elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Colombia

Santos anuncia decomiso de 400 toneladas de comida “Clap” – La Patilla – 17 de Mayo 2018

unnamed-7.jpgEl presidente de la República de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció el decomiso en Cartagena de 400 toneladas de alimentos importados “no aptos para el consumo humano”, que iban a ser repartidos a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción en Venezuela, así como también una red de corrupción internacional.

“Ayer, 16 de mayo, la Policía Fiscal y Aduanera, la Dian y el Invima decomisaron en Cartagena casi 400 toneladas de alimentos no aptos para consumo que iban a ser repartidos por esos comités políticos de control social en Venezuela”, declaró Santos.

“Esta es la punta del iceberg de un negocio despreciable que involucra empresas de fachada en Colombia, México y muchos otros países”, apuntó.

“En el marco de la investigación que permitió este decomiso hay evidencias de posibles delitos de corrupción, lavado de activos y enriquecimiento ilícito”, señaló.

“He solicitado a la Policía Nacional y la Dian entregar todas las pruebas recolectadas a la Fiscalía General de la Nación –con quien hemos venido trabajando—para que avance la investigación, en la que también están colaborando autoridades de otros países”, afirmó Juan Manuel Santos.

“Presidente Maduro, a nombre de la comunidad internacional, a nombre de los venezolanos que sufren cada día, le insto, le pido, que permita el establecimiento de un canal humanitario para que organizaciones acreditadas, legítimas y transparentes puedan brindar ayuda y asistencia a los venezolanos que padecen la escasez y el hambre que su régimen ha producido”, explicó Santos.

“Es tal el estado de negación de la crisis, que Maduro está diciendo no sólo que no hay éxodo sino retorno de nacionales a Venezuela. La verdad es que han llegado a tal situación, que los llamados colectivos han sido autorizados a que saqueen residencias familiares para robarse la comida”, finalizó.

La incautación, adelantada el 30 de abril por la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), y por la Dijin, se produjo en la zona de aforo del muelle Contecar de Cartagena, e implica a dos compañías y a un ciudadano venezolano, reseñó El Tiempo.

Allí se encontraron 15 contenedores de 40 pies que contenían las cajas, repletas de fríjol, arroz, aceite, atún, pasta y lenteja en alto grado de descomposición.

Los contenedores llevaron a la Polfa y a la Compañía Antinarcóticos de control portuario hasta la empresa Aurum Exim SAS., cuyo representante es el ciudadano venezolano Luis Francisco Sagarzazu.

 

Escape From Venezuela: Refugees Banging On Doors For Food by Tim Padgett – WLRN – 15 de Mayo 2018

ven_ref_pic_0.jpg

CÚCUTA, COLOMBIA | This is what the Venezuelan refugee crisis sounds like: the fists, knuckles and open palms of destitute – and above all hungry – Venezuelan migrants pounding on the metal gates of humanitarian relief stations here in the Colombian border city of Cúcuta.

Inside the Roman Catholic Scalabrini church mission, the U.N.’s World Food Program is signing up as many Venezuelans as it can for food stamp benefits, or bonos. But the waiting, clamoring crowd outside is simply too large and chaotic. An elderly woman faints in the mid-afternoon heat and, as mission workers press to keep the rest from entering, she’s brought inside to sit down and drink water.

“We never thought the situation would get this overwhelming,” says Scalabrini coordinator Gladys Garavito as she fans the woman. “They need these food stamps so they can use what little money they have for a place to sleep tonight.”

Outside, that’s exactly what’s worrying Zuleima Villalba.

VenRefs_0.JPG
BANGING ON GATES Thousands of Venezuelan migrants crush forward for UN food stamp benefits at the Centro Cristiano in Cucuta, Colombia, this month.

Villalba arrived in Cúcuta a month ago from Maracay, Venezuela – almost 500 miles away – with her husband and three young children. While holding one of them she manages to show me the cell-phone earbuds the family’s selling on Cúcuta’s streets in order to eat and pay daily rent for a small room near the airport.

It isn’t enough. Wiping away tears, Villalba says she fears they’ll soon be sleeping on the street, as thousands of Venezuelans do in Cúcuta these days.

“You abandon your life and your home to come here and this is what you face,” she says in a voice as worn down as her face. “But going home is not an option, either.”

That’s because back in Venezuela there is even less – or as Villalba puts it:

“Ya no hay” – there is nothing left. “No food, no medicine,” she says. “And even if you can find it, you can’t pay for it.”

Villalba and her mechanic husband, whose wages were decimated by hyperinflation, decided to leave Venezuela because their kids were seriously underweight. The average Venezuelan lost 24 pounds last year due to an economic catastrophe caused by collapsed oil prices and the mismanagement of a dictatorial socialist regime.

That humanitarian crisis has launched an epic wave of migrants. By the end of this year an estimated three million people – a tenth of the population – will have left Venezuela since 2015. Most are pouring into neighboring countries like Brazil – and especially Colombia.

The most recent Venezuelans that are coming, they are in the worst situations. Now is really the escape of the desperate. –Ricardo Suppo

Each day an endless stream of some 20,000 Venezuelans crosses the Simón Bolívar International Bridge into Cúcuta. Some come for food, then return. Some go on to countries like Ecuador. But about 5,000 of them stay in Cúcuta. Indigents like Elio Merciett, an appliances salesman from Barquisimeto, Venezuela. He arrived in Cúcuta three months ago but still sleeps on cardboard every night in a park near the border crossing. What little he earns at odd jobs often gets stolen.

“I was the last man in my neighborhood to leave the country,” Merciett said. “If I go back now my wife and little boy will be ashamed of me.”

“The most recent people that are coming, they are in the worst situations,” says Ricardo Suppo, a World Food Program coordinator in Cúcuta who’s alarmed by the condition of the Venezuelans he’s seeing now.

“Children with skin disease, hair turning blond, losing color, losing hair,” Suppo says. “I mean these are the first signs of malnutrition. And you’re seeing more and more. Now is really the bottom of it. Now is really the escape of the desperate.”

Even so, the U.N. is not formally declaring that desperate exodus from Venezuela a refugee crisis, which could raise the situation’s global profile. This year it did urge countries receiving Venezuelans to grant them certain refugee safeguards such as healthcare, jobs and protection from deportation.

compramos_cabello.png
A Colombian man wearing a sign that reads “We Buy Hair” shouts for business from Venezuelan migrant and refugee women at the border crossing in Cucuta, Colombia.

But U.N. officials concede they have few if any historical reference points for this calamity – and they’re at a loss to label it. It’s not a refugee emergency driven by natural disaster or war, like Syria’s. Yet it’s far worse than mere economic migration.

“I prefer to call it a displacement crisis,” says Jozef Merkx, who heads Colombia operations for the U.N. Refugee Agency, or UNHCR.

But he adds: “We recognize there is a refugee dimension.”

The UNHCR has called on the international community to give almost $50 million to aid Venezuelan refugees. The U.S. has pitched in $2.5 million and may give up to $10 million more. But Merkx told WLRN in Bogotá only about a third of the goal has been reached so far.

“We need more resources, definitely,” he says – which is why his agency is widening its net and will soon launch an unusual online fundraising effort so private donors can help Venezuelans.

“It’s an opportunity,” says Merkx, “to contribute to a kind of safety net for the more vulnerable.”

MENACING SCISSORS

But expats in South Florida – home to the U.S.’s largest Venezuelan community – argue the U.N. could better leverage those funds if it did declare this a refugee crisis. Groups like the International Coalition for Venezuela are lobbying hard for it, says expat and Miami paralegal Rafael Moros.

“It’s a critical situation,” says Moros. “They are fighting to survive over there – doing anything. Girls, like 13, 14, 15, in prostitution, and that’s something terrible.”

Unfortunately, Moros is not exaggerating.

One of the first things Venezuelan women hear when they cross into Cúcuta is men shouting, “Compramos cabello!” meaning, “We’ll buy your hair.”

Here the wigmakers pay Venezuelan women a little more than $10 for their hair. That’s far less than the market rate in Colombia. But most women accept it because they need the cash.

The wigmakers know their operation is less than ethical. When I tried to film one Colombian woman cutting Venezuelans’ hair in the open border plaza, she summoned a couple of thugs and ordered me to stop.

She was holding scissors, so I complied. Still, Cúcuta is a small city whose own economy has been hurt by neighboring Venezuela’s collapse. There are not enough jobs to absorb the refugees – so once the hair cash is spent, many Venezuelan women start walking the streets.

That includes 19-year-old single mother Yureli Suárez. When Colombian police hauled Suárez and several other Venezuelan prostitutes back to the border this month, Suárez pledged to be back in Cúcuta soon.

“I worked in a bakery in Venezuela but there wasn’t enough money for food,” she said. “I’ll come back to Cúcuta because it’s the only way to fight to help my family now. If not they could die.”

But most Venezuelans in Cúcuta are on the pavement selling other things, from cigarettes to empanadas. That includes Junior Aranda and his family, despite their professional credentials.

“I’m an oil engineer, used to work at the gas plants for Petróleos de Venezuela,” Aranda says, unfolding the employment documents he usually carries with him.

Standing beside Aranda is his wife, Fátima, a veterinarian. Next to her is her mother, a computer engineer; her aunt, a child psychologist; and his sister, an architecture student. They decided to pool their inflation-ravaged savings and leave Venezuela this month after Aranda and Fátima’s twin babies caught German measles – because vaccines are virtually non-existent there today.

Later on they show me the small, dark, one-bedroom apartment in Cúcuta, furnished only with mattresses, where the entire family – 13 people in all – are living.

“It hurts a lot to lose a good career and be reduced to this,” says Aranda, adding that the family may try to employ their talents in Colombia or another country like Peru or the U.S. once they scrape together the money. “But I have faith in God and my wife that we’ll bounce back.”

A little later his wife whispers to me imploringly, “Please believe this is not how we usually live.”

Not surprisingly, none of them plan to be in Venezuela to vote in this Sunday’s presidential election, which most of the international community has dismissed as a farce rigged to favor the ruling socialists – and their disastrous rule.

And about the food stamps program families like even Aranda’s were counting on? The U.N. has had to suspend it. The crowds were simply too overwhelming.

 

 

Hungry, sick and increasingly desperate, thousands of Venezuelans are pouring into Colombia by Chris Kraul – Los Angeles Times – 13 de Mayo 2018

KULQ73LDJVAM3KPQLNQEU4PAPM.jpg

For evidence that the Venezuelan migrant crisis is overwhelming this Colombian border city, look no further than its largest hospital.

The emergency room designed to serve 75 patients is likely to be crammed with 125 or more. Typically, two-thirds are impoverished Venezuelans with broken bones, infections, trauma injuries — and no insurance and little cash.

“I’m here for medicine I take every three months or I die,” said Cesar Andrade, a 51-year-old retired army sergeant from Caracas. He had come to Cucuta’s Erasmo Meoz University Hospital for anti-malaria medication he can’t get in Venezuela. “I’m starting a new life in Colombia. The crisis back home has forced me to do it.”

The huge increase in Venezuelan migrants fleeing their country’s economic crisis, failing healthcare system and repressive government is affecting the Cucuta metropolitan area more than any other in Colombia. It’s where 80% of all exiting Venezuelans headed for Colombia enter as foreigners.

Despite turning away Venezuelans with cancer or chronic diseases, the hospital treated 1,200 migrant emergency patients last month, up from the handful of patients, mostly traffic collision victims, in March 2015, before the Venezuelan exodus started gathering steam. Leer más de esta entrada

Un millón de venezolanos ingresaron a Colombia huyendo de la crisis – La Patilla – 9 de Mayo 2018

COLOMBIA-VENEZUELA-MIGRANTES_Reuters.jpg

Un millón de personas ingresaron a Colombia desde Venezuela en el último año, en coincidencia con el agravamiento de la crisis del gobierno del presidente Nicolás Maduro, indicó a la AFP un alto funcionario de la Cruz Roja.

El director de salud de la Federación Internacional de sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFRC), Emanuele Capobianco, subrayó que no todos se quedaron en Colombia como desplazados, pues algunos se fueron a otros países de la región.

“Hasta la fecha sabemos que aproximadamente un millón de personas ingresaron a Colombia por los puntos migratorios oficiales, y no sabemos cuantos ingresaron por puntos no oficiales de migración”, afirmó en entrevista telefónica en Ginebra, y especificó que este flujo de migrantes se ha dado “desde mediados de 2017”.

Con la intensificación de la crisis económica en Venezuela, se considera que unas 37.000 personas cruzan diaramente la frontera colombiana, añadió.

En un viaje reciente a la región, Capobianco dijo que observó “un constante flujo de personas” que abandonan Venezuela, algunos cargando en la espalda sus pertenencias.

Campobianco explicó que el grupo migratorio es diverso, pues algunos buscan trabajar un corto periodo de tiempo en Colombia y luego regresar y otros se trasladan porque no pueden cubrir sus necesidades básicas en Venezuela.

Describió la situación como “una crisis humanitaria que requiere ser mejor tratada”, incluso con una política de salud pública para enfrentar el aumento de la malaria, la difteria y otras graves dolencias que afectan a los migrantes.

El país sudamericano se encuentra en cese parcial del pago de su deuda y enfrenta grandes carencias de alimentos y medicinas pese a poseer la más importante reserva petrolera probada del planeta.

 

Colombia desplaza a Venezuela como el quinto exportador petrolero a EEUU – El Estimulo – 2 de Mayo 2018

Venezuela cayó al sexto lugar como suplidor de combustibles y crudo hacia Estados Unidos en medio de la crisis que afecta la productividad de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), que genera el 96% de los ingresos en el país suramericano.

Colombia, cuya industria ha sido apalancada en los últimos años con mano de obra especializada de Venezuela, desplazó al país como uno de los principales proveedores de la nación norteamericana, según datos aportados por la Agencia Internacional de Energía (por sus siglas en inglés).

Según cifras de la Agencia de Información de Energía de Estados Unidos, Venezuela exportó un promedio de 472.000 barriles diarios durante febrero de este año. Mientras que Colombia, despachó 477.000 barriles por día.

Para febrero, Colombia ocupó el quinto lugar, seguida de México, Canadá, Irak y Arabia Saudita.

Los suministros de crudo por parte de Venezuela oscilan en 502.000 barriles al día, en promedio anual. Los de Colombia se ubican ligeramente por debajo en 495.000 barriles diarios, sin embargo la tendencia señala que las del primer trimestre del año en curso mostrarán un cambio, similar al que sucedió en febrero de 2018, reportó el portal Petroguía.

Las exportaciones de petróleo de Venezuela a Estados Unidos bajaron en febrero a un mínimo de 15 años, según datos de Thomson Reuters, porque la producción de crudo de Caracas continuó cayendo.

En febrero, Pdvsa y sus empresas conjuntas enviaron 21 cargamentos a Estados Unidos, la mitad de lo exportado en los últimos años, o un total de 378.643 barriles por día (bpd) de petróleo, según datos de Trade Flows de Reuters.

Las exportaciones fueron 21% menos a las de enero y un 43% menos que las de febrero de 2017.

El mayor receptor de crudo venezolano el mes pasado fue la unidad de refinación de Pdvsa en Estados Unidos, Citgo Petroleum, seguida por Valero Energy Corp y la petrolera Chevron Corp.

Las empresas de refinación Phillips 66 y PBF Energy Inc, generalmente grandes compradoras de crudo venezolano, no adquirieron cargamentos de Pdvsa el mes pasado, según los datos.

 

La discusión pública sobre la diáspora venezolana por Andrés Cañizález – ProDaVinci – 3 de mayo 2018

5469cb8602ab45e32cce9ffd3bee74b7_lEscribir, académica o periodísticamente, sobre la diáspora venezolana constituye un desafío. No hay cifras oficiales en Venezuela sobre el fenómeno. Incluso el discurso de los altos funcionarios busca restarle importancia a la salida de venezolanos en busca de oportunidades en otros países o se les descalifica. Lo que fue una práctica esporádica durante los años de Chávez en el poder, en los años de la presidencia de Nicolás Maduro se ha hecho una política: el régimen no brinda información pública en temas que considera sensibles. La emigración es uno de ellos.

En 2014 la prensa internacional percibe la magnitud del fenómeno y de forma casi coincidente en el tiempo se publicaron trabajos en El País y ABC, ambos diarios españoles, y en el portal británico BBC Mundo. Precisamente en uno de estos trabajos se constata que Venezuela dejó de publicar datos migratorios desde el año 2000, es decir apenas en el segundo año de Chávez en el poder. En otro escrito se presenta la cifra de un millón y medio de emigrados, para ese momento, cotejando datos de estudios académicos y estadísticas de los países receptores.

En ese entonces 260.000 residían en Estados Unidos, 200.000 en España, 110.000 en Portugal y 50.000 en Colombia. No está dicho en el texto de ABC, pero en el caso de los últimos tres países mencionados se trataba del retorno a la tierra de sus padres de venezolanos hijos de españoles, portugueses y colombianos. Por su parte, en el trabajo de BBC Mundo se confirmaba el clima migratorio con el aumento de las colas en las oficinas públicas, en Caracas, para trámites oficiales de apostillamiento de títulos de estudios universitarios, así como la multiplicación que se observaba en charlas informativas y de asesoramiento sobre cómo emigrar.

Entre el último trimestre de 2017 y los primeros meses de 2018, se hizo patente la crisis migratoria con la salida masiva de venezolanos ya no por vía aérea -como ocurría una década atrás-, sino saliendo por tierra y haciendo recorrido de miles de kilómetros en autobús. De Caracas a Lima la distancia es de 4.500 kilómetros, y para llegar desde Caracas a Santiago de Chile se deben recorrer 7.800 kilómetros.

Para los altos funcionarios de Venezuela, sin embargo, no existía tal éxodo. En octubre de 2017, por ejemplo, el Defensor del Pueblo de Venezuela, Alfredo Ruiz, negó que Venezuela sea un “país de emigrantes” y, por el contrario, afirmó que es mayor la cantidad de personas que ingresa al territorio que la que emigra. En esa oportunidad, si bien admitió que sí había venezolanos que salían del país, los catalogó de “jóvenes de clase media” para restarle importancia al fenómeno.

En los primeros días de 2018, en tanto, el propio presidente Nicolás Maduro insistió en la tesis oficial de que son más los que ingresan a Venezuela que los que salen del país. Descartando que venezolanos estuviesen cruzando la frontera para ir a buscar medicinas en Colombia, Maduro aseveró que “en Táchira, Zulia y Apure (estados venezolanos limítrofes con Colombia) miles de pacientes colombianos cruzan la frontera para atenderse, operarse aquí, atenderse una gripe, atenderse una catarata, buscar las medicinas en Venezuela”. Ni lo dicho por Ruiz ni lo asegurado por Maduro puede ser corroborado o contrastado justamente porque el Estado venezolano dejó de brindar cifras migratorias.

No sólo se niega la existencia del fenómeno, no se admite la diáspora, sino que también el discurso oficial en Venezuela apela a la descalificación de los migrantes venezolanos y de los trabajos que realizan fuera del país. En una declaración que levantó bastante polémica Maduro admite que se han ido personas del país: “Sé de muchos que la propaganda (enemiga) les llenó la mente, se fueron y están arrepentidos. No sabes cuánta gente está lavando pocetas en Miami ¿tú te irías a lavar pocetas en Miami? Yo no dejaría mi patria jamás”.

Este discurso, en teoría, buscaba tenderle un puente a los migrantes, ya que Maduro hablaba de que éstos regresen a Venezuela. Pero mensajes de este tipo cierran la posibilidad de un diálogo ya que ubica a los migrantes como incapaces de distinguir entre lo real de lo que es propaganda, asimismo insiste en la caricaturización del trabajo hecho por el foráneo en la sociedad estadounidense, en donde están afincados el mayor número de venezolanos.

Las cifras oficiales que están ausentes en Venezuela, han tratado de ser suplidas por estudios de opinión y estadísticas públicas en los países receptores. En la Encuesta Condiciones de Vida del Venezolano, que ejecutan tres universidades del país (UCAB, UCV, USB) se introdujo la pregunta sobre cuántos familiares han emigrado en los últimos 5 años. Como resultado hay una estimación de que entre 2012 y 2017 se establecieron fuera del país un total de 815.000 venezolanos. Los investigadores reportan que la mayor concentración de hogares que confirmaron tener emigrantes está en Caracas (la capital) y en las ciudades principales, siendo el 60 por ciento de los casos. Sin embargo, un dato llamativo de cómo ha variado el fenómeno, atravesando al conjunto de la sociedad venezolana, lo constituye éste: el 12 por ciento de los hogares con emigrantes corresponde al estrato más pobre, según los resultados difundidos en marzo de 2018.

Desde el 2016 los venezolanos se van fundamentalmente a Sudamérica: Colombia, Chile, Perú, Ecuador y Argentina. En esto último influyó tanto la condición económica de los migrantes (sin posibilidades de pagar pasajes de avión en muchos casos), como la propia crisis que vive el sector aeronáutico en Venezuela con una reducción del 80 por ciento de los asientos de vuelos internaciones entre 2013 y 2018.

La preocupación cada vez más patente de los gobiernos de otros países y de organismos internacionales deja en evidencia que se está, con la diáspora venezolana, ante un problema de envergadura regional. Tras largos meses de silencio, por ejemplo, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) lanzó en abril de 2018 un plan de acción regional en 17 países de América Latina para ayudarlos a gestionar el flujo de venezolanos que abandonan el país. Los países beneficiarios son: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Uruguay, Venezuela, Costa Rica, República Dominicana, Guyana, Panamá, México, Aruba, Curazao, Bonaire, Trinidad y Tobago. Se asignaron 32,3 millones de dólares de financiamiento para este plan, el cual constituye toda una novedad al tener a la emigración venezolana como foco de atención de la OIM. De acuerdo con este organismo especializado, en los últimos dos años (2016 y 2017) un total de 1,6 millones de venezolanos ha salido de Venezuela para residenciarse principalmente en otros países de la región.

En una visita en marzo de 2018 al Puente Simón Bolívar, que separa a Colombia y Venezuela, el director del Programa Mundial de Alimentos, David Beasley, corroboró que más de 40 mil venezolanos cruzan diariamente a pie por este punto la frontera binacional. No todos estos venezolanos tienen planes migratorios, ya que un alto número sencillamente van a Cúcuta, la ciudad colombiana más cercana para comer y luego retornar a sus casas en Venezuela.

Colombia ha obtenido ayuda internacional para atender esta crisis humanitaria. Estados Unidos donó 16 millones de dólares distribuidos entre ACNUR y los gobiernos locales en las fronteras colombiana y brasileña con Venezuela, dado que se han establecido albergues y lugares de acogida para venezolanos. La magnitud de la diáspora venezolano ha ocupado a gobiernos distantes geográficamente, pero sensibilizados con las crisis humanitarias, tal como Noruega que también donó un millón de dólares al gobierno de Juan Manuel Santos para que Colombia atienda a los venezolanos que cruzan en forma precaria la frontera.

El problema migratorio venezolano existe, de eso no cabe ninguna duda, por más que los voceros oficiales desde Caracas intenten minimizar la magnitud del fenómeno o descalifiquen a los migrantes. La crisis económica irresoluta, que se agrava con el pasar de los meses, hace prever que la diáspora crecerá seguramente en 2018 y 2019. Con un estimado de inflación, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), de 13.864,60 por ciento para este año y de 12.874,60 por ciento para 2019, junto a una caída del Producto Interno Bruto (PIB) que el FMI estima en 15 por ciento para 2018 y de 6 por ciento para 2019, Venezuela está literalmente en medio de una profunda debacle que seguirá alimentado la salida masiva de venezolanos.

Inflación de Venezuela se cuadruplica en dos meses hasta casi un 18,000 por ciento por Antonio Maria Delgado – El Nuevo Herald – 1 de Mayo 2018

VENEZUELA-PHOTO3.JPG
En sólo dos meses, la inflación venezolana – por leguas la más alta del mundo – aceleró su vertiginoso ritmo, pasando desde el 4,966 por ciento anual que registraba a finales de febrero a más de 17,968 por ciento con que cerró abril, en una tendencia que de continuar podría llevarle a cerrar el 2018 con una tasa anual por encima del 100,000 por ciento, dijeron economistas.

La tasa interanual registrada en abril ya supera el pronóstico anunciado recientemente por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para el 2018, de 13,864 por ciento.

“Lo que estamos viendo en este momento es un gigantesco salto de la inflación”, dijo a el Nuevo Herald Steve Hanke, profesor de la Universidad Johns Hopkins, uno de los más respetados expertos mundiales en materia de inflación.

“Y podría ir mucho más allá de lo que estamos viendo hoy”, agregó Hanke, quien calculó la tasa interanual de 17,968 por ciento y quien lleva una medición diaria del comportamiento de la inflación venezolana.

Bajo los estándares mundiales de hiperinflación, lo que está ocurriendo en Venezuela es hasta ahora un escenario modesto. Después de todo, Hungría padeció en 1946 una tasa de inflación diaria de 207.19 por ciento al día, y lo que registró Venezuela en marzo y en abril equivale a una tasa mensual de solo 80 por ciento.

Pero el fenómeno es simplemente devastador para los venezolanos, cuyos ingresos no cubren los costos para comer una sola vez al día.

A medida que la economía de Venezuela continúa desmoronándose, miles de sus ciudadanos llegan a Colombia todos los días, a veces tras caminar cientos de millas por los Andes, para escapar de la escasez crónica de alimentos y medicinas, los saqueos José A. Iglesiasel Nuevo Herald

El costo de un kilo de carne en un supermercado ronda hoy cerca de los dos millones de bolívares ($2.35 al tipo de cambio paralelo, el único al que tiene acceso la gran mayoría de la población venezolana), mientras que el salario mensual de un médico cirujano (especializado con ocho años de estudios) se encontraba a mediados del mes pasado por debajo de los seis millones de bolívares ($7 al mes).

Preocupado por el creciente descontento de la población, el régimen de Nicolás Maduro anunció el lunes un incremento de 95 por ciento en el salario mínimo, elevándolo a 2.55 millones de bolívares ($3 al mes).

Cada vez más venezolanos huyen a Colombia para buscar tratamiento médico
En un hospital abarrotado cerca de la frontera de Colombia con Venezuela, los inmigrantes muestran los efectos de la decadente nación que dejaron atrás. McClatchyAP

Esa medida en esencia habría de duplicar rápidamente todos los salarios en Venezuela, pero lamentablemente también ha de verter más gasolina a las llamas de la hiperinflación, dijeron los expertos consultados.

La gigantesca liquidez en bolívares que circula en la economía venezolana, producto de un monumental déficit fiscal financiado con dinero inorgánico, es uno de los principales motores detrás de la inflación venezolana, dijo desde Estados Unidos el economista venezolano Alexander Guerrero.

El incremento salarial decretado por Maduro simplemente va a aumentar el número de bolívares en manos de consumidores que saldrán a la carrera a adquirir los pocos productos que estén disponibles en las estanterías de los supermercados, generando un fenómeno que terminará disparando aún más los precios.

El escenario también se está viendo acentuado por un enorme gasto populista emprendido por el régimen en momentos en que trata de alentar a la población a que participe en las cuestionadas elecciones presidenciales que fijó para el 20 de mayo.

“Y estos elementos están impulsando al país dentro de una centrífuga hiperinflacionaria que está tomando fuerza”, comentó desde Caracas el economista Orlando Ochoa.

Venezuela se encuentra sumida en una profunda crisis financiera marcada por una alta inflación y la falta de productos básicos. Muchos economistas culpan los controles de precios, la caída en el valor del petróleo, y los altos gastos gubernamental

“En este momento estamos viendo en promedio una tasa que va entre los 60 y los 90 por ciento mensual”, dijo.

De mantenerse en el tramo alto de ese rango, la inflación venezolana podría cerrar el año por encima del 100,000 por ciento, señaló Ochoa al resaltar el ascenso exponencial que arrojaría una tasa sostenida mensual de 80 por ciento.

Según los datos brindados por Ochoa, la diferencia entre una tasa mensual de 50 por ciento y una de 80 por ciento podría ser muy significativa con el correr de los meses. El primer caso colocaría la tasa de inflación anual en 12,875 por ciento anual (cerca de lo pronosticado por el FMI), mientras que en el segundo la colocaría en 115,583 por ciento.

Hanke dijo que los procesos de hiperinflación son tan inestables que en realidad es imposible pronosticar el nivel en que se ubicará la inflación al cabo de 12 meses.

Hambruna en Venezuela: los niños se mueren de hambre
El diputado opositor William Barrientos dio a conocer este video en el que denuncia las condiciones de desnutrición de niños venezolanos debido a la severa crisis económica que golpea al país, considerado alguna vez como una de las más prósperas n Crédito: William BarrientosYouTube

Lo que hizo el FMI al emitir un pronóstico, no es más que poner “un dedo mojado al viento” porque en realidad no puede emitirse con algún grado de confiabilidad si la tendencia hiperinflacionaria va a continuar, o si se va a mantener, o sí continuará acelerándose.

Pero por el momento, sí puede decirse que el régimen de Maduro no está tomando ningún tipo de medidas que ayuden a frenar la velocidad con que están ascendiendo los precios al consumidor.

Por el contrario, lo que ha hecho en los últimos cinco años ha sido tomar medidas que han empeorado las condiciones económicas, siendo en ocasiones acusado por los economistas independientes de seguir los pasos tomados en la década pasada por Zimbabue, que llevaron al país africano a sufrir la segunda más alta tasa de inflación en la historia de la humanidad.

En el 2008, Zimbabue llegó a registrar una tasa de 98.01 por ciento al día, lo que significa que los precios se duplicaban cada 24.7 horas.

 

La crisis de Venezuela agita Colombia a un mes de las elecciones por Francesco Manetto – El País – 25 de Abril 2018

Un estudio de Cifras & Conceptos para EL PAÍS muestra el impacto de la deriva de Maduro para la sociedad del país vecino

1518133950_573287_1518148935_noticia_fotograma.jpg

El drama del éxodo de Venezuela obliga a Colombia a reforzar la frontera
Colombia se prepara para censar a 800.000 venezolanos en dos meses
El FMI prevé que los precios suban en Venezuela un 1.800.000% en dos años
La grave crisis económica e institucional que con creciente intensidad golpea a Venezuela se ha instalado en los últimos meses en el debate público de Colombia. La deriva del régimen de Nicolás Maduro no solo es uno de los principales temas de la campaña de las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo 27 de mayo, sino que ya repercute en el día a día de los ciudadanos, o al menos en su percepción. La firma Cifras & Conceptos ha elaborado un estudio que muestra el alcance de este fenómeno. EL PAÍS empieza a desgranar este miércoles su posible impacto en la sociedad.

La huida masiva de venezolanos, que entran sobre todo por Cúcuta, la ciudad más poblada de los cerca de 2.200 kilómetros de frontera, hizo saltar todas las alarmas ya a principios de año por el incremento del flujo migratorio. Hace tres semanas las autoridades comenzaron el censo de más de 800.000 personas para tratar de ofrecer una respuesta humanitaria a los que llegan. La Administración colombiana no está acostumbrada a recibir oleadas de esas características, nunca tuvo que hacerlo. El Gobierno de Juan Manuel Santos pidió ayuda a la ONU, mientras que Estados Unidos destinó recientemente 2,5 millones de dólares a la asistencia de los migrantes.

En otras palabras, la situación que atraviesa Venezuela, donde según el Fondo Monetario Internacional (FMI) los precios aumentarán un 1.800.000% en dos años, tiene consecuencias dramáticas para su población y al mismo tiempo unos efectos aún desconocidos para Colombia, sus servicios públicos y el mercado laboral. En febrero, el Ejecutivo reforzó la frontera y el mandatario ordenó castigar cualquier tipo de abuso, ya que este éxodo puede alentar la explotación y afectar también al empleo de los colombianos, un pueblo que en el pasado emigraba al país vecino en busca de trabajo.

Cifras & Conceptos mide en su estudio, realizado en abril, lo que piensan los ciudadanos al respecto. Es decir, cómo lo viven en su vida cotidiana. El punto de partida no deja lugar a dudas sobre la relevancia de lo que está ocurriendo. El 63% de los encuestados afirma conocer algún venezolano de nacimiento que haya tenido que emigrar como consecuencia de la crisis. Ese deterioro democrático ha llevado a cientos de miles de personas, de distintas franjas socioeconómicas, a huir de la miseria y, por otro lado, ha forzado el exilio de opositores, periodistas y otros profesionales críticos con el régimen. Bogotá, por ejemplo, se ha convertido en una de las principales bases de operaciones de la oposición, empezando por la exfiscal rebelde Luisa Ortega Díaz.

La mitad de la población, además, conoce a algún colombiano que se fue a Venezuela -que entre los años setenta y la pasada década recibió a cientos de miles de emigrantes- y que ahora ha regresado a la expectativa de oportunidades.

Con esta premisa, la sociedad colombiana afronta un nuevo tipo de relación con los ciudadanos que cruzan la frontera. Y lo hace en unos meses marcados por un debate electoral que considera una prioridad la deriva del chavismo y, en medio de un fuerte clima de polarización ideológica entre el uribismo y la izquierda, sacudido por el fantasma de lo que allí ocurrió. La gran mayoría de los candidatos – de Iván Duque a Germán Vargas Lleras, pasando por Sergio Fajardo o Humberto de la Calle- condena el modelo de gestión y el autoritarismo del Gobierno de Maduro. Pero también el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro tuvo que desmarcarse del camino emprendido por el sucesor de Hugo Chávez ante las constantes acusaciones de populismo.

Todos piden una salida a la crisis, aunque con distinta intensidad y apelando a distintas vías. Y todos miran con preocupación hacia esa frontera, con unas zonas azotadas por el narcotráfico y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), cuyos cabecillas se refugian en el país vecino, según las fuerzas militares.

El presidente Santos aseguró esta semana durante su visita a Nueva York para participar en una reunión de alto nivel en Naciones Unidas que el flujo migratorio se encuentra de momento bajo control. “Hasta la fecha hemos logrado manejar la situación y estamos aprendiendo para ver cómo manejarla mejor en el futuro”, dijo. El premio Nobel de la Paz considera que Venezuela “está al borde de la implosión” y confió en que el conflicto tenga un desenlace sin violencia. “Estamos haciendo todo los posible por lograr una transición en Venezuela”, afirmó. Mientras tanto, las consecuencias de las decisiones de Maduro siguen determinando buena parte del debate también en Colombia.

 

¡Ay, los venezolanos! por Diego García-Sayan – El País – 6 de Abril 2018

Los migrantes de este país son refugiados bajo la definición ampliada que se aprobó
en Latinoamérica en 1984

Olinda tiene 29 años, es de Caracas, llegó a Lima hace seis meses y trabaja ahora en un restaurante de la ciudad. Luego de un largo y azaroso viaje por tierra desde la capital venezolana, atravesando Colombia y Ecuador, llegó al Perú.

Al abordar un bus en la fronteriza Piura con destino a Lima, para un viaje que dura más de 18 horas, tuvo que transportarse no en un asiento, como un ser humano, sino en el maloliente y apretujado depósito de equipaje y carga, junto con ocho compatriotas suyos.

Su viaje y el de otras decenas de miles de venezolanos no fue sencillo, ni su vida lo era en Venezuela, país azotado por un colapso económico y productivo por obra humana; la de un Gobierno, a todas luces, no solo autoritario sino inepto, habiendo logrado comprimir en poco tiempo en más del 40% el PIB.

Hoy, felizmente, Olinda cuenta con un trabajo digno aunque distante de los ingresos que merecería. Otros no han tenido esa suerte aún.Lo que viene ocurriendo no tiene precedentes. Estamos ante el proceso migratorio más grande ocurrido en toda la historia de América Latina.

Más de 115.000 venezolanos ya ingresaron al Perú y 600.000 a Colombia, para mencionar solo dos países a los que habría que añadir Ecuador, Brasil, Argentina y Panamá. Acnur, la agencia de la ONU para los refugiados, estima que el total supera ya los 1,5 millones de personas desplazadas o refugiadas en países de la región. Esto está ya cambiando el mapa demográfico.

Todos los días, sin excepción, en ciudades como Bogotá o Lima uno se encuentra con algún venezolano o venezolana, por lo general joven, como taxista, mesero, portero de edificio, peluquero y mil oficios más. Nada excluye, sin embargo, que puedan desarrollarse, en algunos sectores, brotes de xenofobia.Mientras, la crisis ya ha puesto en marcha a varias instituciones en los países receptores.

En el Perú se ha montado una oficina especial para tramitar los permisos de residencia. Colombia —donde cada día ingresan, para quedarse, más de 3.000— pone hoy día en marcha el Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos, a cargo, nada menos, que de la Unidad Nacional para la gestión del riesgo de desastres. Precio tratarlo como “desastre”, pues lo es. Esta crisis humanitaria supera largamente la que se sufrió en los años ochenta con las guerras internas centroamericanas, pero el mundo no parece aún percatarse de que esta merece una atención internacional prioritaria, al menos en dos aspectos.

En primer lugar, en el ámbito del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que supo actuar, por ejemplo, ante la crisis humanitaria centroamericana en los ochenta o en apoyo al proceso de paz en Colombia, recientemente. ¿El derecho de veto en el Consejo por países aliados del régimen venezolano podría bloquear cualquier acuerdo? Eso dependerá del ejercicio de una diplomacia efectiva y de la puesta sobre el tablero de variables más amplias.

Todos perderían, incluso Rusia, en caso de un colapso total o de guerra civil en Venezuela. En segundo lugar, depende del papel de países receptores que, como Colombia o Perú, vienen haciendo una buena letra. Notable en comparación con algunos ricos países europeos que han cerrado sus fronteras ante los refugiados sirios. Pero nada excluye que se compriman los limitados recursos o que, incluso, surjan brotes de xenofobia.

Responder a esta crisis no puede ser responsabilidad sólo de los países receptores. Se trata de refugiados bajo la definición ampliada que se aprobó en Latinoamérica en 1984 y es un principio internacionalmente protegido que la comunidad internacional tiene una responsabilidad ineludible en la respuesta a esta explosión migratoria que ya genera tantas víctimas.

Esa presencia internacional aún está prácticamente ausente. Hay, por cierto, un papel y presencia más activa en la región de Acnur que hay que saludar. Las guías que han emitido van en muy buena dirección: evitar “que las personas sean deportadas o forzadas a retornar” y poner atención sobre “la explotación, la trata de personas, la violencia, el abuso sexual, la discriminación y la xenofobia”.

Pero no basta. Falta muchísimo más para concretar un papel realmente activo y vigoroso de la comunidad internacional.

 

Pastrana consigna pruebas de que Maduro es colombiano – La Patilla – 7 de Abril 2018

pastrana1-kjhE-1240x698@abc.jpg

Desde el Congreso del Partido Popular (PP) en Sevilla, España, el expresidente de Colombia, Andrés Pastrana, aseguró que Nicolás Maduro es colombiano de acuerdo a lo establecido en el artículo 96 de la constitución de Colombia, donde se establece que todo hijo de padres colombianos, así haya nacido fuera del país, es colombiano de nacimiento.

El ex mandatario comenzó su participación en el foro manifestando que en Venezuela gobierna una narco dictadura que “se financia de la drogra de Colombia, y por eso no podemos hablar de elecciones en ese país, porque narco dictadura y democracia son compatibles“:

“Nadie podría pensar que un narco dictador va a poner las condiciones necesarias para que se llegue a un proceso democrático, por eso es que hay que buscar la salida de la narco dictadura en Venezuela para hacer la transición que a ese país le corresponde”, agregó.

Pastrana sostuvo que en Venezuela hay una emergencia de medicinas y social: “La gente no conoce que ahí hay entre cuatro y cinco millones de colombianos que ese país acogió los últimos 30 y 40 años, el desplazamiento que hay hacia Colombia en la actualidad son de colombianos que están regresando o venezolanos que están ingresando”.

Asimismo, señaló que diariamente en Cúcuta pasan entre 30 y 40 mil venezolanos para comprar comida y medicinas, agregando que, de de esas personas, un promedio de 15 mil se quedan en Colombia.

“Hoy tenemos un millón de desplazados en nuestro país”, acotó.

Subrayó que Colombia y Brasil viven la peor crisis humanitaria en cuanto a desplazamiento de personas en el continente: “Se están creando campamentos con mucho peligro, porque los venezolanos que no tienen nada para comer se trasladan hacia Brasil o Colombia“.

Pastrana culminó su exposición argumentando que Nicolás Maduro es colombiano, a quien catalogó como “su paisano”: “Es colombiano porque su madre es colombiana, la fe de bautismo de ella dicta que nació en Cúcuta, y la constitución colombiana de acuerdo con el artículo 96, se establece que es colombiano de nacimiento el hijo de madre o padre colombiano, y en la constitución del año 1991 se agregaba si éste residía también en suelo colombiano”.

“Maduro dice que estudio en dos o tres colegios en Cúcuta, que jugaba en el equipo de baloncesto de uno de ellos. En fin existen muchos elementos que aplican en contra de él”, aseveró.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: