elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Chavismo

Socialismo desde adentro: un viaje por el interior de Venezuela por Antonella Marty – Panampost – 2 de Diciembre 2019

“Disculpe, señorita. No tenemos queso, puede ser solo un poquito de jamón porque tampoco nos queda tanto”

“Pongan al gobierno a cargo del desierto del Sahara y lo único que obtendrán es escasez de arena”. (Youtube)

Hace algunos días regresé de una gira de conferencias en Caracas y distintas zonas del interior de aquel país tan destrozado por las garras del socialismo. Un país que se ha convertido en la zona de las despedidas más dolorosas de la región, con un éxodo migratorio nunca antes visto y un caso de totalitarismo al que se le suman las peores mafias criminales antioccidentales del mundo: Venezuela.

Me ha tocado recorrer muchas calles en el interior del país, y lo he hecho en horas prudentes, ya que a partir de cierto horario hay una especie de toque de queda y, ante la inseguridad, ya nadie sale de su casa. Las calles de Caracas, de Mérida, de Puerto Cabello, de Naguanagua, entre otras, son sitios que reflejan los claros resultados de la ideología que más daño le ha hecho a la humanidad: el socialismo. En aquellas zonas se observa una devastación absoluta generada tras veinte años de populismo; zonas a las que parecen haberles pasado varias guerras mundiales por encima. Las fachadas de las casas están deterioradas, no hay colores, no hay materiales nuevos, todo es precario y todo se encuentra en mal estado.

Son muchos los detalles que uno puede llevarse de estas complejas visitas. Al pisar en el primer instante el Aeropuerto Internacional de Maiquetía. Una vez aterriza el avión de Copa Airlines, se pueden experimentar con claridad los resultados de las malas políticas socialistas: un aeropuerto internacional que otrora fue la cabeza aérea de América Latina, y que en pleno siglo XXI se ha convertido en un aeropuerto vacío que ya no recibe aerolíneas internacionales (solo Copa Airlines) y de resto algunas aerolíneas internas como Laser, Avior o Conviasa. Esto muestra que Venezuela se ha aislado del mundo y ha decidido acercarse a muy pocos países con los que se vincula de una manera casi carnal: Irán, Turquía, Rusia, China y Cuba. Todos ellos con grandes intereses en territorio venezolano. Respecto de la fuerte relación que tiene el régimen incluso con el terrorismo islámico, se observa que este aeropuerto cuenta con algo que se llama “Centro Islámico de Venezuela”. Aquí cabe recordar que hoy operan más de cinco campos de Hizbulá en el territorio venezolano.

Además, tuve la posibilidad de visitar otro aeropuerto: El Vigía, que queda a unos 45 minutos de Mérida, una tierra bella, repleta de paisajes naturales inigualables, pero que padece de manera todavía más cruda los nefastos resultados del chavismo. Este aeropuerto se ha convertido en un cementerio de avionetas con patentes provenientes de México. ¿Qué significa esto? Sí, lo que pensamos. Avionetas que utilizan los grupos narcotraficantes y luego dejan abandonadas allí, como sucede también con cientos de pistas ilegales que existen a lo largo del país. Mérida es la ciudad de una de las grandes cabezas del régimen de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello: Tareck El Aissami, el capo de la corporación sirio-venezolana desde donde se manejan las grandes redes del narcotráfico que se desenvuelve dentro de las Fuerzas Armadas de Venezuela. En estas ciudades opera incluso el cartel de Sinaloa, más precisamente en el estado Zulia, dentro de la Sierra de Perijá: el narcotráfico internacional hoy opera libremente en suelo venezolano con el total aval del régimen que forma parte central de aquella red que lo sostiene.

Al aterrizar en El Vigía, luego de ver aquel cementerio de avionetas narco y una gigantografía algo desgastada y sin color de Maduro, busqué el bus transfer que me llevaría hasta la ciudad de Mérida (no tuve que buscar mucho porque tan solo hay uno). A este bus le toma aproximadamente una hora arrancar, ya que debe esperar que se llene con pasajeros de varios vuelos, debido a que, como no hay gasolina, no pueden hacer muchos viajes a la vez, motivo por el cual tampoco hay viajes individuales como remises o taxis, todo por la falta de gasolina. De todos modos, este transporte deja a todos los pasajeros en un mismo punto de la ciudad de Mérida. Le consulté al conductor si había chance de que me dejara más cerca del hotel donde me hospedaría y su respuesta fue la siguiente: “Si nos alcanza la gasolina puedo llevarte, solo si nos alcanza”.

Y aquí está el otro gran problema del país petrolero: la escasez de gasolina. Como lo dijo en su momento el economista Milton Friedman: “Pongan al gobierno a cargo del desierto del Sahara y lo único que obtendrán es escasez de arena”.

Pero resulta altamente preocupante esta situación. He contemplado con mis propios ojos filas de más de treinta cuadras para poder cargar algo de gasolina y, lo peor, es que esas filas no son ni para el momento ni para cargar en el mismo día: son para mañana o pasado, nadie sabe cuándo vuelven a abrir los surtidores.

Jorge, un trabajador de la ciudad de Mérida, me contó lo siguiente: “Yo he llegado a pedir un día entero en el trabajo, una vez por semana, para poder hacer la fila para cargar gasolina. En esos días no produzco, no genero ingresos y paso el día entero en una fila, expuesto a la inseguridad”. En ciudades como Valencia (Carabobo) incluso se puede estar en una fila por más de diez horas esperando para cargar gasolina.

Además de este gran problema —que acarrea otros tantos como la imposibilidad de transportarse uno, de transportar productos para venta, de transportar a personas enfermas en ambulancias (aunque a hospitales carentes de insumos necesarios)— puede observarse otro que es la complejidad del uso de las telecomunicaciones ante la falta de señal y cobertura en todo el país. En Venezuela es casi imposible la comunicación telefónica y lo mismo sucede con el Internet (tengamos en cuenta que solo funciona el 3G y con suerte).

Los problemas que se refieren a la infraestructura y a los servicios públicos del país abundan por doquier. La infraestructura está plenamente quebrada, los puentes que no están caídos se encuentran cerrados porque están a punto de caerse ante la falta de mantenimiento e inversión. Todos los servicios públicos han colapsado en Venezuela: no hay casi agua potable, no hay acceso al gas y la electricidad se corta constantemente o se dan las típicas bajas de tensión cada dos horas.

La señora Mercedes, quien vive en la urbanización Los Caobos y con quien tuve la oportunidad de conversar, me contó con lágrimas en los ojos y un claro cansancio cómo funciona el racionamiento del agua en el condominio de aquella zona de Caracas en el que vive: “A nosotros nos hacen un aviso diario por un grupo de WhatsApp que tenemos los que vivimos en el condominio y nuestro conserje. En ese grupo el administrador del edificio nos avisa todos los días de qué hora a qué hora tendremos agua. Casi siempre hay un total de una hora de agua por día y en esa hora uno tiene que hacer todas las tareas que requieran agua, como lavar ropa, lavar platos y bañarnos. Suele haber media hora en la mañana, casi siempre de 6 a 6:30 a. m., así que uno tiene que despertarse temprano para aprovechar el agua del día, y luego nos dan otra media hora, generalmente, entre las 19 y las 19:30 p. m. A veces el agua no llega y se vacía todo el tanque, y a veces pasamos hasta dos días o tres días sin agua en todo el condominio, pero el racionamiento es algo de todos los días”.

La situación de la falta de luz también es altamente preocupante. De hecho, una de mis primeras conferencias en el estado Carabobo (Puerto Cabello) la di sin luz y con más de treinta grados de calor.

Por su parte, el profesor Gil, de la Universidad de los Andes, me dijo lo siguiente al respecto de la falta de electricidad: “En mi casa no se va la luz, a veces llega”. En Maracaibo lo más común es que la gente tenga un máximo de cinco a seis horas diarias de luz en sus hogares, lo mismo sucede en estados como Carabobo, donde el calor es agobiante y hay que sobrellevarlo sin ventiladores y sin aire acondicionado.

También me ha tocado ir a varias panaderías o algunos restaurantes (muchos de ellos con menús de comida bastante limitados ante la escasez de ciertos alimentos). En todos los sitios a los que he ido falta papel higiénico (por lo que uno siempre debe viajar con rollos encima), no hay sistemas para bajar la cadena del baño y, entonces, en muchos de aquellos baños solo hay baldes grandes con agua vieja que uno tiene que abrir y meter un balde más pequeño para botarlo en el inodoro y así hacer bajar el agua. Solo encontré dos o tres lugares con papel higiénico en Venezuela, y todos ellos tenían los baños con candado y con cajas en las que, de algún modo, se atesora el papel higiénico bajo llave.

En el viaje a Mérida tuve la oportunidad de conversar en el bus con el señor Alberto, quien se dedica a hacer trabajos de mecánica de automóviles. Me contó que ya no sale a la calle a protestar ante la falta de servicios públicos o ante la situación política del país porque está muy defraudado con como se han dado los últimos desenlaces: “Los jóvenes que protestaban ya se fueron del país, nosotros ya no podemos protestar, nos tuvimos que acostumbrar. Además, si uno molesta mucho llegan las fuerzas especiales y…”. En aquellos puntos suspensivos el señor Alberto hace una seña con la mano: la seña de un arma con el dedo pulgar y el dedo índice levantados.

Por otra parte, la señora Adela, a quien conocí en una de mis conferencias, me contó todo el proceso que llevan adelante para conseguir comida en el interior — partamos de lo siguiente: el salario promedio en Venezuela es de 50.000 bolívares, es decir, de dos dólares mensuales—: “Nosotros salimos de Mérida a Cúcuta (Colombia) en bus para comprar comida. Sale el bus en la medianoche, pasamos más de diez alcabalas con fuerzas de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y llegamos a las 4 de la madrugada a Cúcuta. Ahí esperamos hasta las 7 de la mañana que es cuando abre el mercado, compramos y tenemos que esperar con las bolsas a que salga otro bus que regresa recién a las 9 de la noche. Igual, al regresar a Venezuela, al pasar por la frontera, la GNB del régimen revisan todo lo que traemos y nos quitan buena parte de la comida o de los dólares que podemos conseguir. Nuestros ahorros ya no son en bolívares ni en dólares, son en alimento. Por ejemplo, el arroz cuesta más de 60.000 bolívares, eso es más de 2 dólares, es decir, un salario promedio no nos alcanza para comprar una bolsa de arroz, entonces tenemos que rebuscárnosla”.

El problema de la escasez de alimentos es claramente visible y mucho más en el interior de Venezuela. En mi caso, me tocó ir a un modesto bar en el interior del país y al pedir un sándwich de jamón y queso el camarero me respondió lo siguiente: “Disculpe, señorita. No tenemos queso, puede ser solo un poquito de jamón porque tampoco nos queda tanto”. A todo esto le respondo que sí, que por supuesto, que no pasa nada, pero que si podía poner un poco de mayonesa al sándwich. La respuesta del señor que atendía el bar fue la siguiente: “Es que tampoco tenemos mayonesa, pero puedo ver si queda algo de mantequilla”. Esta es la realidad de las consecuencias del socialismo.

De todas maneras, esto no es todo. Algo que me impacto fuertemente fue la visita al estado Carabobo, un territorio gobernado por el chavista Rafael Alejandro Lacava, del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Este joven gobernador parece tener una obsesión con el Conde Drácula: él mismo se hace llamar “Drácula”, se transporta en un automóvil negro con la imagen de un vampiro (al automóvil lo llama el “Dracumóvil”), celebra fiestas mensuales a las que llama “Dracufest” y allí vende cervezas a las que denominó “Dracubeer”. Todas las ciudades del estado Carabobo están repletas con el símbolo de un murciélago que representa al gobernador Lacava. Los peajes tienen una imagen inmensa de un murciélago, las patrullas policiales también y el número telefónico de la policía de Carabobo es 0-800 3722852 (es decir, 0-800 DRÁCULA). Todo esto en un estado que se está cayendo a pedazos y donde vivir se hace cada día más difícil.

Esto es Venezuela, un país con algunos de los paisajes más bellos de toda América Latina e incluso del mundo. Un país que en otro momento fue rico, próspero y lo tuvo todo, pero que hace veinte años, luego de largas décadas de socialismo vegetariano, cayó en las garras del peor socialismo carnívoro que ha visto nuestro hemisferio: el chavismo.

La mano chavista en la crisis iberoamericana – Editorial ABC – 27 de Noviembre 2019

Desde sus orígenes, el chavismo bolivariano tenía ambiciones de expandir su propagación ideológica a todo el continente y a España

La sucesión de movimientos de protesta en distintos países iberoamericanos no son el síntoma de una «primavera» continental. Es fácil deducir que detrás de estas turbulencias hay una voluntad concreta y determinada a dañar gobiernos donde la situación no es la más desesperada para gran parte de la población. No hay levantamientos acosando a los gobiernos de Venezuela, donde la crisis ha arrastrado a millones de personas al exilio huyendo de la miseria; ni en Cuba, una economía colapsada desde hace seis décadas; ni, por supuesto, en Nicaragua, donde la perversa pareja presidencial asesina y persigue a cualquier asomo de oposición. Como por ensalmo, las protestas han estallados en países perfectamente democráticos como Chile o Colombia, que gozaban de cierta ventaja en el desarrollo económico.

Tampoco es casualidad que, como ha denunciado ABC, se hayan detectado diferentes reuniones en Caracas de representantes de grupos subversivos de esos y otros países donde se están produciendo movimentos violentos de protesta. En realidad, desde sus primeros orígenes, el chavismo bolivariano tenía ambiciones de expandir su propagación ideológica a todo el continente y a España. Dado que ya no es posible por la vía electoral -hasta en Bolivia su acólito Evo Morales no puede ganar ni con trampas-, la táctica ha evolucionado hasta llegar al fomento de la insurrección destructiva, aprovechando el eco de las redes sociales y la intoxicación informativa. El chavismo carga ya con una pesada responsabilidad por haber llevado a la ruina más absoluta a Venezuela, a ello debe sumarse esta actividad conspirativa que está causando daños graves a otros países.

 

El fantasma del chavismo por Francisco Olivares – El Universal – 23 de Noviembre 2019

Ayer Colombia se incorporó también al foro de países que aspiran a que el Estado provea gratuitamente a sus ciudadanos con mínimo esfuerzo, en donde no se habla de mejor educación, desarrollo…

Una periodista venezolana que vive en Chile, Vanesa Arenas, a quien sigo, escribe en su cuenta de Twitter @VenessaVenezia: “El del Uber es venezolano. Me dice: ¿tú crees que con todos estos rollos en Chile valga la pena seguir haciendo el sacrificio de ser inmigrante? ¿Te devuelves? le pregunto. Sí. Ya compré los pasajes. Estoy cansado de fingir que puedo ser feliz lejos de donde estoy. Me mató”.

Otro venezolano que se vio obligado a salir de Venezuela y se refugió en Chile, el psicólogo Alberto Barradas @Psicovivir, hace igualmente una reflexión sobre su situación como inmigrante: “En fin, yo el año que viene decidiré si sigo en Chile o no. Eso no es lo importante. Lo importante es que he podido ser testigo cómo Latinoamérica le falta el gen del progreso. Puedo decir que viví en una generación que se destruyó así misma. Hemos sido testigos”.

Ayer Colombia se incorporó también al foro de países que aspiran a que el Estado provea gratuitamente a sus ciudadanos con mínimo esfuerzo, en donde no se habla de mejor educación, desarrollo, inversiones, investigación o tecnología. El vandalismo apareció al final de la tarde con saqueos y destrucción de bienes públicos como el caso de las estaciones del Transmilenio vandalizadas, 33 vehículos afectados; todos de servicio público, en Bogotá; así como en Cali, Santa Marta, Cartagena, Manizales, Tunja, Pasto, Medellín, Popayán, entre otras ciudades, que también sufrieron acciones delincuenciales durante la jornada de protesta. No faltaron 9 venezolanos involucrados en el vandalismo.

Reaparecen figuras como el ex guerrillero Timochenko, eso sí, protegido con guardaespaldas, y con una larga lista de asesinatos y narcotráfico tras de sí, hablando de paz y de la futura Colombia. Como en otros países como Chile y Bolivia, reaparece también el fantasma de una Constituyente para refundar el país.

Millones de venezolanos atravesaron sus fronteras caminando, huyendo del “mar de la felicidad”, buscaron los países con las democracias más estables y progreso económico como Chile, Perú, Colombia, Argentina y Ecuador.

Un punto en común y sorprendente, en la experiencia de los migrantes es que, en esos países, especialmente las generaciones jóvenes, no comprendían las razones que llevaban a los venezolanos a abandonar su país. La propaganda de la protección a los “más vulnerables”, la “igualdad”, la “dignificación” del indígena, frente al monstruo liberal, seguía arraigado en las universidades, en los sindicatos, en los círculos intelectuales.

A sus líderes como los Kirchner, Lula Da Silva, Rafael Correa, Daniel Ortega, las FARC, Ollanta Humala, Evo Morales, Hugo Chávez y Nicolás Maduro, sus bases de apoyo y seguidores les permitieron el desfalco de los dineros públicos, los negocios sin control, el enriquecimiento personal y de su entorno; y en el caso de los jefes de las FARC, manejar el gran negocio del narcotráfico y la extorsión. Todos han tenido en común la necesidad de mantenerse en el poder a como dé lugar y desterrar la alternabilidad de gobiernos mediante elecciones libres.

En Bolivia no cesan de intentar el regreso al poder, en Chile buscan la destrucción de la democracia, en Colombia ya comenzó. Tarde o temprano los factores de las FARC terminarán gobernando al vecino país en complicidad con las mafias organizadas; mientras en Venezuela ya no hay nada más que destruir. La experiencia socialista con 20 años en el poder, ha llevado al derrumbe económico al país de mayor progreso educativo y perspectivas de desarrollo del continente sur.

De la experiencia venezolana, Latinoamérica parece no querer aprender. Pero no todas son malas noticias. Tarde o temprano Venezuela producirá un cambio de nuevo hacia la democracia libre. Una nueva generación dirigirá el país, con gente que habrá asimilado la experiencia “socialista” militarista o autocrática, que los historiadores y politólogos habrán de describir como un modelo fallido y autodestructivo. La amarga historia venezolana permanecerá en varias generaciones, en un proceso parecido al que vivió la Europa Oriental bajo el comunismo, o la Alemania atrapada en el “Muro de Berlín”.

¿Qué temen los venezolanos en España ante el nombramiento de Pablo Iglesias como vicepresidente? por Daniel Gómez – ALnavío – 12 de Noviembre 2019

El acuerdo de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, que coloca a Pablo Iglesias como futuro vicepresidente Ejecutivo, ha sembrado de preocupación a la comunidad venezolana en España. “Es un golpe durísimo para los venezolanos”. “Un horror”. “Lamentable”. Son algunas de las expresiones con las que los analistas consultados por el diario ALnavío han definido este pacto. Pero no todos son tan pesimistas.

¿Se moderará Pablo Iglesias al lado de Pedro Sánchez? / Foto: Unidas Podemos
¿Se moderará Pablo Iglesias al lado de Pedro Sánchez? / Foto: Unidas Podemos

Hay venezolanos en España que piensan que ni Unidas Podemos ni Pablo Iglesiastendrán el poder suficiente como para modificar la línea del gobierno de Pedro Sánchez con Venezuela. De hecho, creen que el acuerdo de gobierno entre los dos partidos llevará hacia una posición más neutra a Pablo Iglesias y a Unidas Podemos, un hombre y una formación vinculados con el chavismo. Hasta ahora, el presidente socialista ha desconocido al régimen de Nicolás Maduro al tiempo que ha legitimado al presidente encargado, Juan Guaidó. Sin embargo, esta es una visión muy minoritaria entre los analistas consultados por el diario ALnavío.

“Crónica de una muerte anunciada”

Luis Manresa, representante del partido venezolano Acción Democrática, define el acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos como “crónica de una muerte anunciada”. Y explica: “Ya lo sospechábamos, pero no deja de ser un golpe durísimo para los venezolanos, y seguro también para muchos españoles. En las cuestiones referentes a Venezuela sobre derechos humanos, Pablo Iglesias siempre ha votado en contra. En contra. Ni siquiera se abstiene. ¿Eso quiere decir que acepta las violaciones?”.

“Son los mercenarios ideológicos del chavismo”

Para el internacionalista William Cárdenas, coordinador de la ONG Un salvavidas para Venezuela, “es lamentable que el PSOE haya tenido que llegar a esta situación”. Lo dice porque “Pablo Iglesias pertenece al grupo de mercenarios ideológicos del chavismo”. Y añade: “Podemos es un partido con claros rasgos inconstitucionales. Es una preocupación que entren al gobierno, y que también entren al Congreso. Enrique Santiago, uno de los diputados electos de Unidas Podemos, defendió a Hugo Chávez cuando lo denunciamos en la Audiencia Nacional de España por crímenes de lesa humanidad. Sánchez se está aliando con una izquierda radical y marxista. Esto no es más democracia para España”.

“La voz de España en la UE se debilitará más”

El diplomático Diego Arria, expresidente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y excandidato presidencial en Venezuela, piensa que la alianza con Unidas Podemos no sólo impactará a España, sino también a Europa. “¿Qué imagen da un partido vinculado a los peores aspectos de la tiranía chavista como Podemos? España ha sido siempre la voz más seguida de la Unión Europea en torno a qué hacer con las dictaduras de CubaNicaragua y Venezuela. Recientemente ha dejado de serlo con el PSOE. Y con Pablo Iglesias en el futuro gobierno todavía se debilitará más”.

“España lo pagará”

Por su parte, Miguel Henrique Otero, director del periódico El Nacional residenciado en Madrid, dice que: “Es un horror que Pedro Sánchez haya tenido que recurrir a un partido con ideas inconstitucionales para gobernar. Absolutamente España lo pagará. Formaciones como Podemos son movimientos de izquierda que quieren hacerse con el poder absoluto. Lo hemos visto desgraciadamente en Venezuela con el chavismo. Y ellos, Podemos, estuvieron vinculados al chavismo”.

“Este no será un gobierno de Pablo Iglesias”

Ysrrael Camero, representante del partido Un Nuevo Tiempo, apunta: “Esperemos que Pablo Iglesias sea coherente, ya que ha venido desmarcándose poco a poco de la dictadura de Nicolás Maduro. Además, este no será un gobierno de Pablo Iglesias. Por eso creo que la política exterior la seguirá fijando el PSOE, y dentro del PSOE, los sectores más experimentados. Espero que el gobierno de España siga siendo coherente con la línea de condenar a Nicolás Maduro y apoyar al gobierno de Juan Guaidó”.

“Creo que Pablo Iglesias irá moderándose”

Carlos Tablante, quien fue ministro de Estado de Rafael Caldera, comparte la tesis de Ysrrael Camero: “La Unión Europea ya tiene el plan definido: desconocimiento al ilegítimo gobierno de Maduro y reconocimiento al presidente encargado Juan Guaidó. Denuncia a la existencia de los presos políticos. Elecciones presidenciales libres para resolver la crisis. España va a continuar estas políticas aún estando Pablo Iglesias de vicepresidente. Creo incluso que irá moderándose. Distanciándose. Incluso exigiendo elecciones libres. Además, Podemos no es como el chavismo. El chavismo salió de los cuarteles. Podemos, de la academia. Esto es otra cosa. España nunca se convertirá en un Estado militarista”.

Continúa la pugna electoral entre Guaidó y Maduro pero sin elecciones a la vista por Zenaida Amador – 6 de Noviembre 2019

El chavismo sabe que la única institución legítima que se mantiene en pie en Venezuela es la Asamblea Nacional (AN), que es la que le da soporte a la presidencia interina de Juan Guaidó, y por eso concentra sus esfuerzos en neutralizarla, dividirla y minarla desde adentro. Como parte de esta estrategia está usando al propio Parlamento para impulsar una engañosa agenda electoral y hacerse de su control, aunque la oposición está trabajando en la ruta comicial para acelerar la salida de Nicolás Maduro.

Guaidó aseguró que sólo la Asamblea Nacional puede designar el CNE / Foto: @AsambleaVE
Guaidó aseguró que sólo la Asamblea Nacional puede designar el CNE / Foto: @AsambleaVE

La sesión de este martes en la Asamblea Nacional (AN) fue una muestra clara de esta turbulencia. Comenzó el nombramiento de los miembros de la llamada Comisión Preliminar Electoral con la que se podrá llamar a la escogencia del Comité de Postulaciones Electorales que, finalmente, permitirá elegir a los rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE). Sin embargo, es incierto el objetivo de tales cambios.

Mientras los voceros del régimen de Nicolás Maduro hablaban de que se dan pasos para preparar unas elecciones parlamentarias la oposición afirmaba que se avanza en la ruta a las elecciones presidenciales.

El propio Juan Guaidó aseguró que con la aprobación del Comité, abierto a todas las fuerzas políticas, “la dictadura ha reconocido que sólo el Parlamento puede designar el CNE. No caigamos en desinformación y confusión: este nuevo CNE es para convocar elecciones presidenciales libres (…) El origen del problema es que se negó al pueblo una elección presidencial libre en 2018. Por ello, la única solución es la salida de la dictadura y elecciones presidenciales realmente libres con un nuevo CNE, designado por la Asamblea como dicta nuestra Constitución”.

De acuerdo con Stalin González, líder opositor y segundo vicepresidente de la AN, lo ocurrido este martes es parte de la hoja de ruta que se puso sobre la mesa en las conversaciones con los representantes de Maduro gracias a la mediación de Noruega. “Estamos desarrollando el acuerdo que presentamos en Oslo y del que ustedes (los chavistas) salieron corriendo, para que haya un Poder Electoral independiente y que los venezolanos podamos hacer unas elecciones presidenciales libres”.

El propio Juan Guaidó aseguró que con la aprobación del Comité, abierto a todas las fuerzas políticas, “la dictadura ha reconocido que sólo el Parlamento puede designar el CNE. No caigamos en desinformación y confusión: este nuevo CNE es para convocar elecciones presidenciales libres (…) El origen del problema es que se negó al pueblo una elección presidencial libre en 2018. Por ello, la única solución es la salida de la dictadura y elecciones presidenciales realmente libres con un nuevo CNE, designado por la Asamblea como dicta nuestra Constitución”.

Es decir, que el nombramiento de los miembros de la Comisión Preliminar allana el camino para avanzar hacia unas elecciones presidenciales con la participación de los diputados de la bancada roja. Este cuerpo de 11 miembros terminó conformado por seis diputados opositores y tres del chavismo, quedando pendiente la designación de otros dos integrantes: uno más para el chavismo y uno de Cambiemos, organización minoritaria que participa en la Mesa de Diálogo organizada por Maduro.

No obstante, Francisco Torrealba, vocero de la fracción parlamentaria chavista, dijo que ese bloque decidió incorporarse activamente en la comisión de trabajo “para la renovación del Poder Electoral y el restablecimiento de las garantías electorales amplias que conduzcan a la realización de elecciones parlamentarias para el año 2020”. Las presidenciales no están en su radar.

El cortocircuito llevó a que una de las fracciones parlamentarias de la propia oposición, 16J, salvara su voto por considerar que “el pacto de la cohabitación entre cierta oposición y el régimen de Nicolás Maduro y toda la usurpación se ha consumado”. En esta fracción confluyen los partidos Vente, ABP y Convergencia, que mantienen una línea crítica hacia Guaidó.

Más paradojas

Vale recordar que los diputados de la bancada chavista recientemente regresaron a la vida parlamentaria y lo hicieron afirmando que la AN se mantiene en desacato, argumento bajo el cual sus decisiones carecen de validez. Aun así, este martes se sumaron al proceso de escogencia de los miembros de la Comisión por parte del Parlamento.

“Podrá la AN proceder a la renovación correspondiente del Poder Electoral en aras de profundizar el proceso de convivencia y sostenimiento de la paz, que ha conducido a la convocatoria de un proceso efectivo de diálogo por parte de Maduro en más de 600 ocasiones”, dijo Torrealba en contra de lo que ha sido su tradicional discurso. “Trataremos de no hablar de las cosas que producen desencuentro”, añadió.

Los chavistas intentaron que Torrealba fuera uno de los integrantes de la Comisión Preliminar Electoral, aunque él perdió su condición de diputado al haber ejercido un cargo público como ministro del Trabajo de Maduro. No obstante, al final aceptaron el rechazo del pleno y Torrealba quedó fuera de la Comisión. Es decir, acataron la decisión de la AN.

Francisco Torrealba, vocero del chavismo, habla de elecciones parlamentarias / Foto: PSUVFrancisco Torrealba, vocero del chavismo, habla de elecciones parlamentarias

Sin embargo, el propio Torrealba leyó un comunicado de su fracción parlamentaria donde solicitaron “a la plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente (ANC)que active los mecanismos conducentes a la renovación del Poder Electoral”.

No hay que olvidar que la ANC es considerada ilegal y la AN la desconoce. No obstante, Torrealba propuso la creación de una “comisión de enlace entre el Poder Legislativo y el Constituyente, a los efectos de guardar celoso cumplimiento de lo establecido en nuestra Constitución para la selección de los participantes del CNE”.

Frente a esto Guaidó señaló que la Comisión Preliminar debe llamar a la sociedad civil para seleccionar a 10 representantes, que es lo que da lugar al Comité de Postulaciones del CNE. Dado este requerimiento, la única vía para que miembros de la ANC tomen parte es que sean evaluados como miembros de la sociedad civil. “Si ellos (los chavistas) en su reunión de partido o en subterfugios quieren proponer algo, ya lo evaluará la comisión. Que lo dibujen y lo maquillen como quieran”.

Hay que voltear la mirada por Adriana Moran – Blog Polis – 30 de Octubre 2019

Un nuevo llamado a la calle pretende unir a la oposición democrática en torno a ese movimiento que empezó en enero e insuflarle aire a un proyecto que se asfixia y que ya no logra conectar con las expectativas de la mayoría. Ese chaleco de fuerza en el que se convirtió la ruta de tres pasos se ha ido estrechando progresivamente alrededor del cuello de sus creadores y amenaza con estrangularlos mientras insisten en el cese de la usurpación como única razón para marchar, como único punto negociable, como única consigna y en general, como única razón de ser de una oposición que se aparta cada vez más de los que ya no encuentran cómo creer en ese inalcanzable primer punto.
El chavismo ha dicho muchas veces que no se irá nunca y en cierta forma es verdad. Va a pelear para asegurarse un lugar lo más grande posible en la vida política del país, porque nos guste o no nos guste, el lugar permanente en la historia, amado por unos y repudiado por otros, ya lo tiene asegurado. Lo que no es cierto es que se va a quedar en el poder para siempre. Al menos no mientras haya una fuerza política lo suficientemente articulada, no para aniquilarlo o borrarlo del mapa, sino para disputarle electoralmente el poder al que se aferra.
Despojarse de camisas de fuerza autoimpuestas, apartarse de las frases inútiles, de los monstruos que ellos mismos crearon para desestimular la unión y la participación y de la fantasía alimentada por los extremistas que quieren invasiones que no se producirán, es imprescindible para entender que ya no podemos seguir esperando por los promotores de gobiernos etéreos con cargos sin poder real, con embajadores sin embajadas, y con un apoyo internacional que ya no encuentra nada que apoyar aparte de imponer más y más sanciones porque no estamos haciendo nada.
Voltear la mirada hacia adentro y trabajar con lo que tenemos para construir opciones reales que puedan ser apoyadas de forma efectiva desde afuera y nos permitan competir electoralmente en las mejores condiciones posibles para ser la fuerza política que nos merecemos ser, pasa por escuchar a quienes estén dispuestos a decirnos la verdad y a trabajar en base a realidades. No a quienes esperan estar en democracia para elegir, sino a los que elijan seguir el camino para construirla.

Venezuela: de la oposición que tenemos a la que queremos por Angel Monagas – PanamPost – 18 de Octubre 2019

La razón por la cual el chavismo permanece en el poder es que cuenta con la complicidad involuntaria de la oposición

Stalin González, segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional. (Foto: Flickr)

Muchos análisis, estudios y expertas opiniones intentan explicar cómo un gobierno tan malo se mantiene en el poder por tanto tiempo.

Veinte años es mucho. En menos de dos décadas se reconstruyó la Europa destruida por la segunda guerra. Igual sucedió en Rusia o  en Japón, incluso con eventos naturales que han sido tan voraces como los realizados por el hombre, salvo el de 1945.

Tenemos problemas hasta para conceptualizar o definir lo que «gobierna» Venezuela.

El chavismo sigue haciendo añicos al país gracias a la oposición, o a lo que se identifica como «oposición». No hay otra explicación. El chavismo-madurismo ha sido muy malo para hacer, pero muy bueno para permanecer. La oposición ha sido muy buena en decir, pero muy mala para terminar con esta pesadilla.

Lo que sí tengo en claro es que los que dirigen la oposición (MUD, G4, Frente Amplio y demás) presentan muchos elementos de coincidencia con el régimen.

Maduro, así como la Constituyente y todos los representantes del Estado, son unos usurpadores. Su mandato solo tiene poder y no autoridad. No representan ni el 10 % de la población y mucho menos de los que tienen derecho al voto.

El legítimo mandato de la oposición perdió por completo la empatía con la gente.

Nuestra oposición no es la que necesitamos para enfrentar el castrocomunismo. Es muy distinta a la chilena, a la nicaragüense, a la polaca, entre otras.

Nuestra oposición guarda una sinonimia escandalosa con la cubana, cuando llegó Fidel, la misma que promovió golpes, movimientos armados, todos fracasados y que terminó favoreciéndose de un acuerdo con los Estados Unidos, teniendo como pago parte del estado de la Florida, hacia donde emigró la mayoría.

Muchos de esos líderes convenientemente utilizaron y le sacaron provecho a la permanencia del dictador en Cuba. En el fondo, su interés por regresar la libertad a la isla fue muy débil.

¿Dónde está el dinero?

La mayoría de los venezolanos desconoce los miles de millones de dólares y euros que reciben los principales partidos opositores de ONG y fundaciones internacionales. No les interesa que eso se sepa y atacan a todos los que pedimos rendición de cuentas.

Esto le ha permitido a estos «líderes» recorrer el planeta, vivir de gira en gira, dizque «luchando por el país».

A veces a uno le parece que la lucha es por un estilo de vida.

No estoy en contra de ese financiamiento, para nada. Sería útil, no obstante, que todos tuviéramos la oportunidad de conocerlo y navegar hacía un horizonte único.

Tampoco olvidamos los «guisos» de algunos de estos opositores con determinados personajes del gobierno en contratos de obras o de bienes y servicios.

Del asado de Maduro en Turquía al partido de béisbol de Stalin González y Gustavo Marcano

Cuando Maduro visitó Turquía, su visita gastronómica a un famoso chef generó miles de protestas y colapsó las redes. Estuvo mal. Fue una burla al pueblo venezolano. Igual actuó Chávez muchas veces en 1999 y en 2000, habiendo ganado legítimamente (en su caso, podría decirse) las elecciones en 1998 (no las otras).

Pregunto: un diputado y un funcionario del legítimo presidente deciden ver un juego de béisbol, nada más y nada menos en vísperas de la serie mundial, ¿tienen o no derecho a ello? ¿Dónde está lo pecaminoso del asunto? Si Chávez o Maduro lo hicieron ¿por qué ellos no?

Los hombres públicos no tienen vida privada aunque la disfruten. La mujer del César no solo debe ser, tiene también que parecer.

Los diputados han esgrimido como argumento de su situación que ellos «no tienen sueldo» ni ningún beneficio económico.

¿Cómo hacen muchos para viajar en avión, en primera clase, en hoteles 5 estrellas, pagar taxis, alquiler de vehículos, comer y demás? ¿Cómo hacen para vivir en Caracas los de la provincia sin tener una «puya»?

Un grupo de sofistas, otros aduladores y la mayoría mandados o creados a través de laboratorios en redes (PJ y VP tienen tremenda estructura para esos fines) han señalado que las «entradas» fueron de cortesía y todos los gastos corren por cuenta del imperio. También señalan que no es delito ver un juego de béisbol. Me decepcionó sobremanera la extensa alfombra al gusto que tendió Ramón Guillermo Aveledo. Pude entender por qué COPEI prácticamente desapareció, cuando él era uno de los consentidos del comité nacional.

Uno puede imaginar los pensamientos de Stalin o Gustavo Marcano: «es que como los jugadores buenos de grandes ligas no irán a Venezuela, hay que aprovechar verlos aquí».

Ese gran tribuno y orador casi griego que haría enmudecer a Demóstenes pidió medida para migrantes venezolanos como refugiados y que de esta forma se aplique el principio de la no devolución y las garantías económicas y sociales propias de ese estatus. Entonces comprendo la situación de Stalín y Gustavo Marcano: los líderes opositores también tienen crisis migratoria. «Hay que socorrerlos», dijo el gobierno de Trump, el gobernador o los alcaldes de Estados Unidos, por eso les regalaron las entradas. Imagino también los hot dogs,  las sodas y todo lo que uno compra en esos estadios, que son un dechado de la modernidad.

Lo más asombroso

Lo que sorprende no son todos los que justifican esta liberación de estrés. El asunto es que pretenden darle carácter moral, casi sacrosanto a ese «acto volitivo» de dos seres humanos que, para desgracia nuestra, ostentan una representación y sus partidos y líderes, un discurso.

Los que tenemos el atrevimiento y cometemos el pecado mortal de cuestionar somos unos «resentidos», o «envidiosos», por decir lo menos ofensivo.

Esa justificación que hacen algunas estrellas políticas, periodistas y vedettes comunicacionales en su papel de voceros, es del mismo estilo intolerante de Maduro. Casi que no veo diferencia.

Lo peor de todo es que debemos ocuparnos de lo que roban los chavistas y no de lo que «roban» los opositores, porque los primeros han robado primero y más. Luego, supongo, cuando ya seamos gobierno, habrá tiempo de corregir o de seguir haciéndolo y nos dirán: «¡cállate que peor lo hicieron los chavistas!».

Otros muchos más audaces nos dicen que debemos aprender de los chavistas, que ellos hacen peores cosas y se tapan todo. Les respondo: yo no quiero ser chavista y mucho menos aprender de ellos. Ciertamente, estos opositores lo hacen muy bien y no necesitan ayuda para parecerse. Allá ellos.

Yo ingenuamente creía que no solo debíamos ser distintos sino mejores. De lo contrario, somos iguales. La única diferencia es el color.

¿Y entonces?

Vuelvo a decirlo: en un país serio, con una oposición seria, los personajes en cuestión deberían explicar todo y de allí, las autoridades políticas decidir. El propio presidente Guaidó deería pronunciarse para refrendar un llamado a la moral, a la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. También debería revisar la acción de sus funcionarios.

La verdadera «antipolítica» la practican aquellos que, como dirigentes, no son ejemplo de sus prédicas.

De la abundancia del corazón habla la boca

Stalin es el mismo que dijo «estamos mucho mejor, aunque el país está peor» (3 de septiembre 2019). Y si voy a un juego de serie mundial, con todo pago, incluidos los on the rocks, hotel 5 estrellas, y demás lujos, mucho mejor. Mi observación alcanza también el «vamos bien», vamos al béisbol en Estados Unidos, playas en Barbados, parrandas en Cúcuta y demás.

Esclavos de lo que decimos

Vale recordar que en un tuit del 8 de enero del 2015. Stalin González señaló entonces que «Mientras los venezolanos andamos de cola en cola, los enchufados se burlan del pueblo y se gastan nuestro dinero paseando por el mundo». Seguramente ya lo borró.

¿Cuál es el problema?

El problema no es si las entradas se las regalaron o no, es la despreocupación que muestran con la situación de un pueblo y todas sus penurias.

No estamos hablando señores de tomarse unas cervezas, se trata de una bofetada al drama venezolano.

Estoy convencido de que no solo Maduro es usurpador. Hay muchos líderes que tienen más de 20 años usurpando la representación de un pueblo, que no solo no representan, sino que atentan contra él.

Triste es que se quiera banalizar y hasta «invisibilizar» este hecho, que es una radiografía del espíritu que impulsa a muchos destacados en la oposición mudista.

Hay una usurpación que avanza y podría sustituir a otra. ¿Peor o mejor? Me cuesta encontrar una respuesta adecuada.

El presidente Guaidó tiene la palabra.


La persistente “brisita” de Maduro sigue activa en la región: atravesó Los Andes y llegó a Santiago por Laureano Pérez Izquierdo – Infobae – 20 de Octubre 2019

Los hechos de violencia registrados en la capital chilena no parecen haber sido genuinos. Los saqueos y la quema de medios de comunicación parecen tener un origen más político que social

Cuando el viento sopla hay que saber escucharlo… para saber de dónde viene“. La frase pertenece a un agudo analista regional, cuyo nombre no viene al caso. Ese viento nació con forma de brisa. De “brisita” en palabras de Diosdado Cabello. Y llegó a SantiagoChile, en uno de los sábados más violentos de su historia democrática. Quizás alguno aún crea en las casualidades.

En uno de los países más ordenados del continente suelen verse manifestaciones con algunos grados de temperatura elevada. Son aquellas en las cuales los estudiantes se hacen oír ruidosamente y los sucesivos gobiernos -de izquierda, derecha, socialistas, conservadores, Michelle BacheletSebastián Piñera– han mantenido el orden. Con rigor indisimulable todos.

Sin embargo, las escenas que se vivieron en las últimas horas en SantiagoChacabucoValparaíso y otras comunas y provincias, fueron extemporáneas. Similares a las que se observaron en Quito hace apenas semanas y que llevaron el sello inconfundible del chavismo. ¿Acaso la dictadura de Nicolás Maduro también decidió involucrarse en Chile? La imaginación permite la duda. La historia reciente del régimen venezolano, también.

Así quedó la sede del diario El Mercurio en Valparaíso luego del ataque (Reuters)

Así quedó la sede del diario El Mercurio en Valparaíso luego del ataque (Reuters)

Los embates chilenos contra el Palacio de Miraflores no son gratis. Maduro continuamente ataca al presidente chileno. Lo calificó de “pichón de (Augusto) Pinochet“, como si pudieran equipararse los tantos de uno y otro. Quizás fue un acto fallido: trabajo para los freudianos.

Faltarán pocas horas para que desde Caracas festejen a las hordas. Los voceros del régimen dirán que la revisión de las medidas sobre el transporte fueron una victoria del pueblo chileno. Tal como lo hicieron como los tristes sucesos ocurridos en la capital ecuatoriana, con la sombra de su ex presidente Rafael Correa detrás. En esa oportunidad, el ex mandatario hasta se animó a convocar a elecciones. Pero el vínculo era más claro. El líder con sede en Bruselas es empleado de Maduro. Lo reconoció él mismo, al admitir que hace “consultoría.

Sin embargo, el pueblo chileno es aquel que se manifestó en las calles pero de forma pacífica el viernes y en horas de este sábado. ¿En qué lugar del mundo se reclama por el valor del metro saqueando un Walmart? ¿Quién lo hace quemando una sucursal de un periódico? La “brisita” parece haber atravesado los Andes.

La única diferencia es que en Chile Bachelet no es una aliada del Socialismo del Siglo XXI. Por el contrario. La dictadura aún sangra por el lapidario informe que escribió detalladamente la ex jefa de estado y actual Alta Comisionada de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, y que sirvió para que algunos líderes mundiales dejen de hacerse los distraídos.

Si bien Venezuela está quebrada económicamente para su pueblo, en Miraflores resguardan algún resto de dinero para mantener su poder en tierra latinoamericana. ¿Dónde más están interviniendo con sus dólares? Cabello, uno de los hombres más poderosos del régimen, graficó que “una brisita bolivariana” se dejaba sentir en Ecuador, Perú, Brasil, Honduras, Colombia y Argentina.

La dictadura chavista obedece a Cuba y todas sus maniobras están dirigidas a ganar tiempo. Valdrá preguntarse: ¿Es Caracas o La Habanaquien desestabiliza a la región? La isla atraviesa dificultades económicas cada vez más severas. No tiene petróleo. No arriesga sus agotadas reservas. A diferencia de su par ecuatoriano Lenín MorenoPiñera no tardó diez días en dar marcha atrás con unas medidas cuyo malestar sería evidente. También impactaron donde más duelen este tipo de resoluciones: en el bolsillo de las clases obreras, aquellas cuyas monedas se cuentan una por una. Algunas administraciones, quizás, deberían ser más cautelosas y evitar abrir ventanas a oportunistas regionales. Por lo menos hasta que el viento deje de soplar.

Decreto de prohibición de promocionar y difundir material audiovisual – Tribunal 36 de Primera Instancia – 8 de Octubre 2019

El horror de un documental – Editorial El Nacional – 11 de Octubre 2019

La academia fomenta el debate para generar conocimiento. El que no entienda esta premisa es porque no ha tenido un alma mater que le inculque lo importante y fundamental que es el pluralismo y la tolerancia. Hay personas que han pasado por una casa de estudios, pero nada les ha quedado. En este último grupo se ubican los que sin tapujos acaban con la democracia de un país y pisotean sus universidades.

Para esa gente, prohibir, cancelar, censurar es lo normal. Acabar con la autonomía de pensamiento E instaurar un solo discurso son prácticas cotidianas. Por eso, cuando la Universidad Simón Bolívar organizó la proyección del documental Chavismo: la peste del siglo XXI, tuvieron que buscar un juez que fuera capaz de firmar una orden para evitar que la comunidad universitaria lo viera.

El documental hecho por Gustavo Tovar-Arroyo cuenta el origen, desarrollo e instauración del chavismo en Venezuela y sus terribles consecuencias tanto para el país como para la región. Se trata de un esfuerzo de años de trabajo en el que se analiza el monstruo desde sus entrañas, desde su gestación, con voces tan autorizadas como Mario Vargas Llosa, Luis Almagro, Oscar Arias, pero también algunos que estuvieron al lado del propio Hugo Chávez y que se atrevieron a contar lo que vivieron.

Las imágenes son duras, porque dura y cruel ha sido esta etapa de la historia contemporánea venezolana. Es un audiovisual que retrata la rudeza con que este régimen ha sacudido a la sociedad venezolana, un trabajo hemerográfico importante que muestra una realidad que no puede ser disfrazada.

Eso es lo que la juez que firmó la prohibición no quiso que se viera. Pero es también lógico pensar que no firmó ese oficio por iniciativa propia, sino cumpliendo órdenes, como buen soldado. Con esta acción el régimen cree que se salva de que el mensaje de Tovar-Arroyo sea transmitido. Pero la censura es un bumerán y ya a estas alturas de dictadura deberían estar claros en eso.

La película, que está disponible en Internet, ha sido vista hasta ahora en 24 países, 71 ciudades y 22 universidades de todo el mundo. En mayo pasado, la misma USB la proyectó en su sede del Litoral. Entonces, ¿cuál es el miedo?

Por allí algún personero de esos que como borregos balan de acuerdo con lo que les manda el régimen afirmó que la película era muy fea y que no vale la pena verla. Los que la han visto podrían contestarle que en efecto es horrible, porque retrata con material periodístico la realidad de lo que diariamente se ha vivido en Venezuela en los últimos 20 años.

Y se puede ir más allá. Es tan terrible como ver a niños comiendo de la basura, a ancianos muriendo en los hospitales por no contar con el tratamiento, a cientos de manifestantes tragar bombas lacrimógenas, a opositores recibir golpes y balas en la cabeza. Y eso se ve todos los días desde hace dos décadas en este país.

Por más que lo escondan, Chavismo: la peste del siglo XXI aún se evidencia en cada esquina y en cada rincón de Venezuela. Pero cerca está el día en que solo lo veamos en un documental.

Para ver el documental completo abrir este enlace :

A %d blogueros les gusta esto: