elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Disturbios

Chavismo y Foro de Sao Paulo están detrás de las protestas en América por Arturo J. Solórzano – IF Revista Digital – 6 de Junio 2020

Las protestas en EE.UU. tienen el mismo patrón de esas que vivimos en varios países de Latinoamérica. ¿Es la brisita Bolivariana?

Las violentas manifestaciones en los últimos días en los Estados Unidos, iniciadas como protesta por la muerte de un ciudadano de raza negra a manos de un policía y los disturbios en Chile de hace menos de un año, iniciados como protesta por aumentos en el precio del pasaje en el metro, tienen como elemento común el alto nivel de violencia y destrucción, que no justifica la causa que los originó.

En ambos casos, las protestas han reunido a los “antisistema”, es decir, a todos los que adversan el sistema de mercado y la democracia, llámense anti-racistas, anti-fascistas, feministas extremas, movimientos pro LGTB, ambientalistas, marxistas, socialistas o comunistas. Todos tienen en común el mismo objetivo: acabar con el sistema “opresor”. Son grupos pequeños pero con capacidad para influir y arrastrar a seguidores de partidos opositores y muchedumbres de ciudadanos descontentos no afiliados con ningún grupo, entre los que se cuelan también delincuentes que aprovechan los disturbios para cometer toda clase de crímenes.

Pero solo un grupo pequeño entre ellos tiene claro con qué tipo de sistema debe ser sustituido: con el socialismo tiránico. En este grupo están todos los que creen en la vieja pero perdurable teoría marxista de que el capitalismo es un sistema de explotación, que los empresarios explotan a los trabajadores y hay que cambiarlo porque es el culpable de la desigualdad de ingresos y riqueza, y de las deficiencias objetivas que existen, aunque sea el sistema que más haya disminuido la pobreza y traído más innovaciones y progreso en el mundo, excepto en aquellos países donde aún persiste un alto nivel de corrupción, controles y políticas estatales que frenan la inversión y la competencia en el mercado.


Los jóvenes adoctrinados hace pocas décadas en el sistema educativo hoy forman parte de organizaciones civiles antisistema y medios de comunicación, otros son militantes de partidos políticos y hasta funcionarios gubernamentalesArturo Solórzano

El núcleo de este grupo marxista sigue la estrategia descrita por el italiano e ideólogo comunista Antonio Gramsci de llegar al poder mediante la penetración y el control de las instituciones educativas y culturales, una táctica que requiere la infiltración de organizaciones influyentes que integran la sociedad civil, especialmente escuelas y universidades, así como medios de comunicación para convertirlos en instrumentos de agitación marxista, las “trincheras” desde donde se llevaría a cabo la lucha cultural para socavar la hegemonía ideológica de la “clase dominante” que ocupa al Estado. Esta estrategia ha estado en marcha desde hace más de 50 años y ha dado sus frutos. Los jóvenes adoctrinados hace pocas décadas en el sistema educativo hoy forman parte de organizaciones civiles antisistema y medios de comunicación, otros son militantes de partidos políticos y hasta funcionarios gubernamentales. El desarrollo de las redes sociales ha potenciado su capacidad de influir en las mentes de muchos más. Los “influencers” no se cansan de repetir el discurso de la “opresión” causada por “el sistema” y la “reivindicación de derechos” “robados” por el “neoliberalismo” y los más ricos.

En América Latina, los movimientos antisistema están organizados en el Foro de São Paulo, cuyo objetivo es implementar dictaduras socialistas en los países latinoamericanos, con apoyo financiero del crimen organizado.


En América Latina, los movimientos antisistema están organizados en el Foro de São Paulo, cuyo objetivo es implementar dictaduras socialistas en los países latinoamericanos, con apoyo financiero del crimen organizado.Arturo Solórzano

Es tan evidente el papel del castrochavismo y la izquierda aglutinada en el Foro de São Paulo en la promoción de los disturbios en varios países latinoamericanos que la Secretaría General de la OEA emitió un comunicado el 16 de octubre de 2019, en el cual expresa: “Las actuales corrientes de desestabilización de los sistemas políticos del continente tienen su origen en la estrategia de las dictaduras bolivariana y cubana, que buscan nuevamente reposicionarse a través de su vieja metodología de exportar polarización y malas prácticas, pero esencialmente financiar, apoyar y promover conflicto político y social. … La estrategia de desestabilización de la democracia a través del financiamiento de movimientos políticos y sociales ha distorsionado las dinámicas políticas en las Américas.”

No olvidemos la confesión de Maduro: “Todas las metas que nos hemos propuesto en el Foro de São Paulo las estamos cumpliendo una por una”…”articulando los partidos políticos progresistas, revolucionarios, de izquierda … de toda América Latina y el mundo con los movimientos sociales, esa fue la estrategia que trazamos, y vamos bien… y todavía lo que falta.”

Es obvio que no podía decir más. Es un plan organizado para subvertir las democracias de todo el continente americano, en curso de ejecución por las organizaciones del Foro. Lo ejecutaron en Chile y Ecuador, lo han intentado en Colombia, Panamá y Honduras. Hoy lo ejecutan en los Estados Unidos. En todos los países, el plan está en curso, solo esperando el momento adecuado. No son “teorías conspirativas”, la evidencia está ante nuestros ojos.


Es un plan organizado para subvertir las democracias de todo el continente americano, en curso de ejecución por las organizaciones del Foro. Lo ejecutaron en Chile y Ecuador, lo han intentado en Colombia, Panamá y Honduras. Hoy lo ejecutan en los Estados Unidos.Arturo Solórzano

Pero los políticos y funcionarios gubernamentales en los países democráticos siguen ignorando o subestimando la amenaza de la izquierda continental organizada. Su fin último ha sido confesado innumerables veces: la destrucción del sistema de mercado y la democracia para instaurar el socialismo, no importa cuántas veces haya fallado. No en vano Cuba ha persistido más de 60 años en el comunismo intentando exportar su revolución, ahora con Venezuela como su aliado principal.

Me gustaría finalizar este artículo con un extracto de Max Eastman, que advierte sobre las consecuencias de no actuar de forma rápida y contundente para impedir el avance de la agenda antisistema de la izquierda, válido para todas las democracias del continente.

“Ahora, cualquiera que haya investigado los escritos de Lenin y haya seguido su solicitud por parte de Stalin, sabe lo que significa esa frase: “aplastar el aparato estatal burgués”. Significa en los Estados Unidos apoderarse de los edificios públicos y purgarlos de cada funcionario y cada empleado, y el asistente de cada empleado que sea fiel a los ideales, o imbuido de los hábitos de la libre empresa y el gobierno representativo; entre en los edificios y límpielos a punta de bayoneta, desinféctelos de la democracia mediante ejecuciones sumarias y campos de prisioneros, y establezca una dictadura despiadada de un solo partido en este país que se hará cargo de nuestro comercio, nuestra industria, nuestros sindicatos, nuestro último círculo de costura y sociedad para la conservación de la vida de las aves. Eso es lo que significa.” Max Forrester Eastman (January 4, 1883 – March 25, 1969). Reflections on the Failure of Socialism. 1955..

 

Los mochos se juntan por Antonio A. Herrera-Vaillant – El Universal – 4 de Junio 2020

 

downloadLos recientes disturbios en Estados Unidos confunden a quienes buscan paralelismos en cosas de otros países, y más a los que – con una imagen muy edulcorada sobre esta gran nación – creen que todo responde a grupos ideológicos foráneos. Pero esta situación norteamericana es perfectamente endógena. 

Con cincuenta estados y casi 330 millones de habitantes, aquí hay de todo como en la viña del Señor, y siempre ha habido extremistas y desequilibrados dispuestos a cualquier fechoría para promover sus agendas, o ventilar frustraciones personales. 

Desde 1919 aquí hay un Partido Comunista, ahora muy mermado, que se integra y mimetiza con grupos que ahora llaman “progresistas”, con agendas idénticos. Todos explotan las desigualdades raciales desde 1931. Igualmente, un Partido Nazi Americano, con grupos derivados y afines, sobre todo los que promueven la supremacía de la raza blanca.

Se suma una profunda veta anarquista, enraizada desde el siglo XIX, con amplia secuela de bombardeos, incendios y asesinatos – incluso cobrando la vida del Presidente William McKinley, cuyo magnicidio fue elogiado por la también anarquista Emma Goldman, que llamó al mandatario “el presidente de los reyes del dinero y de los magnates”. Su frase de 1901 es idéntica a la narrativa “antifascista”” de quienes hoy promueven violencia.

Aquí se libró una de las más cruentas guerras civiles en la que repetidamente señalaron a Abraham Lincoln – asesinado luego por otro fanático desorbitado – como monstruo y el peor tirano de la humanidad. 

A lo largo de la historia de esta nación han ocurrido cientos de violentos motines entre distintas etnias y religiones.  Ha habido más de 100 casos de violencia racial masiva desde 1935, casi todos desatados por incidentes policiales – los más cruentos los de 1967 y 1968, con más de 200 muertos. 

Entre las pruebas de la solidez del sistema democrático norteamericano está su capacidad de encarar y derrotar las amenazas radicales de todos los tiempos. El persistente respeto por un sistema de derecho, por las instituciones y por los principios de la constitución hace que todas fracasen al chocar con su centenaria capacidad de reimponer la ley y el orden, manteniendo las libertades fundamentales. 

Y muy desubicados andan quienes identifican a los ocasionales elementos foráneos que aparecen fugazmente en la panorámica con el meollo de una trama fundamentalmente protagonizada por los propios norteamericanos. Es banal buscar culpables externos cuando cada país tiene su propia cuota de mal nacidos: Apenas hay mochos que se juntan para rascarse.

 

Saqueos, protestas y colapso económico: la crisis del coronavirus se ceba con el interior de Venezuela por Alonso Moleiro – El País – 26 de Abril 2020

La recesión mundial y la caída de los precios del crudo en medio de la pandemia acorralan al país. Maduro endurece su política de controles de precios
Habitantes de Caracas hace fila para acceder a un mercado de verduras, este jueves. (FOTO: REUTERS | VIDEO: AFP)

La recesión internacional planteada con la pandemia, y el derrumbe de los precios petroleros que esta se trae al remolque, aumentan la gravedad de la ya muy delicada situación económica y social venezolana. El precio de la cesta de crudo es el más bajo en 20 años. La producción de petróleo, históricamente en los tres millones de barriles diarios, es de apenas 700.000. El bolívar ha sufrido una devaluación del 56% solo durante el mes de abril, agravando la hiperinflación que ya lleva tres años. Desde que Nicolás Maduro asumió el poder, en 2013, Venezuela ha registrado seis años seguidos de contracción que ha reducido el tamaño de su economía en un 70%. En la última semana, el costo de todos los bienes y servicios ha tenido un aumento espectacular. La casi total escasez de combustible está dificultando el transporte de alimentos en los poblados del interior del país, en muchos de los cuales, en consecuencia, se ha registrado airadas protestas.

En los últimos tres días, el enfado popular ha generado disturbios, con saqueos de negocios y graves enfrentamientos con la policía, en el poblado de Cumaná, Araya y Cumanacoa, en el Estado nororiental del Sucre; Socopó y Guanare, en los estados Barinas y Portuguesa, en el interior del país; Punta de Mata, en el Estado Monagas, cerca de la costa del Caribe; y Upata, en el estado Bolívar, en el sureste. En esta última localidad, se registró un muerto y hubo dos heridos. La víctima respondía al nombre de Charlie Núñez Palma, de 29 años de edad. Los heridos son dos adolescentes.

Hace dos días, Maduro hizo una referencia a las protestas –que han podido ser apreciadas, sobre todo, por las redes sociales- y lanzó nuevas amenazas al sector privado. “No vamos a permitir que la especulación criminal mate de hambre al pueblo. Por las buenas somos amables y razonables, pero no nos busquen por las malas”. La escalada de precios ha hecho al gobierno de Maduro abandonar su actitud tolerante con la actividad empresarial de los últimos meses –que produjo el regreso de los productos a los anaqueles- y endurecer los controles en el marco de la temida “Ley de Precios Justos”.

Nuevamente se ha decidido la “ocupación a puertas abiertas” y la “venta supervisada de productos” de la corporación agroindustrial Coposa, de Alimentos Polar, de Plumrose y de algunos mataderos. Al justificar la medida, Tarek El Aisami, vicepresidente económico, manifestó: “Hay sectores oligárquicos que pretenden violentar la ley y asumir conductas contrarias a la solidaridad en esta cuarentena. Estos grandes monopolios especuladores golpean a los pequeños comerciantes que son los que colocan sus productos”.

Al establecer controles para 27 productos básicos, El Aissami se comprometió a escuchar al empresariado para mejorar su gestión. “Lo que no vamos a permitir es que se atente contra los derechos del pueblo”. Las ventas sobre reglamentadas y los operativos de fiscalización “cívico-militar” produjeron en el pasado reciente la quiebra de muchas empresas industriales y comerciales que agravaron terriblemente la situación del país en este tiempo.

La caída libre de la economía venezolana encuentra a un estado carcomido por la corrupción y sin instrumentos para afrontar la contingencia de la pandemia. Con enormes deudas, las arcas del Gobierno de Nicolás Maduro presentan un saldo deficitario. Junto al derrumbe de los precios petroleros, el descenso en la producción de crudo sigue su curso y las sanciones internacionales dificultan terriblemente la compra de combustible importado.

“Al bolívar le pasa lo mismo que a todas las monedas indexadas al dólar en los mercados emergentes con la caída de los precios de las materias primas”, afirma Asdrúbal Oliveros, director de la firma Ecoanalítica. “El derrumbe de la moneda en Venezuela, sin embargo, es extremadamente elevado, y tiene que ver, entre otras cosas, con una caída profunda en la oferta de divisas por la virtual paralización de los ingresos petroleros. No existe ninguna confianza en el bolívar y ha bajado mucho el flujo de remesas que envía la diáspora”.

La marcha de la petrolera rusa Rosneft y las serias limitaciones contractuales que presenta la renovación de la presencia de Chevron en el país, colocan a Venezuela en una situación especialmente vulnerable. Particularmente si los efectos de la pandemia del Coronavirus llegaran a escalar. En este momento, de acuerdo a las cifras oficiales, Venezuela tiene 310 casos de personas infectadas, con 10 fallecidos. Son unas cifras sorpresivamente bajas, que muchos atribuyen, entre otros motivos, al aislamiento actual del país.

De momento no parece haber luz al final del túnel con la escasez de gasolina y la reactivación de la producción de crudo. Hace pocos días la Administración de Maduro anunció la reactivación de la refinería El Palito –con una capacidad instalada de 140.000 barriles diarios de crudo- y la llegada de un vuelo directo con ayuda iraní para reactivar la averiada refinería de Cardón, una de las más grandes del mundo, con la promesa de nuevos contactos de apoyo.

El deterioro crónico de estos parques industriales, la aparición de nuevas averías en El Palito, la insolvencia de una nación endeudada y el endurecimiento de las sanciones internacionales, colocan en veremos la normalización del servicio de combustible en una nación que tiene casi 100 años viviendo de la producción y refinación de petróleo.

Comunicado Embajada de venezuela en Colombia – 23 de Noviembre 2019

Mastermind or scapegoat? Besieged South American leaders blame Venezuela’s Maduro for historic wave of unrest by Anthony Faiola, Rachelle Krygier and Patricia Garip – The Washington Post – 31 de Octubre 2019

A man injured man during a protest against Chile’s government Wednesday in Santiago. (Jorge Silva/Reuters)
A man injured man during a protest against Chile’s government Wednesday in Santiago. (Jorge Silva/Reuters)

As the streets of South America convulse in the region’s worst bout of social unrest in years, a chorus of critics on the political right are decrying what they see as one inescapable link — the nefarious hand of Venezuelan President Nicolás Maduro.

This much is true: Regional leaders who once banded together to try to bring Maduro down are now suffering a pox on their own houses, even as socialist Venezuela’s regional allies are suddenly ascendant. But is Maduro really a Joker-like figure orchestrating increasingly violent protests from his lair in Caracas? Or is he just the perfect scapegoat to explain away the genuine anger now raging in multiple South American nations?

The answer, according to more than a dozen interviews with officials, politicians, analysts and protesters in multiple nations, might be a little of both.

“I think that what’s happening is mainly the product of national circumstances,” said Michael Shifter, president of the Washington-based Inter-American Dialogue. “That doesn’t mean there is no outside agitation. But to put the blame outside is to miss the point that there are fundamental domestic problems that can account for all this unrest.”

Senior officials from Ecuador, Chile, Argentina and elsewhere are nevertheless pointing the finger at Maduro for the outbreak of severe street protests — including the ongoing mayhem in ordinarily stable Chile, where at least 20 people have died in two weeks of clashes with security forces. Chile took the serious step this week of canceling major global summits on trade and climate change scheduled for November and December.

President Trump, in a call this week with Chilean President Sebastián Piñera, denounced unspecified “foreign efforts” to undermine Chilean institutions, democracy and society.

Earlier, Michael Kozak, the State Department’s acting assistant secretary for Western Hemisphere affairs, appeared to blame the Russians, telling the EFE news service that “we have identified on social networks false accounts that emanate from Russia, which are people who pretend to be Chilean, but in reality all the [messaging] they are doing is trying to undermine all Chilean institutions and society.”

Maduro, who has dealt with bouts of serious unrest of his own this year, has vacillated between appearing to claim credit for the multiple uprisings abroad and poking fun at his enemies’ accusations. At one point, he described the regional turmoil as part of a plan hatched at a meeting of Latin America’s far left in Caracas in July — the “Foro de Sao Paulo” hosted by his government.

But he has also joked that “they think I move my mustache and bring governments down. I’m thinking, ‘Which is the next government I want to overthrow?’ ”

Demonstrators run from tear gas fired by police during protests in Santiago on Wednesday. (Rodrigo Abd/AP)
Demonstrators run from tear gas fired by police during protests in Santiago on Wednesday. (Rodrigo Abd/AP)

Maduro, a leftist autocrat who has been declared a usurper and targeted for removal by the Trump administration and its regional allies, can at the very least gaze out across a smoldering region and see a far less dangerous landscape for his future than anyone would have predicted even just a few weeks ago.

Two of his most vocal regional critics — Ecuadoran President Lenín Moreno and Chile’s Piñera — have seen serious threats develop against their own administrations in the form of large-scale street protests this month against price hikes for gas, transit, electricity and other services.

Argentine President Mauricio Macri, who had called for Maduro to step down, lost his reelection bid last week to a left-wing Peronista ticket that included former president Cristina Fernández de Kirchner, a longtime ally of Venezuela’s socialists. Bolivian President Evo Morales, a steadfast Maduro backer, has claimed victory in his country’s elections.

Maduro’s adversaries claim this is no coincidence.

In Chile last week, Piñera said the country was “at war against a powerful enemy” who “was willing to use violence and criminality with no limits even when it means the loss of lives.”

He did not specify who the enemy was, but the message was interpreted as a suggestion that Maduro was behind the violence that has racked the region’s most successful country.

 

Luis Almagro, secretary general of the Organization of American States, flatly accused Caracas of seditious intent.

“The winds of the Bolivarian regime pushed by Madurismo and the Cuban regime bring violence, looting, destruction, and a political aim to directly attack the democratic system and try to force interruptions to constitutional mandates,” he said in a statement last week. “We have seen these attempts documented in Ecuador and Colombia, we see them now in Chile.”

Ecuador’s Moreno has gone the furthest, claiming that Maduro is working with former president Rafael Correa — Moreno’s nemesis — to orchestrate a “coup” in Quito. He has claimed that the pair have sent “200 to 300” operatives disguised as Venezuelan migrants to sow chaos and topple his government.

Prosecutors in Quito are investigating possible Venezuelan links to $740,000 in cash that, according to people familiar with the investigation, was meant to be spent on anti-government activities.

Portraits of Venezuelan President Nicolás Maduro in April inside the Venezuelan Embassy in Washington. (Salwan Georges/The Washington Post)
Portraits of Venezuelan President Nicolás Maduro in April inside the Venezuelan Embassy in Washington. (Salwan Georges/The Washington Post)

Ecuadoran authorities have detained several leftist politicians who attended the Caracas summit. But they have yet to back up many of their allegations with proof. (Ecuadoran officials did not respond to requests for comment.)

In fact, some allegations have proved to be anything but concrete. Interior Minister María Paula Romo, for instance, heralded the Oct. 10 arrest of 17 foreigners, including several Venezuelan nationals, at Quito’s airport during the height of the riots in Ecuador. But all but two were later released by a judge for lack of evidence.

“Some of them were just Venezuelan Uber drivers picking people up at the airport,” said Sebastián Hurtado, president of the Ecuadoran political consultancy Profitas.

“I think the relationship is there, that Correa has asked for Maduro’s support,” he said. “But what kind of support, and how it is working, is a difficult question to answer.”

Amauri Chamorro, a political consultant who has worked with Correa and other left-wing leaders, attended the Caracas summit. He dismissed theories that it had sparked unrest around the continent as “ridiculous.”

“To believe that the forum of Sao Paulo determined, ordered and coordinated, and — most ridiculous of all — financed what has happened [in Chile and Ecuador] is a fantasy,” he said. “First, the forum doesn’t discuss this kind of thing. Second, the Sao Paulo forum doesn’t have the capacity to generate this. And third, this would be to completely ignore what is actually happening in these countries. It would be a grotesque analytical error.”

Guillermo González, president of the Chilean Equality Party, said he was one of 10 to 15 Chileans who attended the summit. They paid for their travel, but the Venezuelan government put them up in a state-owned hotel.

González expressed admiration for Venezuela and condemned regional leaders who have sought to oust Maduro. But he insisted that there were “no Venezuelans” involved in the social movement that has rocked Chile for nearly two weeks.

“What is happening in Chile is happening everywhere,” he said. “The system has collapsed because people aren’t eating, or just pasta and rice. They have no housing, no health care.”

Rodrigo Perez, an 18-year old high school student in Chile, helped organize a turnstile-jumping campaign in mid-October to protest a Metro fare hike that led to the broader unrest still roiling the country.

He described the protests as wholly organic — a response to rising costs of living and harsh inequality in one of Latin America’s richest but most unequal nations.

The burning of Metro stations in October came as a “surprise” to student organizers, he said.

“We have questions about these fires, but social discontent has been growing because public policies have ignored education,” Perez said. “So students are becoming more radicalized. There is great frustration.”

Soldiers guard a park in Quito during mid-October protests. (Fernando Vergara/AP)
Soldiers guard a park in Quito during mid-October protests. (Fernando Vergara/AP)

In Chile, students and unionists involved in the protests say they do not view Venezuela — a failed state run by a cast of characters including alleged narco-traffickers — as any kind of a model to follow.

“Chavismo is not socialism — it is capitalism dressed up as socialism,” said Simon Bousquet, 32, an information-technology specialist and union leader who has participated in the Chilean protests, referring to the Venezuelan brand of socialism named after Hugo Chávez, the late founder of its socialist state.

“Venezuela went from a neoliberal government to a bureaucracy,” he said. “It is not a model to emulate.”

Yet there is little doubt that forces on the left, whether influenced by the Venezuelans and Cubans or not, have sought to seize the momentum of the protest to push their own agendas, including demands for a new constitution in Chile.

“In big protest cycles like this one, many interests come into play,” said Miguel Ángel Martínez Meucci, a political scientist at the Austral University of Chile.

“For some of these actors, the objective is not to obtain social improvements but to subvert the instituted order and propel the surge of another one,” he said, “or even to nourish the radical agendas that would facilitate their path to power.”

 

Garip reported from Santiago. Kimberley Brown in Quito contributed to this report.

Zarpazo al Grupo de Lima por Manuel Corao – El Nacional – 28 de Octubre 2019

Las manifestaciones de calle acontecidas recientemente en América del Sur tienen un  elemento en común; la responsabilidad  de los gobiernos de Cuba y Venezuela por la maniobra indebida de terroristas en las protestas demandantes de reivindicaciones  llevadas a cabo en Chile y Ecuador.

Estos gobiernos sureños son  miembros del Grupo de Lima conglomerado político en defensa de la democracia y los derechos humanos en Venezuela.

Revoltosos que accionaron violentamente en ciudades de ambas naciones al ser detenido un número indeterminado de actores y comprobar sus identidades; cerca de 600 resultaron ser extranjeros muchos de ellos provenientes recientemente de Venezuela, quienes se dedicaron a cometer destrozos variados tales como incendios, rotura de señales en vías comunitarias, daños a la propiedad privada, enfrentamiento armado con la autoridad ciudadana al infiltrarse en las marchas cívicas, denunció el mandatario Lenín Moreno de Ecuador.

Pesquisas y confesiones grabadas judicialmente revelaron que la presencia de ellos en la ciudad encumbrada era con fines políticos contrarios a la paz vecinal.

La inherencia de una nación en los asuntos internos de otro país con la identificación de actores violentos en manifestaciones pacíficas acontecidas en Chile desde mediados de octubre; fue delatada por el gobernante Sebastián Piñera al identificar y obtener la confidencia de quienes capturados infraganti confesaron venir para atentar contra la estabilidad política del territorio austral.

Si existiese duda de lo expresado, Diosdado Cabello, segundo hombre al mando en Venezuela al conocer las revelaciones indicó burlonamente que los hechos en referencia eran un “vientecito bolivariano”, lo cual por lo elocuente es una  aceptación de la relación gubernamental en la práctica precisa ejecutada en las naciones andinas, lo cual remató con la ocultada expresión de un venidero “huracán bolivariano”.

Evaluaciones hechas sobre la hambruna en Venezuela, partiendo de los ingresos fiscales proveniente de la renta petrolera, junto a la prohibición de producir o importar el sector privado bienes de consumo alimenticio y medicinas para el ser humano, expertos llegan a la conclusión que los ingresos monetarios para la adquisición de tales rubros son desviados hacia otras actividades y ejecución de políticas ajenas al ciudadano común.

Nada justifica lo que acontece en el país ya que en  los últimos 17 años ha recibido el instituto emisor 56.000 millones de dólares de promedio amén de préstamos por casi 170.000 millones de dólares, los cuales se desconoce adónde fueron a parar gran parte de los mismos.

En  los últimos años la nación suramericana recibe 19.000 a millones de dólares dinero que decrece notablemente con el tiempo pero suficiente para enfrentar los  rótulos  alimenticios y medicinales en general de la población, pero los montos no ingresan totalmente al erario.

Es tal el desamor de Maduro Moros que solo  da prioridad a la política radical y para ello lograr  ratifica  la prohibición  de importar comida reservándose ese privilegio para el estado, iniciativa que busca  incentivar con fines intervencionistas en otros países  el éxodo de venezolanos hacia territorio vecino en busca de alimentación y ulteriores oportunidades de empleo.

Maduro lleva al terruño a la quiebra técnica financiera, pero previamente ha sacado para dar a naciones de política extremista montos en miles de millones que ha debido dedicar a sus gobernados.

Expropiaciones arbitrarias sin contraprestación, persecución fiscal de las fuentes permanente de puestos de trabajo, desabastecimiento, inflación galopante e ineficientes servicios básicos como la electricidad, marcaron el desplazamiento en millones de seres hacia América del sur principalmente.

La planificada hambruna como política de Estado logra sus metas porque junto con estos viajantes se desplazan grupos terroristas que por puertos normales de entrada a países andinos no se les facilitaría.

Una vez estas tropas debidamente entrenadas para desestabilizar, mezclados entre la diáspora se activarán en llamadas callejeras de requerimientos sociales causando ruina indiscriminada cual robots a su paso por las vías públicas, incendiando instalaciones de servicio al ciudadano, enfrentamiento con la policía comunitaria y hasta muerte entre los vecinos que reclaman creando un caos que proyecte, no siendo verdad, la incapacidad de las autoridades para ejercer el mandato conferido.

Tales actuaciones  dirigidas tienen un tiempo finito para causar los efectos de crisis buscados , es por ello  que pudimos observar al ex presidente Rafael Correa de Ecuador presentarse ante los medios de comunicación e indicar que para controlar la situación debía renunciar Lenin Moreno, presidente constitucional ecuatoriano  y convocarse a elecciones de inmediato.

No haber hecho Correa un llamado a la concordia y la paz ante el desenfreno de grupúsculos es un claro indicativo de que era un militante por la crisis y corresponsable de 7 muertos, 1.340 heridos y 1.152 detenidos.

En Chile la cita común es igualmente penetrada por terroristas, a lo que la guardia responde con prontitud y firmeza.

Sebastián Piñera, al igual que su homólogo de Ecuador, Lenín Moreno, convocan a la sociedad civil, la cual acude en su torno ratificando sus liderazgos y autoridad  constitucional.

Los mismos responsables venidos de Cuba y Venezuela llegaron a Chile saliendo derrotados por el pueblo que hoy exige justicia por 13 fallecidos en la concentración, 5 más en mano de los carabineros, 102 heridos y 962 detenidos.

Chile y Ecuador, países hermanos que conforman el Grupo de Lima, son defensores de la democracia venezolana, los derechos humanos y una nación que se niega a claudicar ante el tirano que anhela esclavizarlos.

¿Cuál es el plan de la izquierda detrás de los disturbios en Latinoamérica? por Didiana Patricia Archila – El Nacional – 22 de Octubre 2019

El politólogo Pedro Urruchurtu, Coordinador Nacional de Formación de Vente Venezuela -movimiento fundado por María Corina Machado- y profesor de la UCV, explicó la relación de los actos de vandalismo en el continente con el Foro de São Paulo y el Grupo de Puebla como un plan para “reivindicar a la izquierda”

“Debemos aglutinarnos como región y como democracias liberales, porque el Grupo de Puebla no es más que una contrafigura del Grupo de Lima. Y lo van a ir desmantelando a medida que vayan sustituyendo gobiernos”, dijo el profesor Urruchurtu |

Latinoamérica parece sumida en un gran caos. En los últimos días se han presentado disturbios violentos en países como Chile, Ecuador y Bolivia. Sin embargo, no parecieran ocurrir por casualidad. “Hay una secuencia y una articulación”, aseguró el politólogo y profesor universitario Pedro Urruchurtu.

Urruchurtu explicó en entrevista a El Nacional que estas protestas responden a un proyecto mayor de líderes de izquierda agrupados en el Foro de São Paulo y el Grupo de Puebla. Estas organizaciones pretenden generar desestabilización en los gobiernos que promueven mayor apertura económica.

Medidas impopulares

“Las decisiones que se han tomado, sobre todo decisiones políticas y económicas, para llevar a cabo la liberalización de la economía, se convierten en los detonantes de estas supuestas protestas en las que, sin desmeritarlas, hay grupos que se aprovechan para promover el vandalismo”, indicó.

El objetivo, añadió el politólogo, es dar a entender que son medidas impopulares, que ponen en riesgo la justicia social. Además, permitirán levantar un discurso de división y de resentimiento en la gente con la finalidad de decir que ellos van a encarar el retorno de la “verdadera justicia” porque estos años de “giro hacia la derecha” fueron negativos para Latinoamérica.

Urruchurtu señaló que los comunistas tienen sus grupos de choque y sus partidarios armados en casi todos los países de Latinoamérica “para que se aprovechen de las revueltas, de la indignación y de los discursos que atraen masas para, en función de esto, alterar una ciudad completa”.

La reivindicación de la izquierda

“Esto siempre acarrea un proceso secuencial que deriva en solicitar la renuncia del mandatario nacional. Tal es el caso de Chile, donde un aumento, que proporcionalmente era inferior a los que la propia presidente Bachelet hizo durante su mandato, dejó al presidente Sebastián Piñera en jaque. Así también en Perú, en Ecuador y demás”,  comparó.

Cabe destacar, que el sitio oficial del Grupo de Puebla expresa claramente su objetivo: Retomar el poder de la región para “adueñarse del mañana”.

El profesor alertó sobre Colombia como la joya de la corona debido a que “los progresistas” jamás han logrado hacerse del poder.

Asimismo, se detuvo en los casos de Chile y Argentina, donde la vuelta de la izquierda al poder es una especie de reivindicación moral: “Tal es el caso de Alberto Fernández en Argentina, que repunta en las encuestas como favorito. De las primeras cosas que hará será salirse del Grupo de Lima, y adoptará una posición como la de México y Uruguay”.

Hacer contrapeso

Urruchurtu instó a los gobiernos democráticos a ser firmes y comunicar eficientemente sus ideas, porque pueden caer en el chantaje de los vándalos.

Recientemente, Nicolás Maduro aseguró que todos los objetivos del Foro de São Paulo se estaban realizando. “Estamos cumpliendo todas las metas que nos propusimos. Es la unión de los movimientos sociales, progresistas y revolucionarios”, dijo.

El profesor alentó a hacer una contrafigura que reconozca la amenaza que este proyecto representa. “Aglutinarnos como región y como democracias liberales. Porque el Grupo de Puebla no es más que una contrafigura del Grupo de Lima. Y lo van a ir desmantelando a medida que vayan sustituyendo gobiernos. Pueden ir haciendo lobby que incluso podría llegar con sus tentáculos a sustituir al secretario Almagro de la OEA”, expuso.

El Foro de São Paulo

El Foro de São Paulo es una cumbre anual que nació a partir de la caída del Muro de Berlín en el año 1991 y la disolución de la Unión Soviética. Fue fundado por Luiz Inácio Lula da Silva con el apoyo de Fidel y Raúl Castro. Su propósito fue replantearse la organización mundial, más que todo porque su principal benefactor económico e ideológico había caído.

El primer logro político triunfal en Latinoamérica lo tuvieron con Hugo Chávez en el año 1998. De ahí en adelante la región entró en un proceso conocido como “el giro a la izquierda”. Abundaron los gobiernos de corte “progresista” que fueron tomando el poder.

Para el año  2009, el foro llegó a tener 14 gobiernos en Latinoamérica. Es un proyecto de poderes que no solo es político sino ideológico y económico. Disfrutaron de altos precios de los commodities, como fueron los casos del petróleo en Venezuela y de la soja en Argentina. Mientras, se curtieron de casos de corrupción, como el de Odebrecht.

El profesor señaló que ante la realidad decidieron reorganizarse: “Se amparan bajo un discurso de victimización, como en los casos de Cristina Kirchner, Lula y Dilma Rousseff”.

Grupo de Puebla

Destacó que en julio se fundó el Grupo de Puebla: “Una especie de barniz rejuvenecido del mismo Foro de São Paulo, que no incluye a Cuba ni a Venezuela, para diferenciarse y marcar distancia aparente. Pero cuando ves quiénes están allí, desde José Luis Rodríguez Zapatero hasta Lula da Silva, te das cuenta de que no es más que una modernización o replanteamiento del proyecto político del Foro de São Paulo”.

“Aseguran que tienen unas ideas progresistas ‘más jóvenes y refrescadas’, pero que al final son lo mismo”, concluyó Urruchurtu.

 

Alerta que caminan los malandros de la izquierda extrema por América Latina por José Gregorio Meza – El Nacional – 21 de Octubre 2019

Los que se hacen llamar revolucionarios prepararon el contrataque. No esperan más y decidieron que ya está bueno de gobiernos decentes y progresistas en América Latina.

Los recientes disturbios en Chile: la destrucción de estaciones del Metro, autobuses, la quema de edificios, la destrucción de patrimonio de la nación, da cuenta que no se trata de algo casual. Esto es planificado. No queden dudas. La izquierda extrema está de vuelta y hace lo que sea para recuperar el terreno perdido.

El Mercurio

@ElMercurio_cl

Estupor y rabia en las 36 horas más violentas de Santiago desde el regreso a la democracia https://digital.elmercurio.com/2019/10/20/C/MQ3MJT0H#zoom=page-width 

Ver imagen en Twitter
Ya antes lo han hecho en Argentina, donde están a una semana de recuperar el poder a menos que ocurra un milagro, y en Ecuador, con un Lenín Moreno emproblemado porque no ha podido manejar la crisis que heredó de Rafael Correa, uno de los líderes de la contraofensiva.

«Atiendan a sus países que los tienen alborotados», recomendó Nicolás Maduro a los gobernantes del continente, en una seña clara para que dejen tranquilo al régimen, ahora con un escaño en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En una de sus alocuciones, cada vez más soporíferas, criticó al Grupo de Lima, al que calificó de cartel del narcotráfico.

Diosdado Cabello tuiteó en la misma línea de su jefe político. Luego de un toma y daca con el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, aseguró que el huracán bolivariano, del que el chavismo pretende ser dueño e intérprete, volverá a enseñorearse en el continente.

Diosdado Cabello R@dcabellor

Recuerdo perfectamente el Huracan Bolivariano que fue capaz de derrotar al alca y al imperialismo en Mar del Plata, nada ni nadie podrá detener a los Pueblos cuando luchan por su Independencia, todo mi apoyo y solidaridad, desde Venezuela decimos con ellos: Nosotros Venceremos!!

No solo están en lista Chile, Argentina y Ecuador. Perú, Colombia y Brasil también han recibido los embates de la desestabilización, y en España, lo de Cataluña no pinta bien, con infiltrados que llegan de Europa y Latinoamérica para apoyar la independencia y empantanar un deseo legítimo de una parte de la población.

Para la izquierda extrema esas protestas son legítimas, aunque acudan a la violencia y destruyan patrimonio de la nación. Todo justifica a los pueblos oprimidos, dicen. En el fondo lo que quieren es generar un caos que sea caldo de cultivo para retomar el gobierno. El discurso de la autonomía de los pueblos es basura, pero le suena bien a los que no han logrado nada en su historia de vida.

Ya lo dijo el politólogo Pedro Urruchurtu en un hilo de Twitter: las protestas sociales de Iberoamérica tienen un oscuro interés por detrás, buscan acabar con el Grupo de Lima y desestabilizar la región.

Pedro A. Urruchurtu

@Urruchurtu

[] ¿Ha escuchado usted sobre el “Grupo de Puebla”? Preste atención a este hilo y entenderá por qué mucho de lo que está pasando en Iberoamérica bajo pretexto de “protestas sociales”, tiene interés muy oscuro por detrás: Acabar con el Grupo de Lima/Desestabilizar a la región.

Ver imagen en Twitter
No es lo mismo, eso sí, acá en Venezuela, donde Maduro y su combo han creado un complejo aparato represivo y comunicacional para mantenerse en el poder y limitar al máximo a los disidentes, como ya pasó en Cuba. Protestar es subversivo y hacerlo contra un régimen de izquierda casi que es un pecado y tiene sus consecuencias, la cárcel lo menos oneroso.

Después de la semana pasada, con la vergüenza de lo que aconteció en la ONU, es claro que las cosas cambiaron. Visto lo sucedido dudo que los que se hacen llamar revolucionarios se conformen con preservar el botín que significa Venezuela, van por más. Se vienen situaciones más rudas en todo el continente. Lo de estas semanas es solo la cuota inicial de lo que nos espera.

Elecciones a la Asamblea Constituyente de Venezuela: el chavismo asegura que participaron 8 millones – El País -31 de Julio 2017

1501400955_927167_1501446574_noticia_fotograma.jpg
Graves disturbios en Caracas durante la jornada de votación, con al menos una decena de muertos

1501457806-a2396630f3244dd9fac47ec036feb9ea.jpg

1501457806-a2396630f3244dd9fac47ec036feb9ea.jpg
Los venezolanos han votado este domingo para elegir a los miembros de la Asamblea Constituyente que acabará con el único contrapoder a su Gobierno: el Parlamento de mayoría opositora salido de las urnas hace menos de dos años. El Gobierno ha cifrado la participación en el 41,43% y la oposición en el 12%. Las protestas no se han hecho esperar a pesar de estar prohibidas por el presidente Maduro. Al menos una decena de personas han muerto desde la noche del sábado en los violentos enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes.

Un muerto y más de 200 detenidos en Apure y Bolívar – El Nacional – 18 de diciembre 2016

Decretaron restricciones para el tránsito de personas y vehículos en Ciudad Bolívar. El gobernador Rangel Gómez anunció la militarización del estado.

Manifestantes destruyeron el Banco de Venezuela de la entidad

Luego de los disturbios registrados en las últimas 48 horas en Ciudad Bolívar, capital del estado Bolívar, por la salida de circulación del billete de 100 bolívares, la Secretaría del Concejo Municipal de Heres decretó la restricción hasta mañana del tránsito peatonal y de vehículos particulares entre las 5:00 pm y las 6:00 am. “Niños, niñas y adolescentes no podrán permanecer en las calles de Ciudad Bolívar en horas nocturnas”, dice el comunicado.
El gobernador Francisco Rangel Gómez informó en rueda de prensa que en el estado han detenido a 135 personas en flagrancia. Aseguró que restablecerán el orden público, que 170 guardias nacionales llegaron a la entidad y 500 más se desplegarían por todo el territorio de la entidad.
Remo Dibartolo, gerente de ventas de la sucursal de Plumrosse en el estado, confirmó que la sede de la compañía, en la avenida San Salvador de la zona industrial La Sabanita, fue saqueada al mediodía. Añadió que actos de vandalismo también ocurrieron en el galpón de Empresas Polar.
El periodista Elías Rivas refirió que en las avenidas Bolívar, Libertador y España fueron saqueados locales comerciales. Confirmó que helicópteros de la FANB sobrevolaron la ciudad por varias horas.
Durante los disturbios del viernes en la población de El Callao falleció Alejandro Guarayote, de 15 años de edad, al recibir un impacto de bala en la región frontal.

Militarizado Guasdualito. Más de 100 detenidos fue el resultado de los hechos violentos que se registraron en Guadualito. Lumay Barreto, ex alcaldesa de esa jurisdicción, señaló que las únicas tres entidades bancarias fueron atacadas.
Ayer el pueblo amaneció militarizado; sin embargo la anarquía continuaba. Barreto dijo que pasada las 7:00 am aún se escuchaban detonaciones en las calles.
Los ataques no solo ocurrieron contra sedes de bancos, la ex alcaldesa dijo que también hubo daños en instituciones del gobierno estadal y municipal. “Lamento cómo destruyeron la alcaldía, al igual que la casa de gobierno y el depósito de Pdval”.

Siguen protestas en Maracaibo. Por segundo día consecutivo Maracaibo registró hechos de violencia e intentos de saqueo. Ayer un grupo de ciudadanos, que pernoctó para cambiar los billetes de 100 en el Banco Central de Venezuela, sede Maracaibo, decidió reclamar que su dinero fuera cambiado, y ante la negativa del instituto emisor comenzaron a protestar.
A la manifestación se sumó un grupo de personas acordó arremeter contra los comercios del centro de la ciudad. Los violentos se desplegaron por todo el casco histórico e intentaron forzar las santamarías de locales en San Felipe, Las Playitas y Santa Rosalía.

Cruzaron la frontera. Centenas de personas se congregaron en las inmediaciones del puente internacional Francisco de Paula Santander, en la ciudad fronteriza de Ureña, Táchira, y cruzaron hasta la localidad colombiana de El Escobal para adquirir alimentos y medicinas.
“Alrededor de 30 mujeres pasaron corriendo con sus hijos. No los vamos a tocar. No vamos a agredir a ninguna persona. Si pasaron, pasaron, tal vez estén buscando argumento para decir que nosotros estamos violando los derechos humanos”, dijo José Morantes Torres, jefe de la Zona Operativa de Defensa Integral.
En la zona sur de Táchira y en varias localidades cercanas de Barinas como Abejales, La Pedrera, Punta de Piedra, El Piñal y Guacas se registran desde el viernes bloqueo de carreteras.
Al menos cuatro personas resultaron heridas y una unidad autobusera del gobierno fue quemada.

A %d blogueros les gusta esto: