elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Constitucion

La gran estafa llamada Hugo Chávez por Xabier Coscojuela – TalCual – 6 de Diciembre 2018


Hoy se cumplen 20 años del primer triunfo electoral de Hugo Chávez. Ese día, la mayoría de los venezolanos que fue a votar, lo hizo por quien ofrecía convertir la democracia representativa en participativa, acabar con la corrupción y reducir la desigualdad social.

Veinte años después se puede afirmar, sin ninguna duda, que la “revolución” encabezada por el hoy difunto Hugo Chávez es un fraude descomunal que ha provocado una auténtica catástrofe en todos los aspectos de la vida venezolana.

La democracia participativa no pasó de ser un enunciado para captar incautos, pero lo peor es que el chavismo acabó con la democracia en el país. Hoy vivimos bajo un gobierno autoritario, que utiliza los tribunales, el Consejo Nacional Electoral, la fiscalía, para burlarse de la voluntad popular, perseguir y encarcelar a los opositores. Los derechos políticos están confiscados y dependen de los caprichos de Nicolás Maduro y la camarilla que lo acompaña.

La voluntad popular fue burlada y desconocida a partir de diciembre de 2015, cuando los  venezolanos le dieron la mayoría calificada a la oposición en la Asamblea Nacional. Después impidieron el referéndum revocatorio en 2016, convocaron una Asamblea Constituyente violando la Constitución y le robaron el triunfo a Andrés Velásquez en Bolívar.

Posteriormente adelantaron las elecciones presidenciales luego de inhabilitar a varios candidatos y no cumplir el acuerdo suscrito con quienes participaron en esos comicios celebrados en mayo pasado. Este golpe de Estado ha sido dado a plazos, con la total complicidad del ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López y el alto mando militar, corresponsables de todo el desastre que vive el país.

Banner 20 años de Chávez

En materia de corrupción lograron lo que parecía imposible. Superar, y por bastante, a la que se produjo durante los gobiernos de Acción Democrática y Copei. Una buena parte de quienes han ocupado posiciones relevantes en el gobierno durante estos veinte años han robado con premeditación, alevosía e impunidad. Y lo siguen haciendo.

Lo que se viene revelando en el exterior, lo que ha sido denunciado en Venezuela por periodistas y diputados, da cuenta de que vivimos, también, en una cleptocracia. Cualquier oportunidad es buena para robar, malversar, dilapidar, derrochar. El país disfrutó el mayor ingreso petrolero de la historia y no fueron capaces de resolver ni mejorar ninguno de los problemas existentes, todo lo contrario.

El sistema sanitario está por el suelo. Enfermedades erradicadas o muy controladas han vuelto a aparecer causando estragos en algunos estados. Los hospitales y centros de salud no cuentan con lo indispensable y quienes allí laboran reciben salarios de hambre.

En la educación la situación no es mejor. Fuga de profesores a todos los niveles, lo que genera una pérdida de la calidad de la enseñanza. Todo ello provocado por unos salarios de hambre. La mejor palanca para lograr la equidad social está inoperante.

De la economía no hay mucho que agregar. Todos los venezolanos viven a diario el desastre, la hecatombe que han provocado con sus políticas de expropiaciones, ataques a la propiedad privada, pillaje y corrupción. Lograron lo que parecía imposible: tener a la gallina de los huevos de oro -Pdvsa- al borde de la quiebra.

Al paso que va, puede pronto producir un millón de barriles al día, la misma cantidad que extraía en 1945, con la diferencia que hoy en este país viven más de 30 millones de personas. El pésimo manejo de esta empresa les impidió aprovechar el último incremento de los precios del crudo.

En resumen, las ofertas y las promesas hechas por Hugo Chávez en 1998 resultaron una estafa. Un fraude. Han provocado una catástrofe en el país. Lo que ocurre demanda a la dirigencia opositora lograr la unidad más amplia posible que permita a la brevedad salir de Maduro y la camarilla corrupta que lo acompaña.

Vencimiento del Período Presidencial – Editorial Venezolanos Siempre – 15 de Noviembre 2018

5ccd1-venezolanossiempre.png

De acuerdo con el articulo 231 de la Constitución el 10 de enero de 2019 se debe juramentar el Presidente de la República para un nuevo período constitucional. El período legal iniciado en 2012 e interrumpido por el fallecimiento de Hugo Chávez Frías, que fue completado por Nicolás Maduro, electo en 2013, está llegando a su fin.

El actual Presidente debe ser reemplazado por un Presidente electo de acuerdo con la Constitución y las leyes; pero, todos sabemos, que por un mandato inconstitucional de la denominada Asamblea Nacional Constituyente, las elecciones se adelantaron para el mes de mayo de 2018, en un proceso plagado de irregularidades e ilegalidades: desconocimiento de partidos políticos opositores, inhabilitación de posibles candidatos opositores, utilización de los recursos del estado para la campaña, centenares de detenidos y presos políticos y otra serie de irregularidades y violaciones más de las leyes electorales que hicieron que más del 54% de los venezolanos no concurriéramos al proceso electoral y éste fuera desconocido por mas de 60 países, entre los cuales se encuentran los integrantes del llamado Grupo de Lima y la gran mayoría de los países de la OEA, los países de la Unión Europea, etc. Esta es la situación que el mundo debe conocer y en ello tiene un papel importante la comunidad venezolana que vive en el exterior.

En donde estemos, debemos dirigirnos a las autoridades locales y nacionales, a los parlamentos y parlamentarios, organismos internacionales y multilaterales, partidos poíticos, organizaciones de las sociedad civil, a todos a los que tengamos acceso, de manera individual o en grupo, personalmente o por carta.

No nos generemos falsas expectativas con el alcance o resultado de estas acciones, pero pueden contribuir a crear el ambiente internacional propicio para buscar una salida a la crisis venezolana.

A tal efecto, hemos creado un vínculo de un buzón de sugerencias, para que nos hagan llegar sus ideas y propuestas de acciones e iniciativas a emprender desde ahora hasta el 10 de enero de 2019, para compartirlas y darlas a conocer a la comunidad de venezolanos alrededor del mundo. 

Tres en uno por Luis Ugalde S.J. – Blog Cesar Miguel Rondón – 16 de Noviembre 2018

downloadNecesitamos concentrarnos en dos o tres razones que expresen el sentir profundo de los venezolanos, unirnos y movilizarnos para producir la salida del régimen dictatorial e impedir su continuidad con otro período presidencial ilegítimo. Movilizados con la esperanza activa de vida libre, justa y democrática en Venezuela. El cambio no vendrá ni de la pasividad ni de grupos y grupitos de pequeños intereses que acentúan sus diferencias del resto y -para regocijo del gobierno- impiden una unidad superior indispensable para salvar a esta Venezuela que se nos muere.

Proponemos tres razones que se refuerzan y constituyen una unidad superior.

1- No a la dictadura que fabrica miseria No importa de dónde venga cada uno, sino a dónde quiere ir; lo fundamental es la indignación y capacidad de reconocer que es totalmente inaceptable la actual hiperinflación, el envilecimiento del salario, la ruina de la producción y productividad, el colapso de los servicios públicos, de salud, agua, gas, electricidad, transporte, seguridad, educación… Carestía y hambre sin comida, enfermedad sin medicamentos, y colapso político sin voluntad de corregirlo. Políticas gubernamentales que han convertido a Venezuela en una nación de muerte, de la que han huido tres millones de compatriotas. Cambiar estas políticas es el clamor sordo de la inmensa mayoría sin distingos políticos. Unidos contra la fábrica de miseria nacional.

2- No a la violación de la Constitución La gran mayoría de los venezolanos rechaza la sistemática violación de la Constitución y ahora la decisión tiránica no sólo de violarla sino cambiarla por una antidemocrática – al modo de todos los regímenes comunistas en el poder- que lo legitime y le permita perpetuarse eliminando toda oposición y alternancia legal.

3- No a la ilegítima prolongación de la tiranía el 10 de enero de 2019 El período para el que fue electo Maduro termina para esa fecha. El régimen inventó una votación tramposa para eliminar la elección constitucional de fines de 2018 para el nuevo período presidencial (2019-25); para lograrlo impuso una Asamblea Nacional Constituyente por encima de todos los poderes constitucionales y anuló la Asamblea Nacional legítimamente elegida. Por eso la mayoría del pueblo venezolano se negó a esa falsa elección de mayo, trampa que también fue repudiada por los países democráticos del mundo.

4- Sí a la movilización integral para la salida y elección democrática Ahora tenemos el gran reto de convertir esas tres negaciones en una movilización nacional múltiple y que la resistencia nacional e internacional se den la mano en lo fundamental, sin dividirse ni distraerse en diferencias secundarias.

El régimen venezolano-cubano está decidido a no cambiar el modelo y aferrado a políticas económicas que producen la actual agonía creciente; para ello utiliza la Fuerza Armada y la represión. Los venezolanos sabemos que cada día que pase, la situación empeorará porque la tiranía está empeñada en negar la enfermedad e imponer como medicina lo que es su causa. No hace falta ni siquiera encuestas para saber que la inmensa mayoría de los venezolanos sufre y está desesperada por salir de este infierno. Sólo falta un poco de humildad en los dirigentes políticos y sociales para decir juntos un no rotundo a la prolongación de la dictadura y trazar una ruta clara y fácil de entender para el cambio de modelo, la defensa de la Constitución y la no prolongación el 10 de enero. En positivo defendemos las medidas básicas de cambio socioeconómico (freno radical a la hiperinflación, refuerzo del poder adquisitivo salarial, reducción y refinanciamiento de la inmensa deuda externa, fomento de la producción nacional con garantías jurídicas y fuerte inversión privada, privatización de las empresas estatizadas cuya ruina desangra al país junto con el rescate y saneamiento de las instituciones y servicios públicos hoy destruidos por la ineptitud y la corrupción.

Sabemos que este cambio lo tenemos que hacer los venezolanos con un espíritu de unión, de reconciliación y de reconstrucción propios de un renacer nacional, como ocurre después de guerras o de inmensas catástrofes. En esa negociación y transformación del país, juegan un importante papel quienes creyeron en el “proceso” y hoy reconocen honestamente el desastre que ha producido y ahora tienen voluntad de cambio. Pero nada de esto se puede hacer sin un extraordinario apoyo internacional que no podrá actuar mientras no aprecie una unidad nacional superior con una ruta clara. Desde luego ese apoyo no lo atraerá la actual dictadura que cínicamente habla de diálogo mientras persigue sistemáticamente a la oposición, ilegaliza los partidos y persigue a sus líderes con cárcel y exilio. El apoyo externo, la calle movilizada y la sociedad organizada y sus partidos, deben unirse en este “tres en uno”.

Ciertamente la negociación es necesaria, no para prolongar la agonía, sino con presión fuerte para salir del régimen ayudándole a hacer las maletas y para rescatar la vida económico social, con plena vigencia de la Constitución legítima y un gobierno nuevo de transición con unas elecciones democráticas y constitucionales en el año 2019

Declaración del Bloque Constitucional sobre el 10 de Enero 2019 – 12 de Noviembre 2018

COMUNICADO

1.- Que, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 231 de la Constitución, el próximo 10 de enero de 2019, debe darse inicio a un nuevo período constitucional, con la toma de posesión del cargo de Presidente de la República por parte del candidato que hubiere resultado triunfador en una elección presidencial libre, justa y competitiva.

2.- Que, en Venezuela no se ha celebrado ninguna elección libre, justa y competitiva para Presidente de la República, pués el proceso “electoral” del pasado 20 de mayo, en el que supuestamente resultó electo Nicolás Maduro, es constitucionalmente ilegítimo no sólo por haber sido inconstitucionalmente adelantado, sino fraudulentamente ordenado por una entidad manifiestamente espuria, como es la Asamblea Nacional Constituyente, instalada por la sólo voluntad de Nicolás Maduro;

3.- Al margen de la incostitucionalidad señalada, dicho proceso se realizó con absoluto menoscabo del principio de integridad electoral, al haber estado plagado de irregularidades en todas y cada una de sus fases;

4.- El seudo proceso electoral está afectado de ilegitimidad popular (INTERNA), al haber sido impugnado transversalmente por toda la Venezuela democrática, por violación al principio jurídico de supremacía constitucional y fraude al principio político de soberanía popular. Así lo determinó la Asamblea Nacional, mediante “Acuerdo de Desconocimiento de la Farsa Electoral del 20M”, de fecha 22 de mayo de 2018; los partidos políticos comprometidos con la Constitución y la democracia; las Academias; este Bloque Constitucional de Venezuela; las Universidades; los gremios; la Conferencia Episcopal Venezolana, entre otras organizaciones libres y autónomas del país;

5.- A su vez, el precitado pseudo proceso electoral está afectando la ilegitimidad internacional (EXTERNA), dado que las mayoritarias expresiones de la comunidad internacional han señalado, clara e inequívocamente, que por su incompatibilidad con un proceso electoral libre, justo y competitivo, no reconocen sus resultados, entre ellos el Grupo de Lima el 21 de mayo de 2018; la OEA, según Resolución de fecha 5 de junio de 2018; Comunicado del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido, y Estados Unidos) y la Unión Europea mediante comunicado conjunto de fecha 23 de mayo de 2018, entre otros países e instancias multilaterales;

6.- Al margen de la ilegitimidad interna de la referida farsa electoral, el sedicente candidato Nicolás Maduro ya estaba incurso en usurpación del cargo de Presidente de la República y en situación de ilegibilidad constitucional genérica, amplia y permanente, derivada de: 1) Las dudas razonables no disipadas en relación a su doble nacionalidad; 2) La inhabilitación Constitucional al haber sido formalmente declarada su falta absoluta por la Asamblea Nacional dado el abandono del cargo en que incurrió, según consta en el “Acuerdo sobre el Abandono de las Funciones Constitucionales de la presidencia de la República en que ha incurrido Nicolás Maduro Moros” de fecha 9 de enero de 2017; y por último no menos grave, 3) La inhabilitación Sobrevenida por efecto de la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo de Justicia de fecha 16 de agosto de 2018 la cual lo condenó a pena de presidio por la comisión de los delitos de corrupción y legitimación de capitales. Circunstancias éstas que lo inhabilitaron para ejercer la presidencia de la República, y por consiguiente para postularse a procesos (legítimos) de elección presidencial.

El BLOQUE CONSTITUCIONAL DE VENEZUELA DECLARA:

PRIMERO: Que el próximo 10 de enero de 2019, oportunidad en que se inicia un nuevo período constitucional la Nación no dispone de una persona electa para tomar posesión de tal cargo, ya que hasta la presente fecha no se han realizado las elecciones para Presidente de la República en los términos establecidos en la Constitución de la República;

SEGUNDO: Que la comunidad internacional debe estar atenta ante el eventual arrebato y consumación de un nuevo acto de usurpación del cargo de Presidente de la República de Venezuela, por parte de Nicolás Maduro el próximo 10 de enero de 2019; y condenar, de la manera más enérgica posible, tal hecho, en los términos establecidos en el derecho internacional para situaciones ilegítimas como éstas;

TERCERO: Que, al no haberse celebrado ninguna elección libre, justa y competitiva para Presidente de la República ninguna “jugada” de la seudo Asamblea Nacional Constituyente podrá resolver qué hacer el 10 de enero de 2019, fecha de inicio de un nuevo período constitucional para que asuma un presidente electo, al estar dicha ANC desconocida nacional e internacionalmente;

CUARTO: Que la Asamblea Nacional ante la proximidad del 10 de enero de 2019 y la eventual materialización de un nuevo acto de usurpación, por parte de Nicolás Maduro, de conformidad con los términos del “Acuerdo de Desconocimiento de la Farsa Electoral del 20M”, de fecha 22 de mayo de 2018; no sólo condene enfáticamente esta nueva usurpación sino que adicionalmente tome las medidas que constitucionalmente hubiera lugar;

QUINTO: Que, todos los venezolanos, civiles y militares han de estar unidos y permanecer firmes y comprometidos con los pronunciamientos nacionales, especialmente de nuestra Asamblea Nacional, y de los organismos internacionales, así como de los mandatos constitucionales que obligan al mantenimiento del orden público constitucional; y,

SEXTO: Que, las instituciones fundamentales de la República han de tener en cuenta, debidamente, el momento histórico que vive nuestra Nación, claramente reflejado en las pérdidas de vidas producto de la violencia, la incapacidad de la población para adquirir alimentos, salud, servicios públicos y los millones de venezolanos que se han visto obligados a abandonar el país, para que actúen conforme a su deber democrático y constitucional, de asegurar la paz, la defensa y preservación de la República Democrática.

En Caracas, a los doce (12) días del mes de noviembre de 2018.-

Coordinación Nacional: Cecilia Sosa Gómez, Blanca Rosa Mármol, Román Duque Corredor, Jorge Rosell Senhen, Alberto Arteaga Sánchez, Rubén Pérez Silva, Pedro Rondón H. y René Molina Galicia.

Coordinación Ejecutiva: Perkins Rocha. Profesores: Aníbal Rueda, María Concepción Mulino, Julio Elías Mayaudón, Ramón Escovar León, Carlos Ayala Corao, Rafael Badell Madrid, Juan Carlos Apitz, Ana María Ruggeri, Luis Beltrán Guerra, Salvador Yanuzzi, Alvaro Badell Madrid, Rodrigo Rivera Morales, Alejandro Canónico, Franklin Hoet, Gustavo Linares Benzo, Nelly del Valle Mata, José Francisco Comte, Marcos Solis Saldivia, Mariana León Mármol, Flor Zambrano, Rafael Chavero, Eustoquio Martínez, Carlos Camero, Alejandro González Valenzuela, María Luisa Acuña, Gustavo Tarre Briceño, María Amparo Grau Togores, Gonzalo Pérez Salazar, Iván Pérez Rueda y Moisés Troconis Villareal.

Federación de Colegios de Abogados de Venezuela: Marlene Robles, (Presidenta), Norma Delgado Aceituno, Clara Inés Valecillo; Jesús Vergara Peña y José Luis Machado. Presidentes de Colegios de Abogados de Venezuela: Lourdes Vallenilla (Amazonas), Luis Beltrán Calderón Mejías (Anzoátegui), Rosalino Medina (Aragua), RoldanTorres (Apure), Rombet Camperos (Barinas), Nelson Riedi (Carabobo), Roberto Andery (Cojedes), Omer Figueredo (Delta Amacuro), Yvett Lugo (Distrito Capital), Wilme Pereira (Falcón), Mary de Muguesa (Guárico), José Luis Machado (Lara), Eliseo Moreno (Mérida), Letty Piedrahita (Miranda), Jesús Ramos (Monagas), Pedro Arévalo (Nueva Esparta), Zoila Calderón (Portuguesa), Orlando Velásquez (Sucre), Mario Torres (Zulia). Bloque Constitucional. Capítulo España. Coordinador Carlos Sarmiento Sosa.

Parlamento declara ilegal Presidencia de Maduro desde 2019 y pide elecciones – Panampost – 13 de Noviembre 2018

La Asamblea Nacional venezolana, de mayoría opositora, declaró como inconstitucional que Nicolás Maduro, siga ejerciendo la presidencia a partir del 10 de enero de 2019, cuando le correspondería iniciar el nuevo período, y pidió elecciones generales con condiciones democráticas

El Parlamento señala que procurarán “junto a la comunidad internacional” una “solución política que conlleve” a “condiciones electorales democráticas, de modo que sean posibles unas elecciones generales” que sustituyan a Maduro en la presidencia. 

El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, declaró como inconstitucional que el presidente, Nicolás Maduro, siga en su cargo a partir del 10 de enero de 2019, cuando le correspondería iniciar el nuevo período presidencial, y pidió elecciones generales con condiciones democráticas.

El Legislativo hizo esta declaración debido a que consideran como fraudulenta la elección del pasado mayo cuando la mayoría de los partidos políticos de oposición no participaron por, entre otros motivos, estar inhabilitados y en la que resultó reelegido Maduro.

El documento, que no contó con el voto de dos fracciones opositoras -18 diputados- por, en principio, no tener conocimiento previo del acuerdo, señala que procurarán “junto a la comunidad internacional” una “solución política que conlleve” a “condiciones electorales democráticas, de modo que sean posibles unas elecciones generales”.

Concretamente piden unos comicios en los que puedan participar libremente los inhabilitados y exiliados políticos y con un Consejo Electoral equilibrado, “en fecha y condiciones que garanticen el derecho a elegir de los venezolanos, bajo observación nacional e internacional calificada e independiente”.

Se solicita además la disolución de la “espuria” Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un órgano constituido solo por oficialistas.

Se pide, asimismo, la restitución del Estado de derecho y de los poderes del Parlamento que fue despojado de sus competencias constitucionales, apenas fue electo, por un supuesto desacato al Supremo que ordenó la destitución de tres diputados indígenas por un “fraude” en su elección durante 2015.

Además, en este acuerdo se exige “la atención urgente” a las necesidades del país, así como la liberación de los presos políticos que cifran en 232 hasta el 4 de noviembre.

El Legislativo señala también que apela a la comunidad internacional para “mantener de manera efectiva y progresiva la presión legítima” sobre el Gobierno.

“Todo ello en procura de una solución a la crisis y la construcción de una transición democrática ordenada e inmediata, sin las cuales ninguno de los problemas que sufre Venezuela tendrá solución”, agrega el texto en el que se afirma que solo la “solución política” hará posible la construcción de un nuevo Gobierno.

La mayoría de las peticiones contenidas en este acuerdo son las mismas demandas que hizo la oposición hace un año cuando acudió a un proceso de diálogo con el Gobierno sin tener éxito.

Los 14 diputados que no avalaron este acuerdo consideran además que este documento es promovido por quienes creen en un diálogo como vía de solución a la crisis, una idea que no comparten, pues aseguran que en el Gobierno no se puede confiar.

Por su parte, la fracción de La Causa R -4 diputados- salvó su voto porque tampoco conocía en detalle el mismo, y señaló que mañana informaran su posición oficial sobre el acuerdo.

Sentencia versus 10E por Luis Manuel Aguana – TIC’s y Derechos Humanos – 25 de Octubre 2018

caricatura-lma-1990-con-ppv

Me ha llamado mucho la atención y no sé cuál es el origen de esa nueva perspectiva, pero ahora de lo que se habla es del 10 de Enero de 2019 como el último día de Nicolás Maduro en el poder. Y como siempre, me pregunto de la misma forma que lo hacía aquel personaje de la televisión de los 60s, el Inspector Columbo: ¿Quien sale beneficiado? Además, ¿y porque no es ahora y si después del 10 de Enero de 2019? ¿Es que acaso ha variado la situación de ilegitimidad en el poder de ese señor que se dice Presidente de la República?

Que sepamos los venezolanos, Nicolás Maduro Moros fue declarado en abandono del cargo por la Asamblea Nacional en fecha 9 de enero del año 2017 (http://www.asambleanacional.gob.ve/actos/_acuerdo-sobre-el-abandono-de-las-funciones-constitucionales-de-la-presidencia-de-la-republica), abandono que fue ratificado en acuerdo de la misma Asamblea Nacional el 21 de Agosto de 2018 (http://www.asambleanacional.gob.ve/actos/_acuerdo-de-ratificacion-de-la-decision-de-la-asamblea-nacional-de-declarar-el-abandono-del-cargo-de-nicolas-maduro-moros-y-sobre-su-responsabilidad-penal-por-hechos-de-corrupcion-vinculados-a-la-empre), y que incluía, en su punto No 5, “Iniciar, a los fines de suplir efectivamente ese vacío de poder en el marco de la Constitución y de los Tratados vigentes,  las consultas correspondientes con todos los sectores de la sociedad venezolana para promover un proceso de restablecimiento de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, tal y como lo ordenan los artículos 333 y 350 de la Constitución, y tal y como fuera reiterado en la consulta popular del 16 de julio de 2017”.

¿Y entonces? ¿Cómo es eso de que es el 10E y no ahora? Sin dejar pasar que la Asamblea Nacional no ha dado ni el primer paso desde el pasado 21 de Agosto para “Iniciar…las consultas…para promover un proceso de restablecimiento de la Constitución…”,como ellos mismos acordaron para proceder al cambio del gobierno, los venezolanos que acostumbramos a no leer las letras chiquitas de los contratos, no nos hemos dado cuenta que a partir de ese 21 de Agosto la Asamblea Nacional justificó al mismo tiempo la presencia de Nicolás Maduro en el poder, al desconocer por “inconstitucional” la separación temporal del cargo de Nicolás Maduro Moros, fundamento principal utilizado por el TSJ legitimo para que ellos procedieran a la designación de un gobierno de transición según sentencia de fecha 2 de julio de 2018 (ver Sentencia del TSJ-L declarando la Falta Absoluta en la Presidencia de Venezuela y decreta URGENCIA de llenar el vacío de poder conforme a la Constitución de la República, en el Twitter oficial del TSJ-L en https://twitter.com/TSJ_Legitimo/status/1014611587745886211).

En efecto, de acuerdo a las conclusiones del dictamen de la Consultoría Jurídica del parlamento, esta defendió los derechos humanos de Maduro (¡!) de separarlo temporalmente de su cargo:

“b.- La mayoría parlamentaria de la Asamblea Nacional debe ser cautelosa con la invocación del artículo 380 del COPP, pues tiene que ser coherente con posiciones previamente asumidas en consonancia con la Constitución y en defensa de los derechos humanos. De lo contrario restaría fuerza moral y jurídica a sus decisiones.

 c.- Si no se tomara en cuenta lo antes expuesto en el aspecto constitucional, y se aceptara que ha tenido lugar la suspensión de Nicolás Maduro Moros en el ejercicio de sus funciones con fundamento en el artículo 380 del Código Orgánico Procesal Penal, se trataría de una falta temporal y no absoluta ya que de acuerdo a la misma disposición quedará suspendido “durante el proceso”, es decir, que depende del resultado del juicio convertirse o no en falta absoluta.

 d.- El supuesto de hecho al cual se refiere el primer aparte del artículo 233 Constitucional, se produce cuando la falta absoluta del Presidente de la República ocurre entre su elección y la toma de posesión del cargo, no se trata entonces este caso del supuesto fáctico de las consecuencias de la aplicación que la decisión notificada le asigna al artículo 380 del COPP”(ver Conclusiones del Dictamen de la Consultoría Jurídica sobre notificación recibida de magistrados designados por la AN, de fecha 30 de Julio de 2018, en http://www.asambleanacional.gob.ve/noticias/_dictamen-de-la-consultoria-juridica-sobre-notificacion-recibida-de-magistrados-designados-por-la-an).

En consecuencia la Consultoría Jurídica de la Asamblea Nacional desestima la falta temporal de Nicolás Maduro en fecha 30 de Julio de 2018, indicando que es necesaria la falta absoluta para que la Asamblea proceda a la designación de un nuevo gobierno, siendo muy astutamente fechada antes de la sentencia del juicio abierto de Nicolás Maduro Moros en Bogotá el 15 de Agosto de 2018, pero publicada el mismo día del Acuerdo, el 21 de Agosto de 2018.

¿Qué significa todo esto? Que desde el punto de vista institucional la Asamblea Nacional, que no ha movido ni un solo dedo para hacer valer el punto No. 5 del Acuerdo que ellos mismos hicieron el 21 de Agosto de 2018, aun considera a Maduro Presidente de Venezuela hasta la conclusión de su mandato el 10 de Enero de 2019, desestimando la sentencia del TSJ-L del 2 de Julio porque para ellos no han recibido la sentencia motivada (con pruebas) formal que establezca de manera fehaciente la Falta Absoluta del Presidente, basados en ese dictamen de la Consultoría Jurídica, ¿qué tal?

Es por eso que lo retorcido de esta situación nos lleva a cometer errores de apreciación y a seguir cuentos de camino, haciendo que algo que todos nos queremos quitar de encima ahora los políticos de la Asamblea lo manipulen a fin de alargar el mandato de Maduro para después de las elecciones del 9 de diciembre de 2018. Esa es la respuesta de la pregunta de Columbo: ¿Quién sale beneficiado? El gobierno y su oposición.

El TSJ legítimo tiene la misión trascendental para el futuro de la Nación de cortar esa situación inmediatamente, publicando ya la sentencia motivada y definitiva de Nicolás Maduro Moros donde se establecen definitivamente las pruebas que conducen a la Falta Absoluta del Presidente, y que obligan los políticos de la Asamblea Nacional a proceder de inmediato a un Gobierno de Transición que ponga fin al régimen de Nicolás Maduro sin más dilación. Una vez publicada esta debe ser oficiado formalmente para el conocimiento de toda la Comunidad Internacional. Y ese efecto que se produciría el 10 de Enero se concretaría al momento después de la notificación formal de la sentencia a todos los gobiernos del mundo y a las policías internacionales.

Y ustedes se preguntarán entonces ¿porque el TSJ legítimo no ha procedido con la publicación de esa sentencia? Por lo mismo que se ha impedido que el régimen caiga: muchos intereses que se resisten a que se investigue la corrupción que se abre con las pruebas aportadas por la Fiscal, y que implican a mucha gente del régimen y su oposición.

Lo triste de todo esto es que de no salir la sentencia motivada de Maduro, y que debió publicarse procedimentalmente en un máximo de dos semanas después del 15 de Agosto de 2018, todo el esfuerzo realizado por el TSJ legitimo en Bogotá para encerrar a Nicolás Maduro Moros por corrupción, se desmoronará conjuntamente con todo el crédito que ha podido ganar merecidamente el TSJ legitimo después de su constitución en la OEA con el pleno respaldo de la Comunidad Internacional. O es la sentencia o es el 10E. Sentencia versus 10E, ¿qué prefieren ustedes? En lo personal, prefiero la sentencia. Eso sería un buen detonante de lo que pasaría en Venezuela ahora, no el 10 de Enero del año que viene…

¿Llegó la hora de derrotar a Maduro y al Partido Militar? por Ezio Serrano Páez – Konzapata – 18 de Octubre 2018

Para unos, el peor gobierno de la historia republicana se sostiene por la peor oposición de todos los tiempos. Son tal para cual, cultiva la vulgata en tanto se evade la responsabilidad que cada ciudadano tiene con el destino propio y de su nación.
Foto: Alba Ciudad

Un aspecto básico se olvida: el cumplimiento de la Constitución técnicamente hablando, se asegura con el uso legítimo de la fuerza. La Fuerza Armada y los tribunales de justicia constituyen los resortes que deberían activarse cuando un gobierno decide hacer pira de la constitucionalidad.

De manera que, aún reconociendo las inconsistencias del liderazgo opositor, aún admitiendo la existencia de un grupete de pícaros aliados del gobierno, nada puede eximir a la Fuerza Armada de su obligación constitucional pues están renunciando a su razón de ser. Si la vaca no da leche que la lleven al matadero, con el perdón del extremismo vegetariano.

1.- ¿Y por qué no funcionan los resortes?

Para recuperar la Constitución y la democracia debemos derrotar al partido militar. Tomando en cuenta que los cubanos armaron la trampa y mueven los hilos del poder, surge una duda razonable:¿Derrotarlos con las armas? ¿Derrotarlos con votos?

La respuesta es obvia. Hugo Chávez y el chavismo apoyados en las leyendas urbanas de Bolívar, el bolivarianismo, soporte de nuestro imaginario colectivo, y bajo estricta observación facultativa cubana, revivieron el Partido Militar que históricamente ha estrujado al mundo civil venezolano. Una vez convertidos en el brazo armado del Estado-Psuv, se han dedicado a gozar del poder utilizando las armas de la república para hacer efectivo el gran atraco nacional que los atracadores llaman Revolución Bolivariana. Sin duda, es el brazo armado del Estado-partido, lo que realmente sostiene a la dictadura venezolana. Lo demás es pastelería y decorado de una gran torna envenenada.

2.-Radicales y moderados, todos tienen razón.

Para recuperar la Constitución y la democracia debemos derrotar al partido militar. Tomando en cuenta que los cubanos armaron la trampa y mueven los hilos del poder, surge una duda razonable:¿Derrotarlos con las armas? ¿Derrotarlos con votos?La dicotomía así planteada nos lleva a otro nivel pero siempre atrapados por las dicotomías: ¿Invasión o negociación? Lamentable que los venezolanos, encajonados en estos dilemas, se dividan hasta la atomización, como si fuese posible hallarle respuesta fácil a un dilema como el de ser o no ser. Por lo pronto, presumimos que todos tienen algo de razón: ¿Los 60 años de dictadura cubana no dicen nada a los avispados de la negociación? Pero a los radicales cibernéticos también se les puede preguntar: ¿Y dónde están las armas y los combatientes que las van a empuñar? Las dicotomías tienden a simplificar borrando los matices que nos permiten entender.

3.- Bañarse en el Guaire para gobernar

Una nueva oportunidad para derrotar al partido militar alumbra en el túnel. Pero no hay peor ciego que el negado a ver. El próximo mes de diciembre vence el período de gobierno constitucional de Nicolás Maduro. Se le abre un abismo legal que intentará llenar con señuelos: Nueva constitución y referéndum, elecciones municipales, represión y bonos navideños para los siervos de la gleba. Añádanle bastante bla bla. Pero Maduro y el partido militar saben que la pasada elección de mayo es un molesto fardo que no logran descargar. Tal vez sin proponérselo, los abstencionistas minaron el camino de la reelección. Desconocidos los resultados por el mundo entero, tendrá que lanzarse al Guaire para gobernar desde la otra orilla, sin poderse bañar de legalidad.

4.- Con una sesión es suficiente

La Asamblea Nacional que tanto se empeñó en preservar su virginidad constitucional, tiene ante sí la ocasión de actuar de acuerdo a sus competencias. A partir de diciembre no hay presidente en Venezuela, pero más aún: el mundo lo sabe y buena parte de aquél dice estar dispuesto a poner empeño para resolver el caso venezolano. Debe admitirse la merma de esa institución, la represión, su división y pérdida de popularidad le afectan severamente. La AN está herida y por ello la sociedad civil organizada, y todos los dolientes debemos rodear y apoyar a la única entidad legítima que nos representa como nación. Debemos exigirle el cumplimiento de su deber, y en un solo bloque, la nación y su representación, debemos cumplir con la obligación de proclamar el fin del período de Maduro y solicitarle al mundo nos respalden en la realización de elecciones libres y democráticas.Seguramente muchos factores actuarían en contra de esta opción de poder, pero la lista de factores favorables también se puede extender.La Asamblea Nacional tiene en sus manos un arma poderosa Foto: @AsambleaVE

He aquí algunos de estos:

a.-Se muestra un horizonte de corto plazo que puede actuar como señal para activar a toda la sociedad. Esto podría dar esperanza a una sociedad tan golpeada por la desesperanza.

b.-La comunidad internacional recibirá un mensaje único y concreto. Fin de la ambigüedad invasión-negociación. Ya no se podrá afirmar que los venezolanos no sabemos lo que queremos.

c.- La petición de apoyo internacional para salvaguardar un proceso electoral es mucho más “mercadeable” que la petición de invasión para iniciar una guerra.

d.- La sola amenaza de realizar elecciones con apoyo internacional reconocido, es un poderoso factor de negociación que pone en suspenso al gobierno de Maduro.

e.- Nos focalizamos en un solo propósito. Con un solo norte nos inmunizamos frente a los distractores.

f.-La posibilidad de elecciones libres, sin tutelaje oficial, abre una opción al chavismo disidente que desee participar.

g.-Los partidos en paralelo deberían reagruparse o remozarse para convivir en la escena democrática. Finalmente,

h.- La posibilidad de una contienda electoral libre del tutelaje del Partido Militar ofrece la ocasión histórica de cambiar el relato histórico bolivariano. Los civiles podemos defender la libertad cuando los portadores de las armas traicionan su misión. El mito de la soberanía cautiva del poder militar se podría quebrar.

Una poderosa Asamblea Nacional, en reunión extraordinaria, con el apoyo resteado de la sociedad organizada, las academias, los universitarios, los gremios y sindicatos, sus representantes, y toda expresión organizada de la sociedad civil, con una sola y estruendosa sesión que incluya al cuerpo diplomático, insistimos, con una sola sesión, la dictadura de Maduro estaría en jaque. Permitir que el dictador “reasuma” el mando sin siquiera patalear, sería la confirmación del modelo cubano, la consagración de la humillación. En el peor de los escenarios, debemos renovar los votos de la ilegalidad contraídos por Maduro y su partido militar.

¿El crimen nos devorará? por Luis Ugalde S.J. – Notiespartano.com – 18 de Octubre 2018

download.jpgEl horrendo asesinato de Fernando Albán – privado de libertad sin orden de detención, violando la ley y arrastrado y empujado a la muerte en el SEBIN- ha sobrecogido al país y al mundo, que ya venían alarmados con el crimen que anda suelto en Venezuela. Testimonios de alta credibilidad vienen informando de detenciones ilegales, violaciones sistemáticas de procesos judiciales con detenidos incomunicados de sus familiares y abogados, ejecuciones extrajudiciales, órdenes de excarcelación burladas, extorsiones de miles de dólares para salir de la injusta prisión etc. Parece incomprensible que algunos que en otro tiempo reclamaban derechos humanos y que todavía hoy quieren ostentar el título de sus “defensores”, sean los primeros encubridores. Son más que alarmantes las informaciones que llegan sobre militares detenidos, incomunicados y maltratados. No es menos preocupante la persecución selectiva de líderes de partidos que el régimen ha decidido descabezar. Y cínicamente hablan de elecciones libres y de diálogo con esos mismos perseguidos y encarcelados. ¡Dialogar con una pistola al pecho! y con la condición previa de reconocer a una tiranía que se auto-prorroga por seis años más, para castigo de millones de venezolanos.

Pero el crimen no está sólo en las cárceles y en la manipulación de la justicia, sino que se ha generalizado a las diversas áreas económicas, sociales y políticas, donde actúa el gobierno y sus armados, legales e ilegales: contrabando de gandolas en las fronteras, tráfico millonario de droga, robo sistemático en las alcabalas a quienes transportan víveres, chantaje a los comercios, extorsión a quienes necesitan sus documentos, trasiego multimillonario de dólares preferenciales, niños comiendo en la basura… La inseguridad reina entre los productores del campo y los vecinos de la ciudad. Tan grave es el cinismo y la complicidad, que muchas bandas se sienten autorizadas e incluso invitadas a vivir del crimen y del abuso, imitando a los corruptos de más arriba.

El Libertador, cuando ya las tropas enemigas iban en retirada y amanecía la República, decía alarmado “la anarquía nos devorará”. La anarquía y el crimen reinan hoy cuando impunemente se violan los derechos de los otros y se usa la ley para eliminar a los rivales. Hoy de la República no queda sino el nombre y el Estado no es garantía para todo ciudadano, sino sinónimo de abuso y botín privado.

No extraña que al régimen le suenen a denuncia el par de primeros artículos antidictatoriales que definen el alma de la Constitución de 1999:

Artículo 2. “Venezuela se constituye en un estado democrático y social de derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la 1 responsabilidad social y, en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”.

Artículo 3. “El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta Constitución. La educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar dichos fines”.

Los hechos hacen que estos artículos suenen a una burla cínica y cruel. En vista de que ni quieren ni pueden convertir en vida la Constitución de 1999, deciden eliminarla e imponer otra constitución tiránica como lápida de la sociedad muerta. Ejecutarán este crimen a no ser que nos pongamos de pie y unidos todas las diversas agrupaciones, asociaciones, organizaciones y partidos, asumiendo el deber ciudadano y la obligación de conciencia de defenderla. Si no queremos que el crimen termine devorando al país, todos tenemos que levantar- como nos lo manda la Constitución en el artículo 333- con una voz unida que clama ¡basta ya!, y actuar de modo eficaz para frenar la muerte en todas sus formas y restablecer el orden constitucional.

Con ello estaremos honrando la memoria y el sacrificio de la vida de Fernando Albán y de muchos más, perseguidos, asesinados y maltratados; de millones a quienes el crimen en sus múltiples formas les ha arrebatado su vida digna, en libertad y justicia. ¡Dios bendiga a Venezuela y nos de ánimo con su “Levántate y camina!”

A %d blogueros les gusta esto: