equivaldrá a un millón de los antiguos bolívares. Esa sustitución monetaria es reflejo de que el bolívar ha perdido el 99,9% de su valor desde que el Gobierno de Hugo Chávez instauró los controles de cambios en 2003. El Gobierno también intentó usar los controles de precios para frenar la inflación, llegando a movilizar tropas para controlar los precios en los supermercados, pero su política económica ha acabado provocando la mayor inflación de toda Latinoamérica en décadas.

El colapso económico, además, está provocando que se dispare el desempleo. El FMI prevé que el paro alcance a un tercio de la población activa, la mayor tasa de paro de todo el mundo, por encima de países con un alto desempleo crónico como Suráfrica, Sudán, Bosnia o Grecia.

 

Crecimiento en America Latina – Cepal – Abril 2018

Informe Coyuntura País – Datincorp – Abril 2018

Venezuela ya ha incumplido con el pago de 18 de los 24 bonos por Andrés Venegas Loaiza – La Republica – 11 de Abril 2018

Ayer se venció el pago de un bono por US$650 millones

globo_deudavenezuela_p9.jpg

La crisis de deuda venezolana logró ayer un nuevo hito al dejar vencer el pago de un título de Electricidad de Caracas (Elecar) que supondría un desembolso por US$650 millones más los intereses, avaluados en US$27,6 millones que cuentan con 30 días de período de gracia. Con este, son 18 los bonos vencidos del país socialista, a los que se suman dos más que se encuentran en periodo de gracia con vencimiento el 16 y 30 de este mes.

Según información suministrada por Rendivalores, casa de bolsa venezolana, todos los bonos que se encuentran vencidos mantienen atrasados los pagos de intereses, pero ninguno el capital. Las obligaciones en periodo de gracia suman US$228,80 millones, mientras que el total de los bonos vencidos es de US$2.664,20 millones, lo que genera a Venezuela un default de US$2.893 millones. Este año también vencen dos bonos soberanos y amortiza uno de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

“El Gobierno ha seguido honrando algunos pagos, por lo que el mercado aún da posibilidades a que les paguen sus títulos”.

Alejandro Guilarte, analista financiero de Rendivalores, explica que ahora que estos bonos están en default, los inversionistas tienen la potestad de acelerar la deuda. “Esta cláusula se denomina ‘acceleration’ y permite a los inversionistas adelantar el cobro del título e intereses antes del vencimiento, con la condición de tener 25% a favor”. Sin embargo, Guilarte asegura que mientras con los bonos soberanos estas cláusulas se pueden aplicar inmediatamente, con Pdvsa o Elecar “se debe esperar un período de 30 días después de la activación de la aceleración para aplicar la cláusula a otros títulos”.

Guilarte asegura que el caso de Elecar es “bastante particular”, pues el incumplimiento de cualquier pago de su deuda no activa la cláusula, es decir “no provoca default en bonos Pdvsa o Venezuela”, lo que hace que el vencimiento sea riesgoso.

El incumplimiento del gobierno venezolano con la deuda se incrementó en el último trimestre de 2017 tras las sanciones de Estados Unidos. En octubre, Corpoelec incumplió y se declaró en default, sin embargo, a la jornada siguiente se realizó el pago revirtiendo la situación. El 2 de noviembre el presidente Nicolás Maduro anunció la reestructuracion y refinanciamiento de la deuda, y desde entonces el Banco Central es hermético en su información.

Nicolás Prieto, analista de renta fija de Alianza Valores, asegura que un país se declara en default “cuando los indicadores de riesgo están en zonas en las cuales no habían estado antes” y los inversores pueden determinar que las finanzas del país no dan para pagar la deuda. “Cuando se presenta esto los inversores en bonos de deuda sacan su dinero y se van a otro lado”, asegura Prieto, quien agrega que el hecho de que los inversores se mantengan puede significar que tienen una visión positiva de Venezuela en mediano plazo, “tal vez por un buen desempeño del petróleo”.

Inversores aún aguardan por pagos

Tras estas acciones, la Asociación de Operadores e Inversores de Deuda de Mercados Emergentes anunció en el último trimestre de 2017 que los bonos emitidos por la petrolera Pdvsa se negociarían “sin cambios”, es decir, sin considerar intereses acumulados, debido a la poca esperanza de que el Gobierno pueda cumplir con los pagos atrasados. Mientras las calificadoras mantienen a Venezuela con calificación en “default selectivo”, lo que significa que elpaís solo cumple con una parte de la deuda, es decir, pese a tener diferentes acreedores, le debe a algunos en particular y no a todos.

 

Venezuela : Anatomia de un colapso por Douglas Barrios/Miguel Angel Santos – Center for International development Harvard University – Abril 2018

Un un estudio publicado por el Centro Internacional de Desarrollo de la Universidad de Harvard desglosa el ciclo de vida de la crisis que ha sufrido el país y considera que Venezuela se acerca a vivir el peor colapso mundial en 50 años.

El trabajo explica que entre 2014 y 2018 Venezuela ha sufrido un colapso productivo, que se inscribe dentro de una tendencia más larga de 40 años de fracaso económico, la caída del período 2015 – 2017 es la mayor en la historia del país y la mayor en el mundo sin incluir Libia y Sudán.

En el estudio, realizado por Douglas Barrios y Miguel Ángel Santos, revela que la nación vivió un boom de consumo sin precedentes que ocurría en paralelo a un estancamiento de la producción. El boom de consumo de importaciones fue financiado por un boom bastante menor de exportaciones y la diferencia fue financiada por un colosal endeudamiento externo.

Ver la Presentación del estudio en el siguiente enlace :

375914663-Venezuela-Anatomia-de-un-colapso

A %d blogueros les gusta esto: