elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Crisis humanitaria

Las Voces del Hambre – Telemundo – Octubre 2017

Madre y niños venezolanos declararon a Telemundo que deben buscar en la basura restos de comida para sobrevivir

En el país la escasez de alimentos, la crisis y la caída del poder adquisitivo ha causado que más del 70% de la población haya bajado de peso por no ingerir la comida necesaria para alcanzar por lo menos al índice de calorías recomendadas por día. La situación ha llevado a las personas a hacer cosas impensadas.

Las Voces del Hambre, un reportaje hecho por la cadena Telemundo y conducido por el periodista venezolano Fernando Girón, muestra cómo los niños venezolanos se pelean con las aves de rapiña por unos huesos desechados por carnicerías. El video en el siguiente link : https://videopress.com/v/j6UJQ0g0

El trabajo producido por el también comunicador Alberto Rodríguez Palencia está centrado en los testimonios de niños y madres que han tenido que recurrir a buscar comida en la basura para poder subsistir en el país.

En el reportaje se reseña como la desnutrición está acabando con la vida de niños menos de dos años y también la falta de existencia de un de natalidad debido a la escasa educación sexual.

Con dramáticos y crudos videos niños y adultos relataron lo que sufren en las calles al no tener qué comer.

 

Partos humanizados: la aterradora imagen que desenmascaró la hipocresía chavista sobre la crisis de salud en Venezuela por Sabrina Martín – Panampost – 2 de Octubre 2017

Al ministro de Comunicación del régimen chavista no le quedó más remedio que explicar la improvisada sala de parto: “no había suficientes camas para todas las mujeres”.

DLIJBe8XkAAmXf0.jpg-large.jpeg
Tres mujeres embarazadas y dos de ellas completamentes desnudas, acostadas sobre las frías sillas de la sala de espera de un hospital del Instituto Venezolano de Seguros Sociales (IVSS), en pleno trabajo de parto, sin insumos y sin camillas para recibir a sus hijos: la imagen aterradora que circuló a través de las redes sociales y que acabó con la retórica y la hipocresía del régimen de Nicolás Maduro.

El actual Gobierno de Venezuela ya cumplió cuatro años en el poder, y apenas el pasado 29 de septiembre Nicolás Maduro hablaba de la importancia de un “parto humanizado”. Pero sus palabras una vez más se vieron opacadas por la realidad que enfrentan las madres venezolanas de menos recursos gracias a la imagen que recorrió las redes sociales.

Ante el revuelo e indignación que ocasionó la fotografía, a la viceministra de Salud, Linda Amaro, y al ministro de Comunicación e Información del régimen chavista, Ernesto Villegas, no les quedó más remedio que salir a explicar el por qué los centros hospitalarios se ven obligados a improvisar una sala de parto en la sala de espera: “no había suficientes camas para todas las mujeres”.

Los funcionarios chavistas decidieron culpar al actual gobernador del estado Lara, Henry Falcón, integrante de la opositora Mesa de Unidad Democrática; pero lo cierto es que el Instituto Venezolano de Seguros Sociales está en manos del Ministerio de Salud.

Fue en el mes de julio que el régimen dio inicio al supuesto “Plan Nacional de Parto Humanizado“, un programa que, según las palabras oficialistas, “reivindica a las mujeres venezolanas”. Pero la realidad es otra, la condición de los hospitales venezolanos es deplorable, no hay medicamentos ni insumos médicos. En Venezuela no existen las condiciones sanitarias para traer a un niño al mundo.

El pasado 26 de septiembre otras cinco mujeres dieron a la luz en el suelo del hospital Dr. Raúl Leoni en San Félix, estado Bolívar.

Y es que en Venezuela todas las semanas imágenes aterradoras sobre la crisis humanitaria copan las redes sociales y las primeras páginas de los medios de comunicación independientes.

Gusanos en sala de parto
El pasado 18 de enero el diputado José Manuel Olivares denunció la existencia de gusanos en la sala de parto del hospital Clínico Universitario de Caracas.

“La insalubridad en el Clínico es tal que llegó al punto de tener gusanos en las camas de parto”, dijo el médico, quien declaró que “los médicos se dieron cuenta que salían vermes de los colchones de las camas de parto, notificaron y la dirección no cerró el área”.

“No cerraron el área para su limpieza y desintoxicación sino que se limitaron a sacar las camas con gusanos y seguir atendiendo parturientas. Las mujeres atendidas en estas salas de parto y los niños que ahí nacen corren grave peligro de contaminación. ¡Se trata de sus vidas!”, expresó el diputado en Twitter.

Más de 11.000 neonatos muertos
En el país suramericano no solo se trata de dar a luz en el suelo, o en una silla; una vez es superada esa dura etapa toca rezar para que un niño sobreviva ante las peores condiciones al nacer. La cifra de bebés neonatos que han fallecido en Venezuela a causa de la falta de medicamentos y distintos insumos cada vez es más preocupante.

Según datos publicados por la prensa local, el número de muertes entre los neonatos aumentó en un 30 % durante el 2016, a un total de casi 11.500 muertes, lo que refleja la gravedad de la crisis venezolana.

Cs5gKYoXEAAS1sj.jpg-large.jpeg

El pasado 3 de septiembre fue noticia la muerte de 40 bebés neonatos en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Central de Maturín.

“La mortalidad neonatal es una de las más altas de Venezuela y esto se lo debemos a la falta de dotación de medicamentos, materiales médicos quirúrgicos y a las fallas en la infraestructura de los hospitales. Estamos para salvar vidas, pero qué hacemos con un bebé que ingresa por emergencia y no hay ni siquiera con qué ayudarlo”, explicó Manuel Velásquez, médico pediatra y asesor gremial del Colegio de Médicos de Monagas.

El pasado 19 de septiembre otros dos bebés fallecieron luego de que se diera una falla de luz en la Maternidad Concepción Palacios, de Caracas. Los médicos no pudieron hacer nada para ayudar a los neonatos.

Luego de la primera hora sin electricidad, murió uno de los infantes. El segundo falleció poco después, a pesar de que seis residentes de la sala de parto acudieron a la sección de terapia para ventilar manualmente a los recién nacidos.

Y es que según la Encuesta Nacional de Hospitales, realizada por la organización Médicos por la Salud, un 51 % de los quirófanos de los hospitales públicos venezolanos no se encuentran operativos. Esta es la misma cifra dada en un informe presentado por la Asamblea Nacional. Lo anterior, es una de las razones principales por las que cada uno de los centros públicos de asistencias tiene una lista de espera para atender a los usuarios.

En el caso del Hospital Universitario de Caracas, el mayor del país, el número promedio de nombres en su lista de espera se encuentra normalmente entre las 10.000 y 12.000 personas.

El sistema público de salud agoniza por mengua en Venezuela, donde más de la mitad de los quirófanos no están operativos y el desabastecimiento de medicinas en las farmacias supera el 80 %.

Y así, mientras Nicolás Maduro hace campaña y propaganda todos los días a través de los medios de comunicación, las fotografías de una realidad latente arropa las mentiras del régimen socialista.

Este video forma parte de una propaganda que publicó el régimen no solo para promocionar su supuesto “Parto humanizado”, sino, también, como parte de una campaña de instigación al odio contra los médicos. Médicos que por cierto, deben enfrentar la crisis en Venezuela, la escasez de medicamentos y, además, hacer hasta lo imposible para salvar la vida de sus pacientes.

Hipocresía: 14 habitaciones postparto para un solo chavista
Mientras las imágenes hablan por sí solas y el chavismo se llena la boca al hablar de socialismo e igualdad. En 2015 el entonces ministro de educación de Venezuela, Héctor Rodríguez, exigió 14 habitaciones en una clínica privada para el parto de su esposa.

De acuerdo con información extraoficial, a la cual tuvo acceso Diario Las Américas, Rodríguez se reunió con la administración de la Clínica Leopoldo Aguerrevere, ubicada al este de Caracas, antes del nacimiento de su bebé. El encuentro fue para exigir al centro de atención materno que autorizara el pago por las 14 habitaciones tipo suite del nivel del edificio donde sería recluida su esposa al salir del quirófano.

La clínica expresó su negativa en acceder a la inusual solicitud por considerar que esta exigencia limitaría el derecho de otras 13 familias en poder contar con los servicios médicos especializados

 

“La ONU tiene que hacerse oír y ayudar en Venezuela” por Daniel Verdú – El País – 11 de Septiembre 2017

El Pontífice pide a Trump que repiense la ley que pretende expulsar a 800.000 ‘dreamers’ y alerta de las consecuencias de obviar el cambio climático

A bordo del avión del Papa 1505131240_096588_1505145799_noticia_fotograma.jpg
El papa Francisco, con un moratón en el pómulo izquierdo y una tirita en la ceja, aparece entre las filas del avión papal. Después de cinco días viajando por Colombia tratando de limar las asperezas que ha suscitado el proceso de paz entre dos sectores completamente divididos de la sociedad, atiende a los periodistas para hablar de otras cuestiones como la crisis de Venezuela, Corea del Norte –donde cree que hay una lucha de intereses que se le escapan- los dreamers o el cambio climático. Media hora después de despegar, algo cansado por una abrumadora agenda y todavía en el espacio aéreo colombiano, responde a la mayoría de preguntas hasta que la rueda de prensa se da por zanjada por el aviso de turbulencias.

El Papa cree que el conflicto entre EE UU y Corea del Norte “se ha calentado demasiado”
Uno de los temas recurrentes del viaje, por su proximidad geográfica, ha sido Venezuela. El Papa se había ya referido en dos ocasiones al conflicto político y la crisis humanitaria que vive el país bajo el régimen de Nicolás Maduro. Además, se vio con un grupo de obispos venezolanos después de la gran misa de Bogotá. Pese a que el portavoz del Vaticano negó que fuera una reunión, los obispos aseguraron que habían sido convocados a ello y lo anunciaron a bombo y platillo en Twitter. Algo que ilustra lo delicada que es la situación para el Vaticano, que hace equilibrismos diplomáticos para no ser instrumentalizado por ninguno de los bandos enfrentados. Aunque, a menudo, eso termine viéndose desde los sectores de la oposición o de la propia jerarquía católica de Venezuela como un síntoma de excesiva tibieza.

Este lunes en el avión se le pidió al Papa si podía ser más contundente y claro con su posición al respecto. “La Santa Sede ha hablado fuerte y claramente ya. Hemos enviado ahí el grupo de trabajo de 4 expresidentes, un nuncio de primer nivel. Hemos hablado con personas, públicamente yo tantas veces en el Angelus, siempre buscando una salida. Ayudando y ofreciendo salidas. La cosa es muy difícil y lo más doloroso es el problema humanitario. Tanta gente que escapa o sufre. Las Naciones Unidades tienen que hacerse oír y ayudar”.

El fin del programa que permite permanecer legalmente en Estados Unidos a los llamados dreamers (soñadores), los inmigrantes sin papeles que llegaron al país siendo menores (unos 800.000), y su consecuente expulsión del país que defiende el presidente Trump, ha sido otro de los temas en los que más se ha explayado el Papa. “Separar a los jóvenes de la familia no da un buen fruto. Espero que esta ley, que viene del Ejecutivo y no del parlamento, sea repensada un poco. El presidente de EE UU se presenta como un hombre provida; y si es un gran provida debe entender que la familia es la pureza de la vida y se debe defender su unidad. Quiero estudiar bien esa ley. Cuando los jóvenes se sienten así, o explotados… al final se sienten sin esperanza. Y acaban en la droga, otras dependencias, suicidio juvenil”, ha señalado.

Trump, un tema recurrente en las entrevistas y ruedas de prensa con Francisco, volvió a salir indirectamente por el asunto del cambio climático. El Pontífice no comprende cómo todavía pueden negarse ciertas evidencias. “Quien niega esto debe acudir a los científicos, que son muy precisos con esto y han dicho qué camino hay que seguir. Todos tenemos una responsabilidad moral. Tenemos que tomarlo en serio. No es algo para bromear. Cada uno tiene su responsabilidad moral, los políticos también. La historia juzgará sus decisiones”, señaló en referencia a los líderes –Trump es el paradigma del autoaislamiento en esa teoría- que no aceptan reducir las emisiones para revertir el calentamiento global. Respecto al mismo asunto echó mano del Antiguo Testamento para concluir: “El hombre es un estúpido. El único animal de la creación que tropieza sobre la misma piedra dos veces”

 

Papa Francisco expresó su preocupación por Venezuela – Yo Soy Venezolano – 8 de Septiembre 2017

CEV_Papa-640x330.jpg
Este jueves los obispos venezolanos, encabezados por el cardenal Jorge Urosa Savino y Baltazar Porras, se reunieron con el papa Francisco luego de la misa que presidió en el Parque Simón Bolívar, en Bogotá.

Durante el breve encuentro, el sumo pontífice ratificó su cercanía a la iglesia y al pueblo venezolano. Aseguró que está consciente de la situación del país y dijo que sigue con preocupación los acontecimientos que se vienen registrando, de acuerdo con un comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

El papa mostró su preocupación por la agudización de la crisis humanitaria expresada en el hambre y la escasez de insumos médicos.

Por su parte, la delagación de obispos, entre los que también se encontraban monseñor José Luis Azuaje, monseñor Mario Moronta y monseñor Jesús González de Zárate, informaron al santo padre de la gravedad de la crisis y de la radicalización de la actitud del régimen.

 

 

Caritas: 54% de los niños en Venezuela tienen deficiencias nutricionales – El Estimulo – 28 de Agosto 2017

caritas-190-transBurgundy.png

Caritas Internacional está preocupada ante el deterioro de la crisis humanitaria en Venezuela y el fuerte impacto que la misma está teniendo en miles de hombres, mujeres y niños y su capacidad de supervivencia.

Suzanna Tkalec, directora humanitaria de Caritas Internationalis, dijo que Venezuela se está enfrentando a una crisis cada vez peor con creciente pobreza, escasez de medicinas y alimentos, y tasas alarmantes de desnutrición infantil.

La escalada de violencia y pobreza ha obligado a miles de venezolanos a cruzar a diario la frontera y huir al vecino país de Colombia, en donde también viven en terribles condiciones.

“La mayoría de personas no tienen acceso a alimentos adecuados”, dijo Tkalec, que visitó Venezuela y Colombia en julio para evaluar la situación.

“Para comprar la canasta básica mensual uno necesita 12 salarios base. Hay alimentos en las tiendas, pero los precios son inasequibles para la inmensa mayoría. Es común ver a la gente en las calles de Caracas hurgando en la basura para encontrar algo qué comer”.

Tkalec dice que Venezuela apenas está produciendo 30% de los alimentos que requiere y la inflación galopante está disparando los precios a niveles exorbitantes, lo que dificulta aún más que la gente pueda comprar alimentos para sus familias.

Caritas dice que la desnutrición infantil en partes de Venezuela ya ha alcanzado niveles de crisis. Con la economía en picada, la escasez de alimentos y medicinas y los precios en alza, más de la mitad de los niños menores de cinco años en las áreas monitoreadas por Caritas están padeciendo algún grado de desnutrición.

“Las tasas de desnutrición están en aumento y 54% de los niños tienen algún nivel de deficiencia nutricional”, dijo Tkalec.

“Entre los niños de menos de 5 años, la desnutrición aguda moderada es del 8% y la desnutrición aguda severa es del 3%. No hay fórmula infantil para madres que no pueden amamantar”.

El sistema de salud del país está al borde del colapso, sostiene Caritas. La crisis ha llevado a una grave escasez de medicamentos y a un incremento de las enfermedades crónicas, así como de la malaria y la difteria debido a que no hay vacunas en el país.

“El sector de la salud es el más gravemente afectado”, dijo Tkalec. De acuerdo con Médicos por la Salud, una ONG local que colabora con Caritas Venezuela, únicamente 38% de los medicamentos esenciales incluidos en la lista de la OMS existen en Venezuela y solo 30% de los medicamentos para enfermedades infecciosas básicas se encuentran disponibles en los hospitales públicos.

Los casos de diabetes han aumentado en 95% y la hipertensión en 92% en 2017 debido a la escasez de medicamentos. El índice de mortalidad postnatal se ha triplicado en 2017 y 114.000 personas con VIH/SIDA no tienen acceso a medicamentos esenciales.

Caritas Venezuela ha puesto en marcha un programa para suministrar alimentos, agua, atención médica y nutrición a niños menores de 5 años y ha hecho un llamado solicitando con urgencia donativos para apoyar el programa.

Voluntarios de Caritas estás apoyando comedores de beneficencia comunitarios en varias diócesis católicas en todo el país para proporcionar comidas para los más vulnerables.

Conforme la situación empeora en Venezuela, miles de personas están huyendo de la violencia y la persecución cruzando la frontera hacia Colombia. Fuentes del gobierno estiman que más de 60.000 personas cruzan a diario la frontera entre ambos países y el gobierno parece incapaz de hacerle frente a la afluencia.

Caritas está preocupada por sus condiciones de vida y la falta de seguridad para hombres, mujeres y niños no acompañados que pueden ser forzados a ejercer la prostitución o unirse a grupos armados.

ACNUR dice que el número de venezolanos que solicitan asilo se ha disparado a 50.000 y se espera que esta cifra aumente. Estima que hay unos 20.000 a 30.000 venezolanos en Brasil, 40.000 en Trinidad y Tobago y unos 300.000 en Colombia.

“Dada la seriedad de la situación, apoyamos las medidas tomadas por los gobiernos de Brasil, Chile, Perú y, más recientemente, Colombia, que promueven la colocación laboral para los inmigrantes venezolanos”.

Azuaje ha dicho que la situación actual, que pone en riesgo las vidas y la dignidad de los venezolanos, ha obligado a miles de personas a abandonar el país en una diáspora sin precedente en la historia democrática del país.

“Estamos alarmados por las cifras de desnutrición …” : Pablo Hernández, nutricionista venezolano – NTN24 – 27 de Agosto 2017

En Venezuela se agudiza la desnutrición producto de la crisis económica. Según medios locales, un niño de dos años habría muerto en el hospital Domingo Luciani ubicado en Caracas por culpa de la mala alimentación.

Pablo Hernández, nutricionista venezolano, aseguró que “las cifras van en incremento de mortalidad, estamos quizás ante una generación que posiblemente pueda morir antes que sus padres (…) Estamos alarmados por las cifras de desnutrición que tenemos en este momento”.

De igual manera Hernández explico que “el venezolano consume en peso neto menos de un Kilo de alimento al día ya eso es un número alarmante. Debería ser mayor, kilo y medio o dos kilos al día”.

La desnutrición infantil en Venezuela ronda en 26% según las últimas cifras de organizaciones independientes, ya que el Gobierno no pública cifras.

 

EE UU prohíbe comprar deuda venezolana para estrangular la financiación del régimen por Nicolás Alonso/Sandro Pozzi – El País – 25 de Agosto 2017

La Casa Blanca impone las primeras sanciones económicas globales contra el gobierno chavista
Donald-Trump-1100x618
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este viernes una orden ejecutiva que prohíbe al sistema financiero estadounidense la compra de bonos públicos y deuda del Gobierno de Venezuela y la petrolera estatal, PDVSA. Las sanciones, destinadas a crear un contundente bloqueo económico al Ejecutivo venezolano, suponen un cambio respecto a las medidas anteriores, dirigidas contra individuos del entorno de Nicolás Maduro y no a la maquinaria gubernamental. Minutos después de conocerse la reprimenda, el canciller venezolano Jorge Arreaza calificó la decisión como “la peor agresión en los últimos 200 años, desde que el imperio español fuera desafiado por Simón Bolívar” y acusó a Trump de querer crear una crisis humanitaria en su país.

Durante una llamada con la prensa, altos cargos de la Casa Blanca y el Departamento del Estado explicaron que el objetivo de las medidas es evitar que “el sistema financiero de EE UU sea cómplice del régimen de Maduro”. La orden de Trump también “prohíbe transacciones con ciertos bonos existentes propiedad del sector público venezolano, así como los pagos de dividendos al gobierno de Venezuela”.

El Departamento del Tesoro emitirá excepciones para “mitigar los daños a ciudadanos estadounidenses y venezolanos”. Estas permitirán que la filial estadounidense de PDVSA, Citgo, pueda seguir operando con normalidad. Y la exportación e importación de petróleo entre ambos países siga libre de sanciones. El comercio de otros bienes, así como las transacciones económicas relacionadas a la ayuda humanitaria seguirán siendo permitidas.

Las medidas llegan dos días después de que el vicepresidente Mike Pence volviera a recalcar la necesidad de una solución pacífica y negociada a la crisis que atraviesa el país bolivariano. También enfatizó, como ya ha hecho la Casa Blanca en otras ocasiones, la importancia de trabajar en coordinación con sus aliados latinoamericanos, a quienes Pence visitó la semana pasada. Pese a que Trump llegó a sugerir que una solución militar estaba también entre las posibilidades, numerosos mandatarios americanos rechazaron esta idea.

Washington continúa así, sin prisa pero sin pausa, su presión al régimen chavista que desde hace meses ha realizado maniobras ilegales para aferrarse al poder. El último de estos gestos sucedió la semana pasada, cuando la Asamblea Constituyente de Maduro despojó de sus funciones al parlamento electo venezolano, controlado por una mayoría opositora.

Hasta ahora, las sanciones de la Administración Trump solo habían sido impuestas a miembros del gobierno de Caracas, como Maduro y numerosos individuos de su cúpula, entre ellos su vicepresidente, Tareck El Aissami. La función de estas es congelar los activos y propiedades de altos cargos venezolanos en EE UU. Pese a que el gobierno de Trump ha sancionado a más de 20 altos cargos chavistas, las medidas no han servido para detener la espiral de violencia estatal y el afianzamiento de más poder en las manos del gobierno.

Desde la sede de las Naciones Unidas, el ministro de exteriores venezolano afirmó que Venezuela estudiará una respuesta contra EE UU pero no especificó en qué podría consistir. Tras reunirse con el secretario general António Guterres, Arreaza cuestionó si las medidas estadounidenses “quieren matar de hambre a los venezolanos” y acusó a Washington de estar actuando de manera dictatorial. “En este mundo, todos los problemas se deben resolver por vía del diálogo, de la diplomacia, y no con amenazas de guerra”, defendió el chavista.

 

Hospitales sin medicinas en Venezuela por Maolis Castro/Felipe Sánchez – El País – 20 de Agosto 2017

La escasez de fármacos obliga a las ONG a movilizarse para salvar a miles de ciudadanos sin tratamiento

La cura de Ángel Gutiérrez, un niño de cinco años con cáncer, está en el centro de un laberinto político. “Lo que más me angustia es que su tratamiento médico se interrumpa por la crisis que hay en Venezuela”, dice frente al hospital su madre, Marilyn Ochoa, en referencia a la deriva económica e institucional del país sudamericano. “Hasta mi esposo se fue a Colombia para intentar establecerse y poder llevar al niño. Por ahora debemos resistir aquí”. Mientras se remodela la fachada del lugar, el hospital José Manuel de los Ríos —el principal centro de atención para niños de Caracas—, los doctores explican a los padres de los pacientes que no tienen insumos para atender emergencias. “No necesitamos paredes pintadas, sino un quirófano que funcione y medicamentos para los niños”, critica Marilyn.

Según estimaciones de Bank of America Merrill Lynch, Venezuela fue el principal importador de medicinas de América Latina en 2013 con compras por 3.700 millones de dólares (3.150 millones de euros). La caída desde entonces ha sido estrepitosa. El desplome del precio del petróleo a partir de 2014 ha dejado al Gobierno sin divisas para importar productos de primera necesidad ni para distribuir entre la ya de por sí escasa industria farmacéutica venezolana, ahora sin acceso a insumos para producir. De acuerdo con cifras de Naciones Unidas, entre 2013 y 2015, la disminución de la importación de medicinas fue del 39,1% en el país. La Federación Venezolana Farmacéutica cifraba la escasez de medicamentos el año pasado en el 80%.

El Gobierno impide la entrada de ayuda humanitaria porque, según coinciden críticos del régimen, eso implicaría reconocer la existencia de la crisis. Mucha gente apela a las donaciones internacionales, para lo cual se han movilizado numerosas ONG, al intercambio o la compra de medicinas en el mercado negro como alternativas. Ángel debe trasladarse mensualmente desde la ciudad de San Cristóbal, en el Estado de Táchira (Andes), hasta Caracas para ser atendido en el centro médico. Se trata de un viaje de entre 12 y 24 horas por carretera. “Si no lo hacemos, lo condenaríamos a muerte. En San Cristóbal solo hay un oncólogo pediátrico. No hay insumos médicos, tampoco equipos”, explica la madre.

Su hijo necesita una Gammagrafía con MIBG para evaluar el avance de su enfermedad, un neuroblastoma de alto riesgo —un tumor maligno formado por células nerviosas—. Pero no existen las sustancias indispensables para realizarlo en el hospital. “No se está haciendo en Venezuela por falta de reactivos. Nuestra opción sería hacerlo en Colombia, donde es muy costoso para nuestra familia”, se lamenta Marilyn.

Cerco sanitario

La ONG Una Medicina para Venezuela es una de las que recolecta medicamentos para ayudar a enfermos como Ángel, atrapados en el cerco sanitario. La organización envía las medicinas por medio de compañías locales que deben sortear una sarta de obstáculos en cuyo extremo se encuentra el Seniat, la autoridad aduanera venezolana, dirigida por el hermano de Diosdado Cabello, el número dos del chavismo y hombre fuerte del régimen que desde la elección de la Asamblea Constituyente el 30 de julio ha visto acrecentarse aún más su poder.

Caracas prohíbe el transporte privado de medicinas y alimentos, a lo que se suma la corrupción campante en las aduanas, según explican en una entrevista los venezolanos Vanessa Pineda, presidenta de la ONG, y el cantante Carlos Baute, miembro de la organización. Una vez superadas las numerosas barreras, la red de ayuda debe cuidarse de llamar la atención con grandes almacenamientos so pena de ser acusados de acaparar las medicinas o de contrabando.

La ONG venezolana Codevida se encarga de la distribución sobre el terreno por medio de una droguería telefónica. “La farmacia pasó de recibir 300 llamadas al mes en 2016 a 5.000 este año”, afirman Pineda y Baute. Codevida reúne información sobre las medicinas más demandadas, entre las que se encuentran las necesarias para operaciones de trasplante de órganos, analgésicos para terminales, medicamentos para la esclerosis múltiple, la hepatitis…

“Lo único que no podemos mandar es insulina, porque necesita un control de cadena de frío”, explica Pineda. En el proceso participa una base de 30 voluntarios fijos que gestionan las donaciones, la mayoría de las cuales se tramitan por la página de Facebook o con aportaciones de laboratorios y farmacias.

El médico Carlos Ponte Negretti y otros expertos de la Sociedad Venezolana de Cardiología han coordinado una encuesta sobre la situación de los 43 principales centros de salud del país sudamericano enfocada en la dotación para tratar enfermedades cardiovasculares. Un 75% de los hospitales no tenía ni aspirinas, un fármaco indispensable para el tratamiento de enfermedades del corazón. “Se están atendiendo a pacientes con infartos como se hacía hace 40 años, época en que la incidencia de muertes por este motivo alcanzaba un 15%. Nuestra terapia se ha convertido en contemplativa”, asegura Ponte Negretti.

El Gobierno no divulga cifras de mortalidad desde 2013. Eso dificulta conocer las dimensiones reales de la crisis. Francisco Valencia, presidente de Codevida, está convencido de que las muertes han aumentado por la escasez de medicinas o los fallos en los hospitales. “Ya casi no quedan medicamentos de alto costo. Las personas con cáncer, hemofilia y diabetes no hallan tratamiento. El Gobierno condena a una muerte silenciosa a los pacientes con enfermedades crónicas”.

SIN DORMIR POR MIEDO A UNA RECAÍDA
Beatriz Penín, una traductora de 41 años, encontró la salida a miles de kilómetros de Venezuela. Tras superar un agresivo cáncer de ovarios hace cinco años, “cuando ya empezaban a escasear las medicinas y los servicios médicos”, según cuenta en una llamada telefónica, Beatriz se tropezó con una creciente dificultad para que le practicaran los exámenes de seguimiento de la enfermedad, cuya reaparición es más probable en los primeros años de la recuperación. “Conseguí el contraste (la sustancia para hacer una tomografía) después de un mes de estar buscándola, un mes en el que prácticamente no pude dormir”, recuerda. “Si el examen valía 25.000 bolívares en 2014, en un centro público, a mí me costó unos 77.000 en uno privado el año siguiente (cerca de 10 veces el salario mínimo de la época)”. El temor a una recaída que no pudiera ser diagnosticada la llevó a marcharse a España, el país de su padre, ya fallecido.

País en coma – Editorial revista SIC – Agosto 2017

Logo-SIC

El país está en coma. Nuestra cotidianidad es cada día más cuesta arriba, casi insostenible. Sobrevivir se ha convertido en un desafío. No hay nada dado, supuesto; cada día hay que inventarlo.

Qué hacer para no pasar hambre y por lo menos tener una comida diaria; cómo llegar al trabajo y regresar a casa sin ser asaltados; cómo armarse de paciencia para aguantar entre cuatro y seis horas diarias en la cola del transporte público y, al final, tener que pagar un sobreprecio para poder llegar a casa, descuadrando el salario de hambre que se recibe; qué hacer para no enfermarse porque los hospitales están deteriorados y colapsados y no hay medicinas; no contamos con agua potable, ni cómo hervirla, porque el gas escasea y cuando llega es caro y las colas son inmensas para poder adquirirlo; la electricidad es irregular, fluctúa constantemente dañando los aparatos domésticos que, dados los niveles de inflación, las familias no tienen como reponer.

Las fiestas y los convites de patio, tan propios de nuestra cultura, han quedado estacionados en la memoria como recuerdos felices, hoy es un lujo que solo se pueden dar los que orgánicamente están enchufados en las redes del poder; pululan, como en Haiti, en los frentes de muchas casas, mesitas donde se venden pequeñas cosas usadas o productos detallados en porciones mínimas, señal de una economía del día a día; las ratas y los perros compiten con la gente que busca entre los desechos un pedazo de arepa para saciar el hambre; los colectivos armados, paramilitarismo bolivariano del socialismo del siglo xxi, junto a la red de patriotas cooperantes o sapos de la dictadura, amenazan y persiguen cualquier disidencia y descontento ante la situación; la cotidianidad está militarizada, los carros y tanquetas de guerra recorren la ciudad con hombres armados, vestidos de verde oliva, algunos con armaduras cual “robocot”, y otros vestidos de negro, con pasamontañas, jugando a la guerra, apresando, torturando y matando en nombre de la paz y la revolución a quien protesta y manifiesta su malestar ante el statu quo.

Mientras tanto, los medios de comunicación y las cadenas propagandísticas del Gobierno hablan de patria y soberanía pretendiendo imponer infructuosamente la narrativa del poder. Pecado estructural, sistema de muerte. Así las cosas. Esto no es cuestión de izquierdas vs. derechas; ni de ricos vs. pobres; es, sí, un asunto de sociedad soberana vs. Gobierno tiránico; de vida digna vs. eslavitud; democracia vs. dictadura.

En medio de esta situación, la ciudadanía no solo ha resistido, sino que se ha ido constituyendo en medio de la adversidad en un auténtico sujeto social, con una voluntad política de transformación democrática. Por eso creemos que la consulta popular, celebrada el pasado 16 de julio, fue un auténtico acontecimiento histórico con una densidad democrática inédita en la historia de nuestro país y de América Latina. No fue un suceso, porque lo propio de un suceso es que es algo que ocurre en continuidad con lo que venía pasando y, por tanto, no entraña novedad, ni trascendencia alguna. En cambio, un acontecimiento es un hecho denso, inédito, que revela una novedad y se transforma en hito histórico. Veamos algunos rasgos de esta novedad.

En primer lugar, quien asistió a la consulta participó por cuenta propia, porque para cada quien fue un acto autónomo y libre, una decisión absolutamente personal, sin chantajes, ni presión de ningún tipo por parte de quienes lanzaron y operativizaron la iniciativa. En segundo lugar, la gente se asumió como un cuerpo social cohesionado ya que en los centros electorales, aunque no todos nos conocíamos, nos experimentamos hermanos, unidos, compartiendo un mismo horizonte de país. Fue un espacio de encuentro y de reconocimiento social; por ejemplo, en un mismo centro, convergían personas de distintas clases sociales, soñando juntos por un mismo país, se saludaban, se encontraban y verbalizaban sus sueños e imaginación. En tercer lugar, la consulta fue de suyo una concertación política, porque muchos chavistas (no maduristas) concurrieron a las mesas para expresarse, así como también la gama de tendencias políticas opositoras representada en la Mesa de la Unidad Democrática (mud), y más allá de cualquier tendencia política, acudieron, de igual modo, los llamados “ni, ni”, quienes en las tertulias espontáneas en las cercanías de los centros electorales dejaban claro que no eran ni chavistas, ni de la mud, pero que estaban claros que esto tenía que cambiar y que la asamblea nacional constituyente (anc) de Maduro era una imposición inconstitucional intragable. En cuarto lugar, fue un acto de trascendencia cultural donde la viveza criolla fue superada por un impecable espíritu ciudadano que generó un ambiente de confianza y responsabilidad íntegro. En quinto lugar, fue un acontecimiento civil que demostró que no se requiere de Plan República para garantizar el orden y la seguridad de un evento electoral cuando la ciudadanía asume el protagonismo del proceso. En sexto lugar, fue un acto de fe en “los poderes creadores del pueblo” porque nos mostramos a nosotros mismos y al mundo los dones y el ingenio que poseemos y que somos capaces de desplegar exitosamente en tan poco tiempo y con tan pocos recursos a favor del bien común, en una atmósfera festiva, lúdica. En séptimo lugar, desde el punto de vista gerencial, pese a la maldición histórica del rentismo, se reveló un espíritu emprendedor de alto nivel, pues se hizo uso eficiente de tiempo y de los pocos recursos disponibles y se llegó, de manera altamente eficaz, al logro de los objetivos. Tal como lo señaló el ex rector del cne, Vicente Díaz, después de conocer los primeros resultados (7.186.170) y las proyecciones a 7.6 millones como total de la jornada: “Esos números de ayer se lograron con 14 mil mesas instaladas cuando lo máximo obtenido previamente se hizo con 45.000”. Ha sido, pues, el proceso electoral más eficiente, ordenado y confiable de nuestra historia política, además de inédito por su característica: propuesto por organizaciones de la sociedad civil, coordinado por la Mesa de la Unidad Democrática y operativizado por los partidos políticos junto a las universidades y organizaciones de la sociedad civil, sin participación del gubernamental Consejo Nacional Electoral (cne). En octavo lugar, desde el punto de vista ético, fue una decisión que desató un modo de relación tan auténtico que afloró la solidaridad, la honestidad, la responsabilidad, la participación, la ayuda mutua, la confianza, el respeto, afirmando que es mentira que los valores se han perdido, y que cuando nos relacionamos desde lo mejor de nosotros mismos, estos fluyen con naturalidad. En noveno lugar, desde el punto de vista comunicacional pese a que Conatel amenazó y censuró a los medios para que no cubrieran el evento, la información fluyó por las redes y boca a boca, generando una gran movilización en todos los rincones del país. En décimo lugar, fue un acto de incidencia internacional por la cualificada presencia de los observadores internacionales y el impacto positivo que tuvo a nivel de las redes y medios internacionales; tanto, que a escasos dos días ya se contaban alrededor de dieciocho pronunciamientos de jefes de Estado con tendencia a más.

El país está en coma, sí, por las arbitrariedades de quienes se han adueñado ilegítimamente del Estado, pero la sociedad venezolana tiene un espíritu enorme de resiliencia capaz de reponerse a cualquier adversidad y rehabilitarse democráticamente, con el convencimiento de que los conflictos se resuelven pacíficamente en las urnas, no con la guerra. Para que haya República, los actores políticos (Gobierno y mud) deben leer bien este acontecimiento inédito de nuestra historia y evitar azuzar los lobos de la violencia. El pueblo habló contundentemente: no a la guerra, no a la dictadura, sí a la paz y a la democracia.

A %d blogueros les gusta esto: