elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Colombia

Coronavirus lockdowns across Latin America send Venezuelan migrants back to their broken homeland by Steven Grattan, Anthony Faiola and  Ana Vanessa Herrero -The Washington Post – 7 de Abril 2020

A Venezuelan family in Bogota attempts to hitchhike to the border. Under coronavirus restrictions, the highway is almost completely stopped; only the transport of supplies is allowed.
A Venezuelan family in Bogota attempts to hitchhike to the border. Under coronavirus restrictions, the highway is almost completely stopped; only the transport of supplies is allowed. (Nadège Mazars/for The Washington Post)

BOGOTA, Colombia — José Sanbrano stopped on a roadside in the Colombian capital to catch his breath. The 30-year-old migrant had been walking for 15 days. He had hundreds of miles more to go — uphill, through the Andes — before he would reach the broken homeland he once fled.

Venezuela.

Nearly 5 million Venezuelans have abandoned the collapsing socialist state in recent years, most of them to scrape out meager livings elsewhere in Latin America. But as countries from Argentina to Peru to Colombia shut down to slow the spread of the coronavirus, untold thousands of desperate Venezuelans, now jobless, hungry and living without a safety net, are heading home.

For a growing number, the decision has been agonizing. Sanbrano was working on a construction site in Quito, Ecuador, and sending back money for his young wife and infant son. When Ecuadoran President Lenín Moreno ordered a national lockdown, he quickly lost his job. Unable to pay the $60 monthly rent for his small room in the capital, and with no hope of finding new work, he was evicted.

Faced with the choice of hunger and homelessness in Quito or the compounding but familiar hardships in Venezuela, he opted to travel back to his family. He packed his few belongings and set out on the 1,590-mile trek back to Caracas.

“I’ve been sleeping and eating on the streets along the way,” Sanbrano said. “I’ve had to beg for food. It shames me that I have to do that.”

José Sanbrano has walked 15 days from Quito, Ecuador, to Bogota. He estimates it will take him another 15 to reach Venezuela.
José Sanbrano has walked 15 days from Quito, Ecuador, to Bogota. He estimates it will take him another 15 to reach Venezuela. (Nadège Mazars/for The Washington Post)

Venezuelan President Nicolás Maduro is seeking to portray himself as a benevolent father figure to his returning prodigal sons and daughters, even as his authoritarian government struggles to cope with their numbers in a country uniquely ill-prepared to respond to a pandemic.

“We’re looking out for our compatriots who are victims of xenophobia & have decided to return to [Venezuela], their homeland,” Maduro boasted on Twitter. “Here we’ve our arms opened to them as we have done with millions of people who have found in our country a land of peace & hope. Welcome!”

Maduro said 15,000 Venezuelans were on their way home. Internal numbers being shared by officials in Venezuela’s border region of Tachira state show at least 7,600 have arrived since mid-March. More are arriving at a rate of up to 500 per day.

Those numbers remain relatively small compared with the massive recent outflow of Venezuelans, which until the virus arrived was still running at 4,000 to 5,000 a day. But observers warn they could rapidly grow, further burdening Venezuelan hospitals already plagued by shortages of medicines, supplies, power and water.

Lockdowns and closed borders across Latin America, meanwhile, are likely to sharply curb the outflow in 2020. Neighboring Colombia, home to an estimated 1.8 million Venezuelan migrants, closed its border with the country last month. But it has kept open a humanitarian corridor to allow Venezuelans to return home.

Marianne Menjivar, Colombia and Venezuela director for the International Rescue Committee, said Venezuelans have nowhere to turn.

“If you’re a migrant or refugee, you don’t have an auntie you can go get some soup from in case you don’t have any money, or a grandmother who will lend you some money so you don’t get kicked out of your house,” she said.

Tony Taborada rests with his pregnant partner outside a gas station in Bogota. They have been walking two days.
Tony Taborada rests with his pregnant partner outside a gas station in Bogota. They have been walking two days. (Nadège Mazars/for The Washington Post)

Returning migrants are required to obtain medical checkups both before and after crossing the border, leading to hours, even days-long delays. That’s prompted some to turn to dangerous informal crossings, known locally as trochas, manned by armed groups.

Felipe Muñoz, Colombia’s presidential adviser on the migration crisis, said at least 1,000 Venezuelans arrived by bus in the border city of Cúcuta over the weekend with the intention of returning.

The operation is complicated by the strained relations between the two countries. Colombian President Iván Duque has expressed support for Venezuelan migrants in his country. But his government recognizes Venezuelan opposition leader Juan Guaidó, not Maduro, as the country’s rightful leader, and each government accuses the other of using armed groups to undermine its rule.

“We’ve had to negotiate with the other side, so they accept them little by little,” Muñoz said. “But that’s not something we want to be promoting, because we don’t want to have uncoordinated migration flows in the middle of a health emergency.”

On the Venezuelan side, at least some returnees are finding themselves herded immediately into quarantine. Freddy Bernal, designated by Maduro as the “protector of Táchira,” tweeted Sunday that the region was activating a containment plan based on the recommendations of the World Health Organization. Venezuelan officials elsewhere said they were preparing holding centers for returnees.

Yohana Briceño, 36, returned to Venezuela with her family of five Saturday. They had no coronavirus symptoms, she said, but were still being held in a facility near the border. They were sleeping on a concrete floor and sharing “filthy bathrooms” with 900 other returnees, she said by telephone. They haven’t been told how long they will be held.

“As soon as we crossed the border, everything changed,” she said.

A group of around 250 Venezuelans organized buses from Bogota to the border through word of mouth and a WhatsApp group.
A group of around 250 Venezuelans organized buses from Bogota to the border through word of mouth and a WhatsApp group. (Nadège Mazars/for The Washington Post)

With commerce shut down and unemployment soaring, some countries are eager to see their Venezuelan migrants gone. Bogota Mayor Claudia López said last week the city would not extend the rent assistance now offered to struggling Colombians to Venezuelan migrants.

“We already pay for food, child care, school,” she said. “Sorry, but we can’t cover rent.”

Several Colombian mayors have organized buses to send migrants to the border.

On a recent afternoon, at least 60 Venezuelan migrants were passing through Bogota on foot en route to Cúcuta, some 342 miles east. They pushed strollers, shopping carts and suitcases loaded with their belongings.

Some were able to pay the $30 bus fare to the border. Those who couldn’t planned to walk.

Yessika Silva came to Bogota from Caracas three years ago with her three daughters. On a recent afternoon, they desperately tried to hitchhike, with no luck.

“I haven’t been able to earn anything for weeks,” said Silva, 36. Her daughters, she said, are exhausted: “Their legs are throbbing.”

Briceño, still being held with her family, said they had struggled to build a new life in Colombia. She found work as a hairdresser; her husband did construction. But when the virus came, they lost their jobs.

“I had a dream of staying there,” she said. “We could have had a future.

“Now we are stuck [in Venezuela] with only God to help us.”

 

Faiola reported from Miami. Herrero reported from Caracas, Venezuela. Mariana Zúñiga in Caracas contributed to this report.

El ELN controla una escuela en Venezuela e impidió que migrantes repatriados se refugien en ella por temor al coronavirus por Sebastiana Barráez – Infobae – 7 de Abril 2020

La guerrilla colombiana tiene su cuartel central en Llano Jorge, a unos kilómetros del puente internacional Simón Bolívar. Crecen los inconvenientes para los venezolanos desterrados del país vecino

El ELN no permite que a quienes están siendo repatriados a Venezuela los instalen en la escuela Llano Jorge
El ELN no permite que a quienes están siendo repatriados a Venezuela los instalen en la escuela Llano Jorge

Cientos de venezolanos se han desplazado desde los países vecinos y llegan a la frontera, especialmente a San Antonio y Ureña del estado Táchira, luego de no poder costearse el alquiler y la comida por las medidas impuestas por el coronavirus Covid-19. El Ejército de Liberación Nacional (ELN), que controla el sector Llano Jorge del municipio Bolívar, no permitió ayer que en la escuela del lugar fueran instalados un grupo de quienes retornan al país.

Aunque parezca insólito, el ELN, que es una organización colombiana, tiene su cuartel central en el sector Llano Jorge, a unos kilómetros del puente internacional Simón Bolívar, en territorio venezolano.

Uno de los comandantes guerrillero se comunicó con una de las autoridades locales y le expresó que no querían a ese grupo de migrantes porque podían estar contaminados con el virus chino y que se convertían en un peligro para los habitantes del lugar.

Las protestas por parte de quienes han llegado a su país, del cual salieron huyendo por la grave crisis que vive Venezuela en los últimos años, se basan en que las promesas del gobierno de Nicolás Maduro no se han cumplido. Luego de que además de él, funcionarios como Delcy Rodríguez, Padrino López y Freddy Bernal, entre otros, crearan la expectativa de que todo estaba preparado para recibirlos, se encontraron con una realidad aterradora: sin dinero, sin comida, sin protección física, fueron encerrados en el terminal de San Antonio del Táchira, otros en escuelas del municipio.

Son tantos los que están llegando que los militares los han instalado en escuelas y en instalaciones como las que hay en Tienditas. Pero el ELN se niega a que en Llano Jorge sean instalados algunos de los que llegan y que necesariamente deben cumplir cuarentena de 14 días.

El sentimiento de miedo al contagio se ha exacerbado en los habitantes de la zona fronteriza, ante le llegada de cientos de nacionales que vienen de países con problemas más graves de contagio del coronavirus que Venezuela.

De paracos a guerrilla

Llano Jorge era un territorio controlado hace tiempo por grupos paramilitares, que tenían ahí su cuartel central. Con la llegada de la guerrilla y el impulso que recibieron de autoridades venezolanas, fueron desplazados los paracos, pero sustituidos por los guerrilleros.

Nada ocurre en esa zona sin consentimiento ni orden del ELN. Así fue como ayer, a eso de las 5 y 30 de la tarde, los habitantes de la zona cerraron el acceso a la comunidad para impedir que la escuela de Llano Jorge fuera usada como centro de aislamiento para los venezolanos que están llegando del exterior y deben cumplir la cuarentena. Colocaron obstáculos en toda la subida hacia el lugar.

El Ejército de Liberación Nacional trabaja con grupos llamados colectivos que se declaran defensores de la revolución bolivariana. Varias veces las viviendas de dirigentes políticos de oposición en la zona, han sido marcadas e incluso dichos líderes son amenazados, algunas veces hasta de muerte. Varias personas han sido obligadas a abandonar el municipio en el marco de una guerra que dejó muchos muertos y sangre en las calles del pueblo. No son pocos los cadáveres que fueron trasladados al otro lado del río.

En San Antonio del Táchira la guerrilla ha logrado desplazar a los paramilitares. Y eso mismo han intentado en el municipio Pedo María Ureña, donde han tenido mayor resistencia, aun así hay sectores donde los han desplazado, también en medio de una guerra terrorífica de sangre y muerte, que incluyen gente descuartizada y cabezas humanas lanzadas en diversos sitios de la frontera.

En otro lugar del Táchira

Por otra parte, la Región de Defensa Integral (REDI) de Los Andes, dijo que “neutralizaron” a dos paramilitares, durante un patrullaje de escudriñamiento, localización y enfrentamiento con una célula paramilitar colombiana del grupo Los Rastrojos, en el sector Caño Burro del municipio García de Hevia.

La información dice que eso ocurrió en el marco de la Operaciones Escudo Bolivariano 2020, cuando cumplían instrucciones del GB José Antonio Arenas Rodríguez, Comandante de la 25 Brigada de Infantería Mecanizada; el Tcnel Carlos Jesús Sánchez Vásquez, comandante del 253 Batallon de Infanteria Motorizada “Coronel Genaro Vásquez”; el Tcnel Javier Paul Páez López, plaza de la 42 Brigada de Infantería Paracaidista, con sesenta combatientes.

Destacan que actuaron porque recibieron información de “patriotas cooperantes”, sobre acciones terroristas de grupos paramilitares colombianos, que ubicaron en el sector comprendido entre Finca La Mona – Caño Burro, municipio García de Hevia del estado Táchira.

Reseñan que esos “patriotas cooperantes” les informaron de la presencia de paramilitares colombianos en el sector Caño Burro, por lo que “se procedió a establecer una base de combate y utilizando las técnicas, tácticas y procedimientos del MTRR y avanzando por saltos vigilados y sucesivos, se estableció contacto visual con el grupo paramilitar, los cuales al notar la presencia de nuestra fuerza hicieron uso de las armas originándose un enfrentamiento, en donde se hizo máximo uso de las armas de fuego rasante y de apoyo (MGL 40 mm)”.

El resultado, según dicen, fue neutralizar a los dos jefes paramilitares de la célula: alias El Caracas y alias El Turro. Además de incautar dos fusiles (uno R15 y uno M16), un revolver, una escopeta recortada, dos granadas de mano, 18 cargadores de AR15, M16 y FAL, además radios transmisores, siete chalecos pixelados, 10 uniformes camuflados, dos mil 130 cartuchos de diversos calibres y una camioneta Toyota Hilux

Colombia dio su apoyo al plan de EEUU para la transición democrática en Venezuela – Infobae – 1 de Abril 2020

La iniciativa estadounidense “está en línea con las propuestas y planteamientos realizados en el marco del Grupo de Lima a lo largo del último año”, para una solución política, pacífica y liderada por los propios venezolanos

El presidente colombiano Iván Duque se reunió con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, para hablar sobre la democracia en Venezuela y la lucha contra el narcotráfico.

El presidente colombiano Iván Duque se reunió con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, para hablar sobre la democracia en Venezuela y la lucha contra el narcotráfico.

Colombia respaldó la propuesta de Estados Unidos para superar la crisis en Venezuela, que prevé la salida del poder del dictador socialista Nicolás Maduro junto a la del presidente encargado Juan Guaidó, reconocido por varios países como mandatario interino.

La iniciativa estadounidense “está en línea con las propuestas y planteamientos realizados en el marco del Grupo de Lima a lo largo del último año”, para “una solución política, pacífica y liderada por los propios venezolanos (…) como única forma de resolver la grave crisis multidimensional que atraviesa ese país”, señaló la cancillería en un comunicado.

“Para Colombia ha llegado el momento de enviar un mensaje claro e inequívoco a los venezolanos sobre la urgente necesidad de poner fin a la crisis” en su país, agregó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El gobierno de Iván Duque saludó así la propuesta formulada más temprano por el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, de un nuevo “marco para una transición pacífica” en una Venezuela afectada por la pandemia del nuevo coronavirus que se une a la aguda crisis económica.

El plan, que abriría la vía para levantar las sanciones impuestas por Washington, según Pompeo, fue rechazado por el régimen socialista de Maduro, que lo tildó de “adefesio de acuerdo”.

El Departamento de Estado norteamericano presentó la hoja de ruta para que el régimen latinoamericano deje el poder. Dentro del programa existen señales inequívocas para gran parte de la actual administración

El plan consta de 13 puntos y las 2 garantías para la transición democrática de Venezuela.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, con el opositor venezolano Juan Guaidó a quien también excluye dentro del plan de transición

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, con el opositor venezolano Juan Guaidó a quien también excluye dentro del plan de transición

Al igual que unos 60 países, Colombia reconoce a Guaidó como presidente interino y secunda a Estados Unidos en su ofensiva diplomática para sacar del poder a Maduro, inculpado la semana pasada de “narcoterrorismo” por la fiscalía del país norteamericano.

Sin embargo, a más de un año de la juramentación del líder opositor en Venezuela, como presidente encargado de la República, la dictadura chavista mantiene el control de la otrora potencia petrolera, con el respaldo de las fuerzas armadas, así como de Cuba, China y Rusia.

Desde 2015, 4,9 millones de venezolanos han huido de su país, según la ONU, y de ellos 1,7 millones están en Colombia.

Ambos países comparten una porosa frontera de 2.200 kilómetros, pero no mantienen relaciones diplomáticas desde febrero de 2019.

Pese a ello, el gobierno de Duque y la dictadura de Maduro coordinan a través de la Organización Panamericana de la Salud la respuesta a los desafíos impuestos por la pandemia del nuevo coronavirus que deja más de 41.000 muertos en todo el mundo.

Un arsenal de armas, un exgeneral chavista y un relato lleno de incógnitas por Francesco Manetto – El País – 30 de Marzo 2020

Clíver Alcalá, acusado de narcotráfico por EE UU, se entregó a Washington tras detallar un supuesto complot de la oposición contra Maduro, quien lo califica de “agente estadounidense”

El general venezolano retirado Clíver Alcalá, durante una conferencia de prensa en Caracas en 2016.
El general venezolano retirado Clíver Alcalá, durante una conferencia de prensa en Caracas en 2016.JUAN BARRETO / AFP

Un hombre con camisa azul claro y pantalón oscuro camina por la pista del aeropuerto de Barranquilla rodeado de funcionarios colombianos y estadounidenses. Ocurrió el pasado viernes. A media tarde, se formaliza la entrega y Clíver Alcalá Cordones sube a un avión enviado por Washington. Horas antes, el Departamento de Justicia lo había incluido en una lista de 12 dirigentes chavistas acusados de narcotráfico junto a Nicolás Maduro y a la cúpula del régimen venezolano. La Administración de Donald Trump ofrecía 10 millones dólares por su cabeza, aunque según la Fiscalía colombiana todavía “no existía orden de captura ni solicitud con fines de extradición”. Con esta información todo encajaba en el esquema de confrontación entre Estados Unidos y Caracas. Pero las últimas declaraciones de Alcalá antes de pasar voluntariamente a disposición de las autoridades arrojan una historia más nebulosa, y llena de lagunas, en la que se mezclan un arsenal de armas y una supuesta conspiración para derrocar a Maduro. Este lo considera un hecho probado y este lunes, en una carta dirigida a la comunidad internacional, lo calificó abiertamente de “agente estadounidense”.

Clíver Alcalá es un mayor general retirado de la Fuerza Armada Nacional Boliviariana (FANB). Tiene 58 años y se mantuvo fiel al expresidente Hugo Chávez, fallecido en 2013, desde el intento de golpe de Estado de 1992. Rompió con el oficialismo hace al menos cuatro años y llevaba dos afincado en Barranquilla. El exmilitar se declara opositor, reconoce como presidente a Juan Guaidó y, sin embargo, acabó involucrándolo en un complot que, según su relato, se estaba urdiendo desde Colombia.

El pasado lunes agentes de la Policía colombiana de Tránsito dieron el alto a una furgoneta en un control vial en Pueblo Viejo, un municipio de la costa del Caribe ubicado entre Barranquilla y Santa Marta. En el vehículo, conducido por un hombre llamado Jorge Alberto Molinares Duque, hallaron “26 fusiles americanos, 14 cascos blindados con visores nocturnos y tres chalecos blindados”. El conductor fue detenido bajo los cargos de “fabricación, tráfico y porte de armas de uso privativo de las fuerzas militares”. Tres días después, Washington emitió la acusación formal de tráfico internacional de drogas contra la plana mayor del chavismo. Entonces, Alcalá aseguró públicamente estar detrás del transporte de ese arsenal.

Las imágenes de su entrega, adelantadas por el diario colombiano El Tiempo,dejan atrás una serie de dudas sobre su versión de los hechos y su papel en la red de los disidentes del régimen. “Primero”, afirmó el general retirado en un vídeo difundido a través de su perfil de Twitter, “las armas incautadas en Colombia pertenecían al pueblo venezolano en el marco de un pacto o de un convenio firmado por el presidente Guaidó, el señor J. J. Rendón, el señor Vergara y asesores norteamericanos, desde hace muchos meses venimos trabajando en la conformación de una unidad libertad para Venezuela”. Alcalá no aporta pruebas, pero menciona al consultor Juan José Rendón, al dirigente del partido Voluntad Popular Sergio Vergara y va más allá. Asegura que también estaban al tanto del plan Iván Simonovis, colaborador de Guaidó y hasta 2019 uno de los presos políticos más antiguos de Venezuela, y Leopoldo López, líder opositor refugiado en dependencias diplomáticas españolas en Caracas.

“Acordamos ahí, junto a militares venezolanos, de hacer una unidad militar, que se conformó con la idea de libertar al país y eliminar quirúrgicamente los objetivos criminales del narcotráfico y del desastre que ha generado en nuestro país”, continúa Alcalá, quien dijo asumir su responsabilidad y que el Gobierno de Iván Duque “no está vinculado”. “Teníamos todo preparado, pero circunstancias que se han venido generando a lo largo de la lucha contra el régimen generaron filtraciones desde el seno de la oposición, aquella oposición que quiere seguir conviviendo con el Gobierno de Maduro, aquella oposición que no quiere que nada cambie”, mantuvo el general.

La justicia colombiana se enteró de este relato, que Guaidó negó rotundamente, igual que los demás. Esto es, cuando Alcalá decidió hacerlo público. “La Fiscalía General de la Nación generó nuevas actividades investigativas dentro del caso para recolectar evidencia que determine su participación y, como consecuencia, se han llevado a cabo diligencias de allanamiento y registro en varias ciudades del país”, informó el ente acusador. Las autoridades activaron canales de cooperación judicial y, a partir de ahora, solicitarán información a Estados Unidos para avanzar en las indagaciones.

Pero más allá de las consecuencias judiciales en territorio colombiano, el Gobierno de Maduro se remitió a las declaraciones de Alcalá para estrechar el cerco contra Guaidó, que lleva más de un año de pulso para tratar de desalojar al sucesor de Chávez y acaba de proponer conformar un gabinete de emergencia nacional ante la crisis del coronavirus. El fiscal general, Tarek William Saab, informó el viernes de que el Ministerio Público ha iniciado “una investigación contra Guaidó, Clíver Alcalá y demás colaboradores: por el convicto y confeso delito de intento de golpe de Estado contra el presidente”.

Carta de Maduro a los lideres del mundo – 29 de Marzo 2020

Alcalá será testigo contra Maduro y ya está en Estados Unidos – El Tiempo – 28 de Marzo 2020

Viajó a las 4:30 de la tarde desde Barranquilla en un avión de la DEA.

Clíver Alcalá

El general (r) Clíver Alcalá afirma que el descontento dentro de la Fuerza Armada de Venezuela con el régimen de Maduro es muy grande.

Fuentes le confirmaron a EL TIEMPO que en la noche de este jueves, el general en retiro venezolano, Clíver Alcalá, se presentó ante agentes de la Dirección Nacional de Inteligencia, DNI, para que mediaran en su entrega voluntaria a la justicia de Estados Unidos.

Alcalá se entregó en la ciudad de Barranquilla y desde allí fue enviado a las 4:30  de la tarde de este viernes a Estados Unidos en un avión de la DEA.

Debido a las restricciones de vuelos internacionales que rige en este momento en el país por el coronavirus, las autoridades aeronáuticas levantaron la medida solo para el vuelo de traslado de Alcalá, con el fin de que se diera la deportación.

El general (r) Alcalá es uno de los militares que Estado Unidos incluyó en el cartel de recompensas por terrorismo del régimen de Nicolás Maduro.

El hombre, según fuentes oficiales, vivía hace dos años en Barranquilla y este 26 de marzo se declaró sorprendido por estar dentro del cartel de recompensas porque, según él, estaba planeando un golpe de Estado contra Nicolás Maduro con armamento que fue incautado por la Policía en la vía Barranquilla-Santa Marta.

El arsenal incautado constaba de 26 fusiles de asalto sin marca ni serie, calibre 556, de fabricación americana, AR-15, junto a otros elementos de guerra.

El vehículo en el que era llevado dicho cargamento lo conducía Jorge Alberto Morales Duque. En el interrogatorio que se le realizó para preguntarle sobre la procedencia y destino de la armas, Morales respondió que las había recibido en Barranquilla y debía transportarlas hasta Riohacha para entregárselas a un hombre con el alias de ‘Pantera’.

Clíver Alcalá colaboró con Hugo Chávez durante el intento de golpe de estado liderado por éste en febrero de 1992. Es enemigo de Nicolás Maduro y por esa razón se encontraba en el exilio.

El general Cliver Alcalá Cordones, uno de los funcionarios venezolanos buscados por la Justicia de los Estados Unidos, anunció que se entregará a las autoridades colombianas por Sebastiana Barráez – Infobae – 26 de Marzo 2020

La decisión tuvo lugar luego de que fuera incluido por Estados Unidos en una lista de buscados por narcoterrorismo que incluye a Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, entre otros. El militar retirado alega que desde hace años está enfrentado a sus antiguos aliados en la cúpula chavista

Screen Shot 2020-03-27 at 2.57.23 PM.png

El ex militar Cliver Alcalá Cordones habla sobre su plan de entrega a las autoridades colombianas y sobre su relación con la oposición venezolana

El mayor general retirado (Ejército) Cliver Alcalá Cordones dijo, en exclusiva para Infobae, que él se va a entregar a las autoridades colombianas, una vez que el departamento de Justicia de los Estados Unidos lo incluyó en una lista de solicitados, ofreciendo 10 millones de dólares por su cabeza y por la de otros cuatro venezolanos.

El ex militar manifestó su indignación porque haya sido incluido, junto con quienes en el pasado fueron sus aliados en la revolución bolivariana,pero que desde hace unos años ha estado enfrentando.

Reveló además qué está en manos de una campaña de destrucción por parte del Gobierno venezolano. Calificó de “situación sumamente incómoda la designación que acaba de hacer el Gobierno norteamericano”.

“Las armas incautadas en Colombia pertenecían al pueblo venezolano, en el marco de un pacto o de un convenio firmado por el presidente (Juan) Guaidó, el señor JJ Rendón, el señor (Sergio) Vergara y asesores norteamericanos”, dijo, en referencia al operativo colombiano que el martes secuestró 26 fusiles de asalto AR-15 y diferentes accesorios en la carretera entre las ciudades de Barranquilla y Santa Marta, . “El señor Guaidó también firmó ese contrato”, agregó.

“Desde hace muchos meses venimos trabajando la conformación de una unidad por la libertad de Venezuela. Hemos tenido mucho tropiezo de la oposición, de los testaferros de la Oposición que coinciden con los testaferros del Gobierno, llámese César Omaña”, agregó.

Señaló además que “Simonovis conoce muy bien de esta situación. Leopoldo López la conoce completamente. A la reunión con los asesores norteamericanos me envió el señor Juan Guaidó”.

“No voy a huir”

Cordones confesó que estaba en su casa. “No voy a huir, no tengo por qué huir, porque tengo la defensa de que mi trabajo era por el pueblo venezolano”, dijo a la vez que aseguró que así se lo hizo saber a las autoridades colombianas desde el mismo momento en que dio la cara cuando fue incautado un lote de armas y equipos militares.

“Se conformó una Unidad Militar con la idea de libertar al país y eliminar quirúrgicamente los objetivos criminales del narcotráfico y del desastre que han generado en nuestro país”, explicó.

Asumió que esa esperanza queda truncada una vez que el departamento de Justicia norteamericano lo coloca en la lista de solicitados colocando precio a su captura. “Yo asumo mi responsabilidad. Estoy en mi casa. Desde hace 48 horas se lo informé al Gobierno colombiano, que no está vinculado a las actividades que estábamos haciendo los venezolanos con los asesores norteamericanos”.

Explicó que “teníamos todo preparado, pero circunstancias qué se han venido generando en la lucha contra el régimen generaron filtraciones, desde el seno de la oposición, esa oposición que quiere seguir conviviendo con el gobierno de Maduro, esa oposición que no quiere que nada cambie en Venezuela, que en Venezuela se sustituyan los vicios pero que no se eliminen los vicios. Esta coalición iba a eliminar los vicios, iba a hacer un llamado a los mejores”.

Dijo que “por el capricho de una minoría, tanto de la tiraría como del Gobierno interino, hemos perdido la posibilidad de cumplir el sueño del pueblo venezolano”.

Screen Shot 2020-03-27 at 2.57.23 PM.png

“Si paramos, no comemos”: el drama de los venezolanos en medio de la cuarentena – Infobae – 24 de Marzo 2020

Los ciudadanos explican que no pueden darse el “lujo” de frenar la actividad ya que necesitan conseguir medios de subsistencia, pese al riesgo de contraer coronavirus. El cierre de fronteras aumentó la circulación por las trochas ilegales hacia Colombia para el abastecimiento

SWDFMAG5QJD4RAW3DRCDBLKTHQ.jpg
“A los venezolanos no nos mata el coronavirus sino el hambre”

Quedarse en casa es un “lujo” que Alexis Torres, padre de dos niñas de 10 y 14 años, no puede darse con la economía de Venezuela devastada por la hiperinflación y seis años consecutivos de recesión. “Si nos paramos, no comemos”, explica en una Caracas en cuarentena. Encerrarse para protegerse del nuevo coronavirus es demasiado caro para los agujereados bolsillos de muchos venezolanos.

“Yo no me puedo dar ese lujo de pararme, porque si nos paramos estamos fritos”, comenta a la AFP este hombre de 35 años, taxista motorizado, mientras espera por clientes en una esquina de Caracas, ciudad que cumple una semana semiparalizada por la cuarentena ordenada por el régimen chavista.

Fila para abastecimiento de agua en Caracas (AFP)

Fila para abastecimiento de agua en Caracas (AFP)

Yenny Amaya, por su parte, vive de limpiar casas y echa en falta los 300.000 bolívares -unos cuatro dólares- que cobra por jornada. “La gente me dice: Yenny, no vengas”, relata desde la habitación que alquila en Casalta, una zona popular del oeste de la ciudad. “Para mí es horrible. Yo no recibo sueldo (…), hay que cuidarnos, pero el gobierno tiene que pensar en la gente que trabaja por día. ¿Cómo hace uno?”, lamenta esta mujer de 46 años.

Las actividades educativas y laborales están suspendidas en toda Venezuela, salvo en sectores básicos como alimentación, salud o telecomunicaciones. Las autoridades dijeron haber confirmado 77 casos de COVID-19, sin muertes, en un país con sistemas de salud, electricidad y agua altamente deficientes.

Frontera caliente

Ocasionalmente la policía colombiana lanza una bomba aturdidora para espantarlos. Pero cientos de venezolanos se las ingenian para franquear los pasos ilegales y las restricciones que ambos países han impuesto para frenar la pandemia, porque, sobre todo, temen morir de hambre.

El coronavirus es Maduro. Mientras no saquen esa enfermedad de Venezuela nunca se va a acabar esto”, dice a la AFP un joven con tapabocas que trabaja cargando maletas y pidió mantener su identidad en reserva.

Saltan cultivos de arroz, caminan sobre el pantano, trepan cercas, siempre apurando el paso, evadiendo desconocidos y periodistas.

Para contener la expansión del Covid-19, que con las horas multiplica los muertos y los contagios en el mundo, el presidente Iván Duque cerró los siete pasos fronterizos terrestres a lo largo de la porosa frontera de 2.200 kilómetros que comparten Colombia y Venezuela. Nicolás Maduro ordenó luego a los venezolanos entrar en cuarentena total, una medida que también comenzará a regir a partir del miércoles en territorio colombiano.

Pero muchos no pueden esperar a que la pandemia mengüe, porque necesitan abastecerse debido al deterioro de la economía venezolana.

En la trocha conocida como “La Pared” los venezolanos pasan sin cesar, apenas protegidos con tapabocas sucios.

“El hambre nos hace quitar el miedo”, dice Jairo Pabón, de 56 años, antes de seguir su camino hacia el municipio colombiano de Villa del Rosario, en busca de alimentos para sus dos nietos.

Control policial en Caracas (AFP)

Control policial en Caracas (AFP)

Según Marianne Menjivar, directora de la ONG Comité Internacional de Rescate para Colombia y Venezuela, “los 35.000 venezolanos que cruzaban todos los días a Colombia (…) ahora solo pueden hacerlo a través de cruces ilegales, que los exponen a violación, agresión sexual y otros tipos de violencia”. Un reportero de la AFP vio cómo hombres encapuchados organizaron una suerte de peaje con cuerdas de alambre donde piden dinero con dos palabras: “colaboración, colaboración”.

 

Comida “casa por casa” y nóminas

La viabilidad de la cuarentena dependerá del éxito de planes estatales de apoyo a la población, subraya Henkel García, director de la firma de asesoría financiera Econométrica. Sin embargo, advierte, “una política de ayuda de la magnitud que se requiere, necesita recursos y no los tienes”.

Maduro puso en marcha un plan especial para entregar alimentos “casa por casa” a siete millones de familias en este país de 30 millones de habitantes.

Además, sin aclarar cómo obtendría fondos, el mandatario socialista presentó el domingo medidas de compensación. Anunció que el Estado pagará nóminas de pequeñas y medianas empresas por seis meses y ordenó la supresión del pago de alquileres y de compromisos de crédito por el mismo lapso. Otorgará también “bonos especiales”.

Para el economista García, con medidas como suspender el pago de alquileres y créditos, Maduro “le esta cargando al sector privado el costo del plan”.

Un hombre se limpia las manos junto a un basural (AFP)

Un hombre se limpia las manos junto a un basural (AFP)

Yenny y Alexis, mientras, se las arreglan como pueden. La falta de transporte sería incluso un obstáculo para Yenny si es que la llaman para algún “trabajito”. El Metro de Caracas, que moviliza diariamente a 2,5 millones de personas, solo admite como pasajeros a quienes están cumpliendo tareas consideradas esenciales.

Alexis, con su motocicleta, ha visto mermada la clientela, pero aguarda con una mascarilla que le cubre el rostro. “Yo tengo que salir a guerrear, sin miedo, sin nada”, dice.

Maduro pide comprensión. “No hay otra solución (…) Tengamos conciencia”, dijo.

“La pregunta es: ¿cómo sostener personas y empresas paradas con la economía en terapia intensiva?”, indica Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis.

Un mercado municipal en Caracas (AFP)

Un mercado municipal en Caracas (AFP)

Financiamiento

La falta de liquidez del gobierno, con los precios del petróleo desplomándose, la producción en caída libre y sanciones de Estados Unidos, es una amenaza.

El paso del tiempo puede disparar tensiones, estima García, “porque muchos no tienen cómo comer”.

Por ello, subraya, es vital para Maduro encontrar financiamiento. “Sin ayuda financiera internacional, yo veo bien difícil que se pueda paliar” la situación, señala.

Y la propia crisis política del país torna tortuoso conseguir ayuda.

(AFP)

(AFP)

La semana pasada, Maduro pidió al Fondo Monetario Internacional 5.000 millones de dolares para combatir al coronavirus. La entidad desestimó el pedido por no haber “claridad” sobre el “reconocimiento” del gobernante, cuyo mandato, según varios países, proviene de elecciones fraudulentas.

Medio centenar de gobiernos, encabezados por Estados Unidos, reconocen a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela; pero es Maduro quien mantiene control territorial, policial y militar y maneja las finanzas públicas.

¿Cómo está aprovechando políticamente Maduro el Covid-19 en Venezuela? por Andreina Itriago – El Tiempo – 18 de Marzo 2020

Énfasis en reavivar conflicto con Colombia es uno de los ejes que expertos destacan del discurso.

 

Maduro

Nicolas Maduro decretó la ‘cuarentena total’ a principios de esta semana en Venezuela.

Venezuela, según información oficial, pasó de tener el 12 de marzo solo pacientes sospechosos, que se habían descartado como portadores del virus, a confirmar dos casos positivos al día siguiente, luego diez, después 17, y hasta el martes eran 33.

En la noche del martes 17 de marzo, la vicepresidenta, Delcy Rodríguez, confirmó que los contagiados aumentaron a 36.

Las medidas oficiales también han ido cambiando rápida y drásticamente. Tras haber decretado el Estado de Alarma el mismo día en que se confirmaron los primeros casos, Maduro ordenó una “cuarentena social” en todo el país a partir de este martes.

“Estamos actuando a tiempo, estamos tratando de colocarnos delante de la crisis”, dijo el cuestionado mandatario venezolano al momento de anunciar esta última medida, la noche del lunes, en cadena de radio y televisión.

Hay mucho énfasis en atizar la conflictividad con Colombia, eso es otro elemento del discurso

 

El giro en el discurso oficial ha sido evidente. Pero no es novedad.

“Hubo un cambio en el discurso, pero eso ha sido algo natural también en el chavismo. El chavismo tiene una flexibilidad importante, lo ha demostrado, por ejemplo, en el campo económico, y creo que en una situación como esta podríamos observar otras volteretas en el discurso”, dijo a EL TIEMPO el periodista, doctor en Ciencia Política e Investigador de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Andrés Cañizález.

Y dentro de ese discurso destaca el uso de una narrativa que tampoco es nueva para los venezolanos: la de atribuir la responsabilidad a otros, al insistir en la importación de los casos confirmados.

“Hay mucho énfasis en atizar la conflictividad con Colombia, eso es otro elemento del discurso”, acotó Cañizález en su conversación con EL TIEMPO. A su juicio, hasta el momento, el régimen ha sido exitoso comunicacionalmente en el manejo de la crisis.

“Ha marcado las pautas, se ha presentado como responsable y creo que eso ha sido importante en esa estrategia que, al final, es una estrategia política del chavismo de permanecer en el poder”, aseguró.

Frontera Colombia y Venezuela

La Organización Panamerica de la Salud ha sido intermediaria entre el régimen chavista y Colombia para tomar medidas en la frontera entre ambos países.

Foto:

Efe

Y, mientras tanto, acota, estaría ganando tiempo, pues la urgencia del cambio político ha quedado en un segundo plano; y estaría ocultando otros problemas que atraviesa el país.

En un monitoreo de nueve centros de salud pública, elaborado este martes por los gremios y sindicatos de salud y compartido con este medio por el dirigente sindical Mauro Zambrano, queda en evidencia que apenas dos tienen tapabocas sin restricciones. En los demás o los elaboran los propios trabajadores, o están limitados para emergencias o áreas críticas, o simplemente no hay. Una situación similar se presenta con los guantes: solo cuatro centros los tienen, y en los demás o están restringidos a emergencias o áreas específicas, o no tienen.

En cuanto a productos de limpieza, la mayoría no tiene ni cloro, ni desinfectante, ni jabón. Mientras que el servicio de agua solo está garantizado en seis centros, en dos de ellos a través de camiones cisterna.

Y hay un problema aún mayor. En Venezuela apenas hay cien camas para cuidados intensivos, según han revelado fuentes de oposición.

Han logrado que quede en un segundo plano, a pesar de que hay malestar y queda claro que, para muchos expertos, hay una crisis hospitalaria, una crisis sanitaria previa al coronavirus, en realidad el Gobierno ha logrado tapar esa situación comunicacionalmente”, agregó Cañizález.

El chavismo ha logrado controlar de nuevo la agenda de política comunicacional en Venezuela, apropiándose de la crisis del coronavirus.

Y no sería lo único que estaría ocultando el régimen chavista. De acuerdo con el diputado opositor José Trujillo, quien preside la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional venezolana, en las regiones persiste una escasez de combustible que ha llevado a las autoridades a limitar el suministro, durante esta contingencia, solo a los cuerpos de seguridad del Estado, que son los encargados de velar por el cumplimiento de la “cuarentena social”.

“Les interesa tener a todo el mundo en su casa para que la gente no salga”, dijo Trujillo a este diario, en conversación telefónica desde el estado Aragua, en la región central del país, al tiempo que aseguró que en esta entidad ni los médicos tienen garantizado el suministro de combustible.

En este estado, según la información que suministró el parlamentario opositor, se repite la situación de los hospitales caraqueños en cuanto a dotación de guantes y tapabocas. Yde las seis unidades de terapia intensiva que hay en Maracay, la capital, solo funciona una. Y de las seis camas que tiene esta, aseguró, solo están funcionando dos.

“El único que tiene la potestad de decir qué hay, dónde hay y cómo está es el Gobierno, más nadie”, lamentó Trujillo, quien cuestiona la información oficial, además, porque en cuatro años el régimen no ha dado información epidemiológica al país.

Ahora condena la que cataloga como una “apropiación” del tema. Algo en lo que coincide el especialista Cañizález.

“El chavismo ha logrado controlar de nuevo la agenda de política comunicacional en Venezuela, apropiándose de la crisis del coronavirus. De nuevo, por ejemplo, las cadenas de radio y televisión vuelven a ser de interés para la población, porque hay que escuchar qué hay que hacer. El Gobierno ha tomado, creo yo, la delantera”, dijo, al tiempo que dibujó a un líder opositor Juan Guaidó primero errático y luego reactivo.

Colombia, Venezuela Cooperating to Deal with Coronavirus – Latin American Herald Tribune – 18 de Marzo 2020

BOGOTA – The coronavirus pandemic moved closer to the Colombian and Venezuelan governments on Monday with officials from both nations taking part in a virtual meeting, the first bilateral meeting in more than a year, to exchange information about COVID-19, the disease caused by the virus, along portions of the mutual border with the help of the Pan American Health Organization.

Colombia is one of the more than 50 countries who do not recognize Nicolas Maduro as president of Venezuela, despite the fact that the two countries’ health ministers met on Monday, according to what officials said on Tuesday.

Colombian Health Minister Fernando Ruiz said that on Monday he held a virtual meeting with his Venezuelan counterpart, Carlos Alvarado, and with the PAHO representative in Venezuela, Gerardo de Cosio, a meeting that lasted 46 minutes and at which strategies were discussed to contain the epidemic and protect the health of the two nations’ most vulnerable populations.

The Colombian Health Ministry reported the meeting in a statement on Tuesday, although the two nations have not had bilateral diplomatic relations since Feb. 23, 2019, as per Maduro’s decision, after the attempt by the opposition leader of Venezuela’s parliament and interim President Juan Guaido to cross the border from the Colombia city of Cucuta at the head of a caravan of humanitarian aid, a move that ended in chaos.

However, since last week, Maduro and members of his government have been proposing to Colombian President Ivan Duque taking joint measures against the coronavirus and PAHO helped to bring about their first actual meeting on the subject.

Ruiz said that PAHO will support the evaluation of needs to respond to and intervene against COVID-19 in the two nations, where 65 people are known to have been infected in Colombia and 33 in Venezuela.

The Colombian minister emphasized that making bilateral contact is a basic requirement in the early phases of the epidemic so that information can be exchanged along the common border 2,219 kilometers (1,375 miles) in length.

The minister said that Venezuela informed Colombia about the measures it had been taking against the virus, including the quarantine ordered on Tuesday by Maduro to attempt to halt the spread of the virus.

Ruiz added that bilateral contact will be maintained via PAHO to review additional measures needed to monitor the border situation.

Despite this first contact, Ruiz said that Colombia will continue to keep its border with Venezuela closed, after making that move last Saturday.

A %d blogueros les gusta esto: