elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: CNE

Andrés Velásquez y su equipo legal responden a Tibisay Lucena – La Patilla – 19 de Mayo 2018

La opinión pública nacional quedó sorprendida por las declaraciones dadas por la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, en el programa especial “Vladimir a la una”, transmitido en vivo por Globovision, en las que la rectora informó que el caso de las elecciones del estado Bolívar ya no está en el CNE sino en el Tribunal Supremo de Justicia.

Screenshot_20180519-143217.png

El abogado Miguel Gómez Muci, apoderado legal del excandidato a la gobernación del estado Bolívar, Andrés Velásquez, detalló que en sus declaraciones Lucena, aseguró que la impugnación de Andrés Velásquez lo está resolviendo la Sala Electoral del TSJ. “Eso está en la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia”, aseguró Lucena, agregando que “El CNE, ahorita (…) No tiene nada que opinar sobre eso porque eso está en la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia”.

“Más adelante, ante la pregunta de Villegas sobre cuándo el CNE verificó los resultados de la elección en esa entidad y cuál fue el resultado definitivo, Lucena respondió que “el resultado oficial es el que el Consejo Electoral dio el día de la elección”.

Resultados entre gallos y medianoche

El jurista desmintió a Lucena al recordarle que el resultado no fue el que se dio el día de la elección. “Eso es falso. El resultado del CNE fue dado tres días después, el día 18 (de octubre), antes de la 01.00 a.m. entre gallos y medianoche. Su declaración no corresponde a la verdad de los hechos”, reclamó el abogado.

Recurso sin decisión

Miguel Gómez Muci informó que en la semana comprendida entre el 07 y el 10 de mayo asistió a la Consultoría Jurídica del CNE, y “allí no se nos facilitó el expediente, pero fuimos informados que aún no se había producido la decisión”.

“Señora Lucena, yo me preguntó ¿cómo un recurso que está sometido al conocimiento del ente que usted dirige puede remitirse sin haber sido decidido y sin que el administrado afectado por esa decisión hubiere interpuesto el recurso de Ley? En buen derecho tal posibilidad no es explicable”. Refutó Gómez.

“Quisiéramos que nos explique, señora Lucena” – prosiguió-, “¿cómo se habría producido la remisión de nuestro Recurso cursante ante el CNE, a la Sala Electoral del TSJ, sin previa decisión del Directorio del órgano comicial, y a espaldas del elector, es decir ‘Inaudita parte’, sin nuestra expresa notificación”.

Resultados alterados

Gómez Muci puntualizó que el CNE no ha explicado aun al país cómo en los once boletines correspondientes a igual número de actas que daban el triunfo a Andrés Velásquez, los votos escrutados fueron incrementados en número de 1.853 para proclamar –indebidamente- al candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela, el militar Justo Noguera Pietri, con una diferencia de 1471 votos, los cuales éste nunca obtuvo en las urnas electorales.

“Por situaciones como esa el CNE es hoy día un organismo carente de credibilidad ante el país”, concluyó.

 

 

 

Henri Falcón desconoce el resultado que proclama a Maduro y llama a organizar nuevas elecciones por Alonso Moleiro – El País – 21 de Mayo 2018

El líder opositor denunció voto asistido y 13.000 ‘puntos rojos’, al lado, o dentro, de los centros electorales

per0503falcon

Antes de que la directora del Consejo Nacional Electoral de Venezuela, Tibisay Lucena, emitiera el consabido reporte que iba a dar ganador a Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales venezolanas, su rival, Henri Falcón, realizó una comparecencia en la cual dejaba sentado que desconocía los resultados que iban a ser anunciados y exigía la celebración de nuevos comicios.

El pronunciamiento de Falcón fue el corolario de una larga espera, en la cual los periodistas presentes intercambiaban con sorpresa información sobre la magnitud de la abstención de la cita, que sin dudas es la más alta de todas las elecciones presidenciales organizadas en Venezuela en su historia, y que, de acuerdo a reportes extraoficiales filtrados de las propias entrañas del Poder Electoral, llegó al 68%. El Consejo Nacional Electoral reconoce una cifra de participación de 45%.

Los rumores de un presunto pacto de Falcón con Maduro estuvieron circulando de nuevo en la tarde. El anuncio de Falcón produjo una extraña sensación de tranquilidad, que alcanzó a sus detractores. Javier Bertucci, tercer candidato en disputa, también impugnó los procedimientos del chavismo durante la tarde.

“No reconocemos este proceso electoral como válido”, declaró Falcón frente a los medios desde la sede de su comando, instalado en el cuarto piso del Hotel Lido, en Caracas. Fue más allá: “Para nosotros no hubo elecciones, hay que hacer nuevas elecciones en Venezuela. No es un planteamiento, lo que venimos a hacer es un reclamo”.

Falcón fundamentó su actitud impugnadora señalando que, ni las autoridades del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), ni los rectores del Consejo Nacional Electoral, ni los miembros de las Fuerza Armada Nacional Bolivariana cumplieron con su palabra en el llamado Acuerdo de Garantías sellado con su comité de campaña, en el cual las autoridades se comprometían a velar por una campaña equilibrada, sin voto asistido y sin presiones indebidas, que incluyen acarreo de votantes, para el ejercicio del sufragio. Falcón señaló que los responsables aludidos, que no fueron nombrados, –Jorge Rodríguez, Tibisay Lucena, y el Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino- incumplieron con su palabra. Claudio Fermín, jefe del Comando de Falcón, dijo que contabilizaron al menos 900 irregularidades.

Falcon dijo que su comando detectó, al menos, 13.000 puntos rojos chavistas, 87% del total de los centros de votación, a escasos metros, e incluso dentro, de los centros electorales, haciendo proselitismo político, y sirviendo de soporte a “un proceso de compra de votos, en donde se juega con las necesidades de la gente en esta crisis”.

Cotejados, ubicados y transportados por el aparato chavista, los votantes escanean el carnet de la patria, para dejar sentado el ejercicio del sufragio y recibir dinero en transferencia a cambio. Falcón se quejó además de los estragos producidos por el voto asistido, que vulnera el secreto del sufragio y tuerce la voluntad popular.

El candidato presidencial cuestionó de nuevo la postura abstencionista que han observado casi todos los partidos opositores, pertenecientes a la MUD, a la cual atribuyó, de forma algo velada, su derrota, y argumentó que los mecanismos “perversos” del gobierno de Maduro, incluyendo sus delitos electorales, podían ser gestados con mayor facilidad en un contexto con pocos votos.

“Mientras más abstención, más posibilidades de control, de manejo absoluto de un Gobierno que está acostumbrado a esto, a la trampa, a la manipulación, la coacción, a la presión, a jugar con la dignidad de nosotros”, dijo.

A pesar de las críticas de Falcón, que dan continuidad a agrio debate en el universo de la disidencia democrática venezolana actual sobre la pertinencia del voto, el fin de la jornada de este domingo concluyó con las dos agendas de la oposición confluyendo al unísono sobre Nicolás Maduro, mandatario que sale muy debilitado de esta jornada, incluso ante sus partidarios, en la cual ha quedado electo con apenas 25% del padrón electoral, en medio de cuestionamientos por fraude y con altísima abstención. Maduro colecciona el desconocimiento de casi todas las naciones latinoamericanas y europeas, los Estados Unidos, Canadá, la oposición venezolana, incluyendo al clero, y los dos candidatos que compitieron con en la justa. La circunstancia podría aproximar posiciones entre los sectores opositores en discrepancia, en demanda de elecciones limpias, en los días que se avecinan.

Henri Falcón dijo que continuará su lucha para darle a la crisis venezolana una salida democrática y constitucional, y propuso el mes de Octubre como parámetro para organizar nuevas elecciones presidenciales, de carácter constitucional, bajo el entendido que las actuales ni siquiera fueron tales, y bajo el supuesto tácito de que él sería el de nuevo el candidato de la oposición.

 

Maduro se reelige como presidente con una abstención récord y en medio de denuncias de fraude por Francesco Manetto/Maolis Castro – 21 de Mayo 2018

La participación se sitúa en el 46%, según el CNE, y el principal aspirante opositor, Henri Falcón, desconoce los resultados
1526851862_285873_1526884505_noticia_fotograma.jpg
Maduro se reelige como presidente con una abstención récord y en medio de denuncias de fraude; Henri Falcón denuncia compra de votos y presiones a los electores en Venezuela

Zapatero insiste en el diálogo e insta a la oposición a transmitir sus quejas al Consejo Electoral

Nicolás Maduro se reeligió este domingo hasta 2025 al frente del Gobierno de Venezuela con una abstención récord en unas elecciones presidenciales celebradas en ese país. Según los datos oficiales, difundidos por el Consejo Nacional Electoral, la participación alcanzó el 46%, aunque fuentes del organismo citadas por Reuters aseguran que al cierre de los colegios electorales, a las seis de la tarde, se situaba en el 32,3%. En las últimas presidenciales, celebradas en 2013, acudió a las urnas casi el 80% del censo. En esta ocasión, en cambio, ni siquiera se podía hablar de unos comicios en paridad de condiciones, ya que los principales partidos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), ahora agrupados en el Frente Amplio, rechazaron la cita por carecer, aseguraron, de garantías democráticas. El único adversario real de Maduro -quien según la autoridad electoral ganó con casi seis millones de votos- era Henri Falcón, que obtuvo 1,8 millones de apoyos y desconoció públicamente los resultados denunciando irregularidades.

El mandatario había lanzado una advertencia a los venezolanos. “Votos o balas”, enfatizó por la mañana tras acudir a su colegio electoral, en el oeste de Caracas. El sucesor de Hugo Cháveztrataba de conjurar la abstención. Tras difundirse los resultados salió del palacio de Miraflores y compareció antes miles de seguidores. Habló de “victoria popular permanente”, destacó el margen con el que se impuso a Falcón -un 67,7% frente al 21,2%- y llamó al diálogo.

Maduro recalcó el acento en el carácter “histórico” de la jornada. No obstante, a lo largo del día, decenas de colegios electorales, incluso en los barrios populares, lucían semivacíos, cuando es habitual ver las aceras de Caracas ocupadas por largas colas de venezolanos a la espera de votar. También ocurría en Petare, con un alto porcentaje de militantes y simpatizantes chavistas y uno de los más poblados de la ciudad. “Me dijeron que hiciera la cola del carnet de la patria [un sistema que utiliza el Gobierno para tener un segundo registro de la participación] luego que votara y vine. Voté voluntariamente por Maduro. Creo en él porque yo espero que solucione la situación del país. Todo lo que ha pasado es culpa de la guerra económica”, mantenía uno de los escasos electores a esas horas, adhiriéndose así a la retórica utilizada por el oficialismo para justificar una hiperinflación que, según el Fondo Monetario Internacional, puede llevar a que los precios suban un 1.800.000% en dos años.

Ese es el argumentario exhibido por los aparatos del Estado. “¿Quién fue el gran derrotado de hoy? La abstención. Dijimos que la votación de hoy pasaría a la historia como una votación antiimperialista”, aseveró la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Delcy Rodríguez. Horas antes, Neisa Calderón, pensionista de 65 años, exigía en cambio un giro profundo y se lamentaba de los procedimientos de control de la población instalados por las autoridades: “No sé por qué debo registrarme para el carnet de la patria, pero lo hago porque así creo que se puede validar mi voto. Voté porque quiero que cambie la situación en Venezuela. De otra manera no hallo cómo hacerlo”.

Movilizar militantes

Los cerca de 20 millones de ciudadanos inscritos en el censo se debatían entre votar y desconocer esta convocatoria como pedían, por ejemplo, las formaciones de los líderes opositores Leopoldo López (Voluntad Popular) y Julio Borges (Primero Justicia). De ahí que Maduro hiciera su llamamiento a primera hora, tratando de infundir miedo en la población y agitando el fantasma del enemigo exterior.

“Que digan lo que quieran de mí, pero es una ofensa al pueblo de Venezuela decir que aquí hay una dictadura”, afirmó. “Hoy Venezuela con este proceso electoral se encamina a una etapa de estabilidad política, estoy seguro, lo siento, lo veo. Llamo a todos los venezolanos, a todas las venezolanas, tu voto decide, voto o balas, patria o colonia, paz o violencia, independencia o subordinación”, continuó el mandatario. En medio de informaciones sobre una baja afluencia a las elecciones, Maduro hizo también una aparición por Facebook Live para solicitarle a su comando de campaña que garantizara el transporte de la militancia hacia las mesas de votación.

El presidente quiere usar los resultados para apuntalar su poder, aprovechando un sistema que basa su fortaleza electoral en las redes asistenciales. Ese era la meta central del chavismo, que convocó estas elecciones a principios de año con unas reglas del juego que, según la gran mayoría de la oposición, favorecen a las autoridades. En este contexto, millones de venezolanos, la mayoría, decidieron no participar. Otros votantes críticos con el oficialismo, en cambio, optaron por apoyar a Henri Falcón, el único competidor de peso, con la esperanza de visualizar un quiebre del régimen.

Los resultados de la votación, que están rodeados de denuncias de irregularidades y sospechas de fraude, muestran el alcance de la deriva de Venezuela, sumida en una terrible crisis económica, pero la participación más baja de la historia del país refleja también el respaldo de los planteamientos de la oposición. “A los venezolanos les imploro que no caigan en la desmoralización. Hoy Maduro es más débil que nunca antes. Estamos en la fase final de un ciclo trágico para nuestro país. Ha quedado expuesto y el mundo desconocerá el fraude hoy”, escribió Julio Borges en su cuenta de Twitter.

Este lunes se conocerán también las reacciones de las principales instancias de la comunidad internacional, muy críticas con esta convocatoria, con la Unión Europea, Estados Unidos y las potencias de América Latina a la cabeza. La Administración de Donald Trump reiteró que no piensa reconocer los resultados. El subsecretario de Estado de EE UU, John Sullivan, insistió en ello. “Tenemos que asegurarnos de que nos mantenemos en nuestro objetivo, que son los cargos corruptos del régimen, y no el pueblo de Venezuela”, afirmó.

 

Las elecciones presidenciales en Venezuela – El País – 20 de Mayo 2018

Falcón, segundo favorito en los sondeos de opinión, denuncia más de 350 irregularidades del partido de Maduro en los colegios electorales

1526811636_774254_1526826830_noticia_fotograma.jpg
Los colegios electorales de Venezuela han abierto sus puertas este domingo a las seis de la madrugada hora local (las doce hora peninsular española) para celebrar unas elecciones presidenciales en las que el actual mandatario, Nicolás Maduro, se postula como favorito absoluto entre críticas de fraude de la oposición y la negativa de la comunidad internacional a reconocer sus resultados. El Gobierno ha informado de que ya han votado 2,5 millones de personas en las elecciones presidenciales, aproximadamente un 12,5% de los 20 millones de votantes a las 10 de la mañana hora local (16 en España). El candidato a la presidencia de Venezuela Henri Falcón, segundo favorito en los sondeos de opinión, ha denunciado más de 350 irregularidades por parte del partido de Maduro en los colegios electorales después de votar en un centro del estado Lara.

1526840345-da8e95a5b8141e0997293a5d4698105a.jpg

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, Tibisay Lucena, ha informado de diversas denuncias durante la jornada de las elecciones presidenciales de este domingo, principalmente por la ubicación de los conocidos como “puntos rojos” de validación de voto demasiado cerca de los centros de votación, aunque ha destacado que se han producido menos incidencias que en otros procesos, informa Europa Press. “Ha habido muchas menos [denuncias] que en comicios electorales pasados” y estas ya han sido “atendidas y corregidas”, ha explicado Lucena en rueda de prensa recogida por los medios venezolanos. Los “puntos rojos” son los lugares en los que se registran después de votar quienes poseen el Carnet de la Patria, un documento usado por el Gobierno para identificar a las personas que son beneficiarios de un programa social y para la distribución de alimentos a bajo precio.

El secretario de Estado de EE UU , Mike Pompeo, ha dicho este domingo que las “fraudulentas elecciones” de Venezuela, en las que busca la reelección el actual presidente Nicolás Maduro, “no cambian nada” y que es “el pueblo venezolano” quien debe dirigir el país, informa Efe “Observando hoy Venezuela. Las fraudulentas elecciones no cambian nada. Necesitamos que el pueblo venezolano dirija este país… Una nación con tanto que ofrecer al mundo”, ha escrito Pompeo en su cuenta oficial de Twitter.

El opositor Frente Amplio Venezuela Libre ha cifrado este mediodía en un 12% la participación en los comicios presidenciales y ha denunciado la presencia de áreas de proselitismo oficialista a menos de 200 metros en el 85% de los centros electorales, una cercanía que viola los acuerdos preelectorales, informa Efe.

“Las cifras del 12% de participación demuestran que no hay nadie en los centros, que no hay ningún tipo de participación”, ha dicho a los medios el diputado Jose Manuel Olivares. Ha especificado que la cifra es resultado de un sistema de datos a nivel nacional que tienen pues, ha asegurado: “Tenemos testigos en algunos centros, tenemos una data de registro de centros electorales”.

El integrante del partido Primero Justicia (PJ) ha señalado que este número es “menos de la mitad de la participación esperada en procesos anteriores”. “Esto es un relato importante para que todos nos preparemos para lo que están montando para esta noche. Del show que pretenden montar para esta noche y cuál es la cifra real de participación en todo el territorio nacional”, ha añadido. También ha agradecido a los venezolanos que decidieron abstenerse “por creer, por ser consecuente en desligitimar a Nicolás Maduro”.

Los partidos opositores más importantes, englobados dentro de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), decidieron hace meses no participar en los comicios al considerar que las condiciones no son las adecuadas, por lo que califican de fraude la jornada de hoy, una posición y argumentos apoyados por, entre otros, EE.UU. y el Parlamento Europeo. A los que decidieron sufragar les ha pedido no sentirse “culpables”, y ha pedido que a partir de mañana se unifiquen “todos” los contrarios al oficialismo.

También ha denunciado que la presencia de “puntos rojos”, como se conocen los toldos de proselitismo chavista, a menos de 200 metros de los centros de votación y en violación de los acuerdos preelectorales alcanzó el 85%. Sitios donde, ha afirmado, “hay coacción, donde hay amenazas, donde obligan al ciudadano a firmar una lista y jugar con su trabajo y su dignidad”. “Nuevamente vemos que el gobierno sigue sin cumplir su palabra, siguen burlándose, una de las razones por las cuales no estamos en este proceso”, ha dicho.

En Venezuela está permitido apoyar al votante en la mesa de sufragio solo cuando tenga alguna dificultad física, y el ayudante nunca puede ser la misma persona. Los poco más de 20,5 millones de venezolanos llamados a las urnas escogen hoy entre el actual presidente, Nicolás Maduro, el exgobernador Henri Falcón, el evangélico Javier Bertucci y el ingeniero Reinaldo Quijada.

Varios manifestantes protestan este domingo frente a la embajada de Venezuela en Montevideo por las elecciones presidenciales en este país sudamericano, que la oposición considera fraudulentas. La fotografía es de Efe.

1526835911-14109e36b7043ce4c01f10e4a0fc3219.jpg

El expastor evangélico Javier Bertucci ha votado este domingo en los comicios de Venezuela, en los que aspira a la presidencia, y ha denunciado que el chavismo gobernante ha cometido 380 faltas electorales que tienen que ver con los “puntos rojos” o toldos en los que se controla el voto oficialista, informa Efe. “Hemos recibido más de 380 denuncias, donde los puntos rojos están casi al lado de los centros de votaciones a nivel nacional”, ha dicho el candidato presidencial desde el estado Carabobo (norte), tras votar.

Los llamados puntos rojos son toldos que tradicionalmente dispone el oficialismo el día de los comicios muy cerca de los colegios electorales para informar sobre cómo votar por los candidatos de la revolución bolivariana que lidera Nicolás Maduro, hoy aspirante a la reelección presidencial.

Bertucci ha asegurado que había acordado con el Ejecutivo ubicar estos toldos a 200 metros de los colegios electorales por lo que denunció el incumplimiento como un acto antidemocrático. “Aparte de esto la compra de consciencia, la intimidación al elector, cuando viene a votar, lo abordan [en los puntos rojos] para entonces preguntarle por quién va a votar (…) empiezan a ofrecerle dinero, comida, no hay libertad en este punto para que este elector ejerza su derecho”, ha sostenido.

El líder religioso ha dicho contar con fotografías y vídeos que respaldan estas denuncias, irregularidades que ocurren, según dijo, en centros de votación con poca observación electoral. “Este no es un ejercicio democrático, están jugando con el hambre del pueblo, están usando la comida y el dinero para comprar el voto”, ha proseguido.

Bertucci ha adelantado que se trasladará a Caracas para formular ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) estas denuncias, que han sido formuladas también por el candidato Henri Falcón, el rector electoral Luis Emilio Rondón y la principal coalición opositora que no participa en la contienda y ha llamado a la abstención. El expastor ha señalado que la participación ha sido “buena en los sectores populares” y “baja” en otros poblados.

Con todo, ha llamado a los más de 20 millones de venezolanos habilitados para votar a acudir a las urnas pues, ha considerado, “esta es la oportunidad que tenemos hoy de salir de esta gente [en referencia al Gobierno] con voto”.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) considera fraudulentas estas votaciones al igual que buena parte de la comunidad internacional, que hizo varios llamamientos para su suspensión. En estas elecciones se medirá también el ingeniero Reinaldo Quijada y están en disputa otros 251 cargos para los consejos legislativos de las 23 entidades federales.

El Sistema de Información electoral del Observatorio Electoral Venezolano – Mayo 2018

cropped-OEV-cabcero-nuevo-03.jpg

Para acceder a los Informes mas relevantes del OEV sobre la manipulación de centros electorales y votos dirijas al siguiente enlace:

http://www.oevenezolano.net/info/ 

  • LA MANIPULACIÓN DE LOS CENTROS ELECTORALES Y SUS MESAS DE VOTACIÓN PARA EL CONTROL ELECTORAL
  • · INCOHERENCIAS E INCONSISTENCIAS EN LOS RESULTADOS DE LAS ELECCIONES REGIONALES Y MUNICIPALES DE 2017
  • · ESTIMACIÓN DEL NÚMERO DE LOS VOTOS MANIPULADOS EN LAS MESAS EN LAS ELECCIONES DE GOBERNADORES Y ALCALDES

MUD denunció que fueron 11 las actas forjadas que demuestran “fraude” en Bolívar – 2001.com – 16 de Mayo 2018

 

a56523eaf054a8b898faa16087fa06b0.jpg

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) denunció que fueron 11 las actas forjadas en el estado Bolívar que demuestran el “fraude electoral” y la victoria de Andrés Velásquez sobre el oficialista Augusto Noguera.

En este sentido, la coalición opositora presentó diferencias entre los resultados publicados en la página web del Consejo Nacional Electoral (CNE) y las actas impresas por las maquinas en la región durante los comicios del pasado 15 de octubre.

Indicó que los resultados están “viciados” por presentar “votos alterados” y en la mayoría de los casos “restaron sufragios al representante de la Unidad.

Aseguró que las voluntades restadas a Velásquez y sumadas a Noguera reduce el margen en 2.199 votos, lo cual modificó lo publicado por el Poder Electoral donde resultó ganador el candidato del Gobierno por 1.471 sufragios.

Acta escuela Básica El Casabe Número 23, mesa 1

37128977683_6bd2bc0fc6_b.jpg

 

Abstenerse es votar por la dictadura por José López – Blog Polis – 15 de Mayo 2018

La retórica de los abstencionistas sigue siendo contradictoria, fantasiosa, y aferrada a un discurso derrotista que terminará por hundirlos en el laberinto de sus inconsecuencias.

Los abstencionistas continúan con su perorata de que “dictadura no sale con votos”, “votar es legitimar a Maduro”, “participar en las elecciones es colaboracionismo”, “elecciones cuando el régimen haya caído”, “no hay condiciones para participar”. Es decir, renuncian a la vía electoral como instrumento de lucha mientras el iletrado Maduro siga en Miraflores. Muchos se anclan en la peregrina idea de que gracias a la presión internacional Maduro renunciará y entregará el poder después del 20/5/2018. Así de fácil. Otros siguen proponiendo una intervención extrajera, llámese “humanitaria” o “militar”. Planteamiento intervencionista que ha sido utilizado por el rollizo de Miraflores para robustecer su tesis del enemigo externo, así como alimentar el patrioterismo bolivariano.

Algunos abstencionistas sueñan con ver a los sicarios del CICPC o al gorila de Padrino López arrestar a Maduro en cumplimiento del dictamen del TSJ en el exilio. Otro grupo sigue con la descabellada idea de “lanzar la gente a la calle” y así precipitar un golpe militar. Piensan en una insurgencia capitaneada por una Fuerza Armada carcomida por la corrupción y el narcotráfico. Pretenden repetir los dolorosos episodios del 2014 y 2017 cuando en busca de esa “salida rápida” llevaron irresponsablemente a la inmolación a cientos de jóvenes al exponerlos a la maquinaria represiva del régimen. El grave problema es que los abstencionistas, sin excepción, no tienen ningún plan político para después del 20/5. Solo alucinan con más sanciones y una intervención extranjera liderada por los marines de Mr. Trump, Pence, y Pompeo.

Los abstencionistas, al margen de sus malabarismos lingüísticos, promueven una política derrotista y desmovilizadora frente al escenario electoral del 20/5. Han entregado el futuro del país a las decisiones por tomar del Grupo de Lima, la Unión Europea, el Señor Almagro en la OEA, o por el grupete Trump-Pence-Pompeo.

Lamentablemente mientras los principales voceros del abstencionismo se pasean cual Marco Polo por el nuevo y viejo continente siguiendo el libreto de la comunidad internacional, el pueblo venezolano sigue pasando hambre y muriendo sumergido en una total confusión e incertidumbre. La tozudez abstencionista no les permite entender que no participar es facilitarle la continuidad a Maduro y su logia cívico-militar en el poder.

Quienes alegan la falta de condiciones electorales, habría que recordarles que desde la llegada al poder del facho-chavismo estas nunca han existido, sin embargo todos han participado en la mayoría de los procesos realizados previamente. Es evidente que el árbitro electoral dejó de serlo para convertirse en una oficina ministerial dispuesta a complacer los deseos del tirano de turno. Igualmente el rol de la FAN y de su Plan República ha sido el de tolerar y apoyar todos los abusos y ventajismos por parte del oficialismo. Que se entienda que nadie esta convalidando el status quo, defendiendo la imparcialidad de las madamas del CNE o alabando el papel represor de la FAN. Hay que aprovechar la coyuntura electoral, para capitalizar ese inmenso descontento nacional (más del 80%) y lograr una participación electoral abrumadora el próximo 20/5 que nos permita salir de esta pesadilla.

Los abstencionistas con su vocación suicida, desmotivan la participación electoral, siembran el pesimismo y propician la entrega sin resistencia a la dictadura. Los que plantean la abstención deben preguntarse ¿Cómo se cobra políticamente la abstención? ¿De qué manera la abstención ayuda a derrotar a Maduro y superar la crisis que afecta a todos los venezolanos? ¿Hasta cuando van a seguir esperando por la invasión del magnate Trump?

El camino electoral es un escenario importante de lucha popular, no de colaboracionismo o traición.

Votar es protestar contra la dictadura. NO a la resignación abstencionista.
José R. López Padrino M.D. Ph.D.
Mount Sinai Medical Center
4300 Alton Road
Harry Perlman Research Building
Miami Beach, FL 33140

Smartmatic y el CNE por Roberto Carlo Olivares/Alek Boyd – 11 de Mayo 2018

El activista anti-corrupción ALEK BOYD hace un recuento excepcional de SMARTMATIC y el comienzo de los fraudes electorales desde el Revocatorio del 2004.

Información recopilada en varios tuits escritos por Alek Boyd en su cuenta de tuiter (frases o párrafos antecedidos por asteriscos * fueron agregados por el periodista ROBERTO CARLO OLIVARES para complementar el historial de denuncias)

Cuando Smartmatic eran dos carajitos sin experiencia previa de ningún tipo, en ningún lado, una entidad del estado llamada FONCREI les otorgó un “préstamo” para que montaran “el mejor sistema electoral del mundo”.

Los reales chavistas no sólo dieron el control del 28% de la empresa al régimen, sino que permitieron a Smartmatic asociarse con la CANTV y una empresa llamada Bizta, de Antonio Mugica, y formar el consorcio SBC, el cuál montó el tinglado antes del RR del 2004.

Como Smartmatic no tenía experiencia negociaron con Olivetti unas maquinitas que se usaban para lotería y las dizque convirtieron en máquinas de votación. El que fue a chequear, a Italia, cómo iba la orden fue Jorge Rodríguez.

Mientras en Venezuela se reportaba el costo de las maquinitas en casi $58 millones, la prensa italiana reportaba el monto en $24 millones de dólares (*una diferencia en sobreprecio de $34 millones)

Smartmatic tampoco tenía la gente, y por ello contrataron a Jorge Tirado, puertorriqueño contratista del gobierno americano. Vino el RR, nadie auditó los resultados como había sido acordado, el Carter Center dijo que todo estaba chévere, y la Sra. Mc Coy perdió de vista la cajas.

Carrasquero, entre gallos y media noche, anunció la “victoria” de Chávez Candanga con un margen de casi 20%. Nunca sabremos a ciencia cierta, hasta que caiga el chavismo, quién ganó aquella elección. En cualquier caso, con la bola de billete obtenida, Smartmatic levantó vuelo.

En noviembre del 2005, en una auditoría en Fila de Mariches -la única del tipo- celebrada en presencia de observadores electorales, un técnico demostró que las maquinitas de Smartmatic mantenían la secuencia del voto, y por tanto el secreto del voto estaba comprometido.

Ello le dio a Chávez el control absoluto de la Asamblea al retirarse en masa casi todos los representantes de la oposición (*la oposición liderada por Ramos Allup, llamó a la abstención masiva pero sin protestas de calle ni movimiento de masas)

Luego de aquel fiasco, Jorge Rodríguez y sus cachifas del CNE se inventaron una auditoría al REP. Buscaron una organización amiga, CAPEL, la cual pidió información sobre 12.000 electores-de forma aleatoria- para determinar si existían o no. El CNE nunca entregó la info.

Por aquel tiempo, con abundante billete obtenido en contratos sin licitación, Mugica se compró una empresa llamada Sequoia en EEUU, la cual ya tenía contratos y trabajo. En Chicago, en 2006, sucede el primer fiasco de Smartmatic a nivel internacional.

Una congresista de los EEUU toma interés en la compra de Sequoia por parte de Smartmatic, y abre una investigación, habida cuenta de la participación de FONCREI, léase régimen chavista. Mugica dijo que colaboraría, que no había nada que esconder.

No obstante, antes de que los gringos le metiesen el ojo a sus guisos, el tipo decide vender Sequoia sin aclarar o demostrar si el régimen chavista tenía control sobre una parte importante de Smartmatic.

Un informe de la misión de observadores electorales de la Unión Europea establece que no se han llevado a cabo auditorías al sistema electoral venezolano, por cuanto el CNE alega que -por razones comerciales- la tecnología que sustenta el sistema no puede ser auditada.

Así votan los venezolanos desde entonces. Donde no se vota con “tecnología” Smartmatic (las universidades y *sindicatos), el régimen chavista no ha podido replicar el “éxito electoral” que ha tenido desde 2004.

*Es decir, comenten fraudes electorales desde el año 2004 con la venia de la dirigencia de “oposición”. De hecho en el RR, Allup dijo que hubo fraude y lo demostraría, pero nunca cumplió su palabra.

Luego de montar el tinglado que básicamente ha garantizado la permanencia en el poder del chavismo-madurismo, Mugica “denunció” una discrepancia en los resultados de la votación para la Asamblea Constituyente.

Nunca mostró pruebas de cómo llegó a tal conclusión. De hecho, Jorge Rodríguez dijo en una conferencia en Londres hace años que el CNE era “totalmente independiente” desde el punto de la tecnología electoral que empleaba.

*Cómo sabe Mugica entonces diferencia de votos entre la realidad y el fraude de la ANC?

*Por informantes del CNE se sabe que votaron 2.8 millones, pero el CNE dijo que habían votado 8 millones y pico.

*El fraude electoral más grande hasta ahora en la historia de la humanidad, fraude que será superado el 20 de Mayo cuando el CNE diga que Maduro sacó 10 millones de votos, o una cifra cercana a esa cantidad.

La emboscada por Leonardo Padrón – Caraota Digital – 13 de Mayo 2018

leonardo-padron-681x681-1Nunca Venezuela había estado peor. Nunca tantos males al unísono. Nunca tanto repudio colectivo a un gobierno. Nunca un candidato presidencial ha tenido un lastre tan pesado: él mismo, su funesta gestión como gobernante, su monumental empeño en destrozar la normalidad de un país. Y a la vez, vaya paradoja, nunca había estado tan cantada la victoria de un perdedor. Porque eso es Nicolás Maduro, un perdedor. Un hombre que tiene que recurrir a todas las argucias posibles: trampas, chantajes, amenazas, compra de votos, y un largo hilo de ilegalidades para mantenerse en el poder. Así sea sobre los escombros de una sociedad entera.

Dentro de pocos días, el 20 de mayo de 2018, habrá elecciones presidenciales en Venezuela. Lo que con insistencia hemos pedido los venezolanos durante tanto tiempo. Para darle la vuelta a estas vergonzosas páginas de nuestra historia. Para cancelar la pesadilla. Si viviéramos en democracia, eso bastaría. Una simples elecciones para escuchar la opinión de todo un país. Para cambiar el rumbo. Para intentar enderezar este apocalíptico entuerto. Pero no, ni siquiera eso tenemos. Hasta el derecho a elegir limpiamente nuestro destino nos lo han robado.

Las elecciones que se aproximan no son otra cosa sino una emboscada. Se le pueden dar otros nombres. Ya hay una larga lista: farsa, fraude, parapeto, engaño, etc. Y sí, es todas esas cosas, pero sobretodo es una emboscada. Recordemos que ese es un término militar que alude al ataque sorpresivo y violento al enemigo. El enemigo, en este caso, somos los 30 millones de venezolanos que deseamos -con urgencia rayana en la desesperación- cambiar el sistema político que rige nuestras vidas.

Ya bastante se ha hablado sobre las adversas condiciones que posee el electorado para garantizar que su ejercicio del voto sea respetado, y no escamoteado, alterado, burlado o negado. Nicolás Maduro, probadamente el peor candidato que pudiera tener cualquier partido político en la historia, con todos los índices económicos en contra, con la hambruna, la escasez y la inseguridad como lobos salvajes rondando a la población, se lanza a la reelección con un entusiasmo tan pueril como solitario. Y no es fatuo recordar que, un año atrás, lo que menos quería Maduro era someterse al escrutinio popular.

¿Hacemos una pequeña calistenia en el músculo de la memoria? Ya en las primeras páginas del año 2017, el 17 de enero, para ser exactos, Diosdado Cabello, el inefable, amenazaba frente a los micrófonos: “Le decimos a la derecha, dejen quieto al que está quieto, aquí no va a haber ni elecciones generales, ni renuncia del presidente, ni abandono del cargo. Aquí lo que va a haber es revolución. Y más revolución”. En la misma tónica, el 4 de diciembre del 2017, Jorge Rodríguez, el hombre detrás de las piruetas del CNE, escupía de forma biliosa: “Venezuela no va a ir a un evento electoral ni va a firmar ningún acuerdo con la oposición venezolana hasta que se levanten las groseras sanciones que la dirigencia de la derecha venezolana solicitó frente al Departamento del Tesoro de Donald Trump”. De nuevo, la amenaza de no hacer elecciones. Ignorando por completo los lapsos que muy nítidamente establece la constitución.

Dependiendo del viento, aparecían declaraciones afirmando la realización de elecciones. El propio Maduro, el 17 de septiembre de ese mismo año, había gritado, ufano: “Las elecciones presidenciales se realizarán en el último trimestre de 2018, como ya está establecido”. Pero -lo hemos comprobado infinidad de veces- las palabras de ese grupete son pura hojarasca. Se las lleva la brisa con demasiada velocidad.

Y, de pronto, cesaron las amenazas de suspensión de elecciones y se pusieron ansiosos por ver a Tibisay en su baranda de medianoche. Imprevistamente, adelantaron las elecciones siete meses. ¿Por qué? Obvio. Porque les conviene. No olvidemos cuando adelantaron en el año 2012 las elecciones para el mes de octubre porque sabían que había muy pocas posibilidades de que Chávez llegara vivo o humanamente presentable al 6 de diciembre, que era la fecha habitual de las elecciones en el país.

Retrasan y adelantan el reloj electoral a conveniencia. Es grotescamente obvio. Esta vez lo adelantan porque ahora sí les favorece competir. Con un organismo ilegítimo (ANC) estableciendo las reglas de juego. Sin tener que cumplir ninguna exigencia electoral. Sin un Smartmatic que se ponga demasiado sincero. Con la oposición diezmada y en plena orfandad. Con sus principales líderes en el exilio, presos o inhabilitados. Con un enorme caudal de votos opositores viviendo en otro código postal. Y con la población agotada, herida, aterrada, sin fuerza para volver a incendiar la calle. Ah, y con un candidato opositor a quien señalan puertas adentro de ser amigo de Maduro de vieja data. ¿No resulta llamativo lo poco que insulta el dictador a su principal rival, cuando el hábito del heredero de Chávez es la procacidad verbal, una y otra vez, contra cualquier ser humano que lo adverse políticamente?

Aterra pensar que Nicolás Maduro sea reelegido el próximo domingo 20 de mayo y que gobernará el país durante 6 años más. ¿El país en manos de Maduro y su hecatombe hasta el año 2025? ¿Hay algún venezolano sensato que quiera esa siniestra condena para su país? ¿Cómo evitarlo? Con una avalancha de votos en su contra. Pero, tranquilos -debe decir Jorge Rodríguez con su aviesa sonrisa en algún salón de Miraflores- ya todo está bajo control. Ya no es posible la avalancha. Ya las fisuras democráticas han sido selladas. Solo queda el tufo victorioso de la dictadura.

Yo, que tantas veces alenté a la gente de mi país a ejercer el derecho al voto, incluso en ocasiones que tampoco eran idóneas, hoy siento que la emboscada ha sido diseñada de manera perfecta y que esta vez no hay ni siquiera una remota esperanza en el ejercicio del voto. Lo vaciaron de contenido. Saquearon por completo la palabra. La delincuencia en el poder se prepara para un nuevo y crucial zarpazo. El mundo entero lo sabe y lo condena a voz en cuello. Nuestros líderes democráticos, aturdidos, no consiguen la brújula para decirnos qué hacer el día después de la emboscada. Hemos entrado en otra etapa de la lucha contra la dictadura. Necesitamos el concierto de las mejores mentes. Necesitamos templanza y definición. Necesitamos un rumbo construido con los ladrillos de la sensatez. No esta neblina de incertidumbre en que nos hemos convertido. Es imperativo sobrevivir a la catástrofe que nos rodea. Salvarnos de ella es salvar al país, a los nuestros, a la posibilidad de un mañana. Salvarnos es refundar la nación desde el día cero. ¿Es acaso el 21 de mayo el día cero?

¿Qué dicen las encuestas sobre la participación electoral el 20 de mayo? por Eugenio Martínez – ProDaVinci – 11 de Mayo 2018

logo
La participación en el evento convocado para el domingo 20 de mayo puede convertirse en el gran debate en los días posteriores a la jornada de votación. La inusual campaña electoral en torno a esta elección (donde no solo se votará por Presidente, sino también para 251 cargos de legisladores regionales), ha planteado un reto considerable a las encuestadoras. La participación en este proceso será uno de los datos clave en los que se enfocará el debate y el análisis de los resultados de este proceso.

¿Cuál es el promedio de participación en Venezuela?

Los niveles de participación en elecciones presidenciales en Venezuela se consideran altos. Aquí algunos datos:

—En la elección presidencial sobrevenida del año 2013 acudió a las urnas el 79% de los electores.

—En la elección presidencial celebrada en octubre de 2012 participó el 80,5% de los electores.

—En la elección presidencial del año 2006 participó el 74% de los electores.

Sin embargo, antes del año 2006 la abstención era mucho más común en los procesos que involucraban a la Primera Magistratura, con la excepción de los comicios de 1988.

—En la relegitimación de poderes del año 2000 participó el 56,3% de los electores.

—En la elección presidencial del año 1998 votaron 63% de los electores inscritos.

—En la elección presidencial del año 1983 la participación alcanzó el 60%.

—En la elección presidencial del año 1988 la participación fue de 81,2%.

En este sentido, vale la pena indicar que el promedio de participación en las elecciones presidenciales entre 1988 y 2013 es del 70,96%, mientras el promedio de los tres procesos celebrados desde 2006 alcanza el 78% de los ciudadanos habilitados para sufragar.

¿Qué dicen los números sobre la participación en las elecciones del 20 de mayo?

—En el caso de la encuestadora Delphos el segmento de los “muy seguros de votar” se ubica en 51,3% (lo que equivale a 10,2 millones de votantes). Si se utiliza el escenario de “muy seguros” + “quizás votaría” la participación pudiese llegar a 65%. En ambos escenarios la primera probabilidad de triunfo recae en Maduro. Esta encuesta culminó durante la primera semana de mayo.

—Si se unen las categorías de muy dispuestos y algo dispuestos More Consulting estima que la participación será de 52,8%.

—Consultores 21 ubica la participación (muy seguros y algo seguros) en 56,5%. En este escenario 48% apoyaría a Falcón y 39% a Maduro. Este estudio se realizó entre el 25 de abril y 3 de mayo.

—Si solo se considera la categoría de “muy seguros” en Datanálisis la participación llega apenas al 30,5% de la población; no obstante, si se une al segmento de muy seguros y seguros, la concurrencia puede superar el 50%. Esta encuestadora no ha ofrecido públicamente los datos de votación con este escenario de participación, aunque los comandos de campaña han filtrado algunos datos. Esta estimación corresponde a la encuesta Ómnibus del mes de mayo.

—En el caso de Datincop, su último estudio público, que corresponde al mes de abril, ubica la participación en 62%.

—En el estudio sobre Percepciones Ciudadanas del Clima Electoral que el Centro de Estudios Políticos de la UCAB realiza cada año, se concluye que para el proceso del próximo domingo, 51% de los electores están “muy dispuestos” a votar y 14% “quizás lo haga”. Este estudio se realizó entre el 9 y el 23 de abril y es uno de los pocos que analiza en detalle las causas de la abstención. En este sentido, el estudio concluye que solo el 14% de los electores tiene mucha confianza en el CNE, mientras 10% sostiene tener “algo de confianza”. Por otra parte, 60% dice no tener nada de confianza y 13% reconoce que el árbitro electoral le genera “poca confianza”.

—Si se consulta los resultados ofrecidos por la herramienta desarrollada por el grupo Opinión Venezuela (la consulta se hace a través de la APP para Smartphone llamada Taima) el 51,2% de los ciudadanos dice que participará el 20 de mayo, mientras 19% responde que “aún no ha decidido”. En este estudio, cuando se pregunta a los ciudadanos que no quieren votar qué pudiese provocar que modifiquen su opinión, 47% sostiene que votaría solo si se cambia la directiva del CNE, mientras 11% indica que solo lo hará cuando toda la oposición esté unida. Ante esta pregunta 18% declara que “no participaría de ninguna manera”.

—Según la firma ICS Internacional el 67,5% de los ciudadanos está “definitivamente convencido” de votar el 20 de mayo. Para esta firma 13,9 millones de ciudadanos acudirán a las urnas y el 55,9% lo hará para votar por Nicolás Maduro. Este estudio se realizó entre el 20 de abril y 4 de mayo.

—La encuestadora Consultores 30.11 indica que 60% de los ciudadanos dicen estar muy seguros de votar. En la estimación de la encuestadora se indica que la participación máxima rondará 66,9% de los electores inscritos. En este escenario de máxima participación la encuestadora concluye que 48,4% de los electores votarán por Maduro y 36% por Falcón. Este estudio concluyó el 6 de mayo y se realizó en 16 estados.

¿Pueden manipularse los datos de participación?

El sistema automatizado de votación, escrutinio, transmisión y totalización de resultados que se usa en Venezuela ha funcionado bien, en la medida en que ha sido correctamente auditado.

Las denuncias realizadas después de los procesos electorales del año 2017 han generado dudas razonables sobre los datos del CNE. Sin embargo, un potencial fraude, la manipulación de los datos de participación o la presión a los ciudadanos para que acudan a los centros después de las 6:00 pm (esta última acción puede disparar la participación) son variables que es complicado medir en las encuestas.

De la experiencia electoral del año 2017 se puede concluir que los datos del CNE pueden ser alterados desde las 34 mil mesas de votación o al momento de oficializarse el boletín de resultados.

Se debe recordar que la empresa Smartmatic (encargada de la automatización de las elecciones desde 2004 hasta junio de 2017) denunció que al momento de leerse el boletín de resultados de la elección de los integrantes de la Asamblea Constituyente, la presidenta del CNE agregó al menos un millón de votos al total de participación registrado por el sistema la noche del domingo 30 de julio. Lucena dijo que en ese proceso sufragaron 8.089.320 de venezolanos, mientras Smartmatic aseguró que el número máximo de participantes pudiese oscilar entre 6.750.000 y 6.900.000 electores.

Aunque el CNE desmintió esta acusación nunca divulgó los resultados de ese proceso por mesa, ni por centro de votación, haciendo imposible auditar los resultados.

El otro precedente se remite a la elección de gobernadores celebrada en octubre de 2017. En el caso del estado Bolívar los coordinadores de centro del CNE, efectivos del Plan República y autoridades electorales regionales accedieron a modificar los protocolos de cierre de mesas y transmisión de resultados. El efecto concreto de esta acción fue impedir la transmisión de resultados desde 11 mesas de votación para proceder a la carga manual de resultados en el sistema. Los resultados que el CNE publicó en su web site nunca coincidieron con los resultados de las actas. La diferencias entre las actas y los resultados publicados por el CNE permitieron que el candidato Justo Noguera Pietri (Psuv) fuese proclamado gobernador. Desde hace cuatro meses venció el lapso legal que el CNE tiene para responder a la impugnación que presentó el candidato Andrés Velásquez (La Causa R).

Por otra parte, en los comicios de gobernadores de 2017 se presentaron (por primera vez en 13 años) inconsistencias numéricas en los boletines de resultados de ocho estados (incluyendo Bolívar). El origen de estas inconsistencias nunca fue aclarado por el CNE.

A %d blogueros les gusta esto: