elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Crisis humanitaria

Elliott Abrams confirma que allegados de Maduro se han interesado por el plan de transición de EEUU por Daniel Gómez – ALnavío – 8 de Abril 2020

El plan de transición para Venezuela que presentó EEUU toma en cuenta a los dirigentes del chavismo y a los funcionarios del régimen de Maduro que no están acusados por narcotráfico. Y al parecer algunos de ellos han empezado a preguntarle a Washington en qué consiste su papel, dijo el enviado especial de la Casa Blanca para Venezuela, Elliott Abrams, confirmando también lo que señaló el día anterior el encargado de negocios de EEUU en Caracas, James Story.

Abrams siempre ha pedido la participación del chavismo en una transición para Venezuela / Foto: Dpto. de Estado

Abrams siempre ha pedido la participación del chavismo en una transición para Venezuela / Foto: Dpto. de Estado

Elliott Abrams, enviado especial para Venezuela de Estados Unidos, confirmó este miércoles que funcionarios del régimen de Nicolás Maduro se han puesto en contacto con el gobierno de Donald Trump para ver en qué consiste el plan de transición para Venezuela presentado hace dos semanas por el Departamento de Estado.

“Sabemos que hay gente alrededor del régimen preguntando a Estados Unidos qué pasa con esto, qué pasa con lo otro”, dijo este miércoles Elliott Abrams en una videoconferencia con el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington.

Abrams señaló que también sabe de personas del régimen que “admiten que la situación del país está mal y que seguirá empeorando”.

Las palabras de Abrams ratifican lo dicho por el encargado de negocios de Estados Unidos en Venezuela, James Story, en entrevista con el canal TV Venezuela este martes.

Story afirmó: “Hay funcionarios del régimen que están revisando cómo pueden utilizar este proyecto como un punto de partida para que los venezolanos se sienten y conversen. Estamos dispuestos a apoyar un proceso 100% venezolano. Hemos recibido buenas noticias de quienes están dispuestos a pensar más cómo se puede lograr una transición política en Venezuela”.

Abrams: “El partido chavista que está en el gobierno está contemplado en el plan de transición. Nos parece razonable. Ellos pueden competir en unas elecciones democráticas. Los reconoceremos si ganan”.

Para Estados Unidos el partido chavista, el PSUV, tiene que jugar un papel en el gobierno de transición. En este sentido, Elliott Abrams apuntó: “El partido chavista que está en el gobierno está contemplado en el plan de transición. Nos parece razonable. Ellos pueden competir en unas elecciones democráticas. Los reconoceremos si ganan”.

Ya Abrams, a mediados de abril de 2019, decía que el PSUV “debía tener un papel en la reconstrucción de Venezuela”. Incluso pedía a los “jóvenes chavistas” unirse al “debate libre” sobre el futuro democrático del país.

Lo que no contemplan EEUU ni Abrams es que Nicolás Maduro siga en el poder. El diplomático dijo que con Maduro en el Palacio de Miraflores no hay democracia ni transición posible.

Abrams apuntó que el gobierno de Donald Trump está dispuesto a negociar con el chavismo y con funcionarios del régimen -no con Maduro ni demás oficiales acusados por narcotráfico- las condiciones del plan de transición. A negociar, por ejemplo, la composición del Consejo de Estado.

Agregó que “existen millones de variaciones para establecer el Consejo de Estado. El punto es tener una plataforma de regresar a la democracia y levantar las sanciones estadounidenses. Supongo que nos dirán que no estamos de acuerdo con esto, con lo otro, esto puede ser plausible”.

Elliott Abrams explicó que los nuevos movimientos de Estados Unidos en Venezuela no están motivados por el coronavirus. Dijo que forman parte de un plan en vista de que Maduro ha seguido reprimiendo a diputados de la Asamblea Nacional y funcionarios del entorno de Juan Guaidó. “Es la continuidad de nuestras políticas”.

Políticas que como dijo Abrams en la conferencia, no avistan una solución inmediata para Venezuela. Un país para el que no existe “una fórmula mágica”, ni tampoco es realista pensar que “Estados Unidos resuelva el problema de hoy para mañana”.

Respecto a la potencial amenaza del coronavirus en Venezuela, Abrams insistió en que la situación “en Venezuela es cada día peor” y que “las condiciones del sistema médico son terribles”. A esto le sumó la delicada situación del sistema petrolero y el desplome de los precios.

Abrams negó que las sanciones de Estados Unidos impidan al régimen la adquisición de material médico o insumos humanitarios. “Se puede adquirir material médico de Estados Unidos. Medicinas, materiales… Los bancos o las compañías que los necesiten sólo tienen que ponerse en contacto con el Departamento del Tesoro”.

Por otro lado, el diplomático recordó que “no habrá solución a la crisis humanitaria que padece Venezuela hasta que los venezolanos recuperen la democracia y la libertad”.

La crisis política de Venezuela se agrava en medio de la emergencia sanitaria por Francesco Manetto – El País – 2 de Abril 2020

La tensión interna y la presión de Estados Unidos profundizan la pugna entre Maduro y Guaidó

Nicolás Maduro durante una rueda de prensa en Caracas. En vídeo, sus declaraciones en la televisión pública venezolana. (FOTO: EFE | VÍDEO: REUTERS)

La crisis política por la que atraviesa Venezuela se ha agravado en medio de la emergencia por el coronavirus, que aboca al Gobierno de Nicolás Maduro a afrontar la pandemia con una sanidad pública devastada por la mala gestión. La tensión interna y la presión de Estados Unidos han profundizado la pugna entre el mandatario chavista y su rival, Juan Guaidó, que lleva un año tratando de forzar una transición en el país y este jueves está llamado a comparecer ante la justicia bajo los cargos de intento de golpe de Estado.

La sacudida que la Covid-19 está provocando en el tablero político venezolano ha ahondado la ya enorme fractura que separa al Ejecutivo de la oposición. Mientras se multiplican los llamamientos a la unidad para hacer frente a la pandemia, y después de semanas de intentos discretos para tratar de entablar un diálogo, el escenario dio un giro la semana pasada. El primer paso lo dio la Administración estadounidense, principal valedora de Guaidó como presidente legítimo de Venezuela. El Departamento de Justicia formalizó una acusación de tráfico internacional de drogas contra Maduro y la cúpula del régimen y puso precio a su cabeza: 15 millones de dólares por información que conduzca a su detención. Esa premisa desbarató las posibilidades de una negociación que reconozca al presidente y a su entorno como interlocutores válidos y puso en evidencia el aislamiento internacional Caracas, sobre todo ante la vecina Colombia.

El siguiente paso le correspondió a Guaidó, jefe del poder legislativo, quien por vez primera defendió con claridad la conformación de un Gobierno de unidad para contener el coronavirus. En el país hay, según datos oficiales, casi 150 contagios y se han registrado al menos tres muertes. El líder de la oposición solo puso una condición, esto es, que Maduro y la actual plana mayor del chavismo no participe en ese proceso. Después, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, propuso una transición en la que tanto Maduro y como Guaidó se hagan a un lado para para facilitar la convocatoria de elecciones presidenciales con garantías. El sucesor de Hugo Chávez rechazó de plano esa posibilidad y su canciller dejó claro a través de un comunicado que las decisiones sobre el futuro de Venezuela se toman en Caracas.

El secretario de Estado Mike Pompeo, este miércoles. En vídeo, sus declaraciones respaldando a Juan Guaidó como presidente de Venezuela. A. H. / REUTERS

La respuesta de Maduro fue, de alguna manera, un desafío al Gobierno de Donald Trump, quien este miércoles anunció el despliegue en el Caribe, cerca de las costa venezolana, de buques de guerra, aviones y fuerzas especiales para intensificar la lucha contra el narcotráfico. El mandatario bolivariano convocó el Consejo de Estado “como órgano superior de consulta para deliberar sobre plan nacional para enfrentar la pandemia del coronavirus” y anunció que empezará unas conversaciones con el opositor disidente Luis Parra, que el oficialismo reconoce como presidente de la Asamblea Nacional desde enero. El objetivo, dijo, es “ir a un diálogo nacional que nos lleve a un gran acuerdo humanitario de todas las fuerzas políticas, sociales y religiosas del país”.

En realidad, la mayoría de las fuerzas opositoras rehúsan ese camino. Y a eso se añade un nuevo capítulo del cerco de la justicia en torno a Guaidó. La Fiscalía, controlada por el Gobierno, lo citó este jueves con la acusación de intento de golpe de Estado y magnicidio. La semana pasada, el general retirado Clíver Alcalá involucró al político en una supuesta conspiración que, según aseguró, se estaba urdiendo desde Colombia para derrocar a Maduro. El exmilitar detalló el plan antes de entregarse a Estados Unidos y volar a Washington desde Barranquilla. El régimen lo considera un traidor y mientras en las filas opositoras rechazan rotundamente la acusación, llegando a sembrar dudas sobre los intereses de Alcalá. En cualquier caso, Guaidó está llamado a comparecer ante el Ministerio Público y, si no lo hace, se expone a que las autoridades redoblen el acoso y lo detengan.

Juan Guaidó: «Esta es la acusación número 12 que hace Maduro en mi contra» por Gabriela Ponte – ABC – 2 de Abril 2020

En una entrevista concedida a este diario, el presidente interino confirma que no asistirá hoy a la citación de la Fiscalía que lo imputa por un supuesto intento de magnicidio contra el mandatario venezolano Nicolás Maduro

Juan Guaidó (La Guaira, Venezuela) atiende esta llamada en medio de una nueva escalada de tensión política a raíz del ofrecimiento de Estados Unidos de un plan de transición para Venezuela sin Maduro ni Guaidó, que ha desatado la «furia bolivariana» del líder chavista contra la oposición, y preocupado por la expansión del coronavirus en el país. Comenta que la cuarentena decretada por el Gobierno desde el pasado 13 de marzo se cumple solo en los sectores que tienen recursos económicos porque ellos sí lo pueden respetar. No tanto es así, en los sectores populares donde es más complejo porque son personas que viven día a día de la economía informal.

El presidente encargado asegura que «estamos en una emergencia nacional» y urge la conformación de un gobierno de transición. «Se necesita un préstamo inicial de 1.200 millones de dólares para hacer frente a la pandemia en nuestro país», pero reconoce que «nadie le va a prestar dinero a un terrorista», refiriéndose a Nicolás Maduro. Su comité de expertos ante el coronavirus pronostica que en Venezuela se puedan contagiar un millón de personas por el Covid-19, en un país donde el sistema sanitario colapsó hace más de cinco años debido a la crisis humanitaria.

¿El plan que presentó EE.UU. hace unos días sobre la conformación de un gobierno de emergencia nacional en Venezuela es una propuesta que planteó la presidencia interina?

El plan deriva de una propuesta que hicimos en las conversaciones en Noruega. Lo novedoso es que EE.UU. presenta cómo ellos levantarían las sanciones teniendo como base una propuesta de transición. Y es también parte del trabajo internacional que hemos hecho en las giras buscando opciones al cambio político en Venezuela. Si logramos la conformación del Consejo de Estado, instalamos el gobierno de emergencia nacional y se convocarían elecciones. El incentivo es para los que aún respaldan al dictador, a ellos se le levantarán las sanciones personales: a los miembros de la Constituyente, a los del Consejo Nacional Electoral y a los demás funcionarios que se sumen al proceso.

Maduro rechazó la propuesta de EE.UU. porque considera que es una injerencia extranjera. ¿Pensaba usted que él iba a aceptar esa salida?

Yo no le tengo buena fe a un terrorista. No tenía ningún tipo de expectativa, por eso es que estamos presionando. Repito, el gran incentivo no es para Maduro, nosotros sabemos que él quiere seguir usurpando el poder, es para los que están en su entorno que sienten que pueden formar parte del gobierno de emergencia. Maduro está hoy señalado por la justicia estadounidense, pero anteriormente había un informe de violacion de derechos humanos.

La hoja de ruta consiste en 13 puntos y dos garantías que garantizan la participación del alto mando militar y los gobernadores y alcaldes durante el periodo de transición. ¿Esto eso un incentivo para que se sumen a forzar la salida de Maduro?

Nosotros estamos buscando desplazarlo más que forzar su salida. Contamos con una coalición de aliados internacionales más grande que la de la Segunda Guerra Mundial por la causa de la libertad y democracia de nuestro país. Hoy proponemos opciones concretas y empujados por la pandemia y la emergencia humanitaria.

¿Quiénes podrían conformar ese Consejo de Estado al que se refiere el Plan?

Es más fácil decir quienes no formarían parte: los que tengan señalamientos con el terrorismo, el narcotráfico y la violación de derechos humanos en el país. Y los perfiles son necesariamente líderes políticos o sociales que representen a sectores importantes porque es una transición, se delegarían las funciones del ejecutivo al Consejo de Estado hasta la celebración de unas elecciones presidenciales.

¿Y qué pasa con Maduro?

Lo mejor es que Maduro acepte la oferta de la comunidad internacional y se haga a un lado. La decisión de quedarse o de irse a otro país se verá con la presión interna que hagamos y dependerá de lo tóxico que es o no para su entorno. Maduro es como el Covid-19 todo lo que toca lo infecta, lo más sano para su entorno es aislarlo, ponerlo en cuarentena para atender la emergencia humanitaria. Lo lamentable es que esa decisión la tomó él, por sus errores y su soberbia. Es un absoluto cobarde por no asumir su responsabilidad.

El exmilitar venezolano Clíver Alcalá Cordones lo relacionó con la compra de armas en Colombia para un intento de golpe de Estado contra Maduro. ¿Ordenó usted la compra de este armamento?

No conozco a Clíver Alcalá y no tengo información de lo que dice.

¿Habló alguna vez personalmente con Alcalá? ¿Se ofreció en algún momento a colaborar con el gobierno de transición?

Yo nunca he hablado con él.

La Fiscalía venezolana lo citó en los Tribunales este jueves a las 9.00 de la mañana por presuntamente intentar un magnicidio contra Maduro ¿Va a asistir a la citación hecha por Tarek William Saab?

No asisto no por el absurdo de lo que dice una persona, si no ese señor no tiene facultades y es un usurpador de la Fiscalía designada por la ilegítima Constituyente. Además, yo tengo prerrogativas constitucionales por ser el jefe del Parlamento y presidente encargado del país.

Venezuela podría ser el país más afectado por el coronavirus por tener el sistema sanitario más débil de la región. ¿Cómo proyectan la expansión del virus?

Mi gran preocupación es la propagación del coronavirus en el país. En total tenemos 84 respiradores en hospitales públicos y 126 aproximadamente en clínicas privadas. Si no me equivoco, España debe tener más de 8.000 respiradores en toda la red sanitaria. Si la tasa de contagio es similiar a la de España o Italia, que nada apunta a que pueda ser distinta, podemos tener una situación compleja en Venezuela. Lo que sabemos es que la dictadura ha mentido desde el principio con las cifras de contagio, incluso utilizan el virus para perseguir como hicieron con el periodista Darvison Rojas que lo buscaron a su casa por estar «contagiado». Esa opacidad solo va a agravar la emergencia. Hace 11 días yo tuve de fuentes internas de un ministerio que daba la cifra de 200 contagios. El ministro de comunicación, Jorge Rodríguez, habló recientemente del primer muerto que reportó síntomas desde el 29 de febrero y ellos reportaron el primer caso el 13 de marzo. Nosotros no sabemos en cuál semana estamos y en cualquier momento puede haber un brote sin contención y sin capacidad de respuesta por el Gobierno. Nuestros técnicos han desarrollado un plan llamado José María Vargas donde recoge el trabajo que hay que hacer frente a la pandemia.

Las cifras oficiales dicen que hay 143 contagios en todo el territorio ¿Usted cree en estos datos?

Lo que sabemos es que la dictadura ha mentido desde el principio con las cifras de contagio, incluso utilizan el virus para perseguir como lo hicieron con el periodista Darvison Rojas que lo buscaron en su domicilio y se lo llevaron detenido por estar supuestamente «contagiado». La opacidad en las cifras solo va a agravar la emergencia. Hace 11 días, yo obtuve de fuentes internas del Ministerio que la cifra oficial era de 200 contagios. El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, -portavoz de la crisis del Gobierno bolivariano- anunció el primer muerto que reportó síntomas desde el 29 de febrero y ellos dijeron que el primer caso fue detectado el 13 de marzo. Nosotros no sabemos en qué semana estamos de la epidemia y en cualquier momento puede haber un brote sin contención y sin capacidad de respuesta por el Gobierno. Nuestros técnicos han desarrollado un plan llamado José María Vargas donde recoge el trabajo que hay que hacer frente a la pandemia.

¿El Gobierno de Maduro subestima el coronavirus?

A la dictadura no le importa la gente solo le importa permanecer en Miraflores. No tienen la capacidad, ni la sensibilidad para atender la pandemia.

 

Estados Unidos propone que Nicolás Maduro y Juan Guaidó se hagan a un lado y den paso a elecciones libres por  Elliott Abrams – Infobae – 31 de Marzo 2020

Ante la crisis humanitaria que se agravará como consecuencia de la pandemia del coronavirus, el Departamento de Estado propone un Consejo de Estado para paliar el momento de dramatismo que viven los venezolanos

El dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, con una máscara protectora hace una declaración en el Palacio de Miraflores en Caracas (Reuters)

El dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, con una máscara protectora hace una declaración en el Palacio de Miraflores en Caracas (Reuters)

A medida que el coronavirus se propaga por todo el mundo, es fácil olvidar el sufrimiento del pueblo venezolano a manos del régimen de Nicolás Maduro. La administración Trump no lo ha hecho. Hoy anunciamos un Marco de Transición Democrática para ayudar a los venezolanos a escapar de la crisis nacional que la caída de los precios del petróleo y el coronavirus han profundizado.

Presentamos este marco como un camino para que Venezuela emerja de años de represión y conflicto político. Propone que tanto Maduro, el ex presidente que se ha aferrado al poder, como Juan Guaidó, el presidente interino, se hagan a un lado para que los miembros electos de la Asamblea Nacional de ambos lados puedan crear un Consejo de Estado para servir como la transición de gobierno que celebraría elecciones presidenciales libres y justas. En las negociaciones del año pasado, el equipo que representaba al Sr. Guaidó y la Asamblea Nacional propusieron este camino hacia la restauración de la democracia.

La democracia no se trata solo de elecciones. Un Consejo Nacional Electoral nuevo, equilibrado e independiente también es crítico, y una Corte Suprema independiente debe reemplazar al actual, que no es más que un brazo del régimen de Maduro. Una democracia vibrante también exige medios libres e independientes con el fin de la censura generalizada del régimen.

Estados Unidos no apoya a ningún partido político en particular en VenezuelaApoyamos el retorno a la democracia y creemos que todos los partidos, incluido el partido del régimen, el PSUV, deberían poder competir en igualdad de condiciones en elecciones libres y justasEsto significa el fin de los enjuiciamientos injustos que han dejado a decenas de miembros del Parlamento en el exilio, cuatro en prisión y muchos más excluidos de postularse para un cargo, incluido el Sr. Guaidó, que continuaría como presidente de la Asamblea Nacional hasta nuevo parlamentario y elecciones presidenciales. Estados Unidos reconocerá los resultados de una elección libre y justa, sin importar qué partido gane; a lo que nos oponemos es al abuso del poder del estado que le permite a una de las partes gobernar indefinidamente.

Para el régimen de Madurolos profundos recortes en los ingresos debido a la caída de los precios del petróleo agravan la crisis de un sistema médico que llevó al colapso lento durante dos décadasLa presión de Estados Unidos no ha impedido que los alimentos o las medicinas lleguen a los venezolanos. El propósito de las sanciones es privar al régimen de los ingresos que utiliza para la represión, o robar a través de la gran corrupción, y obligar al régimen a aceptar las elecciones presidenciales. Maduro nunca ha negociado de buena fe sobre ese tema central. Las elecciones a la Asamblea Nacional por sí solas no constituyen una solución política.

Los militares desempeñarán un papel esencial para lograr un cambio pacífico y dar forma al futuro de VenezuelaLos soldados venezolanos, junto con los agentes de policía, sufren como los civiles; apenas pueden permitirse alimentar a sus familias y no pueden pagar la atención médica o los medicamentosVenezuela enfrenta un gran desafío de seguridad por parte de narcotraficantes, grupos terroristas y bandas criminales, y necesita fuerzas de seguridad mejor pagadas, capacitadas y equipadas para asegurar las fronteras de la nación y mantener la paz. Los militares y la policía deben abandonar el papel que el régimen de Maduro les ha forjado: llevar a cabo la represión del pueblo venezolano. Los militares también deben unirse para expulsar a los agentes de inteligencia cubanos que los espían a ellos y a todos los ciudadanos y sirven como el verdadero escudo del régimen. El apoyo de las fuerzas armadas al Marco de Transición Democrática sería un paso clave en esta dirección.

Las elecciones presidenciales libres y justas son el camino para salir de la crisis de Venezuela. Debido a que no se puede confiar en el Sr. Maduro para organizarlos, establecer el Consejo de Estado es un paso esencial. Estamos preparados para trabajar con todos los venezolanos y con otras naciones y levantar las sanciones cuando se cumplan las condiciones necesarias. El Marco de Transición Democrática allana el mejor camino hacia la restauración de la democracia a través de la participación justa de todas las partes y el fin de la brutalidad, la represión y la agitación política que han marcado el pasado reciente de Venezuela.

Hasta que se logre ese objetivo, nuestra presión se fortalecerá. Esperamos con ansias el día en que se celebren elecciones, se establezca un nuevo gobierno democrático y se puedan levantar las sanciones. Esperamos restaurar las que alguna vez fueron relaciones cercanas entre Venezuela y los Estados Unidos, para ayudar a los migrantes y refugiados venezolanos desplazados por la crisis a regresar a su querido país, y para ver a los niños de Venezuela compartir nuevamente la generosidad natural de su país.

 

Elliot Abrams es representante especial para Venezuela en el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Presidente (E) Guaidó: “Llegó el momento de conformar un Gobierno de Emergencia Nacional para salvar a Venezuela de una catástrofe humanitaria” – Centro de Comunicación Nacional – 28 de Marzo 2020

Presidente (E) de la República, Juan Guaidó, comunicó al país su disposición para conformar un Gobierno de Emergencia Nacional con todos los sectores políticos para implementar un plan de salvación nacional ante la emergencia del coronavirus.

Los estudios indican que Venezuela podria convertirse en el país con mayor infectados y muertos de la región, por lo que necesitamos acceder de manera urgente a financiamiento y ayuda internacional que solo podrá obtener sin Nicolas Maduro en Miraflores.

A continuación, el comunicado íntegro del Presidente Guaidó a la nación:

Primero que todo, debo enviar mi solidaridad a todos los familiares de los fallecidos por la pandemia, y en general a todos los que han sufrido por la destrucción del Estado, el que hoy debería estar protegiendo a su gente y no persiguiéndolo.

También a los que no encontraron tratamiento de quimioterapia, llegaron a tiempo para su diálisis o los que están lejos preocupados por sus familias. Vivimos en una emergencia hace mucho.

Tengo en mis manos el informe que nuestros médicos y expertos realizaron sobre el impacto que el coronavirus tendrá en nuestro país, así como las medidas urgentes que debemos tomar para enfrentar la pandemia.

Los resultados de este informe son bastante preocupantes, pero yo he asumido el compromiso de hablarles siempre con la verdad, por más dura que sea.

Lamentablemente todo indica que nuestra situación se va a agravar muchísimo más debido a la destrucción de nuestro país, la emergencia humanitaria y la destrucción de la industria petrolera.

En las próximas semanas, Venezuela podría ser el país con más infectados y fallecidos de la región. La dictadura jamás lo va a reconocer, y buscarán ocultar cifras, la tasa de contagio, los enfermos graves y los problemas que enfrentamos podrían ser mucho mayores por la escazes de agua, gasolina, comida, gas o luz. Haciéndonos mas dura nuestra ya complicada realidad.
No son opciones decidirnos entre morir del virus o de hambre, debemos vivir con dignidad.

Esto debe llenarnos de profunda preocupación, y entender que no se tratan de números, si no de seres humanos entre los cuales podemos estar tú, yo o nuestras familias.

Todos rogamos que ese escenario no llegue, que se descubra el tratamientos a tiempo y que la vacuna llegue antes de que esto sea demasiado tarde, pero lo responsable es prepararnos para afrontar esta realidad para mitigar su impacto.

La respuesta no puede ser el pánico o el miedo, sino soluciones.

Para eso preparamos el plan José María Vargas que incluye medidas urgentes como:

  • La entrada de insumos para nuestros médicos, enfermeras, y hospitales.
  • La llegada de la ayuda alimentaria y la asignación directa de dinero para las familias que dependen del día a día puedan permanecer en sus casas, empezando con los sectores más vulnerables.
  • La construcción de pozos subterráneos para abastecer de agua a nuestros hospitales.

Pero sobre todo, el plan incluye la necesidad de solicitar en una primera instancia 1200 millones de dólares a los organismos financieros internacionales para poder hacer lo que realmente puede evitar que hayan más muertes en nuestro país.

Necesitamos todos, asumir ya que todo eso sólo será posible si el sr. Nicolás Maduro, quien no es reconocido por el mundo ni las multilaterales, continúa usurpando funciones y negando la realidad en la que se encuentra producto de sus errores y soberbia.

Esto no es un tema político, esto no es una opinión de Juan Guaidó, es una realidad incuestionable: para evitar muertes necesitamos millones de dólares en financiamiento internacional que nadie dará a una persona que es desconocido por el mundo y está acusado judicialmente por cargos de narcotráfico y terrorismo internacional.

Los que rodean a Maduro deben entender la gravedad de las acusaciones, y que es absolutamente imposible que bajo su usurpación exista ningún tipo de solución para el país o nuestras familias, sus familias.

Repito, esto no es un tema político, ni de pugna por el poder, es un tema humanitario en el que esta involucrada la justicia internacional.

Es por eso, que tras mucho meditar y tras diversas conversaciones con nuestros aliados, ha llegado el momento de plantear la necesidad de conformar un Gobierno de Emergencia Nacional que pueda implementar el Plan José María Vargas y salvar a Venezuela.

Este Gobierno, por razones obvias, no puede ser encabezado por alguien acusado de narcotráfico, pero tampoco puede ser un Gobierno conformado únicamente por las fuerzas que representamos.

A quienes me apoyan y han apoyado en este camino, debo decirles que debemos ser realistas: para que sea posible y para que sea sostenible, un Gobierno de emergencia nacional no puede estar conformado sólo por quienes piensan como nosotros. Y tampoco puede estar conformado sólo por nosotros y quienes hoy sostienen a la dictadura: debe ser amplio e incluir a todos los sectores políticos y sociales necesarios para afrontar esta grave emergencia que se nos viene.

En concreto planteo:

1. Instalar un Gobierno de Emergencia Nacional que incluya a todos los sectores políticos del país. Este Gobierno de emergencia delegará en el Consejo de Estado paritario la decisiones fundamentales en manejo del Estado, Atención de la emergencia, estabilidad y reconciliación del país.

2. Abrir un canal humanitario que permita la entrada inmediata de la ayuda internacional

3. La solicitud de un préstamo inicial de 1200 millones de dólares para atender la emergencia y asignar recursos directos a cada familia que depende del día a día, iniciando por los mas vulnerables. Las gestiones que hemos adelantado nos permiten afirmar que esto es absolutamente posible si conformamos un Gobierno de Emergencia.

4. La aprobación en la Asamblea Nacional de una nueva ley de garantías, estabilización democrática y reconciliación nacional. Por supuesto que violación a los derechos humanos no están contempladas.

Para lograrlo, todos tenemos que poner de nuestra parte.

Nosotros ponemos nuestra legitimidad, el respaldo popular, y la articulación para tener acceso a financiamiento y ayuda internacional. De igual manera garantizamos que cumpliremos con todas las obligaciones que han sido contraídas con otras naciones, indistintamente de su posición política.

La Fuerza Armada debe poner su poder al servicio del pueblo y garantizar la estabilidad del país.

Los actores políticos que hacen vida en el Estado deben poner sus recursos políticos para la gobernabilidad y reconciliación del país.

Y la comunidad internacional debe respaldar las intermediaciones, ser el garante de las condiciones que sean necesarias así como del apoyo financiero, político y humanitario que necesitamos.

Lo más fácil sería que el dictador acepte los términos que sólo quienes lo sostienen y nuestros aliados internacionales pueden plantearle.

Pero de no ser posible, no podemos resignarnos a que todo un país sufra miles de muertes por el egoísmo y soberbia de un hombre en el poder.

Por eso, extiendo un llamado muy claro a quienes hoy pueden lograr que esto se haga realidad, las fuerzas políticas y militares que hoy mantienen el control del Estado.

De no hacerlo, estarían condenando a todo nuestro país, incluidos ustedes y sus familias, a una catástrofe humanitaria la cual nos obligaría a aplicar la responsabilidad de proteger.

Todo esto es posible, tenemos antecedentes histórico en nuestro país, como en el año 58, así como en la región. Hemos desarrollado las capacidades, tenemos un plan y una estrategia para salvar a los millones de venezolanos.

EL MOMENTO ES AHORA.

Sólo de esa manera podremos proteger la vida de millones de Venezolanos.

Y hoy en el aniversario 270 de Miranda, el precursor, sigamos luchando por nuestra dignidad y segunda independencia protegiendo a los nuestro.

A cuidarnos y evitar que se propague el virus, esta en nuestras manos

Seguimos adelante.

Dios bendiga a Venezuela, mucha salud

Presidente (E) de la República, Juan Guaidó.

Luis Almagro: «En Venezuela el coronavirus puede ser una tragedia de dimensiones catastróficas» por David Alandete – ABC – 22 de Marzo 2020

El recién reelegido Secretario General de la OEA pide a España en su primera entrevista «un compromiso mayor con la democratización de Cuba y de Venezuela»

Cuando Luis Almagro tomó el viernes su asiento en el Salón de las Américas en Washington llevaba puestos unos guantes de látex y una mascarilla protectora ante la boca. Los miembros del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos, que se disponían a elegir secretario general para los próximos cinco años, mantenían entre ellos una distancia de seguridad de al menos un metro. Sólo aquellos diplomáticos y funcionarios cuya presencia era completamente imprescindible se habían desplazado a la sede histórica de la OEA. El resto, incluida la prensa, siguieron la votación por internet. Finalmente, Almagro fue reelegido cómodamente en un contexto absolutamente excepcional, en una ciudad bajo estado de alarma y ante un continente que sólo ahora comienza a notar los primeros y devastadores efectos de la pandemia del coronavirus.

Estamos en un contexto completamente insólito. ¿Qué supone esta crisis del coronavirus para América Latina?

Es un un desafío probablemente de los más fuertes que tiene los sistemas sociales políticos latinoamericanos. Se va a tener que demostrar una gran capacidad de organización, una gran resiliencia, la capacidad para revertir los procesos y las curvas exponenciales de crecimiento que ha tenido el coronavirus. Va a tener que fortalecerse mucho el espíritu comunitario que deben tener nuestras sociedades. Cada ciudadano tiene que cuidar al otro. Cada uno tiene que actuar como si estuviera contaminado y por lo tanto, en todos los casos tiene que ser absolutamente responsable de cuidar a los demás y actuar en cada caso cuidando a sus semejantes y respetando las mejores condiciones de cumplimiento de los protocolos más estrictos. Creo que nuestras sociedades están siendo puestas a prueba de una manera muy dramática, tienen que encontrar esa forma de organización que les permita responder adecuadamente sin que parámetros sociales, productivos y políticos se vean afectados.

La pandemia está teniendo unos gravísimos efectos sobre la economía en Asia y Europa. ¿Deben los gobernantes americanos prepararse para un golpe similar?

Hay que tomar medidas de prevención respecto al impacto que esto tiene sobre la economía mundial, lo cual afecta directamente a nuestros países. Las variables de exportación e importación, de comercio exterior, son determinantes en nuestras economías. Por lo tanto se van a ver afectadas por sus condiciones endógenas, por los problemas estructurales que tienen nuestras economías y por esta dificultades que van a encontrar para sostener ese comercio exterior que es fundamental para la economía.

Ha habido algunos líderes en América Latina que se han resistido a tomar medidas pensando que allí iba a llegar más tarde. Me refiero, por ejemplo, a los presidentes de México y de Brasil. ¿Qué les diría, visto lo que ha pasado aquí en EE.UU.?

No voy a juzgar de ninguna forma las medidas que tomaron los políticos en Latinoamérica, el Caribe, Norteamérica, ni siquiera en Europa, respecto a la crisis del coronavirus. Cada uno toma las medidas que puede tomar de acuerdo al contexto político, económico y social que tiene en este momento. Cada líder toma las acciones que considera más oportunas. No quiero juzgar eso porque no me corresponde. Creo que han actuado de buena fe y han procurado tomar las decisiones que eran más convenientes en este momento.

¿Y qué pueden hacer los líderes americanos con respecto a la comunidad más vulnerable, la de los refugiados venezolanos, que ya padecían unas graves penurias antes de esta crisis?

Hay un problema anterior a eso, que es el tema de Venezuela. Creo que debemos estar muy atentos porque la irresponsabilidad con la que han actuado la dictadura bolivariana respecto a la crisis humanitaria y la crisis migratoria, creo que se va a trasladar a la crisis del coronavirus. Si lo pasamos por el multiplicador de la crisis migratoria y la crisis humanitaria, podríamos estar enfrentando una tragedia de dimensiones catastróficas para el hemisferio. Las democracias tienen sus sistemas de balance, que se van acomodando permanentemente en función de los ajustes que la democracia obliga a tomar. Pero una dictadura irresponsable que ha generado la peor crisis migratoria y humanitaria de la historia del hemisferio, con un patrón de coronavirus que puede multiplicarse en función de esas condiciones, puede transformarse en un desastre absoluto. Por lo tanto, creo que tenemos que estar muy vigilantes por esa responsabilidad y buscar la manera de cooperación internacional y de apoyo que pueda paliar eso y asumir esa responsabilidad que la dictadura no asume en ninguna forma.

¿Cuál va a ser su prioridad con respecto a Venezuela en estos próximos cinco años?

La crisis humanitaria que sufre el país. Cuando tenemos cifras como siete millones de personas en riesgo de hambre, definitivamente esa tiene que ser la prioridad. Tenemos que buscar la forma de hacer llegar la ayuda humanitaria al pueblo venezolano, soluciones reales para el pueblo venezolano, porque los costos que tiene eso en términos migratorios, sociales, de enfermedades, de hambre para la gente en Venezuela, y el impacto que tiene sobre el resto del hemisferio, es demasiado grande. Nuestros esfuerzos deben concentrarse en gran medida en sostener a la gente. Lo primero es el servicio que podemos dar a la gente, al pueblo venezolano, es hoy algo prioritario en el hemisferio. Después trabajar las variables de reinstitucionalización del país. Tenemos que lograr una forma de que las instituciones puedan volver a comenzar a trabajar en Venezuela. Tienen que volver a trabajar. Venezuela no puede ser ese país vaciado institucionalmente en que no hay ninguna institución que esté en condiciones de responder a absolutamente ningún problema que pueda tener el país. Hoy si quieres resolver el tema de seguridad, salud, alimentación o vivienda, no hay una institución que pueda hacerlo. Creo que tenemos que hacer un trabajo desde la base de reinstitucionalización del país para que este pueda comenzar a funcionar de una manera más democrática, paulatinamente hasta restablecer definitivamente la democracia. Los costos de la dictadura son demasiado fuertes. Mientras haya dictadura no vamos a poder tener un gobierno responsable, no va a haber solución para la crisis humanitaria, no va a haber solución para la crisis migratoria, no va a haber seguridad, no va a haber respeto a los derechos humanos. Tenemos que pensar cómo vamos logrando esas condiciones para revertir completamente esa situación dictatorial que vive el país.

Usted ha denunciado muchas veces el apoyo que el régimen Cuba ha estado prestando al de Venezuela.

No es un apoyo, no es un apoyo. La de Cuba es una dictadura que completamente cooptó la mentalidad más débil y menos organizada de la dictadura venezolana y empezó a vivir de eso. Esa es su lógica hasta ahora. Es un país cooptado por una dictadura de décadas.

Quiere decir que en este momento la dictadura cubana está viviendo de los recursos de Venezuela.

Así es. La cantidad de barriles de petróleo que sacan es fundamental para sostener un proyecto fracasado, arcaico y anacrónico como es el cubano. Proyecto más fracasado desde el punto de vista productivo, social y político no hay en el mundo entero. Todo el mundo se enteró de que fracasó menos la dictadura cubana. Es un despropósito desde todos los aspectos en los que uno lo pueda analizar.

Hace cinco años, cuando fue elegido por primera vez, usted era más optimista sobre la democratización de Cuba.

El proceso ese de apertura que se fue dando paulatinamente durante las negociaciones para el restablecimiento relaciones diplomáticas con EE.UU. se revirtió completamente luego que se alcanzó ese objetivo por parte de la llamada revolución cubana. Ese proceso de apertura llegó hasta ese punto, después hubo un retroceso muy importante, un avance muy fuerte de la vieja guardia fidelista con sus ideas arcaicas y eso fue lo que completamente alejó esa posibilidad y ese optimismo originario que podríamos haber tenido en determinado momento.

Ahora ese proceso está en punto muerto.

Ese proceso está en un punto en que casi todo el mundo está pensando cómo se prepara una una sucesión, cómo va a ser la verdadera sucesión que se va a dar en el país. Allí se están tomando posiciones para hacer que ese proceso sea todavía más retardatario y con más retrocesos, o ver si hay alguna posibilidad de apertura a futuro. Pero va a depender que cuando se un verdadero proceso sucesorio en Cuba.

Fuentes de la Casa Blanca dijeron a ABC el mes pasado que están descontenas sobre cómo el gobierno de España está gestionando las presiones al régimen de Venezuela para favorecer la democracia. ¿Opina igual?

Quiero analizar los hechos, poner los hechos de relieve. No es mi trabajo dar opiniones políticas. Esta es la situación, estos son los hechos: creemos que España debería ser un factor más determinante a la hora de impulsar sanciones de la Unión EuropeaEspaña debería tener un compromiso más fuerte con la democratización de Cuba y de Venezuela, España debería liderar los esfuerzos al respecto y no ser el último vagón. Creo que esos sí son datos y necesidades muy precisas y específicas de las que tenemos que ser muy conscientes. Si queremos un hemisferio libre de dictaduras, necesitamos un socio en España que esté comprometido con lograr eso y no en retardar los procesos de sanciones a los dictadores; no pretender hacer vista omisa en las condiciones de derechos humanos y de corrupción que tienen las dictaduras; no ocultar el fracaso que tienen esas dos dictaduras y el costo para sus pueblos que tienen esas dos dictaduras. Esos procesos han corrompido también y polarizado y llevado a extremos autoritarios o a otros países, concretamente Nicaragua. Sí son necesarias respuestas más contundentes, más efectivas, y también es muy importante que se despejen las dudas de corrupción que existen entre un lado y otro del Atlántico.

¿Se refiere a esas sospechas de pagos a determinados partidos en España, concretamente Podemos?

Exacto.

Tras su reelección la embajadora de México tuvo unas palabras inusualmente duras, revelando que había votado a su contrincante. ¿Tiene algo que responderle?

No, para nada. No tengo ninguna consideración que hacer al respecto.

En cinco años, cuando le entregue el testigo a otro secretario general, ¿cuál quiere que sea su legado?

Mi legado va a ser mucho trabajo, mucha dedicación a las causas de la democracia, el desarrollo, los derechos humanos y la seguridad en el hemisferio. Un compromiso fuerte con el sistema interamericano y haber hecho míos los principios del sistema interamericano. Haber sido absolutamente panamericanista y haber buscado lo mejor para cada uno de los pueblos y dar las mejores condiciones de estabilidad política que permitan mejores condiciones de democracia y de desarrollo en nuestro hemisferio. Ese es mi trabajo. Me gustaría ver un continente libre de dictaduras, con el más pleno respeto de los derechos humanos y en las mejores condiciones posibles de desarrollo y seguridad. Eso es muy claro que el objetivo que perseguimos, pero esto son procesos, una obra que nunca va a estar absolutamente terminada. No está terminada en Europa ni en ninguna parte del mundo. Tenemos que entender que simplemente hacemos lo mejor en fortalecer un proceso en el que buscamos esas mejores condiciones.

 

Con el coronavirus llegan todos los miedos a Venezuela. ¿Qué puede hacer Maduro? por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 16 de Marzo 2020

Venezuela pasó, de pronto, de tener cero casos de coronavirus a montarse en tres días en 17. La sospecha es que o Maduro mantenía en silencio los primeros casos -y sigue manteniendo otros en secreto- o la epidemia se está propagando demasiado rápido. El hecho cierto es que el miedo entre los venezolanos tiene componentes adicionales a los del resto del mundo.
Nicolás Maduro ha procedido a decretar la cuarentena en 7 estados / Foto: Prensa Maduro

Nicolás Maduro ha procedido a decretar la cuarentena en 7 estados / Foto: Prensa Maduro

El país sigue en crisis. Y es una crisis sistémica que se profundiza todavía más con la caída de los precios del petróleo. Pero los problemas ya estaban allí. Siguen allí. El coronavirus pondrá a prueba la capacidad de respuesta del régimen. Sobre todo al sistema de salud que ya estaba colapsado. En situación precaria. El régimen de Nicolás Maduro ha procedido a decretar la cuarentena en 7 estados. No tiene otra opción. Si el virus se expande, el sistema de salud no podrá atender el número de pacientes. No hay médicos, buena parte de ellos se fueron y se encuentran en Chile, en Argentina, en los Estados Unidos, en España y en Italia, entre otros países. De los gremios que más protestan, que más han protestado en los últimos meses, el de la salud pública. Por los salarios de hambre. Por el deterioro de la infraestructura de los hospitales. Por la falta de insumos. Porque no hay agua. Porque siguen los cortes de electricidad. Porque no hay camas, y este punto es esencial a la hora de atacar la epidemia, ya que implica recluir los pacientes y habilitar espacios que en la práctica o no existen o se encuentran en pésimas condiciones. Aun así, a pesar de todas estas condiciones y carencias, los médicos y las enfermeras, el personal sanitario en general, siguen trabajando. Este es el principal activo con que se cuenta. Y Maduro tendrá que apelar a ellos y estos responderán por el bien de la población sin echarle en cara que no escuche sus reivindicaciones.

Decretar la cuarentena es urgente. Otros países tardaron en hacerlo y la demora complicó el cuadro. Fueron también suspendidas las clases. Y los niños y jóvenes se quedarán en los hogares. Pero en Venezuela, recluir a la gente en sus casas tiene costos colaterales. Tiene un impacto directo sobre los servicios públicos ya colapsados. La gente demandará más agua potable que ya llega racionada. Aquí puede presentarse otro problema sanitario adicional. La gente usará en los hogares más artefactos y equipos eléctricos mientras el sistema no está en condiciones de satisfacer la demanda. Los cortes eléctricos son una realidad cotidiana. Este servicio también se va agravar. Justo algunos de los estados en los que se ha decretado la cuarentena inicial, son de los más afectados por los precarios servicios de agua y luz. Si falla la electricidad tampoco hay servicio de agua potable. Tampoco hay luz en los hospitales.

¿Y la comida? A la escasez crónica hay que sumarle la inflación. A la escasez y la inflación hay que sumar el miedo. Las compras nerviosas. Si en países desarrollados como Italia y España y aun en ciudades de Estados Unidos fueron vaciados en días los estantes de los supermercados, ¿qué pasará en Venezuela? Aquellos países pueden reponer inventarios porque las empresas producen, siguen produciendo, cuentan con materias primas, con insumos, con personal y talento, y con apoyo del Estado. No es el caso de Venezuela. La industria trabaja a un 25% de su capacidad. Ni la gran industria ni la pequeña y mediana industria están en condiciones de ofrecer una respuesta rápida si se desatara una ola de compras nerviosas. El régimen anuncia que cuenta con el programa de las cajas de alimentos Claps. Pero estos llegan de forma limitada a un universo también limitado de hogares. Ya de por sí, millones de venezolanos no comen las tres comidas del día y la desnutrición es un problema galopante. Los alimentos que se entregan mediante el programa de los Claps son pobres en proteínas. Se calcula que al menos 2 millones de niños menores de 5 años no tiene qué comer.

La situación de la industria no tiene que ver sólo con alimentos. Sino también con la producción urgente de los insumos médicos. Los que se necesitan para prevenir la propagación del virus: mascarillas, desinfectantes, guantes, alcohol, etc. Tiene que ver con la producción de los insumos de atención en los hospitales. Con los kits para las pruebas. Hasta con las batas y las gorras para proteger al personal sanitario que también se coloca en posición de riesgo. Tiene que ver con los colchones y las sábanas para las camas. Con ventiladores y aires acondicionados. Tiene que ver con las ambulancias. La situación de la industria tiene que ver con divisas, menguadas en las arcas del gobierno de Maduro. Y tiene que ver con un sistema de controles y con un monopolio del poder que favorece a los amigos del régimen.El gremio de la salud pública es de los que más protestan / Foto: @jguaido

Nuestro analista Ysrrael Camero adelantaba hace dos semanas que “la emergencia humanitaria compleja que vive Venezuela hace a la mayor parte de su población altamente vulnerable. Pudiendo ser, de hecho, el país más vulnerable de Sudamérica frente a la expansión del Covid-9”. Esto es lo que hace temer aún más a los venezolanos por su suerte. Camero también anotaba un aspecto de relevancia: “El cambio demográfico derivado de la migración masiva de una gran cantidad de jóvenes, provoca el incremento porcentual de los sectores más vulnerables, los ancianos y los niños. Las defensas inmunológicas de la población han sido impactadas por la crisis alimentaria, el hambre ha debilitado la capacidad de respuesta de los venezolanos, lo que incrementa la posibilidad de sufrir la enfermedad”. El diputado José Guerra dijo recientemente en un foro en Madrid que los adultos mayores de 60 años están en peligro de muerte en Venezuela. Es un segmento de la población que se ubica en situación de mayor riesgo tomando en cuenta que son los mayores los más vulnerables ante el ataque del virus.

Cada venezolano del éxodo no es sólo un número sino un ser humano que se debate entre la nostalgia y la esperanza por Rafael del Naranco – ALnavío – 14 de Marzo 2020

No me agradan los dígitos que ahondan una situación apesadumbrada, y aun así, ayudan a percibir las esperanzas de hombres y mujeres que, como viene sucediendo hace años en Venezuela, abandonan el terruño en razón de las adversidades sociales y políticas, y salen en busca de otra tierra con la ilusión de comenzar a vivir de nuevo.
El que migra también siente nostalgia y el deseo de regresar algún día / Foto: WC
El que migra también siente nostalgia y el deseo de regresar algún día / Foto: WC

Las estadísticas, aun pareciendo impávidas, no mienten cuando afirman que el número de migrantes, refugiados y solicitantes de asilo provenientes de Venezuelahacia distintas partes del planeta, ascendió al comienzo de este año, a 4.810.443, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

En ese inventario no verifican los centenares de españoles, portugueses e italianos, que tras una existencia completa en la noble tierra de Simón Bolívar, han regresado al lar de sus orígenes, y ese éxodo nos recuerda el poema “Mi padre el inmigrante” de Vicente Gerbasi, el valorado poeta de Canoabo, estado Carabobo.

El documento público de la ONU recalca enfáticamente a su vez que Venezuela enfrenta una crisis humanitaria que ha motivado el flujo migratorio más significativo en toda la historia de la República.

Entre los ahíncos de afanes que envuelven a todo un ausente en sí mismo, hay un afluente de silencios y amapolas mustias, tintineo del aliento que gime en la oscuridad de su propia huida al tener que abandonar el suelo de su nacencia.

Adecuado sería recordar que ninguna pretensión del gobernante de turno, contraria a la ley natural, tiene valor. La naturaleza ha querido que todo ser humano sea libre, y no cabe suponer que los miembros de una sociedad se despojen de sus derechos para entregárselos a la voluntad de un individuo, drama que sucede ahora mismo en el lar que Rómulo Gallegos expresó al final de su inmortal obra Doña Bárbara: “¡Llanura venezolana! Propicia para el esfuerzo como lo fue para la hazaña, tierra de horizontes abiertos, donde una raza buena, ama, sufre y espera”.

Esos miles de compatriotas desplazados en busca de fronteras por mar y tierra representan el ramalazo desconsolado de una nación, cuya política ha sido una carcoma de proporciones espeluznantes.

Todo régimen que no resguarda a sus ciudadanos, y ha fragmentado violentamente el país, está condenado ante la historia. Los “tiranos banderas” del continente, ciegos de solemnidad, feroces de oficio, aunque pretendan demostrar impavidez, tintinean asustados en los aposentos del patio del pez que escupe el agua.

Toda odisea de expatriación es una desazón desde la alborada de los tiempos: dentro de cada persona hay la apetencia de hallar una tierra magnánima que tenga sabor a la que dejó atrás, aun a sabiendas de que muchos no llegarán, a cuenta de la dureza del sendero a recorrer.

Toda odisea de expatriación es una desazón desde la alborada de los tiempos: dentro de cada persona hay la apetencia de hallar una tierra magnánima que tenga sabor a la que dejó atrás, aun a sabiendas de que muchos no llegarán, a cuenta de la dureza del sendero a recorrer.

Nuestra persona, que ha sido toda ella emigrante, conoce los obstáculos y aldabas de las fronteras, y así, de tanto ver esos hitos sobre la raya del horizonte, sabe que todo desarraigo es una ruptura difícil de explicar. Es un ahogo que los años no ayudan a aplacar, y va postergando esperanzas que hablan de leche y miel tras las montañas que anhelamos cruzar.

Unos llegan, otros nunca, al volverse esa meta áspero viento de secano.

Aun con tanto padecimiento, el destino es seguir, ya que toda ruta está marcada para llegar hasta su final.

Antonio Machado, el poeta de la tarde mohína lo ha dicho: “Caminante, no hay camino. Se hace camino al andar”.

El parto inhumano – Editorial El Nacional  – 5 de Marzo 2020

La ignorancia es libre y osada. Pero más lo es la maldad, que en algunos casos llega a ser hasta infinita. Cuando el jefe del régimen grita “¡A parir!”, se podría pensar que es una orden de un comandante militar que debe automáticamente cumplirse. Sin embargo, no es más que el reflejo de una infinita perversidad.

No puede decir el señor que hace semejante llamado que no sabe que entre 13% y 16% de la población infantil venezolana sufre desnutrición, de acuerdo con lo que indican organizaciones como Cáritas. No puede decir el usurpador que no sabe que Venezuela es uno de los países con mayores cifras de embarazo precoz.

Que nadie venga con que en las alturas del poder ignoran que la malnutrición se extiende a la mujer embarazada y que la falta de controles previos pueden llevar a un parto con muchas dificultades.

Ahora vienen con el cuento del “parto humanizado”. Lo dicen los que han demostrado ser más inhumanos que la palabra misma. Los que dejan que los servicios del Hospital J. M. de los Ríos cierre porque no les pagan bien a los médicos.

¿Acaso este nuevo invento importado de Cuba va a ser suficiente para que todos esos niños que nazcan tengan asegurada una infancia plena y un crecimiento feliz? Hace falta mucho más que eso.

Lo que sucede es que el heredero del legado del comandante eterno insiste en que “el socialismo se aprende desde el vientre”, y después de 20 años de sufrimiento quiere hacerle creer a los venezolanos que no hay nada más humano que ese invento que fracasó en el mundo entero y que carcome la vida de cientos de cubanos.

Pero, además, hay que seguir justificando la presencia de cubanos y hay que ponerlos a lavar los cerebros más vulnerables. Nada más hay que pensar en que 70% de las adolescentes en este país está embarazada y que caerán en manos de agentes de la isla que les hablarán de las bondades socialistas.

¿Lactancia materna? ¿Cómo puede una embarazada darle pecho a su hijo si no come? La leche de la madre es el alimento más importante, pero no puede ser el único cuando el bebé llega a cierta edad. Por más que cacaree la seguridad alimentaria, no hay nada más malo para un niño que ser alimentado solo con un tetero de agua de arroz. Si no, que lo digan los pediatras que quedan luchando en este país.

Así que, una vez más, el jefe del régimen miente descaradamente. No hay manera de humanizar un parto en este país que no le garantiza a nadie sus necesidades más básicas.

Humanitarian Aid Helps Fight against Malnutrition in Venezuela – Latin American Herald Tribune – 23 de Febrero 2020

CARACAS – Baby Ariadna is one of a multitude of children in Venezuela who have suffered from severe malnutrition.

She was born with the life-threatening condition less than a year ago and has now recovered thanks to treatment.

But her mother Diana is pregnant and fears her next child will also be born with the same problem, which is caused by poor diet during the gestation period.

The 32-year-old is one of seven million people who require urgent humanitarian assistance in the crisis-hit country, according to the United Nations.

Fortunately, Diana and her family were among the almost three million citizens who received help over the past year.

Every Thursday, she goes to a shelter run by humanitarian charity Caritas Venezuela in the El Valle neighborhood of southern Caracas.

It was there that Ariadna received nutritional bars, which have been used in the past to alleviate famines in Africa.

Dozens of children are weighed and measured at the center and “chupi,” high-protein food which tastes like peanuts, has helped hundreds of infants gain weight and strength.

Diana said her little girl was very subdued and weak before she began receiving the supplement in October.

She believes the reason for Ariadna’s condition was her own poor diet and lack of vitamins during pregnancy.

Diana is facing a similar situation again as she has almost no access to protein and said she is “a little scared” as her belly grows.

“The hardest thing about living in Venezuela I say is food, the truth is that we are eating very badly,” she added.

Bricklayer Juan Carlos Martinez, 50, was not able to say how often his family is able to eat meat.

The father of seven has been unemployed for five years and has been taking his two youngest children to the center for malnutrition treatment since January.

Janeth Marquez, national director of Caritas Venezuela, told EFE that a lot has been done in Venezuela but much more remains to be done.

The organization launched projects in 20 of the 24 federal entities in 2019 to help ease severe child malnutrition and mostly receives donations under the United Nations-approved Humanitarian Response Plan.

Caritas was alerted to an increase in famine among Venezuela’s poorest in 2016 and has been implementing assistance programs in 127 communities.

In the last three years, Marquez said her teams went from administering $1 million of aid to $4 million, which translates into food deliveries, medicines and bank transfers to families in extreme poverty.

Cooperation with the UN has improved its capacity to give assistance, as has been the case for 80 other humanitarian organizations operating in the country.

Marquez highlighted the work of Caritas’s 20,000 volunteers across the country.

She described them as “poor helping the poor” who have had to overcome difficulties getting aid to remote territories where fuel is scarce and there are daily electrical failures.

Samir Elhawary, head of the United Nations Office for the Coordination of Humanitarian Affairs in Venezuela, warned that the humanitarian situation is likely to continue this year.

“We are prepared to continue responding to the most pressing needs,” he told EFE.

He said the deterioration of roads and public services has stopped them from reaching some of the most-affected communities in more isolated areas.

Lack of funds is the main challenge to solving the problem, Elhawary said.

Although last year the organization received $180 million in donations and plans to be more ambitious in 2020 with an aim of $750 million of aid to reach about 3.5 million people.

A %d blogueros les gusta esto: