elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: CEPAL

Las brutales cifras del derrumbe de la economía venezolana por Victor Salmerón – El Pregonero.com.ve/ Infobae – 21 de Diciembre 2019

Screen Shot 2019-12-24 at 5.24.44 AM.png

En 2014 la economía venezolana ingresó al túnel de la recesión y desde entonces no deja de achicarse. Las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) contemplan que en 2019 la reducción será de 35% con lo que en los últimos seis años el PIB real habrá caído 66%, una debacle equiparable a la sufrida por países en guerra y la mayor crisis en la historia contemporánea de América Latina.

Consultoras, bancos y organismos multilaterales esperan que en 2020 Venezuela continúe en el tobogán y la economía se reduzca nuevamente. El último informe de Latin Focus señala que Goldman Sachs y UBS pronostican un declive de 10%, al igual que el FMI, mientras que Ecoanalítica, una de las principales consultoras del país, espera un descenso de 10,8%.

El descalabro ha hecho que la economía venezolana descienda en la clasificación por PIB a precios corrientes de América Latina y el Caribe desde el sexto al décimo lugar, mientras que el declive de la producción y la catastrófica devaluación de la moneda pulverizan sectores estratégicos.

La población de Venezuela triplica a la de República Dominicana, no obstante, la firma Global Scope precisa que al cierre de octubre el total de créditos del sistema financiero venezolano se ubicó en 295 millones de dólares, mientras que los bancos dominicanos gestionan créditos por 21.856 millones de dólares.

Una sola entidad financiera de República Dominicana, el Banco Popular, cuenta con un total de créditos equivalentes a 5.817 millones de dólares, es decir, una cifra que supera veinte veces al volumen de préstamos de todo el sistema financiero venezolano.

Aparte de la feroz devaluación de la moneda frente al dólar, en el raquitismo del crédito influye que el Gobierno obligó a las entidades financieras a disminuir los préstamos, ordenándoles en febrero de este año congelar como reservas la totalidad de los nuevos depósitos.

El recorte del crédito redujo el crecimiento de la cantidad de dinero y ayudó a frenar la inflación, pero a costa de profundizar la recesión.

El desequilibrio es de tal magnitud que, si bien la inflación ya no supera el millón por ciento anual, los precios aumentan a una tasa mensual de dos dígitos que desgasta la capacidad de compra del salario.

El petróleo provee 90 de cada cien dólares que ingresan al país y tras no ahorrar durante los años en que el barril se cotizó a niveles récord, no invertir para mantener la producción petrolera, endeudarse masivamente, malbaratar el dinero y perder el crédito internacional, la revolución Bolivariana se quedó sin suficientes dólares para soportar la economía.

A esta caótica administración se añadió el impacto de las sanciones de Estados Unidos que considera fraudulentas las elecciones en las que Nicolás Maduro se reeligió como presidente en 2018 y, entre otras medidas, suspendió sus compras de petróleo.

Economistas coinciden en que el monto de las importaciones es un termómetro esencial sobre el tamaño de la producción en Venezuela porque las empresas utilizan una gran cantidad de materia prima e insumos que compran en el exterior.

Ecoanalítica proyecta que las importaciones de bienes en 2019 serán 84% menos que las de 2013, el año previo al inicio de la recesión, y las cifras oficiales muestran que el comercio exterior de Venezuela se ha hecho insignificante.

De acuerdo con el boletín de comercio exterior de bienes en América Latina y el Caribe elaborado por la Cepal, tradicionalmente Venezuela ocupó el sexto lugar en cuanto a importaciones y, al cierre del primer trimestre de este año, cayó al puesto doce ubicándose por debajo de países que siempre superó como Perú, Ecuador, Costa Rica, Guatemala, República Dominicana y Panamá.

Durante el primer trimestre de 2019, último dato divulgado por el Banco Central de Venezuela, las importaciones de Venezuela sumaron 2.947 millones de dólares, mientras que, de acuerdo a la Cepal, las de Panamá sumaron 3.163 millones de dólares, Costa Rica 4.023 millones, Guatemala 4.771 millones, República Dominicana 4.791 millones, Ecuador 5.573 millones y Perú 10.297 millones.

La caída de la producción petrolera, las limitaciones para exportar y la moderación de los precios del barril ha hecho que las ventas al exterior desciendan notablemente: en 2013 Venezuela se ubicó en el tercer peldaño en cuanto a exportaciones en la lista de los países de América Latina y el Caribe, solo superado por México y Brasil, pero hoy ocupa el séptimo lugar.

A pesar del desplome de la economía, las sanciones de Estados Unidos y el surgimiento de un líder de la oposición, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por más de sesenta países, Nicolás Maduro culmina el año en el poder y no hay señales de que pueda abandonarlo en el corto plazo.

El mantra de la oposición repetido constantemente por Juan Guaidó: fin de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres comienza a evaporarse mientras que la oposición todavía no decide si participará en las elecciones parlamentarias previstas por la Constitución para diciembre de 2020.

Benigno Alarcón, presidente del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello explica que “hoy luce lejana la posibilidad de una transición a la democracia en Venezuela”.

Agrega que “ante la falta de acuerdos entre gobierno y oposición, el avance del proceso de autocratización y la posible exclusión de la oposición de los espacios institucionales a partir de la próxima elección parlamentaria es posible un escenario de mayor emigración y una escalada del conflicto interno con niveles de violencia no vistos hasta ahora”.

Nicolás Maduro ha contado con el apoyo de las Fuerzas Armadas, una oposición debilitada por divisiones internas y un manejo de la economía que lo ha ayudado a sostenerse en el poder.

La economía del autócrata

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) sostiene que 4,6 millones de venezolanos han abandonado el país, un éxodo que para el gobierno ha significado menos posibilidades de protestas y el envío de remesas en un monto nada despreciable para una economía arrasada.

“Las remesas, a nivel agregado, son cada vez más representativas en el entorno económico. Para este año, calculamos las remesas en aproximadamente 3.500 millones de dólares y seguirán en ascenso durante 2020”, dice Ecoanalítica.

Las divisas provenientes de las remesas y la porción de la población con ahorros e ingresos en dólares se han combinado con la pérdida de confianza en la moneda para impulsar una dolarización de facto, donde el dólar gana terreno como referencia para la fijación de precios y medio de pago.

El proceso ha potenciado la desigualdad: Datanálisis indica que alrededor de 10% de la población cuenta con dólares para consumir productos de lujo y otro 25%-30% que recibe divisas para comprar productos básicos, electrodomésticos o algún repuesto para el automóvil. Luego, esta la enorme franja de la población que sobrevive gracias al “rebusque”, como se conoce a las ocupaciones que proveen ingresos extra y el plan de ayuda del gobierno que reparte bonos a fin de mes y comida a precios subsidiados.

Esta estructura permite mecanismos de control social, en medio de la crisis, el gobierno de Nicolás Maduro es la mano que reparte algo y al mismo tiempo emplea a las Fuerzas Armadas y los organismos policiales para reprimir las protestas.

La profunda caída del consumo ha derivado en que con pocos dólares los empresarios privados puedan mantener abiertas las empresas y dedicarse a importar o producir para abastecer a una población que compra menos de la mitad de lo que adquiría hace seis años.

Para alentar este proceso, el gobierno eliminó en los hechos el control de precios, permite que la cotización del dólar fluctúe en un mercado entre privados. La firma Síntesis Financiera resume que “2019 podría llamarse el año de la permisividad por necesidad, más no por convicción. El gobierno amplió la flexibilización de los controles sobre los precios, el mercado laboral, las importaciones y la dolarización de facto”.

Al mismo tiempo, la administración de Nicolás Maduro cuenta con total discrecionalidad para el uso del dinero de la nación, no hay mecanismos efectivos de rendición de cuenta y la economía negra crece a través del contrabando de gasolina, el narcotráfico y la venta ilegal de oro.

 

6 millones de latinoamericanos caerán en la pobreza extrema en 2019, según Cepal – El Nacional – 28 de Noviembre 2019

La organización destaca que el alza de 2,3 puntos porcentuales de la pobreza entre 2014 y 2018 en el promedio regional se explica básicamente por el incremento registrado en Brasil y Venezuela

Pobreza

Aumenta a más de seis millones de personas el índice de pobreza en Latinoamérica | Foto Archivo

Seis millones de latinoamericanos caerán este año en la vulnerabilidad y exclusión de la pobreza extrema, al continuar una tendencia que se agudizó en los últimos años, calcula la Comisión Económica para América Latina y el Caribe este jueves.

En una región de casi 620 millones de habitantes, en 2019 habría 27 millones más gente pobre que en 2014, y 26 millones se encontrarían en situación de pobreza extrema, dice el informe de esa entidad con sede en Santiago.

«Es la peor situación de exclusión, vulnerabilidad y carencia», dijo en rueda de prensa Lais Abramo, directora de Desarrollo Social de la Cepal. Eso significa, añadió, que hay más personas en cuyos hogares el ingreso per cápita no alcanza para comprar una canasta básica de alimentación.

Situación de exclusión

«Es una situación de extrema vulnerabilidad, las personas pueden pasar de una situación a otra en el caso de que pierda el empleo, enfrenten una enfermedad catastrófica o hay un desastre», agregó Abramo.

El débil desempeño de las economías regionales, que este año crecerían apenas 0,1%, carencia de programas efectivos de asistencia social y empleos precarios explican esta situación que América Latina demorará años en revertir.

«La preocupación central es que hacia 2019, la perspectiva no es muy positiva, por eso ponemos la señal de alerta de lo que se tiene que hacer hoy para evitar que esta pobreza se agudice, como aumentar las pensiones básicas, dijo por su parte Alicia Barcena, secretaria ejecutiva de Cepal.

Lenta reducción de la desigualdad

En 2019 el número de pobres aumentaría a 191 millones, de los cuales 72 millones estarían en la pobreza extrema, de acuerdo al informe. La cantidad de pobres es 6 millones más que la de 185 millones reportada en 2018.

Asimismo esa evolución, destaca «que prácticamente todas las personas que se suman este año a la estadística de la pobreza se integran directamente a la pobreza extrema», agrega el reporte.

Con ese indicador, la tasa de pobreza aumentaría 30,8% de la población de América Latina en 2019, lo que equivale a un aumento de 0,7% respecto a 30,1% de 2018.

La pobreza extrema, en tanto, se situaría en 2019 en 11,5%, con un alza de 0,8% respecto a 10,7% del año anterior. La pobreza extrema «afecta mayormente a niños, niñas y adolescentes, mujeres, indígenas y afrodescendiente, así como a los residentes en zonas rurales y a quienes están desempleados», señala el reporte de la Cepal.

Brasil y Venezuela

La organización destaca que el alza de 2,3 puntos porcentuales de la pobreza entre 2014 y 2018 en el promedio regional «se explica básicamente por el incremento registrado en Brasil y Venezuela».

En el resto de los países la tendencia dominante en ese período «fue hacia una disminución, debido, principalmente, a un aumento de los ingresos laborales en los hogares de menores recursos. Así como también a transferencias públicas de los sistemas de protección social, y privadas, como las remesas en algunos países», agrega la institución.

La organización reportó, además, una «lenta reducción de la desigualdad de ingresos» en la región. «América Latina es tristemente conocida como la región más desigual del mundo. La desigualdad de ingresos es una de las expresiones más evidentes y un obstáculo al desarrollo y a la garantía de los derechos y del bienestar de las personas, además de un factor que inhibe la innovación, el aumento de la productividad y el crecimiento económico», dice Cepal.

Si bien entre 2002 y 2014 la desigualdad de ingresos disminuyó de manera significativa, a partir de 2015 esa tendencia se «ralentizó», debido a los mismos factores que explican la evolución de la pobreza extrema y la pobreza.

Gini

Medida por el índice de Gini en un promedio de 15 países de América Latina, la desigualdad por ingreso se redujo de 0,538, en 2002, a 0,477, en 2014, y a 0,469, en 2017; y luego llegó a 0,465, en 2018, disminuyendo 13,6% en 16 años, a una tasa de 0,9% por año.

El ritmo de reducción ha decaído: la variación promedio entre 2002 y 2014 fue de 1% anual. Mientras que entre 2014 y 2018 fue de 0,6%, con grandes diferencias entre los países

Cepal: Economía de Venezuela se contraerá 14% en 2020 – El Nacional – 12 de Noviembre 2019

El organismo internacional indicó que los países que peores previsiones de crecimiento registraron en 2019 fueron Venezuela (−25,5%) y Argentina (−3%)

Billetes-cono monetario
La desaceleración económica se extendió por 17 de los 20 países de América Latina en 2019 | Foto Gustavo Matute (@BigMatu_photos)

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe rebajó este lunes a 0,1% la proyección de crecimiento de la región para 2019 y calculó en 1,4% la cifra para 2020.

El organismo internacional consideró que con estas previsiones se cumplirían siete años en los que América Latina y el Caribe permanecen estancados en una escalada de bajo crecimiento.

La Cepal indicó en un boletín que la situación provocó un deterioro de los niveles de ingreso per cápita promedio.

“El PIB per cápita de la región se vería reducido 4% entre 2014 y 2019, lo que implica una caída promedio anual de −0,8 %”, agregó.

Desaceleración económica por 17 países 

El organismo regional afirmó que la desaceleración económica se extendió por 17 de los 20 países de América Latina en 2019.

En el apartado subregional, la producción en Suramérica de bienes primarios, en especial petróleo y minerales, y de alimentos, caería 0,2%, el primer descenso desde 2016.

Para el próximo año se proyecta un crecimiento promedio para esta zona del 1,3%.

Los países que peores previsiones de crecimiento registraron fueron Venezuela con −25,5% en 2019 y −14% en 2020.

Le sigue Argentina con −3% en 2019 y −1,3 % en 2020.

En cuanto al Centroamérica y México, se calcula que la tasa de expansión sea del 0,7% en 2019 y alcance el 1,6% en año siguiente.

Esto implica, indica la Cepal, una reducción respecto a la tasa media de crecimiento observaba desde 2014.

En esta zona, Nicaragua lidera los datos negativos −5% en 2019 y −2% en 2020.

Para el Caribe de habla inglesa u holandesa la previsión de crecimiento es del 1,5% para este año y del 5,7% para el año 2020.

La Cepal indica que la región será principalmente influenciada por el inicio de la producción de petróleo de Guyana a partir del próximo año.

Nicolás Maduro miente sobre la economía pero la Cepal y el FMI lo ponen en su sitio por Daniel Gómez – ALnavío – 12 de Noviembre 2019

“Todos los indicadores marcan que 2020 será el año de reinicio del crecimiento económico del país”, dijo este lunes Nicolás Maduro, el mismo día en que el FMI y la Cepal publicaron datos que lo desmienten.

Para 2020 el FMI espera más desempleo e hiperinflación / Foto: Prensa Maduro
Para 2020 el FMI espera más desempleo e hiperinflación / Foto: Prensa Maduro

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe de Naciones UnidasCepal, señala que la economía de Venezuela se contraerá 14% en 2020 en el informe de perspectivas económicas publicado este lunes.

Este lunes el Fondo Monetario Internacional (FMI) también presentó sus proyecciones de desempleo en el mundo de cara a 2020. Ocupa el primer lugar Venezuela, con un índice de parados de 50,5%. Le saca más de 20 puntos de distancia a otras economías en problemas como Sudáfrica Sudán.

En este informe, el FMI también recuerda que la hiperinflación en Venezuela continúa y que el próximo año será 500.000% superior. Este 2019, detalla el organismo, será de 200.000%.

Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, también ofreció unas declaraciones para el servicio de noticias del Fondo en las que recordó que el problema del éxodo seguirá agravándose.

“Venezuela está experimentando una grave crisis humanitaria, que desencadena grandes flujos migratorios en toda la región. Observando las tendencias actuales, se espera que el número de migrantes de Venezuela llegue a 6 millones de personas para fines de 2019. También se estima que alrededor del 90% de estos migrantes se establezcan en la región de América Latina y el Caribe, lo que ejercerá presiones inmediatas sobre las necesidades de gasto público y los mercados laborales”, explicó el experto.

Nicolás Maduro, autor de este desastre económico, parece ajeno a todo lo anterior. El mismo lunes en que los organismos internacionales presentaron datos de recesión, desempleo, hiperinflación y éxodo, Maduro dijo por la televisión estatal:

“Todos los indicadores marcan que 2020 será el año de reinicio del crecimiento económico del país”.

¿Por qué? “Los factores que explican el crecimiento son”:

– La elevación de la producción de riquezas industrial.

– La elevación petrolera y aurífera.

– La desaceleración y control de la inflación inducida, por la vía de los factores reales de la economía.

Parece poco creíble el discurso de Maduro. Sin embargo, no es la primera vez que Maduro miente sobre la economía.

En agosto le mintió a los chinos. En entrevista con la agencia china Xinhua, Maduro anunció un plan. 11 líneas de acción para reactivar la economía que iba a difundir próximamente. Todavía se sigue esperando por esos anuncios.

Y en septiembre también le mintió a los rusos. “He activado un programa económico bastante completo. Integral. Que puede integrarse perfectamente a la visión económica de la cooperación Rusia-Venezuela”, le dijo Nicolás Maduro al presidente ruso, Vladímir Putin, nada más llegar a Moscú.

Cepal proyecta retroceso de la economía venezolana en 23% – El Nacional – 31 de Julio 2019

La contracción venezolana representa la peor proyección del país, junto a Argentina y Nicaragua

1555004620100.jpg

La Cepal presentó el Estudio Económico para América Latina y el Caribe 2019 en Santiago de Chile

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe tasó la perspectiva de crecimiento económico de América Latina y el Caribe para 2019 en números negativos para Venezuela.

En el Estudio Económico para América Latina y el Caribe 2019 que la Comisión presentó en Santiago de Chile, se asevera que se redujo a 0,5% la perspectiva de crecimiento económico de América Latina y el Caribe para 2019, frente al 1,3% que se estimó el pasado mes de abril, debido al mal desempeño de la inversión, las exportaciones, a una caída del gasto público y a una débil economía mundial.

Este año se dará una desaceleración generalizada que afectará a 21 de los 33 países de la región.

El organismo proyectó un crecimiento mundial del 2,6% para 2019, 4 décimas por debajo del observado en 2018, un debilitamiento en el que han redundando las tensiones comerciales y los problemas geopolíticos que han derivado también en un escenario internacional desfavorable para la región.

El informe además señala que se espera que el producto interno bruto de América del Sur crezca este año 0,2%, mientras que las economías de Centroamérica se expandirán 2,9%, dato que desciende hasta 1,4% si se contempla a México junto a las economías de América Central.

En tanto, para el Caribe se espera un crecimiento de 2,1%. Por países, Dominica liderará la progresión de la región con 9,9%, seguida por Antigua y Barbuda (5,9%) y República Dominicana (5,5%).

La economía de Panamá se ubicará en 4,9%, la de Guyanaen 4,6% y la de Bolivia en 4%.

Según las previsiones de la Cepal, Perú subirá a 3,2%, Colombia a 3,1%, Chile a 2,8%, México 1% y Brasil 0,8%.

En el primer trimestre del año, la actividad económica en América Latina se contrajo 0,1% con respecto al mismo período de 2018.

Las economías de América del Sur decrecieron en promedio 0,7% en el primer trimestre de 2019, lo que contrasta con el crecimiento del 1,5% del primer trimestre de 2018.

Las economías de Centroamérica muestran durante ese trimestre una tasa de crecimiento inferior a la del primer trimestre de 2018, del 3,3%.

Si se toman en cuenta Centroamérica y México, el crecimiento del primer trimestre de 2019 fue del 1,5%.

A niveles nacionales, durante el primer trimestre de 2019 República Dominicana y el Estado Plurinacional de Bolivia fueron las economías que mayor crecimiento registraron en la región (5,7% y en torno al 4,0%, respectivamente), seguidas por Panamá (3,1%), Guatemala (3,0%) y Colombia (2,8%).

5 economías se contrajeron en el primer trimestre (Argentina, Nicaragua, Paraguay, Uruguay y Venezuela), Brasil se desaceleró (0,46%) y las demás crecieron entre 0,6% y 2,6%.

¿Qué países de América Latina se volvieron más ricos y pobres en 2017? – BBC Mundo – 22 de Diciembre 2017

En el campo económico 2017 trajo suertes enormemente variadas para los países latinoamericanos

A algunos países centroamericanos poco acostumbrados a ocupar los escalafones del triunfo económico, el 2017 les sonrió de manera especial. Para ellos fue un año de crecimiento y de generación de riqueza.

En cambio, para otras naciones más acostumbradas a las vacas gordas, el 2017 fue decepcionante en algunos casos, y trágicamente malo en otros.

En particular, Venezuela siguió rodando por el abismo económico, siendo, por enorme distancia, la nación latinoamericana que más se empobreció en el año.

Año bandera

En el Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe publicado este diciembre por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (Cepal), la estrella indiscutible fue Centroamérica.

El informe evalúa el crecimiento del producto interno bruto (PIB) de todas las naciones de la región en 2017. Es decir, en cuánto creció la riqueza nacional.

Y entre los cinco primeros países había tres centroamericanos.

Los países que más generaron riqueza en la región en 2017 según Cepal:

5,3% aumentó el PIB en Panamá
4,9% aumentó el PIB en República Dominicana
4,9% aumentó el PIB en Nicaragua
4% aumentó el PIB en Paraguay
3,9% aumentó el PIB en Honduras
Panamá fue la nación que más aumentó su riqueza nacional en 2017, con 5.3% de incremento del PIB, seguido de República Dominicana y Nicaragua con 4,9%, Paraguay con 4% y Honduras con 3.9%, asegura la Cepal.

No puede decirse que hubiese una estrategia económica definida para lograr esto, pues la lista de ganadores abarca desde el gobierno izquierdista en Nicaragua, encabezado por el sandinista Daniel Ortega, al marcadamente conservador de Juan Orlando Hernández en Honduras.

En conjunto, Centroamérica y República Dominicana crecieron a casi tres veces el ritmo del resto de América Latina, de acuerdo al informe de la Cepal.

La organización atribuye las buenas noticias al aumento de la demanda interna de inversión y consumo, auspiciado a su vez por una caída de la inflación, aumento de remesas familiares, bajas tasas de interés para los créditos y un aumento de los salarios.

Dirán muchos que ese aumento en la riqueza sigue mal repartido, como es el caso en prácticamente toda América Latina, y que muchos habitantes de estos países no se beneficiaron de haber sido sus países los que más aumentaron su riqueza nacional en 2017.

Pero sigue siendo esperanzador que países como Honduras y Nicaragua, tradicionalmente a la zaga en muchas medidas de crecimiento económico, hoy experimenten ese dinamismo.

Venezuela por el abismo

En el otro lado de la tabla, el de los países que más se empobrecieron, una nación sobresale de manera dramática.

El informe de la Cepal indica que el PIB venezolano cayó 9.5% en 2017. O dicho de otra manera, cerca de una décima parte de la riqueza nacional se desvaneció en cuestión de un año.

La situación que refleja un país camino a la hiperinflación, con índices alarmantes de deterioro en los indicadores sociales.

Y el de la Cepal no es el único diagnóstico pesimista para Venezuela: otras organizaciones pintan un panorama todavía más complejo.

El Fondo Monetario Internacional cree que la caída del PIB en 2017 será del 12%, le dijo a BBC Mundo José Manuel Puente.

El economista venezolano, y su colega Jesús Rodríguez, asociados al IESA de Caracas, adelantaron a BBC Mundo algunos aspectos de un informe académico que están preparando, en donde estiman que en solo cuatro años, entre 2014 y 2017, se habría perdido el 34% del PIB total de Venezuela.

Esto es una tragedia que no vacilan en calificar de “la peor crisis en magnitud y duración de nuestra historia económica”.

Los países latinoamericanos con peor desempeño económico en 2017 según Cepal:

-9% cayó el PIB venezolano en 2017
0,5% creció el PIB en Cuba
0,9% creció el PIB en Brasil
1% creció el PIB en Ecuador
1,3% creció el PIB en Haití
Cuando termine el año Venezuela también se habrá debilitado con la inflación más alta del mundo y el aumento en la pobreza.

Según la encuesta Encovi, ese aumento de la pobreza ha llevado a que “tres cuartas de su población ha perdido peso, en promedio, 8,7 kilos por persona, debido a la caída del ingreso real y la fuerte escasez de bienes básicos, entre ellos alimentos y medicinas”, le dice Puente a BBC Mundo.

Ya sea culpa del imperialismo internacional y la burguesía local, como asegura el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro, o el resultado del mal manejo económico por la Revolución Bolivariana, como indica la oposición, 2017 fue un año extraordinariamente malo para ese país.

La caída de la riqueza nacional venezolana no tiene paralelos actuales en América Latina. Según el informe de la Cepal, los otros países en el fondo de la tabla han sufrido una desaceleración en el crecimiento, no un crecimiento negativo como ocurrió en Venezuela en 2017.

Por ejemplo, Cuba aumentó el PIB apenas 0.5%, Brasil 0.9%, Ecuador 1% y Haití 1.3%, indica la Cepal.

El resto de naciones latinoamericanas aparece en el medio de la tabla, con un año que no fue ni desastroso ni particularmente bueno en términos de generación de riqueza. Se mantuvieron en la raya, sin avanzar ni retroceder demasiado.

No parece muy aventurado imaginar que en 2018 también habrá caminos muy divergentes en las economías de la región. Y que todos esperarán que ninguna nación tenga que sufrir el viacrucis económico que le tocó a Venezuela y a sus habitantes en 2017.

Populismo y pobreza – Editorial El Nacional – 21 de Diciembre 2017

En un reporte de la Cepal dado a conocer en México y divulgado ayer por la agencia AFP, se revela que “la pobreza en América Latina creció en 2016 y alcanzó a 30,7% de la población, principalmente por el revés económico de Brasil y Venezuela”.

No es una coincidencia que estos 2 países hayan pasado por las horcas caudinas del venenoso y corrupto socialismo del siglo XXI que hasta ahora no solo ha sido incapaz de derrotar el hambre, sino, por lo contrario, de aumentarlo a niveles inimaginables tan solo hace 20 años atrás. Lo que sí ha crecido groseramente son las fortunas de las camarillas políticas que, desde que llegaron al poder, no han hecho otra cosa que enriquecerse, como ha quedado en evidencia tanto en Brasil como en Venezuela luego de los grandes escándalos de corrupción que han estremecido a la opinión pública mundial.

Como bien lo dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, la pobreza promedio en la región “subió básicamente por dos países, que son justamente Brasil y la República Bolivariana de Venezuela”. Qué casualidad que estos dos países hayan sido conducidos a la pobreza y la corrupción por dos líderes que en un momento dado eran considerados como los adalides de la lucha contra el hambre y la miseria, valga decir, Lula da Silva y Hugo Chávez.

En el caso de Lula el escándalo es abrumador, porque hizo creer al mundo que su programa contra la pobreza estaba funcionando tan inmejorablemente que millones de pobres en Brasil habían escalado socialmente hasta llegar a integrarse en la clase media. Pero sus planes contra el hambre y la miseria se levantaban sobre un inmenso pantano de corrupción alimentado por negocios sucios con una parte del sector privado que, como se supo luego, consistía en una red gansteril en la cual participaban políticos, empresas del Estado y grandes constructoras.

Lula dio vida a una coalición de partidos en el Parlamento, que iban de la derecha a la izquierda más radical, mediante el pago ilegal de dinero a los parlamentarios, el famoso “Mensalao”. Lula también se convirtió en el agente brasileño de negocio más popular del continente, porque en cada contrato que se firmaba iba convenida una comisión millonaria ilegal para los jefes y ministros del país contratante. En Venezuela ocurría lo mismo. Militares y políticos salieron de la clase media y se convirtieron en ricos de la noche a la mañana.

Pero la riqueza no llegaba a todos. Bien claro lo expuso Alicia Bárcena en su conferencia de prensa: en Venezuela y Brasil, la “pobreza creció más que en el resto de la región, en medio de fuertes contracciones de sus economías”.

Se calcula que 186 millones de latinoamericanos “son pobres, un aumento frente al 28,5% (168 millones) de 2014. En tanto, la pobreza extrema alcanzó en 2016 a 10% de la población, equivalente a 61 millones de personas, un deterioro frente a los 48 millones (8,2%) anterior”.

Pero la Cepal reveló algo más grave: “Niños y adolescentes, con edades entre 0 y 14 años, son el grupo más afectado por el problema, ya que representan 46,7% del total de los pobres y 17% de los pobres extremos”. Gracias Lula y Hugo.

 

Tasas de crecimiento del PIB – CEPAL – Mayo 2017

Tasas crecimiento PIB – CEPAL –

A %d blogueros les gusta esto: