elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Cleptocracia

La Audiencia investiga 120 inmuebles en Marbella y Madrid en manos de chavistas por Marcos García Rey – El Confidencial – 2 de Julio 2019

Una parte de los más de 400.000 millones de dólares sustraídos del dinero público de Venezuela se blanquearon en España. Ahora, el Juzgado 41 de Madrid pasa el caso a la Audiencia Nacional

Foto: La estatal petrolera venezolana PDVSA, la gallina de los huevos de oro, ha sido pasto del expolio de ciertos responsables chavistas. (Reuters)
La estatal petrolera venezolana PDVSA, la gallina de los huevos de oro, ha sido pasto del expolio de ciertos responsables chavistas. (Reuters)
Dos sociedades ‘holding’, Swissinvest SL, creada en las Islas Caimán en 2012, y Columbus One Properties SL, constituida en Madrid en 2015, y las filiales de ambas en diversos países conformarían una compleja estructura para blanquear dinero en España procedente de esquemas de corrupción que han expoliado Venezuela, según informan a El Confidencial fuentes de la Fiscalía Anticorrupción. Esos instrumentos societarios habrían sido los vehículos para lavar parte del dinero robado por ex altos mandos de los gobiernos chavistas mediante la compra de más de 120 inmuebles en Marbella y Madrid.

Auditores públicos de Venezuela estimaron en 400.000 millones de dólares el capital sustraído a las arcas públicas durante el chavismo en un informe presentado ante la Asamblea Nacional el año pasado. Hugo Chávez llegó al poder en febrero de 1999. Por su lado, un experto del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos valoró la defraudación anual en 20.000 millones de dólares. Entregó su dosier en julio de 2018 a un tribunal de Florida que está juzgando a varios ex altos cargos de los gobiernos venezolanos. Ambos cálculos son coincidentes.

Solo en los últimos cinco años, según las indagaciones de la Fiscalía Anticorrupción y el Juzgado de Instrucción 41 de Madrid, más de 120 inmuebles ubicados en Marbella y Madrid habrían sido adquiridos por Nervis Villalobos y sus cómplices mediante un esquema muy complejo de sociedades que operaban desde diversos países, entre ellos, Panamá, Islas Caimán, Islas Marshall, Suiza, Portugal, Liechtenstein, Chipre, Malta, España o Isla Mauricio. Algunos son paraísos fiscales. Ese grupo de supuestos defraudadores desvió cientos de millones de euros del principal recurso del país caribeño que obtiene el 95% de las divisas: la estatal petrolera PDVSA. El pasado 21 de junio, el juez titular del 41, Juan Carlos Peinado, se inhibió en favor de la Audiencia Nacional, dada la naturaleza transnacional de la causa.

Nervis Villalobos (izda.), junto a su jefe Rafael Ramírez, exministro de Petróleo y Minas de Venezuela.
Nervis Villalobos (izda.), junto a su jefe Rafael Ramírez, exministro de Petróleo y Minas de Venezuela.

¿Quién es Nervis Villalobos? Ingeniero especializado en el sector eléctrico, se formó en su país, Estados Unidos y Francia. Ocupó varios altos cargos en el Gobierno de Hugo Chávez, entre ellos, fue viceministro de Energía Eléctrica entre 2002 y 2006, cuando dejó la función pública en 2006 para dedicarse al mundo de los negocios tras ser despedido por el presidente. En 2014, adquirió una casa de lujo sita en la exclusiva urbanización madrileña de La Moraleja. En un tribunal de Houston, le imputan haber recibido en sus cuentas al menos unos 132 millones de dólares por sobornos y comisiones sospechosas que están siendo investigados en seis causas diferentes en España, Estados Unidos, Venezuela y Andorra. Ahora está en libertad provisional en España pendiente de un extradición solicitada desde Estados Unidos. Según fuentes de la Fiscalía Anticorrupción, Villalobos no desea llegar a suelo norteamericano.

“Se imputa a Villalobos hacer de España territorio de blanqueo de capitales procedentes de delitos de defraudación y corrupción ocurridos en Venezuela”

Pero esa es únicamente la punta del iceberg. Solo en España, la Fiscalía Anticorrupción y el juez Peinado documentan la compra de inmuebles por valor de 68 millones de euros. Las sociedades instrumentales y sus cuentas ‘puente’ adquieren 100 viviendas de una urbanización en Marbella y unas 20 viviendas de alto ‘standing’ en Madrid, principalmente en los barrios de Salamanca y Chamberí: calles de Goya o José Abascal, entre otras. Una de las casas llegó a costar 15 millones de euros. Nunca compraron viviendas con el nombre de los propietarios, sino que lo hicieron siempre mediante sociedades SL y con fondos provenientes de cuentas en el extranjero, en muchas ocasiones desde el banco checo Cdeská Sporitelna AS, cuyas titulares son las sociedades Ekkotrade Solutions LP de Reino Unido y Uldono Ltd. de Chipre. Ambas están controladas por Villalobos. La cuestión es opacar las operaciones y triangular pagos y el origen de las sociedades para envolver todo en una nebulosa societaria difícil de perseguir por las autoridades fiscales.

Los tres hijos de Villalobos, que viven en un piso de lujo en la calle Ortega y Gasset de la capital, también recibieron cuantiosas transferencias en sus cuentas bancarias desde esas sociedades de Reino Unido y Chipre.

Los cómplices de Nervis Villalobos en el blanqueo de capitales en España y que le sirven como testaferros y gestores de la fortuna supuestamente deslegitimada a Venezuela son: Hugo André Ramalho Gois, un financiero portugués, Ralph Steinmann, José Vicente Amparán, Luis Fernando Vuteff, empresario argentino y yerno del exalcalde de Caracas Antonio Ledezma, y Carmelo Antonio Urdaneta, ex asesor jurídico del Ministerio de Petróleo y Minas. Todos ellos también están siendo investigados por tribunales de Estados Unidos.

Edificio de la calle Goya, en Madrid, donde se encuentran varios pisos adquiridos por la organización criminal. (EFE)
Edificio de la calle Goya, en Madrid, donde se encuentran varios pisos adquiridos por la organización criminal. (EFE)

El auto del juez Peinado del 21 de junio pasado califica ese esquema de “organización criminal”. “Se imputa a Nervis Gerardo Villalobos Cárdenas hacer de España un territorio de blanqueo de capitales procedentes de delitos de defraudación, apropiación y corrupción ocurridos en Venezuela”, se lee en el auto. Sigue el escrito con el siguiente aserto: “Los beneficios ilícitos obtenidos por la organización criminal con la comisión de los delitos precedentes de defraudación, falsificación, información privilegiada y corrupción fueron, al menos en parte, blanqueados en España mediante la adquisición de bienes inmuebles y la creación de sociedades”.

Cómo se enriqueció Villalobos

El auto de acusación del tribunal de Houston de agosto pasado describe cómo Villalobos y sus presuntos cómplices urdieron en 2011 una red internacional de empresas, intermediarios y cuentas bancarias para blanquear el dinero procedente de sobornos originados en procurar la concesión de obras en el sector de la construcción de plantas de energía a empresarios afines. El mismo Villalobos habría sido el firmante autorizado de una cuenta en Suiza a la que otros excargos públicos transfirieron más de 27 millones de dólares, siempre según el escrito de la Justicia estadounidense.

El soborno a funcionarios venezolanos para asegurarse contratos de empresas habría sido una de las vías de enriquecimiento ilícito de Villalobos. La otra, seguramente mucho más lucrativa, consistió en aprovecharse ilícitamente del cambio de divisas en Venezuela. ¿En qué consistía el negocio del cambio de divisas de fondos procedentes de PDVSA y que está siendo investigado y ya ha sido juzgado en varios países? Un auto de Florida de 2018, firmado por el experto en movimientos financieros ilícitos George F. Fernández, lo explica de forma concisa y diáfana con un ejemplo: “En 2014, un individuo podía cambiar 10 millones de dólares por 600 millones de bolívares de acuerdo a la tasa económica real. Entonces, si ese individuo tenía acceso al precio fijado por el Gobierno, podía convertir esos mismos 600 millones de bolívares en 100 millones de dólares. Básicamente, en tan solo dos transacciones, esa persona podía adquirir 100 millones de dólares por únicamente 10 millones de inversión previa”. Es decir, la ganancia en una operación como la ejemplificada era de 90 millones tras haber invertido solo diez.

El control del dinero robado y el dinero por robar es lo que está en juego en Venezuela

Nervis Villalobos y otros cómplices tuvieron acceso de forma privilegiada a este tipo de cambios que les hicieron multimillonarios gracias a sus excelentes contactos con altos funcionarios corruptos. Fuentes de la Fiscalía Anticorrupción indican a este diario que tanto Villalobos como otras personas de su confianza disfrutaron del acceso a ese tipo de cambio de divisas gracias a sobornar a altos funcionarios del chavismo. Algunos de ellos son: Claudia Patricia Guillén, segunda responsable de la Oficina Nacional del Tesoro entre 2011 y 2013, y su marido Adrián Velásquez (ambos residentes en España y de quienes la Justicia de Venezuela solicita la extradición), y Alejandro Andrade, extesorero nacional y quien ya fuera condenado a 10 años de prisiónpor corrupción internacional y blanqueo de capitales. La Audiencia Nacional rechazó la extradición porque el respeto a los derechos humanos no está garantizado en la actual Venezuela.

Según uno de los autos de la Fiscalía de Florida Sur de julio de 2018, recogido en la causa que ahora pasa a la Audiencia Nacional, en una de esas operaciones de cambio de divisas mediante préstamo de bolívares a PDVSA y posterior cancelación temprana en diciembre de 2014, los asistentes y testaferros de Villalobos defraudaron a la estatal pública venezolana 1.200 millones de dólares. Solo en una operación se hicieron con esa cantidad. Documentos hallados en la casa de La Moraleja de Villalobos así lo acreditan, según reza el auto del juez Peinado.

En otra operación que documenta el auto del juez, señala que una de las operativas de cambio de divisa proporcionó a Villalobos unos beneficios de 56 millones de euros movidos a través de Banca Privada de Andorra. Los pagadores por su mediación con altos funcionarios de PDVSA fueron las sociedades panameñas Violet Advisors SA y Welka Holding Limited, ambas controladas por los Oberto, Luis Alfonso e Ignacio Enrique, pertenecientes a una de las familias de la aristocracia financiera de Venezuela. Sobre la participación de los Oberto en esquemas de corrupción, ya informó El Confidencial en meses pasados en exclusiva.

Agentes de Inteligencia de Estados Unidos y España afirman a este diario que el futuro de Venezuela que se está negociando en las altas esferas de poder poco tiene que ver con la democracia y el respeto a los derechos humanos en el país caribeño. “Lo importante es la plata”, cuentan. Y apostillan esas mismas fuentes: “El control del dinero robado y el dinero por robar es lo que está en juego en Venezuela”. Pues eso.

Lost Opportunity to Save Venezuela by Michael Rowan – Latin American Herald Tribune – 1 de Julio 2019

“Socialism produces results like Norway, another wealthy oil state where almost 100% of the population is comfortable or wealthy. Socialism does not allow over $300 billion to go missing in the government’s books over 20 years,” writes political guru Michael Rowan. ” Kleptocracy does. A kleptocracy is a government run by a few who steal from the poor. That’s not a revolution. That’s a hoax based on a lie.

Venezuela is slipping into the routine it has been conditioned to accept as natural and good for twenty years: in a word, death.

The search for oil and gold found more than Venezuela needed to make everybody rich. But the search for a way to help the population prosper through democracy did not. Venezuela has always suffered from poverty and inequality.

But the way democracy and economy were destroyed in Venezuela is unique in history. It is not a proud time to remember.

In the 20th century, both military dictators and elected presidents since 1958 failed. Corruption, poverty and inequality increased along with all the hortatory damnations of politicians.

But the last 20 years are particularly hard to take. In 1998, the socialist revolution took power and 90% of the public hoped it would succeed on its promise to share the oil wealth with the poor. It did not. It was neither socialist nor a revolution.

Socialism produces results like Norway, another wealthy oil state where almost 100% of the population is comfortable or wealthy. Socialism does not allow over $300 billion to go missing in the government’s books over 20 years. Kleptocracy does. A kleptocracy is a government run by a few who steal from the poor. That’s not a revolution. That’s a hoax based on a lie.

With all the power and money in their control, a kleptocracy of a few thousand multi-millionaires and billionaires who cynically pretend to be democrats and socialists, are letting babies starve, the sick die from lack of medicine, and 1 out of 10 Venezuelans crawl across the borders — hungry, sick and desperate — while the kleptocracy takes a jet to Istanbul to have an elegant lunch.

The one hope of removing the kleptocracy was when the National Assembly president was recognized as the true President of Venezuela by 53 nations that possess over half the world’s GDP. But for whatever reason, the actual president and government is hiding in Venezuela, in safe houses or embassy sanctuaries, waiting for the kleptocracy to go away or for some miraculous power to sweep the bad guys away. That strategy has about as much chance of success as a snowball in hell.

What the actual government of Venezuela should do is set up government across the border, raise $20 to $50 billion immediately from its 53 national supporters, confiscate the funds of the kleptocracy in foreign countries, build an army, interfere in the kleptocracy’s cocaine trade and terrorism connections, run a refugee program for 4 million Venezuelans who are burdening social services in neighboring countries, and run a subterranean food and medicine delivery service to every family it can – even military families – in Venezuela. And finally, run a global campaign in print, TV, internet and social media to build global support for democracy and freedom and against kleptocracy and populism everywhere.

Venezuela should use its unique status in history – the earliest in South America to adopt democracy and the earliest to destroy it – as a warning signal to the world. Populism and kleptocracy can kill you.

The de facto kleptocrats in control are very worried about this eventuality, but delighted that the actual government will voluntarily stay under the thumb of the kleptocracy, which is shipping gold to Uganda and oil to Russia as fast as it can. Venezuela, which has been looted for two decades, still has a few more items on the shelf which the kleptocracy, having de facto powers, may want for itself.

What could billionaires want that they haven’t confiscated, you might ask? In the short term, freedom from prosecution. They have squirreled away billions around the planet, most of it protected by sovereignty of a state that they have stolen. And in the long term? The goal is obvious: 20 more years, 40 more years, breaking Fidel’s record in ruling Cuba, and so on. Kleptocrats can dream, too.

In late 2019, the technical legitimacy of the National Assembly presidency may expire – the kleptocrats are busy trying to make that happen. The real president may disappear into the shadows of asylum or prison. Why the legitimate government would allow that to happen is beyond the imagination of this humble observer. However, self-destructive acts litter history and literature. Suicide of otherwise successful and happy persons happens a lot. It’s just hard to understand and accept.

Michael Rowan is an author and political consultant who has advised presidential candidates throughout Latin America, including Governor Manuel Rosales in Venezuela, President Jaime Paz Zamora of Bolivia and President Oscar Arias of Costa Rica. In the U.S., he has advised winning candidates in 26 states. He has been an award winning columnist for El Universal, The Daily Journal — predecessor to LAHT — and the Latin American Herald Tribune since the 1990s. He is the author, with Douglas Schoen, of The Threat Closer to Home – Hugo Chavez and the War Against America. 

Democracies divided over Venezuela’s ‘Mafia State’ – National Endowment for Democracy – 10 de Abril 2019

The power outage that left most of Venezuela without electricity for five days in early March seemed eerily symbolic of the mood among many people there. Living through one of the most severe humanitarian crises in Latin American history, Venezuelans see no end in sight to the political and economic turmoil. The World Bank forecasts GDP to contract by 25% this year amid continued hyperinflation and food scarcity. Prospects of a negotiated solution between the government and the opposition are equally dim, says IISS, the UK-based think-tank. 

The crisis in Venezuela is causing divisions between the Trump administration and EU governments, which have failed to back Washington’s call for tougher sanctions against President Nicolas Maduro, VOA reports:

Disregarding evidence presented at a NATO summit last week indicating that Maduro is digging in with the aid of Russia, the EU decided against widening Venezuelan sanctions during a foreign ministers’ meeting Monday.  “The EU is against implementing sanctions on Venezuela as a country,” said Spanish Foreign Minister Josep Borrel at a press briefing following the meeting. He left open the possibility of applying individual sanctions against some members of Maduro’s government.

In a press release Monday, the State Department said Special Representative for Venezuela Elliott Abrams will meet with Portuguese and Spanish officials in Lisbon and Madrid this week “to discuss the deteriorating situation in Venezuela.” The statement said “the United States, Portugal, and Spain support a Venezuelan-led transition toward free and fair elections.”

President Barack Obama’s deputy secretary of state, William J. Burns, has published a new book on American diplomacy, “The Back Channel,” rife with warnings that could apply to Venezuela. He praised the administration for avoiding military entanglements that are bound to raise cries of American imperialism, even among Mr. Maduro’s greatest opponents. But he said it was at risk of repeating some of the Obama administration’s mistakes, The New York Times reports:

“The focus on building political and economic pressure is sensible,” he said. And he noted that the geographic distance between Russia and Venezuela limited Mr. Putin’s ability to affect events. “Proximity matters,” he said. “They don’t have a way to project their power in ways they demonstrably did in Syria.”

As a result, much hinges on Mr. Trump’s ability to build a hemispheric coalition, a move that is being undermined, Mr. Burns argued, by the tension with Mexico, especially with Mr. Trump’s recent threats to close the border and to end assistance to El Salvador, Guatemala and Honduras.

Mr. Maduro, too, may be learning some lessons from Mr. Assad, said Burns, (left), a National Endowment for Democracy board member: “As long as you control the guys with the guns, even the most unpopular and deeply repressive regimes have the capacity to hang on a lot longer than we might assume.”

Members of the United Nations Security Council should urge UN Secretary-General Antonio Guterres to formally declare the situation in Venezuela a complex humanitarian emergency that poses a serious risk to the region, Human Rights Watch and researchers from Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health said today.

Secretary of State Mike Pompeo heads this week to Latin America to press the Trump administration’s call for a political transition in Venezuela, underscoring the mission by visiting a city on the troubled country’s border, the Wall Street Journal reports (HT:FDD).

El Salvador’s incoming president Nayib Bukele said on Tuesday he would not be inviting the leaders of Honduras, Nicaragua and Venezuela to his June 1 inauguration after criticizing them as illegitimate rulers, Reuters adds.

A Mafia State?
Venezuela’s kleptocracy has become a hub of organized crime in the region, according to one analysis. The report – Venezuela: A Mafia State? by InSight Crime – cites “staggering incompetence, corruption and kleptocracy,” adding that “state coffers have been pillaged on an industrial scale by the Bolivarian elite.”

“As the country teeters on the brink of bankruptcy, kleptocracy and the systematic
sacking of state coffers has diminished. There is simply no more money to steal
from the government budget,” it notes. “However, the wheels of corruption need to be greased, especially within the military, which is the key strut propping up the government of Maduro and which will be the kingmaker during any regime change.”

La gran estafa llamada Hugo Chávez por Xabier Coscojuela – Deia – 14 de Enero 2019

download.jpg
EL pasado 7 de diciembre se cumplieron 20 años del primer triunfo electoral de Hugo Chávez. Ese día, la mayoría de los venezolanos que fue a votar lo hizo por quien ofrecía convertir la democracia representativa en participativa, acabar con la corrupción y reducir la desigualdad social.

Veinte años después, se puede afirmar, sin ninguna duda, que la “revolución” encabezada por el hoy difunto Hugo Chávez es un fraude descomunal que ha provocado una auténtica catástrofe en todos los aspectos de la vida venezolana.

La democracia participativa no pasó de ser un enunciado para captar incautos, pero lo peor es que el chavismo acabó con la democracia en el país. Hoy vivimos bajo un gobierno autoritario, que utiliza los tribunales, el Consejo Nacional Electoral, la Fiscalía, para burlarse de la voluntad popular, perseguir y encarcelar a los opositores. Los derechos políticos están confiscados y dependen de los caprichos de Nicolás Maduro y la camarilla que lo acompaña.

La voluntad popular fue burlada y desconocida a partir de diciembre de 2015, cuando los venezolanos le dieron la mayoría calificada a la oposición en la Asamblea Nacional. Después, impidieron el referéndum revocatorio en 2016, convocaron una Asamblea Constituyente violando la Constitución y le robaron el triunfo a Andrés Velásquez en Bolívar.

Posteriormente, adelantaron las elecciones presidenciales luego de inhabilitar a varios candidatos y no cumplir el acuerdo suscrito con quienes participaron en esos comicios celebrados en mayo pasado. Este golpe de Estado ha sido dado a plazos, con la total complicidad del ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, y el alto mando militar, corresponsables de todo el desastre que vive el país.

En materia de corrupción lograron lo que parecía imposible: superar, y por bastante, a la que se produjo durante los gobiernos de Acción Democrática y Copei. Una buena parte de quienes han ocupado posiciones relevantes en el gobierno durante estos veinte años han robado con premeditación, alevosía e impunidad. Y lo siguen haciendo.

Lo que se viene revelando en el exterior, lo que ha sido denunciado en Venezuela por periodistas y diputados, da cuenta de que vivimos, también, en una cleptocracia. Cualquier oportunidad es buena para robar, malversar, dilapidar, derrochar. El país disfrutó el mayor ingreso petrolero de la historia y no fueron capaces de resolver ni mejorar ninguno de los problemas existentes, todo lo contrario.

El sistema sanitario está por el suelo. Enfermedades erradicadas o muy controladas han vuelto a aparecer causando estragos en algunos estados. Los hospitales y centros de salud no cuentan con lo indispensable y quienes allí trabajan reciben salarios de hambre.

En la educación la situación no es mejor. Fuga de profesores a todos los niveles, lo que genera una pérdida de la calidad de la enseñanza. Todo ello provocado por unos salarios de hambre. La mejor palanca para lograr la equidad social está inoperante.

De la economía no hay mucho que agregar. Todos los venezolanos viven a diario el desastre, la hecatombe que han provocado con sus políticas de expropiaciones, ataques a la propiedad privada, pillaje y corrupción. Lograron lo que parecía imposible: tener a la gallina de los huevos de oro -Pdvsa- al borde de la quiebra.

La corrupción en el régimen de Maduro no se detiene ni ante el hambre de los venezolanos por Pedro Benítez – ALnavío – 19 de Octubre 2018

Es muy probable que no exista ninguna modalidad moderna de corrupción de los recursos públicos que el chavismo-madurismo no haya puesto en práctica en los últimos 20 años. La codicia incontrolada por el dinero ha sido su auténtico mal. Su motivación más íntima. El ansia de saqueo de los recursos de Venezuela por parte de sus jerarcas, funcionarios y asociados no se ha detenido ni siquiera ante el hambre de la población. Por el contrario, en el drástico incremento de la pobreza extrema (61,2% de los hogares en 2017) y en los 8,2 millones de venezolanos que aseguran comer sólo dos o menos veces al día, han encontrado una nueva ocasión para el enriquecimiento personal.
México investiga el sobreprecio en los alimentos importados por Venezuela / Foto: EFE

México investiga el sobreprecio en los alimentos importados por Venezuela / Foto: EFE

La Procuraduría General de la República de México informó este jueves que abrió un procedimiento legal contra un grupo de “empresas y personas físicas (mexicanas y extranjeras)” que “aprovechándose de la carestía de alimentos que aqueja a Venezuela” se han dedicado a la venta con sobreprecio de alimentos destinados a los denominados Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), mecanismo creado por el gobierno de Nicolás Maduro en 2016 para atender la emergencia alimentaria del país.

Alonso Lira Salas, procurador especializado en investigación de delincuencia organizada de México, explicó que las personas involucradas utilizaban tres esquemas: “venta de productos de baja calidad, exportación a Venezuela con sobreprecio y la reventa de los productos a la población venezolana con 112% mayor a su valor real”.

TVVenezuela Noticias

@TVVnoticias

Procuraduría de México informó que fue desmantelada una red de empresas a las que el Gobierno de Maduro compraba alimentos de baja calidad y con sobreprecio. Afirman que los productos se vendían en cajas CLAP a los venezolanos con 112% por encima del costo real.

Así mismo indicó que se identificaron operadores, uno de los cuales estaría “aparentemente relacionado con autoridades del gobierno de aquel país”.

Hasta aquí la denuncia no vincula a ningún funcionario del gobierno de Nicolás Maduro.

Sin embargo, desde hace un año sobre el mismo caso un grupo de periodistas venezolanos, por medio del portal @Armandoinfo (bloqueado en Venezuela), sí han señalado al gobierno de Maduro como implicado en la trama. Apuntan a lo evidente: es imposible que tal actividad ilícita se desarrollara sin el conocimiento y el sostén desde las altas instancias oficiales de un gobierno que ha considerado los CLAP como fundamentales para su permanencia en el poder.

Ver imagen en Twitter

Armando.Info@ArmandoInfo

Documentos prueban que Group Grand Limited, la sociedad relacionada con Alex Saab y Álvaro Pulido Vargas, además de las cajas CLAP también provee medicamentos al Gobierno http://bit.ly/AiGGLMedicinas 

Una de las consecuencias de ese trabajo de investigación fue una medida judicial de prohibición de salida del país en contra de los comunicadores.

Roberto Deniz@robertodeniz

A continuación el hilo con la historia de : Alex Nain Saab Morán, asistido en Caracas por su abogado Amir Nassar Tayupe, logró la “prohibición de salida del país” contra cuatro periodistas de @armandoinfo: @Ewalds6 @jopoliszuk @robertodeniz y @alfredomeza

Ahora, la información suministrada por la Procuraduría de México viene a confirmar la denuncia inicial de la citada investigación periodística.
No es la primera vez en los 20 años del régimen chavista que se destapa un escándalo similar. Hace casi una década la legisladora regional Neidy Rosaldenunció el hallazgo de 3.600 toneladas de alimentos descompuestos y en abandono importados por la empresa Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (PDVAL), filial de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Pese a que continuaron descubriéndose contenedores de comida importada en la misma condición nunca se llegó a condenar a nadie por esos hechos. Tres gerentes de la empresa fueron detenidos, para luego ser liberados. El oficialismo desestimó (como en tantas otras ocasiones) las denuncias de la oposición.

Las personas involucradas utilizaban tres esquemas: “venta de productos de baja calidad, exportación a Venezuela con sobreprecio y la reventa de los productos a la población venezolana con 112% mayor a su valor real”

Otra historia parecida de fracasos y corrupción se repitió con la red estatal comercializadora de alimentos Abasto Bicentenario. El propio Nicolás Maduro llegó a admitir que ese proyecto “se pudrió”.

Un general en activo, por entonces ministro de Alimentación y de quien dependía la red de distribución, fue reemplazado de su cargo en enero de 2016 pero pasó a ser comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral (REDI) del centro del país. De nada sirvieron las denuncias que contra él hicieron desde las propias filas del chavismo e incluso un compañero de armas.

Todo esto ocurre en un país en el cual entre 2014 y 2017 el porcentaje de hogares pobres aumentó de 48,4% a 87%; y los que están en pobreza extrema (hambre) a 61,2%, según los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) elaborada por las universidades nacionales. En 1998 (cuando Hugo Chávez ganó sus primeras elecciones) el número de hogares en pobreza era de 45%, y en pobreza extrema de 21% según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

No obstante, estas aterradoras cifras no han impedido que se suceda un escándalo tras otro en la importación con sobreprecio de alimentos por parte del Gobierno sin que haya responsables. Lo peor es que la estrategia no varía y siempre hay por detrás intereses crematísticos involucrados desde las instancias oficiales.

Ahora una nueva trama es destapada desde el exterior de Venezuela y dada la línea de conducta del Gobierno en estos casos es previsible cuál será su respuesta: negar el asunto y acusar a las autoridades mexicanas de conspirar contra su estabilidad.

Roberto Deniz@robertodeniz

negó su participación en los y demandó a @ArmandoInfo. Pero declaraciones de hoy de Piedada Cordoba, del Primer Ministro de Antigua y la investigación que hoy revela la fiscalía mexicana confirman su presencia en el negocio y su relación con Maduro

Como en el resto de los países latinoamericanos la corrupción de los funcionarios públicos es un mal que Venezuela arrastra desde que era una colonia del imperio español. Pero con el chavismo en el poder desde enero de 1999 dio un salto de dimensiones desconocidas.

La corrupción se convirtió en parte de los mecanismos del poder luego que se completara la captura de todo el Estado venezolano, verdadero objetivo y propósito del proceso constituyente de 1999, y con ello se eliminaran los contrapesos institucionales al todopoderoso presidencialismo.

Cleptocracia

El “Plan Bolívar 2000”, presentado supuestamente para atender la emergencia social a inicios del gobierno de Chávez fue manejado por los militares, pero el verdadero propósito era comprar (y luego chantajear) a los mandos de las Fuerzas Armadas para comprometerlos con su proyecto de poder personal. Nadie nunca supo, ni se investigó, ni se dejó investigar, cuánto dinero manejado en efectivo por los comandantes de guarniciones, sin auditoría, ni rendición de cuentas, se perdió. Se aplicó el “dejar hacer, dejar pasar”.

A eso siguió la decisión de prohibir constitucionalmente el financiamiento público de los partidos políticos, coartada en la que se ampararon los financistas de los dos partidos políticos fundados por Chávez (el MVR y luego el PSUV) para enriquecerse en nombre de las necesidades de la revolución siempre amenazada.61,2% de los venezolanos viven en pobreza extrema / Foto: EFE

61,2% de los venezolanos viven en pobreza extrema / Foto: EFE

De allá para acá: compras de plantas eléctricas y equipos militares rusos sin licitación, contratos asignados a dedo a empresas de países aliados (como Odebrecht), total impunidad para los operadores de bonos y divisas, saqueo de alcaldías y gobernaciones, millonarias comisiones en compra-venta de inmuebles por parte de administradores públicos y en las importaciones masivas de alimentos. Esto, entre otros negociados, es con lo que ha engordado la boliburguesía chavista que ha “invertido” parte de sus ganancias en países como España (Leer más: Esto es lo que valen las mansiones, fincas y oficinas de los boliburgueses acusados por España).

En la vida nacional de Venezuela han sido precisamente los gobiernos autoritarios (militares) los más corrompidos por la falta de controles institucionales.

Ha sido y es una constante: a mayor concentración de poder discrecional en una sola persona o grupo, mayor corrupción. En un marco institucional como ese el desfalco de los bienes públicos es inevitable por más honestos que sean los que dirijan el Estado. Aunque obviamente no es el caso.

Es imposible que tal actividad ilícita se desarrollara sin el conocimiento y el sostén desde las altas instancias oficiales de un gobierno que ha considerado los CLAP como fundamentales para su permanencia en el poder

El chavismo-madurismo ha roto todos los precedentes en cuanto a escala e impunidad. No se trata de un negociante o empresario que compró a un político o un funcionario que cobró una comisión. Sino de una camarilla que (valiéndose de la falta de escrúpulos del fundador del régimen) capturó el Estado y pretende beneficiarse de los recursos del país para toda la vida. Tal y como ocurre en Cuba con la familia Castro y sus allegados.

Este es el clásico caso de una cleptocracia, con el coctel completo: desviación y apropiación privada a gran escala de recursos públicos, malversación, nepotismo, peculado, clientelismo masivo e impunidad institucionalizada.

El tipo de régimen político dirigido por una élite extractiva que condena a los países que dominan al fracaso económico de manera irremediable, pues no fomentan sino que más bien castigan el ahorro, la inversión y la innovación.

De modo que en este caso la corrupción no es la consecuencia de un mal diseño institucional o la debilidad ética de un funcionario. La corrupción está en el fundamento mismo del sistema.

Puede que sea este descontrolado ambiente de corrupción lo que inhiba a los gobiernos de China y Rusia a no dar más que gestos de apoyo político al heredero de Hugo Chávez.

La cleptocracia latinoamericana camino a la carcel por Gustavo Coronel – Blog Las Armas de Coronel – 6 de Abril 2018

Se robaron o malgastaron $300.000 millones

images (3).jpg

En el pasado la corrupción del liderazgo político latinoamericano era una enfermedad doméstica. Trujillo en la República Dominicana, Pérez Jiménez en Venezuela, Somoza en Nicaragua, los Perón en Argentina, Fernando Color de Melo en Brasil, Velasco Alvarado en Perú, Rojas Pinilla en Colombia, eran dictadores o simplemente burócratas corruptos pero nunca intentaron convertir sus malas mañas en un movimiento regional organizado. Cada quien robaba en su país.

No es que esto fuera bueno, es simplemente que los problemas de corrupción latinoamericana no trascendían fronteras. Ya esto ha cambiado. Particularmente con la llegada de Hugo Chávez al poder en Venezuela y su tutelaje ideológico y conductual por parte de los hermanos Castro en Cuba, se fue formando una cleptocracia regional organizada, cuyos miembros se apoyaban los unos a los otros, se financiaban a fines de mantenerse en el poder, utilizaban los mismos métodos, a lo Asamblea Constituyente, para eliminar la democracia en sus países, se definían como socialistas y creaban sus mitos y leyendas populistas a fin de mantener a los pueblos sojuzgados. Se visitaban mutuamente y se alababan de manera impúdica los unos a los otros. Sus miembros más destacados durante los últimos 20 años fueron:
Fidel Castro, Raúl Castro, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Lula da Silva, Dilma Rouseff, Néstor Kirchner, Cristina Fernández, viuda de Kirchner, Daniel Ortega, Evo Morales y Rafael Correa con participación de menor nivel de José Mujica, Fernando Lugo, José M. Zelaya, Mauricio Funes y Ollanta Humala.

Este grupo formó una verdadera transnacional de la cleptocracia, diseñada para perpetuarse en el poder. En base a la riqueza petrolera venezolana manejada de manera personal y totalmente discrecional por Hugo Chávez y a la formulación estratégica de los Castro en Cuba, este grupo se mantuvo en el poder por casi todo lo que va de siglo. Sus tácticas incluyeron el uso de empresas grandes como centros de repartición del dinero, tales como la empresa constructora brasileña Odebrecht, la empresa petrolera venezolana, PDVSA, la empresa ALBANISA de Nicaragua, grupos empresariales y políticos en Argentina y El Salvador, además de los equipos gubernamentales corruptos y contratistas menores en cada país.

Su declinación y virtual fracaso se debe a dos factores: la muerte o derrota política de algunos de sus principales integrantes y la aparición de un movimiento ciudadano que acusa a los sobrevivientes por corrupción y los está llevando, uno a uno, a la censura moral, social y penal.

En efecto, Lula está ya en su celda, Dilma Rouseff fue expulsada de la presidencia brasileña, Hugo Chávez y Néstor Kirchner fallecieron en medio de escándalos de corrupción ampliamente conocidos, Nicolás Maduro está identificado como un promotor del narcotráfico en Venezuela, Cristina Fernández salió de la presidencia y está bajo serias acusaciones de corrupción en Argentina, Ollanta Humala está bajo acusación de recibir dinero de Odebrecht, Rafael Correa está fuera del poder en Ecuador y bajo investigación, Zelaya y Lugo están fuera del poder y reducidos a la categoría de indeseables en la región, José Mujica se ha convertido en un alma en pena, rechazado por haberse vendido a Hugo Chávez hasta el punto de haber asistido – como presidente de Uruguay – a mítines de la última campaña presidencial de Hugo Chávez en Venezuela.

El movimiento ciudadano que ha destruido esta transnacional de la cleptocracia ha estado motorizado por varios agentes de cambio: (1), las iniciativas tomadas por los ciudadanos brasileños que han impulsado la Operación LAVA CARROS (Lava Jato) mediante la cual se ha revelado la inmensa corrupción generada en Brasil por el Club de Cleptócratas latinoamericanos, la cual involucró a Petrobrás, Petróleos de Venezuela, Odebrecht y otras empresas de construcción brasileña, a numerosos miembros del liderazgo político regional y, particularmente, a Lula da Silva, Dilma Roussef, Hugo Chávez y Nicolás Maduro, quienes manejaron los hilos de miles de millones de dólares para llevar a cabo los planes continuistas de la transnacional del robo; (2), los hallazgos de los Panamá Papers, que han traído a la luz la magnitud de la interdependencia de la corrupción entre el Club Latinoamericano y sus beneficiarios; (3), La actividad de investigación que llevan a cabo las autoridades de los Estados Unidos y el grado de cooperación internacional que se ha desarrollado entre estas autoridades y las de España y los bancos de la Unión Europea; (4), la persistente labor de docenas de investigadores latinoamericanos quienes han hecho aportes a la opinión pública internacional sobre la corrupción en sus respectivos países.

Esperamos que así como Lula va a la cárcel los otros miembros de esta macabra transnacional de la cleptocracia latinoamericana también sean castigados con todo el peso de la ley.

A %d blogueros les gusta esto: