elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Democracia

Estudio coyuntura política por Catedra Libre Democracia y Elecciones UCV – Mayo 2017

Abrir el siguiente enlace para visualizar la encuesta completasobre la percepción de las expectativas de los ciudadanos para evaluar la democracia como sistema político necesario para darle solución a la situación de crisis social, política y económica que vive Venezuela.

CLDE – Mayo 2017

Vaticano: Asamblea Constituyente pone en peligro futuro democrático de Venezuela por Walter Sánchez Silva – Aciprensa – 22 de junio 2017

Mons. Bernardito Auza, Nuncio Apostólico y Observador Permanente de la Santa Sede, afirmó que la decisión del gobierno de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente hace peligrar el futuro democrático de Venezuela.

En una declaración con fecha 20 de junio ante la 47 asamblea de la OEA, que se realizó del 19 al 21 de junio en Cancún, México, el Arzobispo resaltó que “la reciente decisión gubernamental de convocar una Asamblea Nacional Constituyente, en vez de ayudar a solucionar los problemas, presenta el riesgo de complicarlos ulteriormente y hace peligrar el futuro democrático del país”.

El Prelado de origen filipino se refirió así a la decisión del Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que el 1 de mayo convocó a una Asamblea Constituyente el 1 de mayo para modificar la Carta Magna de 1999, aprobada por Hugo Chávez.

El anuncio del mandatario fue rechazado por la oposición y por varios países de la región, lo que llevó a la OEA a realizar una sesión el miércoles 31 de mayo para tratar la crisis venezolana, un tema que se volvió a tratar en la asamblea de Cancún.

Desde hace más de dos meses, las protestas contra el régimen venezolano no se detienen. Los manifestantes sufren la violencia y la represión por parte de las fuerzas del orden.

Además, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), afirmó que “no es necesario ni constitucionalmente obligatorio un referéndum consultivo previo para la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente”.

Esta decisión también fue criticada por la Fiscal General, Luisa Ortega, que pidió una aclaración al Tribunal, pues considera que el proceso de la Constituyente vulnera la participación popular.

Mons. Auza recordó en su intervención que el Papa Francisco, la Secretaría de Estado del Vaticano y los obispos de Venezuela han llamado en distintas ocasiones a “los poderes públicos y políticos, a que, superando los intereses partidistas y las ideologías, escuchasen la voz del pueblo, defendiesen el bien común, creasen un clima de serenidad y de paz social, respetasen la institucionalidad en favor de la convivencia nacional y favoreciesen la acción social de las instituciones nacionales e internacionales para enfrentar la innegable crisis que sufre Venezuela y que golpea fuertemente a su población”.

“Por ello, la Santa Sede ha mantenido siempre una posición clara, reclamando a todos los líderes políticos el cese de la violencia e instando al respeto de la verdad y de la justicia”, subrayó.

El Arzobispo recordó la carta que escribió el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, el pasado 1 de diciembre, en la que solicitaba que se haga frente a la escasez de alimentos, se convoque a elecciones, se reestablezca la asamblea nacional y se acelere el proceso de liberación de los detenidos.

El representante del Vaticano dijo además que los obispos de América Latina siguen con preocupación la situación de Venezuela y denunció que la grave crisis actual también afecta a la Iglesia en el país.

“Se han verificado episodios de amenazas a sacerdotes, irrupciones violentas durante las celebraciones litúrgicas, acusaciones injustificadas contra instituciones eclesiásticas y ataques difamatorios públicos contra algunos obispos”, lamentó.

Asimismo reiteró que la Santa Sede alienta “una negociación seria y sincera entre las partes, basada en las claras condiciones indicadas en la mencionada carta del 1º de diciembre de 2016, comenzando por la celebración de elecciones directas, libres y trasparentes previstas para los años 2016 y 2017”, lo que sería “la única vía de salida a la grave crisis en que se ve inmersa el país”.

“Por otro lado –prosiguió– se valora muy positivamente la posibilidad de que un grupo de países de la región o, eventualmente, de otros continentes, elegidos tanto por el Gobierno como por la oposición, acompañen las negociaciones actuando como garantes”.

 

El vergonzoso apoyo del Caribe a Maduro por Andrés Oppenheimer – El Nuevo Herald – 21 de Junio 2017

unknownHe aquí la pregunta del millón de dólares sobre el fracaso de la propuesta para condenar al régimen de Venezuela en la reunión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos: ¿cómo puede ser que un puñado de pequeñas islas del Caribe pudieron derrotar una resolución a favor de la democracia respaldada por Estados Unidos, Canadá, México, Brasil, Argentina y otros 15 países de la región?

Suena ridículo, pero eso es exactamente lo que ocurrió en la reunión de la OEA del 19 de junio en Cancún, México, para discutir la ruptura del orden democrático en Venezuela.

En la reunión, 20 países votaron a favor de una resolución que habría exigido al presidente de facto de Venezuela, Nicolás Maduro, que detenga su plan de realizar una asamblea constituyente para abolir la Constitución actual. La resolución también pedía reconocer los derechos de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, y permitir un “grupo de países amigos” para mediar en la crisis venezolana, que ya ha resultado en 75 muertos en las últimas semanas.

Sin embargo, la resolucion no fue aprobada porque San Vicente y las Granadinas, Dominica y San Cristóbal y Nieves –junto con los aliados venezolanos tradicionales Nicaragua y Bolivia– votaron en contra. Y otros países del Caribe como Haití, la República Dominicana, Granada, Trinidad y Tobago y Antigua y Barbuda se abstuvieron, lo que de hecho mató la resolución, que requeriría una mayoría de 23 votos para convertirse en obligatoria.

Entre los principales defensores del régimen venezolano estaba San Vicente, un país cuyo producto bruto interno de $751 millones es menor que el valor de mercado del Hotel Fontainebleau de Miami Beach.

Una explicación es que la resolución de la OEA no logró 23 votos por la ineptitud, o la falta de interés, del gobierno de Trump. El Secretario de Estado Rex Tillerson no asistió a la reunión de cancilleres de la OEA en Cancún, como tampoco lo hizo a una reunion anterior el 31 de mayo en Washington.

“Desafortunadamente, la cancelación de última hora del Secretario Tillerson socavó los intereses de Estados Unidos en la región”, me dijo el congresista Elliot L. Engel, el líder de la minoría demócrata en el Comité de Relaciones Exteriores del Congreso de Estados Unidos. Mi traducción: si Tillerson hubiera estado allí para ofrecer incentivos y torcer brazos, quizás el resultado hubiera sido distinto.

Otra explicación posible es que los países del Caribe se alinearon con el régimen de Venezuela porque reciben subsidios petroleros bajo el plan Petrocaribe, de Venezuela, o tienen grandes deudas con el mismo. Pero los subsidios petroleros de Petrocaribe al Caribe han disminuido enormemente en los últimos años por la crisis económica de Venezuela, dicen los expertos.

Jorge Piñón, director de un centro de la Universidad de Texas sobre temas energéticos latinoamericanos, me dijo que Estados Unidos ya le está exportando mucho más petróleo a los países caribeños que Venezuela, y que muchos de estos países ya han saldado gran parte de sus deudas a Petrocaribe.

Cuando le pregunté por qué tantos países del Caribe continúan apoyando al indefendible régimen venezolano, Piñón dijo: “No lo sé. Desde un punto de vista racional o económico, no tiene sentido”. Otros especulan que puede ser una cuestión de corrupción, y que Venezuela podría estar practicando una vez más su “diplomacia de chequera”.

Mi opinión: Es asombroso que los Estados Unidos, la mayor economía del mundo, no pueda ofrecer incentivos económicos para ganarse la amistad de las pequeñas islas del Caribe. Peor aún, el recorte del 32 por ciento de la ayuda externa propuesto por Trump podría hacer que Estados Unidos pierda aún más influencia en el Caribe.
También es ridículo que el sistema de votación de la OEA permita a unas minúsculas islas del Caribe dominar la agenda de la organización. Por supuesto que cada país tiene derecho a un voto, pero la OEA debería tener un Consejo de Seguridad, como las Naciones Unidas, donde los países más grandes pueden emitir resoluciones sobre los temas más urgentes.

Los esfuerzos de la OEA para restablecer la democracia en Venezuela continuarán, pero la votación del 19 de junio fue una desgracia. Y la mayor parte de la culpa la tienen la mayoría de los países del Caribe.

 

OEA suspende sesión consultiva sobre Venezuela ante falta de consenso – La Patilla – 19 de Junio 2017

OEA3-640x330

La Organización de Estados Americanos (OEA) suspendió el lunes la sesión consultiva sobre Venezuela ante la falta de un consenso, dijo el canciller guatemalteco, Carlos Morales.

Morales, presidente de la sesión consultiva, dijo que algunos cancilleres pidieron prórroga y otros prefirieron cerrar la sesión. La fecha para retomar el tema quedó abierta.

Los países de la OEA trabajaban para llegar a una resolución de consenso sobre la crisis en Venezuela, en el marco de la asamblea general del organismo que comenzó el lunes en el centro turístico de Cancún. Leer más de esta entrada

la fauna del nuevo hombre socialista por Ernesto García Mac Gregor – Blog Biendateao – 19 de Junio 2017

ernesto-garcia-mac-gregor-420x300.jpgMe preguntaba un joven de 26 años de edad sobre el procedimiento a seguir con las tarjetas de crédito en el exterior cuando no había control de cambio. No concebía que no hubiera que hacer nada aparte de tener fondos que respaldaran la compra. Nunca tuvo acceso a dólares viajeros ni al pasaporte. No entendía por qué las líneas aéreas abandonaban al país.

Indagaba si en la democracia existía el racionamiento del agua, los apagones que queman artefactos, los cortes diarios de electricidad, las fallas en el gas doméstico y hasta en las bombonas. Interrogaba si antes de la tiranía existían los colectivos, las listas Tascon, las cadenas interminables, si el gobierno tenía el monopolio de la comunicación social. Estaba sorprendido por ser Venezuela el país con mayor criminalidad en el mundo, con sólo 9% de los homicidas detenidos y no entendía cómo se le había entregado la soberanía a Cuba.

Tiene título de TSU bolivariano pero nadie lo emplea. Con su salario mínimo de obrero y lo que percibe en tres misiones y el bachaqueo, no le alcanza ni para pagar el chantaje del CLAP y eso que tiene carnet de la patria. No puede creer que gana 0.2$ por día y que según el BM está en pobreza extrema. Nunca entendió las locuras de Maduro con los billetes de 100, ni tampoco por qué el banco sólo le permite retirar Bs 10.000 de su salario depositado. No puede echarle gasolina a su moto porque no tiene chip y aparte odia las colas.

Se sorprende de como migra la gente, de la lentitud de Internet, de la falta de medicinas, de comida, de todo. Si una pareja de profesionales recién casados no puede comprase un carro y mucho menos una casa ¿qué le espera a él? La basura usada para comer. Se acabó la vida nocturna la radio rochela, la gaita protesta, apareció el pran carcelario las ejecuciones extrajudiciales el raspa tarjeta, el enchufado,

¡Pobre! me dije. No conoció cuando las grandes tiendas rifaban automóviles, la lotería premiaban con apartamentos de clase media, Bimba kilovatio incitaba al consumo con la frase “viva mejor eléctricamente”, cuando éramos felices y no lo sabíamos. Él es el nuevo hombre socialista creado por la revolución bolivariana que en julio planifica implantar definitivamente el comunismo en Venezuela. Que oiga quien tiene oídos…

 

 

Vicepresidente de EEUU insta a condenar al Gobierno Bolivariano por abuso de poder – La Patilla – 15 de Junio 2017

mikepence.jpgEl vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, instó hoy al resto de los países del continente a condenar “el abuso de poder” en Venezuela y a mostrar al Gobierno venezolano que la “libertad es el único camino verdadero para la prosperidad”.

“Todos debemos levantar nuestra voz para denunciar el abuso de poder en Venezuela y debemos hacerlo ahora”, dijo Pence durante la Conferencia sobre Seguridad y Prosperidad en Centroamérica que reúne hoy y mañana viernes en Miami a Gobiernos y empresarios de los países de la Alianza de la Prosperidad más México.

Pence puso a Venezuela como un mal ejemplo para la prosperidad en la región y criticó la violación de la democracia y la represión en ese país.

“Venezuela es víctima de un Gobierno autoritario, un Gobierno que está haciendo sufrir al pueblo venezolano”, lamentó Pence.

El vicepresidente urgió acabar con esa violencia y condenarla, al señalar que la “seguridad es el camino a la prosperidad”.

En ese sentido hizo un llamado a los presidentes del Triángulo Norte de Centroamérica a hacer “una alianza más fuerte para combatir a las pandillas y al narcotráfico”.

“(El presidente Donald) Trump quiere reforzar la frontera, pero recibiremos con las manos abiertas los inmigrantes legales y el comercio legal”, manifestó Pence al finalizar su discurso.

Desde el pasado 1 de abril se inició en Venezuela una ola de manifestaciones a favor y en contra del Gobierno de Nicolás Maduro, algunas de las cuales han degenerado en hechos violentos que se saldan con 72 muertos y un millar de heridos.

 

Democracia de todos por Héctor E. Schamis – El País – 28 de Mayo 2017

La crisis de Venezuela en América Latina

De Perú en 1979 a Chile en 1989, esa fue la década del cambio democrático en América Latina. La pregunta central era acerca del método más efectivo de llevarlo a cabo, aquel con mayores probabilidades de éxito. La política debía descubrir la trayectoria que llevaría al objetivo final: la consolidación de las instituciones democráticas.

Inequívocamente, se fue delineando un camino marcado por la negociación, por pactos. Acuerdos para involucrar a todos los actores importantes, moderar las intransigencias, generar tendencias centrípetas y reducir la incertidumbre típica de la transición. Era un razonamiento eminentemente inductivo. Así habían sido los pactos de La Moncloa y la transición española.

Y así lo había hecho antes Venezuela con el Punto Fijo: desde 1958 una democracia estable en una América del Sur violenta y autoritaria. El exilio venezolano de tantos argentinos, chilenos y uruguayos había contribuido, a su vez, a prestarle atención al país y su fórmula política. Venezuela, tolerante y con democracia pactada, era el ejemplo a imitar.

La democratización de América Latina fue de ese modo una construcción colectiva, beneficiada por la solidaridad y el derecho internacional, y anclada en la arquitectura hemisférica de derechos humanos. La visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a la Argentina de Videla en 1979 fue un hito. Hizo explícito que no hay soberanía ni jurisdicción nacional en esta materia.

Chavismo mediante, Venezuela vuelve a ser ejemplo. Claro que en sentido contrario. Sus simultáneas crisis—de la economía, el régimen político y el Estado—resuenan en el resto del continente. Por empezar porque viola los principios jurídicos del sistema interamericano, especialmente el que estipula la Carta Democrática de 2001 desde su artículo primero: la democracia es un derecho de los pueblos.

Por lo tanto, la obligación de la OEA respecto a la democracia no es con los Estados ni con los gobiernos sino con los pueblos. Invocar la Carta Democrática, entonces, es importante no únicamente desde el punto de vista jurídico. Lo es porque habla por aquellos que, despojados de sus derechos, han sido silenciados.

No termina de sorprender, en este sentido, la persistente falta de convicción de varios gobiernos de la región y de su diplomacia, (mal) entendida como el arte de decir eufemismos. Hay amnesia o ignorancia sobre las lecciones de la democratización en la región, la solidaridad internacional que la llevó adelante y los buenos ejemplos que le dieron sustento.

A pesar de la represión descontrolada y 60 muertes en dos meses, sigue prevaleciendo el apaciguamiento de la dictadura por sobre la censura normativa y moral, además a costa de la debida presión internacional. Y al que habla, como Almagro, se le pretende callar, según han propuesto algunos países caribeños—alguna vez clientes de Petrocaribe—para la próxima reunión de cancilleres en la OEA.

Siguen utilizando los mismo clichés. “Diálogo”, término que cada vez que fue invocado sirvió para vaciar las calles y garantizarle continuidad al régimen. Y no es que no haya que hablar con Maduro y Cabello, pero hay que hacerlo con un temario y un cronograma sobre la mesa: las condiciones y los plazos de la transición.

Es una negociación lo que sigue y tal vez hasta sea necesario conceder algún exilio dorado. Solo eviten la palabra “diálogo”, pues está contaminada. A fuerza de repetición, la han convertido en sinónimo de complicidad.

Es que hay amnesia e ignorancia, pero también miopía. No se logra comprender que el quiebre de la democracia en un país del sistema inevitablemente implica el deterioro de la misma en el vecino; por ello se trata de un “sistema”. Y agréguese la amenaza a la propia seguridad nacional causada por una organización delictiva en control del Estado petrolero más importante del hemisferio occidental.

De ahí que Venezuela represente la crisis medular de la región, al mismo tiempo que el test ácido de viabilidad democrática. Si se la recupera, será un mensaje virtuoso. La propia idea de democracia recobrará robustez; el sistema de derechos humanos conservará su vitalidad y su autoridad moral; las instituciones multilaterales habrán cumplido su cometido.

Si, por el contrario, la Constitución de soviets prospera y la dictadura se estabiliza, será un terrible mensaje y un peor ejemplo. La cubanización total de Venezuela sería una invitación explícita a otros autócratas; y erosionará el principio que definía la democracia de partidos, separación de poderes y libertades individuales como el único gobierno legítimo en las Américas.

Lo que está en juego lo está para todo el continente.

Valores, democracia, voluntarios y mercenarios por Oscar Bastidas Delgado – Revista SIC – 24 de Mayo 2017

unnamed-12.jpg
Los valores son pautas de conducta adquiridas a lo largo de la vida de las personas, grupos humanos, organizaciones y sociedades por influencias variadas: familiares, escolares, religiosas, políticas u otras, que permiten discernir entre cuales límites actuar ante determinados sucesos, son como rieles de un tren que conceden límites a quienes los poseen, los principios por su parte pueden entenderse como síntesis de los valores, como locomotoras que facilitan la comprensión y aplicación de los valores; el valor de la democracia por ejemplo, puede ser aplicado sin equívocos bajo el principio de “un ciudadano un voto”. La ética por su parte sería la sinergia de los valores y principios, ella tiene aposento propio en la mente de cada persona.

Los valores de unos pueden ser jerarquizados con diferencia por otros; tomemos la democracia como valor de referencia para ilustrar lo dicho. La democracia es un valor intrínseco que se inicia con el debate entre ideas en la mente de una persona, ella se exterioriza en las acciones y relaciones de esa persona con otras y, tal como la varita del Rey Midas, debe convertir en democracia todo lo que toca pues la democracia necesita de mas democracia para desarrollarse, hasta alcanzar niveles nacionales y mundiales convirtiéndose así en un preciado valor universal.

El valor y el principio de la democracia están en juego en Venezuela; dos posiciones se enfrentan: 1.- La de los ciudadanos que, vestidos de colores, la bandera en una mano, el “Gloria al bravo pueblo” en los labios, y la alegría de un triunfo seguro, exigen democracia y ocupan desde hace más de un mes las calles del país con sus pacíficas concentraciones y marchas; y 2.- la de unos mercenarios que con reconcomios azuzan a sus subalternos para que, con caras de tristeza y oscuros uniformes, arremetan contra aquellos a cambio de espejitos de ilusiones y prebendas.

La Real Academia Española (RAE) es clara en cuanto a estos términos: por voluntarios comprende: “… Que nace de la voluntad, y no por fuerza o necesidad extrañas a aquella”; 2. adj. Que se hace por espontánea voluntad y no por obligación o deber. Por mercenarios: “Dicho de un soldado o de una tropa: Que por estipendio sirve en la guerra a un poder extranjero […]; 2. adj. Que percibe un salario por su trabajo o una paga por sus servicios […]. Esta última acepción permite afirmar que no solo son mercenarios quienes reciben paga por usar armas con balas y lacrimógenas, también son aquellos de “cuello blanco” que detrás de escritorios y sofisticados equipos de computación, controlan comunicaciones, intervienen correos, y bloquean celulares de gente de oposición, entre otras actividades.

Las fuentes financieras son variadas con el erario público como base común, los guardias de la foto, los policías, los cuellos blancos y los paramilitares de los colectivos son todos funcionarios públicos. Esas fuentes se complementan con el chantaje de perder el empleo, los pagos por participar en marchas, el “pónganme donde haiga”, y las prebendas de un carnet de la patria que pretende desplazar la cédula de identidad de la que el Libertador se sentiría orgulloso. Afortunadamente existen deserciones; unos se sublevan; otros pasan a retiro o se niegan a reprimir compatriotas; los más, pasan a engrosar el 90% de ciudadanos que rechazan a quienes solo piensan en aniquilar oponentes para sobrevivir.

Sin dudas que la foto ut supra es congruente con las definiciones aportadas. La costosa pared metálica que el militarismo capitalista adquirió para su sobrevivencia, establece un claro deslinde entre voluntarios y mercenarios. La democracia es gemela de la libertad y el dúo Democracia-Libertad no acepta cuarteles. Prefiero la lentitud de miles tomando una decisión, a la rapidez de UNO decidiendo por miles.

Las bases comiciales para la constituyente por Michael Penfold – ProDaVinci – 24 de Mayo 2017

Quisiera aprovechar el anuncio del Presidente de la República sobre las bases comiciales para la elección de la Asamblea Nacional Constituyente para analizar las implicaciones tanto del diseño como del funcionamiento del sistema electoral utilizado para la elección de este órgano, que por su carácter originario, en la práctica, no solo va a tener la responsabilidad de escribir un nuevo texto constitucional, sino también de regular e incluso suspender el funcionamiento del resto de los poderes públicos. Me gustaría resumir mis comentarios sobre dichas bases comiciales en tres bloques diferentes. Cada una de las implicaciones de estos distintos bloques tiene consecuencias normativas, jurídicas (pero sobre todo políticas) muy diferentes; implicaciones que los expertos constitucionalistas y los partidos políticos, así como la sociedad civil, tendrán que sopesar para tomar la decisión sobre si participan o no en este proceso. No me corresponde y tampoco quisiera adelantar una recomendación, pero la misma me parece evidente. Me corresponde aquí tan solo apuntar de manera muy general algunas consideraciones que pueden ser relevantes ahora que contamos con mayores detalles sobre las reglas y el sistema electoral que plantea el Ejecutivo Nacional para convocar directamente la elección de un poder constituyente.

Leer más de esta entrada

Venezuela por Arantzazu Amezaga – Deia – 22 de Mayo 2017

aametzaga4.jpgLLEVO tiempo llorando sobre los recuerdos de mi juventud venturosa a ritmo de arpa, maraca y tambor en los 60, cuando en Venezuela, ya derrocado el dictador militar, Pérez Jiménez, una sociedad vitalista se lanzó al compromiso de trajinar democracia y hacer realidad el lema de Simón Bolívar: “Moral y luces son nuestras primeras necesidades”.

En alas del impulso libertario, con esa generosidad de la humanidad americana que se sabe habitante de un mundo nuevo, diverso y variante, se abrieron bibliotecas y archivos, se instalaron escuelas en las barriadas, se impulsó la universidad, cursos nocturnos para los trabajadores diurnos, promoviéndose no solo la alfabetización sino la literatura e historia nacionales, fomentándose artes, fundándose industrias y servicios. Se hizo tanto y en tan poco tiempo, que cansa enumerarlo.

Se trataba de que el petróleo que emanaba portentoso de los pozos de Maracaibo y Punto Fijo favoreciera a la sociedad en general, no a unos en particular. Y repito la idea del intelectual Arturo Uslar Pietri, de sembrar el líquido apestoso que una vez sirvió a los caribes para embardunar sus cuerpos con fines curativos.

De ser el segundo país exportador de petróleo tras Estados Unidos, en los 40, Venezuela hoy mantiene un quinto lugar, pero posee grandes minas de oro y hierro, poderoso caudal en sus ríos -el Orinoco es padre de las aguas- para represas y reservas de energías renovables, un agro que se abandonó pero resulta prometedor si se trabaja, una naturaleza hermosa desde sus costas caribeñas a los nevados Andes, que pudiera apuntarla entre los primeros en el listado turístico…

Desde su guerra de independencia, Venezuela estuvo sometida al poder militar, tan poderoso en América con su repertorio de caudillos ilustrados, en diversas fases, más o menos violentas, con interludio de guerras civiles. Su verdadera historia democrática arrancó en 1957, con la vibrante actuación de sus partidos y líderes cívicos, la loable conducta de estudiantes y obreros, de una Iglesia autónoma, de una sociedad que anhelaba bienestar, rebajando las tajantes y seculares diferencias sociales. Pero la exigencia fue descendiendo con el desastre de gobiernos inoperantes y corruptos, facilitando la irrupción de un hombre mesiánico en la política venezolana, primero como golpista, más tarde, elegido en las urnas por un pueblo atribulado.

Chávez, militar sin preparación intelectual, en su andadura errática y populista proyectó un carisma que necesito robar a Bolívar para terminar vendiendo Venezuela a una Cuba que necesitaba respiro económico para culminar sus cuarenta años de revolución famélica, con sus exiliados, torturados, presos y hambrientos. Convirtió a Venezuela, otorgándole un registro revolucionario, en copia de semejante desastre humano. Tras casi veinte años de desgobierno, la multitud, impaciente, se ha lanzado a la calle para reclamar comida. Como en tiempos de la Revolución Francesa, cuando el hambre del pueblo hizo estallar los desvaríos de la nobleza de Versalles.

“No vengas”, me aconsejan los pocos amigos que me quedan en Venezuela, pues se han exiliado casi todos. “Llorarás” por el declive de la universidad donde estudiaste, declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad y que se desmorona, por la peligrosidad de la urbanización donde viviste y el deterioro del parque donde jugaron tus hijos y en el que mangos y acacias y aun el araguaney, han muerto por el gas lacrimógeno que enturbia el ambiente. “No vengas” porque es arriesgado caminar por las calles, reclamar libertad para los políticos encarcelados, y sobre todo, expresar tu opinión de las cosas. “No vengas” porque no te podrás alimentar. En Venezuela, tierra de comedores de arepas, del maíz con que se hacen, vocablo indígena que significa “el que sustenta la vida”. Tampoco hay azúcar ni cacao, que en el siglo XVIII fueron sus grandes productos agrícolas, con que se enriqueció y los enriqueció la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, ni leche para los niños, medicina para enfermos ni ancianos. El pueblo hace colas para comprar los escasos alimentos con cartilla de racionamiento y miedo a ser asaltado. No hay nada de nada sino la perpetuación de un régimen disfrazado de ideología progresista que prometió al pueblo lo que no podía cumplir, entre otras cosas, porque cada uno de ellos debe amasar su propia fortuna.

Lloro, impotente, por Venezuela. Por sus muertos. Por la marcha de hombres y mujeres reclamando libertad en sus instituciones, en lucha desarmada contra un ejército y una policía agresiva y hostil. Por cuanto ha perdido en estos veinte años de sistema desgraciado. Lloro por la Venezuela de Gracia que quiso y pudo ser y no lo es.

A %d blogueros les gusta esto: