elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Constitucion

Parlamento o autocracia por Rafael Gallegos – Informe21.com – 10 de Enero 2020

En 1933 el canciller Hitler quemó el Congreso de su país. Seguramente su diabólico colaborador Joseph Goebbels – el mismo que aplicó la nefasta receta de repetir las mentiras mil veces hasta convertirlas en verdades – le recomendó que ni de casualidad dijera que el incendio  fue provocado por ellos mismos. Hitler montó un teatro típico de los autócratas,  culpó a los comunistas y encontró un “culpable” al que aplicó la pena de muerte. Paralelamente presionó al anciano y debilitado Presidente Hindenburg y logró que éste emitiera un decreto que suspendía “hasta nuevo aviso” las libertades de prensa, reunión etc. por la situación de peligro existente. Así, acabó con la democracia alemana y comenzó su dictadura. Para mayor desfachatez el decreto rezaba en su título “para la protección del pueblo”. Y eso que los nazis tenían la primera mayoría en el Congreso. Es que los parlamentos le estorban a las a las dictaduras. Ah! y el “hasta nuevo aviso”, fue doce  años después, a la muerte de Hitler.

En Venezuela Juan Vicente Gómez disponía de un Congreso ideal para los dictadores. Lo había electo a dedo. Por ello 1929 cuando en un vergonzoso  discurso (para los aplaudidores) le propuso a sus “aguerridos” parlamentarios que no quería ser Presidente de la República, estos gritaban: no, no, no. Y dicen que algunos hacían puchero. Bueno está bien – continuó el dictador- pero me buscan uno que piense igualito “a yo” en todas las cosas. Sí, sí, gritaban ahora los parlamentarios. Seguían los pucheros; pero ahora eran de alegría. Así, les recomendó como presidente de Venezuela a Juan Bautista Pérez y siguió en Maracay como jefe del Ejército.  Un Congreso así es el ideal para los dictadores.

Ese mismo año, cuando  Rómulo Gallegos escribió Doña Bárbara, se la leyeron al Taita. Le gustó tanto que cuando llegó la noche Gómez hizo prender los faros de un carro para que le finalizaran la lectura. Quedó tan contento que le mandó a ofrecer  a Gallegos la senaduría (el propio dedo) por Apure. Dicen que Don Rómulo dubitó y su esposa Teotiste le dijo firmemente: nos vamos… y se fueron de Venezuela hasta la muerte del déspota. Una lección de dignidad.

Congresos como los de Gómez, sumisos, sin garganta e indignos, son los que fascinan a las dictaduras. Porque los parlamentos son lo más cercano a la voz del pueblo en las democracias. En USA sacaron a Nixon sin aviso y sin protesto, en Brasil a Dilma Rousseff. Y en Estados Unidos van por Trump. Y a ninguno de ellos se le ocurrió (o ha ocurrido)  por ejemplo mandar a golpear a los diputados con los militares para que no entren al hemiciclo como que si estuvieran en Trucutrulandia.

En 1948, cuando los militares tumbaron al insigne novelista Rómulo Gallegos, el valiente demócrata Valmore Rodríguez, presidente del Congreso Nacional,  trató de aplicar la Ley. En  Maracay se proclamó Presidente y nombró un gabinete de emergencia. Pero los golpistas no estaban para “leyecitas”. Don Valmore terminó encarcelado y murió en Chile en 1955.

En 1959 cuando Fidel Castro visitó a Venezuela, mi querido e inolvidable padre Rafael Gallegos Ortiz le preguntó al comandante que por qué no hacía elecciones si él arrasaría. La respuesta de Castro fue que bastaba un solo diputado que le echara broma para que él no pudiera lograr lo que quería. Estaba clarito en cómo estorban los parlamentarios dignos a los despotismos. Y una vez al Che – otro héroe de esta “revolución” “bolivariana”, un periodista en medio de una manifestación le preguntó por elecciones y su respuesta fue para qué si el pueblo ya habló ¿no ve la multitud? … clara manera de escurrir el bulto.

Claro, la revolución cubana si hace elecciones, con un solo partido, sin testigos de oposición porque está permitida y sacan el 99% de los votos. Jefes y modelos de nuestros “revolucionarios”. Ya se acercaron con la ANC donde lograron el milagro estadístico de sacar el 100% de los parlamentarios  con apenas el 20% de apoyo popular.

CINCO DE ENERO DE 2020

Sin leguleyismo, es decir sin discutir que en Venezuela el 5 de enero de este año el Presidente de la Asamblea Nacional fue electo con acta o sin acta, con quorum o sin quorum, violando el reglamento o no, o que si Guaidó entró o no entró… sin leguleyismo… ¿Puede ser válida una elección donde los militares reprimen a los parlamentarios y no dejan entrar a muchos de ellos?

Este solo hecho hace que ese acto sea digno (más bien indigno) de ocupar un sitial en  “La historia universal de la infamia”, de Jorge Luis Borges.

¿Qué opinaría usted si eso sucediera en Suiza, o en Suecia, o en Chile, o Costa Rica? La verdad es que da pena ajena. Tanto que países “panas” de la “revolución”; pero democráticos como Argentina, México y Uruguay, inmediatamente denunciaron el hecho y se desligaron del régimen. Y ya las Academias, la Conferencia Episcopal, la Gente del Petróleo y muchas otras organizaciones de incuestionable talante democrático han rechazado tamaño desaguisado.

Y ahora los voceros del gobierno tratan de explicar lo inexplicable. Pero ni Goebbels, ni sus hijos de la Stasi alemana o sus nietos del G2 cubano podrían  justificar como democrático  que los militares agredan a los parlamentarios y no los dejen cumplir su trabajo. Te pareces tanto a mí le podrían cantar un grupo de autócratas cantores integrado por Hitler, Fidel, y Gómez entre muchos otros.

No aclaren que oscurecen.

LA CONSTITUCIÓN SIRVE PARA TODO

El 24 de enero de 1848 el Congreso venezolano discutía enjuiciar al presidente José Tadeo Monagas. El ministro Sanabria estaba allí entregando Memoria y Cuenta. Se corrió la voz (¿quién la correría?) que al ministro lo habían asesinado. Aparecieron las turbas liberales (¿quién las mandaría?) y asesinaron a cuatro diputados(¿quién los dejaría?). Al día siguiente, Monagas quería enderezar el entuerto y ofreció soluciones que sus asesores le dijeron que no iban en línea con la Constitución. “La Constitución sirve para todo” fue su respuesta. Digna de los autócratas de todos los tiempos.

Obligaron a los diputados a reunirse nuevamente como si nada. Casi todos  fueron, de lo más mansitos. Desde ese día Venezuela tuvo dóciles  parlamentos  que no parlaban, por muchos años. Hasta que llegó la Democracia.

Sin embargo Fermín Toro, el gran Fermín Toro, no asistió. Los funcionarios del régimen se trasladaron a su casa para reclamarle en tono amenazador. Su respuesta pasa a la historia como una gran lección de dignidad: “Díganle al presidente Monagas que mi cadáver puede ser llevado; pero que Fermín Toro no se prostituye.”

Y Juan Guaidó tampoco, ni los cien diputados.

.

El juez: destructor del Estado democrático – Editorial El Nacional – 12 de Enero 2020

La destrucción del Estado democrático es un modelo deliberado y planificado, fundado en una espeluznante contradicción: usar a jueces enemigos del Estado de Derecho, para destruir sus instituciones y hacer del sistema judicial un instrumento para garantizar un estatuto de impunidad para los comunistas y mantenerlos en el poder de forma indefinida.

Ese modelo, gestado y configurado por abogados españoles y cubanos, llamado “Nuevo Paradigma Constitucional”, no solo se ha ensayado con éxito en Venezuela y Nicaragua, sino que avanzó en Ecuador y Bolivia. En estos dos últimos países, por fortuna de sus respectivos procesos políticos, distintos hechos lograron detener lo que se intentaba y han retornado al camino del Estado democrático. Ese Nuevo Paradigma Constitucional es el marco conceptual que el nuevo gobierno se propone instaurar en España.

Allan Brewer Carías, eminente jurista venezolano, que el pasado mes de noviembre recibió un homenaje internacional en Madrid, publicó en 2018 un libro fundamental e imprescindible para la comprensión de cómo opera el modelo: “La justicia constitucional, la demolición del Estado democrático en Venezuela, en nombre de un ‘nuevo constitucionalismo’, y una tesis ‘secreta’ de doctorado en la Universidad de Zaragoza”.

La tesis “secreta” a la que se refiere Brewer Carías, merecería un artículo entero y específico dedicado al caso, que intentara dar cuenta de todos los extraños asuntos que concurren en ella. Aunque no es el propósito de este artículo, adelantaré algunos de sus posibles titulares: Uno. La tesis “secreta” es de Gladys Gutiérrez Alvarado, miembro de la Sala Constitucional del ilegítimo e ilegal Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela. Dos. La habría realizado (?), de forma simultánea a las tareas de demolición del Estado de Derecho, en las que ha participado. Tres: entre los jurados de la tesis, Juan Carlos Monedero. No creo que sea necesario agregar una sola palabra al respecto. Cuatro: Con argumentos infundados y falsos, la tesis es “secreta”: viola el principio esencial del conocimiento, que consiste en ser compartido en beneficio de su posible utilidad académica.

El núcleo de este Nuevo Paradigma Constitucional  supone la negación del Estado de Derecho. Consiste en instaurar un estado de cosas, donde el sistema judicial se convierte en un instrumento del poder político. En un instrumento de sometimiento de la sociedad, de forma particular, de quienes disienten. El Nuevo Paradigma Constitucional convierte a los adversarios en enemigos a los que hay que perseguir, apresar, torturar y matar. Un resultado inequívoco de esto es la impunidad: lanzan a un detenido desde un octavo piso y no hay consecuencias.

Su catálogo de prácticas y usos retóricos es muy amplio: relativizar los hechos; demonizar el derecho: llamarlo “derecho liberal”; tomar decisiones para legitimar las acciones ilegales del poder; introducir, de forma sistemática, perturbaciones o vocablos ajenos al derecho, para deformar sus contenidos; invocar supuestos paradigmas, como la voz del pueblo, el interés supremo de la humanidad, el bien colectivo como superior e indiscutible sobre el bien individual. Uno de sus recursos más falaces, es el que consiste en violar la ley como exigencia del pueblo o de la mayoría.

El procedimiento utilizado en Venezuela puede resultar revelador, también a lectores de otros países: se crearon situaciones de excepcionalidad legal, que le permitieron al régimen violar la Constitución y las leyes, pervertir el funcionamiento de las instituciones, y, quizás uno de los elementos más importantes, sustituir a los jueces de carrera por jueces provisionales, personas sin las suficientes credenciales profesionales y académicas, militantes o simpatizantes de los partidos del poder, que no tomaron decisiones fundadas en el corpus legal vigente, sino que recibían órdenes de los comisarios políticos encargados de tales funciones. En una frase: crear un nuevo estado de cosas, ajeno a la legalidad, que facilite alcanzar objetivos políticos, al costo que sea.

En dos décadas se destruyó el sistema de controles de los poderes públicos. Se liquidaron los fundamentos de la democracia representativa. Se debilitaron o desconocieron derechos fundamentales como la propiedad privada, el trabajo, la libertad de expresión, de pensamiento y opinión. Se estatizaron ámbitos y funciones que pertenecían al conjunto de la sociedad. Se crearon mecanismos que destruyeron el Estado social, para imponer prácticas como subsidios, regalos y otros beneficios, con el objetivo de implantar un vasto sistema social de dependencias.

Decisiones medulares, fueron despojadas de sustentabilidad jurídica, para que las mismas pasaran al control de políticos. Fueron demolidos: el principio democrático de la representatividad; el de representación proporcional; fueron inhabilitados centenares de políticos y funcionarios elegidos por el voto, sin justificación alguna; se revocó el mandato popular; se arrebató el derecho de ejercer funciones; jueces usurparon funciones del Poder Legislativo; se negó el principio de participación a los ciudadanos; se impidió la realización de procesos electorales pautados en la ley; se han destruido derechos políticos; se confiscaron los derechos de autonomía de los partidos políticos; se prohibió el financiamiento de los partidos políticos; se impidió a partidos políticos participar en procesos electorales; se secuestró el derecho de manifestar; se violó la Constitución al permitir y estimular el proselitismo político en el seno de la Fuerza Armada; se impuso un gobierno (el de Maduro, tras la muerte de Chávez), violando abiertamente la Constitución; se nombró un presidente que no había elegido con votos; se denegó el derecho de las víctimas de varios fraudes electorales; se secuestró el Poder Electoral para impedir la realización de elecciones libres y transparentes; se instauró una asamblea nacional constituyente, que es ilegal, ilegítima, fraudulenta y usurpadora.

De todo esto y más, trata el Nuevo Paradigma Constitucional que promueven los comunistas, cuyos primeros pasos ya se escuchan en España.

La defensa de la Asamblea Nacional por Fernando Mires – Blog Polis – 8 de Enero 2020

 

El 07.01.2020 parlamentarios de la oposición -los llamados cien- recuperaron la AN después del golpe que intentó perpetrar el gobierno al parlamento ese aciago 5-1. La entrada triunfal de los parlamentarios encabezados por Juan Guaidó, visto más allá de toda euforia y épica, fue un triunfo del principio constitucional.
Sin negar en ningún momento el coraje de los parlamentarios, la recuperación de la AN no fue el resultado de una batalla entre el pueblo y las tropas del gobierno. Quienes quieran ver en los acontecimientos del 7-1 un símil venezolano de la Toma de la Bastilla o de la ocupación del Palacio de Invierno, se equivocan. La recuperación de la casa parlamentaria fue posible -hay que decirlo de una vez- solo porque el gobierno decidió retirar las tropas que bloqueaban la entrada al recinto.
Antes de inquerir acerca de por qué el gobierno permitió la entrada de los parlamentarios, cabe preguntarnos sobre las razones por las cuales el régimen intentó dar ese, a primera vista, absurdo “golpe de parlamento”. Sin embargo, tomando en cuenta que los entretelones de los debates al interior del chavismo solo los conocen los chavistas, nos será únicamente posible abordar ese tema a partir de hipótesis. Una de ellas nos dice que el ejecutivo decidió pasar a la ofensiva en un momento en el cual la oposición ya no podía ocultar fracturas internas, en el que la popularidad de Guaidó amainaba, y en el que la opinión internacional estaba concentrada en sucesos que pueden llevar a una escalada mundial. La plausibilidad de esa hipótesis aumenta si consideramos que el régimen razona en términos más militares que políticos.
La AN para Maduro y los suyos no es el lugar del debate y de las leyes sino un campo de lucha que hay que arrebatar al enemigo. Visto así, el gobierno habría intentado poner término a la “dualidad de poderes” que se da entre el ejecutivo y el legislativo. Una segunda hipótesis es que Maduro intentó demostrar que la existencia de la AN depende de su voluntad. Y una tercera podría ser que al interior del gobierno subsiste una pugna entre duros y durísimos. En cualquier caso, las tres hipótesis no se contradicen entre sí.
Usando la misma lógica hipotética debemos responder a otra pregunta clave: ¿Por qué Maduro reculó y permitió que la AN funcionara bajo la directiva encabezada por su presidente, Juan Guaidó?
Dejando de lado opiniones triunfalistas – la presión popular, los drones de Trump, supuestas voces rebeldes en el ejército y la infaltable “comunidad internacional” formada por 50 países- lo cierto es que hasta Maduro puede haber entendido que la imagen que proyectaba Venezuela hacia el mundo era, por decir lo menos, grotesca: Dos gobiernos, uno con el poder de las armas y otro simbólico, y tres asambleas, la AN de Guaidó, la de la hoja de Parra y la írrita Constituyente.
Por cierto, Maduro ha demostrado que la imagen internacional no le importa demasiado. No obstante, astuto como es, debe haber entendido que en América Latina comienzan a soplar vientos más favorables a su gestión. Dos gobiernos ya indican un leve cambio de rumbo: El de Argentina y el de México. A ello hay que agregar que en Bolivia el MAS, pese a la huida de Evo, sigue siendo el partido mayoritario, que Duque y sobre todo Piñera se defienden frente a muy activas oposiciones y que incluso en el Brasil de Bolsonaro aparece una fuerte recuperación del lulismo. En este contexto, la formación del Grupo de Puebla, una alternativa de izquierda al Grupo de Lima, abre nuevas opciones a Maduro después del desaparecimiento del ALBA. Puedo imaginar sin problemas un telefonazo de Alberto Fernández a Maduro diciéndole: “Estamos dispuestos a bajar la presión en tu contra, pero no nos las pongas tan difícil”.
Dicho en breve: las condiciones internacionales ya no son tan desfavorables a Maduro como sí lo fueron en los días en que tuvo lugar la mítica juramentación de Guaidó. Si a ello agregamos la conformación del nuevo gobierno de España -tradicional nexo entre Europa y América Latina – Maduro puede respirar con cierta tranquilidad.
EE UU – a cuyo gobierno la oposición parece haber cedido la conducción política – no va a crear un incendio en América Latina antes de apagar el del Medio Oriente y para eso falta mucho. Las FANB seguirán siendo leales mientras Maduro cumpla con algunas formas mínimas. Y ante una oposición sin ruta, sin estrategia, y por eso mismo dividida, Maduro podría hacerse hasta de la AN – con el regocijo de los abstencionistas de la oposición- cuando decida convocar a las parlamentarias pautadas para el 2020. Todo eso puede suceder si la oposición -como ha sido su inveterada costumbre- no aprende de las lecciones que dejaron los días 5 y 7 de enero.
La primera de todas las lecciones indica claramente que el único bastión que la oposición posee por el momento es la AN. Por lo menos es el que más preocupa a Maduro en su proyecto destinado a hacerse del poder total. Por lo mismo, si la persona de Guaidó para él es una amenaza, lo es porque es presidente de la AN y no porque sea el presidente simbólico del país. Luego, para Maduro el problema no es derrocar a Guaidó de una presidencia inexistente, sino de la presidencia de la AN, la que sí es muy existente y muy real. Por lo mismo, no se trata de un conflicto Maduro- Guaidó sino de uno que se da entre un gobierno autoritario o neo-dictadura en contra de la institución más representativa del poder ciudadano, la AN. Y al llegar a este punto cabe preguntarse ¿Por qué la AN?
Desde el punto de vista constitucional la AN es un poder del estado puesto al mismo nivel del ejecutivo, cuya función es debatir y promulgar las leyes que rigen la nación. Desde el punto de vista político es, o ha llegado a ser, la representación institucional de la oposición (cada vez menos) unida. Todo indica entonces que, para defender a la AN no hay otra vía sino la constitucional. O dicho así: la defensa de la Constitución pasa por la defensa de la AN. Y a la inversa: la defensa de la AN pasa por la defensa de la Constitución. AN y Constitución están indisolublemente unidas. Salirse de la Constitución, como ya sucedió a la oposición el nefasto 30-A, es el mejor camino para facilitar la vía anti-constitucional de Maduro. Así como el “carmonazo” de 2002 fortaleció las posiciones de Chávez, el “carlotazo” de 2019 fortaleció las de Maduro.
La lección más importante del 7-E fue que la lucha tuvo lugar en defensa del principio constitucional. En ese punto hubo un cierto asomo de la ruta de la cual se descarriló la oposición a partir del 20-M. Hasta antes de esa nefasta fecha, la ruta constitucional, electoral, pacífica y democrática, había permitido avanzar a la oposición de modo ascendente, hasta llegar a ese 6-D que dio origen a la actual AN. Y bien, de esos cuatro puntos cardinales, el principal es el primero. De la misma manera que en los diez mandamientos de la religión cristiana, el primero (amar a Dios por sobre todas las cosas) contiene a los nueve restantes, en los cuatro puntos cardinales de la oposición, el referente a la constitucionalidad contiene a los demás.
Desde el 20-M la Constitución ha sufrido no solo por los actos del régimen sino también por los de la oposición. La abstención del 20-M llevó a la destrucción de la unidad electoral organizada en la MUD. Rechazada la vía electoral fue juramentado el 23-01 un presidente simbólico que levantó una tesis insurreccional sin tener los medios para llevarla a cabo (fin de la usurpación) El “cucutazo” del 23-F fue el primer intento por desatar una insurrección fuera del margen constitucional. El 30-A fue instigada una sublevación militar sin militares (“carlotazo”) otra vez al margen de la Constitución. El golpe al parlamento intentado por Maduro el 5-E fue, a su vez, una respuesta anticonstitucional en el marco de una lucha ya planteada por la oposición fuera de la Constitución. El 7-E, después de mucho tiempo, la oposición, al luchar por la rehabilitación de la Asamblea, volvió al cauce constitucional. Si Guaidó salió fortalecido de esa lucha – el futuro lo dirá – fue por haber asumido la defensa de la Constitución a la cual pertenece la AN.
El mismo Guaidó anunció estar dispuesto a corregir errores y a la vez desligarse de sus obligaciones partidarias. Pero a renglón seguido anunció el inicio de la lucha por elecciones presidenciales. Elecciones que no solo no están pautadas en la Constitución sino que, además, ni Guaidó, ni la AN, ni la oposición, cuentan con medios para imponerlas, toda vez que esas elecciones pasan por la renuncia o por la caída de Maduro. Con esas palabras Guaidó no hizo otra cosa sino vaciar el mismo vino del fracaso en nuevos odres. El mismo mantra anterior, pero escrito con otras letras.
Si hay que defender a la AN hay que hacerlo con votos. No hay otra alternativa. Como escribiera el 6 de abril mi estimada colega Nelly Arenas en un tuit que le nació del alma: “No podemos permitir que nos quiten la AN. Lo ocurrido ayer obliga, sin demora, a retomar el camino electoral contra viento y marea. El voto es el arma principal de los civiles“.
Suscribo cada una de esas palabras. Esa es la lección. Esa debería ser la tarea.

Comunicado de la Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana – 8 de Enero 2020

32453892_1694170970620096_9139647155567329280_o.png
COMUNICADO

El pasado 5 de enero tuvo lugar en Caracas un hecho bochornoso que, además de romper la serenidad del tiempo navideño, ha vuelto a sembrar en el ánimo de los venezolanos motivos para la desesperanza y un mayor sentido de indefensión. También este martes 7 el pueblo venezolano fue testigo de un nuevo abuso de poder, cuando órganos militares, conjuntamente con grupos civiles afectos al gobierno, trataron de impedir la entrada de los diputados legítimamente elegidos por el pueblo a los recintos de la Asamblea Nacional para cumplir con su trabajo legislativo, lo que implica un secuestro más de una institución democrática.

Ante estos hechos, movidos por nuestra tarea de pastores, servidores del pueblo al que nos honra pertenecer, señalamos lo siguiente:

1. Se trata de una nueva manifestación de la ideología totalitaria de quienes detentan el poder político. Han promovido y amparado el desconocimiento de la autonomía de la legítima Asamblea Nacional; y, a la vez, pretenden reconocer una directiva elegida írritamente contra toda legalidad constitucional.

2. Es lamentable que un grupo de parlamentarios de oposición se haya prestado para ello. No conocemos los intereses ocultos que pueda haber detrás de sus acciones. Se trata de un duro golpe a la institucionalidad del Estado. Hoy todo se dirige al poder, a posesionarse, a cubrir espacios y no a generar procesos en bien de la sociedad.

3. Preocupa enormemente que algunos miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, rompiendo lo estipulado en las normas vigentes, hayan actuado con signos de violencia en contra de algunos diputados. Elevamos nuestra voz para decirles a todos sus miembros: ¡En el nombre de Dios pónganse del lado verdadero de la Constitución y del pueblo al que pertenecen y juraron defender!

4. Rechazamos lo ocurrido; y, como ciudadanos venezolanos que prestamos nuestro servicio pastoral al pueblo, exigimos se respete la legitimidad de la Asamblea Nacional. Como lo hemos manifestado en diversas oportunidades, la única institución política y de poder público que goza de legitimidad es la Asamblea Nacional elegida por el pueblo venezolano en el año 2015. Es ella, la que aplicando lo estipulado en su normativa y procedimientos legales, elige su Directiva y a los miembros de sus comisiones. Por los eventos ocurridos, en esta oportunidad tuvo que elegir a su Directiva legítima fuera del Hemiciclo del Palacio Legislativo

6. Como Pastores al servicio de todos los venezolanos pedimos que se actúe mirando el bien común del pueblo, golpeado por una profunda crisis que manifiesta el menosprecio a su dignidad, respetando a la vez la Constitución y sus principios democráticos. Asimismo pedimos a quienes han sido protagonistas de los bochornosos hechos que atropellan la convivencia y paz ciudadanas, que rectifiquen y se dejen guiar por los principios éticos y su recta conciencia.

Con nuestra bendición y oración por Venezuela.

En Caracas 8 de enero 2020.

+José Luis Azuaje Ayala
Arzobispo de Maracaibo
Presidente de la CEV

+Mario Moronta Rodríguez
Obispo de San Cristóbal
1° Vicepresidente de la CEV

+Raúl Biord Castillo
Obispo de La Guaira
2° Vicepresidente de la CEV

+José Trinidad Fernández Angulo
Obispo Auxiliar de Caracas
Secretario General de la CEV

32453892_1694170970620096_9139647155567329280_o.png

Un vergonzoso golpe de Estado por  Fernando Ochoa Antich – El Nacional – 6 de Enero 2020

images

El golpe  de Estado que acaba de ocurrir en el Palacio Legislativo, no en la Asamblea Nacional, debe movilizar la conciencia de nuestro pueblo y la acción de la comunidad internacional. El mundo debe conocer que el quórum no se constituyó legalmente. La Guardia Nacional, para vergüenza de sus jefes, impidió el acceso de los diputados de oposición, de manera tal que fueran ingresando en pequeños grupos, para considerar que había quórum en el momento que les convenía para elegir esa supuesta e írrita directiva.

De todas maneras, este brutal atropello a la Constitución Nacional va a tener graves consecuencias: se incrementará el rechazo al régimen madurista, tanto nacional como internacionalmente. a niveles insostenibles. De todas maneras, estoy seguro de que la  mayoría de la Asamblea Nacional se reunirá, deben de estarlo haciendo en algún sitio apropiado para establecer el legítimo quórum y realizar la correspondiente  sesión, convocada constitucionalmente, para elegir a la nueva directiva de la Asamblea Nacional. Esta legítima directiva será realmente reconocida por el pueblo venezolano y  la comunidad internacional. En conclusión, ante la certeza de la derrota, el chavismo quiso maniobrar pero creo que no pasará de lo que antes se llamaban fuegos fatuos.

Le hago un llamado a mis compañeros de armas para que, con firmeza y patriotismo,  hagan respetar la Constitución Nacional y el Estado de Derecho. La Fuerza Armada Nacional no se merece que la utilicen para realizar una maniobra, como la que acaba de ocurrir, tan contraria a sus propios valores morales. Si sus jefes no rechazan tan vergonzosos hechos, perderán toda autoridad moral sobre sus subalternos. En la historia, hechos como este siempre han tenido consecuencias: conducen a la violencia.

Comunicado Oficina del Despacho de la Presidencia Encargada – 5 de Enero 2019

Los esfuerzos por secuestrar al Tribunal venezolano y los turbios propósitos detrás por Orlando Avendaño – 17 de Diciembre 2019

Chantajes, extorsiones y promesas. Todo de cara a enero con la intención de construir la cohabitación con el chavismo y levantar algunas sanciones

El actual presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, Miguel Ángel Martín, quien enfrenta un intento de golpe de Estado en la Corte.

Hace unos años, cuando Raúl Gorrín aún podía entrar a Estados Unidos, se reunió en una lujosa isla privada con Carlos Mendez, el empresario venezolano que hoy es uno de los propietarios del medio EVTV Miami. Otro de los accionistas de EVTV Miami, quien en el 2015 aparecía como director principal del medio según el documento constitutivo de la empresa, es Antonio Marval, hoy magistrado del legítimo Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en el exilio. Tanto Marval como Mendez, con EVTV, son acusados de estar detrás, junto a otros factores políticos, de una maniobra para secuestrar el Tribunal Supremo de Justicia en el exilio y ponerlo a disposición de partidos.

Varios magistrados y otras fuentes denunciaron al PanAm Post los esfuerzos y las operaciones políticas para hacerse del Tribunal, reemplazar a su presidente, Miguel Ángel Martín; y evitar que la legítima institución se convierta en un obstáculo en las próximas semanas, que serán claves para construir la cohabitación con el chavismo.

Los proyectos

En julio de 2017, luego de presiones por parte de la sociedad civil a partir de un plebiscito en el que se acordó la renovación de las instituciones, la Asamblea Nacional de Venezuela juramentó a 33 magistrados que pasaron a conformar el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela. Una feroz persecución del chavismo los llevó al exilio. Gracias al respaldo de instituciones como la Organización de Estados Americanos o el Congreso colombiano, el Tribunal se pudo establecer en el destierro y capitaneó una cruzada por imponer justicia.

Bajo la presidencia de Miguel Ángel Martín se impulsó el antejuicio de mérito contra Nicolás Maduro, se acompañó la presidencia interina de Juan Guaidó y se puso sobre la mesa la discusión sobre la asistencia militar de otra nación para liberar a Venezuela. «El Tribunal Supremo de Justicia exhorta la conformación de una coalición militar internacional en misión de paz para ejecutar canal humanitario», se lee en un tuit de la Corte de febrero de este año.

Sin embargo, como cuatro magistrados del Tribunal denunciaron a este medio, Miguel Ángel Martín se ha vuelto incómodo para los partidos opositores de Venezuela porque no logran controlarlo. En concreto, Martín y los magistrados que lo apoyan no son una herramienta de los partidos políticos.

Debido a su presidencia indómita, ahora que se vence el período de Martín, los partidos y algunas facciones políticas están buscando imponer a Antonio Marval como cabeza de la junta directiva del Tribunal Supremo de Justicia para el próximo período de dos años.

Según denunciaron cuatro fuentes legislativas al PanAm Post (dos, militantes del partido Acción Democrática; y las otras dos, diputados de otros partidos opositores), los esfuerzos se deben a la urgencia de tener dominado al Tribunal —que hasta ahora ha sido una institución rebelde—, en enero, cuando se tenga que votar la nueva junta directiva del Parlamento y, por lo tanto, la continuidad o no de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

De acuerdo con uno de los diputados de Acción Democrática y el de otro partido perteneciente al G4, se maneja el proyecto de una articulación entre el Tribunal en el exilio y el ilegítimo, que dirige el chavista Maikel Moreno, para avalar una eventual presidencia de Henry Ramos Allup en el Parlamento. Según dijeron bajo condición de anonimato ambos diputados al PanAm Post, «el Tribunal de Maikel Moreno estaría dispuesto a reconocer a la Asamblea Nacional opositora y levantar el desacato con una presidencia de Henry Ramos Allup». «Esto lo haría en sintonía con el Tribunal en el exilio, obviamente bajo la presidencia de Antonio Marval. Por eso necesitan sacar a Martín», aseguró el diputado de Acción Democrática, cuya versión coincide con la del miembro del otro partido. Sin embargo, aunque la narrativa es similar, el otro diputado de Acción Democrática aseguró al PanAm Post que no solo se contempla el nombre de Henry Ramos Allup; también está el de Edgar Zambrano. «Edgar también sería el hombre que lograría que levanten el desacato», dijo, «y son ficticias esas supuestas fricciones entre él y Ramos Allup. De hecho, su presidencia podría contar con el impulso de Ramos Allup».

El cuarto diputado consultado aseguró no estar al tanto de este proyecto; sin embargo, dijo al PanAm Post que los esfuerzos por quitarle el Tribunal Supremo de Justicia a Miguel Ángel Martín son para poder utilizar a esta institución, reconocida también por el Gobierno de Estados Unidos, como herramienta para cabildear a favor del levantamiento de las sanciones contra individuos vinculados al régimen de Nicolás Maduro. La fuente mencionó con insistencia el nombre de Raúl Gorrín. Esto último tiene relación con lo denunciado al PanAm Post por el diputado de Acción Democrática, ya que, según dijo, es un individuo el que está tanteando a los otros diputados para saber si estarían dispuestos a apoyar la candidatura de Henry Ramos Allup como presidente, nuevamente, del Parlamento: el diputado de Primero Justicia, José Gregorio Correa.

En mayo de este año, una fuente anónima que trabajó en Globovisión dijo a la periodista de El Pitazo, Andrea Tosta, que desde que Raúl Gorrín compró el canal, varios líderes opositores, como María Corina Machado o Juan Guaidó, habían sido vetados en el medio; sin embargo, «no toda la oposición está vetada en el canal 11». La fuente dijo a El Pitazo que «Henry Ramos Allup y José Gregorio Correa tienen muy buena relación» con Raúl Gorrín. Ya antes, el magistrado del ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia chavista que logró huir de Venezuela, Christian Zerpa, había dicho al Diario Las Américas que «José Gregorio Correa está en la nómina de Gorrín y ha impulsado acercamientos entre Gorrín con otros sectores de la oposición como Acción Democrática».

De izquierda a derecha: el periodista Eduardo Rodríguez, Raúl Gorrín, el diputado Francisco Sucre y el diputado José Gregorio Correa.

Dos magistrados consultados, que viven actualmente en Estados Unidos, dijeron estar al tanto de la intención de utilizar al Tribunal de Justicia para cabildear a favor de individuos sancionados. De hecho, según denunciaron al PanAm Post, «ya se nos han acercado para ver la posibilidad de que mediemos por el levantamiento de las sanciones».

Lo anterior son los propósitos. Es un plan que se busca armar y, para ello, se han invertido meses de viajes, llamadas telefónicas, presiones e injerencia de una institución en otra para lograr tener el control del Tribunal Supremo de Justicia y apartar el obstáculo que representan Miguel Ángel Martín, sus relaciones con Luis Almagro y el Gobierno de Colombia. Los esfuerzos por construir la cohabitación son muchos. Desde comunicacionales, con un medio miamense a la cabeza, hasta políticos, con dos diputados dirigiendo el asedio.

Los esfuerzos

El dos de diciembre el primer medio en anunciar la supuesta designación de Marval como nuevo presidente del TSJ fue EVTV Miami. Con un tuit, empezaron a armar la narrativa:

EVTV Miami@EVTVMiami

Magistrado @tonymarval elegido como nuevo presidente del @TSJ_Legitimo que se encuentra en el exilio, período 2019-2021. Como 1er vicepresidente Pedro Troconis, 2do Vicepdte Domingo Salgado; Cioly Zambrano y Rubén Carrillo, directores .

Ver imagen en Twitter

Sin embargo, su designación es ilegítima. Se trata, de hecho, de una «autoproclamacion». El magistrado del Tribunal, Gustavo Sosa, explicó al PanAm Post que Marval no contó con el quórum para que la plenaria iniciara y, por lo tanto, para que se votara la conformación de la nueva junta directiva de la Corte. «El quórum para instalar la plenaria, como lo define la ley, es de 17 magistrados. Ese día, entre los que estaban presentes y por Skype, solo hubo 14. Tiene que haber la instalación. Si no hay instalación, no hay plenaria. Si no hay plenaria, no puede haber ningún tipo de decisión sobre ningún asunto. No pudo haberse dado la votación», dijo Sosa al PanAm Post.

Al ser consultado, Antonio Marval defendió su designación y aseguró que es legítima. «Trece magistrados de 25 votamos para hacer cumplir el derecho y las previsiones contenidas en el artículo 23 del Reglamento interno del TSJ (…) No me autoproclamé. Fui electo. Tengo derecho a elegir y ser elegido. Era la tercera convocatoria a plenaria. Los que responsablemente asistimos a todas, ahora somos descalificados por un grupo cuyo origen es conocido», dijo al PanAm Post.

También, aseveró: «El lapso de duración de la junta directiva saliente estaba vencido. Nos correspondía dar el ejemplo de apego a la Constitución y a las leyes».

Sin embargo, aunque Marval ahora insiste en que sí hubo quórum y que trece magistrados se presentaron a la plenaria y votaron, en una entrevista a EVTV, del 15 de noviembre, él mismo reconoce que ese día no se pudo votar la designación de la junta directiva porque no hubo el quórum reglamentario de «17 magistrados».

El día de la autoproclamación de Marval se intentaba por tercera vez la instalación de la plenaria para la designación de la nueva junta directiva. Los magistrados que se oponían a Marval habían decidido no prestarse para el quórum y, por lo tanto, dilatar lo más posible la instalación de una plenaria en la que se votara la junta directiva. Pero el tiempo no estaba a favor de Miguel Ángel Martín. Sin contar con recursos o la influencia política de los partidos, para Martín era cada vez más difícil mantener el apoyo de unos magistrados que diariamente eran sometidos a presiones y chantajes. Los del otro bando gozaban, no solo de intensidad, sino de muchos más recursos.

En una carta privada con fecha 19 de octubre de este año, Antonio Marval anunciaba a los magistrados su candidatura a la presidencia del Tribunal. Lo hacía en un texto cuyo propósito inicial, de hecho, no era ese; sino «hacer de su conocimiento información cierta referente a la tramitación de finanzas para el Tribunal». En la misiva, que se hizo pública por filtraciones, Marval se ufanaba de su relación con el presidente Juan Guaidó y sugería que, por ella, lograría brindarle ayuda económica a los magistrados.

«El requerimiento de los fondos necesarios para la operatividad y financiamiento de nuestra instancia judicial fue presentado al presidente Guaidó (…) La estructura de gastos fue recibida por la máxima autoridad del Ejecutivo para que estuviera en cuenta de las necesidades del Tribunal (…) En estos momentos, en que el legítimo Poder Ejecutivo está trabajando en el proyecto del Plan País como acción para implementar el cese de la usurpación, consideramos importante que dentro de ese trabajo estemos incluidos como integrantes del máximo órgano judicial». Todo lo anterior lo dice Marval para, luego, anunciar: «Con lo expuesto anteriormente y en espera de una respuesta por parte de nuestro presidente, quiero agregar y hacer pública mi aspiración a la presidencia del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela».

Antonio Marval también dice a los demás magistrados: «Siempre he tenido como norte la búsqueda de soluciones para la totalidad de los magistrados, considerando que debemos ayudarnos mutuamente, pues el problema de un magistrado debe ser el problema de todos».

Por último, subraya que «este gran grupo de magistrados ha vivido en emergencia desde que tuvimos que salir de nuestro país en la forma abrupta e inesperada en que lo hicimos». Y en este punto tiene razón. Hoy gran parte de los magistrados del Tribunal se bandea entre lavar platos, hacer de repartidores o conductores de Uber. La situación es dramática. En consecuencia, es una oportunidad para quien pueda ofrecer un mayor flujo de recursos que Miguel Ángel Martín.

El chantaje de la carta privada sería solo un primer y bastante inocente esfuerzo. El bautizo de una operación amplia y agresiva a la que se sumarían los diputados Luis Florido, ahora de Un Nuevo Tiempo pero exmilitante de Voluntad Popular; y Sonia Medina, de la tolda naranja.

Luego del acto de autoproclamación de Marval, 11 magistrados enviaron una carta al presidente Juan Guaidó aclarándole que la designación de la junta directiva se había hecho «violando de manera flagrante las disposiciones legales y reglamentarias que rigen nuestro funcionamiento». En esa misma carta, con fecha 7 de diciembre, los magistrados denunciaron injerencia en el Tribunal Supremo de Justicia: «Rechazamos la intervención de terceros que vulneran los postulados de la independencia del Poder Judicial, prevista en los artículos 136 y 245 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela».

En concreto, según aseguraron cuatro magistrados al PanAm Post, la carta se refería a la intromisión del Poder Legislativo en los asuntos del Poder Judicial. Diputados tratando de persuadir a magistrados.

Ya en el PanAm Post habíamos hecho pública la información sobre un almuerzo que hubo en Bogotá el 10 de octubre de 2017 en el que el diputado de Acción Democrática, Edgar Zambrano, se reunió con los entonces magistrados Gonzalo Oliveros, Gonzalo Álvarez y Alejandro Rebolledo (los tres renunciaron); y con los magistrados Evelyna D’Apollo, Rafael Ortega, José Luis Rodríguez y Rubén Carrillo. En ese almuerzo Edgar Zambrano, junto al magistrado Rebolledo, trataron de disuadir a los demás magistrados de conformar el Tribunal Supremo de Justicia y les insinuaron que ellos podían asistirlos económicamente. Se trataba de una primera gran injerencia del Legislativo en los asuntos del Tribunal. Pero algo muy naïve para lo que vendría después.

Otra gran intromisión se dio recientemente también en Bogotá. Ahora con dos nuevos actores: «Los diputados Sonia Medina y Luis Florido, a través de Gaby Arellano, nos contactaron para ir a una actividad en el Congreso», dijo al PanAm Post un magistrado, quien prefirió reservar su nombre.

«Venían a informarnos a nosotros que para las elecciones del Tribunal debíamos votar por Antonio Marval. Decían que, por el principio de alternabilidad, Miguel Ángel debía salir del Tribunal. Florido hizo mucho hincapié en que ellos eran enviados del presidente Guaidó», aseguró el magistrado. También dijo que no respaldaba la candidatura de Marval porque él «nunca ha trabajado por el Tribunal. Desde que está en Miami, él ha estado más vinculado es con EVTV. No asistía a las reuniones plenarias ni a las reuniones de la junta directiva».

Otros dos magistrados, uno de un país de Latinoamérica y otro de una nación centroamericana ofrecieron testimonios que coinciden con lo señalado por el funcionario en Bogotá. Tanto Luis Florido como Sonia Medina los llamaron a ambos y los presionaron. A uno de ellos, de hecho, le dijo el diputado Florido, según cuenta: «¿Quieres volver a Venezuela? ¿Te gustaría regresar a Venezuela? Ya sabes qué es lo que tienes que hacer. Hay que salir de Miguel Ángel Martín».

Otro magistrado confirmó las presiones de los diputados Florido y Medina al Tribunal para restarle apoyo a Martín. E hizo referencia a una fotografía tomada en Miami que trascendió: en un restaurante, Florido almorzando con los magistrados Antonio Marval, Gabriel Callejas y Cruz Graterol.

Según confirmaron dos fuentes relacionados al caso, mientras estuvo en Miami estas últimas semanas, fraguando la toma de la Corte, Florido se hospedó en la «suite presidencial» del hotel Aloft en Coral Gables. En una nota publicada en la web de EVTV Miami, se lee: «Carlos Méndez, Pedro Villar, Francisco Arocha y Antonio Herrera hicieron posible que hoy Miami pueda disfrutar de espacios acogedores en el Aloft Coral Gables Center». En el medio South Florida Citybiz, se lee que el hotel Aloft es liderado por el «Metropolitan Group, una asociación entre Francisco Arocha de HES Group, Pedro Villar de Sunview Companies y Carlos Méndez».

Al ser consultado sobre todo el artículo, Carlos Méndez dijo que no tiene nada que comentar. Luis Florido, por su parte, dijo al PanAm Post: «No tengo ni tendré interés en referirme al tema». Marval, en cambio, sí comentó las reuniones que ha sostenido con Luis Florido: «Me he reunido con él, al igual que con otros diputados de la Asamblea Nacional, con los que he tenido y tengo las mejores relaciones institucionales. Los encuentros que puedo haber tenido y seguiré teniendo son en pro de los fines democráticos. No han sido, ni lo serán, para propiciar interferencias de ninguna índole. Parece que quienes utilizar ese falaz argumento olvidan que fue la Asamblea Nacional, conformada por esos diputados, la que nos eligió, y que existe un principio constitucional de colaboración entre Poderes Públicos».

Antonio Marval también se explayó con el PanAm Post sobre su vínculo con Carlos Méndez y el medio EVTV Miami. Según dijo, tiene «una relación de amistad fraterna con Carlos Méndez, que data desde hace más de 40 años. Es la verdad absoluta y en ningún caso me descalifica para mis aspiraciones profesionales, laborales o personales». Sobre EVTV, si bien sí formó parte de la junta directiva del medio, se apartó en febrero de 2017. «El abogado Carlos Aguilar fue designado nuevo director de EVTV»dijo al PanAm Post.

Diputado Luis Florido junto a magistrados del Tribunal.
Propietarios del hotel Aloft junto al alcalde de Coral Gables, Raúl Valdés Fauli. Al extremo a la izquierda, Carlos Méndez.

Se trata de salir de Miguel Ángel Martín. Ello queda confirmado en un audio al que tuvo acceso el PanAm Post. En él, el magistrado Pedro Troconis, presidente de la sala penal y amigo de Luis Florido, dice a unos «estimados magistrados, futuros miembros de la junta directiva», que los magistrados Oliveros, Rebolledo y Álvares, aunque renunciaron a sus cargos, pueden reincorporarse al Tribunal para lograr los objetivos de tomar la Corte.

«Como [los magistrados que renunciaron] saben que el problema es sacar a Miguel Ángel, están prestos a participar, retornar, con una carta escrita a la junta directiva donde dicen que se reincorporan a sus cargos nuevamente. Esto nos trae como consecuencia que, siendo 14 más estos cuatro magistrados, somos 18. Teniendo la mayoría absoluta para el quórum y para la elección», dice Troconis en el audio filtrado al PanAm Post.

Los intentos, incesantes, aún no se concretan. El gran acto del dos de diciembre, por apresurado y torpe, le ha costado bastante al magistrado Antonio Marval. Sin embargo, contó con importantes apoyos. No solamente varios medios, luego de la iniciativa de EVTV, salieron a anunciar su supuesta designación como presidente de la Corte. También un actor político de mucho peso: la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, quien dos días después de la autoproclamación, publicó un tuit reconociendo a la junta directiva de Antonio Marval.

Luisa Ortega Díaz

@lortegadiaz

Saludo a la nueva directiva del @TSJ_Legitimo que me enviaron esta comunicación informándome de las designaciones. Debemos trabajar articuladamente en pro del restablecimiento del Estado de Derecho en y confío en que reimpulsarán la labor de esa instancia en el exilio

Ver imagen en Twitter
Aún la Asamblea Nacional y el presidente Juan Guaidó no se han pronunciado sobre el conflicto institucional que atraviesa el Tribunal. Se podría decir que tienen la última palabra. No obstante, aunque desde el Parlamento se fraguó la toma de la Corte, el costo político de avalar el coup d’Etates muy alto. Pero existe, al mismo tiempo, la urgencia de dominar el Tribunal para los primeros días de enero. Todos aguantan. Queda por ver quién resiste más.

Algunos documentos:

  

Lo anterior: reporte anual y documento de constitución de EVTV Miami.

 

Lo anterior: Carlos Aguilar como nuevo director de EVTV Miami.

 

 

Lo anterior: carta de Antonio Marval a magistrados del Tribunal Supremo de Justicia.

 

 

Lo anterior: carta de magistrados al presidente Juan Guaidó en la que denuncian la intromisión en los asuntos del Parlamento y la ilegal designación de la junta directiva de Antonio Marval.

Antonio Marval junto a Carlos Méndez en EVTV Miami.

Lo anterior: Antonio Marval junto a Carlos Méndez en EVTV Miami.

 

Antonio Marval junto a Carlos Méndez en la lujosa isla privada Fisher Island.

Lo anterior: Antonio Marval junto a Carlos Méndez en la lujosa isla privada Fisher Island, donde Méndez tiene una propiedad.

Venezuela sin destino por Fernando Ochoa Antich – El Nacional – 8 de Diciembre 2019

images
El título de este artículo me causa angustia y tristeza. En mi juventud, en particular mi generación, veía a nuestra patria, al inicio de la década de los cincuenta, como un país que, con certeza, tendría un destino similar al logrado, después de la Segunda Guerra Mundial, por sociedades con economías en crecimiento y trascendentes avances sociales. El ejemplo de Noruega, un país petrolero de altos ingresos y poca población, surgía en nuestras discusiones al admirar su estable economía y su indiscutible avance social. Sin embargo, los resultados han sido todo lo contrario. Los historiadores deberán determinar los errores cometidos y las responsabilidades de los distintos actores políticos, económicos y sociales. La aparición del petróleo, en la década de los veinte, condujo a un excesivo fortalecimiento del Estado que comprometió totalmente la capacidad e iniciativa de la sociedad civil. El estatismo, el populismo y la corrupción, consecuencias directas de ese inmenso ingreso, nos condujo a la pobreza. A partir de 1998, los mismos vicios, desarrollados al infinito, sacrificaron definitivamente el destino de Venezuela. Tratemos de encontrar explicaciones y posibles alternativas de solución.

Analicemos, someramente, los hechos ocurridos a partir del acceso al poder de Hugo Chávez. El objetivo central de su gobierno fue destruir la estructura institucional y económica del anterior régimen democrático, caracterizado por una permanente alternancia republicana, un debido equilibrio entre los poderes, una sociedad de mercado, así como una prudente e independiente posición internacional. De manera sorprendente y sin mayor resistencia lo logró. Su indiscutible popularidad le permitió convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, aprobar una nueva Constitución e imponer su poder. Naturalmente, hubo una fuerte reacción: los hechos del 11 de abril de 2002 y la huelga petrolera. La desconcertante actuación de la oposición política y del mando militar le permitió retornar al gobierno y dominar la huelga general. Esos dos fracasos, acompañados por el incremento del ingreso nacional, le permitieron controlar la Fuerza Armada Nacional y Petróleos de Venezuela. A partir de ese momento buscó intervenir, sin medir las consecuencias, en los asuntos internacionales de las grandes potencias sobreestimando la limitada capacidad económica y militar de Venezuela.

A la muerte de Hugo Chávez accedió al poder Nicolás Maduro, quien no fue capaz de entender que era imprescindible modificar las líneas centrales del proyecto político chavista. Al contrario, mostró un mayor compromiso ideológico. Su gobierno se inició con una marcada debilidad al no lograr superar su total falta de legitimidad de origen y de ejercicio, ante su permanente irrespeto de la Constitución y el mal manejo de la crisis económica surgida por la forma corrupta y despilfarradora de su gestión. Además, su intento de mantenerse inconstitucionalmente, por segunda vez, en el ejercicio de la Presidencia de la República abrió la crisis política que capitalizó el diputado Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, con el respaldo y reconocimiento de 58 gobiernos democráticos y la imposición de sanciones económicas impuestas por Estados Unidos, Europa y el Grupo de Lima. Es importante recordar estos hechos para entender y aceptar que un gobierno que enfrenta circunstancias internacionales y nacionales tan complejas  puede mantenerse en el poder mediante la fuerza, pero no es capaz de gobernar y mucho menos resolver los ingentes problemas de su pueblo.

La oposición democrática solo podría alcanzar el poder si es capaz de resolver, de antemano, un conjunto de complejas contradicciones políticas que amenazan con comprometer el respaldo popular de Juan Guaidó. Esas contradicciones son: falta de unidad interna, incapacidad para rectificar su actual estrategia, imposibilidad de crear un mensaje que impacte en los cuadros militares y clarificar los hechos de corrupción. Justamente, este último punto se ha transformado en el principal reto de Juan Guaidó. ¿Por qué razones no se investigó a profundidad el escándalo ocurrido en Cúcuta, después del concierto de febrero de 2019, con los fondos para la ayuda humanitaria? La inexplicable destitución del embajador Humberto Calderón Berti, figura política de reconocido prestigio y honorabilidad, dificulta aún más entender lo ocurrido. Sus declaraciones han dejado en claro que hubo numerosos hechos de corrupción sin que se hayan determinado los responsables e impuesto las correspondientes sanciones. Observo con satisfacción que el escándalo de los diputados opositores, vinculados al caso de las bolsas CLAP, parece que se está enfrentando de manera diferente. Espero que se logren establecer las responsabilidades correspondientes.

La carencia de unidad interna en la oposición democrática y la incapacidad de rectificar su actual estrategia son dos aspectos estrechamente vinculados entre sí que exigen una amplia negociación entre todos sus integrantes, grandes, medianos y pequeños, que mantengan alguna presencia en la opinión pública. Referente al mensaje a los cuadros militares exigirá también una amplia discusión entre los dirigentes de la oposición y algunos expertos en el tema. Eso sí, mientras se define la política y el mensaje, no es posible mantener silencio ante ciertas opiniones mantenidas por Nicolás Maduro que comprometen el profesionalismo militar y el apoliticismo de la Fuerza Armada. Un buen ejemplo es la siguiente frase: “General Padrino, reparta 12.000 fusiles a las milicias y a los sindicatos del estado Bolívar para defender la revolución”. Definitivamente, el gobierno de Nicolás Maduro no es capaz de permanecer en la Presidencia de la República sin comprometer el destino de Venezuela. Por el contrario, la oposición democrática podría, con absoluta certeza, enrumbar a nuestra patria por un seguro camino de progreso y bienestar, pero antes es imprescindible alcanzar el poder. Solo es posible hacerlo si se preserva una férrea unidad, que deje a un lado cualquier interés particular, y se orienten sus acciones por una sola y exclusiva estrategia.

Nicolás Maduro está desarmando a la Fuerza Armada mientras entrega fusiles a la Milicia Bolivariana y a los obreros por Sebastiana Barráez – Infobae – 1 de Diciembre 2019

En los últimos 15 días ordenó distribuir más de 330.000 armas a grupo civiles, violando la Constitución. La maniobra es una muestra más de desconfianza del gobernarte chavista hacia los militares

Juramentación de las Milicias Bolivarianas (AP/Archivo)

Juramentación de las Milicias Bolivarianas (AP/Archivo)

Dos hechos recientes, con quince días de diferencia, demuestran la premura que tiene Nicolás Maduro en desarmar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Una fue el 12 de noviembre, cuando dijo “tenemos 321.433 fusiles que están siendo distribuidos por las vías seguras de la FANB para nuestros milicianos”. La otra fue el 29 de noviembre, en el marco de la clausura del I Encuentro Ferroviario, cuando ordenó entregar 13 mil fusiles para los cuerpos de combatientes de Guayana.

Hay que destacar que la Milicia Bolivariana es el ejército pretoriano de Nicolás Maduro y por ello depende directamente de la Presidencia de la República y Comandancia en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Operativamente es dirigida por el Comando Estratégico Operacional (Ceofanb) y administrativamente depende del Ministro de la Defensa.

El artículo 324 de la Constitución destaca que solo el Estado puede poseer y usar armas de guerra. “La Fuerza Armada Nacional será la institución competente para reglamentar y controlar, de acuerdo con la ley respectiva la fabricación, importación, exportación, almacenamiento, tránsito, registro, control, inspección, comercio, posesión y uso de otras armas, municiones y explosivos”.

Y el artículo 328 le da a la Fuerza Armada la responsabilidad de “garantizar la independencia y soberanía de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar, la cooperación en el mantenimiento del orden interno y la participación activa en el desarrollo nacional, de acuerdo con esta Constitución y la ley”, a la vez que deja claro que los componentes son: el Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional.

A medida que se acerca el fin de año, más preocupación parece haber en el Gobierno y principalmente en la presidencia de la República, desde donde se ha ordenado entregar armas a la Milicia, es decir las armas de la República colocarlas en manos de civiles, violando la Constitución.

 

Armas para los obreros

 

Maduro siempre ha querido armas a los civiles, porque nunca ha confiado en la Fuerza Armada de quien resiente que es una institución donde Hugo Chávez siempre fue considerado su máximo líder; aún es así.

Es por ello que el 17 de abril 2015 Maduro le preguntó a los trabajadores de lo que alguna vez fueron las poderosas empresas básicas de la Corporación de Guayana, si estaban dispuestos a tomar un fusil y defender la patria con su propia vida. Eso fue en el marco del Consejo Presidencial realizado en el estado Bolívar. Ese día designó una Comisión Presidencial para dirigir el Plan Guayana Socialista, y colocó en la jefatura del mismo al entonces presidente de Pdvsa, Eulogio del Pino, quien hoy está preso en los tenebrosos sótanos de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

Más de cuatro años después, el 29 de noviembre 2019, en el marco de la Clausura del I Encuentro Ferroviario y Modo de Tracción por Cable en compañía de los CPT de las Empresas Básicas de Guayana, ordena la entrega de fusiles para civiles.

“Compañero G/J Vladimir Padrino López estoy de acuerdo con la visión de los Cuerpos Combatientes. Compañero mayor general Bernal Martínez. En el caso de Guayana es un buen ejemplo y ensayo. Cada fábrica un cuartel. Por eso ordeno que se le entregue por la vía de reglamento militar, como está legalmente establecido, los 13 mil fusiles que se han seleccionado para la clase obrera de Guayana y los Cuerpos de Combatientes de Guayana de manera inmediata y asista el ministro Padrino y el general Bernal a un acto especial en Guayana con motivo de los cuerpos combatientes”, dijo Maduro.

“Mientras mejor preparados estemos, mientras mejor armados estemos, para defender la patria del imperialismo norteamericano y de la oligarquía colombiana, garantizaremos la paz, la producción y el progreso en nuestra amada patria”.

Aseguró que tiene información “de que el gobierno colombiano con el Comando Sur para tratar de desviar la atención en Colombia del alzamiento popular contra Iván Duque, están pensando en actos de provocación en la frontera colombo venezolana. Toda la Fuerza Armada debe ser puesta en alerta”.

Más de 300 mil fusiles

 

El 12 de noviembre en la Jornada de Orientación e Interacción con las Unidades Populares de Defensa Integral (UPDI), Maduro estuvo flanqueado a la derecha por el Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, y del otro lado por el Jefe del Comando Estratégico Operacional, almirante Remigio Ceballos Ichaso.

Nombró a cada uno de los oficiales presentes, quizá para que no quedara duda de que quienes estuvieron ahí. MG Jesús Mantilla Oliveros, segundo comandante del Ceofanb, así como a los comandantes generales de los componentes: MG José Rodríguez Cabello (Ejército), almirante Almirante Giuseppe Alessandrello Cimadevilla (Armada), MG Pedro Alberto Juliac Lartíguez (Aviación), MG Fabio Zavarce Pabón (Guardia Nacional). También el MG Gregorio Bernal Martínez, comandante de la Milicia. La almirante Erika Virgüez, viceministra de los servicios del Ministerio de la Defensa. El almirante Eladio Jiménez Ratia, viceministro de Educación para la Defensa. MG Ana Mercedes Castillo de Durán, viceministra de Planificación y Desarrollo. MG Kevin Nicolás Cabrera Romero, Inspector General de la Fuerza Armada. MG Víctor Augusto Palacios García, Contralor de la FANB.

MG José Adelino Ornellas Ferreira, secretario del Consejo de Defensa de la Nación (Codena) y secretario del Consejo de Estado. MG Juan Manuel Texeira Díaz, comandante de Defensa Aeroespacial Integral. MG Domingo Antonio Larez, comandante REDI capital. GD Félix Osorio Guzmán, rector de la Universidad Militar Bolivariana. Destacó la presencia del presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Mayor retirado (Ej) Francisco Ameliach Orta, que Maduro presentó como coronel de la Milicia. Y mencionó la presencia de los directores conjuntos del Ceofanb.

Los otros oficiales presentes, fueron los directores conjunto: MG Dilio Rafael Rodríguez Díaz (Operaciones), MG Hernán José Gil Barrios (Orden Interno), GD César Augusto Figueira Peralta (Logístico operacional), GD Henry Alfonso Landaeta García (Fuerza de Choque), VA Raúl Rey Rivera Moncada (personal), GD Oswaldo José Aquino Lamont (Régimen Especial de Seguridad), GD Jesús Rafael Salazar Campos (Apoyo al Desarrollo Nacional), GD James Frederick Solis Martínez (Planificación), GD José Gregorio Pérez Malavé (Adiestramiento), GD Álvaro Enrique Prieto Ochoa (Doctrina), GD Wilmer Nabor Hernández Aquino (Inteligencia), GD Carlos Enrique Clemente Miranda (Ingeniería), VA Arnel Flores García (Ciberdefensa), GD Miguel José Morales Lozada (Puesto general de comando), Ricardo Aarón Negrón Rivas (Geografía u cartografía), VA Jesús Quintero Martínez (Reserva y movilización), GD Oscar Enrique Cortés Silva (director Medios de Milicia), GB Rubén Eduardo Díaz Marcano (ayudante general Ceofanb). Además, toda la jefatura de la Milicia.

Aseguró que tienen “organizados, alistados, prestos para el combate y la defensa de la patria y la Constitución y la paz del país, tres millones 295 mil 335 milicianos”, destacando que para el 17 de diciembre esperaban tener tres millones pero que la meta se ha adelantado. Además, han pasado de 50 mil UPDI a 63 mil 890.

Mientras Maduro daba esas cifras, Padrino y Ceballos, con rostros casi inexpresivos no se atrevieron ni siquiera a asentar. Allí estaba parte importante del generalato oyendo cómo se habla del futuro y los planes de la Milicia para el año 2020, que ni siquiera es formalmente un componente constitucionalmente reconocido. Maduro debió apelar a dirigirse imaginariamente a Hugo Chávez para que sonaran los aplausos.

El general Bernal Martínez después de algunos tartamudeos, habló de Bolívar, el sueño de libertad, entre otras cosas. “Nuestra milicia bolivariana está compuesta del campesino, del obrero, del trabajador, del mismo soldado, del pueblo hecho ese ejército del legado de Bolívar, Zamora y Hugo Chávez”.

Tratando de justificar la existencia de la Milicia se refirió al artículo 326 de la Constitución Bolivariana, “la corresponsabilidad del Estado con el pueblo en la defensa integral de la patria, se forma esta Milicia Bolivariana en los siete ámbitos del poder”. La verdad es que ese artículo no se refiere a ello.

“El principio fundamental de la Milicia es la territorialidad”, dijo. Leyó algunos puntos que tenía en apuntes. “En lo militar, las UPDI se entrenan los fines de semana, en el Método Táctico de Resistencia Revolucionaria”, a la vez que dijo que se han formado 800 instructores con la Universidad Militar para ello.

Quizá lo más importante de lo que dijo el general Bernal es que “la visión es construir el Plan de defensa, así como el entrenamiento y adiestramiento en distintos sistemas de armas de la FANB, sobre todo los Igla-s, junto con nuestro CODAI han adquirido esta experiencia y capacitación”.

Dijo que la Base Popular de Defensa Integral (BPDI), de las que hay 14 mil 383, “está geográficamente ubicado en las escuelas, por ser un epicentro de comunidad visible para poder controlar las actividades”.

Además, hay “mil 141 Agrupamiento Popular de Defensa Integral (APDI)” que cubren igual cantidad de parroquia, según explico el general Bernal.

Maduro por su parte dijo: “Tenemos 321.433 fusiles que están siendo distribuidos por las vías seguras de la FANB para nuestros milicianos”. Agregó que “le he dado la orden al Estado Mayor Superior para que a partir del 14 al 24 de noviembre y del 25 de noviembre al 31 de diciembre, activemos el Plan de Fortalecimiento y Reforzamiento, del Patrullaje y Vigilancia de Calle para garantizar la paz y navidades felices de Venezuela”.

“A todas las 63 mil 890 unidades populares de defensa debe dársele la orden de operaciones para cumplir su misión de patrullaje armado de las avenidas y calles de toda Venezuela”, ordenó Maduro.

“Tenemos 321 mil 433 fusiles que están siendo distribuidos por las vías seguras de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para nuestros milicianos”, dijo agregando que se llegaría al momento en que cada miliciano tenga un arma.

La reacción de los militares venezolanos luego de que los cadetes recibieran a los manifestantes universitarios y su petitorio por Sebastiana Barráez  – Infobae – 22 de Noviembre 2019

La acción generó críticas al interior de la institución armada, pero muchos creen que el régimen de Nicolás Maduro la utilizó para hacer propaganda: por qué esta vez se evitó la represión y qué dice el documento estudiantil

Estudiantes venezolanos (Leo Álvarez)
Estudiantes venezolanos (Leo Álvarez)

La marcha de los estudiantes universitarios que se dirigió hasta el principal cuartel venezolano, el Fuerte Tiuna, puso en alerta al Gobierno Nacional y a la Fuerza Armada, que desde muy temprano se desplegó para bloquear los accesos a la instalación, a la vez que hubo mucho movimiento de tanquetas y equipos antimotines. Los estudiantes salieron de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y, con algunos obstáculos, una comisión finalmente fue recibida por un grupo de cadetes.

La acción trajo muchas críticas al interior de la institución armada, a pesar de que la cúpula militar se encargó de demostrar lo que han hecho con lo que es el crisol de la institución, sus estudiantes, los futuros oficiales. Aunque reconociendo que se pasa hambre y hay escasez de medicinas, un famélico cadete, el guardiamarina mayor, defendió ardientemente, ante los universitarios, que la causa es el bloqueo económico impuesto por los Estados Unidos. Con cara de frustración su interlocutor lo oyó en silencio, aunque con gestos de impotencia.

El estudiante universitario Rafael Punceles, Consejero Universitario de la Universidad Católica Andrés Bello, dijo: “El mensaje es que este país tiene que dar paso a la democracia y a la libertad, y tenemos que hacerlo juntos. El paso tiene que ser por una vía que permita una solución democrática y es con condiciones”.

“Aquí los estudiantes sabemos lo que implica los partidos políticos en este país. Y la Fuerza Armada no puede tener militancia política, no ponernos la franela de un color. En la Fuerza Armada tiene que haber Academia Militar. Ustedes tienen que saber que su deber es con la institucionalidad, con Venezuela”.

En tono de reproche señaló que “decir que alaban a un comandante supremo, indistintamente de lo que crean, es violar lo que significa qué es ser militar, que es defender a los venezolanos, la subordinación al poder civil. Y la convocatoria es para Fuerte Tiuna porque sabemos que el control militar lo tienen ustedes. Esas personas que gobiernan, que tienen nuestra foto, que nos investigan, tienen que entender que ¿para qué más persecución? El país está perdido. Es el momento de dar el paso adelante”.

El guardiamarina mayor, que es el cadete más antiguo de la Escuela Naval de Venezuela, dijo por su parte: “Aunque usted no lo crea, me siento muy orgulloso de que nosotros como Fuerza Armada y ustedes como pueblo, porque también somos pueblo, se puedan acercar aquí, con la Fuerza Armada y poder conversar ese tipo de cosas con nosotros, algo que no en todos los países del mundo se puede hacer. En Bolivia ningún civil se puede acercar al personal militar porque lo reprimen, los matan y al día siguiente no aparecen”.

“Nosotros también vivimos el día a día, también tenemos familia a quienes les falta un plato que comer, les falta medicamento, pero también estamos luchando contra ese bloqueo económico, porque el problema que tenemos es la injerencia norteamericana con Venezuela, que no nos permite, como venezolanos, surgir, ser un país desarrollado, un país potencia”, dijo el cadete.

La marcha de los estudiantes universitarios que se dirigió hasta el principal cuartel venezolano, el Fuerte Tiuna, puso en alerta al Gobierno Nacional y a la Fuerza Armada (Leo Álvarez)

La marcha de los estudiantes universitarios que se dirigió hasta el principal cuartel venezolano, el Fuerte Tiuna, puso en alerta al Gobierno Nacional y a la Fuerza Armada (Leo Álvarez)

Muchas deficiencias

Varios oficiales consideraron que sin duda que el Gobierno ordenó cero enfrentamientos, cero represiones. “La causa principal es que se estaba preparando en Colombia una marcha que amenazaba ser violenta y con consecuencias como las de Chile o Ecuador. Y Nicolás Maduro tiene demasiado interés en ese tema, no quería distracción en Venezuela”, le dice a Infobae un general con funciones en Fuerte Tiuna y quien confiesa que siguió con mucha atención, al igual que sus compañeros de componente, lo que estaba sucediendo con los estudiantes que salieron de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Un general retirado, por su parte, manifestó cierto pesimismo “especialmente después que vi cómo esos estudiantes civiles fueron incapaces de frenar al cadete que les metió una conferencia política. Si vamos a pelear o a sentarnos en una mesa para hablar con quién sea, debemos ir con las piedras en la mano”.

Está seguro de que “a ese cadete lo prepararon desde ayer y se aprendió el guión, porque el régimen hará toda una publicidad de eso. Si vas a confrontar tienes que hacerlo sin piedad y ponerlos en su puesto. Solo me preocupa que la generación de relevo, el que debe hacer frente a ese adversario, no esté preparada para hacerlo, porque ese adversario es perverso, no mide consecuencias”.

“Lo que hicieron fue enviar a un ‘menos que nadie’, pues eso es un cadete. En la academia decíamos: ‘Eres un moco pegado a la pared, la última vértebra de un perro muerto en estado de descomposición’. El mensaje que les mandó el régimen a los estudiantes fue: ‘Ustedes son insignificantes y así los trato’”.

Para un destacado oficial con el grado de capitán de navío “los estudiantes universitarios hicieron énfasis en el respeto a la Constitución de la República, a la Ley, al deber ser, pero el cadete solo recitó el mismo discurso de la dirigencia política de la revolución”.

“Tradicionalmente los cadetes eran el crisol de la institución armada, lo más sagrado, como los hijos cuando están pequeños y te sientes con la responsabilidad de guiarlos y te da miedo fallarles. Hoy lo que vi fue a un cadete que se esforzaba por demostrar ser un pichón de político, con un discurso trasnochado. Te confieso que me siento triste, muy triste. Ese cadete me convenció que la Fuerza Armada está peor de lo que creí”.

Para un general retirado del Ejército “con la penetración que el régimen tiene dentro de todos los grupos, sabían por adelantado que dicha marcha no sería una amenaza y más bien la utilizaron a su favor. La puesta en escena, el discurso del cadete con el estudiante refiriéndose a lo que pasa en Ecuador y Chile, pero no en Venezuela, además de Maduro cerrando con broche de oro en el patio de honor con sus estudiantes, ofreciéndole su ayuda para mejorar sus instalaciones y condiciones en general”.

“Es parte de toda una maniobra para tratar de limpiar su rostro que sumado a las conversaciones para las elecciones de diputados tendría como objetivo aliviar las sanciones que los están matando”.

Estudiantes con el documento (Leo Álvarez)

Estudiantes con el documento (Leo Álvarez)

El documento estudiantil

Aquí esta el texto del documento que los estudiantes entregaron a los cadetes:

“Hoy, 21 de noviembre, día del Estudiante Universitario, nos movilizamos para exigirle a la Fuerza Armada Nacional:

1. Apego a la Constitución.

2. Respeto a la Autonomía Universitaria.

3. Respeto a los Derechos Humanos.

1) La Fuerza Armada Nacional, según el artículo 328 de nuestra Constitución, tiene el deber de garantizar la seguridad, tanto de la Nación, como de sus ciudadanos. Representan una institución sin militancia política, al servicio de la Nación y por ninguna circunstancia, bajo el mando de parcialidad política alguna.

2) Le exigimos a la familia militar que respete constitucionalmente la autonomía de la Universidad Venezolana, establecido en el Artículo 109 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde el Estado tiene la obligación de reconocer a los estudiantes, docentes y egresados, quienes tienen la plena facultad de ejercerla.

3) Cada venezolano tiene la garantía de protestar pacíficamente por sus derechos, y como cuerpo de Defensa de la Nación, tienen la obligación de hacer respetar este y cualquier otro derecho como la libertad, la vida y la libertad de expresión. Las violaciones a los Derechos Humanos no prescriben, y son de responsabilidad individual, sin excusa de órdenes superiores y quienes las ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa.

Los invitamos a que se coloquen del lado de la ciudadanía, respaldando el llamado popular de un país que reclama mejores condiciones de vida, enmarcados en la construcción de una sociedad justa, plural y democrática, donde cada uno de los venezolanos nos comprometamos a hacer valer nuestros derechos, así como nuestros deberes.

A %d blogueros les gusta esto: