elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Crisis Financiera

To Survive, Venezuela’s Leader Gives Up Decades of Control Over Oil by Anatoly Kurmanaev and Clifford Krauss – The New York Times – 8 de Febrero 2020

Drivers line up at a Petróleos de Venezuela gas station. The company, once a dominant presence in the country’s oil fields, is unraveling.
Credit…Adriana Loureiro Fernandez for The New York Times

The opening is a startling reversal for Venezuela, breaking decades of state command over its crude reserves, the world’s biggest.

The government’s power and legitimacy have always rested on its ability to control its oil fields — the backbone of the country’s economy — and use their profits for the benefit of its people.

But the nation’s authoritarian leader, Nicolás Maduro, in his struggle to retain his grip over a country in its seventh year of a crippling economic crisis, is giving up policies that once were central to its socialist-inspired revolution.

Under Venezuelan law, the state-run oil company must be the principal stakeholder in all major oil projects. But as that company, Petróleos de Venezuela, or Pdvsa, unravels — under the weight of American sanctions, years of gross mismanagement and corruption — the work is unofficially being picked up by its foreign partners.

Private companies are pumping crude, arranging exports, paying workers, buying equipment and even hiring security squads to protect their operations in a collapsing countryside, according to managers and oil consultants working on the country’s energy projects.

In effect, a stealth privatization is taking place, said Rafael Ramírez, who ran Venezuela’s oil industry for more than a decade before breaking with Mr. Maduro in 2017, in a video address this week.

“Today, Pdvsa doesn’t manage our oil industry, Venezuelans don’t manage it,” said Mr. Ramírez. “In the middle of the chaos generated by the worst economic crisis suffered by the country in its history, Maduro is taking actions to cede, transfer and hand over oil operations to private capital.”

Pdvsa did not respond to requests for comment on its recent concessions to private partners.

Credit…Meridith Kohut for The New York Times

The haphazard changes to the oil sector, which have accelerated in recent months, are remaking the oil industry in a nation whose assertive energy policies had, since the 1950s, served as an example to developing countries of how to take control of natural resources.

And they are a stark retreat from the vision of Hugo Chávez, who was Mr. Maduro’s mentor and predecessor. Mr. Chávez nationalized in 2007 the giant holdings of Exxon Mobil and ConocoPhillips and packed Pdvsa’s leadership ranks with political allies dedicated to his socialist-inspired “Bolivarian revolution.”

But Mr. Maduro’s transformation of Venezuela’s oil industry has stemmed the collapse triggered by an American embargo. Sanctions imposed in January 2019 had wiped out about a third of Venezuela’s oil production, bringing it down at one point to the lowest level since the 1940s, according to data from the Organization of the Petroleum Exporting Countries.

Oil production now is still less than a third of the total in 1998, when Mr. Chávez took power. By late 2019, Venezuela had stabilized exports at about a million barrels per day, according to Bloomberg’s tanker tracking data.

The dribble of oil exports has provided Mr. Maduro with foreign revenue at the most critical moment of the country’s economic crisis, allowing him to adjust to sanctions and consolidate his rule.

Venezuela has the world’s largest reserves of crude, but corruption, mismanagement and American sanctions have diminished its ability to produce oil.

Credit…Meridith Kohut for The New York Times

In the country’s main oil export hub, José, key processing plants and piers are slowly coming to life after near total paralysis in the summer, when Pdvsa was cut off from the global financial system and struggling to cope without its biggest market, the United States, according to shipping agents and oil managers.

The unofficial, partial privatizations of the past year have been led by an unlikely reformer: Manuel Quevedo, a National Guard general with no known oil experience who was appointed by Mr. Maduro to head Pdvsa.

General Quevedo broke with the nationalist rhetoric of his predecessors to hand over operational control of joint oil projects to partners that include Chevron, Russia’s state-run company, Rosneft, some European and Chinese companies and groups of Venezuelan magnates.

“With Pdvsa in crisis mode, they are increasingly handing operational responsibilities and decisions over to the partners,” said Lisa Viscidi, a specialist in Latin American energy issues at Inter-American Dialogue, a Washington-based research group.

The concessions are gradually reducing Pdvsa to little more than a holding company collecting the state’s share of oil field revenues, with most of financial and strategic decisions taken by private partners.

This is a startling decline from just a decade ago, when Pdvsa was the pride of Venezuela and the cornerstone of its economy.

Until the start of the economic crisis in 2013, the company was the source of virtually all of Venezuela’s hard currency. It was also its biggest employer and penetrated all aspects of life in the country, running everything from supermarkets to parks.

Workers at the state-run oil company, Pdvsa, salute Nicolás Maduro in 2013 after he took office, and before the country sank into crisis.
Credit…Tomas Bravo/Reuters

Today, oil fields wholly owned by Pdvsa account for less than half of the nation’s remaining oil production, and their output continues to plummet.

Chevron has become the single largest foreign producer of oil in Venezuela, and a crucial part of the country’s stabilization over the past few months.

Its four joint ventures in the country are pumping a gross total of about 160,000 barrels per day, according to two industry sources familiar with the company’s projects, who spoke on condition of anonymity because they weren’t authorized to speak publicly.

Chevron quickly responded to the impact of American sanctions — such as the loss of American light oil that was used to blend with heavy Venezuelan crude to help it move through pipelines — by switching to Venezuelan light oil. By September, the company was able to restart its Petropiar heavy oil processing plant, which has formed the backbone of Venezuela’s oil export recovery.

A senior official with the Trump administration said the activities of Chevron and other foreign oil companies in Venezuela “are clearly of concern.”

But the U.S. government has given Chevron exemptions from sanctions, as recently as last month. “If Chevron is forced to leave Venezuela, non-United States companies will fill the void and oil production will continue,” said Ray Fohr, a company spokesman.

On the export side, Pdvsa’s biggest ally has been Russia’s Rosneft, which over the past year has grown to sell about two-thirds of Venezuela’s oil. Rosneft has quickly replaced Pdvsa’s American sales routes by diverting its oil to Asia, often obscuring the cargo’s source and destination to bypass sanctions, according to companies that monitor tanker traffic.

From left, Manuel Quevedo, Venezuela’s oil minister, with the CEO of Russian-owned Rosneft, Igor Sechin, and a Venezuelan minister, Tareck El Aissami.
Credit…Pool photo by Alexei Druzhinin/EPA, via Shutterstock

Barred from the global financial system, Pdvsa has also been forced to cede control to foreign partners in organizing exports, which goes against the country’s energy laws. Over the past few months, Chevron, Rosneft and Italy’s Eni have all directly exported Venezuelan crude.

Pdvsa’s opening of exports — oil cargoes worth millions of dollars — to anyone who can bypass sanctions to line up a vessel, insurance and a customer for the crude has even created a small cottage industry among Venezuela’s elite.

Now, the only thing that matters is that oil continues to flow, said one partner at a joint oil venture, as he scanned his phone, viewing the state company’s cargo offers.

“The historical struggle for resource sovereignty is being sacrificed for operational expediency,” said Antero Alvarado, an energy consultant in Caracas.

Venezuela’s new oil production has allowed the country to import essentials like food, medicine and fuel to keep the country running.

Potato farmers at work. Gasoline shortages have forced farmers to set aside machinery and plant and harvest manually.
Credit…Adriana Loureiro Fernandez for The New York Times

And there are indications that Mr. Maduro’s government wants to take the underhand liberalization further, even rolling back the watershed nationalization of the oil industry that took place in the 1970s.

A group of lawmakers installed at the head of the National Assembly by Mr. Maduro in January — amid an international outcry — has proposed changing energy laws to allow greater private investment.

“In these times of declining output, we have to give space to a national proposal that, first of all, shall give private capital greater participation in exploration, production and marketing of oil,” Leandro Domínguez, a lawmaker, said in a statement.

Mr. Domínguez’s proposal is not recognized by the United States and most European and Latin American countries, who continue to support a rival, opposition-led congressional leadership. The opposition lawmakers oppose any changes to energy laws under Mr. Maduro, creating a legal limbo for foreign oil companies.

Despite the recent changes, there are many reasons to believe Venezuela’s best days as an oil superpower are over, according to Amy Myers Jaffe, an oil expert at the Council on Foreign Relations, and other experts.

Venezuela could gradually recover production to 2.6 million barrels a day over 10 years, but only with investments of over $200 billion, according to projections by IPD Latin America, a consulting firm.

At a time when many oil companies are struggling with declining profits, executives are looking for cheaper and cleaner sources of oil. Even if a political settlement eventually lifts sanctions, Venezuela’s dirty oil, laden with sulfur and other impurities, may find far fewer investors.

The headquarters of Pdvsa in Caracas. The company, hurt by years of mismanagement and corruption, was pushed to the brink by American sanctions.
Credit…Meridith Kohut for The New York Times

Clifford Krauss is a national energy business correspondent based in Houston. He joined The Times in 1990 and has been the bureau chief in Buenos Aires and Toronto. He is the author of “Inside Central America: Its People, Politics, and History.” @ckrausss

Luis Zambrano Sequín: “El Estado venezolano está condenado a ser pobre” por Hugo Prieto – ProDaVinci –

Luis Zambrano Sequín: “El Estado venezolano está condenado a ser pobre”

La primera pregunta abrió el espacio para que Luis Zambrano Sequín, profesor de Economía de la Universidad Católica Andrés Bello y de la Universidad Central de Venezuela e Individuo de Número de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, trazara un recorrido, necesario y obligado, por el devenir de una sociedad que por más de 100 años ha vivido del petróleo. Hubo crecimiento sostenido y posibilidades, aunque no siempre bajo un régimen político democrático. La estatización del petróleo y el cambio estructural que produjo en la administración política, además de la falta de una cultura ciudadana se combinaron para abrirle las puertas a un falso discurso que ha desembocado en el desastre que vivimos actualmente.

El petróleo, a pesar de su abundancia en el subsuelo, no ofrece los recursos necesarios para apuntalar el crecimiento. El país, de acuerdo a Zambrano Sequín, va a tener que entregar la renta petrolera a inversionistas privados que estén dispuestos a arriesgar recursos, entre otras cosas, porque no hay instituciones ni estabilidad política. Ese es el precio que hay que pagar por darle alas al populismo del señor Hugo Chávez.

La economía venezolana es como esos televisores que repentinamente se quedan en blanco, sin señal. Es sólo eso: Un parpadeo incesante. No hay una continuidad y las investigaciones de economistas como Héctor Malavé Mata, Ricardo Hausmann o Asdrúbal Baptista, por mencionar a unos pocos, son cosa del pasado. ¿Estamos viviendo la peor crisis económica en la historia de Venezuela?

Haciendo un poco de historia diría que durante la época colonial la economía de lo que entonces era Venezuela tuvo una estabilidad generada por el dominio de imperio español, que además duró siglos. Posteriormente, Venezuela se enfrentó al cisma de la Independencia, inducida por la invasión napoleónica a buena parte de Europa, incluida España. Ese cisma produjo un caos político profundo que generó una crisis severa en lo que fue la sociedad venezolana. Es el intento de construir un Estado nacional sobre algo prácticamente inexistente y en medio de una diatriba sobre el modelo político a seguir. En eso se nos fue el siglo XIX que termina, como se ha dicho tantas veces, con la muerte de Juan Vicente Gómez, pero también con la conversión de una pobre economía agrícola en una importante economía petrolera. Ese hecho tuvo un impacto tremendo en Venezuela, desde la integración política y territorial, hasta la creación de un país urbano. Consolidar ese país, que fue de la mano con la madurez de la industria, nos lleva a la primera mitad del siglo XX y luego a algo más de dos décadas de estabilidad, de crecimiento sostenido, y a gobiernos que ciertamente no eran del todo democráticos.

¿Cuál sería el carácter de la economía venezolana durante la segunda mitad del siglo XX?

Surgió un país nuevo, basado en la industria petrolera, cuyos ingresos impactaron las finanzas públicas, con un sector privado que funcionaba con bastante autonomía que aportaba al fisco, al Estado. Un Estado que no tenía mayor injerencia en la actividad económica en general, que se dedicó a crear infraestructura, equipamiento, pero lo que no tuvimos, justamente, fue un liderazgo político que acompañara todo ese proceso con instituciones sólidas.

Uno podría asociar la democracia al ciclo de vida de Rómulo Betancourt. Se echaron las bases, pero el edificio estaba por construirse. Había más sueños que realidad y el liderazgo que tomó el testigo parece que no tenía un plan para llegar a la meta ¿Pedirle a Betancourt que dejara como legado una sociedad como la de los países nórdicos no es acaso un exabrupto? Es cierto, faltó liderazgo político, ¿Pero qué más faltó?

Faltó un liderazgo político, en el sentido de la construcción de ciertos aspectos de la sociedad, que estamos pagando y vamos a pagar muy caro. Probablemente no se hizo un esfuerzo más consistente en la educación ciudadana. Allí hay un déficit muy importante y eso va de la mano con la creación de instituciones. Me refiero a instituciones sólidas que pudieran dirimir los conflictos sociales de una manera más eficiente. Pero quizás no hubo el tiempo suficiente para crear esas cosas. Otro factor, que produjo un cambio importante en la economía venezolana, es la estatización del petróleo. Se empoderó el Estado de una manera muy significativa. Se generaron una serie de incentivos en el mundo de la política, en el mundo de la gerencia pública, que trajo como consecuencia que desde el Estado se empezaran a introducir una serie de rasgos que inhibieron, considerablemente, el desarrollo del sector privado. Digamos, como un sector realmente empresarial.

Ese desequilibrio no es propiamente un factor atribuible a las variables económicas —al empleo, al gasto público, al ahorro, por ejemplo— sino a una particularidad, a una especificidad muy de la economía petrolera venezolana. ¿Usted cree que ese ingrediente, por llamarlo de alguna manera, fue el que desencadenó esta crisis?

El hecho de que el Estado pasara a asumir la propiedad y la gerencia del sector que había sido la causa fundamental de la modernización y la construcción de la Venezuela post agrícola, implicó un cambio que tiene que ver con el devenir posterior.

¿Qué tiene más de negativo que positivo?

Sí, pero no por el hecho de que estas riquezas pasaran a manos del Estado, sino básicamente por la manera, por la forma, en que se gerenció ese Estado. Es decir, el hecho de que esas riquezas pasaran a ser administradas por venezolanos no es por definición una condena en el futuro. Pero ciertamente, hubo un cambio estructural con la imposición de controles, y la injerencia del Estado en la vida económica tienen mucho que ver con lo que estamos viviendo.

Es cierto, por fin se cumple la profecía de Betancourt en “Venezuela Política y Petróleo”: El Estado venezolano pasa a ser el gran actor de la política petrolera. Pero allí está el germen del cambio estructural que menciona, allí está el germen de los controles y las intervenciones. ¿No hubo una profundización de ese factor al aprobarse la Constitución del 99, la más presidencialista, la más estatista de América Latina?

La doctrina de Betancourt tampoco es que se desarrolla desde la nada, hay un contexto internacional, un contexto ideológico y político determinado, donde la aspiración de la dirigencia política venezolana, que se genera después de la muerte de Gómez, es justamente el deseo de independizarse, de controlar los recursos de la nación, reducir la relevancia de las empresas petroleras internacionales. Allí hay elementos de todo este discurso antiimperialista y muy nacionalista. ¿Qué ocurre? Que el Estado, ahora todopoderoso, pasa a regular todos los aspectos de la vida económica, a hacer del sector privado un sector rentista, un apéndice del Estado, buscador de protección, muy distante de lo que es el concepto de un empresariado innovador que además arriesga.

Sí ya el sector privado, de alguna manera, estaba inserto en la economía mundial y actuaba con autonomía o independencia del Estado, ¿cómo fue que se entregó sin disparar un tiro?

Así como teníamos una dirigencia política… bueno, también teníamos una dirigencia empresarial probablemente pobre, que miraba más sus negocios que los intereses del país, que miraba más el corto plazo que el largo plazo. Y aún más, la renta petrolera era de tal magnitud que tener acceso a ella se convirtió en el negocio más rentable del país. Sí tenías que invertir en una nueva maquinaria, en una nueva tecnología versus invertir en un ministro, en un senador o en un diputado que pudiera pasar una regulación, un subsidio que te favoreciera, pues invertir en un funcionario ofrecía una rentabilidad, estrictamente hablando, mucho más alta que arriesgarte con un nuevo proyecto.

En medio de la crisis financiera del año 94, el gobierno anunciaba la intervención de un banco y se desataba el pánico, el público corría a retirar su dinero en las agencias bancarias. Ahora se anuncia una medida similar y no pasa nada. Las pocas señales de vida están en el sector público, en lo que haga o no haga el Estado, lo demás no cuenta. Hasta allá ha llegado el poder del Estado.

La injerencia del Estado en la vida económica del país no es un fenómeno del chavismo, eso viene de mucho antes. Tiene muchísimo que ver y se profundizó con este cambio estructural que produce la estatización del petróleo, digo estatización porque hay que ser precisos en eso. Esa estatización no sólo tiene que ver a lo interno, sino que va acompañada de cambios en lo internacional. Es decir, una vez que se produce la ola de estatizaciones a escala mundial, conocemos el shock de los precios del petróleo —el embargo petrolero árabe de 1973— que cuadriplicó los precios del barril y eso trajo como consecuencia una recesión en la economía mundial que duró casi una década. Casi todos los países petroleros se endeudaron, si no todos, porque fueron mucho más allá de los recursos que obtenían por la venta del petróleo. Venezuela terminó en una profundísima crisis debido a que no pudo digerir bien la renta petrolera.

¿Usted no cree que el año 83, el viernes negro, para ser más preciso, fue una oportunidad para darle un vuelco a esa situación?

La crisis del 83 no sólo es consecuencia de la estatización sino de todo lo que afectó el mercado petrolero mundial. Obviamente, eso afectó al Estado y afectó al país y prácticamente va a paralizar la economía interna. Allí hubo una posibilidad cierta de acabar con esa crisis.

De acabar con esa noción del Estado mágico. ¿Está de acuerdo?

Quizás si hubiese habido más claridad sobre lo que implicó la estatización y la necesidad de corregir un conjunto de errores que eran ya visibles se pudo diversificar la economía venezolana. La administración de la crisis fue muy ineficiente.

No solamente deficiente, diría que vergonzosa. El Estado venezolano, bajo el gobierno de Jaime Lusinchi, fue el único en América Latina en reconocer la deuda externa privada.

Exactamente, pero lo que quiero decir es que esa crisis va a tener efectos que se van a prolongar a lo largo del tiempo, porque resquebraja las expectativas que había en el país. Incluso la actitud de muchos empresarios. Se produjo una fuga de capitales de la cual no nos vamos a recuperar jamás. Ni siquiera en el reciente boom petrolero, por todas las razones atribuibles al chavismo y también de índole política. La crisis financiera de los 90 es hija de esa crisis. El sistema financiero venezolano acompañó el boom petrolero y se sobredimensionó ciertamente. En lugar de aplicar una política que corrigiera ese sobredimensionamiento de manera progresiva a la nueva realidad del país, que era muy diferente, no se hizo lo necesario y al final explotó la crisis financiera de la forma más cruda.

Venezuela surfeó la ola en los picos más elevados del precio del petróleo. La estrategia fue correr la arruga y nos anclamos en esa noción del Estado mágico, del Estado que todo lo puede. ¿Cómo fue que en medio de la crisis del año 98 no se hizo nada?

La crisis, insisto, fue la consecuencia de un boom petrolero extraordinario y no lograste administrar el ajuste que significó la caída del precio del barril. Además, tenías una deuda externa tremendamente alta. ¿Qué vas a tener? Problemas de inestabilidad que, en algunos momentos, se va a mostrar con mucha más crudeza que en otros, en una economía absolutamente incapaz de retomar el crecimiento.

Los economistas dicen que la economía avisa primero y luego viene la crisis política.

Normalmente tienes un rezago entre el momento en que estalla la crisis y cómo luego esa crisis se va expresando en términos de empleo, en términos de ingresos, incluso, en términos institucionales y políticos. El caso venezolano es clarísimo. El boom petrolero, sobre todo el primero, produjo que los venezolanos se dotaran de activos. Del rancho de cartón pasó al rancho de bloques. Pudo tener un televisor, una nevera, un carro. Estalla la crisis, pero tú todavía tienes esos activos. Porque el televisor, por ejemplo, no se echa a perder de la noche a la mañana. El salario cayó pero no tuve que reponer el televisor. ¿Pero qué ocurre a la vuelta de tres o cuatro años? Que el televisor se dañó y ahora no tengo cómo reponerlo. Me quedé sin televisor. Entonces las crisis, sobre todo las crisis sociales, se producen con un rezago.

Llega el año 98, el ascenso de Chávez y otro nuevo boom petrolero. El Estado, gracias a la Constitución del 99, la más presidencialista y estatista, termina por asfixiar la economía del país.

¿Pero Chávez que significa? Chávez es el populismo llevado a uno de sus extremos en un escenario ideal marcado por una sociedad que se ha estancado, que no ha crecido, porque tiene problemas distributivos, problemas de empleo crónicos, una economía que no es capaz de reaccionar y una falta evidente de hacer políticas económicas. Ahí es donde el populismo que representa Chávez tiene la probabilidad de hacer metástasis y llegar al poder, con un discurso montado sobre falsas promesas, sobre un falso diagnóstico que, para cualquiera que tuviera un mínimo de educación ciudadana, resultaba obvio que era imposible de cumplir.

Era obvio, pero eso fue lo que ocurrió.

Yo creo que esa es la expresión más clara de una sociedad que no tenía una ciudadanía con la suficiente educación política, como para entender las graves implicaciones de ese discurso y unas instituciones extremadamente débiles que no pudieron ni contrarrestarlo ni evitar la toma del poder. Para establecer un parangón, el populismo hoy en el mundo está resurgiendo como consecuencia de una crisis de la civilización occidental, crisis que está muy relacionada, entre otras cosas, con la globalización, la cuarta revolución tecnológica y la inteligencia artificial, que están afectando enormemente las estructuras sociales, el mercado de trabajo y la vida cotidiana en general. Lo de Venezuela fue un preanuncio, pero por razones muy diferentes. ¿Cómo se defienden las sociedades occidentales, si es que se defienden? Mediante las instituciones. En Inglaterra, por ejemplo, el señor Boris Jhonson cierra el parlamento y hay un tribunal que le dice: Usted está equivocado. El señor Trump enfrenta la amenaza de un impeachment.

En el papel, Venezuela tiene unos activos. Un aparato productivo, unas fábricas industriales paralizadas, pero esos activos están obsoletos y a lo mejor es mejor que no los tuviera. La economía venezolana está en el piso.

El populismo de Chávez consiguió la manera de afianzarse y desarrollarse. ¿Qué hace el chavismo? No solamente controla fácilmente todas las instituciones sino que además potencia en extremo la intervención en la economía, con la finalidad de consolidarse en el poder. Y lo hace por dos razones: O bien para anular cualquier amenaza que pudiera poner en peligro ese poder, o bien para someterla a su voluntad. Y esa es, básicamente, la estrategia de Chávez con relación al mundo empresarial venezolano.

Si esa era la intención, el resultado está a la vista. Este es un país en ruinas. ¿Qué se puede reconstruir en medio de este desastre?

En buena medida, creo, que no se trata de una reconstrucción sino de una construcción.

¿Qué se puede construir entendiendo que la continuidad del actual modelo está garantizada?

El modelo chavista se levantó sobre la base de una renta petrolera muy elevada, cuyo nivel mínimo requerido fue creciendo en la medida en que se destruía la capacidad interna de producir. Y eso ocurrió no sólo en el sector privado sino también en el sector público. Se fue deteriorando el equipamiento, la infraestructura, las empresas del Estado colapsaron, casi desde cualquier punto de vista y, por supuesto, la inversión privada en equipos y capacidad de producción mermó muy rápidamente por décadas. Es decir, la industria que tenemos o que teníamos, ciertamente es obsoleta por falta de inversión, que sólo podía mantenerse con subsidios, energía y mano de obra barata y créditos prácticamente gratis. Es la única forma de mantenerse, porque si no has invertido allí, ¿cómo te haces competitivo? Todo eso se podía mantener por vía de subsidios generalizados que llegaban por todas las vías posibles. Y, además, con un mercado cautivo que, en buena medida, lo representaba el propio Estado. Es decir, si con esa industria y con ese empresariado es que pensamos retomar el crecimiento sostenido, ciertamente no vamos a llegar muy lejos.

¿Bajo este régimen no le ve ninguna posibilidad a la economía venezolana?

Ninguna. Bajo el régimen chavista la economía funcionó y sigue funcionando, sólo si tiene una sustentación financiera importante, básicamente fundamentada en el petróleo.

Vamos a utilizar la imagen del enfermo terminal. La familia se reúne y dice. Hay que desconectarlo, porque de esta no sale. ¿Eso es lo que está planteado aquí?

La economía chavista, repito, cada vez más sustentada sobre una renta petrolera mínima, ya no es posible, entre otras cosas, porque el mercado petrolero mundial cambió y de forma radical y eso lo vamos a seguir viendo de forma progresiva. Ya no nos ayuda. Pero, además, nuestra capacidad de producir petróleo se ha reducido en forma dramática. Hoy está, y con dudas, en un millón de barriles diarios. Llegar a las cifras que teníamos en 2012, que ya eran cifras mermadas, cuesta muchísimo dinero, que el petróleo ya no ofrece. Eso sólo es posible, en el mejor de los casos, si cambias radicalmente el escenario donde se está moviendo la sociedad y la economía venezolana.

La gente pudiera sospechar que el señor Maduro no quiere sacar los dólares a la calle, que hay que aguantar hasta que se produzca un nuevo boom petrolero. Pero a nadie le importa la verdad y decir que esto ya no es posible. Pudiera ser como en Japón, como en Corea, después de la II Guerra Mundial, cuando la gente trabajaba a cambio de un plato de comida. ¿Hemos llegado a ese punto?

Obviamente, el nivel del salario real en Venezuela está muy por debajo de cualquier salario que se pudiera obtener en ocupaciones equivalentes, no sólo en América Latina sino en cualquier parte del mundo. Ya hay publicaciones que señalan que el salario en Venezuela está por debajo de países que se consideran miserables. ¿Cómo se puede recuperar el salario y llegar a niveles socialmente aceptables? Para poder seguir produciendo petróleo se necesitan cifras impresionantes. ¿Cómo se va a hacer eso, si el Estado no tiene ni la capacidad ni los ingresos para hacerlo? La única manera de hacerlo es con inversión privada extranjera. Pero nadie va a invertir aquí sin pedir una rentabilidad alta, entre otras cosas, porque este es un país inestable que tiene una gran cantidad de defectos, de desequilibrios. A mayor riesgo, mayor rentabilidad. Así es como funcionan todos los negocios. ¿Eso qué significa? Que el Estado va a tener que entregar la renta petrolera al inversionista para que pueda producir.

¿De qué vamos a vivir?

Ahí es donde interviene el tema del salario. El país necesita invertir no sólo en petróleo, sino en servicios, en energía, en acueductos, en vialidad, en comunicaciones, hay que reconstruir el sistema de salud y restablecer las redes educativas. Eso cuesta dinero. Los venezolanos no pensábamos en esas cosas, porque se creía que había un Estado para hacerlo. Pero ya eso no va hacer así. El Estado venezolano está condenado a ser un Estado pobre y a vivir de los impuestos a la renta y al valor agregado, la renta petrolera se va a minimizar. No hay otra manera, si queremos recuperar la industria petrolera. Pareciera que no tenemos otra opción porque es lo único que tenemos a la mano.

¿Todo eso pasa por el cambio político?

Bueno, ¿Por qué? Si yo quiero inversión extranjera, si el Estado no puede jugar el papel que jugaba antes y ahora tengo que contar con un sector privado que debe asumir los espacios que antes ocupaba el Estado para que esta sociedad pueda funcionar, pues obviamente, yo tengo que cambiar todo, prácticamente, en materia regulatoria, este país tiene que cambiar sus instituciones y todo eso pasa por un cambio en la administración política.

Empezar desde cero pudiera tener su atractivo. ¿Podemos sacar algo positivo de todo esto?

 Yo creo que Venezuela tiene un reto. Es un país que sigue teniendo recursos. Afortunadamente, el petróleo pudiera jugar un papel importante en las próximas dos décadas en el mercado energético mundial. No es mucho, pero es una opción. Hemos perdido recursos humanos importantes y en la medida que alarguemos este proceso, donde no se ve ningún cambio, cada día se pierden más recursos humanos, no porque se fueron, sino porque se enraízan en los países donde migraron.

La gente cree que el cambio es de una cara conocida por otra, de una clase política por otra… no caballero, el cambio es de otra naturaleza, de otro carácter y de una magnitud diferente.

Hay que crear instituciones y para poder aspirar a salarios socialmente aceptables tienes que tener un país creciendo en forma sostenida, con un empresariado fuerte y capaz, con estabilidad política y algo que ofrecerle al capital internacional porque vamos a depender más que nunca de eso para poder recuperar el aparato productivo.

Venezuela crisis: What remains of the Caracas middle-class? by Katy Watson – BBC News – 14 de Mayo 2019

 

2017 shot showing the view of the outside of restaurant showing tables and large palm
The restaurant is a popular spot in the capital’s Chacao district

There is little about La Esquina restaurant in wealthy eastern Caracas that screams crisis.

Music is pumping out loudly from speakers hidden in lush vegetation. The trendy bar nestled in the gardens overlooks a shallow decorative pool, the centre-piece of the restaurant. Inside, there is a wall of fine wines for diners who fancy a tipple, while the menu boasts items such as carpaccio, poke bowls and truffle oil.

This eatery is a world away from much of Venezuela – a country where around 90% of people live in poverty and the International Monetary Fund predicts inflation will hit an eye-watering 10 million percent this year. With the minimum wage hovering around $5 (£3.8) a month, most people struggle to pay for a dozen eggs or a simple bag of rice.

Across town, there is a small supermarket that sells imported products to those who can afford to treat themselves. Most of the clients are foreigners and wealthier Venezuelans. There are even so-called “Boligarchs” – the nickname given to the new oligarchy who have done well under Hugo Chávez’s and Nicolás Maduro’s “Bolivarian revolution” – who come in to get their fix of foreign produce.

There are shelves with gourmet cheese spread, mixed olives and caviar. There is also a leg of jamón serrano with a price tag of $1,800.

Darkened city scape of CaracasA view of Caracas during one of the recent blackouts

For a country that was once the most prosperous in the region – at one point, a destination for Concorde – few places like this remain. But even in the worst of times, it is remarkable that they still exist.

Dwindling privileges

Ronald Balza Guanipa, dean of the economics faculty at the Andrés Bello Catholic University in Caracas, says business is down to two types of Venezuelans: those who receive money from relatives abroad, and those who receive salaries in other currencies. The result, he says of previous periods when oil revenues were high and Venezuelans could save.

But it masks a difficult reality even for the most privileged.

“Just because there are people who can eat in restaurants doesn’t mean they can get all the medicines they need,” he says. “They can’t plan their kids’ education, buy car parts or plan their future.”

Since 2013, when President Hugo Chávez died, Venezuela’s economy has shrunk by more than 50%

“For some it’s shrunk far more than that, which is why there’s so much poverty,” says Mr Balza Guanipa. “Meanwhile, millions of Venezuelans have left. The ones we see eating in restaurants have family living abroad. There are fewer of us who remain.”

Increasing hardship

The recent power shortages across the country have made already difficult lives that much harder.

In the wealthy neighbourhood of Las Mercedes, I meet Carlos César Ávila, the owner of a chain of coffee shops called Franca. He has got 200 employees and four cafes and they are opening a fifth.

“The power shortages caught us off-guard,” he says. “We were expecting that some day it might happen but never thought it would be this soon. The days we didn’t have any energy, we had zero customers. The days we had energy at some of the stores, they were flooded with people – they were havens.”

Two female customers browse food at restaurant
Customers browse the offerings at one of the Franca outlets

Despite the challenges and the number of Venezuelans who have left the country, he still thinks there is opportunity to cater for the 30 million people who remain.

“People who live here need leisure time, need to meet, gather, share a cup of coffee and that’s basically what we offer, a safe-haven for that.” he says. “To be able to support this sector, you need employees, you need producers. So even though perhaps our impact seems small, somehow we end up irrigating the lives of many,” he adds, admitting that keeping the business up is tough.

“It’s pretty much like riding a bicycle uphill. If you stop, you will fall. You have to keep on pedalling.”

‘We’ve all been hit’

Daniela Salazar, who works in marketing and earns $150 a month, is one of Carlos’s customers enjoying a coffee and a slice of cake with a friend.

“If you’re lucky enough to earn dollars, then you can live decently,” she says, admitting that the food in front of her is worth a minimum salary in Venezuela. “I used to consume far more – it used to be cake, biscuits, I’d treat friends. But now it’s just a coffee – today’s an exception because it’s my birthday!”

Nearby, Yuraima Cruz is celebrating her retirement with her sister Yajaira and some colleagues.

Ms Cruz (right) along with her sister
Ms Cruz (right) along with her sister

She used to work as a government-employed psychologist. She now works privately, charging for consultations in dollars.

Salaries are better but nothing is good enough to deal with inflation,” she says. Her government pension is worth about $5 a month.

“With my government salary, I used to pay for my child to go to school, I used to travel to Europe, I bought a car,” she says wistfully. “Me and my friends all have university degrees, we were middle class once but we’ve all been hit.”

De cómo el chavismo arrasó con el aparato productivo por Zenaida Amador – ALnavío – 13 de Abril 2019

Sin ingresos petroleros para encubrir el fracaso del modelo aplicado por dos décadas, Venezuela presenta una realidad aplastante: la economía ha sido destruida. En esta serie de entregas ALnavío analizará a fondo la paralización de una de las naciones más ricas del mundo.
El sector privado ha languidecido a lo largo de la gestión de Nicolás Maduro / Flickr: H. Chávez
El sector privado ha languidecido a lo largo de la gestión de Nicolás Maduro / Flickr: H. Chávez

La estrategia gubernamental en las últimas dos décadas en Venezuela ha sido la de cercar al sector privado para agigantar el peso del Estado en todos los ámbitos de la vida nacional y, entre otras cosas, aumentar la dependencia de la población. Mientras los ingresos petroleros permitían con importaciones encubrir las debilidades del modelo el país pudo seguir manteniendo ciertos estándares, pero en la actualidad el fracaso pasa una dolorosa factura de recesión, escasez y pérdida de calidad de vida de la población.

De hecho, de la política de “exprópiese” de Hugo Chávez, que sirvió de consigna para sus controles, estatizaciones e intervenciones de unas 1.200 empresas privadas, el país pasó al languidecimiento y la mengua del sector privado a lo largo de la gestión de Nicolás Maduro. El saldo rojo abruma: de las 12.700 industrias privadas que había en 1999 en la actualidad sólo quedan 2.500, según estimaciones de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria).

La estrategia gubernamental en las últimas dos décadas en Venezuela ha sido la de cercar al sector privado para agigantar el peso del Estado en todos los ámbitos de la vida nacional y, entre otras cosas, aumentar la dependencia de la población

Lo más grave es que las sobrevivientes apenas operan a 20% de su capacidad instalada y nada indica que puedan seguir resistiendo si todo sigue igual, tomando en cuenta factores críticos como la inestabilidad política e institucional, la falta de insumos y materias primas, el colapso de los servicios públicos, la depauperación general del país y el propio modelo económico que Maduro insiste en seguir aplicando en el país.

Sólo el impacto económico general de los apagones nacionales ocurridos en marzo se calcula en 3% del Producto Interno Bruto. En el sector manufacturero las pérdidas ascendieron a 217 millones de dólares en marzo y dada la tendencia se estima que en abril estarán en el orden de los 320 millones de dólares, según cálculos de Conindustria.

En paralelo, la mayoría de las industrias que fueron estatizadas están paralizadas, operan en mínimos o enfrentan rezagos tecnológicos tan severos que su capacidad de respuesta es restringida, y eso incluye a empresas de sectores estratégicos como el siderúrgico, cementero, eléctrico, telecomunicaciones y agroindustrial.

Además, dado el modelo centralizado y estatista, las fallas en los suministros de estas empresas públicas terminan repercutiendo en la actividad de los demás sectores. Por ejemplo, actualmente las empresas básicas de Guayana (procesadoras de hierro y reductoras de aluminio) se encuentran en parálisis técnica y sus cerca de 5.000 trabajadores esperan a que las autoridades definan lo que ocurrirá con sus empleos.De 12.700 industrias privadas en 1999 hoy sólo quedan 2.500 / Foto: Conindustria

No en vano el Fondo Monetario Internacional calcula que la tasa de desempleo de Venezuela es de 44,3% y que en 2020 se elevará a 47,9%. Tal proyección es consistente con seis años consecutivos de contracción del Producto Interno Bruto en los que se ha destruido 53% de la actividad económica. Sólo en 2019 se estima que habrá otro desplome del 25% del PIB.

Desde la tierra

La situación del sector agropecuario es similar. Sólo entre 2004 y 2012 la política de toma, intervención y expropiación de fundos alcanzó a 4 millones de hectáreas y ninguno de los planes del Gobierno para ponerlas a producir prosperó. A la par de esto se aplicaron regulaciones y limitaciones operativas severas a los productores del campo, lo que terminó por constreñir aún más al sector.

El país pasó al languidecimiento y la mengua del sector privado a lo largo de la gestión de Nicolás Maduro. El saldo rojo abruma: de las 12.700 industrias privadas que había en 1999 en la actualidad sólo quedan 2.500, según estimaciones de la Confederación Venezolana de Industriales

Cuando en 2007 la escasez de algunos productos básicos comenzó a encender las alarmas, el gobierno de Hugo Chávez aplicó un agresivo plan de importaciones que le sirvió para enmascarar la crisis. Las distorsiones llegaron a tal punto que en 2012 el 52% del consumo de carne en el país era atendido con importaciones.

Además, los apagones recientes han golpeado con fuerza al sector. Por este factor la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga) contabiliza los daños y pérdidas registrados en marzo en más de 6 millones de dólares.

En cuanto a la actividad agrícola, las estimaciones de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro) indican que, en promedio, Venezuela sólo produce 25% de los alimentos que consume. El gremio ya alertó sobre la pérdida del ciclo de invierno 2019 y su proyección es que la producción de algunos rubros descenderá a niveles de hace 40 años.

Los productores argumentan que desde fines de 2018 debieron comenzar a preparar sus existencias de repuestos, lubricantes y combustibles para la maquinaria y equipos, semilla para la siembra, fertilizante para abonar la tierra, herbicidas, insecticidas y fungicidas, pero “este año Agropatria y Pequiven, empresas estatales que ejercen el monopolio en la venta y distribución de insumos y fertilizantes en el país, no disponen de inventarios para atender la demanda de los agricultores”.

A esta centralización en manos del Estado se añade también el control militar a través de la Agropecuaria de la Fuerza Armada Bolivariana (AgroFanb) que, según Transparencia Venezuela, “se ha transformado en un filtro para decidir quién participa del proceso de producción y cómo se distribuyen los alimentos, en medio de una escasez de comida sin precedentes en este país”.

Todo lo anterior se ha traducido en la quiebra del campo venezolano.

Ni lo básico

Con la caída de los ingresos petroleros a partir de 2013 fue muy difícil para el Gobierno maquillar estos problemas que hoy saltan a la vista. De 2012 a la fecha las importaciones han sufrido una contracción cercana a 80%. De acuerdo con Torino Capital, en 2019 las importaciones de Venezuela caerán a su nivel más bajo desde 1946.

Sin divisas, con los mercados financieros cerrados y con el peso de sanciones económicas internacionales, a inicios de 2019 el gobierno de Nicolás Maduro les informó a los empresarios que debían buscar las vías para importar los insumos y materias primas que requieren, echando atrás el esquema de centralización de compras externas que su modelo impuso por años, pero la capacidad de respuesta del sector privado está disminuida y muchas empresas se encuentran sin inventarios para operar.

Las fallas de abastecimiento y la desaparición total de algunos productos son la norma en el mercado venezolano. Según datos de la firma Econométrica, el índice de escasez de los productos de primera necesidad en el último año se ha mantenido en alrededor de 80%, aunque en los últimos meses ha bajado a 70%. La escasez en general está en el orden de 50%.

Es tal la magnitud de la crisis que las recientes “mejoras” en la oferta responden a la severa contracción económica y a la destrucción del poder de compra de los venezolanos. Torino Capital proyecta una caída del consumo de 35,8% este año.

La FAO señaló que Venezuela es uno de los países que experimentó mayores aumentos en materia de hambre y malnutrición entre 2016 y 2018. La organización reportó que la prevalencia del hambre casi se ha triplicado entre 2010-2012 (3,6%) y 2015-2017 (11,7%), y que 3,7 millones de personas viven en esa condición, una situación que crece en la medida en que la crisis se profundiza y que la población se empobrece.

Venezuela’s socialist zeal, corruption offershocking lessons by Martin Weiss – Money and Markets – 15 de Abril 2019

Martin Weiss: Venezuela’s Socialist Zeal, Corruption Offer Shocking Lessons

Most people cannot fathom the sheer depth of Venezuela’s crisis — let alone learn the true lessons it has to offer.

I can. My family and I first went to Venezuela when I was 14 — my sister lived there in the upscale Las Mercedes neighborhood of Caracas.

Back then, the bolivar was worth about 25 U.S. cents. Today’s it’s worth far less than the paper it’s printed on.

Luxury stores lined immaculate avenues. Today they’re shuttered or in ruins.

On a subsequent trip, I visited the Ciudad Universitaria, thinking I might try attending classes there for a semester or two. Today, it’s in shambles.

We toured the countryside by car. Now people cringe at the mere thought of doing so. You’d need a police escort or someone riding shotgun.

VenezuelaMy father walked my nephew to his school bus stop each morning. That would be suicidal today.

But the Venezuela story is not simply an isolated anomaly in an otherwise normal world; it shatters widely cherished myths about all modern economies …

Myth No. 1: “The situation is so bad it couldn’t possibly get any worse.”

Everyone believed — or desperately wanted to believe — that modern economies have a built-in floor that protects citizens from utter collapse.

Venezuela has proven them wrong. Every time it was said that the country had hit rock bottom, it promptly got a lot worse.

Most economists adhere to a similar theory. At Wharton and the Fed, they’ve built elaborate computer models to predict GDP growth and inflation. But they’re also wrong.

As you’ll see from the next shattered myths, those models have no way of factoring in social and political chaos — let alone predicting their economic impact.

Myth No. 2: “Hyperinflation like we saw in Germany in the early 1920s is impossible in modern, resource-rich economies.”

Venezuela-2After World War I, Germany’s productive capacity was leveled by war, and the government was unable to meet its reparations payments to the Allies. So Berlin’s Weimar regime ran the printing presses 24/7.

In 1922, a loaf of bread cost around 160 marks. Less than one year later, it went for 200 trillion marks.

Fast-forward to the 21st Century and ask any economist if that kind of extreme hyperinflation would be possible in peacetime, in a relatively large economy with the richest oil reserves in the world.

What would they say? “No way, José!”

Venezuela proves them wrong, too.

A few years ago, for example, widely respected economists predicted that Venezuela’s inflation rate would peak at around 1,000%. That was already said to be “beyond extreme.”

More recently, the International Monetary Fund figured they’d get ahead of the inflation forecasting game and went out on a limb. They said Venezuela’s inflation would reach an unthinkable 1.3 million percent.

Wrong again! Venezuela’s inflation this year will be close to 51 million percent.

Myth No. 3: “In a bad depression, the economy contracts between 5% and 10%.”

In America’s Great Depression, GDP fell four years in a row.

It contracted by 8.5% in 1930, 6.4% in 1931, 12.9% in 1932 and 1.2% in 1933.

Thus, in modern, resource-rich economies today, that experience is generally viewed as the worst-case scenario. Typically, the biggest declines that economists envision are in the 5% to 10% range.

So you can imagine their shock when they saw the GDP numbers coming out of Venezuela:

Venezuela

In 2014 and 2015, Venezuela’s GDP contracted by an average of 5% per year, a decline that economists already called a “severe depression.”

Then, just as it was widely believed that the economy would begin to recover, it contracted by more than 16% in 2016, another 16% in 2017, and still another 16% in 2018.

But if you think that’s bad, consider the current estimate for 2019: At least 25% of Venezeula’s GDP is expected to be wiped out this year.

A big part of that collapse is taking place in Venezuela’s oil industry, once its pride and joy:

Venezuela

When oil production plunged from 2.5 million barrels per day in 2013 to just over 1 million last year, it came as a shock to both domestic and foreign observers alike. Now, in 2019, it’s expected to fall to just a half-million barrels per day.

Myth No. 4: “Nothing like this could ever happen in advanced countries.”

The fact is, Venezuela is (or at least WAS) an advanced country. So it already shatters this myth.

Moreover, no country in the world is immune to the two main causes of the disaster: Not just the government’s socialist zeal but also its rampant corruption.

Hugo Chávez, president from 1999 to 2013, can be blamed for introducing the former.

Nicolás Maduro, the disputed president today, did the most to introduce the latter.

And as you can see from the charts, both played a major role in destroying Venezuela’s economy.

So don’t blindly assume that the people of Venezuela are unique. They don’t have a monopoly on extreme socialism. They certainly aren’t the only ones vulnerable to rampant corruption.

En Venezuela nadie escapa de la tragedia económica de Maduro por Daniel Gómez – ALnavío – 4 de Abril 2019

La economía de Venezuela caerá más de 35% en 2019 y esto “es una verdadera tragedia”, dice a ALnavío Asdrúbal Oliveros, director de Econalítica. Una verdadera tragedia porque “nadie escapa”. Porque esta caída supone “una destrucción más acelerada de la riqueza, con cierres de empresas, reducción de márgenes y empobrecimiento de la gente”.

Las sanciones de EEUU y la crisis eléctrica agudizan la crisis en Venezuela / Foto: PxHere
Las sanciones de EEUU y la crisis eléctrica agudizan la crisis en Venezuela /

Venezuela acumulará seis años de depresión económica en un 2019 “dramático”. Lo explica el economista Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, en esta entrevista con ALnavío.

Es “dramático” porque a principios de año, su equipo estimó una contracción del Producto Interior Bruto (PIB) de 16%. Si esto ya de por sí es alto, cuando el 29 de enero Washington congeló los fondos que tenía en Estados Unidos la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en un nuevo paquete de sanciones, la economía se hizo todavía más débil.

“El efecto de las sanciones petroleras tiene un impacto en Venezuela muy significativo, por lo que en Econalítica elevamos la previsión de caída al 29,6%”, comenta Oliveros.

Nada podía parecer peor y lo fue. El 7 de marzo Venezuela se quedó sin luz. El sistema eléctrico, afectado por siete años de falta de mantenimiento y por las prácticas corruptas del chavismo, colapsó. Casi un mes después, la energía viene y va. El día a día se convierte en un caos. Hasta el dólar está inflado. Una lata de atún es más barata en EEUU que en Venezuela. Los negocios no funcionan con normalidad, no hay agua, los electrodomésticos se han visto afectados…

“La crisis eléctrica estaría costando unos 2.100 millones de dólares entre pérdidas y daños sólo en marzo”, dice Oliveros. “La contracción será de 35-40%”.

Oliveros estima que la economía caerá en 2019 entre 35-40% / Foto: Ecoanalítica

– ¿Cómo llegó a estos números?

– En Ecoanalítica hicimos los cálculos del colapso del sistema eléctrico teniendo en cuenta cuatro elementos. Las mediciones a través del Producto Interno Bruto (PIB). El segundo factor son los datos del parque industrial venezolano, y las industrias básicas. El tercer elemento es la actividad petrolera, nuestra principal actividad económica. El cuarto dato viene de lo que los gremios y las cámaras regionales han reflejado en su balance de daños y pérdidas.

– Lo que no contabilizan es el daño que han sufrido los hogares.

– Efectivamente no hay un cálculo de los hogares. El análisis que hacemos va más ligado a la actividad empresarial porque son los datos que tenemos. Aunque indirectamente en el PIB el daño a los hogares aparece como un elemento indirecto que es el consumo.

– ¿A qué sectores impactó más la crisis eléctrica?

– Nadie escapa. El sector petrolero, que es medular, que es clave para el aporte de divisas, ha vivido una crisis importante en la producción en los últimos años por las sanciones, la pérdida de capital humano, los defaults… A todo esto, se suma la crisis eléctrica y la ruptura de los circuitos de almacenaje. Otro sector afectado es la manufactura. Aunque muchas industrias tengan estructuras y reguladores de luz para tener autonomía de electricidad, la operatividad no se pudo garantizar porque estos aparatos no están preparados para una crisis tan prolongada. Luego viene el sector comercial, que es con el que interactúan los consumidores. Las tiendas no podían vender. Además, con el problema eléctrico también se ve afectado internet, la telefonía, y por supuesto el sistema de pagos.

– ¿Cuán importante es el sistema de pagos en Venezuela?

– Venezuela tiene una crisis hiperinflacionaria. El uso del efectivo es muy complicado acá, y este se hace con puntos electrónicos, con tarjetas de débito, con transferencias. Sin electricidad no funciona bien internet, no funciona el móvil, no funciona el retiro de efectivo… Entonces se inicia una dinámica que el que compra no puede comprar y el que vende no puede vender.

– Pese a la crisis, en Econalítica dicen que la inflación ha caído en los dos últimos meses. ¿Por qué?

– Esto no es debido tanto a la crisis del sistema eléctrico, sino a la política de encaje legal que ha aplicado el Ejecutivo, controlando la cantidad de bolívares en el sistema financiero, y su capacidad para conceder préstamos. Por eso hay cierta estabilidad en el tipo de cambio. Porque no hay demanda. No porque el Gobierno esté resolviendo el problema económico de fondo. Hay una restricción muy fuerte del poder de compra, y esto está afectando la capacidad de los ingresos. En febrero, calculamos 60% de inflación. Esto, que es una calamidad en el mundo, no lo es en Venezuela, ya que veníamos de inflaciones mensuales por encima de 100%. Esto también lo vemos en marzo con inflación en torno a 50%.

– El apagón supuso un duro golpe para la economía venezolana, pero más duro fue el impacto de las sanciones de Estados Unidos.

– En principio estimábamos una caída de 15-17%. Es grave porque veníamos de una contracción acumulada de 54% en los últimos cinco años. Seguir cayendo por sexto año consecutivo a tasa de dos dígitos es una verdadera tragedia, porque es una destrucción más acelerada de la riqueza, con cierres de empresas, reducción de márgenes y empobrecimiento de la gente. La Administración de Donald Trump toma unas sanciones petroleras muy agresivas, que afectan a un sector medular de la economía, y acelera la caída con un efecto multiplicador. Se afecta el sector, el ingreso de divisa, el vehículo de las exportaciones, y se afecta el consumo. Esto, sumado al colapso eléctrico, también implica una paralización que le resta capacidad de dinamismo a la economía venezolana en términos de 35-40%. Esto, fuera de los números, es una verdadera tragedia.

– Usted es quien comparte los informes de Barclays sobre Venezuela, y en el último el grupo británico dice que sin Nicolás Maduro el país crecerá más de 20%. ¿Se cumplirán estos pronósticos?

– Puede que los números cambien un poco. Es la misma tendencia que tenemos los economistas. En la medida que tengas un cambio político, acompañado por los actores internacionales, los bancos multilaterales, la economía puede tener un crecimiento importante. Obviamente al principio va a crecer mucho porque hay un efecto rebote, porque vienes de una caída muy agresiva. Esto hace que el primer y segundo año tengas tasas elevadas, incluso por encima del 20% como lo está viendo Barclays.

– Barclays dijo que el fin de Maduro vendría en el primer trimestre de 2019 y este ya pasó… ¿Podrá resistir el régimen mucho más?

– Cuando a veces uno dice etapa final, como dijo Barclays, cree que es cosa de días. El proceso político de Venezuela es muy complejo, con un altísimo nivel de incertidumbre. Pese a todo, sí creo que Venezuela está en un proceso de cambio de un modelo a otro. Lo que no podemos visualizar es el cuándo y el cómo. Todos quisiéramos que fuera ya, pero sabemos que los procesos políticos y sociales no van al mismo ritmo que la gente quisiera. El cómo, la forma de salida, puede tener elementos que los economistas no hemos consultado.

Alarma que Venezuela entra en otra fase más aguda de la crisis económica por Zenaida Amador – ALnavío – 28 de Marzo 2019

Concluye el primer trimestre de 2019. Este lapso en Venezuela ha sido determinante en materia política para exponer los desmanes del régimen de Nicolás Maduro, forjar su desconocimiento internacional y restringirle el margen de acción; pero en términos económicos y sociales también ha sido uno de los períodos más corrosivos para los venezolanos, quienes a duras penas intentan sobrevivir a la crisis, la escasez y las fallas de los servicios básicos en un país que parece colapsar por los cuatro costados.
Maduro tiene problemas adicionales con la economía / Foto: @NicolasMaduro
Maduro tiene problemas adicionales con la economía / Foto: @NicolasMaduro

Para la economía venezolana los primeros tres meses del año se asemejan a un agujero negro. Algunos economistas estiman que solamente en marzo, debido a las fallas reiteradas del sistema eléctrico, se han reportado pérdidas que superan 3% del Producto Interno Bruto, PIB, en una economía que viene de cinco años consecutivos de recesión.

A lo largo de marzo se han registrado múltiples apagones de magnitud nacional que, además de implicar costos en términos de vidas humanas por fallas en los servicios mínimos de atención médico-hospitalaria, han terminado de hundir el aparato productivo en general y a la ya depauperada industria petrolera, que aporta 90% de los ingresos de Venezuela.

Al cierre de marzo las exportaciones petroleras podrían totalizar sólo 900.000 barriles diarios, según cálculos de varios analistas del sector, tomando en cuenta las paralizaciones operativas reportadas en los mejoradores de crudo de la Faja Petrolífera del Orinoco y el cese de despachos desde puertos venezolanos.

El empobrecimiento y el deterioro se aceleran y se extienden por todo el país. Mientras tanto Maduro, quien se resiste a abandonar el poder, responde a la crisis con las mismas fórmulas que ha aplicado desde 2013: endosar la responsabilidad de los problemas a otros, relanzar planes ya aplicados anteriormente (por ejemplo, los 15 motores productivos) y anunciar reestructuraciones de fondo en su gobierno, que siempre equivalen a enroques de funcionarios y cambios de nombres de instituciones. “Voy a anunciar los nuevos métodos de Gobierno y un cambio profundo en el Gobierno Bolivariano de Venezuela. Pido el apoyo del pueblo, pido la unión cívico-militar”, dijo antes de que el más reciente apagón retrasara sus anuncios

Vale destacar que en promedio la nación venía exportando alrededor de 1,2 millones de barriles diarios, pero las sanciones petroleras dictadas por Estados Unidos contra el régimen de Maduro a finales de enero han mermado este flujo. Sin embargo, el desplome abrupto de marzo es consecuencia directa de la ausencia general de electricidad que viene azotando al país desde el 7 de marzo.

El efecto de las sanciones petroleras ha hecho que progresivamente bajen los envíos de crudo venezolano a EEUU y que se canalicen a otros mercados, como India y China.

Pero es el desplome en los volúmenes lo que se traduce claramente en menores ingresos para una nación cuyas reservas internacionales se ubican en 8.700 millones de dólares.

En esencia, las menores exportaciones derivan de la pérdida de producción petrolera. Cuando Maduro llegó al poder en 2013 el bombeo rondaba los 2,7 millones de barriles por día y en la actualidad apenas suma un millón de barriles debido a la desinversión y las políticas adoptadas. La firma Ecoanalítica calcula que en estos momentos el retroceso de producción está entre 20.000 y 30.000 barriles semanales.

Además, las gestiones internacionales de Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela, se han traducido en un cerco a los flujos financieros que ha intentado movilizar infructuosamente Maduro, restándole margen de maniobra.

En el piso

Desde este lunes 25 de marzo el país experimenta una nueva falla eléctrica masiva, que alcanza a prácticamente 90% del país. Sólo entre lunes y miércoles se calcula que las pérdidas directas del apagón suman 600 millones de dólares y todavía no se han contabilizado los efectos colaterales, como la pérdida de inventarios en varios sectores por el colapso en los sistemas de refrigeración, entre otros elementos.

Maduro atribuye las fallas a ataques perpetrados a las instalaciones eléctricas por parte de opositores a su régimen, lo que entra en franca contradicción con los señalamientos hechos tras el apagón del 7 de marzo por el ministro de la Defensa,Vladimir Padrino López, según las cuales tales instalaciones serían militarizadas y supervisadas por las Fuerzas Armadas.

Expertos en el área como José Aguilar, consultor en materia eléctrica, atribuyen las fallas a problemas acumulados por más de una década en mantenimiento y falta de experiencia en quienes dirigen el sector. Así, por ejemplo, cada intento fallido de recuperación del suministro de energía tras los apagones genera daños en los equipos de transmisión y distribución, acrecentando el riesgo de un colapso mayor en el sistema de dimensiones inimaginables. A esto se suma la corrupción asociada al manejo eléctrico, que sobrepasó los 30.000 millones de dólares en operaciones y compras con sobreprecios desde 2009.

Al cierre de marzo las exportaciones petroleras podrían totalizar sólo 900.000 barriles diarios / Foto: @PDVSA

Al cierre de marzo las exportaciones petroleras podrían totalizar sólo 900.000 barriles diarios / Foto: @PDVSA

Lo cierto es que la inestabilidad en el servicio eléctrico agudiza las fallas en el suministro de agua potable, de gas doméstico, así como en las conexiones telefónicas y de Internet, lo cual acentúa el estancamiento de las actividades productivas.

Este cuadro se agrava dada la parálisis en las importaciones. El régimen de Maduro, que por años cercó al sector privado y que hizo todas las gestiones necesarias para centralizar 80% del total de las importaciones, a inicios de 2019 les informó a los empresarios que carecía de recursos para seguir haciendo estas compras en el exterior y les instó a que hicieran gestiones propias para importar los insumos y las materias primas que requieren para producir.

Aunque algunas empresas privadas han hecho lo correspondiente para retomar el manejo de las importaciones, el ritmo de respuesta es mucho más lento del que el país demanda aun con los efectos de la recesión. De allí que esté en mínimos la capacidad de la agroindustria para reponer inventarios, especialmente tras la ola de saqueos ocurrida en varias zonas de país en medio de los apagones y que afectó severamente la capacidad productiva de varias industrias en el estado Zulia.

Efectos colaterales

Entre febrero de 2018 y febrero de 2019, últimas estimaciones de la Asamblea Nacional, la inflación llegó a 2.295.981,8% tras año y medio de hiperinflación. En febrero fue de 53,7%, una tasa inferior a las experimentadas meses atrás, como resultado no de una política correctiva de las distorsiones económicas sino como fruto de la destrucción del consumo a causa de la pérdida de poder de compra del ingreso.

Juan Guaidó, por su parte, ha reiterado que la única forma de recuperar la economía pasa por lograr un cambio de Gobierno. A su juicio, es posible estabilizar la economía, permitir la gobernabilidad y “abrir las puertas del progreso, pero el único bloqueo es la soberbia de Miraflores (Palacio de Gobierno) que está compuesto por un pequeño grupo cada día más aislado del mundo”.

De hecho, Maduro ha seguido adelante con la emisión monetaria para financiar su gestión deficitaria, sin importar los efectos inflacionarios de esta política, sólo que ahora lo hace a la sombra, ocultando las cifras que permitan hacerle un seguimiento a sus operaciones.

No obstante, le ha aplicado una fuerte presión a la banca -con un aumento del encaje legal- para constreñir el crédito y mitigar así los efectos directos de sus propias decisiones, cerrando opciones de financiamiento al sector privado y a los ciudadanos.

La consecuencia inmediata sobre la banca ha sido que ante la falta de liquidez algunas instituciones incluso han incumplido con el encaje legal y han pedido préstamos interbancarios a tasas por el orden de 60%, poniendo en evidencia su precaria situación.

El empobrecimiento y el deterioro se aceleran y se extienden por todo el país. Mientras tanto Maduro, quien se resiste a abandonar el poder, responde a la crisis con las mismas fórmulas que ha aplicado desde 2013: endosar la responsabilidad de los problemas a otros, relanzar planes ya aplicados anteriormente (por ejemplo, los 15 motores productivos) y anunciar reestructuraciones de fondo en su gobierno, que siempre equivalen a enroques de funcionarios y cambios de nombres de instituciones. “Voy a anunciar los nuevos métodos de Gobierno y un cambio profundo en el Gobierno Bolivariano de Venezuela. Pido el apoyo del pueblo, pido la unión cívico-militar”, dijo antes de que el más reciente apagón retrasara sus anuncios.

Juan Guaidó, por su parte, ha reiterado que la única forma de recuperar la economía pasa por lograr un cambio de Gobierno. A su juicio, es posible estabilizar la economía, permitir la gobernabilidad y “abrir las puertas del progreso, pero el único bloqueo es la soberbia de Miraflores (Palacio de Gobierno) que está compuesto por un pequeño grupo cada día más aislado del mundo”.

Así transfirieron 100 mil millones de dólares de las arcas venezolanas por Francisco Poleo – Revista Zeta – Febrero 2019

El hambre crece en Venezuela como en ningún otro país de Latinoamérica. La malnutrición llega a niveles récord. Esos datos están contenidos en el último informe de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), realizado en conjunto con el Programa Mundial de Alimentos y la Organización Panamericana de la Salud.

Ese estudio se refiere al bienio 2016-2018. En el bienio 2014-2016 el régimen, que dice que no dispone de fondos para alimentar y curar a su población por presuntos bloqueos internacionales, transfirió a Singapur títulos de deuda venezolana por un valor de 100,000,000,000.00 USD (100 mil millones de dólares estadounidenses). 

Documentos a los cuales tuvo acceso Zeta señalan que el Banco Central de Venezuela (BCV) autorizó el 12 de noviembre del 2014 una operación a nombre de la empresa española Paltel Business SL en base a un bono del Estado venezolano valorado en 100,000,000,000.00 USD (100 mil millones de dólares estadounidenses) con la idea de abrir una línea de crédito en Singapur con soporte en que unos títulos de deuda daría una rentabilidad del 76.5% durante 18 meses. Es decir, una rentabilidad de 76,500,000,000.00 USD (76 mil millones de dólares estadounidenses).  

El presidente del BCV en ese momento era Nelson Merentes. Fue este funcionario quien autorizó personalmente la operación por parte de la institución bancaria venezolana. Del otro lado, como receptor de los fondos, figuró Paltel, una pequeña agencia de publicidadespañola sin trayectoria y cuyas cuentas señalan que no tenía capital alguno como para justificar una adjudicación de este tamaño, más allá de su oficio alejado del mundo financiero. Su representante y única dueña era Ana Berta González Quintas, una abogada española que residió en Miami al menos hasta el  2017 según documentación vista por  Zeta. 

“El Facilitador (BCV) otorga y el Beneficiario (Paltel) acepta en administración financiera el bono emitido por el BANCO CENTRAL DE VENEZUELA cuyo valor facial es 100,000,000,000.00 USD (cien mil billones de dólares estadounidenses) como primer tramo del bono”, se lee en el Master Financing Agreement oficial (Acuerdo Maestro de Financiamiento), firmado por Merentes y González Quintas en representación de sus respectivas partes. 

El mismo documento firmado por Merentes autoriza a Paltel a utilizar la emisión de ese bono global “como un instrumento de compromiso para levantamiento de fondos, créditos e inversiones en cualquier manera legal para extracción del máximo beneficio”. El título de deuda se colocó en el Standard Chartered Bank Singapore Limited.

Siempre según el acuerdo oficial, de “la línea de crédito (Standart Chartered Bank Singapore Limited), que estará emitida tras la emisión de MT799 y MT760 por el BCV, se espera un retorno del 76.5 % LTV (76,500,000,000.00)”. 

MT799 y MT760 son autorizaciones emitidas por los bancos a otros bancos a la hora de autorizar transacciones entre ellos. 

WhatsApp-Image-2018-11-18-at-9.45.39-PM-1-600x804.jpg7.jpg

8-577x1024.jpg

El Acuerdo Maestro de Financiamiento entre el Banco Central de Venezuela y Paltel Business SL. Imagen Exclusiva Zeta.
Ese mismo 12 de noviembre del 2014 se entrega el Título de Propiedad de los valores a Paltel Business SL. 

18-600x849.jpg

El Certificado de Propiedad de los valores adjudicados a Paltel Business SL por parte del Banco Central de Venezuela. Imagen Exclusiva Zeta.

Sobre Paltel

Paltel Business S.L. es una empresa española registrada el 13 de noviembre del 2006 con un capital inicial de 3,010.00 euros (3 mil 10 euros) cuyo domicilio fiscal es la avenida Modesto Lafuente, edificio 8, piso 2F, código postal 34002, en Palencia, España. Lo más relevante del edificio donde tiene su sede fiscal Paltel Business es que ahí funciona una sucursal de la red de mercados Mercadona, una modesta ubicación para una empresa a la cual le adjudicaron un negocio que daría un retorno de 76 mil 500 millones de dólares en 18 meses. 

El objeto social de Paltel Business que consta en el Registro Mercantil de España no tiene que ver con la operación financiera que acordó con el BCV. Según la documentación legal, “constituye el objeto social de la misma (Paltel Business S.L.) el Marketing, Telémarketing, venta a comisión y publicidad. Quedan excluida todas aquellas actividades para cuyo ejercicio el ordenamiento jurídico exija requisitos especiales que no queden cumplidos por esta sociedad y si las disposiciones legales exigieran para el ejercicio de alguna de las actividades comprendidas en el objeto social algún titulo profesional, tales actividades deberán realizarse por medio de persona que ostente la titulación requerida”. 

Es decir, Paltel Business era, a lo sumo, una agencia de publicidad.

La última vez que Paltel Business publicó en el Registro Mercantil sus cuentas fue en el 2012, poco antes de que se empezara a gestar el negocio con el BCV. Según las cuentas presentadas por la empresa en ese año, sus deudas a largo plazo eran de 20,100.00 euros (veinte mil cien euros), sus deudas a corto plazo eran de 10,590.00 euros (diez mil quinientos noventa euros) y sus activos corrientes eran de 299 euros (doscientos noventa y nueve euros). Poco tiempo  después, esa misma empresa lograría una adjudicación de cien mil millones de dólares. 

La empresa Paltel Business S.L. que firmó el acuerdo con el BCV era propiedad de la abogada española Ana Berta González Quintas. El 16 de julio del 2018 aparece publicado en el Boletín Oficial del Registro Mercantil español el “cierre provisional hoja registral por baja en el Índice de Entidades Jurídicas” de Paltel Business SL. 

La operación en Singapur

¿Cómo hace una modestísima agencia de publicidad para recibir estas astronómicas cantidades? ¿Qué banco se presta para esto? La respuesta está en Singapur, país que ha sido denunciado por autoridades financieras como el nuevo gran paraíso fiscal.

Para abrir una cuenta en Singapur, Paltel Business SL recurrió al Standard Chartered Bank Singapur. Para esto, González Quintas contó con la ayuda del propio BCV, según documentación oficial de la entidad bancaria oficial venezolana. Al momento de abrir la cuenta, a González Quintas, una abogada española de pocos recursos que en ese entonces vivía en una cochera en Madrid, la recibió el entonces CEO (Presidente o Director General) del Standard Chartered Bank Singapur, el indio Neeraj Swaroop. 

El Standard Chartered Bank Singapur es la sucursal  en Singapur del Standard Chartered Bank, una entidad financiera británica. 

Aunque el acuerdo entre el BCV y Paltel se firma el 12 de noviembre del 2014, la transferencia de los valores no se dio inmediatamente. Durante más de un año, el  propio presidente del BCV lideró las gestiones para que esto fuera posible. 

Según el contrato firmado entre el BCV y  Paltel Business, los fondos recibidos por los intereses del bono serían utilizados para proyectos en Venezuela que no fueron especificados. El acuerdo tenía una validez de 18 meses durante los cuales se iría cobrando el 76.5% de los 100,000,000,000.00 millones de dólares adjudicados. Sin embargo, ¿qué pasó con ese dinero? 

Venezuela tiene en estos momentos serios problemas para movilizar fondos debido a las sanciones internacionales en contra de algunos altos funcionarios del régimen y ha incurrido en default en algunos pagos de intereses de otros títulos.

Abrir la cuenta en Singapur no fue tarea fácil. 

Según documento oficial, el 21 de enero del 2015 Merentes, entonces presidente del BCV, le notifica a González Quintas “de manera oficial” que “la firma de la Línea de Crédito otorgada a su empresa  (Paltel Business) por el Standard Chartered Bank Singapore Limited, el día miércoles 28 de enero del presente año a las 03:45 de la tarde hora de Singapur, acto al que me complace anunciar que asistiré en compañía de una comisión designada para velar por el fiel cumplimiento de las obligaciones contraídas con la Nación y con personas involucradas que han hecho posible que esta Mega negociación se lleve a un feliz término (sic)”. 

20-1-600x783.jpg

Notificación oficial por parte de Nelson Merentes, entonces presidente del BCV, a Ana Berta González, dueña de Paltel Business, de la aprobación a su empresa de una Línea de Crédito en el Standard Chartered Bank Singapore. Imagen Exclusiva Zeta.

Pocos días después, el 01 de febrero del 2015, Paltel Business emite un documento legal en el cual se desvincula de operaciones que sean realizadas por el gobierno venezolano presumiblemente como consecuencia de la emisión del bono. Sin embargo, Paltel Business ratifica  los términos  del contrato suscrito con el BCV.

La Resolución de Directores de Paltel Business, equivalente a una Junta Directiva, deja claro en una Resolución Primera que su Consejo de Administración “se desvincula de los pagos otorgados al BCV y al Gobierno Venezolano”, en una Resolución Segunda “que dichos pagos serán directamente cubiertos en el debido momento por el Standart  (sic) Chartered Bank Singapore” y en una Resolución Tercera “que todos y cada uno de los Acuerdos suscritos entre la mercantil Paltel Business Sociedad Limitada y el BCV se mantendrán conforme fueron realizados en su debido momento”. 

En esa misma junta directiva de Paltel Business se concluye que la empresa “queda excluida y exonerada de cualquier responsabilidad en los Acuerdos que el BCV y el Gobierno Venezolano puedan contraer con terceras personas en virtud de las anteriores Resoluciones”. 

6-600x862.jpg

Resolución de Directores de Paltel Business en relación a la Línea de Crédito otorgada a la empresa en el Standard Chartered Bank Singapore. Imagen Exclusiva Zeta.

La única persona directiva de Paltel Business era Ana Berta González Quintas.

Abogados consultados por Zeta indican que esta resolución de Paltel Business pudiera deberse a que dejaban en manos del gobierno venezolano la administración de la cuenta abierta en el Standard Chartered Bank Singapore. 

La operación en Singapur tampoco se dio el 28 de enero del 2015. El 24 de febrero del 2015 hay otra comunicación del BCV a González Quintas, firmada también por Merentes, asegurando que la firma de la Línea de Crédito tendrá lugar el miércoles 04 de marzo de ese año. 

17-1-600x850.jpg
Notificación de Nelson Merentes, entonces presidente del Banco Central de Venezuela, a Ana Berta González, dueña de Paltel Business, sobre el aplazamiento de la firma de una Línea de Crédito en el Standard Chartered Bank Singapore. Imagen Exclusiva Zeta.

Pero tampoco se firmó el 04 marzo del 2015. El 12 de agosto del 2015 Merentes vuelve a enviar carta oficial, con sello del BCV, a González Quintas, afirmando que el Standard Chartered Bank Singapore Limited había rechazado la firma de la Línea de Crédito “hasta tanto los valores (los bonos) no se encuentren en la cuenta correspondiente”. Según el entonces presidente del BCV, el retraso se debe a que el sistema Euroclear no había realizado la transferencia. 

4-1-600x817.jpg
Notificación de Nelson Merentes, entonces presidente del Banco Central de Venezuela, a Ana Berta González, dueña de Paltel Business, sobre el aplazamiento de la firma de una Línea de Crédito en el Standard Chartered Bank Singapore debido a problemas a la hora de transferir los títulos desde Euroclear. Imagen Exclusiva Zeta.

Euroclear es un sistema de pago y entrega que permite intercambiar títulos, bonos y dinero, lo cual garantiza a los operadores financieros tanto el envío como la recepción de los fondos. Junto a Clearstream, domina el sistema financiero de clearing o compensaciones internacionales.

El régimen de Venezuela ha tenido problemas recientemente con Euroclear. El 23 de julio del 2017 Nicolás Maduro, presidente de facto venezolano, aseguró que esa firma mantenía congelados 1 mil 650 millones de dólares del Estado venezolano. “Tenemos 450 millones de dólares en efectivo (…) a los 450 millones se suman 1 mil 200 millones en bonos, emitidos por la República, ya aceptados por agentes económicos  (…)”.

Ese mismo 12 de agosto del 2015 que Merentes notifica a González Quintas que Euroclear no ha transferido los valores todavía, se tiene registrada una confirmación de transferencia de posiciones por 30,000,000,000.00 de dólares (30 mil millones de dólares) desde el Euroclear Bank al Standard Chartered Bank Singapore Limited. 

5-1-600x481.jpg

Notificación de recepción de 30 mil millones de dólares estadounidenses transferidos por el Banco Central de Venezuela desde el Euroclear Bank a Paltel Business en el Standard Chartered Bank Singapore. Imagen Exclusiva Zeta.

Otras operaciones

Zeta tuvo acceso a documentos que prueban otras operaciones, no necesariamente de la misma naturaleza, ocurridas en las mismas fechas.

El BCV adjudicó a Paltel Business el 15 de octubre del 2014, casi un mes antes de que se firmara el acuerdo de los cien mil millones de dólares en bonos, cuatro certificados de oro por un valor total de 85,000,000.00 USD (85 millones de dólares estadounidenses). Los certificados son, cada uno, de 30,000,000.00 USD (30 millones de dólares estadounidenses), 15,000,000.00 USD (15 millones de dólares estadounidenses), 30,000,000.00 (30 millones de dólares estadounidenses) y 10,000,000.00 USD (10  millones de dólares estadounidenses). 

19-1-600x846.jpg

Notificación de adjudicación de certificados de oro a Paltel Business. Imagen Exclusiva Zeta.

Así mismo, según certificado de recepción de fondos al cual tuvo acceso Zeta, el 29 de enero del 2016 se recibió en la cuenta de Paltel Business en el Standard Chartered Bank Singapore un bono por 130,000,000,000.00 USD (130 mil millones de dólares estadounidenses). La transferencia fue ordenada por el BCV desde el Euroclear Bank. 

2-1-600x551.jpg

Notificación de recepción de 130 mil millones de dólares estadounidenses transferidos por el Banco Central de Venezuela desde el Euroclear Bank a Paltel Business en el Standard Chartered Bank Singapore. Imagen Exclusiva Zeta.

El 29 de febrero del 2016 aparece registrada otra confirmación de transferencia de posiciones por un valor de 1,500,000,000.00 de dólares (1 mil 500 millones de dólares).

IMG-20160401-WA0014-1-600x532.jpg

Notificación de recepción de 1 mil 500 millones de dólares estadounidenses transferidos por el Banco Central de Venezuela desde el Euroclear Bank a Paltel Business en el Standard Chartered Bank Singapore. Imagen Exclusiva Zeta.

 

A Maduro lo alcanzó el cerco financiero sin un plan para evadirlo por José Manuel Rotondaro – KonZapata – 18 de Febrero 2019

Como reza el proverbio, guerra avisada no mata soldado. Por eso, lo que más sorprende de la reacción del equipo de Nicolás Maduro a las sanciones financieras de Estados Unidos y otros países es que aparentemente han sido sorprendidos por la severidad de las mismas.
A Maduro le fallan los asesores / Foto: nicolasmaduro.org
A Maduro le fallan los asesores / Foto: nicolasmaduro.org

Si, como sostienen algunos, el ‘bloqueo financiero’ arrancó desde 2013 con el deterioro en las calificaciones de riesgo que las agencias especializadas adjudican a la deuda externa venezolana (soberana y de PDVSA), uno supondría que luego de 6 años tendrían todo preparado para la pérdida total de acceso a los mercados financieros del “enemigo”.

Y no me estoy refiriendo a iniciativas como el ‘Petro’, instrumento que aún carece de una utilidad real, a lo interno o a lo externo.

Más bien me refiero al establecimiento de mecanismos que le permitan a Maduro recibir pagos por las exportaciones de petróleo y cancelar las importaciones que son vitales para su supervivencia y la de su equipo, su gobierno.

Asesores expertos en el tema no le faltan a Maduro. Los principales serían los iraníes quienes pese a 4 décadas de bloqueo por parte de los Estados Unidos,han logrado mantener un flujo de ingresos en divisas lo suficiente para evitar un estrangulamiento financiero como el que pareciera estar viviendo Venezuela.

Por el lado de las compras, los cubanos tienen aún más tiempo evadiendo el embargo con esquemas de triangulación altamente flexibles, jugando a una especie de gato y ratón con las autoridades norteamericanas.

Y por último están los jerarcas de la dinastía Kim, ávidos compradores de bienes y productos de lujo para el monarca norcoreano del momento.

Acciones preventivas

De igual manera, la creación del Fondo para el Desarrollo Nacional (Fonden) tuvo entre sus motivaciones ocultas el desviar una porción de las reservas internacionales del BCV hacia activos que carecían de los requisitos que la Ley exige para las colocaciones del BCV. En sus inicios el Fonden comenzó a invertir en activos diferentes y en plazas financieras no tradicionales. Pero lo que pretendía ser un fondo soberano independiente del banco central, terminó convirtiéndose en una piñata saqueada por sus administradores o despilfarrados sus recursos en malas jugadas financieras, como por ejemplo la compra de notas promisorias de Lehman Brothers unos meses antes de su colapso en 2008.

Por supuesto han habido preparaciones. El Banco Central de Venezuela hace más de 10 años redujo sustancialmente los saldos que mantenía directamente en instituciones financieras norteamericanas así como la tenencia directa de deuda del Tesoro de los Estados Unidos, y pasó a canalizar las inversiones de las reservas internacionales a través del Banco Internacional de Pagos de Basilea, especie de banco central de los bancos centrales. Pero esta previsión sirve de poco con las reservas líquidas en mínimos históricos.

Sorprendentemente, el BCV no mostró la misma diligencia diversificando la custodia del oro monetario con la antelación suficiente y ahora se encuentra a la merced de una decisión de su contraparte británico.

De igual manera, la creación del Fondo para el Desarrollo Nacional (Fonden) tuvo entre sus motivaciones ocultas el desviar una porción de las reservas internacionales del BCV hacia activos que carecían de los requisitos que la Ley exige para las colocaciones del BCV. En sus inicios el Fonden comenzó a invertir en activos diferentes y en plazas financieras no tradicionales. Pero lo que pretendía ser un fondo soberano independiente del banco central, terminó convirtiéndose en una piñata saqueada por sus administradores o despilfarrados sus recursos en malas jugadas financieras, como por ejemplo la compra de notas promisorias de Lehman Brothers unos meses antes de su colapso en 2008.

Las alternativas

¿Qué puede hacer el gobierno de Maduro con las medidas en vigencia? Pese a los múltiples vaticinios cuando la crisis financiera internacional de 2008-2009, el dólar de los Estados Unidos continúa siendo la moneda de mayor uso en las transacciones internacionales. Ni siquiera el euro ha podido erosionar significativamente el dominio del dólar en la economía global.

El ejemplo más claro es el fracaso, hasta los momentos, de concretar una iniciativa francesa para crear un mecanismo de transferencias basadas en euros que no toque instituciones o mercados en Estados Unidos. Esta propuesta busca proporcionar a Irán un mecanismo para permitir que las empresas europeas que entraron a ese país luego del levantamiento de las sanciones de la ONU puedan seguir enviando y recibiendo pagos de Irán sin temor a sanciones por los EE.UU.

Pero incluso si ese mecanismo estuviese funcionando, poco le serviría a Maduro dado que una parte significativa de los gobiernos de la eurozona han reconocido a Juan Guaidó como presidente legítimo, y presumiblemente podrían establecer sanciones financieras contra el gobierno de Maduro.

Las otras dos monedas con cierto grado de uso internacional, el yen japonés y la libra esterlina tampoco lucen como soluciones para Maduro, la primera por lo estrecho del ámbito de su uso y la segunda por el alineamiento del gobierno de Theresa May con las acciones de Washington.

Las monedas de los gobiernos ‘amigos’, China, Rusia o Turquía, tienen un uso muy limitado y, en el caso del rublo, las instituciones financieras rusa están sujetas a sanciones por países europeos y EE.UU.

Los riesgos de la estrategia cubana

Una posibilidad, que no debe descartarse que haya sido implementada, es copiar la estrategia cubana de crear empresas en países periféricos a los Estados Unidos, con accionistas desligados aparentemente del sector oficial cubano. Esto le ha permitido a La Habana por un lado adquirir productos que sólo ofrecen empresas en los Estados Unidos y vender el níquel extraído en la isla.

Pero en ambos casos el volumen de transacciones es tan bajo que pasan fácilmente por debajo del radar de la oficina de control de sanciones de los EE.UU. (OFAC) También han tenido un desarrollo gradual, creando relaciones estables con los bancos de los países donde están esas empresas, facilitando la opacidad del propósito real de las empresas.

Pero este modelo presenta un riesgo significativo: puede ocurrir que el testaferro que aparece como accionista o el administrador con poder ilimitado decida apropiarse de los fondos que recibe la empresa. A pesar que se han conocido algunos pocos de este tipo de fraude, los mecanismos a la disposición del régimen cubano para asegurar represalias a quienes actúen de esta manera han evitado que sean comunes. También debe influir la solidez política del régimen de La Habana y la convicción ideológica de los elegidos para desempeñarse en esas funciones.

Pero en el caso de Venezuela, la tentación a apropiarse de las empresas o sus recursos en un entorno de fin de régimen como el que se respira hoy en Venezuela, debe afectar la efectividad del modelo de empresas pantalla.

Eventualmente el gobierno de Maduro encontrará una forma de adquirir los bienes que necesita para su supervivencia, armas y los insumos para producir gasolina, a cambio de la entrega de crudo y oro. La pregunta es si lo hará a tiempo antes de que haya una reacción entre quienes lo mantienen en el poder.

La emergencia petrolera se le convierte a Maduro en emergencia financiera por María Rodríguez – KonZapata – 5 de Diciembre 2018

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anda de carreras, pidiendo dinero de un lado para otro para aliviar la sangría financiera causad por la crisis petrolera. Y por eso está en Moscú, negociando con Putin una ayuda. De Erdogan ya consiguió al menos la promesa de ayudarlo. En cambio, la CAF le negó un crédito por 500 millones de dólares.
Maduro viajó a Rusia para conseguir ayuda de Putin / Foto: @NicolasMaduro

Maduro viajó a Rusia para conseguir ayuda de Putin / Foto: @NicolasMaduro

La caída de la producción petrolera venezolana en los últimos 22 meses es de 794.000 barriles diarios. Son cálculos de Torino Economics en su último informe. Este desplome representa una pérdida de ingresos para Venezuela de 17.000 millones de dólares al año, según destaca el economista jefe de la firma, Francisco Rodríguez.

Una emergencia petrolera que se convierte ya en emergencia financiera. Para aliviarlo Nicolás Maduro está en Rusia, donde está negociando con Vladimir Putin sobre la ayuda financiera del Gobierno ruso a Venezuela.

El de Turquía, encabezado por Recep Tayyint Erdogan, ya prometió su ayuda “para cubrir la mayoría de las necesidades de Venezuela”, tal como dijo Erdogan esta semana en visita oficial a Caracas.

De donde no logró financiación Maduro -esta vez- fue de la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, que optó por negar un crédito solicitado por 500 millones de dólares.

En el informe de Torino Economics se analizan los datos de hasta nueve fuentes para evaluar la producción petrolera en Venezuela. “Las nueve series muestran una tendencia de declive similar en el último año, con una aceleración registrada en los últimos meses de 2017”, observa la firma.

La caída de la producción petrolera venezolana en los últimos 22 meses es de 794.000 barriles diarios

Sólo en octubre la producción petrolera de Venezuela se contrajo 3,3% respecto a septiembre y cerró en 1,17 millones de barriles diarios, según datos reportados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Es decir, en 30 días la producción se redujo en 40.000 barriles diarios.

A esto se suma que la principal fuente de divisas de Venezuela, los ingresos petroleros, apenas llegará a los 25.000 millones de dólares este año. Y esto no es suficiente para un país plagado de deudas: con las petroleras, con los tenedores de deuda y con los gobiernos de China y Rusia.

Según reportó Torino Economics en un anterior informe, el Gobierno de Venezuela debe 13.500 millones de dólares a China y otros 3.000 millones de dólares a Rusia (Leer más: Entérese de cada cifra de la escandalosa deuda externa que le deja el chavismo a Venezuela).

Para aliviar de alguna forma la emergencia financiera Maduro también solicitó a la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina ese crédito de 500 millones de dólares. La última reunión de este banco multilateral celebrada este martes en Uruguay, se saldó sin ningún préstamo a Venezuela.

No hay aclaración oficial de la CAF de por qué no se lo aprobaron. No obstante, una fuente conocedora del organismo detalló al diario ALnavío que la concesión de los créditos “no tiene nada de político”. Y que a la hora de conceder préstamos se mira todo: “Riesgos y mitigantes, garantías, capacidad de pago…”, tal como precisó esta fuente.

De aquí se infiere que, si la cuestión es técnica, la CAF no concede el préstamo a Venezuela porque esta no tiene capacidad de pago.

Tras obtener la promesa de ayuda de Erdogan, el gobierno de Maduro también le pide dinero a Rusia. Por eso está Maduro en Moscú. Sputnik reportó que Maduro y Putin “debatirán en Moscú la ayuda financiera de Rusia a Venezuela”. Así lo dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. Aunque no trascendió el monto, esta declaración es una prueba más de que al Gobierno de Rusia le preocupa la situación petrolera de Venezuela porque no se fía de la deriva que puede tomar (Leer más: Más ayuda financiera le pedirá Maduro a Putin).

Maduro le pide ayuda financiera a Putin / Foto: President of Russia

Maduro le pide ayuda financiera a Putin / Foto: President of Russia

Por su parte, el asesor presidencial ruso para asuntos internacionales, Yuri Ushakov, dijo que las negociaciones de los dos líderes van dirigidas a fortalecer y desarrollar las relaciones y la colaboración estratégica entre los dos países, según publicó Sputnik.

Venezuela era el principal comprador de armas de Rusia en Latinoamérica. Era un cliente cómodo, que pagaba. Hoy no puede enviar los volúmenes de petróleo para cancelar las deudas, acuerdo que sí cumple con China.

Ya lo advirtió el periodista Juan Carlos Zapata en KonZapataIgor Sechin, jefe de la petrolera estatal rusa Rosneft, regañó a Maduro. Por la deuda. Porque no cumple. Porque se debilita en Latinoamérica. Y en Moscú no quieren socios débiles. Y Maduro será más débil en 2019. El 10 de enero, como anunció el canciller español, Josep Borrell, su gobierno no será legitimado.

No está claro si la ‘colaboración estratégica’ que quieren impulsar Moscú y Caracas incluirá una charla detallada sobre cómo Sechin y Putin, juntos, pujaron por la recuperación de Rusia.

Lo detalla Juan Carlos Zapata en KonZapata. Que Putin conoce los detalles de esta crisis. Del saqueo. Del papel de civiles y militares en el robo a gran escala. Que cuando en 2008 la crisis financiera mundial tocó con fuerza las puertas de Rusia, Putin pudo resistir por los ahorros en el fondo de estabilización y en las reservas internacionales.

En cambio, “en Venezuela, Chávez desestimó el fondo de estabilización y le puso un tope a las reservas internacionales para gastar a manos llenas lo que ingresaba por concepto de petróleo. Las reservas en Rusia alcanzaron entonces 600.000 millones de dólares”, apuntó el periodista.

A %d blogueros les gusta esto: