elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Destitución

Explicaciones que dar sobre una destitución inexplicable por Armando Martini Pietri – El Nacional – 6 de Diciembre 2019

A un ciudadano del relieve profesional, moral y ético de Humberto Calderón Berti no se le despide con una carta lacónica, mal redactada, peor concebida, de insensibilidad elocuente, sin disciplina de forma y orden, que hace pensar en una destitución atragantada, que no fue hecha por error o mal comportamiento sino con soberbia, venganza o, aún peor, estulticia. Un escrito deliberadamente consignado para herir.

¿Cumplió mal o incumplió instrucciones de la Asamblea Nacional en su gestión como embajador? Aunque el primer error grave es que tengamos un gobierno interino colegiado, ni la carta ni el destituidor aclaran nada. El Cucutazo selló su suerte cuando expresó: “Cumplí con mi deber de conciencia como embajador y ciudadano ante la Fiscalía General de Colombia, tenía evidencias y las presenté”.

Desde entonces el desencuentro con Guaidó -no atendió sus llamadas en meses- y Leopoldo López, quien lo acusó de un daño irreparable al gobierno encargado. Pero ¿quién es el dañino? ¿Calderón Berti o López, que pretende ser titiritero de una administración, que se deja manipular y ofrece por ofrecer e incumple por resignación, y por eso en menos de un año pierde la mayor parte de la fe y esperanza? ¿Quién hace más daño, un embajador veterano, de carrera técnica y política intachable, ubicado en un país clave donde además es respetado, apreciado, que se toma la molestia de estar pendiente de cada detalle, hacer advertencias y dar consejos apropiados, o un círculo de fichas partidistas que no quieren ser molestados en sus repartos y ambiciones?

¿Diferencias en política exterior y nuevas estrategias, o quizás discrepancias entre ambiciones y egoísmos? Cambiar al embajador en Colombia pocos días antes de la reunión clave del TIAR en ese país es pésima estrategia, insensata y poco inteligente. ¿Cuál es el próximo, Gustavo Tarre?

Se repitieron en otra escala y dimensión temporal aquellos patéticos pitazos de Chávez a los empleados de la Pdvsa meritocrática y eficiente. Pitazo a pitazo aquel ignorante prepotente empezó a destruir la industria petrolera motivado solo por el afán de mando, control y hambre de dinero manejado a sus anchas.

Los que pitaron ahora están obligados a aclarar el despropósito de hoy. ¿Qué podredumbre tratan de ocultar arrancándose parte esencial del cerebro? Las verdades de un hombre digno deben ser respondidas. Destitución difícil de tragar.

Peligrosas majaderías de tontos

¿Estaba conspirando contra Guaidó? Hay que ser cándido virginal para creer semejante estulticia, burda desinformación que, en cualquier caso, debería ser probada. Entretanto, queda mal un gobierno interino que cada día logra convencer y convocar menos ciudadanos, a tal punto de que, pensando mal, hasta podría estar cumpliendo algún pacto oculto con el oficialismo.

Algunos discurren supuestos nexos con María Corina Machado, tan absurdo y simple que provoca risa, no tiene sentido ni atino. No porque no puedan entenderse dos venezolanos de talento y perseverancia conductores hacia una Venezuela moderna, libre, democrática y mucho mejor, sino porque no tienen escondrijos políticos. Claro que se conocen entre sí, pero no son conspiradores ni traidores, al contrario, si algo ha demostrado cada uno en su tiempo y circunstancia es que son frontales, abiertos, firmes en sus convicciones.

En esa consistencia están la cercanía y confianza que han asentado en el pueblo, no en complots de rincón como los que abundan en círculos politiqueros. En todo caso, no son indeseables ni delincuentes, al contrario, tienen mucho en común, profesionalismo, estudios, preparación, inteligencia y eficiencia, ¡ojalá se reunieran e intercambiaran!, sería magnífico para esta Venezuela necesitada de sus mejores mujeres y hombres de coraje, dignos, eficaces, probos, bien preparados y dispuestos a darlo todo por su país, los necesitamos más que nunca.

El interinato luce sordo, ciego, mudo, de nariz corta. Los enemigos de Calderón investigaron su pasado y presente, al no encontrar mancha susceptible de exponer al público como justificación para su destitución, inventaron pendejadas, como la denunciada por Carla Angola.

Transición es un proceso, no cohabitación

Las evidencias denuncian una cohabitación en marcha que no quieren alterar. Que nada ni nadie entorpezca el plan, a los culpables nunca les gustan ventanas abiertas. La transición se planifica, es un compromiso, no una pelea de gatos.

La despedida fue solo un memorándum seco de un jefe prepotente a un subalterno que se atrevió a pensar. ¡Qué daño hacen las juntas en esos diálogos con enemigos del conocimiento y libertad! Pareciera que, en la política venezolana del siglo XXI, pensar es un crimen y atreverse a contradecir o criticar un acto del caporal o comisario, es un pecado de honor. Y por eso, quien es intelectualmente superior a quienes le dan órdenes, no es bienvenido. Como diría Talleyrand: peor que un error es una estupidez.

No hay secretos en la vida, se va revelando ese socialismo endémico de Voluntad Popular, enfermizo por oculto, oscuro, disfrazado. No hay máscara que no termine por caer y dejar facciones crueles e hipócritas al descubierto. Muchos se preguntan si quienes pretenden sustituir la dictadura, no estaremos cambiando la bandera roja por una de varios colores, morado incluido.

La verdad de Calderón Berti

«Al inicio de ese proceso empecé a recibir información de malos manejos. Pedí información, hice lo que correspondía, ordené una auditoría. No soy juez, y estaban en cuenta en Caracas. Como funcionario le envié informe al presidente Juan Guaidó.

¿Se criticó su divulgación? No es mi estilo. Cuando digo algo, lo hago de frente. El hecho no es que se filtrara, sino que hubo manejo irregular de recursos. La prensa está para decirlo. ¿Por qué criticar que la información se sepa? Lo triste no es que se haya sabido, sino ocurrido.

Pero no fue solo el tema de Cúcuta. Cuando iniciaron los diálogos tuve mis reservas y manifesté a representantes del gobierno interino que los estaban engañando. Eso molestó mucho. Señalé lo indelicado e imprudente en el manejo con un vecino fundamental como Colombia, insólito que sobre los diálogos se haya enterado por la prensa».

Calderón se reveló a sí mismo como lo que es y ha sido en sesenta años de trabajo y experiencia: “No soy indisciplinado, lo que no soy es sumiso, por mucho poder que se ostente. Mi obligación con Venezuela y mi familia es decir lo que pienso. Prefiero equivocarme de buena fe y no haciendo cosas indebidas. Quise dar un ejemplo de lo que va a ser una Venezuela distinta. No puede haber en las empresas públicas rebatiñas y reparto partidista (el nombramiento de una incompetente nueva directiva partidista y no experta para una empresa de alta especialización como Monómeros). La gente debe estar por sus credenciales, honestidad y transparencia».

No crean que el estalinismo es solo patrimonio de partidos socialistas. Hay muchos así, intolerantes frente al disentimiento. Eso no es democrático.

A esos que han saqueado el país, los vamos a buscar para que paguen. No participé en la redacción del Estatuto para la Transición. Es ley de la República. Dice hay que cesar la usurpación, tener un gobierno de transición unitario y luego ir a elecciones. ¿Quién puede pensar que, con este régimen en el poder, y sin supervisión internacional puede haber sufragios libres? Mientras Maduro esté en el poder no puede haber votaciones independientes. Todos queremos elecciones limpias, con un Registro Electoral depurado, en las que la diáspora pueda votar.

Va a venir la transición y será muy importante, sin una transición bien hecha nunca habrá democracia en Venezuela.

«Les dije que si me querían fuera, tenían que destituirme» – El Nacional – 3 de Diciembre 2019

“Yo no era manipulable, era un obstáculo para ciertas cosas, tenía mi propio criterio y forma de pensar”, afirmó el ex embajador

Berti
Foto archivo | Detalló que siempre se dedicó a sus deberes.

En una entrevista con el periodista Sergio Novelli, el ex embajador de Venezuela en Colombia, Humberto Calderón Berti, afirmó que se le pidió la renuncia a través de Julio Borges, comisionado presidencial para las Relaciones Exteriores.

Durante sus declaraciones comentó: «Me pareció extraño porque yo no cometí ninguna falta. Les dije que si me querían fuera, tenían que destituirme». Dijo que estos días se ha demostrado que hay personas que dicen defender a los venezolanos, pero que no tienen las condiciones. 

Aclaró que durante su gestión en Colombia siempre se concentró en las acciones humanitarias. «La idea de darles la nacionalidad colombiana a 24.000 niños partió de mí; no tenían ni nacionalidad venezolana», añadió.

TIAR

Con respecto al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, expresó su confianza en que Colombia, que dirige la secretaría del acuerdo, lo llevará con éxito.

Asimismo, indicó que el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, debería depurar la Asamblea Nacional, con el propósito de resolver los problemas internos. «Me pregunto: ¿si yo no hubiese dicho lo que dije la semana pasada, eso se sabe?», expresó. 

Para Calderón Berti y para quien lo despidió por Elías Pino Iturrieta – El Nacional – 1 de Diciembre 2019

Elías-Pino-Iturre-150x150.jpgLa gélida carta del presidente Guaidó para Humberto Calderón Berti presagiaba una terrible desilusión. No lo necesitamos porque vamos a cambiar la política exterior, decía el breve documento que le remitió, sin extenderse en pormenores ni asomar la cortesía de un saludo efusivo para quien había apechugado con el trabajo lleno de espinas que significó la representación de Venezuela en Colombia en horas de trifulca. Como no despedía a un cualquiera, debió tomarse la molestia de una explicación capaz de cubrir las formalidades de una decisión de envergadura, no solo para el destinatario sino también para los ciudadanos que la leeríamos con asombro y para las figuras del gobierno vecino que tal vez no esperaban una patada tan olímpica.

Calderón Berti representa un fragmento del pasado que merece prolongación, el testimonio de que no todo se hizo mal en el lapso de la democracia representativa, de que hay hombres y hechos dignos de continuidad pese a la feroz campaña del chavismo contra lo que sucedió antes de su advenimiento. Profesional destacado, funcionario cumplidor de sus obligaciones, hombre público cuya carrera no fue ensombrecida por las manchas de la corrupción – a menos que se las fabriquen ahora- , defensor del régimen democrático en tiempos de aprieto, puede considerarse como un testimonio de la excelencia cada vez más esquiva que pudimos compartir los venezolanos antes de la llegada de la barbarie. Su incorporación al elenco de jóvenes que ahora orientan las lides políticas alentaba la posibilidad de un nexo de las cualidades del pasado próximo con las promesas todavía verdes de la actualidad, esperanza que languidece después de ver cómo el muchacho supuestamente flamante se deshace del funcionario supuestamente viejo con la deleznable excusa de que va a cambiar la política exterior.

Como no hay evidencias de la mudanza que el presidente encargado quiere hacer frente al concierto internacional, pues algo de ellas hubieran adelantado sus voceros y el responsable del área, parece pretexto trivial para el grosero adiós. Huero y lampiño subterfugio, además, pues justamente tal vez sean los avances en el trato con el resto de las naciones el único trofeo que pueda él levantar sin posibilidad de rebatimiento. De lo cual se deduce la existencia de motivos inconfesables en la explicación del puntapié, de complicidades de camarillas, rivalidades que trabajan en la oscuridad, pleitos de enanos, poderes tras el trono o bajo la alfombra, capaces de determinar las decisiones de quien debe tomarlas con ecuanimidad si pretende que la sociedad se encamine hacia destinos superiores. Por desdicha, la maroma del día no abre las puertas de un camino dorado para la república, sino sendero franco para el continuismo de la usurpación.

Mucho de la conducta de la usurpación se refleja en la infeliz peripecia. ¿No están circulado rumores que acusan a Calderón Berti de deslealtad y hasta de un insólito golpismo de dos motores contra Nicolás y contra Juan, o para anunciar que ya el encargado encontró a su substituto en los bajos fondos? Como tales comentarios provienen de sectores tóxicos de la oposición, es evidente el contagio con los perniciosos hábitos del oficialismo que se han adherido con pega loca a la sensibilidad de quienes supuestamente nos van a sacar de abajo. Para exhibirlos no encontraron mejor escenario que Colombia, uno de los apoyos vitales para la restauración de nuestra democracia, ni víctima más propicia que un hombre decente.

El entorno, jovencito, el entorno, dijo mi amigo Calderón Berti cuando mi alumno Guaidó le dio con la puerta en las narices.

Las explosivas acusaciones del exembajador de Juan Guaidó en Colombia sobre el destino de los fondos de “ayuda humanitaria” – BBC News – 29 de Noviembre 2019

Humberto Calderón BertiHumberto Calderón Berti se desempeñó como “embajador” en Colombia del líder opositor venezolano Juan Guaidó.

Humberto Calderón Berti, que hasta el pasado miércoles ejerció como “embajador” en Colombia del líder opositor autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, lanzó este viernes explosivas acusaciones en una rueda de prensa en Bogotá.

Dos días después de que Guaidó le comunicara por carta su cese como embajador, Calderón Berti acusó a “personas del entorno” del líder opositor de irregularidades en el manejo de los fondos destinados a la operación fallida para el ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela del pasado 23 de febrero.

El enviado aseguró que allegados al líder opositor manejaron fondos de cuya procedencia y destino nunca supo, y que personal de la “embajada” detectaron casos de “doble facturación”.

“Había un mal manejo de las cosas y había que prestarle atención. No lo inventé yo. Las autoridades colombianas me dieron la alerta y me mostraron documentos donde se hablaba de prostitutas, licor”, afirmó.

Productos de las cajas que esperan en la ciudad de Cúcuta para cruzar la frontera y llegar a Venezuela.
Calderón Berti dijo que hubo irregularidades en el manejo de los fondos destinados a la ayuda humanitaria a Venezuela del pasado 23 de febrero.

Calderón dijo que ordenó entonces una auditoría y negó haber sido el responsable de filtrar esas supuestas irregularidades a los medios.

Reacción del entorno de Guaidó

Después de la rueda de prensa de Calderón, desde el entorno de Guaidó se difundió un comunicado en el que “el gobierno interino reitera su compromiso con la libertad de Venezuela, la alianza con nuestra hermana República de Colombia y la transparencia de nuestra gestión”.

“Desde el primer momento del llamado ‘Caso Cúcuta’, [el gobierno interino] ha evidenciado su voluntad en que las autoridades correspondientes investiguen hasta las últimas consecuencias. En respeto a las instituciones, espera por los resultados de la Fiscalía colombiana con la seguridad de que su conclusión será respetada“, señala.

Juan Guaidó.Calderón Berti dijo que hace meses que no existe una relación con Gauidó.

Crisis interna

Calderón Berti fue designado “embajador” en Colombia después de que Guaidó se declarara presidente interino y consiguiera el reconocimiento de más de 50 países que consideran al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, un gobernante ilegítimo.

Estuvo presente en la operación del 23 de febrero, en la que, además de celebrarse un concierto multitudinario en Cúcuta, Colombia, se intentó que camiones supuestamente cargados con insumos cruzaran la frontera de Colombia con Venezuela, intento que fracasó por la acción de las Fuerzas de Seguridad y de grupos armados leales al gobierno de Maduro.

El pasado miércoles circuló por las redes sociales una carta remitida por la oficina de Guaidó en la que se le comunicaba su cese como embajador.

Preguntado este viernes sobre su relación con Guaidó, Calderón contestó que “hace meses que no existe”.

La destitución de Calderón y sus acusaciones directamente dirigidas al entorno del líder del bloque antichavista amenazan con abrir una nueva crisis interna en la oposición venezolana.

María Corina Machado, líder del partido Vente Venezuela, y conocida por sus firmes posiciones frente a Maduro, dijo, tras conocer el cese de Calderón Berti, que se trata de “una pérdida enorme” y lo calificó de “error muy grande”.

Línea

Calderón Berti sugiere al presidente Guaidó “revisar muy bien su entorno y que actúe él, sin tutelaje de nadie” – Alberto News – 29 de Noviembre 2019

Humberto Calderón Berti se pronunció este viernes 29 de noviembre, tras su destitución como embajador de Venezuela ante Colombia.

En ese sentido, señaló que  “Yo he sido canciller por accidente pero siempre con el norte que es Venezuela. Cuando me llamaron para ser embajador de Venezuela en Colombia lo asumí como un reto”.

Berti reveló que le sugirió en una oportunidad al presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó “revisar muy bien su entorno y que actúe él, sin tutelaje de nadie”.

Asimismo, señaló que el Estatuto de la Transición dice claramente que debe haber un gobierno de transición, el cese de la usurpación y elecciones libres, de realizarse al contrario, la transición será un fracaso.

“El Estatuto de la Transición dice que hay que tener un gobierno de transición, cese de la usurpación y por último elecciones libres. No puede haber elecciones con Maduro en el poder”.

Reiteró que “con Maduro en el poder y sin observación internacional, no hay garantías de que el proceso electoral sea totalmente libre y transparente”.

Calderón Berti advirtió a los venezolanos que si la transición se hace mal, la democracia no regresará más nunca a nuestro país. “Si la transición se hace mal, no habrá democracia más nunca en Venezuela. Hay que reinstitucionalizar el país. El apoyo popular vendrá en la medida de que sepan que sus gobernantes digan la verdad, cuando sus gobernantes sean transparentes”.

“Va a venir la transición, será más importante que la democracia, la transición no puede ser un reparto entre los partidos políticos, la transición debe ser integrada por los venezolanos más preparados”, resaltó.

El exembajador señaló que “Hay que hablarle abiertamente a los venezolanos, no hay que decirle a la gente que hay que estar en la calle y por debajo de la mesa hablar con el régimen”.

Berti reveló que su relación con el presidente Guaidó desde hace muchos meses no existe. “Mi relación con el presidente Guaidó  desde hace mucho tiempo no existe, hace meses que no hablo con el”.

Procesos de diálogo entre representantes del gobierno interino y la dictadura de Maduro: 

Calderón Berti comentó que “Cuando iniciaron el diálogo yo tuve mis reservas porque el régimen lo que ha hecho es burlarse de los venezolanos”.

Asimismo, expresó que lo más grave fue que Colombia, un aliado fundamental para salir de la dictadura de Nicolás Maduro, se haya enterado de estos procesos de negociación a través de la prensa.

“Le debemos un respeto a los aliados, pero esos diálogos no funcionaron, nuestro aliado fundamental en la lucha contra la tiranía de Maduro que es Colombia se enteró de esto por la prensa”.

“No puedo ser sumiso ante nadie, mi obligación con Venezuela es decir lo que pienso”, sumó.

Desmintió tener nexos con el régimen de Nicolás Maduro:

“No conozco a Padrino ni a Maikel Moreno, pregúntele a ellos mismos, yo no participé en la hazaña militar en Altamira”.

Mensaje a la Fuerza Armada:

Berti aseguró que “Las Fuerzas Armadas están pasando por las mismas carencias que el resto de la sociedad. Ellos serán fundamentales para la gobernabilidad del país “.

Aprovechó la oportunidad para enviarles un mensaje: “Tienen una gran responsabilidad, Venezuela les dio las armas para garantizar el ejercicio pleno de la democracia, no sean cómplices de lo que está ocurriendo, reaccionen”.

En cuanto a la investigación sobre el desvío del dinero de la ayuda humanitaria en Colombia:

Bertí detalló que las autoridades colombianas le dieron la alerta, y le comentaron sobre las presuntas prostitutas y el manejo indebido de los fondos. “¿Qué era lo que me correspondía a mí como embajador? mandar a hacer una auditoría”.

Señaló que la auditoría ya estaba en Caracas y lo sabía Leopoldo López. “Luego salió el reportaje del PanamPost, pero yo no tuve nada que ver con eso”. acotó.

Asimismo, instó al gobierno interino a explicar qué pasó con la ayuda humanitaria. “Están en deuda con el país, deben decir qué pasó con la ayuda humanitaria en Cúcuta, aunque no es culpa de Guaidó . Aspiro a que estemos atentos a lo que pase. Lo que decida la Fiscalía de Colombia yo lo voy a aceptar”, precisó.

Mensaje a los venezolanos:

Bertí ratificó su compromiso con la lucha democrática para salir de la dictadura de Nicolás Maduro, y envió un mensaje a los venezolanos.

“Despierten por favor, no se refugien en una hamaca, participen, den un paso adelante, vamos a trabajar juntos por recuperar Venezuela”

Mensaje a los que saquearon Venezuela: 

“A esos que han robado el país los vamos a buscar por debajo de las piedras para que paguen. Yo creo que llegará el momento en el que esto tenga que ocurrir”, finalizó

Humberto Calderón B.@calderonberti

https://www.pscp.tv/w/cLEwVTFXZ0VnRGdkbFp4UXZ8MWt2SnBSYXdNcU1LRaooEmtZbdITBEcpzNmub1FlRfjIMxEostyVZAyEOjYa 

Humberto Calderón B. @calderonberti

Humberto Calderón B.@calderonberti

https://www.pscp.tv/w/cLEwVTFXZ0VnRGdkbFp4UXZ8MWt2SnBSYXdNcU1LRaooEmtZbdITBEcpzNmub1FlRfjIMxEostyVZAyEOjYa 

Humberto Calderón B. @calderonberti

Se derrumba la diplomacia de Guaidó por José Gregorio Meza – El Nacional – 27 de Noviembre 2019

La destitución de Humberto Calderón Berti deja al descubierto las fisuras que ya asomaron cuando el gobierno de Maduro logró un escaño en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Los diputados en el exilio son los encargados de delinear la política exterior. Tomás Guanipa podría ser el nuevo embajador en Colombia

Foto: AFP

Se derrumba violentamente la diplomacia de Juan Guaidó. La salida de Humberto Calderón Berti de la Embajada de Venezuela en Bogotá deja al descubierto la debacle de la política no oficial establecida por el presidente encargado, que ya mostró fisuras cuando no pudo detener el ingreso del gobierno usurpador de Nicolás Maduro en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el 17 de octubre pasado.

¿Por qué se habla de política no oficial? Simplemente porque una es la línea que se muestra hacia afuera, donde los representantes diplomáticos lucen sus cargos y tratan de avanzar en empoderarse como ejecutores de la política exterior, y la otra es como realmente se han dado las cosas en los últimos meses: son los diputados en el exilio y, especialmente los cercanos a Primero Justicia y Voluntad Popular, los que han delineado qué se quiere y se busca.

Varios embajadores confirman la información por diversas vías. Piden anonimato. Esperan, eso sí, que el presidente encargado rectifique.

“Los diputados afuera no tienen oficio y entonces hay que sacrificar a gente buena y ponerlos en puestos de decisión”, señaló uno de los diplomáticos.

“Lo que sucede es que manejan la diplomacia como la política interna, todos buscan su beneficio, no saben nada de esto”, manifestó otro.

¿Por qué salió Calderón Berti?

Foto: EFE

La decisión responde a modificaciones que se realizarán en la política exterior, señaló Guaidó en una carta: “Hemos decidido designar un nuevo embajador ante la República de Colombia, cargo que usted ha desempeñado hasta la presente fecha”.

Daniel Blanco

@DanielBlancoPz

Calderón Berti fue el primer político en investigar el caso del robo de la ayuda durante la crisis fronteriza. Anoche fue despedido de su cargo con una carta firmada por Juan Guaidó.

Para algunos su salida tiene que ver con las investigaciones sobre los robos de la ayuda humanitaria en los meses de febrero y marzo.

 “Remover-despedir por carta a un venezolano de la talla de Humberto Calderón Berti es un error grande”, indicó Diego Arria, ex representante permanente de Venezuela en la ONU, en su cuenta de Twitter.

“Alegar modificación a la política exterior del gobierno colegiado no es creíble para nada. Venezuela es la que pierde”, añadió.

Diego E. Arria

@Diego_Arria

Remover- despedir por carta a un venezolano de la talla de Humberto Calderón Berti es un error muy grande.Alegar modificación a la política exterior (?) del gobierno colegiado no es creíble para nada. Venezuela es la q pierde.

Ver imagen en Twitter

Carlos Blanco@carlosblancog

Insólita e inexplicable la decisión de Juan Guaidó y de Julio Borges de destituir a un hombre de la valía y la trayectoria de Humberto Calderón Berti.

norberto mazza@norbertomazza

Confieso que se me acaba la buena voluntad luego del golpe al sentido común que acabo de recibir con la destitucion del embajador de Venezuela ante Colombia @calderonberti lamentable y desacertada. Mi respeto y admiración para mi amigo Humberto Calderón Berti

Oliver López Cano 🇻🇪@OliverLopezCano

Tamara Suju, Ricardo Hausman, Humberto Calderón Berti.

Si los mejores se van del gobierno encargado… es por algo.

Tony De Viveiros@TonyDeViveiros

La destitución de Calderón Berti como representante diplomático de Guaidó en Colombia no me toma por sorpresa. Lo revelador es que su cabeza, la del único que mostró disposición genuina de investigar lo del cucutazo, sea precisamente la que haya rodado.

“No creo que sea Julio Borges, ni creo que sea por la investigación de los robos de la ayuda humanitaria, porque Calderón se la lleva muy bien con Borges y lo de Cúcuta fue hace mucho tiempo ya”, señaló otro embajador.

El nombre que suena para sustituir a Calderón Berti es Tomás Guanipa, diputado zuliano en el exilio, que fue secretario general de Primero Justicia en Venezuela.

Foto: EFE

Perdieron la brújula

“¿No sé dónde perdieron la brújula los opositores, pero mi diagnóstico es definitivo:la promoción personal precede al objetivo colectivo, y el partido precede al país”, afirmó otro de los embajadores.

El ingreso del gobierno usurpador al Consejo de Derechos Humanos de la ONU dejó claro que la diplomacia de Guaidó no resulta: los diputados quieren usar esa plataforma para justificar su exilio, explican.

“Te utilizan. Cuando no te quieres dejar utilizar te quieren forzar a hacerlo. Han intentado desde la culpabilización hasta el chantaje”, manifestó otro diplomático.

En algunos casos los embajadores han terminado por ser asistentes de los diputados, los convocan a reuniones que no estaban planificadas e incluso los ponen a viajar y servirles de medio de transporte.

Buena parte de los representantes nombrados sienten que no cumplen ninguna función, desplazados por los legisladores en el exterior. “Yo honestamente pensé que iban a entender que a nivel internacional no se puede improvisar”, apuntó otro.

“Se está exportando una manera muy tóxica y disfuncional de hacer diplomacia”, concluyó.

Reacciones ante la destitución de Calderón Berti – Venepress – 27 de Noviembre 2019

Políticos y organizaciones expresarón su opinión sobre la expulsión del embajador de Venezuela en Colombia

Reacciones ante la destitución de Calderón Berti

Ante la destitución del embajador de Venezuela en Colombia, Calderón Berti por el Presidente encargado, Juan Guaidó, políticos y organizaciones se han pronunciado sobre el tema. 

La dirigente opositora María Corina Machado calificó como “una pérdida enorme” el despido de Humberto Calderón Berti como embajador de Guaidó en Colombia.

“Es un hombre íntegro, un gran profesional que ha servido al país siempre desde la transparencia, la justicia”, expresó Machado, este miércoles 27 de noviembre, poco antes de participar en un foro en la UCV.

Asimismo, Diego Arria exrepresentante permanente de Venezuela en la ONU, señaló en su cuenta de Twitter que“despedir por carta a un venezolano de la talla de Humberto Calderón Berti es un error grande”también añadió que alegar modificación a la política exterior del gobierno “no es creíble para nada”.

Diego E. Arria

@Diego_Arria

Remover- despedir por carta a un venezolano de la talla de Humberto Calderón Berti es un error muy grande.Alegar modificación a la política exterior (?) del gobierno colegiado no es creíble para nada. Venezuela es la q pierde.

Ver imagen en Twitter
A estas declaraciones se sumó la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos (Veppex), que pide al embajador explicar el motivo de su remoción y no quedarse callado ante lo ocurrido con el dinero de la ayuda humanitaria en Cúcuta.

Veppex@Veppex1

Comunicado de la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) en relación a la (cont) http://tl.gd/n_1sr2tqr 

 

Trump dice que Bolton «se pasó de la raya» con Venezuela por David Alandete – ABC – 11 de Septiembre 2019

El ex consejero de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton
El ex consejero de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton – REUTERS

El presidente de Estados Unidos dijo ayer que John Bolton, quien fue su consejero de Seguridad Nacional hasta el martes, «se pasó de la raya con Venezuela». Donald Trump no dio muchas más explicaciones sobre qué es lo que considera exactamente un exceso en la política de su gobierno con respecto al régimen de Nicolás Maduro, pero a Bolton se le considera el urdidor del pronunciamiento de la oposición venezolana del pasado 30 de abril, que quedó frustrado.

Según dijo el presidente en una conversación con la prensa mantenida ayer en el Despacho Oval tras los actos de conmemoración del 11-S: «Venezuela se encuentra en muy mal estado y eso es resultado del socialismo, es lo que sucede con el socialismo. Ahora bien, no estaba de acuerdo con muchas de las actitudes que mostraba con respecto a Venezuela, creo que se pasó de la raya, y finalmente creo que el tiempo me ha dado la razón».

Durante meses, Bolton repitió que la Casa Blanca estaba estudiando planes de intervención militar para evacuar a Maduro del poder y facilitar una convocatoria de elecciones libres en Venezuela. Su equipo llegó a revelar que una visita que hizo al Pentágono en mayo era para «hablar de intervención militar en Venezuela», una revelación inaudita. Tras el pronunciamiento, que sólo permitió la salida del líder opositor Leopoldo López del arresto domiciliario, Trump perdió interés en Venezuela y así lo filtró su equipo a medios nacionales como The Washington Post.

Pronto quedó claro que había una profunda división en la Administración estadounidense con respecto a Venezuela. Bolton y su equipo de halcones creían que acabar con Maduro haría caer después la dictadura cubana y el régimen de Daniel Ortega en Nicaragua. El secretario de Estado Mike Pompeo, jefe de la diplomacia norteamericana, pedía contención y se negaba a hablar expresamente de cambio de régimen.

En medio queda Elliott Abrams, enviado especial de EE.UU. para la crisis en Venezuela, nombrado en enero y considerado también un halcón de la vieja escuela neoconservadora, nacida en los años de Ronald Reagan. Abrams estuvo muy implicado en el pronunciamiento de abril, y trató sin éxito de que se sumaran a él varios jerarcas del régimen. En una entrevista mantenida con este diario en julio, Abrams dejó claro que su prioridad es encontrar una salida diplomática a la crisis y que la fuerza es un último recurso.

Sí que es cierto que los mayores adversarios de EE.UU. en la escena internacional expresaron ayer su alegría tras la marcha de Bolton, desde Irán a Venezuela, pasando por Corea del Norte. Según tituló la cadena conservadora Fox News: «Los enemigos de América celebran con champán la marcha de John Bolton».

 

La destitución de John Bolton es una advertencia para la oposición en Venezuela por Pedro Benítez – ALnavío – 11 de Septiembre 2019

La destitución de John Bolton como consejero de Seguridad Nacional por parte de Donald Trump es una advertencia a la oposición venezolana sobre los riesgos de confiar su estrategia a la política exterior de Estados Unidos.
John Bolton era el asesor de Trump más radical con Maduro / Flickr: Gage Skidmore
John Bolton era el asesor de Trump más radical con Maduro / Flickr: Gage Skidmore

Sobre los auténticos motivos por los cuales Donald Trump destituyó al consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, se especulará mucho. Si lo hizo por los fracasos de política exterior ante Corea del Norte, Irán o Venezuela, o por una causa más subalterna lo sabe sólo el presidente norteamericano.

Los críticos de Trump alegaran (con razón) que esa ha sido la forma de actuar de un presidente caprichoso, sin experiencia política, al frente de una Administración inestable desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2017.

No es que el apoyo de Estados Unidos a un cambio político en Venezuela no sea importante. Lo es, y mucho. Pero lo que los opositores a Nicolás Maduro no pueden perder de vista es que tener a ese país de aliado es como dormir al lado de un elefante.

Sin embargo, esta no tiene que ser la interpretación necesaria. El presidente Dwight Eisenhower tuvo cinco consejeros de Seguridad Nacional en ocho años (1953-1961) y Ronald Reagan (curiosamente otro republicano) designó seis funcionarios para el mismo cargo en sus dos mandatos (1981-1989). Henry Kissinger, con Richard Nixon, y Condoleezza Rice, con George W. Bush, fueron los responsables que más protagonismo tuvieron en un puesto que depende de su influencia directa en el presidente de turno.

Las disputas del consejero de Seguridad Nacional con otros miembros del gabinete son parte de la historia política contemporánea de los Estados Unidos. Las más sonadas se dieron bajo Jimmy Carter y Ronald Reagan, y aunque los presidentes recientes las han tratado de evitar, no obstante, demuestran una cosa: Estados Unidos es una democracia. Y las democracias por más estables que sean son imperfectas y funcionan así.

Pero dada la influencia que ese país ha tenido, y tiene, en el resto del planeta, esa forma de proceder ha sido en ocasiones catastrófica por lo impredecible. Es algo con lo que sus aliados más tradicionales han aprendido a lidiar.

En sus alianzas militares como la OTAN, en promover el libre comercio (estas dos últimas las ha cuestionado Trump) y en su apoyo a países como Israel, la política exterior de Estados Unidos ha muy sido estable desde 1945.

Pero no siempre ha sido así y a la hora de la ejecución puede ser todo lo contrario. Prueba de esto último la pueden dar Vietnam del Sur y el exilio cubano.

En los dos casos los protagonistas apostaron a que Estados Unidos nunca los abandonaría y los abandonó. Olvidaron que la única variable clara en la política exterior de los presidentes de ese país es la política doméstica y las elecciones.

La Casa Blanca dejó que los comunistas acabaran con Vietnam del Sur en 1975 porque el presidente Gerald Ford no podía reiniciar una guerra impopular para el pueblo estadounidense.

Hasta 1959 Cuba fue casi un protectorado norteamericano. En la práctica su economía era parte de la de su vecino del norte. La revolución de Fidel Castro triunfó ese año por el embargo de armas que Eisenhower le impuso a Fulgencio Batista.

Si algo parecía imposible era que la isla cayera bajó la influencia comunista. La oposición cubana creyó (con toda razón) que Estados Unidos nunca permitiría eso. Historia conocida; la Cuba castrista no sólo puso al mundo al borde de la guerra nuclear en 1962, además ha sido el principal factor de desestabilización política en el Caribe (y en algunos países de África) por seis décadas. Se suele olvidar con mucha frecuencia que detrás de lo que ocurre en Venezuela y Nicaragua está La Habana.

La creencia de que “Estados Unidos no nos abandonará” fue el principal error de la oposición cubana desde 1961. Ese no ha sido el único caso a lo largo del mundo. Es la misma tentación con la que juega demasiado la oposición venezolana hoy.

No es que el apoyo de Estados Unidos a un cambio político en Venezuela no sea importante. Lo es, y mucho. Pero lo que los opositores a Nicolás Maduro no pueden perder de vista es que tener a ese país de aliado es como dormir al lado de un elefante.

En el caso de Venezuela lo que Donald Trump ha demostrado hasta ahora, es que no tiene una estrategia clara y ha subestimado la capacidad (y determinación de Maduro) de mantenerse en el poder a toda costa.Guaidó no debe confiar su estrategia a la política exterior de EEUU / Foto: Prensa Presidencia Guaidó

La plana mayor de la Administración Trump ha enviado señales confusas y contradictorias. Basta con revisar sus cuentas de Twitter. Bolton inclinado por una salida de fuerza. El secretario de Estado Mike Pompeo por una de tipo político. El único funcionario que parece tener una visión clara del tema es Elliott Abrams. Después de todo él es la voz de la experiencia.

Lo cierto es que es más probable que el cambio en Venezuela ocurra por razones internas que por coacción externa. Exactamente como aconteció con el campo socialista en Europa Oriental en 1989. Tal como lo reconocen hoy los funcionarios del gobierno estadounidense de la época, las colas para comprar pan contribuyeron más a socavar el poder soviético que la amenaza nuclear.

La principal amenaza al poder de Nicolás Maduro hoy es el precio de los huevos, la hiperinflación y los apagones eléctricos, y no una hipotética intervención armada externa. Ese es el criterio de Abrams.

No es que un conflicto militar no sea posible. Puede ocurrir y todas las condiciones para que algo así se desate en la frontera entre Colombia y Venezuela existen. Pero es eso, una posibilidad. Con 946.445 kilómetros cuadrados Venezuela no es Panamáni Granada. Eso en Bogotá y Washington lo saben.

Mientras tanto, las fuerzas democráticas dentro y fuera de Venezuela no pueden esperar que el cambio político del país venga del exterior. La destitución de John Bolton lo demuestra.

A %d blogueros les gusta esto: