elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Capital humano

La Idiosincrasia del Venezolano, ¿Socialista o Libertaria? por Alexis Paredes – iF Revista Digital – 23 de Mayo 2019 

La-Idiosincrasia-del-Venezolano-Socialista-o-Libertaria-if-revista-digital-revista-libertaria-capitalismo-venezuela-libertad-900x550.jpg

¿Cuántas veces hemos escuchado que el venezolano es flojo, “vivo”, que le gusta lo fácil y un sin fin de descalificativos como estos? Estas son etiquetas infundadas por -el sistema que ha destruido nuestro país en las últimas 6 décadas- la izquierda. Pervirtieron los incentivos, eliminaron la meritocracia, sistematizaron el amiguismo y han procurado destruir la base de la sociedad: la familia ¿Como podíamos esperar buenos resultados? Nunca fue culpa de la “idiosincrasia venezolana”, sino del sistema.

Han aniquilado nuestro autoestima como país. Los más débiles han sucumbido a la idea de que un líder político mesiánico es su única salvación. Otros hemos dejado de creer en nosotros mismos como venezolanos, como nación. Pero ¿Hay motivos para creer que Venezuela será un país libertario y capitalista? A continuación daré tres razones que me hacen creer que si:


1)  El venezolano es emprendedor.

Las ganas de emprender forman parte de nuestro “ADN”. El querer “montar” el negocio propio, el taller, el consultorio; el querer “ser mi propio jefe”. Son temas diarios del venezolano que busca progresar. Con condiciones de libertad en el mercado, hay muchísimas posibilidades de llegar a ser uno de los países con más emprendimientos nuevos en el mundo.


2)  El venezolano es individualista.

Los “intelectuales” y las masas detestan esta característica, por cierto, bien arraigada en los venezolanos. Por supuesto que existe la solidaridad, pero en sentido general actuamos en favor de nuestros propios intereses. Y esto no es para nada malo, como dijo Adam Smith: “No es por la benevolencia del carnicero, del cervecero y del panadero que podemos contar con nuestra cena, sino por su propio interés.”  Es decir, las acciones individuales a pesar de estar impulsadas por intereses propios y en algunos casos, profundamente egoístas, al final causan un bienestar concreto a la sociedad.

El individualismo es la senda.


3) El repudio hacia el socialismo.

Y esta, quizás, es la prueba más contundente de porqué se nos viene un futuro libertario y capitalista: se está formando una nueva generación que repudia las ideas socialistas.

Imagínese miles de personas -individualmente- padeciendo el socialismo. Quizás un joven que siente que se le van los años productivos de su vida. Quizás una señora mayor a la que el socialismo la puso a sufrir para conseguir alguna medicina. Quizás un padre joven, que no consigue suficiente dinero para llevar lo necesario para su hija pequeña. Como sea el caso, muchos y cada vez hay más personas que sienten la necesidad de leer e investigar por qué están viviendo esa pesadilla en Venezuela. Pero esto no termina aquí, una vez descubren la raíz del problema, comparten sus ideas con otros, se unen para pasar a la acción. Odian el socialismo y quieren acabar con su práctica.

De esta forma surgen una cantidad de movimientos civiles (Movimiento Libertario de Venezuela), políticos (Rumbo LibertadDisobey), partidos políticos (Vente Venezuela) o medios de comunicación alternativos (como unos servidores en iF Revista Digital), que en cada uno hay individuos valiosos para la causa libertaria. Todos siguen el mismo patrón: la coherencia. Y comparten el mismo enemigo: la izquierda, sin importar el rostro de turno.


Personalmente creo que en 20 años de chavismo y 60 de socialismo, por fin está surgiendo una verdadera oposición. Recuerdo que hace un par de años, Gloria Álvarez dijo que lo que pasaba en Venezuela era cuestión de las élites (políticas, económicas, influencers y medios de comunicación; todas corruptas por supuesto). Pues está llegando el momento de sustituir estas élites podridas, por unas nuevas, llenas de gente que ama la libertad.

Por todas estas razones yo creo que Venezuela sí tiene mucho potencial. No por su ubicación geográfica, por su petróleo o minerales. No. Nada de esto define la prosperidad de un país. Su potencial reside en su gente. Venezolanos con ganas de emprender, individualistas y sobretodo tienen en común el amor por la libertad, por respetar el proyecto de vida del otro y un desprecio total por el socialismo.

El abandono y la corrupción espolean el colapso del sistema eléctrico venezolano por Alonso Moleiro / Ignacio Fariza / Jacobo García – El País – 9 de Marzo 2019

El fallo en la central hidráulica de Guri y la incapacidad del Gobierno de construir un sistema termoeléctrico alternativo provocan el mayor corte de luz de las últimas décadas

La represa de Guri, en el Estado de Bolívar. GETTY / ATLAS

Venezuela lleva casi 20 horas sin luz, en el que ya es el mayor apagón de las últimas décadas. La falta de suministro afecta a hospitales —las infraestructuras más sensibles a una caída de potencia— y refrigeración de alimentos, ha provocado la suspensión de las clases este viernes, ha dejado sin suministro de agua a miles de hogares, ha provocado interrupciones en la red telefónica —tanto de voz como de datos— y ha causado la cancelación de vuelos en el aeropuerto de Caracas. La falta de luz en una de las capitales más violentas del mundo añade otro ingrediente más: el pánico cuando cae la noche. La población no solo encuentra las calles a oscuras, sino que no cuenta con un teléfono celular al que recurrir en caso de urgencia.

Pero esto no siempre fue así. Venezuela fue durante varias décadas la nación que más energía eléctrica producía en América Latina y la que tenía más cobertura territorial de la región. Mucho ha cambiado la situación desde entonces: el actual colapso de la red revela problemas importantes de inversión, así como de diseño e implementación de los planes de actualización del sistema eléctrico, pero también el grave deterioro en las infraestructuras del país sudamericano, que sufre una de las mayores crisis económicas del mundo en lo que va de siglo XXI. A pesar de las denuncias de sabotaje, el apagón ha venido precedido de varias señales no atendidas que alcanzaron al propio Nicolás Maduro. La más reciente, hace pocos días, un corte eléctrico en el propio Palacio de Miraflores durante una rueda de prensa.

Los apagones, un dolor de cabeza nacional, tuvieron un notorio impulso con la salida del negocio de las compañías privadas y regionales. Tras el fallo nacional en el suministro que tuvo lugar en 2007, producto de una sobrecarga del Sistema Eléctrico Nacional, Hugo Chávez anunció la creación, en 2008, de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec). Con ella fueron centralizados los servicios eléctricos del país y con ella, también, comenzó una decadencia progresiva del servicio.

Pero la falta de inversión, el éxodo de profesionales especializados, la mala gestión del sistema eléctrico venezolano y la incapacidad de la red de centrales termoeléctricas que debería actuar como respaldo ante la caída de la hidroeléctrica de Guri (la mayor del país sudamericano, en el Estado de Bolívar), han agravado la situación hasta el punto de que es imposible prever cuándo volverá a fluir la energía hacia los hogares y el comercio.

Todos los ojos están puestos desde este jueves en la represa de Guri, construida hace cuatro décadas como uno de los mayores proyectos hidroeléctricos del mundo y, por mucho, la mayor generadora de energía del país —aunque la ausencia de datos oficiales fiables hace imposible calcular cuánta energía genera hoy—. Es el origen del apagón de este jueves y viernes: solo 11 de las 20 turbinas de generación eléctrica están en funcionamiento, según los datos de Leonardo Vera, profesor de la Escuela de Economía de la Universidad Central de Venezuela (UCV). “El sistema arrastra problemas importantes desde hace muchos años”, subraya este experto en políticas publicas. Diego Moya-Ocampos, de la consultora de riesgos IHS, centra su análisis en la falta de inversión en las centrales hidroeléctricas y en los proyectos fallidos en el sector de la energía termoeléctrica, que deberían dar respaldo al sistema ante el colapso de Guri. “A partir del momento en que Chávez comienza a nacionalizar las empresas de electricidad, empieza un proceso de falta de inversión y mantenimiento en toda la red”, subraya por teléfono.

En Guri es donde más se nota esta falta de inversión: la falta de recursos destinados a mantenimiento y mejoras en los últimos años se ha traducido en “varios colapsos” desde 2010. “Sin embargo, este es el colapso de mayor escala: no solo ha fallado Guri, sino también los sistemas alternativos”, agrega Moya-Ocampos. “Sencillamente no se está generando lo suficiente como para poder atender la demanda”. El Gobierno de Maduro, que a través de dos ministros y de la empresa pública Corpoelec ha achacado la ausencia del suministro a supuestos “sabotajes”, prometió en la noche del jueves el pronto restablecimiento del suministro. Pero pasado el mediodía de este viernes, la corriente seguía sin volver a la normalidad.

La falta de inversión y mantenimiento, el factor más repetido desde que buena parte del país con las mayores reservas de petróleo del mundo se quedó sin electricidad a media tarde del jueves, explica, sin embargo, solo una parte del problema: “Sería una simplificación decir que es únicamente por eso. La falta de inversión ha sido importante en estos últimos años, pero los problemas se remontan a mucho más atrás”, subraya Vera, de la UCV. La debacle de Edelca —que llegó a ser la principal empresa eléctrica en Venezuela y que operaba la mayor parte de saltos de agua del país—, “de dónde salieron extraordinarios profesionales”, dice, agravó el éxodo masivo de especialistas.

La salida de trabajadores —ingenieros y gerentes, entre otros— no afecta únicamente a este sector. Ante el agravamiento de los problemas económicos, que han acabado derivando en una crisis humanitaria con consecuencias para todas las capas de la población, hasta 3,4 millones de personas han salido del país sudamericano en los últimos años, buscando refugios en otros países de la región, Europa o Estados Unidos. Este mismo viernes, la Organización de Estados Americanos (OEA) elevaba el número de emigrantes venezolanos hasta más de cinco millones entre 2015 y 2019.

El cambio en el modelo de gestión del sistema eléctrico venezolano también juega, según los analistas consultados, un papel preponderante en la crisis eléctrica. “El chavismo acabó con un modelo de gestión descentralizado, con distintas empresas eléctricas, algunas privadas, y centralizó todo en Corpoelec, un elefante gigantesco con grandes problemas para gestionar un sistema sumamente complejo”, complementa Vera. Entre 2004 y 2014, dice, las autoridades venezolanas hicieron grandes inversiones en plantas termoeléctricas. Pero el 50% de esas plantas están inoperativas por varias razones: “Corrupción, proyectos inacabados por falta de recursos o malas estimaciones en los recursos que se necesitaban, improvisación o presión de burócratas cubanos en el diseño del sistema”.

Algunas de las denuncias de corrupción más conocidas en el debate público nacional tienen que ver con los sobreprecios y las compras de equipos usados a las termoeléctricas por parte de Corpoelec. Héctor Navarro, antiguo militante del PSUV, ministro de Energía Eléctrica, ha sido uno de ellos. En ciudades como San Cristóbal o Maracaibo, los cortes de luz son hoy por hoy de hasta 15 horas.

Recientemente trabajadores de la compañía eléctrica, Corpoelec denunciaron “los sueldos de hambre” que perciben y las pésimas condiciones en que se encuentran las instalaciones. Damarys Cervantes denunció en el canal VPI de televisión desde Puerto Ordaz que “tenemos las botas despegadas, no tenemos cascos y ni los insumos mínimos para hacer el mantenimiento”. Cervantes, acompañada de un grupo de trabajadores de la empresa, hizo un duro retrato ante las cámaras de la situación en que se encuentran las instalaciones eléctricas y la persecución contra los trabajadores que han hecho estas denuncias y a quienes, aseguró, se les han “bloqueado” sus sueldos.

Los trabajadores, que mostraron su simpatía por Juan Guaidó, insistieron hace 15 días que el actual sistema eléctrico “está en el suelo” y que no cuentan con los repuestos suficientes para hacer frente a un apagón como resultado de la “corrupción” y la inutilidad de los funcionarios encargados, explicó José Cedeño trabajador con más de 30 años de trabajo en la empresa publica.

En esta situación, cuando el sistema hidroeléctrico sale de funcionamiento o no da abasto por algún motivo, las termoeléctricas (que funcionan a partir de gas, diésel y otros combustibles fósiles) deberían operar a máxima potencia para proveer la energía que los saltos de agua han dejado de aportar. “Eso es lo que debería haber ocurrido [ayer y hoy], pero no ha sido así”, agrega Vera.

El país a la luz de la emigración – Editorial Revista SIC – Enero/Febrero 2019

downloadInvitamos a ver la situación del país a través de la emigración, que es la mayor novedad de estos últimos años y que está afectando muy profundamente a Venezuela. Me refiero a la emigración masiva, sobre todo al sur de América y a España.

Se calculan cinco millones. Este éxodo tan precipitado y numeroso –y que no cesa– es una novedad absoluta en la Venezuela moderna, que ha sido un país en buena medida de inmigrantes, aunque con la capacidad de integrarlos de manera que aportaran su riqueza sin romper el tejido social.

QUIÉNES SE VAN, POR QUÉ Y CÓMO LES VA

Desde hace seis años comenzó a salir gente del país. Los primeros fueron profesionales, sobre todo profesores de universidad y médicos. En general se establecieron muy ventajosamente respecto de lo que estaban viviendo en Venezuela. Emigraron porque se estaban proletarizando, aunque también por salir de un ambiente asfixiante. Pero cada vez más la emigración comenzó a ser de gente popular y sobre todo jóvenes. La razón fue para poder vivir, y en no pocos casos curarse. El motivo de fondo es no ver futuro, más decisivo para un joven que el presente. Esta propensión a irse se ha convertido en una tendencia casi compulsiva y sin ningún contrapeso, de manera que el que no se va, sobre todo si es joven, parece una persona sin iniciativa.

Aunque sean minoría, no pueden omitirse los casos de los que se van porque el crimen organizado los ha amenazado de muerte o porque son perseguidos políticos y han tenido que salir huyendo para evitar la tortura o la muerte. Ambos casos revelan algo tétrico del país: que estamos en manos del hampa que actúa impunemente y de los órganos represivos del Estado que actúan con más discrecionalidad aún y sin tener en cuenta la justicia.

Conforme los países receptores se van saturando, la posibilidad de encontrar algo estable disminuye. Y ahora mismo las condiciones para la mayoría son más duras que lo que estaban viviendo en Venezuela, aunque lo que ganan tiene más poder adquisitivo que en nuestro país. Por eso, ya se empiezan a sentir las remesas, y eso que todavía la mayoría no se ha establecido y está en trabajos que juzga provisionales por no ser los que corresponden a su preparación. Se espera que dentro de muy pocos años estas remesas lleguen a constituir un porcentaje muy considerable de los haberes de las familias. El que, viviendo en condiciones muy duras, envíen algo a sus familiares indica su solidaridad y es un modo de mostrarles que merecía la pena el sacrificio.

RAZÓN DE FONDO DE LA EMIGRACIÓN Y EFECTO EN LA ECONOMÍA Y EN EL GOBIERNO

Como en el país disminuyen los puestos de trabajo productivos porque cada vez se produce menos, porque el Gobierno desestimula la producción con sus medidas de control –que parten del resentimiento respecto de los productores privados–, porque él es incapaz de producir, y las más de quinientas empresas robadas o no funcionan o funcionan a pérdida, esta masa monetaria de divisas procedente de los emigrados, tiene dos efectos contrarios: por un lado ayuda a que muchas familias no se mueran de hambre e incluso puedan parapetarse; pero por otra contribuye a que los productos se encarezcan porque cada vez hay más masa monetaria y menos productos, porque el Gobierno apenas dispone de divisas para importar. La culpa del incremento de la masa monetaria la tiene el Gobierno, que aumenta los sueldos para paliar la inflación, sin aceptar que esta se da porque no hay productos y no los hay ni puede haberlos porque él desestimula la producción, en vez de estimularla como es su obligación.

Ahora bien, también tenemos que aceptar que la salida de tantos técnicos y más en general de profesionales, muchos de ellos muy capacitados, está afectando severamente la oferta en el país de bienes y servicios. Ya hemos dicho que la disminución de bienes depende sobre todo de la política errada y en el fondo resentida del Gobierno, aunque la caída en picado de la producción petrolera sí se debe a la gerencia desastrosa de este, que ha provocado la huida de tantos técnicos petroleros. Pero la caída de la calidad de los servicios sí se debe a la salida de tantos profesionales, sobre todo de la medicina y de la educación, pero también de las empresas de servicios del Gobierno, por ejemplo, de electricidad o de agua. En estos casos se debe a la pésima gerencia y a los salarios miserables. En este sentido la nueva tabla salarial ha desestimulado a los profesionales. Por ejemplo, si un director de un plantel educativo apenas gana más que los demás ¿quién se va a sentir estimulado a asumir esa responsabilidad? Así pues, el Gobierno sigue estimulando la emigración al seguir expulsando gente del mercado de trabajo al no tener en cuenta la meritocracia.

Con lo dicho aparece claro que el Gobierno es el culpable de que la emigración siga incrementándose. Pero, al parecer, no le importa porque no le importa la suerte de los ciudadanos. Y además con la salida de tantos tiene menos bocas que necesitan alimentos y menos potenciales opositores y puede atender mejor a su clientela que, con la salida de tanta gente popular, es relativamente menor cada año.

Así pues, la emigración afecta muy negativamente a la economía y, consiguientemente, a la vida de la colectividad, pero favorece al Gobierno.

¿INSOLIDARIOS?

Es muy difícil juzgar de insolidarios a los que se marchan. Claro que en abstracto se puede alegar que en Venezuela hay recursos y que hay que dar la pelea aquí y que irse es ponérsela más difícil a quienes se quedan y contribuir a que se perpetúe el régimen y se siga destruyendo el país.

Esto es verdad y tiene sentido que se proponga públicamente de manera que esté en el horizonte de la gente el quedarse y sea una posibilidad alternativa. Pero también tenemos que considerar que muchos jóvenes se sienten desesperanzados, sin futuro y por tanto que no le ven ningún sentido a vivir así. Y hay que reconocer también que nadie les propone una alternativa. Otros muchos no tienen literalmente dónde caerse muertos y no ven que esto se vaya a arreglar. Para ellos es cuestión de vida o muerte. Y otros tienen que irse para no morirse porque necesitan medicarse regularmente, y aquí no pueden.

FAMILIAS ROTAS O AL MENOS SEPARADAS

Las más afectadas por la emigración son las familias, tanto los familiares que se quedan, como los que emigran, que se sienten unidos a sus familias y que, como ellas, sienten que les falta algo muy entrañable y querido y que les cuesta vivir sin ellos. Esto puede parecer paradójico porque la familia venezolana está aquejada por muchos problemas estructurales. Pero, aunque así sea, la mayoría del pueblo venezolano vive muy apegado a su familia y no se resigna a vivir sin ella.

Por eso muchas familias están en permanente contacto porque necesitan saber unos de otros y escucharse y, a poder ser, verse. Los que se quedan sienten la preocupación de cómo les irá, y los que se han ido, la responsabilidad de contribuir para hacer ver cuánto les interesan. Hay personas mayores que se quedan solas porque se han ido los de las generaciones siguientes. Otras veces se van los padres y dejan a sus hijos con la abuela. Otras, es la misma pareja la que se encuentra partida y sufren.

LA EMIGRACIÓN, OPORTUNIDAD PARA SUPERARSE

Así pues, la emigración es una fuente muy grande de sufrimientos. También porque, aunque consideren que el país está vuelto un desastre, la mayoría ama a Venezuela y se siente apegada a muchas cosas concretas que echa de menos y le duele estar fuera, aunque sabe que no puede vivir dentro.

Sin embargo, para la mayoría la emigración también es una oportunidad para sacar lo mejor de sí y una fuente de aprendizaje. La mayoría de los venezolanos tendemos a afrontar las dificultades, cuando las hemos elegido, de modo proactivo. En general los emigrantes son bien vistos en los países donde van, son bien considerados por los que los emplean y en el lugar donde viven. Eso, a pesar de que el flujo tan intensísimo se ve como una competencia desleal por parte de quienes en esos países están en peores condiciones y de quienes luchan por la justicia social.

Hay que decir que muchos emigrantes se superan a si mismos. La mayoría, sobre todo a nivel popular, se mezcla y vive el presente con intensidad y la nueva experiencia los cualifica y humaniza.

¿Cuántos son y qué perfil tienen los venezolanos en el exilio? por Miguel Ángel Santos – ProDaVinci – 19 de Diciembre 2018

Desde hace algún tiempo, Facebook ofrece entre las posibilidades de selección de objetivos para anunciantes una categoría muy particular: expatriados. Esta categoría abre la posibilidad de establecer contacto con los nacionales de un determinado lugar que se encuentran residenciados en otro país. En un mundo en el que los desplazamientos –sean voluntarios o forzados– se han hecho cada vez más ubicuos y numerosos, la comunidad de expatriados se ha vuelto esencial, no sólo por estrategia comercial, sino también desde el punto de vista de la estrategia de desarrollo.

Existen muchos matices cuando se trata de identificar a quienes por una u otra razón viven lejos de su lugar de origen y los venezolanos –siempre ávidos de volcar nuestra ansiedad y frustración a la menor ocasión– hemos pasado buena parte de los últimos años desmenuzando definiciones, corrigiéndonos mutua y sucesivamente, barajeando términos: refugiados, exiliados, emigrantes, desplazados, desterrados. Expatriados es acaso la menos controversial, pues según la Real Academia define a quien vive fuera de su patria.

La categoría de expatriados en Facebook fue abierta por primera vez en 2015 para ciudadanos de Brasil, Indonesia, China, Sur África y la India, y posteriormente fue ampliada a otros países. En principio, los datos son ofrecidos al anunciante como una fotografía y no como una serie de tiempo, por lo que se hace difícil precisar el momento o clasificar a los expatriados según el año de partida. Sin embargo, en el caso de Venezuela, y según reporta la Organización Internacional de Migraciones, los movimientos migratorios registrados hasta el año 2015 eran bastante modestos, por lo que la cifra efectivamente recoge buena parte de las migraciones masivas que se han registrado en los últimos tres años.

 

¿Cuántos venezolanos se reportan como expatriados en Facebook y qué perfil tienen?

De acuerdo con los datos de la semana que va del 9 al 16 de noviembre pasado, existían 3.186.216 venezolanos expatriados con cuentas de Facebook. Sólo Colombia concentra el 35,5% del grupo, y junto con Perú (14,5%), Estados Unidos (10,9%), Chile (7,4%) y España (6,3%) representan más del 75% del total de expatriados con cuentas en la red social (Gráfico 1).

Dashboard 1 (9).png

La distribución por edades de dichas cuentas es indicativa del perfil del éxodo venezolano, aunque también –lo veremos más adelante– puede reflejar diferentes propensiones a tener cuentas en redes sociales. En cualquier caso, se observa una prominencia significativa del grupo entre 25-34 años (38,9% o 1,24 millones), seguido por quienes cuentan entre 18-24 años (24,9% o 794 mil) y 35-44 años (18,6% o 592 mil). Estos tres grupos representan el 82,3% del total de los usuarios de Facebook calificados como expatriados venezolanos (Gráfico 2).

Dashboard 1 (10).png

Entre los datos disponibles –sólo en los casos de países destino con más de 10.000 expatriados venezolanos con cuentas de Facebook– es posible también observar el nivel educativo. Para distinguir mejor las tendencias en este caso, he contrastado la proporción de expatriados de Facebook por país que cuentan con maestría y grado universitario, con la que se observa entre los usuarios de Facebook en Venezuela (Gráfico 3)

Sólo entre los expatriados que fueron a Colombia (38,1%) y Brasil (37,5%), la proporción con grados universitario y de maestría es inferior a la que se observa entre los usuarios de Facebook en Venezuela (38,6%). En los casos de los otros doce principales destinos el capital humano es significativamente mayor. Según esta referencia, los países que reciben mayores proporciones de los venezolanos mejor preparados son Canadá (55,7% tiene maestría o grado universitario completo), Argentina (54,6%), seguido de cerca por Chile (54,0%), España y Panamá (ambos con 51,3%) y Estados Unidos (50,5%).

Dashboard 1 (11).png

¿Cómo proyectar el total de expatriados con base en los expatriados en Facebook?

La cifra total de venezolanos que Facebook registra bajo esa condición no necesariamente coincide con el total de expatriados, porque no todos están registrados en esa red social. Sólo en el caso en que todos los venezolanos tuviesen una cuenta en Facebook (la penetración en todas las categorías de edades fuese 100%), esa cifra sería un estimador exacto de la emigración venezolana. De manera que para aproximar la población total de expatriados con base en la categoría de Facebook necesitamos una idea de la penetración de la red por segmento de edades.

Una forma de hacer eso consiste en comparar la pirámide poblacional que proyecta el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) por edades para el año 2018, con el total de usuarios de Facebook en Venezuela (la red reporta doce millones en cifras redondas). Un primer problema de esta aproximación es que el INE, al igual que el resto del gobierno nacional, sigue ignorando los flujos masivos de venezolanos hacia el exterior y continúa proyectando parsimoniosamente el crecimiento poblacional entre 1,2% y 1,4% anual. Según estas proyecciones, la población cerraría el año 2018 en 31.828.110 personas.

Visto así, la penetración de Facebook estaría en 37.7%, una cifra muy baja que no considera las migraciones masivas de venezolanos que vienen ocurriendo desde finales de 2015. Un segundo problema –derivado del primero– es que para ajustar el tamaño de la población en Venezuela y tener un mejor estimado de la penetración de Facebook necesitamos el número total de expatriados, que es precisamente la cifra que estamos tratando de estimar.

Esta circularidad puede ser resuelta de dos maneras. La primera consiste en tomar las cifras del INE como ciertas. En la Tabla 1 se encuentran los detalles del cálculo. La columna 1 posee los grupos por edad tal y como los reporta Facebook. En la columna 2 se observa el total de usuarios de Facebook en Venezuela por categorías de edades (nótese que no se reportan usuarios de Facebook por debajo de 13 años), y en la columna tres las proyecciones de población del INE para esas categorías. En la columna 4 se calcula la penetración de Facebook entre personas en Venezuela por categorías de edad. A partir de ahí, es posible estimar la población total de expatriados con base en la penetración de la red social por segmentos. Por ejemplo, existen 3,30 millones de usuarios de Facebook en Venezuela entre 18 y 24 años de edad, lo que representa una penetración del 87,1% entre el total de venezolanos que el INE proyecta en esa categoría (3,79 millones). Si suponemos que la penetración de Facebook entre los venezolanos que se quedan en el país y los que salen es similar, eso significa que por cada expatriado registrado en Facebook entre 13 y 17 años (0,79 millones) hay un múltiplo de 1,15 venezolanos expatriados (uno dividido entre la penetración), lo que resulta en una estimación 0,91 millones expatriados en ese segmento de edad. Repitiendo ese procedimiento para todas las categorías de edades resulta en una estimación total de 6,13 millones de expatriados venezolanos.

Esta cifra luce un tanto exagerada, entre otras cosas porque existirían casi 38 millones de venezolanos en total, de los cuales algo más de 6 millones estarían expatriados. El problema está en que –al tomar las estadísticas del INE sin ajustar por los flujos migratorios– se subestima la penetración de Facebook en Venezuela, por lo que sobrestimamos el número total de expatriados por cada expatriado venezolano registrado en Facebook. Aún así, me ha parecido útil incluirla aquí para ilustrar el procedimiento, y en alguna medida para responder a las quejas del antiguo director del INE, Elías Eljuri, siempre gemebundo y protestón con quienes nos resistimos a tomar las cifras del INE a valor facial.

Una segunda posibilidad consiste en resolver de forma iterativa la referencia circular. Los resultados de este procedimiento se encuentran reportados en la Tabla 2. Ahora, el número de expatriados totales estimados es de 4,89 millones, lo que es equivalente a decir que la población actual en Venezuela es algo menos de 27 millones (26,94). Visto así, el porcentaje de migración de venezolanos sería equivalente a un 15% del total de la población proyectada por el INE.

Este segundo método tampoco está exento de inconvenientes. En particular, cuando reducimos la población de Venezuela que reporta el INE en el número total de expatriados que estamos estimando, es posible que resulten penetraciones de Facebook en Venezuela en algún segmento de edad mayores a 100%. Tómese por ejemplo los venezolanos entre 18 y 24 años. Una vez que restamos de la población total que proyecta el INE en ese segmento (3,79 millones) el número de cuentas de expatriados venezolanos en Facebook (0,79 millones), obtenemos un número total de población (3,00 millones) que es inferior al número de usuarios reportados por Facebook en Venezuela en esa categoría (3,30 millones). Esto equivale a decir que la penetración es 110.1%, lo que significa que por cada venezolano entre 18 y 24 años de edad existen 1,10 cuentas de Facebook en Venezuela. En ese caso –el único en donde la penetración es mayor a 100%– he supuesto un múltiplo igual a 1,00: dado que la penetración de la red en ese segmento es mayor a 100%, el número total estimado de expatriados es idéntico al número observado de expatriados venezolanos en Facebook.

El gráfico 4 presenta el total de usuarios de Facebook en Venezuela y la población del INE ajustada por expatriados. El cociente entre los valores de las dos barras es nuestro factor de expansión, el cual nos permite estimar –a partir de los expatriados venezolanos observados en Facebook– el número total de expatriados venezolanos por segmento de edad. He dejado las categorías de edades inferiores a 13 años tanto en las tablas 1 y 2 como en el gráfico 4, para resaltar el hecho de que la proyección de 4,89 millones de expatriados venezolanos no incluye a quienes se encuentran entre 0 y 12 años.

Dashboard 1 (12).png

El gráfico 5 recoge la proyección total de expatriados venezolanos por segmento de edad y el total de expatriados observados en Facebook. Nótese que en segmentos de la población en donde la penetración de Facebook es mucho menor (55-64 años y mayores de 65), el múltiplo entre el total de expatriados y los registrados por Facebook es mayor. Por ejemplo, cuando observamos un expatriado venezolano en Facebook con más de 65 años, es probable que exista un número mayor (que en este caso hemos estimado el factor en 5,16) en el exterior, que no son usuarios de la red social.

El supuesto esencial detrás de los cálculos de las Tablas 1 y 2 y los resultados reportados en el gráfico 5 es que la penetración de Facebook entre los venezolanos en el exterior es idéntica a la que se observa en Venezuela. En caso de que esta penetración sea mayor, el múltiplo tenderá a ser menor (el número total de expatriados se asemejará más a los expatriados registrados en Facebook). En última instancia, en el caso hipotético en que la penetración de la red entre los venezolanos en el exterior sea del 100%, el número total de expatriados sería idéntico al de expatriados reportados por Facebook (3,3 millones).

Dashboard 1 (13).png

Algunas conclusiones y contrastes a propósitos de estas estimaciones

Estimar el número de expatriados –venezolanos o de cualquier otro país– es una tarea extraordinariamente compleja. En primer lugar, porque tener acceso a las estadísticas y reportes de inmigración de todos los países es muy difícil. En segundo lugar, porque aún en el caso improbable de que efectivamente estén disponibles, no todos los países recogen la información de la misma forma y no todas las aduanas utilizan los mismos estándares.  Por último, no todos los expatriados están registrados legalmente o aparecen en los récords de inmigración. Por estas razones, la estimación a través del uso de estadísticas de redes sociales se hace muy atractiva, y así lo demuestra la atención cada vez mayor de la que han sido objeto por parte de la comunidad académica internacional (véase por ejemplo el trabajo de Zagheni, Weber y Gummadi utilizando Facebook, o el del Hausmann, Hinz y Yildirim utilizando Twitter para medir la aceleración de la migración venezolana).

Como toda estimación, los números que aquí he presentado están basadas en varios supuestos que he tratado de resaltar a lo largo del texto. En esta ocasión, se me hacen bastante más plausibles y menos heroicos de los que suelen fundamentar otras estimaciones económicas. Acaso por esa razón, muchos de sus resultados se encuentran alineados con el sentido común. Por ejemplo, en las proyecciones los países con mayor concentración de expatriados venezolanos mayores de 65 años están España, Portugal e Italia, tres lugares que aportaron millones de inmigrantes a Venezuela a mediados de los años cincuenta, que según parece han decidido regresar a sus lugares de origen. También está el hecho de que es siete veces más probable conseguir un venezolano con grado de maestría en Canadá que conseguirlo en Venezuela, lo que está en línea con los requerimientos y prioridades migratorias de dicho país. También cabe esperar que los menores niveles de capital humano se observen entre los expatriados que van a países vecinos (Colombia y Brasil), en donde se puede llegar andando y las barreras migratorias son menores.
Las proyecciones de total de expatriados por país tienden a ser mayores de lo que indican reportes recientes de algunas cancillerías. En el caso de Colombia, de acuerdo con las cifras presentadas por el Director General de Migración Colombia el 31 de octubre pasado, sólo entre enero y septiembre de este año ingresaron a Colombia 1.032.000 venezolanos. Dado que Colombia es utilizada como puente por muchos venezolanos para acceder a otros países como Ecuador o Perú, la cifra neta podría ser mucho menor. Eso es consistente con las cifras de expatriados totales estimadas aquí, que estarían entre 1.129.669 (expatriados venezolanos en Colombia según Facebook) y 1.577.482 (estimación total de expatriados).

En el caso del segundo país receptor, Perú, según el presidente Martínez Vizcarra han acogido allí a cerca de medio millón de venezolanos, una cifra consistente con el rango de expatriados de estas proyecciones: entre 460.557 expatriados venezolanos en Perú según Facebook y un total de 629.569 estimados aquí. En Argentina, los 70.000 venezolanos que se estima han llegado a ese país desde 2016 se encuentra algo por debajo de la estimación total de expatriados venezolanos (entre 111.218 en Facebook y 165.048 en total). Chile es acaso el único lugar de los destinos más buscados por los venezolanos en donde los reportes oficiales están por encima de los estimados que he presentado aquí. De acuerdo con los reportes de la Policía de Investigaciones, sólo entre 2017 y 2018 habrían llegado a Chile 324.776 venezolanos, una cifra que se encuentra por encima de los 234.623 expatriados venezolanos en Chile según Facebook, y en línea con los 340.397 expatriados totales estimados aquí.

En términos absolutos, la cifra de 4.89 millones de expatriados está muy por encima de los tres millones que reporta la Agencia de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR), y más en línea con la proyecciones que resultan del modelo de Dany Bahar y Douglas Barrios con base en ingresos y precios de las calorías (5.1 millones, consistente con una exportación de 1.2 millones de barriles por día, un precio promedio de 58 dólares por barril, y 2.500 millones de dólares de remesas).

Comoquiera que se le mire, el movimiento migratorio de venezolano representa una cifra colosal, que pronto superará los 6.3 millones que se estiman salieron de Siria desde 2011. La diferencia está en que la crisis siria parece haberse estabilizado, como lo demuestra la reapertura reciente de sus fronteras, mientras la tragedia venezolana continúa y no se observa señal alguna de que esté próxima a su fin.

Las consecuencias del éxodo venezolano se extienden mucho más allá de nuestros días y su impacto va más allá de los afectados más directos. Según las estimaciones que hemos visto, más de 82% de los que han salido se encuentran entre 18 y 44 años. De hecho, en los tres segmentos de edad comprendidos entre estas edades el porcentaje de población expatriada supera el 20%: 21% entre 18 y 24 años, 26% entre 25 y 34 años, y 22% entre 35 y 44 años.

Este movimiento migratorio masivo achata el centro de la pirámide poblacional, reduciendo la proporción de personas en edad de trabajar y aumentando la de quienes están en edad de dependencia, lo que atenta significativamente contra las posibilidades de recuperación. Ahora hay muchas menos en edad de trabajar, que en términos relativos deben sostener a una proporción mucho mayor de menores y mayores de edad. Es cierto que la diáspora abre algunas posibilidades que no existían anteriormente, y que van desde las remesas hasta la apertura de sucursales de negocios que los venezolanos hayan fundado en el exterior y el flujo de conocimiento derivado de su mayor exposición al progreso tecnológico (estas últimas en el evento de una transición política). Pero la verdad es que, al ritmo que llevamos, va a ser muy difícil argumentar que estos beneficios puedan superar a los impactos derivados de la pérdida de capital humano.

Tres millones por Ibsen Martínez – El País – 19 de Noviembre 2018

Esa cifra es el aporte de Venezuela a la última calamidad del continente: la migración forzada de grandes contingentes

download

Tres millones de emigrantes venezolanos. Tres millones de seres humanos, según la ONU, forzados por el socialismo del siglo XXI a dejar Venezuela, en la mayoría de los casos a pie, echando los niños por delante y los viejos y toda la impedimenta al hombro. La alternativa es morir de mengua.

¡Tres millones son tantos destinos personales!, demasiados como para que se hagan verdad los términos de cierta retórica optimista, esa que, alentadora, quiere ver en cada desplazado un “emprendedor”, un embajador de mitológicas virtudes morales, de vigencia permanente que indefectiblemente harán salir adelante al infeliz del chándal y la gorra tricolor orlados de estrellas.

Con ser sobrecogedor verlos desde el aire, captados por un dron en apretada muchedumbre y sobre un puente fronterizo, nada nos prepara ya para los encuentros “en corto” que la demasiada humanidad dispersa por todo el continente nos reserva cada día.

Noches atrás, en Bogotá, terminaba yo de cenar en un sitio no precisamente del circuito gourmet, apenas un muy concurrido local de comida costeña en Chapinero, cuando una chica de belleza insoslayable, espigada y muy alta, provista de un violín eléctrico Kinglos, entró al mesón, saludó en silencio y con gran ceremonia a los comensales, y comenzó a tocar deslumbrantemente el Tamborín chino, opus #3, de Fritz Kreisler, una de esas piezas breves que suelen rematar los recitales.

Vestía tejanos, una chaquetilla entallada y corbata ancha anudada a la sans façon. Luego, acompañada de un estéreo portátil puesto en el suelo, atacó tópicamente la Meditación, de la ópera Thaís, de Massenet. Sus incursiones se limitan a eso, a dos breves encores. No pasa el sombrero porque trata directamente con los propietarios. Se trata del tigre — trabajo ocasional, en venezolano— con que redondea el fin de semana.

Nació en Barquisimeto, Estado Lara, tiene 28 años y de día trabaja en la central de llamados de una proveedora de servicios de salud. Aunque se formó en el afamado Sistema Nacional de Orquestas, tiene la peor opinión del mismo. Su meta inmediata es Buenos Aires, donde su exmarido lidera una panda de músicos venezolanos que se le miden a todo. Tienen planes. Por ahora junta dinero para el tiquete aéreo, “porque por carretera, ni loca, mucho malandro venezolano dándoselas de refugiado sirio”. Contempla pasar las fiestas de fin de año en Argentina; después, ya se verá.

La prensa suele traer declaraciones de gente muy docta —economistas y sociólogos— que dibujan, me parece que en el aire, aunque con muy buena intención, halagadoras perspectivas y planes de recuperación para la Venezuela “del día después de Maduro”.

Esos planes invariablemente presuponen que la emigración más calificada tornaría al país tan luego ocurra un cambio de gobierno. Es un decir bastante vallejiano: si ocurre. Nuestra violinista no ve las cosas así. “Venezuela y yo estamos chao: cada uno por su lao”. Quiere otra vida, lejos.

Opina que los venezolanos más “pelabolas” —con menos recursos, en criollo— del contingente migratorio van camino de ser los gitanos del hemisferio sur, según los pinta la imaginación más denigratoria de esa etnia. “Una plaga que materialmente no sabe ni quiere hacer nada. Tumban lo que encuentran mal estacionado. Para eso no hay ACNUR ni mandrakes sin frontera. Dos millones de pedigüeños, ¡a eso hay que verle la cara! Ahorita los ven a todos muy jodidos y sí, cómo no, los refugiados de la carretera, pero los van a odiar, yo que te digo. Eso sí: yo no tengo nada que ver con esa gente, ¡ni de vaina! Yo, muy aparte. Cuando me oyen hablar y me preguntan de dónde soy, digo que nací en Belice de padres costarricenses. Por eso el acentico”.

La diáspora intelectual que perdió Venezuela y ganó Colombia por María Gabriela Méndez -The New York Times – 16 de Noviembre 2018

Un mural del fallecido presidente Hugo Chávez en una calle del centro de CaracasCreditMeridith Kohut para The New York Times

BOGOTÁ — En el inventario de desgracias que ha dejado el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela deberá contabilizarse una pérdida irremediable: las crisis económica y política de la Revolución bolivariana han provocado una diáspora de tres millones de expatriados —aproximadamente el ocho por ciento de la población—, que ha dejado hipotecado el futuro del país y en bancarrota sus instituciones culturales.

La amarga situación de los 3000 venezolanos que cruzan a diario la frontera con Colombia ha despertado una enorme solidaridad regional, pero también una preocupación natural en los países de acogida —¿cómo debe prepararse una nación para recibir a tantos desplazados?— y, en ocasiones, un sentimiento antiinmigrante. Para combatir esa tentación xenofóbica, haríamos bien en recordar una de las mayores lecciones de las grandes oleadas migratorias de los siglos XIX y XX: los países que albergaron a los exiliados, migrantes y desterrados —de guerras civiles, hambrunas o gobiernos autoritarios— salieron culturalmente beneficiados.

Mientras las calamidades no cesen en la Venezuela de Maduro, el flujo de migrantes venezolanos seguirá siendo masivo y seguirá siendo un enorme desafío para Colombia y el resto de los países de América Latina. En esa marea migratoria hay numerosos intelectuales, artistas y universitarios. Según un estudio de 2015, realizado entre estudiantes de cuatro universidades de Venezuela, un 88 por ciento de los encuestados tenía intenciones de abandonar el país.

Colombia, el país que ha recibido más expulsados venezolanos, podría ser la heredera intelectual de la Venezuela en exilio. Colombia tiene ahora la oportunidad no solo de dar un ejemplo humanitario, sino de aprovechar para su desarrollo los frutos de la cultura venezolana.

La historia migratoria de la propia Venezuela es un ejemplo: durante la segunda mitad del siglo XX, el país aprovechó la experiencia y talento de las olas migratorias de españoles, portugueses, italianos, uruguayos, chilenos, peruanos, ecuatorianos y colombianos. Gracias a ese influjo de mano de obra calificada extranjera, se crearon las grandes empresas textiles y de alimentos venezolanas y las instituciones culturales florecieron.

Hoy, sin embargo, los cruces de la frontera corren en sentido inverso y somos muchos los venezolanos que trabajamos en Colombia y para ella devolviendo, de alguna forma, mucho de lo que recibimos de la migración que llegó a nuestro país a partir de la década de los cincuenta.

A principios de los 2000, una de las primeras olas de migración de Venezuela a Colombia, trajo a gerentes y técnicos petroleros despedidos por Hugo Chávez de la estatal Petróleos de Venezuela. Estos migrantes altamente especializados impulsaron el despegue de la modesta industria petrolera colombiana, que multiplicó su actividad de 560.000 barriles diarios a 900.000 barriles en 2011. Mientras que la producción petrolera venezolana está en el nivel más bajo de los últimos treinta años, Colombia se convirtió en uno de los mayores exportadores de petróleo a Estados Unidos.

El 1 de noviembre de 2018, un grupo de migrantes venezolanos se dirigía a la frontera entre Venezuela y Perú. CreditJuan Vita/Agence France-Presse — Getty Images

En una ola migratoria posterior, de 2010 a 2014, llegaron a Colombia numerosos académicos, editores y periodistas que salieron de Venezuela por diferencias ideológicas con el chavismo, un régimen corrupto, autoritario y que ha remplazado la meritocracia por el nepotismo.

El enorme capital cultural de Venezuela fue una de las primeras víctimas del chavismo. En 2001, Chávez develó su política cultural y trazó la hoja de ruta de su revolución: despidió a treinta directivos de las instituciones culturales más importantes. Nombró a nuevos directores de museos, galerías, teatros, editoriales, cines, academias de danza y orquestas sinfónicas que estuvieran “en sintonía con el proceso revolucionario”. Así acabó con la intensa vida cultural que Venezuela había desarrollado desde el siglo XIX.

Los grandes centros culturales de Venezuela, que fueron referencia en toda América Latina, hoy están en la carraplana. El Museo de Arte Contemporáneo Sofía Ímber —que desde 2001 no lleva el nombre de su fundadora— usa el arte para hacer proselitismo, tiene un presupuesto exiguo, no adquiere obras, no se investiga ni se editan catálogos y las exposiciones se basan en las colecciones adquiridas durante su época dorada —la última muestra se titula Camarada Picasso—; de las trece salas solo funcionan un par y muchos de sus curadores y críticos se han jubilado o se han ido del país.

Las editoriales Biblioteca Ayacucho y Monte Ávila Editores dejaron de publicar clásicos y exhiben un catálogo menguado, con tirajes mínimos y una marcada línea ideológica —de sus doce novedades del año, cinco son reediciones, entre ellas, el Manifiesto comunista—; el Teatro Teresa Carreño quedó reducido a la sala de eventos presidenciales cuando Chávez aún estaba vivo, las academias de ballet clásico y danza contemporánea que se presentaban ahí funcionan a medias y con una programación cultural exigua. El Premio Rómulo Gallegos, que llegó a ser una de las citas literarias más prestigiosas de Hispanoamérica, se entregó por última vez en 2015, con el argumento de que no se disponía de los 100.000 dólares que ofrecía el premio. El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela y el Instituto Autónomo Biblioteca Nacional fueron cruciales en la vida cultural latinoamericana y sirvieron como modelos para otros países del mundo. Hoy, aunque El Sistema sigue en pie, se suspendieron las giras mundiales que anualmente hacía la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y, para diciembre de 2017, cuarenta de sus 120 músicos habían emigrado.

Colombia podría beneficiarse del arribo de esa intelectualidad expulsada. Desde que se acentuó la deriva autoritaria del chavismo han llegado editores, como María Fernanda Paz Castillo, Juan Pablo Mojica y Rodnei Casares; investigadores; músicos; curadores —como Nydia Gutiérrez, la curadora jefa del Museo de Antioquia— y promotores culturales, como Gabriela Costa.

Colombia ya ha implementado algunos esfuerzos para sobrellevar este fenómeno migratorio sin precedentes. Uno de ellos fue el Permiso Especial de Permanencia, que se expidió hasta febrero de este año y que permite a los migrantes trabajar por dos años. Hay otros esfuerzos, como la campaña “Somos panas, Colombia” de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), desde donde se toman acciones para evitar la xenofobia, y las universidades del Rosario y el Externado han creado observatorios de la migración venezolana. El conocimiento derivado de sus reflexiones e investigaciones podría servir al gobierno para tomar decisiones mejor informadas. Algunos de los pensadores venezolanos radicados en Colombia ya están siendo parte de esa conversación en torno al éxodo, una discusión pública que enriquece el debate sobre uno de los mayores retos del gobierno de Iván Duque.

Y, cuando la democracia regrese a Venezuela, el país deberá crear una política de repatriación de talentos e incentivar la vuelta de aquellos que se vieron obligados a salir de un país sin futuro. Cuando se erradique el autoritarismo chavista, las mujeres y hombres dedicados a pensar, escribir y crear, serán indispensables para reconstruir la nación que fue por muchos años uno de los foros intelectuales en el continente.

¿Un éxodo venezolano? por Keymer Ávila – Nueva Sociedad – Octubre 2018

La migración Venezolana es hoy tema de debates políticos, relaciones bilaterales y trabajo de ONG. Y no menos importante, de propaganda ideológica. Pero, ¿cuáles son realmente sus magnitudes y quiénes migran? ¿Cuánto de propaganda y cuánto hay de realidad? ¿Cuáles son las funcionalidades políticas y económicas que subyacen detrás de estos eventos? El gobierno venezolano niega las dimensiones del éxodo e implementa un plan de retorno con finalidades publicitarias. Mientras tanto, la xenofobia crece en América Latina y se evidencia la necesidad de generar nuevas formas de abordar el problema.

¿Un éxodo venezolano?

Circular Corpoelec -10 de Septiembre 2018

Estrenando la diáspora por Eugenio Montoro – 24 de Julio 2018

UnknownFinalmente vino a tocarme el turno. Uno de mis hijos hizo maletas y se fue de Venezuela y los otros, que aún están en Maracaibo, también lo piensan.

Hace 70 años, su abuelo (mi padre) hizo algo parecido. Tomó las maletas y abandonó su España natal para comenzar una aventura en Venezuela. Hoy, en reversa de la historia, este joven venezolano, con la misma edad con que vino su abuelo e igual apellido, vuelve a la tierra de origen de sus mayores. Las razones son parecidas y sencillas: tener una mejor calidad de vida y la posibilidad de crecer.

Consuela saber que va con un contrato de trabajo previamente acordado en su especialidad de ingeniería, soltero y hasta cuenta con el apoyo desinteresado de los familiares en España.

Te vas en caballito blanco, le bromeo, pero sin ignorar los miles de jóvenes que dejan su “tierra de gracia” sin algún plan y empujados por la realidad de no tener presente ni futuro en su país. Miles de profesionales excelentes, trabajadores de alta calificación, profesores, artistas, empresarios, médicos, intelectuales, entre muchos otros, han abandonado su tierra por la pobreza económica que se ha creado y por el horizonte sin esperanzas.

La pérdida de centenares de miles de jóvenes talentosos es el mayor crimen que este régimen. Con ello no solo se debilita el desarrollo presente, sino que mutila el futuro nacional.

Aunque en otras escalas y circunstancias, se repite el caso de PDVSA cuando el régimen decidió despedir a 23000 de sus mejores gerentes, supervisores y técnicos. La empresa se debilitó tanto hasta hacerla inoperante. De igual forma la pérdida del talento nacional que está ocurriendo debilita al país entero hasta convertirlo en una nación aldeana del siglo XVI.    

Este régimen asesino del futuro sonríe viendo la diáspora del talento por cuanto sabe que con ella se van muchos de los que le adversan y en esa medida crece su poder de influencia sobre aquellos que se quedan y reciben limosnas o premios por fidelidad. Su objetivo  es mantenerse en el poder y desde allí fanatizar a sus esclavos en las utopías comunistas a fin de crear un “hombre nuevo”, personaje al que no dudamos de calificar como castrado intelectual, asquerosamente obediente y sin motivación para la crítica y el cambio superior.

Los que vivimos buena parte de los cuarenta años de la democracia y creemos en ella, tenemos una responsabilidad muy grande frente a la toma de acción para salir de este régimen. Al fin y al cabo, disfrutamos un gran período de libertades gracias al empeño y sacrificio de dirigentes notables del pasado. Ellos lucharon por nosotros y ahora nos toca a nosotros luchar por los chamos

Cada hombre y mujer mayor de 40 años ha vivido tanto en el mundo democrático como en este mundo comunista en Venezuela. Saben comparar y por eso no hay excusa para la indiferencia.

Seguir luchando hasta que salga este régimen es el objetivo. No importa cuantas veces nos enredemos en el camino. Para allá vamos y cada vez es mayor la responsabilidad de los que hoy tenemos cuarenta años o más.

 

 

El inmenso potencial de la diáspora – Editorial El Nacional – 2 de Julio 2018

En no menos de 59 países ya están en marcha empresas, de distinto tamaño, impulsadas por emprendedores venezolanos. En no menos de 500 corporaciones, distribuidas en casi un centenar de países, están desempeñándose profesionales venezolanos en cargos gerenciales o de alta dirección, en prácticamente todos los rubros productivos. A todo ello se suman los cientos de miles de compatriotas que, en América Latina, Estados Unidos, Australia y Europa, trabajan en los más diversos oficios, o han dado inicio a innumerables emprendimientos.

No pasa un día sin que, cualquiera de nosotros, no escuche de los sorprendentes relatos de la presencia de venezolanos en el mundo. Una profesora de música en Groenlandia, un coordinador de operaciones en una empresa de catering en Angola, un ingeniero electrónico que ha sido contratado por una empresa de alimentos en Suráfrica. Aunque hay países en los que se ha producido alguna concentración –en América Latina destacan Colombia, Perú, Chile, Argentina y Panamá–, lo cierto es que estamos en los cinco continentes.

Especialistas de todo el mundo reconocen en el fenómeno de la diáspora venezolana características excepcionales. Me referiré a tres de los factores que más se repiten cuando se analiza lo que está ocurriendo. En primer lugar, el carácter de huida que, en tan corto tiempo, se ha producido: alrededor de 3,5 millones de personas en el transcurso de una década. Fuera de Venezuela impacta y causa sorpresa la actitud de “salir en las condiciones que sea” del país. Nuestros compatriotas huyen, abandonan el país con desesperación. El pensamiento de fondo es que cualquier realidad fuera de las fronteras venezolanas es mejor que padecer el estado de cosas creado por el régimen de Maduro y Cabello.

En segundo lugar, resulta llamativo el nivel académico que tienen cientos de miles de esas personas. Esto no se refiere, de forma exclusiva, a la calidad de la educación con que partieron de Venezuela, sino a consideraciones más amplias y significativas: la visión cosmopolita, la multiplicidad de intereses, el dominio de otras lenguas y, muy importante, la disposición a seguir aprendiendo.

El tercer elemento puede sintetizarse en la palabra “actitud”. No predomina el derrotismo en la diáspora venezolana. Al contrario, la gran mayoría sale en pos de un trabajo, a darle forma a emprendimientos, a buscar oportunidades para mostrar los talentos y la disposición a lo productivo. Los venezolanos que se marchan no llegan a otros países a tocar las puertas de ONG, sino las puertas de empresas donde puedan encontrar un trabajo remunerado.

Toda esta enorme corriente productiva representa un capital y un potencial económico, social y humano, que debe ser pensado y convertido en proyectos. Ahora mismo, la actividad económica de los venezolanos en el exterior puede representar entre dos tercios o tres cuartos del PIB de Venezuela. Eso equivale a una cantidad formidable de recursos, no solo económicos, sino de múltiple orden. En varios artículos anteriores me he referido al peso que hoy tienen las remesas para el sostén de millones de familias en Venezuela.

El potencial del que hablo no es retórico. Fuera el país, las capacidades de los venezolanos se han incrementado. Han comenzado a producirse formas de organización para recibir o ayudar a los que están llegando. Hay un activismo fundamental en el ámbito de los derechos humanos, que ha logrado despertar la conciencia de la opinión pública internacional y poner en funcionamiento los mecanismos de autoridades y tribunales especializados. Hay iniciativas académicas, políticas, gremiales y de activismo solidario, que están en desarrollo y que podrían crecer y consolidarse en las próximas semanas y meses.

Mi percepción es que la diáspora está activa y que tiene a Venezuela en el centro de sus pensamientos. No existe una división entre los que se quedaron y los que salimos. Hay una interconexión permanente, que debería fortalecerse, y que podría resultar un factor determinante en el objetivo de poner fin a la dictadura. La diáspora, por sí misma, se ha constituido en una fuerza política, cuyo potencial está, todavía, por desarrollarse. Sus capacidades técnicas, sus relaciones en otros países, el conocimiento que ha adquirido de las nuevas aplicaciones tecnológicas en todos los rubros productivos, sus aprendizajes en la instrumentación de programas sociales, son algunas, entre muchas más, de las capacidades que ha alcanzado, y que serán fundamentales para el nuevo país posdictadura.

Nadie debe permanecer ajeno a esta realidad: ni quienes formamos parte de la diáspora debemos olvidar que tenemos un compromiso con nuestro país, ni quienes permanecen y resisten en Venezuela deben olvidar que hay compatriotas dispersos en el planeta. Estamos listos para participar en la reconstrucción de Venezuela.

 

A %d blogueros les gusta esto: