elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Crisis Venezuela

Aportes para entender el interregno por Pedro Villaroel – FACES – Diciembre 2017

 

“Los movimientos totalitarios usan y abusan de las libertades democráticas con el fin de abolirlas”_ Hannah Arendt_

Los venezolanos asistimos no a una época de crisis sino a una crisis epocal. Crisis que se manifiesta por un extravío de los fundamentos y valores que constituyen la voluntad histórica de cambio en la nación venezolana.

Este fenómeno ha sido una constante en el proceso de constitución del ser venezolano, asimilado al ethos cultural europeo, a través de la conquista española y, posteriormente, por la incorporación y asimilación de los elementos constituyentes del modelo civilizacional francés, producto de su revolución y su legado filosófico por la élite mantuana criolla, que deriva en fractura, desarraigo y desencuentro con los fundamentos iniciáticos de nuestra razón primera.

Esto marca sin duda una propensión a recurrir permanentemente a elementos externos que nos den razones para poder entender nuestros desencuentros de existencia.

En otras palabras, el conflicto permanente entre los problemas derivados de nuestra existencia, de nuestro ser y nuestras emociones y los componentes de fundamento, de orden y raciocinio por el otro lado.

Nuestro acercamiento a la racionalidad que constituye el mundo moderno es entonces epidérmico. Es un acercamiento de externalidad, carente de mundo interior, de una subjetividad producida y sanforizada en la modernidad. Hemos transitado un periplo de constitución y reconstitución permanente de nuestro existenciario. Una especie de mito sisifico de un eterno comenzar, de un eterno partir de cero, de una ahistoricidad aterradora. Todo se constituye a partir de algo que no se sabe dónde comenzó y por ende, dónde terminará. Momento clave en la aparición de una constante cultural casi arquetípica del cómo vaya viniendo vamos viendo.

Trato de auscultar la imposibilidad de encuentro entre las formas aluvionales de existencia propias de nuestro entorno y la cultura occidental a la que irremediablemente pertenecemos. Esta fractura pudiera advertirnos el contraste entre razón y voluntad ciega natural, entre fundamento y emoción, entre política y estética.

Nosotros, muy a la venezolana, tenemos una característica forma de estar sin ser, muy parecida a lo que hace unas décadas atrás planteó nuestro dramaturgo José Ignacio Cabrujas, una concepción de hotel, de campamento, de desarraigo estructural.

He planteado una forma de estar y no una forma de ser, hago la distinción porque nuestro acercamiento a la modernidad es de carácter óntico y no ontológico. Nosotros nos hemos acercado al mundo moderno a través de sus productos y no de su esencia.

Este cuento largo, esta reflexión previa, tiene como propósito permitir asirme de elementos de comprensión de los fenómenos que estamos atravesando en este interregno y desde allí observar los comportamientos y las acciones de los distintos actores y el liderazgo político propios de la Venezuela de este momento, para poder entender desde dónde intentan construir social y políticamente un bloque mayoritario aquellos factores que constituyen polos antagónicos.
La dirigencia política opositora luce aislada, prescinde de la experiencia emocional y social del alma y el ser venezolano, no conecta, no construye tampoco una posibilidad de conexión con el ideario emocional, con la sociedad venezolana actual, no transita en su día a día social. La ausencia de esta conexión produce una incapacidad de constituir elementos racionales esperanzadores.

El oficialismo por su parte, conecta eficientemente con el producto más elaborado y mejor desarrollado de los últimos años: la pobreza. Su conexión emocional es retórica, su verdadera razón es de carácter técnico, utilitario e instrumental, prescinde del factor humano o humanitario. Son grandes administradores de la necesidad creada, con propósito definido de control político y social de la gran masa. Su arquitectura de dominio se desarrolla e instrumenta a través del carnet de la patria, las bolsas clap y los puntos rojos.

La expresión electoral en el lado opositor es de ausencia de mensaje, de relato articulador con las necesidades fundamentales del venezolano. Por tanto es abstracto, una especie de nebulosa, de limbo, que trasmite una sensación de incertidumbre, de ambivalencia, de abandono y vacío.

Por el lado oficialista cada evento electoral es una nueva oportunidad para la apertura del granero, del pan y el circo. Se abre la bodega, valga decir los puntos rojos. Es un día de festín condicionado claro está, por el voto y su instrumento, el carnet de la patria. La masa se mueve en busca de alimento, el voto se convierte en mercancía imprescindible para asegurarse unas horas de alimento. No hay mensaje ni relato, hay control político, se impone un estado de vigilancia total.

La lógica que caracteriza el accionar de estas propuestas antagónicas son cara y contracara de una herencia cultural que reproduce permanentemente un modo de relación con el ciudadano caracterizado por la agresión, por la asfixia, por el irrespeto y el engaño que se traduce en limitar la participación de estos en el desarrollo de su entorno y sus formas de vida.

La referencia a esta crisis epocal como un interregno, es `precisamente con el propósito de dibujar un poderoso movimiento del sustrato de nuestro fundamento cultural. Esto implica la erosión de las prácticas políticas, de las formas de relación con el otro, de la convivencia, de la cosmovisión, de la representación, de la sensibilidad, de las formas de organización social e institucional. En fin, de todo aquello que compone el hábitat humano de este tiempo.

Navidad sombría por Ramón Peña – La Patilla – 10 de Diciembre 2017

La alegría navideña de los venezolanos se suma a la lista de víctimas de este régimen. Pareciera que para estos herederos de la centenaria revolución bolchevique, no basta el control de la vida material de los ciudadanos, debe agregarse también la regulación de sus estados de ánimo. Así ocurría en la Rusia soviética, donde el desestímulo para mejorar las condiciones de vida se expresaba en las caras de resignación y conformismo que exhibían sus ciudadanos.

Nunca antes, en un mes de diciembre, el desconsuelo se había adueñado de tantos hogares en nuestro país. Una navidad donde la zozobra ha sustituido a la alegría. Una fiesta tradicional de epifanía cristiana hundida y para muchas familias rebajada hasta su desaparición. La elaboración de las hallacas, ancestral motivo de regocijo, es hoy causa de angustia por lo inalcanzable de sus ingredientes. Los juguetes de los niños, los regalos y la ropa de estreno, otras tradiciones frustradas por una voraz hiperinflación, reforzada por la imposición brutal de controles de precios que han provocado el cierre de fábricas y comercios y empeorado la disponibilidad de esos bienes.

El reencuentro navideño de familias dispersas en la geografía nacional, es también fuente de incertidumbre; apenas se cuenta con el treinta por ciento de la flota nacional de aviones y de medios de transporte público interurbano. Como alternativa, queda desplazarse por carreteras maltrechas, un verdadero reto a la inseguridad, sujeto a la anuencia de decenas de alcabalas temidas como si fuesen emboscadas.

Es el colofón de un año infausto, de hambre, violencia, muerte, luto y represión que se despide y cede paso a un nuevo año carente de promesas. Serán muy contados los hogares que en la medianoche del 31/12, hagan coro con aquel jocoso porro colombiano que popularizara el mexicano Tony Camargo: ‘Yo no olvido al año viejo, porque me ha dejado cosas muy buenas…’

Estudio afirma que 72% de los venezolanos se siente peor que hace 50 años – Pew Research Center – El Nacional – 8 de Diciembre 2017

Una investigación de Pew Research Center arrojó que las perspectivas de los ciudadanos están ligadas a los cambios económicos y el progreso de cada nación
PG_2017.12.5_Life-Better-or-Worse_00.png
El centro de investigaciones Pew Research Center (PRC), ubicado en Estados Unidos, realizó un estudio sobre cuál es la perspectiva de progreso que han tenido las personas en los últimos 50 años. Los venezolanos afirmaron, en su mayoría, que se sienten peor en la actualidad.

El estudio fue realizado a 43.000 personas de 38 países. 72% de los venezolanos encuestados por PRC indicaron que su vida es peor que hace 50 años, es decir, en comparación con los años sesenta. Ciudadanos de otras nacionalidades como México (68%) y Nigeria (54%) también manifestaron sentirse peor en la actualidad.

Las naciones que afirmaron vivir mejor actualmente fueron Vietnam (88%), India (69%) y Corea del Sur (68%). En el caso de estos países, su situación mejoró considerablemente por las transformaciones económicas y la resolución de guerras y conflictos armados.

El centro de investigaciones también explicó que la perspectiva de las personas en cuanto a su situación actual con respecto a hace 50 años, está ligada a la situación económica de cada nación y el optimismo de sus ciudadanos, por lo que, en el caso de Venezuela, solo 10% dice que su economía personal mejoró.

Comment Chávez a ruiné le Venezuela par Laurence Debray – Le Point – 1 de Diciembre 2017

Corruption, trafics, inégalités sociales, pauvreté galopante, analphabétisme… Le vrai bilan des années Chávez et Maduro est sans appel.

11522024lpw-11522416-article-venezuelachavezhealth-jpg_4807933_1250x625.jpg

Monsieur Besson, Vous venez de découvrir qu’il y a deux Amériques ! Saluons cette illumination ! Vous devez cette trouvaille à la lecture d’un sous-produit de la propagande chaviste, adoubé officiellement par l’ambassade du Venezuela, dont l’auteur, Andrés Bansart*, arbore le titre de professeur d’un obscur centre d’études de Caracas. Grâce à lui, vous avez appris qu’il y aurait donc une Amérique riche, du Nord, et une Amérique pauvre, du Sud – comme s’il n’y avait pas de pauvres au nord ni de riches au sud. Mais évitons les subtilités afin de ne pas égarer votre bel esprit et penchons-nous, comme vous l’avez fait dans Le Point du 31 août 2017, sur le cas du Venezuela, et de « l’abominable misère » dans laquelle le pays croupissait avant qu’Hugo Chávez arrive enfin, pour illuminer le peuple, l’alphabétiser, et l’émanciper de méchants « grands industriels transnationaux ».

Est-ce utile de préciser que nous parlons d’un pays pétrolier, membre fondateur de l’Opep, qui possède les premières réserves du monde d’hydrocarbures (devant l’Arabie saoudite), dont les revenus lui ont permis d’être la nation la plus riche de la région, jouissant d’une exceptionnelle stabilité démocratique depuis 1958 jusqu’à l’abrogation par Nicolás Maduro de l’Assemblée nationale, dûment élue mais à l’opposition majoritaire, l’été dernier ? « Ce que nous n’obtiendrons pas par le vote, nous l’obtiendrons par les armes », a-t-il précisé (le 27 juin 2017). Puisque, contrairement aux Vénézuéliens, vous avez la chance de vivre dans une démocratie, patrie des droits de l’homme, je ne peux que respecter votre opinion sur un pays qui est le mien, prenant votre condescendance comme le trait de caractère d’une certaine élite française. Ou serait-ce le reliquat du mythe XVIIIèmiste du bon sauvage ? Je ne me bornerai qu’à démentir quelques insinuations insultantes pour mes compatriotes, acculés à survivre au quotidien. Car votre légèreté est scandaleuse au regard de la crise humanitaire qui sévit dans mon pays. Le Venezuela est malheureusement devenu un lieu d’expérience politique pour divertir une frange de la gauche française, confortablement attablée dans les restaurants parisiens, alors que 32 millions de personnes ne trouvent là-bas plus de quoi se nourrir ou se soigner. Je me sens d’autant plus autorisée à vous répondre, monsieur Besson, que j’ai fréquenté assidument, enfant, les camps d’entraînement militaire et idéologique à Cuba, que j’ai arpenté en tant que jeune journaliste les bidonvilles de Caracas, et que j’ai longuement interviewé votre héros, Hugo Chávez, juste avant son arrivée au pouvoir.

La fille d’Hugo Chávez est devenue la femme la plus riche du pays

Je ne m’attarderai pas sur votre confusion entre le nom d’un président, Carlos Andrés Pérez (CAP), et le nom de son parti (AD – Acción Democrática), ou sur la qualification « de droite » d’entités politiques sociales-démocrates, qui révèle votre méconnaissance du sujet. Je préfère souligner votre formidable sens de l’humour : avant l’arrivée d’Hugo Chávez au pouvoir en 1999, « la bourgeoisie vénézuélienne » aurait selon vous, « accumulé les richesses du pays pour se hâter de les transférer à l’étranger ». Je ne nie pas la corruption endémique dont a pu souffrir le Venezuela dans le passé, mais dans l’histoire des dictatures latino-américaines – pourtant nombreuses –, aucune élite militaire ne s’est jamais autant enrichie, battant un record pourtant difficile à atteindre ! La fille d’Hugo Chávez est devenue en quelques années la femme la plus riche du pays. La « bolibourgeoisie » chaviste a détourné 850 milliards de dollars de revenus pétroliers pour son usage propre, dont une partie se trouve sur des comptes bancaires aux États-Unis. Sans mentionner les fruits du trafic de drogue faisant du Venezuela un narco-État notoire. À ce niveau-là, on ne parle plus de vol mais de braquage institutionnalisé. Ou de régime cleptomane.

Je vous accorde que le Venezuela ne fut jamais un éden égalitaire. Contrairement à vos dires, « la paysannerie » ne fut pas « chassée de ses terres pétrolifères pour venir s’entasser sans travail dans les bidonvilles de Caracas ». Il y eut, comme dans toutes les sociétés industrialisées, un exode rural – en 1940, 60 % de la population était rurale, en 1960, 60 % de la population devint urbaine –, mais ce dernier n’est pas dû à l’exploitation pétrolière, limitée principalement au lac de Maracaibo. Malgré ses inégalités sociales, le Venezuela fut traditionnellement une terre d’accueil et d’intégration : des Européens, pendant et après la Seconde Guerre mondiale, prospérèrent en participant à l’élan de modernisation du pays. Tout comme les réfugiés économiques des contrées voisines. Car le pays promettait alors un travail et une ascension sociale possible. Aujourd’hui, plus de deux millions de Vénézuéliens ont pris la route de l’exil. La classe moyenne, qui n’a plus de perspective professionnelle, qui en a marre d’avoir faim et de retrouver ses enfants à la morgue, quand ils n’ont pas été arrêtés et torturés, a déclaré forfait.

La pauvreté affecte aujourd’hui 83 % des Vénézuéliens
La colonne vertébrale du pays part, laissant derrière elle les plus démunis, ceux qui n’ont pas d’autre choix que de rester, ceux qui auraient dû bénéficier en premier d’une bonne gestion des revenus pétroliers. Avant Chávez, ils étaient soignés gratuitement dans des dispensaires publics qui jalonnaient le pays ; avec Maduro, ils meurent faute de médicament dans des infrastructures délabrées. Contrairement à ce que vous pensez, monsieur Besson, la démocratie « n’a pas laissé les infrastructures du pays pourrir au soleil » ; le régime bolivarien les a radicalement annihilées, à coups d’expropriations, de démantèlement systématique du tissu économique et de gestion arbitraire. Si la pauvreté affectait 49 % des Vénézuéliens en 1998, elle est aujourd’hui de 83 %. Accuserez-vous le « gros capital » de cette catastrophe humanitaire ? C’est dans les bastions chavistes, là même où Chávez est né et où Maduro a grandi, que les révoltes sont les plus violentes. Et les répressions les plus radicales aussi.

Selon vous, le « peuple » vénézuélien aurait bénéficié d’une « large campagne d’alphabétisation » mise en œuvre par Hugo Chávez. Au Venezuela, l’éducation est gratuite et obligatoire à partir de l’âge de six ans. Malgré tout, entre 5 % et 8 % d’analphabétisme persiste (1 à 2 % en France). Les missions d’Hugo Chávez se révélaient plus des cours d’endoctrinement que des cours de lecture, et finissaient souvent par un embrigadement militaire. Chávez appliqua à la lettre la méthode cubaine pour soumettre sa population : la révolution bolivarienne, avec ses belles promesses, devint un sous-produit de la révolution cubaine. Pourquoi pensez-vous que Fidel Castro chantait chaque année, en anglais s’il vous plaît, « happy birthday » à son acolyte vénézuélien ? 90 000 barils de pétrole envoyés gratuitement et quotidiennement à Cuba ont permis à l’île de ne pas sombrer, cette île qui survit grâce aux touristes nostalgiques et aux cigares depuis qu’elle a efficacement détruit son industrie sucrière. Pour la façade, on envoya des médecins cubains soigner les petits Vénézuéliens, comme s’il n’y avait pas de médecin compétent au Venezuela. En sous-main, la sécurité intérieure sera désormais entre les mains d’experts cubains, tout comme la manœuvre politique. En plus d’une dictature narco-populiste, les Vénézuéliens doivent se rebeller contre une invasion… Qu’ont-ils gagné pour avoir cru au socialisme du XXIe siècle ? La faim et la mort. Un beau programme sur lequel vous devriez méditer, monsieur Besson.

 

El abismo por Ramón Peña – La Patilla – 26 de Julio 2017

Hace 30 años Mikhail Gorbachov apreció que el estancamiento económico, el atraso tecnológico y el deterioro en la calidad de vida, señalaban la senda hacia el abismo de la Unión Soviética. Entendió que nada mejoraría mientras persistiese el monopolio estatal en todas las esferas de la economía, la inexistencia de estímulos privados para un alto rendimiento, la corrupción oficial y el descomunal gasto militar. Trazó una nueva hoja de ruta bajo las consignas de Glasnost (transparencia, apertura) y Perestroika (restructuración del sistema económico), en un intento por oxigenar la praxis marxista-leninista. La enfermedad no tenía cura, era terminal, pero se abrió el camino hacia una economía liberal y mejores condiciones de vida para los ciudadanos.

La Venezuela de hoy ha caido incomparablemente más que la Unión Soviética. Está en el abismo, su tragedia es inédita, la mayor de las debacles históricas del comunismo: industrias básicas destruidas (petróleo, gas natural, minería, electricidad), 150 millardos de dólares de deuda externa, míseras reservas internacionales, producción privada fantasmal, hambre por escasez y precios inalcanzables de los alimentos, mendicidad extendida, agonías por carencia de medicinas y cuidados hospitalarios, sagaz desnutrición infantil, antiguas epidemias reinstaladas, escasos medios de pago, emisión alucinada de papel moneda inútil frente a la hiperinflación, signo monetario demolido, desinstitucionalización del Estado, fuerza pública acorralada por narcos y pranes, geografía convertida en santuario del tráfico de drogas, carreteras y calles ruinosas, transporte terrestre y aéreo caótico…todo bajo el imperio de una élite enriquecida. Y en el plano político: crímenes de lesa humanidad.

Del cretinaje imperante no podía esperarse un Gorbachov que previniese este desastre. Es insostenible y es tarea de todos, civiles y militares, detenerlo antes de que desemboque en mayor tragedia. A cien años de la revolución comunista, nuestra desventura alecciona al mundo sobre la mentira y la vileza que escondía la promesa redentora de 1917.

 

 

 

Maduro convierte su cumpleaños en una fiesta nacional por Maolis Castro – El País – 24 de Noviembre 2017

A lo largo del día, el régimen chavista ha transmitido por televisión la celebración de los 55 años del mandatario quien ha publicado en Twitter un vídeo titulado: ‘Nicolás, de niño a adolescente’

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha hecho de su cumpleaños 55 casi una festividad nacional. En el Noticiero de la Patria, una transmisión de radio y televisión obligatoria en este país, ha rememorado este jueves el momento en que el cantante Juan Gabriel le interpretó Las mañanitas hace cuatro años, entre otros episodios de su vida.

Solo ha sido una pausa en la celebración. Más tarde, las televisoras del Estado venezolano han mostrado en vivo al mandatario y su esposa, Cilia Flores, bailando canciones del dominicano Bonny Cepeda, que ha asistido al agasajo, y de otros artistas. “Nuestra vida debe ser para la alegría, para la felicidad social, para compartir”, dijo Maduro.

El homenaje ha alcanzado las redes sociales. Maduro ha divulgado en su cuenta de Twitter un vídeo titulado: Nicolás, de niño a adolescente. En la grabación, de cinco minutos, se relatan episodios de su infancia y juventud en el barrio Los Chaguaramos, en Caracas. “Existen personas que quedan grabadas en nuestra memoria, olvidarlas es imposible, dejan huellas y se ganan un puesto tan importante en nuestro corazón”, introduce una voz en off. El resto es una oda al sucesor de Hugo Chávez.

Muchos han criticado el festejo, especialmente en las redes sociales, por considerar que la gestión de Maduro ha empujado a una de las peores crisis económicas de Venezuela. El país sudamericano ha sido declarado recientemente por varias agencias de calificación en default parcial, mientras su población enfrenta una hiperinflación y una profunda escasez de medicamentos.

 

El alcalde Ledezma en libertad por Héctor E. Schamis – El País – 18 de Noviembre 2017

El escape es una gran noticia para la democratización de Venezuela

La prensa mundial informa sobre la fuga de Antonio Ledezma. Es cierto: el alcalde de Caracas se fugó, pero es una verdad a medias. Pues se trata de una huida de sus secuestradores.

Como tantos otros, como todo un pueblo, Ledezma era rehén de una organización criminal. El “rescate” no era en moneda corriente. Se medía en un silencio que jamás pudieron imponerle. Por ende, la “liberación” nunca fue tal, era la cárcel o el confinamiento en su casa. Y a ello debe agregarse la arbitrariedad de sorprenderlo con uno o con otro. Así durante 1.000 días.

Verdad a medias porqué en un Estado de derecho, con debido proceso y garantías constitucionales, es posible evadir la justicia y convertirse en un prófugo de ella. En un Estado controlado por una mafia, sin embargo, no existe ni el espejismo de un juicio justo. Allí los presos son rehenes, los guardias son sus captores y la cárcel es el aguantadero de un secuestro. Quien escapa no puede ser un prófugo.

Así es Venezuela, metáfora de “Casa Tomada” de Cortázar. País ocupado por una fuerza extraña que, como en el célebre cuento, fue gradualmente tomando control hasta quedarse con todo. Un cartel delictivo sin control que saqueó sus recursos, endeudó al Estado, hambreó a su pueblo, enfermó a sus niños, arrasó con sus instituciones, cometió crímenes indecibles, y expulsó a millones, tal como fueron expulsados Irene y su hermano.

Ahora, finalmente, el mundo conoce todo esto. En las Naciones Unidas y en la OEA se habla de la gravedad de los crímenes, en Wall Street del inminente default, en Ginebra de los refugiados y en Roma del hambre. Y ahora, además, el Joker, que no es chiste, salió del mazo de cartas: el alcalde en libertad, hoy en Madrid y mañana en todas partes.

Ledezma en la ecuación cambia su resultado. Su voz lleva el peso de la autoridad que dan sus principios, la legitimidad que viste su decencia. Es él quien ha señalado qué hacer, y qué no, para transitar hacia la democracia. Es él quien puede guiar a los inexpertos, convencer a los confundidos y motivar a los indecisos; pero también exponer a los hipócritas.

Es él quien recuerda que para que la política sea noble, debe ser ética e ir de la mano del decoro, “virtud de las virtudes”, afirma aristotélicamente. Ledezma en libertad es un problema para el régimen tanto como para los colaboracionistas, los cobardes y los campeones del eufemismo, los que dialogan a cambio de nada, los que hablan de ocupar espacios ficticios, los que llaman a votar a sabiendas del fraude.

Ledezma en libertad es una gran noticia para la democratización de Venezuela. En el exilio, además, evoca al hacedor de la democracia venezolana del siglo XX, aquel que la diseñó desde Nueva York y regresó para presidirla: Rómulo Betancourt.

“La historia siempre ocurre dos veces”, decía un escritor alemán del siglo XIX, “la primera como tragedia y la segunda como farsa”. Esta historia, sin embargo, bien podría ser una repetición virtuosa.

 

Resúmen de la Reunión Fórmula Arria del Consejo de Seguridad sobre Venezuela – 13 de Noviembre 2017

Discursos

• Estados Unidos

• Hemos recibido presiones de interlocutores para que esta reunión no se celebre. Todavía más importante es ver a mis amigos del Consejo de Seguridad que han sucumbido a la presión de Venezuela y no participan.

• Hablamos de un país que debería estar en excelentes condiciones económicas y con experiencia democrática. Pero todo este potencial se está malgastando por un gobierno que sólo quiere salvaguardar su poder a costa del bienestar de su pueblo. El gobierno de Maduro es una dictadura, le niega la voz a su propio pueblo encarcelando a los opositores, rechazando su Asamblea Nacional democráticamente elegida y realizando unas elecciones falsas que todo el mundo se da cuenta que están amañadas.

• El gobierno no sólo les niega los derechos a los venezolanos, sino también la salud y la vida misma. Existen graves problemas de salud en donde personas mueren en hospitales por pobres condiciones sanitarias, en donde mujeres son forzadas a dar a luz en el suelo y con carencias de todo tipo de servicios y abastecimientos. Enfermedades infecciosas que habían desaparecido en Venezuela hace 25 años vuelven a resurgir y los niños mueren de desnutrición.

• La crisis que ahí se vive hoy es una amenaza a la paz y la seguridad internacional. Venezuela es un Estado cada vez más violento, un Estado narco que amenaza a la región y a todo el mundo

• No hace mucho Venezuela tenía el PIB per cápita más importante de la región. Hoy las familias venezolanas tienen dificultades para sobrevivir con 8 dólares al mes. El resultado es que los vecinos de Venezuela están pagando por la violencia y la pobreza a la que somete el régimen de Maduro a los venezolanos.

• 2.5 millones de venezolanos han abandonado sus casas para buscar nuevas condiciones de vida en los últimos 10 años y medio millón de venezolanos se han ido a Colombia y a otros países vecinos para buscar una mejor vida, seguridad y protección.

• El régimen Maduro está intentando de forma desesperada recuperar la legitimidad internacional que ha perdido por completo, pero no le podemos conceder legitimidad hasta que las acciones del régimen lo merezca y por supuesto que hasta ahora no lo merecen.

• Seguimos pidiendo al gobierno venezolano que ofrezca apoyo humanitario al pueblo venezolano y pedimos también una liberación inmediata y sin condiciones de todos los prisioneros políticos así como las elecciones libres y justas. Pedimos que se recupere la Asamblea Nacional legítimamente elegida y también los magistrados del Tribunal Supremo

• Italia

• 150 mil personas con pasaporte italiano viven en Venezuela y más de un millón de venezolanos tienen un origen italiano.

• Debemos crear un diálogo para lograr sentar el camino a un proceso político que permitirá que el país pueda tener de nuevo la posibilidad de decidir cuál será su futuro.

• Uruguay

• La situación en Venezuela no constituye una amenaza a la paz y a la seguridad internacionales.

• El gobierno venezolano no puede aspirar a una convivencia normal con sus vecinos en la región hasta que no se reestablezca la democracia en el país.

• El Gobierno de mi país reiteró el pasado 1 de agosto, una vez elegida la Asamblea Nacional Constituyente, su compromiso con la República Bolivariana de Venezuela en la búsqueda de una solución política negociada y duradera que ponga fin a la violencia y a la polarización de la sociedad venezolana y destacó una vez más que el encarcelamiento político no contribuye a dicha solución. En esa ocasión pidió la liberación de Leopoldo López, de Antonio Ledezma y de otros dirigentes políticos.

• Ucrania

• Pedimos al gobierno de Venezuela que respete plenamente los DDHH de sus ciudadanos y que coopere sin condiciones con la ACNUR.

• Francia

• Varios representantes de la oposición y de la sociedad civil siguen siendo detenidos de forma arbitraria fuera de cualquier marco jurídico.

• A nivel humanitario a mi país le preocupa en particular las repercusiones de las penurias que vive la población que no dispone de lo suficiente para atender a sus necesidades médicas y de alimentos.

• Notamos con preocupación que estas violaciones de los DDHH tienen consecuencias regionales sobre todo en lo que ataña a los desplazamientos de la población.

• Reino Unido

• La situación actual amenaza la seguridad y la estabilidad económica de la región entera.

• Nosotros seguimos pidiendo al gobierno de Venezuela que respete las instituciones democráticas como la Asamblea nacional, el derecho de los oponentes políticos a la protesta pacífica y la liberación de todos los presos políticos.

• Japón

• Japón insta encarecidamente a que se respete la democracia en el país.

• Etiopía

• El país pueda gestionar esos problemas sin abandonar su gobernabilidad que permitió dar espacio a la oposición.

• Las difíciles condiciones socioeconómicas y políticas deberían resolverse mediante el diálogo y la negociación entre los actores venezolanos y dentro del marco de la constitución venezolana.

• Suecia

• La responsabilidad en ultima instancia de poner fin a la crisis venezolana descansa en el pueblo venezolano y pedimos al gobierno y a la oposición que participen en un debate constructivo, en unas negociaciones significativas, como la única forma sostenible de abordar la crisis actual para responder las necesidades tan acuciantes del pueblo venezolano. Pedimos también al gobierno que restaure la legitimidad democrática a través de la celebración de elecciones libres y justas para poder reestablecer la confianza que es tan necesaria y el respeto a las instituciones democráticas, para lo que es necesario que se liberen todos los prisioneros políticos, que se apruebe un calendario electoral y que se brinde acceso humanitario a la población.

Intervenciones

• Secretario General de la OEA Luis Almagro

• Esta reunión es necesaria: en Venezuela hoy se ha instalado una dictadura tiránica. El país es gobernado por un esquema criminal con vínculos oficiales con el narcotráfico y que utiliza los medios del Estado para el tráfico de drogas y el lavado de dinero. Los opositores son encarcelados y torturados. Las manifestaciones callejeras de este año para reclamar libertades culminaron con más de 120 personas muertas a manos de las fuerzas de seguridad del Estado y más de 15.000 heridos.

• En un país rico que es una potencia petrolera mundial de primer orden la gente carece de alimentos y medicinas, se expanden las enfermedades ya erradicadas del país por años (como la difteria, paludismo y malaria, tener una enfermedad crónica como diabetes ha significado condena de muerte de pacientes).

• Hace tiempo que dejó de existir la separación de poderes y que el Poder Judicial no es más que una oficina dependiente del aparato represivo al igual que el Consejo Nacional Electoral, se usurpan, se inventan fraudulentos mecanismos autoritarios como la Asamblea Nacional Constituyente instalada en 2017 sobre la base de un fraude electoral de más de un millón de votos. Imaginen ustedes que en sus países, cualquiera sea su sistema político, se agregaran fraudulentamente más de un millón de votos: sola la nulidad del mismo es posible.

• Venezuela es una amenaza a la estabilidad y la seguridad de las Américas, causa la mas grave crisis migratoria al presente, tiene instalado al narcotráfico en la cúpula del gobierno : los sobrinos de la pareja presidencial están siendo juzgados en Nueva York por tráfico de drogas, el vicepresidente ha sido catalogado como cabecilla del narcotráfico y se le han congelado bienes por cientos –sino miles- de millones de dólares, el ministro del interior tiene una acusación internacional por narcotráfico, etc., generando lazos con redes criminales internacionales y grupos catalogados como terroristas, entregando pasaportes venezolanos a connotados delincuentes internacionales. Nadie debe elegir el camino de ignorar esta información.

• Es un obstáculo insalvable al desarrollo, impidiendo al pueblo venezolano el acceso a los bienes y servicios más básicos al generar la peor crisis económica de la historia moderna del país, en un contexto de corrupción en que los gobernantes cuentan con millonarios depósitos bancarios en el extranjero, • Es un violador serial y contumaz de los derechos humanos de su gente. Asesina, tortura, encarcela, censura, inhabilita o depone autoridades electas por el pueblo o designados por procedimientos constitucionales.

• El silencio, las excusas metodológicas o procesales, las ausencias, el lenguaje neutro o condescendiente y mantener calladas o descalificar las denuncias son la principal causa de que el régimen venezolano aún torture, asesine, persiga y tenga presos de conciencia.

• Es hora de tomar las medidas necesarias para enfrentar la crisis: Primero, la anulación de la Asamblea Nacional Constituyente, el cese inmediato de la represión, la liberación de todos los presos políticos, el fin de la tortura, un calendario electoral integral –incluyendo elecciones presidenciales- que asegure la celebración de comicios libres, justos y transparentes con observación internacional de la UE y la OEA, las dos organizaciones internacionales con mejores capacidades en ese sentido, el retorno al orden constitucional con el pleno respeto a la separación de poderes, la apertura de un canal humanitario. • Segundo, apoyar la institucionalidad democrática venezolana, como la Asamblea Nacional, y la Corte Suprema legítima, que se encuentra hoy en el exilio.

• Tercero, son necesarias sanciones cada vez más severas dirigidas contra el régimen y contra los integrantes del régimen responsables de violaciones de los derechos humanos o que están involucrados en la delincuencia organizada transnacional, así como contra quienes han atentado contra la democracia. Hacemos nuestras las palabras del Presidente Macri pidiendo embargo petrolero. Como hemos visto la muerte, la pobreza y el sufrimiento son responsabilidad directa de este gobierno, de su ineficiencia, de sus actividades criminales y de su corrupción.

• Finalmente, continuar con las investigaciones para determinar si se han cometido –y si se siguen cometiendo- crímenes de lesa humanidad por parte de los dirigentes del gobierno venezolano

• Alto Comisionado de los Derechos Humanos Zeid Ra’ad Al Hussein

• Desde agosto, si bien sigue siendo crítico, la situación de los derechos humanos ha evolucionado. Las protestas han disminuido drásticamente, y también el número de muertes relacionadas y detenciones arbitrarias. Sin embargo, mi Oficina ha seguido recibiendo denuncias de hostigamiento, detenciones arbitrarias, tortura o malos tratos a personas que se oponen al gobierno.

• El uso de fuerza excesiva por parte de las fuerzas de seguridad venezolanas como se documenta en nuestro informe marcó la continuación de un patrón que existía desde al menos 2014. Una investigación de la Fiscalía indica que las fuerzas de seguridad fueron responsables de 357 ejecuciones extrajudiciales entre julio de 2015 y marzo 2017.

• Al compilar el informe, mi Oficina descubrió que las fuerzas de seguridad nacional habían recurrido sistemáticamente a la detención arbitraria de manifestantes. Se registraron 5.051 detenciones arbitrarias relacionadas con las protestas, de las cuales 600 civiles fueron presentados ante tribunales militares. Además, también se documentaron los patrones de malos tratos, que en ocasiones equivalían a tortura y graves violaciones de los derechos al debido proceso

• Si bien las detenciones arbitrarias han disminuido desde el final de las manifestaciones, se registraron alrededor de 400 casos nuevos entre el 1 de agosto y el 31 de octubre. Las detenciones parecen haberse vuelto aún más selectivas, dirigidas a personas identificadas como líderes de protestas, así como a opositores políticos, incluidos alcaldes y parlamentarios.

• La falta de respeto por los derechos al debido proceso continúa prevaleciendo. De la gran mayoría de las personas que fueron liberadas, unas 5.000, todavía enfrentan un enjuiciamiento penal y viven con el temor de ser detenidas nuevamente. Algunos han optado por abandonar el país. Si bien algunos de los casos presentados ante tribunales militares fueron transferidos a tribunales ordinarios, según el Foro Penal Venezolano, 198 casos civiles permanecen dentro de la jurisdicción militar.

• Mi oficina ha recibido más información alegando que los malos tratos y la tortura de los detenidos han continuado. Estoy consternado por la absoluta falta de información sobre cualquier progreso con respecto a la investigación de actos de tortura y otros malos tratos a detenidos. Según los informes, muchas víctimas se han negado a presentar denuncias por temor a represalias y porque han perdido toda confianza en el sistema de justicia.

• En este contexto político, millones de venezolanos viven en condiciones difíciles, ya que el gobierno se niega a reconocer o abordar la existencia de una crisis humanitaria. Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de 2017 reveló que la desnutrición había aumentado en 1,3 millones de personas en los últimos tres años. La inflación es tan alta que hoy en día, una familia necesita 16 veces el salario mínimo para acceder a la canasta básica de alimentos.

• La situación de la salud también ha seguido deteriorándose debido a la continua escasez de medicamentos y la falta de acceso a la atención médica. Las enfermedades transmitidas por mosquitos, así como las tasas de mortalidad infantil y materna están en aumento.

• El reflejo más claro del deterioro de la situación humanitaria y de los derechos humanos es el número cada vez mayor de venezolanos que huyen de su país. Según el ACNUR, entre 2014 y septiembre de 2017, más de 100.000 venezolanos buscaron asilo en el extranjero, la mitad de ellos solo en 2017. El ACNUR estima que al menos 600,000 venezolanos han migrado recientemente a países vecinos sin presentar solicitudes de asilo.

• Joseph Donnelly de Caritas International

• Según estudios de las universidades reconocidas el 82% de los venezolanos viven en pobreza. La inflación anual acumulada de los últimos 12 meses llega a 1081%, la más alta en el mundo y el IESA prevé un incremento de 4700% el año que viene.

• La salud se deteriora por la falta grave, en torno al 90% y entorno también a la falta de medicamentos. Esto lleva a la aparición de enfermedades que antes se habían erradicado, como la malaria, la difteria y la tuberculosis.

• Los precios de los alimentos han incrementado en un 650%. Sólo 4 millones de personas pueden comer 2 veces al día y el 68% de las familias han tenido que recurrir a estrategias de supervivencia como la búsqueda de comida en las basuras y la prostitución para adquirir alimentos. Los padres permiten a los hijos que duerman más y que no vayan a la escuela.

• Según los estudios realizados, en 2016 la desnutrición aguda era de 9%, ahora es de 15%.

• Foro Penal

• De los 343 presos políticos sólo 11 son dirigentes políticos y 33 han recibido sentencia condenatoria. La mayoría son ciudadanos ordinarios que fueron detenidos por su derecho a disentir y no han tenido oportunidad de defenderse.

• Desde enero de 2014 el gobierno ha realizado 11.993 detenciones por motivación política. Cuando Maduro llegó al poder existían 11 presos políticos y en el mes de junio de este año se alcanzaron 670 presos políticos en un solo instante. Se estima que la cifra disminuya durante el año hasta alrededor de 100 presos políticos. 7078 personas con libertad, pero con medidas cautelares, con restricciones severas sobre sus derechos políticos y civiles. 17 personas con boletas de excarcelación que no han sido liberadas. • Alrededor de 12mil personas detenidas desde 2014, 15% de ellos fueron torturados. Patrón de violencia sexual contra mujeres. Niegan medicinas a personas que las necesitan y varias han muerto a causa de esto.

• En EEUU 21.407 venezolanos solicitaron asilo, más de 13mil en Brasil, más de 12mil en Argentina, más de 4300 en España, más de 2000 en Uruguay y más de 1000 en México. Sin contar personas que no piden formalmente asilo que migran a Colombia, Perú, Ecuador y otros países

Intervención de Luis Almagro en Consejo de Seguridad ONU – 14 de Noviembre 2017

Necesidades políticas de Venezuela por Luis Ugalde S.J. – 14 de Noviembre 2017

Unknown-1Hoy tenemos mucha oscuridad con pocas luces y moral. Estamos frente al abismo con algunas necesidades políticas de vida o muerte para lograr un futuro democrático de esperanza. Nombraré algunas.
Venezuela necesita:
1-Salir de este régimen con su modelo político y económico ruinoso y empezar de inmediato a superar la acelerada y espantosa crisis social, política y económica.
2- Un consenso con gran unidad en torno a la manera de parar la ruina económica productora de miseria social, y poner las condiciones que promuevan las inversiones nacionales e internacionales indispensables para la recuperación y reactivación de miles de empresas productivas.
3- Retomar la Constitución y los derechos humanos consagrados en ella, como punto de encuentro y base para activar las virtudes ciudadanas y valores solidarios.
4-Que predomine una Fuerza Armada decidida a respaldar el restablecimiento de la Constitución y su democracia frente a la dictadura.
5-Un gobierno de transición de unidad nacional con el fin de preparar las bases y condiciones indispensables para la elección de un gobierno democrático de reconstrucción. O un presidente electo para la “salvación nacional”, que trascienda a los partidos, pero con apoyo y compromiso de estos con un gobierno que responda a la emergencia social.
6- Apoyo internacional excepcional, como lo requieren los países luego de una devastadora guerra o de un terremoto de destrucción masiva.
7- Una movilización interna e internacional en torno a la ayuda humanitaria indispensable e inmediata para el logro de comida y medicinas de primera necesidad.
8- Una nueva esperanza nacional con movilización de conciencias y grupos descentralizados, sacando cada uno lo mejor de sí, rompiendo exclusiones y tendiendo puentes que activen la solidaridad reconstructora.

Ante necesidades tan evidentes, nadie que piense en el bien de Venezuela entera, debiera estar en desacuerdo.

Pero la política no se puede contentar con enumerar las necesidades, su responsabilidad es hacer que lo necesario se haga posible y convertir lo posible en realidad.

En el paso de lo necesario a lo posible nos encontramos con que los actores sociopolíticos están exigidos por otras necesidades e intereses propios.

Intereses propios:
1-Los maduristas dan prioridad de vida o muerte a la imposición y perpetuación de su poder absoluto.
2-Varios líderes de la oposición sienten que ha de ser él y más nadie quien presida el cambio, con apoyo de los demás.
3-Los empresarios parecen demasiado agobiados y dedicados a salvar lo suyo.
4-Mucha de la población frustrada y sufriente parece estar pensando en sobrevivir agachando la cabeza o en escaparse del país.

Pero contra toda apariencia la derrota puede ser una buena cura contra la ceguera y nos puede volver a la sensatez y unión.

Necesitamos producir signos radicales de conciencia democrática que, tomando en serio las necesidades básicas del país, sean capaces de convertirlas en metas de acción y proponer, por ejemplo, que otro -y no yo- sea el próximo presidente. “Yo y mi grupo” no pueden ganar y menos gobernar solos y reconstruir el país.

El gobierno está demasiado cegado blandiendo sus tramposos triunfos electorales que le impiden caer en la cuenta de su espantosa e irremediable derrota económico-social: La miseria social, el cerco internacional y el sufrimiento de la población lo atrapan.
Está acabado pero busca someter por resignación y miedo. Concentrado y obsesionado en la erradicación de la Asamblea Nacional y en la legitimación de la anticonstitucional y dictatorial Asamblea Constituyente; no como una institución más, sino como el poder supremo supraconstitucional que puede eliminar todo lo que no se someta y se arrodille. Que los resultados electorales solo sean válidos si reciben la bendición de la dictatorial Constituyente.

Ante esta dramática realidad, es absolutamente necesaria la unión básica en el país, con decidido apoyo internacional de los gobiernos democráticos, que no se conseguirá sin una unidad política interna trascendente y sólida donde los intereses particulares estén sometidos al esfuerzo excepcional para la salvación nacional
Nota.- Es necesario presionar en todos los frentes. La negociación con acompañamiento internacional será buena si se exigen las condiciones democráticas (que el régimen no quiere) para la próxima elección presidencial y restablecimiento de la constitución. El régimen ha demostrado que puede producir o violentar cualquier resultado, por eso los mayores partidos políticos y agrupaciones se niegan a acudir a las inmediatas elecciones tramposas de alcaldes. Por otra parte muchos demócratas están horrorizados ante la alternativa de entregar su alcaldía con más de 80% población opositora. Esto llevará en la práctica a una especie de conducta dual:

1) Unos no votarán y deberán concentrar esfuerzos en levantar con fuerza nacional e internacional una bandera que exige condiciones para las elecciones presidenciales y para el cambio de régimen.

2) Otros irán a votar con la movilización local descentralizada de la sociedad civil.

Inevitablemente ocurrirán las dos cosas incluso en un mismo partido. Lo importante es no caer en acusaciones después de la votación que impidan formar una unidad mayor para el indispensable gobierno de salvación nacional.

A %d blogueros les gusta esto: