elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Cuba

The Walking dead por Ramon Peña – La Patilla – 20 de Enero 2019

download

“La revolución se nos volvió un cadáver”
Yoani Sánchez, La Habana, enero 2019

El poder abusivo envejece. Y muere. Su longevidad depende, entre otras condiciones, de su origen, de su circunstancia histórica, del éxito en sus propósitos, de los apoyos externos, de la oposición interna y, lógicamente, de su robustez financiera. El castrismo cubano gozó del favor de los astros de la historia: venció a una detestada dictadura, sus líderes fueron venerados como héroes legendarios, conquistó las simpatías de Occidente al desafiar al entonces odiado imperialismo yanqui y tuvo la protección de la internacional comunista durante la guerra fría. Su épica, que  alumbraba un camino para la redención de los explotados del Nuevo Mundo, fue  seductora para la intelectualidad occidental. También para importantes líderes democráticos del continente y Europa.

Pero toda aquella fantasía emancipadora devino en vulgar dictadura, en una sociedad condenada a la pobreza, al terror de una vida vigilada, sin más futuro que las promesas oficiales de propaganda y mentiras. No obstante, el régimen ha perdurado gracias al socorro de poderosos reconstituyentes: tres décadas de rubros soviéticos, una década asociada al narcotráfico colombiano y las dos últimas parasitando a Venezuela. Hoy, agotada su capacidad para movilizar las masas como en tiempos de Fidel, sin logros que ofrecer y languideciendo el otrora generoso auxilio petrochavista, apela al recurso de consagrar la “irrevocabilidad socialista” en una nueva Constitución Nacional. Una carta magna santificada, de obligatoria observancia, como una Sharia islámica de la revolución.

Por su parte, nuestra revolución chavomadurista -sin gloria alguna que mostrar- postrada sobre una economía en ruinas, sin apoyos internacionales (que se esfumaron con la caída del precio del petróleo) y condenada mundialmente, ya no puede ir –petróleo en ristre- al rescate de Cuba. Tampoco tiene músculo para rescatarse a sí misma.

Dos patrañas prontas a convertirse en zombis de su propio apocalipsis. Primero la nuestra, por supuesto…

Rómulo Betancourt, Juan Guaidó y los militares por Ramón Escovar León – ProDaVinci – 14 de Enero 2019

Guaido-1-150x150.jpg

La crisis política que se ha generado en Venezuela desborda el análisis jurídico. Para vencer al régimen del terror es indispensable ejecutar una estrategia democrática, impecable y posible. Y eso es lo que está haciendo el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

El joven político ha ido con cautela buscando los aliados necesarios para dirigir sus pasos: aumentar el apoyo internacional para la Asamblea Nacional; buscar la unidad interna entre los distintos grupos opositores; invitar a los desencantados chavistas a unirse a la lucha por rescatar la Constitución y la democracia; ofrecer amnistía (aun para aquellos que lo secuestraron) y rescatar a los venezolanos del miedo y de la represión que el régimen ha impuesto.

En la historia de la democracia venezolana destaca una experiencia concreta de ejecución de un plan político exitoso: la lucha contra Fidel Castro en los años sesenta, encabezada por Rómulo Betancourt. El estadista adeco armó sus acuerdos internos amparado en el Pacto de Puntofijo; obtuvo el respaldo de las democracias occidentales, especialmente del gobierno de los Estados Unidos, con cuyo presidente, John Kennedy, suscribió alianzas; y consolidó el apoyo militar que le dio base a su difícil y amenazado gobierno.

Para comprender esta compleja etapa de nuestra historia republicana, vale la pena leer el libro del profesor Gustavo Salcedo Ávila, titulado Venezuela, campo de batalla de la Guerra Fría. Los Estados Unidos y la era de Rómulo Betancourt (1958-1964). Esta obra obtuvo el premio Rafael María Baralt que otorga la Academia Nacional de la Historia y la Fundación Bancaribe para la Ciencia y la Cultura correspondiente al bienio 2016-2017.

El profesor Salcedo hizo un detallado estudio, con documentación desclasificada de la Central Intelligence Agency (Oficina Central de Inteligencia) y el Departamento de Estado e investigación en la biblioteca de la Universidad de Oxford (Reino Unido). El autor, con información abundante, narra los hechos ocurridos y los interpreta a partir de la referencia fáctica. Resulta una lectura que atrapa y estimula la reflexión sobre el presente a partir de la experiencia histórica.

El gobierno de Betancourt no solo tenía el apoyo interno, sino el respaldo del gobierno de los Estados Unidos. El líder adeco, sin complejos, entendió que el aliado natural de Venezuela era el país de George Washington y Tomas Jefferson. De esa manera se apertrechó del poder necesario para sostener la democracia venezolana.

John Kennedy le dijo a Betancourt, con ocasión de su visita a la Casa Blanca, en un memorable discurso del día 19 de febrero de 1963: “Usted personifica todo lo que nosotros admiramos en un líder político”. En el mismo discurso, el joven presidente del gran país del norte, le reconoció al estadista venezolano que su lucha por la democracia lo había convertido en el enemigo más importante de los comunistas en América Latina. Esto, porque Fidel Castro se había empeñado en apoderarse de nuestro petróleo y extender su modelo marxista-leninista a Venezuela. Encontró apoyó en el Partido Comunista y en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria, escisión del ala marxista de Acción Democrática.

Luego de la visita de Castro a Caracas, en enero de 1959, Rómulo Betancourt fue percibiendo el riesgo que representaría el dictador cubano para Venezuela. Al estadista adeco le llamó la atención la negativa de Castro de llevar a cabo elecciones. El comunismo no cree en elecciones: es una ideología basada en la lucha de clase y en el aniquilamiento del “enemigo”. La revolución cubana había llegado para quedarse y las elecciones no iban a impedir este proyecto de revancha y persecución.

Una vez convertida Cuba en un satélite soviético al calor de la Guerra Fría, pasó a ser una amenaza permanente para la región y especialmente para la democracia venezolana. Su injerencia fue permanente, al punto de llevar a cabo la invasión de Machurucuto en mayo de 1967 y ofrecer entrenamiento, armas y adoctrinamiento a los guerrilleros. A pesar de que Castro vivía su momento de esplendor, el demócrata venezolano lo enfrentó y derrotó en todos los terrenos: militar, político e ideológico. En ese momento era impensable que años después, el dictador cubano recibiría la dádiva petrolera para imponer una pesada carga económica y de sacrificios al pueblo venezolano.

Asimismo, el piso político y las alianzas internacionales le permitieron a Betancourt doblegar los diversos intentos de golpes de Estado. El primero fue el de Castro León, el 20 de abril de 1960 en San Cristóbal; luego siguieron los golpes de Carúpano y Puerto Cabello organizados por el Partido Comunista. A esto se suma el atentado lanzado por Trujillo desde República Dominicana, en junio de 1960, poco después del alzamiento de derecha de Castro León. Todo ello fue enfrentado con éxito por la democracia venezolana.

La derrota del castrismo fue posible gracias a la unidad de los distintos sectores del país en torno a la defensa de la democracia. El rol de las Fuerzas Armadas de la época resultó determinante. El compromiso del poder militar con la Constitución quedó demostrado en esa larga lucha contra la violencia y el terrorismo.

Es conveniente recordar también el papel relevante del ministro de la Defensa de la época, general Antonio Briceño Linares, al darle apoyo al sistema democrático. El general Briceño Linares había conquistado la simpatía de John Kennedy, como lo reporta Salcedo Ávila en su excelente estudio. Al momento de visitar los Estados Unidos, recibió todo el apoyo militar del gobierno estadounidense. Su nombre, como el de los integrantes del alto mando militar de esa etapa, debe ser recordado, pues su compromiso institucional es un referente para la democracia. El sector militar fue garante de la estabilidad y el progreso de Venezuela.

En estos momentos críticos por los que atraviesa Venezuela, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, ha demostrado habilidades políticas que siguen la línea de Betancourt, al construir primero las alianzas nacionales e internacionales para luego dar los pasos que hay que dar. El destino ha puesto sobre sus lomos encabezar la estrategia política que debe conducir al país a recuperar la Constitución y la República.

Además, Guaidó ha enviado un mensaje a la Fuerza Armada para que asuma su rol de árbitro institucional y garantice una solución política y democrática a la crisis que ha generado el régimen totalitario.

Gracias a la lectura de la obra de Gustavo Salcedo es posible recordar a líderes civiles como Rómulo Betancourt y a jefes militares comprometidos con la liberad, como el general Antonio Briceño Linares. Uno dirigía la política; el otro le daba apoyo militar al gobierno civil. Ese debe ser nuestro destino: la Fuerza Armada al servicio de la Constitución y de los principios republicanos como fueron concebidos por los fundadores de nuestra República.

En esta etapa histórica hay que conocer y recordar, como se merece, el aporte del sector militar en el sostenimiento de los valores de la democracia y la libertad.

Eje Caracas-Habana-México por Francisco Martín Moreno – El País – 4 de Enero 2018

El presidente López Obrador en rueda de prensa.
El presidente López Obrador en rueda de prensa. SÁSHENKA GUTIÉRREZ EFE

La posibilidad de una nueva crisis económica y política en México no solo constituye una severa señal de alarma en México, sino que debe llamar profundamente la atención en Estados Unidos, entre otras razones no menos importantes, porque seis millones de norteamericanos surten los pedidos destinados al consumo de sus vecinos inmediatos al sur del río Bravo. Sin entrar en este breve espacio al análisis de las consecuencias migratorias que podría resentir el coloso del norte por una parálisis económica en México, baste señalar que la erosión de la capacidad de compra de los mexicanos en un mundo globalizado, podría producir una recesión en Estados Unidos, una amenaza no solo social para dicha potencia, sino política, ya que Trump está decidido a ganar la reelección en el 2020 y la cancelación gradual de dichas exportaciones podría llegar a lastimar su candidatura. ¿Qué estrategia estarán diseñando en el Potomac en torno a un probable pacto “caribeño”, a un eje integrado por Maduro, Ortega, Castro (Díaz Canel es una triste marioneta) y López Obrador?

El contagio verborreico podría extenderse a lo largo y ancho de América del Sur como una peste más de las narradas por Defoe o Camus, gracias a que el medioambiente social existente del Bravo a Tierra de Fuego es el ideal para que la promesa populista arraigue hasta la médula entre los cientos de millones de marginados dueños de su miseria y de su esperanza. La inmensa mayoría de los habitantes del hemisferio sur son candidatos a caer en la tentación populista. La temeraria concentración del ingreso, la pobreza extrema, la ignorancia suprema, la mortandad infantil, el peso de la deuda pública, la evasión fiscal, el contrabando, el narcotráfico en mayor o menor escala, la delincuencia organizada o no, la violencia urbana, los secuestros, los linchamientos callejeros, el hartazgo ciudadano ante la corrupción, la descomposición de las fuerzas policíacas y el cansancio de los militares ante la insuficiencia e incapacidad de los líderes civiles que con mayor o menor frecuencia recurren a las fuerzas armadas para dirimir diferencias que deberían haber sido resueltas por la vía política. ¿Las palabras deben tomar el lugar de las balas? Cuidado cuando los militares deliberan…

Kennedy y Johnson fracasaron al tratar de derrocar y de asesinar a Castro. La ejecución de magnicidios en América Latina solo complicaría la evolución de la región. Nunca la violencia ha sido una buena consejera, por lo que sería mucho más conveniente la instalación de una nueva “Alianza para el Progreso” antes de volver a recurrir a las balas. Los ultraconservadores norteamericanos de extrema derecha, los fascistas del partido republicano, deben estar observando con lujo de detalle, el proceso de desarrollo de ese supuesto eje que debe detenerse con un arma muy eficiente: el empleo, en el marco de acuerdos internacionales en el área.

La alarma es clara, pero más lo es cuando en México, nada menos que al sur de su frontera, surge otro fanático enemigo de la ley y de las instituciones que insiste en proyectar una película que ya vimos todos los mexicanos: la del populismo… ¿El Washington ultra-súper-republicano va a permitir ahora el surgimiento de un eje Caracas-La Habana-México y de ahí va tolerar el contagio populista por todo el hemisferio sur? En los aquelarres nocturnos de la Casa Blanca arrugan el ceño a la espera de las decisiones de AMLO en México y de su política diplomática en el hemisferio sur: no desean ni siquiera oír del nacimiento del eje Caracas-La Habana-México… Los City Corp-IBM-GM-Ford-group, etc.…, se empiezan a convertir en consejeros áulicos de Trump, un personaje que no se caracteriza por la templanza ni por el equilibrio.

Una herramienta eficaz para combatir el populismo se encuentra en la erradicación de la miseria latinoamericana y para ello nada mejor que velar con la expansión de las empresas, a las que los amantes de la verborrea populachera ven con malos ojos, muy a pesar de significar la fuente de bienestar de cualquier país.

No nos engañemos: el neosocialismo que pretende imponer López Obrador no resolverá el problema de la desigualdad, sino que la expandirá con su mejor voluntad. La desesperación puede ser una indeseable fuente de contagio hemisférico. ¡Cuidado!

Una guerra silenciada por Dámaso Jiménez – La Patilla – 19 de Octubre 2018

Venezuela agoniza ante un parásito “paraestado” invasor. Los 22 mil funcionarios castristas denunciados por el secretario general de la OEA, Luis Almagro,  es el último eslabón de una guerra silenciada que ya lleva 57 años.

Luis Almagro se atrevió a develar por fin el quid del asunto de la insoportable verdad que llevó al país a la más dura crisis y que tiene pasando hambre y viviendo en la miseria a millones de venezolanos, mientras otro tanto decidió mutar como extranjeros en el mayor movimiento migratorio sufrido por todo un país durante este siglo.

Almagro logra aclarar la existencia de un “paraestado” instaurado solo para mantener a Nicolás Maduro como fachada de un gobierno invasor, por encima de cualquier derecho constitucional de sus ciudadanos convertidos en rehénes.

La infiltración de 22 mil funcionarios de la dictadura castrocomunista en puestos estratégicos de poder para mancillar y someter a toda una nación despojada de sus normas, economía, trabajo, educación, cultura, forma de vida y modo de producción, es sin duda alguna un episodio de guerra moderna ganada por el intruso. Hasta ahora ningún país vecino ha puesto sus barbas en remojo.

¿Qué hace este ejército invasor moderno?  Primero irrumpieron en los sistemas por internet y al acceso a datos privados desde las computadoras del Estado, para luego acceder a las cuentas bancarias, eliminando accesos desde fuera y amenazando con disponer incluso de los recursos de quienes tuvieron que abandonar el país. Los funcionarios castristas tienen acceso a cualquier documento en las oficinas públicas,  pueden sembrar o cambiar pruebas desde su particular justicia. Son los dueños de los pasaportes, tienen acceso al interruptor de la electricidad desde el Guri pudiendo dejar las ciudades a oscuras cuando se les antoje.  Eliminaron todo servicio médico y dejaron en la ruina a los hospitales, cancelaron todas las medicinas, son los amos de la soberanía alimentaria, se apoderaron de las fuerzas armadas que ahora son castristas y cubanas con Padrino a la cabeza, tienen acceso a todo el armamento de guerra y cuentan para sí con los servicios de inteligencia para espiar, perseguir voces y acciones disidentes, de protesta o de resistencia de los venezolanos en su propio país, uno muy afectado y sometido como siempre lo previó Fidel Castro hace 57 años, el mayor enemigo de la República de Venezuela en 188 años, pero que nunca fue reseñado como tal en ninguna de las líneas de los libros de historia.

La guerra de Fidel formó parte de un plan implacable y maquiavélico concebido en las entrañas mismas de la maldad del castrocomunismo, los reductos soviéticos rusos, sus alianzas con el eje del terrorismo islámico y la bancada usurera china, para apoderarse de una patria hermosa, con riquezas inimaginables, habitada por ingenuos nativos que nunca fuimos educados sobre los verdaderos peligros que atentaban desde fuera y dentro del país contra la democracia y el sentido real de la Patria, con las miles de muertes que se produjeron y que fueron echadas al olvido.

Entre 1961 y 1967 miles de venezolanos murieron en defensa de la soberanía, pero se siguió conspirando gracias a una pléyade de asesinos y la ayuda de una montonera de guerrilleros nacionales que nunca pagaron por sus crímenes, ni por los intentos de magnicidios, o la incursión de armamento para matar a los connacionales y por los ataques a la poblaciones rurales.

Un artículo del general Ángel Vivas publicado en enero del 2011 da cuenta del rechazo de la FAN venezolana ante la invasión impuesta: “La peor humillación al honor militar venezolano es que ahora se le rinde homenaje a Fidel Castro y a su tiranía aquí mismo, dentro de nuestro propio territorio, donde ellos derramaron la sangre de ese Ejército al que pertenezco, y a los descendientes de quienes la derramaron, a nuestros oficiales y soldados actuales, se les obliga por conducto de quienes debían evitarlo, sus generales y almirantes, a gritar el lema de nuestro enemigo, el lema creado en Cuba por el dictador Fidel Castro el 5 de marzo de 1960 “Patria, Socialismo o Muerte el mismo lema que gritaban los militares cubanos infiltrados en nuestro territorio en los años 60, cuando mataban a nuestros oficiales y soldados del Ejército de Venezuela, cuando cortaban sus genitales para colocárselos en la boca, cuando abrían con cuchillos sus gargantas para sacar por el orificio sus lenguas a la modalidad de corbata o cuando asesinaban a nuestros campesinos para infundir miedo y obligarlos a no denunciarlos”.

Fueron derrotados militarmente en Machurucuto en 1967 por los temidos “Cazadores” de ese insigne Ejército venezolano de principios de la democracia.

Los traidores venezolanos que ahora gobiernan se sumaron a una pacificación propuesta por Caldera en su primer gobierno que solo sirvió como estrategia para inocular el castrismo soviético al Estado desde el propio Ejército, con la infiltración de Hugo Chávez y otros árboles torcidos que fueron sembrados en complicidad para hacer vida desde 1971, primer gobierno de Caldera, en la Academia Militar de Venezuela.

Castro también fue el peor error cometido por CAP en la toma de posesión de 1989 en su segundo gobierno. Lo trajo como “payaso” de una extensa “coronación” para hacer las veces del divo de la prensa que lo acompañaría entonces, pero no contó con que entre su gruesa comitiva de invitados fueron colocados espías infiltrados en los principales barrios de la capital para llevar a cabo el para nada espontáneo “Caracazo” del 27 y 28 de febrero de ese año, poco menos de un mes después de esa asunción al poder.

Nadie duda que las dos asonadas de 1992 contra la democracia venezolana llevaron la firma del maligno comandante, gracias a la ambición de colaboradores políticos, empresarios, dueños de medios de comunicación y oficiales que se las jugaron todas como oportunistas en su afán de obtener mayor riqueza y poder, que fue lo que les prometió el mefístoles de la guerra a muerte contra la República de Venezuela.

Con Chávez en el poder el sistema castrista se apoderó de Venezuela como una fuerza invasora que logró entorpecer la cotidianidad de los venezolanos desde sus propias oficinas públicas, espiando todos sus movimientos, estudiando la conducta bonachona, parrillera, amante del bonche, el puente, el fin de semana cervecero y la escapada permitida cortesía del cupo cadivi, que mantuvo distraído a una clase media y popular con anormal fanatismo por un gobierno con fachada regalona, que como caballo de troya preparó el golpe de timón y la peor traición contra una nación libre y soberana.

Ninguna nación del mundo permitiría una felonía tan flagrante de gobierno alguno. Sería un autogol, un acto de suicidio colectivo, una enorme estafa piramidal en complicidad con los estafados, pero Castro y Chávez lo ejecutaron a la vista de todos, promocionado incluso a cielo abierto a través de las misiones y el incomparable programa dominical “Aló Presidente”.  La historia no absolverá a Hugo Chávez, figura irrefutable del acto de entrega de la Patria a estos “ Piratas del Caribe”.

Aún los venezolanos no hemos salido del estupor pero tampoco hemos entendido lo que está ocurriendo. Acostumbrados a una economía subsidiada por el petróleo y una gasolina anclada a nimios céntimos, no hay nada que explique el por qué de tanta maldad y menos comprender que el país ha sido atacado infinidad de veces por el eje comunista liderado por los Castro.

Muerto Castro y Chávez le sobrevive el poderoso sistema. Ahora con Maduro y los intocables 22 mil funcionarios en el poder el sistema convirtió una de las principales industrias petroleras del mundo no solo en chatarra para la expansión del castrismo en el resto de América Latina, sino en frontis operativo para los negocios del narcotráfico y el lavado y la utilización exclusiva de sus nimios recursos para los intereses de la cúpula terrorista.

Los venezolanos pasan actualmente por la peor crisis alimentaria inimaginable de toda su historia, con una economía destruida y una población desesperada, convertida en esclavos de un trabajo que jamás pagará ni la mitad de una cesta de alimentos básicos, o prisioneros de guerra del G2 cubano en los calabozos del SEBIN.

Un país más débil apoderándose de otro más grande y con mayores recursos a través del psicotrópico populismo ideológico.  Actualmente el muy repelido sistema castrista se mantiene en el poder gracias a la represión y a los recursos cuantiosos de los negocios oscuros que forman parte de la agenda secreta.

Sin fuerzas y rotos, los venezolanos lo han intentado casi todo para salir de esta guerra invasora y violenta de forma pacífica: Marchas, contramarchas, protestas, tomas de calles, votación masiva, diálogo. Han caído en engaños, en trampas, han sido asesinados, convertidos en presos políticos, perseguidos, expropiados, despojados de sus bienes, secuestrados, expulsados, pero no han perdido la esperanza de retomar el destino.

Algunos sueñan incluso con una fuerza poderosa que les permita sacar a los usurpadores por las buenas o por las malas. Pocos lo han entendido.

Desde la angustia, un llamado a los líderes políticos de oposición por Luis Ugalde S.J. – Punto de Corte – 28 de Diciembre 2018

Luis-Ugalde-urgencia.jpg

Venezuela atraviesa la crisis más aguda de su historia, calificada por órganos internacionales como una Emergencia Humanitaria Compleja que se expresa en el desmoronamiento de la economía y las estructuras estatales; el hambre, el colapso sanitario y el éxodo de la población.

Negarla o ignorarla ha sido la conducta que siguen los criminales que le han originado y han convertido al Estado en una base del delito organizado y el terrorismo internacional. Criminales de cuello blanco o de uniforme militar que se están enquistados en lo alto del poder político venezolano, quienes pretenden convencer al mundo de que nuestro trance resulta de una guerra económica del “Imperio”, mientras se mofan de quienes huyen de un país en ruinas.
Si quedaran dudas respecto a la magnitud sin precedentes conocidos de ese éxodo masivo, basta con observar como la prensa internacional ha registrado de forma insistente la dramática situación hambre, miseria y carencia de toda especie que obliga diariamente a millares de venezolanos, a escapar hacia un futuro incierto pero que suponen mejor que lo que deben soportar en su país. Si nos los muestran desde afuera la prensa internacional y los organismos de derechos humanos porque la Dictadura controla los medios venezolanos, no quiere que se sepa que con esos hermanos se nos va la patria que el país se desangra todos los días con los miles de compatriotas que huyen de él.

Tenemos conciencia y lo decimos con claridad: la crisis actual es un paso más hacia la instauración de una dictadura comunista en Venezuela. Un proyecto que emplea las carencias éticas de los altos dirigentes del gobierno, para hacer realidad unos designios políticos manejados desde Cuba. Sobre este proyecto de dominación totalitaria, que oculta sus intenciones en la inmoralidad y el cinismo de la mafia gobernantes, llamamos la atención de todos los venezolanos para que hagan suya la urgencia de cerrar el paso.

Registramos con real angustia la fragmentación de la oposición. Es una situación que hiere el entendimiento, crea incertidumbre y desesperanza y afecta gravemente la eficacia de la resistencia que opone la mayoría de los venezolanos.

Nos dirigimos a esos líderes que han conducido con sacrificio y entrega a la oposición venezolana, que han luchado y asumido riesgos, que han enfrentado una persecución brutal con muchas víctimas mortales en el camino y con presos políticos sometidos a la tortura y tratos infamantes. Que han debido en muchos casos exiliarse para escapar del acoso de los esbirros judiciales y militares del régimen.

A esos líderes políticos los llamamos a unirse alrededor de un programa de acciones que frustre lo que de otra forma pudiera convertirse en la confiscación total de la democracia venezolana. Los venezolanos les reclamamos concentrarse en la lucha por liberar a Venezuela sin perder de vista que no es posible confiar en la negociación con un gobierno de delincuentes, salvo si el tema a discutir es su salida del poder. Los instamos a dejar de lado todo cálculo acerca de las ventajas que unos podrían sacar sobre otros cuando se recupere la democracia. Que no cometan el error de confiar demasiado en si mismo y muy poco en los demás, que entiendan que lo que se exige de sus partidos es una unión férrea concentrada en desarmar la estrategia dictatorial.

Se lo pedimos con angustia movidos por la urgencia, por el drama de las mayorías. Sin esa unión no será posible vencer la tiranía porque el poder ha sido penetrado en todos los niveles y en todos los ambientes, configurándose una situación que sólo una unión así podrá superar.

Con la unión y una estrategia de lucha aceptada y seguida por todos, podremos dar inicio a la solución de este drama: salir de la dictadura y hacer elecciones libres.

El sector político está obligado a respaldar un gran movimiento. Pero desde esa unión. Fuera de ella será imposible recuperar a nuestro país.

Médicos cubanos demandan por esclavitud a la estatal petrolera PDVSA – Panampost – 17 de Diciembre 2018

Los demandantes presentaron la querella por “explotación laboral” ante el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela en el exilio.

Los demandantes esperan se sumen al proceso legal más trabajadores de la salud. 
Un grupo de médicos cubanos interpuso hoy una demanda civil contra Petróleos de Venezuela (PDVSA) por el programa “Misión Barrio Adentro” que desarrollan profesionales de la salud de Cuba en el país suramericano, anunciaron sus abogados en Miami.

Los demandantes, a los que no se ha identificado, presentaron la querella por “explotación laboral” ante el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela en el exilio con el propósito de “parar” el programa e indemnizar a las víctimas.

El abogado venezolano Joaquín León, a cargo de la demanda, dijo a Efe que la explotación de estos trabajadores y “la privación de sus derechos fundamentales” representan un “sistema moderno de esclavitud”.

León detalló que se trata de una demanda colectiva con un número “interesante” de demandantes que por “protección” se ha pedido el secreto de su identidad.

Los demandantes esperan se sumen al proceso legal más trabajadores de la salud que estén o hayan estado vinculados desde 2003 al programa en Venezuela.

Según el abogado, basado en documentos oficiales de Venezuela, desde 2003 el programa, “administrado por PDVSA”, suma hasta la fecha 28.800 millones de dólares.

¿Hasta cuándo el mundo se hace el sordo-mudo con la dominación cubana en Venezuela? por María Teresa Romero – Panampost – 15 de Diciembre 2018

Hoy día se sabe que los militares cubanos están desde lo alto de comandos militares, bases aéreas, puestos fronterizos e instalaciones petroleras

¿Hasta cuándo el mundo se hace el sordo-mudo con la dominación cubana en Venezuela? (Archivo)

Mientras Nicolás Maduro hace gala y se regocija con la llegada de dos aviones misilistico rusos a Venezuela, luego de la inesperada y veloz visita que realizará a Moscú este fin del 2018 para buscar dinero fresco y apoyo militar que lo siga atornillando en el poder, el dictador venezolano continúa permitiéndole al régimen castrista la casi imperceptible pero feroz penetración que viene realizando desde hace veinte años en todas y cada una de las instituciones venezolanas.

Como todo un imperio, Cuba ha pasado a dominar y subordinar a sus planes e intereses a nuestro país.

Y ello empezó –que nunca se nos olvide- gracias al permiso absoluto que en su momento le otorgó Hugo Chávez, el primer lacayo del imperialismo comunista del siglo XX, quien en el 2000 firmó un acuerdo marco con Cuba mediante el cual se intercambiaba petróleo por especialistas cubanos en distintas ramas.

Lo peor es que esta dominación cubana “permitida” es ahora, después de veinte años, que empieza a ser denunciada con fuerza en la comunidad internacional. La primera semana de este diciembre, fue que finalmente un secretario general de la OEA acusó a la más larga dictadura del continente de crímenes de lesa humanidad y de exportar violencia a Venezuela y Nicaragua. Luis Almagro denunció la presencia de unos 46 mil cubanos en la Venezuela de Maduro, “una fuerza de ocupación que enseña a torturar, reprimir y hace tareas de inteligencia”.

Sin embargo, esta audaz y valiente denuncia no ha logrado aún mover ni uno solo de los resortes democráticos que suponemos existen en la región y en la propia Venezuela, pues sus palabras no han tenido mayor eco, sino solo para los cubanos castristas, quienes, como era previsible, desmintieron la acusación.

¿Qué pasa en América Latina y en Venezuela que se mantiene casi en silencio y como si no tuviera importancia el hecho de que Cuba lleva casi 20 años penetrando todas las instancias venezolanas? Es increíble que esto aún suceda, pues ya es conocido por todos la forma como los cubanos operan en el país, monitoreando y decidiendo hasta la identidad de los venezolanos, sus pertenencias y sus movimientos, tanto de los opositores como los seguidores del régimen chavista.

Cuba exporta “mecanismos de terror” a Nicaragua y Venezuela por Beatriz Pascual Macías – Panampost – 7 de Diciembre 2018

“Mucha de la polarización que sufren nuestras sociedades está inducida directamente desde el régimen cubano. El efecto nocivo que tiene en el resto de la región y la privación de libertades que ocasiona a su gente en la isla “, dijo el secretario general de la OEA

En Venezuela, explicó Almagro, hay unos 46.000 cubanos que actúan como “una fuerza de ocupación que enseña a torturar, a reprimir, que hace tareas de inteligencia, que hace tareas de inmigración”. (Twitter)

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, acusó al Gobierno de Cuba de exportar “mecanismos de terror” a otros países de Latinoamérica, como Venezuela y Nicaragua, donde ciudadanos cubanos presuntamente han dirigido “torturas”.

Almagro inauguró una conferencia sobre derechos humanos en Cuba en la OEA “denunciando y llevando a la superficie los mecanismos de terror y represión que Cuba utiliza contra su propia gente y exporta silenciosamente al resto de la región”, según dijo en su intervención inicial.

El responsable de la OEA afirmó que han recibido denuncias de personas de Nicaragua y Venezuela, que aseguran que fueron torturadas en presencia de nacionales cubanos.

“En Nicaragua hemos escuchado testimonios de víctimas de torturas que aseguran que cubanos estaban presentes mientras los torturaron”, subrayó.

En Venezuela, explicó Almagro, hay unos 46.000 cubanos que actúan como “una fuerza de ocupación que enseña a torturar, a reprimir, que hace tareas de inteligencia, que hace tareas de inmigración”.

En 2017 el diario comunista cubano Juventud Rebelde informó de que los 46.000 cubanos en Venezuela ayudaban en 20 programas sociales, entre ellos “Barrio Adentro”, que busca fortalecer el sistema de salud pública.

“Es tiempo que termine la impunidad con la que viven los dictadores cubanos, haremos justicia, haremos justicia en los países de Latinoamérica que han sufrido esta agresión, tortura, represión y privación de libertades”, se comprometió Almagro, que fue interrumpido por aplausos en varias ocasiones.

Almagro, que este jueves anunció que se presentará a la reelección para el periodo 2020-2025, consideró necesario cuestionar la legitimidad que “la dictadura más vieja del continente” ha conseguido a nivel internacional.

El compromiso de Almagro fue bien recibido por parte de activistas cubanos como la activista, Rosa María Payá, hija del disidente fallecido Oswaldo Payá.

“El secretario general ha sido muy definitivo y comparto totalmente su objetivo de ilegitimar la dictadura cubana ante los ojos de la comunidad internacional”, dijo a Efe Payá.

En su intervención durante la conferencia, la activista pidió a Almagro que elabore un informe destinado a analizar si se han cometido crímenes de lesa humanidad en la isla y cuáles son las acciones que el Ejecutivo cubano está tomando para influir en diferentes países para “perpetuarse en el poder”.

“La documentación que se ha hecho a través de víctimas habla muy claramente de la presencia de efectivos cubanos en los centros de detención, en los centros de torturas, en todas las instancias en todos los ministerios, tanto en Venezuela como en Nicaragua”, sostuvo Payá.

En la conferencia en la sede de la OEA, en Washington, activistas cubanos debatieron sobre los obstáculos a la libertad de expresión, la situación de los “presos políticos” e, incluso, expusieron diferentes opciones para llevar a los “represores” del Ejecutivo cubano ante la Justicia internacional.

La Comisión Internacional Justicia Cuba explicó que, durante dos años, ha documentado crímenes de lesa humanidad en el país y ha elaborado cuatro expedientes que permitirían que las violaciones de los derechos humanos sean juzgadas en cortes federales de EE.UU. o en tribunales internacionales.

René Bolio, presidente de esa organización, indicó que el Gobierno cubano ha usado los crímenes de lesa humanidad de “manera sistemática” para mantenerse en el poder.

Cuba, miembro de la OEA desde su creación en 1948, fue suspendida en 1962 tras el triunfo de la revolución liderada por Fidel Castro debido a su adhesión al marxismo-leninismo en el marco de la Guerra Fría entre el bloque capitalista encabezado por EE.UU. y el comunista dirigido por la Unión Soviética.

Después de décadas de confrontación, en 2009, la OEA levantó la suspensión a Cuba, pero la isla se negó a volver al organismo.

Las disidencias de Cuba y Venezuela piden en Chile más solidaridad regional por Rocío Montes – El País – 29 de Noviembre 2018

La cubana Rosa María Payá y el asambleísta venezolano Tomás Guanipa cierran el encuentro para repensar la democracia en América Latina organizado por IDEA

Un empleado estatal reclama mejores salarios durante una protesta realizada en Caracas, el miércoles 28 de noviembre.
Un empleado estatal reclama mejores salarios durante una protesta realizada en Caracas, el miércoles 28 de noviembre. AFP

Las tres jornadas de reflexión en torno a los desafíos de la democracia en América Latina, organizado por el Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA Internacional) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en Santiago de Chile, finalizaron este miércoles con un análisis específico a los países que causan mayor preocupación, como VenezuelaCuba. Aunque fuera del programa oficial, cerca de 40 intelectuales y dirigentes políticos de la región, Europa y Estados Unidos­ invitados al evento fueron convocados por IDEA para escuchar al asambleísta venezolano Tomás Guanipa y la activista cubana Rosa María Payá –entre otros panelistas de Nicaragua, Honduras y Colombia–, quienes insistieron en la importancia de la solidaridad de la región con sus países para afrontar sus respectivas crisis.

Para Rosa María Payá, en tanto, “la petición a la comunidad internacional es a poner la mirada en los ciudadanos de Cuba y no tanto en la narrativa del poder totalitario de 60 años”. “¿Cuánto tiempo más tiene que esperar la región para que haya un consenso de las democracias latinoamericanas y por primera vez en mucho tiempo se pongan parte del pueblo cubano y no de los dictadores?”, se preguntó Payá, cuya presencia en el encuentro de Santiago motivó una carta de reclamo del embajador de Cuba en Chile, Jorge Lamadrid, dirigida al director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO),Ángel Flisfisch, que facilitó las dependencias de la institución para que se pudiera llevar a cabo esta última actividad del evento.

Con una intervención que arrancó con un análisis sobre “cómo el régimen cubano es cada vez más evidente en sus intentos por expandir los métodos represivos a otros lugares”, Payá apuntó a la forma en que el Gobierno de su país “vende relatos y realidades” con el objetivo de “lavarse la cara con miras a la comunidad internacional, mientras intenta un proceso de transición del poder al poder”. “La Habana sigue generando relatos, que, al día de hoy, toma la forma de ‘Cuba está cambiando’. La visita de Obama y los Rolling Stone, Channel y su desfile de moda en el Paseo del Prado habanero. Es la utilización de los símbolos del mundo libre para dar una imagen de cambio que no es real”, indicó la hija del fallecido dirigente opositor Oswaldo Payá.

La activista indicó que actualmente el número documentado de presos políticos es de 130, mientras se producen entre 6.000 y 7.000 detenciones arbitrarias anualmente. “En paralelo, se castigan expresiones alternativas y no solo las políticas, sino los movimientos artísticos o el de cuentapropistas [trabajadores independientes]”, dijo.

El asambleísta Guanipa también entregó cifras de la realidad venezolana: “Hoy un venezolano común gana seis dólares mensuales y todos los días esa cifra se va depreciando. Más de tres millones de personas han tenido que salir, en el éxodo más importante después de Siria que vivimos en el mundo y que ha convertido la crisis venezolana en una crisis regional”. Indicó que, según el estudio de la Universidad Católica Andrés Bello, un venezolano común ha perdido en promedio 11 kilos de peso en el último año. “Pero peor aún: según Cáritas, el 40% de los niños que ingresan a los hospitales lo hacen por enfermedades que tienen como causa la desnutrición”.

Para Guanipa, “no es simplemente una crisis de persecución a políticos”, aunque señaló que actualmente “hay casi 300 personas detenidas en Venezuela, a los diputados no se le pagan sus sueldos hace dos años y medio y se le han quitado todas sus funciones a la Asamblea Nacional”.

Agentes cubanos asisten a Maduro para torturar a los opositores por David Alandete – La Patilla – 28 de Noviembre 2018

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel (L), y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pasan revista a la guardia de honor durante una ceremonia en el Palacio de la Revolución en La Habana, Cuba REUTERS / Alexandre Meneghini

 

El régimen venezolano ha institucionalizado la tortura como método de represión habitual de opositores, para el que cuenta con asistencia de agentes cubanos, según denunció el martes la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA) durante la presentación de un informe sobre crímenes de lesa humanidad elaborado por el Instituto Casla. Este, que ha denunciado a Nicolás Maduro ante la Corte Penal Internacional, asegura que ha hallado y documentado 190 nuevos casos de tortura, publica ABC.

El Instituto Casla asegura tener pruebas de al menos once casos, durante lo que va de año, en los que los torturadores tenían acento cubano. Confirman estos hallazgos las sospechas de la secretaría general de la OEA de que hay agentes cubanos -cree que unos 46.000- infiltrados en el régimen de Maduro para protegerlo.

«La tortura no puede quedar impune», dijo durante la presentación del informe el secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien pidió a la Corte Penal Internacional que atienda las denuncias que ha recibido de Argentina, Chile, Colombia, Perú, Paraguay y Canadá contra el régimen de Maduro por estos abusos. Con los nuevos casos, 106 ocurridos en 2018, son 536 las víctimas registradas de tortura, aunque el Instituto Casla cree que la cifra real puede triplicarse.

Estos abusos se cometen sobre todo en la Dirección General de Contrainteligencia Militar, dependiente de la vicepresidencia. Los métodos más comunes son palizas, encadenamiento y ahogamiento simulado. Casla ha registrado prácticas como la privación de aire tapando la cabeza de la víctima con bolsas de plástico. Y ha detectado abusos como mantener a alguien colgado por los pies 72 horas. Los interrogadores emplean gases lacrimógenos y descargas eléctricas. Hay abundantes casos de tortura psicológica, como disparos fingidos a la cabeza. «Nunca había visto tanta maldad como la que reflejan estas denuncias», dice Tamara Suju, directora de Casla.

Uno de los casos denunciados es el de Sorbay Padilla, esposa del coronel retirado de la Guardia Nacional Oswaldo Valentín García Palomo. Fue capturada en Caracas en febrero junto a tres miembros de su familia. Durante cuatro días fue torturada para que revelara el paradero de su marido, opositor al régimen. Encapuchada y con las manos atadas a la espalda, fue rociada con gases lacrimógenos y recibió descargas eléctricas. Se desmayó en varias ocasiones y suplicó que la mataran. Finalmente, fue abandonada en una carretera cercana a su hogar. «El trauma psicológico es lo peor que padecemos los torturados. No hay día que no me acuerde de lo que me hicieron», dijo Padilla durante la presentación del informe.

Una novedad de 2018 es que el régimen venezolano está torturando no sólo a disidentes sino también a sus familiares, a los que detiene de forma arbitraria.

Sánchez, en La Habana

Preguntado por la reciente visita del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a Cuba, Almagro asegura que cualquier socio internacional de América Latina debe tener claro que «Cuba es parte del problema, no de la solución, porque ningún camino que conduzca a la democracia en Venezuela va a pasar por Cuba, porque Cuba no tiene democracia».

A %d blogueros les gusta esto: