bolivares-muchos-billetes-reuters-770x420.jpg

Un manojo de billetes de bolívar. Foto: Reuters.

Según el índice “café con leche” de Bloomberg, que estima el crecimiento de los precios en base a la bebida típica del desayuno ante la falta de estadísticas oficiales, la inflación se disparó en el último mes. Entre el 7 de noviembre y el 5 de diciembre, los precios crecieron un 233%, de 120 a 400 bolívares por taza. Ese nivel situaría al país caribeño en el puesto 22 de las peores crisis hiperinflacionarias de la historia, al nivel de la marca dejada por países como Georgia, Moldavia o Rusia durante la descomposición de la Unión Soviética al principio de la década de 1990.

No solo eso, sino que la velocidad a la que crecen los precios sigue acelerándose. En la última semana se duplicaron, saltando de 200 a 400 bolívares por café, una señal bastante preocupante de cara a la devaluación oficial, la subida del salario mínimo y la nueva emisión de dinero prometida por Maduro para este mes. El dato interanual, por su parte, se sitúa en el 285.000%.

Mientras, en el mercado negro de divisas, el bolívar ha caído a 567,35 unidades por dólar. Así, el ‘billete verde’ ha aumentado un 115% en este mes, por detrás de los precios. Una situación que suele ser común en los países con hiperinflación: la divisa no se devalúa al nivel de la inflación y, al final, los precios acaban subiendo también en dólares. Ni eso les queda a los que estén deshaciéndose de sus bolívares para comprar dólares.