elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Conspiracion

Cómo funciona la plataforma de tortura que se ha impuesto en la Dirección de Contrainteligencia Militar de Venezuela por Sebastiana Barráez – Infobae – 1 de Julio 2019

El esquema perverso de poder, maltratos y muerte está integrado por las autoridades de la DGCIM, la justicia militar, los médicos forenses, los defensores públicos y los carceleros

Lo oficiales de la DGCIM se encargan de arrestar a cualquier sospechoso de disidencia

Lo oficiales de la DGCIM se encargan de arrestar a cualquier sospechoso de disidencia

En la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) se fue imponiendo desde hace tiempo, pero con mayor énfasis durante 2018 y lo que va del 2019, una estructura de poder para liquidar, por vía física pero sobre todo psicológica, a quienes caen detenidos por sospechas de conspiración. No son cubanos, son militares y policías venezolanos quienes lo hacen.

El Jefe de la DGCIM es el mayor general (Ej) Iván Hernández Dala, que ha tenido una acelerada carrera de ascenso en la Fuerza Armada como hombre de confianza de Nicolás Maduro, no sólo como jefe de Contrainteligencia Militar sino de la Guardia de Honor Presidencial.

Iván Hernández Dala

Iván Hernández Dala

Uno de los hombres claves en ese triángulo de terror en que se han convertido los sótanos de la DGCIM, es el mayor (GNB) Alexander Enrique Granko Arteaga, egresado de la II promoción Toma de Las Flecheras, en la EFOFAC, año 2004.

Este oficial, procedente de Puerto Cabello y cuya familia se dedica a sacar chatarra por el puerto, ocupa el cargo de jefe de la Unidad de Asuntos Especiales de la DGCIM. Es un hombre de absoluta confianza del general Hernández Dala, lo que le ha permitido imponer actos brutales contra detenidos. No por casualidad su oficina está al mismo nivel que la del mayor general.

El otro factor en ese entramado de tortura lo constituyen los tribunales militares y la Corte Marcial. Uno de las demostraciones más relevantes de la participación de la justicia militar es lo que ha venido sucediendo con la juez del Tribunal primero de control My (Ej) Claudia Carolina Pérez Benavides de Mogollón. Ella no solo es que hace caso omiso cada vez que un militar detenido ha sido presentado con evidentes signos de tortura, sino que además ha sido determinante para desarrollar maniobras que les impida a los detenidos presentarse con su abogado privado.

La juez a través de subterfugios hace que los imputados sean asistidos por defensores públicos militares que por supuesto nunca los defienden, porque obedecen a sus jefes superiores.

El otro elemento a considerar es un grupo de médicos forenses del Hospital de El Llanito, quienes se limitan a firmar las certificaciones sobre la situación de salud de los detenidos. Ellos omiten las marcas, moretones, golpes, heridas y cicatrices recientes de los militares presos.

En ese triángulo perverso de poder, de tortura y de muerte, está por una parte la DGCIM con sus esbirros, que allanan, torturan y montan expedientes con pruebas inventadas, por la otra la justicia militar con jueces, fiscales y defensores públicos y finalmente los carceleros, en los que también hay que incluir algunas ONGs para quienes los detenidos no son más que una estadística.

Desde el primer paso

Cuando se hace un procedimiento el Código procesal penal establece que debe notificarse al Fiscal en las primeras 8 horas y presentarlo ante el Tribunal en las primeras 48 horas.

En el caso del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo pasaron días antes de ser presentado al Tribunal, a donde llegó brutalmente golpeado según denunció su abogado Alonso Medina.

Rafael Acosta Arévalo

Rafael Acosta Arévalo

El oficial casi no podía hablar. Lo llevaron en silla de ruedas y con signos evidentes de tortura según los testigos en el tribunal. El juez lo envió al hospital, pero fue demasiado tarde y murió.

Pero esos procesos son viciados. Lo están desde que arranca el allanamiento y la detención.

Hay más de 160 militares detenidos por razones políticas, los imputan de Traición a la Patria porque es el que acarrea más años de presidio.

No los presentan en el lapso de 8 horas, no notifican al Fiscal y menos al Tribunal, porque los torturan hasta que obtienen de ellos la información que quieren o la que los obligan a grabar y firmar. En todo ese tiempo el militar permanece detenido y violándole el debido proceso

Una vez que el detenido llega a la DGCIM le ordenan sentarse en el sótano 3 de investigaciones, donde hay un mostrador donde lo obligan a quitarse todo lo que cargue encima de prendas, documentos, etc. Luego te ponen a llenar a mano el formulario con el inventario.

Dependiendo del caso el detenido va a tortura. Y ahí viene otra etapa: entorchan al detenido, es decir es decir le colocan papel periódico o de bolsas, alrededor de los ojos y cinta pegante, lo tienen esposado hasta que llega el teniente de navío Abel Anzola y el capitán Jesús Gerardo Cardenas, entrenados en la tortura física.

Mientras el torturado grita, el Coronel Hannover Esteban Guerrero está oyéndolos desde su oficina en el sótano tres.

Venezuela deporta a 59 presos políticos colombianos por Florantonia Singer – El País – 30 de Junio 2019

Fueron arrestados en 2016 sin órdenes judiciales, acusados de ser paramilitares e intentar atacar a Nicolás Maduro

Nicolás Maduro durante un acto en el Palacio de Miraflores.
Nicolás Maduro durante un acto en el Palacio de Miraflores. YURI CORTEZ AFP

Después de casi tres años de prisión, 59 colombianos detenidos en un comando policial en Caracas, en terribles condiciones de hacinamiento y maltrato, fueron deportados a Colombia este sábado en un avión del gobierno venezolano. La aeronave los trasladó desde el aeropuerto de Maiquetía a la ciudad fronteriza de San Cristóbal, en el estado Táchira, para que cruzaran los puentes internacionales hacia Cúcuta, donde fueron recibidos por las autoridades colombianas y la oficina de Derechos Humanos de la ONU. En videos divulgados en redes sociales se ven esposados en los autobuses camino al aeropuerto.

La historia de estos hombres está unida a uno de los tantos relatos de conspiración que Nicolás Maduro ha usado para justificar su tesis de que constantes ataques extranjeros han desestabilizado su cuestionado gobierno. Estos colombianos fueron detenidos entre agosto y septiembre de 2016 en requisas policiales callejeras para verificar sus documentos, que en varios casos estaban vencidos. Luego fueron acusados de terrorismo, asociación para delinquir y forjamiento de documentos, después de que Maduro reveló en cadena de televisión que había sido frustrado un nuevo ataque en su contra que se perpetraría en una de las movilizaciones de protesta de sus opositores en ese 2016.

“En el marco de la OLP [Operación de Liberación del Pueblo, una serie de redadas militares y policiales desarrolladas por el gobierno de Maduro desde 2015 y denunciadas en organismos internacionales por violación de derechos humanos] hemos capturado a 92 colombianos en un campamento paramilitar a 500 metros de Miraflores. Además, hemos detenido a varios dirigentes de la oposición. Tenían un plan violento conjunto para acabar con el gobierno”, señaló entonces el líder chavista.

El caso de los colombianos está incluido dentro de las listas de presos políticos del país, que hasta esta semana incluía a 688 detenidos, de acuerdo con los datos del Foro Penal Venezolano. Pedro Berrio es uno de ellos. Fue abordado por policías en los alrededores del metro de Caracas cuando iba a camino a su trabajo como albañil. Ante la falta de documentos venezolanos entregó su cédula colombiana. El hombre había emigrado al país 10 años atrás, cuando el flujo migratorio era a la inversa de la diáspora actual. En Venezuela hizo su familia, según han reseñado medios venezolanos.

El grupo tenía boleta de excarcelación desde 2017, pero nunca se ejecutó. En 2018 el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de la ONU se pronunció sobre la situación de estos colombianos, exigió que se liberaran de manera inmediata y se les diera una indemnización, además de una investigación independiente de los hechos. Finalmente, fueron liberados este sábado tras la visita a Venezuela de la Alta Comisionada de Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet. Durante su agenda de reuniones escuchó a los familiares de los presos políticos. El hijo de uno de estos colombianos le rogó que intercediera. “Hemos sufrido mucho desde que mi papá no está. Le pido que le diga a Nicolás Maduro que se ponga la mano en el corazón y que saque a todos los presos políticos”, le dijo el niño a Bachelet.

A través de un comunicado el régimen de Maduro se refirió a la muerte de Acosta Arévalo. En el texto aseguran que ante “la artera y continuada intención de los enemigos de la Constitución y la paz de perpetrar intentos de golpes de Estado, terrorismo y masacres” las fuerzas de seguridad emprendieron un proceso de pesquisas por meses que condujo al arresto de los militares -a los que califican de terroristas confesos- “con respeto absoluto al debido proceso y los derechos humanos”.

El Gobierno sostiene que el capitán de corbeta fue imputado por graves actos de terrorismo, sedición y magnicidio en grado de frustración durante el acto de presentación ante los tribunales ocho días después de su detención sin órdenes judiciales. Las versiones de la esposa del militar Waleska Pérez y de abogados y defensores de derechos humanos señalan que ante el estado de gravedad en que se encontraba Acosta Arévalo no pudo ser imputado, pues el juez ordenó que lo enviaran al Hospital Militar del Ejército, en Fuerte Tiuna. “Yo sabía que lo estaban torturando y tanto fue que lo mataron. No podía hablar, recibió muchos golpes en la cabeza”, dijo Pérez en una entrevista al medio colombiano NTN24. El comunicado señala que Maduro solicitó al fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, una exhaustiva investigación de “los hechos que resultaron en el fallecimiento” de Acosta Arévalo.

Video insertado

ONU Derechos Humanos Colombia

@ONUHumanRights

Puente Simón Bolívar estamos con los colombianos liberados y que habían sido detenidos arbitrariamente por Venezuela. Este país cumple compromisos en el marco de la reciente visita de la Alta Comisionada @mbachelet @UNHumanRights @Albrunori @IvanDuque @CancilleriaCol

Muere el militar detenido por conspirar contra Maduro por Florantonia Singer – El País – 1 de Julio 2019

El capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo estaba bajo custodia de la inteligencia militar venezolana. Defensores de los derechos humanos vinculan su muerte a presuntas torturas

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante un acto castrense el pasado mayo. En vídeo, declaraciones de Guaidó este sábado sobre la muerte del militar. MIRAFLORES PRESS OFFICE / HANDOU EFE / REUTERS

La última conspiración contra el régimen chavista denunciada por Nicolás Maduro dio con la detención sin órdenes judiciales de cuatro militares y dos policías y otros ocho venezolanos quedaron señalados por estar supuestamente implicados en un plan para asesinar al líder chavista y a otras figuras de su cúpula. Uno de ellos, el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, falleció bajo custodia de funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) este sábado.

“No hablaba, solo pedía auxilio a su abogado. No podía ponerse de pie. El capitán contestó, asintiendo con la cabeza, a la pregunta de si fue torturado por el DGCIM, pero no podía casi gesticular palabras. Su estado era ya crítico. El juez ordenó trasladarlo al hospital y falleció a la 1 de la madrugada”, contó en varios tuits Suju, quien es delegada de la World Jurist Association ante la Corte Penal Internacional, y agregó que llevará el caso a esa instancia.

Ver imagen en Twitter

Juan Guaidó

@jguaido

2/3
Seguimos recabando información sobre este crimen para profundizar acciones. Nadie, absolutamente nadie puede permanecer indiferente ante este horror, y mucho menos los hombres y mujeres de la Fuerza Armada.

El jefe del Parlamento reconocido como presidente por más de 50 países, Juan Guaidó, condenó lo ocurrido y señaló que ordenó a sus representantes diplomáticos entrar en contacto con la familia del militar, que se presume está en Colombia, y con la alta comisionada de la ONU. Luis Almagro, secretario general de la OEA, también expresó su rechazo. “Seguimos recabando información sobre este crimen para profundizar acciones. Nadie, absolutamente nadie puede permanecer indiferente ante este horror, y mucho menos los hombres y mujeres de la Fuerza Armada”, escribió Guaidó.

En octubre pasado el concejal Fernando Albán, detenido por supuestamente estar implicado en el atentado con drones contra Maduro durante una parada militar el 4 de agosto de 2018, murió al caer del décimo piso de la sede del servicio de inteligencia donde estaba preso. Las autoridades chavistas alegaron que se trató de un suicidio.

El presidente del Tribunal Supremo quiere el perdón de Maduro por el golpe del 30 de abril por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 28 de Junio 2019

El presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Nicolás Maduro, condena lo que le conviene. Maikel Moreno condena lo que se supone es un “nuevo” complot para derrocar y matar a Maduro, pero también a la primera dama, Cilia Flores, al presidente de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, e incluso a él mismo, a Moreno.
Maikel Moreno condena lo que le conviene / Foto: @MaikelMorenoTSJ
Maikel Moreno condena lo que le conviene / Foto: @MaikelMorenoTSJ

El funcionario colgó 4 tuits. Y hace referencia a los hechos de estos últimos días. A un plan que se pondría en marcha entre el 23 y 24 de junio. Ya hay varios militares detenidos. Y Nicolás Maduro ha dicho que será implacable con la oposición si intenta derrocarlo. Es el supuesto plan que llevó a Maduro a celebrar el acto del Día del Ejército en la madrugada. Son 14 civiles y militares implicados según el fiscal de Maduro, Tarek William Saab.

La claridad de estos tuits de Moreno no se corresponde con la oscuridad o el silencio que ha mantenido respecto a otro evento. La megaconspiración del 30 de abril. En la que el exjefe del Sebin que se le fue a Maduro, Manuel Cristopher Figuera, señala a Maikel Moreno como la figura clave de la fallida megaconspiración. De Moreno era la responsabilidad de que el Tribunal Supremo produjera una sentencia para:

-Eliminar a la ANC que preside Diosdado Cabello, el número 2 del régimen chavista.

-Restitución de los poderes de la Asamblea Nacional que preside Juan Guaidó.

-Hecho esto, los militares respaldaban el procedimiento.

-Y Maduro sería apartado del poder y enviado al exterior.

-Se nombraba una junta de gobierno.

-Se convocaban elecciones.

Maikel Moreno es uno de los 21 nombres que aparecen en la lista que el general Cristopher Figuera ha ido ventilando en declaraciones o que aparecen en las conversaciones filtradas que el diario ALnavío publicó en exclusiva. Lista de nombres de personajes involucrados en hechos de corrupción o en la megaconspiración.

“El Gobierno de Venezuela desmanteló un plan militar para dar un golpe de Estado, liberar al general Raúl Isaías Baduel, detenido desde 2009, y proclamarlo como presidente, informó el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez. El primer teniente Carlos Lozada Saavedra, alias Tío (…), lo reclutan para realizar las actividades de asalto al parque de armas del batallón Bolívar, del batallón Ayala, la toma de la Base Militar Francisco de Miranda, en La Carlota, sacar del Sebin [Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional] a Baduel y llevarlo (…) hasta las instalaciones de Venezolana de Televisión y desde allí proclamar a Raúl Baduel, presidente de Venezuela”. Sputnik.

En las filtraciones, Cristopher Figuera admite que la megaconspiración no tuvo éxito debido a la ambición desmedida de Maikel Moreno que no sólo quería seguir siendo presidente del Tribunal Supremo sino también presidente de la junta de gobierno, y la potestad de nombrar otros cargos clave como el fiscal general de la Nación y el ministro de Interior, o sea, Maikel Moreno iba a sustituir de manera directa al fiscal Tarek William Saab, que es de entera confianza de Maduro y Cilia Flores, y de paso reemplazar al general Néstor Reverol, otro de confianza máxima de Maduro y el exVicepresidente Ejecutivo, Tareck El Aissami.

Esa ambición fue “la piedra de tranca del documento”, se lee en las filtraciones. Cristopher Figuera da a entender luego en la entrevista que concedió a The Washington Post que hasta el último momento estuvo luchando porque saliera la sentencia, fundamental para que los militares, entre otros, el poderoso ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, se ubicaran a favor de la megaconspiración.

Maikel Moreno no ha hecho comentario alguno sobre estos señalamientos. Pero desde el 30 de abril en adelante, el Tribunal Supremo de Justicia ha sido un instrumento en la arremetida persecutoria del régimen contra diputados de la oposición a los que se les ha allanado la inmunidad parlamentaria, entre otros el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, preso en una cárcel de alta de seguridad ubicada en el Fuerte Militar Tiuna de Caracas. Otros diputados se han asilado en embajadas o han escogido el camino del exilio. Lo más seguro es que Moreno, colocando al Tribunal Supremo en la primera línea de la arremetida, esté despejando todo tipo de duda en torno a su lealtad hacia el régimen. Y esta condena del nuevo episodio esté también enmarcada en la misma pauta de mostrarse leal.

Maikel Moreno es un personaje de confianza de la esposa de Maduro, Cilia Flores. Y forma parte de un grupo de poder en el que aparece involucrado el boliburgués Raúl Gorrín, dueño del canal Globovisión, de una aseguradora y un banco, y quien, según las fuentes, fue clave a la hora de incorporar al magistrado en la megaconspiración. Ambos personajes están sancionados por los Estados Unidos. En las filtraciones, el general exjefe del Sebin, hoy refugiado en los Estados Unidos, revela que Maikel Moreno “estaba pidiendo a cada testaferro 100 millones de dólares porque también con la salida” de Maduro “se estaba negociando el levantamiento de las sanciones de los dueños del dinero y de ellos mismos”.Moreno condena un “nuevo” complot contra Maduro y Cilia Flores / Foto: @ConCiliaFlores

Los tuits de Maikel Moreno van en esta dirección:

“1/4 En declaraciones ofrecidas por el VP Sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura @jorgerpsuv los venezolanos y venezolanas conocimos la información sobre nuevas amenazas contra la estabilidad del país por parte de sectores reaccionarios”. Llama la atención el uso del término “reaccionarios”. No cabe en el lenguaje de Maikel Moreno. Cabe en el discurso de Maduro. Cabía en el de Hugo Chávez. Pero no en el de Maikel Moreno, afortunado de fortuna y de haber llegado a lo más alto del poder madurista gracias a combinaciones de lo que llaman el metabolismo chavista de dinero y poder.

“2/4 entre estas amenazas destaca la planificación de atentados contra el Pres. de la Rep. Bolivariana de Venezuela @NicolasMaduro , la primera combatiente @ConCiliaFlores , el Pres. de la ANC @dcabellor , mi persona y otros ciudadanos/as”. Aquí se coloca en plan de víctima. Aquí el punto de encuentro con el poder. Aquí intenta decir: Yo también soy objetivo. Asumo riesgos. Los reaccionarios vienen por mí. Yo soy socialista. Pero en la versión del diario ruso Sputnik, aliado del régimen de Maduro, no aparece Maikel Moreno en la lista de los supuestos objetivos: “El plan, expuso (Jorge) Rodríguez, era asesinar al presidente Nicolás Maduro, a su esposa Cilia Flores, al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello. Además del secuestro del comisario Freddy Bernal, del director del Sebin, Gustavo González López, y del ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol”. Maikel Moreno, en orden de jerarquía es más importante que Bernal, que Reverol, que González López, ¿por qué no se recoge aquí? No pudo ser un olvido del ministro de Comunicación, Rodríguez, ni del reportero.

“3/4 Expreso mi contundente condena ante el nuevo criminal intento de subvertir el orden constitucional a través del magnicidio y de asesinatos selectivos. Una vez más llamo al pueblo venezolano a mantener la calma y a confiar en sus instituciones”. Por supuesto, confiar en el Tribunal Supremo que iba a justificar, mediante sentencia, la salida de Maduro del poder, y con Maduro, Cilia Flores, su aliada y protectora.

“4/4 Ratifico que desde el @TSJ_Venezuela continuaremos velando en el marco de nuestras competencias por hacer respetar el ordenamiento jurídico vigente y que los capturados por estos hechos serán sometidos al proceso judicial correspondiente respetando y garantizando sus derechos”. ¿Es creíble? ¿Es confiable? ¿Para quién? ¿Confía Maduro en Maikel Moreno? ¿Confía Cilia Flores en Maikel Moreno? ¿Confía Cabello en él?

-De no ser porque quitarlo profundiza la crisis, ya lo hubieran hecho desde la Asamblea Constituyente que preside Cabello, señaló una fuente. Y agregó: “Él está asustado”.

Maduro está paranoico y no confía ni en su propia casa por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 27 de Junio 2019

A Maduro le queda eso. El terror. Que tampoco es que sea un elemento nuevo en el esquema que lo sostiene en el poder. Por ello este miércoles anuncia que será implacable contra la oposición si intentan derrocarlo. “Seríamos implacables”. La verdad es que Maduro parece un hombre acorralado. Porque hasta en su propia casa se conspira contra él.
Contra Maduro conspiran hasta en el Palacio de Miraflores / Foto: Presidencia
Contra Maduro conspiran hasta en el Palacio de Miraflores / Foto: Presidencia

Nicolás Maduro debe ser uno de los mandatarios más custodiados del mundo. Tiene dos organismos de inteligencia formales, el Sebin y el DGCIM. Tiene uno nuevo -que no existe como estructura-, como secuela de los hechos del 30 de abril, el cual convoca cada día al Palacio de Miraflores con el fin de seguir de forma directa las incidencias de las últimas horas. En estas reuniones participan miembros de la inteligencia cubana, que también es otro aparato que lo protege. Si no bastara con ello, Maduro cuenta con apoyo de inteligencia rusa y también con respaldo chino; el aporte de los chinos sería más por la vía de equipos sofisticados. También cuenta con los activistas del PSUV que reciben entrenamiento militar y de cómo espiar a los vecinos. Son los llamados cooperantes. Informantes. En Venezuela se les llama sapos.

El régimen de Maduro espía, graba, filma, sigue, a militares, empresarios, a boliburgueses, testaferros de figuras del régimen, a políticos opositores, a políticos chavistas, a políticos del chavismo disidente, a ministros, funcionarios, gobernadores, a gente común en barrios y urbanizaciones. El espionaje de Maduro, organizado por La Habana, llega a Colombia, España, República Dominicana y Estados Unidos, donde se registran los grupos más activos de la oposición.

El régimen de Maduro espía, graba, filma, sigue, a militares, empresarios, a boliburgueses, testaferros de figuras del régimen, a políticos opositores, a políticos chavistas, a políticos del chavismo disidente, a ministros, funcionarios, gobernadores, a gente común en barrios y urbanizaciones. El espionaje de Maduro, organizado por La Habana, llega a Colombia, España, República Dominicana y Estados Unidos, donde se registran los grupos más activos de la oposición. Maduro sigue la pauta del cerebro de la inteligencia cubana, Ramiro Valdés, que la inteligencia no es un frente amplio, que en ella participan los militantes más convencidos del proceso político, porque ello garantiza que nada se mueva en Venezuela -como tampoco en Cuba– sin que los espías lo sepan.

Y, sin embargo, Maduro parece un hombre acorralado. Cuenta con toda esa estructura y no puede evitar que se conspire en casa. Conspiran en la Casa Militar. O sea, en la Guardia Presidencial. Conspiran en la casa del Poder Judicial. Conspiran en la casa de gobierno, el Palacio de Miraflores. Conspiran en los fuertes, en las sedes militares. Conspiran militares, conspiran políticos de la oposición, conspiran empresarios, pero conspiran también los magistrados de Maduro, los boliburgueses que hicieron dinero con Hugo Chávez y Maduro; conspiran los testaferros, conspiran ministros, conspiran ahora también los chavistas disidentes, conspiran desde los organismos de inteligencia, desde el Sebin y el DGCIM, y hasta conspira la familia.

Esto explica la paranoia de Maduro. Explica por qué celebra el Día del Ejército en la madrugada. Explica por qué no puede purgar al general Vladimir Padrino López ni de la Fuerza Armada ni del Ministerio de la Defensa. Por qué tiene que seguir recorriendo camino con el presidente del Tribunal Supremo de JusticiaMaikel Moreno, factor clave en la fallida megaconspiración del 30 de abril. Esto explica muchas cosas. Que tenga que apelar a la filigrana política hacia los militares pues no puede confiar ni en los más allegados. No puede confiar en el jefe de la contrainteligencia militar, general Iván Hernández Dala, también comprometido en la megaconspiración, y no sólo esto, sino que era un comprometido que actuaba desde Casa Militar, desde la casa de gobierno, desde el Palacio de Miraflores.Maduro no sabía que Cristopher Figuera era amigo de Rafael Ramírez / Foto: WC

Maduro no sabía que Cristopher Figuera era amigo de Rafael Ramírez / Foto: WC

Maduro tiene que apelar a eso. Al terror. El mensaje de ser implacable lo dirige contra la oposición. Pero el mensaje es hacia todos. Pues ocurre que está en manos de todos. A muchos de los que quisiera barrer del entorno más cercano, son los que controlan los grupos de poder que lo tienen cercado: los grupos de Padrino López, Tareck El Aissami, los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, su esposa, Cilia Flores, Maikel Moreno, el boliburgués Raúl Gorrín, e inclusive Diosdado Cabello, que fue el que más hizo por salvarlo los días previos y el mismo 30 de abril.

Maduro entiende que la conspiración no se detiene. La del 30 de abril dejó secuelas. Más represión contra militares. Militares muertos. Y dejó otras consecuencias: militares implicados que no se desconectaron de la megaconspiración o diseñaron su propia operación. De allí las nuevas aprehensiones, las nuevas persecuciones, y que se diga que había un golpe montado para el 23 y el 24 de junio, ésta la fecha del acto del Ejército que se celebró de madrugada en el Panteón Nacional de Caracas y no a plena luz de día, como es lo usual, en el Campo de Carabobo, el lugar donde se produjo la Batalla de Carabobo que selló la independencia de Venezuela de España, el 24 de junio de 1821. Cuando se le dijo a un general que le encontrara una explicación a este extraño evento a oscuras, respondió. “Cobardes”.

¿De verdad pensaba Maduro que iban a atentar contra él? ¿O acaso los cuerpos de inteligencia los están poniendo más nervioso? ¿O los grupos de poder aprovechan el 30 de abril para arremeter contra adversarios internos?

También es verosímil pensar que Maduro hace lo posible por conjurar “algo” que está en marcha en la Fuerza Armada. Los militares, hemos dicho en ALnavío, no quieren el golpe de Estado, pero están perdiendo la paciencia. Los eventos cada vez son más seguidos.

Maduro ahora tiene otro problema encima. Confirmar hasta dónde familiares de su mujer, Cilia Flores, estaban comprometidos en la megaconspiración. En las filtraciones publicadas por el diario ALnavío se da cuenta de hermanos, de hijos. Los Flores se acostumbraron a viajar por el mundo. Los Flores se acostumbraron al disfrute. Vivir encerrados en Venezuela no es una opción. Algunos de los Flores tienen como tarea marcar boliburgueses, advertirlos de lo que hacen, y de que sean leales al chavismo y a Maduro y a la propia Cilia Flores. Pero estos Flores no se pueden multiplicar, no tienen el don de la ubicuidad para mantener controlados a los tantos testaferros y boliburgueses que quieren el cambio porque Maduro se les ha convertido en un poder incómodo.

Maduro, además, acaba de descubrir otra realidad. El chavismo disidente está conspirando. Cuando Maduro designó como jefe del Sebin al general Manuel Cristopher Figuera, tal vez desconocía los nexos con el exZar de PDVSARafael Ramírez. Cristopher Figuera, cuya formación en inteligencia le viene de los cubanos, fue uno de los líderes de la megaconspiración. Y es amigo de Ramírez. Este lo defiende, y cree en todo lo que ha soltado el exjefe del Sebin que ahora se encuentra bajo protección de los Estados Unidos. Ramírez, por su lado, no sólo es un purgado de Maduro sino también un perseguido. Ramírez ha dicho que conoce a la Fuerza Armada. Le ha hecho llamados a la Fuerza Armada para que dé el paso y deje solo a Maduro. Ramírez señala que el hecho de que Cristopher Figuera aparezca en la megaconspiración, “siembra una gran duda con respecto a la situación en el seno del Ejército”. Esto lo escribió Ramírez hace casi dos meses y los recientes acontecimientos así lo confirman. Ramírez vive en Italia, escondido. Pero se ve que tiene el brazo largo.Cabello apostó a la espera. Maduro lo sabe. Por ahora tiene que observarlo / Foto: PSUV

Cabello apostó a la espera. Maduro lo sabe. Por ahora tiene que observarlo / Foto: PSUV

Maduro sabe todo esto y al saberlo, estará pensando en el factor Diosdado Cabello. Es verdad, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente salvó a Maduro el 30 de abril como lo ha salvado todo este tiempo, desde 2013, desde que se montó en la Presidencia. Pero Cabello tiene su propio juego. Y Maduro, por más agradecido que esté con el que llaman el segundo hombre del régimen, sigue desconfiando de él. Lo que pasa es que no ha podido purgar a Cabello. Ramírez no estaba en la lista de los primeros purgados. Era Cabello. Sólo que Ramírez, basado en el poder que significa ser presidente de la entonces muy poderosa Petróleos de Venezuela, se enfrentó a Maduro, mientras que Cabello apostó a la espera. Maduro lo sabe. Por ahora tiene que observarlo. Como los observa a todos. Sin confiar en nadie. Ni en la familia. Ni en su propia casa.

El exjefe de inteligencia de Maduro llega a EE.UU. con acusaciones en contra del gobierno venezolano por Anthony Faiola – The Washington Post – 24 de Junio 2019

BOGOTÁ, Colombia — En un palacio que según algunos dicen está ocupado por conspiradores, oportunistas y malhechores, el presidente venezolano Nicolás Maduro podía al menos contar con la lealtad de un hombre: el Gen. Manuel Ricardo Cristopher Figuera.

El musculoso hombre de 55 años cargaba el sello rojo de los verdaderos creyentes de la revolución, cultivado durante una década como jefe de seguridad de Hugo Chávez, el padre del estado socialista de Venezuela y mentor de Maduro. Estudió el arte de la inteligencia con los maestros de la Cuba comunista. Llegó al clímax de su poder en octubre, con su nombramiento como cabeza de la policía de inteligencia de Maduro: la temida SEBIN.

Y mientras Juan Guaidó, el líder de la oposición respaldado por EE.UU., anunció su levantamiento para sacar a Maduro el 30 de abril, Figuera surgió como un conspirador sorpresa y, mientras el levantamiento fallaba, como un hombre repentinamente corriendo por su vida a las manos de operadores de EE.UU. en la vecina Colombia.

Después de dos meses escondido en la capital colombiana, protegido a toda hora por efectivos de seguridad, Figuera llega a Estados Unidos el lunes armado con un tesoro: secretos de Maduro. Los negocios ilegales de oro. Las células de Hezbollah operando en Venezuela. El nivel de la influencia cubana dentro del palacio presidencial de Miraflores.

El levantamiento falló, y Maduro sigue en el poder. Pero Figuera no se arrepiente de haberse volteado en contra de su jefe. “Yo estoy orgulloso de lo que hice”, dijo la semana pasada desde el cuarto de un hotel en el centro de Bogotá. “Por ahora el régimen nos sacó una morena. Pero eso puede cambiar rápidamente”.

Ésta es la historia de cómo la oposición volteó a un hombre que se creía era imposible de voltear, y la información que está ahora compartiendo con los estadounidenses. Está basada en semanas de entrevistas con más de una docena de participantes, líderes de la oposición y oficiales de EE.UU., incluyendo 12 horas de entrevistas exclusivas con Figuera, sus primeras con un periódico masivo, y por mucho las más exhaustivas.

La oposición y los americanos han celebrado una parcial victoria con la deserción de Figuera; evidencia, dicen, de que han sido efectivos y que su esfuerzo se mantiene vigente incluso después del levantamiento fallido.

Pero como jefe del SEBIN, Figuera lideró una agencia acusada de detenciones arbitrarias y torturas. Era uno de cinco oficiales venezolanos sancionados por la administración de Trump en febrero. Su camino ilustra los intercambios morales que los opositores de Maduro han estado dispuestos a hacer en su esfuerzo de remover a Maduro.

Figuera defiende su trabajo para avanzar al chavismo. Pero dice que se arrepiente de algunos de los excesos.

“Tengo una gran deuda con la gente que sigue en la cárcel”, dijo Figuera reteniendo lágrimas. “La gente que se le murió familia y no los pudieron ni ver. Eso me quiebra”.

Continuó, “hay mucha gente ahí que es inocente, y yo tengo una deuda con ellos. No se hizo todo lo que se pudo. Yo pensé en algún momento que podría sensibilizar a Maduro”.

“No pude”

El gato y el ratón

En la templada noche caraqueña del 28 de marzo, los conspiradores en contra de Maduro se lanzaron a su apuesta más riesgosa. César Omaña, un médico aventurero y empresario de 39 años nacido en Venezuela, entró a la torre de oficinas del SEBIN con la misión de reclutar a su jefe.

Omaña, basado en Miami, estaba viviendo en medio de dos mundos. Era amigo cercano de una de las hijas de Chávez y otros oficiales de alto rango leales a Maduro, así como miembros clave de la oposición. Diferente a otros empresarios venezolanos involucrados en la conspiración, no ha sido procesado por crímenes y no tiene sanciones de EE.UU. en su contra. Pero estaba perturbado por el colapso del país bajo Maduro.

Juan Guaidó, presidente de la asamblea nacional de Venezuela que está liderada por la oposición, y el líder de la oposición Leopoldo López, reciben a simpatizantes durante el levantamiento del 30 de abril. (Cristian Hernandez/AFP/Getty Images)

Desde noviembre, Omaña también había estado en contacto con oficiales estadounidenses, de acuerdo con Omaña y oficiales de EE.UU. Más recientemente, había establecido contacto regular, incluso una creciente amistad, con el líder de la oposición Leopoldo López, el más famoso preso político de Venezuela y mentor de Guaidó.

Omaña estaba nervioso de enfrentarse a Figuera.

“Era el tercer hombre más poderoso del país”, dijo, sentado junto al general en Bogotá la semana pasada en una cachucha negra Top Gun y zapatos de Yohji Yamamoto. “Podría haberme arrestado y ya”.

Figuera estaba en el radar de los americanos. Sanciones congelaron sus propiedades en EEUU—que dijo que no tiene—y se le prohibió a americanos hacer negocios con él. Oficiales americanos han dicho públicamente que a los leales a Maduro que se voltearan se les podría levantar las sanciones.

Omaña y Figuera comenzaron a hablar como en un juego de gato y ratón, cada uno intentando descubrir qué sabía y quería el otro.

“Le dije: ‘dime algo que yo no sepa’”, dijo Figuera.

Omaña le comenzó a hablar del plan de oposición que aún estaba en construcción.

“Hablamos de Sudáfrica y Mandela. Y eventualmente hablamos de un plan inicial, una ley de reconciliación. Convencer a Maduro de irse”.

“Yo le dije que estaba listo para ver salir a Maduro”, dijo Figuera.

“Y yo dije, ‘Sí, estás viendo el tablero de juego pero no estás jugando’”, dijo Omaña. “Y eso como que rompió el hielo…¨

“Y ahí comenzó la conspiración”.

Un plan para voltear al Tribunal Supremo de Justicia

En ese momento, otro grupo de conspiradores ya había de hecho florecido.

En febrero, miembros de un grupo de empresarios venezolanos, incluyendo el magnate Raúl Gorrín, que fue sancionado por Washington y procesado por cargos de lavado de dinero, abordaron a los americanos con un plan. La clave: voltear a miembros leales del gobierno de Maduro, incluyendo el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno.

Los hombres fungieron como interlocutores entre la administración y miembros del régimen, y estaban ansiosos de mejorar sus situaciones con Estados Unidos, a donde estaban acostumbrados a enviar a sus hijos a estudiar y a sus esposas a hacer compras de fin de semana.

De acuerdo con un oficial de la administración de Trump, les dijeron que si eran exitosos, algunas sanciones como las prohibiciones de viajar a EE.UU. podrían ser revertidas. La administración no podía intervenir con el Departamento de Justicia para levantar cargos pero podría enviar una recomendación a favor de los que cooperaran.

“Lo único que podemos hacer es argumentarlo al DOJ”, dijo el oficial que, como otros, hablaron en condición de anonimidad para poder discutir políticas sensibles.

Gorrín no respondió a una solicitud de comentario.

Los empresarios estaban trabajando en convencer al jefe del Tribunal Supremo de Justicia de voltearse contra Maduro. Su plan, de acuerdo con varias personas involucradas: Moreno sacaría una sentencia que recuperaría la autoridad de la Asamblea Nacional controlada por la oposición. La asamblea que ya reconoció a Guaidó como presidente interino. Maduro sería forzado a salir.

Oficiales de Washington estaban siendo informados regularmente del progreso de la conspiración, según algunas personas involucradas en la situación, y estaban ofreciendo “consejos” sobre próximos pasos. Pero la conspiración per se, dijeron oficiales de EE.UU. y venezolanos que participaron, fue “hecha en casa” en Venezuela.

Moreno se quedaría como jefe de justicia en un gobierno transicional. Pero personas involucradas en las conversaciones dicen que Moreno también estaba pidiendo decenas de millones de dólares para “asegurar” votos en la corte y crear su propia red de seguridad. Figuera dijo que interceptó conversaciones de Whatsapp que indicaban que el total de efectivo que pedía Moreno llegaba a los $100 millones de dólares.

Uno de los empresarios involucrados en la oferta dijo que los oficiales de EE.UU. sabían del soborno. Dijo que los americanos no aprobaron la idea, pero tampoco la rechazaron.

Dos miembros de alto rango del gobierno de EEUU lo negaron. Fue solamente después de que el levantamiento del 30 de abril se disipara, uno dijo, que Washington supo sobre la demanda de Moreno de dinero.

Hoy, dicen, dependen menos de interlocutores, y han estado avanzando en establecer contactos más directos dentro del régimen.

Hezbollah, ELN y el lavado de dinero

Después de su reunión con Omaña, Figuera sintió un rayo de esperanza. Había trabajado por años en inteligencia militar. Pero su nuevo trabajo como jefe del SEBIN, dijo, había abierto sus ojos al alcance de la podredumbre dentro del gobierno de Maduro.

“Nunca vi la situación del país y la corrupción del gobierno tan de cerca como la vi en mis últimos seis meses”, dijo. “Entendí que Maduro es la cabeza de una empresa criminal. Su propia familia está involucrada”.

Figuera había comenzado a investigar a una compañía creada por un asistente del hijo de Maduro, Nicolás Maduro Guerra, que tiene 29 años. Había establecido un monopolio comprando oro de mineros artesanales al sur del país a precios de vaca flaca, para venderlo a precios elevados al Banco Central. Figuera estaba preparado para llevar la información a Maduro pero, dijo, un oficial cercano al presidente le recomendó no hacerlo.

BDRUVHEWZYI6TGQW3RKR5JNEHM.jpg
El Gen. Manuel Ricardo Cristopher Figuera fotografiado en una ubicación desconocida tras su llegada a EE.UU. el 24 de Junio de 2019. (Josh Ritchie/For The Washington Post)

Figuera dijo que comprobó casos de lavado de dinero que involucraban al entonces vicepresidente Tareck El Aissami, que es ahora el ministro de industrias de Maduro y que ha sido sancionado y culpado en Estados Unidos de narcotráfico. El Aissami ha negado públicamente las alegaciones. Ni él ni los otros oficiales nombrados por Figuera para este artículo respondieron a solicitudes de comentario enviadas al ministerio de comunicaciones. The Washington Post no pudo confirmar las alegaciones de Figuera independientemente.

Figuera dijo que obtuvo inteligencia que indicaba que grupos irregulares estaban operando en Venezuela bajo el brazo protector del gobierno, entre ellos miembros del grupo guerrillero colombiano ELN, activo en áreas mineras en el estado sur de Bolívar, prometiendo proveer una primera línea de defensa en caso de una invasión a Venezuela.

Dijo que obtuvo inteligencia de que Hezbollah tenía operaciones en Maracay, Nueva Esparta y Caracas, aparentemente ligado a negocios ilícitos para financiar operaciones en el Medio Oriente.

“Descubrí que los casos de narcotráfico y de guerrillas no debían ser tocados”, dijo.

Raúl Castro en el teléfono

Pero las operaciones internas del gobierno disfuncional dividido entre oficiales en guerra eran lo que le causaban el más grande desespero.

Recordó una reunión con Iris Varela, la ministra de prisiones de Maduro, y Vladimir Padrino López, su ministro de defensa. Varela estaba pidiendo 30.000 rifles para inaugurar su propio ejército privado.

“Dijo que tenía entrenados a varios prisioneros”, agregó Figuera. “Que ella era su comandante”.

Maduro mientras tanto confiaba su seguridad personal en 15 a 20 cubanos. Algunos eran guardias militares, Figuera dijo. Pero tres cubanos, “los psicólogos” eran asesores especiales que analizaban los discursos de Maduro y su impacto en el público.

Figuera se reunía con Maduro varias veces a la semana, con el gabinete. Pero cuando solicitó una reunión privada con él este año, entendió que tenía que pasar por “Aldo”, un cubano.

“Y yo dije, ‘¿ya va cómo?’. Yo soy su jefe de inteligencia y tengo que pasar por un cubano para poderme reunir con él?”

Apagones paralizaron el territorio venezolano en marzo. Figuera y otros oficiales estaban en una reunión con Maduro cuando Raúl Castro llamó. Maduro agarró el teléfono y se fue a una esquina del cuarto para hablar con el expresidente de Cuba.

Cuando terminó la llamada, Figuera dijo, Maduro parecía aliviado. Castro había prometido enviar un equipo de técnicos cubanos para ayudar a resolver el problema.

“Raúl era como un asesor para Maduro”, dijo Figuera. “Si estaba en cualquier reunión, podía ser interrumpida si Castro llamaba”.

En abril, Figuera envió un mensaje a Maduro en un maletín. Sólo Maduro y él sabían la clave. En la carta describió la situación del país como deplorable y le sugirió que llamara a elecciones.

Maduro le envió un mensaje de texto al día siguiente.

“Me llamó cobarde. Derrotista”, Figuera dijo. “Ése fue el punto de quiebre, tenía que actuar”.

‘Maduro estaba muy nervioso’

En los días después de la visita de Omaña, Figuera comenzó a reunirse con el principal aliado de Omaña en la oposición. Desde 2014, Leopoldo López había estado entre casa por cárcel y una celda. Obtener acceso no fue un problema; como jefe del SEBIN, Figuera era su carcelero.

Figuera supo del plan del levantamiento del 1° de mayo. Moreno sacaría una sentencia reconociendo los poderes de la Asamblea Nacional. Padrino, ministro de defensa, apoyaría la sentencia y forzaría a Maduro a salir.

Según Figuera, los conspiradores se pusieron nombres en código. Figuera, un afro-venezolano, era la “Pantera negra”. Omaña era “Superman”. Mauricio Claver-Carone, el director para Latinoamérica del Consejo de Seguridad Nacional, era “Comeniños”.

Pero se acercaba el 1° de mayo y Figuera comenzó a preocuparse. En una reunión el 23 de abril en la mansión de Moreno en Caracas, el jefe de justicia parecía dubitativo. Sorprendió a Figuera y a Omaña sugiriendo que él, en vez de Guaidó, debía ser presidente.

El 27 de abril, Figuera se encontró con Moreno y Padrino en la casa de Padrino.

“Fue una conversación corta”, dijo Figuera. “Ellos se miraban el uno al otro. Estaban nerviosos”.

Figuera llamó a Padrino al día siguiente para asegurarse a sí mismo que el jefe de defensa seguía dispuesto. Pero Padrino estaba viendo la película de “Avengers: Endgame” en el cine, dijo, y “no quería hablar”.

Ni Moreno ni Padrino respondieron a solicitudes de comentario.


El Ministro de Defensa Vladimir Padrino López ofrece un discurso en Caracas en febrero con los retratos de Simón Bolívar y Hugo Chávez de fondo. (Yuri Cortez/AFP/Getty Images)

Oficiales de la oposición han dicho que adelantaron la fecha de la operación un día porque obtuvieron información de que Guaidó podía ir preso. Pero Figuera dijo que él fue el que aceleró el cronograma. El 29 de abril, Figuera dijo, supo que los temidos colectivos de Maduro estaban preparando un ataque “sanguinario” en contra de la protesta del 1° de Mayo.

Le informó a Padrino del nuevo cronograma.

“Loco”, le respondió Padrino. “¿Y la sentencia? ¿Cómo lo vas a hacer?”

“Pendiente. Eso viene”, Figuera respondió. “Si no el 1° de mayo va a ser fuerte… Hay que movernos rápido”.

Figuera y el resto de los conspiradores dicen que recibieron confirmación de que Moreno estaba listo para sacar la sentencia el 30 de abril. Pero después de que vio el escepticismo de Padrino, comenzó a hablar con otros líderes militares, insistiendo que el plan tenía que adelantarse. Y se adelantó, pero en las horas tempranas de abril 30 también comenzó a derrumbarse.

Guaidó firmó un indulto para liberar a López de su casa por cárcel. Guaidó y López hicieron su aparición triunfante en la madrugada al lado de la base militar de La Carlota en Caracas, donde llamaron a la gente a unirse.

Figuera comenzó a moverse por Caracas para ver quién se estaba uniendo.

Su teléfono sonó. Era su jefe.

“Maduro estaba muy nervioso”, dijo Figuera. “Me preguntaba una y otra vez: ‘¿qué es lo que está pasando?’”.

Finalmente como a las 6:30 de la mañana, Maduro le dijo a Figuera que se presentara en la prisión del Helicoide.

Dijo que llamó a su esposa y le dijo que iba a tener que entregarse.

Todavía un chavista de corazón

Barbara Reinefeld, la esposa de Figuera, estaba con su familia en Miami cuando sonó su teléfono inteligente. Su esposo le contó del fallido plan y sobre la orden final de Maduro.

Ella insistió que no se entregara. Que cruzara la frontera.

Dos meses antes, Reinefeld había sido contactada por dos personas que dijeron que eran del FBI, durante un viaje a San Juan, Puerto Rico. La entrevistaron, dijo, y le proporcionaron un sistema de comunicación encubierto. Figuera bendijo el canal directo, dijo, pero no tuvo personalmente comunicación directa con los americanos.

Pero después de la llamada de su esposo el 30 de abril, a Reinefeld la contactaron venezolanos en Miami, uno de ellos primo de Guaidó. Un oficial de la administración de Trump sabía sobre el levantamiento, dijeron, y había ofrecido reunirse con ella en Washington.

Voló a Washington el 1° de mayo y recibió confirmación de que su esposo estaría seguro cuando llegara a Colombia. Figuera, contactando a militares en la zona, escapó del país, llegando a la ciudad fronteriza de Cúcuta el 2 de mayo, donde lo recibieron miembros del servicio secreto colombiano.

Al día siguiente se reunió en Bogotá con oficiales de EE.UU.

Moreno, Padrino y otros oficiales leales a Maduro han alegado públicamente que no fueron parte de la conspiración. Dos días después del 30 de abril, Padrino, al lado de Maduro, pareció sugerir que la oposición había intentado “comprarlos”.

“No nos vengan a comprar con una oferta falsa… como si uno no tuviera dignidad”, dijo. Aparentemente refiriéndose a Figuera, dijo: “Esos que han caído en vender sus almas dejan de ser soldados. No pueden estar entre nosotros”.

Menos de una semana después de su llegada a Colombia, las autoridades oficialmente levantaron las sanciones en contra de Figuera.

Figuera dice que sus primeras reuniones e interrogatorios con oficiales han sido complicados. Ha reconocido a Guaidó como presidente legítimo, pero sigue siendo, de corazón, chavista. Él y otros temían que su vida estaba bajo amenaza de guerrillas colombianas alineadas con el gobierno venezolano. La semana pasada, Omaña aterrizó en Bogotá para ayudar a negociar el pasaje seguro de Figuera a Estados Unidos.

Figuera es producto del gobierno socialista que ha servido por años. Dice que se arrepiente de algunas de sus acciones, pero no todas, bajo él.

“Si yo te dijera que soy la Madre Teresa de Calcuta, no me tomarías en serio. Sería sospechoso”, dijo.

Por qué los militares no dieron el paso en la megaconspiración contra Maduro por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 10 de Junio 2019

Los militares se quedaron esperando por el pronunciamiento del presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, para actuar, para dar el paso final y concretar la “megaconspiración de abril”. Quien así habla es el general Manuel Cristopher Figuera. Ya había antes explicado cuál era el plan, y ahora ratifica lo que se esperaba del magistrado del TSJ.
Los militares se quedaron esperando el pronunciamiento de Maikel Moreno / Foto: @Servicios_MPPD
Los militares se quedaron esperando el pronunciamiento de Maikel Moreno / Foto: @Servicios_MPPD

En las conversaciones secretas que se filtraron y que publicó el diario ALnavío en exclusiva, el general Cristopher Figuera, exjefe del Sebin, la policía política de Nicolás Maduro, le decía a su interlocutor: “Desde comienzos de año MM (Maikel Moreno) viene trabajando en un documento para que la ANC deje de existir, cuando se pronunciara, VPL (Vladimir Padrino López) luego de una escaramuza militar tomaría el control y HD (general Iván Hernández Dala) tenía la misión de sacar a mi CJ (Maduro, Comandante en Jefe) del país y resguardarlo, luego se instalaría una junta que llamaría a elecciones y todo volvería a la normalidad”.

“Era una megaconspiración, porque buena parte de los militares, gobernadores y ministros quieren un cambio de gobierno. Sólo que no lo manifiestan abiertamente; hay muchos oficiales de diferentes grados que estaban en esa conspiración, pero estaban esperando el pronunciamiento de Maikel Moreno y no echaron pa’lante, se asustaron, usted sabe que el miedo es libre.”

Cristopher Figuera salió del país a raíz de los hechos del 30 de abril y se encuentra escondido en el exterior. Estados Unidos le levantó las sanciones que se habían aprobado contra él. Maduro lo acusa de traidor. Otros señalan que es un doble agente cubano. De hecho, recibió formación en Cuba, y defiende aspectos del modelo cubano como la salud y la educación.

¿Pero qué echó a perder la operación? Las ambiciones del presidente del Tribunal Supremo de Justicia que lo quería todo. Según el general, Maikel Moreno “quería ser el presidente de la junta, seguir en el TSJ, poner a su asistente clandestino en la fiscalía y nombrar al ministro del interior. Eso fue la piedra de tranca del documento y los muchachos que se alzarían se arrecharon porque se dieron cuenta de la cobardía de los jefes”.

Esta es una apreciación que Cristopher Figuera sigue sosteniendo. Porque está la otra. La que dijo Elliott Abrams, que fueron los rusos los que entraron en el juego a favor de Maduro. Esta versión del enviado especial de Donald Trump para Venezuela fue corroborada a este periodista por una alta fuente militar de todo crédito, que señaló:

“Padrino es el factor ruso en el poder de Maduro. Y Rusia, a través de Padrino, le ofreció garantías a Maduro. Padrino fue el portador del mensaje”.

En vista de este nuevo elemento, al general Cristopher Figuera le seguimos preguntando:

Usted habla de una megaconspiración, ¿Qué pasó, por qué no funcionó?

-Por las ambiciones de poder del Magistrado Maikel Moreno y las mezquindades de los testaferros de quienes estaban en esa conspiración.

¿Estaba descubierta la megaconspiración?

-No creo.

¿Si es una megaconspiración es porque parte del Alto Mando y otros niveles de dirección del poder estaban comprometidos?

-Era una megaconspiración, porque buena parte de los militares, gobernadores y ministros quieren un cambio de gobierno. Sólo que no lo manifiestan abiertamente; hay muchos oficiales de diferentes grados que estaban en esa conspiración, pero estaban esperando el pronunciamiento de Maikel Moreno y no echaron pa’lante, se asustaron, usted sabe que el miedo es libre.

Entonces, ¿Maduro, no puede confiar en su entorno más cercano, tendrá que cambiar al Alto Mando?

-No confía en nadie y, cambiará al Alto Mando más adelante, porque de lo contrario me daría la razón y eso lo descoloca. Eso ocurrirá en el mes de junio o julio, que es en esa fecha donde de manera natural se dan los cambios en el medio militar, claro, si no hay una salida antes.

Padrino López iba a tomar el control y a Maduro lo sacaban de Venezuela por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 7 de Mayo 2019

Más revelaciones. En esta parte que se publica hoy, el exjefe del Sebin, general Manuel Ricardo Cristopher Figuera, le señala a su interlocutor, Profe JP, desde cuándo, quiénes estaban y cómo se montaba la operación para sacar a Maduro del poder. Hay pistas sobre la identidad de Profe PJ. ¿Es un viejo militar?
“Luego de una escaramuza militar” Padrino López “tomaría el control” / Foto: FANB
“Luego de una escaramuza militar” Padrino López “tomaría el control” / Foto: FANB

Otra entrega de esta filtración. En esta conversación se puede apreciar cómo operan los actores del poder en el entorno de Nicolás Maduro. Cómo se conspira. Cómo recelan unos de otros. La cautela con la que se procede hasta para que los familiares de los altos funcionarios viajen al exterior.

Se devela una cadena de datos que hay que ir poniendo en contexto. Cómo la detención de Roberto Marrero, jefe de gabinete de Juan Guaidó, es una pista inicial de otros hechos. Entonces aparecen los protagonistas. El general y ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López (VPL), el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno (MM), el comandante de la Guardia de Honor Presidencial y director general de la Contrainteligencia Militar (DGCIM), Iván Hernández Dala (HD), el exVicepresidente Ejecutivo, Tareck El Aissami, entre otros. Este último es el protagonista de una discusión con Cristopher Figuera y es a quien se señala de ser responsable del engaño y el cuento del petro, la moneda digital de Maduro.

Se confirma que Maduro, Comandante en Jefe, (CJ), autorizó al general Manuel Ricardo Cristopher Figuera, para que se reuniera con un agente de la CIA. Otras fuentes señalaron al diario ALnavío que esta reunión se celebró en Costa Rica, y que Maduro informó de ella a los oficiales que se encontraron con él en la Academia Militar la madrugada del 2 de mayo.

Sobre Padrino López, Hernández Dala y Moreno, hay que recordar lo escrito por John Bolton en su cuenta de Twitter: “@vladimirpadrino @Ivanr_HD @MaikelMorenoTSJ: Conocen bien el papel que jugaron en la planificación de hoy por la democracia venezolana. Deben hacer lo correcto para el pueblo venezolano. Nosotros, y el mundo, los haremos responsable por los venezolanos que hoy están heridos”.
Figuera señala quiénes estaban en la operación para sacar a Maduro del poder / Foto: Presidencia

Esta vez aparecen Leopoldo López (LL) y su abogado. Se revela a un nuevo presunto testaferro. Pero lo medular es cómo Cristopher Figuera se va enterando de la conspiración en marcha, y cómo se iba a proceder: “Desde comienzos de año MM viene trabajando en un documento para que la ANC deje de existir, cuando se pronunciara, VPL, luego de una escaramuza militar tomaría el control y HD tenía la misión de sacar a mi CJ del país y resguardarlo, luego se instalaría una junta que llamaría a elecciones y todo volvería a la normalidad”.

Hace referencia el general que el plan, “estaba adelantado y que el único que estaba fuera era yo, y que los demás estaban cagados porque si yo los descubría los metería presos, yo hablé con HD, pero el tipo es la propia gavina, (se refiere al pez de río guabina, resbaloso, inatrapable), y nunca me daba la cara cuando le tocaba el tema, también hablé con VPL y se hacía el policía de Valera. Total hasta que hablé con MM y me percaté que eso era una mega conspiración en marcha”.

Leamos

[5/2/19 5:54:51 a. m.] Profe JP: Ese sí es el verdadero Alí Ba Bá, a ese los gringos no lo van a pelar ni con ceniza. Y tú cómo estás con él?

[5/2/19 6:04:10 a. m.] Pedro Camejo: Ese es una vieja chismosa de peluquería, resulta que fue a malponerme con mi CJ cuando estuve a Albarrán, menos mal que yo ya le había dicho. Pero el es así, cuando era vicepresidente ejecutivo, le dije cuatro vainas porque se puso a hablar pendejadas de mi mujer y delante de HD le dije que yo no le aceptaba ni a él ni a nadie que hablara de mi mujer, Iván se cago, eso fué un trancaito, sólo estábamos los tres. Ese miserable engaño a mi CJ y al país con el cuento del Petro, hoy nadie habla de esa mierda, yo creo que ni siquiera han recuperado lo que invirtieron en publicidad, el tipo es vómito y sus amigos testaferros están en la conspiración profe

[5/2/19 6:04:38 a. m.] Pedro Camejo: Detuve*

[5/2/19 6:05:56 a. m.] Pedro Camejo: Epa profe, se fue🤷🏾‍♂

[5/2/19 6:13:47 a. m.] Profe JP: Estaba montando un café, pero tú hablas de personas allegadas al presidente, que elementos tienes de ellos para que te lanzaras por ese tobogán de mierda y botaras tú carrera negro coño eso es doloroso, tú eres un tipo que piensa, coño por qué no hablaste conmigo antes de hacer lo que hiciste, porque todavía no me explicas cómo es qué esta gente estaban en esa vuelta

[5/2/19 6:18:37 a. m.] Pedro Camejo: Coño profe, estoy llorando y tengo ganas de que me dé un abrazo, porque estoy deseccionado de toda esta mierda. Pero le juro como juré cuando me gradué, que daré la batalla contra todos y los derrotaré, se lo juro por mi Cmdte Chávez, esos traidores de mierda son los culpables que el país esté sumergido en la miseria

[5/2/19 6:27:00 a. m.] Profe JP: Epa cálmate, no vayas a cometer pendejadas, primero cuídate trata de salir del país que yo cuadro para que José saque a Bárbara, déjame ayudarte a pensar y ver cómo sacarte porque te están buscando y si los matones de González López te agarran te van a escoñetar, así que serénate y piensa, vamos a poner las ideas en orden. En lo que aclare más llamo a Marcelo para cuadrar tu salida del país, pero debes cuidarte porque te llaman traidor a ti y la historia la escriben los que quedan vivos. Así que calma

[5/2/19 6:37:23 a. m.] Profe JP: Listo ya Marcelo está activo está preocupado y cree que tú estás detenido pero ya me monto en eso, como tú mismo dices, sólo los hombres de verdad somos capaces de llorar. Pero cuéntame la trama por si algo no sale bien tener como defenderte

[5/2/19 6:39:02 a. m.] Profe JP: Cómo te percataste de la conspiración?

[5/2/19 6:54:54 a. m.] Pedro Camejo: Profe tranquilo Bárbara está bien y resguardada desde hace rato, Le comento que con la detención de Marrero, salieron cosas que no entendí y me puse más acusioso, y un día le dije a mi CJ delante de HD, que Bárbara viajaría a EEUU a visitar al hijo, me dijo que no que fuera a otro país que le podían hacer daño para presionarme, que se vieran en un tercer país. Yo traté de insistir porque eso estaba planificado y los gastos que eso nos generaría, pero me quedé callado y cuando le iba a preguntar a HD, cómo hizo con su familia que había viajado para allá, el tipo me leyó la mente y dijo mi CJ yo tengo familia allá pero todo bien, mi CJ le preguntó qué dónde y otras pendejadas, terminamos la reunión y nos retiramos, a mí me llamó la atención que mí CJ no supiera lo que atropelladamente explicó HD. Un día le pregunté a HD en que andaba, bueno pero como goza de la confianza de mi CJ yo debía manejarme con cuidado. Además traté de no perjuiciarme

[5/2/19 6:55:26 a. m.] Pedro Camejo: Profe voy a poner a cargar el teléfono

[5/2/19 6:57:16 a. m.] Pedro Camejo: Voy a conectarlo porque llegó la luz

[5/2/19 6:58:38 a. m.] Profe JP: Y Maikel y Padrino y tareck y la familia cómo entran aquí?

[5/2/19 7:05:59 a. m.] Pedro Camejo: Desde comienzos de año MM viene trabajando en un documento para que la ANC deje de existir, cuando se pronunciara, VPL, luego de una escaramuza militar tomaría el control y HD tenía la misión de sacar a mi CJ del país y resguardarlo, luego se instalaría una junta que llamaría a elecciones y todo volvería a la normalidad.

[5/2/19 7:07:06 a. m.] Profe JP: Y cómo sabes que eso sería así?

[5/2/19 7:12:00 a. m.] Pedro Camejo: Porque en otra reunión yo le dije a mi CJ que los Servicios Secretos gringos estaban buscando un acercamiento y entonces HD salió con que un amigo de él y que tal y que se yo que habló con la gente con la que yo me había reunido, pero su comentario estaba lleno de ambigüedad mí CJ no dio importancia y nos retiramos, le pregunté de nuevo a HD en que andaba🤷🏾‍♂

[5/2/19 7:14:03 a. m.] Profe JP: Me estás hablando del tipo de la cia que maduro te autorizó a reunirte?

[5/2/19 7:14:44 a. m.] Profe JP: El que tú me dijiste el año pasado?

[5/2/19 7:16:39 a. m.] Pedro Camejo: Si pero no, HD huyó hacia adelante y dijo que un amigo del se había reunido con el que yo converse autorizado por mi CJ

[5/2/19 7:18:02 a. m.] Pedro Camejo: Luego HD me mandó a su amigo que resulta que es su testaferro, para que conversara conmigo

[5/2/19 7:18:50 a. m.] Profe JP: Quién es ese vergajo?

[5/2/19 7:19:12 a. m.] Profe JP: Y para qué conversaría contigo?

[5/2/19 7:27:59 a. m.] Pedro Camejo: Es un tipo joven, se llama César Omaña. Y fue a conversar diciéndome que eso estaba adelantado y que el único que estaba fuera era yo, y que los demás estaban cagados porque si yo los descubría los metería presos, yo hablé con HD, pero el tipo es la propia gavina, y nunca me daba la cara cuando le tocaba el tema, también hablé con VPL y se hacía el policía de Valera. Total hasta que hablé con MM y me percaté que eso era una mega conspiración en marcha, donde hasta los hijos de la PC, y lo hermanos de ella estaban buscando una salida negociada, mierda yo dije si le digo esto a mi CJ sin pruebas suficientes me seco, entiende🤷🏾‍♂

[5/2/19 7:30:06 a. m.] Profe JP: Coño y por qué no hablaste con los cubanos para que ellos se lo dijeran, y así tú podías avanzar en la investigación?

[5/2/19 7:33:14 a. m.] Pedro Camejo: Hablé con uno de la seguridad y le asome la conspiración y lo que involucraba a nicolasito, y él me dijo que el iba a ver cómo ayudarme porque había visto también a Tareck en algo que le generaba desconfianza

[5/2/19 7:34:18 a. m.] Profe JP: Pero cómo llegaron al 30 de abril?

[5/2/19 7:34:35 a. m.] Profe JP: Porque hay muchas Lagunas

[5/2/19 7:39:36 a. m.] Pedro Camejo: El Omaña trabajaba los aspectos jurídicos con el abogado de LL, un tal Gutiérrez, yo los revisé y recomendé algunos detalles, hablé de eso con HD y Omaña en palacio y hasta llegué a pensar que mí CJ sabía o estaba dirigiendo esa maniobra, por la frialdad de HD y tranquilidad de Omaña, tratando eso en el propio palacio de Miraflores

[5/2/19 7:40:54 a. m.] Profe JP: Tú eres bien pajuo creyendo que maduro va a darse un golpe el mismo

[5/2/19 7:41:11 a. m.] Profe JP: Y después qué pasó?

¡Gracias!¡Recibido!Recibido.

Los conspiradores por Alberto Barrera Tyszka – Impacto CNA – 18 de Marzo 2018

unknownCualquier día de estos nos va sorprender. Aparecerá en televisión, apretando la mandíbula y tratando de mirar fijamente a la cámara, como si quisiera imitar una pose de Raúl Amundaray en el trance de decirle “ya no te amo más” a una trémula Lupita Ferrer. Dudará unos segundos y luego, con tono tajante y aguerrido, nos dirá que su sombra está conspirando. Que tiene pruebas y que pronto, muy pronto, lo demostrará. Que ya le ha pedido al Sebin que la detenga. Que incluso ha solicitado una alerta a la Interpol, no vaya a ser que su sombra pretenda salir huyendo fuera del país. Golpista, traidora y vendida. Si algún patriota cooperante ve a la sombra de Nicolás debe pasar el dato de inmediato. Hay que frenar ese peligro, acabar con esa amenaza. Es de lo peor. Está en tratos con la CIA, con Dólar Today, con los judíos, con Álvaro Uribe, con el Grupo de Lima, con los ex militares del 4F, con Los Tigres del Norte, con la ONU, con la Asociación Mundial de Boxeo, con los extraterrestres…¡Menos mal que La Revolución nos protege y nos defiende siempre de los grandes peligros que atentan en contra de la patria!

Si algo puede definir al gobierno de Nicolás Maduro es su declarada voluntad represiva. La naturaleza del madurismoes la violencia. Durante estos casi 5 años, el país ha vivido un creciente proceso de institucionalización de la agresión y de la crueldad. Se trata de una metodología que convierte al Estado en un ejército de ocupación que invade y somete a sus propios ciudadanos. Es un proyecto que instaura la violencia en todos los ámbitos de la vida pública y privada. Igual te censura o te carnetiza, te raciona las medicinas o te encarcela, te empobrece o te empadrona, convierte siempre tu existencia en una forma de tortura. Y todo lo hace con el mismo argumento, con la misma justificación: las conspiraciones.

Siempre hay una cerca. Todos los días, algún alto dirigente invoca o denuncia la existencia de una nueva. Ante cualquier problema, el oficialismo solo tiene esa respuesta. La teoría de la conspiración se ha convertido en la única idea que maneja el gobierno. Todos los funcionarios tienen un dispositivo Pavlov debajo de la lengua. Ante cualquier señal de la realidad, de manera instantánea se dispara la única palabra que existe en el Manual Básico del Buen Bolivariano: “conspiración”. Quien revise el archivo de las excusas oficiales de los últimos años, encontrará cómo, renglón tras renglón, se repite absurdamente la misma receta. Siempre hay alguien malo, impuro, tránsfuga, aliado con alguna fuerza extranjera, fraguando un complejo complot en contra del gobierno. A partir de esta premisa, se ha organizado una estructura siniestra, capaz de implementar las OLP, masacrar a ciudadanos inocentes o ejecutar a rebeldes que querían entregarse a la justicia.

Para los poderosos, las conspiraciones tiene un perverso efecto tranquilizador. Generan alivio. Posibilitan el uso de la fuerza sin ningún tipo de dudas. Promueven la crueldad como virtud. Permiten que Maduro salga en televisión, rechonchamente feliz, prometiendo prosperidad e ignorando las angustias y miserias de las mayorías, aunque en secreto probablemente no confíe ni en su sombra y prefiera actuar como un paranoico arrebatado.

Para todos los demás, sin embargo, las conspiraciones tienen por el contrario un impacto desmovilizador. Anula nuestra capacidad política. Nos obliga a vivir temiendo ser acusados en algún de momento de participar en una confabulación secreta. Cualquier está bajo sospecha. Cualquiera puede caer. Fíjate lo que pasó con este ex General, ex Ministro, ex Director, ex amigo, ex héroe… ¿Qué no te puede, entonces, pasar a ti?

Por esto mismo, es inadmisible legitimar o perdonar algunas acciones dependiendo del nombre de sus víctimas. Quien celebra la detención de Miguel Rodríguez Torres, celebra en el fondo un modo de ejercer el poder, una fórmula, un Estado que puede actuar con violencia sin respetar la ley. Es necesario despersonalizar las acciones políticas. Lo que este gobierno hace con el General Baduel es tan criminal como lo que hace con Daniel Ceballos. No hay una soterrada justicia, ni siquiera una alentadora revancha, en la detención de ex funcionarios ligados al oficialismo. Ninguna víctima ennoblece la brutalidad de un torturador. El enemigo es el sistema. Y el sistema siempre actúa igual y piensa lo mismo: todos somos conspiradores.

 

A %d blogueros les gusta esto: