El director de Ecoanalítica, Pedro Palma, señaló este martes que “se ha acentuado la dolarización no formal de la economía” y acotó que “la destrucción del aparato productivo interno ha generado un crecimiento exponencial de la dependencia de las importaciones”.

Asimismo, indicó en el Foro de Ecoanalítica que actualmente “se produce menos de la mitad de lo que se producía en 2013. Se espera que la producción petrolera siga cayendo, ante la caída del número de taladros por debajo de los niveles de estabilización”.

Sostuvo que una mayor proporción de las importaciones “se ha realizado a dólares libres, con impactos sobre su encarecimiento y con mayores efectos inflacionarios“.

“La caída de la producción petrolera nos lleva a niveles del año 1950. Las obligaciones en default ya alcanzan un monto cercano a USD 6.337 millones. Frente a las restricciones en el flujo de divisas, esperamos que los escenarios de default en 2019 continuarán”, explicó.

Resaltó que la caída de los ingresos reales tributarios no petroleros “ha sido superior al 80%. Gran parte del financiamiento monetario del Banco Central de Venezuela (BCV) ha sido dirigido a Pdvsa”.

Dijo que en solo un año, la base y la liquidez monetaria “han aumentado 33.000% y 39.000%, respectivamente. La última semana de octubre, los precios crecieron 33,4%, lo que equivaldría a una inflación mensual de 239%. Esto implicaría un crecimiento anual de los precios de 227.000.000%“.

“Solo en el rubro de alimentos, la inflación fue de 42,9% en la última semana de octubre. La banca prácticamente ha desaparecido en Venezuela”, puntualizó al tiempo que destacó que dado el mayor aumento en los precios “respecto al ritmo de depreciación del tipo de cambio no oficial, el poder de compra de cada dólar ha mermado considerablemente”.