elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Constituyente

Muerte en Venezuela – Editorial El País – 25 de Junio 2017

Maduro no cede en su afán de conservar el poder pese al deterioro de la situación
1498330200_283651_1498330393_noticia_normal_recorte1.jpg
El asesinato de un joven durante una protesta contra Nicolás Maduro cuyas imágenes han sido ampliamente difundidas muestra sin paños calientes cuál es la actitud del régimen venezolano ante la crisis institucional que atraviesa el país. Mientras un agente de la Guardia Nacional Bolivariana disparaba prácticamente a bocajarro contra David Valenilla, de 22 años, causándole la muerte, el mandatario aseguraba cínicamente a la prensa internacional que su policía apenas utiliza contra los manifestantes “agua y gasecito lacrimógeno” porque las armas mortales “están prohibidas”. La cifra de muertos desde que se iniciaron las protestas se eleva ya al menos a 76 y aumenta prácticamente a diario.

Lamentablemente, Maduro parece cómodamente instalado en esta especie de guerra de baja intensidad contra los manifestantes a la espera de que la población se amedrente, o se canse, de una protesta que no le ha hecho variar un milímetro de sus planes para aferrarse al poder. Por ello, sigue adelante con su convocatoria de elecciones a una Asamblea Constituyente para el próximo 30 de julio, comicios desprestigiados en el interior y en el exterior de Venezuela por cuanto suponen un burdo truco para no acatar la legalidad vigente.

Resulta absolutamente desgraciado e inaceptable que un país como Venezuela se esté convirtiendo en un paria internacional. El que la Organización de Estados Americanos (OEA) no haya sacado adelante una condena al régimen de Maduro no debe llevar a engaño. Basta con comparar la lista de países que han votado en contra o se han abstenido —entre ellos San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas o Granada— con la de quienes pedían una condena —Brasil, Argentina, México, Colombia, Chile…— para demostrar la soledad de un Nicolás Maduro empeñado en una sangrienta carrera hacia ninguna parte.

Estudio coyuntura política por Catedra Libre Democracia y Elecciones UCV – Mayo 2017

Abrir el siguiente enlace para visualizar la encuesta completasobre la percepción de las expectativas de los ciudadanos para evaluar la democracia como sistema político necesario para darle solución a la situación de crisis social, política y económica que vive Venezuela.

CLDE – Mayo 2017

Pecado estructural – Editorial Revista SIC – Junio 2017

RevistaSIC.jpg

El Gobierno venezolano ha conducido al país a un desastre nacional que se expresa dramáticamente en todas las dimensiones de la vida cotidiana. Si el Ejecutivo nacional, con el respaldo de las Fuerzas Armadas, sigue empeñado en imponer su proyecto político-económico a contra vía del marco constitucional y del sentir de todos los sectores del país, este desastre se profundizará hasta convertirse en una catástrofe humanitaria con epicentro político: “la dictadura”. Estamos ante un sistema que no solo niega las mínimas condiciones de vida a la población, sino que la reprime salvajemente cuando esta expresa su malestar y descontento; por ello, desde nuestra fe, cabe señalar este hecho de “pecado estructural” o “pecado institucional”.

En lo económico, según datos de Ecoanalítica, Venezuela vive la mayor depresión sufrida por cualquier país de América Latina con un crecimiento económico cercano a cero. Los indicadores son alarmantes: una acelerada inflación y pulverización del poder adquisitivo de la moneda; por ejemplo, desde enero de 2014 hasta enero de 2017 la inflación (subyacente) se ha incrementado en 1.240 %, lo que indica un fracaso rotundo en la política de control de precios. En tiempos de las vacas gordas se quebró el aparato productivo y se vivió de importaciones y ahora ante la depresión de los precios en el mercado petrolero, nos encontramos con el aparato productivo desmantelado y con un fuerte recorte en las importaciones; pero en vez de rectificar, en el marco de los reiterados e inconstitucionales decretos de emergencia económica, se ha procedido a la liquidación de activos; es decir, se ha ido desmantelando y vendiendo parte de la musculatura productiva, especialmente en el sector petrolero.

Esta realidad económica se expresa en la realidad social en una vertiginosa depresión en la calidad de vida de los venezolanos. Nos hacemos eco aquí de los resultados del estudio sobre pobreza hecho por las universidades en 2016, el cual señala que el 81,8 % del total de hogares se encuentra en situación de pobreza de ingresos, el 51 % del total de hogares se encuentra en situación de pobreza extrema y la pobreza estructural (que combina ingresos + condiciones de vida) alcanza el 31 %. Esto en la vida cotidiana se expresa en una situación de hambre que está afectando a gran parte de la población donde los más vulnerables son los infantes, adolescentes y adultos mayores. Ante esta hambruna, el Gobierno ha respondido militarizando el pan a través de los CLAP que, más que una alternativa, es un arma de chantaje y extorsión política para desmovilizar a la población. En cuanto a esta táctica alimentaria, cabe destacar que si bien el 50 % de potenciales beneficiarios declara no haber comprado la caja o bolsa de comida en los CLAP en los últimos treinta días, esta política de chantaje funciona cual efecto lotería; es decir, “algún día me tocará”. Sin embargo, en medio del chantaje, encuestas recientes señalan que casi siete de cada diez entrevistados dice que el Gobierno no está haciendo nada para resolver los problemas.

Por otra parte, en el área educativa, tan fundamental para la rehabilitación de nuestro país, hay más de 1 millón de niños y adolescentes entre 3 y 17 años desescolarizados. Todavía la educación inicial está fuera del alcance para casi la mitad de la población de 3 a 5 años, en el quintil más pobre. En las edades de 12 a 17 años es más intenso el rezago escolar. Llega a 15 % el grupo en rezago escolar severo.

Lo más grave de todo es que dada la pauperización de la calidad de vida del docente, las escuelas de educación en nuestras universidades han venido cerrando sus puertas pues nadie quiere estudiar educación. Recordemos que la hora de trabajo de un docente no alcanza para comprar una cebolla en el mercado. La depresión es general, los niños y jóvenes no encuentran incentivos para estudiar en un país que les va cerrando el futuro y donde el empleo honesto y productivo no es rentable. Todo tiende a la informalización e irregularidad de la subsistencia.

También en el sector salud se evidencia una grave crisis en la infraestructura hospitalaria; en la falta de insumos y equipos médicos; en el abastecimiento de medicinas; en las condiciones laborales y de vida de los trabajadores de la salud; en la seguridad del personal en los hospitales y centros de salud; en la muerte de neonatos y mujeres parturientas; en la clara política de desinformación por parte del Estado al suspender los boletines epidemiológicos con la pretensión de ocultar la realidad y montar sus propagandas de Estado.

Y si nos adentramos al área de seguridad ciudadana, nos encontramos que para el 2016, el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) registró 28.479 muertes violentas, que equivale a una tasa de muertes violentas de 91,8 por cada 100.000 habitantes. Para 2017 todo señala un repunte en estos indicadores.

Esta crisis, que requiere de decisiones políticas sensatas y concertadas con todos los sectores, ha sido agudizada por el empeño del señor Presidente de atornillarse en el poder, desconociendo la voluntad popular y cerrando todos los canales democráticos; al cortar el hilo constitucional y dar un golpe de Estado continuado que se consuma en la Asamblea Constituyente inconsulta. Los datos de la encuestadora More Consulting, para el primero de mayo, después de un mes de protesta, son reveladores: el 79,9 % de la población evalúa negativamente la gestión del presidente Maduro; 72,9 % considera que estamos en una dictadura; 71 % dice estar de acuerdo con que el presidente salga de su cargo; y solo el 10 % está de acuerdo con la propuesta de Asamblea Constituyente en los términos propuestos por el Presidente.

La militarización, la pretensión dictatorial y la impopularidad del Presidente, han activado un proceso de protestas a lo largo y ancho del territorio nacional, cuyo sujeto rebasa a la oposición política, lo que Provea ha caracterizado de rebelión pacífica. En ese movimiento convergen: las manifestaciones cívicas con dirección política y el accionar de grupos anarquizados que actúan por cuenta propia y declaran expresamente no responder a líneas partidistas. Pero el Gobierno, a quien le interesa el caos y la confusión, a través de una estrategia paramilitar ha venido protagonizando actos vandálicos a gran escala con el objeto de distorsionar la estrategia de la no violencia activa, única capaz de evidenciar las acciones criminales y violaciones sistemáticas a los DD.HH. por parte del Estado y el para-Estado. A raíz de esta caotización y ola represiva el país está de luto y hasta el momento se cuentan alrededor de 53 asesinatos políticos a causa de la represión, cientos de torturados, miles de heridos y centenares de civiles detenidos y procesados injustamente por tribunales militares.

En los últimos días, la estrategia represiva y paramilitar del Gobierno, ha encontrado sintonía en un sector extremo de la oposición que se autodefine como “resistencia” desmarcada de la conducción política de la Mesa de la Unidad (MUD) y de las organizaciones y redes sociales convencidas de la no violencia activa como camino de lucha. De tomar fuerza esta tendencia, este fenómeno nos coloca en un escenario de anomia y anarquía muy peligro, tal como lo ha venido señalando la fiscal general Luisa Ortega Díaz; quien ha asumido una posición constitucional al servicio del país. La violencia, venga de quien venga, es un camino ciego que solo nos conducirá a la autodestrucción como pueblo y profundizará las heridas y resentimientos entre hermanos, fortaleciendo este sistema y su dinámica de “pecado estructural”. Pero, queremos dejar claro, que cualquier desenlace violento y fratricida tendrá como responsables principales al señor presidente Maduro con su equipo de gobierno quienes se han empeñado en desconocer sistemáticamente la soberanía popular y, en complicidad con el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral y el defensor del Pueblo; quien preside el Poder Ciudadano, imponen una Asamblea Constituyente antidemocrática y fascista por su carácter corporativo, excluyente e inconsulto.

Vaticano: Asamblea Constituyente pone en peligro futuro democrático de Venezuela por Walter Sánchez Silva – Aciprensa – 22 de junio 2017

Mons. Bernardito Auza, Nuncio Apostólico y Observador Permanente de la Santa Sede, afirmó que la decisión del gobierno de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente hace peligrar el futuro democrático de Venezuela.

En una declaración con fecha 20 de junio ante la 47 asamblea de la OEA, que se realizó del 19 al 21 de junio en Cancún, México, el Arzobispo resaltó que “la reciente decisión gubernamental de convocar una Asamblea Nacional Constituyente, en vez de ayudar a solucionar los problemas, presenta el riesgo de complicarlos ulteriormente y hace peligrar el futuro democrático del país”.

El Prelado de origen filipino se refirió así a la decisión del Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que el 1 de mayo convocó a una Asamblea Constituyente el 1 de mayo para modificar la Carta Magna de 1999, aprobada por Hugo Chávez.

El anuncio del mandatario fue rechazado por la oposición y por varios países de la región, lo que llevó a la OEA a realizar una sesión el miércoles 31 de mayo para tratar la crisis venezolana, un tema que se volvió a tratar en la asamblea de Cancún.

Desde hace más de dos meses, las protestas contra el régimen venezolano no se detienen. Los manifestantes sufren la violencia y la represión por parte de las fuerzas del orden.

Además, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), afirmó que “no es necesario ni constitucionalmente obligatorio un referéndum consultivo previo para la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente”.

Esta decisión también fue criticada por la Fiscal General, Luisa Ortega, que pidió una aclaración al Tribunal, pues considera que el proceso de la Constituyente vulnera la participación popular.

Mons. Auza recordó en su intervención que el Papa Francisco, la Secretaría de Estado del Vaticano y los obispos de Venezuela han llamado en distintas ocasiones a “los poderes públicos y políticos, a que, superando los intereses partidistas y las ideologías, escuchasen la voz del pueblo, defendiesen el bien común, creasen un clima de serenidad y de paz social, respetasen la institucionalidad en favor de la convivencia nacional y favoreciesen la acción social de las instituciones nacionales e internacionales para enfrentar la innegable crisis que sufre Venezuela y que golpea fuertemente a su población”.

“Por ello, la Santa Sede ha mantenido siempre una posición clara, reclamando a todos los líderes políticos el cese de la violencia e instando al respeto de la verdad y de la justicia”, subrayó.

El Arzobispo recordó la carta que escribió el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, el pasado 1 de diciembre, en la que solicitaba que se haga frente a la escasez de alimentos, se convoque a elecciones, se reestablezca la asamblea nacional y se acelere el proceso de liberación de los detenidos.

El representante del Vaticano dijo además que los obispos de América Latina siguen con preocupación la situación de Venezuela y denunció que la grave crisis actual también afecta a la Iglesia en el país.

“Se han verificado episodios de amenazas a sacerdotes, irrupciones violentas durante las celebraciones litúrgicas, acusaciones injustificadas contra instituciones eclesiásticas y ataques difamatorios públicos contra algunos obispos”, lamentó.

Asimismo reiteró que la Santa Sede alienta “una negociación seria y sincera entre las partes, basada en las claras condiciones indicadas en la mencionada carta del 1º de diciembre de 2016, comenzando por la celebración de elecciones directas, libres y trasparentes previstas para los años 2016 y 2017”, lo que sería “la única vía de salida a la grave crisis en que se ve inmersa el país”.

“Por otro lado –prosiguió– se valora muy positivamente la posibilidad de que un grupo de países de la región o, eventualmente, de otros continentes, elegidos tanto por el Gobierno como por la oposición, acompañen las negociaciones actuando como garantes”.

 

51,3% quiere protestas y 66,9% dice no a la ANC por Ascensión Reyes – El Nacional – 22 de Junio 2017

En un sondeo de Datanálisis, 65,6% de los entrevistados considera que los estudiantes hacen una buena labor por el país

La firma Datanálisis realizó un estudio de opinión entre el 2 de mayo y el 4 de junio en 1.000 hogares, con un error admisible de más o menos 3,04%. En esta encuesta nacional ómnibus se destaca que dentro de las instituciones mejor evaluadas se encuentran los estudiantes. 65,6% de los encuestados opina que la labor de los estudiantes por el bienestar del país es positiva, mientras que 29,4% opina lo contrario.

Otra institución que también obtuvo buena puntuación fue la Mesa de la Unidad Democrática, ya que 48,1% considera que es buena su gestión en pro de la nación. Y 45,4% destacó que la labor fue negativa. En el caso de la Asamblea Nacional se tiene que la evaluación negativa fue ligeramente superior, apenas una décima, a la positiva. 46,9% percibió su labor como negativa para el país, y 46,8% indicó lo contrario.

Las instituciones del Estado no pasaron el examen. De acuerdo con este sondeo de opinión, la Fiscalía General recibió 69% de rechazo en su gestión, y 24,1% de aprobación. La Defensoría del Pueblo tampoco se percibe con un buen servicio por Venezuela, puesto que 72,5% la evaluó negativamente, y 20,8% lo hizo de manera positiva. Con una puntuación similar se valoró el Tribunal Supremo de Justicia. 73,1% le dio una puntuación negativa, y 21,1% positiva.

Otras dos instituciones que en este momento están sobre todo en el ojo del huracán son percibidas con una mala gestión por el bienestar de la nación. La FANB tiene 73,4% de evaluación negativa, y 22,5% de positiva. Y el Consejo Nacional Electoral ante la pregunta: “¿Cómo evalúa usted la labor del CNE por el bienestar del país?”, 73,4% de los encuestados opina que negativa, y 22,1% positiva.

Sí a la protesta y no a la ANC. 51,3% está de acuerdo con la convocatoria de protestas en el ámbito nacional y 44,2% está en contra. Sin embargo, solo 15,4% ha participado en las manifestaciones y 79,7% no ha respondido al llamado.

52,3% opina que el objetivo de las protestas es restituir el hilo constitucional y 27% cree que es desestabilizar al gobierno. 56,6% de los encuestados aseguró que ha habido represión injustificada y 4% que no ha habido represión.

El desacuerdo contra la convocatoria a la constituyente se tradujo en 66,9%, y a 23,2% le gustaría. Para 41,2% el objetivo es darle más poder a Nicolás Maduro para mantenerse en el gobierno; 11,1% permitir un golpe de Estado; 19,1% dará paz y estabilidad, y 18,7% dar paso a las elecciones regionales y presidenciales.

 

Dónde está el chavismo constitucional por Trino Márquez – La Patilla – 21 de Junio 2017

ThumbnailTrinoMarquezLa fiscal Luisa Ortega Díaz reafirma frente a los medios de comunicación su condición de chavista, cada vez que tiene la oportunidad de hacerlo. Considera a la Constitución de 1999 uno de los legados más importantes del fallecido fundador del proceso bolivariano. A partir del principio según el cual “la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo… quien la ejerce… mediante el sufragio” (Art. 5) y de la progresividad de los derechos, ha denunciado el carácter fraudulento de las bases comiciales presentadas por Nicolás Maduro para convocar la Asamblea Nacional Constituyente. Como se sabe, Maduro pretende llamarla sin organizar el referendo consultivo que se deriva del artículo 347 de la Constitución.

A partir de esta diferencia, Luisa Ortega Díaz se ha deslindado completamente del madurismo. Ya se había distanciado cuando, mediante las sentencias 155 y 156, el Tribunal Supremo de Justicia trató de despojar a la Asamblea Nacional de sus competencias y arrogarse esas atribuciones. En esa oportunidad, la Fiscal habló de la “ruptura del hilo constitucional”. Ambos episodios le han valido el deprecio y la persecución del madurismo, convertido en jauría rabiosa contra la cabeza del Ministerio Público.

Mucho se ha comentado que el giro de la Luisa Ortega Díaz no es casual, ni responde a una reacción impulsiva. Se dice que su comportamiento forma parte de una acción deliberada dirigida a alejarse del madurismo, versión bastarda del chavismo, por parte de un amplia capa de sectores que hasta hace poco tiempo formaron parte del oficialismo, pero que se separaron porque entienden la política en términos democráticos, ajustados a los principios de respeto a la dignidad y a los derechos humanos, a la alternabilidad, al pluralismo y a la convivencia pacífica establecidos en la Carta del 99.

Este chavismo constitucional, Fernando Mires dixit, se contrapone a un chavismo autoritario, hamponil y gorila, asociado con Maduro, que atropella el Estado de Derecho y desprecia la democracia. El chavismo constitucional estaría integrado por civiles (Ortega Díaz y el diputado Germán Ferrer), militares en condición de retiro (los generales Miguel Rodríguez Torres y Clíver Alcalá Cordones) y otros grupos del chavismo original, que entienden la gravedad de la crisis nacional y se sienten dispuestos a practicar la política como el arte de la acumulación de fuerzas mediante la atracción de aliados, la conquista del voto popular, la tolerancia en medio de las diferencias, el respeto al adversario, el sometimiento del estamento militar al poder civil y el ejercicio del gobierno en el marco jurídico constitucional.

De ser cierto que ese tipo de chavismo existe, que no es una ficción, ni una leyenda urbana, llegó el momento que se exprese con toda la fuerza que es capaz de desplegar. Para luego será muy tarde. Si el madurismo triunfa en esta batalla sin cuartel que el país libra contra la Constituyente Comunal, contra la cubanización definitiva del país, esa fracción ortodoxa del chavismo será barrida, tal como el madurismo ha prometido que hará con la AN, con el Ministerio Público, con las gobernaciones y alcaldías, con la autonomía del Banco Central y con los residuos de propiedad privada que aún quedan. Correrá la misma suerte que la oposición. Ambas corrientes están obligadas a librar una confrontación descarnada contra un adversario cruel, inescrupuloso y, lo peor, armado hasta los dientes.

El chavismo constitucional se ha expresado a través de las declaraciones de algunos de sus voceros más autorizados. Luisa Ortega Díaz, la más importante. Pero, estas voces son insuficientes. Su tono tiene que elevarse, lo mismo que la audacia de sus planteamientos. Percibo un miedo atávico injustificable en ellos a que se les vincule con la Mesa de la Unidad Democrática y sean absorbidos por la plataforma unitaria opositora. En las actuales circunstancias coincidir con la MUD no entraña ningún peligro. La MUD y todos los demás sectores que se oponen al régimen carecen de opciones: o se unen contra el proyecto totalitario de Maduro y la tiranía cubana, o serán aniquilados, tal como ocurrió en la isla caribeña hace sesenta años. La actual es una lucha entre la vida y la muerte. Las sospechas hay que ponerlas de un lado.

En Venezuela es obligatorio que todas las fuerzas democráticas se alíen para derrotar el proyecto dictatorial dirigido por Maduro y soportado por la cúpula militar, el TSJ, el CNE y la Defensoría del Pueblo, cómplices de los desmanes del régimen.
Dejar a Luisa Ortega Díaz sola, en la estacada, sería una inconsecuencia imperdonable. El chavismo democrático tiene que dar la cara e integrarse sin reservas al movimiento opositor.

El desenlace se acerca por Humberto García Larralde – La Patilla – 21 de Junio 2017

garcialarraldexmauramorandi-e1486651137118Al gran Santos Yorme, ejemplo de luchador indoblegable, reserva moral de la democracia
Si el objeto de una asamblea constituyente es, “transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución” -como reza el artículo 347 de nuestra Carta Magna-, su convocatoria supone que se han labrado consensos en torno a los rasgos definitorios del país que se quiere construir. Como señala Fernando Mires, es una instancia portadora de una idea fundacional: propone “formar una nueva nación”. Por tanto, debe manar del soberano y acordar normas de convivencia entre ciudadanos y con el estado en torno a ese proyecto país para lograr su respaldo por todos. Se trata de asentar las bases legales de un nuevo contrato social cuyos elementos deberían haberse madurado en el seno de la sociedad, que expresasen sus anhelos y valores. Si ello no fuese así, la nueva constitución quedaría sólo en el papel, sin sustento real, y sus intentos de instrumentación se convertirían en fuente de conflicto y zozobra creciente, dado su rechazo por el pueblo.

Lo insólito de la iniciativa presidencial intentada por Maduro, es pretender imponerla en contra de lo que la sociedad como un todo desea. Intenta “constitucionalizar” una tiranía. Representa, por tanto, un contrasentido, un despropósito que, por tanto, es inviable y destinado a fracasar. Se trata, en realidad, de una Asamblea Nacional Disolvente, puesbusca disolver los fundamentos sobre los cuales descansa la República, cuales son que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, y que la división y autonomía de poderes es la garantía sine qua non para que se respeten los derechos humanos y civiles que son su razón de ser. Es menester que las instituciones que sustentan el orden republicano, sobre todo la Fuerza Armada Nacional como depositaria de los medios de violencia que el Estado le confirió para su resguardo, impidan la destrucción de la República, más si ello obedece a intereses vinculados a la gerontocracia despótica foránea de los Castro. Por si hubiera dudas, el artículo 333 de la Constitución señala como deber de todo(a) ciudadano(a), contribuir a restablecer su efectiva vigencia cuando ésta dejare de observarse. Leer más de esta entrada

Referéndum contra la GNB por Marianella Salazar – El Nacional – 21 de Junio 2017

 

marianella-salazar-radio

Estamos a milímetros de convertirnos abiertamente en un régimen dictatorial, que de manera oficial se consumará en pocos días al instalarse la fraudulenta asamblea nacional constituyente.
En las últimas semanas, el régimen de Nicolás Maduro, a través de sus cuerpos represivos ha dejado todas sus costuras a la vista al perpetrar los peores crímenes de lesa humanidad. El horrendo crimen del adolescente Fabián Urbina, de apenas 17 años de edad, durante la convocatoria opositora del lunes, a manos de la sangrienta Guardia Nacional Bolivariana, llena otra vez de luto a la nación.

Es posible que este horrendo asesinato haya sido planificado por una mente malévola en las más altas jerarquías del poder, de esas que piensan que cualquier sangre derramada es justificable para mantener el proyecto de destrucción nacional.

Las muertes durante las jornadas de protestas que comenzaron el 1° de abril pretenden atemorizar al pueblo, que se ha declarado en desobediencia civil y está decidido a no abandonar las calles hasta lograr un cambio de gobierno, mientras que gran parte de la sociedad es presa del terror desplegado por la Guardia Nacional Bolivariana, la Policía Nacional Bolivariana, los escuadrones paramilitares conocidos como “colectivos” y los funcionarios armados hasta los dientes que se encargan con extrema crueldad de los allanamientos.

La cabeza vergonzosa de esos especímenes cabalga sobre los generales Vladimir Padrino López, Néstor Reverol y Benavides Torres, convertidos en peones de uno de los más serviles espectáculos jamás conocidos por los venezolanos.

A su manera, el régimen, para sobrevivirse a sí mismo, está centralizando el terror y la impunidad. Una represalia masiva como la ejecutada en los edificios multifamiliares Los Verdes, en El Paraíso, donde habitan más de 5.000 personas, a las que pretenden exponer como conspiradoras y subversivas, pone al descubierto un poder supremamente inmoral, lanzado al ruedo de la represión desaforada y que es capaz de todo tipo de vejámenes a la dignidad humana, de cometer las peores vilezas –incluso contra los animales–, de arrasar y destrozar los bienes y la propiedad de indefensos ciudadanos, que para defenderse solo cuentan con la certidumbre de su sufrimiento.

Un reclamo social.

Una vez que salgamos del narco-gobierno presidido por Nicolás Maduro habrá que analizar muy bien el destino que tendrá ese contaminado componente de la Guardia Nacional Bolivariana, integrado en gran parte por narcotraficantes, secuestradores, criminales y delincuentes de la peor ralea. El gobierno necesita a sus fanáticos e incondicionales, símbolos vivos de la violencia.

Después de la extinción política del “madurismo” hay que plantear entonces la misión que debe cumplir la GNB y cómo la va a cumplir; también de toda la Fuerza Armada Nacional, para adecuarla a los nuevos tiempos en los cuales no será concebible una conducta tan aberrante como la que viene arrastrando, para que tenga verdadera legitimidad de desempeño.

Una vez que la sociedad civil pueda redefinir la verdadera función que debe asumir la FANB, a través –incluso– de un referéndum consultivo, se irá desalojando todo ese odio estimulado por el resentimiento chavista en las líneas de pensamiento de muchos uniformados. La reestructuración a fondo del componente militar es una batalla trascendente que los civiles tenemos que comenzar porque es hoy un reclamo social.

 

Focus Belli – Legítima Insurrección por Tulio Álvarez – América 2.1 – 20 de Junio 2017

Unknown-1.jpegMuchos son los riesgos que está asumiendo cada ciudadano y, en general, el pueblo venezolano en esta coyuntura liberadora. Pero el objetivo final es la mejor justificación del grave riesgo. Como enseña la historia de los grandes conflictos de la humanidad, el triunfo está en función de la definición, el coraje, la tenacidad y, por qué no admitirlo, elementos fortuitos que dependen de la elección del momento oportuno. El azar moral está en la ejecución de una estrategia después de asegurar todos estos factores. Ahora bien, la incógnita: ¿Será que estamos bien encaminados? Leer más de esta entrada

Ahi viene el coco! por Eduardo Colmenares Finol – Junio 2017

Siempre se afirma, que en la política como en todo proceso social, termina imponiéndose la racionalidad. Se pudiera aseverar de igual forma, a la viceversa, que cuando en política se actúa en forma irracional se termina generando una crisis de consecuencias impredecibles. Cuando uno analiza lo que está ocurriendo en nuestro país en los últimos tiempos, concluye que este desastre, inducido por delincuentes desde un proyecto político descabellado, resulta tan irracional en su ejecutoria, especialmente desde que Maduro asumió la presidencia (Chávez tenía dinero y pueblo), que sencillamente es inviable y pronto debe llegar a su fin, por cuanto es rechazada por casi el 90% de la población. Aun así, convoca a una asamblea nacional constituyente “comunal”, autoproclamándose como el poder originario, por cuanto él sabe que no cuenta ni con pueblo ni con votos, cuando el 85% de la gente la objeta. El mensaje del régimen es claro: ganar tiempo y crear desesperanza en la resistencia de los venezolanos que desde hace dos meses mantienen al gobierno en jaque, anunciando: ¡ahí viene el coco de la cubanización definitiva del país, con Diosdado a la cabeza!, infiltrando un mensaje subliminal… esto representa el “triunfo definitivo del comunismo sobre la derecha burguesa”. Es verdad, piensan algunos…ellos siempre hacen lo que se proponen, sin importar lo que intentemos desde la oposición y por tanto abandonamos la lucha y salimos del país.

Empecemos por establecer quienes son las fuerzas del mal que tienen el control sobre el poder político contra el cual luchamos. Maduro es un comisario del Partido Comunista Cubano, nacido en Colombia y formado en Cuba, por tanto, Venezuela nunca ha sido su patria. Sus órdenes desde Cuba son continuar la obra iniciada por Chávez de conquistar, a cualquier precio, al país para el comunismo cubano, a sabiendas que el pueblo rechaza tal propuesta en una proporción del 87% y hoy solo cuenta con el apoyo de unas FANB prostituidas en el negocio del narcotráfico, encargadas de la administración de empresas estatales creadas con el fin de permitirles hacer negocios lucrativos en un sin número de actos de corrupción y en otorgarle todo tipo de ventajas en dádivas exclusivas. Y para más perversión entrenaron y prepararon a los cuerpos más repudiados y odiados por el pueblo para hacer el trabajo sucio, como son la GNB, PNB, SEBIN y los paramilitares tomados de la delincuencia común, como son los colectivos. Esas FANB son los que permiten todos las actos abusivos y anticonstitucionales de cuerpos como el tsj y el cne, en visible falta a su juramento como oficiales. En el fondo la guerra planteada es, por un lado, la SOCIEDAD CIVIL democrática, todos los días más fortalecida, contra la patota de la sociedad (o suciedad) militar cada día más debilitada. Pero, ¡OJO! ¡Como están desesperados con las conquistas logradas por resistencia pacífica de la SC en esta dura lucha! Ellos no cuentan ya con el sólido respaldo internacional de otros tiempos, ni cuentan con líderes, ni con reservas monetarias y han perdido el apoyo de sus antes leales servidores, entre ellos, algunos muy importantes como la Fiscal, dos diputados, varios magistrados y cada día se suman más oficiales de las FANB.

El respaldo internacional ha venido mermado por las constantes violaciones a los DD. HH y al orden constitucional, difundidos al mundo como consecuencias de las protestas del bravo pueblo venezolano. El dinero, despilfarrado por la ineptitud y carencias de moral y de conocimientos de los funcionarios del régimen, que lograron, entre sus hazañas más connotadas, llevar a la quiebra a la empresa petrolera con mayores reservas de crudo del planeta y alejar cualquier posibilidad de recuperar su producción y de aportar divisas al fisco, aun si los precios del crudo superaran los 100 US$ el barril, En otras palabras, no importa lo que intenten a esta altura del tiempo, NO hay forma de recuperar al país de la grave crisis que padecemos mientras ellos continúen en el poder.

Si de líderes hablamos, el PSUV lo conduce los personajes más rechazados y odiados de la historia política de Venezuela, Maduro, Cabello, Rodríguez, El Aissami y el refuerzo de última hora, el inefable Isaías Rodríguez, (todos cartuchos quemados, con edad promedio por encima de los cincuenta) sin ningún poder de convocatoria y ya sin bolsas CLAP que ofrecer, sino solo le quedan las armas y las amenazas directas de quitarles los pocos y disminuidos beneficios de misiones, hoy casi inexistentes. Entre los aspectos más positivos de esta guerra en la calle es que hemos descubierto, para satisfacción de los venezolanos, un tesoro raro en el mundo de hoy, como son líderes y jóvenes guerreros en todos los rincones del país que NO están dispuestos a dejarse quitar el país, que nos pertenece por derecho y por razón. Ahí han quedado héroes inmortales como Pernalete, Lander, Tinoco. Cañizares, etc. Más de 100 jóvenes asesinados desde el 2014 por los esbirros del régimen, pero hoy se encuentran en pie de guerra en la calle cientos de miles de héroes anónimos, dispuestos a morir por nuestro país y contra esa triste y macabra realidad, de defender la libertad exponiendo la vida, no hay nadie quien pueda. Y si a esta lista le sumamos líderes veteranos como Ramos Allup, Ledezma y Borges junto a jóvenes como Leopoldo, Capriles, María Corina y más juventud en Pizarro, Ceballos, Guevara, Requesens, Olivares, Mejías, Arellano, Smolansky, Paparoni, Goicoechea, González y pare Ud. de contar (formados, carismáticos y valientes, cuya edad promedio no supera los 30 años) no es entonces temerario concluir que nuestro liderazgo actual, unidos y coordinados en un solo propósito de derrotar a Maduro y sus generalotes, tendrá éxito si la sociedad civil sigue actuando en forma monolítica hasta que sea necesario, incorporando cada día nuevos autores del oeste de Caracas y de otras zonas del país, hoy defraudados por el fiasco revolucionario.

Frente a este escenario Maduro lanza la convocatoria a la “prostituyente” como último recurso político, para que desde un tsf y un cne bajo su control, ejecute con una premura inusitada, este burdo fraude inconstitucional para aglutinar sus pocos seguidores y a la vez crear desesperanza en la oposición. En mi modesta opinión este recurso debe resultar un bumerán para su causa y si llegara a darse, resultaría en un “parto anal” en que poca gente creería y respetaría y seguramente va a precipitar una salida de la dictadura, como fue el caso de Pinochet, de Pérez Jiménez y de Fujimori.

Es solo cuestión de tiempo, pero Maduro no podrá sobrevivir con las finanzas públicas en el suelo, con solo el apoyo del 15% de la población, con unas FANB que no parecieran en este momento ser tan incondicionales y un cne – tsj tan precario, frente a una oposición fortalecida por el chavismo disidente, ahora con el Ministerio Publico de su lado, una AN con los 2/3 de sus miembros, el apoyo internacional, el de la Iglesia y del 85% de la gente. ¡Es lo racional! ¿O todo este show es para mejorar su posición ante una salida negociada?

 

A %d blogueros les gusta esto: