elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Chavismo

Radiografía de los colectivos chavistas: qué bandas armadas controlan cada zona de Venezuela y quiénes son sus líderes – Infobae – 11 de Enero 2020

Estos grupos civiles que actúan como paramilitares manejan el delito, el narcotráfico y las extorsiones en los barrios mientras mantienen el control político en nombre de la revolución bolivariana

Con la cara cubierta, armados y motorizados, los colectivos chavistas dominan las actividades criminales en los barrios de Venezuela, mantienen el control político y sofocan la disidencia
Con la cara cubierta, armados y motorizados, los colectivos chavistas dominan las actividades criminales en los barrios de Venezuela, mantienen el control político y sofocan la disidencia

Hablar de “colectivos” en Venezuela es referirse a la sensación de peligro que cualquier ciudadano percibe si expone diferencias con el gobierno en la vía pública. Hablamos de grupos armados. De brazos entrenados para disparar y aterrorizar a la población. ¿De dónde salieron los colectivos?, la primera referencia llega de Cuba –como muchas iniciativas bolivarianas-, representan una versión pro de las Brigadas de respuesta rápida que implementaron los Castro para defender la “revolución” en los años 60 del siglo pasado. En la incipiente época de Hugo Chávez los llamaron Círculos Bolivarianos, de aquella época sobresalieron nombres como el de Lina Ron, que pasó a la historia como una de las primeras seguidoras del chavismo que prometió bala a los que se opusieran al gobierno.

Como antecedente geográfico de lo que hoy se conoce como “colectivos” hay que mencionar a la parroquia Sucre de Catia, en Caracas, reducto de los “Tupamaro”, un movimiento de izquierda que nació a finales de 1970 y se constituyó como el brazo armado que defendía a los trabajadores. Ante los ojos de las autoridades se denominaron Movimiento Revolucionario de los Trabajadores. Pero su accionar en las barriadas de la capital de Venezuela los posicionó como lo que realmente son: Tendencias Unificadas Para Alcanzar el Movimiento de Acción Revolucionaria Organizada (Tupamaro). El fundador y vocero principal es José Pinto. Desde el año 2004, cuando legalizaron el partido político Tupamaro, este hombre del barrio 23 de Enero ofrece ruedas de prensa semanalmente en las que cuestiona al imperialismo, a la empresa privada, a la oligarquía y a las posturas blandas del gobierno. Se hacen llamar comunistas y de extrema izquierda.

El auge de los Colectivos también se le adjudica a los Tupamaros y al poder de incidencia que ejercen en el gobierno de Nicolás Maduro. En 2013, recién asumió la presidencia del país, Maduro decidió hacer un “trato” con las bandas criminales y creó las “Zonas de Paz”; territorios de alta peligrosidad en las que, a cambio de dejar las armas, el gobierno garantizaba que la policía no hiciera intervenciones en estas localidades. Sin embargo, después de infinitas denuncias de homicidios, secuestros, robos y extorsión, la política fue desechada y se desató una balacera que hoy continúa entre criminales apoderados de barriadas enteras y las fuerzas especiales de la policía y el ejército, que también son cuestionadas y se les acusa de cometer ejecuciones extrajudiciales en contra de jóvenes de los sectores más empobrecidos del país.

El 7 de octubre de 2014 el antiguo ministro de Interior, Miguel Rodríguez Torres decidió intervenir en el barrio 23 de enero de Caracas y esa acción le costó el puesto. Fue destituido del cargo. Y hoy, por más razones, ese hombre está en la cárcel, a pesar de haber sido el arma secreta de Hugo Chávez y de haber creado el sistema de inteligencia y tortura en que se convirtió el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). El colectivo Tupamaro mostró poder, mucho poder en aquella acción. En la mañana de ese día, a las 10:40, el líder del movimiento 5 de Marzo (colectivo), José Odreman Dávila, responsabilizó en televisión nacional al ministro de Interior Justicia y Paz, Miguel Rodríguez de cualquier atentado en contra de su vida. A las 11:50 de esa misma mañana, Odreman cayó muerto en un enfrentamiento con la Brigada de Acciones Especiales (BAES). La autoridad contra la irregularidad. Esa vez ganó la segunda y Miguel Rodríguez Torres acabó su carrera en el gobierno. Después se hizo opositor y hoy –repito- está en prisión.

Infografía: Marcelo Regalado
Infografía: Marcelo Regalado

Colectivos de la muerte

Siempre que se habla de colectivos, el sinónimo se pasea en una furgoneta. En los últimos años abundan las denuncias que así lo hacen presumir. 12 de febrero de 2014: en el marco de las primeras protestas generalizadas contra Nicolás Maduro asesinaron a Bassil Dacosta –un estudiante-, pero también a Juan Montoya, un seguidor del gobierno. Su hermano Jonny Montoya, asegura que quienes dispararon son colectivos. En 2015, a un año de los dos homicidios, ese hombre denunciaba la participación de los colectivos en una entrevista a la página de izquierda Aporrea:

“Mi familia se dividió por la muerte de Juancho. Algunos dicen que Leopoldo López tiene las manos metidas ahí. Para mí es totalmente falso porque los videos demuestran que fueron dos los colectivos que participaron en la muerte de Juancho, el colectivo Oswaldo Arenas, de Petare, y el colectivo Warairarepano, de Pérez Bonalde (Catia). Ellos confabularon. Y yo no quiero ser defensor de Leopoldo López, ojo. Yo soy defensor de la justicia. Todos los videos y hechos demuestran que a Juancho no lo mató la derecha. A Juancho lo mató una izquierda balurda, una izquierda falsa; unos revolucionarios falsos, y lo digo porque un revolucionario no puede estar matando gente”.

En las protestas de 2017 también hubo denuncias de actuación de los colectivos en varias ciudades del país. En Barquisimeto (Lara), al occidente de Venezuela, los vecinos de la avenida Libertador denunciaron que grupos de civiles armados dispararon en contra de los edificios donde las familias tocaban cacerolas. En Cabudare, también en el estado Lara, familiares de José Miguel Pentano denunciaron que la bala que mató al joven de 20 años mientras protestaba en la avenida La Mata fue disparada por un civil, “llegaron en motos y con la cara tapada, comenzaron a disparar contra la manifestación y se fueron. Ellos lo mataron”. Era el segundo día de paro convocado por la oposición a Nicolás Maduro, era una protesta antigubernamental. Otra vez, los colectivos al servicio de la revolución.

 

Relación de amor y odio

Aunque actúan bajo el pecho protector del gobierno, la relación de los colectivos con las autoridades depende del día, la hora, las circunstancias y los dolientes. Así como ocurrió con Miguel Rodríguez Torres, a quien le llegó la mala hora. En Venezuela cada Estado, cada ciudad, cada municipio, cada parroquia y cada barrio tienen un referente revolucionario y dependerá de la posición que juegue en el tablero de poder, la permisividad con la que actuarán los grupos armados de esos territorios. No existe una estructura homogénea. Hay luchas de intereses y controles.

Este 2019, por ejemplo, la lupa se posa sobre las fronteras. En el estado Táchira manda Freddy Bernal, hombre policía que se pasea armado por los pueblos con la batuta de ser el “protector” designado por Nicolás Maduro. Se ha ganado varios enemigos del lado colombiano que se disputan el contrabando de una frontera cerrada desde hace varios años. Por su parte, la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, también apareció con un grupo de civiles armados en las inmediaciones del Puente Internacional Simón Bolívar y Pedro María Ureña en el mes de febrero, cuando Juan Guaidó anunció que entraría la ayuda humanitaria. Ellos son los dos máximos referentes del chavismo en la zona y ambos han posado para las cámaras dirigiendo colectivos.

Infografía: Marcelo Regalado
Infografía: Marcelo Regalado

Otra zona de armas tomar es el estado Bolívar. En la frontera con Brasil y Guyana está el llamado Arco Minero del Orinoco, una zona llena de minas de oro, diamantes, coltán y otros recursos que el gobierno ha priorizado como actividad económica. En noviembre se perpetró lamasacre de Ikabarú, un pueblo indígena fue atacado por colectivos. Desde hace varios años las mafias se disputan el control de los yacimientos. En este lugar manda el gobernador Justo Noguera Pietri, se le adjudicó el triunfo en las últimas elecciones a pesar de las denuncias de fraude. La plaza es muy importante para el gobierno por las riquezas que descansan en el subsuelo.

El accionar de los colectivos no está ligado exclusivamente al ámbito político. No solo salen a disparar en contexto de manifestaciones. La defensa de la revolución también implica meterse selva adentro y sacar del juego a los que pretendan hacerse con los minerales.

 

¿Quién los ampara?

Desde el principio fueron motivados por el máximo representante de la revolución. Hugo Chávez siempre insistió en la frase “pacífica, pero armada”, una y otra vez la utilizó para alertar a la oposición y a los gobiernos que lo criticaron.

El mismísimo Nicolás Maduro también ha sido un promotor de los colectivos. Con su célebre frase en 2014, “candelita que se prenda, candelita que se apaga”. Una orden que dio a los Consejos Comunales, las UBCH y los colectivos para enfrentar las protestas de la oposición.

De Chávez y Maduro para abajo, todos los denominados líderes del partido socialista han lanzado piropos a los civiles armados.Diosdado Cabello Rondón, el llamado número dos del chavismo se reunió en marzo de 2019 con un grupo de hombres a cara cubierta y arrodillados. Escucharon el discurso de batallar y defender al gobierno y cerraron con un: “Leales siempre, traidores nunca”. Ese hecho se grabó y se difundió ampliamente en redes sociales.

Si se tratara de hacer un organigrama de los colectivos, solo cabría la posibilidad de nombrar como jefe principal a Nicolás Maduro y después, por Estados y sectores de interés aparecerán nombres como el de Darío Vivas, encargado de movilización del Partido Socialista Unido de Venezuela, también el de Freddy Bernal, Iris Varela y los comandantes de la Fuerza Armada, en especial el comandante de la Milicia, el Mayor General Manuel Bernal Martínez. Hombre encargado desde la Fuerza Armada de aglutinar al componente de civiles uniformados al servicio del gobierno.

Desde el ala de quienes no ocupan cargos públicos, la lista se inicia con Tupamaro y José Pinto a la cabeza. También habría que visibilizar a los jefes de las guerrillas de las Farc, el ELN y la FBL. Tanto las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, el Ejército de Liberación Nacional y las Fuerzas Bolivarianas de Liberación forman parte de la estructura como elementos de formación ideológica y militar.

 

Franela del Che, moto y bolso de canguro

Si usted se pasea por un barrio de Caracas o camina en una marcha convocada por la oposición, de inmediato notará la presencia intimidatoria de manadas de motorizados portando armas largas y cortas: pistolas 9 milímetros, fusiles R15 o subametralladoras forman parte del arsenal que completan con bombas lacrimógenas y perdigones. Se pasean impunes, lucen camisetas del Che Guevara, gorras o boinas, calzan botas negras y pantalones de jean.Dependiendo de la zona también utilizan brazaletes o telas amarradas al cuello. Son hombres en su gran mayoría, ex policías o militares en retiro, tienen formación en tácticas de combate y disparan sin mediar palabras. Algunos a matar, otros para disuadir.

Los efectivos militares y policiales se comunican con ellos por radio frecuencia, se articulan y dividen tareas. No los capturan aunque se los encuentren de frente, juntos son parte de la estrategia. Son el brazo armado de la “la revolución”.

 

¿De qué viven los colectivos?

Quienes forman parte de los colectivos armados son asalariados del gobierno central. Algunos son funcionarios de los ministerios, se desempeñan como escoltas de seguridad de altas personalidades y también son encargados de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). Son parte de las estructuras del partido de gobierno destinadas a ejercer coacción sobre las familias, a quienes les controlan la comida y los servicios públicos.

Son acusados por los vecinos de formar parte de las bandas criminales que secuestran y extorsionan a los comerciantes. Son señalados de dirigir las redes de micro tráfico de drogas en las barriadas y de traficar con armas y municiones. Los colectivos actúan con impunidad, son parte del gobierno.

 

Una trampa

Cada vez que la situación se complica para el gobierno aparecen estos paramilitares a poner las balas y el terror. Pero, ¿Qué pasará el día en que ya no sean útiles?, ¿Qué sucederá cuando el gobierno ya no les corresponda? En las calles y en los barrios hay muchas armas y muchas balas. Maduro anuncia que armará a los civiles como quien dice que entregará casas. Y lo hace. ¿Y si en algún momento los colectivos y la milicia deciden salir de Maduro?, ¿Guerra civil?, los colectivos son un arma de doble filo que en cualquier momento puede empezar a cortar al revés.

Esto no es un cuartel por Alberto Rial – El Carabobeño – 12 de Enero 2020

36941-150x150

El chavismo montó su enésimo mamarracho –y su enésimo golpe de estado- con el nombramiento de una directiva parlamentaria formada por “opositores” a sueldo que se prestaron para hacerle el juego a la pretensión oficial de apropiarse del único poder legítimo que queda en Venezuela. La puesta en escena fue lamentable, por lo descarado, tramposo y chapucero. Como siempre, el edificio del parlamento se pintó de verde oliva para impedirle la entrada a los justos y a los periodistas, y dejar pasar a los que se vendieron. La juramentación de Luis Parra como presidente del congreso, zarandeado por los cuatro costados y nariceado por los mandones, fue un espectáculo bochornoso, tumultuario, como solo los rojos podrían hacerlo. El Sr. Parra y sus compinches quedarán para la historia minúscula del país como unos peones sin escrúpulos que se engolosinaron con unas monedas mal habidas y terminaron en el mayor de los ridículos. Las imágenes que se multiplicaron en las redes no dejaron mucho espacio para interpretaciones ni relativismos, a pesar de los discursos (goebbelianos, no faltaba más) de la sargentada y por encima del reconocimiento de la Rusia de Putin al parapeto montado por la usurpación.

Por supuesto que nada de lo que pasó el 5 de enero hubiera sido posible sin el apoyo, la protección y el activismo de los militares. Fueron soldados quienes rodearon la “casa del pueblo”, bloquearon las entradas y –dirigidos por funcionarios y esbirros al servicio del régimen- le cerraron el acceso a la democracia. Lo ocurrido fue un golpe militar, ni más ni menos: no fue un decreto de la ANC ni una sentencia del tsj (en minúscula) lo que detuvo a los diputados; fueron integrantes de las fuerzas armadas mandados por sus jefes y por los jefes de sus jefes. Lo que ya es costumbre no le quita relevancia al hecho de que la dictadura venezolana depende exclusivamente de los militares (venezolanos y aliados extranjeros, se entiende) para imponerse. Sin el apoyo militar, el régimen no podría sobrevivir, lo que parece una verdad de Perogrullo. Pero, aunque una y otra vez se confirma que la fuerza es indispensable para recuperar la República –y hasta para dialogar- una y otra vez se intenta salir del chavismo por métodos civiles, por llamarlos de alguna manera.

La contrapartida al adefesio del 5E vino dos días después, cuando un grupo de parlamentarios opositores rompió el bloqueo de los milicos y logró entrar a la sede de la AN. Ahí, dentro del hemiciclo, se volvió a juramentar Juan Guaidó como presidente de la Asamblea (lo que ya había ocurrido el día del golpe, en la sede del diario El Nacional) y se terminó de ponerle legalidad a lo que era obvio en todas partes. En unas imágenes que deben rescatarse para la historia, alguien recogió el momento en que los diputados rompían el cerco y entraban a la Asamblea a la voz de “esto no es un cuartel”, increpando a los soldaditos. Pero lo más pintoresco de todo es que uno de los GN sale corriendo, sin la menor vergüenza, y pasa frente a la cámara a refugiarse quién sabe dónde de quién sabe qué, como si lo persiguiera la peste negra.

La alegoría es doble: solo con fuerza y determinación –resteo, en realidad- pudieron entrar los diputados a su casa, mientras que los encargados de cerrarles el paso, cuando se vieron superados, solo fueron capaces de correr o apartarse del camino con el culillo en el rostro.

El chavismo da un golpe y se hace con el control de la Asamblea Nacional venezolana que lideraba Guaidó por Ymarú Rojas – ABC – 5 de Enero 2020

Sin quórum y sin la presencia de los diputados opositores -que son mayoría y a los que no dejaron entrar- los chavistas acaban de asumir la presidencia para el último año de legislatura

El chavismo ha dado un golpe contra la Asamblea Nacional venezolana que encabezaba Juan Guaidó y asume su control. Sin quorum y sin la presencia de los diputados opositores -que son mayoría y a los que no dejaron entrar- la bancada chavista (con 55 escaños) junto con las minorías opositoras (con 9 escaños) acaban de asumir la presidencia para el último año de legislatura del poder Legislativo.

La nueva Junta Directiva estará conformada por los diputadaos opositores que fueron comprados por el régimen de Nicolás Maduro por un millón de dólares: Luis Parra en la presidencia; Franklin Duarte como primer vicepresidente y José Gregorio Noriega (recién expulsado del partido de Guaidó por aceptar los sobornos) en la segunda presidencia.

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, no logró atravesar el piquete de la Guardia Nacional (GNB) que lo retuvo durante más de dos horas, impidiéndole la entrada a uno de los puntos de accesos que conecta con la sede del Parlamento venezolano, en Caracas. Hoy se debía instalar la nueva Junta Directiva a la que Guaidó se había postulado para la reelección, y así continuar como jefe del Parlamento, y como Presidente interino, por segundo año consecutivo. Junto al líder opositor, un grupo de diputados también estuvieron esperando la autorización para entrar, mientras los funcionarios permitían el acceso a otros pocos legisladores, reunidos en pequeños grupos.

Funcionarios de la GNB formaron un cordón, entre tantos otros, a dos manzanas de la Asamblea Nacional, y prohibieron a Guaidó la entrada. Ante el impedimento, el presidente interino sentenció que «realizaría la sesión en cualquier lugar, así sea aquí en la calle». Las sesiones especiales para instalar una Junta Directiva deben realizarse todos los 5 de enero de cada año y ha sido respetado por la oposición desde que en el año 2016 asumió el control del Parlamento, tras arrasar en las elecciones de diciembre 2015 y dejar al chavismo sin poder legislativo alguno. Pero este año parece ser diferente, y por órdenes del régimen chavista.

 

Muchas manos en el plato por Alberto Rial – El Carabobeño – 15 de Diciembre 2019

36941-150x150.jpg

No hay duda de que el chavismo sabe mantenerse en el poder. Es lo que mejor hace. De hecho, es lo único que hace, pues todas sus estrategias, movimientos, acciones y pensamientos están dirigidos a un objetivo único: seguir mandando hasta siempre. Es su trabajo a dedicación exclusiva, 24 x 7, 365 días al año. Cualquier otra cosa que ocupe su tiempo, como hacer negocios, jugar a que gobierna o reprimir a los disidentes es subsidiaria y está supeditada a que sirva para continuar apretando las tuercas que lo atornillan a los centros desde donde se domina a la sociedad: los depósitos de armas y sus depositarios, junto a los organismos financieros dispuestos a aceptar –o blanquear- sus fondos. Fuerza y dinero. Así de sencillo. Así de primitivo. Sin leyes que estorben ni escrúpulos que se atraviesen en el camino. La ley de la selva, pero sin la honradez biológica de la selva. El sitio donde confluyen el más fuerte con el más malo.

El chavismo, por supuesto (y cuando hablamos de chavismo no es solo la corte que rodea y sigue a Maduro; hay que incluir en el pote a la totalidad de las fuerzas armadas, desde los generales hasta el último soldado), no está solo. Tiene unos cuantos aliados alrededor del mundo. Pocos pero selectos, y muy efectivos. Desde los que tratan de limpiarle la imagen, votan a su favor y los defienden y se retratan con ellos –Podemos en España, los laboristas británicos, la izquierda del partido demócrata en EEUU, el Caricom, el recién electo gobierno argentino y el provinciano socialismo mexicano, por mencionar algunos-, pasando por los que le abren las puertas para hacer negocios y evadir sanciones -turcos, rusos, chinos y empresas internacionales con distinto pelaje y nacionalidad en ninguna parte-, hasta las organizaciones que representan su apoyo más duro en logística, tecnología del terror y dinero, como son el comunismo cubano, el gobierno ruso, el terrorismo islámico y el narcotráfico internacional.

Venezuela es, hoy por hoy, el búnker desde donde se puede hacer cualquier negocio, cometer cualquier delito, darle cobijo a lo peor del planeta y mandar a desestabilizar a los vecinos cuando se quiere desviar la atención hacia más allá, por donde fumea. Un país de delincuentes con soberanía, rodeado por Estados que contemplan con una mezcla de parálisis y perplejidad cómo millones de paisanos cruzan las fronteras y se instalan en cualquier parte con tal de escapar del horror, la miseria y el absurdo. Venezuela es la sede central de una corporación criminal protegida por el concepto de nación.

En la acera del frente del chavismo están unos 25 millones de habitantes, por poner una cifra. Repartidos entre la población hay dirigentes políticos y sociales que a duras penas mantienen viva y funcionando una oposición organizada contra la dictadura, al tiempo que buscan apoyo externo y tratan de que la gente no tire la toalla ni se sume a la fila de emigrados, ni que se refugie en el puro instinto de supervivencia. Esa oposición ha cometido varios y costosos errores, en los cuales los factores comunes han sido subestimar al adversario y dar concesiones sin recibir nada a cambio. Pero sigue ahí. Tiene el respaldo de muchos, pero es débil en fuerza bruta y escasa en horas de vuelo y en formación estratégica. El juego está trancado, la dictadura sigue mandando y el país se pudre ¿Habrá salida? Con tantas manos en el plato, cada vez luce más cuesta arriba.

Pablo Iglesias pierde juicio: sí recibió dinero del régimen de Venezuela por Sabrina Martín – Panampost – 19 de Diciembre 2019 

Una juez en España aseguró que OKDIARIO no mintió al publicar que Iglesias recibió 272 325 dólares del régimen de Nicolás Maduro

Según la abogada de Iglesias, los documentos eran falsos y para justificarlo se remitía a comunicados del chavismo y del banco involucrado. (Flickr)

El chavista Pablo Iglesias, quien asumirá el cargo de vicepresidente de España, perdió un juicio en su país luego de que se demostrara que efectivamente recibió dinero del régimen de Nicolás Maduro y lo depositó en cuentas offshore.

Iglesias no pudo demostrar que la información revelada por OKDIARIO es falsa. El medio español publicó un reportaje en el que se hace mención a un pago por 272 325 dólares que habría recibido del Gobierno chavista de Venezuela.

Nehomar A. Hernández@Neoadolfo

272mil dólares nada más en este depósito, comprobados. Aquí todo el mundo agarró su piñata…

Iglesias pierde el juicio contra Inda porque la noticia de su cuenta en un banco offshore es veraz https://okdiario.com/espana/iglesias-pierde-juicio-inda-noticia-cuenta-banco-offshore-veraz-920141?utm_source=share_twitter 

Pablo Iglesias pierde el juicio contra Inda porque la noticia de su cuenta en un banco offshore “es…

La información de OKDIARIO sobre el pago de 272.325 dólares del Gobierno de Venezuela a Pablo Iglesias en el banco Euro Pacific fue veraz.

La titular del Juzgado de Primera Instancia número 84 de Madrid desestimó la demanda del secretario general de Podemos contra OKDIARIO y lo condenó a pagar los costos del procedimiento judicial.

“La difusión de una investigación policial sobre la existencia de una cuenta a nombre del demandante en un banco offshore, con sede en un paraíso fiscal, y su relación con la orden de pago y autorización del mismo realizados por autoridades venezolanas no suponen sin más un ataque al honor del demandante”, señala la sentencia.

Se trata de un reportaje publicado en mayo de 2016, donde el medio de comunicación informó que “El Gobierno de Maduro pagó 272 000 dólares a Pablo Iglesias en el paraíso fiscal de Granadinas en 2014”. En el artículo se hicieron públicos los documentos que demostraban dicha aseveración.

Según la abogada de Iglesias, los documentos eran falsos y para justificarlo se remitía a comunicados del chavismo y del banco involucrado.

La sentencia de la juez señala que «en el momento de publicarse la noticia su contenido y contraste con las fuentes eran suficientes… y, aunque la investigación policial no finalizara no significa que los hechos no tuvieran veracidad necesaria para justificar la publicación, una vez contrastados no con una sino con varias fuentes».

Para Venezuela, Iglesias no es un personaje sin importancia, por el contrario fue un aliado de Hugo Chávez y Maduro, al punto de estar vinculado en casos de lavado de dinero y corrupción en el país suramericano.

Iglesias habría recibido esa cifra en dólares en su cuenta bancaria en el paraíso fiscal de San Vicente y las Granadinas (islas caribeñas), bajo el concepto de pago por supuestas “asesorías para el desarrollo social” de Venezuela. La recepción de la elevada suma se efectuó dos meses después de la fundación del partido Podemos de España.

Por su parte, en 2016 Rafael Isea, exministro de Finanzas de Venezuela de Chávez, declaró a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de España, que el expresidente pagó siete millones de euros (7,6 millones de dólares) a la Fundación Podemos.

Isea ratificó ante agentes de la UDEF la veracidad de un documento en el que el exmandatario aprobó destinar dicho dinero para crear en España unas presuntas “fuerzas políticas y movimientos sociales” para propiciar “cambios políticos afines al Gobierno bolivariano”.

Según el diario español ABC, todo esto lo declaró Isea en el Consulado de España en Nueva York, a donde se desplazaron policías españoles que investigan la posible financiación ilegal de Podemos.

En 2017 también salió a la luz pública el presunto financiamiento ilícito del partido español Podemos con dinero de Irán y Venezuela. Enrique Riobóo, propietario de la televisión Canal 33, señaló que los principales miembros de Podemos «venían con los bolsillos dopados de Irán y Venezuela»; dinero con el que también intentaron comprar la planta televisiva.

Riobóo dijo ante el Senado que Iglesias y Juan Carlos Monedero financiaron la campaña política de Podemos y que tanto a Irán como a Venezuela les cobraban a veces en dinero en efectivo con billetes de 500 euros, y otras veces mediante transferencias bancarias.

Los chavistas también huyen de Venezuela y piden asilo en la frontera de México con Estados Unidos por Elizabeth Ostos – Infobae – 15 de Diciembre 2019

Son ex militares, policías y funcionarios gubernamentales quienes quieren colarse entre la frontera y así aspirar a ser beneficiarios del “sueño americano”

José Raúl integró la Guardia Nacional Bolivariana durante 15 años. Ahora espera en Matamoros que le concedan asilo para ingresar a Estados Unidos.

José Raúl integró la Guardia Nacional Bolivariana durante 15 años. Ahora espera en Matamoros que le concedan asilo para ingresar a Estados Unidos.

(Desde Matamoros, México) “El caso de la migración desde Venezuela es muy particular. Han salido del país millones de personas por motivos políticos y económicos. La tesis de miedo creíble de volver a sus casas es la que mueve a los venezolanos a pedir asilo, pero no todos son merecedores de una protección de parte de gobiernos del mundo. A la frontera con México están llegando funcionarios del chavismo con ciertos grados de responsabilidad de la crisis actual de esa nación”.

Así lo declaró a Infobae el activista por los derechos los migrantes John Urbina, residente en Matamoros, México, ubicada a metros del punto fronterizo de Brownsville, Texas.

Advierte que “desde febrero hemos visto cómo está llegando gente de Venezuela alegando persecución política dura y pura. Al entrevistarlos notamos que emigran por motivos económicos. Son la mayoría. Pero también hemos recibido a ex oficiales del Ejército y de la Guardia Nacional y a ex funcionarios de ministerios, gobernaciones y alcaldías”.

Aseguró que los militares y policías dicen que se rehusaron a reprimir a manifestantes en los primeros años del gobierno de Maduro, entre 2013 y 2017, y que por eso son perseguidos y no pueden volver a su país.

“Los ex funcionarios civiles dicen que denunciaron hechos de corrupción en entidades públicas como Petróleos de Venezuela, el servicio de identificación y de aduanas o la policía judicial. En algunos casos llegan a la frontera y contactan abogados de Estados Unidos para que los asesore, esto indica que tienen recursos”.

Urbina, quien también traduce del español al inglés testimonios de migrantes, habla a título personal. “Son percepciones con base a mi experiencia; pertenezco a un grupo de activistas que apoya a todo el que llega, sobre todo a los que están con las manos vacías. Creo que entre los venezolanos hay categorías de migrantes”.

Un tramo del río Bravo en la frontera entre México y Estados Unidos

Un tramo del río Bravo en la frontera entre México y Estados Unidos

Explicó a este medio que en Matamoros y Tijuana está la mayoría de los sudamericanos. “Hemos intercambiado información con colegas activistas y coincidimos en que hay quienes cruzan la frontera entre México y Estados Unidos con pasaportes vencidos o con niños que nunca han portado ese documento, solo el certificado de nacimiento”.

Las clases medias venezolanas se preparan más y mejor. Así lo cree Ricardo S. (nombre ficticio solicitado por el declarante) ex agente de la patrulla fronteriza americana quien trabaja como paralegal (asistente de abogado) en Brownsville.

“Parte de mi trabajo es conversar con los que dicen tener dinero para pagar asesoría legal. Hay quien viene con carpetas llenas de papeles, fotos y memorias portátiles en donde se escanean las supuestas pruebas de persecución. En este caso, ni salieron corriendo de Venezuela ni justifican un miedo creíble de volver. Esos casos son víctimas del hampa común o alguna vez tuvieron cargos de responsabilidad en el gobierno de Chávez. Sin dudas, no son perseguidos políticos”.

Señala que otra categoría del migrante venezolano pertenece “a gente muy joven que no ha visto más gobiernos que los de Chávez y Maduro. Son muchachos que pusieron el pecho a la policía entre los años 2014 hasta fines de 2017, muchos han estado presos. Esos son los verdaderos perseguidos políticos que sin pasaporte y sin visas tocan las puertas de los Estados Unidos”.

Con los funcionarios chavistas

En una de las carpas que migrantes han instalado entre Matamoros y Brownsville, Infobae contactó a José Raúl. Reconoce que perteneció a la Guardia Nacional Bolivariana varios años. “Mis funciones eran del control y la prevención del microtráfico de drogas en las aduanas, trabajé por todo el país en el gobierno de Chávez y no tuve problemas con mis superiores”.

Dice que “mis problemas empezaron en 2014 cuando me trasladan desde el estado Táchira (frontera con Colombia) a Caracas. Dejé de prestar mis servicios en las aduanas y me asignaron a un pelotón de funcionarios que tenían la obligación de reprimir a manifestantes. En los primeros tres meses de eso año había muchos conflictos en Caracas”.

– ¿Reprimiste a algún manifestante?

– Manejé un tanque llamado “El Rinceronte” desde donde salía agua para dispersar a los manifestantes. Nunca empuñe un arma en contra de alguien. Por eso me expulsan de la guardia Nacional en 2017.

– ¿Estas inscrito en el Partido Socialista Unido de Venezuela?

– Si lo estoy, me obligaron a hacerlo. Si no lo hacía, perdía mi trabajo.

– ¿Por qué quieres ir a Estados Unidos?

-Porque no quiero ir a un lugar en donde me rechacen por venezolano o por chavista. Nunca lo fui, pero nadie me cree. No hay forma de que yo justifique 15 años de trabajo para el gobierno. Yo era un funcionario más, me gusta la milicia, las armas, por eso entre a la Guardia Nacional. En febrero es mi cita con un juez de inmigración en los Estados Unidos, sé que le podré demostrar que si regreso a Venezuela me matan.

En la charla interviene Raimundo, un ex funcionario de la gobernación del Estado Zulia. Está temeroso con hablar con la prensa, “porque no sé si son objetivos o si ganarán plata con mi testimonio”.

Accede a contar su versión. “Yo trabajaba en la dirección de salud del gobernador Francisco Arias Cárdenas, amigo personal de Chávez. En 2010 denuncié hechos de corrupción ante mis superiores. Desde ese momento, se estancó mi carrera en la gobernación, soy graduado en administración de empresas y quería escalar posiciones en el sector público. Aguanté humillaciones hasta el 2017 y decidí renunciar. Intenté trabajar en el sector privado. El bajo sueldo y mi pasado relacionado con los chavistas me marcó. Por eso salí de Venezuela”, dijo.

Está en Matamoros desde septiembre de 2019 y su cita con un juez de migración está pautada para Marzo de 2020.

Crecen las solicitudes

Según el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, 28.660 venezolanos solicitaron refugio o asilo a ese país durante 2018. La cifra abarca a los que tienen visa y a los que piden protección en la frontera México- americana.

Esto constituye 31% del total de los solicitantes de asilo al gobierno de Donald Trump.

La cifra puede aumentar si tomamos en cuenta que la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados- Acnur- informó que al 5 de diciembre son 4.769.498 los venezolanos migrantes en todo el mundo. De esa cifra 2.152.521 tienen permiso de residencia y de estancia regular y 751.732 obtuvieron el estatus de refugiados.

La cifra de venezolanos que ha huido del régimen chavista ya se acerca a los 5 millones, según datos de la ACNUR (EFE)

El informe señala que las naciones que más refugios han aprobado a los venezolanos son Perú con 377.047, Colombia con 119.224 y Estados Unidos con 105.421.

Para el encuestador venezolano Félix Seijas, “mientras persista la crisis económica y no haya certidumbre de que se conjure la política seguirá saliendo gente. En los primeros años de movimiento migratorio se iban los venezolanos de más recursos y preparación además de un alto perfil opositor desde el punto de vista político. Son los que podían invertir capitales y emprender negocios a donde llegaran. Desde hace unos seis años y hasta el presente emigran los chavistas y los opositores, todos son víctimas de la crisis económica y social”.

Reveló a Infobae que los primeros migrantes criollos salían por avión y con documentos, “fue la migración organizada. Luego dio paso a la huida por autobuses y hacia el sur. Esta es desordenada y es la que más preocupa a los países de la región muy especialmente a Colombia, Perú y a Ecuador que es en donde más está concentrada la diáspora venezolana. Los servicios de salud, educación y de seguridad de ciertas poblaciones están colapsados ante tanto venezolano ingresando con o sin visas a esos países”.

«La peste del chavismo ya ha contagiado a España» por Manuel Trillo – ABC – 6 de Diciembre 2019

Gustavo Tovar posa para ABC tras la presentación de su documental en Madrid
Gustavo Tovar posa para ABC tras la presentación de su documental en Madrid – M. Trillo

Entrevista con Gustavo Tovar, director de un documental sobre la destrucción de Venezuela por el régimen bolivariano que se ha presentado en Madrid. Alerta de una «epidemia» que «reúne los peores males políticos de la postmodernidad»

«Chavismo, la peste del siglo XXI», dirigido por el activista de derechos humanos Gustavo Tovar, es la historia descarnada de la destrucción de Venezuela, el país más rico de América Latina. La crudeza de su título no engaña. Desde el fallido golpe de Estado de Hugo Chávez el 4 de febrero de 1992 y el reguero de muertos que dejó aquella asonada, este documental recorre el ascenso del caudillo gracias al hartazgo de la población con los partidos tradicionales, el carisma del militar y el imprescindible apoyo de Fidel Castro, y su deriva autoritaria hasta la dictadura actual, un «narcoestado» en el que la dirigencia se enriquece a costa de la miseria de la población y utiliza como herramientas el hambre generalizada, la falta de libertades y la represión sistemática a los disidentes.

Tovar decidió acometer este proyecto tras la muerte del hijo de la directora de la fundación que preside, como una forma de atacar a la tiranía con el arte como arma y concienciar sobre lo sucedido en Venezuela a las sociedades de otros países. Su realización ha estado plagada de obstáculos, con detenciones y torturas a quienes participaron en ella. Uno de los miembros del equipo sigue encarcelado y el resto ha tenido que huir del país por las represalias del régimen, explica el director del documental a ABC tras su presentación el pasado martes en Madrid ante decenas de venezolanos de la diáspora. Algunos no podían evitar las lágrimas ante el relato de los efectos del chavismo, que se puede ver en YouTube. A juicio de Gustavo Tovar, España ya está contagiada por esta «peste» y señala directamente a Podemos.

¿Por qué considera el chavismo la peste del siglo XXI?

Porque ha logrado reunir los peores males políticos de la postmodernidad: la corrupción, el despotismo, el desprecio por los problemas sociales y, sobre todo, su vinculación con el terrorismo y el narcotráfico. Esa combinación de factores ha generado el drama que vemos en Venezuela, pero también ha invadido como una epidemia y sigue amenazando a otras sociedades como la española, la mexicana, la argentina y la brasileña. Es un mal inédito que ha logrado sintetizar la perversidad como mecanismo de hacer política y puede representar grandes dilemas que ojalá algunos países con conciencia eviten.

Tomando su símil, ¿cómo se propaga ese mal?

El principal vector de propagación es la visión estratégica de apoderarse de regiones geopolíticas vinculadas con el negocio de lo ilícito. El relajamiento de las políticas públicas de seguridad de Chávez tenía un sentido geopolítico de control a través de lo más perverso que hay: la explotación de minas por fuentes de malandraje, la explotación corrupta del sistema financiero, el control del poder a través de compra de políticos… Por primera vez en la historia de las Américas, todas las mafias se reunieron para controlar el poder. Ha habido genocidios y crímenes de lesa humanidad, pero los únicos casos en el mundo en que el control del poder político lo ejerzan las mafias criminales son Afganistán y Venezuela. Esa visión de control es lo que Chávez ha querido propagar por América Latina y el mundo.

Ha citado España. ¿Estamos en riesgo de «contagio»?

Un sector de la vida política del país ya está contagiado. En sus discursos, métodos y propuestas, con un cinismo desconsolador, estos tipos se hacen pasar por grandes gestores de la vida social y terminan siendo unos nuevos ricos, vulgares en su manejo de los recursos, amparados por la propaganda criminal que el chavismo les ofrece. Podemos encarna, sin duda alguna, esa perfidia, esa vinculación del poder político con todos los crímenes de la postmodernidad. Lo hacen igual que el chavismo, de manera descarada y cínica, sin engañar a nadie, con grandes riquezas, se compran sus mansiones… Este mal ya está aquí inoculado, aunque la sociedad española ha encontrado anticuerpos, mecanismos de protección, y ha generado equilibrios con posiciones políticas que han logrado contener la epidemia.

En España se critica a Vox como partido de extrema derecha, pero a Podemos se le da cierta carta de normalidad en los medios, las instituciones…

Como el chavismo, ha pervertido el discurso político. Es inconcebible la banalidad con que Podemos y otros grupos políticos, pero sobre todo Podemos, se refieren a movimientos ideológicos que han causado tanto daño en la historia de la civilización, acusando de fascista a cualquiera que le es antagónico políticamente. Es de una irresponsabilidad casi enjuiciable que estos malandretes de baja ralea intelectual utilicen esos términos con tanta frivolidad. A Vox no lo conozco bien, pero la izquierda ha levantado en el mundo unas categorías sociales con una frivolidad perturbadora. Acusan de supremacistas morales, blancos… España ha vivido el supremacismo nacionalista con Cataluña. Uno de los grandes desafíos de la España actual es mantener el espíritu español vivo contra todas estas potencias perturbadoras que quieren dividirlo. Si aquí ha habido gente que ha amparado la criminalidad, la crueldad y la muerte ha sido Podemos, protegiendo a dictadores como Maduro y antes a Chávez, y volteándole el rostro a todo el terrorismo de América Latina, como el de las FARC. Esos sí son crímenes reales, serios, no pendejadas, mariqueras, como acusar a fascista a cualquier persona que te hace un debate político.

En su documental habla de la conciencia frente a este mal ¿Es esa la «vacuna» o el «medicamento»?

Sí, la conciencia es el gran lector del momento histórico, que nos va a permitir ver lo bueno y lo mal de cada postura. El ciudadano de este siglo tiene que hacer un ejercicio muy riguroso de conciencia para no caer en la banalidad, en las categorías sociales que tanto daño han acusado en el pasado y que están invitando a dramas humanos aún peores, enfatizando los rencores, las rabias, las posiciones antagónicas. Venezuela es un gran ejemplo donde la inconsciencia ha llevado a la ruina del país más rico de América Latina y la democracia más vívida que hemos tenido en las Américas.

Gustavo Tovar se dirige al público durante la presentación del documental
Gustavo Tovar se dirige al público durante la presentación del documental – M. Trillo

¿Concienciar es el propósito del documental? ¿Cómo surgió la idea?

Surgió porque asesinaron al hijo de la directora de la fundación Humana y Libre, que yo presido (Gisela Berrizberti). Ese gran dolor, esa espantosa pena que me causó esa injusta muerte me hizo ver la necesidad de no solo hablarle a nuestro tiempo, sino a generaciones futuras, alertarlas y hacerles conscientes de este gran crimen ocurrido en Venezuela. Fue un ejercicio muy racional, no emocional, para menoscabar a la tiranía. Ahí fue cuando vi que el arte es la bala más fulminante contra la tiranía, y por eso el documental se convirtió en esa bala de conciencia.

¿Qué dificultades ha tenido para realizarlo?

Ha sido un verdadero horror. A mí me han quitado casas, propiedades, recursos, todo, pero eso es lo de menos. Lo peor ha sido que han perseguido, encarcelado y torturado a productores, periodistas y fotógrafos. Uno de ellos, Jesús Medina, está preso en la cárcel militar de Ramo Verde por grabar. Al final, todo el equipo tuvo que salir y ahora está pidiendo asilo en Estados Unidos, porque la persecución era también contra los familiares, los hijos… Luchar contra la tiranía ha sido un desafío. No sé cómo exponerlo, solo recordarlo es dramático.

¿Dónde reside usted ahora?

Entre Estados Unidos y México.

No podría volver ahora a su país…

No, no puedo, ya me han dicho que me van a meter en «La tumba» (una cárcel subterránea del Servicio de Inteligencia venezolano), si es que quedo vivo. Mi debate con el chavismo se hizo muy personal y se encarnó en cosas terribles. Encarcelan a mucha gente por estar cerca de mí. Mi propia hermana, maestra de escuela, tuvo que huir, rescatada por el gobierno de México para evitar que la metieran presa. Todo eso ocurrió mientras se producía el documental.

«El régimen chavista ha intentado de todas las maneras suspender el documental en las páginas de internet, pero no ha podido»

¿Qué acogida ha tenido en los países donde lo han presentado?

Ha habido gente te manifiesta que no sabía que esto era así, y por otra parte también gran solidaridad y convicción para trabajar juntos en la liberación de Venezuela.

En su presentación en Madrid ha dicho que en Ecuador un diputado de Rafael Correa le pidió perdón porque desconocía que hubiera sucedido así.

Sí, lo de Ecuador ha sido especialmente sensible, pero también en Argentina una diputada kirchnerista se nos acercó y comentó que no sabían y que lamentaban haber fijado posición respecto a Venezuela de manera tan frívola. Para mí fue la vara que midió la sensibilidad que causa el documental.

¿Dónde se podrá ver en España?

En dos días estaremos en Valencia y el sábado en Barcelona. Además, habrá una segunda presentación en Madrid en enero y esperamos ir también al Congreso. Nos han pedido hacer una gira por España y alertar de lo que puede ser, si no una ruina como la venezolana, sí un gran daño a esta gran nación que ya está viendo los efectos secesionistas y cínicos del chavismo.

¿Y en Venezuela? ¿Se ha podido ver el documental?

Decidimos ponerlo en YouTube para que un país que está secuestrado en sus libertades tuviera acceso a él. El régimen chavista ha intentado de todas las maneras posibles suspenderlo de las páginas de internet, pero no ha podido, porque tuvimos la previsión de ponerlo en diferentes lugares y ha proliferado. Contamos ya con casi cinco millones de visitas únicas en el mundo. En Venezuela, 1,2 millones hace tres meses, ahora probablemente sea mayor.

En su documental pone el énfasis en Chávez, no tanto en Maduro. ¿Por qué?

El origen, la causa del gran daño, el gran perturbador, el gran cínico ha sido Hugo Chávez. Mañana podrían prescindir de Maduro y aparecería otra cabeza del monstruo Leviatán. El que destruyó las instituciones republicanas y se asoció con los grandes males de la cultura occidental postmoderna es Chávez. Maduro es un ignorante, aunque sin duda muy astuto. Hace falta gran astucia para lograr de la nada, siendo chofer o guardaespaldas de Chávez, convertirse en el heredero de la gran revolución. Antes era Hugo Chávez el caudillo, ahora estamos viendo el chavismo en sí mismo. Maduro es una pieza más, no es el gran gestor. Lo que está operando es la gran maquinaria creada por Hugo Chávez y heredada por esta banda de delincuentes que no tiene el más remoto sentido de la humanidad.

 

La fiera acorralada por Gustavo Tovar Arroyo – La Patilla – 23 de Noviembre 2019

downloadEra de suponerse, el chavismo, acorralado como quedó a principios de año con el vertiginoso ascenso del presidente Juan Guaidó, se vio perdido…, acorralado y perdido, pero supo reaccionar a tiempo, envolvió a los crédulos opositores en un diálogo inepto y logró extender su agonía. El chavismo no ha muerto, entendió que no le quedaba otra opción sino contraatacar, y lo hizo, unió todas las fuerzas que lo componen e incendió el continente. El 4 de febrero regional ha comenzado.

¿Qué es el chavismo?

Lo primero que hay que resaltar son las fuerzas que componen al chavismo para entender a qué nos enfrentamos. El chavismo es una siniestra composición de narcotráfico, comunismo, terrorismo islámico, guerrilla, corrupción, militarismo, paramilitarismo, malandraje, psiquiatría y cinismo sentado en el poder. Sus socios internacionales son Rusia, Bielorrusia, Turquía, China, Irán, Nicaragua y Cuba. No pierden el tiempo, están alertas, a punto de perder el poder de la mina de oro y petróleo venezolana, lanzó un mordisco continental, contraatacó. Obvio.

Calcinar un continente

Ahora Chile, Ecuador y Colombia entienden mejor a Venezuela y a los venezolanos, lo que hemos padecido desde que el chavismo llegó al poder y no incendió metros, contralorías o plazas públicas sino personas, miles de personas y les disparó en la frente, y les sacó los ojos, y con bombas le partió en pedazos el corazón a niños, y violó mujeres, y lanzó políticos desde un décimo piso, y torturó hasta la muerte a militares, y acribilló soldados y calcinó, insisto, no estaciones de metro sino a un país. Ahora América Latina sabe que el chavismo está dispuesto a todo: lo que ellos han vivido en semanas, nosotros lo hemos padecido durante dos décadas.

El contraataque

Era previsible que el chavismo contraatacaría, muy previsible. No soy pitoniso ni brujo, pero lo advertí hace mucho tiempo. Se sentaron a tomar piña colada con unos criminales en Barbados y descuidaron el único hecho políticamente imaginable para entonces: la hiena herida y acorralada mordería furiosamente para salvar su vida, que es la vida del crimen instalado en el poder. Contraatacaron, no tenían otra opción, reunieron a todos los malandros del continente en el Foro de Sao Paolo que se realizó en Caracas, planificaron, utilizaron todos los recursos habidos y por haber del narcotráfico y la hiena mordió a la cándida y optimista democracia continental.

Los paraísos americanos

La izquierda mundial encontró en el narcotráfico y en la corrupción sus mejores y más impunes financistas. El caso mexicano es emblemático. López Obrador ataca a gente decente y trabajadora, pero libera y abraza a narcotraficantes, les promete un paraíso criminal. Uruguay, por otra parte, paraíso del lavado de dinero de Las Américas, ni con el pétalo de una rosa a todos los corruptos de la región, los agasajan, los cortejan, los veneran. El chavismo, que además de ser narcotraficante y corrupto, es –como hemos dicho– terrorista, militarista, guerrillero y malandro va por el cuello de Chile y Colombia. El chavismo no ha muerto. ¿Incendian sus metros y sus contralorías? A nosotros nos incendiaron el país entero.

Los próximos objetivos estratégicos

No será fácil salir del chavismo continental, para salir de él hay que salir de su versión original en Venezuela, donde se concentran y operan todas sus fuerzas malignas. Cesar la usurpación de Maduro, Cabello y Rodríguez ya no es un tema sólo venezolano, es un tema continental y hasta mundial. Colombia no estará en paz mientras exista el chavismo. Brasil y Estados Unidos son los próximos objetivos estratégicos. Nada se descarta. Mientras el presidente Trump envía tuits, Putin envía militares y armamento a Venezuela. El chavismo muerde y no suelta.

Salvar al continente y al mundo

Gústenos o no, en Venezuela quienes estamos llamados a cesar la usurpación, quienes tenemos la obligación moral y la mayor probabilidad de liberar al país y al mundo del chavismo, somos todos y cada uno de los venezolanos, incluso pese al errático liderazgo político. El centro de la fuerza chavista, el corazón que irradia su sangre venenosa al continente, el conglomerado de toda su estructura criminal opera desde la pequeña Venecia. Para lograr derrocarlo no se puede dialogar ni sucumbir en falsas elecciones, se debe luchar en todos los terrenos y sin descanso, se debe desafiar y sublevarse. Sólo una rebelión popular total en Venezuela salvará al continente y posiblemente al mundo. No exagero. Vean a su alrededor.

Socialismo desde adentro: un viaje por el interior de Venezuela por Antonella Marty – Panampost – 2 de Diciembre 2019

“Disculpe, señorita. No tenemos queso, puede ser solo un poquito de jamón porque tampoco nos queda tanto”

“Pongan al gobierno a cargo del desierto del Sahara y lo único que obtendrán es escasez de arena”. (Youtube)

Hace algunos días regresé de una gira de conferencias en Caracas y distintas zonas del interior de aquel país tan destrozado por las garras del socialismo. Un país que se ha convertido en la zona de las despedidas más dolorosas de la región, con un éxodo migratorio nunca antes visto y un caso de totalitarismo al que se le suman las peores mafias criminales antioccidentales del mundo: Venezuela.

Me ha tocado recorrer muchas calles en el interior del país, y lo he hecho en horas prudentes, ya que a partir de cierto horario hay una especie de toque de queda y, ante la inseguridad, ya nadie sale de su casa. Las calles de Caracas, de Mérida, de Puerto Cabello, de Naguanagua, entre otras, son sitios que reflejan los claros resultados de la ideología que más daño le ha hecho a la humanidad: el socialismo. En aquellas zonas se observa una devastación absoluta generada tras veinte años de populismo; zonas a las que parecen haberles pasado varias guerras mundiales por encima. Las fachadas de las casas están deterioradas, no hay colores, no hay materiales nuevos, todo es precario y todo se encuentra en mal estado.

Son muchos los detalles que uno puede llevarse de estas complejas visitas. Al pisar en el primer instante el Aeropuerto Internacional de Maiquetía. Una vez aterriza el avión de Copa Airlines, se pueden experimentar con claridad los resultados de las malas políticas socialistas: un aeropuerto internacional que otrora fue la cabeza aérea de América Latina, y que en pleno siglo XXI se ha convertido en un aeropuerto vacío que ya no recibe aerolíneas internacionales (solo Copa Airlines) y de resto algunas aerolíneas internas como Laser, Avior o Conviasa. Esto muestra que Venezuela se ha aislado del mundo y ha decidido acercarse a muy pocos países con los que se vincula de una manera casi carnal: Irán, Turquía, Rusia, China y Cuba. Todos ellos con grandes intereses en territorio venezolano. Respecto de la fuerte relación que tiene el régimen incluso con el terrorismo islámico, se observa que este aeropuerto cuenta con algo que se llama “Centro Islámico de Venezuela”. Aquí cabe recordar que hoy operan más de cinco campos de Hizbulá en el territorio venezolano.

Además, tuve la posibilidad de visitar otro aeropuerto: El Vigía, que queda a unos 45 minutos de Mérida, una tierra bella, repleta de paisajes naturales inigualables, pero que padece de manera todavía más cruda los nefastos resultados del chavismo. Este aeropuerto se ha convertido en un cementerio de avionetas con patentes provenientes de México. ¿Qué significa esto? Sí, lo que pensamos. Avionetas que utilizan los grupos narcotraficantes y luego dejan abandonadas allí, como sucede también con cientos de pistas ilegales que existen a lo largo del país. Mérida es la ciudad de una de las grandes cabezas del régimen de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello: Tareck El Aissami, el capo de la corporación sirio-venezolana desde donde se manejan las grandes redes del narcotráfico que se desenvuelve dentro de las Fuerzas Armadas de Venezuela. En estas ciudades opera incluso el cartel de Sinaloa, más precisamente en el estado Zulia, dentro de la Sierra de Perijá: el narcotráfico internacional hoy opera libremente en suelo venezolano con el total aval del régimen que forma parte central de aquella red que lo sostiene.

Al aterrizar en El Vigía, luego de ver aquel cementerio de avionetas narco y una gigantografía algo desgastada y sin color de Maduro, busqué el bus transfer que me llevaría hasta la ciudad de Mérida (no tuve que buscar mucho porque tan solo hay uno). A este bus le toma aproximadamente una hora arrancar, ya que debe esperar que se llene con pasajeros de varios vuelos, debido a que, como no hay gasolina, no pueden hacer muchos viajes a la vez, motivo por el cual tampoco hay viajes individuales como remises o taxis, todo por la falta de gasolina. De todos modos, este transporte deja a todos los pasajeros en un mismo punto de la ciudad de Mérida. Le consulté al conductor si había chance de que me dejara más cerca del hotel donde me hospedaría y su respuesta fue la siguiente: “Si nos alcanza la gasolina puedo llevarte, solo si nos alcanza”.

Y aquí está el otro gran problema del país petrolero: la escasez de gasolina. Como lo dijo en su momento el economista Milton Friedman: “Pongan al gobierno a cargo del desierto del Sahara y lo único que obtendrán es escasez de arena”.

Pero resulta altamente preocupante esta situación. He contemplado con mis propios ojos filas de más de treinta cuadras para poder cargar algo de gasolina y, lo peor, es que esas filas no son ni para el momento ni para cargar en el mismo día: son para mañana o pasado, nadie sabe cuándo vuelven a abrir los surtidores.

Jorge, un trabajador de la ciudad de Mérida, me contó lo siguiente: “Yo he llegado a pedir un día entero en el trabajo, una vez por semana, para poder hacer la fila para cargar gasolina. En esos días no produzco, no genero ingresos y paso el día entero en una fila, expuesto a la inseguridad”. En ciudades como Valencia (Carabobo) incluso se puede estar en una fila por más de diez horas esperando para cargar gasolina.

Además de este gran problema —que acarrea otros tantos como la imposibilidad de transportarse uno, de transportar productos para venta, de transportar a personas enfermas en ambulancias (aunque a hospitales carentes de insumos necesarios)— puede observarse otro que es la complejidad del uso de las telecomunicaciones ante la falta de señal y cobertura en todo el país. En Venezuela es casi imposible la comunicación telefónica y lo mismo sucede con el Internet (tengamos en cuenta que solo funciona el 3G y con suerte).

Los problemas que se refieren a la infraestructura y a los servicios públicos del país abundan por doquier. La infraestructura está plenamente quebrada, los puentes que no están caídos se encuentran cerrados porque están a punto de caerse ante la falta de mantenimiento e inversión. Todos los servicios públicos han colapsado en Venezuela: no hay casi agua potable, no hay acceso al gas y la electricidad se corta constantemente o se dan las típicas bajas de tensión cada dos horas.

La señora Mercedes, quien vive en la urbanización Los Caobos y con quien tuve la oportunidad de conversar, me contó con lágrimas en los ojos y un claro cansancio cómo funciona el racionamiento del agua en el condominio de aquella zona de Caracas en el que vive: “A nosotros nos hacen un aviso diario por un grupo de WhatsApp que tenemos los que vivimos en el condominio y nuestro conserje. En ese grupo el administrador del edificio nos avisa todos los días de qué hora a qué hora tendremos agua. Casi siempre hay un total de una hora de agua por día y en esa hora uno tiene que hacer todas las tareas que requieran agua, como lavar ropa, lavar platos y bañarnos. Suele haber media hora en la mañana, casi siempre de 6 a 6:30 a. m., así que uno tiene que despertarse temprano para aprovechar el agua del día, y luego nos dan otra media hora, generalmente, entre las 19 y las 19:30 p. m. A veces el agua no llega y se vacía todo el tanque, y a veces pasamos hasta dos días o tres días sin agua en todo el condominio, pero el racionamiento es algo de todos los días”.

La situación de la falta de luz también es altamente preocupante. De hecho, una de mis primeras conferencias en el estado Carabobo (Puerto Cabello) la di sin luz y con más de treinta grados de calor.

Por su parte, el profesor Gil, de la Universidad de los Andes, me dijo lo siguiente al respecto de la falta de electricidad: “En mi casa no se va la luz, a veces llega”. En Maracaibo lo más común es que la gente tenga un máximo de cinco a seis horas diarias de luz en sus hogares, lo mismo sucede en estados como Carabobo, donde el calor es agobiante y hay que sobrellevarlo sin ventiladores y sin aire acondicionado.

También me ha tocado ir a varias panaderías o algunos restaurantes (muchos de ellos con menús de comida bastante limitados ante la escasez de ciertos alimentos). En todos los sitios a los que he ido falta papel higiénico (por lo que uno siempre debe viajar con rollos encima), no hay sistemas para bajar la cadena del baño y, entonces, en muchos de aquellos baños solo hay baldes grandes con agua vieja que uno tiene que abrir y meter un balde más pequeño para botarlo en el inodoro y así hacer bajar el agua. Solo encontré dos o tres lugares con papel higiénico en Venezuela, y todos ellos tenían los baños con candado y con cajas en las que, de algún modo, se atesora el papel higiénico bajo llave.

En el viaje a Mérida tuve la oportunidad de conversar en el bus con el señor Alberto, quien se dedica a hacer trabajos de mecánica de automóviles. Me contó que ya no sale a la calle a protestar ante la falta de servicios públicos o ante la situación política del país porque está muy defraudado con como se han dado los últimos desenlaces: “Los jóvenes que protestaban ya se fueron del país, nosotros ya no podemos protestar, nos tuvimos que acostumbrar. Además, si uno molesta mucho llegan las fuerzas especiales y…”. En aquellos puntos suspensivos el señor Alberto hace una seña con la mano: la seña de un arma con el dedo pulgar y el dedo índice levantados.

Por otra parte, la señora Adela, a quien conocí en una de mis conferencias, me contó todo el proceso que llevan adelante para conseguir comida en el interior — partamos de lo siguiente: el salario promedio en Venezuela es de 50.000 bolívares, es decir, de dos dólares mensuales—: “Nosotros salimos de Mérida a Cúcuta (Colombia) en bus para comprar comida. Sale el bus en la medianoche, pasamos más de diez alcabalas con fuerzas de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y llegamos a las 4 de la madrugada a Cúcuta. Ahí esperamos hasta las 7 de la mañana que es cuando abre el mercado, compramos y tenemos que esperar con las bolsas a que salga otro bus que regresa recién a las 9 de la noche. Igual, al regresar a Venezuela, al pasar por la frontera, la GNB del régimen revisan todo lo que traemos y nos quitan buena parte de la comida o de los dólares que podemos conseguir. Nuestros ahorros ya no son en bolívares ni en dólares, son en alimento. Por ejemplo, el arroz cuesta más de 60.000 bolívares, eso es más de 2 dólares, es decir, un salario promedio no nos alcanza para comprar una bolsa de arroz, entonces tenemos que rebuscárnosla”.

El problema de la escasez de alimentos es claramente visible y mucho más en el interior de Venezuela. En mi caso, me tocó ir a un modesto bar en el interior del país y al pedir un sándwich de jamón y queso el camarero me respondió lo siguiente: “Disculpe, señorita. No tenemos queso, puede ser solo un poquito de jamón porque tampoco nos queda tanto”. A todo esto le respondo que sí, que por supuesto, que no pasa nada, pero que si podía poner un poco de mayonesa al sándwich. La respuesta del señor que atendía el bar fue la siguiente: “Es que tampoco tenemos mayonesa, pero puedo ver si queda algo de mantequilla”. Esta es la realidad de las consecuencias del socialismo.

De todas maneras, esto no es todo. Algo que me impacto fuertemente fue la visita al estado Carabobo, un territorio gobernado por el chavista Rafael Alejandro Lacava, del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Este joven gobernador parece tener una obsesión con el Conde Drácula: él mismo se hace llamar “Drácula”, se transporta en un automóvil negro con la imagen de un vampiro (al automóvil lo llama el “Dracumóvil”), celebra fiestas mensuales a las que llama “Dracufest” y allí vende cervezas a las que denominó “Dracubeer”. Todas las ciudades del estado Carabobo están repletas con el símbolo de un murciélago que representa al gobernador Lacava. Los peajes tienen una imagen inmensa de un murciélago, las patrullas policiales también y el número telefónico de la policía de Carabobo es 0-800 3722852 (es decir, 0-800 DRÁCULA). Todo esto en un estado que se está cayendo a pedazos y donde vivir se hace cada día más difícil.

Esto es Venezuela, un país con algunos de los paisajes más bellos de toda América Latina e incluso del mundo. Un país que en otro momento fue rico, próspero y lo tuvo todo, pero que hace veinte años, luego de largas décadas de socialismo vegetariano, cayó en las garras del peor socialismo carnívoro que ha visto nuestro hemisferio: el chavismo.

La mano chavista en la crisis iberoamericana – Editorial ABC – 27 de Noviembre 2019

Desde sus orígenes, el chavismo bolivariano tenía ambiciones de expandir su propagación ideológica a todo el continente y a España

La sucesión de movimientos de protesta en distintos países iberoamericanos no son el síntoma de una «primavera» continental. Es fácil deducir que detrás de estas turbulencias hay una voluntad concreta y determinada a dañar gobiernos donde la situación no es la más desesperada para gran parte de la población. No hay levantamientos acosando a los gobiernos de Venezuela, donde la crisis ha arrastrado a millones de personas al exilio huyendo de la miseria; ni en Cuba, una economía colapsada desde hace seis décadas; ni, por supuesto, en Nicaragua, donde la perversa pareja presidencial asesina y persigue a cualquier asomo de oposición. Como por ensalmo, las protestas han estallados en países perfectamente democráticos como Chile o Colombia, que gozaban de cierta ventaja en el desarrollo económico.

Tampoco es casualidad que, como ha denunciado ABC, se hayan detectado diferentes reuniones en Caracas de representantes de grupos subversivos de esos y otros países donde se están produciendo movimentos violentos de protesta. En realidad, desde sus primeros orígenes, el chavismo bolivariano tenía ambiciones de expandir su propagación ideológica a todo el continente y a España. Dado que ya no es posible por la vía electoral -hasta en Bolivia su acólito Evo Morales no puede ganar ni con trampas-, la táctica ha evolucionado hasta llegar al fomento de la insurrección destructiva, aprovechando el eco de las redes sociales y la intoxicación informativa. El chavismo carga ya con una pesada responsabilidad por haber llevado a la ruina más absoluta a Venezuela, a ello debe sumarse esta actividad conspirativa que está causando daños graves a otros países.

 

A %d blogueros les gusta esto: