elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Democracia

Maduro se vota – Editorial El País – 20 de Mayo 2018

Venezuela vive hoy el último episodio de desmantelamiento de la democracia

Con las elecciones presidenciales que Nicolás Maduro ha organizado a su medida para hoy se culmina el desmantelamiento de la institucionalidad democrática venezolana. Las elecciones se celebran sin garantías de transparencia ni limpieza, con una oposición perseguida y encarcelada, millones de compatriotas fuera del país y sin el aval ni la supervisión de ningún organismo independiente, ni dentro ni fuera del país. Se trata de un proceso fraudulento de principio a fin destinado a barrer a la oposición democrática y a consolidar a Nicolás Maduro en el poder.

Desde que el 6 de diciembre de 2015 Maduro fuera derrotado en las legislativas, la maquinaria del chavismo puso en marcha un plan para destruir a la oposición, y con ella el sistema democrático. Usurpó el poder de la Asamblea Nacional creando una Cámara constituyente paralela controlada por el oficialismo, reformó la ley electoral, encarceló a la oposición, copó las administraciones regionales, utilizó a cuerpos paramilitares contra las manifestaciones y, finalmente, se dispone a perpetuar al presidente. Todo ello mientras completaba, en paralelo, la destrucción de la economía venezolana y empobrecía a sus ciudadanos, forzados a sufrir unas condiciones de vida dramáticas mientras los jerarcas del régimen se enriquecen sin límite.

Maduro no ha querido correr ningún riesgo ni dejar ningún cabo suelto. Ha ofrecido dinero a través del carnet de la patria asignado a más de 12 millones de venezolanos, que es el principal y más peligroso mecanismo de coacción del Gobierno. Ha utilizado la televisión pública a sus anchas y ha empleado recursos e instituciones públicas en la campaña. Y ha puesto fuera de la carrera a Miguel Rodríguez Torres, exministro de Interior y Justicia, inhabilitado y encarcelado en vísperas de la convocatoria electoral ante la perspectiva de que le pudiera hacer sombra.

Con razón, y con el respaldo de la comunidad internacional, los grandes partidos que aúnan la oposición democrática han decidido no avalar los comicios con su participación. Pese a todo, tres candidatos — Henri Falcón, Javier Bertucci y Reinaldo Quijada — se han prestado a legitimar con sus candidaturas esta farsa electoral.

Sorprende por ello sobremanera que el expresidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, haya decidido avalar con su presencia en Caracas unas elecciones que toda la comunidad internacional considera que no alcanzan los estándares para ser consideradas democráticas y que, entre criticar a Nicolás Maduro o al Parlamento Europeo, haya decidido que es este último, donde se sientan los representantes de todos los europeos, el que se rige por prejuicios sobre la democracia.

 

El voto en Venezuela por Jorge Galindo – El País – 18 de Mayo 2018

1526560113_546161_1526564820_noticia_normal_recorte1.jpg
El instrumento principal de la democracia, las elecciones, se puede volver justo lo contrario: una herramienta para consolidar el poder autoritario

Venezuela no es una democracia. No es una afirmación gratuita, ni siquiera se trata de una valoración: no lo es según cualquiera de las definiciones del término que la ciencia política pone a nuestra disposición. La más sencilla y mínima de todas ellas exigiría que aquellos que detentan el poder puedan perderlo en las urnas, y todos sabemos que no será así.

Sin embargo, este domingo 20 de mayo tendrán lugar unas elecciones en el país. ¿Por qué las convoca Maduro? ¿Para qué le sirve a un dictador permitir que se vote?

No es nada nuevo. Franco ponía las urnas en España, ya lo sabemos. También lo hace Irán, o Arabia Saudí. La respuesta más sencilla es que los líderes autoritarios quieren legitimarse a sí mismos y a los suyos. El voto bajo coacción, manipulación o, en definitiva, control desde arriba resulta útil para ello. La legitimación se hace de cara a la comunidad internacional, sí. Ante los opositores que demandan apertura democrática, también. Pero también, y probablemente sobre todo, tiene un sentido interno.

Ningún régimen por autoritario y piramidal que sea (y el de Venezuela parece más bien caótico y fragmentado) es monolítico. Siempre hay familias, afinidades, luchas de poder. Algunas activas, otras dormidas, esperando a encontrar una oportunidad para ponerse en marcha que suele venir con la debilidad aparente de los líderes.

Unas elecciones funcionan aquí como una manifestación masiva de apoyo al régimen: dejan claro a los críticos externos, pero también a los oportunistas potenciales internos, que el liderazgo es capaz de movilizar almas. Que no sean sinceras no importa demasiado, y de hecho puede ser hasta útil: denota, en fin, capacidad de influencia y dominio de la población.

Es así como el instrumento principal de la democracia, las elecciones, se puede volver justo lo contrario: una herramienta para consolidar el poder autoritario. Porque lo que define una sociedad democrática no es si se vota o no se vota en ella, sino si el voto produce una redistribución del poder. El domingo veremos que, en Venezuela, sólo sirve para consolidarlo en las mismas manos que ya lo detentan. @jorgegalindo

Declaración colombo-venezolana en el Puente Internacional Simón Bolivar – 14 de Mayo 2018

unnamed-7.jpg

Declaración de los expresidentes Álvaro Uribe Vélez y Andrés Pastrana Arango, la Dra. Marta Lucía Ramírez, la Senadora Paola Holguín y demás congresistas colombianos, conjuntamente con la dirigente venezolana María Corina Machado

Reunidos en el Puente Internacional Simón Bolívar, hemos acordado:

1. Reafirmar los históricos nexos que unen las Repúblicas de Colombia y de Venezuela en los esfuerzos por instaurar y consolidar la vigencia del Régimen sociopolítico liberal democrático, resultante de las hazañas de La Independencia y de La Libertad, procuradas y logradas de manera mancomunada.

2. Reafirmar nuestro compromiso con los valores de la libertad y la democracia, condiciones esenciales para una sociedad capaz de promover el desarrollo económico, basado en la iniciativa individual, la solidaridad social, el respeto a la propiedad privada, y el ejercicio responsable de la política, como instrumento para promover el entendimiento entre los ciudadanos.

3. Promover que se combatan de manera concertada las actividades ilícitas y delictivas que afecten a Venezuela, a Colombia y a las relaciones entre ambas naciones. Especialmente, afirmamos que cuando retorne la libertad a Venezuela, promoveremos esfuerzos conjuntos para combatir el narcotráfico y los grupos criminales que subsistan.

4. En la hora dramática que vive Venezuela, acordamos respaldar todos los esfuerzos que se puedan realizar en Colombia y en América Latina en general, para atender a la gravísima crisis humanitaria que se vive en la frontera por efecto del flujo migratorio hacia Colombia de centenares de miles de venezolanos.

5. Auspiciar encuentros entre académicos, intelectuales y artistas para desarrollar de manera conjunta iniciativas que ayuden a la reconstrucción de Venezuela, así como la reparación de las relaciones en todos los aspectos entre ambas naciones, tanto entre los Estados como en lo que respecta a las sociedades.

A los 14 días del mes de mayo de 2018

En Villa del Rosario     En San Antonio del Táchira

Carta abierta a “El País” por prestar tribuna a Nicolás Maduro – Unidos por Venezuela – 5 de Mayo 2018

Estimado director del diario “El País”:

Nos resulta inconcebible, fuera de toda lógica democrática, la cesión concedida por su diario para la publicación el pasado día 03/05/18 de un artículo firmado por Nicolás Maduro, el actual presidente de Venezuela, devenido en tirano gobernante de nuestro país de origen después de sustituir al igualmente anti-demócrata ya fallecido, Hugo Chávez, el Teniente Coronel que intentó un Golpe de Estado en el año 1992.

Como ciudadanos de origen venezolano radicados en España nos ha dolido especialmente esta publicación porque significa una burla, una dura bofetada contra millones de venezolanos que al día de hoy viven inmersos en la más completa miseria y penurias de todo tipo como consecuencia directa de la gestión gubernamental iniciada por Hugo Chávez y continuada por Nicolás Maduro.

El periódico que usted dirige se ha destacado durante mucho tiempo por defender los valores democráticos. Ha levantado la voz en innumerables ocasiones a favor de que se castigue a quienes desde posiciones gubernativas de poder han violado la ley y pisoteado los derechos de los españoles, por eso nos causa estupor la divulgación de un artículo autoría de una persona que ya ha pasado a la historia por haber ocasionado con su gestión presidencial el mayor éxodo en la historia de Venezuela, por vulnerar de forma masiva los más elementales Derechos Humanos y por haber causado una crisis humanitaria de proporciones incalculables, haciéndose acreedor por ello de la condena y reprobación por parte de absolutamente todas las organizaciones de defensa de Derechos Humanos a nivel mundial.

Algunas cifras que demuestran esa represión y atropellos contra la libertad de los venezolanos son las siguientes: 34.332 detenidos de forma arbitraria desde el año 2013 hasta principios de 2018. Cierre de treinta y cinco medios de comunicación impresos solo entre los años 2013y 2018. Existencia de 373 presos de conciencia a inicios del año 2018 según el Foro Penal Venezolano, organización de defensa de los DDHH premiada en 2016 por el Colegio de Abogados de Barcelona. Más de 100.000 asesinatos desde el año 1999 debido a la inseguridad ciudadana sin que el gobierno haya tomado medidas para detener esta sangría. Su propio diario ha dado cuenta en innumerables ocasiones de esta dramática situación por lo cual esta situación no debería ser ninguna novedad para ustedes.

Señor director: la causa de la libertad y de la justicia debería ser el vínculo común entre los demócratas. Su diario debería ser uno de eso puntos de encuentro y así ha sido desde su fundación, pero Nicolás Maduro no es un demócrata, de hecho es un tirano. El actual primer mandatario venezolano abusa de un poder prácticamente ilimitado en un país donde hace ya mucho tiempo desaparecieron las condiciones básicas de separación de los poderes públicos, del respeto por los derechos civiles y de la igualdad ante la ley de los venezolanos.

Desde nuestra plataforma cívica no podemos dejar pasar por alto esta publicación. Es nuestra obligación reclamar enérgicamente en nombre de los presos políticos, de los torturados, de los asesinados y en general de todas las personas que han sufrido y sufren de una u otra manera la ejecutoria liberticida y déspota del actual gobierno venezolano dirigido por Nicolás Maduro. Y es nuestra obligación porque si alguno de nuestros coterráneos radicados en Venezuela cometiesen la imprudencia de emitir esta crítica estando allí, acabaría en un calabozo del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), la policía política venezolana que persigue, reprime y tortura a la disidencia venezolana contra la tiranía madurista.

Somos conscientes de que podrían ustedes apelar al derecho a la libertad de expresión. Sabemos que están en todo su derecho de prestar su tribuna mediática a quien libremente decidan. No seremos nosotros quienes pediremos censura hacia nadie ni que se coarte el ejercicio a la libre expresión de Nicolás Maduro, aunque él a título particular niegue ese derecho y castigue duramente a quienes lo ejercen para reprobarle. Esta misiva no posee esa intención pero consideren ustedes si en su momento habrían dado un espacio como este a personajes como Augusto Pinochet, Francisco Franco, Benito Mussolini o Jorge Videla. ¿Creen ustedes que habría sido de recibo, conforme a una mínima consideración hacia las víctimas de estos tiranos, el publicarle un artículo de opinión en su periódico?

No esperamos respuesta pública a esta pregunta pero sí esperamos que cada periodista, todas y cada una de las personas que forman parte de “El País” se la responda en su fuero interno. Ojalá que ningún otro colectivo vuelva a sufrir el escarnio y la vergüenza que el texto de marras, aparecido en su edición del día 03/05/18 ha provocado a millones de venezolanos.

Reciba usted nuestro más cordial saludo.

Nuestra democracia es proteger por Nicolás Maduro – El País – 3 de Mayo 2018

Una economía que es pura especulación, y no considera como prioridad la prosperidad y la soberanía del pueblo, es hambre para hoy y mañana pan para el imperio. La economía es el corazón de nuestro proyecto revolucionario
1525190756_964649_1525191804_noticia_normal_recorte1.jpg
Nuestra democracia es distinta a todas. Porque todas las demás —en prácticamente todos los países del mundo— son democracias formadas por y para las élites. Son democracias donde lo justo es lo que le conviene a unos pocos. Son democracias clasistas, donde los muchos son vistos como más en cantidad, pero menos en calidad.

En Venezuela, no. En Venezuela, la democracia es para los muchos, y lo justo es lo que es bueno para toda la gente. Y como las necesidades de la gente cambian, se articulan y se renuevan, es que el nuestro es un proyecto revolucionario que está en permanente cambio.

Por ejemplo, hace 20 años era normal nacer en Venezuela en medio de la violencia obstétrica. Y estaba lejos de todos nosotros imaginar siquiera que en el momento del parto no se juega solamente la salud del recién nacido, sino también la salud y los derechos de una madre y su familia. Pero la revolución cambió y se volvió feminista. Y entre todos y todas decidimos remover la violencia machista de nuestro sistema de salud y empoderar a las mujeres a través del programa nacional de parto humanizado, respetando su proyecto y decisiones de alumbramiento y crianza.

Durante los gobiernos chavistas, hemos promovido una política de pleno empleo

Hace 20 años, antes de nuestra revolución bolivariana, era normal echar la culpa de la cesantía de los jóvenes a los propios jóvenes, y estaba instalada la idea de que los pobres lo eran porque eran flojos y que por flojos merecían una salud paupérrima, sueldos de hambre y vivir sin techo. Pero con nosotros en el Gobierno la cosa cambió. Y supimos decir con fuerza que no es justicia que alguien siga siendo pobre si trabaja todo el día. Por eso es que durante los Gobiernos chavistas hemos promovido una política de pleno empleo, y en mi Gobierno hemos lanzado, gracias al carnet de la patria —que es un sistema que integró digitalmente a todos y todas las venezolanas y venezolanos— el plan Chamba Juvenil, para garantizar a nuestros jóvenes el acceso al trabajo y a su porvenir.

Dijimos también hace 20 años, que era injusto que la vivienda propia fuese un sueño para el pueblo, pero realidad solo para las élites, y entonces creamos el plan Gran Misión Vivienda, con el que hemos construido y entregado más de dos millones de viviendas de calidad y gratuitas a las familias, y con el que tenemos proyectado llegar, en pocos años más, a los cinco millones de viviendas construidas.

A partir de este año, además, implementaré un nuevo plan de Seguridad Social para que Venezuela vuelva a tener esa educación y salud que tuvo hasta antes de las embestidas y la guerra económica, y que nos tenía como ejemplo de calidad para Latinoamérica. Una Seguridad Social que estará sostenida sobre una economía productiva estable, soberana y próspera, y no sometida a los vaivenes de los precios del petróleo.

La revolución económica de este nuevo período bolivariano tiene que ser innovadora y creativa. Porque decidimos responder al bloqueo comercial inhumano al que nos han sometido los Gobiernos de Estados Unidos y de Europa, y que tanto daño han hecho a nuestro pueblo, con la invención de la primera criptomoneda respaldada en riquezas del mundo, el petro, cuyos beneficios ya se están invirtiendo, inmediatamente, en la gente, como siempre lo hemos hecho.

Porque para nosotros es esencial en nuestra democracia que la economía esté al servicio del pueblo y no el pueblo al servicio de la economía. Una economía que es pura especulación, y no considera como prioridad la prosperidad y la soberanía del pueblo, es hambre para hoy y mañana pan para el imperio. La economía es el corazón de nuestro proyecto revolucionario. Pero en mi corazón está primero que todo la gente. La economía o es para el pueblo o es abuso. Para nosotros, los bolivarianos, la economía es justicia y la democracia, protección.

Entiendo la desesperación de las élites, que se dedicaron a convertir al pueblo en populismo

En Venezuela usamos una hermosa expresión para llamar a los amigos: “Mi pana”. Tiene varias explicaciones, pero para mí es porque acá un amigo es un pedacito de las entrañas de uno. Y eso mismo es, para nosotros los bolivarianos, la convivencia democrática. La nuestra es una democracia de panas, porque para nosotros la Patria es el pana y el otro, mi entraña. Porque para nosotros solo hay libertad y democracia cuando hay un otro que piensa distinto al frente, y también un espacio donde esa persona pueda expresar su identidad y sus diferencias. Por eso es que nos hemos empeñado con pasión en transparentar, en respetar y en hacer respetar las leyes electorales para las elecciones del próximo 20 de mayo. Estamos compitiendo junto a otros cuatro candidatos, todos distintos, pero todos respetuosos del acuerdo de garantías democráticas suscritas por 14 de los 18 partidos políticos existentes en Venezuela. Y ese proceso será limpio y modelo, tanto y más que las decenas de elecciones en las que hemos participado los venezolanos en las últimas dos décadas.

Lo que pasa es que nos cansamos de vivir polarizados, y decidimos convertir la violencia política de las guarimbas en poder constituyente, y encontrarnos en una Constitución hecha por el pueblo y para el pueblo. Por eso es que entiendo la desesperación de las élites, que por décadas se dedicaron a convertir al pueblo en populismo, en insulto, en tirria y en barbarie. La nuestra en cambio es una democracia orgullosamente popular, qué duda cabe. Es una democracia de la gente.

Una democracia que es también latinoamericana, africana e indígena. Porque en Venezuela tenemos un rito y un mito fundacional. Tenemos a Bolívar y a Chávez. Que no son pasado, pero son historia. Y siendo historia son también nuestro presente, porque son el sentido desde donde guiamos nuestro porvenir. Somos una democracia única porque somos una democracia de panas, justa, latinoamericana, popular, bolivariana, y donde el otro es la Patria y la Patria somos todos, aquí y ahora, avanzando juntos. Porque, como dijera Neruda:

“Que no nos juntaremos en la altura
que bajo la tierra nada nos espera
pero sobre la tierra vamos juntos
Nuestra unidad está sobre la tierra”.

Nicolás Maduro Moros es presidente de Venezuela.

 

Como Emparan el 19 de Abril por Luis Ugalde – RunRunes – 17 de Abril 2018

 

LuisUgaldexRobertoMata-4325-e1519499432509Sin condiciones democráticas no hay elecciones democráticas, sino votación dictatorial para legitimar y perpetuarse en el poder. El Gobierno sabe que 15 millones de venezolanos quieren salir de esta tragedia; salir de Maduro y del modelo que ha destrozado al país. Ellos quieren además elecciones libres, justas y transparentes.

El régimen, asustado por la derrota de 2015, impuso fraudulentamente una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para tener un poder “supraconstitucional”, con él anular la Asamblea Nacional legítima y ejercer a su antojo los poderes judicial, ejecutivo, legislativo y electoral. Luego la ANC arrebató el triunfo de la gobernación del Zulia a Juan Pablo Guanipa porque este dignamente se negó a arrodillarse ante la ilegítima; a Andrés Velázquez le robaron la gobernación del Estado Bolívar falsificando actas y votos. Nadie puede ser tan ingenuo de pensar que ahora están dispuestos a entregar la Presidencia de la República en una votación q inventada por ellos para perpetuarse.

No hay condiciones democráticas con media docena de candidatos presidenciales rivales inhabilitados, partidos de la oposición anulados, árbitros comprados, un millón de votantes en el exilio impedidos; en fechas absurdas puestas a conveniencia para que la oposición no pueda organizarse, con una distancia ilegal de menos de 3 meses entre la convocatoria y la fecha de elección y con una coacción brutal con el carnet de la Patria y el hambre de la gente; y otra media docena de trampas inaceptables… Desde el Gobierno y descaradamente se ha proclamado que este régimen nunca entregará el poder y luego nos toma el pelo invitándonos a unas elecciones pulcras. No hay elecciones limpias con condiciones tan evidentemente tramposas y una ANC que decide en definitiva. Candidatos que anunciaron retirarse si no había condiciones democráticas, ahora juran que seguirán adelante sin condiciones…

Esta no es cualquier elección: estamos al final de un régimen que despertó mucho entusiasmo, pero ha ido quemando inmensas oportunidades, robando fortunas y arruinando todo hasta dejar a la población sin sistema de salud ni medicinas, sin seguridad, sin ingresos, sin producción, sin libertad y sin esperanza… Si logran que el 21 de mayo Venezuela y el mundo reconozcan el ya cocinado triunfo de Maduro, la trágica fuga de millones al exilio y el cierre de empresas se incrementarán. Los candidatos perdedores dirán que la oposición es la culpable de la trampa gubernamental y la ANC sacará de la manga una Constitución antidemocrática para perpetuarse, al estilo comunista.

19 de abril. Cuando el viejo orden entra en agonía irremediable, lo más inteligente y menos costoso para todos es seguir el ejemplo del capitán general Emparan el 19 de abril de 1810. Este Gobernador de Caracas cuando sintió que la gente lo rechazaba a gritos, dijo una frase memorable “Pues yo tampoco quiero mando”. Y se fue.

Si entonces la política de la Corte Española hubiera sido racional y sensata, ante la insostenibilidad del viejo imperio y la irremediable emancipación de sus colonias, hubiera organizado la transición sin echar un tiro, se hubiera ahorrado decenas de miles de muertos de ambos lados y preservado una futura relación ventajosa entre madre e hijas…

Lo que Venezuela vivió en su parto republicano entre 1810 y 1812 fue algo maravilloso: la transición a la Independencia con una muy sólida argumentación civil y democrática sobre el derecho de los pueblos a darse su propio gobierno y proclamarse independiente sin guerra. Si Madrid hubiera tenido visión, hubiéramos tenido una transición no traumática. Por el contrario, tuvimos la más larga (14) años y más sangrienta y destructiva guerra de todas las Américas y llegamos a 1825 con una Venezuela destruida, con las siembras abandonadas, la ganadería diezmada, la población desangrada y harapienta y la mayoría de sus líderes civiles muertos. La pesada deuda de guerra que duró un siglo, impidió una economía productiva y de paz y un sólido sistema educativo. Lo peor de todo, la guerra envenenó el alma venezolana sembrándola de caudillos, cada uno imponiendo su “república” con argumentos que salen de la punta de las lanzas y de los machetes. Triste, muy triste que después de la última batalla de 1902 amaneciera Venezuela en la misma pobreza que en 1825, sin democracia, sin ciudadanía y sin soberanía popular.

Nicolás Maduro, si quiere a Venezuela, renuncie como Emparan el 19 de abril y empecemos una novedosa transición civilizada. La votación del 20M no engaña a nadie, es un medio programado para perpetuar un gobierno y un modelo ruinosos. Maduro renuncie a la terrible destrucción de Venezuela y abra las puertas a la secuestrada esperanza. Su renuncia, antes y después del 20M, será esperanza de cambio y vida para millones y millones de desesperados.

 

Parlamento Español aprueba desconocer elecciones en Venezuela y pide que se suspendan – La Patilla – 12 de Abril 2018

Este jueves 12 de abril el Congreso de los Diputados de España aprobó una Moción desconociendo el proceso electoral presidencial convocado en Venezuela y exigiendo su suspensión para darle paso unas elecciones presidenciales libres en condiciones justas y democráticas. El Proyecto No Ley (PNL) fue introducido el martes pasado por el partido Ciudadanos logrando mediante algunas enmiendas el apoyo mayoritario junto a los partidos Popular, Nacionalista Vasco y Unión del Pueblo Navarro, entre otros.

El texto aprobado con 164 votos a favor, 94 abstenciones y 79 votos en contra, destaca la situación de crisis humanitaria que se vive en Venezuela y la asusencia de libertades democráticas, al tiempo que recomienda la ampliación de sanciones en el seno del parlamento europeo contra personalidades del regimen de Nicolás Maduro y el enjuiciamiento de las violaciones de derechos humanos en el seno de la Corte Penal Internacional.

El texto original de la moción fue trabajado por el diputado español Fernando Maura con aportes de dirigentes de la oposición venezolana en el exilio entre los que destacan Manuel Rodríguez, Antonio Ledezma, Lester Toledo, Fernando Gerbasi y José Ignacio Guédez, así como la concejal venezolana en Logroño Maria Luisa Alonso. Durante el debate estuvieron presente miembros de los partidos políticos y asociaciones civiles que hacen vida tanto en el Frente Amplio Venezuela Libre, la Mesa de Unidad Democrática y Soy Venezuela, quienes se unieron en torno a esta importante petición que confirma el liderazgo del Estado español en la lucha por el rescate de la democracia en Venezuela y en favor de las libertades y el bienestar de sus ciudadanos.

La plataforma Ayuda Venezuela y el partido La Causa R en españa agradecieron a todos los partidos que apoyaron la histórica moción, así como al Gobierno español que también se ha expresado en terminos similares a través del Presidente Mariano Rajoy.

Documento en el siguiente enlace :

Moción Venezuela TRANSACCIONAL-2

 

La Nueva Iniciativa Unitaria por Freddy Marcano – La Patilla – El Nacional – 12 de Marzo 2018

1519419215260.jpgDe nuevo la oposición venezolana hace otro intento para unificarse, ya no es solo la unidad democrática, que se había convertido en un cúmulo de 4 organizaciones que construían las estrategias y tomaban las decisiones, ahora que se integran algunas organizaciones de la sociedad civil, partidos, gremios, sindicatos y estudiantes de distintas universidades del país, para formar el denominado Frente Amplio.

Esperemos que esta iniciativa reconstruya la credibilidad del sector opositor, que no se convierta solo en la Mesa de Unidad Democrática más sus amigos o militantes en otros sectores, y caigamos en los mismos vicios y errores que hemos traído del pasado, solo para tener mayoría y así tomar las decisiones. Entendamos que esa desconfianza que se ha ido acumulando, fue por muchas razones válidas, en parte por el mal manejo de la comunicación, decisión y acciones tomadas en el combate de este régimen, y por otra en la campaña feroz que ha hecho este gobierno contra la institucionalidad de la política venezolana, jugando siempre al desprestigio de todo aquel que lo confronta, y buscando siempre dividir para poder seguir en el control a través de su monopolio comunicacional.

Este Frente Amplio debe convocar realmente a todos los sectores, que hacen vida y están en búsqueda del mismo objetivo, que nos es más que el cambio de gobierno, que incluyan a todo aquel que incluso ha tenido postura diferentes a la MUD, académicos, gremios, y otras personalidades, que quieran dar su aporte al combate del régimen y la reconstrucción del país. Porque diferencias siempre las pueden haber, nadie escapa de pensar distinto y de querer imponer su idea, eso es propio de una democracia, pero no podemos dejarnos llevar por el interés personal u organizacional, debe prevalecer el interés colectivo.

Si logramos que esta nueva iniciativa tome las riendas y conecte con toda la sociedad, hemos dado un paso importante a la recuperación de la democracia, no permitamos que se nos convierta solo en una fachada de repartición de cuotas, porque si pensamos solo en lo electoral caeremos nuevamente en la estrategia divisoria del gobierno, ellos conocen que es parte de nuestra debilidad, debemos ir más allá, a una visión del país que queremos, donde luego podremos competir de manera sana y democrática.

Se necesita sacar rápidamente el país de esté foso que nos ha metido este gobierno con su mal manejo, y el empeño de imponer su modelo político, reto que se sigue enfrentando y enfrentará este Frente Amplio que está iniciando, pero antes de comenzar a dar cualquier paso, debe caracterizar y evaluar a nuestro oponente para poder tomar las decisiones correctas que darán todas posibilidades de triunfo en circunstancias adversas. Por la experiencia personal y la política que los venezolanos hemos acumulado en los últimos tiempos, el país reclama ante todo sensatez: no hay otro camino que el de la unidad para hoy y para mañana, unidad de compromiso, a objeto de salir de esta pesadilla, para luego reconstruir. Venezuela no se rinde y seguirá luchando.

 

Proclama de “Venezuela no se rinde” – Aula Magna UCV – 6 de Marzo 2018

VENEZUELA UNIDA NO SE RINDE

¡Es hora de cambiar! Venezuela, cuánto dolor se acumula en el sufrimiento de tus hijos, cuánta miseria, cuánta hambre, cuánta ruina material, institucional, moral y humana va dejando a su paso el delirio fanático de imponer a tu gente —al obrero, al profesional, al técnico, al estudiante, al ama de casa, al maestro, al universitario, al industrial, al comerciante, al cuentapropista, al agricultor, al desempleado, en fin, a quienes sobrevivimos en tu suelo— un régimen político y económico abiertamente en contra de la democracia, el progreso y la libertad.

Nunca, en la última centuria de nuestra historia, habíamos padecido una catástrofe similar, ni habíamos tenido por delante la amenaza de continuar empeorando, pues quienes se enquistaron en el poder son incapaces de cambiar y pretenden perpetuarse como sea. El fraude constituyente es la máquina infernal encargada de sepultar la soberanía popular y el voto libre, pretendiendo acabar con la escasa institucionalidad democrática que queda y con la vigencia de la Constitución.

Los que hoy estamos aquí, representantes de esa Venezuela empobrecida pero honesta y valiente, hemos decidido sobreponernos a fracturas, éxodo, división, desesperanza y tristeza para convocar a la Unidad Nacional; a sumar esfuerzos para derrotar al gobierno encabezado por Nicolás Maduro y evitar la continuación de esta espantosa tragedia humana. No hay más tiempo para quienes dilapidaron la más grande fortuna que nos ha proporcionado la renta petrolera y ahora también la explotación del arco minero. No hay más tiempo para la autocracia y el hambre.

Este acto y este manifiesto son un compromiso con el futuro y con el cambio político, con la justicia, la libertad, la igualdad, la democracia y la dignidad. Desde ya comenzaremos a dar nuestra contribución para crear el ánimo, el espíritu y la fuerza que puedan hacer realidad los deseos de cambio de nuestro pueblo.

Exigimos la inmediata activación de la ayuda humanitaria en alimentos y medicinas, así como la aplicación de una política económica que acabe con la hiperinflación y la especulación destructoras del poder adquisitivo de nuestros ingresos, que favorezca el desarrollo productivo, la multiplicación del empleo decente y mejore sustancialmente los salarios reales. Una política que proporcione recursos suficientes para garantizar educación de calidad, un amplio y eficaz sistema de seguridad social y servicios de salud seguros y eficientes. En fin, asumimos el compromiso de transformar el país de este lugar inhóspito y hostil que es hoy en un espacio para la vida, la alegría, el estudio, el trabajo enaltecedor, la convivencia y la solidaridad que pueda traer de nuevo a nuestro suelo a los millones de compatriotas que han huido de esta catástrofe, y dar la libertad plena a presos políticos, perseguidos y judicializados.

Venezuela unida no se rinde y exige que se restablezca la institucionalidad democrática, el equilibrio de poderes, la plena vigencia de la Constitución. Es la hora del cambio, la hora del protagonismo del pueblo, del ejercicio libre del derecho al voto, con un árbitro imparcial y en las condiciones y plazos previstos en la ley, que permita votar para elegir. Es la hora de impulsar y darle fuerza a formas organizativas unitarias e incluyentes cuya conformación resulte de un amplio consenso.

Desde el Aula Magna de esta casa que vence la sombra, invocamos la rebeldía y el espíritu libertario de la generación de 1928, aquella que sembró la esperanza democrática en la lucha contra la dictadura de Gómez. Hacemos nuestras las banderas de la juventud, del movimiento estudiantil, del movimiento obrero, de los partidos democráticos y de los soldados que unidos hicieron posible la derrota de la dictadura de Pérez Jiménez en 1958. La hora de los cambios contra toda imposición despótica y autoritaria ya está andando. Aquí nadie se rinde.

Convocamos a quienes comparten estas ideas a la activación inmediata para reestablecer la plena vigencia de la Constitución y emprender la irrenunciable tarea de reconstruir el país. Que los jóvenes y los profesionales refuercen su arraigo en nuestra maravillosa tierra y se sumen a esta noble y titánica tarea. Que las mujeres continúen en su insustituible actitud de valentía ante la injusticia y en defensa de la familia y de los valores. Que las universidades profundicen su esencia como espacio de la pluralidad de pensamiento, del saber científico y humanístico al servicio de la nación. Que los partidos políticos expongan sus mejores análisis y propongan nuevas iniciativas para luchar juntos. Que los ciudadanos nos organicemos más y mejor para plasmar en la realidad el protagonismo social y la autonomía popular. Que los sindicatos, colegios profesionales y gremios multipliquen sus iniciativas en defensa de sus afiliados y de los trabajadores en general. Que los industriales, agricultores y comerciantes afiancen su determinación de continuar elevando las capacidades productivas en el marco del rescate de nuestra soberanía económica y de la satisfacción de los requerimientos de la población.

Saquemos las mejores fuerzas de nosotros mismos para abrir los caminos del progreso, la democracia y la libertad. Vayamos a la lucha por salir de este nefasto gobierno.

Venezuela unida NO se rinde

El cambio es por una vida digna, progreso y libertad

Caracas, 6 de marzo de 2018

Gran Frente Nacional por Gustavo Coronel – Blog Las Armas de Coronel – 6 de marzo 2018

gse_multipart55967UN LLAMADO URGENTE PARA LA CONFORMACIÓN DE UN GRAN FRENTE O ALIANZA NACIONAL PARA LA RESTAURACIÓN DE LA LIBERTAD Y DE LA DEMOCRACIA EN VENEZUELA

Para todos mis compatriotas, en especial para:
Soy Venezuela y sus líderes María Corina Machado, Antonio Ledezma y Diego Arria; Leopoldo López; Henrique Capriles, Enrique Aristeguieta Gramcko, Monseñor José Luis Azuaje Ayala, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana), Luis Ugalde S.J., Juan Pablo Guanipa (MUD), Alfredo Romero, líder en Derechos Humanos; Rafael Huizi Clavier, del Frente Militar; Rectores Universitarios; Líderes del Movimiento Estudiantil; Líderes de la diáspora venezolana; militares venezolanos dignos.
Copia para Luis Almagro, OEA, Representante del Grupo de Lima, Representante del Grupo de Ex-presidentes de América Latina, Parlamento de la Unión Europea, Senador Marco Rubio, Departamento de Estado (USA) y Gobierno de Canadá.

Estimados compatriotas y amigos extranjeros de la democracia venezolana:
El clamor por la conformación urgente de un Frente o Alianza Amplia para la restauración de la libertad y la democracia venezolana es ya ensordecedor. A juzgar por la convocatoria hecha para esta semana por la Universidad Central de Venezuela, por los escritos de Luis Ugalde, por las declaraciones de SOY VENEZUELA y de GANA VENEZUELA, muchos de ustedes lo están pidiendo. Esto ya ha comenzado. La convocatoria ilegal hecha por la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente y secundada por un Consejo Nacional Electoral también ilegítimo para elecciones presidenciales venezolanas el próximo mes de Mayo ha recibido el rechazo de los venezolanos y de la mayoría de los gobiernos de la región y de la Unión Europea. Ello hace de estas elecciones el detonante que debe impulsar un gran movimiento ciudadano en Venezuela, apoyado por los países que ya han mostrado su rechazo a tales elecciones. Este movimiento ciudadano no deberá estar solamente destinado a rechazar pasivamente este nuevo abuso de poder del narco- régimen, sino a combatir cívicamente, con todo vigor, al inepto gobierno implantado en el país. No se trata de llamar a la abstención pasiva sino al activo rechazo – mediante todas las herramientas que nos da la Constitución – de las pretensiones del régimen de perpetuarse en el poder a través de elecciones fraudulentas, ya sea directamente o por persona interpuesta.

Deseo reforzar, a título personal, el urgente llamado que ya se escucha desde diversas instituciones del país para que se lleve a cabo una convocatoria que concrete la conformación del Gran Frente o Alianza Nacional para la Restauración de la Democracia en Venezuela y que esa convocatoria sea firmada de manera multitudinaria y transmitida a través de la prensa nacional. La idea medular de este Frente Nacional es la de representar a la Sociedad Civil venezolana en su más genuina extensión. Hasta ahora, ello no ha sido posible pero tal representación integral no puede ni debe demorarse más.
Propongo que la convocatoria sea hecha formalmente por las personas e instituciones arriba nombradas y que sea suscrita, para los fines de su publicación, por las organizaciones de la Sociedad Civil que deseen adherirse a ella. Ya hemos visto como múltiples colegios profesionales, academias, organizaciones no gubernamentales de todo tipo, universidades, organizaciones laborales y empresariales, centros de reflexión, las organizaciones de la diáspora venezolana y personalidades de los más diferentes quehaceres han planteado una postura de rechazo a las elecciones presidenciales fraudulentas y al narco-régimen que pretende perpetuarse en el poder. Sin embargo, al ser formuladas de manera aislada ellas no han logrado hacer el necesario impacto en la opinión pública venezolana. Esta Alianza Nacional estaría orientada hacia la generación del mayor impacto en la opinión pública y a galvanizar la acción de la Sociedad Civil para la tarea que es necesaria e inminente. La convocatoria debería publicada en diarios venezolanos, a toda página y por tres días consecutivos, acompañada de las organizaciones e individualidades que la suscriban.

Cuáles serían los objetivos primarios del Gran Frente o Alianza Nacional:
1. El rechazo activo a las elecciones fraudulentas planteadas por el narco-régimen y sus colaboradores de la pseudo-oposición. Este rechazo activo se traduciría en acciones de calle, huelgas parciales o generales de duración corta o indefinida, desobediencia civil y presencia de rechazo activo al acto electoral fraudulento
2. Pedido formal de intervención humanitaria en Venezuela por parte de las organizaciones internacionales, dada la situación crítica en la cual se encuentra tanto el grueso de la población que no se ha quebrado frente a los deseos del narco-régimen como hasta el mismo sector de la población que ya se ha rendido frente al régimen
3. Coordinación de las acciones del Gran Frente nacional con las naciones y organizaciones del exterior que han mostrado su disposición para ayudar a restaurar la democracia en Venezuela
4. Exigencia de elecciones totalmente transparentes para este año, con supervisión efectiva internacional y manejada por un Consejo Nacional Electoral depurado de las incondicionales del régimen. Es probable que estas elecciones no puedan darse, a menos que el actual régimen abandone el poder, obligado por las instituciones nacionales que decidan cumplir con su deber constitucional y por la fuerza de opinión interna y externa
5. A fin de coordinar la actividad de este Gran Frente Nacional puede crearse un Comité Central, integrado por siete o nueve miembros, a ser seleccionados del grupo que genera la convocatoria. Este Comité Central tendría la colaboración de voluntarios para llevar a cabo su actividad.

Estoy seguro de que esta Gran Frente o Alianza se constituirá en la genuina representación de los venezolanos quienes sufren la tragedia actual y desean ver la libertad, la democracia y la vida civilizada imperar de nuevo en Venezuela.

Es necesario, urgente, sentarse juntos a estructurar esta gran Alianza. Venezuela no debe tolerar ni un minuto más la presencia de un narco- régimen inepto y corrupto en el poder.

No a las fraudulentas elecciones de Mayo. Rechacemos vigorosamente a quienes la promueven y la acatan. El país debe ponerse de pie.

A %d blogueros les gusta esto: