elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Crisis Venezuela

El colapso del gobierno de Nicolás Maduro por Asdrubal Aguiar – 8 de Octubre 2017

asdrubalaguiarII

En la primera parte de este artículo señale los errores políticos cometidos por Nicolás Maduro desde que el chavismo perdió la mayoría popular. La derrota que sufrió el PSUV en las elecciones parlamentarias no fue nunca asimilada ni interpretada por los incapaces capitostes del régimen. No entendieron que esa derrota indicaba que había sido un gravísimo error no rectificar la equivocada orientación política y económica del régimen mantenida por Hugo Chávez, apenas Nicolás Maduro asumió la presidencia, mediante un muy dudoso triunfo electoral. Sus últimas jugadas políticas, la criminal represión a la protesta ciudadana, la elección fraudulenta de una inútil Asamblea Nacional Constituyente Comunal, la utilización del presidente dominicano Danilo Medina para que invitara a un nuevo diálogo gobierno-oposición y la intempestiva convocatoria a las elecciones regionales, lo único que han logrado es evidenciar aun más, que la precariedad de su gobierno no le permite enfrentar, con una mínima posibilidad de éxito, la grave crisis nacional.

Esta visión del colapso del régimen madurista fue ampliada desde el punto de vista económico por Ricardo Hausmann en los siguientes términos: “La catástrofe económica de Venezuela eclipsa cualquier otra de la historia de Estados Unidos, Europa Occidental, y América Latina… Claramente una disminución del 40 % del PIB per cápita es un hecho muy poco frecuente…, pero también hay que considerar que el declive del ingreso nacional, incluyendo el efecto de la caída del precio petrolero, es del 51%… El despilfarro en la época de las vacas gordas dejó pocos activos que se pudieran liquidar en el periodo de las vacas flacas, y los mercados no estuvieron dispuestos a otorgar créditos a un prestatario con tal exceso de deuda. Entre 2012 y 2016, los ingresos fiscales no petroleros se desplomaron en un 70% en términos reales y durante el mismo periodo, la aceleración de la inflación hizo que los pasivos monetarios del sistema bancario cayeran en un 79% a precios constantes. En dólares el declive fue del 92%…Inevitablemente, también colapsó el nivel de vida…” Leer más de esta entrada

¿Qué países crecerán más este año y el que viene? por Javier Salvatierra – El País – 12 de Octubre 2017

La economía libia se duplicará en 2018 respecto a 2016, mientras que Venezuela sigue en el abismo, los precios multiplicándose por siete este año

Libia, un país sumido en el caos que trata de salir de décadas de dictadura, será este año el primero de la clase en crecimiento económico. Según las previsiones del FMI, será el país del mundo en el que más crecerá el PIB este año y el que viene. Si la economía mundial crecerá un 3,6% este año y un 3,7% el que viene, la libia lo hará un 55% y un 31%, respectivamente. A mucha distancia se sitúa el segundo, Macao, cuyo PIB aumentará este año un 13,4% y casi un 7% en 2018. En la cola se sitúa Venezuela, cuya economía perderá este año un 12% de su valor y un 6% más el año que viene. Según el organismo, España crecerá un 3,1 y un 2,5%.

En 2017, la economía libia estará valorada en 20.971 millones de dinares libios (15.310 millones de dólares, 12.952 millones de euros a precios constantes). Es apenas un tercio del PIB libio de 2010, un año antes de que se desatara la revuelta que acabó con los 42 años de dictadura de Gadafi y con su muerte en agosto de 2011. La primavera árabe que barrió al dictador dejó tras de sí un país en el caos que perdió de golpe dos tercios de su economía. Tras años de deriva, el país tocó suelo en 2016, con un PIB de 13.500 millones de dinares (8.300 millones de euros). En 2017, con la recuperación de las exportaciones de petróleo, la economía libia se ha disparado un 55% y en 2018, el FMI prevé que crezca otro 31%, hasta los 16.990 millones de euros, siempre a precios constantes. Eso sí, el país tendrá que lidiar con una inflación galopante, superior al 32% este año y el que viene.

Nada que ver en ese sentido con Venezuela, para la que el organismo con sede en Washington prevé un aumento medio interanual de precios del 652% este año y del 2.350% en 2018. Esto quiere decir que si un producto valía 10 bolívares el año pasado, a finales de este año costará 75,2 bolívares y el año que viene 1.842, es decir, su precio se habrá multiplicado por 184.

Según el FMI, además, Venezuela será peor alumno económico del mundo este año, con una caída del PIB del 12% (4,6 puntos más de lo que preveía en abril), seguido de Guinea Ecuatorial (-7,3%) y Sudán del Sur (-6,2%). El año que viene la caída del régimen de Maduro será del 6% (1,9 puntos más que en abril), ya inferior a la ecuatoguineana, que será del 7,8%. De hecho, el año que viene será un año muy bueno en lo económico a nivel global: solo seis de los 193 países que mide el FMI países verán menguar su economía (Guinea Ecuatorial, Venezuela, Nauru, Sudán del Sur, Puerto Rico y Suazilandia) y el crecimiento global ascenderá al 3,7%.

Por regiones, el FMI Europa conseguirá este año un avance del 2,5%, tres décimas más que en 2018, aunque el organismo distingue entre las economías avanzadas, más lentas (2,1% y 1,9%) y las emergentes, con más ritmo (4,5% y 3,5%). Dentro de los avanzados, España seguirá siendo el país que más crezca entre las grandes economías de Europa, con un 3,1% en 2017, ocho décimas más que en 2018, pero lejos de los datos de Islandia (5,5% y 3,3%), Irlanda (4,1% 3,4%) o Malta (5,1% y 4,4%).

Igualmente, los datos europeos palidecen ante los asiáticos. El FMi prevé un crecimiento para el conjunto del continente del 5,6% en 2017 y del 5,5% en 2018, capitaneado de nuevo por China (6,8% y 6,5%), India (6,7% y 7,4%).

En América, el crecimiento va por subcontinentes. Así, América del Norte crecerá un 2,2% este año y el que viene, mientras que América del Sur sale este año (+0,6%) de la recesión del año pasado (-2,6%) y acelera en 2018 (+1,6%). Brasil sale poco a poco del abismo (0,7% y 1,5%, cuatro y dos décimas más de la última previsión, de julio, respectivamente). Bolivia, no obstante, es el campeón de la región, con crecimientos del 4,2% y del 4%.

 

Los records de Chávez por Otrava Gamás – Mediapart – 27 de Septiembre 2017

A pesar de la solemnidad y magnificencia con las cuales los líderes y militantes del chavismo hacen referencia al legado del difunto Hugo Chávez, la realidad nos muestra un país en ruinas. Un país conocido ahora por su larga lista de registros negativos que sirven para identificar a Venezuela internacionalmente como la nación mas corrupta del continente y la segunda con mayor inseguridad.

 

corrupcion2017.pnginflacion2017.pngmiseria2017.pngemigracion-fuente.jpgdolar2017.pngescasez-fuente.jpghomicidios-fuente.jpgnarcotrafico-fuente1.jpgjusticia-copy-copy.jpgmalversacion-fuente.jpgdesindustrializacion-fuente.jpgplagas-fuente.jpg

El secuestro de Lucía por Luis Vicente León – ProDaVinci – 24 de Septiembre 2017

 

datanalisis-vicente-leon-foto-twitter_nacima20150727_0170_6Lucía había vivido una vida buena. No perfecta. Eso no existe. Había tenido problemas, crisis, enfermedades, maltratos, como todos. Pero el balance era positivo. Tenía un buen nivel de vida, una casa bonita, una familia relativamente unida, más plata que sus primas, una fuente de ingresos que parecía garantizar su futuro y algo fundamental que sólo apreció cuando perdió: libertad.

Pero Lucía era inmadura y susceptible a los cantos de sirena.

Él, como el Tartufo, sabía a lo que había venido. Se vendió como el cambio, el amigo sincero, el castigador de los malos, la compañía de los necesitados. Él venía a enamorarla…y lo logró. Y poco a poco, fue avanzando hasta el clímax de la confianza y entonces todo cambió. Ya no le daba, le quitaba. La irrespetaba y disponía de sus cosas, controlaba sus decisiones, la amenazaba y castigaba si se negaba. Le acusaba de traidora si disentía. No tenía límites. Lucía estaba secuestrada y ahora lo entendía, lo rechazaba y quería liberarse. Lo intentó. Primero exigiendo sus derechos…y falló. Después conversando y argumentando…y también falló. Después lo amenazó con la policía…y él se rió. Intentó por la fuerza, pero ella era más débil.Trató varias veces escaparse, pero él controlaba las salidas. Y finalmente pidió ayuda a los vecinos y luego de mucho gritar, la oyeron. La mayoría se horrorizó de lo que le estaba pasando, pero las casas de atrás, que lo sabían desde siempre, ellos no.

Una vez descubierto, él ya no tenía nada que aparentar. Su posición interna y externa se endureció y se mostró como lo que es. Le conviene más. Los vecinos se dividieron automáticamente en cuatro grupos.

Uno dice que hay que cercar la casa, cortarle los recursos, el agua y la luz y eso hará que se rinda y se vaya. Lo intentaron y por supuesto que en la casa se complicó más la vida tanto para él, como para Lucía. Pero Lucía la pasa peor que él, pues el controla la alacena y de las casas de atrás le dan recursos, agua y luz a cambio de la posibilidad de usar barato el jardín. ¿Va él a ceder en función de esta presión?

El segundo grupo cree que hay que rescatar a Lucía por la fuerza. Entrar a la casa, sacarlo a patadas y destruirlo a él. Pero esa propuesta divide aún más a los vecinos. Algunos creen que arriesga la vida de Lucía, cuesta fortunas y amenaza la imagen de los propulsores, incluso dentro de su vecindario. La realidad y la historia dicen que esa operación es remota. Muy remota.

El tercer grupo cree que no hay que hacer nada. Que por encima de todo está la privacidad dentro de esa casa y que ellos no deben intervenir. Tiene una interpretación errada, pues si bien la privacidad es un valor relevante, se termina el derecho cuando dentro de esa casa ocurren violaciones de derechos. La pasividad podría convertirse en complicidad.

Finalmente, el último grupo. Contra la opinión de los otros tres, este quiere negociar con él. Sabe que será duro y peligroso. Que él intentará manipularlos y burlarse de ellos. Lo ha hecho muchas veces en el pasado. Que no se puede confiar en él. Entiende que para ser exitosos en esa negociación todos los vecinos deben participar y hacer lo que están haciendo, incluso con sus propuestas y posiciones diversas, deben presionar y elevar el costo de no hacer nada. Que sienta la presión y el peligro y con eso la necesidad de negociar. Pero para rescatar a Lucía, este grupo rescatista sabe que debe cumplir dos condiciones claves: 1) pagarle un rescate a él y 2) garantizarle inmunidad, pues ni el más tonto aceptaría un rescate que luego no podría usar. Este grupo necesita estar dispuesto a tragarse un sapo para rescatar al rehén.

No me pude decidir con cual frase culminar: ¡Pobre Lucía! o ¡Usted dirá!

 

¿Puede China? por José Toro Hardy – 21 de Septiembre 2017

UnknownAl final de su vida Fidel Castro declaró a Julia Sweing, de la revista The Atlantic Monthly: “El modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros… No se puede exportar porque no funciona ni en la isla”.

El gobernante venezolano pretende confiar la supervivencia de su moribundo régimen a Rusia y a China. Antes expliqué por qué Rusia ya no puede repetir lo que la URSS, en el apogeo de su poderío militar y económico, hizo con Cuba entre 1961 y 1991. Hoy me voy a referir al caso de China.

Ante el fracaso del comunismo, Mao lo había ensayado todo: el “gran salto adelante”, que desembocó en una gran hambruna y provocó la muerte de no menos de 30 millones de personas; el “movimiento de las cien flores”, la “revolución cultural” y otras políticas… Nada funcionaba, porque, parafraseando a Marx, el comunismo contiene “el germen de su propia destrucción”.

Al morir Mao, su sucesor –Deng Xiaoping– llegó a la misma conclusión que Fidel: el modelo chino no funcionaba ni en China. Sostuvo: “¿Qué importa que un gato sea blanco o negro con tal de que cace ratones?”.

Impone su propio modelo: “Un país dos sistemas”. Del capitalismo tomó las ideas de mercado que aplicó en zonas económicas especiales con la versión más neoliberal del sistema. Grandes inversiones extranjeras fueron responsables del espectacular crecimiento que experimentó China y que la transformaron en la segunda mayor economía del mundo. Sin embargo, inmensos sectores de la población china, fuera de las “zonas económicas especiales”, se mantenían en su pobreza ancestral.

Pekín está replanteándose el modelo. Su mayor interés es promover un crecimiento hacia dentro para aumentar el nivel de vida de centenares de millones de chinos. Con su perseverancia milenaria están poniendo todo su empeño en ello. Eso sí, al cambiar de prioridades, han sacrificado su fenomenal ritmo de crecimiento. Su PIB, que a partir de 1978 y por tres décadas creció a una tasa de dos dígitos, ahora se ha desacelerado.

En sus relaciones con Venezuela su interés es cobrar los 30.000 millones de dólares que aún les deben y que el país se comprometió a pagarles con petróleo. Pero el régimen venezolano no ha cumplido y hoy se estudia un refinanciamiento.

China sabe que el socialismo venezolano se fue a pique y que la seguridad jurídica brilla por su ausencia. Si bien reciben todo lo que en su desesperación el inmaduro gobernante tropical les ofrece en bandeja de plata, a la hora de la verdad no están dispuestos a entregar dinero fresco ni a realizar grandes inversiones en el país.

La visión que China tiene de Venezuela queda reflejada en los informes de Dagong Global Credit, su calificadora de riesgo soberano –que pertenece a The People’s Bank of China– la cual viene rebajándole continuamente el raiting crediticio al régimen venezolano. Veamos lo que dicen sus informes:

“Los desbalances estructurales de la economía y la seguridad social en deterioro resultan en un descontento público cada vez mayor frente al gobierno… Serios desbalances macroeconómicos arrastran a Venezuela en el corto plazo a una recesión y exacerban el riesgo de tensiones sociales. Su elevado déficit fiscal, sus insuficientes reservas internacionales y las presiones hacia significativas devaluaciones de su moneda local, contribuyen a una evidente tendencia de deterioro en los niveles de solvencia del gobierno (…). A corto plazo, el riesgo de una escalada de conflictos políticos internos aumentará significativamente. La emisión excesiva de moneda conduce a Venezuela a la hiperinflación, y por tanto su entorno de crédito se deteriora continuamente”.

Esa es la visión que China tiene del régimen venezolano. Sin duda, se sentiría más segura con cualquier otro gobierno con el que pudiera sostener relaciones más serias y brindar, como siempre hacen, por “la tradicional y perdurable amistad entre los pueblos de Venezuela y China”. Por otra parte, con íntima sorna, se deben estar riendo del régimen.

China no se desviará de sus metas ni emprenderá aventuras para salvar a nadie. Se trata de una nación extremadamente pragmática, ajena a dogmatismos. Mao para ellos es solamente un “porrón chino” enterrado en una esquina de la plaza Tiananmen. A los amigos del régimen les digo: bájense de esa nube.

 

Declaración de Ex Jefes de Estado y de Gobierno – Iniciativa Democrática de España y las Américas – 19 de Septiembre 2017

Declaración de Ex Jefes de Estado y de Gobierno Iniciativa Democrática de España y las Américas New York, 19 de Septiembre 2017

Los ex Jefes de Estado y de Gobierno participantes de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), reunidos en la ciudad de Nueva York, coincidiendo con la apertura de la 72° Asamblea General de la ONU y a propósito de la reunión sostenida entre los presidentes de Colombia, Brasil, Estados Unidos y Panamá y la vicepresidenta de Argentina, para hablar sobre Venezuela, expresamos lo siguiente:

1) Coincidimos con lo señalado por el presidente de la Asamblea General de la ONU al inaugurar sus sesiones, en cuanto a que “la gente que más necesita [de la comunidad internacional] no está sentada en esta sala”; a cuyo efecto y con motivo de Venezuela hacemos nuestra la voz y el dolor de quienes no tienen voz: las víctimas mortales producto de la represión de Estado y del hambre, los presos políticos, los exiliados, los miles de migrantes que en búsqueda de libertades huyen del gobierno dictatorial de Nicolás Maduro Moros y su Asamblea Nacional Constituyente de facto, instalada de espaldas al voto universal, directo y secreto de los venezolanos.

2) Hacemos nuestras las distintas manifestaciones de la comunidad internacional en su conjunto y las constantes en la Declaración de Lima adoptada por 16 cancilleres y diplomáticos americanos, la de los gobiernos del MERCOSUR, y las de la Unión Europea y el Parlamento Europeo, en las que se desconoce a la Asamblea Constituyente dictatorial instalada por el régimen de Maduro, asimismo desconocida por una mayoría del pueblo venezolano en la consulta popular que espontáneamente realizara el 16 de julio pasado; e invitamos a las instituciones europeas señaladas para que consideren la aprobación de similares medidas económicas, financieras y diplomáticas a las adoptadas por distintos gobiernos americanos.

3) Alertamos sobre tres variables que han de ser tomadas muy en cuenta por la comunidad internacional al evaluar escenarios y estudiar alternativas al respecto:

(1) que Venezuela, como nación, es víctima de una invasión por el gobierno de Cuba – en 2007 éste reconoce que unos 30.000 miembros de los Comités de Defensa de la Revolución se encontraban presentes en el territorio nacional venezolano – e incidente, de suyo, en los comportamientos internos e internacionales de la dictadura de Maduro;

(2) que ésta y sus autoridades se encuentran sometidas a investigación, tanto por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas, como por el grupo ad hoc que encabeza el ex Fiscal ante la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, en nombre de la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos, por la comisión de crímenes de lesa humanidad;

y (3) que altos cargos civiles y militares de la misma dictadura han sido señalados de participación activa en el crimen del tráfico internacional de drogas y el lavado de sus dineros, incluidos los de la corrupción, siendo objeto de medidas sancionatorias.

4) Advertimos del riesgo que los avances logrados por el valiente pueblo de venezuela que de manera pacífica tomo las calles del país en meses pasados y que acudió masivamente a la consulta popular del 16 de julio, se vean seriamente debilitados por un intento más de “diálogo” que al igual que en otras ocasiones, corre el riesgo de ser intrumentalizado por el régimen de Maduro para seguir ganando tiempo en su favor y validar la ilegítima Asamblea Constituyente al poner como interlocutores y equivalentes a la Presidenta de este órgano espurio y al Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela. Una vez más, insistimos que todo diálogo o negociación de buena fe y con propósitos de restablecimiento de la vida democrática en Venezuela pierde fundamento y sentido, mientras una de las partes se encuentra bajo prisión política, perseguida y criminalizada por la dictadura o empujada al exilio, y el mismo pueblo medra sujeto a la explotación y el chantaje a fin de sobrevivir en medio de una grave crisis humanitaria.

5) Reiteramos nuestra fidelidad a los principios que hemos defendido y al pueblo venezolano que no está dispuesto a que se claudique en la lucha por hacer valer el mandato que le dio a los dirigentes de la Mesa de Unidad Nacional en la consulta popular del 16 de julio pasado los cuales se refieren a: (1) el rechazo de la Asamblea Constituyente, (2) la demanda a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de obedecer y defender la Constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional, (3) la renovación de los poderes públicos así como la realización de elecciones libres y la conformación de un gobierno de unión nacional.

Nueva York, 19 de septiembre de 2017

José María Aznar, España

Laura Chinchilla, Costa Rica

Luis Alberto Lacalle, Uruguay

Tuto Quiroga, Bolivia

Alvaro Uribe, Colombia

Heinz Dieterich: “Venezuela está a un paso del abismo” por Andrea Sosa Cabrios y Denis Düttmann – Clarin – 15 de Septiembre 2017

El prestigioso sociólogo alemán, ex asesor de Hugo Chávez, señala que el gobierno de Nicolás Maduro es hoy una dictadura socialdemócrata. Pero que se está acercando a una dictadura militar.

 

SJJa-sF9b_930x525.jpg

El sociólogo alemán Heinz Dieterich conserva una boina roja que le regaló Hugo Chávez en 1999. Eran tiempos de cercanía entre el impulsor del “socialismo del siglo XXI” y el entonces presidente venezolano, que adoptó esa idea como impronta. La boina dedicada a Mirna, su pareja, luce intacta en su departamento de Ciudad de México, donde vive desde 1976. La amistad con Chávez, en cambio, se resquebrajó a partir de 2005, cuando Dieterich dijo que en Venezuela en realidad no había socialismo en el sentido histórico del término. A Chávez le molestó. Hoy Dieterich, de 74 años, es duro crítico del presidente Nicolás Maduro, al que considera una “mala imitación” de Chávez, y vaticina para el país un “desenlace catastrófico”.

– ¿Cómo describe lo que está pasando ahora en Venezuela?

-Con la decisión de estrangulamiento financiero de Donald Trump, la situación se acerca a un desenlace catastrófico. Siendo Estados Unidos el centro financiero del mundo, la medida de Trump tiene impactos mucho más allá de la simple posibilidad de contraer nueva deuda vía nuevos bonos. Todas las corporaciones privadas se orientan en lo que hace no sólo Wall Street sino el Tesoro de Estados Unidos. Ni China ni Rusia tienen una logística mundial comparable. Esto es un regreso a los años 60, a la Guerra Fría. Es lo que pasó con el bloqueo de Cuba: o estás con nosotros o eres nuestro enemigo. Maduro y su tropa no entendieron que tenían que buscar la solución negociada. Leer más de esta entrada

Empecinados por Rosa Montero – El País – 16 de Septiembre 2017

COLUMNISTAS-REDONDOS_ROSAMONTERO-1560x877.pngNunca he sido una persona mitómana, supongo que por temperamento pero también por haber empezado a trabajar como periodista a los 19 años, lo cual me hizo conocer desde muy joven a gente famosa y comprobar que tienen los mismos agujeros que tenemos todos. De hecho, cuando advierto algún defecto en un personaje que admiro (por ejemplo, la gran Marie Curie fue una madre muy dura), a menudo aún lo admiro más, porque eso lo humaniza y le permite servir de verdadero modelo en esa lucha que siempre es la existencia. Por eso me alucina la urgencia que tanta gente parece sentir de construirse un altarcito de dioses personales, divinidades intocables a las que se aferran con la misma fe que un cristiano integrista. En 40 años de vida profesional, pocas veces he recibido vapuleos tan airados por parte de lectores como en tres ocasiones en las que escribí algún juicio crítico sobre John Lennon, Michael Jackson y Lady Di. Y mis textos no habían sido sangrantes, pero los fans no pudieron soportar la más leve sombra en el aura luminosa de sus santos: los ídolos han de ser perfectos y sin mácula. Hay gente que parece no ser capaz de aguantar la existencia sin tener a mano algún diosecillo terrenal al que adorar. En un reportaje sobre los 20 años de la muerte de Lady Di, vi a una mujer que, por supuesto, no había conocido personalmente a la princesa, y que decía: “Fue el peor día de mi vida”. Es llamativo, ¿no? Sobrecoge el pozo sin fondo de su necesidad.

Estos extremos de mitificación nos pueden parecer conmovedores o patéticos y en cualquier caso inofensivos; pero es que por desgracia esa misma avidez de santos, y lo que es aún peor, de paraísos, se encuentra en muchos otros ámbitos sociales con consecuencias nefastas. Santo intocable es, por ejemplo, el Che Guevara, trepado a los altares en medio mundo; y, dado que los paraísos tradicionales como la URSS, China o Cuba se han ido resquebrajando con el tiempo, un número asombroso de personas en apariencia inteligentes y amables se aferran con recalcitrante ceguera a la invención del edén venezolano. Y, como sucede en todos estos procesos de mitificación, da igual que la realidad desmienta su espejismo una y otra vez; que Venezuela sea un Estado en colapso, que haya violencia, torturas, desapariciones, asesinatos y el más escandaloso pisoteo de los derechos democráticos. Todo esto no importa nada, porque los prejuicios sólo ven lo que quieren ver (ya lo decía Einstein: “¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”), y porque no estamos hablando de ideas, sino de creencias. No nos encontramos en el territorio de la razón, sino de la fe.

Ya lo decía Einstein: “¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”

¿Qué más tiene que suceder en Venezuela para que esos fieles devotos se caigan del caballo? ¿Que descuarticen bebés en las plazas públicas? Me temo que ni aun así. El mes pasado, Óscar Puente, alcalde de Valladolid y nada menos que portavoz de la ejecutiva socialista, dijo en una entrevista que la crisis de Venezuela “estaba sobredimensionada” y que era “responsabilidad colectiva de los venezolanos” (le tuvo que corregir públicamente Lastra, la vicesecretaria general del PSOE, que habló de los más de 100 muertos en las protestas y de los 600 presos políticos). En fin, Puente no es imbécil, o eso espero; pero dijo eso en lo más álgido del conflicto y de la represión, mientras corría la sangre. ¿Qué se están jugando personalmente los que se empecinan contra viento y marea en seguir creyendo en paraísos inexistentes? Quizá les alivie cierta culpa inconsciente de poseer más que otros en este mundo de atroz desigualdad. O quizá sean individuos más frágiles y necesiten aferrarse a dogmas pétreos para aguantar la desazón de vivir. Puede que sean románticos y demasiado inocentes, es decir, ignorantes; pero lo reprobable es que se niegan a ver la realidad (atrévete a saber, como diría Kant). Y también supongo que creer en un edén terrenal alegra la vida, de la misma manera que la alegran los finales felices de Hollywood. No sé, la verdad, no me lo explico, no acabo de entenderlo, pero resulta trágico porque, bajo una supuesta defensa de una sociedad más justa, terminan siendo cómplices de tiranos.

 

A %d blogueros les gusta esto: