elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Democracia

The Pandemic and Democracy by Michael Rowan – Latin American Herald Tribune – 7 de Abril 2020

Michael Rowan, author of the just released How to Prevent Trump from Doing to America What Chavez Did to Venezuela explains how the virus of tribalism that hit hard in Venezuela is worse than the Wuhan virus devastating the U.S.

April is the cruelest month, breeding Lilacs out of the dead land” 
-T.S. Eliot in The Wasteland 

The pandemic of Covid19 raises primal questions about whether democracy can survive a viral attack that has been debilitating it for 20 years: political polarization, tribalism’s stepchild.

Tribes are partial to and exclusive for tribal members. Strangers are considered enemies to be silenced, enslaved or killed. This is the way it was for forty thousand years of the human species on the planet, and still is for the polarizing, tribalizing waves of people here, there and everywhere on the planet.

Government of, by and for all the people in a country, regardless of their place of origin or ethnicity and regardless of whether they identify with the majority or minority of a country’s politics is by definition, democratic. Equal inclusion is the idea of democracy, which Winston Churchill once called “the worst way to govern except for every other way that has been tried.”

Yet all of us in the species called Sapiens – listen up, my friends, we are labeled as wise – should be fully awake to how our species organized governance from time immemorial. Tribalism is in our DNA and is evidenced by human brain organization, speech, behavior and the primordial fear of strangers.

It’s in our histories as well. There is not a country on earth that has no stain of rejecting some humans who happen to exhibit a race, gender, color, creed, language or appearance that is considered to be inferior, inhuman, “untouchable” or not worthy of inclusion with the rest. Historically, tribalism is our legacy.

Democracy is a very new idea of government. It was created only a few hundred years ago as distinct from 40,000 years of tribalism’s presence on the planet. Democracy is obviously a work in progress where it’s practiced; yet only half the people on the planet practice it, some just nominally. The “other half” of humanity lives under authoritarianism, a modern version of tribalism, which stretches back to early humans gathered in caverns lit by one candlepower casting fearsome shadows against the wall.

Today, billions of Sapiens are quarantined at home fearing a tricky plague named Covid-19, which can be transmitted by a person who doesn’t know he has it or show any symptoms. Sequestered at home, this might be the last time we have to think about how we can govern after the worst of the pandemic passes and the dead are hauled out of sight. To begin, let’s recall the polarization that was spreading before the “Chinese virus,” as the U.S. president called it, passed to us when a bat infected one person in a place called Wuhan.

“I think we are in rats’ alley
Where the dead men lost their bones.”

-T. S. Eliot in The Wasteland

A polarizing populist first won election in Venezuela 22 years ago. To many, it appeared to be an isolated case, nothing to worry about, much as Covid-19 seemed when it first appeared in Wuhan and was covered up by politicians afraid of telling President Xi. But Venezuela’s viral polarization was not to be an isolated case. In 2011, the Arab Spring protests combined with Middle East wars and the fear of terrorism produced vast migrations of dark-skinned Muslim strangers to democracies in Europe and elsewhere that evoked racial, ethnic and religious push-back, which in turn yielded elections of polarizing populists in Poland, Austria, the USA, Italy, Britain, Australia, Brazil, India, Australia and elsewhere, while threatening dozens of other democracies around the globe.

Polarization generates dysfunction in democracies. Democracies prosper from law, reason, consensus and collaboration, not polarization. When majorities and minorities of a society are in effect at tribal war with each other, political dysfunction eventually leads to economic dysfunction because government and economy are quintessentially inter-dependent, being inextricably linked through law, facts, and reason, or in a word, civilization. As we well know, tribal chiefs are not constrained by law, facts, reason or anything else: they like to make up stuff and nonsense to amuse TV audiences and keep the chief in power.

Consequently, Venezuela’s “revolution” against the USA included disemboweling the white, educated and wealthy minority population in Venezuela, who were castigated as “squalid” filth, enemies of the state and “puppets” of Washington, which doomed Venezuela’s democracy and eventually its economy. In 20 years, Venezuela plummeted from the first to the last of Latin America’s democracies and from the best to the worst place to live in all the Americas, and it did so in much the same way as those two planes that were flown into New York’s World Trade Center in 2001, with the pilots flying straight into the ground at top speed believing they were doing something really meaningful.

“I will show you fear in a handful of dust.”
–T.S. Eliot in The Wasteland

To Venezuela’s north, the world’s first democracy has been wrestling with polarization and dysfunction for centuries not just decades. The long U.S. history of polarization reaches back to Indian wars, black slavery, lynching, immigrant-bashing, gender and culture wars, it’s nothing new. The U.S. is a heterogenous country but not a “melting pot;” the aspirational statement “We’re all Americans,” is rarely meant.

How will the pandemic influence American politics? Is tribal war the problem or the solution?

When Covid-19 first came to Blue Tribe coastal cities – Seattle, San Francisco, New York – which are considered “sanctuary” cities for rapists and terrorists by the Red Tribe, the virus was characterized by the Red Chief as “a democratic hoax” to make him look bad in an election year, and thus ignored as it ravished American lungs. The Know-Nothing Party was in charge.

The science of pandemics, like that of complex realities such as climate science or economic inequality, is anathema to the Red Chief, who believes in “gut instinct,” a Reality TV show trick that delights and distracts his 70 million Twitter followers but doesn’t wear very well when the deaths from the exponential pandemic are announced the next day. Nevertheless, Red Chief still continues to consume the bulk of oxygen in TV studios while Covid-19 consumes the oxygen in the lungs of humans dying from lack of a ventilator in the richest country in the world.

The epidemiologists say that Covid-19 is especially fatal to the aging population whose health is compromised by underlying medical conditions, but to our great misfortune the worst underlying condition is not found in our hearts, lungs and blood. No, the underlying condition that Covid-19 exploits the most in America is found in the tribal brain, which has the “gut feeling” that self-interest is always superior to community interest, and that fear is smart while empathy is stupid.

But these gut feelings are factually and patently incorrect: Sapiens simply could not have grown from 1 million persons 12,000 years ago to 7.7 billion today without developing civilizations that reduced the irrational fear of strangers and increased the understanding of common interest, effectively and globally. The fact is, civilization is what happened and civilization is what’s now at risk, because to our most powerful tribe, facts don’t count. Such is the underlying condition of Wasteland, our home.

“He who was living is now dead.
We who were living are now dying
With a little patience.” 

-T. S. Eliot in The Wasteland

Comunicado de la Secretaría General de la OEA sobre la situación en Venezuela – 31 de Marzo 2020

Comunicado sobre Gobierno de Emergencia Nacional – Gente del Petróleo / Unapetrol – 31 de Marzo 2020

Venezuela: ¿acaso es posible negociar? por Alberto Barrera Tyszka – El País – 16 de Marzo 2020

El debate entre la izquierda y la derecha en Venezuela funciona como una mala caricatura. Son retóricas estrujadas hasta el agotamiento para justificar una realidad más signada por las pugnas de poder

Un hombre camina por el centro de Caracas, en Venezuela.
Un hombre camina por el centro de Caracas, en Venezuela. MÓNICA GONZÁLEZ

“Nos duele la patria. Nos preocupa la cruda realidad que vive nuestro pueblo, las necesidades por las están pasando los millones de venezolanos que hoy padecen esta terrible crisis histórica”. Cualquiera podría pensar que estas comillas pertenecen a Juan Guaidó, que así habló el líder de la oposición venezolana hace pocos días. Pero no. En realidad son mucho más viejas. Son palabras del teniente coronel Hugo Chávez, desde la cárcel, en 1992, pocos meses después de intentar dar un golpe de Estado. Han pasado casi treinta años – con dos décadas de “revolución” y una enorme bonanza petrolera en la mitad- pero sin embargo Venezuela sigue hundida en su tragedia. Y ahora está mucho peor: los conflictos son mayores, la violencia se ha institucionalizado, y los escenarios de solución se han agotado o son inviables. La encrucijada más bien parece un callejón sin salida.

Tras la caída del general Pérez Jiménez (1958), uno de los logros fundamentales de la democracia venezolana fue el establecimiento de la política como proceso, como experiencia, como forma de asumir y debatir los asuntos públicos y las relaciones sociales. Después de siglo y medio signado por el caudillismo militar, el país se estrenó y comenzó a desarrollarse sobre el ejercicio de poder civil. Este impulso modernizador transformó a Venezuela durante dos décadas pero, con el tiempo, comenzó a hacer aguas y a generar una crisis que -20 años después- terminaría en el fracaso del modelo neoliberal y el predominio de unas élites, políticas y económicas, hundidas en la corrupción, alejadas de las grandes mayorías e incapaces de leer la realidad. En este contexto, apareció Hugo Chávez. Como síntoma de una sociedad que parecía a punto de estallar y, también, como regreso del tentador fantasma del militarismo: la antigua idea de que el orden lleva uniforme.

Cuando en 1998, Chávez ganó en las elecciones, Teodoro Petkoff, ex guerrillero legendario, intelectual y periodista, resaltó que uno de los problemas cruciales con el nuevo mandatario era que hablaba “nuestro lenguaje”. Esta breve observación señalaba ya el tipo de proyecto que podía representar Chávez: detrás de una retórica de izquierda, seguía intacta la vocación militar, la naturaleza personalista y autoritaria. De hecho, Chávez invirtió mucho tiempo y esfuerzos en convertirse en el eje central del país, construyendo un Estado a su conveniencia, con un protagonismo cada vez mayor de los militares frente a un poder cada vez más debilitado de la ciudadanía. Su relación con Cuba, la ocupación del país que le permitió al régimen de la isla, tiene que ver mucho con esta intención. Para Chávez, Fidel era un ejemplo, un modelo exitoso, capaz de pasar más de 50 años en el poder y mantener su prestigio. Para Castro, la riqueza venezolana representaba una nueva resurrección. La ideología, en realidad, estaba en segundo plano. El llamado “socialismo del siglo XXI” terminó siendo una gran fantasía rentista. La “revolución bolivariana” fue solo una ficción de la bonanza petrolera. Cuando cayeron los precios, el país quedó al desnudo: quebrado, sin instituciones, convertido en un cuartel.

Chávez supo aprovechar su inmenso talento comunicacional para crear una narrativa radical e irritante. Actuaba como un nuevo rico, irresponsable y derrochador, pero hablaba como si fuera el Che Guevara. Reprodujo y mejoró la retórica del bloqueo (Cuba sí / Yankees no) y mantuvo internamente un continuo estado de polarización. Esto terminó produciendo también una nueva derecha en Venezuela. No solo como propuesta política, articulada a partidos y movimientos, sino sobre todo como fórmula de racionamiento, como identidad cultural, que pretende explicar toda la historia reciente con muchos adjetivos denigrantes y con un solo sustantivo: la izquierda.

Todo esto también forma parte del mismo proceso de una oposición a la que le ha sido muy difícil sobrevivir durante estas dos décadas. Desde su primer Gobierno, Chávez logró que se eliminará el financiamiento oficial a los partidos y, de manera constante, se dedicó a satanizar y descalificar a cualquiera que lo adversara. Sin embargo, también el liderazgo político opositor cometió muchos errores. Basta recordar el intento de golpe de Estado en 2002 o la decisión de no participar en las elecciones parlamentarias de 2005. Pero sin duda el tema de la unidad ha sido una de sus fragilidades principales, así como la falta de una propuesta sólida y clara, de una relación más cercana con los sectores populares, con sus códigos, con sus necesidades y aspiraciones.

La muerte de Chávez (2013), el desplome de los precios del crudo y la consecuente crisis económica, sin embargo, colocaron la encrucijada en una nueva dimensión. En diciembre de 2015, con un esfuerzo unitario y un trabajo político en todo el territorio, por primera vez la oposición obtuvo una victoria aplastante en el parlamento. Este hecho abrió la posibilidad de un cambio en el país. La oposición, con mayoría absoluta en el poder legislativo, podía cambiar la configuración de las instituciones, sobre todo del poder electoral dominado por el chavismo, así como de auditar y controlar todas las decisiones y acciones del poder ejecutivo. A partir de ese momento, el chavismo entendió que no podía seguir dependiendo de la voluntad popular. Con una maniobra inconstitucional, ocupó el Tribunal Supremo de Justicia y, desde esa instancia, comenzó a bombardear el nuevo parlamento. El clímax de esta nueva etapa estalla en 2018 cuando, en un proceso absolutamente irregular, el chavismo adelanta las elecciones presidenciales y reelige a Maduro para un nuevo período. La oposición no reconoce la legitimidad de la presidencia y una parte importante de la comunidad internacional, encabezada por Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, se suman a este desconocimiento.

Durante estos últimos años, mientras el caos económico ha avanzado de forma vertiginosa, la confrontación política parece paralizada en una peculiar dinámica institucional: el país, al menos de manera nominal, tiene dos presidentes, dos asambleas, dos embajadores ante distintos organismos…La internacionalización de la crisis también ha traído el problema migratorio y el estancamiento diplomático en una mecánica de amenazas y presiones que recuerda la Guerra Fría.

En el caso de Venezuela, el debate entre la izquierda y la derecha ya solo funciona como una mala caricatura. Es un esquema que no sirve para analizar lo que ocurre en el país. Son retóricas gastadas, estrujadas hasta el agotamiento para justificar una realidad más signada actualmente por las pugnas de poder, las mafias, el narcotráfico y la corrupción… En toda la ruta de robo y lavado de casi un millón de millones de dólares, se cruzan distintas ideologías y diferentes territorios. A la hora del saqueo, no hay antagonismos políticos.

El chavismo, asentado en el poder militar y asumiendo sin pudor que la democracia solo es un simulacro, se ha refugiado en el ejercicio de la violencia. Un informe de la ONU denuncia la tortura y el asesinato político, así como más de 8.000 casos de ejecuciones extrajudiciales en los últimos años. La oposición por su parte, fragmentada y sin plan común, ofrece una imagen asociada a Trump que no solo respalda la narrativa oficialista sino que reduce las posibilidades de futuro al marco de una improbable invasión. Los dos bandos tratan de hacer política a partir de la presión internacional y ambos, además, parecen estar dispuestos a soportar el sacrificio que suponen las sanciones para una mayoría cada vez más despolitizada, cada vez más obligada a tratar de sobrevivir.

En estas circunstancias, ¿acaso se puede llegar a algún tipo de acuerdo? ¿Realmente el chavismo está dispuesto a negociar? ¿Puede la oposición llevar adelante un proceso de transición? La única alternativa que existe parece aún lejana. Quizás lo primero es hacer que la negociación sea posible. Es imprescindible salir del callejón y regresar a la encrucijada.

Pliego Nacional de Conflicto para el Restablecimiento de la Democracia y el Rescate de los Derechos Humanos, Civiles, Políticos y Económicos del Pueblo Venezolano – 10 de Marzo 2020

Luis Salamanca: “La dictadura comenzó el 20 de mayo de 2018” por Hugo Prieto ProDaVinci – 8 de Marzo 2020

Luis Salamanca: “La dictadura comenzó el 20 de mayo de 2018”

En 2015, tras la clamorosa victoria de la oposición en las elecciones parlamentarias, el chavismo activó el Plan B (cuyo enunciado número uno se consigna en las líneas que siguen). Para entonces, un grupo de académicos, entre los cuales se encuentra Luis Salamanca, le practicaron una autopsia forense a El Sistema Electoral Venezolano. Precisamente, la frase sirvió como título a un libro que se publicó ese año.

El ensayo que le correspondió escribir a Luis Salamanca, politólogo, abogado, doctor en Ciencias Políticas, exrector del CNE (2006-2009), exdirector del Instituto de Estudios Políticos de la UCV, se titula Ventajismo y Autonomía del Elector en las Elecciones Venezolanas del Siglo XXI. Para ese año, el sistema político rozaba la frontera que separa el autoritarismo de una dictadura. ¿Qué se puede decir de lo que ocurrió en estos años? Algo de eso está plasmado en esta entrevista. De ese ensayo he rescatado, por razones obvias, una expresión del propio autor: «el roído hilo electoral». Y no ha sido casual.

Nunca como antes el régimen chavista ha dependido tanto del ventajismo y del control institucional. ¿Realmente podemos esperar, en caso de que se nombre un nuevo CNE, que se organicen unas elecciones libres, justas y transparentes?

Cuando hablamos sobre la necesidad de tener un proceso electoral democrático, ahí se están expresando dos cosas. Una. La sociedad venezolana que tiene, en su memoria colectiva, a la democracia como el método para resolver los conflictos, elegir a los gobernantes y organizar las instituciones. Ciertamente, en Venezuela no hay condiciones democráticas, pero la gente guarda un recuerdo vivo de lo que es ella, al menos en términos electorales. Entonces, ¿qué tenemos? Una sociedad que sigue siendo democrática frente a un régimen que no lo es. Dos. Por otra parte, ese debate refleja que el sistema político venezolano ya no está organizando elecciones democráticas. Se nos olvida, y no debería ser así, que desde hace 21 años estamos inmersos en un proceso de destrucción de la democracia. Maduro ha ilegalizado a los principales partidos políticos y ha creado, a partir del 20 de mayo de 2018, una oposición que no lo desafía, que no le genera ningún peligro.

Si algo tenemos los venezolanos es mala memoria Y hemos dado fe de ello en infinidad de ocasiones.

Maduro ha inventado las mil y una no sólo para tener ventajismo institucional frente a sus adversarios, sino para torcer el sentido democrático del voto. Se nos olvida que nosotros estamos viviendo un proceso histórico político en el cual se ha ido devastando a la democracia, gradualmente, evolutivamente, institución por institución; se han liquidado, uno tras otros, los espacios democráticos. De tal forma que hoy en Venezuela la oposición existe de facto. Y voy a los hechos. Esta ilegalizada la Mesa de la Unidad, así como Voluntad Popular, Primero Justicia y Acción Democrática. Si hoy hubiera elecciones, la oposición no tendría tarjeta para ir a ellas. Esto es producto de un proceso gradual de demolición y en este momento nos encontramos en una zona absolutamente no democrática. Ya no se puede hablar de que la democracia está en riesgo. No, hace rato pasamos esa etapa. De la democracia queda muy poco y ese poco Maduro lo puede manejar, pero llegado el momento, las circunstancias, también lo va a liquidar.

 ¿A qué se refiere? ¿Puede señalar algunos casos?

El hecho de que Guiadó, por ejemplo, esté haciendo campaña en el país, no responde a que Maduro sea un demócrata, sino a una represalia internacional. El hecho de que haya ciertos programas en algunas emisoras o que algunos periodistas puedan hacer su trabajo, es porque el régimen lo permite, pero llegado el caso, cierra esos espacios, como ocurrió con Radio Caracas Radio —con Maduro— o con RCTV —con Chávez—. Entonces, la dinámica política no es autoritaria sino dictatorial. Y lo es porque tiene dos elementos que la definen: Uno, el origen no legítimo del poder del gobernante, y dos, el ejercicio ilimitado, sin límites legales, de ese poder.

¿No se rompió «el roído hilo electoral» con la elección presidencial del 20 de mayo de 2018, una elección a todas luces fraudulenta?

En mi opinión, la fecha en la cual se puede oficializar la quiebra definitiva de la democracia en Venezuela, lo que quedaba del «roído hilo electoral», es el 20 de mayo de 2018. En la etapa de Chávez, al menos, la gente podía expresarse. Había una autonomía del voto. Y también partidos políticos que participaban en nombre del elector. Claro, el campo de juego estaba desnivelado. Digamos que había una semicompetencia. Entonces, cualquier discusión sobre una posible elección en Venezuela tiene que tomar en cuenta en qué fase del proyecto de chavismo nos encontramos. Lo que hemos visto con Maduro es que para conseguir el objetivo de mantenerse en el poder, lo ha hecho por vía de la manipulación de las instituciones, digamos, que es el plan B, pero no hemos visto el plan C, que podría ser mediante el uso de la fuerza… aunque paradójicamente sea la fuerza lo que sostenga esto.

¿No se perdió también el 20 de mayo de 2018 la «autonomía del elector»?

Chávez intentó atrapar el alma de los electores mediante el uso de mecanismos de control —Maduro los ha profundizado con los CLAP, el Carnet de la Patria, entre otros— pero los venezolanos han demostrado tal grado de autonomía, que le propinaron a Chávez una derrota en 2007 (Reforma Constitucional) y también le dieron palo en las parlamentarias de 2010 (en las que casi hubo un empate). Y en 2015, el elector no sólo demostró que era autónomo sino que decidió, electoralmente, quitarle el apoyo a los chavistas. Ese fue un mensaje que Maduro captó muy claramente y por eso decidió lanzar el plan B. Me tomo el poder manipulando las instituciones, sin todavía usar la fuerza directa. En esa etapa estamos hoy. Hay algo, además, muy importante. Recuerda que el nivel de abstención de ese día era algo nunca vivido en Venezuela. Y me atrevo a decir que la cifra final que dio el CNE no se compadece con lo que pudimos ver a lo largo de todo el país. El elector, ciertamente, también demostró su autonomía en esa elección.

Tengo mis dudas. ¿Realmente cree que se puede hablar de autonomía del elector y de criterio político?  

El mensaje del 20 de mayo no sólo fue para el chavismo sino también para la oposición. La abstención, en términos absolutos fue de 14 millones de electores y lo que hemos visto es que la oposición mayoritaria no pasa de siete millones. Entonces, estamos hablando de siete millones de electores adicionales que… ¡Decidieron por su cuenta! Y ahí también tenemos que ver la figura de Henri Falcón. El argumento es que sin esa abstención, él hubiese ganado las elecciones. Pero resulta que la gente no lo identificó a él como el catalizador del cambio. Ese es un criterio político, a mi juicio. ¿Qué estaba esperando la gente? No a cualquier llanero solitario, sino a un candidato unitario, a un candidato que agregara. No lo vio en Falcón y decidió enviar un mensaje en tres vías: Al chavismo, al que le quitó su apoyo. A la oposición mayoritaria, a la que respaldó, y también a la oposición minoritaria, que intentó pescar en ese río revuelto, creyendo que sólo era necesario tener un candidato para que la gente fuese a votar. Ese mensaje, Falcón no lo ha querido entender, por eso sigue hablando como si estuviéramos en 2018.

¿Si esa propuesta resultó insuficiente qué haría falta para que los electores salieran a votar?

Si en 2018 hubiese habido una candidatura unitaria, quizás no de toda pero sí de una amplísima gama de la oposición, estoy seguro que ese candidato hubiera ganado.

Puede ser. Pero lo que vimos claramente después de 2015 fue un franco proceso de manipulación para restarle poder y eficacia a la Asamblea Nacional, además vimos otras cosas. ¿Cómo definiría el modelo político actual de Venezuela? O más bien, hagamos la pregunta más simple. ¿Esto es una dictadura?

Sí, pero no es una dictadura típica, no es una dictadura clásica. Por algo me estás haciendo esa pregunta, ¿no? El asunto es que en Venezuela, a lo largo de 21 años, el régimen político establecido por Chávez y Maduro ha ido talando la democracia, la ha ido desmontando, demoliendo, pero manteniendo el voto como un instrumento de legitimación. Lo hicieron para imponer una nueva Constitución y para relegitimar los poderes. El sistema político metabolizó tanto una cosa como la otra, las convirtió en energía y empezó a describir una dinámica autoritaria. De ahí en adelante, Chávez bajó de nivel, pero continuó talando espacios democráticos, entre otros, y de manera muy visible, el sector empresarial. Nada podía hacerse sin la autorización del poder. El resultado fue el estallido de la crisis económica.

Invariablemente la economía es la que envía la primera señal de alarma, después viene la crisis social y la crisis política. Es decir, la crisis sistémica de la que tanto se habla en Venezuela. ¿Alguien pensó que íbamos a ser la excepción de la regla? No fue así y la crisis se volvió en contra del chavismo.

Lo relevante aquí es que el electorado mantuvo su autonomía, su criterio político. ¿Qué hace Maduro cuando llega a Miraflores y sobre todo cuando el chavismo pierde las elecciones parlamentarias de 2015? Pone en marcha el plan B, que en su capítulo uno dice: Tienes el control institucional, utilízalo para mantenerte en el poder. Usurparon el poder y lanzaron una Constituyente avalada por el CNE y por el TSJ, con una convocatoria errada y un sistema electoral que no se compadecía con lo que establece la ley. Otra violación de la Constitución. Y además la convirtieron en un poder legislativo paralelo, con lo cual usurpaban el poder legislativo legítimo. Es decir, destruían lo que quedaba de la democracia representativa. Si tú no respetas la Asamblea Nacional, si tú usurpas sus funciones como se hizo en 2016 y 2017, entonces lo que estás haciendo es liquidando la democracia. Pero quedaba «el roído hilo electoral», entonces Maduro introduce una competencia electoral… sin competidores, sin la oposición mayoritaria, sin nadie que le pudiera ganar.

Pero hubo elecciones y ese es el argumento del chavismo. Si la oposición no quiso ir… ¡Ah, ese es problema suyo, caballero!

Se hizo una elección presidencial, pero desde el punto de vista jurídico, esa elección no existió, entre otras cosas, porque no se da de acuerdo a las condiciones exigidas por la democracia. Tú usurpas el poder sin dar un golpe de Estado, pero estás apoyado por los militares. Y además, estás ejerciendo el poder sin límites. Tú eres un dictador. El sistema, como tal, ya está funcionando como una dictadura. Pero no al estilo de Pinochet, que en uno o dos días cerró todo espacio político. No. Aquí todavía quedan pequeños islotes, algunos espacios, por eso ves a María Corina recorriendo el país. La atacan, pero no la terminan de sacar del juego. Es una dictadura atípica, yo la he llamado evolutiva, porque llega, precisamente, por evolución, a través de los años, pero en la medida en que Maduro enfrente más oposición y sienta amenazado su poder, será una dictadura clásica.

¿Usted cree que en estas circunstancias, como parte del momento político, como dice, es posible nombrar un CNE independiente?

No lo creo. Después de haber visto lo que hemos visto es muy difícil que tú vayas a permitir un CNE independiente. Eso no existe. Maduro no va a permitir unas elecciones democráticas, olvídate de eso. ¿Elecciones libres? ¿Elecciones justas? ¿Elecciones limpias? ¿Elecciones competitivas? No. De hecho, si en este momento hubiera elecciones, la oposición mayoritaria se enfrentaría a una enorme dificultad: no tiene tarjeta, todos están ilegalizados. La única que queda es la de UNT y de partidos más pequeños que están, y esto es bueno advertirlo, muy reñidos con Guaidó, o se la pasan atacándolo permanentemente, como los de Falcón, como los de Fermín, organizaciones que no tienen mayor representación política en Venezuela. Además, votar no es elegir. Votar es depositar física o electrónicamente el voto. Es un acto mecánico. Pero elegir es que tú decidas, libérrimamente, quién quieres que gobierne y a quién quieres darle el poder. Esa no existe. Maduro puede hacer votaciones, pero no elecciones. De hecho, está montando todo el tinglado para ver si logra dar la imagen de que está aceptando algunos señalamientos nacionales e internacionales como, por ejemplo, cambiar el CNE.

El gatopardo, cambiarlo todo para que nada cambie. De esa práctica, en los últimos 20 años, también hemos visto lo que hemos visto.

El CNE es un aparato tomado por el chavismo, en el que permiten que exista un rector opositor que no puede hacer nada. Y que tampoco tiene el carácter personal para esforzarse y hacer algo. No es Vicente Díaz, ¿verdad? Esa estructura no la va a modificar el chavismo, porque si la cambia por ahí se le puede ir el poder. El chavismo no va a permitir que la Mesa de la Unidad Democrática se legalice de nuevo, porque sabe que ese fue el instrumento que usó la oposición para ganar en 2015. No le puedes abrir esa brecha a un adversario que, en términos electorales, está más fuerte que tú. No vas a abrir esa puerta para que se metan por ahí.

¿Qué podría hacer la oposición? ¿Cuál sería su trabajo? ¿Cómo romper el dique y el cerco institucional?

Si se da una elección presidencial, la oposición puede ganar siempre y cuando exista un candidato unitario, un candidato que aglutine. Estoy pensando en esos términos. La autonomía del elector y la imperiosa necesidad que siente por el cambio, sin duda marcarán la diferencia.  Pero hace falta un instrumento adecuado de presión. Es decir, un candidato unitario. Dado el caso, la oposición te gana aún con este CNE y aún con estas condiciones. Con la elección parlamentaria, la cosa sería más compleja porque habría que poner de acuerdo a mucha gente.

El problema es que la elección presidencial no está en el mapa del chavismo. Ese sería el objetivo de la oposición, conseguir unas elecciones generales, parlamentarias y presidenciales. Yo no veo esa posibilidad en el horizonte.

Exactamente, Maduro no las va a hacer. Pero recuerda que él tampoco juega solo. Si la oposición y la comunidad internacional trazan una estrategia para presionar y la calle se activa y, adicionalmente hay presión de distintos sectores en Venezuela, eso puede cambiar el cuadro. Pero en este momento, ciertamente, no hay suficiente presión para que Maduro se vea obligado a llamar a unas elecciones presidenciales. A Maduro le están dando mucho tiempo. Todo esto está apuntando para el revocatorio. Es decir, para el 2022, si no pasa nada antes. Sí, estoy de acuerdo contigo. Maduro no va hacer esa elección, pero es deber de la oposición mayoritaria no conformarse con una elección parlamentaria. Esa es la posición de Falcón, para quien las elecciones presidenciales ya se hicieron. Es una oposición complaciente que acepta todo lo que el gobierno establece, porque el plan, creo yo, es que ellos crezcan para desplazar a la oposición mayoritaria.

 

Un frente democrático contra las fuerzas del mal por Miguel Henrique Otero – El Nacional – 1 de Marzo 2020

2019082608585583990
Están dadas las condiciones para que en Venezuela se constituya, en un imprescindible corto plazo, lo que llamo un «frente democrático contra las fuerzas del mal». La necesidad de actuar con celeridad no necesita justificación: los extremos e incesantes padecimientos que están sufriendo las familias venezolanas, en todos los ámbitos de la existencia, por una parte; y el feroz programa de represión, tortura y violación de los derechos humanos y las libertades políticas, por la otra, no dan tregua: son acuciantes y exigen respuestas inmediatas. La premisa mayor, me parece, tiene un carácter indiscutible: no es posible esperar. Hay que actuar ya y el tiempo para hacerlo es ahora. Sin más dilación.

Un frente amplio democrático supone la unidad del país en torno a un programa de acción. Eso permite que todos los ciudadanos que aspiran a un cambio y todos los sectores organizados de la sociedad, confluyan en una ruta con un objetivo claramente definido: lograr el fin del régimen de Maduro este mismo 2020. Veamos.

Para empezar, la fórmula del frente democrático permite que los diferentes y las diferencias, sin sacrificio de su respectiva identidad, se encuentren en una plataforma de acción. Significa que comunidades, grupos de trabajadores, sindicatos, empresarios y gremios empresariales, universidades, iglesias, organizaciones no gubernamentales y partidos políticos regionales y nacionales, se sumen a una gran red de acción política, alrededor del principal objetivo, en el que todos coinciden: Maduro y su banda deben ser expulsados del poder sin demoras.

Si ese posible frente democrático que sugiero, estuviese acompañado de un gran proyecto de comunicaciones, diseñado y ejecutado por los mejores profesionales del área, produciría un doble beneficio adicional: el primero, lograr que sectores de la población, que quieren un cambio, pero cuya participación es baja, se incorporen de forma decisiva. Una entidad, que encarne el tan persistente deseo de unidad que tienen los demócratas venezolanos, representa un atractivo político y social muy poderoso: podría ser el detonante que haga crecer la calidad y la participación en las movilizaciones. El segundo beneficio es emocional: revitalizaría el entusiasmo y la voluntad de acción de millones de personas, que saben que no es aceptable que la vida en nuestro país haya alcanzado tales niveles de precariedad.

Otro beneficio, que tiene un alto potencial, es el relativo a la coordinación entre las distintas acciones y formas de lucha. En todo el territorio nacional, a diario se producen protestas y movilizaciones. La reacción contra el régimen es constante y de ella no escapa ninguna región. El seguimiento que hacen organizaciones no gubernamentales especializadas no deja lugar a dudas. El rechazo al régimen no cede y se incrementa. Pero estas expresiones están desconectadas unas de otras. Necesitan enlazarse, responder a patrones, apoyarse entre sí y, en un sentido político más general, disponerse para que la presión y el deseo de cambio que todas comparten, se dirijan al mismo objetivo de sacar a Maduro del poder.

Bajo la acción coordinada de un frente democrático, las protestas podrían hacerse coincidir o ser ordenadas en un cronograma que las vaya intensificando, para que su impacto sea todavía mayor. La lucha de comunidades y trabajadores no debe limitarse a lo reivindicativo, también debe aspirar a lograr la mayor proyección política posible.

La tesis de fondo del frente democrático es obvia: la oposición democrática necesita cohesionar y concentrar sus fuerzas. Nadie discute ya que quienes nos oponemos al régimen sumamos una mayoría aplastante que supera al 90% de la población. Pero ese poderío, y esa es la gran paradoja de la política venezolana, todavía permanece en estado de latencia, porque necesita concretarse en forma más categórica y en condiciones de inequívoca unidad.

Una pregunta que muchos se hacen, dentro y fuera de Venezuela, se refiere a la cuestión de las fuerzas armadas, a las que tantas veces me he referido en estos artículos. No es una presunción: lo dicen los periodistas expertos en el área, lo narran oficiales activos, se enuncia, de forma inequívoca, en los testimonios de familiares de militares que también han tenido que huir del país. Esto lo digo sin titubeos: también la inmensa mayoría de los integrantes de la FANB entienden que es urgente salir del horror en que Maduro y su grupo han convertido a Venezuela. Un frente democrático tendría una posibilidad real de atraer y ganar a la acción por el cambio, a los militares venezolanos.

Decía al comienzo de este artículo que están dadas las condiciones. Contamos con una entidad legítima, la Asamblea Nacional, y con el reconocimiento que Juan Guaidó Márquez tiene dentro y fuera de Venezuela. Los resultados de su reciente gira por Colombia, Canadá, Estados Unidos y Europa, han preparado el terreno para impulsar un plan que, articulando las fuerzas internas y las externas, logren el objetivo que todos los demócratas del mundo compartimos: poner fin, de una vez por todas, a la dictadura de Maduro.

Guaidó convocó movilización nacional para el 10 de marzo por Pedro Eduardo Leal – Venepress – 22 de Febrero 2020

El Presidente (E) ratificó que deben mantenerse en la calle “hasta que el mundo llegue a ayudarnos”

Guaidó convocó movilización nacional para el 10 de marzo

El presidente (E) de la República, Juan Guaidó, convocó este viernes a todos los sectores del país a una gran movilización nacional para el próximo 10 de marzo que tiene previsto llegar al Palacio Federal Legislativo en el centro de Caracas. 

“El próximo 10 de marzo vayamos cada uno de los sectores a presentar su pliego de conflicto, vayamos juntos a la Asamblea Nacional (…) Con fuerza, nos levantamos en cada rincón de Venezuela. Venezuela no se acostumbra”, planteó el Jefe de Estado.

En la presentanción del Pliego Nacional de Conflicto acompañado de diversos gremios venezolanos, Guaidó precisó que es el momento de que los venezolanos se levanten en cada rincón del país: “Vamos a levantarnos hata conseguir la libertad y la democracia”. 

“No estamos dormidos, estamos esperando el momento oportuno

El líder de la transición sostuvo que aunque el 10 de marzo no será una fecha definitiva, marcará la construcción de un hito oriente la lucha. “Algunos diran: ¿otra vez a la calle? Si, hasta que sea necesario hasta unificar a cada sector, hasta que nos vean libres, hasta que el mundo llegue a ayudarnos, hasta que sea necesario. Los invito a todos, desde donde vengan y hasta donde vamos a llegar, porque vamos a llegar”, enfatizó.


Espaldarazo a los universitarios
El también presidente de la Asamblea Nacional anunció que respaldará protesta de las universidades, prevista para el próximo 27 de febrero, en defensa de la autonomía de las casas de estudio.
Sin miedo a la cárcel 

 

Guaidó también refirió a los riesgos que supone la lucha democrática, subrayando que no tiene miedo a la cárcel: “Si me quieren mandar a la cárcel a mi o a cualquier familiar, pues aqui estoy. El sacrificio que sea necesario hasta lograr la libertad de Venezuela. Es el momento de Venezuela, el momento definitivo para abrir las puertas de la democracia”.

“Recuperar la democracia está a nuestro alcance, en nuestra capacidad de unirnos, la dictadura no puede hacer nada (…) No nos vamos a rendir. Señores de la dictadura, no pueden hacer nada, pueden alargar un poco más la dictadura, es lo único que pueden hacer hoy”.

Capital político en riesgo

Antes de finalizar su intervención, Guaidó se refirió al riesgo al que ha expuesto su capital político con diálogos y negociaciones con la administración de Nicolás Maduro.

En tal sentido, planteó que avanzan en el nombramiento de un Poder Electoral que permita conquistar la meta: presidenciales libres. 

“La Asamblea es una y la reconoce todo el planeta tierra. Y es la única que puede nombrar al CNE, uno de los requerimientos para tener elecciones presidenciales realmente libres”


¿Cuándo se jodió Venezuela? por Antonio Sánchez García – La Patilla – 14 de Febrero 2020

download.jpg“El general López Contreras no sólo fue el gran estadista de la transición y el hombre que condujo al país de la dictadura a la democracia; fue, además de todo eso, el fundador del poder civil en el siglo XX venezolano.” Es la inmensa ventaja de postergar lecturas y dejar que el azar te las ponga entre tus manos años después, cuando menos te lo esperas. Leo por azar esta afirmación de tanta trascendencia histórica, que si no desmiente el lugar común de que el padre de la civilidad venezolana es Rómulo Beancourt y la transición a la democracia comienza el 23 de enero de 1958, siendo López Contreras, junto a Medina Angarita, no más que el apendice postrero de la dictadura gomecista, por lo menos desvela uno de los capitulos más difamados, oscurecidos y mal interpretados de nuestra modernidad, poniendo a la luz la verdad de los hechos: la revolución de Octubre fue uno de los terribles quid pro quo de nuestro destino. El día en que, parafraseando a Zavalita en su ontológica conversación en la Catedral, se jodió Venezuela, al extremo que bien cabe suponer que fue entonces cuando se abrió el ciclo trágico que culmina el 4 de febrero de 1992 con el golpe de Estado de los comacates y se reafirma el 6 de diciembre de 1998 con el asalto al poder total por parte del teniente coronel Hugo Chávez, abriendo el período más terrible, devastador y auto mutilador de nuestra historia.

Para mayor sorpresa esta contundente reivindicación del general López Contreras no pertenece ni a Arturo Uslar Pietri ni a Miguel Ángel Burelli Rivas, a Rafael Caldera o a Juan Lizcano, a Ramón Escobar Salom o a José Vicente Rangel, a Jorge Olavarría o a Luis Miquilena, vale decir: a los conspiradores ultra montanos del golpismo nacional, enemigos del adequismo betancourtiano por convicción y doctrina. Pertenece a la mayor conciencia histórica nacional de la socialdemocracia venezolana misma: a Simón Alberto Consalvi. Y para ahondar en la contradicción forma parte de la extraordinaria colección de artículos y ensayos breves dedicados a la crítica al militarismo venezolano, que el autor escribiese en los albores de esta tiranía, a lo largo del año 2002 – cuando el país se tambaleaba al borde de la tiranía y el general Raúl Isaías Baduel lograra darle, con una simple amenaza y sin disparar un solo cañonazo, el empujoncito necesario para que terminara desbarrancándose hacia este despeñadero – cuando recién se desovaba y estiraba sus brazos el monstruoso polluelo militarista del siglo XXI y publicara en Comala.com en marzo de 2003. Su título: El Carrusel de las Discordias.

Me lo regaló Simón Alberto en una de mis habituales visitas de los sábados, cuando al bajar a comprar los periódicos desde mi casa de Oripoto solía llamarlo para saber si ya estaba en pie y podía allegarme a su casa oculta y penumbrosa en una quebrada de los bajos del Alto Hatillo. Cuando disfrutando de un café andino, fuerte y aromático, mientras fumaba envuelto en su batín sus puros habanos, podíamos hablar sin remilgos de las inmundicias del escenario político, periodístico, intlectual y empresarial venezolano. Para terminar intercambiando impresiones del país amado que se jodía inexorablemente. Consumido por tanta brivonería, mediocridad, canallería y oportunismo. Cállate boca.

Por supuesto que era un desafío al pensamiento cuartorepublicano, oficial y hegemónico en la academia de la historia a la que pertenecía, a muchísima honra, reconocer la flagrante contradicción que suponía que el mismo muchacho que llegó a Caracas junto al Cabito y a Gómez formando parte de la Restauradora, que hiciera de la carrera militar el fin y objetivo de su vida, se quitara a la muerte de Gómez el uniforme en cuanto asumió la presidencia de la república, no volviera nunca más a vestirlo y se propusiera desmilitarizar la vida política, social y cultural venezolana, civilizándola de cabo a rabo y de cuerpo presente: “fue el fundador del poder civil en el siglo XX venezolano”. Yendo tan lejos y contra corriente, que al mismo tiempo que imponía la civilidad en una sociedad hedionda a cuartel, caballerizas y montoneras, “desmintió las teorías de los civiles;” – tan habituados a las botas y las espadas que les aterraba el poder democrático – “demostró que Venezuela podía y quería vivir en democracia y en libertad.”

“De 1936 a 1941, López Contreras ejerció la presidencia de la República con un criterio democrático, civil y civilista, muy poco usual en la hisstoria venezolana, tan poco usual que uno tendría que remontarse al tiempo de José María Vargas o de Carlos Soublette para identificar algún paralelo, con la diferencia de que López Contreras era su propio Páez.” Cita Consalvi luego a Picón Salas: “Para cualquiera que no hubiese tenido su prudencia y sensatez, su benévola diplomacia y su habilidad política, la situación era terriblemente conflictiva. Venezuela estaba a punto de dividirse en bandos de desatado rencor.”

Trascendental este giro interpretativo de Consalvi que sitúa a López Contreras en el vértice del más trascendental y significativo de los cambios históricos de la Venezuela moderna: “Quiso que lo sustituyera un civil, pero no lo logró. La transición, en fin,” – un término que hoy resuena en todos los ambientes de nuestra atribulada vida política, tan insignificante comparativamente – “de la más férrea dictadura a una democracia respetable, fue una de las grandes proezas de la historia venezolana, comparable quizás con la que convirtió a la España medieval del Generalísimo Francisco Franco en una de las democracias más dinámicas y avanzadas de Europa.”

“Entregó el poder en 1941 y no en 1943, para apresurar la transición civil, para protagonizar la democracia que él había creado, a través de las reglas del juego vigentes…De modo que el 18 de octubre le quitó unos meses al presidente Medina, pero todo el período al general López. Como la historia lo demostró, a López Contreras era mejor tenerlo de amigo que de enemigo. Hubo posibilidades de tenerlo como amigo, y otro gallo habría cantado. Sin embargo, como escribió el gran pensador Octavio Paz, ‘muy pocas veces la hisstoria es racional’…”

¡Qué gran reflexión sobre el día en que se jodió Venezuela! No se menciona a lo largo de sus líneas ni una sola vez a Rómulo Betancourt. Da que pensar.

Transición hacia la democracia por Asdrúbal Aguiar – El Nacional – 27 de Enero 2020

download

Vuelvo sobre algunas reflexiones anteriores, esta vez a propósito de la lúcida y oportuna consideración que nos hace el catedrático venezolano Román J. Duque Corredor: “El reto es consolidar… la transición… mediante el restablecimiento… de la Constitución”.

Las crisis constitucionales que ocurren en todo Estado son abordadas, de ordinario, a través de formas transitorias de “dictadura” constitucional. Se habilita al gobierno mediante ley para que dicte medidas de excepción, sobre materias que son competencia del Parlamento, hasta lograrse la normalidad institucional. Pero distinto es, lo recuerda Duque, que el mismo gobierno o en colusión con otros poderes deje a una nación sin Constitución. No es que se la viole o desconozca, haciendo posible un debate interpretativo, sino que se la destruye, en pocas palabras, se auspicia una vida social y política desligada de toda regla, solo fundada en el poder despótico o la anarquía.

Venezuela es, en cuanto a lo anterior, un emblema, si bien media allí un puente entre la constitucionalidad y su desaparición, calzando aquí lo descrito por Piero Calamandrei en Il regime della menzogna: “Las palabras de la ley no tienen más el significado registrado en el vocabulario jurídico. Hay un ordenamiento oficial que se expresa en las leyes, y otro oficioso, que se concreta en la práctica política sistemáticamente contraria a las leyes… La mentira política, … se asume como el instrumento normal y fisiológico del gobierno”.

Dos experiencias, una pasada, otra actual, pueden ilustrarnos.

A los dictadores militares latinoamericanos del siglo XX les molesta que no se les llame presidentes constitucionales; y es que, accediendo al poder por vías de hecho, las revisten de sacramentos constitucionales. Se rinden ante sus formas. Las “dictaduras” del siglo XXI, cultoras del comunismo, matizadas hoy de progresismo, se inician con la implosión de los edificios constitucionales en vigor. Arguyen, a conveniencia, que la voluntad del pueblo actúa y decide a su arbitrio, desligada de toda normatividad ética o formal.

En 1999, por ende, de espaldas a la Constitución de 1961 y con el aval de los jueces supremos, se dicta en Venezuela una nueva Constitución a través de un mecanismo constitucionalmente inexistente, la Asamblea Constituyente. Luego, a pesar de las graves desviaciones autoritarias y militaristas que consagra su texto, deja de existir, integralmente, en sus aspectos dogmáticos y en los orgánicos. Lo que da lugar, ahora, a un esfuerzo para su restablecimiento, con un Estatuto para la Transición que adopta, el pasado año, la Asamblea Nacional que aún resta sobre el descampado de la ilegitimidad actuante.

La experiencia de las transiciones encuentra su primer foco de actividad en los países de Europa oriental salidos del comunismo y en procura, según las Asambleas de la ONU que se inauguran en Manila, Filipinas, en 1988, de “democracias nuevas” o restauradas. El desiderátum es el dictado de una Constitución. Es una de las alternativas que menciona el profesor Duque Corredor en su exposición, antes de abordar la que le interesa, la de la transición para el restablecimiento de una Constitución abandonada, violada, destruida en su totalidad, incluso huérfana de sustentos institucionales.

Se trata de un predicado válido, también para los casos de Ecuador y Bolivia, cuyos ordenamientos históricos también los desmontan profesores españoles –escribanos al servicio de La Habana– apoyados en la citada opción constituyente, la de la tabula rasa, que imagina y crea sociedad y Estado como si nunca hubiesen existido, desmemoriadas, sin raíces ni parentelas.

Alain Touraine comenta que en el siglo corriente “la democracia es esclava de su propia fuerza”. No le falta razón. Lo cierto es que en el vacío de transición las expresiones políticas emergentes –que ya no dictan ni son dictaduras, sino que disuelven– ocupan, a manos de distintas organizaciones de la criminalidad transnacional,los espacios nacionales y globales para forjar, exactamente, cinturones de impunidad, ajenos al imperio de cualquier ley, recreadores de un relativismo absolutizado. Al cabo, castigan y lapidan, con la mayor severidad y manipulando a la propia ley, a las fuerzas o actores que se le oponen, reescribiendo sus historias y expedientes, mientras, a la par, avanzan en la disolución de lo constituido y sus órdenes. España en la siguiente escala.

A la luz de la subliminal crítica que me dirige Roberto Viciano Pastor, uno los señalados profesores venidos desde la madre patria (véase mi Revisión crítica de la Constitución Bolivariana, 2000), tachando mi compromiso con los valores éticos de la democracia, sí debo decir que esa Constitución, la de 1999, es el “pecado original”.En sus normas se explica el fenómeno que ahora da lugar a la doctrina de la transición democrática, obligando a los demócratas a morderse la cola.

Pero la tesis de Duque Corredor es saludable y oportuna, desde mi perspectiva. Antes que sugerir lo inevitable, la vuelta a la Constitución destruida por vía de una transición que prescriben sus normas, deja una enseñanza fundamental: Mal podrá debatirse otra Constitución sobre el vacío –como ocurre con la que hoy busca restablecerse–si se aspira a que refleje nuestras raíces.

El cardenal Jorge Mario Bergoglio, en su opúsculo La nación por construir, 2005, no por azar recuerda que la ruptura y discontinuidad del diálogo intergeneracional “prohija toda una gama de abismos y rupturas: entre la sociedad y la clase dirigente y entre las instituciones y las expectativas personales”.

A %d blogueros les gusta esto: