elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Deuda soberana

S&P coloca en default la calificación de bono global de Venezuela al 2018 – La Patilla – 2 de Enero 2018

El gobierno de Venezuela no cumplió con un pago de 35 millones de dólares por un bono soberano que de esa forma quedó en situación de default, informó este martes la agencia calificadora Standard and Poor’s Global Ratings (S&P), reseñó AFP.

“De acuerdo con nuestros criterios sobre cumplimiento de pagos, hemos rebajado la nota de esos bonos a ‘D’”, la categoría equivalente al default, informó la agencia en una nota oficial.

Al mismo tiempo, S&P reafirmó que la clasificación del crédito del país en moneda extranjera de corto y largo plazo se mantiene en ‘SD’ y ‘D’.

S&P y la también calificadora de riesgo Fitch declararon a Venezuela y la gigante estatal petrolera Pdvsa en default parcial en diciembre de 2017, por retrasos con varios pagos de capital e intereses de la deuda soberana y de la compañía.

Pdvsa, que aporta 96% de las divisas del país, fue declarada el 16 de noviembre en default por la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA) -que reúne a acreedores- por tres retrasos en sus pagos.

Sin embargo, a mediados de diciembre la empresa afirmó haber realizado pagos por 539 millones de dólares.

El país con las mayores reservas petroleras del mundo debe pagar unos 8.000 millones de dólares de deuda soberana y de PDVSA en 2018.

 

Minera canadiense Crystallex busca apropiarse de venezolana Citgo tras incumplimiento de pago por Sabrina Martín – PanamPost – 22 de Diciembre 2017

citgo.png
Venezuela está a punto de perder su más preciada petrolera en Estados Unidos tras incumplir un millonario pago con la empresa Crystallex International Corp.

La compañía canadiense informó que Venezuela cayó en default, razón por la cual instó a un juez federal a que le permita tomar el control de Citgo.

Se trata de un pago correspondiente a USD $1.200 millones tras un arbitraje internacional que perdió el régimen chavista y que se ha negado a pagar a pesar de que al parecer tanto Crystallex como Venezuela acordaron una forma de pago.

“Dijeron que nos harían un pago y no lo realizaron”, dijo Robert Weigel, abogado de Crystallex, este jueves 21 de diciembre ante la corte estadounidense presidida por el juez Leonard Stark en Wilmington, Delaware.

Crystallex exige las acciones alegando que Petróleos de Venezuela (PDVSA) es un alter ego de la República venezolana. El abogado de la compañía canadiense, Jason Myatt, de Gibson Dunn, presentó una nueva declaración jurada para respaldar el reclamo del alter ego.

Los abogados de Crystallex aseguraron que tienen una “serie de pruebas” que demuestran que la estatal petrolera PDVSA y el Estado venezolano “son una sola cosa”, y que tienen problemas de liquidez para cumplir con sus deudas.

Ahora, la compañía canadiense busca embargar las acciones de PDVSA en PDV Holding Inc, la matriz incorporada de Citgo en Delaware.

Por su parte, el abogado representante de PDVSA argumentó que Crystallex no puede buscar apoderarse de los activos venezolanos porque la petrolera estatal no era parte del arbitraje.

Y es que Venezuela acordó pagarle a Crystallex USD $25 millones antes del 30 de noviembre; acordó pagar otros USD $15 millones para el 31 de diciembre y alrededor de USD $400 millones para fines del 2020.

Si Crystallex tiene éxito en su misión de apoderarse de Citgo, el caso podría abrir la vía para que más de una decena de compañías apunten la refinería venezolana para cobrar las demanda de arbitraje internacional por activos expropiados bajo el mandado de Hugo Chávez Frías.

De concretarse la victoria de la compañía canadiense, el régimen venezolano dejaría de percibir una de los más importantes ingresos en dólares.

PDV Holding Inc., propiedad de la petrolera estatal venezolana Petróleos de Venezuela (PDVSA), es propietaria de Citgo Holding Inc., que a su vez posee Citgo Petroleum Corporation, que tiene tres refinerías y oleoductos en Estados Unidos.

Las refinerías de Citgo pueden refinar 749.000 barriles diarios y la refinería de Lake Charles es la sexta refinería más grande en Estados Unidos.

Citgo fue demandada en Delaware, EE. UU., en casos separados por ConocoPhillips y Crystallex bajo la Ley Uniforme de Transferencia Fraudulenta de Delaware, alegando que Citgo, PDVSA y Venezuela “transfirieron fraudulentamente” USD $2,8 mil millones en activos de Citgo fuera de Estados Unidos para evitar miles de millones de dólares en reclamos por parte de acreedores.

Pero la situación se complica aún más porque en 2016 se conoció que Nicolás Maduro hipotecó en secreto la refinería Citgo a Rusia por millonario préstamo.

El régimen venezolano habría entregado el 49,99 % de las acciones a Rusia; esto a cambio de un préstamo de USD $1,5 mil millones.

La petrolera venezolana PDVSA adjudicó prácticamente el control de la refinería en Estados Unidos a la estatal rusa Rosneft, según un documento que dio a conocer el Latin American Herald Tribune, donde Rosneft admite que controla el 49,99 % de las acciones de Citgo.

Si Citgo o PDVSA incumplieran con el pago del millonario préstamo, la compañía estatal rusa Rosneft podría terminar siendo dueña de importantes refinerías de petróleo y oleoductos en Estados Unidos.

Habría que ver cómo se maneja una situación de este tipo cuando tanto Rosneft como Crystallex están detrás de la mayor refinería de Venezuela en Estados Unidos.

Citgo: el tesoro ante el default
Y es que Venezuela ha caído en default “por todos lados”, los acreedores que aún esperan por su pago también están detrás de Citgo tras consumarse un “default”.

Un reportaje de la BBC reveló que expertos legales y financieros que anticipan que ante un impago, se iniciará un complicado proceso de maniobras legales para cobrarle a Venezuela.

El gobierno venezolano, ante la caída de sus ingresos por la bajada de los precios del petróleo y su menguante producción de crudo, ha dicho que desea reestructurar cerca de USD $63.000 millones de su deuda.

Si esta reestructuración no se lograra, hay una serie de activos de propiedad venezolana en el extranjero que serán el primer objetivo de los acreedores.

“Citgo posee tres refinerías en Estados Unidos y sería el principal objeto de deseo de los acreedores”, señalaron los especialistas.

El más llamativo activo es la empresa de refinación y distribución de combustible basada en Estados Unidos, Citgo, la sexta refinería más grande del país, con instalaciones en los estados de Luisiana, Illinois y Texas y decenas de miles de estaciones de servicio.

Otra refinería más
El pasado 15 de diciembre también se conoció que Cuba le arrebató a Venezuela la refinería Camilo Cienfuegos y retiró a la petrolera estatal venezolana PDVSA de su participación accionaria; esto, tras otro incumplimiento de pago.

Tal y como lo hizo China, que demandó a Venezuela por impago; Cuba, país “amigo” del socialismo, también decidió asumir el control de la refinería cubano-venezolana. El régimen de la isla alegó que tomó posesión porque Venezuela “se lo debía por los servicios profesionales prestados”.

Aunque se desconocen las causas exactas de esta decisión, se presume que con la toma de posesión de Cienfuegos, Cuba busca saldar deudas ante el incumplimiento de compromisos por parte de Venezuela.

Un funcionario venezolano señaló a Reuters que Venezuela debía pagar a la isla desde servicios profesionales hasta la renta de tanqueros petroleros a PDVSA.

Cabe destacar que la estatal petrolera venezolana tenía un 49 % de participación accionaria en dicha refinería.

 

Deuda del Sector Público – BCV/Miguel Angel Santos – Diciembre 2017

Venezuela entra en default por incumplir el pago de dos bonos soberanos – 24Matins.es – 8 de Diciembre 2017

e1b640fad3c1bd5cb2711dcb4a15c34bd8d6581a-235x660.jpgVenezuela fue declarada nuevamente en default este viernes por la agencia calificadora S&P Global Ratings, por no haber desembolsado 183 millones de dólares para el pago de dos bonos de deuda.

“Venezuela incumplió el pago de 183 millones de dólares para los cupones de sus bonos globales con vencimientos en 2023 y 2028 dentro del período de gracia de 30 días”, dijo S&P, que confirmó el estado de default parcial de deuda de la nación petrolera.

S&P advirtió en su nota que Venezuela “podría de nuevo incumplir un pago en sus obligaciones de deuda” en los próximos tres meses.

Por los bonos 2023 y 2028, cuyos intereses vencían el jueves, Venezuela debía desembolsar 90 y 92,5 millones de dólares respectivamente.

La petrolera estatal PDVSA, declarada también en default parcial por agencias calificadoras y un grupo de acreedores, aseguró este viernes en Twitter que inició el pago de 233 millones de dólares de intereses de bonos, cuyo período de gracia vence el próximo lunes.

“Ratificamos la solvencia y solidez de nuestra industria petrolera”, subrayó Petróleos de Venezuela, cuyos títulos representan 30% de la deuda externa del país, estimada en unos 150.000 millones de dólares que el presidente Nicolás Maduro busca refinanciar.

El gobierno venezolano no ha informado sobre el pago de 237 millones de dólares que debía realizar el pasado martes por rendimientos de sus bonos soberanos 2025 y 2026.

Aduciendo el impago de esos intereses, S&P ya había declarado al país en default.

S&P y la también calificadora de riesgo Fitch declararon en los últimos días a Venezuela y a PDVSA en default parcial, por retrasos con varios pagos de capital e intereses de la deuda soberana y de la compañía.

PDVSA, que aporta 96% de las divisas del país, fue declarada el 16 de noviembre en default por la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA) -que reúne a acreedores-, por tres retrasos en sus pagos.

El país con las mayores reservas petroleras del mundo debe pagar en lo que resta del año varios cientos de millones de dólares de deuda soberana y de PDVSA, y unos 8.000 millones en 2018.

Ligar por un default que saque al gobierno es una pendejada por Luis Vicente León – Noticiero Digital – 14 de Noviembre 2017

1457703725927-810x561El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, precisó este martes que caer en un default afectaría mucho más a la población venezolana que al Gobierno.
“Ligar por un default de Venezuela y pensar que eso sacará al gobierno es una pendejada…al cuadrado (…) Los únicos beneficiarios de un default venezolano serían quienes poseen derivados (seguros de default), abogados de quiebra y fondos buitres”, escribió en Twitter.
El economista indicó que “un default es una garantía de deterioro mayor en la economía venezolana y de mayor aislamiento. Y afecta a la población más que al gobierno”, detalló.
Aclaró además que “hay que separar la declaratoria de default por incumplimiento de tiempo de pago que por cesación de pagos. En Venezuela no hay aún cesación”, comentó.
León explicó “el Gobierno ha tenido problemas extremos para cumplir con los tiempos de pago y cruzó la frontera, pero sigue pagando y ofrece pagar”.
“Claro que los problemas operativos y la crisis de flujo de caja pueden terminar en default real, pero no es lo que parece buscar el Gobierno. La búsqueda oficial parece más vinculada al refinanciamiento negociado de deuda, que es la estrategia correcta, pero muy complicada”, acotó.
El también profesor universitario destacó que “refinanciamiento es la estrategia menos costosa para todos, pero esta limitada por desconfianza, deslegitimación institucional y sanciones”.
En ese sentido, aseguró que “no hay forma de refinanciar o reestructurar ordenadamente sin una negociación en cuadrilátero: Gobierno, oposición, acreedores y Gobierno de USA”.
“El Gobierno tiene como estímulo a negociar la necesidad de recursos financieros y de flexibilización de sanciones. Los acreedores, 75% americanos, quisieran que se negocie y flexibilice sanciones para evitar pérdidas muy elevadas por default”, puntualizó.
Señaló León que “el Gobierno de USA será el más duro y difícil, pero si su objetivo de sanciones es promover negociaciones, debe estar dispuesto a hacerlo”.
“La oposición institucional, debilitada en popularidad y con pérdidas de representatividad internacional, necesita rescatar conectores negociando. Son demasiadas condiciones que deben alinearse para resolver el problema, pero es obvio que se esta intentando”, enfatizó.
Y remató: “El éxito no es un default y una sanción internacional masiva. Es la negociación que trate de evitarlo. Lo otro es un suicidio colectivo”.

Rusia le da un respiro a Venezuela, estrangulada por la deuda – Nacional – 15 de Noviembre 2017

La deuda venezolana con Rusia incluye 6.000 millones de dólares pagados por adelantado por la petrolera semipública Rosneft a la estatal Pdvsa.

La reestructuración de esa deuda es una gota de agua en el endeudamiento de Venezuela, que alcanza los 150.000 millones de dólares

Venezuela firmó este miércoles un acuerdo para reestructurar su deuda con Rusia, uno de sus principales acreedores, un alivio que no sacará del atolladero a este país estrangulado por la deuda y bajo default parcial.

Asfixiada por la caída del precio del petróleo y las sanciones estadounidenses, Venezuela asegura ser un “buen pagador”, pero las malas noticias suceden en un país cuya población está sometida ya a la escasez de alimentos y medicinas a falta de dinero para importarlos.

Una delegación venezolana dirigida por el ministro de Economía y Finanzas Simón Zerpa firmó un acuerdo que reestructura un crédito ruso de casi 3.000 millones de dólares otorgado en 2011 para comprar armamento ruso, indicó una fuente diplomática.

Los detalles de este acuerdo se darán a conocer en una rueda de prensa del ministro venezolano en Moscú. Rusia adelantó en octubre que consistiría en postergar parte de los vencimientos.

Más allá de esta operación, el gobierno ruso no ha recibido ninguna petición de ayuda adicional de parte de Venezuela, según el portavoz del Kremlin Dimitri Peskov.

El acuerdo firmado en Moscú sólo permite ganar tiempo porque de todos modos “la cuestión de la deuda venezolana no puede resolverse de ninguna manera”, dijo Anton Tabakh, economista de la agencia de calificación RAEX.

La reestructuración de esa deuda es una gota de agua en el endeudamiento de Venezuela, que alcanza los 150.000 millones de dólares. La deuda venezolana con Rusia incluye $ 6.000 pagados por adelantado por la petrolera semipública Rosneft a la venezolana PDVSA.

En el caso de China, su principal acreedor, los expertos estiman que las sumas ascienden a varias decenas de millones de dólares. Según el ministerio chino de Relaciones Exteriores, “el gobierno y el pueblo venezolano tienen la capacidad de gestionar de forma apropiada sus propios asuntos, incluido su problema de deuda”.

Las agencias de calificación S&P Global Ratings y Fitch declararon consecutivamente a Venezuela en default parcial, tras constatar que el gobierno había incumplido varios vencimientos al término del período de gracia de 30 días.

Las dos agencias adoptaron una decisión similar en relación al grupo petrolero estatal PDVSA, por haber demorado una semana en pagar dos vencimientos por un monto de $ 2.000. “Somos buenos pagadores a pesar de lo que digan las calificadores de riesgo, el Departamento del Tesoro, la Unión Europea y Donald Trump”, afirmó el martes el ministro de Comunicación Jorge Rodríguez.

“Nos tiene sin cuidado, vamos a pagar en común acuerdo con los tenedores de los bonos”, agregó.

Aparte del gesto de Rusia con su aliado sudamericano, la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA), que agrupa a tenedores de deuda, decidió aplazar hasta el jueves el análisis de si hubo cesación de pagos, con el fin de obtener informaciones claras sobre el calendario de pagos efectuados.

El anuncio de default parcial podría preceder a un default general, es decir una situación en la que Venezuela se encontraría en una incapacidad total de pagar sus deudas.

En un intento por impedirlo, el presidente Maduro había convocado el lunes en Caracas a los acreedores internacionales para renegociar la deuda. La reunión, de apenas 25 minutos, concluyó sin acuerdo.

Con reservas internacionales de 9.681 millones de dólares, Venezuela debe pagar en lo que resta del año unos 1.470 millones de dólares y en 2018 más de 8.000 millones. Según S&P y Fitch, las sanciones del gobierno estadounidense, que prohíbe a sus ciudadanos y bancos aceptar cualquier acuerdo con las autoridades venezolanas, complicará y alargará las discusiones con los acreedores. 70% de sus acreedores son estadounidenses o canadienses.

Venezuela corre el riesgo de quedarse fuera de los mercados al igual que PDVSA y de enfrentarse a demandas judiciales, con la posible incautación de activos venezolanos en el extranjero.

 

Condiciones están dadas para declarar a Venezuela en default por Raylí Luján – El Nacional – 15 de Noviembre 2017

1510715813289.jpg
La Asociación Internacional de Swaps y Derivados aplazó otra vez la decisión sobre si Pdvsa entró en default. La Bolsa de Luxemburgo suspendió la negociación de los bonos soberanos 2019 y 2024 por impago

La improvisación y la falta de estrategia que aplica el gobierno para el pago de la deuda comienzan a surtir efecto. La Bolsa de Luxemburgo decidió suspender ayer por impago la negociación de los bonos venezolanos a 2019 y a 2024, por los cuales la calificadora crediticia Standard & Poor’s declaró el lunes en la noche un “default selectivo”.

En un comunicado publicado en la página web de la Bolsa de Luxemburgo indica que la suspensión se levantará el 15 de noviembre, luego de un “cambio del grupo de operadores y en la convención de cotización de intereses”.

El impago de 200 millones de dólares, correspondientes a estos bonos globales, se tradujo en una notificación oficial de los acreedores ante la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA, por sus siglas en inglés), indicando la suspensión.

ISDA aceptó la consulta para intentar determinar si Venezuela cayó en cesación de pagos al no cancelar cerca de 200 millones de dólares en estos cupones de dos bonos, además del incumplimiento de pago con respecto a Pdvsa, cuya discusión otra vez fue aplazada para el jueves 16 de noviembre, en la ciudad de Nueva York a las 2:00 pm.

Default completo o selectivo. El “incumplimiento restringido” declarado por la agencia Fitch y el “default selectivo”, calificado por Standard & Poor’s, aunque prendieron las alarmas sobre la eventual declaración de un default completo en Venezuela, no lo impulsan como tal.

Alejandro Guilarte, analista financiero de Rendivalores, explica que las calificaciones emitidas por estas agencias, debido al impago de 97 millones y 103 millones dólares de los bonos 2019 y 2024, respectivamente, son selectivas por tratarse de bonos soberanos, los cuales podrían declararse todos en default sin que ello se traduzca en un default completo.

Guilarte sostiene que la declaración de ISDA sobre los bonos de Pdvsa es la que realmente declarará un impago en Venezuela. “Al declararse todos los bonos de Pdvsa en default, los bonos soberanos también hacen default, de ser al contrario, solo se trata de default selectivo”, agrega.

Expone que aunque depende de ISDA declarar ese impago, las condiciones están dadas para ello y si bien el gobierno podría revertir tal efecto emitiendo un pago urgente –tal como sucedió con los bonos Elecar–, la falta de cambios en las reformas imposibilitaría salir del default.

El economista Víctor Álvarez cuestiona la improvisación con la que el gobierno ha manejado la renegociación de la deuda, en especial al designar al vicepresidente Tareck el Aissami y otros sancionados al frente de comisión presidencial para el proceso. “No toman en cuenta el riesgo reputacional. Hay una falta de estrategia y los acreedores esperan un plan para la reactivación del aparato productivo”, expone.

Para Álvarez, un impago podría ocurrir con los próximos vencimientos; sin embargo, apunta que los acreedores están dispuestos a evitar que el valor real de los bonos se siga desplomando y es por ello que esperan una negociación clara, decidiendo extender la declaratoria de un default total.

No se han ofrecido detalles sobre una próxima reunión entre tenedores y representantes del gobierno. Hasta ahora se informó, vía conferencia telefónica con Torino Capital, que próximamente será convocado un nuevo encuentro. No obstante, los mismos tenedores que asistieron a la primera reunión en el Palacio Blanco consideran no asistir por la falta de propuestas claras.

El hermetismo gubernamental se refleja en el comportamiento de los bonos en el mercado, que han tenido un desplome inusual e importante en los últimos días. Tanto los bonos soberanos como los bonos Pdvsa están cayendo más de 10% y ello ha provocado las calificaciones negativas por parte de las agencias internacionales.

Gobierno cauteloso. El gobierno de Nicolás Maduro mantiene que el primer encuentro entre los acreedores de bonos en el Palacio de Miraflores el lunes pasado fue todo un éxito. En un comunicado que se publicó en la página web de la Vicepresidencia de la República, se informa sobre el inicio del proceso de refinanciamiento de la deuda externa en esta reunión, la cual califica de altamente positiva y muy auspiciosa. En el texto, el gobierno insiste en que se continuará pagando y evita mencionar una reestructuración.

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, aseguró que el gobierno comenzó a abonar ayer nuevos intereses de la deuda externa. “Tanto es el aval pagador de Venezuela que solamente la semana pasada por concepto de intereses de deuda de Pdvsa cancelábamos más de 2 millardos de dólares”.

También la asamblea nacional constituyente aprobó un acuerdo que respalda y acompaña al gobierno en el proceso de refinanciamiento de la deuda externa.

 

 

 

Venezuela, PDVSA y el incumplimiento de pagos por Horacio Medina – La Patilla – 15 de Noviembre 2017

Estamos muy claros y conscientes que este es el tema central, en este momento, en materia económica, para Venezuela y quizás para Latinoamérica, aun cuando debemos considerar que, el impacto global del default de Venezuela, es “limitado” ya que representa, tan solo el 1% del PIB mundial.

Trataremos de hacer algunos comentarios desde una óptica diferente a la que ha venido siendo comentada, por agencias internacionales, medios de comunicación y analistas financieros.

Comenzaremos por definir las razones principales y fundamentales que han desencadenado esta situación, desde nuestro punto de vista:

1. Destrucción masiva del aparato productivo nacional privado y público, bien por diseño exprofeso o por negligencia propia de la aplicación de modelo político decadente que sustenta un modelo económico inviables y absurdo.

2. Dentro de la destrucción del aparato productivo nacional debemos resaltar la devastación de PDVSA, fuente primordial de divisas para el país.
i) Un proceso sistemático que comenzó con la desprofesionalización de la empresa y continuó con progresivo plan de destrucción ética y moral, corrompiendo todos los estratos de empresa.
ii) Sumado a esto, la falta de inversiones para aumentar la capacidad de producción, además de la ausencia recursos monetarios y de una política de manteamiento preventivo y correctivo de la infraestructura e instalaciones, lo cual ha ocasionado un deterioro ostensible en todas operaciones.
iii) En términos prácticos, este deliberado proceso, ha ocasionado una pérdida de producción superior a 1 millón 400 mil barriles en 15 años y, peor aún, 750 mil barriles en los últimos tres años. Producción que de haber se mantenido, habría generado recursos para afrontar las deudas (aunque tal vez se lo hubiesen robado o dilapidado como excedente).
iv) Esta pérdida de producción ha ocasionado la necesidad de importar subproductos de refinación para dilución del crudo pesado, dada la ausencia de producción de crudos livianos en el país. Además, esta reducción ocasiona una disminución del volumen enviado a refinación que aunado al dramático deterioro de la plantas en las refinerías obligan a la importación de gasolina y diésel para el mercado local, el negocio del contrabando y suministro a países amigos o cómplices.
v) Al reducir la producción de crudo se merma de manera significativa la producción de gas asociado, mientras que la poca o ninguna incorporación de gas libre, se suma para producir escasez de gas para mercado interno, generación termoeléctrica y sector petroquímico, el cual se encuentra prácticamente colapsado.

3. Endeudamiento masivo e irracional del país comprometiendo seriamente el futuro, para cual se tomaron o destruyeron instituciones, organismos o mecanismos de control de gestión y manejo de la política monetaria, tales como Asamblea Nacional, Contraloría General de República, Banco Central de Venezuela, etc. Esto sumado al desconocimiento total de recomendaciones provenientes de entes financieros multilaterales y abandono de algunas instituciones de seguimiento y control (ej., SEC). No olvidemos además que para crear una sensación de poder de pago holgado para obtener mayores créditos, se violentaron todos los procesos y preceptos técnicos y se aumentó el Factor de Recobro de la Faja, para duplicar las reservas y crear el mito, similar al legendario “El Dorado”.

Por supuesto hay muchos más antecedentes, pero esto parece suficiente para contrariar la teoría de muchos adláteres de Nicolás Maduro que pregonan, al igual que él, sobre la supuesta guerra económica o buscando en las medidas y sanciones de países como Estados Unidos, Canadá y Unión Europea los culpables de la crisis. Mienten de manera deliberada, descarada y cínica.

Ahora bien, nos quedan por los momentos un par de comentarios:

I. Es cierto que Venezuela ha sido un buen pagador de sus compromisos de deuda, como dice Jorge Rodríguez, pero no es menos cierto, lo cual no menciona de ninguna manera Jorge Rodríguez que este cumplimiento ejemplar con los acreedores, muchos quizás, amigos o conocidos del ministro, ha sido a expensas de haber creado una crisis humanitaria de incalculables proporciones que termina por desencadenar:
· la muerte de centenares de niños por desnutrición;
· las indignantes escenas de gente comiendo restos en la basura que se traduce en serios problemas de infecciones o en el deterioro progresivo de su salud por pésima dieta alimenticia.
· la agonía y posterior fallecimiento de muchos ciudadanos venezolanos por falta de medicinas incluyendo aquellos trasplantados o que sufren Enfermedades Crónicas No Transmisibles tales como diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias crónicas y enfermedad renal, etc., muchas de las cuales, por cierto, se ven potenciadas por la mala alimentación y el colapso de ocurrido en centros asistenciales y el sistema salud en general.
· serias fallas en suministro de medicinas para pacientes con VIH/Sida y descuido total de políticas de preventivas para esta y otras enfermedades de transmisión sexual que se contagian, eminentemente, durante relaciones sexuales vaginales, anales y orales, como sífilis, gonorrea, VPH, herpes, etc. atención preventiva para
· el desmedido crecimiento y agudización de enfermedades y padecimientos, erradicadas o controladas, en el pasado reciente que se han transformado, en algunos casos, en epidemias tales como difteria, malaria, paludismo, sarampión, sarna, etc.

II. No es cierto que Venezuela tenga opción alguna de restructurar y renegociar su deuda, a menos que exista un cambio en el modelo político. Desde el régimen, se harán todos los esfuerzos por ganar tiempo, por engañar, por confundir. Es cierto que los acreedores no están interesados en declarar un “default” que implicaría para ellos grandes pérdidas patrimoniales, por ello trataran de agotar todos los espacios posibles para encontrar acuerdos. El régimen lo sabe y tratará de aprovecharse.

Cuando llegue el momento que se agote esa opción, los acreedores buscarán recuperar una porción de sus acreencias (10%-20%) cobrando el seguro y/o vendiéndolas a “fondos buitres” que en algún momento, buscaran un arreglo que podría ser hasta del 100% del valor de esas acreencias.

Será un proceso de engaños y manipulaciones, de intereses sobre principios, mientras el gran perjudicado a corto plazo será el pueblo de Venezuela. Mientras el régimen hace maromas para mantenerse o, mientras China, Rusia y/o India decidan o no, hacerse cargo del país o no.

Todo esto nos lleva una reflexión, llena de angustia y desesperación, se hace inaplazable buscar una fusión de voluntades cívico-militar que pueda desplazar a este régimen forajido, antes que la destrucción del país se consume o pasemos a ser una colonia (o estado asociado) de China y/o Rusia.

 

Dans un Venezuela au bord de la faillite, mission impossible sur la dette por Marie de Vergès – Le Monde – 13 de Noviembre 2017

Les sanctions américaines compromettent tout dialogue avec les créanciers internationaux que le gouvernement a convoqué lundi pour une réunion.

Le Venezuela, qui a convié lundi 13 novembre ses créanciers internationaux dans sa capitale, ne se déclarera « jamais » en défaut, a assuré dimanche son président Nicolas Maduro. Riche en pétrole et pourtant ruiné, Caracas veut renégocier sa dette. Un processus qui s’annonce d’une rare complexité dans un pays sous le coup de sanctions américaines et dépourvu de données statistiques fiables. La dette vénézuélienne est estimée, selon les sources, entre 100 et 150 milliards de dollars (entre 86 et 129 milliards d’euros). Malgré la crise, elle continuait d’attirer certains investisseurs, alléchés notamment par ses très hauts rendements, allant de pair avec son profil très risqué.

Comment le Venezuela en est-il arrivé là ?
C’est un paradoxe. Le Venezuela est assis sur les plus vastes réserves pétrolières mondiales, mais il est totalement aux abois. Il paie des années d’un pilotage économique catastrophique. Depuis l’arrivée au pouvoir des chavistes en 1999, les gouvernements successifs ont démantelé le secteur privé, imposé des contrôles des prix et des changes, omis de diversifier de l’économie et même d’investir dans la compagnie pétrolière publique, PDVSA, la vache à lait du pays. Dépourvu de toute production domestique, hormis le pétrole, qui représente 96 % de ses exportations, le Venezuela a sombré dans le chaos avec l’effondrement des prix du baril. Depuis 2014, le produit intérieur brut (PIB) a été réduit d’un tiers selon le Fonds monétaire international (FMI) et l’inflation galope à plus de 700 %. Ses réserves en devises sont désormais inférieures à 10 millions de dollars. Faute de liquidités, le gouvernement a coupé à la hussarde dans les importations, provoquant de graves pénuries de biens de première nécessité.

Pourquoi le pays a-t-il honoré ses dettes si longtemps ?
Caracas a tout fait pour éviter un défaut, donnant la priorité au paiement de ses échéances de remboursement plutôt qu’au règlement d’importations vitales pour sa population. Un choix dû au fait que certains de ses plus beaux actifs se trouvent à l’étranger, tel Citgo, filiale de PDVSA basée aux Etats-Unis, qui fait du raffinage et possède des stations-service. Ceux-là seraient menacés de saisie si l’humeur virait à l’aigre avec les créanciers. Sans parler de la menace d’un embargo pétrolier qui assécherait ses dernières ressources. En outre, « il y a des officiels chavistes qui détiennent énormément d’obligations du Venezuela et de PDVSA », rapporte Asdrúbal Oliveros, du cabinet Ecoanalitica.

Si Caracas a pu tenir si longtemps, c’est notamment grâce aux « largesses » de la Chine et de la Russie. Au cours de la dernière décennie, Pékin et Moscou ont multiplié les prêts en échange de livraisons de pétrole ou de participations dans des champs pétrolifères.

Pourquoi M. Maduro a-t-il changé de stratégie ?
Le gouvernement doit rembourser plus de 8 milliards de dollars d’obligations de l’Etat et de PDVSA en 2018. « Cela équivaut à 66 % de nos importations pour cette année, précise M. Oliveros. Ajoutez l’hyperinflation et l’élection présidentielle fin 2018, et le tableau devient plus clair. » Si les privations s’aggravent, les émeutes risquent de redoubler. Les Vénézuéliens auraient perdu en moyenne 8,6 kilos l’an dernier à cause des pénuries alimentaires…

Sur un autre plan, les sanctions américaines prises cet été ont renforcé l’isolement financier du Venezuela. Elles offrent aussi au gouvernement un coupable idéal. M. Maduro, qui ne cesse de dénoncer la « persécution financière » des Etats-Unis, pourra rejeter sur Washington la responsabilité d’une faillite.

Une restructuration est-elle possible ?
Les experts n’y croient guère. De fait, les sanctions financières américaines interdisent aux investisseurs américains – qui forment le gros des porteurs d’obligations – de participer à toute nouvelle transaction sur la dette vénézuélienne. Pour pimenter le tout, l’homme qui en est chargé – Tareck El Aissami, vice-président du Venezuela – figure sur la liste noire de Washington pour trafic de drogue.

Enfin, « pour avoir un dialogue constructif avec les créanciers, il faut pouvoir présenter un plan de réformes économiques crédible et ce n’est pas du tout l’intention de ce gouvernement », souligne Orlando Ochoa, économiste à l’Université catholique de Caracas.

Existe-t-il des alternatives ?
Avec le régime actuel, pas vraiment. Le pouvoir chaviste a coupé les ponts avec le FMI en 2007. Un sauvetage financier orchestré par l’institution en échange d’un plan d’économies semble donc inenvisageable.

Les investisseurs pensent qu’une résolution de la crise nécessite un changement de gouvernement. Un tel scénario n’empêcherait sans doute pas les créanciers d’essuyer des pertes sèches. Des responsables de l’opposition ont déjà prévenu qu’ils s’opposeraient au remboursement de certaines dettes. Notamment les obligations acquises cet été par la banque d’affaires américaine Goldman Sachs, surnommées « obligations de la faim ».

 

A %d blogueros les gusta esto: