elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: CAF

“¿Venezuela? De-CAF, por favor” por Miguel Angel Santos – Petroguía – 5 de Junio 2020

Por Miguel Angel Santos @miguelsantos12 / Economista e investigador del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard

El deterioro de la situación económica y los retrasos en los pagos de Venezuela le han creado a la Corporación Andina de Fomento (CAF) (*) un problema crediticio. Desde comienzos del año pasado, las agencias empezaron a rebajar su calificación de riesgo, por la considerable cantidad de préstamos pendientes en un país cuya economía se ha reducido en 67% en los últimos seis años. Las opciones disponibles son bastante limitadas. Juan Guaidó tiene disposición a pagar, pero no tiene cómo. Nicolás Maduro no tiene ni capacidad ni disposición. Declarar los préstamos en default no contribuirá a mejorar la situación. Las sanciones restringen significativamente las posibilidades de hacer transacciones con Maduro. Además, 13 de los 18 socios de CAF diferentes a Venezuela (77% de su capital accionario) en teoría no reconocen a Maduro como Presidente. Con el espacio de soluciones así de limitado, la CAF se ha sacado de la manga una alternativa casi tan práctica como poco ortodoxa, que ilustra los límites de lo que cabe esperar de la solidaridad y las expectativas de sus socios en relación con una posible transición en Venezuela.

La CAF es una institución bancaria multilateral, creada en 1970 con la misión de promover el desarrollo sostenible. Cuenta entre sus socios a 17 países de América Latina, además de España, Portugal, y algunos bancos comerciales de la región. Su éxito depende en forma crucial de mantener una calificación crediticia alta, que le permita levantar dinero barato en los mercados internacionales, y poder prestar así a los países miembros a tasas menores al mercado. De acuerdo con los estados financieros de 2019, los préstamos a Venezuela equivalen a 14% del total de la cartera de créditos, muy cerca del máximo de 15% que establece la CAF como límite para cada país. En el último año, Standard and Poor y Fitch rebajaron la calificación de riesgo de CAF como consecuencia de su exposición a Venezuela. Para diciembre del año pasado, los retrasos en el servicio de la deuda ya sumaban 183 millones de dólares.

Para resolver esta situación dentro del campo minado que rodea a Venezuela, la gerencia de la CAF diseñó un mecanismo muy ingenioso cuyo nombre es ya de por sí todo un eufemismo: “Programa de Apoyo y Gestión de Liquidez en Situaciones Excepcionales”. Según documentos hechos públicos por el diputado Ángel Alvarado el pasado 2 de marzo, la CAF se quedaría con parte de las acciones de Venezuela en el banco, y liquidaría la porción de la deuda que se encuentra atrasada. Según el último reporte trimestral disponible (Septiembre 2019), Venezuela cuenta con 16% del capital accionario de la CAF, por un valor de 845 millones de dólares. De manera que, para cancelar la fracción de la deuda en default, Venezuela necesitaría vender aproximadamente 20% de sus acciones.

Eso es exactamente lo que contempla el “programa” aprobado por los accionistas de la CAF. La redacción del documento no menciona expresamente a Venezuela; pretende ser un programa más general para países “en situación excepcional”. ¿Las condiciones? que hayan perdido más de 15% de su economía en cada uno de los últimos tres años, registrado inflación mayor a 100% por tres años, cuenten con menos de seis meses de importaciones en reservas, y tengan atrasos con la CAF por al menos 60 días. Sólo les faltó el nombre.

La operación tiene varias implicaciones económicas importantes para Venezuela. En primer lugar, el límite de la compra de acciones se establece en 20% del total por vez (justo lo que hace falta para saldar los pagos atrasados de Venezuela a la fecha de aprobación del acuerdo). También se establece que la CAF cada tres meses readquirirá el número de acciones necesarias para saldar el monto exigible de la deuda que se haya acumulado en el período. A ese ritmo, la CAF podría liquidar todas las acciones de Venezuela en un horizonte relativamente breve.

En segundo lugar, se establece que – antes de solicitar un nuevo préstamo de CAF – Venezuela debe primero readquirir las acciones que vendidas previamente y reestablecer su capital accionario. Eso quiere decir que, en el evento de una transición, la CAF no sería una fuente de financiamiento para la reconstrucción de Venezuela, sino todo lo contrario.

Aunque en el preámbulo del documento se establece que el programa es para “facilitar la atención de las necesidades esenciales de la población”, la transacción no implica ningún flujo de dinero – se cancela deuda a cambio de una liquidación de acciones. En medio de la mayor crisis humanitaria que se haya visto en América Latina, los accionistas de la CAF han decidido hacer pagar a Venezuela los costos de su pésima gestión de crédito, y cargar sobre la nación todas las pérdidas asociadas a los préstamos concedidos a Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

Lo más curioso es la forma en que la CAF procura esquivar el reconocimiento que dicha operación supone del régimen de Nicolás Maduro. A fin de cuentas, la propiedad de las acciones corresponde a la República (a través del Ministerio de Finanzas) y el Banco de Desarrollo Económico y Social, dos instituciones que en Venezuela están controladas por Maduro y potencialmente sujetas a sanciones. Según el texto, la CAF realizará esta operación, “independientemente del ente del gobierno, entidad pública, a cuya titularidad corresponda la propiedad de las acciones”. Es decir, la recompra de las acciones ocurriría de forma unilateral, sin documento alguno de soporte ni “necesidad de que medien otras formalidades” distintas a la aprobación en Asamblea Extraordinaria de Accionistas.

Así concebida, la operación equivale a una adquisición forzada de las acciones del Estado venezolano, suerte de expropiación multilateral de los activos de la República que hoy se encuentran bajo el control de Nicolás Maduro. Todo esto, aprobado por un conjunto de países que forman parte del Grupo de Lima y se consideran aliados de Juan Guaidó. Hasta el momento, la Asamblea Nacional no ha emitido ninguna protesta formal. Sólo el Procurador Especial de la República ha publicado un comunicado oficial, en donde denuncia los numerosos vicios del programa de la CAF y enumera los rasgos de inconstitucionalidad de la propuesta.

La propuesta se puede interpretar de diferentes maneras. Una posibilidad es que los socios de la CAF hayan perdido la fe en la transición política en Venezuela, y quieran aprovechar la circunstancia para sacudirse al socio paria, y posiblemente sacar la sede de la institución en Caracas. A fin de cuentas, el “programa” apenas contempla la fracción de los préstamos a Venezuela en retraso, y no resuelve el problema de la enorme cartera de crédito – 3.670 millones de dólares, equivalentes a más de cuatro veces el capital pagado de Venezuela y a 30% del patrimonio del banco. Desde la elección de Luis Carranza en abril de 2017, la CAF ha venido mudando sus ejecutivos y operaciones a diferentes oficinas en América Latina, y la liquidación de las acciones de Venezuela podría ser el punto culminante del proceso.

O quizás no, y acaso simplemente la operación nos viene a ilustrar los límites de la solidaridad, demarcados por ese punto a partir del cual el apoyo a la restauración de la democracia en Venezuela empieza a colidir con los intereses económicos de nuestros aliados en la región. De una u otra forma, ni son las formas, ni era el momento.

(*) La incorporación de nuevos países miembros -más allá de las naciones que conforman la región andina y que formaron parte de la Comunidad Andina de Naciones- llevó a este organismo multilateral a modificar su denominación original de 1970 a la de CAF Banco de Desarrollo de América Latina

Miguel Angel Santos @miguelsantos12 / Economista e investigador del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard

En el directorio de CAF nunca se planteó que Venezuela saliera de la institución por Daniel Gómez – ALnavío – 9 de Marzo 2020

“Nunca se habló de que Venezuela dejara CAF”, afirma al diario ALnavío una persona que conoce lo que se habló en Buenos Aires, cuando ministros de Finanzas de América Latina y técnicos de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina aprobaron una restructuración de deuda para Venezuela.

El presidente Luis Carranza nunca hizo esa propuesta a Venezuela / Foto: CAF
El presidente Luis Carranza nunca hizo esa propuesta a Venezuela / Foto: CA

Ni Luis Carranza, presidente ejecutivo de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, ni ningún técnico de la institución, ni ningún gobierno de Latinoamérica, planteó la salida de Venezuela de la institución.

“Nunca se habló de que Venezuela dejara CAF. En la reunión en ningún momento se oyó hablar de tal cosa”, dijo al diario ALnavío una fuente que conoce los detalles de la CLXVIII sesión del directorio en Buenos Aires, celebrada el pasado lunes.

“Además, en el supuesto de que Venezuela saliera de CAF, reingresaría automáticamente a la institución siempre y cuando el país cuente con una institucionalidad y unas finanzas estables. Sobre eso no hay ninguna duda”

En un primer momento, personas cercanas a Juan Guaidó, quizá movidas por razones más políticas que técnicas, dijeron a este diario que Maduro iba a vender todas las acciones y que Venezuela iba a salir de la institución. Esto no sólo no fue así, sino que en ningún momento CAF ni nadie del organismo lo planteó en el director.

Sí se planteó -y aprobó- una especie de restructuración de deuda. Explicó la fuente que Venezuela, como socia fundadora de CAF, cuenta con dos tipos de acciones. Acciones A, que son las que garantizan la permanencia en la institución y están asociadas a organismos institucionales como el Banco Central. Y acciones B, ligadas a organismos no institucionales.

Estas últimas, las acciones tipo B, son las que comprará CAF por un monto cercano a 300 millones de dólares, precisó la fuente. La operación busca dar liquidez a Nicolás Maduro para que en seis meses pague los 1.500 millones de dólares que debe al organismo, pero en ningún momento pretende sacar a Venezuela de la CAF.

¿Qué pasa si finalmente Venezuela sale de CAF?

“Además, en el supuesto de que Venezuela saliera de CAF, reingresaría automáticamente a la institución siempre y cuando el país cuente con una institucionalidad y unas finanzas estables. Sobre eso no hay ninguna duda”, agregó la fuente.

Las personas cercanas a Guaidó dijeron que la salida de Venezuela de CAF sería un traspiés para sus planes futuros, pues consideran a la institución como una fuente de financiamiento prioritaria junto al Banco Interamericano de DesarrolloBID.

“Esta argumentación es errónea. La gente de Guaidó dice que Venezuela no debe salir porque CAF ofrece formas de financiamiento baratas para la reconstrucción de Venezuela. Si Venezuela dejara de ser miembro hoy, que no es el caso, ni se ha planteado en ningún momento, Venezuela podría volver a entrar. En ese caso el nuevo gobierno, dentro de un tiempo prudencial, pide ingresar y no habrá ningún problema para entrar. Ningún gobierno latinoamericano se opondrá. Venezuela es socio fundador de esta institución”, apuntó.

CAF aprobó venta de acciones clase B en Venezuela por Bethania García – Venepress – 4 de Marzo 2020

Otorgaron seis meses de plazo para llevar a cabo la decisión

CAF aprobó venta de acciones clase B en Venezuela

El directorio del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) aprobó la venta de acciones clase B de Venezuela, aseveró el diputado de la Asamblea Nacional Ángel Alvarado y el economista Alejandro Grisanti.

Grisanti expresó que las actividades tipo B son especialmente en países que estén pasando por una crisis económica, como en el caso de Venezuela, donde “las acciones van a tesorería, hasta que el país pueda normalizar su situación”.

En este sentido, expresó que los puntos aprobados para la decisión fueron:

  1. No hay dinero fresco y no se puede pedir préstamos
  2. Otorgación de seis meses de plazos antes de “readquirir” nuestra posición accionaria
  3. Las acciones van a tesorería para poder ser recomprada cuando cese la usurpación.

Por su parte, Alvarado indicó que esta acción es para “amortizar parte de la deuda de 3,6 mil millones de dólares”.

Angel Alvarado@AngelAlvaradoR

Ministros de Finanzas de: 🇵🇪 @ToniAlvaL, 🇪🇨 @RichardM_A,🇧🇴 @EconomiaBo, 🇧🇷 @MinEconomia, 🇨🇴 @Alcarrasquillab.

Mañana en el Directorio de @AgendaCAF corresponde declarar a 🇻🇪 en cesación de pagos.

La alternativa es un pésimo precedente para la integración latinoamericana.

Angel Alvarado@AngelAlvaradoR

El directorio de @AgendaCAF acaba de aprobar la venta de acciones clase B de Venezuela para amortizar parte de la deuda de 3,6MM$. 6 meses para completar la operación.

Apoyaron la media Colombia, Bolivia, Paraguay, Ecuador y Argentina.

Pésimo precedente!

Ver imagen en Twitter

Luis Vicente León: No logro entender la lógica racional de mis amigos que controlan la oposición por Virginia Montilla – Globovision – 12 de Diciembre 2019

download.jpgLeón se muestra molesto y no comprende a sus “amigos” de la oposición quienes han mostrado su rechazo al proyecto de nuevo endeudamiento de Venezuela con la CAF por $350 millones para “solucionar la emergencia eléctrica” del Estado Zulia y áreas adyacentes.

Este proyecto está promovido por una organización llamada grupo de Boston, la cual ha estado desde su creación en 2002 bastante cerca del régimen chavista/madurista y por el partido UN NUEVO TIEMPO, en especial por sus representantes Manuel Rosales y Enrique Márquez.

Según León la oposición rechaza este proyecto “humanitario” porque su aprobación significaría el reconocimiento de que Maduro controla el país, lo cual – dice León – es “una vaina obvia”. Es decir, hay que aceptar tal hecho, validándolo desde la oposición, la cual ha dicho en todos los idiomas que Nicolás Maduro es un gobernante ilegítimo y un usurpador.

Quisiéramos explicarle a León las razones por las cuales hay oposición a este proyecto “humanitario”, no solamente la razón política que el menciona y trata un tanto deportivamente de rebatir.

RAZONES HISTÓRICAS PARA RECHAZAR EL PROYECTO

¿Por qué hay rechazo a comprometer una nueva deuda con la CAF para el sector eléctrico? Porque desde 2010 hasta hoy la CAF y el BID le han inyectado a Corpoelec y PDVSA más de $6000 millones al sector eléctrico y el resultado, como puede verse, ha sido catastrófico. Hoy en día el sector eléctrico es un caos ya que Corpoelec y PDVSA han sido manejados por una pandilla de incompetentes y ladrones. Solamente para la represa de Tacoma se han dado a estos delincuentes unos $3000 millones. Esa represa debería haber estado lista en 2011 pero todavía no lo está y su costo es ya de unos $6000 millones, según nos informa Víctor Poleo. Agrega Poleo que el costo de oportunidad, debido al retraso de ocho años, ya va por los $16000 millones. Un escándalo. Los contratistas de esa obra, Odebrecht y Pescarmona se encuentran en la cárcel o bajo juicio en sus respectivos países.

Sr. León: la primera vez que usted es engañado la culpa es de quien lo engaña. La segunda, tercera y cuarta vez la culpa es suya.

RAZONES GERENCIALES PARA RECHAZAR EL PROYECTO

Los promotores del proyecto argumentan que esta vez el proyecto será manejado por entes externos, PNUD y CAF. Eso no es cierto. Es imposible, como bien apunta en https://elpitazo.net/opinion/una-mirada-tecnica-al-credito-caf-pnud/ el economista Omar Zambrano, que Corpoelec no esté íntimamente involucrado en la ejecución de este proyecto. Dice Zambrano textualmente: “El Pnud, y muchas de las agencias de la ONU, con frecuencia actúan como órganos alternos de administración de proyectos en países en desarrollo. Su rol es, fundamentalmente, “prestar” sus sistemas y reglamentos para hacer una adecuada administración de contratos de compras de bienes, servicios y suministros. Es decir, la agencia de Naciones Unidas “presta” sus sistemas y sus estándares para que actúen como un cerco fiduciario para la adquisición de bienes, consultorías, licitaciones de obras, compras de maquinaria. Pero, ojo, esto no quiere decir que el Pnud será quién ejecute ese gasto, el ejecutor será el Gobierno venezolano a través de sus autoridades eléctricas. Es decir, el gasto se hará con estándares de una agencia internacional, lo cual es positivo, pero quien decide en qué gastar será el Estado venezolano. El Pnud no se convertirá, ni tiene por qué hacerlo, en un ente sustituto de las autoridades eléctricas venezolanas”. Por lo que se refiere a la supervisión financiera, ¿que podemos esperar de una futura supervisión cuando los préstamos anteriores supervisados por la CAF han tenido tan pobre calidad de ejecución, sin que el organismo haya perdido su apetito por seguir prestándole dinero a Corpoelec/Chávez/Maduro?
Permitir que Corpoelec siga manejando dinero, equipos, instalación y operaciones es suicida. De nuevo, la primera vez somos engañados, las siguientes veces nos quereos engañar a nosotros mismos, Einstein nos lo advirtió: La locura es querer hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes.

RAZONES FINANCIERAS PARA RECHAZAR EL PROYECTO

No importa cómo se trate de vender este proyecto la nueva deuda de $350 millones caerá en cabeza de una Venezuela en ruinas. Resultaría insensato aprobar un nuevo endeudamiento que tendría que ser pagado por un país arruinado para atender una emergencia que podría ser solucionada de otra manera menos onerosa, si la empresa operadora Corpoelec fuese mejor gerenciada y no fuera corrupta, como lo es. Tradicionalmente el endeudamiento ha sido utilizado por Chávez y Maduro para robarse parte del dinero, a ser repartido entre los civiles y militares involucrados con el régimen. Esta atmósfera de corrupción es hoy más fuerte que nunca, por lo cual no puede existir la base de confianza que sería indispensable para aprobar tal nuevo endeudamiento. El economista Zambrano nos dice, en su escrito arriba citado: “Un préstamo con garantía soberana puede ser solicitado por el único con capacidad para solicitarlo: El Ministerio de Finanzas de la República Bolivariana de Venezuela. Esto no es una operación solicitada por el Grupo de Boston, ni la AN, es una operación del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela… la naturaleza de esta operación es la de crédito multilateral con todas las de la Ley, es decir, un préstamo cobrado a las tasas y plazos de los préstamos con garantía soberana de CAF, cuyos compromisos de pago de principal e intereses deberán ser asumidos por la República. Justo es decir que no hay nada particularmente “humanitario” en las condiciones del préstamo, como veladamente se ha querido transmitir. Que Venezuela, una nación en default financiero, con un problema extremo de sobreendeudamiento, contrate más deuda es, por decir lo menos, problemático…. sorprende que se quiera discutir sin tener la más mínima información sobre el impacto de esta deuda en la sostenibilidad fiscal futura” En otras palabras, este es un préstamo con todas las cargas financieras y compromisos de un préstamo, no es una operación “humanitaria”, como tratan de venderla sus promotores.

RAZONES TÉCNICAS PARA RECHAZAR EL PROYECTO

En esta materia diversos expertos del sector eléctrico como Miguel Lara, Víctor Poleo y José Aguilar han expresado dudas sobre si la adquisición de nuevas plantas generadoras representa la mejor solución técnica, habida cuenta de la gran cantidad de equipos ya existentes en la zona que podrían ser reparados y puestos en servicio a un costo mucho menor. La Memoria Descriptiva del proyecto fue presentada por Manuel Rosales en Octubre de este año, ver: https://www.slideshare.net/anmon12/sistema-electrico-del-estado-zulia-emergencia-humanitaria-vf-copy, en el cual se dice: “Se propone instalar 500 MW aproximadamente para lograr la estabilización del sistema eléctrico del estado Zulia. Para ello se presenta la instalación en la bahía de Planta Ramón Laguna una Planta de Generación Eléctrica Flotante con capacidad de Generación de 250 MW ISO. Y 06 Unidades de Generación Eléctrica de Respuesta Rápida de 42 MW ISO. Para un total de 500 MW. Esta propuesta viene presentada (sic) con la ubicación de los equipos de generación eléctrica en Planta Ramón Laguna y en Planta Rafael Urdaneta”.
En esa misma Memoria se enumeran los requerimientos de gas natural y diésel para alimentar las plantas, lo cual es la responsabilidad de PDVSA. ¿Tiene esta empresa, en su situación operacional y financiera actual los recursos para garantizar la operación?

RAZONES POLÍTICAS PARA RECHAZAR EL PROYECTO

León menciona un aspecto de las razones políticas que ha utilizado la oposición para adversar el proyecto y, a fin de desvirtuarlas, dice que es necesario aceptar que Maduro es quien tiene el gobierno en sus manos. Este es un hecho cierto en gran medida pero toda la razón de ser de la oposición se basa en el desconocimiento de ese gobierno, por su ilegitimidad de origen y de comportamiento. Que Maduro tenga el apoyo de los traidores de la Fuerza Armada y que usurpe la presidencia del país no puede ser la razón para que la oposición se baje los pantalones, como recomienda León, y reconozca a Maduro como el verdadero gobierno, a fin de colaborar con ese régimen dictatorial, corrupto y cruel, ya que eso es lo que resultaríade la aprobación de este proyecto. Esta tesis de León es la misma de Claudio Fermín, Henri Falcón, Timoteo Zambrano, Enrique Ochoa Antich y otros venezolanos, así como de José Luis Rodríguez Zapatero. Fue la misma tesis que hizo posible el gobierno de Vichy, en Francia, durante la segunda guerra mundial.

Por lo tanto, no comprendo la razón por la cual León no comprende el rechazo de la oposición genuina al proyecto “humanitario” promovido por cierta oposición no tan genuina.

Hablan los banqueros: ¿Qué está pasando en el sistema financiero? por Víctor Salmerón – ProDaVinci – 18 de Noviembre 2019

Hablan los banqueros: ¿Qué está pasando en el sistema financiero?

Germán García, presidente del Banco Venezolano de Crédito; Juan Carlos Dao, presidente del Banco del Caribe y Luis Xavier Grisanti, presidente de la junta directiva del Banco Exterior, analizaron el entorno actual en el que se desenvuelve el sistema financiero y las perspectivas del sector en el foro organizado por la Universidad Metropolitana: presente y futuro de la banca en Venezuela.

Juan Carlos Dao recurrió a las cifras para ilustrar el impacto que ha sufrido la banca tras seis años de contracción ininterrumpida de la economía y una hiperinflación que comenzó en noviembre de 2018 y aun no cesa: “Al cierre de septiembre de este año el tamaño de la cartera de créditos de toda la banca se ubica en torno a 220 millones de dólares y en conjunto los recursos gestionados no superan 1.200 millones de dólares, magnitudes que pueden ser las de un banco mediano en otros mercados”.

Agregó que para enfrentar la crisis la banca procuró incrementar los activos productivos y, desde agosto de 2018, cuando las autoridades comenzaron a implementar una política para restringir el crédito, “no quedó otro camino que reducir gastos, diferir inversiones estratégicas, canalizar operaciones que se hacían en la red de oficinas hacia la banca online para disminuir costos. En nuestro banco ha habido un fuerte compromiso de los accionistas en reinvertir todas las utilidades en el patrimonio”.

Germán García explica que “el presente de la banca es un presente difícil en el que estamos tratando de mantenernos vigentes en un proceso donde se intenta implantar un sistema económico sin ningún tipo de libertad; creo que sin duda seremos capaces de hacerlo, pero no es una situación fácil para la clientela que sufre por el impacto que está teniendo el sistema financiero”.

Luis Xavier Grisanti destacó que “la hiperinflación y la recesión afectan particularmente al sistema financiero porque su producto, el dinero y el crédito, se deprecian. Para enfrenar esto hemos reducido costos y gastos, hemos capitalizado el patrimonio cinco veces en los últimos dos años y hemos minimizado y racionalizado los desembolsos en divisas”.

El recorte del crédito

En los últimos tres semestres el Banco Central ha incrementado en seis oportunidades el encaje, es decir, la proporción de los depósitos que los bancos no pueden prestar y deben congelar a manera de reserva: de acuerdo con la última resolución, los bancos tienen que inmovilizar en el Banco Central el 100% del incremento en los nuevos depósitos y 57% de todas las captaciones.

Juan Carlos Dao explica que “las autoridades partieron de la hipótesis de que el crédito bancario estaba alimentando la especulación en el mercado cambiario y el resultado ha sido una fuerte contracción de los préstamos: al cierre de septiembre, la cartera de créditos de la banca privada se ubicó en 3,8 billones de bolívares y el patrimonio suma 7,7 billones, es decir, todo el apalancamiento bancario se ha perdido, porque la gran mayoría de los recursos que captamos están inmovilizados por el encaje; el país está pagando un alto costo por este proceso de desintermediación”.

Agregó que en el desajuste cambiario “el gran problema estructural es el financiamiento del déficit fiscal. El Banco Central ha impreso moneda en el orden de 500 billones de bolívares –unos 15 mil millones de dólares a la tasa de 30.000 bolívares por dólar– para financiar a empresas del Estado, fundamentalmente a Pdvsa y ese ha sido el gran factor de distorsión”.

“Ciertamente el crédito bancario puede en algún momento alimentar la especulación, pero en comparación con lo que ha supuesto este gran desorden fiscal las magnitudes son muy distintas”, dijo Juan Carlos Dao.

Germán García señaló que “sin duda el Banco Central está equivocado con la política de restringir el crédito; este mes la cotización del dólar ha aumentado 50% porque en el mercado cambiario influye la liquidez monetaria que, a su vez, depende del dinero que inyecta el gobierno a través del gasto público. Son remedios a las consecuencias. Hay que cambiar el modelo económico para que lo demás fluya”.

Luis Xavier Grisanti destacó que “si la gestión fiscal es deficitaria y los bancos centrales contribuyen a su financiamiento monetario, es difícil contener la presión inflacionaria y la depreciación de la moneda”.

La indexación

Para reforzar las medidas que restringen el crédito, el 21 de octubre de 2019 el Banco Central ordenó a las entidades financieras indexar el capital e intereses de los créditos comerciales a la fluctuación del tipo de cambio: básicamente el monto a pagar por capital e intereses aumenta si el precio del dólar sube en el mercado oficial y se mantiene igual si el dólar desciende.

Respecto a este tema, Germán García afirmó que “es muy difícil que una compañía tome un crédito cuando no sabe cuál es la tasa de interés. Esta indexación puede tener efectos brutales, la tasa de interés puede ser 6% si el dólar no se mueve o 2.000% si el dólar se mueve, por ejemplo. Desde que se comenzó a aplicar esta resolución del Banco Central hemos dado un solo crédito”.

Juan Carlos Dao indicó que “desde la indexación de los créditos la banca prácticamente no ha desembolsado préstamos en lo que va de noviembre. ¿Y qué ha ocurrido con el tipo de cambio? Se ha desplazado fuertemente estas primeras semanas del mes porque la liquidez monetaria ha estado creciendo a un ritmo de 16% intersemanal y allí es donde está el gran oxígeno y la gasolina para este incendio”.

Tarjetas en suspenso

El 12 de noviembre de 2019 la Superintendencia de Bancos envió a las entidades financieras una resolución donde ordena que todas las tarjetas de crédito deben tener como mínimo un límite de 20 mil unidades tributarias, que actualmente equivalen a un millón de bolívares y un máximo de 200 mil unidades tributarias, equivalentes a diez millones de bolívares.

Si bien establece un piso elevado para el financiamiento con tarjetas, la Superintendencia aclara que el crédito al consumo (que aparte de tarjetas incluye los préstamos para automóviles y en cuotas) no debe superar el 20% del total de créditos de cada banco.

Germán García señaló que “con esta última resolución de las tarjetas de crédito hay una contradicción. Si a cada tarjetahabiente se le entrega una tarjeta con un límite de un millón de bolívares estamos hablando de que potencialmente los préstamos con tarjetas podrían ser tres veces el monto de los créditos bancarios, pero en la misma resolución la Superintendencia nos dice que el crédito al consumo no puede superar 20% del total de préstamos”.

“Si en definitiva la medida obliga a esto, la única manera de ejecutarla es disminuyendo el número de tarjetas. El crédito a través de las tarjetas quedará para algunos pocos”, agregó Germán García.

Juan Carlos Dao afirmó que “falta la formalidad legal de que la circular enviada por la Superintendencia aparezca en una Gaceta Oficial para que tengamos la obligación de realizar el ajuste en las tarjetas de crédito. Tenemos la esperanza de conversar con las autoridades sobre esta medida. Albergamos esperanzas de que cuando las autoridades analicen lo que significa esta medida podamos tener una instrucción distinta en favor de mantener en vigor un medio de pago que es muy importante para todos”.

Germán García añadió que “los bancos tenemos que movernos muy rápido en sistemas de pago novedosos, ahora somos una economía pequeña y lo más barato y rentable para el cliente es el medio de pago de persona a persona y persona a comercio. Esto, si es bien utilizado, va a minimizar las tarjetas de crédito haya o no cambio en la resolución de la Superintendencia”.

Sanciones y bancos corresponsales

Estados Unidos ha impuesto sanciones a la administración de Nicolás Maduro que han comenzado a impactar las operaciones financieras de la banca venezolana. A este respecto Germán García indicó que “cuando visitamos a los bancos corresponsales en el exterior vamos de rodillas, el sobrecumplimiento de los oficiales, tanto en Estados Unidos como en Europa, es duro. Estamos teniendo muchos problemas, inclusive los clientes que tienen cuentas en bancos estadounidenses están teniendo problemas”.

“Hasta ahora hemos tenido la suerte de ser un banco viejo, con trayectoria y nos han permitido la movilización de nuestros clientes, pero no de la clientela comercial sino de la clientela particular”, dijo Germán García.

Juan Carlos Dao señaló que “el tema de los bancos corresponsales hay que verlo en una dimensión más amplia. En 2014 vino la debacle de los precios del petróleo y las importaciones de Venezuela disminuyeron desde 80 mil millones de dólares al año a alrededor de 8 mil millones de dólares y ha habido un default en el pago de la deuda externa, entonces los bancos corresponsales, que antes venían regularmente al país a renovar las líneas de crédito y a rogar que les canalizaras el flujo de transferencias, han cambiado frente al país”.

“Si se han incrementado todos los riesgos políticos y hay un mercado que ha perdido todo sentido económico para los bancos corresponsales, la consecuencia es la desaparición de cualquier oferta de productos y servicios de la banca internacional”, añadió Juan Carlos Dao.

“Lamentablemente hemos visto que las sanciones no solamente tienen un efecto político, sino que conforme transcurre el tiempo arropan actividades lícitas, impecables; entonces se complica la posibilidad de mantener capacidades para hacer negocios que antes hacías como entidad financiera”, dijo Juan Carlos Dao.

Luis Xavier Grisanti resaltó que “la banca ha tenido que explicar debidamente a los oficiales de cumplimiento y a los bancos corresponsales la justificación y solidez de las operaciones internacionales para evitar el sobrecumplimiento, es decir, la interpretación excesiva y fuera de lugar de la normativa”.

“El sobrecumplimiento sobre las bases no previstas en la normativa afecta negativamente el normal funcionamiento de las operaciones internacionales del sistema de medios de pago del país y ello debe evitarse para no afectar a la economía, ni a nuestros clientes en sus operaciones lícitas, transparentes y tradicionales”, agregó Luis Xavier Grisanti.

Las perspectivas

Ante la interrogante de si la banca está en condiciones de servir de palanca en un proceso de recuperación de la economía, Juan Carlos Dao señaló que “asumiendo que tengamos un entorno legal favorable, partiendo del tamaño actual va a ser complicado que el sistema tenga la capacidad de apoyar la necesidad de financiamiento en infraestructura y petróleo que son sectores que van a demandar cantidades importantísimas de recursos y donde la disponibilidad, tanto de capacidad patrimonial como de fondeo de la banca, se va a quedar muy corta”.

Agregó que “será fundamental el apoyo de organismos multilaterales, como el Banco Interamericano de Desarrollo, la Corporación Andina de Fomento y el Fondo Monetario Internacional por más que esté muy mal tipificado en muchas de las economías latinoamericanas. Otra variable será la articulación con el mercado de capitales. La banca podría dedicarse al financiamiento de capital de trabajo, de corto plazo, atender a los emprendedores y las Pyme, mientras que el mercado de capitales brindaría el suministro de fondos de mediano y largo plazo en cantidades importantes para otros sectores de la economía”.

Germán García indicó que “en un futuro, si comienza la recuperación, la banca será de nichos, cada banco deberá atender y buscar a una clientela específica y recomenzar a crecer con ella. No vamos a regresar a una economía similar a la del primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, eso se acabó; seremos una economía pequeña, nuestros clientes también están disminuidos y podemos volver a crecer con ellos. En nuestro caso siempre hemos sido especialistas en el mercado de capitales, por ejemplo”.

Luis Xavier Grisanti sostuvo que “dentro de un clima de negocios favorable, riesgo país en grado de inversión, regulaciones prudenciales no invasivas, equilibrios macroeconómicos, tasas positivas de interés y comisiones adecuadas, la banca traerá sobre todo nuevos capitales”.

“Habrá fusiones y nueva inversión extranjera directa. Habrá apoyo de los multilaterales y se reabrirá el crédito internacional y el acceso a los mercados globales de capital”, concluyó Luis Xavier Grisanti.

CAF no prestará a Guaidó los 400 millones de dólares para abordar la crisis – Yo Soy Venezolano – 9 de Octubre 2019

El banco de desarrollo de América Latina (CAF) aclaró este miércoles en un comunicado que no está considerando realizar préstamos financieros a Venezuela, luego que el líder de la oposición Juan Guaidó adelantara este martes en la sesión del Parlamento que el organismo internacional podría aportar unos 400 millones de dólares para enfrentar la emergencia económica.

Guaidó explicó que ese dinero no sería administrado por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, según agregó sin dar mayores detalles. Horas más tarde, el banco envió un comunicado a la agencia de noticias Reuters en el que detalló que ese préstamo no está dentro de sus planes.

Dentro del comunicado se lee expresamente la siguiente cita:

“Las propuestas para endeudamiento parten de los países miembros y se evalúan de acuerdo a los parámetros y criterios establecidos en la normativa. Sometiéndose luego a las instancias de aprobación correspondientes”. /Agencias/

Lender CAF proposes $400-million Venezuela credit – Reuters – 9 de Octubre 2019

CARACAS (Reuters) – Latin American development bank CAF has proposed a $400-million credit line to Venezuela, but it will not be administered by President Nicolas Maduro’s government, the opposition leader said on Tuesday.

Juan Guaido, whom many nations recognize as Venezuela’s real leader following accusations that Maduro rigged a 2018 election, told parliament the proposed loan was intended to alleviate the effects of a crushing five-year recession.

Venezuela has defaulted on its foreign debt and is reeling from an unprecedented economic crisis, political hostilities, U.S. sanctions and an exodus of several million citizens.

“Those who don’t pay don’t get loans,” Guaido said, ruling out the proposed CAF loan going to Maduro’s administration but without specifying the alternative arrangement.

 

CAF approved a $500-million credit line to Venezuela’s central bank in December, drawing criticism from opposition lawmakers for financing the “dictatorship.”

There was no immediate comment from Maduro’s government, which views Guaido as a U.S. “puppet” and coup plotter.

CAF presta 500 millones de dólares al BCV pese a sus atrasos en pago a tenedores de bonos – La Patilla – 17 de Diciembre 2018

Sede de la Corporación Andina de Fomento (CAF) en Caracas, Venezuela. EFE/Harold Escalona

 

El banco de desarrollo de América Latina, CAF, aprobó un crédito por 500 millones de dólares al Banco Central de Venezuela, con lo cual el país petrolero recibe fondos en momentos en que inversionistas de sus bonos inician reclamos por el atraso en los pagos.

El préstamo será “para mitigar riesgos de liquidez y brindar apoyo macroeconómico”, agregó la CAF en un comunicado distribuido el lunes, que no ofrece más detalles del destino de los recursos.

“Ese dinero es para evitar que Venezuela caiga en cesación de pagos con la CAF”, dijo el parlamentario opositor Ángel Alvarado, quien añadió que con esos 500 millones de dólares el gobierno de Nicolás Maduro pagará la deuda al multilateral.

Sería la segunda vez en dos años que la CAF otorga financiamiento al Banco Central de la nación petrolera. El crédito anterior, otorgado en diciembre de 2017, fue por 400 millones de dólares.

La calificadora Standard and Poor’s había rebajado este año la calificación de la Corporación ante la posibilidad de retrasos en los pagos que tiene pendientes el gobierno de Nicolás Maduro con ese organismo multitaleral.

Según esta firma, 14 por ciento de la cartera de la CAF está colocada en créditos a Venezuela.

Venezuela incumplió este año buena parte de los compromisos con tenedores de sus títulos y un grupo inició este mes una acción para exigir la cancelación de su deuda, cuando el Gobierno y sus empresas estatales acumulan en el último año unos 8.000 millones de dólares en intereses y vencimientos pendientes.

El país petrolero está en su quinto año de recesión con hiperinflación y también afronta sanciones de la Unión Europa y Estados Unidos que afectan a funcionarios y a las operaciones financieras de la industria petrolera y los entes oficiales.

“Con ese financiamiento la CAF apoya la dictadura”, añadió el diputado Alvarado, miembro de un Congreso que desde hace dos años advierte a bancos de inversión del riesgo reputacional de dar apoyo financiero al gobierno de Maduro, que consideran culpable de la crisis humanitaria que viven los venezolanos.

Por qué la CAF no concede a Maduro los 500 millones de dólares que solicitó por Daniel Gómez – ALnavío – 5 de Diciembre 2018

¿Será que Venezuela no tiene capacidad de pago? Como explicó a ALnavío una fuente conocedora de la CAF, las decisiones del directorio son puramente técnicas. “Estrictas”. De ahí se infiere que el régimen de Nicolás Maduro no esté preparado para devolver los 500 millones de dólares que pidió. De ahí también se infiere que por eso no se los concedan.

Las decisiones de la CAF no son políticas, sino técnicas / Foto: CAF

Las decisiones de la CAF no son políticas, sino técnicas / Foto: CAF

La última reunión de la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina se saldó sin ningún préstamo a Venezuela. Y eso que se aprobó un total de 1.291 millones de dólares que se repartirán entre ArgentinaBoliviaBrasilPanamá y Perú.

Este martes el directorio de la CAF se reunió en Montevideo, Uruguay. Allí se discutió un crédito de 500 millones de dólares para el gobierno de Nicolás Maduro. El régimen lo solicitó, pero no se lo aprobaron. ¿Por qué?

No hay aclaración oficial de la CAF. ALnavío consultó al organismo y tampoco recibió respuesta. Quien sí habló con este diario fue una fuente conocedora del organismo y detalló que la concesión de los créditos “no tiene nada de político”.

“Un comité técnico mira riesgos y mitigantes, garantías, capacidad de pago… Lo que hace un banco. Todo se cumple. El gobierno corporativo es estricto cumpliendo todos los procedimientos”, dijo.

“Un comité técnico mira riesgos y mitigantes, garantías, capacidad de pago… Lo que hace un banco. Todo se cumple. El gobierno corporativo es estricto cumpliendo todos los procedimientos”

De aquí se infiere que, si la cuestión es técnica, la CAF no concede el préstamo a Venezuela ya que esta no tiene capacidad de pago. En este sentido, son conocidos los problemas de financiación del régimen.

La principal fuente de divisas de Venezuela, los ingresos petroleros, apenas llegará a los 25.000 millones de dólares este año. Y esto no es suficiente para un país plagado de deudas: con las petroleras, con los tenedores de deuda y con los gobiernos de China y Rusia.

Los avisos de default para el régimen son incontables. Es cierto: siempre encuentra una rendija por donde escaparse. Esta semana, sin ir más lejos, Maduro visitará Moscú. Se reunirá con el presidente, Vladimir Putin, y con Igor Sechin, el jefe de la petrolera estatal rusa, Rosneft.

Aunque no las tiene todas consigo. Ya lo advirtió el periodista Juan Carlos Zapata en KonZapata. Sechin regañó a Maduro. Por la deuda. Porque no cumple. Porque se debilita en Latinoamérica. Y en Moscú no quieren socios débiles. Y Maduro será más débil en 2019. El 10 de enero, como anunció el canciller español, Josep Borrell, su gobierno no será legitimado. Seguro que todo esto lo tiene en cuenta la CAF.

El polémico crédito de la CAF en 2017

Por otro lado, como explicó la fuente, aunque las decisiones de la CAF no sean políticas, sí levantan asperezas entre los legisladores venezolanos. “Al pretender aprobar un crédito por 500 millones de dólares al gobierno de Maduro, está financiando la miseria de los venezolanos. Más sangre y dolor para nuestro pueblo”, dijo el diputado Rafael Guzmán.

Este crédito de 500 millones -que al final no se aprobó- no es el único que ha causado polémica. Hay que remontarse a diciembre de 2017. Entonces la CAF concedió a Venezuela un préstamo de 400 millones de dólares como “respaldo macroeconómico”.

Para cuidarse las espaldas, la CAF dijo que el préstamo no era para el Gobierno sino para “una institución autónoma como el Banco Central de Venezuela”. Aun así, este nunca debió concederse.

La CAF confirmó a ALnavío que todos sus créditos se acogen a la legalidad / Foto: CAF

Según la Constitución venezolana, la aprobación de este tipo de créditos debe también llevar el aprobado de la Asamblea Nacional. Esta jamás dio luz verde a esos 400 millones de 2017 que al final sí se concedieron.

El día que la CAF desestimó al Parlamento y dio 400 millones de dólares a Maduro

Aquello se entendió como una desestimación por parte de la CAF a la Asamblea Nacional elegida democráticamente. Y es que en Venezuela hay otra cámara de representación. La que impuso Maduro, la que rompió el hilo constitucional: la Asamblea Nacional Constituyente.

Ahora toca remontarse a octubre de 2017. Luis Carranza, presidente de la CAF, estrenaba el cargo. Entonces viajó a Madrid. Quería darse a conocer entre sus socios de España.

Por aquel entonces, la CAF discutía el crédito de 400 millones de dólares que dos meses más tarde concedió. Había dudas. Presión por parte de los legisladores venezolanos. Presión por parte de los constituyentes de Maduro. Entonces ALnavíopreguntó a Carranza:

– ¿Concederá el crédito a Venezuela?

– Venezuela es un miembro de CAF. Nosotros vamos a apoyar en términos de lo que nos permite la ley en todos los países. No puedo comentar de créditos que estén tramitando o no. Sí puedo decir que CAF apoya a todos los países, pero todo lo hacemos dentro del marco de la legalidad.

– ¿Qué entiende la CAF por legalidad, la Asamblea Nacional o la Asamblea Nacional Constituyente?

– No me corresponde a mí decir si es legal o no.

Con esta ambigua respuesta se escabulló Carranza. El caso es que, en diciembre de 2017, tras 10 meses deshojando la margarita, con reuniones y discusiones entre los delegados del Gobierno y la oposición, el crédito fue aprobado.

Entonces la CAF desestimó la advertencia del Parlamento, y por así decirlo, dio legalidad a la Constituyente. Aunque, no hay que olvidarlo, no fueron los únicos. Legisladores y alcaldes venezolanos, algunos de ellos representantes de la oposición, se juramentaron ante el Parlamento chavista. Un consentimiento que bien puede servir al banco como justificación.

Red que se lucra del hambre enVenezuela opera desde Europa por Miriam Burgués/EFE – La Patilla – 16 de Julio 2018

Unknown.jpegLa red criminal trasnacional que se lucra de la venta y distribución de alimentos esenciales para la población en Venezuela, causando hambre en este país, tiene vínculos con personas y empresas que operan desde naciones de la Unión Europea (UE), según el ministro colombiano de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

La información recopilada y compartida por las autoridades de inteligencia financiera de Colombia, México, Panamá y Estados Unidos está sirviendo para que “quede evidente al mundo que el hambre que hay en Venezuela es un hambre inducida”, provocada por la “corrupción”, explicó Cárdenas durante una entrevista con Efe en Madrid.

El ministro, que participó en la capital española en un seminario sobre infraestructuras organizado por la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, es uno de los integrantes del grupo de trabajo creado por los gobiernos de Colombia, México, Panamá y Estados Unidos para detectar y luchar contra los entramados corruptos vinculados al régimen del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

El grupo se reunió la semana pasada en Cartagena (Colombia) para abordar el caso específico de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) venezolanos, promovidos por el Gobierno de Maduro y encargados de distribuir alimentos de primera necesidad.

Cárdenas detalló que existe un entramado que vende esos alimentos a un sobreprecio y desvía fondos “que se mantienen en cuentas de funcionarios o testaferros del régimen de Maduro”.

Algunas de las personas y empresas de ese entramado corrupto operan desde países de la UE y, por ello, se ha invitado a la próxima reunión del grupo, fijada para septiembre en Washington, al Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac) e Infracciones Monetarias de España.

Según Cárdenas, también “se va a involucrar a las fiscalías” de los cuatro países del grupo de trabajo, dado que “el caso está ya para pasar a la etapa de imputaciones”.

La labor de las unidades de inteligencia financiera “será un insumo determinante para decisiones” frente a la crisis en Venezuela “que se puedan tomar en el escenario no solo judicial, sino también político”, aseguró el ministro.

Por otro lado, Cárdenas resaltó durante la entrevista “el momento extraordinariamente positivo” que, a su juicio, está viviendo Colombia, aunque lamentó que en la reciente campaña electoral se usara “el desprestigio” del país “como instrumento político sin ningún tipo de sustento”.

“Ha habido muchas ‘fake news’ (noticias falsas) sobre la situación en Colombia”, según Cárdenas, que entregará la cartera de Hacienda a Alberto Carrasquilla en agosto, cuando asumirá el nuevo Gobierno del presidente electo, Iván Duque.

Las reuniones de transición que ya ha mantenido con su sucesor han sido “muy cordiales, muy fluidas y con un espíritu muy constructivo”, añadió.

En su opinión, “el Gobierno que llega va a encontrar una economía en proceso de recuperación, con un crecimiento que se está acelerando”, tras un “ajuste difícil” a la nueva realidad de “convivir con menores ingresos petroleros” y a cambios “estructurales” como los acuerdos de paz con la guerrilla de las FARC.

Durante los procesos electorales “se tiende a descontextualizar y plantear un panorama que no es real”, puesto que “la economía colombiana está en uno de sus momentos más sólidos y fuertes”, señaló Cárdenas al destacar, entre otros, los buenos indicadores de inversión extranjera, acceso a financiación y llegada de turistas.

“El país está en una muy buena senda, el próximo Gobierno va a poder cosechar muchísimo de lo sembrado por este Gobierno”, insistió.

La conferencia “Infraestructura para la integración de América Latina”, celebrada en la Casa de América, ha reunido este lunes a ministros y responsables de Economía, Finanzas y Planificación de Bolivia, Brasil, Colombia, España, Paraguay, Perú y Uruguay, entre otras personalidades.

Se trata de la primera conferencia anual de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina en España, con objeto de ser un espacio permanente de dialogo donde representantes políticos y del sector privado compartieron experiencias y propuestas para las alianzas público-privadas.

A %d blogueros les gusta esto: