elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Conspiracion

El castrochavismo conspira e interviene abiertamente contra las democracias por Carlos Sánchez Berzaín – El Nacional – 11 de Junio 2020

download
El siglo XXI está marcado por la existencia de “dos Américas”, la democrática y la dictatorial. La pandemia del coronavirus ha generado condiciones de miedo, estrés y desconfianza, con cuarentenas y encierros colectivos que han creado crisis sociales y económicas que devienen en crisis políticas. La calamidad mundial está siendo aprovechada por el castrochavismo -integrado por las dictaduras de Cuba, Venezuela, Nicaragua y sus asociados- para conspirar e intervenir en los países democráticos de las Américas con el propósito de desestabilizar, debilitar y si es posible derrocar a sus gobiernos.

En los últimos años, los Estados controlados por el castrochavismo se deterioraron en crisis que hacen prever su pronto final con el retorno a la libertad y la democracia. Afrontan condiciones extremas en Cuba con un nuevo período especial, una crisis humanitaria en Venezuela y con un presidente legítimo reconocido por casi 60 países y Nicaragua en una crisis general. Todos con el crimen institucionalizado como forma de detentar ilegítimamente el poder.

La nueva política exterior de Estados Unidos respecto a las violaciones de derechos humanos, narcotráfico y terrorismo, marca una vital diferencia con las sanciones de diversa índole y grado a los regímenes castrochavistas, que son acompañadas por otros países. Las dictaduras perdieron Ecuador con de la salida de Rafael Correa y quedaron debilitados en Bolivia con la renuncia y fuga de Evo Morales que acotó su principal eslabón de narcotráfico. Se alentaron con la llegada de López Obrador en México y se fortalecieron con la retoma del kirchnerismo con Fernández/Kirchner en Argentina. Perdieron Uruguay y sufrieron gran derrota en la Organización de Estados Americanos con la reelección del secretario general Almagro.

El casrochavismo optó por el uso de la violencia y a mediados de 2019 puso en ejecución la desestabilización los gobiernos democráticos de la región con operaciones como el golpe de Estado de octubre en Ecuador, la desestabilización de Chile, la reactivación de las FARC y conspiraciones en Colombia, la desestabilización en Brasil. Estos actos fueron anunciados en reuniones del Foro de Sao Paulo de La Habana y Caracas y luego reivindicadas por el dictador Nicolás Maduro y Diosdado Cabello calificándolas de “brisita bolivariana”.

La Convención de Palermo para la lucha contra la delincuencia organizada trasnacional se aplicó en marzo en tribunales de Nueva York y Florida, puso en captura a Maduro y miembros del régimen de Venezuela, con recompensas de 15 a 10 millones de dólares por su captura y con efectos en curso para sus socios en Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Argentina, México. A los pocos días Estados Unidos anunció el inicio de la operación antinarcóticos Orión V en el mar Caribe y en el Pacífico Oriental con 17 países, incluidos Colombia, Brasil, España, Francia y Bélgica.

En este escenario la pandemia del covid-19 y sus graves efectos psicológicos, sociales y económicos en los pueblos de las Américas pasaron a ser utilizados por las dictaduras del castrochavismo y sus aliados como “oportunidades” para acelerar la conspiración e intervención contra la democracia como lo prueban hechos en Ecuador, Chile, Bolivia, Brasil y Colombia.

En las protestas violentas en Estados Unidos, medios de prensa como Infobae, el Diario de las AméricasEl Nuevo Herald y otros, han informado que “el FBI detuvo a un grupo de venezolanos y cubanos que pagaban para causar caos en las protestas en Estados Unidos”, que “militante chavista participó en marcha…. en Florida”, que “la izquierda radical latinoamericana infiltra protestas en Estados Unidos”, que “Rodríguez Zapatero exhortó poner a Estados Unidos en situación imposible”, que “apuntan a Maduro por el caos” y más. El secretario de Estado, Mike Pompeo, “denunció que China intenta aprovechar políticamente a muerte de George Floyd”.

Vivimos un momento de nueva agresión de las dictaduras contra las democracias aprovechando las condiciones de la situación de crisis mundial. Es el eje de confrontación del siglo XXI, el de las “dos Américas”, que solo cambiará cuando la región retorne a la libertad y la democracia cesando los regímenes de oprobio, usurpación y narcoestados. No es un ataque político, es el crimen organizado que detenta el poder político, es el castrochavismo dirigido desde Cuba y operado desde Venezuela expandiendo violencia.

La traición de las élites por Carlos Raúl Hernández – El Universal – 24 de Mayo 2020

Antonio Gramsci argumentó que para llegar al poder, los revolucionarios debían producir previamente “la reforma intelectual y moral de la sociedad”. Consistía en que sus intelectuales, que llama “orgánicos”, deconstruyeran (eso quedó cool) los valores “burgueses” y crearan nuevos. Es la “transición porque la nueva sociedad no termina de nacer y la vieja no termina de morir… larga marcha dentro las instituciones democráticas”, sin asaltarlas como hizo Lenin.

A fuerza de realidad Gramsci se hizo reformista en los Cuadernos de la Cárcel, de la que lo sacó su amigo Mussolini. Muchos de sus seguidores, Palmiro Togliatti y el PCI, Umberto Cerroni, Norberto Bobbio, Lucio Coletti, Nikos Poulantzas derivaron a un comunismo anticomunista, socialdemócrata, gradualista. Pero a su pesar sembró la semilla de la negación. Desvertebrar las tradiciones, hacer común un lenguaje que partiera la sociedad, era moda, versión de izquierda de la “transvaloración de los valores” del nihilismo nietzscheano, tomado por Hitler, quien así desintegró la moral de la democracia de Weimar.

Los intelectuales orgánicos locales que “transvaloraron los valores” fueron Arturo Uslar Pietri, Ramón Escovar Salom, Juan Liscano, Ernesto Mayz Vallenilla y su staff. La democracia entre 1958-1968 había elevado nuestro nivel de vida a velocidad sin parangón en el mundo. De un rincón miserable, rural, atrasado, con 80% de población campesina y analfabeta, en tiempo record Betancourt, Leoni y los tractores de Sucre Figarella hicieron el país más escolarizado, con menos analfabetas, y con las más extensas redes de acueductos, tendidos eléctricos, cañerías, carreteras, teléfonos, autopistas y hospitales.

Betancourt paró en seco a Fidel Castro, exportó la democracia a Latinoamérica y España. En los 80 colapsó en la región el modelo populista-rentista con la Crisis de la Deuda, y Carlos Andrés Pérez en 1989 asume las reformas para corregir sus fallas. Pero en un rugido reaccionario, los “notables orgánicos” convencieron a las clases medias de que vivían una sentina de corrupción, aunque los ministros, Miguel Rodríguez, Naím, Hausmann, Cisneros, son lumbreras intachables.

Eclipse de corazón. La izquierda reaccionaria denunció el cambio como “neoliberalismo de tecnócratas sin corazón”, pese a que el nivel de ingresos se incrementó, los pobres recibieron amplios beneficios de 27 programas sociales, y en 1991 el crecimiento del empleo hizo que los empresarios tuvieran que importar mano de obra que escaseaba. Pero la reforma intelectual y moral, hizo que vieran como esperanza la revolución en 1998, enterrada antes de nacer, porque había muerto con el muro de Berlín.

Los que se formaron, estudiaron y disfrutaron un país civilizado y próspero, cuyo nivel de vida era el más alto del subcontinente, todavía hoy creen la prédica oscura. Aun hablan de “cuarta república”, “puntofijismo”, y repiten falsedades de los pobretólogos de entonces. Desde Uslar, hasta quienes extraen de una letrina moral Por estas calles, inventaron pavorosos niveles de pobreza, corrupciones masivas, catástrofes sociales falsas. Ese veneno tornó las clases medias creadas por la democracia en asesinos de la democracia.

Gracias a la educación gratuita y la masiva distribución de recursos, hijos de campesinos y obreros tuvieron niveles de ingreso, salvando EEUU y Canadá, más altos del mundo, y superiores a los de Europa (un profesor universitario raso ganaba cerca de 1000 dólares, mientras un titular Ph.D en Francia percibía cerca de 350 dólares antes de impuestos). Los notables articularon, unieron, conspiraciones en marcha de la izquierda y la derecha, cuando el país se descentralizaba para elegir popularmente los gobernadores.

Tales asesores, tales resultados. Inicia la reforma política, y la reforma municipal crea alcaldías electas. La reforma económica nos puso a crecer a la par de China. Pero el motín exquisito hubiera abortado, si sinvergüenzas de partidos del sistema no derrocaran a Pérez, aterrados por la emergencia reaccionaria y loquitos por aparecer en la foto con los notables. Primero cobró Caldera y su ambición de poder lo llevó a destruir Copei y sobreseer a los golpistas para que derrotaran a líderes como Eduardo Fernández.

Descarriló las reformas, solo para regresar a los dos años, con el rabo entre las piernas, a remedar el Gran Viraje de Pérez con una miseria llamada Agenda Venezuela que provocó su propio hundimiento. La Corte Suprema de Justicia, sin remilgos académicos, enjuició a un Presidente sin delito y desde ese momento se convirtió en rastacuera jurídica de Chávez, desconoció recursos contra su candidatura presidencial intentados por dar un golpe de Estado (hasta que éste la disolvió harto de adulancia).

Chávez halagado por instituciones que debían meterlo en cintura, triunfa ante partidos derruidos y recibe adulancia reptil de empresarios, gerentes de medios, intelectuales, políticos hasta que los pateó y devolvió a sus ratoneras. Habla bien del gran exterminador su virtud de no dejarse comprar por pobres diablos Ese es el origen de la tragedia, la traición de las élites que pagaron caro y por culpa de ellos, todos en este país

(Varios conspiradores contra Pérez siguen en su ley como asesores de la oposición. Ya vimos el fruto de su trabajo)

Venezuela asegura que ha detenido a dos estadounidenses vinculados a una operación contra Maduro por Alonso Moleiro – El País – 5 de Mayo 2020

Las fuerzas de seguridad neutralizan una intervención iniciada el domingo con el desembarco de hombre armados en La Guaira

Miembros de las fuerzas de seguridad patrullan las costas de Macuto, La Guaira, este domingo.
Miembros de las fuerzas de seguridad patrullan las costas de Macuto, La Guaira, este domingo.RAYNER PEÑA / EFE

Las fuerzas de seguridad de Venezuela desbarataron este lunes la operación militar contra Nicolás Maduro realizada el domingo en La Guaira, cerca de Caracas. Con la captura de los capitanes Antonio Sequea, César Pérez Sequea, Jesús Ramos y Adolfo Baduel –hijo del General en Jefe Raúl Baduel, amigo de Chávez, hoy preso por conspiración—y la muerte del capitán Robert Colina, alias pantera, el Gobierno ha neutralizado, al menos de momento, la llamada Operación Gedeón, un movimiento militar con ramificaciones internacionales que planificaba ingresar al país para derrocar al régimen. En la noche, Maduro anunció también la detención de dos ciudadanos estadounidenses, identificados como Luke Denman y Aaron Barry.

Nicolás Maduro, en el Palacio de Miraflores el 29 de abril. En vídeo, el presidente de Venezuela anuncia que ha desbaratado la operación militar en su contra. PRESIDENCIA DE VENEZUELA (VÍDEO: REUTERS / GOBIERNO DE VENEZUELA)

El operativo fue llevado a cabo en el pueblo costero de Chuao, Estado Aragua, por parte de los organismos de seguridad del Estado. Los incidentes dan continuidad a la información que circuló este domingo en torno a un desembarco con hombres armados que iba a tener lugar en La Guaira, el puerto que sirve a la ciudad de Caracas, a media hora de la ciudad.

Poco antes de la captura de Chuao, el mayor Juvenal Sequea Torres, también de la Guardia Nacional, había declarado al canal digital Venezolanos por la Información (VPI) que los núcleos capturados en La Guaira y Chuao eran parte de un contingente de “militares patriotas” destacados en una primera misión, miembros de un entorno mucho más amplio de oficiales comprometidos con la salida de Maduro del poder. El mayor Sequea se refirió a Maduro y sus colaboradores como “delincuentes y narcotraficantes”.

En las filas opositoras cunden las dudas sobre la veracidad de la información ofrecida por el ministro del Interior y de Justicia, Néstor Reverol, en torno a este foco subversivo. Sequea y Colina fueron vistos en vídeos que circularon profusamente desde ayer en las cadenas de WhatsApp y en las redes sociales anunciando una rebelión para conjurar la usurpación política y liquidar la dictadura.

Sequea participó en el fallido alzamiento del 30 de abril del año pasado, en el cual fue liberado Leopoldo López, quien luego tuvo que pedir asilo en la embajada de España en Caracas. La Operación Gedeón constituye al menos el sexto intento de echar al Gobierno chavista a partir de su discutida reelección del 30 de mayo de 2018, desconocida por casi toda la comunidad internacional y por la oposición. Todos han sido desbaratados con sorprendente facilidad por el cada vez más eficaz aparato de contrainteligencia bolivariano. Hace tres semanas, varios capitanes de la Guardia Nacional fueron capturados en sus puestos de comando acusados de conspiración.

Este domingo, Diosdado Cabello y los gobernadores chavistas de los Estados costeros del país habían difundido la voz de alarma a “la inteligencia social del partido” y a los “patriotas cooperantes”, presentes en los pueblos del país, para que prestaran colaboración a las autoridades en caso de detectar una circunstancia sospechosa. La red de informantes organizada por el chavismo fue felicitada con efusividad luego de dar a conocer la captura de los cabecillas de esta operación.

¿Quién es el enemigo? por Oswaldo Álvarez Paz – América 2.1 – 4 de Mayo 2020

download

Hay que ponerle punto final a esta situación creada por un régimen basado en el disimulo, la mentira, la corrupción y la incompetencia generalizada. Ya basta de desviar la responsabilidad de la trágica situación que vive la nación venezolana. Hay que hablar con claridad y ratificar las convicciones existentes sobre este desastre.

Para el mundo entero Venezuela está convertida en un verdadero narco-estado. A eso no se llega por casualidad. Tampoco por influencia o acciones externas de terceros, salvo las complicidades existentes con estructuras del crimen organizado en el planeta y de aquellos gobiernos con influencia determinante sobre el régimen venezolano. Todo está a la vista. No hay secretos ocultos que puedan mantenerse indefinidamente. Más tarde o más temprano todo se sabe. El tiempo se agota y la capacidad operativa del régimen también.

Los más calificados voceros del régimen profundizan en declaraciones y pronunciamientos públicos, la línea de responsabilizar a Estados Unidos y a Colombia de todo lo negativo. Tratan de destruir el inmenso respeto y admiración del ciudadano común de nuestro país con relación a ambas naciones. Estados Unidos no es el responsable de la falta de gasolina, de alimentos y medicinas entre otras carencias básicas. Es una falacia decir que quieren apoderarse de nuestro petróleo y de otras riquezas básicas, cuando lo que está quedando es entregado a conocidas estructuras narcoterroristas con soporte abierto o encubierto de socios del régimen. Por otra parte, desde una posición exclusivamente personal, Colombia y Venezuela somos una misma nación aunque contenida en dos repúblicas. Los vecinos tampoco son el enemigo.

Estados Unidos es un país muy rico y autosuficiente. No necesita de nuestro petróleo gracias a sus enormes reservas operativas y alta productividad diaria. Por otra parte, Colombia produce mucho más que Venezuela en este tiempo de abierta caída en todos los renglones de crudo y de gas en nuestro territorio.

También hay que ponerle punto final a la fábula creada sobre conspiraciones y atentados utilizados para justificar y aumentar la represión y la violencia física e institucional contra el pueblo.

Ningún oficialista da explicación sobre la matanza de presos y heridos, en la cárcel de Guanare. De las masacres en puntos concretos del país y de la Capital y, por supuesto de las múltiples protestas de la gente en medio de una lucha desesperada por la supervivencia. No exageramos al decir que el verdadero enemigo, el responsable de cuanto sucede, es este régimen penetrado y controlado por el crimen organizado con orientación narcoterrorista.

Desde que el régimen expulsó a la DEA del país, creo que en 2005, y le quitó a gobernadores y alcaldes el control de puertos, aeropuertos, vialidad interurbana y otras competencias alcanzadas gracias a las luchas por la descentralización y autonomía de Estados y Municipios, se fueron concretando las sospechas sobre su verdadera naturaleza. Ya basta.

Barrio de Caracas sumido en una guerra mientras Maduro dice combatir conspiraciones por Sabrina Martín – PanamPost – 4 de Mayo 2020

Maduro decidió desplegar 25 000 soldados para buscar a militares o voluntarios que supuestamente se habrían preparado para formar una rebelión

Las prioridades de Maduro estarían en buscar presuntos conspiradores y no en acabar con la violencia y la criminalidad en el país. (Efe)

Desde hace cinco días Petare, una zona popular de Caracas, vive una guerra entre bandas rivales con una población en una especie de toque de queda sin la presencia de autoridades policiales. Entre tanto, el mismo régimen mueve miles de soldados para capturar supuestos mercenarios que buscan derrocarlo.

Maduro decidió desplegar 25 000 soldados para buscar a militares o voluntarios que supuestamente se habrían preparado para formar una rebelión contra la dictadura socialista liderada por Maduro. Entre tanto, solo Petare se convirtió en «tierra de nadie» con disparos por doquier.

«Para garantizar la búsqueda de posibles amenazas que se encuentren dentro de nuestro sagrado territorio nacional, vamos a ejecutar operaciones de escudriñamiento a lo largo y ancho (del país)», dijo el jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada de Venezuela (Ceofanb), Remigio Ceballos.

@ceofanb@Libertad020

🛑EnVideo| Comandante Estratégico Operacional de la , AJ @CeballosIchaso: Nuestro CJ @NicolasMaduro ordenó ejecutar labores de escudriñamiento en todo el territorio nacional para buscar posibles amenazas a la paz, con énfasis desde oriente hacia occidente.

Video insertado

Las prioridades de Maduro estarían entonces en buscar presuntos conspiradores y no en acabar con la violencia y la criminalidad en el país.

Según Ceballos, el despliegue tendrá como objetivo «garantizar que cada centímetro de nuestra tierra esté libre de mercenarios, paramilitares y cualquier otra amenaza»; declaraciones que contrastan con la realidad tras la guerra entre bandas que se está dando en Caracas.

Las redes sociales se plagaron de videos y audios que demostraban la capacidad armamentística de las bandas delictivas que se disputan el poder en Petare, una zona que estaría controlada por Wuileisys Alexander Acevedo Monasterio, alías «Wilexis», quien es calificado como «uno de los más buscados de la Policía Nacional Bolivariana». Este sábado, los vecinos del barrio escucharon detonaciones de armas de alto calibre, acompañadas de granadas.

Isnardo Bravo

@isnardobravo

Mientras tanto, pasa en el Barrio José Félix Ribas de Petare.

Video insertado

“Hay mucho pánico y temor en la zona, hay gente que no ha podido dormir estos días y lo que a mí me preocupa y me molesta de toda esta guerra es que se agote la capacidad de resiliencia de los vecinos de este barrio que ya han aguantado mucho, que muchos se han quedado sin trabajo, que tienen que salir a cargar agua y a buscar comida. La gente no sabe lo que es pasar una cuarentena dentro de un rancho”, señaló un reportaje del diario español El País.

Más violencia

Además de la disputa sangrienta entre bandas, este fin de semana también se dio un motín en una cárcel del país. Una situación que dejó 47 muertos y 75 heridos y que prácticamente ha sido censurada por el régimen. La policía describió el incidente como un caso de «alteración de orden público con uso de armas de fuego».

El comisionado para los derechos humanos del presidente encargado Juan Guaidó, Humberto Prado, informó este lunes 4 de mayo que los cadáveres de los presos de la cárcel de Guanare fueron entregados a los familiares. Informó que son más de 50 muertos y lo calificó como una “masacre”.

Dónde no encaja el relato que Nicolás Maduro le hizo a ‘The Washington Post’ sobre el 30 de abril de 2019 por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 20 de Enero 2020

¿Nicolás Maduro lo tenía todo bajo control el 30 de abril? Eso dice. ¿Entonces por qué llamó desesperadamente a su personal de seguridad? ¿Por qué quiso saber el paradero de Vladimir Padrino López y Maikel Moreno? ¿Por qué no pudo impedir la liberación de Leopoldo López? ¿Por qué tenía un avión preparado para refugiarse en Cuba?

¿Nicolás Maduro lo tenía todo bajo control el 30 de abril? / Foto: Prensa de Maduro
¿Nicolás Maduro lo tenía todo bajo control el 30 de abril? / Foto: Prensa de Maduro

Nicolás Maduro le dijo a The Washington Post que el 30 de abril de 2019 lo tenía todo controlado.

Ese día se produjo un alzamiento cívico-militar en contra del régimen. Una megaconspiración liderada por el general Cristopher Figuera, hasta entonces jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), y en la que también participaron el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, y el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno.

Una megaconspiración que como ahora dice Nicolás Maduro, conocía 10 días antes de que ocurriera. ¿Por qué la conocía? Porque, según Maduro, Padrino López y Maikel Moreno se la desvelaron. Le contaron “todos los detalles” y también le sugirieron detenerla. Pero Maduro prefirió esperar.

“Yo dejé que corriera lo que él estaba haciendo [Cristopher Figuera] para ver hasta dónde podía llegar la conspiración”, dijo Maduro a The Post. “24 horas antes yo iba a abortar el plan, pero ellos lo adelantaron”.

Efectivamente, la megaconspiración estaba prevista para el 1 de mayo. Según Cristopher Figuera, se adelantó para evitar una masacre. El general manejaba informes de que ese día un grupo de colectivos preparaba actos violentos contra seguidores de Juan Guaidó.

Entonces Figuera adelantó la conspiración. Esta comenzó a la una de la madrugada del 30 de abril con la liberación de Leopoldo López, quien se reunió con Guaidó, y ambos luego aparecieron en una autopista de Caracas.

A esa hora, como pudo saber el diario ALnavío por varias fuentes, Maduro comenzó a hacer llamadas. Llamadas a Padrino López, quien ese día estaba en contacto con los conspiradores y les afirmó que aún estaba “evaluando la situación”. Llamadas a Maikel Moreno. Este tenía todos los teléfonos apagados y no quería hablar con nadie. O prefería esperar.

Maduro también hizo llamadas a su personal de seguridad. Uno de estos le atendió. Y notó a Maduro “nervioso, asustado”, con un comportamiento que distaba de ser el de alguien que lo tenía todo bajo control. Esta fuente ahora se pregunta, si lo tenía todo controlado: ¿Por qué permitió la liberación de Leopoldo López? ¿Por qué no tomó precauciones? La situación no la tenía controlada y ello explica que todavía el general Cristopher Figuera cuenta con tiempo para moverse por el país y luego escapar por la frontera con Colombia.

Otra fuente dijo que cuando el presidente del Tribunal Supremo por fin atendió la llamada de Maduro, se hizo el que nada sabía, y reafirmaba esta aparente normalidad, señalándole a un Maduro agitado, que estaba dormido. “Me ha despertado, Presidente”.

Prosiguió la megaconspiración. A las cinco y media de la mañana Juan Guaidó hace pública la liberación de Leopoldo López y llama a la gente a la calle. Nadie del régimen responde. Pero la calle tampoco le responde a Guaidó.

Sólo se filtra un audio del presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, advirtiendo del alzamiento y pidiendo al chavismo movilización. Cabe destacar que Cabello no conspiró contra Maduro. Le era fiel.

La primera vez que la Fuerza Armada hace un pronunciamiento público a favor de Maduro es pasadas las nueve y media de la mañana. Lo hace el Ejército de Venezuela y el Comando Estratégico Operacional (Ceofanb) en un vídeo en el que aparecen Padrino López y el almirante a cargo del comando, Remigio Ceballos. Estos ofrecen cerca de las doce del mediodía una rueda de prensa en la que Padrino López denuncia “un intento de golpe de Estado”.

Nicolás Maduro no habla hasta las diez y media de la mañana. A través de un tuit apuntó: “¡Nervios de Acero! He conversado con los Comandantes de todas las REDI[Regiones Estratégicas de Defensa Integral] y ZODI [Zonas Operativas de Defensa Integral], quienes me han manifestado su total lealtad al Pueblo, a la Constitución y a la Patria. Llamo a la máxima movilización popular para asegurar la victoria de la Paz. ¡Venceremos!”.

“Ese discurso está lleno de mentiras. Es un cuento. Como la gente que cuando siente miedo comienza a silbar para darse ánimos. Pues ese es el discurso de Maduro”, dijo la fuente.

La realidad contrasta con el relato que contó Maduro medio año después a la Fuerza Armada. Dijo el pasado 28 de diciembre, con motivo de la salutación de fin año, que fue “a las cuatro y media” que “comenzaron a declarar el presidente del Tribunal Supremo de Justicia. El Consejo Moral Republicano. La presidenta del Poder Electoral. El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente. El fiscal general. Eran las cuatro y media de la mañana, cuando empezaron a declarar y a llamar al combate el general en jefe Vladimr Padrino López. El almirante en jefe Remigio Ceballos. Los comandantes de los Componentes. Los comandantes de las REDI y de las ZODI… Le dimos un contragolpe moral, chavista, antimperialista, al imperio. Cayó en la lona Donald Trump. Nocaut bolivariano”.

Nada de esto ocurrió como lo cuenta Maduro. No hay declaraciones en la televisión pública. No hay tuits ni mensajes en otras redes sociales. No se registraron movimientos. Sólo el de Cabello, y después. De modo que todo parece indicar que Maduro suelta esta versión para darle contenido al relato de que tenía la situación bajo control. En todo caso, al brindarle tanta importancia a los supuestos pronunciamientos, que no se dieron, queda bajo sospecha la épica de la lealtad. Por ello, la historia que edifica le atribuye el mérito a los militares y a funcionarios como Maikel Moreno con el propósito de mantenerlos de su lado. Porque en el plan de la conspiración se establecía que el presidente del Tribunal Supremo redactaba el decreto, Padrino López levantaba las guarniciones y el jefe de la Casa Militar, general Iván Hernández Dalla, sacaba a Maduro del país, en el avión dispuesto para ello.

“Ese discurso está lleno de mentiras. Es un cuento. Como la gente que cuando siente miedo comienza a silbar para darse ánimos. Pues ese es el discurso de Maduro”, dijo la fuente.

Hay otra pregunta que desmonta la versión de Maduro: ¿Por qué tenía un avión preparado para huir a Cuba?

Como confirman al diario ALnavíoel Bombardier Global 6000, siglas TC-TSR -el mismo avión con el que el exdirectivo de Nissan Carlos Ghosn se fugó de Japón– tenía los motores arrancados en el Aeropuerto de Maiquetía para huir a La Habana en caso de que fuera necesario.

Esta es una versión que comentó el propio secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, el 30 de abril en entrevista con CNN. “Maduro tenía un avión listo para irse a Cuba y los rusos le dijeron que debía quedarse”.

La fuente consultada por este diario, en cambio, dijo que la orden de no tomar el avión provino de los cubanos. El mérito de Maduro fue hacerles caso. Y resistir. Ya la megaconspiración llevaba adentro el síndrome del fracaso, por las ambiciones de Maikel Moreno, que pedía todo el poder para sí, y por las ambiciones del propio Padrino López, que no las manifestaba pero que no veía con buenos ojos lo que solicitaba el presidente del TSJ.

La fuente dijo: Maduro no controlaba situación. Tampoco la controla ahora. De hecho, lo confirma la forma como se le fue Guaidó este fin de semana a Bogotá.

Las democracias deben identificar a Cuba y Venezuela como agresores por Carlos Sánchez Berzain – Panampost – 25 de Noviembre 2019

Los gobiernos democráticos han ignorado las capacidades e historial criminal de Cuba

El espacio dejado vacío por la inacción en la recuperación de la democracia en Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia (que se está liberando sola), ha sido llenado por la agresión del castrochavismo.

Con la caída del dictador Evo Morales en Bolivia el castrochavismo se ha reducido a detentar el poder en Cuba, Venezuela y Nicaragua, mas la subordinación de México y de los Fernández/Kirchner de Argentina. Ejecutan su ofensiva contra la democracia en toda la región, utilizando conspiración y violencia y una extensa red de propaganda internacional. Los países víctimas tratan la agresión como un tema de política interna lo que da más ventaja a Cuba y Venezuela que deben ser identificados por las democracias como los agresores.

En el siglo XXI hay DOS AMÉRICAS, la democrática y la dictatorial. El eje de confrontación es entre DEMOCRACIA y DICTADURA. La América dictatorial liderada por Cuba e integrada por Venezuela y Nicaragua está en crisis, en quiebra, en evidencia de ser narcoestados, con el permanente y creciente riesgo de perder el poder por la heroica resistencia interna de sus ciudadanos como acaba de suceder en Bolivia. Los crímenes de las dictaduras son señalados internacionalmente y soportan un creciente conjunto de medidas ejercidas fundamentalmente por Estados Unidos, Canadá y en menor grado por la Unión Europea.

Para sobrevivir, el castrochavismo que es la América dictatorial, desarrolla una estrategia que consiste cuanto menos en: 1.- aumentar la represión interna en Cuba, Venezuela y Nicaragua mostrando su condición de regímenes de facto, sostenidos solo por la fuerza; 2.- incrementar sus acusaciones y ataques a los tan imprescindibles —como falsos— enemigos externos que identifica como “el imperialismo” y “la derecha”; 3.- articular alianzas con quienes considera enemigos comunes del imperialismo y la derecha; 4.- desatar una ofensiva regional violenta para desestabilizar y derrocar gobiernos democráticos, repitiendo la metodología aplicada desde los sesenta hasta la desaparición de la Unión Soviética.

En esta realidad objetiva, llama la atención la posición de los gobiernos democráticos atacados por el castrochavismo, que han entrado en esta fase de agredidos y víctimas luego de un largo periodo de inercia e inacción, ausente de iniciativas efectivas respecto a la situación de la usurpación en Venezuela y el intervencionismo de Cuba. Han sido la falta de decisiones concretas en cuanto a las dictaduras de Cuba y Venezuela, de parte de los miembros de la Organización de Estados Americanos, del Grupo de Lima y recientemente del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca lo que ha permitido la agresión desestabilizadora que se vive hoy, que los voceros del crimen organizado llaman “brisa bolivariana”, confesando crímenes premeditados que las democracias siguen resistiendo señalar.

Los gobiernos democráticos han ignorado las capacidades e historial criminal de Cuba. Con Venezuela, mas allá de reconocer al Presidente Encargado, no han hecho mucho para ayudar a que Guaidó ejerza efectivamente esa Presidencia, mediatizada por un sistema de asamblea tejido por los partidos políticos con el tristemente celebre “estatuto para la transición” aprobado para evitar que Guaidó se convierta en un formidable líder para las elecciones en democracia. No han tomado medidas diplomáticas, comerciales o de seguridad respecto al régimen usurpador de Venezuela y menos a su titiritero el régimen de Cuba, lo que equivale a ignorar medidas preventivas para evitar el ataque que ahora se produce contra su propia estabilidad social y política.

El espacio dejado vacío por la inacción en la recuperación de la democracia en Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia (que se está liberando sola), ha sido llenado por la agresión del castrochavismo en una acción inversa que vemos en operación contra Ecuador, Chile, Colombia, la Bolivia de la transición a la democracia y más. Los gobiernos agredidos han reaccionado expulsando operadores cubanos y venezolanos y en el caso de Ecuador y Bolivia suspendiendo relaciones con Venezuela y cortando algunos programas con Cuba que permitían la infiltración, pero siguen permitiendo la amenaza y la conspiración bajo cobertura diplomática.

Los gobiernos democráticos de América Latina parecen dominados por la propaganda de “solidaridad con Cuba”, controlados por la falacia de la “revolución cubana”, o paralizados por la “diplomacia de la amenaza”. Es claro que el agresor en jefe es Cuba con su principal operador la usurpación de Venezuela, manipulando narcotráfico, las FARC y grupos delictivos. Es tiempo que identifiquen a Cuba y Venezuela como agresores.

Carlos Sánchez Berzain es abogado experto en derecho constitucional, master en ciencia política y en sociología, politólogo. Miembro fundador del Ateneo Jurídico Boliviano y director del Interamerican Institute for Democracy. También se desempeñó como ministro de Estado (1993-94 y 2002-03), ministro de Gobierno (1994-96 y 1997) y ministro de Defensa (2003) de Bolivia.

Cómo funciona la plataforma de tortura que se ha impuesto en la Dirección de Contrainteligencia Militar de Venezuela por Sebastiana Barráez – Infobae – 1 de Julio 2019

El esquema perverso de poder, maltratos y muerte está integrado por las autoridades de la DGCIM, la justicia militar, los médicos forenses, los defensores públicos y los carceleros

Lo oficiales de la DGCIM se encargan de arrestar a cualquier sospechoso de disidencia

Lo oficiales de la DGCIM se encargan de arrestar a cualquier sospechoso de disidencia

En la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) se fue imponiendo desde hace tiempo, pero con mayor énfasis durante 2018 y lo que va del 2019, una estructura de poder para liquidar, por vía física pero sobre todo psicológica, a quienes caen detenidos por sospechas de conspiración. No son cubanos, son militares y policías venezolanos quienes lo hacen.

El Jefe de la DGCIM es el mayor general (Ej) Iván Hernández Dala, que ha tenido una acelerada carrera de ascenso en la Fuerza Armada como hombre de confianza de Nicolás Maduro, no sólo como jefe de Contrainteligencia Militar sino de la Guardia de Honor Presidencial.

Iván Hernández Dala

Iván Hernández Dala

Uno de los hombres claves en ese triángulo de terror en que se han convertido los sótanos de la DGCIM, es el mayor (GNB) Alexander Enrique Granko Arteaga, egresado de la II promoción Toma de Las Flecheras, en la EFOFAC, año 2004.

Este oficial, procedente de Puerto Cabello y cuya familia se dedica a sacar chatarra por el puerto, ocupa el cargo de jefe de la Unidad de Asuntos Especiales de la DGCIM. Es un hombre de absoluta confianza del general Hernández Dala, lo que le ha permitido imponer actos brutales contra detenidos. No por casualidad su oficina está al mismo nivel que la del mayor general.

El otro factor en ese entramado de tortura lo constituyen los tribunales militares y la Corte Marcial. Uno de las demostraciones más relevantes de la participación de la justicia militar es lo que ha venido sucediendo con la juez del Tribunal primero de control My (Ej) Claudia Carolina Pérez Benavides de Mogollón. Ella no solo es que hace caso omiso cada vez que un militar detenido ha sido presentado con evidentes signos de tortura, sino que además ha sido determinante para desarrollar maniobras que les impida a los detenidos presentarse con su abogado privado.

La juez a través de subterfugios hace que los imputados sean asistidos por defensores públicos militares que por supuesto nunca los defienden, porque obedecen a sus jefes superiores.

El otro elemento a considerar es un grupo de médicos forenses del Hospital de El Llanito, quienes se limitan a firmar las certificaciones sobre la situación de salud de los detenidos. Ellos omiten las marcas, moretones, golpes, heridas y cicatrices recientes de los militares presos.

En ese triángulo perverso de poder, de tortura y de muerte, está por una parte la DGCIM con sus esbirros, que allanan, torturan y montan expedientes con pruebas inventadas, por la otra la justicia militar con jueces, fiscales y defensores públicos y finalmente los carceleros, en los que también hay que incluir algunas ONGs para quienes los detenidos no son más que una estadística.

Desde el primer paso

Cuando se hace un procedimiento el Código procesal penal establece que debe notificarse al Fiscal en las primeras 8 horas y presentarlo ante el Tribunal en las primeras 48 horas.

En el caso del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo pasaron días antes de ser presentado al Tribunal, a donde llegó brutalmente golpeado según denunció su abogado Alonso Medina.

Rafael Acosta Arévalo

Rafael Acosta Arévalo

El oficial casi no podía hablar. Lo llevaron en silla de ruedas y con signos evidentes de tortura según los testigos en el tribunal. El juez lo envió al hospital, pero fue demasiado tarde y murió.

Pero esos procesos son viciados. Lo están desde que arranca el allanamiento y la detención.

Hay más de 160 militares detenidos por razones políticas, los imputan de Traición a la Patria porque es el que acarrea más años de presidio.

No los presentan en el lapso de 8 horas, no notifican al Fiscal y menos al Tribunal, porque los torturan hasta que obtienen de ellos la información que quieren o la que los obligan a grabar y firmar. En todo ese tiempo el militar permanece detenido y violándole el debido proceso

Una vez que el detenido llega a la DGCIM le ordenan sentarse en el sótano 3 de investigaciones, donde hay un mostrador donde lo obligan a quitarse todo lo que cargue encima de prendas, documentos, etc. Luego te ponen a llenar a mano el formulario con el inventario.

Dependiendo del caso el detenido va a tortura. Y ahí viene otra etapa: entorchan al detenido, es decir es decir le colocan papel periódico o de bolsas, alrededor de los ojos y cinta pegante, lo tienen esposado hasta que llega el teniente de navío Abel Anzola y el capitán Jesús Gerardo Cardenas, entrenados en la tortura física.

Mientras el torturado grita, el Coronel Hannover Esteban Guerrero está oyéndolos desde su oficina en el sótano tres.

Venezuela deporta a 59 presos políticos colombianos por Florantonia Singer – El País – 30 de Junio 2019

Fueron arrestados en 2016 sin órdenes judiciales, acusados de ser paramilitares e intentar atacar a Nicolás Maduro

Nicolás Maduro durante un acto en el Palacio de Miraflores.
Nicolás Maduro durante un acto en el Palacio de Miraflores. YURI CORTEZ AFP

Después de casi tres años de prisión, 59 colombianos detenidos en un comando policial en Caracas, en terribles condiciones de hacinamiento y maltrato, fueron deportados a Colombia este sábado en un avión del gobierno venezolano. La aeronave los trasladó desde el aeropuerto de Maiquetía a la ciudad fronteriza de San Cristóbal, en el estado Táchira, para que cruzaran los puentes internacionales hacia Cúcuta, donde fueron recibidos por las autoridades colombianas y la oficina de Derechos Humanos de la ONU. En videos divulgados en redes sociales se ven esposados en los autobuses camino al aeropuerto.

La historia de estos hombres está unida a uno de los tantos relatos de conspiración que Nicolás Maduro ha usado para justificar su tesis de que constantes ataques extranjeros han desestabilizado su cuestionado gobierno. Estos colombianos fueron detenidos entre agosto y septiembre de 2016 en requisas policiales callejeras para verificar sus documentos, que en varios casos estaban vencidos. Luego fueron acusados de terrorismo, asociación para delinquir y forjamiento de documentos, después de que Maduro reveló en cadena de televisión que había sido frustrado un nuevo ataque en su contra que se perpetraría en una de las movilizaciones de protesta de sus opositores en ese 2016.

“En el marco de la OLP [Operación de Liberación del Pueblo, una serie de redadas militares y policiales desarrolladas por el gobierno de Maduro desde 2015 y denunciadas en organismos internacionales por violación de derechos humanos] hemos capturado a 92 colombianos en un campamento paramilitar a 500 metros de Miraflores. Además, hemos detenido a varios dirigentes de la oposición. Tenían un plan violento conjunto para acabar con el gobierno”, señaló entonces el líder chavista.

El caso de los colombianos está incluido dentro de las listas de presos políticos del país, que hasta esta semana incluía a 688 detenidos, de acuerdo con los datos del Foro Penal Venezolano. Pedro Berrio es uno de ellos. Fue abordado por policías en los alrededores del metro de Caracas cuando iba a camino a su trabajo como albañil. Ante la falta de documentos venezolanos entregó su cédula colombiana. El hombre había emigrado al país 10 años atrás, cuando el flujo migratorio era a la inversa de la diáspora actual. En Venezuela hizo su familia, según han reseñado medios venezolanos.

El grupo tenía boleta de excarcelación desde 2017, pero nunca se ejecutó. En 2018 el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de la ONU se pronunció sobre la situación de estos colombianos, exigió que se liberaran de manera inmediata y se les diera una indemnización, además de una investigación independiente de los hechos. Finalmente, fueron liberados este sábado tras la visita a Venezuela de la Alta Comisionada de Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet. Durante su agenda de reuniones escuchó a los familiares de los presos políticos. El hijo de uno de estos colombianos le rogó que intercediera. “Hemos sufrido mucho desde que mi papá no está. Le pido que le diga a Nicolás Maduro que se ponga la mano en el corazón y que saque a todos los presos políticos”, le dijo el niño a Bachelet.

A través de un comunicado el régimen de Maduro se refirió a la muerte de Acosta Arévalo. En el texto aseguran que ante “la artera y continuada intención de los enemigos de la Constitución y la paz de perpetrar intentos de golpes de Estado, terrorismo y masacres” las fuerzas de seguridad emprendieron un proceso de pesquisas por meses que condujo al arresto de los militares -a los que califican de terroristas confesos- “con respeto absoluto al debido proceso y los derechos humanos”.

El Gobierno sostiene que el capitán de corbeta fue imputado por graves actos de terrorismo, sedición y magnicidio en grado de frustración durante el acto de presentación ante los tribunales ocho días después de su detención sin órdenes judiciales. Las versiones de la esposa del militar Waleska Pérez y de abogados y defensores de derechos humanos señalan que ante el estado de gravedad en que se encontraba Acosta Arévalo no pudo ser imputado, pues el juez ordenó que lo enviaran al Hospital Militar del Ejército, en Fuerte Tiuna. “Yo sabía que lo estaban torturando y tanto fue que lo mataron. No podía hablar, recibió muchos golpes en la cabeza”, dijo Pérez en una entrevista al medio colombiano NTN24. El comunicado señala que Maduro solicitó al fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, una exhaustiva investigación de “los hechos que resultaron en el fallecimiento” de Acosta Arévalo.

Video insertado

ONU Derechos Humanos Colombia

@ONUHumanRights

Puente Simón Bolívar estamos con los colombianos liberados y que habían sido detenidos arbitrariamente por Venezuela. Este país cumple compromisos en el marco de la reciente visita de la Alta Comisionada @mbachelet @UNHumanRights @Albrunori @IvanDuque @CancilleriaCol

Muere el militar detenido por conspirar contra Maduro por Florantonia Singer – El País – 1 de Julio 2019

El capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo estaba bajo custodia de la inteligencia militar venezolana. Defensores de los derechos humanos vinculan su muerte a presuntas torturas

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante un acto castrense el pasado mayo. En vídeo, declaraciones de Guaidó este sábado sobre la muerte del militar. MIRAFLORES PRESS OFFICE / HANDOU EFE / REUTERS

La última conspiración contra el régimen chavista denunciada por Nicolás Maduro dio con la detención sin órdenes judiciales de cuatro militares y dos policías y otros ocho venezolanos quedaron señalados por estar supuestamente implicados en un plan para asesinar al líder chavista y a otras figuras de su cúpula. Uno de ellos, el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, falleció bajo custodia de funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) este sábado.

“No hablaba, solo pedía auxilio a su abogado. No podía ponerse de pie. El capitán contestó, asintiendo con la cabeza, a la pregunta de si fue torturado por el DGCIM, pero no podía casi gesticular palabras. Su estado era ya crítico. El juez ordenó trasladarlo al hospital y falleció a la 1 de la madrugada”, contó en varios tuits Suju, quien es delegada de la World Jurist Association ante la Corte Penal Internacional, y agregó que llevará el caso a esa instancia.

Ver imagen en Twitter

Juan Guaidó

@jguaido

2/3
Seguimos recabando información sobre este crimen para profundizar acciones. Nadie, absolutamente nadie puede permanecer indiferente ante este horror, y mucho menos los hombres y mujeres de la Fuerza Armada.

El jefe del Parlamento reconocido como presidente por más de 50 países, Juan Guaidó, condenó lo ocurrido y señaló que ordenó a sus representantes diplomáticos entrar en contacto con la familia del militar, que se presume está en Colombia, y con la alta comisionada de la ONU. Luis Almagro, secretario general de la OEA, también expresó su rechazo. “Seguimos recabando información sobre este crimen para profundizar acciones. Nadie, absolutamente nadie puede permanecer indiferente ante este horror, y mucho menos los hombres y mujeres de la Fuerza Armada”, escribió Guaidó.

En octubre pasado el concejal Fernando Albán, detenido por supuestamente estar implicado en el atentado con drones contra Maduro durante una parada militar el 4 de agosto de 2018, murió al caer del décimo piso de la sede del servicio de inteligencia donde estaba preso. Las autoridades chavistas alegaron que se trató de un suicidio.

A %d blogueros les gusta esto: