elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: DDHH

Derechos Humanos : Venezuela en la mira internacional – Revista Avila/Montserrate – 15 de Octubre 2019

Screen Shot 2019-07-17 at 7.36.08 PM

Este año se han tomado tres importantes decisiones sobre la grave y compleja situación de los derechos humanos en Venezuela: 1) El Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) creó la Misión Internacional Independiente de Determinación de los Hechos, 2) La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) estableció una Misión Especial de Seguimiento para Venezuela (Meseve) y 3) La Organización Internacional del Trabajo (OIT) publicó el informe de la Comisión de Encuesta establecida para Venezuela, con ocasión de las violaciones a los convenios internacionales.

¿Qué implica estas acciones para Venezuela?

Misión internacional independiente de determinación de los hechos de la ONU: es la primera vez que se aplica esta medida a un país de América Latina. Asimismo, el Consejo de Derechos Humanos otorgó un nuevo mandato a la alta comisionada, Michelle Bachelet, para que continúe investigando la situación de los derechos humanos en Venezuela, con énfasis en el sistema judicial y en el acceso a la justicia, las violaciones de los derechos económicos y sociales y las denuncias sobre el Arco Minero del Orinoco.

Además, estableció que si las autoridades venezolanas no cooperan seriamente con la Oficina de la Alta Comisionada, el Consejo evaluaría la creación de una Comisión de Investigación, un mecanismo aún más severo que la Misión de Determinación de los Hechos, para establecer responsabilidades individuales y a las cadenas de mando. Este punto tiene serias implicaciones, porque se complementaría con la investigación preliminar que adelanta la Corte Penal Internacional.

Misión Especial de Seguimiento para Venezuela (Meseve): este mecanismo de la Cidh solo se ha aplicado en dos ocasiones. La primera fue a raíz de la desaparición forzada de 43 estudiantes en Ayotzinapa, México, en 2014 Venezuela en la mira internacional y, la segunda, a raíz de la crisis política, manifestaciones, brutal represión y persecución de los líderes de las protestas en Nicaragua, en 2018.

Este tipo de mecanismo sirve para evaluar la implementación de sus propias recomendaciones ante la posible violación de los derechos humanos, así como dar seguimiento a las medidas cautelares otorgadas a víctimas, defensores de derechos humanos, líderes políticos, periodistas y testigos. A través de éste mecanismo la Cidh puede ejercer una mayor supervisión y vigilancia de los derechos humanos. La Misión Especial de Seguimiento para Venezuela pondrá especial atención a crímenes de lesa humanidad y a las responsabilidades individuales. Esto pone ante la comunidad internacional al régimen de Nicolás Maduro como un Estado que practica de manera sistemática y generalizada graves violaciones a los derechos humanos.

Informe de la Comisión de Encuesta establecida para Venezuela de la OIT: el 30 de septiembre de 2019, la OIT publicó el Informe de la Comisión de Encuesta establecida para Venezuela, con ocasión de las violaciones a los convenios internacionales del trabajo ratificados por el Estado. El gobierno “obrero” de Nicolás Maduro es investigado desde 2018 a través de un mecanismo de alto nivel que apenas se ha activado en 13 ocasiones desde la creación de la OIT hace 100 años.

La Comisión de Encuesta alerta en sus conclusiones sobre el persistente hostigamiento a la patronal Fedecámaras y sus afiliados y a sindicatos no afines al gobierno; impunidad en relación con actos de violencia, amenazas, persecución, estigmatización e intimidación, “así como otras vulneraciones de las libertades civiles, sufridas por sus dirigentes y miembros”. También alerta sobre prácticas de injerencia indebida, favoritismo y promoción de organizaciones sindicales paralelas.

Finalmente, la Comisión de Encuesta recomienda al Estado venezolano adoptar las medidas necesarias para garantizar la existencia de un clima desprovisto de violencia, amenazas, persecución, estigmatización, intimidación u otra forma de agresión, en el que los interlocutores sociales puedan ejercer sus actividades legítimas, incluida la participación en un diálogo social con todas las garantías; exhorta a no utilizar procedimientos judiciales para obstaculizar el ejercicio de la libertad sindical y exige la liberación de los trabajadores Rodney Álvarez y Rubén González, ambos detenidos de forma arbitraria, este último sometido a justicia militar. Estas tres importantes decisiones de organismos internacionales de protección a los derechos humanos sobre las graves, sistemáticas y generalizadas violaciones a los derechos humanos, pone a Venezuela en la mira de la comunidad internacional. Representa a su vez un paso más para la búsqueda de la verdad, la justicia y el desmontaje de los mecanismos de impunidad en el país.

Qué hace de un gobernante un tirano, según Juan de Mariana por Guillermo Rodríguez González – PanamPost – 6 de Septiembre 2019 

“Un tirano disfruta del poder no por sus méritos sino por la fuerza”, explicaba Juan de Mariana. Sus acotaciones y observaciones siguen lastimosamente vigentes.

«Un tirano se apodera de todo sin respeto por las leyes», afirmaba Juan de Mariana. (Foto: Flickr)

Esta columna será remotamente similar a la incompleta reseña de un libro que no se ha escrito —porque lo estoy escribiendo—. Aunque encuentro lejos de concluir, quise compartir un par de cosas que pudieran resultar sorprendentes, y espero interesantes, sobre la asombrosa actualidad que tiene para nuestro tiempo y circunstancia la voz de un teólogo español de siglo XVII al que hoy denominamos con más frecuencia «economista» que «teólogo». Los problemas morales que estudió a la luz de la teología, lo llevaron por el camino que, para nosotros, resulta ser —siempre que tengamos conocimiento del contexto histórico y la terminología que entonces prevalecía— el de la teoría de la ciencia económica y la teoría política contemporáneas.

Alguna vez cité a Mariana sobre derechos humanos en una conferencia. En ciclo de preguntas, un idiota ilustrado tomó la palabra y nada preguntó, se limitó a afirmar que no existían «derechos humanos» en el siglo XVII. Le pregunté si acaso no es «derechos humanos» como habría que traducir «Iura humanitatis (per quam homines sumus)» en un contexto como: «así, pues, los derechos humanos que nos constituyen como hombres, y la sociedad civil en que gozamos de tantos bienes y de tanta paz, deben atribuirse a la carencia de muchas cosas necesarias para la vida, al temor y a la conciencia de nuestra debilidad. (…) Y es así como el hombre, que en un principio se veía privado de todo, sin tener siquiera armas con que defenderse ni un hogar en que protegerse, está hoy rodeado de bienes por el esfuerzo realizado en sociedad con otros, y dispone de mayores recursos que todos los demás animales, que desde su origen parecían dotados de mejores medios de conservación y de defensa».

«Pero no son los derechos humanos de la declaración de la ONU«, me insistía. Respondí que estaba de acuerdo. Y no lo eran por lo mismo que los de la declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano de 1789 tampoco lo eran. Claro, yo mismo cometía una idiotez. Carece de objeto discutir algo así con quien cree que los derechos «se crean» al «decretarlos» porque en la universidad le «enseñaron» que eso era «derecho». Sería imposible que comprendiera que lo que considera «la teoría jurídica» no es la única, sino un paradigma teórico en competencia con otros, cuya existencia e influencia en derecho, jurisprudencia y legislación, de gran parte de la humanidad actual decidió ignorar en su propio perjuicio intelectual. Quien actúa caprichosamente en su propio perjuicio evidente, por el placer subjetivo que de ello obtiene es, por definición, un idiota. No hay mayor idiotez que discutir con idiotas.

Mariana es de asombrosa actualidad en su teoría económica, lo que no es un fenómeno aislado. Hay una teoría económica de valor subjetivo, precios de mercado y competencia como proceso creativo, que se extiende desde Diego de Covarrubias a Juan de Marina. También otros que, como ellos, para responder aquella pregunta clave de la filosofía de la antigüedad clásica (a saber, ¿qué es lo justo?, lo que a la luz del cristianismo reconsideró el pensamiento occidental hasta hace poco) llegaron a lo que hoy denominamos economía.

Ella nos explica el problema inflacionario desde una teoría que nos resulta perfectamente conocida. Explica la inflación como la entendemos hoy, como un fenómeno producto de excesos monetarios con los que se pretende financiar excesos fiscales imponiendo un «impuesto» subrepticio y empobrecedor. Sí, califica a la inflación de impuesto oculto (y quien infla la moneda, pasa a ser un tirano). Pero es en la definición del tirano (sus fines, sus vicios, sus ambiciones y sus resultados) en donde su voz parece hablar a nuestros tiempos y a nuestras preocupaciones.

«Un tirano (…) manchado con todo género de vicios (…) disfruta del poder no por sus méritos ni por concesión del pueblo, sino por la fuerza (…) Y aun cuando haya accedido al poder por voluntad del pueblo, lo ejerce con violencia y no lo acomoda a la utilidad pública, sino a sus placeres, a sus vicios (…) se esfuerzan por expulsar de la república a los mejores. Caiga lo que está más alto en el reino (…) atacan directamente o bien apelan a calumnias y secretas acusaciones (…) para impedir que los ciudadanos se puedan sublevar, procura arruinarlos imponiendo cada día nuevos tributos, sembrando pleitos entre los ciudadanos y enlazando una guerra con otra (…) teme necesariamente a los que le temen, a los que trata como esclavos (…) suprime todas sus posibles garantías y defensas, les priva de las armas (…) para (…) desmoronar su confianza en sí mismos (…) Teme el tirano (….) a los propios súbditos, que, convertidos en sus propios enemigos, pueden arrebatarle el poder (…) les prohíbe hablar de los negocios públicos y se vale de espías para que no se informen ni hablen libremente, que es el mayor limite a que puede llegar la servidumbre, y no permite que nadie proteste de los males que les afectan (…) subvierte todo el Estado, se apodera de todo por medios y sin respeto alguno por las leyes, porque estima que está exento de la ley (…) obra de tal manera que todos los ciudadanos se sientan oprimidos por toda clase de males con una vida miserable, y les despoja de su patrimonio para dominar él solo en los destinos de todos», reza Mariana.

¿Le suena conocido? ¿De libros de historia contemporánea? ¿De prensa de actualidad? ¿Notó que a quienes propagandistas de esos tiranos acusan de ser «los verdaderos tiranos» no llenan el retrato que del tirano hace Mariana? ¿Notó quiénes lo llenan y quienes no? Porque, al respecto, les citaría encantado a Mariana sobre aduladores del poder. Si no desperté ya su curiosidad sobre un economista del siglo XVII tan sorprendentemente actual, sería inútil. Y si la desperté, es porque era innecesario.

Tamara Sujú: «Le diría a Guaidó que no se rodee de corruptos y criminales» por Orlando Avendaño – PanamPost – 3 de Septiembre 2019

En entrevista con el PanAm Post, la reconocida activista y ex embajadora habló sobre una eventual transición y los vicios en la oposición venezolana. “Yo no he luchado veinte años para salir de Maduro sino del sistema”, dijo

(Casa de América)

Tamara Sujú es incansable. No hay quien la conozca que no destaque su valentía, honestidad y compromiso con sus principios. Abogada y especialista de derechos humanos con una trayectoria intachable, se ha dedicado desde el día uno a defender a las víctimas del chavismo. Su cruzada personal le provocó el exilio; pero al mismo tiempo la convirtió en una enemiga más inclemente del régimen.

Ahora el mundo es su tribuna y desde ahí se ha convertido en la gran vocera de las víctimas de violaciones de crímenes de lesa humanidad en Venezuela. La Haya, la Organización de Estados Americanos y otros espacios han sido caja de resonancia de sus denuncias. Recientemente designada por el Gobierno interino de Juan Guaidó como embajadora en República Checa, terminó renunciando el primero de agosto luego de argüir «conflicto de intereses». Es su postura inflexible, de hecho, la que hace que no trance con quienes fueron responsables de la gran tragedia que hoy padece Venezuela. Y eso la impulsó a apartarse del proyecto que en un principio acompañó.

Tamara Sujú es una de las voces más respetadas de la disidencia venezolana y hoy se sienta con el PanAm Post para conversar sobre los otrora chavistas que ahora se perfilan como aliados, el rumbo que asumió el Gobierno interino de Juan Guaidó, sus vicios, y un eventual proceso de transición.

«No necesitamos al chavismo que tiene manchada las manos de sangre, que ha sido corrupto y que además está metido en el narcotráfico y el lavado de dinero. Ellos no nos van a ayudar a salir del sistema», dijo al PanAm Post la reconocida activista de derechos humanos y ex embajadora Sujú.

¿Cómo va la denuncia contra el régimen de Nicolás Maduro en la Corte Penal Internacional?

El examen preliminar va viento en popa. Los venezolanos deben tener la seguridad de que pronto tendremos noticias. Quienes hemos denunciado casos contundentes y llevamos nuestros expedientes al día, sabemos cómo se avanza en esta fase

Ni visitas externas de personas que no tienen ninguna denuncia, ni presiones por redes, malponiendo a la Corte Penal Internacional y la Fiscalía, influyen. Solo hechos. Solo casos donde se demuestren los crímenes cometidos por la tiranía.

¿Ve posible una transición sin impunidad?

Yo creo que lo ideal sería que hubiera una transición sin impunidad, ¿no? Pero una transición con un Gobierno electo en las mejores circunstancias. Con todas las de la ley. En unas elecciones limpias, transparentes, con un nuevo Consejo Nacional Electoral, etcétera. Eso es lo que todos los venezolanos deseamos.

En ese entonces es cuando tú puedes reformar todo lo que es el aparato judicial. Porque así como necesitas limpiar el Consejo Electoral, necesitas limpiar el sistema judicial. Son muchos años de jueces, defensores y fiscales que han protegido a la tiranía. Son muchos jueces provisorios, tribunales cuyos jueces se han sometido y han terminado siendo herramientas de represión del régimen. Y para eso necesitas tiempo.

Yo no veo en estos momentos una transición si realmente no nos enfocamos en que haya un nuevo sistema judicial. Para eso, además de todo lo que te dije, necesitas reforzar las instituciones. Y necesitas gente proba, honesta y buena. Gente que no haya estado, de alguna manera, siendo cómplice u omitiendo acciones que favorezcan a la tiranía.

Quienes en su momento fueron cómplices, o no solo cómplices sino responsables de diseñar el proyecto totalitario del chavismo, hoy, cuando disienten, se perfilan como aliados. Se han apartado y han demostrado una supuesta voluntad de colaborar —porque además tienen las municiones para aparentemente colaborar—. Entonces se perfilan como aliados. Usted ha sido tajante frente a ellos y frente a la posibilidad de que nos acompañen en este proceso. ¿Son o no son aliados en este momento?

Yo siempre he clasificado a esta clase que tiene hoy secuestrado el poder en Venezuela —y lo ha tenido secuestrado durante 20 años; porque, Orlando, no te olvides; esto no es de ahora. Es una historia. Y para hacerle poder entender a la gente el porqué de mi posición, hay que contar la historia. ¡Y yo la tengo muy fresca! Y la tengo muy fresca porque tengo veinte años recogiendo testimonios de torturas y represión. Y a mí no se me olvida.

Yo, al contrario, como los documento, he documentado a sus víctimas y sigo documentando, sé quien es cada uno de esos que hoy creen o dicen ser aliados de esta oposición.

La destrucción de las instituciones en Venezuela ha sido un proceso. Y un proceso largo justamente para llegar a lo que estamos viviendo el día de hoy. Porque si tú no hubieras permitido que un Ministerio Público, que una Defensoría, una Contraloría, fueran totalmente sometidos al control del poder, no estuviera pasando lo que hoy ocurre.

Si tú hubieras tenido un Ministerio Público firme y, de alguna manera, hubieras tenido un sistema judicial firme para impedir esto; si lo hubieras denunciado con anterioridad y te hubieras parado firme; no estuviera pasando lo que hoy ocurre.

Por lo tanto, esos aliados, Orlando, aliados que tuvieron tantos años destruyendo al país, tantos años colaborando con la destrucción del país y en el lado de la justicia, utilizando las instituciones como herramientas para la represión (y no te hablo solo de los manifestantes, líderes políticos, alcaldes o gobernadores; te hablo del sistema económico, contra los productores, periodistas, medios, universidades), le han brindado al régimen la mesa para que ellos tengan hoy el control total del país.

Entonces, un Ministerio Público que acusaba, una Contraloría que no hacía su trabajo sino lo contrario, una Defensoría totalmente inservible… Y por ahí nos podemos pasear por el resto de las instituciones. Una Fuerza Armada que permitió que el chavismo y la política entrara a los cuarteles. ¡Que no se nos olvide la historia de cómo entró la política a los cuarteles! Cómo se permitió que los militares fueran unos activistas políticos hoy en día. Y que además fueran corrompidos y localizados en puestos administrativos, Orlando. Es decir: «No me pongan para comandar, a mí que me pongan donde hay».

La maldad del chavismo, y lo creó Chávez, fue un monstruo para apoderarse de Venezuela. Y esa estructura, ese andamiaje, necesitaba una base jurídica. Y esa base jurídica le puso a Venezuela a sus pies.

Entonces, a mí que no me vengan ahora como corderitos a decir que ellos son ahora disidencia y que están en contra de lo que está haciendo Maduro. Porque estuvieron a favor y aplaudieron lo que hizo Chávez. Y Chávez fue el promotor y el precursor y el dueño de lo que hoy vive Venezuela.

¿Crees que nosotros podemos continuar este proceso sin el apoyo de ellos, antiguos chavistas y hoy presuntamente aliados?

¡Por supuesto que podemos continuar! Por supuesto que podemos tener una Venezuela libre de esta clase criminal y delincuente que creció con el chavismo.

Debe haber, Orlando, en el chavismo, personas que no son criminales. Por supuesto que debe haber personas buenas. Gente que hasta hoy piensa que no todo fue tan malo y que fue engañada. No me preguntes cómo, pero todavía existe esa gente.

Yo siempre he dicho que Venezuela debe surgir con nuevas expectativas. Y no podemos tener mandando o conviviendo con nosotros —o con el nuevo Gobierno— gente narcotraficante, corrupta y criminal. Y lamentablemente este régimen tiene las tres clases.

¿Y cuáles son las tres? Y después tú buscas a un lado y consigues quienes reúnen dos de tres. Entonces, ¿con quién convivimos? ¿Con el corrupto y narco o con el criminal? En este momento si tú escoges al corrupto o al narco, te tapas la nariz con el criminal, que cometió crímenes de lesa humanidad…

Mira, el día de mañana todos van a ser juzgados. Y yo lo que siempre digo, Orlando, es que tienen que someterse a la justicia. Por ahí escuché a, como yo le digo, Luisa «la inquisidora», decir que ella no ha cometido…

¿Que ha cometido errores pero no delitos?

«Errores pero no delitos». Vaya, Orlando…

¿Errores? ¡Errores que han costado vidas, libertad, daños físicos y psicológicos a cientos de miles de venezolanos! ¿Esos son errores y ya? Porque no olvidemos que a ella la acusan también de corrupta y de que además pasaba raqueta con el Ministerio Público.

¿Ella fue forzada a que el Ministerio Público avalara detenciones arbitrarias, acusaciones y montajes falsos de expedientes? Donde todo el mundo fue acusado como hoy. Porque además, esa estructura que armó Jorge Rodríguez ayer donde mostró las foticos, el organigrama y todo eso… Eso existe desde el año 2004. O yo no sé si tú te acuerdas cómo Rodríguez Torres hacía todos esos montajes, con las foticos y los organigramas. Y el Ministerio Público y la fiscal acompañándolo.

Y todo lo que pasó con los presos políticos… El caso de la juez Afiuni. Yo quiero que a mí Luisa Ortega me diga quién violó a la juez Afiuni. Porque ella lo sabe. O yo quiero que ella me hable sobre la persecución de los estudiantes. O que me hable de todas esas bazofias de expedientes que armó por magnicidio, la fiesta mexicana o tantos cuentos que hubo.

Simplemente yo pienso que nosotros tenemos que fundar una nueva Venezuela con gente proba, inteligente, limpia, que además sobra gente así. Porque, Orlando, sobra gente buena en Venezuela. Gente que pueda fundar nuevas instituciones y que pueda ser útil para que esas instituciones sean sólidas el día de mañana. Eso es lo que necesitamos. No necesitamos al chavismo que tiene manchada las manos de sangre, que ha sido corrupto y que además está metido en el narcotráfico y el lavado de dinero. Ellos no nos van a ayudar a salir del sistema.

Porque no es salir de Maduro. Yo no he luchado veinte años para salir de Maduro o de Chávez. Yo he luchado veinte años para salir del sistema criminal que trajo al chavismo. Porque ellos lo que trajeron fue un proyecto de poder, no socialismo. Un proyecto de poder, Orlando. Y se apoderaron de todo.

Y como ya destruyeron la empresa petrolera, están destruyendo las minas. Están destruyendo nuestro ecosistema. Y se roban todo lo que pueden para seguir manteniendo su estructura represiva. Ahí están metidos los Flores, los Maduro, los Tareck El Aissami… Ahí está metido el DGCIM… ¡Está todo el mundo robando y sacando lo que pueden de nuestras minas!

Entonces nos mantienen distraídos con estas bazofias que sacan en la televisión con nuevos intentos de no sé qué y todas estas acusaciones. Eso solo sirve para paralizar a la oposición política.

Porque tú estás llevando a Venezuela a un diálogo, pero llevas al país con el hacha en el cuello, ¿no? Tú quieres que se sienten a negociar contigo, pero con el hacha en el cuello. Con presos políticos, con torturados, con nuevas acusaciones, con nuevos inventos y expedientes forjados.

Tenemos cuatro años en esto. ¡Tenemos cuatro años dialogando de la misma manera!

Sí…

Cuatro años dialogando con rehenes, Orlando. Y eso no lo podemos permitir.

No funcionó en el 2016, en el 2017, en el 2018 y, ¿vamos a seguir en el 2019? Porque cada vez que te sientas tienes un nuevo rehén. Tienes cuatro o cinco diputados menos. Entonces está visto que ellos lo que quieren simplemente es continuar con esta dinámica. Mientras más tiempo pasan ellos en el poder, más tiempo les da para sacar oro, diamante y todo lo que sacan de las minas. Más tiempo les da para armar guerrillas adentro de Venezuela. Más tiempo les da para continuar viendo cómo nuestro país se convierte en una base de experimento de tanta limaña que está llegando de afuera, no solamente para distribuirse la piñata de nuestras riquezas, sino para convertirse en una amenaza para el resto de la región.

¡Exacto!

Mientras más tiempo les damos, mientras más oxígeno les damos, más estamos permitiendo que eso suceda.

Además de que los días se cuentan en vidas.

Correcto. Eso es cierto. Es decir: mientras tú y yo estamos hablando aquí no sabemos cuántos niños, cuántos ancianos, cuántos presos están muriendo por desnutrición y por enfermedades.

Entonces, ni siquiera sabemos cómo está la situación en el interior del país. No sabemos cómo está el Zulia, el Táchira… Cómo está, por ejemplo, Delta Amacuro. Cómo está el estado Monagas.

Yo sé que la capital es ahora la meta de los venezolanos. Ya ni siquiera es irse de viaje sino llegar a Caracas porque por lo menos hay luz. Hay gente desesperada que no tiene ni para cocinar. Gente que no sabe lo que es la luz desde hace meses. Gente que carga agua por kilómetros como si estuviéramos en la época de Gómez. Mientras ellos, como te decía, están apoderándose del territorio, permitiendo que guerrillas, rusos, cubanos, ELN, FARC, etcétera, se terminen de rearmar y organizar y mantener a Venezuela en zozobra.

Mira, hace años, Orlando, yo recuerdo que cuando tenía la organización Damas de blanco, que aún existe, nosotros caminábamos por los presos políticos. Y un día se me acercó un grupo en el Táchira, de familiares de secuestrados, y me pidió que los ayudara a visibilizar sus causas. Mientras yo terminaba con ellos, con los familiares de los secuestrados y de los presos políticos, me enteré que el municipio Alto Apure estaba tomado por la guerrilla y tenían toques de queda. No dejaban salir a la población después de las seis de la tarde. ¡La guerrilla colombiana! Habían puestos de la Guardia Nacional y tú pasabas y te decían: «Más adelante te vas a conseguir un puesto del Frente Bolivariano de Liberación. Baje el vidrio y pase con cuidado y calladita». ¡La propia Guardia Nacional te decía que unos kilómetros más adelante había un puesto de la guerrilla! Y te hablo del año 2010.

Hoy, Orlando, todo eso es tierra de ellos. Todo el sur del país. Hoy el estado Bolívar, y todo lo que tiene que ver con el territorio minero, está en manos totalmente de ellos. Tomado por el DGCIM, el FAES, el CICPC, la Guardia Nacional, los cubanos, los iraníes, los rusos y toda la familia presidencial. Porque están ahí y se adjudicaron minas. Delcy Rodríguez tiene una mina, Cilia Flores tiene nueve, Nicolasito tiene dos, y así vamos… Entonces, ¿cómo crees tú que vamos a ir a una nueva Venezuela conviviendo con esto? Si eso es una mafia. Una mafia criminal. Que lo que están es defendiendo sus dividendos. Porque tú los dejas y las rutas de la droga, y las mafias de las minas, continúan. Porque eso es lo que ellos quieren.

(Casa de América)

Considerando esta realidad, que es trágica y habla del grado de descomposición en el que se encuentra Venezuela, usted ha mencionado que los procesos de diálogo de alguna forma terminan —ya que se han ensayado por tantas veces y el resultado ha sido el mismo— colaborando con el régimen. Es decir, los diálogos terminan siendo gestos de colaboracionismo con el régimen. ¿Eso es hoy el proceso de Barbados?

Yo espero y aspiro que el proceso de Barbados se haya acabado. Yo creo que ya la tiranía ha dado suficientes muestras de que no le interesa el proceso de Barbados. Yo lo que creo ahora es que ellos lo que están —o deberían estar— haciendo es negociar la salida de Maduro. Y para eso están todos los ofrecimientos internacionales y, hasta ahora, por lo que he leído, como que no lo aceptan. O sea, no les gusta un exilio en República Dominicana o en tal isla… Etcétera.

Yo lo que creo es que ahora es el momento de acorralarlos, Orlando. Y de acorralarlos trancándoles cualquier tipo de transacción económica que ellos puedan hacer y además trancándole su campo de acción. Es decir, trancándole la salida a los hijos, a las esposas, a las familias, de que no puedan llegar a países donde ellos están buscando su exilio dorado. Y yo soy de las que piensa, Orlando, que el Grupo de Lima tiene mucho más que dar, por ejemplo. Ya es hora de que el Grupo de Lima sancione a toda esta cuerda de corruptos. Que agarren esa lista que tienen Canadá y Estados Unidos, y sancionen a las mismas personas. Y además lo amplíen a su familia.

Yo creo que Europa ve lejos a América, Orlando. Y te lo digo yo que estoy viviendo en Europa. Europa tiene demasiados problemas con los inmigrantes que llegan de África o Medio Oriente. Y todavía ven que América no es un problema mundial. Ven el éxodo venezolano, sí; pero aparte de España, donde el flujo es grande, no hay un país que reciba tantas venezolanos en Europa. Pienso que todavía lo ven lejos. Por eso yo digo que Venezuela es un problema regional. Es un problema de América. Y sí tienen que verlo de esa forma los países latinoamericanos. Porque tienen el problema del narcotráfico… ¡Todas las rutas, Orlando, las aéreas, marítimas para sacar la droga, son algunas de las cosas que el chavismo más quiere conservar! Son miles de millones de dólares lo que pagan los narcos por esas rutas.

Después está el problema del terrorismo —o es que vamos a seguir haciéndonos los sordos, mudos y ciegos con Hezbollah, las FARC, el ELN—. Que además se reagrupan protegidos por el régimen de Venezuela. Los arma, secuestran y captan jóvenes de Colombia, Venezuela. Estás armando una nueva guerrilla y yo creo que ellos van a expandirse. Son una plaga que se expande por el territorio sudamericano.

Tenemos que ver que Venezuela es la puerta del terrorismo internacional. Cuántos terroristas internacionales no han sido atrapados con pasaportes venezolanos. Lo sabe Canadá, lo sabe Europa. Que hemos emitido pasaportes a terroristas. Tenemos una invasión cubana. Cubanos que se están metiendo en todas partes. Unos supuestos médicos que terminan siendo infiltrados y espías —aunque haya gente buena adentro—. Y es la explotación del régimen cubano de esta gente que casi que son esclavos

Nosotros estamos perdiendo un gran porcentaje de la población. ¿Cuántos son diez millones de venezolanos afuera?

Yo he escrito que nosotros, lamentablemente, no deberíamos ver a Europa como un potencial aliado, porque Europa tiene sus intereses que lamentablemente contrastan con los nuestros. Cuando Estados Unidos amenazó con robustecer las sanciones a Cuba, los primeros en protestar fueron los europeos, por sus intereses que tienen comprometidos con los de la isla, etcétera. Yo coincido con usted en que nosotros deberíamos virar a este lado de la región y deberíamos estar en completa sintonía con nuestros aliados, los que realmente padecen nuestra crisis. Pero usted debe saber, Tamara, que eso no ha sido así, al menos en estos últimos meses. El tema de Barbados, y a mí me lo dijo en mi cara Luis Almagro, y uno indignado y sin saber qué expresión poner por la vergüenza, sorprendió a la región. Almagro se enteró por la prensa. Y lo mismo fue en Nariño y lo mismo en Planalto. Y yo creo que son aliados claves. ¿Ha sido un error apartarse de estos aliados?

Quizá ha sido un error abrir distintos flancos creyendo que abriendo un abanico grande puedes tener más posibilidad de logros. Yo creo que haber dejado al Grupo de Lima sin enterarse de las negociaciones en Barbados —o en Oslo, para empezar, porque comenzaron en Oslo— tiene que haber sido un error. No informarles fue un error y muy mal llevado, además. Esto seguro no fue bien tomado por los países que han sido nuestros aliados.

Yo creo que el Grupo de Lima iba bien impulsado, Estados Unidos también iba bien impulsado y un aliado como el secretario general de la OEA, y, bueno… Yo creo que los venezolanos, antes que cualquier país de los aliados, al no enterarse de los diálogos, se sintieron muy defraudados.

Las cosas que son ocultas no funcionan bien. Y no funcionan bien cuando estás sentado frente a un criminal que tiene atrás ochenta años de historia, que son los cubanos. Y que no das un paso sin ellos, ¿no? Tú tienes, además, unos noruegos que han llevado un proceso de paz en Cuba, con los guerrilleros de las FARC. Y hoy vemos que los criminales no dejan de serlo. Que buscan para el monte.

Entonces, ¿qué pedían los venezolanos? Pedían claridad. ¡Piden claridad! Los venezolanos han sufrido mucho, Orlando. Es un pueblo muy sufrido. Y antes de tener unas elecciones, con Maduro y sin condiciones; o sin Maduro y sin condiciones; prefieren irse del país. Y eso es lo que está sucediendo hoy en día.

Tú generaste una esperanza. Y yo sí creo, Orlando, que Guaidó hoy en día sigue siendo nuestra esperanza. Él tuvo mi apoyo y lo tiene hoy en día. Yo creo en él. Y yo creo en él como lo dije en mi carta de renuncia. Porque ha sabido captar la esperanza de los venezolanos por su juventud, su forma de transmitir esa esperanza que todos necesitábamos, esa novedad que él transmite. Y creo que en el momento en que han salido cosas sobre las que no habló claro, como por ejemplo el proceso de Oslo, lamentablemente hubo gente que se sintió defraudada.

Hoy en día a lo mejor está transmitiendo un poco más, o a lo mejor no está transmitiendo todo lo que necesitamos escuchar. Yo creo que Venezuela necesita claridad. Y creo que los venezolanos necesitan que les transmitan esperanza. Y eso no es solamente pasearse el país sino ser claro en tu estrategia.

Tú puedes decir, «vamos bien»; y tú puedes ver que lo apoyan —y me alegra mucho que la población aún lo apoye—. Pero necesitamos saber, y quizá a lo mejor lo conveniente no es decirlo todo, pero mientras más tiempo se demora y mientras menos sabemos, más pierde la gente la esperanza.

Porque, como tú decías, los días se cuentan en vidas. Las horas se cuentan en vidas. Hay muchos venezolanos en nuestro país que no está pensando en diciembre, que está pensando en mañana. En cómo hacer para llegar a un país seguro y que su hijo pueda empezar un nuevo año escolar en un país seguro. Haciendo lo que sea para que los niños tengan qué comer, por lo menos.

Si nosotros no vemos la urgencia de la gente, vamos a tener cinco millones de personas más afuera y vas a tener diez millones de venezolanos en el 2020 fuera del país. Y por lo menos seis o siete millones votan y no se han podido inscribir en el sistema electoral.

Tú vas a tener una Venezuela con menos electores, el régimen va a tener una Venezuela con menos oposición y, ¡qué sabroso!, manteniendo a los que quedan adentro con remesas.

Es tan maléfico, tan maléfica la planificación de estos criminales, al mejor estilo cubano… Cómo mantenerse en el poder al menor costo social es dejando a la gente que se vaya…

Claro. O que se muera.

Que los familiares afuera mantenga a los que están adentro… «Que si los niñitos, no sé qué, se están muriendo con cáncer», «¡mándeles el tratamiento!»; «Que si nos los queremos llevar para tratarlos afuera», «¡llévenselos!». Mientras tanto, siguen robando todo lo que pueden. Y siguen planificando todo lo que puedan y metiendo presos a los líderes de la oposición. O manteniéndolos a la raya.

Hubo un episodio antes de Barbados que, a partir de ese momento, mucha gente que conozco, muy relevante, me dijo: «Orlando, esto fue el límite que estuve dispuesto a tolerar». Se dio lo del 30 de abril y después nos enteramos qué había realmente detrás de ese alzamiento. Usted hablaba al principio de cuáles son las concesiones o los límites que están dispuestos a tolerar los venezolanos y cómo un proceso de transición junto a criminales realmente no va a ser sino una alteración cosmética. Que se va a mantener esta dinámica delincuencial. El 30 de abril se pactó, lo supimos gracias a innumerables medios de alto nivel, un acuerdo con grupos criminales representados en Padrino López y Maikel Moreno. ¿Qué piensa de esto que se había acordado?

Una barbarie.

Por supuesto que nunca hemos tenido el papel en la mano, ¿no? Lo que ha salido no ha ofrecido una prueba como el documento del acuerdo. Pero, sea o no sea eso es una barbaridad.

Tener a un ministro de la Defensa que ha permitido crímenes de lesa humanidad, que los ha inducido con su omisión, con su silencio y que además ha permitido que los cubanos estén instalados en las oficinas del Ministerio de la Defensa, mandando y dando órdenes… Tener a un ministro de la Defensa que se ha comportado como un cobarde, como un traidor a la patria, ¡porque ese sí es verdad que es un traidor a la patria! Tenerlo en una transición es una barbaridad.

Y tener a un delincuente como Maikel Moreno, que llegó a presidente del máximo tribunal del país por palanca, porque con su prontuario jamás debió ser ni siquiera magistrado. Tenerlo, y además pidiendo plata —¡porque en eso andaba!— y pretendiendo mantenerse en el cargo… Para mí eso es una sinvergüenzura..

De verdad que gracias a Dios eso no tuvo éxito.

Coincido. De acuerdo.

Y yo espero que vayamos a una transición sin esos criminales, Orlando. Porque no habremos logrado nada con ellos.

Dentro de la Fuerza Armada Nacional y fuera del país, hay militares que son buenos y que pueden conducir a la Fuerza Armada hacia una reinstitucionalización. Ahí hay gente buena. Y, como te decía, en el campo jurídico sobran personas que pueden llevar un tribunal.

Y usted ha dicho algo clave, Tamara. Que es que nosotros nos enfrentamos a un sistema. Y el sistema va mucho más allá que la figura de Maduro. Es todo un entramado de narcotráfico, corrupción, terrorismo, etcétera. Y ese entramado termina, por su tamaño y la cantidad de recursos que tiene, afectándonos. Comprometiéndonos. Es un entramado que, estoy convencido, ha logrado diseñar a todos lo jugadores de la partida. Todos los jugadores de la partida han sido de alguna manera tocados y diseñados por el entramado para que el proceso se ajuste a sus intereses. Y ahorita se ha dado una discusión en el país por el tema de la corrupción y mucha gente a mí me ha dicho: «Hay que ser muy purista, o muy idealista, para suponer que nosotros vamos a curar eso, a apartarnos de eso ahorita; la verdad el objetivo es el chavismo y ya. Y hay que ignorar los vicios, porque este no es el momento». Yo no quiero ser tan explícito con nombres y demás, pero yo no sé si usted coincide en que aquí el problema es el sistema y que si no apuntamos y neutralizamos todos los elementos y actores del sistema, nunca vamos a salir de esto. Porque al final son los factores que tenemos dentro, los que por sus intereses impiden que esto avance. No sé si me expliqué y si coincide. 

Déjame ver si te entendí: el sistema tiene muchas ramificaciones, del lado nuestro y del lado de ellos. Es decir, el dinero que Venezuela produjo en los años dorados del petróleo que manejó Chávez, dio para todo.

Así como hay corrupción de un lado, la ha habido del otro. No es mi tema, pero sí sé que ha habido eso. Cuando empiece una transición en el país, luego de unas elecciones libres, es que viene lo bueno. Porque si tú no atajas la corrupción, el encompichamiento, no fundas o refundas las instituciones con gente proba, con gente buena, tú vas a tener a estos criminales y delincuentes de regreso, yo te apuesto, en menos de dos años.

Porque los vas a tener del otro lado, con dinero, armados, envalentonados y de oposición. Y además de eso tienes de este lado gente con vínculos directo con ellos.

¿Vamos a seguir siendo un país que no piensa en la gente, en la educación, en la reforma real, en el rescate de los valores morales y principios democráticos? Yo creo que los venezolanos, para que regresen al país, tú vas a tener que ofrecerles realmente un país con valores. Porque tú vas y le preguntas hoy en día a un venezolano, que tiene un trabajo en otro país, si regresa, te dirá que solo lo hará cuando haya una Venezuela de valores, real, de principios. Y para tener una Venezuela de valores tú necesitas gente, dentro de Venezuela, que con valores refunde la democracia. Y eso se tiene que dar en la Fuerza Armada, en todas las instituciones, en el Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Así que la convivencia con personas inmorales, con falta de valores, criminales, narcos y corruptos no va a permitir que Venezuela surja o salga adelante. Y, además de eso, creo que la gente en general para volver a creer en los partidos necesita ver que esos partidos son reformados. Porque, además de eso —de apartar el populismo, porque ese es otro cáncer que tenemos—, hay que ofrecerle a la gente lo que necesita un país para progresar. Sanear la economía, la educación y todo el sistema. Si tú no refundas a Venezuela de esa manera, tú vas a tener chavismo u oposiciónismo tomando un país rico sin que el progreso llegue.

Como te decía, si tú le preguntas a un venezolano, a cualquiera, «¿tú quieres regresar?», te contestarán: «¿A dónde? ¿A Venezuela? ¿Para qué, si eso es una rebatiña política, de un lado y del otro?».

Sí necesitas hacer bases para que los venezolanos crean de nuevo en que sí hay política que sirve, ¿no? No sé si te respondí la pregunta.

Si, creo que fuiste sumamente transparente y lo agradezco mucho. Lo agradezco porque creo que hay que empezar a hablar de esto. Yo creo que nosotros no llevamos veinte años de chavismo pese a que lo hemos hecho todo; sino que llevamos veinte años de chavismo porque ha habido mucha complicidad, el proceso se ha pervertido mucho y hay muchos intereses comprometidos. Y, ya para ir terminando, quería hablar de esto. De cómo el proceso se puede pervertir. Yo, como usted y creo que todos los venezolanos, aspiro genuinamente a que Juan Guaidó triunfe. A eso le apuesto. Más allá de él como individuo, yo creo que él representa una plataforma y una oportunidad, no solamente para los venezolanos sino para la región. Del triunfo de él depende la estabilidad de la región y la supervivencia de los venezolanos. Pero yo aspiro es a que él triunfe, él como oportunidad, no a que triunfen quienes lo rodean. Yo, y esto es una percepción completamente personal, coincido con lo que ha dicho Diego Arria, que es que esto es un Gobierno colegiado donde Juan Guaidó funciona como vocero de los partidos, del G4. ¿Usted coincide con eso?

Mira, yo quiero pensar que Guaidó piensa con su propia cabeza. Y también quiero pensar que de alguna manera él tiene su propia estrategia. Yo deseo que eso sea así. Por supuesto que dentro de su grupo político, y acuérdate que ellos forman parte del Frente Amplio, ¿no? Y el Frente Amplio reúne a personas que le deben a la justicia, por ejemplo. Y, de alguna manera, está rodeado de personas que están viendo cómo cuidan su parcela.

Claro, claro.

Su parcela política. Y eso siempre ha sido así. Eso no es de ahora, Orlando. Eso ha sido así durante muchos años de nuestra historia. La parcelita política. Lo que ocurre es que antes cuidaban la parcela pero hacían. Hoy en día los del régimen cuidan la parcela para robar y seguir en el poder. Dejaron que el país se cayera a pedazos.

Yo creo en Guaidó, como dices tú. Yo creo que los venezolanos le hemos apostado, todos, para que en manos de él y de los que lo ayudan a salir adelante, tengamos una esperanza y la capacidad de salir de esta tragedia.

Yo le diría al presidente Guaidó que se rodee de gente buena. Que se rodee de gente que no sea corrupta y no sea criminal. Hay veinticinco o veintiséis millones de venezolanos en Venezuela de dónde escoger. De dónde hacer un buen equipo. Y de ahí llevar a los venezolanos a lo que todos queremos, ¿no?

No te quiero decir con esto que todos lo que lo rodean son de alguna manera malos. Por supuesto que no. Hay otra cosa que tenemos que tener en cuenta, Orlando, que es que la pelea la están dando allá.

Claro.

La pelea es allá. Y nosotros podemos de alguna manera desde afuera apoyar. Empujar o aconsejar. Pero la pelea es en Venezuela. Realmente la supervivencia del día a día es en Venezuela. La tiranía oprime es allá. Entonces, que arme o busque la forma de avanzar sin rodearse de gente que esté comprometida para que los venezolanos podamos tener esperanza de que sí vamos a salir; pero sí vamos a salir del sistema.

Yo creo que ha sido muy injusto no apoyarse o no sumar a, por ejemplo, María Corina Machado. María Corina Machado se ha ganado su puesto en la política porque ha sido una mujer valiente y porque continúa allá. Y yo creo que no tomarla en cuenta o no sumarla es muy ingrato. Porque aunque ella no forme parte del Frente Amplio, ella forma parte de la historia. De la historia de Venezuela. Y ha sido siempre frontal y ha denunciado problemas como el que vive hoy Venezuela, que es la ocupación de grupos terroristas en nuestro territorio.

Se deberían hacer llamados a personas que acompañan a María Corina Machado. Hay magistrados que la acompañan, como Blanca Rosa Marmol. Y personas buenas, vale, ¿sabes? Y no simplemente apartarlos. Porque yo lo que veo es que si tú estás de acuerdo y le dices que sí a todo y te amoldas a esa MUD amplia y te metes en el mismo espiral, eres bienvenido; pero si tú eres opuesto, pero eres opositor y tienes tus propias ideas y les dices que ese camino no es el correcto sino este, «no te vayas por allá que es por aquí», «atiéndeme que yo también pienso, que yo también tengo personas que me asesoran y que quieren también salir de esto», no te toman en cuenta. Simplemente no estás escuchando. Nos volvemos lo que confrontamos. Porque del otro lado solo le prestan atención a quienes tienen el cassette metido en la cabeza. Tú necesitas oposición en tu equipo. Que te diga cuándo lo estás haciendo bien y cuándo lo estás haciendo mal. Tú no necesitas alguien que te diga qué hacer a la manera de ellos, sino escuchar quién te contradice. Juan Guaidó necesita rodearse de ese tipo de personas. Porque escuchar tus errores y rectificar es de sabios.

Yo le diría al presidente que sume, pero que no sume gente que resta, como gente que está involucrada en el chavismo criminal. Que sume gente que suma, que es proba e inteligente. Y que realmente tiene la capacidad de visualizar una nueva Venezuela. Eso es lo que yo le diría al presidente.

¿Es optimista?

Quiero serlo. Oye, Orlando, yo lucho para que Venezuela sea libre, vale. Y sobre todo para que mis hijos el día de mañana aunque sea la puedan visitar con tranquilidad. Y los venezolanos puedan regresar. Porque yo sé que hay muchos venezolanos que tienen a su país en el corazón.

Y Venezuela es un país hermoso. Y yo me he recorrido tantos países y tú dices: «¡Pero es que lo tenemos todo! Todo para que Venezuela sea un país de primer mundo, vale». ¿Por qué nunca hemos sido un país de primer mundo? Porque somos unos avariciosos. Esa es una cultura, de hecho, del latino. Porque si hay algo que ha unido a Latinoamérica ha sido Odebrecht. La corrupción ha unido a Latinoamérica.

Yo soy optimista porque hay gente buena en Venezuela. Porque el venezolano, en su mayoría, es bueno, es trabajador, inteligente y valiente. Que ha dado una gran y larga pelea y que no podemos, ahora más que nunca, ni doblegarnos ni quebrarnos ni cesar. Porque ahora más que nunca es que hay que seguir luchando para que ellos salgan.

Pero eso sí, Orlando, hay que salir del sistema. De un sistema de corrupción. Salir de un sistema de corrupción, de destrucción y ansias de poder. Porque donde han puesto la mano, han destruido.

Convivir con ellos no es la manera. No es la forma.

¿Cuál es para usted, Tamara, el mayor valor? 

¿El mayor? ¿De todos?

De todos.

La honestidad.

La honestidad, la sinceridad y la valentía. Esas son las tres cosas que necesita Venezuela.

La OEA discutirá resolución sobre derechos humanos en Venezuela – El Nacional – 27 de Agosto 2019

La reunión se realizará en el salón Simón Bolívar, en la sede del organismo en Washington a las 10:00 am hora local

OEA
La reunión será transmitida en directo en la Web de la OEA y contará con interpretación en español, inglés, francés y portugués | Foto: OEA (@OEA_oficial)

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos analizará este miércoles la crisis política en Nicaragua y discutirá una resolución sobre los derechos humanos en Venezuela.

La OEA detalló en un comunicado, publicado en su página web, que el análisis se realizará en el salón Simón Bolívar de la sede del organismo en Washington, a las 10:00 am hora local.

La reunión será transmitida en directo en la Web de la OEA y en su cuenta oficial de Facebook. Contará con interpretación en español, inglés, francés y portugués.

OEA

@OEA_oficial

MIÉRCOLES 28 de Agosto | Consejo Permanente de la analiza crisis política y social en y discute resolución sobre los derechos humanos en

📅 Miércoles 28 de agosto
🕒 10:00 EDT (14:00 GMT)
📍 Sede

+Info: http://bit.ly/2ZncNPy 

Venezuela, bajo el reino del terror policial por Maolis Castro – El País – 27 de Agosto 2019

La represión aumenta en los barrios pobres a manos de las Fuerzas de Acciones Especiales, una unidad de la Policía Nacional creada por Maduro, que acumula centenares de denuncias por supuestas ejecuciones extrajudiciales

Miembros de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la Guardia Nacional Bolivariana, durante una protesta en enero pasado en Caracas. En vídeo, declaraciones de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, sobre el comportamiento de la policía en Venezuela. FOTO: AFP | VÍDEO: EPV

El terror se ceba en los barrios pobres de Venezuela. Las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional está en el punto de mira por tomarse la justicia por su mano: acumula centenares de denuncias por supuestas ejecuciones extrajudiciales y una amplia lista de abusos. Los defensores de derechos humanos han alertado de que cualquiera, delincuente o inocente, puede ser ajusticiado sin mediación de tribunales por mero capricho de oficiales. Carmen Arroyo, de 52 años, afirma que el propósito de este escuadrón es mantener el control social. Su único hijo, el barbero Cristián Charris, fue asesinado por los policías en el barrio de Petare, al este de Caracas, en septiembre de 2018. “Ellos decían que había robado a otro oficial días antes, pero él estaba trabajando en la peluquería cuando eso ocurrió. Más de 600 personas firmaron una carta diciendo que mi hijo era honesto”, argumenta. Pocos reconocieron a los oficiales, vestían de negro y usaban máscaras, tenían fusiles y sus vehículos carecían de placas.

 

Su hijo fue arrestado por participar en las protestas antigubernamentales de 2017. Tras ser liberado, el hombre de 21 años no pudo conseguir un empleo. Nadie quería contratarlo por sus antecedentes penales. El 13 de mayo, oficiales de laS FAES entraron a su casa y le preguntaron su nombre, él respondió: “Luis Alfredo Ariza Gamarra”. Fue fotografiado en el salón de su vivienda, luego llevado afuera. En la calle, los testigos escucharon un disparo. “Le pusieron un arma, una gorra y dijeron que se trató de un enfrentamiento”, añade su madre.

Un total de 6.856 personas han fallecido por “resistencia a la autoridad” entre enero de 2018 y mayo de 2019, según el Ministerio Público. La ONU considera que es un número “inusualmente alto” y concluye que los cuerpos de seguridad son los presuntos responsables de cuantiosas ejecuciones extrajudiciales. En su análisis sugiere disolver a las FAES.

La recomendación ha sido desechada por Nicolás Maduro. El mandatario venezolano gritó a los cuatro vientos todo su apoyo al cuerpo armado en julio, pocos días después de conocerse el contundente informe del equipo encabezado Bachelet. “¡Qué viva las FAES!”, exclamó en un acto de graduación de oficiales, donde aprobó unos nueve millones de euros para reforzar la Policía Nacional.

Carmen Arroyo recopiló testimonios sobre la muerte de su hijo. Todos son anónimos, pocos desafían a las fuerzas de seguridad gubernamentales por miedo a represalias. Los que presenciaron el asesinato coinciden en que la escena del crimen fue manipulada para proteger a los policías. Su caso se encuentra paralizado en los tribunales, no hay detenidos. “Ni siquiera tengo acceso a una copia del expediente, pese a que me corresponde como víctima. Difícilmente se hará justicia con este Gobierno, porque necesitan meter miedo a las personas de las zonas populares para que no protestemos. Mucha gente es valiente y está denunciando, aunque él (Maduro) reafirme a sus asesinos”, explica.

La represión creció al ritmo que descendió la aprobación del chavismo. La Operación de Liberación del Pueblo, un programa de seguridad creado en julio de 2015, acumuló un pavoroso récord de denuncias por presuntas ejecuciones extrajudiciales. La actuación fue rechazada por organismos internacionales después de más de 40 masacres y cientos de crímenes. Asediado por las críticas, Maduro modificó su nombre a Operación de Liberación Humanista del Pueblo y su acción fue desapareciendo. En consecuencia, las FAES se posicionaron como el nuevo represor en los barrios.

Sus detractores dicen que es un escuadrón de la muerte diseñado a la medida del régimen. Pero W. C., un oficial que desertó de la temible policía, culpa a grupos progubernamentales de estar detrás del ensañamiento. “Los ajusticiamientos, extorsiones, secuestros y otros delitos se han disparado desde que infiltraron a colectivos dentro de los comandos, porque ellos obedecen las directrices del régimen. Los policías estamos formados para servir y proteger al pueblo. Eso es a partir de octubre de 2017, aproximadamente”. El actual jefe de la FAES, José Miguel Domínguez, es señalado en una investigación del portal Runrunes como exlíder de un colectivo del barrio de Catia, en Caracas, por estar supuestamente vinculado con homicidios desde 2000.

Cofavic, una ONG defensora de los derechos humanos, cuenta unos 9.500 casos de posibles ejecuciones extrajudiciales entre 2012 y 2018, un tercio cometidos entre 2017 y el año pasado. Casi la totalidad de las víctimas son hombres menores de 25 años. “Esto demuestra que no son hechos aislados, sino que ocurren de manera sistemática y que, lamentablemente, tienen un elemento común y transversal: la impunidad institucional”, explica Liliana Ortega, directora de la organización.

El país está sumido en una crisis de derechos humanos. A excepción del Gobierno de Maduro, decenas de países y organismos multilaterales advierten el desmoronamiento de la justicia. Ortega detalla las trabas en las averiguaciones sobre violencia del Estado. “Las líneas de investigación son precarias (…) La representación de las víctimas en las investigaciones es también muy débil. Hay una serie de carencias que son fueros de impunidad. Eso produce una multiplicación de estos crímenes en Venezuela, porque la impunidad tiene un efecto multiplicador”, zanja.

Sin Estado de Derecho por Eddy Reyes Torres – El Nacional -20 de Julio 2019

Eddy Reyes Torres

Para escribir o hablar sobre el tema al que alude el título de este artículo es indispensable referirnos primero a su reverso, esto es el Estado de Derecho, el régimen propio de las sociedades democráticas en el que la Constitución garantiza la libertad, los derechos fundamentales, la separación de poderes, el principio de legalidad y la protección judicial frente al uso arbitrario del poder.

Solo a manera de ejemplo, allí nos encontramos con disposiciones como la contenida en su artículo 19, en la cual se establece que el Estado garantizará a toda persona el goce y ejercicio irrenunciable, indivisible e independiente de los derechos humanos. También hallamos regulaciones como la prevista en el artículo 46, donde se establece que toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral; y que, como consecuencia de lo anterior, ninguna persona puede ser sometida a penas, torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Adicionalmente, en dicho artículo se estatuye que todo funcionario que, en razón de su cargo, infiera maltratos o sufrimientos físicos o mentales a cualquier persona, o que instigue o tolere este tipo de tratos, será sancionado de acuerdo con la ley.

Por la relevancia de la normativa constitucional, el propio caudillo de Barinas dio instrucciones para que la misma fuese publicada en una edición de bolsillo, casi en miniatura (y para que fuera distribuida por todo el territorio nacional), que él mismo bautizó con el significativo nombre de “la Bicha”, una denominación nada ejemplarizante porque conforme a la Real Academia Española alude a insecto, animal o persona aviesa.

Con el transcurso de los años, la Bicha (la mejor Constitución del mundo, según su progenitor) experimentó un proceso de metamorfosis kafkiana que la llevó a convertirse en el instrumento más ajustado a los execrables deseos e intereses de la revolución bonita. Todas las instituciones del Estado venezolano bajo el control absoluto de dicha revolución, han violado e incumplido a su antojo las provisiones contenidas en la carta magna. En ese sentido, los abusos y arbitrariedades han sido infinitos. Pero de los cientos de miles de casos que han registrado las ONG especializadas en el tema, vamos a referirnos a un hecho específico y reciente: la muerte del capitán de corbeta Rafael Ramón Acosta Arévalo.

El mencionado funcionario castrense fue reportado como desaparecido por su esposa, desde el pasado 21 de junio. Poco después se supo que el oficial de la Marina estaba en la lista de 13 arrestados por participar en un presunto plan de golpe de Estado y asesinato de Nicolás Maduro. El 26 de junio, Jorge Rodríguez informó al país que Acosta había sido detenido por incurrir en “los delitos de terrorismo, conspiración y traición a la patria”. Luego, el 28 del mismo mes, una comisión de la Dirección General de Contrainteligencia Militar trasladó al “terrorista”, en silla de ruedas, a la sede del tribunal militar competente, con el propósito de realizar su audiencia de presentación. Allí sus abogados constataron que tenía dificultades para hablar y que había sido sometido a torturas. Al observar su deplorable estado físico, el propio juez de la causa ordenó que el militar fuese llevado al “Hospitalito” en Fuerte Tiuna; ahí falleció en horas de la noche.

De manera arbitraria y ruin, Rafael Acosta fue torturado por dos de sus carceleros de la Dgcim: el teniente Ascanio Antonio Tarascio Mejía y el sargento segundo Estiben José Zárate. Para nadie es un secreto que esos dos jóvenes no actuaron por cuenta propia sino con precisas instrucciones de sus superiores.Y no dudo que estos últimos, con el apoyo de instancias más altas, hayan maniobrado para que los responsables directos hayan sido imputados con el delito de “homicidio preterintencional con causal”, que tiene establecido una pena máxima de nueve años de prisión.

No puede pasar por debajo de la mesa el hecho de que ese tipo de homicidio supone que la muerte de la persona fue causada ejecutando actos dolosos, con la intención de lesionarla, pero no de matarla. Como consecuencia de ello, la calificación de “con causal” implica que la muerte no habría tenido lugar sin la presencia de condiciones o situaciones preexistentes o sobrevenidas desconocidas por el homicida, o imprevistas, que no han dependido de sus actos. ¿Qué les parece?

Lo anterior explica que, en abierta oposición a los requerimientos que se han hecho internacionalmente para que en este caso se lleve a cabo una investigación imparcial, salte al ruedo Diosdado Cabello cuestionando tal posibilidad porque “la revolución confía en su propia justicia”. ¡No me jodas!

Y como si todo lo expuesto no fuera suficiente, después de mantener el cuerpo del capitán de corbeta en la morgue de Bello Monte, por varios días, la revolución de pacotilla decidió que el entierro se realizara en Caracas, bajo estrictas medidas de seguridad, contraviniendo los deseos de su familia de velarlo y enterrarlo en Maracay, donde ellos viven. De esta manera, el gobierno violó flagrantemente el artículo 46 de la Constitución, al que ya nos referimos arriba, con lo cual transgredió los derechos de la viuda y demás familiares de la víctima.

Lo acá reseñado pone de manifiesto que los venezolanos vivimos sin Estado de Derecho.

Ficciones de juridicidad chavista por Héctor Schamis – Infobae – 13 de Julio 2019

@Raymacaricatura

@Raymacaricatura

Debemos a Weber la noción de “sultanismo”. Su análisis de las formas extremas de dominación patrimonialista fue luego sistematizado por Linz en un concepto operacionalizable. Ello le dio entidad como un sub-tipo distintivo de régimen no-democrático.

En el sultanismo prevalecen la arbitrariedad del déspota, su poder discrecional, sus caprichos e impredecibles decisiones. El sistema político es de baja densidad institucional. La esfera pública y la privada tienen límites porosos, tanto que tienden a fusionarse. El sultán administra la cosa pública como si fuera su propiedad. El Estado se convierte en la extensión de sus activos.

Un paternalismo clientelar es consecuencia natural del personalismo desmedido, la distribución a discreción de premios y castigos. La dominación personalista se hace dinástica, cuasi monárquica, de ahí el nepotismo como patología. El principio de accountability—el responder por la legalidad y legitimidad de los actos de gobierno—es aquí ficticio. El Estado de Derecho se debilita hasta esfumarse, la administración de justicia no es impersonal, neutral, ni apolítica.

La justicia no tiene “venda en los ojos”, no hay juridicidad posible. El lector reconocerá a Trujillo, Noriega, los Duvallier y los Somoza, entre tantos otros, esa macondiana acuarela latinoamericana en la que los Buendía se suceden unos a otros indefinidamente, la amnesia que explica la repetición.

El chavismo también satisface estas características pero con un agregado: siempre se ocupó de recrear una cierta ficción de neutralidad del proceso legal. Es un sultanismo competente en crear la parodia de un proceso jurídico normal y lograr que todos participen en él, víctimas, familiares y opositores. Lo cual ocurre una y otra vez, sin solución de continuidad, como porfiada voluntad ante un sistema cuya única certeza es, en realidad, la injusticia y la arbitrariedad.

Nicolás Maduro, líder del régimen chavista (AFP)

Nicolás Maduro, líder del régimen chavista (AFP)

Se asume la reproducción de los rituales jurídicos habituales y se esperan resultados acordes. Se crea un espacio social que puntualiza asimetrías y jerarquías, por allí desfilan litigantes, sumariantes, testigos, jueces, fiscales, defensores y los peritos judiciales, los patólogos forenses. Y también se utiliza un vocabulario jurídico.

Pero, no obstante, todo ello ocurre por fuera del derecho, pues es una mera dramatización, de ahí lo de parodia. Los magistrados visten de toga pero el proceso está determinado de antemano, no es más que la escenografía jurídica de una asociación ilícita.

Es que las prácticas jurídicas constituyen un lugar privilegiado que rigen la producción de sentido normativo, es decir, un espacio en el que se construye, históricamente, la noción de “orden”. El chavismo no ha ignorado esta dimensión del derecho, muy por el contrario, pero la ha usado como instancia complementaria al capricho despótico con el que se administra “justicia”, subrayo comillas.

El “¡exprópiese!” de Chávez, que se escuchaba por televisión, exhibe similar obscenidad al “¡tortúrese!” que Maduro y Cabello dicen en privado. La sentencia judicial, ilegal, que sanciona la decisión arbitraria de confiscar una propiedad es similar, en tanto burla, a llevar al Capitán Acosta Arévalo a morir, literalmente, frente a un juez. En ambos lo jurídico es una vía ex post, pues actúa como esfera teatral, como espectáculo que racionaliza una decisión tomada en otro lugar y con anterioridad a cualquier diligencia judicial.

Nicolás Maduro y Diosdado Cabello (EFE)

Nicolás Maduro y Diosdado Cabello (EFE)

Son decisiones que esta dictadura no deja librada a la “aleatoriedad jurídica”, pongámoslo así, pues con ellas señala autoridad y poder, si bien son decisiones que impregna con la apariencia de legalidad. Es que con ellas continúa sometiendo a las víctimas a los crímenes y atrocidades conocidos, y a sus familias y abogados a interminables procedimientos y diligencias. Son ceremonias del abuso, desarticuladores de la cohesión social y generadores de anomia.

Nótese, “jamás ejecuté acciones que no pasaran por la fiscalía”, repitió Manuel Cristopher Figuera, ex director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en casi todas las entrevistas realizadas en su verdadera gira de medios realizada en Estados Unidos. Nadie le creyó, pero eso es menos importante que su interés en aparentar la vigencia de un cierto Estado de Derecho.

Esta brevísima “filosofía del derecho chavista” es útil para construir su retrato, pero más aún por la dimensión que adquiere en la esfera internacional. Me refiero con esto al fatídico párrafo cinco del informe de la señora Bachelet, donde dice que “El ACNUDH apoyará la evaluación de los principales obstáculos respecto al acceso a la justicia y de la Comisión Nacional de Prevención de la Tortura [que funciona bajo la Defensoría del Pueblo]… El Gobierno adoptará un calendario de diez visitas de los Procedimientos Especiales en los próximos dos años”.

Ocurre que el último informe sobre Venezuela del anterior Alto Comisionado, Zeid Ra’ad Al Hussein, en junio de 2018, ya había documentado que “dado que el Estado parece no tener la capacidad ni la voluntad de enjuiciar a los responsables de las graves violaciones de los derechos humanos, existen sólidas razones para considerar una mayor implicación de la Corte Penal Internacional en esta materia“.

Pues sería trágico que la oficina de la Alta Comisionada se haga ahora partícipe de la ficción de juridicidad chavista y, para peor, por los próximos dos años. Se trata de un retroceso que bien podría significar la legitimación internacional de la impunidad.

 

Nota: agradezco a @raymacaricatura por la ilustración que acompaña esta columna

New video shines light on massacre of indigenous group by Venezuelan government by Jim Wyss – Miami Herald – 12 de Julio 2019

New footage released shows massacre in Venezuela

RFK Human Rights and Venezuelan NGO Foro Penal released footage showing atrocities committed allegedly by the armed forces loyal to Nicolás Maduro against indigenous communities along the Venezuelan-Brazilian border in February 2019

Brutal new images of an indigenous massacre in southern Venezuela emerged Friday, almost five months after the government deployed troops to keep international aid from entering the country.

The Robert F. Kennedy Human Rights organization and the Venezuelan nonprofit Foro Penal released footage on Friday that appears to capture a government attack on a Pemón village, in which at least seven people died and 57 were injured.

The attacks came amid an attempt in February to move humanitarian aid from Brazil and Colombia into Venezuela. The government used troops to stop the deliveries. While much of the media attention was focused on the Colombian-Venezuelan border, where aid trucks were set afire amid the melee, the clashes in southern Venezuela were far more lethal.

The confrontation began on Feb. 22, when soldiers pushing into the village were confronted by the Pemón community. According to a United Nations report released July 4, three villagers were killed and 12 were wounded that day. In addition, four soldiers were captured and mistreated by the community.

The following day, the Bolivarian National Guard returned, using “excessive force” in and around the town of Santa Elena with soldiers “shooting indiscriminately from armored vehicles at close range, as well as attacks against a hospital,” the United Nations said.

Due to a lack of medical supplies, the injured had to be transferred more than 120 miles into Brazil for treatment. The area remains militarized, and more than 900 Pemón have fled the village, according to Foro Penal.

The new footage shows villagers running amid heavy gunfire and crowds carrying the bloody and wounded through the streets. In one segment, a woman is heard wailing, “Why? Why? We’re humans.”

The video emerges after the two human rights groups began collecting evidence from the area in March.

“We spoke with scores of women, men and children who survived the twin massacres by the Venezuelan armed forces. A toddler clutched his mother while his father was shot to death in front of him,” Kerry Kennedy, the president of the Robert F. Kennedy Human Rights organization, said in a statement. “The evidence of atrocities is overwhelming. All this bloodshed in retaliation for simply trying to receive international aid to feed their families.

“We hope this video helps bring to life the horror facing indigenous communities and other citizens in Venezuela every day,” she added.

“The attack and political persecution against Venezuelan indigenous Pemón people shows that the use of political repression by the government to control power has no limits,” Alfredo Romero, the executive director of Foro Penal, said. “Our indigenous peoples deserve international attention and solidarity.”

Venezuela is trapped in a deep political, economic and social crisis that has forced more than four million people to flee in recent years. The United States and dozens of other countries are pushing for leader Nicolás Maduro to step down and make way for new elections.

Maduro, 57, blames the country’s woes — including food and medicine shortages and hyperinflation — on sanctions and “economic warfare” and accuses the opposition of trying to mount coups to topple him.

Venezuela Has No Human Rights by TalCual – Latin American Herald Tribune – 12 de Julio 2019

Building a new Venezuela inexorably implies building a new system of human rights – and from the ground up. That being said, human rights are non-negotiable, and neither is the necessity of a legitimate justice that protects them

It seems a paradox, but it is not. The Constitution of 1999 is broad and diverse in the recognition of human rights, but once again the political regime that has benefited from that Constitution has reduced all human rights to cosmic dust. It is not a paradox, however, because the proclamations of the Constitution were only that, proclamations; there was no intention to comply with them. Everything was a mockery. A fraud to the Venezuelan people. The tragedy of the 21st century proves it unequivocally.

That some people don’t want to see it this way, is another thing. Just after Michelle Bachelet left the country, repression against civilians and military personnel escalated, and scandals have made international headlines. So what does the United Nations High Commissioner for Human Rights have to say about this? She was received by the “red” hegemony with much fanfare, was brazenly lied to, and, after offering her all kind of declarative guarantees, it decided to carry out more intense repression, resulting in the total violation of human rights.

States around the world have the obligation to recognize them, guarantee them and defend them. This happens in the case of democratic countries, with all the possible hurdles in the way, because there is a legality in these countries that does not operate as an appendix of the presidential power. Tyrannies have no rule of law, hence there is no observance of human rights, whatever their Constitutions, or their spokespersons, might say.

This has been, and is, the case in Venezuela under the aegis of the red hegemony. Nothing but a lot of hot air in the field of human rights, and constant and increasing widespread violations to them. Because we should be clear on one thing: human rights violations can occur in any part of the world, and as a matter of fact they do occur, but if there is a democratic state based on the rule of law, there is the possibility to deliver justice and preventing further violations. None of which is possible in despotic regimes, in which the contempt for human rights is inherent.

A country ruled by a predatory satrapy, which means it kind of survives amid a humanitarian catastrophe, increasingly isolated, and crushed by the desire for continuity in power, starting with that of its Cuban bosses, is a country where there cannot be, by definition, real human rights in any way.

There are constitutional and legal proclamations, and tons of political verbiage. But all that is part of a big fat lie. A skillful lie that has prevailed for quite a few years now.

A %d blogueros les gusta esto: