elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: DDHH

«¿Problemas de identidad? Ninguno. Lo mismo como arepas que porrusalda» por Jon Aramburu – El Correo – 12 de Febrero 2019

Ibane con su hermano Julen en el Jai Alai de Caracas/JON G. ARAMBURU
Ibane con su hermano Julen en el Jai Alai de Caracas / JON G. ARAMBURU

600 familias integran la colonia vasca en Caracas, sacudidas por la deriva de un conflicto que ha minado el país

La Euskal Etxea de Caracas se levanta en un barrio que le dicen El Paraíso, por mucho que lo sobrevuele una autovía descomunal y quede a un tiro de piedra de la Cota 905, un cerro -como llaman aquí a las favelas- considerado de los más peligrosos del distrito capitalino. El hogar se fundó en 1941, cuando los aitites de los mismos que ahora se bañan en la piscina cruzaron el Atlántico huyendo de la Guerra Civil, y la sede actual -le precedió otra en el centro- es la más grande del mundo después de la de San Francisco.

En la ciudad hay 600 familias vascas, de las que la mitad son socias. Jai Alai, cancha multiusos, un caserío de estilo vascofrancés, antaño una ikastola… Las cuotas de los socios apenas cubren el 40% del presupuesto, mientras que el resto está subvencionado por el Gobierno vasco. Por aquí han pasado desde Agirre y Leizaola hasta Amorebieta. Situada en medio de una ciudad de 10 millones de habitantes, a ratos brutal y capaz de encerrar todos los contrastes, es el oasis de quienes han decidido mantener sus raíces contra viento y marea, y a quienes la deriva de los acontecimientos no deja indiferentes.

Itziar Rodríguez y Seijó. Superviviente del bombardeo de Gernika

«Este país era el paraíso, es indignante lo que han hecho con él»

Itziar vuelve de vez en cuando a su Gernika natal.
Itziar vuelve de vez en cuando a su Gernika natal. / JON G. ARAMBURU

Itziar tenía dos añitos cuando el bombardeo de Gernika, «que me agarró en Erdikokale», y no emigró a Venezuela hasta los 19, con sus padres ya asentados en un país que les había abierto los brazos y lleno de oportunidades. «Aita había pasado por la cárcel y en la España de Franco no tenía forma de levantar cabeza». Todavía se acuerda de la Casa de Calle, «donde jugábamos a guardias y ladrones», del txitxiburduntzi y el morokil. Los comienzos nunca son fáciles e Itziar no fue una excepción a la regla. «Lloraba muchísimo y no quería salir de casa». Cinco meses pasaron hasta que acudió a la Euskal Etxea, sin otro consuelo que subir al cerro Ávila que domina Caracas, lo más parecido a las montañas de su tierra.

Pero fue empezar y ya no parar nunca. «Veníamos todos los jueves a ensayar con el coro ‘Pizkunde’, no importaba que fuera de noche porque la ciudad era segura». El clima de Caracas, su luz, la gente… «Y cómo hemos cambiado. Todo es más grosero y eso se nos ha ido contagiando. Ves la miseria tan terrible y te entran ganas de mandarlos a todos al coño su madre», masculla indignada. Y eso que Itziar, 84 años, tres de ellos lehendakari de la Euskal Etxea, no se puede quejar. Es jubilada de la Polar, la empresa que fue un emblema del país durante décadas, así que además de la pensión recibe dos cajas de alimentos y otras dos de cerveza… con las que da de comer a cuatro familias. «El mecánico no me cobra un centavo, la peluquera tampoco», desliza.

Pero el amago de sonrisa no tarda en desaparecer. «Es doloroso acabar viviendo de la caridad de los demás, se pierde hasta la vergüenza de pedir. Pero, ¿qué haces si tienes hijos?». Itziar vuelve cada año a Euskadi. Tres meses. «Para mí es un balón de oxígeno. Nunca pensé que fuera a tener una vejez tan preocupante, angustiada siempre por lo que veo a mi alrededor. En Gernika respiro, me siento en el Parque de los Pueblos de Europa y me basta con un libro. Oigo los pájaros, los patos, no necesito más nada». Antes del 7 de marzo, la fecha de su partida, oirá misa en la Euskal Etxea. Como Itziar, el padre Odriozola, jesuita, tampoco arroja la toalla.

Antonio Arriaga. Pediatra

«Vivimos no en una dictadura, sino entre delincuentes»

Antonio Arriaga se siente vasco y venezolano.
Antonio Arriaga se siente vasco y venezolano. / JON G. ARAMBURU

Antón no tiene ningún conflicto entre sentirse vasco o venezolano, «lo mismo me gustan las arepas que la porrusalda». Hijo de padre guerniqués y madre duranguesa, recuerda que «los bilbaínos nacemos donde nos da la gana» y afea la conducta a quien pone en cuestión sus orígenes por haber nacido en América. «Apunta. Soy Arriaga Agirre Gerrikaetxebarria Bernaola, ¿te sirve?» La de Antón es una historia que resume muy bien la de sus paisanos. «Mi ama nunca ha pensado en volver, y eso que lleva 70 años aquí y no ha perdido la ‘z’ marcada».

A este pediatra de 67 años, «jubilado, pero con dos trabajos», le duele lo que han hecho con este país, «el más rico del mundo, pero saqueado sin misericordia». Desde su atalaya en el hospital tiene una visión privilegiada de lo que ocurre a su alrededor. «Hay hambre, hay necesidad, no hay máquinas de diálisis ni tratamiento de quimio, la desnutrición infantil es bárbara…», enumera. «Este año se esperan millón y medio de casos de malaria, cuando esa era una enfermedad erradicada en los 40», desgrana como quien habla de las plagas bíblicas.

Pero Antón es optimista. «Saldremos de ésta, no me preguntes cuándo. El problema son los militares, más preocupados por proteger su estatus que por defender al país. Esto no es una dictadura, es una banda de delincuentes», explica mientras clasifica un envío de siete cajas de medicamentos que les ha llegado desde Bilbao gracias a la fundación Tierra de Gracia, formada por venezolanos residentes en Euskadi, y que luego se repartirán entre los más necesitados de la colonia vasca.

– ¿Y qué es lo que más echa de menos del País Vasco?

– Ir al caserío de la familia en Mañaria y que te digan en cuanto entras por la puerta: «Tú siéntate y come. Vino, chorizo…», enumera con los ojos entornados.

Ibane y Julen Azpiritxaga. Savia joven para la Euskal Etxea

«No quiero un baño de sangre y menos por un carajo atornillado al poder»

Ibane y Julen, las nuevas generaciones de la colonia vasca.
Ibane y Julen, las nuevas generaciones de la colonia vasca. / JON G. ARAMBURU

Ibane, 23 años, es el presidente de la Euskal Etxea,su salón de juegos y el de su hermano Julen, 22, desde que ambos tienen memoria. Descienden de emigrantes de Algorta, Durango y Pasaia, localidad esta última donde Julen -el único de los dos que habla euskera- pasó año y medio después de que se metiera en aprietos por su condición de líder estudiantil y su madre le largara de vuelta «para evitar disgustos».

¿Cómo consigue un venezolano de segunda generación mantener las raíces a 7.100 kilómetros de distancia? «Mi padre era el perejil de todas las salsas. El que cocinaba, bailaba, presidía… lo hemos mamado toda la vida. La identidad vasca es muy marcada, y por supuesto que hemos tenido que superar clichés como el de terrorista o separatista. Pero estamos acostumbrados, venimos de una familia muy perseguida. Mi aitona era gudari en la Guerra Civil y, después de cumplir cárcel y de que le intercambiaran por unos italianos, cruzó el Atlántico en un vaporcito de 50 cv. para empezar una nueva vida y aquí trabajó de espía para la CIA». Eso, definitivamente, tiene que imprimir carácter.

Ahora, 70 años más tarde, Ibane y Julen muestran sus cautelas por la deriva del conflicto venezolano. El primero cree que el apoyo internacional a Guaido y el bloqueo económico a Maduro se va a traducir en una hambruna cuando el combustible empiece a escasear. «Esto es una olla en ebullición», resume. Julen, por su parte, tiene esperanzas. «Yo creo que este régimen sale, lo que está por ver es si por las buenas o por las malas. No quiero que haya derramamiento de sangre y menos aún por un carajo atornillado al poder».

Luis Trincando. Impresor y editor

«Yo he sido de la izquierda abertzale y me indigna que defienda a Maduro»

Luis Trincando, un bilbaíno en Venezuela.
Luis Trincado, un bilbaíno en Venezuela. / JON G. ARAMBURU

Luis Trincado no tiene pelos en la lengua y llama a las cosas por su nombre. A este bilbaíno de 60 años, nacido en la clínica del Doctor Usparitza, la vida le llevó a militar en la izquierda abertzale -donde coincidió con Victor Galarza y Sebastian Etxaniz, los dos repatriados por Chávez-, la misma contra la que ahora arremete por la defensa que esta hace del régimen de Maduro. «Me indigna que defiendan a un tipo que encarna todos los vicios: tortura, detenciones arbitrarias, masivas operaciones de limpieza, chantaje, contrabando, narcotráfico… los derechos humanos pisoteados» dispara como una ametralladora.

«No se puede decir que eres revolucionario y aguantar esta vaina», repite mientras clava los ojos. «Hay que tener poca vergüenza para llamar fascista a Guaidó o a cualquiera que luche aquí contra la dictadura». Luis es secretario general de organización del Partido La Causa Radical, fundado por sindicalistas en los años 70, trabajó de editor y creó una imprenta, aunque eso fue antes de que el país exigiera pagar con dólares el papel, la tinta o los repuestos. «Esta gente está expoliando VenezuelaCrudo, madera, metales… Arramblan con todo».

Luis no visita Bilbao desde 2001, cuando trajo a su madre. Si le preguntan qué echa más en falta responde sin dudar que «mi única religión, el Athletic, y a su profeta, San Mamés», desliza con una sonrisa, la primera de toda la entrevista, mientras alaba la labor en defensa en el partido ante el Barça y el debut de Kodro. Siente cierta añoranza de aquel Bilbao industrial, proletario, sucio y lleno de humo, pero confiesa su admiración «por cómo lo dejó Azkuna». «Me siento muy vasco, orgulloso de nuestra cultura y tradiciones. Pero yo elegí Venezuela y no me arrepiento». Y lanza un guiño. «Mi abuelo era suscriptor de EL CORREO. Jesús Trincado Agramonte. Pon eso».

Declaración del Grupo de Lima – 4 de Febrero 2019

Los Gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú, miembros del Grupo de Lima, expresan lo siguiente:

1. Reiteran su reconocimiento y respaldo a Juan Guaidó como Presidente Encargado de la República Bolivariana de Venezuela en atención a su Constitución. Saludan la decisión del creciente número de países que ha reconocido al Presidente Encargado Juan Guaidó y hacen un llamado a la comunidad internacional para que le brinde su más fuerte respaldo, así como a la Asamblea Nacional, en sus esfuerzos por establecer un Gobierno de transición democrática en Venezuela.

2. Acogen con gran satisfacción la solicitud del Presidente Encargado Juan Guaidó de incorporar al legítimo gobierno de Venezuela al Grupo de Lima y le dan la bienvenida.

3. Acuerdan reconocer y trabajar junto a los representantes designados por el gobierno del Presidente Encargado Juan Guaidó en los respectivos países.

4. Observan que las iniciativas de diálogo propiciadas por diversos actores internacionales fueron manipuladas por el régimen de Maduro, transformándolas en maniobras dilatorias para perpetuarse en el poder y, por lo tanto, consideran que toda iniciativa política o diplomática que se desarrolle debe tener por objeto apoyar la hoja de ruta constitucional presentada por la Asamblea Nacional y por el Presidente Encargado, Juan Guaidó, que busque una transición pacífica entre los venezolanos, que logre la salida del régimen dictatorial de Maduro, permita la convocatoria a elecciones y el restablecimiento de la democracia en Venezuela.

5. Hacen un llamado al restablecimiento inmediato de la democracia en Venezuela mediante la celebración de elecciones libres y justas convocadas por las autoridades legítimas, de acuerdo a estándares internacionales y tan pronto como sea posible. Estas elecciones deben llevarse a cabo con garantías suficientes, con la participación de todos los líderes políticos y con observación internacional, además de la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral.

6. Condenan las persistentes y serias violaciones a los derechos humanos cometidas en Venezuela. En este sentido, rechazan los actos de violencia y represión de manifestaciones populares por parte de las fuerzas de seguridad que han causado numerosos muertos, heridos y detenciones.

7. Urgen el restablecimiento de la plena libertad de prensa, el fin de la censura y la normalización del funcionamiento de los medios de comunicación cuya operación ha sido arbitrariamente impedida por el régimen de Maduro.

8. Reiteran la importancia de aplicar efectivamente la Resolución del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobada el 27 de septiembre de 2018, “Promoción y protección de los derechos humanos en la República Bolivariana de Venezuela”. Urgen a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos a responder de inmediato a la grave situación de los derechos humanos en ese país.

9. Expresan su profunda preocupación por la situación de los presos políticos en Venezuela y exigen su liberación inmediata; asimismo, demandan que se garantice la integridad física de los miembros de la Asamblea Nacional.

10. Reiteran su profunda preocupación por la grave situación humanitaria en Venezuela causada por el régimen de Maduro. Consideran imperativo que se garantice el acceso a la ayuda humanitaria para satisfacer las necesidades urgentes de los venezolanos. Hacen un llamado a las Naciones Unidas y sus agencias y a la comunidad internacional para que estén preparadas a brindar asistencia humanitaria a la población en ese país.

11. Hacen un llamado a la Fuerza Armada Nacional de Venezuela para que manifieste su lealtad al Presidente Encargado en su función constitucional de Comandante en Jefe de la misma. Asimismo, instan a la Fuerza Armada Nacional a no impedir el ingreso y el tránsito de la ayuda humanitaria a los venezolanos.

12. Reiteran su preocupación por el éxodo provocado por la crisis política, económica y social en Venezuela, y señalan su estrecha conexión con la ruptura del orden constitucional. Asimismo, reconocen el esfuerzo de los países de acogida y subrayan la necesidad de apoyar y fortalecer su capacidad de atención y respuesta humanitaria, mediante la facilitación de su acceso a los recursos requeridos.

13. Toman nota de la Resolución 1/2019 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que otorgó medidas cautelares a favor de Juan Guaidó y su familia, y exigen su inmediata implementación.

14. Repudian las medidas del Tribunal Supremo de Justicia, controlado por el régimen de Maduro, de prohibir la salida del país al Presidente Encargado Juan Guaidó y de bloquear sus cuentas y bienes en Venezuela.

15. Destacan el papel fundamental que el Tribunal Supremo de Justicia legítimo ha desempeñado en la apertura del proceso de transición democrática.

16. Hacen un llamado a los miembros de la comunidad internacional para evitar que el régimen de Maduro realice transacciones financieras y comerciales en el extranjero, que tenga acceso a los activos internacionales de Venezuela y que pueda hacer negocios tanto en petróleo, oro u otros activos.

17. Finalmente, reiteran su apoyo a un proceso de transición pacífica a través de medios políticos y diplomáticos sin el uso de la fuerza.

La izquierda y el autoritarismo por Héctor E. Schamis – El País – 3 de Febrero 2019

El verdadero progresismo no convive con dictadura alguna

La izquierda y el autoritarismo
EFE

En los años setenta, durante la presidencia de Jimmy Carter, el Departamento de Estado había iniciado una agresiva política de promoción de derechos humanos con especial énfasis en las dictaduras del cono sur de América Latina. En coordinación con la OEA y la CIDH, ello continuó en los ochenta con Ronald Reagan y George H. W. Bush en la Casa Blanca.

El embajador de Estados Unidos era Harry Barnes Jr., un diplomático de excepción y un demócrata de principios. Cuando Barnes presentó sus credenciales a Pinochet en 1985 le dijo que “los defectosde la democracia se curan con más democracia”. Pinochet no pudo contener su ira: “¿Desde cuándo son los embajadores árbitros de nuestros problemas internos? No somos colonia ni esclavos de nadie”.

Eso como contexto, pues en el drama de aquella noche de 1988 el embajador Barnes levantó el teléfono varias veces. Primero para hablar con sus colegas de otros países democráticos. Luego para hablar con Pinochet, a quien le manifestó que el gobierno de Estados Unidos le exhortaba a reconocer su derrota e iniciar la transición democrática tal cual estaba estipulado por su propia Constitución, la de 1980.

La llamada en cuestión convenció al general Fernando Matthei, Comandante de la Fuerza Aérea, dela inconveniencia de no reconocer el resultado. Tanto que fue el primer integrante de la Junta deGobierno en dar a conocer el resultado a los periodistas, ignorando al propio Pinochet. Fait accompli,hecho consumado.

La Concertación por el no —alianza de centro-izquierda entre Democristianos, Radicales y Socialistas que enfrentó a la dictadura—reconoció y agradeció la intervención del Embajador Barnesen innumerables ocasiones. Quien aquí escribe escuchó esta historia contada por los protagonistas decenas de veces. Un fraude electoral fue así sorteado, la democratización fue posible.

Si hace el lector fast forward, verá que Maduro le pidió prestado el script a Pinochet, nótese el lenguaje. El Embajador Barnes bien podría haberle prestado el suyo a Luis Almagro, o a Marco Rubio que se ha puesto a Venezuela al hombro en el Senado.

La izquierda de hoy, sin embargo —Noam Chomsky y sus seguidores, Bernie Sanders y los ultra liberales del Partido Demócrata, el laborismo de Jeremy Corbyn, las mascotas con ventrílocuos en La Habana o en Pdvsa— no parece tener libreto alguno, solo tiene confusión e hipocresía. No es capaz de explicar porqué la intervención de Estados Unidos y otras democracias fue válida para que Pinochet no cometiera fraude electoral y saliera del poder, pero no es válida para que Maduro haga lo propio después de haber cometido varios fraudes electorales.

Si es porque Maduro se define de izquierda, son ingenuos o cómplices. Según la Cepal, el índice de pobreza en Venezuela es cercano al 90% y ya era de 48% en 2014. Casi 3.5 millones de Venezolanos han emigrado, en la crisis de refugiados más grande en las Américas en toda la historia. Y el régimen ha sido denunciado ante la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad.

Solo se trata de una organización criminal en el poder. Los jerarcas chavistas son billonarios, el grueso de sus activos está en Estados Unidos. Es que hay una premisa de la política que el régimen de Maduro ha violado. La misma dice que ningún gobierno, sea de derecha o de izquierda,autoritario o democrático, busca el sufrimiento de su propio pueblo. Es una máxima que no tiene validez para Venezuela: Maduro ha buscado deliberadamente el saqueo de su país y el sufrimiento de su pueblo.

El verdadero progresismo no convive con dictadura alguna, no evalúa si los derechos humanos son violados por la izquierda o por la derecha. Progresismo es entender el valor supremo de la libertad en un Estado Constitucional, el principio que establece la separación y el equilibrio de poderes, única manera de proteger los derechos fundamentales de las personas. Y sabe que ello solo se logra en democracia.

Es fundamental la activa intervención del mundo democrático para acelerar la partida de Maduro del poder, ya mismo, hoy, en realidad ayer. Así lo entendieron el embajador Barnes y la centro-izquierda chilena en aquel momento decisivo para la transición chilena, que a su vez fue imprescindible para toda la región.

Treinta años más tarde, la supervivencia de la democracia en América Latina depende de la democratización de Venezuela.

Venezolanos en Navarra apoyan a Guaidó frente a la “usurpación” de Maduro – Diario de Navarra – 3 de Febrero 2019

Protagonizaron este sábado un acto reivindicativo en Pamplona, con una marcha entre Merindades y Carlos III

Un momento del acto protagonizado ayer por venezolanos en Pamplona, que empezó en Merindades.

Un momento del acto protagonizado ayer por venezolanos en Pamplona, que empezó en Merindades.

La comunidad venezolana residente en Navarra apoya al autoproclamado presidente interino Juan Guaidó y exige que cese la “usurpación” de la presidencia del país por parte de Nicolás Maduro.

Así lo expusieron durante un acto que celebraron en el centro de Pamplona, por medio de una manifestación que arrancaron en la plaza de Merindades y finalizaron junto al Monumento al Encierro tras recorrer parte de Carlos III.

“El presidente de la Asamblea Nacional, poder en el que están representadas todas las fuerzas políticas como resultado de las elecciones legislativas celebradas en 2015, es el diputado Juan Guaidó. Por lo tanto, es a él a quien corresponde el ejercicio de la presidencia interinamente hasta la convocatoria de elecciones libre y democráticas”, señalaron por medio de un comunicado firmado por Eglee Torres , presidenta de la Asociación Venezolana de Navarra (Asvena); Visy Alexandra Ordóñez, secretaria; Blanca Rodríguez, tesorera; y, como asesores, Sandra Guevara (diplomática en carrera jubilada del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores) y los abogados Ignacio Pages y Carlos Ochoa.

“VIOLACIONES” DE DERECHOS

La comunidad venezolana de la Comunidad foral, en su línea crítica contra el “régimen” de Maduro, denunció “las graves y sistemáticas violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas y armadas y la policía política contra manifestantes pacíficos y desarmados que reclaman el retorno a la democracia”. Según aseguró en su comunicado, “el uso indiscriminado de la fuerza se ha cobrado unos 50 fallecidos y casi un millar de detenidos -entre ellos menores de hasta 12 años de edad-, a quienes se les procesa ilegítimamente gracias a la complacencia de jueces y fiscales que forman parte del Poder Judicial controlado por el régimen”.

A juicio de los venezolanos afincados en territorio navarro, el mandato de Nicolás Maduro como presidente culminó el pasado 10 de enero. “En esa misma fecha, se juramentó para un nuevo periodo ante un Tribunal Supremo a su medida, contraviviniendo el orden constitucional”, fijaron en el comunicado, para además tildar de “ilegales” los resultados de las elecciones que tuvieron lugar en mayo de 2018. “Entre otras irregularidades del proceso, se ilegalizó previamente a los principales partidos y se encarceló o inhabilitó políticamente a los principales líderes opositores”, declararon. “Venezuela confronta la más graves crisis humanitaria y migratoria de su historia, y el régimen ha impedido la ayuda humanitaria llegando al extremo de declararla inconstitucional”.

Amnistía y goteo militar por Ibsen Martinez – El País – 29 de Enero 2019

El ofrecimiento de amnistía para el sector militar busca perforar el pretoriano blindaje ideológico con que Chávez y Cuba hicieron del Ejército venezolano un monolítico partido armado del chavismo

Manifestantes a favor del plan de Guaidó para ofrecer amnistía al Ejército.
Manifestantes a favor del plan de Guaidó para ofrecer amnistía al Ejército. L. ROBAYO AFP

Los sorpresivos movimientos de la dirigencia opositora democrática venezolana, encabezada hoy por el valeroso presidente interino Juan Guaidó, han sido crecientemente apoyados por la comunidad internacional. Resultaron todos a la vez tan efectivos en lograr la movilización general de las fuerzas antidictatoriales de todo el país que han llevado al dictador, Nicolás Maduro, a desplegar toda clase de recursos represivos.

Muchísimas de las muertes registradas durante el mes que termina lo han sido a manos de la FAES (Fuerza de Acciones Especiales) de la Policía Nacional Bolivariana, infame grupo de exterminio policial especializado en la ocupación militar profiláctica de las barriadas caraqueñas. Ocupaciones que, periódicamente, han venido seguidas de masivas ejecuciones extrajudiciales. Como en el pasado, la PNB y la Guardia Nacional Bolivariana, han contado con el auxilio del rabioso paramilitarismo motociclístico.

La vesanía y bestialidad desatada esta vez por el usurpador Maduro es tal que en sus tribunales hay jueces capaces de dictar, contrarreloj, sentencias de reclusión en cárceles peligrosísimas y enjuiciamiento por rebelión ¡contra niños y niñas! Los menores han sido secuestrados a cielo abierto por esbirros del régimen para escarmiento de sus familiares y vecinos, en el curso de pacíficas manifestaciones de protesta.

La lista de violaciones a los derechos humanos podría hacerse interminable y por eso aquí nos detenemos para señalar lo que singulariza esta ola de protestas y de represión de todo lo que habíamos visto en Venezuela en los últimos tiempos: la decidida intención de Guaidó, de la facción opositora que él representa y de la inmensa mayoría de la masa opositora que lo sigue entusiasta, de ir al encuentro de los militares echando por delante la palabra amnistía.

La idea de una ley de amnistía que, mediando un régimen especial de transición, otorgue beneficios procesales a aquellos oficiales que contribuyan activamente a la restauración de un orden democrático, sin duda no es nueva en el mundo. Hay doctores del Derecho penal que la asocian, con purista rechazo, al recurso estadounidense de negociar niveles de imputabilidad a cambio de testimonio incriminador.

Sea como fuere, lo cierto es que enarbolar tal ofrecimiento en la actual crisis de Venezuela, revela una audaz e incisiva creatividad política de gran efecto desorganizador en la cada día más acorralada camarilla de Maduro.

El ofrecimiento de amnistía para el sector militar busca perforar el pretoriano blindaje ideológico con que Chávez y Cuba hicieron del Ejército venezolano un monolítico partido armado del chavismo, un cómplice mayor de todos los crímenes de la camarilla narcomilitar. Las reacciones de Maduro dejan ver que la estrategia de Guaidó comienza a lograrlo.

La única defensa de Maduro ha sido su retórica antiimperialista, de allí la bochornosa pantomima de tote mañanero y navales. Para el usupador, perder la lealtad absoluta del único factor de poder que queda por unirse a los esfuerzos por una transición pacífica significará una catástrofe.

No es un elemento menor de esta iniciativa el que quien la ofrece lo haga desde su legítima —y ya universalmente reconocida— condición de presidente interino. Su inequívoca intención es recuperar para el poder civil la sujeción del ámbito militar.

La oferta de una reglada amnistía a los militares ataca lo central del impassevenezolano al premiar la desobediencia a un régimen tiránico y criminal a cambio de hacer viable una transición que conduzca en breve a unas elecciones libres.

Maduro quiere de los militares una improbable Playa Girón; Guaidó los invita a obedecer a un Gobierno civil libremente electo. La proposición no es en absoluto dilemática. De allí provendrá, lo veremos, su indetenible influencia entre los oficiales medios. Bajar el costo de cambiar de bando es la gran fortaleza de la Ley de amnistía.

 

HRF aplaude reconocimiento internacional de Juan Guaidó – 24 de Enero 2019

unnamed-8.jpg

NUEVA YORK (24 de enero de 2019) — Human Rights Foundation (HRF) aplaude las declaraciones realizadas por numerosos jefes de Estado reconociendo oficialmente a Juan Guaidó, líder de la asamblea nacional electa democráticamente y controlada por la oposición, como presidente interino de Venezuela. Las declaraciones —realizadas hasta este momento por los presidentes de ArgentinaBrasil, Colombia, Paraguay, ChileCosta RicaGuatemalaPerúEcuador, los Estados UnidosCanadáAlbania y Kosovo; así como por el Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, y la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad,Federica Mogherini— se dan en medio de protestas multitudinarias a nivel nacional demandando la renuncia del dictador Nicolás Maduro. HRF exige al régimen de Maduro a abstenerse de utilizar la violencia en contra de manifestaciones pacíficas, renunciar y permitir que se lleven a cabo elecciones libres y justas a la brevedad.

“Los venezolanos tienen décadas abogando por su libertad. Las primeras protestas en contra de Maduro llegaron a los titulares internacionales en 2014. Desde entonces, el pueblo venezolano se ha volcado a las calles para oponerse al régimen. Finalmente, cinco años después, la comunidad internacional los ha escuchado”, dijo Thor Halvorssen, presidente de HRF. “Es escandaloso que les haya tomado tanto tiempo reconocer al chavismo por lo que es, pero me alegra que finalmente se hayan unido a la lucha. Reconocer oficialmente la legitimidad del único poder electo democráticamente en Venezuela es un primer paso fundamental. Espero que, con el apoyo internacional, los venezolanos finalmente puedan conseguir la justicia y democracia que tanto han esperado”.

Nicolás Maduro ha gobernado Venezuela desde el 2013, tras unas elecciones fraudulentas celebradas al poco tiempo de morir Hugo Chávez, quien lo había designado como su sucesor a dedo. Desde entonces, ha continuado el régimen dictatorial de Chávez, destruido la economía del país y utilizado a las fuerzas de seguridad para reprimir violentamente a los disidentes. En 2017, con la ayuda de un Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) servil al chavismo, desbandó a la asamblea nacional electa por voto popular y controlada por la oposición, ordenó desconocer sus decisiones y, en su lugar, dio luz verde a la creación de una asamblea constituyente oficialista, transfiriendo a esta las facultades legislativas. El pasado lunes, el TSJ chavista declaró nulos y sin efecto todos los actos realizados por la asamblea nacional en 2017, 2018 y 2019.

Juan Guaidó asumió la presidencia con base en el artículo 233 de la Constitución de Venezuela, el cual establece que el presidente de la asamblea nacional “se encargará de la presidencia” tras el “abandono del cargo” del jefe de Estado.

HRF es una organización sin fines de lucro, independiente y apolítica, que promueve la defensa de los derechos humanos a escala mundial, con énfasis en sociedades cerradas.

El vergonzoso apoyo de Bildu a una dictadura siniestra por Iñaki Anasagasti – Blogs Deia – 24 de Enero 2019

download.jpgA los hombres y a los partidos hay que juzgarles por sus hechos, y los hechos y las declaraciones de Bildu apoyando a un dictador son vergonzosas. Y digo Bildu porque EA, la EA de Garaikoetxea, Irujo, Azkarraga, siempre adversó la dictadura chavista, pero ahora Urizar calla.

Bildu se une en su apoyo a Maduro a los gobiernos de Corea del Norte, Turquía, Cuba, Rusia, Nicaragua, Bolivia y países de este baremo democrático como sabemos. Si, ya sé que lo que se pretende es anular la legítima presidencia de Juan Guaidó diciendo que le apoya Trump. Y es verdad, pero también Canadá, Costa Rica, la UE, Chile y la mayoría de los países serios democráticos de América. No dice Bildu que la verdadera injerencia en Venezuela y desde tiempos de Chávez es la cubana, con 22.000 efectivos encriptados en las Fuerzas Armadas, la inteligencia militar, la sanidad, los aeropuertos, la expedición de documentación, el sistema electoral, y los puntos claves del gobierno de Maduro. Un país cuya vaca petrolera es Venezuela, necesita controlarlo todo con su mente totalitaria. Y en eso están.

Para que Venezuela salga de esta dictadura ha de lograr que los militares respeten la Constitución y sacar del país a todos los cubanos que mal gobiernan Venezuela. Y Cuba no es una democracia. Tras su régimen hay sesenta años de una dictadura feroz que nació de un golpe de estado en 1959.

El martes estuve en radio Euzkadi. A las nueve le entrevistaba Dani Álvarez al secretario general de Sortu Arkaitz Rodríguez. Tras la entrevista, fuera de micrófono y en la sala tuvimos un intercambio de palabras. Le pregunté por lo que han mantenido en secreto hasta ahora y ha sido el viaje clandestino que ha hecho a Caracas a la ilegítima toma de posesión de Maduro el pasado 10 de enero. Yo sabía además que había pedido entrevistarse con la directiva del Centro Vasco de Caracas y los junteros se negaron. Hicieron bien. Pero por si acaso en su Gara de cabecera nada dijeron de este viaje. Algo les debe parecer mal del régimen madurista para que no lo publiciten como publicitaron el encuentro de Otegi con Zapatero.

Le invité a acudir a la concentración que este pasado miércoles 23 tuvimos en todas las capitales vascas, y en todas las ciudades del mundo donde hay venezolanos, en el aniversario de la fuga del país del dictador, general Marcos Pérez Jiménez. Me dijo que ni loco. Eso es lo que saco en conclusión sobre quienes son las amistades antidemocráticas de Maduro, Cuba, Corea, Venezuela, Turquía… y Bildu. Y uno se define por sus amigos y por sus enemigos. Es la prueba del algodón.

Aquí en Euzkadi hay una plataforma de todas las izquierdas que se llama “Venezuela Aurrera” y que ha hecho llamamientos para apoyar a Maduro este viernes. Están en su derecho de fotografiarse y hacerlo. Pero ¿saben cuál es la diferencia entre ellos y nosotros?.

Muy sencilla. Ellos solo concentran a activistas de la llamada Izquierda Abertzale, de todas esas mínimas plataformas de compañeros de viaje y de la Izquierda Internacionalista, pero no a venezolanos. No los tienen. Una tortilla de patatas sin patatas. Nosotros concentramos solo a venezolanos y vasco venezolanos. Y eso se ve en todas las elecciones que ha habido y que se han realizado en el consulado de Bilbao. El 95% de los votantes son antichavistas. Un 5% es chavista. Y eso es documento oficial. Por eso en la última conferencia de la Fundación allí estaban treinta bildutarras con Tasio Erkizia al frente.

Hoy he estado en Jaque. Me ha tocado en el panel con Maite Ubiria. Tenía dos reflexiones. Guaidó ha dado un golpe de estado y se ha autoproclamado presidente. Y la segunda es que ésto se resuelve con elecciones.

A la primera le he dicho que si lo de Guaidó es un golpe de estado, ¿Por qué critican que desde la más profunda españolidad se diga que la aprobación de la independencia en el Parlamento catalán eso si no es un golpe de estado?. ¿Dónde está la diferencia no habiendo violencia más que solo por parte de las fuerzas represoras del régimen chavista?. ¿Por qué esa doble vara de medir?. Y lo de presidente autoproclamado, simplemente decir que si internacionalmente nadie serio reconoció la elección fraudulenta de Maduro el año pasado y no lo reconocen ahora, ¿Por qué si se aplica el artículo contemplado en la propia constitución bolivariana para estos casos se le tilda de autoproclamación cuando es simplemente el cumplimiento de la ley y es un presidente provisional encargado?. ¿Por qué manipulan?.

Y sobre la mediación internacional, eso está muy bien y lo queremos todos, pero ha habido 8 intentos de mediación, incluyendo al Vaticano llegando al extremo de que las últimas mediaciones y negociaciones celebradas en República Dominicana, Maduro persiguió a los negociadores y los inhabilitó políticamente. El anterior presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges que estuvo en Bilbao el pasado mes de diciembre, vive en Colombia inhabilitado por que Maduro no tolera su discrepancia. Dos no negocian si uno no quiere y si además te encarcelan.

Me van a permitir que de manera sucinta aclare algunas dudas sobre la situación de Venezuela, ante las preguntas que me formulan.

1.- Hugo Chávez era un militar. Como Franco. Dio un golpe de estado contra el gobierno legítimo y democrático de Carlos Andrés Pérez. Fue encarcelado. Murió en aquella asonada irresponsable y obscena gente inocente entre ellos Gaizka Etxearte, hijo del delegado del Gobierno Vasco en Venezuela. Iba al colegio. Nadie ha reparado nada. ¿Le gustan a Bildu los militares en el poder?. ¿No se han sacudido todavía esa mentalidad de ETA militar?. ¿Son demócratas?.

2.- Se puede ser comunista como los chinos, pero ¿comunista tipo ”exprópiese”, líder bolivariano con ridícula casaca roja y abanderada, pero por qué se apoya la ineptitud, la garrulería, la persecución política, el encarcelamiento, el cierre de medios de comunicación, el manejo desastroso de la economía, llevar al país a una crisis humanitaria tan espantosa como ha llevado el chavismo a Venezuela con más de cuatro millones de venezolanos abandonando su país andando y decir que ese es el régimen que hay que apoyar?. ¿Por qué esa izquierda no tiene un mínimo sentido crítico y de respeto a los derechos humanos ?. ¿Por qué no se van a vivir a Venezuela a pasar calamidades?.

3.- Por que sacan a pasear esa fraseología trasnochada, ridícula y tóxica de que esta es una operación de la oligarquía internacional cuando saben que es mentira?. Aquí la única oligarquía es la madurista y la comunista que se ríe del pueblo y no quiere elecciones libres, con observación internacional y votación con papeletas no con máquinas electrónicas programadas para hacer un fraude?.

4.- ¿Por qué se critica ahora a Juan Guaidó, hijo de un taxista de Canarias, llamándole oligarca por estudiar en la Universidad de los jesuitas de Caracas, la UCAB, cuyo rector ha sido el P. Luis Ugalde de Bergara, un hombre comprometido con lo social desde siempre y que desde la propia izquierda les ha dicho que el chavismo de izquierda solo tiene su manipulación?. Los jesuitas de Venezuela han estado con la teoría de la liberación y la defensa de los derechos humanos y por eso la Universidad Católica es perseguida y sobrevive a muy duras penas.

5.- ¿Por qué Bildu no respeta los derechos humanos?. La mínima parte de los abusos que hace su mal llamada izquierda amiga en Venezuela en Euzkadi sería motivo para incendiar el país. Y sin embargo les encanta que un Tirano, maleducado, vociferante que se ríe de su pueblo y lo condena al hambre y a la emigración.

6.- ¿Por qué se le critica a Juan Guaidó el tomar posesión en la calle cuando previamente el corrupto Tribunal Superior de Justicia de Venezuela había inhabilitado a toda la Asamblea Nacional y corrían todos los parlamentarios el riesgo de ser detenido?. ¿No tienen materia gris para pensar que al presidente de la Asamblea Nacional lo que le hubiera gustado hubiera sido jurar su cargo en el Capitolio?. ¿Por qué mienten?.

7.- ¿Por qué habla esta izquierda de absoluta pacotilla de la lucha contra la pobreza de Chávez y Maduro cuando ésta ha pasado de un 33% a un 71%, en menos de quince años, sumándole a esto el haber arruinado toda la industria petrolera, y permitiendo que el narcotráfico elija Venezuela como asiento a sus fechorías?. ¿No tiene nada que decir la IA ante ésto?. ¿Es incapaz de analizar que el presidente Rafael Caldera dejó el barril de petróleo a 9 dólares y con Chávez llegó a 110 dilapidando toda esa riqueza?.

8.- Yo le conocí a Juan Carlos Monedero en Caracas. Asesoraba al gobierno de Chávez. Hace dos semanas Pablo Iglesias en el Senado decía que todo el mundo tiene derecho a rectificar y él lo hacía diciendo que el madurismo era un desastre, la gestión nefasta y la situación de Venezuela caótica. Ahora, tras la deserción de Errejón, vuelve a cambiar de discurso demostrando que la izquierda y la cabra siempre tiran al monte y como Franco habla de una conjura oligárquica internacional.

Este es un hecho que le pone muy nervioso al presidente Sánchez que pensando como Felipe González y no como el inmoral Zapatero, quiere sacar adelante sus presupuestos y necesita a un Podemos que en este momento vuelve al chavismo más descarnado. Ante eso, la IA ¿no tiene nada que decir?.

9.- La herencia que va a dejar el chavismo en Venezuela va a ser terrible. Una sociedad empobrecida, dividida, desprestigiada y con sus recursos esquilmados como el de la Veta del Orinoco, donde más de 111.000 kilómetros cuadrados al sur del Río Orinoco, en la que se concentra la mayor cantidad de áreas nacionales protegidas y con una gran diversidad biológica, han sufrido desforestación y contaminación.

¿Dónde está la sensibilidad medioambiental?. Aquí nos tienen acostumbrados a Plataformas Bizirik para todo.

10.- Finalmente. ¿No se da cuenta Bildu que ésto no es un problema de derechas o de izquierdas, sino de derechos humanos que son universales y no de Trump, de Maduro o de Macron. ¿Son tan romos?.

Pues no. Bildu lo sabe bien pero tiene una ideología que enmascara y que en situaciones como ésta sale a la luz.

Apoyar el totalitarismo, apoyar a un tipo siniestro como Maduro, les define.

No creo que cambien.

 

La falacia de la no intervención por Hector E. Schamis – El País – 20 de Enero 2019

“Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor

Los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro, y de México, Andrés Manuel López Obrador.
Los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro, y de México, Andrés Manuel López Obrador. TWITTER OFICIAL DEL GOBIERNO DE VENEZUELA

El subtítulo de esta columna es una frase de Desmond Tutu pronunciada en referencia al Apartheid. Por añadidura, se aplica a todo orden político y jurídico diseñado con el objetivo de restringir derechos. Con lo cual tiene validez para cualquier tipo de autocracia.

Se trata de un argumento falaz, los Estados no pueden hacer lo que quieran simplemente por ejercer soberanía territorial. En el mundo real, además, ningún Estado está eximido de algún tipo de injerencia del exterior. Ello ocurre por la acción—u omisión, como nos señala el Arzobispo Tutu—de actores estatales, no estatales y supraestatales. Los Estados tienen compromisos internacionales que deben honrar.

Este es el caso del Sistema Interamericano, un conjunto de convenciones y tratados que obligan a los Estados a observar la democracia y los derechos humanos. Como en todo régimen internacional, el principio de reciprocidad es fundante entre las partes. Una porción de la soberanía es así cedida y transferida a dicha instancia supra-nacional. La paz y la seguridad—bienes públicos indispensables—se derivan de las normas compartidas y se logran por medio de la fiscalización mutua.

De ahí que estos instrumentos incluyan sanciones. La Carta Democrática Interamericana, por ejemplo, prevé suspender e incluso expulsar del sistema a los transgresores reiterados. El Estatuto de Roma, por su parte, que funda la Corte Penal Internacional, establece que violaciones graves a los derechos humanos tales como los crímenes de guerra, de genocidio y de lesa humanidad son imprescriptibles y de jurisdicción universal.

 

De esta manera, dichos acuerdos institucionalizan mecanismos de intervención. Siendo la mayoría de los países de América parte de ambos sistemas, están obligados a aceptar dichas normas y la intervención consiguiente en virtud de haber asumido sus obligaciones de manera libre y voluntaria. Más aún, muchos de esos Estados han incorporado esa normatividad internacional en sus propias arquitecturas constitucionales.

De tal modo que apelar a la neutralidad y la no intervención hace que la discusión actual transcurra por una zona de eufemismos, arsenal retórico para justificar crímenes. El sistema de partido único se juega todo en Venezuela con Maduro y en Nicaragua con Ortega. El primero que caiga hará caer al otro. Ello bien podría causar un efecto dominó: la perpetuación de Evo Morales sería entonces una quimera, la Cuba de Castro quedaría sin amortiguación en su periferia. Aquí también se trata de reciprocidad pero entre dictadores. En consecuencia, no intervención es su concepto más preciado.

No son los únicos. También es el caso de los gobiernos de Uruguay y México, a pesar de no ser dictaduras. Al primero, su silencio frente a los crímenes de Maduro lo ha llevado a distanciarse hasta de sus aliados más cercanos, ello en sentido geográfico tanto como en interés estratégico. De hecho, los demás países del Mercosur son críticos severos de la dictadura de Venezuela. La incoherencia es más que obvia al advertirse que, en contraste, el gobierno de Tabaré Vázquez sí condena los abusos de Ortega en Nicaragua.

En México, cambió el gobierno en diciembre pasado y López Obrador llegó con la doctrina Estrada y el principio de no intervención bajo el brazo; una distorsionada versión del mismo, esto es. Pues dicha idea no puede verse sino en su especificidad histórica, es decir, una noción vital en el siglo XIX y comienzos del siglo XX para un país recién independizado, vulnerable y expuesto a la fragmentación y la pérdida de territorio. Ese era el sentido de la no intervención: mantener la integridad territorial del país.

La posterior doctrina Estrada en los años treinta, sin embargo, no fue un impedimento para denunciar a Mussolini, Franco, al Tercer Reich y al fascismo en general, ni para llevar a cabo una noble política de asilo tanto en el país como en sus embajadas en las capitales europeas. Luego en los setenta, México condenó a las dictaduras del cono sur, recibiendo exiliados con generosidad y llegando a interrumpir relaciones diplomáticas con Pinochet. Algo similar ocurrió cuando López Portillo rompió relaciones con Somoza en los días previos a la revolución, prestando apoyo estratégico al Frente Sandinista.

Nadie le pide algo diferente a López Obrador. Intervenir quiere decir condenar, censurar moralmente, ejercer presión diplomática y mostrar solidaridad con aquellos cuyos derechos son vulnerados por una dictadura. Ocurre que el significado del concepto cambia según quien lo usa. Tanto que México ahora se abstiene de firmar declaraciones condenatorias de los crímenes de Maduro en el Grupo de Lima y en la OEA, pues lo que ocurre en Venezuela es un “asunto interno” y el presidente “no busca pleitos”.

Doble estándar por decir lo menos, ello sugiere una selección arbitraria, sino una lectura ideológica, de los derechos humanos. En cualquier caso, el gobierno mexicano abandona así su tradición y elude sus obligaciones internacionales. México también es Estado parte en todas las convenciones y tratados mencionados antes. Los crímenes de lesa humanidad nunca son un asunto interno.

Es que los derechos humanos no son de izquierda ni de derecha. Si no hay intervención, no hay derechos humanos. En situaciones de abuso, el opresor siempre invoca la soberanía y la no intervención. La razón es simple: mantener la opresión en privado. La víctima no tiene dónde recurrir, pues la norma es injusta y no existe una justicia independiente ni la voluntad política de enjuiciar.

A la víctima solo le queda la intervención de la comunidad internacional para hacer esa opresión pública y equiparar una relación de poder fundamentalmente asimétrica. La no intervención, como la neutralidad que menciona Tutu, es tan solo la herramienta retórica de la complicidad.

Foro Penal constituye el Consejo de la Sociedad Civil para el Respeto de los Derechos Humanos y la Democracia – Foro Penal – 18 de Enero 2019

img

Venezuela atraviesa un momento histórico en el cual es importante que la sociedad civil no vea defraudadas sus expectativas y pueda participar y controlar la actuación de los factores políticos de cara a la defensa de la Democracia y los Derechos Humanos.

“Entendemos los momentos que vive el país y respetamos las estrategias y acciones políticas que se puedan llevar a cabo, sin embargo, queremos dejar claro que tanto la sociedad civil, como las organizaciones de Derechos Humanos y las organizaciones sociales tenemos la obligación y el derecho de ser garantes y contralores de las acciones de los actores políticos, participando en las decisiones de carácter político sobre todo cuando se trata del respeto a los DDHH y la Democracia”, dijo el director presidente de Foro Penal, Alfredo Romero.

En este sentido, anunció la creación del “Consejo de la Sociedad Civil para el Respeto de los Derechos Humanos y la Democracia”, acción apoyada por la secretaria general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Sabemos, y eso es algo que no tenemos por qué dejar de decirlo, que los ciudadanos en ocasiones anteriores se han sentido defraudados por algunas actuaciones políticas. Por ello, hemos creado este canal de comunicación directa con la sociedad civil que ya está disponible en nuestra página web para recibir las inquietudes y observaciones de la sociedad civil en general al respecto del desempeño de los factores políticos en resguardo de la democracia y de los DDHH. Semanalmente estaremos realizando reportes a los efectos de comunicar a la comunidad internacional y los actores políticos nacionales lo que pueda estar ocurriendo y que pueda estar desviándose de lo que es el respeto a los Derechos Humanos y la Democracia”, explicó Romero al tiempo que adelantó que para este lunes se espera una primera reunión de activistas para arrancar la jornada del Consejo de la Sociedad Civil.

Alertó Romero que en este momento no se trata de hablar de una unidad a ciegas, sino de coincidencia y para ello, “se requiere establecer mensajes claros de lo que va ocurriendo a los efectos de que la sociedad civil esté absolutamente informada y que se lleve una ruta Democrática y de respeto a los Derechos Humanos. En un segundo punto hablamos de transición pacífica, pero más que eso, es un avance hacía el respeto a los Derechos Humanos que no ha existido durante mucho tiempo en el país y que requiere de la participación obligatoria de la sociedad civil. Aasí ha sido en la historia de las transiciones políticas de nuestro país. Y por último le decimos un no rotundo a una amnistía que pueda promover la impunidad sobre todo lo que respecta a quienes violan gravemente los Derechos Humanos”, señaló.

Sobre la movilización convocada por la Asamblea Nacional para el próximo 23 de enero, Romero recordó que Foro Penal está en operativo permanente en virtud de las diferentes manifestaciones que también están ocurriendo en el país a los efectos de resguardar el derecho a la manifestación pacífica contemplado en la Constitución.

“Nuestro centro de denuncias, los abogados y activistas que tenemos desplegados en todo el país están monitoreando constantemente cada una de estas manifestaciones, pero también estamos alertas en lo que respecta a la movilización que se espera bastante voluminosa de este 23 de enero. La ciudadanía en general cuenta, como siempre lo ha hecho, con la asistencia gratuita de Foro Penal, sobre todo en los casos de quienes vean vulnerados a us derechos. Nuestro numero del centro de denuncias es el  0414.264.42.87 y está activo permanentemente, al igual que todos nuestros abogados en estos días particularmente”, dijo en rueda de prensa de este viernes.

Romero hizo un llamado a las autoridades nacionales, policiales y militares. “Ustedes deben respetar el derecho a la manifestación pacífica tal y como lo establece nuestra Constitución”.

“LA AMINISTÍA NO ES PARA QUIENES COMETIERON DELITOS DE LESA HUMANIDAD”

Por su parte, el también director de Foro Penal, Gonzalo Himiob Santomé se refirió al mecanismo de la ley de amnistía acordado recientemente por la Asamblea Nacional. “Debemos aclarar primero que la amnistía debe sustentarse en criterios técnicos y facticos aceptados tanto por la comunidad internacional como por nuestras normas constitucionales. Ninguna amnistía puede concederse a quienes hayan cometido crímenes de lesa humanidad o violado los Derechos Humanos, por eso hacemos un llamado al Parlamento a incluir en su proyecto de ley de amnistía que está en discusión una cláusula expresa de exclusión de la misma de quienes hayan violado los DDHH, con base a lo establecido en el artículo 29 de nuestra Carta Magna”, solicitó.

Himiob exhortó a la AN a no mezclar dentro de un mismo cuerpo normativo lo que es una amnistía que está dirigida a reconocer situaciones de prisión y persecución política injustas, con otros mecanismos de justicia transicional que tienen que ver con la concesión de incentivos o de beneficios procesales o jurídicos para quienes, habiendo violado los derechos humanos o habiendo cometido crímenes así lo acepten y contribuyan con el restablecimiento de la continuidad democrática y del Estado de Derecho.

“La amnistía concede a sus destinatarios impunidad total, pues reconoce que jamás han debido ser perseguidos o encarcelados. Esto no es aplicable a quienes hayan violado DDHH o hayan cometido crímenes de lesa humanidad. Estos últimos en todo caso, si aceptan sus culpas, y se pliegan a mecanismos de justicia transicional que les reinserten en la sociedad democrática, sobre la base de su colaboración en el restablecimiento de la democracia y el Estado de Derecho, pueden ser, dentro de la justicia transicional, receptores de incentivos o beneficios procesales o jurídicos que pueden incluir reducciones de pena, pero nunca su impunidad”, señaló.

Por otra parte, Himiob Santomé solicitó a la AN que sustente los criterios facticos, los hechos, sobre los que se decidirán quienes serán los eventuales destinatarios de una amnistía en informaciones validadas y verificadas no solo por organizaciones de DDHH nacionales sino también por los organismos internacionales. “De la revisión que hemos hecho de la lista de presos políticos a disposición de la Asamblea Nacional hemos encontrado que 117 personas de esas listas ya han sido desde hace tiempo excarcelados y, consecuentemente, ya no pueden ser tenidos como presos políticos sino como perseguidos políticos. Hoy hacemos pública esta lista de excarcelados para que el Parlamento venezolano cuente con la información precisa y adecuada que se necesita para la promulgación de una amnistía que objetiva y verdaderamente tome en cuenta a quienes en efecto siguen siendo presos políticos, a los perseguidos políticos y a los exiliados. De nuevo nos ponemos a la orden de los diputados para colaborar con este objetivo”, insistió.

En el año 2016 Foro Penal entregó a la AN una propuesta de ley de amnistía que fue avalada por al menos 50 organizaciones no gubernamentales nacionales y extranjeras y con participación de más de 100 expertos jurídicos.

Himiob Santomé también se refirió a la iniciativa propuesta de crear una comisión de la verdad. “No están dadas las condiciones y pautas que desde el punto de vista internacional deben cumplirse para que se pueda constituir dicha comisión. De hecho, una de esas condiciones es que el conflicto, los abusos o la situación de represión que la motiva haya finalizado y esto no ha ocurrido, por lo cual, de acuerdo con los criterios del Alto Comisionado de DDHH de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), esto no sería posible ni adecuado en este momento”, alertó.

Por último, Himiob Santomé advirtió que la constitución de una comisión de la verdad puede conducir a que se suspendan o se finalicen las actuaciones que desde el año pasado (2018) comenzó la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional (TPI) sobre la posible comisión de crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

“Si el mensaje que se envía es que las graves violaciones a los DDHH y los crímenes de lesa humanidad eventualmente cometidos serán investigadas por una instancia interna, distinta de la Fiscalía ante el TPI, se corre el riesgo de que esta instancia deje de intervenir”.

En el adjunto,  lista de ciudadanos ya excarcelados que aparecen en listas de Presos Políticos distintas a la del Foro Penal (actualizada al 16/01/2019).

No se puede conceder amnistía a quienes incurrieron en violaciones de Derechos Humanos – La Patilla – 18 de Enero 2019

El director ejecutivo del Foro Penal, Alfredo Romero advirtió que no puede haber impunidad con una ley de amnistía cuando se inicie el gobierno de transición en el país, que termine favoreciendo a aquellos quienes cometieron violaciones de Derechos Humanos en Venezuela.

En ese sentido, el abogado de la ONG Gonzalo Himiob señaló que la amnistía propuesta por la Asamblea Nacional debe ajustarse a pautas internacionales.

“No se puede conceder la amnistía a quienes incurrieron en crímenes de guerra o de lesa humanidad”, explicó.

Aclaró que una cosa es la amnistía y otra cosa es el otorgamiento de beneficios procesales como parte de una transición, destacando que se suele caer en confusión con las medidas pero haciendo énfasis en que son dos mecanismos distintos.

También mencionó que el Foro Penal presentó una propuesta de amnistía a la AN que no fue tomada en cuenta, por lo cual hizo un llamado a los parlamentarios a que el contenido de la ley se discuta con los expertos y la sociedad civil antes de que sea promulgada.
A %d blogueros les gusta esto: