elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Colombia

El contrabando desangra la frontera entre Venezuela y Colombia por Jorge Benezra – ABC – 14 de Agosto 2017

contrabando-frontera-venezuela-kFtC--620x349@abc.jpg
El tráfico de mercancías ilegales entre Colombia y Venezuela provocó su cierre y una gran crisis humana en el año 2015

La crisis colombo-venezolana tiene como punto de partida el contrabando de productos y hidrocarburos que deribaron en una grave crisis humanitaria tras la deportación masiva de más de 1.443 colombianos y la huida de otros 13.962, según cifras del Gobierno colombiano. El autoritarismo del presidente Nicolás Maduro los señalaba como responsables principales del desabastecimiento y la escasez de su país, pero pese a los distintos cierres generales y parciales de puntos fronterizos desde el 2015 está situación no ha tenido ninguna variación, por el contrario, se ha incrementado porque el paso de un país a otro no depende solo de la legalidad. Los límites terrestres entre ambos países es uno de los más extensas 2.219 kilómetros, y el más poblado de América del Sur.

Las autoridades militares colombianas estiman que existen, al menos, 247 trochas ilegales, es decir, caminos ocultos entre las montañas y ríos ubicados a lo largo de la frontera. Por allí, Venezuela y Colombia están siendo desangradas por las mafias del contrabando. Entre los estados de Zulia y de Táchira, en Venezuela; Norte de Santander y La Guajira, en Colombia, por estas rutas circulan más de 100.000 barriles diarios de petróleo, según cifras de Petróleos de Venezuela PDVSA Leer más de esta entrada

El chavismo lleva al exilio a más de dos millones de venezolanos por A. Torres/P. De Llano/A. Marcos/C. Ballesteros – El País – 13 de Agosto 2017

Estados Unidos y España son los principales destinos de los que abandonan el país
1502379778_751102_1502479935_sumario_normal_recorte1.jpg
Venezuela ya no es solo esa porción de tierra entre Colombia, Brasil, Guyana y el Caribe. Venezuela es España. Venezuela es, también, Estados Unidos o México. Si los países son sus habitantes y de Venezuela ya se han ido tantos, ¿dónde está Venezuela? “En todo el mundo. Los venezolanos se han expandido tanto que están construyendo una nueva geografía. Una geografía que no se ve en el mapa tradicional”, reflexiona el sociólogo Tomás Páez, coordinador de La voz de la diáspora venezolana (Catarata, 2015).

El primer informe global sobre este fenómeno migratorio, elaborado por el Observatorio de la Voz de la Diáspora Venezolana con cifras de los institutos de estadística de los países de acogida, concluye que más de dos millones de ciudadanos han dejado Venezuela en los últimos 18 años, desde la llegada del chavismo al poder. La mayoría se ha marchado a Estados Unidos (entre 400.000 y 450.000) y España (300.000). El éxodo empezó en el Gobierno de Hugo Chávez (1999-2013) y se ha acelerado, en distintas oleadas migratorias, al calor de la crisis. “El ritmo de crecimiento de la emigración es tan rápido que es casi imposible mantener los datos actualizados”, matiza Páez. “Pero la gente lo puede percibir en el metro o en la calle: no hay lugar donde no escuches el acento venezolano”.

Leer más de esta entrada

Comunicado de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia – 12 de Agosto 2017

comunicado-de-prensa_15_0.jpg
El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno de Colombia, ha sido explícito en su condena a la ruptura constitucional de Venezuela. Considera urgente mantener la postura adoptada por varios países y las declaraciones y decisiones individuales y colectivas en la región para restablecer las instituciones democráticas en Venezuela, tal y como lo hicimos en la Declaración de Lima del 8 de agosto pasado.
A pesar de las dificultades actuales para lograr una salida pacífica y negociada, seguimos creyendo que este camino es el adecuado para encontrar soluciones de largo plazo para el pueblo venezolano. En este contexto y respetando los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas y del derecho internacional, hemos hecho llamados al Secretario General de Naciones Unidas para que utilice los mecanismos de solución pacífica de controversias y buenos oficios para crear las condiciones que se requieren para una negociación que ponga fin a la crisis de ruptura democrática en Venezuela.
En este sentido, rechazamos medidas militares y el uso de la fuerza en el sistema internacional. Todas las medidas deben darse sobre el respeto de la soberanía de Venezuela a través de soluciones pacíficas.
Bogotá, 12 de agosto de 2017.

De Venezuela a Colombia por Txomin Las Heras Leizaola – Nueva Sociedad – Agosto 2017

La emigración no se detiene
La crisis política en Venezuela ha provocado la emigración de muchos ciudadanos a países vecinos. Colombia es uno de los principales destinos.

Durante el siglo XX, Venezuela fue un país receptor de emigrantes, especialmente a raíz de la Segunda Guerra Mundial, cuando acogió a cientos de miles de europeos, principalmente italianos, españoles y portugueses. Posteriormente, a partir del boom petrolero de la década de 1970, recibió a otros cientos de miles de ciudadanos procedentes de Colombia, Ecuador, Perú y República Dominicana, quienes encontraron en el pujante país sudamericano, entonces denominado la «Venezuela saudita», oportunidades de trabajo y desarrollo profesional. También fue refugio para importantes grupos de chilenos, argentinos y uruguayos que huyeron de las dictaduras que asolaron en esa época el Cono Sur.

Esta situación cambió diametralmente a partir de los primeros años del siglo XXI cuando, por primera vez en su historia, Venezuela se vio expuesta al fenómeno de la emigración masiva de sus ciudadanos, como consecuencia de la crisis económica que vive el país y que se expresa en cifras de inflación de tres dígitos, hiperdevaluación de su moneda, graves problemas de abastecimiento de alimentos y medicinas, deterioro de los servicios públicos y del aparato productivo nacional, así como falta de oportunidades, especialmente para los más jóvenes.

Según el último estudio del Proyecto de Opinión Pública de América Latina (LAPOP, por sus siglas en inglés), en el cual participaron investigadores de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) de Venezuela y que está próximo a publicarse, patrocinado por la Universidad de Vanderbilt en Tennessee, Estados Unidos, la intención de emigrar en Venezuela alcanzó en el periodo 2016-2017 a 36,5% de sus habitantes, porcentaje que se eleva a 59% en jóvenes de 18 a 29 años. Colombia, país con el que Venezuela comparte 2.200 kilómetros de fronteras terrestres, es uno de los destinos principales de esta inédita emigración, junto con Estados Unidos, España y otros países sudamericanos.

De acuerdo con las autoridades de inmigración colombianas, en el país residen hoy en día, con visas de extranjería debidamente expedidas, alrededor de 50.000 venezolanos, y otros 70.000 tienen visas válidas apenas por tres meses, pues ingresaron como turistas. Más de 160.000 que en algún momento tuvieron esa visa temporal se encuentran viviendo en territorio colombiano ilegalmente y se calcula que al menos 140.000 han entrado al país de manera informal, por trochas de la larga frontera común. Eso da un total de aproximadamente 420.000 venezolanos que residen en Colombia. No obstante, la cifra puede ser sustancialmente mayor si sumamos a los hijos y nietos de colombianos que en su día emigraron a Venezuela y que están aprovechando que tienen doble nacionalidad para instalarse en Colombia con papeles de este país, por lo que no entran en las estadísticas como inmigrantes extranjeros.

La emigración venezolana a Colombia se ha dado en diferentes etapas. La primera se conoce como la de los petroleros, y correspondió a aquellos empleados de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) que fueron despedidos por Hugo Chávez en 2003 a raíz de la huelga que realizaron para presionar por su salida del poder, así como de empresas de servicios del sector de los hidrocarburos, que encontraron en Colombia grandes oportunidades laborales y de inversión en medio de los altos precios del petróleo. Posteriormente, se produjo una oleada migratoria de empresarios e inversionistas cuando en 2007 el gobierno bolivariano comenzó a mostrar intenciones de radicalizarse. En 2013, empezaron a emigrar profesionales universitarios con altas credenciales, así como pequeños inversionistas y emprendedores, quienes encontraron en las principales ciudades colombianas mejores sueldos y mayor seguridad personal y jurídica. A lo largo de este siglo también ha sido importante la presencia de estudiantes venezolanos en universidades privadas. Todos los grupos antes mencionados conformaron una emigración relativamente pequeña, bien formada y con recursos económicos.

A partir de 2016 y con más intensidad en 2017, la emigración venezolana ha tenido una transformación relevante, no solo porque ha crecido de manera importante, sino porque se ha dado de forma transversal y toca a todos los sectores sociales. Hasta hace poco, era normal encontrar presencia venezolana en los barrios acomodados del norte de Bogotá o de otras urbes de Colombia. Hoy, también se encuentran en zonas de clase media e incluso en barrios populares, a los que están llegando ciudadanos venezolanos empobrecidos, muchos de ellos dispuestos a trabajar en el sector informal o por salarios menores a los establecidos legalmente, con el objeto de poder sobrevivir en tierras colombianas o para mandar remesas a sus familias. Ese era el caso de dos venezolanos que murieron el pasado abril al derrumbarse un edifico en construcción en la ciudad de Cartagena de Indias. Es habitual observar a mujeres y hombres venezolanos ejercer la mendicidad o la venta ambulante de baratijas en el transporte público o en las calles.

La frontera entre Colombia y Venezuela es una de las más vivas de América del Sur e históricamente ha sido escenario de un gran intercambio comercial. Por sus puestos de control fronterizos pasa diariamente un promedio de 25.000 personas, muchas de ellas venezolanos que van a comprar alimentos, medicinas y otros bienes que son difíciles de conseguir en su país, en un viaje de ida y vuelta en el mismo día. Se trata, sin embargo, de una frontera conflictiva como consecuencia de la tensión política que se viven entre ambas naciones. De hecho, está cerrada al tránsito vehicular desde agosto de 2015 y el peatonal únicamente tiene lugar en horas diurnas. Otra cuestión fundamental es el abundante contrabando bidireccional que tiene lugar en esa frontera, una de cuyas expresiones más llamativas es la muy barata gasolina venezolana que pasa de manera ilegal al territorio colombiano.

El eje Cúcuta (Colombia) – San Antonio del Táchira (Venezuela), en la zona andina que comparten ambos Estados, es el punto fronterizo más dinámico. Por allí pasa a Colombia la mayor parte de los 590.000 venezolanos que han obtenido de las autoridades colombianas la Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF), un documento que les permite estar en Colombia por corto tiempo y en un radio territorial limitado. Ha sido la manera que han encontrado las autoridades de Bogotá de ejercer cierto control ante la creciente presión por la llegada de venezolanos.

Cúcuta es una de las ciudades más pobres de Colombia, con los mayores índices de informalidad y desempleo. Sin embargo, se ha convertido en el primer lugar donde recala la inmigración venezolana, con graves perjuicios para sus finanzas y los servicios públicos que ofrece a sus habitantes. Una de las áreas más críticas es la de la salud, pues la población del vecino país que acude a sus dispensarios y hospitales ha sobrepasado la capacidad de atención sanitaria. La capital del departamento del Norte de Santander es también un punto de paso para los venezolanos que siguen por tierra no solo a otras ciudades colombianas sino a Ecuador, Perú, Chile y Argentina. Solamente de enero a julio de 2017, 82.000 venezolanos salieron de Colombia a Ecuador por vía terrestre, según las autoridades colombianas.

Hasta mediados de 2017 no se habían observado mayores cambios en las rígidas políticas migratorias colombianas. No obstante, ante las dimensiones que está tomando el problema y la gravedad de la crisis político-económica que padece Venezuela –la cual no parece que vaya a remitir en el corto plazo–, el gobierno colombiano optó por tomar una medida extraordinaria y sin precedentes para regularizar la situación migratoria de alrededor de 200.000 venezolanos que hoy están, o pronto estarán, ilegales. Para ello, la Cancillería les concederá un Permiso Especial de Permanencia (PEP), que permitirá a aquellos que ya emigraron trabajar en el país y acceder a servicios educativos y de salud. La medida ha sido calificada como insuficiente por organizaciones de derechos humanos, pues no se aplica a inmigrantes que lleguen al país a partir del mes de agosto.

De esta manera, Colombia adopta una política respecto a los emigrantes venezolanos similar, aunque aún no tan benévola, a la de Perú y los países que aceptan la visa de Mercosur, como Brasil, Argentina, Uruguay, Chile y Bolivia. Diversas autoridades nacionales y regionales colombianas y los principales medios de comunicación han expresado la necesidad de adelantar una política solidaria con la emigración venezolana, como respuesta a la que tuvo Venezuela en el pasado con sus similares latinoamericanos. Así, se pretenden frenar expresiones xenófobas –que tampoco han faltado– e incorporar a los venezolanos a la red productiva del país. De todos modos, Colombia quiere estar preparada para peores escenarios y por eso envió recientemente una delegación a Turquía con el fin de estudiar el manejo que ese país ha dado al tema de los refugiados sirios.

Mientras continúa el flujo de venezolanos hacia el exterior, todo parece indicar que las tradicionales areperas venezolanas –locales donde venden el típico pan de maíz relleno– seguirán haciendo cada vez más parte del panorama de las ciudades de América Latina.

Colombia regulariza la situación de más de 150.000 venezolanos ‘sin papeles’ por Francesco Manetto – El País – 28 de Julio 2017

La medida permitirá permanecer en el país al menos tres meses más y poder solicitar una prórroga hasta 2019
Cola de ciudadanos venezolanos que aguardan para entrar en Colombia en la frontera de Cúcuta.

1501017224_997023_1501049198_noticia_fotograma.jpg
El Gobierno colombiano decidió este viernes regularizar la situación de más de 150.000 venezolanos que no contaban con visado. En medio de la grave crisis institucional que golpea al país vecino y en vísperas de la elección, el domingo, de una Asamblea Nacional Constituyente rechazada por los partidos de la oposición, el Ministerio de Exteriores anunció la concesión de un “permiso especial de permanencia” para los ciudadanos que no habían abandonado el territorio nacional pese a tener una autorización vencida.

La resolución, firmada por la canciller colombiana, María Ángela Holguín, entró en vigor este 28 de julio. “De ella se podrán beneficiar aquellos ciudadanos venezolanos que hayan ingresado por un puesto de control autorizado sellando su pasaporte y que en la actualidad tengan vencido el Permiso Temporal de Permanencia (PTP), así como aquellos que se encuentran actualmente en condición de turismo o de otras actividades y tienen necesidad quedarse en Colombia una vez se venzan sus permisos”, señaló el departamento de Migración en un comunicado.

Esta medida permitirá a quienes cumplan con estos requisitos permanecer en ese país al menos tres meses más y poder solicitar una prórroga hasta 2019. Para el responsable de asuntos migratorios, Christian Krüger Sarmiento, se trata de “ayudar a los s venezolanos que han cumplido con la normatividad migratoria, pero que, en la actualidad, debido a diferentes factores, han quedado en una condición de irregularidad o incluso a aquellos cuyos permisos están próximos a vencerse”.

Con esta tarjeta se podrá trabajar, afiliarse a la Seguridad Social, estudiar y “desarrollar cualquier tipo de actividad legal dentro del territorio nacional”, aunque no sustituirá al pasaporte.

“Voto de confianza”

Las autoridades colombianas han calificado esta regularización como “una medida más de flexibilización migratoria, la cual busca promover la regularidad y debe ser entendida por el extranjero como un voto de confianza”. La decisión se da en un momento de elevada tensión entre los Gobiernos de Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro. Los más de 2.000 kilómetros de frontera entre ambos países continúan siendo un territorio caliente por el que transitan a diario de decenas de miles de ciudadanos, sobre todo en Cúcuta, en el departamento de Norte de Santander.

Por el puente internacional Simón Bolívar circulan cada día alrededor de 50.0000 personas. “Un flujo alto”, señaló esta semana Krüger Sarmiento, “que solo puede ser interpretado si se tienen en cuenta tanto las cifras de entrada como de salida, toda vez que lo que se evidencia en esta zona es el ingreso de personas que vienen a abastecerse de alimentos, a citas médicas, a comprar productos de aseo, a estudiar e incluso a trabajar, y en las noches regresan a su país”.

 

Cuba, Venezuela, FARC por Fernando Londoño – oiganoticias.com – 7 de Mayo 2017

UnknownPara los que no lo conozcan, o para los que pretendan olvidarlo, alias Iván Márquez fue el sujeto que ordenó quemar vivas 119 personas, hombres mujeres y niños, que despavoridas se resguardaban en la humilde Iglesia del más humilde pueblecito de Bojayá, en el Departamento del Chocó. Por ahí sacarán en claro los lectores de que clase de diablo hablamos.

Pues Iván Márquez ha dicho que las FARC, de la que es comandante sub jefe, apoyan a Nicolás Maduro, a quien le deben el precioso regalo de las conversaciones de paz con Santos. Hay que desenredar esa madeja, porque Márquez no es un simple cretino que ignore lo que se llama el precio político que implican declaraciones de ese estilo.

Cuando decimos Cuba, no nos referimos al noble pueblo martirizado hace más de cincuenta años por una pandilla de criminales comunistas comandada por los hermanos Castro. Nos referimos a la pandilla, claro está, y no al pueblo que la sufre.

Ahí es donde empieza la tragedia. Porque se pregunta el menos listo qué es lo que hay en Venezuela, con Maduro, que pueda ser públicamente apoyado por las FARC.

No muchos han reparado en una cuestión simplísima. Cuba se está jugando la vida en Venezuela. Así de sencillo. En medio de la penuria extrema que Venezuela padece, Maduro se las arregla para seguirle mandando entre ochenta y noventa mil barriles diarios de petróleo por día. Y en mantenerle, a su costa, las decenas de miles de miembros del ejército de ocupación que tiene en Venezuela. La suma de esas dos partidas, la del petróleo y la de sueldos y gastos de miles de bandidos anclados en Venezuela, dan un resultado colosal para las empobrecidas arcas cubanas. Si el petróleo no apareciera, y los soldados, asesores y seudo médicos cubanos que están en Venezuela volvieran a Cuba para ser mantenidos por el régimen, colapsaría la economía castrista.

Ahí está el secreto de la crueldad infinita con que trata Maduro a los que se manifiestan en la calle al grito de libertad y democracia. Maduro es un tontarrón iletrado y su asesor de cabecera, Diosdado Cabello, es además un patán fabulosamente enriquecido, capaz de casi todo. Pero no de tanto. Los que disparan y hacen disparar en las calles de Caracas contra jóvenes venezolanos inermes, son los cubanos. Y los cubanos son los que empujan a Maduro y a su camarilla de favoritos a mantenerse en el poder contra el mundo entero que los desprecia y rechaza. Y todo eso pasa porque las instrucciones de Raúl Castro son precisas. Matan al que tengan que matar, pero allá se quedan, cuidándome la espalda.

Y es en ese horizonte de cenizas y vergüenzas en el que aparecen las FARC. Porque como todas las guerrillas que azotaron a Colombia fueron adiestradas y financiadas por las Unión Soviética y por los servicios secretos de la STASI, allá en Cuba. Márquez y Maduro son un par de brutos compañeros de escuela y socios en el crimen. Y por eso se apoyan, a pesar de cualquier cosa que les pese.

Las FARC no solo están comprometidas con Maduro por la alianza que entre compañeros criminales ha existido siempre. La cosa es más honda y complicada.

Cuando Alvaro Uribe Vélez, como comandante supremo de las Fuerzas Militares de Colombia, destruyó y arrinconó a las FARC, Chávez les dio refugio en Venezuela. La histórica y contundente denuncia la hizo, en inolvidable discurso ante el plenario de la OEA, el Embajador de Colombia Luis Alfonso Hoyos, quien dicho sea al pasar paga con el precio del destierro su franqueza y su elocuencia.

Y ese refugio y esa alianza no terminan. Las FARC siguen proveyendo de cocaína al cartel de los soles, la organización delictiva de militares que se lucra del negocio y sostiene a Maduro para que siga mandando regalos a Cuba y pagando por el ejército de ocupación.

No paran ahí las cosas. Los bandidos de las FARC siguen en Venezuela. Se calcula que son más de cuatro mil los que campean a sus anchas en cinco estados venezolanos, partícipes del tráfico de cocaína y dueños del régimen de terror en esas regiones.

El trío macabro se integra, pues, de ese modo. Cuba tiene sus dos matones entrenados, Márquez y Maduro, en Colombia y Venezuela. Por ahí dirigen la paz de Santos y la dictadura del cartel de los soles. Si se le acaba Maduro, se le fractura el negocio, se le acaba la invasión y se quiebra, literalmente hablando. Por eso sus esbirros matan venezolanos en las calles de Caracas y por eso Castro es miembro de la Comisión de Seguimiento en Colombia que es el poder legislativo real en el país, y por eso Márquez se atreve a manifestar su apoyo a Maduro. ¿Está claro?

La crisis de Venezuela agita la política colombiana por Francesco Manetto – El País – 1 de Mayo 2017

1442876929_041585_1442910591_noticia_fotograma.jpg
Santos dio un golpe de timón con respecto a la relación con el país vecino mientras la guerrilla defiende a Maduro.
La grave crisis institucional que golpea Venezuela ha repercutido en la política colombiana y amenaza con contaminar el clima del postconficto entre el Estado y las FARC y, sobre todo, el diálogo con el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Aunque es altamente improbable que el deterioro democrático en el país vecino perjudique el desarrollo de la paz, sí ha contribuido a ahondar la brecha entre el Gobierno, la oposición y la guerrilla cuando falta poco más de un año para las elecciones.

En medio de la última ola de protestas contra Nicolás Maduro, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dio un golpe de timón con respecto a la relación mantenida hasta ahora con Venezuela. El premio Nobel de la Paz empezó criticando públicamente el pasado 19 de abril “la preocupante militarización de la sociedad venezolana” y solicitando, a través de la ministra de Exteriores, la atención de la ONU ante la crisis. Un día después, zanjó a través de Twitter: “Hace seis años se lo advertí a Chávez: la revolución bolivariana fracasó”. Desde ese momento, la mayoría de las declaraciones públicas del presidente reiteraron esos mensajes. Leer más de esta entrada

Senado de Colombia aprueba acuerdo en defensa de la AN y la democracia venezolana – Yo Soy Venezolano.info – 15 de Febrero 2017

El Senado de la República de Colombia votó y aprobó un acuerdo en solidaridad con la Asamblea Nacional y en función del rescate de los valores democráticos e institucionales en Venezuela. En el documento emplazó a la Cancillería y al Gobierno colombiano a no dejar solos a los venezolanos en medio de la crisis que hoy viven.

“La crisis económica y social que afecta a nuestros hermanos venezolanos es una preocupación no sólo humanitaria, sino democrática, pues cuando el pueblo se encuentra privado de las necesidades básicas no puede ejercer propiamente sus derechos políticos”, reza el documento publicado por la Cámara de senadores de Colombia .

El texto firmado por los congresistas de ese país, fue redactado después del derecho de palabra que se le otorgó al Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, diputado Julio Borges, quien denunció que “Venezuela vive la peor crisis de su historia” y explicó como el Gobierno Nacional se ha “enseñado” contra el Parlamento venezolano a través del Tribunal Supremo de Justicia para “destruir” la soberanía popular.

“La democracia del país hermano se encuentra seriamente afectada”, expresan con preocupación los senadores colombianos. “Hemos visto con gran consternación como, resquebrajando el principio democrático de división de poderes, todas las decisiones adoptadas por la Asamblea Nacional de Venezuela han sido desconocidas o invalidadas por los demás poderes del Estado, aun cuando los movimientos políticos de oposición al Gobierno venezolano lograron en las urnas una mayoría calificada en la representación parlamentaria”.

En ese sentido, la Cámara de Senadores hizo un llamado al Gobierno de Colombia para que “por medio de la Canciller se ponga al servicio de la defensa de los valores democráticos de Venezuela”; por considerar que la “crisis interna afecta a toda la región y puede perjudicar directamente a los colombianos”.

Juan Manuel Santos Firma Decreto Que Permite A Venezolanos Solicitar La Nacionalidad Colombiana – Noticias al dia y a la hora – 16 de Diciembre 2016

juan_manuel_santos-700X-499-e1455057074765.jpgAsí lo estableció el Decreto 1814 de 2015, expedido este viernes 16 de diciembre por el Presidente Juan Manuel Santos con el propósito de reunificar a las familias desintegradas como consecuencia de las medidas implementadas por el Gobierno venezolano en las diferentes zonas de frontera.

Según el gobierno colombiano, el decreto hace parte de las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional tras la declaratoria del Estado de Emergencia, y permite que los ciudadanos venezolanos que sean esposos o compañeros permanentes de los colombianos que fueron deportados, expulsados o retornados desde Venezuela, puedan tramitar un Permiso Especial de Ingreso y Permanencia, para luego solicitar la nacionalidad colombiana por adopción, si así lo desean.

“Los interesados deberá acercarse a cualquiera de los 27 Centros Facilitadores de Servicios Migratorios de Migración Colombia, donde se les entregará, previo a la verificación del cumplimiento de los requisitos, un Permiso Especial de Ingreso y Permanencia o un Permiso Especial Temporal de Permanencia, cuya vigencia es de 180 días, en ambos casos, no prorrogables”, explicó Migración Colombia en un comunicado oficial. Leer más de esta entrada

Maduro prorroga por 72 horas más el cierre de la frontera con Colombia por Alfredo Meza – El País – 16 de Diciembre 2016

El presidente de Venezuela acorta de diez a cinco días el plazo para canjear los billetes de 100 bolívares en la sede del Banco Central

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha decidido prorrogar por 72 horas el cierre de la frontera con Colombia, para terminar de golpear, según dijo, a las mafias del país vecino que, en su criterio, han provocado la caída del poder de compra del bolívar, la moneda local, durante el último mes.

El gobernante venezolano también ha decidido acortar de 10 a cinco días el plazo para que el Banco Central de Venezuela (BCV) reciba los inutilizados billetes de 100 bolívares a las personas naturales y jurídicas que no pudieron depositarlos en la banca local entre el martes y el jueves, cuando culminó el plazo. El BCV solo tiene dos sedes (Caracas y Maracaibo, en el occidente). El operativo que supone recibir en tan pocos días a tantas personas ha impuesto la necesidad de habilitar cajeros para atender la demanda del canje.

Se trata de la continuación de la saga que mantiene en ascuas a los venezolanos, cuya vida diaria se ha visto aún más limitada con la decisión tomada por el régimen de sacar de circulación el billete de mayor denominación en la economía local. Este jueves casi en ningún banco aceptaba solicitudes de retiro argumentando que no tenían suficientes billetes de Bs.50, la pieza de mayor denominación a la espera de la entrada en circulación de las denominaciones de Bs. 500, 1.000, 5.000, 10.000 y 20.000, para entregárselos al cliente. En algunas agencias estaban dispuestos a entregar el dinero solicitado, pero en presentaciones de Bs. 5 y Bs.2. La cantidad de papel moneda que supone pagar con billetes de tan baja denominación convierte en una misión imposible el manejo de efectivo por estos días en Venezuela.

Maduro enseñó en una breve alocución transmitida por la cadena oficial el nuevo cono monetario y prometió que en las próximas tres semanas serían incorporados como forma de pago. De momento, los venezolanos lucen resignados a pagar los servicios con tarjetas de débito o de crédito. La solución es profundamente discriminatoria porque la mitad de la población no está bancarizada. Además, no hay punto de venta en estaciones de gasolina, ni en las unidades de caótico transporte público, taxis, estacionamientos (parqueaderos) o pequeños abastos.

Después de la decisión tomada por Maduro el domingo, el dólar en el mercado negro cayó desde unos 4.200 bolívares hasta 2.480 bolívares. Al sacar de circulación la mitad de los billetes y cerrar la frontera se ha reducido la demanda de dólares. Los economistas coinciden en que la caída no podrá sostenerse en el tiempo. Cuando los nuevos billetes se incorporen al torrente de la economía los venezolanos buscarán protegerse de la devaluación adquiriendo una moneda verdaderamente fuerte.

La medida, además, llega también en el mes donde la actividad comercial se incrementa y los canales electrónicos suelen saturarse. El caos en el que se ha convertido Venezuela, que sacó de circulación la mitad de su dinero en efectivo, no tiene parangón en la historia reciente y trae de mal humor a los venezolanos, que por estos días suelen olvidarse de todo para dedicarse a la navidad.

A %d blogueros les gusta esto: