El Gobierno de Perú invitó a cien países, incluidos Cuba, China, Rusia y Turquía, para que el próximo 6 de agosto participen en Lima en una cumbre internacional sobre la crisis en Venezuela, informó este miércoles el canciller peruano, Nestor Popolizio.

“Será una reunión bastante amplia”, sostuvo Popolizio en una conversación con la prensa extranjera acreditada en Lima, en la que explicó que la intención es debatir sobre “la mejor manera de recuperar la democracia en Venezuela” y examinar el impacto generado por la migración masiva de venezolanos hacia países vecinos.

El canciller detalló que las invitaciones para ese encuentro, que Perú aceptó acoger durante una reunión del Grupo de Lima celebrada en abril pasado en Chile, se han hecho a nivel de ministros de Exteriores e incluyen a la Santa Sede.

El ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Néstor Popolizio

El ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Néstor Popolizio

El canciller peruano añadió que ni los representantes del gobierno de Nicolás Maduro ni de la oposición han sido invitados a la cita. “No queremos polarizar el encuentro”, dijo el canciller en la conferencia de prensa.

 

En 2017, Perú fundó el Grupo de Lima, un bloque regional de países de América Latina y el Caribe, además de Canadá, que ha impulsado reformas democráticas en Venezuela durante años, a menudo emitiendo declaraciones conjuntas críticas a Maduro.

Al empeorar este año la crisis política, Popolizio dijo que es importante que los aliados de Venezuela, como China, Rusia, Cuba, Turquía y Bolivia, formen parte de los esfuerzos para encontrar una solución en la denominada “Conferencia Internacional de Lima”, a iniciativa del Gobierno peruano.

“Queremos que estos países sean parte de la solución y no profundicen el problema”, afirmó.

Popolizio dijo que cursó invitación el viernes para la cita en Lima a cancilleres de 100 países, incluyendo a Estados Unidos, y espera la respuesta de todos en los próximos días.

“Se busca un punto de convergencia que nos permita establecer una diálogo creíble, de buena fe, que aliente o se convoque elecciones en Venezuela”, dijo. “No pretendemos, de posiciones tan diversas, sacar un documento. Vamos hablar del aspecto de la crisis humanitaria y el impacto en la región de la migración de 4 millones de venezolanos”, acotó.