elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Corrupción

El mundo alucinante del millonario boliburgués parido en la era Chávez y purgado por Nicolás Maduro por Juan Carlos Zapata – Alnavío – 5 de Diciembre 2017

Dieguito Salazar era una sombra viva y activa en PDVSA. En la PDVSA de la Era Chávez. En la PDVSA de Rafael Ramírez. En la PDVSA de los precios altos del petróleo. En el entorno de los negocios se le conocía como Míster Rolex, o Míster TAG Heuer. Por su gusto casi enfermizo por los relojes de estas marcas. Los solía regalar sin mayores o menores explicaciones a aquellos con quienes se reunía. A quienes lo visitaban en su oficina. O a quienes él visitaba en la oficina de ellos. O con quienes comía en un restaurant. O a quien le provocaba agasajar por algún favor. O por simpatía. O simplemente para dejar constancia de su nuevo estatus de boliburgués, los nuevos ricos formados bajo la revolución bolivariana.

JCZ-DIEGOSALAZAR.jpgDieguito Salazar era un afiche. Y era un cantante. Era una figura en smoking blanco con pajarita negra cantando Amor de mis Amores. Dieguito Salazar ensayaba en el Hotel Marriot de Caracas acompañado de una banda de 50 músicos. ¿Era un sueño? Qué desafuero. Qué capricho de telenovela. Al principio fue un rumor. Al señor de los relojes le gusta cantar salsa. Al hombre de los seguros de PDVSA le gusta cantar boleros. Después fue el CD, Piensa en mí. De lujo el empaque. El CD despejó la incógnita. El lanzamiento incluyó un afiche. Y él era ese afiche gigantesco que duró pocas horas en las entradas de algunas discotiendas. Era el colmo. Llamaba la atención. Había que retirarlo. A finales de 2010, el diario El Universal de Caracas le dedicó esta reseña: “El cantante salsero venezolano Diego Salazar concluye el año que termina con la satisfacción de que su primer sencillo promocional ‘Amor de mis amores’ logró la posición número 2 del renglón de salsa del Record Report, luego de sonar insistentemente en las emisoras del país durante varias semanas”. La nota agregaba que el cantante era empresario. No hacían falta elementos adicionales para adivinar el dejo de ironía en la reseña. El cantante. El salsero. El sueño cumplido. Tal vez faltó una coletilla: Operador de PDVSA y primo de Rafael Ramírez. Pensándolo mejor, estaba de más. Los entendidos sabían de quién se trataba. Aunque extraña un detalle. Era el único artista que se escondía de las cámaras y no firmaba autógrafos.

Míster Rolex
Pasar de incógnito, sin embargo, era imposible. Porque Dieguito Salazar era una sombra viva y activa en PDVSA. En la PDVSA de la Era Chávez. En la PDVSA de Rafael Ramírez. En la PDVSA de los precios altos del petróleo. En el entorno de los negocios se le conocía como Míster Rolex, o Míster TAG Heuer. Por su gusto casi enfermizo por los relojes de estas marcas. Los solía regalar sin mayores o menores explicaciones a aquellos con quienes se reunía. A quienes lo visitaban en su oficina. O a quienes él visitaba en la oficina de ellos. O con quienes comía en un restaurant. O a quien le provocaba agasajar por algún favor. O por simpatía. O simplemente para dejar constancia de su nuevo estatus de boliburgués, los nuevos ricos formados bajo la revolución bolivariana. Lo que hacía era más extravagante que la anécdota aquella del Tigre Emilio Azcárraga, el empresario mexicano fundador de Televisa, que le regaló su reloj al empleado que en el ascensor le señaló que era bonito. También a Dieguito lo conocían con el sobrenombre de Señor Edificio. No sólo por sus inclinaciones a las inversiones inmobiliarias. Esto sería de lo más normal. Sino por ocupar pisos completos. Y allí estaba el personal que lo asistía. Y allí desarrollaba sus extravagancias boliburguesas. Corredores de inmuebles aseguraban que, en 2008, Dieguito Salazar poseía inversiones millonarias en pisos de oficinas en Caracas, tomando en cuenta que es dueño de buena parte de la exclusiva Torre Edicampo. Además, hay que sumar la inversión hecha en varios edificios residenciales en los que además de vivir alojaba al tren de acompañantes, escoltas y hasta chefs que le servían a tiempo completo. Entonces eran los banquetes. Entonces las reuniones de negocios. Y los músicos. Y el micrófono. Y un tren de mises para engalanar las veladas. Todo se traducía en decenas de millones de dólares en inversión y varios millones de dólares en gastos mensuales. Antes de la crisis de la Era Maduro, cuando los inmuebles tenían precio en Caracas, comenzó con una oficina en el Centro Lido, la que dejó para mudarse a la Torre Edicampo. Un ejecutivo que trabajó de manera directa con él, recuerda que el piso lo tumbó varias veces hasta que por fin quedó conforme con la remodelación, en cuyas paredes sobresalían dos pinturas de Armando Reverón, un Michelena y varios Jesús Soto. Tal vez el Reverón que Nicolás Maduro enseñó este fin de semana. En la cava de vinos no faltaban entre 30 y 40 botellas de Dom Pérignon. Y ahora, en su casa, según Maduro, se halló el juego de ajedrez con piezas en oro. Leer más de esta entrada

Exministros de Chávez ocultaron 2.000 millones en Andorra por José María Irujo/Joaquín Gil – El País – 14 de Diciembre 2017

Exviceministros y testaferros de políticos del Gobierno de Venezuela durante la presidencia de Hugo Chávez (1999-2013) cobraron presuntamente más de 2.000 millones de euros en comisiones ilegales por intermediar para que compañías extranjeras consiguieran adjudicaciones de la principal firma estatal, Petróleos de Venezuela, SA (PDVSA). La mecánica implicó, al menos, a diez personas —exdirigentes chavistas, empresarios y sus familiares—, según informes de la Policía de Andorra que maneja la juez Canòlic Mingorance. La magistrada andorrana indaga el supuesto blanqueo en el marco de un expolio de la petrolera estatal.

1513189655_511418_1513190506_sumario_normal_recorte1.jpg
Los pagos de los presuntos sobornos se abonaron entre 2007 y 2012 en la Banca Privada d’Andorra (BPA), a 7.400 kilómetros de Caracas. Y circularon por una telaraña de 37 cuentas corrientes a nombre de sociedades panameñas. El dinero saltó después desde el Principado a paraísos fiscales como Suiza o Belice a través de una laberíntica arquitectura concebida para enmascarar fondos, según las pesquisas.

EL PAÍS ha tenido acceso a las cuentas corrientes de los cabecillas y a detalles confidenciales sobre sus sociedades instrumentales. La red estaba formada por los exviceministros de Energía de Venezuela Nervis Villalobos y Javier Alvarado; un primo de un expresidente de PDVSA y directivos de este gigante petrolero. El grupo se completaba con un magnate de los seguros y testaferros.

LOS EXDIRIGENTES BAJO SOSPECHA por FRANCESCO MANETTO:
Nervis Villalobos Cárdenas. Fue uno de los jerarcas de la primera etapa del chavismo. Ingeniero, exviceministro de Energía y Petróleo encargado del control y suministro de electricidad entre 2001 y 2006, diseñó la planificación a largo plazo de uno de los sectores más estratégicos para el país. Tras dejar sus cargos asesoró a grandes empresas.

Javier Alvarado Ochoa. Hombre de confianza de Chávez. Exviceministro de Energía y expresidente de la eléctrica estatal de Caracas.

Rafael Ramírez. Hombre fuerte del chavismo, exministro de Energía y Petróleo y expresidente de PDVSA, que dirigió durante 12 años. Fue forzado a dimitir por Nicolás Maduro, que le nombró delegado ante Naciones Unidas hasta que tuvo que dejar el cargo el pasado día 4.

La trama justificó ante el banco andorrano sus millonarios ingresos como honorarios por trabajos de asesoría a empresas. Fue el argumento que esgrimió ante el denominado departamento de cumplimiento (compliance), un órgano de fiscalización de la BPA para prevenir la evasión de capitales. Y evitar que fondos de la droga, el tráfico de armas o la corrupción política aniden en un depósito bancario bajo apariencia legal.

Los investigadores sostienen que los supuestos trabajos de asesoría nunca existieron. Y que algunos de los informes por los que se pagaron minutas millonarias ocuparon folio y medio.

La juez de Andorra Canòlic Mingorance sospecha que el grupo cobró comisiones de entre el 10 % y el 15 % a compañías extranjeras, especialmente chinas, que recibieron después contratos de extracción de petróleo gestionados por PDVSA y sus filiales.

Contrato de apertura de una cuenta en la BPA del exviceministro de Energía de Venezuela Javier Alvarado Ochoa.

1513189655_511418_1513192537_sumario_normal_recorte1.jpgLas pesquisas conectan los manejos de la red con un acuerdo entre Venezuela y China por el que el país sudamericano recibió un préstamo de 20.000 millones de dólares (17.000 millones de euros) del gigante asiático a cambio de petróleo. Un portavoz de PDVSA ha declinado pronunciarse. Dice que el asunto “compete a la Fiscalía”.

Trama de blanqueo

Pese los recelos, la BPA abrió las cuentas bajo sospecha. Y eso que su unidad de fiscalización interna llegó a advertir en algunos casos de la condición de los clientes de Personas Políticamente Expuestas (PEP), que es como se denomina en la jerga financiera a aquellas personalidades que, por haber ocupado un cargo público, deben someterse a un control especial para prevenir el blanqueo.

Cuestionario interno que rellenó en la BPA el exviceministro de Energía de Venezuela Nervis Villalobos.

1513189655_511418_1513192777_sumario_normal_recorte1.jpg
Las autoridades de Andorra, donde hasta el pasado año regía el secreto bancario, intervinieron en marzo de 2015 la entidad elegida por la trama para limpiar su botín. Estados Unidos había denunciado antes que este banco fue empleado por bandas criminales para el blanqueo, algo que sus propietarios niegan.

La juez Mingorance ha situado bajo su foco al que fuera viceministro de Energía del Gobierno de Hugo Chávez entre 2004 y 2006, Nervis Villalobos. El exdirigente fue detenido en Madrid el pasado octubre por una causa distinta a petición de EE. UU., que solicita su extradición. Villalobos figura también como investigado en un juzgado de la Audiencia Nacional por presuntos sobornos de la ingeniería asturiana Duro Felguera.

LA MALA GESTIÓN QUE HUNDIÓ A PETRÓLEOS DE VENEZUELA por FRANCESCO MANETTO
Venezuela y sus Gobiernos dependen en buena medida del rumbo y la estabilidad de su petrolera estatal. La situación de Petróleos de Venezuela (PDVSA), fundada en 1975 durante el primer mandato de Carlos Andrés Pérez, refleja desde hace años la gravísima crisis institucional y económica que golpea al país. Pero en los últimos meses se ha acelerado el ocaso de esta empresa, la única que garantizaba al aparato bolivariano una presencia en los mercados internacionales. A mediados de noviembre las agencias de calificación Fitch y Moody’s declararon en suspensión de pagos a la compañía. Al mismo tiempo, se conoció que en octubre se registró una caída en la producción de crudo nunca vista en los últimos 30 años, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Este hundimiento se debe, según los analistas, a tres factores: los desequilibrios cambiarios, la desinversión y la mala gestión de PDVSA.

Además, el presidente, Nicolás Maduro, empezó en agosto, con decenas de destituciones y detenciones, una purga de los hombres de confianza de su antecesor, Hugo Chávez. La operación culminó hace dos semanas con el nombramiento de un militar, el mayor general de la Guardia Nacional Manuel Quevedo, al frente de la petrolera. También desmanteló la cúpula de su filial en Estados Unidos, Citgo. En cualquier caso, el desmoronamiento de esta empresa va más allá del intento de Maduro de acaparar todo el poder y su temor a la traición. Tiene que ver con la mala gestión de sus recursos, las redes clientelares y la corrupción.

Tanto el letrado de Villalobos en esta última causa como el que le representa en la investigación de Andorra han declinado ofrecer su versión. Las pesquisas revelan que el exviceministro abrió 12 depósitos en la BPA y constituyó 11 sociedades instrumentales. Sus cuentas recibieron 124,2 millones de euros, según la Policía de Andorra.

Por su parte, Javier Alvarado, exviceministro de Energía y Petróleo y exdirector entre 2007 y 2010 de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), manejó cinco depósitos y cuatro sociedades que percibieron 46,5 millones de euros. Una de sus cuentas en Andorra se abrió en julio de 2008, cuando el dirigente todavía formaba parte del Ejecutivo de Hugo Chávez (fallecido en marzo de 2013).

Mientras, Diego José Salazar, primo de Rafael Ramírez, exministro de Energía, expresidente de PDVSA y representante hasta hace dos semanas del Gobierno de Nicolás Maduro en la Organización de Naciones Unidas (ONU), acumuló siete depósitos y seis sociedades. Sus cuentas movieron 21,2 millones de euros. Salazar fue detenido la semana pasada por su presunta participación en la trama. Este periódico no ha logrado localizar a los letrados de Alvarado y Salazar.

Cerco al hombre fuerte del expresidente

La fiscalía de Venezuela anunció el pasado martes que investiga a Ramírez, hombre fuerte de Hugo Chávez, por supuestos negocios petroleros con su primo. Ramírez no tiene cuentas en la BPA ni figura entre los investigados por la juez Mingorance.

En el foco policial están, también, las cuentas ocultas del magnate venezolano de los seguros Omar Farias, un empresario cercano al régimen bolivariano. Sus depósitos recibieron 586 millones de euros, según los informes policiales.

Rodney Cabeza, vicepresidente de su firma, Seguros Constitución, ha indicado a este periódico que el origen del dinero de Farías “responde a operaciones de reaseguros totalmente legales” y que la compañía que preside el empresario gestionó la póliza de PDVSA solo en 2006. El directivo añade que Farías carece de relación profesional con los exministros Villalobos y Alvarado y admite que el 50 % de los clientes de la aseguradora son trabajadores públicos.

Del estudio de las decenas de depósitos confidenciales abiertos por los investigados en la BPA se desprende que todos sacaron de Andorra la mayor parte del dinero antes de que los fondos fueran bloqueados por la investigación judicial, en julio de 2015.

La Policía de Andorra apunta también en sus pesquisas a otros personajes en apariencia secundarios, pero que movieron grandes sumas en la institución financiera del país pirenaico. Es el caso de Luis Mariano Rodríguez Cabello, gestor de negocios de Diego Salazar. Abrió 11 depósitos y manejó diez sociedades con ingresos de 626 millones de euros.

Los investigadores señalan también a José Luis Zabala, apoderado de Salazar y Farías, que recibió 27 millones de euros. Y al exabogado corporativo de PDVSA Luis Carlos de León Pérez, detenido en Madrid el pasado octubre por otro supuesto caso de corrupción.

LOS CHAVISTAS QUE SE FUERON DE VENEZUELA POR SEGURIDAD
JOAQUÍN GIL / JOSÉ MARÍA IRUJO
Cuando el exviceministro venezolano Nervis Villalobos tocó a la puerta de la Banca Privada d’Andorra (BPA), en junio de 2007, se enfrentó al cuestionario de rigor, el llamado know your customer (conozca a su cliente, en inglés), una suerte de tercer grado de la institución financiera para determinar el origen de los fondos. A la tercera pregunta —¿Cuáles son sus motivos para abrir una cuenta?”—, el que viceministro de Energía del Ejecutivo de Hugo Chávez entre 2004 y 2006 respondió: “Quiero mantener mis ahorros fuera de Venezuela, en una jurisdicción que ofrezca seguridad jurídica, estabilidad y confidencialidad”.

Con estos mimbres, Villalobos aterrizó como cliente en la BPA un año después de abandonar el Ejecutivo venezolano. Y con estos mimbres controló hasta 2012 en ese banco 12 depósitos: uno a su nombre y el resto bajo el velo de sociedades creadas en los paraísos fiscales de Panamá y Belice, según documentos a los que ha tenido acceso EL PAÍS.

Villalobos se presentó ante el banco como un ingeniero de éxito. Argumentó que pretendía colocar en Andorra los honorarios de sus servicios de “intermediación” de las firmas para las que trabajaba, como Duro Felguera. Una compañía que ha declinado pronunciarse al respecto.

El banco recogió en un documento que Villalobos tenía depósitos en Suiza, Uruguay, Estados Unidos y Panamá, y que su patrimonio sumaba 70 millones de euros. Entre los motivos para hacerse cliente de la BPA, el exviceministro destacó la “opacidad” del banco, según un cuestionario interno.

El expediente del antiguo responsable de Energía incluye un informe que asegura que el cliente “fue indagado en 2006 por enriquecimiento ilícito junto con el expresidente del Banco de Comercio Exterior. El caso no llegó a los tribunales. Posiblemente existieron desviaciones (venta de influencias) por parte de algunos de sus allegados”, indica este documento elaborado en agosto de 2008 por el International Center of Economic Penal Studies (ICEPS).

Clientes de alto riesgo
Pese a las alarmas en la BPA, que llegó a calificar a Villalobos de “cliente de alto riesgo” y recomendó “vigilar sus operaciones”, este no tuvo problemas para abrir sus cuentas.

La BPA también fue advertida sobre el riesgo de acoger como cliente a Javier Alvarado, exviceministro de Energía y Petróleo y exdirector entre 2007 y 2010 de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec).

Alvarado, que tuvo cuentas en Estados Unidos y Suiza, planeaba unificar su patrimonio en la BPA, según la entidad del Principado. El exviceministro se presentó ante el banco como un ingeniero especializado en la asesoría en el sector eléctrico. Dijo que se decantó por esta institución financiera por su “confidencialidad y seguridad”. Y anunció que, solo en uno de sus depósitos, preveía recibir anualmente 30 millones de dólares.

“Abre cuenta para depositar sus fondos en una plaza fuera de Venezuela”, advirtió la BPA que, pese a calificar al exdirigente de “alto riesgo”, aceptó sus depósitos.

Diego Salazar, primo del que fuera ministro de Energía, presidente de PDVSA y exembajador en la ONU, Rafael Ramírez, tampoco tuvo problemas para abrir sus once cuentas en la BPA. Y eso que la entidad andorrana también le consideró Persona Políticamente Expuesta (PEP).

El departamento de cumplimiento (compliance) de la BPA —el fiscalizador para prevenir el blanqueo de capitales— recogió que Salazar movió en los depósitos de Andorra 70 millones de euros. “Es propietario de más de 10 empresas en Venezuela y posee un importante patrimonio inmobiliario en Caracas constituido principalmente por edificios de oficinas que alquila a empresas”.

El primo del exembajador Ramírez abrió su cuenta en junio de 2007 con su esposa, Rosycela Díaz Gil. Como el resto de sus compatriotas, Salazar también expuso la “opacidad” como uno de los acicates para abrir una cuenta en la entidad andorrana.

Al igual que en el caso Odebrecht, el gigante brasileño de la construcción que sobornó durante más de cinco años a presidentes, altos funcionarios y políticos de 12 países de América, BPA recurrió a su filial BPA Serveis, SA para crear una telaraña de sociedades pantalla en Panamá. El objetivo: dificultar el rastreo del millonario caudal de fondos que circularon por sus depósitos.

La alarma sobre la presunta trama de comisiones se activó después de que Francia advirtiera a Andorra de una transferencia sospechosa de 89.000 euros. El beneficiario del dinero fue un trabajador de un hotel galo y el concepto del envío, “regalo por servicios prestados”. Tras la operación, afloró una firma de Diego Salazar, primo del exembajador de Venezuela en la ONU Rafael Ramírez.

El siguiente movimiento se desarrolla en 2012. Salazar intenta enviar 40 millones de euros de Suiza a Francia para la supuesta adquisición de una propiedad. La juez andorrana bloquea la operación. En todos los casos aparece la BPA. Una entidad que está siendo investigada en el Principado por varias causas.

El Gobierno venezolano reaccionó con detenciones a la trama andorrana de saqueo la semana pasada, dos años después del inicio de la investigación. La Fiscalía de este país eleva el expolio a 4.200 millones.

 

La Fiscalía venezolana investiga a Rafael Ramírez por corrupción en PDVSA por Maolis Castro – El País – 12 de Diciembre 2017

El exministro de Energía y Petróleo, predilecto del Gobierno de Hugo Chávez, es indagado por su posible responsabilidad en “operaciones de intermediación” en la compra y venta de crudo
1511884353664El turno de Rafael Ramírez, expresidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), ha llegado en la purga promovida por el Gobierno de Nicolás Maduro contra directivos de la empresa estatal acusados de corrupción. Tarek William Saab, el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente, ha abierto este martes una investigación penal contra el exgerente de la petrolera, después de conseguir unos “documentos” que lo incriminan “directamente” en “operaciones de intermediación de compraventa” de crudo.

Hasta hace una semana Ramírez, que fue ministro de Energía, era embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Su repentina renuncia, solicitada por Maduro, y las detenciones de más de 65 gerentes de PDVSA –cercanos a él– en los últimos tres meses habían revelado que estaba en el ojo del Ministerio Público. Entre los altos cargos de la compañía estatal detenidos por corrupción destacan Eulogio del Pino (exministro de Petróleo), Nelson Martínez (expresidente de PDVSA) y José Ángel Pereira Ruimwyk (expresidente de Citgo, la principal filial de la petrolera en Estados Unidos).

También Diego Salazar Carreño, el primo hermano de Ramírez, fue encarcelado por su presunta participación en la trama de la Banca Privada de Andorra. Este empresario fue arrestado por el Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) el 1 de diciembre. Tras su detención fue allanada una de sus residencias en un lujoso barrio de Caracas. Maduro había dicho que se encontraron obras de artes y otras propiedades millonarias. “¡Son unos bolichicos! ¡Ladrones, saqueadores de un pueblo! Presos y más presos deben ir. Pena máxima pa’ ustedes”, dijo el mandatario.

Saab ha afirmado que las averiguaciones están relacionadas con la utilización de la entidad bancaria para el blanqueo de más de 4.200.000.000 de euros. “Hemos decidido abrir una investigación penal (…) al ciudadano Rafael Ramírez (…) porque en uno de los documentos que hemos encontrado el ciudadano Diego Salazar lo señala directamente, lo incrimina como su socio directo en operaciones de intermediación de compraventa de petróleo”, dijo el fiscal.

Por este caso, el Ministerio Público ha solicitado a España la extradición de Nervis Villalobos, exviceministro de Energía Eléctrica. “Aparece como el segundo cabecilla de esta organización criminal”, agregó.

El exilio desconocido

Ramírez no ha revelado su destino tras retirarse del cargo diplomático. Solo ha concedido una entrevista telefónica desde entonces a la BBC. “Se está criminalizando la disidencia y se está estableciendo una forma de hacer política muy mala”, ha explicado.

El expresidente de PDVSA fue el hombre de confianza de Hugo Chávez para administrar el crudo venezolano. Durante 14 años había ocupado importantes cargos en el Gobierno de Venezuela, entre ellos la gerencia de la estatal petrolera y el Ministerio de Energía. Fue alejado en la gestión de Maduro. En 2014, el jefe del Estado lo designó como embajador ante la ONU.

Los desacuerdos fueron evidentes después del comienzo de las detenciones contra directivos de la petrolera. Ramírez había escrito una serie de artículos de opinión críticos al régimen en el portal del chavismo disidente Aporrea. “Se convoca a un proceso Constituyente para resolver una situación política que no tiene su origen en la Constitución (…) Se debe establecer una línea roja, la línea de Chávez, para proteger los fundamentos de nuestra Carta Magna”, dijo en su primer artículo, el 8 de mayo.

El Cartel de Pdvsa por Vladimiro Mujica – La Patilla – 1 de Diciembre 2017

thumbnailvladimiromujica.x43795.jpg​En un lúgubre video que circula por las redes sociales se ve borrosamente el perfil regordete y sombrío, esposado y cabizbajo, de Nelson Martínez, alto gerente petrolero, arrestado por miembros de uno de los tantos brazos del estado policial venezolano. La voz en el video, probablemente la del Fiscal General impuesto por la inconstitucional ANC, utiliza la palabra Cartel, para referirse a la organización delictiva que se había ido articulando en el seno de la corporación estatal petrolera venezolana.

La ola de arrestos y despidos de los altos mandos petroleros, que ha terminado por afectar al otrora todopoderoso Rafael Ramírez, ha sorprendido al país y ha llevado a muchos a preguntarse si el régimen venezolano, procediendo a través del fiscal Tarek William Saab, tiene en verdad la disposición de actuar contra la corrupción generalizada que se ha convertido en la marca de fábrica de la revolución chavista. Yo tendería a creer que nada más remotamente alejado de la verdad. Cuando regímenes como el venezolano, combinación de estados policiales con dictaduras de nuevo cuño, controlados por verdaderas mafias de poder, actúan en contra de sus propios miembros es normalmente por una de tres razones: (1) Un grupo interno intenta desplazar a otro (2) Un grupo estaba intentando hacer negocios sin hacer partícipe a los otros (3) Se busca un grupo de chivos expiatorios para defender al régimen en su conjunto interna e internacionalmente.

La naturaleza de la operación CITGO, donde aparentemente se endeudó a la nación sin autorización formal del gobierno y la AN, y los otros elementos que están surgiendo, incluyendo la defenestración de Ramírez como embajador de Venezuela ante la ONU, permiten intuir que las acciones de la fiscalía se inscriben en el esquema canónico 1+2+3, que se describe en el párrafo anterior. Por supuesto que mucha gente no dejó de sentir un fresquito por ver a connotados chavistas recibir una dosis de su propia medicina de represión y violaciones de los derechos ciudadanos, al verlos expuestos “con los ganchos puestos”, ciudadanos civiles detenidos por un organismo de contrainteligencia militar, seguramente con órdenes judiciales a la medida. Pero me temo que se trata de la ilusión de una simple operación gatopardiana, como argumentó Horacio Medina en una de sus infaltables notas diarias: cambiar para que todo quede igual.

Más allá de todas estas especulaciones sobre el verdadero significado del encausamiento de un grupo importante de gerentes de la industria petrolera, conviene examinar en retrospectiva el daño inmenso que 20 veinte años ​de desgobierno chavista le ha causado a la actividad económica más importante de la nación. Habría que comenzar apuntando que la maquinaria de desinformación del régimen ha intentado presentar durante años una historia fabricada según la cual fue Chávez quien nacionalizó la industria y la rescató de los malvados monopolios transnacionales para el disfrute de los venezolanos. Nada más lejos de la realidad.

El 29 de agosto de 1.975 el presidente Carlos Andrés Pérez puso el «ejecútese» a la Ley que reserva al Estado venezolano la industria y el comercio de los hidrocarburos, con lo cual quedó nacionalizada la industria petrolera. Ese hito de la odiada “IV República” marco un antes y un después en la historia venezolana. Es aleccionador recordar que Pérez en una reunión con gerentes e ingenieros de la industria les preguntó si ellos le aseguraban que la industria seguiría funcionando si la ponía en manos venezolanas. La respuesta fue un “Si” responsable y sobrio en buena medida determinado por el hecho de que esos ingenieros y gerentes se habían formado en las universidades venezolanas y en programas de transferencia tecnológica y de conocimientos con las operadoras internacionales.

La industria petrolera fue uno de los pocos proyectos con continuidad institucional en Venezuela, protegida en buena medida de los vaivenes políticos por un acuerdo no escrito entre los principales partidos de respetar su independencia. Avergüenza y deprime hacer una comparación entre los cuadros y el desempeño de PDVSA en sus años dorados, cuando estaba entre las primeras corporaciones petroleras del mundo, y la empresa en harapos, al borde de la insolvencia financiera y técnica que el chavismo le legará a los venezolanos.

De hecho, a lo que hemos asistido durante la era chavista es a una acción sostenida de desnacionalización cuyas manifestaciones más evidentes son las negociaciones con Rusia y China, y que se ha traducido, entre otras cosas, en que la proporción de la producción de las operadoras extranjeras es superior a la venezolana. Acciones realizadas bajo un espeso manto de turbidez que impide tener información completamente confiable. PDVSA incumple desde hace años la ley de BCV y muchas de la información sobre producción petrolera solamente se puede obtener en organismo internacionales que hacen seguimiento al comercio de hidrocarburos. Se sabe la enorme magnitud del endeudamiento con chinos y rusos, realizado en buena medida sin la aprobación de la AN; se sabe de las condiciones leoninas de venta de petróleo a futuro acordadas con los chinos; se sabe de la entrega vergonzosa de tecnologías desarrolladas en Venezuela como la Orimulsión; se sabe algo de las condiciones recientes de entrega de instalaciones de operación de la industria a manos rusas y chinas. Se sabe, en fin, que en una pornográfica operación orwelliana el régimen chavista ha hipotecado crecientemente nuestra industria en manos extranjeras, y la llevado a un estado casi terminal de endeudamiento y precariedad tecnológica, a la par que se presenta como paladín revolucionario del rescate del petróleo para el pueblo.

Capítulo aparte en esta epopeya de guerra contra su propio pueblo que el régimen chavista ha llevado en el ámbito petrolero, es la destrucción del recurso humano y tecnológico venezolano. Esta horrenda y monstruosa operación comenzó, sin duda, con el despido en 2002-2003 de unos 20000 trabajadores de la industria petrolera a raíz de lo que se convocó inicialmente como un Paro Cívico Nacional y terminó siendo llamado por chavistas y opositores como el Paro Petrolero. Al margen de las múltiples inconsistencias del liderazgo opositor en la ejecución y conducción de esta acción, está el hecho de que la barbarie gubernamental descabezó a la industria y la despojó su más importante activo: sus trabajadores, gerentes e ingenieros calificados. La anocracia revolucionaria, no solamente la emprendió contra el personal de la industria sino contra las universidades e institutos de investigación. Especial mención requiere la destrucción de INTEVEP como centro de apoyo tecnológico a PDVSA y su conversión en una escuela de cuadros del chavismo. La hecatombe de destrucción de la industria “meritocrática” y su reemplazo por una industria convertida en caja de financiamiento del presupuesto paralelo del gobierno, usado para financiar sus operaciones clientelares políticas internacionales y de populismo en Venezuela, lanzó al éxodo a miles de nuestros mejores hombres y mujeres, que habían surgido en nuestra industria y que ahora contribuyen con su esfuerzo a la vida de otras naciones.

De modo pues que es mucho más que el encarcelamiento de unos gerentes y el escándalo que ello trae, presentado como una operación moralizadora, lo que la pseudo-revolución chavista le adeuda a los venezolanos de hoy y a las futuras generaciones que tendrán que conducir la ciclópea tarea de recuperar Venezuela.​

 

La rogatoria de Andorra : el misterio de los seguros de PDVSA – Cuentas Claras Digital – 2 de Diciembre 2017

Una red de 30 personas y 40 empresas conforman el entramado que utilizó Rafael Ramírez Carreño, presidente de Pdvsa durante diez años, para lavar más de dos mil millones de dólares en Banca Privada de Andorra (BPA). Entre los miembros de la red que funcionó entre 2006 y 2012, destacan sus primos Diego Salazar Carreño, Luis Mariano Rodríguez Cabello, José Enrique Luongo Rotundo y el asegurador Omar Farías Luces.

La información se desprende de la Rogatoria que las autoridades judiciales de Andorra enviaron a la Fiscalía General de Venezuela, a la cual tuvo acceso CuentasClarasDigital.org. A través del documento oficial número 4103434 del año 2012, la Batllia D´Andorra solicita información al Ministerio Público venezolano sobre un grupo de personas y empresas bajo investigación en el Principado europeo por el delito de lavado de dinero y valores. Leer más de esta entrada

¿Purga o justicia? – Editorial El Nacional – 1 de Diciembre 2017

Tal como vaticinamos en nuestro editorial del pasado 28 de noviembre, el escándolo de Citgo pica y se extiende. El ventilador accionado, vaya a saberse con qué aviesas intenciones, por el usurpador del Ministerio Público, Tarek William Saab, ha salpicado con excrementicio revuelo al ex presidente de Pdvsa Nelson Martínez y a quien hasta antier no más se desempeñaba como ministro de Petróleo, Eulogio del Pino; y el que fuera todopoderoso zar de la industria, Rafael Ramírez Carreño, está colgando como una de esas piezas de cacería que rompen la cuerda cuando alcanzan el punto exacto de descomposición (faisandé) que el cocinero estima conveniente.

Y aunque estos tres funcionarios, por la altura de sus coturnos, son por ahora los más notables chivos expiatorios de una cadena de delitos que, se sospecha y se comenta, no son de su exclusividad, pues entre los perseguidores parece que hay quienes bebieron de esas aguas y no hallan cómo bajarse del palo de gallinero, no agotan la lista de implicados. El fiscal ungido por la falsaria constituyente habla de 16 altos ejecutivos implicados por sus vínculos con fechorías de cuello blanco que disputan a los sobornos de Odebrecht el dudoso honor de encabezar la lista de los casos de corrupción más sonados de la región. Y pasan de 60 los detenidos por el destape de la cloaca máxima.

Al margen del rango de los involucrados en tan tenebroso asunto debemos destacar que tan duro plato de tragar tiene todos los ingredientes de una purga de corte estalinista. Y con esta afirmación no pretendemos exculpar a los señalados; sin embargo, hay mucho de Beria en el acusador público que adelanta los prolegómenos de un proceso que, dada la notoriedad de los caídos en desgracia y la probada crueldad con que el nicochavismo castiga a quienes se apartan aunque sea un milímetro del papel que les asignaron, promete revelaciones de graves consecuencias para el gobierno y el Partido Socialista Unido de Venezuela, su partido.

Por allí un ministril ha señalado que se no se trata simplemente de un caso de corrupción, sino también de espionaje y desestabilización mediante el sabotaje. Una aseveración falaz con la que se persigue convertir en circo mediático la estigmatización de gente que dejó de ser útil y hacer de ella fácil blanco de la inconformidad, soslayando las responsabilidades de Maduro y su combo que, por motivaciones sectarias, delegaron en ese grupo el manejo de una actividad vital para la nación.

Tal vez el bate inquisidor carezca de pruebas y no tenga testigos que le permitan incoar un juicio como el que presidió el juez Antonio Di Pietro, cara visible de la operación Mani pulite, contra descollantes figuras políticas italianas, mas eso no debe quitarle el sueño: es un bardo y, como tal, ha de creerse con licencia poética para penalizar y prescindir de la presunción de inocencia.

 

Comment Chávez a ruiné le Venezuela par Laurence Debray – Le Point – 1 de Diciembre 2017

Corruption, trafics, inégalités sociales, pauvreté galopante, analphabétisme… Le vrai bilan des années Chávez et Maduro est sans appel.

11522024lpw-11522416-article-venezuelachavezhealth-jpg_4807933_1250x625.jpg

Monsieur Besson, Vous venez de découvrir qu’il y a deux Amériques ! Saluons cette illumination ! Vous devez cette trouvaille à la lecture d’un sous-produit de la propagande chaviste, adoubé officiellement par l’ambassade du Venezuela, dont l’auteur, Andrés Bansart*, arbore le titre de professeur d’un obscur centre d’études de Caracas. Grâce à lui, vous avez appris qu’il y aurait donc une Amérique riche, du Nord, et une Amérique pauvre, du Sud – comme s’il n’y avait pas de pauvres au nord ni de riches au sud. Mais évitons les subtilités afin de ne pas égarer votre bel esprit et penchons-nous, comme vous l’avez fait dans Le Point du 31 août 2017, sur le cas du Venezuela, et de « l’abominable misère » dans laquelle le pays croupissait avant qu’Hugo Chávez arrive enfin, pour illuminer le peuple, l’alphabétiser, et l’émanciper de méchants « grands industriels transnationaux ».

Est-ce utile de préciser que nous parlons d’un pays pétrolier, membre fondateur de l’Opep, qui possède les premières réserves du monde d’hydrocarbures (devant l’Arabie saoudite), dont les revenus lui ont permis d’être la nation la plus riche de la région, jouissant d’une exceptionnelle stabilité démocratique depuis 1958 jusqu’à l’abrogation par Nicolás Maduro de l’Assemblée nationale, dûment élue mais à l’opposition majoritaire, l’été dernier ? « Ce que nous n’obtiendrons pas par le vote, nous l’obtiendrons par les armes », a-t-il précisé (le 27 juin 2017). Puisque, contrairement aux Vénézuéliens, vous avez la chance de vivre dans une démocratie, patrie des droits de l’homme, je ne peux que respecter votre opinion sur un pays qui est le mien, prenant votre condescendance comme le trait de caractère d’une certaine élite française. Ou serait-ce le reliquat du mythe XVIIIèmiste du bon sauvage ? Je ne me bornerai qu’à démentir quelques insinuations insultantes pour mes compatriotes, acculés à survivre au quotidien. Car votre légèreté est scandaleuse au regard de la crise humanitaire qui sévit dans mon pays. Le Venezuela est malheureusement devenu un lieu d’expérience politique pour divertir une frange de la gauche française, confortablement attablée dans les restaurants parisiens, alors que 32 millions de personnes ne trouvent là-bas plus de quoi se nourrir ou se soigner. Je me sens d’autant plus autorisée à vous répondre, monsieur Besson, que j’ai fréquenté assidument, enfant, les camps d’entraînement militaire et idéologique à Cuba, que j’ai arpenté en tant que jeune journaliste les bidonvilles de Caracas, et que j’ai longuement interviewé votre héros, Hugo Chávez, juste avant son arrivée au pouvoir.

La fille d’Hugo Chávez est devenue la femme la plus riche du pays

Je ne m’attarderai pas sur votre confusion entre le nom d’un président, Carlos Andrés Pérez (CAP), et le nom de son parti (AD – Acción Democrática), ou sur la qualification « de droite » d’entités politiques sociales-démocrates, qui révèle votre méconnaissance du sujet. Je préfère souligner votre formidable sens de l’humour : avant l’arrivée d’Hugo Chávez au pouvoir en 1999, « la bourgeoisie vénézuélienne » aurait selon vous, « accumulé les richesses du pays pour se hâter de les transférer à l’étranger ». Je ne nie pas la corruption endémique dont a pu souffrir le Venezuela dans le passé, mais dans l’histoire des dictatures latino-américaines – pourtant nombreuses –, aucune élite militaire ne s’est jamais autant enrichie, battant un record pourtant difficile à atteindre ! La fille d’Hugo Chávez est devenue en quelques années la femme la plus riche du pays. La « bolibourgeoisie » chaviste a détourné 850 milliards de dollars de revenus pétroliers pour son usage propre, dont une partie se trouve sur des comptes bancaires aux États-Unis. Sans mentionner les fruits du trafic de drogue faisant du Venezuela un narco-État notoire. À ce niveau-là, on ne parle plus de vol mais de braquage institutionnalisé. Ou de régime cleptomane.

Je vous accorde que le Venezuela ne fut jamais un éden égalitaire. Contrairement à vos dires, « la paysannerie » ne fut pas « chassée de ses terres pétrolifères pour venir s’entasser sans travail dans les bidonvilles de Caracas ». Il y eut, comme dans toutes les sociétés industrialisées, un exode rural – en 1940, 60 % de la population était rurale, en 1960, 60 % de la population devint urbaine –, mais ce dernier n’est pas dû à l’exploitation pétrolière, limitée principalement au lac de Maracaibo. Malgré ses inégalités sociales, le Venezuela fut traditionnellement une terre d’accueil et d’intégration : des Européens, pendant et après la Seconde Guerre mondiale, prospérèrent en participant à l’élan de modernisation du pays. Tout comme les réfugiés économiques des contrées voisines. Car le pays promettait alors un travail et une ascension sociale possible. Aujourd’hui, plus de deux millions de Vénézuéliens ont pris la route de l’exil. La classe moyenne, qui n’a plus de perspective professionnelle, qui en a marre d’avoir faim et de retrouver ses enfants à la morgue, quand ils n’ont pas été arrêtés et torturés, a déclaré forfait.

La pauvreté affecte aujourd’hui 83 % des Vénézuéliens
La colonne vertébrale du pays part, laissant derrière elle les plus démunis, ceux qui n’ont pas d’autre choix que de rester, ceux qui auraient dû bénéficier en premier d’une bonne gestion des revenus pétroliers. Avant Chávez, ils étaient soignés gratuitement dans des dispensaires publics qui jalonnaient le pays ; avec Maduro, ils meurent faute de médicament dans des infrastructures délabrées. Contrairement à ce que vous pensez, monsieur Besson, la démocratie « n’a pas laissé les infrastructures du pays pourrir au soleil » ; le régime bolivarien les a radicalement annihilées, à coups d’expropriations, de démantèlement systématique du tissu économique et de gestion arbitraire. Si la pauvreté affectait 49 % des Vénézuéliens en 1998, elle est aujourd’hui de 83 %. Accuserez-vous le « gros capital » de cette catastrophe humanitaire ? C’est dans les bastions chavistes, là même où Chávez est né et où Maduro a grandi, que les révoltes sont les plus violentes. Et les répressions les plus radicales aussi.

Selon vous, le « peuple » vénézuélien aurait bénéficié d’une « large campagne d’alphabétisation » mise en œuvre par Hugo Chávez. Au Venezuela, l’éducation est gratuite et obligatoire à partir de l’âge de six ans. Malgré tout, entre 5 % et 8 % d’analphabétisme persiste (1 à 2 % en France). Les missions d’Hugo Chávez se révélaient plus des cours d’endoctrinement que des cours de lecture, et finissaient souvent par un embrigadement militaire. Chávez appliqua à la lettre la méthode cubaine pour soumettre sa population : la révolution bolivarienne, avec ses belles promesses, devint un sous-produit de la révolution cubaine. Pourquoi pensez-vous que Fidel Castro chantait chaque année, en anglais s’il vous plaît, « happy birthday » à son acolyte vénézuélien ? 90 000 barils de pétrole envoyés gratuitement et quotidiennement à Cuba ont permis à l’île de ne pas sombrer, cette île qui survit grâce aux touristes nostalgiques et aux cigares depuis qu’elle a efficacement détruit son industrie sucrière. Pour la façade, on envoya des médecins cubains soigner les petits Vénézuéliens, comme s’il n’y avait pas de médecin compétent au Venezuela. En sous-main, la sécurité intérieure sera désormais entre les mains d’experts cubains, tout comme la manœuvre politique. En plus d’une dictature narco-populiste, les Vénézuéliens doivent se rebeller contre une invasion… Qu’ont-ils gagné pour avoir cru au socialisme du XXIe siècle ? La faim et la mort. Un beau programme sur lequel vous devriez méditer, monsieur Besson.

 

Maduro purga a los hombres de confianza de Chávez en la petrolera PDVSA por Maolis Castro – El País – 1 de Diciembre 2017

La fiscalía de Venezuela anunció la detención de dos exdirectivos acusados de corrupción
1512081363_219275_1512081590_noticia_normal_recorte1.jpg
El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, designado por la chavista Asamblea Constituyente, informó ayer de las detenciones de dos exministros de Petróleo, Eulogio del Pino y Nelson Martínez, por supuestamente estar involucrados en una trama de corrupción. Del Pino y Martínez, expresidente de PDVSA, llevaron las riendas de la estatal petrolera hasta el pasado domingo. El presidente Nicolás Maduro anunció ese día la destitución de ambos directivos y pidió al Ministerio Público que continuará con la depuración en PDVSA.

Manuel Quevedo, un mayor general de la Guardia Nacional, sustituyó a los exdirectivos. “Presidente Nicolás Maduro, agradezco su confianza y su respaldo en estos meses que me asignó la responsabilidad de asumir las riendas de la estatal petrolera. ¡Cuente siempre con mi compromiso revolucionario!”, escribió Martínez en su cuenta en Twitter, el día de su destitución. Los exministros están recluidos en la Dirección de Contrainteligencia Militar de Caracas. Del Pino está acusado de manejar una red de corrupción dentro de la empresa mixta Petrozamora y de orquestar sabotajes en PDVSA. Según el fiscal general, estos delitos provocaron la pérdida de 15 millones de barriles de crudo y daños patrimoniales de más de 500 millones de dólares, así como la alteración de las cifras de producción.

El fiscal aseguró que los empresarios habían empeñado a Citgo, la filial de la petrolera en Estados Unidos, en la negociación de contratos no autorizados por el Ejecutivo venezolano. “Lo más grave es que se ofrecía a la propia empresa, a su patrimonio, como garantía”, explicó.

La semana pasada, el entonces presidente de Citgo, José Ángel Pereira, y otros cinco gerentes de la refinería fueron detenidos en Caracas por presuntamente haber incurrido en los delitos de concierto de funcionario con contratista, legitimación de capitales y asociación para delinquir.

“Alianza con las mafias”

Maduro denunció que el Gobierno estadounidense se había aliado con mafias dentro de la petrolera para ejecutar un “paro silencioso” en la industria. “Estoy muy indignado, he acumulado indignación por dentro al descubrir estas cosas. Yo no voy a taparear [proteger] a nadie. El que se metió a corrupto tiene que pagar y devolver al país los recursos que se robó”, aseguró el martes.

La estatal petrolera se encuentra en una encrucijada financiera ante la falta de inversión, las distorsiones cambiarias y los desaciertos de su junta directiva. Hace unos días, la agencia calificadora Fitch declaró en default restrictivo a PDVSA.

No se avizora un rescate económico en el corto plazo. En octubre, la producción del crudo venezolano descendió a 1.955.000 barriles diarios, según un informe de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Se trata de la peor caída desde finales de los años 80 en el país. El desplome representa una catástrofe económica. En Venezuela, el 96% de las divisas procede de la exportación de hidrocarburos.

La purga se desató hace tres meses. De momento, 65 gerentes han sido arrestados. El fiscal general adelantó que existen 16 órdenes de detención contra otros altos cargos vinculados a corrupción en la petrolera. Muchos de los empresarios acusados de corrupción son cercanos al poderoso Rafael Ramírez, exministro de Petróleo y expresidente de PDVSA durante el Gobierno de Hugo Chávez.

Hace dos semanas, el funcionario reveló que había alertado al Ejecutivo de los estragos del control cambiario de divisas sobre la industria petrolera desde 2012. “Le advertimos al presidente [Chávez] que nos afectaba el tema cambiario porque el costo del diferencial lo asumía la empresa. Esto no solo nos encarecía los costos de producción, sino que afectaba el flujo de caja y deuda con proveedores”, detalló en un artículo publicado en Aporrea, portal del chavismo crítico.

De esta manera, el régimen purga a los hombres de confianza de Chávez en la petrolera. Ramírez, embajador de Venezuela ante la ONU, se destacó por dirigir la industria petrolera durante 14 años (2004-2014). Su hermano, Fidel Ramírez Carreño, ha sido relacionado con la empresa KCT, un consorcio señalado por participar en el esquema de corrupción y lavado de dinero. El miércoles, la agencia Reuters había informado de la destitución de Ramírez de su cargo diplomático, pero el expresidente de PDVSA lo negó.

UNA “GUERRA PSICOLÓGICA” PARA DESTRUIR PDVSA
Eulogio del Pino, en dos vídeos difundidos en su cuenta de Twitter tras su arresto, pidió que se respete su derecho a la defensa. “Si en este momento están escuchando esta grabación es porque se han concretado todos los rumores que me habían llegado de que toda una serie de acusaciones que han estado haciendo del entorno de mi trabajo se estaban dirigiendo hacia mí; rumores de los cuales hice conocimiento al presidente Nicolás Maduro y él me dijo que no cayera en la guerra psicológica de quienes han traicionado a la revolución y han destruido PDVSA”.

Los petrodólares venezolanos que se esconden tras las gafas de Hawkers por Ángel Villarino – El Confidencial – 28 de Noviembre 2017

Un magnate venezolano investigado por corrupción en EEUU es el presidente y principal inversor de la sociedad matriz que controla la ‘startup’ de moda, Hawkers. Esta es su historia

imagen-sin-titulo.jpg
Ballard Partners se ha convertido en uno de los ‘lobbies’ más cotizados de Washington DC, uno de los mejores instrumentos de influencia ante la Administración Trump que se puede pagar con dinero. Lo contratan gobiernos extranjeros, algunas de las principales empresas de EEUU en sectores regulados, además de multinacionales como Amazon o American Airlines.
A finales de octubre, a un consultor acostumbrado a rastrear las listas de clientes de los grupos de presión le llamaron poderosamente la atención dos nuevos nombres recién registrados: el de una televisión venezolana, Globovisión, en manos de un empresario cercano al chavismo, y el de la filial de una empresa española que vende gafas de sol por internet, Hawkers. El consultor resumía su estupor así: “No vas a encontrar a nadie en todo Washington que te pueda explicar eso porque una empresa así no necesita para nada un lobby de presión como Ballard”. Para encontrarle sentido, decía, hay que llegar hasta el final de esta historia. Leer más de esta entrada

Nicolás Maduro designa a un militar como presidente de PDVSA por Maolis Castro – El País – 27 de Noviembre 2017

99887quev.jpgManuel Quevedo, un mayor general célebre por reprimir las manifestaciones opositoras de 2014, es el nuevo gerente de la estatal petrolera

Con un nuevo cambio en la cúpula del sector energético, Venezuela parece entregar el poder a los leales al régimen. Este domingo, el mandatario Nicolás Maduro ha designado al militar Manuel Quevedo como nuevo presidente de la empresa estatal PDVSA y ministro de Petróleo. El nombramiento ocurre cinco días después de que Tarek William Saab, fiscal general investido por la chavista Asamblea Nacional Constituyente, informara de la detención de seis altos cargos de Citgo, la filial de la petrolera en Estados Unidos, por presuntos actos de corrupción y “traición a la patria” en Caracas.

El ascenso de un militar a PDVSA –declarada en default parcial por la agencia de calificación S&P Global Ratings– podría elevar la tensión internacional ante las vagas posibilidades de un alza de la producción de crudo. El perfil del mayor general Quevedo, célebre por reprimir las protestas opositoras de 2014, no es el del típico gerente. No cuenta con experiencia alguna en el sector petrolero.

Hasta este domingo se había desempeñado como ministro para la Vivienda y Hábitat, entre otros cargos relacionados con programas sociales. Dentro del chavismo es asociado con Diosdado Cabello, expresidente de la Asamblea Nacional y político radical.

La intervención de PDVSA es evidente desde agosto. Saab ha anunciado el arresto de 50 gerentes de la industria petrolera por posibles irregularidades en los últimos tres meses. Es un golpe de timón en la estatal que había sido dirigida por Rafael Ramírez, actual representante de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas, entre 2004 y 2014, y otros hombres con tradición en esta compañía.

El jueves, Argenis Chávez, un primo del presidente fallecido Hugo Chávez, había sido encomendado para regir Citgo. Maduro ha apelado a la reestructuración como una promesa de despertar económico en un país al borde de la quiebra.

Un 96% de los ingresos en las divisas proceden de la venta del petróleo en Venezuela. El gobierno ha atribuido la catástrofe financiera a la caída de los precios del petróleo y una “guerra” emprendida por adversarios, pero muchos expertos adjudican el declive a una mala administración de los recursos.

El jefe de Estado venezolano ha designado a otros militares en su gabinete. Se trata de José Vielma Mora, en el Ministerio de Comercio Exterior e Inversiones Internacionales, Ildemaro Villarroel, en la cartera de Vivienda y Hábitat, y Carlos Osorio como titular de Transporte.

 

A %d blogueros les gusta esto: