elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Conferencia Episcopal

¿Por qué la actitud del Papa hacia Venezuela suscita tanto malestar? por Asbel López – RFI – 14 de Junio 2017

papa-y-venezuela_560x280Las tensiones entre el Vaticano y la Iglesia católica venezolana se explican sobre todo porque Francisco, a pesar de sus llamados al diálogo, no ha tenido una posición clara sobre el caso venezolano. Recientemente los obispos venezolanos se reunieron con el Sumo Pontífice para evocar esas diferencias.

El papa Francisco recordó en abril pasado que la Santa Sede deseaba ser un facilitador en la crisis. Pero, al mismo tiempo, el Papa lamentó públicamente las divisiones de la oposición a Maduro. Esta declaración irritó a la Iglesia católica venezolana.

También es un problema de personas. El nuncio apostólico en Caracas, el embajador del Vaticano aquí, Monseñor Aldo Giordano, es considerado como demasiado conciliador con el gobierno de Maduro.

En cambio su predecesor, el cardenal Pietro Parolin es mucho más crítico. Parolin, que ocupa hoy el cargo de secretario de Estado a la Santa Sede, pide incluso que se realicen elecciones en Venezuela.

En octubre pasado, la visita de Maduro al Vaticano también aumentó el malestar. El presidente Maduro mostró ampliamente su buena relación con el Papa. También aprovechó para criticar a los obispos con el argumento de que los obispos venezolanos no le obedecían al Papa porque estaban rechazando el diálogo con él.

El lunes pasado, el presidente Maduro anunció su voluntad de escribirle al Papa pidiéndole que desempeñe un rol de mediador.

 

The Economist: Deje de ser blando con nuestro déspota, dijeron obispos venezolanos al Papa – La Patilla – 12 de Junio 2017

Venezolanos levantan cruces negras con los nombres de los asesinados durante las protestas en Venezuela en la misa dominical del Papa en la plaza del Vaticano el 7 de mayo de 2017

636297588583266717.jpg

Un ítem inesperado apareció en la agenda del Papa Francisco en los últimos días. Aunque la reunión no figuraba en su programa semanal pre-anunciado, el 8 de junio se supo que se había abierto un espacio en algún momento para conversar con seis obispos de Venezuela, uno de los lugares más problemáticos del mundo e históricamente católico.

Los visitantes declararon después que habían subrayado su absoluta lealtad al pontífice, y que éste a su vez les había expresado su “plena confianza” en ellos. Ambas afirmaciones son lugares comunes. Hay una contención masiva sobre el papel que la iglesia ha jugado y que podría jugar en detener una sacudida hacia la guerra civil y el desastre humanitario en Venezuela, un país que es abrumadoramente católico.
Los obispos de Venezuela han cuestionado constantemente los abusos de los derechos humanos y el procedimiento democrático por parte de los regímenes de Hugo Chávez y su sucesor, Nicolás Maduro. Pero para muchos venezolanos, el propio Papa ha estado demasiado dispuesto en dar puerta libre al Sr. Maduro. En octubre pasado, por ejemplo, el hombre fuerte venezolano convocó a una reunión con Francisco en un acto de propaganda. Hasta el día de hoy, el Sr. Maduro afirma que al adoptar una postura tan crítica, los obispos de Venezuela no están de acuerdo con su propio pontífice. Entonces culpa a los prelados locales por el estancamiento de un “diálogo” político que quiere llevar a cabo en sus propios términos interesados.

Como una institución que todas las partes quieren aprovechar, la iglesia no puede evitar jugar un papel fundamental en el choque cada vez más agudo entre el régimen de Maduro y sus opositores. Las agencias católicas de socorro, sobre todo Caritas, están profundamente involucradas en el monitoreo y mitigación de los problemas humanitarios del país. Caritas informa que el 11% de los niños venezolanos menores de cinco años padecen de malnutrición moderada a severa. En algunas regiones, las cosas son mucho peores.

La gente que conoce a Venezuela dice que la iglesia ha hablado con al menos cuatro voces diferentes en respuesta a los problemas del país. Sus obispos han sido duros defensores de la libertad civil y del estado de derecho. Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano y ex enviado papal a Venezuela, también ha sido muy claro al señalar las fechorías del régimen.

Sin embargo, su sucesor como nuncio papal en Caracas, Aldo Giordano, ha sido mucho más suave con el señor Maduro. Y el Papa Francisco ha parecido a veces que escucha al Sr. Giordano. Por ejemplo, en comentarios en su regreso a casa desde Egipto en abril, el pontífice consternó a los críticos del régimen de Maduro diciendo que “la oposición está dividida”, lo que implica que esto era un obstáculo para el progreso político.

En diciembre, el cardenal Parolin envió una carta al señor Maduro pidiendo la liberación de los presos políticos, el respeto a la constitución y elecciones justas. El gobierno no ha hecho nada para atender esas demandas, y la visita episcopal de esta semana fue una forma educada de preguntarle al Papa Francisco si la Santa Sede estaba junto a ellos.

Por el relato de los obispos de su sesión con el pontífice, ellos no se ahorraron palabras. Le dieron a su anfitrión una lista de 70 personas, en su mayoría jóvenes, que habían sido asesinados en las represalias del gobierno contra las protestas pacíficas. También le dijeron al pontífice que la lucha interna de Venezuela no era un enfrentamiento entre derecha e izquierda sino más bien una lucha entre un gobierno que se ha convertido en una dictadura, un régimen que sólo sirve a sus propios intereses y un pueblo entero que clama por la libertad y busca desesperadamente, a riesgo de las vidas de los más jóvenes, el pan, medicinas, seguridad, trabajo y elecciones justas.

Los obispos también dijeron al Papa su total oposición al “plan innecesario, inexplicado … y peligroso” de Maduro de convocar a una asamblea constituyente no elegida el próximo mes. Ellos creen que el verdadero propósito de esto es la imposición de una dictadura militar a través de medios supuestamente constitucionales.

¿Francisco escuchará a los prelados, y comenzará a enviar mensajes duros, públicos o privados, al señor Maduro? Podría ser una oportunidad única para mostrar al mundo que puede ser un formidable crítico de los regímenes e ideologías izquierdistas como lo es de los conservadores y los capitalistas.

Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana luego de su visita al Papa – ProDaVinci – 9 de Junio 2017

El jueves 8 de junio de 2017, el Papa Francisco recibió un informe de la delegación de la Conferencia Episcopal Venezolana sobre las protestas en El Vaticano. La Santa Sede expresó que sólo retomará la iniciativa de diálogo en el país si se cumplen cuatro condiciones: la apertura de un canal humanitario, la presentación de un cronograma general de elecciones, el respeto a la autonomía de la Asamblea Nacional y la liberación de los detenidos por causas políticas. A continuación el comunicado.

Conferencia-Episcopal-Venezolana-en-el-Vaticano

“A las 9:40 de la mañana, del jueves 08 de junio de 2017, hora local de Roma, fueron recibidos en audiencia por el Papa Francisco, los miembros de la Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana: Mons. Diego Padrón, Arzobispo de Cumaná, Presidente de la CEV; Mons. José Luis Azuaje, Obispo de Barinas, Primer Vicepresidente; Mons. Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal, Segundo Vicepresidente; Mons. Víctor Hugo Basabe, Obispo de San Felipe, Secretario General, S. E. Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas y S. E. Cardenal Baltazar Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida, ambos presidentes honorarios de la CEV.

El Papa Francisco recibe a la directiva de la CEV en una de las aulas del Palacio Apostólico, en una reunión de 50 minutos, más de lo habitual, iniciando esta con una lectura por parte de Mons. Diego Padrón en su condición de Presidente de la CEV, ratificando su profunda comunión con el Sucesor de Pedro y agradecerle su manifiesta preocupación por Venezuela. Las palabras leídas por Mons. Padrón expresaban, entre otras cosas, de forma muy clara, la situación actual de aumento de conflictividad como consecuencia del profundo sufrimiento al que se viene sometiendo al pueblo de Venezuela y al que ahora se suma el empeño del Gobierno nacional en un proceso constituyente peligroso e innecesario y que no es la solución para los graves males que aquejan a los venezolanos.

Terminada la lectura del discurso, por parte del presidente de la CEV, el Papa Francisco toma la palabra para expresar de forma inmediata su preocupación y dolor por lo que está pasando Venezuela. “Estoy al tanto de todo los eventos que se están produciendo en el país”. Expresó además que comparte completamente la percepción que tienen los obispos sobre la situación venezolana y aseguró al Episcopado Venezolano que contaban con todo el apoyo y la simpatía de todos los órganos de la Santa Sede. De esta manera el Papa Francisco reafirmó que en la voz de los obispos venezolanos también resonaba la suya.

Francisco ratificó su apoyo a los obispos venezolanos y les invitó a seguir del lado de la gente, a no abandonarlos en su empeño por alcanzar un país más justo, a seguir trabajando por la paz y a hacer todo lo que puedan por los más vulnerables, “cuenten con mi ayuda en favor de la gente que hoy pasa hambre y necesita medicamentos”

El Papa Francisco hizo saber a los 6 miembros de la presidencia de la CEV que algunos de los que sirvieron como facilitadores en el fallido intento de diálogo del último trimestre del año 2016, han insistido en Solicitar a la Santa Sede su participación en un nuevo proceso, sin embargo, la respuesta ha sido contundente: La Santa Sede, sólo tomará parte en una nueva iniciativa de diálogo, siempre y cuando el gobierno cumpla con las cuatro condiciones ya expresadas en la Carta del Cardenal Parolín a inicios de diciembre de 2016, es decir: la apertura de un canal humanitario que permita hacer ingresar al país alimentos y medicamentos, la presentación de un cronograma general de elecciones, el respeto a la autonomía de la Asamblea Nacional y, la liberación de los detenidos por causas políticas.

En el contexto de la reunión, los obispos venezolanos hicieron entrega al Papa Francisco de una recopilación de las Exhortaciones Pastorales y Comunicados de la Presidencia a los largo de los dos últimos años. También se hizo entrega de un dossier, preparado por el departamento de medios de comunicación social de la CEV, sobre las víctimas de la violencia durante las protestas. Explicaron al Santo Padre la saña con la que están actuando los órganos de seguridad del Estado contra los jóvenes que exigen un cambio de rumbo en el país. Al entregar este informe, los obispos, hicieron la salvedad que, desde que están en Roma, el número de víctimas por la represión aumentó, atreviéndose a mostrarle al Papa Francisco la fotografía del joven Neomar Alejandro Lander Armas de 17 años, muerto por el impacto de una bomba lacrimógena. La inmediata conmoción que se dibujó en el rostro del Papa Francisco fue evidente al ver la imagen y pidió a los obispos hacer llegar sus palabras de consuelo a los familiares de todas las víctimas.

También se le entregó un informe preparado por Cáritas de Venezuela sobre la grave situación en materia de salud, alimentación, inseguridad, desnutrición infantil y otros indicadores sociales que hablan de la gravedad de la crisis en la que hoy se ha sumido la población.

La audiencia terminó con la bendición del Papa Francisco, quien pidió hicieran extensiva esta bendición a todo el pueblo venezolano, ratificando su preocupación y apoyo a Venezuela y que en la voz de los obispos venezolanos también resonaba la suya”.

Prensa CEV
09 de junio de 2017

 

El Papa Francisco apoya al Episcopado y al pueblo de Venezuela, afirma Mons. Padrón – Aciprensa – 8 de Junio 2017

papa-y-venezuela_560x280El Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Mons. Diego Padrón, afirmó que el Papa Francisco está “realmente conmovido por la situación” del país y aseguró que apoya las acciones de los obispos para paliar en algo los efectos que la crisis tiene en la vida de la población.

Este jueves el Santo Padre recibió en el Vaticano a un grupo de obispos venezolanos, que a fines de mayo solicitaron una audiencia “por la situación del país que es muy grave”, afirmó Mons. Padrón.

Terminada la audiencia, el Presidente de la CEV informó a la prensa que el Pontífice “nos ha dicho que está apoyando todo lo que hace la Conferencia Episcopal” y “todo lo que haya que hacer para ayudar al pueblo venezolano. El Papa está muy cercano al pueblo venezolano”.

Durante el encuentro, los prelados entregaron al Santo Padre un informe con las cifras de la crisis humanitaria y los nombres de las cerca de 70 personas fallecidas durante las protestas que desde inicios de abril suceden en varias ciudades contra el gobierno de Nicolás Maduro. “Es una situación inusitada y alarmante, con el grave problema de que la represión es cada día más brutal”, expresó Mons. Padrón.

“Tenemos como Conferencia Episcopal todo su apoyo y todo el apoyo de la Santa Sede; y (la certeza) que el pueblo venezolano tiene toda su cercanía y apoyo”, añadió.

El Presidente de la CEV reiteró que el país vive “una crisis humanitaria” por falta de alimentos, medicinas, de trabajo y “porque la situación económica es durísima”. Además no se respetan las decisiones del pueblo y tampoco se le consulta, como ha sucedido con la imposición del gobierno de convocar a una Asamblea Constituyente.

“En el mundo de hoy eso no se puede hacer porque eso indica que el gobierno deja de ser democrático y pasar a ser un gobierno realmente declarado dictadura”, afirmó.

Ante esto, indicó que Francisco los ha llamado a mantener su acompañamiento al pueblo y hacer “todo lo posible por levantar el ánimo a la gente”. “Creemos que cuando el Papa vaya en septiembre a Colombia, mucha gente irá a verlo y debido a la cercanía, también tendrá una palabra para nosotros”, expresó.

En su diálogo con la prensa, Mons. Padrón dijo que es probable “que el gobierno va a responder” a este encuentro con el Papa diciendo “que estamos conspirando”, sin embargo, “estamos tranquilos y serenos porque lo que hemos dicho es real y objetivo”.

“No estamos creando ninguna confrontación, estamos planteando las necesidades de nuestro pueblo”, afirmó.

Ante la pregunta de por qué el gobierno ataca a la Iglesia, el también Arzobispo de Cumaná señaló que es “porque la Iglesia es una institución muy serena” que mantiene una identidad y es muy difícil acusarla de delitos o corrupción.

En ese sentido, reveló que a ella acuden no solo miembros de la oposición, sino “también del gobierno”. “Lo que pasa es que la gente del gobierno lo hace muy discretamente porque ellos no están autorizados a hablar con nosotros (…) de otra manera puede perder el puesto”, explicó.

Finalmente, el Presidente del Episcopado informó que no se ha pedido mediación alguna, “porque nosotros hoy en Venezuela sentimos que la palabra ‘diálogo’ está fuera de uso, es como una mala palabra que está muy devaluada debido a que la última experiencia de diálogo de los meses octubre y noviembre del año pasado fue muy negativa, dado que los acuerdos no fueron cumplidos por el gobierno. Entonces hoy la gente no quiere escuchar la palabra diálogo”.

Al encuentro con el Santo Padre asistieron también Mons. José Luis Azuaje, Obispo de Barinas y Vicepresidente de la CEV; Mons. Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal y segundo Vicepresidente; Mons. Víctor Hugo Basabe, Obispo de San Felipe y Secretario General; el Cardenal Jorge Urosa, Arzobispo de Caracas; y el Cardenal Baltazar Porras, Arzobispo de Mérida.

 

 

El Papa y los obispos venezolanos se reunieron en el Vaticano – La Patilla – 8 de Junio 2017

Conferencia-Episcopal-Venezolana-en-el-Vaticano.jpg

Los miembros de la Dirección de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), formada por seis obispos, se reunieron hoy con el papa Francisco tras pedirle audiencia para informarle sobre la situación del país.

La audiencia comenzó a las 10.00 hora local en el palacio pontificio, donde se celebran las reuniones oficiales. La Conferencia Episcopal informó que la reunión había culminado.

Participaron el presidente de la CEV, el arzobispo de Cumaná Diego Rafael Padrón Sánchez; el vicepresidente y arzobispo de Barinas Luis Azuaje Ayala; los obispos de San Cristóbal, Mario del Valle Moronta Rodríguez, y de San Felipe, Víctor Hugo Basabe; el cardenal arzobispo de Caracas, Jorge Liberato Urosa Savino, y el cardenal arzobispo de Mérida, Baltasar Porras Cardoso.

El encuentro con el pontífice había sido solicitado por la propia CEV, según explicó en un comunicado el pasado 5 de junio el portavoz vaticano, Greg Burke.

Los obispos habían expresado la necesidad de un encuentro con el pontífice tras agravarse la situación en el país, con una oleada de protestas en la que han muerto ya 66 personas y más de un millar han resultado heridas.

La iglesia venezolana ha criticado duramente la decisión del presidente Nicolás Maduro de convocar una Asamblea Nacional Constituyente para modificar la Constitución y ha instado en diferentes ocasiones a un camino electoral para el país.

El Vaticano participó en la fracasada mesa de negociación y el papa ha instado en diferentes ocasiones a resolver la situación que vive el país.

Esta reunión tiene también el objetivo de demostrar la unión de la Iglesia venezolana con el pontífice, después de que se hablase de algunas críticas al papa por su insistencia en la mediación con Maduro.

En el comunicado emitido desde la CEV se explicó que con el papa hablarían como dijeron en su último comunicado del pasado 18 de mayo, del llamamiento a cumplir la Constitución, la petición de elecciones como una solución a la crisis, la apertura de un canal humanitario, la libertad de presos políticos y el respeto a la Asamblea Nacional.

El arzobispo de Caracas explicó en una entrevista a Radio Vaticano en la víspera del encuentro su deseo de “manifestar nuestra unión, nuestra comunión con el papa, nuestra gratitud y el apoyo de la Iglesia de Venezuela al trabajo del papa como un promotor de paz, no solamente en otras partes del mundo sino también en Venezuela”.

Afirmó que “se trata de un encuentro para buscar la voz del pastor y para ayudar al pueblo venezolano para resolver la gravísima situación que está viviendo en estos momentos”.

Según Urosa “la represión del Gobierno ha sido cada vez más cruel” y reiteró la posición de la Iglesia venezolana de rechazo a la Asamblea constituyente porque es “espuria, parcializada, no respeta el voto universal, libre y directo de los venezolanos, sino que va a hacerse de forma sectorial y con electores escogidos de forma irregular”. EFE

 

Los obispos venezolanos buscan el respaldo del Papa en el Vaticano por Daniel Verdú – El País – 9 de Junio 2017

1496907396_287967_1496945756_noticia_normal_recorte1.jpg
Una delegación de la Conferencia Episcopal Venezolana se ha reunido con el Pontífice y le ha entregado un dossier con los 70 muertos de los últimos dos meses

Una delegación de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) se reunió ayer con el papa Francisco para abordar la grave crisis que atraviesa el país. El grupo de obispos solicitó la reunión hace algunos días y ha querido transmitirle al Pontífice su clara posición en defensa del pueblo y contra las políticas del Gobierno de Maduro, que consideran “erradas”. Según la propia delegación, Francisco está consternado por la grave crisis humanitaria y la violencia en la represión de las manifestaciones que ha dejado ya 70 muertos en los últimos meses. El Vaticano no se ha pronunciado al término del encuentro.

El grave conflicto de Venezuela es uno de los pocos asuntos en los que el Papa no ha logrado llevar a buen puerto su habilidad para fraguar acuerdos. Cada vez que el Pontífice afronta el tema —y lo ha hecho recurrentemente— termina atrapado en el fuego cruzado de una crisis en la que tiende a ser instrumentalizado por el Gobierno o criticado por algunos sectores de la oposición, que le reclaman menos tibieza en sus posiciones. Por eso, la reunión con los obispos venezolanos puede interpretarse también como una petición para que se involucre más en la resolución del conflicto. La hoja de ruta está clara: apertura de canal humanitario, elecciones generales, libertad de presos políticos y respeto a la Asamblea Nacional.

Al término de la reunión, el presidente de la CEV, Diego Padrón, ha explicado algunos detalles del encuentro, en el que han entregado al Pontífice un dossier con los 70 muertos en manifestaciones de los últimos dos meses. “El Papa no se explica cómo un país con tantos recursos puede llegar al extremo de no tener comida ni medicinas”, ha señalado. La delegación de obispos ha subrayado que no representa a la oposición y que tiene su propia línea de pensamiento, pero para Padrón la solución al conflicto está clara: “El Gobierno de debe admitir que sus políticas son erradas. Tiene que haber un reconocimiento a las necesidades del pueblo”.

La cita con el Papa se produce en medio de la gravísima crisis institucional que golpea a Venezuela desde que, a finales de marzo, el Tribunal Supremo dejara sin competencias al Parlamento. La oposición redobló el pulso al Gobierno de Nicolás Maduro en la calle, con protestas casi diarias en las que ya han fallecido 70 personas. La respuesta del Ejecutivo consistió en la convocatoria de unas elecciones a una nueva Asamblea Constituyente, que se celebrarán el 30 julio, con unas reglas del juego que favorecen al aparato chavista. En esta situación de bloqueo, en la que toda posibilidad de diálogo parece haberse quebrado, cualquier mediación internacional puede resultar decisiva, al menos, para rebajar la tensión.

Francisco está abierto al diálogo. De hecho, en el vuelo de vuelta de su viaje a Egipto aseguró que estaría dispuesto a participar de nuevo en una mediación con los tres expresidentes iberoamericanos que acompañaron el proceso la última vez: José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Martín Torrijos, de Panamá; y Leonel Fernández, de República Dominicana. “Todo lo que se pueda hacer por Venezuela hay que hacerlo, pero con las garantías necesarias. Si no, jugamos al pin-pin-pirulero”, señaló. Sin embargo, también deslizó que en aquella ocasión la oposición no estaba totalmente unida. “Está dividida, y los conflictos se agudizan cada vez más”, señaló. Algo que no sentó bien a ese sector y que fue usado por el oficialismo para exculparse del fracaso de las negociaciones.

Ese tema también se ha discutido en la reunión, en la que ambas partes han hablado del riesgo de instrumentalización que entraña cada intervención del Papa. Pero la CEV insiste en que su poder para internacionalizar el conflicto es crucial. “El Papa tiene un gran radio de acción. Todos sus contactos y la moral que tiene para hablarle a los gobiernos puede hacer mucho en favor de Venezuela. Confiamos en que esa visión internacional nos ayude. No sabemos si el Gobierno escuchará, pero hay una situación objetiva de la que todos están hablando”, ha señalado Padrón.

En cualquier caso, el Vaticano conoce bien la situación. De hecho, el actual secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, fue Nuncio Apostólico de Venezuela de 2009 a 2013, cuando Francisco lo quiso en junto a él en el cargo actual. Bajo el pontificado del argentino Jorge Mario Bergoglio se han producido algunas señales que han alimentado las esperanzas de la oposición. Desde el pasado octubre, por ejemplo, la Congregación General de la Compañía de Jesús tiene a un venezolano al frente, Arturo Sosa Abascal. A finales de 2016 forzó uno de los últimos intentos de negociación entre Maduro y los partidos de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), que se dividieron sobre las condiciones de esas conversaciones. Tuvo que intervenir la Conferencia Episcopal de Venezuela, apelando a la figura del papa Francisco.

Esa tentativa fracasó. Y ese “respeto a la Constitución” corre el riesgo de quedarse en agua de borrajas también en las filas oficialistas, puesto que Maduro quiere cambiar incluso la Carta Magna de Hugo Chávez, lo que ha provocado el distanciamiento de líderes vinculados al expresidente e incluso de la fiscal general del país, Luisa Ortega Ortiz. Algo sobre lo que también se han pronunciado los obispos con cierta ironía. “Hasta hace unos meses teníamos la mejor Constitución, así que ahora no se justifica una reforma. No hace falta hacer todo ese trabajo si ni siquiera hay dinero para comprar comida”.

 

Por qué reunión entre el Papa y la Conferencia Episcopal quiebra el juego del régimen por Francisco Poleo – El Nuevo País – 7 de Junio 2017

 

papa-y-venezuela_560x280

Este jueves, el Papa Francisco recibirá en El Vaticano a una comitiva de la Conferencia Episcopal Venezolana. Fueron los propios obispos venezolanos quienes solicitaron la reunión con el Sumo Pontífice, para tratar de recuperar los canales de comunicación tradicionales y quebrar la jugada del régimen de Nicolás Maduro: usar como interlocutor al Nuncio Apostólico Aldo Giordano.

El madurismo eligió desde un primer momento al Nuncio Apostólico como su interlocutor con el Papa. Según explican fuentes cercanas a la CEV, Giordano es el representante diplomático del Estado Vaticano, más no de la Iglesia Católica, cuya representación recae en la presidencia de la agrupación de obispos que se encontrará este jueves con el Papa. Es decir, con quien debió hablar el régimen para establecer un diálogo en Venezuela es con Monseñor Diego Padrón. Sin embargo, a sabiendas de la férrea posición del también Arzobispo de Cumaná en defensa de una solución democrática e inmediata a la crisis, decidió evitarlo.

“Giordano no es la voz oficial de la Iglesia sino del Estado Vaticano. La voz oficial de la Iglesia en Venezuela es Padrón”, señala la fuente experta en el tema.

Ante ese panorama es que la CEV solicita la reunión con el Sumo Pontífice, a la cual acudirán este jueves Monseñor Padrón, Monseñor Mario Moronta (segundo vicepresidente de la CEV), Monseñor Víctor Hugo Basabe (secretario general de la CEV), Cardenal Jorge Urosa Savino (presidente honorario de la CEV) y Cardenal Baltazar Porras (presidente honorario de la CEV). “La idea es contarle al Papa lo que realmente está ocurriendo en Venezuela, sin adornos ni intermediarios”.

Encuentro clave

La reunión del jueves entre el Papa Francisco y la Conferencia Episcopal Venezolana se prevé determinante para el curso de los acontecimientos en Venezuela, a la altura del quiebre interno del chavismo visualizado en estruendosas posiciones como la de la Fiscal General Luisa Ortega y en sordos enfrentamientos como el del ministro de la Defensa Vladimir Padrino López con el ministro del Interior y Justicia Néstor Reverol Torres.

La resistencia democrática contra el proyecto totalitario de Maduro está ganando la batalla a nivel de manifestaciones callejeras y en el panorama internacional. A esto se le debe sumar el quiebre en el chavismo y la posición de la Iglesia en un diálogo que sirva para facilitar un salvoconducto a los jerarcas del régimen, condición sine qua non de estos para abandonar el poder.

 

Papa Francisco se reunirá con la Conferencia Episcopal Venezolana por Ambar Román – Notiminuto – 5 de Junio 2016

El encuentro con el pontífice fue solicitado por la propia CEV, según explicó en un comunicado el portavoz vaticano Greg Burke

papa-y-venezuela_560x280

El papa Francisco recibirá en audiencia el próximo jueves al consejo de la presidencia de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) para abordar la situación que atraviesa el país, informó este lunes la Santa Sede.

El encuentro con el pontífice ha sido solicitado por la propia CEV, según explicó en un comunicado el portavoz vaticano Greg Burke.

Viajarán el cardenal Jorge Urosa, el presidente de la CEV, Diego Padrón, José Luis Azuaje, Mario Moronta, Victor Hugo Basabe y Baltazar Porras.

Por su parte la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) ha rechazado la redacción de una nueva Constitución y ha insistido en la necesidad de la convocatoria de unas “elecciones justas”.El papa Francisco ha hablado en numerosas ocasiones de la situación que atraviesa el país, la última durante el Ángelus del pasado 30 de abril, cuando llamó a evitar más violencia durante las manifestaciones y pidió “soluciones negociadas” a la crisis.

Reclamó específicamente que “se busquen soluciones negociadas a la grave crisis humanitaria, social, política y económica que está golpeando a la población” del país sudamericano. EFE

 

Jesuitas Venezuela están “horrorizados” con la miseria, persecución, exilio y muerte del país – La Patilla – 5 de Junio 2017

 

Unknown.png

Gobierno Jesuita de Venezuela emitió un comunicado en el que se expresan “horrorizados” por la situación que vive Venezuela. “Nosotros los jesuitas en esta dramática hora nos sentimos llamados a acompañar a la gente y a sacar lo mejor de lo que hemos recibido de Jesús de Nazaret y su Iglesia: poner a los pobres de Venezuela en el centro de nuestras vidas y trabajo”, dice la minuta.

A continuación el Comunicado completo:

El P. Rafael Garrido, Provincial de la Compañía de Jesús, en nombre de los jesuitas de Venezuela, se dirige a la opinión pública para emitir el siguiente comunicado:

Junto con la inmensa mayoría de los venezolanos, nosotros religiosos de la Compañía de Jesús en Venezuela estamos horrorizados con la realidad de miseria, persecución, exilio y muerte que estamos viviendo. Ante Jesús crucificado y el pueblo crucificado nos preguntamos ¿qué hemos hecho y hacemos por Venezuela y qué debemos hacer para que los venezolanos cuanto antes superemos esta situación y emprendamos el camino de vida para todos?

Agradecemos a nuestros obispos que, unidos a la Santa Sede, han levantado, con claridad y valentía, su voz de venezolanos seguidores de Jesús y de pastores exigiendo un rápido y profundo cambio de esta realidad de muerte causada por el empeño en imponer un proyecto totalitario que ha fracasado en todas partes. El Papa Francisco y la Santa Sede nos dicen “Mientras me uno al dolor de los familiares de las víctimas, para quienes aseguro oraciones de sufragio, dirijo un apremiante llamamiento al gobierno y a todos los componentes de la sociedad venezolana para que se evite cualquier ulterior forma de violencia, sean respetados los derechos humanos y se busquen soluciones negociadas a la grave crisis humanitaria, social, política y económica que está agotando a la población”. Nuestros obispos subrayan que no saldremos de la ruptura democrática mientras no sean respetadas la Constitución y los derechos humanos, se mantenga anulada a la Asamblea Nacional electa, sigan y se incrementen el número de presos, exiliados y perseguidos políticos, y no se realicen elecciones libres para que el pueblo soberano elija sus representantes en todos los niveles e instancias, como lo exige la Constitución. La Iglesia, interpretando el clamor del pueblo, exige la inmediata apertura de la ayuda humanitaria internacional en medicinas y alimentos y la pronta apertura a todas las iniciativas para la activación de una economía productiva con libre iniciativa comprometida con el bien común y una Fuerza Armada no partidista que respete y defienda la Constitución.

Nosotros los jesuitas en esta dramática hora nos sentimos llamados a acompañar a la gente y a sacar lo mejor de lo que hemos recibido de Jesús de Nazaret y su Iglesia: poner a los pobres de Venezuela en el centro de nuestras vidas y trabajo y aportar el espíritu del Evangelio para discernir los caminos de vida con el fin de lograr la necesaria reconciliación de todos los venezolanos. Sólo el amor construye; el odio mata, divide y destruye. Pedimos a los venezolanos de diversos sectores, mirar al rostro dolorido de quienes consideran estar más lejos y en nombre de Jesús abrazarlos para juntos rescatar la democracia y la pacífica construcción del bien común. No seremos capaces de producir la nueva Venezuela unida, honesta y productiva mientras no estemos convencidos de que los pobres deben estar en el centro de la nueva Venezuela democrática como sujetos activos de la política y de la economía. El eje central de la Venezuela productiva ha de ser la oportunidad de trabajo digno para todos en la producción exitosa en nuestras fábricas, campos abandonados y centros de servicios.

Prolongar la actual dramática situación con jóvenes sin esperanza, exiliados y perseguidos, resulta criminal. El tiempo urge y debemos buscar sin demora la transición a una Venezuela reconciliada e inclusiva. Cada día que se demora aumenta la muerte y la miseria, el éxodo y la desesperanza. Con gran dolor, lamentamos el asesinato de jóvenes durante los últimos meses.

La Compañía de Jesús tiene una presencia educativa variada en universidades, colegios, centros educativos populares de Fe y Alegría… Desde ahí queremos levantar un grito de alarma y de esperanza: se está ahogando la buena educación y con ello el futuro de los niños y jóvenes, tanto en la formación de personas en sus competencias profesionales, como en su formación en valores cimentados en el amor y la solidaridad. Faltan educadoras y educadores, se está matando su tan necesaria vocación y se ahogan las instituciones educativas. Nada es más urgente e imprescindible que la renovación de toda la educación con una amplia invitación a que la sociedad entera sienta y desarrolle su responsabilidad educativa, junto con su estado democrático. Necesitamos que florezcan múltiples iniciativas apoyadas por el presupuesto público y por las empresas productivas con colaboración activa de las familias en su mantenimiento y desarrollo integral. Con una pobre educación para los pobres Venezuela no tiene futuro. Lamentablemente la educación en todos los sectores y niveles vive en una gran crisis.

Los jesuitas trabajamos junto con decenas de miles de personas, animados por la vida, vocación y trabajo “a mayor gloria de Dios”. Jesús nos enseña que la mayor gloria de Dios es que vivan dignamente los hombres y mujeres y que esa nueva vida no es posible construirla con el odio y la muerte. Agradecemos su generoso trabajo en condiciones difíciles y con recursos económicos precarios.

En esta hora los venezolanos no claman por el cambio de la Constitución, sino por su cumplimiento. Como muy bien han dicho los obispos, ahora una Asamblea Constituyente es innecesaria y contraproducente: “Lo que necesita y reclama el pueblo, en primer lugar, es comida, medicinas, seguridad, paz y elecciones justas”.

Nuestro seguimiento de Jesús en esta hora trágica nos llama a que el lema ignaciano “en todo amar y servir” se centre en la pronta superación de esta agonía y en la renovación espiritual empeñada en la reconciliación y encuentro como constructores de la nueva Venezuela de esperanza y vida.

Pedimos al Espíritu Santo que nos confirme en la construcción de un país con posibilidad de vida digna para todos.

P. Rafael Garrido, S.J.

Provincial de la Compañía de Jesús en Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: